You are on page 1of 12

SISTEMA NERVIOSO

Beltrán Lambea

4F
Constitución del sistema nervioso
1

Organización del sistema nervioso cerebroespinal


3

Funcionamiento del sistema nervioso cerebroespinal


4

Organización y funcionamiento del sistema nervioso autónomo


5

Conceptos breves 8

http://es.wikipedia.org

http://www.xuletas.es

http://iibce.edu.uy/

http://www.monografias.com

http://med.unne.edu.ar

Enciclopedia Encarta
Constitución del sistema nervioso
Sistema nervioso central
El Sistema nervioso central: está formado por el Encéfalo y la Médula
espinal, se encuentra protegido por tres membranas, las meninges. En su
interior existe un sistema de cavidades conocidas como ventrículos, por las
cuales circula el líquido cefalorraquídeo.

• El encéfalo es la parte del sistema nervioso central que está


protegida por el cráneo. Está formado por el cerebro, el cerebelo y el
tronco del encéfalo.

• Cerebro: es la parte más voluminosa. Está dividido en dos


hemisferios, uno derecho y otro izquierdo, separados por la cisura
interhemisférica y comunicados mediante el Cuerpo calloso. La
superficie se denomina corteza cerebral y está formada por
replegamientos denominados circunvoluciones constituidas de
sustancia gris. Subyacente a la misma se encuentra la sustancia
blanca. En zonas profundas existen áreas de sustancia gris
conformando núcleos como el tálamo, el núcleo caudado o el
hipotálamo.

• Cerebelo: Está en la parte inferior y posterior del encéfalo, alojado en


la fosa cerebral posterior junto al tronco del encéfalo.

• Tronco del encéfalo: compuesto por el mesencéfalo, la protuberancia


anular y el bulbo raquídeo. Conecta el cerebro con la médula espinal.
• La médula espinal es una prolongación del encéfalo, como si fuese un
cordón que se extiende por el interior de la columna vertebral. En ella
la sustancia gris se encuentra en el interior y la blanca en el exterior.

Sistema nervioso periférico


Está formado por los nervios, craneales y espinales, que emergen del
sistema nervioso central y que recorren todo el cuerpo, conteniendo axones
de vías neurales con distintas funciones y por los ganglios periféricos, que
se encuentran en el trayecto de los nervios y que contienen cuerpos
neuronales, los únicos fuera del sistema nervioso central.

Dentro del sistema nervioso periférico, se divide entre sistema nervioso


somático y sistema nervioso autónomo.

Sistema nervioso somático


Se encarga de obtener y transmitir la información detectada por los
sentidos y de enviar instrucciones que permiten el movimiento voluntario de
los músculos.

El sistema nervioso somático está formado por neuronas sensitivas que


llevan información desde los receptores sensoriales hasta el sistema
nervioso central y por axones motores que conducen los impulsos a los
músculos esqueléticos, para permitir movimientos como saludar con la
mano o patear un balón. Cabe destacar que estos últimos impulsos (los
motores) pueden ser controlados conscientemente y, por los tanto, esta
porción del sistema nervioso somático es de características voluntarias. En
concreto, el sistema nervioso somático abarca todas las estructuras del
sistema nervioso central y del sistema nervioso periférico, encargadas de
conducir información aferente (sensitiva) consciente e inconsciente e
información del control motor al músculo esquelético. Así, el sistema
nervioso somático tiene dos vías: una de entrada, por donde recibe la
información (vía sensitiva somática o aferente somática), que está
relacionada con la temperatura, dolor, tacto, presión, los sentidos
especiales (visión, audición, gusto y olfato), y también, la propiocepción,
que corresponde a la información que se recoge a partir de los músculos y
de los tendones. Junto con toda esa información que se recibe, que es
somática, también propicia una respuesta somática o efectora (motora)
voluntaria, que corresponde a la contracción del músculo esquelético.

El sistema nervioso somático está compuesto por:

• Nervios espinales, que son los que envían información sensorial


(tacto, dolor) del tronco y las extremidades hacia el sistema nervioso
central a través de la médula espinal. También envían información de
la posición y el estado de la musculatura y las articulaciones del
tronco y las extremidades a través de la médula espinal. Reciben
órdenes motoras desde la médula espinal para el control de la
musculatura esquelética.

• Nervios craneales: estos son los que envían información sensorial


procedente del cuello y la cabeza hacia el sistema nervioso central.
Reciben órdenes motoras para el control de la musculatura
esquelética del cuello y la cabeza. Está conformado por 12 pares de
nervios.

Sistema nervioso autónomo


Al contrario del sistema nervioso somático y central, este es involuntario,
activándose principalmente por centros nerviosos situados en la médula
espinal, tallo cerebral e hipotálamo. También, algunas porciones de la
corteza cerebral como la corteza límbica, pueden transmitir impulsos a los
centros inferiores y así, influir en el control autónomo.

El sistema nervioso autónomo es sobre todo un sistema eferente e


involuntario que transmite impulsos desde el sistema nervioso central hasta
la periferia estimulando los aparatos y sistemas órganos periféricos. Estas
acciones incluyen: el control de la frecuencia cardíaca y la fuerza de
contracción, la contracción y dilatación de vasos sanguíneos, la contracción
y relajación del músculo liso en varios órganos, acomodación visual, tamaño
pupilar y secreción de glándulas exocrinas y endocrinas, regulando
funciones tan importantes como la digestión, circulación sanguínea,
respiración y metabolismo. El mal funcionamiento de este sistema puede
provocar diversos síntomas, que se agrupan bajo el nombre genérico de
disautonomía.

Los nervios autónomos están formados por todas las fibras eferentes que
abandonan el sistema nervioso central, excepto aquellas que inervan el
músculo esquelético. Existen fibras autonómicas aferentes, que transmiten
información desde la periferia al sistema nervioso central, encargándose de
transmitir la sensación visceral y la regulación de reflejos vasomotores y
respiratorios, por ejemplo los barorreceptores y quimiorreceptores del seno
carotídeo y arco aórtico que son muy importantes en el control del ritmo
cardíaco, presión sanguínea y movimientos respiratorios. Estas fibras
aferentes son transportadas al sistema nervioso central por nervios
autonómicos principales como el neumogástrico, nervios esplácnicos o
nervios pélvicos.

También el sistema nervioso autónomo funciona a través de reflejos


viscerales, es decir, las señales sensoriales que entran en los ganglios
autónomos, la médula espinal, el tallo cerebral o el hipotálamo pueden
originar respuestas reflejas adecuadas que son devueltas a los órganos para
controlar su actividad. Reflejos simples terminan en los órganos
correspondientes, mientras que reflejos más complejos son controlados por
centros autonómicos superiores en el sistema nervioso central,
principalmente el hipotálamo.

El sistema nervioso vegetativo se divide funcionalmente en:

• El sistema simpático tiene la misión de activar el funcionamiento


de los órganos del cuerpo y estimular diversas reacciones en casos
de emergencia o de gasto energético:
aumenta el metabolismo, incrementa el riego sanguíneo al cerebro,
dilata los bronquios y las pupilas, aumenta la sudoración y el ritmo
cardíaco, eleva la presión sanguínea con la constricción de las
arterias y estimula las glándulas suprarrenales.

• El sistema parasimpático tiene una función retardadora, opuesta a


la del simpático: el organismo lo utiliza en situaciones de reposo y
relajación, ya que es un sistema ahorrador de energía. Interviene en
la digestión, de ahí la sensación de somnolencia que se sufre después
de comer. Se encarga de disminuir el ritmo cardíaco, contraer los
conductos respiratorios, disminuir la presión arterial, aumentar la
secreción nasal, de saliva y lacrimal, y aumentar los movimientos
peristálticos y las secreciones intestinales.

Organización del sistema nervioso


cerebroespinal

El sistema nervioso central está constituido por el


encéfalo y la médula espinal. Están protegidos por
tres membranas duramadre (membrana externa),
aracnoides (membrana intermedia), piamadre
(membrana interna) denominadas genéricamente
meninges. Además, el encéfalo y la médula espinal
están protegidos por envolturas óseas, que son el
cráneo y la columna vertebral respectivamente.

Las cavidades de estos órganos (ventrículos en el


caso del encéfalo y conducto ependimal en el caso de la médula espinal)
están llenos de un líquido incoloro y transparente, que recibe el nombre de
líquido cefalorraquídeo. Sus funciones son muy variadas: sirve como medio
de intercambio de determinadas sustancias, como sistema de eliminación
de productos residuales, para mantener el equilibrio iónico adecuado y
como sistema amortiguador mecánico.

Las células que forman el sistema nervioso central se disponen de tal


manera que dan lugar a dos formaciones muy características: la sustancia
gris, constituida por los cuerpos neuronales, y la sustancia blanca, formada
principalmente por las prolongaciones nerviosas (dendritas y axones), cuya
función es conducir la información. En resumen, el sistema nervioso central
es el encargado de recibir y procesar las sensaciones recogidas por los
diferentes sentidos y de transmitir las órdenes de respuesta de forma
precisa a los distintos efectores.

El sistema nervioso periférico está formado por:

• Los nervios craneales, son 12 pares que envían información sensorial


procedente del cuello y la cabeza hacia el sistema nervioso central.
Reciben órdenes motoras para el control de la musculatura
esquelética del cuello y la cabeza. Nota: el II nervio craneal (nervio
óptico o II par craneal) no pertenece al SN Periférico porque está
envuelto por las meninges. Así pues está compuesto por 11 pares
craneales.

• Los nervios espinales, son 31 pares y se encargan de enviar


información sensorial (tacto, dolor y temperatura) del tronco y las
extremidades y de la posición y el estado de la musculatura y las
articulaciones del tronco y las extremidades hacia el sistema nervioso
central y, desde el mismo, reciben órdenes motoras para el control de
la musculatura esquelética que se conducen por la médula espinal.

Funcionamiento sistema nervioso


cerebroespinal

El acto reflejo se llama a la respuesta inmediata, inconsciente e involuntaria


que se produce como reacción a un estímulo. Por ejemplo, cuando es
golpeada levemente la Rodilla estando la pierna en reposo se responde al
estímulo extendiendo involuntariamente la pierna y se produce así un acto
reflejo. La médula espinal es un órgano de conducción de los impulsos
nerviosos y es el centro de las actividades reflejas. Los impulsos nerviosos
generados por estímulos exteriores o interiores llegan a la médula mediante
la raíz sensitiva de los nervios raquídeos y pasan de las astas posteriores a
los cordones posterior y laterales para ser conducidos por fibras sensitivas
hasta centros nerviosos de posición superior, constituyendo las vías
sensitivas. Los impulsos nerviosos, que como respuesta a los estímulos se
originan en centros nerviosos superiores, descienden por las fibras del
cordón anterior de la médula, pasan a las astas anteriores y desde allí salen
de la médula por las raíces motoras de los nervios raquídeos constituyendo
las vías motoras. La sistematización de la sustancia blanca medular permite
individualizar los diferentes haces de fibras de los cordones y la función que
cumplen.

Acto voluntario: El acto voluntario añade unas corrientes intermedias, o sea


que, cuando la corriente sensitiva llega a la médula, en vez de producirse la
corriente motora, (como sucede con el acto reflejo), prosigue la sensitiva
hasta llegar al cerebro; allí nos damos cuenta de la sensación dolorosa y su
causa. Es entonces cuando la voluntad establece una corriente motora
(movimiento voluntario) y el miembro herido se aparta de la causa de la
sensación dolorosa, o queda en suspenso dicha corriente y se siguen
sufriendo los efectos dolorosos: todo depende de nosotros, de nuestro libre
querer. Pero hay otra modalidad de acto voluntario cuando la corriente
motora parte directamente del cerebro sin que haya llegado a él una
corriente sensitiva, sino por una idea que allí mismo se ha formado y que
induce a la voluntad a establecer la corriente motora necesaria para
verificar el acto que se ha pensado.
Los actos voluntarios del sistema nervioso son aquellos ordenados y
controlados por el cerebro, los actos voluntarios se hacen conscientemente,
la "orden" sale del Lobulo inferior izquierdo, son las cosas que se hacen
aproposito.

Organización y funcionamiento del


sistema nervioso autónomo
El sistema nervioso vegetativo se divide funcionalmente en: Sistema
Simpático y Sistema Parasimpático.

Ambos sistemas trabajan coordinadamente para cumplir con las funciones


del cuerpo humano.

Lo componen raíces, plexos y troncos nerviosos:

• Raíces

o Raíces cervicales

o Raíces torácicas

o Raíces dorsales

o Raíces lumbares

o Raíces sacras

• Plexos

o Plexo braquial

o Plexo lumbosacro
• Nervios

o Pares craneales

o Nervios de miembros superiores

o Nervios de miembros inferiores

Sistema simpático
Está formado por los tubos laterovertebrales a ambos lados de la columna
vertebral. Conecta con los nervios espinales mediante los ramos
comunicantes, así, los núcleos vegetativos medulares envían fibras a los
ganglios simpáticos y estos envían fibras postganglionares a los nervios
espinales. La acción se ejecuta con un brazo aferente y otro eferente,
mediante un arco reflejo.

• Brazo eferente: Se origina en las astas laterales de la médula espinal,


tiene carácter simpático y circula a través de la raíz anterior, luego
abandonando esta raíz van a los ganglios simpáticos, a través de las
ramas comunicantes blancas. Del ganglio simpático salen fibras
postganglionares:

o Unas tras hacer sinapsis en el ganglio simpático vuelven hacia


el nervio raquídeo, este tronco se llama «ramo comunicante
gris». Al acompañar al nervio raquídeo llega a todas las
estructuras.

o Otras se dirigen acompañando a los vasos y junto con ellos


alcanzan los territorios que inervan. Son los ramos
perivasculares.

o Por último están los fascículos o nervios esplácnicos o


viscerales, se distribuyen por las vísceras.

• Brazo aferente: las fibras viscerales atraviesan la cadena simpática,


mediante el ramo comunicante blanco, y llegan al nervio raquídeo. El
cuerpo de la neurona está en el ganglio raquídeo, terminando en las
astas posteriores.

• Las neuronas intercalares cierran este arco, conectando las astas


posteriores con las laterales.

Funciones:

Dilata las pupilas, aumenta la fuerza y la frecuencia de los latidos del


corazón, dilata los bronquios, disminuye las contracciones estomacales y
estimula las glándulas suprarrenales. Desde el punto de vista psicológico
nos prepara para la acción. El funcionamiento del sistema nervioso
simpático está asociado con la psicopercepción de un estimulo de carácter
emocional no neutro. La hiperhidrosis o sudoración excesiva de cara, manos
y axilas está directamente relacionada con el sobre estímulo del sistema
simpático.

El mal funcionamiento de este sistema o una relación inadecuada con el


sistema nervioso parasimpático puede provocar diversos síntomas
agrupados bajo el nombre genérico de disautonomía.

Sistema parasimpático
Es una parte del sistema nervioso autónomo o Vegetativo, cuyos nervios
nacen tanto del encéfalo como de la médula espinal a nivel sacro.

El Neurotransmisor de este sistema, tanto de las neuronas pre y


postganglionares es la acetilcolina (neurotransmisor endógeno).

Los centros nerviosos de origen de las fibras preganglionares del


parasimpático están localizados tanto en el encéfalo como en el plexo sacro
en la médula espinal. Estas fibras nerviosas se ramifican por el territorio de
algunos nervios craneales como el nervio facial o nervio vago o por los
nervios pélvicos en el plexo sacro.

Funciones:

La función principal del sistema nervioso parasimpático es la de provocar o


mantener un estado corporal de descanso o relajación tras un esfuerzo o
para realizar funciones importantes como es la digestión o el acto sexual .
Actúa sobre el nivel de estrés del organismo disminuyéndolo. Realiza
funciones opuestamente complementarias con respecto al sistema nervioso
simpático.

Por tanto el sistema nervioso parasimpático participa en la regulación del


aparato cardiovascular, del aparato digestivo y del aparato genitourinario.
Hay tejidos, como el hígado, riñón, páncreas y tiroides, que reciben
inervación parasimpática, lo que sugiere que el sistema parasimpático
participa en la regulación metabólica, aunque las influencias colinérgicas
sobre el metabolismo no están bien conocidas.

• Aparato cardiovascular: Los efectos del sistema parasimpático sobre


el corazón están mediados por el nervio vago. La acetilcolina
disminuye la frecuencia cardiaca y la fuerza de contracción del
miocardio por múltiples mecanismos como:

1. Disminución de la velocidad de despolarización del nodo sinusal.

2. Retraso de la conducción de los impulsos a su paso por la


musculatura auricular.

3. Alargamiento del periodo refractario.

4. Disminución de la velocidad de conducción a través del nódulo


auriculoventricular.
5. Inhibición de las terminaciones nerviosas del sistema nervioso
simpático sobre las fibras miocárdicas.

• Aparato gastrointestinal: La inervación parasimpática del intestino


discurre por el nervio vago y los nervios sacros de la pelvis. El
parasimpático produce:

1. Aumento el tono de la musculatura lisa gastrointestinal.

2. Estimulación de la actividad peristáltica.

3. Relajación de los esfínteres gastrointestinales.

4. Estimulación de la secreción exocrina del epitelio glandular.

5. Aumento de la secreción de gastrina, secretina e insulina.

• Aparato genitourinario: El parasimpático sacro inerva la vejiga


urinaria y los genitales. La acetilcolina aumenta el peristaltismo
ureteral, contrae el músculo detrusor y relaja el trígono y el esfínter
vesical, por lo que su papel es esencial para coordinar la micción.

• Aparato respiratorio: Está inervado por fibras parasimpáticas


procedentes del vago. La acetilcolina aumenta las secreciones
traqueobronquiales y estimula la broncoconstricción.

Conceptos breves
Neurona
Las neuronas son un tipo de células del sistema nervioso cuya principal
característica es la excitabilidad de su membrana plasmática; están
especializadas en la recepción de estímulos y conducción del impulso
nervioso (en forma de potencial de acción) entre ellas o con otros tipos
celulares, como por ejemplo las fibras musculares de la placa motora.
Altamente diferenciadas, la mayoría de las neuronas no se dividen una vez
alcanzada su madurez; no obstante, una minoría si lo hacen. [1] Las neuronas
presentan unas características morfológicas típicas que sustentan sus
funciones: un cuerpo celular o «pericarion», central; una o varias
prolongaciones cortas que generalmente transmiten impulsos hacia el soma
celular, denominadas dendritas; y una prolongación larga, denominada axón
o «cilindroeje», que conduce los impulsos desde el soma hacia otra neurona
u órgano diana.

Nerona motora
Estas transportan impulsos nerviosos desde el sistema nervioso central
hacia los músculos, que respondes con movimiento. El cuerpo celular de
una neurona motora se halla en el sistema nervioso central; su fibra
terminal o axón forma parte de un nervio periférico.
Neurona sensitiva
Estas forman parte del 99% del total de neuronas del cuerpo. Se encuentran
en el sistema nervioso central. Forman una especie de puente entre las
neuronas motoras y las sensitivas. Las interneuronas reciben, procesan y
envían mensajes a la totalidad del organismo.

Sinapsis
La sinapsis es el proceso de comunicación entre neuronas. Se inicia con una
descarga químico-eléctrica en la membrana de la célula emisora o
presináptica; una vez que este impulso nervioso alcanza el extremo del
axón, la propia neurona segrega una sustancia o neurotransmisor que se
deposita en un espacio intermedio o espacio sináptico entre esta neurona
transmisora y la neurona receptora o postsináptica. Este neurotransmisor es
el que excita o inhibe a la otra neurona.

Receptores exteroreceptores
Se encuentran en la superficie de la piel, las mucosas, los ojos y los oídos.
Reciben estímulos externos como los cambios en el ambiente.

Receptores interoceptores
Los interoceptores transmiten sensaciones como el hambre, la sed o el dolor
visceral. Están ubicados en los vasos sanguíneos y en las vísceras. Se localizan en
el interior del cuerpo y son estimulados por actividades que se realizan en
las vísceras.

Propioceptores
Los propioceptores reciben información del interior del cuerpo, como el oído
interno, o los músculos. Transmiten información de la posición del cuerpo con
respecto al campo gravitatorio y con respecto a sí mismo (flexión de una
articulación, por ejemplo).

Se ubican en músculos, tendones, articulaciones y oído interno. Reciben


estímulos procedentes de músculos y zonas adyacentes, como
articulaciones.