Electrodin´ amica: Notas de Clase

Rodolfo A. Diaz
Universidad Nacional de Colombia
Departamento de F´ısica
Bogot´ a, Colombia
The Date
ii
´
Indice general
Introduction XI
I Campos el´ectricos y magn´eticos independientes del tiempo 1
1. Electrost´ atica 3
1.1. Ley de Coulomb y campo el´ectrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.1.1. Ley de Coulomb . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.1.2. Distribuciones de carga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.1.3. Funci´ on delta de Dirac . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.2. Ley de Gauss . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.2.1. Ley de Gauss en forma diferencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
1.2.2. Potencial electrost´ atico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.2.3. Potencial y trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
1.3. Energ´ıa potencial electrost´ atica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
1.3.1. Distribuciones cont´ınuas de carga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
1.4. Ecuaciones de campo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
1.4.1. C´ alculo de campos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
1.5. Unicidad del potencial con condiciones de Dirichlet y Neumann . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
1.6. Teoremas de unicidad para campo vectoriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
1.7. Teorema de Helmholtz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
1.8. Discontinuidades en el campo el´ectrico y en el potencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
1.8.1. Capa dipolar superficial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
2. Ecuaci´ on de Laplace 27
2.1. Expansi´ on en funciones ortonormales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
2.1.1. Ejemplos de funciones ortogonales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
2.2. Propiedades de las soluciones de la Ecuaci´ on de Laplace . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
2.3. Unicidad de la ecuaci´ on de Laplace . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
2.4. Ecuaci´ on de Laplace en dos dimensiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
2.4.1. Coordenadas cartesianas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
2.4.2. Coordenadas polares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
2.4.3. Cilindro infinito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
2.5. Ecuaci´ on de Laplace en tres dimensiones, coordenadas cartesianas . . . . . . . . . . . . . . . 41
2.6. Ecuaci´ on de Laplace en coordenadas esf´ericas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
2.6.1. Operador momento angular orbital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
2.6.2. Separaci´ on de variables para la ecuaci´ on de Laplace en coordenadas esf´ericas . . . . . 44
2.6.3. Propiedades de P
l
(cos θ) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
2.6.4. Esfera con φ = V (θ) en la superficie . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
2.6.5. Cascarones conc´entricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
iii
iv
´
INDICE GENERAL
2.7. Problemas con condiciones que no son de frontera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
2.8. Expansi´ on de
1
[r−r

[
en polinomios de Legendre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
2.8.1. Ejemplos de aplicaci´ on en evaluaci´ on de potenciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
2.9. Funciones asociadas de Legendre y Arm´ onicos Esf´ericos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
2.10. Ecuaci´ on de Laplace en coordenadas cil´ındricas, Funciones de Bessel . . . . . . . . . . . . . . 55
3. Conductores electrost´ aticos 57
3.1. Cavidades en conductores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
3.2. Sistemas de conductores como dispositivos de almacenamiento: Capacitores . . . . . . . . . . 60
3.3. Sistemas con N conductores: Coeficientes de capacitancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
3.4. Propiedades adicionales de la matriz de capacitancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
3.4.1. El caso de dos conductores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
3.5. Ejemplos de c´ alculos de la matriz de capacitancias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
3.6. Energ´ıa electrost´ atica y matriz de capacitancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
3.6.1. Simetr´ıa de los C
ij
por argumentos de energ´ıa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
3.6.2. Teorema de reciprocidad para cargas y potenciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
3.6.3. Energ´ıa electrost´ atica y capacitancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
4. Funciones de Green y ecuaci´ on de Poisson en electrost´ atica 69
4.1. Teoremas de Green en electrost´ atica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
4.2. Ecuaci´ on de Green y potencial electrost´ atico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
4.3. Interpretaci´ on de la funci´ on de Green en electrost´ atica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
4.3.1. Un teorema sobre las funciones de Green . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
4.3.2. C´ alculo de funciones de Green unidimensionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
4.3.3. Un ejemplo unidimensional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
4.4. Problemas bidimensionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
4.4.1. Combinaci´ on de m´etodo directo con expansi´ on ortonormal . . . . . . . . . . . . . . . . 78
4.4.2. M´etodo directo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
4.4.3. Problema bidimensional semi-infinito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
4.4.4. Funci´ on de Green en coordenadas polares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
4.4.5. Funci´ on de Green en tres dimensiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
4.5. Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
5. M´etodo de im´ agenes 103
5.1. M´etodo de im´ agenes y teorema de unicidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
5.2. Carga frente a un plano equipotencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
5.2.1. L´ınea de carga finita . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
5.3. Carga puntual frente a una esfera conductora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
5.3.1. Esfera conductora con hemisferios a diferente potencial . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
5.4. Carga puntual frente a esfera conductora cargada y aislada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
5.5. Carga puntual en frente de un conductor esf´erico a potencial V . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
5.6. Esfera conductora colocada en campo el´ectrico uniforme . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
5.7. M´etodo de las im´ agenes como problema inverso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
5.8. Energ´ıa interna electrost´ atica usando el m´etodo de im´ agenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
5.8.1. Ejemplos de c´ alculo de energ´ıa interna por m´etodo de im´ agenes . . . . . . . . . . . . . 117
6. Funci´ on de Green y ecuaci´ on de Poisson en coordenadas esf´ericas 123
6.1. Delta de Dirac en coordenadas esf´ericas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
6.2. Funci´ on de Green en coordenadas esf´ericas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
6.2.1. Teorema de adici´ on de arm´ onicos esf´ericos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126
6.3. Esfera uniformemente cargada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126
´
INDICE GENERAL v
6.4. Funci´ on de Green para exterior e interior de la esfera combinando im´ agenes con autofunciones 127
6.5. Funci´ on de Green para espacio comprendido entre dos cascarones esf´ericos conc´entricos con
G = 0 en la superficie . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
6.5.1. Soluci´ on general en el espacio entre dos cascarones esf´ericos . . . . . . . . . . . . . . . 128
6.6. Disco cargado uniformemente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
6.7. Condici´ on de frontera en esfera con varilla interna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
6.8. Carga superficial en semic´ırculo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
6.9. Distribuci´ on poligonal de cargas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
7. Funciones de Green en coordenadas cil´ındricas 135
8. Multipolos el´ectricos 137
8.1. Expansi´ on multipolar del potencial electrost´ atico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
8.1.1. Multipolos cartesianos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
8.1.2. Multipolos esf´ericos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
8.1.3. Ilustraci´ on de los t´erminos monopolo, dipolo, cuadrupolo, etc. . . . . . . . . . . . . . . 141
8.1.4. Aproximaci´ on dipolar para campos cercanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
8.1.5. Multipolos de carga puntual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
8.1.6. Multipolos de una esfera uniformemente cargada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
8.1.7. Esfera deformada con momento cuadrupolar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
8.2. Expansi´ on multipolar de la energ´ıa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
8.3. Expansi´ on multipolar de la fuerza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
8.4. Expansi´ on multipolar del torque . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
9. Electrost´ atica de medios materiales 157
9.1. Polarizaci´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
9.1.1. Materiales diel´ectricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
9.1.2. Momentos dipolares inducidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
9.1.3. Momentos dipolares permanentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
9.1.4. Materiales con momentos dipolares permanentes en campos el´ectricos externos . . . . 159
9.1.5. Definici´ on del vector de polarizaci´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
9.2. Campo el´ectrico en el exterior de un diel´ectrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
9.2.1. Interpretaci´ on F´ısica de las cargas de polarizaci´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
9.3. Campo en el interior de un diel´ectrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
9.4. Ecuaciones de campo en presencia de diel´ectricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164
9.5. Susceptibilidad el´ectrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
9.6. Condiciones de frontera en la interfase entre diel´ectricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
9.6.1. Problema con interfase utilizando im´ agenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
9.7. Funci´ on de Green para espacio infinito con semiespacios diel´ectricos . . . . . . . . . . . . . . 171
9.8. Esfera diel´ectrica de radio a colocada en diel´ectrico ∞. Carga puntual en r
t
> a. . . . . . . . 172
9.9. Energ´ıa potencial en presencia de diel´ectricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
9.9.1. Distribuci´ on sobre esfera diel´ectrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
9.10. Energ´ıa de un diel´ectrico en un campo externo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
10.Magnetost´ atica 179
10.1. Aspectos generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
10.2. Conservaci´ on de la carga el´ectrica y ecuaci´ on de continuidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
10.3. Ecuaci´ on de continuidad y r´egimen estacionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180
10.4. Leyes de Ampere y Biot-Savart . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
10.5. Ecuaciones diferenciales de la magnetost´ atica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
10.6. Invarianza Gauge . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
vi
´
INDICE GENERAL
10.7. Rango de validez de la formulaci´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
10.8. Formalismo de Green en magnetost´ atica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
10.8.1. Espira circular de corriente constante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
10.9. Multipolos magn´eticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190
10.9.1. T´ermino cuadrupolar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
10.9.2. Multipolos magn´eticos esf´ericos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
10.9.3. Dipolo magn´etico de una espira de corriente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
10.9.4. Flujo de part´ıculas puntuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
10.10.Expansi´ on multipolar de fuerza y torque . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
10.11.Promedio volum´etrico del campo magn´etico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
10.12.Problemas resueltos de magnetost´ atica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
11.Magnetost´ atica de medios materiales 205
11.1. Magnetizaci´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
11.1.1. Paramagnetismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
11.1.2. Diamagnetismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
11.1.3. Ferromagnetismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
11.1.4. Consecuencias de la ausencia de monopolos magn´eticos . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
11.2. Campo generado por objetos magnetizados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
11.3. Interpretaci´ on de las corrientes de magnetizaci´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
11.4. Campos magn´eticos en el interior de los materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
11.5. Ecuaciones de campo en medios magnetizables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
11.5.1. Condiciones de frontera en materiales magnetizables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
11.5.2. C´ alculo de potenciales y campos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212
11.6. Problemas resueltos de magnetost´ atica en medios materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
II Campos el´ectricos y magn´eticos dependientes del tiempo 221
12.Ecuaciones de Maxwell 223
12.1. Ley de inducci´ on de Faraday . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
12.1.1. Algunas sutilezas sobre el concepto de fuerza electromotriz . . . . . . . . . . . . . . . 227
12.1.2. Fuerza de Lorentz y ley de inducci´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
12.1.3. Forma diferencial de la ley de inducci´ on de Faraday . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229
12.1.4. Inductancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
12.1.5. Energ´ıa almacenada en el campo magn´etico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231
12.2. Ecuaci´ on de Ampere Maxwell . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 232
12.2.1. Forma integral de la cuarta ecuaci´ on de Maxwell . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
12.3. Ecuaciones de Maxwell . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235
12.4. Potenciales A y φ, transformaciones gauge . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236
12.4.1. Gauge de Lorentz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
12.4.2. Gauge de Coulomb o transverso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238
12.5. Ecuaciones de Maxwell en la materia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239
12.5.1. Corriente de Polarizaci´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239
13.Leyes de conservaci´ on 243
13.1. Conservaci´ on de la energ´ıa: Teorema de Poynting . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 244
13.2. Conservaci´ on del momento lineal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
13.3. Presi´ on ejercida por el campo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
13.4. Teorema de Poynting para vectores de campo complejos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
13.4.1. Definici´ on de impedancia en t´erminos de los campos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
´
INDICE GENERAL vii
14.Soluciones de la ecuaci´ on de onda 257
14.1. Unicidad de la ecuaci´ on de ondas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257
14.2. Soluci´ on a la ecuaci´ on de onda homog´enea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
14.2.1. Coordenadas cartesianas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
14.2.2. Coordenadas esf´ericas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
14.3. Soluci´ on a la ecuaci´ on de onda inhomog´enea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
14.3.1. Funci´ on de Green para la ecuaci´ on de ondas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
14.3.2. Funci´ on de Green y transformada de Fourier . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266
14.3.3. Funci´ on de Green para espacio tiempo infinito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
14.3.4. Condici´ on de radiaci´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272
14.3.5. Evaluaci´ on de la funci´ on de Green para la ecuaci´ on de Helmholtz . . . . . . . . . . . . 275
14.3.6. Otra forma de evaluaci´ on de G . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277
14.3.7. Funci´ on de Green para espacio infinito en coordenadas esf´ericas . . . . . . . . . . . . . 279
14.3.8. Expansi´ on de una onda plana en arm´ onicos esf´ericos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
14.3.9. Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281
14.3.10.Ejercicio: carga puntual en reposo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282
14.3.11.Dipolo puntual oscilante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 283
14.4. Transformada de Fourier de las ecuaciones de Maxwell . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
15.Ondas electromagn´eticas planas 289
15.1. Caracter´ısticas b´ asicas de una onda plana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
15.1.1. Transporte de momento y energ´ıa en una onda plana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
15.1.2. Ondas planas con vector de onda complejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 292
15.2. Polarizaci´ on de ondas planas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 295
15.3. Reflexi´ on y transmisi´ on de ondas planas cuando se cambia de medio diel´ectrico . . . . . . . . 297
15.3.1. Reflexi´ on y transmisi´ on con incidencia normal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297
15.3.2. Reflexi´ on y transmisi´ on con incidencia obl´ıcua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 300
15.3.3. Reflexi´ on total interna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 304
15.4. Absorci´ on y dispersi´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305
15.4.1. Ondas planas en medios conductores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305
15.4.2. Reflexi´ on y transmisi´ on en superficies met´ alicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309
15.5. Dispersi´ on de ondas en un medio diel´ectrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 310
16.Radiaci´ on 313
16.1. Potenciales retardados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 313
16.2. Ecuaciones de Jefimenko para los campos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 315
16.3. Ecuaciones de Jefimenko en el formalismo de Green . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 317
16.4. Potenciales generados por cargas puntuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 319
16.4.1. Potenciales de Li´enard-Wiechert . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 319
16.5. Campos el´ectrico y magn´etico asociados a cargas puntuales m´ oviles . . . . . . . . . . . . . . . 323
16.6. Radiaci´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 326
16.7. Radiaci´ on de dipolo el´ectrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 327
16.8. Radiaci´ on de dipolo magn´etico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 331
16.9. Radiaci´ on generada por un distribuci´ on arbitraria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 333
16.10.Radiaci´ on de cargas puntuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 336
16.10.1.Radiaci´ on de Frenado (bremsstrahlung) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 339
16.10.2.Radiaci´ on de Ciclotr´ on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 341
viii
´
INDICE GENERAL
17.Relatividad especial 343
17.1. Propiedades de las transformaciones de Lorentz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343
17.2. Transformaciones de Lorentz usando espacios de Riemann de cuatro dimensiones . . . . . . . 351
17.3. Formulaciones covariantes en el espacio de Minkowski . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 354
17.4. Fuerza y energ´ıa en relatividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 360
17.5. Formulaci´ on Lagrangiana de la mec´ anica relativista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 365
17.5.1. Formulaci´ on no manifiestamente covariante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 365
18.Electrodin´ amica y relatividad 373
18.1. Ecuaciones de Maxwell en forma manifiestamente covariante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
18.2. Fuerza de Lorentz en forma tensorial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 375
18.3. Pruebas de consistencia de la formulaci´ on covariante de Maxwell (opcional) . . . . . . . . . . 376
18.4. Ecuaciones de onda e invarianza gauge en notaci´ on tensorial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 376
18.4.1. Invariantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 377
18.5. Conservaci´ on de momento y energ´ıa del campo electromagn´etico: tensor momento energ´ıa . . 378
18.6. Conservaci´ on del momento angular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
18.7. Aplicaciones de las transformaciones de Lorentz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
18.7.1. Cuadrivectores de Lorentz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 380
18.7.2. Tensores de Lorentz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381
A. Teoremas de unicidad de la ecuaci´ on de Poisson 383
B. Coeficientes de capacitancia 387
B.1. Pruebas de consistencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 387
B.2. Derivaci´ on alternativa de (3.12) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 388
C. Multipolos el´ectricos 389
C.1. C´ alculo del campo generado por un dipolo puntual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 389
C.2. Integral volum´etrica del campo sobre una esfera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 390
D. Ondas planas 395
D.1. Incidencia obl´ıcua de onda plana perpendicular al plano de incidencia . . . . . . . . . . . . . 395
Preface
This is the preface. It is an unnumbered chapter. The markboth TeX field at the beginning of this
paragraph sets the correct page heading for the Preface portion of the document. The preface does not
appear in the table of contents.
ix
x PREFACE
Introduction
????????????????????
xi
xii INTRODUCTION
Parte I
Campos el´ectricos y magn´eticos
independientes del tiempo
1
Cap´ıtulo 1
Electrost´atica
1.1. Ley de Coulomb y campo el´ectrico
La interacci´ on el´ectrica se obtuvo inicialmente por frotamiento. Experimentalmente se encuentra que si
tenemos dos cuerpos electrizados a distancias muchos mayores que sus dimensiones entonces
La fuerza es proporcional al producto de las cargas.
Dicha fuerza es central, es decir act´ ua a lo largo de la l´ınea que une las cargas.
F es proporcional a 1/r
2
siendo r la distancia que separa las cargas.
Solo hay dos tipos de electrizaci´ on, part´ıculas con electrizaciones semejantes se repelen en tanto que
si ellas tienen electrizaciones diferentes se atraen. Esto puede verse f´ acilmente con experimentos de
frotaci´ on.
Convencionalmente se llam´ o positiva a la electrizaci´ on que adquiere el vidrio frotado y negativa a la
electrizaci´ on que adquiere el ´ ambar frotado.
Cuando tenemos una distribuci´ on de cargas que act´ uan sobre una carga peque˜ na, la fuerza y campo
totales obedecen el principio de superposici´ on. Este principio de superposici´ on se puede extrapolar cuando
tenemos distribuciones cont´ınuas de carga.
1.1.1. Ley de Coulomb
La fuerza que una carga puntual q
1
ejerce sobre la carga q
2
viene dada por
F
q
1
→q
2
= K
c
q
1
q
2
(r
2
−r
1
)
[r
2
−r
1
[
3
donde r
1
, r
2
son las posiciones de las cargas con respecto a alg´ un sistema de referencia inercial, y K
c
es una
constante universal de proporcionalidad. En principio, todo el contenido F´ısico de la electrost´ atica yace en la
ley de Coulomb y el principio de superposici´ on. La escogencia de la constante de proporcionalidad determina
la unidad de carga. N´ otese que la ley de Coulomb nos fija las dimensiones del producto K
c
q
1
q
2
pero no de
las cantidades K
c
y q por aparte, por esta raz´ on es posible fijar las dimensiones de K
c
para obtener en
consecuencia las dimensiones de q, o por otro lado fijar las unidades de q (como unidades independientes de
las unidades b´ asicas de longitud tiempo y masa) con lo cual quedar´ıan fijadas las unidades de K
c
. Esto nos
lleva a dos tipos de unidades que son las mas com´ unmente usadas
Unidades electrost´ aticas (e.s.u): Basado en el sistema c.g.s. En este sistema fijamos las unidades de
K
c
eligiendo K
c
= 1 (adimensional) de modo que la carga queda con dimensiones de cm
3/2
g
1/2
s
−1
.
3
4 CAP
´
ITULO 1. ELECTROST
´
ATICA
A la cantidad q = 1cm
3/2
g
1/2
s
−1
lo denominamos una unidad electrost´ atica o statcoulomb. En este
sistema de unidades, q = 1 cuando ejerce una fuerza de una dina sobre otra carga id´entica colocada a
un cent´ımetro.
MKSA o sistema internacional SI: Este sistema fija a la carga como unidad independiente (coulombio)
en cuyo caso la constante K
c
queda con unidades definidas. Se define a su vez la constante K
c
=
1/ (4πε
0
) con ε
0
= 8,85 10
−12
C
2
/Nm
2
. q = 1coulomb cuando dos cargas id´enticas separadas un
metro experimentan una fuerza mutua de
1
4πε
0
Newtons. 1Coul = 3 10
9
Statcoul.
Las cargas son cantidades algebraicas reales positivas o negativas. La ley de Coulomb obedece au-
tom´ aticamente la ley de acci´ on y reacci´ on. Por otra parte, si asumimos que la Mec´ anica Newtoniana es una
descripci´ on adecuada de la naturaleza, el principio de superposici´ on est´ a contenido en la segunda ley de
Newton, de tal forma que la ley de Coulomb se puede ver como un caso particular de fuerza que al obedecer
la segunda ley debe cumplir el principio de superposici´ on. Efectivamente, en el dominio de la mec´ anica
cl´ asica el principio de superposici´ on est´ a bien soportado a trav´es de diversas pruebas experimentales
1
. No
obstante, en los dominios de la mec´ anica cu´ antica, se pueden observar peque˜ nas desviaciones debidas a
procesos como la dispersi´ on luz por luz y la polarizaci´ on del vac´ıo. De igual forma, existe una fuerte base
experimental para la ley del inverso cuadrado tanto en el dominio microsc´ opico como en el macrosc´ opico.
La ley de Coulomb tambi´en puede pensarse como la interacci´ on de q
2
con el campo generado por q
1
.
Definimos E
1

Fq
1
→q
2
q
2
=
Kcq
1
(r
2
−r
1
)
[r
2
−r
1
[
3
de modo que F
2
= q
2
E
1
. El campo as´ı definido solo depende de la
fuente y no de la carga de prueba. An´ alogamente, se puede definir el campo generado por q
2
.
El campo es un vector y satisface el principio de superposici´ on, el cual es herencia directa del mismo
principio aplicado a las fuerzas. Si una part´ıcula est´ a ubicada en alguna posici´ on dada por r
t
(respecto
a alg´ un sistema de referencia inercial) entonces el campo el´ectrico generado por ´esta, evaluado en alguna
posici´ on r viene dado por
E(r) = K
c
q (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
este campo es central y por tanto conservativo. Cuando tenemos una distribuci´ on de carga se usa el principio
de superposici´ on para calcular el campo generado por dicha distribuci´ on en cualquier punto del espacio.
Experimentalmente, el campo el´ectrico en una posici´ on r se mide colocando una carga de prueba q
t
en r
y midiendo la fuerza que dicha carga experimenta. Formalmente la medici´ on del campo requiere tomar el
l´ımite cuando la carga de prueba es arbitrariamente peque˜ na
E = l´ım
q

→0
F
q
t
con el fin de asumir que q
t
no altera la distribuci´ on de carga original al aproximarse a tal distribuci´ on.
Esta definici´ on formal de campo no se puede aplicar con todo rigor en la realidad F´ısica, puesto que no
podemos tener hasta el momento, valores de carga menores que la carga electr´ onica. No obstante, la carga
electr´ onica es muy peque˜ na cuando tratamos fen´ omenos macrosc´ opicos y la ecuaci´ on anterior nos da una
buena descripci´ on de la realidad. Pasando la carga a multiplicar queda
F = q
t
E
esta ecuaci´ on se puede tomar como definici´ on alternativa de campo, y tiene la ventaja de independizar el
campo de sus fuentes. Si para dos distribuciones de carga diferentes el campo es el mismo en un determinado
punto, la fuerza que experimenta una carga de prueba en dicho punto ser´ a la misma aunque las fuentes de
cada campo sean muy distintas. Aunque esta redefinici´ on parece a priori trivial, nos ser´ a de gran utilidad
cuando estudiemos la generaci´ on de campos el´ectricos que no dependen de fuentes.
1
N´ otese que el principio de superposici´ on depende fuertemente de la naturaleza aditiva de las cargas.
1.1. LEY DE COULOMB Y CAMPO EL
´
ECTRICO 5
1.1.2. Distribuciones de carga
El descubrimiento de la estructura at´ omica de la materia nos enfrenta con distribuciones de carga de
naturaleza granular, que en muchas circunstancias se puede aproximar razonablemente a cargas puntuales.
Incluso en el caso macrosc´ opico, cuando la distribuci´ on de carga est´ a confinada a un tama˜ no mucho menor
que las distancias de inter´es, la aproximaci´ on de carga puntual nos da una buena descripci´ on de la mayor´ıa
de fen´ omenos el´ectricos. Por otra parte, cuando tenemos distribuciones macrosc´ opicas con una gran cantidad
de ´ atomos y queremos tener en cuenta los efectos que produce la extensi´ on de dicha distribuci´ on, es ´ util con-
siderar que la densidad de carga es una funci´ on cont´ınua de las tres dimensiones espaciales. En consecuencia
el campo el´ectrico se puede modelar en t´erminos de distribuciones de carga cont´ınuas o discretas
Discretas
E(r) = K
c
n
¸
i=1
q
i
(r −r
i
)
[r −r
i
[
3
Cont´ınuas
E(r) = K
c

dq (r
t
) (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
Las distribuciones cont´ınuas pueden ser lineales λ, superficiales σ, o volum´etricas ρ. Tambi´en es posible
tener densidades mixtas.
1.1.3. Funci´ on delta de Dirac
Como veremos a continuaci´ on la funci´ on delta de Dirac es un excelente instrumento para convertir
densidades puntuales, lineales y superficiales, en densidades volum´etricas equivalentes. Esto tiene un gran
inter´es ya que la ecuaci´ on de Poisson es para densidades volum´etricas y no posee an´ alogo en menores
dimensiones, puesto que dicha ecuaci´ on proviene del teorema de la divergencia el cual no tiene an´ alogo en
dimensiones menores a tres. Es importante enfatizar que la funci´ on delta de Dirac mas que una funci´ on es
una distribuci´ on. En el lenguaje del an´ alisis funcional, es una uno-forma que act´ ua en espacios vectoriales de
funciones, asign´ andole a cada elemento del espacio, un n´ umero real de la siguiente forma: Sea V el espacio
vectorial de las funciones definidas en el dominio (b, c) con ciertas propiedades de continuidad, derivabilidad,
integrabilidad, etc. La distribuci´ on delta de Dirac es un mapeo que asigna a cada elemento f (x) de V un
n´ umero real con el siguiente algoritmo
2

c
b
f (x) δ (x −a) dx =

f (a) si a ∈ (b, c)
0 si a / ∈ [b, c]
Con esta distribuci´ on es posible escribir una densidad de carga puntual (ubicada en r
0
) como una
densidad volum´etrica equivalente
ρ (r) = qδ

r
t
−r
0

(1.1)
esta densidad reproduce adecuadamente tanto la carga total como el potencial que genera
q =

ρ

r
t

dV
t
=

q δ

r
t
−r
0

d
3
r
t
φ(r) = K
c

dq (r
t
)
[r −r
t
[
= K
c

ρ (r
t
)
[r −r
t
[
d
3
r
t
= K
c

q δ (r
t
−r
0
)
[r −r
t
[
d
3
r
t
φ(r) =
K
c
q
[r −r
0
[
(1.2)
2
Es usual definir la “funci´ on” delta de Dirac como δ (r) =

∞ si r = 0
0 si r = 0
y

δ (x) dx = 1. Esta definici´ on se basa en
una concepci´ on err´ onea de la distribuci´ on delta de Dirac como una funci´ on. A pesar de ello, hablaremos de ahora en adelante
de la funci´ on delta de Dirac para estar acorde con la literatura.
6 CAP
´
ITULO 1. ELECTROST
´
ATICA
finalmente, es inmediato ver que el campo el´ectrico tambi´en se reproduce adecuadamente. Hay varias
sucesiones de distribuciones que convergen a la funci´ on Delta de Dirac (para mas detalles ver M´etodos
matem´ aticos de Gabriel T´ellez Acosta ediciones UniAndes) una de las mas utilizadas es la sucesi´ on definida
por
f
n
(x −a) =
n

π
e
−n
2
(x−a)
2
se puede demostrar que al tomar el l´ımite cuando n →∞ se reproduce la definici´ on y todas las propiedades
b´ asicas de la distribuci´ on delta de Dirac. N´ otese que todas las distribuciones gaussianas contenidas en esta
sucesi´ on tienen ´ area unidad y est´ an centradas en a. De otra parte, a medida que aumenta n las campanas
gaussianas se vuelven m´ as agudas y m´ as altas a fin de conservar el ´ area, para valores n suficientemente altos,
el ´ area se concentra en una vecindad cada vez m´ as peque˜ na alrededor de a. En el l´ımite cuando n → ∞,
toda el ´ area se concentra en un intervalo arbitrariamente peque˜ no alrededor de a.
Algunas propiedades b´ asicas son las siguientes:
1.


−∞
δ (x −a) dx = 1
2.


−∞
f (x) ∇δ (r −r
0
) dV = − ∇f[
r=r
0
3. δ (ax) =
1
[a[
δ (x)
4. δ (r −r
0
) = δ (r
0
−r)
5. xδ (x) = 0
6. δ

x
2
−e
2

=
1
2[e[
[δ (x +e) +δ (x −e)]
Vale enfatizar que debido a su naturaleza de distribuci´ on, la funci´ on delta de Dirac no tiene sentido
por s´ı sola, sino ´ unicamente dentro de una integral. Por ejemplo cuando decimos que δ (ax) =
1
[a[
δ (x), no
estamos hablando de una coincidencia num´erica entre ambos miembros, sino de una identidad que se debe
aplicar al espacio vectorial de funciones en que estemos trabajando, es decir

c
b
f (x) δ (ax) dx =

c
b
f (x)
1
[a[
δ (x) dx ∀ f (x) ∈ V y ∀ a ∈ R
Estrictamente, el mapeo tambi´en se puede hacer sobre los n´ umeros complejos con propiedades an´ alogas. En
este mismo esp´ıritu, es necesario aclarar que la densidad volum´etrica equivalente de una carga puntual (y
todas las densidades equivalentes que nos encontremos de aqu´ı en adelante) es realmente una distribuci´ on.
Por ejemplo, la densidad descrita por (1.1), solo tiene realmente sentido dentro de integrales tales como las
expresadas en (1.2). Las densidades ordinarias son funciones, pero las densidades equivalentes son distribu-
ciones. En s´ıntesis, lo que se construye con la densidad volum´etrica equivalente es una distribuci´ on que me
produzca el mapeo adecuado para reproducir la carga total y el potencial
3
.
En m´ as de una dimensi´ on la delta se convierte simplemente en productos de deltas unidimensionales,
la propiedad

δ
(n)
(x) d
n
x = 1, aplicada a n dimensiones, nos dice que la delta no es adimensional, sus
dimensiones son de x
−n
.
1.2. Ley de Gauss
La ley de Coulomb junto con el principio de superposici´ on conducen a una forma integral muy ´ util
conocida como ley de Gauss. La ley de Gauss en su forma integral, es ´ util cuando queremos evaluar E en
una distribuci´ on de cargas con cierta simetr´ıa, o cuando queremos evaluar la carga total encerrada en cierto
3
Estos dos mapeos se definen en el espacios de las funciones q (r0) y q (r0) / |r −r

| en el caso de cargas puntuales. Para
cargas lineales ser´ıan en el espacio de funciones λ(x) y λ(x) / |r −r

|.
1.2. LEY DE GAUSS 7
volumen. Finalmente, la forma integral nos conduce a una forma diferencial con la cual se pueden abordar
casos m´ as generales. De acuerdo con la figura ???, dado un origen de coordenadas O y un punto donde se
ubica la carga O
t
podemos construir un diferencial de flujo en la vecindad de la posici´ on definida por el
vector r. El campo electrost´ atico viene dado por
E(r) = K
c
q (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
y el flujo de un campo E(r) sobre un diferencial de superficie dS centrada en r est´ a dado por
E(r) dS(r) = K
c
q (r −r
t
) dS(r)
[r −r
t
[
3
donde r
t
define la posici´ on de la carga que genera el campo (con respecto a O). Integrando sobre una
superficie cerrada, se obtiene

E(r) dS(r) = K
c
q

(r −r
t
) dS(r)
[r −r
t
[
3
es bien conocido que el integrando del miembro derecho define el diferencial de ´ angulo s´ olido subtendido por
el ´ area dS tomando como v´ertice el punto O
t

(r −r
t
) dS(r)
[r −r
t
[
3
=

dΩ (1.3)
donde

dΩ =

4π si O
t
est´ a dentro de la superficie cerrada
0 si O
t
est´ a fuera de la superficie cerrada
(1.4)
con lo cual resulta
E(r) dS(r) = K
c
q

dΩ
y teniendo en cuenta (1.4), este resultado se puede expresar de manera equivalente as´ı

E dS = 4πK
c
q

δ

r −r
t

dV = 4πK
c
q

1 si O
t
est´ a dentro
0 si O
t
est´ a fuera
apelando al principio de superposici´ on esta ley se puede aplicar a cualquier distribuci´ on de cargas. Para el
flujo de campo solo contribuye la carga neta que est´ a adentro (suma algebraica de cargas). Obs´ervese que la
ley de Gauss se basa en tres suposiciones fundamentales a) La ley del inverso cuadrado del campo de cargas
puntuales, b) el principio de superposici´ on, c) la naturaleza central de la fuerza.
La expresi´ on (1.3) para el ´ angulo s´ olido nos permitir´ a desarrollar una importante identidad que ser´ a de
uso frecuente en nuestros desarrollos, calculemos la divergencia del gradiente de la funci´ on [r −r
t
[
−1


1
[r −r
t
[

≡ ∇
2

1
[r −r
t
[

el operador ∇ se refiere a las coordenadas no primadas. Haciendo el cambio de variable ¯r = r −r
t
y teniendo
en cuenta que ∇
¯r
= ∇ tenemos que

2

1
[r −r
t
[

= ∇
2
¯r

1
¯ r

esto es equivalente a redefinir el origen en r
t
= 0. Olvidemos la notaci´ on ¯ r y calculemos expl´ıcitamente esta
cantidad para r = 0; en tal caso escribiendo el operador laplaciano en coordenadas esf´ericas vemos que solo
aparece la derivada con respecto a la coordenada r debido a la simetr´ıa esf´erica de 1/r

2

1
r

=
1
r

2
∂r
2

r
1
r

= 0
8 CAP
´
ITULO 1. ELECTROST
´
ATICA
pero para r = 0 esta expresi´ on est´ a indeterminada. No obstante, veremos el comportamiento de esta expre-
si´ on bajo una integral de volumen en una cierta vecindad de r = 0

V

2

1
r

dV =


¸

1
r

dV =
¸

1
r

n dS
=


r
r
3

dS = −

dΩ = −4π (1.5)
donde hemos aplicado el teorema de Gauss y la Ec. (1.3). Vemos entonces que ∇
2

1
r

= 0 para r = 0 en
tanto que su integral en un volumen que contiene a r = 0 es 4π, reasignando r →r −r
t
resulta entonces que

V

2

1
[r −r
t
[

dV = −4π

1 si el volumen incluye al punto r
t
0 si el volumen no incluye a r
t
(1.6)
n´ otese que en (1.5) hemos usado el teorema de Gauss a pesar de que la funci´ on no es bien comportada en
el volumen en cuesti´ on, esto es inconsistente si tomamos a ∇
2

[r −r
t
[
−1

como una funci´ on ordinaria. Lo
que realmente estamos haciendo es considerando a ∇
2

[r −r
t
[
−1

como una distribuci´ on y encontrando cual
es el mapeo que nos permite asignar un valor a la integral de volumen de modo que nos permita usar el
teorema de Gauss. Notemos que precisamente la Ec. (1.6) emula la propiedad fundamental de la delta de
Dirac en tres dimensiones de modo que

2

1
[r −r
t
[

= −4πδ

r −r
t

(1.7)
esta identidad ser´ a de uso muy frecuente.
1.2.1. Ley de Gauss en forma diferencial
Partiendo de la ley de Gauss, escribimos la carga total como una integraci´ on volum´etrica de la densidad

E dS = 4πK
c
q = 4πK
c

ρ (r) dV
esto siempre es posible incluso si la densidad es lineal, superficial o puntual, ya que podemos constru´ır una
densidad volum´etrica equivalente, como veremos m´ as adelante. Por otro lado el teorema de la divergencia
nos dice que

E dS =

(∇ E) dV
comparando las integrales de volumen

(∇ E) dV = 4πK
c

ρ (r) dV
al ser esto v´ alido para un volumen arbitrario en forma y tama˜ no se tiene
∇ E = 4πK
c
ρ (r)
Esta ecuaci´ on es v´ alida para cualquier distribuci´ on est´ atica de cargas, y me dice que las cargas positivas
(negativas) son fuentes (sumideros) de l´ıneas de campo el´ectrico. Sin embargo, veremos m´ as adelante que
esta ecuaci´ on se extrapola al caso de campos dependientes del tiempo.
1.2. LEY DE GAUSS 9
1.2.2. Potencial electrost´atico
El campo el´ectrico generado por una carga puntual est´ atica es conservativo en virtud de su naturaleza
central y de su independencia temporal. Por otro lado, la superposici´ on de campos conservativos genera otro
campo tambi´en conservativo, de lo cual se sigue que cualquier campo el´ectrico generado por una distribuci´ on
est´ atica de cargas (cont´ınuas o discretas) es conservativo. Matem´ aticamente, un campo conservativo se puede
escribir como E = −∇φ, siendo φ una funci´ on escalar. La funci´ on escalar asociada al campo el´ectrico se
conoce como potencial
Por otro lado, si recordamos que F = qE para una carga de prueba q, resulta que la fuerza F sobre
la carga de prueba es conservativa y se le asocia una energ´ıa potencial F = −∇E
p
. De esto se deduce
que φ = E
p
/q de modo que el potencial es la energ´ıa potencial por unidad de carga generada por cierta
distribuci´ on. El hecho de que el potencial sea una cantidad escalar con la misma informaci´ on F´ısica del
campo, es una ventaja operativa, pero tambi´en surge la pregunta ¿como un objeto con un solo grado de
libertad puede contener la misma informaci´ on que uno de tres grados de libertad?, la respuesta es que las
componentes del campo el´ectrico no son realmente independientes, puesto que ∇ E = 0, nos brinda tres
ecuaciones diferenciales para las componentes de dicho campo
4
. Cabe mencionar que el potencial obedece
a un principio de superposici´ on, heredado del campo. Finalmente, es importante tener en cuenta que existe
una arbitrariedad en la definici´ on del potencial, para lo cual es necesario fijar el punto del espacio en el cual
definimos el potencial cero. Esto no es ninguna contradicci´ on ya que el potencial no es un observable f´ısico
como veremos m´ as adelante, el observable es la diferencia de potencial.
Escribamos el campo el´ectrico para una distribuci´ on arbitraria de cargas
E(r) = K
c

dq (r
t
) (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
V´ alido para distribuci´ on cont´ınua. Usando
−∇

1
[r −r
t
[

=
r −r
t
[r −r
t
[
3
(1.8)
el campo queda
E(r) = −K
c

dq

r
t

1
[r −r
t
[

y como ∇ opera sobre la variable r pero no sobre r
t
, puede salir de la integral
E(r) = −∇
¸
K
c

dq (r
t
)
[r −r
t
[

Definiendo
E = −∇φ(r) ; φ(r) ≡ K
c

dq (r
t
)
[r −r
t
[
(1.9)
y φ(r) es el potencial escalar electrost´ atico
5
. En esta ecuaci´ on podemos tomar ∇
2
a ambos lados

2
φ(r) ≡ K
c

2

dq (r
t
)
[r −r
t
[
= K
c

dq

r
t


2

1
[r −r
t
[

usando la identidad (1.7)

2

1
[r −r
t
[

= −4πδ

r −r
t

(1.10)
4
Es importante enfatizar que a´ un quedan grados de libertad, gracias a que estas tres ecuaciones son ecuaciones diferenciales
de primer orden (estos grados de libertad se traducen en el potencial y en la arbitrariedad para definirlo). Si las ecuaciones solo
involucraran a los campos en s´ı, no quedar´ıa ning´ un grado de libertad.
5
Esta expresi´ on para el potencial depende de que se defina el cero de potencial en el infinito. Por esta raz´ on, la forma integral
t´ıpica del potencial puede diverger cuando se trabajan distribuciones de carga no localizadas.
10 CAP
´
ITULO 1. ELECTROST
´
ATICA
queda

2
φ(r) = −4πK
c

dq

r
t

δ

r −r
t

= −4πK
c

ρ

r
t

δ

r −r
t

dV
t
= −4πK
c
ρ (r)
Con lo cual queda

2
φ(r) = −4πK
c
ρ (r) (1.11)
Conocida como la ecuaci´ on de Poisson para el potencial escalar. Esta ecuaci´ on tambi´en se puede obtener de
la ley de Gauss en forma diferencial junto con la conservatividad del campo
∇ E = 4πK
c
ρ (r) ⇒∇ (−∇φ) = 4πK
c
ρ (r) ⇒∇
2
φ(r) = −4πK
c
ρ (r)
Para un conjunto de cargas puntuales q
i
ubicadas en las posiciones r
i
, se puede definir una densidad
volum´etrica equivalente que me permite usar la formulaci´ on en el cont´ınuo, tal distribuci´ on equivalente
se describe por
ρ

r
t

=
N
¸
i=1
q
i
δ

r
t
−r
i

Demostremos que el ρ equivalente para una distribuci´ on discreta nos da el potencial correcto
φ(r) = K
c

ρ (r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
= K
c
¸
i
q
i

δ (r
t
−r
i
)
[r −r
t
[
dV
t
= K
c
¸
i
q
i
[r −r
i
[
por otro lado
∇E = −∇(∇φ) = 0 (1.12)
ya que el rotacional del gradiente de una funci´ on escalar bien comportada es siempre cero. Esta es otra
forma equivalente de ver la conservatividad del campo, todos los campos conservativos son irrotacionales y
viceversa (siempre y cuando el campo dependa exclusivamente de la posici´ on). Ahora usando el teorema de
Stokes

S
(∇E) dS =

C
E dl = 0
donde S es cualquier superficie delimitada por el lazo cerrado C. Vemos entonces que toda integral de l´ınea
cerrada del campo electrost´ atico es cero. Ahora sean dos caminos que pasan por los mismos puntos A y B ⇒

E dl =

B
A
E dl

C
1
+

A
B
E dl

C
2
= 0

B
A
E dl

C
1

B
A
E dl

C
2
= 0
de lo cual se deduce que

B
A
E dl

C
1
=

B
A
E dl

C
2
y como los puntos A y B son arbitrarios (en virtud de la arbitrariedad de los lazos cerrados originales),
se deduce que la integral de l´ınea del campo el´ectrico es independiente del camino y solo depende de
los extremos, es entonces un campo conservativo. Hay que tener especial cuidado con los campos mal
comportados. Como ejemplo, sea F(r) = (A/r) u
θ
, una fuerza restringida a dos dimensiones. El diferencial
de trabajo es dW = F dr = (A/r) u
θ
(dr u
r
+r dθ u
θ
) = (A/r) r dθ calculemos el trabajo para varias
trayectorias
1) Trayectoria cuyos vectores posici´ on inicial y final est´ an a un ´ angulo θ
1
y θ
2
respectivamente
W =

Adθ = A(θ
2
−θ
1
)
1.2. LEY DE GAUSS 11
independiente de la trayectoria, solo importan los extremos e incluso solo el ´ angulo (no la distancia)
2) Trayectoria cerrada que no encierra al origen
W =

r
2
r
1
A dθ +

r
1
r
2
A dθ = 0
da cero independiente de la forma espec´ıfica de la trayectoria (siempre que no incluya el origen)
3) Trayectoria cerrada que encierra al origen
W =


0
A dθ = 2πA = 0
Luego la fuerza no es conservativa, la cuesti´ on es que ∇F = 0 en todo el espacio excepto en el origen, de
modo que un camino cerrado que contenga al origen no da necesariamente cero.
Se puede probar que un campo central de la forma E(r) = E (ρ) u
ρ
con ρ en coordenadas esf´ericas
es conservativo si E(ρ) es una funci´ on bien comportada. Se puede calcular el rotacional de este campo y
verificar que es cero en todo el espacio. De especial inter´es son los campos de la forma
M(r) = k

df (r
t
) (r −r
t
)
[r −r
t
[
n+1
n = real
Se puede verificar que ∇M = 0, y el potencial asociado se puede encontrar teniendo en cuenta que
(r −r
t
)
[r −r
t
[
n+1
=

1
n−1

1
[r−r

[
n−1

si n = 1
∇ln [r −r
t
[ si n = 1
1.2.3. Potencial y trabajo
La colecci´ on de todos los puntos con el mismo potencial forman las llamadas superficies equipotenciales.
Como E = −∇φ, las l´ıneas de campo son perpendiculares a tales superficies, y el campo va en la direcci´ on
en la cual el potencial disminuye, veamos el sentido F´ısico del potencial: consideremos el trabajo realizado
sobre una carga q puntual para llevarla con velocidad constante desde a hasta b en presencia de un campo
el´ectrico
W
a→b
=

b
a
F
ext
dr = −q

b
a
E dr = q

b
a
∇φ dr
W
a→b
= q

b
a
dφ = q [φ(b) −φ(a)]
el signo menos proviene del hecho de que la fuerza se hace opuesta al campo. Dividiendo por la carga
W
a→b
q
= φ(b) −φ(a) = −

b
a
E dr
De modo que la diferencia de potencial asociada al campo E es el trabajo realizado sobre una carga unidad
q puntual para llevarla con velocidad constante desde a hasta b en presencia de dicho campo el´ectrico.
Es importante mencionar que el trabajo solo depende de la diferencia de potencial y que E = −∇φ deja
una constante arbitraria por definir en el potencial. φ
t
= φ + c describe la misma F´ısica que φ. Esto se
llama una transformaci´ on Gauge o de calibraci´ on (transformaci´ on del campo). El campo y el trabajo son
invariantes Gauge. La forma m´ as general del potencial es entonces
φ(r) = K
c

ρ (r
t
) dV
t
[r −r
t
[

0
12 CAP
´
ITULO 1. ELECTROST
´
ATICA
Para fijar la constante escojemos un punto de referencia para definir el cero de potencial. Tomemos el ejemplo
de la carga puntual; en coordenadas polares tenemos:

b
a
E dr = K
c
Q

b
a
1
r
2
u
r
(dr u
r
+rdθ u
θ
) = K
c

b
a
Q
r
2
dr = −K
c
Q
r

b
a
= K
c
Q

1
r
a

1
r
b

= φ(a) −φ(b)
de modo que
φ(a) = K
c
Q

1
r
a

1
r
b

+φ(b)
si hacemos r
a
= r, r
b
→∞ tenemos que
φ(r) =
K
c
Q
r
+φ(∞)
la escogencia φ(∞) = 0 siempre es posible en distribuciones localizadas de carga, pues estas se ven de lejos
siempre como puntuales. Cuando hay distribuciones de carga no localizadas como en el caso de un alambre
infinito, la escogencia del cero de potencial en el infinito conduce por lo general a divergencias.
Discusi´ on: En general s´ı es posible definir el cero de potencial en un punto en el infinito incluso cuando
la carga no est´ a localizada. Sin embargo, en tal caso no es correcto definir el potencial cero cuando r →∞
(r distancia del punto a un origen de coordenadas). La raz´ on para ello es que r → ∞ no define un punto
sino una superficie, y no debemos perder de vista que el potencial debe ser fijado en un punto y no en
una superficie. La pregunta natural es ¿porqu´e la definici´ on del cero de potencial en r →∞ es v´ alida para
distribuciones localizadas?, la respuesta radica en el hecho de que para distancias suficientemente grandes, la
distribuci´ on se puede ver como una carga puntual, esto significa que para una esfera suficientemente grande
y “centrada” en la distribuci´ on, la superficie de dicha esfera es equipotencial, de modo que definir cero el
potencial en un punto de su superficie equivale a definirlo cero en todos los puntos de la superficie. Cuando
la distribuci´ on no es localizada, no podemos verla como puntual, incluso alej´ andonos indefinidamente, por
tanto esta enorme esfera no define una superficie equipotencial.
Veamos el ejemplo espec´ıfico de un alambre infinito, si r
i
define la distancia del punto P
i
al alambre,
tenemos que
φ
21
= −

P
2
P
1
E dS = −2λln r
2
+ 2λln r
1
= −2λln r +const
Escogemos φ(a) = 0 con a arbitrario (a = 0, a = ∞). Si elegimos el cero de potencial en un punto espec´ıfico
en el infinito (por ejemplo el punto (0, 0, z →∞)), vamos a obtener potenciales infinitos en todo el espacio.
Sin embargo, las diferencias de potencial (que son los verdaderos observables f´ısicos) van a continuar siendo
finitas. Hay que tener en cuenta sin embargo que las distribuciones reales son localizadas.
1.3. Energ´ıa potencial electrost´atica
Dado el car´ acter conservativo del campo electrost´ atico, el trabajo realizado para traer una carga desde
a hasta b en un potencial externo φ(r) es
W
a→b
= −q

b
a
E d

l = q [φ(b) −φ(a)]
De esta manera podemos asociar una energ´ıa potencial a una carga q, en cada punto r del espacio, y
ser´ a equivalente al trabajo necesario para mover la carga desde un punto de referencia donde el potencial
1.3. ENERG
´
IA POTENCIAL ELECTROST
´
ATICA 13
es cero hasta el punto r en cuesti´ on
6
. Para distribuciones localizadas de carga es usual definir el cero de
potencial en el infinito, en tal caso
W
∞→r
= qφ(r) = U (r) = energ´ıa potencial asociada a la carga q
Calculemos ahora el trabajo necesario para formar una distribuci´ on est´ atica de cargas puntuales.
Para estimar este trabajo podemos razonar del siguiente modo: El trabajo necesario para traer la primera
carga es cero, ya que no hay fuerzas ni campos a los cuales oponerse, de modo que el trabajo necesario para
traer la primera carga (denotado por W
1
) es nulo. Al traer la segunda carga desde el infinito ´esta ya se
mueve en el campo generado por la primera, y como la primera carga genera un potencial φ
1
(r) entonces el
trabajo para traer la segunda carga desde el infinito hasta una cierta posici´ on r
2
es
W
2
= q
2
φ
1
= K
c
q
1
q
2
r
12
an´ alogamente, la tercera carga se mueve en el campo generado por las dos primeras
W
3
= q
3

1

2
) = K
c
q
3

q
1
r
13
+
q
2
r
23

= K
c

q
1
q
3
r
13
+
q
2
q
3
r
23

si el sistema solo consta de tres cargas el trabajo total es
W
T
= W
1
+W
2
+W
3
= K
c

q
1
q
2
r
12
+
q
1
q
3
r
13
+
q
2
q
3
r
23

esto sugiere que para n cargas la expresi´ on sea
W
T
=
n−1
¸
i=1
n
¸
k>i
K
c
q
i
q
k
r
ik
se sugiere al lector demostrar la anterior expresi´ on por inducci´ on matem´ atica. Tambi´en se deja al lector la
tarea de demostrar que este trabajo total coincide con el valor de la energ´ıa potencial interna del sistema
U
int
, es decir la energ´ıa potencial asociada con las fuerzas internas. Esta expresi´ on se puede escribir como
W
T
= U
int
=
1
2
n
¸
i=1
n
¸
k,=i
K
c
q
i
q
k
r
ik
(1.13)
donde el factor 1/2 se coloca debido al doble conteo de t´erminos, adem´ as k = i lo cual implica que una
part´ıcula no interact´ ua consigo misma. Por otro lado, si tenemos en cuenta que
φ
i
=
n
¸
k,=i
K
c
q
k
r
ik
donde φ
i
es el potencial asociado a la carga q
i
debido a su interacci´ on con las otras cargas. La energ´ıa interna
se puede escribir como
U
int
=
1
2
n
¸
i=1
q
i
φ
i
(1.14)
Esta expresi´ on no contiene la autoenerg´ıa asociada a cada carga individual, pues asume que las cargas ya
est´ an armadas, esto se v´e en el hecho de que φ
i
es el potencial debido a todas las cargas excepto la i −´ esima.
Solo contiene los t´erminos debidos a la interacci´ on entre las cargas. Estas autoenerg´ıas son divergentes pero
se pueden renormalizar. Como veremos m´ as adelante, cuando asumimos distribuciones cont´ınuas de cargas
estos t´erminos de autoenerg´ıa aparecen en la formulaci´ on sin dar divergencias (siempre y cuando la densidad
sea finita en todo el espacio).
6
Esto es an´ alogo a la energ´ıa potencial asociada a una part´ıcula en un campo gravitatorio. Cuando estamos en un campo
gravitatorio constante la energ´ıa potencial es mgh donde h = 0 se define por ejemplo en el suelo. Esta energ´ıa potencial es
justamente el trabajo necesario para que una part´ıcula de masa m se traslade desde el cero de potencial hasta un punto con
altura h.
14 CAP
´
ITULO 1. ELECTROST
´
ATICA
1.3.1. Distribuciones cont´ınuas de carga
Formaremos la distribuci´ on volum´etrica trayendo elementos diferenciales de carga desde el infinito. La
naturaleza conservativa de las interacciones electrost´ aticas nos garantiza que la energ´ıa total final de la
distribuci´ on es independiente del orden en que se traigan las cargas (de lo contrario esta cantidad no tendr´ıa
ning´ un significado intr´ınseco).
Pensemos que queremos concentrarnos en armar la carga que finalmente quedar´ a en un volumen dV (r),
denotemos el valor final de la densidad asociada a dV (r) como ρ (r). Supongamos que en cierta etapa del
proceso hemos acumulado una carga dq
t
en el volumen dV (r), por lo tanto se tiene que dq
t
= ρ
t
(r) dV (r)
de modo que ρ
t
(r) es la densidad de carga en r en esta etapa del proceso. Parametricemos ρ
t
(r) = αρ (r)
donde 0 ≤ α ≤ 1. Si asumimos que α es independiente de la posici´ on y tomamos la ecuaci´ on de Poisson

2
φ(r) = −4πK
c
ρ ⇒ ∇
2
[αφ( r)] = −4πK
c
(αρ) y como ∇
2
φ
t
(r) = −4πK
c
ρ
t
= −4πK
c
(αρ) se concluye
que φ
t
(r) = αφ(r).
Ahora traemos desde el infinito una carga adicional dq hasta el elemento de volumen dV (r), la carga en
este volumen es ahora dq” (r) = (α +dα) ρ (r) dV (r). El incremento es claramente dq (r) = (dα) ρ (r) dV (r).
El trabajo realizado para traer dq es
dW = φ
t
(r) dq = [αφ(r)] [(dα) ρ (r) dV (r)] = αdα ρ (r) φ(r) dV (r)
Ahora bien, para traer elementos dq (r) para cada elemento de volumen dV (r) se requiere un trabajo
dW
t
= α dα

V
ρ (r) φ(r) dV (r)
este trabajo a´ un no es el trabajo total, ya que todav´ıa falta seguir trayendo cargas diferenciales a cada
elemento de volumen hasta completar la carga total que debe tener cada dV (r), es decir hasta que la
densidad sea ρ (r). Esto se describe matem´ aticamente integrando en α desde cero hasta uno.
W =

1
0
α dα

V
ρ (r) φ(r) dV (r)
W =
1
2

V
ρ (r) φ(r) dV (1.15)
obs´ervese que hemos supuesto que α no depende del elemento de volumen en el cual est´e definido, es decir
no depende de la posici´ on. Esto simplemente implica que para cada elemento de volumen se trae un dq (r)
que contenga la misma fracci´ on de la carga total final en cada elemento de volumen, pero como el m´etodo de
construcci´ on no afecta, esto no le quita generalidad al problema. Se puede observar que la expresi´ on (1.15)
coincide con el paso al cont´ınuo de la expresi´ on (1.14).
La integral de volumen se realiza solo donde hay carga. Sin embargo, la integral se puede extender sobre
todo el espacio teniendo en cuenta que en las regiones donde no hay carga ρ = 0, y no van a contribuir. Al
usar todo el espacio podemos escribir
φ(r) =

ρ (r
t
) dV
t
[r −r
t
[
(1.16)
de modo que
U
int
=
1
2

ρ (r) ρ (r
t
) dV dV
t
[r −r
t
[
que coincide con el paso al cont´ınuo de (1.13). Este m´etodo de c´ alculo nos asocia la energ´ıa directamente a
las cargas, como si la energ´ıa residiera en las cargas ya que en los sitios de ρ = 0 no hay contribuci´ on a U
int
.
Un desarrollo adicional permite asociar la energ´ıa con el campo electrost´ atico (como si la energ´ıa residiera
en el campo). Partiendo de (1.15) escribimos
U
int
=
1
2

V
ρφ dV =
1
8πK
c

V
(4πK
c
ρ) φ dV =
1
8πK
c

V
φ(∇ E) dV
=
1
8πK
c

V
[∇ (Eφ) −E ∇φ] dV
1.3. ENERG
´
IA POTENCIAL ELECTROST
´
ATICA 15
usando el teorema de la divergencia y el hecho de que E = −∇φ
W =
1
8πK
c

EφdS +
1
8πK
c

E
2
dV (1.17)
Para dilucidar sobre qu´e volumen estamos integrando, recordemos que se parti´ o de la Ec. (1.15). Por tanto
el volumen de integraci´ on es aqu´el que contiene a toda la distribuci´ on de carga. Sin embargo, podemos
extender el volumen sin alterar la integral puesto que las partes del volumen que no contienen carga no
contribuyen a dicha integral. En consecuencia, la expresi´ on (1.17), es v´ alida para cualquier volumen y
superficie que lo delimita, siempre y cuando toda la carga est´e contenida en el volumen. Una elecci´ on astuta
para distribuciones localizadas de carga es extender el volumen y la superficie hasta el infinito de modo que
E · Q/r
2
, φ · Q/r y S ∼ r
2
de modo que todo el integrando de superficie se comporta como 1/r y tiende
a cero. Finalmente tenemos
W =
1
8πK
c

todo el espacio
E
2
dV (1.18)
De modo que la energ´ıa aparece como almacenada en el campo. Esta interpretaci´ on nos permite definir la
densidad de energ´ıa del campo electrost´ atico como
ε ≡
E
2
8πK
c
; U
int
=

ε dV
Queda la pregunta, A que se asocia la energ´ıa a las cargas o al campo?, la respuesta es que la energ´ıa
se asocia al sistema de part´ıculas pero no se puede asociar a porciones de carga o a porciones del espacio
(el t´ermino E
2
/8πK
c
que definimos como densidad de energ´ıa, no se puede medir experimentalmente
7
). A
priori podr´ıamos pensar que a cada carga se le puede asociar una porci´ on de esta energ´ıa, si esto es posible
debe ser de una manera un´ıvoca. Pensemos que al armar un sistema de cargas puntuales asociamos a cada
part´ıcula la porci´ on de energ´ıa asociada al potencial en el cual se movi´ o cuando se trajo desde el infinito, en
ese caso a la primera no le corresponde nada, a la segunda le corresponde la energ´ıa necesaria para traerla
desde el infinito hasta el punto donde se dej´ o, lo cual se hizo en presencia del campo generado por la primera
carga y as´ı sucesivamente, pero esta forma no es un´ıvoca ya que las cargas se pueden traer en cualquier
orden y las porciones asignadas son diferentes para cada orden.
En conclusi´ on, las interpretaciones como energ´ıa asociada a la carga o al campo son solo m´etodos de
c´ alculo, en la primera interpretaci´ on con cargas solo importa el espacio que tiene carga, en el segundo solo
importan las regiones donde hay campo. Son dos formas diferentes de sumar, as´ı como lo son las diferentes
maneras de traer las cargas, pero el m´etodo particular de hacer la suma no tiene significado intr´ınseco
8
.
Cuando intentamos calcular la energ´ıa potencial de una distribuci´ on de cargas puntuales a trav´es de
la expresi´ on (1.18) obtenemos divergencias debido a la autoenerg´ıas de las part´ıculas. Veamos un ejemplo
concreto: dos cargas puntuales q
1
, q
2
ubicadas en las coordenadas r
1
y r
2
. El campo el´ectrico est´ a descrito
por
E = K
c
¸
q
1
(r −r
1
)
[r −r
1
[
3
+
q
2
(r −r
2
)
[r −r
2
[
3

E
2
8πK
c
=
K
2
c
q
2
1
8πK
c
[r −r
1
[
4
+
K
2
c
q
2
2
8πK
c
[r −r
2
[
4
+
K
2
c
q
1
q
2
(r −r
1
) (r −r
2
)
4πK
c
[r −r
1
[
3
[r −r
2
[
3
los dos primeros t´erminos correspondientes a la autoenerg´ıa de las part´ıculas son intr´ınsecos de las part´ıculas
y no se intercambian ni se modifican por el hecho de que las part´ıculas se muevan, solo podr´ıan ser relevantes
7
Obs´ervese adem´ as que la Ec. (1.15) nos brinda otra posible definici´ on de densidad de energ´ıa i.e. ε =
1
2
ρφ. De acuerdo
con esta definici´ on la densidad de energ´ıa en las regiones sin carga es cero, lo cual en general no es cierto cuando asumimos
ε = E
2
/8πKc.
8
Cuando estudiemos campos dependientes del tiempo, veremos que la forma E
2
/8π es la mas adecuada para definir densidad
de energ´ıa. Pero en el caso est´ atico, la densidad de energ´ıa no tiene significado F´ısico, debido a que ninguna porci´ on de volumen
est´ a intercambiando energ´ıa con otra.
16 CAP
´
ITULO 1. ELECTROST
´
ATICA
si la interacci´ on entre las part´ıculas es tan fuerte que revela su estructura interna, en cuyo caso tenemos
que abandonar la abstracci´ on de part´ıculas puntuales. Las autoenerg´ıas divergen debido a que se producen
singularidades para r →r
1
y para r →r
2
. El ´ ultimo t´ermino se debe a la interacci´ on entre las dos part´ıculas
y se puede calcular de la forma siguiente.
K
c

q
1
q
2
(r −r
1
) (r −r
2
)
4π [r −r
1
[
3
[r −r
2
[
3
dV =
K
c
q
1
q
2

1
[r −r
1
[

1
[r −r
2
[

dV
=
K
c
q
1
q
2


¸
1
[r −r
1
[

1
[r −r
2
[

dV −


2
¸
1
[r −r
2
[

1
[r −r
1
[
dV

=
K
c
q
1
q
2

¸
1
[r −r
1
[

1
[r −r
2
[

dS + 4π

δ (r −r
2
)
1
[r −r
1
[
dV

=
K
c
q
1
q
2

¸
(r −r
2
)
[r −r
1
[ [r −r
2
[
3

dS + 4π
1
[r
2
−r
1
[

como la carga es localizada, la superficie donde se define la primera integral es el infinito en el cual el
integrando decae como 1/r
3
en tanto que la superficie crece como r
2
de modo que esta integral de anula. El
t´ermino de interacci´ on queda
U
int
=
K
c
q
1
q
2
[r
2
−r
1
[
el cual coincide con el c´ alculo ya realizado en el caso discreto, Ec. (1.14). Sin embargo, cuando se usa (1.14),
no resultan los infinitos de autoenerg´ıa como ya se discuti´ o, la raz´ on es que en el caso discreto el potencial φ
i
excluye la contribuci´ on de autointeracci´ on. En contraste, se puede ver que en el caso cont´ınuo descrito por
(1.15), el potencial φ(r) s´ı incluye la contribuci´ on del diferencial de carga centrado en r. Cuando la densidad
es bien comportada, la inclusi´ on de este t´ermino no afecta el resultado ya que es despreciable, pero para
puntos en donde la densidad tiene singularidades (como en cargas puntuales), estas contribuciones divergen
9
.
————————————————-
Calculemos ahora la fuerza experimentada por la superficie de un conductor de carga superficial σ en
este caso la densidad y el campo el´ectrico est´ an relacionados de modo que
ε =
E
2
8πK
c
=

K
c
σ
2
para llevar un elemento de superficie de 1 a 2 se realiza un trabajo ∆W = ∆F ∆x = ε∆V
∆F =
ε∆V
∆x
= ε∆A ⇒
∆F
∆A
= ε =

K
c
σ
2
este resultado tambi´en se puede derivar tomando εσ teniendo presente que el campo el´ectrico debido al
elemento mismo debe ser exclu´ıdo (Jackson second ed. pag. 48).
1.4. Ecuaciones de campo
Tenemos las dos ecuaciones de campo
∇ E = 4πK
c
ρ (r) ; ∇E = 0 (1.19)
9
Obs´ervese por ejemplo que si las cargas q1 y q2 son de signo opuesto, el c´ alculo con (1.14) da un valor negativo en tanto
que la Ec. (1.18) est´ a definida positiva. Esto se debe a que las autoenerg´ıas son divergentes positivas.
1.4. ECUACIONES DE CAMPO 17
El conocimiento de la divergencia y el rotacional de un campo especifican el valor del campo salvo por un
factor adicional que ser´ıa el gradiente de una funci´ on escalar que satisfaga la ecuaci´ on de Laplace en todo
el espacio. Es decir si E es soluci´ on de estas ecuaciones vectoriales entonces E
t
tambi´en es soluci´ on si
E
t
= E+∇ϕ con ∇
2
ϕ = 0 en todo el espacio
pero si ∇
2
ϕ = 0 en todo el espacio entonces ϕ puede ser a lo m´ as una constante, de modo que E
t
= E. Sin
embargo, en la mayor´ıa de problemas reales de la F´ısica, conocemos la densidad ρ solo en una cierta regi´ on R
del espacio. En tal caso conocemos la divergencia y el rotacional del campo electrost´ atico pero solo dentro
de la regi´ on R. Esto nos indica que ∇
2
ϕ = 0 en la regi´ on R, pero no necesariamente en todo el espacio, lo
cual implica que la soluci´ on para ϕ puede ser no trivial y tenemos problemas con la unicidad de E. Desde
el punto de vista F´ısico, esto es de esperarse puesto que el conocimiento de la densidad en cierta regi´ on del
espacio, no nos excluye de la influencia de las densidades externas, las cuales por principio de superposici´ on
tambi´en afectar´ an el campo. Este sencillo argumento F´ısico nos dice que hay infinitas soluciones para E
cuando solo se conoce la densidad en una cierta regi´ on del espacio. Esto indica que las ecuaciones anteriores
solo son ´ utiles en alguno de los siguientes casos
Conocemos la distribuci´ on de carga en todo el universo
La distribuci´ on de carga en R est´ a lo suficientemente aislada de otras cargas, con lo cual asumir que la
densidad de carga es ρ (r) en el interior de R y cero fuera de R constituye una aproximaci´ on razonable.
Conocemos la densidad de carga en R e ignoramos la carga fuera de dicha regi´ on, pero en cambio
conocemos ciertas condiciones en la frontera de R que hacen que la soluci´ on de la ecuaciones anteriores
sean ´ unicas.
Esta ´ ultima posibilidad est´ a inspirada en un argumento F´ısico y otro Matem´ atico. F´ısicamente, sabemos
que en algunos sistemas como los conductores electrost´ aticos, aunque no conozcamos la distribuci´ on de carga
exterior, conocemos ciertos efectos netos que la interacci´ on de la carga externa con la interna producen:
que la superficie del conductor sea un equipotencial. Desde el punto de vista matem´ atico, sabemos que
las ecuaciones diferenciales parciales tienen soluci´ on ´ unica bajo cierto tipo espec´ıfico de condiciones en la
frontera.
Como ya vimos, las ecuaciones (1.19) se pueden sintetizar en una sola: la ecuaci´ on de Poisson (1.11),
que en el caso homog´eneo se reduce a la ecuaci´ on de Laplace. Esta ecuaci´ on muestra de nuevo las ventajas
de trabajar con el potencial
1. La ecuaci´ on para el potencial (Poisson o Laplace) es una sola, en tanto que las ecuaciones de los
campos son dos (divergencia y rotacional).
2. Esta ´ unica ecuaci´ on se define sobre un campo escalar, y no sobre un campo vectorial.
3. En esta ecuaci´ on es mas f´ acil acomodar las condiciones de frontera.
1.4.1. C´alculo de campos
Hay varias t´ecnicas para calcular campos electrost´ aticos
1. Utilizando E(r) = K
c

ρ(r

) (r−r

)
[r−r

[
3
dV
t
para usarla requerimos saber la distribuci´ on de carga en el
universo, o hacer la aproximaci´ on de que la distribuci´ on de carga que conocemos es la ´ unica en el
universo (i.e. asumir que el sistema en cuesti´ on esta lo suficientemente aislado)..
2. Usar φ(r) = K
c

ρ(r

)
[r−r

[
dV
t

0
y luego E = −∇φ se usa bajo las mismas condiciones anteriores pero
con la ventaja de que se realiza una integraci´ on escalar y no vectorial.
18 CAP
´
ITULO 1. ELECTROST
´
ATICA
3. Utilizando ley de Gauss

EdS = 4πK
c
q, aunque tiene validez general, solo es ´ util para casos especiales
con muy alta simetr´ıa. Espec´ıficamente, su utilidad se restringe al caso en el cual se conoce la forma
de las superficies equipotenciales. En caso contrario resulta ser una ecuaci´ on integral muy dif´ıcil de
resolver.
4. M´etodo de im´ agenes: tambi´en aplicable solo bajo simetr´ıas muy especiales. Requiere del conocimiento
de algunas superficies equipotenciales.
5. Usando las formas diferenciales ∇
2
φ = −4πK
c
ρ, ´ o ∇
2
φ = 0, junto con ciertas condiciones de frontera,
como veremos este es el m´etodo mas fruct´ıfero.
6. Usando el m´etodo de transformaciones conformes: Aplicaci´ on de la teor´ıa de la variable compleja a la
ecuaci´ on de Laplace. Solo vale para problemas bidimensionales y es en la pr´ actica aplicable solo para
problemas con alta simetr´ıa.
Con mucha frecuencia lo que conocemos es la distribuci´ on de carga en el interior y cierta condici´ on sobre
la frontera, pero desconocemos la distribuci´ on de carga en el exterior y en la frontera. Es en estos casos en
donde la ecuaci´ on de Poisson con condiciones de frontera resulta provechosa.
Veamos un caso particular
Example 1 Placa plana conductora infinita que yace a potencial cero sobre el plano XY, y una carga q en
z = h. Al tratar de usar los m´etodos tradicionales se tiene
φ(r) = K
c

ρ (r
t
) dV
t
[r −r
t
[

0
; ρ

r
t

= qδ

r
t


t

r
t

= qδ

r
t

r
t

δ (z)
donde ρ
t
(r
t
) es la carga volum´etrica equivalente a la carga superficial σ (r
t
). El potencial queda
φ(r) = K
c
q

δ (x
t
) δ (y
t
) δ (z
t
−h) dV
t

(x −x
t
)
2
+ (y −y
t
)
2
+ (z −z
t
)
2
+K
c

ρ
t
(r
t
) dV
t
[r −r
t
[

0
φ(r) =
K
c
q

x
2
+y
2
+ (z −h)
2
+K
c

σ (r
t
) δ (z) dV
t
[r −r
t
[

0
pero σ (r
t
) es desconocido y no se puede inferir f´ acilmente con la informaci´ on sobre el potencial (φ = 0
en z = 0), lo m´ aximo que podemos hacer es reducir la integral por medio de la delta de dirac usando
coordenadas cartesianas o cil´ındricas (la simetr´ıa indica en todo caso que las coordenadas cil´ındricas son
mas apropiadas). Tambi´en podemos decir que por simetr´ıa la densidad en el plano es solo funci´ on de la
distancia al origen, con esto la integral triple se convierte en simple pero no es suficiente para realizar el
´ ultimo paso.
En general, las formas integrales no pueden inclu´ır f´ acilmente las condiciones de frontera. En este caso
particular conocemos f´ acilmente una superficie equipotencial del sistema (plano XY) y se puede usar el
m´etodo de im´ agenes, pero en casos mas complejos el m´etodo resulta inmanejable.
Ahora consideremos el uso de las formas diferenciales. La ecuaci´ on de Laplace se puede resolver por
separaci´ on de variables en 11 sistemas coordenados diferentes que incluyen pr´ acticamente todos los sistemas
coordenados de inter´es f´ısico. Las constantes de integraci´ on usualmente se acoplan con facilidad a las condi-
ciones de frontera y las soluciones pueden generalmente expresarse con facilidad en t´erminos de funciones
ortogonales. Por supuesto, tal ecuaci´ on solo es v´ alida en regiones con ausencia de carga.
La ecuaci´ on de Poisson que nos permite solucionar el problema est´ atico mas general, es una ecuaci´ on
inhomog´enea y no admite separaci´ on de variables salvo en caso muy simples. Sin embargo, la t´ecnica de
Green que veremos mas adelante, hace que el m´etodo sea mas manejable.
1.5. UNICIDAD DEL POTENCIAL CON CONDICIONES DE DIRICHLET Y NEUMANN 19
1.5. Unicidad del potencial con condiciones de Dirichlet y Neumann
En general la soluci´ on de las ecuaciones diferenciales parciales requiere de condiciones de frontera. En el
caso espec´ıfico electrost´ atico, con frecuencia se conoce el potencial en la superficie (condiciones de Dirichlet) o
la componente normal del campo (equivalentemente la derivada normal del potencial). Si estas condiciones se
definen sobre una superficie cerrada S que delimita a un volumen V , la soluci´ on es ´ unica como demostraremos
a continuaci´ on.
Desarrollemos un par de identidades integrales, partiendo del teorema de la divergencia

∇ A =

A dS
y tomando A = φ∇ψ, donde por el momento φ, ψ son campos escalares arbitrarios, reemplazando esta
expresi´ on en el teorema de la divergencia

φ∇
2
ψ +∇ψ ∇φ

dV =

[φ∇ψ] dS (1.20)
La Ec. (1.20) se conoce como primera identidad de Green. Escribiendo de nuevo esta identidad con el
intercambio ψ ↔φ, y restando

φ∇
2
ψ −ψ∇
2
φ

dV =

[φ∇ψ −ψ∇φ] dS (1.21)
Esta expresi´ on se conoce como segunda identidad de Green o teorema de Green. N´ otese que es fundamental
que la superficie sea cerrada ya que partimos del teorema de la divergencia. Lo que se busca es demostrar
la unicidad de la soluci´ on de la ecuaci´ on de Poisson dentro de un volumen sujeto a condiciones de frontera
sobre S de Dirichlet o Neumann.
Para realizar esta demostraci´ on supongamos que existen dos soluciones φ
1
y φ
2
que satisfacen la ecuaci´ on
de Poisson y las mismas condiciones de frontera.
1. Para Dirichlet: φ
1
[
S
= φ
2
[
S
= φ
S
2. Para Neumann:
∂φ
1
∂n

S
=
∂φ
2
∂n

S
=
∂φ
S
∂n
Sea U ≡ φ
2
−φ
1
, entonces ∇
2
U = ∇
2
φ
2
−∇
2
φ
1
= −4πK
c
ρ + 4πK
c
ρ = 0
1. U
S
= φ
2
[
S
− φ
1
[
S
= 0 (Dirichlet)
2.
∂U
S
∂n
=
∂φ
2
∂n

S

∂φ
1
∂n

S
= 0 (Neumann).
Usando la primera identidad de Green (1.20) con φ = ψ = U se obtiene

¸
U∇
2
U
....
=0
+[∇U[
2
¸
dV =

[U∇U] ndS
pero ∇U n = ∂U/∂n y tenemos

[∇U[
2
dV =
¸
U
∂U
∂n

dS
La integral de superficie es cero tanto para condiciones de Dirichlet (U
S
= 0), como de Neumann (∂U
S
/∂n).
De modo que

[∇U[
2
dV = 0 ⇒∇U = 0
puesto que [∇U[
2
dV ≥ 0. Esto nos indica que U = cte.
20 CAP
´
ITULO 1. ELECTROST
´
ATICA
1. Condiciones de Dirichlet: φ
2
[
S
= φ
1
[
S
⇒U
S
= 0 = cte. Por tanto U = 0 y la soluci´ on es ´ unica.
2. Neumann:
∂U
S
∂n
= 0 =
∂(φ
2
−φ
1
)
S
∂n
⇒φ
2
−φ
1
= cte.
Estos resultados son l´ ogicos ya que el conocimiento de φ en la superficie requiere de haber definido el
cero de potencial en tanto que el conocimiento de la derivada a´ un deja la constante arbitraria sin fijar.
En general la especificaci´ on de condiciones de Neumann y Dirichlet simult´ aneamente sobre una regi´ on de
la superficie conduce a contradicci´ on. Sin embargo, la unicidad de la soluci´ on (salvo una posible constante),
se sigue cumpliendo si empleamos condiciones mixtas, en donde las regiones de Dirichlet y Neumann sean
disyuntas. Vale mencionar que estos teoremas de unicidad son teoremas matem´ aticos v´ alidos para funciones
escalares arbitrarias φ y ρ que cumplan con la ecuaci´ on de Poisson, aunque estas funciones no tengan ninguna
relaci´ on con problemas electrost´ aticos.
1.6. Teoremas de unicidad para campo vectoriales
Como corolario de los anteriores teoremas de unicidad obtenemos el siguiente teorema de unicidad para
un campo vectorial (en nuestro caso los campos vectoriales de inter´es ser´ an el campo el´ectrico y el campo
magn´etico)
Theorem 2 Un campo vectorial est´ a un´ıvocamente especificado si se conocen la divergencia y el rotacional
dentro de una regi´ on simplemente conexa y su componente normal en la superficie que delimita a dicha
regi´ on.
Asumamos que en la regi´ on en cuesti´ on la divergencia y el rotacional del campo vectorial V est´ a dada
por
∇ V = s ; ∇V
1
= c (1.22)
a s usualmente se le llama un t´ermino de fuente (densidad de carga en nuestro caso) y a c una densidad
de circulaci´ on (densidad de corriente en nuestro caso). Asumiendo que conocemos V
1n
en la superficie que
delimita la regi´ on, asumamos que existen dos soluciones V
1
y V
2
definimos
W = V
1
−V
2
claramente el rotacional y divergencia de W son nulos
∇ W = 0 ; ∇W = 0 (1.23)
dado que W es irrotacional, podemos expresarlo como
W = −∇φ (1.24)
y tomando la divergencia a ambos lados de (1.24) y teniendo en cuenta (1.23) queda
∇ W = −∇ ∇φ = 0 ⇒ ∇
2
φ = 0
claramente tenemos que
W
n,s
= V
1n,s
−V
2n,s
= 0
y
W
n,s
= (W n)
s
= − ∇φ n[
s
= −
∂φ
∂n

s
= 0
con lo cual la ecuaci´ on para el escalar φ junto con sus condiciones de frontera son

2
φ = 0 ;
∂φ
∂n

S
= 0
1.7. TEOREMA DE HELMHOLTZ 21
es decir ecuaci´ on de Laplace con condiciones de Neumann. Por los teoremas de la secci´ on anterior, la soluci´ on
para φ es ´ unica salvo por una constante aditiva, por tanto su gradiente es ´ unico y W = 0 en toda la regi´ on
con lo cual V
1
= V
2
y el campo vectorial es ´ unico. Es necesario enfatizar que estos teoremas de unicidad
son v´ alidos para campos escalares y vectoriales arbitrarios y no solo para el potencial o el campo el´ectrico.
Como comentario final, para campos escalares el conocimiento de las condiciones en el potencial o su
derivada normal en la superficie, constituyen una condici´ on de suficiencia pero no de necesidad, en realidad
existen m´ ultiples condiciones posibles de unicidad. Un argumento similar se sigue para campos vectoriales.
A manera de ilustraci´ on de este hecho, en el ap´endice A, se demuestra que dada una regi´ on equipotencial
cerrada S, dentro de la cual hay un conjunto de n conductores, el campo el´ectrico est´ a un´ıvocamente
determinado en la regi´ on comprendida entre los conductores y la regi´ on encerrada por S, si se conocen (a)
la carga neta total de cada conductor Q
i
, i = 1, ..., n (b) la densidad de carga en la regi´ on comprendida
entre los conductores y el interior de S
10
. Por supuesto, si los conductores carecen de cavidades, se conoce
en principio el campo en casi todo el interior de S, puesto que en el interior de los conductores el campo es
cero. Los ´ unicos puntos conflictivos para la evaluaci´ on del campo son los de la superficie de los conductores,
ya que la carga superficial produce un discontinuidad del campo en estos puntos.
Vamos a discutir ahora un teorema que ser´ a de gran utilidad cuando trabajemos campos dependientes
del tiempo pero que de nuevo es v´ alido para campos vectoriales arbitrarios
1.7. Teorema de Helmholtz
Antes que nada debemos hacer algunas definiciones: Cuando la divergencia de un campo vectorial sea
nula, diremos que el campo es solenoidal. Similarmente cuando el rotacional de un campo sea nulo, diremos
que es un campo irrotacional. El teorema de Helmholtz nos dice que
Theorem 3 Si la divergencia y el rotacional de un campo vectorial F(r) est´ an especificados en todo el
espacio por las funciones D(r) y C(r) respectivamente, y si ambas funciones tienden a cero m´ as r´ apido
que 1/r
2
cuando r →∞, entonces F(r) se puede escribir como la suma de un campo irrotacional con otro
campo solenoidal. Si adicionalmente, se exige que F(r) → 0 cuando r → ∞ entonces la funci´ on F(r) es
´ unica (Teorema de Helmholtz).
Demostraci´ on: Tomemos la divergencia y el rotacional de F
∇ F = D
∇F = C
dado que la divergencia de un rotacional de un funci´ on de clase C
2
debe ser cero, se tiene que por consistencia
el campo C(r) debe ser solenoidal. Escribiremos un ansatz para F de modo que quede la suma de un t´ermino
irrotacional y otro solenoidal
F = −∇U +∇W (1.25)
Definamos las funciones
U (r) ≡
1

D(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
; W(r) ≡
1

C(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
(1.26)
donde las integrales se definen en todo el espacio. N´ otese que estas funciones tienen estructura similar a los
potenciales. Calculemos la divergencia de F
∇ F = −∇
2
U = −
1

D

r
t


2

1
[r −r
t
[

dV
t
=

D

r
t

δ
3

r −r
t

dV
t
= D(r)
10
Es probablemente mas conveniente estudiar este teorema en detalle despu´es del estudio del cap´ıtulo 3
22 CAP
´
ITULO 1. ELECTROST
´
ATICA
hemos usado el hecho de que la divergencia de un rotacional es cero, y hemos tenido en cuenta que la
derivada es con respecto a las variables no primadas. La divergencia reproduce el valor adecuado. Veamos
lo que ocurre con el rotacional
∇F = ∇(∇W) = −∇
2
W +∇(∇ W)
hemos usado el hecho de que el rotacional de un gradiente es cero. Calculemos entonces cada t´ermino usando
la forma expl´ıcita de W
−∇
2
W = −
1

C

r
t


2

1
[r −r
t
[

dV
t
=

C

r
t

δ
3

r −r
t

dV
t
= C(r) (1.27)
la Ec. (1.27) nos muestra que −∇
2
W ya reproduce el valor correcto del rotacional. Es condici´ on de suficiencia
(no de necesidad) que ∇ W sea cero para que el ansatz (1.25) sea consistente
11
, evaluemos entonces esta
divergencia
∇ W =
1

C

r
t

1
[r −r
t
[

dV
t
= −
1

C

r
t


t

1
[r −r
t
[

dV
t
∇ W =
1


t
C(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t

1


t

¸
C(r
t
)
[r −r
t
[

dV
t
∇ W =
1


t
C(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t

1

C(r
t
)
[r −r
t
[
dS
t
(1.28)
El primer t´ermino integral de la derecha en (1.28) se anula porque C debe ser solenoidal. As´ı mismo es
condici´ on suficiente para la anulaci´ on de la segunda integral si imponemos que C vaya a cero con r → ∞
mas r´ apido que 1/r
2
. Adicionalmente, es necesario que las integrales (1.26) converjan para que las funciones
U y W existan. En el l´ımite r
t
→∞, se tiene [r −r
t
[

= r
t
y las integrales adquieren la forma


X (r
t
)
r
t
r
t2
dr
t
=


r
t
X

r
t

dr
t
siendo X cualquiera de los campo D ´ o C. N´ otese que si X (r
t
) ∼ 1/r
t2
la integral es a´ un logar´ıtmica y puede
diverger, pero cualquier potencia de la forma 1/r
2+k
con k > 0 permite la convergencia de esta integral. Por
tanto, es condici´ on de suficiencia que D y C decrezcan m´ as r´ apido que 1/r
2
en su r´egimen asint´ otico.
Se observa que si agregamos a F una funci´ on M tal que
F
t
= F+M ; ∇M = ∇ M = 0
la nueva F
t
tiene la misma divergencia y rotacional que F. Pero si exigimos que F(r) → 0 cuando r → ∞
el campo M debe ser cero en el infinito con lo cual M = 0 en todo el espacio por unicidad y F es ´ unico.
B´ asicamente hemos agregado una condici´ on de contorno para garantizar la unicidad de la soluci´ on.
N´ otese que de este teorema se desprende un corolario interesante que se obtiene de las ecuaciones (1.25,
1.26):
Corollary 4 Cualquier funci´ on diferenciable F(r) que va a cero m´ as r´ apido que 1/r cuando r → ∞ se
puede expresar como el gradiente de un escalar m´ as el rotacional de un vector
F(r) = ∇


1


t
F(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t

+∇

1


t
F(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t

(1.29)
11
Lo que se necesita es que ∇(∇· W) = 0 es decir que ∇· W sea constante.
1.8. DISCONTINUIDADES EN EL CAMPO EL
´
ECTRICO Y EN EL POTENCIAL 23
Una caso muy simple de aplicaci´ on de este corolario lo consituyen la electrost´ atica y la magnetost´ atica.
Si hacemos F →E (campo el´ectrico y aplicamos (1.29) se tiene
E(r) = ∇


1


t
E(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t

+∇

1


t
E(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t

E(r) = −
1

4πK
c
ρ (r
t
)
[r −r
t
[
dV
t

= −∇

K
c
ρ (r
t
)
[r −r
t
[
dV
t

= −∇φ(r)
que es el resultado conocido. Similarmente en magnetost´ atica F →B (campo magn´etico) y aplicando
∇ B = 0 ; ∇B =

c
J
se tiene
B(r) = ∇


1


t
B(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t

+∇

1


t
B(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t

B(r) = ∇

1
c

J(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t

≡ ∇A
siendo J la densidad de corriente y A el potencial vectorial magn´etico (ver cap´ıtulo 10).
1.8. Discontinuidades en el campo el´ectrico y en el potencial
Asumamos la existencia de una interfaz bidimensional con una cierta distribuci´ on de carga superficial.
Tomemos una superficie gaussiana que cruza la superficie de la interfaz. Esta superficie gaussiana es tal que
su altura es diferencial y sus tapas (de tama˜ no finito) a lado y lado de la interfaz, son localmente paralelas
a la superficie de la interfaz. Como la altura es diferencial, despreciamos el flujo lateral y solo se considera
el flujo por las tapas, usando ley de Gauss tenemos

E dS =

E
1
dS
1
+

E
2
dS
2
=

E
1
n
1
dS
1
+

E
2
(−n
1
) dS
1
= 4πK
c
q = 4π

σ dS
1
donde hemos tenido en cuenta que al ser la altura diferencial, las tapas y la superficie de la interfaz encerrada
son todas iguales. Adicionalmente, la altura diferencial junto con el hecho de que las tapas sean localmente
paralelas a la superficie nos garantizan que n
1
= −n
2
.

