You are on page 1of 59

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DE EDUCACIÓN SUPERIOR


UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA
PROGRAMA DE FORMACIÓN DE GRADO EN GESTIÓN AMBIENTAL

Guía Instruccional
LEGISLACIÓN Y POLÍTICAS PÚBLICAS
AMBIENTALES

Julio 2005
Guía Instruccional

TEMA: I. Fundamentos y Estructura del Estado Venezolano en el


marco de formulación de Políticas Públicas Ambientales
P.F.G: Gestión Ambiental
UNIDAD CURRICULAR: Economía Ecológica
SEMESTRE: Quinto
PROFESOR: Jose Anival Peñaloza
CONTACTO (E-MAIL del Profesor): Anivaljose3000@hotmail.com
TIEMPO ESTIMADO DE TRABAJO: Cuatro(4) semanas
Justificación de la Actividad:

La Unidad Curricular es un curso que expondrá el marco ético legal ambiental internacional, nacional,
estadal y municipal para suministrar las herramientas necesarias en cuanto a la formulación de Políticas Publicas
Ambientales acordes a los Planes de Nación.
1-Orientaciones Generales:

2-Objetivo(s) General(es):

Suministrar los mecanismos para la formulación, ejecución y fiscalización de Políticas Publicas ambientales en el
ámbito internacional, nacional y local.

3- Objetivo(s) Específico(s):
• Determinar los mecanismos de formación de las leyes del Estado Venezolano.

• Conocer la estructura jurídica del Estado Venezolano en cuanto a sus órganos y distribución de
competencias para legislar, diseñar, ejecutar, fiscalizar y sancionar Políticas Públicas en materia
ambiental.

4- Contenido:

• Principios generales del Derecho.


• Fuentes del Derecho, haciendo énfasis en los principios éticos ambientales y fuentes de Derecho
Ambiental.
• Antecedentes de la legislación ambiental.
• Estructura del Marco Legal Venezolano:
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
• Parte Dogmática (principios fundamentales)
• Parte Programática
• (Distribución del Poder: Público Nacional, Estadal, Municipal; y
sus competencias.
• División del Poder Publico: Legislativo, Ejecutivo, Judicial,
Electoral y Moral.
Leyes Nacionales: (Leyes, Decretos-Leyes, Tratados Internacionales incorporados a la
legislación nacional)
Leyes Estadales (Actos Administrativos de efectos generales: reglamentos, decretos,
resoluciones - instrumentos jurídicos de rango sub- legal).
Ordenanzas Municipales.

5-Actividades de Evaluación de los Aprendizajes:

1.- Realizar las lecturas recomendadas por el docente y extraer ideas principales.
2.- Elaborar esquemas, mapas mentales o conceptuales en grupos de trabajo
3.- Exponer al grupo lo elaborado
4.- Realizar un trabajo escrito sobre el cumplimiento de las leyes expuestas y las instituciones públicas
que existen en tu comunidad.
5.- Expone al grupo la información obtenida.

Guía Instruccional

TEMA: II. Normativa Legal Vigente


P.F.G: Gestión Ambiental
UNIDAD CURRICULAR: Economía Ecológica
SEMESTRE: Quinto
PROFESOR: Elisa Cañizalez Parra
CONTACTO (E-MAIL del Profesor): elsacanizalez@yahoo.com
TIEMPO ESTIMADO DE TRABAJO: Cuatro (4)semanas
Justificación de la Actividad:
La creciente búsqueda de soluciones para los conflictos ambientales ha intensificado la labor de los países en
destinar parte de sus ingresos para dar así una capacidad de respuesta frente al manejo inadecuado de los sistemas
naturales, y el comportamiento de los agentes económicos, nacionales e internacionales, que anteponen el criterio de
maximización del beneficio económico por encima de las consideraciones ambientales. Los instrumentos apropiados
a una determinada situación ambiental juegan un papel importante en el control de las actividades económicas y
humanas de una sociedad.


1-Orientaciones Generales:
2-Objetivo(s) General(es):
Suministrar los mecanismos para la formulación, ejecución y fiscalización de Políticas Publicas ambientales en el
ámbito internacional, nacional y local.

3- Objetivo(s) Específico(s):

• Conocer el marco legal nacional y local, como herramientas que coadyuven en la toma de decisiones políticas ambientales

4- Contenido:

• Constitución de la República Bolivariana de Venezuela


• Ley Orgánica del Ambiente
• Ley Orgánica de Ordenación Territorial
• Ley Orgánica de Ordenación Urbanista
• Ley Orgánica de Régimen Municipal
• Ley Penal del Ambiente
... Demás normas ambientales
5-Actividades de Evaluación de los Aprendizajes:

1.- Leer la información recomendada por el docente correspondiente al tema y aplicar técnicas de fichado
o de resumen
2.- Discute con el grupo el material leído y como se vincula con el ámbito nacional, municipal.
TEMA: III: Convenios o tratados internacionales en materia
ambiental
P.F.G: Gestión Ambiental
UNIDAD CURRICULAR: Economía Ecológica
SEMESTRE: Quinto
PROFESOR: Edgar Gil
CONTACTO (E-MAIL del Profesor): ejgili@hotmail.com
TIEMPO ESTIMADO DE TRABAJO: Cuatro (4) semanas
Justificación de la Actividad:

Los tratados internacionales en general conforman uno de los espacios jurídicos de mayor relevancia en los distintos
ámbitos nacionales por se de carácter supraconstitucional, sin embargo, éstos son poco conocidos. Conocer el marco
legal en materia ambiental en el que se encuentra la República Bolivariana de Venezuela significa conocer este
marco referencial internacional, pues también es ley en el ámbito nacional pero con la diferencia fundamental que
asume compromisos extra-nacionales.

 Es necesario entonces conocer a cabalidad cuáles son los tratados internacionales en general y en particular
cuáles son aquellos que están directamente relacionados con el ambiente. Desde la perspectiva en la que se ha
venido conduciendo la Universidad Bolivariana de Venezuela, el ambiente debe ser entendido como una
categoría integral que no sólo se refiere a las condiciones de factores bióticos y abióticos de un sistema, sino
que también involucra la participación de los seres humanos como agentes transformadores de esa categoría.
Por esta razón, es que se aborda en esta unidad curricular distintos tratados internacionales que no parecieran
estar vinculados con la materia ambiental. Consideramos entonces incongruente hablar de una perspectiva
netamente ambiental, que no involucre directamente las acciones de los seres humanos y su entorno directo o
indirecto.
1-Orientaciones Generales:

2-Objetivo(s) General(es):
Suministrar los mecanismos para la formulación, ejecución y fiscalización de Políticas Publicas ambientales en el
ámbito internacional, nacional y local.

3- Objetivo(s) Específico(s):

Conocer el marco jurídico internacional en lo relativo al proceso de formación de los Tratados


Internacionales y su aplicación en el ámbito nacional, estadal y municipal.

4- Contenido:

• Formación de los tratados internacionales (Convención de Viena, 1968)


• Fuentes del Derecho Internacional Público
• Derecho Comunitario (Comunidad Andina, MERCOSUR, Comunidad Suramericana de Naciones, Unión
Europea, y otros)
• Principales tratados en materia internacional ambiental.
• Incorporación de los tratados o convenios en materia ambiental a la legislación interna.

5-Actividades de Evaluación de los Aprendizajes:

1.- Leer la información recomendada por el docente correspondiente al tema y aplicar técnicas de fichado o de
resumen
2.- Investigar el proceso de formación de un Convenio o Tratado.
3.- Discusiones grupales sobre el material consultado.
4.- Exponer la normativa ambiental internacional

Actividad 1.

 Discuta qué significa el carácter supraconstitucional de los tratados internacionales.

 Reflexione y escriba una cuartilla en la que refleje la importancia de crear un marco legal especial
para las situaciones ambientales. Relaciónelo con el marco internacional.

 Identifiquen en el grupo aproximaciones similares al tema tratado anteriormente, reúnanse en


equipo y preparen una exposición para defender sus argumentos.

Actividad 2.

 Investiguen en equipos de trabajo cuáles son los procesos mínimos en materia de tratados
internacionales tomando como base el Convenio de Viena de 1968.

 Expongan en plenaria sus investigaciones y hagan un resumen de una cuartilla por equipo de cada
exposición.

Actividad 3.

 Revise en materia legislativa el siguiente listado y reflexione en cuanto a las semejanzas y


diferencias entre el cuerpo legislativo nacional y los tratados internacionales.

 Reúnanse en grupos de trabajo, trabajen pares de leyes nacionales y tratados internacionales y


expónganlos luego en plenaria.
 Realicen un resumen de una página por grupo de trabajo de acuerdo a lo discutido por los otros
grupos.

LEGISLACION AMBIENTAL EN Acuerdo de cooperacion energetica entre


VENEZUELA venezuela y El Salvador
ley de la diversidad biológica Acuerdo de cooperacion energetica entre
Venezuela y Guatemala
ley de los residuos y los desechos tóxicos
Acuerdo de cooperacion energética entre
ley de protección a la fauna silvestre
Venezuela y Haití
ley orgánica para la ordenación del territorio
Acuerdo de cooperación energética entre
ley orgánica de l ambiente Venezuela y Nicaragua
ley penal del ambiente Acuerdo de cooperación energética entre
ley forestal de suelos y aguas Venezuela y Panamá
ley de pesca y acuacultura Acuerdo de cooperación energética entre
Venezuela y República Dominicana
ley sobre sustancia, desechos y materiales
peligrosos Convencion de Belem Do Paris

Protocolo de Kioto Convencion de Viena sobre Relaciones


Consulares
Declaración de la Conferencia de las Naciones
Unidas Convencion sobre la eliminacion de todas las
formas de discriminacion contra la mujer
Síndrome del Edificio Enfermo
Convenio de Inversión Extranjera con
carta mundial de la naturaleza a Venezuela
convenio de Estocolmo Convenio Venezuela-USA
convenio de Viena para la protección de la capa Convenio Venezuela-España (Transporte)
de ozono
Convenio Venezuela-Italia
declaración de bahía sobre la seguridad química
Convenio Venezuela-Chile (Transporte)
declaración de río sobre el medio ambiente y e
desarrollo Convenio Venezuela-Bélgica

gestión de los productos químicos Convenio Venezuela-Canadá (Transporte)

protocolo de Montreal l Convenio Venezuela-Noruega

TRATADOS INTERNACIONALES Convenio de Berna para la protección de las


obras literarias y artísticas
Agreement on Trade and Investment between
CARICOM and Venezuela Convenio básico de cooperación técnica y
científica entre Venezuela y Perú
Acuerdo de Cartagena
Convenio de Paris para la protección de la
Acuerdo de cooperación energética entre Propiedad Industrial
Venezuela y Belice
Convenio entre el Reino de España y
Acuerdo de cooperación energetica entre Venezuela sobre ejecución de sentencias
Venezuela y Costa Rica penales
Convenio Venezuela-Bélgica (Transporte)
Convenio Venezuela-Republica Checa
Convenio Venezuela-Argentina(Transporte)
Convenio Venezuela-Trinidad y Tobago
Convenio Venezuela-Alemania(Transporte)
Convenio Venezuela-Alemania
Convenio Venezuela-Italia(Transporte)
Convenio Venezuela-Holanda
Convenio Venezuela-Portugal
Convenio Venezuela-Reino Unido
Acuerdo de Cartagena Decisión
Convenio Venezuela-Suiza
Actividad 4

 Después de las discusiones en cuanto a los tratados internacionales, lean los artículos de Lander
y Nolet y relaciónelos con las políticas nacionales e internacionales desde una perspectiva legal.

Venezuela: la búsqueda de un proyecto contrahegemónico

EDGARDO LANDER*

El propósito de este texto es el de caracterizar las direcciones principales en la búsqueda de intentos


de construcción de un proyecto contrahegemónico hoy en Venezuela. A pesar de que serán
destacados algunos de los principales obstáculos, debilidades y tensiones en este proyecto de
cambio, no se pretende ni hacer un balance general de su coherencia, errores o limitaciones, ni
sobre su viabilidad. Se busca más bien identificar lo que constituyen las líneas gruesas de esta
construcción a partir de las declaraciones de sus protagonistas, de sus principales textos políticos y
de las direcciones dominantes de las políticas públicas. Busca realizar una contribución al debate de
estos asuntos, sin pretender abarcar sino parcialmente lo que constituye una compleja gama de
temas y problemas en permanente movimiento que requieren necesariamente mayores niveles de
seguimiento e investigación. Más que conclusiones, aporta elementos para la discusión. [1]

5 DE AGOSTO DE 2004
Hugo Chávez y la Revolución Bolivariana

En un contexto global post Muro de Berlín, caracterizado por la ausencia de alternativas claras al
modelo capitalista neoliberal hegemónico, no es de extrañar que no exista hoy en Venezuela lo que
podría caracterizarse propiamente como un proyecto alternativo de país. Son más claras las
propuestas en el plano político que aquellas referidas al modelo económico. Los valores que
orientan el proceso no llegan a constituir un proyecto orgánico o estratégico del país que se quiere.
En los discursos de Chávez, como candidato y al inicio de su presidencia es clara la insistencia en lo
popular, lo nacional, la soberanía, la equidad, la democracia participativa, la crítica al "capitalismo
salvaje" y al neoliberalismo, así como el rechazo al mundo unipolar y la prioridad de las relaciones
con los países del Sur, en particular los de América Latina. Queda sin embargo abierta una cuestión
básica: ¿En que consistiría un proyecto contrahegemónico viable en el mundo actual? ¿Es la
búsqueda de mayores niveles de autonomía nacional? ¿El retorno al desarrollismo, a la sustitución
de importaciones? ¿Un modelo de desarrollo endógeno? ¿Un Estado de bienestar social? ¿Un
proyecto anti-neoliberal al interior del capitalismo? ¿Un proyecto anti-capitalista? [2]

Cuando Chávez gana las elecciones y llega a la presidencia de la República no cuenta el gobierno
con un cuerpo ideológico o doctrinario sistemático, ni con las líneas maestras claras de lo que
podría ser un proyecto de país en sus principales ámbitos, ni con organizaciones políticas con
capacidad de responder en forma adecuada a estas carencias. En términos de las clásicas
distinciones entre izquierda y derecha, el proyecto en sus fases iniciales fue heterogéneo y tuvo en
su seno incluso posturas que podían ser catalogadas como de un tradicional nacionalismo militar
conservador.

Por ello, para analizar el proceso venezolano como búsqueda de alternativas a las hegemónicas en el
mundo actual, es necesario no tanto el estudio detallado de los documentos doctrinarios
fundamentes de este proyecto político, sino más bien explorar cómo -a partir de unos supuestos
iniciales bastante generales- se van delineando, en el proceso de la confrontación política y en la
experiencia de gobierno, las principales direcciones de este proceso de cambio. En la confrontación
política y en la separación de algunos sectores del proyecto se van deslindando posiciones,
definiendo rumbos y respuestas ante las sucesivas coyunturas críticas que se van confrontando. Las
definiciones iniciales del proyecto de cambio como bolivariano, y la referencia reiterada al llamado
árbol de las tres raíces tienen más un contenido simbólico de sentido integrador de reconstrucción
del sentido de la historia nacional y continental que propiamente contenidos del proyecto político o
económico para el país. [3]
Asociado a la idea bolivariana está la noción de la unidad cívico militar, y el papel preponderante
que han tenido los sectores militares en todo el proceso. Este fuerte componente militar, junto al
carácter unipersonal del liderazgo, fue un argumento utilizado por algunos sectores intelectuales
venezolanos tradicionalmente identificados con la izquierda para argumentar su rechazo al
proyecto, que caracterizaron como un populismo militar de carácter o tendencias autoritarias, o
incluso como neopopulismo neoliberal.

1. La prioridad inicial: el cambio político-institucional

Durante los primeros dos años de gobierno, la prioridad estuvo en el cambio institucional, en el
paso de la llamada Cuarta República a la Quinta República. En el mismo día de su toma de posesión
como Presidente de la República en enero de 1999 Chávez anuncia la convocatoria de un
referéndum para consultar a la población sobre la convocatoria de una Asamblea Constituyente.
Obtiene un apoyo mayoritario cuando a los pocos meses se realiza dicho referéndum y logra
igualmente un amplia mayoría en la Asamblea Constituyente, lo cual unido al peso preponderante
de su liderazgo personal lo ubica en condiciones de incidir fuertemente en la orientación de la nueva
Constitución, aún en temas polémicos para sus propios seguidores como el cambio del nombre del
país a República Bolivariana de Venezuela. La convocatoria a la Asamblea Constituyente arranca
con algunas notorias debilidades. La propuesta sobre la necesidad de una nueva constitución se
formula como un acto simbólico de "refundación de la patria", reemplazando la corrupta de los
últimos cuarenta años por una nueva -La Quinta República-. No es el resultado de un proyecto
político -producto de luchas y confrontaciones anteriores- en las cuales se hubiesen construido los
lineamientos centrales en torno al país que se pretende construir. No estuvo claro en el debate
político previo a la convocatoria de la Asamblea Constituyente cuáles eran los principales
problemas del país que tenían su origen en la Constitución de 1961, o que requerían una nueva
constitución para ser resueltos. Los altísimos niveles de popularidad del gobierno de Chávez y el
apoyo generalizado a la convocatoria a una Asamblea Constituyente, ofrecían una extraordinaria
oportunidad para convertir la constituyente en un amplio proceso participativo de reflexión y
aprendizaje colectivo sobre el país, el poder, la propiedad, el mercado, el Estado, la igualdad, la
justicia y la democracia. Esta posibilidad se limita al establecerse un breve período de seis meses
(posteriormente reducido a tres por expresa exigencia del Presidente) para la discusión y
elaboración del nuevo texto constitucional. A pesar de que hay una amplia difusión y debate de
opinión en los medios de comunicación, con transmisión en directo de los debates de la Asamblea
Constituyente por radio y televisión, las posibilidades de organización y participación popular en
torno al debate constituyente quedan severamente restringidas por el ritmo acelerado con el cual se
realiza el debate. [4]
A pesar de estas limitaciones, es significativo el contraste entre el proyecto de país delineado en
este texto y la ortodoxia neoliberal que domina en la mayor parte del continente. Este contraste
aparece tanto en disposiciones que ratifican (o profundizan) contenidos de la constitución anterior,
como en nuevas disposiciones.

