You are on page 1of 3

Técnicas y metodologías del siglo XXI para fragmentación de rocas

Distintos procesos de tratamiento de especies minerológicas requieren de diferentes grados de fragmentación del mineral, para de esa forma extraer el material de valor de la manera más eficiente.

hoy en día un tema muy recurrente, que es el cómo aumentar la rentabilidad del negocio a través de mejorías en la eficiencia de los procesos que forman la cadena del valor creado. Un proceso clave dentro de esta cadena es sin lugar a duda el de la fragmentación de roca por perforación y tronadura. Actualmente son numerosas las empresas mineras que tienen claro este hecho y dedican recursos (tiempo, dinero, personal y tecnología) para entender mejor la interacción entre macizo rocoso y explosivo, y luego implementar este aprendizaje en forma productiva, reproducible e institucionalizada. Siempre es útil reflexionar sobre los mecanismos a través de los cuales, como ingenieros, supervisores y gerentes, se puede influir en los resultados de este importante y frecuentemente subestimado proceso. El presente artículo, elaborado por el Dr. William Adamson, gerente de DynoConsult Latin América, ofrece un resumen y perspectiva de las actividades, tanto globales como regionales y nacionales que se desarrollan actualmente sobre el tema, e intenta repasar algunos alcances técnicos en cuanto al proceso de optimización de la tronadura. El propósito de la fragmentación de rocas Antes de poder influir positivamente, es decir, optimizar la fragmentación de macizos rocosos, se debe analizar el uso que se hará de la roca fragmentada; "la razón por la cual queremos fragmentos más pequeños de roca. Aunque la pregunta suena redundante y obvia, veremos que no es así", advierte. El propósito principal de reducir el tamaño de los fragmentos de la roca es simplemente facilitar la extracción de la parte de ella que tiene valor y, por lo tanto, permitir su venta al mercado. Distintas especies mineralógicas responden al tratamiento de diferentes maneras (léase eficiencia de separación y recuperación del elemento de valor) y, por lo tanto, existen varios procesos extractivos para lograr este fin. Lo interesante y relevante del concepto para los responsables de la tronadura y su eficacia, es que estos distintos procesos de tratamiento requieren de distintos grados de fragmentación del mineral. Esta diferencia se destaca claramente -explica- al analizar dos procesos comunes en la industria nacional; conminución por molienda, separación por ciclones, extracción por flotación y fundición de concentrados, en comparación con el más simple proceso de chancado, clasificación, acopio y lixiviación. El primer proceso se ve beneficiado cuando la tronadura produce mayor cantidad de partículas finas, mientras el mismo producto es ampliamente reconocido por su tendencia de reducir la eficiencia de extracción por vía de lixiviación, señala. "El ingeniero de tronadura del siglo XXI reconoce abiertamente que su cliente inmediato es el encargado de la planta de proceso, y debe tomar en cuenta el valor global (precio del producto menos sus costos de producción y venta) en cuanto a la toma de decisiones de cómo tronar el macizo rocoso en su mina. Esta filosofía ha lanzado nuevas formas de pensar en optimización

E

n el mercado minero global todas las compañías mineras y sus proveedores enfrentan

de fragmentación, tales como el método Mine to Mill®, ya conocido en la industria nacional. Sin embargo, existen otras formas semejantes de extender este paradigma de análisis del proceso de perforación y tronadura, incluso en el ambiente de la minería subterránea", sostiene. Fracturamiento, Fragmentación y Daño El efecto de la detonación explosiva sobre la roca se llama fracturamiento o rompimiento. Cuando como resultado de una tronadura este fracturamiento del macizo rocoso ocurre dentro de un volumen teórico especificado por un proceso de planificación minera (sea éste un banco o un caserón), se le considera un resultado positivo, y se llama "fragmentación". Pero si el mismo grado de fracturamiento ocurre en una zona donde tal fenómeno no figuraba en los planes y tiene un impacto negativo sobre los procesos, entonces se le considera como un resultado malo, y se llama "daño". La clave conceptual para lograr el control adecuado del daño es, en primer lugar, reconocer las características deseadas en el producto de la tronadura, y luego tomar en cuenta las condiciones geológicas y geomecánicas imperantes alrededor del volumen a tronar. Luego se debe ponderar el tipo y grado de interacción entre explosivos y macizo rocoso que se quiere lograr. Este punto tiene importancia porque, hasta cierto punto, se puede variar el impacto de la carga explosiva para conseguir fines previamente especificados. "Chile se ha posicionado dentro del 'primer mundo de la minería' y su participación en la larga campaña de optimización de la tronadura y los procesos de sus clientes es reconocida a nivel mundial. La mirada se dirige hacia acá no solamente por la calidad y riqueza de los recursos naturales, sino también por la calidad del trabajo y desempeño en el ámbito de la tronadura", concluye Adamson.

Herramientas para optimización de tronadura
La gama de alternativas disponibles para el ingeniero de tronadura hoy en día incluyen: Tipo de explosivo y carguío, Variables de diseño de la tronadura, Accesorios para controlar la secuencia de entrega de energía (detonación), y Herramientas tecnológicas para diagnosticar rendimiento. Tipo de explosivo y carguío: La base esencial de todos los explosivos comerciales disponibles en el mercado sigue siendo el Nitrato de Amonio (AN) típicamente en forma seca, mezclada con combustible para producir ANFO. No obstante, a través de los años el mismo concepto explosivo ha sido utilizado en nuevas y distintas formas, tales como agua-gel y emulsiones. Una gran utilidad de estos últimos -precisa Adamson- es su resistencia a la presencia de agua (donde el ANFO se disuelve), además de su posible uso para aumentar la capacidad de fracturar roca, debido a su el vada densidad e comparada con la de ANFO. De hecho, una ventaja interesante que ofrecen las emulsiones es su habilidad de variar en densidad (por la vía de sensibilización o a través de combinaciones con ANFO) y así modificar el impacto de su detonación sobre la roca. También ocurre que la forma de actuar, tanto en términos de su detonación como en su forma de afectar la roca, varía ampliamente según el tipo de explosivo y las características de la roca. "Uno de los principales temas de investigación y desarrollo que ocupa el tiempo de compañías mineras, proveedoras, centros de investigación y consultoras, es lograr la correcta combinación de propiedades del explosivo (velocidad de detonación o VoD, densidad, energía intrínseca, etc.) y propiedades de la roca (resistencia, densidad, estructura in situ, etc.) para producir una pila de roca de características (granulometría y desplazamiento) y nivel controlado de daño", dice. Variables de diseño de la tronadura: Típicamente se propone un diseño de perforación (burden, espaciamiento, profundidad y diámetro) y tronadura (selección de explosivos, carguío y secuencia de salida), pensando en el macizo rocoso y su uso posterior. La sofisticación del algoritmo usado para combinar las variables mencionadas arriba varía a su vez de faena en faena, según el grado de atención que presten al tema y a las exigencias de su proceso industrial. Muchas empresas al nivel mundial sacan provecho de una gama de software, tanto para diseñar y reportar, como para simular y predecir los resultados conseguidos por la tronadura. Proveedoras de explosivos y accesorios ofrecen sistemas propios de cada compañía,

formando parte del servicio técnico al cliente. No obstante existen varias alternativas, de mayor o menor alcance y precio, disponibles en el mercado. Sea cual sea su origen, su eficacia y grado de éxito, dependen de la veracidad de los datos con los cuales se las alimente. "Como bien se dice en inglés; Garbage In : Garbage Out", acota. Es por esta razón que el grado de implementación "fiel" del diseño en terreno cobra tanta importancia. Muchos diseños, bien concebidos y analizados, terminan descartados como "fracasado", puntualiza, sin que hayan sido aplicados en forma rigurosa en la mina, sea ésta subterránea o rajo abierto. Los impactos financieros de la falta de atención a este detalle pueden significar pérdidas y/u oportunidades de ganancias no realizadas, que se miden en millones de dólares. Es por eso que importantes centros de investigación estudian el tema activamente. Accesorios para controlar la secuencia de entrega de energía (detonación): "Cuando de fragmentación se trata, se debe considerar no solamente la cantidad y forma de energía puesta en la roca, sino también la forma en que se libera esta energía". Esta última variable se logra controlar a través de dos aspectos; la secuencia de salida entre distintas cargas (usualmente adyacentes) y el tiempo permitido entre cada evento de detonación. "Este elemento de diseño afecta importantes resultados, como la fragmentación, desplazamiento, daño (sobre-quiebre) y niveles de vibración experimentados fuera del volumen tornado", afirma. Nuevamente, matiza, se han visto importantes avances en esta tecnología desde los tiempos de mecha lenta, retardos eléctricos, sistemas no-eléctricos convencionales, hasta hoy, cuando la industria se encuentra en pleno proceso de explorar los beneficios de los sistemas electrónicos y pirotécnicos de alta precisión. Al igual que en el caso de nuevas tecnologías en explosivos, los ingenieros de tronadura se encuentran explorando actuales y futuros usos ventajosos de avances en sistemas de iniciación de cargas. "Estamos en presencia de tecnologías cuyo potencial excede nuestras actuales prácticas y, por ende, enfrentamos desafíos interesantes y estimulantes además de , rentables en el momento de su resolución", sostiene. Herramientas tecnológicas para diagnosticar rendimiento: Finalmente, se puede considerar el amplio rango de instrumentos disponibles para medir los fenómenos asociados con la tronadura. Partiendo de la vibración, pocas faenas no cuentan hoy en día al menos con acceso a un sismógrafo. Otras herramientas de diagnóstico incluyen la medición continua e in situ de VoD, video-grabadoras computarizadas de alta velocidad, estimación fotográfica de granulometría y medición directa de calidad del macizo rocoso. Todas estas herramientas constituyen un sistema de medición, cuantificación y evaluación que ofrece una especie de "feedback loop", el cual facilita enormemente la tarea de optimizar los resultados conseguidos.