(E
1
−E
2
) n
1
dS
1
= 4πK
c

σ dS
1
como esto es v´ alido para cualquier tama˜ no y forma de la superficie de las tapas (siempre y cuando la
superficie no sea infinitesimal
12
), se concluye que
(E
1
−E
2
) n
1
= 4πK
c
σ
Esta ecuaci´ on me indica que hay una discontinuidad de la componente normal del campo cuando consider-
amos una superficie con una cierta densidad superficial, pues debemos recordar que E
1
y E
2
est´ an evaluados
arbitrariamente cerca a la interface, aunque en lados opuestos.
Obs´ervese que si existe adem´ as una densidad volum´etrica (finita) en el entorno de la interfaz, el resultado
no se afecta. La raz´ on es que la cantidad de carga volum´etrica encerrada en la superficie gaussiana tender´ıa
a cero (al tender a cero el volumen), mas no la carga superficial encerrada (ya que la superficie que contiene
carga superficial es finita). Esto nos indica que la singularidad inherente a la naturaleza superficial de la carga
12
N´ otese que si la superficie de las tapas fuera infinitesimal, no se podr´ıa en general despreciar el flujo lateral.
24 CAP
´
ITULO 1. ELECTROST
´
ATICA
es lo que me produce la discontinuidad. Efectivamente, si en vez de considerar una superficie consideramos
una capa muy delgada pero con volumen, la discontinuidad desaparece y se ve reemplazada por un cambio
brusco pero cont´ınuo del campo (ver Berkeley vol II segunda ed. secci´ on 1.14).
Usando la naturaleza conservativa del campo electrost´ atico podemos demostrar que la componente par-
alela es cont´ınua. Partiendo de la expresi´ on

E dr = 0
formemos un lazo cerrado con dos lados perpendiculares a la superficie y de longitud diferencial, los otros dos
lados ser´ an finitos y localmente paralelos a la superficie. Solo los lados paralelos contribuyen a la circulaci´ on

E dr = 0 =

E
1
dr
1
+

E
2
dr
2
=

E
1
dr
1
+

E
2
(−dr
1
)
0 =

(E
1
−E
2
) dr
1
en este caso el producto punto da la componente paralela
0 =

E
1,|
−E
2,|

dr
1
y como la relaci´ on es v´ alida para cualquier longitud y orientaci´ on localmente paralela del lazo, se concluye
que
E
1,|
= E
2,|
veamos lo que ocurre con el potencial, si φ tuviera discontinuidades en alg´ un punto, entonces en ese punto
tendr´ıamos que [∇φ[ → ∞ y la magnitud del campo no estar´ıa acotada. Observemos sin embargo, que
el valor del campo est´ a acotado aunque sea discont´ınuo, por lo tanto el potencial es cont´ınuo en todas
partes, pero no es derivable en los puntos sobre la superficie, y esta no derivabilidad es la que produce la
discontinuidad en la componente normal del campo.
Como veremos en el cap´ıtulo 3, en el caso de un conductor perfecto donde la interfaz es cerrada y define
la superficie del conductor, se tiene que el campo en el interior es cero (digamos E
2
= 0) adem´ as el campo
es perpendicular a la superficie en la vecindad exterior a ´esta, de modo que E
1
n
1
= E
1
con lo cual la
discontinuidad queda
E
1
= 4πK
c
σ ⇒σ =
E
1
4πK
c
o en t´erminos del potencial
σ =
E
1
4πK
c
=
E
1
n
1
4πK
c
= −
∇φ n
1
4πK
c
(1.30)
∇φ n
1
es la derivada direccional del potencial en la direcci´ on normal hacia afuera del conductor.
σ = −
1
4πK
c
∂φ
∂n
1
(1.31)
Existen adicionalmente, casos en los cuales aparece discontinuidad del potencial, debidos a singularidades
“de orden superior” a la correspondiente a una distribuci´ on superficial de carga. Tal es el caso de distribu-
ciones lineales, puntuales o de capas dipolares. Analizaremos este ´ ultimo caso debido a su importancia
posterior en la interpretaci´ on de la formulaci´ on de Green para el potencial
1.8. DISCONTINUIDADES EN EL CAMPO EL
´
ECTRICO Y EN EL POTENCIAL 25
1.8.1. Capa dipolar superficial
Pensemos en una capa de densidad superficial σ y otra muy cercana (y localmente paralela) de densidad
de carga −σ. Si nos concentramos en un par de elementos diferencial de ´ area da
t
que est´ an en contraposici´ on,
podemos ver este par de elementos como un dipolo puntual; para usar la aproximaci´ on de dipolo es necesario
asumir que la distancia entre las capas tiende a cero en tanto que la densidad superficial σ (r
t
) tiende a
infinito, de tal manera que podamos definir una densidad superficial de momento dipolar finito D(r
t
) a
trav´es del producto
l´ım
d(r)→∞
σ (r) d(r) ≡ D

r
t

este momento dipolar va en la direcci´ on normal a la superficie y en el sentido desdes las cargas negativas a
las positivas. El c´ alculo del potencial se puede realizar de manera directa
φ(r) =

σ (r
t
) dA
t
[r −r
t
[

σ (r
t
) dA
t
[r −r
t
+nd[
vamos a asumir que [r −r
t
[ >> [nd[ con lo cual tenemos
1
[r −r
t
+nd[
=
1

(r −r
t
)
2
+ 2 (r −r
t
) nd +d
2

1

(r −r
t
)
2
+ 2 (r −r
t
) nd
=
1
[r −r
t
[

1 +
2(r−r

)nd
[r−r

[
2
usando
1

1+2x
≈ 1 −x si x << 1.
1
[r −r
t
+nd[

1
[r −r
t
[
¸
1 −
(r −r
t
) nd
[r −r
t
[
2

usando esta aproximaci´ on en el potencial
φ(r) =

σ (r
t
)
[r −r
t
[
dA
t
¸
1 −1 +
(r −r
t
) nd
[r −r
t
[
2

φ(r) =

σ (r
t
) (r −r
t
) nd
[r −r
t
[
3
dA
t
=

σ

r
t

d
. .. .
D(r

)
¸
(r −r
t
) ndA
t
[r −r
t
[
3

. .. .
dΩ
φ(r) =

D

r
t

dΩ
el ´ angulo s´ olido se mide con respecto al origen de coordenadas. Si el ´ angulo θ entre el vector dA
t
y el vector
r −r
t
es agudo, el ´ angulo s´ olido es positivo ya que desde el origen se ve la cara interna de la capa dipolar.
Si la densidad superficial de momento dipolar es uniforme, vemos que el potencial generado por la capa
dipolar depende solo del ´ angulo s´ olido con que se v´e la superficie desde el punto de observaci´ on y no de la
forma espec´ıfica de la capa.
En este caso podemos ver una discontinuidad en el potencial, ya que si D(r
t
) es constante, la integraci´ on
es ´ unicamente sobre el ´ angulo s´ olido. Por simplicidad, asumamos que la capa dipolar es cerrada (por ejemplo
dos esferas conc´entricas de radio muy similar) dicha integral es 4π si el punto de observaci´ on est´ a dentro de
la capa y cero si estamos afuera, hay entonces una discontinuidad de 4πD en el potencial al atravesar las dos
capas (recordemos que la distancia entre ellas tiende a cero). Para entender esta discontinuidad observemos
que tenemos dos capas con densidad superficial que producen discontinuidad del campo al atravesar cada
capa. Sin embargo, el campo que hay entre las capas es en principio infinito debido a que σ (r
t
) tiende a
infinito, por tanto en este caso el campo no est´ a acotado y a esto se debe la discontinuidad en el potencial.
26 CAP
´
ITULO 1. ELECTROST
´
ATICA
En ese sentido tenemos un “singularidad superior” a la simple presencia de densidad superficial, puesto que
adem´ as tenemos un campo el´ectrico y una densidad superficial infinitos.
Tambi´en podemos calcular este potencial como la superposici´ on de potenciales de dipolo puntual, los
momentos dipolares diferenciales son dP = Dn dA
t
el potencial en r causado por un dipolo en r
t
es

r
t

=
dP (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
en t´erminos de θ
dP (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
=
Dn dA
t
(r −r
t
)
[r −r
t
[
3
=
cos θ dA
t
[r −r
t
[
2
= dΩ
con dΩ el ´ angulo s´ olido subtendido por el ´ area dA
t
desde el punto de observaci´ on O
t
.
Cap´ıtulo 2
Ecuaci´ on de Laplace
La ecuaci´ on de Laplace es una ecuaci´ on diferencial parcial, con frecuencia para solucionar problemas
relativos a estas ecuaciones se requieren expansiones en funciones ortonormales. Por tanto, es conveniente que
antes de discutir la naturaleza de sus soluciones, hagamos una r´ apida revisi´ on de las funciones ortonormales
m´ as utilizadas y sus propiedades.
2.1. Expansi´ on en funciones ortonormales
Sea una espacio vectorial de funciones definidas sobre sobre un intervalo [a, b] en x, con ciertas propiedades
de continuidad, derivabilidad, integrabilidad, etc. Como todo espacio vectorial, se puede definir una base
ortonormal de vectores, por el momento asumamos que las funciones de la base son numerables ¦U
n
(x)¦,
antes de definir ortonormalidad es necesario definir un producto interno, definamos
(φ, ψ) =

b
a
φ

(x) ψ (x) dx
se puede demostrar que la relaci´ on anterior cumple todas las propiedades de un producto interno. Como es
bien sabido, la definici´ on de un producto interno nos induce autom´ aticamente una norma para los vectores
|φ(x)|
2
≡ (φ, φ) =

b
a


(x)[
2
dx ≥ 0
un producto interno permite adem´ as definir la ortogonalidad entre elementos del espacio vectorial en
cuesti´ on. φ es ortogonal con ψ cuando
(φ, ψ) =

b
a
φ

(x) ψ (x) dx = 0
esto define entonces la ortonormalidad de una base en este espacio
(U
n
, U
m
) = δ
nm
=

b
a
U

n
(x) U
m
(x) dx
una funci´ on f (x) perteneciente a este espacio vectorial puede expandirse a trav´es de una combinaci´ on lineal
de los elementos de la base (estos espacios vectoriales son en general de dimensi´ on infinita)
f (x) =
¸
n=1
C
n
U
n
(x)
Los coeficientes C
n
se pueden evaluar as´ı
(U
m
, f) =

U
m
,
¸
n=1
C
n
U
n

=
¸
n=1
C
n
(U
m
, U
n
) =
¸
n=1
C
n
δ
nm
= C
m
27
28 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
de lo cual nos queda que
C
m
= (U
m
, f) =

b
a
U

n

x
t

f

x
t

dx
t
(2.1)
Las C
m
son las componentes de f (x) a lo largo de los vectores unitarios U
m
(x). Esto puede verse teniendo
en cuenta el significado geom´etrico del producto interno (U
m
, f), el cual nos da la proyecci´ on del vector
f (x) a lo largo de U
m
(x). Naturalmente, para que todo vector arbitrario f (x) de este espacio sea expandible
en estos vectores unitarios, es necesario que el conjunto que define la base sea completo, la condici´ on de
completez puede obtenerse reemplazando C
n
en la expansi´ on de f (x)
f (x) =
¸
n
C
n
U
n
(x) =
¸
n
(U
n
, f) U
n
(x) =
¸
n

b
a
f

x
t

U

n

x
t

U
n
(x) dx
t
f (x) =

b
a
f

x
t

¸
¸
n
U

n

x
t

U
n
(x)
¸
dx
t
por otro lado
f (x) =

b
a
f

x
t

δ

x −x
t

dx
t
Igualando las dos ´ ultimas expresiones, y teniendo en cuenta que f (x
t
) es arbitraria se obtiene
¸
n
U

n

x
t

U
n
(x) = δ

x −x
t

(2.2)
retrocediendo en nuestros pasos vemos que la relaci´ on anterior nos garantiza que cualquier funci´ on arbitraria
dentro del espacio se puede expandir en t´erminos del conjunto ¦U
n
(x)¦. Por tanto a la Ec. (2.2), se le conoce
como relaci´ on de completez.
Por otro lado, tambi´en existen bases cont´ınuas para ciertos espacios vectoriales de funciones. En tal caso
definimos los vectores unitarios de la base como ¦U (k, x)¦ donde k es una variable cont´ınua definida en un
intervalo [c, d], que hace las veces de n en las bases discretas. Para estas bases cont´ınuas la ortonormalidad
se plantea como
(U
k
, U
k
) =

b
a
U

(k, x) U

k
t
, x

dx = δ

k −k
t

(2.3)
veremos de aqu´ı en adelante que esta definici´ on de ortogonalidad reproduce los resultados anteriores para
el caso discreto. Expandiendo f (x) arbitraria como una combinaci´ on lineal cont´ınua de la base
f (x) =

d
c
C (k) U (k, x) dk
tenemos que
(U
k
, f) =

U
k
,

d
c
C (k) U (k, x) dk

=

d
c
C (k) (U
k
, U
k
) dk
=

d
c
C (k) δ

k −k
t

dk = C

k
t

con lo cual los coeficientes de la expansi´ on cont´ınua se eval´ uan como
C

k
t

= (U
k
, f) (2.4)
vemos por tanto que en t´erminos de producto interno, el c´ alculo de los coeficientes en una base cont´ınua
Ec. (2.4) es igual que en el caso discreto Ec. (2.1), esto depende fuertemente de nuestra definici´ on de
ortonormalidad en el cont´ınuo Ec. (2.3) mostrando la consistencia de dicha definici´ on.
2.1. EXPANSI
´
ON EN FUNCIONES ORTONORMALES 29
Veamos la completez
f (x) =

d
c
C (k) U (k, x) dk =

d
c
(U
k
, f) U (k, x) dk
f (x) =

d
c
¸
b
a
U

k, x
t

f

x
t

dx
t

U (k, x) dk
f (x) =

b
a
¸
d
c
U

k, x
t

U (k, x) dk

f

x
t

dx
t
por otro lado f (x) =

b
a
δ (x −x
t
) f (x
t
) dx
t
con lo cual resulta

d
c
U

k, x
t

U (k, x) dk = δ

x −x
t

que nos define la relaci´ on de completez para una base cont´ınua ¦U (k, x)¦. De lo anterior puede verse que las
relaciones de completez para bases cont´ınuas o discretas, pueden interpretarse como representaciones de la
funci´ on delta de Dirac. Lo mismo ocurre con la relaci´ on de ortonormalidad pero solo para bases cont´ınuas.
Al respecto vale la pena aclarar que una representaci´ on dada de la delta en un cierto espacio no puede ser
aplicada a otro espacio, por ejemplo es posible tener un espacio vectorial r−dimensional de funciones V
1
con
una base V
n
(x), que define una relaci´ on de completez
¸
r
n=1
V

n
(x
t
) V
n
(x) = δ
1
(x −x
t
), pensemos en otro
espacio vectorial r +k dimensional que denotaremos por V
2
y tal que V
2
⊃ V
1
, de modo que una base ¦U
m
¦
de V
2
incluye a la base anterior mas otros vectores linealmente independientes; la relaci´ on de completez es:
¸
r+k
n=1
U

n
(x
t
) U
n
(x) = δ
2
(x −x
t
). ¿Cu´ al es la diferencia entre δ
1
(x −x
t
) y δ
2
(x −x
t
)?, la respuesta est´ a en
el car´ acter de distribuci´ on de la mal llamada funci´ on delta de Dirac; la propiedad fundamental de esta
distribuci´ on me dice que para toda funci´ on f (x
t
) que pertenece al espacio V
1
tenemos que
f (x) =

f

x
t

¸
¸
n
V

n

x
t

V
n
(x)
¸
dx
t
=

f

x
t

δ
1

x −x
t

dx
t
sin embargo, si la funci´ on f (x) no pertenece a V
1
pero si pertenece a V
2
entonces δ
1
(x −x
t
) no es una
distribuci´ on adecuada para representar a esta funci´ on. Esta es una propiedad general de las distribuciones,
ya que estas solo se definen a trav´es de sus propiedades de transformaci´ on con las funciones del espacio
vectorial, una representaci´ on de la delta de Dirac (y en general de cualquier distribuci´ on) est´ a ligada a un
espacio vectorial espec´ıfico.
2.1.1. Ejemplos de funciones ortogonales
Consideremos un conjunto de funciones U
n
(x) reales o complejas
U
n
(x) =
1

a
sin

nπx
a

ortonormal en (−a, a) ´ o (0, 2a) una funci´ on impar f (x) en este dominio puede
expandirse en senos. Por otro lado, una funci´ on arbitraria f (x) definida en (0, a) admite expansi´ on en
senos si en (−a, 0) se asume de la forma −f (−x) con lo que obtenemos una funci´ on impar en (−a, a).
U
n
(x) =
1

a
cos

nπx
a

ortonormal en (−a, a) ´ o (0, 2a) una funci´ on par f (x) en este dominio puede ex-
pandirse en cosenos. Una funci´ on arbitraria f (x) en (0, a) admite expansi´ on en cosenos si en (−a, 0) se
asume de la forma f (−x).
U
n
(x) =
1

a
cos

nπx
a

; V
m
(x) =
1

a
sin

mπx
a

conjunto ortonormal en (−a, a). la completez se
expresa por
1
a
¸

n=0
cos


a
(x −x
t
)

= δ (x −x
t
). Obs´ervese que al expandir esta suma de argumentos
30 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
aparecen tanto la funci´ on seno como la coseno. La ortonormalidad se representa por la propiedad
1
a

a
−a
sin


a
x

sin


a
x

dx = δ
nm
1
a

a
−a
sin


a
x

cos


a
x

dx = 0
1
a

a
−a
cos


a
x

cos


a
x

dx = δ
nm
U
n
(x) =
e
i

a
x

2a
ortonormal y completa en (−a, a). La ortonormalidad y completez se expresan como
1
2a

a
−a
e
i(n−m)
πx
a
dx = δ
nm
;
1
2a

¸
−∞
e
i

a
(x−x

)
= δ

x −x
t

(2.5)
Ejemplos en el cont´ınuo
U (k, x) =
e
ikx


con propiedades de ortonormalidad y completez:
1


−∞
e
i(k−k

)x
dx = δ

k −k
t

1


−∞
e
ik(x−x

)
dk = δ

x −x
t

U (k, x) =
sinkx

π


−∞
sin kxsin k
t
x dx = πδ

k −k
t


−∞
sin kxsin kx
t
dk = πδ

x −x
t

Comentarios: Obs´ervese que la ortonormalidad y completez de las funciones de la forma e
ikx
, tanto en el
discreto como en el cont´ınuo, son la base para el an´ alisis de Fourier para funciones peri´ odicas y no peri´ odicas
respectivamente. Por ejemplo una funci´ on definida en todos los reales se escribe
F (x) =
1


−∞
C (k) e
ikx
dk
los coeficientes de esta combinaci´ on lineal se calculan de la manera tradicional y se les conoce como trans-
formada de fourier
C (k) = (U
k
, F) =
1


−∞
F (x) e
−ikx
dx
con frecuencia se denota C (k) →
¯
F (k).
Si las funciones a expandir son de dos variables, la expansi´ on queda
f (x, y) =
¸
m,n
C
mn
U
m
(x) V
n
(y)
con
C
mn
=

d
c

b
a
U

m
(x) V
n
(y) f (x, y) dx dy
donde U
m
(x), V
m
(y) son cada uno, un conjunto ortonormal y completo en cada variable, definidos en los
intervalos [a, b] y [c, d] respectivamente.
2.2. PROPIEDADES DE LAS SOLUCIONES DE LA ECUACI
´
ON DE LAPLACE 31
Figura 2.1: Si no hay carga en el interior ni en la superficie de la esfera, el valor del potencial φ
c
en el
centro de la esfera, coincide con el valor promedio del potencial evaluado sobre la superficie de la esfera.
2.2. Propiedades de las soluciones de la Ecuaci´ on de Laplace
Donde quiera que no haya densidad de carga, el potencial electrost´ atico obedece a la ecuaci´ on homog´enea

2
φ = 0
Conocida como ecuaci´ on de Laplace, esta ecuaci´ on aparece con frecuencia no solo en la electrodin´ amica
sino en muchas teor´ıas cl´ asicas de campos, de modo que el estudio de sus soluciones es de importancia
mayor. Como ya mencionamos, esta ecuaci´ on admite separaci´ on de variables en 11 sistemas coordenados
diferentes. Las soluciones a esta ecuaci´ on se denominan funciones arm´ onicas. Estas funciones poseen la
siguiente propiedad importante
Theorem 5 Si φ(x, y, z) satisface la ecuaci´ on de Laplace en una cierta regi´ on esf´erica (incluyendo la su-
perficie), el valor promedio de esta funci´ on sobre la superficie de la esfera coincide con el valor de φ en el
centro de ´esta.
Este hecho se ilustra en la figura 2.1 y es v´ alido para cualquier funci´ on arm´ onica. En particular, es f´ acil
ver que el potencial electrost´ atico cumple esta condici´ on. Supongamos que tenemos una carga puntual q
y una esfera de radio a cargada uniformemente sobre la superficie con carga q
t
(aislante para que en todo
instante la carga permanezca uniformemente distribuida en la superficie). Asumamos que traemos la carga
puntual desde el infinito hasta una distancia R con respecto al centro de la esfera, con R > a. La energ´ıa
potencial necesaria para ensamblar el sistema en esa configuraci´ on es U
A
= K
c
qq
t
/R ya que la esfera act´ ua
como el equivalente a una carga puntual.
Ahora procedemos al contrario, trayendo la esfera desde el infinito, en este caso el trabajo para ensamblar
el sistema se puede calcular de la siguiente manera: La energ´ıa potencial se puede calcular de la energ´ıa
potencial asociada al par de cargas q y dq
t
donde dq
t
se integrar´ıa sobre toda la esfera
1
,
dU
B
=
K
c
q dq
t
[r[
⇒U
B
= K
c

q dq
t
[r[
= K
c

q σdA
t
[r[
donde [r[ se refiere a la distancia entre q y dq
t
. Dado que σ es constante, la energ´ıa potencial queda
U
B
= K
c
σA
A

q dA
t
[r[
donde A se refiere a la superficie de la esfera. K
c
q/ [r[ es el potencial que la carga q genera sobre un punto
en la superficie de la esfera, lo denotaremos φ
q
.
U
B
= q
t

1
A

φ
q
dA
t

claramente el t´ermino entre par´entesis corresponde al potencial promedio sobre la superficie de la esfera
generado por la carga puntual q. Por otro lado, el car´ acter conservativo de las fuerzas electrost´ aticas nos da
1
A priori uno podr´ıa pensar que es necesario inclu´ır el trabajo necesario para ensamblar las cargas primadas en la esfera. Sin
embargo, en ambos casos estamos considerando que la esfera ya est´ a armada y por tanto ignoramos ese trabajo. Si decidimos
incluirlo aparecera igualmente en UA y en UB de modo que no altera el resultado que aqu´ı se obtiene.
32 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
como resultado la igualdad de la energ´ıa potencial al usar ambos procedimientos de modo que
U
A
= U
B

K
c
qq
t
R
= q
t

1
A

φ
q
dA
t


K
c
q
R
=

1
A

φ
q
dA
t

el t´ermino de la izquierda es el valor del potencial generado por la carga puntual q en el centro de la esfera,
que resulta ser igual al promedio del potencial generado por la misma carga sobre la superficie de la esfera,
esto prueba la afirmaci´ on para una carga puntual. Para un sistema de cargas basta con apelar al principio de
superposici´ on para el potencial. Esta demostraci´ on tambi´en se puede hacer por c´ alculo directo del potencial
promedio generado por una carga puntual sobre una esfera que no contiene a dicha carga (ver Ref. [7]). El
lector puede demostrar que esta propiedad tambi´en se cumple en una dimensi´ on (tomando un intervalo)
y en dos dimensiones (tomando una circunferencia). El hecho de que el potencial en un punto sea igual
al promedio en una vecindad del punto, sirve como base para un m´etodo num´erico para el c´ alculo de las
soluciones de la ecuaci´ on de Laplace, conocido como m´etodo de relajaci´ on (ver [1]).
Finalmente, una demostraci´ on alternativa se obtiene a partir del teorema de Green Ec. (1.21)

φ∇
2
ψ −ψ∇
2
φ

dV =

[φ∇ψ −ψ∇φ] dS (2.6)
eligiendo ψ = [r −r
t
[
−1
y tomando a φ tal que ∇
2
φ = 0 en el volumen de integraci´ on, el teorema de Green
(2.6) nos da

φ

r
t


t2

1
[r −r
t
[

dV
t
=
¸
φ

r
t


t

1
[r −r
t
[


1
[r −r
t
[

t
φ

r
t

dS
t
usando las propiedades (1.8, 1.10, 1.3)

t

1
[r −r
t
[

=
r −r
t
[r −r
t
[
3
; ∇
t2

1
[r −r
t
[

= −4πδ

r −r
t

;

(r −r
t
) dS(r
t
)
[r −r
t
[
3
= −

dΩ
obtenemos
−4π

V
φ

r
t

δ

r −r
t

dV
t
=

S
¸
φ

r
t

r −r
t
[r −r
t
[
3

1
[r −r
t
[

t
φ

r
t

dS
t
φ(r) =
1

S
¸
1
[r −r
t
[

t
φ

r
t

−φ

r
t

(r −r
t
)
[r −r
t
[
3

dS
t
φ(r) =
1

¸
S
1
[r −r
t
[

t
φ

r
t

dS
t
+

S
φ

r
t

dΩ

(2.7)
esto es v´ alido en cualquier punto r siempre que la superficie S contenga a dicho punto (es decir r es interior
a V ) y la funci´ on φ cumpla con la ecuaci´ on de Laplace en la superficie S y en el volumen V . En particular,
es v´ alido para una superficie esf´erica S centrada en r y de radio R en cuyo volumen y superficie sea v´ alida la
ecuaci´ on de Laplace
2
. Por simplicidad, redefinamos el origen de coordenadas de modo que r = 0, de modo
que la esfera est´ a centrada en el nuevo origen. De esta forma, es claro que la posici´ on de un punto de S se
puede escribir como r
t
= Ru
r
. La Ec. (2.7) queda
φ(0) =
1

¸
S
1
[r
t
[

t
φ

r
t

dS
t
+

S
φ

r
t

dΩ

=
1

¸
1
R

S

t
φ

r
t

dS
t
+
1
R
2

S
φ

r
t

R
2
dΩ

2
Al ser r interior a V siempre existe una esfera que est´e completamente contenida en V .
2.3. UNICIDAD DE LA ECUACI
´
ON DE LAPLACE 33
usando el teorema de la divergencia y teniendo en cuenta que dS
t
= R
2
dΩ tenemos
φ(0) =
¸
1
4πR

V

t2
φ

r
t

dV
t
+
1
4πR
2

S
φ

r
t

dS
t

como φ obedece a la ecuaci´ on de Laplace en el volumen se anula la primera integral y se tiene
φ(0) =
1
S

φ

r
t

dS
t
=
¯
φ
S
que es lo que se quer´ıa demostrar. Como el origen elegido es arbitrario entonces se deduce que la relaci´ on
es v´ alida para cualquier valor del punto r y del radio de la esfera centrada en tal punto, siempre que φ sea
arm´ onica en el volumen y superficie de la esfera. N´ otese que esta ´ ultima demostraci´ on es mucho m´ as general
ya que no presupone que la funci´ on arm´ onica tenga que proceder de una configuraci´ on electrost´ atica. El
resultado anterior nos conduce a un hecho muy importante:
Theorem 6 Ninguna configuraci´ on electrost´ atica nos genera una configuraci´ on de equilibrio estable para
una carga de prueba en el espacio vac´ıo (teorema de Earnshaw).
Ve´ amoslo: para que una carga positiva en el punto P est´e en equilibrio estable, es necesario que en cierta
vecindad alrededor de P, el potencial sea mayor que el potencial en P en todos los puntos, esto implica que
podemos construir una esfera contenida en esa vecindad, para la cual claramente el promedio en la superficie
ser´ıa mayor que su valor en el centro, de modo que la existencia de un punto de equilibrio estable nos
implicar´ıa una violaci´ on del teorema 5. Para una carga negativa el argumento es similar. Matem´ aticamente
hablando, esto implica que
Theorem 7 Una funci´ on arm´ onica (en nuestro caso el potencial electrost´ atico) no puede tener m´ aximos ni
m´ınimos locales dentro de la regi´ on en donde es v´ alida la ecuaci´ on de Laplace.
La ausencia de m´ aximos y m´ınimos locales en el volumen donde es v´ alida la ecuaci´ on de Laplace tambi´en
se puede ver teniendo en cuenta que la existencia de un m´ aximo local requiere que ∂
2
ψ/∂x
2
i
< 0, pero la
ecuaci´ on de Laplace nos dice que ∇
2
ψ = 0, algo similar ocurre con la posible existencia de m´ınimos locales
3
.
Otra manera de probar la ausencia de puntos de equilibrio estable implica el uso del teorema de Gauss:
asumamos que existe un punto P de equilibrio estable y ubicamos una carga positiva en ´el, al ser estable
cualquier desplazamiento debe generar una fuerza restauradora que lo intente regresar a P, esto implica
que al construir una esfera alrededor de P el campo debe apuntar hacia el interior de la esfera en todas
direcciones; pero esto contradice la ley de Gauss ya que no hay cargas negativas en el interior (la carga q
es positiva y adem´ as no cuenta ya que estamos hablando del campo que generan las fuentes a las cuales
est´ a sometida la carga de prueba, pues ciertamente su propio campo no act´ ua sobre ella). Similarmente al
poner una carga negativa no es posible que el campo apunte hacia afuera en la esfera alrededor de P. Por
tanto no hay equilibrio estable.
No obstante, es necesario aclarar que s´ı existen puntos de equilibrio electrost´ atico, solo que no son esta-
bles. Sin embargo, campos magn´eticos o campos electromagn´eticos variables en el tiempo pueden mantener
una carga en equilibrio estable.
2.3. Unicidad de la ecuaci´ on de Laplace
La unicidad de la ecuaci´ on de Laplace se puede ver como un caso particular de la unicidad de la soluci´ on de
Poisson. Sin embargo, es interesante ver un modo alternativo para establecer la unicidad de esta ecuaci´ on para
condiciones de Dirichlet. Una vez establecida la existencia, la demostraci´ on de la unicidad resulta sencilla
3
Esto significa que la ecuaci´ on podr´ıa presentar extremos tipo “punto de silla” o puntos de inflexi´ on en el caso unidimensional.
34 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
gracias a la propiedad de linealidad de la ecuaci´ on de Laplace. Asumamos que φ(x, y, z) es una soluci´ on de la
ecuaci´ on con ciertas condiciones de frontera, imaginemos que existe una segunda soluci´ on ϕ(x, y, z) con las
misma condiciones de frontera. Si ambas son soluciones, tambi´en lo es una combinaci´ on lineal de ´estas,
en particular W (x, y, z) = φ(x, y, z) −ϕ(x, y, z). W (x, y, z) no satisface las condiciones de frontera ya que
en este caso al tomar los puntos en las fronteras φ(x, y, z) y ϕ(x, y, z) toman los mismos valores. W (x, y, z)
es la soluci´ on de otro problema electrost´ atico con todas las superficies a potencial cero. Adicionalmente si W
es cero en todas las superficies, debe ser cero en todo el espacio donde no hay carga por la siguiente raz´ on:
si el potencial no es nulo en todo el espacio vac´ıo entonces deben haber al menos un punto que sea m´ aximo
o m´ınimo local, pero como ya vimos, las soluciones arm´ onicas no permiten estos extremos, de modo que W
debe ser cero en todo punto, y la soluci´ on es ´ unica
4
.
2.4. Ecuaci´ on de Laplace en dos dimensiones
2.4.1. Coordenadas cartesianas
La ecuaci´ on de Laplace en dos dimensiones se escribe


2
x
+∂
2
y

φ(x, y) = 0
realizando separaci´ on de variables φ(x, y) = A(x) B(y) y dividiendo la ecuaci´ on por AB se obtiene
1
A
d
2
A
dx
2
+
1
B
d
2
B
dy
2
= 0
como el primer sumando solo depende de x y el segundo solo de y, entonces cada sumando debe ser igual a
una constante
1
A
d
2
A
dx
2
= −α
2
;
1
B
d
2
B
dy
2
= α
2
la asignaci´ on de ±α, es arbitraria (se pudo haber hecho al contrario). Pero dado que α es en general complejo,
esto no supone ninguna limitaci´ on. Las soluciones en el caso α = 0 son
A(x) = Ae
iαx
+Be
−iαx
; B(x) = Ce
αy
+De
−αy
la soluci´ on para α = 0, nos da
A(x) = a
t
x +b
t
; B(x) = c
t
y +d
t
La soluci´ on general es de la forma
φ(x, y) =

Ae
iαx
+Be
−iαx

Ce
αy
+De
−αy

+axy +bx +cy (2.8)
donde hemos redefinido adecuadamente las constantes, obs´ervese que en particular, la constante que aparece
en la soluci´ on con α = 0, no se incluye expl´ıcitamente. Sin embargo, un t´ermino constante aparece cuando
hacemos α = 0 en esta ecuaci´ on (recordemos que una constante puede ser relevante aqu´ı, puesto que con
condiciones de Dirichlet ya se ha fijado el cero de potencial y dicha constante ya no es arbitraria). Las
constantes est´ an determinadas por las condiciones de frontera.
Discusi´ on: las soluciones para α = 0,y para α = 0 son aparentemente excluyentes, de modo que no
tendr´ıa sentido inclu´ır los dos tipos de soluciones en una sola expresi´ on. Sin embargo, si rotulamos estas
soluciones como φ
α
(x, y) donde α ≥ 0, una superposici´ on de ellas es tambi´en soluci´ on y en muchos casos
la superposici´ on es obligatoria para obtener las condiciones de frontera (esta superposici´ on puede ser sobre
el discreto o sobre el cont´ınuo dependiendo de los valores posibles de α). Esto hace indispensable inclu´ır la
soluci´ on con α = 0 como parte de la superposici´ on.
2.4. ECUACI
´
ON DE LAPLACE EN DOS DIMENSIONES 35
Figura 2.2:
Ejemplos de la soluci´ on de la ecuaci´ on de Laplace en dos dimensiones
Vamos a resolver la ecuaci´ on de Laplace para el potencial electrost´ atico en la regi´ on bidimensional
comprendida por 0 ≤ x ≤ L; 0 ≤ y < ∞, con las condiciones de frontera siguientes (ver Fig. 2.2): φ = 0, en
x = 0, en x = L, y en y →∞. φ = V (x) en y = 0. Con estas condiciones de frontera y tomando la ecuaci´ on
(2.8) tenemos que
a) φ = 0 en x = 0, ∀y conduce a
φ(0, y) = (A+B)

Ce
αy
+De
−αy

+cy = 0
esto solo se cumple ∀y si B = −A, y c = 0, dejando
φ(x, y) = A

e
iαx
−e
−iαx

Ce
αy
+De
−αy

+axy +bx
φ(x, y) = sin αx

Ce
αy
+De
−αy

+axy +bx
donde la constante A (y las constantes necesarias para armar el seno) se han absorbido en C y D. De
nuevo, estrictamente deber´ıamos cambiar la notaci´ on a digamos C
t
, D
t
pero como estas constantes son a´ un
desconocidas, esto no hace ninguna diferencia.
b) φ = 0 en x = L ⇒
φ(L, y) = sin αL

Ce
αy
+De
−αy

+aLy +bL = 0
como φ(L, y) = 0 para todo y tenemos que sin αL = 0, a = b = 0 de modo que α = α
n
= nπ/L. La soluci´ on
se reduce a
φ(x, y) = sin α
n
x

C
n
e
αny
+D
n
e
−αny

Y dado que la soluci´ on es v´ alida para todo n entero (positivo o negativo), tenemos que la soluci´ on mas
general es una superposici´ on de estos modos (linealidad en acci´ on).
φ(x, y) =
¸
n
sin α
n
x

C
n
e
αny
+D
n
e
−αny

c) φ → 0, en y → ∞, este requerimiento impide que existan valores positivos y negativos de n (y por
tanto de α
n
) al mismo tiempo, ya que con α
n
positivo se requiere que C
n
= 0, y con α
n
negativo se requiere
que D
n
= 0, esto es incompatible con las otras condiciones de frontera
5
. Por tanto usaremos α
n
positivos, y
esta condici´ on conduce a C
n
= 0, (igual se podr´ıa usar α
n
negativo), la soluci´ on queda
φ(x, y) =

¸
n=1
D
n
e
−αny
sin α
n
x
d) φ(x, 0) = V (x). Tenemos que
φ(x, 0) = V (x) =

¸
n=1
D
n
sin α
n
x
4
Este argumento tambi´en nos lleva a la unicidad de la ecuaci´ on de Poisson bajo condiciones de Dirichlet, ya que a´ un en
presencia de carga, W contin´ ua obedeciendo a la ecuaci´ on de Laplace.
5
Otra raz´ on adicional para tomar αn positivo consiste en que la superposici´ on de funciones de la forma sin αnx, con αn
positivo, forman una base en el intervalo [0, a].
36 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
multiplicando la ecuaci´ on por
2
L
sin α
m
x dx e integrando entre 0 y L
2
L

L
0
V (x) sinα
m
x dx =
2
L

¸
n=1
D
n

L
0
sin α
n
xsin α
m
x dx =

¸
n=1
D
n
δ
mn
D
m
=
2
L

L
0
V (x) sinα
m
x dx
con lo cual la expresi´ on final para el potencial queda
φ(x, y) =
2
L

¸
n=1
e


L
y
sin


L
x

L
0
V

x
t

sin


L
x
t

dx
t
En el caso particular en el cual V (x) = V , obtenemos
φ(x, y) =
2V
L

¸
n=1
e


L
y
sin


L
x

L
0
sin


L
x
t

dx
t
φ(x, y) =
2V
L

¸
n=1
e


L
y
sin


L
x


1
π
L
n
cos
π
L
nx

L
0
φ(x, y) = −
2V
π

¸
n=1
e


L
y
n
sin


L
x

[(−1)
n
−1]
la suma solo sobrevive para t´erminos impares de modo que hacemos n ≡ 2k + 1 quedando
φ(x, y) =
4V
π

¸
k=0
e

(2k+1)π
L
y
2k + 1
sin

(2k + 1) π
L
x

esta forma del potencial se puede llevar a una forma cerrada (ver Jackson y Sep´ ulveda)
φ(x, y) =
2V
π
tan
−1
¸
sin

π
L
x

sinh

π
L
y

¸
es importante hacer notar que la serie converge r´ apidamente para y a/π, pero para valores mucho mas
peque˜ nos que esta cantidad, se necesitan muchos t´erminos para lograr una buena aproximaci´ on.
2.4.2. Coordenadas polares
La ecuaci´ on de Laplace en coordenadas polares se escribe como
1
ρ

∂ρ

ρ
∂φ
∂ρ

+
1
ρ
2


2
φ
∂ϕ
2

= 0
de nuevo suponemos separaci´ on de variables
φ(ρ, ϕ) = R(ρ) Ψ(ϕ)
1
ρ
¸
d

ρ
dR(ρ)

Ψ(ϕ) +
R(ρ)
ρ
2

d
2
Ψ(ϕ)

2

= 0
multiplicando la ecuaci´ on por
ρ
2
R(ρ)Ψ(ϕ)
ρ
R
d

ρ
dR(ρ)

+
1
Ψ

d
2
Ψ(ϕ)

2

= 0
2.4. ECUACI
´
ON DE LAPLACE EN DOS DIMENSIONES 37
el primer t´ermino solo depende de ρ y el segundo depende exclusivamente de ϕ, de modo que cada uno de
ellos debe ser una constante, hacemos entonces
1
Ψ

d
2
Ψ(ϕ)

2

= −ν
2
;
ρ
R
d

ρ
dR(ρ)

= ν
2
asumiendo ν
2
= 0, la ecuaci´ on para Ψ(ϕ) es
d
2
Ψ(ϕ)

2

2
Ψ(ϕ) = 0 ⇒Ψ(ϕ) =

Ce
iνϕ
+De
−iνϕ

y la ecuaci´ on para R(ρ) queda
ρ
d

ρ
dR

−Rν
2
= 0 ⇒
ρ

dR


2
d
2
R

2
−Rν
2
= 0 (2.9)
Esta ecuaci´ on es homog´enea en ρ y se puede resolver con
ρ = e
µ



= e
µ
= ρ,


= e
−µ
=
1
ρ
dR

=


dR

=
1
ρ
dR

; (2.10)
d
2
R

2
=
d

dR

=


d

dR

=
1
ρ
d

e
−µ
dR

d
2
R

2
= −
1
ρ
e
−µ
dR

+
1
ρ
e
−µ

d
2
R

2

= −
1
ρ
2
dR

+
1
ρ
2

d
2
R

2

(2.11)
reemplazando (2.10) y (2.11) en (2.9) resulta
ρ

1
ρ
dR


2
¸

1
ρ
2
dR

+
1
ρ
2

d
2
R

2

−Rν
2
= 0
dR


dR

+

d
2
R

2

−Rν
2
= 0

d
2
R

2

−Rν
2
= 0
la soluci´ on es
R(µ) = Ae
νµ
+Be
−νµ
= A(e
µ
)
ν
+B(e
µ
)
−ν
R(ρ) = Aρ
ν
+Bρ
−ν
La soluci´ on para ν
2
= 0 es
φ(ρ, ϕ) =


ν
+Bρ
−ν

Ce
iνϕ
+De
−iνϕ

para ν
2
= 0 las ecuaciones quedan
d
2
Ψ

2
= 0 ⇒Ψ = aϕ +b

d
2
R

2

= 0 ⇒R(µ) = (Eµ +F)
38 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
pero ρ = e
µ
⇒µ = ln ρ
R(ρ) = E lnρ +F
la soluci´ on para ν = 0 es
φ(ρ, ϕ) = (aϕ +b) (Eln ρ +F)
La soluci´ on general (para ν ≥ 0) es
φ(ρ, ϕ) =


ν
+Bρ
−ν

Ce
iνϕ
+De
−iνϕ

+ (aϕ +b) (E lnρ +F)
o alternativamente
φ(ρ, ϕ) =


ν
+Bρ
−ν

[C cos νϕ +Dsin νϕ] + (aϕ +b) (Eln ρ +F) (2.12)
La soluci´ on general es la superposici´ on de todas las soluciones encontradas, los valores permitidos de ν (sobre
los cuales se hace la suma discreta o cont´ınua) dependen del problema particular. En general las soluciones
con ν = 0 y con ν = 0 deben ser inclu´ıdas por completez, al ignorar alguna de ellas es posible que no sea
posible ajustar las condiciones de frontera.
Ejemplo: Intersecci´ on entre dos planos
Evaluar el potencial en la regi´ on cercana a la intersecci´ on entre dos planos que forman un ´ angulo diedro
β, con las siguientes condiciones de frontera: en ϕ = 0, φ = V ; en ϕ = β, φ = V
t
.
El punto ρ = 0 est´ a inclu´ıdo en la regi´ on por lo cual B = E = 0, en (2.12) para evitar una divergencia
en el potencial. Quedando la soluci´ on
φ(ρ, ϕ) = ρ
ν
[C cos νϕ +Dsin νϕ] + (aϕ +b)
discusi´ on: obs´ervese que en la punta tenemos que el potencial tiende a V por un lado y a V
t
por el otro,
luego el campo deber´ıa tener una divergencia, al menos si V = V
t
. Sin embargo, E y B deben ser cero ya
que aunque el campo puede en general diverger, el potencial s´ı se mantiene acotado.
1. En ϕ = 0, φ = V
φ(ρ, 0) = V = Cρ
ν
+b
solo es posible para todo ρ, si C = 0, y b = V
φ(ρ, ϕ) = aϕ +V +Dρ
ν
sin νϕ
obs´ervese que el coeficiente b es parte de la soluci´ on con ν = 0, si no hubi´eramos inclu´ıdo esta con-
tribuci´ on, no hubiese sido posible satisfacer las condiciones de frontera.
2. En ϕ = β, φ = V
t
φ(ρ, β) = V
t
= aβ +V +Dρ
ν
sinνβ
como esto debe ser v´ alido ∀ρ ⇒ D = 0 ´ o sin νβ = 0 se puede ver que la primera alternativa no
soluciona las condic. de frontera. Con la segunda tenemos los valores permitidos para ν (con ν = 0)
ν = ν
m
=

β
m es entero positivo o negativo, pero ρ
ν
produce divergencia en ρ → 0 cuando se toma m negativo,
por lo tanto m > 0 ⇒ ν > 0. y m es entero, como la soluci´ on ν = 0 ya ha sido inclu´ıda, entonces
m = 1, 2, 3, .... (efectivamente m = 0 nos deja solo con coeficientes que provienen de la soluci´ on con
ν = 0, para todo ρ y para todo ϕ). El potencial para ϕ = β queda
φ(ρ, β) = V
t
= aβ +V
2.4. ECUACI
´
ON DE LAPLACE EN DOS DIMENSIONES 39
con lo cual
a =
V
t
−V
β
La soluci´ on es entonces la combinaci´ on lineal de la soluci´ on para cada m
φ(ρ, ϕ) = V +

V
t
−V
β

ϕ +

¸
m=1
D
m
ρ
mπ/β
sin


β
ϕ

Los coeficientes D
m
requieren conocer las condiciones de frontera que cierren el contorno, por ejemplo
sea φ(R, ϕ) = V (ϕ) y V = V
t
3.
φ(R, ϕ) = V (ϕ) = V +

¸
m=1
D
m
R
mπ/β
sin


β
ϕ

multiplicando por sin

β
e integrando en ϕ ∈ (0, β) queda
D
m
=
2
β
R
−mπ/β
¸
β
0
[V (ϕ) −V ] sin


β
ϕ
t


t
el potencial queda
φ(ρ, ϕ) = V +

¸
m=1

2
β
R
−mπ/β
¸
β
0
[V (ϕ) −V ] sin


β
ϕ
t


t

ρ
mπ/β
sin


β
ϕ

se puede verificar que la condici´ on φ(R, ϕ) = V (ϕ) se cumple. Por otro lado si todas las paredes son
equipotenciales i.e. V (ϕ) = V = V
t
se cumple que φ = V en el interior, este caso se dar´ıa por ejemplo
si la cu˜ na define un conductor cerrado (o la cavidad de un conductor). En este problema, la superficie
equipotencial cerrada es simplemente un lugar geom´etrico.
Veamos lo que ocurre en el caso general para ρ peque˜ no, cuando a´ un no se ha evaluado D
m
. Dado que la
dependencia en ρ es de la forma ρ
mπ/β
puede concluirse que cerca de ρ = 0, el potencial depende mayormente
del primer t´ermino en la serie (mas exactamente de los dos primeros con ν = 0 y el segundo con m = 1).
Asumamos V = V
t
φ(ρ, ϕ) = V +

¸
m=1
D
m
ρ
mπ/β
sin


β
ϕ

≈ V +D
1
ρ
π/β
sin

π
β
ϕ

queremos evaluar la densidad de carga en la vecindad de ρ = 0. La cual para un conductor viene dada por
σ = −
1

ˆ n ∇ϕ = −
1

∂φ
∂n
=
1

ˆ n E
evaluemos el campo el´ectrico
E
ρ
= −
∂φ
∂ρ
= −
D
1
π
β
ρ

π
β
−1

sin

πϕ
β

E
ϕ
= −
1
ρ
∂φ
∂ϕ
= −
D
1
π
β
ρ

π
β
−1

cos

πϕ
β

observemos que para el conductor en ϕ = 0, el vector normal es −u
ϕ
en tanto que para el conductor en
ϕ = β se tiene que el vector normal es u
ϕ
las densidades son
σ
0
= −
1

u
ϕ
E

ϕ=0
= −
1

E
ϕ

ϕ=0
=
D
1

ρ

π
β
−1

σ
β
=
1

u
ϕ
E

ϕ=β
=
1

E
ϕ

ϕ=β
=
D
1

ρ

π
β
−1

para diferentes valores de β tenemos diferentes comportamientos de σ en ρ →0 es decir en las puntas.
40 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
1. para ξ ≡
π
β
− 1 > 0, con ρ peque˜ no, la densidad tiende a cero. No hay casi acumulaci´ on de carga en
las puntas. Especialmente si ξ es grande (β peque˜ no).
2. para β ≈
π
2
⇒[σ[ ≈
D
1

ρ y tambi´en disminuye al acercarse a la punta
3. para β ≈ π ⇒ [σ[ ≈
D
1

independiente de ρ, lo cual es de esperarse ya que se convierte en un plano
infinito.
4. para β ≈

2
⇒[σ[ ≈
D
1

ρ
(−1/3)
tanto el campo como la densidad de carga son singulares en ρ = 0.
5. Para β ≈ 2π ⇒ [σ[ ≈
D
1

ρ
(−1/2)
. La carga se acumula en las puntas mas r´ apidamente que en el caso
anterior.
Como se ve la carga tiende a acumularse en las puntas en algunos casos. Estas acumulaciones de carga
producen campos muy intensos. En este sencillo principio se basa el pararrayos.
(Chequear esta afirmaci´ on) la diferencia entre β peque˜ no y β → 2π consiste en que en el segundo caso
la regi´ on que consideramos interior es casi todo el espacio en tanto que para β peque˜ no el interior es una
cu˜ na muy estrecha.
(Chequear esta afirmaci´ on) La soluci´ on de la ecuaci´ on de Laplace en estos casos es para un volumen
delimitado por las condiciones de frontera en una superficie cerrada, si queremos solucionarla en el exterior
debemos asumir superficie entre las condiciones ya dadas y el infinito (es decir siempre formando un volumen
con una superficie cerrada). La soluci´ on general sigue siendo la que aqu´ı se escribi´ o, pero los coeficientes
pueden variar ya que no tendr´ıamos las mismas condiciones de frontera que en el problema interior original).
2.4.3. Cilindro infinito
Cilindro infinito a potencial V (ϕ) en su superficie.
El potencial es independiente de Z lo que lo convierte en un problema bidimensional. Tomemos la soluci´ on
bidimensional general
φ(ρ, ϕ) =


ν
+Bρ
−ν

[C cos νϕ +Dsin νϕ] + (aϕ +b) (Eln ρ +F)
el potencial debe ser el mismo en ϕ = 0 y en ϕ = 2nπ. Esto implica a = 0, y que ν debe ser entero. Por otro
lado E = B = 0 para evitar divergencias en ρ →0. La soluci´ on queda
φ(ρ, ϕ) = ρ
ν
[C cos νϕ +Dsin νϕ] +F
t
teniendo presente que ν debe ser entero, la soluci´ on general es
φ(ρ, ϕ) = F
t
+

¸
ν=1
ρ
ν
[C
ν
cos νϕ +D
ν
sin νϕ]
usando la condici´ on φ = V (ϕ) en ρ = R
φ(R, ϕ) = V (ϕ) = F
t
+

¸
ν=1
R
ν
[C
ν
cos νϕ +D
ν
sin νϕ] (2.13)
multiplicando por sinν
t
ϕ dϕ e integrando


0
V (ϕ) sin ν
t
ϕ dϕ =


0
F
t
sin ν
t
ϕ dϕ
+

¸
ν=1
R
ν
¸
C
ν


0
cos νϕsin ν
t
ϕ dϕ +D
ν


0
sin νϕsin ν
t
ϕ dϕ

2.5. ECUACI
´
ON DE LAPLACE EN TRES DIMENSIONES, COORDENADAS CARTESIANAS 41


0
V (ϕ) sinν
t
ϕ dϕ =

¸
ν=1
R
ν
D
ν


0
sin νϕsin ν
t
ϕ dϕ


0
V (ϕ) sinν
t
ϕ dϕ = πR
ν

D
ν

obteniendo
D
ν
=
1
πR
ν


0
V (ϕ) sin νϕ dϕ
similarmente se obtiene C
ν
al multiplicar por cos ν
t
ϕ
C
ν
=
1
πR
ν


0
V (ϕ) cos νϕ dϕ
integrando (2.13) en ϕ se tiene


0
V (ϕ) dϕ =


0
F
t
dϕ +

¸
ν=1
R
ν
¸
C
ν


0
cos νϕ dϕ +D
ν


0
sin νϕ dϕ

F
t
=
1


0
V (ϕ) dϕ
la soluci´ on queda entonces
φ(ρ, ϕ) =
1


0
V (ϕ) dϕ
+
1
π
2

¸
ν=1

ρ
R

ν


0

V

ϕ
t

cos νϕ
t
cos νϕ dϕ
t
+V

ϕ
t

sin νϕ
t
sin νϕ dϕ
t

inquietud: no se est´ a definiendo las condiciones de frontera sobre una superficie cerrada (no se defini´ o el
potencial en las tapas del infinito), y sin embargo es soluble. Posible respuesta, un cilindro infinito es
topol´ ogicamente equivalente a un toro de radio infinito.
2.5. Ecuaci´ on de Laplace en tres dimensiones, coordenadas cartesianas

2
φ(x, y, z) = 0 ⇒


2
∂x
2
+

2
∂y
2
+

2
∂z
2

φ(x, y, z) = 0
separaci´ on de variables φ = A(x) B(y) C (z)
1
A
d
2
A
dx
2
. .. .
−α
2
+
1
B
d
2
B
dy
2
. .. .
−β
2
+
1
C
d
2
C
dz
2
. .. .
γ
2
= 0 ⇒γ
2
= α
2

2
Para obtener la soluci´ on mas general debemos obtener todas las combinaciones con α, β, γ iguales a cero
o diferentes de cero, la soluci´ on m´ as general requiere que α, β, γ sean complejos. En esta secci´ on nos re-
stringiremos al caso en que estos par´ ametros son reales, en cuyo caso podemos tomar todos ellos con valores
no negativos.
α = 0, β = 0 α = 0, β = γ = 0 β = 0, α = γ = 0 α = 0, β = γ = 0
A(x) Ae
iαx
+Be
−iαx
ax +b Le
iαx
+Me
−iαx
ex +f
B(y) Ce
iβy
+De
−iβy
Ge
iβy
+He
−iβy
cy +d gy +h
C (z) Ee
γz
+Fe
−γz
Je
βz
+Ke
−βz
Ne
αz
+Pe
−αz
jz +k
42 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
la ligadura γ
2
= α
2

2
prohibe la posibilidad de α = β = 0, γ = 0, (aunque esta posibilidad existe cuando
asumimos que estos par´ ametros son complejos). La soluci´ on cuasi general queda
φ(x, y, z) =

Ae
iαx
+Be
−iαx

Ce
iβy
+De
−iβy

Ee
γz
+Fe
−γz

+(ax +b)

Ge

y
+He
−iβ

y

Je
β

z
+Ke
−β

z

+

Le

x
+Me
−iα

x

(cy +d)

Ne
α

z
+Pe
−α

z

+(ex +f) (gy +h) (jz +k) (2.14)
α, α
t
, β, β
t
son positivos, aunque en esta expresi´ on final pueden tomar el valor cero. Cuando todos ellos
toman el valor cero, se obtiene una constante por lo cual uno podr´ıa remover la constante que aparece en la
expresi´ on para el potencial, que es fhk.
La soluci´ on mas general implica sumatorias y/o integrales en α, α
t
, β, β
t
y las constantes est´ an determi-
nadas por las condiciones de frontera.
Caja de lados a, b, c
Asumamos una caja de lados a, b, c en donde el potencial es cero en todas las caras excepto en la paralela
al plano XY, a una distancia c, en esta cara el potencial es V (x, y). Este problema se resuelve f´ acilmente
proponiendo una soluci´ on en funciones senoidales en x, y y una funci´ on libre en z (ver Jackson). Sin embargo,
aqu´ı llegaremos a la soluci´ on partiendo de la expresi´ on general (2.14), aunque el procedimiento es mucho
mas largo que el antes mencionado, nos dar´ a cierta habilidad en el empleo de la f´ ormula general.
1. φ = 0 en x = 0, la soluci´ on (2.14) queda
φ(0, y, z) = (A+B)

Ce
iβy
+De
−iβy

Ee
γz
+Fe
−γz

+b
t

Ge

y
+He
−iβ

y

Je
β

z
+Ke
−β

z

+(L +M)

c
t
y +d

Ne
α

z
+Pe
−α

z

+f (gy +h) (jz +k)
φ(0, y, z) = (A+B) Φ
1
(y, z) +b
t
Φ
2
(y, z)
+(L +M) Φ
3
(y, z) +f [Φ
4
(y, z) +hk]
= 0
donde usaremos la notaci´ on a
t
, b
t
, c
t
para los coeficientes en el potencial, a fin de no confundirlos con
las dimensiones del paralelep´ıpedo. Como cada Φ
i
(y, z) es linealmente independiente, y adem´ as la
constante fhk se puede remover, entonces cada coeficiente que acompa˜ na a los Φ
i
(y, z) se debe anular
A +B = 0 ; b
t
= 0 ; (L +M) = 0 ; f = 0
la soluci´ on queda
φ(x, y, z) = sinαx

Ce
iβy
+De
−iβy

Ee
γz
+Fe
−γz

+x

Ge

y
+He
−iβ

y

Je
β

z
+Ke
−β

z

+sinα
t
x

c
t
y +d

Ne
α

z
+Pe
−α

z

+x(gy +h) (jz +k)
2.5. ECUACI
´
ON DE LAPLACE EN TRES DIMENSIONES, COORDENADAS CARTESIANAS 43
2. φ = 0, en y = 0
φ(x, 0, z) = sinαx(C +D)

Ee
γz
+Fe
−γz

+x(G+H)

Je
β

z
+Ke
−β

z

+sinα
t
x(d)

Ne
α

z
+Pe
−α

z

+xh(jz +k)
un argumento similar al anterior nos da
C +D = 0 ; G+H = 0; d = 0, h = 0
estamos suponiendo que A y L de la expresi´ on original son diferentes de cero. Puede chequearse que
si cualquiera de ellos se hace cero las condiciones de frontera no se cumplen (chequear). La soluci´ on
queda
φ(x, y, z) = sin αxsin βy

Ee
γz
+Fe
−γz

+xsin β
t
y

Je
β

z
+Ke
−β

z

+y sinα
t
x

Ne
α

z
+Pe
−α

z

+xy (jz +k)
3. φ = 0 en z = 0
φ(x, y, 0) = sinαxsin βy (E +F) +xsin β
t
y (J +K)
+y sin α
t
x(N +P) +xyk
conduce a
(E +F) = (J +K) = (N +P) = k = 0
quedando
φ(x, y, z) = Esin αxsin βy sinhγz +Jxsin β
t
y sinhβ
t
z
+Ny sin α
t
xsinhα
t
z +jxyz
4. φ = 0 en x = a
φ(a, y, z) = E (sin αa) sin βy sinhγz +Ja sin β
t
y sinh β
t
z
+Ny

sin α
t
a

sinhα
t
z +jayz
conduce a
sin αa = 0 ; J = 0 ; sin α
t
a = 0, j = 0
quedando
φ(x, y, z) = E
n
sinα
n
xsin βy sinhγz +N
k
y sin α
t
k
xsinhα
t
k
z
con
α
n
=

a
; α
t
k
=

a
5. φ = 0 en y = b
φ(x, b, z) = E
n
sinα
n
x(sin βb) sinh γz +N
k
b sin α
t
k
xsinhα
t
k
z
conduce a N
k
= 0, β = β
m
=

b
φ(x, y, z) = E
nm
sin α
n
xsin β
m
y sinhγ
nm
z
44 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
6. φ = V (x, y) en z = c
φ(x, y, c) = V (x, y) = E
nm
sin α
n
xsin β
m
y sinhγ
nm
c
multiplicamos por sinα
n
xsin β
m
y e integramos con lo cual se obtiene
E
nm
=
4
ab

a
0

b
0
V (x, y) sinα
n
xsinβ
m
y
sinhγ
mn
c
dx dy
con
γ
2
mn
= π
2

n
2
a
2
+
m
2
b
2

a manera de consistencia se puede ver que si V (x, y) = 0, el potencial en el interior nos da φ = 0. Este
ser´ıa el caso de un paralelep´ıpedo conductor conectado a tierra.
2.6. Ecuaci´ on de Laplace en coordenadas esf´ericas
2.6.1. Operador momento angular orbital
Un operador momento angular es un operador con tres componentes
ˆ
J
1
,
ˆ
J
2
,
ˆ
J
3
donde cada componente
es herm´ıtica y satisface las relaciones de conmutaci´ on

ˆ
J
i
,
ˆ
J
j

= iε
k
ij
J
k
el cuadrado de este operador se define como
ˆ
J
2
=
ˆ
J
2
1
+
ˆ
J
2
2
+
ˆ
J
2
3
se puede verificar que cada componente conmuta con
ˆ
J
2

ˆ
J
2
,
ˆ
J
j

= 0
esto implica que
ˆ
J
2
y
ˆ
J
j
admiten un conjunto com´ un de funciones propias. Elijamos
ˆ
J
3
para encontrar este
conjunto com´ un, se cumple que:
ˆ
J
2
Ψ
jm
= j (j + 1) Ψ
jm
;
ˆ
J
3
Ψ
jm
= mΨ
jm
j = 0,
1
2
, 1,
3
2
, 2, ...; m = j, j −1, j −2, .., −(j −2) , −(j −1) , −j

Ψ
jm
, Ψ
j

m

= δ
j

j
δ
mm

El operador momento angular orbital cl´ asico es
ˆ
L = −ir ∇ se puede ver que este operador cumple con las
propiedades de un momento angular, por otro lado la exigencia de periodicidad en 2π nos exige excluir los
valores semienteros de j. Es notable el hecho de que los valores propios solo depeden de la hermiticidad de
los operadores y de su ´ algebra de Lie, pero no de su forma expl´ıcita.
2.6.2. Separaci´ on de variables para la ecuaci´ on de Laplace en coordenadas esf´ericas

2
φ = 0
en coordenadas esf´ericas queda
1
r
2

∂r

r
2
∂φ
∂r

+
1
r
2
sin θ

∂θ

sinθ
∂φ
∂θ

+
1
r
2
sin
2
θ

2
φ
∂ϕ
2
= 0
2.6. ECUACI
´
ON DE LAPLACE EN COORDENADAS ESF
´
ERICAS 45
utilizando la identidad
1
r
2

∂r

r
2
∂φ
∂r

=
1
r

2
∂r
2
(rφ)
escribimos
1
r

2
∂r
2
(rφ) +
1
r
2
sin θ

∂θ

sinθ
∂φ
∂θ

+
1
r
2
sin
2
θ

2
φ
∂ϕ
2
= 0
hacemos separaci´ on de variables de la forma
φ(r, θ, ϕ) =
U (r)
r
Y (θ, ϕ) (2.15)
reemplazamos
1
r
Y (θ, ϕ)

2
U
∂r
2
+
U (r)
r
1
r
2
sin θ

∂θ

sin θ
∂Y (θ, ϕ)
∂θ

+
U (r)
r
1
r
2
sin
2
θ

2
Y (θ, ϕ)
∂ϕ
2
= 0
y multiplicamos por r
3
/ (UY )
r
2
U (r)
d
2
U
dr
2
+
1
sin θY (θ, ϕ)

∂θ

sin θ
∂Y (θ, ϕ)
∂θ

+
1
sin
2
θY (θ, ϕ)

2
Y (θ, ϕ)
∂ϕ
2
= 0
r
2
U (r)
d
2
U
dr
2
+
1
Y (θ, ϕ)
¸
1
sinθ

∂θ

sin θ
∂Y (θ, ϕ)
∂θ

+
1
sin
2
θ

2
Y (θ, ϕ)
∂ϕ
2

= 0
ahora bien, el t´ermino entre par´entesis es justamente el operador momento angular orbital cl´ asico al cuadrado
(con signo menos)
ˆ
L = −ir ∇ ⇒
ˆ
L
2
=(−ir ∇)
2
= −
¸
1
sin θ

∂θ

sin θ

∂θ

+
1
sin
2
θ

2
∂ϕ
2

(2.16)
ˆ
L
2
Y (θ, ϕ) = −
¸
1
sin θ

∂θ

sinθ
∂Y (θ, ϕ)
∂θ

+
1
sin
2
θ

2
Y (θ, ϕ)
∂ϕ
2

(2.17)
la ecuaci´ on se reduce a
r
2
U (r)
d
2
U
dr
2
. .. .
l(l+1)

ˆ
L
2
Y (θ, ϕ)
Y (θ, ϕ)
. .. .
l(l+1)
= 0
quedando las ecuaciones
r
2
U (r)
d
2
U
dr
2
= l (l + 1)

d
2
U
dr
2

l(l+1)
r
2
U = 0
ˆ
L
2
Y (θ, ϕ) = l (l + 1) Y (θ, ϕ)
La ecuaci´ on radial es homog´enea para r de modo que podemos hacer r = e
µ
obteni´endose
d
2
U

2

dU

−l (l + 1) U = 0
denotando D como el operador derivada

D
2
−D −l (l + 1)

U = 0 ⇒[D −(1 +l)] [D +l] U = 0
la soluciones son
U = e
(1+l)µ
= r
l+1
; U = e
−lµ
= r
−l
46 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
la soluci´ on para r queda
U = Ar
l+1
+Br
−l
veamos la soluci´ on para la parte angular
¸
1
sinθ

∂θ

sin θ
∂Y (θ, ϕ)
∂θ

+
1
sin
2
θ

2
Y (θ, ϕ)
∂ϕ
2

+l (l + 1) Y (θ, ϕ) = 0
separamos variables
Y (θ, ϕ) = P (θ) Q(ϕ) (2.18)
¸
Q(ϕ)
sinθ
d

sin θ
dP (θ)

+
P (θ)
sin
2
θ

2
Q(ϕ)
∂ϕ
2

+l (l + 1) P (θ) Q(ϕ) = 0
multiplicamos por sin
2
θ/ (PQ)
¸
sin θ
P (θ)
d

sin θ
dP (θ)

+l (l + 1) sin
2
θ

. .. .
m
2
+
1
Q(ϕ)

2
Q(ϕ)
∂ϕ
2
. .. .
−m
2
= 0
la soluci´ on se escogi´ o de tal manera que en Q(ϕ) haya soluciones arm´ onicas.

2
Q(ϕ)
∂ϕ
2
+m
2
Q(ϕ) = 0 ⇒Q(ϕ) =

Ce
imϕ
+De
−imϕ
si m = 0
aϕ +b si m = 0
(2.19)
la soluci´ on en θ es
sin θ
P (θ)
d

sinθ
dP (θ)

+l (l + 1) sin
2
θ −m
2
= 0
sustituyamos
x = cos θ ⇒
dx

= −sin θ; sin
2
θ = 1 −x
2
(2.20)
dP

=
dx

dP
dx
= −sin θ
dP
dx
sustituyendo esta derivada en la ecuaci´ on

sinθ
P (θ)
d

sin θ sin θ
dP
dx

+l (l + 1) sin
2
θ −m
2
= 0
dividiendo por sin
2
θ
1
P (θ)


1
sinθ

d

sin
2
θ
dP
dx

+l (l + 1) −
m
2
sin
2
θ
= 0
1
P (θ)


dx

d

¸

1 −x
2

dP
dx

+l (l + 1) −
m
2
(1 −x
2
)
= 0
1
P (θ)
d
dx
¸

1 −x
2

dP
dx

+l (l + 1) −
m
2
(1 −x
2
)
= 0
multiplicando por P
d
dx
¸

1 −x
2

dP
dx

+l (l + 1) P −
m
2
P
(1 −x
2
)
= 0 (2.21)
o equivalentemente

1 −x
2

d
2
P
dx
2
−2x
dP
dx
+l (l + 1) P −
m
2
P
(1 −x
2
)
= 0 (2.22)
2.6. ECUACI
´
ON DE LAPLACE EN COORDENADAS ESF
´
ERICAS 47
la cual se conoce como ecuaci´ on asociada de Legendre.
Consideremos primeramente la soluci´ on correspondiente a m = 0

1 −x
2

d
2
P
dx
2
−2x
dP
dx
+l (l + 1) P = 0
denominada ecuaci´ on ordinaria de Legendre. Consideremos una soluci´ on en series de potencias
P (x) = x
α

¸
j=0
a
j
x
j
(2.23)
α es un par´ ametro a determinar, al introducirlo en la ecuaci´ on ordinaria de Legendre, se tiene

1 −x
2

d
2
dx
2

¸

¸
j=0
a
j
x
j+α
¸

−2x
d
dx

¸

¸
j=0
a
j
x
j+α
¸

+l (l + 1)

¸

¸
j=0
a
j
x
j+α
¸

= 0

1 −x
2

d
dx

¸

¸
j=0
a
j
(j +α) x
j+α−1
¸

−2x

¸

¸
j=0
a
j
(j +α) x
j+α−1
¸

+l (l + 1)

¸

¸
j=0
a
j
x
j+α
¸

= 0
—————————–

1 −x
2

¸

¸
j=0
a
j
(j +α) (j +α −1) x
j+α−2
¸

−2x

¸

¸
j=0
a
j
(j +α) x
j+α−1
¸

+l (l + 1)

¸

¸
j=0
a
j
x
j+α
¸

= 0
————————–

¸

¸
j=0
a
j
(j +α) (j +α −1) x
j+α−2
¸

¸

¸
j=0
a
j
(j +α) (j +α −1) x
j+α
¸



¸
j=0

2a
j
(j +α) x
j+α

+l (l + 1)

¸
j=0

a
j
x
j+α

= 0

¸
j=0

a
j
(j +α) (j +α −1) x
j+α−2



¸
j=0
[2a
j
(j +α) +a
j
(j +α) (j +α −1) −a
j
l (l + 1)] x
j+α
= 0
——————-

¸
j=0
¸
a
j
(j +α) (j +α −1) x
j+α−2
−[(j +α) (2 +j +α −1) −l (l + 1)] a
j
x
j+α
¸
= 0
quedando finalmente

¸
j=0
¸
a
j
(j +α) (j +α −1) x
j+α−2
−[(j +α) (j +α + 1) −l (l + 1)] a
j
x
j+α
¸
= 0
48 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
cada coeficiente debe ser cero por separado
a
j
(j +α) (j +α −1) = 0
a
j
(j +α) (j +α + 1) −l (l + 1) = 0
con lo cual para j = 0, 1. Si a
0
= 0 ⇒con j = 0
α(α −1) = 0
la primera relaci´ on nos dice que α =cero ´ o uno. Si a
1
= 0 con j = 1
(1 +α) α = 0
para cualquier otro j se obtiene la recurrencia
a
j+2
=
¸
(α +j) (α +j + 1) −l (l + 1)
(α +j + 1) (α +j + 2)

a
j
las relaciones para j = 0 y j = 1 son en realidad equivalentes de modo que podemos elegir a
0
= 0 ´ o a
1
= 0,
pero no los dos al tiempo. Eligiendo a
0
= 0 obtenemos que α = 0 ´ o α = 1. La relaci´ on de recurrencia muestra
que la serie de potencias tiene solo potencias pares (α = 0) o impares (α = 1).
α resulta ser cero o uno. Para ambos valores de α la serie converge para x
2
< 1, y diverge en x = ±1 a
menos que la serie sea truncada, convirti´endose entonces en un polinomio, esto solo es posible si l es cero o
entero positivo. Adicionalmente, para l par (impar) se exige α = 0 (α = 1).
Los polinomios se normalizan de tal manera que valgan 1 en x = 1 y se denominan polinomios de
Legendre. En forma general estos polinomios est´ an dados por
P
l
(x) =
1
2
l
l!
d
l
dx
l

x
2
−1

l
(2.24)
los cuales forman la soluci´ on de la funci´ on P (θ) definida en (2.18), i.e.
P (θ) ≡ P
l
(cos θ) (2.25)
Los polinomios de Legendre P
l
(x) forman un conjunto ortogonal y completo en el intervalo −1 ≤ x ≤ 1

1
−1
P
l
(x) P
l
(x) dx =
2
2l + 1
δ
ll

1
2

¸
l=0
(2l + 1) P
l
(x) P
l

x
t

= δ

x −x
t

y teniendo en cuenta las relaciones (2.20) se obtiene en t´erminos de θ
x = cos θ ⇒dx = −sin θ dθ; x = −1 ⇒θ = π ; x = 1 ⇒θ = 0

1
−1
P
l
(x) P
l
(x) dx =

0
π
P
l
(cos θ) P
l
(cos θ) [−sin θ dθ]
=

π
0
P
l
(cos θ) P
l
(cos θ) sinθ dθ
las relaciones de ortogonalidad y completez quedan

π
0
P
l
(cos θ) P
l
(cos θ) sin θ dθ =
2
2l + 1
δ
ll

1
2

¸
l=0
(2l + 1) P
l
(cos θ) P
l

cos θ
t

= δ

cos θ −cos θ
t

2.6. ECUACI
´
ON DE LAPLACE EN COORDENADAS ESF
´
ERICAS 49
cualquier funci´ on regular definida en el intervalo [−1, 1] puede escribirse
f (x) =

¸
l=0
A
l
P
l
(x) ⇒ A
l
=
2l + 1
2

1
−1
f

x
t

P
l

x
t

dx
t
la soluci´ on de la parte angular con m = 0 se obtiene entonces reemplazando (2.19) y (2.25) en (2.18) usando
m = 0:
Y
m=0
(θ, ϕ) = (aϕ +b) P
l
(cos θ) (2.26)
y la soluci´ on a la ecuaci´ on de Laplace con m = 0 se obtiene reemplazando (??, 2.26) en (2.15) y teniendo
en cuenta que la superposici´ on de soluciones tambi´en es soluci´ on.
φ(r, θ, ϕ) = (aϕ +b)

¸
l=0
U
l
(r)
r
P
l
(cos θ) (2.27)
si asumimos simetr´ıa azimutal (i.e. independencia con respecto a ϕ), entonces a = 0, y la soluci´ on queda
φ(r, θ) =

¸
l=0
¸
A
l
r
l
+
B
l
r
l+1

P
l
(cos θ) (2.28)
puede verse efectivamente que las soluciones con m = 0 ya no tienen simetr´ıa azimutal ya que tienen
soluciones no triviales en ϕ. A
l
, B
l
se determinan con las condiciones de frontera.
2.6.3. Propiedades de P
l
(cos θ)
??????????????????
2.6.4. Esfera con φ = V (θ) en la superficie
Figura 2.3:
Evaluar φ en el interior de una esfera sin carga en su interior si φ = V (θ) en la superficie (ver Fig. 2.3).
φ(r, θ) =

¸
l=0
¸
A
l
r
l
+
B
l
r
l+1

P
l
(cos θ)
para evitar divergencia en φ se hace B
l
= 0
φ(r, θ) =

¸
l=0
A
l
r
l
P
l
(cos θ)
en r = a ⇒φ = V (θ)
V (θ) =

¸
l=0
A
l
a
l
P
l
(cos θ)
multiplicamos por P
l
(cos θ) sin θ dθ e integramos entre 0 y π.

π
0
V (θ) P
l
(cos θ) sin θ dθ =

¸
l=0
A
l
a
l

π
0
P
l
(cos θ) P
l
(cos θ) sinθ dθ
=

¸
l=0
A
l
a
l
2
2l + 1
δ
ll
=
2A
l
a
l

2l
t
+ 1
50 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
A
l
=
2l + 1
2a
l

π
0
V

θ
t

P
l

cos θ
t

sin θ
t

t
φ(r, θ) =

¸
l=0
¸
2l + 1
2a
l

π
0
V

θ
t

P
l

cos θ
t

sin θ
t

t

r
l
P
l
(cos θ)
φ(r, θ) =

¸
l=0
2l + 1
2

r
a

l
P
l
(cos θ)
¸
π
0
V

θ
t

P
l

cos θ
t

sin θ
t

t

si se quiere calcular el potencial por fuera de la esfera basta con reemplazar (r/a)
l
→(a/r)
l+1
.
2.6.5. Cascarones conc´entricos
Cascar´ on de radio b a potencial V
0
cascar´ on de radio a a potencial
V para 0 ≤ θ ≤ π/2 ;
0 para π/2 ≤ θ ≤ π
con φ = V
0
en r = b ⇒
V
0
=

¸
l=0
¸
A
l
b
l
+
B
l
b
l+1

P
l
(cos θ)
multiplicamos por P
l
(x) e integramos

1
−1
V
0
P
l
(x) dx =

¸
l=0
¸
A
l
b
l
+
B
l
b
l+1

1
−1
P
l
(x) P
l
(x) dx
2V
0
δ
l

0
=

¸
l=0
¸
A
l
b
l
+
B
l
b
l+1

2
2l + 1

δ
ll

2V
0
δ
l0
=
¸
A
l
b
l
+
B
l
b
l+1

2
2l + 1

por tanto se obtiene

A
0
+
B
0
b
= V
0
si l = 0
A
l
b
l
+
B
l
b
l+1
= 0 si l ≥ 1
(2.29)
ahora aplicamos φ = V (θ) en r = a

1
−1
V (x) P
l
(x) dx =
2
2l + 1

A
l
a
l
+
B
l
a
l+1

1
−1
V (x) P
l
(x) dx =

0
−1
0 P
l
(x) dx +

1
0
V P
l
(x) dx = V

1
0
P
l
(x) dx
V

1
0
P
l
(x) dx =

V δ
l0
si l = par
0 si l = impar
por tanto

2
2l+1

A
l
a
l
+
B
l
a
l+1

= V si l = 0
2
2l+1

A
l
a
l
+
B
l
a
l+1

= 0 si l ≥ 1
(2.30)
A
l
y B
l
se pueden calcular de (2.29, 2.30).
2.7. PROBLEMAS CON CONDICIONES QUE NO SON DE FRONTERA 51
2.7. Problemas con condiciones que no son de frontera
La unicidad de la soluci´ on (2.28), nos conduce a que si encontramos cualquier m´etodo para hallar A
l
y
B
l
, estos valores ser´ an ´ unicos. En algunas ocasiones es posible encontrar estos coeficientes sin recurrir en
forma expl´ıcita a las condiciones de frontera, conociendo por ejemplo el potencial en cierta regi´ on (que no
necesariamente pertenece a la frontera), usualmente el eje de simetr´ıa. Cuando aplicamos la soluci´ on general
Eq. (2.28) a dicho eje obtenemos
φ(r = z, θ = 0) =

¸
l=0
¸
A
l
z
l
+
B
l
z
l+1

(2.31)
para la parte negativa del eje i.e. θ = π, tenemos que introducir un factor (−1)
l
. Si el potencial en esta regi´ on
puede desarrollarse en series de potencias, entonces podemos encontrar los coeficientes ya mencionados por
comparaci´ on de la serie de potencias con la Ec. (2.31).
Para ilustrar este m´etodo, tomemos una esfera con potenciales ±V en las superficies de los hemisferios
norte y sur respectivamente (ver Fig ??? en la P´ ag. ???). Como veremos m´ as adelante (secci´ on 5.3.1), es
plausible obtener una soluci´ on al potencial generado en el exterior de la esfera evaluado sobre el eje de
simetr´ıa (eje Z), y viene dado por la Ec. (5.18)
φ(z) = V

1 −

z
2
−a
2

z

a
2
+z
2

; z > a
dado que z > a, la variable adecuada para la expansi´ on es a/z
φ(z) = V

¸
1 −
(z
2
−a
2
)
z
2
z
2
z
2

a
2
+z
2
z
2
¸

= V

1 −
1 −

a
z

2

1 +

a
z

2
¸
¸
una expansi´ on de Taylor de esta funci´ on nos da
φ(z) =
V

π

¸
j=1
(−1)
j−1

2j −
1
2

Γ

j −
1
2

j!

a
z

2j
(2.32)
comparando esta ecuaci´ on con (2.31) tenemos

¸
l=0
¸
A
l
z
l
+
B
l
z
l+1

=
V

π

¸
j=1
(−1)
j−1

2j −
1
2

Γ

j −
1
2

j!

a
z

2j
comparando las potencias de z se ve que a la derecha no hay potencias positivas de ´esta. Por tanto A
l
= 0.

¸
l=0
B
l
1
z
l+1
=
V

π

¸
j=1
¸
(−1)
j−1

2j −
1
2

Γ

j −
1
2

j!
a
2j
¸
1
z
2j
De esta expresi´ on se ve que al lado izquierdo solo deben contribuir las potencias pares en l + 1, es decir
impares en l. De modo que B
l
= 0 si l es par, por esta raz´ on podemos escribir la suma de la izquierda con
l + 1 ≡ 2j, y dado que solo contribuyen los valores l = 1, 3, 5, 7, .. la suma se expresa como

¸
j=1
B
2j−1
1
z
2j
=
V

π

¸
j=1
¸
(−1)
j−1

2j −
1
2

Γ

j −
1
2

j!
a
2j
¸
1
z
2j
quedando
B
2j−1
=
V

π
(−1)
j−1

2j −
1
2

Γ

j −
1
2

j!
a
2j
52 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
el valor B
2j−1
es ´ unico y v´ alido para todas las regiones de la esfera exterior a´ un fuera del eje, de modo que
la soluci´ on general para el potencial fuera de la esfera es
φ(r, θ) =

¸
j=1
B
2j−1
1
r
2j
P
2j−1
(cos θ)
quedando
φ(r, θ) =

¸
j=1
¸
V

π
(−1)
j−1

2j −
1
2

Γ

j −
1
2

j!
a
2j
¸
1
r
2j
P
2j−1
(cos θ)
φ(r, θ) =
V

π

¸
j=1
¸
(−1)
j−1

2j −
1
2

Γ

j −
1
2

j!
¸

a
r

2j
P
2j−1
(cos θ) (2.33)
N´ otese que en realidad se usaron condiciones de Dirichlet para garantizar la unicidad, esto nos permite
asegurar que una vez encontrados A
l
y B
l
por cualquier m´etodo, estos conducen a la soluci´ on (´ unica) en
toda la regi´ on.
2.8. Expansi´ on de
1
|r−r

|
en polinomios de Legendre
Una importante aplicaci´ on de la t´ecnica anterior nos posibilita expandir la funci´ on
1
[r−r

[
(la cual ser´ a muy
importante en aplicaciones subsecuentes) en polinomios de Legendre. Esta funci´ on satisface la ecuaci´ on de
Laplace para r = r
t
. Si rotamos los ejes de tal forma que r
t
quede a lo largo de Z, tendremos una funci´ on
que satisface la ecuaci´ on de Laplace y posee simetr´ıa azimuthal, de modo que podemos usar (2.28)
1
[r −r
t
[
=

¸
l=0
¸
A
l
r
l
+
B
l
r
l+1

P
l
(cos γ) (2.34)
donde γ es el ´ angulo entre los vectores r y r
t
que en el caso de la rotaci´ on ya descrita coincidir´ıa con θ de las
coordenadas esf´ericas. Naturalmente, A
l
y B
l
son en general funciones de r
t
. Examinemos las condiciones
de frontera
1. Para r < r
t
y con
1
[r−r

[
= ∞, hay que evitar divergencia en r→0 se tiene que B
l
= 0 en (2.34)
1
[r −r
t
[
=

¸
l=0
A
l
r
l
P
l
(cos γ)
a continuaci´ on introduciremos la siguiente notaci´ on: r
>
denota al mayor entre r y r
t
; similarmente r
<
simboliza al menor entre r y r
t
. En esta notaci´ on, la expansi´ on anterior se escribe:
1
[r −r
t
[
=

¸
l=0
A
l
r
l
<
P
l
(cos γ) (2.35)
2. Para r > r
t
con
1
[r−r

[
= ∞, hay que evitar divergencia en r→∞ , entonces A
l
= 0 en (2.34)
1
[r −r
t
[
=

¸
l=0
B
l
r
l+1
>
P
l
(cos γ) (2.36)
2.8. EXPANSI
´
ON DE
1
[R−R

[
EN POLINOMIOS DE LEGENDRE 53
Una soluci´ on v´ alida en ambas regiones se obtiene haciendo el producto entre los sumandos de (2.35)
con los de (2.36) y sumando sobre l
6
.
1
[r −r
t
[
=

¸
l=0
C
l

r
l
<
r
l+1
>

P
l
(cos γ)
para evaluar C
l
consideramos el caso en que r y r
t
son colineales i.e. γ = 0. Esto permite hacer
f´ acilmente una expansi´ on en series de potencias. Para el caso r > r
t
la expansi´ on adecuada es en r
t
/r
1
[r −r
t
[
=
1
(r −r
t
)
=

¸
l=0
C
l

r
l
<
r
l+1
>

P
l
(cos 0

)
=
1
r
>

¸
l=0
C
l

r
<
r
>

l
P
l
(1) =
1
r
¸
C
0
+C
1
r
t
r
+C
2

r
t
r

2
+...
¸
r>r

pero a su vez
1
(r −r
t
)
=
1
r

1 −
r
t
r

−1
=
1
r
¸
1 +
r
t
r
+

r
t
r

2
+...
¸
r>r

se sigue que C
l
= 1 (e igualmente para r < r
t
) con lo cual
1
[r −r
t
[
=

¸
l=0

r
l
<
r
l+1
>

P
l
(cos γ) (2.37)
2.8.1. Ejemplos de aplicaci´ on en evaluaci´ on de potenciales
Figura 2.4:
La expresi´ on (2.37) se puede aplicar para evaluar potenciales. En particular la expresi´ on (2.37) combinada
con los m´etodos de la secci´ on 2.7 puede resultar muy fruct´ıfera como veremos en el ejemplo siguiente:
Consideremos un anillo cargado (ver Fig. 2.4), cuyo plano es paralelo al plano XY a una distancia b de
dicho plano, y el eje Z pasa por su centro, sea a el radio del anillo y c la distancia desde el origen a un punto
en el borde del anillo, el problema tiene claramente simetr´ıa azimutal. Por otro lado, es muy f´ acil evaluar el
potencial sobre el eje el cual viene dado por
φ(z) =

K
c
dq

a
2
+ (z −b)
2
=
K
c
q

a
2
+ (z −b)
2
=
K
c
q

a
2
+b
2
+z
2
−2zb
=
K
c
q

c
2
+z
2
−2cz cos α
=
K
c
q
[z −c[
usando la expansi´ on (2.37) para z > c
φ(z) =
K
c
q
[z −c[
= K
c
q

¸
l=0
c
l
z
l+1
P
l
(cos α)
6
El hecho de poder escribir la soluci´ on v´ alida en ambas regiones como un producto de las soluciones en cada regi´ on, es
una caracter´ıstica general cuando dichas soluciones se escriben en la notaci´ on r<, r>. En realidad, esa es la motivaci´ on para
introducir dicha notaci´ on.
54 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
donde estamos expandiendo el potencial en el eje, el cual a su vez est´ a dado por la Ec. (2.31) con A
l
= 0
para evitar divergencias
φ(z) =

¸
l=0
B
l
z
l+1
igualando
K
c
q

¸
l=0
c
l
Z
l+1
P
l
(cos α) =

¸
l=0
B
l
z
l+1
B
l
= K
c
qc
l
P
l
(cos α)
de modo que el potencial para r > c es
φ(r) = q

¸
l=0
c
l
r
l+1
P
l
(cos α) P
l
(cos θ)
an´ alogamente para r < c
φ(r) = q

¸
l=0
r
l
c
l+1
P
l
(cos α) P
l
(cos θ)
2.9. Funciones asociadas de Legendre y Arm´ onicos Esf´ericos
Hasta el momento hemos solucionado la ecuaci´ on de Laplace solo en el caso de simetr´ıa azimutal que
surge cuando se hace m = 0 en la Ec. (2.22). Ahora consideremos la situaci´ on general con m = 0, la cual
ser´ a necesaria si el problema no presenta simetr´ıa azimuthal. Retornamos a la ecuaci´ on diferencial general
Eq. (2.22)

1 −x
2

d
2
P
dx
2
−2x
dP
dx
+l (l + 1) P −
m
2
P
(1 −x
2
)
= 0
Que nos brinda la soluci´ on m´ as general para la funci´ on P (θ) definida en (2.18) que naturalmente depen-
der´ a ahora de l y m
P (θ) ≡ P
m
l
(cos θ) (2.38)
Las soluciones finitas en el intervalo −1 ≤ x ≤ 1, solo se pueden obtener con l = 0 o entero positivo y si m
toma valores entre −l, −(l −1) , ..., 0, ..., l − 1, l. Lo cual concuerda con la ecuaci´ on de valores propios para
ˆ
L
2
y la exigencia de periodicidad en la funci´ on. La soluci´ on es conocida como funci´ on asociada de Legendre
P
m
l
(x), con
P
m
l
(x) = (−1)
m

1 −x
2

m/2 d
m
dx
m
P
l
(x) =
(−1)
m
2
l
l!

1 −x
2

m/2 d
l+m
dx
l+m

x
2
−1

l
puede demostrarse que
P
−m
l
(x) = (−1)
m
(l −m)!
(l +m)!
P
m
l
(x)
Los P
m
l
forman un conjunto completo ortogonal para cada m, sobre el intervalo −1 ≤ x ≤ 1.

1
−1
P
m
l
(x) P
m
l
(x) dx =
2
2l + 1
(l +m)!
(l −m)!
δ
ll

donde P
0
l
(x) ≡ P
l
(x).
2.10. ECUACI
´
ON DE LAPLACE EN COORDENADAS CIL
´
INDRICAS, FUNCIONES DE BESSEL 55
La soluci´ on m´ as general para la parte angular de la ecuaci´ on de Laplace en coordenadas esf´ericas se
obtiene reemplazando (2.19) y (2.38) en (2.18) usando m = 0. Dicha soluci´ on angular genera (salvo factores
de normalizaci´ on) unas funciones especiales conocidas como Arm´ onicos Esf´ericos
Y
lm
(θ, ϕ) =

2l + 1

(l −m)!
(l +m)!
P
m
l
(cos θ) e
imϕ
(2.39)
Y
l,−m
(θϕ) = (−1)
m
Y

lm
(θ, ϕ) (2.40)
Estas funciones cumplen ortonormalidad y completez

Y
lm
(θ, ϕ) Y

l

m
(θ, ϕ) dΩ = δ
ll
δ
mm


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

= δ

ϕ −ϕ
t

δ

cos θ −cos θ
t

dΩ ≡ sin θ dθ dϕ
dΩ se refiere a un elemento de ´ angulo s´ olido. haciendo l
t
= m
t
= 0 en la relaci´ on de ortonormalidad

Y
lm
(θ, ϕ) Y

00
(θ, ϕ) dΩ = δ
l0
δ
m0
;
1

Y
lm
(θ, ϕ) dΩ = δ
l0
δ
m0

Y
lm
(θ, ϕ) dΩ =

4πδ
l0
δ
m0
se puede ver de la forma expl´ıcita de los arm´ onicos esf´ericos que aquellos arm´ onicos con m = 0 solo dependen
de θ, efectivamente se reducen a los polinomios ordinarios de Legendre (chequear) que dan cuenta de los
casos con simetr´ıa azimuthal.
La completez de los arm´ onicos esf´ericos me permite expandir cualquier funci´ on F (θ, ϕ) como superposi-
ci´ on de esta base numerable
F (θ, ϕ) =

¸
l=0
l
¸
m=−l
A
lm
Y
lm
(θ, ϕ) ; A
lm
=

F (θ, ϕ) Y

lm
(θ, ϕ) dΩ
La soluci´ on general para el potencial es entonces
φ(r, θ, ϕ) =

¸
l=0
l
¸
m=−l
¸
A
lm
r
l
+
B
lm
r
l+1

Y
lm
(θ, ϕ)
De nuevo, las constantes A
lm
, B
lm
se eval´ uan a trav´es de las condiciones de frontera.
2.10. Ecuaci´ on de Laplace en coordenadas cil´ındricas, Funciones de Bessel
En estas coordenadas la ecuaci´ on toma la forma
1
ρ

∂ρ

ρ
∂φ
∂ρ

+
1
ρ
2

2
φ
∂ϕ
2
+

2
φ
∂z
2
= 0
separando variables
φ = R(ρ) Q(ϕ) Z (z)
1
Q
d
2
Q

2
= −ν
2
⇒Q ∝ e
±iνϕ
ν > 0
1
Z
d
2
Z
dz
2
= k
2
⇒Z ∝ e
±kz
56 CAP
´
ITULO 2. ECUACI
´
ON DE LAPLACE
se escoge −ν
2
en ϕ para obtener soluciones arm´ onicas en la parte angular que son las ´ unicas que garantizan
la continuidad en el potencial. La escogencia −k
2
tambi´en es posible para Z.
Para la parte radial se obtiene despu´es del cambio de variable x = kρ la ecuaci´ on de Bessel
d
2
R
dx
2
+
1
x
dR
dx
+

1 −
ν
2
x
2

R = 0
las soluciones son series de potencias que dan como soluci´ on las funciones de Bessel de orden ν, donde ν
es cualquier n´ umero positivo. Se puede demostrar que si ν no es entero entonces J
ν
y J
−ν
son linealmente
independientes, pero si ν es entero ellas son linealmente dependientes de modo que cuando ν es entero hay
que completar la soluci´ on con una segunda soluci´ on que s´ı sea linealmente independiente de J
ν
. Esta segunda
soluci´ on es la funci´ on de Bessel de segunda clase o funci´ on de Neumann N
ν
(x) .
Las funciones de Bessel poseen relaciones de ortonormalidad y completez.
Dado que la parte Z posee dos tipos posibles de soluciones ello nos conduce a dos tipos de soluciones
generales. En el caso de Z = e
±kz
la soluci´ on radial conduce a las funciones de Bessel en tanto que para el
caso de Z = e
±ikz
la parte radial conduce a la ecuaci´ on de Bessel modificada
d
2
R
dx
2
+
1
x
dR
dx

1 +
ν
2
x
2

R = 0
la cual se puede llevar a la forma de la ecuaci´ on de Bessel haciendo x → ix, las soluciones van a ser en
general combinaciones lineales complejas de J
ν
, N
ν
que definen las funciones modificadas de Bessel I
ν
, K
ν
.
Elegir cual de las dos soluciones generales se debe tomar depende del problema. B´ asicamente, si al tomar
una soluci´ on no podemos satisfacer las condiciones de frontera entonces tomamos la otra.
Cap´ıtulo 3
Conductores electrost´aticos
Figura 3.1:
Un conductor ideal es aqu´el en el cual los portadores de carga que conducen, no interact´ uan con los
´ atomos o mol´eculas del material, excepto en cercan´ıas a la superficie (puesto que los portadores no son
libres de abandonar el material). En s´ olidos la conducci´ on es usualmente de electrones con interacci´ on
despreciable con la red cristalina, en l´ıquidos los portadores son generalmente iones. Aunque no existen
conductores ideales, existen materiales que se comportan muy aproximadamente como tales. En ese sentido
los portadores se pueden tratar en buena aproximaci´ on como un gas interactuante dentro de un contenedor,
puesto que las cargas no son libres de abandonar el material
1
. Existen conductores cargados que pueden
formar configuraciones est´ aticas de carga, para lo cual es necesario que el campo en el interior del conductor
sea cero, puesto que de lo contrario las cargas libres se mover´ıan, abandonando la configuraci´ on est´ atica. Esta
afirmaci´ on est´ a respaldada por el hecho experimental de que un conductor en un campo el´ectrico externo
y est´ atico, produce una redistribuci´ on de sus cargas que apantalla completamente al campo en el interior
del conductor. El campo inducido que anula al externo es producido por la polarizaci´ on de las cargas como
se aprecia en la figura (3.1). En dicha figura solo se muestran las l´ıneas de campo externo las cuales al
superponerse con las l´ıneas del campo inducido producen un apantallamiento del campo en el interior del
conductor. Es importante enfatizar que el campo es cero solo en el interior del conductor.
Por otra parte, la ley de Gauss aplicada al interior del conductor nos dice que ∇ E(r) = 4πK
c
ρ = 0,
puesto que E(r) = 0. Esta ecuaci´ on tomada matem´ aticamente, nos dice que no podr´ıa haber ninguna carga
en el punto matem´ atico en donde se eval´ ua la divergencia. Sin embargo, una visi´ on m´ as F´ısica es que las
ecuaciones de Maxwell locales solo son v´ alidas para vol´ umenes suficientemente peque˜ nos para considerar el
fen´ omeno como local, pero suficientemente grandes para contener una gran cantidad de ´ atomos. Por tanto,
el significado real es que en promedio hay tanta carga positiva como negativa, en una vecindad alrededor
del punto.
Lo anterior trae como consecuencia que cualquier carga neta se distribuye en la superficie. Adicional-
mente, el hecho de que el campo sea nulo en el interior implica que el conductor sea equipotencial en su
interior. Es f´ acil ver que adem´ as, su superficie debe estar al mismo potencial que el interior, ya que de no ser
as´ı tambi´en habr´ıa flujo desde el interior hacia la superficie o viceversa, lo cual es incompatible con la condi-
ci´ on est´ atica. Teniendo en cuenta que el campo el´ectrico en el exterior del conductor no es necesariamente
nulo, se llega a que en las vecindades exteriores de la superficie las l´ıneas de campo son perpendiculares a la
superficie del conductor. Para ver esto, podemos apelar nuevamente a la condici´ on est´ atica, ya que si hubiera
componente tangencial se provocar´ıa movimiento de las cargas superficiales. Un argumento matem´ atico al-
1
La interacci´ on solo es significativa entre portadores, y es despreciable su interacci´ on con el resto del material, excepto en
las vecindades de la superficie.
57
58 CAP
´
ITULO 3. CONDUCTORES ELECTROST
´
ATICOS
ternativo consiste en recordar que E = −∇φ, y que el gradiente de una funci´ on escalar, es perpendicular en
r
0
a la superficie definida por la ecuaci´ on φ = φ(r
0
) = cte, es decir perpendicular a la superficie equipotencial
que pasa por el punto.
Dado que los portadores de carga son esencialmente libres de moverse en el material, ellos buscan su
configuraci´ on de m´ınima energ´ıa, se puede ver con algunos ejemplos concretos (e.g. una esfera uniformemente
cargada en su volumen o en su superficie), que la distribuci´ on superficial hace que la energ´ıa interna del
sistema de portadores sea menor que cuando se distribuye en el volumen
2
, lo cual es otra manera de ver
porqu´e los portadores que producen carga neta libre se acumulan en la superficie. Es importante a˜ nadir que
aunque hemos llegado por argumentos simples a que la distribuci´ on de carga neta en el conductor debe ser
superficial, no hay una forma simple de saber como es la forma funcional de dicha distribuci´ on.
Lo anterior nos proporciona otra manera de ver el efecto de carga inducida del conductor en presencia de
un campo externo. Inicialmente, el conductor est´ a en su estado de m´ınima energ´ıa (en ausencia del campo),
la introducci´ on del campo hace que la “curva” de energ´ıa potencial se modifique dejando al sistema fuera de
la configuraci´ on de m´ınimo local. Por tanto el sistema se redistribuye para volver al m´ınimo de energ´ıa. Por
supuesto, tambi´en se puede ver como un problema de equilibrio de fuerzas, teniendo presente que adem´ as de
la interacci´ on el´ectrica entre los portadores, tambi´en existen fuerzas de enlace con los ´ atomos y mol´eculas que
impiden a las cargas escapar del material. En un conductor ideal estas ´ ultimas ser´ıan fuerzas estrictamente
superficiales.
Finalmente, vale la pena llamar la atenci´ on en el hecho de que la minimizaci´ on de la energ´ıa interna con
distribuci´ on en la superficie es un efecto en solo tres dimensiones. Por ejemplo, en un disco bidimensional
conductor, la carga no se acumula solo en los bordes, y en una aguja conductora, la carga no se va toda
hacia las puntas.
Es importante enfatizar que aunque el conductor sea neutro como sucede en la mayor´ıa de los casos,
pueden existir acumulaciones de carga locales por efecto de campos externos, la carga neta sigue siendo
cero pero se produce igualmente el campo inducido que anula el campo total en el interior. Por ejemplo, si
se acerca una carga puntual positiva a un conductor, las cargas negativas migran tratando de acercarse a
la carga puntual, en tanto que las cargas positivas se alejan ubic´ andose en el otro extremo
3
. Esto produce
un campo inducido como ya se coment´ o anteriormente, debido a la existencia del campo externo generado
por la carga, pero adicionalmente se produce un efecto neto de atracci´ on entre la carga y el conductor,
puesto que las cargas negativas que producen atracci´ on est´ an mas cercanas y por tanto producen una fuerza
(atractiva) de mayor intensidad que las fuerzas (repulsivas) que producen las cargas positivas.
3.1. Cavidades en conductores
Si dentro del conductor hay una cavidad, este espacio no forma parte del interior del conductor. No
obstante, en lo que sigue de la discusi´ on, cuando hablemos del exterior del conductor nos referiremos a los
puntos que no pertenecen ni al conductor ni a la cavidad (a pesar de que los puntos de la cavidad tambi´en
son parte del exterior del conductor, para estos puntos usaremos el t´ermino “interior de la cavidad”).
Si colocamos una cantidad neta de carga q
cav
, en el interior de la cavidad, se puede demostrar que en la
superficie de dicha cavidad se induce una carga de igual magnitud y signo opuesto. Para ello se puede usar
una superficie gaussiana que contenga a la cavidad, pero que est´e contenida en el volumen del conductor,
de tal manera que todo punto de dicha superficie est´e en el interior del conductor, donde el campo es cero.
Obviamente el flujo de campo sobre esta superficie es cero de modo que la ley de Gauss me dice que no hay
carga neta contenida en la superficie, y como en el interior del conductor no hay carga, toda la carga se
encuentra en el interior de la cavidad o en su superficie (carga inducida), as´ı que Q
Total
= q
ind
cav
+ q
cav
= 0,
de modo que q
ind
cav
= −q
cav
como se quer´ıa demostrar. Esto implica que para el exterior de la cavidad,
2
Este es un m´ınimo sujeto a ligaduras, ya que los portadores est´ an impedidos para salir del material. De no ser as´ı la
configuraci´ on de m´ınima energ´ıa (para portadores del mismo signo), ser´ıa que todos se alejaran indefinidamente unos de otros.
3
Hay que recordar que las cargas positivas no son m´ oviles. Pero los huecos dejados por las cargas negativas act´ uan de manera
efectiva como si se moviera la carga positiva.
3.1. CAVIDADES EN CONDUCTORES 59
la contribuci´ on del campo generado por q
cav
se v´e apantallado por el campo generado por la carga q
ind
cav
distribu´ıda en la superficie de la cavidad. Aunque no es f´ acil visualizar la raz´ on por argumentos f´ısicos
simples, es un hecho que este apantallamiento es total, de tal manera que la superposici´ on de estos dos
campos es cero en el exterior de la cavidad (tanto en el interior como en el exterior del conductor). Por otro
lado, en el interior de la cavidad, la superposici´ on de estos dos campos es en general diferente de cero.
Imaginemos ahora que tenemos un conductor neutro con una cavidad y que adem´ as hay distribuciones
de carga q
cav
, q
ext
en el interior de la cavidad, y en el exterior del conductor respectivamente. Como ya
vimos, en el exterior de la cavidad (y en particular en el interior del conductor) los campos generados por
las cargas q
cav
y q
ind
cav
= −q
cav
que se encuentran en el volumen y la superficie de la cavidad respectivamente,
se anulan. De esto sale como consecuencia que para que el campo en el interior del conductor sea cero, es
necesario que el campo generado por la distribuci´ on exterior de carga q
ext
est´e completamente apantallado
por la carga inducida en la superficie exterior del conductor (q
ind
ext
= q
cav
ya que el conductor es neutro). En
s´ıntesis, tenemos cuatro distribuciones de carga (q
cav
, q
ind
cav
, q
ext
, q
ind
ext
)=(q
(a)
cav
, −q
(b)
cav
, q
ext
, q
(c)
cav
)
4
, las cuales en
el interior del conductor, se anulan por pares. Mas a´ un, en el interior de la cavidad se anula la contribuci´ on
debida a q
ext
, q
ind
ext
de manera que el campo resultante se debe solo a las cargas en el volumen y superficie
de la cavidad. Similarmente, en el exterior del conductor no hay contribuci´ on del par q
cav
, q
ind
cav
, y el campo
resultante es debido solo a la pareja q
ext
, q
ind
ext
. De modo que el conductor aisla completamente a las dos
parejas de distribuciones. No hay l´ıneas de campo generadas en la cavidad y su superficie que crucen el
conductor ni que lleguen al exterior. De la misma forma no hay l´ıneas de campo generadas en el exterior
o la superficie exterior del conductor, que crucen el interior del conductor ni que lleguen al interior de la
cavidad. El conductor est´ a actuando como escudo electrost´ atico en ambas direcciones. Mas a´ un, se pueden
fabricar escudos electrost´ aticos muy efectivos incluso si el conductor no es cerrado sino que posee peque˜ nos
huecos (jaulas de Faraday), el campo es muy atenuado en el interior excepto en las regiones cercanas a los
agujeros. Esto solo es v´ alido para campos exteriores independientes del tiempo o que var´ıan lentamente en
el tiempo (m´ as adelante veremos que tambi´en hay efectos de apantallamiento de campos dependientes del
tiempo en el interior de los conductores).
De lo anterior es f´ acil ver que si la cavidad est´ a libre de carga, el campo el´ectrico en su interior es cero.
La manera mas sencilla de verlo, es tomando q
cav
→ 0
+
, en tal caso q
ind
cav
→ 0

, y la contribuci´ on de este
par al campo en el interior de la cavidad tiende a cero, y como ya vimos, las otras dos fuentes de campo
no contribuyen en el interior de la cavidad y obtenemos lo que se quer´ıa demostrar. Se demuestra adem´ as,
que no se induce carga en la superficie de la cavidad
5
. Otra manera de verlo es teniendo en cuenta que las
l´ıneas de campo generadas en las eventuales cargas presentes en la superficie de la cavidad, deben comenzar
y terminar en la superficie de la cavidad (ya que ninguna l´ınea de campo le llega del exterior y por otro lado,
no hay cargas en el interior de la cavidad en donde pueda terminar una de estas l´ıneas). Esto no es posible
si todas las cargas en la superficie fueran del mismo signo, es necesario que una l´ınea comience en una carga
positiva en la superficie y termine en una negativa tambi´en en la superficie. Podemos completar un lazo
cerrado con esta l´ınea continu´ andola de tal manera que el resto del lazo yace en el interior del conductor, este
complemento no produce contribuci´ on a la integral de l´ınea cerrada del campo ya que E = 0 en los puntos
interiores al conductor, esto conduce a que solo la l´ınea que pasa por el interior de la cavidad contribuye a
la integral cerrada, y dicha contribuci´ on es positiva (si tomamos el sentido que va de la carga positiva a la
negativa), ya que el campo se origina en una carga positiva y otra negativa, esto nos conduce a que este es
un campo electrost´ atico no conservativo a menos que no exista carga neta en ning´ un punto de la superficie,
y el campo sea cero en el interior de la cavidad.
Finalmente, hay un argumento alternativo con base en el teorema de unicidad para la ecuaci´ on de
Laplace: en el interior de la cavidad (en ausencia de carga), se satisface la ecuaci´ on de Laplace con potencial
4
Los supra´ındices (a) , (b) , (c) indican que aunque las cargas netas pueden ser iguales, su distribuci´ on es en general, totalmente
distinta.
5
Este es un hecho interesante, ya que en tal caso, a´ un con cargas en el exterior del conductor, la carga inducida en ´este no se
distribuye sobre toda la superficie del conductor, puesto que la superficie que da a la cavidad tambi´en hace parte de la superficie
del conductor.
60 CAP
´
ITULO 3. CONDUCTORES ELECTROST
´
ATICOS
constante en la frontera (ya que la superficie de la cavidad es parte de la superficie del conductor), una
soluci´ on posible es φ = cte =potencial en la frontera, y como la soluci´ on es ´ unica entonces el potencial es
constante en el interior, de modo que el campo es cero en esta regi´ on.
Una aclaraci´ on final: de lo anterior se sigue que para un conductor neutro, la carga neta inducida sobre
la superficie exterior, es igual en magnitud y signo a la carga neta que est´ a en el interior de la cavidad
(digamos positiva). Esto no significa que se distribuya carga positiva a lo largo de toda la superficie exterior
del conductor. Es posible por ejemplo, que la carga exterior genere una polarizaci´ on de tal forma que se
distribuye carga positiva y negativa en extremos opuestos de la superficie conductora, lo importante es que
la carga positiva polarizada es mayor que la negativa polarizada, en una cantidad igual a la magnitud de la
carga en el interior de la cavidad.
Example 8 Supongamos una esfera conductora neutra con una cavidad cuya posici´ on y forma es arbitraria,
coloquemos una carga puntual q en el interior de la cavidad, y evaluemos el campo el´ectrico resultante en
el exterior del conductor. En este caso, las cuatro distribuciones mencionadas arriba vienen dadas por
(q
cav
, q
ind
cav
, q
ext
, q
ind
ext
)=(q
(a)
, −q
(b)
, 0, q
(c)
). En el interior del conductor las dos primeras se anulan, y como la
tercera es nula, es necesario que la distribuci´ on q
ind
ext
produzca contribuci´ on nula al campo en el interior del
conductor. Por tanto, la carga q
ind
ext
= q debe estar uniformemente distribu´ıda en la superficie de la esfera. El
campo resultante en el exterior es entonces el debido a esta ´ ultima carga uniformemente distribu´ıda, puesto
que las dos primeras se anulan entre s´ı. Tenemos por tanto que el campo es
E = K
c
q
r
2
u
r
este campo es central sin importar la forma de la cavidad ni la posici´ on de la cavidad o la carga. Lo ´ unico
que importa es el valor de la carga encerrada en la cavidad.
3.2. Sistemas de conductores como dispositivos de almacenamiento: Ca-
pacitores
Imaginemos un conductor esf´erico aislado de radio a, que est´ a a potencial ϕ
0
y que posee una carga Q
(definimos el cero de potencial en el infinito). Para un conductor esf´erico sabemos que ϕ
0
= Q/a podemos
definir entonces la capacitancia de la esfera como el cociente
C ≡
Q
ϕ
0
= a
notamos que este cociente es un factor geom´etrico, es decir no depende de las cargas ni los potenciales sobre
el conductor, ´ unicamente de su forma y tama˜ no. El lector puede comprobar que para un disco delgado de
radio a la carga almacenada y la capacitancia cuando ´este est´ a a un potencial ϕ
0
vienen dados por
Q =
2aϕ
0
π
; C =
2a
π
nuevamente un factor geom´etrico. Consideremos ahora un sistema que consiste de dos conductores elec-
trost´ aticos originalmente neutros. La idea es transferir carga positiva desde uno de los conductores hacia
el otro, de modo que ambos queden con cargas finales Q y −Q. El procedimiento de transferencia debe
ser cuasi est´ atico con el fin de garantizar que no hay p´erdidas por radiaci´ on. Extrapolando la definici´ on
anterior de capacitancia es natural definir la capacitancia como el cociente entre la carga Q y la diferencia
de potencial V entre los conductores
C ≡
Q
V
(3.1)
un caso muy simple lo constituye el sistema de un par de placas paralelas. El lector puede comprobar que
para dicho sistema el valor de la carga y capacitancia (despreciando efectos de borde) vienen dadas por:
Q = A
V
4πs
; C =
A
4πs
3.3. SISTEMAS CON N CONDUCTORES: COEFICIENTES DE CAPACITANCIA 61
siendo A el ´ area de cada placa, s la distancia entre placas y V la diferencia de potencial entre ellas. Nue-
vamente la cantidad denominada capacitancia resulta ser un factor exclusivamente geom´etrico. El siguiente
paso natural es tratar de extrapolar el concepto cuando hay en juego N conductores. Veremos que el concepto
de capacitancia resulta de mucha utilidad en la caracterizaci´ on de sistemas de N conductores electrost´ aticos.
3.3. Sistemas con N conductores: Coeficientes de capacitancia
S
i
S
N+1
F=j
1
F=j
i
F=j
N
F=j
N+1
n
i
n
N+1
F=j
i
Figura 3.2: Sistema de N conductores internos con un conductor N + 1 que los encierra. Las normales n
i
con i = 1, .., N + 1 apuntan hacia el exterior de los conductores y hacia el interior del volumen V
S
T
. Las
superficies S
i
con i = 1, .., N son un poco mayores a las de los correspondientes conductores. En contraste,
la superficie S
N+1
es ligeramente menor a la superficie del conductor externo.
Consideremos un sistema de N conductores donde el potencial en cada conductor es ϕ
i
, i = 1, 2, ..., N
y un conductor externo que posee una cavidad en la cual est´ an contenidos los N conductores anteriores.
La superficie de la cavidad que contiene a los conductores la denotamos por S
N+1
y est´ a a potencial ϕ
N+1
,
ver Fig. 3.2. Hay dos razones importantes para introducir el conductor externo que encierra a los otros: la
primera es que muchos sistemas de capacitores contienen un conductor que enciera a los dem´ as, la segunda
es que la condici´ on de frontera sobre la superficie S
N+1
nos garantizar´ a la unicidad de las soluciones que nos
interesan como veremos m´ as adelante. Finalmente, veremos que el caso en el cual no hay conductor externo
rodeando al sistema se puede obtener utilizando el l´ımite apropiado.
La densidad de carga en la superficie de un conductor est´ a dada por (1.30), de modo que la carga total
en cada conductor se escribe como
Q
i
=

S
i
σ
i
dS = −ε
0

S
i
∇φ n
i
dS , i = 1, . . . , N, N + 1 (3.2)
donde S
i
es la superficie exterior que encierra al conductor i y que est´ a arbitrariamente cercana y localmente
paralela a la superficie real del conductor (ver Fig. 3.2)
6
, n
i
es un vector normal a S
i
que apunta hacia el
exterior del conductor. Definamos la superficie total S
T
como
S
T
= S
1
+. . . +S
N
+S
N+1
y el volumen V
S
T
que encierra la superficie S
T
es aqu´el delimitado por la superficie exterior S
N+1
y las
N superficies interiores S
i
. Claramente, el potencial φ en dicho volumen debe satisfacer la ecuaci´ on de
6
QN+1 no es necesariamente la carga total sobre el conductor externo, sino la carga acumulada sobre la superficie de la
cavidad que encierra a los otros conductores. El valor de la carga se calcula con la integral de superficie (3.2), la cual para el
caso de los conductores internos comprende toda su superficie, pero para el conductor externo es solo la superficie de la cavidad
que encierra a los otros conductores.
62 CAP
´
ITULO 3. CONDUCTORES ELECTROST
´
ATICOS
Laplace con las condiciones de frontera
φ(S
i
) = ϕ
i
; i = 1, . . . , N, N + 1 (3.3)
en virtud de la linealidad de la ecuaci´ on de Laplace, la soluci´ on para φ se puede parametrizar como
φ =
N+1
¸
j=1
ϕ
j
f
j
(3.4)
donde f
j
son funciones que cumplen la ecuaci´ on de Laplace en el volumen V
S
T
, y que deben cumplir con las
siguientes condiciones de frontera

2
f
j
= 0 ; f
j
(S
i
) = δ
ij
, i, j = 1, . . . , N, N + 1 (3.5)
las soluciones para f
j
nos aseguran que φ es soluci´ on de la ecuaci´ on de Laplace con las condiciones de
frontera (3.3). Adicionalmente, los teoremas de unicidad nos aseguran que la soluci´ on para cada f
j
es ´ unica
(as´ı como la soluci´ on para φ). M´ as a´ un, las condiciones de frontera (3.5) nos indican claramente que los
factores f
j
dependen exclusivamente de la geometr´ıa. Aplicando el operador gradiente en la Ec. (3.4)
y reemplazando en (3.2) resulta
Q
i
=
N+1
¸
j=1
C
ij
ϕ
j
; C
ij
≡ −ε
0

S
i
∇f
j
n
i
dS (3.6)
de lo cual se v´e claramente que los C
ij
son factores exclusivamente geom´etricos. Los coeficientes C
ij
se pueden organizar en forma de una matriz de capacitancia la cual consiste en una generalizaci´ on del
concepto de capacitancia planteado en la secci´ on anterior. Podemos demostrar que la matriz C
ij
es sim´etrica
por medio de argumentos puramente geom´etricos. Partiendo de la definici´ on de C
ij
en la Ec. (3.6) se tiene
C
ij
= −ε
0

S
i
∇f
j
n
i
dS = ε
0

S
T
f
i
∇f
j
(−n
i
) dS
donde hemos usado el hecho de que f
i
= 1 en la superficie S
i
en tanto que f
i
= 0 en las otras superficies.
Del teorema de Gauss encontramos que
C
ij
= ε
0

V
S
T
∇ (f
i
∇f
j
) dV = ε
0

V
S
T

∇f
i
∇f
j
+f
i

2
f
j

dV
y dado que ∇
2
f
j
= 0 en V
S
T
se sigue que
C
ij
= ε
0

V
S
T
∇f
i
∇f
j
dV (3.7)
la cual es claramente sim´etrica
7
, i.e.
C
ji
= C
ij
(3.8)
una demostraci´ on alternativa usando argumentos de energ´ıa se describe en la secci´ on 3.6.
Es posible que uno o m´ as de los conductores internos tenga una cavidad vac´ıa. De acuerdo con la discusi´ on
hecha en la secci´ on 3.1, no hay carga inducida sobre la superficie de esta cavidad (la cual denotaremos por
S
ic
). En consecuencia, aunque S
ic
es parte de la superficie del conductor, dicha superficie se puede excluir
7
La Ec. (3.7) es una integral de volumen para los factores Cij. Podr´ıamos estar tentandos a usar el teorema de Gauss para
obtener una integral de volumen directamente de la Ec. (3.6). Sin embargo, fj no esta definido en la regi´ on interior a los
conductores. El gradiente de fj en la Ec. (3.6) se eval´ ua en una vecindad exterior de la superficie conductora.
3.4. PROPIEDADES ADICIONALES DE LA MATRIZ DE CAPACITANCIA 63
de la integraci´ on en la Ec. (3.2). Por otro lado, se puede ver por argumentos de unicidad que f
j
= δ
ij
en el
volumen de la cavidad V
ic
con lo cual ∇f
j
= 0 en dicho volumen, y por tanto V
ic
puede ser exclu´ıdo de la
integral de volumen (3.7). En s´ıntesis ni S
ic
ni V
ic
contribuyen en este caso.
Esta situaci´ on es diferente si hay otro conductor en la cavidad. En este caso la superficie de la cavidad
contribuye en la Ec. (3.2). Similarmente, el volumen comprendido entre la cavidad y el conductor dentro
de ella contribuye en la integral (3.7). Estos argumentos se pueden extender para el caso de embebimientos
sucesivos de conductores en cavidades como muestra la Fig. 3.3 o para conductores con varias cavidades.
Figura 3.3: Ejemplo de un sistema en el cual hay embebimiento sucesivo de conductores. El volumen V
S
T
corresponde a la regi´ on en blanco. Las regiones correspondientes a cavidades vac´ıas (y sus superficies y
vol´ umenes asociados) pueden ser exclu´ıdos sin afectar los c´ alculos. En esta figura la cavidad A est´ a vac´ıa,
de modo que su superficie y volumen no necesitan ser considerados en los c´ alculos.
3.4. Propiedades adicionales de la matriz de capacitancia
Definamos una funci´ on F en la forma
F ≡
N+1
¸
j=1
f
j
(3.9)
de la ecuaci´ on (3.5) vemos que

2
F = 0, F(S
i
) = 1 (i = 1, . . . , N + 1). (3.10)
y dado que F = 1 a lo largo de toda la superficie S
T
, vemos por unicidad que F = 1 en todo el volumen
V
S
T
de modo que se obtiene la identidad
N+1
¸
i=1
f
i
= 1 (3.11)
adicionalmente si sumamos sobre j en la segunda de las ecuaciones (3.6) y teniendo en cuenta la Ec. (3.11),
encontramos
N+1
¸
j=1
C
ij
= 0 (3.12)
La simetr´ıa de los C
ij
conduce tambi´en a la identidad
N+1
¸
i=1
C
ij
= 0 (3.13)
Las ecuaciones (3.12) y (3.13) implican que la suma de los elementos sobre cualquier fila o columna de
la matriz es nula. En el ap´endice B.1 se obtienen algunas pruebas de consistencia para estas importantes
propiedades. Teniendo en cuenta la simetr´ıa de la matriz de los C
ij
con dimensiones (N + 1) (N + 1)
as´ı como las N +1 ligaduras dadas por la Ec. (3.13), vemos que para un sistema de N conductores rodeados
por un conductor externo N + 1, el n´ umero de coeficientes de capacitancia independientes viene dado por
N
I
= (N + 1)
2

¸
N (N + 1)
2

−(N + 1) =
N (N + 1)
2
. (3.14)
Otras propiedades importantes son las siguientes
64 CAP
´
ITULO 3. CONDUCTORES ELECTROST
´
ATICOS
S
i
f
i
= 0 Ñ
f i
S
j
n
i
S
i
Ñ
f j
S
j
n
i
(a) (b)
C
ii
C
ij
f
i
= 1
f
j
= 0
f
j
= 1
Figura 3.4: Comportamiento del factor ∇f
i
en la superficie de cada conductor.
C
ii
≥ 0 ; C
ij
≤ 0, i = j (3.15)
La primera de las Ecs. 3.15 se sigue directamente de la Ec. (3.7). Para demostrar la segunda, recordemos
que las soluciones de la ecuaci´ on de Laplace no pueden tener m´ınimos o m´ aximos locales en el volumen en
donde la ecuaci´ on es v´ alida (ver secci´ on 2.2). Por lo tanto las funciones f
j
deben yacer en el intervalo
0 ≤ f
j
≤ 1. (3.16)
y puesto que f
j
= 0 sobre las superficies S
i
con i = j, vemos que f
j
adquiere su valor m´ınimo sobre tales
superficies. En consecuencia, la funci´ on ∇f
j
debe apuntar hacia afuera con respecto al conductor i para
i = j. de modo que
n
i
∇f
j
≥ 0 ; para i = j. (3.17)
sustituyendo la Ec. (3.17) en la Ec. (3.6) se obtiene que C
ij
≤ 0 para i = j. Una demostraci´ on adicional
de la propiedad C
ii
≥ 0 se puede obtener teniendo en cuenta que f
i
adquiere su valor m´ aximo sobre la
superficie S
i
. La Fig. 3.4, muestra el comportamiento de estos gradientes en las vecindades de las superficies
conductoras.
Por otro lado, la Ecuaci´ on (3.13) la podemos reescribir como
N
¸
j=1
C
ij
= −C
N+1,j
Y a partir de la Ec. (3.15) tenemos que C
N+1,j
≤ 0 para j = 1, . . . , N y C
N+1,N+1
≥ 0. Por tanto
N
¸
i=1
C
ij
≥ 0 (j = 1, . . . , N) (3.18a)
N
¸
i=1
C
i,N+1
≤ 0. (3.18b)
Las siguientes propiedades se siguen de las Ecs. (3.8), (3.13), (3.15), (3.18a) y (3.18b)
[C
ii
[ ≥
N
¸
i,=j
[C
ij
[ (3.19a)
[C
ii
[ ≥ [C
ij
[, (3.19b)
C
ii
C
jj
≥ C
2
ij
(3.19c)
[C
N+1,N+1
[ =
N
¸
i=1
[C
i,N+1
[ (3.19d)
[C
N+1,N+1
[ ≥ [C
i,N+1
[, (3.19e)
donde i, j = 1, . . . , N.
3.5. EJEMPLOS DE C
´
ALCULOS DE LA MATRIZ DE CAPACITANCIAS 65
Un caso particularmente interesante surge cuando el conductor externo est´ a a potencial cero. En tal caso,
aunque los elementos de la forma C
N+1,j
no son necesariamente nulos, no aparecen en las contribuciones a
la carga de los conductores internos como se puede ver de la ecuaci´ on (3.6) haciendo ϕ
N+1
= 0. Por esta
raz´ on, la matriz de capacitancia usada para describir N conductores libres (es decir sin un conductor externo
que los rodee) tiene dimensiones N N, ya que por unicidad, la soluci´ on para este problema es equivalente
a la soluci´ on del sistema de N conductores rodeados por un conductor externo conectado a tierra y cuyas
dimensiones tienden a infinito.
3.4.1. El caso de dos conductores
Analicemos el caso de un solo conductor interno y el conductor externo i.e. N = 1. En todos los casos el
conductor 1 es el conductor interno. De (3.13) y (3.8) tenemos que
C
21
= C
12
= −C
11
= −C
22
por lo tanto s´ olo hay un coeficiente independiente, por ejemplo C
11
(en consistencia con la Ec. 3.14 con
N = 1). Las cargas del conductor interno y externo se obtienen a partir de (3.6)
Q
1
= C
11

1
−ϕ
2
)
Q
2
= −C
11

1
−ϕ
2
) = −Q
1
Este ´ ultimo resultado es consistente con la Ec. (B.2) y nos muestra que la carga inducida en la superficie de
la cavidad del conductor 2 es opuesta a la carga del conductor 1, propiedad ya discutida en la secci´ on 3.1.
De este caso se pueden derivar tres ejemplos que resumimos en la tabla (3.1). Las f
j
son las funciones
auxiliares que nos permiten calcular los coeficientes de capacitancia.
System f
1
C
11
Spherical shell with radius b
and concentric solid sphere
with radius a.
ab
b−a

1
r

1
b

4πε
0
ab
b−a
Cylindrical shell with radius
b and concentric solid cylin-
der with radius a, both with
length L.
ln(r/b)
ln(a/b)
2πε
0
L
ln(b/a)
Two parallel planes with area
A at x = 0 and x = d (con-
ductor 1).
x/d ε
0
A
d
Cuadro 3.1: factores C
11
y f
1
para tres sistemas de dos conductores con a ≤ r ≤ b y 0 ≤ x ≤ d. Despreciamos
efectos de borde para los cilindros y planos.
3.5. Ejemplos de c´alculos de la matriz de capacitancias
Ejemplo 1: Consideremos el caso de dos cascarones esf´ericos conc´entricos de radios b y c, y un conductor
esf´erico s´ olido (conc´entrico con los anteriores) de radio a de tal forma que a < b < c. Los potenciales se
denotan por ϕ
1
, ϕ
2
, y ϕ
3
respectivamente. La soluci´ on general de la ecuaci´ on de Laplace para f
i
se puede
escribir como
f
i
=
A
i
r
+B
i
(3.20)
66 CAP
´
ITULO 3. CONDUCTORES ELECTROST
´
ATICOS
Usando (3.5) y (3.20), obtenemos f
1
y f
3
f
1
=

ab
b−a

1
r

1
b

, a ≤ r ≤ b
0, b ≤ r ≤ c
f
3
=

0, a ≤ r ≤ b
bc
c−b

1
b

1
r

, b ≤ r ≤ c
aunque f
2
se puede obtener con el mismo procedimiento, es m´ as ventajoso extraerlo con base en la propiedad
(3.11) y se obtiene
f
2
=

ab
b−a

1
a

1
r

, a ≤ r ≤ b
bc
c−b

1
r

1
c

, b ≤ r ≤ c
Los nueve coeficientes de capacitancia se pueden evaluar expl´ıcitamente a partir de (3.6), lo cual se deja
al lector. Sin embargo, es m´ as f´ acil usar las propiedades (3.13) y (3.8), y tener en cuenta que C
31
= 0
(∇f
1
(r) = 0 para r > b) para obtener
C
13
= 0, C
12
= −C
11
, C
22
= C
11
−C
32
y C
33
= −C
32
(3.21)
De (3.6) la carga en cada uno de los conductores es
Q
1
= C
11

1
−ϕ
2
) (3.22)
Q
2
= −Q
1
+C
32

3
−ϕ
2
)
Q
3
= C
32

2
−ϕ
3
) = −(Q
1
+Q
2
)
por lo tanto, solo debemos calcular C
11
y C
32
8
, los cuales est´ an dados por
C
11
= 4πε
0
ab
b −a
, C
23
= −4πε
0
bc
c −b
con lo que obtenemos
C
12
= −4πε
0
ab
b −a
, C
33
= 4πε
0
bc
c −b
, C
22
= 4πε
0
b

a
b −a
+
c
c −b

Q
1
= 4πε
0
ab
b −a

1
−ϕ
2
) ; Q
2
= −Q
1
+ 4πε
0
bc
c −b

2
−ϕ
3
)
En el caso en que ϕ
2
= ϕ
3
, se llega a que Q
1
= −Q
2
y Q
3
= 0. Se puede demostrar que las ecuaciones
(3.21) y (3.22) son v´ alidas incluso si no tenemos conductores esf´ericos ni conc´entricos, ya que estas ecuaciones
provienen de la primera de las Ecs. (3.6) as´ı como de las Ecs. (3.8) y (3.13), las cuales reflejan propiedades
generales independientes de geometr´ıas espec´ıficas.
Ejemplo 2 Consideremos dos conductores internos y el conductor externo conectado a tierra. Comence-
mos con los conductores internos inicialmente neutros i.e. Q
1
= Q
2
= 0. Si transferimos carga desde uno de
los conductores internos al otro se mantendr´ a la condici´ on Q
1
= −Q
2
. A partir de la Ec. (3.6) y definiendo
V ≡ ϕ
1
−ϕ
2
encontramos
Q
1
= (C
11
+C
12
) ϕ
1
−C
12
V (3.23)
Q
1
= −C
13
ϕ
1
−C
12
V (3.24)
donde hemos usado la Ec. (3.13). Similarmente Q
2
= −C
23
ϕ
1
− C
22
V , y usando de nuevo la Ec. (3.13)
encontramos
Q
1
+Q
2
= C
33
ϕ
1
+C
32
V (3.25)
8
Si tenemos en cuenta que C13 es otro grado de libertad (aunque sea nulo), tenemos un total de tres grados de libertad, en
concordancia con la Ec. 3.14 para N = 2.
3.6. ENERG
´
IA ELECTROST
´
ATICA Y MATRIZ DE CAPACITANCIA 67
y dado que el sistema es neutro i.e. Q
1
+Q
2
= 0 se obtiene que
ϕ
1
= −
C
32
C
33
V (3.26)
sustituyendo la Ec. (3.26) en la Ec. (3.24) encontramos
Q
1
= CV ; C ≡
C
13
C
32
−C
33
C
12
C
33
(3.27)
Por tanto, para un sistema de dos conductores internos y un conductor envolvente, la carga almacenada
en el conductor 1 es directamente proporcional al voltage V = ϕ
1
− ϕ
2
siempre que se mantenga la condi-
ci´ on Q
1
= −Q
2
, y el conductor externo permanezca conectado a tierra. La constante de proporcionalidad
geom´etrica es una combinaci´ on de los elementos de la matriz de capacitancia que la llamaremos la capaci-
tancia efectiva C. Dado que N = 2, solo tres de los coeficientes en la definici´ on de C son independientes.
A partir de las Ecs. (3.15) vemos que esta capacitancia efectiva es no negativa. El procedimiento no es v´ alido
si C
33
= 0, en tal caso vemos que al usar las Ecs. (3.13), (3.8) y (3.15) se obtiene C
i3
= C
3i
= 0, y a partir
de la Ec. (3.24) encontramos C = −C
12
= C
22
= C
11
que tambi´en es no negativo.
Finalmente, el l´ımite en el cual no hay conductor externo se obtiene haciendo tender todas las dimensiones
de la cavidad hacia infinito manteniendo el conductor externo conectado a tierra como ya se discuti´ o por
argumentos de unicidad. En consecuencia, para un sistema de dos conductores sin conductor externo, la
condici´ on (3.27) permanece v´ alida. Esta es entonces la demostraci´ on formal de la Ec. (3.1) que se discuti´ o en
la pag. (60) de manera eur´ıstica.
3.6. Energ´ıa electrost´atica y matriz de capacitancia
N´ otese que a partir de la Ec. (3.6) los argumentos utilizados han sido exclusivamente geom´etricos sin
aluci´ on alguna a cargas o potenciales sobre los conductores. Esto est´ a relacionado con el hecho de que los
coeficientes de capacitancia son factores geom´etricos independientes de dichas cargas y potenciales. Por otro
lado, la Ec. (3.6) nos brinda la relaci´ on que hay entre las cargas y potenciales a trav´es de los factores de
capacitancia. El objetivo ahora es ver que informaci´ on nos pueden dar estos coeficientes para observables
tales como cargas, potenciales y la energ´ıa electrost´ atica.
3.6.1. Simetr´ıa de los C
ij
por argumentos de energ´ıa
Notemos en primer lugar que la propiedad de simetr´ıa de los C
ij
se puede obtener utilizando la conser-
vatividad de los sistemas electrost´ aticos: Tomemos un sistema de N conductores con un conductor N + 1
que los rodea tal como lo describe la Fig. (3.2). Comenzando con todos los conductores a potencial cero,
cargamos el conductor j hasta que alcance su potencial final ϕ
j
, el trabajo necesario es 1/2Q
j
ϕ
j
= 1/2C
jj
ϕ
2
j
.
Ahora manteniendo el conductor j a potencial ϕ
j
, cargamos el conductor i hasta que quede a potencial ϕ
i
,
el trabajo para esto es 1/2Q
i
ϕ
i
= 1/2 (C
ii
ϕ
i
+C
ij
ϕ
j
) ϕ
i
, la energ´ıa total para llevar ambos conductores a
potenciales ϕ
i
y ϕ
j
(los otros conductores se mantiene a potencial cero) es
U
T
=
1
2

C
ii
ϕ
2
i
+C
ij
ϕ
j
ϕ
i
+C
jj
ϕ
2
j

(3.28)
Por otro lado, si cargamos primero el conductor i para luego cargar el conductor j hasta la misma
configuraci´ on final, la conservatividad de los sistemas electrost´ aticos nos garantiza que la energ´ıa requerida
es la misma y est´ a dada por
U
T
=
1
2

C
ii
ϕ
2
i
+C
ji
ϕ
j
ϕ
i
+C
jj
ϕ
2
j

(3.29)
de modo que las Ecs. (3.28, 3.29) conducen a
C
ij
= C
ji
(3.30)
68 CAP
´
ITULO 3. CONDUCTORES ELECTROST
´
ATICOS
3.6.2. Teorema de reciprocidad para cargas y potenciales
Ahora para una geometr´ıa dada de conductores, tomemos dos configuraciones de cargas y potenciales
¦Q
i
, ϕ
i
¦ y ¦Q
t
i
, ϕ
t
i
¦. Un resultado adicional interesante surge de aplicar las relaciones (3.8) y (3.6) se tiene
que
N+1
¸
i=1
Q
i
ϕ
t
i
=
N+1
¸
i=1

¸
N+1
¸
j=1
C
ij
ϕ
j
¸

ϕ
t
i
=
N+1
¸
j=1

N+1
¸
i=1
C
ji
ϕ
t
i

ϕ
j
y aplicando nuevamente (3.6) se obtiene
N+1
¸
i=1
Q
i
ϕ
t
i
=
N+1
¸
j=1
Q
t
j
ϕ
j
resultado conocido como teorema de reciprocidad [5].
3.6.3. Energ´ıa electrost´atica y capacitancia
Para demostrar la simetr´ıa de los coeficientes de capacitancia hemos calculado la energ´ıa interna en
el caso en que se eleva el potencial de dos conductores manteniendo los otros a tierra. Sin embargo, la
configuraci´ on final del sistema puede ser tal que todos los conductores est´en a potencial diferente de cero.
Para este caso general vamos a calcular la energ´ıa interna del sistema, es decir el trabajo necesario para que
los conductores queden en sus potenciales finales partiendo todos de potencial cero. En particular queremos
ver la conexi´ on que hay entre la energ´ıa interna del sistema y los coeficientes de capacitancia. Partiendo de
la expresi´ on (1.18) para la energ´ıa interna electrost´ atica tenemos:
U =
ε
0
2

V
S
T
E
2
dV =
ε
0
2

V
S
T
∇φ ∇φ dV =
1
2
¸
i,j
ϕ
i
ϕ
j
¸
ε
0

V
S
T
∇f
i
∇f
j
dV
¸
donde hemos usado (3.4), teniendo en cuenta la relaci´ on (3.7) obtenemos
U =
1
2
¸
i,j
C
ij
ϕ
j
ϕ
i
=
1
2
¸
i
Q
i
ϕ
i
que nos muestra la forma de calcular la energ´ıa almacenada en el sistema de conductores, con base en los
coeficientes de capacitancia y los potenciales de ´estos.
Cap´ıtulo 4
Funciones de Green y ecuaci´ on de
Poisson en electrost´atica
La naturaleza no homog´enea de la ecuaci´ on de Poisson trae como consecuencia que sus soluciones no se
pueden constru´ır por el m´etodo de separaci´ on de variables salvo en casos muy especiales. En realidad, este
es el caso para la mayor parte de las ecuaciones inhomog´eneas. Por esta raz´ on es necesario recurrir a otros
m´etodos, en particular trabajaremos el m´etodo de las funciones de Green. Es necesario enfatizar que aunque
en este texto trabajaremos la mencionada t´ecnica para los casos particulares de la ecuaci´ on de Poisson
y la funci´ on de onda, el formalismo de Green es de mucha utilidad para muchas ecuaciones diferenciales
inhomog´eneas y es tambi´en extendible al caso particular en que dichas ecuaciones se vuelven homog´eneas.
4.1. Teoremas de Green en electrost´atica
Lo que usualmente conocemos (o podemos medir) en un problema electrost´ atico real es la densidad
de carga en el volumen y el potencial, o su derivada normal en la superficie. Adem´ as los teoremas de
unicidad nos aseguran que la soluci´ on es ´ unica cuando tenemos esa informaci´ on disponible. Por esta raz´ on
es natural tomar como punto de partida un teorema que nos enlace una integral en el volumen donde se
conoce la carga, con otra integral en la superficie que delimita a dicho volumen. Se nos viene entonces a la
mente el teorema de la divergencia. En realidad, es mucho m´ as provechoso comenzar con un corolario del
teorema de la divergencia conocido como teorema de Green, que ya estudiamos en la secci´ on 1.5. Dado que
∇φ dS = ∇φ n dS =
∂φ
∂n
dS, el teorema de Green Ec. (1.21), se escribe

V

φ

r
t


t2
ψ

r
t

−ψ

r
t


t2
φ

r
t

dV
t
=

S
¸
φ

r
t

∂ψ (r
t
)
∂n
t
−ψ

r
t

∂φ(r
t
)
∂n
t

dS
t
El t´ermino a la derecha involucra φ(r
t
) , ∂
n
ψ(r
t
) , ψ (r
t
) , ∂
n
φ(r
t
) evaluados en la superficie pero no sus
valores en el interior. Por lo tanto, esta integral podr´ıa dar cuenta de las condiciones de frontera.
Tomemos φ como el potencial electrost´ atico. La integral de volumen incluye a φ y a ∇
t2
φ, usando la
ecuaci´ on de Poisson reemplazamos ∇
t2
φ(r
t
) por −4πK
c
ρ (r
t
), y solo quedar´ıa por “despejar” φ(r
t
). Esto
se logra asignando ψ = [r −r
t
[
−1
y recordando la propiedad ∇
t2

[r −r
t
[
−1

= −4πδ (r −r
t
) con lo cual la
identidad de Green queda

V
¸
φ

r
t


t2

r −r
t

−1


1
[r −r
t
[

t2
φ

r
t

dV
t
=

S
¸
φ

r
t


∂n
t

1
[r −r
t
[


1
[r −r
t
[
∂φ(r
t
)
∂n
t

dS
t
usando la Ec. de Poisson y la identidad (1.10)
−4π

V
φ

r
t

δ

r −r
t

dV
t
+ 4πK
c

ρ (r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
=

S
¸
φ

r
t


∂n
t

1
[r −r
t
[


1
[r −r
t
[
∂φ(r
t
)
∂n
t

dS
t
69
70 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
Ahora bien, si el punto r est´ a dentro del volumen de integraci´ on, entonces la integraci´ on con la delta
de Dirac hace posible “despejar” φ(r).
−4πφ(r) = −4πK
c

V
ρ (r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
+

S
¸
φ

r
t


∂n
t

1
[r −r
t
[


1
[r −r
t
[
∂φ(r
t
)
∂n
t

dS
t
abreviando la notaci´ on R ≡ [r −r
t
[, queda finalmente
φ(r) = K
c

V
ρ (r
t
)
R
dV
t
+
1

S
¸
1
R
∂φ(r
t
)
∂n
t
−φ

r
t


∂n
t

1
R

dS
t
(4.1)
con esta expresi´ on tenemos en principio despejado el valor de φ(r) al menos para valores de r en el interior
del volumen, obs´ervese que si r est´ a fuera del volumen, la integral que permiti´ o despejar al potencial se
anular´ıa
1
. La integral de volumen se realiza en el interior del volumen V .
1. Recordando que para un conductor perfecto
σ = −
1
4πK
c

n
φ
tenemos que
1

1
R

n
φ dS
t
= −K
c

σ
t
dS
t
R
La primera integral de superficie equivale al potencial generado por una carga superficial σ, hay que
notar sin embargo que esta analog´ıa solo es v´ alida para conductores, en tanto que la expresi´ on (4.1)
para el potencial tambi´en vale para cualquier tipo de material.
2. La segunda integral de superficie se puede escribir como

1

S
φ∂
n

1
R

dS
t
= −
1

S
φ
(r −r
t
)
[r −r
t
[
3
dS
t
= −
1

S
φ

r
t

dΩ
t
con lo cual podemos hacer la analog´ıa con el potencial de una capa dipolar discutida anteriormente
para lo cual se hace D = −
φ

, la integral de superficie queda de la forma

D dΩ que es el potencial
generado por una capa dipolar con densidad de momento superficial D = −
φ

.
3. Se puede ver que si la superficie avanza hacia el infinito y el potencial decrece m´ as r´ apido que 1/R
(como por ejemplo en el caso de distribuciones localizadas), la integral en dS
t
se anula (o tiende a una
constante) obteni´endose
φ(r) = K
c

V
ρ (r
t
)
R
dV
t

0
que es la expresi´ on para el potencial sin frontera (frontera en el ∞) cuando la distribuci´ on ρ (r
t
) es
conocida en todo el espacio.
4. Esta ecuaci´ on requiere conocer ρ (r) en el volumen V y no en todo el espacio como se quer´ıa. Sin embar-
go, tambi´en requiere conocer φ y ∂
n
φ simult´ aneamente sobre la misma superficie, lo cual es en general
inconsistente o en el caso en que sea consistente es una sobredeterminaci´ on innnecesaria del problema.
Por tanto, este todav´ıa no es un m´etodo pr´ actico para evaluar φ. A continuaci´ on desarrollaremos un
formalismo para poder hacer uso real de las condiciones de frontera.
1
Si estamos justo en la frontera tampoco podemos aplicar este formalismo, puesto que el uso de las propiedades de la delta
solo es claro para puntos en el interior y exterior de la regi´ on. Sin embargo, el valor del potencial en la superficie es dado en el
caso de Dirichlet, y en el caso de Neumann se puede obtener recurriendo a la continuidad del potencial a menos que tengamos
cierto tipo de singularidades.
4.2. ECUACI
´
ON DE GREEN Y POTENCIAL ELECTROST
´
ATICO 71
4.2. Ecuaci´ on de Green y potencial electrost´atico
En el intento de soluci´ on anterior elegimos ψ = [r −r
t
[
−1
con el fin de obtener una delta de Dirac que
nos permitiera despejar φ(r
t
). Esto fu´e posible en virtud de la propiedad

2

1
[r −r
t
[

= −4πδ

r −r
t

Sin embargo, [r −r
t
[
−1
no es la ´ unica funci´ on que me puede cumplir este cometido, asumamos que existen
otras funciones que emulan esta propiedad y las llamaremos funciones de Green

2
G

r, r
t

= −4πδ

r −r
t

(4.2)
reescribiendo G(r, r
t
) =
1
[r−r

[
+ F (r, r
t
), vemos que G(r, r
t
) es una funci´ on de Green, siempre y cuando
F (r, r
t
) cumpla la ecuaci´ on de Laplace. Usando G(r, r
t
) y con un procedimiento an´ alogo al que nos llev´ o a
(4.1) se obtiene la siguiente expresi´ on para el potencial
φ(r) = K
c

V
ρ

r
t

G

r, r
t

dV
t
+
1

S
¸
G

r, r
t

∂φ(r
t
)
∂n
t
−φ

r
t

∂G(r, r
t
)
∂n
t

dS
t
Ahora bien, el problema fundamental es evitar el uso simult´ aneo de las condiciones de Dirichlet y Neumann
para lo cual podemos hacer uso de la libertad para elegir la funci´ on de Green (expresada a trav´es de la
funci´ on F (r, r
t
)). Se ve de inmediato que podemos eliminar la primera integral de superficie si hacemos
G(r, r
t
) = 0 en la superficie, lo cual ser´ıa conveniente si tenemos condiciones de Dirichlet, puesto que la
integral de superficie que sobrevive requiere el conocimiento del potencial en la superficie. Se deduce entonces
que el problema de Dirichlet se resuelve formalmente si encontramos la soluci´ on de la ecuaci´ on de Green
(4.2), con condici´ on de frontera (G
D
)
S
= 0, con lo cual la ecuaci´ on para el potencial se reduce a
φ(r) = K
c

V
ρ

r
t

G
D

r, r
t

dV
t

1

S
¸
φ

r
t

∂G
D
(r, r
t
)
∂n
t

dS
t
(4.3)
A priori, se podr´ıa pensar que para el problema de Neumann podemos exigir an´ alogamente que se anule la
otra integral a trav´es de la condici´ on ∂
n
G(r, r
t
) = 0, con esta suposici´ on evaluemos las siguientes integrales

V

2
G
N
dV
t
= −4π

V
δ

r −r
t

dV
t
= −4π

S
∇G
N
dS
t
=

S
∂G
N
∂n
t
dS
t
= 0
sin embargo, el teorema de la divergencia exige que estas dos integrales sean iguales, de modo que la exigencia

n
G(r, r
t
) = 0 es incompatible con el teorema de la divergencia
2
. Para lograr la compatibilidad requerimos
que

S
∂G
N
∂n
t
dS
t
= −4π
La forma m´ as inmediata es escoger ∂
n
G
N
(r, r
t
) = −4π/S, siendo S la magnitud de la superficie cerrada.
Por tanto, F (r, r
t
) debe ser escogida para cumplir esta condici´ on, y el potencial queda
φ(r) = K
c

V
ρ

r
t

G
N

r, r
t

dV
t
+
1

S
¸
G
N

r, r
t

∂φ(r
t
)
∂n
t
−φ

r
t

∂G
N
(r, r
t
)
∂n
t

dS
t
φ(r) = K
c

V
ρ

r
t

G
N

r, r
t

dV
t
+
1

S
¸
G
N

r, r
t

∂φ(r
t
)
∂n
t
+

S
φ

r
t

dS
t
φ(r) = K
c

V
ρ

r
t

G
N

r, r
t

dV
t
+
1

S
G
N

r, r
t

∂φ(r
t
)
∂n
t
dS
t
+
1
S

S
φ

r
t

dS
t
2
Obs´ervese que si r est´ a fuera del volumen V , la condici´ on es compatible con el teorema de la divergencia, pero recordemos
que en este caso la soluci´ on para el potencial ya no es v´ alida.
72 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
el potencial queda finalmente
φ(r) = K
c

V
ρ

r
t

G
N

r, r
t

dV
t
+
1

S
G
N

r, r
t

∂φ(r
t
)
∂n
t
dS
t
+'φ`
S
(4.4)
donde 'φ`
S
corresponde al valor promedio del potencial en la superficie, claramente este promedio es un
n´ umero (no una funci´ on) de modo que solo es una recalibraci´ on. De nuevo esta constante arbitraria aparece
debido a que las condiciones de Neumann no fijan el cero de potencial.
4.3. Interpretaci´ on de la funci´ on de Green en electrost´atica
La funci´ on de Green m´ as simple G = [r −r
t
[
−1
cumple la Ec. ∇
2
G = −4πδ (r −r
t
), y se puede interpretar
como el potencial generado por una carga “unidad” (tal que K
c
q = 1)
3
ubicada en r
t
, esto a su vez es
consistente con la ecuaci´ on de Poisson, ∇
2
φ = −4πK
c
ρ puesto que δ (r −r
t
) corresponde a la densidad
volum´etrica equivalente de una carga puntual en r
t
. Para el caso de una funci´ on de Green m´ as general
G(r, r
t
) = [r −r
t
[
−1
+ F (r, r
t
), recordemos que F (r, r
t
) satisface la ecuaci´ on de Laplace en el interior de
V , de modo que se puede interpretar como el potencial generado dentro de V debido a una distribuci´ on
de cargas en la frontera y/o en el exterior de V, y tal que hace que la funci´ on de Green cumpla
las condiciones de frontera de Dirichlet o Neumann. Ahora bien, como la funci´ on de Green es la que debe
cumplir la condici´ on de frontera, lo que tenemos es la superposici´ on de dos potenciales (ambos evaluados en
r) el generado por la carga unidad ubicada en r
t
y el generado por las cargas externas. La funci´ on F (r, r
t
)
debe depender de la ubicaci´ on de la carga puntual (r
t
) ya que es la superposici´ on de ambas la que produce
las condiciones de frontera.
Para las condiciones de Dirichlet se puede demostrar una propiedad de simetr´ıa de la funci´ on de Green.
Partiendo del teorema de Green Ec. (1.21) con φ(r) = G
D
(r, r
1
) , ψ(r) = G
D
(r, r
2
)

G
D
(r, r
1
) ∇
2
G
D
(r, r
2
) −G
D
(r, r
2
) ∇
2
G
D
(r, r
1
)

dV =

[G
D
(r, r
1
) ∇G
D
(r, r
2
)
−G
D
(r, r
2
) ∇G
D
(r, r
1
)] dS
al usar condiciones de Dirichlet, se anulan las integrales de superficie. Adicionalmente, ∇
2
G
D
(r, r
t
) =
−4πδ (r −r
t
) con lo cual tenemos,
−4π

[G
D
(r, r
1
) δ (r −r
2
) −G
D
(r, r
2
) δ (r −r
1
)] dV = 0
−4πG
D
(r
2
, r
1
) + 4πG
D
(r
1
, r
2
) = 0
de modo que
G
D
(r
2
, r
1
) = G
D
(r
1
, r
2
) (4.5)
Para condiciones de Neumann no es autom´ atico pero se puede imponer.
Las expresiones para el potencial con condiciones de Neumann o Dirichlet Ecs. (4.3, 4.4), nos indican
que primero debemos encontrar la funci´ on de Green con las condiciones de frontera apropiadas. A priori
pareciera escasa la ganancia: hemos cambiado la ecuaci´ on de Poisson (1.11), por la ecuaci´ on de Green
(4.2), y las condiciones de frontera para el potencial las cambiamos por las condiciones de frontera para la
funci´ on de Green. No obstante, un an´ alisis mas detallado nos muestra la ganancia: La ecuaci´ on de Poisson es
inhomog´enea, y aunque la ecuaci´ on de Green tambi´en lo es, la ecuaci´ on para F (r, r
t
) es homog´enea ( y con
F encontramos G). Mas importante a´ un, para una determinada geometr´ıa la ecuaci´ on de Poisson requerir´ıa
un tratamiento diferente para diferentes formas de las distribuciones de carga y/o de las condiciones de
frontera (digamos de Dirichlet). En contraste, las condiciones de frontera de Green para una geometr´ıa dada
3
Este uno no es adimensional y depende del sistema de unidades usado.
4.3. INTERPRETACI
´
ON DE LA FUNCI
´
ON DE GREEN EN ELECTROST
´
ATICA 73
son las mismas, aunque la distribuci´ on de cargas en el volumen o de potenciales en la superficie, sea diferente
(digamos G
S
= 0 para Dirichlet sin importar la forma funcional de φ en la superficie, ni la distribuci´ on de
carga en el interior).
Para evaluar la funci´ on de Green podemos recurrir a la expansi´ on de G en funciones ortonormales
apropiadas para la simetr´ıa del sistema (ver secci´ on 2.1), los coeficientes de la expansi´ on se ajustan para
reproducir las condiciones de frontera. Por otro lado, la t´ecnica de im´ agenes tambi´en nos puede proveer de
una soluci´ on muy elegante en ciertos casos especiales. Hay otros m´etodos tanto num´ericos como anal´ıticos
que no citaremos aqu´ı [Ref. ????].
4.3.1. Un teorema sobre las funciones de Green
Cuando una ecuaci´ on diferencial est´ a caracterizada por un operador diferencial herm´ıtico, las funciones
propias asociadas a dicho operador son ortogonales (o se pueden ortogonalizar en el caso en que hay degen-
eraci´ on presente) y forman un conjunto completo de ciertos espacios vectoriales de funciones que cumplen
ciertas condiciones de frontera. Esto significa que las funciones propias del operador diferencial se pueden
usar como bases para generar las soluciones de la ecuaci´ on diferencial. Si la ecuaci´ on es inhomog´enea usamso
estas funciones para calcular la funci´ on de Green asociada al operador. En este punto podemos demostrar
un teorema relacionado con funciones de Green. Sea
´
O un operador lineal y herm´ıtico sobre el espacio de
funciones de inter´es de modo que
´
OF (r) = H (r) me mapea una funci´ on del espacio, en otra funci´ on del
mismo espacio. Consideremos una funci´ on ψ(r) que cumple la ecuaci´ on inhomog´enea

´
O −λ

ψ(r) = f (r)
y la funci´ on de Green asociada al operador
´
O −λ

´
O −λ

G

r, r
t
, λ

= −δ

r −r
t

la ecuaci´ on de valores propios es
´

n
(r) = λ
n
ϕ
n
(r) ⇒

´
O −λ
n

ϕ
n
(r) = 0
Las funciones propias linealmente independientes asociadas a un operador lineal herm´ıtico forman una base
completa, adem´ as los valores propios son reales
4
. Usando la completez
δ

r −r
t

=
¸
n
ϕ

n

r
t

ϕ
n
(r)
donde estamos asumiendo que los vectores propios est´ an normalizados y ortogonalizados
5
. Aplicando com-
pletez a la funci´ on de Green

´
O −λ

G

r, r
t
, λ

= −
¸
n
ϕ

n

r
t

ϕ
n
(r)
G

r, r
t
, λ

=
¸
n
C
n
(λ) ϕ

n

r
t

ϕ
n
(r)
de modo que la ecuaci´ on de Green queda

´
O −λ

¸
n
C
n
(λ) ϕ

n

r
t

ϕ
n
(r) = −
¸
n
ϕ

n

r
t

ϕ
n
(r)
4
la notaci´ on λn, ϕn denota los diferentes funciones y valores propios sin importar la posible degeneraci´ on.
5
Recordemos que la ortogonalidad autom´ atica de todas las funciones propias solo est´ a garantizada en ausencia de degen-
eraci´ on.
74 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
teniendo en cuenta que
´
O solo opera sobre las funciones con variable r
´
O

ϕ

n

r
t

ϕ
n
(r)

= ϕ

n

r
t

´

n
(r)

= λ
n
ϕ

n

r
t

ϕ
n
(r)
se obtiene
¸
n
C
n
(λ) [λ
n
−λ] ϕ

n

r
t

ϕ
n
(r) = −
¸
n
ϕ

n

r
t

ϕ
n
(r)
y recurriendo a la independencia lineal de los ϕ
n
C
n
(λ) [λ
n
−λ] = −1 ⇒C
n
(λ) =
1
λ −λ
n
reemplazando en la funci´ on de Green obtenemos
G

r, r
t

=
¸
n
ϕ

n
(r
t
) ϕ
n
(r)
λ −λ
n
(4.6)
Esta soluci´ on de la funci´ on de Green no tiene en cuenta las condiciones de frontera, las cuales usualmente
se incluyen en las ϕ
n
. Esta expresi´ on muestra la simetr´ıa G(r, r
t
) = G

(r
t
, r). Este formalismo nos ayuda a
resolver la ecuaci´ on

´
O −λ

ψ (r) = f (r) que es mas general que la ecuaci´ on de Poisson. Tambi´en vale la
pena anotar que en la demostraci´ on solo requerimos que las funciones propias sean completas; el espectro
λ
n
podr´ıa ser complejo y el operador podr´ıa no ser herm´ıtico (pero si lineal).
4.3.2. C´alculo de funciones de Green unidimensionales
La formulaci´ on anterior no es v´ alida para casos unidimensionales ni bidimensionales, ya que se basa en el
teorema de la divergencia, el cual no tiene an´ alogo unidimensional ni bidimensional. En lo que sigue veremos
que la soluci´ on de la ecuaci´ on diferencial
d
2
ξ
dx
2
= f (x)
con condiciones de frontera en x = a, x = b se le puede asociar la funci´ on de Green unidimensional
d
2
G(x, x
t
)
dx
2
= −4πδ

x −x
t

veamos
d
2
ξ
dx
2
= f (x) ⇒G

x, x
t

d
2
ξ
dx
2
= G

x, x
t

f (x)
por otro lado
d
2
G(x, x
t
)
dx
2
= −4πδ

x −x
t


d
2
G(x, x
t
)
dx
2
ξ (x) = −4πξ (x) δ

x −x
t

restando las dos ´ ultimas ecuaciones
G

x, x
t

d
2
ξ
dx
2

d
2
G(x, x
t
)
dx
2
ξ (x) = G

x, x
t

f (x) + 4πξ (x) δ

x −x
t

intercambiando x ↔x
t
e integrando entre a y b en x
t

b
a
¸
G

x
t
, x

d
2
ξ (x
t
)
dx
t2
−ξ

x
t

d
2
G(x
t
, x)
dx
t2
−G

x
t
, x

f

x
t

dx
t
=

b
a
4πξ

x
t

δ

x −x
t

dx
t
4.3. INTERPRETACI
´
ON DE LA FUNCI
´
ON DE GREEN EN ELECTROST
´
ATICA 75
despejando ξ (x) se obtiene
ξ (x) =
1

b
a
¸
G

x
t
, x

d
2
ξ (x
t
)
dx
t2
−ξ

x
t

d
2
G(x
t
, x)
dx
t2
−G

x
t
, x

f

x
t

dx
t
ξ (x) =
1

b
a
¸
d
dx
t

G

x
t
, x

dξ (x
t
)
dx
t


d
dx
t

ξ

x
t

dG(x
t
, x)
dx
t

−G

x
t
, x

f

x
t

dx
t
ξ (x) =
1

¸
G

x
t
, x

dξ (x
t
)
dx
t
−ξ

x
t

dG(x
t
, x)
dx
t

x

=b
x

=a

1

b
a
G

x
t
, x

f

x
t

dx
t
para condiciones de Dirichlet G = 0 en x = a, x = b (o en x
t
= a, b da lo mismo por la simetr´ıa de G)
ξ (x) = −
1

b
a
f

x
t

G
D

x, x
t

dx
t

1

¸
ξ

x
t

dG
D
(x
t
, x)
dx
t

x

=b
x

=a
4.3.3. Un ejemplo unidimensional
Resolvamos la ecuaci´ on de Green
d
2
G(x, x
t
)
dx
2
= −4πδ

x −x
t

con condiciones de Dirichlet G = 0 en x = 0, a. Abordaremos el problema por varios m´etodos
1) Expansi´ on ortonormal
G

x, x
t

=

¸
n=1
C
n

x
t

sin

nπx
a

+

¸
n=0
D
n

x
t

cos

nπx
a

Haciendo D
n
= 0 se satisface la condici´ on de frontera de Dirichlet. Adicionalmente, se usa la relaci´ on de
completez
δ

x −x
t

=
1
a

¸
n=1
sin

nπx
a

sin

nπx
t
a

y reemplazamos la relaci´ on de completez, as´ı como la expansi´ on de G(x, x
t
) en la ecuaci´ on de Green
d
2
dx
2

¸
n=1
C
n

x
t

sin

nπx
a

= −

a

¸
n=1
sin

nπx
a

sin

nπx
t
a




¸
n=1


a

2
C
n

x
t

sin

nπx
a

= −

a

¸
n=1
sin

nπx
a

sin

nπx
t
a

recurriendo a la independencia lineal de sin

nπx
a

nos queda


a

2
C
n

x
t

=

a
sin

nπx
t
a

C
n

x
t

=
4a
n
2
π
sin

nπx
t
a

reemplazando en la expansi´ on para G(x, x
t
)
G

x, x
t

=
4a
π

¸
n=1
1
n
2
sin

nπx
t
a

sin

nπx
a

76 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
nota: La simetr´ıa G(x, x
t
) = G(x
t
, x), puede sugerir la proposici´ on G(x, x
t
) =
¸

n=1
A
n
sin

nπx

a

sin

nπx
a

que simplifica un poco el problema.
2) Usando el teorema para funciones de Green enunciado en la secci´ on (4.3.1), Ec. (4.6).
G

r, r
t

= 4π
¸
n
ϕ

n
(r
t
) ϕ
n
(r)
(λ −λ
n
)
(4.7)
asociado a:

´
O −λ

G(r, r
t
) = −4πδ (r −r
t
) (en la demostraci´ on no aparece el factor 4π debido a que la
funci´ on de Green la definimos sin ese factor). Para nuestro caso
´
O = d
2
/dx
2
, λ = 0
G

r, r
t

= −4π
¸
n
ϕ

n
(r
t
) ϕ
n
(r)
λ
n
el conjunto
1

a
sin

nπx
a

= ϕ
n
(x) es un conjunto ortonormal de valores propios del operador d
2
/dx
2
que
cumplen las condiciones de frontera y es completo en el intervalo [0, a]
6
. Veamos cuales son los valores propios
d
2
dx
2
¸
1

a
sin

nπx
a

= −


a

2
¸
1

a
sin

nπx
a

de modo que λ
n
= −


a

2
con lo cual la funci´ on de Green queda
G

r, r
t

= −4π
¸
n

1

a
sin

nπx

a

1

a
sin

nπx
a


a

2
G

r, r
t

=
4a
π
¸
n
1
n
2
sin

nπx
t
a

sin

nπx
a

que coincide con el resultado anterior.
3) M´etodo directo: asumamos que x
t
est´ a en alguna regi´ on del intervalo [0, a], la ecuaci´ on de Green
d
2
G(x, x
t
)
dx
2
= −4πδ

x −x
t

es homog´enea en todos los puntos excepto en x = x
t
. Este punto divide el intervalo en dos partes, cada una
conteniendo una frontera, la soluci´ on de la ecuaci´ on homog´enea
d
2
G(x,x

)
dx
2
= 0, es
G = A

x
t

x +B

x
t

Analicemos cada intervalo:
a) La regi´ on en la cual x < x
t
, contiene la frontera x = 0, se tiene que G = 0, cuando x = 0 ⇒B(x
t
) = 0
y G
a
(x, x
t
) = A(x
t
) x. A continuaci´ on definimos x
<
≡ el menor entre x y x
t
, con lo cual se puede reescribir
la soluci´ on como
G
a

x, x
t

= A

x
t

x
<
b) La regi´ on definida por x > x
t
, contiene a la frontera x = a. Requerimos entonces G = 0 en x = a.
Definiendo x
>
≡ el mayor entre x y x
t
se obtiene
G
b

x, x
t

= A
t

x
t

x +B
t

x
t

⇒A
t

x
t

a +B
t

x
t

= 0
⇒ B
t
= −A
t
a
G
b

x, x
t

= A
t
x −A
t
a = −A
t
(a −x) = −A
t
(a −x
>
)
6
La parte coseno tambi´en son funciones propias, y son completas en el mismo intervalo. Pero resulta muy dif´ıcil encontrar
los coeficientes que ajusten las condiciones de frontera de este problema.
4.3. INTERPRETACI
´
ON DE LA FUNCI
´
ON DE GREEN EN ELECTROST
´
ATICA 77
una soluci´ on v´ alida para las dos regiones es el producto de las dos anteriores (recordemos que esta es la
motivaci´ on para introducir la notaci´ on de x
>
, x
<
).
G

x, x
t

= G
a

x, x
t

G
b

x, x
t

= −A
t

x
t

A

x
t

x
<
(a −x
>
)
pero el factor −A
t
(x
t
) A(x
t
) se puede absorber en una sola constante C (x
t
) ≡ −A
t
(x
t
) A(x
t
), y la funci´ on
de Green se escribe
G

x, x
t

= C

x
t

x
<
(a −x
>
)
sin embargo, debemos tener presente que la soluci´ on encontrada es solo para la parte homog´enea (x = x
t
)
la constante C (x
t
) debe contener la informaci´ on sobre la parte inhomog´enea. Para tener en cuenta la parte
inhomog´enea, integramos la ecuaci´ on diferencial entre x = x
t
−ε, y x = x
t
+ε, despu´es se hace ε →0
+
.

x=x


x=x

−ε

d
2
G(x, x
t
)
dx
2

dx = −4π

x=x


x=x

−ε
δ

x −x
t

dx
dG(x, x
t
)
dx

x=x


x=x

−ε
= −4π
dG(x, x
t
)
dx

x=x



dG(x, x
t
)
dx

x=x

−ε
= −4π
Es decir que
dG(x,x

)
dx
es discontinua en x = x
t
. Reemplazando nuestra soluci´ on
d
dx

C

x
t

x
<
(a −x
>
)

x=x



d
dx

C

x
t

x
<
(a −x
>
)

x=x

−ε
= −4π
cuando x = x
t
+ε tenemos que x = x
>
y x
t
= x
<
, y lo contrario cuando x = x
t
−ε.
d
dx

C

x
t

x
t
(a −x)

x=x



d
dx

C

x
t

x

a −x
t

x=x

−ε
= −4π
−C

x
t

x
t

x=x


− C

x
t

a −x
t

x=x

−ε
= −4π
C

x
t

x
t
+

a −x
t

= 4π
donde se ha tomado el l´ımite cuando ε → 0
+
. De la ´ ultima expresi´ on se obtiene C = 4π/a en este caso C
result´ o independiente de x
t
. La soluci´ on para la funci´ on de Green es:
G

x, x
t

=

a
x
<
(a −x
>
) (4.8)
podemos verificar la simetr´ıa de G(x, x
t
) en la expresi´ on (4.8). Si por ejemplo x > x
t
entonces x = x
>
y
x
t
= x
<
, en cuyo caso esta funci´ on queda
G

x, x
t

=

a
x
t
(a −x) ; x > x
t
no obstante, si intercambaimos a x, x
t
es claro que x sigue siendo el mayor y x
t
sigue siendo el menor, de
modo que G(x, x
t
) = G(x
t
, x).
78 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
4.4. Problemas bidimensionales
Encontremos la funci´ on de Green con condiciones de Dirichlet sobre una regi´ on rectangular de modo que
G = 0 en x = 0, a y G = 0 en y = 0, b.
La ecuaci´ on de Green es


2
∂x
2
+

2
∂y
2

G

x, x
t
, y, y
t

= −4πδ

x −x
t

δ

y −y
t

utilicemos la expresi´ on general de la funci´ on de Green
7
G

r, r
t

= 4π
¸
n
ϕ

n
(r
t
) ϕ
n
(r)
λ −λ
n
usemos las funciones propias ϕ
nm
(r) =
1

ab
sin α
n
xsin β
m
y, del operador ∇
2
en dos dimensiones
8
. Deter-
minemos sus valores propios


2
∂x
2
+

2
∂y
2
¸
1

ab
sinα
n
xsin β
m
y

= −

α
2
n

2
m

¸
1

ab
sin α
n
xsin β
m
y

Lo valores propios son −

α
2
n

2
m

. Ahora bien, para que las funciones propias satisfagan la condici´ on de
frontera es necesario sin α
n
a = 0, sin β
m
b = 0, lo cual nos da α
n
a = nπ, β
m
b = mπ, de modo que
α
n
=

a
; β
m
=

b
la funci´ on de Green queda
G

r, r
t

= 4π
¸
n,m

1

ab
sin α
n
x
t
sin β
m
y
t

1

ab
sinα
n
xsinβ
m
y


2
n

2
m
)
G

r, r
t

=

ab
¸
n,m
[sinα
n
x
t
sin β
m
y
t
] [sin α
n
xsin β
m
y]

2
n

2
m
)
4.4.1. Combinaci´ on de m´etodo directo con expansi´ on ortonormal
Proponemos expansi´ on ortonormal en x y m´etodo directo en y.
G

x, x
t
, y
t
y
t

=

¸
n=1
sin α
n
xsin α
n
x
t
F
n

y, y
t

La parte en x, x
t
es sim´etrica y satisface las condiciones de frontera. Nos queda por tanto evaluar F
n
(y, y
t
),
a partir de la ecuaci´ on de Green


2
∂x
2
+

2
∂y
2

G

x, x
t
, y, y
t

= −4πδ

x −x
t

δ

y −y
t

usando la relaci´ on de completez para los senos en x, x
t9
y la soluci´ on para G se tiene
7
En esta expresi´ on general aparece un solo r´ otulo n, si existe mas de un r´ otulo siempre es posible renumerar para convertirlo
en uno solo (n1, n2, . . . , n
k
) →n.
8
De nuevo, los cosenos tambi´en intervienen en principio, pero se eliminan por las condiciones de frontera.
9
Recordemos que los senos son una base completa en el intervalo (0, a).
4.4. PROBLEMAS BIDIMENSIONALES 79


2
∂x
2
+

2
∂y
2

¸

¸
n=1
sin α
n
xsin α
n
x
t
F
n

y, y
t

¸
= −

a
¸

¸
n=1
sin α
n
xsin α
n
x
t
¸
δ

y −y
t

de modo que

¸
n=1
sin α
n
xsin α
n
x
t
¸
−α
2
n
F
n

y, y
t

+

2
F
n
(y, y
t
)
∂y
2

= −

a
¸

¸
n=1
sin α
n
xsin α
n
x
t
¸
δ

y −y
t

y en virtud de la independencia lineal de sin α
n
x
−α
2
n
F
n

y, y
t

+

2
F
n
(y, y
t
)
∂y
2
= −

a
δ

y −y
t


2
y
−α
2
n

F
n

y, y
t

= −

a
δ

y −y
t

De nuevo nos concentramos primero en la soluci´ on homog´enea cuando y = y
t
, la cual tiene la forma general
F
n
(y, y
t
) = A(y
t
) cosh α
n
y +B(y
t
) sinhα
n
y
a) Si y < y
t
se cumple G = 0 en y = 0 ⇒F
n1
= 0 en y = 0. de modo que F
n1
(y, y
t
) = B
n1
(y
t
) sinhα
n
y
que se puede escribir como
F
n1

y, y
t

= B
n1

y
t

sinhα
n
y
<
b) Para y > y
t
G = 0 en y = b
F
n2

y, y
t

= C
n2

y
t

sinhα
n
(b −y)
F
n2

y, y
t

= C
n2

y
t

sinhα
n
(b −y
>
)
la soluci´ on para ambas regiones es el producto de las soluciones anteriores
F
n

y, y
t

= B
n1

y
t

C
n2

y
t

sinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)
F
n

y, y
t

= C
n

y
t

sinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)
donde de nuevo hemos absorbido dos constantes en una. La constante C se eval´ ua de nuevo integrando la
ecuaci´ on diferencial en una vecindad de la regi´ on inhomog´enea

y=y


y=y

−ε


2
y
−α
2
n

F
n

y, y
t

dy = −

a

y=y


y=y

−ε
δ

y −y
t

dy

y=y


y=y

−ε


2
y
F
n

dy −α
2
n

y=y


y=y

−ε
F
n
dy = −

a

y=y


y=y

−ε
δ

y −y
t

dy
si la funci´ on F
n
(y, y
t
) es continua y acotada la integral sobre la funci´ on tiende a cero cuando ε → 0 (no
as´ı la integral de su segunda derivada)

y
F
n
[
y=y


y=y

−ε
= −

a
80 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
reemplazando las soluciones que tenemos hasta el momento
C
n

∂y
[sinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)]

y=y


−C
n

∂y
[sinh α
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)]

y=y

−ε
= −

a
entonces
C
n

∂y

sinh α
n
y
t
sinhα
n
(b −y)

y=y


−C
n

∂y

sinhα
n
y sinhα
n

b −y
t

y=y

−ε
= −

a
−α
n
C
n
sinhα
n
y
t
cosh α
n
(b −y)

y=y


−α
n
C
n
sinhα
n

b −y
t

cosh α
n
y

y=y

−ε
= −

a
tomando el l´ımite ε →0
+
α
n
C
n

sinh α
n
y
t
cosh α
n

b −y
t

+ sinh α
n

b −y
t

cosh α
n
y
t

=

a
usando identidades para la suma de funciones hiperb´ olicas
α
n
C
n
sinhα
n
b

cosh
2
α
n
y
t
−sinh
2
α
n
y
t

=

a
pero cosh
2
α
n
y
t
−sinh
2
α
n
y
t
= 1 quedando
C
n
=


n
sinhα
n
b
y la funci´ on de Green finalmente resulta
G

x, x
t
, y, y
t

=

a

¸
n=1
sin α
n
xsin α
n
x
t
sinhα
n
y
<
sinh α
n
(b −y
>
)
α
n
sinhα
n
b
4.4.2. M´etodo directo
Partiendo de la ecuaci´ on de Green


2
∂x
2
+

2
∂y
2

G

x, x
t
, y, y
t

= −4πδ

x −x
t

δ

y −y
t

solucionamos primero la ecuaci´ on homog´enea


2
∂x
2
+

2
∂y
2

G

x, x
t
, y, y
t

= 0
4.4. PROBLEMAS BIDIMENSIONALES 81
v´ alida para y = y
t
. Asumimos separaci´ on de variables: G = A(x, x
t
) B(y, y
t
) reemplazando y dividiendo por
AB


2
∂x
2
+

2
∂y
2

A(x, x
t
) B(y, y
t
)
AB
= 0


2
∂x
2
A(x, x
t
)

B(y, y
t
) +A(x, x
t
)


2
∂y
2
B(y, y
t
)

AB
= 0

2
x
A
A
+

2
y
B
B
= 0

2
x
A
A
= −

2
y
B
B
= −α
2
donde α es una constante, las ecuaciones diferenciales quedan

2
x
A

x, x
t

+αA

x, x
t

= 0 ; ∂
2
y
B

y, y
t

−αB

y, y
t

= 0
cuyas soluciones son:
A

x, x
t

= C
1

x
t

e
iαx
+C
2

x
t

e
−iαx
B

y, y
t

= D
1

y
t

e
αy
+D
2

y
t

e
−αy
la segunda ecuaci´ on se puede escribir tambi´en como combinaci´ on lineal de senos y cosenos hiperb´ olicos, la
soluci´ on general es entonces
G

x, x
t
, y, y
t

=

C
1

x
t

e
iαx
+C
2

x
t

e
−iαx

D
1

y
t

exp (αy) +D
2

y
t

exp (−αy)

1. Para y < y
t
, G = 0 en y = 0 se cumple si D
1
= −D
2
de modo que
B
1

y, y
t

= D
1

y
t

sinh αy
<
2. Para y > y
t
, G = 0 en y = b se cumple si D
1
e
αb
+D
2
e
−αb
= 0. La soluci´ on se puede escribir como
B
2

y, y
t

= K
2

y
t

sinh α(b −y
>
)
El producto nos da la soluci´ on para y en todo el intervalo
B

y, y
t

= K

y
t

sinhαy
<
sinhα(b −y
>
)
y la funci´ on de Green es
G

x, x
t
, y, y
t

=

C
1

x
t

e
iαx
+C
2

x
t

e
−iαx

K

y
t

sinhαy
<
sinh α(b −y
>
)
Para determinar las constantes C
1
(x
t
) , C
2
(x
t
) tenemos en cuenta que G = 0 en x = 0 ⇒ C
2
(x
t
) =
−C
1
(x
t
); con G = 0 en x = a ⇒sin αa = 0, la soluci´ on para x queda
A
n

x, x
t

= C
n

x
t

sin α
n
x ; α
n
=

a
y un conjunto de soluciones para la funci´ on de Green es
G
n

x, x
t
, y, y
t

= C
n

x
t

K
n

y
t

sinα
n
xsinh α
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)
82 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
recordemos que por ahora estamos solucionando solo la parte homog´enea, y recordando que la superposici´ on
de soluciones es tambi´en soluci´ on (principio de superposici´ on solo v´ alido para la parte homog´enea), entonces
la soluci´ on m´ as general es una superposici´ on de las soluciones ya encontradas
G

x, x
t
, y, y
t

=
¸
n
C
n

x
t

K
n

y
t

sin α
n
xsinh α
n
y
<
sinh α
n
(b −y
>
)
ahora insertamos esta soluci´ on en la ecuaci´ on de Green inhomog´enea y expandimos δ (x −x
t
) en la base
ortonormal de senos.


2
x
+∂
2
y

¸
¸
n
C
n

x
t

K
n

y
t

sin α
n
xsinh α
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)
¸
= −

a
δ

y −y
t


¸
n=1
sinα
n
xsinα
n
x
t
¸
¸
n
−α
2
n
C
n

x
t

K
n

y
t

sin α
n
xsinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)
¸
+
¸
n
C
n

x
t

K
n

y
t

sin α
n
x ∂
2
y
[sinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)]
= −

a
δ

y −y
t


¸
n=1
sinα
n
xsin α
n
x
t
¸
n
C
n

x
t

K
n

y
t

sin α
n
x
¸
−α
2
n
sinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
) +∂
2
y
[sinh α
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)]
¸
= −

a
δ

y −y
t


¸
n=1
sinα
n
xsin α
n
x
t
en virtud de la independencia lineal de sin α
n
x
C
n

x
t

K
n

y
t
¸
−α
2
n
sinh α
n
y
<
sinh α
n
(b −y
>
) +∂
2
y
[sinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)]
¸
= −

a
δ

y −y
t

sin α
n
x
t
(4.9)
gen´ericamente, esta ecuaci´ on se puede escribir como
C
n

x
t

H

y, y
t

= −

a
δ

y −y
t

sinα
n
x
t
H

y, y
t

≡ −α
2
n
K
n

y
t

sinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
) +K
n

y
t


2
y
[sinhα
n
y
<
sinh α
n
(b −y
>
)]
con lo cual se tiene que
C
n

x
t

= F
n
sin α
n
x
t
(4.10)
y redefiniendo R
n
(y
t
) ≡ F
n
K
n
(y
t
), la funci´ on de Green queda
G

x, x
t
, y, y
t

=
¸
n
R
n

y
t

sinα
n
x
t
sin α
n
xsinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)
de nuevo esta forma de la funci´ on de Green (al menos la parte en x) se pudo haber supuesto desde el principio
usando la simetr´ıa G(x, x
t
, y, y
t
) = G(x
t
, x, y, y
t
)
10
. El factor R
n
(y
t
) contiene la informaci´ on de la parte
10
N´ otese sin embargo que estrictamente hablando, la simetr´ıa nos dice que G(r, r

) = G

(r

, r) que en realidad equivale a
invertir todas las coordenadas simult´ aneamente. Esto no nos garantiza que una funci´ on de Green real sea sim´etrica cuando se
invierte una coordenada solamente. Sin embargo, este ansatz es consistente en la mayor´ıa de los casos
4.4. PROBLEMAS BIDIMENSIONALES 83
inhomog´enea en y y su valor se puede extraer integrando y entre (y
t
−ε, y
t
+ε) en la ecuaci´ on inhomog´enea
11
. Retomando (4.9) pero teniendo en cuenta (4.10)
R
n

y
t

sinα
n
x
t
¸
−α
2
n
sinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
) +∂
2
y
[sinh α
n
y
<
sinh α
n
(b −y
>
)]
¸
= −

a
δ

y −y
t

sinα
n
x
t
R
n

y
t
¸
−α
2
n
sinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
) +∂
2
y
[sinhα
n
y
<
sinh α
n
(b −y
>
)]
¸
= −

a
δ

y −y
t

−R
n

y
t

α
2
n

y=y


y=y

−ε
sinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
) dy +R
n

y
t

y=y


y=y

−ε

2
y
[sinhα
n
y
<
sinh α
n
(b −y
>
)] dy
= −

a

y=y


y=y

−ε
δ

y −y
t

la primera integral de la izquierda tiende a cero cuando ε →0
+
. La segunda queda
R
n
¸

∂y
[sinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)]

y=y


y=y

−ε
= −

a
R
n

¸

∂y
[sinh α
n
y
<
sinh α
n
(b −y
>
)]

y=y



¸

∂y
[sinhα
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)]

y=y

−ε
¸
= −

a
R
n

¸

∂y

sinh α
n
y
t
sinhα
n
(b −y)

y=y



¸

∂y

sinhα
n
y sinhα
n

b −y
t

y=y

−ε
¸
= −

a
R
n
¸
−α
n
sinh α
n
y
t
cosh α
n

b −y
t

−α
n
cosh α
n
y
t
sinhα
n

b −y
t
¸
= −

a
R
n
α
n
¸
sinhα
n
y
t
cosh α
n

b −y
t

+ cosh α
n
y
t
sinhα
n

b −y
t
¸
=

a
R
n
α
n
sinhα
n
b
¸
cosh
2
α
n
y
t
−sinh
2
α
n
y
t
¸
=

a
R
n
α
n
sinh α
n
b =

a
resultando
R
n
=

a α
n
sinhα
n
b
y la funci´ on de Green se escribe
G

x, x
t
, y, y
t

=

a
¸
n
sin α
n
x
t
sin α
n
xsinh α
n
y
<
sinhα
n
(b −y
>
)
α
n
sinhα
n
b
que coincide con la encontrada anteriormente.
11
La parte inhomog´enea en x ya se tuvo en cuenta al expandir δ (x −x

). Obs´ervese que para solucionar la parte homog´enea
solo supusimos y = y

.
84 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
4.4.3. Problema bidimensional semi-infinito
Expansi´ on ortonormal
Tomemos un rect´ angulo cuya anchura tiende a infinito de tal forma que para condiciones de Dirichlet
nos impone G = 0 en y = 0, b y G = 0 en x = ±∞. Las condiciones de frontera en y son satisfechas por
una superposici´ on discreta de senos como ya hemos visto. Por otro lado, las condiciones de frontera en x
requieren el uso de una base completa en el intervalo (−∞, ∞), lo cual a su vez requiere del uso de bases
cont´ınuas. Por tanto, es sensato usar la expansi´ on
G

x, x
t
, y, y
t

=

¸
n=1
sinβ
n
y sinβ
n
y
t


−∞
A
n
(k) e
ik(x−x

)
dk
la proposici´ on en la parte cont´ınua de la forma e
ik(x−x

)
est´ a inspirada en la propiedad G(x, x
t
, y, y
t
) =
G

(x
t
, x, y
t
, y) teniendo en cuenta que el intercambio y ↔ y
t
deja invariante a la funci´ on de Green de
acuerdo con la forma propuesta. Usamos las relaciones de completez
δ

x −x
t

=
1


−∞
e
ik(x−x

)
dk ; δ

y −y
t

=
1
a

¸
n=1
sin β
n
y sin β
n
y
t
; β
n


b
Uso del teorema de valores propios
La expresi´ on (4.6) puede generalizarse, para un espectro de funciones propias con una parte cont´ınua y
una parte discreta
G

r, r
t
, λ

=
¸
n

ϕ

n
(k, r
t
) ϕ
n
(k, r)
λ −λ
n
(k)
dk
Se deja al lector la tarea de encontrar una base de funciones propias del operador ∂
2
x
+ ∂
2
y
que posea una
parte discreta y otra cont´ınua.
Combinaci´ on de expansi´ on ortonormal con m´etodo directo
asumimos
G =

¸
n=1
sin β
n
y sinβ
n
y
t
F
n

x, x
t

introduciendo esta expansi´ on en la ecuaci´ on de Green y expandiendo δ (y −y
t
) en senos


2
x
+∂
2
y


¸
n=1
sin β
n
y sin β
n
y
t
F
n

x, x
t

= −

b
δ

x −x
t


¸
n=1
sin β
n
y sin β
n
y
t

¸
n=1


2
x
F
n

x, x
t

−β
2
n
F
n

x, x
t

sin β
n
y
t
sin β
n
y = −

b
δ

x −x
t


¸
n=1
sin β
n
y sin β
n
y
t
por independencia lineal


2
x
−β
2
n

F
n

x, x
t

= −

b
δ

x −x
t

para x = x
t
la soluci´ on es F
n
(x, x
t
) = A(x
t
) e
βnx
+Be
−βnx
1. Si x < x
t
⇒G →0, cuando x →−∞, resultando
F
n1

x, x
t

= A
n1
e
αnx
= A
n1
e
αnx<
4.4. PROBLEMAS BIDIMENSIONALES 85
2. Si x > x
t
⇒G →0, cuando x →∞, resultando
F
n2

x, x
t

= B
n2
e
−αnx
= B
n2
e
−αnx>
La soluci´ on es
F
n1

x, x
t

= C
n
e
αnx<
e
−αnx>
= C
n
e
−αn(x>−x<)
al integrar en la vecindad de la inhomogeneidad en la ecuaci´ on se obtiene
C
n
=


n
resultando
G

x, x
t
, y, y
t

=

b

¸
n=1
sin β
n
y sinβ
n
y
t
e
−αn(x>−x<)
α
n
G

x, x
t
, y, y
t

=

b

¸
n=1
sin β
n
y sinβ
n
y
t
e
−αn[x−x

[
α
n
Combinaci´ on de m´etodo directo con expansi´ on cont´ınua
Podemos proceder usando una base cont´ınua sobre x y una funci´ on libre en y
G =


−∞
e
ik(x−x

)
F
k

y, y
t

dk ; δ

x −x
t

=
1


−∞
e
ik(x−x

)
dk
introduciendo estas expansiones en la ecuaci´ on de Green


2
x
+∂
2
y


−∞
e
ik(x−x

)
F
k

y, y
t

dk = −


δ

y −y
t


−∞
e
ik(x−x

)
dk


−∞
e
ik(x−x

)

−k
2
F
k

y, y
t

+∂
2
y
F
k

y, y
t

dk = −2δ

y −y
t


−∞
e
ik(x−x

)
dk
la independencia lineal nos da


2
y
−k
2

F
k

y, y
t

= −2δ

y −y
t

Anotaciones generales
1. Hemos visto varias estrategias para calcular funciones de Green, que podemos numerar as´ı:
a) Expansi´ on ortonormal en x, y: recomendable cuando podemos encontrar bases tanto en x como
en y, que puedan ajustar f´ acilmente las condiciones de frontera.
b) Expansi´ on ortonormal en x ´ o y, y funci´ on libre en la otra variable: recomendable si la expansi´ on
ortonormal es f´ acilmente ajustable a las condic. de frontera y la ec. diferencial para la funci´ on
libre es f´ acilmente soluble.
c) M´etodo directo: Se asume funci´ on libre en ambas variables. Si la ec. dif. es f´ acilmente soluble,
este m´etodo usualmente conduce a soluciones mas simples o cerradas.
d) Uso del teorema de valores propios: Recomendable cuando podemos hallar una base de funciones
propias en donde las condiciones de frontera sean f´ acilmente ajustables. En esencia este m´etodo
tambi´en es una expansi´ on ortonormal, pero los coeficientes se hallan mas f´ acilmente.
86 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
2. Con fronteras en el infinito, es recomendable usar espectros cont´ınuos de funciones base. En particular,
la representaci´ on exponencial cont´ınua es de amplio uso en virtud del lema de Riemann-Lebesgue que
nos dice que
l´ım
x→∞

b
a
e
±ikx
F (k) dk = 0
si F (k) es absolutamente integrable i.e.

b
a
[F (k)[ dk = finito
este lema nos garantiza que G →0 cuando x →±∞.
4.4.4. Funci´ on de Green en coordenadas polares
Para escribir la ecuaci´ on de Green en coordenadas polares

2
G

r, r
t

= −4πδ

r −r
t

debemos escribir el Laplaciano en coordenadas polares

2
=
1
ρ

∂ρ
¸
ρ

∂ρ

+
1
ρ
2

2
∂ϕ
2
as´ı como la representaci´ on adecuada de la delta de Dirac en estas coordenadas. Para esto es necesario tener
en cuenta que la distribuci´ on debe cumplir la propiedad fundamental

V
δ

r −r
t

d
(n)
r = 1
siempre que r
t
est´e dentro del volumen. n se refiere a la dimensi´ on del espacio en cuesti´ on que en nuestro
caso es n = 2, en coordenadas polares un diferencial de ´ area d
2
r se escribe en la forma dS = ρ dρ dϕ.
Teniendo en cuenta que

δ

ρ −ρ
t

dρ =

δ

ϕ −ϕ
t

dϕ = 1
podemos escribir
1 =
¸
δ

ρ −ρ
t


¸
δ

ϕ −ϕ
t

=

δ

ρ −ρ
t

δ

ϕ −ϕ
t

dρ dϕ
1 =
¸
δ (ρ −ρ
t
)
ρ
δ

ϕ −ϕ
t

ρ dρ dϕ =

V
δ

r −r
t

dS
por tanto la representaci´ on de la delta de Dirac en coordenadas polares queda
δ

r −r
t

=
δ (ρ −ρ
t
)
ρ
δ

ϕ −ϕ
t

y la ecuaci´ on de Green es entonces
1
ρ

∂ρ
¸
ρ
∂G
∂ρ

+
1
ρ
2

2
G
∂ϕ
2
= −

ρ
δ

ρ −ρ
t

δ

ϕ −ϕ
t

(4.11)
A manera de ejemplo, para encontrar la funci´ on de Green de la cu˜ na mostrada en la figura ???, es obviamente
mas conveniente el uso de coordenadas polares. Las condiciones de Dirichlet equivalen a G = 0 en ϕ = 0, β
4.4. PROBLEMAS BIDIMENSIONALES 87
y en ρ = R hagamos una expansi´ on de la forma
G

ρ, ρ
t
, ϕ, ϕ
t

=

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
F
n

ρ, ρ
t

; α
n
=

β
δ

ϕ −ϕ
t

=
1
β

¸
n=1
sinα
n
ϕsin α
n
ϕ
t
introduciendo las expansiones en la ecuaci´ on de Green (4.11)

∂ρ

ρ

∂ρ
¸

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
F
n

ρ, ρ
t

¸¸
+
1
ρ

2
∂ϕ
2
¸

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
F
n

ρ, ρ
t

¸
= −

β
δ

ρ −ρ
t


¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t

∂ρ
¸

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
F
n

ρ, ρ
t

¸


2
∂ρ
2
¸

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
F
n

ρ, ρ
t

¸¸
+
1
ρ

2
∂ϕ
2
¸

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
F
n

ρ, ρ
t

¸
= −

β
δ

ρ −ρ
t


¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t

ρ
F
n

ρ, ρ
t

+

¸
n=1
ρ sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t

2
ρ
F
n

ρ, ρ
t



¸
n=1
1
ρ
α
2
n
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
F
n

ρ, ρ
t

= −

β
δ

ρ −ρ
t


¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
¸

ρ
F
n

ρ, ρ
t

+ρ∂
2
ρ
F
n

ρ, ρ
t


1
ρ
α
2
n
F
n

ρ, ρ
t

= −

β
δ

ρ −ρ
t


¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
resultando

ρ
F
n

ρ, ρ
t

+ρ∂
2
ρ
F
n

ρ, ρ
t


1
ρ
α
2
n
F
n

ρ, ρ
t

= −

β
δ

ρ −ρ
t

ρ∂
2
ρ
+∂
ρ

1
ρ
α
2
n

F
n

ρ, ρ
t

= −

β
δ

ρ −ρ
t

88 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
con ρ = ρ
t
tenemos una ecuaci´ on homog´enea cuya soluci´ on es
F
n

ρ, ρ
t

= A

ρ
t

ρ
αn
+B

ρ
t

ρ
−αn
1. Para ρ < ρ
t
, G = 0 en ρ = 0 ⇒F
n1
(ρρ
t
) = A
n1

t
) ρ
αn
= A
n1

t
) ρ
αn
<
2. Para ρ > ρ
t
, G = 0 en ρ = R ⇒F
n1
(ρρ
t
) = A
n2

t
)

ρ
R

αn

R
ρ

αn

= A
n2

t
)

ρ>
R

αn

R
ρ>

αn

La soluci´ on homog´enea completa es:
F
n

ρ, ρ
t

= C
n

ρ
t

ρ
αn
<
¸

ρ
>
R

αn

R
ρ
>

αn

Al integrar la ecuaci´ on diferencial entre ρ = ρ
t
− ε y ρ = ρ
t
+ ε se obtiene C
n
= −2π/ (βR
αn
α
n
) de modo
que
G

ρ, ρ
t
, ϕ, ϕ
t

= −

β

¸
n=1
sinα
n
ϕsin α
n
ϕ
t
α
n

ρ
<
R

αn
¸

ρ
>
R

αn

R
ρ
>

αn

Esta soluci´ on abarca como casos particulares al sector circular recto (β = π/2) y al semic´ırculo (β = π).
Adicionalmente, si tomamos R →∞ obtenemos
G

ρ, ρ
t
, ϕ, ϕ
t

=

β

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
α
n

ρ
<
ρ
>

αn
que abarca en particular al cuadrante y al semiplano. A priori estar´ıamos tentados a pensar que el c´ırculo
se puede generar con β = 2π, y el plano con β = 2π, R → ∞. Sin embargo, es importante enfatizar que ni
el c´ırculo completo ni el plano se pueden generar de esta forma, como se explica en el siguiente problema.
Problem 9 C´ırculo de radio R. Evaluar G para condiciones de Dirichlet. En este caso no hay condiciones
de frontera para ning´ un valor de ϕ, por tanto el uso exclusivo de senos es inadecuado, por tanto es necesario
el uso de senos y cosenos, o equivalentemente, se puede usar e
im(ϕ−ϕ

)
con lo cual se propone
G

ρ, ρ
t
, ϕ, ϕ
t

=

¸
m=−∞
e
im(ϕ−ϕ

)
F
m

ρ, ρ
t

una proposici´ on de la forma
G

ρ, ρ
t
, ϕ, ϕ
t

=

¸
n=1

¸
m=−∞
A
mn
sin β
n
ρ sin β
n
ρ
t
e
im(ϕ−ϕ

)
es inconsistente ya que G no es necesariamente cero en ρ = 0 puesto que este punto no hace parte de la
frontera. Se necesitan de nuevo senos y cosenos en ρ.
4.4.5. Funci´ on de Green en tres dimensiones
Funci´ on de Green para espacio infinito

2
G(r, r
t
) = −4πδ (r −r
t
). Recordando que ∇
2

1
[r−r

[

= −4πδ (r −r
t
) y observando que
1
[r−r

[
tiende
a cero cuando r → ∞ tenemos que esta es justamente la funci´ on de Green para espacio infinito (frontera
en el infinito). Recordemos que esta fu´e la primera funci´ on de Green que nos encontramos en el camino
as´ı como la m´ as simple.
4.5. PROBLEMAS 89
Podemos encontrar un representaci´ on de fourier de esta funci´ on de Green usando la ecuaci´ on de Green
y suponiendo una soluci´ on de la forma
G

r, r
t

=


−∞
A(k) e
ik(r−r

)
d
3
k
usando la ecuaci´ on de Green y la representaci´ on de Fourier de la delta de Dirac

2


−∞
A(k) e
ik(r−r

)
d
3
k = −

(2π)
3


−∞
e
ik(r−r

)
d
3
k


−∞
k
2
A(k) e
ik(r−r

)
d
3
k = −
1

2


−∞
e
ik(r−r

)
d
3
k ⇒
A(k) =
1

2
k
2
la funci´ on de Green queda
G

r, r
t

=
1

2


−∞
e
ik(r−r

)
k
2
d
3
k
Una integraci´ on por polos nos da que esta integral equivale a
G

r, r
t

=
1
[r −r
t
[
lo cual muestra la consistencia del procedimiento.
4.5. Problemas
1) Considere una l´ınea recta infinita. Eval´ ue la funci´ on de Green a partir de la ecuaci´ on
d
2
G
dx
2
= −4πδ (x −x
t
).
N´ otese que no es posible satisfacer las condiciones de frontera utilizando sumatoria en senos y cosenos pues
este sistema no es completo cuando el intervalo tiende a infinito, en tal caso se debe utilizar una expansi´ on
cont´ınua. Elijamos la expansi´ on
G

x, x
t

=


−∞
g (k) e
ik(x−x

)
dk ; δ

x −x
t

=
1


−∞
e
ik(x−x

)
dk
introduciendo estas expansiones en la funci´ on de Green
d
2
G
dx
2
= −


−∞
k
2
g (k) e
ik(x−x

)
dk = −4π
1


−∞
e
ik(x−x

)
dk ⇒


−∞
k
2
g (k) e
ik(x−x

)
dk = 2


−∞
e
ik(x−x

)
dk
la independencia lineal de las funciones nos permite igualar coeficientes
k
2
g (k) = 2 ⇒g (k) =
2
k
2
la funci´ on de Green queda
G

x, x
t

=


−∞
2
k
2
e
ik(x−x

)
dk
la condici´ on de frontera G →0 cuando x →±∞ se garantiza a trav´es del lema de Riemann-Lebesgue
l´ım
x→±∞

b
−a
g (k) e
±ikx
dk = 0 si

b
−a
[g (k)[ dk < ∞ y existe
90 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
en este caso (a, b) →(−∞, ∞) y g (k) = 2/k
2


−∞

2
k
2

dk =


−∞
2
k
2
dk = −
2
k


−∞
= 0
de modo que g (k) es absolutamente integrable y se cumple el lema. Esta integral se puede calcular por
polos.
——————————————————————-
2) Eval´ ue G para un paralelep´ıpedode lados a, b, c con condiciones de Dirichlet, usando triple suma de
senos y doble suma de senos
a) Usando triple suma de senos
G

x, x
t

=
¸
n,m,l
C
mnl
sin α
n
xsin α
n
x
t
sin β
m
y sin β
m
y
t
sin γ
l
z sinγ
l
z
t
α
n
=

a
, β
m
=

b
, γ
l
=

c
los valores de α
n
, β
m
, γ
l
garantizan las condiciones de frontera para G. el laplaciano aplicado a G queda


2
∂x
2
+

2
∂y
2
+

2
∂z
2

G

x, x
t

= −
¸
n,m,l

α
2
n

2
m

2
l

C
mnl
sinα
n
xsin α
n
x
t
sinβ
m
y sin β
m
y
t
sin γ
l
z sinγ
l
z
t
usando las relaciones de completez
δ

x −x
t

=
1
a
¸
n
sin α
n
xsin α
n
x
t
; δ

y −y
t

=
1
b
¸
m
sin β
m
y sinβ
m
y
t
δ

z −z
t

=
1
c
¸
l
sin γ
l
z sin γ
l
z
t
definimos W ≡ sin α
n
xsin α
n
x
t
sin β
m
y sin β
m
y
t
sin γ
l
z sin γ
l
z
t
e introduciendo las expansiones en la funci´ on
de Green

¸
n,m,l

α
2
n

2
m

2
l

C
mnl
W = −

abc
¸
n,m,l
W
debido a la condici´ on de ortogonalidad de los senos se tiene

α
2
n

2
m

2
l

C
mnl
=

abc
⇒C
mnl
=

abc

α
2
n

2
m

2
l

con lo cual la funci´ on de Green queda
G

x, x
t

=
¸
n,m,l
4π sinα
n
xsin α
n
x
t
sin β
m
y sinβ
m
y
t
sinγ
l
z sin γ
l
z
t
abc

α
2
n

2
m

2
l

b) Usamos doble suma en senos de x, y y asumimos una funci´ on libre en z.
G

x, x
t

=
¸
n,m
sin α
n
xsin α
n
x
t
sin β
m
y sin β
m
y
t
F
mn

z, z
t

4.5. PROBLEMAS 91
escribamos H ≡ sin α
n
xsin α
n
x
t
sinβ
m
y sin β
m
y
t
. Utilizando completez para δ (x −x
t
) , δ (y −y
t
) y derivan-
do G(x, x
t
) se obtiene
¸
n,m
¸
d
2
F
nm
dz
2

α
2
n

2
m

F
nm

H = −

ab
¸
m,n

z −z
t


d
2
F
nm
dz
2

α
2
n

2
m

F
nm
= −

ab
δ

z −z
t

definiendo γ
2
nm
≡ α
2
n

2
m
. sabemos que α
n
= nπ/a, β
m
= mπ/b. Para satisfacer las condiciones de frontera.
Para z = z
t
se obtiene la ecuaci´ on homog´enea
d
2
F
nm
dz
2
−γ
2
nm
⇒F
nm
∼ Ae
γnmz
+Be
−γnmz
a1) Para z < z
t
se tiene que si z = 0 ⇒G = 0 de modo que A = −B y tenemos una soluci´ on de la forma
F
nm
∼ sinh γ
nm
z = sinhγ
nm
z
<
b1) Para z > z
t
: si z = c ⇒G = 0
F
nm
∼ sinhγ
nm
(c −z
>
)
de modo que la soluci´ on general se puede escribir como
F
nm
= ρ
nm
sinhγ
nm
z
<
sinhγ
nm
(c −z
>
)
para hallar ρ
nm
integramos la ecuaci´ on diferencial entre (z
t
−ε, z
t
+ε)

z=z


z=z

−ε
d
2
F
nm
dz
2
dz −γ
2

z=z


z=z

−ε
F

z, z
t

dz = −

ab

z=z


z=z

−ε
δ

z −z
t

dz
al ser F
nm
una funci´ on cont´ınua en los intervalos (z
t
−ε, z
t
) y (z
t
, z
t
+ε) se tiene que
l´ım
ε→0

z=z


z=z

−ε
F

z, z
t

dz = 0
resultando
dF
nm
dz

z=z


z=z

−ε
= −

ab

dF
nm
dz

z=z



dF
nm
dz

z=z

−ε
= −

ab
cuando z = z
t
+ε ⇒z = z
>
y z
t
= z
<
. En el caso z = z
t
−ε ocurre lo contrario
d
dz

ρ
nm
sinh γ
nm
z
t
sinhγ
nm
(c −z)


d
dz

ρ
nm
sinh γ
nm
z sinh γ
nm

c −z
t

= −

ab
ρ
nm
sinhγ
nm
z
t
d [sinhγ
nm
(c −z)]
dz

z=z


−ρ
nm
sinhγ
nm

c −z
t

d [sinhγ
nm
z]
dz

z=z

−ε
= −

ab
−γ
nm
ρ
nm
sinhγ
nm
z
t
cosh γ
nm

c −z
t

−γ
nm
ρ
nm
sinhγ
nm

c −z
t

cosh γ
nm
z
t
= −

ab
γ
nm
ρ
nm

sinhγ
nm
z
t
cosh γ
nm

c −z
t

+ sinhγ
nm

c −z
t

cosh γ
nm
z
t

=

ab
donde hemos apelado a la continuidad de las funciones hiperb´ olicas para ignorar ε cuando este par´ ametro
tiende a cero. Usando identidades trigonom´etricas hiperb´ olicas
sinha cosh (b −a) + sinh (b −a) cosh a =

cosh
2
a −sinh
2
a

sinhb = sinhb
92 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
γ
nm
ρ
nm
sinhγ
nm
c =

ab
quedando finalmente
ρ
nm
=

γ
nm
ab sinh γ
nm
c
Con esto ya tenemos la forma completa de la funci´ on de Green
G

x, x
t

=
¸
n,m
4π sinhγ
nm
z
<
sinhγ
nm
(c −z
>
)
γ
nm
ab sinh γ
nm
c
sin α
n
xsin α
n
x
t
sinβ
m
y sin β
m
y
t
————————————————————-
3) Encontrar la funci´ on de Green para una regi´ on bidimensional definida por 0 ≤ ϕ ≤ β, y 0 ≤ ρ < ∞.
La ecuaci´ on para G en coordenadas polares es

2
G
∂ρ
2
+
1
ρ
∂G
∂ρ
+
1
ρ
2

2
G
∂ϕ
2
= −

ρ
δ

ρ −ρ
t

δ

ϕ −ϕ
t

ρ

2
G
∂ρ
2
+
∂G
∂ρ
+
1
ρ

2
G
∂ϕ
2
= −4πδ

ρ −ρ
t

δ

ϕ −ϕ
t

las condiciones de Dirichlet exigen que G = 0 en ϕ = 0, β y en ρ = 0 y ρ →∞. La condici´ on para ϕ puede
ser satisfecha para una serie de senos. Entonces escribimos G de la forma
G

ρ, ρ
t
, ϕ, ϕ
t

=

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
F
n

ρ, ρ
t

; α
n
=

β
usando completez para expandir δ (ϕ −ϕ
t
) =
1
β
¸

n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
en introduciendo estas expansiones
en la ecuaci´ on de Green

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
¸
d
2
F
n

2
+
1
ρ
dF
n


α
2
n
ρ
2
F
n

= −

β
δ

ρ −ρ
t


¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
igualando coeficientes y multiplicando la ecuaci´ on por ρ
ρ
d
2
F
n

2
+
dF
n


α
2
n
ρ
F
n
= −

β
δ

ρ −ρ
t


d

¸
ρ
dF
n


α
2
n
ρ
F
n
= −

β
δ

ρ −ρ
t

para ρ = ρ
t
obtenemos la ecuaci´ on homog´enea
d

¸
ρ
dF
n


α
2
n
ρ
F
n
= 0
cuya soluci´ on es F
n
(ρ, ρ
t
) = Aρ
αn
+Bρ
−αn
a1) si ρ < ρ
t
, G = 0 para ρ = 0 de modo que B = 0 para que F
n
no diverja y cumpla la condici´ on de
frontera
F
n

ρ, ρ
t

∼ ρ
αn
⇒F
n

ρ, ρ
t

∼ ρ
αn
<
b1) si ρ > ρ
t
⇒G = 0 para ρ →∞ de modo que A = 0
F
n

ρ, ρ
t

∼ ρ
−αn
⇒F
n

ρ, ρ
t

∼ ρ
−αn
>
la soluci´ on toma la forma
F
n

ρ, ρ
t

= C
n
ρ
αn
<
ρ
−αn
>
= C
n

ρ
<
ρ
>

αn
4.5. PROBLEMAS 93
integramos la ecuaci´ on diferencial inhomog´enea entre ρ = ρ
t
−ε y ρ = ρ
t
+ε con ε →0

ρ=ρ


ρ=ρ

−ε
d

¸
ρ
dF
n

dρ −
α
2
n
ρ

ρ=ρ


ρ=ρ

−ε
F
n
dρ = −

β

ρ=ρ


ρ=ρ

−ε
δ

ρ −ρ
t


la continuidad de F
n
hace que se anule la segunda integral cuando ε →0.
¸
ρ
dF
n

ρ=ρ



¸
ρ
dF
n

ρ=ρ

−ε
= −

β
cuando ρ = ρ
t
+ε ⇒ρ = ρ
>
, ρ
t
= ρ
<
, cuando ρ = ρ
t
−ε ⇒ρ
t
= ρ
>
, ρ = ρ
<
C
n
¸
ρ
d

ρ
t
ρ

αn

ρ=ρ


−C
n
¸
ρ
d

ρ
ρ
t

αn

ρ=ρ

−ε
= −

β
−α
n
C
n

ρ
t

αn
¸
1
ρ

αn

ρ=ρ



α
n
C
n

t
)
αn

αn
]
ρ=ρ

−ε
= −

β

n
C
n
=

β
⇒C
n
=

α
n
β
por ser funciones cont´ınuas en la vecindad de ρ
t
hemos evaluado ambas en ρ
t
y no en ρ
t
+ε cuando ε →0.
La funci´ on de Green queda
G

ρ, ρ
t
, ϕ, ϕ
t

=

β

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
α
n

ρ
<
ρ
>

αn
esta soluci´ on abarca en particular 1) El cuadrante (β = π/2) y el semiplano (β = π)
———————————————–
4) Para la cu˜ na definida por G = 0 en ϕ = 0, β y ρ = 0, R as´ umase
G =
¸
n,m
a
nm
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
sinβ
m
ρ sin β
m
ρ
t
α
n


β
; β
m
=

R
¿Es esta una soluci´ on consistente?
La funci´ on as´ı definida satisface las condiciones de Dirichlet, introduciendo G en la ecuaci´ on diferencial,
se mira si es posible encontrar para esta soluci´ on un coeficiente que dependa exclusivamente de m, y n.
∂G
∂ρ
=
¸
n,m
a
nm
β
m
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
cos β
m
ρ sin β
m
ρ
t

2
G
∂ρ
2
= −
¸
n,m
a
nm
β
2
m
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
sin β
m
ρ sin β
m
ρ
t

2
G
∂ϕ
2
= −
¸
n,m
a
nm
α
2
n
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
sin β
m
ρ sin β
m
ρ
t
la ecuaci´ on diferencial insertando la completez es
¸
n,m

β
m
cos β
m
ρ −

α
2
n

2
m

sin β
m
ρ

a
nm
sinα
n
ϕsin α
n
ϕ
t
sin β
m
ρ
t
= −

βR
¸
n,m
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
sin β
m
ρ sin β
m
ρ
t

94 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
¸
m

β
m
cos β
m
ρ −

α
2
n

2
m

sinβ
m
ρ

a
nm
sin β
m
ρ
t
= −

βR
¸
m
sinβ
m
ρ sin β
m
ρ
t
dado que el coseno y el seno son funciones linealmente independientes, no es posible encontrar una expresi´ on
para el coeficiente a
nm
que dependa exclusivamente de m y n como se propone al suponer la soluci´ on de G;
luego la soluci´ on propuesta es inconsistente.
La inconsistencia en la soluci´ on est´ a relacionada con la singularidad asociada a la frontera en ρ → 0
(chequear).
—————————————————————
5) Para la cu˜ na con R →∞, ¿es posible escoger?
G =

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t


−∞
a
n
(k) exp

ik

ρ −ρ
t

dk ?
Veamos si resulta una soluci´ on consistente para a (k)
1
ρ
∂G
∂ρ
=

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t


−∞
ik
ρ
a
n
(k) exp

ik

ρ −ρ
t

dk ?

