You are on page 1of 2

LA FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN DEL ESTADO NACIONAL SURGIDO EN LA REVOLUCIÓN MEXICANA

Este estado surge después de la caída de Porfirio Díaz y su régimen, con ello se da un proceso de reconstrucción, que se llevó a cabo con la movilización de los grupos sociales, cada uno buscaba sus intereses y necesidades. Aquí se retoman muchos los dos lemas generados en la Revolución Mexicana, ³Sufragio efectivo, no reelección´, realizado con el Plan de San Luis, y el otro que fue ³Tierra y Libertad´, con el Plan de Ayala, considerándose como las dos fuerzas principales tanto políticas como sociales. Puesto que de ellas se desprendió el movimiento que pretendía el retorno al espíritu de la revolución liberal que está plasmado en la constitución de 1857, por medio de la reimplantación del credo liberal, el federalismo, la libertad de los municipios y las garantías individuales. De esa forma se considera que la Revolución Mexicana, es calificada como un movimiento social, señalando que no tanto sea una revolución puesto que no origino cambios económicos, pues fue más político, se convirtió en social porque fueron los del pueblo los que demandaron las reformas con las que pretendía revocar un orden social justo. También se puede afirmar que el lenguaje que adoptan los proyectos educativos, ya sea en un lenguaje liberal o populista, la filosofía de la educación del Estado mexicano que surge de la Revolución, no se agota en los postulados liberales o populistas, sino que se nutren de las teorías filosóficas como: el espiritualismo, marxismo, pragmatismo, y otras que son expresión de la lucha por la hegemonía. Cabe mencionar que otro aspecto importante que se destaco fue el proyecto

Vasconcelista, su papel importante se destaca fue el indigenismo, fue fruto de una posición progresista frente a los indígenas se consideraban como ³seres biológicos y culturalmente inferiores que debían ser blanqueados y civilizados´. El desarrollo como criterio axiológico de 1941-1982, en la década que inicia en 1940, en el contexto socio-económico y político, se caracterizó por el industrialismo, que no fue más que la Alianza de la burguesía nacional con el imperialismo norteamericano, también cabe mencionar la importancia de la Guerra Fría, pues el privilegio de la negociación y la represión, políticamente ³negociación y el convenio´.

La revolución de 1910-1940, nació de una exigencia de justicia social, que había sido por regímenes de cuatro décadas, donde los revolucionarios buscaban el desarrollo, con ello se inicia la era del amor, amor a la patria, amor a las tradiciones nacionales, amor a la libertad, pasando a reemplazar a la exigencia social, como un horizonte axiológico de los proyectos educativos, así pues quedando como una confraternidad universal por las luchas sociales y la convicción democrática por pretensiones totalitarias. En la Ley Orgánica de la Educación Pública de 1973, donde la Educación socialista pretendía formar y afirmar educandos tanto en concepto y sentimiento de solidaridad y preeminencia de los intereses colectivos respecto a los privados e individuales, cuyo propósito era disminuir las desigualdades económicas y sociales. Así pues el progreso consistía en el paso del estado subdesarrollado hacia sociedades modernas, tecnocratizadas y democráticas. De esta manera se consideraba desarrollo al crecimiento económico, progreso social y progreso humano, también como la producción de bienes y servicios, distribución agrícola, mejorar las condiciones de vida, mientras su tarea educativa era el proceso gradual y colectivo de las personas del crecimiento económico. En los cambios que existieron en la Constitución de 1917, fueron que la Educación debía ser laica y libre, en 1934, la Educación fue socialista, en 1946 fue de democracia y nacional. La educación se basaba en principios de la educación socialista, mediante una escuela de trabajo socialmente útil, activa y funcional, no es de evolución espiritual, pues la emancipación de las clases trabajadoras. De esta forma la educación laica, significó que debía ser ajena a la religión, y exigencia de cientificidad, lo cual fue una educación racional.