El libro "Itinerarios Culturales y Patrimonio Mundial" de Alberto Martorell Carreño rescata la tesis doctoral por la que obtuvo

la calificación Summa Cum Laudem (UNED, España, 2008). Este importante aporte a la cultura nacional fue presentado el Lunes 29 de Noviembre de 2010, en la Sala Paracas del Museo de la Nación. La publicación presenta un detallado análisis de la evolución del concepto de patrimonio cultural y sus categorías, en el marco de la Convención del Patrimonio Mundial, así como el estudio científico de los itinerarios culturales como marco perfecto para analizar dos casos fundamentales: El Camino de Santiago de Compostela en España conocido como Camino Francés, primer itinerario inscrito como patrimonio mundial, y el Qhapaq Ñan o Camino Principal Andino, materia de uno de los mayores proyectos promovidos por los países andinos con la asesoría del Centro del Patrimonio Mundial de la Unesco. En esta presentación que cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura y la Representación de la UNESCO en Lima, tuvo como comentaristas a la Sra. Nilda Beatriz Anglarill, Representante de la UNESCO en Perú; el Dr. Fernando Rosas, Vicepresidente del Comité Peruano de ICOMOS (siglas en inglés de: The International Council on Monuments and Sites) Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Histórico-Artísticos; y la Dra. María del Carmen Carrasco Coello, Miembro de la Sociedad Geográfica de Lima.

ITINERARIOS CULTURALES Y PATRIMONIO MUNDIAL
Ficha Técnica: Autor (es): Editorial (es): Precio: Lugar de publicación: Año de edición: Número de paginas: ISBN: Formato: Martorell, Alberto. Universidad de San Martín de Porres USMP S/. 60.00 Lima 2010 742 9789972607912 24.5 x 17.0

Reseña: Itinerarios Culturales y Patrimonio Mundial se basa en la tesis doctoral de Martorell Carreño, por la que obtuvo la calificación Summa Cum Laudem (UNED, 2008). La tesis parte de un detallado análisis de la evolución del concepto de patrimonio cultural y las categorías que se le han adicionado, en el marco de la Convención del Patrimonio Mundial. La segunda parte se centra en el estudio científico de los itinerarios culturales, proponiendo como sus principales características la conectividad entre puntos geográficos distintos y la interrelación. Esos bienes corresponden al tema movimiento de personas propuesto en la clasificación del Patrimonio Mundial de ICOMOS. En la tercera parte analiza dos casos fundamentales: el Camino de Santiago de Compostela en España, Camino Francés, primer itinerario inscrito como patrimonio mundial; y, el Qhapaq Ñan o Camino Principal Andino, materia de uno de los mayores proyectos promovidos por los países andinos con la asesoría del Centro del Patrimonio Mundial de la Unesco. Fuente: Libros Peruanos.com

A continuación un resumen de los discursos de presentación.

1

Resumen del Discurso del Dr. Fernando Rosas Miembro del Comité ICOMOS
Con la publicación de este libro, Alberto Martorell nos permite ver reflejada un cúmulo de experiencias que son parte de sus diez años de estancia en Europa, entre España e Italia; países en donde ha intervenido en el Comité Internacional de Asuntos Legales del ICOMOS del cual es Vicepresidente y voz autorizada en Patrimonio Cultural. Este libro es exhaustivo, analiza con detalle el tema partiendo de conceptos generales y centra el interés en el tema de itinerarios culturales en dos casos emblemáticos, los cuales acompaña con cuadros explicativos donde brinda mayor información descriptiva.

El tema es novedoso y tiene como fecha hito el año 1993 con la presentación del Camino de Santiago (España), y luego una reunión posterior el año 1994, pero todavía no se tiene una precisión de conceptos por parte de las instituciones internacionales respectivas ICOMOS y UNESCO, entre itinerarios culturales e itinerario patrimonial. Se tienen que discutir ambos términos para llegar a un consenso que incluya los bienes intangibles, el registro, pues existen elementos que no califican en uno u otro concepto, entre otros. Por ejemplo, el caso de los pueblos nómades “sin historia tangible” no podrían ser incluidos bajo ninguna nominación.

