You are on page 1of 15

LA ARGUMENTACIÓN

Definición
La argumentación es la forma del discurso en la que el emisor intenta convencer al receptor mediante razonamientos de la validez de su opinión. Por tanto, el tema que escoja para su escrito será presentado de forma subjetiva. _______________________________________________________________ El texto argumentativo tiene como objeto expresar opiniones o rebatirlas con el fin de persuadir a un receptor. La finalidad del autor puede ser probar o demostrar una idea (o tesis), refutar (poner en cuestión, negar...) la contraria o bien persuadir o disuadir al receptor sobre determinados comportamientos, hechos o ideas. La argumentación por importante que sea, no suele darse en estado puro, suele combinarse con la exposición. Mientras la exposición se limita a mostrar, la argumentación intenta demostrar, convencer o cambiar ideas. La argumentación se utiliza en una amplia variedad de textos, especialmente en los científicos, filosóficos, en el ensayo, en la oratoria política y judicial, en los textos periodísticos de opinión y en algunos mensajes publicitarios. En la lengua oral, además de aparecer con frecuencia en la conversación cotidiana (aunque con poco rigor), es la forma dominante en los debates, coloquios o mesas redondas.

Intención
La función del lenguaje que predomina es la apelativa, porque la intención del emisor es persuadir y convencer al receptor. También aparece la función referencial, porque se transmite una información, y la expresiva, según el mayor o menor grado de implicación del emisor en la presentación del tema.

Estructura o procedimientos organizativos
Las partes en que se puede dividir un texto argumentativo son: - Introducción: plantea el tema que se va a tratar. Suele partir de una breve exposición (llamada “introducción o encuadre”) en la que el argumentador intenta captar la atención del destinatario y despertar en él una actitud

favorable. A la introducción le sigue la tesis, que es la idea en torno a la cual se reflexiona. Puede estar constituida por una sola idea o por un conjunto de ellas. - Cuerpo argumentativo: está constituido por todas las razones que aporta el emisor para defender su opinión. Los elementos que forman el cuerpo argumentativo se denominan pruebas, inferencias o argumentos y sirven para apoyar la tesis o refutarla. - Conclusión: es el resumen del texto. Se puede cerrar el escrito con una interrogación o con una frase ingeniosa. El tipo de estructura vendrá determinada por el lugar que ocupe la tesis o idea que fundamenta el texto y que muestra la actitud del emisor ante el tema que plantea. Puede ser explícita y, por tanto, expuesta por el propio emisor de forma clara y evidente; o implícita, por lo que el receptor tendrá que deducirla de los razonamientos que ofrezca el emisor. • Según la situación comunicativa, se distingue entre:

- Estructura monologada: La voz de un solo sujeto organiza la totalidad del texto argumentativo. Es el caso del investigador que valora el éxito de un descubrimiento en una conferencia, un artículo de opinión periodístico o una canción de Def con dos. - Estructura dialogada: El planteamiento, la refutación o la justificación y la conclusión se desarrollan a lo largo de réplicas sucesivas. Es el caso de los debates en los que es fácil que la controversia, la emisión de juicios pasionales, las descalificaciones y las ironías. Desde un punto de vista relacional, un argumento para que sea eficaz debe satisfacer algunas condiciones. Convencer a los demás es la tarea más ardua que nos podemos echar a los hombros de nuestra dialéctica. Para poder convencer a los demás de una idea propia se deben dar los siguientes requisitos indispensables: a. Ser escuchado por los otros (repárese en la diferencia entre oír y escuchar). b. Dar lugar a una interacción (reparar en el silencio y su significado).

c. Suscitar/provocar aprobación de otros participantes (hacer hincapié en ciertas estrategias de alianza). d. Dejar al adversario sin posibilidad de réplica (una imposibilidad casi metafísica) e. Obligar al interlocutor a cambiar de terreno. Ello no nos impide reconocer que en una discusión se mezclan una serie de elementos la mar de variopintos. De entre ellos, destacamos dos: - La lógica de los argumentos. - Las estrategias discursivas: tomar la palabra, cederla, monopolizarla, respetar la circulación de los intercambios, tener en cuenta o ignorar los argumentos del otro, bloquear la discusión con una intervención agresiva, desplazar la problemática a otros derroteros menos comprometidos para uno. • Según el orden de los componentes, se distinguen varios modos de razonamiento: - La deducción (o estructura analítica) se inicia con la tesis y acaba en la conclusión. - La inducción (o estructura sintética) sigue el procedimiento inverso, es decir, la tesis se expone al final, después de los argumentos.

El lenguaje argumentativo
- Predominio de las formas verbales de la 1ª y 2ª persona-“desde mi punto de vista”- o las implicaciones al destinatario- “estarás conmigo en que...” - Los organizadores textuales lógico argumentativos para asegurar la conexión entre los argumentos: conectores causales, de oposición, de conclusión... - Modalizadores para indicar la fuerza del argumento ( “estoy convencido de que...”) o restricciones de una conclusión (“en algún caso, de todos modos”). Y modalizadores de reforzamiento, pero que en el fondo son muy discutibles: “evidentemente”, “todo el mundo sabe que...”, “es verdad que”.

- Uso, a veces abuso, del estilo directo, indirecto e indirecto libre -éste pocas veces- para introducir citaciones de autoridad. - Uso, y siempre abuso, de verbos opinantes como valorar, demostrar, afirmar, creer, pensar, y casi siempre intentando degradar la opinión del otro. - Uso de expresiones destinadas a formular objeciones/poner pegas/discutir/ poner en cuestión: “dudo...”, “sospecho...”, “entiendo entonces que...”. - Uso de concesivas, siempre traicioneras y que anuncian una contraargumentación: “sin duda tiene usted razón, pero debería...”). Textos argumentativos podemos encontrar en cartas al director, debates, anuncios, asambleas, discusiones, informes, comentarios, críticas, refranes, máximas, fábulas, artículos, exámenes, diálogos, amenazas, insultos, libelos, mítines, publicidad...

Tipos de argumentación
Es bueno conocer distintos tipos de argumentos y falacias o procedimientos de carácter falaz que suelen darse en todos los ámbitos de la vida: académico, familiar, instituciones, relaciones personales... En ocasiones nos podemos encontrar con ambigüedades, falsos razonamientos, engaños, enunciados coercitivos que se utilizan con una intención persuasiva, no solo en la publicidad. Aunque es difícil encontrar una nomenclatura común para designar los distintos tipos de argumentación existentes, enumeraremos las que se consideran más habituales. Sin olvidar que la mayoría de ellas no son químicamente puras, ya que se hallan mezcladas con otras: 1) Argumentación de causa Es la más usada. Aparece en todas partes expresada de una forma o de otra. Se podrá observar que un hecho (causa) es el origen de otros: “ Como hace buen tiempo, vámonos de excursión”. “ No merece que lo castiguen, porque lo ha hecho sin querer”. “Perdona que no te pague el café, me he quedado sin un duro.”

