You are on page 1of 3

LA LID EVITERNA Mani (o Manes) (215-276) fue considerado, por sus acólitos, como el último profeta que

Dios envió a la humanidad. El sabio persa, fundó la doctrina conocida como maniqueísmo. Dicha religión, profesa el gnosticismo y la dualidad en todos los aspectos de la vida humana. Su axioma esencial radica en que: el espíritu del hombre es una manifestación divina, mientras que el cuerpo terrenal representa la faceta maligna de la eterna dualidad. Con base en este raciocinio dedicábanse sus creyentes, a la austeridad carnal y material, con el fin de ascender al Reino de la Luz (el equivalente al Paraíso católico) como mérito a sus sacrificios encomiables. Esta religión fue perseguida, asediada y muchos de sus predicadores asesinados, por motivos de discrepancias en el modo de pensar- la intolerancia es un defecto perenne a la raza humana-. El maniqueísmo, como religión, desapareció aunque dícese que persisten adictos a su ideología. Si bien este credo persiste en el olvido, sus principios, en especial la tendencia a percibir todo como una dualidad, continúan manifestándose. La lucha entre el bien y el mal es descrita como un suceso sincrónico con los eventos del acontecer diario. Una gran proporción de los actos realizados y los hechos devenidos en el acontecer consuetudinario, son sometidos al juicio moral. Dos características fundamentales tiene esta visión: en primer lugar, el lado negativo, perverso, oprobio, malévolo, maquiavélico, etc. corresponde a los “otros”, es decir, yo soy el bueno, tú eres el malo; yo actúo siempre bien, él es un malvado…en segundo lugar, ésta visión es chaquetera, veleidosa; el maniqueísta suele intercambiar de bandos de acuerdo a la dirección del viento.
“José del Carmen es médico especialista en neurología; desempéñase en dos trabajos: el primero, durante la mañana, como conciliador dentro de una dependencia del gobierno que se encarga de resolver controversias entre usuarios de los servicios médicos y los prestadores de estos últimos; ayuda a que los pacientes y médicos expongan sus inconformidades, y en dado caso, sugiere alguna alternativa de arreglo económico; el segundo trabajo, durante la noche, es como clínico en una institución privada. En su trabajo matutino, José actúa aplicando sus amplios conocimientos y sapiencia, aunque con una visión maniquea; esto es, mantiene una ideología tácita de que los pobres pacientes sufren las consecuencias de los malos actos médicos, por lo cual, los facultativos deben “pagar” y sufrir las consecuencias. Todos los casos que son sometidos a su criterio, suelen ser favorables para los pacientes. Sin embargo, el día de hoy, José recibió el aviso sobre una demanda en la cual él es la parte acusada. El quejoso sostiene que el doctor lo atendió prepotentemente y, además, que tuvo una pésima evolución después de que se sometió al tratamiento instaurado. Desea una indemnización, y que José pierda su licencia médica. El doctor del Carmen no puede creer esto. Él está convencido que el desgraciado sólo desea obtener dinero fácilmente, pues nunca ha cometido algún error en su vida profesional. Insiste en que no es posible que ese infeliz tenga la razón. El caso ha sido asignado a la Dra. Mistral, otra maniquea persona, quien suele pensar que debe defender a los incautos pacientes de los malévolos médicos.”

entre las naciones. todo depende del cristal con que se mira. tras lo cual sentenciósele a cinco años de prisión. los niños reciben “nuevas instrucciones”: su padre es un hombre malo. prejuicios y tabúes muy arraigados. entre los grupos culturales. pues descubre que mantenía una relación extraconyugal con Enrique. Sus hermanos huyeron de casa. además. no estados absolutos de un ser. una percepción tan arbitraria. Leopoldo se separa de ella. lo maldice y lo niega. puede encontrarse gente mala.” Ni siquiera lo etéreo. y por eso. Les han enseñado que sus padres son personas buenas. Quizá. el mogrollo. y deben tener cuidado con ella. a los seis meses de casados. Durante uno de sus asaltos fue aprehendido por un policía.” Característica compartida por los “hijos de Eva” es la de emitir juicios morales. Simplemente. pues le reclama a diario lo que sucedió. un notable psicólogo. ella descubre que su pareja encuéntrase inmiscuido en un negocio de apuestas ilegales y. con lo divino…cursan en un ambiente de cordialidad. proviene de una familia disfuncional.Ante acontecimientos que colocan al sujeto en una posición comprometida. debiera tomarse como una gran paradoja. el cual era un alcohólico. su honra. Ana le pide el divorcio. Ambos pequeños han sido educados de igual forma que la madre. donde se evita en la medida de lo posible provocar injurias al resto. . gran proporción de los actos acaecidos a lo largo de la vida. lo supuestamente bueno por esencia. ni el ínclito son buenos. caprichosa y sometida a la conveniencia personal. un afamado abogado. su reputación. desde ese momento. y Benito hizo lo mismo. sacaba de la bolsa de su pantalón un crucifijo y besábalo. cada vez que iba a cometer un delito. el jardinero. el dualista intercambia su forma de pensar y actuar. Tuvieron dos hijos. “Ana es una bella mujer. con costumbres. gracias a este juicio. decidió dedicarse al robo a mano armada. que él mantiene una relación con su secretaria. Sin estudios ni preparación. no haya recibido la ayuda divina. y que todo lo que ellos realicen. siempre lo harán porque es lo mejor para los dos hermanos. Ni el bonísimo. ni tampoco el crudelísimo. Ana vuelve a contraer nupcias. no sin antes dejarlo casi en la bancarrota. al mismo tiempo. A partir de ese momento. Miguel y Elizabeth. lo divino. conoció a Adrián. ni el magnánimo. Entre las demás personas. las relaciones entre los hombres. faldero y neurótico. Cuatro años después de que Ana y Adrián se unieron en santo matrimonio. con quien formó su familia. Sólo son facetas de la personalidad humana. pero previamente cometió parricidio. ni el lépero son malos. Benito vitupera a Dios. quien fue educada en un hogar católico. todos deben abandonarlo. su madre era golpeada constantemente por su padre. en esta ocasión con Leopoldo. en pos de no perder sus bienes. tan bueno y creyente. es respetado por el maniqueísta. le pedía a Dios que le fuera bien y que no se le pusieran “pendejos”. No puede creer que él. son sometidos a la maniquea balanza. pues él les va a causar daño. como lo es el maniqueísmo contemporáneo. “Benito tiene 21 años. Empero. Un año después. y un extenso etcétera. con una tendencia maniquea.