Los itinerarios culturales deben estar al servicio de un bien concreto, en el Qhapaq Ñan por ejemplo se puede llegar a enmarcar en estos conceptos; pero en el caso de la Ruta de la Seda (China) estos conceptos se dejarían de lado. Los itinerarios culturales no sólo tienen carácter internacional, sino que pueden desarrollarse dentro de un país que, en casos como el de Rusia, son grandes territorios continentales con amplísimas extensiones que muy bien pueden incluir itinerarios que, al no ser internacionales, no serían considerados.

En el Perú, entre la clasificación de itinerarios culturales podría incluirse las comunicaciones vinculadas con los restos arqueológicos en Caral, aunque falta mucho por investigar incluso la posibilidad de intercomunicación que podría existir entre la selva y la costa. 2

El autor nos presenta una revisión acuciosa y minuciosa del conocimiento del concepto de espacio cultural. Incluye una lista de itinerarios culturales que se están proponiendo en otros países, en donde se están incorporando estos bienes como los Corredores Culturales en Europa del Este, y otros que surgen también en Estados Unidos como las Carreteras Escénicas (Scenic View) en California, con un alto contenido histórico. En el Perú aun falta concretar como itinerarios culturales las rutas: a) del Pisco; y b) del Ferrocarril del Centro, y definir los elementos teóricos para su aceptación.

En cuanto al tema del Qhapaq Ñan, continua la insistencia del Perú por ser incluido como Patrimonio de la Humanidad, aún cuando ha tenido que superar dificultades en las relaciones con los otros países por los que pasa esta ruta. Así, hasta la fecha Ecuador no ha incluido en su lista indicativa su respectivo tramo. Hubo también que llegar a un nombre de consenso, en este caso Itinerario cultural Andino, pues países como Chile no aceptaron que se uso el término incaico. Nos toca a los países que conforman la UNESCO y el ICOMOS sustentar esa noción con metodologías de investigación, la misma que se encuentra asentada en la guía de patrimonio cultural y avalada aún más por el libro de Martorell.

3

Palabras de la Sra. Nilda Beatriz Anglarill, Representante de la UNESCO en Perú
Me causa mucha satisfacción hacer un breve comentario sobre la publicación “Itinerarios Culturales y Patrimonio Mundial” que hoy presenta Alberto Martorell. Primero, porque el concepto “Itinerario Cultural” es el más nuevo en el marco del desarrollo de la teoría de la conservación del patrimonio cultural, y por otro lado, por la pertinencia que hoy tiene el Qhapaq Ñan en el Perú, que está en proceso de ser inscrito en la lista de Patrimonio Mundial. El trabajo de Alberto Martorell dedica todo un capítulo a analizar la evolución del concepto de Patrimonio Mundial y cómo éste ha ido variando a lo largo de los años, con criterios cada vez más exigentes por parte de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural de la UNESCO. En la segunda parte del libro titulada “la perspectiva del patrimonio de conectividad e interrelación para definir la categoría”, el autor realiza un gran aporte teórico sobre el término itinerario cultural. Para ser considerado itinerario cultural, Martorell sostiene que debe contemplar un contenido histórico, un vínculo cultural demostrable y una utilización determinada del territorio, que se refleja en un recorrido físico. La UNESCO trabaja en itinerarios que pueden reunir valor universal excepcional. Los proyectos de itinerarios involucrados son el Qhapac Ñan o Camino Principal Andino y el Proyecto de Ruta de la Seda, de carácter transcontinental. En el marco del proyecto “Rutas” de la UNESCO, se están desarrollando trabajos en la Ruta de la Seda, la Ruta de los Esclavos, las Rutas de la Fe y las Rutas del Hierro en África. Otros casos son los planes del Cáucaso, de Arabia y el Programa del Mediterráneo y el nuevo proyecto: la Ruta del Cacao en América Latina. Alberto Martorell plantea los itinerarios culturales como un nuevo modelo teórico, que va más allá de la existencia de un determinado sitio significativo de patrimonio cultural. Parece más una visión holística, que compromete diversos bienes culturales unidos entre sí, por medio de vasos comunicantes de la ruta física. Al mismo tiempo propone que el recorrido no debe ser necesariamente un paisaje cultural lineal. Estos itinerarios culturales complejos, se caracterizan por una diversidad geográfica que puede incluir zonas físicamente distantes e involucrar territorios de varios países, como el Camino de Santiago y el Qhapac Ñan. La diversidad puede darse también en la naturaleza de las manifestaciones culturales de zonas arqueológicas, ciudades históricas, centros de servicios para viajeros, paisajes con elementos del patrimonio cultural inmaterial y material. En la tercera parte del libro que hoy presentamos, el autor analiza dos casos: “El Camino de Santiago de Compostela en España y el Qhapaq Ñan de nuestra América.

