cuadernode

POLÍTICAS DE SALUD

DICIEMBRE 2010 | 4

Atención Primaria de Salud y procesos comunitarios
Marco Marchioni Sociólogo y Trabajador Social.

n este momento social, por muchos y diferentes motivos, los servicios de atención primaria de salud parecen representar el único sector del Estado Social que consigue mantener, con dignidad, la universalidad y el carácter no discriminatorio de sus prestaciones y de sus actividades.

E

hijos para los tiempos corrientes. Y los Servicios Sociales han perdido –substancialmente por responsabilidad de la clase política y administrativa- carácter universal y se les identifica con los sectores sociales más débiles y dependientes. La enorme privatización –camuflada en ONG’s o empresas de servicios que han nacido como hongos en esta deriva asistencialista- ha contribuido a disolver el sentido y la importancia de la defensa de un Estado Social fuerte, dotado de capacidad real para contribuir a que las sociedades sean más paritarias, más igualitarias y, en sustancia, más justas. No creo que sea inútil subrayar que estas finalidades fueron el resultado de muchos años de lucha fundamentalmente del Movimiento Obrero y de las clases trabajadoras, caracterizadas siempre por la búsqueda y por la reivindicación de los intereses generales; es decir, de aquellos intereses que permiten a las clases sociales más ‘débiles’ de poder participar en una cierta paridad de condiciones con los demás sectores sociales, más dotados de recursos y, por ello, menos dependientes de la ayuda pública. Es por el conjunto de éstos –y seguramente de otros- motivos que hoy, en el conjunto de recursos técnicos –públicos y privados- que realizan una actividad ‘social’ en el territorio y en directo contacto con la población/ciudadanía, los servicios sanitarios y, en concreto, los equipos de Atención Primaria, son los que mejor pueden plantear a la población/ciudadanía la necesidad de participar en procesos comunitarios en su territorio. Sería esto un elemento fundamental de respuesta a la crisis existente y a la necesidad de garantizar movimientos y acciones solidarias para que en sus comunidades de intervención los procesos de división social (dicotomización) no se desarrollen sin alternativas1.

Para comprender tal afirmación baste con llegar a los Centros de Salud de las zonas y barrios periféricos de las ciudades –sobretodo los que han vivido en los últimos años un proceso fuerte de inmigración- que no sean guetos o totalmente marginales. En las salas de espera de dichos centros de salud encontraremos personas de todos los colores, de todas las edades, de todas las latitudes, de las más diversas condiciones sociales y de todas las lenguas del mundo. Y podemos tener la seguridad de que cada una de estas personas será atendida en base a los criterios de la ciencia médica y no en base a sus orígenes, a sus creencias, a sus opiniones políticas y a sus ideas religiosas. Y este hecho, o algo similar a este hecho, ya es muy difícil, si no imposible, encontrar en otras áreas de la acción social y de las políticas sociales que teóricamente tendrían que actuar con los mismos criterios y con las mismas finalidades, naturalmente desde otros ámbitos de intervención y desde la aplicación de otros conocimientos científicos (la pedagogía, la psicología, el trabajo social, etc. etc.). Sin embargo –como ya afirmábamos en otro trabajo (“La participación comunitaria en los servicios de salud”. Cuadernos de Políticas de Salud nº 5, Septiembre 2010) el sector educativo ya se ha dicotomizado y muchos sectores sociales con poder adquisitivo –clases sociales medias y medio altas- han abandonado la escuela pública con el convencimiento de que el Sistema Público no garantizaría una efectiva preparación de sus

1

Nota: hoy registramos que estos procesos están siendo favorecidos por la crisis económica y por el paro; uno de los efectos evidentes es la diferente actitud de la población autóctona con relación a la inmigración y la aparición de partidos xenófobos, como ya ocurrió en Francia, en Italia y otros países europeos.

cuadernode

POLÍTICAS DE SALUD

DICIEMBRE 2010 | 5

Esta afirmación se sufraga en base a una serie de elementos que exponemos a continuación de manera muy sintética y sin orden de prioridad: 1.- La territorialización del servicio y su directa relación con un ‘cupo’ de población (un promedio de 20/25 mil personas, dependiendo del territorio y de su distribución geográfica) que permite una labor educativa, preventiva y participativa real y concreta, cosa que otros servicios y recursos no tienen. La Reforma Sanitaria de los años 80 y la creación de los Centros de Salud y de los Equipos de Atención Primaria han constituido una gran conquista y un elemento de avance substancial para plantear concretamente los modelos de salud preconizados por la OMS y por las teorías médicas más avanzadas y progresistas. 2.- El haber construido generalmente una relación más democrática e igualitaria de los profesionales sanitarios con la población; muy diferente en muchos casos con la tradición anterior y con la ‘cultura’ existente con respecto a la medicina y al personal médico 3.- El haber ‘educado’ –con praxis concreta- la población ‘usuaria’ a un trato no discriminatorio. 4.- Por haber planteado un estudio/conocimiento de la comunidad (el Diagnóstico de Salud, luego derivado en pura esta-

dística epidemiológica) basado en planteamientos no exclusivamente médicos y sanitarios; sino sociales y ‘políticos’ (causas sociales de la enfermedad, el entorno y la salud pública, la educación para la salud y la prevención, etc.) de la comunidad de intervención. 5.- El haber previsto la Ley unos órganos y espacios de participación de la ciudadanía (los Consejos de Salud) que hubieran permitido construir modelos de intervención sanitaria de tipo colectivo y comunitario, realizados con la participación directa de la población y de sus organizaciones sociales… 6.- La existencia de algunas experiencias (en particular la del EAP del CS El Progreso http://www.areasaludbadajoz.com en Badajoz, vinculada a la experiencia comunitaria de la Margen Derecha del Guadiana http://procesocomunitario-mdg.blogspot .com) que permiten demostrar en la praxis la posibilidad de construir modelos alternativos y basados en gran medida en una diferente relación con la población. Todo esto permite hoy plantear propuestas de intervención comunitaria, de promoción de procesos comunitarios etc. desde los Centros de Salud, aunque muchos de los elementos descritos anteriormente hayan sido sepultados bajo una praxis asistencialista cuyos costes aparecen cada día más insostenibles. n

uuuuuuu