CISA / Co

mu

ni

ca

ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si den te, Ju lio Sche rer Gar cía; Vi ce pre si den te, Vi cen te Le ñe ro;
Te so re ro, En ri que Ma za


DI REC TOR: Ra fael Ro drí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Án ge les Mo ra les; ayudante, Marlon Mejía
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gon zá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jan dro Gu tié rrez, Santiago Igartúa, Ra úl Mon ge,
Ricardo Ravelo, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos, Arturo Rodríguez; Tabasco: Ar-
man do Guz mán; Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Ar man do Pon ce, edi tor; Ju dith Ama dor Tello, Ja vier Be tan court, Blan ca Gon zá lez Ro sas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Ro sa rio Man za nos, Samuel Máynez Champion, Jor ge Mun guía
Es pi tia, Jo sé Emi lio Pa che co, Al ber to Pa re des, Eduardo Soto Millán, Ra quel Ti bol, Flo ren ce Tous saint,
Rafael Vargas, Co lum ba Vér tiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Ro ber to Pon ce, co or di na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Ger mán Can se co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flo res, Oc ta vio Gó mez, Eduardo Miranda; ; asistente, Au ro ra Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Á ngel Sán chez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas,Pa blo La ta pí Sa rre, Car los Mon si váis, Car los
Mon te ma yor, Rafael Segovia, Ja vier Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas:
Gallut, Helguera, Hernández, Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Ro ge lio Flo res, co or di na dor; Juan Car los Bal ta zar, Li dia Gar cía,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co or di na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co or di na dor;Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya, Ernesto García Parra
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Ru bén Báez eje cu ti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
12 de diciembre de 2010 • No. 1780
LA GUERRA DE CALDERÓN
6 MICHOACÁN: Cuatro años a sangre y fuego
/Jorge Carrasco Araizaga y Francisco Castellanos J.
12 TAMAULIPAS: Los muertos invisibles
/Marcela Turati
16 Donde ni la ayuda entra
NARCOTRÁFICO
22 García Luna, sospechoso en Estados Unidos
/J. Jesús Esquivel
POLÍTICA
26 En el PAN avanza El Yunque /Álvaro Delgado
REPORTE ESPECIAL
32 Una batalla tortuosa /Alejandra Xanic von Bertrab
INTERNACIONAL
38 HAITÍ: Las niñas prostitutas
/Alejandro Saldívar
43 GRAN BRETAÑA: La “ciberguerra” apenas
comienza... /Leonardo Boix
46 ITALIA: Unidos contra la mafia
/Cynthia Rodríguez
ANÁLISIS
48 López Dóriga, la inmoralidad mediática
/Javier Sicilia
49 Nepotismo /Naranjo
50 Interés Público /Miguel Ángel Granados Chapa
51 Isabel Wallace o cómo suspender la farsa
/Sabina Berman
52 Los nuevos dirigentes partidistas /Jesús Cantú
54 La lectura, los diputados y la SEP /Marta Lamas
32
Michoacán. Narcobloqueos en la Autopista Siglo XXI.
Foto portada: Eduardo Miranda
Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080. Delfina Cervantes, Luis
Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
SIS TE MAS: Jor ge Suá rez, gerente; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Mer ce des Gue rra, co or di na do ra; Ro ge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BI LI DAD: Ma ría Con cep ción Al va ra do, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Fe li pe Suá rez, Ra quel Tre jo Ta pia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFI CI NAS GE NE RA LES: Re dac ción: Fre sas 13; Ad mi nis tra ción: Fre sas 7, Co l. del Va lle, 03100 Mé xi co, DF
CON MU TA DOR GE NE RAL: Ka ri na Ure ña; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 34, No. 1780, 12 DE DICIEMBRE DE 2010
IM PRE SIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010
México DF.
DIS TRI BU CIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDI TO R EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Manuel Robles, Concep-
ción Villaverde; asis ten te: Ma ría Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
Soporte técnico: Jorge Suárez; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de con te ni do No. 1132, ex pe di dos por la Co mi sión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 20
Sus crip cio nes DF y zona Metropolitana: Un año, $1,100.
00
; 6 me ses, $660.
00
; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,200.
00
; 6 meses, $720.
00
. Ejem pla res atra sa dos: $40.
00
. Ser vi cios in for ma ti vos y
fo to grá fi cos: AP, No ti mex, Reu ters.
Pro hi bi da la re pro duc ción par cial o to tal de cual quier ca pí tu lo, fo to gra fía o in for ma ción pu bli ca dos sin au to ri za-
ción ex pre sa de Co mu ni ca ción e In for ma ción, S.A. de C.V., ti tu lar de to dos los de re chos.
agen cia pro ce so de in for ma ción
agen cia de fotografía
LIBROS
56 Orozco: Una pasión temprana /Felipe Cobián R.
CULTURA
60 Ospina y su asombro por Bolivar /Rafael Vargas
INVENTARIO
62 Jules Renard (1864-1910): Diez historias
naturales /José Emilio Pacheco
65 Páginas de crítica
Arte: ¿Dónde quedó la Bienal de Pintura
Rufino Tamayo? /Blanca González Rosas
Teatro: Obra completa de Rascón Banda
/Estela Leñero Franco
Cine: Somos lo que hay /Javier Betancourt
Televisión: Publicidad obesa
/Alma Rosa Alva de la Selva
Libros: Las causas del subdesarrollo
/Jorge Munguía Espitia
ESPECTÁCULOS
70 Un Marcelino pan y vino en la época zapatista
/Columba Vértiz de la Fuente
72 Luquín, el pintor de las portadas de Los Beatles
/Roberto Ponce
DEPORTES
74 Muerte súbita /Raúl Ochoa
79 Palabra de Lector
82 Mono Sapiens /Testigos muy protegidos
/Helguera y Hernández
60
22
38
M
i
c
h
e
l

T
r
a
v
e
r
s
e
M
ORELIA, MICH.- En su
afán de acabar con los
jefes del narcotráfico, el
gobierno de Felipe Cal-
derón nunca había en-
frentado tanta resisten-
cia –y la población civil
no había pagado un costo tan alto– como
la semana pasada, cuando un operativo de
policías federales localizó y ejecutó a Na-
zario Moreno González, El Chayo, uno de
los principales dirigentes de La Familia
Michoacana.
JORGE CARRASCO ARAIZAGA Y FRANCISCO CASTELLANOS J.
Segundo al mando y encargado del
adoctrinamiento de los miembros de esa
organización, Nazario Moreno fue ulti-
mado el jueves 9 en Apatzingán por fuer-
zas federales en una operación que en Mi-
choacán se esperaba desde hacía semanas
y provocó una movilización del grupo de-
lictivo que todavía la noche del viernes se-
guía incendiando vehículos en carreteras
de la Tierra Caliente, una de las principa-
les zonas de control de La Familia y lugar
de origen de El Chayo.
El operativo contra el también llamado
El Más Loco, de 40 años, estuvo a cargo
de la Policía Federal (PF), que en ninguna
otra entidad ha sufrido tantas bajas como
en Michoacán en cuatro años. Sólo en los
últimos 24 meses la delincuencia local le
ha matado a 45 efectivos.
La del jueves fue además la primera
eliminación de un jefe del narcotráfico a
manos de la corporación que comanda el
secretario de Seguridad Pública, Genaro
García Luna.
En los últimos 12 meses, la de El Cha-
yo es la cuarta ejecución de un jefe del nar-
cotráfico sin que medie detención ni pro-
ceso judicial.
La primera fue el 16 de diciembre de
6

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010
sangre
y fuego
Cuatro años a
2009 en Cuernavaca, donde una fuerza es-
pecial de Infantería de Marina mató a Ar-
turo Beltrán Leyva, El Barbas. El 29 de
agosto pasado, el Ejército eliminó a Igna-
cio Nacho Coronel en el lujoso barrio de
Colinas de San Javier, en la zona metropo-
litana de Guadalajara.
El tercero en caer fue Antonio Eze-
quiel Cárdenas Guillén, Tony Tormenta, el
pasado 5 de noviembre en Matamoros, Ta-
maulipas. En esa ocasión la Marina prota-
gonizó una refriega de seis horas que pro-
vocó el cierre de tres de los cuatro puentes
internacionales.
La caza de El Chayo por la PF gene-
ró una resistencia inusitada: la respuesta
armada abarcó 12 municipios y demostró
la capacidad de movilización de La Fami-
lia Michoacana, organización que surgió
en 2006 al amparo del cártel del Golfo y
de Los Zetas.
El saldo oficial de esos combates es de
ocho muertos y tres heridos. Pero la reali-
dad es otra. El número de bajas tanto del
gobierno como de La Familia se descono-
ce: helicópteros de la PF transportaron a la
Ciudad de México a un número indetermi-
nado de muertos y heridos, dijeron a Pro-
ceso fuentes de la policía moreliana, y el
grupo criminal recogió a sus caídos, según
declaró el vocero de seguridad nacional,
Alejandro Poiré.
De acuerdo con la Secretaría de Segu-
ridad Pública, de la que depende la Poli-
cía Federal, murieron cinco uniformados,
tres delincuentes y tres civiles, entre ellos
un bebé de ocho meses que recibió una ba-
la durante los enfrentamientos de la noche
del miércoles 8 en Apatzingán.
Zona de guerra
Entre el miércoles 8 y el jueves 9, La Fami-
lia desplegó a decenas de sus hombres en
los municipios de Apatzingán, La Huacana,
Taretán, Zitácuaro, Parácuaro, Copándaro,
Ario de Rosales, Uruapan, Múgica, More-
lia, Ciudad Hidalgo y Zinapécuaro para re-
Más de 24 horas de asedio, ataques y bloqueos por in-
tegrantes del cártel de La Familia en la entidad natal
de Felipe Calderón –acciones que continuaban hasta
el cierre de esta edición– le recuerdan al presidente su
desplante de fuerza militar cuando iniciaba su manda-
to con el Ejército por delante como factor de intimida-
ción… Cuatro años después, el fracaso es evidente –así
lo muestra un estado en llamas, inerme, con una pobla-
ción aterrorizada y bajas mínimas en el bando narco–,
si bien el gobierno federal se ufana de haber eliminado
a El Chayo, uno de los principales mandos de esa orga-
nización criminal.
LA GUERRA DE CALDERÓN / MI CHOACÁN

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 7
E
l jueves 2, cuando aún faltaba uno de
los tres días del plazo que tenían la
Procuraduría General de la Repúbli-
ca (PGR) y el legislador Julio César
Godoy Toscano para presentar sus últimas
pruebas a favor o en contra del desafuero
de éste, la Sección Instructora de la Cámara
de Diputados ya había hecho su valoración:
el juicio procede.
La semana siguiente, Proceso consultó
a diversos legisladores, quienes confirmaron
que el trámite de desafuero se iniciará a las
10 de la mañana del martes 14. La Sección
Instructora decidió desaforar al legislador
luego de escuchar 25 nuevas grabaciones
que le entregó la PGR, en 10 de las cuales
hay elementos que vinculan al diputado Go-
doy Toscano con el crimen organizado.
En una de esas grabaciones se oye la voz
de una persona que pide ayuda al legislador
para que interceda por él y “que no lo levan-
ten”. En otra se escucha la conversación en-
tre una persona no identificada y alguien que
presuntamente es Godoy; ambos hablan del
lugar donde se habría tirado un cadáver.
Otras pruebas son declaraciones de cua-
tro testigos que se presentaron durante las
indagatorias de otros procesos penales; los
cuatro afirman que el diputado es parte del
grupo criminal de La Familia Michoacana.
Además se tiene un dictamen contable –
ordenado por la propia Sección Instructora–
de los movimientos bancarios de los últimos
tres años de Julio César Godoy Toscano.
Ya el 6 de noviembre la PGR había informa-
do que en esos tres años el legislador rea-
lizó operaciones bancarias por 24 millones
759 mil 948 pesos y que incluso en un mes
hizo depósitos en efectivo hasta por 500 mil
pesos.
Sobre este punto, la Sección Instructora
solicitó un dictamen en el que se detectaron
movimientos hasta por 78 millones de pe-
El desafuero va
JESUSA CERVANTES
sos en el mismo lapso; de ellos aproximada-
mente 58% fueron en efectivo.
Otro elemento que se tomó en cuenta fue
la prueba pericial entregada por la PGR en
la que se confirma que sí es la voz de Godoy
Toscano la grabada el 12 de junio de 2009
durante una conversación con Servando Gó-
mez Martínez, La Tuta, uno de los dirigentes
de La Familia. Esa grabación fue divulgada el
14 de octubre por el noticiario de W Radio.
Proceso supo de estos elementos de
prueba gracias a legisladores que fueron
informados por el presidente de la Sección
Instructora o que tuvieron acceso al expe-
diente del caso Godoy.
Sondeos de Santiago
Después de haber leído las pruebas de la
PGR a favor del desafuero y las de Godoy
para evitarlo, el presidente de la Sección
Instructora, César Augusto Santiago, con-
sideró que sí hay elementos para retirarle el
fuero constitucional al michoacano.
El jueves 2, Santiago inició un sondeo
con los distintos grupos parlamentarios pa-
ra saber cómo votarán en el pleno; incluso
les comentó que las últimas pruebas apor-
tadas por la PGR incriminan a Godoy por el
delito de “delincuencia organizada”.
Les informó que el michoacano sólo
presentó en su defensa los amparos que le
fueron concedidos por diversos jueces al no
encontrar elementos que probaran su parti-
cipación en el crimen organizado; con esos
recursos se anuló la primera orden de apre-
hensión en su contra.
Godoy también entregó el más reciente
amparo a su favor concedido el pasado 30
de noviembre por el juez Primero de Distrito
en el estado de Michoacán, Efraín Cázares
López, originado por la segunda orden de
aprehensión girada el 5 de septiembre por el
Juzgado Noveno de Distrito en Materia Pe-
nal en Jalisco.
Entre las pruebas de descargo que so-
licitó el diputado está el compendio de la
averiguación previa abierta en su contra
en Jalisco, pero hasta el cierre de esta edi-
ción no se ha notificado a los miembros de
la Sección Instructora la llegada de ese ex-
pediente, comenta en entrevista la diputada
perredista Telma Guajardo, integrante de la
Sección Instructora.
Afirmó que por esta razón no se puede
concluir el proceso y dijo que los tiempos
del procedimiento no fueron respetados,
pues los tres últimos días de presentación
de pruebas para cada una de las partes se
inician 30 días después de la notificación.
“El diputado fue notificado el 5 de no-
viembre, por lo que el plazo empieza a co-
rrer a partir del 5 de diciembre; después hay
tres días para la PGR y tres para el diputa-
do, lo que lleva la fecha al 11 de diciembre”,
precisa Guajardo.
Al primer legislador que el 2 de diciem-
bre consultó el presidente de la Sección
Instructora fue al diputado petista Mario di
Costanzo, y fue éste quien relató lo arriba
detallado.
El siguiente fin de semana, Santiago se
comunicó con otros legisladores del Partido
del Trabajo: Jaime Cárdenas, Gerardo Fer-
nández Noroña y Enrique Ibarra. Los citó a
todos para comer el lunes 6.
Santiago repitió lo dicho a Di Costanzo
días antes: hay pruebas nuevas que incul-
pan a Godoy Toscano.
En ese encuentro, narró Di Costanzo, el
presidente de la Sección Instructora les di-
jo que tenía dos posibilidades: una, presen-
tar un dictamen ligero a favor del desafue-
ro que no expusiera tanto al legislador; y la
otra, someter al pleno otro, también a favor,
pero más tortuoso, que lo expusiera ante la
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a

C
h
r
i
s
t
i
a
n

G
a
m
a

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o

Godoy Toscano. Arrinconado
Santiago. Sondeo
8

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

asamblea de diputados federales y con
base en el cual prácticamente lo estarían
enjuiciando.
“Nos preguntó cómo lo veíamos”, re-
cuerda Di Costanzo, quien aclaró que,
sin establecer o no la culpabilidad de Go-
doy Toscano, le reclamó a Santiago que la
Cámara incluyera como integrantes de la
Sección Instructora a dos diputados que
en el pasado fueron cuestionados por sus
posibles vínculos con el narcotráfico: el
priista Arturo Zamora y el panista César
Madrigal Díaz.
–Si vamos a empezar con descalificacio-
nes no podemos seguir –fue la respuesta.
Jaime Cárdenas se enfocó en si era
válida la orden de aprehensión contra Go-
doy Toscano luego de que el juez Prime-
ro de Distrito de Michoacán le había con-
cedido un último amparo el pasado 30 de
noviembre.
Fernández Noroña le comentó a San-
tiago que en México prácticamente se vi-
ve en un narcoestado, y prueba de ello,
dijo, es la declaración ministerial de Sergio
Villarreal, El Grande, donde afirma que co-
noció a Felipe Calderón Hinojosa.
Además, preguntó por qué la Cámara
tendría que hacerle el juego al Ejecutivo y
cómo darle la razón si el propio secretario
de Seguridad Pública, Genaro García Lu-
na está metido en el narco… o por qué no
se enjuiciaba y desaforaba a Juan Molinar
Horcasitas, secretario de Comunicaciones
y Transportes y sobre quien también exis-
te una solicitud de desafuero.
La respuesta de Santiago fue que la
gran diferencia era que sobre quienes
mencionaba no existe una petición de
desafuero de la PGR.
Sin salida
Durante la semana pasada en los pasillos
de la Cámara de Diputados se menciona-
ba insistentemente el inminente desafuero
de Godoy. El martes 7, Santiago lo comen-
tó con el coordinador de su bancada, Fran-
cisco Rojas, quien le dijo que si encontraba
elementos para el desafuero, procediera.
Ese mismo día, Alejandro Encinas
confirmó a Proceso que todo apunta al
desafuero pero que su partido aún argu-
mentaría que al tener el diputado Godoy
Toscano un nuevo amparo a su favor, la
orden de aprehensión no puede existir.
Tanto el coordinador de los diputados
perredistas, Alejandro Encinas, como el
Partido del Trabajo decidieron que vota-
rán por el desafuero pero no intervendrían
en la discusión ni hablarán de los señala-
mientos de posibles vínculos de Godoy
con el narcotráfico.
El presidente de la sección, elaborará el
dictamen a favor del desafuero este domin-
go 12, lo someterá a discusión de la Sec-
ción el lunes 13 y al pleno el día siguiente. O
A
P

p
h
o
t
o

sistir a las fuerzas federales que buscaban a
Nazario Moreno.
La movilización confirmó el control
territorial, sobre todo en el centro y nores-
te del estado, del grupo delictivo. En todos
esos municipios los seguidores de El Cha-
yo robaron vehículos a particulares y em-
presas, los incendiaron y los usaron para
obstruir los caminos y evitar la llegada de
refuerzos federales.
Una de las principales ciudades afec-
tadas fue Morelia, donde los delincuentes
cerraron cuatro de las cinco carreteras que
parten de la capital estatal, incluida la de
Occidente, que comunica con Guadalajara.
Todavía la mañana del viernes 10 el
transporte de pasajeros tenía suspendidas
sus corridas en el área y en Morelia esta-
ban semiparalizadas las rutas de transpor-
te público, según constató este medio.
Al cierre de esta edición aún se sen-
tía un ambiente de guerra. En un recorrido
de este semanario se contaron más de 30
vehículos incendiados en la carretera de
Apatzingán a Cuatro Caminos. Cinco más
acababan de ser quemados en la carretera
Siglo XXI, hacia Lázaro Cárdenas.
El personal de la Secretaría de Comu-
nicaciones y Transportes había abandona-
do las casetas de Pátzcuaro a Múgica. De
acuerdo con distintos informes policia-
les esa región está bajo control de Servan-
do Gómez, La Tuta, tercero al mando en La
Familia Michoacana y a quien se atribuyen
muchas de las bajas de la Policía Federal.
Apatzingán fue el principal escenario
de combate desde la noche del miérco-
les 8. Después de las siete de la noche, un
convoy de federales entró a las comuni-
dades del sur de ese municipio, controla-
das hasta ese momento por El Chayo. Los
primeros choques se dieron en la comu-
nidad de El Alcalde, donde en enero pa-
sado La Familia le causó cinco bajas a la
corporación.
El segundo encuentro fue en Holan-
da, de donde es originario Dionisio Loya
Plancarte, El Tío, otro de los mandos de la
organización delictiva y cuyas funciones,
según informes policiales, han sido de “re-
laciones públicas” con la prensa y funcio-
narios de gobierno.
El evangelizador
El objetivo final de la PF era Guanajua-
tillo, donde El Chayo nació el 8 de mar-
zo de 1970.
Nazario Moreno tuvo varios alias.
Además de El Chayo los informes policia-
les también lo identificaban como El Naza
y El Dulce y con el nombre de Víctor Na-
zario Castrejón Peña.
Dentro de la organización era llamado
El Más Loco. Ese mote se lo puso él mis-
mo al firmar textos en Pensamientos, la
publicación de inspiración bíblica con la
que adoctrinaba a los miembros del cártel.
Una ficha policial elaborada en 2008
lo describió: 1.65 de estatura, tez more-
na clara, cabello castaño y posible cirugía
estética. Se señalaba que en el parietal iz-
quierdo tenía una placa metálica –a raíz de
un accidente– que le causaba fuertes do-
lores de cabeza. Sus antecedentes penales
registran un proceso en su contra por dis-
paro de arma de fuego y otro por el homi-
cidio de Eric Elson Salas Abarca.
Policía Federal. Rescate
LA GUERRA DE CALDERÓN / MI CHOACÁN

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 9
A
P

p
h
o
t
o
A principios de esta década, Nazario
Moreno facilitó la llegada del cártel del
Golfo –ya dirigido por Ezequiel Cárdenas
Guillén– y el que entonces era su brazo ar-
mado, Los Zetas.
Por su parte, La Familia se dio a cono-
cer con desplegados en la prensa local el
22 de noviembre de 2006, a una semana
de que Calderón asumiera la Presidencia.
Hasta ese momento había operado junto
con el cártel del Golfo y Los Zetas con el
nombre de La Empresa.
En 2008 rompieron. Desde dos años an-
tes los sicarios tamaulipecos le disputaban
a La Familia el control del estado. En la ac-
tualidad el cártel del Golfo tiene una alian-
za con los michoacanos, que han extendido
su zona de influencia a otros estados con el
apoyo también del cártel de Sinaloa.
El Chayo era el encargado de la “evan-
gelización” de los “guerreros celestiales”,
como La Familia llama a sus sicarios y lu-
gartenientes. Un informe policial dice que
se trata de jóvenes de entre 19 y 25 años,
con poca escolaridad y de bajos recursos,
que además del adoctrinamiento reciben
entrenamiento físico, en manejo de armas
y trasiego de droga.
En la tercera edición de Pensamien-
tos –de septiembre de 2007 y que según la
propia publicación tuvo un tiraje de 7 mil
500 ejemplares–, El Chayo se definía co-
mo cristiano y orgulloso de la Tierra Ca-
liente de Michoacán:
“Hermanos en Cristo, mexicanos, mi-
choacanos, tierracalenteños: Hermano tie-
rracalenteño, hemos tenido muchas cosas
en común, una cuna humilde, una infan-
cia dura, mucho trabajo, de juegos cortos,
pero plagados de nuestros sueños. Y to-
do surge ahí en ese poblado, cuando soña-
ba que sería alguien, que lucharía por los
míos, que trabajaría duro para que mi fa-
milia tuviera lo que yo carecí, cuando las
injusticias hacían temblar mi cuerpo de fu-
ria contenida y entonces pensaba que lu-
charía para defender a los míos, gracias a
Dios que mis sueños no han cambiado, pe-
ro hoy forman parte de mi realidad.”
Sobre La Familia escribió: “Creo que
ya no quiero ser ni muy correcto ni muy in-
teligente ni muy sabio… porque estoy des-
cubriendo que la gente, cuando pretende
ser muy correcta y sabia, se vuelve muy ne-
cia y no quiere escuchar y cae en la sober-
bia, y yo no quiero que nuestro grupo, ‘La
Familia’, cayera en eso, y es por eso que de-
seo me den su crítica sin miedo ni pena”.
La publicación abunda en el sentido reli-
gioso que El Chayo le imprimió a la organi-
zación delictiva, pero con ánimo beligeran-
te: “Si quieres, puedes llegar a ser un buen
cristiano (…) atento, si estás buscando un
camino ten en cuenta que los caminos sin
obstáculos no conducen a ninguna parte”.
En su visión de la muerte, El Chayo es-
cribió: “Aquí postrado a los pies de mi pro-
pia muerte quisiera estar. Es tanto el dolor
que ya no quiero existir más… elevando
una plegaria a Dios le pido me fortalezca
(…) Y como todo buen padre me contestó:
¡Cuando me pediste perdón, te di clemen-
cia, para que con ella aprendieras a perdo-
narte a ti y que todos te perdonen!”.
El halo bíblico impulsado por Nazario
Moreno impregna también otras áreas de
operación de La Familia. Es el caso de Je-
sús Méndez Vargas, El Chango, El Cha-
mula o El Chango Méndez, quien opera
con un cuerpo de seguridad conocido co-
mo Los Doce Apóstoles. Además, son 12
los tablazos que reciben algunos de los
miembros que se gradúan como “guerre-
ros celestiales”, mientras que otros pue-
den adquirir ese título ejecutando a al-
guien (Proceso edición especial 29).
Junto con El Chayo, el liderazgo
de La Familia lo ha ejercido El Chan-
go Méndez desde el surgimiento del gru-
po, en noviembre de 2006. La SSP colo
có a Nazario Moreno en el mismo nivel de
mando que Méndez Vargas, pero otros in-
formes ponen al Chango por encima del
Chayo y ambos arriba de La Tuta, uno de
los jefes más conocidos del cártel.
Otro de los líderes que además de Mi-
choacán ha operado en Baja California, el
sur de Ciudad Juárez, el Distrito Federal
y Guerrero es Nicandro Barrera Medrano,
El Nica, identificado en varias declaracio-
nes ministeriales como lavador de dinero.
Entre sus empresas están la casa de
cambio Divisas Barrera y Autotranspor-
tes Purépecha, la que fue confirmada co-
mo suya en febrero pasado por el Depar-
tamento del Tesoro de Estados Unidos. Su
hermano, el experiodista Efraín Barrera
Medrano, ocupó distintos cargos en la Se-
cretaría de Seguridad Pública en el actual
gobierno de Leonel Godoy Rangel.
La muerte de El Chayo fue confirma-
da el viernes 10 por Alejandro Poiré, quien
informó también del despliegue en Mi-
choacán de efectivos de la Marina para ir
contra los otros jefes de La Familia. Asi-
mismo, la PF reforzó su presencia en el es-
tado: llegó a sumar casi mil efectivos.
En Michoacán, la Policía Federal sus-
tituyó las acciones del Ejército, que ha-
bía sido desplegado por Calderón contra
el narco en esa entidad. A 10 días de haber
ocupado Los Pinos echó a andar el Opera-
tivo Michoacán, lo que marcó el inicio de
su “guerra contra el narcotráfico”.
En mayo siguiente ocurrieron las pri-
meras bajas militares del sexenio. Las
causó La Familia en Nocupétaro. En re-
presalia, el Ejército emprendió una cace-
ría contra habitantes de esa población y
del vecino Carácuaro, lo que generó fuer-
tes críticas a la Fuerza Armada por las vio-
laciones a los derechos humanos.
Además, en Michoacán tuvo lugar el
primer ataque narcoterrorista contra la po-
blación civil en México. El 15 de septiem-
bre de 2008, durante la celebración del
Grito de Independencia, supuestos zetas
arrojaron dos granadas contra la gente que
celebraba en el centro de Morelia.
La entrega de los presuntos responsa-
bles fue negociada por El Chayo con el ge-
neral en retiro Mario Arturo Acosta Chapa-
rro, en el inicio de una serie de encuentros
de ese militar con los jefes del narcotráfico
en México, autorizados por el gobierno de
Calderón, que deseaba reducir la violencia
(Proceso 1768 y 1779).
Apatzingán. Bajas federales
10

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

LA GUERRA DE CALDERÓN / MI CHOACÁN
Los muertos
En Tamaulipas los muertos son invisibles, comentan
los reporteros de la entidad, muchos de los cuales
han tenido que huir a Estados Unidos. Una periodista
de Matamoros resume la situación: “No podemos dar
datos concisos en una nota, nombrar a ninguno de
los cárteles, ni ampliarnos en la información ni men-
cionar la violencia”. La ley que impusieron los grupos
criminales es la del silencio.
MARCELA TURATI
L
AREDO, TEXAS.- Los testimonios
que traspasan el muro de silencio
erigido al otro lado de esta fron-
tera hacen pensar que acaso Ta-
maulipas supera a Chihuahua en
número de muertos.
Los reporteros tamaulipe-
cos hablan en voz baja de días de enfren-
tamientos con hasta 200 muertos. De tra-
mos carreteros con paisajes de cadáveres
de adolescentes, casi niños, esparcidos por
varios metros. De cuerpos que ya no pa-
san por los semefos, las funerarias o los
invisibles
E
s
p
e
c
i
a
l

/

P
r
o
c
e
s
o
12

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010
entre bandas criminales o de éstos contra las
fuerzas federales; pero desde hace dos años
no consiguen cifras confiables.
“El día después de la balacera de Ma-
tamoros (en la que murió Ezequiel Cárde-
nas Guillén, El Tony Tormenta), el gobier-
no reportaba 10 muertos, los medios de la
frontera de 40 a 50 y fuentes oficiales de
Estados Unidos nos decían que eran co-
mo 100. Tuvimos que escribir una nota di-
ciendo que fueron un mínimo de 10 y un
máximo de 100. En los diarios de Estados
Unidos es impensable dar cifras tan vagas,
tan imprecisas, pero nos orillaron a eso”,
se queja Nora López, editora del San An-
tonio Express-News.
La reportera Lynn Brezosky, de ese
mismo diario, por esas fechas fue envia-
da a Matamoros para indagar el número de
muertos tras esa violenta refriega que obli-
gó a los habitantes de pueblos como Ciudad
Mier a exiliarse. Ella entró un par de horas,
a contrarreloj, a sabiendas de que no puede
preguntar mucho ni llamar la atención, de
que debe permanecer pocas horas y cruzar
la frontera antes del atardecer.
“La gente dijo que había pasado el día
en su oficina o en sus casas encerrados, sin
luz, sin teléfono, y que se asomaron a las
calles hasta el día siguiente, pero nadie su-
po precisar cuántos murieron y si lo saben
no lo dicen. No vimos cuerpos en las calles.
Imagino que los levantan y llevan a algún
lado, pero nosotros no podemos quedarnos
mucho tiempo para investigar”, explica vía
telefónica.
Estado-cártel
En Tamaulipas es más lo que se calla que
lo que se publica. La mayoría de la pren-
sa local está amordazada. Los reporteros
de medios nacionales o extranjeros que
quieren investigar en la zona deben pla-
near previamente su ingreso con una ope-
ración logística, aunque eso tampoco es
garantía de salir bien librado. Varios re-
porteros fuereños han sido tomados como
rehenes por los criminales, golpeados por
varias horas y expulsados con la adverten-
cia de que la siguiente intromisión la paga-
rán con su vida.
Un reportero tamaulipeco cuenta una
anécdota: su cuñado renunció al departa-
mento de policía municipal de Nuevo La-
redo, traumado y harto porque fue enviado
a levantar cuerpos “de niños muertos, con
camisetas con zetas”, y aventarlos a hoyos
en la tierra como si fueran perros.
Hasta los periodistas fronterizos más
experimentados sienten que entrar a Ta-
maulipas es pararse en arenas movedizas,
como admite Alfredo Corchado, el vete-
rano corresponsal de The Dallas Morning
News que en febrero –cuando comenzó la
guerra entre Los Zetas y el cártel del Gol-
fo– logró entrar un par de horas a reportear
a Reynosa e informó al mundo que dece-
nas de personas habían muerto las sema-
nas previas y que ocho periodistas estaban
desaparecidos.
“Hay regiones donde el silencio domi-
na, donde el miedo se siente y se ve entre
la gente. Y eso lo vi en Reynosa, me im-
presionó mucho. El crimen organizado en
esa región se ha impuesto como gobierno
paralelo que domina hasta la prensa. Ahí
sientes la impotencia de la gente, del go-
bierno”, dice a Proceso el periodista re-
cién galardonado en Estados Unidos por
su valiente cobertura.
Aunque desde 2007 Juárez es consi-
derada la ciudad más peligrosa de Méxi-
co –y, según algunos cálculos, del mundo
entero–, la mayoría de los corresponsales
siente en la frontera chihuahuense más se-
guridad que en la tamaulipeca.
“Ciudad Juárez es demasiado grande,
cementerios y van directo a fosas que al-
bergan entierros múltiples. De rastros de
sangre en las calles como únicas eviden-
cias de los asesinatos que escapan a las es-
tadísticas fúnebres.
Es difícil probar sus dichos. A diferen-
cia de ciudades como Juárez, en las de Ta-
maulipas los reporteros no realizan el eje-
cutómetro porque el número de homicidios
es desconocido. Las autoridades niegan esa
información. El Centro de Estudios Fronte-
rizos y de Promoción de los Derechos Hu-
manos, A.C. (Cefprodhac), la organización
que llevaba el inventario de defunciones,
dejó de hacerlo el año pasado.
“Yo anduve investigando a dónde lleva-
ban los muertos, pero no los llevan a ningu-
no de los panteones; hablé con los campo-
santeros y dijeron que ya no los llevan ahí.
Los de las funerarias que antes hablaban
ya no quieren dar información. Preguntar-
le a los policías es como hablarle a los nar-
cos y si saben que somos reporteros nos va
peor. Desde hace dos años yo llevaba una
estadística de los muertos; ya no puedo”,
se lamenta un reportero hispano que omite
su nombre por seguridad, pues aunque tra-
baja para un periódico texano dice que está
amenazado como sus colegas mexicanos.
Incluso, tiene su testamento hecho.
Tamaulipas es lo más parecido a una
dictadura criminal, con zonas controladas
por el cártel del Golfo y otras por Los Ze-
tas que a partir de febrero se disputan el
estado. Desde hace una década esa entidad
es una zona de silencio; tienen en nómina
a empresarios, gobernadores, periodistas,
alcaldes, policías y un ejército de infor-
mantes; poseen campos de entrenamiento
para nuevos sicarios y a los medios locales
de comunicación bajo censura.
¿Qué se necesita para imponer silen-
cio? El finado periodista polaco Ryzsard
Kapuscinski escribió al respecto: “El si-
lencio tiene sus leyes y sus exigencias. El
silencio exige que los campos de concen-
tración se levanten en lugares apartados.
El silencio precisa de un aparato policial
gigantesco. Necesita ejércitos de delato-
res. El silencio exige que sus enemigos
desaparezcan de repente y sin dejar rastro.
No le gusta que ninguna voz, ya de que-
ja, ya de protesta, ya de indignación, tur-
be su paz y tranquilidad. Allí donde tal voz
se deja oír, el silencio golpea con toda su
fuerza y restablece el estado  anterior, es
decir, el estado ideal de silencio”.
Tamaulipas no está alejado de esa des-
cripción que obliga a callar hasta a los me-
dios ubicados del lado estadunidense del
río Bravo.
Los editores de diarios texanos, como
el San Antonio Express-News o el Laredo
Morning Times, han mandado a sus reporte-
ros al lado mexicano a documentar informa-
ción tan básica como el número de muertos
después de los más feroces enfrentamientos
F
o
t
o
:

E
s
p
e
c
i
a
l
Morir en el anonimato
LA GUERRA DE CALDERÓN / TAMAULI PAS

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 13
es difícil domar esa ciudad y el periodista
tiene ahí más espacio. Irónicamente, sien-
to más tranquilidad en Juárez, a diferencia
de Matamoros, Reynosa, Ciudad Alemán,
Nuevo Laredo u otros municipios tamau-
lipecos donde no confío en nadie, sólo en
contadas personas, y donde la dinámica
de Los Zetas ha creado una realidad mu-
cho más cruda, más brutal, más sofisticada
en cuestión de guerra urbana; saben cómo
controlar la información y cómo contro-
lar, subordinar, amenazar y matar al repor-
tero; lamentablemente, es parte de su es-
trategia”, dice.
Aunque Juárez es considerada a nivel
internacional el epicentro de la violencia
por el narcotráfico y se ha convertido en el
ícono del conflicto armado, los propios re-
porteros juarenses quedan pasmados al es-
cuchar los testimonios de las condiciones
de trabajo de sus colegas tamaulipecos.
La reportera Sandra Rodríguez, de El
Diario –premiada el mes pasado en España
por su valiente cobertura junto a su colega
Lucy Sosa–, considera que la gravedad de
la situación en Tamaulipas reside en que es
parecida a la de un Estado totalitario.
“Sabemos que hay mucha violencia
porque los reporteros nos cuentan, pero no
tenemos estadísticas que lo confirmen. En
Juárez por lo menos el Ministerio Público
tiene un protocolo que manda diariamente
a los medios con los homicidios, y aun así
nos hemos dado cuenta de que no reportan
todos los homicidios. Pero en Tamaulipas
todo es silencio, es una situación tan gra-
ve que ni siquiera la conocemos”, opina.
Censura transfronteriza
Según el periodista mexicano Jorge Luis
Sierra, fundador del McAllen Times –ubica-
do al otro lado de la frontera tamaulipeca–,
este año podrían haber muerto más perso-
nas en Tamaulipas que en Ciudad Juárez,
si se considera en términos proporcionales.
“El grueso de la violencia ha ocurrido
desde el aparente conflicto entre Los Zetas
y el cártel del Golfo, que provocó una ola
de violencia a partir de febrero. En Ciu-
dad Juárez –donde la violencia es más an-
tigua– los medios locales han mostrado
más independencia y no han cesado de in-
formar de la violencia, pero en Tamauli-
pas no es así.”
Señala que cuando el Cefprodhac de
Reynosa abandonó el conteo de las muer-
tes violentas desaparecieron las fuentes
independientes que corroboran la infor-
mación. Los medios fronterizos ubicados
en Texas tampoco han podido evadir fácil-
mente la censura informativa.
“(Los medios texanos) siguen repor-
teando, pero ya no es tan sencillo que cru-
cen la frontera. En los momentos de ma-
yor violencia se abstuvieron de entrar. No
había garantías para una cobertura segura,
algunos periodistas estadunidenses habían
sido amenazados, y para ellos era difícil
pasar inadvertidos. Pero los tres diarios
más importantes de ese lado de la fronte-
ra, el Brownsville Herald, el Monitor y el
Laredo Morning Times, siguen buscando
la noticia, tratando de construir fuentes del
otro lado de la frontera y cruzando cuan-
do pueden. El trabajo ha sido un poco más
sencillo con la contratación de reporteros
bilingües de origen mexicano”, explica.
Sierra señala que durante los enfren-
tamientos en Matamoros que culminaron
con la muerte de Ezequiel Cárdenas, el
Brownsville Herald manejó información
de fuentes anónimas que mencionaba a
decenas de muertos, porque era muy ries-
goso confirmar los datos sobre el terreno;
tanto que uno de sus reporteros murió ba-
leado. El NewsChannel 5 fue obligado a
sacar de la región a uno de sus reporteros
porque recibió amenazas de muerte; des-
pués le tocó a un camarógrafo.
El San Antonio Express-News también
se vio forzado a retirar de Nuevo Laredo a
un reportero. En febrero pasado se abstu-
vieron de cruzar la frontera –“nuestra segu-
ridad no estaba garantizada”, explica Nora
López– por lo que tuvieron que tomar notas
surgidas desde la Ciudad de México o del
Houston Chronicle. El bloqueo informati-
vo es tal que Brezosky se ha visto obligada
a consignar en sus notas información toma-
da de blogs y twitters de ciudadanos.
“Batallamos para conseguir informa-
ción básica, como el número de muertos.
Antes nos daba la información la procura-
duría del estado (de Tamaulipas), ahora no
quieren, dicen que no saben, que tienen que
esperar órdenes del DF, y el Ejército tam-
bién dice que no sabe (…) Antes íbamos y
veíamos cuerpos, ahora sólo los charcos de
sangre, porque los narcos se llevan a los su-
yos y los marinos a los suyos”, dice la edi-
tora López.
La periodista considera que el desco-
nocimiento de la realidad es muy grave,
porque si no se dimensiona la gravedad de
la situación tampoco habrá solidaridad en-
tre la sociedad para organizarse.
Dictadura criminal
Heriberto Deándar, director editorial de
El Mañana, el periódico líder de Tamau-
lipas –uno de los diarios líderes en inves-
tigación durante la década de los noventa
hasta que los atentados y asesinatos a sus
periodistas lo obligaron a no publicar más
sobre la delincuencia–, se queja por la ce-
rrazón gubernamental:
“Desde hace año y medio nadie sabe
a ciencia cierta cuántos muertos y heri-
dos hubo en los enfrentamientos. El Ejér-
cito no hace boletines ni ruedas de prensa,
las autoridades estatales están rebasadas,
la PGR envía coreos electrónicos mencio-
nando a los detenidos en todo el país y el
municipio únicamente alerta a través de
Facebook y Twitter sobre la ubicación de
situaciones de riesgo.”
Un reportero de un medio electrónico de
Reynosa explica que los policías locales nie-
gan información sobre los enfrentamientos
porque están al servicio del narcotráfico.
“La lista de muertos que dan está muy
F
o
t
o
s
:

