You are on page 1of 11

EL “NUNCA ES TARDE” EN MAR DEL PLATA: Actualidad y perspectivas

Por María Julia Amilcar1 y María Paz De León2

La ética consiste en poner nuestra libertad al servicio de la


camaradería vital que nos emparenta con nuestros
semejantes en desesperación y alegría
Fernando Savater3

El Plan Nacional de Alfabetización en pocas palabras

El Programa de Alfabetización Nunca Es Tarde es un plan difundido por la Federación


Universitaria Argentina desde 1996.
Edificado en los principios de la Educación Popular, se lleva a cabo a partir de la
celebración de convenios con otras instituciones.
La organización del Programa descansa en las distintas Federaciones Universitarias
reunidas en la FUA, las Universidades Nacionales y algunas Organizaciones No
Gubernamentales. Está actualmente arraigado en más de 20 regionales y cuenta con 80
centros de alfabetización distribuidos en todo el país.
Su génesis fue fruto del entendimiento entre los estudiantes universitarios organizados y una
ONG dedicada a la alfabetización de jóvenes y adultos, y a la promoción de los derechos de la
niñez, la Asociación Civil “Que Vivan los Chicos”, inspirados por los profundos cambios que
afectaron a la sociedad argentina durante la década del 90.
El avance neoconservador, fenómeno global a partir de los años 80, y que en nuestro país
se consolidara de la mano de la administración Menem, a través de un conjunto de reformas
en el aparato estatal, y siguiendo una receta de desregulación y privatización apoyada por el
Fondo Monetario Internacional, no conllevó crecimiento, sino que a la inversa, acarreó