El nuevo texto constituyente garantiza la libertad económica [5] y la propiedad privada [6] , a la vez
que define claras y centrales responsabilidad del Estado en la política comercial y defensa de las
industrias nacionales. [7] Reserva para el Estado la actividad petrolera y otras de carácter
estratégico, [8] y le asigna un papel rector en el desarrollo de una agricultura sustentable y la
seguridad alimentaria. [9]

Es igualmente significativa la garantía que establece el texto constitucional a los derechos


económicos, sociales, en particular a la salud, la educación, y la seguridad social. Ilustrativo del
nivel de precisión con el cual aparece la garantía de estos derechos son los siguientes artículos
referidos a la salud:

"Art. 76. Todos tienen derecho a la protección de la salud. Las autoridades velarán por el
mantenimiento de la salud pública y proveerán los medios de prevención y asistencia a quienes
carezcan de ellos."

Los capítulos referidos a los derechos humanos incorporaron todas las principales proposiciones de
las organizaciones venezolanas de derechos humanos, que de acuerdo a la principal de éstas, el
Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) son las siguientes:

constitucionalización de los tratados sobre ddhh [derechos humanos];

exclusión de la justicia militar (histórica fuente de impunidad) para juzgar delitos de ddhh;

imprescriptibilidad de los delitos graves de violación a los ddhh;

prohibición del indulto o la amnistía a personas que hubieran violado los ddhh;

obligación estatal de investigar y sancionar los delitos de ddhh;

reconocimiento de la legitimidad de denunciar al Estado ante instancias internacionales de ddhh y


obligación del Estado de darle cumplimiento a las decisiones de esas instancias;

obligación del Estado de reparar los daños causados a las víctimas de violaciones a los ddhh;

prohibición expresa de la desaparición forzada de personas:


progresividad en materia de derechos sociales;

reconocimiento de los derechos originarios de los pueblos indígenas;

reconocimiento de nuevos derechos (como el ambiente sano, los derechos de las personas con
necesidades especiales, entre otros);

reconocimiento de los derechos o intereses colectivos y difusos;

reconocimiento de la posibilidad de un servicio social distinto al militar;

creación de una Sala Constitucional en el máximo tribunal;

creación del Defensor del Pueblo (figura conocida también como defensor de los ddhh);

creación del Comité de Postulaciones Judiciales;

excelente regulación de los Estados de Excepción; y

inclusión de temas fundamentales de ddhh en las disposiciones transitorias. [10].

Es similarmente amplia la cobertura de los derechos de los pueblos y comunidades indígenas: "... su
organización social, política y económica, sus culturas, usos y costumbres, idiomas y religiones, así
como su hábitat y derechos originarios sobre las tierras que ancestral y tradicionalmente ocupan y
que son necesarias para desarrollar y garantizar sus formas de vida.(...)" (Artículo 119).

"El aprovechamiento de los recursos naturales en los hábitats indígenas por parte del Estado se hará
sin lesionar la integridad cultural, social y económica de los mismos e, igualmente, está sujeto a
previa información y consulta a las comunidades indígenas respectivas. Los beneficios de este
aprovechamiento por parte de los pueblos indígenas están sujetos a la Constitución y a la ley. (...)"
(Artículo 120).

"Los pueblos indígenas tienen derecho a mantener y desarrollar su identidad étnica y cultural,
cosmovisión, valores, espiritualidad y sus lugares sagrados y de culto. El Estado fomentará la
valoración y difusión de las manifestaciones culturales de los pueblos indígenas, los cuales tienen
derecho a una educación propia y a un régimen educativo de carácter intercultural y bilingüe,
atendiendo a sus particularidades socioculturales, valores y tradiciones." (...) (Artículo 123)
"Los pueblos indígenas tienen derecho a una salud integral que considere sus prácticas y culturas.
El Estado reconocerá su medicina tradicional y las terapias complementarias, con sujeción a
principios bioéticos." (Artículo 122).

"Los pueblos indígenas tienen derecho a mantener y promover sus propias prácticas económicas
basadas en la reciprocidad, la solidaridad y el intercambio; sus actividades productivas
tradicionales, su participación en la economía nacional y a definir sus prioridades." (...) (Artículo
123).

"Se garantiza y protege la propiedad intelectual colectiva de los conocimientos, tecnologías e


innovaciones de los pueblos indígenas. Toda actividad relacionada con los recursos genéticos y los
conocimientos asociados a los mismos perseguirán beneficios colectivos. Se prohíbe el registro de
patentes sobre estos recursos y conocimientos ancestrales." (Artículo 124).

"Los pueblos indígenas tienen derecho a la participación política. El Estado garantizará la


representación indígena en la Asamblea Nacional y en los cuerpos deliberantes de las entidades
federales y locales con población indígena, conforme a la ley. (Artículo 125).

"El idioma oficial es el castellano. Los idiomas indígenas también son de uso oficial para los
pueblos indígenas y deben ser respetados en todo el territorio de la República, por constituir
patrimonio cultural de la Nación y de la humanidad." (Artículo 9).

Quizás el cambio más significativo de la Constitución de 1999 respecto al texto anterior (1961) se
da en la amplia gama de nuevas formas de participación que definen un régimen político que
combina las formas tradicionales de la democracia representativa liberal (separación de poderes, y
la elección de autoridades ejecutivas y legislativas en los niveles municipales, estadales y
nacionales), con formas de democracia directa, "participativa y protagónica".

Artículo 70. Son medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía, en
lo político: la elección de cargos públicos, el referendo, la consulta popular, la revocatoria del
mandato, la iniciativa legislativa, constitucional y constituyente, el cabildo abierto y la asamblea de
ciudadanos y ciudadanas cuyas decisiones serán de carácter vinculante, entre otros; y en lo social y
económico, las instancias de atención ciudadana, la autogestión, la cogestión, las cooperativas en
todas sus formas incluyendo las de carácter financiero, las cajas de ahorro, la empresa comunitaria y
demás formas asociativas guiadas por los valores de la mutua cooperación y la solidaridad. La ley
establecerá las condiciones para el efectivo funcionamiento de los medios de participación previstos
en este Artículo.
Estas modalidades de participación se especifican en forma adicional en los siguientes términos:

Realización de referéndum consultivos en "materias de especial trascendencia nacional" (Artículo


71).

"...todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables", mediante la convocatoria
de un referéndum revocatorio una vez transcurrida la mitad del respectivo mandato para el cual fue
elegido. (Artículo 72).

Sometimiento "a referendo aquellos proyectos de ley en discusión por la Asamblea Nacional,
cuando así lo decidan por lo menos las dos terceras partes de los las integrantes de la Asamblea."
(Artículo 73).

Referéndum para a abrogar leyes parcial o totalmente. (Artículo 74)

"Las actuaciones del Municipio en el ámbito de sus competencias se cumplirán incorporando la


participación ciudadana al proceso de definición y ejecución de la gestión pública y en el control y
evaluación de sus resultados, en forma efectiva, suficiente y oportuna, conforme a la ley." (Artículo
168).

2. Orientaciones iniciales de la política económica

Con la notoria excepción de la política petrolera, durante los primeros años de gobierno no hay ni
una propuesta integral de modelo de desarrollo ni una política económica que sea consistente con el
radicalismo del discurso político.

En el área de petróleo se realizan reorientaciones básicas desde el primer momento. Se revierte en


forma radical la política de aumento de la producción, que en base de la prioridad de aumentar la
participación en el mercado, había contribuido significativamente al colapso de los precios
petroleros globales. Se asumen iniciativas internacionales con países exportadores tanto de la OPEP
como de otros importantes exportadores no miembros de la organización y se logra por esta vía
incidir en forma inmediata y eficaz tanto en el fortalecimiento de la OPEP, como en la política de
restricción de la oferta y en la recuperación de los precios del petróleo. Paralelamente, se suspende
el proceso de apertura petrolera que formaba parte de la estrategia de privatización de la gerencia de
Petróleos de Venezuela. Se dan igualmente los primeros pasos para recuperar el control del
ejecutivo sobre la política petrolera y sobre las orientaciones básicas de la empresa que en los años
anteriores había adquirido crecientes niveles de autonomía. [11]
Sin embargo, en ausencia de un proyecto de desarrollo global, que sirviera en forma efectiva para
orientar la política económica en diferentes ámbitos, es posible encontrar orientaciones variadas, e
incluso algunas que podrían corresponder a propuestas estratégicas divergentes.

Dada la profundidad de las crisis económica y fiscal, las orientaciones básicas de las políticas
macroeconómicas son bastante ortodoxas, con prioridad a los equilibrios macroeconómicos y al
control de la inflación. [12]

A pesar de que se insiste políticamente en la necesidad de revisar y renegociar la deuda externa, ésta
se paga con rigurosa puntualidad. Dada esta capacidad de pago, no se solicitan nuevos préstamos al
Fondo Monetario Internacional, evitando de esa manera nuevas negociaciones, condicionalidades y
supervisiones por parte de dicho organismo. [13]

En reiteradas oportunidades el Presidente Chávez se reúne con inversionistas extranjeros


conminándolos a invertir en Venezuela, garantizándoles seguridad jurídica y estabilidad política.
Los ejemplos más resaltantes de decisiones económicas que representan continuidad con las
políticas neoliberales fueron dos normas jurídicas de los primeros tiempos del gobierno: la Ley
sobre Promoción y Protección de Inversiones [14] y la Ley Orgánica de Telecomunicaciones [15] ,
que fue reivindicada por los inversionistas internacionales como modelo de apertura y
transparencia.

Uno de los documentos en los cuales aparecen más nítidamente las dificultades para formular
directrices económicas consistentes con las orientaciones políticas y sociales del proceso de cambio
es Líneas Generales del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2001 - 2007 [16] En
este documento, estructurado en torno al objetivo de lograr equilibrios en cinco grandes áreas
(económico, social, político, territorial e internacional), se formula el equilibrio económico de la
siguiente manera:

"En el lapso 2001-2007, se sentarán las bases de un modelo productivo capaz de generar un
crecimiento autosostenido, promover las diversificación productiva y lograr la competitividad
internacional en un contexto de estabilidad macroeconómica, lo cual facilitará una profunda y
diversa reinserción en el comercio internacional globalizado."

Arturo Michelena, Diana Cazadora, 1896Una y otra vez se insiste sobre la prioridad que tienen el
crecimiento hacia afuera y las exportaciones en el modelo que se propone para Venezuela: "...se
requerirá una fuente adicional de ingreso fiscal, el cual se derivará de las nuevas ramas agrícolas,
industriales y de servicios privadas, las cuales conformarán una nueva economía de exportaciones
masiva de bienes y servicios, que, al lado de librar la economía nacional de una excesiva
dependencia de exportaciones de crudos y refinados primarios de origen petrolero, incrementarán
sustantivamente los ingresos fiscales no petroleros.

La sustentabilidad del crecimiento económico-social exigirá añadir, al motor del desarrollo que
actualmente se concentra en el producto petrolero, nuevas ramas de producción agrícola industrial y
de servicio, capaces de generar una firme corriente de exportación a los mercados globalizados, al
tiempo que podrá cubrir las demandas esenciales en el mercado interno".

No es de extrañar que a la luz de estas políticas muchos analistas críticos del proceso lleguen a la
conclusión de que se trata de una orientación económica básicamente neoliberal. [17]

Los empresarios venezolanos y los mercados financieros son de otra opinión. Se toman más en serio
el discurso político que los enunciados de política económica: sube el riesgo país [18] y ocurre una
masiva fuga de capitales de dimensiones históricamente desconocidas. [19] Se produce una severa
contracción de la formación de capital fijo por parte del sector privado, producíendose una
reducción de 15% en el año 1999 y 18,7% en el año 2002. Estas no son compensadas por la
formación de capital fijo público que en esos dos años tiene caídas aún mayores, 18% y 26%
respectivamente. [20]

Durante los primeros cuatro años de gobierno (1999-2002) la formación bruta de capital fijo como
porcentaje del producto interno bruto bajo a un promedio de 15%, comparado con un promedio de
17.5% de los cuatro años anteriores (1995-1998). [21] Contribuyen estas bajas en la inversión a
caídas del producto interno bruto de 7,4% en el año 1999 y 12,6% en el año 2002. [22] La tasa de
desocupación se eleva de 11,8% del segundo semestre de 1998, a un 16,2% en el segundo semestres
del 2002. [23]

3.Primer momento de inflexión: la Ley Habilitante

El primer hito en el intento de hacer converger el discurso político y la propuesta económica se da


en el mes de noviembre del año 2001, con la aprobación de la Ley Habilitante. [24] Del conjunto de
las 49 leyes aprobadas de acuerdo a la Ley Habilitante, destacan en primer lugar las leyes que tienen
como aspecto principal el objetivo de la democratización de la propiedad y de la producción. Son
varias las leyes que tienen por finalidad el financiamiento o la promoción de modalidades
económicas alternativas a las organizaciones de carácter empresarial. Destacan en este sentido la
búsqueda de una reorientación de los instrumentos de financiamiento del sector público para el
financiamiento del desarrollo económico y social; [25] el fomento de la pequeña y mediana
industria; [26] la creación de un sistema de microcréditos; [27] el Fondo Único Social; Ley de
Creación del Fondo Único Social [28]] y el fomento de modalidades alternativas de propiedad y de
organización de la producción como las cooperativas [29].

Fueron tres leyes las que produjeron más polémica y reacciones negativas más fuertes por parte de
los sectores empresariales, y en general de la oposición política: Ley de Pesca y Acuacultura, la Ley
de Tierras y Desarrollo Agrario, y la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

La Ley de Pesca y Agricultura tiene como propósito el garantizar el "aprovechamiento responsable


y sostenible de los recursos hidrobiológicos, teniendo en cuenta los aspectos biológicos,
tecnológicos, económicos, de seguridad alimentaria, sociales, culturales, ambientales y comerciales
pertinentes". Le otorga prioridad a la "demanda del mercado nacional" y a la protección de "los
asentamientos y comunidades de pescadores artesanales, así como al mejoramiento de la calidad de
vida de los pescadores a pequeña escala" y a la protección de "los caladeros de pesca de los
pescadores artesanales, en las aguas continentales y los próximos a la línea de costa marítima."
Promueve "la aplicación de prácticas responsables que aseguren la gestión y el aprovechamiento
eficaz de los recursos acuáticos vivos respetando el ecosistema, la diversidad biológica y el
patrimonio genético de la nación." Para ello define como "propiedad del Estado los recursos
hidrobiológicos que se encuentran permanente u ocasionalmente en el territorio nacional y en las
áreas bajo soberanía de la República". Establece restricciones a la pesca industrial, y reserva en
"exclusividad a los pescadores artesanales tradicionales" una amplia gama de actividades de
explotación de los recursos pesqueros. [30]]

La Ley de Tierras y Desarrollo Agrario: Tiene por objeto establecer las bases del desarrollo rural
integral y sustentable; entendido este como el medio fundamental para el desarrollo humano y
crecimiento económico del sector agrario dentro de una justa distribución de la riqueza y una
planificación estratégica, democrática y participativa, eliminando el latifundio como sistema
contrario a la justicia, al interés general y a la paz social en el campo, asegurando la biodiversidad,
la seguridad agroalimentaria y la vigencia efectiva de los derechos de protección ambiental y
agroalimentario de la presente y futuras generaciones.

Partiendo del reconocimiento de la propiedad privada establece limitaciones que se fundan tanto en
el derecho de los campesinos a la tierra, como en el objetivo constitucional de la seguridad
agroalimentaria, y se establece como meta la eliminación del latifundio.

Se declara de utilidad pública e interés social, a los efectos del presente Decreto Ley, la eliminación
del latifundio como contrario al interés social en el campo, conforme a lo previsto en el artículo 307
de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. En tal sentido, el Instituto Nacional
de Tierras procederá a la expropiación de las tierras privadas que fueren necesarias para la
ordenación sustentable de las tierras de vocación agrícola, para asegurar su potencial
agroalimentario, quedando subrogado en todos los derechos y obligaciones que de conformidad con
este Decreto Ley puedan corresponder a la República.

