Alex Bach y José Luís Juaristi

Alex Bach y José F. A.; Matás, García-Vázquez, Luís Juaristi C. Bovino

Sistemas y prácticas de manejo en rebaños de vacuno lechero en España
Alex Bach 1 y José Luís Juaristi 2 1 IRTA-Unidad de rumiantes; 2 Veterinario independiente XXIV CURSO DE ESPECIALIZACIÓN FEDNA

Introducción
España es un país deficitario en leche y sus derivados, exporta alrededor de 2 millones de toneladas e importa alrededor de 4 millones de toneladas de leche líquida, medio millón de toneladas de yogures, y un cuarto de millón de toneladas de queso. España es el cuarto país en número de ganado bovino de la UNIÓN EUROPEA (UE) con un total de 6,5 millones de cabezas (MAPA, 2008). Sin embargo, en el número de vacas de ordeño (0,9 millones), España se sitúa en octava posición en la UE, superada por países como Polonia, Italia, y Rumania. Con estas 900.000 vacas de leche, España puede producir los 6,5 millones de toneladas de cuota láctea que tiene asignada por la UE.

La media de leche recogida diariamente en las explotaciones españolas está alrededor de 16.000 kg/d (MAPA, 2006). El 60% de esta leche se comercializa como leche líquida, el 14% como yogures, y solo el 3% se dirige a la producción de quesos de vaca (sin incluir queso de mezcla). La mayoría (97,4%) de las vacas de leche de España son Frisonas. La comunidad autónoma con mayor número de vacas es Galicia con 360.000 vacas, seguida de Castilla y León (105.000 vacas), Asturias (90.000 vacas), Cataluña (75.000 vacas), y Andalucia y Cantabria (70.000 vacas cada una). Sin embargo, el tamaño de las explotaciones presenta un orden distinto, siendo Murcia la comunidad autónoma con un tamaño

medio del rebaño mayor (208 vacas por explotación), la Rioja (92 vacas/explotación). Galicia es la comunidad con el tamaño de explotación menor de España (24 vacas/ explotación). El orden de las comunidades también es distinto si se clasifican por productividad por vaca, siendo Madrid la comunidad con la producción media más alta (10.400 kg), seguida de Castilla y León (9.000 kg), y Valencia (8.700 kg). Murcia (5.400 kg), Baleares (5.537 kg), y Galicia (6.325 kg) son las comunidades con menor productividad. Las figuras 1 y 2 muestran la proporción de explotaciones en función de su cuota en Galicia y el resto de las comunidades autónomas. Es importante destacar que solo el 65% de las explotaciones tienen una cuota asignada por encima de los 200.000 kg/año.

40

Sistemas y prácticas de manejo en rebaños de vacuno lechero en España

nº 34

Figura 1 - Número de explotaciones de vacuno lechero en Galicia en función de su cuota láctea (Adaptado de MAPA, 2008).

Al precio actual de la leche, este nivel de cuota supone unos ingresos brutos anuales de 80.000, y un beneficio (antes de impuestos) de menos de 10.000/anuales (en el mejor de los casos). El gobierno, en los últimos años ha otorgado preferencia de adquisición de cuota a explotaciones con menos de 140.000 kg de cuota. Sin embargo, quizás sería mejor dar preferencia de adquisición de cuota a aquellas explotaciones que están en condiciones de afrontar el futuro a medio plazo. Las explotaciones de menos de 140.000 kg con menos de 10.000 ingresos anuales (en el mejor de los casos) no parecen tener un futuro esperanzador. En general la producción de leche en España es intensiva, siguiendo un modelo muy parecido al de Estados Unidos. Existe, si embargo una diferencia fundamental entre ambos sistemas. En EEUU, los aumentos en el beneficio se consiguen mediante economías de escala, aumentando el número de animales en ordeño, mientras que en España, a pesar que esta práctica se aplica (a pequeña escala debido a la cuota), se enfatiza más en la mejora de la eficiencia de producción debido a la dificultad y coste asociado a un aumento del número de vacas y/o producción de leche asociada con la adquisición de cuota láctea. Esta situación conduce con frecuencia