1
Abogada, docente-investigadora ayudante de primera de “Derecho Político, Facultad de Derecho, U.N.M.D.P.
Integrante del grupo de investigación “Pensamiento Crítico”, y del Instituto de Investigaciones Carlos Nino de
la Facultad de Derecho de la U.N.M.D.P. Miembro del Instituto de Filosofía del Derecho y Estudios
Interdisciplinarios del Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Mar del Plata. Alfabetizadota e
integrante de la Mesa Pedagógica del Plan Regional Mar del Plata.
2
Coordinadora del Plan Nacional de Alfabetización “Nunca es tarde” Regional Mar del Plata e integrante de la
Mesa Nacional del programa. Estudiante avanzada de Abogacía de la Facultad de Derecho de la Universidad
Nacional de Mar del Plata.
3
SAVATER, Fernando, Despierta y lee (1998), Alfaguara, Madrid, España, setiembre de 1998, pág. 38.
recesión, liquidación de activos, profundización de la brecha entre ricos y pobres, miseria,
exclusión, descontento, apatía en unos, resistencia en otros.
El abandono por parte del Estado de ciertas funciones que hasta ese momento le eran
propias, se expresó en un desmantelamiento del sistema de políticas sociales y como resultado
se comenzó a hablar con triste normalidad del “excluido” en la sociedad argentina, como
alguien todavía más desfavorecido que el “marginal”, porque no estaba al margen, sino
directamente fuera del entramado social.
Al mismo tiempo, la crisis de representación política preparó el terreno para la actuación y
el consiguiente crecimiento de las organizaciones no gubernamentales llamadas a reemplazar
a un estado desertor y a estimular la participación de la ciudadanía en el espacio público y en
las actividades comunitarias.
Ante el poco alentador panorama, el movimiento estudiantil argentino, no descreído de la
importancia de la participación política por supuesto, dedicó especial atención a determinados
problemas sociales, y junto a las Universidades Nacionales a través de sus políticas de
extensión, dieron impulso a diversas propuestas de política social.
El Programa Nunca Es Tarde, fue una de ellas, partiendo de un diagnóstico socio-educativo
institucional, coincidente en una deficiente situación educativa argentina, que desmejorada a
causa de la Reforma Educativa, generó una distancia aún mayor entre establecimientos
públicos y privados. Todo esto como corolario no sólo de insuficiencias del propio sistema
formal de educación, sino también y fundamentalmente del agravamiento de la realidad
económico social de un gran número de la población, que afectaba sobremanera las
posibilidades de acceso y permanencia en los espacios educativos.
Asimismo el deterioro de ofertas educativas vinculadas a la Educación de Jóvenes y
Adultos, verbigracia la desaparición prácticamente de las escuelas técnicas y de artes y
oficios, además de la relegación presupuestaria y como tema de agenda pública de las
escuelas de adultos, generó la necesidad de construir espacios desde la sociedad civil con el
fin de asegurar a la población excluida la posibilidad de construir las capacidades que brinda
el ingreso al conocimiento científico de la realidad.
No dudamos en que las rápidas transformaciones del contexto económico social
condicionan las posibilidades de contención del sistema educativo, cuya respuesta a tales
cambios no es inmediata sino extemporánea. Esta falencia del sistema educativo formal limita
entonces las posibilidades de aprendizaje de la población más vulnerable, aquella con las
necesidades vitales básicas insatisfechas, y ajena por lo mismo al ejercicio y goce de los
derechos políticos, civiles, sociales y culturales. La escuela se convierte en la última barrera
entre la sociedad y quiénes están fuera, convirtiéndose en el comedor.
Además observamos que en el sistema educativo encontramos niños “escolarizados” que
son apenas alfabetizados (semi-analfabetos en 3º,4º o 5º grado), que pasan al grado siguiente
superior, sin dificultades, gracias a la Reforma Educativa que permite que los números de
aprobación suban.
Entendemos que no hay ciudadano posible sin el contacto real con el plexo de derechos
individuales, políticos y sociales históricamente conquistados, y la educación es un derecho
social esencial en la construcción de la ciudadanía. Es en definitiva, un derecho básico para el
desarrollo de las personas y de la sociedad toda.
Entendemos que el papel del Estado es central para garantizar educación a toda la población
que habita su territorio, por cuanto es la organización estatal la que cuenta y dispone de los
recursos necesarios (materiales, políticos, ideológicos) para llevar a cabo la política educativa.
No obstante, en tanto y en cuanto la educación nos comprende como sujetos de ese proceso
es necesario innovar la forma de "hacer" la educación en la sociedad. La comunidad en su
conjunto es la que debe participar de la educación que le comprende bajo un concepto
democrático de la misma, que es por consiguiente un concepto de ciudadanía activa.
Complementando lo anterior, creemos asimismo, que el efectivo acceso a la educación,
como posesión efectiva de ese derecho, es la habilitación para demandar y construir otros
derechos que nos involucran en la construcción de la dignidad humana.
La alfabetización entonces, como tarea socioeducativa y que se nutre de las problemas
existentes en el territorio de un Estado, se pone en funcionamiento necesariamente, a partir de
la comunidad, en la cual se manifiesta la ausencia o deficiencia de derechos.

PAULO FREIRE: “lector del mundo”

El Plan Nacional de alfabetización se nutre en la enseñanzas del pedagogo brasileño Paulo


