You are on page 1of 3

APORTES A LA CREACIÓN DE UN MINISTERIO DEL AMBIENTE

La propuesta del nuevo gobierno de crear un ministerio específico para las cuestiones
ambientales brinda la oportunidad de analizar y debatir sobre la trascendencia de la
protección del ambiente para el bienestar social y el desarrollo sostenible. Ante ello, como
uruguayos comprometidos con la calidad de nuestro ambiente, compartimos algunas
reflexiones sobre las posibles modificaciones a la institucionalidad ambiental en el país.

La iniciativa de crear un ministerio específicamente ambiental merece apoyarse. Pero ese


paso debe asegurar algunos elementos para que sea efectivo.

A nuestro juicio, la creación de un Ministerio del Ambiente y Agua debería ser el resultado
de jerarquizar y potenciar la temática ambiental en la política, la gestión y la
administración nacional. No puede ser apenas el mero fraccionamiento y la separación
del actual ministerio compartido con la temática de la vivienda.

Entendemos que el nuevo Ministerio debe ser un defensor y promotor del ambiente
como un derecho fundamental, como un aporte indispensable para un desarrollo
sostenible, que sirva a la calidad de vida de las actuales y futuras generaciones de
uruguayos. No debería ser una medida reactiva para atacar algunos problemas
sectoriales, sino un paso dado desde una perspectiva ambiental integral, que aliente la
planificación, la prevención de nuevos deterioros al entorno y el uso de tecnologías y
prácticas amigables con el ambiente.

Un verdadero avance en esa dirección requiere resolver la superposición y dispersión de


los temas ambientales entre varias reparticiones estatales, así como la actual
subordinación de lo ambiental a las metas productivas en otras carteras. No se debe
entender que la incorporación de la dimensión ambiental sea un freno a las actividades
productivas, sino que es un componente indispensable para que muchas de ellas no
colapsen hoy y puedan persistir en el futuro.

En el anteproyecto de Ley de Urgente Consideración difundido por el próximo gobierno,


se establece que el futuro Ministerio de Medio Ambiente y Agua, como se lo denomina,
estará conformado principalmente por dos de las cinco unidades ejecutoras (direcciones
nacionales o generales) del MVOTMA: las actuales direcciones de medio ambiente
(DINAMA) y de aguas (DINAGUA). Se agrega además, que se le transferirá la secretaria
presidencial en ambiente, agua y cambio climático, que se suprime.

Todo lo anterior es compartible. Pero esa propuesta puede ser interpretada solamente
como una división por escisión del MVOTMA actual y ello amerita varias observaciones.
La primera es dejar en claro que se apoyan esos cambios para las áreas de ambiente y
agua. Pero enseguida se debe señalar que la dirección encargada del ordenamiento
territorial (DINOT) quedaría en el futuro Ministerio de Vivienda, aunque en ella hay
competencias de claro contenido ambiental. Estas también deberían transferirse al
próximo Ministerio del Ambiente.

En el proyecto no se mencionan los cometidos sobre cambio climático que tiene el actual
MVOTMA. La enorme importancia de esa cuestión merecería que se indicara con toda
claridad que tales competencias también se sumarán al futuro Ministerio y que será uno
de sus cometidos sustantivos.

Entendemos que sería importante clarificar las relaciones del futuro ministerio con dos
organismos estatales que mantienen relaciones institucionales directas con el actual
MVOTMA. Por un lado OSE, por su rol en agua potable y saneamiento (en el interior del
país), y por el otro, el INUMET, por su importancia sobre la variabilidad, el cambio
climático y el ambiente en general.

Para resolver la dispersión, superposición y subordinación de las políticas y la gestión


ambiental, dados los actuales desafíos del país, es indispensable considerar la transferen-
cia de los componentes ambientales en la protección de los suelos, la biodiversidad acuá-
tica, el monte indígena, y sobre todo la gestión de la contaminación derivada por agro-
químicos. Estos deberían ser transferidos desde el actual MGAP al nuevo Ministerio del
Ambiente.

Como puede verse en estos puntos, compartimos la visión de un futuro Ministerio del
Ambiente enfocado en la conservación de los ecosistemas y la protección de la calidad
ambiental, y que ello se pueda aplicar tanto en el medio rural como en el urbano, y en
todos los sectores productivos. Reconocemos, a su vez, que otras carteras estarán
enfocadas en los usos productivos. Y esperamos que esas visiones se sopesen y analicen
en el Consejo de Ministros.

Entendemos que el anteproyecto se basa sustancialmente en la Ley de 1990 por la cual


se creó el actual MVOTMA. Pero desde aquel año, se ha sumado una muy importante
normativa ambiental, no sólo en la reforma constitucional de 1996, sino también por
leyes de relevancia como la general de protección del ambiente o la de áreas protegidas,
ambas del año 2000, y otras normas que siguieron, por ejemplo sobre evaluación de
impacto ambiental.

Del mismo modo, la técnica utilizada en la redacción del anteproyecto actual puede im-
plicar un riesgo de derogación tácita para algunas normas, como la que creó la comisión
técnica asesora en medio ambiente (COTAMA). Por el contrario, es necesario asegurar la
permanencia de este tipo de instancias, en tanto es un mecanismo de enorme impor-
tancia para asegurar la participación del público.

Entendemos positivo el incremento del límite máximo del monto de las multas aplicables
por infracción a la normativa ambiental, ya que su valor relativamente bajo y sin relación
con el beneficio ilícito obtenido, podrían ser restricciones importantes al efectivo cumpli-
miento de la normativa ambiental. Por el contrario, el aumento del monto mínimo de las
multas, sin embargo, creemos que no es necesario.

Asimismo, en la creación de un nuevo ministerio no basta la transferencia de las “direc-


ciones nacionales”, sino que implica una ingeniería más detallada, por ejemplo en el dise-
ño y financiamiento de su propia “dirección general”. Esto es necesario para asegurar la
continuidad en el funcionamiento de la futura cartera, como pueden ser sus responsabi-
lidades en control y evaluación ambiental, pero además, aspectos como el resguardo de
los derechos de los trabajadores.
Apoyamos la iniciativa de crear un nuevo Ministerio del Ambiente, que ofrece oportuni-
dades muy valiosas para mejorar sustancialmente la política y gestión ambientales. No
podemos perder la oportunidad de fortalecer y modernizar la institucionalidad, con visión
política y calidad técnica, para responder adecuadamente al interés ciudadano en en-
frentar los problemas que ponen en riesgo la calidad del ambiente que habitamos.

Anabela Aldaz Abogada especializada en Derecho Ambiental. Estudio Guyer & Regules

Carlos Amorín Consultor ambiental. Ex Director Nacional de Medio Ambiente


Experto en evaluación de impacto ambiental. Director de división en la
Luis Anastasía
DINAMA
Federico Baraibar Experto en gestión ambiental. Director ejecutivo de CEMPRE
Economista ambiental. Profesor e investigador en la Universidad de
Marcelo Caffera
Montevideo
Profesor de Derecho Ambiental en UdelaR y Universidad de Montevideo.
Marcelo Cousillas
Director de la Asesoría Jurídica de la DINAMA
Profesor Centro Interdisciplinario Manejo Costero Integrado del Cono Sur -
Daniel De Alava
CURE, UdelaR
Analista en temas de agropecuaria y ambiente del Centro Latinoamericano
Gerardo Evia
de Ecología Social (CLAES)
Investigador en ambiente y desarrollo del Centro Latinoamericano de
Eduardo Gudynas
Ecología Social (CLAES)
Miembro de la Academia Nacional de Ingeniería. Ex Director Nacional de
Edi Juri
Medio Ambiente
Laboratorio de Trazabilidad Molecular Alimentaria, Facultad de Ciencias
Claudio Martínez
(UdelaR)
Néstor Mazzeo Investigador en la UdelaR y del Instituto SARAS
Docente en la Facultad de Ciencias de la UdelaR en Ciencias Ambientales y
Gustavo Nagy
Cambio Global
Ruben Riera Productor. Presidente Sociedad Apícola Uruguaya

Mariana Robano Consultora. Especialista en sustentabilidad ambiental y economía circular


Profesor Derecho Ambiental en el Centro Universiatario Regional Este
José Sciandro
(CURE)

Las firmas se presentan ordenadas alfabéticamente. En todos los casos se expresan aquí posiciones perso-
nales y las referencias a instituciones sólo se incluyen con fines informativos.