El Instituto Nacional de Tierras tiene derecho a rescatar las tierras de su propiedad que se
encuentren ocupadas ilegal o ilícitamente. [Las tierras privadas] quedan sujetas al cumplimiento de
la función social de la seguridad agroalimentaria de la Nación. En tal sentido, deben someter su
actividad a las necesidades de producción de rubros alimentarios de acuerdo con los planes de
seguridad agroalimentaria establecidos por el Ejecutivo Nacional.

Reivindica esta ley el derecho de los campesinos a la tierra, así como el valor del conuco como
modalidad productiva.

Se reconoce el conuco como fuente histórica de la biodiversidad agraria. El Ejecutivo Nacional


promoverá, en aquellas áreas desarrolladas por conuqueros, la investigación y la difusión de las
técnicas ancestrales de cultivo, el control ecológico de plagas, las técnicas de preservación de suelos
y la conservación de los germoplasmas en general. [31]

A partir de lo contemplado en el texto constitucional, la Ley Orgánica de Hidrocarburos precisa un


conjunto de normas sobre la principal industria del país que definen orientaciones radicalmente
contrarias a la ortodoxia liberalizadora de la mayoría del continente, y que servía igualmente de
sustento a la política petrolera que se venía imponiendo en el país en los gobiernos anteriores. De
estas orientaciones se destacan a continuación cinco que son de especial importancia. En primer
lugar está la reafirmación de la propiedad de la República sobre todos los yacimientos de
hidrocarburos:

Los yacimientos de hidrocarburos existentes en el territorio nacional, cualquiera que sea su


naturaleza, incluidos aquéllos que se encuentren bajo el lecho del mar territorial, en la plataforma
continental, en la zona económica exclusiva y dentro de las fronteras nacionales, pertenecen a la
República y son bienes del dominio público, por lo tanto inalienables e imprescriptibles.

El segundo aspecto a destacar se refiere a un asunto que ha sido extraordinariamente polémico en


Venezuela en los últimos años, el tema de la creciente autonomía que había asumido Petróleos de
Venezuela respecto al Estado, llegando a operar como "un Estado dentro del Estado", como una
empresa que operaba más con lógica de una transnacional energética, en función de sus intereses
corporativos, que como una empresa pública de todos los venezolanos. El control público sobre la
empresa queda establecido en los siguientes términos:
Corresponde al Ministerio de Energía y Minas la formulación, regulación y seguimiento de las
políticas y la planificación, realización y fiscalización de las actividades en materia de
hidrocarburos, lo cual comprende lo relativo al desarrollo, conservación, aprovechamiento y control
de dichos recursos; así como al estudio de mercados, al análisis y fijación de precios de los
hidrocarburos y de sus productos.

En tal sentido, el Ministerio de Energía y Minas es el órgano nacional competente en todo lo


relacionado con la administración de los hidrocarburos y en consecuencia tiene la facultad de
inspeccionar los trabajos y actividades inherentes a los mismos, así como las de fiscalizar las
operaciones que causen los impuestos, tasas o contribuciones establecidos en este Decreto Ley y
revisar las contabilidades respectivas.

En tercer lugar, es de destacar la prioridad que le otorga la ley a la formación de capital y


capacidades nacionales en el área de hidrocarburos:

El Ejecutivo Nacional adoptará medidas que propicien la formación de capital nacional para
estimular la creación y consolidación de empresas operadoras, de servicios, de fabricación y
suministro de bienes de origen nacional para las actividades previstas en este Decreto Ley. En tal
sentido, el Estado, los entes y las empresas a que se refiere este Decreto Ley, deberán incorporar en
sus procesos de contratación, la participación de empresas de capital nacional en condiciones tales
que se asegure el uso óptimo y efectivo de bienes, servicios, recursos humanos y capital de origen
venezolano.

En cuarto lugar está la definición y límites de las asociaciones que la empresa petrolera estatal
puede establecer para la creación de empresas mixtas:

Las actividades primarias indicadas en el artículo 9, serán realizadas por el Estado, ya directamente
por el Ejecutivo Nacional o mediante empresas de su exclusiva propiedad. Igualmente podrá
hacerlo mediante empresas donde tenga control de sus decisiones, por mantener una participación
mayor del cincuenta por ciento (50%) del capital social, las cuales a los efectos de este Decreto Ley
se denominan empresas mixtas. Las empresas que se dediquen a la realización de actividades
primarias serán empresas operadoras.

Por último, e igualmente a contramarcha del sentido común liberal actual, se establece la regalía
como una de las modalidades básicas de la estructura impositiva de la industria de hidrocarburos.
De los volúmenes de hidrocarburos extraídos de cualquier yacimiento, el Estado tiene derecho a una
participación de treinta por ciento (30%) como regalía. [32]
Las leyes aprobadas bajo la Ley Habilitante, y en particular las leyes de pesca, tierra, e
hidrocarburos fueron catalogadas por el empresariado y por la oposición política como un atentado
a la propiedad privada, argumentando muchos que con ello se confirmaba el carácter estatista o
comunista del proyecto político del gobierno. [33] El 10 de diciembre del 2001 se produce un paro
patronal nacional de un día exigiendo la revisión de dichas leyes. Los medios asumen posturas cada
vez más extremas de denuncia y confrontación con el gobierno, asumiendo parte fundamental de la
dirección de la oposición a éste.

Los dos momentos de mayor confrontación, y en los cuáles estuvo directamente en peligro la
continuidad del gobierno fueron el golpe de Estado del 11 de abril del 2002, y el paro
principalmente patronal y petrolero que igualmente buscaba la salida del Presidente. La derrota
política de la oposición en estos dos intentos de derrocar a Chávez produjeron cambios profundos
en las condiciones políticas del país. El apoyo popular al gobierno se consolidó, pero sobre todo se
movilizó y se organizó. Se desarticuló la amenaza militar sacando de la Fuerza Armada a lo
oficiales golpistas, y se realizó una profunda transformación de Petróleos de Venezuela retirando la
mayoría de los empleados que participaron en el paro golpista.

En 2003, el gobierno, después de una fase defensiva en la cual buscó ante todo sobrevivir y
reactivar la industria petrolera, base de la economía nacional, adquiere más confianza y pasa
impulsar políticas de carácter ofensivo orientadas a consolidar su base política y social, políticas
públicas concretas, tangibles, con capacidad de llegar a e incidir sobre las condiciones de vida de la
mayoría de la población.

4.Política social: equidad, inclusión y participación

Más allá de las múltiples limitaciones que pueden atribuirse a la improvisación, a las restricciones
presupuestarias, y severas fallas en la capacidad de gestión de las políticas públicas y de
coordinación entre los diferentes niveles de gobierno, ha existido en el terreno de la políticas
sociales más coherencia conceptual y doctrinaria que la existente en el terreno productivo. A partir
de la garantía constitucional de los derechos económicos, sociales y culturales, en todos los
principales documentos en torno a la política social se rechazan las políticas focalizadas hacia los
grupos más vulnerables, postulando por el contrario la necesidad de políticas sociales universales
tendientes a la equidad social y a la superación de las desigualdades políticas y exclusiones
culturales [34]. Se define esta política como basada en la participación [35], como vía de inclusión
social y construcción de ciudadanía [36].
El primer gran programa social del gobierno de Chávez fue el Plan Bolívar 2000, (1999-2001),
programa cívico-militar de emergencia para la reparación de la infraestructura de los barrios,
escuelas, clínicas y hospitales, atención médica, reparación y construcción de vivienda, así como la
distribución de comida en áreas remotas del país. A pesar de que fue un programa que tuvo un
impacto social y político significativo en los sectores populares hacia los cuales estaba dirigido,
presentó severos problemas y limitaciones, generando por ello grandes controversias debido a su
improvisación, falta de institucionalización y transparencia, así como acusaciones de corrupción.
[37]

En los primeros años de gobierno hubo un importante aumento tanto del gasto público como del
gasto social. El Gasto Público como porcentaje del Producto Interno Bruto pasó de 22,7% en 1998 a
27,8% en el año 2001. El Gasto Social como porcentaje del Gasto Público pasó de 8,4% en 1998 a
11,3% en 2001. Prácticamente todo este incremento se dirigió hacia la seguridad social y la
educación [38], áreas que han sido claramente consideradas como prioritarias. La Ley Orgánica del
Sistema de Seguridad Social, [39]] a diferencia del modelo imperante en el resto de América Latina,
es de cobertura universal, con financiamiento no individual sino colectivo y sus recursos son
manejados por el Estado. La participación del sector privado está limitada a instituciones que
funcionen "sin fines de lucro". [40] En el área educativa se produce un incremento significativo y
sostenido en la matrícula escolar en todos los niveles, [41]] así como la implementación del
programa de las Escuela Bolivarianas, en el que estudiantes de primaria tienen una educación con
jornada escolar completa, alimentación y servicio de salud. Con la excepción del servicio de agua
potable y saneamiento suministrado por las empresas hidrológicas regionales mayormente adscritas
a Hidroven, en la demás áreas de política social son pocos los avances sistemáticos y acumulativos
en los primeros años de gobierno. [42]

Como se indicó arriba, a partir de las derrotas de la oposición en sus intentos de derrocar al
gobierno, y del proceso de recuperación de la producción petrolera, el gobierno asume la ofensiva
con un cuerpo de políticas públicas que de ser exitosas significarían pasos decisivos en la
construcción de una sociedad más democrática, participativa y equitativa. Consciente de que los
tiempos políticos han cambiado y de la necesidad urgente de convertir la retórica de cambio e
inclusión en realidad, se impulsan simultáneamente una amplia gama de programas públicos que
buscan abordar en forma integral y a corto plazo, las exigencias de mejoría de las condiciones de
vida la mayoría de la población pobre del país.
Dado que algunas de estas políticas son de muy reciente iniciación (incluso del segundo semestre
del año 2003), lo que se presenta a continuación es sólo un bosquejo esquemático de algunos de sus
principales programas y ámbitos de incidencia.

En el terreno productivo

a. Programas de apoyo a los pequeños productores y a las organizaciones cooperativas y programas


de microcréditos, en particular el Banco de la Mujer, destinado a capacitar, y otorgar apoyo técnico
y financiero a mujeres de los sectores sociales más desasistidos del país. Se promueven Unidades
Económicas Asociativas de cinco a nueve mujeres para la realización de la actividad económica a
ser apoyada. [43]]

b.El Plan Zamora se propone la entrega de tierras a campesinos y el impulso de los Fundos
Zamoranos que incluyen "tierra; organización; asistencia técnica y capacitación; mercadeo;
infraestructura, servicios y financiamiento." [44] A pesar de que la mayoría de las tierras otorgadas
a los campesinos son propiedad del Estado, persiste una fuerte oposición a estos programas por
parte de los grandes propietarios de tierra y han sido asesinados varios dirigentes campesinos. [45]

c. Programas de apoyo crediticio a la pequeña y mediana industria, así como el decreto de compras
públicas Medidas temporales para la promoción y desarrollo de la pequeña y mediana industria y
cooperativas, productoras de bienes y prestadoras de servicios, que estén ubicadas en el país. [46]

d. Estos y otros programas se enmarcan dentro lo que ha sido denominado la economía social, el
área de propuesta política de cambio y de construcción de un orden social con componentes más
utópicos o radicalmente alternativos al orden existente. [47]

Ámbito de la participación y el control social de la gestión pública

a. La Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública [48]] está basada en el Artículo 62 de la
Constitución que establece que "la participación del pueblo en la formación, ejecución y control de
la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo
desarrollo, tanto individual como colectivo. Es obligación del Estado y deber de la sociedad facilitar
la generación de las condiciones más favorables para su práctica." La ley regula la participación del
pueblo en la formulación, ejecución y control dela gestión pública siendo concebida ésta como parte
de un sistema nacional de planificación participativa que integra los niveles nacional, estadal,
municipal, parroquial y comunal. "Se definen los Consejos Comunales y Consejos Parroquiales
como centros principales de participación y protagonismo del pueblo en la formulación, ejecución,
control y evaluación de las políticas públicas, en donde se viabilicen las ideas y propuestas para que
la Comunidad Organizada las presente ante el Consejo Local de Planificación Pública." [49] A
diferencia de otras experiencias de participación local en América Latina como el presupuesto
participativo en Porto Alegre, en las cuales las normas legales fueron sistematizando la experiencia
acumulada, en el caso venezolano estas normas de participación local -de obligatorio cumplimiento
para todos los municipios del país- anteceden a la experiencia siendo expresión de mandatos
constitucionales y de la voluntad política de impulsarlos.

b. Las Mesas Técnicas de Agua y los Consejos Comunitarios de Agua son instrumentos
organizativos mediante los cuales las empresas hidrológicas (públicas) del país, por vía de sus
Gestiones Comunitarias, estimulan los procesos organizativos en las comunidades con el fin de
convertir a éstas en empresas plenamente públicas, esto es controladas y supervisadas por sus
dueños, las comunidades a las cuales sirven. [50]

c. Los Comité de Tierra Urbanos son las modalidades de organizativas que han sido promovidas
para la participación de las comunidades en la regulación de la tenencia de la tierra en las zonas
populares urbanas. [51]].

En el ámbito educativo

Además del incremento de la matrícula en todos los niveles y de las Escuelas Bolivarianas a las
cuales se ha hecho referencia anteriormente, en el 2003 se han iniciado los siguientes programas o
misiones:

a. La Misión Robinson es un "plan masivo extraordinario" cívico-militar que tiene por objetivo
alfabetizar a un millón de personas con el apoyo de cien mil voluntarios. [52] En la fase II de la
Misión está prevista la realización de estudios hasta sexto grado por parte de los recién
alfabetizados.

b. La Misión Sucre, que tiene como propósito la incorporación masiva a estudios de nivel
universitario de estudiantes que habiendo concluido sus estudios secundarios, no han podido
ingresar a la universidad, teniendo prioridad los estudiantes de sectores de clase media baja y
pobres.

c. La Misión Rivas tiene por objetivo identificar a todos los ciudadanos de cualquier edad que
habiendo concluido sus estudios primarios no han podido concluir estudios secundarios.

d. La Universidad Bolivariana se concibe como una institución universitaria nacional, con amplia
cobertura territorial con políticas de admisión dirigidas a revertir la larga tendencia hacia la
exclusión social que ha caracterizado al sistema de educación universitario en Venezuela durante
las últimas décadas.

En el área de salud

A pesar de los avances conceptuales en la política de salud, tanto las limitaciones presupuestarias
como el fraccionamiento institucional -expresión entre otras cosas de las tensiones existentes entre
el ejecutivo y las gobernaciones y alcaldías de la oposición-, la salud es un área en el cual ha sido
claro el rezago entre las políticas anunciadas y sus resultados. [53]

En el año 2003 se inicia un nuevo programa de salud, la Misión Barrio Adentro que, contando
principalmente con médicos cubanos, busca llevar atención médica y medicinas gratuitas, con
atención de 24 horas al día y visitas domiciliarias, a las regiones más necesitadas del país. De
acuerdo a cifras oficiales, durante su primera etapa el programa está "prestando atención médica
integral a más de 1.400.000 personas." [54]

Más allá de su evidente impacto inicial, no es posible realizar una evaluación del éxito a mediano y
largo plazo de estas políticas públicas, ni es posible determinar si estas tendrán la capacidad de
perpetuarse, sobre la base de continuidad presupuestaria y de una mayor institucionalización de sus
modalidades de gestión para superar la improvisación y garantizar mayores niveles de
transparencia. Lo que si es posible afirmar es que con éstas se ha abierto un nuevo horizonte de
políticas públicas que, en estos ámbitos, representa un intento de ser coherente con los contenidos
del proyecto de país representado por el texto constitucional como modelo social
contrahegemónico.

5. Principales retos pendientes

A partir de la caracterización que se ha formulado en este texto es posible identificar algunos


problemas o retos de carácter general que requieren respuesta como condición para consolidar los
cambios que se han iniciado.

En primer lugar, en el terreno productivo y el modelo de desarrollo hay algunas áreas en las cuales
parece haber mayor claridad en cuanto a metas y más coherencia en las políticas implicadas Estas
son la industria petrolera y demás industrias básicas, las necesidades de inversión pública en áreas
prioritarias de producción e infraestructura [55] y en el amplio espectro de la mediana y pequeña
producción, las cooperativas, y las diversas modalidades de la economía social. En cada uno de
estos ámbitos el Estado cuenta con los recursos financieros e instrumentos jurídicos para definir las
orientaciones básicas. Más problemáticos han resultado los ámbitos de la economía privada
empresarial. La Constitución de 1999 asume una economía capitalista con un peso preponderante
del sector privado. Dadas la fuertes tensiones políticas existentes entre el gobierno y la mayor parte
del empresariado no se ha logrado el "clima de confianza" requerido para reactivar la inversión
privada, la recuperación del crecimiento y la generación de empleo. El gobierno ha impulsado
programas de sustitución de importaciones, de protección de la industria nacional y de fomento de
ésta mediante programas sistemáticos de compras gubernamentales con reacciones poco favorables
por parte del sector empresarial. [56] Se trata obstáculos estructurales que van mucho más allá de
factores políticos coyunturales. ¿Cuáles podrán ser las características de un modelo de desarrollo
capitalista más endógeno, más equitativo y democrático, con capacidad de generar empleo de
calidad y ambientalmente sustentable en ausencia de un empresariado nacional, de una burguesía
nacional? ¿Es esta una posibilidad realista en las condiciones actuales de una economía
ampliamente globalizada? ¿Qué papel puede jugar aquí la llamada economía social? El ingreso
petrolero en manos del Estado ha permitido de alguna manera posponer este urgente debate, pero el
riesgo principal de no lograr inversiones productivas en otros sectores de la economía estaría en la
reafirmación a largo plazo del carácter monoproductor y rentista de la economía venezolana, con
sus severos costos ambientales.