Freire (1921-1997), que con su método psicosocial se basó en la concientización, y trabajó en
la culturización de las clases populares, convencido de que la educación es un aspecto de la
libertad.
Para Freire la educación popular tiene que ser una lectura del mundo, de la realidad y por
lo mismo superadora de situaciones de opresión y desamparo, como las de aquéllos, y en
palabras del filósofo francés Michel Onfray: “...a quienes se explota sin vergüenza y se paga
con miserias, la alienación de los que no tienen ni la conciencia, ni las palabras, ni los
medios, ni la oportunidad, ni el tiempo de decirlo, porque se los despoja de todo”.4
Por lo mismo considera que el desarrollo del pensamiento crítico, la educación popular, la
fe y el amor por el prójimo, especialmente por los oprimidos son la llave de un cambio social.
Nacido en una familia pobre, Freire pasó por la Facultad de Derecho y se graduó, pero
nunca se dedicó al ejercicio de la profesión de abogado. Comenzó a trabajar con los obreros a
través del SESI (Servicio Social de la Industria) y observó que la alfabetización es una
“Práctica de Libertad” como llamaría a uno de sus libros.
Según Freire, el acto educativo contiene una naturaleza política, o sea, estará en alguna
medida, a favor de alguien y, en consecuencia, en contra de alguien. Insistió en que la
educación es una experiencia, que tiene una tendencia y que el educador, debe tomar una
postura ideológica, tanto por acción o por omisión.
Qué quería ilustrar con esto, que podemos como educadores o bien reproducir el modelo del
docente por encima del alumno, del castigo al error, del modelo formal, el plan de la
educación Bancaria que concibe a los alfabetizandos ( alumnos) como cajas vacías; un
modelo de educación, que tiene, en síntesis, el papel de reproducir y de mantener la lógica del
sistema, pues adapta a los individuos al modelo político-económico existente; o por el
contrario abrazar la alternativa de reconocer a los educandos como sujetos constructores de
sus conocimientos y reconociendo que esas construcciones parten, necesariamente, de sus
historias de vida, de las realidades en las que están insertos. Esta visión de educación está
volcada y tiene su compromiso con la transformación de la realidad.
La alfabetización entonces en la perspectiva freireana, incorpora la lectura del mundo de los
educandos cómo punto de partida para la lectura de la palabra. El punto de llegada de la
alfabetización (saber leer y escribir) está asociado a la elaboración de nuevos proyectos de
sociedad y a la organización de espacios de participación popular.
El alfabetizador debe colocarse a la misma altura que los alfabetizandos para intercambiar
saberes, para generar pensamiento crítico, para formar hombres y mujeres demandantes en
una sociedad que no habla, ni exige lo que le corresponde.
De este modo, trabajando desde la diversidad cultural, haciendo oír las diferencias
culturales y étnicas, sin uniformizar, se puede enseñar porque como Freire dice: “enseñar
exige una convicción de que el cambio es posible”.

4
ONFRAY, Michel, El deseo de ser un volcán. Diario hedonista (1996), Libros Perfil S.A., Buenos Aires, 1999,
pág. 185.
La Universidad Nacional “de” Mar del Plata y “en” Mar del Plata

Mencionamos antes la importancia de la acción conjunta del movimiento estudiantil y de las


Universidades Nacionales para hacer viables políticas sociales. Y esto tiene que ver con un
Universidad entendida como integrante activo de una comunidad, enriquecida con el
conocimiento de la realidad que vive más allá de sus claustros.
No dudamos de que una Universidad con prestigio de excelencia académica pero aislada de
los problemas sociales, es una institución que se empobrece cuanto más persiste en su
encierro.
Ese ámbito educativo existe porque hay una sociedad que lo hace posible, y por esa razón se
debe estar abierto a una integración. Esto se ve también dentro del mismo ámbito académico,
donde enhorabuena asistimos y celebramos una tendencia creciente hacia el trabajo
interdisciplinario.
La vertiginosidad de los avances científicos y tecnológicos del mundo contemporáneo ha
acarreado mayor especialización, pero al mismo tiempo la confianza en la tarea
interdisciplinaria. Un mismo problema necesita de diferentes miradas para su efectiva
comprensión y solución.
Estas reflexiones acerca de una Universidad como parte activa de la comunidad
circundante, viene a cuento porque el Plan Nacional de Alfabetización encuentra hoy en el
edificio de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata, no solamente
un espacio físico de oficina, sillas y computadora, sino un ámbito propicio para enriquecer el
mundo académico con la actualidad de la ciudad, sus barrios, sus necesidades y su gente.
En esta Facultad se realizan cursos de formación de alfabetizadores (dos por año) y talleres
de capacitación, funcionado además cada quince días un grupo de reflexión en el que los
voluntarios del programa donde comparten sus experiencias, analizan textos pedagógicos,
discuten sobre métodos, organizan actividades, etc...
Además dentro de la estructura organizativa del programa cada barrio planifica, registra y
elabora la actividad de manera quincenal, teniendo como premisa básica la contextualizacion.
El Aula Magna de la Facultad que ya es un reducto cultural de Mar del Plata, con sus
espectáculos musicales, obras de teatro, cine, etc., fue el punto de reunión del 2do Encuentro
de Alfabetización y Educación Popular, realizado en diciembre de 2004, que congregó a
alfabetizadores de todo el país y a colegas de Brasil, pioneros de la mano de Paulo Freire en la
educación popular, y será la sede del 3º Congreso de Alfabetización y Educación Popular
programado para el mes de marzo de 2007, con la presencia de nuevamente de alfabetizadores
de Brasil, entre ellos, Liana Borges y Luis Percival, además de diversos panelistas
especializados de la Argentina.
Seguimos propiciando una Universidad Pública que sea capaz de leer el mundo del que
forma parte, un espacio de enseñanza y de investigación, pero al mismo tiempo un escenario
que estimule el compromiso social, abierto, tolerante y pluralista.
En resumen, una institución que sea por sobre todo crítica y no cómplice de situaciones de
explotación.

Centros de alfabetización de Mar del Plata: dónde y cómo están funcionando

Los centros dónde se está trabajando en el voluntariado en nuestra ciudad son: Juramento,
Santa Celia, Regional, Parque y Valle Hermoso, José Hernández, y La Casita; con la
posibilidad de sumar en el 2007 la zona de Sierra de los Padres y La Peregrina.

En el barrio Juramento ubicado en la zona Sur de la ciudad la mayor parte de los residentes
trabaja en la Industria del Pescado, actividad que actualmente tiene serios problemas para
absorber la demanda de trabajo. A partir de la década de los 90, con la llegada de las
cooperativas en los barrios de la zona Sur, los trabajadores de la pesca han sido víctimas de la
precariedad laboral, del trabajo en negro, faltándoles cobertura médica adecuada y aportes
provisionales.

El centro de alfabetización funciona en la Sociedad de fomento sita en William Morris


3880, dependiente de la Delegación Puerto. En dicha institución se realizan actividades varias
y apoyo escolar, por eso el Programa aporta cuatro voluntarios dedicados exclusivamente a la
alfabetización de adultos.

Santa Celina es una barrio dónde abundan espacios verdes producto de tarea de forestación
llevada a cabo por la Sociedad de Fomento ubicada en la Av. Mario Bravo y Echeverría, y
que este año, amplió sus instalaciones, agrandando la Biblioteca, el salón central,
construyendo nuevos baños y una sala destinada a actividades educativas con pizarrón. Desde
dicho edificio se manejan una serie de tanques de agua, ya que hace más de 20 años funciona
una cooperativa de agua para aprovisionar a los vecinos porque el Municipio no ha realizado
obras suficientes que permitan brindar el servicio de Red de Agua Potable, entre otras
razones, por las dificultades naturales de la zona que es muy rocosa. En este momento se
alfabetiza a adultos un día a la semana
En el Barrio Regional las tareas de igual forma se cumplen en la sede y con el apoyo de la
Sociedad de Fomento emplazada en Primera Junta 6521, a unas pocas cuadras del Hospital
Interzonal de Agudos que atiende al Distrito de Gral. Pueyrredón. Es un sector de la ciudad en
el que los niños, pasan muchas horas del día en la calle y sin compañía de adultos
responsables, porque sus padres se ausentan para trabajar.

Parque y Valle Hermoso forma parte de la Delegación Batan a casi 25 Km. del centro de Mar
del Plata. El contexto del barrio es el propio de una pequeña urbanización rodeada de quintas
de cultivo para producción masiva.

La labor de la alfabetización se realiza conjuntamente con la Sociedad de Fomento y con el


club, además se está intentando la formación de una red en la cual también intervengan otros
actores importantes como la Sala de atención primaria del Barrio, los establecimientos
educativos y los comedores comunitarios. Un único ómnibus que realiza su recorrido cada
una hora permite el arribo al barrio. Los voluntarios ofrecen apoyo escolar a chicos de primer
y segundo ciclo de E.P.B.
En el Barrio José Hernández también con la Sociedad de Fomento, se concluyen similares
actividades, acompañando a los niños en edad escolar. Para el 2007, se tiene previsto el inicio
de la alfabetización de Jóvenes y Adultos, y para eso se está tramitando a través de la
Dirección de Escuelas de la Municipalidad de Gral. Pueyrredón, el nombramiento de un
docente por parte de la Provincia de Buenos Aires para formar en primer y segundo ciclo de
E.P.B. y Polimodal, ya que los vecinos no están interesados en comenzar su alfabetización,
hasta no tener la posibilidad cierta de obtener un titulo oficial.

El traslado es un problema de consideración, pues la única línea cercana deja a los vecinos a
once cuadras del barrio y sobre arterias de tierra. Esto supone un trastorno tanto para los niños
que concurren a la escuela, como para el resto de los pobladores. Con la finalidad de discutir
este desventajoso contexto se realizó una Asamblea Vecinal en la que participaron más de 180
personas, y como resultando de la misma se están realizando gestiones para que la línea de
trasporte urbano nº 571 entre al barrio, a través de un terreno, donde hay posibilidad material
de abrir una calle. Tanto el dueño del terreno como la Empresa de Trasporte han aceptado la
iniciativa, faltando el acto administrativo del Ente de Servicios Urbanos, para dar comienzo a
las obras.

En el Barrio Camet, y como parte del Proyecto “La Casita”, se trabaja en una residencia
ubicada en el Barrio Camet al Norte de nuestra ciudad donde se aloja a adolescentes en
riesgo, víctimas de abandono, formados “en la calle”, y que son remitidos allí por el Tribunal
de Menores de nuestra ciudad. El Programa lo dirige y sostiene la Fundación C.E.A.S
(Centro de Estudios y Acción Social), actualmente el mismo asiste a 40 jóvenes de entre los
11 y 20 años, a los cuales desde el NET y durante dos días a la semana, se los guía en el
tratamientos de materias diversas, a partir de la formación de un grupo de apoyo especializado
en todas las áreas, Inglés, Matemáticas, Biología, Físico-Química y Ciencias Sociales, y se
promueven asimismo actividades extracurriculares y de orientación.

Los chicos alojados en La Casita, no poseen en general problemas de aprendizaje, pero se


observa que no están lo suficiente estimulados por la institución para su desarrollo personal y
ciudadano. En aras de revertir esto los voluntarios alfabetizadores buscan establecer un lazo
personal fuerte, sirviéndose de un pequeño taller de lectura que los ayuda en dicho
acercamiento.
El paraje “Gloria de la Peregrina” se encuentra a 23 Km. de la ciudad de Mar del Plata, y
al mismo se llega a través de la línea de transporte urbano de pasajeros 717 ramales Colinas
Verdes y San Carlos, con un pasaje de $ 1,95 y con una frecuencia horaria de una vez por
hora. La zona está camino a la ciudad de Balcarce de la que dista unos 46 km y se caracteriza
por el trabajo en las quintas adyacentes.
Funciona una escuela E.G.B. nro 46 en turnos mañana y tarde, y una escuela E.G.B. de
Adultos en horario vespertino.
La Sociedad de Fomento “Gloria de la Peregrina”, en la calle Río Suquía entre Río Atuel y
la Colectora, ocupa un galpón de unos 30 mts aproximadamente; junto a la misma se halla el
Centro de Jubilados, el que posee una Sala Sanitaria que instalaron conjuntamente con la
Sociedad de Fomento, pero que en este momento no presta servicios porque, a pesar de los
reiterados pedidos para la asignación de médicos, la Municipalidad no envía el personal
requerido, y los residentes deben atenderse en la Sala Sanitaria del “Coyunco” localidad
próxima sita a unos 15 Km.
Por último, la capilla “Gloria de la Peregrina”, dispone de un SUM (Salón de usos
múltiples) destinado a la catequesis y otras actividades.
Todas las calles del barrio son de tierra menos la colectora de la ruta, tienen los servicios de
luz, teléfono e Internet y TV por cable, el agua es de pozo, no poseen red cloacal ni de gas.
A partir de la iniciativa de dos alfabetizadoras se está tratando de conseguir un espacio para
que funcione el centro de alfabetización. Las mismas se han contactado con miembros de la
Sociedad de Fomento, la Parroquia “Gloria de la Peregrina” y con los vecinos, encontrando
una respuesta favorable a la iniciativa.
Por último, y también en agenda, está la posibilidad de acercarse a la Delegación Sierra de
los Padres, (sita a 1,5 Km. de la Gloria de la Peregrina, en el anexo al barrio Sierra de los
padres).
El Delegado municipal ha ofrecido al Plan utilizar la infraestructura de la Delegación para
la alfabetización, y aprovechar la valiosa información de los registros que poseen, resultado
de una campaña recientemente efectuada tendiente a documentar a ciudadanos extranjeros
provenientes de Bolivia, que trabajan en las quintas de la zona, población mayormente
analfabeta.
La Delegación se comprometió asimismo a gestionar los pasajes necesarios para el traslado
de los voluntarios.
Se tiene previsto concurrir a Gloria La Peregrina y a Sierra de los Padres los días sábados
por la tarde estimando como hora de arribo a la zona, las 13.30 y como horario de partida las
17.50 o 18.50.
Lo señalado resume el trabajo realizado, el entorno que lo condiciona y las
expectativas de crecimiento del voluntariado en el corto y mediano plazo, las que
atento la convocatoria lograda en las últimas capacitaciones, y el compromiso
demostrado por los alfabetizadores, son más que alentadoras .

