You are on page 1of 5

Centro de Documentación Judicial

Id Cendoj: 08019370152009100025
Órgano: Audiencia Provincial
Sede: Barcelona
Sección: 15
Nº de Recurso: 859/2007
Nº de Resolución: 1/2009
Procedimiento:
Ponente: LUIS GARRIDO ESPA
Tipo de Resolución: Sentencia

AUDIENCIA PROVINCIAL DE BARCELONA

SECCIÓN DÉCIMO-QUINTA

ROLLO Nº 859/2007-1ª

JUICIO VERBAL Nº 134/2007

JUZGADO MERCANTIL Nº 6 DE BARCELONA

SENTENCIA núm.1/09

Ilmos. Sres. Magistrados

D. LUIS GARRIDO ESPA

D. JORDI LLUIS FORGAS FOLCH

D. BLAS ALBERTO GONZÁLEZ NAVARRO

En Barcelona a ocho de enero de dos mil nueve.

Se ha visto en grado de apelación ante la Sección Decimoquinta de esta Audiencia Provincial el


proceso de juicio verbal seguido con el nº 134/2007 ante el Juzgado Mercantil nº 6 de Barcelona, a instancia
de D. Enrique , Dª. Luisa , Dª. Celestina y Dª. María Rosa , representados por el Procurador D. Jorge Belsa
Colina y asistidos del Letrado D. Rafael Raya Manresa, contra Dª. Paloma , representada por e Procurador
D. Ricard Simó Pascual y bajo la dirección del Letrado D. Juan Ignacio Navas Marqués, que penden ante
esta Sala por virtud de recurso de apelación interpuesto por la parte demandada contra la sentencia dictada
en fecha 12 de septiembre de 2007.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO. El fallo de la Sentencia apelada es del siguiente tenor: "FALLO: Que estimando,
sustancialmente, la demanda interpuesta por el Procurador D. Jorge Belsa Colina en representación de
Enrique , Luisa , Celestina y María Rosa , contra Paloma , representada por el Procurador D. Ricard Simó
Pascual, se condena a la demandada a otorgar en el plazo de treinta días escritura pública traslativa del
dominio de sus cien participaciones en la sociedad Estrategies de Qualitat Urbana S.L., a favor de los
actores, por el precio correspondiente al valor nominal, el cual se halla depositado en la cuenta de
consignaciones de este Juzgado, obrante en Banesto, según la siguiente distribución:

53 participaciones de la número 201 a 253 a favor de D. Enrique .

27 participaciones de la número 254 a 280 a favor de Dª. Luisa .

13 participaciones de la número 281 a 293 a favor de Dª. Celestina .

1
Centro de Documentación Judicial

7 participaciones de la número 294 a 300 a favor de Dª. María Rosa .

Ello con imposición de las costas causadas a la parte demandada".

SEGUNDO. Contra la anterior resolución se interpuso recurso de apelación por la representación


procesal de la parte demandada, que fue admitido a trámite. La actora presentó escrito de oposición al
recurso.

TERCERO. Recibidos los autos y formado en la Sala el correspondiente Rollo, se procedió al


señalamiento de día para la vista, que se celebró el pasado 12 de noviembre.

Es ponente el Ilmo. Sr. D. LUIS GARRIDO ESPA.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO. I) La sentencia de primera instancia estimó la demanda que formularon los actores, María
Rosa , Enrique , Luisa y Celestina , socios de ESTRATEGIES DE QUALITAT URBANA S.L., contra Paloma
, y condenó a esta última a otorgar la escritura pública de venta de las cien participaciones sociales de las
que es titular a favor de los demandantes, a cambio de un precio coincidente con su valor nominal (6,01
euros por participación), en total 601,01 euros, todo ello en cumplimiento de los pactos alcanzados en la
junta general universal celebrada el 26 de mayo de 2006 y de conformidad con el dictamen valorativo
emitido por el economista Sra. Gerardo .