al abandono de la producción, sobre todo por parte de las explotaciones de pequeño tamaño. La tendencia en los últimos años ha sido un marcado descenso del número de explotaciones y un ligero descenso en el número de animales, y un aumento moderado de la producción por animal. El nivel de intensificación en el ganado bovino lechero está determinado, básicamente, por la cantidad de concentrado que se aporta. Los sistemas extensivos basan la mayoría de su producción en los forrajes y praderas, mientras que en los intensivos el nivel de forraje puede ser inferior al 50% de la ración. Los sistemas híbridos (semiextensivo) combinan los bajos costes de producción del forraje con niveles productivos moderados mediante la suplementación de concentrado. En líneas generales, el sistema productivo del vacuno lechero empieza con una ternera al nacimiento. En la mayoría de las explotaciones españolas esta ternera no será inseminada (y preñada) hasta los 17 meses de vida más o menos. Por tanto, el primer parto, y la primera producción de leche, no suele conseguirse hasta los 27 meses de vida. Esta media de la edad al primer parto es mejorable, y su reducción a 23 ó 24 meses puede suponer ahorros económicos considerables sin

41

Alex Bach y José Luís Juaristi

García-Vázquez, F. A.; Matás, C. Bovino

Figura 2 - Número de explotaciones de vacuno lechero por comunidades autónomas (excepto Galicia) en función de su cuota láctea (Adaptado de MAPA, 2008).

comprometer ni la producción futura ni la longevidad del animal. Tras el primer parto la mayoría de las vacas estarán produciendo leche durante unos 360-400 días (en función del éxito reproductivo). Alrededor de los 40 días aparecerá el primer celo, y algunos productores inseminarán ya a las vacas. El índice de preñez (una combinación de la eficiencia de detección de celos y la fertilidad) en España suele ser inferior al 20%, lo que implica que la gestación del animal lactante no se alcanza hasta los 120-150 días en leche como media. Dos meses antes del parto, los animales se secarán (normalmente de forma abrupta). Este ciclo suele repetirse una media de 2.5-3 lactaciones.

ciones acuden a un mismo punto de ordeño comunitario). Sin embargo, en España, la disponibilidad y precio de la tierra ha resultado en explotaciones extensivas en pastoreo de tamaño reducido que en pocas ocasiones supera las 100 cabezas. Son típicamente explotaciones familiares, y son más comunes en la Cornisa Cantábrica y en Menorca. La producción media en estas condiciones suele estar entre los 6.000 y los 7.000 litros por lactación y es estacional (siguiendo la disponibilidad de pasto). La longevidad de las vacas suele ser más alta que en sistemas intensivos, superando comúnmente las 3 lactaciones. Son explotaciones con poco personal, normalmente 50 vacas son llevadas por una pareja. Las vacas suelen recibir un suplemento energético, proteico y vitamínico-mineral durante el ordeño. Algunas explotaciones realizan un buen seguimiento de los datos productivos de los animales, pero en general la mayoría de estas explotaciones no llevan un control muy minucioso de los animales. Los controles reproductivos suelen ser cada 15-30 días (en función del censo). En las explotaciones con más de 50 vacas adultas suele ser el ganadero quien realiza la inseminación, pero también depende del servicio veterinario que reciba.

Vacas atadas
Este sistema productivo consiste en mantener las vacas en una plaza fija, atadas por el cuello. Son explotaciones típicamente de propiedad familiar. El ordeño se puede realizar en la misma plaza o bien en una sala de ordeño convencional. Este tipo de explotaciones son más frecuentes en la zona norte del país: Galicia, Asturias, País Vasco, y Cantabria. Suelen ser explotaciones pequeñas, de producción baja, aunque hay algunas explotaciones de este tipo con animales de alto valor genético y alta producción. El número medio de animales en lactación suele ser inferior a 40 cabezas. La mayoría de estas explotaciones aportan el forraje y el concentrado por separado, normalmente a mano, aunque en algunos casos se dispone de carro unifeed o unifeeds comunitarios que son transportados hasta la explotación. Los controles reproductivos los suele realizar un veterinario que visita las explotaciones una vez al mes. Son pocos los ganaderos que inseminan las vacas, y esta tarea suele ser contratada. La longevidad de las vacas en estos sistemas productivos suele ser menor que la de

Vacas en pastoreo o régimen extensivo
Este tipo de sistemas de producción es más común en otras geografías del globo, destacando por ejemplo Nueva Zelanda, las Azores, y Sudáfrica. En estos lugares las explotaciones disponen de grandes extensiones de tierra, un número elevado de vacas, e instalaciones mínimas con la excepción de la sala de ordeño que suele ser rotativa, auque en otras ocasiones puede ser incluso comunal (donde varias vacas de distintas explota-

42

Sistemas y prácticas de manejo en rebaños de vacuno lechero en España

nº 34 nº 13

Las vacas secas suelen dividirse en dos grupos, los primeros 30 días de secado reciben una ración alta en forraje, y los últimos 30-60 días una ración de transición (con mayor proporción de concentrado). Sin embargo, y debido al relativo bajo número de animales en las explotaciones, el grupo de transición o preparto suele estar formado por 10-30 vacas. Este hecho dificulta la confección de un grupo de animales que reciban un trato distinto, y además resulta en variaciones importantes de la composición de la ración pues no es fácil confeccionar una ración unifeed para un número tan reducido de animales (los errores de pesada se magnifican). Existen explotaciones que además del unifeed en el pesebre realizan una nutrición más individualizada de los animales a través de suplementaciones de concentrado mediante dispensadores automáticos que reconocen a las vacas electrónicamente. En estos sistemas las vacas reciben una suplementación adicional al unifeed en función de su producción (normalmente 1 kg de concentrado por cada 3 kg de leche por encima de una producción predeterminada). De todas formas el número de explotaciones con este sistema es reducido. La recría en este tipo de explotaciones suele realizarse en la propia granja, aunque en algunos casos los animales son enviados a centros especializados de recría (que aseguran un producto final, normalmente, de mejor calidad que el que se consigue en la propia explotación). La recría suele ali-

las explotaciones que mantienen las vacas en estabulación libre. Son ganaderías que no suelen mantener un buen registro de datos y carecen de sistemas informáticos.

Vacas en estabulación libre
La estabulación libre puede realizarse mediante cubículos o bien mediante patios de cama caliente. El tipo de encamado depende principalmente del clima y las dimensiones de las instalaciones. En climas secos predominan las explotaciones con cama caliente, mientras que en los climas húmedos o donde el terreno es caro (y es necesario maximizar la densidad animal) predominan las explotaciones con cubículos.

La mayoría de estas explotaciones alimentan al ganado mediante un carro unifeed. En la gran mayoría de casos el carro es propio y la ración se confecciona en la misma explotación, aunque existen algunas cooperativas que confeccionan raciones comunitarias y la ración es fabricada fuera de la explotación y transportada diariamente a todos los socios. Debido al tamaño medio de las explotaciones en España no es muy frecuente encontrar varias raciones o lotes en una misma explotación. Lo más común es ofrecer una ración única para todas las vacas en lactación a pesar que puedan existir lotes distintos (por cuestiones de manejo -reproducción- o jerarquía –separar primíparas de multíparas-).

43

Alex Bach y José Luís Juaristi

García-Vázquez, F. A.; Matás, C. Bovino

mentarse con leche o leche maternizada hasta los 60 días de edad, pasando luego a una alimentación sólida a base de concentrado y proporciones crecientes de forraje. En la mayoría de las explotaciones, la recría recibe el alimento de peor calidad y en ocasiones sus raciones suelen incluir los sobrantes de la ración de las vacas en lactación. Las explotaciones en estabulación libre se puede clasificar también en función del tipo de sala de ordeño: lineal ( o tradicional), automatizada (robot), y rotativa.

do de ordeño con la sala tradicional donde se ordeñan las vacas problemáticas (suelen ser vacas secas al final de la lactación) o vacas con mamitis, etc… Las explotaciones con salas automatizadas pueden tener cubículos o cama caliente, aunque predominan las de cubículos. Suelen ser explotaciones pequeñas (alrededor de 70 animales), aunque existen explotaciones de mayor tamaño (y por tanto con más de un robot de ordeño). La producción media de este tipo de explotaciones está alrededor de 8000 litros/vaca. El ordeño con estos sistemas no es regular (el intervalo entre ordeños oscila entre días, hay errores de colocación de pezoneras, ordeños incompletos…) y estas oscilaciones afectan negativamente a la producción de leche (Bach et al., 2005). Estas explotaciones son más frecuentes en Navarra y el País Vasco (por las ayudas a que estas comunidades autónomas otorgan). Son explotaciones que disponen de ordenador y programa informático de gestión (pues acompañan el sistema de ordeño) y la mayoría de los productores los usan. Los ganaderos de este tipo de explotaciones realizan ellos mismos la inseminación de las vacas y el control reproductivo es contratado con una frecuencia quincenal o mensual

( en función del censo). La alimentación se realiza mediante unifeed en el pesebre más una suplementación (entre 2 y 8 kg/día) de concentrado que se suministra durante el ordeño.