2
G
∂ρ
2
= −

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t


−∞
k
2
a
n
(k) exp

ik

ρ −ρ
t

dk
1
ρ
2

2
G
∂ϕ
2
= −
1
ρ
2

¸
n=1
α
2
n
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t


−∞
a
n
(k) exp

ik

ρ −ρ
t

dk
introduciendo estas relaciones en la ecuaci´ on diferencial, as´ı como la completez, nos da

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t


−∞

ik −k
2
ρ −
α
2
n
ρ

a
n
(k) exp

ik

ρ −ρ
t

dk = −
2
β

¸
n=1
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t


−∞
exp

ik

ρ −ρ
t

dk
por ortogonalidad de senos y exponenciales se obtiene

ik −k
2
ρ −
α
2
n
ρ

a
n
(k) = −
2
β
la cual nos da una soluci´ on compleja para a
n
(k). Sin embargo, esta soluci´ on claramente depende tambi´en
de ρ y no exclusivamente de k lo cual contradice la hip´ otesis, obs´ervese en particular que con a (k, ρ) ya no
podemos despejar este coeficiente recurriendo a la independencia lineal (chequear). Por tanto la soluci´ on es
inconsistente.
——————————————–
6) Es posible escoger para la cu˜ na con R →∞ la soluci´ on
G =


−∞
F
k

ϕ, ϕ
t

exp

ik

ρ −ρ
t

dk ?
Introduciendo esta soluci´ on y la completez en la ecuaci´ on de Green se tiene


−∞

ikF
k

ϕ, ϕ
t

−ρk
2
F
k

ϕ, ϕ
t

+
1
ρ
d
2
F
k
(ϕ, ϕ
t
)

2

exp

ik

ρ −ρ
t

dk = −δ

ϕ −ϕ
t


−∞
2 exp

ik

ρ −ρ
t

dk

ik −ρk
2
+
1
ρ
d
2

2

F
k

ϕ, ϕ
t

= −2δ

ϕ −ϕ
t

para ϕ = ϕ
t
y multiplicando por ρ

ikρ −ρ
2
k
2
+
d
2

2

F
k

ϕ, ϕ
t

= 0
4.5. PROBLEMAS 95
La soluci´ on es en general compleja. Pero de acuerdo con esta ecuaci´ on, F
k
(ϕ, ϕ
t
) depender´ıa de ρ contradi-
ciendo la hip´ otesis. Por tanto la soluci´ on planteada es inconsistente.
——————————————————-
7) Sea un c´ırculo de radio R, eval´ ue G con condiciones de Dirichlet.
Dado que no hay condiciones de frontera para ϕ (excepto por la exigencia de periodicidad 2π en ϕ) y
teniendo en cuenta que para R no hay condici´ on de frontera en R = 0 puesto que este punto no es de la
frontera, no podemos hacer una expansi´ on en senos ni podemos generarlo como caso particular de la cu˜ na
con β = 2π. Usaremos entonces una expansi´ on en senos y cosenos o equivalentemente en exp [im(ϕ −ϕ
t
)]
G =

¸
m=−∞
F
m

ρ, ρ
t

exp

im

ϕ −ϕ
t

en este caso la relaci´ on de completez es

¸
m=−∞
exp

im

ϕ −ϕ
t

= 2πδ

ϕ −ϕ
t

de modo que la ecuaci´ on resultante es

¸
m=−∞
¸
dF
m
(ρ, ρ
t
)


d
2
F
m
(ρ, ρ
t
)

2

m
2
ρ
F
m

ρ, ρ
t

exp

im

ϕ −ϕ
t

= −2δ

ρ −ρ
t


¸
m=−∞
exp

im

ϕ −ϕ
t

d

¸
ρ
dF
m
(ρ, ρ
t
)


m
2
ρ
F
m

ρ, ρ
t

= −2δ

ρ −ρ
t

la soluci´ on de la ecuaci´ on homog´enea para ρ = ρ
t
es
F
m

ρ, ρ
t

= Aρ
m
+Bρ
−m
a1) ρ < ρ
t
⇒ G debe ser finita en ρ = 0 de modo que B = 0 ⇒F
m
(ρρ
t
) ∼ ρ
m
= ρ
m
<
b1) ρ > ρ
t
⇒G = 0 en ρ = R de modo que AR
m
+BR
−m
= 0 ⇒B = −AR
2m
la soluci´ on general queda
F
m
= Aρ
m
>
+Bρ
−m
>
= Aρ
m
>
−AR
2m
ρ
−m
>
= AR
m
¸

ρ
>
R

m

R
ρ
>

m

= A
t
¸

ρ
>
R

m

R
ρ
>

m

la soluci´ on general es el producto de las dos anteriores
F
m

ρ, ρ
t

= C
m
ρ
m
<
¸

ρ
>
R

m

R
ρ
>

m

integramos la ecauci´ on inhomog´enea asumiendo continuidad de F
m
(ρ, ρ
t
)

ρ=ρ


ρ=ρ

−ε

d

¸
ρ
dF
m
(ρ, ρ
t
)

dρ −
m
2
ρ

ρ=ρ


ρ=ρ

−ε
F
m

ρ, ρ
t

dρ = −2

ρ=ρ


ρ=ρ

−ε
δ

ρ −ρ
t


¸
ρ
dF
m
(ρ, ρ
t
)

ρ=ρ



¸
ρ
dF
m
(ρ, ρ
t
)

ρ=ρ

−ε
= −2

ρ
d

C
m
ρ
m
<
¸

ρ
>
R

m

R
ρ
>

m

ρ=ρ


ρ
d

C
m
ρ
m
<
¸

ρ
>
R

m

R
ρ
>

m

ρ=ρ

−ε
= −2

ρ
d

C
m

ρ
t

m
¸

ρ
R

m

R
ρ

m

ρ=ρ


ρ
d

C
m
ρ
m
¸
ρ
t
R

m

R
ρ
t

m

ρ=ρ


= −2

ρC
m

ρ
t

m
¸

m−1
R
m
+
mR
m
ρ
m+1

ρ=ρ


C
m
ρ
¸
ρ
t
R

m

R
ρ
t

m


m−1

ρ=ρ


= −2
C
m
¸
m(ρ
t
)
2m
R
m
+mR
m
¸
−C
m
¸
m(ρ
t
)
2m
R
m
−mR
m
¸
= −2
96 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
2mC
m
R
m
= −2 ⇒C
m
= −
1
mR
m
la soluci´ on para G ser´ a entonces
G

ρ, ρ
t
, ϕ, ϕ
t

=

¸
m=−∞
ρ
m
<
mR
m
¸
R
ρ
>

m

ρ
>
R

m

exp

im

ϕ −ϕ
t

———————————————————
8) Para el caso anterior, pruebe que las dos formas siguientes no son consistentes
G

ρ, ρ
t
, ϕ, ϕ
t

=

¸
n=1

¸
m=−∞
A
mn
sin β
n
ρ sin β
n
ρ
t
exp

im

ϕ −ϕ
t

G

ρ, ρ
t
, ϕ, ϕ
t

=

¸
m=1
sin β
m
ρ sin β
m
ρ
t
F
m

ϕ, ϕ
t

a) usando la primera forma y las expansiones para los deltas de Dirac, la ecuaci´ on de Green
1
ρ

∂ρ

ρ
∂G
∂ρ

+
1
ρ
2

2
G
∂ϕ
2
= −4πδ

ρ −ρ
t

δ

ϕ −ϕ
t

queda
1
ρ

∂ρ
¸
ρ

¸
n=1

¸
m=−∞
β
n
A
mn
cos β
n
ρ sin β
n
ρ
t
exp

im

ϕ −ϕ
t

¸

1
ρ
2


¸
n=1

¸
m=−∞
A
mn
m
2
sin β
n
ρ sin β
n
ρ
t
exp

im

ϕ −ϕ
t

¸
= −

2πR

¸
n=1

¸
m=−∞
sinβ
n
ρ sin β
n
ρ
t
exp

im

ϕ −ϕ
t

entonces

¸
n=1

¸
m=−∞
¸
1
ρ
β
n
A
mn
cos β
n
ρ −β
2
n
A
mn
sin β
n
ρ −
1
ρ
2
A
mn
m
2
sin β
n
ρ

sin β
n
ρ
t
exp

im

ϕ −ϕ
t

= −

2πR

¸
n=1

¸
m=−∞
sinβ
n
ρ sin β
n
ρ
t
exp

im

ϕ −ϕ
t

la independencia lineal de las funciones exp [im(ϕ −ϕ
t
)] nos lleva a

¸
n=1
¸
1
ρ
β
n
A
mn
cos β
n
ρ −β
2
n
A
mn
sin β
n
ρ −
1
ρ
2
A
mn
m
2
sin β
n
ρ

sin β
n
ρ
t
= −
2
R

¸
n=1
sinβ
n
ρ sin β
n
ρ
t
pero no podemos igualar coeficientes recurriendo a la independencia lineal en las funciones de ρ, ρ
t
debido a
la aparici´ on del factor cos β
n
ρ, esto a su vez est´ a ligado al hecho de que en coordenadas polares, el laplaciano
posee primeras derivadas en ρ lo cual no ocurre cuando utilizamos coordenadas cartesianas, una expresi´ on
an´ aloga se obtiene con la segunda forma de expandir G.
————————————————————-
9) La funci´ on de Green de Dirichlet para el espacio semiinfinito definido por −∞< y < ∞, −∞< z < ∞,
x ≥ 0. Est´ a dada por
G

r, r
t

=
1
π


−∞


−∞
sinhγx
<
exp ¦i [k
y
(y −y
t
) +k
z
(z −z
t
)] −γx
>
¦
γ
dk
y
dk
z
γ
2
≡ k
2
y
+k
2
z
4.5. PROBLEMAS 97
con base en este resultado, calcule el potencial debido a una placa plana infinita a potencial V , asumiendo
que no hay cargas en x > 0.
El potencial dentro de la regi´ on donde ha sido calculado G viene dado por
φ(r) =

V
ρ

r
t

G

r, r
t

d
3
r
t

1

S
¸
φ

r
t

∂G(r, r
t
)
∂n
t

dS
t
en nuestro caso ρ (r
t
) = 0 debido a la ausencia de cargas en la regi´ on de inter´es. El potencial se reduce a
φ(r) = −
1

S
¸
φ

r
t

∂G(r, r
t
)
∂n
t

dS
t
la superficie que limita la regi´ on donde fu´e calculada G se puede pensar como una semiesfera de radio
infinito cuya base es el plano Y Z donde est´ a la placa, y el eje X es el eje de simetr´ıa de dicha semiesfera.
Sin embargo, solo la base o superficie donde se encuentra la placa contribuye a la integral de superficie, ya
que ∂G/∂n
t
= 0 cuando alguna de las variables tiende a infinito, lo cual se puede chequear a trav´es de las
derivadas parciales ∂G/∂x
i
. Luego solo S
t
1
(el plano Y Z) contribuye a la integral. El vector n
t
es un vector
perpendicular a dicha superficie saliendo del volumen donde se calcul´ o G, por tanto n
t
= −u
x
y la condici´ on
de frontera en la derivada direccional se convierte en
∂G
∂n
t
= −
∂G
∂x
t

x

=0
como x
t
= 0 a lo largo de toda la integraci´ on, se tiene que x
t
= x
<
puesto que x ≥ 0. De esta forma la
derivada direccional en la superficie es

∂G
∂x
t

x

=0
= −
1
π

∂x
t


−∞


−∞
¸
sinhγx
t
exp ¦i [k
y
(y −y
t
) +k
z
(z −z
t
)] −γx¦
γ

dk
y
dk
z

x

=0

∂G
∂x
t

x

=0
= −
1
π


−∞


−∞

cosh γx
t
exp
¸
i

k
y

y −y
t

+k
z

z −z
t

−γx
¸
dk
y
dk
z

x

=0

∂G
∂x
t

x

=0
= −
1
π


−∞


−∞

exp
¸
i

k
y

y −y
t

+k
z

z −z
t

−γx
¸
dk
y
dk
z
por otro lado φ(x
t
) = V sobre S
t
1
y dS
t
1
= dz
t
dy
t
, la expresi´ on para el potencial queda entonces
φ(r) =
V

2


−∞


−∞


−∞


−∞

exp
¸
i

k
y

y −y
t

+k
z

z −z
t

−γx
¸
dk
y
dk
z
dz
t
dy
t
φ(r) =
V

2


−∞


−∞


−∞
¸

−∞
exp

−ik
z
z
t

dz
t

exp

−ik
y
y
t

dy
t

[exp ¦i [k
y
y +k
z
z] −γx¦] dk
y
dk
z
φ(r) =
2πV

2


−∞


−∞


−∞
δ (k
z
) exp

−ik
y
y
t

dy
t

[exp ¦i [k
y
y +k
z
z] −γx¦] dk
y
dk
z
y recordadno la definici´ on de γ
φ(r) = V


−∞


−∞
δ (k
y
) δ (k
z
)

exp

i [k
y
y +k
z
z] −

k
2
y
+k
2
z

x
¸
dk
y
dk
z
φ(r) = V


−∞
δ (k
y
)

exp

ik
y
y −

k
2
y
x

dk
y
y el potencial queda finalmente
φ(r) = V
98 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
????????????????? es bueno revisar si es cierto que la integral de superficie sobre el resto de la semiesfera se
anula.
—————————————————-
10) Calcule G para el ortoedro de altura semi infinita (0 ≤ z ≤ ∞) y de base rectangular (a, b).
Si proponemos una soluci´ on de la forma
G =
¸
m,n
F
mn

z, z
t

sin α
n
xsin α
n
x
t
sin β
m
y sin β
m
y
t
; α
n
=

a
; β
m
=

b
esta soluci´ on garantiza las condiciones de frontera en X e Y . La ecuaci´ on de Green en coordenadas cartesianas
queda
¸
m,n
¸
d
2
F
mn
dz
2
−γ
2
mn
F
mn

sinα
n
xsin α
n
x
t
sin β
m
y sinβ
m
y
t
= −

ab
δ

z −z
t

¸
m,n
sinα
n
xsinα
n
x
t
sin β
m
y sin β
m
y
t
donde hemos definido γ
2
mn
≡ α
2
n

2
m
. La ecauci´ on diferencial para F
mn
queda
d
2
F
mn
dz
2
−γ
2
mn
F
mn
= −

ab
δ

z −z
t

resolvemos la homog´enea z = z
t
, su soluci´ on general es F
mn
= Aexp (γ
mn
z) +Bexp (−γ
mn
z)
a) z < z
t
⇒G = 0 cuando z = 0 ⇒F
mn
= A
1
sinh γ
mn
z
<
b) z > z
t
⇒G = 0 cuando z →∞⇒F
mn
= A
2
exp (−γ
mn
z
>
)
la soluci´ on en ambos intervalos es
F
mn

z, z
t

= C
mn
sinhγ
mn
z
<
exp (−γ
mn
z
>
)
integramos la ecuci´ on inhomog´enea entre z
t
−ε y z
t

dF
mn
dz

z=z



dF
mn
dz

z=z

−ε
= −

ab
C
mn

d
dz

sinhγ
mn
z
t
exp (−γ
mn
z)

z=z



d
dz

sinh γ
mn
z exp

−γ
mn
z
t

z=z

−ε

= −

ab
C
mn

−γ
mn
sinh γ
mn
z
t
exp (−γ
mn
z)

z=z


γ
mn
cosh γ
mn
z exp

−γ
mn
z
t

z=z

−ε
¸
= −

ab
−C
mn
γ
mn
exp

−γ
mn
z
t
¸
sinhγ
mn
z
t
+ cosh γ
mn
z
¸
= −

ab
C
mn
γ
mn
exp

−γ
mn
z
t

exp

γ
mn
z
t

=

ab
C
mn
=

abγ
mn
la funci´ on de Green es
G =

ab
¸
m,n
sinh γ
mn
z
<
exp (−γ
mn
z
>
) sin α
n
xsin α
n
x
t
sinβ
m
y sin β
m
y
t
γ
mn
esta es la soluci´ on para un orotedro de base (a, b) cuya base inferior est´ a sobre el plano XY y con 0 ≤ z ≤ ∞.
Sin embargo, si la altura va desde −∞≤ z ≤ ∞ la soluci´ on de G toma otra forma.
——————————————-
9) Calcule G para el ortoedro de altura infinita (−∞≤ z ≤ ∞) y de base rectangular (a, b).
4.5. PROBLEMAS 99
Se podr´ıa usar la misma forma funcional del problema anterior, la funci´ on F
mn
cumple la misma ecuaci´ on
diferencial pero con diferentes condiciones de frontera. En lugar de ello, usaremos la expansi´ on
G

x, x
t
, y, y
t
, z, z
t

=
¸
m,n
sinα
n
xsin α
n
x
t
sin β
m
y sinβ
m
y
t


−∞
a
nm
(k) e
ik(z−z

)
dk
la ecuaci´ on de Green queda

¸
m,n
sin α
n
xsin α
n
x
t
sin β
m
y sin β
m
y
t


−∞
a
nm
(k)

α
2
n

2
m
+k
2

e
ik(z−z

)
dk
= −

2πab
¸
m,n
sinα
n
xsinα
n
x
t
sin β
m
y sin β
m
y
t


−∞
e
ik(z−z

)
dk

α
2
n

2
m
+k
2

a
nm
(k) =
2
ab
⇒a (k) = a
nm
(k) =
2
ab (α
2
n

2
m
+k
2
)
y la funci´ on de Green queda finalmente
G

x, x
t
, y, y
t
, z, z
t

=
¸
m,n
sin α
n
xsin α
n
x
t
sinβ
m
y sin β
m
y
t


−∞
2e
ik(z−z

)
dk
ab (α
2
n

2
m
+k
2
)
la integral se puede calcular por polos.
—————————————
10) Evaluar G en el octante x ≥ 0, y ≥ 0, z ≥ 0. En este caso es mas conveniente usar coordenadas
esf´ericas. La raz´ on es que para estas coordenadas hay dos variables acotadas y solo una se eval´ ua en un
intervalo semi infinito (0 ≤ ρ ≤ ∞). En coordenadas cil´ındricas habr´ıan dos variables no acotadas y en
cartesianas habr´ıa tres ?????????
————————————————————-
11) Evaluar G para una cu˜ na con un ´ angulo de abertura β y tal que a ≤ ρ ≤ R.
Proponemos una soluci´ on de la forma
G

ρ, ρ
t
, ϕ, ϕ
t

=
¸
n
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
F
n

ρ, ρ
t

; α
n
=

β
La ecuaci´ on diferencial es la misma que aparece en el problema de la cu˜ na completa con 0 ≤ ρ ≤ R. La
soluci´ on es
F
n
= Aρ
αn
+Bρ
−αn
pero las condiciones de frontera son diferentes
a) ρ < ρ
t
⇒G = 0 en ρ = a ⇒Aa
αn
+Ba
−αn
= 0, con un procedimiento similar al de la cu˜ na completa,
se tiene que
F
n
= A
1n
¸

ρ
<
a

αn

a
ρ
<

αn

b) ρ > ρ
t
⇒G = 0 en ρ = R
F
n
= A
2n
¸

ρ
>
R

αn

R
ρ
>

αn

la soluci´ on general es
F
n
= C
n
¸

ρ
<
a

αn

a
ρ
<

αn
¸

ρ
>
R

αn

R
ρ
>

αn

integrando la ecuaci´ on diferencial homog´enea se obtiene
ρ
¸
dF

ρ=ρ



dF

ρ=ρ

−ε
¸
= −

β
100 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
resultando
C
n
α
n
¸
ρ
t
a

αn

a
ρ
t

αn
¸
ρ
t
R

αn
+

R
ρ
t

αn

−C
n
α
n
¸
ρ
t
a

αn
+

a
ρ
t

αn
¸
ρ
t
R

αn

R
ρ
t

αn

= −

β
simplificando
2C
n
α
n
¸
R
a

αn

a
R

αn

=

β
⇒C
n
= C
n
=

βα
n

R
a

αn

a
R

αn

la funci´ on de Green queda
G

ρ, ρ
t
, ϕ, ϕ
t

=

β
¸
n
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t
α
n

R
a

αn

a
R

αn

¸

ρ
<
a

αn

a
ρ
<

αn
¸

ρ
>
R

αn

R
ρ
>

αn

———————————————————————
10) Para la geometr´ıa anterior, asumamos una densidad lineal de carga en un segmento de arco de radio
c. Los potenciales a lo largo de l
1
, l
2
, l
3
, l
4
son 0, V
2
, V, V
1
respectivamente. Encuentre el potencial en el
interior de la regi´ on.
La carga total viene dada por
q =
β

(2πrλ) = βrλ = βcλ
donde c es el radio de la cu˜ na.
q = q

R
a
δ (r −c) dr


0


=

qδ (r −c)
2πc
(c dr dϕ)
la densidad superficial equivalente es
σ =
qδ (r −c)
2πc
=
βcλδ (r −c)
2πc
=
βλδ (r −c)

con esta densidad de carga y conociendo G y φ en la superficie se tiene
φ(r) =

ρ

r
t

G
D

r, r
t

dV
t

1

φ
s

r
t

∂G
∂n
t
dS
t
en nuestro caso bidimensional, la primera integral ser´ a de superficie y la segunda de l´ınea
φ(r) =

βλδ (r
t
−c)


¸
n=1
K
n
sinα
n
ϕsin α
n
ϕ
t
¸

ρ
<
a

αn

a
ρ
<

αn
¸

ρ
>
R

αn

R
ρ
>

αn

r
t
dr
t

t

1

¸
l
1
φ

r
t

∂G
∂n
t
dl
t
1
+

l
2
+

l
3
+

l
4

G
D

r, r
t

dV
t

1

φ
s

r
t

∂G
∂n
t
dS
t
donde l
1
es el segmento radial correspondiente a ϕ = 0. l
2
es el segmento de arco para r = R y l
3
, l
4
corresponden a segmento radial con ϕ = β y segmento de arco con r = a respectivamente. La integral sobre
l
1
se anula puesto que ϕ
t
= 0. Evaluamos primero la integral en ϕ
t

R
a
βλδ (r
t
−c)

[]

. . . r
t
dr
t


¸
n=1

β
0
K
n
sinα
n
ϕsin α
n
ϕ
t

t
la integral en ϕ
t
es

¸
n=1

β
0
K
n
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t

t
=

¸
n=1
K
n
sinα
n
ϕ
α
n
[1 −cos α
n
β] (4.12)
4.5. PROBLEMAS 101
para hacer la integral en r
t
se parte el intervalo entre a y R en r
t
< r y r
t
> r. Para r < c ⇒se anula la
integral en el intervalo a ≤ r
t
≤ r. Para r > c ⇒se anula la integral en el intervalo r < r
t
≤ R.
a) Para r < c

R
a
βλ

δ

r
t
−c

r
a

αn

a
r

αn

r
t
¸
r
t
R

αn

R
r
t

αn

dr
t
=
βλ

r
a

αn

a
r

αn

c
¸

c
R

αn

R
c

αn

(4.13)
b) Para r > c

r
a
βλ

δ

r
t
−c

¸
r
t
a

αn

a
r
t

αn

r
t
¸

r
R

αn

R
r

αn

dr
t
=
βλ

c
a

αn

a
c

αn

c
¸

r
R

αn

R
r

αn

(4.14)
Calculemos

l
2
φ(r
t
)
∂G
∂n

dl
t
2
. En tal caso r
t
= R de modo que r
t
> r
∂G
∂n
t

r

=R
=
∂G
∂r
t

r

=R
=
¸
K
n
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t

r
a

αn

a
r

αn


n
R

= V
2

l
2

¸
n=1
K
n
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t

r
a

αn

a
r

αn


n
R

R dϕ
t

= 2V
2

r
a

αn

a
r

αn

β
0

¸
n=1
K
n
α
n
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t

t
la integral angular coincide con (4.12) de modo que

l
2
= 2V
2

r
a

αn

a
r

αn


¸
n=1
K
n
α
n
sin α
n
ϕ
α
n
[1 −cos α
n
β]
con lo cual

l
2
= 2V
2

r
a

αn

a
r

αn


¸
n=1
K
n
sinα
n
ϕ[1 −cos α
n
β]
Ahora calculemos la integral sobre l
4
∂G
∂n
t

r

=a
= −
∂G
∂r
t

r

=a
=
¸
K
n
sinα
n
ϕsin α
n
ϕ
t
¸

r
R

αn

R
r

αn


n
a
sea dl = a dϕ

l
4
= V
1

β
0
¸
K
n
sin α
n
ϕsin α
n
ϕ
t

n
a
a dϕ
¸

r
R

αn

R
r

αn

similarmente,

l
4
= 2V
1
¸

r
R

αn

R
r

αn


¸
n=1
(1 −cos α
n
β) K
n
sinα
n
ϕ (4.15)
finalmente, evaluemos sobre l
3
∂G
∂n
t

ϕ


=
1
ρ
t
∂G
∂ϕ
t

ϕ


=

¸
n=1
α
n
sin α
n
ϕcos α
n
β K
n
¸

ρ
<
a

αn

a
ρ
>

αn
¸

ρ
>
R

αn

R
ρ
>

αn

102 CAP
´
ITULO 4. FUNCIONES DE GREEN Y ECUACI
´
ON DE POISSON EN ELECTROST
´
ATICA
en este caso dl = dr
t

l
3
= V

R
a
¸
α
n
sin α
n
ϕcos α
n
β K
n
¸

ρ
<
a

αn

a
ρ
<

αn
¸

ρ
>
R

αn

R
ρ
>

αn

dr
t
haciendo nuevamente la partici´ on
a) r
t
< r

l
3
= V

r
a
¸
α
n
sin α
n
ϕcos α
n
β K
n
¸
r
t
a

αn

a
r
t

αn
¸

r
R

αn

R
r

αn

dr
t
+V

R
r
¸
α
n
sin α
n
ϕcos α
n
β K
n

r
a

αn

a
r

αn

¸
r
t
R

αn

R
r
t

αn

dr
t

l
3
= V
¸
α
n
K
n
sin α
n
ϕcos α
n
β
α
n
¸

r
R

αn

R
r

αn

r
a

αn
+

a
r

αn
−2

+

r
a

αn

a
r

αn

¸
2 −

r
R

αn
+

R
r

αn

l
3
= 2V
¸
K
n
sinα
n
ϕcos α
n
β
¸

a
R

αn

r
R

αn

R
a

αn
+

R
r

αn
+

r
a

αn

a
r

αn

l
3
= 2V
¸
K
n
sin α
n
ϕcos α
n
β
¸

a
R

αn

R
a

αn

+
¸
R
r

αn

r
R

αn

+

r
a

αn

a
r

αn

(4.16)
La soluci´ on para φ(r) en el interior es la suma de las expresiones anteriores
φ(r) =

ρ

r
t

G
D

r, r
t

dV
t

1

4
¸
i=1

l
i
φ
s

r
t

∂G
∂n
t
dS
t
de (4.12) y (4.13) para r < c

V
ρ dV =

¸
n=1
K
n
sin α
n
ϕ
α
n
[1 −cos α
n
β]
βλc

r
a

αn

a
r

αn

¸

c
R

αn

R
c

αn

(4.17)
y de (4.12) y (4.14) para r > c

V
ρ dV =

¸
n=1
K
n
sin α
n
ϕ
α
n
[1 −cos α
n
β]
βλc

c
a

αn

a
c

αn

¸

r
R

αn

R
r

αn

(4.18)
por otro lado

1

4
¸
i=1

l
i
φ
s

r
t

∂G
∂n
t
dS
t
= −
1


¸
n=1
(1 −cos α
n
β) K
n
sinα
n
ϕ

V
2

r
a

αn

a
r

αn

+ V
1
¸

r
R

αn

R
r

αn


V


¸
n=1
K
n
sin α
n
ϕcos α
n
β
¸

a
R

αn

R
a

αn
+

r
R

αn

R
r

αn
+

r
a

αn

a
r

αn

(4.19)
luego el potencial para r > c es la suma de (4.17)+ (4.19) y para r > c es la suma de (4.18)+ (4.19).
Cap´ıtulo 5
M´etodo de im´agenes
5.1. M´etodo de im´agenes y teorema de unicidad
Supongamos que tenemos cierta distribuci´ on de cargas en el interior de un volumen V , con unas condi-
ciones de frontera dadas sobre la superficie que delimita a este volumen. En particular, tomemos condiciones
de Dirichlet. Ahora supongamos que podemos encontrar una distribuci´ on virtual de cargas ubicadas en el
exterior del volumen V , de tal manera que la superposici´ on de la distribuci´ on real de cargas (en el interior
de V ) con la distribuci´ on virtual (en el exterior de V ) emulen las condiciones de frontera en la superficie.
Uno de los teoremas de unicidad que hemos demostrado nos dice que dada una cierta distribuci´ on interior
de cargas y unas condiciones de frontera con el potencial, la soluci´ on para el potencial en el interior del
volumen V , es ´ unica. Ahora bien, comparando la situaci´ on real (distribuci´ on interior mas condiciones de
frontera) con la situaci´ on virtual (cargas reales interiores mas cargas virtuales exteriores), podemos inferir
que el potencial en el interior del volumen V , es el mismo en ambas situaciones. Para demostrarlo,
observemos que en ambos casos la distribuci´ on interior es la misma (debido a que las cargas virtuales est´ an
todas en el exterior de V ), y as´ı mismo las condiciones de frontera tambi´en coinciden ya que las cargas
virtuales se colocaron precisamente para ajustarse a esa condici´ on. No obstante, es necesario aclarar que el
valor del potencial en el exterior del volumen V , en general no es el mismo en ambas situaciones; esto se
puede ver teniendo en cuenta que si tomamos el complemento del volumen de Dirichlet, las cargas virtuales
estar´ıan alterando la carga interior (donde el interior se define ahora en el complemento de V ).
Esto nos sugiere un m´etodo para encontrar el potencial en el interior de un volumen en ciertas situaciones
especiales, en las cuales es f´ acil encontrar una distribuci´ on de cargas virtuales exteriores que puedan emular
las condiciones de frontera, sin alterar la distribuci´ on interior. Las cargas ubicadas en el exterior se denominan
im´ agenes de modo que este procedimiento se conoce como m´etodo de im´ agenes.
Surge entonces la pregunta ¿cu´ al es la ventaja del m´etodo de las im´ agenes?. Debemos observar que al
introducir las cargas imagen las condiciones de frontera dejan de ser relevantes en el problema (siempre
y cuando se cumplan) y en su lugar debe solucionarse el problema (en general m´ as simple) de calcular el
potencial en el interior del volumen, por simple superposici´ on entre las cargas interiores (reales) y exteriores
(im´ agenes).
Adicionalmente, si conocemos las superficies equipotenciales de una cierta distribuci´ on de cargas, es f´ acil
retroalimentar el problema puesto que un conductor con la forma de una de ´estas superficies equipotenciales
(y con un potencial igual al potencial de esta superficie) puede utilizar la distribuci´ on original como im´ agen.
Veamos la conexi´ on del m´etodo de im´ agenes con el formalismo de Green. Recordemos que la funci´ on de
Green m´ as general asociada a la ecuaci´ on de Poisson, se escribe como

2
G

r, r
t

= −4πδ

r −r
t

y que su soluci´ on mas general se escribe
G

r, r
t

=
1
[r −r
t
[
+F

r, r
t

103
104 CAP
´
ITULO 5. M
´
ETODO DE IM
´
AGENES
donde F (r, r
t
) debe satisfacer la ecuaci´ on de Laplace, el primer t´ermino en la funci´ on de Green corresponde
al potencial de una carga unidad, en tanto que el segundo t´ermino es un potencial generado dentro del
volumen delimitado por la superficie debido a cargas externas a este volumen (ya que dentro del volumen
obedece a una ecuaci´ on de Laplace) de tal manera que hace que G(r, r
t
) cumpla las condiciones de frontera.
La interpretaci´ on de la funci´ on F (r, r
t
) nos proporciona otro punto de vista del m´etodo, ya que F (r, r
t
) es
el potencial equivalente a im´ agenes colocadas en el exterior del volumen, de tal forma que junto con la carga
unidad (K
c
q = 1) ubicada en una posici´ on interior r
t
, nos d´e un potencial cero en la superficie (o cualquiera
que sea la condici´ on sobre la funci´ on de Green en la superficie).
5.2. Carga frente a un plano equipotencial
A manera de ejemplo consideremos una carga puntual q colocada frente a un plano conductor infinito
ubicado en el plano Y Z y a potencial cero. Puede verse f´ acilmente que si ubicamos una carga puntual imagen
al otro lado del plano a la misma distancia y de signo opuesto, las condiciones de frontera sobre el plano
Y Z (potencial cero) se cumplen autom´ aticamente.
Sea r una posici´ on (en x > 0) donde queremos evaluar el potencial, y sean r
t
y r
t
i
las posiciones de la
carga real y de la imagen respectivamente, podemos ver que
r = xi+yj +zk ; r
t
= x
t
i +y
t
j +z
t
k ; r
t
i
= −x
t
i +y
t
j +z
t
k (5.1)
las posiciones del punto donde se quiere evaluar el potencial, el punto donde se ubica la carga real y el punto
donde se ubica la carga imagen respectivamente. El potencial generado por el dipolo es
φ(r) =
K
c
q

(x −x
t
)
2
+ (y −y
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

K
c
q

(x +x
t
)
2
+ (y −y
t
)
2
+ (z −z
t
)
2
claramente este potencial se anula en x = 0. Mas sint´eticamente
φ(r) =
K
c
q
[r −r
t
[

K
c
q
[r −r
t
i
[
(5.2)
a partir del potencial es f´ acil calcular la distribuci´ on de carga sobre la superficie del conductor, usando la
relaci´ on (1.31) v´ alida para conductores y usando coordenadas cil´ındricas
σ (r) = −
1
4πK
c
∂φ
∂n
1
= −
qd
2π (r
2
+d
2
)
3/2
siendo d la distancia del plano a la carga, y r la distancia del punto de evaluaci´ on al eje vertical al plano
que pasa por la carga. Si se integra esta cantidad obtenemos que la carga total inducida sobre el conductor
es −q, lo cual se puede ver por ley de Gauss
1
. La fuerza que el plano hace sobre la carga se puede calcular
de dos maneras: 1) calculando la fuerza que la distribuci´ on de carga en el plano hace sobre la carga puntual,
usando superposici´ on, 2) calculando la fuerza entre la imagen y la carga real.
No obstante, es de anotar que aunque el problema del potencial en el interior del semiespacio (x > 0) y el
de la fuerza se pueden resolver de forma equivalente con la imagen, la energ´ıa interna del sistema carga real-
carga imagen es diferente (el doble) que la energ´ıa del sistema carga real-plano conductor. Hay dos maneras
de ver esta diferencia: a) Si se calcula la integral del campo al cuadrado Ec. (1.18), para el sistema de las dos
cargas contribuyen los dos semiespacios, por simetr´ıa ambos semiespacios contribuyen igual. En contraste,
para el sistema carga-conductor, solo el semiespacio con x > 0 contribuye, ya que el otro semiespacio
tiene campo cero. b) Para calcular la energ´ıa interna del sistema carga conductor, solo hay que calcular el
1
Teniendo en cuenta que el conductor es neutro, el resto de la carga se acumula (en un conductor real) en los bordes de la
placa y en la superficie opuesta a la que da frente a la carga puntual.
5.2. CARGA FRENTE A UN PLANO EQUIPOTENCIAL 105
trabajo necesario para traer la carga puntual real desde el infinito hasta el punto donde se localiza
2
. En
contraste, para calcular la energ´ıa interna del dipolo, se pueden traer las dos cargas simult´ aneamente en
forma sim´etrica, en cuyo caso hay que hacer un trabajo igual al anterior pero sobre cada carga.
¿Porqu´e la fuerza sobre la carga real, s´ı es igual para los dos sistemas? se puede ver simplemente porque
la carga real est´ a en el interior de la regi´ on en donde ambos producen el mismo potencial y por tanto el
mismo campo, y la fuerza es qE. La esencia de que la fuerza coincida en tanto que la energ´ıa no, es el
hecho de que la fuerza es una variable local (definida en un punto) que depende de otra variable local (el
campo) que coincide en ambas configuraciones. La energ´ıa en cambio es un concepto global que depende en
general de la configuraci´ on del campo en todo el espacio, y el m´etodo de las im´ agenes solo nos garantiza que
el campo es el mismo para ambas configuraciones en una cierta porci´ on del espacio, la regi´ on exterior de
Dirichlet posee campos diferentes para ambas configuraciones. A pesar de ello, es posible calcular la energ´ıa
interna de un sistema de cargas en presencia de un conductor a trav´es del m´etodo de las im´ agenes como
veremos en la secci´ on 5.8.
Ahora estamos en capacidad de conectar el problema del sistema carga real-carga imagen con la funci´ on
de Green en el semiespacio x ≥ 0. Si hacemos K
c
q = 1 en la Ec. (5.2), lo que tenemos es una carga puntual
“unidad” ubicada en r
t
y un sistema de cargas exteriores (la carga imagen) tal que la superposici´ on de las
dos da potencial cero en la frontera, la carga real estar´ıa generando el factor 1/ [r −r
t
[, y la carga imagen
est´ a generando el factor F (r, r
t
). Es claro entonces que la asignaci´ on K
c
q = 1 en la Ec. (5.2) nos da la
funci´ on de Green para el semiespacio con x ≥ 0.
G

r, r
t

=
1
[r −r
t
[

1
[r −r
t
i
[
para semiespacio con x ≥ 0 (5.3)
donde r, r
t
, r
t
i
vienen dados por la Ec. (5.1). Claramente la funci´ on de Green (5.3) cumple la condici´ on de
Dirichlet en las fronteras (y, z →±∞, x →∞, ´ y x = 0). Donde
F

r, r
t

= −
1
[r −r
t
i
[
La funci´ on de Green aqu´ı calculada puede ser utilizada para calcular el potencial en x ≥ 0 para cualquier
condici´ on de frontera en x = 0, con cualquier distribuci´ on de carga localizada y que est´e encerrada en el
semiespacio determinado por x ≥ 0 (el hecho de que la carga est´e localizada nos garantiza que el potencial
sea constante en el infinito definido por y, z → ±∞, x → ∞). No debemos olvidar que la formulaci´ on de
Green es para vol´ umenes cerrados, (aunque no necesariamente cerrados f´ısicamente) en donde el potencial
o su derivada normal se deben conocer en una superficie cerrada, que en este caso es como una “semiesfera
infinita”. Veamos un ejemplo de aplicaci´ on de la funci´ on de Green (5.3) para el semiespacio.
5.2.1. L´ınea de carga finita
Supongamos una l´ınea de densidad lineal λ constante, paralela al eje X, con φ = V
a
en x = 0. Ver Fig.
???. Queremos evaluar el potencial debido a esta configuraci´ on en la regi´ on x ≥ 0.
??**Este ejemplo f´ısicamente podr´ıa representar a un hilo perfectamente aislante frente a un plano
infinito perfectamente conductor. Si el hilo no fuera aislante su carga tender´ıa a acumularse en un extremo.
Hablando mas f´ısicamente, ser´ıa un hilo cuya longitud y distancia al plano sean mucho menores que las
dimensiones del plano. (revisar este argumento ya que en tal caso el potencial no se puede hacer cero en el
infinito).
Primero debemos calcular la densidad volum´etrica equivalente
q =

ρ (r) dV =

λ dx

δ (z) dz

δ (y) dy
q =

λδ (z) δ (y) dx dy dz =

λδ (z) δ (y) dV
2
La redistribuci´ on de cargas que se produce cuando se va acercando la carga al conductor no requiere trabajo adicional, ya
que su superficie es equipotencial.
106 CAP
´
ITULO 5. M
´
ETODO DE IM
´
AGENES
la densidad volum´etrica equivalente es entonces
ρ

r
t

= λδ

z
t

δ

y
t

(5.4)
Calculando G para espacio semi-infinito Ec. (5.3), en coordenadas cartesianas y evaluando ∂G/∂n
t
:
∂G
∂n
t

x

=0
= ∇G n[
x

=0
= ∇G (−i)[
x

=0
= −(∇G)
x
[
x

=0
= −
∂G
∂x
t

x

=0
(5.5)

∂G
∂x
t

x

=0
= −

∂x
t

¸
1

(x −x
t
)
2
+ (y −y
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

1

(x +x
t
)
2
+ (y −y
t
)
2
+ (z −z
t
)
2
¸

x

=0
=
−2x

x
2
+ (y −y
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

3
la integral de superficie en la semiesfera infinita, solo tiene contribuci´ on en el plano Y Z ya que el t´ermino
∂G/∂n
t
se anula en la superficie semiesf´erica de radio infinito (∂G/∂n
t
→0, con x →∞, y/o con y, z →±∞).
Reemplazando (5.4), (5.3) y (5.5) en (4.3) y usando coordenadas cartesianas se tiene
φ(r) =


−∞


−∞

d+l
d
λδ

z
t

δ

y
t

1

(x −x
t
)
2
+ (y −y
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

1

(x +x
t
)
2
+ (y −y
t
)
2
+ (z −z
t
)
2
¸
¸
dx
t
dy
t
dz
t

1

V
a

−2x

x
2
+ (y −y
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

3
¸
¸
¸
¸
¸
dS
t
φ(r) = λ

1

(x −x
t
)
2
+y
2
+z
2

1

(x +x
t
)
2
+y
2
+z
2
¸
¸
dx
t
+
V
a
x


−∞


−∞

1

x
2
+ (y −y
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

3
¸
¸
¸
¸
¸
dy
t
dz
t
5.3. Carga puntual frente a una esfera conductora
Supongamos que tenemos una esfera conductora de radio a (a potencial cero) y una carga puntual en
el exterior como ilustra la Fig. ???, queremos evaluar el potencial en el exterior de la esfera. De modo que
nuestro volumen “cerrado” est´ a entre la esfera de radio a, y una esfera de radio infinito. Por simetr´ıa la
carga imagen debe estar en la l´ınea que une a la carga real con el centro de la esfera, y debe estar en el
interior de la esfera (para que sea exterior a nuestro volumen “cerrado”), y debe ser de signo opuesto a la
carga real para que sea posible una cancelaci´ on del potencial en r = a.
5.3. CARGA PUNTUAL FRENTE A UNA ESFERA CONDUCTORA 107
El potencial se escribe como
φ(r) =
K
c
q
[r −r
t
[
+
K
c
q
t
[r −r

[
=
K
c
q

(r −r
t
) (r −r
t
)
+
K
c
q
t

(r −r

) (r −r

)
(5.6)
en r = a se tiene que φ = 0. Cuando el vector posici´ on de evaluaci´ on del potencial tiene magnitud a, lo
denotaremos como r =a
φ(a) =
K
c
q

(a−r
t
) (a−r
t
)
+
K
c
q
t

(a−r

) (a−r

)
= 0 ⇒
q
2
(a−r
t
) (a−r
t
)
=
q
t2
(a−r

) (a−r

)

q
2

a−r

a−r

−q
t2

a−r
t

a−r
t

= 0
q
2

a
2
−2a r

+r”
2

−q
t2

a
2
−2a r
t
+r
t2

= 0
a
2

q
2
−q
t2

+q
2
r”
2
−q
t2
r
t2
−2a

q
2
r

−q
t2
r
t

= 0 (5.7)
la cantidad 2a

q
2
r

−q
t2
r
t

implica un cos θ arbitrario en virtud de que a toma todas las direcciones
posibles de modo que es necesario que

q
2
r

−q
t2
r
t

= 0 y como r
t
y r

son paralelos se tiene que
q
t2
=
q
2
r”
r
t
(5.8)
reemplazando este valor de q
t
en la expresi´ on (5.7) se obtiene
a
2

q
2

q
2
r”
r
t

+q
2
r”
2

q
2
r”
r
t
r
t2
= 0
a
2
q
2

1 −
r”
r
t

+q
2
r”
2
−q
2
r”r
t
= 0
a
2

r
t
−r”

+r
t
r”
2
−r”r
t2
= 0
a
2

r
t
−r”

+r
t
r”

r” −r
t

= 0

a
2
−r
t
r”

r
t
−r”

= 0
es obvio que (r
t
−r”) = 0 ya que el uno es interior (r” < a) y el otro es exterior (r
t
> a) de modo que
r” =
a
2
r
t

q
t

=

qa
r
t

⇒q
t
= −
qa
r
t
(5.9)
donde hemos usado (5.8). Obs´ervese que [q
t
[ < [q[. Reemplazando (5.9) en (5.6), el potencial fuera de la
esfera queda
φ(r) =
K
c
q
[r −r
t
[
+
K
c
q
t
[r −r

[
=
K
c
q
[r −r
t
[

K
c
qa
r
t

r−
a
2
r

r

r

φ(r) =
K
c
q
[r −r
t
[

K
c
qa
r
t

r−
a
2
r
2
r
t

(5.10)
y la funci´ on de Green para r ≥ a, es este potencial con la carga real normalizada a uno (K
c
q = 1) i.e.
108 CAP
´
ITULO 5. M
´
ETODO DE IM
´
AGENES
G
r>a

r, r
t

=
1
[r −r
t
[

a
r
t

r−
a
2
r
2
r
t

(5.11)
Observemos que cuando la carga real se aproxima a la superficie, la magnitud de la carga imagen va
aumentando tendiendo a la magnitud de la carga real. Adicionalmente, la carga imagen tambi´en se acerca
a la superficie de la esfera y cuando la carga real est´ a muy pr´ oxima a la esfera, la carga imagen tiende a
estar equidistante a ella, veamos: Sea r
t
= a + ε con ε/a << 1, la distancia de la carga real a la superficie
es ε y la distancia de la carga imagen a la superficie es a −r”
a −r” = a −
a
2
r
t
= a

1 −
a
a +ε

= a

1 −
a
a

1 +
ε
a

· a

1 −

1 −
ε
a

a −r” · a

ε
a

= ε
el hecho de que las cargas tiendan a ser iguales en magnitud y equidistantes a la superficie, se debe a que al
acercarse la carga real, ´esta ve a la esfera como un plano infinito y el m´etodo de im´ agenes se reduce al de
una carga puntual enfrente de un conductor plano infinito.
Recordemos que la densidad superficial de carga inducida sobre la esfera conductora se puede evaluar a
partir de la discontinuidad de la componente perpendicular del campo el´ectrico en la superficie y del hecho
de que el campo en el interior del conductor es cero, Ec. (1.31). Obteni´endose
σ = −
1
4πK
c
∂φ
∂n

S
= −
1
4πK
c
∂φ
∂r

r=a
(5.12)
asumamos por ejemplo que la carga est´ a ubicada a lo largo del eje polar Z a una distancia r
t
> a. Evaluando
la densidad de superficie (5.12) usando el potencial (5.10) obtenemos
φ(r) =
K
c
q
[r −r
t
[

K
c
qa
r
t

r−
a
2
r
2
r
t

=
K
c
q

(r −r
t
) (r −r
t
)

K
c
qa
r
t

r−
a
2
r
2
r
t

r−
a
2
r
2
r
t

=
K
c
q

r
2
+r
t2
−2rr
t
cos θ

K
c
qa
r
t

r
2
+
a
4
r
2
−2
a
2
r
2
rr
t
cos θ

φ(r) =
K
c
q

r
2
+r
t2
−2rr
t
cos θ

K
c
q
r
t

r
a

2
+

a
r

2
−2
r
r

cos θ

(5.13)
siendo θ el ´ angulo entre r
t
y r. Derivando y evaluando en r = a
σ = −
K
c
q
4πa
2

a
r
t

1 −
a
2
r
2

1 +
a
2
r
2

2a
r

cos θ

3/2
al integrar para obtener la carga se obtiene justamente la carga imagen. Esto ´ ultimo tambi´en se puede ver
por ley de Gauss, para lo cual podemos construir una superficie S cerrada que encierre tanto a la esfera como
a la carga real exterior, el flujo Φ debido al campo generado por el sistema esfera-carga real es exactamente
el mismo que generar´ıa el sistema carga real- carga imagen, ya que la superficie Gaussiana esta toda en la
regi´ on del espacio en donde ya se prob´ o que el potencial (y por tanto el campo el´ectrico) son iguales para
ambas configuraciones. Como en ambos casos el flujo es el mismo, la ley de Gauss me dice que la carga neta
debe ser la misma en ambos casos, por lo cual la carga inducida en la esfera debe coincidir en magnitud y
signo con la carga imagen.
5.3. CARGA PUNTUAL FRENTE A UNA ESFERA CONDUCTORA 109
La fuerza que la esfera ejerce sobre la carga q, se puede calcular a partir de la carga imagen
F =
K
c
qq
t
L
2
u
ρ
= q


qa
r
t

K
c
(r
t
−r”)
2
u
ρ
= q


qa
r
t

K
c

r
t

a
2
r

2
u
ρ
F = −
K
c
q
2
a
2

a
r
t

3

1 −
a
2
r
t2

−2
u
ρ
con r
t
>> a (aproximaci´ on de carga lejana)
F ≈ −
K
c
q
2
a
2

a
r
t

3

1 + 2
a
2
r
t2

u
ρ
≈ −
K
c
q
2
a
r
t3
u
ρ
si r
t
· a (aproximaci´ on de carga cercana) es decir r
t
= a +ε con ε/a << 1 la magnitud de la fuerza queda
[F[ =
K
c
q
2
a
2

a
a +ε

3

1 −
a
2
(a +ε)
2

−2
=
K
c
q
2
a
2

1

1 +
ε
a

3

1 −
1

1 +
ε
a

2

−2
=
K
c
q
2
a
2

1

1 +
ε
a

3

1 +

ε
a

2
−1

1 +

ε
a

2

−2
=
K
c
q
2
a
2

1

1 +
ε
a

3

1 +

ε
a

2

1 +

ε
a

2
−1

2
=
K
c
q
2
a
2

1

1 +
ε
a

3

2
a
ε +
1
a
2
ε
2
+ 1
2
a
ε +
1
a
2
ε
2

2
=
K
c
q
2
a
2

1

1 +
ε
a

3
1
ε
2

2
a
ε +
1
a
2
ε
2
+ 1
2
a
+
1
a
2
ε

2

=
K
c
q
2
a
2

1 −
ε
a

3
1
ε
2

1
(2/a)

2
·
K
c
q
2

2
lo cual es consistente con el hecho de que al aproximarse la carga real a la superficie, la carga imagen tiende
a estar equidistante, y a tener la misma magnitud de la carga real, de modo que F

= K
c
qq/ (2ε)
2
que es el
resultado que se obtuvo.
Podemos tambi´en resolver el problema interior para el cual se obtiene
q
t
= −
qa
r
t
, r” =
a
2
r
(5.14)
y [q
t
[ > [q[. La expresi´ on para la funci´ on de Green tiene la misma forma que para el problema exterior.
Debe tenerse en cuenta que el problema interior y exterior son excluyentes. Esto debido a que en cada
caso la carga imagen debe estar afuera del volumen sobre el cual se define el potencial. Para comprender
mejor el concepto de excluyente veamos un ejemplo: Supongamos que queremos resolver el problema del
potencial generado por una configuraci´ on localizada de cargas X, ubicada fuera de una esfera conductora
conectada a tierra. Para esto usamos la funci´ on de Green exterior a la esfera e integramos en el volumen y la
superficie definidas entre la esfera y el infinito, el formalismo de Green no me permite calcular el potencial
en el interior de la esfera en este caso (que ser´ıa el exterior de mi volumen de integraci´ on). Por otro lado,
si tenemos una distribuci´ on de cargas dentro de la esfera podemos usar Green para el interior de la esfera,
pero no podemos calcular con el formalismo de Green el potencial afuera de la esfera en este caso (siempre
se puede calcular solo dentro del volumen limitado por la superficie en la cual se conocen las condiciones de
frontera y la distribuci´ on de carga).
Como veremos m´ as adelante, la soluci´ on de la esfera conductora conectada a tierra en presencia de carga
puntual sirve de base para resolver muchos problemas con simetr´ıa esf´erica. En primer lugar, veremos un
ejemplo de la aplicaci´ on de la funci´ on de Green exterior de la esfera, para un problema de condiciones de
frontera
110 CAP
´
ITULO 5. M
´
ETODO DE IM
´
AGENES
5.3.1. Esfera conductora con hemisferios a diferente potencial
Tenemos una esfera conductora que en el hemisferio “norte” (“sur”) est´ a a potencial +V (−V ) como
indica la figura ???. Esto corresponder´ıa a dos semiesferas aisladas por alg´ un diel´ectrico muy delgado en el
“ecuador”. Debemos utilizar la funci´ on de Green para problema exterior en la esfera, pero es mas c´ omodo
escribirlo en coordenadas esf´ericas. Podemos tomar la expresi´ on 5.13 pero con K
c
q = 1, y con θ = γ ya que
θ est´ a reservado para el ´ angulo con el eje Z.
G

r, r
t

=
1

r
2
+r
t2
−2rr
t
cos γ

1
r
t

r
a

2
+

a
r

2
−2
r
r

cos γ

(5.15)
G

r, r
t

=
1

r
2
+r
t2
−2rr
t
cos γ

1

rr

a

2
+a
2
−2rr
t
cos γ

(5.16)
los vectores unitarios a lo largo de r y de r
t
se escriben
´r = cos θu
z
+ sin θu
|
= cos θu
z
+ sin θ (cos ϕu
x
+ sin ϕu
y
)
´r
t
= cos θ
t
u
z
+ sin θ
t
cos ϕ
t
u
x
+ sinθ
t
sin ϕ
t
u
y
cos γ = ´r ´r
t
= sin θ cos ϕsin θ
t
cos ϕ
t
+ sin θ sin ϕsin θ
t
sinϕ
t
+ cos θ cos θ
t
cos γ = sin θ sin θ
t

cos ϕcos ϕ
t
+ sin ϕsin ϕ
t

+ cos θ cos θ
t
cos γ = ´r ´r
t
= sin θ sin θ
t
cos

ϕ −ϕ
t

+ cos θ cos θ
t
(5.17)
Primero calculamos la derivada normal de G en la superficie de la esfera, ya que en la otra superficie (el
infinito) el potencial es cero y la integral de superficie no contribuye.
∂G
∂n
t

S

= −
∂G
∂r
t

r

=a
= −

r
2
−a
2

a (r
2
+a
2
−2ar cos γ)
3/2
como no hay carga en el exterior ρ (r
t
) = 0, y el potencial queda
φ(r) = −
1

φ

r
t

∂G
∂n
t
dS
t
=
1

φ
S

¸

r
2
−a
2

a (r
2
+a
2
−2ar cos γ)
3/2
¸
a
2
sin θ
t

t

t
=
1


0
¸

π/2
0
V

r
2
−a
2

a (r
2
+a
2
−2ar cos γ)
3/2
a
2
sin θ
t

t
¸

t
+
1


0
¸

π
π/2
(−V )

r
2
−a
2

a (r
2
+a
2
−2ar cos γ)
3/2
a
2
sin θ
t

t
¸
φ(r) =
a
2
V


0
¸

π/2
0

r
2
−a
2

a (r
2
+a
2
−2ar cos γ)
3/2

sinθ
t

t

π
π/2

r
2
−a
2

a (r
2
+a
2
−2ar cos γ)
3/2

sin θ
t

t
¸

t
esta integral no es sencilla debido a la complicada dependencia del cos γ con respecto a θ
t
. Por ahora tomemos
5.4. CARGA PUNTUAL FRENTE A ESFERA CONDUCTORA CARGADA Y AISLADA 111
el caso particular del potencial sobre el eje Z. Con θ = 0 ⇒cos γ = cos θ
t
y r = z. La integraci´ on nos da
φ(z) = 2π
aV

z
2
−a
2

2az
¸
−2

a
2
+z
2
−2az cos θ
t

π/2
0
+
2

a
2
+z
2
−2az cos θ
t

π
π/2
¸
φ(z) =
V
2

z
2
−a
2

z
¸
−1

a
2
+z
2
−2az cos θ
t

π/2
0
+
1

a
2
+z
2
−2az cos θ
t

π
π/2
¸
φ(z) =
V
2

z
2
−a
2

z
¸
1

a
2
+z
2
−2az

1

a
2
+z
2

+

1

a
2
+z
2
+ 2az

1

a
2
+z
2

φ(z) =
V

z
2
−a
2

2z

1
(z −a)
+
1
(z +a)

2

a
2
+z
2

φ(z) =
V
2z

(z +a) + (z −a) −
2

z
2
−a
2


a
2
+z
2

φ(z) = V

1 −

z
2
−a
2

z

a
2
+z
2

(5.18)
este valor del potencial sobre el eje de simetr´ıa fu´e el que se tom´ o en la secci´ on 2.7 para obtener la soluci´ on
en todo el espacio, la cual est´ a dada por la Ec. (2.33).
5.4. Carga puntual frente a esfera conductora cargada y aislada
Sea Q la carga total sobre la esfera, analicemos el problema de la siguiente manera: inicialmente la
esfera est´ a conectada a tierra (potencial cero) de modo que la presencia de la carga puntual q induce
una carga superficial q
t
num´ericamente igual a la imagen que ya calculamos. Esta carga est´ a distribuida
inhomog´eneamente debido a la presencia de la carga q.
Ahora se desconecta tierra y se agrega a la esfera una carga Q−q
t
. Esta carga se distribuye uniformemente
sobre la esfera, hay dos formas de verlo a) Las fuerzas electrost´ aticas debidas a q ya fueron balanceadas por
q
t
, b) La superficie del conductor con carga q
t
es equipotencial por lo que la carga restante se distribuye
uniformemente.
Por tanto el potencial se puede escribir como
φ(r) =
K
c
q
[r −r
t
[

K
c
qa
r
t

r−
a
2
r
2
r

+
K
c

Q+
aq
r

[r[
Los dos primeros t´erminos corresponden a la esfera con potencial cero enfrente de una carga puntual que
ya se solucion´ o, el tercero es el t´ermino debido a la carga Q − q
t
= Q − (−aq/r
t
), la cual al repartirse
uniformemente produce un potencial puntual equivalente en el exterior de la esfera.
La fuerza sobre la carga q se puede calcular con el mismo proceso. La fuerza debida a la esfera conectada
a tierra con carga q
t
ya se calcul´ o como la fuerza entre q y q
t
; a esto hay que sumarle la fuerza debida a la
carga Q−q
t
repartida uniformemente
F = −
K
c
q
2
a
2

a
r
t

3

1 −
a
2
r
t2

−2
´r
t
+
K
c
q

Q+
aq
r

r
t2
´r
t
F =
K
c
q
r
t2
¸
Q−
qa
3

2r
t2
−a
2

r
t
(r
t2
−a
2
)
¸
´r
t
112 CAP
´
ITULO 5. M
´
ETODO DE IM
´
AGENES
si r
t
>> a, se reduce a la fuerza entre cargas puntuales Q, q como era de esperarse. Si Q y q tienen signos
opuestos (o si Q = 0), la interacci´ on es siempre atractiva. Pero si son del mismo signo, la fuerza es atractiva
a cortas distancias y repulsiva a largas distancias. De aqu´ı se deduce que debe existir un punto de equilibrio
(inestable como vimos en la Sec. 2.2). Los resultados anteriores nos llevan a conclu´ır que si queremos remover
una carga del conductor hay que hacer trabajo para vencer la atracci´ on a cortas distancias. Este trabajo
necesario para extraer una carga del conductor se conoce como funci´ on trabajo del metal y explica al menos
en parte, porqu´e las cargas en un conductor no son expulsadas a pesar de estar rodeadas de cargas del
mismo signo
3
.
Por otra parte, el problema tambi´en se puede resolver por im´ agenes, ubicando dos cargas im´ agen: q
t
en
r
tt
y Q−q
t
en el centro de la esfera. La fuerza sobre la carga real se puede calcular como la debida a estas
dos cargas imagen. La interacci´ on de estas tres cargas puede darnos una imagen mas clara de porqu´e la
interacci´ on puede ser atractiva o repulsiva cuando Q y q son del mismo signo.
Finalmente, vale la pena mencionar que para este problema, la unicidad de la soluci´ on para el potencial
est´ a garantizada gracias al teorema de unicidad explicado en el ap´endice A, puesto que conocemos la carga
neta en el conductor, una superficie equipotencial (infinito) y la densidad de carga en la regi´ on exterior al
conductor e interior a la superficie equipotencial.
5.5. Carga puntual en frente de un conductor esf´erico a potencial V
Esto corresponde al caso de tener conectada la esfera a trav´es de una bater´ıa (o a tierra si V = 0).
En este caso es el potencial y no la carga lo que se conoce de antemano. El problema se puede ver con un
argumento similar al anterior, conexi´ on a tierra produce carga q
t
y luego se desconecta tierra y se agrega la
cantidad de carga necesaria para que el potencial en la superficie pase de cero a V , como esta ´ ultima carga
Q
V
se reparte uniformemente se tiene que
K
c
Q
V
a
= V ⇒K
c
Q
V
= V a
la contribuci´ on de esta Q
V
al potencial es K
c
Q
V
/ [r[ =
V a
[r[
el potencial total es
φ(r) =
K
c
q
[r −r
t
[

K
c
qa
r
t

r−
a
2
r
2
r

+
V a
[r[
donde el primer t´ermino es debido a la carga puntual real, el segundo es debido a la carga imagen q
t
(a
potencial cero), y el tercero es debido a la carga adicional que hay que distribuir en la superficie para elevar
el potencial desde cero hasta V (si V < 0 este t´ermino es negativo). Tambi´en se puede ver el tercer t´ermino
como la contribuci´ on de una carga imagen ubicada en el centro de la esfera, de tal forma que tenemos dos
cargas imagen y una real: Q
V
en el origen, q
t
en r

y q ubicada en r
t
. Se puede verificar que φ(a) = V .
Finalmente, las expresiones para la fuerza sobre la carga (y su comportamiento asint´ otico) son muy
similares a las de la secci´ on anterior, y se dejan como ejercicio al lector.
5.6. Esfera conductora colocada en campo el´ectrico uniforme
Un campo el´ectrico E uniforme puede pensarse como producido por dos cargas Q y −Q, colocadas en
z = R y en z = −R (ver Fig. ???). En un vecindad de z = 0 con tama˜ no mucho menor que R, el campo es
uniforme y aproximadamente constante, paralelo a Z. La magnitud de este campo es
E = K
c

Q
R
2
+
Q
R
2

cos θ ·
2K
c
Q
R
2
3
Para un conductor cargado, es generalmente razonable asumir que Q >> q, si q es un portador de carga fundamental (usual-
mente el electr´ on). En este l´ımite, el punto de equilibrio inestable para dicho portador est´ a ubicado en r

≈ a

1 + 1/2

q/Q

,
es decir muy cerca a la superficie de la esfera.
5.6. ESFERA CONDUCTORA COLOCADA EN CAMPO EL
´
ECTRICO UNIFORME 113
ya que θ ∼ 0. En el l´ımite Q →∞, y R →∞con Q/R
2
constante, la aproximaci´ on se vuelve exacta. Sea una
esfera de radio a, ubicada en el origen. El potencial se puede pensar como debido a cuatro fuentes puntuales
±Q y ±q
t
, donde ±q
t
son im´ agenes de las cargas lejanas ∓Q.
φ(r) =
K
c
Q

r
2
+R
2
+ 2rRcos θ

K
c
Q

r
2
+R
2
−2rRcos θ

K
c
Qa
R

r
2
+
a
4
R
2
+
2a
2
r
R
cos θ
+
K
c
Qa
R

r
2
+
a
4
R
2

2a
2
r
R
cos θ
al expandir para los radicales teniendo en cuenta que R >> r, y R >> a, obtenemos
φ(r) =
K
c
Q
R

1 +

r
R

2
+ 2

r
R

cos θ

K
c
Q
R

1 +

r
R

2
−2

r
R

cos θ

K
c
Qa
R
2

r
R

2
+

a
R

4
+

a
R

2

r
R

cos θ
+
K
c
Qa
R
2

r
R

2
+

a
R

4

a
R

2

r
R

cos θ
despreciando t´erminos de tercer orden
φ(r) ·
K
c
Q
R

1 + 2

r
R

cos θ +

r
R

2

K
c
Q
R

1 −2

r
R

cos θ +

r
R

2

K
c
Qa
R
2

r
R

2
+
K
c
Qa
R
2

r
R

2
φ(r) =
K
c
Q
R

1 + 2

r
R

cos θ +

r
R

2

K
c
Q
R

1 −2

r
R

cos θ +

r
R

2
teniendo en cuenta que
1

1 ±x
= 1 ∓
1
2
x +
3
8
x
2
φ(r) =
K
c
Q
R
¸
1 −
r
R
cos θ −
1
2

r
R

2
+
3
8

2
r
R
cos θ +

r
R

2

2
¸

¸
1 +
r
R
cos θ −
1
2

r
R

2
+
3
8

−2
r
R
cos θ +

r
R

2

2
¸¸
φ(r) =
K
c
Q
R
¸
1 −
r
R
cos θ −
1
2

r
R

2
+
3
2

r
R

2
cos
2
θ


¸
1 +
r
R
cos θ −
1
2

r
R

2
+
3
8

−2
r
R
cos θ +

r
R

2

2
¸¸
???????????/
φ(r) = −
2K
c
Qr
R
2
cos θ +
2K
c
Q
R
2
a
3
r
2
cos θ +...
donde Q/R
2
se ha considerado constante, de modo que el campo E = 2K
c
Q/R
2
tambi´en lo es
φ(r) = −E

r cos θ −
a
3
r
2
cos θ

114 CAP
´
ITULO 5. M
´
ETODO DE IM
´
AGENES
El primer t´ermino corresponde al campo uniforme E, el segundo es debido a la carga inducida sobre la
superficie conductora y cuya densidad es
σ = −
1

∂φ
∂r

r=a
=
3

Ecos θ
Probar que

σdA = 0, lo cual es l´ ogico por simetr´ıa (se puede observar desde el punto de vista de las cuatro
cargas ±Q, ±q
t
).
El momento de dipolo inducido sobre la esfera es
p =

σrdA ; p
z
=

σa
3
cos θ sin θ dθ dφ =
3a
3
E

sin
3
θ
3

π/2
0
= Ea
3
5.7. M´etodo de las im´agenes como problema inverso
Vale la pena anotar que el problema de la carga puntual frente al plano conductor infinito conectado a
tierra se puede ver en la forma inversa: asumamos un dipolo y construyamos las superficies equipotenciales
de tal configuraci´ on. En particular, es f´ acil ver que el lugar geom´etrico correspondiente a un plano que
pasa por la mitad entre las cargas y que es perpendicular a la l´ınea que une a las cargas, es una superficie
equipotencial para el dipolo y con potencial cero. Por tanto si recubrimos este lugar geom´etrico con un
conductor que est´e justamente a potencial cero entonces tomando por ejemplo la carga positiva como la real
nos indica que la carga negativa es la im´ agen correcta.
T´ıpicamente, las superficies equipotenciales son cerradas. Para una distribuci´ on dada de cargas, asumamos
que conocemos una superficie equipotencial cerrada S que delimita un volumen V y que corresponde a un
potencial φ
0
. Denominemos q
i
a las cargas de la distribuci´ on que quedan por dentro de V y llamemos ¯ q
i
a las
cargas que quedan por fuera. Analicemos ahora un primer problema: el conjunto de cargas ¯ q
i
permanece
intacto y en el volumen V con superficie S colocamos un conductor a potencial φ
0
. Por argumentos de
unicidad el potencial y el campo en el exterior de V generado por esta configuraci´ on, es id´entico al generado
por la configuraci´ on de cargas q
i
en V y ¯ q
i
en el exterior de V . Esto significa que para la configuraci´ on dada
por este conductor y las cargas reales ¯ q
i
, las cargas q
i
son im´ agenes adecuadas. Veamos ahora un segundo
problema: asumamos un conductor a potencial φ
0
y que posee una cavidad en el volumen V con superficie
S, de tal manera que en el interior de la cavidad tenemos la distribuci´ on de cargas reales q
i
. Por argumentos
similares llegamos a que las ¯ q
i
son im´ agenes adecuadas que permiten emular la condici´ on de frontera en la
superficie de la cavidad de modo que los potenciales y campos en el interior de la cavidad se pueden generar
como superposici´ on de las cargas q
i
y ¯ q
i
.
Un caso particular simple se obtiene cuando la superficie equipotencial encierra toda la carga. En tal caso
si colocamos un conductor en V con superficie S, no tendr´ıamos cargas reales en el exterior del conductor,
por tanto los potenciales y campos que genera la distribuci´ on de cargas son id´enticos (en el exterior de V )
a los que genera el conductor aislado.
En conclusi´ on, la determinaci´ on de las superficies equipotenciales de una configuraci´ on me puede ayudar
a resolver problemas de conductores que ocupen el lugar geom´etrico de tales superficies y que est´en al
potencial de ´estas.
5.8. Energ´ıa interna electrost´atica usando el m´etodo de im´agenes
Como hemos visto el m´etodo de im´ agenes es una herramienta ´ util para calcular campos y potenciales
electrost´ aticos, funciones de Green y fuerzas que los conductores ejercen sobre ciertas distribuciones de carga.
Sin embargo, no es obvio como calcular la energ´ıa interna de una configuraci´ on electrost´ atica usando dicha
t´ecnica. Llamemos sistema A (el sistema real) aqu´el que consiste de un conductor y cierta distribuci´ on
de cargas en el exterior de ´este, y sistema B (el sistema virtual) el que consiste de la distribuci´ on de
5.8. ENERG
´
IA INTERNA ELECTROST
´
ATICA USANDO EL M
´
ETODO DE IM
´
AGENES 115
cargas mas el conjunto de cargas im´ agenes (ver Fig. 5.1). La raz´ on por la cual no es directo el c´ alculo de la
energ´ıa interna del sistema A basado en el sistema B es que la integral

E
2
dV no es la misma para ambas
configuraciones, puesto que en la regi´ on interior al conductor el campo el´ectrico es diferente en cada sistema.
Para una forma y tama˜ no arbitrarios del conductor no hay una simetr´ıa evidente que conecte las energ´ıas
de ambas configuraciones. Veremos a continuaci´ on la manera en que se puede calcular la energ´ıa interna del
sistema A basados en el sistema B.
f
s
q
c
SystemA
rj
q
j
r
k
q
k q
j
System B
rj
Figura 5.1: El sistema A se define como el conjunto compuesto por el conductor y la distribuci´ on de cargas
¦q
j
¦ fuera del conductor (izquierda). El sistema B consiste en la distribuci´ on de cargas ¦q
j
¦ m´ as el conjunto
de cargas im´ agen ¦¯ q
k
¦, (derecha).
Queremos encontrar la energ´ıa potencial interna asociada con el sistema A que consiste en un conjunto
de cargas ubicadas en cierta regi´ on exterior a un conductor. Al conjunto de cargas (reales) lo denotaremos
por ¦q
j
¦. Tomamos como punto de partida la expresi´ on (1.15)
U
(A)
int
=
1
2

ρ (r) φ(r) dV, (5.19)
donde ρ (r) , φ(r) denotan densidad de carga y potencial respectivamente. Como ya se discuti´ o en la secci´ on
1.3.1 la Ec. (5.19) conduce a divergencias cuando hay part´ıculas puntuales presentes debido a la inclusi´ on
de t´erminos de autoenerg´ıa. Por supuesto los t´erminos de autoenerg´ıa se pueden remover para obtener solo
resultados finitos. Extrayendo la autoenerg´ıa y teniendo en cuenta que la integral solo contribuye en regiones
donde hay carga presente, vemos que
U
(A)
int
=
1
2
q
c
φ
s
+
1
2
M
¸
j=1
q
j
φ
A
(r
j
) , (5.20)
donde φ
s
es el potencial (constante) en la superficie del conductor, r
j
describe la localizaci´ on de la carga
puntual q
j
, q
c
es la carga neta (superficial) del conductor, y φ
A
(r
j
) es el potencial el´ectrico en r
j
debido a
todas las fuentes (excluyendo a la propia q
j
i.e. removiendo la divergencia). El m´etodo de las im´ agenes nos
garantiza que el potencial electrost´ atico en la regi´ on exterior al conductor es equivalente al potencial generado
por el sistema B (las cargas ¦q
j
¦ mas el conjunto de im´ agenes). En particular, el potencial electrost´ atico
generado por el conjunto de im´ agenes mas las cargas reales en el punto r
j
est´ a dado por
4
φ
B
(r
j
) =
N
¸
k=1
K
c
¯ q
k
[¯r
k
−r
j
[
+
M
¸
r,=j
K
c
q
r
[r
r
−r
j
[
= φ
A
(r
j
) , (5.21)
donde (¯ q
k
, ¯r
k
) denota el conjunto de im´ agenes y sus posiciones, as´ı mismo (q
r
, r
r
) denota las cargas reales y
sus posiciones excluyendo a q
j
. Reemplazando (5.21), en (5.20) resulta
U
(A)
int
=
1
2
q
c
φ
s
+
1
2
M
¸
j=1
q
j

N
¸
k=1
K
c
¯ q
k
[¯r
k
−r
j
[
+
M
¸
r,=j
K
c
q
r
[r
r
−r
j
[
¸
¸
. (5.22)
4
Una vez m´ as, el autopotencial generado por la carga puntual qj en el punto rj ha sido extra´ıdo.
116 CAP
´
ITULO 5. M
´
ETODO DE IM
´
AGENES
A partir de la ley de Gauss, se puede ver que la carga neta q
c
sobre la superficie del conductor, es la
suma algebraica de las cargas im´ agen. Similarmente, el potencial sobre la superficie del conductor es aqu´el
generado por el sistema B en cualquier punto de dicha superficie, por tanto obtenemos
q
c
=
N
¸
k=1
¯ q
k
; φ
s
=
N
¸
j=1
K
c
q
j
[r
j
−r
s
[
+
N
¸
k=1
K
c
¯ q
k
[¯r
k
−r
s
[
, (5.23)
donde r
s
es la posici´ on de cualquier punto en la superficie del conductor. Reemplazando (5.23) en (5.22),
encontramos la energ´ıa interna del sistema A en t´erminos exclusivamente de los componentes del sistema B
U
(A)
int
=
1
2
¸
N
¸
k=1
¯ q
k
¸

N
¸
j=1
K
c
q
j
[r
j
−r
s
[
+
N
¸
m=1
K
c
¯ q
m
[¯r
m
−r
s
[
¸
¸
+
1
2
M
¸
j=1
N
¸
k=1
K
c
¯ q
k
q
j
[¯r
k
−r
j
[
+
1
2
M
¸
j=1
M
¸
r,=j
K
c
q
r
q
j
[r
r
−r
j
[
(5.24)
La energ´ıa interna del sistema A se puede escribir entonces como
U
(A)
int
=
1
2
q
c
φ
s
+
1
2
U
(B)
ext
+U
|q
j
¦
int
,
q
c
=
N
¸
k=1
¯ q
k
; φ
s
=
M
¸
j=1
K
c
q
j
[r
j
−r
s
[
+
N
¸
m=1
K
c
¯ q
m
[¯r
m
−r
s
[
U
(B)
ext

M
¸
j=1
N
¸
k=1
K
c
¯ q
k
q
j
[¯r
k
−r
j
[
=
M
¸
j=1
q
j
¯
φ(r
j
) ; U
|q
j
¦
int
=
1
2
M
¸
j=1
M
¸
r,=j
K
c
q
r
q
j
[r
r
−r
j
[
(5.25)
donde
¯
φ(r
j
) es el potencial generado por las im´ agenes en el punto r
j
donde se ubica la carga q
j
. Por tanto,
U
(B)
ext
representa la energ´ıa potencial externa asociada con la distribuci´ on de cargas reales cuando ´estas est´ an
inmersas en el campo generado por las im´ agenes. Finalmente U
|q
j
¦
int
representa la energ´ıa interna asociada a
la distribuci´ on real de cargas ¦q
j
¦, i.e. el trabajo necesario para ensamblar esta distribuci´ on si ´esta estuviera
aislada (es decir en ausencia del conductor y/o las im´ agenes). Por supuesto, la distribuci´ on (y tal vez las
im´ agenes) pueden ser cont´ınuas, en cuyo caso las sumas se convierten en integrales.
En muchos casos estaremos interesados en el trabajo necesario para traer la distribuci´ on de carga como
un todo, es decir ¦q
j
¦ se mueve como un cuerpo r´ıgido inmerso en el campo generado por el conductor. En
tal caso el t´ermino U
|q
j
¦
int
deja de ser relevante puesto que no cambia en el proceso y podemos removerlo de
la formulaci´ on. Si adicionalmente el conductor se conecta a tierra, la energ´ıa interna adquiere una forma
particularmente simple,
U
(A)
int
=
1
2
U
(B)
ext
. (5.26)
En este punto conviene discutir brevemente acerca de la diferencia entre energ´ıa potencial externa e
interna. En primer lugar debemos precisar el sistema de part´ıculas para el cual definimos los conceptos de
energ´ıa interna y externa. Una vez definido el sistema, la energ´ıa potencial interna es la energ´ıa potencial
asociada con las fuerzas internas y corresponde al trabajo necesario para ensamblar el sistema comenzando
con las part´ıculas muy alejadas entre s´ı
5
. Por otro lado, la energ´ıa potencial externa es aquella asociada con
las fuerzas externas, y corresponde al trabajo necesario para traer el sistema como un todo desde el infinito
hasta su configuraci´ on final, inmerso en un campo de fuerzas generado por todas las fuentes exteriores al
sistema en cuesti´ on. En nuestro caso, U
(B)
ext
representa la energ´ıa potencial externa asociada con el sistema
5
En algunos casos cuando el sistema est´ a compuestos de subsistemas que act´ uan como cuerpos r´ıgidos, la energ´ıa interna se
puede definir como la necesaria para ensamblar estos subsistemas comenzando con ellos muy lejos uno de otro. Esto implica
ignorar la energ´ıa necesaria para ensamblar los subsistemas, lo cual est´ a justificado puesto que en el proceso la energ´ıa interna
asociada a cada subsistema no est´ a cambiando y por tanto no es relevante en el problema. No obstante, debe tenerse presente
que si algunos subsistemas pueden cambiar su energ´ıa interna en el proceso, estas energ´ıas deben inclu´ırse en el c´ alculo de la
energ´ıa interna total del sistema.
5.8. ENERG
´
IA INTERNA ELECTROST
´
ATICA USANDO EL M
´
ETODO DE IM
´
AGENES 117
de cargas reales exteriores al conductor, las fuerzas externas son las generadas por el conjunto de cargas
im´ agen. En consecuencia, U
(B)
ext
es el trabajo necesario para traer la distribuci´ on ¦q
j
¦ como un todo desde
el infinito hasta su configuraci´ on final en presencia de las cargas im´ agen. Por otro lado, U
(A)
int
representa el
trabajo necesario para ensamblar el sistema A. Finalmente U
|q
j
¦
int
es la energ´ıa necesaria para ensamblar al
conjunto de cargas reales en ausencia de fuerzas externas, vale decir que esta cantidad contribuye a U
(A)
int
pero si el sistema de cargas se trae desde el infinito “ya ensamblado” y no se redistribuye en el proceso (es
decir se comporta como cuerpo r´ıgido) dicha cantidad es irrelevante en el problema. N´ otese que las energ´ıas
potenciales internas y externas son diferentes tanto conceptual como operativamente.
5.8.1. Ejemplos de c´alculo de energ´ıa interna por m´etodo de im´agenes
Trabajaremos dos tipos de configuraciones (a) Sistemas en los cuales el conductor est´ a aislado (de modo
que la carga neta q
c
es fija), (b) Sistemas en los cuales el potencial en la superficie del conductor es constante
(e.g. conectado a tierra o a una bater´ıa). En todos los casos consideramos al sistema exterior de cargas como
un cuerpo r´ıgido de modo que omitiremos el t´ermino U
|q
j
¦
int
de la Ec. (5.25).
Ejemplo 1: Un caso muy simple es el de una carga puntual en frente de un plano infinito conectado a
tierra. Para muchos prop´ ositos este sistema es equivalente a reemplazar el conductor por una carga im´ agen
de signo opuesto igual magnitud e igual distancia al otro lado del plano formando un dipolo f´ısico, es f´ acil
ver que la energ´ıa interna correspondiente al sistema A, es la mitad de la energ´ıa interna asociada al sistema
B. Esto se puede ver por dos argumentos, (a) El espacio se puede dividir en dos mitades separadas por el
conductor. Para el sistema B la integral

E
2
dV da contribuciones id´enticas en ambas mitades, en tanto
que en el sistema A solo una de estas mitades contribuye a la energ´ıa. (b) Calculando el trabajo necesario
para traer q desde el infinito. En el sistema A solo se realiza trabajo sobre q puesto que la redistribuci´ on de
cargas en el conductor no requiere trabajo debido a que dichas cargas se mueven en una equipotencial. En
contraste, si ensamblamos el sistema B trayendo ambas cargas simult´ aneamente, podemos trabajar sobre
ambas en forma sim´etrica, resultando claramente un trabajo dos veces mayor. Esta soluci´ on es consistente
con lo que se encuentra al aplicar la Ec. (5.26), y se puede estimar por argumentos de simetr´ıa. Sin embargo,
la Ec. (5.26) es v´ alida mucho m´ as all´ a de este ejemplo, incluso en escenarios sin ninguna simetr´ıa evidente.
Ejemplo 2: Sea una carga puntual q ubicada en r
0
en presencia de un conductor aislado con carga neta
q
c
. Estamos interesados en calcular el trabajo externo necesario para traer q desde el infinito hasta r
0
. La
carga neta es invariante durante el proceso y la energ´ıa interna del sistema al comienzo y al final del proceso
se obtiene aplicando (5.22)
U
(A,i)
int
=
1
2
q
c
φ
i
s
; U
(A,f)
int
=
1
2
q
c
φ
f
s
+
1
2

¸
k
K
c
¯ q
(f)
k

r
0
−¯r
(f)
k

q
¸
¸
,
donde φ
i
s
, φ
f
s
son los potenciales en la superficie del conductor al comienzo y al final del proceso respecti-
vamente, el conjunto de im´ agenes

¯ q
(f)
k
, ¯r
(f)
k
¸
es la configuraci´ on que fija el potencial del conductor al final
del proceso (i.e. con q localizada en r
0
). Hemos asumido que la distribuci´ on de las im´ agenes es localizada
durante todo el proceso con lo cual se asegura que la energ´ıa potencial asociada con la carga puntual es cero
cuando ´esta se ubica en el infinito. El trabajo externo para traer a q desde el infinito hasta r
0
, es el cambio
en la energ´ıa interna
W
ext
= ∆U
(A)
int
=
1
2
q
c

f
s
−φ
i
s
) +
1
2

¸
k
K
c
¯ q
(f)
k

r
0
−¯r
(f)
k

q
¸
¸
, (5.27)
los valores de φ
i
s
y φ
f
s
se pueden obtener de la Ec. (5.23) utilizando la configuraci´ on de im´ agenes al principio
118 CAP
´
ITULO 5. M
´
ETODO DE IM
´
AGENES
y al final del proceso respectivamente
6
. Es claro que los valores de φ
f
s
, φ
i
s
dependen de la geometr´ıa del
conductor. N´ otese sin embargo, que si la carga neta es nula, W
ext
se vuelve independiente de ´estos potenciales
y el resultado tiene la misma forma que aqu´el en el cual el conductor est´ a conectado a tierra (ver Ecs. 5.26,
5.25) sin importar cu´ al sea la geometr´ıa del conductor
7
.
Ejemplo 3: Carga puntual q ubicada en r
0
con conductor conectado a una bater´ıa que lo mantiene a un
potencial fijo V . En el proceso de traer q desde el infinito hasta r
0
, la bater´ıa debe proporcionar una carga
∆Q al conductor para mantener constante su potencial, de tal modo que aplicando (5.22) al comienzo y al
final y haciendo la diferencia, obtenemos el cambio en la energ´ıa interna
∆U
(A)
int
=
V
2
∆Q+
1
2

¸
k
K
c
¯ q
(f)
k

r
0
−¯r
(f)
k

q
¸
¸
.
Nuevamente, hemos asumido que la configuraci´ on de im´ agenes est´ a localizada a lo largo del proceso. De-
notemos q
(i)
c
, q
(f)
c
a las cargas totales en la superficie del conductor al principio y al final del proceso respec-
tivamente. Usando la Ec. (5.23), el cambio en la energ´ıa interna es
∆U
(A)
int
=
V
2
¸
¸
k
¯ q
(f)
k

¸
m
¯ q
(i)
m
¸
+
1
2

¸
k
K
c
¯ q
(f)
k

r
0
−¯r
(f)
k

q
¸
¸
. (5.28)
Este cambio en la energ´ıa interna es igual al trabajo neto externo sobre el sistema, el cual se puede separar
en dos t´erminos: el trabajo hecho por la bateria sobre el conductor para suplir la carga ∆Q y el trabajo
hecho por la fuerza externa sobre q
∆U
(A)
int
= W
ext
= W
batt
+W
Fext
.
El trabajo hecho por la bater´ıa es claramente
W
batt
= V ∆Q = V
¸
¸
k
¯ q
(f)
k

¸
m
¯ q
(i)
m
¸
, (5.29)
de modo que W
Fext
viene dado por
W
Fext
=
V
2
¸
¸
m
¯ q
(i)
m

¸
k
¯ q
(f)
k
¸
+
1
2

¸
k
K
c
¯ q
(f)
k

r
0
−¯r
(f)
k

q
¸
¸
, (5.30)
el conductor conectado a tierra es un caso especial con V = 0.
Los ejemplos 2, 3 son v´ alidos para cualquier forma y tama˜ no del conductor. Apliquemos estos resultados
a un conductor esf´erico de radio R, con el origen en el centro de la esfera.
Ejemplo 4: La esfera se conecta a una bater´ıa que mantiene su potencial V constante. La estructura de
las im´ agenes ya se obtuvo en la secci´ on 5.5 . En la notaci´ on de la figura 5.2, con la carga q en cierta posici´ on
x
0
, la estructura de im´ agenes est´ a descrita por
¯ q
1
= −
qR
x
0
; ¯ x
1
=
R
2
x
0
; ¯ q
2
=
V R
K
c
; ¯ x
2
= 0 , (5.31)
La configuraci´ on inicial de im´ agenes se obtiene haciendo x
0
→ ∞, y para la configuraci´ on final asumimos
que la posici´ on es justamente x
0
, usando (5.23) encontramos
q
(i)
c
= ¯ q
(i)
1
+ ¯ q
(i)
2
=
V R
K
c
; q
(f)
c
= ¯ q
(f)
1
+ ¯ q
(f)
2
= −
qR
x
0
+
V R
K
c
(5.32)
6
qc es dado en el problema. pero por consistencia podemos chequear si este valor se obtiene usando la configuraci´ on de
im´ agenes al principo o al final del proceso en la Ec. (5.23), dado que qc es invariante durante el proceso.
7
No obstante, el resultado no es necesariamente el mismo para carga nula que para potencial cero, dado que la configuraci´ on
de im´ agenes no es en general, la misma en ambos casos.
5.8. ENERG
´
IA INTERNA ELECTROST
´
ATICA USANDO EL M
´
ETODO DE IM
´
AGENES 119
q
x
0
q
2
q
1
x
1
R
x
Figura 5.2: Carga puntual q en presencia de un conductor esf´erico de radio R. Las cargas ¯ q
1
, ¯ q
2
representan
la configuraci´ on de im´ agenes, y adquieren diferentes valores y posiciones de acuerdo con el caso estudiado.
Sin embargo, ¯ q
2
est´ a siempre en el origen y la configuraci´ on ¯ q
1
, ¯ q
2
, q yace sobre el eje X.
reemplazando (5.31, 5.32) en (5.29, 5.30) encontramos
W
batt
= −
qRV
x
0
W
Fext
=
qRV
x
0

1
2
K
c
q
2
R

x
2
0
−R
2

=
K
c
¯ q
2
q
x
0
+
1
2
K
c
q¯ q
(f)
1

x
0
− ¯ x
(f)
1
. (5.33)
la esfera conectada a tierra se obtiene haciendo V = 0 (´ o ¯ q
2
= 0). Examinando la ´ ultima l´ınea de la ecuaci´ on
(5.33) vemos que el primer t´ermino de W
Fext
es equivalente al trabajo para traer la carga q en presencia de
la im´ agen ¯ q
2
(que es invariante durante el proceso). Vale la pena enfatizar que en este t´ermino el factor 1/2
no est´ a presente debido a que la carga ¯ q
2
es estacionaria y constante en magnitud en el proceso de traer q, de
modo que la fuerza externa necesaria para traer la carga es siempre de la forma K
c
¯ q
2
q/r
2
en la direcci´ on de
movimiento. En contraste, el segundo t´ermino posee el factor 1/2 y tal t´ermino es equivalente a la mitad del
trabajo requerido para transportar la carga q en presencia de la im´ agen ¯ q
1
si tal im´ agen estuviera siempre en
su posici´ on final, y con su magnitud final. Este factor surge del hecho de que durante el proceso de traer q,
la carga im´ agen ¯ q
1
tiene que cambiar su posici´ on y magnitud, con el fin de mantener su rol de carga im´ agen.
Example 5: La esfera est´ a aislada con una carga neta q
c
. De nuevo, la estructura de las im´ agenes ya ha
sido estudiada en la secci´ on 5.4, y en la notaci´ on de la Fig. 5.2 est´ a dada por
¯ q
1
= −
qR
x
0
; ¯ x
1
=
R
2
x
0
; ¯ q
2
= q
c
− ¯ q
1
= q
c
+
qR
x
0
; ¯ x
2
= 0 , (5.34)
el potencial en la superficie del conductor cuando la carga yace en su posici´ on final, es aqu´el generado por la
carga ¯ q
2
solamente, puesto que los potenciales generados por ¯ q
1
y q se cancelan mutuamente por construcci´ on.
Por otro lado, el potencial en la superficie del conductor cuando q yace en el infinito, es claramente de la
forma K
c
q
c
/R, y usando (5.34) los potenciales sobre la superficie del conductor al comienzo y al final del
proceso se escriben
φ
f
s
=
K
c
¯ q
2
R
=
K
c

q
c
+
qR
x
0

R
; φ
i
s
=
K
c
q
c
R
, (5.35)
reemplazando las expresiones (5.34, 5.35) en (5.27) encontramos
W
ext
= K
c
q

q
c
x
0
+
qR
2
¸
1
x
2
0

1

x
2
0
−R
2

¸¸
.
En este caso, no hay trabajo sobre el conductor como ocurre en el caso de la esfera conectada a tierra (V = 0
en la Ec. 5.33). En particular, en el escenario con un conductor neutro i.e. q
c
= 0, el trabajo necesario para
120 CAP
´
ITULO 5. M
´
ETODO DE IM
´
AGENES
traer la carga es mayor que en el caso de la esfera conectada a tierra en virtud de que una segunda carga
im´ agen localizada en el centro de la esfera y del mismo signo que q debe ser a˜ nadida, dicha im´ agen conduce
a una interacci´ on repulsiva que requiere incrementar el trabajo externo.
l
-l
a -a
x
z
Figura 5.3: Alambre infinito con densidad lineal de carga constante λ, en frente de un conductor infinito
conectado a tierra. El alambre punteado es la correspondiente im´ agen.
Example 6: Consideremos un alambre infinito con densidad lineal uniforme λ, que yace a una distancia a
al lado derecho de un conductor plano infinito conectado a tierra, ver Fig. 5.3. En este caso la im´ agen consiste
de otro alambre infinito de densidad lineal −λ al lado izquierdo del plano. En este ejemplo la distribuci´ on
real y la configuraci´ on de im´ agenes son ambas distribuciones cont´ınuas. Los potenciales el´ectricos en un
punto r =xˆı +yˆ+z
ˆ
k (x > 0) debido al alambre y su im´ agen est´ an dados por
Φ(r) = 2K
c
λln

(x −a)
2
+y
2
+C
1
,
¯
Φ(r) = −2K
c
λln

(x +a)
2
+y
2
+C
2
. (5.36)
Para asegurar que el potencial sobre el plano sea nulo (plano Y Z) debemos escoger las constantes
arbitrarias como C
1
= −C
2
= C de modo que el potencial total sobre el lado derecho del plano est´ a dado
por
Φ
T
(r) = 2K
c
λln

(x −a)
2
+y
2
(x +a)
2
+y
2
,
el cual satisface la condici´ on Φ
T
(0, y, z) = 0. Nuestro prop´ osito es calcular la energ´ıa interna electrost´ atica
del sistema A, para el cual usamos la Ec. (5.25) con φ
s
= 0
U
(A)
int
=
1
2
U
(B)
ext
; U
(B)
ext

¯
Φ(a,0,0) dq (5.37)
donde la energ´ıa potencial externa asociada con el alambre real en el campo generado por el sistema virtual
(sistema B) puede ser escrito como
U
(B)
ext
L
=
¯
Φ(a,0,0)λ,
con L la longitud de un trozo de alambre con densidad λ, de la Ec. (5.36) encontramos que
5.8. ENERG
´
IA INTERNA ELECTROST
´
ATICA USANDO EL M
´
ETODO DE IM
´
AGENES 121
U
(B)
ext
L
= −2K
c
λ
2
ln (2a) −Cλ.
Usando la Ec. (5.37) la energ´ıa potencial por unidad de longitud del alambre en presencia del conductor
plano conectado a tierra puede escribirse como
U
(A)
int
L
= −K
c
λ
2
ln(2a) −

2
,
y el trabajo externo por unidad de longitud para llevar el alambre (en presencia del conductor) desde la
distancia a
i
hasta la distancia a
f
viene dada por:
W
i→f
ext
L
= −K
c
λ
2
ln

a
i
a
f

.
122 CAP
´
ITULO 5. M
´
ETODO DE IM
´
AGENES
Cap´ıtulo 6
Funci´ on de Green y ecuaci´ on de Poisson
en coordenadas esf´ericas
Cuando tenemos en cuenta problemas con alguna simetr´ıa esf´erica, es conveniente escribir la ecuaci´ on
de Green

2
G = −4πδ

r −r
t

en coordenadas esf´ericas, para lo cual se utiliza el Laplaciano en coordenadas esf´ericas que ya se emple´ o en
el cap´ıtulo anterior, as´ı como la funci´ on delta de Dirac en estas mismas coordenadas.
6.1. Delta de Dirac en coordenadas esf´ericas
Definimos δ (r −r
t
), δ (cos θ −cos θ
t
) , δ (ϕ −ϕ
t
) a trav´es de las siguientes relaciones


0
δ

r −r
t

dr = 1 ,


0
δ

ϕ −ϕ
t

dϕ = 1 ,

π
0
δ

cos θ −cos θ
t

sin θ dθ = 1

δ

r −r
t

dV = 1 =


0
δ

r −r
t

dr


0
δ

ϕ −ϕ
t

π
0
δ

cos θ −cos θ
t

sin θ dθ

=

δ (r −r
t
) δ (ϕ −ϕ
t
) δ (cos θ −cos θ
t
)
r
2
r
2
dr sin θ dθ dϕ
=

δ (r −r
t
) δ (ϕ −ϕ
t
) δ (cos θ −cos θ
t
)
r
2
dV
Por lo tanto, el delta de Dirac en coordenadas esf´ericas queda
δ

r −r
t

=
δ (r −r
t
) δ (ϕ −ϕ
t
) δ (cos θ −cos θ
t
)
r
2
con lo cual ya estamos listos para escribir la ecuaci´ on de Green en ´estas coordenadas
6.2. Funci´ on de Green en coordenadas esf´ericas
Ya conocemos la expresi´ on anal´ıtica para la funci´ on de Green para espacio infinito con condiciones de
Dirichlet (G →0, r →∞). La cual viene dada por
G

r, r
t

=
1
[r −r
t
[
123
124CAP
´
ITULO6. FUNCI
´
ONDE GREEN YECUACI
´
ONDE POISSONENCOORDENADAS ESF
´
ERICAS
Para ajustar esta funci´ on de Green a problemas con simetr´ıa esf´erica, es conveniente expandir la soluci´ on
en arm´ onicos esf´ericos
G

r, r
t

=

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

F
lm

r, r
t

(6.1)
la inclusi´ on de Y

lm

t
, ϕ
t
) se debe a que la funci´ on de Green debe satisfacer G(r, r
t
) = G

(r
t
, r). Utilizando
la completez de los arm´ onicos esf´ericos
δ

ϕ −ϕ
t

δ

cos θ −cos θ
t

=

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

reemplazando en ∇
2
G = −4πδ (r −r
t
) y usando el Laplaciano en coordenadas esf´ericas
1
r