E
s
p
e
c
i
a
l
Grupos rivales. La ley de la sangre
14

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

14

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

depurada, sabemos que hay más. La gen-
te nos dice que vieron más muertos que
los reportados. Los mismos delincuentes
se llevan los cuerpos en las balaceras y los
desaparecen, si matan a alguno se lo llevan
también si es enemigo”, asegura.
Una corresponsal de un medio nacio-
nal dice que le resulta imposible explicar-
le a sus jefes, basados en el Distrito Fede-
ral, que los policías no la dejan acercarse
a donde hubo balaceras, que los funciona-
rios no proporcionan datos y que el Minis-
terio Público no recibe reporteros.
“Tan sólo anteayer ellos negaban que
hubo muertos y yo sé que al menos una
persona murió en Nuevo Laredo, porque
era mi conocido. La procuraduría ya no
actualiza la información en internet y no
te responden ni cuando pides la informa-
ción a través de la Ley de Transparencia.
Ni siquiera los afectados quieren darnos
datos, porque desconfían de los periodis-
tas, piensan que estamos coludidos. Y el
Ejército piensa lo mismo. A todos nos ca-
talogan como corruptos”, lamenta.
Ella, como otros colegas suyos, asegu-
ra que todo el gremio tiene sus cuentas de
internet hackeadas y sus celulares interve-
nidos. Varios dicen que reciben amenazas
telefónicas y órdenes o advertencias direc-
tas de reporteros a sueldo de los cárteles.
“Es absurdo, a veces no quieren que pu-
bliquemos una nota que todo mundo conoce
porque antes la divulgaron los twiteros. O lo
peor: quieren que cubramos sus manifesta-
ciones contra el Ejército y que las destaque-
mos”, dice un reportero de Matamoros.
La censura llega al colmo de que hasta
los reporteros se enteran de los sucesos a
través de Twitter o de Facebook. “La auto-
ridad no informa, y nosotros, que debería-
mos hacerlo, no podemos. Las radios y te-
levisoras no te dicen dónde hay balaceras,
sólo las redes sociales”.
Una reportera de Matamoros indica las
reglas informativas que les han impuesto
los criminales: “No podemos dar datos
concisos en una nota, nombrar a ningu-
no de los cárteles, ni ampliarnos en la in-
formación ni mencionar la violencia (nada
de la aparición de muertos en carreteras o
cuerpos que traían playeras de un cártel).
A lo único que pudimos darle seguimiento
fue a la muerte del candidato (a goberna-
dor Rodolfo Torre) Cantú”.
Esta reportera, como varios de sus co-
legas, reconoce que los ciudadanos están
enojados con los periodistas, a todo mo-
mento los critican por cobardes, se sienten
frustrados por la ausencia de información.
Y explica: “Yo les contesto que ni mi
información ni la de otros cambiaría la si-
tuación, que entiendan nuestra posición
porque no es fácil nuestra tarea, que por
una nota no sólo estamos exponiéndonos
nosotros, también a nuestras familias y a
nuestros compañeros, al personal y a las
instalaciones. La gente está frustrada pe-
ro sólo los que estamos de este lado sabe-
mos el peso que cargamos: estamos entre
la censura, el silencio y el miedo”.
Desde mediados de noviembre el Ejér-
cito puso de moda invitar a periodistas a
Ciudad Mier para que constaten que los
soldados recuperaron ese pueblo disputado
desde hace 10 meses por zetas y golfos. Sin
embargo, aunque los militares se mantie-
nen en la zona que acapara la atención me-
diática a raíz del exilio de todos sus habi-
tantes que fundaron el primer albergue para
refugiados de la violencia, el resto de la en-
tidad parece perdida para el estado. Los cri-
minales todavía controlan la información.
Un periodista dice que es tal el domi-
nio de los cárteles que, a veces, lo único
que les queda por hacer a los medios in-
formativos para manifestar su desacuer-
do con los criminales es publicar fotos del
presidente Felipe Calderón o del Ejército
en la portada, notas de los discursos ofi-
ciales o información de agencias interna-
cionales sobre los daños de las drogas. No
pueden hacer más. O
LA GUERRA DE CALDERÓN / TAMAULI PAS
y armados que los obligaron a permane-
cer hincados durante horas para compro-
bar si eran servidores públicos y no sica-
rios enemigos.
En septiembre pasado tres empleados
de la Secretaría de Desarrollo Rural del
Estado y uno de la Secretaría de Agricul-
tura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca
y Alimentación (Sagarpa), que trabaja-
ban en una caseta del municipio de Lle-
ra, fueron ejecutados y mutilados. Por las
mismas fechas levantaron a dos trabaja-
dores de la Secretaría de Desarrollo So-
cial en esta capital. Fueron liberados días
después.
“Hemos limitado los horarios para que
nuestro personal transite por carretera de
8 de la mañana a 4 de la tarde; igual a esas
horas pueden presentarse situaciones de
peligro, pero antes y después de ese hora-
rio sabemos que no hay garantías y se co-
rren altos riesgos”, reconoce un funciona-
rio federal.
“Eso es por carretera, porque por ve-
redas ya no se puede andar a ninguna hora
en la mayoría de las zonas rurales del es-
tado”, agrega.
El secretario de Gobernación, Francis-
co Blake Mora, estuvo la semana pasada
en Mier, uno de los municipios rurales que
se habían convertido en “tierra de nadie”,
al grado de que una noche llegaron Los Ze-
tas para correr a todos sus pobladores. Al
menos 400 habitantes buscaron refugio en
C
IUDAD VICTORIA, TAMPS.- Te-
rritorios del narco, amplias zo-
nas de Tamaulipas se hallan por
completo fuera del control de las
autoridades civiles y militares, a
tal grado que quienes se encar-
gan de distribuir los recursos de los progra-
mas sociales requieren de la custodia del
Ejército para cumplir su trabajo. Pero eso
no es todo: incluso algunas dependencias
oficiales se han visto obligadas a suspender
sus actividades en esas regiones.
Servidores públicos sostienen que hay
localidades a las que es imposible llegar:
Donde ni la ayuda
entra
Es un hecho documentado que numerosas regiones del
país son controladas por el narco. Es el caso del campo
tamaulipeco, donde nadie transita sin ser interceptado
por sicarios. De hecho, autoridades municipales y tra-
bajadores de instancias federales han sido levantados o
asesinados por integrantes de Los Zetas o del cártel del
Golfo, quienes se disputan la zona. Hoy, pocos se atreven
a visitar las zonas marginales para entregar, por ejemplo,
los recursos correspondientes a programas sociales.
sus sendas son transitadas sólo por sica-
rios que tienen refugios en los ranchos y
las comunidades ejidales.
La inseguridad en los 43 municipios
de Tamaulipas, derivada de la guerra entre
el cártel del Golfo y Los Zetas, ha obliga-
do a los tres niveles de gobierno a suspen-
der algunos programas o a modificar sus
protocolos por el riesgo que corren los tra-
bajadores de ser interceptados, asaltados o
asesinados.
Pasó hace poco en Nuevo Laredo: los
promotores de un programa federal fue-
ron sometidos por hombres encapuchados
F
o
t
o
:

E
s
p
e
c
i
a
l
16

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

el vecino municipio de Miguel Alemán en
los primeros días de noviembre.
El viernes 3, las autoridades locales y
federales aseguraron que la mayoría de las
personas desplazadas por la violencia ha-
bían retornado a sus casas y que la vida en
Mier tornaba a la “normalidad”.
Pero el lunes 6, cuando Blake Mora
llegó a Tamaulipas con la “noticia” de que
la criminalidad había bajado 84% en 12
días de estar en funciones el reforzamien-
to del Operativo Noreste, más de un cen-
tenar de pobladores le reclamaron, entre
gritos, por los más de nueve meses que los
dejaron abandonados a merced de los gru-
pos delictivos.
La intimidación
A pesar de que tanto el gobierno esta-
tal como el federal insisten en que Mier
y el resto de los municipios de la “Fron-
tera Chica”, tienden a la “normalidad”, lo
cierto es que el panorama en las poblacio-
nes aledañas luce aún “fantasmagórico” y
que la anhelada “paz” pende de la presen-
cia permanente de los militares, como los
mismos pobladores le expusieron Blake
Mora en su visita.
El propio gobernador Eugenio Her-
nández Flores advirtió al titular de Gober-
nación que el Operativo Noreste, que se
concentró en los municipios fronterizos,
se debe extender a otras zonas rurales que
también sufren por el acoso de los grupos
delictivos y donde la violencia se vive con
mayor crudeza.
Días antes de la visita de Blake Mo-
ra a la entidad, el secretario técnico del
Consejo de Seguridad Nacional, Alejan-
dro Poiré, afirmó que gracias a los refuer-
zos federales enviados a Tamaulipas la vi-
da en el municipio de Mier –de donde a
principios de noviembre huyó práctica-
mente toda la población– retornaba paula-
tinamente a la “normalidad”. Sin embargo
ni en ese municipio ni en ningún otro de
Tamaulipas se puede asegurar que se viva
en “normalidad”.
En Abasolo, municipio ubicado a
unos 100 kilómetros al noreste de esta ca-
pital, el alcalde Juan José Rodríguez Gar-
za huyó y no ha vuelto a aparecer desde
que lo levantaron a mediados del mes de
agosto. Y en Cruillas, el alcalde electo,
Felipe García García, quien debe asumir
el cargo el próximo 1 de enero, desapare-
ció desde el 13 de octubre último.
En Hidalgo, el alcalde Marco Antonio
Leal fue asesinado y el sustituto, Gregorio
Guerra Maldonado, no puede ingresar a
la cabecera municipal, donde el cártel del
Golfo impuso el toque de queda a sus ha-
bitantes (Proceso 1778).
En los municipios de Méndez, Hidal-
go, Mier, Antiguo Morelos y San Carlos,
tampoco despachan en sus oficinas, pues
han sido objeto de ataques o amenazas. A
su vez, los de San Fernando y Jiménez pa-
san la mayor parte del tiempo en Ciudad
Victoria y si viajan a sus alcaldías lo hacen
con precauciones extremas.
Además, en Abasolo, Hidalgo y Mier
desaparecieron las policías preventivas y
de tránsito, luego de que muchos agentes
fueron ejecutados o levantados. En los de-
más municipios rurales tamaulipecos que-
dan pocos uniformados y se limitan a con-
centrarse en sus comandancias sin salir a
patrullar.
Ante esta situación, el alcalde de Mi-
guel Alemán, Servando López, informó la
semana pasada que ante el déficit de poli-
cías debieron contratar a una empresa pri-
vada para prestar el servicio de vigilancia
en el sector comercial.
De acuerdo con la normatividad de los
programas Oportunidades y 70 y Más, la
entrega de apoyos debe ser vigilada por
las policías preventivas de cada munici-
pio. Pero en Tamaulipas estas corporacio-
nes no operan con normalidad o de plano
no existen, por lo que el reparto de recur-
LA GUERRA DE CALDERÓN / TAMAULI PAS

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 17
LA GUERRA DE CALDERÓN / TAMAULI PAS
sos en la mayor parte de los municipios es
custodiado por el Ejército.
Enlaces de esos programas –quienes
pidieron el anonimato– informan que a
partir de este mes se acordó que en algu-
nas regiones de alto riesgo, como Mier y
Guerrero en la llamada Frontera Chica, los
D
esde 1999 el gobierno de Estados
Unidos puso la mira en Sandra Ávila
Beltrán, pero tuvo que esperar va-
rios años para buscar su extradición,
y ahora que está en manos del gobierno de
Felipe Calderón y él está dispuesto a entre-
garla, la PGR no ha convencido a los jueces
de que las acusaciones en los tribunales es-
tadunidenses son sólidas.
En la corte federal del Distrito Sureste
de Florida, con sede en Miami, desde hace
11 años se acusa a La Reina del Pacífico de
asociarse con narcotraficantes colombianos
para introducir y distribuir cocaína en Esta-
dos Unidos.
De acuerdo con el expediente del caso
penal 04-20154 CR-M00RE, consultado por
Proceso, Ávila Beltrán es una de los siete
ciudadanos de México y Colombia acusa-
dos desde entonces por el Departamento
de Justicia estadunidense de conspirar para
El laberinto jurídico
de Sandra Ávila
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
importar y vender el alcaloide, cargos san-
cionados con prisión perpetua.
Ávila fue implicada en esa causa por
algunos de sus coacusados que están en
condición de colaboradores del gobierno
estadunidense, quienes a cambio obtuvie-
ron reducción de sus condenas.
Hace nueve años, el 20 de diciembre
de 2001, Estados Unidos tuvo un argumen-
to más contra Ávila Beltrán: en Manzanillo,
Colima, el buque Maciel fue incautado con
10 toneladas de cocaína procedente de Co-
lombia y que tenía como destino aquel país.
La PGR la implicó en la frustrada opera-
ción y la acusó de delincuencia organizada,
delitos contra la salud en su modalidad de
fomento, y lavado de dinero. Ávila fue cap-
turada en septiembre de 2007 en un restau-
rante del barrio de San Jerónimo, en el sur
de la Ciudad de México.
Las imputaciones en su contra se com-
plicaron con la detención, en agosto pasado,
de Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, quien
por años fue el enlace del cártel colombiano
del Norte del Valle y los del cártel de Sinaloa,
a través de los hermanos Beltrán Leyva.
Sin embargo, en menos de un año dos
integrantes del Poder Judicial Federal dicta-
minaron que los gobiernos mexicano y esta-
dunidense no han entregado pruebas con-
tundentes contra Ávila. Pero esta “opinión
jurídica” no es vinculante, por lo que la Se-
cretaría de Relaciones Exteriores (SRE) no
apoyos lleguen directamente a los benefi-
ciarios por medio de depósitos bancarios.
En Abasolo, Jiménez, San Fernando,
Soto la Marina y Méndez la entrega que
antes se hacía en las comunidades aleja-
das, ahora se concentra en la cabecera mu-
nicipal. “No hay condiciones para que
podamos acudir a la mayoría de las comu-
nidades rurales en las que antes hacíamos
entrega”, explica uno de los enlaces.
En el caso del municipio de Hidalgo el
subsidio se reparte en una comunidad cerca-
na a la cabecera municipal porque ingresar
a ella “es de alta peligrosidad”. Por las te-
rracerías, los sicarios sólo permiten circular
a quienes viven en la región o a los comer-
ciantes y rancheros a los que ya conocen.
“Hasta se han tenido que reprogramar
varias entregas porque se presentan he-
chos de violencia en algún municipio; en
otras ocasiones porque los soldados no es-
tán disponibles para custodiarnos”, afirma
la fuente.
Esto afecta a las familias más vulnera-
bles, dice, porque los apoyos en esos mu-
nicipios de “alta peligrosidad” se entregan
a veces hasta con 15 días de retraso.
“En ocasiones –cuenta una beneficiaria
de Oportunidades que pide el anonimato–
se cita para una fecha, pero ocurre alguna
balacera en la carretera y no pueden llegar;
pasa que hay gente muy pobre que tuvo que
hacer un gran esfuerzo para desplazarse ese
día hasta la cabecera municipal y que ni si-
quiera trae dinero para regresarse.
“Creo que en la zona rural de Tamauli-
pas se vive una tragedia que no la pueden
F
o
t
o
:

E
s
p
e
c
i
a
l
Octavio Gómez
18

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

18

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

Municipio de alta peligrosidad
medir ahorita, pero la violencia está dispa-
rando la pobreza y los programas guberna-
mentales no están llegándonos como de-
berían”, afirma.
Nadie se atreve
Dependencias como la Procuraduría Fede-
ral de Protección al Ambiente (Profepa) li-
mitaron sus labores de vigilancia exclusi-
vamente a las zonas urbanas. Inspectores
de esa institución reconocen que desde ha-
ce meses no han ido a los pozos de la Cuen-
ca de Burgos a supervisar que los trabajos
cumplan con la normatividad ambiental.
“Ya antes era difícil trabajar en esa zo-
na; ahora es imposible”, acepta un inspec-
tor de la Profepa.
Pero igual que ya no se hacen inspec-
ciones, agrega, tampoco Pemex y las em-
presas petroquímicas realizan sus activi-
dades normales en Burgos.
Un funcionario de Pemex reconoce que
tanto la paraestatal como las concesiona-
rias operan a 30 o 40% de lo que lo hacían a
principios de 2010 debido a los riesgos que
implica para sus trabajadores transitar por
las brechas que conducen a los pozos.
Algunas ocasiones, relata, militares es-
coltan a los trabajadores para llegar a de-
terminadas regiones, pero si no hay quien
les garantice la seguridad, la gran mayo-
ría se niega a trasladarse, especialmente a
los pozos o instalaciones en zonas aleja-
das. Ya han ocurrido hechos de violencia
en la zona y algunos se hicieron públicos.
En mayo pasado un grupo de familia-
res denunció ante los medios que cinco
trabajadores sindicalizados de Pemex fue-
ron secuestrados cuando acudían a la esta-
ción de compresión Gigante 1, a 300 me-
tros de la carretera La Ribereña, que va de
Nueva Ciudad Guerrero a Nuevo Laredo.
Al llegar a esa estación Saúl García
Ayala, Mario Zúñiga Salas, Martín Franco
Rivera, Christopher Cadena García y An-
selmo Sánchez Saldívar fueron sorprendi-
dos por sicarios que los levantaron. Has-
ta la fecha nada se sabe de ellos, aseguran
sus familiares.
La empresa argentina Tecpetrol reco-
noció que dos de sus trabajadores también
está obligada a respetarla y el 29 de octubre
resolvió extraditar a la acusada.
El sábado 4 de noviembre, el titular del
juzgado Décimo Octavo de Distrito de Pro-
cesos Penales Federales, Fernando Córdo-
va del Valle, absolvió a Ávila Beltrán de los
cargos fincados por la PGR. Lo mismo hizo
con el colombiano Juan Diego Espinosa Ra-
mírez, El Tigre.
Luego de su detención, en el decomiso
de sus bienes la PGR enlistó 179 joyas con in-
crustaciones de piedras preciosas, 16 cuentas
bancarias –cinco de ellas en dólares–, seis ve-
hículos y seis inmuebles, entre éstos un con-
junto de 223 terrenos del fraccionamiento Alto
Valle, en Hermosillo, Sonora.
Para el juez Córdova del Valle, la PGR no
acreditó que La Reina del Pacífico y El Tigre
hayan participado con el cártel de Sinaloa
y el del Norte del Valle para traficar cocaí-
na. Pero la procuraduría sigue acusándola
de estar involucrada en el tráfico de las diez
toneladas de cocaína y de lavar dinero en el
sector inmobiliario de Sonora y Jalisco, por lo
cual tres días después apeló ese fallo, en es-
pera de que lo resuelva un tribunal unitario.
En su intento por procesarla en México
por los delitos de delincuencia organizada,
fomento de delitos contra la salud y lavado
de dinero, la PGR intentó utilizar los libros La
Reina del Pacífico de Pérez-Reverte y Es la
hora de contar de Julio Scherer García, pe-
ro el magistrado Jesús Guadalupe Luna Al-
tamirano, titular del tercer Tribunal Unitario
Penal del Distrito Federal, los desechó co-
mo prueba.
Otro revés para el gobierno federal se
registró en septiembre pasado, cuando la
titular del juzgado Quinto de Distrito con se-
de en el Reclusorio Oriente, Olga Sánchez
Contreras, consideró que Ávila no debe ser
extraditada porque no está claro que se tra-
te de la misma mujer que los estaduniden-
ses quieren juzgar en Miami, lo que no se
ajusta al tratado de extradición entre los dos
países. El juez Córdova externó esa misma
opinión desde el 12 de enero.
La acusación de Estados Unidos se ba-
sa en una conversación telefónica inter-
venida por la DEA en la que el colombiano
Manuel López Correa supuestamente habla
con ella y con El Tigre por el adeudo de 100
kilos de cocaína colocados en Chicago.
Córdova emitió su criterio luego de un
peritaje de voz y audio solicitado por la de-
fensa de Ávila Beltrán. El perito de la PGR y
el de la acusada coincidieron en que la voz
ofrecida por el gobierno estadunidense en
un disco compacto y un audiocasete no co-
rrespondía a la de La Reina del Pacífico.
“En esa tesitura, la petición formal de
extradición no se encuentra ajustada a las
prescripciones del Tratado y la Ley de Extra-
dición Internacional, lo cual resulta fundado
y suficiente para opinar que se debe negar
la solicitud de extradición”, señaló el juez.
Testimonios en contra
El caso sigue en los tribunales, pues Ávila
Beltrán solicitó un amparo contra la decisión
de la SRE de entregarla a la justicia esta-
dunidense. El 17 de noviembre, el juzgado
Décimo Tercero de Distrito le concedió una
suspensión hasta que se resuelva en defini-
tiva el juicio de garantías que promovió con-
tra esa autoridad al considerar que la canci-
llería comete violaciones constitucionales y
de legalidad en su contra. La resolución to-
mará todavía varios meses.
Para conseguir la extradición, el gobier-
no estadunidense también aportó una de-
claración de El Tigre, quien fue procesado
en México en ausencia porque fue extradi-
tado en 2009 a Estados Unidos. Juan Diego
Espinosa Ramírez, quien negoció su pena
con la justicia de ese país, asegura que la
voz del audio sí es la de su expareja.
El Tigre fue condenado en Miami a seis
años de prisión, pero debido a que fue dete-
nido en México en 2007 ya sólo le restan tres,
por lo que será liberado en septiembre de
2013, aunque después de esa fecha deberá
permanecer tres años más bajo vigilancia po-
licial. Si la PGR pierde el fallo emitido a su fa-
vor el día 4 por el juez Córdova, Espinosa Ra-
mírez no estará obligado a regresar al país.
La justicia de Estados Unidos le redujo
la condena a El Tigre no sólo por declararse
culpable de conspiración para introducir co-
fueron levantados en la Cuenca de Bur-
gos. Extraoficialmente se sabe que ocho
empleados de la contratista Delta también
están desaparecidos.
“Lo que se cree es que algunos de ellos,
que conocen bien la región, son levantados
para servir de guías a los grupos delictivos
que se han reforzado con criminales llega-
dos de otros estados”, comenta el funciona-
rio de Pemex.
Las actividades en los ranchos cinegé-
ticos, que en otros años atraían turismo a
Tamaulipas, están prácticamente detenidas.
Algunos fueron invadidos o son acosados
por los grupos delictivos.
Igual ocurre con los hoteles de la reser-
va de la biosfera El Cielo, en el municipio
de Gómez Farías. “Algunos están abier-
tos”, acepta un funcionario estatal, “pero
el turismo no está llegando”.
El delegado de la Sagarpa en Tamauli-
pas, Roberto Salinas Salinas, reconoce que
AVISO A LOS LECTORES
Ante la creciente violencia provocada por el narcotráfico, Proceso asume la política de
proteger a sus reporteros y corresponsales al presentar –de manera excepcional—
ciertas notas y reportajes relacionados con ese tema sin su firma.

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 19
LA GUERRA DE CALDERÓN / TAMAULI PAS
la situación difícil que se vive en “todo el
estado” ha obligado a esta dependencia y a
los productores a limitar sus horarios de ac-
tividades. “Todo se hace de día, ya no se co-
secha, ni se mueve ganado, ni nada se pue-
de hacer cuando oscurece, por el riesgo que
eso representa”, dice.
caína a Estados Unidos, sino también por in-
culpar a su expareja. Su hermano, Mauricio,
El Mauro, acusado en el mismo caso, tam-
bién se declaró culpable pero fue condenado
a 19 años y siete meses de prisión, además
de cuatro años bajo supervisión de la policía.
No es el único arreglo que ha alcanza-
do el gobierno estadunidense con narcotra-
ficantes colombianos para procesar a San-
dra Ávila en su territorio. El 13 de septiembre
pasado el periódico Reforma publicó que en
2006 la DEA llegó a un supuesto acuerdo con
los hermanos Víctor Emilio y Dairo Valencia
Espinosa, del cártel del Norte del Valle, pa-
ra que entregaran a La Reina del Pacífico a
cambio de seguir operando en México.
Víctor, El Doctor, y Dairo, El Remache,
fueron detenidos en la Ciudad de México el
10 de septiembre pasado por la Policía Fe-
deral, a los pocos días de la captura de La
Barbie, quien de acuerdo con la corporación
los habría protegido del propio cártel de Si-
naloa tras la detención de Sandra Ávila. En
ese momento, como lugarteniente de Artu-
ro Beltrán Leyva, La Barbie todavía formaba
parte de esa organización.
Los dos colombianos eran los enlaces
de La Barbie con el cártel del Norte del Valle.
Víctor Emilio era el presunto dueño de la ca-
sa donde fue detenido La Barbie, en el mu-
nicipio de Lerma, Estado de México. Junto
con su hermano Leyner, los Espinosa Valen-
cia también son acusados en Estados Uni-
dos de introducir y distribuir cocaína desde
1999 y de estar involucrados en el caso del
buque Maciel.
El caso 04-20154 CR-M00RE, que sigue
la corte federal del Distrito Sureste de Flori-
da, indica que en 2006 hubo otra negocia-
ción para dar con más implicados en esa
acusación. Además de los tres hermanos
Valencia Espinosa y Ávila Beltrán, el Depar-
tamento de Justicia incluyó en esa causa a
Gadier Villegas Cifuentes, Ramón Alberto
Orozco Mejía y Julio Beltrán.
La justicia estadunidense ya llegó a un
acuerdo con tres de estos siete acusados y
cerró sus casos con reducción de penas, a
cambio de que declararan contra los otros
acusados. Uno de los que colaboró fue Ga-
dier Villegas Cifuentes, según consta en una
declaración fechada el 27 de noviembre de
2007 y firmada por el fiscal Eric Morales.
El documento justifica la reducción de la
pena a cinco años: “Después de su senten-
cia y siguiendo a nuestro acuerdo, el acu-
sado cooperó en la persecución señalada
en la acusación. Aunque su cooperación no
resultó en nuevos arrestos, cargos, deco-
misos o acusaciones, Estados Unidos cree
que el acusado dio apoyo sustancial en la
persecución de una persona”.
Sandra Ávila Beltrán, quien en su hui-
da de las autoridades estadunidenses y
mexicanas utilizó varios alias, en el libro
de Scherer García cuestiona que el presi-
dente Felipe Calderón la haya señalado:
“El día de mi captura, Felipe Calderón se
lanzó en mi contra. Olvidó que es presidente
y me acusó sin pruebas. Dijo que soy enla-
ce con los cárteles de Colombia. Se creyó la
ley. Sus palabras las sentí como una avalan-
cha que se me venía encima. Llegó a decir
que soy una de las delincuentes más peli-
grosas de América Latina y en su ignoran-
cia me llamó la Reina del Pacífico o del Sur,
así literalmente, una u otra. Cualquiera sabe
que la Reina del Sur es un personaje de fic-
ción del escritor Pérez-Reverte y yo de fic-
ción nada tengo, que de carne y hueso soy.
En términos parecidos, Felipe Calderón se
lanzó contra Juan Diego Espinosa.
“¿Qué derecho le asistía para abusar del
poder como lo hizo? Además, poco sabe de
esos asuntos. ¿Tiene idea de que a los ca-
pos los resguardan decenas, centenares de
guardaespaldas y que en mi caso no hubo
quien me protegiera, un solo hombre, una
sola escolta, siendo, como dijo, una de las
figuras más importantes del narcotráfico en
América Latina? ¿Tuvo en cuenta que, pe-
ligrosísima como soy, fui aprehendida en el
Vips de San Jerónimo, sin un solo jaloneo?
Calderón me citó con mi nombre y mi nom-
bre lo infama. Yo siempre podré decir: me
marcó. Y él no podrá negarlo. Con él, el abu-
so de poder se da con todas las ventajas.
Un presidente, nada menos, que condena
desde sus alturas inaccesibles.” O
Salinas refiere que los agricultores se
quejan en las reuniones que organiza la de-
pendencia por las extorsiones de que son
objeto; los ganaderos aseguran que fueron
despojados de sus ranchos, pero no exis-
ten denuncias formales, dice el funciona-
rio. Pese a ello, asegura, la producción no
se ha detenido: “Algunos ya no van a sus
ranchos, o lo hacen sólo en ciertas circuns-
tancias y horas, pero tienen gente de la re-
gión que les trabaja”.
Trabajadores de la Sagarpa y de Desa-
rrollo Agropecuario estatal han tenido que
restringir las funciones de los Centros de
Apoyo Rural de acuerdo con las condicio-
nes de seguridad que se viven en cada mu-
nicipio. “Hay muchos lugares a los que ya
no se puede ir porque se juega uno la vi-
da”, reconocen.
Pero hay otros programas que se ven
afectados por la inseguridad. Estancias in-
fantiles de los municipios de San Fernan-
do, Miguel Alemán y Camargo –creadas
con subsidios de la Sedesol– operan, re-
ciben recursos, pero los niños no acuden.
Un funcionario federal explica que en
las oficinas centrales de cada dependencia
conocen las condiciones de inseguridad
que privan en Tamaulipas por lo que las
metas de trabajo para este año no se medi-
rán igual que en otros estados.
“Ellos están enterados de que muchos
programas ya no se pueden llevar a cabo,
que hay zonas en las que ya no se puede en-
trar sin que corras el riesgo de que te levan-
ten o te maten y no vamos a poner en riesgo
a nuestro personal”, explica.
A
P

p
h
o
t
o

/

D
a
r
í
o

L
ó
p
e
z
-
M
i
l
l
s
Ranchos y ganado. Abandono total
20

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

LA GUERRA DE CALDERÓN / TAMAULI PAS
J. JESÚS ESQUIVEL
W
ASHINGTON.- Para
derrotar al narcotrá-
fico en México es
necesario investigar
a fondo las acusa-
ciones en el sentido
de que en su gobier-
no prevalecen actos
de corrupción, en especial los que se atri-
buyen al secretario de Seguridad Pública,
Genaro García Luna, y fortalecer el in-
tercambio de información de inteligencia
militar entre Estados Unidos y el país ve-
cino, afirman congresistas republicanos.
A los legisladores del Partido Re-
publicano les preocupa que, en algunas
causas judiciales sobre presuntos ac-
tos de corrupción entre efectivos de la
Agencia Federal de Investigación –ini-
ciadas hace cinco años–, se mencione el
nombre de García Luna.
En enero habrá un reacomodo políti-
co en Washington: los republicanos ten-
drán el control del Congreso y la coope-
ración en la lucha de México contra el
narcotráfico será sometida a varios ajus-
tes y exigencias.
“Mantenemos un sólido respaldo a
la Iniciativa Mérida pero estamos parti-
cularmente entusiasmados por la coope-
ración entre el personal militar de Esta-
dos Unidos y el de la Marina de México.
García Luna,
sospechoso
en Estados Unidos
Octavio Gómez
22

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

NARCOTRÁFI CO
Queremos que haya más cooperación
entre ellos, pero de manera especial en
materia de inteligencia”, dice a Proce-
so Carl Meacham, asesor para Asuntos
Latinoamericanos de Richard Lugar,
senador republicano integrante del Co-
mité de Relaciones Exteriores.
“Otra área donde pensamos que se
necesita más atención es en el tema de
la corrupción… especialmente y to-
mando en cuenta las acusaciones que
han surgido contra Genaro García Lu-
na, el secretario de Seguridad Pública
de México”, enfatiza Meacham duran-
te la entrevista con este semanario.
Desde hace varios meses y por inicia-
tiva del senador Lugar, los republicanos
en el Capitolio –que a partir del próximo
enero serán mayoría en la Cámara de Re-
presentantes y controlarán las decisiones
en la de Senadores– han elaborado varios
proyectos de ley para revisar amplia y
detalladamente la cooperación con el go-
bierno de Calderón en la lucha contra el
narcotráfico y el crimen organizado.
Lugar –uno de los legisladores más
influyentes en el Capitolio en materia
de política exterior, así como asesor del
presidente Barack Obama– busca am-
pliar la ayuda antinarcóticos, para lo
cual los republicanos quieren que se in-
vestigue la corrupción del narcotráfi-
co en los más altos niveles del gobierno
federal y plantean una mayor partici-
pación de la inteligencia del Pentágo-
no en los operativos de la Secretaría de
Marina (Semar) y, en segundo térmi-
no, en los del Ejército.
“Tomando en cuenta que el objeti-
vo de la Iniciativa Mérida es fortalecer
la habilidad del Estado mexicano pa-
ra combatir al crimen trasnacional, la
eliminación de la corrupción guberna-
mental debe ser una de las prioridades
más altas”, destaca el asesor de Lugar.
En el Comité de Relaciones Exterio-
res del Senado, que preside el senador
demócrata John Kerry, preocupa que “la
corrupción en México sea un problema
recurrente”, según Meacham.
Inquietan, por ejemplo, reportes a
los que tuvo acceso ese comité en los
que se mencionan los problemas de co-
rrupción por narcotráfico en el más alto
nivel de la Secretaría de Seguridad Pú-
blica (SSP) de México. Ahora, con la
fuerza política que tendrán los republi-
canos en el Congreso, el senador Lugar
buscará más apoyo para el gobierno de
Calderón en la lucha contra el narcotrá-
fico y, por ende, en el combate a la co-
rrupción gubernamental.
La oficina del senador Lugar se ne-
gó a dar a conocer el contenido de los
reportes que dice tener en resguardo so-
bre acusaciones de corrupción en torno
a García Luna, pero explicó que éstos
han sido y seguirán siendo compartidos
con el gobierno de Calderón para que
les dé respuesta en su momento como
Tras el reacomodo de fuerzas que habrá en enero en
el Congreso estadunidense, los legisladores republi-
canos buscarán revisar los mecanismos de apoyo y
cooperación con México en materia de lucha contra el
crimen organizado para volverla más eficaz. Los dos
puntos clave de su estrategia serán el combate a los
actos de corrupción en el seno del gobierno de Feli-
pe Calderón –en especial los que, según reportes que
afirman tener en su poder, se atribuyen al secretario de
Seguridad Pública, Genaro García Luna– y el intercam-
bio de información de inteligencia militar.
parte de las negociaciones para el finan-
ciamiento de la Iniciativa Mérida.
La pregunta incómoda
Los rumores y acusaciones respecto de
los citados actos de corrupción en la SSP
han preocupado a Washington desde hace
años. En entrevista con Proceso (número
1686) Tony Placido, jefe de Operaciones
de Inteligencia de la Administración
Federal Antidrogas (DEA, por sus siglas
en inglés), también resaltó este aspecto
como un punto fundamental para des-
mantelar a los cárteles del narcotráfco.
“Nos preocupa, por ejemplo, que de
manera constante se mencione que varios
de los colaboradores más cercanos del se-
cretario Genaro García Luna podrían es-
tar implicados con grupos criminales co-
mo el de los Beltrán Leyva”, dijo Placido.
Malcolm Beith, en su libro The Last
Narco –una biografía de El Chapo Guz-
mán– alude a las constantes menciones
de García Luna como uno de los funcio-
narios al servicio del narco. “Un testigo
federal declaró ante la PGR que García
Luna y otros han recibido regalos –yates
y casas– de parte de El Chapo a cambio
de información. Nada de esto se ha pro-
bado”, anota Beith en su libro.
El 30 de enero de 2008, durante una
visita de García Luna a Washington, Pro-
ceso le preguntó su opinión acerca de la
averiguación previa PGRSIEDO/UEI-
DCS/106/2005, iniciada en el sexenio de
Vicente Fox por supuestos nexos de efecti-
vos de la AFI con los Beltrán Leyva y don-
de el nombre del secretario de Seguridad
Pública se mencionaba repetidamente.
“Es mentira, es mentira”, respondió
García Luna.
“Es muy fácil difamar, argumentar co-
sas. Si eso existe yo pido, como ciudadano
mexicano, que se aclare el tema. Es men-
tira, ya; y no voy a discutir sobre un tema
que es como hablar con un borracho; o
sea, es una mentira y no puedo discutir so-
bre algo que es mentira”, remachó el titu-
lar de la SSP evidentemente molesto.
Comisión independiente
Meacham adelantó que será en algún
momento del próximo año cuando en el
Capitolio se aprueben los 175 millones
de dólares que están pendientes de entre-
gar en el marco de la Iniciativa Mérida.
Este dinero forma parte del presupues-
to adicional o suplementario del Pentágo-
no, y en el caso de la lucha contra el nar-
cotráfico en México sólo 11 millones de
dólares de los 175 están dedicados al in-
tercambio de información de inteligencia.
“Es muy poco dinero, pero se va a te-
ner que revisar porque todos en el Capi-
tolio han visto que gracias al intercam-
bio de información de inteligencia con
el Pentágono, la Marina de México y
las demás fuerzas armadas han logrado
asestar golpes fuertes al narcotráfico”,
explica Meacham.
Para adelantarse a los procesos de re-
visión de la cooperación en la materia
que se ventilan en los pasillos del Capi-
tolio, el miércoles 8, Lugar y sus cole-
gas demócratas Patrick Leahy y Robert
Menendez presentaron un proyecto de
ley para crear la Comisión Independien-
te de Política Antidrogas en el Hemisfe-
rio Occidental.
“Esta legislación bipartidista orde-
nará la creación de una Comisión In-
dependiente para evaluar las políticas y
programas de Estados Unidos enfoca-
das a reducir la producción y demanda
de drogas, y recomendará una estrategia
multianual para enfrentar la creciente
crisis de seguridad en el hemisferio ge-
nerada por el comercio ilícito de narcóti-
cos”, destacan los autores del proyecto.
La comisión estaría integrada por
dos funcionarios designados por la Ca-
sa Blanca, legisladores demócratas y re-
publicanos, así como por académicos
y analistas políticos reconocidos por
su conocimiento sobre el problema en
México y América Latina.
Si bien los legisladores no se propo-
nen eliminar o reemplazar la Iniciativa
Mérida con otro plan o mecanismo mul-
tilateral, sí prevén la formulación de en-
foques más concentrados en una mayor
participación del Pentágono, en profun-
dizar la lucha contra la corrupción y en
una mayor intervención de las agencias
de inteligencia de Estados Unidos.
“Estoy especialmente interesado
en los esfuerzos para robustecer el pa-
pel que juegan las fuerzas militares y
las agencias de inteligencia de Estados
Unidos en el combate a los cárteles que
tienen su sede en México, y que tie-
nen alcances en Centroamérica y otros
países en la región, como Venezuela”,
afirmó Lugar al presentar, ante sus co-
legas, el proyecto de ley.
Al Comité de Relaciones Exterio-
res del Senado le preocupa que progra-
mas como el de la Iniciativa Mérida –fi-
nanciada por Washington con poco más
de mil 300 millones de dólares– cuen-
ten con recursos muy limitados para am-
pliar el rol del Pentágono y de las agen-
cias de inteligencia como la CIA.
“Esto va a tener que cambiar”, aco-
tó Meacham, quien destaca que Hillary
Clinton, la secretaria de Estado del go-
bierno de Obama, comparte la convic-
ción de que la Iniciativa Mérida en su
formato actual no está dando los resulta-
dos esperados, y respalda la idea de ha-
cer mayores demandas al gobierno de
Calderón y de otros países latinoameri-
canos en cuanto a limpia de funcionarios
corruptos. O
A
P

P
h
o
t
o

/

S
e
r
g
e
i

C
h
u
z
a
v
k
o
v
Senador Lugar. Documentos comprometedores
24

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

NARCOTRÁFI CO
Si bien la elección de Gustavo Madero como presidente del PAN
no fue precisamente un revés para Felipe Calderón, sí implicó
el fracaso de la tercera imposición en la dirigencia del partido
–personificada en Roberto Gil Zuarth– después de las malas ges-
tiones de Germán Martínez y César Nava, consideran Santiago
Creel y Juan José Rodríguez Prats. La esposa del mandatario,
Margarita Zavala, se encargó de darle el espaldarazo al nuevo
líder. Y el ultraderechista Yunque tomó posiciones adicionales
en el Comité Ejecutivo Nacional.