4

El Camino de Santiago en España (Camino Francés), fue el primer itinerario cultural inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de UNESCO en el año 1993. Alberto Martorell analiza, con minuciosidad, los procedimientos de su inscripción, la identificación de los bienes que lo conforman y los vacíos para fortalecer su protección. De acuerdo al autor, este itinerario carece de un sistema de gestión como un bien unitario, con cinco sistemas jurídicoadministrativos, uno por cada comunidad autónoma. Otro aspecto relevante es la falta de un sistema jurídico de definición y protección consolidado. El autor, gracias al minucioso análisis del Camino de Santiago, lo convierte en un importante referente para estudiar al Qhapaq Ñan o Camino Principal Andino. Este camino tuvo un gran impacto en el desarrollo del Imperio de los Incas. Habiendo sido un sistema de gestión de los territorios que estuvieron bajo el dominio incaico, atraviesa los actuales territorios de Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia. A la iniciativa del Perú, hoy esos seis países han creado un programa internacional: la ruta incaica es mucho más que un conjunto de paisajes culturales, implica ciudades y poblados históricos, zonas agrícolas, puntos de abastecimiento, fortificaciones militares y lugares sagrados. Este proyecto es catalogado por el autor como “uno de los retos metodológicos, teóricos y aplicativos mayores a los que se ha afrontado la comunidad científica especializada, los Estados Parte y el Centro del Patrimonio Mundial”. Gracias al minucioso trabajo conceptual, histórico, legal, funcional y científico, de Alberto Martorell, esta publicación es un manual de consulta completo e indispensable en itinerarios culturales es un importante referente para profesionales de la cultura, estudiantes e instituciones vinculadas al patrimonio cultural. No es vano que, la tesis doctoral que es materia de este libro, obtuvo la calificación Summa Cum Laudem. Muchas gracias.

5

Palabras de la Geog. María del Carmen Carrasco Coello Instituto del Patrimonio y el Paisaje - IPPAIS
Antes de comenzar, quiero agradecer sinceramente al autor, Alberto Martorell Carreño por su buen trabajo; a la universidad San Martín de Porres cuyo fondo editorial ha asumido la publicación, a la UNESCO que ha asumido a nivel mundial el liderazgo en el tema de la cultura y el patrimonio natural y cultural y al Ministerio de Cultura, que nos ha prestado este escenario tan especial y que tanto esfuerzo viene desplegando a través de la Dirección de Paisajes Culturales y del Proyecto Qhapac Ñan en el conocimiento y reconocimiento del Gran Camino Andino, el cual tiene un lugar significativo entre las páginas del libro que presentamos. A todos ellos gracias, porque de una forma u otra nos han convocado aquí a todos nosotros, para reflexionar sobre nuestros recursos patrimoniales, que deben de ser un eje troncal y un eje transversal en la construcción de ese desarrollo sostenible y de esa calidad de vida e idea fuerza país que todos anhelamos. 1. PRIMERA IMPRESIÓN El aspecto externo y la edición, son el primer vínculo que normalmente establecemos con un libro. En mi caso como comunicadora cartográfica, un estimulo a colarme con avidez entre sus páginas. En el caso de itinerarios culturales y patrimonio mundial así ha sido, me sentí sorprendida y rápidamente conectada por una serie de detalles que quiero destacar. La tapa, nada común en esta época dominada por el poder de las imágenes y los formatos ligeros. Me sentí muy conectada con ella por sus cualidades: evocadora y equilibrada, a la vez que sobria y discreta. Contiene los elementos precisos para el camino: las ojotas que representan al poblador que ha transitado por ellos construyendo humanidad y es sujeto y objeto de respeto y orgullo en la actualidad. El discretísimo mapa topográfico que acerca al propio territorio a través de la representación de sus altitudes y el relieve, quizás junto con el clima, uno de los factores físicos que más influyen en la traza de los caminos. El titulo claro, contrastado del mapa para poderlo apreciar, respetando una de las leyes de la percepción de la Escuela de la Gestaldt, la “ley del Fondofigura”, diferenciando y destacando la figura (el título y el artífice del regalo: Alberto Martorell Carreño), del fondo (el dibujo de la carátula). Abajo, con discreción, la Universidad San Martín de Porres, gracias a cuya publicación podemos disfrutar de las enseñanzas, reflexiones y propuestas que generosamente nos obsequia Alberto Martorell. Debo felicitar al especialista que diseñó la carátula, que estoy segura ha seguido las sugerencias y orientaciones del propio autor.

6

Sentí la carátula mimetizada en un camino de los de antaño, en un camino de los que se pegan a la tierra y te empapan de ella. Carátula y contra-carátula son los puntos de comienzo y final de este itinerario cultural de aprendizaje, articulado en estas 741 páginas de un territorio formado por todo lo que nos ofrece el libro. El libro, su contenido y su presentación (la carátula) son no solo una unidad sino una mismidad (son uno mismo). La misma condición que se produce entre la persona y su identificación libre y profunda que con aquello a lo siente pertenecer y que le pertenece porque es partícipe de su construcción colectiva: territorio, su cultura, su patrimonio. Otros aspectos interesantes de la edición son: El tipo, el color del papel. Este color de arena blanda, te marca un tránsito cálido y suave por sus largas páginas. El blanco es más duro y agotador. Y la letra por concluir estas apreciaciones, la fina. Libera al ojo del denso y cansado color de la tinta gruesa. Con muy buena aplicación de las variables visuales o características de los signos para aprovechar las jerarquías, los tamaños, las cargas en las tintas para reforzar la estructuración del libro y marcar las ideas fundamentales. Siguiéndolos, se podría hacer una primera lectura transversal del mismo. En verdad es un gran apoyo dada la extensión y el volumen del mismo. Las pocas imágenes y mapas del libro, quizás si podrían haberse mejorado aun en tonos de grises. Son muy disímiles en calidad, algunas de ellas muy buenas, y algunas apenas se diferencian contrastes en ellas (las fotos). Me queda la duda de si ha sido intencional, porque está claro que el libro, quiere librarnos de las formas (imágenes) y pretende expandirse en la objetividad del buen lenguaje escrito. Quizás también por la propia orientación profesional del autor. Otra de las impresiones fueron los elementos gráficos, o más bien su casi ausencia. Me costó descubrir los pocos mapas, imágenes y los gráficos dispersos en él. Hay mas abundancia de cuadros que son de una gran riqueza, por la cantidad de información y estructurada que aportan. Definitivamente, el libro era de otra época. Me sentí enlazada a tiempos distintos: porque he tenido la suerte de recorrer algunos tramos del Camino de Santiago de niña y de joven; porque también he disfrutado y disfruto del Qhápac Ñan. Me permitió imaginar otros que no conozco. Acostumbrada a las imágenes visuales, a los paisajes asociados con ellas, a los mapas. Sentí que este libro me iba a dar recursos esenciales, de soporte, en temas con los que me emparento profesionalmente, pero que desconozco técnicamente (desde esta mirada de la valoración cultural y patrimonial). Pero también sentí que este libro “itinerarios culturales y patrimonio mundial” me regalaba, justamente por la ausencia de imágenes, la libertad de recrear sus enseñanzas en mis propias experiencias camineras, que incluyen además

7

de varios tramos en esos dos importantes caminos señalados, otros como las calzadas romanas, o la Calzada Real de la transhumancia castellana, entre otras. Y así ha sido, el ir leyéndolo, me ha permitido una vez más, auto-practicar una geografía humanista, recuperando topofilias o lazos afectivos con mis lugares y experiencias de mi niñez, juventud y madurez, releyéndolas ahora como geógrafa y educadora. Me ha permitido imaginar la diversidad de escenarios que se presentan y describen a lo largo de sus páginas. Hacer pasear a los lectores por todo el planeta a través de los sitios y los territorios patrimoniales, comentados, descritos y valorados en el libro, a lo largo de 741 hojas sin desperdicio, sin apoyarse en imágenes, es todo un reto y un logro. Creo que tiene que ver con otra mirada de las cosas, la de su esencia, sus valores, sus funciones, su naturaleza y sus cambios. La mirada del respeto a la libertad del lector a construir su propia imagen de los mismos a partir de los insumos que profusamente ofrece el libro. Del librar al lector de la dictadura de las imágenes, que son subjetivas, parcializadas desde la mirada del que las pone e impone, induciendo a una reproducción manipulada de las mismas. Creo que en este sentido, el texto, tiene una actitud postmodernista. Reitero la felicitación a la edición del libro. Muy bien lograda y muy acorde con el espíritu de conciencia que emana del mismo. Muy responsable con los recursos y con el medioambiente, a través del papel y el uso de una sola tinta. Con tan pocos recursos gráficos. Se puede lograr un gran resultado, que ayuda a la lectura y obliga al lector a despegar su imaginación, y le proporciona herramientas para incrementar reflexiones y visiones mas integradas, completas y actuales de la dimensión cultural y patrimonial. 2. El TEMA DEL LIBRO Por varios aspectos el libro es, desde el punto de vista de la temática que aborda, interesante. Lo es por los propios temas tratados: la cultura, el patrimonio y específicamente una categoría, cuya nominación es la que defiende el libro, la de los itinerarios culturales, a través de la categoría patrimonio de la conectividad e interrelación. Lo es por la manera en que lo trata, pluridimensional, detallada y profunda. No solo aporta un gran trabajo de sistematización de la bibliografía preexistente, en cuanto a los conceptos y en cuanto a la metodología para la identificación de este tipo de bienes y sus valores, sino que además nos propone el método desarrollado, el texto incluye el trabajo de tesis doctoral, nos ofrece una gran variedad de ejemplos de esta categoría nivel mundial y de manera específica dos de ellos trabajados profusamente, gracias a los cuales podemos conocer todo el proceso para llegar a nominación. Por todo ello como dice el profesor Jesús Prieto, el libro es una referencia, es un manual de

8

consulta, para los distintos profesionales y estudiosos en cultura y en patrimonio. Si bien es cierto que en la primera parte arranca con una revisión de la evolución jurídica de los conceptos y de su normativa, así como de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial (CPPM). Hace un análisis amplio y pormenorizado del concepto patrimonial a lo largo de estos años y especialmente dentro del marco de la Convención mencionada, de los contenidos y valores de lo patrimonial, sus escalas, los lineamientos para la inscripción de sitios e incluso, de su gestión a través de la protección. Ya en esta primera parte extensa, bien documentada y amplia, aborda perspectivas que son de gran utilidad para diversos profesionales, entre los que me incluyo. Muy interesante ha sido la apertura de la evolución conceptual, pasando del sitio puntual a los espacios mayores y más sistémicos, que exigen una gestión, así como una conservación y protección más complejas. Esta ampliación conceptual de lo patrimonial, no solo es geográfica, sino que incluye los hechos y los procesos históricos de intercambio cultural y de inter-relaciones humanas construidas gracias a ellos a través de largos periodos de tiempo. La segunda parte, se centra específicamente en el análisis y el despliegue de un conjunto de reflexiones y propuestas metodológicas, en torno a la categoría del patrimonio que Alberto Martorell ha investigado, “los bienes asociados a la movilidad de las personas, que proporcionan conectividad e interrelación” como propiedades que justifican la denominación de estas vías como itinerarios culturales. En esta parte el despliegue de ejemplos a nivel mundial, para cada una de las tipologías que engloba esta categoría de patrimonio, es espectacular, como también la cantidad de opciones que le fluyen al lector, basadas en ejemplos no encontrados en el libro y que se pueden asociar a través de la lectura. Particularmente ha sido muy enriquecedor. La tercera parte, se concentra específicamente en desarrollar dos ejemplos vinculados a su vida: el Camino de Santiago, que estudio durante la tesis doctoral y nuestro Qhapac Ñan. Con mucho detalle se comentan las características, naturaleza, valores, pasos para la nominación, etc. Se proponen y se revisan los criterios considerados en la normatividad aplicada a su gestión y a su protección. El camino de Santiago que es el primer caso de patrimonio nominado bajo esta categoría, es sin duda una buena referencia para el esfuerzo que está desarrollando el Perú en el caso de la nominación del Qhapac Ñan. Así mismo, respecto a este gran camino, el libro recoge y analiza los distintos estudios y acciones en torno al mismo y a este proceso en el que el Perú comandado por el actual Ministerio de cultura está haciendo. El libro recoge la reflexión del interés que tienen los vacíos existentes en el expediente para la inscripción del Camino de Santiago, tanto en la identificación del trazado y en

9

las incompatibilidades de los datos, como en la solución de un problema de gestión unitaria dada su categoría de patrimonio supranacional (normatividad y autoridad vinculantes a escala supranacional, para velar por todo el conjunto en cuanto a los instrumentos de gestión), en el sentido de que todas esas limitaciones, son lecciones aprendidas, que pueden superarse en el trabajo por la nominación del Gran Camino Andino que atraviesa los países de esta región. El libro es también interesante, porque es innovador, en el sentido de que aborda una categoría de patrimonio, de las más recientes y que además es de las más complejas, no solo por su naturaleza, por su extensión, por su variedad y porque como dice el autor, es de los pocos bienes, que en realidad, lo más importante no es solo el bien “la infraestructura del camino” sino la impronta sinérgica que ha generado en los territorios enlazados umbilicalmente en torno al camino. Las relaciones desarrolladas en él y las creaciones y culturas construidas en su resguardo. Así mismo lo es por el novedoso ángulo que incluye el libro, el jurídico, que como expresa el profesor Jesús Prieto de Prado, quien presenta el libro, “es muy novedosa la perspectiva jurídica del tema patrimonial, prácticamente una rama del derecho “la del Derecho de la cultura” que está desarrollándose recientemente”. Es interesante, de manera más personal, como geógrafa, porque dentro del patrimonio que investiga, justamente trata aquellos bienes que están ligados, tanto por su extensión como por su influencia, a espacios mucho mayores que los circunscritos a las propias vías, con escalas espaciales importantes; como por la propia transformación que han tenido, justamente porque como dice Alberto, lo interesante de esta categoría no es en sí el bien, sino que éste es el medio y el vaso comunicante para conectar y provocar interrelaciones que devienen en las construcciones territoriales. No es el bien en sí es la transmisión de ideas, de creatividades, de ciencia, de vida que por ellas circulan y que en muchos casos, pueden enlazar y conectar culturas tan lejanas como la árabe con la andina a través de la llegada española, que probablemente incluyo a algunos mudéjares, y que hoy da lugar a la bellísimas filigranas en plata producidas en Junín o en Piura y que son un regalo árabe al mundo a través, en este caso de la colonia española. O algunos casos explicados en el texto, como el caso del Ferrocarril de la Montaña de Nilgiri, que pone en contacto la cultura inglesa con la nativa. La situación geográfica de algunas posiciones o enclaves que devienen en ciudades de gran importancia por estar en cruces de camino o de convergencia o bifurcación de caminos, como el caso de Dunhain, donde se potencian las posibilidades de intercambios, de creatividades y respuestas culturales, científicas y artísticas de más de una cultura, pues son ejemplos de casos con un trasfondo geográfico, tan grande, que nada impediría colocar este libro en los estantes de una librería o una biblioteca dentro de la sección de geografía. Realmente los conceptos desarrollados, el análisis de las propiedades espaciales de las categorías de bienes, la valoración de los mismos, son de un

10

contenido geográfico muy rico. Que demuestran que potencial innato que como geógrafo teórico, y hay pocos, hubiera tenido el autor. Igualmente podría estar en otras secciones especializadas lo que le da al libro un carácter y un interés pluridisciplinario, incluso más allá trans-disciplinario, por la forma de abordarlo. 3. ESTRUCTURA DEL LIBRO POR CAPÍTULOS. El índice, bien detallado, es una gran ayuda cuando nos embarcamos en un volumen tan largo. Nos permite además, seguir la secuencia lógica que ha seguido el guión. Un marco conceptual sólido comenzando desde el alma académica del autor, que es abogado, para ir soltándose, aun dentro del mismo marco conceptual sobre patrimonio y dentro del telón del derecho de la cultura, hacia un marco teórico que nos ofrece las pautas de cómo considerar el tema de la cultura y el patrimonio a los ajenos científicamente a ella. También desarrolla un muy buen marco conceptual específico de la categoría que defiende y propone. Es me parece el cuerpo conceptual, metodológico y propositivo de la tesis. Especialmente interesante para quienes trabajamos el territorio. La tercera parte presenta, aplicando el marco conceptual ya desarrollado, los estudios de caso. En el caso del Camino de Santiago, todos los procesos para su nominación, pero los estudios previos, la planificación de la puesta en valor, promoción y conservación). Esta parte cierra en el Perú, con el caso del Qhapac Ñan. Igualmente los estudios realizados, la generación de las políticas para su defensa y puesta en valor “Programa Qhapac Ñan, a cargo de la Dirección de Paisajes Culturales del asimilado INC al Ministerio de Cultura. Los planes de acción a futuro, etc. Realmente, he aprendido mucho. Tanto, que aun no he asimilado, todo. Necesitare algo más de tiempo para recrearlo y adaptarlo a mis necesidades cuando hago los diagnósticos de potencial territorial, de esas riquezas y vulnerabilidades del territorio. Cuando me toca proponer o desarrollar algún Plan de Ordenamiento Territorial, que debería, en el caso de valores excepcionales, incluir la posibilidad de desarrollar, Planes Especiales de Ordenación, como en Europa o en Canadá, en donde el Plan de Ordenamiento para ese territorio, está concebido en torno al elemento o la riqueza a ensalzar y proteger, por su grado de valor. A mas valor, mayor fragilidad, mayor vulnerabilidad, menor capacidad de acogida y por lo tanto, mas mimo, cariño y creatividad en su gestión y en su protección. Estas ZEE deben de incluir no como apéndice sino como elemento fundamental, a estos recursos patrimoniales que en Perú son tan abundantes, de tanto nivel y que sin embargo, son desconocidos todavía por muchos. Y corren el riesgo de que antes de reconocerlos, hayan perdido su potencial.

11

Hemos sido varias veces alertados por las noticias de más una amenaza para Lima, o para Chan Chan que se le quiere des-nominar, por la degradación que presenta. Tenemos una gran responsabilidad los asesores, los técnicos, el libro es un buen manual de consulta, una buena herramienta de reflexión previa a la construcción de las políticas de las propuestas. Las conclusiones, concisas y muy atinadas, aportan la información clave para cerrar el proceso de lectura o para conocer la esencia del contenido y animar a su lectura. La bibliografía muy amplia y documentada. Por cuanto se deriva de una tesis, se nota la documentación y la dedicación puesta en el. Los anexos, muy completos e interesantes. Bueno que me queda decir que gracias, que infinitas gracias porque este libro es una gran ayuda para los profesionales y un gran deleite para todo aquel que este sensibilizado con lo patrimonial. Que me queda sino que honestamente decir, que todavía no lo he podido concluir. No lo he podido terminar de disfrutar ni de asimilar, porque el libro, es como una mesa medieval larga pero llena de festines, que no se pueden devorar, sino tomarlos, deleitándose con ellos. Es el fruto de un trabajo lleno de dedicación, de buen alma, que no puede dejar de incluir esa invocación a la UNESCO, para que diseñe las estrategias que hagan del patrimonio el eje conductor de una cultura para la paz mundial. Muchas gracias.

12

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful

Master Your Semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master Your Semester with a Special Offer from Scribd & The New York Times

Cancel anytime.