Boletín 13

Í n d i c e
Navidades sin acebo ......................................................................................2 Desplantes
Simón Cortés ....................................................................................................3

Nuevas actividades de ARBA ......................................................................4 Noticias Verdes ................................................................................................5 Noticias de andar por casa ..........................................................................9 Encuentro de Valsain Mª Isabel Cortés ............................................................................................12 Bibliografía: Notas sobre la distribución del tejo en la provincia de Castellón Juan Manuel Aparicio Rojo ......................................................................13 Leñosas nuevas para la flora española Andrés Revilla ................................................................................................14 El tablón de noticias ARBA ............................................................................................................18 En la sementera Simón Cortés..................................................................................................20 No me llames iluso porque tengo una ilusión Adolfo Gutiérrez Fdez. (Txirpial) ..................................................................20 Repoblando en Asturias Guillermo César ............................................................................................28 Los frutos de nuestras plantas Simón Cortés..................................................................................................29 Rosáceas
Andrés Revilla ................................................................................................32

Actividades del Grupo Espliego: Zona Sur de Madrid ....................35 En Perales del Río también repoblamos Vito ................................................................................................................36 Una planta cualquiera - recuerdo persistente Günter Kunkel ..............................................................................................37 El pinsapo
Mercedes Sacristán ........................................................................................40

Vegetación invasora (Capítulo nº3): Taxones significativos Carlos Fierro ..................................................................................................47 Boletín de ARBA Árboles Monumentales de Asturias Carlos Fierro ..................................................................................................51 Aproximación a la flora de Costa Rica (primera parte) Carlos Fierro ..................................................................................................53 La grafiosis del olmo, nuevos datos y descubrimientos Andrés Revilla ................................................................................................62 Fototeca de salidas de ARBA ....................................................................67

Número 13, Noviembre 2003. Imprime: Gráficas Gil Sanz. ISSN 11338-0934 Depósito legal: M-29302-1997 Coordinación, maquetación y diseños: Carlos Fierro. Con la colaboración de Lola López y Mercedes Sacristán.

1

Boletín 13

Unas Navidades sin acebo

El frío del invierno se acerca, y con ello el peligro que las Navidades conlleva para ciertas especies que entran dentro de lo que el acerbo popular considera decoración navideña. En el número anterior, se lanzó el guante para el debate con el artículo El aprovechamiento de algunas acebedas. Una propuesta de debate de Miguel Ángel Soto (Arbero y responsable de la Campaña de Bosques de Greenpeace España), debate que sigue y seguirá abierto. Mientras tanto, ARBA ha editado un tríptico sobre el acebo, con la filosofía de que conocer es amar, y amar es respetar. Importancia ecológica En lo más crudo del invierno sus frutos y follaje proporcionan alimento y refugio a multitud de aves y mamíferos, urogallos, arrendajos, mirlos, petirrojos, camachuelos, corzos, ciervos, ardillas. martas, gatos monteses y un buen número más de animales rondan las acebedas, sin las cuales difícilmente podrían pasar esta dura estación. En su interior, umbroso y cálido, la temperatura en invierno es unos grados superior a la del medio que la circunda y, algo más fresca en verano, lo que las hace ser un buen refugio donde guarecerse del frío y de los vientos lo que las hace ser muy frecuentada por los habitantes del bosque y del ganado doméstico. Además de la importancia botánica, cultural y paisajística que poseen, algunas acebedas además tiene un alto valor por el aprovechamiento ganadero que de ellas se hace. 2 Conservar o... usar y tirar El consumo navideño de productos de origen forestal (musgo, muérdago, acebo), muchas veces superfluo, no forma parte de la cultura ecologista, y más si estos afecta a especies importantes para la vida en el bosque, por lo que desaconsejamos su uso. Y sin son de usar y tirar menos. Sin embargo, la venta de ramilla de acebo en Navidad es legal. Pero ninguna autoridad, ni municipal ni autonómica, se preocupa de verificar que el acebo que se vende procede de planes técnicos o permisos de corta autorizados. Las irregularidades están a la orden del día y los documentos falsificados van de mano en mano. Ya que se han detectado cortas ilegales en acebos y acebedas ibéricas en años anteriores. Creemos que el aprovechamiento de ramilla de acebo para adorno, procedente de algunas acebedas, podría ser regulado mediante sistemas de certificación forestal con criterios ecológicos exigentes y de amplio apoyo social, como es el sistema de certificación FSC (Forest Sterwardship Council). Pero de momento no hay ninguna acebeda en la Península Ibérica certificada bajo este sistema y el mercado de adornos navideño está falto de transparencia y juego limpio. Mientras nadie asegure que el acebo procede de la gestión forestal sostenible, nosotros seguiremos condenando la cultura del usar y tirar. Y pediremos al consumidor que sea responsable. NO COMPRES ACEBO, RUSCO, MUERDAGO O MUSGO.

Boletín 13

DESPLANTES
Año de muchas endrinas (Prunus spinosa), pocas acinas*
(Se refiere a lo malo que ese año es para el campo) *conjunto de haces.

¡ Ay abuelo, sembraste alazor, y nacionós anapelos.
El alazor o cártamo (Carthamus tinctorius) es una planta de la familia de las compuestas, que se cultivaba con fines medicinales y para tintura. El anapelo o acónito (Aconitum napellus) es venenoso.

Bueno es el culantro (Coriandrum sativum), pero no tanto. Casa donde hay ruda, el ángel la saluda.
La ruda ( Ruta sp.) se ha usado para provocar la menstruación, lo que supone una contradicción con el significado del refrán, que viene a decir que ésta favorece la procreación.

Consejo de oreja no vale una arveja.
Arveja: semilla de algarrobo (Ceratonia siliqua).

Cuando las mujeres prenden en zarza, las solteras tiran, las casadas paran. Ensánchate, verdolaga (Portulaca oleracea), que estás sola en la huerta.
Se refiere a la capacidad que tiene esta portulacácea de expandirse. Una cancioncilla popular dice: “No te extienda verdolaga / arrecogete un poquito / que no es la huerta tan grande, ni el hortelano tan rico”.

Arregostose la vieja los bledos (Amaranthus sp.), y no dejó verdes ni secos.
Según Covarrubias, sus semillas en un tiempo se dio de alimento a las gallinas y en época de escasez también fue consumido por los humanos, aunque no gozase de estimación.

Pedir al hombre veras,* es pedir al olmo peras.
*Verdades

Reniego del árbol que a palos da frutos. Robles, palmeras y pinos, todos somos primos.
Burla hacia aquellos que piensan que tienen algo más de linaje.

Ser más conocido que la ruda. Si tuyos son los olmos, míos son los ojos.
La hermosura y el derecho de admirarla.

¡Ya te veo matita de poleo!

Simón Cortés 3

Boletín 13

N u e v a s

a c t i v i d a d e s

Días 25 y 26 de octubre. Salida a San Frutos. Esta salida está pensada para hacer varias actividades en la zona, como recogida de semillas, una charla en un pueblo sobre la importancia del sabinar, tomar contacto con los compañeros de Segovia, etc. Día 8 de noviembre. Visita a la acebeda de Prádena. Hace unos años se realizó un estudio sobre esta acebeda. Con esta visita veremos su evolución desde entonces y comprobaremos si se han realizado cortas destinadas al mercado con fines navideños. Llevaos bolsas, recogeremos semillas de acebo y roble. Día 23 de noviembre. Día de los bosques autóctonos. Repoblación con acebos y otras especies de montaña la realizaremos en el Puerto de Somosierra, por encima de la cascada que se ve a mano derecha, en la zona que se quemó hará unos años. También meteremos bellotas de roble, y la realizaremos conjuntamente con el grupo segoviano Centáurea. Hemos pedido permiso. Con esta acción pretendemos dar el pistoletazo de salida a la campaña de navidad sobre el uso de acebo, rusco, muérdago y musgo como adorno navideño. Editaremos una hojilla informativa y unas pegatinas.

Además de estas actividades hay unas cuantas más, programadas por las otras ARBAs. ¡¡ATENCIÓN!! VETE RESERVANDO LOS DÍAS DEL 27 DE DICIEMBRE AL 4 DE ENERO, NOS VAMOS A MARRUECOS A VER LOS CEDROS DEL ATLAS.

MARRUECOS EN NAVIDAD Como ya sabéis por las circulares ARBA está preparando una salida para conocer los bosques de cedros en las montañas de Fez, Marruecos. En principio hemos pensado contratar un autobús que nos lleve de Madrid a Meknés (sábado 27). El recorrido por la montaña de Fez se hará con tienda de campaña. En esa época del año encontraremos nieve, por lo que debemos ir bien pertrechados, pero con una mochila manejable para poder caminar, pues haremos una ruta circular de varios días durante los cuales avistaremos grupos de macacos, habituales pobladores de estos bosques. Habrá también visita al zoco de Fez y otros puntos importantes de la zona. La vuelta se hará el día 4 de enero. ARBA sólo actúa como aglutinante del grupo de gente que quiera participar, por lo tanto no se va a cobrar nada más que los gastos del viaje: autobús, ferry del estrecho y otros posibles gastos. Como hay que contratar un autobús es importante cerrar el viaje como tarde el 15 de noviembre. No olvidéis que hace falta pasaporte y ganas de viajar.

4

N o t i c i a s v e r d e s

Boletín 13

Recopilación y comentarios: Carlos Fierro

Un nuevo jardín botánico
El 25 de abril de 2003 se inauguró en Gijón, el Jardín Botánico Atlántico, una instalación que es única en España. Cuenta con 25 hectáreas de superficie y 15.000 plantas y árboles. Se encuentra a unos 3 Kms de Gijón, enfrente de la Universidad Laboral. Se extiende desde la antigua finca de La Isla y la Carbayera del Tragamón, hasta el cruce de Santurio. Comprende cuatro zonas diferentes : 1) Entorno Cantábrico, se simboliza con un laurel: bosques, matorrales y prados. 2) Factoría Vegetal se simboliza con el olivo y la vid: frutales del Viejo Continente, frutales del Nuevo Continente, plantas indeseadas, huertos del Nuevo y Viejo Continente. 3)Jardín de La Isla (4 Ha) un monumento a los jardines de todos los estilos y tiempos. Mientras 4)Itinerario Atlántico: bioma boreal europeo, estanque de La la mayoría de Barca, gruta de La Cascadona, bioma templado europeo, los gusanos de tierra tienen efectos Carbayera del Tragamón y aliseda ribereña. beneficiosos para el suelo, recientes investigaciones, en EEUU, sugieren que varias especies de gusano de tierra invasivas, procedentes de Europa, podrían estar causando un declive en algunas plantas norteamericanas. Como ser el causante de un declive del 30% del raro helecho duende que crece en el Bosque Nacional de Chippewa, en Minnesota. Hay preocupación creciente sobre las invasiones de gusanos de tierra exóticos, sobre todo en las regiones ocupadas por los glaciares cuaternarios de América del Norte donde son pocas las especies nativas.

Cambio climático
El glaciar en la cumbre del Kilimanjaro se está deshaciendo: una pr ueba más del cambio climático.

Dra gos canarios r ecientemente descubier tos
Decir que Canarias es España, es sólo a nivel político, botánicamente es un mundo aparte. De esta flora exótica son los dragos (Dracaena drago) sin duda su representante emblemático. Recientemente, investigadores canarios han citado una nueva especie de drago (Dracaena tamaranae) en la región de Tamarán en el sur de Gran Canaria.

5

Boletín 13

El jacinto de agua
(E i c h h o r n i a c r a s s i p e s ) oriunda de la cuenca del Amazonas, es sin duda una de las especies invasoras que más problemas está causando en el resto del mundo, donde su crecimiento es brutal sin los agentes que la mantienen en equilibrio en su lugar de origen. Según la IUCN causa unas pérdidas de 400000 millones de US$ cada año. En África el problema es grave, ha invadido el lago Kariba, de Zimbabwe, los grandes lagos de África del Este, incluyendo al lago Victoria, y los ríos Nilo y Congo. Suráfrica ha tomado medidas muy serias en dos frentes: 1. Primero impedir que las zonas infectadas aumenten, para ello hay fuertes multas por importar, vender o transportar la planta. Las barcas al salir de zonas infestadas de la planta deben vigilar el casco para no trasladarla accidentalmente: pues la multa es gorda. 2. La introducción de cinco parásitos que la controlan en su Amazonas natal. Esta última medida entraña un grave peligro, recordemos que lo mismo se hizo en Australia con la introducción del zorro para eliminar la peste de los millones de conejos europeos que devastaban las tierras. Evidentemente el zorro, haciendo honor a su nombre, dejó a los rápidos conejos en paz y se dedicó a ciertos marsupiales menos ágiles, a los que colocó en la lista de extinguidos. Quién sabe, si las especies de escarabajos amazónicos introducidos encuentran más apetecible algunas especies de la rica flora sudafricana, que puede dejar de ser tan rica. Se puede argumentar que los dos casos son bien diferentes, el zorro en un animal inteligente, generalista y con un increíble poder de adaptación a situaciones nuevas. En contrapartida, el comportamiento de un insecto es primordialmente instintivo, no suele investigar nuevas posibilidades. Además, los insectos y las plantas han tenido lo que se llama una coevolución: una estrecha relación de interdependencia que difícilmente se puede desarraigar. Puede ser mutualismo, como el caso de las abejas y flores –ambos se benefician- o comensalismo donde sólo uno de ellos saca tajada, o en nuestro caso, hoja del asunto.

6

Dos imágenes de Eichhornia crassipes en el río Congo zona Wagenia, en la República Democrática del Congo.

Fotos: Carlos Fierro

Boletín 13

Siembras aéreas
Lamentablemente este verano, como todos, los fuegos forestales han hecho estragos. Si bien no hemos salido tan mal parados como nuestros vecinos lusos, también aquí se han quemado zonas de un alto valor ecológico, y no solamente reforestaciones de pinos. Un equipo andaluz lleva tres años investigando, por encargo de la Junta de Andalucía, los métodos más adecuados para una siembra aérea de zonas quemadas y de acceso difícil o inaccesible por otros medios, y así acelerar su recuperación. Habida cuenta que muchas zonas naturales entran en esta categoría de inaccesibles, la iniciativa resulta de gran interés. El principal problema con el que encontraban era que en una zona quemada, las semillas lanzadas desde el aire eran consumidas con avidez, casi de inmediato, especialmente por roedores. Aún con las semillas tratadas con repelentes, en menos de una semana sólo quedaban un 10% del contingente lanzado. Una línea de investigación es la de semillas precondicionadas para una germinación rápida y sembradas en el momento óptimo de humedad y temperatura.

Somalia
se queda sin Bosques. Más de una década de guerra civil ha servido para que pierda sus escasos bosques para fabricar carbón vegetal, que en un 80% se exporta a los países del Golfo Pérsico.

Biodiesel
En un mundo marcado por la destrucción masiva, de seres y enseres, por las guerras por controlar el petróleo, por el aumento del efecto invernadero, cualquier sustituto que tenga menos daños colaterales será bien recibido. Aquí os contamos dos, la primera de Telluride, Colorado, donde un tal Charris Ford, conduce un camión con un motor diesel modificado para usar aceite vegetal usado que recoge de los restaurantes locales. Por otro lado, la soja lleva años siendo investigada como posible fuente de energía menos tóxica y con una reducción en la emisión de gases de efecto invernadero, y además biodegradable en un 98% comparado con un 30% el petróleo. Pero el uso de un biodiesel a partir de soja de forma masiva, aún queda lejos. Su comportamiento es deficiente tanto a altas temperaturas, se oxida, como a bajas temperaturas, pues se solidifica. Además, el coste de su acondicionamiento para su uso en el motor es muy elevado comparado con los productos derivados del petróleo. Pero un equipo de químicos en U.S.A. en el Department of Agriculture's National Center for Agricultural Utilization Research (NCAUR) en Peoria, Illinois, están trabajando en un proyecto, denominado Monday (Lunes), y como tal es un comienzo, pero después de resultados muy prometedores, donde han resuelto parte de los problemas, piensan que en cinco años puede estar listo para el mercado. 7

Boletín 13

Áf ric a

Nuevos Parques Trans-fronterizos en el cono sur de África

Después que en el Boletín Nº 11 publicáramos, dentro de esta misma sección de Noticias Verdes, unas páginas con título de Parques Trans-fronterizos: fuera fronteras y vallas, nos llega la noticia de la proclamación de la primera pieza de un nuevo parque transfronterizo a caballo entre en Sudáfrica y Namibia. Parte de un gigantesco puzzle de lo que podría ser en el futuro uno de los parques costeros más grandes del mundos, con 180000 -kilómetros cuadrados-, más grande que Uruguay, y 2400 km de largo, protegiendo a unos ecosistemas de desiertos costeros únicos que abarca tres países Sudáfrica, Namibia, y Angola.

La piedra de toque fue tomada cuando el presidente de Sudáfrica Thabo Mbeki y su colega de Namibia, Sam Nujoma, firmaron un tratado para establecer el Parque Trans-fronterizo AiAis/Richtersveld. El parque coge los dos lados de río Orange para unir las reservas privadas del Richtersveld de Sudáfrica con los Parques Nacionales del Ai-Ais y Cañón del Fish River de Namibia. El mismo día en el que el tratado se firmó con Sudáfrica, se firmó un memorándum de entendimiento con Angola, para el establecimiento de un parque Trans-fronterizo similar por el Río Kunene entre Angola y Namibia. Cuando todas las piezas del Super Parque estén en su sitio, el ecoturista empezaría desde el sur, en Sudáfrica, con el escénico Parque Nacional de Augrabies Falls y podrá viajar en un área de conservación, sin interrupción, a través de Namibia hasta el sur de Angola. Por el camino atravesarían el Richtersveld, un desierto de montañas desgarradas que se asienta en el lado sur del Río Orange, y por barcaza se atravesaría el río, y la frontera, para llegar a Namibia. Se permitirían a los viajeros viajar a través de una sección rehabilitada de una zona de minería de diamantes largo tiempo cerrada llamado el Sperrgebiet (el territorio prohibido). De aquí la ruta seguiría a través del desierto Namib-Naukluft de Namibia para continuar con la Costa de los Esqueletos, esta última nombrada después de los numerosos naufragios que yacen inmóviles y oxidados en sus playas desoladas, para luego pasar el Río Kunene, y la frontera de Namibia, para entrar en el Parque de Iona de Angola.

Desierto Namib-Naukluft de Namibia Parque Nacional de Augrabies Falls, Sudáfrica. 8

Fotos: Carlos Fierro

Boletín 13

de andar por casa
NUESTROS SOCIOS TRABAJAN POR LA FLORA: Álvaro Tejerina Gallardo, uno de nuestros socios en Extremadura y germen de la futura ARBACáceres acaba de publicar Plantas silvestres de la Sierra de Gata. Itinerarios botánicos. Lo ha hecho con la editorial Adisgata, otro interesante grupo de arberos. Ha seleccionado 59 plantas seleccionadas por su tamaño, su uso etnobotánico y su rareza. ¡Enhorabuena Álvaro!

N o t i c i a s

ARBA

Guadarrama ya cuenta con otra pequeña población de tejos. El pasado 19 de julio, 5 aguadores de la asociación, cubo en mano, nos acercamos a regar los 22 tejos y un cerezo silvestre que se plantaron en enero de este año en uno de los arroyos de la Sierra de Guadarrama. De los 22 tejos plantados, todos menos uno han experimentado un crecimiento aéreo de entre 1,5 y 5 cm. El cerezo es el que ha experimentado el crecimiento más espectacular. Para el próximo año ya se está pensando realizar una repoblación similar en otro lugar con características similares a este. Páginas de nueva creación: Las orquídeas ibéricas: www.orquideasibericas.info de Pablo Galán Cela y Roberto Gamarra Boletín de Conservación Vegetal: www.uam.es/cv Creada la Sociedad Española de Biología de la Conservación de Plantas: Presidente: Jaime Güemes Heras, Universitat de Valencia (guemes@uv.es); Vipdte: Juan Carlos Moreno Saiz, Universidad Autónoma de Madrid (jcarlos.moreno@uam.es); Secretario: Angel Bañares Baudet, Parque Nacional del Teide (abanares@oapn.es); Tesorera: Elena Bermejo Bermejo, TRAGSA (ebermej1@trgsa.es). Entre sus objetivos aparece todo lo relativo a la conservación vegetal. 9

Boletín 13

Desaparece una importante crucífera a nivel nacional
Comisión Flora Protegida Clypeola eriocarpa Cav. ha sido una de esas plantitas que los de la Comisión de Flora protegida nos hemos empeñado en encontrar pero que ha sabido esconderse a la perfección. Ahora se da por extinguida en toda la península Ibérica (L.G. Benavides et al., Anales del Jardín Botánico de Madrid 59(2): 356-357. 2002). Esta pequeña crucífera de dorados y pelosos frutos aplastados ha sido dada por extinguida al haber pasado ya 30 años desde la última recolección, realizada en la Hoya de Guadix (Gorafe, Granada). Esta especie se encuentra en el catálogo de especies protegidas de Madrid (Sensible a la alteración de su hábitat, Ley 9 de abril de 1992) y ya se apuntó su reclasificación para la región al no haberse encontrado ejemplares desde hace muchos años. La especie la cita Cavanilles en 1802. Es un endemismo ibérico que se encontraba reducido solamente a Madrid, Jaén, Albacete y Granada. Se da en colinas áridas y yesosas. Con su desaparición en Granada se da por perdida totalmente, aunque en una especie de tamaño tan reducido eso es algo difícil de asegurar. Relación completa de citas de la especie (Programa Anthos, CSIC Clypeola eriocarpa Cav. & Fundación Biodiversidad). Observad que la última cita es de Dibujo: Andrés Revilla 1971, muy distante en el tiempo de los otros grupos de citas, 1860 y 1905. ¿Reaparecerá dentro de veinte años? ¿Alguien ha visto esta esquiva planta? Aranjuez, 30TVK43 Aranjuez, 30TVK43 Aranjuez, 30TVK43 Aranjuez, cerro, 30TVK43 Aranjuez, 30TVK43 Sierra del Calar, 30SWH55, 1500m. Barranco del río Segura, 30SWH32, 1500m. Puebla de Don Fadrique, 30SWH40, 1200m. Cazorla, 30SWG09, 1200m. Cazorla, 30SWG09, 1200m. Orce, hacia Puebla de Don Fadrique, viniendo de Huéscar, 30SWG47 La Caña, La Puebla, 30SWG47, 1200m. Cullar, hacia Baza y Huéscar, 30SWG45 Gorafe, hacia Baños de Alicún de Ortega, 30SVG94 10 Cavanilles. ; G Cutanda 27-IV-1862. ; MA 49463 Lange 20-V-1851. ; G Bourgeau 7-V-1854. 2092; G Sern, J. V-1917. ; MA 576039 Reverchon V-1903. 1232/03; MA 49460 Reverchon VI-1906. ; MA 46459 Reverchon VI-1907. 1232/07; G Reverchon VI-1901. 1232/01; MA 49460 Reverchon VI-1901. 1232/01; G Saint Lager 21-VI-1894. ; G Reverchon V-1907. ; MA 49464 Bourgeau 26-V-1851. 1023; Fernández Casas 10-VI-1971. ; MA 410770

Boletín 13

Más leña al fuego

Lo hemos visto con nuestros propios ojos El gobierno riojano debe de estar ciego y sordo, y no se ha enterado de que nuestros montes arden por los cuatro costados, ya que permite que se enciendan parrilladas en las áreas de recreo instaladas dentro del Parque Natural de Sierra Cebollera. ¿Qué irresponsabilidad? Como asociación les pedimos que prohíban esa práctica durante los meses en el que una chispa pueda provocar un incendio forestal.

Increíble pero cierto A pesar del alto riesgo de incendio, en el pantano de San Juan (Madrid) todos los fines de semana se encienden parrilladas. Han tenido que esperar hasta la 2ª semana de agosto para que las autoridades tomaran cartas en el asunto. Ese fin de semana el SEPRONA y los agentes forestales, denunciaron a 16 incivilizados domingueros pillados "in fragantis". Esperemos que la labor de estos agentes se mantengan durante mucho tiempo.