Una condición indispensable para el éxito del proceso de cambio es la trasformación del Estado y el
fortalecimiento de su capacidad de regulación y de gestión. El Estado venezolano, a pesar de los
sucesivos intentos de reforma, y a veces a consecuencia de éstas, ha venido sufriendo un
prolongado proceso de deterioro institucional durante los últimos lustros. En algunas áreas esto se
ha profundizado en el actual gobierno como resultado de la resistencia a las nuevas orientaciones de
la política pública por parte de los empleados públicos organizados en sindicatos políticamente de
oposición. No contribuye a la institucionalización de la capacidad de la gestión pública, el estilo
personalista de toma de decisiones y de asignación de recursos que con frecuencia elude las
estructuras y los procedimientos administrativos formales.

Asociado a esto están las relaciones entre el gobierno central y los gobiernos regionales y
municipales. Ser consecuente con la ampliación y profundización de la democracia, con el
incremento de la participación en todos los ámbitos de la vida colectiva, y con el control o
contraloría social sobre la gestión pública, requeriría mayores niveles de descentralización de ésta.
Sin embargo, dadas las tensas relaciones existentes entre el gobierno central y los gobernadores y
alcaldes de la oposición, ha habido choques permanentes que se han convertido en severos y
reiterados obstáculos para la gestión coordinada de políticas públicas. El caso más destacado en este
sentido ha sido la experiencia negativa en las políticas de salud.
Igualmente problemático es el tema de la corrupción, fenómeno que en general se asume como
extendido, pero cuyas dimensiones son difíciles de estimar. Las razones por las cuales existe hoy
corrupción en la administración pública son muchas. Tiene que ver con la "naturalización" o
institucionalización de la corrupción pública en los últimos lustros, con la improvisación con la cual
se impulsan los diversos programas, la debilidad en la construcción de la capacidad institucional del
Estado -que dificulta el seguimiento de la ejecución presupuestaria-, así como con la desconfianza
del gobierno en relación a las denuncias de corrupción, entendidas en la mayor parte de la ocasiones
como propaganda opositora. Es notoria la ausencia de un poder contralor suficientemente autónomo
y la debilidad, y limitada legitimidad, del poder judicial. Probablemente también incide el cálculo
político a corto plazo que lleva a intentar conservar apoyos, o por lo menos evitar rupturas públicas
con funcionarios cuyas prácticas ilícitas han sido descubiertas. A pesar de que el tema de la
corrupción llegó a ser en el discurso electoral de Chávez prácticamente el eje de deslinde básico
entre la vieja Venezuela de la Cuarta República y la nueva Venezuela que había que construir, el
combate a ésta ha pasado a un segundo plano en las prioridades gubernamentales y no han sido
desarrolladas políticas, normas, ni acciones sistemáticas destinadas a erradicarla. De la formulación
de efectivas políticas públicas destinadas a la reducción de la corrupción depende en buena medida
la legitimidad del gobierno.

Por último, el proyecto de cambio requiere procesos de institucionalización organizativos, tanto


sociales como políticos. En ausencia de instancias colectivas de debate, confrontación de ideas y
elaboración de políticas, se refuerza un liderazgo unipersonal. Parece haberse entrado en un círculo
vicioso en el cual, para evitar confrontaciones internas y posibles divisiones, en lugar de generar
mecanismos de procesamiento institucional y democrático de las diferencias, se reafirma el
liderazgo unipersonal del presidente. Es este el caso, por ejemplo, en la selección de los candidatos
del gobierno para alcaldes y gobernadores para las elecciones del 2004. La ausencia de mediaciones
organizativas entre el líder y los sectores populares, reivindicado por muchos como una virtud,
constituye una importante fuente de vulnerabilidad de todo el proceso.

6. Comentario final

Por limitaciones de espacio y de tiempo son muchos los temas importantes que no fueron abordados
en este texto. Se hace necesario sin embargo concluir con referencias breves a dos que constituyen
ausencias notorias. La primera se refiere a las consecuencias de haber optado por una política
internacional autónoma y sus implicaciones en las difíciles relaciones que se han mantenido con el
gobierno de los Estados Unidos, así como las formas en que se articula el proyecto político y de
desarrollo nacional con las posturas que ha venido asumiendo el gobierno en las negociaciones
comerciales internacionales. Después de una primera fase en la cual había poca correspondencia
entre los señalamientos geopolíticos de carácter general enunciados por el Presidente en los foros
internacionales, y las posturas que asumían los representantes de Venezuela en las diferentes
negociaciones internacionales, durante el año 2003 se han logrado niveles crecientes tanto de
coherencia como de capacidad propositiva y negociadora. [57]

La segunda se refiere a lo con seguridad constituye el cambio más importante que se ha dado en
Venezuela a lo largo de los últimos cinco años: las transformaciones en la cultura política y los
procesos de inclusión, la incorporación como sujetos de la acción política y organizativa de las
mayorías pobres del país que se encontraban no sólo históricamente, sino -en tiempos recientes-
crecientemente excluidas. Ha sido ésta la más importante conquista en dirección de una sociedad
más democrática. El significado de estas transformaciones se expresó con contundencia en la
respuesta de los sectores populares al golpe de Estado que los partidos de oposición, las
organizaciones empresariales, los medios, la jerarquía eclesiástica y algunos militares de alto rango
llevaron a cabo el 11 de abril del 2002.

*Edgardo Lander
Sociólogo, profesor titular de la UCV
[1] Este texto es uno de los resultados del proyecto del proyecto investigación La política y el
sistema político en la actual coyuntura venezolana financiado por el Consejo de Desarrollo
Científico y Humanístico de la Universidad Central de Venezuela.

[2] No se trata ni de un proyecto socialista, ni de un proyecto básicamente estatista. Mientras que en


la mayor parte de los documentos doctrinarios iniciales aparece el Estado como eje articulador
principal de la transformación de la sociedad, para el momento de la Constitución el papel del
Estado ha sido acotado al interior de una economía de mercado con un peso preponderante de la
actividad privada. Ver: Yrayma Camejo, "Estado y mercado en el proyecto nacional-popular
bolivariano", Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales, vol. 8, septiembre-diciembre,
2002.

[3] "El «bolivarianismo» que inspira este movimiento no conforma una doctrina ni un cuerpo
teórico que pueda utilizarse para solucionar los problemas reales que enfrenta la sociedad, es más
bien un espacio en el cual se le asigna contenido metafórico a la sociedad venezolana. (Alberto
Müller Rojas, Epoca de revolución en Venezuela, Solar Editores, Caracas, 2001, p. 90). A través de
la formación de símbolos se refuerzan los valores que nos define nacionalmente; de esta manera se
forma a través del fortalecimiento de la figura del Libertador, matizándola con dos figuras
emblemáticas: Ezequiel Zamora y Simón Rodríguez quienes le conceden el carácter igualitario y
revolucionario al movimiento, para diferenciarse de las invocaciones bolivarianas que
tradicionalmente se habían realizado para sostener la hegemonía de las élites políticas y económicas
del país. Así, Ezequiel Zamora le da sentido estratégico al discurso bolivariano por el liderazgo que
ejerció en los pardos, negros e indios, población segregada social y políticamente del Estado en su
lucha igualitaria contra los blancos criollos; y el educador Simón Rodríguez, maestro del Libertador
le otorga el carácter revolucionario porque es el símbolo de la investigación científica, de la
educación y de los problemas de la producción económica, de la idea de república y ciudadanía y de
la importancia de ajustar estos valores universales en proyectos políticos que respondan a
especificidades nacionales.(Müller Rojas, pp. 90-98)" Yrayma Camejo, op, cit. p. 18.

[4] El atropello con el cual se realizaron las últimas discusiones permitió incluso que se incluyera a
última hora, sin un debate expreso, y sin que la mayoría de los miembros de la Asamblea estuviesen
al tanto de lo que estaban aprobando, la posibilidad privatización de las empresas filiales de
Petróleos de Venezuela.

[5] "Artículo 112.Todas las personas pueden dedicarse libremente a la actividad económica de su
preferencia, sin más limitaciones que las previstas en esta Constitución y las que establezcan las
leyes, por razones de desarrollo humano, seguridad, sanidad, protección del ambiente u otras de
interés social. El Estado promoverá la iniciativa privada, garantizando la creación y justa
distribución de la riqueza, así como la producción de bienes y servicios que satisfagan las
necesidades de la población, la libertad de trabajo, empresa, comercio, industria, sin perjuicio de su
facultad para dictar medidas para planificar, racionalizar y regular la economía e impulsar el
desarrollo integral del país."

[6] "Artículo 115. Se garantiza el derecho de propiedad. Toda persona tiene derecho al uso, goce,
disfrute y disposición de sus bienes. La propiedad estará sometida a las contribuciones, restricciones
y obligaciones que establezca la ley con fines de utilidad pública o de interés general. Sólo por
causa de utilidad pública o interés social, mediante sentencia firme y pago oportuno de justa
indemnización, podrá ser declarada la expropiación de cualquier clase de bienes."

[7] "Artículo 301. El Estado se reserva el uso de la política comercial para defender las actividades
económicas de las empresas nacionales públicas y privadas. No se podrá otorgar a empresas y
organismos o personas extranjeros regímenes más beneficiosos que los establecidos para los
nacionales. La inversión extranjera esta sujeta a las mismas condiciones que la inversión nacional."

[8] "Artículo 302. El Estado se reserva, mediante la ley orgánica respectiva, y por razones de
conveniencia nacional, la actividad petrolera y otras industrias, explotaciones, servicios y bienes de
interés público y de carácter estratégico. El Estado promoverá la manufactura nacional de materias
primas provenientes de la explotación de los recursos naturales no renovables, con el fin de
asimilar, crear e innovar tecnologías, generar empleo y crecimiento económico, y crear riqueza y
bienestar para el pueblo."

[9] "Artículo 305. El Estado promoverá la agricultura sustentable como base estratégica del
desarrollo rural integral, y en consecuencia garantiza la seguridad alimentaria de la población;
entendida como la disponibilidad suficiente y estable de alimentos en el ámbito nacional y el acceso
oportuno y permanente a éstos por parte del público consumidor. La seguridad alimentaria deberá
alcanzarse desarrollando y privilegiando la producción agropecuaria interna, entendiéndose como
tal la proveniente de las actividades agrícola, pecuaria, pesquera y acuícola. La producción de
alimentos es de interés nacional y fundamental al desarrollo económico y social de la Nación."
"Artículo 83. La salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará
como parte del derecho a la vida. El Estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la
calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Todas las personas tienen derecho
a la protección de la salud, así como el deber de participar activamente en su promoción y defensa,
y el de cumplir con las medidas sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de conformidad
con los tratados y convenios internacionales suscritos y ratificados por la República." "Artículo 84.
Para garantizar el derecho a la salud, el Estado creará, ejercerá la rectoría y gestionará un sistema
público nacional de salud, de carácter intersectorial, descentralizado y participativo, integrado al
sistema de seguridad social, regido por los principios de gratuidad, universalidad, integralidad,
equidad, integración social y solidaridad. El sistema público de salud dará prioridad a la promoción
de la salud y a la prevención de las enfermedades, garantizando tratamiento oportuno y
rehabilitación de calidad. Los bienes y servicios públicos de salud son propiedad del Estado y no
podrán ser privatizados. La comunidad organizada tiene el derecho y el deber de participar en la
toma de decisiones sobre la planificación, ejecución y control de la política específica en las
instituciones públicas de salud." "Artículo 85. El financiamiento del sistema público de salud es
obligación del Estado, que integrará los recursos fiscales, las cotizaciones obligatorias de la
seguridad social y cualquier otra fuente de financiamiento que determine la ley. El Estado
garantizará un presupuesto para la salud que permita cumplir con los objetivos de la política
sanitaria. En coordinación con las universidades y los centros de investigación, se promoverá y
desarrollará una política nacional de formación de profesionales, técnicos y técnicas y una industria
nacional de producción de insumos para la salud. El Estado regulará las instituciones públicas y
privadas de salud."

[10] Provea: Derechos Humanos Coyuntura, nº 41, Número especial "¿Sí o no?: Pistas para un voto
razonado", Caracas, diciembre de 1999.
[11] Para una discusión detallada de estas reorientaciones de la política petrolera venezolana, ver
los textos incluidos en: "La reforma petrolera en Venezuela" (Tema central), Revista Venezolana de
Economía y Ciencias Sociales, vol. 8, nº 2, mayo-agosto, 2002; y Bernard Mommer, "Petróleo
subversivo", en Steve Ellner y Daniel Hellinger (editores), La política venezolana en las época de
Chávez, Editorial Nueva Sociedad, Caracas, 2003.

[12] El promedio de la inflación en la década anterior había sido de 50,5%, llegando a un pico de
99,9% en el año 1996. Banco Central de Venezuela. Página web http;//www.bcv.org.ve/

[13] Consecuencia de esta decisión política es un aumento significativo de la deuda pública interna,
el alza de las tasas de interés y incremento de las ganancias del sector financiero.

[14] Gaceta Oficial N° 5.390 Extraordinario de fecha 22 de octubre de 1999 En Pantín y Asociados,
[http://comunidad.vlex.com/pantin/pinversiones.html]. Esta ley contiene las orientaciones básicas
de protección de la inversión extranjera contenidas en la mayor parte de los tratados internacionales
de libre comercio más recientemente negociados. Establece una definición amplia de inversión, el
derecho al trato nacional (pudiéndose reservar determinados sectores para el Estado o para el
inversionista venezolano); las inversiones no requerirán autorización previa, salvo en caso en que la
ley expresamente lo indique; se introduce el concepto de "medidas equivalente a la expropiación".
En caso de expropiación, la indemnización será a precios de mercado y estás "serán abonadas en
moneda convertible y serán libremente transferibles al exterior." Las controversias entre
inversionista y el Estado venezolano no se abordarán en los tribunales nacionales, sino por vía
diplomática, o en un tribunal arbitral internacional.

[15] Gaceta Oficial N° 36.920 de fecha 28 de marzo del año 2000. En Pantín y Asociados
[http://comunidad.derecho.org/pantin/telecomunicaciones.html].

[16] República de Venezuela, Ministerio de Planificación y Desarrollo,


[http://www.mpd.gov.ve/pdeysn/plan.htm].

[17] Leonardo Vera, "¡El balance es neoliberal!", Venezuela Analítica, 23 de julio de 2001
[http://www.analitica,com/va/economia/opinion/1338346.asp]; Humberto García Larralde,
"Limitaciones de la política económica actual: la ideología económica y el deterioro del bienestar
del venezolano", Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales, vol. 6, nº 1, enero-abril,
2000. Para otra perspectiva ver: Dick Parker, "¿Representa Chávez una alternativa al
neoliberalismo?",Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales, vol. 9, nº 3, mayo-agosto,
2003.
[18] Vladimir Hernández Lavado, "Riesgo país subió 930 puntos básicos" El Nacional, Caracas, 1º
de junio, 2002. En el año siguiente, después de la recuperación de la producción petrolera, la cifra
desciende en forma continua, llegando a 522 puntos para final de 2003. (Banco Mercantil, Caracas,
30 de diciembre 2003). [http://www.bancomercan til.com/mercprod/site/home].

[19] De acuerdo a Lope Mendoza, presidente de Conindustria, durante el período 1999-2002, se


produjo una fuga de capitales por un monto total de 33.179 millones de dólares, superior a la cifra
total de los cuarenta años anteriores. Mariela León, El Universal, Caracas, 6 de febrero de 2003.

[20] Banco Central de Venezuela, Formación Bruta de Capital Fijo por Sectores Institucionales,
[http://www.bcv.org.ve/excel/7_1_4.xls?id=112].

[21] Idem.

[22] Banco Central de Venezuela, Producto Interno Bruto a Precios Constantes, en Información
Estadística de página web del BCV, [http://www.bcv.org.ve/]

[23] Banco Central de Venezuela, Tasa de Ocupación por Rama de Actividad Económica, en
Información Estadística de página web del BCV, [http://www.bcv.org.ve/].

[24] Este conjunto de leyes fue decretada por el Presidente Chávez de acuerdo a la atribución que le
otorgó la Asamblea Nacional mediante la "Ley que Autoriza al Presidente de la República para
dictar Decretos con Fuerza de Ley en las materias que se delegan" (Ley Habilitante 2000) de
septiembre del año 2000.

[25] Ley de Transformación del Fondo de Inversiones de Venezuela en el Banco de Desarrollo


Económico y Social de Venezuela (Decreto Nº 1.274).

[26] Ley Para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria (Decreto Nº 1.547)

[27] "El presente Decreto Ley tiene como objeto crear, estimular, promover y desarrollar el Sistema
Microfinanciero orientado a facilitar el acceso a los servicios financieros y no financieros, en forma
rápida y oportuna, a las comunidades populares y autogestionarias, las empresas familiares, las
personas naturales auto empleadas o desempleadas y cualesquiera otras formas de asociación
comunitaria para el trabajo, que desarrollen o tengan iniciativas para desarrollar una actividad
económica, a objeto de integrarlas en las dinámicas económicas y sociales del país".

[28] (Decreto Nº 1.532). "Al Fondo Único Social le corresponde concentrar y coordinar los
procesos de captación, administración e inversión de los recursos para optimizar el desarrollo y
ejecución de políticas, planes y programas destinados a favorecer y fortalecer el desarrollo social, la
salud integral y la educación. Le compete impulsar la economía popular, promover el desarrollo de
microempresas y cooperativas como formas de participación popular, en la actividad económica y
en la capacitación laboral de jóvenes y adultos." [http://www.oaef.gov.ve/Publicaciones2/Informes/Impacto
%20Economico/2002/Habilitante

[29] Ley de Reforma Parcial de la Ley Especial de Asociaciones Cooperativas (Decreto Nº 1.327)

[30] Decreto Nº 1.524, en Pantin y Asociados, Leyes de Venezuela,


[http://comunidad.derecho.org/pantin/legis.html

[31] Decreto Nº 1.546, en Pantin y Asociados, op. cit.

[32] Decreto Nº 1.510, en Pantin y Asociados, op. cit.

[33] Resulta interesante que mientras algunos de los críticos más radicales del gobierno de Chávez
lo critican por comunista (Emeterio Gómez, "La unidad de la oposición", El Universal, 4 de mayo,
2003 Caracas) otros lo critican con similar radicalidad acusándolo de neoliberal (Heinz Sonntag
"Giordani, el ignorante", El Universal, Caracas, 21 de junio, 2003).

[34] De acuerdo a Cisor, "Las acciones de la política social se han orientado más a la supresión de
limitaciones políticas (falta de poder y de contextos para participar) y culturales (ausencia de
reconocimiento y desvalorización de los estilos de vida), que a la remoción de obstáculos de
naturaleza económica (pobreza e inequidad)". Desde ese punto de vista, no parece enrumbarse la
política social a subsanar las privaciones de libertad o limitaciones que ocasionan las injusticias
socioeconómicas. Esto es debido a que la pobreza, desde la perspectiva del actual gobierno, es
producto no de las condiciones de productividad, sino de las relaciones sociales de dominación y
explotación." Matilde Parra y Tito Lacruz, Seguimiento activo a los programas sociales en
Venezuela, Caso de los Multihogares de Cuidado Diario, Informe final, Cisor Centro de
Investigaciones en Ciencias Sociales, Proyecto Observatorio Social, Caracas, abril de 2003.
[http://www.apalancar.org/archivos/1006/Seguimiento%20Programas%20Sociales%20GSCESAP.pdf], p. 80.

[35] "Hay una orientación hacia el estímulo de modos de organización relacionados con la
economía social. Así, las cooperativas se consideran como instrumentos ideales para la política
social, pues: favorecen la organización de base; fomentan el empleo; eliminan la intermediación
entre la producción y el comercio. Al ser el problema de la exclusión social causado por una
situación de mala distribución de la riqueza y de una exclusión política, la solución se encuentra
entonces en una mejor participación en la distribución de bienes y en modos participativos y
democráticos de organización social. Por esto temas como la economía social, la democratización
de la distribución de las tierras, la reestructuración del régimen de remuneraciones y el fomento de
las organizaciones de base aparecen como soluciones al problema social. La participación se
convierte en una herramienta para la transformación de las condiciones de vida." Idem. p. 39.
[36] "La política social planteada es una política de propagación de la ciudadanía, pero entendida
como aquella que haga efectivos todos los derechos humanos; y las disposiciones constitucionales
de 1999 amplían considerablemente la extensión de estos derechos." Idem, p, 80.

[37] Gregory Wilpert, "Mission Impossible? Venezuela’s Mission to fight Poverty", Caracas, 2003
(mimeo).

[38] Matilde Parra y Tito Lacruz, op. cit, Cuadro 3, Porcentaje del Gasto Público y del Gasto Social
dentro del PIB. 1988-2001, p. 36.

[39] Asamblea Nacional, Gaceta Oficial N° 37.600 de fecha 30 de diciembre de 2002, en Pantín y
Asociados, [http://comunidad.vlex.com/pantin/socialintegral.html

[40] Dick Parker, op. cit., p. 106. Para una evaluación de esta ley ver: Absalón Méndez Cegarra, "El
zigzagueante camino de la reforma segurista en Venezuela", Revista Venezolana de Economía y
Ciencias Sociales, vol. 9, nº. 3, 2003.

[41] Fundación Escuela De Gerencia Social, Ministerio de Planificación y Desarrollo, "Equidad y


educación en Venezuela: breve caracterización del sistema escolar venezolano", Boletín Social nº 1,
Caracas, noviembre-diciembre 2003. [http://www.gerenciasocial.org.ve/boletinsocial/bs_01_estudio.pdf

[42] El balance más sistemático y confiable sobre los resultados de la gestión pública referida a los
derechos económicos, sociales y culturales es el informe que produce todos los años el Programa
Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea). [http://www.de rechos.org.ve/].

[43] Banmujer... el banco diferente. [http://www.banmujer.gov.ve/

[44] Instituto Nacional de Tierras, Proyectos agroproductivos que impulsa el INTI,


[http://www.gobiernoenlinea.ve/Gobierno_Aldia/INTI.pdf]. De acuerdo a este instituto, la meta
para el año 2003 es la entrega de 2 millones de hectáreas, acompañadas de los programas de apoyo
correspondientes. Instituto Nacional de Tierras, Derecho a la tierra,
[http://www.derechos.org.ve/situacio/informes/anual/15/DereTierra.html].

[45] Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea),Situación de los


Derechos Humanos en Venezuela, Caracas, diciembre 2003 Capítulo "Derecho a la tierra".
(Provea).

[46] Este programa tiene por objeto: "Promover y estimular el desarrollo de las pequeñas y
medianas industrias (Pymis) y las cooperativas que estén ubicadas en el país, sean productoras de
bienes, ejecutoras de obras o prestadoras de servicios, mediante el establecimiento de márgenes de
preferencia, contratos reservados y la utilización de esquemas de contratación que impliquen la
incorporación de bienes con valor agregado nacional, transferencia de tecnología, y la incorporación
de recursos humanos, en los procedimientos de selección de contratistas regidos por el Decreto de
Reforma Parcial de la Ley de Licitaciones, así como en la contratación de servicios profesionales."
Gaceta Oficial No. 37.494 del 30 de julio de 2002
[http://www.snc.gov.ve/archivos/Decreto1892.doc]. Este decreto ha tenido un significativo impacto
en las compras gubernamentales de obras, bienes y servicios a las pequeñas y medianas industrias y
las cooperativas. Ver: República Bolivariana de Venezuela, Comisión Presidencial de Compras,
Ejecución de la programación de las compras programadas del segundo semestre del 2002 y
aplicación del Decreto 1892, Período agosto al 8 de noviembre.
[www.snc.gov.ve/archivos/informe_2002.pdf].

[47] De acuerdo al equipo que ha trabajo estas propuestas en el Ministerio de Planificación y


Desarrollo, la economía social "es una economía alternativa", donde "privan las prácticas
democráticas y autogestionarias". Está "motorizada por las formas de trabajo asociado y no
asalariado" y "la propiedad sobre los medios de producción es colectiva (salvo en el caso
excepcional de las microempresas)". Está "centrada en el reparto igualitario del excedente", es
"solidaria con el entorno social en que se desarrolla" y está "aferrada a su propia autonomía frente a
los centros monopólicos del poder económico o político". Está orientada por los siguientes
principios éticos: "1. La expansión de los valores democráticos y libertarios hacia todas las prácticas
sociales. 2. El compromiso de hermandad y solidaridad con los entornos comunitarios y laborales
en que nos movemos. 3. El encuentro igualitario con el otro. 4. La lucha por la plena libertad y
dignificación de nuestras naciones. 5. El profundo amor hacia la tierra y la naturaleza. 6. El respeto
absoluto por los derechos humanos. 7. La prioridad del interés general sobre los intereses
individuales." República Bolivariana de Venezuela, Ministerio de Planificación y Desarrollo,
Coordinación de Economía Social, Sobre el sistema de economía social [http://www.economia
social.mpd.gov.ve/]. Para una discusión más amplia del sentido de de la economía social dentro del
proyecto de cambio en Venezuela, ver: Enrique Vila Planes, "La economía social del proyecto
bolivariano", Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales, vol. 9, nº 3, septiembre-
diciembre 2003.

[48] Gaceta Oficial N° 37.463 de fecha 12 de junio de 2002, en Pantin y Asociados.


[http://comunidad.vlex.com/pantin/g37463l.html

[49] Ministerio de Interior y Justicia, Los Consejos Locales de Planificación Participativa,


[http://www.mij.gov.ve/Arch_ZIP_PDF/Consejos%20Locales.pdf]
[50] Hidrovén, Primer Encuentro Nacional de Experiencias Comunitarias en Agua Potable y
Saneamiento [http://www.hidroven.gov.ve/Articulos/Evento%20Comunitario.html] "Decreto N°
1.666,Medianteel cual se inicia el proceso de regulación de la tenencia de la tierra en los
asentamientos urbanos populares"

[51] Gaceta Oficial Nº 37.378, 4 de febrero de 2002, en Pantin y Asociados,


[http://comunidad.vlex.com/pantin/d1666.html

[52] De acuerdo al gobierno, al finalizar el año 2003, se había superado las metas establecidas con
un total de un millón setenta mil venezolanos alfabetizados. Ministerio de Comunicación e
Información, Dirección de Prensa Presidencial, "Misión cumplida. Un millón setenta mil
venezolanos ya saben leer y escribir", Caracas, 10 de diciembre, 2003.

[53] Provea, Situación de los Derechos Humanos en Venezuela, op. cit. pp. 153-188.

[54] República Bolivariana de Venezuela. Programa Nacional Barrio Adentro.


[http://www.barrioadentro.gov.ve/modules.php?na me=News&file=article&sid=16].

[55] Petróleo, aluminio, generación y transmisión de electricidad, agua potable y saneamiento,


sistema ferroviario, metros urbanos, puentes sobre el río Orinoco, etc.

[56] Los lineamientos principales de esta política de desarrollismo cepalino, caracterizada como
proyecto de desarrollo endógeno, están contenidas en: Ministerio de Producción y Comercio,
Declaración de Pozo de Rosas: Principios rectores de la política industrial de la República
Bolivariana de Venezuela, Caracas, s/f. (mimeo)

[57] Las posturas de Venezuela en torno a las negociaciones de la Organización Mundial de


Comercio (OMC) y el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) pueden consultarse en las
siguientes publicaciones: Ministerio de Producción y Comercio, La República Bolivariana de
Venezuela ante el ALCA, Reunión Ministerial de Miami, noviembre 2003; y Ministerio de
Producción y Comercio, Comisión Presidencial para el ALCA, Posición de Venezuela ante el Área
de Libre Comercio para las Américas, Caracas, noviembre 2003.

Cumplimiento de la legislación ambiental en América Latina y el Caribe

Cumplimiento de la Legislación Ambiental en América Latina y el Caribe

GIL NOLET

Introducción
Cada vez se reconoce más la necesidad de hacer cumplir con eficacia la legislación sobre medio
ambiente en América Latina y el Caribe. En la Declaración de Santa Cruz de la Sierra (diciembre de
1996), se afirma que los países elaborarán "mecanismos nacionales para el cumplimiento eficaz de
nuestras leyes y disposiciones pertinentes y de las correspondientes normas internacionales".

El reconocimiento político de la importancia del cumplimiento de la legislación ambiental


seguramente deriva de la conciencia de que la medida en que la política pública puede mejorar la
calidad del medio ambiente depende no sólo de la idoneidad intrínseca del diseño de la política,
sino también de la eficacia con que se la haga cumplir. Políticas que al principio parecen
prometedoras pueden con el tiempo demostrar ser inadecuadas si son difíciles de aplicar o si se
aplican en forma demasiado negligente. La ejecución de una estrategia de desarrollo sostenible
exige, para tener éxito, prestar cuidadosa atención a las consecuencias ambientales de las
actividades económicas. Desconocer estos efectos ambientales o pensar que carecen de
consecuencias puede socavar la salud humana y de los ecosistemas, así como la base de recursos de
la que en última instancia depende el desarrollo económico (Tietenberg, 1996).

El cumplimiento de la legislación ambiental puede definirse en términos generales como "el


conjunto de medidas que los gobiernos y otras entidades pueden adoptar para alentar e imponer el
cumplimiento de los requisitos ambientales" (Wasserman, 1994). La aplicación de la legislación
ambiental es obviamente importante para proteger la calidad del medio ambiente y la salud pública.
Cuando se proyectan y aplican con eficacia medidas en esta esfera, la aplicación coercitiva de la
normativa ambiental también contribuye a fortalecer la credibilidad de los requisitos sobre medio
ambiente, a garantizar la equidad y a reducir los costos y la responsabilidad civil (Wasserman,
1994). En general, la ausencia de una respuesta oficial a las violaciones podría socavar la
credibilidad de la legislación y de los organismos gubernamentales de control del medio ambiente.
Esta falta de credibilidad, a su vez, puede imponer un costo importante a la economía y conspirar
contra los empeños por atraer inversiones. Además, en un sistema que no cuente con un orden de
prioridades coherente y con una política sistemática encaminada a detectar las industrias
contaminantes, los costos de perseguir el control de la contaminación serán excesivos. En este caso,
el control se hace donde se ofrece menor resistencia y no donde los costos son más bajos o los
beneficios mayores (World Bank, 1996).

Sin embargo, todavía no se ha determinado a ciencia cierta cuál es la mejor manera de enfocar las
actividades de hacer cumplir la legislación ambiental para lograr eficiencia en función del costo
(para obtener el máximo beneficio en función del costo o el máximo beneficio neto). Ello depende
en buena medida de la idoneidad de las leyes y disposiciones ambientales, pero también de los
costos vinculados a las actividades encaminadas a hacerlas cumplir, como la supervisión, y la
disponibilidad de instrumentos y de capacidad institucional, incluido el poder judicial. En este
informe se describen algunos de los hechos recientes registrados a este respecto en América Latina
y el Caribe. También se procurará determinar si las multas ambientales pueden contribuir a la
generación de ingresos y se subrayarán algunos de los cambios que se están registrando en la esfera
del cumplimiento de la legislación ambiental mediante una creciente acción privada y el
cumplimiento voluntario. Si bien la aplicación de la legislación ambiental por entidades privadas
puede traer a esta esfera a protagonistas no tradicionales, como las organizaciones no
gubernamentales y las empresas privadas, los programas de observancia voluntaria se encaminan a
los posibles contaminadores ("la comunidad de entidades reguladas") para hacerlos más
responsables y estimularlos a cumplir las leyes y disposiciones sobre medio ambiente.

La aplicación de la legislación ambiental y las dificultades que plantea

Las publicaciones económicas sobre este tema se concentran en una serie de elementos que
incluyen la incidencia de los aspectos vinculados al cumplimiento de la legislación en la elección de
los instrumentos de política (Harford, 1978; Viscusi y Zeckhauser, 1979; Lee, 1984; Martin, 1984),
la eficacia de las técnicas vigentes en la materia (Russell, Harrington y Vaughan, 1986; Harrington,
1988; Russell, 1990) y sugerencias para mejorar el proceso encaminado a hacer cumplir esta
legislación (Russell, Harrington y Vaughan, 1986; Harrington, 1988; Russell, 1990). Un tema que
surge de estos trabajos es que en todas partes se observa un alto grado de incumplimiento. Además,
las carencias presupuestarias de los organismos públicos encargados de hacer cumplir la ley y las
limitaciones judiciales en materia de competencias de los organismos públicos encargados de esta
tarea (Russell, Harrington y Vaughan, 1986; Harrington, 1988; Russell, 1990) sugieren que no es
probable que los organismos judiciales y policiales tradicionales puedan responder en forma cabal
al deterioro ambiental resultante del incumplimiento de la legislación pertinente.

Los países de América Latina y el Caribe quedan incluidos en esta imagen general. En estudios
publicados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre los aspectos institucionales y
legales del medio ambiente en los países prestatarios se concluye que el incumplimiento de la
legislación ambiental se debe a la escasez de recursos humanos, materiales y financieros para una
gestión adecuada (Brañes, 1991; IDB, 1996). El estudio de 1996, sobre los países del Cono Sur,
llegó a la conclusión de que el cumplimiento de la legislación es la mayor limitación que enfrentan
los seis países que abarca el estudio, fundamentalmente debido a que los problemas que plantea
tradicionalmente han merecido escasa atención de parte de los legisladores, tendencia negativa que
persiste aún hoy.
Los problemas comunes vinculados al monitoreo, al acatamiento y al hacer cumplir la legislación
ambiental son el insuficiente valor social que le atribuye la opinión pública; la escasez de personal
de las instituciones responsables de la aplicación de las disposiciones pertinentes; carencias
judiciales, pues sólo un reducido número de jueces y de abogados están calificados en derecho
ambiental, y la falta de financiamiento de los programas. La creación de bases de datos confiables y
de instrumentos de control y supervisión resulta sumamente costosa. Además, el costo de mantener
una base de datos puede ser muy superior al de su creación. Algunos países han creado instituciones
pero aún no han logrado facultarlas para operar efectivamente. Otros países carecen aún de
infraestructura institucional (Tietenberg, 1996).

Un factor importante se vincula a un monitoreo y un control inadecuados. El estudio del BID sobre
el Cono Sur llega a la conclusión que en la Argentina, por ejemplo, la mayor parte de los
organismos de medio ambiente examinados están escasamente equipados, cuentan con un número
reducido de inspectores y demás personal de apoyo, tienen un presupuesto restringido y carecen de
incidencia política. Sin embargo, se observó que en muchos casos la supervisión del medio
ambiente estaba más avanzada a nivel provincial. Por ejemplo, Mendoza ha adoptado un sistema de
control del medio ambiente muy perfeccionado en el que los datos forman parte de un proceso de
formulación de la política.

No obstante, el caso de Mendoza bien puede ser una excepción a la norma general en América
Latina, donde los niveles inferiores de gobierno carecen de recursos suficientes para cumplir
adecuadamente sus nuevas responsabilidades. La aplicación de la normativa ambiental se está
transfiriendo cada vez más a organismos departamentales y locales, sin que se les dote de los
recursos necesarios (World Bank, 1997). En Bolivia, por ejemplo, la nueva ley de descentralización
transfiere las responsabilidades en materia de aplicación de la legislación ambiental y el sistema de
evaluaciones de efectos ambientales a los gobiernos locales pero la mayoría de ellos aún carece de
la organización institucional adecuada y de los recursos humanos necesarios para cumplir sus
funciones (IDB, 1996).

Pero el incumplimiento de las disposiciones también se debe a los defectos de las propias
disposiciones. Los esquemas reguladores vigentes no siempre son eficientes en función del costo en
comparación con otros enfoques posibles. Las reglamentaciones con frecuencia establecen
requisitos ambientales (normas ambientales, normas de funcionamiento y/o normas tecnológicas)
que es preciso controlar y hacer cumplir.1 Además, las propias normas deben fijarse de acuerdo con
las circunstancias y necesidades locales. El traslado de las normas internacionales puede ser
contraproducente puesto que pueden resultar imposibles de aplicar (Tietenberg, 1996). En
Venezuela, por ejemplo, el Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables
(MARNR) reconoció hace pocos años que la legislación penal ambiental del país era ineficaz
puesto que muchas normas técnicas se establecían con demasiada premura y resultaban confusas
(EWLA, 1995).

Sin embargo, existen algunas evidencias de que cada vez se está prestando mayor atención al
control ambiental y al cumplimiento de la legislación pertinente en América Latina y el Caribe. En
febrero de 1994, el Gobierno colombiano lanzó un nuevo programa de control y supervisión de la
contaminación que por primera vez permitirá que el Gobierno supervise la generación, el
tratamiento y la administración de los desechos industriales líquidos. El sistema estará respaldado
por una base de datos computarizada en la que se almacenará información sobre vertimientos,
permisos y licencias de fuentes industriales (Tietenberg, 1996). El acento que pone el Tratado de
Libre Comercio de America del Norte (TLCAN) en el cumplimiento de la legislación ambiental, ha
ejercido presión al Gobierno mexicano para actuar con mayor eficiencia en este campo (Gresham y
Bloomfield, 1995). Las disposiciones del TLCAN han creado una mayor conciencia y el
surgimiento de acciones para hacer cumplir la legislación ambiental por entidades privadas en el
país, y probablemente también en otros países de la región, sin duda, si se proponen incorporarse a
este Tratado.

El Gobierno de México ha adoptado varias medidas para mejorar la supervisión y el cumplimiento


de la legislación, incluyendo la promulgación de la ley ecológica general (1988) y el
establecimiento (1992) de la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (PROFEPA),
actualmente bajo la égida de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca
(SEMARNAP). México ha adoptado un programa de medio ambiente para 1995-2000 encaminado
a mejorar el cumplimiento de la legislación sobre medio ambiente. El programa también incluye
una serie de medidas preventivas innovadoras como las auditorías ambientales voluntarias (véase
más adelante), y el establecimiento de una página en la red electrónica en la que se estimula el
cumplimiento de la normativa ambiental. Estas acciones aparentemente se han reflejado en un
mayor empeño por hacer cumplir la legislación ambiental, conforme se indica en el informe anual
de la Comisión de Cooperación Ambiental del TLCAN (CEC, 1997).

A diferencia de México, en algunos países de la región la responsabilidad de hacer cumplir la


legislación ambiental sigue siendo competencia de los ministerios respectivos. En Chile, por
ejemplo, el organismo más importante en materia de aplicación de la legislación ambiental es el
Ministerio de Salud, debido al gran número de infracciones vinculadas a la legislación sanitaria
(IDB, 1996). En otros países, las autoridades reguladoras, como el servicio forestal, deben iniciar
toda acción administrativa para hacer cumplir las normas, pues sin ello el Procurador General
carece de autoridad para actuar (Lawyers Committee for Human Rights, 1998).

Multas ambientales: ¿Una posible fuente de financiamiento?

Se ha sostenido que un sistema legal ambiental eficiente y efectivo puede transformarse en un


importante instrumento para generar recursos destinados a proyectos ambientales y a evitar un
mayor deterioro del medio ambiente (López, 1994). Una legislación eficazmente aplicada que
establezca sanciones financieras sustanciales contra los infractores y exija una plena compensación
financiera por daños contra el medio ambiente podría ser una importante fuente de recursos que se
destinarían al financiamiento de nuevos programas de sostenibilidad. Sin embargo, como lo ha
demostrado la experiencia de los Estados Unidos con el "Superfund", presenta graves limitaciones
un sistema conforme al cual un organismo gubernamental trata de reunir recursos para su propio
uso a través de un sistema judicial. La Agencia de Protección Ambiental (EPA) ha gastado siete
dólares en gastos generales por cada dólar gastado en la descontaminación ambiental (López, 1994).

Cabe preguntarse si en realidad las multas impuestas por infracciones contra el medio ambiente
constituyen una fuente posible de ingresos para proyectos ambientales. En Brasil, se calcula que el
Instituto Brasileño del Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (IBAMA) recaudó entre
US$10 millones y US$12 millones por año en 1996 y 1997 mediante la aplicación de sanciones
pecuniarias (IDB, 1998). De acuerdo con la nueva ley de delitos contra el medio ambiente
promulgada por Brasil el 30 de marzo de 1998, una parte de los recursos recaudados por la
aplicación de multas contra infracciones ambientales debe ahora transferirse al Fondo Nacional del
Medio Ambiente (FNMA). Si el monto recaudado por la aplicación de las multas se mantiene en el
nivel de 1996-1997, esta asignación de recursos puede obviamente contribuir al sostenimiento
financiero a largo plazo del FNMA y, en tal sentido, contribuir al mejoramiento del medio
ambiente. El FNMA es el primero y más antiguo fondo establecido en Brasil y ha financiado
proyectos primordialmente destinados al control ambiental, a la creación de zonas protegidas y a la
educación en materia de medio ambiente. Más del 70% de los proyectos son ejecutados por
organizaciones no gubernamentales, grupos comunitarios y pequeños municipios. Sin embargo,
corresponde señalar que el Presidente Cardoso ha suspendido varias de las disposiciones de la
nueva ley.

No obstante, tal vez no debamos ser demasiado optimistas en cuanto a las posibilidades de
generación de recursos de la aplicación de sanciones a quienes cometen infracciones contra el
medio ambiente. En la Estrategia Financiera creada por Colombia para el sostenimiento de la
inversión ambiental para el período 1998-2007 se afirma que los ingresos provenientes de la
aplicación de multas (en el marco del Artículo 85 de la Ley de Medio Ambiente, Ley No. 99) hasta
ahora no han sido sustanciales, aunque pueden aumentar a medida que se extienda la aplicación de
la ley. De acuerdo con la Ley No. 99, las autoridades del medio ambiente pueden imponer multas
diarias por hasta 300 días de salario mínimo (en México, se admite la aplicación de multas
equivalentes a 20.000 veces el salario mínimo; IER, 1994, pág. 817). Sin embargo, aun en la
hipótesis más optimista, la Estrategia Financiera calcula que los ingresos por aplicación de multas a
los infractores se limitarían a US$6,4 millones en el período de diez años que abarca la estrategia,
probablemente debido a que es razonable esperar que un programa exitoso dé lugar a una mayor
observancia y, por tanto, a la aplicación de menos multas (pese a que se sugiere compensar esta
situación en parte fijando los montos de las multas en relación inversa al grado de cumplimiento
general).

Pero la Estrategia Financiera demuestra que, dentro de un contexto en el que se desarrollara un


espectro más amplio de instrumentos financieros, las multas pueden tener una incidencia
significativa. En muchos países de América Latina y el Caribe, no obstante, existe cierta renuencia a
permitir la asignación de los recursos obtenidos por la aplicación de multas a los infractores a
inversiones en el medio ambiente. En general, las multas pueden asignarse al mejoramiento
ambiental o transferirse a la tesorería general. La teoría económica tradicional apunta a una
preferencia por este último. La asignación de estos recursos a un propósito específico se considera
una restricción innecesaria de las posibilidades de gastarlos en forma más eficaz. Si el
mejoramiento del medio ambiente es el destino más eficaz, podría asignarse fondos de la tesorería
general a tal propósito. Pero si otros proyectos ofrecieran mayores tasas de rendimiento, ingresos
destinados a un propósito específico no podrían aplicarse a esas otras oportunidades (Tietenberg,
1996). La asignación de lo recaudado por la aplicación de multas no sólo podría conspirar contra
una asignación óptima de los recursos sino que podría constituir un incentivo para que las
autoridades del medio ambiente aplicaran sanciones pese a no ser ello de interés social para el país.
Por lo tanto, un sistema que la admita debe resolver estos aspectos en forma satisfactoria.

Enfoques alternativos para hacer cumplir la legislación ambiental: Asignación de la responsabilidad


a entidades privadas

A efectos de superar algunas de las limitaciones que enfrentan los organismos públicos encargados
de hacer cumplir la legislación ambiental, en particular la escasez de recursos y de personal, un
posible criterio sería asignar esta responsabilidad al sector privado. Esto puede complementar e
inclusive sustituir la acción de organismos públicos. Aunque en muchos casos la privatización, en
última instancia, transfiere totalmente una responsabilidad del Estado (como la protección contra
incendios) al sector privado, la aplicación de la ley no admite dicha estrategia. En general, aun en
países con regímenes privados firmes en materia de aplicación de la ley, el poder público retiene
una incidencia predominante. Cuando se autoriza la aplicación de la ley por entidades privadas, los
parlamentos, en su mayor parte, han actuado con cautela para no otorgarles demasiadas
competencias. Sin embargo, la acción privada para hacer cumplir la ley es un método cada vez más
utilizado para hacer cumplir la legislación y la normativa sobre medio ambiente (Tietenberg, 1996).
En forma similar a la acción por los poderes públicos, ésta estrategia puede constituir una fuente de
financiamiento mediante la asignación de lo recaudado por la aplicación de multas a proyectos
ambientales y, en forma más indirecta, haciendo más costoso el incumplimiento para quienes
contaminan el medio ambiente (Pearce, Ozdemiroglu y Dobson, 1997).

La aplicación de la ley por entidades privadas difiere de las acciones civiles más convencionales por
cuanto quien inicia la acción no procura primordialmente una compensación por daños relacionados
con la contaminación (excepto en los casos de acciones de responsabilidad civil), sino lograr que
quien ha causado la contaminación ambiental cumpla con las normas u obligar a un funcionario
público a cumplir sus responsabilidades legales.

En América Latina y el Caribe, la demanda es con frecuencia iniciada a partir de la percepción de la


infracción de un requisito de procedimiento o de un derecho fundamental a un medio ambiente
sano, que no se vincula necesariamente a normas específicas sobre eliminación de residuos. Donde
se aplica la ley mediante la presentación de demandas por entidades privadas, las autoridades del
Estado pueden ser designadas como receptoras de toda demanda, con plenos poderes para investigar
y fallar en torno a la misma, como ocurre en el caso de El Salvador (Navarrete López, 1994). En
Estados Unidos y Europa, la acción probablemente se concentre exclusivamente en la violación de
una norma específica sobre eliminación de desechos.

Los derechos de los ciudadanos a participar directamente en las acciones encaminadas a imponer el
cumplimiento de la legislación y la normativa ambientales varía de un país a otro. A diferencia de
los Estados Unidos, en la mayor parte de los países de la región, donde prevalece el derecho civil,
no se prevé la participación ciudadana en leyes ambientales específicas. En la mayoría de los países,
si existen disposiciones sobre acción ciudadana, en general derivan de la constitución o de los
códigos civiles. Por ejemplo, los códigos civiles disponen que los ciudadanos tienen el derecho
general de interponer una acción legal contra toda persona que no cumpla la ley (sin especificar que
se trate de leyes sobre medio ambiente). En otros países, los derechos de los ciudadanos se limitan a
la acción de demanda.
En México, los ciudadanos tienen derecho a interponer una demanda ante la PROFEPA en virtud de
la ley general sobre equilibrio ecológico y protección del medio ambiente. El sistema nacional de
denuncias sobre medio ambiente de El Salvador ofrece vías similares a sus ciudadanos (Navarrete
López, 1994).

Más recientemente, México promulgó un decreto que enmienda la ley (13 de diciembre de 1996)
que incluye un derecho a exigir la revisión de las decisiones gubernamentales y acciones legales
ante delitos contra el medio ambiente (CEC 1996). Sin embargo, las disposiciones hasta ahora no
han sido utilizadas, a casi dos años de la vigencia del decreto, lo que refleja cierta falta de
conciencia de la sociedad acerca de los instrumentos jurídicos a su alcance (IER, 1998).

En Argentina, a raíz de nuevas disposiciones que incluye la nueva Constitución nacional


enmendada, se amplió la legitimación procesal a las personas no directamente afectadas en sus
bienes o su salud personales. Los particulares interesados en los objetivos comunitarios sobre
calidad ambiental pueden ahora entablar acciones legales contra otros particulares o contra el
Gobierno (IDB, 1996).

El régimen más liberal parecería ser el de Brasil, donde cualquier ciudadano puede interponer una
acción ante los tribunales, inclusive en relación con los derechos que sobre calidad del medio
ambiente le otorga el Artículo 225 de la Constitución. Los ciudadanos interesados pueden también
impugnar las decisiones administrativas que no consideren de acuerdo con la ley. Dos
procedimientos son particularmente importantes: (1) la Acción Popular (Artículo 5, LXXIII de la
Constitución Federal) conforme a la cual cualquier ciudadano tiene derecho a impugnar una acción
administrativa por presuntos daños al medio ambiente (patrimonio público); y (2) las Acciones
Civiles Públicas (Artículo 129, III de la Constitución Federal) conforme a las cuales el Ministerio
Público y las ONG tienen legitimación procesal.

Se ha dicho que el Ministerio Público del Brasil es una institución única en América Latina. El
mismo opera con total independencia del Gobierno y se ha transformado en el principal demandante
en lo que atañe a la protección ambiental en el Brasil. En otros países, existen también otras
instancias que pueden entablar también acciones civiles, como es el caso del defensor del pueblo.

Interacción público/privada en la aplicación de la legislación sobre medio ambiente

Se podría suponer que la escasa intervención del Estado para hacer cumplir la legislación ambiental
incrementará los beneficios de una acción privada. Cabe esperar una mayor frecuencia y mayor
gravedad de infracciones en períodos en que disminuye la acción del Estado. De ello se deriva que
el nivel óptimo de aplicación de la legislación ambiental por entidades privadas esta en relación
inversa a la acción del Estado. En igualdad de condiciones, cabría esperar una mayor actividad
ciudadana en este sentido en los países donde disminuye la actividad del gobierno. Análogamente,
dentro de los países, cabría esperar una mayor actividad de las entidades privadas en la aplicación
de la legislación ambiental en los períodos de reducida actividad del Estado en este campo.

Sin embargo, es evidente que la acción privada para hacer cumplir la legislación ambiental tiene
también posibles desventajas para la sociedad. Un organismo público que haya articulado en forma
clara y efectiva una estrategia de asignación de sus recursos a actividades encaminadas a hacer
cumplir la legislación ambiental sufriría una subversión total de sus prioridades ante la actividad
privada en este campo. Responder a las denuncias y a las impugnaciones judiciales de sus
decisiones consume tiempo y recursos. Es necesario establecer un equilibrio para asegurar una
presión legítima aunque no excesiva de parte de las entidades privadas que se ocupan de hacer
cumplir la legislación (Tietenberg, 1996). En este informe, Tietenberg identifica dos problemas
específicos que plantea la aplicación de la legislación por entidades privadas: (1) las prioridades de
estas entidades para seleccionar las demandas no necesariamente coincidirán con las prioridades
sociales; y (2) sus acciones pueden no bastar para obtener el grado de control socialmente deseable.
Esto, sin embargo, no descalifica totalmente a la opción privada en este campo, de acuerdo con
Tietenberg. Una esfera en la que las entidades privadas pueden tener una ventaja es en la vigilancia
contra los organismos públicos que crean contaminación y la otra es la corrupción

Pese a que las instalaciones del Estado representan una proporción sustancial de los problemas de la
contaminación, en casi todos los países la aplicación de la legislación sobre control de la
contaminación plantea problemas especiales a la mayoría de los organismos públicos encargados de
hacer cumplir la legislación. Las pruebas parecen demostrar claramente que la acción del Estado en
el control de los organismos públicos contaminantes ha sido ineficaz y que el problema no radica en
la insuficiencia de recursos sino en la renuencia de las entidades públicas de control a utilizar los
recursos disponibles (Gelpe, 1989).

La acción pública y privada en el cumplimiento de la legislación puede complementarse. La acción


privada, en particular las acciones de los ciudadanos, puede cumplir algunas de las tareas de rutina,
dejando los problemas más graves al sector público. La concentración de la actividad de vigilancia
del Estado en los problemas más sustanciales tiene mucho sentido debido a la facilidad de transferir
información y experiencia de un caso al otro. Si la acción coercitiva fuera de exclusiva
responsabilidad del sector público, sin embargo, la concentración en las esferas prioritarias podría
abrir la posibilidad de que quienes crean contaminación en las zonas no controladas aprovechen esa
decisión. Ante lo que percibirían como un relajamiento del control del Estado, reaccionarían con un
menor cumplimiento de las normas. Dado que la acción privada no opera con el mismo conjunto de
prioridades que las entidades públicas, no se reduce la posibilidad de que exista un control privado
en las zonas no controladas por el Estado. Ante la permanente amenaza de la vigilancia privada, las
industrias contaminantes tienen razones permanentes para cumplir las normas, aún en los casos en
que el sector público se concentra en otras esferas. La propia existencia de la alternativa privada da
a la acción del Estado mayor flexibilidad en la orientación de sus recursos, flexibilidad que ofrece la
oportunidad de utilizar con mayor eficacia sus limitados recursos.

Sostenibilidad de las acciones privadas encaminadas a hacer cumplir la legislación ambiental

Por su propia naturaleza, una acción privada que alcanzara un éxito total acabaría por socavar su
razón de existir. Una vez que se ha obtenido un cumplimiento total, no existen más oportunidades
de demandas, independientemente de los incentivos que existan. Pero actualmente ninguno de los
procesos de acción privada para hacer cumplir la legislación ambiental enfrenta esa perspectiva
pues el grado de incumplimiento es sencillamente muy elevado.

¿Cómo pueden las entidades privadas encargadas de hacer cumplir la legislación mantener su aporte
al proceso? Para lograr la sostenibilidad del proceso es necesario una fuente de ingresos
autosostenible que cubra los costos de las demandas. El principio de que "quien pierde paga" en la
asignación de los costos legales, que ya forma parte del sistema legal de América Latina, ofrece un
vehículo totalmente razonable para cubrir estos costos. El reembolso de cada acción que logre éxito
ofrece los recursos para iniciar la acción siguiente. Toda vez que las denuncias tengan mérito, se
podrá reponer siempre el fondo.

Podría llevarse este criterio aún más lejos autorizando a que las multas sean directamente pagadas a
las entidades privadas encargadas de hacer cumplir la legislación, en lugar de destinarlas al
mejoramiento ambiental. En estos casos, las entidades privadas realizarían una actividad rentable, lo
que atraería a los cazadores de recompensas. Aunque este grado de incentivación podría ser
aconsejable en circunstancias específicas, es preciso reconocer sus peligros. Los cazadores de
recompensas sin duda aceleran el avance hacia un cumplimiento total de la normativa ambiental. En
los casos en que este cumplimiento total pueda no ser socialmente conveniente, esta aceleración
podría plantear problemas sustanciales. Dado que la experiencia de los Estados Unidos indica que el
reembolso de los honorarios de los abogados puede bastar para generarla.

Otras alternativas para hacer cumplir la legislación ambiental: La observancia voluntaria

En parte debido a la falta de recursos públicos para el control del medio ambiente y el cumplimiento
de la legislación pertinente, se está prestando mayor atención a la elaboración de estrategias que se
concentrarían en las actividades de prevención de las infracciones a la legislación sobre medio
ambiente. Estas estrategias se orientan hacia la propia comunidad regulada con el objetivo de
responsabilizar más a los posibles contaminadores en la aplicación de la legislación ambiental,
capitalizando otras tendencias tales como la creciente gestión ambiental de las empresas (en lo que
ha influido sustancialmente la reciente elaboración de las normas ISO 14.000) y el reconocimiento
de que la prevención de la contaminación presenta ventajas significativas frente a las medidas
correctivas (Stahl, 1994). Se están elaborando varios programas para promover la observancia
voluntaria por parte de la comunidad regulada: las auditorías ambientales, los programas de
extensión e incentivos, los programas de certificación, la educación ambiental y los requisitos sobre
divulgación.

Como mínimo, el objetivo de un programa de observancia voluntaria es crear conciencia en la


opinión pública como medio de imponer presión en el infractor para que cumpla con las normas.
Estudios realizados por el Banco Mundial indican que la simple información de la opinión pública
acerca de las infracciones puede ser un instrumento extraordinariamente eficaz para estimular la
observancia de las normas, en especial cuando no se dispone de criterios más convencionales
(World Bank, 1997). En América Latina también existen programas de información y de
divulgación. En San Pablo, por ejemplo, los niveles de la calidad del aire aparecen en indicadores
digitales automáticos ubicados en puntos estratégicos de la ciudad, junto con una lista de las
empresas que observan la legislación (IDB, 1996).

Otros programas más complicados fomentan el uso de sistemas de autocontrol y declaración.


Primordialmente para compensar la falta de recursos del Estado, se ha sugerido intensificar el uso
de este tipo de programas en América Latina (IDB, 1996). Brasil tiene alguna experiencia en
materia de autocontrol y declaración, aunque se ha señalado que rara vez se realizan auditorías o
inspecciones. En Minas Gerais, las actividades de supervisión (el muestreo y los análisis) son
realizadas por laboratorios y centros de investigación privados. En Belo Horizonte, la calidad del
aire es controlada por una red automática establecida por PETROBRAS, la empresa petrolera del
Brasil, como parte de los requisitos que impone el permiso pertinente (IDB, 1996).

Probablemente, los programas más avanzados de observancia voluntaria se vinculan a la auditoría


ambiental. A este respecto, México sin duda está a la vanguardia en América Latina. El PROFEPA
emprendió un ambicioso programa de auditorías ambientales voluntarias en 1992 para fomentar el
autocontrol. PROFEPA determina el alcance de la auditoría, supervisa la labor y el cumplimiento de
las acciones convenidas. PROFEPA también consulta periódicamente con representantes de los
sectores de la industria en torno a posibles modificaciones del programa. Una empresa que ha
ingresado al programa queda eximida de las inspecciones normales que realiza PROFEPA, a menos
que se entable una demanda pública. El proceso de auditoría consiste básicamente en tres.

La función de las cortes

Como se señaló antes, el poder judicial cumple una función crucial en el mejoramiento de la
observancia de la legislación ambiental, tanto a nivel de la aplicación de la legislación por parte de
organismos públicos como por parte de organismos privados, en especial cuando las partes privadas
tienen que recurrir a los tribunales. En el pasado, el recurso eficaz a los tribunales se veía limitado
por una serie de factores. Probablemente, el factor fundamental sea el que los tribunales no siempre
son la instancia adecuada para resolver conflictos. Los conflictos sobre el medio ambiente con
frecuencia no se adaptan al proceso judicial debido a la dinámica que plantean las numerosas partes;
el alto grado de incertidumbre científica; los enormes intereses económicos en juego, que plantean
la percepción de posibilidades económicas y la percepción del riesgo de deterioro ambiental, y el
carácter transnacional. Todos estos elementos plantean problemas procesales y a la acción
coercitiva de la justicia, que a veces se prestan más a otros contextos de solución de los conflictos.

Otros factores que limitan la acción son más inherentes a los propios tribunales. Los jueces carecen
de capacitación en legislación ambiental o no cuentan con un fácil acceso a las diversas leyes y
normas sobre medio ambiente. En otros casos, las exigencias para interponer una demanda son
sustanciales, existen barreras idiomáticas o carencias institucionales, también debido a los recursos
financieros limitados debido a que el poder judicial depende financieramente del Estado
(Llermanos, 1994). También se ha señalado que algunos tribunales tienen "una renuencia histórica a
sancionar a las industrias" (Llermanos, 1994), y/o una renuencia a imponer sanciones por actos que
no conllevan violencia contra las personas (Lawyers Committee for Human Rights, 1998).

En los últimos años, se han emprendido varias iniciativas para fomentar la incidencia de los
tribunales en la aplicación de la legislación sobre medio ambiente. En 1996, el BID aprobó
US$350.000 para una cooperación técnica regional destinada a fortalecer el sistema jurídico
ambiental en Centroamérica. El proyecto fue coordinado por la Comisión Centroamericana de
Medio Ambiente y Desarrollo (CCAD) y fue ejecutado por CEDARENA, un centro de derecho
ambiental establecido en Costa Rica. Este proyecto dio lugar a la preparación de materiales de
capacitación en forma de manuales sobre legislación ambiental que se distribuyeron entre los siete
países participantes (Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá).
En cada uno de estos países, se distribuyeron los manuales a través de las facultades de derecho
entre jueces, fiscales, abogados, autoridades del medio ambiente, ONG y universidades. Con base a
estos manuales, el proyecto ha dado lugar a la capacitación de casi 500 profesionales. En total se
organizaron 16 seminarios con el apoyo y la participación activa de las facultades de derecho y las
universidades. Además, el proyecto permitió fortalecer a las ONG dedicadas a la legislación
ambiental nacional mediante su participación en la preparación del material y de los seminarios de
capacitación.

Desde 1996, el BID ha aprobado una serie de proyectos de reforma judicial. En todos los casos en
que resulta viable y apropiado, el Banco incluye un componente de derecho ambiental en estos
proyectos, que normalmente se encamina a la capacitación y a facilitar el acceso a la justicia.

Existen también otras organizaciones que participan en la capacitación. En julio de 1996, el Centro
de Responsabilidad Gubernamental de la Universidad de Florida organizó un programa de
capacitación para jueces, fiscales y abogados en Brasil (Estado de Paraná) para el cual el Centro
preparó también un manual (Center for Governmental Responsibility, 1996). También en 1996, la
Defensoría del Pueblo de Colombia organizó un seminario para jueces regionales y de la Suprema
Corte destinado a brindarles instrucción en materia de legislación ambiental nacional. En el curso
del seminario, los jueces recibieron capacitación sobre las disposiciones legales que hacen
referencia a mecanismos tales como el derecho constitucional a la tutela y a acciones populares
(IER, 1996). En Paraguay, el Ministerio Público auspició 18 seminarios sobre derecho ambiental
para jueces y fiscales, aunque se ha informado que la asistencia fue escasa (Lawyers Committee on
Human Rights, 1998).

Pese a estas iniciativas internacionales, parecería necesario desplegar un esfuerzo mucho mayor. En
una publicación reciente titulada Judicial Reform and the Environment sobre reforma judicial y
medio ambiente, el Comité de Abogados de Derechos Humanos (Lawyers Committee for Human
Rights, 1998) formula una serie de recomendaciones encaminadas a facilitar el acceso a los
tribunales. Las recomendaciones se vinculan al mejoramiento de los procedimientos administrativos
y de supervisión y a permitir un mayor acceso privado a las cortes mediante modificaciones a la
norma de que "quien pierde paga" y a los requisitos de legitimación procesal y representación legal.

Aunque no se dispone de datos sobre un aumento del número de casos relacionados con el medio
ambiente interpuestos ante las cortes, hay indicaciones de que la capacitación tiene resultados
(Lawyers Committee for Human Rights, 1998). De acuerdo con algunos observadores, existen cada
vez más evidencias de litigios por cuestiones del medio ambiente en América Latina y el Caribe
(Gracer, 1995). En todo caso, se han registrado una serie de casos prominentes en los últimos dos
años. En 1993, el Tribunal Constitucional de Colombia declaró el derecho a un medio ambiente
limpio y sano como derecho fundamental, lo que significa que, si una persona entiende que se ha
violado ese derecho, puede invocar la acción de tutela y presentarse ante los tribunales. Los
funcionarios públicos encargados de la protección del medio ambiente están obligados a cumplir las
decisiones judiciales (EWLA, 1993). En Brasil, un juez federal de Mato Grosso, fundado en que el
gobierno no había consultado a las comunidades afectadas, en este caso una tribu indígena integrada
por 130 personas que vivían en una isla del Río Paraguay, instruyó una orden por la que prohibió
que el gobierno iniciara los trabajos del proyecto de la Hidrovía en los ríos Paraguay y Paraná (IER,
1998, 4 de febrero, pág. 99). En Chile, el proyecto maderero Río Cóndor en Tierra del Fuego fue
suspendido por varias demandas interpuestas ante los tribunales chilenos en las que se impugnaba la
legalidad de los estudios de los efectos ambientales realizados por la empresa Trillium. Fueron
iniciadas acciones judiciales por parte de parlamentarios y organizaciones no gubernamentales, y la
empresa Trillium interpuso también acciones legales para enfrentar las impugnaciones (IER, 1998).
Otros casos están pendientes: en Venezuela, los indios Pemon, que viven en la selva sudoriental de
Venezuela, han presentado una protesta por el tendido de una línea de energía eléctrica y han
iniciado acciones en las que impugnan el decreto gubernamental que abre el 40% de la reserva de la
selva de Imataca a la minería y la industria maderera (Decreto 1.850) y la construcción de un
oleoducto (IER, 1998).

Comentarios finales

Al panorama que se acaba de esbozar se suma el reconocimiento de los encargados de la


formulación de políticas, las instituciones de financiamiento, las autoridades ambientales y los
organismos encargados de hacer cumplir la legislación sobre medio ambiente acerca de la necesidad
de seguir empeñados en el fomento de la capacidad institucional, en facilitar el acceso a la
información, el intercambio de experiencias y la elaboración de prácticas óptimas y de nuevos
criterios de apoyo.

El EPA de los Estados Unidos y el Ministerio de Medio Ambiente de los Países Bajos, con el apoyo
de otras varias organizaciones, han creado la Red Internacional sobre Ejecución y Cumplimiento de
la Normativa Ambiental (INECE). Una de sus actividades principales es la celebración periódica de
la Conferencia Internacional sobre Observancia y Aplicación de la Legislación Ambiental. El
material que se presenta en estas conferencias y sus actas han contribuido a la elaboración de una
cantidad sustancial de publicaciones sobre aplicación de la legislación ambiental. La Quinta
Conferencia se celebró en Monterrey, California, Estados Unidos, del 16 al 20 de noviembre de
1998.

La Organización de los Estados Americanos ha tomado la delantera en la creación de una red


continental de "funcionarios y expertos en derecho ambiental y en su ejecución y cumplimiento",
como lo establece el Plan de Acción de la Cumbre de las Américas sobre Desarrollo Sostenible
celebrada en Bolivia. Se espera que esta red concentre sus actividades en facilitar el intercambio de
conocimientos y experiencias, y constituya un punto de contacto para las tareas de cooperación y
capacitación.

El Centro de Derecho Ambiental Internacional (CIEL) ha presentado una propuesta al Fondo


Multilateral de Inversiones (FOMIN) para financiar una base electrónica de datos sobre leyes y
normas ambientales para América Latina y el Caribe a efectos de facilitar el acceso a sus
disposiciones y requisitos, en la esperanza de que con ello se logre una mayor observancia.

En Colombia, representantes de grupos tales como los mencionados en este trabajo han organizado
mesas redondas nacionales para explorar las formas de maximizar el uso de los instrumentos
jurídicos a los efectos de fomentar la observancia de la legislación ambiental. Estas mesas redondas
podrían servir de modelo para otros países de América Latina y el Caribe.

NOTAS

1. Cada uno de estos enfoques tiene sus ventajas y desventajas en cuanto a la supervisión y la
aplicación coercitiva de las disposiciones. En el caso de las normas de funcionamiento, por ejemplo,
en cuyo contexto en general el cumplimiento se mide por muestreos, el control puede ser difícil y
costoso, según el tipo de instrumento que se necesite. En cuanto a las normas tecnológicas, por otra
parte, las mismas pueden inhibir la innovación tecnológica y la prevención de la contaminación. Por
lo tanto, el uso de normas específicas en ciertos sectores o casos exige un análisis económico
profundo para garantizar que los requisitos son eficientes en función del costo.

BIBLIOGRAFIA

Alanis-Ortega, G. "Private Enforcement of Environmental Regulations: El Tamarindo in Jalisco, México: A


Case Study." Washington, D.C.: Inter-American Development Bank, 1995.

Arbuckle, G., et al. Environmental Law Handbook. Rockville, Md.: Government Institutes, 1989.

Brañes, R. Institutional and Legal Aspects of the Environment, Including the Participation of
Nongovernmental Organizations in Environmental Management. Washington, D.C.: Inter-American
Development Bank, 1991.

Calderón Bartheneuf, José Luis. "The Environmental Audit in Mexico." (sin publicar), 1997.

Carmichael, T.A. "Citizenship Action and Environmental Pollution: The Case of Barbados." Washington,
D.C.: Inter-American Development Bank, 1995.
Center for Governmental Responsibility. Legal and Public Policy Program in Environmental Law for Judges,
Prosecutors, and Attorneys: A Model for Brazil. Miami, 1996.

Cohen, M. A. and P.H. Rubin. "Private Enforcement of Public Policy." Yale Journal on Regulation 3 (fall,
1985): 167-193.

Commission for Environmental Cooperation (CEC). Annual Report. Montreal, Canada, 1996.

Dewees, D. 1992. "Tort Law and the Deterrence of Environmental Pollution." Innovation in Environmental
Policy. Ed. T. H. Tietenberg. Cheltenham, U.K.: Edward Elgar, (1992) 139-164.

Downing, P., and J. Kimball. 1982. "Enforcing Pollution Control Laws in the United States." Policy Studies
Journal 11 (Sept., 1982): 55-65.

Environment Watch: Latin America (EWLA). Various issues 1996, 1997. Arlington, Mass.: Cutter
Information Corp.

Fadil, A. "Citizen Suits Against Polluters: Picking Up the Pace," Harvard Environmental Law Review 9
(winter, 1985): 23-82.

Feller, D. A. "Private Enforcement of Federal Antipollution Laws through Citizen Suits: A Model," Denver
Law Journal 60.4 (1983): 553-571.

Freeman, A. M., III. "Water Pollution Policy." Public Policies for Environmental Protection. Washington,
D.C., Resources for the Future, 1990.

Gelpe, M. R. "Pollution Control Laws Against Federal Facilities." Harvard Environmental Law Review 13
(1989): 69-146.

Gracer, Jeffrey B. "A New Environmental Era in Latin America," Focus Americas 3.3 (1995).

Gresham, Zane O. and Thomas A. Bloomfield. "NAFTA and Beyond: The Environmental Dimension."
Trabajo presentado a la Latin American Environmental Law Conference, organizado por Government
Institutes, Inc., Washington, D.C., abril 3, 1995.

Greve, M. S. "The Private Enforcement of Environmental Law." Tulane Law Review 65 (1990): 339-381.

Government Institutes, Inc. Environmental Law Handbook. Rockville, Md, 1993.

Hahn, R. W. and G. L. Hester. "Marketable Permits: Lessons from Theory and Practice." Ecology Law
Quarterly 16 (1989): 361-406.

Harford, J. D. "Firm Behavior Under Imperfectly Enforceable Pollution Standards and Taxes." Journal of
Environmental Economics and Management 5.1 (1978): 26-43.
Harrington, W. "Enforcement Leverage When Penalties Are Restricted." Journal of Public Economics 37
(1988): 29-53.

Hughes, J. W. and E. A. Snyder. "Litigation and Settlement under the English and American Rules: Theory
and Evidence." Journal of Law and Economics XXXVIII.1 (1995): 225-250.

Huq, Mainul and David Wheeler. "Pollution Reduction Without Formal Regulation: Evidence from
Bangladesh." Trabajo investigativo no publicado, preparado como informe de antecedentes para el World
Development Report: 1992. Washington, D.C., 1992.

Inter-American Development Bank. Environmental Management in the Southern Cone: A Study on the
Legal and Institutional Framework. (ATN/II-5109-RG. Final Report. Regional Department I) Washington,
D.C., 1996.

———. "Brazil. Support Program for the National Environmental Fund (BR-0262)." (informe de proyecto)
Washington, D.C.,1998..

International Environment Reporter (IER). Washington, D.C.: Bureau of National Affairs. Various issues
1996, 1997, 1998.

Jorgenson, L. and J. Kimmel. Environmental Citizen Suits: Confronting the Corporation. Washington, D.C.:
Bureau of National Affairs, 1998.

Lawyers Committee for Human Rights. IFI’s, Judicial Reform and the Environment: A Preliminary
Assessment: Environmental Enforcement in Paraguay. New York, 1998.

Lee, D. R. "The Economics of Enforcing Pollution Taxation." Journal of Environmental Economics and
Management 11.2 (1984): 147-160.

Llermanos, D.H. "Environmental Agony: My Experience as an Argentinean Judge." Proceedings of the


Third Annual Conference on Environmental Enforcement (Oaxaca, Mexico) Vol. 2, 1994.

Lopez, Ramon. "Financing Sustainability in Latin America and the Caribbean: Toward an Action Program."
(Working Paper ENP107).Washington, D.C., Inter-American Development Bank, Environment Protection
Division, 1994.

Navarrete Lopez, Guillermo. "Country Experiences in Designing Elements of an Environmental


Enforcement Program: Case of El Salvador" Proceedings of the Third Annual Conference on Environmental
Enforcement (Oaxaca, Mexico) Vol. 2, 1994.

Nelson, E. T. "Note: Strategic Use of Environmental Laws By Labor Unions: Legitimate Labor Tactic or
Environmental Extortion?" Virginia Environmental Law Journal 13 (1994): 469-499.
Pargal, Sheoli, et al. "Formal and Informal Regulation of Industrial Pollution: Comparative Evidence from
Indonesia and the U.S." Paper presented to a meeting of the American Economics Association, Washington,
D.C., January 1995.

Pearce, David; Ece Ozdemiroglu and Steve Dobson. "Replicating Innovative Financial Mechanisms for
Sustainable Development." Finance for Sustainable Development: The Road Ahead. New York, United
Nations, 1997.

Russell, C. S. "Game Models for Structuring Monitoring and Enforcement Systems." Natural Resource
Modeling 4.2 (1990): 143-173.

———. "Monitoring and Enforcement." Public Policies for Environmental Protection. Ed. P. Portney.
Washington, D.C.: Resources for the Future, 1990.

———, Winston Harrington and William J. Vaughan. Enforcing Pollution Control Laws. Washington, D.C.,
Resources for the Future, 1986.

Sand, P. H. "International Cooperation: The Environmental Experience." Preserving the Global


Environment: The Challenge of Shared Leadership. Ed. J. T. Mathews. New York: W. W. Norton, 1991.

Sarmiento, G. Mecanismos Ciudadanos de Cumplimiento de las Regulaciones Ambientales en Colombia.


(estudio de caso de país) Washington, D.C.: Banco Interamericano de Desarrollo, 1995.

Segerson, K. and T. Tietenberg. "Defining Efficient Sanctions." Innovation in Environmental Policy. Ed. T.
H. Tietenberg. Cheltenham, U.K.: Edward Elgar, 1992.

Stahl, M. "Promoting Voluntary Compliance: A Valuable Supplement to Environmental Enforcement."


Proceedings Third International Conference on Environmental Enforcement (Oaxaca, Mexico), 1994.

Strelow, R. "Corporate Compliance with Environmental Regulation: Striking a Balance." Environmental


Law Reporter: News and Analysis 20 (Dec., 1990): 10529-10532.

Strock, J. M. "EPA’s Environmental Enforcement in the 1990’s." Environmental Law Reporter: News and
Analysis 20.8 (1990): 10327-10332.

Tietenberg, T. H. "Economic Instruments for Environmental Regulation." Oxford Review of Economic


Policy 6 (spring, 1990): 17-33.

———.Environmental and Natural Resource Economics. 3rd.ed. New York: Harper Collins College, 1992.

———."Design Lessons from Existing Air Pollution Control Systems: The United States." Property Rights
in a Social and Ecological Context: Case Studies and Design Applications. Eds. S. Hanna and M.
Munasinghe. Washington, D.C.: World Bank, 1995.
———.Private Enforcement of Environmental Regulations in Latin America and the Caribbean. An
Effective Instrument for Environmental Management? (Working Paper No. ENV-101) Washington, D.C.:
Inter-American Development Bank, Environment Division, 1996.

USEPA. FY1988 Enforcement Accomplishments Report. Washington, D.C., United States Environmental
Protection Agency, 1988.

United States Government Accounting Office. Improvements Needed in Controlling Major Air Pollution
Sources. Washington, D.C., 1979.

———. Improvements Needed in Detecting and Preventing Violations. Washington, D.C., 1990.

Valenzuela Fuenzalida, R. "Private Enforcement of Environmental Regulations in Chile." (texto en español)


Washington, D.C.: Inter-American Development Bank, 1995 ((estudio de caso de país, sin publica)

Viscusi, W. K. and R. J. Zeckhauser. "Optimal Standards with Incomplete Enforcement." Public Policy 27.4
(1979): 437-456.

Wasserman. C. "The Principles of Environmental Enforcement and Beyond: Building Institutional


Capacity." Proceedings Third International Conference on Environmental Enforcement (Oaxaca, Mexico),
1994.

Weisbrod, B. A. The Nonprofit Economy Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 1988.

World Bank. World Development Report: 1992. Washington, D.C.: Oxford University Press, 1992.

———. Brazil. Managing Environmental Pollution in the State of Rio de Janeiro. (Country Department I,
Report No. 15488-BR) Washington, D.C., 1996.

———. "Formal and Informal Regulation of Industrial Pollution: Comparative Evidence from Indonesia and
the U.S.," por S. Pargal, et al. (PRD Working Paper 1797) Washington, D.C., 1997.

Fuente: http://www.iacd.oas.org/Interamer/Interamerhtml/JORDAN-
EspMonoHTH/NoletEspHTM/mononoletnew.htm

El Sistema de Información de Derecho Ambiental del PNUMA/ORPALC, enfocado en América Latina y el


Caribe, se sustenta en una base de datos que contiene registros de textos legales correspondientes a una parte
importante de la legislación ambiental vigente en la región de América Latina y el Caribe, recopilada en su
mayor parte de acuerdo a una metodología preparada por el PNUMA, y actualizada permanentemente.
Esta base de datos incluye, por el momento, la legislación ambiental de los siguientes veinte países:
Argentina, Bahamas, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Guyana,
Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. A finales de 1996 se
editó un catálogo de la legislación ambiental que integra el acervo del Sistema Informativo de Derecho
Ambiental del PNUMA en lo que a América Latina y el Caribe se refiere, hasta esa fecha. Los ingresos
posteriores no se han registrado en un catálogo pero se encuentran en los archivos electrónicos
correspondientes. Se ha iniciado la digitalización -en texto completo-, de los documentos
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA,
MINISTERIO DE EDUCACIÓN SUPERIOR
UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA
PROGRAMA DE FORMACIÓN DE GRADO EN GESTIÓN AMBIENTAL
LOS CHAGUARAMOS – CARACAS

Guía Instruccional
Tema: IV. Políticas Públicas Ambientales
P.F.G: Gestión Ambiental
UNIDAD CURRICULAR: Economía Ecológica
SEMESTRE: Segundo
PROFESOR: Gonzalo Peña
CONTACTO (E-MAIL del Profesor): galfpena@hotmail.com
TIEMPO ESTIMADO DE TRABAJO: 4 semanas
Justificación de la Actividad:

Nuestra sociedad, mundial, regional, nacional, o local, confronta una gran diversidad de problemas públicos,
los cuales a su vez son ampliamente heterogéneos. Su definición está condicionada por intereses grupales y/o
particulares, así como por limitaciones en la información. Por lo general, cuando se pone de manifiesto un problema
público, existen divergencias políticas en cuanto a la forma de enfrentarlo. Tales divergencias podrían llegar al nivel
de conflictos sociales, debido a los intereses grupales que se mueven a su alrededor. En tal caso se acude a la
legislación, y es la mayoría parlamentaria (nacional, estadal o local) la que determina el enfoque formal
correspondiente de la política pública que debería llevar a cabo. Se puede afirmar que una determinada situación
socio-ambiental adquiere connotación de problema público, cuando la misma sociedad lo ubica entre sus primeras
prioridades y reclama su atención. Cuando el estado manifiesta o no su intención de abordar tal problema, explicita o
implícitamente, está planteando la política pública con respecto a la situación en referencia.
1-Orientaciones Generales:
El presente material contribuye con la orientación de profesores y estudiantes que interactúan en la fase final del
segundo año del Programa de Formación de Grado en Gestión Ambiental. Para ello, incorpora la estrategia,
objetivos y actividades necesarios para permitir la investigación a través del uso de contenidos programáticos,
lecturas escogidas, bibliografía básica y esquemas prácticos de aprendizaje.
Esta Guía está desglosada por temas y contenidos a desarrollar, tanto por docentes como por alumnos, incluyendo
actividades previas que deben realizarse para facilitar el proceso de aprendizaje en los momentos de encuentro en
grupos de alumnos y/o alumnos/docentes. Se propone que las sesiones de trabajo se centren en el análisis de los
textos y las opiniones de los docentes y alumnos, lo cual requiere una amplia preparación, participación y
compromiso por parte del estudiante.
En esta Guía se incorpora la bibliografía a consultar. Las actividades que se realizarán están estrechamente
vinculadas con la Unidad Curricular Proyecto.
La estrategia de esta Guía está centrada en el objetivo expreso de que el docente gerencie el aprendizaje de sus
alumnos y estos, a su vez, administren sus tiempos de dedicación personal y grupal a la preparación de resúmenes, el
análisis de la información, la discusión de puntos focales y la síntesis de sus propias visiones y opiniones.
Cada docente tendrá 1seccion semanal de 3 horas con su grupo de alumnos, con el propósito de discutir los puntos
claves, y esclarecer dudas y problemas que el estudiante encuentre durante la lectura de los textos o bien en la
realización de las actividades, para finalmente llegar a acuerdos sobre la diversidad de puntos de vista y/o sobre
puntos de vista doctrinarios.
2-Objetivo(s) General(es):
Suministrar los mecanismos para la formulación, ejecución y fiscalización de Políticas Publicas ambientales en el
ámbito internacional, nacional y local.

3- Objetivo(s) Específico(s):
• Analizar los mecanismos de formulación de Políticas Públicas Ambientales para su ejecución y
posterior establecimiento o permanencia a nivel municipal, estadal y nacional.

• Comparar las políticas ambientales ejecutadas a nivel nacional y local en relación con los
instrumentos legales vigentes destinados a solventar conflictos en materia ambiental.

• Evaluar los diversos factores que afecten las políticas públicas ambientales

• Proponer anteproyectos referidos a políticas locales-comunitarias dirigido a solucionar los problemas


ambientales.

4- Contenidos:
• Plan Estratégico de la Nación (2001-2007) y sus 10 líneas estratégicas (Salto Adelante)
• Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación (2001-2007)
• Consejo Federal de Gobierno
• Consejos de Planificación y Coordinación de Políticas Públicas (nivel estadal).
• Consejos Locales de Planificación Pública (nivel municipal)
• Formación de políticas públicas ambientales a nivel municipal y su incidencia en la formulación de las
Políticas Ambientales a nivel nacional.

5-Actividades de Evaluación de los Aprendizajes:

1 Realizar las lecturas recomendadas por el docente y extraer ideas principales para discutir en clases
2 Elaborar esquemas, mapas mentales o conceptuales en grupos de trabajo
3 Exponer en clases lo elaborado
4 Realizar un trabajo escrito sobre la política pública vigente en su comunidad
5 Cartelera en clases para revisión por otros grupos y discusión general
6 Técnicas de fichado o de resumen
7 Discusiones de relacionamiento con otras unidades curriculares y delimitaciones territoriales, así como con
problemas vigentes
8 Investigar el proceso de formación de un Convenio o Tratado.
9 Discusiones grupales sobre el material consultado.
10 Exponer la normativa ambiental internacional
11 Investigar en su comunidad, forma de organización derivada de las políticas públicas actuales
12 Generar una propuesta para presentarla ante el Consejo Local de Planificación Publica y exponerla ante el
grupo y en la comunidad

Sugerencias metodológicas para el o la estudiante:


Se sugiere revisar cada uno de los tema con el fin de obtener un panorama general de los contenidos
a tratar antes de los momentos de aprendizajes y realizar sus actividades previas.
Es recomendable que las lecturas se lleven a cabo considerando las palabras que se desconozcan sus
significados, con el fin de obtener notas personales sobre lo que es importante destacar en cada
lectura.
Es importante que cada una de las actividades comprendidas en los diferentes temas las realice con
el fin de consolidar lo aprendido.
Recuerda hacer otras revisiones bibliograficas extras de las recomendas en esta guía, para nutir la
discusión en grupo.
Para la efectividad de la adquisición de tus destrezas y habilidades se te recomienda realizar las
actividades en grupo de trabajo.
Evaluación:
La evaluación será realizada de manera formativa. La realización de las actividades pautadas serán
evaluadas por medio de instrumentos cualitativos (escalas de estimación, listas de cotejos, entre
otros) y cuantitativos (ponderaciones, escalas de puntajes , entre otros).
Finalmente y como parte de la evaluación se calificarán las actividades con base en los siguientes
criterios:
• Precisión en los conceptos tratados
• Comprensión general y particular de los contenidos trabajados
• Redacción y ortografía cuando se deba presentar el trabajo por escrito
• Trabajo en equipo
Cada uno de estos tópicos serán promediados para la calificación por tema en y posterior
calificación final, en una escala del 1 al 20 puntos.

ESTRATEGIA METODOLÓGICA

 Lecturas previas e investigación documental


 Elaboración de mapas mentales y conceptuales
 Exposiciones orales
 Diálogos
 Discusión en grupos y dirigida
 Preguntas generadoras
 Investigación documental de la normativa ambiental de su municipio
 Análisis de vacíos legales en su municipio