Alfabetización: “Condición de ciudadanía”

Entendemos que un aspecto de relevancia como cimiento del sistema democrático tiene que
ver con el papel del análisis de la información, lo cual lleva implícito el objetivo de alcanzar
una eficaz y cada vez más amplia educación popular, la que en coincidencia con el ideario de
Paulo Freire, es acción política, y búsqueda de la comprensión de la realidad en la
complejidad de sus relaciones.
Sin la misma es ingenuo considerar siquiera la posibilidad de análisis crítico de la
información con respecto por ejemplo a las diferentes alternativas que se le ofrecen a la
ciudadanía.
La comprensión genuina del abanico de propuestas a sopesar, coadyuva a una decisión más
libre, y a la construcción del buen sentido, en cuyo caso, como plantea Gramsci es la filosofía
crítica la superación del sentido común hegemonizado.5
El 2do Encuentro de Alfabetización y Educación Popular, ya mencionado, fue organizado
por la Federación Universitaria Argentina y el Programa de Alfabetización “Nunca es tarde”,
con el auspicio del Ministerio de Educación de la Nación, y llevó por título: “Alfabetización:
condición de ciudadanía”, comprometido en el aliento de una educación como posibilidad
concreta de rescatar la identidad y la autoestima, para construir una sociedad más justa, menos
burocrática, edificada en la tolerancia, el pluralismo, y la participación democrática.
En dicho quehacer los alfabetizadores tienen que dialogar con los alfabetizandos y escuchar
cuáles son las concepciones del mundo y de la vida en comunidad, precisamente para
posibilitar el cambio y medra de esa realidad. En definitiva, para potenciar esa cualidad de
subvertir, de trastornar la sociedad, y permitir al individuo mayores posibilidades de
desarrollo, propia de la democracia.
Los que trabajamos en la alfabetización de niños, jóvenes y adultos, sabemos que
construcción de la ciudadanía como humanización no es un hecho consumado, sino
permanente devenir, que admite decadencia y retrocesos; porque no es otro el carácter de la
democracia, como bien surge de esta descripción de Michel Onfray: “La democracia vive de
movimientos, cambios, disposiciones contractuales, tiempos fluidos, dinámicas permanentes
y juegos dialécticos. Se crea a sí misma, se anima, cambia, se metamorfosea y se construye
frente a una voluntad que surge de fuerzas vivas. Recurre al uso de la razón, al diálogo de las
partes, a los actos comunicacionales y a la diplomacia como también a la negociación”6.
Sabemos porque leemos en la realidad de nuestros barrios que los cambios sociales tienen
que edificarse en el trabajo, el compromiso y la esperanza, porque un futuro deseado y posible
tiene que guiar la acción contrahegemónica.
La visión dialéctica se va construyendo así en la práctica del día a día, que la pone a prueba
y le exige coherencia. Y en ese ejercicio, nos descubrimos alfabetizando, enseñando y
aprendiendo la lectura de la palabra a partir de la lectura del mundo, y lo que es esencial,
como reza el epígrafe de este trabajo, profundamente unidos en la desesperación y en la
alegría.

5
ETCHEGOYEN, Miguel A., Educación y ciudadanía. La búsqueda del buen sentido en el sentido común,
Editorial Stella, Buenos Aires, abril de 2003, pág. 19.
6
ONFRAY, Michel, Tratado de ateología. Física de la metafísica. (2005), Ediciones de la Flor, Buenos Aires,
febrero de 2006, pág. 231.