2
∂r
2
(rG) −
1
r
2
ˆ
L
2
G = −
4πδ (r −r
t
)
r
2

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

con
ˆ
L
2
definido por (2.16). Usando (6.1) se obtiene

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

1
r
d
2
dr
2

rF
lm

r, r
t


1
r
2
ˆ
L
2

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

F
lm

r, r
t

= −
4πδ (r −r
t
)
r
2

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

ahora teniendo en cuenta que los arm´ onicos esf´ericos son funciones propias del operador
ˆ
L
2
con valor propio
l (l + 1), y teniendo en cuenta que este operador es solo funci´ on de θ, ϕ y no de θ
t
, ϕ
t
se obtiene

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

1
r
d
2
dr
2

rF
lm

r, r
t


1
r
2

¸
l=0
l
¸
m=−l
l (l + 1) Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

F
lm

r, r
t

= −
4πδ (r −r
t
)
r
2

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

igualando coeficientes
1
r
d
2
dr
2

rF
lm

r, r
t


1
r
2
l (l + 1) F
lm

r, r
t

= −
4πδ (r −r
t
)
r
2
multiplicando por r
2
r
d
2
dr
2

rF
lm

r, r
t

−l (l + 1) F
lm

r, r
t

= −4πδ

r −r
t

(6.2)
la soluci´ on para r = r
t
ya la hemos estudiado cuando solucionamos la ecuaci´ on de Laplace
F
lm

r, r
t

= A
lm
r
l
+
B
lm
r
l+1
6.2. FUNCI
´
ON DE GREEN EN COORDENADAS ESF
´
ERICAS 125
Para r < r
t
F
lm
= ∞, para r →0 de modo que la soluci´ on tiene la forma
F
lm
= A
lm
r
l
<
Para r > r
t
, F
lm
→0 cuando r →∞ (condici´ on de frontera en el infinito)
F
lm
=
B
lm
r
l+1
>
la soluci´ on para ambos casos es
F
lm
= C
lm
r
l
<
r
l+1
>
para hallar C
lm
multiplicamos la ecuaci´ on (6.2) por r dr e integramos entre r
t
−ε y r
t
+ε.

r


r

−ε
r
d
2
dr
2

rF
lm

r, r
t

dr −l (l + 1)

r


r

−ε
F
lm

r, r
t

dr = −4π

r


r

−ε
δ

r −r
t

dr
la primera integral se soluciona f´ acilmente por partes con u = r, dv =
d
2
dr
2
[rF
lm
(r, r
t
)] dr ⇒ du = dr,
v =
d
dr
[rF
lm
(r, r
t
)]. Asumimos F
lm
acotada y cont´ınua de modo que la integral sobre la funci´ on tiende a
cero cuando ε →0.

r
d
dr
(rF
lm
) −rF
lm

r


r

−ε
= −4π
C
lm
¸
r
d
dr

r
r
l
<
r
l+1
>

−r
r
l
<
r
l+1
>
¸
r


−C
lm
¸
r
d
dr

r
r
l
<
r
l+1
>

−r
r
l
<
r
l+1
>
¸
r

−ε
= −4π
C
lm
¸
r
d
dr

r
(r
t
)
l
r
l+1

−r
(r
t
)
l
r
l+1
¸
r


−C
lm
¸
r
d
dr

r
r
l
r
t(l+1)

−r
r
l
r
t(l+1)

r

−ε
= −4π
C
lm
=

2l + 1
La funci´ on de Green queda
G

r, r
t

=
1
[r −r
t
[
= 4π

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1
r
l
<
r
l+1
>
(6.3)
A partir de esta funci´ on de Green se puede calcular el potencial debido a cualquier distribuci´ on localizada
y est´ atica de cargas en el espacio libre. Como en tal caso tanto la funci´ on de Green como el potencial son
cero en el infinito, la integral de superficie se anula y solo queda la integral de volumen.
φ(r) = 4πK
c

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1

ρ

r
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
dΩ
t
(6.4)
esta expresi´ on es la base para la expansi´ on del potencial en multipolos esf´ericos como veremos en la secci´ on
8.1.2.
126CAP
´
ITULO6. FUNCI
´
ONDE GREEN YECUACI
´
ONDE POISSONENCOORDENADAS ESF
´
ERICAS
6.2.1. Teorema de adici´ on de arm´ onicos esf´ericos
Comparando la expresi´ on obtenida para
1
[r−r

[
en t´erminos de arm´ onicos esf´ericos y en t´erminos de
polinomios ordinarios de Legendre, Ecs. (2.37, 6.3) obtenemos
1
[r −r
t
[
= 4π

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1
r
l
<
r
l+1
>
=

¸
l=0
P
l
(cos γ)
r
l
<
r
l+1
>
donde γ es el ´ angulo entre r y r
t
. De lo anterior se deduce
P
l
(cos γ) = 4π
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1
(6.5)
resultado que se conoce como teorema de adici´ on de los arm´ onicos esf´ericos. En particular, si θ = θ
t
,
ϕ
t
= ϕ ⇒γ = 0
P
l
(cos 0) = P
l
(1) = 1 = 4π
l
¸
m=−l
[Y
lm
(θ, ϕ)[
2
2l + 1
de lo cual se deriva la propiedad
l
¸
m=−l
[Y
lm
(θ, ϕ)[
2
2l + 1
=
1

(6.6)
6.3. Esfera uniformemente cargada
Calcular el potencial interior y exterior debido a una esfera de densidad volum´etrica constante ρ y radio
a. Usando (6.4)
φ(r) = 4πK
c

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1

ρ

r
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
dΩ
t
= 4πρK
c

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1
¸
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t

a
0
r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
= 4πρK
c

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1


4πδ
l0
δ
m0

a
0
r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
= 4πρK
c
Y
00

a
0
r
0
<
r
0+1
>
r
t2
dr
t
φ(r) = 4πρK
c

a
0
1
r
>
r
t2
dr
t
a) Para r < a

a
0
1
r
>
r
t2
dr
t
=

r
0
1
r
>
r
t2
dr
t
+

a
r
1
r
>
r
t2
dr
t
=

r
0
1
r
r
t2
dr
t
+

a
r
1
r
t
r
t2
dr
t
=
1
6

3a
2
−r
2

6.4. FUNCI
´
ONDE GREENPARA EXTERIORE INTERIORDE LAESFERACOMBINANDOIM
´
AGENES CONAUTOFUNCIONES127
b) Para r > a ⇒r > r
t

a
0
1
r
>
r
t2
dr
t
=

a
0
1
r
r
t2
dr
t
=
a
3
3r
φ(r) =
4πK
c
ρ
3

1
2

3a
2
−r
2

si r < a
a
3
r
si r > a
φ(r) =
K
c
Q
a
3

1
2

3a
2
−r
2

si r < a
a
3
r
si r > a
En r = a ambos potenciales coinciden, como debe ocurrir en la interface. El potencial afuera coincide con el
de una carga puntual situada en el centro de la esfera con carga Q. En el interior el potencial es el generado
por la carga interior con respecto al punto.
6.4. Funci´ on de Green para exterior e interior de la esfera combinando
im´agenes con autofunciones
En la secci´ on 5.3 se calcul´ o la funci´ on de Green exterior e interior para la esfera de radio a, a partir del
m´etodo de las im´ agenes, Ec. (5.11)
G

r, r
t

=
1
[r −r
t
[

a
r
t

r−
a
2
r

r
2

=
1
[r −r
t
[

1

r

r
a

ar

r


1
[r −r
t
[

1

k −k
t

como el segundo t´ermino es semejante al primero, es f´ acil hacer la expansi´ on del segundo t´ermino en
arm´ onicos esf´ericos, solo tenemos que saber cual de los t´erminos
r

r
a
´ o
ar

r

(o k, k
t
) tiene mayor magni-
tud
a) Problema exterior, en este caso tanto r como r
t
son mayores que a, de modo que rr
t
> a
2

r

r
a
>
a ⇒
r

r
a
>
ar

r

de modo que aplicando la Eq. (6.3) la expansi´ on para
1

r

r
a

ar

r

es
G
2

r, r
t

= 4π

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1

r

a
r

l

rr

a

l+1
y la funci´ on de Green completa queda
G

r, r
t

= 4π

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1
¸
r
l
<
r
l+1
>

a
2l+1
(rr
t
)
l+1
¸
b) Problema interior, r y r
t
menores que a entonces
rr
t
a
<
ar
t
r
t
de modo que
G
2

r, r
t

= 4π

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1

rr

a

l

r

a
r

l+1
128CAP
´
ITULO6. FUNCI
´
ONDE GREEN YECUACI
´
ONDE POISSONENCOORDENADAS ESF
´
ERICAS
y la funci´ on de Green completa queda
G

r, r
t

= 4π

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1
¸
r
l
<
r
l+1
>

(rr
t
)
l
a
2l+1
¸
las funciones de Green interior y exterior se pueden considerar como un caso particular del siguiente problema
6.5. Funci´ on de Green para espacio comprendido entre dos cascarones
esf´ericos conc´entricos con G = 0 en la superficie
Figura 6.1: Problema de Dirichlet para la regi´ on comprendida entre dos cascarones esf´ericos.
Resolveremos la ecuaci´ on de Green para la regi´ on mostrada en la Fig. 6.1. Partiendo de ∇
2
G(r, r
t
) =
−4πδ (r −r
t
). Siguiendo el procedimiento usual encontramos
F

r, r
t

= Ar
l
+
B
r
l+1
a) Para r < r
t
→f = 0 en r = a
f = A
l

r
l
<

a
2l+1
r
l+1
<

b) si r > r
t
→f = 0 en r = b
f = B
l

r
l
>

b
2l+1
r
l+1
>

el F que cumple ambas es
f = C
lm
¸
r
l
<

a
2l+1
r
l+1
<
¸¸
r
l
>

b
2l+1
r
l+1
>
¸
evaluamos C
lm
con el proceso usual para obtener
G

r, r
t

= −4π

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
(2l + 1)

1 −(a/b)
2l+1

¸
r
l
<

a
2l+1
r
l+1
<
¸¸
1
r
l+1
>

r
l
>
b
2l+1
¸
(6.7)
con b →∞ obtenemos el problema exterior para la esfera de radio a. N´ otese que (r
>
r
<
)
2l+1
= (rr
t
)
2l+1
Con a → 0 se obtiene el problema interior para esfera de radio b. Si adem´ as se hace b →∞, se obtiene
Green para espacio infinito.
6.5.1. Soluci´ on general en el espacio entre dos cascarones esf´ericos
Utilizaremos la expresi´ on general de la funci´ on de Green para dos cascarones esf´ericos Ec. (6.7) con
b > a, usando condiciones de Dirichlet
φ(r) = K
c

ρ

r
t

G

r, r
t

dV
t

1

φ
S

r
t

∂G(r, r
t
)
∂n
t
dS
t
El potencial se escribe como
φ(r) = K
c

ρ

r
t

G

r, r
t

dV
t

1

¸
S
1
φ
a

r
t

∂G(r, r
t
)
∂n
t
dS
t
+

S
2
φ
b

r
t

∂G(r, r
t
)
∂n
t
dS
t

6.5. FUNCI
´
ONDE GREENPARA ESPACIOCOMPRENDIDOENTRE DOS CASCARONES ESF
´
ERICOS CONC
´
ENTRICOS CONG = 0 EN LASUPERFICIE129
asumiremos el caso general donde las superficies definidas por r = a y r = b est´ an a potenciales φ
a
(θ, ϕ) y
φ
b
(θ, ϕ) respectivamente. Calculemos primero la derivada normal de la funci´ on de Green
∂G
∂n
t

r

=a
= ∇G (−u
r
) = −

∂G
∂r
t
u
r
+
1
r
t
∂G
∂θ
t
u
θ
+
1
r
t
sin θ
t
∂G
∂ϕ
t
u
ϕ

u
r

∂G
∂n
t

r

=a
= −
∂G
∂r
t

r

=a
= −4π

∂r
t


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
(2l + 1)

1 −(a/b)
2l+1

¸

r
t

l

a
2l+1
(r
t
)
l+1
¸
¸
1
r
l+1

r
l
b
2l+1

¸
r

=a
donde hemos tenido en cuenta que para r
t
= a, se tiene que r
t
< r
∂G
∂n
t

r

=a
= −4π


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
(2l + 1)

1 −(a/b)
2l+1

¸
l

r
t

l−1
+ (l + 1)
a
2l+1
(r
t
)
l+2
¸
¸
1
r
l+1

r
l
b
2l+1

r

=a
∂G
∂n
t

r

=a
= −4π


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
(2l + 1)

1 −(a/b)
2l+1
[l + (l + 1)]
¸
1
r
l+1

r
l
b
2l+1

a
l−1

∂G
∂n
t

r

=a
= −4π


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)

1 −(a/b)
2l+1

¸
1
r
l+1

r
l
b
2l+1

a
l−1

De la misma manera
∂G
∂n
t

r

=b
=
∂G
∂r
t

r

=b
= 4π

∂r
t


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
(2l + 1)

1 −(a/b)
2l+1

¸
r
l

a
2l+1
r
l+1

¸
1
(r
t
)
l+1

(r
t
)
l
b
2l+1
¸

r

=b
∂G
∂n
t

r

=b
= 4π


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
(2l + 1)

1 −(a/b)
2l+1

¸
r
l

a
2l+1
r
l+1
¸
−(l + 1)
1
b
l+2
−l
b
l−1
b
2l+1

r

=b
∂G
∂n
t

r

=b
= 4π


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
(2l + 1)

1 −(a/b)
2l+1

¸
r
l

a
2l+1
r
l+1

[−(2l + 1)]
1
b
l+2

∂G
∂n
t

r

=b
= −4π


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)

1 −(a/b)
2l+1

¸
r
l

a
2l+1
r
l+1

1
b
l+2

reemplazando en el potencial
φ(r) = −4πK
c

ρ

r
t


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
(2l + 1)

1 −(a/b)
2l+1

¸
r
l
<

a
2l+1
r
l+1
<
¸¸
1
r
l+1
>

r
l
>
b
2l+1
¸

sin θ
t
r
t2
dr
t

t

t
+

S
1

φ
a

θ
t
, ϕ
t


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)

1 −(a/b)
2l+1

¸
1
r
l+1

r
l
b
2l+1

a
l−1

a
2
sin θ
t

t

t
+

S
2

φ
b

θ
t
, ϕ
t


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)

1 −(a/b)
2l+1

¸
r
l

a
2l+1
r
l+1

1
b
l+2

b
2
sin θ
t

t

t
130CAP
´
ITULO6. FUNCI
´
ONDE GREEN YECUACI
´
ONDE POISSONENCOORDENADAS ESF
´
ERICAS
simplificando
φ(r) = −4πK
c

ρ

r
t


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
(2l + 1)

1 −(a/b)
2l+1

¸
r
l
<

a
2l+1
r
l+1
<
¸

¸
1
r
l+1
>

r
l
>
b
2l+1
¸¸
sin θ
t
r
t2
dr
t

t

t
+

¸
l=0
l
¸
m=−l

a
l+1

1
r
l+1

r
l
b
2l+1

1 −(a/b)
2l+1

¸
¸
Y
lm
(θ, ϕ)

S
1
φ
a

θ
t
, ϕ
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

sin θ
t

t

t
+

¸
l=0
l
¸
m=−l

r
l

a
2l+1
r
l+1

b
l

1 −(a/b)
2l+1

¸
¸
Y
lm
(θ, ϕ)

S
2
φ
b

θ
t
, ϕ
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

sin θ
t

t

t
definiendo
H
(1)
lm
(a, b) ≡

S
1
φ
a

t
, ϕ
t
) Y

lm

t
, ϕ
t
) sin θ
t

t

t

1 −(a/b)
2l+1

H
(2)
lm
(a, b) ≡

S
2
φ
b

t
, ϕ
t
) Y

lm

t
, ϕ
t
) sin θ
t

t

t

1 −(a/b)
2l+1

tenemos que
φ(r) = −4πK
c

ρ

r
t


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
(2l + 1)

1 −(a/b)
2l+1

¸
r
l
<

a
2l+1
r
l+1
<
¸

¸
1
r
l+1
>

r
l
>
b
2l+1
¸¸
sin θ
t
r
t2
dr
t

t

t
+

¸
l=0
l
¸
m=−l
a
l+1
¸
1
r
l+1

r
l
b
2l+1

Y
lm
(θ, ϕ) H
(1)
lm
(a, b)
+

¸
l=0
l
¸
m=−l
¸
r
l

a
2l+1
r
l+1

1
b
l
Y
lm
(θ, ϕ) H
(2)
lm
(a, b)
φ(r) = −4πK
c

ρ

r
t

GdV
t
+

¸
l=0
l
¸
m=−l
r
l
Y
lm
(θ, ϕ)
¸
H
(2)
lm
(a, b)
b
l

a
l+1
b
2l+1
H
(1)
lm
(a, b)
¸
+

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
r
l+1
¸
a
l+1
H
(1)
lm
(a, b) −
a
2l+1
b
l
H
(2)
lm
(a, b)

definiendo
A
lm

H
(2)
lm
(a, b)
b
l

a
l+1
b
2l+1
H
(1)
lm
(a, b) ; B
lm
≡ a
l+1
H
(1)
lm
(a, b) −
a
2l+1
b
l
H
(2)
lm
(a, b)
φ(r) = −4πK
c

ρ

r
t

G

r, r
t

dV
t
+

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
¸
A
lm
r
l
+
B
lm
r
l+1

6.6. DISCO CARGADO UNIFORMEMENTE 131
La soluci´ on general posee una integral de volumen que depende de la distribuci´ on de carga ρ (r) pero
que adem´ as posee un factor modulador G asociado a la geometr´ıa de las fronteras, cuando la frontera es el
infinito este t´ermino queda como en el caso del potencial de distribuci´ on localizada que ya conoc´ıamos. Para
otras geometr´ıas el t´ermino modulador da cuenta de la forma en que las condiciones de frontera afectan la
contribuci´ on de la distribuci´ on volum´etrica. La integral de superficie, es la que contiene la informaci´ on ex-
pl´ıcita sobre las condiciones de frontera; dichas condiciones son generadas por las cargas interiores exteriores
y superficiales de la regi´ on de Dirichlet.
Discusi´ on (chequear) El potencial solo se puede evaluar estrictamente dentro del volumen de Dirichlet
cuando uno usa las funciones de Green, la carga superficial alojada sobre la superficie de Dirichlet no est´ a en
el interior de modo que su influencia est´ a inclu´ıda indirectamente en la integral de superficie. Con frecuencia
el potencial es cont´ınuo en las interfaces (a menos que haya cargas puntuales o singularidades de alg´ un tipo)
de modo que al resolver el problema interior podemos tomar el l´ımite cuando se tiende a la frontera y el
potencial obtenido ser´ a el correcto para la superficie (debe tender a las condiciones de frontera), recordemos
que la componente perpendicular del campo si puede tener discontinuidad.
La integral de superficie es soluci´ on de la ecuaci´ on de Laplace ????. Los coeficientes A
lm
, B
lm
est´ an
determinados por las condiciones de frontera.
Podemos chequear que en los casos a) a →0, b) b →∞, c) a →0, b →∞, los potenciales se reducen a
lo que se espera.
6.6. Disco cargado uniformemente
Sea un disco de radio a y densidad superficial σ, que yace en el plano XY y centrado en el origen. Esta
distribuci´ on de carga es localizada, se toma entonces el G para espacio infinito. Como la distribuci´ on es
superficial debemos hallar el ρ equivalente

ρdV = q =

σdA =

σr dr dϕ

δ (cos θ) sin θ dθ =

σ
r
δ (cos θ) r
2
dr dϕ sin θ dθ

σdA =

σ
r
δ (cos θ) dV ⇒ ρ =
σ
r
δ (cos θ)
Reemplazando esta densidad equivalente en el potencial asociado a la funci´ on de Green para espacio infinito
Ec. (6.4) se tiene
φ(r) = 4πK
c

ρ

r
t

G

r, r
t

dV
t
= 4π

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1

ρ

r
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
dΩ
t
φ(r) = 4π

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1

σ
r
t
δ

cos θ
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
sin θ
t

t

t
φ(r) = 4πσ

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1
¸
δ

cos θ
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

sin θ
t

t

t

¸

a
0
r
l
<
r
l+1
>
r
t
dr
t
¸
utilizamos la propiedad

f

θ
t

δ

cos θ
t

sin θ
t

t
= f

π
2

;


0
Y

lm

π
2
, ϕ
t


t
= 2π

2l + 1

P
l
(0) δ
m0
φ(r) = 8π
2
σ

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1

2l + 1

P
l
(0) δ
m0
¸

a
0
r
l
<
r
l+1
>
r
t
dr
t
¸
φ(r) = 8π
2
σ

¸
l=0
Y
l0
(θ, ϕ)

4π (2l + 1)
P
l
(0)
¸

a
0
r
l
<
r
l+1
>
r
t
dr
t
¸
132CAP
´
ITULO6. FUNCI
´
ONDE GREEN YECUACI
´
ONDE POISSONENCOORDENADAS ESF
´
ERICAS
Y
l0
(θ, ϕ) =

2l + 1

P
l
(cos θ)
φ(r) = 2πσ

¸
l=0
P
l
(cos θ) P
l
(0)
¸

a
0
r
l
<
r
l+1
>
r
t
dr
t
¸
la integral sobre r
t
se divide como es usual en dos casos
a) r < a ⇒

a
0
r
l
<
r
l+1
>
r
t
dr
t
=

r
0
r
l
<
r
l+1
>
r
t
dr
t
+

a
r
r
l
<
r
l+1
>
r
t
dr
t
=

r
0
(r
t
)
l
r
l+1
r
t
dr
t
+

a
r
r
l
(r
t
)
l+1
r
t
dr
t

a
0
r
l
<
r
l+1
>
r
t
dr
t
=
r
l + 2
+
1
−l + 1

r
l
a
l−1
−r

si l = 1

a
0
r
l
<
r
l+1
>
r
t
dr
t
=
r
3
+r ln

a
r

si l = 1
de modo que
φ(r) = 2πσP
1
(cos θ) P
1
(0)
. .. .
=0

r
3
+r ln

a
r

+ 2πσ

¸
l=0,l,=1
P
l
(cos θ) P
l
(0)
¸

a
0
r
l
<
r
l+1
>
r
t
dr
t
¸
teniendo en cuenta queP
l
(0) = 0 con l impar
φ(r) = 2πσ

¸
k=0
P
2k
(cos θ) P
2k
(0)
¸
r
2k + 2
+
1
−2k + 1

r
2k
a
2k−1
−r

b) r > a

a
0
r
l
<
r
l+1
>
r
t
dr
t
=

a
0
(r
t
)
l
r
l+1
r
t
dr
t
=
a
l+2
l + 2
1
r
l+1
φ(r) = 2πσa

¸
k=0
P
2k
(cos θ) P
2k
(0)
2 (k + 1)

a
r

2k+1
se puede observar que en r = a ambas soluciones coinciden. Solo valores pares de l contribuyen. Se puede
ver que para r >> a se sigue φ →
Kcπa
2
σ
r
=
Kcq
r
. Tambi´en se puede ver de la soluci´ on para r < a que en
r = 0, el potencial es cero.
6.7. Condici´ on de frontera en esfera con varilla interna
Calcular el potencial generado por una varilla y con la condici´ on de frontera φ = V en r = a. La varilla
est´ a ubicada sobre el eje Z positivo con uno de sus extremos en el origen, su longitud es b < a, su densidad
lineal es λ. La densidad volum´etrica de carga equivalente es
q =

b
0
λ dr =

λ dr
¸
δ (cos θ −1) sin θ dθ
¸

q =

λ
2πr
2
r
2
dr
¸
δ (cos θ −1) sin θ dθ
¸

q =

λ
2πr
2
δ (cos θ −1) r
2
dr sinθ dθ dϕ =

ρ dV
ρ

r
t
, θ
t

=
λ
2πr
t2
δ

cos θ
t
−1

6.8. CARGA SUPERFICIAL EN SEMIC
´
IRCULO 133
en este caso intervienen tanto la integral de volumen como la de superfcie
φ

r
t

=

ρ

r
t

G

r, r
t

dV
t

1

φ
S

r
t

∂G
∂n
t
dS
t
dS
t
= a
2
sin θ
t

t

t
usando las propiedades


0
Y

lm

0, ϕ
t


t
= 2π

2l + 1

P
l
(1) δ
m0
= 2π

2l + 1

δ
m0

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
=

4πδ
l0
δ
m0
Las soluciones quedan
φ(r) = λ

1 −
b
a

+λln

b
r

+V +


¸
l=0
P
2l+1
(cos θ)

1
2 (l + 1)
¸
1 −

r
a

2l+1

b
a

2(l+1)
¸
+
1
2l + 1
¸
1 −

r
b

2l+1

¸
para r < b. Y
φ(r) = λ

¸
l=0
P
l
(cos θ)
1
(l + 1)
¸

b
r

l+1

b
a

l+1
r
a

l
¸
+V
para r > b. Es importante anotar que
1. φ es singular en r = 0
2. en r = a se reproduce la condici´ on de frontera
3. en r = b ambas soluciones coinciden
4. Si a →∞ se obtiene el potencial de una varilla en espacio libre.
Se puede hacer b → ∞, con a → ∞ (pero manteniendo b < a), y V = 0. Para obtener el potencial
generado por la varilla semi-infinita.
6.8. Carga superficial en semic´ırculo
Carga superficial σ constante en el semidisco ubicado en z = 0. Cascar´ on a potencial cero. Evaluar φ(r)
interior. Como el potencial es cero en la superficie solo sobrevive la integral de volumen, veamos la densidad
equivalente

σdA =

σr dϕ dr =

σ
r
r
2
dϕ dr

δ

cos θ −cos
π
2

sinθ dθ
ρ = σ
δ (cos θ −0)
r
hay que tener presente que la integral volum´etrica de carga solo var´ıa entre [0, π] para la variable ϕ. Con
esto se obtiene
134CAP
´
ITULO6. FUNCI
´
ONDE GREEN YECUACI
´
ONDE POISSONENCOORDENADAS ESF
´
ERICAS
φ(r) = 4πσ
¸
l,=1
r

l
¸
m=−l
impar
2iY
lm
(θϕ)
(2l + 1) m

2l + 1

(l −m)!
(l +m)!
P
m
l
(0) +
Y
l0
(θ, ϕ) π

2l + 1


¸
¸
¸
¸
¸
1
l −1
+
1
l + 2
¸
1 −

r
a

l−1

+ 4πσ
¸
1
¸
m=−1
Y
1m
(θ, ϕ)
3
2i
m

3

P
m
1
(0) +
Y
10
(θ, ϕ)

12π
π
¸
r ln

a
r

Si la carga cubre el ´ angulo completo en ϕ, la expresi´ on es mucho m´ as simple debido a la simetr´ıa azimuthal
y es
φ(r) = σ


¸
l,=1
P
l
(cos θ) P
l
(0)

1
l −1
+
1
l + 2

r

1 −

r
a

l−1

¸
¸
6.9. Distribuci´ on poligonal de cargas
Consideremos N cargas puntuales q
i
, colocadas en los v´ertices de un pol´ıgono regular de N lados inscrito
en una circunferencia de radio a. El pol´ıgono est´ a en el plano XY de modo que θ =
π
2
. Eval´ ue el potencial.
Se usa la funci´ on de Green para espacio infinito. Hay que constru´ır el equivalente volum´etrico de la
densidad de carga, dos cargas subtienden un ´ angulo ϕ = 2π/N. Asumamos que hay una carga en ϕ = 0, de
modo que hay una carga para ϕ
k
= k

N
donde k = 1, ..., N es entero, ϕ
N
= 0.

ρdV = q =
N
¸
k=1
q
k
=
N
¸
k=1
q
k

δ

cos θ −cos
π
2

sin θ dθ

δ (r −a)
r
2
r
2
dr

δ

ϕ −
2πn
N

⇒ ρ = δ (cos θ)
δ (r −a)
r
2
N
¸
k=1
q
k
δ

ϕ −
2πn
N

el potencial es
φ(r) = 4π

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1

ρ

r
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
dΩ
t
= 4π
N
¸
k=1

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1
q
k
¸
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

δ

cos θ
t

δ

ϕ
t

2πn
N

dΩ
t

δ (r
t
−a)
r
t2
r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
Cap´ıtulo 7
Funciones de Green en coordenadas
cil´ındricas
La base natural para expansiones en coordenadas cil´ımdricas son las funciones de Bessel. Por tanto,
podemos encontrar la funci´ on de Green para espacio infinito en t´erminos de funciones de Bessel, de la
misma forma es conveniente calcular la funci´ on de Green para el espacio entre dos cilindros. Lo cual nos
permite calcular f´ acilmente potenciales (de la ec. de Poisson) cuando tenemos problemas que involucran esta
simetr´ıa.
135
136 CAP
´
ITULO 7. FUNCIONES DE GREEN EN COORDENADAS CIL
´
INDRICAS
Cap´ıtulo 8
Multipolos el´ectricos
Es bien sabido que cuando tenemos una distribuci´ on localizada de cargas, para puntos muy lejanos
a la distribuci´ on, el campo observado se asemeja al de una carga puntual. Nos podemos preguntar ¿que
pasa cuando la carga neta de la distribuci´ on es cero?, ciertamente el campo a´ un en puntos lejanos no es
necesariamente cero, debido a que las cargas individuales que componen a la distribuci´ on, est´ an a diferentes
distancias y orientaciones relativas con respecto al punto de observaci´ on. La forma mas obvia de proceder
consiste en la aplicaci´ on directa del principio de superposici´ on. No obstante, para distribuciones complejas
existen alternativas simplificadoras que si bien son solo aproximadas, nos pueden dar una visi´ on m´ as sencilla
del problema. El prop´ osito del presente cap´ıtulo es desarrollar estos m´etodos de aproximaci´ on para campos
lejanos. En particular, veremos m´ as adelante que la presente formulaci´ on adquiere notable importancia en
los casos en que no se conoce la distribuci´ on de carga de manera detallada, como ocurre por ejemplo cuando
estudiamos campos en la materia. En dicha situaci´ on no es posible una aplicaci´ on directa del principio de
superposici´ on.
8.1. Expansi´ on multipolar del potencial electrost´atico
8.1.1. Multipolos cartesianos
Para una distribuci´ on localizada de cargas, y realizando integraci´ on sobre todo el espacio, solo queda la
integral de volumen
φ(r) = K
c

ρ (r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
(8.1)
Para valores de r >> r
t
, el potencial puede ser expandido en potencias de r
t
/r. Dado que r, r
t
son vectores
posici´ on, esta expansi´ on depende fuertemente del origen de coordenadas elegido. En general se elige un
origen cercano a la distribuci´ on para acelerar la convergencia de los t´erminos (es decir, disminuir los valores
de r
t
/r).
1
[r −r
t
[
=

r −r
t

−1
=

(r −r
t
) (r −r
t
)

−1
=

r
2
+r
t2
−2r r
t

−1/2
=

r
2
¸
1 +

r
t
r

2
−2
r r
t
r
2
¸¸
−1/2
=
1
r

1 +
¸
r
t2
r
2
−2
r r
t
r
2

−1/2
=
1
r
¸
1 −
1
2

r
t2
r
2
−2
r r
t
r
2

+


1
2


1
2
−1

2!

r
t2
r
2
−2
r r
t
r
2

2
+. . .
¸
=
1
r
¸
1 −
1
2

r
t2
r
2
−2
r r
t
r
2

+
3
8

r
t4
r
4
+ 4
(r r
t
)
2
r
4
−4
r
t2
r
2
r r
t
r
2

+. . .
¸
137
138 CAP
´
ITULO 8. MULTIPOLOS EL
´
ECTRICOS
Realizaremos la expansi´ on que est´ a en el par´entesis cuadrado, hasta orden O

(r
t
/r)
2

. Por ejemplo, el
t´ermino (r r
t
) /r
2
= (rr
t
cos θ) /r
2
= (r
t
/r) cos θ es del orden O[r
t
/r]; el t´ermino (r r
t
)
2
/r
4
=

r
2
r
t2
cos
2
θ

/r
4
=

r
t2
/r
2

cos
2
θ es del orden O

(r
t
/r)
2

. La expansi´ on hasta segundo orden del t´ermino entre par´entesis
cuadrados nos da entonces
1
[r −r
t
[
=
1
r
¸
1 −
1
2

r
t2
r
2
−2
r r
t
r
2

+
3
8

4
(r r
t
)
2
r
4

+. . .
¸
1
[r −r
t
[
=
1
r
+
1
r
r r
t
r
2

1
2
1
r
r
t2
r
2
+
3
8
1
r
¸
4
(r r
t
)
2
r
4
¸
+. . .
1
[r −r
t
[
=
1
r
+
r r
t
r
3

1
2
r
t2
r
3
+
3
2
(r r
t
)
2
r
5
+. . .
y factorizando potencias iguales en r
t
, la expansi´ on queda
1
[r −r
t
[
=
1
r
+
r r
t
r
3
+
1
2r
5

3

r r
t

r r
t

−r
2
r
t2

+. . . (8.2)
reemplazando (8.2) en (8.1) el potencial queda
φ(r) = K
c

ρ

r
t

¸
1
r
+
r r
t
r
3
+
1
2r
5

3

r r
t

r
t
r

−r
2
r
t2

+. . .

dV
t
φ(r) =
K
c
r

ρ

r
t

dV
t
+K
c
r
r
3

r
t
ρ

r
t

dV
t
+
K
c
r
2r
5

¸

3r
t
r
t
−I r
t2

ρ

r
t

dV
t

r +. . . (8.3)
n´ otese que las integrales que aparecen en (8.3) no dependen del punto r de evaluaci´ on del potencial, sino solo
de la distribuci´ on de carga como tal. Si sintetizamos estos t´erminos integrales adecuadamente los podemos
escribir de la siguiente manera
φ(r) =
K
c
q
r
+
K
c
(p r)
r
3
+
K
c
2r
5
rQr +. . . (8.4)
q ≡

ρ

r
t

dV
t
; p ≡

r
t
ρ

r
t

dV
t
⇒p
i
=

ρ

r
t

x
t
i
dV
t
(8.5)
Q ≡

3r
t
r
t
−I r
t2

ρ

r
t

dV
t
⇒Q
ij
=

ρ

r
t

3x
t
i
x
t
j
−r
t2
δ
ij

dV
t
(8.6)
Las Ecs. (8.5, 8.6) nos definen los 3 primeros multipolos cartesianos. La Ec. (8.4) la podemos reescribir en
la forma
φ(r) =
K
c
q
r
+
K
c
(p´r)
r
2
+
K
c
2r
3
´rQ´r +. . .
siendo ´r ≡ r/r, de esta expresi´ on se v´e que cada t´ermino integral (multipolo) lo definimos de acuerdo con
la potencia de 1/r que lo acompa˜ na: q ≡momento de monopolo el´ectrico (carga, escalar), su contribuci´ on al
potencial es de la forma 1/r; p ≡momento de dipolo el´ectrico (vector), su contribuci´ on al potencial es de la
forma 1/r
2
. Q ≡momento de cuadrupolo el´ectrico (Diada), contribuci´ on al potencial ∼ 1/r
3
.
Cuando se toman todos los t´erminos de la expansi´ on, el resultado es exacto siempre que r > r
t
(no ser´ıa
estrictamente necesario que fuera mucho mayor). Sin embargo, la utilidad pr´ actica de estas expansiones se
da usualmente en el r´egimen de campo lejano (r >> r
t
), en el cual es posible tomar solo unos pocos t´erminos,
aunque existen excepciones a esta regla (ver secci´ on 8.1.4).
Para el cuadrupolo se puede observar que
3
¸
i=1
Q
ii
= tr [Q] = 0 ; Q
ij
= Q
ji
8.1. EXPANSI
´
ON MULTIPOLAR DEL POTENCIAL ELECTROST
´
ATICO 139
es decir que es un tensor de segundo rango, sim´etrico y de traza nula. Esta diada solo tiene en consecuencia,
5 componentes independientes (sin tener en cuenta las posibles simetr´ıas adicionales de la distribuci´ on de
carga). Estos multipolos tambi´en se pueden obtener tomando la expansi´ on de [r −r
t
[
−1
en polinomios de
Legendre Ec. (2.37) y reemplaz´ andola en el potencial (8.1), teniendo en cuenta que cos γ = ´r ´r
t
y que r > r
t
de modo que r
t
= r
<
, r = r
>
.
Finalmente resulta ´ util tener en cuenta que el potencial (8.4) se puede generar a partir de la siguiente
densidad volum´etrica equivalente
ρ (r) = qδ (r) −p ∇δ (r) +
1
6
Q : ∇∇δ (r) +. . . (8.7)
lo cual se deja como ejercicio al lector.
8.1.2. Multipolos esf´ericos
El potencial para una distribuci´ on localizada de cargas en t´erminos de arm´ onicos esf´ericos viene dado
por la Ec. (6.4)
φ(r) = 4πK
c

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1

ρ

r
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
dΩ
t
si tomamos r > r
t
como en la expansi´ on cartesiana, tenemos que r = r
>
, r
t
= r
<
φ(r) =

¸
l=0
l
¸
m=−l
4πK
c
2l + 1
Y
lm
(θ, ϕ)
r
l+1

ρ

r
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
t

l
r
t2
dr
t
dΩ
t
de nuevo, la integral depende solo de la distribuci´ on de cargas, y no del punto de evaluaci´ on del potencial,
con lo cual podemos absorber este t´ermino en un coeficiente.
φ(r) =

¸
l=0
l
¸
m=−l
4πK
c
2l + 1
Y
lm
(θ, ϕ)
r
l+1
q
lm
(8.8)
donde hemos definido los multipolos esf´ericos como
q
lm
=

ρ

r
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
t

l
dV
t
(8.9)
una propiedad importante es que
q
l,−m
=

ρ

r
t

Y

l,−m

θ
t
, ϕ
t

r
t

l
dV
t
= (−1)
m

ρ

r
t

Y
lm

θ
t
, ϕ
t

r
t

l
dV
t
q
l,−m
= (−1)
m
q

lm
teniendo en cuenta la forma expl´ıcita de los primeros arm´ onicos esf´ericos, as´ı como las siguientes relaciones
e

= cos ϕ +i sin ϕ ; x
t
= r
t
sin θ cos ϕ
t
; y
t
= r
t
sin θ
t
sin ϕ
t
; z
t
= r
t
cos θ
t
x
t
+iy
t
= r
t
sin θ
t
e
−iϕ

∝ Y

11

θ
t
, ϕ
t

x
t
−iy
t

2
= r
t2
sin
2
θ
t
e
−2iϕ

∝ Y

22

θ
t
, ϕ
t

140 CAP
´
ITULO 8. MULTIPOLOS EL
´
ECTRICOS
se obtiene
q
00
=
1

ρ

r
t

dV
t
=
q


; q
11
= −

3

x
t
−iy
t

ρ

r
t

dV
t
= −

3

(p
x
−ip
y
)
q
10
=

3

z
t
ρ

r
t

dV
t
=

3

p
z
q
22
=
1
4

15

t

x
t
−iy
t

2
ρ

r
t

dV
t
=
1
12

15

(Q
11
−2iQ
12
−Q
22
)
q
21
= −

15

z
t

x
t
−iy
t

ρ

r
t

dV
t
= −
1
3

15

(Q
13
−iQ
23
)
q
20
=
1
2

5

3z
t2
−r
t2

ρ

r
t

dV
t
=
1
2

5

Q
33
(8.10)
Las Ecs. (8.10), muestran la relaci´ on que hay entre los multipolos esf´ericos y los cartesianos.
En la expansi´ on multipolar en arm´ onicos esf´ericos, las funciones en base a las cuales se hizo la expansi´ on
son ortogonales en l y en m. De modo que los coeficientes q
lm
son independientes para cada valor de l y m.
A cada valor de l, le corresponden 2l + 1 multipolos. En contraste, la expansi´ on en serie de Taylor no nos
da t´erminos ortogonales entre s´ı, de modo que no conforma una base, por tanto los coeficientes (multipolos
cartesianos) no tienen porqu´e ser independientes
1
. Hay
(l+1)(l+2)
2
multipolos cartesianos de orden l, pero
solo 2l + 1 son independientes. Por ejemplo, el cuadrupolo esf´erico (l = 2) tiene 5 componentes (todas
independientes), en tanto que el cuadrupolo cartesiano posee 9. Sin embargo, el hecho de que el tensor
cartesiano es sim´etrico y de traza nula hace que solo tenga 5 componentes independientes.
El octupolo esf´erico (l = 3) tiene 7 componentes; el cartesiano tiene 10, pero dado que es un tensor de
tres ´ındices puede ser constru´ıdo de modo que adem´ as de ser completamente antisim´etrico, tenga “trazas”
nulas (
¸
π
iij
= 0, j = 1, 2, 3) lo que reduce el n´ umero de componentes independientes a 7.
Como ya vimos antes, los multipolos dependen fuertemente de la escogencia del origen de coordenadas.
Imaginemos que los multipolos q
lm
son nulos para todo l < l
0
, de modo que l
0
es el menor valor de l para
el cual los multipolos esf´ericos son no nulos. Puede demostrarse que
Theorem 10 Si los multipolos q
lm
son nulos para todo l < l
0
, pero los multipolos con l = l
0
no son nulos,
entonces los 2l
0
+ 1 multipolos q
l
0
m
son independientes del origen de coordenadas. Sin embargo los
multipolos de orden m´ as alto (l > l
0
), dependen en general del origen.
Exercise 11 Veamos la manera en que transforma el momento dipolar cuando se hace un cambio de origen.
Para ello escribamos el momento dipolar enfatizando en el origen de coordenadas utilizado
p
A
=

r
A
ρ
A
(r
A
) d
3
r
A
sea r
0
el vector posici´ on del nuevo origen B con respecto al antiguo origen A. Llamando r
B
a las nuevas
coordenadas de posici´ on con respecto a B, se tiene que r
B
= r
A
−r
0
y el momento dipolar visto por B es
p
B
=

r
B
ρ
B
(r
B
) d
3
r
B
=

(r
A
−r
0
) ρ
B
(r
B
) d
3
(r
A
−r
0
) =

(r
A
−r
0
) ρ
B
(r
B
) d
3
r
A
Adicionalmente, para un valor fijo de r
A
se tiene que ρ
A
(r
A
) = ρ
B
(r
B
) ya que lo que estamos midiendo
es la densidad de la misma distribuci´ on en el mismo punto del espacio, vista por diferentes sistemas de
referencia en reposo relativo. Por tanto
p
B
=

(r
A
−r
0
) ρ
A
(r
A
) d
3
r
A
=

r
A
ρ
A
(r
A
) d
3
r
A
−r
0

ρ
A
(r
A
) d
3
r
A
p
B
= p
A
−r
0
Q
1
Esto se puede ver tambi´en por el comportamiento de los tensores multipolares ante rotaciones. Los tensores cartesianos son
reducibles en tanto que los esf´ericos son irreducibles.
8.1. EXPANSI
´
ON MULTIPOLAR DEL POTENCIAL ELECTROST
´
ATICO 141
esto nos da la manera en que el dipolo de la distribuci´ on transforma cuando cambiamos el origen. En
particular si la carga neta de la distribuci´ on se anula nos queda que p
B
= p
A
; de modo que cuando el
monopolo es nulo, el dipolo es independiente del origen, lo cual es un caso particular del teorema 10.
8.1.3. Ilustraci´ on de los t´erminos monopolo, dipolo, cuadrupolo, etc.
Asumiendo una carga puntual q ubicada en el origen, el potencial es de la forma K
c
q/r y se comporta
como el primer t´ermino de la Ec. (8.4), raz´ on por la cual se conoce este t´ermino como monopolo.
Ahora tomemos por ejemplo un sistema de dos cargas puntuales q, −q a una cierta distancia d. Si d << r
siendo r la distancia al punto de evaluaci´ on del potencial, es razonable hacer una expansi´ on hasta primer
orden en d/r, y el potencial queda
V (r) · K
c
qd cos θ
r
2
= K
c
p r
r
3
; p ≡ qd
donde d es un vector que va desde la carga negativa hacia la positiva. El potencial se comporta como 1/r
2
de forma id´entica al t´ermino que llamamos dipolo en la Ec. (8.4). El potencial decrece mas r´ apidamente que
una carga puntual lo cual era de esperarse debido al efecto de apantallamiento de las cargas. Similarmente
si colocamos cuatro cargas ±q y ∓q en los v´ertices de un cuadrado de tal forma que las cargas iguales
est´ an diagonalmente opuestas, podemos ver que el potencial se comporta como 1/r
3
es decir disminuye mas
r´ apido que en el dipolo
2
. Este comportamiento es el que corresponde a un cuadrupolo, tercer t´ermino en la
expansi´ on (8.4).
Finalmente, examinaremos una configuraci´ on de 4 cargas q y 4 cargas −q, ubicadas en los v´ertices de
un cubo de tal manera que dos v´ertices conectados por una diagonal principal tienen cargas opuestas, y los
v´ertices que conectan las diagonales de una cara son del mismo signo. Esto implica colocar dos cuadrupolos
en contraposici´ on, se puede ver que el potencial decrece como 1/r
4
y el t´ermino se denomina octupolo, ser´ıa
el siguiente t´ermino (no indicado) en la expansi´ on (8.4).
Es necesario aclarar sin embargo que en cada uno de estos sistemas realmente contribuyen todos los
multipolos (en la carga puntual otros multipolos contribuyen si la colocamos fuera del origen), lo ´ unico
que podemos afirmar es que el multipolo no nulo de menor orden en cada caso son el monopolo, dipolo,
cuadrupolo, etc. De acuerdo con el teorema descrito en la secci´ on anterior, el monopolo, dipolo, cuadrupolo,
y octupolo son independientes del origen para las configuraciones aqu´ı descritas de una, dos, tres, cuatro y
ocho cargas respectivamente.
Bajo ciertos casos l´ımite podemos constru´ır a partir de las configuraciones reales, ciertos multipolos
puros, por ejemplo la carga ubicada en el origen es un monopolo puro (d → 0 siendo d la distancia al
origen), el sistema de dos cargas ±q, forman un dipolo puro en el l´ımite r →∞, o en el l´ımite q →∞, d →0
con qd = cte siendo q la magnitud de las cargas y d la separaci´ on entre ´estas. En tal caso, solo el t´ermino
dipolar contribuye al potencial. De forma an´ aloga, un cuadrupolo puro se obtiene colocando dos dipolos p
y −p a una distancia d y haciendo d →0 de tal forma que p d = cte en este caso el cuadrupolo es el ´ unico
que contribuye.
8.1.4. Aproximaci´ on dipolar para campos cercanos
El campo el´ectrico debido a un t´ermino multipolar se puede calcular f´ acilmente tomando el gradiente
del correspondiente t´ermino en el potencial (8.4). Tomemos el t´ermino dipolar de esta ecuaci´ on de lo cual
se obtiene
E
dip
(r) = −∇φ
dip
(r) = −∇

K
c
p r
r
3

2
Dado que este sistema se puede ver como dos dipolos en contraposici´ on, se puede explicar el decrecimiento mayor que el
del monopolo y el del dipolo, ya que en este sistema se apantalla la carga (monopolo) y tambi´en se apantallan los momentos
dipolares vistos por pares.
142 CAP
´
ITULO 8. MULTIPOLOS EL
´
ECTRICOS
el campo generado por el dipolo es entonces (ver ap´endice C)
E
dip
(r) =
3K
c
n(p n) −p
[r −r
0
[
3
; n ≡
r −r
0
[r −r
0
[
(8.11)
donde r es el punto donde se eval´ ua el potencial, y r
0
el punto donde se ubica el momento dipolar.
A continuaci´ on examinaremos una importante propiedad del campo el´ectrico debido a una distribuci´ on
de carga localizada. Haremos la integral de volumen del campo generado por la distribuci´ on evaluada en el
interior de una esfera de radio R, tomando el origen en el centro de la esfera

r<R
E(r) dV = −

r<R
∇φ(r) dV
es posible demostrar (ver ap´endice C) que esta integral viene dada por

r<R
E(r) dV = −
4πK
c
R
2
3

r
<
r
2
>
n
t
ρ

r
t

dV
t
; n
t

r
t
r
t
(8.12)
donde r
<
(r
>
) es el menor (mayor) entre R y r
t
. Obs´ervese que la integraci´ on en las variables primadas se
realiza en toda la regi´ on en donde hay carga, sin importar si esta regi´ on es interior o exterior a la esfera.
La expresi´ on (8.12), es v´ alida para cualquier tama˜ no y ubicaci´ on de la esfera, siempre que coloquemos el
origen en el centro de ´esta. En particular, tomemos el caso en el cual la esfera encierra toda la carga de la
distribuci´ on. En tal caso, R = r
>
, r
t
= r
<
en (8.12) de lo cual se obtiene

r<R
E(r) dV = −
4πK
c
R
2
3R
2

r
t
r
t
r
t
ρ

r
t

dV
t
= −
4πK
c
3
p (8.13)
donde p es el momento dipolar de la distribuci´ on tomando el origen en el centro de la esfera. Obs´ervese que
el resultado es independiente del tama˜ no de la esfera siempre y cuando encierre toda la carga. Tambi´en es
notable el hecho de que esta igualdad es exacta, ya que no hemos tomado ning´ un tipo de aproximaci´ on para
el c´ alculo de E(r) (no estamos tomando por ejemplo aproximaci´ on dipolar).
Tomemos un segundo caso particular en el cual la esfera no encierra a ning´ un elemento de carga de la
distribuci´ on, tomando el origen de nuevo en el centro de la esfera. En tal caso R = r
<
, r
t
= r
>
y la expresi´ on
(8.12) queda:

r<R
E(r) dV = −
4πK
c
R
3
3

1
r
t2
n
t
ρ

r
t

dV
t
la integral claramente se reconoce como la evaluaci´ on del campo el´ectrico en el centro de la esfera excepto
por algunos factores multiplicativos

r<R
E(r) dV =
4πR
3
3
E(0) ⇒
1
V
esf

r<R
E(r) dV = E(0) (8.14)
lo cual nos indica que el valor promedio del campo el´ectrico tomado sobre el volumen de la esfera es igual al
valor del campo evaluado en el centro de la misma. Este resultado es independiente del tama˜ no y ubicaci´ on
de la esfera siempre que ´esta no contenga carga
3
.
Por otro lado asumiendo aproximaci´ on dipolar del campo Ec. (8.11) y realizando la integral sobre una
esfera que contiene al dipolo, vemos que no se reproduce la Ec. (8.13), esto ocurre debido a una serie de
aspectos
3
Obs´ervese la analog´ıa de este resultado con el que se obtiene para el potencial (ver secci´ on 2.2), salvo que en el caso del
potencial el promedio se toma sobre la superficie y no sobre el volumen. Por otro lado, de los resultados aqu´ı expresados se
v´e que el promedio del campo sobre el volumen de la esfera vienen dado por −Kcp/R
3
en el caso en el cual la esfera contiene
a toda la carga de la distribuci´ on.
8.1. EXPANSI
´
ON MULTIPOLAR DEL POTENCIAL ELECTROST
´
ATICO 143
La aproximaci´ on dipolar y en general la expansi´ on multipolar requiere que r > r
t
para garantizar la
convergencia de la serie. Sin embargo, en este caso al evaluar la integral de volumen descrita arriba,
estamos tomando puntos cercanos en donde la serie multipolar no necesariamente converge.
En particular en el punto donde est´ a ubicado el dipolo r
0
, la integral diverge en su componente radial.
Se puede ver en general que la integraci´ on angular se anula en tanto que la radial diverge.
La expresi´ on (8.13) es v´ alida para el campo exacto y no para la aproximaci´ on dipolar del campo.
Es notable sin embargo que podemos hacer compatibles las integrales de volumen agregando un t´ermino
a la aproximaci´ on dipolar (8.11) de la siguiente forma
E(r) = K
c
¸
3n(p n) −p
[r −r
0
[
3


3
pδ (r −r
0
)

(8.15)
Con este t´ermino la integral de volumen del campo en (8.15) coincide con el valor obtenido en (8.13).
Un procedimiento interesante para encontrar el t´ermino adicional se puede ver en Griffith tercera edici´ on
problema 3.42. Obs´ervese que la delta de Dirac no contribuye en regiones de campo lejano de modo que no
altera la contribuci´ on dipolar para r > r
t
. Para analizar la utilidad de (8.15), podemos ver que la integral
(8.13) fu´e realizada sobre una distribuci´ on real de cargas en tanto que la integral de volumen realizada con
(8.15) se hace en principio sobre un dipolo puntual. El hecho de que ambas integrales coincidan no indica
que ambos campos sean iguales en cada punto, pero s´ı significa que sus promedios coinciden en un cierto
volumen. Con frecuencia cuando tomamos campos en la materia debemos realizar los c´ alculos basados en
promedios macrosc´ opicos, para cuyos efectos el campo real se puede emular muy bien a trav´es de (8.15)
puesto que ambos reproducen el mismo promedio. Obs´ervese en particular que en este caso estamos usando
la aproximaci´ on dipolar en un r´egimen muy cercano a la distribuci´ on, para el cual la expansi´ on multipolar
original queda fuera de rango. El primer t´ermino en (8.15) es la contribuci´ on de un dipolo puntual, en
tanto que el segundo es un t´ermino efectivo que me da cuenta de los efectos adicionales producidos por la
distribuci´ on real de cargas. Como veremos m´ as adelante, los momentos dipolares magn´eticos admiten un
tratamiento similar.
8.1.5. Multipolos de carga puntual
Evaluar multipolos cartesianos y esf´ericos para carga puntual en z = a
a) Multipolos cartesianos: el ρ equivalente es
ρ

r
t

= qδ

x
t

δ

y
t

δ

z
t
−a

monopolo
q =

ρ

r
t

dV
t
dipolo
p =

ρ

r
t

r
t
dV
t
= q

δ

x
t

δ

y
t

δ

z
t
−a

x
t
u
x
+y
t
u
y
+z
t
u
z

dx
t
dy
t
dz
t
p = qau
z
144 CAP
´
ITULO 8. MULTIPOLOS EL
´
ECTRICOS
cuadrupolo
Q =

ρ

r
t

3r
t
r
t
−r
t2
I

dV
t
; Q
ij
=

ρ

r
t

3x
t
i
x
t
j
−r
t2
δ
ij

dV
t
x
t
1
≡ x
t
; x
t
2
≡ y
t
; x
t
3
≡ z
t
Q
xx
=

ρ

r
t

3x
t
x
t
−r
t2
δ
11

dV
t
Q
xx
= q

δ

x
t

δ

y
t

δ

z
t
−a

3x
t2

x
t2
+y
t2
+z
t2

dx
t
dy
t
dz
t
Q
xx
= q

δ

x
t

δ

y
t

δ

z
t
−a

2x
t2
−y
t2
−z
t2

dx
t
dy
t
dz
t
Q
xx
= −a
2
q
Q
yy
= q

δ

x
t

δ

y
t

δ

z
t
−a

2y
t2
−x
t2
−z
t2

dx
t
dy
t
dz
t
= −a
2
q
Q
zz
= q

δ

x
t

δ

y
t

δ

z
t
−a

2z
t2
−x
t2
−y
t2

dx
t
dy
t
dz
t
= 2a
2
q
Q
xy
= q

δ

x
t

δ

y
t

δ

z
t
−a

3x
t
y
t
−r
t2
δ
12

dV
t
= q

δ

x
t

δ

y
t

δ

z
t
−a

3x
t
y
t

dV
t
= 0
Q
xz
= q

δ

x
t

δ

y
t

δ

z
t
−a

3x
t
z
t
−r
t2
δ
13

dV
t
= q

δ

x
t

δ

y
t

δ

z
t
−a

3x
t
z
t

dV
t
= 0
Q
yz
= q

δ

x
t

δ

y
t

δ

z
t
−a

3y
t
z
t

dV
t
= 0
b) Multipolos esf´ericos
ρ

r
t

=
q
2πa
2
δ

r
t
−a

δ

cos θ
t
−1

q
lm
=

ρ

r
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
t

l
dV
t
=
q
2πa
2

δ

r
t
−a

δ

cos θ
t
−1

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
t

l
r
t2
dr
t
sin θ
t

t

t
q
lm
=
qa
l+2
2πa
2

δ

cos θ
t
−1

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

sin θ
t

t

t
=
qa
l

Y

lm

0, ϕ
t


t
apelando a la definici´ on (2.39) de Y

lm

t
, ϕ
t
), y evaluando en θ
t
= 0 se obtiene
q
lm
=
qa
l

2l + 1

(l −m)!
(l +m)!
P
m
l
(1)


0
e
imϕ
q
lm
=
qa
l

2l + 1

(l −m)!
(l +m)!
P
m
l
(1) (2πδ
mo
) = qa
l
δ
mo

2l + 1

P
0
l
(1) =

qa
l

2l + 1

δ
mo
si a = 0 solo q
00
existe (o solo el monopolo cartesiano). Efectivamente, para carga puntual en el origen solo
contribuye el monopolo. Los multipolos con m = 0 se anulan lo cual es l´ ogico por la simetr´ıa azimutal.
De un modo similar se puede demostrar que para un par de cargas puntuales q, −q situadas en r
0
y r
1
respectivamente, sus momentos multipolares se pueden escribir como
q
lm
= q

r
l
0
Y

lm

0
, φ
0
) −r
l
1
Y

lm

1
, φ
1
)

8.1. EXPANSI
´
ON MULTIPOLAR DEL POTENCIAL ELECTROST
´
ATICO 145
en este caso el momento monopolar se anula y los momentos dipolares (l = 1) quedan
q
10
=

3

q (z
0
−z
1
) ; q
11
= −

3

q [(x
0
−x
1
) −i (y
0
−y
1
)]
q
1,−1
= −q

11
estos tres momentos dipolares son independientes de la elecci´ on del origen de coordenadas (aunque s´ı de-
penden de la posici´ on relativa entre las cargas), y son los momentos multipolares no nulos con l m´ as bajo,
es decir cumplen el teorema discutido en la secci´ on 8.1.2.
Para el caso de una sola carga puntual, el momento monopolar es el multipolo no nulo con l mas bajo
(l = 0) y efectivamente es el ´ unico que es independiente del origen.
multipolo de tres cargas puntuales
Sean dos cargas −q ubicadas en z = ±a, y una carga 2q ubicada en el origen. La densidad volum´etrica
de carga es
ρ

r
t

= q
¸

δ (r
t
−a) δ (cos θ
t
−1)
2πa
2

δ (r
t
−a) δ (cos θ
t
+ 1)
2πa
2
+
2δ (r
t
)
4πr
t2

Los multipolos quedan
q
lm
= q
¸
2δ (r
t
)
4πr
t2

δ (r
t
−a) δ (cos θ
t
−1)
2πa
2

δ (r
t
−a) δ (cos θ
t
+ 1)
2πa
2

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
t

l
dV
t
= q

2δ (r
t
)

r
t

l
dr
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
−q

δ (r
t
−a)
2πa
2

r
t

l+2
dr
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

δ

cos θ
t
−1

sin θ
t

t

t
−q

δ (r
t
−a)
2πa
2

r
t

l+2
dr
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

δ

cos θ
t
+ 1

sin θ
t

t

t
q
lm
=

2q

δ
l0


4πδ
l0
δ
m0

qa
l+2
2πa
2

Y

lm

0, ϕ
t


t

qa
l+2
2πa
2

Y

lm

π, ϕ
t


t
q
lm
=

2q


l0
δ
m0
) a
l

qa
l

2l + 1

(l −m)!
(l +m)!
P
m
l
(1)


0
e
imϕ


t
. .. .
2πδmo

qa
l

2l + 1

(l −m)!
(l +m)!
P
m
l
(−1)


0
e
imϕ


t
. .. .
2πδmo
q
lm
=

2q

δ
m0

(2l + 1) a
l

δ
l0
. .. .

l0
−qa
l

2l + 1

P
0
l
(1) δ
m0
−qa
l

2l + 1

P
0
l
(−1) δ
m0
q
lm
= qa
l

2l + 1

δ
m0
[2δ
l0
−P
l
(1) −P
l
(−1)]
146 CAP
´
ITULO 8. MULTIPOLOS EL
´
ECTRICOS
y como P
l
(1) +P
l
(−1) = 1 + (−1)
l
nos queda
q
lm
= qa
l

2l + 1

δ
m0
[2δ
l0
−δ
l,par
]
De estos ejemplos podemos ver que una ventaja adicional de los multipolos esf´ericos (adem´ as de ser
todos independientes), es que en muchos casos podemos encontrar expresiones anal´ıticas v´ alidas para todos
los multipolos de cualquier orden. En multipolos cartesianos esto no es posible dado que cada multipolo es
un tensor de rango diferente.
8.1.6. Multipolos de una esfera uniformemente cargada
Sea una esfera uniformemente cargada de radio R
0
, calculemos sus multipolos esf´ericos
q

lm
= ρ

R
0
0
r
tl
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
t2
dr
t
dΩ
t
= ρ
R
l+3
0
l + 3

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
=

4πρ
R
l+3
0
l + 3

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

Y
00

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
=

4πρ
R
l+3
0
l + 3
δ
l0
δ
m0
q
lm
=


3
ρR
3
0
δ
l0
δ
m0
de modo que para una esfera uniformemente cargada solo sobrevive la contribuci´ on monopolar q
00
como
era de esperarse debido a la equivalencia de su campo generado con el de una carga puntual. Por tanto,
la aparici´ on de cualquier multipolo de mayor orden nos mide la desviaci´ on de la distribuci´ on de carga con
respecto a la simetr´ıa esf´erica.
8.1.7. Esfera deformada con momento cuadrupolar
Tomemos ahora una distribuci´ on de carga con densidad uniforme pero configurada sobre una esfera
ligeramente deformada. Modelaremos la geometr´ıa de esta cuasi esfera con la ecuaci´ on
R(θ, ϕ) = R
0

1 +
2
¸
m=−2
α
2m
Y
2m
(θ, ϕ)

; [α
2m
[ << 1 (8.16)
donde R es un punto de la superficie de esta cuasi esfera. Evaluemos de nuevo los multipolos esf´ericos
q

lm
= ρ

R(θ

)
0
r
tl
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
t2
dr
t
dΩ
t
= ρ

¸

R(θ

)
0
r
tl+2
dr
t
¸
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
= ρ

¸
[R(θ´, ϕ
t
)]
l+3
l + 3
¸
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
= ρ
R
l+3
0
l + 3

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

¸
1 +
2
¸
µ=−2
α

Y

θ
t
, ϕ
t

¸

l+3
dΩ
t

= ρ
R
l+3
0
l + 3

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

¸
1 + (l + 3)
2
¸
µ=−2
α

Y

θ
t
, ϕ
t

¸

dΩ
t
8.2. EXPANSI
´
ON MULTIPOLAR DE LA ENERG
´
IA 147
donde esta aproximaci´ on se justifica en virtud de que [α

[ << 1. De nuevo podemos usar ortogonalidad de
los arm´ onicos esf´ericos
q

lm

= ρ
R
l+3
0
l + 3

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

Y
00

t
, ϕ
t
)


dΩ
t

R
l+3
0
(l + 3)
l + 3
2
¸
µ=−2
α

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

Y

θ
t
, ϕ
t

= ρ
R
l+3
0
l + 3
δ
l0
δ
m0
+ρR
l+3
0
2
¸
µ=−2
α

δ
l2
δ


q
lm

=
ρR
3
0
3
δ
l0
δ
m0
+ρR
5
0
α

2m
δ
l2
por tanto los ´ unicos multipolos que contribuyen, al menos en esta aproximaci´ on son el monopolo l = 0 y el
cuadrupolo l = 2
q
00

=
ρR
3
0
3
; q
2m
= ρR
5
0
α

2m
de la Ec. (8.16) se puede ver que el hecho de que el monopolo y el cuadrupolo sean las contribuciones
dominantes (los otros no son estrictamente nulos cuando no se toma la aproximaci´ on), est´ a relacionado con
el hecho de que la geometr´ıa de la superficie es la suma de dos t´erminos, uno constante (es decir proporcional
a Y
00
) y otro cuya contribuci´ on proviene de los arm´ onicos con l = 2.
Estos resultados tienen muchas aplicaciones en F´ısica nuclear, ya que la presencia de momentos multi-
polares no monopolares nos indica la existencia de deformaci´ on en los n´ ucleos.
8.2. Expansi´ on multipolar de la energ´ıa
Consideremos una distribuci´ on localizada de cargas ρ (r) colocada en un campo externo φ
ext
(r) generado
por alguna distribuci´ on remota que no se incluye expl´ıcitamente en el formalismo. La energ´ıa potencial de
la distribuci´ on es
U
ext
=

ρ (r) φ
ext
(r) dV (8.17)
debemos anotar que este valor no corresponde a la energ´ıa necesaria para ensamblar la distribuci´ on. En
realidad, se est´ a suponiendo que dicha distribuci´ on ya est´ a armada y que se comporta como un cuerpo
r´ıgido a fin de que su energ´ıa interna (energ´ıa para ensamblarla) no sea relevante en el problema. Con el
valor de U
ext
de la ecuaci´ on (8.17) conocemos la energ´ıa potencial asociada a las fuerzas externas (interacci´ on
de las cargas con el campo externo), y con ella podemos calcular el trabajo necesario para que la distribuci´ on
como un todo se transporte de un lugar a otro dentro del campo en el que se encuentra inmerso.
Si suponemos que φ
ext
(r) var´ıa suavemente en las regiones en las cuales ρ no es despreciable, podemos
hacer una expansi´ on de Taylor del potencial alrededor de un cierto origen r
0
. Por brevedad definamos
x = r −r
0
φ
ext
(r) = φ
ext
(r
0
) +x ∇φ
ext
(r
0
) +
1
2
¸
i
¸
j
x
i
x
j

2
φ
ext
∂x
i
∂x
j
(r
0
) +. . .
por brevedad, usaremos convenci´ on de suma sobre ´ındices repetidos, eliminaremos el sub´ındice “ext” y
denotaremos
x
i
x
j

2
φ
∂x
i
∂x
j
(r
0
) ≡ xx : ∇∇φ(r
0
)
= −xx : ∇E(r
0
) ≡ −x
i
x
j
∂E
j
∂x
i
(r
0
)
148 CAP
´
ITULO 8. MULTIPOLOS EL
´
ECTRICOS
Donde hemos tenido en cuenta que E = −∇φ. La notaci´ on de dos puntos : es una extensi´ on natural de la
notaci´ on de producto punto a b = a
i
b
i
en el caso en el cual hay suma sobre dos ´ındices independientes.
Con esta notaci´ on, el potencial queda
φ(r) = φ(r
0
) −x E(r
0
) −
1
2
xx : ∇E(r
0
) +. . .
Ahora debemos tener en cuenta que el potencial φ(r), corresponde al potencial debido a las fuentes remotas
´ unicamente. Es decir, no corresponde al potencial total generado en el punto r, el cual ser´ıa la superposici´ on
del potencial generado por las cargas remotas (cuya distribuci´ on denotaremos por ¯ ρ (r)) y el generado por
las cargas de la distribuci´ on que estamos considerando (que denotaremos como ρ (r)). La raz´ on por la cual
φ(r) no es el potencial total en el punto r, es que en la Ec. (8.17) estamos evaluando la energ´ıa asociada a
fuerzas externas al sistema ρ (r), y las fuerzas internas han sido exclu´ıdas de la formulaci´ on. De la misma
forma, E(r) no es el campo resultante en r, sino el campo producido exclusivamente por las cargas remotas
¯ ρ (r), por lo tanto ∇ E(r
0
) = 0, siempre y cuando no haya presencia de carga remota en r
0
, incluso si en
dicho punto hay carga ρ (r
0
) de la distribuci´ on bajo estudio. Asumiendo por tanto que no hay carga remota
en r
0
tenemos que

i
E
i
(r
0
) = 0 ⇒δ
ij

i
E
j
(r
0
) = 0 (8.18)
´ o en la notaci´ on que hemos desarrollado
I : ∇E(r
0
) = 0, (8.19)
multiplicando esta expresi´ on por el escalar (r −r
0
)
2
se obtiene
(r −r
0
)
2
I : ∇E(r
0
) = 0 (8.20)
adicionando este t´ermino nulo al tercer t´ermino en la expansi´ on del potencial, y recordando que x ≡ r −r
0
se
obtiene
φ(r) = φ(r
0
) −(r −r
0
) E(r
0
) −
1
6

3 (r −r
0
) (r −r
0
) −(r −r
0
)
2
I

: ∇E(r
0
) +. . .
al reemplazar en (8.17) resulta
U
ext
=

ρ (r)

φ(r
0
) −(r −r
0
) E(r
0
) −
1
6

3 (r −r
0
) (r −r
0
) −(r −r
0
)
2
I

: ∇E(r
0
) +. . .

dV
separando las integrales que solo dependen de las distribuciones, queda
U
ext
= qφ(r
0
) −
¸
ρ (r) (r −r
0
) dV

E(r
0
) +

1
6

ρ (r)

3 (r −r
0
) (r −r
0
) −(r −r
0
)
2
I

dV

: ∇E(r
0
) +. . . (8.21)
los cuales identificamos como los multipolos cartesianos Ecs. (8.5, 8.6)
U
ext
= qφ(r
0
) −p E(r
0
) −
1
6
Q : ∇E(r
0
) +. . . (8.22)
U
ext
= qφ(r
0
) −p
i
E
i
(r
0
) −
1
6
Q
ij

i
E
j
(r
0
) +. . . (8.23)
estos momentos multipolares son los correspondientes a la distribuci´ on de carga ρ (r) colocada en el campo
externo, y se eval´ uan con respecto a r
0
. Es importante insistir en que r
0
debe estar ausente de carga remota
i.e. ¯ ρ (r
0
) = 0, aunque puede estar presente carga de la distribuci´ on ρ (r). De acuerdo con esta expresi´ on
los diferentes multipolos interact´ uan de diferente manera con el campo externo: La carga interact´ ua con el
potencial, el dipolo con el campo E, el cuadrupolo con el gradiente del campo E, etc.
8.2. EXPANSI
´
ON MULTIPOLAR DE LA ENERG
´
IA 149
Obs´ervese que los multipolos dependen del origen pero la energ´ıa no. Esto tiene que ver con el hecho de
que el teorema de Taylor permite hacer la expansi´ on alrededor de cualquier punto en donde la funci´ on sea
anal´ıtica, pero la expansi´ on completa no depende del punto elegido. No obstante, es m´ as conveniente elegir
un punto cercano a la distribuci´ on de carga externa, ya que de esa manera la serie converge m´ as r´ apido
4
.
Como caso particular, puede verse que para φ = cte, E = 0 y solo contribuye el monopolo dando energ´ıa
potencial externa constante como era de esperarse. Para campo el´ectrico uniforme contribuye hasta el dipolo,
para campo el´ectrico con gradiente todos los multipolos en general pueden contribu´ır. De acuerdo con la
discusi´ on sobre la forma en que cada multipolo se acopla al campo, vemos que la expansi´ on cuadrupolar es
importante cuando tenemos campos de alto gradiente, tal es el caso de los campos en las vecindades de un
n´ ucleo at´ omico, en donde los momentos multipolares pueden revelar aspectos de la estructura nucle´ onica
y de la forma del n´ ucleo. En el caso de campos en la materia en el cual los campos se calculan a nivel
macrosc´ opico, la aproximaci´ on dipolar ser´ a usualmente suficiente.
Un caso de gran inter´es es el del c´ alculo de la energ´ıa potencial externa de un dipolo debida al campo
generado por otro dipolo, para lo cual podemos usar las Ecs. (8.22, 8.15) y se obtiene
U =
p
1
p
2
−3 (n p
1
) (n p
2
)
[r
1
−r
2
[
3
; n ≡
r
1
−r
2
[r
1
−r
2
[
donde se asume que r
1
= r
2
. Esta energ´ıa tambi´en se puede interpretar como la energ´ıa potencial interna
del sistema de los dos dipolos, es decir su energ´ıa de interacci´ on. La interacci´ on entre dipolos es repulsiva
o atractiva dependiendo de la orientaci´ on relativa de los dipolos. Cuando la orientaci´ on y separaci´ on de los
dipolos est´ a fija, el valor de esta interacci´ on promediado sobre las posiciones relativas es nulo. Si los momentos
dipolares son paralelos la fuerza es atractiva (repulsiva) cuando dichos momentos est´ an orientados de tal
forma que la l´ınea que une sus centros es paralela (perpendicular) a los momentos dipolares. Efectivamente,
sin los momentos dipolares son paralelos entre s´ı y a su vez paralelos al vector relativo unitario n, la energ´ıa
interna que se obtiene es
U =
([p
1
[ n) ([p
2
[ n) −3 [n ([p
1
[ n)] (n [p
2
[ n)
[r
1
−r
2
[
3
= −
2 [p
1
[ [p
2
[
[r
1
−r
2
[
3
< 0
que corresponde a interacci´ on atractiva. Similarmente, si ambos momentos dipolares van en una direcci´ on
n
1
perpendicular a n esta energ´ıa es positiva, como corresponde a una interacci´ on repulsiva. Se deja al lector
verificar lo que ocurre cuando los momentos dipolares son antiparalelos entre s´ı y uno de ellos es paralelo
(perpendicular) a n.
Dado que con frecuencia se puede asumir aproximaci´ on dipolar en las distribuciones de carga presentes en
la materia, la interacci´ on entre dipolos se puede ver como una interacci´ on efectiva entre porciones diferentes
de distribuciones, en particular cuando el tama˜ no de las porciones que definen el multipolo es mucho menor
que la distancia entre dichas porciones, ya que en este caso estar´ıamos evaluando campo lejano
5
.
Finalmente, reemplazando (8.8) en (8.17), podemos calcular la energ´ıa potencial externa en t´erminos de
multipolos esf´ericos
U
ext
=

ρ (r)
¸

¸
l=0
l
¸
m=−l
4πK
c
2l + 1
Y
lm
(θ, ϕ)
r
l+1
q
lm
¸
dV
Sin embargo, de aqu´ı no se puede ver f´ acilmente la forma caracter´ıstica en que cada multipolo interact´ ua
con el campo externo, esto se debe a que aqu´ı no se realiza una expansi´ on de Taylor que nos muestre las
sucesivas derivadas del potencial en forma expl´ıcita.
4
Estrictamente, al truncar la serie estamos haciendo que la energ´ıa dependa del origen elegido, se espera que esta dependencia
sea suave si los t´erminos convergen r´ apidamente.
5
N´ otese que esta suposici´ on es cierta en una gran variedad de materiales, ya que por lo general las distancias entre at´ omos
o mol´eculas son mucho mayores que los tama˜ nos t´ıpicos de los ´ atomos o mol´eculas.
150 CAP
´
ITULO 8. MULTIPOLOS EL
´
ECTRICOS
Example 12 Para dipolo F´ısico en campo externo, la energ´ıa potencial externa se puede calcular en forma
directa. Asumiendo que las cargas −q, q est´ an en las posiciones r
0
, r
1
respectivamente tenemos que la carga
volum´etrica equivalente es
ρ (r) = q [−δ (r −r
0
) +δ (r −r
1
)] (8.24)
reemplazando esta densidad en (8.17) se obtiene
U
ext
= −qφ(r
0
) +qφ(r
1
) (8.25)
esta expresi´ on es exacta. Cuando los vectores posici´ on de ambas cargas est´ an muy pr´ oximos entre s´ı podemos
hacer una expansi´ on a primer orden en ∆r ≡ r
1
−r
0
para obtener
U
ext
· −qφ(r
0
) +q [φ(r
0
) + ∆r∇φ(r
0
) +. . .]
U
ext
· q ∆r∇φ(r
0
) = −q ∆r E(r
0
)
el dipolo puntual se obtiene haciendo ∆r → 0 con q ∆r = p = cte con lo cual la energ´ıa externa para
configuraci´ on de dipolo puntual se escribe
U
ext
= −p E(r
0
) (8.26)
Por otro lado, podemos calcular esta energ´ıa (en forma aproximada) por medio de la expansi´ on multipolar
Ecs. (8.21, 8.22) y la densidad (8.24) con respecto a r
0
se tiene
U
ext
= q
total
φ(r
0
) −
¸
ρ (r) (r −r
0
) dV

E(r
0
)
U
ext
= −

q

[−δ (r −r
0
) +δ (r −r
1
)] (r −r
0
) dV

E(r
0
)
U
ext
= −q (r
1
−r
0
) E(r
0
) +. . .
en el l´ımite (r
1
−r
0
) → 0, con q (r
1
−r
0
) = cte ≡ p, se obtiene de nuevo la energ´ıa externa para el dipolo
puntual Ec. (8.26). Naturalmente, en el l´ımite de dipolo puntual la expresi´ on (8.26) se considera exacta.
N´ otese que la expansi´ on se ha hecho tomando como origen a r
0
punto en el cual hay una carga puntual
localizada, sin embargo recordemos que esta carga pertenece a la distribuci´ on bajo estudio ρ (r) y no a la
distribuci´ on remota ¯ ρ (r), por lo cual el campo E(r
0
) es bien comportado pues este se debe solo a ¯ ρ (r).
Example 13 Calcular la energ´ıa potencial de la distribuci´ on de tres cargas (q, −2q, q) alineadas sobre el
eje X e inmersas en el campo generado por una carga Q. La carga −2q est´ a en el origen y las cargas q
est´ an en (±a, 0, 0), finalmente la carga Q est´ a en (0, 0, −R). El potencial y los multipolos se expandir´ an
alrededor de O
t
el punto donde se ubica la carga −2q, el cual ser´ a nuestro origen. La densidad volum´etrica
de la distribuci´ on bajo estudio (q, q, −2q) es
ρ (r) = q δ (y) δ (z) [−2δ (x) +δ (x −a) +δ (x +a)]
en tanto que la distribuci´ on de carga remota se describe por
¯ ρ

r
t

= Q δ (x) δ (y) δ (z +R)
es necesario tener claro qu´e c´ alculos requieren la distribuci´ on bajo estudio ρ (r) y qu´e c´ alculos requieren la
distribuci´ on remota ¯ ρ (r
t
) que genera el campo. Primero calculamos los multipolos para lo cual se requiere
la distribuci´ on ρ (r)
q
total
= q +q −2q = 0 ; p =qau
x
−qau
x
+ (0) 2qu
x
= 0
8.2. EXPANSI
´
ON MULTIPOLAR DE LA ENERG
´
IA 151
Q
11
=

ρ (r)

3xx −

x
2
+y
2
+z
2

δ
11

dV
Q
11
=

[−2qδ (x) δ (y) δ (z) +qδ (x −a) δ (y) δ (z) +qδ (x +a) δ (y) δ (z)]

3x
2

x
2
+y
2
+z
2

dV
Q
11
=

[qδ (x −a) δ (y) δ (z) +qδ (x +a) δ (y) δ (z)]

2x
2
−y
2
−z
2

dV
Q
11
= 2qa
2
+ 2qa
2
= 4qa
2
similarmente
Q
22
= Q
33
= −2qa
2
; Q
12
= Q
23
= Q
31
= 0
en forma sint´etica se puede escribir
Q
ij
= 2qa
2
δ
ij
[3δ
i1
−1] (8.27)
no hay suma sobre ´ındices repetidos. Por otro lado, la expansi´ on multipolar requiere tambi´en el campo
el´ectrico generado ´ unicamente por la distribuci´ on remota, quedando
E(r) = K
c

¯ ρ (r
t
) (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
dV
t
= K
c
Q

δ (x
t
) δ (y
t
) δ (z
t
+R) (x −x
t
, y −y
t
, z −z
t
)

(x −x
t
)
2
+ (y −y
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

3/2
dx
t
dy
t
dz
t
E(r) = K
c
Q
(x, y, z +R)

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3/2
y como el cuadrupolo es el primer multipolo que contribuye, tambi´en debemos calcular el gradiente del campo
el´ectrico
∂E
x
∂x
= K
c
Q

∂x

x

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3/2

= K
c
Q

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3/2

3
2
x

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

1/2
2x

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3
esta derivada se debe evaluar en el origen elegido
∂E
x
∂x

x=y=z=0
= K
c
Q
R
3
R
6
=
K
c
Q
R
3
y similarmente con las otras derivadas
∂E
x
∂y

r=0
= K
c
Q

∂y

x

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3/2

r=0
= K
c
Q


3
2
x

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

1/2
2y

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3

r=0
= 0
∂E
x
∂z
= 0
152 CAP
´
ITULO 8. MULTIPOLOS EL
´
ECTRICOS
∂E
y
∂x

r=0
= K
c
Q

∂x

y

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3/2

r=0
= 0
∂E
y
∂z

r=0
= 0
∂E
y
∂y

r=0
= K
c
Q

∂y

y

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3/2

r=0
= K
c
Q

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3/2

3
2
y

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

1/2
2y

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3

r=0
∂E
y
∂y

r=0
=
K
c
Q
R
3
∂E
z
∂x

r=0
= K
c
Q

∂x

z +R

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3/2

= K
c
Q


3
2
2x

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

1/2
(z +R)

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3

= 0
∂E
z
∂y

r=0
= 0
∂E
z
∂z

r=0
= K
c
Q

∂z

z +R

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3/2

r=0
= K
c
Q

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3/2

3
2
2 (z +R)

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

1/2
(z +R)

x
2
+y
2
+ (z +R)
2

3

r=0
∂E
z
∂z

r=0
= K
c
Q

R
3
−3R
3
R
6

= −
2K
c
Q
R
3
en forma sint´etica se puede escribir
[∇E(0)]
ij
=
∂E
i
∂x
j
(0) =
K
c
Q
R
3
δ
ij
[1 −3δ
i3
] (8.28)
no hay suma sobre ´ındices repetidos, vemos por tanto que el cuadrupolo es en este caso, el primer multipolo
no nulo en la expansi´ on. Reemplazando (8.27) y (8.28) en (8.23) y teniendo en cuenta que en (8.23) s´ı hay
8.3. EXPANSI
´
ON MULTIPOLAR DE LA FUERZA 153
suma sobre ´ındices repetidos, solo los elementos diagonales sobreviven de modo que
U
ext
= −
1
6
Q
ij

i
E
j
(r
0
) +. . . = −
1
6
Q
ii

i
E
i
+. . .
U
ext
= −
1
6
¦Q
11

1
E
1
+Q
22

2
E
2
+Q
33

3
E
3
¦ +. . .
U
ext
= −
1
6

4qa
2

K
c
Q
R
3

+

−2qa
2

K
c
Q
R
3

+

−2qa
2

−2
K
c
Q
R
3

U
ext
= −

K
c
Qqa
2
R
3

haciendo el c´ alculo de la energ´ıa de modo directo, se calculan los acoples de las tres cargas externas con la
carga remota
U
ext
=
K
c
Qq

R
2
+a
2
+
K
c
Qq

R
2
+a
2

2K
c
qQ
R
= −
2K
c
qQ
R
+
2K
c
qQ
R

1 +

a
R

2

= −
2K
c
qQ
R
¸
1 −1 +
1
2
a
2
R
2
+. . .


U
ext
= −
K
c
qa
2
Q
R
3
+. . .
vemos en consecuencia que la aproximaci´ on de cuadrupolo puntual, coincide con el m´etodo directo cuando
expandimos hasta orden (a/R)
2
. Visto desde el punto de vista de los multipolos esf´ericos, el cuadrupolo
(l = 2) corresponde en este ejemplo al multipolo no nulo con l m´ as bajo y se puede observar que efectivamente
es independiente del origen. Una imagen interesante consiste en ver la carga −2q como dos cargas −q y
−q muy cercanas entre s´ı. Esto nos permite ver al sistema de tres part´ıculas como dos dipolos alineados
antiparalelamente con lo cual los momentos dipolares se anulan como se v´e en el c´ alculo. Por otro lado, la
expansi´ on de Taylor que se hace a partir de la expresi´ on exacta de U
ext
, nos muestra que la aproximaci´ on
cuadrupolar solo es razonable si a << R, es decir que para que la aproximaci´ on tenga sentido, es necesario
que las fuentes que llamamos remotas sean verdaderamente remotas.
8.3. Expansi´ on multipolar de la fuerza
Sea una distribuci´ on de carga ρ (r) colocado en un campo externo. Suponemos que las fuentes de campo
externo permanecen fijas. La fuerza experimentada por la distribuci´ on es
F
ext
=

dq (r) E(r) =

ρ (r) E(r) dV (8.29)
siendo E(r) el campo el´ectrico debido solo a las fuentes remotas, es decir no es el campo resultante sobre r.
Recurrimos entonces a la expansi´ on de Taylor del campo el´ectrico externo, usamos la notaci´ on x ≡ r −r
0
,
y suma sobre ´ındices repetidos
E
i
(r) = E
i
(r
0
) +x
j

j
E
i
(r
0
) +
1
2
x
j
x
k
∂E
i
(r
0
)
∂x
j
∂x
k
+. . .
en notaci´ on tensorial
E(r) = E(r
0
) + (r −r
0
) ∇E(r
0
) +
1
2
(r −r
0
) (r −r
0
) : ∇∇E(r
0
) +. . .
donde las contracciones se hacen con respecto a las componentes del gradiente y no con respecto a las
componentes del campo. Tomando esta expansi´ on en la expresi´ on de la fuerza
F =
¸
ρ (r) dV

E(r
0
) +
¸
ρ (r) (r −r
0
) dV

∇E(r
0
)
154 CAP
´
ITULO 8. MULTIPOLOS EL
´
ECTRICOS
+
¸
ρ (r) (r −r
0
) (r −r
0
) dV

:
∇∇E(r
0
)
2
+. . .
En regiones donde no hay carga remota se tiene que ∇
2
φ(r) = 0, incluso si hay presencia de la carga bajo
estudio. De modo que

2
φ = 0 ⇒∂
i

i
φ = 0 ⇒−∂
k
(∂
i

i
φ) = 0 ⇒−∂
i

i
(∂
k
φ) = 0
⇒ δ
ij

i

j
(E
k
) = 0 ⇒x
m
x
m
δ
ij

i

j
(E
k
) = 0
en notaci´ on di´ adica esto se escribe como
(r −r
0
)
2
I : ∇∇E(r
0
) = 0, (8.30)
este t´ermino nulo puede inclu´ırse en la ´ ultima integral con el fin de completar el cuadrupolo, de lo cual se
obtiene
F =
¸
ρ (r) dV

E(r
0
) +
¸
ρ (r) (r −r
0
) dV

∇E(r
0
)
+

ρ (r)

3 (r −r
0
) (r −r
0
) −(r −r
0
)
2
I

dV

:
∇∇E(r
0
)
6
+. . .
la expansi´ on multipolar de la fuerza queda finalmente
F = qE(r
0
) +p(r
0
) ∇E(r
0
) +
1
6
Q(r
0
) : ∇∇E(r
0
) +. . . (8.31)
vamos a reescribir el t´ermino p(r
0
) ∇E(r
0
). La componente k−´esima de este t´ermino es p
i

i
E
k
. Por otro
lado, examinando componente a componente la ecuaci´ on ∇ E = 0, v´ alida para el campo electrost´ atico
podemos ver que ∂
i
E
k
= ∂
k
E
i
para k = i, trivialmente esta relaci´ on tambi´en se cumple para k = i.
Adicionalmente, debemos tener en cuenta que los multipolos dependen del origen elegido pero no de la
posici´ on, por tanto son constantes. Usando estos dos hechos se tiene
[p ∇E]
k
= p
i

i
E
k
= p
1

1
E
k
+p
2

2
E
k
+p
3

3
E
k
= p
1

k
(E
1
) +p
2

k
(E
2
) +p
3

k
(E
3
)
= ∂
k
(p
1
E
1
) +∂
k
(p
2
E
2
) +∂
k
(p
3
E
3
)
[p ∇E]
k
= ∂
k
(p E) = [∇(p E)]
k
se llega a la identidad
p ∇E = ∇(p E) (8.32)
el lector podr´ıa a primera vista pensar que la identidad (8.32), es trivial dado que p no depende de la
posici´ on y puede simplemente introducirse dentro del gradiente, esta peligrosa conclusi´ on nos llevar´ıa a que
(8.32) es v´ alida para cualquier campo vectorial E. Sin embargo, es necesario tener presente el significado
de las contracciones a cada lado de la igualdad en (8.32), escrito en componentes esta igualdad nos dice
que p
i

i
E
k
= ∂
k
(p
i
E
i
) lo cual no se obtiene simplemente introduciendo p
i
en el operador diferencial, la
propiedad adicional ∇E = 0 es necesaria para garantizar la validez general de (8.32).
Con un procedimiento similar transformamos el t´ermino cuadrupolar en (8.31). Teniendo en cuenta que
Q
ij
es constante, se tiene
[Q : ∇∇E]
k
= Q
ij

i

j
E
k
= ∂
i
(Q
ij

j
E
k
)
usando la propiedad ∂
i
E
j
= ∂
j
E
i
, y haciendo las sumas expl´ıcitas

i
(Q
ij

j
E
k
) =
3
¸
i=1

i
(Q
i1

1
E
k
+Q
i2

2
E
k
+Q
i3

3
E
k
)
8.4. EXPANSI
´
ON MULTIPOLAR DEL TORQUE 155
=
3
¸
i=1

i
(Q
i1

k
E
1
+Q
i2

k
E
2
+Q
i3

k
E
3
) =
3
¸
i=1
3
¸
j=1

i
(Q
ij

k
E
j
)
retornando a la convenci´ on de suma sobre ´ındices repetidos
[Q : ∇∇E]
k
= ∂
i
(Q
ij

k
E
j
) = ∂
k
(Q
ij

i
E
j
) = [∇(Q : ∇E)]
k
se llega a la identidad
[Q : ∇∇E] = [∇(Q : ∇E)] (8.33)
finalmente, reemplazamos las identidades (8.32, 8.33) en la expansi´ on multipolar de la fuerza (8.31) para
obtener
F = −q∇φ(r
0
) +∇[p(r
0
) E(r
0
)] +∇

Q(r
0
) : ∇E(r
0
)
6

+. . .
F = −∇
¸
qφ(r
0
) −p(r
0
) E(r
0
) −
Q(r
0
) : ∇E(r
0
)
6
+. . .

(8.34)
pero la expresi´ on entre par´entesis, es justamente la expansi´ on multipolar de la energ´ıa potencial externa
asociada a la distribuci´ on, Ec. (8.22), y se concluye que
F = −∇U
ext
(8.35)
De acuerdo con la expresi´ on (8.29), F es la fuerza externa total sobre la distribuci´ on. Por tanto la Ec. (8.35),
muestra la consistencia entre ambas expansiones. La Ec. (8.35) nos permite entender porqu´e la condici´ on,
∇E = 0, es necesaria para garantizar las identidades (8.32, 8.33), ya que estas ´ ultimas nos conducen a la
conservatividad de F (manifestada en F = −∇U
ext
) la cual en realidad proviene de la conservatividad del
campo (que se manifiesta en ∇E = 0)
6
.
De la expansi´ on (8.31) se puede ver en particular, que un diel´ectrico neutro en un campo E uniforme,
no experimenta fuerza externa neta. Esto refuerza el hecho de que el monopolo interact´ ua con el campo, el
dipolo con su gradiente y as´ı sucesivamente.
8.4. Expansi´ on multipolar del torque
Para la misma situaci´ on anterior calculamos el torque alrededor del origen de coordenadas teniendo en
cuenta la misma expansi´ on para el campo el´ectrico.
τ =

r dF =

r E(r) dq =

r E(r) ρ (r) dV
τ =

ρ (r) [r
0
+ (r −r
0
)]
¸
E(r
0
) + (r −r
0
) ∇E(r
0
) +
1
2
(r −r
0
) (r −r
0
) : ∇∇E(r
0
) +. . .

dV
τ =

ρ (r) r
0

¸
E(r
0
) + (r −r
0
) ∇E(r
0
) +
1
2
(r −r
0
) (r −r
0
) : ∇∇E(r
0
) +. . .

dV
+

ρ (r) (r −r
0
)
¸
E(r
0
) + (r −r
0
) ∇E(r
0
) +
1
2
(r −r
0
) (r −r
0
) : ∇∇E(r
0
) +. . .

dV
6
A priori la ecuaci´ on F = −∇Uext es desconcertante ya que tanto F como Uext son variables globales, y para una distribuci´ on
dada, son realmente n´ umeros. Esta sutileza yace en el hecho de que la fuerza total externa (variable global) es igual a la suma
de las fuerzas externas sobre cada part´ıcula (variables locales). Tanto la fuerza externa como la energ´ıa potencial asociadas a
una sola part´ıcula son variables locales, de modo que la relaci´ on Fi = −∇Ui tiene sentido, cuando escribimos F = −∇Uext lo
que realmente estamos escribiendo es
¸
i
Fi (ri) = −
¸
i
∇Ui (ri). Argumento similar se da para distribuciones cont´ınuas.
156 CAP
´
ITULO 8. MULTIPOLOS EL
´
ECTRICOS
denotando
x
l
≡ (r −r
0
)
l
; ∂
l


∂x
l
y agrupando los t´erminos que dependen de la distribuci´ on
τ = r
0

¸
ρ (r) dV

E(r
0
) +r
0

¸
ρ (r) x
l
dV


l
E(r
0
) +
1
2
r
0

¸
ρ (r) x
l
x
m
dV


l

m
E(r
0
)
+
¸
ρ (r) x dV

E(r
0
) +

ρ (r) x[x
l

l
E(r
0
)] dV +
1
2

ρ (r) x [x
l
x
m

l

m
E(r
0
)] dV +. . . (8.36)
desarrollemos la pen´ ultima integral
A ≡

ρ (r) x[x
l

l
E(r
0
)] dV (8.37)
escribamos la i−´esima componente del integrando
ρ (r) ¦x[x
l

l
E(r
0
)]¦
i
= ρ (r) ε
ijk
x
j
[x
l

l
E(r
0
)]
k
= ρ (r) ε
ijk
x
j
[x
l

l
E
k
(r
0
)] = ρ (r) ε
ijk
x
j
x
l

l
E
k
(r
0
)
(8.38)
usando la conservatividad de E(r
0
) como campo electrost´ atico tenemos
∇E(r
0
) = 0 ⇒ε
ijk

j
E
k
(r
0
) = 0 ⇒ε
ijk
x
m
x
m

j
E
k
(r
0
) = 0
⇒ ε
ijk
δ
jl
x
m
x
m

l
E
k
(r
0
) = 0 (8.39)
reemplazando (8.38) en (8.37) y agregando el cero definido en (8.39) queda
A
i
=
1
3

ρ (r) [3ε
ijk
x
j
x
l

l
E
k
(r
0
)] dV =
1
3

ρ (r) [3ε
ijk
x
j
x
l

l
E
k
(r
0
) −ε
ijk
δ
jl
x
m
x
m

l
E
k
(r
0
)] dV
A
i
=
¸
ε
ijk
3

ρ (r) [3x
j
x
l
−δ
jl
x
m
x
m
] dV


l
E
k
(r
0
) =

ε
ijk
3
Q
jl


l
E
k
(r
0
) =
1
3
ε
ijk
[Q
jl

l
] E
k
(r
0
)
A
i
=
1
3
ε
ijk
[Q ∇]
j
E
k
(r
0
)
⇒A ≡

ρ (r) x[x
l

l
E(r
0
)] dV =
1
3
(Q ∇) E(r
0
) (8.40)
finalmente, puede verse que el integrando de la ´ ultima integral en (8.36) es de la forma
x [x
l
x
m

l

m
E(r
0
)] = ε
ijk
x
j
[x
l
x
m

l

m
E
k
(r
0
)]
de modo que aparece una triada de la forma x
j
x
l
x
m
que corresponder´ıa al momento octupolar. Como
estamos interesados en expansi´ on hasta cuadrupolo, ignoraremos este t´ermino. Reemplazando (8.40) en
(8.36), recordando las definiciones de los multipolos y agregando un cero de la forma (8.30) en la tercera
integral de esta ecuaci´ on resulta
τ = qr
0
E(r
0
) +r
0
[p
l

l
E(r
0
)] +
1
6
r
0

¸
ρ (r) (3x
l
x
m
−x
n
x
n
δ
lm
) dV


l

m
E(r
0
)
+p E(r
0
) +
1
3
(Q ∇) E(r
0
) +. . . (8.41)
queda finalmente
τ = qr
0
E(r
0
) +r
0
(p ∇) E(r
0
) +
r
0
6
(Q : ∇∇) E(r
0
) +p E(r
0
) +
1
3
(Q ∇) E(r
0
) +. . . (8.42)
Cap´ıtulo 9
Electrost´atica de medios materiales
9.1. Polarizaci´ on
9.1.1. Materiales diel´ectricos
La gran mayor´ıa de materiales pertenecen a dos grandes grupos, caracterizados por sus propiedades
el´ectricas: conductores y aislantes (o diel´ectricos). En los diel´ectricos no existen portadores de carga que
puedan moverse con facilidad a lo largo de todo el material, m´ as bien cada electr´ on est´ a ligado a un n´ ucleo
espec´ıfico con fuertes interacciones de enlace. Por supuesto que campos el´ectricos lo suficientemente intensos
pueden ionizar ´estos materiales, pero para la mayor´ıa de campos t´ıpicos macrosc´ opicos podemos despreciar
este fen´ omeno.
Sin embargo, aunque no puede haber un desplazamiento macrosc´ opico de las cargas, los materiales
diel´ectricos sufren desplazamientos de cargas a nivel at´ omico y molecular, bien sea en forma espont´ anea o
por presencia de campos el´ectricos externos. En el primer caso hablamos de polarizabilidad permanente y
en el segundo caso hablamos de polarizaci´ on inducida. Estudiaremos en alg´ un detalle ambos casos
9.1.2. Momentos dipolares inducidos
Como estaremos interesados en campos y potenciales macrosc´ opicos, podremos considerar que estos
observables se miden en puntos lejanos con respecto a los tama˜ nos t´ıpicos de un ´ atomo o una mol´ecula.
Por esta raz´ on, las contribuciones monopolar y dipolar ser´ an las dominantes cuando calculemos campos y
potenciales generados por distribuciones de carga at´ omicas o moleculares. Por otro lado, teniendo en cuenta
que los ´ atomos y mol´eculas (as´ı como el material macrosc´ opico) son usualmente neutros, la contribuci´ on
dipolar ser´ a en muchos casos la contribuci´ on dominante.
Imaginemos por simplicidad el ´ atomo de hidr´ ogeno en su estado base, su momento monopolar es cero
debido a la ausencia de carga neta. Por otro lado, aunque en un determinado instante de tiempo dicho ´ atomo
posee un momento dipolar neto (al menos en una imagen cl´ asica), su momento dipolar ser´ a cero cuando
tomamos un promedio temporal de este observable, en virtud de la simetr´ıa esf´erica del estado base de
dicho ´ atomo. Naturalmente, un electr´ on orbitando en una trayectoria cerrada debe radiar, lo cual pondr´ıa
en problemas la estabilidad del ´ atomo. En un escenario cu´ antico, tenemos una visi´ on de la carga negativa
como una nube electr´ onica que rodea al n´ ucleo, mientras esta nube contin´ ue poseyendo simetr´ıa esf´erica el
momento dipolar promediado en el tiempo continuar´ a siendo cero.
No obstante, si aplicamos un campo el´ectrico externo podemos ver que la nube electr´ onica como un todo,
sufre un desplazamiento en la direcci´ on contraria al campo, de tal manera que su “centro de gravedad” se
desplaza con respecto al n´ ucleo en una cantidad ∆z, el ´ atomo adquiere entonces un momento dipolar e∆z.
A trav´es de argumentos simples, trataremos de estimar el valor aproximado del desplazamiento ∆z. En las
vecindades del ´ atomo hay campos el´ectricos del orden de e/a
2
siendo a el radio de Bohr. En forma general,
se espera que la distorsi´ on relativa de la estructura at´ omica (medida por el cociente ∆z/a) sea del mismo
157
158 CAP
´
ITULO 9. ELECTROST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
orden de magnitud que el cociente entre el campo externo y los campos generados por el ´ atomo mismo en
sus vecindades, lo cual nos da
∆z
a

E
e/a
2
para campos t´ıpicos de laboratorio este cociente ser´ıa menor que una parte en 10
3
, el momento dipolar del
´ atomo distorsionado ser´ıa de la forma
p = e∆z ≈ a
3
E
dado que el ´ atomo era esf´ericamente sim´etrico en ausencia del campo, se espera que en el momento en que
se activa el campo, esta simetr´ıa esf´erica se rompa para dejar una simetr´ıa cil´ındrica cuyo eje de simetr´ıa es
paralelo al campo, esto trae como consecuencia que el desplazamiento ∆z y por lo tanto el momento dipolar,
sean paralelos a E, el factor que relaciona al campo con el momento dipolar se conoce como polarizabilidad
at´ omica.
p = αE (9.1)
de acuerdo con los estimativos anteriores, se espera que α sea del orden del volumen at´ omico. Pero el valor
de este observable para un ´ atomo en particular depende de la estructura de carga detallada. Por ejemplo,
los ´ atomos alcalinos presenta alta polarizabilidad en tanto que los gase nobles son muy poco polarizables.
Como es natural, las mol´eculas tambi´en exhiben polarizabilidad inducida por campos el´ectricos externos.
Por ejemplo, la polarizabilidad el´ectrica de la mol´ecula de metano CH
4
es α = 2,610
−24
cm
3
, si sum´ aramos
las polarizabilidades individuales del carbono y los cuatro hidr´ ogenos (medidas experimentalmente) se ob-
tiene α
T
= 4,1 10
−24
cm
3
, mostrando que la estructura at´ omica est´ a siendo afectada por los enlaces. La
polarizabilidad molecular es un observable muy ´ util para caracterizar la estructura molecular. En general el
comportamiento de las mol´eculas en campos externos es mucho m´ as complejo debido a su mayor variedad en
formas geom´etricas, por ejemplo el CO
2
es una mol´ecula lineal cuya polarizabilidad es 4,5 10
−40
C
2
m/N
para campos aplicados a lo largo de la cadena molecular, en tanto que para campos perpendiculares a la
cadena, la polarizabilidad es 2 10
−40
C
2
m/N. En general para campos no muy intensos la relaci´ on lineal
se conserva, pero no el paralelismo entre E y P obteni´endose una relaci´ on de la forma
p = α
ij
E
donde α
ij
es un tensor de nueve componentes sim´etrico. En virtud de su simetr´ıa, siempre se pueden
encontrar ejes principales que diagonalicen este tensor.
Es importante anotar que en el presente an´ alisis hemos dejado de lado muchos aspectos relacionados con
la estructura del material, como es la interacci´ on de los ´ atomos o mol´eculas con sus vecinos, las fluctuaciones
t´ermicas, posibles estructuras cristalinas anisotr´ opicas, etc.
9.1.3. Momentos dipolares permanentes
Hay mol´eculas que en virtud de la alta asimetr´ıa de su distribuci´ on de carga, presentan momento dipolar
incluso en ausencia de un campo el´ectrico externo. Esto se puede ver teniendo en cuenta que en mol´eculas
con alta asimetr´ıa, la nube electr´ onica asociada dif´ıcilmente estar´ıa centrada en el “centro de gravedad” de
la carga positiva. Un ejemplo muy simple es la mol´ecula diat´ omica HCl, los dos extremos de la mol´ecula son
muy diferentes. Cuando se forma esta mol´ecula la nube electr´ onica del hidr´ ogeno se corre parcialmente hacia
el ´ atomo de cloro, provocando un exceso de carga negativa en el lado del cloro. La magnitud del momento
dipolar el´ectrico resultante es 1,0310
−18
esu−cm. A manera de comparaci´ on, un ´ atomo de hidr´ ogeno en un
campo externo de 30kilovolts/cm, adquiere un momento inducido de 10
−22
esu-cm. En general, los momentos
dipolares permanentes cuando existen son mucho mayores que los inducidos con campos el´ectricos t´ıpicos
de laboratorio. Esto se puede explicar teniendo en cuenta que para obtener momentos dipolares inducidos
del mismo orden que los dipolares permanentes, se necesitar´ıan campos externos cuya intensidad fuera del
orden del campo interno en un ´ atomo, pero por obvias razones campos de esta intensidad pueden destruir
la estructura del material.
9.1. POLARIZACI
´
ON 159
En el caso del ´ atomo de hidr´ ogeno se dijo que aunque podr´ıan (en una imagen cl´ asica) tener dipolo neto
en un instante de tiempo, este dipolo se anula cuando se realiza un promedio temporal. Sin embargo, en el
caso de las mol´eculas se tiene que el tiempo que requiere una mol´ecula para interactuar con sus alrededores,
es t´ıpicamente menor que el tiempo en el cual se anula el momento dipolar cuando se toma el promedio, por
tanto el momento dipolar neto logra tener efecto en los alrededores.
La mol´ecula de agua es un ejemplo de una mol´ecula de muy alta polarizabilidad (1,84 10
−18
esu-cm),
esta gran polarizabilidad es en gran parte responsable de las propiedades del agua como solvente.
Finalmente, es necesario destacar que estos momentos dipolares son aleatorios en ausencia de campos
externos por lo cual no hay momento dipolar neto a nivel macrosc´ opico. No obstante, cuando se activa un
campo el´ectrico estos momentos se alinean para dar una contribuci´ on neta mucho mayor a la de los dipolos
inducidos. Como la mayor´ıa de mol´eculas son polares, y estos momentos permanentes son los dominantes,
es necesario estudiar el comportamiento de materiales polares en presencia de campos el´ectricos externos.
9.1.4. Materiales con momentos dipolares permanentes en campos el´ectricos externos
Para la mayor parte de fen´ omenos en que estaremos interesados, podemos considerar a las mol´eculas como
dipolos puntuales a menos que tengan carga neta. La fuerza y el torque que un dipolo puntual experimenta
cuando se sumerge en un campo externo E(r), se eval´ ua de las expresiones (8.31, 8.42) tomando solo la
contribuci´ on dipolar
F = p(r
0
) ∇E(r
0
)
τ = r
0
(p ∇) E(r
0
) +p E(r
0
)
en este punto debemos tener especial cuidado, ya que la fuerza externa, el momento dipolar y el torque
externo, son en principio propiedades globales (ya que surgen de integrar sobre la distribuci´ on de carga en el
espacio). No obstante, cuando pretendemos abordar un tratamiento estad´ıstico del problema, los observables
se deben medir sobre vol´ umenes que sean suficientemente peque˜ nos para que el observable se pueda consider-
ar local a nivel macrosc´ opico, y lo suficientemente grandes para que contengan un gran n´ umero de part´ıculas
de modo que las fluctuaciones estad´ısticas disminuyan. En este sentido, las variables p, F, τ se deben con-
siderar locales ya que son integrales sobre distribuciones en vol´ umenes macrosc´ opicamente peque˜ nos
1
. Se
puede ver que la fuerza en aproximaci´ on dipolar depende del gradiente del campo. En consecuencia, si el
campo es uniforme o de bajo gradiente, no hay fuerza neta sobre el dipolo. Por otro lado, si calculamos el
torque con respecto al punto en donde se ubica el dipolo, se tiene que
τ = p(0) E(0) (9.2)
se puede observar que este torque es de naturaleza restauradora con respecto al eje definido por el campo
el´ectrico. En otras palabras, el torque siempre es tal que trata de alinear el momento dipolar p con el campo
el´ectrico externo, en ausencia de otros efectos el momento dipolar oscilar´ıa alrededor del eje del campo, esto
no significa una alineaci´ on perfecta pero s´ı significa que el promedio temporal del dipolo ir´ a en la direcci´ on del
campo. Adicionalmente, si existen efectos disipativos, la amplitud de la oscilaci´ on disminuir´ a y obtendremos
para tiempos suficientemente grandes, dipolos casi perfectamente alineados (la agitaci´ on t´ermica no permite
una alineaci´ on perfecta).
Finalmente, vale anotar que el desplazamiento de cargas en la mol´ecula puede producir dipolos inducidos
adicionales, pero como ya se discuti´ o, ´estos son usualmente despreciables con respecto a las contribuciones
de los dipolos permanentes. Un rasgo com´ un que tienen los momentos dipolares permanentes e inducidos
(cuando asumimos que E y P son paralelos), es que en presencia de un campo el´ectrico externo, ambos
generan un campo que se opone al campo externo, generando un fen´ omeno de apantallamiento. Esto se
puede verificar cualitativamente al examinar la migraci´ on o distribuci´ on de cargas que generan a los dipolos,
o cuantitativamente a trav´es de la expresi´ on (8.11).
1
En tal caso, la relaci´ on F = −∇U tambi´en se vuelve local. Por este motivo, al tomar un volumen macrosc´ opico no podemos
asumir que p es constante de modo que no podemos aplicar macrosc´ opicamente, la relaci´ on (8.34).
160 CAP
´
ITULO 9. ELECTROST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
9.1.5. Definici´ on del vector de polarizaci´ on
Un material diel´ectrico ideal es aquel que no posee en su estado natural (neutro) cargas libres. De modo
que en presencia de un campo el´ectrico externo los ´ unicos movimientos son: a) la separaci´ on de sus portadores
de carga y b) la reorientaci´ on de sus dipolos permanentes. Como ya se discuti´ o, en la mayor´ıa de los casos
en ausencia de campo el´ectrico externo los momentos de dipolo se anulan estad´ısticamente, incluso cuando
las mol´eculas son polares.
La redistribuci´ on de carga en el material crea un campo el´ectrico, el campo generado por el diel´ectrico.
Asumiremos que dicho campo se debe solo a momentos dipolares y despreciaremos la contribuci´ on de mul-
tipolos de mayor orden. As´ı, un material polarizado produce en su interior y exterior un campo que debe
ser superpuesto al campo externo, el campo inducido en general tiende a cancelar el campo externo, lo cual
se v´e por la forma en que se produce la migraci´ on de cargas o la rotaci´ on de los dipolos permanentes.
Si las mol´eculas del material tienen momento dipolar permanente, el campo el´ectrico tiende a reorientarlos
de modo que el material presenta una polarizaci´ on neta no nula. El campo rompe la aleatoriedad de los
momentos de dipolo permanentes creando un momento dipolar promedio que va en la direcci´ on del campo si
el medio es is´ otropo, por otro lado la migraci´ on de cargas puede crear dipolos inducidos los cuales tambi´en
en promedio tienden a orientarse en direcci´ on al campo cuando el medio es is´ otropo. La agitaci´ on t´ermica
no permite que todos los dipolos se orienten de la misma manera pero lo que interesar´ a macrosc´ opicamente
es el momento dipolar promedio.
Es posible definir una cantidad que describe el momento de dipolo promedio por unidad de volumen:
El vector de Polarizaci´ on P(r) ≡
dp(r)
dV
=
¸
i
N
i
'p
i
`. Donde asumiendo la existencia de diversos tipos
de mol´eculas o ´ atomos 'p
i
` nos da el momento dipolar promedio de mol´eculas o ´ atomos del tipo i, N
i
es la
densidad volum´etrica de este tipo de mol´ecula o ´ atomo. El vector de polarizaci´ on incluye la contribuci´ on tanto
de la reorientaci´ on de los dipolos permanentes como de la creaci´ on de dipolos inducidos por la redistribuci´ on
de carga. El promedio 'p
i
` se toma en un volumen macrosc´ opicamente peque˜ no (lo suficientemente peque˜ no
para considerar al vector de polarizac´ıon como una cantidad local) pero lo suficientemente grande como
para que contenga un gran n´ umero de mol´eculas con los cuales tenga sentido la estad´ıstica, y se puedan
despreciar las fluctuaciones. El vector de polarizaci´ on es en general funci´ on de la posici´ on cuando el material
es inhomog´eneo. Por otro lado, no debemos perder de vista que el material puede ser anisotr´ opico en cuyo
caso no necesariamente ocurre la alineaci´ on de los dipolos con el campo y la respuesta del diel´ectrico puede
depender de la orientaci´ on del campo externo.
9.2. Campo el´ectrico en el exterior de un diel´ectrico
Nos ocuparemos de evaluar el campo producido por los momentos dipolares permanentes e inducidos en
el material. No nos preocuparemos por el campo externo (el cual simplemente debe superponerse al anterior)
y simplemente asumiremos que el material ya est´ a polarizado. Asumiremos que conocemos el valor del vector
de polarizaci´ on (experimentalmente o a trav´es de alg´ un modelo fenomenol´ ogico) en todo el diel´ectrico y por
tanto debemos escribir el potencial en t´erminos de ´el. El potencial en r debido al dipolo diferencial dp
contenido en el volumen dV est´ a dado por
dφ(r) = K
c
dp (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
= K
c
P(r
t
) (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
dV

r
t

si adem´ as hay cargas libres, hay que adicionar el t´ermino
ρ(r

)dV (r

)
[r−r

[
. Por ahora supondremos diel´ectrico ideal
es decir sin cargas libres.
9.2. CAMPO EL
´
ECTRICO EN EL EXTERIOR DE UN DIEL
´
ECTRICO 161
φ(r) = K
c

P(r
t
) (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
dV

r
t

= K
c

P

r
t


t

1
[r −r
t
[

dV
t
(9.3)
= K
c


t

P(r
t
)
[r −r
t
[

dV
t
−K
c


t
P(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
φ(r) = K
c

P(r
t
)
[r −r
t
[
n dS
t
+K
c

−∇
t
P(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
(9.4)
estas integrales tienen la forma
K
c

σ (r
t
) dS
t
[r −r
t
[
+K
c

ρ (r
t
) dV
t
[r −r
t
[
es decir an´ alogo al potencial debido a una distribuci´ on superficial y una distribuci´ on volum´etrica de carga.
Decimos entonces que el campo debido al diel´ectrico polarizado es equivalente al producido por distribu-
ciones de carga con densidades efectivas
σ
p

r
t

= P

r
t

n

S
; ρ
p

r
t

= −∇
t
P

r
t

(9.5)
Estas densidades de carga de polarizaci´ on son cargas ligadas ya que no se pueden mover a trav´es del material.
Estas cargas deben ser tales que la carga total en el diel´ectrico debe ser cero si estaba inicialmente neutro.
Veamos:
Q =

σ
p
dS +

ρ
p
dV =

P

r
t

n dS −


t
P

r
t

dV
=

P

r
t

n dS −

P

r
t

n dS = 0
De momento, estas densidades de polarizaci´ on aparecen como un artificio para realizar los c´ alculos consis-
tentemente y adem´ as provienen de cantidades estad´ısticas. Sin embargo, veremos m´ as adelante, que esta
expresiones son atribu´ıbles a la forma en que se organizan las cargas reales en el diel´ectrico. Usualmente a las
cargas de polarizaci´ on se les denomina tambi´en cargas ligadas, no obstante es importante mencionar que
estas no son necesariamente las ´ unicas cargas ligadas. Por ejemplo si el material posee mol´eculas ionizadas
hay contribuci´ on monopolar, pero si el exceso de carga no se puede mover en el material tenemos otro tipo
de cargas ligadas, adem´ as de las cargas efectivas de polarizaci´ on.
Por otro lado, a partir de la expresi´ on (9.3)
φ

r
t

= K
c

P(r
t
) (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
dV
t
y usando

1
[r −r
t
[

= −
(r −r
t
)
[r −r
t
[
3
se puede obtener una expresi´ on alternativa para el potencial que tambi´en se escibe en t´erminos del vector
de polarizaci´ on, de lo anterior se sigue
φ(r) = −K
c

P

r
t

1
[r −r
t
[

dV
t
= −K
c

P(r
t
)
[r −r
t
[

dV
t
φ(r) = −∇

Π
e
;

Π
e
≡ K
c

P(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
(9.6)
donde

Π
e
se conoce como vector de Hertz el´ectrico. N´ otese que la evaluaci´ on de cada componente del
vector de Hertz el´ectrico es semejante a la evaluaci´ on del potencial electrost´ atico en el vac´ıo, donde cada
162 CAP
´
ITULO 9. ELECTROST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
componente es el an´ alogo de la densidad. Es importante recordar que los potenciales (9.4, 9.6) no incluyen
la contribuci´ on de cargas libres (contribuciones monopolares) ni la contribuci´ on asociada al campo externo.
Dado que el vector de Hertz est´ a escrito exclusivamente en t´erminos del vector de Polarizaci´ on es en general
m´ as f´ acil de evaluar que la expresi´ on original para el potencial, ya que ´esta incluye densidades de carga
libres y de polarizaci´ on.
9.2.1. Interpretaci´ on F´ısica de las cargas de polarizaci´ on
Tomemos una imagen ideal de dipolos perfectamente alineados con el campo, de tal manera que podemos
en buena aproximaci´ on pensar en columnas muy delgadas paralelas a los momentos dipolares. Tomemos una
de estas columnas de secci´ on transversal A, y la dividimos en trozos de longitud ∆z, el momento dipolar en
el volumen A ∆z es P A ∆z. Esto se puede simular como una carga q en un extremo y otra −q en el otro.
Dado que estas cargas est´ an a una distancia ∆z, ellas deben tomar un valor de q = P A, a fin de generar el
momento dipolar P A ∆z. Tomemos entonces la imagen de que los dipolos son generados por las cargas q
y −q en los extremos del trozo de columna. Al tomar la columna completa, lo que hacemos es superponer
carga q, −q a lo largo de la columna, de tal manera que cada carga +q queda unida con una carga −q y
viceversa, excepto para las cargas de los extremos, es decir las que se ubican en los topes de la columna.
Si asumimos que los topes de la columna tienen secci´ on transversal recta, la densidad superficial sobre los
topes ser´ a
σ
p
=
q
A
=
PA
A
= P
pero dado que esta columna termina en la superficie del diel´ectrico, sus topes no necesariamente tienen
secci´ on transversal recta, si la secci´ on transversal en el tope es obl´ıcua, de tal modo que el vector de ´ area
hace un ´ angulo θ con P, se tiene que el ´ area transversal en regiones interiores del tubo est´ a relacionada con
el ´ area del tope por A = A
top
cos θ, y dado que la carga es la misma que en el caso de tope recto tenemos
σ
p
=
q
A
top
=
q
A/ cos θ
= P cos θ
σ
p
= P n (9.7)
por tanto el efecto neto de la polarizaci´ on es el de colocar una carga ligada superficial de la forma σ
p
= P n
sobre el diel´ectrico. Este valor coincide con la expresi´ on para la carga superficial de polarizaci´ on definida en
(9.5). Si la polarizaci´ on no es uniforme podemos tener tambi´en cargas netas acumuladas en ciertas regiones
del espacio. Imaginemos un conjunto de cargas negativas −q
i
en el interior de una esfera y sus cargas positivas
en el exterior de ´esta. Los momentos dipolares generados por cada par de la forma ±q
i
apuntan hacia afuera
de la esfera dando un flujo neto diferente de cero. El vector de polarizaci´ on resultante de esta distribuci´ on
de dipolos tendr´ a divergencia diferente de cero, y el volumen definido por la esfera claramente tiene carga
neta. Ahora bien, para cualquier volumen razonablemente grande en el interior del diel´ectrico, la carga neta
en su interior es cero y se genera una carga superficial dada por (9.7)
2
, de esta forma podemos escribir

ρ
p
dV +

σ
p
dS = Q = 0 ⇒

ρ
p
dV +

P n dS = 0
usando el teorema de la divergencia

ρ
p
dV +

∇ P dV = 0
como esto es v´ alido para cualquier volumen macrosc´ opico en el interior del diel´ectrico, se tiene que al menos
en promedio se debe cumplir la relaci´ on
ρ
p
= −∇ P
que coincide con la expresi´ on (9.5).
2
El an´ alisis que se realiz´ o para el diel´ectrico completo se puede hacer id´entico para un volumen macrosc´ opico en su interior
para estimar una densidad superficial en tal volumen.
9.3. CAMPO EN EL INTERIOR DE UN DIEL
´
ECTRICO 163
9.3. Campo en el interior de un diel´ectrico
La aproximaci´ on dipolar est´ a plenamente justificada cuando el campo se eval´ ua en el exterior del diel´ectri-
co ya que todas las distribuciones de carga estar´ıan muy lejos del punto de evaluaci´ on con respecto a un
radio at´ omico o molecular, con lo cual podemos estar seguros de que la aproximaci´ on dipolar est´ a muy bien
justificada. Sin embargo, cuando pretendemos evaluar el campo en el interior del diel´ectrico no podemos
asegurar que el punto de evaluaci´ on es lejano a todas las distribuciones de carga. En particular para puntos
cercanos a los electrones o n´ ucleos, nos tropezamos con campos de alt´ısima intensidad, alt´ısimo gradiente
(en direcci´ on y magnitud), y enormes fluctuaciones en el tiempo. Los campos en el interior de la materia
pueden ser tremendamente complejos si queremos una evaluaci´ on detallada de ellos.
Sin embargo, debemos recordar que macrosc´ opicamente, lo que evaluamos es en general promedios es-
tad´ısticos tomados en vol´ umenes macrosc´ opicamente peque˜ nos pero que contenga un gran n´ umero de cargas
(y dentro de los cuales el gradiente del campo sea despreciable)
3
. Por tanto, al evaluar el campo en un punto
r lo que haremos en realidad es evaluar su promedio en un cierto volumen alrededor de ´el que cumpla los
requisitos ya mencionados. Tomemos en particular una esfera del radio apropiado de modo que contenga un
gran n´ umero de cargas pero que sea peque˜ na con respecto al tama˜ no del diel´ectrico y dentro de la cual el
gradiente del campo sea tambi´en peque˜ no. Hay distribuci´ on de carga interior y exterior a la esfera y cada
una de estas distribuciones produce un campo E
int
, E
ext
respectivamente, de modo que el campo el´ectrico
total es
E(r) = E
int
(r) +E
ext
(r)
es necesario tener muy claro el significado de E
int
(r), ya que NO significa el campo evaluado en el interior
de la esfera, sino el campo evaluado en el punto r (interior o exterior) debido exclusivamente a las cargas
en el interior de la esfera. Similarmente, E
ext
(r) es el campo producido en el mismo punto r, debido
exclusivamente a las cargas exteriores a la esfera. Recurriendo a los resultados obtenidos en la secci´ on
(8.1.4), Ecs. (8.13, 8.14), los campos E
int
y E
ext
cumplen las siguientes relaciones

r<R
E
int
(r) dV = −
4πK
c
3
p
int
(9.8)
1
V
esf

r<R
E
ext
(r) dV = E
ext
(0)
donde la integral de volumen se realiza sobre una esfera de radio R, tomando el origen en el centro de la
esfera. Dado que el radio de la esfera es mucho mayor que un radio at´ omico o molecular, se puede considerar
la aproximaci´ on dipolar como muy razonable para las cargas exteriores, ellas producen un campo E
ext
(r)
tal que su valor en el centro de la esfera es igual a su promedio sobre el volumen de la esfera, y como lo que
buscamos es justamente un promedio de este tipo, entonces el valor del campo E
ext
(0) en el centro de la
esfera es un buen representativo estad´ıstico del campo en toda la esfera debido a fuentes exteriores a ´esta.
Por otro lado, como la aproximaci´ on dipolar es buena para este campo se tiene que
¯
φ
ext
(r) = K
c

exterior
(r −r
t
) P
ext
[r −r
t
[
3
dV
t
el promedio del campo E
int
sobre el volumen de la esfera, se puede evaluar a partir de (9.8), dividiendo a
ambos lados por el volumen de la esfera, y se obtiene
¯
E
int
= −K
c
p
int
R
3
(9.9)
escribi´endolo en t´erminos del vector de Polarizaci´ on (que se supone constante en este peque˜ no volumen) se
tiene
p
int
=
4
3
πR
3
P
int
3
Incluso para el campo en el exterior del diel´ectrico, lo que tenemos son promedios estad´ısticos de todos los observables.
164 CAP
´
ITULO 9. ELECTROST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
el asumir que el vector de polarizaci´ on es constante dentro de la esfera es consistente con el resultado (9.9),
ya que se puede demostrar que para una esfera uniformemente polarizada, el campo el´ectrico en el interior
de la esfera es uniforme y viene dado justamente por (9.9). El potencial el´ectrico promedio total en el centro
de la esfera se puede escribir como
¯
φ
int
(r) +
¯
φ
ext
(r) = K
c

int
(r −r
t
) P
int
[r −r
t
[
3
dV
t
+K
c

ext
(r −r
t
) P
ext
[r −r
t
[
3
dV
t
¯
φ
int
(r) +
¯
φ
ext
(r) = K
c

V
(r −r
t
) P
[r −r
t
[
3
dV
t
donde la ´ ultima integral se hace sobre todo el volumen del diel´ectrico. Esta expresi´ on para el potencial
promedio coincide con la que se us´ o para campo exterior, como se v´e en la Ec. (9.3). En conclusi´ on: el
potencial en el interior del diel´ectrico se calcula con la misma expresi´ on que se usa para el
potencial en el exterior de dicho diel´ectrico.
9.4. Ecuaciones de campo en presencia de diel´ectricos
El campo el´ectrico macrosc´ opico que se trabaja para medios materiales es conservativo como todo campo
electrost´ atico
4
, y por tanto es calculable de E = −∇φ(r). Dada la conservatividad del campo se tiene que
∇ E = 0. Como ya vimos, el campo generado por materiales polarizados es equivalente a la existencia
de distribuciones de carga σ
p
y ρ
p
, adem´ as de eventuales densidades de carga libres σ
f
y ρ
f
5
con lo cual
podemos usar la ley de Gauss
∇ E(r) = 4πK
c
ρ
total
= 4πK
c

f

p
)
donde hemos inclu´ıdo posibles cargas libres y asumimos que las cargas ligadas son solo cargas de polarizaci´ on.
∇ E(r) = 4πK
c

f
−∇ P(r)] ⇒∇
¸
E(r)
4πK
c
+P(r)

= ρ
f
definiendo el vector desplazamiento el´ectrico
D ≡
E(r)
4πK
c
+P (9.10)
se obtiene
∇ D(r) = ρ
f
(r) (9.11)
expresi´ on que se conoce como ley de Gauss para diel´ectricos.
Obs´ervese que el rol del vector desplazamiento el´ectrico es el de parametrizar nuestra “ignorancia” sobre
el verdadero campo el´ectrico y lo reemplaza por un promedio estad´ıstico. Si conoci´eramos en detalle como
se distribuyen todas las cargas libres y ligadas en el material, este formalismo no ser´ıa en principio necesario
(al menos no en una aproximaci´ on cl´ asica al problema). Hay que tener presente que la definici´ on de D asume
que solo hay contribuci´ on dipolar. Si introducimos otras contribuciones multipolares, su definici´ on ser´ıa m´ as
compleja. La aproximaci´ on dipolar est´ a justificada por el hecho de que las mol´eculas se comportan muy
bien como dipolos puntuales a escala macrosc´ opica. La pregunta crucial es: ¿cu´ al es la ventaja de plantear
4
En realidad, no existen en la naturaleza campos electrost´ aticos microsc´ opicos, ya que cuando se trabaja a nivel at´ omico
o molecular, las cargas tienen movimientos traslacionales, rotacionales y vibracionales muy fuertes. El concepto de campo
electrost´ atico como una buena descripci´ on de los fen´ omenos tiene su mejor escenario en el mundo macrosc´ opico.
5
Como ya mencionamos, tambi´en pueden existir cargas ligadas que no son de polarizaci´ on, como son por ejemplo los excesos
de carga en ´ atomos y mol´eculas en un plasma. Estas cargas son ligadas en el sentido de que no son libres de salir de su n´ ucleo,
sin embargo para efectos operativos estas cargas se pueden adicionar a ρ
f
, con lo cual un nombre mas adecuado para ρ
f
ser´ıa
el de “densidad monopolar”.
9.5. SUSCEPTIBILIDAD EL
´
ECTRICA 165
una ecuaci´ on como (9.11)?, en realidad debe tenerse en cuenta que lo que mejor se puede controlar o medir
experimentalmente es la carga libre, la carga de polarizaci´ on es justamente una respuesta del diel´ectrico a
la presencia (con frecuencia controlada) de carga libre.
Esta ley de Gauss se interpreta de la siguiente forma: Las l´ıneas de campo D comienzan o terminan en
cargas libres
6
; en tanto que las l´ıneas de E comienzan o terminan en cargas libres y de polarizaci´ on. En el
vac´ıo D =
E(r)
4πKc
ya que P = 0 puesto que cl´ asicamente el vac´ıo no es polarizable. Es necesario enfatizar en
el hecho de que en general D NO es conservativo y por tanto no se puede generar de un potencial.
9.5. Susceptibilidad el´ectrica
Se dice que un diel´ectrico es lineal si la polarizaci´ on P est´ a relacionada linealmente con el campo que
la produce es decir que P
i
es combinaci´ on lineal de las componentes del campo polarizador. El diel´ectrico
es is´ otropo si P es paralelo a E para cualquier direcci´ on de E, de modo que las propiedades del medio no
dependen de la direcci´ on; y es homog´eneo si el medio responde igualmente en todos los puntos. Para un
medio lineal e is´ otropo
P =
χ
l
4πK
c
E (9.12)
donde E es el campo el´ectrico total en el punto donde se eval´ ua P (campo externo mas campo dipolar)
7
. χ
l
es una cantidad adimensional que depende de la temperatura as´ı como de la estructura at´ omica y molecular
del material. Se conoce como susceptibilidad el´ectrica y es en general funci´ on de la posici´ on cuando el medio
es inhomog´eneo. Como la ecuaci´ on (9.12) depende tanto del campo externo como del inducido, ´esta puede ser
de dif´ıcil evaluaci´ on ya que el campo inducido depende de la densidad de carga de polarizaci´ on. Raz´ on por
la cual es de gran inter´es encontrar una relaci´ on entre D y E ya que con frecuencia (aunque no en general) el
campo D se puede encontrar a partir de las cargas libres, especialmente cuando estas ´ ultimas tienen alguna
simetr´ıa (por ejemplo usando la ley de Gauss 9.11). A partir de las definiciones del vector desplazamiento
el´ectrico (9.10) y susceptibilidad el´ectrica (9.12), se puede encontrar una relaci´ on m´ as sencilla entre D y E:
D =
E
4πK
c
+P =
E
4πK
c
+
χ
l
4πK
c
E =

1 +χ
l
4πK
c

E ⇒
εE = D ; ε ≡

1 +χ
l
4πK
c

(9.13)
v´ alida para medios lineales e is´ otropos. ε se conoce como permitividad del diel´ectrico, tambi´en se puede
definir la constante adimensional ε
r
≡ 4πK
c
ε = 1 + χ
l
conocida como constante diel´ectrica. En el vac´ıo se
tiene que χ
l
= 0, ε
r
= 1. En general ε
r
≥ 1 reflejando el efecto de apantallamiento que el diel´ectrico produce
sobre el campo el´ectrico externo. Para medios no lineales, anis´ otropos e inhomog´eneos se puede escribir en
general:
P
i
=
3
¸
j=1
a
ij
(r) E
j
+
3
¸
i,j=1
b
ijk
(r) E
j
E
k
+. . .
El primer t´ermino a la derecha es lineal pero revela anisotrop´ıa del medio ya que cada a
ij
es en general
diferente, tambi´en revela inhomogeneidad (dependencia con r). El segundo t´ermino es no lineal (cuadr´ atico)
anisotr´ opico e inhomog´eneo. Por otro lado, cuando el medio es lineal, is´ otropo y homog´eneo
a
ij
= χ
l
δ
ij
, b
ijk
= 0, χ
l
= cte
6
Esta afirmaci´ on nos puede dar la sensaci´ on de que el vector desplazamiento el´ectrico est´ a dictaminado ´ unicamente por
las cargas libres. Como contraejemplo simple, se puede ver que en ausencia de carga libre el vector desplazamiento no es
necesariamente nulo, ya que la ecuaci´ on ∇· D = 0, no especifica completamente el campo.
7
N´ otese que la expresi´ on (9.12) es el equivalente macrosc´ opico de la expresi´ on microsc´ opica (9.1).
166 CAP
´
ITULO 9. ELECTROST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
En este caso particular
∇ D = ∇ (εE) = ε∇ E = ρ
f
∇ E =
ρ
f
ε
⇒∇
2
φ = −
ρ
f
ε
los campos en diel´ectricos (E,φ) est´ an reducidos en un factor 1/ε respecto a campos en el vac´ıo. Esto se
debe a que la polarizaci´ on genera campo opuesto a la direcci´ on del campo polarizante.
Por otro lado, es importante enfatizar que la ecuaci´ on ∇ D = ρ
F
es v´ alida en general (caso est´ atico al
menos) aunque el medio sea no lineal, anis´ otropo e inhomog´eneo. Incluso si vamos m´ as all´ a de la aproximaci´ on
dipolar, esta ecuaci´ on se puede mantener con una redefinici´ on adecuada de D.
Es en este punto en donde la parametrizaci´ on realizada en el sistema internacional para K
c
resulta ´ util.
9.6. Condiciones de frontera en la interfase entre diel´ectricos
En general podemos tener yuxtapuestos varios materiales diel´ectricos con diferente permitividad, es
importante en consecuencia estudiar el comportamiento de las l´ıneas de campo cuando pasan de un medio
diel´ectrico al otro. En particular, es importante encontrar si existen ligaduras entre los campos en ambos
lados de una frontera entre dos medios diel´ectricos (condiciones de frontera entre diel´ectricos). Para ello
utilizamos argumentos similares a los ya empleados en la secci´ on (1.8) relacionada con el comportamiento
del campo cuando cruza una superficie.
Considerando un peque˜ no cilindro (con tapas localmente paralelas a la interfase de area A) y con altura
diferencial de manera que podemos despreciar el area lateral y por tanto el flujo sobre las caras laterales, se
tiene

D dS =

D
2
n
12
dS −

D
1
n
12
dS =

σ
f
dS

(D
2
−D
1
) n
12
dS =

σ
f
dS
donde n
12
es el vector unitario perpendicular a la interfase que apunta desde el medio 1 hacia el medio 2.
Como esto es v´ alido para una superficie arbitraria en tama˜ no forma y ubicaci´ on entonces
(D
2
−D
1
) n
12
= σ
f
(9.14)
lo cual nos dice que hay una discontinuidad en la componente normal de D en la interfase debido a la
presencia de cargas libres superficiales.
Por otro lado, teniendo en cuenta que el campo electrost´ atico E es conservativo i.e. ∇E = 0, podemos
usar una integral de l´ınea con un rect´ angulo con dos lados localmente paralelos a la superficie y dos lados (de
longitud infinitesimal) localmente perpendiculares. Solo intervienen en la integral cerrada los lados paralelos
ya que los perpendiculares son infinitesimales.

E dl = 0 ⇒(E
2
−E
1
) dl = 0 (9.15)
lo cual nos indica que la componente tangencial de E es cont´ınua a trav´es de la interfase. Esto tambi´en se
puede expresar con (E
2
−E
1
) n
12
= 0. N´ otese que la integral sobre la misma trayectoria cerrada, ser´ıa no
nula si la evaluamos con D, esto en virtud de la diferencia entre las permitividades de ambos medios. Este
hecho nos muestra la no conservatividad de D. Usando las Ecs. (9.14, 9.15) se pueden resolver problemas
que involucran a la frontera entre dos medios diel´ectricos diferentes.
Finalmente, n´ otese que para un medio lineal, homog´eneo e isotr´ opico, la densidad de carga volum´etrica
de polarizaci´ on ρ
p
es proporcional a la carga libre ρ
f
ρ
p
= −∇ P = −∇

K
c
χ
l
4πε
D

= −

χ
l
1 +χ
l

ρ
f
9.6. CONDICIONES DE FRONTERA EN LA INTERFASE ENTRE DIEL
´
ECTRICOS 167
en particular si no hay carga volum´etrica libre, la carga de polarizaci´ on es estrictamente superficial. En
tal caso el potencial en el interior del diel´ectrico est´ a descrito por una ecuaci´ on de Laplace. Es importante
enfatizar que no existe una proporcionalidad an´ aloga entre las densidades σ
f
y σ
p
debido justamente a que
χ
l
es diferente a lado y lado de la frontera.
Veamos algunos ejemplos de aplicaci´ on de estas condiciones de frontera.
9.6.1. Problema con interfase utilizando im´agenes
Discutir condici´ on de unicidad ?????????????????
Consideremos una carga puntual ubicada en un medio diel´ectrico ε
1
semiinfinito (z > 0) separado de
otro medio semiinfinito ε
2
(z < 0) como muestra la figura ???. Asumamos adem´ as, que no se acumula carga
libre en ning´ un punto de la interfaz entre los diel´ectricos. Los campos D y E generados por q y las cargas
de polarizaci´ on, deben satisfacer las siguientes condiciones de frontera.
a) D
1n
= D
2n
componentes normales cont´ınuas del vector desplazamiento el´ectrico D. Esto en virtud de
que no hay cargas libres en la interfase. Esta condici´ on se manifiesta en
ε
1
E
1n
[
z=0
= ε
2
E
2n
[
z=0
⇒ ε
1
∂φ
1
∂z

z=0
= ε
2
∂φ
2
∂z

z=0
(9.16)
donde estamos usando un sistema coordenado en el cual el eje z es perpendicular a la interfase y pasa por
la carga.
b) Continuidad de la componente tangencial del campo el´ectrico.
E
1T
[
z=0
= E
2T
[
z=0

∂φ
1
∂ρ

z=0
=
∂φ
2
∂ρ

z=0
(9.17)
Como el problema tiene simetr´ıa azimutal para el sistema coordenado propuesto, no hay condici´ on no trivial
sobre
∂φ
∂ϕ

z=0
.
El potencial en el medio 1 debe satisfacer la ecuaci´ on de Poisson ∇
2
φ
1
= −
4πq
ε
1
δ (r −r
t
) as´ı como las
condiciones de frontera (tanto en la frontera diel´ectrica como en la frontera de Dirichlet). Asumamos una
carga imagen localizada sim´etricamente respecto a z = 0 y de magnitud q
t
. Las condiciones que se piden
para el potencial generado por q
t
son las siguientes:
1) El potencial debido a q
t
debe satisfacer la ecuaci´ on de Laplace en z > 0, a fin de que el potencial total
en el medio 1 (debido a q y q
t
) siga cumpliendo la misma ecuaci´ on de Poisson que antes de la introducci´ on
de la carga imagen. Esta condici´ on se cumple dado que la carga imagen est´ a fuera de la regi´ on donde se
eval´ ua el potencial.
2) La introducci´ on de la carga imagen debe mantener las condiciones de frontera de Dirichlet originales
(teorema de unicidad). Esto es inmediato ya que la condici´ on de Dirichlet en este caso es potencial cero en
el infinito, condici´ on que no se v´e alterada porque la nueva distribuci´ on sigue siendo localizada.
3) El potencial generado en los medios 1 y 2 (debido a q y q
t
) debe satisfacer las condiciones de frontera
en la interface diel´ectrica Ecs. (9.16, 9.17). Para ello escribamos la forma expl´ıcita del potencial en el medio
1 (z > 0 con constante diel´ectrica ε
1
):
φ
1
(r) =
K
c
q
ε
1
[r −r
t
[
+
K
c
q
t
ε
1
[r −r
t
i
[
φ
1
(r) =
K
c
q
ε
1

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2
+
K
c
q
t
ε
1

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z +z
t
)
2
(9.18)
donde de nuevo se ve la simetr´ıa azimuthal. Sin embargo el cumplimiento de esta tercera condici´ on requiere
conocer el potencial en el medio 2 evaluado en la frontera. Para evaluar el potencial en el medio 2 tengamos
en cuenta que no hay carga en este hemisferio y por tanto φ
2
obedece la ecuaci´ on de Laplace. Localizamos
168 CAP
´
ITULO 9. ELECTROST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
entonces una carga imagen q” en r
t
(en z > 0 en el mismo punto donde est´ a ubicada la carga real q), de
modo que el potencial en z < 0 solo sea generado por q”
8
.
φ
2
(r) =
K
c
q”
ε
2

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2
(9.19)
claramente la introducci´ on de esta carga no altera la ecuaci´ on de movimiento (Laplace) en el medio 2, y
tampoco altera las condiciones de Dirichlet del problema original, por tanto cumple con las dos primeras
condiciones antes citadas. La tercera condici´ on requiere entonces reemplazar (9.18) y (9.19) en las Ecs. (9.16,
9.17) y ver si existen soluciones para q
t
y q” que satisfagan tales relaciones. En caso afirmativo, el problema
est´ a resuelto.
La condici´ on de frontera (9.16) conduce a
a)
ε
1
∂φ
1
∂z

z=0
= ε
2
∂φ
2
∂z

z=0

ε
1

∂z

K
c
q
ε
1

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2
+
K
c
q
t
ε
1

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z +z
t
)
2
¸
¸

z=0
= ε
2

∂z

K
c
q”
ε
2

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2
¸
¸

z=0
ε
1
−q

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

−1/2
(z −z
t
)
ε
1

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

1
−q
t

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z +z
t
)
2

−1/2
(z +z
t
)
ε
1

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z +z
t
)
2

z=0
= ε
2

−q”

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

−1/2
(z −z
t
)
ε
2

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

¸
¸
¸

z=0
al evaluar en z = 0

q −q
t

(ρ −ρ
t
)
2
+z
t2

−1/2
z
t

(ρ −ρ
t
)
2
+z
t2
= q”

(ρ −ρ
t
)
2
+z
t2

−1/2
z
t

(ρ −ρ
t
)
2
+z
t2

resultando
q” = q −q
t
(9.20)
b) Tomando la condici´ on (9.17) se tiene
∂φ
1
∂ρ

z=0
=
∂φ
2
∂ρ

z=0

8
Quiz´ as pueda resultar inadecuado el uso del t´ermino “carga imagen” para q”, puesto que lo que pretendemos resolver en
la regi´ on de inter´es es la ecuaci´ on de Laplace. Al no haber ninguna carga al otro lado, q” no es imagen de nada. Sin embargo,
cumple las mismas propiedades de la carga imagen cuando hay una carga o cargas en la regi´ on de inter´es: q” debe reproducir
las condiciones de frontera, y debe estar por fuera de la regi´ on de inter´es R, por tanto no est´ a alterando la distribuci´ on de carga
en R, lo cual garantiza la unicidad de la soluci´ on en dicha regi´ on.
9.6. CONDICIONES DE FRONTERA EN LA INTERFASE ENTRE DIEL
´
ECTRICOS 169

∂ρ

K
c
q
ε
1

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2
+
K
c
q
t
ε
1

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z +z
t
)
2
¸
¸

z=0
=

∂ρ

K
c
q”
ε
2

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2
¸
¸

z=0
−q

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

−1/2
(ρ −ρ
t
)
ε
1

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2
+
−q
t

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z +z
t
)
2

−1/2
(ρ −ρ
t
)
ε
1

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z +z
t
)
2

z=0
=
−q”

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

−1/2
(ρ −ρ
t
)
ε
2

(ρ −ρ
t
)
2
+ (z −z
t
)
2

z=0
−q

(ρ −ρ
t
)
2
+z
t2

−1/2
(ρ −ρ
t
)
ε
1

(ρ −ρ
t
)
2
+z
t2
+
−q
t

(ρ −ρ
t
)
2
+z
t2

−1/2
(ρ −ρ
t
)
ε
1

(ρ −ρ
t
)
2
+z
t2

=
−q”

(ρ −ρ
t
)
2
+z
t2

−1/2
(ρ −ρ
t
)
ε
2

(ρ −ρ
t
)
2
+z
t2

q”
ε
2
=
q +q
t
ε
1
(9.21)
las expresiones (9.20, 9.21) nos dan un conjunto de dos ecuaciones con dos inc´ ognitas que al resolver nos da
q
t
= −q

ε
2
−ε
1
ε
2

1

; q” = q


2
ε
2

1

(9.22)
Reemplazando (9.22) en (9.18) y (9.19), escribimos entonces q” y q
t
(cargas im´ agen) en t´erminos de q (carga
real). De lo cual el potencial en ambos medios se escribe como
φ
1
(r) =
K
c
q
ε
1
[r −r
t
[


2
−ε
1
) K
c
q
ε
1

1

2
) [r −r
t
i
[
; φ
2
(r) =
2K
c
q

2

1
) [r −r
t
[
(9.23)
se puede observar que el potencial es cont´ınuo en la interfase. Adicionalmente, para ε
1
= ε
2
= ε se obtiene
φ
1
= φ
2
=
K
c
q
ε [r −r
t
[
volviendo al caso general, el potencial en todo el espacio se puede escribir en forma mas compacta
φ(r) =
K
c
q
ε
1
¸
1
[r −r
t
[


2
−ε
1
)

1

2
) [r −r
t
i
[

θ (z) +
¸
2K
c
q

2

1
) [r −r
t
[

θ (−z) (9.24)
siendo θ (z) la funci´ on paso o escal´ on. La densidad volum´etrica de polarizaci´ on en ambos medios est´ a dada
por
ρ
p1
= −∇ P
1
, ρ
p2
= −∇ P
2
170 CAP
´
ITULO 9. ELECTROST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
por otro lado, cada medio produce una densidad de carga de polarizaci´ on superficial con lo cual se puede
calcular la carga de polarizaci´ on superficial total que yace en la interfase z = 0:
σ
p1
= P
1
n
12
= −P
1
u
z
; σ
p2
= P
2
n
21
= P
2
u
z

σ
p
= σ
p1

p2
= (P
2
−P
1
) u
z
Con P =
χ
l
4πKc
E ⇒ P =

ε−1

E . Evaluando en la superficie teniendo en cuenta que D es cont´ınuo en
virtud de la ausencia de carga libre en la superficie, tenemos
P
1
=
ε
1
−1

E
1
=
−(ε
1
−1)

∇φ
1
; P
2
=
ε
2
−1

E
2
=
−(ε
2
−1)

∇φ
2
recu´erdese que aunque φ es cont´ınuo, el gradiente no necesariamente lo es. La carga neta resulta
σ
p
=

1
−ε
2
)

∇φ
φ es el campo debido a la distribuci´ on ρ (r
t
) en z > 0. En particular, para carga puntual q en r
t
σ
p
=
q (ε
1
−ε
2
) z
t
2πε
1

1

2
)

(ρ −ρ
t
)
2
+z
t2

3/2
(9.25)
Vemos que aunque no hay cargas libres sobre la interface, s´ı se acumulan cargas de polarizaci´ on. Un resultado
muy interesante se v´e en el l´ımite en el cual ε
2
>> ε
1
ya que en este caso el campo el´ectrico en el medio
2 (medio exterior a la carga) se apantalla fuertemente, y la densidad superficial en (9.25) se aproxima al
valor que adquirir´ıa una superficie conductora. El comportamiento global del medio 2 se asemeja al de un
conductor, mostrando que los diel´ectricos tambi´en pueden bajo ciertas condiciones actuar como escudos
electrost´ aticos.
En resumen, lo que tenemos es el potencial generado por una carga puntual en z > 0 en presencia de
una interfase que separa dos medios diel´ectricos. En consecuencia, si hacemos K
c
q = 1 en (9.24) se obtiene
una funci´ on de Green
G
ε
1

2

r, r
t

=
1
ε
1
¸
1
[r −r
t
[


2
−ε
1
)

1

2
) [r −r
t
i
[

θ (z) +
¸
2

2

1
) [r −r
t
[

θ (−z) (9.26)
que corresponde a la funci´ on de Green para todo el espacio (ya que la regi´ on de Dirichlet es todo el espacio)
con diel´ectricos semiinfinitos separados por una interfase en z = 0, y con carga unidad solo en z > 0. Por lo
tanto, la funci´ on de Green (9.26) nos permite calcular el potencial generado por cualquier distribuci´ on de
carga localizada ubicada en z > 0, en presencia de medios diel´ectricos ε
1
en z > 0 y ε
2
en z < 0,
φ
ε
1

2
(r) =

z>0
ρ
f

r
t

G
ε
1

2

r, r
t

dV
t
se puede ver que con ε
1
= ε
2
= 1 se obtiene el resultado esperado.
G
11

r, r
t

=
θ (z) +θ (−z)
[r −r
t
[
=
1
[r −r
t
[
Nota: Es importante diferenciar entre las condiciones de frontera de Dirichlet o Neumann, y las condi-
ciones de frontera entre medios diel´ectricos. Las primera son condiciones relacionadas con el conocimiento del
potencial o de su derivada normal, en tanto que las segundas son condiciones relacionadas con el conocimien-
to de la constante diel´ectrica a ambos lados de la frontera. Por ejemplo, las Ecs. (9.16) son condiciones en
la derivada normal del potencial. No obstante, estas NO son condiciones de Neumann ya que en esta in-
terfase no conocemos el valor espec´ıfico de esta derivada, solo sabemos que hay una relaci´ on entre dichas
9.7. FUNCI
´
ON DE GREEN PARA ESPACIO INFINITO CON SEMIESPACIOS DIEL
´
ECTRICOS 171
derivadas a ambos lados de la superficie. Adicionalmente, las superficies entre diel´ectricos no tienen que ser
cerradas para garantizar la unicidad del potencial. En el caso que hemos resuelto la condici´ on de frontera en
el potencial es de tipo Dirichlet, con superficie que encierra a todo el espacio y condici´ on de potencial cero
en el infinito. La condici´ on de frontera diel´ectrica en cambio est´ a definida sobre el plano XY . No obstante,
ambas condiciones de frontera son necesarias para definir el potencial.
————————————
Asociada al potencial que es soluci´ on de ∇
2
φ(r) = −

ε
ρ
f
existe una funci´ on de Green definida por

2
G

r, r
t

= −

ε
δ

r −r
t

para cada regi´ on en donde ε es constante. Para el problema de Dirichlet el potencial es
φ(r) =

ρ
f

r
t

G

r, r
t

dV
t

1

S
φ

r
t

∂G(r, r
t
)
∂n
t
dS
t
La regi´ on encerrada (con superficie donde G = 0) puede ser finita o infinita y puede contener diel´ectricos de
diferente ε. ¿Es factible definir G(r, r
t
) si ε = ε (r)?. ¿De que modo?.
Algunos potenciales y funciones de Green se pueden evaluar de forma inmediata.
1) Para espacio infinito ocupado por diel´ectrico ε y una carga puntual q:
φ
ε
(r) =
q
ε [r −r
t
[
; G
ε

r, r
t

=
1
ε [r −r
t
[
As´ı, para distribuci´ on arbitraria φ(r) =

ρ (r
t
) G(r, r
t
) dV
t
2) Para espacio semi-infinito ocupado por diel´ectrico y con condiciones de Dirichlet
G

r, r
t

=
1
ε [r −r
t
[

1
ε [r −r
t
i
[
9.7. Funci´ on de Green para espacio infinito con semiespacios diel´ectricos
Hemos encontrado la funci´ on de Green para dos medios diel´ectricos semiinfinitos con interface plana,
pero con la restricci´ on de que la soluci´ on del potencial solo se puede hacer en el caso en que la distribuci´ on
de carga est´e ubicada en uno solo de los medios, z > 0. Veamos un caso m´ as general en que permitimos que
haya carga en ambos medios. En tal caso la funci´ on de Green debe ser inhomog´enea a ambos lados de la
interfase.

2
G
1

r, r
t

= −

ε
1
δ

r −r
t

z < 0

2
G
2

r, r
t

= −

ε
2
δ

r −r
t

z > 0
mas sint´eticamente

2

G
1

r, r
t

θ

−z
t

+G
2

r, r
t

θ

z
t

= −4πδ

r −r
t

¸
θ (−z
t
)
ε
1
+
θ (z
t
)
ε
2

Descomponiendo en Fourier para x, y con
G
1,2
=

e
i[kx(x−x

)+ky(y−y

)]
f
1,2

z, z
t

dk
x
dk
y
se obtienen las siguientes ecuaciones diferenciales
d
2
f
1,2
dz
2
−γ
2
f
1,2
= −
1
π
δ

z −z
t

; γ
2
≡ k
2
x
+k
2
y
172 CAP
´
ITULO 9. ELECTROST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
hasta aqu´ı las soluciones son exactamente iguales, pero esta igualdad deja de ser cierta cuando demandamos
las condiciones de frontera. Al tener en cuenta que f
1,2
→0 cuando z →∓∞respectivamente, las funciones
quedan
f
1
(z) = e
γz<

Ae
γz>
+Be
−γz>

; f
2
(z) = e
−γz>

Ce
γz<
+De
−γz<

Las condiciones de frontera son
ε
1
∂G
1
∂z

z=0
= ε
2
∂G
2
∂z

z=0
∂G
1
∂x

z=0
=
∂G
2
∂x

z=0
Naturalmente existe una condici´ on de frontera asociada a la derivada parcial en y pero no da informaci´ on
adicional, lo cual se v´e de la simetr´ıa azimuthal. Con estas condiciones se obtienen las siguientes ecuaciones
A−B = ε
2
e
−2γz

ε
1
(C −D) ; A +B = e
−2γz

(C +D)
por integraci´ on de las ecuaciones diferenciales para f
1
y f
2
se obtiene
B =
1
2πε
1
γ
; C =
1
2πε
2
γ
de lo cual resulta finalmente
A =
1
2πε
1
γ


1
e
−2γz


1
−ε
2

1
ε
1

2
D =
1
2πε
2
γ


2
e
−2γz


2
−ε
1

1
ε
1

2
En el l´ımite ε
1
= ε
2
= ε se obtiene el resultado esperado
G

r, r
t

=
1
π

e
i[kx(x−x

)+ky(y−y

)+γ(z<−z>)]
εγ
dk
x
dk
y
9.8. Esfera diel´ectrica de radio a colocada en diel´ectrico ∞. Carga pun-
tual en r

> a.
Sea una esfera diel´ectrica de radio a con permitividad ε
1
y el resto del espacio tiene permitividad ε
2
.
La carga est´ a en el exterior de la esfera y es localizada, as´ı que la regi´ on de Dirichlet es el espacio infinito.
Por tanto, el potencial en el exterior obedece a una ecuaci´ on de Poisson y en el interior es una ecuaci´ on de
Laplace. Esto lo deben manifestar las funciones de Green

2
G
1

r, r
t

= 0 ; ∇
2
G
2

r, r
t

= −

ε
2
δ

r −r
t

Lo m´ as natural es asumir una expansi´ on en arm´ onicos esf´ericos para las funciones de Green
G
1,2

r, r
t

=

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

f
(1,2)
lm

r, r
t

(9.27)
usando el Laplaciano en coordenadas esf´ericas llegamos a
1
r

2
∂r
2

rf
(2)


l (l + 1)
r
2
f
(2)
= −

ε
2
δ

r −r
t

(9.28)
9.8. ESFERADIEL
´
ECTRICADE RADIOA COLOCADAENDIEL
´
ECTRICO∞. CARGA PUNTUAL ENR
t
> A.173
resolviendo la ecuaci´ on homog´enea, es decir para r = r
t
se obtiene
f
(2)

r, r
t

= r
−l−1
>

Ar
l
<
+Br
l+1
<

Un procedimiento an´ alogo para G
1
nos da
f
(1)

r, r
t

= C

r
t

r
l

r
−l−1
diverge en r →0.

quedando
G
1

r, r
t

=

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

C

r
t

r
l
G
2

r, r
t

=

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
−l−1
>

Ar
l
<
+Br
−l−1
<

La aplicaci´ on de las condiciones de frontera,
ε
1
∂G
1
∂r

r=a
= ε
2
∂G
2
∂r

r=a
,
∂G
1
∂ϕ

r=a
=
∂G
2
∂ϕ

r=a
(siendo la tercera condici´ on linealmente dependiente con ´estas), nos da
ε
1
∂G
1
∂r

r=a
= ε
1

¸
l=0
l
¸
m=−l
l Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

C

r
t

a
l−1
ε
2
∂G
2
∂r

r=a
= ε
2

∂r

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
t

−l−1

Ar
l
+Br
−l−1

r=a
= ε
2

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
t

−l−1

lAa
l−1
−(l + 1) Ba
−l−2
¸
donde hemos tenido en cuenta que la carga est´ a fuera i.e. r
t
> a, de modo que si r = a ⇒r = r
<
. Igualando
estas expresiones
ε
1
l C

r
t

a
l−1
= ε
2

r
t

−l−1

lAa
l−1
−(l + 1) Ba
−l−2
¸

ε
1
l C

r
t

= ε
2

r
t

−l−1

lA+ (l + 1) Ba
−2l−1
¸
la otra condici´ on de frontera nos da
∂G
1
(r, r
t
)
∂ϕ

r=a
=

¸
l=0
l
¸
m=−l
∂Y
lm
(θ, ϕ)
∂ϕ
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

C

r
t

a
l
∂G
2
(r, r
t
)
∂ϕ

r=a
=

¸
l=0
l
¸
m=−l
∂Y
lm
(θ, ϕ)
∂ϕ
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
t

−l−1

Aa
l
+Ba
−l−1

C

r
t

a
l
=

r
t

−l−1

Aa
l
+Ba
−l−1


C

r
t

=

r
t

−l−1

A+Ba
−2l−1

174 CAP
´
ITULO 9. ELECTROST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
resultan dos ecuaciones con tres inc´ ognitas, con un poco de ´ algebra vemos que
B =
(l + 1) (ε
2
−ε
1
) a
2l+1

1
(l + 1) +ε
2
l]
; C

r
t

=
Ar
t−l
(2l + 1)

1
(l + 1) +ε
2
l]
el coeficiente A se puede evaluar integrando la ecuaci´ on diferencial (9.28) para f
(2)
, de lo cual se obtiene
A = 4π/ (2l + 1) ε
2
. Finalmente
G

r, r
t

=

ε
2

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1

(r
t
)
−l−1
(2l + 1) ε
2
r
l

1
(l + 1) +ε
2
l]
θ (a −r)
+r
−l−1
>

r
l
<
+
(l + 1) (ε
2
−ε
1
) a
2l+1
r
−l+1
<

1
(l + 1) +ε
2
l]

θ (r −a)
¸
(9.29)
una vez mas podemos obtener el valor esperado cuando hacemos ε
1
= ε
2
= ε
G

r, r
t

=

ε

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1

(r
t
)
−l−1
(2l + 1) εr
l
[ε (l + 1) +εl]
θ (a −r)
+r
−l−1
>
r
l
<
θ (r −a)
¸
G

r, r
t

=

ε

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1

(r
t
)
−l−1
(2l + 1) εr
l
ε (2l + 1)
θ (a −r)
+r
−l−1
>
r
l
<
θ (r −a)
¸
G

r, r
t

=

ε

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1

r
l
(r
t
)
l+1
θ (a −r)
+
r
l
<
r
l+1
>
θ (r −a)
¸
ahora teniendo en cuenta que θ (a −r) solo es no nulo cuando r < a, y asumiendo que solo hay carga en
el exterior es decir r
t
> a, se tiene que r
t
= r
>
y r = r
<
con lo cual
G

r, r
t

=

ε

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1
¸
r
l
<
(r
>
)
l+1
θ (a −r) +
r
l
<
r
l+1
>
θ (r −a)
¸
G

r, r
t

=

ε

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1
r
l
<
(r
>
)
l+1
(9.30)
lo cual reproduce la funci´ on de Green para espacio infinito en el vac´ıo cuando ε = 1, Ec. (6.3). Es importante
enfatizar que para llegar de (9.29) a (9.30) con ε
1
= ε
2
= ε, fu´e necesario usar adem´ as el hecho de que la
carga libre es exterior a la esfera.
9.9. Energ´ıa potencial en presencia de diel´ectricos
Supongamos que tenemos un diel´ectrico inicialmente descargado y sin campo externo. Vamos a formar
una distribuci´ on de cargas en cercan´ıas del diel´ectrico, para lo cual tenemos que armar las cargas tray´endolas
9.9. ENERG
´
IA POTENCIAL EN PRESENCIA DE DIEL
´
ECTRICOS 175
del infinito como es usual. Sin embargo, a diferencia del caso en el cual el diel´ectrico est´ a ausente, la presencia
del diel´ectrico induce un campo adicional que se agrega al campo de la distribuci´ on de carga. Por tanto al
traer una nueva carga, dicha carga tiene que vencer el campo generado por la superposici´ on del campo de
las cargas m´ as el campo inducido en el diel´ectrico. En ´ ultimas podemos decir que el trabajo realizado no
solo debe armar la configuraci´ on sino que tambi´en debe polarizar el diel´ectrico.
Supongamos que ya hemos tra´ıdo una cierta cantidad de carga, de modo que el diel´ectrico ya est´ a polar-
izado. El campo resultante en cierto punto sobre una carga dq
t
es la suma de los dos campos ya explicados.
Cuando traemos m´ as carga el diel´ectrico se polariza a´ un m´ as de modo que el campo de polarizaci´ on al igual
que el generado por las cargas, es variable en el proceso.
En particular, el campo que tiene que vencer la part´ıcula viniendo desde el infinito hasta un punto, es
menor que si solo existiera la distribuci´ on de cargas, y el trabajo necesario para armar la distribuci´ on es
menor en presencia de un diel´ectrico. Es importante enfatizar que el trabajo necesario para armar las cargas
en presencia del diel´ectrico corresponde a el cambio en la energ´ıa interna del sistema cargas-diel´ectrico y
no del sistema de cargas solamente (ya que con este trabajo no solo se reorganizan las cargas libres del
sistema sino tambi´en las cargas de polarizaci´ on del diel´ectrico). El c´ alculo del proceso es an´ alogo al caso sin
diel´ectrico
W =
1
2

V ol. de la distribuci´ on
ρ
f
(r) φ(r) dV =
1
2

Todo el espacio
ρ
f
(r) φ(r) dV
la extrapolaci´ on a todo el espacio es posible siempre que el diel´ectrico no posea cargas libres. Con ρ
f
=
1

∇ D ⇒
W =
1

φ∇ D dV =
1

∇ (φD) dV −
1

D ∇φ dV
=
1

φD dS +
1

D E dV
Si la distribuci´ on est´ a localizada la integral de superficie desaparece quedando
W =
1

todo el espacio
D E dV
este resultado es v´ alido incluso si el medio diel´ectrico es no lineal, anis´ otropo, e inhomog´eneo ya que solo de-
pende de la ecuaci´ on ∇D = 4πρ
f
. Pero s´ı depende de que hagamos aproximaci´ on dipolar para el diel´ectrico.
Obs´ervese que aqu´ı como antes se pueden definir varias densidades de energ´ıa, todas ellas diferentes.
9.9.1. Distribuci´ on sobre esfera diel´ectrica
Es interesante calcular la energ´ıa potencial de una distribuci´ on q de carga libre colocada en la superficie
de una esfera (conductora) de radio b, recubierta por un cascar´ on diel´ectrico ε de radio exterior a. En virtud
de la simetr´ıa del sistema, es conveniente comenzar con la ley de Gauss

D dS = 4πq ⇒D=
q
r
2
⇒ E =
q
εr
2
E =
q
εr
2
si b < r < a
q
r
2
si r > a
0 si r < b

W =
1

todo el espacio
E D dV =
1

b≤r≤a
E D dV +
1

r≥a
E D dV
=
q
2
2
¸
1
ε

1
b

1
a

+
1
a

176 CAP
´
ITULO 9. ELECTROST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
Si no hubiese diel´ectrico (o si su polarizaci´ on es muy peque˜ na) entonces ε = 1
W
0
=
q
2
2b
W −W
0
=
−q
2

1 −
b
a

(ε −1)
2εb
< 0
Por otro lado si a →∞⇒W −W
0
= −
q
2
(ε−1)
2εb
= W
D
La cantidad W
D
nos da el incremento de energ´ıa del diel´ectrico al ser colocado alrededor de q. (este
incremento es negativo).
Es importante mencionar que en este problema las fuentes libres del campo han sido mantenidas fijas.
Al introducir diel´ectrico el campo de polarizaci´ on se opone al campo original y lo disminuye. As´ı, el trabajo
para mover una carga es ahora menor, esto es consecuente con el hecho de que W
D
sea negativo.
Si en el anterior problema, en vez de q fija tenemos V constante en el cascar´ on obtendremos para radio
infinito
W = 2πεbV
2
W
0
= 2πbV
2

W −W
0
= 2πbV
2
(ε −1) > 0
En este caso la fuente de potencial suministra energ´ıa para hacer flu´ır cargas al cascar´ on
Example 14 Condensador de placas paralelas con carga fija en las placas: (q, −q) en este caso D = 4πσ
f

εE = 4πσ
f
, la energ´ıa viene dada por
U
ε
=
1

(D E) dV =
1

(4πσ
f
)

4πσ
f
ε

dV =
2πσ
2
f
ε
Ad ⇒
U
ε
=
2πσ
2
f
Ad
ε
⇒U
ε
−U
ε
0
= −
2πσ
2
Ad (ε −1)
ε
< 0
El campo dentro de las placas es menor cuando hay diel´ectrico, esto hace que V sea menor en presencia de
´este y por tanto tambi´en es menor el trabajo necesario para desplazar una carga positiva de la placa negativa
a la positiva.
Example 15 Condensador de placas paralelas con voltage fijo entre ellas:
U
ε
=
1

(D E) dV =
ε

E
2
dV =
ε


V
d

2
dV =
εV
2
8πd
2
Ad
U
ε
=
V
2
εA
8πd
⇒U
ε
−U
ε
0
=
V
2
A
8πd
(ε −1) > 0.
El campo el´ectrico entre las placas es V/d de modo que es fijo, con o sin diel´ectrico, pero la bater´ıa suministra
cargas a las placas para mantener V constante cuando se introduce el diel´ectrico. N´ otese que aqu´ı no es fija
la distribuci´ on de carga libre y hay un agente externo que provee la carga libre adicional (la bater´ıa).
9.10. Energ´ıa de un diel´ectrico en un campo externo
Supongamos que originalmente tenemos una distribuci´ on de cargas libres que permanece fija y que genera
un campo E
0
. La energ´ıa de esta distribuci´ on ser´ a W
0
=
1

E
0
D
0
dV. En el vac´ıo D
0
= E
0
. Introduzcamos
ahora un diel´ectrico en las cercan´ıas de la distribuci´ on (un proceso inverso al anterior). El campo cambia a
los valores E, D y tendremos que W =
1

E D dV , el cambio de energ´ıa interna debido a la introducci´ on
del diel´ectrico es
W −W
0
=
1

[E D−E
0
D
0
] dV
9.10. ENERG
´
IA DE UN DIEL
´
ECTRICO EN UN CAMPO EXTERNO 177
E D−E
0
D
0
= E D
0
−E
0
D+ (E+E
0
) (D−D
0
)
W −W
0
=
1

[E D
0
−E
0
D+ (E+E
0
) (D−D
0
)] dV
A continuaci´ on veremos que la integral del ´ ultimo t´ermino es nula si la carga y el diel´ectrico son localizados
∇[E+E
0
] = 0 ⇒E+E
0
= −∇φ
siendo φ la suma de los potenciales asociados a E y E
0
.

(E+E
0
) (D−D
0
) dV = −

∇φ (D−D
0
) dV
=

∇ [(D−D
0
) φ] dV −

φ∇ [(D−D
0
)] dV
=

(D−D
0
) φ dS −

φ[4π (ρ
f
−ρ
f
)] dV
la primera integral tambi´en se anula cuando hacemos tender la superficie a infinito. Continuamos calculando
W −W
0
W −W
0
=
1

[E D
0
−E
0
D] dV =
1

[E E
0
−E
0
D] dV
n´ otese que el integrando se anula en las regiones fuera del diel´ectrico ya que en el exterior de ´este se tiene
que D = E, por tanto la integral se puede restringir al volumen interior al diel´ectrico y en dicha regi´ on se
cumple que D = εE
W −W
0
=
1

int diel
[E E
0
−εE
0
E] dV = −
1

int diel
(ε −1) E E
0
dV
y teniendo en cuenta que D = εE = E+ 4πP se tiene que P =
(ε−1)E

de modo que
W −W
0
= −
1
2

P E
0
dV = W
D
esta integral incluso se puede extender a todo el espacio ya que en el exterior del diel´ectrico el vector de
polarizaci´ on es nulo. Esta integral corresponde a la energ´ıa de un diel´ectrico colocado en un campo externo
E
0
i.e. el trabajo necesario para traerlo desde el infinito hasta su configuraci´ on final.
Example 16 Volviendo al cascar´ on conductor rodeado de diel´ectrico infinito tenemos E
0
= q/r
2
, P =
(ε−1)E

⇒P =
(ε−1)q
4πεr
2
, por tanto
W
D
= −
1
2

P E
0
dV = −
(ε −1) q
2
2εb
que coincide con el resultado ya obtenido.
178 CAP
´
ITULO 9. ELECTROST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
Cap´ıtulo 10
Magnetost´atica
10.1. Aspectos generales
Hasta el momento hemos estudiado configuraciones est´ aticas de carga. Cuando las cargas se ponen
en movimiento se generan corrientes que adem´ as del conocimiento de la densidad de carga, requieren del
conocimiento de la direcci´ on en que ´estas se desplazan, surge as´ı el concepto (vectorial) de densidad de
corriente, definida como la cantidad de carga que cruza una superficie unidad en la unidad de tiempo,
multiplicada por un vector unitario en la direcci´ on de desplazamiento de las cargas. A trav´es de diversos
experimentos se demostr´ o que estas corrientes interact´ uan con una carga puntual a trav´es de una interacci´ on
no central y dependiente de la velocidad de la carga puntual. Para entender la naturaleza no central de la
fuerza producida, se puede ver que el car´ acter central de la ley de Coulomb es consecuencia de la isotrop´ıa
del espacio y del hecho de que el ´ unico vector privilegiado es la coordenada relativa entre las part´ıculas,
la introducci´ on de una velocidad hace que exista por lo menos un vector privilegiado adicional como es la
velocidad de una de las part´ıculas. La dependencia con la velocidad pone a esta fuerza en inmediato conflicto
con las leyes de Newton, ya que no es posible conciliar con la primera y segunda ley, a una fuerza que dependa
de la velocidad de una part´ıcula con respecto al sistema de referencia inercial que se tome. Para ver esto,
notemos que para este tipo de fuerza, si tenemos una part´ıcula que viaja a velocidad constante podemos
tener un sistema de referencia inercial donde la fuerza es diferente de cero y otro (tambi´en inerical) en
donde la fuerza es nula, la segunda ley tendr´ıa entonces una forma diferente para dos sistemas de referencia
inerciales. Esta clase de contradicciones son las que condujeron a la teor´ıa de la relatividad especial.
A diferencia del caso el´ectrico, no es posible dividir experimentalmente una corriente entre sus consti-
tuyentes primarios. Por ejemplo, si tenemos una corriente estacionaria en un circuito cerrado, no podemos
hacer experimentos con un segmento del circuito que sostenga la misma corriente estacionaria. Por esta
raz´ on, todo c´ alculo real debe implicar al circuito como un todo, aunque en algunos casos es posible modelar
matem´ aticamente el aporte de un solo segmento.
En este cap´ıtulo y el siguiente, estudiaremos escenarios en donde la corriente es estacionaria, lo cual
implica que la densidad de corriente solo puede ser funci´ on de la posici´ on y no puede ser funci´ on expl´ıcita del
tiempo. Antes de entrar al formalismo de fuerzas y campos, estudiaremos mas detalladamente el significado
de la naturaleza estacionaria de la corriente a la luz del principio de conservaci´ on de la carga el´ectrica
traducido en la llamada ecuaci´ on de continuidad.
10.2. Conservaci´ on de la carga el´ectrica y ecuaci´ on de continuidad
Dado que ahora estudiaremos fen´ omenos que involucran cargas en movimiento i.e. corrientes, y que
existe un principio de conservaci´ on de la carga, debemos ver como se traduce este importante principio de
conservaci´ on en t´erminos de una ecuaci´ on diferencial. Si tenemos una regi´ on cerrada la carga que sale (entra)
se debe manifestar como una disminuci´ on (aumento) de la carga en el interior, de no ser as´ı significa que se
179
180 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA
est´ a creando o destruyendo carga neta de manera espont´ anea. La carga que sale por unidad de tiempo del
volumen V es

S
J dS
y esta cantidad debe ser igual a la disminuci´ on de carga en el interior por unidad de tiempo

S
J dS = −
dq
int
dt
el signo menos se puede entender teniendo en cuenta que cuando la carga sale (entra) el signo de la integral
de superficie es positivo (negativo), esto implica que la carga en el interior debe disminuir (aumentar) es decir
debe ser una funci´ on decreciente (creciente) del tiempo y por lo tanto su derivada debe ser negativa (positiva).
Por tanto, el signo menos garantiza que ambos miembros tengan el mismo signo en ambas circunstancias.
La carga en el interior se puede escribir en la forma

dq
int
dt
= −
d
dt

ρ dV
donde la integral de volumen se realiza en un instante fijo de tiempo y la derivada depende de este valor
evaluado en t y en t + dt. Sin embargo, el volumen y un cierto punto x, y, z dentro de ´este son fijos en el
proceso, de modo que esta es realmente una derivada parcial en el tiempo.

dq
int
dt
= −

∂ρ
∂t
dV ⇒

S
J dS = −

∂ρ
∂t
dV

¸
∇ J +
∂ρ
∂t

dV = 0
como el volumen en cuesti´ on es arbitrario, llegamos a la ecuaci´ on diferencial
∇ J +
∂ρ
∂t
= 0 (10.1)
esta ecuaci´ on diferencial se conoce como ecuaci´ on de continuidad y expresa la conservaci´ on de la carga
el´ectrica en procesos generales donde existen corrientes que pueden incluso depender del tiempo. Cuando
fluye una cierta cantidad de carga hacia afuera (adentro) del volumen, la cantidad de carga disminuye
(aumenta) a la misma rata en que tal carga sale (entra). Vale decir que la ecuaci´ on diferencial es extrapo-
lable para expresar la conservaci´ on de muchas cantidades escalares que puedan desplazarse como un flu´ıdo
(corrientes generalizadas).
10.3. Ecuaci´ on de continuidad y r´egimen estacionario
Hemos descrito la situaci´ on estacionaria como aquella en que la densidad de corriente en todas las regiones
de inter´es solo depende de la posici´ on y no depende expl´ıcitamente del tiempo. En este caso las l´ıneas de J
mantienen su forma en el tiempo. Por otro lado, si en un volumen determinado la corriente que entra no es
igual a la corriente que sale, en virtud de la conservaci´ on de la carga habr´ a un flujo neto (constante en el
tiempo) que entra o sale de dicho volumen, esto trae como consecuencia que haya un aumento o disminuci´ on
de carga que crece sin cota (ya que el flujo no puede aumentar ni disminu´ır en el tiempo) produciendo una
carga que crece al infinito en magnitud (positiva o negativa). Este argumento conduce al hecho de que en
r´egimen estacionario la divergencia de la densidad de corriente debe ser cero a fin de que el flujo se anule
en cualquier volumen de referencia que tomemos.
∇ J = 0 (10.2)
10.4. LEYES DE AMPERE Y BIOT-SAVART 181
que de acuerdo con la ecuaci´ on de continuidad (10.1) implica que la densidad de carga no depende expl´ıcita-
mente del tiempo
∂ρ
∂t
= 0
Adicionalmente la corriente que atravieza cierta superficie S
I =

J(r) dS
ser´ a claramente constante en el tiempo. Las corrientes ser´ an en consecuencia constantes en el r´egimen
estacionario. Una vez definido el r´egimen estacionario y sus implicaciones, procedemos a desarrollar el
formalismo de fuerzas campos y potenciales cuando tenemos corrientes estacionarias.
10.4. Leyes de Ampere y Biot-Savart
A partir de razonamientos emp´ıricos provenientes de la experimentaci´ on se puede ver que la fuerza entre
dos circuitos cerrados a y b con corrientes el´ectricas estacionarias i
a
e i
b
puede escribirse en la forma
F
a→b
=
1
c
2
i
a
i
b

a

b
dl
b
(dl
a
r
ab
)
r
3
ab
=
1
c
2
i
a
i
b

a

b
dl
b
(dl
a
´r
ab
)
r
2
ab
(10.3)
Esta expresi´ on nos da la fuerza ejercida por el circuito a sobre el b. dl
a
, dl
b
tienen las direcciones de las
corrientes i
a
e i
b
, respectivamente y r
ab
es el vector posici´ on trazado desde el segmento dl
a
hasta el segmento
dl
b
. La integral es sobre lazos cerrados. La corriente el´ectrica es i = dq/dt sus unidades en el cgs son el
statamperio (statcoulomb/seg) y en MKS el amperio (coulombio/seg). En la expresi´ on (10.3) se considera
v´ alido el principio de superposici´ on (formalismo Newtoniano), puesto que se asume que la fuerza de a
sobre b es la suma (integral) de la fuerza de a sobre cada elemento diferencial de b.
En condiciones estacionarias se espera que la fuerza entre circuitos satisfaga la ley de acci´ on y
reacci´ on, pero esto no es evidente de la expresi´ on (10.3), para que se vea expl´ıcitamente manipularemos la
expresi´ on matem´ aticamente.
dl
b
(dl
a
´r
ab
) = (dl
b
´r
ab
) dl
a
−(dl
b
dl
a
) ´r
ab
con lo cual queda
F
a→b
=
1
c
2
i
a
i
b

a

b
(dl
b
´r
ab
) dl
a
−(dl
b
dl
a
) ´r
ab
r
2
ab
=
1
c
2
i
a
i
b
¸
a

b
(dl
b
´r
ab
) dl
a
r
2
ab

a

b
(dl
b
dl
a
) ´r
ab
r
2
ab

=
1
c
2
i
a
i
b
¸
a
dl
a

b
(dl
b
´r
ab
)
r
2
ab

a

b
(dl
b
dl
a
) ´r
ab
r
2
ab

En la primera integral cada elemento diferencial de corriente i
a
dl
a
aparece interactuando con el circuito b.
De modo que en la integral sobre b el origen de r permanece fijo, y por tanto dl
b
= dr
ab
, de donde

b
dl
b
´r
ab
r
2
ab
=

b
dr
ab
´r
ab
r
2
ab
=

b
d

1

r
ab
r
ab

=
1

r
ab
r
ab

2
1
esta integral se anula para lazos cerrados, tambi´en se anula si la corriente se extiende desde −∞ hasta ∞.
La fuerza resulta
F
a→b
= −
1
c
2
i
a
i
b

a

b
(dl
b
dl
a
) ´r
ab
r
2
ab
182 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA
de aqu´ı si es clara la ley de acci´ on y reacci´ on. En condiciones no estacionarias la tercera ley no se satis-
face. Esto se debe a que en condiciones no estacionarias, ya no podemos considerar a la interacci´ on como
instant´ anea y parte del momento es transportado por los campos
Esta misma interacci´ on se puede escribir en t´erminos de campos. Podemos ver la fuerza del circuito a
sobre el b como la interacci´ on del campo generado por a con el circuito b. Para lograr esta visi´ on, debemos
separar las fuentes de las corrientes de prueba. Retornando a la Ec. (10.3) podemos separar las fuentes de
la siguiente manera
F
a→b
=
1
c
2
i
a
i
b

a

b
dl
b
(dl
a
´r
ab
)
r
2
ab
=
i
b
c

b
dl
b

1
c
i
a

a
dl
a
´r
ab
r
2
ab

el t´ermino entre par´entesis depende solo del circuito a (fuente). Con lo cual podemos definir el vector
inducci´ on magn´etica B como
B
a
=
i
a
c

a
dl
a
´r
ab
r
2
ab
(10.4)
expresi´ on conocida como ley de Biot Savart. La fuerza queda entonces
F
ab
=
1
c
i
b

b
dl
b
B
a
(10.5)
expresi´ on conocida como ley de Ampere que nos da la interacci´ on del circuito b con el campo generado
por el circuito a. De la ley de Biot Savart se v´e que dado que ´r
ab
y dl
a
son polares, su producto cruz es
axial. En contraste, el campo el´ectrico es un vector polar, por este motivo, ning´ un observable vectorial en
electrodin´ amica es de la forma E + B. Por otro lado, cuando tenemos varios circuitos actuando sobre otro
circuito se verifica experimentalmente que la fuerza y tambi´en B satisfacen el principio de superposici´ on.
Usando el vector densidad de corriente J es decir la densidad de flujo de carga el´ectrica (carga/area*
tiempo) y con
idl =
dq
dt
dl = dq
dl
dt
= dq v
ahora, haremos la extrapolaci´ on de que las expresiones (10.4), (10.5) se pueden extender al caso volum´etrico
arbitrario, de modo que dq →ρ dV en tal caso
idl →ρv dV = J dV (10.6)
reemplazando (10.6) en (10.4) y en (10.5) tenemos
B
a
=
1
c

J
a
´r
ab
r
2
ab
dV ⇒F =
1
c

J
b
B
a
dV (10.7)
y para el torque sobre un circuito colocado en un campo B
a
, con respecto a un cierto origen
τ =
1
c

r(J
b
B
a
) dV (10.8)
La expresi´ on aqu´ı encontrada permite obtener B
a
conociendo la corriente en todo el espacio (an´ alogo a las
f´ ormulas originales de la electrost´ atica). Sin embargo, al igual que en el caso electrost´ atico a veces conocemos
la corriente solo en cierta regi´ on junto con ciertas condiciones de frontera, en cuyo caso hay que usar formas
m´ as convenientes. Haremos adem´ as una extrapolaci´ on extra, la expresi´ on original Ec. (10.3) es v´ alida para
corrientes unidimensionales que recorren lazos cerrados. De aqu´ı en adelante asumiremos que las expresiones
(10.7, 10.8) son v´ alidas para corrientes volum´etricas arbitrarias que adem´ as no necesariamente recorren un
10.5. ECUACIONES DIFERENCIALES DE LA MAGNETOST
´
ATICA 183
circuito cerrado (por esta raz´ on omitimos el s´ımbolo de integral cerrada en las Ecs. 10.7 y 10.8). Esta
extrapolaci´ on tiene su base en la confrontaci´ on experimental.
Por otro lado, aunque tenemos expresiones para evaluar el campo magn´etico con base en las corrientes,
debemos recordar que una de las ventajas del concepto de campo se obtiene cuando el valor del campo se
puede obtener independientemente de la distribuci´ on de sus fuentes. An´ alogamente al caso electrost´ atico,
la idea ser´ıa poder colocar una carga puntual en el punto donde se quiere evaluar el campo y medir ´este a
trav´es de la fuerza que experimenta dicha carga, para esto necesitamos conocer la forma en que una carga
puntual interact´ ua con B.
Example 17 Sea una carga puntual con velocidad v inmersa en un campo magn´etico B. La densidad de
corriente equivalente es se tiene
J
b
= ρv = qvδ (r −r
0
(t))
donde hemos enfatizado que la posici´ on de la carga r
0
(t) es funci´ on del tiempo. Aplicando la Ec. (10.7)
resulta
F =
q
c
v (r
0
) B(r
0
) , τ = qr
(v B)
c
Esta derivaci´ on es por supuesto altamente sospechosa ya que el tratamiento que hemos desarrollado hasta
aqu´ı (y en particular la ley de Biot-Savart), son v´ alidas solo en el r´egimen estacionario y una carga puntual
en movimiento claramente NO genera una corriente estacionaria. Es notable sin embargo, que el resultado
aqu´ı derivado se cumple muy bien experimentalmente. En realidad veremos mas adelante que la ley de Biot
Savart se puede utilizar hasta cierto punto en un r´egimen no estacionario para derivar otros resultados, la
raz´ on para esta inesperada extrapolaci´ on solo resultar´ a mas clara en la secci´ on (16.2). La expresi´ on para la
fuerza ejercida por el campo B sobre una carga puntual, se conoce como fuerza de Lorentz. Si adem´ as
existe un campo el´ectrico (cuya fuente sigue siendo en el caso estacionario las densidades de carga) tenemos
F = qE+
q
c
v B (10.9)
cuando solo existe campo magn´etico, basta con conocer la velocidad de la carga y la fuerza que experimenta
para medir B.
10.5. Ecuaciones diferenciales de la magnetost´atica
La forma general para el campo magnetost´ atico generado por una densidad de corriente estacionaria J
independiente del tiempo viene dada por (10.7):
B(r) =
1
c

J(r
t
) (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
dV
t
esta integral se hace sobre todo el espacio e incluye todas las fuentes. Estas son ecuaciones integrales, y
permiten en principio calcular el campo cuando conocemos la distribuci´ on de corrientes en todo el espacio,
sin embargo para problemas que involucren alg´ un tipo de condici´ on de frontera y el conocimiento de la
corriente solo en cierta regi´ on del espacio, las ecuaciones diferenciales son m´ as adecuadas. Como en el caso
electrost´ atico (o el de cualquier otro campo vectorial), es necesario conocer la divergencia y el rotacional del
campo (y la componente normal en la frontera) para determinar un´ıvocamente su soluci´ on (ver teorema 2, pag
20). Para encontrar la divergencia y el rotacional del campo magn´etico, exploraremos algunas propiedades
vectoriales de B.

1
[r −r
t
[

= −
(r −r
t
)
[r −r
t
[
3
; B(r) = −
1
c

J

r
t

1
[r −r
t
[

dV
t
184 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA

J(r
t
)
[r −r
t
[

= ∇

1
[r −r
t
[

J

r
t

+
∇J(r
t
)
[r −r
t
[
. .. .
=0
(∇J(r
t
) = 0 puesto que ∇ contiene solo derivadas en r) quedando
B(r) =
1
c

J(r
t
)
[r −r
t
[

dV
t
= ∇
¸
1
c

J(r
t
)
[r −r
t
[

dV
t

⇒B(r) = ∇A(r) ; A(r) ≡
1
c

J(r
t
)
[r −r
t
[

dV
t
(10.10)
Con lo cual se define el potencial vectorial magn´etico. La integral en (10.10) est´ a definida sobre todo el
espacio.
A es el an´ alogo de φ en electrost´ atica. A ↔φ, J ↔ρ. Su forma matem´ atica es an´ aloga, ambas poseen
un gauge y obedecen la ecuaci´ on de Poisson, son componentes del cuadrivector potencial en relatividad.
Una diferencia importante es que uno es vectorial y el otro es escalar, esto est´ a relacionado con el hecho
de que las fuentes de cada potencial (densidades de carga y densidades de corriente) son escalar y vectorial
respectivamente. Otra diferencia importante es que la existencia del potencial escalar est´ a asociada a la
conservatividad del campo E, en tanto que el potencial vectorial no est´ a asociado a una conservatividad
de B, ya que como veremos m´ as adelante, B es en general no conservativo (aunque la fuerza magn´etica
s´ı es conservativa ya que no realiza trabajo). En realidad dado que hemos cambiado un vector (B) por otro
vector, no es clara en un principio la ventaja de trabajar con A en lugar de B. Sin embargo, a lo largo de
los desarrollos posteriores iremos descubriendo varias ventajas. La expresi´ on B = ∇A permite evaluar B
y E = −∇φ permite evaluar E. Una consecuencia inmediata es
∇ B(r) = ∇ [∇A(r)] = 0
ya que la divergencia del rotacional de cualquier funci´ on vectorial es cero si dicha funci´ on vectorial es de
clase C
2
(para una interpretaci´ on geom´etrica ver Ref. [1] problema 2.16).
∇ B = 0 (10.11)
vale decir que aunque estrictamente partimos de la ecuaci´ on para la fuerza entre dos circuitos unidimen-
sionales, la f´ ormula anterior es de validez general incluso en el caso volum´etrico y no estacionario. Esta
ecuaci´ on nos dice que el flujo por unidad de volumen de B en cualquier punto es nulo. Usando el teorema
de la divergencia en un volumen arbitrario

∇ B dV = 0 =

S
B dS (10.12)
En el caso del campo el´ectrico la divergencia es cero si no hay fuentes ni sumideros (o si ´estos se cancelan)
cuando hay fuentes y/o sumideros en el volumen, hay l´ıneas de campo que empiezan o terminan dentro del
volumen de modo que no salen todas las l´ıneas que entran, y/o viceversa. Pero para el campo magn´etico las
l´ıneas de campo no empiezan ni terminan en ning´ un punto ya que de lo contrario tendr´ıamos al menos un
punto con divergencia no nula. Es decir las l´ıneas de campo magn´etico no tienen fuentes ni sumideros
1
, no
hay cargas magn´eticas, de modo que las l´ıneas de B deben cerrarse sobre s´ı mismas o ir hasta el infinito
2
.
Ahora que hemos determinado la divergencia de B, debemos calcular tambi´en su rotacional. Para ello,
empleamos otra identidad vectorial
∇B = ∇(∇A) = ∇(∇ A) −∇
2
A (10.13)
1
Por supuesto las corrientes son fuentes pero en otro sentido. Cuando hablamos de fuentes y sumideros aqu´ı, nos referimos
a puntos donde comienza o termina una l´ınea de campo.
2
N´ otese que no ser´ıa permisible una l´ınea semi infinita, ya que esta posee un extremo.
10.5. ECUACIONES DIFERENCIALES DE LA MAGNETOST
´
ATICA 185
calculemos ∇
2
A

2
A =
1
c

2

J(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
=
1
c

J

r
t


2

1
[r −r
t
[

dV
t
= −

c

J

r
t

δ

r −r
t

dV
t

2
A = −

c
J(r) (10.14)
Calculemos la divergencia de A
∇ A =
1
c

J(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
=
1
c


¸
J(r
t
)
[r −r
t
[

dV
t
=
1
c

J

r
t

1
[r −r
t
[

dV
t
= −
1
c

J

r
t


t

1
[r −r
t
[

dV
t
= −
1
c
¸

t

J(r
t
)
[r −r
t
[

dV
t


t
J(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t

La conservaci´ on de la carga para corrientes estacionarias nos lleva a que ∇ J = 0. Y utilizando el teorema
de la divergencia
∇ A =
1
c

J(r
t
)
[r −r
t
[

dS
t
= 0 (10.15)
expresi´ on v´ alida para corrientes localizadas, ya que en ese caso J = 0 en el infinito
3
. Reemplazando, (10.14)
y (10.15) en (10.13) se obtiene
∇B =

c
J (10.16)
ahora integrando sobre una superficie abierta S delimitada por un lazo cerrado C, se encuentra que

(∇B) dS =

c

J dS

C
B dl =

c
i (10.17)
donde la integral de l´ınea es sobre el lazo cerrado que expande a la superficie, e “i” es la corriente que
atraviesa la trayectoria cerrada (o que cruza la superficie que expande la trayectoria). Esta expresi´ on se
conoce como ley circuital de Ampere. Estableciendo un an´ alogo con la electrost´ atica, la ley de Biot-
Savart es el equivalente de la ley de Coulomb, en tanto que la ley circuital de Ampere es el equivalente de la
ley de Gauss
4
. En virtud de esta equivalencia, la forma integral de la ley circuital de Ampere es tambi´en ´ util
para calcular campos magn´eticos con alta simetr´ıa, en particular su utilidad es evidente cuando la corriente
posee una configuraci´ on como las siguientes: l´ıneas infinitas, planos infinitos, solenoides infinitos y toroides
(ver [7]). Veamos algunos ejemplos
Example 18 ?**
3
Recordemos que las integrales de volumen est´ an definidas sobre la regi´ on en donde hay corrientes, pero se puede extender
al volumen de todo el espacio como en el caso de la electrost´ atica.
4
La ley de Coulomb conduce a la ley de Gauss y a ∇×E = 0. Por otro lado, la ley de Biot-Savart conduce a la ley circuital
de Ampere y a la Ec. (10.12) o equivalentemente a ∇· B = 0. No debe confundirse la ley de Ampere (10.5) con la ley circuital
de Ampere (10.17).
186 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA
Enfatizamos de nuevo que la ecuaci´ on (10.16) fu´e constru´ıda para ser compatible con la conservaci´ on de
la carga en el caso estacionario ya que ∇ (∇B) = 0 =

c
∇ J. Adicionalmente, la Ec. (10.14) nos
muestra que A satisface la ecuaci´ on de Poisson, escrita en componentes cartesianas

2
A
x
∂x
2
+

2
A
x
∂y
2
+

2
A
x
∂z
2
= −
4πJ
x
c
y similarmente para las otras componentes.
10.6. Invarianza Gauge
La identidad vectorial ∇(∇ψ) = 0 nos indica que la definici´ on de A a trav´es de la relaci´ on B = ∇A,
no define un´ıvocamente al potencial vectorial, ya que si redefinimos
A
t
≡ A+∇ψ (10.18)
tenemos que a´ un se cumple que ∇ A
t
= B, la transformaci´ on descrita por (10.18) se conoce como
una transformaci´ on gauge o recalibraci´ on del potencial A. Se dice que el vector B es invariante ante esta
transformaci´ on gauge de su potencial asociado.
Esto nos indica que hay cierta arbitrariedad en la definici´ on de A. La definici´ on dada en la Ec. (10.10) es
por tanto solo una forma posible para el potencial vectorial. Un campo vectorial se especifica completamente
si se conoce su componente normal en la frontera as´ı como su divergencia y su rotacional. En este caso solo
conocemos el rotacional de A y su divergencia queda en principio indeterminada, esto nos da la libertad de
escoger la divergencia siempre que se pueda encontrar una soluci´ on para ψ. Una posibilidad interesante y
que simplifica muchos c´ alculos consiste en imponer la condici´ on
∇ A
t
= 0 (10.19)
este gauge espec´ıfico se denomina gauge de Coulomb. N´ otese que la imposici´ on de este gauge no conduce
todav´ıa a un valor ´ unico de A ya que a´ un es necesario especificar las condiciones de frontera. El poten-
cial vectorial magn´etico definido en (10.10) cumple con esta condici´ on (impl´ıcitamente tambi´en estamos
definiendo su valor en la frontera i.e. A = 0 en el infinito ya que asumimos que la corriente es localizada).
El gauge de Coulomb junto con A
t
= A+∇ψ implica
∇ A
t
= ∇ A+∇
2
ψ = 0 ⇒

2
ψ = −∇ A (10.20)
volviendo al caso de la definici´ on en (10.10) tenemos que para este caso ∇ A = 0 y por tanto ∇
2
ψ = 0. Por
otro lado, calculando ∇B teniendo en cuenta que B = ∇A, se obtiene
∇(∇A) = ∇(∇ A) −∇
2
A = ∇

A
t
−∇ψ

−∇
2

A
t
−∇ψ

= ∇

∇ A
t
−∇
2
ψ

−∇
2
A
t
+∇
2
(∇ψ)
= ∇

∇ A
t

−∇


2
ψ

−∇
2
A
t
+∇
2
(∇ψ)
∇(∇A) = ∇

∇ A
t

−∇
2
A
t
= ∇

∇A
t

con lo cual se llega a que ∇ (∇A) = ∇ B es invariante gauge, lo cual es de esperarse ya que ´este
es un observable. Es claro que no necesariamente ∇ A = 0, pero s´ı podemos recalibrar para que el nuevo
A
t
cumpla ∇ A
t
= 0. En adelante solo usaremos la notaci´ on A (sin primar), incluso si estamos en el
gauge de Coulomb, ya que una vez hecha la recalibraci´ on adecuada es irrelevante usar la notaci´ on primada.
Recordando que ∇B =

c
J resulta
∇B = ∇(∇ A) −∇
2
A ⇒∇(∇ A) −∇
2
A =

c
J
10.7. RANGO DE VALIDEZ DE LA FORMULACI
´
ON 187
si en particular usamos el gauge de Coulomb i.e. ∇ A = 0 se llega a
−∇
2
A =

c
J (10.21)
con lo cual cada componente del potencial vectorial obedece una ecuaci´ on de Poisson, cuyas fuentes son
las componentes del vector densidad de corriente. Es importante enfatizar que la relaci´ on (10.21) es v´ alida
solo en el gauge de Coulomb. La ecuaci´ on (10.21), muestra una de las ventajas de la inclusi´ on del
potencial vectorial, ya que en principio hemos sintetizado las dos ecuaciones de B (su divergencia y su
rotacional) en una sola, similar al caso electrost´ atico. Adicionalmente, tenemos una ecuaci´ on de Poisson
(aunque vectorial), de tal manera que con las extensiones adecuadas podemos emular el formalismo seguido
en el caso electrost´ atico (ver por ejemplo la secci´ on 10.8).
Para espacio infinito con gauge de Coulomb, tenemos que
A(r) =
1
c

J(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
+∇ψ con ∇
2
ψ = 0 (10.22)
Sin embargo, debemos recordar que en virtud de las propiedades de la Ecuaci´ on de Laplace ψ no puede
tener m´ aximos ni m´ınimos locales en V . Si exigimos adem´ as que A sea nulo en el infinito, tendremos que
∇ψ = 0. Estos dos hechos nos llevan a que ψ debe ser constante
5
.
Si ψ es soluci´ on a ∇
2
ψ = 0 en una regi´ on V limitada por una superficie S (infinita en este caso), entonces
ψ no puede tener m´ aximos ni m´ınimos en V .
En el caso en que −∇ A = ∇
2
ψ = 0, ψ no es constante. No obstante, si fijamos el valor de ∇ A y
asumimos que A = 0 en el infinito, entonces tendremos definido un´ıvocamente el valor de A ya que habremos
especificado la divergencia, el rotacional y la componente normal (nula) en la superficie infinita.
10.7. Rango de validez de la formulaci´ on
La ley de Biot Savart, establecida como una regla emp´ırica para el c´ alculo del campo magn´etico, es solo
v´ alida en el caso estacionario, de modo que las ecuaciones que se derivan de ella para el campo magn´etico
∇ B = 0 ; ∇B =

c
J
son en principio solo v´ alidas en el r´egimen estacionario. Cuando estudiemos campos dependientes del tiempo
veremos que la primera ecuaci´ on es de validez general a´ un fuera del r´egimen estacionario, en tanto que la
segunda requerir´ a una modificaci´ on para ser compatible con el principio de conservaci´ on de la carga.
Un ejemplo interesante para enfatizar en el rango de validez de la ley de Biot Savart, se da cuando
intentamos aplicar este formalismo para calcular el campo generado por una carga puntual en movimiento,
f´ acilmente se obtiene
B(r) =
µ
0

qv (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
este valor es solo aproximado y se aplica en el rango no relativista (v << c), la raz´ on es que una carga puntual
en movimiento no genera una corriente estacionaria y por tanto la ley de Biot Savart no es aplicable en este
caso
6
.
5
Por ejemplo una funci´ on lineal permite que ∇
2
ψ = 0 sin que haya m´ aximos ni m´ınimos, pero la funci´ on ψ no estar´ıa acotada
en el infinito y ∇ψ = 0.
6
N´ otese sin embargo que la expresi´ on para la fuerza de Lorentz s´ı se obtiene a partir de la ley de Biot Savart y aplicado a la
corriente generada por una carga puntual, como se aprecia en el ejemplo 17. Sin embargo, esto no constituye una demostraci´ on
de la expresi´ on para la fuerza de Lorentz, la cual se considera una ley emp´ırica fundamental.
188 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA
10.8. Formalismo de Green en magnetost´atica
Dado que aqu´ı tenemos un potencial vectorial y no escalar, es necesario utilizar el teorema de Gauss
en su forma extendida aplicado a una diada T a fin de llegar al teorema vectorial de Green, el teorema de
Gauss queda

∇ T dV =

dS T
lo cual escrito en componentes se lee


i
T
ij
dV =

dS
i
T
ij
donde se ha usado convenci´ on de suma sobre ´ındices repetidos. Utilizando para la diada el siguiente valor
particular
T = (∇G) A−G∇A
o en componentes
T
ij
= (∂
i
G) A
j
−G∂
i
A
j
obtenemos

i
T
ij
=


2
G

A
j
+ (∂
i
G) (∂
i
A
j
) −(∂
i
G) (∂
i
A
j
) −G


2
A
j

=


2
G

A
j
−G


2
A
j

o en notaci´ on tensorial
∇ T =


2
G

A−G∇
2
A
y el teorema de la divergencia aplicado a esta diada nos da

A∇
2
G−G∇
2
A

dV =

dS [(∇G) A−G∇A]
la funci´ on de Green tiene como argumentos G = G(r, r
t
). Integrando sobre variables primadas tenemos

A

r
t


t2
G

r, r
t

−G

r, r
t


t2
A

r
t

dV
t
=

dS
t

¸

t
G

r, r
t

A

r
t

−G

r, r
t


t
A

r
t
¸
con ∇
t2
A(r
t
) = −

c
J(r
t
) (v´ alido solo en el gauge de coulomb) y con ∇
t2
G(r, r
t
) = −4πδ (r −r
t
)
−4π

A

r
t

δ

r −r
t

dV
t
+

c

G

r, r
t

J

r
t

dV
t
=

¸
dS
t

t
G

r, r
t

A

r
t

−G

r, r
t

dS
t

t
A

r
t
¸
de nuevo la presencia de la delta de Dirac permite despejar a A(r)
−4πA(r) = −

c

G

r, r
t

J

r
t

dV
t
+
¸
∂G(r, r
t
)
∂n
t

dS
t
A

r
t

−G

r, r
t

¸
∂A(r
t
)
∂n
t

dS
t

quedando finalmente
A(r) =
1
c

G

r, r
t

J

r
t

dV
t

1

¸
∂G(r, r
t
)
∂n
t

A

r
t

−G

r, r
t

¸
∂A(r
t
)
∂n
t

dS
t
(10.23)
es necesario enfatizar que esta forma de la soluci´ on es v´ alida solo en el Gauge de Coulomb. Para el problema
de Dirichlet G = 0 en la frontera y nos queda.
A(r) =
1
c

G

r, r
t

J

r
t

dV
t

1

∂G(r, r
t
)
∂n
t
A

r
t

dS
t
(10.24)
Recordemos que G solo depende de la geometr´ıa y de la ecuaci´ on diferencial, pero no depende de la presencia
de cargas o corrientes, de manera que para la misma geometr´ıa la funci´ on de Green es la misma que en
electrost´ atica. Si la frontera est´ a en el infinito, tomamos G(r, r
t
) = [r −r
t
[
−1
y desaparece la integral de
superficie, en cuyo caso el potencial se reduce a la expresi´ on (10.10) como era de esperarse.
10.8. FORMALISMO DE GREEN EN MAGNETOST
´
ATICA 189
10.8.1. Espira circular de corriente constante
Este ejemplo es de gran importancia ya que como veremos m´ as adelante, los dipolos magn´eticos puntuales
se pueden visualizar como peque˜ nas espiras de corriente. Para una espira circular de corriente constante,
encontraremos A(r) y B(r). Primero debemos calcular la densidad de corriente volum´etrica equivalente

J dV =

Idl = I

au
ϕ
dϕ = I

au
ϕ

=

Iau
ϕ

δ (cos θ −0) sin θ dθ

δ (r −a)
r
2
r
2
dr
=

a
0


0

π
0
Iaδ (cos θ)
δ (r −a)
a
2
u
ϕ
r
2
dr sin θ dθdϕ
=

Iδ (cos θ)
δ (r −a)
a
u
ϕ
dV
la densidad de corriente volum´etrica equivalente es
J

r
t

= Iδ

cos θ
t

δ (r
t
−a)
a
u
ϕ
= J
ϕ
u
ϕ

teniendo en cuenta que u
ϕ
= −u
x
sinϕ
t
+u
y
cos ϕ
t
y sustituyendo G en arm´ onicos esf´ericos en la ec. (10.10)
queda
A(r) =

2
I
ca

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1

(2l + 1) (l −m)!
4π (l +m)!
P
m
l
(0)


0
r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
δ

r
t
−a


u
x
i

m,1
−δ
m,−1
) +u
y

m,1

m,−1
)

usando
P
−1
l
= −
(l −1)!
(l + 1)!
P
1
l
, Y
l,−1
= −Y

l,1
A(r) =
πI
ca

¸
l=1
2P
1
l
(0) (l −1)!
(l + 1)!
¸
−u
x
sin ϕ
t
+u
y
cos ϕ
t
¸
. .. .
u
ϕ


0
r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
δ

r
t
−a

P
1
l
(cos θ)
Despu´es de integrar en r se obtiene
A(r) =
4πI
c
u
ϕ

¸
l=1
P
1
l
(0) (l −1)!
(l + 1)!
P
1
l
(cos θ)
r
l
<
r
l+1
>
= A
ϕ
u
ϕ
B(r) =
4πI
c

¸
l=1
P
1
l
(0) (l −1)!
(l + 1)!
¸
u
r
r
l (l + 1) P
l
(cos θ)
r
l
<
r
l+1
>

u
θ
r
P
1
l
(cos θ)

r
l
(l+1)
a
l+1
si r < a
−l
a
l
r
l+1
si r > a
¸
190 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA
para r >> a, conservando solo el primer t´ermino
B(r) =
2πIa
c
P
1
1
(0)

2u
r
P
1
(cos θ) +u
θ
P
1
1
(cos θ)

a
r
3
B(r) =
2πIa
c

−sin
π
2

[2u
r
cos θ +u
θ
(−sin θ)]
a
r
3
B(r) = −
2πIa
c
[2u
r
cos θ −u
θ
sin θ]
a
r
3
B
r
=
2µcos θ
r
3
, B
θ
=
µsinθ
r
3
como veremos m´ as adelante, estas expresiones definen el campo lejano de dipolo magn´etico, donde µ =
IA
c
=
Iπa
2
c
. Si comparamos este caso con la misma espira circular pero con carga est´ atica, vemos que en el caso
electrost´ atico aparecen los polinomios ordinarios de Legendre, en tanto que en el caso de corrientes aparecen
polinomios asociados de Legendre. Esta diferencia se puede atribuir a la diferencia entre el car´ acter escalar
de la densidad de carga y el car´ acter vectorial de la densidad de corriente.
10.9. Multipolos magn´eticos
A continuaci´ on realizaremos la expansi´ on multipolar del potencial vectorial A. Las motivaciones son
las mismas que en el caso electrost´ atico, es decir simplificar las expresiones para los campos lejanos y
eventualmente hacer predicciones sobre distribuciones de corriente que no se conocen detalladamente como
en el caso de los campos magn´eticos en la materia. La idea de nuevo es hacer una expansi´ on en 1/r que
como antes ser´ a dependiente del origen. Sin embargo, una ventaja que tendremos es que los dipolos ser´ an
independientes del origen y ´estos ser´ an los que se usen en la mayor´ıa de aplicaciones (los monopolos se
anulan). Utilizaremos la expansi´ on de la funci´ on de Green [r −r
t
[
−1
dada por la Ec. (8.2)
1
[r −r
t
[
=
1
r
+
r r
t
r
3
+
1
2r
5

3

r r
t

r r
t

−r
2
r
t2

+. . .
Y la expresi´ on para A en el caso de corrientes localizadas y espacio infinito.
A(r) =
1
c

J(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
(10.25)
dado que partimos de (10.25), la expansi´ on multipolar de A solo ser´ a v´ alida en el gauge de Coulomb.
A(r) =
1
c

1
r
+
r r
t
r
3
+
1
2r
5

3

r r
t

r r
t

−r
2
r
t2

+. . .

J

r
t

dV
t
A(r) =
1
cr

J

r
t

dV
t
+
r
cr
3

r
t
J

r
t

dV
t
+
1
2cr
5

¸
3

r r
t

r r
t

−r
2
r
t2
¸
J

r
t

dV
t
+. . .
A(r) =
1
cr

J

r
t

dV
t
+
r
cr
3

r
t
J

r
t

dV
t
+
1
2cr
5

J

r
t

3r
t
r
t
−r
t2
I

dV
t
: rr +. . . (10.26)
Analizando cada t´ermino se obtiene:
∇ (JX
k
) = ∂
i
(J
i
X
k
) = (∂
i
J
i
) X
k
+J
i
(∂
i
X
k
)
= (∇ J)
. .. .
=0
X
k
+J
i
δ
ik
= J
k
∇ (JX
k
) = J
k
⇒u
k
∇ (JX
k
) = u
k
J
k
⇒∇ (JX
k
u
k
) = J
k
u
k
J = ∇ (Jr)
10.9. MULTIPOLOS MAGN
´
ETICOS 191
Aplicando teorema de la divergencia

JdV =

∇ (Jr) dV =

dS (Jr) = 0
v´ alido para corriente localizada (J = 0 en el infinito) y para caso estacionario (se supuso que ∇ J = 0). En
consecuencia el primer t´ermino de la expansi´ on (monopolo) no existe.
Momento de dipolo magn´etico
Calculemos
∇ (JX
k
X
i
) = ∂
m
(J
m
X
k
X
i
) = X
k
X
i
(∂
m
J
m
)
. .. .
=0
+ (J
m

m
X
k
) X
i
+ (J
m

m
X
i
) X
k
= (J
m
δ
mk
) X
i
+ (J
m
δ
mi
) X
k
= J
k
X
i
+J
i
X
k
∇ (JX
k
X
i
) = J
k
X
i
+X
k
J
i
⇒∇ [J(X
k
u
k
) (X
i
u
i
)] = (J
k
u
k
) (X
i
u
i
) + (X
k
u
k
) (J
i
u
i
)
∇ (Jrr) = Jr +rJ
obs´ervese que el producto tensorial se escribe en el orden ki. Integrando

∇ (Jrr) dV =

dS (Jrr) = 0 =

(Jr +rJ) dV
donde se anula la integral de superficie porque la corriente est´ a localizada

Jr dV = −

rJ dV
con lo cual podemos escribir

rJ dV =
1
2

rJ dV +
1
2

rJ dV

rJ dV =
1
2

(rJ −Jr) dV (10.27)
Aplicando (10.27) para el segundo t´ermino de la expansi´ on (10.26) en su componente i se tiene

r
c

r
t
J
t
dV
t

i
=

r
2c

r
t
J
t
−J
t
r
t

dV
t

i
=
1
2c
X
j

X
t
j
J
t
i
−J
t
j
X
t
i

dV
t
=
1
2c
X
j

ε
jik

r
t
J
t

k
dV
t
= −
1
2c
ε
ijk
X
j

r
t
J
t

k
dV
t
= −
¸
r
2c

r
t
J
t
dV
t

i
=
¸
1
2c

r
t
J
t
dV
t

r
≡ (mr)
i
Reiteramos aqu´ı el uso de la convenci´ on de suma sobre ´ındices repetidos. Se ha definido el momento de
dipolo magn´etico
m≡
1
2c

r J dV (10.28)
tal como se ha definido, el momento de dipolo magn´etico proviene de una diada antisim´etrica, lo que hace que
se comporte como un vector axial ya que con las tres componentes independientes de un tensor antisim´etrico
de segundo orden, se puede formar un vector axial. Se puede observar que el dipolo magn´etico a diferencia
del el´ectrico, no depende nunca del origen, lo cual est´ a relacionado con el hecho de que no hay monopolo
y por tanto el t´ermino dipolar es el t´ermino no nulo mas bajo (a menos que tambi´en sea nulo). En el caso
el´ectrico, el dipolo es independiente del origen solo cuando la distribuci´ on no tiene carga neta (monopolo
nulo).
192 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA
10.9.1. T´ermino cuadrupolar
Calculamos
∇ (JX
i
X
j
X
k
) = X
i
X
j
X
k
∇ J + (J ∇X
i
) X
j
X
k
+(J ∇X
j
) X
i
X
k
+ (J ∇X
k
) X
i
X
j
= J
i
X
j
X
k
+X
i
J
j
X
k
+X
i
X
j
J
k
∇ (Jrrr) = Jrr +rJr +rrJ

∇ (Jrrr) dV =

dS (Jrrr) dV = 0 =

[Jrr +rJr +rrJ] dV

Jrr dV = −

[rJr +rrJ] dV
de modo que el tercer t´ermino en la expansi´ on del potencial es

3Jrr −JI r
2

dV =
¸
3
2
(Jrr −rJr −rrJ) −JI r
2

dV (10.29)
desarrollemos el segundo t´ermino de la izquierda en (10.29)

JX
k
r
2

= ∇ (JX
k
X
l
X
l
) = ∂
i
(J
i
X
k
X
l
X
l
)
= (∂
i
J
i
) X
k
X
l
X
l
+J
i
(∂
i
X
k
) X
l
X
l
+ 2J
i
X
k
(∂
i
X
l
) X
l
= J
i

ik
) X
l
X
l
+ 2J
i
X
k

il
) X
l
= J
k
X
l
X
l
+ 2J
l
X
k
X
l
= J
k
r
2
+ 2 (J r) X
k
queda entonces

Jrr
2

= r
2
J + 2 (J r) r ⇒r
2
J = ∇

Jrr
2

−2 (J r) r
de lo cual la segunda integral de volumen a la izquierda de (10.29) queda

JIr
2
dV =
1
2
¸
JIr
2
dV +

JIr
2
dV

=
1
2
¸
JIr
2
dV +

JIrr
2

−2 (JI r) r

dV

=
1
2
¸
JIr
2
dV −2

(J r) rI dV +

dS

JIrr
2

nuevamente el t´ermino de superficie se va y nos queda

JIr
2
dV =
1
2

JIr
2
−2 (J r) rI

dV
por tanto (10.29) queda

3Jrr −JI r
2

dV =
1
2

¸
3 (Jrr −rJr −rrJ) −

r
2
JI −2 (J r) rI
¸
dV
=
c
2
Q
10.9. MULTIPOLOS MAGN
´
ETICOS 193
donde Q define el momento de cuadrupolo magn´etico y es una triada o tensor de tercer rango. En compo-
nentes el cuadrupolo se escribe
Q
ijk
=
1
c

¸
3 (J
i
X
j
X
k
−X
i
J
j
X
k
−X
i
X
j
J
k
) −r
2
J
i
δ
jk
+ 2J
l
X
l
X
i
δ
jk
¸
dV
la traza con respecto a jk es nula
¸
3
j=1
Q
ijj
= 0. Cuantos elementos independientes tiene Q
ijk
?.
El potencial vectorial se escribe
A(r) =
mr
r
3
+
1
4r
5
Q : rr +. . .
A
i
(r) =
(mr)
i
r
3
+
1
4r
5
Q
ijk
X
j
X
k
el campo magn´etico en aproximaci´ on dipolar se obtiene tomando el rotacional del t´ermino dipolar en A
B(r) =
3´r (´r m) −m
r
3
Este t´ermino es id´entico en forma al campo dipolar electrost´ atico, no obstante en el caso de dipolos F´ısicos, los
dipolos el´ectrico y magn´etico difieren fuertemente en su estructura en el caso de campos cercanos. En forma
an´ aloga al caso electrost´ atico secci´ on (8.1.4), podemos aqu´ı encontrar la correcci´ on que este t´ermino dipolar
requiere para poder ser usado estad´ısticamente en regiones cercanas a las corrientes. Para ello requerimos
que el campo corregido reproduzca el promedio obtenido en la Ec. (10.30), este campo corregido es
B(r) =
3´r (´r m) −m
r
3
+

3
m δ (r)
el t´ermino extra es necesario para calcular el valor de la constante hiperfina de los ´ atomos.
Por ´ ultimo, si bien es un arreglo mas ien artificial, conviene hacernos una idea de lo que es un dipolo
magn´etico puro: lazo cerrado con todas sus dimensiones infinitesimales, ubicado en el origen y de tal forma
que m = Ia sea constante de modo que el ´ area a tiende a cero y la corriente tiende a infinito.
10.9.2. Multipolos magn´eticos esf´ericos
En analog´ıa con el caso electrost´ atico Secci´ on 8.1.2, podemos utilizar la expansi´ on de [r −r
t
[
−1
en
arm´ onicos esf´ericos Ec. (6.3), y la expresi´ on (10.25) para obtener
A =
1
c

J(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
=

c

J

r
t


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1
r
l
<
r
l+1
>
dV
t
A =

c

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1
¸

J

r
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

r
l
<
r
l+1
>
dV
t
¸
A =

c

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1
q
(M)
lm
los multipolos magn´eticos esf´ericos tienen propiedades similares a los multipolos el´ectricos esf´ericos. Por
ejemplo, el primer multipolo no nulo es independiente del origen.
10.9.3. Dipolo magn´etico de una espira de corriente
Asumamos una espira plana como indica la figura ???. Para calcular el momento dipolar magn´etico
hacemos el an´ alogo unidimensional J dV →idl
194 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA
m =
1
2c

r J dV =
i
2c

r dl
Para calcular el valor de esta integral separamos el vector posici´ on r = r
0
+r
t
. Donde r
0
va desde el origen
hasta un punto fijo que pasa por el plano de la espira y que est´ a encerrado por el lazo cerrado; r
t
es un
vector que va desde el punto fijo en cuesti´ on hasta el borde de la espira, es decri hasta el extremo de r.
m =
i
2c

r
t
+r
0

dl =
i
2c

r
t
dl +r
0

dl =
i
2c

r
t
dl =
i
c
(Area de la espira) n
donde hemos tenido en cuenta que

dl = 0. En particular para espira plana
m =
i
c
Area n
donde n estar´ıa definido por la regla de la mano derecha.
10.9.4. Flujo de part´ıculas puntuales
Sean un conjunto de cargas puntuales q
i
de masas m
i
que viajan a velocidad v
i
, formando un flujo
discreto de carga. La densidad de corriente se escribe
J(r) =
N
¸
i=1
ρ
i
v
i
=
N
¸
i=1
q
i
δ (r −r
i
) v
i
con lo cual el momento dipolar magn´etico estar´ a dado por
m =

r J
2c
dV =
1
2c

r
N
¸
i=1
q
i
v
i
δ (r −r
i
) dV
m =
1
2c
N
¸
i=1

r
i
v
i
q
i
=
1
2c
¸
i=1
q
i
m
i
r
i
p
i
=
1
2c
¸
i=1
q
i
m
i
L
i
si la relaci´ on carga masa es la misma para todas las part´ıculas, el momento dipolar magn´etico se simplifica
m =
qL
2mc
esta es la relaci´ on cl´ asica entre el momento angular y el momento dipolar magn´etico. Tal relaci´ on es modi-
ficada en mec´ anica cu´ antica por la introducci´ on del momento angular intr´ınseco.
10.10. Expansi´ on multipolar de fuerza y torque
La fuerza que un elemento de carga dq que tiene velocidad v, experimenta en un campo magn´etico es
dF =
dq
c
(v B) =
1
c
ρ (v B) dV =
1
c
(ρv B) dV =
1
c
(J B) dV
Por tanto, la fuerza que una distribuci´ on de corriente J experimenta cuando est´ a inmersa en un campo B
es
F =
1
c

(J B) dV
10.11. PROMEDIO VOLUM
´
ETRICO DEL CAMPO MAGN
´
ETICO 195
En analog´ıa con el procedimiento realizado para la fuerza el´ectrica (Sec. 8.3, p. 153), realizamos una expan-
si´ on de B alrededor de alg´ un punto r
0
cercano a la distribuci´ on J.
F =
1
c

J(r) [B(r
0
) + (r −r
0
) ∇B(r
0
) + (r −r
0
) (r −r
0
) : ∇∇B+. . .] dV
=
¸
1
c

J(r) dV

B(r
0
) +
1
c

J(r) [(r −r
0
) ∇B(r
0
)]
+
1
c

J(r) [(r −r
0
) (r −r
0
) : ∇∇B] +. . .
El primer t´ermino se anula ya que corresponde al monopolo magn´etico, calculando los t´erminos dipolares y
cuadrupolares se obtiene
F = ∇(m B) +

6
(Q : B) +. . .
Para el torque, se tiene
τ =

r dF =
1
c

r (J B) dV
calculando solo el dipolo queda
τ = mB
que define el torque sobre un dipolo magn´etico puntual. Al igual que en el caso electrost´ atico, este torque
tiende a alinear al dipolo en direcci´ on paralela al campo, es decir, es de car´ acter restaurador.
La expansi´ on de la fuerza hasta orden dipolar nos lleva a definir un valor de la energ´ıa potencial de la
forma U = −m B. Sin embargo, es f´ acil ver que esta no es la energ´ıa total del sistema ya que para traer al
dipolo m a su posici´ on final en el campo externo, es necesario hacer trabajo para mantener a la corriente
J de la distribuci´ on que se trae, de tal forma que mantenga a m constante. Sin embargo, este valor de la
energ´ıa es ´ util para el c´ alculo los efectos que un campo magn´etico tiene sobre los ´ atomos como es el caso del
efecto Zeeman, la estructura fina y la estructura hiperfina. N´ otese finalmente que esta energ´ıa U depende
de la velocidad ya que m depende de la densidad de corriente que a su vez depende de la velocidad.
10.11. Promedio volum´etrico del campo magn´etico
Para distribuciones localizadas de corrientes estacionarias, los promedios volum´etricos de los campos
magn´eticos definidos sobre una esfera, tienen propiedades muy semejantes a las que se obtuvieron en la
secci´ on (8.1.4), para el campo electrost´ atico de una distribuci´ on localizada de cargas. La expresi´ on an´ aloga
a la Ec. (??) (ver secci´ on 8.1.4), es

r<R
B dV =

3c

R
2
r
<
r
t
r
2
>

r
t
J

r
t

dV
t
donde r
>
es el mayor entre r
t
y R, con el origen en el centro de la esfera. La integraci´ on en las variables
primadas se realiza en toda la regi´ on en donde hay corriente, sin importar si esta regi´ on es interior o exterior
a la esfera. La expresi´ on (??), es v´ alida para cualquier tama˜ no y ubicaci´ on de la esfera. En particular, si
toda la densidad de corriente est´ a contenida en la esfera, entonces r
t
= r
<
quedando

r<R
B dV =

3
m (10.30)
donde
m≡
1
2c

r J dV
196 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA
es el dipolo magn´etico y es el primer t´ermino en la expansi´ on multipolar del potencial vectorial, como vimos
en la secci´ on (10.9). Si por otro lado, la esfera es totalmente externa a la carga se tiene
1
V
esfera

r<R
B dV = B(0) (10.31)
vale la pena mencionar que estos resultados son exactos, y no dependen de la aproximaci´ on dipolar del
campo, en analog´ıa con lo que ocurre con los campos electrost´ aticos.
10.12. Problemas resueltos de magnetost´atica
Los siguientes son problemas planteados en el texto de Sep´ ulveda, cap´ıtulo de magnetost´ atica
1) (Sep´ ulveda pag 197). La densidad de corriente producida por un electr´ on 2p en el ´ atomo de hidr´ ogeno
es:
J = u
ϕ
q
32ma
5
0
e
−r/a
0
r sin θ
evaluar A(r).
Debemos hallar A(r), para todo el espacio. La expresi´ on para A(r) con condiciones de Dirichlet es
A(r) =
1
c

V
J

r
t

G

r, r
t

dV
t

1

∂G
∂n
t
A

r
t

dS
t
si las fornteras est´ an en el infinito,G es la funci´ on de Green para espacio infinito, y la integral de superficie
se anula obteni´endose
A(r) =
1
c

V
J

r
t

G

r, r
t

dV
t
=
1
c

V
J(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
(10.32)
utilizando el diferencial de volumen en coordenadas esf´ericas y la expansi´ on de G en arm´ onicos esf´ericos
(6.3), se obtiene
A(r) =
1
c

V
¸
u
ϕ
q
32ma
5
0
e
−r

/a
0
r
t
sinθ
t

¸


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1
r
l
<
r
l+1
>
¸
r
t2
dr
t
dΩ
t
A(r) =

c
q
32ma
5
0

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1
¸
u
ϕ
sin θ
t
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t

¸

r
l
<
r
l+1
>
r
t3
e
−r

/a
0
dr
t
¸
(10.33)
realizamos primero la integraci´ on angular
A

=


0

π
0
u
ϕ
sin θ
t
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
recordando la expresi´ on para el vector unitario u
ϕ
= −u
x
sinϕ
t
+u
y
cos ϕ
t
y utilizando las expresiones
sin ϕ
t
=
e

−e
−iϕ

2i
; cos ϕ
t
=
e

+e
−iϕ

2
se tiene
A

=


0

π
0
¸
−u
x

e

−e
−iϕ

2i

+u
y

e

+e
−iϕ

2
¸
sin θ
t
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
A

=


0

π
0
¸
−u
x

e

2i
¸
sin θ
t
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
+


0

π
0
¸
u
x

e
−iϕ

2i
¸
sin θ
t
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
+


0

π
0
¸
u
y

e

2
¸
sin θ
t
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
+


0

π
0
¸
u
y

e
−iϕ

2
¸
sin θ
t
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
10.12. PROBLEMAS RESUELTOS DE MAGNETOST
´
ATICA 197
definiendo
A
Ω1


0

π
0
e

sin θ
t
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
; A
Ω2


0

π
0
e
−iϕ

sinθ
t
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
obtenemos
A

=
u
y
2
(A
Ω1
+A
Ω2
) −
u
x
2i
(A
Ω1
−A
Ω2
)
en lo que sigue ser´ an ´ utiles las siguientes expresiones
Y
11
(θ, ϕ) = −

3

sin θ e

; Y
l,−m
(θ, ϕ) = (−1)
m
Y

lm
(θ, ϕ) (10.34)
calculemos A
Ω1
, de las anteriores indentidades tenemos que sin θ e

= −

8π/3Y
11
(θ, ϕ) sustituyendo esto
en la expresi´ on para A
Ω1
A
Ω1
≡ −


3


0

π
0
Y
11

θ
t
, ϕ
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
= −


3
δ
l1
δ
m1
calculamos ahora A
Ω2
. Conjugando la identidad antes usada se tiene sinθ e
−iϕ
= −

8π/3Y

11
(θ, ϕ), y
usando la segunda identidad (10.34), sin θ e
−iϕ
=

8π/3Y
1,−1
(θ, ϕ), sustituyendo en la expresi´ on para A
Ω2
A
Ω2


3


0

π
0
Y
1,−1
(θ, ϕ) Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
=


3
δ
l1
δ
m,−1
la integral angular queda
A

=
u
y
2


3
δ
l1
δ
m1
+


3
δ
l1
δ
m,−1


u
x
2i


3
δ
l1
δ
m1


3
δ
l1
δ
m,−1

A

= u
y


3
δ
l1
(−δ
m1

m,−1
) −iu
x


3
δ
l1

m1

m,−1
)
A

=


3
δ
l1
[u
y
(−δ
m1

m,−1
) −iu
x

m1

m,−1
)]
sustitu´ımos esta expresi´ on en (10.33)
A(r) =

c
q
32ma
5
0

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1


3
δ
l1
[u
y
(−δ
m1

m,−1
) −iu
x

m1

m,−1
)]
¸¸

r
l
<
r
l+1
>
r
t3
e
−r

/a
0
dr
t
¸
A(r) =

c


3
q
32ma
5
0
1
¸
m=−1
Y
1m
(θ, ϕ)
2 + 1
¦u
y
(−δ
m1

m,−1
) −iu
x

m1

m,−1

¸
r
<
r
2
>
r
t3
e
−r

/a
0
dr
t

A(r) =

3c


3
q
32ma
5
0
1
¸
m=−1
[u
y
Y
1m
(θ, ϕ) (−δ
m1

m,−1
) −iu
x
Y
1m
(θ, ϕ) (δ
m1

m,−1
)] A
r
A(r) =
π
24c


3
q
ma
5
0
¦u
y
[−Y
11
(θ, ϕ) +Y
1,−1
(θ, ϕ)] −iu
x
[Y
11
(θ, ϕ) +Y
1,−1
(θ, ϕ)]¦ A
r
(10.35)
donde hemos definido
A
r
=

r
<
r
2
>
r
t3
e
−r

/a
0
dr
t
198 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA
tomando la expresi´ on expl´ıcita para Y
11
(θ, ϕ) y Y
1,−1
(θ, ϕ)

3/8π sinθ e
−iϕ
= Y
1,−1
(θ, ϕ) ; −

3/8π sin θ e

= Y
11
(θ, ϕ)
−Y
11
(θ, ϕ) +Y
1,−1
(θ, ϕ) =

3/8π sin θ e

+

3/8π sin θ e
−iϕ
= 2

3/8π sinθ cos ϕ =

3

sin θ cos ϕ
Y
11
(θ, ϕ) +Y
1,−1
(θ, ϕ) = −

3/8π sin θ e

+

3/8π sinθ e
−iϕ
= −2i

3/8π sin θ sin ϕ = −i

3

sin θ sin ϕ
sustituyendo en (10.35)
A(r) =
π
24c


3
q
ma
5
0

u
y
¸

3

sin θ cos ϕ
¸
−iu
x
¸
−i

3

sin θ sinϕ
¸¸
A
r
A(r) =
π
24c

3


3
q
ma
5
0
sin θ ¦u
y
cos ϕ −u
x
sin ϕ¦ A
r
A(r) =
¸
πq
24cma
5
0
sinθ

u
ϕ
A
r
(10.36)
debemos ahora evaluar la integral radial A
r
, para lo cual partimos la integral entre [0, r], y (r, ∞)
A
r
=

r
<
r
2
>
r
t3
e
−r

/a
0
dr
t
=

r
0
r
t
r
2
r
t3
e
−r

/a
0
dr
t
+


r
r
r
t2
r
t3
e
−r

/a
0
dr
t
A
r
=
1
r
2

r
0
r
t4
e
−r

/a
0
dr
t
+r


r
r
t
e
−r

/a
0
dr
t
hacemos el cambio de variable x = r
t
/a
0
A
r
=
1
r
2

r/a
0
0
(a
0
x)
4
e
−x
a
0
dx +r


r/a
0
a
0
x e
−x
a
0
dx
A
r
=
a
5
0
r
2

r/a
0
0
x
4
e
−x
dx +a
2
0
r


r/a
0
x e
−x
dx ≡
a
5
0
r
2
A
r2
+a
2
0
r A
r1
(10.37)
A
r1
se calcula f´ acilmente por partes con u = x, dv = e
−x
dx

x e
−x
dx = −xe
−x

−e
−x
dx = −xe
−x
+

e
−x
dx = −e
−x
(x + 1) ⇒
A
r1
=


r/a
0
x e
−x
dx = e
−r/a
0

1 +
r
a
0

A
r2
se puede hacer por partes en forma sucesiva, comenzando con u
1
= x
4
, dv
1
= e
−x
dx, para las siguientes
integrales se tiene u
2
= x
3
, dv
2
= e
−x
dx y as´ı sucesivamente

x
4
e
−x
dx = −x
4
e
−x
+ 4

x
3
e
−x
dx = −x
4
e
−x
+ 4

−x
3
e
−x
+ 3

x
2
e
−x
dx

= −x
4
e
−x
+ 4
¸
−x
3
e
−x
+ 3

−x
2
e
−x
+ 2

xe
−x
dx

= −x
4
e
−x
−4x
3
e
−x
−12x
2
e
−x
+ 24

xe
−x
dx
= −x
4
e
−x
−4x
3
e
−x
−12x
2
e
−x
−24e
−x
(1 +x)

x
4
e
−x
dx = −e
−x

x
4
+ 4x
3
+ 12x
2
+ 24x + 24

10.12. PROBLEMAS RESUELTOS DE MAGNETOST
´
ATICA 199
A
r2
=

r/a
0
0
x
4
e
−x
dx = 24 −e
−r/a
0
¸

r
a
0

4
+ 4

r
a
0

3
+ 12

r
a
0

2
+ 24

r
a
0

+ 24
¸
la integral radial (10.37) queda
A
r
=
a
5
0
r
2

24 −e
−r/a
0
¸

r
a
0

4
+ 4

r
a
0

3
+ 12

r
a
0

2
+ 24

r
a
0

+ 24
¸¸
+a
2
0
r

e
−r/a
0

1 +
r
a
0

factorizando adecuadamente
A
r
=
a
5
0
r
2
e
−r/a
0

24e
r/a
0

¸

r
a
0

4
+ 4

r
a
0

3
+ 12

r
a
0

2
+ 24

r
a
0

+ 24
¸¸
+
a
5
0
r
2
e
−r/a
0
¸

r
a
0

3
+

r
a
0

4
¸
A
r
=
a
5
0
r
2
e
−r/a
0

24e
r/a
0
−3

r
a
0

3
−12

r
a
0

2
−24

r
a
0

−24
¸
A
r
= −
3a
5
0
r
2
e
−r/a
0

−8e
r/a
0
+

r
a
0

3
+ 4

r
a
0

2
+ 8

r
a
0

+ 8
¸
A
r
= −
3a
5
0
r
2
e
−r/a
0

r
a
0

3
+ 4

r
a
0

2
+ 8

r
a
0

+ 8

1 −e
r/a
0

¸
(10.38)
reemplazando (10.38) en (10.36) se tiene
A(r) =
¸

3a
5
0
r
2
e
−r/a
0
πq
24cma
5
0
sin θ

u
ϕ
¸

r
a
0

3
+ 4

r
a
0

2
+ 8

r
a
0

+ 8

1 −e
r/a
0

¸
A(r) = −
πq sinθ
8mcr
2
e
−r/a
0
¸

r
a
0

3
+ 4

r
a
0

2
+ 8

r
a
0

+ 8

1 −e
r/a
0

¸
u
ϕ
———————–
———————–
2) Sep´ ulveda pag 201. Evaluar A y B para un sistema de dos anillos con corrientes i
1
e i
2
y radios a y
b, separados una distancia 2h. Los planos de los anillos son paralelos y conc´entricos.
Primero calculamos la densidad volum´etrica equivalente J = J
1
+J
2
J dV = I
1
dl
1
+I
2
dl
2
, dl
1
= a dϕ u
ϕ
, dl
2
= b dϕ u
ϕ

J
1
dV =

I
1
a dϕ u
ϕ

δ

r −

h
2
+a
2

r
2
r
2
dr

δ (cos θ −cos θ
1
) sin θ dθ
=

I
1
a
δ

r −

h
2
+a
2

h
2
+a
2
δ

cos θ −
h

h
2
+a
2

u
ϕ
¸
¸
sin θ dθ dϕ r
2
dr
⇒J
1
= I
1
a
δ

r
t


h
2
+a
2

δ

cos θ
t

h

h
2
+a
2

h
2
+a
2
u
ϕ

para la otra corriente (debajo del plano XY), el ´ angulo θ
2
viene dado por θ
2
= π −α
0
, donde α
0
es el ´ angulo
agudo entre el eje Z negativo y la posici´ on de un punto en el alambre 2 de modo que
cos θ
2
= cos (π −α
0
) = −cos α
0
= −
h

h
2
+b
2
200 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA
y la densidad equivalente para el alambre 2 es
J
1
= I
2
b
δ

r
t


h
2
+b
2

δ

cos θ +
h

h
2
+b
2

h
2
+b
2
u
ϕ
por brevedad escribiremos
R
1

h
2
+a
2
, R
2

h
2
+b
2
, cos θ
1
=
h

h
2
+a
2
, cos θ
2
= −
h

h
2
+b
2
la densidad de corriente euqivalente total es
J
1
=
¸
I
1
a δ (r
t
−R
1
) δ (cos θ
t
−cos θ
1
)
R
2
1
+
I
2
b δ (r
t
−R
2
) δ (cos θ
t
−cos θ
2
)
R
2
2

u
ϕ

usando la expresi´ on de A, para espacio infinito, con expansi´ on G en arm´ onicos esf´ericos
A(r) =
1
c

V
¸
I
1
a δ (r
t
−R
1
) δ (cos θ
t
−cos θ
1
)
R
2
1
+
I
2
b δ (r
t
−R
2
) δ (cos θ
t
−cos θ
2
)
R
2
2

u
ϕ

¸


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1
r
l
<
r
l+1
>
¸¸
r
t2
dr
t
dΩ
t
evaluamos la integral sobre un solo alambre ya que el resultado se extrapola f´ acilmente para el otro
A
1
(r) =
1
c

V
¸
I
1
a δ (r
t
−R
1
) δ (cos θ
t
−cos θ
1
)
R
2
1
u
ϕ

¸


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1
r
l
<
r
l+1
>
¸
r
t2
dr
t
dΩ
t
A
1
(r) =
4πaI
1
cR
2
1

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1
¸
δ

cos θ
t
−cos θ
1

u
ϕ
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t

¸

r
l
<
r
l+1
>
r
t2
δ

r
t
−R
1

dr
t
¸
A
1
(r) =
4πaI
1
cR
2
1

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1
A
θ
A
r
(10.39)
A
θ

δ

cos θ
t
−cos θ
1

u
ϕ
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
; A
r

r
l
<
r
l+1
>
r
t2
δ

r
t
−R
1

dr
t
evaluemos la integral angular
A
θ
=


0
¸
π
0
δ

cos θ
t
−cos θ
1

sinθ
t

t

u
ϕ
Y

lm

θ
t
, ϕ
t


t
=


0
u
ϕ
Y

lm

θ
t
1
, ϕ
t


t
A
θ
=


0

−u
x
sin ϕ
t
+u
y
cos ϕ
t

Y

lm

θ
t
1
, ϕ
t


t
= −u
x


0
sin ϕ
t
Y

lm

θ
t
1
, ϕ
t


t
+u
y


0
cos ϕ
t
Y

lm

θ
t
1
, ϕ
t


t
A
θ
= −u
x


0

e

−e
−iϕ

2i

2l + 1

(l −m)!
(l +m)!
P
m
l
(cos θ
1
) e
−imϕ


t
+u
y


0

e

+e
−iϕ

2

2l + 1

(l −m)!
(l +m)!
P
m
l
(cos θ
1
) e
−imϕ


t
10.12. PROBLEMAS RESUELTOS DE MAGNETOST
´
ATICA 201
A
θ
= −u
x

2l + 1

(l −m)!
(l +m)!
P
m
l
(cos θ
1
)


0

e

−e

2i

e
−imϕ


t
+u
y

2l + 1

(l −m)!
(l +m)!
P
m
l
(cos θ
1
)


0

e

+e

2

e
−imϕ


t
usando las expresiones


0
e
±iϕ

e
−imϕ


t
= 2πδ
m,±1
A
θ
=

2l + 1

(l −m)!
(l +m)!

2
P
m
l
(cos θ
1
) [iu
x

m1
−δ
m,−1
) +u
y

m1

m,−1
)]
A
θ
= πiu
x
¸
2l + 1

(l −1)!
(l + 1)!
P
1
l
(cos θ
1
) δ
m1

2l + 1

(l + 1)!
(l −1)!
P
−1
l
(cos θ
1
) δ
m,−1
¸
+πu
y
¸
2l + 1

(l −1)!
(l + 1)!
P
1
l
(cos θ
1
) δ
m1
+

2l + 1

(l + 1)!
(l −1)!
P
−1
l
(cos θ
1
) δ
m,−1
¸
usando la identidad
P
−1
l
(cos θ) = −
(l −1)!
(l + 1)!
P
1
l
(cos θ)
A
θ
= πiu
x
¸
2l + 1

(l −1)!
(l + 1)!
P
1
l
(cos θ
1
) δ
m1
+

2l + 1

(l + 1)!
(l −1)!
(l −1)!
(l + 1)!
P
1
l
(cos θ
1
) δ
m,−1
¸
+πu
y
¸
2l + 1

(l −1)!
(l + 1)!
P
1
l
(cos θ
1
) δ
m1

2l + 1

(l + 1)!
(l −1)!
(l −1)!
(l + 1)!
P
1
l
(cos θ
1
) δ
m,−1
¸
A
θ
= π

2l + 1

(l −1)!
(l + 1)!
P
1
l
(cos θ
1
) [iu
x

m1

m,−1
) +u
y

m1
−δ
m,−1
)]
A
θ
=
1
2

(2l + 1) π
l (l + 1)
P
1
l
(cos θ
1
) [iu
x

m1

m,−1
) +u
y

m1
−δ
m,−1
)]
reemplazando en (10.39)
A
1
(r) =
4πaI
1
cR
2
1

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1

1
2

(2l + 1) π
l (l + 1)
P
1
l
(cos θ
1
) [iu
x

m1

m,−1
) +u
y

m1
−δ
m,−1
)]
¸
A
r
A
1
(r) =
2πaI
1
cR
2
1

¸
l=1

π
(2l + 1) l (l + 1)
A
r
P
1
l
(cos θ
1
) ¦iu
x
[Y
l,1
(θ, ϕ) +Y
l,−1
(θ, ϕ)] +u
y
[Y
l,1
(θ, ϕ) −Y
l,−1
(θ, ϕ)]¦
202 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA
obs´ervese que la suma sobre l comienza desde 1 y no desde cero, ya que como los ´ unicos valores permitidos
de m son ±1, el t´ermino l = 0, estar´ıa prohibido. Por otro lado
Y
l,1
(θ, ϕ) +Y
l,−1
(θ, ϕ) = Y
l,1
(θ, ϕ) −Y

l,1
(θ, ϕ) = 2iRe [Y
l,1
(θ, ϕ)]
= 2i

2l + 1

(l −1)!
(l + 1)!
P
1
l
(cos θ) cos ϕ
= i

2l + 1
πl (l + 1)
P
1
l
(cos θ) cos ϕ
Y
l,1
(θ, ϕ) −Y
l,−1
(θ, ϕ) = Y
l,1
(θ, ϕ) +Y

l,1
(θ, ϕ) = 2Im[Y
l,1
(θ, ϕ)]
=

2l + 1
πl (l + 1)
P
1
l
(cos θ) sin ϕ
reemplazando en la expresi´ on para A
1
A
1
(r) =
2πaI
1
cR
2
1

¸
l=1

π

(2l + 1) l (l + 1)
A
r
P
1
l
(cos θ
1
)

iu
x
¸
i

2l + 1
πl (l + 1)
P
1
l
(cos θ) cos ϕ
¸
+u
y
¸
2l + 1
πl (l + 1)
P
1
l
(cos θ) sin ϕ
¸¸
A
1
(r) =
2πaI
1
cR
2
1

¸
l=1
A
r
l (l + 1)
P
1
l
(cos θ
1
) P
1
l
(cos θ) ¦−u
x
cos ϕ +u
y
sin ϕ¦
A
1
(r) =
2πaI
1
cR
2
1

¸
l=1
P
1
l
(cos θ
1
) P
1
l
(cos θ)
l (l + 1)
u
ϕ
A
r
ahora debemos evaluar la integral radial
A
r
=

r
l
<
r
l+1
>
r
t2
δ

r
t
−R
1

dr
t
para lo cual consideramos dos intervalos
a) si r < R
1
⇒r < r
t
A
r
= r
l


r
1
(r
t
)
l+1
r
t2
δ

r
t
−R
1

dr
t
= r
l


r
1
(r
t
)
l−1
δ

r
t
−R
1

dr
t
=
r
l
R
(l−1)
1
b) si r > R
1
⇒r > r
t
A
r
=
1
r
l+1

r
0

r
t

l
r
t2
δ

r
t
−R
1

dr
t
=
1
r
l+1

r
0

r
t

l+2
δ

r
t
−R
1

dr
t
=
R
(l+2)
1
r
l+1
podemos sintetizar la expresi´ on de A
r
de la siguiente manera
A
r
= R
1
¸

r
R
1

l
Θ(R
1
−r) +

R
1
r

l+1
Θ(r −R
1
)
¸
la expresi´ on final para A
1
es
A
1
(r) =
2πaI
1
cR
1

¸
l=1
P
1
l
(cos θ
1
) P
1
l
(cos θ)
l (l + 1)
u
ϕ
¸

r
R
1

l
Θ(R
1
−r) +

R
1
r

l+1
Θ(r −R
1
)
¸
10.12. PROBLEMAS RESUELTOS DE MAGNETOST
´
ATICA 203
la expresi´ on para A
2
se obtiene simplemente reemplazando cos θ
1
→ cos θ
2
, a → b, I
1
→ I
2
, R
1
→ R
2
.
Escribiremos el potencial vectorial total A = A
1
+A
2
en forma sint´etica
A(r) =
2πu
ϕ
c

¸
l=1
P
1
l
(cos θ)
l (l + 1)

aI
1
P
1
l
(cos θ
1
)
R
1
F
l
(r, R
1
) +
bI
2
P
1
l
(cos θ
2
)
R
2
F
l
(r, R
2
)

cos θ
1
=
h

h
2
+a
2
; cos θ
2
= −
h

h
2
+b
2
; R
1

h
2
+a
2
; R
2

h
2
+b
2
F
l
(r, R) ≡

r
R

l
Θ(R −r) +

R
r

l+1
Θ(r −R)
ahora evaluamos el campo el´ectrico, para lo cual tendremos en cuenta que para A = Au
ϕ
el rotacional
vendr´ a dado por
∇A =
u
r
r sin θ

∂θ
(Asin θ) −
u
θ
r

∂r
(rA)
∇A =
2πu
r
cr sin θ

¸
l=1

∂θ

sinθ P
1
l
(cos θ)

l (l + 1)

aI
1
P
1
l
(cos θ
1
)
R
1
F
l
(r, R
1
) +
bI
2
P
1
l
(cos θ
2
)
R
2
F
l
(r, R
2
)


2πu
θ
cr

¸
l=1
P
1
l
(cos θ)
l (l + 1)

aI
1
P
1
l
(cos θ
1
)
R
1

∂r
[rF
l
(r, R
1
)] +
bI
2
P
1
l
(cos θ
2
)
R
2

∂r
[rF
l
(r, R
2
)]

utilizamos la identidad
dP
1
l
(cos θ)

= P
2
l
(cos θ) + cot θ P
1
l
(cos θ) ⇒

∂θ

sinθ P
1
l
(cos θ)

= 2 cos θ P
1
l
(cos θ) + sin θ P
2
l
(cos θ)
toda la contribuci´ on angular en θ para la componente u
r
se puede escribir como

∂θ

sin θ P
1
l
(cos θ)

sin θ
= 2 cot θ P
1
l
(cos θ) +P
2
l
(cos θ)
por otro lado las derivadas radiales se escriben

∂r
[rF (r, R)] = (l + 1)

r
R

l
Θ(R −r) −l

R
r

l+1
Θ(r −R)
el campo magn´etico se puede escribir sint´eticamente como
B =
2πu
r
cr

¸
l=1
Z
l
(θ)
l (l + 1)

aI
1
P
1
l
(cos θ
1
)
R
1
F
l
(r, R
1
) +
bI
2
P
1
l
(cos θ
2
)
R
2
F
l
(r, R
2
)


2πu
θ
cr

¸
l=1
P
1
l
(cos θ)
l (l + 1)

aI
1
P
1
l
(cos θ
1
)
R
1
H
l
(r, R
1
) +
bI
2
P
1
l
(cos θ
2
)
R
2
H
l
(r, R
2
)

Z
l
(θ) ≡ 2 cot θ P
1
l
(cos θ) +P
2
l
(cos θ) ; H (r, R) ≡ (l + 1)

r
R

l
Θ(R −r) −l

R
r

l+1
Θ(r −R)
si a = b se obtienen los anillos de Helmholtz, en tal caso R
1
= R
2
, cos θ
1
= −cos θ
2
. Vamos a suponer
adicionalmente que i
1
= i
2
, usando la relaci´ on P
l
(−x) = (−1)
l
P
l
(x) se puede ver que
P
l
(cos θ
2
) = P
l
(−cos θ
1
) = (−1)
l
P
l
(cos θ
1
)
204 CAP
´
ITULO 10. MAGNETOST
´
ATICA
de modo que
B
h
=
4πaI
1
u
r
crR
1

¸
l=1
Z
l
(θ)
l (l + 1)

P
1
l
(cos θ
1
) + (−1)
l
P
l
(cos θ
1
)

F
l
(r, R
1
)

4πaI
1
u
θ
crR
1

¸
l=1
P
1
l
(cos θ)
l (l + 1)

P
1
l
(cos θ
1
) + (−1)
l
P
l
(cos θ
1
)

H
l
(r, R
1
)
por lo tanto cuando a = b, e I
1
= I
2
, las contribuciones impares de l se anulan y el campo magn´etico se
reduce a
B
h
=
4πaI
1
u
r
crR
1

¸
l=1
Z
2l
(θ)
2l (2l + 1)
P
1
2l
(cos θ
1
) F
2l
(r, R
1
)

4πaI
1
u
θ
crR
1

¸
l=1
P
1
2l
(cos θ)
2l (2l + 1)
P
1
2l
(cos θ
1
) H
2l
(r, R
1
)
B
h
=
4πaI
1
crR
1

¸
l=1
P
1
2l
(cos θ
1
)
2l (2l + 1)

u
r
Z
2l
(θ) F
2l
(r, R
1
) −u
θ
P
1
2l
(cos θ) H
2l
(r, R
1
)

para obtener el valor aproximado de B
h
cerca al origen coordenado, se observa que r/R
1
<< 1. Por tanto
podemos tomar solo el t´ermino de primer orden en r/R
1
, en las expresiones de F
2l
(r, R
1
) y H
2l
(r, R
1
), lo
cual equivale a tomar solo el t´ermino l = 1 en la sumatoria
B
h

4πaI
1
crR
1
P
1
2
(cos θ
1
)
2 (2 + 1)

u
r
Z
2
(θ) F
2
(r, R
1
) −u
θ
P
1
2
(cos θ) H
2
(r, R
1
)

teniendo en cuenta que r < R
1
⇒Θ(r −R
1
) = 0 y se tiene
B
h

4πaI
1
crR
1
P
1
2
(cos θ
1
)
6

u
r

2 cot θ P
1
2
(cos θ) +P
2
2
(cos θ)

r
R
1

2
−u
θ
P
1
2
(cos θ)
¸
3

r
R
1

2
¸¸
usando las identidades
P
1
2
(x) = −3x

(1 −x
2
) ; P
2
2
(x) = 3

1 −x
2


P
1
2
(cos θ) = −3 cos θ sin θ = −
3
2
sin 2θ ; P
2
2
(cos θ) = 3 sin
2
θ
el campo magn´etico B
h
cerca al origen es
B
h

4πaI
1
crR
1


3
2
sin 2θ
1

6

u
r
¸
2 cot θ


3
2
sin 2θ

+ 3 sin
2
θ

r
R
1

2
−u
θ


3
2
sin 2θ

¸
3

r
R
1

2
¸¸
B
h

πaI
1
crR
1
sin 2θ
1

r
R
1

2

u
r

3 cot θ sin 2θ −3 sin
2
θ

−3u
θ

3
2
sin 2θ

B
h

3πaI
1
crR
1

r
R
1

2
sin2θ
1

u
r

2 cos
2
θ −sin
2
θ


3
2
u
θ
sin2θ

B
h

3πaI
1
crR
1

r
R
1

2
sin2θ
1

u
r

3 cos
2
θ −1


3
2
u
θ
sin2θ

Cap´ıtulo 11
Magnetost´atica de medios materiales
11.1. Magnetizaci´ on
En la materia existen corrientes microsc´ opicas (electrones y tal vez iones en movimiento). Estas cor-
rientes microsc´ opicas dan lugar a dipolos magn´eticos microsc´ opicos cuando el material se sumerge en un
campo magn´etico B; por reorientaci´ on surgen entonces efectos macrosc´ opicos. No obstante, la forma en que
responden los cuerpos a un campo magn´eticos nos lleva a tres grandes tipos de materiales: paramegn´eticos,
diamagn´eticos y ferromagn´eticos. Los dos primeros tienen usualmente una respuesta lineal y no dependen de
la historia del material, por el contrario el ferromagnetismo es un fen´ omeno no lineal que adem´ as depende
de la historia del material, diferiremos la discusi´ on de estos ´ ultimos para el final del cap´ıtulo. Aunque la ex-
plicaci´ on mas satisfactoria de todos estos fen´ omenos yace en la mec´ anica cu´ antica, haremos un acercamiento
cualitativo cl´ asico o semicl´ asico a estos fen´ omenos.
11.1.1. Paramagnetismo
En la secci´ on (10.10) vimos que el torque generado por un dipolo magn´etico viene dado por
τ = mB
esta forma funcional del torque es id´entica a la que se encontr´ o para el caso electrost´ atico Ec. (9.2), donde
τ = p E. Y al igual que en el caso electrost´ atico, este torque es de tipo restaurador, de modo que tiende
a alinear a los campos en la direcci´ on paralela al campo B. Cuando los materiales alinean sus momentos
dipolares (en promedio) en la direcci´ on paralela al campo se habla de materiales paramagn´eticos. Por
otro lado, el movimiento electr´ onico en los ´ atomos produce un momento dipolar
1
, que genera esta clase
de torque restaurador en presencia de un campo B externo. Sin embargo, la mayor contribuci´ on a m la
da el momento dipolar intr´ınseco (momento magn´etico de esp´ın µ
s
), y dado que el principio de exclusi´ on
de Pauli en mec´ anica cu´ antica “organiza” a los electrones en pares con valor opuesto de µ
s
, existe una
cancelaci´ on de estos torques a menos que el n´ umero de electrones sea impar. De esta forma, el fen´ omeno
del paramagnetismo se observa generalmente en ´ atomos con n´ umero impar de electrones. Por supuesto, la
alineaci´ on no es perfecta dados los efectos t´ermicos y las interacciones con ´ atomos vecinos.
11.1.2. Diamagnetismo
A´ un una discusi´ on cl´ asica del diamagnetismo requiere de la ley de inducci´ on de Faraday, por lo cual
haremos una breve discusi´ on que ser´ a complementada cuando lleguemos a campos dependientes del tiempo.
1
Se podr´ıa decir que el electr´ on como part´ıcula no produce una corriente estacionaria. Sin embargo, si reemplazamos esta
visi´ on por la de una nube electr´ onica podemos ver al electr´ on mas como una esfera rotante de carga, que por tanto puede en
promedio mantener una corriente estacionaria.
205
206 CAP
´
ITULO 11. MAGNETOST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
Podemos ver los dipolos magn´eticos en la materia como una serie de espiras cerradas de corrientes mi-
crosc´ opicas (usualmente de electrones). Consideremos la corriente microsc´ opica producida por un electr´ on
con enorme frecuencia orbital, en tal caso se puede tomar la corriente del electr´ on como si fuera estacionar-
ia. Si este lazo de corriente se introduce en un campo B, y este campo depende del tiempo, se produce
un fen´ omeno de inducci´ on debido al cambio del flujo en la espira, este fen´ omeno de inducci´ on tambi´en se
puede producir si el campo es no uniforme y la espira se mueve inmersa en el campo. Como veremos m´ as
adelante, este fen´ omeno de inducci´ on produce un cambio en el momento dipolar que se opone al campo i.e.
∆m = −KB, este fen´ omeno de inducci´ on sobre la espira microsc´ opica da lugar al diamagnetismo el cual
es t´ıpicamente de menor magnitud que el paramagnetismo, sin embargo, el paramagnetismo se v´e usualmente
muy apantallado en ´ atomos con n´ umero par de electrones como ya se discuti´ o, en tal caso el diamagnetismo
se vuelve un fen´ omeno importante.
Como comentario final, es bien sabido que en la vida diaria conocemos la interacci´ on magn´etica por medio
de objetos ferromagn´eticos (imanes, br´ ujulas etc.), la raz´ on es que los fen´ omenos diamagn´etico y param-
agn´etico, son mucho m´ as d´ebiles y por tanto la materia ordinaria no produce un fen´ omeno de imanaci´ on
apreciable macrosc´ opicamente, salvo con instrumentos muy sensibles.
11.1.3. Ferromagnetismo
Este fen´ omeno al igual que el paramagnetismo, se debe a la alineaci´ on de espines en electrones desaparea-
dos. Pero la diferencia con ´este, consiste en que existen fuertes correlaciones entre los momentos magn´eticos
vecinos de manera que un dipolo tiende a alinearse paralelamente a sus vecinos. El origen de esta correlaci´ on
es mec´ anico cu´ antica. Sin embargo esta alineaci´ on solo ocurre en peque˜ nas regiones conocidas como do-
minios magn´eticos, pero los dominios s´ı estan aleatoriamente orientados de modo que se anula el campo
macrosc´ opico generado. Sin embargo, colocando una pieza de este material en un campo magn´etico intenso
se genera un torque que tiende a alinear a los dipolos a lo largo del campo, pero la mayor´ıa de los dipolos
se resisten al cambio en virtud de las fuertes correlaciones. No obstante, en la frontera entre dos dominios
hay tensiones entre los dipolos de uno u otro dominio debido a que est´ an orientados de forma diferente, y el
torque tiende a favorecer al lado de la frontera en donde los dipolos tienen una direcci´ on m´ as cercana a la
del campo, de modo que se modifican las fronteras de los dominios tal que crecen los dominios paralelos al
campo en tanto que los otros decrecen. Cuando el campo es muy intenso, un dominio puede ocupar todo el
material y se llega a una saturaci´ on.
El fen´ omeno anterior no es completamente reversible, si ahora se apaga el campo, aunque se recupera
parte de la aleatoriedad de los dominios, sigue existiendo una preponderancia de los dominios en la direcci´ on
del campo que se apag´ o. El objeto permanece magnetizado o imanado.
Una forma de producir un im´ an permanente es usando una bobina e introduciendo un n´ ucleo de
hierro en ella. Cuando se aumenta la corriente (y por lo tanto el campo) se mueven los dominios y crece
la magnetizaci´ on (M), hasta alcanzar un punto de saturaci´ on en el cual todos los dipolos est´ an alineados
y un incremento en la corriente ya no tiene efecto sobre M. Si ahora reducimos la corriente, tambi´en se
reduce la magnetizaci´ on pero no volvemos sobre el mismo camino, en particular al pasar por I = 0, todav´ıa
hay magnetizaci´ on es decir predominan los dominios paralelos al campo. Ahora aumentamos la corriente
pero en la direcci´ on contrario (campo en direcci´ on contraria al original) hasta anular la magnetizaci´ on,
y si seguimos a´ un aumentado esta corriente, encontramos una corriente de saturaci´ on y la magnetizaci´ on
aqu´ı ya no aumenta m´ as (y va en direcci´ on contraria a la magnetizaci´ on original). Una vez que llegamos a la
saturaci´ on disminu´ımos el valor de la corriente hasta llegar a cero encontrando a´ un una magneitzaci´ on (de
nuevo contraria en direcci´ on a la magnetizaci´ on original que obtuvimos con I = 0), de nuevo aumentando
la corriente (en la direcci´ on original) podemos anular en un cierto punto la magnetizaci´ on y si seguimos
aumentando llegamos de nuevo a un punto de saturaci´ on completando un lazo de Hist´eresis, de modo que
la magnetizaci´ on no depende solo del campo aplicado sino de la historia del material. Adicionalemente, es
un fen´ omeno altamente no lineal.
Es l´ ogico pensar que al aumentar la temperatura la alineaci´ on de los dominios se destruya por la agitaci´ on
11.2. CAMPO GENERADO POR OBJETOS MAGNETIZADOS 207
t´ermica. No obstante, existe adem´ as una tempreatura cr´ıtica (temperatura de Curie) a la cual ocurre una
transici´ on de fase y el material abruptamente se vuelve paramagn´etico.
11.1.4. Consecuencias de la ausencia de monopolos magn´eticos
Debido a la gran cantidad de expresiones matem´ aticas que se asemejan entre el caso electrost´ atico y el
magnetost´ atico, es usual en algunos contextos visualizar “cargas magn´eticas” a una cierta distancia una de
otra. Esta imagen es muy efectiva para muchos prop´ ositos, en particular para las aproximaciones de campo
lejano (modelo de Gilbert). Sin embargo, como ya se discuti´ o, la forma de los dipolos f´ısicos para regiones
cercanas a las distribuciones, es dr´ asticamente diferente para los dipolos electrost´ aticos y magnetost´ aticos.
Otro aspecto dr´ aticamente diferente es la ausencia de monopolos magn´eticos. Este fen´ omeno se puede ver
cuando se hacen sucesivos cortes a un im´ an, en ese caso no nos quedamos con un polo norte y un polo sur por
separado, sino que autom´ aticamente se generan nuevos polos en las nuevas piezas, de tal manera que cada
una adquiere polos norte y sur. Una imagen pict´ orica de la situaci´ on se v´e si miramos a una bobina como
un conjunto de espiras independientes muy cercanas, si separamos en dos mitades esta bobina, el campo
que se genera en cada espira se sigue pareciendo al de la bobina original ya que se “reorganizan” los efectos
de borde. Este procedimiento no evita que las nuevas l´ıneas de campo se cierren sobre s´ı mismas. Otro
procedimiento imaginable es cortar las espiras, pero este proceso simplemente desemboca en la desaparici´ on
de la corriente y por tanto, del campo magn´etico. Aqu´ı tenemos una caracter´ıstica esencialmente diferente
al caso el´ectrost´ atico, si una carga puntual (elemento fundamental de carga) la dividimos en dos mitades, se
producen dos cargas que generan campos con intensidades tambi´en divididas por dos. El lazo de corriente
en cambio, es indivisible como elemento generador de campo B. Esto est´ a relacionado con el hecho de que
existe un principio de conservaci´ on de la carga, en tanto que no hay un principio de conservaci´ on de la
corriente.
Por esta raz´ on, la imagen m´ as precisa es ver a los dipolos puros como peque˜ nos lazos de corriente
(modelo de Ampere), lo cual refleja m´ as la esencia de esta interacci´ on. La posibilidad de existencia de
monopolos magn´eticos en etapas primigenias del universo, es un tema de gran inter´es en la literatura
cient´ıfica contempor´ anea.
11.2. Campo generado por objetos magnetizados
Asumiremos que los materiales magnetizables se pueden describir por medio de dipolos magn´eticos. Sigu-
iente un proceso an´ alogo al caso el´ectrico, definimos un vector de magnetizaci´ on del material M≡ dm/dV =
¸
N
i
'm
i
` siendo N
i
la densidad de ´ atomos o mol´eculas del tipo i y 'm
i
` su momento dipolar promedio.
En general la magnetizaci´ on es funci´ on de la posici´ on. No consideramos en esta secci´ on corrientes libres.
Adem´ as ignoraremos que tipo de material tenemos y por tanto de donde proviene el valor M, simplemente
asumiremos que lo conocemos. El potencial dA generado por un elemento dV de material magnetizado en
r es
dA(r) =
dm(r −r
t
)
[r −r
t
[
3
=
M(r
t
) (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
dV
t
A(r) =

M(r
t
) (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
dV
t
, ∇

1
[r −r
t
[

= −
(r −r
t
)
[r −r
t
[
3
(11.1)
A(r) = −

M

r
t

1
[r −r
t
[

dV
t
(11.2)
teniendo en cuenta la identidad vectorial
∇(Mf) = f∇M −M∇f
A(r) =
¸

M(r
t
)
[r −r
t
[


∇M(r
t
)
[r −r
t
[

dV
t
= ∇

M(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
208 CAP
´
ITULO 11. MAGNETOST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
donde hemos tenido en cuenta que ∇ M(r
t
) = 0 ya que ∇ act´ ua sobre las coordenadas r. Definiendo el
vector de Hertz magnetost´ atico
˜
Π
m
(r) ≡

M(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
⇒A(r) = ∇
˜
Π
m
(r)
Conocido M, el vector de Hertz es en general m´ as f´ acil de evaluar que la ecuaci´ on original para A. Adem´ as
debe tenerse en cuenta que la magnetizaci´ on es usualmente mas f´ acil de medir que las corrientes. Otro
m´etodo alternativo para encontrar A(r) en funci´ on de la magnetizaci´ on M es el siguiente:
A(r) =

M(r
t
) (r −r
t
)
[r −r
t
[
3
dV
t
=

M

r
t


t

1
[r −r
t
[

dV
t
(11.3)
A(r) =
¸

t
M(r
t
)
[r −r
t
[
−∇
t

M(r
t
)
[r −r
t
[

dV
t
(11.4)
Utilizando la identidad
(∇A) dV =

S
dS A
se encuentra que
A(r) =


t
M(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
+

M(r
t
) n
[r −r
t
[
dS
t
Esta ecuaci´ on tiene la forma
A(r) =
1
c

J
M
(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
+
1
c

σ
M
[r −r
t
[
dS
t
(11.5)
que es an´ alogo a distribuciones volum´etricas y superficiales de corriente. As´ı:
J
M
(r) = c∇M , σ
M
= c Mn[
S
(11.6)
Las cuales se denominan corrientes de magnetizaci´ on. Un material magnetizado equivale entonces a la
presencia de corrientes de magnetizaci´ on volum´etrica y superficial (como un diel´ectrico polarizado equivale
a ρ
p
, σ
p
). No olvidemos que estamos bajo la aproximaci´ on dipolar y que por tanto esta equivalencia es solo
aproximada. Obs´ervese que la densidad volum´etrica cumple la ecuaci´ on de continuidad ∇ J
M
= 0, para
corrientes estacionarias.
Nota:
a) i dl =
dq
dt
dl =
dq
dV
dl
dt
dV = ρv dV = J dV densidad de corriente volum´etrica equivalente
b) i dl =
dq
dt
dl =
dq
dS
dl
dt
dS = σ
J
v dS = ˜ σ dS densidad de corriente supeficial equivalente.
σ = i
dl
dS
= i
´
t
dl
dl dl
t
=
i
´
t
dl
t
esto nos define la corriente por unidad de longitud transversal a la corriente.
11.3. Interpretaci´ on de las corrientes de magnetizaci´ on
Tomemos el material magnetizado y lo dividimos en contornos muy delgados perpendiculares a la mag-
netizaci´ on. Uno de ´estos contornos de espesor d, tiene en general un ´ area lateral que es parte de la superficie
del material, sea n un vector unitario definido sobre un punto del ´ area lateral y que es ortogonal a ella. Este
contorno delgado posee una gran cantidad de lazos de corriente microsc´ opicos, en promedio estos lazos est´ an
orientados en la direcci´ on de M, asumamos por simplicidad que la magnetizaci´ on es constante, en ese caso
las corrientes contiguas se anulan entre s´ı, excepto aquellas que est´ an cont´ıguas al borde del contorno, estas
corrientes que no se anulan son claramente de naturaleza superficial, y generan un efecto neto macrosc´ opico
11.4. CAMPOS MAGN
´
ETICOS EN EL INTERIOR DE LOS MATERIALES 209
que se v´e como una corriente que recorre toda el ´ area lateral. Estimemos el valor de esta corriente superficial.
Cada lazo cerrado tiene un ´ area a, y un espesor d, su momento dipolar es m = MV = Mad. Por otro lado
m = Ia para una espira de corriente, y el valor de la corriente circulante neta es igual al valor (promedio)
de las corrientes microsc´ opicas en los lazos cerrados, por tanto la corriente efectiva macrosc´ opica se escribe
como I = m/a = Mad/a = Md, y como la densidad superficial de corriente σ
M
es corriente por unidad de
longitud, se tiene que σ
M
= I/d = Md/d resultando σ
M
= M. Finalmente, se puede ver que la direcci´ on
correcta de esta densidad de corriente viene dada por
σ
M
= Mn
esta expresi´ on adem´ as nos dice que no hay corrientes superficiales en las “tapas” del contorno, puesto que
en esas regiones M y n son paralelos. Esto coincide con el hecho de que esta regi´ on es interior y all´ı se
cancelan las corrientes.
Por otro lado, si la magnetizaci´ on no es uniforme, la cancelaci´ on entre los lazos cont´ıguos de corriente en
el interior del contorno ya no es exacta. En realidad en ese caso, los lazos pueden estar orientados en diversas
direcciones de modo que podemos ver la circulaci´ on como la superposici´ on de tres circulaciones paralelas
a los planos XY, XZ, y YZ. Por ejemplo, si los lazos cont´ıguos van a lo largo de la direcci´ on x, hay una
corriente neta sobre la superficie lateral com´ un a los dos lazos, que va tambi´en en direcci´ on x (superposici´ on
de circulaciones paralelas al plano XY)
I
x
= [M
z
(y +dy) −M
z
(y)] dz =
∂M
z
∂y
dy dz
la densidad volum´etrica asociada es
(J
M
)
x,1
=
∂M
z
∂y
de la misma forma, una magnetizaci´ on no uniforme en la direcci´ on y produce un densidad volum´etrica
de la forma (J
M
)
x,2
= −∂M
y
/∂z (superposici´ on de circulaciones papalelas al plano XZ) de modo que la
componente total de la densidad volum´etrica de corriente en la direci´ on x es
(J
M
)
x
=
∂M
z
∂y

∂M
y
∂z
procediendo de manera an´ aloga para cada componente, resulta
J
M
= ∇M
ambos resultados coinciden con los que se obtuvieron anal´ıticamente en la secci´ on anterior.
11.4. Campos magn´eticos en el interior de los materiales
Los campos magn´eticos microsc´ opicos en el interior de los materiales tienen fuertes fluctuaciones al igual
que en el caso el´ectrico. Sin embargo, dado que los promedios volum´etricos tienen propiedades semejantes
a las del campo electrost´ atico, se puede ver que el formalismo anterior tambi´en es aplicable para hallar los
campos magn´eticos promedio en el interior de los materiales, cuando trabajamos a nivel macrosc´ opico.
11.5. Ecuaciones de campo en medios magnetizables
De acuerdo con lo que encontramos en la secci´ on anterior, un material magnetizado equivale a la ex-
istencia de corrientes volum´etrica y superficial de magnetizaci´ on, al menos bajo la suposici´ on de que la
210 CAP
´
ITULO 11. MAGNETOST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
aproximaci´ on dipolar sea buena. Por supuesto, tambi´en es posible la presencia de corrientes libres J
f
. Bajo
la existencia de corrientes libres en el material tenemos que
∇B =

c
(J
f
+J
M
) =

c
(J
f
+c∇M)
∇(B−4πM) =

c
J
f
definimos el vector intensidad de campo magn´etico
H ≡ B−4πM
con lo cual queda
∇H =

c
J
f
se sigue por integraci´ on que

(∇H) dS =


c
J
f
dS

loop
H dl =

c
I
f
Lo cual nos da la ley cicuital de Ampere para medios materiales con corrientes libres. Dicha ley es v´ alida
incluso para medios no lineales, anis´ otropos, e inhomog´eneos, pero bajo la aproximaci´ on dipolar.
Para materiales diamagn´eticos y paramagn´eticos (lineales) se cumple experimentalmente que
M = χ
M
H
χ
M
es en general un tensor 3 3 y local. Si el medio es is´ otropo χ
M
se convierte en un escalar, y si es
adem´ as homog´eneo este escalar es independiente de la posici´ on. De esta forma, el vector intensidad de campo
magn´etico queda
H = B−4πχ
M
H ⇒B = (1 + 4πχ
M
) H
B = µH ; µ ≡ 1 + 4πχ
M
χ
M
se denomina la susceptibilidad magn´etica, µ se conoce como la permeabilidad magn´etica. Para el dia-
magnetismo (paramagnetismo) se tiene que µ < 1(> 1). Para el ferromagnetismo, la relaci´ on entre B y H
es no lineal.
Por otro lado la relaci´ on B = ∇A permanece v´ alida, de tal forma que
∇ B = 0 (11.7)
la relaci´ on ∇ H = 0 es v´ alida tambi´en si tenemos medios i´sotropos, homog´eneos lineales (bajo la aproxi-
maci´ on dipolar). Pero la ec. (11.7) es v´ alida en general, incluso sin la aproximaci´ on dipolar.
Hay un aspecto pr´ actico importante a se˜ nalar, el campo H es el que en general se puede determinar
experimentalmente, debido a que las corrientes libres son manipuladas externamente, o se miden con facili-
dad, en tanto que el campo B depende de las corrientes libres y de polarizaci´ on, es decir del material y su
estructura. Por otro lado, en el campo el´ectrico ocurre en general lo contrario, es m´ as f´ acil determinar E
experimentalmente debido a que en general lo que se puede medir son voltages i.e. los potenciales y se aplica
la relaci´ on E = −∇φ, pero las cargas libres normalmente no se pueden medir en forma directa, adem´ as el
campo D depende de la estructura del material
2
. Sin embargo, el campo D es ´ util en ciertas situaciones
altamente sim´etricas en donde la ley de Gauss es aplicable.
2
Recu´erdese que aunque ∇· D = 4πρ
f
, el campo D depende tanto de las cargas libres como de las de polarizaci´ on.
11.5. ECUACIONES DE CAMPO EN MEDIOS MAGNETIZABLES 211
Por otro lado, de manera semejante al caso electrost´ atico, se tiene que para medios lineales, homog´eneos
e isotr´ opicos la corriente volum´etrica de magnetizaci´ on es proporcional a la corriente libre
J
M
= ∇M = ∇(χ
M
H) = χ
M
J
f
con lo cual en la ausencia de corriente volum´etrica libre, la corriente de magnetizaci´ on ser´ a ´ unicamente
superficial.
11.5.1. Condiciones de frontera en materiales magnetizables
Las condiciones de frontera que los campos B y H satisfacen en la interfase entre dos medios de diferente
permeabilidad magn´etica, est´ an dictaminados por las ecuaciones ∇B = 0 y ∇H =

c
J
f
. El procedimiento
es an´ alogo al caso electrost´ atico, aunque se llega a resultados diferentes.
Tomemos primero un peque˜ no cuasi cilindro con altura diferencial y tapas localmente paralelas a la
superficie de ´ area arbitraria pero finita. El flujo por la superficie lateral es despreciable de modo que

∇ B dV =

B n da =

B
1
n
1
da +

B
2
n
2
da =

(B
1
−B
2
) n
1
da

∇ B dV =

(B
1
−B
2
) n
1
da = 0
de lo cual resulta
(B
1
−B
2
) n = 0 ⇒B
1n
= B
2n
(11.8)
ahora tomemos un lazo cerrado, los lados perpendiculares a la superficie son de longitud infinitesimal, los
lados localmente paralelos a la superficie son de longitud arbitraria pero finita

(∇H) n
l
da =

H dl =

c

s
J
f
n
l
da
donde n
l
es perpendicular a la superficie delimitada por el lazo cerrado, el sentido de circulaci´ on en el lazo
cerrado se define a trav´es de n
l
y la regla de la mano derecha. Solo las l´ıneas localmente paralelas contribuyen
a la integral cerrada

H
1
dl
1
+

H
2
dl
2
=

(H
1
−H
2
) dl
1
=

c

s
J
f
n
l
da
donde S es cualquier superficie delimitada por el loop. Tomemos por simplicidad, la superficie plana encer-
rada por el lazo. Observemos que una densidad de corriente volum´etrica dar´ıa una contribuci´ on nula a la
integral de superficie, puesto que la superficie plana ya mencionada tiene un ´ area que tiende a cero. En
cambio, una densidad de corriente superficial

λ
f
puede dar una contribuci´ on finita.

(H
1
−H
2
) n
l
1
dl
1
=

c

s

λ
f
n
l
dl
1
es f´ acil ver que vectorialmente se cumple que
n
l
n
l
1
= n ; n
l
1
n = n
l
; n n
l
= n
l
1
(11.9)
recordemos que n es perpendicular a la interfase, n
l
1
va en la direcci´ on de dl
1
y n
l
es perpendicular a la
superficie que delimita el lazo, con el sentido regido por la regla de la mano derecha para la circulaci´ on
3
.
Con estas relaciones se tiene

(H
1
−H
2
) (n n
l
) dl
1
=

c

s

λ
f
n
l
dl
1
3
Es importante mencionar que las identidades vectoriales (11.9), solo son v´ alidas si se toma una superficie plana delimitada
por el lazo cerrado cuasi rectangular. Sin embargo, como en el teorema de Stokes puede tomarse cualquier superficie delimitada
por el lazo, las identidades son v´ alidas para esta superficie en particular.
212 CAP
´
ITULO 11. MAGNETOST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
usando la identidad vectorial a (b c) = c (a b) nos queda

n
l
[(H
1
−H
2
) n] dl
1
=

c

s

λ
f
n
l
dl
1
como esto es v´ alido para cualquier segmento l
1
finito pero de cualquier longitud y en cualquier ubicaci´ on
localmente paralela a la superficie se concluye que
[(H
1
−H
2
) n] n
l
=

c

λ
f
n
l
(11.10)
por otro lado, (H
1
−H
2
) n claramente yace sobre el plano tangente a la superficie y definido por n. De
la misma forma

λ
f
tambi´en est´ a sobre este plano tangente. Adicionalmente, el lazo cerrado puede estar
orientado en cualquier direcci´ on siempre y cuando n
l
est´e contenido en el plano tangente. Por tanto, n
l
puede estar en cualquier direcci´ on sobre el plano tangente, esto nos garantiza que
[(H
1
−H
2
) n] =

c

λ
f
(11.11)
retornando a la Ec. (11.10), y orientando a n
l
en direcci´ on perpendicular a

λ
f
se obtiene
[(H
1
−H
2
) n]

= 0
que denota la componente perpendicular a

λ
f
del vector (H
1
−H
2
)n, la cual se obtiene con la componente
paralela a

λ
f
de (H
1
−H
2
) de modo que
4
(H
1
−H
2
)
|
= 0
similarmente, si en la Ec. (11.10), orientamos a n
l
en direcci´ on paralela a

λ
f
se obtiene
[(H
1
−H
2
) n]
|
= λ
f
de modo que
(H
1
−H
2
)

= λ
f
En conclusi´ on, el campo B es cont´ınuo en su componente normal a la superficie, en tanto que la componente
paralela a la superficie de H, se puede dividir a su vez en dos componentes, la componente paralela a la
densidad superficial de corriente que es cont´ınua, y la componente perpendicular a la densidad superficial de
corriente que sufre una discontinuidad. Todos estos resultados se resumen vectorialmente en las expresiones
(11.8, 11.11)
(B
1
−B
2
) n = 0
n (H
2
−H
1
) =

c

λ
f
con

λ
f
definido como densidad de corriente superficial libre. Se puede ver que en este caso obtenemos lo
contrario al caso electrost´ atico, continuidad en la componente normal a la superficie, y discontinuidad en la
componente transversal a la superficie. Esto es natural ya que en el caso electrost´ atico ten´ıamos ∇ D = 0,
∇E = 0, en el caso magnetost´ atico es todo lo contrario ∇ B = 0, ∇H= 0. De nuevo, la discontinuidad
se debe a las corrientes superficiales, las corrientes volum´etricas no contribuyen a la discontinuidad.
11.5.2. C´alculo de potenciales y campos
En general se pueden emplear tres estrategias b´ asicas para calcular el potencial vectorial o el campo
magn´etico
4
Hay que tener cuidado con la notaci´ on, en este caso la notaci´ on (. . .)

significa la componente perpendicular a

λ
f
y no a
la superficie. An´ alogamente para (. . .)

11.5. ECUACIONES DE CAMPO EN MEDIOS MAGNETIZABLES 213
Formalismo de Green
Para distribuciones de corriente libres J
f
en el vac´ıo o en medios materiales se tiene que B = ∇A, tal
que, en el caso particular de medios lineales, is´ otropos y homog´eneos
∇H = ∇
B
µ
=
1
µ
∇(∇A) =
1
µ

∇(∇ A) −∇
2
A

=

c
J
f
y utilizando el gauge de Coulomb i.e. ∇ A = 0

2
A = −

c
µJ
f
la ecuaci´ on de Laplace se puede solucionar con el formalismo de Green. En particular, para corrientes
localizadas y espacio infinito tenemos
A(r) =
µ
c

J(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
donde la funci´ on de Green para espacio infinito [r −r
t
[
−1
se puede escribir en te’rminos de una representaci´ on
apropiada para la simetr´ıa del problema.
Potencial escalar magn´etico
Cuando J
f
= 0 se tiene que ∇H = 0 de modo que H = −∇φ
M
. Donde φ
M
es el denominado potencial
escalar magn´etico. Si en particular, trabajamos sobre medios, lineales, is´ otropos y homog´eneos, tenemos
entonces que
∇ B = ∇ (µH) = µ∇ H = −µ∇
2
φ
M
= 0
Nos queda entonces

2
φ
M
= 0
debemos tener presente que esta ecuaci´ on solo es v´ alida en las regiones donde no hay distribuciones de
corriente. Si hay mas de un medio material (medios con µ
i
constante cada uno) se tiene que ∇
2
φ
M1
=

2
φ
M2
= . . . = 0. y hay que aplicar las condiciones de contorno sobre las interfases con diferente µ.
Sin embargo, el m´etodo del potencial escalar tambi´en se puede usar para medios no is´ otropos, no lin-
eales y no homog´eneos, si se conoce su magnetizaci´ on, siempre y cuando estemos en regiones fuera de las
distribuciones de corriente.
∇H = 0 ⇒H = −∇φ
M
∇ B = ∇ (H+ 4πM) = ∇ (−∇φ
M
+ 4πM) = −∇
2
φ
M
+ 4π∇ M = 0
de lo cual resulta

2
φ
M
= 4π∇ M≡ −4πρ
M
donde ρ
M
es la densidad volum´etrica de “carga” de magnetizaci´ on, insisitimos en que esto es solo un t´ermino
efectivo pero no algo f´ısicamente real.
Calculemos la “carga” total de magnetizaci´ on, se sigue que

ρ
M
dV = −

∇ M = −

M n dS = −

σ
M
dS
de modo que

ρ
M
dV +

σ
M
dS = 0
214 CAP
´
ITULO 11. MAGNETOST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
con σ
M
≡ M n. De modo que tambi´en hay “carga” superficial de magnetizaci´ on (n´ otese la diferencia en
notaci´ on entre densidad de “carga” superficial de magnetizaci´ on σ
M
y densidad de corriente superficial de
magnetizaci´ on σ
M
).
La soluci´ on a la ecuaci´ on ∇
2
φ
M
= −4πρ
M
debe inclu´ır la presencia de “cargas” superficiales, como en
el problema de Green electrost´ atico.
φ
M
=

ρ
M
[r −r
t
[
dV
t
+

σ
M
[r −r
t
[
dS
t
= −


t
M(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
+

M(r
t
) n
t
[r −r
t
[
dS
t
donde la integral volum´etrica corresponde a la soluci´ on homog´enea en tanto que la integral de superficie es
la soluci´ on inhomog´enea. Al continuar desarrolando esta expresi´ on queda
φ
M
= −


t

M(r
t
)
[r −r
t
[

dV
t
+

M

r
t


t

1
[r −r
t
[

dV
t
+

M(r
t
) n
t
[r −r
t
[
dS
t
aplicando teorema de la divergencia
φ
M
= −

M(r
t
) n
t
[r −r
t
[
dS
t
+

M

r
t


t

1
[r −r
t
[

dV
t
+

M(r
t
) n
t
[r −r
t
[
dS
t
Las integrales de superficie se anulan entre s´ı (si las corrientes est´ an localizadas, se tiene adem´ as que cada
una es cero por aparte) y queda
φ
M
=

M

r
t


t

1
[r −r
t
[

dV
t
= −

M

r
t

1
[r −r
t
[

dV
t
= −

M(r
t
)
[r −r
t
[

dV
t
= −∇

M(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
φ
M
= −∇ Π
M
= φ
M
obs´ervese que lejos de la regi´ on donde se localizan las corrientes [r −r
t
[
−1
· [r[
−1
y el potencial escalar
queda
φ
M
· −∇

1
r

M

r
t

dV
t
=
m r
r
3
donde m es el momento magn´etico total. En electrost´ atica, este es el potencial escalar de un dipolo el´ectrico,
en donde m (momento dipolar magn´etico) est´ a haciendo las veces de p (momento dipolar el´ectrico). En
s´ıntesis, el potencial escalar de una distribuci´ on localizada se comporta asint´ oticamente como un dipolo
el´ectrico.
Un ejemplo sencillo lo constituye el dipolo puntual magn´etico ubicado en un punto r
0
ρ
M

r
t

= −∇ (mδ (r −r
0
)) = −m ∇δ (r −r
0
) = m ∇
t
δ (r −r
0
) ; σ
M
= 0
φ
M
=

ρ
M
[r −r
t
[
dV
t
=

m∇
t
δ (r −r
0
)
[r −r
t
[
dV
t
= −∇

m
[r −r
0
[

= −m ∇

1
[r −r
0
[

=
m (r −r
0
)
[r −r
0
[
3
que de nuevo, coincide con la forma funcional de un dipolo el´ectrico. Tambi´en se puede evaluar primero Π
M
y luego φ
M
.
Vector de Hertz
Una tercera estrategia consiste en usar el vector de Hertz magn´etico
A(r) =


t
M(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
+

M(r
t
) n
t
[r −r
t
[
dS
t
= ∇

M(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
= ∇Π
M
11.6. PROBLEMAS RESUELTOS DE MAGNETOST
´
ATICA EN MEDIOS MATERIALES 215
Densidades de corriente de magnetizaci´ on
Un cuarto m´etodo es el de calcular las densidades superficial y volum´etrica de magnetizaci´ on Ecs. (11.6),
J
M
(r) = c∇M , σ
M
= c Mn[
S
(11.12)
para luego calcular el potencial vectorial a trav´es de la expresi´ on (11.5)
A(r) =
1
c

J
M
(r
t
)
[r −r
t
[
dV
t
+
1
c

σ
M
[r −r
t
[
dS
t
(11.13)
11.6. Problemas resueltos de magnetost´atica en medios materiales
Evaluar φ
M
(potencial escalar magn´etico) para esfera con magnetizaci´ on M permanente de la forma
M = Mu
r
. Evaluar B
Encontremos el vector de Hertz magnetost´ atico

Π
M
= M

u
r

[r −r
t
[
r
t2
dr
t
sin θ
t

t

t
u
r
= u
x
sin θ
t
cos ϕ
t
+u
y
sinθ
t
sin ϕ
t
+u
z
cos θ
t
recurriendo a la expansi´ on en arm´ onicos esf´ericos de [r −r
t
[
−1

Π
M
= M

u
r

¸


¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ) Y

lm

t
, ϕ
t
)
2l + 1
r
l
<
r
l+1
>
¸
r
t2
dr
t
sinθ
t

t

t

Π
M
= 4πM

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1
¸
u
r
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

sin θ
t

t

t

r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
sintetizando

Π
M
= 4πM

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1
Z F
l
(r) ; F
l
(r) ≡

r
l
<
r
l+1
>
r
t2
dr
t
(11.14)
Z ≡

u
x
sin θ
t
cos ϕ
t
+u
y
sinθ
t
sin ϕ
t
+u
z
cos θ
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
escribamos la integraci´ on angular para cada componente cartesiana. Evaluemos la componente x
Z
x
=

sin θ
t
cos ϕ
t
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
=
1
2

sin θ
t

e

+e
−iϕ

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
Z
x
= −
1
2


3

Y
11

θ
t
, ϕ
t

+Y

11

θ
t
, ϕ
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
= −


3

Y
11

θ
t
, ϕ
t

+ (−1)
1
Y
1,−1

θ
t
, ϕ
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
=


3
δ
l1

m,−1
−δ
m1
]
evaluemos la segunda componente
Z
y
=
1
2i

sin θ
t

e

−e
−iϕ

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
=
1
2i


3

−Y
11

θ
t
, ϕ
t

+Y

11

θ
t
, ϕ
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
=
1
i


3

−Y
11

θ
t
, ϕ
t

+ (−1)
1
Y
1,−1

θ
t
, ϕ
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
= i


3
δ
l1

m1

m,−1
]
216 CAP
´
ITULO 11. MAGNETOST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
y la componente z
Z
z
=

cos θ
t
Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
=


3

Y
10

θ
t
, ϕ
t

Y

lm

θ
t
, ϕ
t

dΩ
t
Z
z
=


3
δ
l1
δ
m0
en s´ıntesis Z se escribe como
Z ≡


3
δ
l1

u
x
[(δ
m,−1
−δ
m1
)] +u
y
[i (δ
m1

m,−1
)] +u
z


m0
¸
y reemplazando en la expresi´ on para (11.14)

Π
M
= 4πM


3

¸
l=0
l
¸
m=−l
Y
lm
(θ, ϕ)
2l + 1
δ
l1

u
x
[(δ
m,−1
−δ
m1
)] +u
y
[i (δ
m1

m,−1
)] +u
z


m0
¸
F
l
(r)

Π
M
= 4πM


3
1
¸
m=−1
Y
1m
(θ, ϕ)
2 (1) + 1

u
x
[(δ
m,−1
−δ
m1
)] +u
y
[i (δ
m1

m,−1
)] +u
z


m0
¸
F
1
(r)

Π
M
= 4πM


3
1
3

u
x
[Y
1,−1
(θ, ϕ) −Y
1,1
(θ, ϕ)] +iu
y
[Y
1,−1
(θ, ϕ) +Y
1,1
(θ, ϕ)] +u
z

2Y
10
(θ, ϕ)
¸
F
1
(r)
teniendo en cuenta las identidades
Y
1,1
(θ, ϕ) +Y
1,−1
(θ, ϕ) = 2iIm[Y
11
(θ, ϕ)] = −2i

3

sin θ sin ϕ (11.15)
Y
1,1
(θ, ϕ) −Y
1,−1
(θ, ϕ) = 2Re [Y
11
(θ, ϕ)] = −2

3

sinθ cos ϕ (11.16)
usando los resultados (11.15) y (11.16) se obtiene

Π
M
= 4πM


3
1
3

u
x
¸
2

3

sin θ cos ϕ
¸
+iu
y
¸
−2i

3

sinθ sinϕ
¸
+u
z

2

3

cos θ
¸
F
1
(r)

Π
M
= 8πM


3
1
3

3

¦u
x
[sin θ cos ϕ] +u
y
[sin θ sinϕ] +u
z
cos θ¦ F
1
(r)

Π
M
=

3
M F
1
(r) u
r
en este caso observamos que −∇ M= 0, y por tanto ρ
M
= 0, de modo que hay que considerar una “carga”
volum´etrica de magnetizaci´ on (ya que u
r
no es constante en el espacio). Calculemos la integral radial
F
1
(r) ≡

r
<
r
2
>
r
t2
dr
t
partimos en intervalos
a) r < a
F
1
(r) ≡

a
0
r
<
r
2
>
r
t2
dr
t
=

r
0
r
t3
r
2
dr
t
+

a
r
r
r
t2
r
t2
dr
t
=
r
4
4r
2
+r (a −r) = r

a −
3
4
r

b) r > a
F
1
(r) ≡

a
0
r
<
r
2
>
r
t2
dr
t
=

a
0
r
t
r
2
r
t2
dr
t
=
a
4
4r
2
11.6. PROBLEMAS RESUELTOS DE MAGNETOST
´
ATICA EN MEDIOS MATERIALES 217
en s´ıntesis
F
1
(r) = r

a −
3
4
r

Θ(a −r) +
a
4
4r
2
Θ(r −a)
el vector de Hertz

Π
M
queda

Π
M
=

3
M
¸
r

a −
3
4
r

Θ(a −r) +
a
4
4r
2
Θ(r −a)

u
r
evaluemos el potencial escalar magn´etico en regiones donde no hay corriente
φ
M
= −∇

Π
M
para

Π
M
= Π
M
u
r
la divergencia en coordenadas esf´ericas queda

Π
M
=
1
r
2
sinθ

∂r

r
2
sin θ Π
M

=
1
r
2

∂r

r
2
Π
M


φ
M
= −∇

Π
M
= −

3r
2
M

∂r
¸
r
3

a −
3
4
r

Θ(a −r) +
a
4
4
Θ(r −a)

de modo que el potencial escalar queda
φ
M
= 4πM Θ(a −r)
es decir, en el exterior de la esfera se anula el potencial escalar magn´etico. Recu´erdese que el formalismo del
potencial escalar solo es ´ util en ausencia de corrientes libres, aunque existan corrientes de polarizaci´ on. Al
tomar el gradiente de φ
M
obtenemos la intensidad de campo magn´etico H
H = −∇φ
M
= −
∂φ
M
∂r
u
r
= −4πMu
r
Θ(a −r)
adicionalmente, tomando la relaci´ on entre B y H para medios lineales, is´ otropos y homog´eneos
H = B−4πM
y teniendo en cuenta que M = Mu
r
Θ(a −r), ya que la magnetizaci´ on se anula fuera de la esfera. Se tiene
que B = 0, dentro y fuera de la esfera.
—————————
—————————–
Problema Sep´ ulveda, pag 219. Apantallamiento magn´etico: sea un cascar´ on esf´erico de radio
interno a y radio externo b. Inmerso en un campo externo H
0
. Asumimos que todas las corrientes libres son
lejanas de modo que en todos los sectores podemos utilizar el formalismo del potencial escalar magn´etico

2
φ
1
= ∇
2
φ
2
= ∇
2
φ
3
= 0
los valores de los potenciales escalares en las tres regiones vienen dados por
φ
1
=
¸¸
Y
lm
A
lm
r
l
: φ
2
=
¸¸
Y
lm
¸
A
t
lm
r
l
+
B
t
lm
r
l+1

(11.17)
φ
3
=
¸¸
Y
lm
¸
A
tt
lm
r
l
+
B
tt
lm
r
l+1

(11.18)
ahora utilizamos las condiciones de frontera
B
1n
[
r=a
= B
2n
[
r=a

∂φ
1
∂r

r=a
= µ
∂φ
2
∂r

r=a
(11.19)
B
2n
[
r=b
= B
3n
[
r=b
⇒ µ
∂φ
2
∂r

r=b
=
∂φ
3
∂r

r=b
(11.20)
218 CAP
´
ITULO 11. MAGNETOST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
H
1T
[
r=a
= H
2T
[
r=a

∂φ
1
∂ϕ

r=a
=
∂φ
2
∂ϕ

r=a
(11.21)
H
2T
[
r=b
= H
3T
[
r=b

∂φ
2
∂ϕ

r=b
=
∂φ
3
∂ϕ

r=b
(11.22)
para campo lejano tenemos que
l´ım
r→∞
φ
3
(r) = −H
0
r cos θ
teniendo en cuenta que cos θ = P
0
1
(cos θ), este l´ımite se puede escribir como
l´ım
r→∞
φ
3
(r) = −H
0
rP
0
1
(cos θ) = −
¸¸
H
0
P
m
l
(cos θ) e
imϕ
r
l
δ
l1
δ
m0
(11.23)
de la ecuaci´ on (11.18) se tiene
l´ım
r→∞
¸¸
Y
lm

A
tt
lm
r
l
+
B
tt
lm
r
l+1
....
=0
¸
¸
¸
¸
= l´ım
r→∞
¸¸
Y
lm
(θ, ϕ) A
tt
lm
r
l
(11.24)
igualando (11.24) y (11.23), obtenemos la relaci´ on asint´ otica