Salas lineales
Las salas de ordeño lineales pueden ser paralelas o en espina de pescado. La tendencia actual son las salas paralelas pues facilitan el ordeño (por detrás) y permiten ordeñar un mayor número de vacas por metro cuadrado lineal (lo que mejora las condiciones de trabajo de los ordeñadores y los tiempos y rutina de ordeño). Las explotaciones en estabulación libre con sala de ordeño lineal representan la gran mayoría de las explotaciones de España. Pueden tener un tamaño variable, de 20 vacas o más. La producción media suele estar en los 7,500 kg, aunque este tipo de sistema productivo permite producciones de más de 12,000 kg/vaca con una manejo adecuado. En la mayoría de los casos se realizan 2 ordeños al día, aunque en algunas ocasiones se realizan 3 ordeños al día. La longevidad de las vacas en este tipo de explotaciones suele ser de 2.8 lactacio-

Salas automatizadas
El ordeño automatizado, en teoría, exime de mano de obra para el ordeño, pues en teoría la vaca acude al punto de ordeño (robot) por su propia voluntad y es ordeñada por un equipo completamente automatizado. En la práctica, sin embargo, el supuesto ahorro en mano de obra que supone un equipo de ordeño automatizado no suele materializarse pues hace falta personal para monitorizar las vacas, asegurar que sus intervalos entre ordeños no son demasiado largos, realizar el mantenimiento del robot, corregir averías, etc…Aunque, a priori, no parece tener mucho sentido, en muchas explotaciones convive el sistema automatiza-

44

Sistemas y prácticas de manejo en rebaños de vacuno lechero en España

nº 34 nº 13

nes. La alimentación suele ser con carro unifeed y ración única, aunque también existen explotaciones que usan unifeed más collares electrónicos, y otras que aportan el concentrado y el forraje de forma separada en el pesebre (no tiene carro mezclador). Algunas de estas explotaciones realizan un buen seguimiento de los datos productivos de los animales usando aplicaciones informáticas, pero es muy variable. En general, a pesar de que muchas explotaciones disponen de datos productivos de los animales, son relativamente pocas las ocasiones en las que se realizan estudios retrospectivos de benchmarking para diagnosticar problemas, tendencias o necesidades de cambio. Normalmente, las decisiones se toman como consecuencia de cambios bruscos o ante la aparición de problemas y no como resultado de un proceso de análisis de datos y mejora continua (aunque evidentemente existen explotaciones donde esto si ocurre).

Salas rotativas
En España, este tipo de explotaciones no es muy frecuente. Son todas ellas, explotaciones con un número elevado de

animales (más de 500 cabezas en ordeño), y no suelen ser de carácter familiar. Por la estructura de la sala se requiere bastante personal (mínimo 3-4 personas para el ordeño). La mayoría de estas explotaciones realizan 3 ordeños diarios y alimentan al ganado mediante un carro unifeed. Son explotaciones con una producción por encima de los 10,000 kg/vaca y una longevidad alrededor de las 2,8 lactaciones.

La inseminación la realiza el ganadero, y el reproductivo suele ser semanal y realizado por servicios veterinarios. Son explotaciones que realizan una buena recopilación de datos productivos de los animales, pero no todas aprovechan los datos para realizar mejoras continuas y tomar decisiones basándose en el seguimiento de los datos.

¡¡SUSCRIPCIÓN GRATUÍTA !! BOLETÍN DE SUSCRIPCIÓN

CrÍa y Salud

Nombre*............................................Apellidos………………………………………………………… Nº de colegiado y Colegio al que pertenece……………………………………………………. Empresa……………………………………………………………………………………………………… Especialidad………………………………………………………………………………………………... Dirección…………………………………………………………………………………………………….. ………………………………………………………………………………………………………………….. CP*………………………Localidad*……………………………………………………………………… Provincia*……………………………………………País*………………………………………………..

UNA HERRAMIENTA IMPRESCINDIBLE PARA EL PROFESIONAL VETRINARIO

Teléfono*…………………………………………….Fax ……………………………………………….… E-mail:*………………………………………………………………………………………………………..
FIRMA Y CIF/NIF DEL INTERESADO*

RELLENA Y ENVÍA ESTOS DATOS AL FAX 91 628 92 77, AL MAIL suscripciones@axoncomunicacion.net o POR CORREO POSTAL A C/ Dulcinea, 42 4º B – CP 28020 de Madrid.

45

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.