Este año los incendios están haciendo estragos en nuestros bosques La asociación está preparando una serie de propuestas con respecto a los incendios forestales que se presentarán a otras asociaciones, partidos y jueces, para ver si se puede en parte modificar algunas leyes que pensamos que no contribuyen a atajar esta plaga veraniega. Necesitamos información sobre incendios forestales, causas, daños, etc. Si alguno tenéis información y se anima a hacer un pequeño trabajo para tenerlo como referencia, ¡adelante!.

11

Foto: Carlos Fierro

Boletín 13

Encuentro de Valsaín
Rememoración de un encuentro Querido y ávido lector de estas líneas, creo necesario y es mi deber avisarte que mi relato no es un análisis profundo de las ideas que se expusieron en la reunión celebrada la tarde del 22 de marzo de 2003, en el albergue de La Granja (Segovia), por algunos de los miembros de Txirpial y las diversas Arbas. Mi relato es una simple y espontánea redacción de lo que pasó ese fin de semana. También quiero puntualizar que es un relato muy subjetivo, lo que quiere decir, que todo lo que tenga de parecido con la realidad es pura casualidad y, claro está, no tiene nada de científico, no hay latinajos, ni me remitiré a términos botánicos, quizás para pesar tuyo. Ese sábado hacia frío y nuestra historia comenzó junto al fuego de una estufa de leña; chisporroteo de las astillas encendidas, fuego que da vida. Estábamos todos allí reunidos, sentados en bancos de madera, formando un círculo, como los clanes de épocas primitivas, quizás éramos eso, un grupo, una tribu perdida en la inmensidad de los tiempos históricos. Cuando todos estuvimos calmados, cada uno en su asiento, salió a hablar un hombre delgado y con barbas sucias, muy desaliñado, aquel tipo me recordó pasados lejanos, relatos bíblicos de predicadores en el río Jordán y el desierto del Sinaí. Este hombre del que no recuerdo muy bien su nombre, consiguió romper el hielo y provocó la conversación entre todos, hombres y mujeres allí reunidos. Llamó nuestra atención arrojando leños y propinando algún que otro insulto, de forma cariñosa, nunca con intención de ofender. Éramos todos hombres y mujeres de rostros apacibles, que no sentíamos la necesidad de la violencia en ningún momento de la conversación. Entre los adultos, dos niñas pintaban, como para dejar plasmado en el tiempo aquel momento, nuestra conversación. Pintura infantil, como cuando en Atapuerca o en Altamira nuestro pasado más lejano dejó reflejado su forma de vida. Todos los que allí hablaron y hablaron sin cesar, llegaron, o llegamos a una importante conclusión: nuestra sociedad es una hermandad cordial entre todas y cada una de las ARBAs (los distintos clanes allí presentes). Todos y cada uno tienen una labor común, respetar y procurar conservar y recuperar el bosque autóctono que nos cobija bajo su manto vegetal y nos alimenta con sus frutos. Cada uno tiene su órgano de gobierno propio, sin depender de cabecillas centrales u su trabajo, sea como sea y con los medios de los que dispongan deben respetar la labor común y así de mutuo acuerdo marcháramos todos a cenar. Cuando a la mañana siguiente el sol nos sacó de nuestros sueños, emprendimos el camino de la cascada del Chorro. Con esta excursión y jugando con la nieve y el hielo que se acumulaban en los bordes del arroyo, pretendíamos olvidarnos por un tiempo de nuestra vida rutinaria, rutinaria y urbana. Así nos acercamos a tiempos remotos, a nuestro entorno natural y algunos a nuestro estado más primitivo. Ya en la Granja de San Idelfonso, con un buen café caliente y una fluida conversación, cerramos nuestro encuentro, nuestro tiempo y espacio de evasión para volver cada uno a su casa, en su gris cuidad, con su manto de negro humo y su luz artificial. Mª Isabel Cortés 12

Boletín 13

Fe de Erratas

Por un lamentable despiste, nuestro, en el último Boletín 12, en el excelente artículo: NOTAS SOBRE LA DISTRIBUCIÓN DEL TEJO (TAXUS BACCATA L.) EN LA PROVINCIA DE CASTELLÓN. de Juan Manuel APARICIO ROJO* * Asociación Protectora de la Naturaleza Levantina (A.P.NA.L.)-Ecologistas en Acción. Apartado 237, 12500 Vinaròs (Castellón). C.e.: enrilu@cepade.es

La hoja con la bibliografía se nos quedó en el tintero. BIBLIOGRAFÍA
ALCOVER, A. & F. MOLL (1980ss.) Diccionari Català-Valencià-Balear. 10 vols. Ed. Moll. Palma de Mallorca. APARICIO, J.M., J.M. MERCÉ & al. (2002) Aportaciones al conocimiento de la distribución del tejo (Taxus baccata L.) en la provincia de Castellón. Flora Montiberica 20: 21-28. BIOSCA, N. (2002) El Port. 20 rutes de BTT 1. Editorial Piolet. Barcelona. COLOMA, X. (1992-1994) Toponímia del Terme Municipal de Xert (Baix Maestrat). ¿Tesis inédita? COROMINES, J. (1989ss) Onomasticon Cataloniae. 7 vols. Ed.Curial, Barcelona. CORTÉS, S., F. VASCO & E. BLANCO (2000) El libro del tejo (Taxus baccata L.). Un proyecto para su conservación. Ed. ARBA (Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono). FABREGAT, C. (1995) Estudio florístico y fitogeográfico de la comarca del Alto Maestrazgo (Castellón). Tesis doctoral. Universidad de Valencia. FUSTER, G. (1995) Aproximació a la toponímia medieval de les comarques del nord de Castelló. En ROSSELLÓ, V.M. & E. CASANOVA (ed.). Materials de toponímia, I. Comercial Denes, Universitat de Valencia & Generalitat Valenciana. Pp.: 273-302. GUAL, J.J. (2000) Árboles y arboledas monumentales de las comarcas de Castellón. Diputación de Castellón. LAGUNA, E. & al. (1998) Flora endémica, rara o amenazada de la Comunidad Valenciana. Generalitat Valenciana, Conselleria de Medio Ambiente. MOYA, J.A. & J.V. ALVIR (1995) Aproximació a la toponímia d’Andilla. En ROSSELLÓ, V.M. & E. CASANOVA (ed.) Materials de toponímia, I. Comercial Denes, Universitat de Valencia & Generalitat Valenciana. Pp.: 617-657. MUÑOZ, R. (1989) Ports de Morella, Benifassar y Ports de Beceite. Sus tierras, sus gentes. Ed. del autor. NEVOT, N. (1991) Toponimia del Alto Mijares y del Alto Palancia. Estudio etimológico. Diputación de Castellón. PASTOR, J. & E. QUEROL (2001) Oronímia dels Ports. La designació oronímica i la presència de l’oronímia en els topònims. En Actes de la XL Assemblea Intercomarcal d’Estudiosos. Morella. Volum. II. Diputación de Castellón. Pp.: 235-256. PELLICER, V. (1999) Les fonts del Port. Edicions Cossetània. ROSELLÓ, R. (1994) Catálogo florístico y vegetación de la comarca natural del Alto Mijares. Diputación de Castellón. SERRA, L., C. FABREGAT, J. HERRERO BORGOÑON & S. LÓPEZ UDIAS (2000) Distribución de la flora vascular endémica, rara o amenazada en la Comunidad Valenciana. Generalitat Valenciana, Conselleria de Medio Ambiente. SOLSONA, F.J. (2001) Estudio toponímico del término municipal de Puertomingalvo (Teruel). Publicaciones de la Universidad Jaume I (Castellón).TIRADO, J. (1998) Flora vascular de la Comarca de la Plana Alta. Diputación de Castellón. VILLAESCUSA, C. (2000) Flora vascular de la comarca de El Baix Maestrat. Diputación de Castellón. *Además se ha utilizado la cartografía a escala 1:50000 del Servicio Geográfico del Ejército; a escala 1:25000 la correspondiente al Instituto Geográfico Nacional y los mapas excursionistas El Port 1:30000 de la editorial Piolet.

13

Leñosas nuevas para la flora española

Boletín 13

Andrés Revilla

La península Ibérica no deja de sorprender. Parece mentira que un territorio tan trabajado contenga aún secretos para la ciencia. El ingente esfuerzo que el CSIC viene realizando para catalogar toda la flora vascular ibérica está descubriendo nuevas especies que hasta el presente habían pasado inadvertidas entre la inmensa maraña que es la vegetación peninsular. Además de herbáceas nuevas sorprende ver en los listados leñosas de gran porte hasta ahora desconocidas. Veamos algunas:
Cytisus insularis S. Ortiz & Pulgar. Es una de las especies más recientes. Se publica en 2001 en Bot. J. Linn. Soc. 136(2): 00. Vive en las islas de las costas de Galicia. Malus orospedanus D. Rivera & al. y Malus segurensis D. Rivera & al. En 1997 se publica un colosal trabajo de campo en el que se han recogido nombres y variedades de los frutales cultivados en una amplia zona del sureste peninsular. Sus autores descubren entre las variedades cultivadas especies puras de una importancia inmensa para comprender el proceso de la vegetación en esta zona peninsular. Hay, además, unas sorprendentes Phoenix iberica D. Rivera y Obón y Phoenix chevalieri D. Rivera y Obón, (= P. atlantica A. Chev. var. maroccana) palmeras datileras que serían autóctonas del sureste peninsular y que acabarían con la exclusividad del palmito como única palmera ibérica. Las dos proceden de Abanilla (Murcia). Corylus hispanica Mill. ex D. Rivera & al. es muy similar al conocidísimo Corylus avellana y fue hallado en el mismo trabajo. Es un arbusto de unos 8 m de altura, similar al avellano común. Sus frutos son angulosos y miden de 20 a 30 mm. El involucro del fruto es muy largo y no tubular. Sus frutos son netamente mayores que los del avellano común. De su exportación al extranjero hay constancia desde al menos el siglo XVIII, ya que Millar la cita como avellano de frutos grandes en su Diccionario de los jardineros (1768), aunque en la época se dieron como variedades de Corylus avellana. Quercus pauciradiata Á. Penas, Llamas, Pérez Morales & Acedo. Estos autores describen rodales de este roble en Llamas de Rueda (León). La nueva especie se publica en 1997 y hasta el presente sigue siendo una gran desconocida para las publicaciones ibéricas. Sus hojas, como indica su nombre al traducirlo, poseen pocos nervios (2-4). Lo podemos hallar entre los melojos de Vegaquemada, Llamas de Rueda, La Espina y la ermita del Cristo de la Espina (Guardo). Se cubre de hojas antes que Q. pyrenaica y pierde incluso los pelos del envés. El híbrido con Q. pyrenaica ha sido descrito como Q. x rotensis. Los trabajos se publicaron en Bot. Helvetica. Quercus orocantabrica Rivas Mart., Penas, T.E. Díaz & Llamas publican esta novísima especie en 2002. (Itinera Geobot. 15: 706 (2002). Como vemos los quercus ibéricos aún dan para mucho. Ahora las especies se determinan basándose en caracteres moleculares y no admiten mucha discusión. Los últimos trabajos sobre hiedras han perfilado los caracteres de cuatro taxones peninsulares: Hedera helix L. subsp. helix con presencia en toda Europa; H. helix subsp.. rhizomatifera McAllister, endémica del sur de la península Ibérica; H. hibernica Bean ex DC. de la Europa atlántica y H. maderensis subsp.. iberica McAllister endémica del suroeste ibérico. Pinus x rhaetica Bruger [=P. uliginosa A. Neumann]. Especie híbrida (P. mugo Turra x P. sylvestris L.) de distribución europea (Polonia, Dinamarca y todas aquellas zonas donde conviven sus progenitores). Sorprende encontrarla en España. Se describen dos variedades, Pinus x rhaeti14

Boletín 13
ca nothovar. bolosii Rivas Mart., M.J. Costa & P. Soriano in Itinera Geobot. 15: 704 (2002) y Pinus x rhaetica nothovar. borgiae Rivas Mart., M.J. Costa & P. Soriano in Itinera Geobot. 15: 705 (2002). En un boletín anterior ya mencionamos el descubrimiento de Euonimus latifolius (L.) Mill. en algunos puntos de Cazorla y zonas próximas. La novedad de las especies comentadas es ésa, que son especies nuevas a nivel mundial. E. latifolius sólo era nueva a nivel peninsular, pues en el norte de África es común. La lista de especies arbóreas raras o escasas de la península sigue creciendo. Enhorabuena a los investigadores por su gran labor de campo.

B I B L I O G R A F Í A Valcárcel V. (2002) Hacia un tratamiento taxonómico de las hiedras (Hedera L., araliaceae) ibéricas: de caracteres morfológicos a moleculares. Anales Jardín Botánico de Madrid, 59(2) (363-368). Castroviejo S.& al. (2001) Claves de Flora Ibérica. Real Jardín Botánico. CSIC. Madrid López González, G. (2002) Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. Mundi Prensa. Ortiz, S., I. Pulgar and I. Iglesias. 2001. A new species of Cytisus Desf. (Fabaceae) from islands off the west coast of Galicia (north-west Iberian Peninsula). Bot. J. Linn. Soc. 136(3): 339-344. Icones, Anatomy and Morphology, Palynology. Cytisus insularis sp. nov. Rivera Núñez, D. & al. (1997) Las variedades tradicionales de frutales de la Cuenca del Río Segura. Catálogo etnobotánico (1): Frutos secos, oleaginosos, frutales de hueso, almendros y frutales de pepita. Universidad de Murcia.

15

Boletín 13

Nuevos t axones d escritos p ara e l á rea d e F L O R A I BE R I CA tras l a publicación d e l os r espectivos v olúmenes d e F lora I bérica ( CSIC)
Androsace vitaliana subsp. aurelii Luceño in Anales Jard. Bot. Madrid 56: 165 (1998) Arabis beirana P. Silveira, Paiva & N. Marcos in Bot. J. Linn. Soc. 135: 299, fig. 1 (2001) Aristolochia pallida subsp. castellana E. Nardi in Webbia 42: 15 (1988) Armeria alliacea subsp. loscosii Romo in Estud. Mus. Ci. Nat. Álava 10-11: 198 (1996) Armeria filicaulis subsp. nevadensis Nieto Fel., Rosselló & Fuertes in Anales Jard. Bot. Madrid 56: 163 (1998) Armeria filicaulis subsp. trevenqueana Nieto Fel. in Anales Jard. Bot. Madrid 47: 271 (1990) Armeria rivasmartinezii Sardinero & Nieto Fel. in Collect. Bot. (Barcelona) 23: 98 (1998) Armeria trianoi Nieto Fel. in Bot. J. Linn. Soc. 135: 75 (2001) Asplenium azomanes Rosselló, Cubas & Rebassa in Rivasgodaya 6: 116 (1991) Asplenium celtibericum subsp. molinae Cubas, C. Pardo & Rivas Mart. in Rivasgodaya 7: 115 (1993) Asplenium trichomanes subsp. coriaceifolium Rasbach, K. Rasbach, Reichst. & Bennert in Willdenowia 19: 471 (1990) Astragalus devesae Talavera, A. González & G. López in Lagascalia 21: 194 (1999) Biscutella bilbitana Mateo & M.B. Crespo in Bot. J. Linn. Soc. 132: 2 (2000) Biscutella conquensis Mateo & M.B. Crespo in Bot. J. Linn. Soc. 132: 8 (2000) Biscutella dufourii Mateo & M.B. Crespo in Anales Jard. Bot. Madrid 51: 149 (1993) Biscutella ebusitana Rosselló, N. Torres & L. Sáez in Bot. J. Linn. Soc. 129: 157 (1999) Biscutella hozensis Mateo & M.B. Crespo in Anales Jard. Bot. Madrid 51: 148 (1993) Biscutella segurae Mateo & M.B. Crespo in Bot. J. Linn. Soc. 132: 5 (2000) Coronilla minima subsp. vigoi Pitarch & Sanchis Duato in Fl. Montiber. 17: 21 (2001) Cytisus insularis S. Ortiz & Pulgar in Bot. J. Linn. Soc. 136(2): 00 (2001) Corylus hispanica Mill. ex D. Rivera & al., Var. Trad. Frutales Frutos Secos: 37 (1997) Delphinium fissum subsp. fontqueri Ascaso & Pedrol in Fontqueria 31: 135 (1991) Delphinium pentagynum subsp. formenteranum N. Torres, L. Sáez, Rosselló & C. Blanché in Bot. J. Linn. Soc. 133: 372 (2000) Dianthus hispanicus subsp. contestanus M.B. Crespo & G. Mateo in Fl. Montiber. 20: 8 (2002) Dianthus hispanicus subsp. edetanus M.B. Crespo & G. Mateo in Fl. Montiber. 20: 7 (2002) Dianthus rupicola subsp. bocchoriana L. Llorens & Gradaille in Candollea 46: 389 (1991) Erysimum javalambrense Mateo, M.B. Crespo & López Udias in Fl. Montiber. 9: 42 (1998) Euphorbia minuta subsp. moleroi P. Monts. & Ferrández in Anales Jard. Bot. Madrid 56: 382 (1998) Helianthemum asperum subsp. willkommii Mateo & M.B. Crespo in Fl. Montiber. 4: 15 (1996) Helianthemum guerrae Sánchez Gómez, J.S. Carrión & M.Á. Carrión in Anales Jard. Bot. Madrid 58: 355 (2001) Helianthemum hirtum subsp. bethuricum Rivas Mart. in Itinera Geobot. 3: 137 (1990) Helianthemum scopulicolum L. Sáez, Rosselló & Alomar in Nordic J. Bot. 19: 414 (1999) Helianthemum tinense M. Mayor & Fern. Benito in Fontqueria 48: 90 (1998) Helianthemum tinetense Mayor & Fern. Benito in Fontqueria 48: 90 (1997) Herniaria x montenegrina Pérez Dacosta & G. Mateo in Fl. Montiber. 9: 49 (1998) Juniperus communis nothosubsp. guadarramica Rivas Mart. in Itinera Geobot. 15: 703 (2002) Limonium alicunense Gómiz in Anales Jard. Bot. Madrid 53: 255 (1995) Limonium carvalhoi Rosselló & L. Sáez in Anales Jard. Bot. Madrid 56: 24 (1998)

16

Boletín 13
Limonium cordovillense Stübing & Cirujano in Anales Jard. Bot. Madrid 55: 471 (1997) Limonium ejulabilis Rosselló, Mus & J.X. Soler in Anales Jard. Bot. Madrid 51: 201 (1994) Limonium inexpectans L. Sáez & Rosselló in Anales Jard. Bot. Madrid 54: 286 (1996) Limonium interjectum J.X. Soler & Rosselló in Anales Jard. Bot. Madrid 55: 11 (1997) Limonium leonardi-llorensii L. Sáez, A.C. Carvalho & Rosselló in Anales Jard. Bot. Madrid 56: 34 (1998) Limonium mansanetianum M.B. Crespo & Lledó, Gén. Limonium Valenc.: 97 (1998) Limonium nydeggeri Erben in Sendtnera 6: 103 (1999) Limonium perplexum L. Sáez & Rosselló in Anales Jard. Bot. Madrid 57: 48 (1999) Limonium pinillense Rosselló & Peris in Anales Jard. Bot. Madrid 55: 475 (1997) Limonium vigoi L. Sáez, Curcó & Rosselló in Anales Jard. Bot. Madrid 56: 270 (1998) Malus orospedanus D. Rivera & al., Var. Trad. Frutales Frutos Secos: 162 (1997) Malus segurensis D. Rivera & al., Var. Trad. Frutales Frutos Secos: 159 (1997) Moehringia intricata subsp. giennensis C. Díaz, Mota & F. Valle in Pl. Syst. Evol. 177: 28 (1991) Nevadensia Rivas Mart. in Itinera Geobot. 15: 704 (2002) Orobanche aconiti-lycoctoni G. Moreno & al., Orobanche Noroeste Peninsular.: 37 (2002) Pinus x rhaetica nothovar. bolosii Rivas Mart., M.J. Costa & P. Soriano in Itinera Geobot. 15: 704 (2002) Pinus x rhaetica nothovar. borgiae Rivas Mart., M.J. Costa & P. Soriano in Itinera Geobot. 15: 705 (2002) Quercus orocantabrica Rivas Mart., Penas, T.E. Díaz & Llamas in in Itinera Geobot. 15: 706 (2002) Quercus pauciradiata Penas, Llamas, Pérez Morales & Acedo in Bot. Helv. 107: 75 (1997) Ranunculus bupleiroides subsp. cherubicus J.A. Sánchez Rodr., M.J. Elías & M.A. Martín in Anales Jard. Bot. Madrid 57: 402 (2000) Ranunculus parnassiifolius subsp. muniellensis Bueno, Fern. Casado & Fern. Prieto in Bot. J. Linn. Soc. 109: 365 (1992) Ranunculus supracondemiensis Grau, Ehr. Bayer & G. López in Mitt. Bot. Staatssamml. München 28: 569 (1989) Reseda undata subsp. grosii Aránega & Á. Ramos in Anales Jard. Bot. Madrid 52: 219 (1995) Sarcocapnos baetica subsp. ardalii López Vélez in Acta Bot. Malacitana 16: 439 (1991) Sarcocapnos pulcherrima C. Morales & Romero García in Pl. Syst. Evol. 177: 9 (1991) Sesamoides purpurascens subsp. pinetorum Mateo & M.B. Crespo, Fl. Abrev. Valenc.: 430 (1995) Silene gazulensis A. Galán, J.E. Cortés, Vicente & Morales Alonso in Acta Bot. Malacitana 24: 237 (1999) Sisymbrium crassifolium f. bicornis A. Pujadas & Á. Lora in Anales Jard. Bot. Madrid 51: 315 (1994) Ulex parviflora subsp. rivasgodayanus Cubas in Itinera Geobot. 15: 709 (2002) Viola lainzii P. Monts. in Anales Jard. Bot. Madrid 54: 237 (1996) Viola rupestris subsp. orioli-bolosii Molero, L. Sáez & L. Villar in Acta Bot. Barcinon. 45: 376 (1998)

17

Boletín 13

S o c i o s

El tablón de naticias
Nueva sección donde nos puedes mandar los recortes de noticias que tú consideres interesantes ENCONTRADA PIÑA DEL PLIOCENO Un grupo de investigadores de la Universidad de Huelva y del Museo de Ciencias Naturales de Madrid ha encontrado al norte de la localidad de Lepe (Huelva) restos fósiles de una piña con una edad del plioceno –unos cuatro millones años-, que podrían ser los más antiguos de la península Ibérica. Se trata del primer ejemplar de piña fósil que se encuentra en toda la cuenca del Guadalquivir, y pertenece a la especie Pinus canariensis o pino canario.

MÁS DEL PRESTIGE La flora del litoral sufre graves bajas. Rumex rupestris, con sólo 700 individuos repartidos en 11 poblaciones ha sido una de las grandes perjudicadas. Siete poblaciones han sido total o parcialmente contaminadas, siendo justo las que más individuos representaban. Otros endemismos de la zona han sido también dañados: Rumex acetosa subsp. biformis, Spergularia australis, Anthirrhinum majus subsp. linkianum, Linaria arenaria, Omphalodes litoralis. Además, dos poblaciones de la escasísima Chamaesyce peplis han sido arrasadas. Aún no hay datos sobre las poblaciones en vías de extinción de las lagunas litorales: Limonium dodartii, Eleocharis parvula y Puccinellia faciculata (Publicado en Conservación Vegetal número 8).

APROBADO DECRETO DE REGULACIÓN DE ESPECIMENES VEGETALES DE SINGULAR RELEVANCIA El 22 de mayo el Consejo de Gobierno de Castilla y León aprobó un decreto que regula su Catálogo de Especímenes Vegetales de Singular Relevancia, entre los que está incluido el famoso Ciprés de la abadía Benedictina de Santo Domingo de Silos (Burgos). Dicho decreto establece una protección especial para los árboles y otros vegetales que destaquen por sus medidas excepcionales y su edad, o por su relevancia histórica, científica y cultural.

18

Boletín 13

ENCONTRADO EL GURUMELO EN EL NORTE En mayo, varios socios de la Asociación Micológica Berciana Cantharellus (c/la Calzada 12, Ponferrada) encontraron en el Bierzo, en la zona de Canedo, varios ejemplares del hongo hipogeo -que nace bajo tierra-, Terfecia leonis, conocido principalmente en el sur y centro de la península Ibérica como Trufas de León. Un mes antes, también en Ponferrada, varios socios del colectivo micológico Creemos, descubrieron en la zona de Montearenas y también en Cabañas Raras, una seta que hasta ese momento no había sido descrita oficialmente en el Norte: la Amanita ponderosa, conocida vulgarmente en el sur como Gurumelo.

DENUNCIA POR POSIBLE MASIVA TALA DE CASTAÑOS CENTENARIOS La Asociación de Defensa de Árboles A Morteira, ha denunciado la tala masiva de castaños centenarios que se pretende llevar en la zona del valle de Ancares, Ponferrada. La madera de los castaños centenarios atrae el interés de los maderistas dado que se trata de ejemplares con muchos nudos y troncos de gran grosor, idóneos para la fabricación de salpicaderos de coches de lujo. Aunque se trata de una tala legal, al no ser una especie protegida, la Asociación considera que no es una actuación ética, por lo que ha apelado a la Junta de Castilla y León para que establezcan medidas de protección para estos ejemplares.

CAMPAÑA DE CATALOGACIÓN DE ÁRBOLES SINGULARES La asociación Bosques sin Fronteras, en colaboración con la Fundación Biodiversidad y varios patrocinadores, iniciaron en junio del 2002 una campaña en todo el territorio nacional que ha permitido catalogar más de 3000 árboles singulares, o sea, aquellos que llaman la atención por su porte, edad, originalidad, características botánicas, historia u origen. El siguiente paso será la creación de un banco de germoplasma y un vivero para tratar de cultivar plantas hijas de estos emblemáticos ejemplares.

19

Boletín 13

En la sementera
Simón Cortés Con este nuevo apartado en el boletín pretendemos contaros el desarrollo de las actividades que ARBA viene realizando, para que sepáis como han salido éstas. En él también nos podéis contar las actividades que habéis hecho, aunque éstas se hallan realizado de manera particular, ya que estamos convencidos de que se han realizado con ese espíritu arbero que nos caracteriza. Le hemos llamado la sementera por ser esta la época de la siembra, la más febril del trabajo en el campo, trabajo muy relacionado con el nuestro.

E l d í a 2 5 d e e n e r o plantamos 22 tejos en un arroyo de la sierra madrileña. A pesar de estar nevada, nos dimos cita 51 personas y 2 perros. Después de subir por el arroyo un par de kilómetros, localizamos una zona ideal para los tejos y los pusimo. Se los protegió con ramajes y zarzas para evitar que los corzos se los coman. El objetivo, como ya os dijimos en anteriores comunicaciones, era unir poblaciones, ya que las más cercanas se encuentran a unos seis kilómetros de distancia.

El pas con ch ado 1 avales de ab ril se de un de Ja desar rama) colegi rolló o en en cola orillas. una re el arr boració La grav poblac oyo d n con un era, qu a raíz e la G ión a graver e por le de esto arga a de la y tiene se proc (Talam del Jar zona pa que re edió a anca ama, re staura ra rest una mut cogidos una pe r los qu aurar un ua cola queña e dañan a de su boració meriend un año atrás , nos pi una ru n. Los como. a dada dió cons s ta bot árboles brinzal por la ánica po ejo y es. Des plantad empres da por pués d os proc a de ex los prof r los alreded e la re edían traccion ores d esores poblaci es. Los el puen y por un ón y de te rom 60 chav a de nu ano. Est ales hic estras a jornad ie joyas en a estuvo ron ARBA, guiaVirgini a.

E l 1 7 d e m a y o s e r e a l i z ó l a s a l i d a a l o s y e s o s d e l s u r d e M a d r i d . Nos juntamos 28 personas. La vegetación estaba en su momento cumbre y aunque no pasamos mucho calor, cuando llegamos al pueblo agotamos las cervezas. Una salida muy decente e interesante. 20

Boletín 13
n e s pocio b l a rias re por s, epo a e r zado v izadas árbole os, d n li olm aña rga 500 rea a m p e han ares, o o unos pleado s y c la ño s anzan lantad han em rosale de M p te a se a), tro omo , es el río e han und y bién stos c Den Vivo en ros. S seg u s tam r a m a de ella osot que nos arb en la lanta n J a r os y n co, au algu s 60 cómo p a o d e es. D lan ierr y un de y ay cion de la T sauce b lvifoli era ón d bla os a prim de nte lix s ig en la ciones Am ipalme os, Sa a 20 c n plic rienda es ( prin , fres e ant con ex ip ais am rtic ojilla tar elos. ueñ s pa h u peq A lo ó una n una maj g tre quió co s en se se le les ob La repoblación tenía como objeto se devolver al río Manzanares parte de su aspecto natural, muy deteriorado a causa de la “r e s t a u r a c i ó n d e r i b e r a ” que en un momento realizó la Comunidad de Madrid

¿Dónde, qué y cómo? Dónde: En la escollera artificial y cerca del agua. Con un kilómetro de margen.

Qué: Árboles de ribera; sauce blanco, sauce de hoja de sávia, tarais y olmos. Estos han sido
reproducidos mediante semillas o estaquillas recogidas en la zona.

Cómo:

Entre las piedras que forman la escollera

En el suelo libre de piedras y por encima de éstas

Haz un hoyo profundo y pon protector para los conejos

21

Boletín 13

S a l i d a a l o s M o n t e s To r o z o d e P u c e l a ( Va l l a d o l i d )
El fin de semana del 7-8 de Junio nuestros compañeros de ARBA de Pucela organizaron una salida para que pudiéramos conocer la zona de los Montes Torozos. El programa que teníamos era muy apretado y no se pudo cumplir totalmente pues, además de salir un poco tarde de Madrid, la temperatura no acompañó mucho (hizo muchísimo calor), por lo tanto se tuvo que ir adaptándolo a las necesidades del momento. El programa quedó más o menos de la forma que se describe a continuación. SABADO 7 DE JUNIO. 12:00. Encuentro de los diferentes grupos en la portada del Monasterio de La Santa Espina. Paseo hasta el embalse, donde observaremos la flora del encinar, con quejigo disperso. El monte de La Santa Espina es una isla en la monotonía de la llanura cerealista, comentó Pruden. Comida en el embalse, cada cual con lo que lleve y comparta. Vuelta al bus y cafetito. Visitamos Medina de Rioseco, el que pudo, después del calor del día, dio un paseo por el casco histórico, y el resto se quedó refrescándose en el bar. Luego nos encaminamos a la Hospedería de Matallana, la cena fue a las 21:00 h. Para acabar el día tuvimos una fiestecilla en el patio de la Hospedería. DOMINGO 8 DE JUNIO. 09:00. Desayuno y después visita a la exposición Bosque de Bosques, en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Matallana y a los restos arqueológicos de monasterio. Terminamos con la visita al palomar de tabiques paralelos, no concéntricos. Salimos a la 11:00 hacia el mirador de Autilla del Pino desde donde pudimos observar Tierra de Campos, nos tomamos un refrigerio y nos encaminamos hacia Monte el Viejo. Paseamos por el monte y llegamos a la casa pequeña, un mirador desde el que pudimos observar Palencia. El Centro de Interpretación de la Naturaleza de Matallana, las ruinas del Monasterio cisterciense de Matallana, y la Hospedería de Matallana, están reunidos en el mismo espacio, es una gran finca y casona-hospedería-centro que pertenece a la Diputación. Se encuentra situada entre Medina de Rioseco (Valladolid), Ampudia (Palencia) y Villalba de los Alcores(Valladolid). En todos los paseos que dimos encontramos abundantes especies de nuestra flora, unas 47 sin contar las arbóreas. PLANTAS OBSERVADAS EN LOS MONTES TOROZOS Hemos visitado formaciones mixtas de encina y quejigo y encontramos las siguientes especies: Helicrisum italicum (en las cuestas de Monte el Viejo). Ephedra major (en las cuestas de Monte el Viejo, sobre afloramientos yesíferos). Coris mospeliensis (muy extendida). Coronilla minima (muy extendida). Linum narbonense (en cuestas constatado con especies más higrófilas). Stipa pennata (Cuestas de Monte el Viejo, denominada en la zona peluquines).

22

Boletín 13
Leuzea conifera. Asteriscus maritumun. Palemis espinosa. Polygonum amphibium (en el embalse junto a la Santa Espina, es un hidrófito de pantano). Jasminum fruticans. Cratagegus monigina. Serratula pinnatifida. Ophris scolopax. O. sphegodes. Nepeta beltranii. Ononis fruticosa. Linum stellatum. Lonicera implexa. Lonicera etrusca. Prunus spinosa. Rhamnus saxatilis (escasa). Asparagus acutifolius. Dhaphne gnidium (escasa). Helianthemum cinereum. Helianthemum hirtum. Pistorinia hispanica (Endemismo hispánico, muy extendido en la zona). Blupereumm rigidum (Típico de quejigar ). Salvia lavandulifolia. Dorycnium pentaphyllum. Convulvulus lineatus. Linum suffruticosum. Lithodora fruticosa. Anagalis arvense. Onomas thricerosesperma. Ligustrum vulgare. Clinopodium vulgare (Especie de piso supramediterráneo, ya que vive en zonas templadas y frias sobre suelos ácios. Su localización en una vaguada de Monte el Viejo y cerca de una charca, en suelo descarbonatado, es cuanto menos curiosa). Iris xiphium. Filipendula ulmaria. Asphodelus albus. Omphalodes linifolia. Sideritis incana. Salvia lavandulifolia. Thymus zygis. Aphilantes monspeliensis. Stipa iberica. Echium plantagineun. Salvia aetiopis. Phlomix purpurea. Phlomix lignitis.

23

Boletín 13
Para

que os hagaís una idea de cómo lo pasó la gente recogimos las opiniones de quien quiso darlas. Las transcribimos a continuación .

Opiniones sobre la excursión a Valladolid "Lo que más me ha gustado ha sido el espectáculo Simon & Garfunkel y lo que menos, que me hayan despertado para esta chorrada." "El encuentro ha estado muy bien, he podido conocer gente de otras ARBAS y el paisaje de estas comarcas que nunca había visto. Hubiera preferido caminar a otras horas, o en otra época, pero no me puedo quejar, ¡bastante ha sido!." "Calor, sol, florecillas, risas… En definitiva otra estupenda excursión de ARBA." "Construyendo puentes, uniendo mediante el amor al campo, ¡que bueno!" "Lo mío no es escribir así que seré breve. En cuanto al paisaje precioso, no había visto un quejigar tan bonito nunca y en cuanto a convivencia fenomenal. Ha habido un poco de todo y eso está muy bien (paisaje, culturilla, bares…). En resumen: que se repita muchas veces." "Ha estado bien, he visto muchas plantas, alguna nueva que no conocía. Un poco cansado el segundo día, aunque también bien." "Mucho, mucho, mucho… Los colegas de Pucela lo mejor, enamorados de sus Torozos aguantan la sofoquina de la 15:30 para mostrarnos a veces minúsculas plantas que nos pasan desapercibidas. Esas explicaciones y dedicación se transmiten y hacen muy agradables los encuentros "Arberos." Bien, bien, bien…" "Lo mejor la gente, lo peor el calor." "Ha habido de todo, supervivencia, calor y un poco de desorganización, pero también buena gente, mucha risa y alegría. Deseosos de que esta experiencia se repita. ¡Ah! también ha habido aprendizaje." "El campo maravilloso. Paz, tranquilidad, amor, diversión, alegría, transmisión de conocimientos de plantitas, relajación. Los chicos de Pucela molan mucho. Buen rollito. En fin, ganas de repetir. Muy buen ambiente entre los "arberos." Simón, se nota tu empuje. ¡Venga a por otra! ¡Muy bien Arba!" "Muy agradable la hospedería y todo el entorno es maravilloso. Hemos aprendido mucho sobre la flora de Castilla La Vieja, con arberos del lugar muy simpáticos. Hasta la próxima. Muy bonita la salida." "Resulta que este bolígrafo escribe fatal. Cambio de boli. Nada, que se podían hacer más a menudo estas salidas, por ejemplo en todas las estaciones, que molan mucho. Sois todos muy majos." " Madreselva.... Nada está en su lugar allí donde no está echando raíces el árbol del agua." "Otra excursión ARBERA muy bien aprovechada. Molan estos encuentros con las otras Arbas y los viajes que nos preparan. ¡Ole por la meseta castellana y la Tierra de Campos! Descubriendo que es algo más que un secarral. Más excursiones en primavera para disfrutar de la flores... ¡Hasta la próxima!" "Sí, sí, me apunto a otra excursión como ésta. Creo que ha habido un buen equilibrio entre aprendizaje y diversión. La zona es preciosa y los compañeros de viaje muy majos/as. Quiero más."

24

Boletín 13

Sucesión de cascadas hasta la charca de las Truchas

Aparte de oirlos, los primeros en llegar a la finca vimos este ejemplar

refuimos a la Berrea. Días 20 y 21 de septiemb de de un nutrido grupo de colaboradores De la mano de Efrén, y con la ayuda las mochilas en un entre otras muchas ayudas, nos llevaron cuartel general su pueblo, Navatrasierra(Cáceres), que, Fuimos a la finca que iba a ser nuestro 7 kilómetros. todoterreno por un camino de unos o llamado el jaring. Y jareanAllí practicamos ese deporte tan divertid de la Trucha, donde –antigua explotación de queso de cabra-. Trucha, hasta el impresionate charco a de la do(no sé si será regular) fuimos a la gargant se bañaron en el charco, final de alisos, fresnos y loros. Los atrevidos vimos un bonito bosque de ribera, con atrevidos, nos les importó lo de: no ahora con poco caudal. Los aún más sucesión de bonitas cascadas, aunque según dicen. la lorera más grande de la península, traje traje. Luego nos acercamos a ver La noche fue un ver estrellas y oír ciervos. transita el camino real hacia el valle del Hospital, lugar por donde Al día siguiente dimos un paseo por s de la zona, que aparte nos cony unas migas hechas por los cabrero Guadalupe y disfrutaremos con ajocano taron sus vivencias en esos montes.

Dentro de la lorera

Detalle del loro(Prunus lusitanica)

25

Fotos: Carlos Fierro

Boletín 13

No me llames iluso porque tengo una ilusión
Adolfo Gutiérrez Fdez. (Txirpial).

Esta carta que leéis a continuación, confeccionada desde la perspectiva del NosOtros (en su doble acepción semántica) no refleja más que un compendio de palabras. Os resultaran curiosas, a veces renegaréis de ellas, otras os sentiréis identificados. En una sociedad donde se sigue mezclando mercado con valor, cantidad con calidad, negocio privado con intereses públicos, documento con periodismo, este artículo pretende aportar un mínimo de aire fresco desde una perspectiva muy particular.
A quien corresponda: Te escribo esta carta porque es la única forma de contactar contigo. Ya sé que lo haces cada cuatro años, pero esa espera me resulta demasiado larga. Estas reflexiones dirigidas en esta instancia timbrada, es lo único que puedo hacer. Tal vez el espíritu de Peter Pan me persigue y no me permite actuar de otra manera, ahora que está muy de moda poner en boca de los niños su visión de la realidad contemporánea. En innumerables ocasiones, el vocablo medio ambiente (En definitiva, el marco o entorno vital) se repite al cotejar programas de las diferentes formaciones políticas. Todas son muy consideradas con él. Le barruntan un presente prometedor y un futuro aún más halagüeño. Incluso tiene un día especial de celebración en el calendario, el 5 de Junio. Cada formación, grupo, colectivo o entidad lo reivindica a su manera. Unos deciden institucionalizarlo, y cada año repoblan taludes, parques, montes y laderas con árboles de diferentes especies. Sin importarles, en algunos casos, si son las adecuadas para el terreno y la zona. Otros, prefieren con menos medios, sin tanta parafernalia y de espaldas a luces y taquígrafos conmemorarlo balizando un itinerario botánico. Por primera vez en la historia y sin que sirva de precedente la tv pública emite un documental denominado HACE MAS DE 30 AÑOS. 26 Una valoración en imágenes de la actuación del ente en materia ecológica, desde el mítico Félix Rodríguez de la Fuente hasta nuestros días. Pero, ¿qué pasa cuando decides indagar para conocer las futuras gestiones en materia medioambiental de los futuros ediles para su próxima legislatura? Pues que te encuentras con respuestas como estas: la aplicación de la Agenda XXI local; la promoción de la separación selectiva de residuos y la creación de puntos limpios para la recogida de residuos tóxicos y peligrosos; la eliminación de vertederos incontrolados; las campañas de sensibilización; el control de la contaminación acústica, el control integrado de la contaminación; la promoción del transporte público y de vehículos mas eficientes y menos contaminantes; el ahorro de agua y planes de depuración de las aguas residuales; la creación de nuevos parques naturales; la reforestación con árboles autóctonos y la prevención de incendios forestales; la recuperación de los suelos contaminados y la creación de empleo y desarrollo tecnológico ligado a la protección del medio ambiente. Una retahíla de compromisos rubricados por nuestros futuros administradores, que en algunas ocasiones se desvanecen como una cruz en el agua. Como ocurre con proyectos de trabajo costosos que son abandonados en carpetas polvorientas y rebrotan con el tiempo.

Boletín 13
También es recomendable reconocer que no todas sus actuaciones son nefastas. De bien nacidos es ser agradecidos, dice el refranero. Existen municipios que encaminan sus actuaciones a facilitarnos un medio ambiente adecuado: adoptan medidas en lo relativo a movilidad urbana (transporte público, áreas peatonales, uso de bicicletas y carriles bici); aprobación de una ordenanza que obliga a la instalación de la energía solar térmica; reorientación de su planeamiento urbanístico poniendo freno y barrera a la ocupación y degradación de valiosos litorales; el riego de zonas verdes de la ciudad con agua no potable; paneles de información en la calle y polideportivos sobre la contaminación acústica; plantas de compostaje para residuos de poda y jardinería; recuperación de bosques y humedales en la periferia urbana; creación de zonas verdes fluviales. El medio ambiente tiene su importancia pero la sociedad lo quiere preservar sin que le cueste nada a cambio. Resultamos sensibles a él, por consiguiente, es necesaria una mayor educación. El principio de quien contamina paga sólo se ejecuta en personas de administraciones pequeñas que dejan de ser presuntos para ser condenados por delitos ecológicos, por ejemplo, contaminar humedales. Recogido dentro de la Directiva Europea de Responsabilidad Ambiental que incluye una lista cerrada de aquellos sectores entre los que se excluye a la industria nuclear y petrolera, pero sí confiere a la química y energética; la del papel y explotaciones mineras; además de la que se ocupa de gestionar los residuos y sustancias peligrosas. Además de englobar a la red Natura 2000 y la Directiva sobre habitats y aves. Les exime, por el contrario, de un seguro de responsabilidad por daños ambientales dejando a la Administración el papel de responsable de los daños en el caso de que no afronte su culpabilidad el operador causante o no pueda ser identificado. Esperemos que con la aplicación de la Directiva relativa al Acceso del Público a la Información Ambiental, que deberá aplicarse en el Estado antes de dos años, el panorama mejore. Si consideramos que persigue un doble objetivo: por una parte, garantizar el derecho de acceso a la información ambiental que se encuentra en poder de las autoridades públicas; por otro lado, garantiza que la citada información se difunda y se ponga a disposición del publico de la manera más amplia y sistemática posible. Esta aparente transparencia informativa puede ser denegada por los órganos competentes por un doble motivo: porque no se dispone de la información pertinente; porque la autoridad pública que tenga que dar esa información entienda que afecta a otra serie de derechos, y además, de forma negativa. Por eso, desde mi atalaya del NosOtros prefiero pensar en positivo y no enfadarme más ante actitudes poco justificables. Me viene a la memoria el caso de una recalificación de un terreno, permitiendo que una zona declarada como agrícola haya sido considerada posteriormente como de ocio y deporte, permitiéndose la futura construcción de un recinto deportivo para un evento tan de masas, como puede ser el golf. Sin impórtales en absoluto la conservación de la biodiversidad en ese espacio. En definitiva, no quisiera concluir sin hacer una invocación para que las administraciones tengan en cuenta el modelo de desarrollo sostenible del que tanta publicidad hacen, pero tan poco aplican. En resumen, no llego a comprender el ninguneo y el abuso del propio patrimonio como es el medio ambiente, esa casa donde respiran igual los ricos que los pobres, el mar donde unos se mojan y otros se ahogan. P.D. Confío en que este escrito no sea un papel más en la papelera. Y que los plazos de tiempo para comunicarnos se hagan más cortos. A fin de cuentas, sólo soy un simple administrado en un mundo de fantasía.

27

Boletín 13

E s t i m a d o s

c o m p a ñ e r o s :

En cuanto a lo de formar grupos, me parece una idea muy importante para dinamizar la asociación, desconozco si aquí en Asturias si hay alguien asociado con ARBA y que esté interesado en formarlo. Por mi parte no os preocupéis, el trabajo de ir repoblando nuestros montes, llevo haciéndolo desde hace más de cinco años, según mis posibilidades económicas, pues voy comprando equipo necesario para realizar las plantaciones de manera eficaz y rápida aunque siempre echo en falta más mano de obra para estos trabajos. Así, os puedo decir que el monte Naranco de Oviedo, ciudad en donde vivo, tras muchos años de dejadez y maltrato, fruto de talas indiscriminadas, y repetitivos incendios, han hecho de este monte sagrado para los carbayones (gentilicio que reciben los ovetenses, en honor del roblón centenario cortado en pleno centro de la ciudad a finales del siglo XIX), pulmón de Oviedo, perder casi toda su riqueza forestal y biológica en apenas 150 años, es una lástima, y aunque en los últimos 10 años se han hecho muchas veces vanos intentos de repoblación del mismo, éstos no están teniendo el mismo éxito en todas las zonas, debido sobre todo a la ignorancia de la empresa municipal responsable de efectuar las repoblaciones, plantando árboles aquí y allá casi sin concierto, sin conocer las características biológicas de las especies plantadas ni las nuevas condiciones ambientales reinantes en el entorno, fruto de la desaparición de la cubierta forestal que antaño existía. Es por ello que todos estos años con mi esfuerzo personal estoy recogiendo semillas por todos los bosques que frecuento, las llevo a mi casa y las pongo a germinar. He plantado decenas de robles, encinas, laureles y salgueros. Este verano ha sido muy triste, pues de la treintena de encinas y laureles que había plantado hace dos años, 15 se me secaron, unas por un incendio sufrido en la zona y otras por la terrible sequía que estamos sufriendo este verano que acaba, y aunque he estado subiendo las últimas semanas a regar estos árboles solo he podido salvar unas pocas encinas y laureles. Es triste como ves, que, a veces, por una negligencia o un mal año se pierda gran parte de tu trabajo, aunque siempre se ve recompensado con los que sobreviven y crecen con lozanía, pues soy del criterio de que un solo árbol vivo vale por un bosque en el mañana. En la actualidad, tengo decenas de plantones, sobre todo de Quercus robur de entre 1 - 2,5 años, listos para trasplantar a este Monte Naranco u otro monte de la región. Si sabes de alguien de aquí que este interesado en colaborar con nuestros montes, no dudes en ponerle en contacto conmigo. Un saludo, Guillermo César.
Carta enviada por Guillermo César desde Asturias, en la que nos cuenta la importante labor de plantabosques que desarrolla. Desde aquí le animamos y felicitamos y animamos a los arberos de esa región a colaborar con él. Para poneros en contacto hacerlo a través de simon@arba-s.org

28

Boletín 13

Los frutos de nuestras plantas

Simón Cortés

Incluimos en estas páginas una de las lecciones que se ha dado por parte de ARBA durante los Talleres de Verano que cada año se imparten en el Albergue Juvenil de la Casa de Campo. Su inclusión la creemos interesante porque esta cumple varios objetivos: de repaso para aquellos que son duchos en el tema y de ampliación de conocimientos para los que son más profanos. Sea como sea, acercar los conocimientos botánicos a todos es uno de nuestros cometidos, y el boletín es un buen medio. Botánicamente, los frutos de las plantas se denominan de distintas maneras dependiendo de sus formas, lugar de desarrollo, si son o no carnosos, si tienen cubierta dura, si son alados, etcétera. Conocerlos nos puede ayudar mucho para determinar el género de planta al que pertenecer, así como darnos algunos indicativos sobre su forma de dispersión y reproducción. Los frutos se dividen en: A. Frutos propiamente dichos. a) Frutos secos. I.. Indehiscentes. II. Dehiscentes. b) Frutos carnosos. B. Frutos múltiples. C. Frutos complejos. Legumbre. Son frutos en forma de vainas de diversos tamaños, que se abren por la sutura ventral y por el nervio medio del carpelo. Algunas al abrirse pueden lanzar los frutos a más de 15 m de distancia. Poseen estos frutos las leguminosas (acacias, retamas, escobones, piornos, aulagas, tojos etc.) Folículo. Frutos que se abren por la sutura ventral, compuestos por varias semillas (polispermos). Son folículos los frutos de la aldelfa, peonía... Cápsula. Son frutos formados generalmente por 3 a 5 carpelos soldados, aunque los hay de 2 y hasta de 18 carpelos, con numerosas semillas en su interior, que se abren regularmente de forma longitudinal o por poros. Son cápsulas los frutos de boj, boneteros, jaras y jaguarzos, brezos, rododendros, madreselvas, chopos y sauces, tarais...