¸¸
H
0
P
m
l
(cos θ) e
imϕ
r
l
δ
l1
δ
m0
=
¸¸
Y
lm
(θ, ϕ) A
tt
lm
r
l

¸¸
H
0


(2l + 1)
(l +m)!
(l −m)!
Y
lm
(θ, ϕ) r
l
δ
l1
δ
m0
=
¸¸
Y
lm
(θ, ϕ) A
tt
lm
r
l
por tanto
−H
0


(2l + 1)
(l +m)!
(l −m)!
δ
l1
δ
m0
= A
tt
lm
(11.25)
de (11.19) y (11.17) se deduce
¸¸
Y
lm
A
lm
lr
l−1

r=a
= µ
¸¸
Y
lm
¸
A
t
lm
lr
l−1

B
t
lm
(l + 1)
r
l+2

r=a
¸¸
Y
lm
A
lm
la
l−1
= µ
¸¸
Y
lm
¸
A
t
lm
la
l−1

B
t
lm
(l + 1)
a
l+2

resultando
A
lm
la
l−1
= µA
t
lm
la
l−1

B
t
lm
µ(l + 1)
a
l+2

A
lm
la
2l+1
= µA
t
lm
la
2l+1
−B
t
lm
µ(l + 1) (11.26)
similarmente de (11.20) se obtiene
µlA
t
lm
b
l−1

µ(l + 1) B
t
lm
b
l+2
= lA
tt
lm
b
l−1
−(l + 1)
B
tt
lm
b
l+2

µlA
t
lm
b
2l+1
−µ(l + 1) B
t
lm
= lA
tt
lm
b
2l+1
−(l + 1) B
tt
lm
(11.27)
de (11.21) se saca que
A
lm
a
l
= A
t
lm
a
l
+
B
t
lm
a
l+1

A
lm
a
2l+1
= A
t
lm
a
2l+1
+B
t
lm
(11.28)
11.6. PROBLEMAS RESUELTOS DE MAGNETOST
´
ATICA EN MEDIOS MATERIALES 219
y finalmente de (11.22)
A
t
lm
b
l
+
B
t
lm
b
l+1
= A
tt
lm
b
l
+
B
tt
lm
b
l+1

A
t
lm
b
2l+1
+B
t
lm
= A
tt
lm
b
2l+1
+B
tt
lm
(11.29)
los coeficientes quedan completamente determinados con el sistema 55, descrito por las Ecs. (11.25, 11.26,
11.27, 11.28, 11.29)
−H
0


(2l + 1)
(l +m)!
(l −m)!
δ
l1
δ
m0
= A
tt
lm
(11.30)
A
lm
la
2l+1
= µA
t
lm
la
2l+1
−B
t
lm
µ(l + 1) (11.31)
µlA
t
lm
b
2l+1
−µ(l + 1) B
t
lm
= lA
tt
lm
b
2l+1
−(l + 1) B
tt
lm
(11.32)
A
lm
a
2l+1
= A
t
lm
a
2l+1
+B
t
lm
(11.33)
A
t
lm
b
2l+1
+B
t
lm
= A
tt
lm
b
2l+1
+B
tt
lm
(11.34)
multiplicando (11.34) por (l + 1) y sumando este resultado con (11.32)
b
2l+1
A
t
lm
[µl +l + 1] +B
t
lm
(l + 1) (1 −µ) = (2l + 1) A
tt
lm
b
2l+1
(11.35)
multiplicando (11.33) por −l y sumando con (11.31)
(µl +µ +l) B
t
lm
= (µ −1) lA
t
lm
a
2l+1

B
t
lm
=
(µ −1) lA
t
lm
a
2l+1
(µl +µ +l)
(11.36)
sustituyendo (11.36) en (11.35)
(2l + 1) A
tt
lm
b
2l+1
= A
t
lm
¸
(µl +l + 1) b
2l+1
+
(µ −1) la
2l+1
(l + 1) (1 −µ)
(µl +µ +l)


(2l + 1) A
tt
lm
b
2l+1
= A
t
lm
¸
(µl +l + 1) (µl +µ +l) b
2l+1
−(µ −1)
2
l (l + 1) a
2l+1
(µl +µ +l)
¸
(11.37)
recordando (11.30) se ve que A
tt
lm
= 0, solo si l = 1,m = 0. Por otro lado, la ecuaci´ on (11.37) muestra que
si A
tt
lm
= 0 ⇒ A
t
lm
= 0 y por (11.36) se tendr´ıa B
t
lm
= 0. Al chequear el resto de las ecuaciones, se v´e que
todas las soluciones quedan triviales, por tanto A
tt
lm
= 0 y l = 1, m = 0; en tal caso (11.37) queda
3A
tt
10
b
3
= A
t
10
¸
(µ + 2) (2µ + 1) b
3
−2 (µ −1)
2
a
3
(2µ + 1)
¸

A
t
10
=
3b
3
(2µ + 1) A
tt
10
(µ + 2) (2µ + 1) b
3
−2 (µ −1)
2
a
3
(11.38)
y de (11.33)
A
lm
= A
t
lm
+
B
t
lm
a
2l+1
(11.39)
y para l = 1,m = 0 en esta ´ ultima ecuaci´ on
A
10
= A
t
10
¸
1 +
(µ −1)
2µ + 1


A
10
=
¸

2µ + 1

A
t
10
(11.40)
220 CAP
´
ITULO 11. MAGNETOST
´
ATICA DE MEDIOS MATERIALES
y sustituyendo (11.38) en (11.40)
A
10
=
¸

2µ + 1

3b
3
(2µ + 1) A
tt
10
(µ + 2) (2µ + 1) b
3
−2 (µ −1)
2
a
3
A
10
=
9µb
3
A
tt
10
(µ + 2) (2µ + 1) b
3
−2 (µ −1)
2
a
3
(11.41)
sustituyendo (11.30) en (11.41)
A
10
= −
9µH
0


3
(µ + 2) (2µ + 1) −2 (µ −1)
2

a
b

3
(11.42)
recordando la expresi´ on general de φ
1
dada por (11.17) y teniendo en cuenta que solo contribuye A
10
:
φ
1
= Y
10
(θ, ϕ) A
10
r =

3

cos θ A
10
r (11.43)
al sustituir (11.42) en (11.43)
φ
1
= −
9µH
0
r cos θ

(2µ + 1) (µ + 2) −2

a
b

3
(µ −1)
2

esta expresi´ on coincide con la que se obtiene en Sep´ ulveda. Los potenciales en las otras dos regiones se
pueden hallar, calculando el resto de coeficientes.
Parte II
Campos el´ectricos y magn´eticos
dependientes del tiempo
221
Cap´ıtulo 12
Ecuaciones de Maxwell
12.1. Ley de inducci´ on de Faraday
La circulaci´ on de un campo electrost´ atico es nula. Lo cual proviene de su car´ acter central (y por tanto
conservativo). Las l´ıneas de campo electrost´ atico comienzan y terminan en las cargas. Los experimentos de
Faraday (1831) revelan que campos el´ectricos con circulaci´ on no nula pueden ser creados (en ausencia de
cargas netas) por campos magn´eticos variables en el tiempo, o mas generalmente, por flujos magn´eticos que
cambian con el tiempo. Estos campos el´ectricos tienen l´ıneas que se cierran sobre s´ı mismas, de modo que
no son conservativos (la integral de l´ınea cerrada a lo largo de una de estas l´ıneas es ±

[E[ [dl[ la cual es
positiva o negativa dependiendo de la direcci´ on de circulaci´ on, pero no es cero).
Veamos brevemente algunos antecedentes de la ley de inducci´ on. Supongamos una varilla conductora
rectangular movi´endose con velocidad constante en un campo magn´etico uniforme. Asumamos que la ve-
locidad de la varilla es perpendicular a su longitud. En este caso las cargas se est´ an moviendo respecto al
campo magn´etico y se produce una polarizaci´ on. Cuando de nuevo se alcanza la condici´ on estacionaria el
observador F con respecto al cual la espira se mueve con velocidad uniforme, v´e que se tuvo que crear un
campo el´ectrico debido a la redistribuci´ on de cargas que cancelar´ a el efecto del campo magn´etico en el inte-
rior del conductor. De esta forma, las cargas en la distribuci´ on est´ atica final han creado una campo el´ectrico
semejante al de un dipolo, aunque no exactamente igual dado que las carga no se concentran estrictamente
en los extremos. En el interior del conductor las fuerzas el´ectricas y magn´eticas se cancelan, y en el exterior
el campo el´ectrico asemeja a un dipolo, en tanto que el campo magn´etico es el mismo que estaba antes, ya
que las cargas han cesado de moverse. La cancelaci´ on de la fuerza el´ectrica con la fuerza magn´etica nos da
una ecuaci´ on que nos relaciona los campos en el interior del conductor
eE = −
q
c
v B
lo cual nos determina el valor del campo el´ectrico inducido E en el interior del conductor.
Veamos el fen´ omeno desde el punto de vista de un observador en F
t
que se mueve con la espira. Si hemos
de creer en el principio de relatividad, este observador debe ver la misma F´ısica, de modo que es necesario
que este observador tambi´en vea una polarizaci´ on. Sin embargo, para F
t
las cargas no est´ an inicialmente en
movimiento y por tanto cualquiera que sea el campo magn´etico que ´el mida, no puede ser responsable del
desplazamiento que produce polarizaci´ on de cargas. Esto nos indica que para dicho observador es necesario
que exista un campo el´ectrico inicial, a fin de mantener el principio de la relatividad. F
t
nos dice que hay
un campo magn´etico B
t
y un campo el´ectrico E
t
que son la transformaci´ on relativista de el campo B. E
t
viene dado por
E
t
= −
v
t
c
B
t
=
v
c
B
t
La presencia del campo magn´etico no influye sobre las cargas del conductor ya que ´estas est´ an en reposo.
Pero el campo el´ectrico produce una polarizaci´ on que a su vez produce un campo el´ectrico inducido, este
223
224 CAP
´
ITULO 12. ECUACIONES DE MAXWELL
campo inducido es tal que cancela al campo el´ectrico E
t
en el interior del conductor, tal como ocurre con
los conductores en presencia de campos electrost´ aticos. El observador F
t
ve un campo total que es cero en
el interior del conductor (pero no en el exterior) y que corresponde a la superposici´ on de E
t
y el campo
inducido por la redistribuci´ on de carga. El campo magn´etico B
t
existe para F
t
pero no influye en la condici´ on
estacionaria (si nos preguntamos por la condici´ on transitoria, el campo magn´etico juega un papel ya que
durante ese breve instante de redistribuci´ on de cargas e’stas se est´ an moviendo).
Si colocamos una espira que forma un lazo cerrado movi´endose a velocidad constante en este mismo
campo magn´etico uniforme, ocurre un fen´ omeno de polarizaci´ on similar al de la varilla. Mas interesante
es el caso en el cual dicha espira se mueve inmersa en un campo B que no es uniforme. Por simplicidad
asumiremos que B es estacionario, de modo que es funci´ on de la posici´ on pero no del tiempo. Movamos la
espira a velocidad constante en el campo generado por un solenoide finito. Sea B
1
el campo en el segmento
m´ as cercano de la espira y B
2
el campo en el segmento m´ as lejano. En el segmento cercano las cargas se
mueven tendiendo a circular en la direcci´ on antihoraria visto desde arriba, en el segmento m´ as lejano las
cargas se mueven tendiendo a circular en la direcci´ on horaria, pero dado que el campo es m´ as intenso en el
segemento cercano, la circulaci´ on neta se hara en direcci´ on antihoraria.
Es por tanto interesante calcular el trabajo que se realizar´ıa sobre una carga q en la espira al girar
en sentido antihorario dando la vuelta completa. En los segmentos paralelos a la velocidad de la espira
el desplamiento de q y la fuerza son perpendiculares, de modo que no contribuyen al trabajo. Tomando
entonces solo la contribuci´ on de los segmentos m´ as cercano y m´ as lejano se tiene

f dr =
qv
c
(B
1
−B
2
) w
(ver Berkeley Cap 7). Donde w es el ancho de la espira, B
1
es el campo en el segmento mas cercano a la
espira y B
2
en el lado opuesto. Esta fuerza de origen magn´etico es claramente no conservativa. Se define la
fuerza electromotriz como el trabajo por unidad de carga para hacer el lazo cerrado.
ε =
1
q

f dr =
vw
c
(B
1
−B
2
)
Se puede calcular el flujo de campo magn´etico a trav´es de la espira como la integral de B sobre una superficie
limitada por el lazo cerrado (el hecho de que ∇B = 0 nos garantiza que este flujo no depende de la superficie
particular que se elija). El cambio de flujo en un lapso de tiempo dt se puede calcular como
dΦ = −(B
1
−B
2
) wv dt
relacionando las dos ´ ultimas ecuaciones se llega a
ε = −
1
c

dt
esto se puede demostrar para una espira de cualquier forma y con cualquier velocidad (Berkeley).
Veamos lo que describe un observador F
t
que se mueve con la espira. El v´e un campo E
t
y un campo
B
t
. Para ´el, la fuerza electromotriz se debe exclusivamente al campo el´ectrico y calcula que
ε
t
=

E
t
dS
t
=

v
c
B
t

dS
t
=
wv
c

B
t
1
−B
t
2

este observador tambi´en concluye que
ε
t
= −
1
c

t
dt
t
en estos desarrollos hemos usado aproximaci´ on de primer orden en v/c de modo que se puede despreciar la
dilataci´ on del tiempo, la contracci´ on de Lorentz y el cambio en el campo magn´etico (pero no el cambio en
el campo el´ectrico el cual es de primer orden).
12.1. LEY DE INDUCCI
´
ON DE FARADAY 225
Se pueden hacer tres experimentos claves con una espira y una bobina
1) Alejar la espira mientras la bobina posee corriente constante. Se detecta una corriente en la espira.
2) Ahora se aleja la bobina en la direcci´ on contraria, se detecta la misma corriente lo cual es consistente
con el principio de relatividad.
3) Dejamos quietos ambos elementos y hacemos que la corriente en la bobina var´ıe en el tiempo de modo
que B decrezca en el tiempo (en el loop) de la misma forma que en los experimentos I y II. Localmente esta
situaci´ on es id´entica a la anterior, y se obtiene la misma corriente en la espira.
De aqu´ı se obtiene la llamada ley de Lenz, que nos dice que la fuerza electromotriz inducida se opone al
cambio en el flujo del campo magn´etico sobre la espira. Esto significa que una variaci´ on del flujo magn´etico
con el tiempo produce una corriente que circula en la espira y que produce un flujo que se opone al cambio
del flujo original.
Es importante mencionar que la corriente inducida puede calentar el material. Este calentamiento lo
provee un patr´ on externo. Para verlo, basta con observar que cuando la espira se mueve a velocidad constante
en el campo del solenoide finito, la fuerza neta del campo magn´etico externo sobre la espira, es tal que se
opone al movimiento. En consecuencia, es necesario que se haga trabajo sobre la espira para mantenerla en
movimiento constante.
La ley de inducci´ on de Faraday requiere una abstracci´ on adicional, los experimentos anteriores requirieron
la presencia de un lazo conductor cerrado, a trav´es del cual pasa un flujo de campo magn´etico. Podemos
preguntarnos que pasa si tenemos un lazo imaginario que forma una curva C, pero sin que haya necesaria-
mente algo material en el lazo. Ciertamente, a´ un tiene sentido el concepto de flujo de campo magn´etico, y
si extrapolamos el caso anterior cuando no hay necesariamente algo F´ısico en el lazo, obtenemos la ley de
inducci´ on de Faraday: Si tenemos una curva cerrada C, estacionaria e cierto sistema de referencia inercial
y si S es una superficie que expande a C, y B(x, y, z, t) , E(x, y, z, t) son los campos el´ectrico y magn´etico
medidos en la posisci´ on x, y, z para cierto tiempo t, entonces para un valor fijo de t se tiene que
ε =

C
Edr = −
1
c
d
dt

S
B dS
En este punto debe enfatizarse la diferencia entre la ley de inducci´ on de Faraday y la ley de Lenz. La
ley de Lenz asume la existencia de una espira conductora real en tanto que para la ley de inducci´ on solo
tenemos que tomar una curva cerrada real o imaginaria, sin que necesariamente haya algo F´ısico en dicha
curva.
Es importante recalcar que bajo las condiciones de la ley, la fuerza electromotriz solo se debe al campo
el´ectrico. Esto se debe a que la curva se asume estacionaria respecto al sistema de referencia, recordemos
que cuando el lazo cerrado est´ a en movimiento, la fuerza electromotriz puede deberse al campo magn´etico
como lo vimos en el caso de la espira conductora. Un segundo aspecto es que esta fuerza electromotriz se
calcula como una integral cerrada en donde cada elemento diferencial se calcula en el mismo instante de
tiempo, por ejemplo dos peque˜ nas contribuciones E
1
(x
1
, y
1
, z
1
, t) dr
1
y E
2
(x
2
, y
2
, z
2
, t) dr
2
se calculan en el
mismo tiempo t. Esto implica que esta integral cerrada no es estrictamente el trabajo que realizar´ıa una carga
unidad real para realizar el circuito, ya que si el campo es funci´ on del tiempo, un diferencial de este trabajo
deber´ıa calcularse usando el valor del campo en el punto espacio temporal donde se ubica la part´ıcula, dos
peque˜ nas contribuciones de este trabajo real ser´ıan de la forma E
1
(x
1
, y
1
, z
1
, t
1
) dr
1
y E
2
(x
2
, y
2
, z
2
, t
2
) dr
2
.
Por supuesto en el caso de campos cuasi est´ aticos y part´ıculas que circulan r´ apidamente por el lazo, esta
diferencia resultar´ıa insignificante (cuando hicimos el ejemplo de la espira conductora, se hizo impl´ıcitamente
esta aproximaci´ on).
Otro punto fundamental a discutir es el de la naturalea del campo el´ectrico que aparece en la ley de
inducci´ on. Este campo el´ectrico inducido claramente no proviene de fuentes de carga. En el ejemplo de
la espira, este campo aparece como la transformaci´ on relativista del campo magn´etico uniforme que ve´ıa
el sistema de referencia F en el cual la espira ten´ıa velocidad constante. En el caso general, este campo
inducido se debe a la transformaci´ on relativista de los campos que v´e el sistema F cuando hacemos un boost
226 CAP
´
ITULO 12. ECUACIONES DE MAXWELL
para pasar al sistema F
t
con espira estacionaria. Se v´e adicionalmente que la integral de l´ınea cerrada de
este campo no es cero, por lo cual no puede ser un campo electrost´ atico, ya que no es conservativo
1
.
Otra aclaraci´ on al respecto, obs´ervese que el campo el´ectrico proveniente de cargas cumple la condici´ on
∇E
cargas
= 0 en todo el espacio. En electrost´ atica aprendimos que esto es condici´ on necesaria y suficiente
para la conservatividad del campo. Sin embargo, para el caso de cargas en movimiento, en el cual E es
funci´ on expl´ıcita del tiempo, la nulidad del rotacional solo nos garantiza que E = −∇φ(r, t) lo cual a su vez
implica que al realizar un trabajo virtual q

r
B
r
A
E dr = q [φ(r
A
, t) −φ(r
B
, t)] este trabajo es independiente
de la trayectoria ya que no variamos el tiempo. Sin embargo, en una trayectoria real el trabajo puede
depender de la trayectoria puesto que el tiempo var´ıa. La conclusi´ on es que ∇ E = 0 en todo el espacio,
solo me garantiza conservatividad del campo en el sentido de trabajos virtuales, por supuesto que en el caso
electrost´ atico los trabajos virtuales coinciden con los reales y la conservatividad es real.
Cabe finalmente preguntarse, porqu´e llamar ¿campo el´ectrico al campo generado por la ley de induc-
ci´ on?, despu´es de todo no es conservativo ni se origina en las cargas. Sin embargo, si observamos la principal
motivaci´ on para constru´ır el concepto de campo, result´ o ser un concepto ´ util independiente de la naturaleza
de sus fuentes, para el campo el´ectrico encontramos que si tenemos un campo de esa naturaleza (haciendo
caso omiso de las fuentes) la fuerza que experimenta una carga q debida a este campo cuando est´ a inmersa
en ´el, es de la forma F = qE. La fuerza que experimenta una carga inmersa en este campo inducido tiene
esta misma expresi´ on; es decir, aunque sus fuentes son diferentes, cumple la misma propiedad local que
defini´ o originalmente al campo el´ectrico.
La integral cerrada del campo el´ectrico es la fuerza electromotriz. Es posible generar un campo el´ectrico
independiente del tiempo si dΦ/dt = cte. Seg´ un la ley de inducci´ on lo que importa es el cambio con el tiempo
del flujo. De modo que los campo el´ectricos se pueden inducir de varias formas
Tomemos el ejemplo de dos espiras, 1 y 2 y asumamos que por al espira 1, circula una corriente i. En
los siguientes casos aparecer´ a una corriente en la espira (2) (cargas libres de conducci´ on son puestas en
movimiento por el campo inducido.
a) Si i var´ıa con el tiempo, con ambas espiras fijas.
b) Acercando o alejando la espira (2) manteniendo la otra fija (y la corriente constante). esto se puede
entender sin ley de inducci´ on teniendo en cuenta que la fuerza de Lorentz act´ ua sobre las cargas de la espira
2.
c) Acercando o alejando la espira (1) dejando fija la espira (2) con corriente constante. Este efecto es
equivalente al anterior en virtud del principio de relatividad. pero no puede ser entendido directamente con
la fuerza de Lorentz sino con la ley de inducci´ on.
d) Cambiando con el tiempo la forma de la espira o su orientaci´ on relativa.
En cualquiera de estos casos se obtiene un cambio de flujo magn´etico a trav´es de la espira (2).
En la ley de inducci´ on se toma la convenci´ on de la regla de la mano derecha para dr y dS. El signo menos
indica que la direcci´ on del campo ele´ctrico inducido es tal que genera una corriente que con su campo B,
trata de oponerse al cambio de flujo magn´etico (ley de lenz).
El efecto se presenta incluso con una sola espira: El cambio de flujo sobre la propia espira da lugar a una
corriente sobre ella que con su campo se opone al cambio de flujo. Fen´ omeno conocido como autoinducci´ on.
1
Podr´ıa pensarse en la posibilidad de que este campo se deba a cargas el´ectricas en movimiento, lo cual explicar´ıa la
dependencia temporal expl´ıcita y la no conservatividad. Sin embargo, debemos observar que la integral cerrada del campo
el´ectrico se realiza para un mismo instante de tiempo. Para un campo que proviene de cargas el´ectricas en movimiento, la
integral cerrada del campo el´ectrico debe ser cero si la calculamos en el mismo instante de tiempo para todo tramo, ya que
instant´ aneamente un campo el´ectrico proveniente de cargas es la superposici´ on de campos centrales conservativos. Por supuesto,
el campo magn´etico generado por las cargas en movimiento podr´ıa generar una fuerza electromotriz virtual diferente de cero,
pero en la ley de Faraday esta FEM solo aparece debida al campo el´ectrico. La no conservatividad de campos originados por
cargas en movimiento la da el hecho de que la integral debe ser realizada sobre una trayectoria real, en la cual la part´ıcula ocupa
diferentes posiciones en diferentes instantes. En ese sentido, la integral cerrada de la ley de Faraday no es la cantidad correcta
para evaluar conservatividad, excepto bajo ciertas aproximaciones.
12.1. LEY DE INDUCCI
´
ON DE FARADAY 227
12.1.1. Algunas sutilezas sobre el concepto de fuerza electromotriz
Supongamos que tenemos una espira rectangular de tal manera que hay un campo magn´etico uniforme
B = Bu
z
en el semiespacio y < 0, y que la espira se mueve con velocidad constante v = vu
y
sobre el plano
XY . En tanto que una porci´ on de la espira est´e en la regi´ on con y < 0, y otra porci´ on est´e en y > 0, se
generar´ a una fuerza electromotriz en la espira. Sea w el ancho de la espira (paralelo al eje X). La fuerza
electromotriz se calcula como el trabajo virtual que se hace sobre una trayectoria cerrada en la espira,
claramente sobre la espira se ejercen dos fuerzas, la fuerza magn´etica, y la fuerza debida al agente externo
que hace que la espira viaje a velocidad constante. En las porciones del alambre de ancho w la fuerza externa
es perpendicular al desplazamiento virtual (que va en direcci´ on ±u
x
), y en las porciones de longitud L, los
trabajos se cancelan por simetr´ıa. De esta forma, la fuerza externa no contribuye al trabajo virtual.
Por otro lado, la fuerza magn´etica contribuye al trabajo virtual ´ unicamente en el el tramo de ancho w que
est´ a inmerso en el campo.
ε =
1
q

virt
(F
mag
+F
ext
) dl =
1
q

virt
F
mag
dl = vBw
El c´ alculo anterior podr´ıa sugerirnos errr´ oneamente que el campo magn´etico realiza el trabajo necesario
para que se induzca una corriente en la espira. Sin embargo, la forma de la fuerza de Lorentz es tal que
la fuerza magn´etica no puede realizar trabajo sobre la carga q por arbitraria que sea la trayectoria. ¿por
qu´e la integral anterior no es entonces nula?, la respuesta requiere de nuevo tener en cuenta que la FEM
es un trabajo virtual. Esto implica que debe ser un agente externo quien realiza el trabajo real, necesario
para generar la corriente, lo cual se puede ver teniendo en cuenta que se requiere una fuerza externa en la
direcci´ on u
y
para mantener a la espira a velocidad constante. Calculemos entonces, el trabajo real teniendo
en cuenta el movimiento de la espira. La velocidad real de la espira es igual a la suma vectorial w = v +u,
siendo u la velocidad de la carga con respecto a la espira (en la direcci´ on u
x
). La fuerza magn´etica sobre
toda la espira tiene una componente neta en la direcci´ on −u
y
y por tanto debe ser compensada por una
fuerza externa en direcci´ on u
y
. En el tramo de ancho w inmerso en el campo se tiene que sobre una carga,
el campo magn´etico ejerce una fuerza qvBu
x
− quBu
y
, la componente X es la que genera la corriente en
tanto que la Y debe ser compensada por una fuerza externa de modo que F
ext
= quBu
y
, la trayectoria real
a lo largo del ancho w, tiene una longitud w/ cos θ, siendo θ el ´ angulo entre u y w. La fuerza magn´etica
es perpendicular al desplazamiento real y por tanto no contribuye como ya se anticip´ o. El trabajo real por
unidad de carga sobre una trayectoria cerrada en la espira ser´ a
ε =
1
q

T
(F
mag
+F
ext
) dl =
1
q

T
F
ext
dl = (uB)

w
cos θ

cos

π
2
−θ

= vBw = ε
obs´ervese que el c´ alculo real aunque involucra en principio a las mismas fuerzas, implica una trayectoria
muy diferente a la trayectoria virtual, por lo cual la contribuci´ on de cada una de estas fuerzas al trabajo
resulta muy diferente en cada caso. Sin embargo, los dos resultados coinciden de modo que la FEM coincide
con el trabajo real por unidad de carga.
Ley de inducci´ on e invarianza Galileana
Si partimos de la ley de inducci´ on en la forma
ε = −K
ind

dt
el valor de la constante K
ind
no es una constante emp´ırica determinada experimentalmente, como se puede
ver de los casos particulares que emplean la ley de Lorentz
2
. Veremos adem´ as que esta constante se puede
2
Aunque los caso que se derivan de la ley de Lorentz son particulares, la ley general debe inclu´ır la misma constante que
aparece en estos casos particulares.
228 CAP
´
ITULO 12. ECUACIONES DE MAXWELL
determinar exigiendo invarianza Galileana a la ley de inducci´ on. Para ello usaremos la derivada convectiva,
que es una forma muy conveniente de escribir una derivada total en el tiempo
d
dt
=

∂t
+v ∇ ⇒
dB
dt
=
∂B
∂t
+ (v ∇) B =
∂B
∂t
+∇(Bv) +v(∇ B)

dB
dt
=
∂B
∂t
−∇(v B)
donde v se trata como un vector fijo en la diferenciaci´ on. En la ley de inducci´ on, el lugar geom´etrico del lazo
cerrado debe ser estacionario con respecto al sistema de referencia, con el fin de que solo el campo el´ectrico
contribuya a la FEM
3
. La derivada temporal del flujo queda
d
dt

S
B n da =

S
dB
dt
n da
este paso implica que el lazo y la superficie que lo delimita, son est´ aticos en el tiempo
d
dt

S
B n da =

S
∂B
∂t
da −

S
[∇(v B)] da
la ley de inducci´ on de faraday queda

E dl = −K
ind

S
∂B
∂t
da +K
ind

S
[∇(v B)] da ⇒
aplicando el teorema de Stokes a la segunda integral de superficie

[E−K
ind
(v B)] dl = −K
ind

S
∂B
∂t
da
este ser´ıa el equivalente de la ley de inducci´ on para un circuito que se mueve a velocidad v. Pero por otro
lado, para un sistema de referencia que se mueve con esta velocidad, de modo que tanto el lazo como la
superficie que lo delimita son estacionarios se tiene

E
t
dl = −K
ind

S
∂B
∂t
n da
la invarianza galileana implica que los dos sistemas de referencia deben ver la misma F´ısica y por lo tanto
E
t
= E−K
ind
(v B)
12.1.2. Fuerza de Lorentz y ley de inducci´ on
La modificaci´ on del flujo que genera corriente en una espira se puede hacer cambiando el ´ area con campo
magn´etico fijo. Veamoslo desde el punto de vista de la fuerza de Lorentz.
Supongamos una varilla que se corre apoyada en un alambre con el cual se forma un lazo cerrado, la
velocidad de la varilla es v. Cada part´ıcula cargada q de la varilla est´ a sometida a una fuerza F = q (v B) /c.
Esto producir´ a una corriente que va de b hacia a. Y recorre el circuito en el sentido antihorario.
Para un observador F
t
que viaja con la varilla, el flujo de carga se produce debido a un campo el´ectrico
que realiza una fuerza qE sobre q
qE =
q (v B)
c
⇒E =
v B
c
3
En tal caso, si pusi´eramos un conductor en el lugar geom´etrico del lazo cerrado, solo el campo el´ectrico causar´ıa corriente,
en virtud de la estacionaridad del lazo.
12.1. LEY DE INDUCCI
´
ON DE FARADAY 229
de modo que entre lo extremos aparece una diferencia de potencial inducida por el movimiento o fem que
se escribe como

b
a
E dr =

v B
c

dr = −
vBl
c
al calcular el flujo se obtiene
Φ
B
=

B dS = BlX
de lo cual se ve

B
dt
=
d
dt
(BlX) = Bl
dX
dt
= Blv
de lo cual se deduce que

E dr = −
1
c

B
dt
de modo que para cambio de ´ area la ley de inducci´ on se sigue cumpliendo y la fuerza de Lorentz da el mismo
resultado. El campo ele´ctrico que v´e el observador que se mueve con la varilla es experimentalmente real y
se deb a las transformaciones relativistas de los campos.
Lo ´ ultimo nos da como consecuencia el hecho de que el campo inducido aparece incluso en ausencia
de espiras sobre las cuales se puedan inducir corrientes (aqu´ı la ley de inducci´ on es m´ as general que la ley
de lenz). La variaci´ on del ´ area de la espira no est´ a inclu´ıda en la ley de inducci´ on ya que esta se supone
estacionaria, sin embargo, con base en la fuerza de Lorentz vemos que a´ un en este caso se cumple la ley de
inducci´ on. (lo mismo ocurre con ´ areas rotantes).
12.1.3. Forma diferencial de la ley de inducci´ on de Faraday

Edr = −
1
c
d
dt

B dS
usando teorema de Stokes
c
Edr =

S
∇E dS
con lo cual queda
¸
∇E+
1
c
∂B
∂t

dS = 0
dado que esta expresi´ on debe ser v´ alida para toda ´ area sin importar su magnitud, tama˜ no y orientaci´ on se
tiene que
∇E = −
1
c
∂B
∂t
otra manera que justifica mejor el cambio de derivada total a parcial es la siguiente: como la ley de induc-
ci´ on es v´ alida para toda curva cerrada y cualquier ´ area que lo delimita, tomemos un lazo de dimensiones
infinitesimales de modo que el campo B est´ a bien definido en el ´ area que lo delimita, el flujo de B se vuelve
simplemente B dS. Por otro lado en virtud de la definici´ on del rotacional tenemos

dC
E dr = (∇E) dS
cuando el lazo cerrado tiende a cero en dimensiones. Debemos tener en cuenta que tanto el lazo cerrado
como la superficie que lo delimita est´ an fijos en el espacio (hay muchas superficies que delimitan a dC pero
aqu´ı estamos tomando una fija) pues el lazo y la superficie est´ an constru´ıdos alrededor de un punto fijo. Por
tanto, la derivada total del flujo se convierte en parcial ya que no hay variaci´ on en el espacio (ni de el lazo,
ni de la superficie ni de los campos) solo hay variaci´ on en el tiempo. Tenemos entonces
(∇E) dS = −
1
c
∂ (BdS)
∂t
= −
1
c
∂B
∂t
dS
230 CAP
´
ITULO 12. ECUACIONES DE MAXWELL
como esto esv´ alido ∀ dS sin importar su orientaci´ on, se concluye que
∇E = −
1
c
∂B
∂t
12.1.4. Inductancia
Supongamos que tenemos dos lazos cerrados de alambre, y que por uno de ellos (lazo 1) circula una
corriente I
1
, que genera un campo B
1
. Este campo produce un flujo sobre el lazo cerrado 2, para calcular
este flujo apelaremos primero a la ley de Biot Savart, con el fin de encontrar el campo B
1
B
1
=
µ
0

I
1

dl
1
(r
2
−r
1
)
[r
2
−r
1
[
3
la ley de Biot Savart nos dice que este campo es proporcional a la corriente. Por otro lado, el flujo sobre el
lazo 2 del campo generado por el lazo 1 es
Φ
2
=

B
1
dS
2
=
µ
0

I
1
¸
dl
1
(r
2
−r
1
)
[r
2
−r
1
[
3

dS
2

Φ
2
= M
21
I
1
la constante de proporcionalidad M
21
se puede reescribir utilizando el teorema de Stokes
Φ
2
=

B
1
dS
2
=

(∇A
1
) dS
2
=

A
1
dl
2
usando la expresi´ on (10.10) o m´ as bien su equivalente unidimensional
Φ
2
=
¸
µ
0

I
1

dl
1
[r
2
−r
1
[

dl
2
con lo cual se obtiene
M
21
=
µ
0


dl
1
dl
2
[r
2
−r
1
[
(12.1)
donde [r
2
−r
1
[ es la distancia entre los dos segmentos de alambre dl
1
y dl
2
. Esta expresi´ on, conocida como
f´ ormula de Neumann, nos revela varias caracter´ısticas de esta constante de proporcionalidad que llamaremos
inductancia mutua: a) Es una constante geom´etrica que solo depende de la forma tama˜ no y posiciones
relativas de los lazos cerrados. b) M
21
= M
12
lo cual se obtiene intercambiando ´ındices, esto indica que el
flujo sobre el lazo 2 debido a una corriente I en el lazo 1, es igual al flujo que se producir´ıa en el lazo 1
si la misma corriente se pone a circular ahora sobre el lazo 2. Esta simetr´ıa se conoce como teorema de
reciprocidad, por esta raz´ on a la inductancia mutua usualmente se le denota simplemente con la letra M.
Es de anotar que para llegar a la f´ ormula de Neumann hemos usado la ley de Biot Savart la cual es
estrictamente v´ alida solo en el caso estacionario. Sin embargo, ley de Biot Savart tambi´en es aplicable en
muy buena aproximaci´ on cuando la corriente var´ıa en el tiempo, siempre y cuando estemos en un r´egimen
cuasi estacionario (ver Sec. 16.2). En consecuencia, la f´ ormula de Neumann tambi´en ser´ a aplicable en el
r´egimen temporal cuasiestacionario. Con esta aclaraci´ on, hagamos ahora variar la corriente I
1
en el tiempo,
de tal forma que se induzca una fuerza electromotriz en el lazo 2
ε
2
= −

2
dt
= −M
dI
1
dt
(12.2)
naturalmente esto induce una corriente en el lazo 2.
Por otro lado, la variaci´ on de la corriente en un alambre cerrado tambi´en cambia el flujo sobre el propio
alambre, de nuevo el flujo es proporcional a la corriente y podemos escribir
Φ
1
= L
1
I
1
12.1. LEY DE INDUCCI
´
ON DE FARADAY 231
la cantidad L
1
es un factor de proporcionalidad geom´etrico que depende de la forma y tama˜ no del alambre,
y se denomina autoinductancia, o simplemente inductancia. Cuando la corriente cambia en el tiempo,
la fem inducida es
ε = −L
dI
dt
la inductancia se mide en Henrios (H) que equivale a Volt-Seg/amp.
La inductancia al igual que la capacitancia, son positivas. De acuerdo con lo anterior, hay una oposici´ on
al cambio de corriente en el alambre debido a la fem inducida por el alambre sobre s´ı mismo, esta oposici´ on
hace que a esta cantidad usualmente se le denomine contrafem. En este sentido la inductancia juega un
papel similar a la masa en mec´ anica, ya que as´ı como en mec´ anica a mayor masa hay mayor oposici´ on al
cambio en la velocidad, de la misma forma a mayor inductancia mayor oposici´ on al cambio de corriente.
Veamos la energ´ıa necesaria para establecer una corriente en un circuito. Si inicialmente no hay corriente,
ser´ a necesario aumentar esta desde cero hasta el valor en cuesti´ on para lo cual habr´ a que vencer la contrafem,
el trabajo hecho por unidad de carga en una vuelta completa del circuito ser´ a −ε, (el signo menos indica
que el trabajo es hecho por un agente externo para contrarrestar la contrafem). Por otro lado, la cantidad
de carga por unidad de tiempo que pasa por el alambre es I y el trabajo total por unidad de tiempo es
dW
dt
= −εI = LI
dI
dt
comenzando con corriente cero el trabajo se obtiene integrando entre 0 e I (valor final de la corriente)

dW = L

I dI ⇒W =
1
2
LI
2
esta expresi´ on refuerza la analog´ıa entre la masa y la inductancia (as´ı como entre la corriente y la velocidad).
Es de anotar que esta cantidad no depende del ritmo con el cual se aumente la corriente, y que es una energ´ıa
recuperable (diferente por ejemplo al caso de la energ´ıa disipada en una resistencia). Mientras la corriente
est´e presente es una energ´ıa latente en el circuito, pero se recupera cuando se apaga dicha corriente.
12.1.5. Energ´ıa almacenada en el campo magn´etico
Reescribiremos la expresi´ on para la energ´ıa almacenada en una inductancia, de modoq ue sea f´ acilmente
generalizable al caso superficial y volum´etrico. Comencemos escribiendo el flujo en t´erminos de el potencial
vectorial, y usando el teorema de Stokes
Φ =

B dS =

(∇A) dS =

A dl
por lo tanto
LI =

A dl
el trabajo para llevar la corriente desde cero hasta un valor I, viene dado por
W =
1
2
LI
2
=
1
2
I

A dl =
1
2

A (I dl)
como ya vimos anteriormente, la generalizaci´ on volum´etrica se obtiene haciendo I dl →J dV
W =
1
2

(A J) dV (12.3)
esta expresi´ on es an´ aloga a la Ec. (1.15), y nos muestra como si la energ´ıa residiera en las corrientes.
Veremos otra expresi´ on an´ aloga a (1.18) que muestra como si la energ´ıa residiera en el campo. Usando la
ley de Ampere, ∇B = µ
0
J, podemos escribir la expresi´ on del trabajo en t´erminos del campo
W =
1

0

[A (∇B)] dV
232 CAP
´
ITULO 12. ECUACIONES DE MAXWELL
usamos la identidad vectorial
A (∇B) = B B−∇ (AB)
de modo que
W =
1

0

B
2
−∇ (AB)

dV
W =
1

0

B
2
dV −
1

0

(AB) dS
de nuevo tenemos en cuenta que la integral (12.3) se realiza sobre el volumen en donde hay corrientes pero
se puede extender hasta el infinito con lo cual se anular´ıa la integral de superficie, quedando
W =
1

0

todo el espacio
B
2
dV (12.4)
que nos muestra como si la energ´ıa residiera en el campo. Cualquiera de las dos interpretaciones es correcta
dado que lo relevante F´ısicamente es el valor total de la energ´ıa. Por otra parte, podr´ıa a priori ser descon-
certante que la creaci´ on de un campo magn´etico demande trabajo, ya que las fuerzas magn´eticas nunca
realizan trabajo, la respuesta reside en el hecho de que en el proceso de llevar el campo desde cero hasta su
valor final, dicho campo tuve que tener una variaci´ on temporal y por tanto se indujo un campo el´ectrico que
s´ı puede hacer trabajo. Aunque este campo est´ a ausente la principio y al final del proceso, est´ a presente en
todas las etapas intermedias y es contra ´el que se realiza el trabajo.
Por otro lado, este resultado ha sido probado con argumentos de cuasi estaticidad. Por un lado, se
utiliz´ o la ley de Biot Savart que nos obliga a tener procesos estacionarios o cuasi estacionarios para garantizar
su validez, tambi´en se utiliz´ o la ley de Ampere que como veremos mas adelante, debe ser corregida en el
caso dependiente del tiempo (ley de Ampere Maxwell). Por otro lado, sin embargo, hemos usado la ley
de inducci´ on de Faraday, que requiere que el campo magn´etico tenga una variaci´ on temporal (sin la ley
de inducci´ on no se requerir´ıa trabajo para crear el campo o la corriente, ya que no habr´ıa contrafem). En
s´ıntesis el procedimiento debe ser cuasiestacionario para despreciar las desviaciones de la ley de Biot Savart
y de la ley de Ampere (corriente de desplazamiento), pero debe d´ arsele cierta din´ amica a los campos que
me den raz´ on de la existencia de la contrafem. Es notable que la ecuaci´ on (12.4) es general para campos que
var´ıan en el tiempo a pesar de las condiciones tan restrictivas con las que se demostr´ o.
12.2. Ecuaci´ on de Ampere Maxwell
Las ecuaciones b´ asicas que se han obtenido hasta el momento son
∇ E = 4πρ ∇ B = 0 ∇E = −
1
c
∂B
∂t
∇B =

c
J
recu´erdese que formalmente hablando, las ecuaciones en la materia no tienen ning´ un contenido nuevo. Las
redefiniciones de campos que se hacen all´ı solo parametrizan estad´ısticamente la ignorancia que poseemos
de la distribucion detallada de todas las cargas y corrientes en el material. Escribamos en todo caso los
an´ alogos en la materia
∇ D = 4πρ
f
∇ B = 0 ∇E = −
1
c
∂B
∂t
∇B =

c
J
Vemos que D tiene como fuentes a las cargas libres en tanto que E tiene como fuentes a las cargas libres
y a las de polarizaci´ on. Las l´ıneas de campos fluyen de tales fuentes.
Las l´ıneas de campo de B se cierran sobre s´ı mismas. No hay cargas magn´eticas.
La ley de inducci´ on de Faraday nos dice que existen campos el´eectricos inducidos por campos magn´eticos
variables en el tiempo. Esstos campos el´ectricos no son conservativos y no tienen a las cargas como fuentes
y sus l´ıneas de campo se cierran sobre s´ı mismas ya que al no tener fuentes ρ = 0 y entonces ∇ E = 0.
12.2. ECUACI
´
ON DE AMPERE MAXWELL 233
La ´ ultima ecuaci´ on nos dice que el campo magn´etico es originado por cargas en movimiento, y por
tanto su existencia depende del sistema de referencia. Esta ecuaci´ on no expresa la posibilidad de campos
magn´eticos inducidos por los el´ectricos que var´ıen en el tiempo. Esta posibilidad tendr´ıa sentido ya que estos
campos tampoco tendr´ıan fuentes y se mantiene entonces que ∇ B = 0 y que las l´ıneas de B se cierran
sobre s´ı mismas.
La ley fundamental de la conservaci´ on de la carga nos conduce a la ecuaci´ on de continuidad
∇ J +
∂ρ
∂t
= 0
Es importante examinar si las ecuaciones anteriores son compatibles con dicha ecuaci´ on de continuidad, en
particular, las ecuaciones que involucran fuentes, veamos
∇ E = 4πρ ⇒
1

∂E
∂t

=
∂ρ
∂t
;
∇B =

c
J ⇒∇ (∇B) =

c
(∇ J) ⇒0 = (∇ J)
vemos por tanto que la ecuaci´ on (∇B) =

c
J solo es compatible con la ecuaci´ on de continuidad si
no hay acumulaci´ on o p´erdida de carga en ninguna regi´ on, es decir en el caso estacionario en el cual
∇ J = 0 =
∂ρ
∂t
, pero es claramente incompatible en el caso dependiente del tiempo. Por otro lado la ecuaci´ on
∇ E = 4πρ no presenta ninguna cotradicci´ on aparente, puesto que el valor de
∂E
∂t
nos es desconocido hasta el
momento, si bien tampoco podemos ver su compatibilidad con la ecuaci´ on de continuidad. Adicionalmente, la
experiencia muestra que las ecuaciones que involucran las divergencias de los campos se pueden extrapolar
al caso dependiente del tiempo. Por tanto, es natural intentar modificar la ecuaci´ on del rotacional del
campo magn´etico, colocando un t´ermino adicional que vuelva esta ecuaci´ on compatible con la ecuaci´ on de
continuidad.
Otra forma de ver mas fenomenol´ ogicamente la violaci´ on de la conservaci´ on de la carga si la ley de
Amp´ere no se modifica: Sea un circuito RC para descarga de condensador, la corriente se interrumpe entre
las armaduras, all´ı justamente hay acumulaci´ on de carga (p´erdida en este caso) tomemos una curva cerrada
C alrededor de uno de los alambres suficientemente lejos del condensador el teorema de la divergencia nos
da

B dl =

(∇B) dS
tomemos dos superficies que est´ an acotadas por la misma C. Una la del plano generado por C, la otra de tal
forma que se alargue y atrape a la armadura mas cercana. La primera encierra una corriente I, quedando

B dl =

c

S
J dS
con J la densidad de corriente que atravieza a S. B´ asicamente el campo magn´etico es el de un alambre.
Sobre la superficie S
t
en cambio no fluye ninguna corriente pues ninguna carga atraviesa esta superficie, esto
nos indicar´ıa que

S
J dS =

S

J dS
t
lo cual contradice el teorema de stokes, o el hecho de que divB = 0 (chequear). Amba situaciones una formal
y la otra fenomeno
´
logica nos induce a pensar que algo falta en la ecuaci´ on ´ ultima
∇B =

c
J +R ⇒
c

(∇B−R) = J
usandola ecuaci´ on de continuidad
∇ (∇B) =

c
∇ J +∇ R
234 CAP
´
ITULO 12. ECUACIONES DE MAXWELL
0 =

c
∇ J +∇ R
∇ J = −
c

∇ R
pero de ρ =
1

∇ E
∂ρ
∂t
=
1


∂t
(∇ E)
las dos ´ ultimas ecuaciones se reemplazan en la Ec. de continuidad

c

∇ R+
1


∂t
(∇ E) = 0


c

R+
1

∂E
∂t

= 0
si tomamos
R =
1
c
∂E
∂t
es condici´ on suficiente para satisfacer ec. de continuidad (no es necesaria ya que ∇V = 0 no implica V = 0).
Un argumento interesante es que esta igualdad le da simetr´ıa a las ecuaciones.
Este nuevo t´ermino soluciona el problema ya que el teorema de stokes nos dice ahora

B dl =

c

S

J+
1
c
∂E
∂t

dS
como el campo E est´ a disminuyendo en intensidad con el tiempo (pues se est´ a descargando el condensador)
su derivada apunta en la direcci´ on contraria al campo, este t´ermino produce entonces un flujo hacia el
interior de la superficie S
t
de modo que este ya no ser´ıa nulo. Para ver que el flujo es el mismo por S y
S
t
obse’rvese que los dos forman una superficie cerrada y que el flujo sobre esta superficie cerrada es cero
(justamente por conservaci´ on de carga).
La ecuaci´ on corregida queda
∇B =

c
J +
1
c
∂E
∂t
ecuaci´ on de Ampere Maxwell. Maxwell la sac´ o por razones te´ oricas sin justificaci´ on experimental, fu´e nece-
sario esperar hasta la detecci´ on de ondas electromagn´etica por H. Hertz para comprobarlo. El t´ermino
adicional se denomin´ o corriente de desplazamiento pues parece darle continuidad a la corriente que se inter-
rumpi´ o en las placas.
12.2.1. Forma integral de la cuarta ecuaci´ on de Maxwell
Supongamos una superficie abierta S rodeada por una curva C. Por integraci´ on

(∇B) dS =

c

J dS +
1
c

∂E
∂t
dS
con el teorema de stokes

B dr =

c
i +
1
c

E
dt
el t´ermino de la izquierda se le conoce a veces como fuerza magnetomotriz. En este caso, la fuerza magne-
tomotriz no se opone al incremento de flujo. Las direcciones de los campos inducidos tambi´en dependen de
la corriente. En ausencia de ´estas, los campos inducidos contribuyen al flujo el´ectrico.
12.3. ECUACIONES DE MAXWELL 235
12.3. Ecuaciones de Maxwell
Las ecuaciones b´ asicas que describen la din´ amica de los campos el´ectrico y magn´etico son
∇ E = 4πρ , ∇ B = 0
∇E = −
1
c
∂B
∂t
, ∇B =

c
J +
1
c
∂E
∂t
La ecuaci´ on de continuidad es deducible de las ecuaciones de Maxwell gracias a la inclusi´ on de la corriente
de desplazamiento. Debemos recordar que un campo vectorial est´ a completamente especificado si se conocen
su divergencia, su rotacional y las condiciones de frontera. Las ecuaciones de Maxwell determinan comple-
tamente la din´ amica de los campos si se conocen las condiciones de frontera (o en la materia si se conocen
las relaciones entre E, B, H, D, las cuales dependen de las propiedades de los materiales). En general, es
mas f´ acil conocer las condiciones de frontera en los potenciales vectorial y escalar, por lo cual escribir las
ecuaciones de Maxwell en t´erminos de dichos potenciales ser´ a de gran utilidad.
Es notable la simetr´ıa que tienen las ecuaciones de Maxwell en ausencia de fuentes (J = ρ = 0), la
pregunta natural es ¿porqu´e la introducci´ on de las fuentes agrega una asimetr´ıa en las ecuaciones?, la
respuesta reside en la ausencia de cargas magn´eticas y corrientes generadas por dichas cargas, si tales cargas
existieran las ecuaciones tendr´ıan una notable simetr´ıa a´ un en presencia de fuentes. La ecuaci´ on ∇ B = 0 es
la que nos revela la ausencia de estas cargas, y fenomenol´ ogicamente se refleja en la ausencia de monopolos
magn´eticos (imanes de un solo polo por ejemplo), por lo cual las l´ıneas de campo se deben cerrar sobre
s´ı mismas. En contraste, la ley de Gauss para el campo el´ectrico ∇ E = 4πρ (que fundamentalmente es la
ley de Coulomb mas el principio de superposici´ on), nos revela la existencia de cargas el´ectricas en el sentido
de que las l´ıneas de campo comienzan y terminan en tales cargas.
Las ecuaciones que involucran al rotacional nos describen procesos de inducci´ on de campos E ↔B, un
campo el´ectrico puede ser inducido por la variaci´ on temporal de un campo magn´etico, de acuerdo con la ley
de inducci´ on de Faraday, otro aspecto notable de esta ley de inducci´ on es el hecho de que un cambio de flujo
sobre un lazo cerrado produce una fuerza electromotriz que se opone a dicho cambio, de modo que el signo
menos en la tercera ecuaci´ on de Maxwell es mucho mas que una mera convenci´ on, se puede ver incluso que
el cambio de este signo implicar´ıa un crecimiento indefinido del flujo que comprometer´ıa la estabilidad de la
materia misma. Finalmente, la cuarta ecuaci´ on (ley de Amp´ere Maxwell) indica que un campo magn´etico
es inducido bien por corrientes o bien por campos el´ectricos que var´ıan en el tiempo, recordemos que el
t´ermino ∂E/∂t (corriente de desplazamiento) fu´e introducido para que las ecuaciones fueran compatibles
con la ecuaci´ on de continuidad, hay varias diferencias con respecto a la ley de inducci´ on de Faraday a) La
ausencia de cargas magn´eticas produce una asimetr´ıa entre ambas ecuaciones, b) La derivada temporal no
tiene un signo menos en la cuarta ecuaci´ on, la raz´ on es que la “fuerza magnetomotriz” que se introducir´ıa
en la formulaci´ on integral de la cuarta ecuaci´ on, no puede interpretarse en ning´ un sentido como un trabajo,
y por tanto no compromete la estabilidad de la materia.
Es notable el hecho de que el campo el´ectrico se puede separar en dos t´erminos E = E
ind
+E
gen
donde
E
ind
es un campo inducido por la variaci´ on temporal del campo magn´etico en tanto que E
gen
es el campo
generado por las cargas. El campo E
ind
es un campo transversal ya que ∇ E
ind
= 0, en tanto que el campo
generado por las cargas es longitudinal ya que ∇ E
gen
= 0. En consecuencia la primera y tercera de las
ecuaciones de Maxwell se podr´ıan escribir en t´erminos del campo E
gen
y E
ind
respectivamente. En contraste,
el campo magn´etico es puramente inducido y netamente transversal, no se conoce un B
gen
. Por otro lado,
hay dos fuentes para la inducci´ on del campo magn´etico: las corrientes y las variaciones temporales de los
campos el´ectricos.
Por otro lado, las ecuaciones de Maxwell describen la din´ amica completa de los campos una vez que se
conoce la distribuci´ on de sus fuentes (J, y ρ). Sin embargo, estas ecuaciones no predicen el comportamiento
de una carga inmersa en estos campos, de modo que la expresi´ on de la fuerza de Lorentz es independiente
de las ecuaciones de Maxwell.
236 CAP
´
ITULO 12. ECUACIONES DE MAXWELL
12.4. Potenciales A y φ, transformaciones gauge
De ∇ B = 0, se tiene que
B = ∇A (12.5)
Por otro lado, de
∇E+
1
c
∂B
∂t
= 0 ⇒∇E+
1
c

∂A
∂t
= 0

¸
E+
1
c
∂A
∂t

= 0
esto indica que el vector E+
1
c
∂A
∂t
define un campo virtualmente conservativo, de modo que
E+
1
c
∂A
∂t
= −∇φ
con lo cual el campo el´ectrico resulta
E = −∇φ −
1
c
∂A
∂t
(12.6)
Los campos E y B est´ an un´ıvocamente determinados por las condiciones de frontera, pero este no es el caso
con los campos A,φ definidos anteriormente. La transformaci´ on A
t
= A + ∇ψ deja invariante la relaci´ on
B = ∇ A. Sin embargo, la relaci´ on con el campo el´ectrico s´ı se ve alterada a menos que se haga la
transformaci´ on adecuada sobre el campo escalar φ. Hagamos la transformaci´ on φ
t
= φ + g adecuada para
mantener invariante la expresi´ on para el campo el´ectrico
E = −∇φ
t

1
c
∂A
t
∂t
= −∇(φ +g) −
1
c
∂ (A+∇ψ)
∂t
= −∇φ −
1
c
∂A
∂t
−∇g −
1
c
∂ (∇ψ)
∂t
= −∇φ −
1
c
∂A
∂t
−∇
¸
g +
1
c
∂ψ
∂t

la invarianza se obtiene si ∇

g +
1
c
∂ψ
∂t

= 0, en todo el espacio tiempo. Por tanto, se obtiene como condici´ on
de suficiencia
g = −
1
c
∂ψ
∂t
Por tanto los campos E y B son invariantes ante la transformaci´ on simult´ anea de los campos A y φ de la
siguiente forma
A
t
= A+∇ψ ; φ
t
= φ −
1
c
∂ψ
∂t
(12.7)
donde ψ es cualquier funci´ on regular (bien comportada) del espacio y el tiempo.
Esta arbitrariedad en la definici´ on de los potenciales nos permitir´ a importantes simplificaciones y la
elecci´ on de diferentes gauges.
Reemplazando las expresiones de los campos en t´erminos de los potenciales en las ecuaciones de Maxwell
con fuentes, se llega a

¸
−∇φ −
1
c
∂A
∂t

= 4πρ ⇒

2
φ +
1
c

∂t
∇ A = −4πρ (12.8)
∇(∇A) =

c
J +
1
c

∂t

−∇φ −
1
c
∂A
∂t

= ∇(∇ A) −∇
2
A

2
A−
1
c
2

2
A
∂t
2
−∇

∇ A+
1
c
∂φ
∂t

= −

c
J (12.9)
12.4. POTENCIALES A Y φ, TRANSFORMACIONES GAUGE 237
hemos obtenido un par de ecuaciones en las cuales A y φ aparecen acoplados. El desacople se puede lograr
gracias a la simetr´ıa gauge. Dado que hay cierta libertad para escoger la divergencia de A podemos hacer
diversas escogencias relativas a esta divergencia. Recordemos en todo caso que a´ un la especificaci´ on de
la divergencia de A no conduce a un valor ´ unico de ´este, en virtud de que la unicidad requiere tambi´en
de condiciones de frontera. En particular, esto implicar´ a que las escogencias que haremos aqu´ı (gauge de
Lorentz y de Coulomb) no son en general excluyentes, es decir el potencial vectorial puede eventualmente
satisfacer las condiciones impuestas por ambos gauges.
12.4.1. Gauge de Lorentz
Las ecuaciones (12.8) y (12.9) est´ an fuertemente acopladas. Una forma natural de desacoplar dichas
ecuaciones es a trav´es de la siguiente escogencia de la divergencia de A:
∇ A+
1
c
∂φ
∂t
= 0 (12.10)
conocida como gauge de Lorentz. Con este gauge las Ecs. (12.8, 12.9) quedan

2
φ −
1
c

∂t

1
c
∂φ
∂t

= −4πρ ⇒∇
2
φ −
1
c
2

2
φ
∂t
2
= −4πρ

2
A−
1
c
2

2
A
∂t
2
= −

c
J
quedando

2
φ −
1
c
2

2
φ
∂t
2
= −4πρ (12.11)

2
A−
1
c
2

2
A
∂t
2
= −

c
J (12.12)
los potenciales se han desacoplado y han quedado en t´erminos de sus propias fuentes (escalar con carga,
vectorial con corriente). Ademas hemos obtenido una ecuaci´ on de onda para ambos potenciales y ambos se
propagar´ıan a la velocidad c (mas adelante se ver´ a que corresponde a la velocidad de la luz).
Es importante demostrar que la condici´ on de Lorentz siempre se puede satisfacer. Supongamos que A, φ
no satisfacen la condici´ on de Lorentz, utilicemos un gauge que nos lleve a dicha condici´ on
∇ A
t
+
1
c
∂φ
t
∂t
= 0 = ∇ (A+∇ψ) +
1
c

∂t

φ −
1
c
∂ψ
∂t

0 = ∇ A+
1
c
∂φ
∂t
+∇
2
ψ −
1
c
2

2
ψ
∂t
2
de modo que los nuevos potenciales satisfacen la condici´ on de Lorentz si ψ satisface la ecuaci´ on

2
ψ −
1
c
2

2
ψ
∂t
2
= −

∇ A+
1
c
∂φ
∂t

una transformaci´ on gauge restringida es aquella que satisface

2
ψ −
1
c
2

2
ψ
∂t
2
= 0
de modo que la condici´ on de Lorentz es invariante.
238 CAP
´
ITULO 12. ECUACIONES DE MAXWELL
12.4.2. Gauge de Coulomb o transverso
En este caso se elige
∇ A = 0
aplicado a las ecuaciones 12.8, 12.9 obtenemos

2
φ +
1
c

∂t
(0) = −4πρ ⇒∇
2
φ = −4πρ

2
A−
1
c
2

2
A
∂t
2
−∇

0 +
1
c
∂φ
∂t

= −

c
J ⇒∇
2
A−
1
c
2

2
A
∂t
2
= −

c
J +
1
c

∂φ
∂t

quedando

2
φ = −4πρ (12.13)

2
A−
1
c
2

2
A
∂t
2
= −

c
J +
1
c

∂φ
∂t

(12.14)
La primera es una ecuaci´ on de Poisson para φ la cual tiene como soluci´ on para frontera en espacio infinito
φ(r, t) =

ρ(r

,t)
[r−r

[
dV
t
. De modo que este campo φ se propaga instant´ aneamente, en tanto que A obedece a
una ecuaci´ on de onda inhomog´enea (que acopla los dos campos) y que se propaga con velocidad finita. La
acci´ on instant´ anea contradice a priori los postulados de la relatividad especial. Sin embargo, no debemos
olvidar que son los campos y no los potenciales, los que tienen sentido F´ısico, los ´ ultimos como hemos
visto portan una arbitrariedad en su definici´ on. Al observar las ecuaciones de los campos en funci´ on de los
potenciales vemos que son las variaciones espacio temporales de estos campos las que tienen sentido F´ısico,
y puede probarse que estas variaciones si se propagan con velocidad c en el vac´ıo. En este gauge, A, φ no
est´ an desacoplados aunque se puede escribir para frontera en el infinito

2
A−
1
c
2

2
A
∂t
2
= −

c
J +
1
c


∂t

ρ (r
t
, t)
[r −r
t
[
dV
t
una simplificaci´ on importante puede hacerse si tenemos en cuenta que todo vector se puede descomponer
en una parte longitudinal y otra transversal tal que
J = J
l
+J
t
∇J
l
= 0, ∇ J
t
= 0
usando las identidades vectoriales

¸
∇J
l
. .. .
=0
¸

= ∇(∇ J
l
) −∇
2
J
l
⇒∇
2
J
l
= ∇(∇ J
l
) = ∇(∇ J)
queda una ecuaci´ on de Poisson para J
l
con “densidad de carga”
1

∇(∇ J) de modo que la soluci´ on para
espacio infinito queda
J
l
= −
1


t
(∇
t
J
t
)
[r −r
t
[
dV
t
= −
1

(∇
t
J
t
)
[r −r
t
[
dV
t
para J
t
∇(∇J
t
) = ∇(∇ J
t
)
. .. .
=0
−∇
2
J
t


2
J
t
= −∇(∇J
t
) = −∇(∇J)
ecuaci´ on de Poisson con densidad equivalente −
1

∇(∇J)
J
t
= −
1


t
(∇
t
J
t
)
[r −r
t
[
dV
t
=
1


¸

J
t
[r −r
t
[
dV
t

12.5. ECUACIONES DE MAXWELL EN LA MATERIA 239
Es importante enfatizar que J
l
y J
t
existen en todo el espacio aunque J est´e localizado. Teniendo en cuenta
la soluci´ on para el potencial escalar y la ecuaci´ on de continuidad
∂φ(r, t)
∂t
=

∂t

ρ (r
t
, t) dV
t
[r −r
t
[
=

dV
t
[r −r
t
[
∂ρ (r
t
, t)
∂t
= −

dV
t
[r −r
t
[

t
J
t

∂φ(r, t)
∂t
= −∇

dV
t
[r −r
t
[

t
J
t
= 4πJ
l
la ecuaci´ on para A toma la forma

2
A−
1
c
2

2
A
∂t
2
= −

c
J +
1
c

∂φ
∂t
= −

c
J +

c
J
l

2
A−
1
c
2

2
A
∂t
2
= −

c
J
t
el potencial obdece a una ecuaci´ on de onda que solo est´ a determinada por la parte transversal de la densidad
de corriente. Por este motivo tambi´en se le suele llamar gauge transverso.
Haciendo una separaci´ on similar para el potencial vectorial
A = A
l
+A
t
∇A
l
= 0 ⇒A
l
= −∇η ; ∇ A
t
= 0 ⇒A
t
= ∇b
en este gauge
∇ A = 0 = ∇ A
l
+∇ A
t
= ∇ A
l
= ∇
2
η
de donde se concluye que

2
η = 0
en todo el espacio. Ya se hab´ıa discutido que esta soluci´ on conduce a η = 0 en todo el espacio y as´ı. A = A
t
resultando

2
A
t

1
c
2

2
A
t
∂t
2
= −

c
J
t
; A
l
= 0
Obs´ervese que en ausencia de fuentes (campo libre)

2
φ = 0 ; ∇
2
A−
1
c
2

2
A
∂t
2
=
1
c

∂φ
∂t

la soluci´ on φ = 0, nos lleva a

2
A−
1
c
2

2
A
∂t
2
= 0
con ∇ A = 0. En condiciones estacionarias se obtiene lo que ya conoc´ıamos

2
φ = −4πρ ; ∇
2
A = −

c
J
12.5. Ecuaciones de Maxwell en la materia
12.5.1. Corriente de Polarizaci´ on
Consideremos un diel´ectrico inmerso en un campo el´ectrico variable en el tiempo. Los centros de carga
cambian su posicion relativa con respecto al tiempo, por tanto al considerar un peque˜ no volumen ∆V a
medida que aumenta el campo mas cargas positivas (negativas) entran (salen) por la izquierda. Del mismo
modo por la derecha las cargas positivas (negativas) salen (entran) esto equivale a la existencia de una
corriente conocida como corriente de polarizaci´ on.
240 CAP
´
ITULO 12. ECUACIONES DE MAXWELL
Si el diel´ectrico no posee cargas libres, la corriente de polarizaci´ on J
p
se debe exclusivamente a los
momentos dipolares. Espec´ıficamente, es proporcional al cambio con el tiempo del momento dipolar de los
´ atomos o mol´eculas del material.
Asumiendo que la ecuaci´ on de continuidad es v´ alida para este tipo de corrientes se tiene
∇ J
p
+
∂ρ
P
∂t
= 0 con ρ
p
= −∇ P
∇ J
p
+

∂t
(−∇ P) = 0 ⇒∇

J
p

∂P
∂t

= 0
Veamos las limitaciones de esta formulaci´ on. No hay un principio de conservaci´ on para las cargas de po-
larizaci´ on, de por s´ı estas pueden ser creadas (destru´ıdas) con la creaci´ on (destrucci´ on) de dipolos en el
material. Por ejemplo si los campos oscilantes llegan a ser muy intensos pueden disociar o ionizar mol´eculas,
destruyendo cargas de polarizaci´ on y creando cargas libres. Si cargas de polarizaci´ on pueden ser creadas el
principio de conservaci´ on de la carga debe estar asociada a la suma de cargas libres mas las de polarizaci´ on.
Obs´ervese adem´ as que incluso si los dipolos no se crean ni se destruyen sino que solo se reorientan, es posi-
ble que la carga de polarizaci´ on no se conserve ya que el vector de polarizaci´ on como promedio estad´ıstico
tambi´en puede cambiar en este caso. Por tanto es necesario que los campos no sean muy intensos en ning´ un
instante y adem´ as var´ıen suavemente en el tiempo
4
.
Las corrientes de magnetizaci´ on tambi´en satisfacen una ecuaci´ on de continuidad bajo condiciones seme-
jantes al caso de la polarizaci´ on.
∇ J
M
+
∂ρ
M
∂t
= ∇ (c∇M) +

∂t
(0) = 0
ya que no existen cargas magn´eticas (no se deben confundir estas cargas magn´eticas con aquellas “cargas
”que se definieron para el potencial escalar, pues estas no est´ an ligadas a la corriente de magnetizaci´ on)
(chequear).
———————————————–
Como ya vimos, la presencia de campos el´ectricos en la materia genera cargas de polarizaci´ on y la pres-
encia de campos magn´eticos genera corrientes de magnetizaci´ on. Como en los casos est´ atico y estacionario,
resulta ben´efico reescribir las ecuaciones de Maxwell de tal manera que solo aparezcan expl´ıcitamente las
cargas y corrientes libres, que son las que m´ as se pueden controlar experimentalmente.
En el caso dependiente del tiempo, las cargas de polarizaci´ on y corrientes de magnetizaci´ on obedecen
a expresiones similares a los casos est´ aticos y estacionarios de las Ecs. (9.5, 11.6). Sin embargo, en el caso
dependiente del tiempo aparece un nuevo tipo de corriente ligada que surge de la variaci´ on temporal del
vector de polarizaci´ on. Para ver esto, tomemos un trozo de columna del material de tal modo que la columna
va en la direcci´ on de P. Como ya se discuti´ o en la secci´ on (9.2.1) la polarizaci´ on produce una carga superficial
en los extremos del material de valores ±σ
p
tal que [σ
p
[ = P. Si P aumenta hay una aumento tambi´en en
las densidades superficiales, lo cual da una corriente neta de la forma
dI =
∂σ
p
∂t
da

=
∂P
∂t
da

la densidad vectorial es entonces
J
p
=
∂P
∂t
(12.15)
esta corriente de polarizaci´ on debe ser agregada a la corriente libre J
f
y a la corriente de magnetizaci´ on J
M
.
Obs´ervese que a diferencia de las corrientes de magnetizaci´ on (que se produce por circulaciones microsc´ opicas
cerradas) esta corriente est´ a asociada a movimiento lineal de carga, que surge cuando la polarizaci´ on cambia
con el tiempo.
4
Variaciones r´ apidas a´ un con campos d´ebiles inducen campos magn´eticos fuertes que pueden afectar la distribuci´ on de cargas
en el material (chequear).
12.5. ECUACIONES DE MAXWELL EN LA MATERIA 241
En relaci´ on con lo anterior, es necesario verificar que la ecuaci´ on (12.15) que define a la densidad de
corriente de polarizaci´ on, es consistente con la ecuaci´ on de continuidad.
∇ J
p
= ∇

∂P
∂t

=

∂t
(∇ P) = −
∂ρ
p
∂t
de modo que la ecuaci´ on de continuidad se cumple, en realidad puede verse que en el caso dependiente del
tiempo, la conservaci´ on de la carga ligada requiere de la existencia de esta corriente de polarizaci´ on
5
.
Podr´ıa pensarse que la variaci´ on temporal de la magentizaci´ on produce una carga o corriente adicional.Sin
embargo, este no es el caso y la variaci´ on de la magnetizaci´ on solo genera cambios en la corriente de
magnetizaci´ on J
M
= ∇M. Por lo tanto, en la materia definimos dos tipos de densidad de carga: densidad
de carga libre y de polarizaci´ on
ρ = ρ
f

p
= ρ
f
−∇ P
en tanto que la corriente se divide en tres partes
J = J
f
+J
M
+J
p
= J
f
+∇M+
∂P
∂t
la ley de Gauss se escribe
∇ E = 4πK
c

f
−∇ P)
∇ D = 4πK
c
ρ
f
; D ≡
E
4πK
c
+P
por otro lado la ley de Ampere Maxwell se reescribe como
∇B = 4πK
a

J
f
+∇M+
∂P
∂t

+
K
a
K
c
∂E
∂t

B
4πK
a
−M

= J
f
+

∂t

P+
E
4πK
c

∇H = J
f
+
∂D
∂t
; H ≡
B
4πK
a
−M
la definici´ on de H es la misma que en el caso estacionario, sin embargo la corriente de desplazamiento en
la materia (que aparece solo en el caso dependiente del tiempo), contiene la informaci´ on de la corriente de
desplazamiento en el vac´ıo mas la contribuci´ on debida a las corrientes de polarizaci´ on. Las ecuaciones de
Maxwell restantes (∇ B = 0, y la ley de inducci´ on de Faraday) no contienen a las fuentes de modo que no
sufren modificaciones, las ecuaciones de Maxwell quedan
∇ D = 4πK
c
ρ
f
∇ B = 0
∇E = −
∂B
∂t
; ∇H = J
f
+
∂D
∂t
las ecuaciones de Maxwell en la materia tienen la ventaja de estar escritas en t´erminos de las corrientes
y cargas libres, pero tienen la desventaja de mezclar los campos en la materia y en el vac´ıo. Por esta
raz´ on, las ecuaciones de Maxwell en la materia deben ser complementadas con relaciones constitutivas que
determinen completamente a D y H en t´erminos de E y B. Para medios isotr´ opicos lineales y homog´eneos
estas relaciones constitutivas est´ an determindas por
P = ε
0
χ
e
E ; M = χ
M
H
D = εE H =
B
µ
5
Recu´erdese que en general lo que se tiene que conservar es la carga total definida como la carga ligada mas la carga libre.
En realidad es posible que la carga libre se convierta en carga ligada y viceversa, pero en la mayor´ıa de los casos ambos tipos
de carga se conservan por aparte.
242 CAP
´
ITULO 12. ECUACIONES DE MAXWELL
las condiciones de frontera en presencia de cargas y corrientes superficiales se pueden calcular usando la
forma integral de las ecuaciones de Maxwell, y con un procedimiento an´ alogo al descrito en las secciones
(9.6, 11.5.1), estas condiciones vienen dadas por
D

1
−D

2
= σ
f
; B

1
−B

2
= 0
E
|
1
−E
|
2
= 0 ; H
|
1
−H
|
2
=

λ
f
n (12.16)
en el caso de medios lineales, estas discontinuidades se pueden escribir como
ε
1
E

1
−ε
2
E

2
= σ
f
; B

1
−B

2
= 0
E
|
1
−E
|
2
= 0 ;
B
|
1
µ
1

B
|
2
µ
2
=

λ
f
n (12.17)
estas ecuaciones son fundamentales a la hora de estudiar la refraci´ on reflexi´ on y transmisi´ on de ondas cuando
cambian de medio. Las ecuaciones (12.17) se obtienen con razonamientos similares a los presentados en los
casos est´ aticos y estacionarios descritos en las secciones (1.8, 11.5.1), el ´ unico criterio nuevo es tener en
cuenta que la cantidad
d
dt

D dS
es nula (¿porqu´e?).
Cap´ıtulo 13
Leyes de conservaci´ on
Las ecuaciones de Maxwell describen la din´ amica de los campos el´ectricos y magn´eticos generados por
cargas y corrientes, describe la generaci´ on y propagaci´ on de ondas y permite describir los campos en medios
materiales bajo ciertas consideraciones estad´ısticas.
Sin embargo, estas ecuaciones no pueden describir el movimiento de una carga o distribuci´ on de cargas
inmersa en un campo electromagn´etico, para lo cual hay que recurrir a la ecuaci´ on de la fuerza de Lorentz
1
.
Asumiremos que la expresi´ on F = q (E+v B/c), es tambi´en v´ alida para campos que var´ıan con el
tiempo. Si la distribuci´ on es volum´etrica podemos aplicar esta expresi´ on sobre un elemento diferencial
dF = dq (E+v B/c) con dq = ρ dV y ρv = J, podemos definir f = dF/dV como la densidad volum´etrica
de fuerza, con lo cual
dF
dV
=
dq
dV
(E+v B/c) ⇒f = ρ (E+v B/c)
f = ρE+ρv B/c ⇒f = ρE+
J B
c
(13.1)
En mec´ anica Newtoniana se obtienen unos principios de conservaci´ on para sistemas aislados (energ´ıa, mo-
mento lineal, momento angular). En lo que sigue definiremos sistemas aislados de cargas y campos que nos
conduzcan a estos mismos principios de conservaci´ on, para lo cual ser´ a necesario redefinir las cantidades de
energ´ıa, momento lineal, y momento angular
2
. En el formalismo original de la mec´ anica Newtoniana, todas
estas cantidades estaban asociadas a las part´ıculas, no obstante es necesario postular que los campos pueden
transportar estas cantidades para poder conciliar los postulados de la relatividad especial, y la causalidad
con los principios de conservaci´ on.
1
En la discusi´ on sobre la ley de inducci´ on de Faraday se utiliz´ o la fuerza de Lorentz para derivar el principio de inducci´ on
sobre un lazo conductor cerrado. Sin embargo, la ley de inducci´ on de Faraday extrapola el mecanismo de creaci´ on de un campo
el´ectrico inducido, al caso en el cual el loop puede ser cualquier lugar geom´etrico cerrado (incluso en el vac´ıo), al hacer esta
extrapolaci´ on, ya no se puede derivar la ley de inducci´ on de la fuerza de Lorentz, de modo que esta ´ ultima no est´ a en general
contenida en la ley de inducci´ on de Faraday.
2
Una forma m´ as natural de redefinir estas cantidades consiste en observar las variables c´ıclicas del lagrangiano de Maxwell y
sus momentos can´ onicamente conjugados. Desde el punto de vista del teorema de Noether se puede ver a su vez, que si exigimos
la invarianza de este lagrangiano ante traslaciones temporales, espaciales y rotaciones, los momentos can´ onicamente conjugados
corresponder´ an a la energ´ıa, el momento, y el momento angular respectivamente.
243
244 CAP
´
ITULO 13. LEYES DE CONSERVACI
´
ON
13.1. Conservaci´ on de la energ´ıa: Teorema de Poynting
Calculemos el trabajo realizado por el campo electromagn´etico sobre un elemento infinitesimal de carga
dq, y en un intervalo infinitesimal de tiempo dt (o trayectoria infinitesimal dl)
dW = dF dl = f dl dV =
¸
ρE+
J B
c

dl dV
dW =
¸
ρE+
J B
c

v dt dV = ρE v dt dV
donde hemos tenido en cuenta que J = ρv, de lo cual se deduce que (J B) v = 0, de modo que el campo
magn´etico no realiza trabajo sobre la distribuci´ on de cargas. Este es un diferencial de segundo orden ya
que la trayectoria ser´ıa infinitesimal, as´ı como la carga sobre la cual se realiza trabajo. El trabajo realizado
por unidad de tiempo sobre la carga infinitesimal dq (potencia suministrada por el campo a la distribuci´ on
confinada al volumen dV ) es
dW
t
dt
= ρE v dV = J E dV
y la potencia suministrada por el campo a la distribuci´ on de cargas confinada en un cierto volumen V es
dW
dt
=

V
ρE v dV =

V
J E dV (13.2)
esta potencia representa la transformaci´ on de energ´ıa el´ectrica a mec´ anica o t´ermica y debe ser balanceada
por un decrecimiento en la energ´ıa del campo dentro del volumen V
3
. Con el fin de escribir esta potencia en
t´erminos exclusivamente de los campos, despejamos J de la ecuaci´ on ∇B =
4πJ
c
+
1
c
∂E
∂t
y reemplazamos
4
dW
dt
=

J E dV =
c

¸
∇B−
1
c
∂E
∂t

E dV
y utilizando la identidad vectorial ∇ (AB) ≡ B (∇A) −A (∇B) se tiene
5
∇ (EB) ≡ B (∇E) −E (∇B) = −B

1
c
∂B
∂t

−E (∇B)
3
Obs´ervese que si en un cierto sector del volumen las cargas van en direcci´ on contraria al campo el´ectrico (o al menos la
proyecci´ on de la velocidad sobre el campo es negativa), tendremos que J · E es negativo de modo que son la cargas las que
realizan trabajo sobre el campo, contribuyendo a un aumento de la energ´ıa de ´este. Esto es l´ ogico ya que se produce un frenado
de las part´ıculas, de lo cual el campo extrae energ´ıa a expensas de la disminuci´ on de la energ´ıa cin´etica de ´estas (radiaci´ on de
frenado).
4
A priori se podr´ıa pensar que este despeje no es correcto, dado que J no es parte de las fuentes del campo, sino una
distribuci´ on inmersa en ´el (las fuentes se consideran remotas). Sin embargo, hay que tener en cuenta que las ecuaciones de
Maxwell en forma diferencial son locales y dependen de las densidades de carga y corriente en el punto de evaluaci´ on, sin
importar cuales son las fuentes.
5
Esta identidad se puede demostrar as´ı:
∇· (A×B) ≡ ∂i (A×B)
i
= ∂i (ε
ijk
AjB
k
)
= ε
ijk
(∂iAj) B
k

ijk
Aj (∂iB
k
) = ε
kij
(∂iAj) B
k
−ε
jik
Aj (∂iB
k
)
= (ε
kij
∂iAj) B
k
−Aj (ε
jik
∂iB
k
) = (∇×A)
k
B
k
−Aj (∇×B)
j
= B· (∇×A) −A· (∇×B)
13.1. CONSERVACI
´
ON DE LA ENERG
´
IA: TEOREMA DE POYNTING 245
dW
dt
=
c

¸
(∇B) E−
1
c
∂E
∂t
E

dV
dW
dt
=
c

¸
−∇ (EB) −B

1
c
∂B
∂t


1
c
∂E
∂t
E

dV
dW
dt
=
1

¸
−∇ (cEB) −
1
2


∂t

B
2
+E
2

dV =

J E dV
si la expresi´ on es v´ alida para un volumen arbitrario se concluye que

c

EB

+


∂t

B
2
+E
2

= −J E
quedando
∇ S +
∂ε
∂t
= −J E (13.3)
donde definimos
S ≡
c

EB ; ε ≡

B
2
+E
2

(13.4)
la ecuaci´ on (13.3) es una ecuaci´ on de continuidad con fuentes. Comparando con la ecuaci´ on de continuidad
asociada a la conservaci´ on de la carga, S es el an´ alogo a la densidad de corriente, en tanto que ε es el
equivalente de la densidad de carga. Recordando que la magnitud de la densidad de corriente representa la
cantidad de carga por unidad de ´ area por unidad de tiempo que atraviesa la superficie, y que su direcci´ on
describe la direcci´ on de propagaci´ on de las cargas, entonces es l´ ogico interpretar a S (vector de Poynting),
como un vector cuya magnitud representa la energ´ıa (asociada a los campos) por unidad de ´ area por unidad
de tiempo que atraviesa la superficie, y su direcci´ on es la direcci´ on en la cual esta energ´ıa se propaga.
Similarmente ε representa la densidad de energ´ıa asociada a los campos.
En virtud de que tenemos una ecuaci´ on de continuidad inhomog´enea para la energ´ıa asociada a los
campos, se deduce que dicha energ´ıa no se conserva, ¿significa esto que se viola el principio de conservaci´ on
de la energ´ıa? un examen mas cuidadoso nos muestra el origen del t´ermino inhomog´eneo (fuente o sumidero
de energ´ıa), el t´ermino inhomog´eneo surge de la presencia de part´ıculas cargadas, lo cual simplemente nos
indica que ´estas pueden intercambiar energ´ıa con el campo electromagn´etico. En s´ıntesis, la inhomogeneidad
se debe a que la energ´ıa que hemos definido no tiene en cuenta a todos los subsistemas que pueden almacenar
e intercambiar energ´ıa. Sin embargo, la energ´ıa total (tomando todos los sistemas que la pueden almacenar
e intercambiar) debe cumplir una ecuaci´ on de continuidad homog´enea, de lo contrario habr´ıa una aut´entica
violaci´ on de este principio de conservaci´ on. En el caso en el cual no hay cargas, de modo que tenemos un
campo puro de radiaci´ on o campos confinados en una regi´ on donde no hay cargas, se tiene que ∇ S+
∂ε
∂t
= 0
y la energ´ıa del campo se conserva, puesto que el flujo de energ´ıa est´ a implicando un cambio en su densidad,
en tal caso la ecuaci´ on de continuidad no tiene fuentes para la energ´ıa.
Retornado al caso general, integramos en el volumen

(∇ S) dV +

∂ε
∂t
dV = −

(J E) dV

S da +
d
dt

εdV = −

(J E) dV

S da =

(J E) dV +
d
dt

εdV (13.5)
teniendo en cuenta que S es la energ´ıa por unidad de ´ area por unidad de tiempo que cruza la superficie, se
tiene que −

S da es la energ´ıa por unidad de tiempo que entra al volumen (dado que da apunta hacia
afuera del volumen). Por otro lado, de acuerdo con la ecuaci´ on (13.2), la expresi´ on

(J E) dV
6
representa
6
Obs´ervese que el t´ermino

(J · E) dV no contribuye en las regiones donde hay ausencia de cargas o donde las cargas est´ an
en reposo. Efectivamente, si las cargas est´ an en reposo, ellas pueden contribu´ır a Ep pero no a su variaci´ on temporal.
246 CAP
´
ITULO 13. LEYES DE CONSERVACI
´
ON
el trabajo por unidad de tiempo que el campo hace sobre la distribuci´ on de cargas, o en otras palabras
la potencia absorbida por las part´ıculas. Finalmente, dado que ε es la densidad de energ´ıa del campo,
el t´ermino

εdV representa la energ´ıa asociada al campo contenido en el volumen V , por tanto
d
dt

εdV
representa la variaci´ on de la energ´ıa asociada al campo dentro del volumen V . En s´ıntesis, la ecuaci´ on (13.5)
se convierte en
dE
Total
dt
=
dE
p
dt
+
dE
c
dt
donde hemos interpretado E
p
como la energ´ıa asociada a las part´ıculas, E
c
es la energ´ıa asociada a los
campos y dE
T
/dt ≡ −

S da representa el flujo de energ´ıa hacia adentro del volumen, lo cual equivale a la
rata de aumento de energ´ıa total (estamos asumiendo que no entran ni salen part´ıculas al volumen V )
7
.
Adicionalmente, si la superficie es lo suficientemente grande para contener todo el campo, S ser´ a cero en
la frontera ya que no hay flujo de campo a trav´es de la superficie, de modo que
dE
T
dt
= 0 ⇒E = E
c
+E
p
= cte
cualquier disminuci´ on (aumento) en la energ´ıa del campo E
c
se traduce en un aumento (disminuci´ on) en la
energ´ıa asociada a las cargas E
p
. De modo que escribimos
dE
c
dt
=

(J E) dV
Adicionalmente, si definimos la densidad de energ´ıa asociada a las part´ıculas ε
p
(energ´ıa mec´ anica), ten-
dremos que
dE
c
dt
=

(J E) dV =

∂t

V
ε
p
dV ⇒J E =
∂ε
p
∂t
y reemplazamos la ´ ultima expresi´ on en (13.3)
∇ S +
∂ε
∂t
= −
∂ε
p
∂t
⇒∇ S +
∂ (ε +ε
p
)
∂t
= 0
como ya anticipamos, al tener en cuenta todos los agentes que almacenan o intercambian energ´ıa, se debe
llegar a una ecuaci´ on de continuidad homog´enea
8
. Como prueba de consistencia el lector puede demostrar
que para el campo electrost´ atico
1
2
mv
2
+qφ = cte.
13.2. Conservaci´ on del momento lineal
De la mec´ anica Newtoniana sabemos que el intercambio de momento nos cuantifica la interacci´ on entre
las part´ıculas a trav´es de la fuerza, por lo tanto es natural comenzar con el concepto de fuerza para estudiar
la transferencia de momento. Por otro lado, dado que aqu´ı estamos trabajando con un medio cont´ınuo
(distribuci´ on cont´ınua de cargas) y la fuerza se distribuye en forma tambi´en cont´ınua en todo el volumen de
la distribuci´ on, es mas ´ util a´ un comenzar con el concepto de densidad de fuerza. Ya vimos que la densidad de
fuerza para una distribuci´ on cont´ınua inmersa en un campo electromagn´etico es f = ρE+
JB
c
, nuevamente
en aras de escribir esta densidad en t´erminos exclusivamente de campos, usaremos la ley de Gauss y la
Ecuaci´ on de Amp´ere Maxwell para despejar las fuentes
ρ = ∇ E/4π, J =
c

∇B−
1
c
∂E
∂t

7
Obs´ervese que la interpretaci´ on de −

S · da como la energ´ıa por unidad de tiempo que entra al volumen es consecuente
con la interpretaci´ on del vector S, ya que si la energ´ıa est´ a entrando al volumen a trav´es de un cierto da, se tiene que S es
antiparalelo a da en dicha regi´ on y por lo tanto −S · da es positivo.
8
Esta ecuaci´ on no es totalmente general ya que no hemos considerado la posibilidad de que las cargas traspasen la frontera.
En tal caso, para mantener homog´enea la ecuaci´ on, hay que redefinir el vector de Poynting para dar cuenta del flujo de energ´ıa
mec´ anica a trav´es de la superficie.
13.2. CONSERVACI
´
ON DEL MOMENTO LINEAL 247
reemplazando en f = ρE+
JB
c
f =
1

¸
E(∇ E) + (∇B) B−
1
c
∂E
∂t
B

f =
1

¸
E(∇ E) −B(∇B) −
1
c

∂t
(EB) +
1
c
E
∂B
∂t

usando la ley de inducci´ on de Faraday
∂B
∂t
= −c∇ E, y agregando un cero de la forma B(∇ B), esta
ecuaci´ on queda muy sim´etrica en los campos E y B.
f =
1

¸
E(∇ E) −B(∇B) −
1
c

∂t
(EB) +
1
c
E(−c∇E) +B(∇ B)

f =
1

¸
E(∇ E) −E(∇E) +B(∇ B) −B(∇B) −
1
c

∂t
(EB)

usando
1
2
∇(E E) = (E ∇) E+E(∇E) ⇒
E(∇E) =
1
2
∇(E E) −(E ∇) E
y similarmente para B, con lo cual obtenemos
f =
1

¸
E(∇ E) −
1
2
∇(E E) + (E ∇) E+
+B(∇ B) −
1
2
∇(B B) + (B ∇) B−
1
c

∂t
(EB)

y teniendo en cuenta que

¸
EE−
1
2
I (E E)

= E(∇ E) −
1
2
∇(E E) + (E ∇) E
y an´ alogamente para B, se llega a
f = ∇
¸
EE+BB−
1
2
I

E
2
+B
2


¸


∂t

EB
4πc

que se puede reescribir como
f = ∇ T −
∂g
∂t
con lo cual llegamos a la ecuaci´ on
∇ (−T) +
∂g
∂t
= −f (13.6)
donde hemos definido
g ≡
EB
4πc
=
S
c
2
(13.7)
T ≡
1

¸
EE+BB−
1
2
I

E
2
+B
2

(13.8)
donde, en analog´ıa con la ecuaci´ on de continuidad para la carga, definimos g como la densidad de mo-
mento lineal asociada a los campos, y −T lo definimos como la densidad de flujo de momento
248 CAP
´
ITULO 13. LEYES DE CONSERVACI
´
ON
lineal asociada a los campos (flujo vectorial de momento por unidad de ´ area por unidad de tiempo). El
tensor de segundo rango T se denomina tensor de tensiones de Maxwell, el cual en componentes se escribe:
T
ij
=
1

¸
E
i
E
j
+B
i
B
j

1
2
δ
ij

E
2
+B
2

= T
ji
(13.9)
adicionalmente I ≡
¸
3
k=1
u
k
u
k
representa la diada identidad. La interpretaci´ on que hemos dado nos sugiere
la raz´ on por la cual es llamado tensor de tensiones, ya que al ser un flujo de momento por unidad de ´ area
y de tiempo es como una fuerza por unidad de ´ area (presi´ on) pero por su car´ acter vectorial (la presi´ on no
es un vector) adquiere el car´ acter de tensi´ on. Vale decir sin embargo, que esta presi´ on o tensi´ on no son
ejercidas necesariamente sobre un objeto f´ısico ya que la superficie cerrada puede ser simplemente un lugar
geom´etrico (lo mismo aplica para la conservaci´ on de la energ´ıa). No obstante, veremos m´ as adelante que en
el caso en el cual hay una superficie f´ısica, podemos calcular la presi´ on ejercida por la radiaci´ on a trav´es de
este tensor de tensiones. En virtud de su simetr´ıa, el tensor de tensiones de Maxwell solo tiene 6 componentes
independientes. En ocasiones es conveniente escribir este tensor en forma matricial.
T =

¸
T
11
T
12
T
13
T
21
T
22
T
23
T
31
T
32
T
33
¸

es f´ acil ver que la traza de este tensor es −ε.
Tr (T) = T
ii
=
1

¸
E
i
E
i
+B
i
B
i

1
2
δ
ii

E
2
+B
2

T
ii
=
1

¸
E
2
+B
2

3
2

E
2
+B
2

= −
1

E
2
+B
2

T
ii
= −ε
donde hemos usado la convenci´ on de suma sobre ´ındices repetidos. En virtud de que hemos obtenido una
ecuaci´ on de continuidad con fuentes, se tiene que el momento lineal

g dV del campo electromagn´etico no se
conserva cuando hay cargas presentes. De modo que parte de este momento ha sido absorbido o transmitido
por las cargas. Esto se puede ver con claridad integrando en un cierto volumen

∇ (−T) dV +

∂g
∂t
dV = −

f dV
recordando que f es la densidad de fuerza que los campos ejercen sobre la distribuci´ on de cargas, entonces
la integral sobre este t´ermino corresponde a la fuerza total ejercida sobre las cargas en ese volumen

f dV = F =
dP
p
dt
donde P
p
corresponde al momento lineal total asociado a las part´ıculas que est´ an dentro del volumen V .
Aplicando el teorema de la divergencia, la integral de volumen de la ecuaci´ on de continuidad con fuentes
queda

T dA+
d
dt
¸
g dV +P
p

= 0
d
dt
¸
g dV +P
p

=

T dA
de modo que la integral

T dA debe darnos el flujo hacia adentro de momento lineal por unidad de tiempo.
Lo cual se puede ver componente a componente teniendo en cuenta que el vector dA = n dA apunta hacia
afuera del volumen, y que (−T) es la densidad de flujo de momento lineal. Se deduce entonces que T n nos
da la componente normal hacia adentro de la densidad de flujo de momento lineal.
13.2. CONSERVACI
´
ON DEL MOMENTO LINEAL 249
Si la integraci´ on se toma sobre todo el volumen que contiene los campos, el tensor se anula en la superficie
y queda
d
dt
¸
g dV +P
p

= 0

g dV +P
p
= cte
de lo cual se ve que la conservaci´ on del momento lineal exige considerar g como la densidad de momento
lineal del campo electromagn´etico. Adicionalmente, vemos que g va en la direcci´ on de propagaci´ on de la
energ´ıa (que es la direcci´ on de S de acuerdo con la interpretaci´ on de la secci´ on anterior), esto coincide con
la caracter´ıstica del momento mec´ anico de las part´ıculas, el cual apunta en la direcci´ on de propagaci´ on de
´estas. Todo ello nos induce a pensar que S adem´ as de determinar la direcci´ on de propagaci´ on del momento
y la energ´ıa nos debe definir la direcci´ on de propagaci´ on de la onda, lo cual se ver´ a m´ as adelante cuando se
estudien algunas soluciones a la ecuaci´ on de onda.
La ecuaci´ on ∇ (−T)+
∂g
∂t
= −f proviene de considerar una distribuci´ on de cargas y corrientes inmersa en
un campo que previamente es generado por otras cargas y corrientes. Sin embargo, en virtud de la naturaleza
local de las ecuaciones de Maxwell en forma diferencial, en un punto dado se debe considerar la densidad y la
corriente en ese punto, de modo que en general para un punto dentro de la distribuci´ on inmersa, los campos
se deben a las contribuciones de las fuentes lejanas mas las de las propias partes de la distribuci´ on inmersa
9
.
En consecuencia en T aparecen los campos totales debidos a las fuentes originales y la distribuci´ on inmersa.
El campo en un punto P se debe a toda la distribuci´ on. Si queremos calcular la fuerza sobre una cierta
distribuci´ on confinada dentro de un cierto volumen, integramos sobre el volumen que la contiene

∇ T dV = F =

TdA
esto solo es v´ alido para el caso estacionario en el cual asumimos que el momento total debido a los campos
dentro del volumen no depende del tiempo es decir
d
dt

gdV = 0
10
. Asumamos que la distribuci´ on est´ a aislada
de otras distribuciones que existen en el espacio. Esto nos permite definir dos superficies cerradas A y A
t
tal
que ambas encierran a la distribuci´ on y A
t
encierra completamente a A, de tal manera que no hay cargas en
el volumen limitado por las dos superficies. Si definimos V
AA
el volumen entre ambas superficies cerradas,
entonces

(∇ T) dV
AA
= 0
en virtud de la ausencia de cargas en este volumen. Esta integral de volumen se puede escribir como

(∇ T) dV
AA
=

(∇ T) dV
A

(∇ T) dV
A
= 0
de lo cual se tiene

(∇ T) dV
A
=

(∇ T) dV
A

T dA
t
=

T dA
lo cual nos indica que la integral

T dA se puede elegir en una superficie arbitraria que encierre la
distribuci´ on que nos interesa, siempre y cuando no encierre otras cargas fuera de dicha distribuci´ on. Con
9
Para un peque˜ no volumen dentro de la distribuci´ on inmersa, el rotacional y la divergencia solo requieren de los valores
locales de las fuentes. Sin embargo, dado que la soluci´ on completa requiere de condiciones de frontera e iniciales (o por otro
lado el conocimiento detallado de todas las fuentes en todo el espacio) las fuentes no locales tambi´en se requieren para conocer
el valor de los campos en tal volumen.
10
Dicho de otra forma, todo el momento que atraviesa las paredes de la superficie hacia adentro (afuera) es absorbido (emitido)
por las part´ıculas. En particular, esto es v´ alido para la condici´ on estacionaria.
250 CAP
´
ITULO 13. LEYES DE CONSERVACI
´
ON
esta salvedad, la superficie se puede escoger a conveniencia. De nuevo enfatizamos que dado que el tensor
de tensiones depende de los campos totales, esta fuerza tambi´en depende de los campos totales.
Como ejemplo, calculemos la fuerza entre dos cargas puntuales utilizando el tensor de tensiones de
Maxwell. Calculemos la fuerza ejercida sobre la carga −q, la forma mas sencilla consiste en construir una
esfera centrada en la carga con radio r →0. Tomaremos no obstante, otra geometr´ıa mas ilustrativa
Tomemos una superfice semiesf´erica A, hacemos tender su radio a infinito de modo que el tensor se anula
en la parte esf´erica y solo sobrevive en el plano z = a. La contribuci´ on al campo el´ectrico debido a todas las
cargas (q y −q) sobre este plano viene dada por
E =
2q
r
2
u
z
cos θ
el campo magn´etico es nulo, el tensor de tensiones queda
T
ij
=
1

¸
E
i
E
j
+B
i
B
j

1
2
δ
ij

E
2
+B
2

=
1

¸
E
i
E
j

1
2
δ
ij
E
2

y con E
i
=
2q
r
2
δ
i3
cos θ
T
ij
=
1

¸

2q
r
2
cos θ

2
δ
i3
δ
j3

1
2
δ
ij

2q
r
2
cos θ

2
¸
T
ij
=
q
2
πr
4
cos
2
θ
¸
δ
i3
δ
j3

1
2
δ
ij

ahora calculamos T