II) Los antecedentes que justificaban tal pretensión son los siguientes.

La demandada, titular de 100 participaciones sociales de la referida sociedad, comunicó a su


administrador Sr. Enrique el 25 de mayo de 2006 su intención de transmitir la totalidad de su participación
social. Al día siguiente se celebró junta general universal en la que se acordó tratar la oferta de venta de
participaciones sociales por la demandada y por otro socio, el Sr. Jose María .

En cuanto a la oferta de venta de la demandada, el acta recoge que la Sra. Paloma ofrece a la junta
general la venta de la totalidad de sus participaciones, de la 201 a la 300, al manifestar su voluntad de dejar
de prestar sus servicios profesionales en la empresa por motivos personales. Seguidamente:

"Los asistentes acuerdan unánimemente acceder a la compra de la totalidad de las participaciones de


la Sra. Paloma , de manera proporcional a sus participaciones actuales, haciendo extensivo dicho
ofrecimiento proporcional de compra a los nuevos socios propuestos en el punto anterior.

Dada la importante labor desempeñada por la Sra. Paloma durante los años de su permanencia en la
empresa, se decide, por unanimidad, que el valor de venta de cada una de sus participaciones se calcule
por la diferencia de su valor real entre el primer año de ejercicio de la empresa y su valor actual.

Se acuerda por unanimidad solicitar al Sr. Gerardo que, por su experiencia y conocimiento de la
empresa, haga la valoración de la diferencia en valor real de las participaciones de la empresa mediante la
metodología que considere más adecuada".

En cuanto a la oferta de venta del socio Sr. Jose María , que ofreció a los restantes la venta de 75 de
sus 100 participaciones, fue aceptada por la Sra. Celestina la adquisición de 50 y por la Sra. María Rosa la
compra de otras 25. Esta venta se formalizó en escritura pública otorgada el 12 de junio de 2006, por precio
coincidente con su valor nominal (6,01 euros cada participación).

El economista Sr. Gerardo emitió su dictamen valorativo el 26 de junio de 2006, con refrendo de otros
dos economistas (Sres. Paulino y Pedro Antonio ). Tras exponer las diversas propuestas metodológicas
para apreciar el valor razonable de una empresa, en particular el método del valor de rendimiento, basado
en la capacidad de generar beneficios, y los métodos basados en el valor patrimonial, el dictamen descartó
la aplicación al caso de unos y otros y optó por el valor nominal de las participaciones, dado que en las
"sociedades de firma" es práctica habitual la utilización del valor nominal como referencia primaria para la
salida de profesionales y que en esta sociedad existe un antecedente reciente, con la venta de las
participaciones Don. Jose María .

III) La demandada no aceptó el valor dictaminado por el referido economista y por ello no acudió a la
Notaría para otorgar la escritura pública de venta tras ser requerida a tal efecto por los actores. De ahí la

2
Centro de Documentación Judicial

interposición de la demanda, en la que los actores parten de que se ha perfeccionado el contrato de


compraventa de las participaciones sociales de la Sra. Paloma conforme al art. 1.450 del Código Civil , al
existir consentimiento en la cosa y en el precio, manifestado en la referida junta general. En cuanto al precio
concurre el requisito de su certeza, que exige el art. 1.445 CC , ya que conforme al art. 1.447 CC para que
el precio se tenga por cierto bastará que lo sea con referencia a otra cosa cierta o que se deje su
señalamiento al arbitrio de una persona determinada, como en este caso ha ocurrido, pues la vendedora y
los compradores atribuyeron su fijación al economista Sr. Gerardo .

Por ello solicitaron que se dictara sentencia declarando su respectiva y proporcional titularidad sobre
las cien participaciones sociales de la demandada, consignando el precio indicado (601,01 euros), por
entender que la sentencia sirve de documento público a los efectos del art. 26 de la ley de Sociedades de
Responsabilidad Limitada , o alternativamente que se condene a la demandada a otorgar la escritura
pública de venta por el indicado precio, siendo esto último lo que acordó la sentencia apelada.