E
l

U
n
i
v
e
r
s
a
l


/

R
a
m
ó
n

R
o
m
e
r
o
26

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

ÁLVARO DELGADO
D
esde el lugar reservado en el
presidium para Felipe Calde-
rón, a quien reemplazó en una
elección crucial que trascien-
de el actual sexenio, Marga-
rita Zavala Gómez del Cam-
po supervisó, paso a paso, la
victoria de Gustavo Enrique Madero co-
mo presidente del Partido Acción Nacio-
nal (PAN).
No ocultó su regocijo con la declina-
ción pactada de Cecilia Romero y Francis-
co Ramírez Acuña a favor de Madero, que
terminó de hundir a Roberto Gil Zuarth,
quien no alcanzó el primer lugar en la úni-
ca votación.
Y cuando Gil anunció la ruptura, ale-
gando que Madero incumplió su palabra
al excluir del Comité Ejecutivo Nacional
(CEN) a Patricia Flores Elizondo, la exje-
fa de la Oficina de la Presidencia, y a Jor-
ge Manzanera, operador electoral de Cal-
derón desde que presidió el PAN, Zavala
perdió la compostura.
Sin la mesura y la discreción que se le
atribuyen, y ante la mirada de periodistas
y consejeros, la esposa de Calderón enca-
ró, con el rostro endurecido, a Gil Zuarth
para reprocharle, manoteando, el reclamo
que socavaba la credibilidad de Madero en
el inicio mismo de su presidencia.
El frustrado candidato de una facción
del felipismo –cuya fractura fortaleció a
la organización ultraderechista de El Yun-
que– abandonó la sede del PAN, donde el
sábado 4 y el domingo 5 se celebró la se-
sión del Consejo Nacional, pero dejó la
acusación que enfureció a Zavala: “Ro-
berto Gil Zuarth lamenta que no se hubie-
re honrado al compromiso de conformar
un Comité Nacional plural”.
El lunes 6, el diario Excélsior publicó
una entrevista con Zavala en la que se dice
“muy contenta y muy orgullosa de Acción
Nacional”, porque resultó fortalecido con
la elección de Madero.
–¿Era tu candidato? –le preguntó el re-
portero Héctor Figueroa.
–Ya es el jefe nacional de todos.
Pero el de Madero fue el triunfo de
Margarita Zavala: a partir de que se inscri-
bió como candidato, en un proceso tutela-
do de principio a fin desde el gobierno, le
hizo explícito su respaldo a través de sus
allegados, particularmente la diputada lo-
cal Mariana Gómez del Campo, su prima.
El respaldo público de varios de sus
amigos, como Juan Molinar y Salvador Ve-
ga Casillas, secretarios de Comunicaciones
y Transportes y de la Función Pública, así
como de los gobernadores de Baja Califor-
nia y Sonora, Guadalupe Osuna y Guiller-
mo Padrés, tampoco dio lugar a dudas.
Mariana Gómez del Campo, Molinar y
Vega se integraron al CEN junto con Ma-
ki Esther Ortiz Domínguez, subsecretaria
de Salud, y Maximiliano Cortázar, un em-
pleado de la familia Zavala desde hace al
menos dos décadas, y en la Secretaría de
Vinculación con la Sociedad se nombró a
Liliana Rojero.
Pero además, según información co-
tejada por el reportero, Zavala impuso un
veto: posición “cero” para Patricia Flo-
res Elizondo, principal impulsora de Gil
Zuarth, junto con Germán Martínez, quien
siendo integrante del CEN por ser expresi-
dente del PAN, no asistió a la sesión inau-
gural el miércoles 8.
En entrevista con este reportero, Made-
ro evade definir si el respaldo de Zavala Gó-
mez del Campo fue decisivo para su victoria
y ataja especulaciones panistas y periodísti-
cas sobre su eventual postulación como se-
nadora en 2012, y aun como candidata pre-
sidencial para suceder a su marido, como
ambicionó Marta Sahagún con Vicente Fox.
“Yo ignoro, al final del día, cuál fue
el voto individual y secreto de cada uno
de los consejeros, pero confío en que to-
do se hizo pensando en el partido”, acla-
ra Madero en entrevista con este reporte-
ro, el jueves 9.
–Fue elocuente el apoyo de Margari-
ta Zavala…
–Yo creo que hubo gente de distintas
cercanías, tanto con Margarita como con
el presidente, que estuvieron participando
a título personal. Esto no se puede etique-
tar como un compromiso de ninguna otra
especie. No, absolutamente no.
–¿Fue Margarita quien le pidió vetar a
Patricia Flores?
–No, no. Eso es absolutamente falso.
Margarita, presunta aspirante
Las versiones de una eventual candidatura
presidencial de Margarita Zavala, a quien
desde antes de la toma de posesión de su
marido se le hizo un estudio de imagen y
posicionamiento por la empresa De la Riva
Información Estratégica –a un costo de casi
1 millón de pesos–, han sido insistentes.
Aunque los panistas lo comentan con
disimulo, en los medios ha sido tema.
La más reciente encuesta sobre la popu-
laridad de Zavala, publicada el 27 de sep-
tiembre en el diario Excélsior, la ubica sólo
detrás de Calderón y por encima del sena-
dor Santiago Creel, de Molinar y del secre-
tario de Educación, Alonso Lujambio.
De acuerdo con Ulises Beltrán, en el
“populómetro semestral” que realiza la
empresa BCG para ese diario, “es notable
el aumento en el conocimiento de Marga-
rita Zavala, que aumenta en un año de 54
a 70%, aunque no mejora su imagen (6.7 a
6.5 en el índice de opinión)”.
Apenas el 30 de noviembre, en ese
mismo diario, el columnista Jorge Fer-
nández Menéndez publicó en su columna
Razones la posibilidad de que Zavala sea
candidata presidencial del PAN en 2012,
debido a que existen “datos tan duros co-
mo la capacidad, la exposición o los índi-
ces de aceptación y popularidad”.
Según él, “no hay nada en el priismo y
el perredismo a lo que le teman más de ca-
ra a 2012” que a Zavala, y “no hay, tam-
poco, ningún candidato o candidata en el
PAN que pudiera competirle”. Y reflexio-
nó: “Sé que se aparta de toda tradición po-
lítica nacional. Pero hemos visto tanto,
han cambiado los paradigmas de forma
tan radical, que cada día, en lo personal,
Margarita me parece una opción menos
descabellada.”
Pero por ahora la elección del presi-
dente del PAN que conducirá el proceso
interno hacia el 2012 y la propia elección
constitucional desmembró a la facción
afín a Calderón, cuyos integrantes cruza-
ron acusaciones de presión y chantaje a
los consejeros nacionales.
Los principales señalamientos se diri-
gieron a los del equipo de Gil Zuarth, co-
mo Gerardo Ruiz Mateos, jefe de la Ofi-
cina de la Presidencia, que antes ocupó
Flores Elizondo, aunque los gilistas tam-
bién acusaron que a ésta se le hizo vícti-
ma de una campaña de desprestigio desde
la dirigencia del PAN, particularmente de
Maximiliano Cortázar.
El controvertido Guillermo Anaya Lla-
mas, compadre de Calderón, excoordina-
dor del grupo parlamentario y uno de los
pocos senadores que no apoyó a Madero,
reconoce la ruptura en el grupo hegemóni-
co del PAN, pero aclara que es, “sin duda,
superable”, sobre todo por parte de quie-
nes, como él, respaldaron a Gil Zuarth.
“Si hubo algunas diferencias porque
algunos acompañaron a Roberto en su
candidatura y otros a Madero, incluso a
Cecilia y a Paco Ramírez, todas estas dife-
rencias son muy salvables, porque enten-
demos que quedan dos años muy difíciles
y que tenemos que apoyar al gobierno y al
PAN para que nos vaya bien a todos”.
Senador por Coahuila, a cuyo gobier-
no estatal será candidato del PAN, Anaya
–que tiene demandado por “daño moral”
al corresponsal de Proceso en esa enti-
dad– afirma que Gil Zuarth también “ce-
rrará filas” con Madero, pese a que lo acu-
só de faltar a su palabra en la integración
del CEN. “Ya hablé ayer miércoles con él
y está en esa lógica”.
POLÍ TI CA

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 27
ROSALÍA VERGARA
D
espués de cuatro años de tenerlas
en custodia, la Secretaría de la De-
fensa Nacional (Sedena) anunció
que, por falta de soldados y para
racionalizar recursos, regresará las
boletas de la elección presidencial
de 2006, por lo que el material será trasladado
a una bodega de la Ciudad de México.
Pendiente aún la queja presentada ante la
Comisión Interamericana de Derechos Huma-
nos (CIDH) por este semanario en abril de 2008,
mediante la cual pidió la apertura de las casillas
para un recuento voto por voto con base en la
garantía del derecho a la información, el Institu-
to Federal Electoral (IFE) determinó elaborar un
punto de acuerdo que será votado en su sesión
del lunes 13.
La propuesta del IFE va en el sentido de
colocar en un solo sitio el material electoral
que actualmente está repartido en 32 bode-
gas y girar instrucciones para que los vocales
ejecutivos de las juntas locales, los represen-
tantes de los partidos y los ciudadanos que
actuaron como consejeros durante los co-
micios efectuados durante 2008-2009 estén
presentes en el momento del traslado.
Y aunque por ley el material electoral utili-
zado en 2006 debió destruirse, las boletas de
esos comicios tienen una historia particular:
El 28 de julio de 2006, con base en la Ley
Federal de Transparencia y Acceso a la Infor-
mación Pública Gubernamental (LAIPG), es-
te semanario solicitó al IFE una copia de las
actas y las boletas electorales de los casi 42
millones de votos emitidos durante la jornada
del 2 de julio de aquel año. El propósito: rea-
lizar un recuento independiente con el apoyo
de ciudadanos (Proceso 1552).
El director de este semanario, Rafael Ro-
dríguez Castañeda, presentó tres escritos an-
te la Unidad de Enlace del IFE poco después
de las 13:00 horas de aquel 28 de julio. En uno
Boletas 2006: La Sedena tira la toalla
de ellos, el principal, pidió tener acceso al so-
bre con las boletas de la elección para presi-
dente inutilizadas, así como las de los votos
válidos y anulados de todas las casillas.
En los otros dos documentos solicitó co-
pias simples de las actas de la jornada elec-
toral, así como actas circunstanciadas de re-
cepción del paquete electoral y de las actas
de cómputo de los 300 distritos de la votación
para presidente.
El IFE admitió las peticiones y abrió los
expedientes UE/06/00812, UE/06/00813 y
UE/06/0014. Y aunque debió responder el
viernes 18 de agosto siguiente, no lo hizo sino
hasta el lunes 21, porque el día 15 se celebró el
Día del Trabajador del IFE y fue inhábil. Luego
anunció que se ampliaría el plazo para respon-
der la solicitud el 11 de septiembre de ese año
(Proceso 1556).
Para esa fecha, el Tribunal Electoral del
Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ya
había desahogado las impugnaciones de la
elección presidencial; también había entre-
gado la constancia de mayoría a Felipe Cal-
derón como presidente de la República.
Además, el 5 de septiembre de 2006 el
IFE rechazó la solicitud de Rodríguez Casta-
ñeda con el argumento de que las boletas no
son documentos públicos, por lo que queda-
rían bajo resguardo de las autoridades elec-
torales, incluso le envió un escrito en el que le
advertía que al término del proceso la docu-
mentación electoral sería destruida.
Proceso decidió ampararse el 20 de sep-
Ante las versiones de panistas en el
sentido de que Gil Zuarth fue sacrificado
por un apoyo que no se materializó, quien
fue secretario general del PAN en un tra-
mo de la presidencia de Germán Martínez
insiste en que “no hubo línea” de Calderón
ni de Margarita Zavala, su comadre.
“No solamente fue una percepción, si-
no que fue una realidad que el presidente
no intervino y dejó que los consejeros de-
liberáramos sobre quién debía ser el pre-
sidente. Es el mismo caso de Margarita.”
–¿Margarita fue un factor?
–No lo creo.
El Yunque arrebata
Contrario a lo que aducen los felipistas
que apoyaron a uno u otro candidato,
sobre todo a Gil Zuarth, sí hubo línea,
pero fue vencida, coinciden el senador
Santiago Creel y Juan José Rodríguez
Prats, que respaldaron al exgobernador
Ramírez Acuña.
“Lo que demuestra este Consejo Na-
cional es que, si alguien pensó que había o
quería imponerse una línea, los votos fue-
R
e
f
u
g
i
o

R
u
i
z
28

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

Papelería electoral. Años de indefinición
tiembre siguiente para evitar la destrucción
del material electoral. Poco antes, el 11 de
septiembre, interpuso un recurso de revisión
ante el Comité de Información del IFE para
garantizar la protección de los derechos polí-
ticos del ciudadano.
El propio Felipe Calderón aceptó que las
boletas electorales fueran resguardadas el
mayor tiempo posible para, dijo, “contribuir
al mejor entendimiento de los mexicanos”.
El 21 de septiembre, la juez cuarto de Dis-
trito en Materia Administrativa en el Distrito Fe-
deral, María Guadalupe Rivera González, des-
echó la demanda de amparo del semanario
y declaró constitucional la norma del Cofpe
que prevé la destrucción de la documentación
electoral. La juez defnió la situación en menos
de 24 horas. Su argumento fue que se trataba
de un asunto electoral. Proceso interpuso un
recurso de revisión.
El IFE argumentó “razones de Estado”. Y
negó por segunda vez la solicitud inédita he-
cha por un medio de comunicación.
El 19 de enero de 2007, el TEPJF aceptó
analizar el recurso mediante el cual el solicitan-
te pretendía acceder a las boletas electorales
para un recuento ciudadano de los votos. En
marzo de ese año, Proceso interpuso ante la
Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN)
un amparo para evitar la destrucción del ma-
terial. Meses después, el 3 de septiembre, la
SCJN impidió que el material fuera destruido.
En marzo de 2008, la SCJN canceló la po-
sibilidad de tener acceso a las boletas, con
lo que dio luz verde para la destrucción del
material electoral. No obstante, el 24 de abril
siguiente, el semanario presentó una denun-
cia contra el Estado mexicano ante la CIDH
“por violación al derecho a la información”,
con lo que logró que no se destruyeran las
boletas (Proceso 1643).
La denuncia fue presentada en la ofcina
del Secretariado Ejecutivo de la Comisión, en
Washington, e incluye una solicitud de me-
didas cautelares para evitar la destrucción
de los paquetes electorales, avalada por la
SCJN.
Las medidas se mantendrían en tanto la
CIDH resuelve si, en efecto, las autoridades
administrativas y judiciales del país violaron
el derecho a la información de este semana-
rio con la negativa a permitirle el acceso a la
papelería electoral de los controvertidos co-
micios presidenciales de 2006.
El 2 de julio de 2008, dos años después de la
elección presidencial, Proceso ganó el primer
round al gobierno de Calderón, cuando el orga-
nismo interamericano pidió al Estado mexicano
evitar que las boletas fueran destruidas.
En agosto de ese año, el gobierno de Cal-
derón solicitó a la CIDH dejar sin efecto esa
solicitud. Para entonces la papelería estaba
resguardada en bodegas; primero eran 300,
luego se redujeron a 32.
Para el 23 de octubre, el director de este se-
manario demandó a la CIDH que deje vigentes
las medidas cautelares de la papelería electoral
para hacer valer ante el Estado mexicano el de-
recho a la información (Proceso 1669).
Y así el material quedó bajo resguardo.
Hoy, a más de cuatro años de los comicios
presidenciales de 2006, el Ejército requiere a
sus soldados para seguir con la guerra contra
el narcotráfco, y pide que el IFE coloque las
boletas electorales en una sola bodega, por-
que no sabe qué hacer con ellas. O
ron tan contundentes que desbarataron esa
posibilidad”, dice Creel.
–¿“La línea” es la línea presidencial?
–Sí, la línea del grupo que había veni-
do dominando el partido.
–¿Entonces perdió Calderón?
–La línea de Los Pinos, la línea del go-
bierno, son muchas maneras de decirlo.
Sin embargo, Creel se mostró contento
POLÍ TI CA

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 29
porque varios de sus simpatizantes ingre-
saron al CEN por la alianza con Ramírez
Acuña –quien sucederá a Josefina Váz-
quez Mota en la coordinación de los dipu-
tados cuando ésta se lance a su precampa-
ña presidencial–, como la diputada federal
Gabriela Cuevas, la senadora Beatriz Za-
vala y Rodríguez Prats.
Y pese a que hubo intentos de vetar-
lo, pudo ingresar Marko Antonio Cortés,
senador por Michoacán y aspirante a la
candidatura del PAN al gobierno del es-
tado (que ambiciona también Luisa Ma-
ría Calderón, pese al compromiso públi-
co que hizo al inicio del sexenio de no
participar en política).
La hermana de Felipe Calderón in-
gresó al CEN como cuota de Gil Zuarth,
lo mismo que la chiapaneca Gloria Lu-
na y la sonorense Dolores del Río, afines
a Germán Martínez, a quien el conseje-
ro Adrián Fernández, funcionario de la
Oficia de la Presidencia y promotor de la
candidatura de Cecilia Romero, no lo ve
como derrotado. “No se pierde lo que no
se tiene”, sentencia.
En ese mismo sentido, Rodríguez
Prats, uno de los 13 miembros del CEN
que eligió el Consejo Nacional y que se
sumaron a los 27 propuestos por Madero,
acertó en su pronóstico de que el triunfo de
Gil Zuarth era “matemática y moralmente
imposible”.
En entrevista, Rodríguez Prats explica:
“Gil llegó a su techo con los 122 votos que
obtuvo. Yo esperaba que tuviera unos 90
votos, pero presionaron muy fuerte los últi-
mos dos días de parte de Manzanera y Ruiz
Mateos. Al final declina y negocia, porque
iba a ser barrido en la segunda vuelta”.
De esta manera, dice, no se materiali-
zó una tercera imposición después de Ger-
mán Martínez y César Nava. “Evitamos
una tercera imposición y esto es lo más
importante. Germán y César fueron malos
presidentes designados y el PAN terminó
con esa pesadilla”.
Pero, además, el PAN recuperó en es-
te proceso interno su tradición democráti-
ca, y Madero, asegura, le dará respetabi-
lidad al cargo, porque no fue el candidato
oficial: “Roberto Gil nunca lo pudo decir,
porque cuando le tocaba el discurso inva-
riablemente decía su lealtad a Felipe”.
A eso se suma el artículo escrito por
Germán Martínez en el que afirma que el
próximo presidente debe ser el del “postcal-
deronismo”, como se hizo llamar Gil: “En
mis más de 40 años de vida política nunca
había visto algo más servil. Es un chantaje
de Germán”, dice Rodríguez Prats.
Acusa: “Gil es el representante de un
grupo faccioso, cerrado y que llevaba inte-
reses personales muy claros para posicio-
narse en el partido; eso lo evitamos”.
–¿La acusación de Gil de que Gustavo
Madero no cumple con su palabra socava
su credibilidad?
“El Universal”
–Al contrario, esa actitud
nos confirma la acción de ese
grupo.
–¿Realmente Madero es ca-
paz de decirle no a Calderón?
–Primero, el presidente no
daría órdenes y pegaría al escri-
torio al presidente del partido.
Ahí se va a entablar una relación
de más respeto, precisamente
por la forma en que Madero lle-
ga, y en segundo lugar creo que
Madero le va a dar respetabili-
dad al PAN.
–¿No es dócil?
–Esa impresión da. Es un
buen conciliador y creo que ten-
drá una actitud valiente.
En la elección del PAN hay
otro ganador: el Yunque, la orga-
nización secreta que conquistó al
menos 16 de los 40 espacios del
CEN, entre ellos la secretaría ge-
neral para Cecilia Romero, Her-
bert Tay lor, Juan Manuel Oliva,
Marco Adame, Gustavo Parra,
Juan Carlos Mondragón, Roge-
lio Carvajal, Jesús Ramírez, Elia
Hernández y Mariela Pérez.
El Yunque capitalizó tam-
bién la rebelión de mujeres que exigieron
garantizar para ellas 40% de los lugares y,
al retirar Gil Zuarth sus propuestas, coló a
Teresa Ortuño, Alejandra Reynoso, Alfre-
do Rivadeneyra, Jorge Ocejo, Héctor La-
rios y Fernando Torres.
En la lista de 13 que votó el Consejo
Nacional quedaron fuera aliados de Made-
ro, como Ulises Ramírez, senador por el Es-
tado de México; la senadora Lucía Larios,
suplente del gobernador Guillermo Padrés,
y José González Morfín, que integrará el
CEN como coordinador de los senadores.
Madero no ignora que al menos 16 de los
40 integrantes del CEN están identificados
con El Yunque: “Hay una representación de
distintas expresiones que son realidad en el
PAN. Con todas, absolutamente con todas,
yo quiero ser un factor de interlocución para
buscar las coincidencias que tenemos como
un proyecto de partido y de país”.
Pondera: “Hay en el PAN personas
más conservadoras y más liberales, esa
es una realidad, pero entre todos hay una
confluencia y una coincidencia en que el
PAN es el mejor partido que tenemos los
mexicanos para seguir impulsando refor-
mas y una modernización del país”.
–¿Se derechiza más el PAN?
–No, no. Es una revelación de todas las
visiones que existen en un CEN que será
dialogante, con debate a la vieja usanza, y
saldrán los consensos, los acuerdos y las
mayorías democráticas. O
Gil Zuarth y Zavala. Reproches
30

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

POLÍ TI CA
ALEJANDRA XANIC VON BERTRAB *
E
l 2 de octubre de 2007, cuan-
do los integrantes de la LX Le-
gislatura federal sesionaban en
el recinto de San Lázaro, la pe-
rredista Ruth Zavaleta Salgado
los interrumpió: “Señores di-
putados, quien esté fumando
puro o cigarro aquí adentro, le
rogamos salir del salón…”
Si bien desde el año 2000 estaba pro-
hibido fumar en edificios públicos, inclui-
do el del Poder Legislativo, la petición de
la presidenta de la Cámara de Diputados
desencadenó una protesta entre los 500 le-
gisladores de ese recinto, justo cuando de-
batían una nueva iniciativa para restringir
todavía más el consumo de tabaco.
El problema no es menor si se conside-
ra que en el país se consumen 38 mil millo-
Pese a que la Ley Federal para el Control del Tabaco
fue aprobada desde finales de 2007, lo mismo que la
de la Ciudad de México –más radical incluso, pues
prohíbe al 100% el consumo de cigarros en lugares
públicos–, legisladores, cabilderos y representantes
de la industria tabacalera aún forcejean para que
los impuestos sean reducidos. Un estudio exhaus-
tivo del Consorcio Internacional de Periodistas de
Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) detalla
los avatares del gobierno federal en su intento por
normar el consumo de tabaco.
Eduardo Miranda
32

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

REPORTE ESPECI AL
nes de cigarros al año y donde dos de cada
tres médicos y más de una cuarta parte de
los adolescentes son fumadores. De hecho,
México es el tercer mercado más grande de
América Latina en este rubro, por lo que las
empresas tabacaleras lo consideran impor-
tante tanto por el consumo como por la in-
fluencia política que ejerce en la región.
En mayo de 2004 México firmó el
Convenio Marco para el Control del Taba-
co de la Organización Mundial de la Salud
(OMS), un instrumento global de salud
pública que exige a los gobiernos adhe-
rentes un duro control de la industria del
tabaco y de los fumadores.
Hoy, el Distrito Federal tiene la ley
más severa del país en la materia, pues la
norma correspondiente, aprobada a finales
de 2007, prohíbe fumar en espacios cerra-
dos. Y aun cuando en las dos últimas déca-
das el número de fumadores adultos en el
país disminuyó de 26 a cerca de 16%, se-
gún datos oficiales, todavía se tienen pro-
blemas para controlar a los consumidores.
A las autoridades federales les llevó
casi 30 años restringir la publicidad rela-
cionada con el producto; 20 para lograr es-
pacios libres de humo, y casi 10 para in-
cluir leyendas en las cajetillas de cigarros
para advertir a los consumidores sobre los
riesgos que implica fumar.
El alza a los impuestos sugerida por la
OMS ha encontrado resistencia en el Le-
gislativo; además, la vigilancia sigue sien-
do débil, pues son 10 los inspectores de
Salud federales que se encargan de vigilar
que las cigarreras y otras industrias se ci-
ñan a la norma.
México tiene 11 millones de fumado-
res. Y aun cuando el consumo disminuyó,
las ganancias de las compañías tabacale-
ras se elevaron. Hoy, por ejemplo, venden
más volumen de sus marcas de lujo. An-
te este panorama, expertos en salud públi-
ca anticipan que cada año morirán hasta
60 mil mexicanos por enfermedades pro-
vocadas por el tabaco.
Para ellos, el enfoque mexicano “de
avanzar con cambios graduales” es un mal
ejemplo para otras naciones latinoameri-
canas. “No me sorprendería ver en otros
países lo que ya vimos en México”, co-
menta el antiguo asistente del director ge-
neral de la OMS, Derek Yach, quien aho-
ra encabeza la Iniciativa de Salud Global
de PepsiCo.
“Un gobierno capturado”
El Consorcio Internacional de Periodistas
de Investigación (ICIJ, por sus siglas en
inglés) trabajó durante ocho meses para
conocer el modus operandi de las empre-
sas globales del tabaco. La investigación
permitió conocer el tortuoso camino que
recorre México en su intento por reducir
el consumo del producto.
La organización, con sede en Was-
hington, encontró una relación inusual-
mente cercana entre empresas y regula-
dores, así como una industria tabacalera
pródiga en regalos y donativos “altruistas”
a sus aliados políticos; cabilderos expertos
en debilitar las medidas antitabaco, y ar-
gucias legales por parte de los empresarios
del ramo, mediante las cuales se benefi-
cian de las “excepciones a las leyes antita-
baco” que se lograron con tanta dificultad.
Alejandro Madrazo Lajous, integrante
del Programa de Derecho a la Salud del Cen-
tro de Investigación y Docencia Económicas
(CIDE), se queja: “El gobierno de México es
un gobierno capturado en su intento por em-
pujar la agenda de las tabacaleras”.
El investigador sostiene que la Secre-
taría de Salud deberá impulsar regulacio-
nes más severas y compara a los abogados
del gobierno con los asesores legales de las
compañías. Comenta: “Nunca he visto a nin-
gún abogado de empresa defender con tan-
to ahínco los intereses de una empresa como
(los) del jurídico de la Secretaría de Salud”.
Durante muchos años, las autorida-
des federales tuvieron más razones para
defender los intereses de las tabacaleras
que motivos para proteger la salud públi-
ca. Una de las razones es que entre 1972 y
1990 el gobierno federal tenía el monopo-
lio de la industria de la hoja de tabaco que
producían miles de campesinos y vendía
la producción a los empresarios del ramo.
Hasta hace una década, la presencia

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 33
de las firmas Philip Morris, distribuidoras
de Marlboro, y British American Tobacco
(BAT), productora de Camel y Pall Mall,
era más o menos similar en el mercado na-
cional. Hoy, Philip Morris controla casi
dos terceras partes del negocio del cigarro,
y BAT sólo la tercera parte, de acuerdo con
un reporte de mercado de Euromonitor In-
ternational que incluye datos hasta 2008.
No obstante, ninguna de las dos figuran
entre las firmas más grandes de México,
aun cuando Philip Morris tiene en su es-
tructura corporativa al dueño de Grupo
Carso, Carlos Slim Helú.
Slim Helú es algo más que un barón
del tabaco; es el hombre más rico del mun-
do. Su fortuna asciende a 54 mil millones
de dólares, según la revista estadunidense
Forbes, que cada año publica la lista de los
principales magnates del orbe; además, ha
incursionado en las telecomunicaciones y
hoy su inigualable poder llega a la médula
del sistema político mexicano.
Por muchos años, Slim Helú fue due-
ño de Cigarros La Tabacalera Mexicana
y aún guarda un cariño particular por las
marcas mexicanas Delicados y Faros. Y
aun cuando en 2007 su holding redujo de
50 a 20% la participación en Philip Morris
de México, su negocio en la rama del taba-
co le redituó 284 millones de dólares du-
rante 2009, según la estimación hecha por
el ICIJ en su estudio a partir de los reportes
a la Bolsa Mexicana de Valores.
Entre 1997 y 2006, Slim fue miem-
bro de la junta directiva de Altria Group,
la compañía matriz de Philip Morris Inter-
national. En la actualidad sólo es conseje-
ro de la tabacalera, cuya marca Marlboro
tiene casi la mitad del mercado mexicano.
Quienes critican el lento avance en
materia de control del tabaco arguyen que
la influencia de Slim a favor de Philip Mo-
rris y el intenso cabildeo de BAT persua-
dieron al gobierno federal de que era me-
jor llegar a acuerdos con la industria que
pelear con ella.
Cuando se buscó a Slim para conocer su
opinión sobre el tema, el magnate se negó.
En documentos de la Secretaría de Sa-
lud consultados por el ICIJ consta que en-
tre mayo de 2003 y junio de 2004 los re-
presentantes de Philip Morris y de BAT
asistieron al menos a 30 juntas con funcio-
narios; algunos de ellos incluso las recuer-
dan como “agradables charlas”.
Durante mucho tiempo, el gobierno le
confirió a la industria un gran margen de
maniobra en el diseño de las regulaciones
para el tabaco. El 24 de junio de 2003, por
ejemplo, los funcionarios estuvieron de
acuerdo con BAT y Philip Morris, e hicie-
ron a un lado a la directiva de la OMS que
prohibía usar las palabras light, “suave”, o
ultralight en las cajetillas de cigarros.
Ellos optaron porque sólo se imprimie-
ra la leyenda de que ningún cigarro es se-
guro. Además, las autoridades dejaron que
la industria tabacalera “valorara” la pro-
puesta de ampliar la advertencia sanitaria
para que ocupara 40% del reverso de las
cajetillas y que les respondiera después.
Un peso por cajetilla
En 2004, 21 días después de que México
ratifcó el convenio de la OMS, las autori-
dades violaron una promesa central en el
pacto: mantener a las compañías tabacale-
ras lejos del proceso de discusión acerca
de cómo implementar el tratado.
En una reunión realizada en agosto de
ese año en Los Pinos con el presidente Vi-
cente Fox, el director de BAT en Méxi-
co, el entonces secretario de Salud, Julio
Frenk Mora, y Slim sellaron un acuerdo
–llamado Peso por Cajetilla– para pospo-
ner los mandatos de la OMS y la imposi-
ción de nuevos impuestos especiales, ase-
guran los activistas del control del tabaco.
Las tabacaleras aceptaron cobrar a los
consumidores un importe por cajetilla y
depositarlo en un fondo especial de la Se-
cretaría de Salud. El propósito de Frenk
era recabar 350 millones de dólares para
cubrir parte del gasto público destinado a
la atención de personas con enfermedades
relacionadas con el tabaquismo.
El gobierno acordó que no elevaría los
impuestos al tabaco durante los 29 meses
que duraría el convenio. Las empresas, a
su vez, se comprometieron a retirar su pu-
blicidad de medios electrónicos y de los
anuncios espectaculares, así como a sus-
pender el patrocinio de eventos públicos.
María Vargas, quien cabildeó para el
BAT, recuerda que el director de Asun-
tos Corporativos de la compañía, Carlos
Humberto Suárez Flores, fue quien pre-
sentó la propuesta; pero Ernesto Enríquez,
que en ese tiempo encabezaba el órgano
de control de tabaco en la Secretaría de
Salud, asegura que la idea surgió después
de varios viajes y largas discusiones con
sus contrapartes en España y Brasil.
Y en Philip Morris, un exejecuti-
vo afirma que fue Francisco Espinosa de
los Reyes, el veterano director de Asun-
tos Corporativos, quien diseñó el acuerdo.
“La manera en que él llevó el proceso de
negociación no se había hecho en ninguna
parte del mundo”, dice. Otro excompañe-
ro suyo recuerda que hubo abrazos y son-
risas en las oficinas de la compañía el día
que se firmó el acuerdo.
Relata incluso que Espinosa de los Re-
yes y Antonio Sánchez García, otro ejecu-
tivo de la empresa, recibieron el galardón
President’s Award. Según él, ese convenio
“permitió controlar durante tres años el in-
cremento de impuestos”.
Espinosa de los Reyes comentó: “Ha-
bía acuerdos; eso era muy satisfactorio”. Y
añadió: “Lejos de encontrar barreras, opo-
sición o aceptación, siempre había una ba-
se de diálogo y entendimiento”.
Los activistas del control del tabaco in-
sisten en que la industria supo aprovechar
los huecos en el acuerdo. Dicen que Ca-
mel bajó sus anuncios de los espectacula-
res y los instaló en las paradas de autobu-
ses, y que Marlboro patrocinó conciertos
musicales, incluso en 2009. Ellos critican
que se haya retrasado la puesta en marcha
de controles y la opacidad con la que se
manejaron los fondos de la industria.
Mauricio Hernández Ávila, que en
aquel tiempo dirigía el Instituto Nacional
de Salud Pública y que ahora es subsecre-
tario de Salud, relata que el convenio Peso
por Cajetilla “fue negativo porque limitó a
la política fiscal y se ablandaron los con-
troles de publicidad. Ahí hubo claramente
una pérdida de nuestra actividad rectora”.
En el extranjero, el convenio fue tan
Eduardo Miranda
Advertencias. Regateo publicitario
34

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

controvertido que, según exdirectivos
de la OMS, descarriló la candidatura de
Frenk a la dirección de esa organización
internacional. “Él era el mejor candidato;
incluso debió ganar, pero (ese convenio)
lo lastimó”, comenta Gro Harlem Brundt-
land, exdirector general de la OMS.
Tras su fracaso, Frenk se convirtió en
presidente del Instituto Carso de la Salud,
una fundación de Slim dedicada a la pro-
moción de campañas en la materia. Hoy
Frenk es rector de la Escuela de Salud Pú-
blica de Harvard. Cuando se le solicitó una
entrevista para que abordara el tema, dijo
que su apretada agenda se lo impedía.
La conexión Slim
El acceso e incluso la cooptación de fun-
cionarios por parte de los corporativos ta-
bacaleros ha sido clave en sus esfuerzos
por controlar la industria en México. Los
expertos dicen que ninguno ha tenido más
éxito que Carlos Slim y sus ejecutivos.
Sin embargo, resulta difícil verificar las
ligas del grupo Slim con los órganos del go-
bierno encargados del control de tabaco. El
ICIJ hizo más de una docena de solicitu-
des de acceso a la información sobre las re-
uniones, correspondencia y encuentros de
Slim y los representantes de las tabacaleras
con funcionarios. No tuvo éxito.
Las secretarías de Economía, Agricul-
tura y Salud, así como la Tesorería y la
Presidencia de la República, respondie-
ron que no existía tal información. La Pro-
curaduría Federal del Consumidor (Profe-
co) explicó que en 2009 destruyó las cajas
que contenían documentos de archivo, por
considerar que era material obsoleto. Y ar-
guyó que la Ley Federal de Transparencia
y Acceso a la Información autoriza a las
dependencias a destruir los registros cuan-
do estimen que ya no son pertinentes.
Sin embargo, documentos que salieron
a la luz en los procesos judiciales contra la
industria en Estados Unidos sugieren que
la gente de Slim tenía línea directa con fun-
cionarios del gobierno. En 1997, por ejem-
plo, unas semanas antes de que él fuera
nombrado miembro del consejo de admi-
nistración de Philip Morris International,
la compañía recibió copia de una nota ma-
nuscrita del titular de la Profeco, Fernando
Lerdo de Tejada, dirigida a Slim, que alu-
día a los “inminentes controles al tabaco”:
“Carlos –decía el mensaje– considero
que lo más conveniente para el consumidor
y para la industria sería anticiparnos a las re-
acciones que puedan tener estas medidas en
México. Tomar algunas acciones inteligen-
tes y oportunas podría ahorrar muchos dolo-
res de cabeza y servir a los consumidores”. 
Para los activistas del control del taba-
co, ese texto es un ejemplo de la relación
tan cercana que tenían Slim y los funcio-
narios encargados de regular el consumo
de tabaco en México. En ese entonces el
gobierno analizaba más de 100 medidas
distintas que restringirían la publicidad y
el consumo de cigarros.
Lerdo de Tejada discrepa. En una en-
trevista dijo que la interpretación que le
quieren dar a ese episodio “es dolosa”. Y
alegó que se trató de “una nota muy visio-
naria”. “Lo que quería decirle a la indus-
tria es: ‘Señores, actualícense a lo que es-
tá pasando a nivel internacional’. Cartas
de este tipo mandaba yo a muchas indus-
trias”, expuso.
Luego de salir de Profeco, Lerdo de Te-
jada fundó Estrategia Total, una compañía
de cabildeo que asesora al Consejo Mexi-
cano contra el Tabaquismo, patrocinado en
parte por la empresa farmacéutica Pfizer,
que produce un medicamento para dejar de
fumar. Un primo suyo, Sebastián Lerdo de
Tejada, es legislador del PRI y antes fue ca-
bildero de las cigarreras; algunos activistas
aseguran que aún es cercano a ellas.
El poder de Slim en México es legen-
dario. El profesor Michael Layton, del
Instituto Tecnológico Autónomo de Méxi-
co, analizó los reportes de donativos que
hacen organizaciones y encontró que 41%
de las donaciones altruistas que se hicie-
ron en 2007 vinieron de alguna de las fun-
daciones de Slim.
Entre las instituciones que se benefi-
ciaron destacan la Secretaría de Salud, se-
gún admitió el subsecretario de Preven-
ción y Promoción de la Salud, Mauricio
Hernández Ávila. De acuerdo con el fun-
cionario, la Fundación Telmex financió
programas públicos de trasplantes y ciru-
gías; el Instituto Nacional de Salud Públi-
ca, aun cuando investiga las enfermedades
ligadas al tabaco recibió 816 mil 633 dó-
lares de las fundaciones de Slim en 2008 y
2009, de acuerdo con documentos obteni-
dos en el Instituto Federal de Acceso a la
Información y Protección de Datos (Ifai).
Ese dinero financió iniciativas para
combatir el cáncer de mama y realizar es-
tudios de bioética. Hernández Ávila dice
que las fundaciones de Slim aseguran a la
Secretaría de Salud que los fondos no pro-
vienen de las ganancias por la venta de ci-
garros. No obstante, reconoce que “es difí-
cil” garantizar que eso sea verdad.
Carreras y computadoras
México tuvo que transitar por un arduo
camino para elaborar una ley que regulara
el consumo de tabaco en 2007. El ante-
rior convenio del Peso por Cajetilla sólo
fue provisional; en los hechos sólo atrasó
la llegada de cambios de mayor alcance,
como los que prometió el gobierno fede-
ral al frmar el convenio de la OMS. Aún
faltaba la parte más difícil: imponer im-
puestos más altos y crear espacios libres
de humo.
En octubre de 2005, el diputado panista
Miguel Ángel Toscano anunció que la indus-
tria cigarrera estaba sobornando a legislado-
res; incluso acusó a María Vargas y a Karem
Caballero, ambas cabilderas de BAT. Tosca-
no afirmó que BAT había invitado al menos
a 30 legisladores a carreras de Fórmula Uno
en Brasil, Hungría y en la ciudad de Barcelo-
na, España, cuando se discutía una nueva ley
para regular el consumo de tabaco.
Y aunque no presentó ninguna prue-
ba, las declaraciones del legislador sem-
braron la duda.
Consultada al respecto por el ICIJ, Var-
gas, quien ya no trabaja para BAT, envió
un correo electrónico desde España, donde
ahora vive, en el que confirma que las com-
pañías invitaron a los legisladores a una ca-
rrera de autos durante un viaje al extranjero:
“(BAT) organizó un viaje a Paraguay y
a Brasil con legisladores y funcionarios de
Aduanas para mostrar el problema de con-
trabando y piratería”… “Y otro, creo que
a China, organizado por Philip Morris con
el mismo propósito… En uno de esos via-
jes coincidió que había una carrera de Fór-
mula Uno y la compañía les ofreció bo-
letos de cortesía (a los legisladores) para
que asistieran, eso es todo”.
Las autoridades nunca investigaron a
los legisladores ni a las compañías sobre
ese asunto. Los diputados aislaron a Tos-
cano y vencieron su propuesta encaminada
a restringir el consumo de tabaco. Sin em-
bargo, el tema volvió a surgir poco después.
El cabildeo en el Congreso es relativa-
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
Slim. “Barón del tabaco”

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 35
REPORTE ESPECI AL
mente nuevo en México. El PRI controló
al Legislativo durante casi siete décadas.
Las cámaras autorizaban sin chistar las
iniciativas del Poder Ejecutivo. Pero eso
cambió en 1997, cuando la oposición ga-
nó posiciones importantes. Diez años más
tarde, la industria cigarrera agrupó a sus
fuerzas en el Congreso, justo cuando los
integrantes de la LX Legislatura federal
estaban a punto de votar una ley para con-
trolar el consumo de tabaco.
En una reunión realizada a finales de
2007, la diputada perredista Ruth Zava-
leta se sorprendió cuando los integrantes
de las comisiones de Justicia, Educación
y Hacienda, que no ven temas de salud, le
pidieron “turno” para analizar la propues-
ta de ley para la protección de los no fuma-
dores. Zavaleta comenta que más tarde se
enteró de que los ejecutivos de la industria
cigarrera estaban detrás de esa petición.
El exdiputado Tonatiuh Bravo Padilla,
presidente de la Comisión de Educación
de la LX Legislatura, recuerda que recibió
la visita de Daniela Ortiz, entonces sub-
directora de Relaciones Gubernamentales
de Philip Morris, cuando se debatía la ini-
ciativa en el pleno.
Ortiz, dice, le ofreció donar a nombre
suyo un aula de cómputo a la escuela pú-
blica que él indicara. Un año más tarde,
Bravo Padilla, representantes de la em-
presa y del gobierno federal entregaron en
una ceremonia 15 computadoras usadas a
una escuela de la ciudad de Guadalajara,
cuenta el exlegislador jalisciense.
Ese mismo año Philip Morris donó
equipo de cómputo a 10 escuelas públi-
cas más. Los donativos continuaron. En-
tre 2006 y 2008 éstos ascendieron a 52 mil
dólares, de acuerdo con Únete, una organi-
zación civil que promueve este tipo de ac-
tividades altruistas entre compañías.
Al final, Bravo Padilla votó en favor de
la ley, y en el último minuto propuso una
cláusula en la que abogaba porque en las
universidades y los espacios públicos se
instalaran áreas exclusivas para fumadores.
De último momento, los legisladores intro-
dujeron también otro misterioso cambio a
la iniciativa. El texto original establecía que
los negocios podrían crear áreas exclusivas
para fumar –donde no se servirían bebidas
ni alimentos–, pero el texto aprobado só-
lo se mencionaba que podrían abrirse áreas
“exclusivas” para fumar. A ello se debe que
ahora muchos restaurantes usen esa cláusu-
la para atraer clientes a balcones y terrazas
donde pueden fumar sin problema.
Ningún diputado o funcionario de cá-
mara que participó en la redacción de
la ley recuerda quién autorizó ese últi-
mo cambio. Cuando funcionarios de Sa-
lud quisieron corregir el texto, intervino el
área Jurídica de la Presidencia.
“Tampoco ellos te dicen: ‘Esto no’”,
comenta Justino Regalado, jefe de la Ofi-
cina Nacional para el Control del Tabaco,
quien participó en la discusión entre abo-
gados de la Presidencia. Y agrega: “Ellos
te dicen: ‘Hazlo. Nada más que después a
ver quién le va a pagar al abogado que nos
defienda”.
El dictamen de la Ley General para el
Control del Tabaco, aprobado a finales de
2007, tuvo otro episodio, inusual en cual-
quier proceso de cabildeo. Diputados del
pequeño Partido Socialdemócrata (PSD)
hicieron una petición concreta a los eje-
cutivos de BAT: que financiara la campa-
ña de sus legisladores a favor del derecho
a fumar.
Los ejecutivos de la firma la rechaza-
ron, pero sus abogados ofrecieron revisar
el texto que promovían los legisladores
ante la ciudadanía para solicitar un ampa-
ro a favor de los fumadores, asegura Jor-
ge Carlos Díaz Cuervo, diputado del PSD
hasta 2008. Fue él quien habló con BAT a
nombre de su partido.
Golpes a la nueva ley
La Ley General para el Control del
Tabaco fue aprobada con 308 votos a fa-
vor, seis en contra y 22 abstenciones a f-
nales de 2007. El decreto correspondiente
fue publicado por el Diario Ofcial de la
Federación el 30 de mayo de 2008. Los
promotores del control a los fumadores
la consideran débil, sobre todo cuando la
comparan con la ley que la capital aprobó
de manera simultánea.
De acuerdo con la iniciativa aprobada
por la Asamblea Legislativa del Distrito Fe-
deral, todos los espacios públicos de la Ciu-
dad de México son 100% libres de humo.
Los detractores de la norma presentaron ca-
si 50 amparos en contra de la ley federal,
con el argumento de que no protege el de-
recho de los mexicanos a un ambiente sano.
Los activistas aseguran que la verdade-
ra prueba de fuego es ponerla en práctica.
Según ellos, algunas cláusulas importantes
serán ignoradas o no se cumplirán puntual-
mente. El abogado general de la Secretaría
de Salud, Bernardo Fernández del Castillo,
por ejemplo, tardó un año en publicar el re-
glamento de la ley de 2007, si bien el plazo
legal para hacerlo era de 180 días.
Además, le llevó dos años enviar la au-
torización por escrito que permitirá a los
inspectores de los gobiernos estatales vi-
gilar que se cumpla y se castigue a los in-
fractores. Hasta septiembre pasado, los
inspectores de Nayarit salían a la calle só-
lo a girar recomendaciones y repartir co-
pias de la ley, pero no podían obligar a na-
die a cumplirla.
El gobierno federal también se tardó
en hacer cumplir otro artículo de la ley que
obliga a la industria tabacalera a imprimir
imágenes de advertencia en el empaque de
sus productos.
En medio de esta vorágine legislativa,
BAT y Philip Morris en México se apresu-
raron a lanzar una gran variedad de nuevas
marcas, así como versiones de diseños y
colores distintos; hay incluso cigarros con
chile. Al mismo tiempo, las cigarreras y
sus aliados emprendieron una batalla legal
en contra de las leyes antitabaco.
El gobierno federal enfrenta actual-
mente 13 demandas por parte de esas fir-
mas. Dos cadenas de casinos del norte del
país lograron que un juez ordenara una
suspensión que los protege temporalmen-
te de la ley federal.
Y la revista TvNotas, una de las publi-
caciones con más circulación en el país,
logró que un juez le permitirá publicar
anuncios de tabaco. Sanborn’s, la cadena
de restaurantes propiedad de Carlos Slim,
también interpuso un recurso legal.
Con todo, los observadores creen que sí
ha habido avances para restringir el consu-
mo de tabaco. El 19 de octubre último, los
legisladores retomaron un asunto pendien-
te: el aumento de impuestos a los cigarros.
Ese día, a las 7:30 de la mañana co-
menzaron a discutir el asunto en el recin-
to de San Lázaro. Algunos proponían ele-
var hasta 16 pesos el precio de la cajetilla.
Había más activistas antitabaco que cabil-
deros de la industria del ramo en la Cáma-
ra de Diputados.
“Que hablen del gran cabildeo de las
tabacaleras cuando las ONG financiadas
por quién sabe quién tienen por lo menos
tres veces (más) gente”, se quejó la cabil-
dera de Philip Morris, Blanca Romano.
Incluso envió un mensaje por Twitter. Su
firma y BAT amenazaron con cancelar fu-
turas inversiones en México si aumenta-
ban los impuestos.
Para el mediodía había gran apoyo pa-
ra que el aumento fuera de 6.2 pesos. “No
era lo que buscábamos, pero es un muy
buen avance, pues la votación fue abruma-
dora”, dice Juan Núñez, director de Alien-
to, una organización que promueve mayo-
res controles al tabaco; “vimos que mucha
gente del PRI que el año pasado estuvo en
contra, ahora cambió su voto”.
Por la tarde, el diputado priista Sebas-
tián Lerdo de Tejada dijo a sus compañe-
ros: “Con su permiso, me voy a fumar mi
último cigarro barato”. A esa hora el apoyo
a la propuesta de aumento al impuesto ya
estaba amarrada. Sus colegas sonrieron y él
abandonó el salón rumbo a un corredor en-
vuelto en el humo de su cigarro. O
____
* Alejandra Xanic von Bertrab es una periodis-
ta de investigación independiente con base en la
Ciudad de México. Julieta Gutiérrez colaboró pa-
ra este reportaje.
36

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

REPORTE ESPECI AL
ALEJANDRO SALDÍVAR
P
UERTO PRÍNCIPE.- Kris-
tina tiene 11 años y el es-
malte azul de sus uñas aún
puede olerse. Tiene una
falda tan corta que cuando
se sienta puede verse su
ropa interior. Su color fa-
vorito es el morado, como
sus tacones. Su olor favo-
rito: el mar. La piel del vientre, tersa y mo-
rena, sin estrías. Ninguna señal de que hu-
biera sido madre. Una lolita haitiana.
Su padre falleció en 2006 tiroteado por
ladrones. Le entraron siete balas en el pe-
cho y murió desangrado en la banqueta,
cuenta Kristina. Su madre es desempleada
y adicta a la cocaína; ella está tirada detrás
de una lámina mirando un televisor cuya
imagen apenas se ve.
Kristina es de esas mujeres que aspiran
el humo del cigarro entrecerrando los ojos.
Es una niña pero actúa como una mujer fa-
tal. Y aunque no ha comido en todo el día,
guarda una cajetilla en uno de sus bolsillos.
Se prostituye para ayudar a su madre. Con-
fiesa que atiende entre seis y 10 clientes al
día, pero dice que a veces no le pagan.
Si bien no existen estadísticas fide-
dignas sobre la incidencia de las agresio-
nes sexuales en Haití, el Fondo de las Na-
ciones Unidas para la Infancia (UNICEF)
declaró que día tras día aumentan las
violaciones de mujeres y niñas en los cam-
pamentos de damnificados por el terremo-
to que en enero sacudió al país, y manifes-
tó su preocupación por el incremento de
los embarazos no deseados.
Mendy Marsh, especialista del orga-
nismo mundial, advierte que la prolifera-
ción de ese tipo de asentamientos en esta
capital, los cuales se cuentan por decenas,
potencia el riesgo de que se disparen los
episodios de violencia de género.
La gravedad del problema llevó tam-
bién a la Comisión Interamericana de De-
rechos Humanos a expresar a mediados de
noviembre su preocupación “por los desa-
lojos forzados y la violencia sexual contra
mujeres y niñas”.
Merlinde Louis, de 14 años, tiene rela-
ciones por 20 gourdes (la moneda haitia-
na). Es una muchacha de cabello aborre-
gado. Su mano juega con un cairel sobre
su oreja. Su pantomima erótica atrae la
mirada de algunos haitianos. Menea sus
caderas entre las carpas del UNICEF, de
las ONG y de la Agencia de Estados Uni-
dos para el Desarrollo Internacional (US-
AID, por sus siglas en inglés). Es un ángel
con la cara sucia.
A su padre lo encoleriza que su hija
hable con desconocidos. “¡No hables con
los blancos!”, le grita. Él la prostituye con
tal de sobrevivir. “Aquí nadie ayuda a na-
die. Ellos venden a sus hijas y a ellas no
les queda otro camino más que obedecer”,
cuenta Carlos Brinol, de 28 años, líder del
campamento Toussaint, situado frente al
Palacio de Gobierno.
–¿No le tienes miedo al sida? –se le
pregunta a Merlinde.
–No. Aquí no hay eso –contesta.
Carlos se ríe. Según un estudio de la
Universidad de Arizona, hay indicios de
que el sida comenzó a extenderse en Hai-
tí desde 1966. El Programa Conjunto de
las Naciones Unidas sobre el VIH-sida
(Onusida) estima que en ese país hay 120
mil personas que viven con el virus y que
más de la mitad son mujeres.
Según una proyección epidemiológi-
ca, para este año “la infección por sida po-
dría alcanzar (en Haití) entre 9.4 y 13.4%
de la población en las zonas urbanas y en-
tre 5.4 y 7.8% en las rurales”.
De acuerdo con Onusida, la tasa anual
de infección en Haití es de 2.2% entre la
población de entre 15 y 49 años. Se trata
del porcentaje más alto en América, aun-
que es menor que el del África Subsaha-
Alejandro Saldívar
Kristina. Drama social
38

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

Implacables, todas las calamidades que se puedan tener como concebi-
bles en la humanidad –mal gobierno y corrupción, miseria y hambre, epi-
demias y desastres naturales, violencia endémica…– han caído sobre
Haití, país cuyos habitantes no tienen tiempo ni para pedir clemencia:
ocupados como siempre lo han estado en la batalla por sobrevivir, deam-
bulan sinsentido en un espacio donde la fe y la esperanza no significan
nada. En esta lógica infrahumana, la prostitución infantil, que ahora co-
bra índices infames en esa nación, no suele verse ahí como algo distinto
de lo que es: un recurso más para no morir de hambre.
riana, donde el promedio es de 5%, en
contraste con el 24% de Botswana y el
33% de Suazilandia.
Casimin tiene 15 años. Su silueta es
boceto de una mujer atractiva pero empo-
brecida. Vive con su madre desempleada.
Ambas se prostituyen pues arguyen que
es el único modo de sobrevivir en Puerto
Príncipe. Junto a ellas, una hilera de 10 ba-
ños portátiles desprende una peste de co-
rral. Casimin tiene don de madre: arrulla
a uno de los niños huérfanos en sus bra-
zos. Su mirada se pierde en un enjambre
de moscas sobre un charco verdoso.
Nadesh cobra un dólar por cada servi-
cio sexual, tiene 25 años y es madre sol-
tera de cuatro niños. Una pequeña moco-
sa gatea por el suelo grasiento. Se llama
Jenni fer y tiene siete meses.
–¿Cómo va tu vida? –se le pregunta a
Nadesh.
–Tengo hambre –responde.
–¿Qué piensas de los candidatos?
–Ningún candidato puede cambiar es-
to. No tienen corazón. Todos son ladrones.
Manigat y Martelly son ladrones, pero Ce-
lestine es el diablo –afirma mientras su hi-
ja recoge una bola de pelusa y se la lleva
a la boca.
El terremoto destruyó su casa. “Antes
yo vivía bien”, dice. “Ahora cada que llue-
ve, se inunda. Adentro (un cuarto de dos
por dos metros) vivimos mis cuatro hijos
y yo”. Allí los hombres se abalanzan sobre
su cuerpo encima de una cobija con el es-
tampado de un elefante.
Todos los males, juntos
Un informe de Amnistía Internacional
(AI) –No abandones a las niñas: vio-
lencia sexual contra las niñas en Haití,
publicado en noviembre de 2008– revela
que la violencia sexual contra mujeres y
niñas en Haití “es omnipresente y gene-
Las
niñas
prostitutas de Haití
I NTERNACI ONAL / HAI TÍ

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 39
ALEJANDRO SALDÍVAR
S
AINT MARC, HAITÍ.- Camino
a esta localidad del departamen-
to de Artibonite, situada a 80 ki-
lómetros de Puerto Príncipe, en-
tre los contenedores de ayuda
humanitaria, las cabras y los bu-
rros andan sueltos. Las mujeres lavan su ro-
pa en el río, el mismo donde se bañan fami-
lias enteras.
En el hospital de Médicos sin Fronteras
(MSF) de este lugar los pacientes, sentados
en bancas de madera, esperan que los revi-
sen. Les toman la temperatura y luego llenan
un cuestionario. Algunos se acurrucan en po-
sición fetal, otros se sacuden las moscas. Ahí
esperan hasta vomitar o correr al baño.
Aleguy tiene 12 años y una cubeta azul a
su lado. Lleva una hora tomando suero. Ahí
permanecerá seis horas más, hasta que se
aseguren de que no tiene síntomas de cólera.
Frente a él un bebé vomita en la mano de su
madre.
Según un informe del Fondo de las Na-
ciones Unidas para la Infancia (UNICEF), los
haitianos tienen la convicción de que sus
hijos están destinados a morir de enferme-
dades que en realidad son evitables. “Sola-
mente 54% de los niños y niñas menores de
un año reciben vacunas contra el sarampión,
en comparación con más de 90% en el resto
de América Latina y 66% en el África subsa-
hariana”, apunta el estudio, titulado Haití: La
infancia en peligro.
Aleguy vive aquí en Saint Marc, un barrio
proletario cerca del río Artibonite. El drenaje
corre como un río al descubierto. El muchacho
camina entre charcos y comparte su cama con
tres de sus hermanos. Los muros de su vivien-
da están desconchados, y la mesa, la estufa,
la televisión y los utensilios de cocina se en-
cuentran en un mismo cuarto. Un ventilador
descompuesto luce telarañas en las aspas.
Aleguy no va a la escuela pero de grande
quiere ser veterinario. No tiene mascotas pe-
ro dice que le gustan las cabras y los cerdos.
Nunca había conocido un hospital y nunca ha
ido al cine. Tampoco ha probado el helado y
muy pocas veces come carne.
Según el UNICEF, sólo 40% de los niños
y niñas de Haití cuenta con acceso a los ser-
vicios elementales de salud, y únicamente
30% de los habitantes del país dispone de
agua potable.
“Solamente 71% de la población utiliza
Del cólera a la cólera social
una fuente mejorada de agua y sólo 34%
tiene acceso a instalaciones de saneamien-
to adecuadas”, dice el estudio, fechado en
marzo de 2006.
La diarrea es una de las causas principa-
les de mortalidad entre los pequeños. “Úni-
camente 41% de los menores de cinco años
que padecen diarrea reciben terapia de re-
hidratación oral y alimentación continuada”,
apunta el documento.
El hospital de MSF en Saint Marc trata a
unos 100 pacientes al día. Atendió 2 mil ca-
sos de cólera la última semana de noviembre,
según la responsable del nosocomio, Clara
Delacre. Sus camas son especiales: tienen
un agujero en medio y, debajo, una cubeta
que rebosa excremento y de vez en cuando
es rociada con cloro por algún trabajador.
Para los enfermos es imposible llegar a
tiempo al baño, así que defecan en la cama. Si
la cubeta se desborda, un hombre con guan-
tes verdes e impermeable amarillo la alza y
se marcha silbando rumbo a la fosa séptica.
El suyo es un ofcio sagrado, indispensable
para que los haitianos sigan viviendo.
Ocasionalmente hace otro trabajo: de vez
en cuando alguien muere y lo tiene que car-
gar hasta un rincón del hospital donde des-
infectan los cuerpos. Un viaje silencioso de
10 metros.
En Artibonite han muerto por cólera 16
personas cada día; 793 desde que apareció
el primer caso, el pasado 19 de octubre, de
acuerdo con el último conteo del Ministerio
de Sanidad de Haití.
Desde entonces la ira de los haitianos se
desató contra los cascos azules de la ONU,
fuerza multinacional de paz que permanece
en el país tras el terremoto de enero pasa-
do. A ellos se les responsabiliza de haber im-
portado el virus del cólera. En particular, la
prensa haitiana acusó a los nepaleses, mos-
trando fotos del drenaje del campamento de
la Misión de Estabilización de las Naciones
Unidas en Haití (Minustah) en el río Artibonite.
También desde ese día se desató una
persecución contra los brujos vudú de la isla,
igualmente acusados de propagar la enfer-
medad con su magia negra. Doce de ellos
han sido linchados.
Las sospechas no terminaron con la
muerte de los hechiceros. El martes 7 un ca-
ble de la agencia France Presse destacó el
informe del epidemiólogo francés Renaud
Alejandro Saldívar
40

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

ralizada”, y agrega que el país “refeja la
tendencia mundial de que el hogar y la
comunidad son los lugares donde las mu-
jeres y las niñas corren más riesgo de ser
víctimas de esta violencia”.
El informe indica que las violaciones
han sido también un arma política en Hai-
tí, con especial incidencia tras el golpe de
Estado de Raoul Cédras, que en 1991 de-
rrocó a Jean-Bertrand Aristide.
Añade: “Investigaciones sobre los abu-
sos contra los derechos humanos cometi-
dos entre febrero de 2004 y diciembre de
2005, publicadas en la revista médica The
Lancet, calculaban que 19 mil de cada 100
mil niñas fueron violadas en Puerto Prínci-
pe y su periferia durante ese periodo.”
En 1996, restituido Aristide en la pre-
sidencia, la Comisión Nacional para la
Verdad y la Justicia declaró que la viola-
ción fue usada sistemáticamente para in-
fundir miedo entre los sectores sospecho-
sos de apoyar al gobierno democrático.
De las 105 violaciones reportadas en el
informe de AI, 55% corresponde a meno-
res de 18 años.
En el parque Toussaint viven 2 mil 800
personas en un campamento; 700 de ellas
son menores de 18 años. La plaza huele
a coladera y a lechugas, como una huer-
ta confundida en la ciudad. Todos los días
cientos de campesinos venden sus produc-
tos sobre el piso.
“Toussaint Louverture, precursor de la
liberación de la raza negra. Fue un genio”,
dice una placa al pie de la estatua del hé-
roe haitiano. En su basamento hay carte-
les: “Protegernos a nosotros mismos, para
prevenir el cólera”.
Según Carlos Brinol, en este campa-
mento se han enfermado de cólera 40 per-
sonas; dos han muerto. Aquí la gente ya no
bebe el agua de la cisterna de 5 mil litros
abastecida por pipas. Sólo la ocupan para
bañarse y asear un poco el campamento.
Nathalie es una bebé de siete meses.
Toda la mañana ha tenido diarrea, dice su
madre. La niña yace tirada bocabajo con
las piernas repletas de moscas aferradas
al excremento. Lleva puesto un vestido de
mezclilla y reposa sobre un par de frane-
las rojas.
Su madre come arroz con pollo de una
cubeta con la orilla carcomida y el asa oxi-
dada. Al mismo tiempo disuelve en un bi-
berón un sobre de suero oral. No ha lle-
vado a su hija al hospital pues la consulta
cuesta entre 40 y 50 dólares. Su familia vi-
ve en una choza tan pequeña que no hay
espacio para una sala.
Según datos de la Organización Inter-
nacional para las Migraciones (OIM), el
sismo del 12 de enero dejó al menos me-
dio millón de personas sin techo sólo en
Puerto Príncipe, donde llenaron 447 cam-
pamentos improvisados. El del parque
Toussaint es uno de ellos.
En medio del parque hay un monu-
mento “a la libertad” con la estatua en
bronce de un esclavo. En la pierna derecha
tiene un candado que lo aprisiona; pero
ahora de su cuello pende un cable eléctrico
Piarroux en el que afrma que “no hay otra
explicación posible sobre el desarrollo de
la epidemia en un contexto en el que no ha-
bía cólera en el país y teniendo en cuenta la
intensidad, la velocidad de propagación y
la concentración de la bacteria vibrión en el
delta del Artibonite”.
El informe de Piarroux dice que el brote
se originó en el campamento de los cascos
azules nepaleses en Mirebalais por el verti-
do de materia fecal al río.
La mañana del jueves 9, Ramindra
Chhetri, portavoz del Ejército de Nepal, de-
claró que el informe no contiene ninguna
prueba que permita responsabilizar direc-
tamente del brote de cólera a las tropas de
su país. La Minustah niega que alguno de
sus soldados haya provocado la epidemia.
La ONU incluso realizó análisis entre los
cascos azules, pero dieron negativo.
Y aunque para Clara Delacre, respon-
sable de MSF en Saint Marc, la bacteria la
pudo haber traído cualquier persona, en
el imaginario de los haitianos prevalece la
idea de que los nepaleses la importaron.
Para Stefano Zannini, jefe de la misión
de MSF para Haití, conocer el origen de la
epidemia “no tiene ningún impacto en la
tarea de salvar vidas”.
Lo cierto es que el cólera se contrae be-
biendo líquidos o comiendo alimentos con-
taminados con el bacilo vibrio cholerae.
Ano-mano-boca es la ruta de la bacteria.
Según la Organización Mundial de la Salud
(OMS), “cada año se producen entre 3 y 5
millones de casos de cólera y entre 100 mil
y 120 mil defunciones por la infección. El
breve periodo de incubación, que fuctúa
entre dos horas y cinco días, acrecienta el
carácter potencialmente explosivo de los
brotes epidémicos”.
Para la OMS el cólera representa una
amenaza mundial para la salud pública y es
un indicador de subdesarrollo. “Aproxima-
damente 75% de las personas infectadas
con vibrio cholerae no muestra ningún sín-
toma, a pesar de que el bacilo está presen-
te en sus heces de siete a 14 días después
de la infección y vuelve al medio ambiente,
donde puede infectar a otras personas”,
dice su fcha informativa.
Ban Ki-moon, secretario general de la
ONU, declaró que “las cifras reales pueden
ser del doble, dadas las difcultades para
acceder a distintas zonas del país”.
El cólera ya se hizo presente en los 10
distritos de Haití. Según el director general
de la OMS para situaciones de crisis, Eric
Laroche, la tasa de mortalidad por cólera
bajó de 9 a 3.5%. Con todo, cada 30 minu-
tos hay una muerte por la infección.
Hasta el martes 7 sólo se habían re-
cibido 34 de los 164 millones de dólares
solicitados por la ONU para erradicar la
epidemia de cólera en esta nación. O
Alejandro Saldívar
Puerto Príncipe. Hacinamiento y soledad

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 41
I NTERNACI ONAL / HAI TÍ
y sus brazos sirven de tendedero. Junto a la
efigie hay una motocicleta sobre ladrillos,
enmohecida, sin asiento, y también está
Edmond, delincuente confeso que apenas
puede articular una frase entre risas cíni-
cas: “Aquí no hay gobierno”, dice mien-
tras sorbe un trago de ron.
Ahí cerca, Carlos resume la especiali-
dad criminal de Edmond: robo de moto-
cicletas, asalto a transeúntes, homicidio…
“Es el diablo ese pigeon (palomita)”, dice
mientras se aleja de él.
Explica: “Antes del terremoto ibas al
parque y encontrabas las estatuas sin pro-
blemas. Estaba sucio, pero nunca como
ahora. No veías tanta basura, jeringuillas
tiradas en la fuente ni mujeres prostituyén-
dose por unos cuantos gourdes”.
En los campamentos circula droga.
“La policía no pone orden aquí”, dice Car-
los, y señala a un grupo de pandilleros que
según él controlan el negocio de las drogas
y “matan mucha gente”.
Con el tedio de quien repite un nombre
muchas veces, Carlos prefiere referirse al
presidente de Haití, René Préval, como “el
diablo”. “Así como estamos ahora llevamos
desde febrero, después del terremoto”.
es una choza de tablarroca. Ahí se puede
comprar una dosis de piedra por 40 gour-
des. “Es muy temprano, pero viene mucha
gente de Puerto Príncipe a comprar aquí”.
El cabello de Carlos es cenizo. Cha-
muscado como el infierno. De su boca sa-
len hilos de humo mientras señala al pa-
lacio de gobierno derrumbado: “Aquí no
hay gobierno, hay diablo”.
En el campamento que se ubica fren-
te al palacio gubernamental unas sába-
nas son el telón que oculta la choza don-
de viven seis niños huérfanos. A uno de
ellos apenas se le han caído los dientes
de leche. Viste una camisa Polo que le
llega hasta los pies y tapa todo su cuer-
po. No tiene zapatos y no ha comido en
toda la mañana.
Jean, el líder de los seis, lleva una olla
de agua encima de la cabeza, dando tum-
bos. Nadie sabe sus nombres. No van a la
escuela.
Según el informe del UNICEF titulado
Haití: Infancia en peligro, “más de la mi-
tad de los niños carecen de un certificado
de nacimiento, sin el cual son más vulne-
rables a la exclusión de servicios esencia-
les, como la atención de la salud y la edu-
cación, la protección contra el matrimonio
precoz y el trabajo, y, cuando crecen, el
acceso al crédito y el derecho a votar”.
El documento señala que, en compa-
ración con otros países de la región, “Hai-
tí tiene la mayor tasa de huérfanos (niños
y niñas que han perdido a uno o a ambos
progenitores): 16% de la población de me-
nores de 18 años”.
Agrega: “A algunos niños los obligan
a hacerse miembros de las bandas, otros
consideran la vida en las bandas como
un camino para obtener alimentos, refu-
gio, protección y prestigio. En las prin-
cipales ciudades de Haití las bandas ar-
madas reclutan a niños y niñas para que
sean mensajeros, para que cometan crí-
menes y para que luchen contra los riva-
les. La negativa a obedecer las órdenes
conlleva el riesgo de sufrir un castigo.
Para las niñas, las bandas representan la
amenaza de la prostitución forzada o la
violación”.
La epidemia de cólera es una calami-
dad más en una ciudad que cuando no es
arrasada por terremotos, los es por hura-
canes, golpes de Estado, invasiones arma-
das, corrupción e impunidad… Los hai-
tianos viven, sí, pero eternizados en la
miseria, en la desesperanza, en la batalla
por la sobrevivencia…
El cielo de Puerto Príncipe comienza a
tornarse plomizo. Una mujer agita los bra-
zos en el aire. Tiene una Biblia en la mano
y reza, reza… Puerto Príncipe es un pén-
dulo desquiciado entre el infinito y el es-
panto, un enjambre de moscas sobre un
charco verdoso. O
I NTERNACI ONAL / HAI TÍ
–¿Y el UNICEF?
–No viene.
–¿Los de la Minustah (Misión de Esta-
bilización de las Naciones Unidas en Haití)?
–No saben bien cómo está la situación.
–¿Y la policía?
–No, nadie viene. Acá matan a la gente
por un cuartucho. Hay mucha corrupción.
Los policías están con los criminales, que
vienen de Cité Soleil, Grand Ville, Bel Air
(tres de los barrios miserables de Haití);
eran presos y la policía los busca pero no
los atrapa. Tienen automóviles, motoci-
cletas. Viven bien, tienen todo.
Carlos hace un inventario de la crimi-
nalidad en su campamento: “14 niños de
entre ocho y 10 años roban. Hay nueve
vendedores de cocaína y mariguana. Por
40 gourdes puedes comprar una dosis de
esas drogas”.
Carlos tiene los ojos saltones. Su pa-
dre murió en el terremoto del 12 de enero.
Tenía 57 años cuando una carga de grava
lo aplastó. Era pescador y de vez en cuan-
do trabajaba en República Dominicana. Él
fue el que le enseñó a hablar español.
Carlos creció en Cité Soleil junto con su
hermano Evans, a quien califica como “un
gran delincuente”. “Vivía-
mos juntos pero mi familia
ya no habla con él, es un lo-
co: ha matado policías, no
tiene miedo de morir”.
“Para que le ayudara a
ganar adeptos, Jude Celes-
tin –candidato considera-
do como el “delfín” de Re-
né Preval– le dio un cuarto
a mi hermano en Cité So-
leil. Y gracias a mi herma-
no mucha gente votó por
Celestin. Le tienen mucho
miedo”.
Un gato negro sale de-
bajo de una lona y cami-
na blandamente hacia un
mon tículo de basura. Car-
los cuenta que la noche an-
terior desalojaron a un gru-
po de pandilleros. Señala
una fuente sin agua: “En
las noches venían muchos
delincuentes. Se sentaban
ahí a beber y a drogarse
con sus armas en las pier-
nas. Traían M14, 38 mi-
límetros, 9 milímetros…
Nadie les decía nada. A ve-
ces se les escapaban dis-
paros cuando estaban muy
drogados y discutían por
cualquier cosa. En la ma-
ñana sólo veías el suelo re-
pleto de jeringas usadas”.
La casa donde los pan-
dilleros venden la droga
A
l
e
j
a
n
d
r
o

S
a
l
d
í
v
a
r
Ríos de insalubridad

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 43
L
ONDRES.- Julian Assange, el fun-
dador del sitio WikiLeaks, quien
fue arrestado el martes 7 en Lon-
dres a petición de la policía sueca,
se convirtió de la noche a la ma-
ñana en un referente internacio-
nal de la libertad de prensa.
Su polémica detención en la capital
británica a partir de una solicitud de ex-
tradición de Suecia provocó que cientos
de grupos de hackers lanzaran una guerra
informática –una guerra que, advierten,
apenas comienza– contra empresas multi-
nacionales, como Mastercard, Visa, Pay-
pal, Amazon y Twitter, que boicotearon a
WikiLeaks tras supuestas presiones de Es-
tados Unidos, cuyo gobierno fue golpeado
por las filtraciones de miles de documen-
tos secretos del Departamento de Estado.
El mismo día, el periodista de investi-
gación británico John Pilger sostuvo en la
corte de primera instancia de Westminster
que Assange es un “héroe de la libertad
LEONARDO BOIX

ciberguerra

El australiano Julian Assange enfrenta un juicio de extradi-
ción en Londres a petición del gobierno sueco, que lo acusa
de abuso sexual contra dos colaboradoras. Sin embargo,
alrededor de este juicio se desarrolla un jaloneo político
de dimensiones mayores, ya que el gobierno de Estados
Unidos sigue apretando el cerco financiero y legal contra
WikiLeaks y su fundador, que osó divulgar sus secretos mi-
litares y diplomáticos. Este martes 14, la decisión de un juez
puede determinar el cese o el recrudecimiento de la guerra
cibernética internacional que desataron los simpatizantes
de Assange.
apenas comienza...
La
I NTERNACI ONAL / GRAN BRETAÑA
AP photo /Keystone, Martial Trezzini
Assange. “Mártir” y símbolo
44

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

de prensa”, y junto con otras celebrida-
des británicas, entre ellas el director Ken
Loach y la millonaria Jemima Khan, ofre-
ció pagar hasta 20 mil libras esterlinas por
la liberación del detenido.
Pilger agregó que Assange “hizo un
servicio enorme a la humanidad y al pe-
riodismo” al difundir los cables secretos
de la diplomacia estadunidense: “Lo de
WikiLeaks es el mejor periodismo: es decir
la verdad, hacer investigaciones, descubrir
cómo están las cosas”.
Pilger, quien fue enviado especial del
periódico Daily Mirror y es autor del do-
cumental Year zero: the silent death of
Cambodia (Año cero: la silenciosa muerte
de Camboya, de 1970), agregó que “todas
las acciones –difusión de la información
clasificada del Departamento de Estado–
deberían ser celebradas, no terminar en un
aula de tribunal en Londres (…) Seguiré
apoyándolo. La injusticia no fue cometida
por esta corte, que está haciendo su traba-
jo. La injusticia está en Suecia, de donde
viene el ataque disfrazado con acusaciones
absurdas”.
Lo cierto es que los simpatizantes de
Assange han lanzado una guerra en inter-
net para “vengar” a quien consideran su
“héroe” por difundir los entresijos de la
diplomacia estadunidense y sus vínculos
oscuros con los gobiernos de otros países.
La detención del australiano en la pri-
sión de Wandsworth, en el suroeste de
Londres, intensificó la llamada cibergue-
rra. El portal de la empresa de tarjetas de
crédito Visa, que el martes 7 suspendió la
cuenta de WikiLeaks y anunció que inves-
tigaría la legalidad de los pagos al sitio,
dos días después fue objeto de un ataque
de grupos no identificados, supuestamen-
te simpatizantes de Assange.
Ese miércoles Mastercard, Paypal,
Amazon y Facebook sufrieron ataques
realizados por hackers que los justificaron
como “venganza” por el boicot de dichas
firmas al sitio de Assange. Así lo confirmó
un miembro del grupo Anonymous, uno de
los responsables de los ataques informáti-
cos, quien el jueves 9 declaró a la Radio 4
de la BBC que la campaña de represalias
“no ha terminado”. Al contrario, aseguró,
“está tomando fuerza”.
El activista de 22 años, que se hizo lla-
mar Coldblood (Sangrefría) y quien estu-
dia ingeniería informática, como se supo
después, dijo que “más y más personas
están descargando de forma voluntaria la
herramienta botnet (que facilita los cibe-
rataques)… Ya somos miles los que nos
hemos sumado a la guerra de información.
Nosotros tratamos de mantener la internet
abierta y libre, pero en los últimos años
los gobiernos han tratado de limitar la li-
bertad que tenemos en internet”.
Los blancos de la llamada Operación
Payback son las firmas que decidieron re-
tirarle servicios y financiamiento a Wiki-
Leaks, algunas de las cuales admitieron que
lo hicieron bajo presión del gobierno de
Estados Unidos. Es el caso de Paypal, cuyo
vicepresidente, Osama Bedier, ofreció una
conferencia de prensa en París el miércoles
8 y reveló que la empresa de pagos por in-
ternet decidió cerrar la cuenta de WikiLeaks
“como resultado” de una carta oficial:
“El Departamento de Estado nos dijo
que esas eran actividades ilegales. Fue un
mensaje directo… En principio cumpli-
mos con las regulaciones en todo el mun-
do para garantizar la protección de nuestra
empresa”.
Cuando se le preguntó si Paypal su-
friría ataques cibernéticos por admitir
presiones de Estados Unidos, Bedier res-
pondió que “una de las señales de que uno
es una compañía exitosa de pagos es que
los hackers tratarán de atacarlo; este caso
no es diferente de otros”.
Los cargos
En una carta que publicó en línea el jue-
ves 9, el grupo Anonymous negó que sean
“vigilantes o terroristas”. Destacó que “el
objetivo es simple: ganar el derecho a man-
tener internet libre de cualquier control de
entidad, corporación o gobierno alguno”.
El mismo día, el periódico sueco Af-
tonbladet dio a conocer que el sitio web
del gobierno de su país fue objeto de un
breve ataque, aparentemente cometido por
seguidores de Assange en represalia por
la acusación de abuso sexual enderezada
contra el fundador de WikiLeaks, muchos
de cuyos simpatizantes consideran esos
cargos como una trampa del servicio se-
creto estadunidense.
Está previsto que el australiano vuelva a
comparecer el 14 de diciembre ante la corte
de primera instancia de Westminster, en el
centro de Londres, que hasta el momento
ha denegado su liberación bajo fianza.
Por su parte, el abogado de Assange,
el británico Mark Stephens, negó en un
comunicado fechado el miércoles 8 que el
fundador de WikiLeaks haya ordenado los
ataques cibernéticos de los últimos días y
los atribuyó a la “fuerza de lucha” que ge-
neró su trabajo.
Desde el 28 de octubre, Assange vivía
alternamente en casas de amigos o segui-
dores en distintos lugares del suroeste de
Inglaterra. Pasó las dos noches anterio-
res a su detención en el Frontline Club de
Paddington, en el oeste de Londres, que
suelen utilizar los periodistas para reunio-
nes y entrevistas, o bien como albergue.
Sin embargo, acabó por entregarse a las
autoridades británicas para escuchar, el mar-
tes 7 en la corte de Westminster, los cargos
que Suecia le imputa y que se detallan en la
causa de extradición A-S 7253.
El primero fue por coerción, otros dos
por abusos sexuales y uno más por agre-
siones sexuales, supuestamente cometidos
contra dos mujeres, de 35 y 25 años, identi-
ficadas solamente con las letras “A” y “W”
(aunque después se supo que “A” es Anna
Ardin, una sueca que vivió en Argentina
en 2005 y admiraba al entonces presidente
Néstor Kirchner). Las dos presuntas vícti-
mas eran voluntarias de WikiLeaks.
“A” denunció que fue víctima de
“coerción ilegal” la noche del 14 de agos-
to en Enköping, 78 kilómetros al oeste de
Estocolmo, luego que Assange supues-
tamente la inmovilizó con el peso de su
cuerpo para violarla. Assange conoció a
Anna Ardin ese fin de semana en un semi-
nario de WikiLeaks.
El segundo cargo consiste en “abusos
sexuales” contra “A” por no utilizar con-
dón al mantener relaciones sexuales con
ella, pese a que –se dice en la causa de
extradición– la denunciante “expresó el
deseo contrario”.
El tercer cargo indica que Assange “de-
liberadamente abusó” de “A” el 18 de agos-
to, “de una forma diseñada para violar su
integridad sexual”, en tanto que el cuarto se
basa en que el acusado supuestamente man-
tuvo relaciones sexuales con una segunda
A
P

p
h
o
t
o

/

K
i
r
s
t
y

W
i
g
g
l
e
s
w
o
r
t
h
Londres. La detención

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 45
mujer, “W”, el 17 de agosto, igualente sin
utilizar condón, mientras ella dormía en su
vivienda de la zona residencial de Karla-
plan, en el centro de Estocolmo.
“W” pertenece a la Asociación Sue-
ca de Demócratas Sociales Cristianos, un
grupo afiliado al Partido Socialdemócrata
Sueco, que organizó un seminario y una
conferencia de prensa de Assange el 14 y el
15 de agosto; era la portavoz del australia-
no en Suecia y lo había invitado a alojarse
en su casa mientras tuviera actividades en
Estocolmo.
Estos cargos presentados por Suecia se
basan en una figura legal denominada sex
by surprise (sexo por sorpresa), incluida
en la norma sueca sobre violación simple,
que alcanza a “cualquier acto de constric-
ción vinculado al sexo”. Los delitos así
configurados habitualmente son extingui-
bles con una multa de 715 dólares, y sólo
están tipificados en Suecia, no así en Gran
Bretaña o Estados Unidos.
Los abogados de Assange indicaron
en la corte que éste consumó relaciones
sexuales consentidas, aunque no protegi-
das, con las dos mujeres, y que en los días
sucesivos hubo nuevos “contactos amisto-
sos y buscados” por ambas, que “decidie-
ron denunciarlo al descubrir la existencia
una de la otra”.
Los periódicos británicos Daily Mail
y The Guardian –este último uno de los
medios asociados con WikiLeaks para la
filtración de documentos secretos estaduni-
denses– indicaron el día del arresto de As-
sange que con “A” el activista australiano
no utilizó preservativo y que con “W” se le
rompió. Según esta versión, la posterior ne-
gativa de Assange a someterse a un control
llevó a ambas mujeres a denunciarlo.
Pese a los intentos oficiales para man-
tener en secreto los datos de las denun-
ciantes, se dio a conocer que Ardin fue
seguidora del fallecido político argentino
Néstor Kirchner y que visitó Cuba, donde
participó en diálogos con grupos disiden-
tes, como las Damas de Blanco.
La conexión Suecia-EU
El 20 de agosto, cuando Assange aún
estaba en Suecia, se cursó una orden de
detención contra él por los cargos mencio-
nados pero se retiró en menos de 24 horas
porque la fiscal Eva Finné, que llevaba el
caso, consideró que las acusaciones no se
sostenían. “No creo que exista razón pa-
ra sospechar que él cometió violación”,
asentó en su dictamen.
Por eso el activista abandonó el país
sin problemas. Casi dos meses después,
el 18 de noviembre, la fiscal especializada
en delitos sexuales Marianne Ny, de Go-
temburgo, emitió una segunda orden de
detención y giró una orden de búsqueda
y captura internacional, que provocó el
I NTERNACI ONAL / GRAN BRETAÑA
AP photo /Lefteris Pitarakis
arresto del australiano y desembocó en el
proceso de su eventual extradición.
El 20 de noviembre la policía de Suecia
emitió un pedido de arresto internacional
contra Assange a través de la Interpol, y en
Europa a través del Schengen Information
System. Sin embargo, Scotland Yard, que
conocía el paradero del activista e incluso
estaba en comunicación diaria con sus abo-
gados, no pudo detenerlo porque el docu-
mento tenía un error burocrático y solicitó
a la autoridad sueca una segunda petición,
que llegó a Londres el lunes 6.
Poco antes, el vocero de WikiLeaks,
Kristinn Hrafnsson, afirmó en un comuni-
cado a través del sitio Twitter que la deten-
ción de Assange es un “ataque a la libertad
de prensa”, y confirmó que el sitio web
seguirá operando normalmente.
El arresto generó especulaciones so-
bre un eventual pedido de extradición a
Estados Unidos por supuesto delito de
espionaje. Así lo informó el miércoles 8
el periódico inglés The Independent que,
con base en fuentes diplomáticas “bien
ubicadas”, afirmó: “Han comenzado dis-
cusiones informales entre funcionarios de
Estados Unidos y Suecia sobre la posibili-
dad de que Julian Assange sea entregado a
la custodia estadunidense”.
“El Departamento de Justicia estadu-
nidense está considerando acusar al señor
Assange por delitos de espionaje debido a
la filtración sin precedente por parte de su
sitio web de cables diplomáticos estaduni-
denses clasificados”, especificó el diario
británico.
Lo mismo difundió la cadena de no-
ticias Sky News en su noticiario del miér-
coles 8: “Cuanto más tiempo (Assange)
permanezca en Gran Bretaña, mayor será la
posibilidad de que Estados Unidos encuen-
tre una ley que permita acusarlo de forma
razonable y lograr una condena” contra él.
Sin embargo, no se ha definido el perio-
do durante el que Assange permanecerá en
Inglaterra. Existe la posibilidad de que el
martes 14 el juez distrital Riddle se conven-
za de que el australiano es buscado en efec-
to por los delitos sexuales mencionados y
que, por lo tanto, su extradición a Suecia no
viola sus derechos humanos. En ese caso
la corte ordenaría su extradición, y si la de-
fensa no presenta apelación, Assange sería
extraditado en un plazo de 10 días.
Pero el australiano ya confirmó que
apelará una decisión como esa, para lo cual
la ley británica le concede un límite de siete
días. El proceso correspondiente en el Alto
Tribunal de Londres comenzaría dentro de
los 40 días a partir de la presentación del
recurso, aunque la corte puede extender ese
plazo “en el interés de la justicia”.
Si esa corte apoya la extradición, el
equipo legal de Assange puede apelar
nuevamente, esta vez en la recientemen-
te formada Corte Suprema de Gran Bre-
taña, pero los magistrados sólo aceptarán
el pedido si se justifica que es de interés
público.
El dictamen de la Corte Suprema será el
final del proceso legal de Assange en Gran
Bretaña, aunque podría ser el principio de
otro mucho más polémico y controvertido
en caso de que el nuevo héroe de los hackers
y de muchos periodistas independientes sea
solicitado por el gobierno de Estados Uni-
dos bajo cargos de espionaje.
Simpatizantes. Apoyo
46

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

R
OMA.- “¿Quién te manda ha-
cer esto?”, “No hagas cosas
que te pongan en peligro”,
“Nadie te lo va a agradecer”,
“Piensa en tu familia”...
Frases como éstas han
sido dirigidas a periodistas
amenazados por investigar a mafiosos,
funcionarios públicos y empresarios im-
plicados con organizaciones criminales en
Italia, país donde 78 periodistas han sido
amenazados desde 2008; 200 desde 2006.
En los últimos 50 años, 11 comunica-
dores fueron asesinados por grupos ma-
fiosos y otros tantos cayeron por acciones
del terrorismo o de organizaciones fascis-
tas y neofascistas.
El caso más reciente de un periodista
ultimado por la mafia ocurrió en 1993.
La noche del 18 de enero Giuseppe Al-
fano, quien trabajaba para el diario La
Sicilia de Catania, recibió tres disparos
cuando viajaba en su auto por las calles
de Barcellona Pozzo di Gotto, Messina.
Alfano investigaba nexos entre empresa-
rios, funcionarios estatales corruptos y
prófugos de la mafia, todos relacionados
con la masonería.
Actualmente, el caso más reseñado y
fuera de Italia es el del escritor napolitano
Roberto Saviano, quien a raíz de la publi-
Unidos
CYNTHIA RODRÍGUEZ
El embate de los grupos mafiosos contra reporteros que
investigan sus operaciones y nexos con empresarios y
funcionarios sólo puede frenarse mediante la solidaridad
del gremio y el trabajo en equipo. Así lo afirma en entre-
vista con Proceso Alberto Spampinato, responsable del
observatorio Oxígeno por la Información, que da segui-
miento a las amenazas sufridas por periodistas en Italia.
contra la mafia
AP photo /Pier Paolo Cito
cación del libro Gomorra, en 2006, fue
amenazado por miembros del clan de los
Casalesi. Desde entonces Saviano cuenta
con protección del Estado.
De acuerdo con datos del Ministerio
del Interior, entre las 660 personas a las
que el gobierno otorga protección hay 12
periodistas.
Para Alberto Spampinato, periodista
y responsable del observatorio Oxígeno
por la Información –fundado en 2008 para
registrar y denunciar las intimidaciones a
los profesionales del periodismo en Ita-
lia–, la única vía para contrarrestar esta
situación consiste en apoyarlos y evitar su
aislamiento.
En 1973, Spampinato abandonó la in-
geniería para dedicarse al periodismo luego
de que el 27 de octubre de 1972 su herma-
no Giovanni fue asesinado cuando investi-
gaba para el periódico L’Ora de Palermo a
grupos de neofascistas en Ragusa, Sicilia,
así como las relaciones entre la mafia y los
servicios secretos estatales.
Lo peor que puede ocurrirle a un pe-
riodista amenazado, comenta Spampinato
en entrevista con Proceso, es verse conde-
nado a la marginación.
Y agrega: “Yo siempre digo que para
no quedarse solo bastan dos. Es compren-
sible que tus familiares te pidan que no
te metas en asuntos peligrosos e insistan
en que nadie te lo agradecerá, pero cuan-
do tus propios colegas llegan a decírtelo
es muy desalentador, es el principio de la
autocensura. En esta profesión no deben
existir los ‘héroes solitarios’; este trabajo
debe hacerse en equipo”.
Subraya que cuando se tocan temas
riesgosos como mafia, corrupción o nar-
A
P

p
h
o
t
o

/
A
n
t
o
n
i
o

C
a
l
a
n
n
i
Saviano. Protección

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 47
cotráfico los periodistas deben formar uni-
dades de investigación y los medios deben
respaldarlas para enviar el mensaje de que
el trabajo se realiza colectivamente.
Ante todo, el negocio
En el reporte 2010 de Oxígeno por la In-
formación (presentado el lunes 6) se expo-
ne la falta de solidaridad alrededor de los
periodistas amenazados. Ello se debe, ex-
plica el documento, a la poca credibilidad
que hoy en día existe hacia los medios.
Este fenómeno es atribuible a que algunos
informadores han incurrido en abusos y
prácticas no muy claras.
Abunda: “La falta de solidaridad de-
pende también del hecho de que muchos
periódicos, en esta onda de la revolución
tecnológica y a causa de varias crisis, han
vuelto incierto su financiamiento y han
sufrido un tipo de mutación genética don-
de la principal misión que debería ser la
información, se vuelve secundaria.
“Incluso dentro de las redacciones ita-
lianas conviven periodistas muy diferentes
entre sí en el sentido de que hay quienes se
preocupan más por la información y otros
por el marketing u otros criterios. Eso oca-
siona que entre los periodistas no exista la
solidaridad de gremio.”
Desafortunadamente, el caso italiano
se ha convertido en un paradigma, pues el
fenómeno de las organizaciones crimina-
les –que en muchas partes del mundo ape-
nas se está descubriendo– aquí tiene una
larga historia. De ahí que los esfuerzos
para proteger a los comunicadores hayan
aumentado y las muertes cesaron, aunque
el peligro persiste.
Este problema no tiene en Italia las
proporciones que alcanza, por ejemplo, en
Rusia donde de acuerdo con el Consejo de
Europa desde 1989 han asesinado a más
de 200 periodistas, o en México donde en
10 años han sido ultimados 65, 22 de ellos
en los últimos cuatro años. Entre los paí-
ses de la Unión Europea, Italia se encuen-
tra en último lugar en lo que se refiere a
protección hacia sus informadores.
Este hecho, indica el reporte de
Oxígeno para la Información, se debe
al conflicto de intereses que se presen-
ta porque el presidente del Consejo de
Ministros, Silvio Berlusconi, al tiempo
que gobierna al país es el dueño de los
principales medios.
El silencio, un enemigo
Durante la presentación del reporte 2010
del observatorio, el periodista Lirio Abatte
I NTERNACI ONAL / I TALI A
–quien desde 2007 cuenta con protección
luego de que fuera encontrada una bomba
debajo de su auto después de ser amenaza-
do para que desistiera de sus investigacio-
nes sobre la mafia– resaltó la importancia
de informar no sólo sobre las amenazas a
los periodistas sino de contextualizarlas.
Se trata, puntualizó, de explicar el origen
de los amagos, de saber qué dijeron, qué
temas investigaban.
Aunque Sicilia ha sido la región ita-
liana donde comenzó el fenómeno de las
amenazas y asesinatos de periodistas, hoy
es la región de Calabria donde se acumula
40% de los casos.
Este año, las intimidaciones a comu-
nicadores han implicado a dos oficinas
de corresponsales; una en Siderno contra
Il Quotidiano della Calabria y la otra en
Reggio Calabria contra el diario Cala-
bria Ora.
Durante los últimos 12 meses esta
práctica se ha generalizado en Lombardía.
Ello se debe, aseguran investigadores que
siguen de cerca las operaciones del crimen
organizado, a que es la región más rica de
Italia y la cuarta zona con más alta densi-
dad mafiosa, al punto de ser considerada
una “sucursal” de la ‘Ndrangheta.
Para Roberto Morrione, presidente de
la fundación Libera Informazione –de-
dicada a la investigación de temas sobre
legalidad– es el silencio de otros colegas,
la hipocresía de algunos medios y editores
al hablar del tema y el aislamiento que su-
fren los informadores amenazados, lo que
vuelve frágil al gremio ante el ataque de
los poderosos y mafiosos.
Su larga experiencia como periodista
le ha hecho entender que sólo con el apo-
yo de la sociedad civil y de amplios secto-
res se puede dar verdadera protección a la
información.
“La situación actual en México es di-
ferente con sus miles de muertos; se vive
en efecto una guerra, como la vivimos no-
sotros hace 30 años. Pero siempre el punto
de referencia será la sociedad civil, para
no dejar solos a los periodistas amenaza-
dos y para lograr de verdad un cambio”,
afirma Morrione.
Explica que aun cuando en Italia las
cosas han mejorado, la violencia ha dis-
minuido y se ha arrestado a muchos crimi-
nales, actualmente las mafias se extienden
hacia el norte. Por ello en ciudades como
Milán o Emilia Romaña existe una rela-
ción muy estrecha entre mafia y empre-
sarios sin antecedentes judiciales, que
pueden tornar lo ilegal en legal y hacer
que las actividades ilícitas se incorporen a
la economía. Por ello, afirma Morrione, es
importante cuidar la información y a los
periodistas que realizan investigaciones
en torno a estos temas. O
48

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

Poco antes de la maquillada transición
democrática, cuando el gobierno señorea-
ba abiertamente al país como una dicta-
dura, los medios noticiosos –en particular
los de Televisa, encabezados entonces por
Jacobo Zabludovsky– estaban perdidos en
los principios y en la moral. El apetito del
dinero y la indiferencia por la dignidad
habían actuado para dar a México medios
cuyo único objetivo era aumentar el poder
del gobierno, el lucro de las empresas me-
diáticas y el envilecimiento de todos.
En esos tiempos, el Excélsior de Julio
Scherer y –después del golpe perpetrado
por el gobierno de Echeverría– la revista
Proceso, que se fundó con el apoyo de
una ciudadanía indignada, eran la excep-
ción. Sus batallas, su periodismo de in-
vestigación, su devoción por la verdad, su
negativa a pactar con los poderes, no sólo
mantuvieron viva la voz de la nación, sino
que sentaron las bases de lo que ahora es
la libertad de prensa en nuestro país.
En medio de esa libertad, Proceso,
dirigida ahora por Rafael Rodríguez Cas-
tañeda, ha seguido el mismo camino y
continúa siendo una referencia incómoda
para el poder y para esos medios que, co-
mo los auspiciados por Televisa, no han
dejado de ser lo que siempre han sido: la
vergüenza de este país. No es otra cosa lo
que López Dóriga –ese periodista inescru-
puloso, continuador del Zabludovsky del
antiguo régimen– mostró cuando –días
después de la publicación del reportaje de
Ricardo Ravelo Testigo estelar (Proceso
1777), y de la publicación de un capítulo
del libro de Anabel Hernández Los seño-
res del narco (Proceso 1778)– divulgó y
magnificó en su noticiario que Sergio Vi-
llarreal, El Grande –testigo protegido que
en el reportaje de Ravelo había manifesta-
do conocer a Calderón a través del sena-
dor Guillermo Anaya–, decía haber dado
al periodista 50 mil dólares para que guar-
dara silencio con respecto a su persona.
Se trataba –como lo dijo el propio
López Dóriga en un alarde de servilismo
avalado por los periodistas que lo acom-
pañaban en el programa Tercer Grado– no
de una noticia, sino de un lección: mos-
trarle a Proceso, primero, que la fuente
de Ravelo, El Grande, que dice conocer
al presidente, se volvía ahora contra él; se-
gundo, que si en ese caso la fuente mentía,
también mentía en relación con sus decla-
raciones sobre Calderón y Anaya; tercero,
que Proceso, el cual recurre a testimonios
de testigos protegidos, se ha convertido
en un semanario corrupto que tiene rela-
ciones con el narcotráfico y que utiliza
cualquier tipo de información para des-
prestigiar al gobierno; cuarto, que a partir
de ese momento todo lo que ha dicho o
diga Proceso es sospechoso de falsedad.
Se trataba, bajo una moralina seudoperio-
dística, de linchar a Proceso, de despres-
tigiarlo, de reducirlo a un periodismo de
calumnia, a un pasquín que dejó de ser lo
que fue para mentir.
La evidencia más clara de esta bajeza
está en la manera en que el propio López
Dóriga manipuló los argumentos que Ra-
velo utilizó en su reportaje Testigos prote-
gidos: creerles a conveniencia (Proceso
1778). Según Ravelo –palabras que el
propio López Dóriga utilizó para darle
esa supuesta lección a Proceso– los tes-
tigos protegidos “mienten”. Lo que, sin
embargo, López Dóriga omitió es, prime-
ro, que mienten porque “en manos de las
autoridades sufren presiones económicas,
malos tratos y frustración”; segundo, que
cuando esos mismos testigos “se refieren
a funcionarios poderosos del gabinete fe-
deral no se les toma en cuenta”; tercero,
que “con frecuencia los testigos prote-
gidos se quejan de que en la SIEDO son
obligados a declarar en contra de gente
que no conocen…”.
Ni López Dóriga, quien sí ha difamado
muchas veces para servir a sus patrones
–recordemos sus ataques contra el diario
Reforma por denunciar los beneficios ob-
tenidos por Televisa y Nextel en la asig-
nación de frecuencias radioelectrónicas
y la reciente divulgación de una supuesta
corrupción entre directivos de la industria
farmacéutica y del Seguro Social porque
así convenía a esa empresa televisiva–, ni
quienes lo acompañaban en Tercer Grado
tuvieron el profesionalismo de verificar si
los señalamientos de El Grande sobre su
encuentro con Calderón eran falsos; ni si
la acusación de ese testigo protegido con-
López Dóriga,
la inmoralidad mediática
J A V I E R S I C I L I A
tra Ravelo era el producto de una coerción
de la SIEDO para golpear a Proceso.
Reunidos en el foro televisivo, Dóriga,
Marín, Maerker, Gómez Leyva y Micha
habían dejado de ser periodistas para con-
vertirse en los inquisidores de Proceso, en
servidores de esas Iglesias degeneradas
llamadas Gobierno y Televisa, y en ver-
dugos impolutos de un periodismo que no
ha dejado de denunciar sus corrupciones
y desaciertos. Habían dejado de honrar
la palabra, a la que un día sirvieron con
dignidad, para volver al viejo objetivo de
los medios verdaderamente corruptos: au-
mentar el poder autoritario del gobierno,
el lucro de las empresas mediáticas de las
que viven y el envilecimiento de todos.
A los que hacemos Proceso nunca
nos ha interesado caminar apoyándonos
en los pobres privilegios de los que sa-
ben arreglárselas con el poder. Nuestra
ambición es y ha sido dar testimonio y
gritar cada vez que es posible en nombre
de aquellos a quienes los poderes aplas-
tan. Eso, para honra de la verdad, jamás
podrán acallarlo.
Además opino que hay que respe-
tar los Acuerdos de San Andrés, liberar
a todos los zapatistas presos, derruir el
Costco-CM del Casino de la Selva, es-
clarecer los crímenes de las asesinadas
de Juárez, sacar a la Minera San Xavier
del Cerro de San Pedro, liberar todos los
presos de la APPO y hacerle juicio polí-
tico a Ulises Ruiz. O
N A R A N J O
Nepotismo
ANÁLI SI S
MI G U E L Á N G E L G R A N A D O S C H A PA
I
n
t
e
r
é
s

P
ú
b
l
i
c
o
La discusión teórica sobre el punto en
que es dable declarar fallido a un Estado
incluye considerar muchos elementos,
derivados de las facultades que los ciuda-
danos confieren a la autoridad para que
haga posible la convivencia. Es difícil
que coincidan deficiencias estructurales
al mismo tiempo en todos los órdenes de
la vida pública que hagan necesario reco-
nocer que el Estado se vino abajo, que es
incapaz de cumplir sus atribuciones.
Alejados de esa discusión teórica –exa-
minar los hechos cotidianos que afectan la
seguridad de las personas, que el gobier-
no está obligado a garantizar, mediante la
prevención del delito o mediante su perse-
cución y castigo cuando no se le haya impe-
dido–, es claro que en amplias porciones del
territorio mexicano y en no pocas parcelas
sociales crece la incapacidad estatal para
salvaguardar los derechos de las personas.
Dos ejemplos en boga ilustran esa
disminución del poder público, su dete-
rioro, sus insuficiencias y la consiguiente
necesidad de los ciudadanos, los gober-
Doña Isabel y don Alejo,
suplentes del Estado
nados, los particulares, de suplirlo. No ha-
blamos de casos de venganza privada, de
justicia por propia mano, sino de conduc-
tas que toman para sí responsabilidades
que debían ser ejercidas por órganos del
Estado, en todos los niveles de gobierno, y
que no son cumplidas.
La detención del último de los implicados
en el secuestro y asesinato de su hijo ha hecho
reaparecer en la escena pública a la señora
Isabel Miranda de Wallace, que no cesa en su
lucha por que se castigue a los responsables
de ultimar a su querido Hugo Alberto. Y, post
mórtem, el episodio en que perdió la vida ha
generado una suerte de culto inmediato al se-
ñor Alejo Garza Tamez, que hace un mes fue
asesinado no sin que antes él mismo matara a
algunos de los atacantes que querían despo-
seerlo de su propiedad.
No es posible trazar con la amplitud
deseada la circunstancia en que se produjo
el acto tenido muy ampliamente ya como
heroico y del que fue protagonista Garza
Tamez, don Alejo. Fue víctima de la sus-
titución del gobierno legal en Tamaulipas
por gavillas de maleantes, especialmente
dedicadas al narcotráfico, pero también a
la extorsión y al despojo. Don Alejo reci-
bió el aviso de una de estas bandas de que
abandonara para ellos su propiedad, el ran-
cho ganadero San José, en el municipio de
Güémez, en el centro del estado de cuyo
gobierno al fin está por irse Eugenio Her-
nández, uno de los gobernadores priistas
que pusieron los recursos de que disponían
al servicio del candidato panista Felipe
Calderón, y no pudieron ejercerlos para
la protección de Rodolfo Torre Cantú, que
estaba destinado a suceder a Hernández en
el Palacio de Gobierno de Ciudad Victoria.
Ignoro si Garza Tamez acudió a la au-
toridad para denunciar las amenazas que
se le asestaron, o si consideró inútil, ante la
desolación que lo rodeaba (ranchos abando-
nados por sus propietarios, temerosos de ser
atacados, como se le avisaba que ocurriría a
él mismo), presentar denuncia alguna. Co-
municó a su familia su decisión de impedir
el despojo y pidió a su personal que el do-
mingo 13 de noviembre se ausentara por
completo, para encarar a solas el amago que
había señalado con puntualidad el momento
en que los delincuentes irían por él. Se per-
trechó en su casa, donde disponía del arsenal
propio de un cazador avezado, y cuando los
asaltantes llegaron al rancho los recibió a
balazos. Mató a cuatro de ellos, y él mismo
quedó destrozado por las andanadas dispa-
radas en su contra. Tardíamente, consuma-
dos los hechos, llegaron infantes de marina
a dar cuenta de la trágica escena. Su deber,
así como del resto de las fuerzas federales
y locales, hubiera consistido en impedir la
exacción de que iba a ser blanco don Alejo.
Pero ninguna autoridad estaba allí con él pa-
ra repeler la ilegal acción anunciada. Garza
Tamez perdió la vida y también la propie-
dad que buscó defender hasta ese extremo,
porque sus hijos no podrán heredarlo ante el
temor de que se repitan los amagos de los
bandoleros, que no han sido reducidos por
la autoridad.
El 11 de julio de 2005 fue secuestrado
Hugo Alberto Wallace Miranda, un joven
empresario al que un excomandante de la
Policía Judicial de Morelos, César Freyre,
quiso cobrar una cuenta personal. Según
narraron después los delincuentes, Wallace
Miranda “se les murió”. Por la golpiza que
le asestaron padeció un paro cardiaco. Fue-
ra o no verdadera su versión, no les sirvió
para atenuar su delito, porque Freyre orde-
nó a sus cómplices Alberto y Tony Castillo,
al igual que a Jacobo Tagle Dobín, desha-
cerse del cuerpo. Lo destazaron con una
sierra eléctrica y tiraron las partes en di-
versos lugares, entre ellos un predio baldío

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 51
ANÁLI SI S
en Cuemanco, junto a Xochimilco, en el
sur del Distrito Federal. Habrán supuesto
que el secuestro y homicidio pasarían in-
advertidos y ellos disfrutarían de la impu-
nidad que beneficia a un gran número de
delincuentes. Freyre lo sabía bien porque
agentes ministeriales morelenses delin-
quían en vez de perseguir a delincuentes
y no les pasaba nada, nunca.
En ese cálculo no contaron con la
madre de su víctima, la señora Isabel
Miranda de Wallace, que denunció la
desaparición de su hijo y que, ante la
notoria indolencia oficial, emprendió su
propia investigación, al mismo tiempo
que propagaba el suceso a través de anun-
cios espectaculares en que solicitaba la
cooperación pública. Su perseverancia,
que al mismo tiempo le permitía caminar
sola en sus indagaciones y presionar a la
autoridad para que se sumara a ellas o
emprendiera otras, fue obteniendo resul-
tados. Uno a uno fueron identificados y
detenidos los participantes en el secuestro
y muerte de su hijo. El último de ellos, Ta-
gle Dobín, cayó apenas la semana pasada,
cinco años y medio después de perpetrada
la atrocidad de que se le acusa.
Más de un lustro de su vida ha dedica-
do doña Isabel a suplir al Estado incapaz
de garantizarle justicia ante la pérdida de
su hijo. Y, sin embargo, le espera todavía
un largo camino. Aparte de la negligencia
en la procuración y administración de jus-
ticia, tiene que enfrentar nuevos obstácu-
los. El proceso contra Freyre y cómplices
(incluidas dos mujeres) está apenas reco-
menzado, porque un tribunal de amparo
protegió a los maleantes afirmando que
el delito que cometieron no es de la juris-
dicción federal sino de la local, por lo que
tiene que ventilarse en ésta. La Suprema
Corte de Justicia de la Nación se había
previamente rehusado a atraer el asun-
to, no obstante el activismo que también
frente a ella practicó la tenaz doña Isabel.
El Estado no pudo preservar la vida de
don Alejo y de Hugo Alberto. Tampoco
está siendo capaz de garantizar que habrá
justicia en uno y otro caso. Doña Isabel ha
tenido que llegar al extremo de dotar a las
autoridades de instrumentos para mejorar
su acción frente al delito. Insistió, junto
con el señor Alejandro Martí y los deu-
dos de otras víctimas, en impulsar ante el
Congreso disposiciones legales contra el
secuestro, que partan de la perspectiva de
las víctimas. Hasta en eso ha tenido que ac-
tuar la señora Miranda de Wallace al suplir
las deficiencias de un gobierno que debía
ofrecerle, si no la imposible reparación del
daño, sí la justicia que reclama. O
Camina lado a lado del asesino de su
hijo. Ella en un saco corto de cuadros azul y
blancos, estilo Chanel, él con el pelo largo,
el rostro duro. Caminan por los corredores
de tierra en los Canales de Cuemanco. Ro-
deados de policías. “Me da rabia”. Cuenta
luego ella. “Me da rabia ver cómo él está
vivo, cómo respira, cómo los ojos se le
mueven, y mi hijo Hugo no está”.
Están caminando para que el asesino,
uno de los seis que secuestraron y asesina-
ron a Hugo Wallace hace cinco años, reco-
nozca el sitio donde él personalmente tiró
el cuerpo. Más bien los dos sitios donde ti-
ró las dos bolsas de plástico negro, las dos
bolsas de basura, que contenían el cuerpo
cercenado con una sierra eléctrica.
Las minucias del horror.
¡Qué admirable mujer!: tuit en refe-
rencia a Isabel Wallace. ¡Qué entereza
de mujer!: otro tuit. ¡Todos debíamos ser
como Isabel Wallace!: un tercer tuit. Y un
cuarto tuit: ¡Pero no lo somos!
¿Todos debíamos ser como Isabel
Wallace? Maldito el país que fuerza a sus
ciudadanos al heroísmo.
Que Hugo Wallace haya sido secues-
trado en primer lugar, que la policía no ha-
ya dado con él y sus captores durante las
primeras horas, a pesar que Isabel Wallace
les indicó el sitio donde probablemente
estaba capturado y les mostró una foto-
grafía de los posibles secuestradores, am-
bos datos que años después se probaron
ciertos: esa es la desgracia social que da
el contexto para que Isabel Wallace haya
tenido que ser una heroína.
¿Fue la policía negligente o estaba colu-
dida con los secuestradores? Probablemente
lo segundo. Lo cierto es que la cabeza de la
banda de secuestradores era un expolicía,
César Freyre, con amigos en la policía.
“¿Es verdad que de cada dos policías
uno está coludido con el crimen?” Se lo
pregunto a Eduardo Gallo, presidente de
México Unido contra la Delincuencia.
“N´ombre, de cada dos policías 1.98% es-
tá coludido con el crimen”. Gallo explica
más. Es casi imposible ser un policía ho-
nesto hoy día en México. Si un policía no
coopera con el crimen, recibe un balazo.
“Y a todo esto, ¿cuánta gente se dedica
al negocio del secuestro?” Gallo replica:
“Alrededor de cien mil”. Y otra vez explica
más. Es toda una cultura el secuestro. Son
familias que trabajan juntas: madre, padre,
hijos, cuñados, todos cooperan. Aún su re-
ligiosidad católica está involucrada. Piden
a la Virgen porque resulte el secuestro.
Ahora el culto a la Santa Muerte completa
el círculo de adoración a la violencia.
Es en ese contexto, con una policía
coludida con un subsector criminal de la
sociedad, es que Isabel Wallace tuvo ha-
ce cinco años que decidirse a ser heroica.
Puso a un lado sus ocupaciones profesio-
nales, se dedicó de tiempo completo a
buscar a los secuestradores de Hugo y a
Hugo, que creyó vivo largo tiempo. Uno
tras otro los localizó. Luego de localizar
a cada uno, tuvo que presionar a la fuer-
za pública para que los capturara. Luego
tuvo que vigilar al Ministerio Público y a
los jueces, como si se trataran de otros cri-
minales, para que el Estado no realizara su
farsa usual y trabajara contra la Justicia,
que es como en realidad trabaja la mayor
parte de las veces.
“¿Cuántas de las denuncias llevan al
encierro de un criminal?” Se lo pregunto a
María Elena Morera, presidenta de Ciuda-
danos por una Causa en Común. “En pri-
mer lugar, el 80% de los crímenes no son
denunciados. Del 20% que sí son denun-
ciados, sólo el 2% de las denuncias llevan
al encierro del criminal.”
Celebramos el heroísmo de Isabel
Wallace, pero instintivamente su historia
S A B I N A B E R MA N
Isabel Wallace
o cómo suspender la farsa
Para Isabel Wallace, Eduardo Gallo, María Elena Morera
52

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

nos aterra. Ilustra cómo los civiles vivi-
mos rodeados de enemigos embozados,
enemigos oficiales y no oficiales. Y enci-
ma, cómo vivimos confundidos por la re-
tórica pública del Estado, que anuncia por
radio y televisión que el Estado funciona
cada día mejor. Que el Estado está desde
hace cuatro años en guerra contra el cri-
men. Que el Estado está de nuestro lado.
“Oye Eduardo Gallo, ¿y qué pasó con
el Acuerdo Nacional para la Seguridad?
¿Qué pasó con todos esos hombres y mu-
jeres de poder que hace dos años firmaron
ante las cámaras de televisión su compro-
miso para erradicar el crimen? Desde el
presidente Calderón hasta los goberna-
dores, pasando por los principales líde-
res sindicales, desfilaron para firmar el
acuerdo”. Eduardo Gallo se embronca al
contestar: “Nada, nada. Falsean las cifras.
Solo les importa que parezca que algo han
hecho”. Pero de acuerdo a los indicadores
que el mismo Acuerdo Nacional impuso,
en materia de mejora de la seguridad, cada
estado de la República reprobó este año.
“Oye Gallo, ¿son mentirosos o incompe-
tentes?” “Son mentirosos e incompeten-
tes.” La misma Isabel Wallace lo resume
en una frase: “Son unos simuladores”.
Regresemos por un instante al inicio:
son cien mil los secuestradores, ¿de ver-
dad no puede el Estado mexicano contra
ellos? Hay más gente en los gobiernos que
secuestradores, pero por desgracia están
ocupados en otras cosas. Por ejemplo, en
ganar elecciones que les aseguren su per-
manencia en los gobiernos.
Le digo a María Elena Morera: “Tú te
volviste activista social luego de que tu ma-
rido Pedro fue secuestrado. Eduardo Gallo
se volvió activista luego de que su hija Pao-
la fue secuestrada y asesinada. Sus histo-
rias son paralelas a las de Isabel Wallace.
Una pregunta: ¿qué pasaría si todas las
familias víctimas de un secuestro hubieran
hecho lo mismo: se hubieran vuelto activas
socialmente?” María Elena se sonríe ante
la posibilidad. “Sería otro país, claro”.
Es tiempo de que la sociedad civil
lo entienda. Si el cambio no viene de
la Sociedad Civil, no vendrá de la clase
política. Todos tendríamos que convertir-
nos, al menos parte del tiempo, en Isa-
bel Wallace, en Eduardo Gallo, en María
Elena Morera. Aunque cabe la pregunta:
¿entonces para qué queremos a la clase
política que tenemos? ¿Para qué segui-
mos la farsa de entregarles a los políticos
con nuestro voto los instrumentos de po-
der del Estado? ¿No tendríamos que sus-
pender la farsa?
Suspender la farsa: ¿cómo puede la
Sociedad Civil suspender la farsa? Ha-
blemos de ello. Construyamos los meca-
nismos ya. O
A más tardar en marzo del próxi-
mo año, los tres partidos políticos con
mayor participación electoral en Méxi-
co tendrán nuevas dirigencias naciona-
les. En los casos de PAN y PRI serán
básicamente relevos formales, pero no
se avizoran modificaciones importan-
tes en sus definiciones, alianzas o posi-
cionamientos públicos. En cambio, en
el PRD, la nueva directiva sí puede mo-
dificar sustancialmente su estrategia de
alianzas con el blanquiazul.
El Partido Acción Nacional eligió
el sábado 4 de diciembre como nuevo
dirigente nacional a Gustavo Madero,
quien ya manifestó que buscará inte-
grar alianzas con el PRD para competir
en las elecciones del Estado de México
y Nayarit. Pero además de eso, quien
seguirá definiendo los destinos del
blanquiazul será Felipe Calderón, tal
como lo ha hecho desde que Germán
Martínez asumió la dirigencia el 8 de
diciembre de 2007.
En esta ocasión, Calderón no jugó
con uno, sino con dos candidatos, y
uno de ellos era Madero, quien además
tuvo que recurrir al apoyo del llamado
Yunque, el cual postuló a Cecilia Ro-
mero, quien, a su vez, ocupó el tercer
lugar en la primera ronda de votacio-
nes. El pago por dicho apoyo se refle-
jó de inmediato en la integración del
Comité Ejecutivo Nacional, donde los
yunquistas obtuvieron 15 de las 40
posiciones. Aunque esta composición
atemperará la intromisión presidencial,
de ninguna manera la evitará.
Mientras tanto, el Partido Revo-
lucionario Institucional ya convocó a la
reunión del Consejo Político Nacional
para el lunes 13 de diciembre, en el que
definirán el método para la elección del
próximo presidente y secretario general,
así como la fecha en que lanzarán la con-
vocatoria respectiva. La nueva dirigencia
asumirá sus funciones el 4 de marzo del
año próximo.
Pero al margen de las formalidades,
ya todo está cocinado para que el nuevo
dirigente sea Humberto Moreira, actual
gobernador de Coahuila, quien con el
respaldo del gobernador del Estado de
México, Enrique Peña Nieto, logró hacer
desistir a todos los otros posibles conten-
dientes, como fue el caso de Fidel Herrera,
exgobernador de Veracruz que ya aceptó
incorporarse al Consejo Político como se-
cretario técnico y manifestó públicamente
su respaldo a Moreira. Otro apoyo de Mo-
reira es la dirigente del SNTE, Elba Esther
Gordillo, personaje que sigue ejerciendo
mucha influencia entre los gobernadores
aunque ya no milita en el tricolor.
La designación de Moreira, al mar-
gen de la vía que elija el Consejo Político
priista, resuelve dos sucesiones: la relativa
a la presidencia del PRI y la correspon-
diente a la gubernatura de Coahuila, pues
dicho movimiento le abre la puerta a su
hermano Rubén para buscar la candida-
tura del tricolor en el estado, para lo cual
ya solicitó licencia como diputado federal
con el fin de regresar a su estado para ini-
ciar su precampaña.
La definición de las dirigencias del
PRI y del PAN dio pie a especular sobre
las posibilidades de los precandidatos a la
Los nuevos dirigentes
partidistas
J E S Ú S C A N T Ú
ANÁLI SI S

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 53
Presidencia de la República. Sin embar-
go, debe recordarse que hace seis años
Santiago Creel –entonces secretario de
Gobernación– logró colocar como diri-
gente del PAN a Manuel Espino, pero
un año después perdió la candidatura a
la Presidencia. Así que, aun cuando las
elecciones de dirigentes son sin duda
un buen termómetro de cómo están las
preferencias y los apoyos dentro de los
respectivos partidos, sería prematuro
cantar victorias, pues son muchos los
acontecimientos que pueden sobrevenir
antes de que haya candidatos.
Mientras esto sucede en el PAN y en
el PRI, los integrantes del Partido de la
Revolución Democrática apenas logra-
ron ponerse de acuerdo en que convo-
carán a un Consejo Nacional para el 17
de diciembre. El propósito, que avale la
propuesta de que en la primera quincena
de enero se lance la convocatoria para
elegir al nuevo dirigente en marzo. En
caso de que logren una candidatura de
unidad, la elección sería por la vía de un
Consejo Nacional, porque de otro modo
los perredistas nuevamente acudirían a
las urnas para elegir a su nuevo dirigente.
Los grupos opositores a Los Chu-
chos –éstos detentan la dirigencia
nacional– presionaron para que la reno-
vación del liderazgo se diera en el pre-
sente mes de diciembre, pero al parecer
Jesús Ortega finalmente logró un acuer-
do para concluir su periodo. La princi-
pal razón es que para esos momentos ya
estarían definidas las alianzas electora-
les en el Estado de México y en Nayarit,
de modo que si éstas se concretan –lo
cual no es muy seguro el día de hoy, al
menos en lo que respecta al Edomex–,
quien llegue a la dirigencia partidista
tendrá que sumarse a las campañas si
quiere contribuir a obtener un buen re-
sultado en las urnas.
A pesar de ello, las diferencias en el
seno del partido del sol azteca son evi-
dentes, y aunque parece que hay consen-
so en torno a Lázaro Cárdenas, ahora les
falta convencerlo, ya que él se encuentra
en el extranjero en un proyecto que lo
tendría ocupado hasta finales del próxi-
mo año, con lo cual se muestra renuente
a regresar para encabezar a los amarillos
en estos momentos. No obstante, recu-
rrir a una elección abierta para elegir al
nuevo presidente del partido puede re-
sultar catastrófico para el PRD, pues otro
escándalo como el suscitado en marzo
de 2008 en la contienda entre Jesús Or-
tega y Alejandro Encinas resultaría de-
vastador para el partido en vísperas de
las elecciones en el Estado de México,
Nayarit y Coahuila (julio de 2011).
Ahora bien, si el que llega es Lázaro
Cárdenas, todo indica que no continua-
ría con la política de alianzas electorales
con el PAN; y si en la elección gana al-
guien del grupo opositor a Los Chuchos,
lo más probable es que asuma esta misma
decisión, por lo cual –al menos en ese te-
ma– la renovación de dirigentes sí puede
impactar directamente en los procesos
electorales en puerta.
Así el PAN ya resolvió, sin mayores
contratiempos, el cambio de dirección,
y todo hace suponer que el PRI hará
lo propio; pero en el PRD la sucesión
es todavía una incógnita y bien puede
terminar en una nueva elección abierta
que evidencie, una vez más, todos los
vicios de sus líderes y militantes, con
el consiguiente desgaste de su imagen
pública. O
54

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010


Apenas saben leer diputados Iede-
rales” (Reforma, 29 de noviembre). Sonia
del Valle cronometró a los 20 diputados
que subieron a tribuna a leer durante la
aprobación del Presupuesto de Egresos
de la Federación y comentó que leyeron
en promedio 128 palabras por minuto.
Según los Estándares Nacionales de Ha-
bilidad Lectora que fijó la SEP, esos le-
gisladores alcanzaron apenas el nivel de
sexto de primaria. ¿De qué sirve exhibir
a quienes leen lento? Habría primero que
cuestionar si ese ejercicio de velocidad
es útil o razonable.
En agosto de este año, después de
que en la evaluación de la OCDE México
sacara el último lugar en lectura, Alonso
Lujambio presentó los Estándares Nacio-
nales de Habilidad Lectora. Éstos consis-
ten en el número de palabras por minuto
que debe leer en voz alta el estudiante de
educación básica: desde el 1º de primaria
(35 a 59 palabras) hasta el 3º de secunda-
ria (155 a 160). Marta Acevedo, editora
de libros para los que no leen e incansa-
ble promotora de la lectura, publicó días
después en El Universal (5 de septiem-
bre) un artículo criticando lo preocupan-
te de tal medida: “la propuesta ignora que
no por estar en el mismo grado todos los
niños son iguales y que los puntos de par-
tida de la población son muy desiguales.
Tampoco toma en cuenta que la lectura
no es una actividad mecánica, sino que
involucra la inteligencia y la afectividad,
por decir lo menos. Leer, lo que se dice
leer, no consiste en emitir sonidos sino
en asignar significado al texto”. El exa-
men que sí hubiera valido la pena hacer
es: ¿qué significado otorgaron los diputa-
dos a lo que leyeron, qué comprendieron,
qué retuvieron?
La capacidad para leer no se mide por la
rapidez con que enunciamos las palabras,
sino que se adquiere a medida que se ejer-
citan las habilidades de percepción y cog-
nición. Como la lectura es una actividad de
producción de sentido, y no un concurso de
carreras, lo importante no es la velocidad,
sino usar la cabeza. Se puede leer despacio
y reflexionar al parejo, y leer rápido y olvi-
dar lo leído o no entenderlo. Por eso estos
estándares de habilidad lectora son un gra-
ve error pedagógico, y muy probablemente
se convertirán en una tortura para los niños
y sus familias, pues además la SEP ha con-
vocado a los padres y madres de los mi-
llones de estudiantes de educación básica
a compartir 20 minutos diarios de lectura.
¿Qué efecto tendrá, dentro de las diversas
familias mexicanas, volver a padres y ma-
dres los controladores de la velocidad con
la que leen sus hijos? ¿Acaso piensa la SEP
revertir así los malos resultados de las eva-
luaciones de la OCDE? Si bien los padres
y madres deben comprometerse con la edu-
cación de sus hijos, ¿no producirá rechazo
a la lectura por parte de niños y adultos esta
absurda exigencia?
En su artículo, Acevedo decía que
“buena parte de la población en México es-
tá escasamente relacionada con los libros,
y aquellos para quienes la lectura fue un
mero trámite para pasar de año ahora se en-
frentan con un problema que no ha podido
resolver el sistema educativo en décadas
de reformas y revoluciones educativas. Al
tratar a la lectura como una responsabili-
dad sometida a vigilancia, cumplimiento,
calificación, y no como un instrumento
La lectura, los diputados y la SEP
MA R T A L A MA S
ANÁLI SI S
para pensar, autoafirmarse o disfrutar, la
SEP manifiesta no sólo una grave falta
de información sobre el acto de leer, sino
que parece ignorar las condiciones de las
familias mexicanas que envían a sus hijos
a las escuelas públicas. El problema de la
formación de personas que lean y escriban
es complejo y se relaciona con la historia
de un país en el que la educación no ha
considerado las características de la pobla-
ción. Hace cien años un buen porcentaje de
mexicanos no hablaba el español, sino más
de 65 lenguas originarias”.
El patético desempeño educativo de
millones de estudiantes es un claro indica-
dor de que las autoridades educativas están
incumpliendo con el derecho a una educa-
ción pública de calidad. Más que burlarse
de la lenta lectura de nuestros diputados,
habría que sumarse a la gran movilización
nacional, plural y apartidista a que un gru-
po de ciudadanos, intelectuales y maestros
han convocado. El objetivo central de la
Coalición Ciudadana por la Educación es
enfrentar el arreglo político corporativo
que está afectando de raíz al sistema educa-
tivo. Se busca el cambio de las reglas escri-
tas y no escritas que crean una “simbiosis
atípica” entre el SNTE y la SEP, misma que
provoca: 1) la intromisión de la dirigencia
sindical en la política educativa, 2) la omi-
sión de las autoridades en su función como
garantes del derecho a la educación, y 3) la
exclusión de la ciudadanía de la gestión y
la rendición de cuentas sobre la educación.
La propuesta de la SEP elude un hecho
obvio: El sistema escolar está funcionan-
do para servir a la dirección del sindicato
y no a la sociedad. Pasan los sexenios y
la estructura de privilegio del SNTE –una
rareza si se la compara con sindicatos
de trabajadores de la educación de otros
países– permanece incólume. ¿Por qué
es intocable este horror? La SEP guarda
silencio acerca de eso, y también acerca
de cómo piensa mejorar la educación pú-
blica. Y mientras tanto, continúan apare-
ciendo en la prensa nacional los anuncios
sobre los inútiles y contraproducentes es-
tándares de lectura.
56

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

G
UADALAJARA, JAL.- Satisfecho
con el libro de Adriana Mal-
vido El joven Orozco. Cartas
de amor a una niña, coedita-
do en junio pasado por Lu-
men, la Fundación JAPS y
Proceso, su primogénito José
Clemente Orozco Valladares dice que con
esta publicación se hace un excelente res-
cate no sólo de la vida del muralista, sino
de una parte de la historia de México de
más de una década.
A los 26 años Orozco se enamoró de
Refugio Castillo, originaria de Sombre-
rete, Zacatecas, quien a la sazón cursaba
la primaria en la Ciudad de México. Fue
su pasión secreta durante más de 10 años,
cuando el artista le escribió cientos de car-
tas a su amada. El periodo abarca de 1909
a 1921, antes y después de la Revolución.
El 22 de mayo de 1975, cuando Refu-
gio tenía 77 años, sacó de su baúl aquellas
cartas y se las dio a José García Cervantes,
exalumno suyo, para que las entregara a la
Secretaría de Educación Pública. Pasaron
los años y no cumplió la encomienda. Murió
en 1990 y no fue sino hasta 2004 cuando la
viuda de García Cervantes, Eloísa Stivalet,
las subastó en la galería Louis C. Morton.
Las 465 cartas fueron adquiridas por
el presidente de la Fundación JAPS, Juan
Antonio Pérez Simón, quien se las hizo
llegar a Julio Scherer García, fundador de
Proceso, quien las puso en manos de Mal-
vido. Ella las reunió en el libro publicado
en junio pasado.
Entrevistado el jueves 9 en su casa de
la colonia Italia Providencia, Orozco Va-
lladares, de 87 años, comenta a este sema-
nario que en cuanto Malvido recibió esos
valiosos documentos cruzó información y
la cotejó con los archivos que él preserva.
“Aunque se trata –apunta– de una se-
lección, sigue siendo un documento de pri-
mera, manuscrito y sin edición alguna, que
expresa verdades afectivas con absoluta
sinceridad. Permite conocer su pensamien-
to y filosofía, enterarnos de su madurez y
seguridad acerca de su talento y prepara-
ción y una conciencia singular que antici-
pa el papel protagónico que tendría en lo
artístico y cultural. No hay nada parecido
respecto a otros intelectuales.”
–¿Usted sabía de esas cartas?
–No. ¡Cómo iba a conocerlas si mi
papá andaba muy enamorado de esa mu-
chachita 14 años antes de que yo naciera!
Él era muy discreto y no guardó ninguna
carta de ella. Cuando me enteré de su exis-
tencia fui inmediatamente a verlas.
–Y reconoció que eran auténticas.
–Pues cómo no, si conozco de memo-
Entre 1909 y 1921, José Clemente Orozco sostuvo
una relación epistolar con Refugio Castillo, una
niña zacatecana que cursaba sus estudios en la
Ciudad de México. El artista tenía 26 años cuan-
do inició ese “romance a distancia”; ella sólo 10.
La periodista Adriana Malvido recuperó las 465
misivas y realizó una selección de éstas en las
cuales, según su primogénito, Orozco muestra su
virtuosismo y originalidad amorosa.
FELIPE COBIÁN R.
pasión
temprana
LI BROS
Una
ria la letra y el estilo de mi padre. Entre to-
das las cartas una o dos podrían ser falsas.
Tenían su matasellos y no me cupo ningu-
na duda de que eran genuinas.
“Las cartas son un documento invalua-
ble porque reflejan una sinceridad abso-
luta, así como la integridad de mi padre.
Dan cuenta de las vicisitudes, tanto cul-
turales como sociales, de esa época. Todo
emanaba del centro, de la capital. Allá se
decidía todo; nunca hubo federalismo.”
Se le plantea que las misivas son las de
un enamorado que, aun cuando relatan lo
que sucedía en el entorno, para nada hablan
de ideologías ni de tendencias políticas.
“Hay hombres que desde el día que
nacen ya están maduros. No sé por qué,
no me lo pregunte. Es parte de la persona-
lidad que en algunos se refleja con mucha
rapidez. Cuando mi padre estaba en la pri-
maria era muy reservado, no jugaba como
los otros niños. Ya traía el genio y para eso
se necesita, en primer lugar, el talento; en
segundo término, el carácter para dominar
el oficio, y por último, casi tan esencial
como el talento –que sin el talento no hay
nada–, la imaginación.
“Es increíble que mi padre no se re-
pita a lo largo de más de 450 cartas. Al
hablar de amoríos cualquiera agota el
tema. Qué más puede decir: ‘Te amo, te
quiero, estoy loco por ti, sin ti no pue-
do vivir’. Y él pudo escribir durante 10
años sin ser redundante.
“Conoció a mi madre en 1915 en Ori-
zaba, Veracruz, cuando ella tenía 16 años
y eran vecinos. En ese momento no le ha
de haber dicho nada. Se fue para Estados
Unidos y seguía la relación con Refugio.
A su regreso visitó a la familia de mi ma-
Rafael del Río
58

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

LI BROS
dre. Se casaron en 1923 y nueve meses
más tarde nací yo.”
–Ya no siguió carteándose con la
maestra Cuca.
–No, para nada. Mi padre tenía ética.
Él termina con esa relación epistolar entre
1917 y 1919, cuando se va de San Francis-
co a Nueva York.
–¿Su madre, doña Margarita, nunca
tuvo conocimiento de ese amor a distancia
con Refugio?
–No quedan cartas ni de mi abuelita ni
de Refugio.
–Además de una variada obra, usted
conserva muchos documentos de su pa-
dre. ¿Llegó a tener alguna de esas cartas?
–No. Le repito que esa relación epis-
tolar comenzó 14 años antes de que yo
naciera. Entre mi padre y yo había una
brecha generacional de 40 años. Este 23
de noviembre habría cumplido 117 años.
–Es un hecho que, pese a esa diferen-
cia de edades, entre usted y él hubo una
gran comunicación.
–Sí, claro. Hablábamos de hombre a
hombre y no de padre a hijo, pero eso ocu-
rrió unos 10 años antes de que muriera, en
septiembre de 1949. Yo tenía 25 años.
El acervo
Ingeniero químico de profesión con estu-
dios en el extranjero, José Clemente Oroz-
co Valladares conserva numerosas obras
de su padre. Además de dibujos y pin-
turas, es dueño de un gran acervo docu-
mental que él se negó a proporcionar a los
organizadores de la exposición homenaje
José Clemente Orozco, pintura y verdad,
que el gobierno estatal montó en el Ins-
tituto Cultural Cabañas en marzo pasado
(Proceso Jalisco, 282, 283 y 287).
–¿Qué es lo que va a pasar con esa
colección?
–Yo pensaba montar una exposición
itinerante; no sé si viva lo suficiente para
poder hacerlo. Yo la quisiera ver en mu-
seos del mundo. Hace 30 o 40 años le ven-
dí al Vaticano El martirio de San Esteban,
y en los noventa, Los desempleados, a la
ciudad de Nagoya, Japón.
–¿Pero qué va a pasar con su acervo?
–Quiero que lo echen en mi cajón –res-
ponde medio en serio, medio en broma.
–¿Quién heredará su archivo, quién su
pinacoteca?
–Bueno, tengo una hija, un hijo, dos
nietas, cuatro bisnietos. Pero quiero que
cumpla un cometido: que se monte una
exposición itinerante y que alguna obra se
exhiba en un gran museo, en el Louvre, en
Suecia o en algún otro lado.
“Lo que me interesa es que quede en
donde no haya gente tan incivil, y que
pueda apreciar el valor de su obra. En
México hay 14 edificios con obras de mi
padre y nadie las cuida ni evita su deterio-
ro. El otro día fui al palacio de gobierno y
vi que hay goteras y salitre. Con eso está
dicho todo.”
Indignado, agrega: “Por cierto, el go-
bierno de Jalisco no ha adquirido ni un
lápiz desde que mi padre dio el último
pincelazo. El Hospicio no tiene ni un solo
lápiz, ni un carbón ni una litografía. Pre-
sumen que el gobierno federal tiene una
colección que no ha sabido manejar. Lo
dicho: son unos patanes”.
Se queja de que lo marginaron de la
exposición José Clemente Orozco, pintu-
ra y verdad, organizada por el gobierno de
Jalisco:
“Me hicieron a un lado; publicaron un
mamotreto horrendo, con imprecisiones,
con falsificaciones, y todavía me manda
insultar el secretario de Cultura (Alejan-
dro Cravioto) a pesar de que hace de las
suyas.”
Durante la inauguración de la muestra,
los organizadores afirmaron que el here-
dero de Orozco pretendía cobrarles una
buena suma por derechos de autor sólo
por el préstamo de algunos cuadros.
Orozco Valladares refuta el señala-
miento: “A mí no me interesa el dinero…
Bueno, me interesa, como a cualquiera, pe-
ro no ha sido mi motivación principal. Yo
no digo que no quisiera tener recursos; cla-
ro que sí, pero para determinados fines. No
como fin en sí mismo, sino como medio”.
–¿Está bien resguardada su colección?
–Esa es una buena pregunta… Ha es-
tado guardada durante muchos años en
varios países: en Estados Unidos, en la
universidad alemana de Dartmouth, en
Hannover, en Nueva Inglaterra… Allá es-
tá casi todo.
–A la hora de la hora se puede quedar
allá.
–Pues sí.
–¿No piensa en algún patronato, fun-
dación o fideicomiso que lo respalde?
–En eso ando.
R
a
f
a
e
l

d
e
l

R
í
o
Obra universal

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 59
60

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

G
UADALAJARA, JAL.-
Suman centenares, miles,
los libros que se han escri-
to sobre Simón Bolívar, li-
bertador de América. Y en
este año, en el que cinco
países de América Latina (Venezuela, Ar-
gentina, Colombia, México, Chile) con-
memoran el bicentenario de su indepen-
dencia, era previsible que se publicaran
algunos más. A la postre, el más destaca-
do es obra, no de un historiador, como ca-
bía esperar, sino de un poeta colombiano:
William Ospina.
Su título es En busca de Bolívar, y
constituye una rara y afortunada amalga-
ma de literatura e historiografía. No por-
que mezcle ficción y hechos verídicos y
verificables –en sus páginas no existe un
solo dato ficticio–, sino por la belleza y
tersura del lenguaje que emplea. Véase el
párrafo con que abre:
Bastó que muriera para que todos los
odios se convirtieran en veneración,
todas las calumnias en plegarias, to-
dos sus hechos en leyenda. Muerto, ya
no era un hombre, sino un símbolo. La
América Latina se apresuró a conver-
tir en mármol aquella carne demasia-
do ardiente, y desde entonces no hubo
plaza que no estuviera centrada por su
imagen, civil y pensativa, o por su efi-
gie ecuestre, alta sobre los Andes. Por
fin en el mármol se resolvía lo que en
la carne pareció siempre a punto de
ocurrir: que el hombre y el caballo
se fundieran en una sola cosa. Aque-
lla existencia, breve como un meteo-
ro, había iluminado el cielo de su tierra
y lo había llenado no sólo de sobresal-
tos, sino de sueños prodigiosos. Nun-
ca en la América hispánica se había so-
ñado así…
La obra poética y narrativa de William Os-
pina (Padua, Tolima, 1954) ha cobrado
relieve internacional en los últimos años
gracias, precisamente, al esmero y depu-
ración de su escritura. Ese talento, refina-
do a través de largos años, ha sido también
la base de traducciones espléndidas, como
la que hizo de los sonetos completos de
Shakespeare en el curso de una década. A
ratos parecería que su dominio del oficio
y la viveza de su imaginación son más fá-
cilmente apreciables en esas versiones –en
las que un William se pone la piel de otro–
que en sus propios poemas, en los que pri-
vilegia la austeridad.
Otro rasgo distintivo de la obra de Os-
pina es su pasión por la historia (es un ad-
mirador confeso de la Historia de la de-
cadencia y ruina del imperio romano, del
Ospina
RAFAEL VARGAS
Simón Bolívar murió hace 180 años, el 17 de diciembre de
1830. Desde entonces no se ha dejado de escribir sobre
su vida, sus acciones y sus palabras. En busca de Bolívar,
del poeta colombiano William Ospina, presentado por él
mismo en la Feria del Libro de Guadalajara que acaba de
concluir, hace volver la vista una vez más hacia la estela
incandescente del libertador En entrevista, Ospina cuen-
ta cómo llegó al personaje “sobre el que podría escribir
por siempre”.
y su asombro por Bolívar
R
a
f
a
e
l

d
e
l

R
í
o
El escritor colombiano. Historia y literatura

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 61
CULTURA CULTURA
inglés Edward Gibbon), que lo ha llevado
a soñar en un par de novelas las hazañas y
penurias de los conquistadores españoles
en la Amazonía y en los Andes, así como
a meditar en la suerte de su Colombia y
de toda Iberoamérica en diversos libros de
ensayos. Son pocos los hombres de letras
con una conciencia tan acendrada del pa-
sado, de la manera en que éste rige nues-
tros dichos y nuestros actos.
Esa es la base que le permitió salir en
busca de Bolívar cuando un amigo y com-
patriota suyo, el director de teatro Omar
Porras, residente en Suiza hace 20 años,
le pidió que le enviara unas “notas” sobre
el gran libertador, con miras a realizar una
puesta en escena que mostrara a Bolívar en
claroscuro. Las 30 cuartillas que le envió a
Porras le dieron el impulso para continuar
escribiendo hasta encontrarse con un vo-
lumen de buen tamaño.
En busca de Bolívar está compuesto
por 70 fragmentos que conjugan brevedad
y hondura, y logran dar una muy concen-
trada y completa estampa del inmenso ca-
raqueño, en cuyo brazo Rubén Darío veía
…ardores de guerra/ y en su frente vis-
lumbres de Dios.
En poco más de 250 páginas, Ospina sa-
be transmitir la bravura de sus acciones,
la brillantez de su pensamiento, el descon-
cierto que producen algunas de sus decisio-
nes. Bolívar es un genio que suscita la ad-
miración y el asombro, y que, por fortuna,
estimula en proporciones iguales la crítica
y la reverencia.
XXX
En el marco de la Feria Internacional del
Libro de Guadalajara, Ospina recibe la pri-
mera pregunta de Proceso:
–Llama mucho la atención el que, en
primera instancia, el libro parezca dirigido
a un lector que supiera todo o mucho acer-
ca de Bolívar. Como si usted dialogara con
su interlocutor sobre valores entendidos.
–Muy a menudo la mejor manera de
hablar, en términos literarios, es hacien-
do de cuenta que el lector no sabe nada,
porque cuando se habla para los entendi-
dos mucha gente se siente excluida. Pero
a veces el propio tema nos conduce a di-
rigirnos al lector como a un igual. Es el
caso con Bolívar. Aparentemente, se sa-
be tanto sobre él, que no podemos sino
dar por sentadas muchas cosas. Yo simulo
hablar con alguien que sabe tanto o más
que yo para expresar más fácilmente mi
asombro ante Bolívar. El que lo conoce
quizá compartirá mi perplejidad. Y quizá
el que no lo conoce sentirá que se le des-
pierta el interés, el apetito por saber quién
fue ese hombre.
“Debo decir que no me propuse abor-
dar a Bolívar de manera exhaustiva. Sería
imposible en un libro tan breve. Además,
uno no puede hacer grandes descubri-
mientos sobre Bolívar a estas alturas de la
historia. Me pareció más interesante des-
tacar momentos, cosas significativas y de-
jar que por sí mismas mostraran su urdim-
bre, algo que los biógrafos mo pueden
hacer. Quien no se propone una biografía
puede trazar asociaciones insospechadas.
En ese sentido, yo sé que mi trabajo es más
literario que histórico. Lo que sí me intere-
sa mucho es leer a Bolívar de manera que
se le pueda vincular con el presente. Creo
que lo que pensó, lo que escribió, lo que
intentó, mantiene su vigencia.
–¿Qué tanto ha leído sobre Bolívar?
Sé que usted es un muy buen lector de
obras de historia.
–Leo ciertas obras de historia. No pue-
do leer historia indiscriminadamente. Más
bien, creo que leo siempre tratando de si-
tuar las cosas en la historia, incluso la li-
teratura. Esa es, por ejemplo, la manera en
que prefiero leer a Shakespeare. Me llama
mucho la atención que él decida llamar a
su teatro El Globo precisamente en el mo-
mento en el que el planeta está tomando
conciencia de que es un globo. Y sé que no
podríamos siquiera pensar en la existencia
del Quijote si en el siglo anterior a éste los
españoles no hubiesen vivido una aventu-
ra quijotesca. No hay que olvidar que los
conquistadores vinieron al Nuevo Mundo
buscando sirenas y endriagos.
“Ver la literatura en diálogo con la his-
toria es algo por demás enriquecedor y ayu-
da a entender que las letras no son burbujas
surgidas de la nada, sino nubes que se alzan
del océano de la historia. A veces podría pa-
recer que la poesía se aleja de la historia,
pero siempre existe una relación directa.”
–Gracias a eso, en su libro usted puede
traer a colación el poema de Hölderlin sobre
Rousseau para hablar sobre Bolívar.
–Así es. La Ilustración nos brinda una
oportunidad inmejorable de observar las
relaciones entre la literatura y la historia.
Se encuentran en un diálogo constante.
Uno no puede ver la literatura sólo desde
la literatura, ni la historia sólo desde la his-
toria. Quien lo hace así, renuncia a muchas
ideas posibles, a muchas hipótesis.
“Se me ocurre un ejemplo: La meta-
morfosis, de Franz Kafka. Parece un re-
lato ahistórico, aunque se dice que en él
hay un presentimiento del mundo totali-
tarista y burocrático. Yo creo que pode-
mos encontrar en él un punto de contac-
to con el trabajo de Darwin. Nos fuimos
a la cama creyendo que éramos ángeles
y despertamos para descubrir que éra-
mos descendientes de animales que nos
parecían deleznables.
“Pero para responder a su pregunta an-
terior: leo libros sobre Bolívar desde que
era niño. Y me parece fantástica la cantidad
de detalles que poco a poco se revelan so-
bre su vida y que lo convierten en una figu-
ra cada vez más compleja. Esa complejidad
fue una de las razones que me entusiasma-
ron cuando empecé a escribir sobre él.
“Recuerdo haber leído la novela de
Gabriel García Márquez, El general en
su laberinto, con gran placer. Me parece
que se trata de un libro indispensable pa-
ra nuestra cultura. Pero, a la vez, me pare-
ce que, siendo tan hermosa su novela, sólo
describe a un personaje derrotado. Claro,
los derrotados siempre son personajes fas-
cinantes, pero Bolívar no se agota en su fi-
nal. No somos justos si sólo lo miramos en
su derrota. Bolívar es un derrotado victo-
rioso. ¡Qué grandeza de personaje!”
–Un héroe que fermenta la imagina-
ción de los poetas: Rubén Darío, Pablo
Neruda, Carlos Pellicer…
–Sí. Un personaje polifacético que no
admite una sola mirada, sino una mira-
da caleidoscópica, cubista, por así decir-
lo. A mí eso me llevó a leer cada vez más
cosas sobre él, el deseo de verlo desde di-
versos ángulos.
“Creo que sólo así puede hacérsele un
poco de justicia. Era un hombre tan bri-
llante, tan complejo… Escribí sobre él lle-
vado por oleadas de entusiasmo. Treinta o
treinta y cinco páginas en dos o tres días.
Luego, meses de lectura. Leí los ocho to-
mos de su correspondencia. Leí muchas
biografías. Después de esas lecturas, ense-
guida escribí 20, 30 páginas más. Y luego
pasé días enteros dedicado a corregir. En
esa dinámica muchos fragmentos se hilva-
naron sin que yo me diera cuenta.
“Podría haber escrito sobre Bolívar por
siempre. Un poco como Penélope, escribien-
do durante el día y borrando por la noche. Pe-
ro con esos hábitos uno nunca llega a ningu-
na parte. Por fortuna, mis editores en Norma
me pusieron un plazo para entregarles el li-
bro. Sin su intervención jamás habría llegado
a creer que tenía un libro completo.” O
L
a vasla olia que en sus 46 años de vida esciilió
IuIes Renaid ha quedado ieducida a lies Iilios
fundanenlaIes: Pci|c dc carc||c (1894), His|crias
na|ura|cs( 1896) v eI Diaric (1887-191O), cuva
úIlina liaducción es de 2OO4.
Se ha vislo en eI ]curna| de Renaid un anlecedenle de Ias
giegueiías de Cónez de Ia Seina v un iepeiloiio de epigianas
en piosa que se han vueIlo lan fanosos cono Ios de Oscai
WiIde:
¨Ignoio si Dios exisle, peio seiía nejoi paia su iepulación
que no exislieia.¨
¨Nueslia ciílica consisle en iepiochai a Ios denás eI no
lenei Ias cuaIidades que nosolios cieenos poseei.¨
¨Lslupidez hunana. Hunana solia. ReaInenle Ios úni-
cos eslúpidos son Ios honlies.¨
¨No lasla con sei feIiz. Adenás es necesaiio que Ios
denás no Io sean.¨
Cono Ias Vidas inaginarias de MaiceI Schvol que son
deI nisno 1894 que Ias His|crias na|ura|cs. eslas olias va han
duiado nás de un sigIo v no lienen liazas de desapaiecei, a
despecho de lodos Ios canlios. Nunca figuiaián en Ias Iislas
de ocs|-sc||crs ni en eI iegislio de ningún canon, peio janás
han dejado de lenei Iecloies feivoiosos en cada epoca.
Ln Lspaña, Pc|c dc zanancria -una de Ias piineias noveIas
solie Ia infancia v un lexlo ienovadoi consliuido a lase de
escenas, nicio ieIalos, cailas v diáIogos lealiaIes- ha lenido
un sigIo de liaducloies iIuslies, desde Lniique Díez-Canedo
en I918 hasla Ana Maiía Moix en 2OO6.
Las His|crias na|ura|cs inspiiaion Io nisno a TouIouse
Lauliec que a AleI ßonnaid v a CIaude AquiIes Delussv.
Han enconliado en Mexico una Iaiga iepeicusión desde poi
Io nenos 192O con Ia anloIogía de Cenaio Lsliada |a |in|crna
scrda. en Ia LdiloiiaI CuIluia, que nanluvo Ia conlinuidad en
nedio de Ia vioIencia v eI hoiioi. Los adniiadoies nexica-
nos de Renaid van de IuIio Toiii a RafaeI Calieia, Iiancisco
Monleide, Maiiano SiIva v Aceves, v desde Iuego eI piopio
Lsliada, hasla Iose de Ia CoIina, Iuan Iose AiieoIa v sus dis-
cípuIos de vaiias geneiaciones.
InposilIe dejai que pase eI año de su cenlenaiio sin aI
nenos una iecoidación sinlóIica de IuIes Renaid. Cono
dice eI inevilalIe auloi de lodas nueslias cilas, ¨puede
piescindii de Ia apiolación de Ia ciílica v aun, a veces, de Ia
apiolación deI Iecloi, pues eI agiado que nos piopoiciona su
lialo es iiiesislilIe v conslanle.¨
/$&$%5$
Nadie Iee Ia hoja deI Diaric Oficia| expuesla en eI nuio deI
avunlanienlo.
Sí, Ia calia.
Se aIza solie sus palas liaseias, apova Ias deIanleias en
Ia paile infeiioi deI caileI, nueve Ios cueinos v Ia laila v
IuIes Renaid (1864-191O):
Diez hisloiias naluiaIes
I
l
u
s
t
r
a
c
i
o
n
e
s

d
e

W
a
l
t
e
r

S
t
e
i
n
62

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

No olslanle, Legiis se deliIila. Desde avei liene hinchada
Ia panza v Io infIa una loIsa de agua. Ln veidad se aliloiió.
Si lien una hoja de ensaIada es apelecilIe aunque no se
lenga hanlie, Legiis no puede nás. La deja v se iecuesla de
coslado solie sus loIilas de excienenlo, sacudido poi lieves
convuIsiones.
Se queda iígido, con Ias palas alieilas, cono paia eI anun-
cio de una aineiía: Ma|ancs |inpic. na|ancs dcsdc |cjcs.
Ioi un inslanle Lenoii se deliene soipiendido.
Senlado solie Ias palas liaseias, iespiiando apenas, con
Ios Ialios nuv junlos v eI ojo guainecido de iosa, olseiva eI
cadávei.
Tiene eI aiie de un hechiceio que penelia un nisleiio.
Sus dos oiejas iígidas naican Ia hoia supiena.
Ioco despues se nuslian.
Y eI se acala Ia hoja de ensaIada.
/$$9,63$
¡Sin enlaigo, leininaiá poi esliopeaise Ia cinluia!
085&,e/$*26
La noche se gasla a fueiza de seivii.
No se gasla poi Io aIlo, en sus eslieIIas. Se gasla cono un
veslido aiiasliado enlie áiloIes v guijaiios, hasla eI fondo
de lúneIes naIsanos v húnedas caveinas.
No hav iincón en eI que no penelie un Iienzo de noche. Las
espinas Ia desgaiian, Ios fiíos Ia agiielan, eI Iodo Ia coiionpe.
Y cada nañana, cuando ienonla eI vueIo, Ia noche deja jiiones
enganchados aI azai.
Así nacen Ios nuicieIagos.
Y delen a esle oiigen eI no sopoilai eI liiIIo de Ia Iuz.
Cuando se pone eI SoI v saIinos a lonai eI fiesco, eIIos
se despegan de Ias veluslas vigas en que, Ieláigicos, penden
de una de sus gaiias.
Su loipe vueIo nos inquiela. IaIpilan en deiiedoi de no-
solios con un aIa inpIune v enlaIIenada. Se guían nenos
poi Ia oieja que poi sus inúliIes ojos heiidos.
Mi anigo se lapa Ia caia v vo vueIvo Ia caleza poi niedo
aI choque inpuio.
agila Ia caleza de deiecha a izquieida, cono una anciana
que Iee.
Teininada su Iecluia, va que eI papeI sueIla eI gialo oIoi
deI peganenlo fiesco, Ia calia se Io cone.
Ln esla conunidad nada se despeidicia.
(/6$32
Nacido de una piedia, vive lajo olia piedia v cavaiá su
lunla aIIí nisno.
Lo visilo a nenudo v cada vez que aIzo su piedia lengo
niedo de enconliaiIo v niedo de que va no esle.
Ieio eslá.
OcuIlo en ese aIleigue seco, Iinpio, esliecho, peifeclo
paia eI, Io ocupa en pIenilud, infIado cono loIsa de avaio.
Si Ia IIuvia Io olIiga a saIii viene a ní. Da aIgunos saIlos
pesados v ne olseiva con ojos eniojecidos.
Aunque eI nundo Io liale cono a un Iepioso, no leno
acucIiIIaine v aceicai aI suvo ni ioslio hunano.
Si pudieia vencei un iesalio de asco, ni nano le acaii-
ciaiía, oh sapo.
Ln Ia vida uno liene que liagaise cosas que hacen nás
daño aI coiazón.
Sin enlaigo, avei conelí una faIla de laclo. LI sapo fei-
nenlala v supuiala poi lodas sus veiiugas ievenladas.
-Mi polie anigo -Ie dije-, no quisieia ofendeile peio,
¡poi Dios, que feo eies!
Aliió su loca pueiiI v desdenlada, de aIienlo cáIido, v
ne iespondió con Ieve acenlo liilánico:
-¡Y lú`
/$6(53,(17(
Denasiado Iaiga.
/26&21(-26
Ln una nilad de loneI Lenoii v Legiis, con Ias palas pueslas
a caIenlai lajo Ia pieI, devoian cono vacas. Hacen una soIa
conida que se pioIonga lodo eI día.
Si laidanos en echaiIes hieila fiesca ioen Ia anleiioi
hasla Ia iaíz, v Iuego Ia iaíz nisna ocupa sus dienles.
Ahoia acalan de aiiojaiIes ieslos de en-
saIada. Iunlos Lenoii v Legiis se apiesuian a
consuniiIos.
Naiiz conlia naiiz se afanan, nenean Ia
caleza v hacen que liolen sus oiejas.
Cuando sóIo queda una hoja de Iechuga, Ia
lonan, cada cuaI poi un exlieno, v conpilen en
veIocidad.
Se cieeiía que eslán jugando, aunque no iían,
v que una vez liagada Ia hoja, una caiicia fialeinaI uniiá Ios
hocicos.

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 63
I NVENTARI O
Dicen que, con nás aidinienlo que nueslio anoi, Ios
nuicieIagos nos soileiían Ia sangie hasla nalainos.
¡Cuánlo se exageia!
No son naIos, no nos locan janás.
Hijos de Ia noche, no deleslan sino Ia Iuz v luscan veIas
paia exlinguiiIas con eI ioce de sus fúnelies chaIes.
/$%$//(1$
Tiene en Ia loca naleiiaI de solia paia haceise un coisel,
peio ¡con ese laIIe!
(/*5,//2
Ls Ia hoia en que, cansado de eiiai, eI inseclo negio vueIve
de su paseo v iepaia con lodo cuidado eI desoiden que
encuenlia en su doninio.
Iaia conenzai deslioza sus esliechas avenidas de aiena.
Ialiica aseiiín de hieila v Io apiIa en eI unliaI de su
ieliio.
Lina Ia iaíz de una pIanla giande que Io inpoiluna.
Reposa.
Despues da cueida a su ninúscuIo ieIoj.
¡Ha leininado` ¡No siive su ieIoj` Descansa
olio poco.
Lnlia en su casa v cieiia Ia pueila.
Duianle nucho lienpo hace giiai Ia IIave en Ia deIicada
ceiiaduia.
Y escucha:
Iueia no hav nada aIainanle.
Ieio eI no se sienle seguio.
Y desciende aI fondo de Ia lieiia cono poi una cadenila
cuva poIea iechina.
Ya no se escucha nada.
Ln eI canpo nudo Ios áiloIes se veiguen en eI aiie cono
dedos que dilujan Ia Luna.
/$6+250,*$6
Cada una se paiece aI núneio 3.
Hav de solia.
Hav 33333333333. hasla eI infinilo.
81$)$0,/,$'(É5%2/(6
Despues de aliavesai una pIanicie caIcinada poi eI soI, Ios
encuenlio.
A causa deI iuido no peinanecen aI loide de Ia caiieleia.
Halilan Ios canpos sin cuIlivo, ceica de una fuenle que sóIo
Ios pájaios conocen.
De Iejos paiecen inpenelialIes. Sus lioncos se apailan
cuando ne aceico. Los áiloIes ne acogen con piudencia.
Iuedo ieposai v iefiescaine peio adivino que eIIos ne
olseivan desconfiados.
Viven en faniIia sin sepaiaise nunca, Ios nás viejos en
nedio, Ios pequeños, cuvas piineias hojas acalan de nacei,
un poco poi dondequieia, sin janás apailaise.
Taidan nucho en noiii v conseivan de pie a sus nueilos
hasla que se deiiunlan puIveiizados.
Se acaiician con sus Iaigas ianas paia ceicioiaise de que
lodos eslán aIIí, cono Ios ciegos.
CeslicuIan coIeiicos si eI vienlo se olslina en de-
saiiaigaiIos. Ieio enlie eIIos no hav ninguna dispula. Sus
únicos nuinuIIos son de asenlinienlo.
Cieo que eIIos delen conveiliise en ni aulenlica faniIia.
Iionlo ne oIvidaie de Ia olia. Lslos áiloIes ne adoplaián poco
a poco v, paia neieceiIo, apiendo Io que hace faIla salei:
Ya se niiai Ias nules que pasan.
Tanlien se quedaine quielo.
Y va casi he apiendido a eslai caIIado. -(3
64

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

I NVENTARI O
CULTURA CULTURA
Sr. director:
La arquitectura de la sala principal del Pa-
lacio de Bellas Artes se caracterizó por es-
tar realizada hasta en sus mínimos detalles
en Art-decó. El primer proyecto lo realizó el
arquitecto italiano Adamo Boari en un estilo
ecléctico fnisecular, pero los acontecimien-
tos históricos no permitieron que se terminara
tal construcción. En 1931, Federico Mariscal
retomó la construcción y cambió completa-
mente el proyecto de la sala de espectáculos,
convirtiendo el proyecto de teatro decimonó-
nico propuesto por Boari en una sala moder-
na cuya decoración se realizó, como se ha
dicho, en todos sus detalles en Art-decó. Tal
maravillosa decoración Art-decó le dio fama
mundial de ser el único teatro de ópera del
mundo en ese estilo. Esa fue una de las razo-
nes por las que en 1987 la UNESCO decla-
ró al edifcio como Monumento Artístico. La
intervención que se ha realizado ha destruido
una gran parte de esa maravilla. El resulta-
do es una sala que parece un cine. El piso de
la platea tenía una suave inclinación que da-
ba una amplia superfcie plana propicia a la
acústica. Tal forma arquitectónica, usual en
los grandes teatros de ópera, fue cambiada
por escalones que con sus ángulos destruyen
la acústica. Para el piso se utilizó una made-
ra de una tonalidad muy clara, con resultados
nada favorables para la estética del recinto.
Las butacas de teatro fueron cambiadas en
su totalidad por butacas que no tienen nada
que ver con el estilo Art-decó y parecen de
cine. Se destruyó la arquitectura de los pal-
cos haciéndolos más pequeños y recubrien-
do toda la pared con madera de nogal. Las
puertas de los palcos fueron cambiadas por
unas de nogal que parecen de clóset. Los
detalles Art-decó desaparecieron o quedaron
imperceptiples por esa desafortunada inter-
vención. La madera de nogal no corresponde
a la decoración interior original Art-decó. Esa
intervención destruyó la arquitectura de los
palcos. La señora Teresa Vicencio (La Jorna-
da, 17 de noviembre) ha explicado que con
esa intervención se ha realizado la intención
del proyecto de Adamo Boari. Pero el proyec-
to de sala propuesto por Adamo Boari nunca
se construyó. Lo que se construyó fue el pro-
yecto de Federico Mariscal. Al realizarse esta
intervención, se incorporó algo de un proyec-
to de una sala no construida y muy diferente
de lo fnalmente realizado. Se recubrieron con
madera de nogal los balcones, los antepechos
del primero, segundo y  tercer pisos. Los pal-
cos de honor fueron cubiertos en su totalidad
con tal material ajeno a la decoración original.
en el Palacio de Bellas Artes
Las grandes puertas de acceso a la sala se
retiraron y en su lugar se pusieron puertas mo-
dernas de estilo indefnido que podrían estar
en cualquier sala de cine. Muchos elemen-
tos decorativos en las puertas y los balcones
desaparecieron, se retiraron o simplemente ya
no son identifcables. Se construyó una cabi-
na de sonido al fondo de la platea en un estilo
moderno que igual podría ser una caseta de
cobro. Todos estos cambios han provocado
una reducción de 300 butacas. En los pasillos
laterales la franja negra que decoraba la pared
a un metro de altura fue cambiada por made-
ra de nogal que desentona con la concepción
original del espacio en blanco y negro. En la
antesala, inmediatamente después de cruzar
los portones del vestíbulo se colocaron espe-
jos con marcos también de madera nogal que
nos recuerdan en su forma las artesanías del
Bazar del Sábado en San Ángel y que, conse-
cuentemente, no tienen nada que ver con el
estilo Art-decó.
El proyecto de remodelación anunciado
hace tres años se publicó como una moderni-
zación de la maquinaria del escenario. Las con-
venciones internacionales de preservación de
teatros históricos indican que se puede inter-
venir la mecánica del escenario, pero no debe
alterarse la decoración de la sala. Sin publicarse
tal acción ni ponerse a discusión pública, se ha
intervenido la sala dejándola como un cine. Esa
destrucción del patrimonio nacional ha costado
700 millones de pesos y ha liquidado la interna-
cionalmente famosa unidad estilística de la sala
de Bellas Artes. Asociaciones internacionales
han comenzado a presentar su protesta ante la
UNESCO e ICOMOS por esta destrucción del
patrimonio artístico mexicano.
La destrucción de la sala de espectáculos
de Bellas Artes recuerda dolorosamente que,
en la Ciudad de México, durante el siglo XX se
destruyeron todos los teatros de ópera o tea-
tros que podían servir para representar ópera (el
Gran Teatro Imperial –la obra maestra de Loren-
zo de la Hidalga, con una capacidad de butacas
del doble de Bellas Artes, se convirtió en calle–,
el Teatro Renacimiento, el Teatro Arbeu, el Tea-
tro Xicoténcatl, el Teatro Principal (del siglo XVIII,
convertido hoy en un estacionamiento), el Teatro
Lírico (destruido hace menos de dos décadas y
del cual sólo queda la fachada en la calle de Cu-
ba). Esa situación es particularmente dramática
en una ciudad de 20 millones de habitantes en
la que debería haber por lo menos 10 teatros de
ópera para que la población pueda tener acceso
a la cultura y a la educación.
La destrucción de la unidad estilística de
la sala de espectáculos de Bellas Artes ine-
vitablemente llevará a que la UNESCO retire
al recinto la calidad de Monumento Artísti-
co otorgada en 1987. Es necesario cerrar la
sala y contratar a los mejores restauradores
del mundo para intentar salvar lo que aún se
pueda salvar de lo que fue la obra maestra del
Art-decó.
Atentamente
Doctor Pérez-Amador Adam
Profesor-Investigador titular C, miembro
del Sistema Nacional de Investigadores, Uni-
versidad Autónoma Metropolitana
Destrucción del patrimonio
I
N
B
A

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 65
Arte
¿Dónde quedó la Bie-
nal de Pintura Rufino
Tamayo?
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
L
as circunstancias artísti-
cas y burocráticas que se
han desarrollado en torno
a la cancelación de la edición
2010 de la Bienal de Pintura
Rufno Tamayo, demuestran no
sólo la irresponsabilidad social
y la incapacidad profesional
de la administración de Teresa
Vicencio al frente del Instituto
Nacional de Bellas Artes, sino
también la necesidad de exigir
a la funcionaria y a su equipo
involucrado una rendición de
cuentas que repercuta en seve-
ras sanciones.
Sobreviviente del mecenaz-
go público que se desarrolló
tan exitosamente en la pasada
década de los ochenta –y que
fue sustituido por las becas
que otorga el Fondo Nacional
para la Cultura y las Artes–, la
bienal era, hasta su última edi-
ción en 2008, el único evento
relevante para dar seguimien-
to y mantener la legitimación
de los pintores mayores de 35
años. Debilitada notoriamente
en las últimas ediciones, tan-
to por la obra que participaba
como por la identidad y función
social del certamen, la bienal no
requería ser suspendida o pos-
puesta, sino inteligentemente
reestructurada.
A 10 meses de haber ocu-
pado Sofía Hernández la di-
rección del Museo Tamayo, en
abril del presente año, la fun-
cionaria anunció la suspensión
de la edición 2010 debido a
que el museo estaría ocupado
en la ampliación de sus espa-
cios. Conocedores del peligro
que corría la permanencia del
evento, los pintores Teresa Ve-
lásquez, Ulises García Ponce
de León, Inda Sáenz y Pablo
Rulfo se dedicaron a la tarea
de establecer canales de diá-
logo entre los funcionarios del
INBA involucrados –Vicencio,
Hernández y Magdalena Zavala
como coordinadora nacional de
Artes Plásticas– y la comunidad
mexicana de pintores. Estos
últimos, aun cuando al princi-
pio se integraron con casi 300
frmas, debilitaron su interés a
lo largo del año debido, entre
otros aspectos, al temor de ser
excluidos del sistema de becas.
Los funcionarios, por su parte,
asumieron una actitud irres-
ponsable y hasta irrespetuosa
ya que, después de recibir la
primera carta el pasado 26 de
abril, fue hasta el 4 de diciem-
bre que enviaron una respues-
ta a los creadores: el evento se
revisará, se transformará y se
reiniciará en 2012.
Potente y prestigiada des-
de las últimas décadas del siglo
XIX hasta los años ochenta del
XX, la pintura mexicana con-
temporánea se ha debilitado
notoriamente. Carente de es-
pacios de confrontación y ex-
cluida en su mayoría de las
plataformas institucionales,
comerciales de legitimación y
posicionamiento nacional e in-
ternacional, las prácticas pic-
tóricas requieren de políticas
gubernamentales que atiendan
su competitividad, puesta en
valor y difusión. Sin embargo,
mientras los funcionarios del
INBA continúen optando por las
preferencias de los clanes artís-
ticos y comerciales hegemóni-
cos, sin asumir su mandato de
servir a toda la sociedad –artis-
tas, público y mercado– en su
diversidad, la pintura mexicana
no podrá resurgir.
Convencidos de la impor-
tancia que tiene la participa-
ción ciudadana en la exigencia
de servicios públicos de cali-
dad, los pintores mencionados
han decidido rebasar la tole-
rancia, complacencia, temor y
dependencia que caracteriza
actualmente a la mayoría de
sus colegas y, con la pregunta
de ¿dónde quedó la Bienal de
Pintura Rufno Tamayo?, solici-
tarle a Vicencio y a la comuni-
dad artística una defensa efec-
tiva para la creación pictórica
nacional. O
Teatro
Obra completa de
Rascón Banda
ESTELA LEÑERO FRANCO
E
l pasado 26 de no-
viembre se presentó en
el Centro Cultural del
Bosque la antología El umbral
de la memoria, de Víctor Hugo
Rascón Banda, donde Enrique
Mijares reúne toda su obra jun-
to con diversos ensayos analíti-
cos, biográfcos e informativos
de académicos y teatristas.
La antología se aúna a los
homenajes que este año se rea-
lizaron por el segundo aniversa-
rio de la muerte del dramaturgo,
cuya obra sigue en los escena-
rios y, por supuesto, en nuestra
memoria. Para conmemorarlo
se repuso, entre otras, su obra
Desazón, con Luisa Huertas,
Julieta Egurrola y Angelina Pe-
láez; en Nuevo León, Manos
arriba se estrenó con el grupo
Tespis-Olin bajo el  nombre La-
drón que roba a ladrón; Dana
Aguilar se inspiró extrañamente
en su novela Contrabando –y
no montó su propuesta teatral–
para hacer la puesta en escena
Historias de contrabando en el
Centro Nacional de las Artes; y
la Compañía Tlatoani montó El
machete, pieza que forma par-
te de la trilogía Armas blancas.
En la Feria del Libro del Palacio
de Minería Víctor Carpinteiro,
Alberto Estrella y Luisa Huer-
tas dieron a conocer, a través
de una lectura dramatizada,
su obra de teatro El muchacho
azul, muy poco conocida y que
por fortuna Libros de Godot
editó posteriormente.
En agosto de este año, el
acervo de Víctor Hugo Rascón
fue depositado en comodato
en la Biblioteca del Cenart y la
catalogación que efectuó Rocío
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Defender la bienal
66

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

CULTURA
Galicia contribuyó a completar
esta antología realizada por En-
rique Mijares, donde se inclu-
ye, por ejemplo, una obra muy
sugerente sobre la vida de la
poeta mística Concha Uriquza,
Alucinada, y que apenas estaba 
mecanografada.
En vida, el autor había en-
comendado la tarea de reunir
sus obras y hacer los prólogos
a Enrique Mijares, catedrático
de la Universidad de Durango,
editor e investigador teatral. Él,
junto con el poeta y periodista
Mario Saavedra, hicieron una
primera presentación en Gua-
najuato en el marco del Fes-
tival Cervantino. Después se
presentó en la Muestra Nacio-
nal de Teatro en Guadalajara, y
ahora en la Ciudad de México
estuvieron presentes en la me-
sa el propio Mijares, Armando
Partida y Rocío Galicia, quienes
recordaron a Víctor Hugo de
manera emotiva, realzando su
importancia en la dramaturgia
mexicana actual.
El umbral de la memoria, edi-
tado por el Instituto Chihuahuen-
se de Cultura, consta de cinco
tomos en los que se recopilan
40 obras. Los títulos de cada
tomo sugieren las temáticas
de las obras que incluyen: La
construcción de lo femenino,
Mitos y sueños, El teatro del cri-
men, la vocación social y Otras
voces, otras fronteras. La anto-
logía contiene también 10 ensa-
yos de investigadores y acadé-
micos nacionales e internacio-
nales, como George Woodyard,
Jacqueline Bixler y Stuart Day,
de Estados Unidos; María Boni-
lla, de Costa Rica; Manuel Ta-
lavera y Susana Báez, de Chi-
huahua; José Ramón Alcántara,
de la Universidad Iberoameri-
cana, y los presentadores de la
Ciudad de México.  Todos ellos
cercanos a la persona y a la
obra del dramaturgo.
Recordar a Víctor Hugo
Rascón Banda a través de la
publicación de su obra comple-
ta signifca un granito más con-
tra el olvido. Dar a conocer sus
obras abre las puertas para que
directores y actores se acer-
quen, lo conozcan y lo lleven a
escena. Y todos los interesados
por su dramaturgia podamos
profundizar en ella, adentrarnos
por caminos del conocimiento
no transitados y estar más cer-
ca del que ya se fue. O
Cine
Somos lo que hay
JAVIER BETANCOURT
L
a trama de Somos lo
que hay (México, 2010)
puede resumirse de dos
maneras. Una: el padre de una
familia de escasos recursos
muere repentinamente en un
supermercado; la desolada
viuda, madre de dos jóvenes
varones y una adolescente,
insta al mayor a continuar “el
ritual” familiar que consiste en
atrapar seres humanos para
destazarlos y alimentarse con
ellos. La otra, aun más sus-
cinta: una familia mexicana de
caníbales pierde al padre, y los
hijos deben aprender a cazar
en la jungla capitalina si quieren
sobrevivir.
De cualquier manera, el hu-
mor negro de la idea que sos-
tiene este primer largometraje
de Jorge Michel Grau, egresado
del CCC, es irresistible. No que
Somos lo que hay sea una cinta
cómica, los pocos gags autén-
ticos que se permite el guión,
como el del dedo con uña ro-
ja en el estómago del padre
que arroja la autopsia, apuntan
siempre en dirección del horror
y del deterioro urbano, “tanta
gente se come entre sí en es-
ta ciudad”, comenta el foren-
se (Daniel Giménez Cacho). En
realidad, el director responde
a la curiosidad, implícita, de su
espectador: ¿cómo es esa fa-
milia?, ¿cómo cazan y devoran
a sus víctimas?
A nivel internacional, los co-
mentarios sobre Somos lo que
hay son abundantes; muchos
coinciden en afrmar que Michel
Grau acaba de redefnir el gé-
nero del canibalismo en el cine.
De esto no hay duda; antes de
tener claros los hábitos alimen-
ticios de esta familia mexica-
na, ya el público se preocupa
por esa madre devastada (Car-
men Beato), la hija adolescente
(Paulina Gaitán) con un herma-
no (Alan Chávez) al borde del
incesto, y otro (Francisco Ba-
rreiro), homosexual y agobiado
con la tarea de tomar el papel
de cazador del difunto padre.
Sorprenden, sin embargo,
algunos motivos constantes en
los comentarios: la insistencia
en los defectos de la cinta, no
para atacarla, sino para justif-
carla; síntoma, esto, de lo que
podría convertirse en una pe-
lícula de culto. El entusiasmo,
“a pesar de las fallas”, entre las
que se menciona la falta de ex-
plicaciones de cómo la familia
se convirtió en tal y del porqué
del ritual. Sorprende, aún más,
el acuerdo general de que la
cinta funciona como una metá-
fora de la situación en México
ocasionada por la violencia, la
corrupción, el narcotráfco, las
decapitaciones y la manera de
combatir estos problemas.
Sorprende que a nadie le
sorprenda; triste resultado de
la imagen que proyecta nues-
tro país en las noticias interna-
cionales. Si ésta hubiera sido la
intención básica de Michel Grau,
la película habría cumplido con
su cometido al 100% en sentido
puramente comercial; no ha-
bría hecho más que alimentar el
morbo. Sin embargo, las decla-
raciones de Michel Grau traslu-
cen un sentido más profundo.
La crueldad urbana y la pobreza
estaban ya ahí, la ambición del
director era encontrar cómo de-
codifcar su entorno; quería ex-
poner la violencia que se genera
en el interior de la familia, y la
violencia externa que la afecta.
Aquí reside la ori-
ginalidad de Somos lo
que hay: Jorge Michel
Grau logró asociar el
drama de desintegra-
ción familiar, asunto que
aqueja realmente a la
sociedad, con el cani-
balismo gore, fantasía
que refeja una realidad
(asesinatos, decapitados,
tortura) en sentido me-
tafórico; y aquí abre un
nuevo camino para los
jóvenes realizadores que
busquen descifrar la con-
fusión y el miedo que vive
actualmente la sociedad
mexicana. O
Televisión
Publicidad obesa
ALMA ROSA ALVA DE LA SELVA
U
no de los tantos
asuntos pendientes
relacionados con el
funcionamiento de la TV en
el país, indispensable de ser
atendido, en este caso por su
impacto en la salud pública, es
el de la abundante publicidad
de “comida chatarra” dirigida a
las audiencias infantiles.
Como se sabe, en los úl-
timos años, la obesidad se ha
convertido en un problema ver-
daderamente serio. Unos cuan-
tos datos refejan la grave situa-
ción nacional en la materia: de
acuerdo con el Instituto Nacio-
nal de Nutrición Salvador Zubi-
rán, 40% de la población menor
de 18 años registra daños en el
metabolismo por el consumo
excesivo de harinas, grasas,
azúcares y sales que contie-
nen los alimentos industrializa-
dos. En cuanto a los menores
de cinco años el panorama es
también delicado, pues 15 de
cada 100 niños presentan ya
afectaciones de esa naturaleza.
Si bien una medida impor-
tante para frenar el problema es
regular la venta de tales pro-
ductos en las escuelas –tarea
la cual, aun cuando de forma
insufciente pues no se llegó a
prohibir aquélla, ya ha asumi-
Humor irresistible

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 67
CULTURA
do el Congreso, con una ley al
respecto que entrará en vigor
el año próximo–, el objetivo de
detener lo que bien podría lla-
marse “epidemia de obesidad”
entre infantes y adolescentes
difícilmente será alcanzable de
evadirse el terreno de la publici-
dad televisiva.
Y si no, que lo digan los
números: de acuerdo con el
estudio La publicidad de comi-
da chatarra dirigida a la infan-
cia en México, elaborado por la
organización civil El Poder del
Consumidor y presentado hace
algunas semanas, actualmen-
te la TV transmite por hora un
promedio de 11.25 anuncios de
ese tipo de productos durante
la programación infantil, el cual
se traduce a nada menos que a
una cantidad de 12 mil “comer-
ciales” de golosinas al año pro-
yectados para los niños.
Los señalamientos para
tomar cartas en este asunto no
son recientes, proceden de ha-
ce muchos años y de ese modo
han pasado a formar parte de
los añejos rezagos del marco
legal de los medios electróni-
cos en materia de regulación de
la publicidad, y en cuanto a su
ámbito de acción tampoco han
sido resueltos por la Ley Gene-
ral de Salud. Esto aun cuando,
en mayo de 2010, la Organiza-
ción Mundial de la Salud (OMS)
señaló que los gobiernos deben
hacerse responsables de re-
gular la publicidad de “comida
chatarra” para los pequeños.
Es indispensable que, en
paralelo a la regulación de la
publicidad en cuanto a los cre-
cientes espacios que toma en
la televisión comercial, se sume
una política de protección al
público televidente, en especial
niños y adolescentes. Entre las
muchas propuestas de reforma
legal que se han registrado para
atender el problema, cabe recu-
perar las que tienden a la obli-
gación de los medios de pro-
mover en la programación in-
fantil una cultura de prevención
y cuidado de la salud, así como
en términos de limitar los tiem-
pos destinados a la publicidad
en la TV. También se ha reco-
mendado establecer la limitante
de que se difunda publicidad
sólo de productos alimenticios
de alto valor energético (que
cuenten con autorización ex-
presa de las dependencias del
sector salud), como también de
productos engañosos. O
Libros
Las causas del
subdesarrollo
JORGE MUNGUÍA ESPITIA
E
l pasado 6 de julio murió
Ramón Eduardo Ruiz
en Rancho Santa Fe,
California. Hijo de inmigrantes
mexicanos, nació en San Diego
el año de 1921. Obtuvo el gra-
do de doctor en la Universidad
de Berkeley y su campo de tra-
bajo fue la investigación sobre
la historia mexicana.
Escribió más de una decena
de libros, entre los que desta-
can La revolución mexicana y el
movimiento obrero 1911-1923,
La gran rebelión: México 1905-
1924, The People Of Sonora And
Yankee Capitalists, y Triumphs
And Tragedy: A History Of The
Mexican People.
En sus investigaciones
siempre se caracterizó por la
precisión y la búsqueda ince-
sante de las causas de la re-
beldía popular, así como de la
intolerancia y prepotencia de
las clases dominantes. Lamen-
tablemente, la mayoría de sus
libros permanecen inéditos en
español. Sin embargo, en es-
tos días apareció: México. ¿Por
qué unos cuantos son ricos y la
población es pobre?, traducido
por Enrique Mercado ( Océano.
México, 2010. 206 p.).
En este libro, Ramón Eduar-
do Ruiz hace un repaso de la
historia de México desde la
Colonia hasta nuestros días y
establece la economía como
el eje de su refexión, aunque
incluye apuntes someros so-
bre cultura y política. Desde los
inicios, aquella estuvo condi-
cionada por el exterior, lo que
deformó la estructura producti-
va al orientarla a la exportación
de materias primas. El sesgo
estimuló la compra de bienes
manufacturados y restringió
la formación de una industria.
Frente a esto el Estado promo-
vió la inversión extranjera como
una estrategia para diversifcar
la producción, así como mantu-
vo contenidos los salarios.
La política orientada al ex-
terior permaneció con algunas
variantes desde la Reforma
hasta el momento actual, con
excepción de los años cuaren-
ta. Durante la Segunda Guerra
Mundial se crearon las condi-
ciones para un desarrollo di-
ferente al reducir la presencia
de capital extranjero y bienes
importados, lo que obli-
gó al Estado a fomentar
la industria vía su parti-
cipación directa, al re-
ducir impuestos y crear
infraestructura… Los
impulsos alentaron un
mercado, a causa del
aumento del empleo y
de la existencia de una
demanda de bienes que
no se podían importar,
lo que estimuló la par-
ticipación de empre-
sarios nacionales. No
obstante, la avidez de
la burguesía la llevó a
crear bienes suntua-
rios y corrientes, así
como a pagar raquíti-
cos jornales. Cuando
terminó el conficto, Historia económica
68

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

los productos nacionales no
pudieron competir con los ex-
tranjeros en alta calidad y bajo
precio.
Frente a esto, el Estado
volvió a estimular la inversión
exterior y recurrió mayormente
a la deuda externa, así como
impuso aranceles a productos
foráneos, condonó impuestos
y mantuvo bajos los salarios
para diversifcar la industria y
alentar a los capitalistas na-
cionales. Las intenciones se
lograron limitadamente porque
las ganancias fueron exporta-
das a las metrópolis, y los ne-
gocios nativos disminuyeron
debido a la competencia con
bienes extranjeros. Sin embar-
go, los empresarios que per-
manecieron obtuvieron altas
ganancias por la protección,
así como debido a la alianza
con el capital foráneo. A su
vez, la mayoría de la población
continuó en la pobreza por las
altas tasas de desempleo y los
bajos sueldos.
De este modo, para el his-
toriador la dependencia del ex-
tranjero y la debilidad del mer-
cado interno, por los bajos sa-
larios, explican el subdesarrollo
y la pobreza en México.
Las tesis anteriores son
algunas de las que Ramón
Eduardo Ruiz sustenta en este
libro, a través de una revisión
detallada de la historia de Méxi-
co, y las demuestra con datos,
cifras, hechos… a lo largo de
10 capítulos y un epílogo. Su
trabajo constituye una síntesis
de la amplia refexión que hizo a
lo largo de toda su obra. O
E
ste miércoles 15 se presenta el libro Nelsy Dambre.
Los años en Francia (1903-1937) en el Centro Nacional
de las Artes, sobre la vida de esa coreógrafa de origen
francés conocida en México por haber formado a la pri-
mera generación de bailarines clásicos del país.
La biografía se basa en una investigación histórica, docu-
mental y de campo, escrita con “suspenso, humor y una narra-
tiva deliciosa” –según los editores–, por la investigadora mexi-
cana Isaura Corlay, quien aborda la historia del ballet clásico
francés durante los años de Dambre en Francia.
El libro es coedición del Conaculta, el INBA y el Centro Na-
cional de Investigación, Documentación e Información (Cenidi)
de la Danza José Limón.
Su contexto es la ópera francesa de principios del siglo XX,
donde Dambre se formó, “una biografía novelada” que entre
otros temas toca el de la exploración social y política de los bai-
larines de esa época por defender sus derechos profesionales.
Además de la autora –quien radica en Francia–, la mesa de
presentación la integrarán Nellie Happe, coreógrafa emérita y
discípula de Dambre; Lin Durán, promotora de la técnica Jo-
sé Limón y exdirectora del Cenidi; Sylvia Ramírez y Margarita
Tortajada, investigadoras de éste, y su actual directora, como
moderadora Elizabeth Cámara.
Nelsy Dambre fue profesora de Gloria Contreras, fundadora
del Taller Coreográfco de la UNAM; de Josefna Lavalle, funda-
dora del Ballet Nacional de México (fallecida en mayo de 2009),
y de Amalia Hernández, fundadora del Ballet Folclórico que
lleva su nombre.
La autora del libro, además de ser investigadora en el Ce-
nidi, es coreógrafa y ha escrito numerosos artículos especiali-
zados en danza, particularmente del Diccionario mundial de la
Danza Larousse (1998 y 2008), además de que es directora del
Ballet Folclórico de la Casa de México en París, y consultora y
coordinadora académica de la ofcina del Council International
of Organizations of Folklore (CIOF).
La presentación será a las 19 horas en el Aula Magna José
Vasconcelos del Cenart (Río Churubusco 79, colonia Country
Club). (Niza Rivera) O
“Los años
en Francia”
Estante

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 69
70

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

A
unque saben que las crí-
ticas les lloverán, el rea-
lizador José Luis Gutié-
rrez Arias y el productor
y guionista Mikel García
Bilbao corrieron el riesgo
de filmar el remake de la película española
Marcelino pan y vino, del húngaro Ladis-
lao Vajda, la cual causó sensación en 1954
y se convirtió en uno de los mayores éxi-
tos comerciales en la historia del cine in-
ternacional.
Los dos defienden el nuevo proyecto:
“No es un largometraje religioso. No
queremos adoctrinar, es una cinta familiar
para entretener”, asegura el realizador.
Primeramente, el cuento infantil Mar-
celino pan y vino (escrito por el madrile-
ño José María Sánchez-Silva) se convir-
tió en un clásico de la literatura, y luego,
con guión de Vajda y del mismo Sánchez-
Silva, del cine. Fue una cinta protagoniza-
da por el también madrileño Pablito Cal-
vo, quien a los seis años se convirtió en el
niño más famoso de esa época.
Hoy vuelve a la pantalla grande Mar-
celino pan y vino en versión mexicana, in-
terpretada por Mark Hernández, que en
el rodaje sólo contaba con cinco años (en
octubre pasado cumplió seis); a diferen-
cia de la original que se desarrollaba du-
Así como en 1955 Marcelino pan y vino actualizó para
la literatura y el cine españoles una triste leyenda de
orfandad, escrita en la Edad Media por el rey Alfonso
X El Sabio, toca el turno al cine nacional filmar en la
hacienda de Tlachaloya, cercana a Toluca, una nue-
va versión de la historia del cineasta venezolano José
Luis Gutiérrez Arias, y de Mikel García Bilbao, guio-
nista de este remake “puesto al día”, lo cual equival-
dría a despojarlo de su temática religiosa.
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
en la época zapatista
Un “Marcelino
pan y vino”
rante la intervención francesa, el nuevo
filme se ubica en el marco de la Revolu-
ción Mexicana.
Sus creadores aclaran que nada tiene
que ver con el festejo “del centenario de
nuestra guerra civil”.
Sin embargo, la anécdota es la misma:
un niño llamado Marcelino es abandona-
do desde bebé en la puerta de un monaste-
rio de frailes franciscanos, quienes, al ver
la imposibilidad de entregarlo a alguna fa-
milia, deciden criarlo en el lugar.
Quality Films lanzará Marcelino pan y
vino el viernes 17 en toda la república, con
300 copias. Si hay buena respuesta del pú-
blico, el sábado 25 se integrarán 50 copias
más, y el 30 del mismo mes se agregarían
otras 50, para completar 400.
Actúan: Ángeles Cruz, Waldo Facco,
Gerardo Moscoso, Gastón Peterson, Tere-
sa Ruiz, Alejandro Tommasi y Jorge Lavat,
entre otros. Los productores: Agustín Pérez
Santiago y García Bilbao, con las compa-
ñías La Otra Banda Films y Lob Films.
Sólo pan y sólo vino
Gutiérrez Arias ha filmado dos thrillers
violentos, Todos los días son tuyos y Abril
y mayo, pero ahora quiso “laborar con el
género familiar”:
A decir suyo, Marcelino pan y vino es

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 71
ESPECTÁCULOS
una iniciativa de los productores García
Bilbao y Pérez Santiago, y él fue invitado.
Resalta que los productores desean efec-
tuar en México “un cine más cercano al
industrial, al comercial, es decir: películas
que tengan inversionistas y que éstos ten-
gan la garantía de recuperar”.
Una vez que el proyecto estaba confor-
mado y ya hechas las negociaciones para
financiarlo, Gutiérrez Arias les pidió que
el largometraje realmente tuviera un buen
estándar de calidad:
“Que no por el sólo hecho de llamar-
se Marcelino pan y vino pensaran que ya
teníamos la taquilla ganada, y tuviéramos
una producción mediocre; de otra manera,
no aceptaría el trabajo de dirigir. Y estoy
muy conforme con lo obtenido.”
–¿Por qué aceptó?
–Realmente, porque me dieron un vo-
to de confianza. El hecho de que me ofre-
cieran un filme como tal, diametralmente
al otro lado de lo último que venía ha-
ciendo, de entrada se me hizo interesante.
Ellos fueron muy claros. Les gustó mi na-
rrativa de Todos los días son tuyos. Que-
rían un largo que se contara de esa forma
tan fluida. Ellos esperaban esa claridad en
Marcelino pan y vino. Y, sobre todo, que
me clavara mucho a darle una personali-
dad mexicana para sacarla del contexto
del original.
El guión lo efectuó García Bilbao don-
de estaba insertada la Revolución Mexicana:
“Me di cuenta de que no sería un refri-
to del Marcelino pan y vino original. Aho-
ra el niño Marcelino enfrenta situaciones
dramáticas mucho más realistas ante la
Revolución... Hay un cierto contexto que,
sin hacerla una película violenta, deja ver
el grado de tensión y miedo que había en-
tre la población civil en ese tiempo.
“Yo respeto mucho la versión original,
se me hace una cinta maravillosa, trascen-
dental, hermosamente filmada, pero tam-
bién estoy consciente de que tuvo su pú-
blico y su propia narrativa de acuerdo a la
época. Pero en nuestro tiempo yo no po-
dría hacer algo así, y traté de darle una
personalidad y hacerla muy contemporá-
nea al discurso de las familias, e igual de
los niños, quienes ya están acostumbrados
a ver otro tipo de cine.
–¿No le influyó la versión original?
–No la había visto desde hace muchos
años, y la volví a ver una sola vez, pero
simplemente me aboqué a la adaptación
del nuevo guión y me fui sobre esa línea.
Me preocupé más por aspectos que le die-
ran verosimilitud y realismo al relato.
Por ejemplo, el realismo histórico.
“Les pedí a los productores que con-
tratáramos un historiador, al doctor Pedro
Salmerón, quien nos definió perfectamen-
te la zona geográfica donde filmamos: To-
luca, con el grupo étnico y mestizo que
vivía en ese lugar, y los vestuarios de épo-
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
ca. La historia se desarrolla entre 1912 y
1915, cuando los zapatistas estaban asen-
tados en la zona del Valle de México, entre
Toluca y Morelos. Digamos que ya habían
ganado, pero los constitucionalistas empe-
zaban a atacarlos y comenzó a hacerse du-
ra otra vez la guerra.
“Todo eso me dio una tranquilidad y
una garantía de que históricamente estába-
mos sostenidos, respaldados, aunque tam-
poco se trataba de hacer un filme didáctico.”
–¿Le preocupa la crítica?
–Estoy consciente de que habrá críticas
en contra, y me queda claro que va a haber
críticas de mucha gente que ni siquiera la
irá a ver, pero hasta ahora nos ha ido muy
bien en unas presentaciones privadas y han
respondido muy bien a los trailers.
–¿Considera religiosa su película?
–No.
“Pero temáticamente es innegable. Sen-
cillamente es la historia de un milagro. La
considero más un melodrama que narra la
vida de un niño, ni siquiera la veo como
una película infantil, ya que hay situaciones
fuertes en la trama. El tratamiento de lo di-
vino se da en el último tercio de la película;
antes se muestra la cotidianidad de un con-
vento de frailes franciscanos al cuidado de
un niño, en plena Revolución Mexicana.”
–¿No teme que la Iglesia utilice el fil-
me para su beneficio?
–No hay nada que se los impida si así
lo quisieran, pero la película no se hizo ni
remotamente con ese objetivo.
García Bilbao contactó a la dueña de
los derechos del cuento, Reyes, hija de Sán-
chez-Silva, quien sólo puso como condición
que se basaran en el relato de su padre y no
en el largometraje de los años cincuenta.
“Nos dio una publicación que ella con-
sideraba el texto bueno porque fue revi-
sado por su papá”, aclara el productor.
Expresa que ella ya vio la película. Y le
gustó. Sin embargo, García Bilbao sabe
que los puristas se enojarán. Chotea:
“¡Nos van a hacer picadillo y van a fa-
bricar unas albóndigas muy ricas...! Si son
puristas y fanáticos del filme anterior, nos
van a hacer pedazos... Uno hace el traba-
jo lo mejor posible, le pones 200% de es-
fuerzo, y ya que lo sueltas no puedes ha-
cer nada...
“No me puedo enojar porque digan
que es una porquería o que es un refrito
o que qué poca creatividad. La última pa-
labra la tiene el público y ojalá le guste.”
–Si no es una película religiosa, ¿es en-
tonces conservadora?
–Contamos la historia de un niño que
habla con Dios. Sería yo un tonto si di-
go que eso no es religión, pero no que-
remos adoctrinar a nadie, simplemente
es la historia de un niño que habla con
Dios y ya.
“Me imagino que las comunidades re-
ligiosas la van a ver con buenos ojos, pero
no queremos ni ganar adeptos para la Igle-
sia ni nada por el estilo. Quisimos reali-
zar una película familiar para que pasen un
muy buen momento y nada más.”
Revoltoso Marcelino
Mark Hernández no aparenta su edad, se
ve más pequeño. Lo primero que llama la
atención del rostro moreno son sus gran-
des ojos verdes. En la conversación con
este semanario se muestra atento y serio.
Ni nervios le dan:
“Me escogieron en un casting de más de
300 niños, y me quedé en el papel principal”.
Vio la primera versión de Marcelino
pan y vino y le gustó porque el actor hace
muchas travesuras. Relata que se aprendió
todos sus diálogos “y no era cansado ac-
tuar”, porque “fue fácil fingir”. Además,
se llevó bien con el resto del elenco.
–¿Qué te decían o aconsejaban los
actores?
–En realidad, yo los aconsejaba. Era al
revés. Les decía los textos porque siempre
se les olvidaban sus diálogos. Los corregía.
Siempre les chismeaba en el camerino.
Ya se vio en la pantalla grande y en un
espectacular que montaron en el segundo
piso del Periférico:
“Me siento bien, con emoción y ale-
gría. Me impresionó verme.”
Alejandro Tommasi es el padre Guar-
dián en la nueva cinta:
“Quién se resiste a actuar en un clásico
tan importante como éste.”
–¿Está de acuerdo con los remake?
–Después de 50 años, sí. Si pasan 10 o
15, es muy pronto para repetir una obra...
Y optimista, el primer actor finaliza:
“Sin embargo, en teatro se hace; 50
años es suficiente para crear un ramake.
Sobre todo, de un clásico tan importante
como Marcelino pan y vino.” O
Gutiérrez Arias. No para adoctrinar
72

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

L
et It Beat: From The Beatles
To The Beat-less (Déjalo la-
tir, con y sin Los Beatles), del
artista jalisciense Antonio Lu-
quín, es la muestra que la no-
che de este jueves 16 se inau-
gura en el Centro de Exposiciones Terminal
1 del Aeropuerto Internacional Benito Juá-
rez, y consta de 120 cuadros inspirados por
igual número de portadas discográficas del
cuarteto de Liverpool desde los sesenta.
Para conmemorar los 25 años del nue-
vo Museo Universitario del Chopo de la
UNAM, Luquín expuso allí sus primeras 75
pinturas de Let It Beat, en buena medida gra-
cias al impulso del empresario cultural Ser-
gio Autrey (Proceso 1251), hoy dueño de es-
ta colección pictórica que suma ya 175 obras
y quien el pasado 27 de octubre fue nombrado
presidente de la Fundación INBA.
“Fui a solicitar apoyos para exhibir
Let It Beat en el año 2000 e inicialmente
fue él quien tomó parte activa en este pro-
yecto. Vio mi trabajo, le encantó la idea y
me mandó al sello EMI Capitol para ver si
conseguía el dinero del catálogo en aquel
entonces, y así fue, la disquera lo pagó. El
ingeniero Autrey me fue comprando poco
a poco esos cuadros y en 2006 le propuse
completar la colección”, refiere Luquín.
“Las primeras 75 piezas corresponden
a los discos LP que grabaron los cuatro
músicos como solistas entre 1968 y 1993,
ROBERTO PONCE
el pintor de las portadas de Los Beatles
Artista de la imagen y de la música (fundó el grupo La Sa-
grada Familia), Antonio Luquín emprendió la tarea de ir
formando una colección de cuadros inspirado en las por-
tadas de Los Beatles. Se trata de 175 obras que se abrie-
ron paso por el impulso de la Fundación INBA, Sergio Au-
trey, y de la cual habla Luquín en estas páginas, debido a
que el jueves 16 se inaugura una muestra representativa
en la galería de la Terminal 1 del aeropuerto.
justo el año cuando se iban a reunir para la
famosa Antología de Los Beatles, así que
he ido actualizando Let It Beat pues han
seguido saliendo más discos de Los Beat-
les, e incluso de Yoko, que ha promovido
los discos de Lennon, ya llevo 175 cua-
dros. Pero me faltan todavía algunos.”
Sin embargo, desde la muestra de El
Chopo su trabajo quedó abandonado “has-
ta que el ingeniero Autrey la sacó hace dos
años y medio de sus bodegas y colgó los
cuadros en su oficina de la avenida Rodol-
fo Gaona, por Cuatro Caminos”.
Dice el también músico, nacido en
abril de 1960 en Guadalajara:
“Al INBA le pareció muy importante
exponer la colección y originalmente se ha-
bía propuesto para finales de noviembre pa-
sado, pero como esta puesta en escena de
Let It Beat está organizada por la Coordina-
ción Nacional de Artes Plásticas en combi-
nación con las autoridades del aeropuerto,
dependía también de estas últimas. Así fue-
ron moviendo la fecha. Se dijo que a princi-
pios de diciembre, y yo pedí que se hiciera
el miércoles 8, por el contenido simbólico
de cuando asesinaron a Lennon.”
Finalmente acordaron montarla el pró-
ximo jueves 16. Permanecerá hasta fina-
les de febrero.
–¿Qué significa Let It Beat para el pin-
tor Antonio Luquín?
–Es una obra que para mí en parte ha
suplido la formación del artista plástico,
es decir: en otras épocas se utilizaban ori-
ginales que uno copiaba de escultura o de
pintura, y como yo no soy egresado de es-
cuelas profesionales como La Esmeralda
o San Carlos, me impuse esta tarea des-
de hace mucho, como disciplina formati-
va para el oficio del pintor que soy, aunque
hay una veta en Luquín que es la del mú-
Luquín,

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 73
ESPECTÁCULOS
sico, con mi banda La Sagrada Familia...
“Digamos que siempre tanto el pintor
como el músico han trabajado juntos, pero
es el pintor quien más se conoce. Nuestra
generación creció con aquella intensa for-
mación visual de este imaginario de Los
Beatles en los sesenta y setenta a nuestro
alcance, por medio de las portadas de los
discos de rock que nos maravillaron con
esa gran música. El Sargento Pimienta es
el disco de vinilo que comienza el diseño
de portadas en serio. Posteriormente otros
grupos, como Yes, Génesis, Pink Floyd...”
–¿Cómo trabaja las portadas?
–Voy directo al objeto, o sea que no es-
toy haciendo ningún comentario sobre la
obra original. Intento que sea lo más pare-
cido a la portada, pero mi trabajo adquie-
re una vibración distinta pues es pintura, la
mayor parte son óleos y miden justamen-
te las 12 pulgadas de los álbumes de antes.
–¿Qué siente al ir pintando cada portada?
–Sé que es un espacio de ensayo, de
desarrollo; me enfrento a un reto que trato
de resolver lo mejor posible, formalmente
hablando. Let It Beat vino a traerme más
sentimientos en cuanto a mi otra obra li-
bre, digamos, que es donde me meto más
asuntos existenciales y personales.
“Los primeros cuadros de las portadas
que hice en la década de los noventa me
remitieron a la música de la que tenía ma-
yor respecto, como Wings At The Speed of
Sound (Wings a la velocidad del sonido), de
Paul y Linda McCartney con Wings. El pri-
mer álbum triple de George Harrison solista,
All Things Must Pass (Todas las cosas deben
morir) está cargado de una nostalgia que me
sugiere todo un periodo en mi vida.”
Elabora sus cuadros en su estudio de
Mixcoac en la Ciudad de México, donde
vive desde que tenía cinco años.
–¿No hay calca?
–No, es directo... En el caso de los dis-
cos LP paso la misma escala, tomo algu-
nos puntos de referencia, ubico bien las fi-
guras dentro del espacio limitado de 30
por 30 centímetros, y me la paso cotejan-
do el modelo con lo que estoy haciendo.
“Muy pocas veces utilicé proyeccio-
nes y fueron en álbumes de McCartney,
como el ruso de Regreso a la Unión Sovié-
tica. Con frecuencia, cuando arranco voy
oyendo el disco que pinto; hay portadas
que se resuelven en una sesión, como el
caso de la película Imagine con el dibujo
de John Lennon, y Two Virgins, con Yoko;
otros, como el Sargento Pimienta, tarda-
ron varias sesiones, por lo muy elaborado
del cuadro.”
Ringo, LP que incluye dibujos en una are-
na circense, también “fue bastante tardado”, y
Luquín debía ir pintando “un rostro por día”.
Para él han sido más difíciles las portadas del
cuarteto que de los músicos de solistas, por-
que “son cuatro expresiones distintas, como
en Rubber Soul (Alma de goma). Si Luquín
califica de “obra maestra” a Revolver (porta-
da dibujo de Klaus Voorman), su autocrítica a
Let It Beat resulta diferente:
“Estas pinturas no las considero una
obra creativa para mí. Es la colección com-
pleta la que adquiere una vibración distinta,
pues es ahí donde aparece el pintor detrás de
las pinturas, ahí sí que se siente el toque del
pintor, pero digamos que es algo que va atrás
de los cuadros.”
–¿Los ama?
–Los aprecio por ser parte de mi vida.
Han sido como la tarea cumplida y bien
hecha en 120 piezas. El productor radio-
fónico Enrique Rojas, del programa El
club de Los Beatles, estaba fascinado en
El Chopo, y Manuel Centeno, exsubdirec-
tor del Museo de Arte Moderno, me animó
a que continuara con la serie de Let It Beat
pues es fan de Los Beatles, particularmen-
te de Lennon.
–El fenómeno de la beatlemanía es
inexplicable...
–...pero disfrutable. No es nostalgia.
Ya no son las portadas de los discos lo que
importa aquí, se trata de un mosaico de
pinturas y éstas son las que sustentan los
cuadros. Una exposición sólo de portadas
LP se caería, pues el sentido lo da la músi-
ca de Los Beatles.
Su portada preferida de Los Beatles es,
curiosamente, la del doble LP llamado El
álbum blanco, debido a que “la solución
que ofreció para esta portada Hamilton re-
sulta un buen antídoto al discurso colorís-
tico del Sgt. Pepper”.
–¿De John Lennon, cuál considera la
mejor portada?
–Me quedaría con Walls And Bridges
(Paredes y puentes), pero en la contrapor-
tada. Es posible que la pinte algún día...
–¿McCartney?
–Regreso a la URSS; el LP de la porta-
da rusa me gusta mucho, aunque hay otras
buenas...
–¿George Harrison?
–Cloude Nine (Nube nueve), donde es-
tá George con su guitarra en fondo gris; es
una de mis favoritas.
–Falta Ringo Starr.
–Disfruté mucho hacer Stop And Smell
The Roses (Me detengo al aroma de las ro-
sas), de 1981, con Ringo llevando una cha-
queta de policía de Nueva York, aludiendo
precisamente el crimen de John Lennon.
Su compañera ha sido fundamental pa-
ra la creatividad de Antonio Luquín:
–Mi esposa me ha apoyado mucho,
y de hecho ella y yo cantamos juntos en
nuestra banda La Sagrada Familia. Desde
principio de los setenta formé un grupo y
he mantenido esta actividad musical.
“Soy, por supuesto, un aficionado, el arte
sonoro no lo he asumido con la seriedad co-
mo he enfrentado la pintura. Con La Sagrada
Familia tenemos discos y una página blog en
myspace.com, donde puedes oír varias can-
ciones nuestras en la dirección lasagradafa-
miliamix.com, con mix de Mixcoac.”
Empero, su sitio www.antonioluquin.
com apenas y ofrece unas cuantas porta-
das de las 175 de Let It Beat.
Muerte
súbita
RAÚL OCHOA
P
UEBLA PUE.- Su ape-
go al deporte no tuvo límites.
Y aunque solía aclarar que
no lo movía un afán prota-
gónico “ni imponer récords
o ganar medallas”, Salomón
Elías Jauli Dávila vivía para la disciplina de-
portiva y creía que mediante el ejercicio se lo-
graba la salvación de las personas.
Así, un día de agosto de 1997, a los 49
años, se impuso el reto de cruzar el Ca-
nal de la Mancha. Fueron 40 kilómetros
de trayecto entre Dover, Inglaterra, y Ca-
lis, Francia, que cubrió en 15 horas y 15
minutos. De esta manera se convirtió en
el primer atleta master y noveno mexica-
no en realizar tal proeza.
El atleta, político, empresario y pro-
motor deportivo pensaba que de esa ma-
nera predicaba con el ejemplo, pues a la
sazón era director del Instituto Poblano
del Deporte. En una primera etapa ejerció
ese cargo de 1993 a 1999, por invitación
del entonces gobernador Manuel Bartlett.
Pretendía que cada día más personas
se involucraran en la práctica del depor-
te. Especialista en aguas abiertas nadaba
en lugares remotos y predicaba su máxi-
ma: “El ejercicio por sobre cualquier co-
sa”, que reiteraba una y otra vez entre sus
allegados, e incluso ante los reporteros.
En 1998 alcanzó un logro sin prece-
dente: fue el primer hombre que cruzó a
nado el Estrecho de Gibraltar, que sepa-
ra los continentes de Europa y África, con
una distancia de 27 kilómetros compren-
dida entre Tarifa, España, y Marruecos.
Otra de sus hazañas consistió en atravesar
el Estrecho de Bering, de Alaska a Rusia.
“Me podrán quitar mi casa, pero na-
die me arrebata el honor de ser el primer
mexicano que cruza el Estrecho de Be-
ring”, se ufanaba con su voz grave, a ve-
ces ronca. Así relató al diario Cambio de
Puebla su lance: “Fue una aventura en la
que perdí todos los dientes. Estuve en pe-
ligro de ser mordido por una orca sin dar-
me cuenta. Y luego al llegar a Rusia me
iban a encarcelar porque no tenía visa”.
Cuando tenía 12 años nadó de Villa
del Mar a la Isla de los Sacrificios, donde
acostumbraba combinar sus rutinas de en-
trenamientos, al igual que en la laguna de
Alchichica, zona limítrofe de los estados
de Puebla y Veracruz.
74

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

Dueño de una singular fortaleza mental, devoto
del deporte, Salomón Jauli tenía en su decálogo
de vida la actividad física bajo el lema de siem-
pre terminar la competencia que se inicia. Su
carácter lo llevó a ser un eficiente promotor del
deporte y a imbuir entre quienes lo rodeaban el
gusto por practicarlo. Desafió al mar y a la tierra
en competencias maratónicas. Pero la vida lo
emboscó. Su primogénito murió en un accidente
de tránsito y las ganas de vivir se le hicieron añi-
cos, se le extinguieron, en eternos 20 días.
En varias ocasiones les dijo a familiares
y amigos que en caso de morir deseaba que
sus cenizas fueran arrojadas en las aguas
del Golfo de México, justo en el puerto de
Veracruz y la laguna de Alchichica.
Entrenaba de tres a cuatro horas dia-
rias bajo la dirección de su inseparable
preparador físico Zenón Castillo. Al abrir
la puerta de su residencia, situada en el
fraccionamiento residencial de la colonia
La Calera, lo primero que podía verse era
el cerro que acostumbraba recorrer como
parte de su preparación.
Aseguraba que la fortaleza de las per-
sonas radica en la mente y que si alguien
se propone algo lo puede lograr con ba-
se al empeño. Enfocado en sus metas, con
una visión clara de que la gente debía ha-
cer deporte.
Para él cada evento era un reto perso-
nal. Pregonaba que debían realizarse com-
petencias masivas, como maratones, vuel-
tas ciclistas y triatlones, para que la gente
dejara el cigarro y que los jóvenes debían
aficionarse al deporte en vez de frecuentar
los antros de la ciudad.
Con esa premisa, lo mismo participa
en los maratones del país –“carreras de
pueblo o carreras boleras”, como acos-
tumbraba llamarles– que en los más tradi-
cionales, como el de Boston y el de Nue-
va York.
“No soy un corredor olímpico, de me-
dallas o de resultados, pero siempre termi-
no las cosas”, aseguraba. Y se jactaba: “El
tiempo es importante, pero lo que no pue-
des dejar de lado es cruzar la meta”. Jau-
li siempre llegó al final del recorrido, por
modesto que éste fuera.
Públicamente reconoció que en su ju-
ventud tuvo problemas de sobrepeso y de
aprendizaje: “Fui muy mal alumno; siem-
pre estuve en el último lugar. Entonces me
decía mi mamá: ‘correr te va a ayudar mu-
cho’, y así me hice el hábito. Después em-
pecé a nadar en el mar”.
Recordaba también los consejos de su
padre: “Me decía que las piedras en el ca-
mino son escalones para poder subir. Na-
die debe decir: ‘no puedo hacer esto’. Es
cosa de pagar el precio”.
Presumía que sus logros en la cons-
trucción de infraestructura deportiva “fue-
ron cristalizados sin un peso y con el apo-
yo de la iniciativa privada”: el Parque
Ecológico, inaugurado en tiempos de Ma-
nuel Bartlett; la construcción de 22 pis-
tas sintéticas, 19 campos de futbol de pas-
to sintético, cinco campos de béisbol, 54
canchas de usos múltiples, una alberca, un
frontón y un Centro de Alto Rendimiento,
la más reciente de sus obras estrenada ha-
ce un par de meses.
Promotor exitoso
Ligado al PRI toda su vida, Jauli fue se-
cretario de Turismo de Puebla de 1987 a
1990, así como diputado federal y presi-
dente de la Comisión del Deporte de la
Cámara de Diputados, de 1997 a 2000.
Como legislador contribuyó en la elabora-
ción de la Ley Estatal del Deporte en Pue-
bla y de la Ley General de Cultura Física
y Deporte.
Es reconocido como el primer organi-
zador de maratones en México, y al me-
nos en Puebla estableció una marca de
más de 20 pruebas de esa índole realiza-
das a partir del primer certamen, efectua-
do en 1981, en el que participaron aproxi-
madamente 300 mil personas.
Eran los tiempos del gobernador Gui-
llermo Jiménez Morales, quien impactado
por la concurrencia preguntó asombrado:
“¿Quién hizo esto? ¿Quién trajo a toda es-
ta gente?”. Así lo contó Jauli al periódico
Cambio en 2008. “Yo era un escuincle y a
la siguiente semana el mandatario me dijo:
‘Tú eres el nuevo secretario de Turismo’”.
En 2000, apenas concluido su periodo
como legislador, Salomón decidió mudar-
se con su familia a Vancouver, Canadá, en
busca de seguridad, bienestar y una mejor
calidad de vida.
Sin embargo, en 2004 los Jauli regre-
saron a México cuando Mario Marín invi-
tó a Salomón a que participara en su cam-
paña por la gubernatura de Puebla.
A partir de 2005, Jauli ocupó por se-
gunda ocasión la titularidad del Instituto
Poblano del Deporte, y la familia perma-
neció en el estado durante la gestión de
Marín.
Hace un par de meses, Jauli decidió que
radicaría definitivamente en Vancouver
con su esposa, Lorena Aguirre, y sus tres
hijos: Salomón, Isaac y Abraham. Para ello
H
u
m
b
e
r
t
o

A
g
u
i
r
r
e

G
a
y
o
s
s
o

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 75
DEPORTES
L
a Fiscalía Central de Investigación
para la Atención de Niños, Niñas y
Adolescentes de la Procuraduría
General de Justicia del Distrito Fe-
deral ya investiga el caso de las cuatro me-
nores de edad que comieron panqués con
mariguana en las instalaciones del Centro
Nacional de Desarrollo de Talentos Deporti-
vos y Alto Rendimiento (Cnar).
El pasado 10 de noviembre, Víctor Ma-
nuel Berttolini Lizárraga, representante legal
de la Comisión Nacional de Cultura Física
y Deporte (Conade), acudió a la Unidad de
Investigación número 3 de la fscalía, en Iz-
tacalco, para levantar una denuncia de he-
chos contra Alan Norberto Rivera Vázquez,
quien, según las agraviadas, les ofreció los
panqués sin advertirles que tenían droga.
El hecho que motivó la denuncia –
asentada en el expediente FIZ/IZC/-2/
T3/02381/10-11– fue “introducción de estu-
pefacientes a nuestras instalaciones”.
El pasado 30 de octubre, cuatro atletas
del equipo de marcha que viven y entrenan
en el Cnar presentaron síntomas de intoxi-
cación severa y fueron llevadas a un hospi-
tal; habían consumido unos panqués con
mariguana que les proporcionó Alan Rivera,
uno de sus compañeros y quien es mayor
de edad (Proceso 1776).
Diez días después del incidente, Bertto-
lini, jefe del Departamento de Asuntos Judi-
ciales de la Coordinación de Normatividad
y Asuntos Jurídicos (CNAJ) de la Conade,
presentó la denuncia. Según un boletín de
la CNAJ, la averiguación previa será turnada
también a la Procuraduría General de la Re-
pública por tratarse de “hechos de su
competencia”.
En la averiguación previa el represen-
adquirió una casa e, incluso, estableció un
negocio de spa.
La familia se adelantó y Salomón fue
a visitarla a comienzos de noviembre. Re-
gresó a Puebla apenas terminada la pri-
mera quincena del mes y desde entonces
vivía solo en su residencia, sin más com-
pañía que la del jardinero y la de persona
que cuidaba la casa.
A sus más cercanos colaboradores les
confiaba lo mucho que extrañaba a sus se-
res queridos, que su cercanía lo llenaba de
vitalidad y que estar lejos de ellos lo depri-
mía. Sin embargo, su amigo Marco Polo
Camacho, director del Instituto Municipal
del Deporte de Puebla, refiere que Salo-
món “disfrutaba mucho de su soledad, aun
cuando tenía muchas amistades. Le gusta-
ba estar solo porque decía que únicamente
así podía aterrizar sus proyectos o encon-
trar solución a algunos problemas”.
Durante 20 años, Salomón y Marco Po-
lo compartieron muchas horas de pláticas
y confidencias. “El dolor de perder a un hi-
jo era un tema que escapaba de su entendi-
miento, y decía que era el dolor más gran-
de que podía experimentar un hombre. Era
un asunto al que no le veíamos ninguna so-
lución”, apunta Camacho.
La tragedia
El pasado 17 de noviembre, Marco Polo
se disponía a presenciar el partido de los
cuartos de final de la liguilla del torneo
Apertura 2010 entre los Pumas de la Uni-
versidad y Cruz Azul. El encuentro fue
programado para las 21:00 horas. Estaba
en su casa cuando le informaron que Salo-
món, el hijo mayor de Jauli, había muer-
to a los 22 años como consecuencia de un
accidente de tránsito en Vancouver.
A Marco Polo y al entrenador Zenón
Castillo les encomendaron la difícil tarea
de transmitirle la noticia al amigo. “No sa-
bíamos cómo decírselo, cómo aminorarle
el dolor, pero como hombre tenía que sa-
berlo”, dice Camacho.
Jauli se definía a sí mismo: “Marato-
nista antes que nadador”. Desde que era
gerente de ahorros del Banco Internacio-
nal, a finales de los setenta, acostumbraba
organizar maratones. Todavía hay gente
que lo recuerda colocando carteles y pro-
mocionales en las calles de la ciudad.
Salomón fue el mayor ausente en el
Maratón del Bicentenario –su propio
evento– efectuado en Puebla el pasado 28
de noviembre y que contó con unos 40 mil
participantes.
“Fue priista de toda la vida, pero sobre
todo admirador de Manuel Bartlett, quien
cuando fue gobernador lo invitó a partici-
par en su administración y de ahí lo pro-
yectó a la diputación federal, aun cuando
no había antecedentes de que se conocie-
ran”, cuenta Camacho.
Tras los funerales de su hijo en Cana-
dá, Jauli regresó a la ciudad de Puebla el
miércoles 1. Pero el hombre, el deportista
consumado que nunca daba muestras de
flaqueza, llegó deshecho emocionalmen-
BEATRIZ PEREYRA
Investigan
caso de los
"panquecitos alegres"
w
w
.
c
o
n
a
d
e
.
g
o
b
.
m
x
Bernardo de la Garza. Tibieza
76

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

DEPORTES
tante legal de la Conade precisa que los
panqués tóxicos fueron introducidos clan-
destinamente, pues además del estricto
control en las instalaciones los atletas tie-
nen prohibido meter alimentos al Centro de
Alto Rendimiento.
En los próximos días comenzarán a rea-
lizarse las diligencias en las que las víctimas
y testigos serán citados a declarar.
El 30 de noviembre, las afectadas y sus
padres fueron recibidos por el director de la
Conade, Bernardo de la Garza, quien ofre-
ció rembolsar los alrededor de 3 mil pesos
que se pagaron por la atención médica de
cada niña en el hospital San Ángel Inn Cha-
pultepec, donde además se les realizó un
perfl de drogas: se confrmó la presencia de
mariguana en la orina.
De la Garza se comprometió además a
expulsar del Cnar a Rivera Vázquez, a colo-
car circulares en las instalaciones para im-
pedir el ingreso de ese deportista y a hacer
más estricto el control en el centro deportivo
para terminar con cualquier anomalía.
Por su parte, las cuatro marchistas ex-
plicaron a De la Garza que no sabían que los
panqués tenían mariguana y que ellas fue-
ron víctimas de “un error” que cometió su
compañero. También manifestaron su preo-
cupación por limpiar su nombre y quedar
fuera de toda sospecha.
Pese a todo, las cuatro menores fueron
castigadas. En sus expedientes queda-
ron anotadas dos tipos de sanciones: una
grave por haber consumido el panecillo
con la droga y otra leve porque lo hicieron
involuntariamente. O
te. Víctima de la depresión, decidió ence-
rrarse en su residencia.
El incansable promotor deportivo
que basó sus éxitos en la fortaleza men-
tal y vivió para el deporte resolvió aca-
bar con su existencia el domingo 5. No
soportó la depresión por la pérdida de su
hijo mayor.
Ese día, desde muy temprana hora,
Salomón yacía muerto en el estudio de su
casa. Sobre el escritorio donde cristalizó
muchos de sus proyectos estaban las fo-
tografías de la familia y una esquela de su
primogénito.
El periodista local Carlos Martín Huer-
ta escribió en su cuenta personal de twit-
ter un pasaje de su encuentro con Salomón
Jauli. Según Huerta, el empresario, funcio-
nario y deportista también le había dicho
que lo peor que le podría pasar en la vida
sería la muerte de uno de sus hijos, y le ha-
bía confiado que si eso llegara a ocurrir se
suicidaría”.
Así lo hizo.

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 77
E
l titular de la Comisión de Apelación
y Arbitraje del Deporte (CAAD), Ra-
fael Rodríguez Sánchez, está en
una situación ambigua: el pasa-
do 27 de agosto, Felipe Calderón lo nom-
bró responsable del máximo órgano de
justicia deportiva en el país pero al mismo
tiempo es represente legal del Grupo Sali-
nas, dueño de los equipos de futbol More-
lia y Jaguares de Chiapas.
Además, el encargado de impartir la
justicia en el deporte está amparado con-
tra una orden de detención, aprehensión o
arraigo por su papel como abogado de Iu-
sacell PCS, empresa del Grupo Salinas.
El pasado 15 de octubre, Rodríguez
Sánchez obtuvo la protección del juez se-
gundo de Distrito en Materias de Amparo
y de Juicios Civiles Federales en el Estado
de México, Octavio Bolaños Valadez, por lo
siguiente:
“1.- Privación de su libertad (a través
de una orden de detención, arresto, apre-
hensión y reaprehensión) y 2.- arraigo.”
Como abogado de Iusacell, Rodríguez
Sánchez fue uno de los que interpuso algu-
nas de las 70 denuncias de nulidad contra
la Licitación 21 para telefonía móvil, que
benefció a la sociedad Nextel-Televisa.
Por cierto, Bolaños Valadez es el mis-
mo juez que decretó medidas cautelares
para suspender la Licitación 21 antes de
que se le entregara a Nextel-Televisa (esta
última, propietaria de los equipos de futbol
América, San Luis y Necaxa).
Rodríguez Sánchez, propuesto por
la Confederación Deportiva Mexicana
(Codeme) como aspirante al cargo en la
CAAD, se ostenta como uno de los re-
presentantes legales de Iusacell, según
expedientes de la Suprema Corte de Jus-
ticia de la Nación consultados por este
semanario.
A su vez el titular de la CAAD es su-
bordinado de Fernando Cabrera Macías
en el Grupo Salinas. Este último fgura en
los expedientes como otro de los repre-
sentantes legales de Iusacell; además es
vicepresidente jurídico del equipo Monar-
cas Morelia desde 1998 y en junio de 2007
fue nombrado árbitro y miembro del Tribu-
nal de Arbitraje Deportivo (TAS), con sede
en Lausana, Suiza.
Entre otras cosas, el TAS tiene la facul-
tad de resolver, en última instancia, cual-
quier controversia o problema deportivo ba-
jo las normas internacionales de arbitraje.
Cabrera Macías integra el Comité de
Deportes de Grupo Salinas y también es
miembro de la Comisión de Estatutos y
Reglamentos de la Federación Mexicana
de Futbol, organismo que obtendría ven-
tajas ante cualquier controversia en mate-
ria deportiva que sea dirimida en el CAAD,
toda vez que es un afliado a los órganos
de la cúpula del deporte en el país.
“(Los de la CAAD) nos las vendieron
diferente. Nos vendieron que son unos
santos, que están pasando penurias y
que con un recurso muy modesto hacen
maravillas... así nos las vendieron”, dice
el diputado Salvador Caro Cabrera, de
la Comisión de Juventud y Deporte de la
Cámara de Diputados, quien ofrece dar-
le seguimiento al caso Rafael Rodríguez
Sánchez.
“Claro que me siento sorprendido. En
la Comisión de Juventud y Deporte de la
Cámara de Diputados hubo una reunión
con los integrantes de la CAAD a la que él
no pudo acudir. Seguramente estaba preso
el canijo”, ironiza el legislador, entrevistado
por Proceso el pasado 17 de noviembre.
Caro Cabrera precisa que el encuentro
con los integrantes de la CAAD y la Comi-
sión de Juventud y Deporte de la Cámara
de Diputados se efectuó 15 días antes.
–¿Cómo entiende todo esto?
–Como un asunto sumamente delica-
do y muy grave, porque nos dijeron que no
tenía otro empleo… ahora tenemos que re-
visar la situación legal del titular. Conozco
la minuta (de la CAAD). Lo que no sabía es
que (Rafael Rodríguez) está en problemas
legales y que tiene otro trabajo.
El caso es que la CAAD –órgano des-
concentrado de la Secretaría de Educa-
ción Pública– carece de reglamentos y
normas internas. Alguna vez la Comisión
de Juventud y Deporte del Senado exhor-
tó a sus integrantes a establecer su linea-
mientos, pero se rehusaron.
Prevaricato
Enrique Ornelas –extitular del anterior co-
mité directivo de la CAAD– advierte sobre
la probabilidad que Rafael Rodríguez Sán-
chez incurra en el delito de prevaricato: “De
todos es sabido que tiene un trabajo dentro
del Grupo Salinas. Ahí sí existiría un proble-
ma específco porque esa empresa tiene
diversos intereses de carácter deportivo, in-
cluyendo clubes de futbol, y según entiendo
este señor tuvo algo que ver con el Morelia”.
Para Ornelas, quien acepta que no
hay reglamento en la CAAD, está cla-
ro que ningún miembro de esta comisión
puede establecer nexos con cúpulas de-
portivas, equipos ni menos con federa-
ciones “dado que puede incurrir proba-
blemente en el delito de prevaricato, ya
que de alguna forma podría asesorar o in-
clusive participar en procesos contencio-
sos por conducto de terceras personas,
teniendo conocimiento e información pri-
vilegiada que pudiera proporcionar a las
partes dentro de los procesos”.
Aunque aclara que lo anterior tiene que
ser probado con documentos, Ornelas re-
cuerda que el prevaricato es sancionado
por “todos los códigos penales de la Re-
pública y se prevé con la fnalidad de evi-
tar que un abogado pueda asesorar en un
mismo juicio a las partes contendientes”.
Ornelas puntualiza que Rafael Rodrí-
guez “está incurriendo en algo indebido.
Y no sólo eso: está defraudando a quien
lo propuso y apoyó para ocupar el actual
cargo, incluyendo al propio comité directi-
vo del Sistema Nacional de Cultura Física
y Deporte (Sinade), pero principalmente al
presidente de la República”.
El Sinade –que preside el también di-
rector de la Conade, Bernardo de la Gar-
za– es el responsable de transmitir a la
Presidencia la propuesta fnal de los can-
didatos a integrar el comité directivo del
CAAD.
“Es una falta de ética profesional y de
escrúpulos, porque debe trabajar para
una sola parte. Este es un tema clavado y
vinculado de ética profesional”, sentencia
Enrique Ornelas. O
Jueces del deporte,
en la ilegalidad
RAÚL OCHOA
78

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

DEPORTES

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 79
PALABRA DE LECTOR
De Francisco Puchette González
Señor director:
El círculo de lectores de Proceso, tanto de
Laredo, Texas, como de Nuevo Laredo, reproba-
mos enérgicamente los infundios que el gobierno
federal desató contra el semanario, en abierto
y descarado contubernio con la desprestigiada
empresa Televisa.
Proceso se ha convertido en nuestra única
fuente verídica de información y no tenemos em-
pacho en reconocer la verticalidad de su director
fundador, Julio Scherer García, o la honestidad a
toda prueba del periodista Ricardo Ravelo, cuyo
trabajo de investigación y análisis van más allá
de una talacha reporteril.
De igual forma denunciamos públicamente
que la omisión, sumisión o simulación de Felipe
Calderón frente al narcotráfico ha sido la tónica
de su espurio mandato, y prueba de ello es que
su guerra no alcanza ni logra someter a muchos
actores del crimen organizado que operan en la
impunidad. Eso mismo nos obliga a defender la
posición de Proceso que, como medio periodís-
tico independiente, ha sabido retratar y detallar la
vida política y social no solamente de México, sino
del mundo, lo cual nos llena de orgullo y de una
profunda satisfacción.
Pedimos al gobierno federal y a los adláteres
de Televisa que se dejen de patrañas y ya no usen
las declaraciones incriminatorias del narcotrafican-
te Sergio Villarreal, alias El Grande, testigo prote-
gido de la PGR, en su vano intento por manchar el
prestigio de Proceso y sus reporteros.
Atentamente
Francisco Puchette González
Socio fundador de Periodistas
y Comunicadores, A.C.
Del Canal 6 de Julio
Señor director:
La presente es para manifestarle nuestra soli-
daridad personal y la del Canal 6 de Julio, como
grupo, ante la agresión de que Proceso es obje-
to por parte del gobierno y de Televisa. Nuestro
apoyo, aunque signifique una contribución humil-
de, puede hacerse público en el momento en que
ustedes lo consideren pertinente.
Atentamente
Carlos Mendoza 
De Félix Manuel Lazos Ibarra
Señor director:
Soy un asiduo lector de Proceso prácticamen-
te desde 1976. El contenido crítico, valiente y
profesional que caracterizó a la revista desde su
fundación por don Julio Scherer, ante el gobierno
represor y genocida de Luis Echeverría, como
lo fue el de Díaz Ordaz, de inmediato capturó mi
a Proceso y a Ricardo Ravelo se ha encargado
de despejarla.
Estoy cierto de que en esta como en las
anteriores ocasiones, Proceso sabrá librar esta
cobarde y alevosa acometida contra su integri-
dad editorial, sin más armas que la verdad y la
ética periodística que le han caracterizado desde
su nacimiento.
Por otro lado, es penoso que “periodistas”
que en algún momento tuvieron de mi parte cier-
to reconocimiento asuman ahora el vulgar papel
de patiños de carpa arrabalera, incondicionales y
serviles. Dan pena ajena, sobre todo uno de ellos
que en algún momento participó en el equipo de
redacción de la revista que lo forjó y que ahora la
injuria sin pudicia ni rubor.
Atento al desarrollo de este asunto, y confiado
en que otra vez la verdad saldrá a la luz para colo-
car a cada quien en su lugar, permítame refrendar
mi solidaridad con este medio de comunicación
donde don Julio Scherer García sembró la semilla
de la libertad de expresión, con tan buena fortuna
que, a mi juicio, Proceso se ha convertido en el
portavoz del periodismo libre en México.
Reciban usted y todo su equipo de trabajo
un fraternal y solidario saludo. 
Atentamente
Félix Manuel Lazos Ibarra
Ciudad Juárez, Chihuahua
Más sobre la agresión a Proceso
atención, como el de los miles de lectores que ha
ido sumando año con año.
Los gobiernos posteriores a los de Díaz
Ordaz y Echeverría han tenido conductas
similares, pues los seguidores de la revista he-
mos sido testigos de cómo ha sido sometida a
una persecución sistemática y truculenta, en un
pretendido y vano intento de acallar su libertad
de informar.
Desde luego, hemos festejado también que,
en cada embestida del poder contra la libertad de
expresión de Proceso, la justicia ha terminado im-
poniéndose sobre la infamia de sus persecutores.
En cuanto a los gobiernos emanados del
PAN, encabezados por Vicente Fox y por Felipe
Calderón, ellos mismos se han encargado de
demostrar que el PRI es algo así como su her-
mano gemelo. Son idénticos. Con la irrelevante
diferencia de que los priistas son pillos cínicos y
desvergonzados, mientras que los panistas son
igualmente pillos, pero hipócritas e inmorales.
Si alguien tenía alguna duda de esto, la per-
versa y burda confabulación del gobierno calde-
ronista y su comparsa Televisa para desprestigiar
De Manuel Bartlett Díaz
Señor director:
En su edición número 1779, del 5 de diciem-
bre, Proceso publicó “pasajes” del libro So-
bre mis pasos, de Cuauhtémoc Cárdenas.
Uno de ellos se refiere a las elecciones de
1988, en el que se me menciona. Mucho le
agradeceré la publicación de los siguientes
comentarios.
Hace algunos años coincidí con Cuauhté-
moc Cárdenas en contra de la privatización
energética. En la conferencia de prensa en la
que anunciamos una marcha conjunta, se nos
preguntó si esa coincidencia superaba las dife-
rencias en torno al 88. Cárdenas contestó: se
puede coincidir y al mismo tiempo mantener
diferencias. Posición que respeto e igualmente
sostengo mis diferencias y coincidencias.
No pretendo analizar ahora mis diferen-
cias con la narración que hace de la jornada
electoral. Me limito a recordar que la “caída
del sistema”, que no fue reclamada ese día
como lo reconoce, fue un comentario “joco-
so” de Fernández de Cevallos que ni siquiera
se debatió en la Comisión Electoral, pero la
idea fue utilizada posteriormente por Salinas
para centrar la atención en la jornada electoral
y desviarla de lo principal: la Calificación de la
Elección en la Cámara de Diputados. Esta dis-
tracción salinista es fundamental para enten-
der el 88 y su proyección hasta hoy.
Cárdenas denuncia alteraciones de re-
sultados en miles de casillas, que no podían
haberse analizado en la Comisión Federal
Electoral, que nunca tuvo la documentación,
sino en la calificación de esa elección en la
Cámara de Diputados, cosa que no se hizo
porque Salinas previamente pactó con el PAN,
comprometiéndose a reformas constituciona-
les apegadas a la ideología panista y a con-
certacesiones, a cambio de que el PAN en la
Cámara no votara en contra de la calificación,
limitando la resistencia al grupo cardenista.
Este pacto significó la traición de Clou-
thier y el PAN al compromiso suscrito con
Cárdenas de buscar unidos la anulación de
la elección, y significó una traición a los pro-
pios priistas. Ese pacto, que se fue conocien-
do en los hechos, permitió a Salinas gobernar
con el PAN, y después a Zedillo. Al invertirse
los papeles, se mantuvo el pacto entre Fox y
el priismo salinista. Así como en el 88 el PAN
apoyó la llegada de Salinas, Beltrones, Gam-
boa y Beatriz Paredes garantizaron el quórum
para que Calderón rindiera protesta y acce-
diera a la Presidencia. Esta alianza en la dere-
cha sigue gobernando.
Atentamente
Manuel Bartlett Díaz
Acerca de Sobre mis pasos
80

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010

De Luis Carlos Contreras Uribe
Señor director:
En relación con el reportaje El gran espía, publi-
cado el 14 de noviembre en el número 1776 de
Proceso, nos permitimos aclarar que el piso 22 y
los tres superiores que aparecen en el directorio
del edificio de Reforma 265 pertenecen a las
oficinas de una institución financiera y no a una
oficina del gobierno de Estados Unidos.
Atentamente
Luis Carlos Contreras Uribe
Security Manager México
Respuesta de los reporteros
Señor director:
La precisión que hace el señor Contreras Uribe
no desmiente lo esencial del reportaje: que ese
edificio alberga la Oficina Binacional de Inteligencia,
donde operan agencias civiles y militares de inteli-
gencia estadunidenses con acuerdo del gobierno
mexicano.
Información adicional obtenida por estos re-
porteros indica que se han reforzado las medidas
de seguridad en el inmueble y para parte del per-
sonal que ahí labora desde que Proceso publicó
el reportaje en cuestión.
Atentamente
Jorge Carrasco A. y J. Jesús Esquivel
Agradece el retorno de Inventario
Señor director:
Me congratulo de que el maestro José
Emilio Pacheco haya vuelto a las páginas de
nuestra revista. Cada palabra suya nos honra
como lectores. Es una voz imprescindible
para entendernos mejor como seres huma-
nos y entender la realidad que nos circun-
da. Espero que Inventario continúe siendo
durante mucho tiempo el remanso adonde 
siempre acudiremos con gran placer.
Mi agradecimiento y un abrazo pleno de
afecto para el maestro Pacheco, cuya obra
tiene en mi vida un significado muy especial.
Atentamente
Alejandra Miranda Soto
Teléfono: 01722-278-10-82
Reclama al director de la CFE
corregir cobros excesivos
Señor director:
Hace más de un año, Proceso me publicó una
carta remitida al director de la Comisión Federal
de Electricidad para tratar un problema de co-
branza en mi domicilio, y aunque en las oficinas
de la CFE nos dijeron días después que eso se
iba a arreglar pronto, nada ha cambiado.
El caso es que me siguen llegando cuentas
por cerca de 2 mil o 3 mil pesos (mi número de
servicio es el 967-991-001-211) y en mi puerta
dejan los recibos del resto de los vecinos, que
pagan alrededor de 40 pesos, mientras que en
la calle Cerrada del Rosal, donde viven familias
grandes, los cobros no rebasan los 400 pesos.
Aparte de que nunca vienen a revisar el
medidor de mi casa para llevar un control del
consumo, recientemente trabajadores de la CFE
se presentaron a verificar y me dijeron que había
muchos diablitos, pero que no los podían quitar
si no se presentaba una denuncia al respecto,
de modo que seguramente estoy pagando por
varios domicilios, pues al salir del mío diariamen-
te bajo el switch general.
Solicito nuevamente al director de la CFE enviar
aquí a quienes puedan resolver esta irregularidad e
injusticia. (Carta resumida.)
Atentamente
Profesora Lilian Vérine Péters
Calle Rosal 53, La Peñita
Tetelpan 01700
Delegación Álvaro Obregón
Teléfonos 55-85-20-19 y 56-01-23-77
Derrotado en juicio, Carlos Slim
incumple sentencia
Señor director:
Desearía que estas líneas se publicaran en su
sección Palabra de Lector.
En primer lugar, quiero reconocer y agra-
decer a su importante e indispensable medio
de comunicación el hecho de que, al abrir sus
páginas plurales, valientes y libres a todos sus
lectores, me permitieron publicar, el 15 de agosto
de 2010, el escrito titulado Carta al hombre más
rico del mundo (Proceso 1763, página 81), don-
de denuncio que Teléfonos de México construyó
instalaciones de fibra óptica invadiendo terrenos
propiedad de mi padre en el municipio de Lázaro
Cárdenas, Michoacán.
Referí también que, por oponerme al despojo
de nuestras tierras, fui detenido y apresado.
Me es grato comunicarles ahora que, con
fecha 20 de agosto de 2010, la juez Sexta de
Distrito en el estado de Michoacán, licenciada
Patricia Elia Cerros Domínguez, dictó sentencia
favorable a nuestros intereses, reconociendo que
la empresa de Carlos Slim, Teléfonos de México,
S.A.B. de C.V., introdujo indebidamente infraes-
tructura en nuestra propiedad.
Aunque Telmex interpuso una apelación
contra dicha sentencia, el Primer Tribunal Unitario
del Décimo Primer Circuito, con residencia en
De Ángeles Irurzo Aranda
Señor director:
Lo felicito a usted y a todo el equipo de Pro-
ceso por su labor informativa, así como por la
portada de la edición número 1779, que lo dice
todo. No hay mucho qué añadir.
Aun así, quiero
manifestar mi desprecio
por la manera en que se
conducen Televisa, el
gobierno y los gran-
des empresarios: sólo
buscando sus intereses
y quitando de en medio,
de una manera ruin, a
quien ellos consideren
estorbo o peligro.
Además de que
una comparación
de los historiales
de Televisa y de
Proceso hablaría por
sí misma, considero
que el infundio del que fue objeto Ricardo Ra-
velo amerita una demanda, pues de por sí los
periodistas dedicados a estos temas enfrentan
diariamente riesgos enormes.
Finalmente, como lector de Proceso, reitero
mi apoyo y admiración para todos ustedes, pero
esta vez de forma especial para Ricardo Ravelo.
Atentamente
Ángeles Irurzo Aranda
De Mauro González Luna Mendoza
Señor director:
La furiosa agresión a la libertad, a su valiente
revista Proceso, por parte de esos que integran
el  sistema, es un síntoma inequívoco de la prac-
ticante vocación autoritaria del régimen federal,
que calculadamente ha hecho del país un infierno
de horror y desesperanza.
Dicho régimen se cae a pedazos como lepro-
so político. Las filtraciones de WikiLeaks, entre
otros hechos, corroboran el diagnóstico.
Dada la gravedad inédita de la hora presente,
y antes de que termine el sistema de destrozar a
la nación, todas las fuerzas políticas del país con
un mínimo de decoro y patriotismo deben unirse
contra el régimen federal y su partido, en un
frente de salvación, haciendo a un lado las
diferencias.
Debe quedarles claro a dichas fuerzas que,
aun unidas así, el sistema les llevará ventaja
por carecer éste último de escrúpulo alguno.
Los que no se sumen, asumirán sin duda el
papel de copartícipes en la presente tentativa
punible del aniquilamiento colectivo a manos
del sistema.
Ojalá que el pueblo de México sepa estar a
la altura de las circunstancias en estos momen-
tos de horrenda memoria y en los por venir. De-
seo externar mi simpatía a todos los que integran
la revista Proceso en esta hora triste, trágica y
obscura para México.
Atentamente
Licenciado Mauro González Luna Mendoza

1780 / 12 DE DICIEMBRE DE 2010 81
PALABRA DE LECTOR
Pide publicar un número especial
con artículos de Fuentes Mares
Señor director:
Me dirijo a usted para comentar Dato encerra-
do. La guillotina a la prensa mexicana, publica-
do en el fascículo número 19 de Proceso Bi-
centenario (páginas 24-31). Tanto el artículo de
la doctora Susana Quintanilla como el esquema
mencionado son de gran interés para la historia
espiritual de nuestro país. Empero, yo agregaría
las obras histórico-filosóficas de José Fuen-
tes Mares publicadas entre 1949 (México en la
Hispanidad. Ensayo polémico sobre mi pueblo,
Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica) y 1982
(Santa Anna, el hombre, México, Grijalbo).
Como es bien sabido, dichos textos fueron
objeto de censura por parte del sistema político
mexicano, convirtiéndose en patrimonio obliga-
do de la literatura crítica en lengua castellana.
Para Proceso es especialmente significativa
la pluma de Fuentes Mares, ya por la vocación
del semanario, ya por ser el chihuahuense al-
guien que publicara en sus páginas entre el 27
de noviembre de 1976 y el 12 de abril de 1986.
Aprovecho la ocasión para sugerirle, se-
ñor director, considerar el lanzamiento de un
número especial con los trabajos que ustedes
han publicado de Fuentes Mares, así como las
críticas de los lectores, entrevistas y reseñas
de sus libros. Ahora que estamos en época
de recordar fechas, vendría bien conmemorar
el 25 aniversario del fallecimiento de Fuen-
tes Mares, próximo a cumplirse en 2011. La
pertinencia de un documento de estas carac-
terísticas sería muy grande, dado que en Ciu-
dad Juárez se están desarrollando esfuerzos
importantes tendientes a hacer un poco de
justicia –dentro y fuera de la tierra del profeta–
para difundir su brillante trabajo.
La Secretaría de Educación y Cultura del
Gobierno del Estado y la Universidad Autó-
noma de Ciudad Juárez han dado el primer
paso para publicar las Obras Completas de
Fuentes Mares en menos de un año. La UACJ
se ha preocupado desde hace tiempo por la
En torno a Dato encerrado.
La guillotina a la prensa mexicana
Morelia, Michoacán, determinó dejarla firme el 8
de octubre de 2010.
Dos meses después, en noviembre de 2010,
el hombre más rico del mundo es o se hace sor-
do, y no asume su responsabilidad por los ilícitos
que cometieron su empresa y su personal. Le
exigimos públicamente que se apegue a la ley.
Muchas gracias y felicidades.
Atentamente
Esteban Aburto Barrera
Lázaro Cárdenas, Michoacán
Reporta inseguridad en Metrobús
Señor director: 
El 3 y 7 de diciembre, a las 5:00 de la mañana,
no había luz en la mitad del paradero Indios Ver-
des, incluyendo la terminal del Metrobús. Todo a
oscuras, sin una triste vela. ¡Ya ni el pueblo!
Los torniquetes, obvio, no servían, y el cobro
era manual, en sólo dos filas, generando retrasos
y un des…astre. Un sistema de transporte crítico
que “sirve” a millones de personas a diario no
debe depender del mismo cable de energía que
cualquier casa.
Por orden de responsabilidad, ¿cómo es
posible que ni la autoridad (Protección Civil de
la ciudad) ni los “ingenieros” ni los concesiona-
rios incluyeran un sistema de energía alterno e
independiente (planta de luz) para el paradero y
la terminal?
Si aun con luz y operativos policiacos
apantallantes pero poco efectivos la autoridad es
incapaz de garantizar la seguridad, ¿ahora qué
esperan para ordenar la instalación inmediata de
luces de emergencia y evitar al máximo que en la
completa oscuridad atropellen, asalten, maten o
violen, o que alguien caiga del andén al carril del
Metrobús?
Por otra parte, el año pasado, con lo de
la influenza, el Metrobús estaba dizque limpio.
Ahora no tanto, porque sea temprano o tarde,
los pasamanos y ventanas están grasosos. La
seguridad y la limpieza son asunto de todos los
días, no una “fruta de temporada”.
Atentamente
Juan Carlos Sabino López
Dice que el Cervantino fracasó por
alejarse de la cultura popular
Señor director:
Por más comentarios y explicaciones que apor-
te la presidenta del Festival Internacional Cervan-
tino (FIC), Lidia Camacho (páginas 72-73 de Pro-
ceso 1776), el resultado del evento de este año
se llama fracaso.
Si mal no recuerdo, en esta misma revista
ella misma había manifestado que el festival del
año pasado había tenido “cierto” éxito y que el
de 2010 sería aún más exitoso.
Desde aquellas fechas dijo estar ya trabajan-
do para traer todo tipo de espectáculos, incluidos
audiovisuales de Europa, y presentaciones a nivel
de calle o callejón, pero, ¡oh sorpresa!, a nivel de
callejón no hubo ni 50% de los espectáculos del
año anterior, como tampoco trovadores, conjuntos
musicales juveniles, jazz, flamenco, es decir, todo
aquello que la gente inclinada a la cultura popular
disfruta, inclusive bailando al son de la música.
Lo único cierto es que Lidia Camacho no cum-
plió lo prometido. A mi juicio, debería definirse,
pues este festival lo hace para élites que, como he-
mos visto, no llenan los teatros ni aun regalando los
boletos y gastándose no sé cuánto dinero.
Es preciso poner más atención en los oríge-
nes y propósitos de este festival, para que la gen-
te asista a los teatros, callejones, plazuelas y nu-
merosos edificios históricos. En pocas palabras,
si el Festival Internacional Cervantino, que ya está
oliendo a rancio, no pone atención a la cultura po-
pular, seguirá cosechando, como ahora, rotundos
fracasos. (Carta resumida.)
Atentamente
Regino Contreras B.
difusión y conservación del legado intelectual
de Fuentes Mares. Son de mencionarse algu-
nos ejemplos significativos: 1) la existencia del
Fondo José y Emma Fuentes Mares, pertene-
ciente a la Biblioteca Central, compuesto por
un gran acervo documental que es estudiado
y preservado por estudiantes e investigadores
de la Coordinación de Historia; 2) el Premio Na-
cional de Literatura “José Fuentes Mares” que
el pasado 22 de octubre tuvo su XXV edición,
certamen en donde se reconoce lo mejor de
las letras mexicanas (su difusión y organización
corre a cargo de la Coordinación de Literatu-
ra; 3) el Departamento Editorial se ha dado a la
tarea de difundir investigaciones serias sobre el
chihuahuense; es de destacarse una de las más
recientes: José Fuentes Mares. Un historiador
con escuela propia, del maestro Jorge Herrera
Velasco. Por último, es de señalarse El Colegio
de Chihuahua, institución de posgrado con
sede en Ciudad Juárez, que alberga el proyecto
de investigación posdoctoral El pensamiento de
José Fuentes Mares: expediente necesario para
la composición de una historia real de la Filoso-
fía Chihuahuense. Como usted podrá ver, existe
algo más que “efervescencia conmemorativa”
en nuestra ciudad.
Insisto, hacer accesible al público –tan-
to académico como no académico– la serie
de trabajos de Fuentes Mares aparecidos en
Proceso significaría llenar una de las profun-
das lagunas que hay para estudiar la produc-
ción completa del chihuahuense. Se sabe que
publicó en Proceso, Diorama de la Cultura,
Historia Mexicana, Filosofía y Letras, Siem-
pre!, Estudios Americanos, Revista de Estu-
dios Universitarios y en la Revista de la Escue-
la Nacional de Jurisprudencia. La cuestión es
saber qué y cómo lo hizo.
Agradezco la publicación de este
comunicado.
Atentamente
Doctor Jorge Ordóñez Burgos
Profesor-investigador del Departamento
de Humanidades de la Universidad
Autónoma de Ciudad Juárez
y coordinador del Seminario Permanente
de Historia y Filosofía de las Religiones

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful