You are on page 1of 11

Colegio Fiscal “Nueve de Octubre” Tema: Integrantes del Grupo Guayaquil Materia: Literatura General Nombre: Bowen Romero

Geanina Curso: Sexto Sección: Primera Especialidad: Fisicomatemáticas

1936). 1930). Así en la tierra como en los sueños (Quito. Dientes blancos (Guayaquil. 1974). (Quito. El estudioso francés Jacques Gilard afirma: "Sin lugar a dudas. Lázaro (Guayaquil. 1909-1981) Novelista. Antología del relato ecuatoriano (Quito. Cuento contigo (Guayaquil. 1964). 1964). 1933). El sátiro encadenado (1939). Madrid. sin amaneramientos ni subterfugios. José De La Cuadra (Guayaquil. 1980). 1935). Antología básica del cuento ecuatoriano (Quito. Fantoche (1970). es singular. dramaturgo. Una mujer para cada acto (1970).. El tigre (1955). el estudioso Ernesto B. guionista cinematográfico y diplomático. Agil. No bastan los átomos. 1903-1941) Narrador y ensayista. La isla virgen (Guayaquil.. del realismo mágico que autores como Rulfo y García Márquez llevaron a realizaciones plenas y totales. 1993). precisa: "(. Su técnica es cortante.Integrantes del Grupo Guayaquil Los integrantes del Grupo Guayaquil de la literatura ecuatoriana fueron: • • • • • Demetrio Aguilera Malta Jose De La Cuadra Joaquin Gallegos Lara Alfredo Pareja Diezcanseco Enrique Gil Gilbert 2. Sus personajes son arquetipos. Una pelota.) es un teatro ético-social. Su poca notoriedad tal . 1960). Infierno negro (México. 1938). Los Sangurimas es una obra maestra. Cuentos hispanoamericanos (Quito. 1977). Carbón (1939). -La muerte es un gran negocio(1970). Integra lo que Benjamín Carrión llamó "Grupo de Guayaquil". 1973). 1970). Un nuevo mar para el Rey (Madrid. La caballeresa del sol (Madrid. 1967). periodista. sino que observa su comportamiento. Es uno de los maestros del relato ecuatoriano y latinoamericano. Dos comedias fáciles (1950)." De su framaturgia. reportaje novelado de una retaguardia heroica (Barcelona. Siete lunas y siete serpientes (México. Cuento: Los que se van -coautor(Guayaquil. En lo formal. poeta. Aguilera es un autor que sabe del oficio. El nuevo relato ecuatoriano. Consta en las antologías: Los mejores cuentos ecuatorianos (Quito. Antología del cuento ecuatoriano (Lima. 1991). No tiende a descubrir la interioridad del individuo. Proaño manifiesta: "Y todas sus novelas. fundador.1. 1965). Gerardo Luzuriaga. El Quijote de El Dorado (Madrid. 1998). su situación externa con relación a los otros individuos. Teatro completo (México.(México." Bibliografía: Novela: Don Goyo (Madrid. Jaguar (México. 1957). 1955). Miembro del "Grupo de Guayaquil" de enorme influencia en la literatura ecuatoriana. un sueño y diez centavos -póstuma. A. Sangre azul (Washington. 1988). 1948). Honorarios (Quito. Fácil.1946). 1951).. 1973). en un estilo lineal. 1970). Teatro: España leal (Quito. El secuestro del general (México. En 1981 obtuvo el Premio Nacional "Eugenio Espejo" en reconocimiento a toda su obra.. confiere realidad aprehensible a los hechos y a las cosas. En 1958 se instala en México en donde escribe gran parte de su obra. Muerte S. Réquiem para el diablo (México. símbolos de un estado social o vital: el del cholerío montubio está sobre todo en sus obras primeras y de mayor aliento. Una cruz en la sierra Maestra (Buenos Aires. 1941). Sobre Aguilera. Canal Zone (Santiago de Chile. no metafísico ni sicológico. El cuento hispanoamericano (México. 1992). 1964).Biografías y Obras Demetrio Aguilera Malta (Guayaquil. al decir de José Balza. El colorido y la plasticidad de que hace gala para las descripciones. Campeonatomanía (1939). 1942).

f). Repisas (Guayaquil. Cuento contigo (Guayaquil. 1947).) Las calidades literarias de esta novela. 1964). Obras completas (Quito. 1946). Antología del cuento ecuatoriano (Lima. Sueño de una noche de navidad (Guayaquil. Cuentos completos (Guayaquil. El cuento hispanoamericano (México. 1925). (. Antología básica del cuento ecuatoriano (Quito. tipificación certera y valiente de las clases sociales. repitiendo casi siempre juicios confusos y discutibles. 1973). Ensayo: Biografía del pueblo indio (Quito. 1952)." Bibliografía: . Sin embargo la crítica continental no se ha interesado en conocerlas de veras. Consta en las antologías: Los mejores cuentos ecuatorianos (Quito. 1948). 1911-1947) Novelista y ensayista. Antología del relato ecuatoriano (Quito. Gallegos es otra figura destacada del "Grupo de Guayaquil". Guasintón: relatos y crónicas (Quito. su potencia expresiva. Antología del cuento hispanoamericano contemporáneo (1958). 1974). con la publicación de sus dos novelas: Relatos de Emmanuel y Nuestro pan. 1930). 1912-1973) Novelista." Bibliografía: Novela: Las cruces sobre el agua (Guayaquil. Pensamiento y literatura del Ecuador: crítica y antología (Quito. 1973). pues conquistó el segundo premio en el concurso latinoamericano convocado por la Editorial Farrar and Rinehart de Nueva York en 1940. 1951). Cuento contigo (Guayaquil. Esta última alcanzó resonancia internacional. 1993). 1973). El amor que dormía (Guayaquil. La última erranza (Guayaquil. El cuento actual latinoamericano (México. y solo las ha comentado vagamente. Cuento: Los que se van -coautor. Antología del cuento ecuatoriano (Lima. a través de la antigua División de Cooperación Intelectual de la Unión Panamericana.(Guayaquil. 1931). Cuento contigo (Guayaquil.vez pueda explicarse en parte por la fecha de su prublicación (1934) y la temática predilecta de su autor: éste era costeño y casi no habló del mundo serrano en una época en la que imperaba el indigenismo andino. Perlita lila (Guayaquil. Antología básica del cuento ecuatoriano (Quito.. Horno (Guayaquil. un gran calor de humanidad. 1991). que todo lo engrandece y lo comprende. 1993). y por sobre todo. Antología del relato ecuatoriano (Quito. el crítico Galo René Pérez. y uno de los intelectuales que polemizó y animó los debates de su tiempo. Desplegó una intensa actividad política desde las filas del Partido Comunista del Ecuador. Así en la tierra como en los sueños (Quito. 1998). Novela: Los Sangurimas (Madrid." Bibliografia: Cuento: Oro de sol (Guayaquil. Así en la tierra como en los sueños (Quito. Enrique Gil Gilbert (Guayaquil. 1938). El primer puesto lo obtuvo la celebrada novela El mundo es ancho y ajeno. 1932). Abundan las razones que explican el éxito de las páginas de Gilbert. 1991). Cuentos hispanoamericanos. 1972). 1925). Sobre este destacado autor. Los guandos -coautor. 1930). Antología del cuento hispanoamericano contemporáneo (México. Según el crítico Benjamín Carrión. hacen de ella uno de los libros más recios y más bellos de nuestra actual literatura. 1974). 1934). 1948). Olga Catalina (Guayaquil. s. Integró el denominado "Grupo de Guayaquil". 2001). Escritos literarios y políticos (Guayaquil. 1998). 1934).. Consta en las antologías: Los mejores cuentos ecuatorianos (Quito. El nuevo relato ecuatoriano (Quito. 1958). 1931). 1995). Veintiún cuentistas ecuatorianos (1996). Cuento ecuatoriano contemporánea (México. Pensamiento y literatura del Ecuador: crítica y antología (Quito. 1958). 1951). 1972). Cuento de la generación de los 30 (Guayaquil. Narrativa andina (Lima. subraya: "La plenitud del talento de Gilbert se dejó admirar por fin en el trienio de 1939 a 1942. Joaquín Gallegos Lara (Guayaquil. una caudalosa ternura viril. de Ciro Alegría. Los monos enloquecidos -póstuma(Quito.(Quito. Ecuador (1992). Así en la tierra como en los sueños (Quito. poesía surgente de situaciones. 1956). 1925). 1993). El montuvio ecuatoriano (Buenos Aires. 1932). Las cruces sobre el agua es una "Novela grande y grande novela a la par. 1991). La vuelta de la locura (Madrid. paisajes y caracteres. 1982). Ensayo: 12 siluetas (Quito. 1951). 1972). 1937). El nuevo relato ecuatoriano (Quito.

1991). en los sitios más diversos e inesperados. 1998). cierta vez que hacía a caballo el crucero de Garaycoa a . sumada a la variedad y originalidad de sus experiencias han hecho que Pareja examinara continuamente sus juicios y los modificara. s. 1933). 1993). otorgándole un sentido evolutivo a su trayectoria. En 1979 se le concedió el Premio Nacional "Eugenio Espejo" en reconocimiento a la trascendencia de su obra. El crítico norteamericano Karl H. 1975). La advertencia (Buenos Aires. extremos de resultar extraordinarios. El Ecuador de Eloy Alfaro (1966). Yunga (Guayaquil. Antología del cuento hispanoamericano contenporáneo (1958). veremos que son producto de una personalidad sensible. Las Instituciones y la Administración en la Real Audiencia de Quito (Quito. Me topé con ellos. Ensayos de Ensayos (Quito. Historia de la República del Ecuador de 1830 a 1972 (Quito. 1930).Novela: Nuestro pan (Guayaquil. 1930). 1929). 1956). 1974). Historia del Ecuador (1954).(Guayaquil. Ecuador: la República de 1830 a nuestros días (Quito. Heise apunta: "A medida que recorramos las novelas de Pareja. que los llevan a vagar muy lejos de los ríos y de las ciénagas propicias. Río arriba (1931). 1973). Notas de un viaje a China (Quito. 1944). 1933). La naturaleza de su carácter. 1935). Cuento contigo (Guayaquil. Consta en las antologías: El nuevo relato ecuatoriano (Quito. 1939). periodista. La cabeza de un niño en un tacho de basura (Guayaquil. Hechos y hazañas de don Balón de Baba y su amigo don Inocente Cruz (Buenos Aires. El cuento hispanoamericano (México. El muelle (Guayaquil. esto es. 1938). La Beldaca (Santiago de Chile. Alfredo Pareja Diezcanseco (Guayaquil. 1939). Relatos de Emanuel (Guayaquil. historiador y diplomático. 1967).f). 1951). La manticora (Buenos Aires. Antología básica del cuento ecuatoriano (Quito. el incesante proceso de cambio que se produce en el escritor se ha reflejado en su obra. quizás movidos por un inconsciente anhelo de olvidar los peligros aparejados a su oficio. 1964). Así. 1964). 1942). Las tres ratas (Buenos Aires. 1952). Hombres sin tiempo (Buenos Aires. Pareja es uno de los renovadores de la novela ecuatoriana del siglo XX. Guásinton historia de un lagarto muntuvio Yo he encontrado a los lagartos. inteligente y críticamente observadora que tiende a considerar todos los fenómenos de la vida desde una perspectiva ética e histórica. Biografía: La hoguera bárbara -vida de Eloy Alfaro (México. El entenao (Guayaquil. Este autor reivindicó a capa y espada la libertad del creador para gestar su obra. formó parte del "Grupo de Guayaquil". Cuento de la generación de los 30 (Guayaquil. La lucha por la democracia en el Ecuador (Quito. 1978). 1970). Así en la tierra como en los sueños (Quito. El aire y los recuerdos (Buenos Aires. 1998). en determinados casos. Antología del relato ecuatoriano (Quito. Baldomera (Santiago de Chile. Thomas Mann y el nuevo humanismo (Quito. 1908-1993) Novelista. 1944). 1959). 1951). 1956). ensayista. 1991). 1986)." Bibliografía: Novela: La casa de los locos (Guayaquil. 1979). 1954). de no considerarse la condición trashumante de esos hombres y sus hábitos andariegos. Cuento: Los gorgojos (Quito. incluso. 1956). 1974). Ensayo: Breve historia del Ecuador (1946). 1981). Consta en la antología: El nuevo relato ecuatoriano (Quito. Antología básica del cuento ecuatoriano (Quito. 1941). Los poderes omnímodos (Buenos Aires. La señorita Ecuador (Guayaquil. Cuento: Los que se van -coautor. Ecuador: de la prehistoria a la conquista española (Quito. Las pequeñas estaturas (Madrid. a los cazadores de lagartos. Vida y leyenda de Miguel de Santiago (México.

Yaguachi.. su cuerpo se conservaba intacto. Y mi guía señaló con el dedo: —Ya mismo llegamos. Alguna ocasión. Guásinton. los saurios lo habían respetado. por ello. las manufactureras del arroz. antes bien. pregunté a mi compañero de viaje. No sé cómo se enredó luego en una complicada disertación acerca de por qué la cosecha de arroz había sido tan buena y por que. Mozo fuerte. incitaba un poco a sonreír. —¿Cómo se llama el viejo? —Celestino Rosado –me respondió–. que no era mucho. —¡Grandísimo! Por desgracia.. machudo ya.. mucho más joven que el primero. pero no mostraba herida o huella visible de trato con la fiera verde. por lo menos. El otro cazador. Y concluyo: —Éste fue uno de los que mató a Guásinton. —¡Cosas de las fábricas. por mi peón. mantenida en oblicua sobre el suelo y que. Cuando los cazadores pasaron camino adelante. Mi peón pernero contó cuanto sabía del cazador. Cojeaba el infeliz de un modo lamentable. Hasta entonces. supe que. Formaba. de ancho tórax y recia complexión. empero. el uno. . ¿Quién es? —Pues. No crucé con él más palabras que las rigurosas del saludo.. Las fábricas eran las piladoras. La mano del peón pernero se extendió en un gesto tan amplio que abarcaba metros de senda. seccionado por sobre la articulación de su rodilla. Celestino Rosado. gozando de una merecida reputación de arponeador habilísimo. burda y desproporcionada. parecía que fuera hijo o al menos pariente suyo. el precio del grano estaba tan elevado en Guayaquil. ¿no ha oído hablar de él? —No. se le quedaría perdida para siempre la pierna derecha. Estaban dos. . me creo que es de los de Balzar o del Congo. pues! No hay más vaina. Tenía con el baldado un evidente aire de familia. pero. en quién sabe qué poza distante. entonces.. se dedicaba aún a su faena de alto riesgo. entre las fauces de los saurios. contra todo sentimiento de humanidad. en este instante se recortó contra el horizonte la cruz de la iglesia de Yaguachi. apoyándose en una muleta de palo-amarillo. pues. —¿A Guásinton? ¿Y quién era Guásinton? —Guásinton era. y de cuerpo silgado. bajo su piel cobriza se delataba el Palor de la malaria o de la anquilostomiasis.. a pesar de sus años cansados. que le alzaba el hombro y le obligaba a torcer el tronco hacia la izquierda.. bajo cuyos ámbitos opera san Jacinto sus milagros famosos. un lagarto asisote. una figura curiosa.. No obstante. que lo conocía.. era cojo.

en esta ocasión. tras de vencer mil dificultades. un cargamento enorme de zaraza. navegando por los ríos montuvios. y para la época de la fiesta vendíamos abundante mercadería de pacotilla. pues los músicos andaban escasos en el pueblo enfiestado. ¡Guásinton. con otros agentes viajeros. que había realizado por completo con un fuerte margen de utilidades. Me sentía cansado y ello hizo que buscara un rincón . con otros agentes que se nos juntaron. iluminado por farolillos chinos y sacudido por cohetes voladores. o quedaba. el viajante de la compañía de cerveza. y como entre pelea y pelea trasegaba aguardientes de caña. Al día siguiente se celebraría la fiesta grande del pueblo. todavía. Concha. Con nuestra orquesta improvisada.Y ésta fue la primera vez en mi vida que oí hablar de Guásinton No sabía bien. Y también desconocía que tuvieras la mano derecha mutilada. Entonces. si contratamos unos músicos para que toquen? Acepté la invitación de mi colega y.. Conduje yo. en Samborondón el dinero corría a chorros. quién eras tú. Había hecho una gran tarde de gallos. que te faltara la más poderosa de tus garras. esto me tenía satisfecho y con ganas de divertirme. conseguimos lo que era una orquesta reducida a su mínima expresión: es decir. que queda. ilustre baldado! Recuerdo que otra vez me encontré con los cazadores de lagartos en Samborondón. a la noche debía estar un poco borracho. Guásinton. quien.. cuando me tendía a dormir en la popa de las canoas de montaña. fuimos casa de la viuda Vargas. obsesionarían algún sueño mío en las noches caliginosas. Fue de noche. tenía un muestrario de hijas guapas y amigas del jaleo.. me dijo: —¿Qué te parece. la fiesta de su patrona santa Ana. Estábamos bebiendo en la cantina de Victoriano Acosta. una guitarra y un tiple.. en una esquina de la plaza. henchido de turistas citadinos que los traían de aquí para allá dando serenatas. pero sí que mi vecino de mesa. Samborondón ofrecía un aspecto fantástico. No sospechaba que tus diez varas de fiera sobre el agua. lagarto cebado. y todo el vecindario se había echado a las calles. Yo ocupaba una mesa próxima al mostrador. no recuerdo bien el detalle. pero yo no intervine mayormente en él. el viajante de la compañía cerveza y yo. Armamos un baile que fue alegre y divertido. además de ser una de las firmas comerciales más sólidas del pueblo.

chocó con la empalizada. donde quedó manco. desde los bajos de Samborondón hasta las reservas del puertecillo Alfaro. con la hembra.. y venía río abajo. con Manuel Torres. con Celestino Rosado. Guásinton se enfureció. Chorreando sangre. Un vapor de ruedas. Pero ignoraba que se había quedado así en un lance heroico y que su garra perdida era. a dos metros. Quienes presenciaron la escena dicen que fue algo extrañamente emocionante. fue el Sangay. Dejaron. otro de los que mató a Guásinton. quien fue a juntarse con hembra en la empalizada. a mayor abundamiento.. Don Macario Arriaga me refirió la arriscado proeza de Guásinton. escapar a Guásinton. Anduvimos con suerte.. Sebastián. creo que fue el Sangay. sobre una empalizada. como don Macario mismo.. al lado de la botellería. un arte que juzgaban noble y digno y que.. me relataron en . no más. cuyo centro de fecharías era el Babahoyo. la partida. corroborados en ocasiones por don Macario.. según me enteré luego. era. la casualidad: estos también estuvieron en la cacería de Guásinton. la verde fiera de los ríos. como un blasón amañoso. hacía poco. Sí. pero próvida con los sujetos. sin esfuerzo. Guásinton se revolvió y quiso atacar de nuevo. por ello. con. éramos catorce. personaje de letras y. Y vea. les daba para comer. bizarramente. una de las ruedas lo arrastró en su remolino y no sé cómo no lo destrozó. pero la bravura del animal los paralizó. sólo hubo un muerto y un herido. Claro. de veras. el señor.apacible. en el comedor. en eso. manco. Para ellos. Se nos aproximaron. el lagarto de las calientes aguas tropicales. don Macario Arriaga.. y fíjese que pudieron matarlo ahí. Amaban su oficio como una costumbre cruenta y salvaje. La cacería del saurio era para ellos como la lidia del toro para el torero. dos individuos que yo no había visto antes. pero el piloto desvió hábilmente el Sangay sobre su banda y lo evitó. ¿sabe?. Nadie en el barco se atrevió a disparar sobre Guásinton. al frente mismo de Guayaquil. sí. Pita y Vizuete. como uno de esos legendarios piratas que en los abordajes perdían las manos o piernas bajo el hacha de los defensores. señor. pero la punta de un aspa le cortó la mano derecha. que. no era una vulgar pieza de caza. entre ellos. figúrese: lo habían interrumpido en sus coloquios. de la viuda Vargas. cuando lo acabamos. gamonal montuvio. Nada más. se enfureció y partió contra el barco. ya lo sabía de tiempo: Guásinton era un gigantesco lagarto cebado. señor. Don Macario me los presentó: —Jerónimo Pita. Ahí se reunieron conmigo cuantos odiaban el bullicio intranscendente y amaban el alcohol. Pita y Vizuete eran cazadores profesionales de lagartos. porque nada hay que conmueva tanto. invitados. como el arrojo. Sabía también. —Estaba en celo Guásinton.. Y anduvimos con suerte.

de una no más. o simplemente durmiendo el prolongado sueño de su especie. y abrigo la esperanza de que se escribirá ese volumen. varias. a reclamar sus derechos de señor de las aguas montuvias. Había para él una suerte de veneración. Se satisfacía entonces con los tributos que cobraba a los reseros: cada vez que estos tenían que pasar ganado de una rivera a otra. luego. Guásinton daba cuenta inmediata de él. después de la siesta de las tembladeras. poderoso. después de todo. Lo ordinario era que nadara junto a los bañistas. al escoger a la bestia en vez de la mujer.esa noche hazañas sueltas. sin molestarlos. Entre un caballo que pastara a la orilla y una mujer que lavara sus ropas en la playa. Y nada hacía ya al resto del ganado ni a los reseros. pero de la mayor. Se apropiaba de una res. su fama era casi mítica. En las orillas. Por demás. que medía diez varas de punta de trompa a punta de cola. sereno. bien parecida a la religiosa. Podría llenarse un denso volumen con los hechos singulares de Guásinton. Guásinton se lo merece. el miedo se contagió a los mayores. se atrevía a penetrar al Babahoyo. Era un espíritu original el que alentaba en este gigante verdeoscuro. Cuando. Se decía de él que era generoso como un buen dios. para que nos salga más barata la vaca de Guásinton. ahí estaba Guásinton. Guásinton prefería devorar el caballo. consciente de su fuerza. ante ello. entretenido quizás en aventuras amorosas. Ellos conocían la costumbre del saurio y separaban su res en los negocios. a las que era particularmente aficionado. Sólo durante las grandes hambrunas Guásinton acometía a las gentes. demoraba en aparecerse por su territorio acostumbrado. las gentes . aparentemente sin advertirlos siquiera. que no lo hacía por gula sino por compasión. llevado por quién sabe qué misterioso aviso. Río seguro. —Rebájenos un poco en el precio. a quien alguno –se ignora cuándo y por qué– bautizó con el nombre amontuviado del general norteamericano. Las comadres afirmaban. acorazado como un barco de batalla o como un caballero medieval. siempre de la más lucida. Cuando otro lagartuelo imprudente. Comenzó porque asustaban a los niños con su nombre terrible pero. de aquel héroe fluvial. Guásinton seleccionaba bien. porque Guásinton no consentía en él competidor alguno.

Guásinton era el señor de las aguas y era él quien las traía consigo. Seguía de largo frente a los cerdos atados a las canoas o a las balsas. se sumerge en el hondo. si el lagarto se engaña y se lanza en dirección al sombrero.se preguntaban inquietas: —¿Qué habrá hecho ahora Guásinton? —¡Mala señá! Este año va a estar seco el río. Se trepaba a los potreros ribereños y arrastraba las presas capturadas. quienes veían en Guásinton un ser casi sobrenatural. pero cierto día devoró al perro favorito de don Macario. para que no se enterasen las gentes de las riberas. Guásinton alteraba sus hábitos antiguos. éste. tras las cuales se escudaban los fusilemos avizores. Diz que en las noches. Ocurría eso cuando las hambres. Fue don Macario Arriaga quien montó la expedición y quien la dirigió. y si alguno daba un traspié y venía al agua. Se convertía entonces en un siniestro poder. Pero esto pasaba en breve. fueron los necesarios para matar a Guásinton. Guásinton se alejaba a todo nado. Con el viejo saurio no valían los cebos. hasta que le alcanza la respiración. una. Hubo de andarse con sigilo al formar la expedición. Trece lagarteros experimentados. aun cuando se cree que los lagartos son casi sordos y se guían sólo por el olfato. como una guardia fiel seguía a las canoas. cuando los pescadores tocaban sus guitarras mientras conducían su pesca al mercado. porque. su sombrero. resurge y le clava a la fiera el cuchillo en el vientre. ¡Peligrosa la faena del . ardid éste que consiste en que el cazador. y éste se decidió a acabarlo. En ocasiones. desnudo de busto y munido de cuchillo. creyendo que ahí está el hombre. Y ni aun así les fue fácil. y Guásinton volvía a sus plácidos modos de siempre. En la creencia popular. armados de fusiles de repetición y en dos canoas de fierro. Tomaba a gustar de la melancólica música montuvia. en un nado veloz. en una furia desatada. dejando flotar. y el animal se desangra. porque el animal se defendió tan tenazmente que. desde abajo. al morir. dos. sin duda para evitarse la tentación de comerlo. Cosa curiosa: don Macario nunca le regateó a Guásinton su tributo de ganado. hizo morir con él a uno de los matadores e hirió gravemente a otro. Atacaba a las canoas: las volteaba de un coletazo y devoraba a sus ocupantes. Se burlaba de la faena del sombrerito. en la superficie. parece ser que Guásinton oía muy bien y que hasta encontraba en ello un especial encanto. tres veces. Guásinton.

Carriel lo esperaba atento. Abría y cerraba las enormes tapas de sus fauces y emitía un sordo gruñido. contra el hombre. Las diez varas de su cuerpo se sacudieron con violencia y la mirada de sus . pequeño y remansado. pero el lagarto fue más ágil que él y de un formidable coletazo lo trajo al fondo. loco. Se zambulló y lo alcanzó a punzar. Se comprendió metido en una trampa y quiso forzar la salida. Guásinton. rompiendo la parte baja de la compuerta. Y sucedió lo asombroso.sombrerito! Si la primera cuchillada no es decisivamente mortal. puñal en mano. con la columna vertebral partida y la cabeza deshecha. vientre al cielo. como intentara. porque justamente en ese mismo instante el bravío espíritu de Guásinton partía a fundirse en el gran todo. Entró en él cierta mañana y los cazadores taparon rápidamente la boca del estero. saltó a tierra y. se tiró al agua.. aún amenazante. porque. se apartaron y una lluvia de balas cayeron sobre Guásinton. furioso. que bajo el agua era invulnerable tras su coraza de conchas. Se acercó a ultimarlo don Macario Arriaga. con una compuerta de maderos y alambres de púas preparada de antemano.. José Carriel. Se lo vigiló durante varios días. advirtiendo sus movimientos por el fango removido. No llegó a hundirle la daga. Agitaba los miembros como si quisiera agarrar. Ellos se desconcertaron ante lo imprevisto y de ello se aprovechó la fiera para llevarse de un zarpazo media pierna de Sofronio Morán. el atrevido perece sin remedio en las fauces del lagarto. Cuando fracasó. hasta asegurarse cómo reposaba en aquel estero. se volteó. —Alguna bala lo tocará –dijo. Para morir. monstruosamente loco. el agua se manchó de sangre. retrocedió. el más valeroso lagartero que ha existido en el Guayas. arremetió contra los hombres. En principio. pero profundo. en la boca del estero. a desafiar a la fiera. Guásinton rehuyó la lucha. que estaba más próximo a sus fauces. sin mostrarse en la superficie herirse en la alambrada. Pero los hombres se sobrepusieron. Con Guásinton hubo que emplear otras argucias que las comunes. Sin cuidarse del herido. En ese momento don Macario Arriaga ordenó que los cazadores se dispusieran en ambas orillas del estero y dispararais contra el agua sus fusiles.

era ya. Guásinton. señor de las aguas montuvias. para siempre..ojos de rubíes se fijó en el vacío. .. invencible.

Related Interests