SEGUNDO. En el acto de la vista del juicio verbal, el Sr. Magistrado no admitió el dictamen pericial
valorativo de sus participaciones sociales que la demandada pretendió aportar, emitido por la economista
Sra. Alicia , quien sin embargo declaró como testigo. La incorporación a los autos de este dictamen fue
oportunamente solicitada por la demandada en su recurso de apelación y este tribunal lo admitió al amparo
del art. 460.2.1º LEC .

La sentencia de primera instancia dijo haber sometido a las reglas de la sana crítica el único dictamen
que obraba en las actuaciones, del Sr. Gerardo , cuyo criterio valorativo aceptó por considerarlo ajustado a
las circunstancias que concurren en la sociedad y por estimar que sigue una metodología adecuada.

La demandada se extiende en su recurso en rebatir la procedencia a estos efectos del criterio del
valor nominal; insiste en que no prestó su consentimiento al precio dictaminado por el Sr. Gerardo y se
apoya en el dictamen de la Sra. Alicia para sostener un valor entre 47.000 euros y 59.000 euros según,
respectivamente, el método del valor patrimonial o el de capitalización de beneficios mantenibles,
rechazando en todo caso, dadas las circunstancias concurrentes, el simple valor nominal de las
participaciones.

TERCERO. En el acta de la junta general de 26 de mayo de 2006 se recoge la oferta de venta por
parte de la Sra. Paloma de su participación social (100 participaciones) y la aceptación de la oferta por los
restantes socios, conviniendo las partes en que el precio sería fijado por un tercero, el Sr. Gerardo , con
referencia al valor real de las participaciones (en los términos ya expuestos, sobre los que incidiremos más
adelante), pues no otro significado negocial cabe atribuir a la siguiente estipulación: "Se acuerda por
unanimidad solicitar Sr. Gerardo que, por su experiencia y conocimiento de la empresa, haga la valoración
de la diferencia en valor real de las participaciones de la empresa mediante la metodología que considere
más adecuada".

El precio, como elemento esencial de la compraventa, ha de ser cierto (art. 1.445 CC ), pero esa
certeza no supone que necesariamente se precise su cuantía en el momento de la celebración del contrato
ya que, conforme al art. 1.447 CC , su determinación puede hacerse bien con referencia a otra cosa cierta o
bien dejando su señalamiento al arbitrio de una persona determinada, que es lo que estimamos que en este
caso ha tenido lugar.

Se trata, como indica la STS de 29 de noviembre de 2000 , del «arbitrador» o «arbitradores» que
solventan un extremo no jurídico de una relación jurídica, como es (así lo contemplaba la Sentencia de 10
de marzo de 1986 ) el señalamiento del precio en la compraventa. De este modo, si el o los designados no
pudieran o no quisieran fijarlo, quedará ineficaz el contrato (así lo indica el precepto), pero fijado, tiene
fuerza vinculante para las partes.

No obstante, aunque el Código no prevé expresamente que su decisión pueda ser impugnada, la
doctrina y la jurisprudencia autorizan la impugnación, entre otros casos cuando el arbitrador falta a las
instrucciones que las partes le señalaron para la fijación del precio.

La STS de 10 de marzo de 1986 recoge con amplitud la doctrina jurídica que inspira y emana del art.
1.447 CC. Declara que la figura del arbitrio de un tercero («arbitrador»), aludida para diferenciarla del
arbitraje, y contemplada por el artículo 1.447 del Código Civil para la determinación del precio en la
compraventa cuando así lo convinieren los contratantes a modo de negocio per relationem, desemboca en
una decisión de obligado acatamiento para comprador y vendedor; y a pesar de que ese precepto no regula
la posibilidad de impugnación como lo hiciera el derecho histórico (Partida Quinta, título quinto, ley noventa :

3
Centro de Documentación Judicial

«... e si éste, en cuya mano lo meten, señalase el precio desaguisadamente, mucho mayor o menor de lo
que vale la cosa, entonce deve ser enderecado el precio según alvedrío de omes buenos»), tanto la doctrina
científica, que acude por analogía al artículo 1.690 del propio Código , como la Jurisprudencial contenida en
las Sentencias de 21 de abril de 1.956 (RJ 1956\ 1941) y 22 de noviembre de 1.966 (RJ 1966\ 4991 ), dan
paso a la posibilidad de tal censura, amén de las hipótesis de vicios en el consentimiento, cuando el
arbitrador prescinde de las instrucciones señaladas por las partes para la fijación del precio, faltando
manifiestamente a la equidad con menoscabo de las prudentes pautas de un arbitrium boni viri, sin duda
presupuestas por los interesados al referirse al «valor objetivo» de la cosa cuya fijación se remite al fallo
arbitral; a lo que cabe añadir que, según la Sentencia de 21 de febrero de 1.977 (RJ 1977\ 611 ), el artículo
en cuestión no estatuye arbitraje alguno en el sentido procesal y propio de la institución y por lo tanto en el
de impedir el conocimiento por la jurisdicción ordinaria de la controversia, sino pura y simplemente el de
tener el precio por cierto cuando se ha dejado su señalamiento al arbitrio de persona determinada.

A partir de lo expuesto estimamos, por las razones que apuntamos seguidamente, que el arbitrador
no cumplió el encargo otorgado por las partes, apartándose de sus instrucciones, es decir, del cometido
objetivo que las partes le atribuyeron en atención a su experiencia y conocimiento de la empresa y en orden
a determinar el valor real de tales participaciones sociales.

CUARTO. Alega la parte actora que en la historia de la sociedad la transmisión de las participaciones
sociales siempre se ha efectuado en función de su valor nominal: así, el 14 de julio de 1998 el actor Sr.
Enrique compró a la compañía Consultores Europeos Asociados Cea S.A. las cien participaciones
numeradas del 401 al 500 por su valor nominal (documento 6); el 27 de julio de 1998 Sr. Jose María compró
al Enrique esas mismas cien participaciones por su valor nominal (documento 7), y está la venta por el Sr.
Jose María del 75 % de su participación por su valor nominal, el 12 de junio de 2006 (documento 2).

No obstante, en el caso de la Sra. Paloma , la documentación del acuerdo (esto es, el acta de la junta
general universal de 26 de mayo de 2006, la misma en que el Sr. Jose María ofertó la venta del 75 % de su
participación), evidencia que las partes (vendedora y compradores) excluyeron como precio de venta el
valor nominal, apartándose así de los precedentes y de la operación del Sr. Jose María , a la cual, por
cierto, subyace una problemática intensa según ha quedado de manifiesto en las actuaciones.

Se alude expresamente en el acta a la "importante labor desempeñada por la Sra. Paloma durante los
años de su permanencia en la empresa", y seguidamente se acuerda, por unanimidad, que el valor de venta
de cada una de sus participaciones se calcule "por la diferencia de su valor real entre el primer año de
ejercicio de la empresa y su valor actual", es decir, el pacto relativo al precio se conecta directamente con el
valor real de las participaciones, no con su valor nominal. Y para determinarlo se acude al arbitrio de un
economista (vinculado en cierto grado a la propia sociedad) en atención a su "experiencia y conocimiento de
la empresa", con el fin de que "haga la valoración de la diferencia en valor real de las participaciones de la
empresa mediante la metodología que considere más adecuada". Se trataba, por tanto de que el Sr.
Gerardo determinara no ya un precio coincidente con el valor nominal de las participaciones, pues para esto
no hace falta encargar ningún dictamen a un economista experimentado, sino, a partir del valor real de la
empresa, "la diferencia de su valor real entre el primer año de ejercicio de la empresa y su valor actual".

Este valor, obviamente, no puede hacerse coincidir, sin más, con el valor nominal, a menos que se
explique a satisfacción, con criterios y metodología razonable y generalmente observada, esa identidad, que
puede existir en el momento fundacional de la sociedad, pero es difícil aceptar que se mantenga al cabo de
los años en que la sociedad ha desarrollado su actividad, mucho menos en una empresa constituida en
1995 en la que no se han registrado pérdidas, llegando a acumular reservas voluntarias por 193.143 euros
(como muestra el dictamen de la Sra. Alicia ). Lo cierto es que el referido dictamen del Sr. Enrique , tras
exponer los diversos métodos aplicables (el del valor de rendimiento, basado en la capacidad de generar
beneficios, y el del valor patrimonial neto contable), no aplica ninguno de ellos por estimar que sus
inherentes incertidumbres los hacen inapropiados al caso, y en su lugar se decanta por el valor nominal, que
no implica propiamente ninguna metodología valorativa, porque afirma ser práctica habitual en las
"sociedades de firma" (en las en la que la reputación de sus asociados, profesionales, es decisiva en la
captación y realización de encargos profesionales, habida cuenta que EQU es una sociedad constituida por
profesionales dedicados a prestar servicios de asesoramiento en materia de planificación estratégica
urbana), y por haberse seguido en la venta de las participaciones del Sr. Jose María . Pero debe insistirse
en todo caso en que no es esto lo que se pedía al arbitrador o perito, del que se esperaba una valoración de
acuerdo con la metodología generalmente observada para alcanzar o estimar el valor real de las
participaciones sociales. Ello se lograría sin duda con aplicación de alguno de los métodos valorativos que
expone este dictamen, como lo confirma el de la Sra. Alicia , que contempla el método de valoración por
neto patrimonial y el método de capitalización de beneficios mantenibles. Pero ninguno de ellos es aplicado
por el Sr. Gerardo , que elude el encargo acudiendo al criterio del valor nominal, ciertamente arbitrario, ya

4
Centro de Documentación Judicial

que en cualquier caso, como afirma la Sra. Alicia , el valor patrimonial de tales participaciones, en una
consideración estática, ya resulta muy superior al valor nominal, y de otro lado, que no se hayan repartido
dividendos implica que el valor del patrimonio neto ha aumentado al engrosar los beneficios de cada
ejercicio las reservas voluntarias, que a 31 diciembre 2005 suman 193.143,55 euros.

Con todo, por los motivos expuestos, no puede reconocerse la vinculación de la vendedora al precio
fijado por el tercero, cuyo criterio no resulta eficaz a los efectos del art. 1.447 CC , por no haber cumplido en
su determinación las instrucciones recibidas.

QUINTO. Procede en consecuencia desestimar la demanda con imposición de costas a la parte


actora (art. 394.1 LEC ), y sin imposición de costas en esta instancia (art. 398.1 LEC ).

Vistos los preceptos legales citados, los alegados por las partes y demás de pertinente aplicación

FALLAMOS

Estimar el recurso de apelación formulado por la representación procesal de Dª. Paloma contra la
sentencia dictada en fecha 12 de septiembre de 2007 en los autos de los que dimana este Rollo, que
revocamos, y en su lugar acordamos desestimar la demanda formulada contra dicha demandada por la
representación procesal de D. Enrique , Dª. Luisa , Dª. Celestina y Dª. María Rosa , con imposición de
costas a los actores y sin imposición de costas en esta instancia.

Remítanse los autos al Juzgado de procedencia con testimonio de esta Sentencia, a los efectos
pertinentes.

Así, por esta nuestra Sentencia, de la que se llevará certificación al Rollo, lo pronunciamos,
mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- Leída y publicada ha sido la anterior sentencia en el mismo día de su fecha, por el
Ilmo. Sr. Magistrado Ponente, celebrando audiencia pública. Doy fe.