“ El integrismo islámico es una consecuencia de la pobreza generalizada de grandes masas de población en Oriente medio: los partidos religiosos prometen un mundo mejor y una igualdad más aparente entre todos.” 2) Argumentación por las consecuencias (argumento pragmático) Se valora un hecho (tesis o conclusión) por sus consecuencias positivas o negativas: “Si desde pequeños viésemos las películas en inglés (o francés), con subtítulos en español, nuestro oído se acostumbraría y el aprendizaje del idioma sería mucho más fácil”. b) También se presenta bajo la forma de finalidad o de condición: “Hay que incrementar las becas para que pueda estudiar más gente”. “Si no respetamos la naturaleza, la Tierra se hará inhabitable.” “Si la gente no se preocupa de los espacios públicos, las calles acabarán siendo una prolongación de la selva.” 3) Argumentación de autoridad Se acude a un experto o persona reconocida para apoyar la opinión. Es un tipo de argumentación muy habitual: “ Esto es cierto porque lo dice Fulano” o “Porque lo pone en tal sitio” La argumentación será válida si el Fulano en cuestión es un “emisor cualificado” y la fuente a la que aludes tiene consistencia, y, sobre todo, que quien te escucha los considere como tales, porque, si no, es fácil que te reproche: “¿Quién? ¡Venga, hombre! ¡Ese no tiene idea de lo que dice!”. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los conocimientos que tenemos los hemos leído, es decir, proceden de un argumento de autoridad (y autoridad puede ser un científico, un profesor, un periódico, incluso la televisión). 4) Argumentación basada en datos o hechos constatables Se demuestra una conclusión mediante la presentación de datos. “El 15% de los jóvenes españoles entre 12 y 14 años, más de un millón, bebe alcohol en exceso, según demuestra una encuesta del Ministerio de Sanidad” 5) Argumentación basada en la tradición Es casi un prejuicio o lugar común, pero en muchos casos, más de lo que se desea, funciona y está muy vigente en casi todas las capas de la población, incluidos ilustres pensadores e intelectuales que se las dan de modernos.

Es el argumento que se basa en la costumbre y las creencias pasadas, aduciendo que si hasta ahora se ha hecho algo - tirar una cabra desde lo alto de una iglesia; matar un toro suelto a base de pinchazos con garrochas afiladas; sacar en procesión la imagen de un santo para pedir a Dios que llueva; descabezar gansos a las bravas-, hay que seguir haciéndolo, porque es tradición; en definitiva, porque sí. Es el argumento propio del inmovilista o reaccionario. “Pues en mi familia siempre se ha bautizado, así que...” “Las corridas de toros siempre se han hecho y forman parte de la cultura más tradicional de España”. 6) Argumentos del progreso Es todo lo contrario al anterior tipo de argumentación. La novedad y lo original son claves del progreso y son valorados frente a la tradición. “¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI lleves luto, vayas a misa, comulgues en pascua florida, y creas en la resurrección de la carne, aunque se a de primera?” “¿Cómo puedes creer en Dios en la época del láser, del chip y del karaoke?” 7) Argumento generalizador mediante ejemplo o hechos Consiste en generalizar a partir de un caso real o inventado. Es un razonamiento generalizador: “Este chico estudia todos los días dos horas y aprueba. Como ves, el que dedica dos horas todos los días a estudiar, aprueba”. Este argumento supone que lo que vale para uno también vale para el otro, por analogía. El ejemplo es, a veces, el testimonio fruto de la experiencia personal: “Correos no funciona. A mi me tardó en llegar una carta tres meses”. Como puede apreciarse, la conclusión no siempre es válida. Y no es válida porque, además de caer en una burda generalización, siempre se pueden encontrar contraejemplos. El hecho aducido tiene que ser significativo-y no ser fruto de una casualidad o algo puntual. A este tipo de argumento que toma lo visto y vivido personalmente como argumento se llama argumento de experiencia personal.

8) Argumentación por el absurdo (ridiculización) Se trata de una forma de argumentación condicional. La hipótesis se rechaza porque nos llevaría a una conclusión falsa o imposible. Si fuera así, entonces tendríamos que admitir esto otro que sabemos que es falso. La argumentación por el absurdo suele tener aspectos muy brillantes en su desarrollo, pero a quien tenga que soportarlo le sentará como un tiro en el colon. A nadie le gusta que reduzcan al absurdo cualquiera de sus planteamientos. “Si tu dices que la lectura cura las insuficiencias de la vida, eso quiere decir que tú estás lleno de insuficiencias, porque lees mucho; así que, por favor, cuéntanos cuáles son esas insuficiencias.” “Si existe algún mérito en escribir una obra que le guste a la gente, el hacer una que le desagrade tiene forzosamente que constituir un delito” (J.Camba). 9) Argumentación de beneficio Es el argumento que tiene en cuenta el beneficio que se deriva de una acción, bien sea este beneficio para su estatus, para su cerebro o para su herederos. “Te conviene estudiar mucho, porque así serás algo en la vida y tendrás mucho dinero”. “ Vende ahora tus tierras y ganarás mucho dinero.” ►Otros argumentos: - De calidad: valora lo bueno frente a lo abundante. - De cantidad: lo que la mayoría piensa o hace funciona en ocasiones como argumento. - Centífico: la autoridad o el prestigio científico puede servir para apoyar un pensamiento. - Estético: Lo bello se valora sobre lo feo. - Existencial: se prefiere lo real, verdadero y posible, frente a lo inexistente, falso o imposible. - Hedonista: Lo placentero es preferible a lo desagradable. - De justicia: Lo justo debe prevalecer sobre lo injusto. - Moral: Las creencias éticas socialmente aceptadas pueden ayudar a justificar una opinión.

- De salud: Se valora lo saludable y beneficioso frente a lo nocivo y perjudicial. - De utilidad: Se valora lo útil, necesario y eficaz, frente a lo inútil, ineficaz o peligroso. - Ad hominem: Se admite o rechaza un razonamiento no por sí mismo, sino en función de la persona que lo expresa.

Tipos de manipulación: Falacias
Además de argumentaciones, el ser humano utiliza otro tipo de utillajes discursivos, nada ajenos a la racionalidad, llamados sofismas y falacias. Una falacia es un argumento no válido. Son los tipos de argumentos más utilizados. Veamos qué nombre reciben y cómo se organizan: A) Falacia ad baculum o del bastón Es un tipo de argucia que se utiliza apelando a la fuerza, a la amenaza o al poder de algo - representado simbólicamente en el bastón o báculo- o de alguien para establecer la verdad de una conclusión: “Has de estudiar esta lección para mañana, porque, si no, ¿cuántas veces la vas a copiar, hermoso? “Si no te comportas bien, no te compraremos el regalo” “Rusia amenaza con una nueva “guerra fría” si la OTAN interviene por su cuenta en Kosovo.” B) Falacia ad hóminem o contra la persona Argumento en contra de una opinión basado en la crítica o censura de la persona, no al argumento o idea, que lo sostiene. Algunos ejemplos: “ El Sr. Pérez mantiene que la sal disuelve la nieve, pero esto debe ser falso, porque el sr. Pérez es poco cuidadoso con sus afirmaciones, de manera que éstas no son fiables”. “Tú no puedes opinar sobre la honradez política, porque has estado en la cárcel durante años por estafador.”

“Los ecologistas afirman que el vertido nuclear en el mar es una acción de elevado riesgo para la humanidad; sin embargo, no hay que estar preocupado por ello, ya que los ecologistas tienen ideas demasiado pesimistas sobre el futuro.” “Lo que dices no puede ser cierto, porque mientes más de lo que hablas.” C) Falacia ad verecundiam o apelación a la autoridad Inferencia a favor de una opinión basada en la afirmación de que la comparten personas que se consideran una autoridad/expertos reconocidos en alguna materia, esté o no relacionada con el tema de la inferencia/discusión. Se recurre al sentimiento de respeto que se tiene hacia esa autoridad y así conseguir el asentimiento hacia una conclusión. Entre ciertos clanes o etnias, la apelación al viejo de la tribu es consustancial: “Son malos: mi abuelo me dice que los caracoles escupen veneno una vez te los comes”. “Ya el gran astrónomo Ptolomeo afirmaba que el Sol gira alrededor de la Tierra; por tanto, eso no admite duda.” Pero no sólo. En publicidad, Colocao anuncia en televisión su producto con un campeón de tenis famoso, llamado Nadal. En este caso tenemos una falacia ad verecundiam porque el tenis nada tiene que ver con el Colacao. D) Falacia por falsa causalidad Nombre genérico de todos aquellos argumentos inductivos no válidos, con que se pretende justificar una hipótesis. Consiste en establecer como causa de un hecho algo que ha ocurrido inmediatamente antes en el tiempo: “Juan encerró a su perro. A los pocos días le entró la rabia al animal.Por lo tanto, el encierro es el que causó la rabia”. (El chiste de la araña a la que se le quitan las patas y se vuelve sorda) “Tiene insomnio porque cena demasiado (puede haber otras causas).” F) Falacia por generalización inadecuada Argumento inductivo no válido cuya conclusión es un enunciado general:

“ Algunos políticos emplean su influencia para obtener beneficios; por tanto, todos son unos aprovechados.” “A los argentinos les gusta el fútbol y la carne a la brasa.” “ La última vez que llovió me caí; llueve, por tanto, hoy me voy a volver a caer.” “- La última vez que te dejé salir con los amigos te emborrachaste y tiraste el tiesto del portal, si te dejo salir de nuevo con los amigos harás lo mismo, por tanto te quedas en casa. F) Falacia ad populum (pueblo) Argumento con el que se pretende que el auditorio llegue a una conclusión a partir de los sentimientos o emociones provocados en él por la narración de ciertos hechos o circunstancias, supuestos o reales. Un ejemplo típico de esta postura sería la de quien dice: “No debéis votar a ese tipo para delegado, porque es gitano”. (apela al sentimiento de odio y miedo hacia este colectivo) O dicho de otro modo: “¿Quieres una ciudad segura donde puedan salir tus hijos e hijas a pasear por las noches? ¿Queréis poner fin al constante aumento de los impuestos? Entonces vota a tal y a cual”. “Todo lo grande de nuestra nación ha sido obra de hidalgos y de héroes, fruto de grandes empeños, de minorías selectas, de elegidos que no se han contaminado y a los que llamaron locos, pero que precisamente por su santa locura alcanzaron el ideal o la victoria con las puntas de sus bayonetas.” G) Falacia ex populo o de universalidad Se apela al sentir general de la sociedad. “Todo el mundo está de acuerdo; la mayoría lo dice y lo hace así.” “Los concursos de televisión son de interés público, la prueba de ello es el número de espectadores que los ven.” “ Los toros no son un espectáculo del pasado, cada vez acude más público.” H) Falacia ad misericordiam La verdad o afirmación pretende establecerse exclusivamente apelando a la compasión que merecen determinadas personas o animales. Si es la pena o

conmiseración, se llama ad misericordiam. Sería, por ejemplo, cuando el alumno le dice al profesor: “Profe, no seas así, no me suspenda.¡Mi madre se ofenderá mucho y la pobre se llevará tal disgusto que no sé si lo aguantará su débil corazón!”. “En cuanto llegues, llama por teléfono; ya sabes, si no, los disgustos que se lleva tu madre.” I) Falsa analogía Se hace creer que, imitando ciertos aspectos, se conseguirán los mismos resultados: “ El equipo ganador de la liga tiene dos jugadores brasileños; los equipos que quieran triunfar necesitarán dos brasileños.” “El coche X es un signo de categoría social; si yo compro ese coche, aumentará mi prestigio social.” ►A ello hay que añadir: Equívoco: Se produce en razonamientos cuya formulación utiliza palabras o frases ambiguas que cambian de sentido en el transcurso del juicio o razonamiento: “El fin de una cosa es su perfección; la muerte es el fin de la vida, por lo tanto la muerte es la perfección de la vida”. La palabra fin está siendo utilizada con dos significados distintos. Fin, como ob jetivo; fin, como terminación, final. Ambigüedad: presenta una información confusa por combinar palabras de manera descuidada o torpe. “ Cómo conservar los dientes sanos (Cómo conservar sanos los dientes).” Generalización apresurada: Antonio es médico y no fuma; los médicos no fuman.

Pregunta compleja: ¿cómo se arregla para copiar en los exámenes? (Ya se supone que copia en los exámenes y que además se arregla/ lo hace con efectividad. Apelar a la ignorancia del interlocutor: defender que un enunciado es falso porque nadie ha conseguido probar su verdad; o que el enunciado es verdadero porque nadie ha probado que es falso: Nadie ha podido demostrar que existan otros planetas habitados; por tanto, hemos de deducir que la Tierra en que puede haber seres inteligentes. Círculo vicioso: hacer una afirmación y defenderla presentando razones que significan lo mismo que la afirmación original. “ Una goma se estira porque es elástica; el azúcar se disuelve porque es soluble. Habrá que decir que una goma es elástica porque se estira o que el azúcar es soluble porque se disuelve.” En definitiva:
Falacias que proceden de la ambigüedad del lenguaje Falacias que apelan a los sentimientos Falacias basadas en un razonamiento falso

• •

Equívoco. Ambigüedad.

• • •

Apelación al hombre. Apelación a la autoridad. Apelación a los sentimientos del destinatario.

• • • •

Falsa relación causa efecto. Generalización. Pregunta compleja. Apelar a la ignorancia del interlocutor.

Ejercicios

Frases
Crema para manos de glicerina. Se dan clases de matemáticas para alumnos particulares. Cómo conservar los dientes sanos. Es verdad que en Marte no hay vida, porque lo ha dicho mi padre, que es muy listo. Tú no conoces el problema de los inmigrantes porque eres blanco y vives en un país rico. Ese señor no puede ser de izquierdas porque tiene mucho dinero Los fantasmas deben existir, ya que nadie ha demostrado lo contrario. No he aprobado matemáticas porque el profesor es muy exigente. ¿Por qué has molestado a mi hermana? El plomo es más pesado que el hierro porque pesa más. No debes comprar una moto a tu hijo; los jóvenes motorizados sufren muchos accidentes. Todo se puede conseguir en la vida con la suficiente astucia, pues como dijo Arquímedes “dadme una palanca y moveré el mundo”. Un chiste: “Mi general, hemos perdido la batalla”. “Pues que la busquen”, contesta el general. Rebájeme quinientas pesetas porque eres negro. Tú no puedes opinar sobre racismo porque eres negro. No discutas de política con el abuelo, ya que ha conocido muchos regímenes

Nombre del falso razonamiento

políticos. Más ejemplos: Juanito es un as entre las chicas. Usa colonia X. Si yo la usara, seguro que las chicas caerían rendidas ante mis encantos. Ser vasco es un orgullo; ser eibarrés un título. Si dices que me quieres tanto, amorcito, podrías comprarme ese anillo de diamantes, ¿no? No daremos un paso adelante si no aceptan nuestras peticiones. Debemos cimentar con orgullo la base granítica de un Estado que represente no un mecanismo de intereses económicos extraños a nosotros, sino un organismo propio de nuestro pueblo y nuestra sangre no contaminada. EE.UU amenaza con atacar Irán “por aire y por tierra” si no renuncia a sus armas nucleares. Todos los ciudadanos de Euskadi son muy serios. ♦ Ahora, identifica tesis y tipo de argumento que predomina en los siguientes textos: 1. Compra este coche; tiene un motor que está ya muy probado y perfeccionado. A mí me ha dado un resultado extraordinario. 2. B.Russell, además de ser un gran matemático, escribió ensayos sociopolíticos y filosóficos. Ramón y Cajal fue un gran científico y escritor literario. André Malraux fue arqueólogo y novelista. Esto nos demuestra de qué forma pueden coexistir la vocación científica y la literaria. 3. Yo no veo por qué la exhibición de mendigos ha de constituir un bochorno mayor

que la exhibición de millonarios. Si la miseria es una vergüenza, la riqueza tiene forzosamente que ser otra. Si se oculta a los pobres, que se esconda también a los ricos” (J.Camba). 4. Cantamos rap en inglés porque en castellano los acentos la longitud de las palabras hacen más difícil el ritmo. 5. La escuela debería enseñar a nadar, pues además de ser un conocimiento básico, prevendría muchos accidentes. 6. Si usas los autobuses todos los días, ¿por qué pintas y rompes los asientos? TESIS 1. 2. 3. 4. 5. 6. TIPO DE ARGUMENTACIÓN