Frutos secos dehiscentes Son aquellos que se abren solos. Los hay que son ascendentes, comenzando la dehiscencia en la base y ter minando en el ápice del fruto. Descendente, con proceso inverso. Longitudinal, como consecuencia de rajarse los carpelos a lo largo del fruto, en planos paralelos. Ventricida, cuando el fruto se raja por la sutura ventral, etcétera. 29

Boletín 13
Silícua. Fruto capsular seco, de forma angosta y alargada, formado por dos carpelos, que se abre en dos valvas por la parte inferior, dejando en el interior un tabique llamado replo, que separa las semillas a los dos lados del mismo. Si son casi tan largas como anchas se le denominan Silículas. Son silículas los frutos de las crucíferas. Son sámaras los frutos de los olmos y fresnos, y disámaras los de los arces. Nuez. Fruto seco de tipo aquenio, simple, con pericarpo leñoso. Son nueces los frutos del avellano. Lomento. Legumbre indehiscente que se descompone en su madurez. Las semillas están separadas unas de otras por ceñiduras. Son lomento los frutos de las coronillas. Esquizocarpo. Fruto originado por un gineceo con más de un carpelo que al llegar a la madurez se descompone en monocarpo. Son esquizocarpos los frutos de las malvas. Frutos carnosos Baya. Fruto carnoso, sin endocarpo leñoso y cuya pulpa o mesocarpo recubre directamente la semilla. Puede tener una o varias semillas. Son bayas los frutos de los groselleros, mirtos, aligustres, jazmines, esparragueras, agracejos, loniceras, saúcos, madroños, arandano... y, palmeras (una de las pocas bayas que poseen un solo hueso, llamado los frutos dátiles). Drupa. Fruto carnoso, donde los carpelos (piezas foliáceas que rodean el óvulo) se hacen suculentos, mientras que la parte más interna se hace dura o leñosa, que contiene una

Frutos secos indehiscentes Son aquellos que no se abren para liberar las semillas. Aquenio. Fruto seco, pequeño o grande, de una sola semilla, que tienen el pericarpo coriáceo. Son también aquenios las nueces, y los frutos de las labiadas, pero al tener el pericarpo más duro se le dan otras denominaciones. Son aquenios los frutos de la familia de las compuestas, encinas y robles, alisos, plátanos... A su vez, éstos se dividen en:

Cipsela. Aquenios de una sola semilla derivado de un ovario ínfero (por debajo del plano de inserción de los verticilos más externos del androceo), de una sola cavidad. Son cipsela los frutos del diente de león y otras compuestas. Sámara. Aquenios provistos de una expansión más o menos membranosa de la pared en forma de ala. Si en lugar de poseer una sola semilla, posee dos se le denomina Disámara. 30

Boletín 13
sola semilla. En las drupas se distingue claramente las parte del fruto, distinguiéndose desde el exterior hacia el interior el epicarpo = piel, mesocarpo = parte media carnosa y suculenta y el endocarpo = hueso. Son drupa los frutos de los cerezos, ciruelos. Frutos complejos Cinorrodón. pseudofruto compuesto, formado por el receptáculo hueco y carnoso, en forma de copa profunda, que encierra en su interior numerosas núculas. Son cinorrodón los frutos de las rosas. Pomo. Fruto redondeado muy carnoso e indehiscente. La parte central está dividida en tantos compartimentos como carpelos de consistencia coriácea y con pepitas. Son pomos los frutos de los cotoneaster, guillomos, espinos, manzanos, perales, serbales... Frutos de las gimnospermas Gálbulos. Son gálbulos los frutos de las arizónicas y cipreses Arcéstide. Son arcéstides los frutos de las sabinas y los enebros. Estróbilos. Son estróbilos los frutos de los pinos y abetos, conocidos popularmente como piñas.

31

Boletín 13

ROSACEAS
Andrés Revilla Incluimos en estas páginas unas de las lecciones que ha dado ARBA durante los Talleres de Verano que cada año se imparten en el Albergue Juvenil de la Casa de Campo. Su inclusión la creemos interesante porque ésta cumple varios objetivos: de repaso para aquellos que son duchos en el tema y de ampliación de conocimientos para los que son más profanos. Sea como sea, acercar los conocimientos botánicos a todos es una de nuestros cometidos, y el boletín un buen medio. Un bosque no es sólo un conjunto de árboles armoniosos. Es un gran ecosistema que ubica un gran número de especies. Además de las herbáceas, siempre abundantes, un grupo de arbustos leñosos cohabitan con los árboles y colonizan áreas que éstos no pueden ocupar. Distribuidos dentro o en la periferia del bosque, los arbustos son el complemento que da vida al bosque. Las zonas densas, las claras, los roquedos, tienen su particular cortejo de arbustos. Entre estos arbustos las rosáceas han evolucionado en cientos de formas aptas para cada ambiente. En los lugares soleados encontramos gran variedad de arbustos espinosos como rosales, zarzas, majuelos y ciruelos. En las umbrías, en los claros y roquedos hallaremos durillos, palillas, guillomos y mostajos. Todas las rosáceas arbustivas excepto las espiroideas, Spirea y Aruncus, y Potentilla fruticosa, dan frutos carnosos muy buscados por la fauna, principal dispersora de sus semillas. Casi todos tienen colores llamativos que rondan todas las gamas del rojo. Al atraer a la avifauna y a los mamíferos aumentan la biodiversidad del bosque. Un oso pardo no vive si no hay fruta silvestre. Las rosáceas son una amplia familia con casi 100 géneros repartidos por todo el globo (Dryas octopetala vive en el ártico). Presentan caracteres morfológicos muy variables. Podemos encontrar las hierbas más diminutas y los árboles más grandes. Suelen presentar cinco pétalos, la mencionada Dryas tiene 8, siempre libres y de base estrecha. Los estambres van de 1 a 100 o más, aunque lo normal está entre 10 y 20. Sépalos, gineceo y disposición y forma de 32 las hojas y frutos varían mucho de un género a otro, encontrándose casi todas las combinaciones posibles. Las hojas de Rhodotypos, género del sudeste asiático con una sola especie, R. scandens, son opuestas. ROSACEAS ARBUSTIVAS NATURALES DE LA PENINSULA IBERICA Algunos géneros, como Amelanchier, sólo tienen una especie entre nosotros. Otros más de treinta (Rubus) Una de las más desconocidas, por pertenecer a un género de herbáceas, es Potentilla fruticosa, pequeño arbusto de un metro de altura en los mejores casos que vive en las montañas del norte peninsular. Aruncus dioicus es otra extraña especie olvidada en muchos manuales que presenta unas plantas semiarbustivas y rizomatos de gran porte, muy comunes en la montaña europea y aquí sólo presentes en el Pirineo. Se las conoce localmente como barba de viejo por el aspecto de sus inflorescencias. Las espireas presentan futos en folículo y hojas sin estípulas. Spiraea hypericifolia L. subs. obovata (Waldst. & Kit. Ex Willd. ) H. Huber. es un arbusto de las montañas calizas y frías de la mitad norte peninsular (destaca Burgos por su abundancia). Sus hojas recuerdan a las de Hypericum perforatum. Tiene las flores dispuestas en racimos corimbosos con los pétalos más largos que los estambres. Este detalle nos permite diferenciarla con facilidad de la otra especie ibérica Spiraea crenata subsp. parvifolia (Pau) Romo que tiene los estambres más largos que los pétalos. Tiene hojas más pequeñas y

Boletín 13
tres nervios bien marcados. Sólo se conoce en el nordeste (Lérida y Barcelona) sobre roquedos y margas en bosques claros de roble y en bujedas. Un grupo de arbustos fáciles de diferenciar son los de los géneros Sorbus y Prunus. Los primeros dan pomas (pomoideos) en corimbos y los segundos nos dan drupas (prunoideos), bien aisladas o en racimos. Eliminando los Sorbus arbóreos sólo nos quedan S. sudetica y S. chamaemespilus. La Sorbus chamaemespilus (L.) Crantz, serbal enano, es un pequeño arbusto de hasta un metro y medio de altura que vive en la zona subalpina del Pirineo y otras montañas europeas. Se le encuentra entre arándanos y rodondendros a la sombra del pino negro. Sus hojas son lampiñas, lustrosas y de color verde intenso, con el borde aserrado y enteras. Se hibrida con Sorbus aria para dar S. sudetica (Tausch) Nyman ex Schiffn. Este último presenta caracteres intermedios de ambas especies. Su talla es mayor y sus hojas presentan pelos por el envés. Vive con pino negro y abetos tanto en suelos ácidos como básicos. Los prunos de pequeño porte son cuatro. El más tumbado es Prunus prostrata Labill., sanguina o cerezo rastrero. Tiene una distribución que le lleva desde el Mediterráneo hasta el Himalaya. Es propio de terrenos calizos y amante de las grietas y las rocas. En la península lo encontramos en las serranías andaluzas y las cordilleras costeras levantinas. Su flor es de color rosa y sus hojas aserradas y muy pequeñas. Sus ramas son tortuosas y su fruta madura es roja. De mayor porte y hojas alargadas y margen entero tenemos P. ramburii Boiss, el espino negro. Tiene cierto parecido con Rhamnus licioides. Sus flores son blancas y sus drupas negro-violáceas. Presenta las hojas formado haces sobre ramillas muy cortas. Los frutos tiene el pedicelo muy largo. Es endémico de las montañas de Almería y Granada. Vive a partir de los 1200 metros en masas de matorral de guillomo, durillo dulce y agracejo, con los que forma comunidades de altura en zonas muy soleadas y de escaso suelo. Similar a él, pero con los frutos sentados o muy poco pedicelados está P. spinosa L., el endrino. Presenta las hojas algo más anchas, también aserradas y con algo pelosa por el envés. Sus flores son blancas con una leve tonalidad verde. Muy cosmopolita, habita en gran parte de Eurasia y norte de África, en todo tipo de terrenos, preferentemente frescos o fríos. P. mahaleb L., el cerezo de Santa Lucía, es un arbolillo muy ramificado que habita en las montañas del este peninsular desde Málaga hasta Cataluña y asciende por el norte hasta el límite de Asturias y Galicia. Hay algunas citas en Segovia y Madrid. Tiene su óptimo en los rebollares de Quercus pubescens. Presenta unas flores blancas de largos pedicelos y muy perfumadas, dispuestas en racimos corimbosos. Sus hojas aparecen plegadas sobre el nervio central hacia el haz. Su drupa es de color rojo, no muy grande y con el huesecillo liso. Su madera es muy aromática y muy demandada en ebanistería y artes menores. Otro grupo importante son los majuelos o espinos blancos. Crataegus monogyna Jack, el majuelo más conocido, presenta un solo huesecillo o nuececilla, en su fruto. En ocasiones puede presentar pelosidad en las ramas y hojas jóvenes, aunque lo más frecuente es que sean lampiñas. Puede alcanzar los 10 metros de altura y formar comunidades boscosas en las riberas de los ríos. También con un solo huesecillo, C. granatensis Boiss., el majuelo de Sierra Nevada, presenta hojas y estípulas de margen aserrado, no entero como C. monogyna, y con dientes glandulíferos. Crece en las montañas del sureste peninsular y norte de Africa. Puede alcanzar los 4 metros de altura. Con más de un huesecillo, hasta cinco, encontramos C. laevigata (Poir) D.C., el espino navarro. Sus hojas son de margen aserrado y alcanza los 8 metros. Vive en hayedos y robledales de Navarra, País Vasco y Sierra de la Demanda. Con tres a cinco huesecillos, C. orientalis subsp. presliana K.I.Chr., es un arbusto de las zonas frías de montañas del sureste peninsular, Sicilia y norte de Africa. Sus hojas presentan hasta siete lóbulos profundos y fruto anaranjado. Este arbusto se confunde a menudo con la C. laciniata, endemismo siciliano de un solo huesecillo. Los durillos dulces o griñoleras son más conocidos en jardinería. De las tres especies 33

Boletín 13
autóctonas, sólo Cotoneaster granatensis Boiss. presenta pétalos blancos. Puede alcanzar los 6 metros y aparece en terrenos calizos del sur y sudeste ibérico, desde Alicante hasta Cádiz. Sus pomas dulces son comestibles con moderación. Con hojas ovales y tomentosas, pero de flor rosada tenemos C. tomentosus (Aiton) Lindl, la griñolera de Aragón y Cataluña. Vive en suelos calizos soleados. Su cáliz es muy piloso. El fruto mantiene una borra blanca incluso en la madurez. C. integerrimus Medik. Tiene el cáliz lampiño y sus hojas casi nunca presentan pelos. El fruto es liso y brillante, sin pelo. Sus flores son pequeñas y sus hojas aovadas. En la península vive desde Cataluña hasta Asturias y parte del Sistema Ibérico. El género Rubus ha marcado muy bien las diferencias con el resto de las rosáceas. Su aspecto sarmentoso, sus aguijones, sus racimos de moras son inconfundibles. Lo difícil es diferenciar unas de otras. Flora Ibérica (CSIC) admite 26 especies para la península Ibérica. La mayoría de los especímenes son difíciles de diferenciar, están muy hibridado y presentan caracteres intermedios no muy definidos. Hay cuatro que podemos distinguir con bastante seguridad: zarza común (R. ulmifolius Schott); zarza pajarera (R. caesius L.); frambueso (R. idaeus L.) y la poca conocida pero frecuente R. canescens DC., con pelos en el envés de las hojas y en los tallos florales y pétalos blanco amarillentos. La zarza común es frecuente en toda la península y presenta unos foliolos grandes muy semejantes en su margen a los de Ulmus glabra. Toda la hoja tiene pelos por el envés que le dan un tono glauco. Sus flores son de color rosa y forma densos racimos de fruta negra en la madurez. La zarza pajarera madura un poco antes que la común y sus negros frutos son escasos y con drupeolas grandes y escasas en cada mora. Suele mantener una capa cérea en la fruta que le da un tono azulado. El frambueso presenta la particularidad de mantener la parte vegetativa bajo tierra, dejando morir los turiones en invierno. Sus frutos son de color rosa fuerte y cuelgan dispersos por debajo de las hojas, las cuales son de color claro por el haz y muy glaucas por el envés debido a los pelos que presenta. R. saxatilis L. es una pequeña 34 zarza de roca que crece en las montañas calizas del norte. Sus frutos son rojos y también deja morir los turiones en invierno. Sus aguijones son muy finas y faltan en ocasiones. Rosa es el otro género de difícil digestión. Leñosa, perenne, sin turiones, muy ramificada, con aguijones y con frutos espectaculares, el cinorrodon, la rosa nos ofrece una amplísima variedad de especies que la jardinería ha domesticado para solaz de los jardines. 19 especies y un sinfín de híbridos dan forma a los espinares peninsulares. Si bien la zarza suele buscar la humedad de las riberas y los sotos frescos, la rosa busca mucho sol en cualquier condición. Buena pionera, coloniza, con ayuda de zorros y otros animales, los espacios abiertos dejados por la agricultura y crea la orla espinosa que engendrará al bosque dando protección a las tiernas hojas de los árboles frondosos para luego morir bajo su sombra. Mere du Boiss, madre del bosque, llaman en Francia al endrino por este mismo motivo. Posee las flores más grandes y llamativas de la familia, tanto que rosa es sinónimo, en lengua castellana, de flor. Sus corolas presentan todos los colores menos el de la mítica rosa negra. De tallos sarmentosos, rastreros y trepadores, al estilo de la zarza, tenemos varias especies de las que destaco R. sempervirens L.; R. stylosa Desv. y R. arvensis Huds. R. sempervirens es de hoja perenne, con foliolos estrechos y brillantes y aguijones muy llamativos. Las estípulas se presentan soldadas al pecíolo y las flores forman racimos corimbosos. Los estilos se sueldan en una larga columna central y los escaramujos son secos y pequeños. Propia del litoral se enrarece hacia el interior. R. stylosa mantiene los largos estilos patentes en el fruto maduro. Si los tallos son arbustivos, no trepadores ni rastreros, y los sépalos enteros, nos encontramos con R. pendulina L.; R. ferruginea Vill. (=R. glauca Pourr.); R. spinosissima L. y otras. R. pendulina, propia de las montañas del norte, el rosal alpino, posee una corola de color rosa intenso con los pétalos solapados y ramas sin aguijones o muy escasos. El pedicelo floral es muy débil y las flores y los frutos, aparecen colgando. R. spinosissina o pimpinellifolia nos

Boletín 13
ofrece tallos densamente cubiertos de aguijones y crece, con sus flores blancas, en la mitad norte peninsular. R. ferruginea crece en el Pirineo. Presenta grandes hojas lampiñas y sépalos muy largos y estrechos provistos de un remate algo más ancho a modo de espátula. La más conocida, o al menos su nombre científico, es R. canina, abundante y frecuente. Sus aguijones curvados hacia abajo, planos y de base ancha se asemejan al fuerte canino de un perro. Su nombre en griego, kynórhodon (diente de perro), ha dado nombre a los frutos del género (cinorrodon). Hay otras siete especies ibéricas semejantes (y hasta catorce en Europa). Sus flores blancas presentan el ápice de los pétalos escotado. No tiene vellosidad en las hojas. Parecida es R. corymbifera Borkh., con pelos en el envés. R. nitidula Besser es igual pero de sépalos caedizos. Sólo vive en el País Vasco. Con pelos glandulíferos en el pedicelo y pelos en el envés de las hojas agrupan los autores a R. agrestis Savi; R. tomentosa Sm. y R. villosa L. R. agrestis es, igual que R. micrantha, de flores pequeñas y blancas, con aguijones curvos y pequeños. Las dos son comunes. R. agrestis tiene la base de las hojuelas estrechada en cuña y R. micrantha la tiene redondeada. R. villosa presenta flores rosas y unos frutos carnosos y esféricos que mantienen los sépalos erguidos y no caedizos, y con numerosas acículas blandas. Es la denominada rosa manzanera. R. tomentosa tiene hojuelas muy pelosas y huele a resina. Sus sépalos son caedizos y vive en la mitad norte peninsular. En Madrid, R. corymbifera vive en el Guadarrama y R. agestis se extiende por los espinares de las zonas bajas de la provincia.

Velasco. Os proponemos una interesante actividad de regeneración forestal de este cauce fluvial, que desemboca en el río Tajo. Dicho arroyo, se encuentra prácticamente deforestado, tras siglos de deterioro. A pesar de ello, presenta interesantes comunidades botánicas, como tarayales, juncales halófilos, masiegares, carrizales y otra vegetación palustre de gran valor ecológico. Repoblaremos con especies de ribera, tales como tarayes, chopos, fresnos, sauces, higueras, etc. con el propósito de aumentar su valor ecológico, conservando a su vez, las valiosas comunidades botánicas existentes. Lugar: estación de Renfe de Parla, (quedamos en la calle). Hora de salida: 10:00 h. Se ruega puntualidad. Día 22. Sábado. Repoblación de ribera en el arroyo de los Combos, en Móstoles. (Víspera del Día de los Bosques Autóctonos). Como el otoño pasado, realizaremos una repoblación en este deforestado arroyo, con el propósito de recuperar su antiguo bosque de ribera. Plantaremos fresnos, majuelos, olmos, etc. Con esta repoblación, queremos continuar con la regeneración forestal de estos olvidados cauces fluviales de la zona sur madrileña. Lugar: Estación de Renfe de Móstoles. Hora de salida: 10:00h. Se ruega puntualidad. Si deseas participar en estas actividades, confírmanos tu asistencia llamando al teléfono de ARBA: 91.47.96.593 los miércoles por la tarde. 35

Noviembre. Día 16. Domingo. Repoblación de ribera en el arroyo Guatén, en Torrejón de

Grupo Espliego. Calendario de actividades otoño 2003.

Boletín 13

En Perales del Río también repoblamos
Efectivamente, en el Colegio Público Julián Besteiro, de Perales del Río, realizamos una plantación de árboles con el alumnado, profesorado y munícipes, entre ellos el alcalde de Getafe, Pedro Castro. La idea se fraguó desde un proyecto de mejora del centro que hemos hecho entre toda la comunidad educativa. Queremos que nuestro centro mejore en muchos aspectos, uno de ellos el medioambiental. La duración del proyecto es de dos años. El primero le estamos dedicando a revisar como es el cole y como nos gustaría que fuera. De ello, nos han salido cantidad de propuestas; algunas desde el alumnado, otras de las familias y también hacemos otras el personal adulto que allí trabajamos. Este primer año y cara a las elecciones municipales lo que más nos aporta ha sido proponer, negociar y comprometer al ayuntamiento (PSOE de siempre) en la mejora de los aspectos que como tal le conciernen. Y ya vamos acercándonos al tema que nos relaciona con la plantación... L@s chavales y chavalas escribieron una carta al alcalde, con fecha de octubre, contándole sus necesidades ...que si queremos unas fuentes de agua fresquita para que en el recreo no atasquemos los lavabos; que si un parking para bicis en el patio, pues nuestro barrio es llanito y mola poder usar las bicis para ir al cole; que si unos arbolitos de morera para alimentar a los gusanetes de seda, ... y como son tiernos infantes esperaron contestación. Pero ésta se retrasó tanto que llegamos de vuelta de las vacaciones de Navidad sin respuesta alguna. Por lo que escribieron otra segunda carta, desde la Junta de Delegad@s (órgano asambleario del alumnado del centro que funciona desde hace unos 5 años) pero esta vez con recogida de firmas y proponiendo el Día de la Paz (30 de enero) para que se hiciera realidad contar con las aportaciones materiales y personales del ayuntamiento (que dicho sea de paso ya empezaba a bombardearnos, como vecinos contribuyentes, con la propaganda electoral de rigor) . Así las cosas y enviada la carta a la concejalía de Medio ambiente y al mismo alcade, otra vez, tuvieron a bien respondernos y emplazarnos a una fecha negocidad que a ambas partes nos viniera bien. Y ésta fue la del viernes 14 de febrero (sí, el día de l@s enamorad@s de los árboles de morera, sobre todo). Pues, de tal forma redondeamos el tema que, organizamos una chocolatada por la mañana con las familias, la repoblación desde infantil de 3 añitos hasta 6º de primaria con las especies que ellos y ellas habían planteado (tilos para bien dormir la siesta en infantil, frutales para ver, oler y saborear, castaños de castaña de verdad para noviembre, moreras para estas fechas ¡YA! , madroños y acacias para que los mayores nos cuenten batallitas de Madrid,...). En éstas que llegó el alcalde con la concejala de Medio Ambiente y otras personalidades, y la chavalada compartió con todos una fecha bien chula. Esperamos seguir contando con este tirón de participación y llegado el caso, os pediremos colaboración y asesoramiento. Ya que el segundo año del proyecto va de sustituir las vallas obsoletas que separan nuestros pabellones por setos de vegetación autóctona de fácil mantenimiento y bajo coste de agua (Perales es SUR en todos los sentidos y la escuela es PÚBLICA ). Pues si las fechas no son propicias para la lírica (y esto del medio ambiente no lo es), debemos seguir trabajándonos una calidad de vida y de educación desde la base: LA TIERRA Y LA INFANCIA. Gracias por ponernos en contacto con otras iniciativas y ¡os seguiremos informando! Un saludo de Vito 36

Boletín 13

UNA PLANTA CUALQUIERA RECUERDO PERSISTENTE
Günter Kunkel el texto y Mary Anne Kunkel dibujos (Velez-Rubio, Almería)

La Grama, que también se conoce como Greña, y Pata de gallo, es una especie bien identificada aunque malamente publicada. Fue el Panicum dactylon de Linneo (1753); posteriormente renombrada por varios otros científicos (como Digitaria dactylon, Paspalum dactylon, Milium dactylon y Capriola dactylon), logró establecer su identidad como Cynodon dactylon, tal como se respeta la especie, actualmente. Asimismo, hubo confusión en cuanto a su origen geográfico; sin embargo, mientras que los sabios buscan su procedencia en zonas subtropicales de Africa y/o en el sur de Asia, la Grama ha viajado mucho, y se ha convertido en un elemento verdaderamente cosmopolita. Y de acuerdo a su difusión sobre el globo, la lista de sus denominaciones vernáculas es legión: desde Pasto Bermuda (¡pobres, inocentes Bermudas!), con sus variaciones correspondientes, resulta Rjel leghrab o Agouzinir en sitios del Maghreb; es una Kopek disi ayrigien Turquía para llegar a ser llamado Djoekoet kakawatan en Indonesia y algo parecido como Tie xian cao en la China. Etcétera, etcétera ,porque poseemos una lista de unos cien nombres distintos. Además, hay que ver estos nombres, escritos en letras (o símbolos) del idioma al que corresponden. Para matizarlo: la Grama es una gramínea que, como el gorrión entre los pájaros o la rata entre los roedores, se adapta con facilidad, es bastante resistente en sí, y se extiende con rapidez casi increíble. Además, demasiado agua no le importa porque aguanta sumergida por sema-

nas, y cuando la sorprende una sequía, reduce su volumen transpirador, y también sobrevive; lo único que (hasta la fecha) le impone una barrera climática es el frío, hasta que también se adapte a temperaturas bajas. La admiro por su indiferencia cuando uno la pisa" y una variedad de la misma parece genéticamente orientada para servir como césped, para los verdes de los campos de golf, por ejemplo. Me sorprende que los agricultores la odien, al mismo tiempo admitiendo que es planta forrajera para cualquier clase de ganado, sobre todo en verano cuando escasea el verdor del campo. Además, es una planta que se da en cualquier clase de suelo, por liviano o pesado que sea. También ecólogos (y ecologistas) la deben respetar, por su valor en fijar dunas y taludes: donde puede trata de cubrir hasta extensiones erosionadas. Sin embargo, para los jardineros (y para los científicos simpatizantes) es una maleza, una mala hierba de mucha (mala) fama; gracias a sus estolones (que se separan con facilidad), la Grama persiste en cualquier terreno teóricamente ya desgramado, y hasta los herbicidas afectan sólo partes superiores o expuestas, aunque los comerciantes que venden tales venenos nos quieren hacer creer lo contrario. Para continuar mi abogacía como Defensor de la Grama (o tratando de restablecer su honor), hay que notar que no solamente el ganado la aprovecha sino, creyéndome o no, por lo menos alguna raza de la misma es comestible por el hombre; teniendo hambre mucho se 37

Boletín 13
come, y a naturalistas netos ni les hace falta el hambre siquiera. Además, con los estolones subterráneos de la Grama se fabrica una bebida refrescante. Considerando las propiedades medicinales de la Grama, dicen que en loción cocida es diurética, sirve en casos de obstrucciones del hígado y para combatir cólicos hepáticos, según otros investigadores (¿o curanderos?) también es depurativa y laxante. Más detalladamente, informa Don Pío Font Quer que, en la pág. 942 del ya clásico “Dioscórides Renovado” indica lo siguiente: “.. las raíces ( ) son de sabor algo dulce y un poco astringentes, refrigerantes y muy aperitivas, y provocan suavemente la orina, sin irritación alguna. Se ordenan para las obstrucciones de hígado y bazo.” El mismo autor cita al Padre Palau i Ferrer, investigador balear de plantas medicinales que, referiéndose a las potencias curativas de la misma Grama nos informa: “.. que con la tisana de grama se obtienen buenos resultados cuando, por pereza del riñón, se orina con dificultad. También se usa ( ) contra el reumatismo; no porque la grama sea específicamente antirreumática, sino porque los padecimientos del reumatismo se sienten tanto menos cuanto mayor es la cantidad de orina expulsada.” Y así, salvo pequeñas variaciones, se repiten informaciones y recomendaciones, Generalmente, son fiables excepto cuando algún autor no está seguro en la clasificación de la especie tratada. Que también suele ocurrir, aunque tales casos son poco frecuentes. 38 Quizás conviene detallar este complejo denominado “grama”, como ayuda en la identificación de la especie concernida y para evitar posibles equivocaciones aunque ninguna de las “gramas” se distingue por efectos tóxicos conocidos. Cynodon dactylon (L.) Pers. (1805) GRAMA: Gramínea perenne, rastrera o estolonífera resistente; estolones de largo variable (alcanzando hasta 1 m de largo, o más aún), enraizando, y produciendo nuevos núcleos de desarrollo y extensión. Prácticamente siempreverde; hojas de forma linear-lanceolada, verdes o glauco-verdes según la situación del hallazgo. Tallos floríferos erectos o levantados que culminan en inflorescencias de entre 4 y 7 espigas comprimidas, angostas y de color violáceo. Semillas muy pequeñas, apenas notables. Según los especialistas son 7 ó 8 especies las que forman el género Cynodon, todas aquellas plantas nativas en regiones de clima cálido hasta de tipo mediterráneo. Sólo una de éstas (C. dactylon) alcanza Europa, aunque fuera de carácter invasor. El nombre Cynodon deriva del griego kynodon = diente de perro (kynos = perro; odon, odontos = diente), lo que explica nombres vulgares como Dog’s-tooth Grass (inglés), Chiendent (francés), Denti di cane (italiano), Hundszahn (alemán), etc . , aludiendo la forma de brotes nuevos en los estolones. El nombre específico pero, igualmente de origen griego (daktylos = dedos), se refiere a la ramificación de las inflorescencias que más bien asemejan patas de aves, y es de allí donde enraizan vernáculos como Pe de gallinha (portugués), Pied de poule (francés), y Pata de gallina (en Argentina

Boletín 13
y otros países hispanoamericanos ). Por el otro lado, un nombre coino Couch grass (= pasto agachado, en países de habla inglesa), aunque especificando el hábito de esta planta rastrera, puede causar confusión con otras especies “habitualmente” semejantes, como es Agropyron (o Elytrigia) repens, por ejemplo. El vulgo Grama pero, tan ampliamente aplicado y fundado en el latín gramen, alude a pasto, césped, pradera etc., es decir: reúne las plantas botánicamente clasificadas como gramíneas. Cynodon dactylon, planta forrajera y también comestible, medicinal y de importancia paisajística que se expresa en verdor persistente y que actúa como elemento contra la erosión; especie declarada nociva por instituciones que autorizan y hasta recomiendan aplicaciones de herbicidas sumamente tóxicas; taxón atestiguado, nomenclatóricamente algo confuso, y unidad vegetal denunciada como una de las peores malezas existentes, siga alimentando, curando, y dando la “lata” a quienes que no saben mejor. ¡Un homenaje!

R E F E R E N C I A S S E L E C TA S
BOR, N.L. : Flora of Iraq. Vol.9: Gramineao. Ministry of Agriculture, Baghdad 1968. CABRERA, A.L. & E.M. ZARDINI: Manual de la Flora de los Alrededores de Buenos Aires. Editorial ACME. Buenos Aires 1978. DUKE, J.A. & E.S. AYENSU: Medicinal Plants of China. Vol. 2. Reference Publications, Algonac, Mich. 1985. FONT QUER, P. : Plantas Medicinales. El Dioscórides Renovado. Editorial Labor, Barcelona, 2ª ed. 1973. HÄPLIGER, E. & H. SCHOLZ: Grass Weeds 2. Documenta CIBAGEIGY, Basel 1981. HASELWOOD, E.L. & G.G. MOTTER: Handbook of Hawaiian Weeds. H.L. Lyon Arboretum, Honolulú, 2ª ed. 1983. HENDERSON, M. & J.G. ANDERSON: Onkruide in Suid-Afrika / Weeds in South Africa. Botanical Research Institute, Memois nº 37, Pretoria 1966. HOLM, L.G., PLUCKNETT, D.L., PANCHO, J.V. & J.P. HERBERGER: The World’s Worst Weeds. Distribution and Biology. East-West Center Books, Honolulú 1977. KLEINSCHMIDT, H.E. & R.W. JOHNSON: Weeds of Queensland. Queensland Dep. of Primary Industries, Brisbane 1977. KUNKEL, G.: El Libro de los Malas Hierbas. Editorial Cajal, Almería 1987. MALATO-BELIZ, J. & A. CADETE: Catálogo das Plantas Infestantes das Searas de Trigo. Vol.II. Empresa Pública de Abastecimento de Cereais, Lisboa 1982. PEREZ ARBELAEZ, E.: Plantas Utiles de Colombia. Librería Colombiana, Bogotá, 3ª ed. 1956. PORTERFIELD, W.M.: Wayside Plants and Weeds of Shanghai. Kelly & Waish, Hongkong & Síngapore 1933. REED, C.F. : Selected Weeds of the United States. Agricultural Handbook nª 366, USDA, Washington 1970. VILLARIAS, J.L.: Atlas de Malas Hierbas. Ediciones Mundí-Prensa, Madrid, 2ª ed. 1986. VILLEGAS, M.: Malezas de la Cuenca de México. Especies Arvenses. Instituto de Ecología, México 1979. WATT, G.: Dictionary of the Economic Products of India. Vol. II. Periodical Expert, Delhi, reimpr. 1972.

Fé de erratas del artículo anterior de Hojas sueltas: Arboles Bíblicos de Nuestro Entorno El dibujo, de Anne Kunkel, era de un olivo. En la pg. 50 columna izqda. 8ª linea por abajo debería rezar fitoquímica y no fotoquímica; columna dcha. 9ª linea por abajo BERLINGER y no BRRLINGRR.
39

Boletín 13

El

pinsapo

Mercedes Sacristán El pinsapo es un abeto que añade al paisaje gran belleza. De porte piramidal, con su tronco recto y corteza cenicienta, lisa cuando joven, con sus ramas principales verticiladas y casi horizontales y con sus acículas de un intenso color verde, en ocasiones verde-azuladas, el pinsapo transmite majestuosidad. El pinsapar es un bosque denso, umbrío, donde musgos y líquenes recubren ramas y troncos viejos. La originalidad del bosque de pinsapos, junto con su antigüedad milenaria, consigue emocionar a quien se adentra en él. La región mediterránea y el género Abies El pinsapo fue descrito en 1838 por el botánico suizo Edmundo de Boissier, quien le denominó Abies pinsapo. Fueron Félix Haensler y Pablo Prolongo, farmacéuticos alemanes afincados en Málaga, quienes mostraron a Boissier por primera vez ramitas de pinsapo procedentes de Sierra Bermeja, lugar que posteriormente visitarían y donde Boissier pudo observar las piñas que justificarían la inclusión de este árbol en el género Abies. Boissier empleó la denominación específica pinsapo tomándola del nombre popular que se le aplicaba en la zona, el cual parece derivar de las palabras latinas pinus, que significa pino, y sapinus, Detalle de rama y piña que significa abeto. El género Abies está representado mundialmente por treinta y tres especies bien definidas. En la península Ibérica se localizan únicamente dos especies, las dos especies más alejadas evolutivamente: la más moderna, Abies alba o abeto común y la más antigua, Abies pinsapo. A pesar de su proximidad geográfica, éstos son los dos taxones1 del género más diversos en cuanto a la morfología. 40 Según los autores Gaussen (1964), Quézel (1978) y Walter (1970), los abetos mediterráneos aparecieron en el Oligoceno2, antes de la apertura del Estrecho de Gibraltar, probablemente procedentes de Asia Menor. A mediados del Mioceno3 se habrían diversificado, configurándose con el tiempo dos grupos de abetos: uno distribuido por el norte de la región mediterránea4 y un segundo grupo que ocupa el sur de dicha región. Cada uno de estos grupos muestra características morfológicas y ecológicas identificativas. Distribución y ecología de A b i e s p i n s a p o NMhc aSiPitiu ssréiyhr Luiczsi esiRt4z yi:ysm laaan1 v(rtáe8 dcnaC Ba.oid ie36ee RxSa eejénp oaeaa rdzx á d5ed, ahdl unque el pinsapar NG f cdí0 . rmro m,cL Bto o0ó R)A eeaa stnle nus SnS osd vg,n lSlr dd see 1íc G, 30 no pr ep cu lci m ou sa ap rls ,rr d s u o m l p b l I de Sierra de las Nieves es el de mayor extensión, en él no abundan (JUNTA DE ANDALUCÍA, 2002) los ejemplares jóvenes, que si están muy bien representados en Sierra de Grazalema, cuyo pinsapar es probablemente el mejor conservado, pues contiene una combinación adecuada de árboles jóvenes y adultos. El pinsapar de Los Reales de Sierra Bermeja es el más meridional de la península. Esta formación vegetal requiere una cierta humedad ambiental durante todo su periodo vegetativo, superando los 1 000 litros por metro

Boletín 13
cuadrado y año, y temperaturas no muy extremadas, con diferencias estacionales que oscilan entre 0 ºC y 5 ºC de media durante el mes de enero y entre 18 ºC y 22 ºC en agosto. Sin embargo, el pinsapo puede soportar periodos de sequía, incluso intensa, y fuerte luminosidad, así como periodos de calor moderado. Todo esto refleja cierto carácter termófilo, o lo que es lo mismo, una adaptación al clima mediterráneo. Las áreas de distribución ibéricas del pinsapo se caracterizan por su alto índice pluviométrico, pero especialmente, por su torrencialidad. Por miten la supervivencia del pinsapo. En la actualidad, se observan pinsapos creciendo en laderas de solana, sobre suelos con alta capacidad de retención hídrica. El pinsapo suele ser abundante en suelos de gran pendiente y pedregosos, creciendo sobre grietas por las que extiende su sistema radicular. El pinsapo medra en suelos calizos y sobre peridotitas5, aunque es posible que ello no se deba al sustrato sino a que estos suelos representan las únicas zonas en las que se dan los requerimientos ambientales de esta especie.

Distintas especies del género Abies y su distribución.

(JUNTA DE ANDALUCÍA, 2002)

ejemplo, en 1963, se midieron en Sierra de Grazalema 4 369 litros de lluvia, recogidos únicamente en 111 días. Es decir, se reciben lluvias intensas, concentradas durante periodos cortos a lo largo del año. En estas zonas se dan veranos calurosos, las heladas son frecuentes de octubre a mayo y las nevadas, más o menos intensas, ocurren todos los años. Los pinsapares se localizan en las montañas del sur-sureste ibérico, en las laderas más frescas, en orientaciones norte u oeste, ocupando una banda altitudinal comprendida entre los 1 000 y los 1 800 metros. En altitudes más elevadas o en collados, los pinsapos son sustituidos por otras especies, como serbales, arces o sabinas, debido a que los vientos desecantes no per-

Morfología de Abies pinsapo Boiss El pinsapo es un árbol que puede llegar a medir hasta 25-30 metros de altura y superar el metro de diámetro. Su copa es cónica, densa y oscura, con ramas verticiladas, dispuestas de tres en tres, muy largas. El tronco es cilíndrico y recto, aunque en los ejemplares añosos se retuerce. Las acículas, de sección redondeada, son cortas, de 7 a 16 milímetros de longitud, gruesas, rígidas y de ápice agudo, insertas helicoidalmente en el ramillo. Este modo de inserción de las acículas configura unos ramillos de aspecto redondeado que no permite la circulación del aire en su interior. Además, la pequeña longitud de las acículas facilita una menor evapotrans41

Boletín 13
piración. Estos rasgos demuestran una cierta resistencia a la sequía estival. Las acículas del pinsapo son las de más longevidad de entre las Gimnospermas6, pudiendo permanecer en el árbol hasta quince años. El pinsapo es un abeto y por tanto se incluye en el grupo de las Coníferas7, que comprende también a pinos, sabinas, enebros, tejos, cedros y cipreses. En el pinsapo, al igual que en los pinos, las inflorescencias8 masculinas y las inflorescencias femeninas se localizan en el mismo pie. Es, por tanto, especie monoica. Para evitar la autofecundación, las inflorescencias masculinas nacen cercanas al ápice de las ramas bajas e intermedias del árbol, mientras que las femeninas se disponen sobre las ramas altas, más soleadas. Las piñas masculinas son pequeñas y rosadas, se desarrollan durante el invierno y maduran entre abril y mayo, algo antes que las femeninas. Éstas son más grandes (de 10 a 15 centímetros de longitud y un grosor de 3 a 5 centímetros), erectas y muy abundantes. Las piñas femeninas reciben la denominación popular pichas de fraile. La polinización es anemógama 9 y las semillas (piñones) están provistas de un ala membranosa que facilita su dispersión por el viento durante el otoño. La treintena de edad en el pinsapo inicia su periodo de madurez reproductiva, fructificando cada tres o cuatro años. El pinsapo tiene un crecimiento muy lento y es un árbol longevo, al igual que sus parientes abetos (Abies deriva de la palabra griega abios, que significa «larga vida»). Según se cita en la bibliografía, puede llegar a vivir hasta 400 años, aunque los ejemplares más añosos que se han encontrado vivos tienen una edad de unos 200 años. Localmente, los pinsapos reciben denominaciones según su morfología. Los llamados pinsapos azules son aquellos cuyas hojas exhiben un tono azulado, especialmente en los brotes jóvenes. Aquellos árboles que perdieron su guía central a 42 causa del pastoreo, peso de la nieve, etcétera, desarrollan grandes ramas laterales en la parte baja, que se elevan hacia arriba después de un tramo horizontal. Son los pinsapos candelabro. Composición florística del pinsapar Debido al ambiente sombrío y a la acumulación de acículas sobre el suelo, las especies arbustivas y herbáceas son raras en el interior del bosque de pinsapos. Sin embargo, los epífitos, especialmente musgos y líquenes, son muy abundantes. Aparecen especies acompañantes comunes a encinares, alcornocales y quejigares umbrosos. Entre las matas que crecen en el pinsapar encontramos la adelfilla (Daphne laureola subsp. latifolia), exclusiva del sur y sureste ibérico y noroeste de África. Entre las herbáceas, peonías (Paeonia broteri, Paenoia coriacea), rusco (Ruscus aculeatus), rubia (Rubia peregrina) y jacinto (Hyacinthoides hispanica). Cuando el pinsapar se vuelve más abierto, como ocurre en áreas de alta pendiente o en zonas rocosas o de mucho viento, contacta con una formación de pequeños arbustos espinosos, conocidos genéricamente como erizones. Entre ellos, Bupleurum spinosum, Echinospartium boissieri, Erinacea anthyllis y Astragalus granatensis. El tojo (Ulex baeticus), la alhucema (Lavandula lanata) y la sabina rastrera (Juniperus sabina) también forman parte de la comunidad. En las zonas basales, sobre suelos profundos, los pinsapos contactan con quejigos (Quercus faginea) y mostajos (Sorbus aria). En laderas de solana o en terrenos descarnados, se mezclan con pinares de Pinus halepensis o, como ocurre en Sierra Bermeja, de Pinus pinaster. El pinsapar a lo largo del tiempo Aunque el pinsapo no nace como especie para la ciencia hasta 1838, este árbol era conocido y utilizado desde muy antiguo. Oficios como la construcción de los pozos de nieve10 conocían bien la madera de pinsapo. También se ha usado mucho como combustible para

Boletín 13
altos hornos y otras fábricas y para fabricar traviesas de las vías férreas. Antiguamente, las ramas de pinsapo, debido a su ramificación en forma de cruz, se portaban como amuletos en la procesión del Corpus Christi. Según consta en los escritos, en 1554 se adquirieron, para la armada que debía llevar a Felipe II a Inglaterra, 98 docenas de tablas de pinsapo destinadas a fabricar las divisiones de los compartimentos interiores en los buques. Aunque se cuenta que los mástiles de Mapa de pinsapares del Parque Natural Sierra de las Nieves y los barcos de la Armada Parque Natural Sierra de Grazalema. (Según Blanco, 1997.) Invencible estaban consA partir de la aprobación en 1748 de las truidos con madera de pinsapo, es posible que Ordenanzas de Montes promovidas por el sea una leyenda, ya que esta madera no es de ministro Ensenada, los visitadores de montes buena calidad. de la Marina realizaron un inventario de los árboles existentes en baldíos, dehesas reales y montes de los pueblos adscritos a la Marina, contándose 1 195 pinsapos en los montes públicos de la Serranía de Villaluenga, actualmente Grazalema. La revista de alpinismo Peñalara publicó, en 1927, un artículo sobre la Sierra de Tolox (Málaga), solicitando para esas montañas la catalogación de Parque Nacional con el objetivo de proteger el bosque de pinsapos. En 1930, Luis Ceballos y Manuel Martín Bolaños, ingenieros del Instituto Forestal de Investigaciones y Experiencias, publicaron el mapa forestal de Cádiz y el Estudio de la Vegetación Forestal de Cádiz. En ambas publicaciones se describe el estado de conservación del pinsapar, considerándolo preocupante. Los terrenos en los que se asienta el pinsapar de Sierra de las Nieves, de propiedad municipal hasta 1945, fueron adquiridos por el Estado por una cantidad que excedía 43

Detalle de pinsapo, en la Sierra de Grazalema.

Foto: Carlos Fierro

Boletín 13
los diez millones de pesetas, cantidad equivalente a la condonación de la deuda que tenía contraída el municipio en aquel tiempo. El monte Dehesa del Puerto y Hoyo del Pinar, perteneciente a los municipios de Grazalema y Zahara de la Sierra, es adquirido hectáreas. La zona del pinsapar recibe el máximo nivel de protección, siéndole asignada la categoría de Área de Reserva. En 1989, la superficie de Los Reales de Sierra Bermeja fue declarada Paraje Natural y, ese mismo año, Sierra de las Nieves es declarada Parque Natural. En 1995, Sierra de las Nieves y su entorno son declarados Reserva de la Biosfera por el Comité MaB, a iniciativa de la propia población local y sus ayuntamientos. Esta reserva tiene una extensión de 93930 ha. Los pinsapos de Marruecos Aunque existe una pequeña población de abetos argelinos (Abies numidica), los abetos norteafricanos que desde nuestro punto de vista pueden ser considerados como pinsapos son los que se encuentran en el norte de Marruecos. No en vano, según muchos autores (Jahandiez & Maire, 1934; Maire, 1952; Ruiz de la Torre, 1979; Amaral Franco, 1987, etcétera), sus pequeñas diferencias en brácteas y escamas ovulíferas 12 respecto a los del sur peninsular llevarían a clasificarlos como una subespecie diferente de la ibérica e incluirla en el taxón Abies pinsapo subsp. maroccana aunque también es habitual la denominación Abies maroccana. Abies tazaotana fue descrito así como una especie diferente pero hoy se considera una subespecie o variedad de Abies pinsapo por existir ejemplares de caracteres intermedios con la subespecie maroccana y no estar suficientemente aislado de éstos. Se encuentra únicamente en una de las montañas de esta región, el jbel Tazaot. Todas estas poblaciones situadas en el Rif, en las montañas de la región de Xaüen, ocupan una extensión cercana a las 4 000 ha y se encuentran apenas a 100 km en línea recta de sus parientes andaluces de manera que se puede decir que, en los días claros, ambas subespecies todavía se ven mutuamente.

Pinsapar en la Sierra de Grazalema por el Estado en 1972, protegiéndose unas 280 hectáreas de pinsapar. A partir de entonces, finalizan los aprovechamientos madereros, se acota el pinsapar al pastoreo y se inicia la práctica de una selvicultura preventiva de incendios. Un año más tarde, este monte es catalogado como de Utilidad Pública. En 1977, el pinsapar de Sierra de Grazalema y su entorno son declarados como Reserva de la Biosfera por el Comité MaB11 de la UNESCO. La Junta de Andalucía crea el Parque Natural Sierra de Grazalema en 1984, con una superficie protegida de 51 695 44

Foto: Carlos Fierro

Boletín 13
En estas latitudes, además de necesitar un clima frío, los abetos son especialmente exigentes en humedad, por lo que las altitudes superiores a los 1500 m y las exposiciones que mejor captan las influencias oceánicas, determinan su distribución. Así, encontramos las mejores representaciones de este bosque en las laderas norte, oeste y sur. El sustrato calizo sobre el que se asientan condiciona su cortejo florístico y también hace muy singular su aspecto general debido al contraste entre la oscuridad del follaje y la claridad de las rocas y canchales sobre los que se asientan. Aunque su aspecto desde lejos es el de un bosque puro de abetos, aparecen en su interior otras especies arbóreas. Mezclado entre los abetos aparece el cedro del Atlas (Cedrus atlantica) y en las zonas de transición hacia otras condiciones ecológicas, en el estrato arbóreo se dan mezclas o contactos tan peculiares como pinsapo del Rif con encina, quejigo o pino negral marroquí. L o s q u e j i g o s ( Q u e rc u s f a g i n e a ) ocupan zonas más húmedas del piso i n f e r i o r, y e n l a s m á s s e c a s d o m i n a el pino negral (Pinus pinaster hamilt o n i i v a r. m a g h r e b i a n a ) . Ta m b i é n podemos encontrar otra subespecie endémica, el pino salgareño norteafricano (Pinus nigra subsp. mauritanica). Otras especies arbóreas acompañantes son el tejo, el acebo, el arce (Acer opalus subsp. granatensis), enebro de la miera, guillomo, d u r i l l o ( Vi b u r n u m t i n u s ) , e t c é t e r a . Pero quizá nos podemos hacer mejor una idea del gran contraste entre las formaciones de estas montañas si imaginamos los altos picos y cumbres, incluso entre los 1 500 y 2 000 metros, cubiertos por estos abetales, y los pies secos y térmicos de esas mismas montañas con acebuches, coscojas o araares ( Te t r a c l i n i s a r t i c u l a t a ) . En el límite altitudinal del abetal es el cedro el que toma la alternativa en las montañas más altas pero es común también que los pinsapos den lugar ya en zonas ventosas, frías y secas a un matorral formado por Berberis vulgaris subsp. australis, Bupleurum spinosum o Astragalus armatus. La fauna de vertebrados que habita en estos bosques tiene mucha relación con las especies a las que estamos familiarizados en la península. En ocasiones, son subespecies similares pero otras veces podemos encontrarnos con ejemplares sorprendentes desde el punto de vista «europeo». Ese tamborileo en el chopo temblón o el canto típico de risotada seguramente procedan de un pájaro carpintero endémico de estas regiones, el pico de Levaillant (Picus vaillanti). Habitando también estos montes, aunque más difíciles de observar, están el gato montés africano (Felis libyca), tan relacionado con nuestros gatos domésticos, o el chacal (Canis aureus). Además, podemos encontrar a la mona de Berbería (Macaca sylvana). En resumen, los bosques de abeto del Rif, como representantes meridionales de los abetales de nuestro entorno y situados en un continente tan diferente y a la vez tan cercano, son únicos y merecedores de la mayor protección. Superadas ya las talas abusivas a que fueron sometidos por parte de los españoles y refugiados en zonas difíciles para la actividad humana tradicional, tienen aún en los incendios y, en algunos casos, los cultivos de Cannabis sativa su principal amenaza. En la divulgación de sus valores, en el respeto y en la voluntad de las administraciones, están las claves para su conservación. ********************************* Este artículo no hubiese sido posible sin la ayuda de Alfredo, Manuel y F rancisco.

45

Boletín 13
BIBLIOGRAFÍA BLANCO CASTRO, E., et al.: 1997. Los bosques ibéricos: una interpretación geobotánica, Fundación Civis, Barcelona: Geoplaneta. CHARCO, J.: 1999. El bosque mediterráneo en el norte de África: biodiversidad y lucha contra la desertificación, Madrid: Agencia Española de Cooperación Internacional. Mundo árabe e islam, DIRECCIÓN GENERAL DE CONSERVACIÓN DE LA NATURALEZA. SERVICIO DE MATERIAL GENÉTICO: Regiones de procedencia de las Especies Forestales Españolas: géneros Abies, Fagus, Pinus y Quercus, Madrid: Organismo Autónomo de Parques Nacionales, 1998. LÓPEZ DE RUEDA E.; Grupo cuaderno: Guía del Parque Natural Sierra de Grazalema, Junta de Andalucía, 1998. JUNTA de ANDALUCÍA, Consejería de Medio Ambiente: Paisajes de Andalucía. Sierras y montañas. Pinsapar. Sierra del Pinar. Grazalema (Cádiz), Cuaderno divulgativo, 2002. LÓPEZ GONZÁLEZ, G.: 1981. La guía Incafo de los árboles y arbustos de la península Ibérica, Madrid: Incafo. QUERCUS. Cuaderno 12. Diciembre /83-Enero/84. QUERCUS. Cuaderno 23. Otoño 1986. QUERCUS. Nº 75. Mayo 1992. RIVERA NÚÑEZ, D.; OBÓN DE CASTRO, C.: 1991. La guía Incafo de las plantas útiles y venenosas de la península Ibérica y Baleares, Madrid: Incafo,. STRASBURGER, E. : 1994. Tratado de botánica, nueva edición actualizada por P. Sitte, H. Ziegler, F. Ehrendorfer & A. Bresinsky, 8ª edición castellana. Barcelona: ediciones omega, s.l.. Primera reimpresión 1997. Direcciones web de interés: http://www.andalucia.cc/municipal/yunquera/#2 www.pasoslargos.com/pinsapo16.htm www.ideal.es/waste/pinsapo.htm www.arboricultura.org/fichasarboles/abies_pinsapo_boiss.htm http://www.andalucia.cc/florayfauna/pinsapo.htm http://www.sierranieves.com/ http://www.costadelsol.net/web/Sierranieves/Pag00.htm
1 La taxonomía estudia los principios de la clasificación científica, la ordenación y denominación sistemática de los organismos. Cada entidad taxonómica se denomina taxón. 2 Se denomina Oligoceno al periodo geológico que comienza hace aproximadamente 36 millones de años y finaliza hace unos 23 millones de años.

3 El Mioceno sucede al Oligoceno, con una duración aproximada de 17 millones de años. 4 La región mediterráneo-macaronésica incluye las tierras meridionales y submeridionales circundantes del mar Mediterráneo, desde las islas Canarias y Azores hasta el Cáucaso. 5 Las peridotitas son rocas ultrabásicas con abundantes óxidos de hierro, que aportan un característico color rojizo. Existe un afloramiento muy importante de peridotitas en Sierra Bermeja, cuyo nombre se debe al color rojo del suelo. Existen también citas de bosques de pinsapo sobre gneis. 6 Plantas cuyas semillas no están encerradas en el interior del ovario. 7 Subclase perteneciente a la clase Pinópsida. Las coníferas se caracterizan por el pequeño tamaño de las flores femeninas y la formación de inflorescencias estrobiliformes, conocidas como conos o piñas. 8 Las flores pueden adoptar una disposición en el tallo formando grupos de diversas morfologías. Estos grupos son las inflorescencias. Se dividen en inflorescencias solitarias, cuando el pedúnculo lleva una flor única terminal, e inflorescencias complejas, cuando los ejes florales tienen una bráctea en su punto de origen y se agrupan luego en conjunto. 9 El polen puede transportarse por el viento (polinización anemógama o anemófila), por animales (polinización zoógama) o por el agua (polinización hidrófila). 10 Los pozos de nieve consistían en cavidades excavadas en el suelo donde se guardaba la nieve de los neveros. Eran circulares, de unos 8-10 metros de diámetro y una profundidad de medio metro. Estos pozos tenían unos desagües que desalojaban el agua, quedando la nieve convertida en hielo. A principios de primavera, eran llenados de nieve y cubiertos con matojos, bolinas y tierra. Luego, a finales de la primavera, y siempre por la madrugada, los arrieros sacaban el hielo, que era posteriormente transportado con la ayuda de animales. El hielo era utilizado para refrescos y para la conservación de alimentos. Los pozos de nieve constituyeron una actividad socio-económica desde 1840 hasta 1931. 11 Programa sobre el Hombre y la Biosfera creado por la UNESCO en 1971. 12 Las brácteas o escamas tectrices son hojas especializadas de cuya axila surgen las flores o inflorescencias. Las escamas ovulíferas tienen la misión de agrupar a las flores femeninas y de albergar los óvulos, por lo que se denominan también escamas seminíferas.

46

Boletín 13
Con estos árticulos pretendemos abrir en ARBA un grupo de trabajo sobre el tema

Flora alóctona capítulo nº3

Taxones invasores destacados

Texto y fotos: Carlos Fierro

En muchos casos, el origen de ciertos taxones se pierde en la noche de los tiempos. Las translocaciónes humanas de taxones fuera de área natural comienza con de la expansión las culturas agrícolas de oriente medio, mediante migraciones y comercio, llevando su cultura, y un paisaje antropizado hasta Europa. Asociado con ello llegan unos taxones invasores favorecidos por la alteración del medio que en muchos casos sólo hay una sospecha, que no fundamento científico de su origen oriental: Veronica persica o Anagalis arvensis. Los grandes descubrimientos territoriales a partir del año 1500 marcan un aumento exponencial de las migraciones y del comercio Agave, Carpobrutus, Opuntia, Oxalis, Oenothera, Solanum, Proteas, y Aloe.

¿Pueden poner en peligro zonas naturales?

de la albufera de Grau en Menorca. Algo parecido pasa con P. N. de las Marismas Blancas, en Según algunos autores no se han encontrado Astillero (Santander) donde invadía el mirto alóctonas en ecosistemas naturales mediterrásalino (Baccharis halimifolia) y el plumero neos (Casasayas, 1990), otros autores (Sanz et (Cortaderia selloana). Se han realizado trabajos al, 2001), estudiando el territorio español, citan de restauración que han eliminado esta vegetaun totalde 100 taxones reales y potenciales, ción exótica. Nuevamente en la zona de entre ellos 43 taxones como invasores reales de Astillero la degradación es brutal, la recuperamedios naturales, como: ción real de este humedal tardará mucho en Acacia cyanophylla (sin. Acacia saligna) consolidarse. Agave americana L. Realmente el verdadero reino de las especies Ailanthus altissima (Miller) Swingle naturalizadas son los medios degradados por el Arundo donax L. hombre. Carpobrotus edulis (L.) N.E. Br. Elodea canadensis Michx. Eucaliptus camaldulensis Dehnh. Nicotiana glauca R. C. Graham Opuntia sp.(cinco especies) Oxalis pes-caprae L. Pelargonium capitatum (L.) L’Hér. Robinia pseudacacia L. Senecio inaequidens DC. Spartina densiflora Brongn. Trapaeolum majus L. Pero la cuestión es hasta qué punto los ecosistemas naturales Europeos, con siglos de Cortaderia selloana suelen aparecer sobre los acoalteraciones del medio, están lo suficientepios de materiales procedentes de los dragados, mente prístinos y sanos. Desde luego que las gravas y arenas o de construcción de infraestructuzonas costeras no, si además están en islas la ras. Como en taludes de carreteras. situación se agrava como en el Parque Natural 47

Boletín 13

Autóctonas y alóctonas según familias o géneros
Coníferas Todos los pinos autóctonos tienen las acículas en grupos de a dos, los alóctonos tienen 3 ó 5 acículas. Pinus radiata (pino insigne, o de Monterrey) tiene 3, plantado ampliamente, casi con 250000 hectáreas, en el norte peninsular por debajo de los 800m de desnivel. ¿Si tienen 2 son autóctonos? Evidentemente no, es sólo condición necesaria pero no suficiente, así el Pinus mugo tiene 2 y no es autóctono. Alerce, todos los taxones introducidos. Larix decidua en el País Vasco. Cedros, todos los taxones introducidos. Cedrus atlantica y C. deodera. Aceráceas Introducido de América el Acer negundo. Distinción: hoja en foliolos. Palmáceas En la península sólo es autóctono el Palmito (Chamaerops humilis). Si bien recientemente se citan más, ver artículo en este mismo Boletín 13. En Canarias se encuentra Phoenix canariensis. Phoenix dactylifera, introducida desde muy antiguo del norte de África, hoy naturalizada en Alicante, Murcia y Almería. Platanáceas Gran controversia ha rodeado al plátano de sombra. Para algunos botánicos se trataba de un híbrido entre Platanus orientalis(Europa Este y Asia) y el Platanus occidentalis(N. América), algunos iban más lejos y ubicaban la hibridación en suelo ibérico con lo cual lo designaban como Platanus hispanica. Para otros era una simple variedad Platanus orientalis. Liquidambar styraciflora (California, México y Guatemala) se cultiva por su resina olorosa y antiséptica. Poáceas Caña común (Arundo donax), oriunda de Asia, pero se ha cultivado y naturalizado en gran parte del mundo, un cosmopolita. Acacias y leguminosas arbóreas Todas alóctonas salvo el algarrobo (Ceratonia siliqua), y aún con él hay ciertas dudas. Fagáceas Castaño, gran controversia, para algunos autores fue introducido por los romanos, desde mediterráneo oriental y Asia Menor. Pero existe registro de polen del género datado del holoceno. Pero se cree que se extinguió, y los que actualmente tenemos proceden del este con la ayuda del hombre. Juglandáceas Nogal (Juglans regia), se cree introducido, su área natural se extiende desde Grecia al Himalaya. Registro de polen del Holoceno. Ulmáceas No autóctono Ulmus pumila, con hojas más alargadas y estrechas. Totalmente resistente a la grafiosis. Puede crecer en grietas de la mediana de las autopistas: un tío duro. Salicáceas Populus x canadensis híbrido de P. deltoides con P. nigra se distingue por su hoja en triángulo equilátero. No autóctono Salix babilónica, fácil de reconocer con aspecto llorón.

48

Boletín 13

Plantas alóctonas invasoras en España: tabla de las más comunes
Taxón Herbáceas Amaranthus sp. Arundo donax L. Asclepias curassavica L. Aster squamatus Hieron. Datura stramonium L. Elodea canadensis Michx. Gomphocarpus fruticosus (L.) Helianthus tuberosus L. Mirabilis jalapa L. Oenothera biennis L. Oxalis pes-caprae L. Pelargonium capitatum (L.) Spartina densiflora Brongn. Tropaeolum majus L. Xanthium spinosum L. Zygophyllum fabago L. Suculentas Agave americana L. Carpobrotus edulis (L.). Opuntia sp. Lianas Ipomoea purpurea Roth Passiflora caerulea L. Leñosas Acacia cyanophylla Acer negundo L. Ailanthus altissima (Miller) Eucaliptus camaldulensis Junglans regia Nicotiana glauca R. C. Graham Ricinus communis L. Robinia pseudacacia L. Senecio inaequidens DC. Sophora japonica L. Procedencia N. y S. América Asia oriental América C. S. América Asia Canada África N. América América tropical N. América Reino capense Reino capense Chile Perú-Colombia S. América Asia central México Reino capense América América tropical América tropical Oeste de Australia América Asia Australia Europa/Este, Asia Bolivia-Argentina Africa tropical N. América Reino capense Asia oriental Zonas invadidas Ruderal, lindes de campos. Humedales Costa gaditana Riberas y prados Ruderal Acuática, remansos Sitios húmedos Lindes húmedos y riberas En bosques con claros Cunetas sitios despejados Huertas y jardines Familia Amarantáceas Gramíneas sclepiadáceas Compuestas Solanáceas Hidrocaritáceas Asclepiadáceas Compuestas Nictagináceas Nombre común Caña común Algodoncillo Estramonio Elodea Arbol de la seda Patata de caña Dondiego de noche

Oxalidáceas Geraniáceas Marismas Gramíneas Escombreras, lindes de jardines Tropaeoláceas Ruderal Compuestas Ruderal, sitios secos Zygofiláceas Agaváceas Aizoáceas Cactáceas Convolvuláceas Pasifloráceas

Capuchina Arrancamoños Morsana Pita Uña de gato Chumbera

Campos abandonados Zonas costeras Campos abandonados Setos, caminos

Flor de la pasión

Leguminosas Aceráceas Simarubáceas Mirtáceas Jungladáceas Cunetas sur peninsular, lindes. Solanáceas Euforbiáceas Leguminosas Ruderal Compuestas Leguminosas Cunetas, setos caminos C. E. USA Oregón y California E. USA E. USA USA México E. USA Arizona, Texas y Nuevo México E. USA Zona atlántica USA

Lindes

Arból del cielo Eucaliptus Nogal Ricino Falsa acacia Acacia del Japón

Acacia de tres púas (Gleditsia triacanthos) Chamaecyparis lawsoiana Catalpa (Catalpa bignonioides) Tulipero de Virginia (Liriodendron tulipifera) Liquidámbar (Liquidámbar styraciflua) Nogal (Juglans nigra) Arizónica (Cupressus arizonica) Arce Americano (Acer negundo) Robinia pseudacacia

La invasión Norteamerica de nuestros parques y jardines Evidentemente, no todas se han naturalizado.

Populus x canadensis híbrido de P. deltoides oriundo de Canadá y P. nigra

49

Boletín 13

Con el género Datura ha habido una gran polémica
Datura pertenece a la familia Solanáceas que incluyen unas 2400 especies en total. Entre ellas la mandrágora (Mandragora), belladona (Atropa), beleño (Hyoscyanus), y tabaco (Nicotiana). Un auténtico arsenal de plantas con grandes poderes narcóticos. Pero también plantas comestibles como el tomate, la patata, y la berenjena. Volviendo al género Datura contiene aproximadamente once especies herbáceas diferentes: D. ceratocaula, D. ferox, D. innoxia, D. metel, D. quercifolia, D. stramonium, D. tatula, D.wrightii, D. discolor, D. alba y D. fastuosa. Siendo las más importantes D. stramonium, D. inoxia, D. metel, y D. ceratocaula. Debido a la distribución cosmopolita de Datura stramonium hay cierta disputa con su origen. Para algunos autores es México y Centroamérica donde está el epicentro de diversidad del género (Lewis, 1977), y que los exploradores del Nuevo Mundo habían sido responsables de la introducción de Datura stramonium en Europa, junto con otros miembros de la familia de la belladona. Otras fuentes sugieren que su origen pudiera encontrarse en los alrededores del Mar Caspio de Datura stramonium, una gran polémica sobre su origen donde se extendió a Africa, a Asia, y a Europa, supuestamente acompañando a los gitanos durante la Edad Media (Sykora, 1990). Mucho se ha escrito sobre bailes alocados y vuelos alucinógenos de los gitanos consumiendo Datura; su uso como somnífero para que los ladrones del mar Adriático pudieran robar a los viajeros; o su uso por parte de la fulanas en épocas romanas, que se lo daban, mezclado con vino de Creta, a sus clientes para robarles. Pero para muchos autores estos relatos deben adjudicársele a D. metel especie asiática. Cristóbal de Acosta viaja a la India, a su vuelta escribe Tratado de las drogas, y medicinas de las Indias Orientales (Impresor: Martín de Victoria. Burgos, 1578) y relata que las prostitutas lo usan para dormir y robar a sus clientes (citado por Rivera, 1991), según el autor que le cita casi con toda seguridad se debe nuevamente a D. metel y no a Datura stramonium.

R e f e r e n c i a s
CASSAYAS, T. 1990.-Widesspread adventive plansts in Catalonia en Biological Invasions in Europe and the Mediterranean Basin. de di Castri, F., A. J. Hansen & M. Debusssche (Editores). Ed. Kluwer Academic Publishers. Netherlands DANA, E.D., SANZ-ELORZA, M. y SOBRINO, E. 2001.- Aproximación al listado de plantas alóctonas invasoras reales y potenciales en España. Lazaroa 222: 121-131 pp FONT-QUER P., 1981.- Plantas medicinales, el Dioscórides renovado. Ed. Labor. Barcelona. LEWIS, W. H. and M.P.F. ELVIN-LEWIS. 1977.-Medical Botany: Plants Effecting Man’s Health. New York: John Wiley and Sons. RIVERA NÚÑEZ, D.; OBÓN DE CASTRO, C. 1991. La guía Incafo de las plantas útiles y venenosas de la península Ibérica y Baleares, Madrid: Incafo,. SYKORA K.V. 1990.-History of the impact of man on the distribution of plant species, en Biological Invasions in Europe and the Mediterranean Basin de di Castri, F., A. J. Hansen & M. Debusssche (Editores) Ed. Kluwer Academic Publishers. Netherlands.

50

Boletín 13

Árboles Notables Declarados Monumentos Naturales en Asturias
Si bien la mayor parte de las provincias han hecho un inventario de sus árboles notables, Asturias ha ido un paso más, y a ciertos de ellos los ha declarado Monumentos Naturales. En la mayor parte de los casos se trata de carbayos o tejos de grandes dimensiones, situados en lugares relevantes con cierto arraigo popular. Carbayos y tejos tienen un lugar predominante en los ritos colectivos de la sociedad tradicional asturiana.
Lista de árboles asturiasnos Monumentos Naturales Fayona de Eiros Eiros (Tineo) Carbayón de Lavandera Tueya. Parroquia de Lavandera (Gijón) Carbayón de Valentín Valentín (Tineo) Roble de Bermiego Bermiego (Quirós) Tejo de Bermiego Bermiego (Quirós) Tejo de Lago Lago (Allande) Tejo de Salas Salas Tejo de Santibañez de la Fuente Santibañez de la Fuente (Aller) Tejo de Santa Coloma Santa Coloma (Allande) Declarados por Decreto el 27 de abril 1995 Monumentos Naturales El r o b l e simboliza el poder y la fuerza de Hércules. Era el árbol real, empleado como combustible en la cremación de los reyes, al morir. Quercus robur es el quercus de los romanos, el kaer quez (bello árbol) de las culturas celtas. Para todos ellos, el carbayo ha sido un árbol sagrado. Carbayos, consagrados a Jupiter, recubrieron las siete colinas de Roma, los celtas utilizaron las hojas y muérdago del carbayo en sus ceremonias druídicas. El carbayo es el árboldios y el muérdago representaba el espíritu de ese dios. Estrabón nos relata, que los astures se alimentaron de un amargo pan amasado con harina de bellotas. Perdido su carácter mágico y alimenticio, el carbayo conserva un valor sentimental e histórico. Grandes ejemplares de carbayo adornan aún los espacios públicos de las aldeas más antiguas. El t e j o (Taxus baccata) tiene un significado mágico aún más profundo para los primitivos celtas. Muchas ermitas tienen o han tenido en su proximidad un gran ejemplar de tejo. Una leyenda popular británica, compartida y extendida por todo el mundo celta, hasta el norte español incluyendo Asturias, es que las raíces del árbol buscan la boca de los cadáveres para alimentarse de ellos. ¿Posible razón por la que gran número de tejos que pueden verse junto a ermitas y cementerios? Los guerreros astures y cántabros, en su guerra contra los romanos, perdida la batalla y antes de caer prisioneros, preferían suicidarse ingiriendo bayas de tej. Su potente veneno la taxina, contenido en todas las partes del árbol, a excepción del arilo de las bayas, fue usado en los primitivos aquelarres, y para envenenar las puntas de las flechas que los astures lanzaron contra los romanos. 51

Boletín 13

L a Fa yo n a d e E i r o s
Especie Fagus sylvatica. Localidad Eiros (Tineo) Dimensiones 19 m de altura, 5 m de perímetro y 30 m de diámetro de copa. Otros datos de interés Crece junto a un bosquecillo de robles al lado del muro de la carretera de acceso a Eiros.

