You are on page 1of 2

LA ORGANIZACION CEREMONIAL DE TEHUANTEPEC Y JUCHITAN

Macario Matus Casa de la Cultura de Juchitán , Oaxaca Toda investigación, estudio, ensayo e interpretación que se realice en torno a la cultura zapoteca, posibilita un acercamiento más, y ofrece nuevas luces sobre los distintos ángulos que posee esta alta expresión humana que se desarrolló en Mesoamérica. Los últimos descubrimientos y análisis arqueológicos, hechos con base en las pruebas estratigráficas y del Carbono 14, apuntan que los zapotecas existieron diez mil años antes de la era cristiana. Una edad mínima si se compara con los 4,500 millones que ha cumplido el planeta Tierra, y respecto a los trece millones que se calcula tiene la galaxia solar que se formó después del Big Bang que, según los científicos, fue la explosión que originó al Sol, las estrellas, los planetas y otras criaturas del universo cósmico. Este reciente acercamiento, de primer tipo, que entrega nuestro amigo Guido Munch, antropólogo eminente, a través del libro La Organización ceremonial de Tehuantepec y Juchitán, editado por el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, está manufacturado con disciplina, pasión y paciencia benedictina, abre más las rendijas, las ventanas y puertas de la gran edificación maciza que es la cultura zapoteca, una de las manifestaciones cumbres de la época precolombina. Cristaliza en este libro una excelente labor para desentrañar los momentos, acciones y el pensamiento filosófico, el alma, el Elan de los antiguos Binni Záa. Guido, como todos los antropólogos de ayer y hoy, ha enfrentado y franqueado la barrera y zonas oscuras de la lengua zapoteca, la lengua Záa. Esa palabra genérica, se había hecho perdediza en su cabal acepción. Záa es la lengua de los hablantes Díidxa Záa, misma que se diferencia de la lengua de Castilla, Díidxa stiáa, Díidxa náhuatl, Díidxa maya, tzotzil, rarámuri. La lengua zapoteca, la Záa, es tan extensa e intensa, que es capaz de contar con un amplio vocabulario; fue estudiada profundamente por fray Juan de Córdova, cuyo libro se editó en 1578. La Záa posee ocho palabras homófonas, homógrafas, supera al español, que apenas llega a cinco. El verdadero problema que presenta, aún hoy día, la palabra Díidxa Záa, es que la grafía que emplea, quien la oye mal, la pronuncia mal, porque no la conoce o es ajeno a ella, es su representación gráfica. Naturalmente, que en ese embrollo lingüístico la grafía resulta equivocada, más todavía, si allí participan las variantes dialectales de cada región, la evolución, la involución o estancamiento que han sufrido los hablantes a través del tiempo y las distancias que los han dividido. No obstante, esas diferencias verbales, fonéticas, gráficas, no presentan conflictos graves, ya que la lengua zapoteca es la misma desde hace miles de años. No puede cambiar radicalmente, porque sería tanto como aceptar que el inglés, el francés o el ruso se apartaran de sus troncos comunes. Los neologismos son usados por gente que desconoce la formación de las palabras con un sentido lógico y exacto. Un neologismo puede conformarse justamente siguiendo esa lógica verbal, lingüística y fonética del zapoteco.

tan amados por nuestros gobernantes de hoy. incólumes. propias de Luzbel y sus adláteres del Averno. ocultar. crónicas y testimonios con el pasado que legaron algunos religiosos y militares de la época de la invasión española.Los religiosos que acompañaron la invasión española. el Dr. siga con vida. en este tercer milenio. Nuestro amigo hace un estudio comparativo de los acontecimientos de hoy en los textos. porque ha estado plena de rigor idiomático. deliberadamente quisieron sepultar. esencia terrena y lo que más amamos. ahora paisano por derecho propio. conviven sincrónicamente para asombro de los estudiosos de la Antropología. según los otros idolátricas. en el lugar de los hechos. de otras formas de neocolonización y efectos globalizadores. a pesar del paso del tiempo. flores y vino celebratorio? . cimentada. nuestras fiestas. el nuevo hermano zapoteca. porque allí están presentes. las que dan carta de naturalización a nuestra existencia humana. fuerte. pueblos milenarios. ahora la norteamericana. que es nuestra lengua madre. Se trata de un estudio importante para los nativos y los propios investigadores. Sólo me queda una interrogante ¿Cómo es posible que Guido. sólida y ha soportado los embates de otras lenguas. enterrar. ayer la española. estuvo en Tehuantepec y Juchitán. Munch ha venido a demostrar la pervivencia de la lengua y nuestra cosmogonía zapoteca. Aquí se hermanan lo antiguo y lo contemporáneo. Lo mismo quisieron hacer con nuestras costumbres. No pudieron soterrar la lengua de los Binni Záa. Pero. Ha registrado fielmente todas las informaciones de primera mano. nuestras palabras fundamentales. después de tantas danzas. exterminar. la Sociología y la Historia de los pueblos antiguos. Nuestro amigo. asistiendo a las ceremonias y rituales de la vida cotidiana de hoy.