C a r b a y ó n d e Va l e n t í n
Especie Quercus robur Localidad Valentín (Tineo) Dimensiones 15 m de altura, 9.5 m de perímetro y 20 m de diámetro de copa Otros datos de interés Crece a escasos metros de la capilla de San Pedro. Aparece citado en documentos anteriores al descubrimiento de América. Probablemente es el más antiguo de Asturias

Te j o d e B e r m i e g o
Especie Taxus baccata, especie catalogada como de interés especial Localidad Bermiego (Quirós) Dimensiones 15 m de altura, 6.6 m de perímetro y 15 m de diámetro de copa Otros datos de interés Conocido popularmente como “Teixu l´Iglesia”. Ocupa un lugar privilegiado en las afueras del pueblo, junto a la Iglesia de Santa María. 52

Boletín 13

Aproximación a la flora de Costa Rica (primera parte)
Texto y fotos Carlos Fierro

Costa Rica está tomando fama entre aquellos que disfrutan del ecoturismo, pues más del 25% de su tierra esta protegida por las autoridades en Parques Nacionales o por manos privadas en fincas o reservas naturales como las mundialmente famosas Monteverde o la Estación Biológica la Selva, que son dos mecas para los investigadores del ecosistema de el bosque tropical. Tiene 20 Parques Naturales, 8 Reservas Biológicas y una serie de Áreas Protegidas y un Monumento Natural que totalizan el millón de hectáreas. Tiene 10000 especies de plantas, donde destacan 1200 orquídeas. Se contabilizaron 850 especies de aves, entre ellas el mítico quetzal y 50 variedades de colibríes, 200 de mamíferos, como jaguares, monos, perezosos, pecaríes, tapíes, zorros, armadillos y ardillas. Entre los anfibios, se distinguen alrededor de 150 especies de ranas de todos los colores: especialmente vistosas son las ranas venenosas. Hay 200 especies de reptiles, 14 de estas son tortugas. Además la increíble cantidad de más de 35000 especies de insectos. Costa Rica está ubicada en el sur de Centro América. Limita al sudeste con Panamá y al norte con Nicaragua. Es la Suiza de Centroamérica. Mientras que el resto de Iberoamérica se desgarra con revoluciones, golpes de estado, guerrillas y opresiones económicas, en Costa Rica no tienen fuerzas armadas desde 1948. La mayor parte de su presupuesto se destina a la educación, y los índices le dan como uno de los países con más progreso de la región. La mayor parte de su población desciende de españoles, si bien sobre la costa caribeña, es importante la presencia de comunidades originarias de Jamaica, identificables por sus peinados rastafaris y el reggae. La temperatura tiene relación con su altitud, pues en las tierras bajas (menos de 800 metros) la temperatura anual va de 22 a 27 grados centígrados y en las regiones que van de los 800 a los 2500 metros su temperatura anual varía entre los 14 y los 22 grados centígrados. Costa Rica está enteramente en los tropicos. Durante la estación lluviosa, que se extiende de Mayo a mediados de noviembre en las regiones norteñas, y de abril a diciembre en la zona sur. La estación seca abarca lo que queda del año, y está definida por dos fases, primera (diciembre, enero, febrero) serenos cielos nublados y fríos vientos, después (marzo y abril) los cielos permanecen claros la mayor parte del día. En las playas de Costa Rica, anidan y nacen las tortugas verde, baula, laúd para los españoles (que con 50 kg son las más grandes del mundo), carey y cabezona. Se pueden contemplar desde el Parque Nacional Marino de las Baulas de Guancaste, el Refugio de Fauna Silvestre Ostional y el Parque Nacional Tortuguero, entre otros puntos. Tortuguero quizás sea el sitio más recomendado, no sólo por la gran cantidad de quelonios que son la máxima atracción, sino por el espectacular y bello laberinto de ríos selváticos que se debe atravesar hasta llegar al litoral atlántico. El país es atravesado por los Andes Centroamericanos, en los cuales se destacan nueve volcanes. De ellos, el Poás, el Arenal y el Irazú son los tres más impactantes, cada cual con su atractivo particular. El Poás, en el Valle Central Occidental, posee dos cráteres, uno de ellos tapado por una laguna de dos kilómetros de diámetro. Cuando cada tanto expulsa piedras incandescentes y vapores, ocurre un fenómeno tan particular como bello, conformando el géiser más grande del mundo. El Arenal, con su perfecta forma cónica 53

Boletín 13
Diferentes ecosistemas del bosque tropical costarricense Holdbrige y sus Zonas de Vida Los diferentes ecosistemas iberoamericanos se clasifican según el modelo de Holdbrige (aquí, Rivas et al no tienen influencia) que tomando las precipitaciones, la temperatura y evapotranspiración potencial, y colocándolas, en escala logarítmica, en los lados de un triángulo equilátero, se obtienen intersecciones hexagonales que constituyen las Zonas de Vida de Holdbrige. En Costa Rica existen 12 estas zonas. Que se pueden dividir en 5 pisos altitudinales: Piso basal 1. Bosque Seco Tropical: En Guanacaste, si bien viene desde México, siguiendo la costa del Pacífico, y de forma discontinua llega hasta Panamá. Con seis meses de sequía desde noviembre a mayo. Es un bosque semideciduos, con espectaculares floraciones de árboles en plena temporada seca. 2. Bosque Húmedo Tropical: Es la más extensa, pero también la más discontinua por pérdidas en usos ararios con plantaciónes de cacao, banano y palma africana. 3. Bosque Muy Húmedo Tropical: El segundo en extensión, con precipitaciones que van desde 3600-8000 mm. P. N. Tortuguero en la costa caribeña y P. N. Corcovado en la costa del Pacífico son buenos representantes. Tiene zonas inundables periódicamente. Es sin duda la de mayor exuberancia, biodivesidad y complejidad, citándose hasta cinco estratos perennifolios. Piso Premontano 4. Bosque Húmedo Premontano: Casi desaparecido por completo con plantación de café. 5. Bosque Muy Húmedo Premontano: Aquí hay bastantes epífitas. 6. Bosque Pluvial Premontano: Presente en las faldas atlánticas de muchas cordilleras. Epífitas y trepadoras. Piso Montano bajo 7. Bosque Húmedo Montano Bajo: Ocupa sólo tres pequeñas zonas. Predominio del género Quercus. 8. Bosque Muy Húmedo Montano Bajo: Restringido a la zona central de Costa Rica. 9. Bosque Pluvial Montano Bajo: Presente en las faldas de las muchas cordilleras, como Talamanca. Piso Montano 10. Bosque muy Húmedo Montano: Sólo presente en laderas altas del volcán Irazú. Muchos Quercus. 11. Bosque Pluvial Montano: Zonas de las cumbres de Irazú, Barba y Poás. Bosque perenne, no hay gambas. Los troncos cubiertos de musgo y epífitas vasculares. No hay lianas. Es el límite de los árboles. Piso Montano alto o Subalpino 12. Páramo Pluvial: El representante más norteño del páramo andino. Esta zona se ubica en los picos más altos del Cerro de Muerte, como el Chirripó con 3819m. Los musgos cubren gran parte del suelo. Muchos Parques Nacionales y Reservas Naturales contienen dentro de sus límites más de una de estas zonas de vida. Así la famosa Reserva de Monteverde contiene 6 zonas: de la 4 a la 9. De un análisis de las Zonas de Vida salen las siguientes conclusiones: • Las gambas van disminuyendo conforme vamos ascendiendo altitudinalmente. • El género Quercus, de origen holártico, va disminuyendo conforme vamos al sur –de hecho Costa Rica es su límite sur- y aumentan altitudinalmente, condiciones más frías -recordemos su origen-. • La palmeras, muy sensible a las heladas y al frío, van disminuyendo conforme vamos ascendiendo altitudinalmente. • Las epífitas serán más comunes en bosques nublados. • La altura de los árboles disminuye conforme vamos ascendiendo altitudinalmente, y especialmente si hay exposición al viento. Las Zonas de Vida son unidades bioclimáticas, no tienen consideraciones edáficas, además no tiene en cuenta el origen de la flora. Otros enfoques han dividido la vegetación atendiendo también a su origen además de consideraciones bioclimáticas (Gómez, 1986), dividiendo la flora del país en tres regiones fitogeográficas: caribeña, xerófila boreal y la neotropical. 54

Boletín 13
tiene en su cumbre un pavoroso cráter de 140 metros de profundidad. Sus laderas con bosques húmedos y nubosos. Aún activo, sus periódicas erupciones de lava, contempladas durante la noche, brindan un espectáculo único de luz y sonido. imaginamos como cálidos y húmedos, sin el ritmo anual de las estaciones. Esta idea simplista de estabilidad climática es errónea, existen cambios estacionales de los factores climáticos tanto en la temperatura como en las precipitaciones. Siendo las sequías estacionales la causa de la existencia de bosques caducifolios, donde la pérdida de la hoja se debe a la sequedad y no al frío, como en latitudes templadas. Estos cambios estacionales son

Costa Rica y el istmo centroamericano
El istmo centroamericano tiene una dualidad: es a la vez un corredor para la vida terrestre, enriqueciendo la biodiversidad de Centroamérica con taxones de orígene del norte y del sur de América, pero también es una barrera para la vida marina, separando dos océanos. Con pérdidas para el Mar del Caribe en biodiversidad, aislado del resto de los mares tropicales del mundo. Con la apertura del Canal de Panamá, se ha abierto un pequeño agujero en el aislamiento del Caribe.

Los bosques Neotrópico

tropicales

del

Los bosques tropicales del Neotrópico -América Central y Suramérica-, constituyen la reserva espiritual de occidente de los bosques tropicales del mundo. Son más extensos que el resto de los bosques tropicales juntos, uniendo los de Asia, África y Oceanía. De hecho, constituyen el 57%, estando el 30% sólo en Brasil. Pero en 1987 fueron talados en Brasil 20 millones de acres por la expansión agrícola (Miller y Tangley, 1991). Según los expertos, a este ritmo la reserva espiritual de occidente sólo durará unos 170 años, como cifra más optimista. La degradación del bosque primario de Costa Rica es igualmente dramática: así en 1950 la cobertura vegetal era del 53%, reduciendose al 31,1% en 1977.

Bosque del neotrópico, P.N. Cauhuita (Costa Rica)

¿Qué es un bosque tropical?
Geográficamente están confinados entre los dos trópicos, Trópico de Cáncer (23.5o N) y el Trópico de Capricornio (23.5º S), si bien la área comprendida entre los paralelos 10º N y 10º S; que se denomina Zona Ecuatorial. Debido a la verticalidad de los rayos solares, en los trópicos incide gran cantidad de radiación a lo largo del año. Pertenecientes a tres reinos vegetales: el Paleotrópico (África y Asia tropical), Oceanía y Neotrópico, que es la América tropical. Los que vivimos en latitudes templadas nos los

más acusados cuanto más lejos del ecuador, además serán influenciados por la orografía y su posición con respecto a las masas de los océanos y por factores edáficos. Ecológicamente son los más productivos: el doble que los bosques templados y cuatro veces que la Sabana (Whittaker, 1975). Su estructura es muy compleja, para algunos autores hay hasta 5 estratos o capas diferenciadas de vegetación. Algunos hablan de comunidades tan aisladas como para no permitir el intercambio genético. Su aspecto morfológico es de gran diversidad de especies arbóreas, lo contrario de los bosques templados: monoespecíficos en muchos casos. En el Neotrópico existen muy pocos casos de bosques monoespecíficos, caso único en la isla de Trinidad con bosques de Mora excelsa (Kricher, 1997). En la Estación 55

Boletín 13
B r e v e h i s t o r i a d e l N e o t r ó p i c o El Neotrópico incluye la mayor parte de Suramérica así como Centroamérica. En el mesozoico, Suramérica estaba unida con África, Madagascar, Australia e India en un gran continente sureño: Gondwada, con bosques de helechos, gimnospermas y cicadáceas. En este continente los mamíferos marsupiales -pequeños, nocturnos e insectívoros- ya hacían sus pinitos, pero el dominio era de los dinosaurios. Con la deriva de los continentes Gondwada poco a poco se fue disgregando, siendo África su último compañero de viaje separándose a finales del Cretácico. En ese momento la diversificación y apogeo de los mamíferos aún no había llegado, aunque si su separación en placentarios y marsupiales, y lucharan por conquistar una tierra que en breve van ha desheredar los dinosaurios. En el terciario, con los dinosaurios ya extinguidos, los placentarios y marsupiales dominaron según en qué placa continental a la deriva. En la que luego fuese el haloártico los placentarios ganaron la partida, pero en Suramérica y Australia los marsupiales se embolsaron el triunfo. Suramérica fue una isla continente aislado durante la Era Terciaria, donde gigantescas aves de 3 m de altura fueron unos de los depredadores máximos, en ausencia de carnívoros placentarios. Si bien hubo también carnívoros marsupiales, uno especialmente curioso fue el carnívoro de dientes de sable, convergencia evolutiva con el tigre dientes de sable del holártico. Los marsupiales y placentarios desdentados se diversificaron. Perezosos gigantes deambulaban por el suelo, como el mylodont. Este aislamiento tuvo dos invasiones, la primera fue por roedores y primates poco evolucionados, con registros fósiles más antiguos de 34 y 26 millones. ¿De dónde vinieron? Según algunos autores fueron saltadores de islas, las del arco caribeño, y vinieron de Norteamérica (Simpson, 1980). Con capacidad para la natación o resistir sobre balsas flotantes arrojadas al mar por inundaciones. Las balsas flotantes son modos de migración más propios de reptiles, y presentan un problema para los grandes requerimientos ecológicos de agua y comida de los mamíferos, salvo que fuesen pequeños y lo consiguíesen en la balsa. Para otros autores, fue vía África, la cual en esa época acaba de separarse tectónicamente, lo que la situaría no muy lejos. El modo de llegar, igualmente por balsas flotantes. Los primitivos primates una vez en Suramérica experimentan una gran divergencia evolutiva. Sobre la siguiente ruptura de aislamiento hace unos 3 millones de años, no puede haber duda: la combinación de descensos de mar por acumulación de agua en los polos y el levantamiento por tectónica de placas, da lugar a la actual Centroamérica uniendo las dos Américas, y constituyendo unos de los episodios de invasión terrestre más grandes y fascinantes que han ocurrido, llamado El Gran Intercambio Americano. Restos fósiles atestiguan la invasión hacia el norte de capibaras, puercospinos, perezosos terrestres, dos armadillos y la zarigüeya. De ellos sólo los dos últimos se hicieron fuertes. Los monos del Nuevo Mundo sólo llegan hasta donde los bosques les protegen. Pero la invasión hacia el sur fue mayor: camélidos, tapires, ardillas, osos, pecaries, carnívoros placentarios, pisan por primera vez suelo sudamericano, como resultado: extinciones masivas de los marsupiales. Desde el punto de vista de la flora, las barreras de mares han sido más permeables que para los animales terrestres. Pero esa permeabilidad depende del tipo de semilla, pues sólo si son pequeñas o comestibles pueden ser transportadas por las aves. Así, algunas pudieron emigrar sin el istmo de Centroamérica. Pero una vez consolidado, se sabe que del norte al sur llegaron, aprovechando las cadenas de volcanes, en épocas frías del pleistoceno plantas menos termófilas: géneros Abies, Alnus, Liquidambar, Fagus, Ulmus, Riber, Salix y Quercus. Mientras que aprovechando las tierras bajas y el cálido fin del pleistoceno el bosque tropical Sudamericano se extendió hacia el norte. En la actualidad la flora de Costa Rica guarda una gran afinidad con Sudamérica para el bosque tropical, y origen norteño para la flora montana. Biológica de La Selva, ya en Costa Rica, un centro donde se han desarrollado cientos de estudios del medio tropical, existe una especie dominante, Pentaclethra macroloba, pero sólo con una presencia entre el 18-23% de los árboles (Hartshorn, 1983). En los bosques secos de las tierras bajas, Quercus oleoides, (único roble fuera del ámbito montano en Costa Rica) domina sobre suelos de toba 56 volcánica con un 37%. Existe gran predominio de palmas, lianas, trepadoras y epífitas. Se repite en convergencia de formas en todas los bosques tropicales del mundo, sólo las especies que ocupan los nichos ecológicos cambian. La altura de los árboles suele oscilar entre los

Boletín 13

Una negra historia para un sapo dorado
El sapo dorado, Bufo periglenes tiene una historia triste que contar. Es una especie endémica de la zona de Monteverde, en donde se le ubicaba únicamente en dos pequeños pantanos del bosque nuboso. Concretamente en la zona de crestas que se denomina el Bosque Enano, que está constituido por árboles que crecen no más de 10 m de altura, por la acción de los vientos fuertes que azotan a estas alturas. Los machos tienen una coloración anaranjada brillante, mientras las hembras son verde oliva con machas de color brillante. En 1988, la herpotóloga Dra. Marty Crump, inició un estudio del famoso sapo dorado. Ese abril, época de celo, la Dra. Crump vió muy pocos sapos dorados en comparación con los que se habían visto durante los 30 años anteriores. Esa fue la última vez que alguien ha visto un sapo dorado vivo. Aparte de esta especie de anfibio otras 19 más han desaparecido en Monteverde desde entonces. Los biólogos de Monteverde estaban intrigados. Los primeros estudios indicaban un cambio del clima sin precedentes - probablemente relacionado con el calentamiento global - que ha hecho que los bancos de nubes en las cumbres de Costa Rica se hayan desplazado, cambiando el ecosistema y afectando aparentemente a especies tan sensibles como el sapo dorado. Pero el estudio del equipo del Dr. Lawton de la Universidad de Alabama apunta al papel de la deforestación en el cambio de clima y el ecosistema en Monteverde. Pero era un problema mundial, a partir de ese año 1989 fatídico, varios científicos notaron que las poblaciones de muchos anfibios investigados disminuyeron de manera alarmante en Australia, Norte, Centro, y Sudamérica. Esta disminución tiene las características siguientes: • Se registra solamente en poblaciones que viven en zonas altas de montaña. • Ocurre en las áreas bien protegidas. • Es rápida; generalmente la especie desaparece en menos de 2 años. • Es selectiva; no todas las especies de anfibios de un lugar. Hasta el momento, se teme que más de 50 especies de anfibios ya son extintas. Nueva luz al problema: un hongo como nueva teoría para las extinciones. En diciembre de 1996, la Dra. Karen Lips encontró y colectó unas 50 ranas agonizantes en una quebrada del parque La Fortuna en Panamá. En un análisis posterior, halló un hongo microscópico (un chytrid) en las células de la piel de las ranas. Debido a que los anfibios respiran a través de la piel, se cree que murieron asfixiados como resultado de dicha infección. 25-30 m, si bien del dosel suelen sobresalir algunos gigantes de 45 m. Comparando estas cifras con ciertos bosques templados de secuoyas, pino rojo o eucaliptos: los bosques tropicales no son los de más altura, altura que decrece en los bosques montanos, llegando a presentar estructuras achaparradas por efecto del viento. Suelos Mientras que los suelos de la cuenca del Amazonas son viejos y muy lavados, lo que implica ausencia de nutrientes, en términos más precisos son suelos oligotrofos. De hecho la casi totalidad de los minerales útiles para la vida están precisamente dentro de ella: sólo con la muerte de un ser vivo animal o vegetal hay acceso a nutrientes para el resto, previa descomposición por bacterias y hongos. Costa Rica, en contraste es una tierra joven, con predominio de materiales volcánicos, ricos en minerales recién extraídos de las entrañas de la Tierra. Sobre la tierra firme los volcanes actúan como las corrientes ascendentes de las fosas oceánicas, que devuelven, o rescatan, para los ecosistemas los nutrientes vitales para el desarrollo vegetal. Floración En los bosques secos se produce la floración en la temporada seca. Según ciertos autores (Janzen, 1967), la escasez de lluvia favorece la polinización por los insectos. La gran biodiversidad del bosque tropical tiene sus inconvenientes: la gran separación de pies de la misma especie. Se pensó inicialmente en la autopolinización, pero la existencia de especies dioicas lo desmintió. Todo apunta hacia la coevolución entre plantas y un mosaico amplio de polizadores: abejas, polillas, mariposas, murciélagos y colibries que permite la mensajería a distancia sobre el dosel del bosque obviando la necesidad de una autopolinización. 57

Boletín 13
Cecropia y sus Aztecas Las epífitas, sin ser parásitas, causan daños a los anfitriones. Dichos anfitriones han evolucionado con diversidad de respuesta de lucha contra los okupa: • Renovación constante de la corteza, escamas que se desprenden. • Secreción desustancias alelopáticas que inhibe el desarrollo de las epífitas. Sin embargo, un grupo de árboles fascinó a los científicos, entre ellos están los del género Cecropia, no tienen epífitas, pero no tienen corteza leprosa ni arsenal químico (viven en paz con Dios y sin miedo a Bush) ¿Cómo lo consiguen? Según la teoría más aceptada, el género Cecropia tiene una simbiosis con el género de hormigas Azteca. Las plantas con tallos ahuecados, como cañas de bambú, permiten un buen lugar para el nido, además segregan unos nódulos ricos en glucógeno en las bases de los pecíolos de las hojas, conocidos como los cuerpos de Müller (vamos en régimen de pensión completa). A cambio las hormigas mantienen al anfitrión limpio. Un experimento realizado en la finca de La Selva por Donald R. Perry (que la década de 1970 investigó el dosel del bosque con un sistema de tirolinas, ancladas en árboles altos y resistentes), colocó musgo y otras epífitas de distinto tamaño, atándolas con cuerdecitas sobre las ramas de Cecropia, en un árbol con colonia de Azteca. En pocas horas observó como arrancaban trozos de musgo, en pocos días sólo quedaban las epífitas vasculares con cierto tamaño (Perry, 1987). Pero toda epífita grande pasa antes por la etapa de semilla o plantón minúsculo recién germinado y con nula posibilidad de futuro con las hormigas Azteca en pie de guerra. Existen simbiosis similares con otras hormigas Pseudomyrmex con ciertas acacias. Cecropia y sus Aztecas: modificado según original de Perry. Muchas flores son vistosas y fragantes lo O cuando la fruta es grande sólo su anclaje sobre que delata polinización animal, aunque también se el tronco puede sujetarla. da la polinización por el viento, Muchas flores tienen pétalos sobre todo de los árboles más y sépalos gruesos y ceráceos para altos del dosel. una protección doble: contra la Flores rojas, naranjas y amadeshidratación por el calor y prorillas para colibríes y azules para tección contra los intensos aguainsectos. ceros. Aunque en el bosque seco, con la floración en la temporada Con olor a moho y floración seca, la deshidratación será la nocturna para los murciélagos. razón principal. Un fenómeno curioso es cauliFrutos flora: las flores salen directamente Murciélagos bajo hoja de palma. Son Maduran durante la temporada del tronco o rama grande, y no en resonsables de ciertas polinizaciones de lluvia. Los animales, según los extremos de las ramas, habisean consumidores de nectar o frugívoros, tual en nuestras latitudes. El cacao es el ejemplo más ajustan sus ritmos biológicos. Algunos cambian clásico de este fenómeno, aunque también se da en de dieta según la estación. Ceiba pentandra. La explicación más plausible es una Curioso es el árbol de las bolas de cañón coevolución con los animales polinizadores, cuando (Lecythis costaricensis), con frutos redondos de 20 estos animales son grandes, como murciélagos. 58

Boletín 13
cm de diámetro. Hojas Muy parecidas todas, faltan las aciculares y las hojas polilobuladas tipo roble. Lo habitual es borde simple, con un punta pronunciada de desagüe, algo de vital importancia en los bosque tropicales húmedos donde la constante humedad sobre la hoja disolvería sustancias hidrosolubles vitales. Otra manera de combatir esa posible pérdida es con capas de ceras o súber. Así, gran parte de las hojas son lustrosas por la epidermis de cera. Como vimos en las flores, esta protección será doble pues servirá para evitar la deshidratación de las hojas en la parte alta del dosel, donde paradójicamente, en ciertas momentos la deshidratación puede ser tan intensa como en el Sahara. Raíces Las más curiosas son las fúlcreas, tubular o gamba, que son raíces comprimidas lateralmente que actúan como contrafuerte, existen muchas teorías sobre la razón de por qué sólo en los trópicos se da: estabilidad para el viento, atajos para los flujos vasculares, geotropismo negativo. Otro tipo de raíces son las andarinas, son como las patas de un pulpo. Esterotipos de plantas atendiendo al nich o ecológico o su estructura que no a su filo Trepadoras Lianas Estranguladoras Hay entre 500-1000 semillas en un 1 m2 de suelo del bosque, pero la oscuridad del suelo del bosque congela su germinación, germinación que en muchas especies sólo se produce por la entrada de luz mediante una perturbación que abre un claro. Otras especies no esperan al hipotético claro, su conquista de la luz es mediante plantones jóvenes con ciertas reservas como para encontrar, con ayuda de zarcillos, un árbol apoyo sobre el que ir ascendiendo, sus raíces adverticias -como Hedera helix de nuestra latitudes- se irá agarrando al tronco, de él absorberá la humedad superficial. En algunos casos sus hojas se pegarán al tronco anfitrión. Hay 133 familias con representantes trepadoras, Monstera deliciosa, una Aráceas, una planta muy común en salones españoles, sí ésa con hojas grandes lobuladas y, además, con agujeros. Raíces fúlcreas o gambas.

Raíces andarinas. Otra estrategia consiste en germinar como epífita pero lanzar raíces epigeas capaces de descencer hasta el suelo donde hay más nutrientes y agua, aunque la planta aún este sostenida por el huesped, a éstas se las llama hemi-epífitas. Las tepadoras del género Ficus lo son, aunque la vieja idea que al final estrangulan al árbol anfitrión debe deshecharse: la realidad es que ahogan al huesped por falta de luz. Entre las trepadoras 59

Boletín 13
estan las flores de la pasión (género Passiflora).

Epífitas

Las epífitas son plantas que crecen sobre otras sin parasitarlas, y sin que exista mutualismo. Tienen dos tipos de raíces, unas aéreas que absorben el agua y los nutrientes minerales del polvo atmosférico, mientras otras raíces fijan la planta al huésped. Existen 15500 especies de epífitas en los neotrópicos (Perry, 1984), lo que constituye el 25% de las plantas (Klinge et al, 1975). Pertenecen a varios filos: musgos, helechos, líquenes, pero también epífitas vasculares con flor, que son prácticamente desconocidas en los bosques templados septentrionales. Tienen una correlación negativa con la sequedad del aire, así en los bosques secos, con una temporada Bosque Pluvial Montano con gran proliferación de epífitas en el Volcán Póas. seca bien marcada, están ausentes. Las familias que en otras partes dan epífitas aquí dan unas 2000 especies. Son monocotiledóneas, con plantas terrestres, por ejemplo las bromelias de una roseta basal sobre la que las hojas tubulares Guanacaste. actúan como canalillos para el agua, tanto de lluvia como de condensación actuando la roseta Aún sin ser parásitas, sí que dañan al árbol anfibasal como cisterna. Esta reserva de agua, no sólo trión. Así, en las ramas grandes horizontales el es de vital importancia para la planta sino que peso de las epífitas y la seudo tierra que su sistemuchos grupos de animales, como ranas, insectos, ma radical ha recolectado actúa como una esponarácnidos y hasta cangrejos, la usan como poza ja durante la lluvia, adquiriendo un peso que en para criar. Para otros, como los monos, es reserva ocasiones resulta letal para la rama, algo muy de agua bebible. Sus flores son rojas y asiduas de semejante a la nieve en zonas templadas. Las los colibríes. orquídeas neotropicales, al contrario que las europeas son mayoritariamente epífitas, el 88% en Hay epífitas de las hojas, constituidas por musCosta Rica (Waltern, 1983). Su vida sería imposigos, líquenes y hongos, y que lleva la denominable sin la simbiosis con hongos micorrízicos que ción de epifilus (Jacobs, 1988). Evidentemente la crecen dentro de las raíces y ayudan a la absorción hoja con epifilus puede ser de una epífita: así de los minerales, además de facilitar la germinarizando el rizo, podemos hablar de epífitas de las ción de las semillas. epífitas. La hojas con epifilus van a sufrir una pérdida por bloqueo de luz solar que puede ser letal. Según ciertos autores, los monos ayu60

darían al árbol, en las zonas de paso de los primates, a tener un cierto control sobre ellas. Se ha documentado (Nadkarni, 1981) que ciertos árboles con epífitas desarrollan raíces adventicias que penetran en la capa o alfombra de nutrientes acumulada por las epífitas (El Imperio Contraataca) Uno de los grupos de plantas más importes dentro de la amalgama que constituyen las epífitas son las Bromelias, típicamente Neotropical, con

Boletín 13

Biodiversidad
El neotrópico tiene 85000 especies vegetales, el doble que África y 1,7 veces más que en Asia. Los bosques de Costa Rica tienen su máximo exponente de biodiversidad en Corcovado para la zona del Pacífico y Tortuguero para la zona del Caribe. Como curiosidad se ha detectado una correlación negativa entre biodiversidad de árboles y fertilidad de suelo (Huston, 1980).

Biodiversidad: aclaremos las cosas
Costa Rica, que sólo cubre el 0,03% de la superficie del planeta, alberga el 4 % de la biodiversidad mundial. Hay que admitir que es formidable su biodiversidad, pero de ahí a afirmar que es el país más biodiverso del planeta va un abismo. En primer lugar la gran mayoría de los países competidores para recibir el galardón son países donde la inestabilidad política, narcotráfico, guerrilla…, hacen de ellos territorios cuasi-virgen para los investigadores con cierto aprecio por sus vidas. Así, mientras Costa Rica ha sido estudiada de una manera exhaustiva, especialmente por investigadores de USA, el resto de Iberoamérica no, su potencial en especies esta todavía por descubrir. Un tico (costarricense), Carlos E. Valerio, con cierto orgullo patriótico, cita como dato: que mientras Brasil tiene 0,6 especies arbóreas por kilómetro cuadrado, Costa Rica tiene 29,5 (Valero, 1999). ¿Cómo más biodiversidad que las selvas amazónicas, además por goleada?¿Cómo puede ser? Es un tema ya clásico, ver artículo sobre Sudáfrica donde pasaba algo parecido. El autor para sacar el dato divide el número de especies totales de cada país entre los kilómetros cuadrados. Para ilustrar la brutalidad del dato paracientífico sirva un simple ejemplo ilustrativo: Si tenemos 100 km2 de selva tropical húmeda virgen y prístina, siendo el área mínima ecológica para dicho ecosistema de un 1 km2, por lo tanto en un 1 km2 encontraremos tantas especies de árboles como en los 100 km2del total, supongamos que sea 150 el número de especies de árboles. Un terreno contiguo de 1 km2, totalmente antropizado y degradado del mismo ecosistema sólo tiene la tercera parte de especies de árboles, o sea 50. Si ahora dividimos en cada zona el número de especies entre el área: nos resulta que la selva tropical virgen tiene sólo 1,5 especies/km2, mientras que la zona degradada tiene 50 especies/km2. Algo francamente absurdo. La biodiversidad de la que habla Carlos E. Valerio es la biodiversidad gamma, que se refiere a todo un país o territorio político, y debe expresarse como número total de especies. La división de ésta, biodiversidad gamma, entre el área del territorio conlleva contradicciones lamentables como el ejemplo propuesto, o el caso de Costa Rica. Es la biodiversidad alpha, dentro de un único ecosistema, la que si tiene sentido dividir entre la superficie y hacer comparaciones con otros ecosistemas.
Nociones iniciales: en ecología se denomina área mínima al área a partir del cual especies nuevas no entran en los muestreos: para explicarnos mejor, al muestrear la biodiversidad de un ecosistema concreto irán apareciendo más especies conforme vamos aumentando el área muestreada, pero llega un momento, si el ecosistema es puro y no añadimos terreno de otro ecosistema, que ya hemos llegado al máximo, superando el territorio más grande de las especies presentes: ya no aparece ninguna especie nueva. La curva de especies en función del área se vuelve horizontal. R e f e r e n c i a s GOMEZ, L. 1986.-Vegetación de Costa Rica; apuntes para una biogeografía costarricense. Ed. Univ. Estatal a Distacia HARTSHORN, 1983.- Plants en; Costa Rica Natural History Coordinador D. Janzen. Ed..Univ. of Chicaga Press. JACOBS, 1988 KRICHER, 1997.- A Neotropical Campanion. Ed. Princeton Univ. Press. Princeton MILLER, K. Y L. TANGLEY. 1991.- Trees of life. Ed. Beacon Press. Boston. PERRY, D.R. 1985.- Ecología de la Selva Tropical Húmeda. Investigación y Ciencia nº 100 SIMPSON, G. 1980.- Splentid isolation: The curious history of South American mammals. Ed..Yale Univ. Press. VALERO E. 1999.- Costa Rica ambiente y biodiversidad . Ed. Instituto Nacional de Biodiversidad. WHITTAKER, R.1975 .- Communities and ecosistems.. Ed. Macmillan. New York Dejaremos un repaso por las familias, géneros y especies más representativas para un segundo y último artículo.

61

Boletín 13

La grafiosis del olmo, nuevos datos y descubrimientos
Andrés Revilla

F a c t o r e s i m p l i c a d o s Árboles parasitados: todos los del género Ulmus. Se muestra más virulenta con U. minor y U. glabra. Especie vector: Coleópteros, principalmente del género Scolytus. En España destacan S. scolytus Fabricius, S. kirschii Skalitzky y S. multistriatus Marsham. Hongo parásito: Ophiostoma novo-ulmi , O. ulmi (=Ceratocystis ulmi) Ambiente: Sólo bajo unas condiciones concretas la virulencia del hongo es completa. Hombre: Responsable directo de la transmisión a grandes distancias. INTRODUCCIÓN Conocida desde principios del siglo XX como enfermedad holandesa de los olmos, esta mortal enfermedad ha sido la causante de la desaparición de la gran mayoría de los olmos del hemisferio norte. Se puede resumir su ciclo como la muerte del árbol por el efecto patógeno de un hongo. El hongo infesta el árbol con la ayuda de un coleóptero que actúa de vector, en un ambiente de temperatura y humedad adecuadas. Como veremos más adelante, ha sido la propia ecología del coleóptero la que ha contribuido a la rápida expansión de la enfermedad en su faceta actual: dos cepas agresivas originadas en el Himalaya (EAN) y Norteamérica (NAN) han colonizado el hemisferio norte, con la ayuda humana, en un periodo muy breve. CICLO BIOLÓGICO DE LA GRAFIOSIS La enfermedad tiene un ciclo cerrado que el hombre ha roto con el comercio de madera infectada y la introducción de cepas en grandes áreas antes libres del hongo. Al transportar leña, vigas o troncos de olmos contaminados estamos extendiendo a los escolítidos que se mantienen vivos en esa madera y facilitamos a estos colonizar poblaciones de olmo que antes estaban sanas. Fuera del ciclo cerrado la enfermedad se transmite de un árbol a otro a través de las llamadas raíces puente. Los olmos de una misma olmeda tienen sus raíces fusionadas, por lo que no es necesario que el escolítido penetre en el árbol para transmitir62 le el hongo. Este último le puede colonizar por la raíz desde un árbol próximo. Las larvas de los coleópteros del género Scolytus viven bajo la corteza del olmo, en la región del cambium, de manera natural y sin perjudicar al árbol. Los individuos adultos se alimentan en estos árboles devorando tejidos de las axilas de las ramas jóvenes. Estas mordeduras quedan contaminadas por las esporas y los conidios del hongo que el coleóptero lleva en el escudete. Si la mordedura se produce en primavera los tejidos del hongo se extienden con rapidez aprovechando los anchos vasos recién formados en la madera nueva. Las hifas primarias penetran por todo el tejido xilemático y empiezan a producir más conidios por gemación (fase levadura). Los conidios germinan y las hifas empiezan a producir toxinas. El árbol responde intentando bloquear el movimiento de la savia en el xilema, pero las toxinas se lo impiden. En poco tiempo se aprecia el marchitamiento de las hojas de las ramillas infectadas. El hongo sigue desarrollándose por todo el interior del árbol hasta provocar su muerte. En otra zona del árbol, generalmente bajo la corteza del tronco y ramas gruesas, una hembra del vector ha realizado una galería de puesta donde quedan depositados los huevos de la siguiente generación. Cada larva nacida desarrolla su propia galería de alimentación, creando entre todas los dibujos o gráficos que han dado nombre a la enfermedad. En estas galerías es donde el hongo contamina a los insectos. Estas se depositan sobre los escudetes de los individuos nuevos que emergen al exterior

Boletín 13
repelente y desvía a los insectos hacia otros árboles extendiendo aún más la enfermedad. La composición química de la feromona de agregación de Scolytus multistriatus es la siguiente: I) 4-metil-3-heptanol, II) 2-4-dimetil-5-etil6,8-dioxibiciclo[3.2.1]octano (multistriatin) y III) (-)-á-cubebeno. Los dos primeros los produce el insecto y el tercero es un sexCiclo completo de la grafiosis quiterpeno procedente del olmo que actúa dispuestos a volar hacia otro árbol (generalmente como sinergista. La alta capacidad discriminatoria 3 kilómetros como máximo) para alimentarse de los receptores localizados en la maza antenar nuevamente de los tejidos jóvenes y proseguir con permiten al escolítido detectar el estereoisómero la reproducción. Los primeros en nacer son racémico á del multistriain de entre los otros tres machos que vuelan hasta árboles cercanos y pracrestantes (â, ã, y ä). De los dos enantiómeros el tican un pequeño túnel oblicuo en la corteza. En único activo es á(-), mientras que á(+) está inacel serrín que genera se va impregnando feromona tivo. Si á-multistriain es emitido en una pequeña de agregación que atrae a individuos de ambos proporción respecto a los demás se produce la sexos de las poblaciones próximas. Las hembras atracción, pero si su concentración aumenta se atraídas por el macho se reproducen con él y proinhibe la respuesta. Cuando la hembra fecundada siguen la perforación de la galería de puesta. En el excava su galería cesa la producción de 4-metil-3caso de Scolytus scolytus se pueden dar hasta cuatro heptanol, lo que aumenta la concentración de ágeneraciones al año, lo que aumenta su capacidad multistriain y los individuos se desvían a otros para propagar el hongo. árboles. Este aspecto de la ecología del escolítido es muy interesante para comprender el rápido proceso de expansión de la enfermedad. La atracción de individuos hacia un árbol por un primer macho al que podemos llamar “ojeador”, favorece que las colonias de coleópteros aumenten de tamaño. Si todos los coleópteros de una zona son atraídos hacia un único árbol podemos deducir que ese ejemplar puede llegar a morir al ser debilitado por las galerías de puesta y heridas de alimentación que va a recibir. Para evitar que esto ocurra las hembras ya fecundadas que han comenzado a horadar alteran la composición química de sus secreciones, formando así un compuesto que actúa como 63

Boletín 13
ACTUACIÓN Y COMPLEJIDAD DEL HONGO PATÓGENO Cuando el hongo se encuentra dentro del sistema vascular del árbol se multiplica rápidamente. Sus conidios se transportan a todas las partes del árbol por medio del flujo xilemático. Con enzimas propias rompe las paredes celulares y libera monosacáridos y otras sustancias que utiliza para su rápido crecimiento. El hongo libera además una serie de toxinas denominadas genéricamente peptidorhamnomanana, que son las causantes directas del marchitamiento y muerte del árbol. La toxina acelera la velocidad de transporte del agua desde la raíz al resto de la planta a través del xilema. El agua que se pierde por transpiración es mayor que la que se absorbe y el estrés hídrico mata al árbol. Vemos que el patógeno causa daño al árbol de manera muy diversa y creemos que aún no se conoce el mecanismo completo. La cepa del hongo que atacó Holanda a principios del siglo XX se considera poco agresiva. Las dos cepas actuales son muy virulentas. La que ha atacado en España es la cepa NAN, que procedente de Canadá llegó a Inglaterra en 1970 y de allí saltó a Europa. En España entró con un cargamento de madera contaminada por el puerto de San Sebastián y otros desde Francia y Portugal. La cepa NAN provoca la defoliación del árbol en un 80-100% a las pocas semanas de su inoculación. Se ha estimado que esta cepa libera 100 veces más toxinas que la cepa no agresiva de Holanda. La complejidad de la enfermedad va muy unida a la capacidad del hongo para perpetuarse. Se consideran dos fases en el hongo: la patogénica y la saprofítica. La fase patogénica es la que hemos venido describiendo. El hongo penetra en el xilema por las mordeduras de alimentación en los tegumentos del las ramillas jóvenes. Se puede dar el caso de que el hongo acceda al nuevo árbol directamente por las galerías de apareamiento cuando un insecto contaminado entra en ellas. Aquí el hongo se comporta como saprófito y la contaminación es directa de corteza a corteza. El hongo saprófito realiza todo su ciclo en el interior de la galería y la corteza del árbol, llegando a invernar aumentando su biomasa para soportar el frío (sólo en esta época produce peritecios). Debe sobrevivir al agotamiento de nutrientes, al 64 antagonismo microbiano, a sus depredadores, a los rayos ultravioletas y a la desecación. La fase saprofítica dura ocho meses. La fase saprofítica es muy difícil de combatir o controlar. No así la fase patogénica, contra la que podemos actuar con la prevención de las mordeduras de alimentación y potenciando las defensas del olmo para aumentar la resistencia que este opone al crecimiento del hongo cuando la infección está en su fase inicial. Se ha calculado que en un olmo de 25 metros de altura hay unos 1.2001.500 kilogramos de corteza que puede ser colonizada por el hongo saprofítico. De este árbol pueden emerger unos 400.000 insectos adultos. Cada insecto porta alrededror de 100.000 esporas y conidios. Es fácil entender el crecimiento exponencial que la enfermedad tiene cuando alcanza esta fase. El hongo se ve sometido además a una continua selección debido a los factores que impone el propio árbol como a los que impone la alelopatía existente entre cada hongo como “individuo”. Cada espora que coloniza establece una nueva tesela en el mosaico de genotipos que viven sobre el árbol colonizado. En Europa ha surgido una nueva especie del hongo originada por la hibridación de las dos cepas agresivas EAN y NAN a las cuales está desplazando. EAN no está en España. La especiación y los nuevos clones se explican debido al corto ciclo reproductivo del hongo en relación a su hospedante, por lo que puede adaptarse mucho más deprisa que su presa. Además cada insecto que sale del árbol puede portar un genotipo distinto del hongo. El olmo es incapaz de luchar contra un ataque causado por un enemigo tan cambiante. Hongo y presa quedarían aislados geográficamente si el hombre no hubiese intervenido en todo el proceso. El aislamiento lleva al equilibrio y a la especiación, tanto del parásito como del huésped, o al exterminio de los dos, aunque esto último es más improbable. La especie conocida como Ophiostoma ulmi ha evolucionado hacia la especie virulenta actual, O. novo-ulmi. Esta última es capaz de desplazar a las poblaciones de O. ulmi. La cepa no agresiva estaba perfectamente controlada en España de manera natural. Ocasionalmente, y debido a fuertes sequías, se notaba su presencia en la muerte o debilitamiento

Boletín 13
de algunas olmedas. Había un equilibrio entre las especies. Ahora los genotipos de olmos ibéricos están prácticamente extinguidos. El hongo se puede empezar a debilitar de una manera natural al no tener árboles a los que atacar. Los pocos olmos que han resistido necesitan un periodo muy largo para evolucionar y diferenciarse como especie o subespecie. Se ha calculado que los ataques de grafiosis son más o menos virulentos cada 5.000 años. Desde el ataque en Holanda hasta la primera fase de los ataques actuales sólo pasaron 50 años, de ahí el desastre y la virulencia actual. CONTROL DE LA ENFERMEDAD Además de las labores de rotura de los puentes radiculares y el saneamiento de las olmedas, quemando y destoconando todos los árboles muertos o muy enfermos, o podando las ramas en las que se detectan ataques de primavera por mordedura de alimentación, el método que parecía más eficaz era el empleo de feromonas. Las feromonas atraen a los insectos sexualmente maduros hasta las trampas. Su eficacia no es total porque no se puede capturar a los 200.000-400.000 insectos que salen de un solo árbol. Quedan además los individuos inmaduros. La lucha combinada con las talas sí muestra su eficacia. Las bacterias del género Pseudomonas, y muy en concreto Pseudomonas syringae, producen sustancias que inhiben el desarrollo del hongo sin afectar al olmo. Estas bacterias una vez inoculadas se distribuyen por los haces conductores a todo el árbol y pueden vivir en el varios años. Si la bacteria se inocula en un árbol sano este no enferma y si se hace sobre uno ya infectado lo puede llegar a salvar. Hasta el momento la enfermedad permanece descontrolada y continúa atacando a las poblaciones de olmos. Se están centrando los esfuerzos en obtener variedades de olmo resistentes y poder hacer repoblaciones con ellos. En Valsaín, Segovia, existe un centro de la Dirección General de Conservación de la Naturaleza donde se están cultivando olmos procedentes de todos los lugares de España y que han mostrado alguna resistencia a la plaga, pero hasta el momento nada definitivo se ha logrado. Recientemente, del 20 al 23 de mayo, se ha celebrado la 2ª Conferencia Internacional del Olmo (Valsaín). La 1ª fue en Chicago en 1998. Los objetivos de estas conferencias son: * Construir un diálogo entre investigadores y profesionales * Proporcionar la información más reciente sobre la conservación y la gestión de los olmos * Proporcionar ideas que ayuden a la mejora del olmo * Implicar a la ciudadanía con la conservación del olmo Hablando con alguno de los participantes y organizadores para recabar datos, ya que el libro de las conferencias no estará listo hasta el 2004, todos confirman lo ya dicho: la plaga está controlada porque no tiene ya olmos a los que atacar, pero cuando aparece en una población aislada la destruye en pocos meses. El dinero invertido en los estudios sobre la plaga han dado resultados muy diversos. Entre ellos los investigadores destacan la constatación del carácter autóctono de Ulmus laevis en Cantabria, donde han aparecido poblaciones de carácter relicto, y la diferenciación de las poblaciones nativas de U. minor gracias al empleo de marcadores moleculares. Un problema de la enfermedad y su rápida propagación es que muchos de los olmos que viven en Europa fueron llevados por los romanos para usos como madera de construcción o utillaje, portaparras, etc. Este aspecto de árbol semidoméstico hace que muchas de las poblaciones sean genéticamente muy parecidas y por tanto sin resistencia ante las plagas. Bibliog rafía Gil, L.(1990). Los olmos y la grafiosis en España. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Madrid Arizaleta, J.A. (1987). Localización del olmo común en La Rioja. Incidencia de la grafiosis. Inédito. Gobierno de La Rioja ARBA, VVAA

65

Boletín 13

J a r a m a, sentencia condenatoria
Del 13 al 17 de octubre se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Madrid el Juicio por la canalización del Río Jarama por un particular, Ricardo Fernández Otero, a su paso por Talamanca de Jarama. El fiscal de Medio Ambiente de Madrid y el acusado han llegado al acuerdo por el que el segundo reconoce los hechos que se le imputaban y se establece por el Tribunal un fallo condenatorio de seis meses y un día de cárcel, una este tenia en sus márgenes. El impacto que esta acción provoco en la localidad de Talamanca fue tal que se consiguieron mas de 500 f irmas (Talamanca tiene actualmente 1700 habitantes) que fueron enviadas a la Confederación Hidrográfica del Tajo y a la Comunidad de Madrid. Posteriormente el caso fue admitido a trámite por el Fiscal de Medio Ambiente Emilio Valerio. Que este juicio se haya producido es gracias a la movilización vecinal que dolida por el desastre se organizaron formando la Plataforma en Defensa de la Ribera de Talamanca. Apuntar que en la zona destrozada la Comunidad de Madrid tenia catalogada a la Nutria, y que personas de esta localidad afirman haber visto ejemplares de este mamífero, actualmente, aguas abajo. También diremos que la situación actual del río, debido a la actuación de este señor, es el desprendimiento de “La Peña” sobre el río, encontrándose actualmente piedras de considerable tamaño en medio del cauce, agravando la situación en caso de crecidas. Carlos Roldán Andrés Teléfono de contacto: 625747858 Correo electrónico: arbatmj@arba-s.org

sanción equivalente a este tiempo de condena, así como el pago de las tasas (3000 €) y el depósito de otros 20000 € para restaurar los suelos afectados. Los hechos ocurrieron en en mayo 1998, cuando Don Ricardo Fernández Otero, propietario de la finca colindante con el río decidió con un permiso de limpieza de la Confederación, en el cual no se le permitía ni hacer movimientos de tierra ni cortar árboles, canalizar este tramo del Jarama, allanando todo el terreno perteneciente al río, apropiándose de unos 26.000 m2 de superficie, ahondando el lecho del río en un metro y destruyendo toda la vegetación que 66

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful