You are on page 1of 31

LA RESPONSABILIDAD CIVIL POR SERVICIOS: ESTUDIO DE DERECHO COMPARADO EN EUROPA CON ESPECIAL REFERENCIA A ESPAÑA Guillermo Palao Moreno

* A. INTRODUCCION 1. El análisis del régimen jurídico de la responsabilidad civil por servicios posee una gran importancia práctica en nuestros días. Ello se debe a que en la actualidad se está produciendo un traslado del centro de gravedad de la economía y contratación de las mercaderías al campo de los servicios,1 lo que ha traído consigo un incremento en el número de reclamaciones por parte de los usuarios, por los daños causados en su suministro. Sin embargo, el legislador ha dirigido sus esfuerzos a dotar de un marco legal completo a la compraventa de mercancías y su régimen de responsabilidad, dejando en un segundo plano el propio de los servicios. Centrar este estudio en el marco europeo posee, además de una indiscutible relevancia práctica, una gran actualidad. Ello se debe a que la Comisión de las Comunidades Europeas, está tratando de elaborar una regulación apropiada y uniforme sobre la materia, debido a la importancia del sector terciario en el desarrollo del Mercado interior único, y el interés que tiene en ofrecer una eficaz protección al consumidor o usuario de servicios.2
L. DIEZ PICAZO, “¿Una nueva doctrina del contrato?”, en AA.VV., Congreso Internacional sobre la reforma del Derecho contractual y la protección de los consumidores (Zaragoza, 15 a 18 de noviembre de 1993). Ponencias, Zaragoza, Area de Derecho Civil de la Universidad de Zaragoza, 1993, pp. 439 y ss., concr. p. 445.
1

Así, y tras la armonización de la responsabilidad por productos defectuosos (Directiva 85/374 de 25 de julio de 1985, Relativa a la aproximación de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros en materia de responsabilidad por los daños causados por productos defectuosos. D.O.C.E. no L 210/29, de 7 de agosto. Esta Directiva ha sido recientemente traspuesta en nuestro ordenamiento. Ley 22/1994, de 6 de julio, de responsabilidad civil por los daños causados por productos defectuosos. B.O.E., no. 161 de 7 de julio de 1994), la Comunidad se ha propuesto elaborar una regulación uniforme y común a la responsabilidad derivada de servicios defectuosos. Esta iniciativa se ha plasmado en la redacción de un Anteproyecto de Propuesta de Directiva (Comisión de las Comunidades europeas, Avant-Project de Proposition de Directive sur la responsabilité du fait des services defectueux. Doc. SER-8-11: XI/403/89, Bruselas, 8 de noviembre de 1989), y una Propuesta de Directiva sobre las responsabilidad del prestador de servicios (COM (90) 482 final-SYN 308, D.O.C.E. n o C 12/8, 9 de noviembre de 1990, 91/c 12/11).
2

Se trata de una iniciativa que aunque parece encontrarse en la actualidad en vía muerta, contará con un próximo relanzamiento.3 En este sentido, este trabajo pretende colaborar en la reflexión general que precisa el tema. 2. Una primera aproximación a la normativa que fijan al respecto diferentes países europeos,4 refleja que ninguno de ellos establece una regulación única y específica para tales supuestos de responsabilidad civil. Por lo tanto, les resulta aplicable, tanto el régimen general de la responsabilidad derivada de contrato, como aquélla con origen extracontractual.5 De este modo, analizaremos de forma separada ambas acciones de responsabilidad para, a continuación, ver si es posible que ambas puedan ejercerse conjuntamente. No obstante, hemos de concretar previamente qué relaciones conforman los contratos de prestación de servicio. El presente estudio lo elaboraremos de forma comparada en un primer momento para, con posterioridad, centrarnos en el caso español. B. LOS CONTRATOS DE PRESTACION DE SERVICIOS 3. Al analizar dicha categoría, lo primero que se observa es la enorme diversidad de figuras contractuales que pueden contar con dicha calificación. En este sentido, no existe un contrato “tipo” que determine los caracteres básicos y comunes al resto, siendo comúnque los ordenamientos diversifiquen su regulación en diferentes figuras contractuales6, provocando la dispersión de las normas que regulan tales contratos.7 No
Así, la retirada de la Propuesta de Directiva sobre la materia, no supone retirar de la agenda de la Comisión su estudio, sino favorecer una reflexión sobre las cuestiones que plantea por su complejidad. Comisión de las Comunidades Europeas, Comunicación de la Comisión relativa a las nuevas orientaciones en materia de responsabilidad del prestador de servicios. COM (94) final, Bruselas, 23 de junio de 1994.
3 4

En concreto Alemania, Francia, Inglaterra e Italia.

Esta duplicidad de regímenes ha sido criticada por la doctrina en materia de responsabilidad profesional, ya que haría al prestador, ante diferentes personas, responsable en diferente grado por el mismo hecho. A. TUNC, “Torts. Introduction”, en I.E.C.L. Vol. XI. C. 1, 1974, pp. 25 a 29.
5

G. SANTINI, I Servizi. Nuovo saggio di economía del diritto, Bolonia, Società editrice il Mulino, 1987, p. 19; J. CALAIS-AULOY, Droit de la Consommation, París, Dalloz, 1992 (3a ed.), p. 194. Así, a modo de ejemplo, en Alemania se descartó expresamente la posibilidad de que existiera una figura común para dicha categoría. Vid. al respecto, Nota, “Deutscher Juristentag: Die Beschlüsse”, N.J.W. 1984, pp. 2676 y ss., p. 2677.
6

Asimismo, aunque la regulación básica de los contratos de prestación de servicio tenga como sede material el correspondiente C.c., resulta habitual que determinados contratos la encuentren fuera de dicho texto (como los contratos de transporte o los de construcción). Circunstancia estrechamente unida a su estandarización. En este sentido, la Ley alemana sobre los contratos de construcción (Verdingungsordnung für Bauleistungen) (V.O.B.) elaborada por la Deutscher Normenausshuss, así como los tipos contractuales elaborados por la Association
7

obstante, nos referiremos a los mismos como si de una única categoría contractual se tratara. Esto es, un conjunto de contratos con una naturaleza y características idénticas, ya que coinciden en su objeto (la prestación de un “servicio”), y en el hecho de ser prestados por un sujeto de Derecho privado. 4. Antes de adentrarnos en su estudio, sin embargo, es necesario puntualizar qué es lo que entendemos por servicio. Extremo sobre el que ningún ordenamiento estatal alberga una definición clara y general. 8 A pesar de ello, un examen de las normas donde dicho término ha sido utilizado (como es la reguladora de las obligaciones y contratos, o la legislación de consumo), nos permite deducir su significado y caracterización jurídica.9 En este sentido, de un análisis de tales preceptos podemos colegir como coinciden en partir de la contraposición entre las transacciones en las que su objeto principal es un bien o producto (compuestas por obligaciones de dar), y aquéllas en las que el elemento característico lo constituye un servicio (consistentes en un hacer).10 Junto a esta amplia diferenciación servicio/producto se suele calificar a los servicios con las notas de profesionalidad e independencia, lo que en definitiva nos indica que son susceptibles de ser objeto de comercio y diferentes de las prestaciones de carácter laboral.11 En último lugar, desde una perspectiva de Derecho privado, cabe excluir también los servicios
Française deNormalisation en Francia y por la Royal Institute of British Architects en Gran Bretaña. Todo lo contrario, se refieren a ellos de forma amplia, asistemática y poco precisa, constituyendo en la mayoría de casos una mera excepción al tráfico de mercancías. No obstante, aunque el término “servicio” carece de una definición legal, es un expresión familiar en la economía: R. SAVATIER, “La Vente de Services”, D. Chr. 1971, pp. 223 y ss., concr., p. 223.
8

M.C. CAPPONI, “Responsabilità oggestiva del prestatore di servizi”, Riv. dir. coomm. 1989, pp. 567 y ss., concr. p. 567; B. GRELON, Les entreprises des services, París, Económica, 1978, pp. 251 y ss.
9

Cf. art. 1142 del C.c. francés; art. 2195 del C.c. italiano; arts. 1161, 1254, 1271.3, 1272 y 1274 del C.c. español (V.L. MONTES PENADES, Las relaciones de servicios, Valencia, inédita. sin numerar). Se trata de la denominada por G. SANTINI (op. cit., p. 21), definición “dinámica” de servicios en cuanto a la actividad. Vid. también, J. CALAIS-AULOY, op. cit., p. 155; R. SAVATIER, op. cit., p. 224; B. GRELON, op. cit., pp. 290 y ss.
10

R. SAVATIER, op. cit., p. 224. Por su parte, O. VON GIERKE (Las raíces del contrato de servicios, Madrid, Cuadernos Cívitas, 1982, pp. 11 a 15) destaca como a pesar de tener un antecedente común (la locatio conductio operarum del Derecho romano), han divergido en relaciones de carácter diferente. Por lo que respecta al ordenamiento español, la exclusión del contrato de trabajo, se debe no tanto a la ya superada concepción basada en su carácter de dependencia, como a “que se preste el servicio en el círculo organicista, rector y disciplinario de aquel por cuya cuenta realice una específica labor”. F. LUCAS FERNANDEZ, “Art. 1544”, en C. PAZ-ARES y otros (dirs.), Comentario del Código Civil, Madrid, Ministerio de Justicia, 1991 (T.1), p. 1059. Criterio consagrado en el art. 1.1 del Estatuto de los Trabajadores y seguido por nuestro Tribunal Supremo (S.T.S., de 30 de junio de 1970 y S.T.S., de 12 de febrero de 1972, entre otras)
11

La distinción entre obligations de moyens et de resultat. FROSSARD. pp. Las prestations de services et leconsommateur. Las obligaciones de actividad y de resultado. 1991. Introduction au Droit allemand. 1965. A. Barcelona. Kluwer. pp. GHESTIN (dir. en el ordenamiento español. ya que permite subdividirlos en dos categorías distintas15: los contratos de prestación de servicio con obligaciones de medio y aquéllos con obligaciones de resultado. “Locatio operis faciendi. A la hora de clasificar las figuras contractuales que conforman dicha categoría. 5 y ss.). MENGONI. Perspectives de réglamentation”.. “Droit des obligations”. 12 Otras clasificaciones parten de la propia naturaleza jurídica del servicio (D. 37. Miscellanea Georges Van Hecke. Munich. 1991.. Bürgerliches Gesetzbuch.públicos prestados por la administración. En este sentido. REBMANN y F. pp. 6. Tipología y contenido 5. 1993.diferencian entre aquéllos con obligaciones de medios y los que poseen obligaciones de resultado..73 y ss. op. París.14 6. con una figura tipo de uno y otro contrato. en J. II y III). de forma general. pp.c. SÖLLNER. en el C. Este sistema de análisis facilita la aproximación a tales contratos.). pp. Ibid. LAFFINEUR (ed. al referirse a los contratos con obligaciones de hacer. aunque criticada doctrinalmente.J. los arts. 7 y 8 del Reglamento de Contratos del Estado.B. A. VINEY. 13 Vid. está aceptada generalmente por nuestra doctrina. 16 . en AA. 15 D.).12 1. Story scientia. nos encontramos como diferencian. FROMONT y A. París.). en M. alemán entre el Dienstvertrag y el Werkvertrag16. Cujas. respectivamente.M. 1990. Bosch. JORDANO FRAGA. 1988 (2a ed.13 Así.C.. “Liability for the provision of services under german Law”. pp. en el B. 69 y ss.. la mayoría de los países europeos. 2 y 3. Coloquio organizado por el Institut suisse de droit comparé en Lausana durante los días 1 a 3 de septiembre de 1993. dir. pp. italiano entre el contrato d’appalto y La exclusión de los servicios públicos se debe a su carácter administrativo tal y como recogen. F. “Obbligazioni di “resultato” e “obbligazioni di “mezzi” ” (Partes I. J. y 366 y ss.1 no 22 y ss. SANTINI.). “P.. SÄCKER (eds.. Riv. tales ordenamientos cuentan (generalmente en su C.H. mientras que en el otro caso el deudor se comprometerá a obtener un resultado concreto. La responsabilité des prestataires de services. F. “La responsabilité: conditions”. Tentative de définition. 65 y ss. cit. En el primer supuesto el deudor estará obligado a desarrollar una actividad (comportamiento o conducta) determinada. Esta distinción. G. p. C. 611”. 1985. GIESEN. A. Así. 280 y ss. “Les obligations”. 1954. “Le contrat de prestations de services.) o de las funciones que desempeñan en el mercado (G.). III (Droit Privé) pp. en AA. LGDJ. Amberes. 185 y ss.) Traité de droit civil. Beck.G. PHILIPPE. RIEG (eds. en K.. Münchener Kommentar. T. LUCAS FERNANDEZ. París. en J. CABANILLAS SANCHEZ. Liability for services rendered. Bruselas. Tomo 3. Ein Beitrag zur Systematik der Vertragstypen”.D.del que los contratos de servicio es un ejemplo. TEICHMANN. L. 9 y ss. París. Sobre la diferenciación entre ambas figuras. 1059 y 1060. “Obligaciones de medios y de resultado (A propósito de alguna jurisprudencia reciente”). 14 En este sentido también G. 1982. comm. VV.c. VAN HECKE.VV. nuestro estudio tendrá como base la distinta naturaleza jurídica que poseen las obligaciones derivadas de las figuras que la conforman.

“Art. Barcelona. P.c... cit. no es unánime al respecto. 19 Así.) Comentario. Diritto Privato.. MARKOVITS. Nijhoff. T. 26. como del arrendamiento de servicio. op. 20 El arrendamiento de obra. cit. “L’adaptation á la responsabilité des prestataires de services de la directive de la Communauté économique européenne du 25 juillet 1985 sur la responsabilité du fait des produits défectueux”.A. op. pp.C.... M. cit. 18 L. 57 y 60. también la S. GUILLON. SANTINI. en relación a los contratos celebrados con arquitectos y médicos. consonmm. B. pp. CAPPONI. Las obligaciones.. Siebeck y M.T. 537 a 543. 1655 y ss. en línea de principio. op. 56. Padua. 111 a 113. GIESEN. También. LACRUZ BERDEJO. op. aunque diferentes de los dos contratos genéricos. 1989. 147 y ss. 229. 1588 a 1600 del C. Derecho de Obligaciones (Contratos y cuasicontratos).c. L. Tecnos. Vid.c. 1170. CABANILLAS SANCHEZ. A. P. J. dr.. Sistema de Derecho Civil. YZQUIERDO TOLSADA. 23 . 96 y jurisprudencia por él citada. p. Las obligaciones. 482 y J. eur.. 1583”.. al hablar del contrato de obra.). 21 A. resulta ser el prototipo del contrato de servicios con obligaciones de resultado.. 22 De forma general. contrato regulado en los arts. p. La doctrina. LUCAS FERNANDEZ. op.. cit. 17 Destacando de entre todos el sistema francés (obligations de moyens et obligations de résultat). F. cit. pp.19 Figuras que constituyen los tipos genéricos de los contratos de servicios con obligaciones de medios o actividad20 .A. constituye el prototipo de los contratos de servicios con obligaciones de medios. 3o. DIEZ-PICAZO y A.. 95 y ss. concr. y aquéllos con obligaciones de resultado21.C. pp 573 a 577. pp. op. Madrid. Las obligaciones. recoge la definición tanto del contrato de arrendamiento de obra.). J. op... p. 7. 167 a 176. Sobre todo. “Art. DIEZ-PICAZO y A. 1583 a 1587 del C. el arrendamiento de servicios. cit. J. pp..el contrato d’oppera17. Vol. y 2222 y ss. 1986 (2a ed.B. II.L. D. op. op. así como los arts. en C. CABANILLAS SANCHEZ. pp. TORRES LANA. 1588”. cit. 1989. Bosch. en C. p. 1176 y ss. empero. 1988. y otros. italiano. PAZ-ARES y otros. p. p. SÖLLNER.. SALVADOR CODERCH. Rev. GALGANO. También. 1987 (4a ed. 12.. No obstante. cit. Reus S. 1176). pp. cit.. 271.. GRELON. Junto a ello. Revisada y puesta al día). de 17 de noviembre de 1983. 1544 del C. el art. P.c. op.. La responsabilidad civil del profesional liberal. pp. op. Elementos de Derecho Civil II. PAZ-ARES y otros (dirs. 22 De esta forma. En el mismo sentido.. op. GULLON. regulado en los arts. cit. 1058. siguiendo a J.S. No obstante.. J. los celebrados con concr. cit. los citados ordenamientos regulan una serie de transacciones que. SALVADOR CORDERCH (op. CEDAM.. LACRUZ BERDEJO. 271. del C. p. 1289 a 1294.. Mohr. p.18 Por lo que respecta al ordenamiento jurídico español. CALAIS-AULOY.. p. F... M. cit. p. G. sirviendo éstos como modelo. respectivamente. A CABANILLAS SANCHES. pp. así como que tal distinción se repite en otros países. tendrán la consideración de contratos de servicio con obligaciones de medio: los contratos celebrados con médicos23.. p. International Medical Malpractice Law. Tubinga y otros. cit. A comparative Law Study of Civil Liability Arising from Medical Care. participan de sus caracteres. GHESTIN e Y.L. 433.. lo importante en estos casos será la naturaleza de las obligaciones en el supuesto concreto y no la calificación que hagan del contrato. 112 a 114. 1990 (6a ed. Madrid.

E. Así como. REBMANN y F. pp.. al considerar las obligaciones derivadas de un contrato de servicios con un profesional liberal en general como de medios. también será el prototipo de contratos que. cit. pp... TONNER. inédito.C. 25 K. “Der Werkvertrag in rechtsvergleichender Darstellung”. pp. 1296 a 1298. regulado en los arts.. 30 SOERGEL. cit. pp. cit.29 Por otro lado. cit.. así como algunos contratos bancarios. cit. SANTINI. 31 . Reus S. M. L. nota 22. cit. GALGANO. la realización de un proyecto por un arquitecto. op.. y otros. SÖLLNER. Civ. “Errore professionale: responsabilità civile e responsabilità disciplinare”. SÖLLNER. V. cit. op. op. A. Derecho civil español. op. 1296 y ss.. p. p. R. 6. KÖNNING-FEIL. la gestión de negocios sin mandato o la comisión (J.. op.. cit. TONNER. p. p. RIEZLER. “P.. pp. común y foral. y 229. Das Internationale Artzthaftungsrecht. L. cit. 108 a 110. Eline Kollisionsrechtliche Darstellung auf sachrechtsver-gleichender Grundlage. Frankfurt a M. G. 574.. 87. 475). concr. pp. agrupados en torno al contrato tipo de servicio con obligaciones de resultado. CABANILLAS SANCHEZ. SANTINI. 183.L. op. los celebrados con arquitectos32.c.. cit. éstas pueden ser de medios o resultado.27 Es decir. op. Bull. no 4. 105 a 108. CABANILLAS SANCHEZ..L. Por otra parte. M. generalmente destacan:30 los contratos de construcción31. op. p. DANOVI. p.A. 1989. cit. p. 467 y ss. op. MONTES PENADES. cit. V. p. 28 Así. MONTES PENADES. 74.. Madrid. es el prototipo. 57. pp.. op. 631”. p.. Responsabilità civile e Previdenza 1986. están recogidos en otros textos legales. Rabels Z.. 74.juristas24. con asesores fiscales25.. dado que nos faculta para concretar las condiciones de existencia de una u otra responsabilidad. pp. de un gran número de relaciones jurídicas que reciben atención específica en el C. F. 456 y jurisprudencia ahí citada. Lang. 2040 a 2055. cit. cit. como el C. CAPPONI. Tomo 3. p. SANTINI. entre otros. 29 En general. Paradigmática al respecto resulta la jurisprudencia gala. 468 y G. A. La responsabilidad civil del profesional liberal. 71 y ss.. CABANILLAS SANCHEZ.. En contra. SANTINI. 1992. op. p. cit. Como apunta A. así como el contrato de agencia26 y los contratos de servicios financieros. p. 68 (con abundante jurisprudencia). A. 26 27 K. los de depósito34. en relación a un análisis médico. “Contratos y cuasicontratos” op.co. G. Milán.. I. cit. LACRUZ BERDEJO y otros. Las obligaciones. Giuffre.L. 1709 a 1739 (V.1. 306). 17. FORTINO. La diferenciación llevada a cabo posee una gran relevancia práctica. por lo que respecta a España.35 8. op. op. German Report.. op. 522 y ss. entre otras.) Junto a ello. 1977. G. pp. Las obligaciones. op. Liability for Defective Services. pp. op. La responsabilità civile del professionista. SÄCKER. 1984. participando de los caracteres del tipo genérico. p. la doctrina italiana va más allá. 9 y 10. determinará una diversa distribución del riesgo dependiendo del contenido las obligaciones asumidas por el médico. cit. Hamburgo. CASTAN TOBEÑAS. 19 y ss. 1952. DIEZ-PICAZO.L. YZQUIERDO TOLSADA.J. los contratos de transporte33. la Sentencia del Tribunal de Casación de 4 de enero de 1974. (J. MONTES PENADES. M. cit. MONTES PENADES... y V. como el mandato.. en K. op.. en general los contratos con quien ejercer profesiones liberales28. 24 Sobre el Derecho alemán. P.

Siebeck). CAPPONI. cit.. 36 Sobre el concepto de esta figura recogida en los arts. tanto en materia mobiliaria (Sentencia del Tribunal de Casación de 1 de agosto de 1950. 112.c. 1799 y ss. cit. estamos ante un contrato de compraventa o un contrato de servicio. 170.. Así. en resumidas cuentas. 10. En Italia M. Mohr (P. pp. Diferenciación de otras figuras 9.. Mohr (P. Vol. su jurisprudencia ha diferenciado entre ambos contratos en relación al contrat d’entreprise. J. pp. op.. MARKOVITS. J. Las obligaciones. p. como en materia inmobiliaria (Sentencia del Tribunal de Casación. para calificar el contrato de venta o de servicio. justificándose por la máxima superficies solo cedit) 38 . TONNER. A. cit.entre el deudor y el acreedor. p. op. 580 y 581. CAPPONI. op.c. C. cit.36 2. pp..C. cit. del C. cit.c. De forma general.E. 72 y ss. Tubinga. op.c.38 Por otra parte. de 20 de febrero de 1883.B. A. Dentro de nuestro análisis hemos de enfrentarnos a una nueva cuestión: ¿Cómo se puede distinguir un contrato de servicio stricto sensu. de un contrato de servicio que comprende la entrega de bienes o productos? De lo que se trata. cit. del C.B. basándose en los principios accesorium sequitur principale y majors parts trahit ad se minorem). J.. op. 34 35 K. pp. el Derecho alemán ha trazado la frontera que les divide conforme al 32 SOERGEL.. MARKOVITS. En España regulado por los arts. cit. op.. 176... cit. 1987. op. Contrato regulado en España en los arts. p. cit.L. 577 a 580. En Francia J. 37 Operación que ha llevado a cabo. por falta de la realización del resultado esperado por este último. 1758 a 1784 del C... SANTINI. op. J. Las obligaciones. pp.. op. pp. CAPPONI. A la hora de trazar la mencionada frontera. CALAIS-AULOY. 102 a 105 y arts. 1678 y ss. op. La finalidad de tal diferenciación no es otra que delimitar si en determinados casos confusos.. GHESTIN e Y. op. op. 3 y ss. 581 y 582. para el Derecho francés. en I. 17 a 19 y M. vid. pp. C. pp. 500. Tubinga y otros.. BASEDOW. 33 M. CABANILLAS SANCHEZ. cit. pp. 2049 a 2052. CABANILLAS SANCHEZ.C.. SANTINI.. Las obligaciones. C. o de si ese elemento es accesorio a la entrega de un bien. dependerá de si el objeto predominante de la relación es la prestación de un servicio. como el contrato de servicio con entrega de materiales. como actividad intermediaria en la circulación de los bienes. GHESTIN e Y. 1.. p. es de diferenciar entre un contrato de venta y un contrato de servicio. De esta forma. pp. Der Transportvertrag. cit. cit..79 y 80. 30. también son semejantes las propuestas que ofrecen los ordenamientos de la mayoría de los países europeos. Siebeck) 1972. cit..37 aplicando el citado criterio. pp.C... XII. 228 y 229.C. G. L. En Alemania J. “Introduction to Transport Law and combined Transport”. GULLON. R. 76 y ss. p. op. 1601 a 1603 del C.. RODIERE. G. op. DIEZ-PICAZO y A.. francés.

SEWELL.. SANTINI. 433”.Werklieferungsvertrag. aunque no exenta de dificultades. cuando predomine el elemento de venta. concr.G. L. Rep. Tomo 3. más general incluso. pp. cit. concr. En K. por la existencia de determinadas figuras contractuales “fronterizas” como los contratos de obra y materias (work and material). Hastings L. como el Essence Test...). si el objeto es fungible (venta) o no fungible (servicio). J. 39 Para ello ha tenido en cuenta. “Strict Liability and the Professional Service Transaction”..R. op.S. cit. 1984. en la S. WESTERMAN.J. 34. el contrato de prestación de servicio se concibe de forma muy amplia. Operación imprescindible. país donde no existe una clasificación tan minuciosa de las diversas categorías contractuales como en los países de codificación.R. op. Ins. 201 y ss. Meyers & Co. Graves [1935] 1 W. pp. p.42 Por ello. al elemento de venta o servicio predominante en el caso concreto. 651”. 111 y ss.1 n° 23. Junto a este criterio la English Rule. “P. Financial Training Publications Ltd. G. A Practical Approach to Contract and Consumer Law. basada en si el resultado del trabajo consistía en bienes tangibles (susceptibles de compraventa). 46. por lo que los tribunales ingleses no los extendieron a casos de responsabilidad (en ese sentido. Griffin (121 Eng. RUSSEL. 42 Robinson v. eran bienes intangibles. Con tal fin.. Ambos criterios. Brent Service Co.. Debe tenerse en cuenta que dicho país goza de una definición legal de contrato de servicio. en materia de protección al consumidor. 41 Aquel cuyo elemento principal lo constituya la realización de un trabajo (una obligación de hacer) que no suponga la entrega de bienes. pp. 12. Rep. REBMANN y F. Minister of Pensions and National Insurance. op. 113 y 114. Londres. o si lo hace. 651 del B.P. v. 46. 2222 y 2223 de su C. 204 y 205: W. 716 (K. [1968] 1 All. en un nivel reducido. 1861). 40 Inspirándose en los arts.. Yates (156 Eng. H. pp. 118 y 124. basado en si el elemento del trabajo o el material como proporcionado constituían la “esencia” del contrato y desarrollado en el caso Clay v. SÄCKER.1 n° 5. vid M.39 en atención. En Inglaterra. R. Por lo que respecta a la jurisprudencia Ready Mixed Concrete (South East) Ltd..c. [1934] 1 K. E. 1856)).B. 5 1972/73.A.1 del Supply of Goods and Services Act (S. 49. el criterio diferenciador seguido por los tribunales ingleses en materia de protección al consumidor ha sido el de la importancia del factor producto o servicio en la transacción.G. Por otra parte. cit. fundamentalmente. presente en el caso Lee v. v.) de 1982. “Products and the Professional Strict Liability and the Sale-Service hydrib Transaction”..H. surgieron en un contexto muy determinado (la Ley de fraudes). 43 . C. 433. Sobre los criterios de diferenciación diseñados por la jurisprudencia inglesa.B. J. SOERGEL. 439 a 441. pp. 1123 (Ext. en el que el prestador proporcional el material con el que se va a realizar la obra. “P. KAY y T.40 Para finalizar.43 Contrato de obra con entrega de materiales regido por el P. Tomo 3. G. igualmente. o por lo contrario. R. pp. Si se trata de la segunda posibilidad.B.41 11. la jurisprudencia se ha visto obligada a delimitar esta categoría para diferenciarla del contrato de compraventa. el ordenamiento italiano también ha acudido en tales supuestos a un criterio similar a los dos anteriormente expuestos. donde se detallan las condiciones para que exista un contrato de servicio. Con anterioridad los tribunales habían empleado otras fórmulas con tal objetivo. GOODMAN.

hemos de plantearnos la distinción que al respecto lleva a cabo el C. en gran parte de los países europeos. Tras este análisis. 275 a 289. En estos casos.c. 12 y ss. p. cit.). pp. cit. S. frente a la de dar (la entrega). CALAIS-AULOY (ed. a la razonabilidad del caso. ANALISIS COMPARADO DE LA CUESTION EN EUROPA 1. en J. La responsabilidad contractual 13. entre otros.S. 49 . En principio.B.c. la aplicación de las normas de la responsabilidad extracontractual es excepcional.S. francés. 1218 a 1229 del C. 293 a 304 y 323 a 326 del B.c.G. Nueva York y otros. SALVADOR CORDERCH.. español. DIEZ-PICAZO y A. arts. contrato recogido en los arts. adquiriendo en la actualidad una consideración autónoma en algunos ordenamientos estatales. 45 46 47 Incluso en algunos ordenamientos.45 Así.T.48 Esta circunstancia encuentra su causa en que tales supuestos de responsabilidad suelen tener su origen en el incumplimiento o cumplimiento defectuoso de un contrato de prestación de servicios. L. la responsabilidad derivada de servicios ha sido considerada. 29. del C.. Van Nostrand Reinhold Co. 1588 a 1590 del C.49 a. Sujetos 14. como señala P. alemán. Al hacer referencia a los sujetos que participan en el supuesto de responsabilidad contractual cabe diferenciar entre el sujeto dañado y la persona responsable del daño. fundamental aunque no exclusivamente. TEMPLE. concr. Consumer Legislation in France.. de 4 de febrero de 1988.T. Dicho régimen viene establecido en los arts. 1180. “Goods and Services”. nuestra jurisprudencia ha empleado la regla de razonabilidad para calificar de servicio..47 C. cualquier persona con un vínculo contractual con el prestador del 44 Op. S. como contractual en la mayoría de las ocasiones. habrá de estarse.12. Nos estamos refiriendo. a las diferencias existentes entre el contrato de compraventa y el contrato de suministro de materiales para la realización de una obra. tal y como hacen otros ordenamientos. 48 En ese sentido H. La responsabilidad por productos defectuosos ha sido tradicionalmente caracterizada como extracontractual. p.46 o la fabricación y entrega de puertas y ventanas de aluminio. de 16 de noviembre de 1985. en resumidas cuentas. si en la relación prevalece la prestación de hacer (la actividad). 434. LA RESPONSABILIDAD DEL PRESTADOR DE SERVICIOS. op.44 De esta manera. p. ésta tendrá la consideración de un contrato de servicios.c. No obstante. la fabricación y entrega de embalajes. como el francés. italiano y PP. 1134 y ss. 1981. GULLON.

SÄCKER. “P. op. si se trata de un contrato con obligaciones de medio o de resultado. p. CAPPONI. podrá ser considerado sujeto dañado. p.. sin embargo. p. como consecuencia de una prestación defectuosa. pp.. 180. p.R. Tomo 2. 15. op. 50 Como sería la existencia de una relación familiar con el usuario dañado. cit. Por lo que respecta al Derecho inglés. cit. Protección que.C. op. TONNER. J. cit.52 Por lo tanto. COCKERELL.51 Por lo que se refiere a la persona responsable del daño. en K. . esta posibilidad se garantiza mediante el denominado Vertrag mit Schutzwirkung zugunsten Dritter.50 En este punto hemos de plantearnos también si dicha persona será solamente la destinataria directa del servicio. K. tienen alguna relación con la parte contratante dañada y.. ya que tal distinción permitirá determinar las condiciones y circunstancias de la responsabilidad. cit. Al respecto cabe decir que está generalmente aceptada la extensión de la protección contractual a personas que. GHESTIN e Y.. cit. Privity of Contracts: Contracts for the Benefit of Third Parties (1991). MARKOVITS. es necesario concretar la naturaleza jurídica que poseen las obligaciones del contrato del que deriva.”. si es dispensada en el ordenamiento inglés. “Services. op. Bases de la responsabilidad 15. 7 a 10. No sucede lo mismo en materia de seguridad de servicios. resultan perjudicados. op. b.: D. resulta habitual que sólo los sujetos parte de un contrato adquieran derechos o deberes de él. GIESEN. 1985.. sólo es exigible si el prestador pudiera haber previsto las consecuencias dañosas de su acción en terceros.J.”. GHESTIN e Y. WEIR. L 221 y ss. Sin embargo la doctrina duda que dicha sentencia establezca ningún principio. TONNER. contractualmente sólo se puede reclamar contra la parte contratante que haya realizado el servicio. GOTTWALD. op. 17. p.servicio. 16 y el caso Junior Brooks [1982] 2 ALL E. p. o habría que incluir también a terceras personas perjudicadas. Financial Times Business Information. M. 574.3.. 179 y K. cit. por lo que la Law Commission ha elaborado un documento de consulta (n°121) titulado... pp. p. J. Liability for defective Services.. No obstante.. 201. OWLES y H. 60 y ss. 573 y 577. op. 51 52 M. del reciente Código del consumo). pp. cit. op. 16. TONNER. op. cit.. REBMAN y F. tan sólo se podrá considerar responsable al prestador del servicio con el que el usuario formalizó su relación contractual. cit. en Derecho alemán. desarrollado por la jurisprudencia. op.C. p. La mayoría de los ordenamientos europeos no protegen expresamente al usuario/consumidor. p. COCKERELL. pp. cit. CAPPONI.. MARKOVITS.. Así. K. D. 21 y 33. cit. En este sentido la Ley francesa de 21 de julio de 1983 sobre la seguridad de los consumidores (en la actualidad arts. OWLES y H.. T. Esta exigencia es conocida en Derecho inglés como privacidad del contrato (Privaty of Contract). op. 583.. op. Londres.. M. CAPPONI. 328”. “Liability . D. Vid. esta protección suele estar condicionada a unos determinados requisitos que aseguren su conexión a la relación contractual. cit. En definitiva. Por lo que hace referencia a la base de la responsabilidad. aún careciendo de una relación contractual directa con la persona responsable.C. por lo que esa caracterización no variará su régimen de responsabilidad. En atención a la misma. materia sobre la que sí existe regulación protectora del consumidor.

54 J.C. CAPPPONI. sino que tan sólo está obligado a desarrollarla diligentemente.54 En la práctica. GHESTIN e Y. pp. 56 Sin tenerse en consideración la forma o modo de tal incumplimiento. pp. 57 . el prestador no es responsable por el resultado de su actividad.. p. op. op. p. H. HUET. en virtud del principio volenti non fit iniura. p. SANTINI. algunas legislaciones establecen en el Derecho general de las obligaciones. 6. cit. TONNER. GHESTIN e Y. GHESTIN e Y. pp. CHRISTODOULOU. o aquella directamente impuesta por la ley. 57 Ejemplos de ello los encontramos Al margen de la normativa general sobre los contratos. C. en particular dans le cadre de 1’activité des professions libérales” ponencia pronunciada en al congreso Liability for services rendered. De este modo..G. op. XI. cit. “La responsabilité du fournisseur de services. K.. J. 4 y 25. 30 y K. “Professional Liability”.E. 4 y ss. ya que se habrán de tomar en consideración las obligaciones contraídas por las partes en cada caso concreto. existen excepciones a esta afirmación. alemán. Ibid. si el contrato supone obligaciones de actividad. pp.55 Ejemplificador en este sentido resulta la responsabilidad derivada de los contratos celebrados con profesionales liberales. p. MARKOVITZ. pp.. lo importante será el tipo de prestación que se va a suministrar y su contenido obligacional. 5 y 24 y 24 a 25. TONNER. Vol. G. MARKOVITZ. ZEPOS y P. Por su parte. será la víctima quien debe probar tanto la falta de diligencia (negligencia) del prestador. cit.56 No obstante. 53 ni las normas específicas aplicables a determinados contratos de prestación de servicio.Todo ello sin tener en cuenta otras obligaciones legales de necesario cumplimiento. MARKOVITS. como ya hemos señalado. si el prestador es deudor de una obligación de resultado es responsable desde el mismo instante en que no ejecutó la prestación prometida en el contrato. 575. op. cuya violación es causa de responsabilidad.. J.). sino su “resultado”. cit. 1978. 249 y 252 del B. 111.gr.J. V. cit. 25...L. unas conductas positivas a seguir. 53 M. cit. cit.B. 6 a 10.. I. p.. 152. op. pp. En primer término. op.V. se exigirá negligencia en caso de que de un contrato de arrendamiento de obra se derive un supuesto de responsabilidad. op. cit. V. TONNER. op. cuando el profesional se hubiera obligado a un resultado específico responderá por la inadecuación con el resultado al que se comprometió. lo justifica por el papel que juega la víctima en la relación al aceptar sus riesgos. cit. En segundo término. pp. 159 y 160. como que éste ha actuado de forma contraria a la lex artis de su profesión. cit. K. La denominada positive Vertragspflichtenverletzung (p.. op. sólo en caso de darse la llamada unmittelbarer Mangelschaden (daño existente en el mismo objeto defectuoso)... J. TEMPLE. recogida en los PP. op. en Derecho alemán. ya que lo importante no es cómo se haya de ejecutar la obligación. Esto supone que es la violación de ese deber lo que determina la responsabilidad por los daños que ocasione. 152 a 154. 55 P.C. En cualquier caso. 1 y 2.

sobre el Derecho italiano. p. K. La primera vez en que se establecieron tales garantías a los contratos de servicio fue por medio de la jurisprudencia. A Comparative Account.C. Clarendon Press. contratos cuyas obligaciones han sido caracterizadas como de resultado y que vienen regulados por el mismo régimen de responsabilidad que el del contrato genérico de resultado. Los supuestos en que el prestador de servicios puede excepcionar su responsabilidad. garantías nacidas por obra de la ley. en U. VACCA (eds.V. cuyo origen se encuentra en las acciones de responsabilidad extracontractual. Remedies for Breach of Contract. CAPPONI. disfrutan de un régimen jurídico específico. De entre los mismos destacan por su importancia los contratos de transporte. CAPPONI. 60 Al respecto. DRAETTA y C.. p.61 19. que se han extendido más tarde a las de naturaleza contractual con el objeto de garantizar un mínimo de protección al consumidor. 165 y ss. concediéndose así una mayor posibilidad de reparación por un daño derivado en un contrato de servicio. Transport Law. “Services. 574. op. 3 y ss. p.. 30. pp. G. 58 59 H. TONNER. ya anticipamos la existencia de otros contratos que. 61 Esta posibilidad se basa. todo tipo de daño contractual será resarcible.. RODIERE.). cit... V. SOERGEL. y con posterioridad. “La responsabilità civile dell’appaltatore. con posterioridad se han previsto obligaciones cuyo incumplimiento da lugar a supuestos de responsabilidad. 18.A. 25. se han establecido garantías implícitas legalmente.”.G. 1989. cit.. op. 5. Causas de exoneración y limitación de la responsabilidad 20.C. p.S.. 62 . Oxford.. J. op. pp. Il contratto internazionale d’appalto.. Un ejemplo de ello ha sido el establecimiento de garantías implícitas (implied Warranties) a los contratos. cit. M. M. Milán. TREITEL. los principios del derecho de contratos del Common Law posibilitan el resarcimiento por responsabilidad derivada de un contrato. Junto a estos dos supuestos genéricos. cit. COSENTINO... En referencia a la extensión del daño. aunque participando de la naturaleza de los anteriores.59 16. p. Así. pp. 13 y 14. en principio.60 17. WEIR. p. op. CALAIS-AULOY.en contratos de construcción58 o de reparación.. TEMPLE. del progresista e del direttore dei lavori”. op. op. se reduce a las causas de exoneración clásicas de la responsabilidad en M. en Derecho alemán en la p. EGEA. cuando no se ejecute la obligación que de él nazca. op. Tradicionalmente ésto venía a entenderse como el incumplimiento de lo establecido formalmente en el mismo.. disposiciones que no hacen más que recoger lo ya establecido con anterioridad por sus tribunales. hemos de señalar como. En relación a Inglaterra. cit. Sin embargo. 31. el Derecho inglés prevé una serie de garantías implícitas al contrato de servicio en las SS. pp. 1992. P. 278 y 279.62 c. cit. 13 a 16 del S. 583. T. cit. Esto es.. 21 y ss. sin limitación de la cantidad a indemnizar. op. cit.H.

según la cual no es imputable un hecho al responsable si su acto se adecua a los conocimientos científicos y técnicos del momento en que lo realizó. op.C. M. 427 y ss. J. 65 Vid. pp. 335. 69 . 68 J. D. 68 En relación a las mismas.. MARKOVITZ. cit. MARKOVITZ. Hyanes v. basada en la máxima volenti non fit iniura. cit. con respecto al ordenamiento alemán y la Sentencia del Tribunal de Casación. COCKERELL. p. 64 Cuando hablamos de riesgo de desarrollo estamos refiriendo a una causa de exclusión de la responsabilidad consagrada en materia de productos defectuosos. siendo aplicables a ambos tipos indistintivamente. 185. 509. Ottawa Electric Railway Co. 1974. por ejemplo. vid. Por lo que respecta al ordenamiento inglés ambas causas constituyen defensas para el prestador del servicio. 2 Q. p. cuyas obligaciones son esencialmente de resultado.66 21. p. 67 Destacando al respecto. es común observar como los distintos ordenamientos nacionales suelen excluir o limitar su juego estableciendo dos suertes de límites 69: En primer lugar. (Builders) Ltd. Les clauses limitatives ou exonératoires de responsabilité en Europe. 1987 para Francia. op. los contratos de transporte. los de construcción. Sobre la segunda (Assumption of Risk). 254 del B. la fuerza mayor tiene un amplio juego en contratos como los de transporte 64. pp. cit.B. GHESTIN e Y.C. p. J. 370). 725. cuya puesta en marcha posibilita a los tribunales anular tales cláusulas. Se trata de un fenómeno ligado íntimamente al proceso de estandarización de tales contratos. GHESTIN e Y. GHESTIN (dir. Burch Bros. MARKOVITS. 1990. J. En este sentido hay que destacar una serie de preceptos que 63 H. la fuerza mayor. ya que la naturaleza de las obligaciones de cada contrato de servicios repercutirá en su aplicación práctica. 29 Quin v. 63 Sin embargo. Controllo legislativo e orientamenti della giurisprudenza” Riv. BASEDOW.P. límites de carácter jurisprudencial por el juego del orden público. 185. op. Así. 323 y ss. [1939] 1 K. la naturaleza de las obligaciones tendrá poca repercusión en otras causas de exclusión (como es la responsabilidad por culpa derivada de un hecho realizado por el propio sujeto dañado o la asunción del riesgo por parte del usuario).B.. París. Hamilton.). 182. En segundo lugar. Sobre la primera (Contributory negligence). por medio de la imposición legal de determinadas obligaciones en los diferentes ordenamientos. p. 4. Comm. cit. de 6 de abril de 1987.B. Harwood. op. ([1966]. Un interés especial posee la validez que puedan tener las cláusulas limitativas de la responsabilidad incluidas en algunos contratos de prestación de servicios 67. debido a que en la práctica numerosos contratos contienen dichas cláusulas contractuales. y a que no garantizan la auténtica voluntad de las partes. [1935] 1 K. OWLES Y H. 146. o los celebrados con profesionales..65 No obstante. o el hecho causado por un tercero). Actes du Colloque des 13 et 14 décembre 1990. Centre de droit des obligations de 1’Université de Paris I. Ello se debe a que reducen o dificultan la reparación de las víctimas.G. concr. tal afirmación debe ser matizada. Mientras que el denominado “riesgo de desarrollo” tiene mayor aceptación en contratos cuyas obligaciones son principalmente de actividad. P. GHESTIN e Y. [1926] A.general (como son el caso fortuito. vid. “Le clausole di esonero e di limitazone della responsabilità. 66 En general. Metang v. condiciones: Dann v.B. dir. J. BERSSONE.

de 11 de enero de 1978). 34. op. de 1980. 74 Esto se debe fundamentalmente. 108.. Cedam. GHESTIN e Y. las acciones basadas en responsabilidad contractual tienen un período de limitación de 6 años que comienza a transcurrir desde el momento en que se produjo el daño. También J. J.c. 70 G. 14 A de la Limitation Act. K. (unfair Contracts Terms Act. así como al común de las obligaciones contractuales cuando carezcan de él. p.limitan o excluyen la posibilidad de que el suministrador se exonere de la responsabilidad que pudiera nacer del contrato de prestación de servicios. 1341. el general es de 10 años.74 2. 1229. O.O.c. 10 y 11 de la A. MARKOVITS. si los daños fueron o pudieran haber sido asegurados. La duración del período de prescripción juega un papel fundamental en los supuestos de responsabilidad. cit.G. 1681 y 1683 y ss.G. p. o cuando la misma no sea razonable. A pesar de que la responsabilidad derivada de servicios es fundamentalmente de carácter contractual en la mayoría de los países europeos (a excepción de Inglaterra75). varían entre 2 ó 10 años. los sectores que suelen gozar de un régimen específico por lo que a período de prescripción se refiere. En Alemania. TONNER. Prescripción de la acción 22.72 A ese respecto. salvo fraude del transportista (art. 187. de 1977) en Inglaterra en caso de que la acción negligente produzca una muerte o daño personal. al mayor desarrollo que ha tenido en los países del ámbito del Common Law esta última posibilidad resarcitoria. En Francia junto a los períodos específicos.B.G.G.B.c. Cumulo di responsabilità contratuale e extracontratuale (Analisi comparata di un problema). 195 del mismo texto). 182. de 9 de diciembre de 1976). 638 del B. 2262 del C. excepcionado a favor del establecido en el B. 1579. Pauda.A. En Inglaterra.B. 73 En Francia prescribe al año. así como por la circunstancia de que todo daño con origen contractual es también compensable 75 . italiano. art. 2 de la U. S. del C..c. Esta circunstancia nos obliga a acudir a los períodos específicos establecidos para cada contrato de prestación de servicio. determina un período de 2 años.). 13.G. para el Derecho francés en general. MONATERI. 2946 del C. En Italia.c. arts. art. cit.70 d. el común es de 30 años. La responsabilidad extracontractual 23. alemana (Gestz zur Regelung des Rechts der Allgemeinen Geschäftsbedingungen (Ley sobre las condiciones generales de la contratación). arts. con un período de 30 años.1 del C. por lo que respecta a acciones fundadas en responsabilidad contractual. p.C. al constituir una de las más importantes diferencias que existen entre la acción contractual y extracontractual. 72 En Alemania el P. 71 En Alemania dependerá de si es en base a un Werkvertrag (P. o la S. y 35 de la Ley n° 7823 de 10 de enero de 1978 sobre la protección e información de los consumidores de productos y de servicios (Loi sur l’information et la protection des consommateurs de produits ou de service. op. 1982. o un Dienstvertrag (P. En Francia.) que determina 6 meses para muebles y 5 años para inmuebles. son la construcción73 y los transportes. no existe un período general para aquellos casos enmarcados en la prestación de servicios.71 En este sentido.T.B. el período general viene establecido en el P. 1792-5 del C.B. 852 B..4 de la V. Arts.

la posibilidad de acudir a dicha acción dependerá. Constituye la base de la reclamación.gr. Esto es.B. T. p. 26 y P. ya que al no existir la necesidad de que medie relación de tal naturaleza entre la persona dañada y el prestador causante del mismo. Esto es así.H.gr. En materia extracontractual. 76 K. o por los daños causados en el interior de locales comerciales. excepcionado por los PP. CAPPONI. si el daño ocasionado es a la persona o su propiedad. 4 y ss. pp. y sin mantener relación contractual alguna con su prestador. op.. TREITEL. su culpa o negligencia. WEIR. cit.. art. no sea de naturaleza contractual. op. cit. 76 El sujeto dañado acudirá a la vía no contractual cuando las soluciones contractuales no satisfagan a la persona dañada77. 81 . TUNC. La compensación por daño inmaterial. p. cit. podrán serlo todos aquéllos que como consecuencia del suministro de un servicio. aquéllos cuyo origen se encuentre en deberes u obligaciones diferentes de las propiamente contractuales.c. 2043 del C. De esta forma. por todos. Recogido en el Derecho alemán en el P. 78 79 M. cit. el número de personas que potencialmente puedan resultar perjudicadas por el daño producido por un servicio defectuoso es superior a aquellas que si éste tuviera su origen en una relación contractual. p. cit.80 b. cit. o cuando los supuestos en los que el vínculo existente entre el daño causado por el prestador de servicio y el usuario perjudicado. a los daños de naturaleza extracontractual sufridos por el usuario del servicio. Cosa que no ocurre cuando el daño es de naturaleza económica. ZEPOS y P.. como consecuencia del mismo. V.. si no existe la suficiente proximidad entre las partes. no tanto de la relación existente entre el prestador y el usuario.”. resulten perjudicados.también cabe que tenga su origen en un daño extracontractual. op... op. A.gr. fundamentalmente. p. del mismo texto. en virtud del principio: nessuna responsabilità senza colpa.78 a. Bases de la responsabilidad y extensión del daño 25.79 Nos referiremos.G. 80 Vid. TONNER. 651 f. V. op.81 Podemos extracontractualmente. 583. C. 8. “Introduction”.. La responsabilidad del deportista o el organizador frente el espectador de un espectáculo deportivo. CHRISTODOULOU. 6. italiano.. op. 27. 847 del B. en principio cualquier prestador de un servicio que negligentemente causó un daño es responsable por el mismo.. 2 (viajes combinados) y 844 (pago de pensiones a los familiares del sujeto dañado). como de la naturaleza del daño. p. nota 60.. siendo éste el criterio general para casos de responsabilidad profesional. “Professional Liability”. En este sentido. “Services. empero. Sujetos 24.J. Por lo que respecta a la persona responsable. 77 V. no existen problemas para la reclamación. G.

Sentencia del Tribunal Federal alemán de 30 de abril de 1991. de 7 de agosto de 1985.. al ser ésta última de carácter objetivo o sin culpa. TONNER. 85 Esta respuesta se debe a la amplia cobertura que algunos ordenamientos reservan a tal régimen de responsabilidad a la hora de resarcir determinados daños.E. GHESTIN e Y. Annäherung von Arzthaftung und Dienstleistungshaftung in Deutschland und Europa”. 83 En este sentido. Exclusiones de la responsabilidad Así. en relación a los supuestos de responsabilidad por servicios.G. alemán así lo ha considerado en relación a determinados supuestos de responsabilidad médica. algunos supuestos la responsabilidad extracontractual por servicios se están objetivando. cit. pp.. como también en este transcendental extremo difieren el régimen de la responsabilidad derivada de servicios de la derivada de productos. D. cit. Tendencia sancinada por el Tribunal Constitucional alemán. Ley 22/1994.86 c. CAPPONI.C.O. TREITEL.B. Un extenso comentario de la misma lo encontramos en. 1991. J. los textos por medio de los que se ha implementado la Directiva 85/374/C. pp.). “Liability. aunque sin llegar a ser plenamente objetiva. de 25 de julio de 1985.H.E.. cit. 82 G.O. “Zur. [1969] 1 A. cuando la responsabilidad del prestador de servicio es de carácter extracontractual.C. arquitectos o construcción83. op.. GIESEN.E. En relación a la extensión del daño. op. invirtiéndose la carga de la prueba bajo determinadas circunstancias. en la mayoría de los casos. 29. vemos como el Derecho alemán reserva la responsabilidad de carácter extracontractual para la compensación por daños inmateriales (P. 847 B. op. 184 y K. 13 y ss. de 17 de julio de 1994. J. GIESEN.84 Ello nos conduce a pensar que los futuros desarrollos de la jurisprudencia irán en este sentido. MARKOVITZ. cit. invirtiendo la carga de la prueba en un supuesto de responsabilidad hospitalaria cuyo origen fue la contaminación de un paciente con SIDA. v. esta afirmación de carácter general no impide que algunas relaciones de servicios posean un régimen de responsabilidad objetivo o sin culpa. p.comprobar así. op. tras practicársele una transfusión de sangre. Sin embargo. D. Como sucede en los casos en los que se exige del prestador un resultado determinado (como la responsabilidad por daño o cosas en custodia) o aquéllos en los que se suministra un producto (como los contratos de reparación. D.E. lo que supondrá un acercamiento al régimen de la responsabilidad por productos. McManus Childs Ltd. 84 M..G. n° L 210/29. Young Marten Ltd. 85 Así. p... de 6 de julio B. n° 161. cit. 485 y ss. el principio resarcitorio descansa. en la reparación integral de los daños causados. 27. reglamentarias y administrativas de los Estados miembros en materia de responsabilidad por los daños causados por productos defectuosos. el B.. p.82 26. 454.H. 27 y ss. 86 . De esta forma. En España. En la jurisprudencia inglesa vemos que esto ha ocurrido en relación a un contrato de construcción en. 583.C. relativa a la aproximación de las disposiciones legales. op.”.R. pp. dentistas.

es igualmente frecuente que los diferentes ordenamientos eliminen o limiten su juego. 90 Esta teoría irrumpe a mediados de los años treinta con una importante decisión de la jurisprudencia francesa (Sentencia del Tribunal de Casación.”. teniendo su origen en la criticable distinción que hacen los diferentes sistemas entre ambas responsabilidades.. si la acción es por Tort depende de si hay daño personal (3 años desde que existe causa de acción o desde que el sujeto dañado lo descubrió) o no (6 años desde el daño.c. notas 86 y 87. de 20 de mayo de 1936. y siempre 15 años antes que se produjera el último acto que produjo el daño.87 d. T. cabe señalar como en los casos en los que la acción de responsabilidad es por vía extracontractual. p. su período es generalmente menor que en el supuesto de que tenga base contractual. G. 34 y ss. 91 En concreto.88 De esta forma. pp. 87 En el Derecho alemán 3 años (P. D.89 Así. cit.G. como Alemania e Italia. 1936. concr. Vol. tanto alternativa como sucesivamente. dada la ventaja que supone posibilitar a la persona dañada la cumulación de ambas acciones. 6).. su trascendencia práctica es innegable. 2947 del C.C. La base de este problema es fundamentalmente dogmática.28. 88 Al respecto. Por cúmulo de responsabilidad contractual y extracontractual entendemos la posibilidad dada a la persona dañada de elegir. italiano. 35. “Servicios. caso de poder optar por una u otra. Prescripción de la acción 29. 38 y 39. pp. cit. entre los que destaca Francia. 12. entre una y otra acción. En este sentido.90 se observa como otros la niegan. p. cit. T. En relación a las mismas.. COCKERELL. posee una gran importancia su consideración y la opción que haga el demandante. 91 . pp. op. En este sentido nos encontramos con el art. pp. “Complex Liabilities”. 24 y ss. 89 Alemania (K. op. En Inglaterra. MONATERI. En este sentido.. en I. MONATERI.). 88). es habitual que las condiciones generales de contratación de los contratos de prestación de servicios contengan cláusulas que limiten o excluyan también la responsabilidad extracontractual.E. 3.. D.B. Es éste un tema de gran trascendencia práctica que divide a los países por la posición adoptada al respecto. frente a determinados países que reconocen tal posibilidad. 852 I del B. KÖNNING-FEIL.). op. a los supuestos de responsabilidad extracontractual les resultan aplicables las mismas excepciones que señalamos con respecto a la contractual. 4 y 5.P. Ya indicamos. A. I. 1299 del C. op.). así como dejar a su arbitrio demandar a quien considere oportuno cuando sean varios los responsables.. al analizar el régimen de responsabilidad contractual. OWLES y H. El cúmulo de responsabilidades 30. C. Italia (G.. cit.c. manteniéndose hasta nuestros días. TONNER. en Derecho italiano 5 años (art.. op. WEIR.L. 10. p. XI. op. WEIR. como este extremo tiene una gran relevancia práctica. Precepto por el que se considera nula toda limitación de responsabilidad por daño a la persona. cit. Sin embargo. cit. Ello se debe a las diferencias existentes entre ambos regímenes de responsabilidad. En principio.

op. 1987. concr. 10 a 13.C.. en A.. p. p. QUINTANA CARLO. 801 y ss.. QUINTELA GONÇALES.”. pp. tal y como señala al doctrina. 802. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. I. se G.R. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. MONATERI. QUINTANA CARLO. 1986. “La protección del consumidor en España (Aspecto comparativo con la Comunidad Europea)”. sino también al usuario de servicios. op. “Services. Gran Gelato v. Richcliff Group [1992] 1 All. E. e I. 95 La plasmación constitucional de tal principio. El sistema de responsabilidad por servicios diseñado por el legislador español guarda muchas similitudes con el establecido en los países del ámbito continental. 95 La protección de los consumidores y usuarios y la Constitución española de 1978.este último país ha mantenido tradicionalmente una postura contraria a tal posibilidad (elaborando la denominada teoría del non-cumul). 80. 92 Esto ha sucedido en un supuesto de negligente asesoramiento prestado por un abogado al comprador de su cliente por el que sufrió pérdidas. cit. en la actualidad se está aproximando a la doctrina del non-cumul. p. 96 A. Tecnos. 802. 22 y ss. tal y como apunta Ma.. Madrid. QUINTANA CARLO. cit.”. Ltd. T. p.B.92 No obstante.. Estudios Jurídicos sobre protección de los consumidores.. se determinó que el asesor no era responsable extracontractualmente. v. E. Estudios de Derecho Mercantil en homenaje al Profesor Antonio Polo. v... 10.. y R. p. pp. M. 865). Ltd. y Midland Bank Trusts Co. la Constitución española consagra en su art. 49 y ss. cit. A. cit. 801.”. op. p. 73 y ss. Asimismo los casos.. op.94 D. 27. 1987. AA. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. Esso Petroleum Co.. p. WEIR. cit. Mardon [1976] 1 Q.97 Esta vinculación. y Mª T. pp. 183 a 256. la Constitución española y el Derecho mercantil”. En este asunto. a diferencia de ellos. la defensa del consumidor entre los principios rectores de la política social y económica. cit. VV.”. 29 I. “La responsabilidad del empresario de servicios en la Ley General para la defensa de los consumidores y usuarios”. 51. Madrid. La jurisprudencia inglesa. 97 .93 Por ello.. lo que en la práctica ha llevado a sus tribunales a considerar la responsabilidad por servicios primordialmente contractual siempre que tal relación obligacional exista entre las partes. también ha admitido tradicionalmente la posibilidad de interponer cumulativamente ambas acciones. QUINTELA GONÇALVES.1. WEIR. por su parte. p. lejos de ser una mera declaración de intenciones. Sin embargo. dado que el comprador podría reclamar contractualmente frente al vendedor. “Aspectos generales para una introducción sobre el Derecho de los consumidores”. al margen de la naturaleza del daño producido. 93 94 T.. Hett. Este precepto entiende por consumidor no sólo al consumidor en sentido estricto.. op. Stubs & Kemp [1979] 1 Ch. 1987. 1981. “La protección de los consumidores.. pp. pp.C. “La protección. T. Madrid. LA RESPONSABILIDAD CIVIL POR SERVICIOS EN EL ORDENAMIENTO ESPAÑOL 31. BROSETA PONT.. Edersa. concr. op. 97. Instituto Nacional de Consumo. pp.. 96 y supone una vinculación activa a los poderes públicos. 384. concr. p. “La protección. es de una trascendencia capital. “Services. parece que en un futuro el cúmulo de acciones no será permitido. 50: A.

menciona como sujetos destinatarios su protección.. pp. 67 y ss. 99 Sobre los cambios ocasionados por L. 222 a 225. “La responsabilidad por los daños y perjuicios derivados del consumo de bienes y servicios”.)98.c. “Ambito de aplicación y derechos de los consumidores en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios”. 98 Ley 26/1984. por su consideración de norma de aplicación prioritaria en lo referente a la protección del consumidor. concr. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. pp. la definición dada por la L. 116. en A. PARRA LUCAN. titulado “Garantías y responsabilidades”. 81. de 6 de julio. cit. En este sentido. Régimen especial.. vid. QUINTANA CARLO (“La protección”. B. 101 A. p.C.ha visto materializada con la promulgación en 1984 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (L. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. op. al estudiar el régimen de la responsabilidad derivada de servicios en el ordenamiento español.1.U. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. de responsabilidad civil por los daños causados por productos defectuosos. op. “excesivamente programática”. tal y como señala la Disposición final 1ª de la citada Ley 22/1994.99 Por consiguiente.. hemos de alcanzar tanto el contenido de la L. op.O. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. p. recoge en su C. cit. Mª A. concr. La L. norma básica en materia de protección de los consumidores y usuarios. Ambito de aplicación: el concepto de usuario de servicios 33.U. 100 Donde se establece la responsabilidad por los daños y perjuicios sin pretender satisfacer expectativas contractuales..E.U.C.. 1.C. y R. el régimen de la responsabilidad. Aunque criticada por I. 102 .U. p. 102 Al respecto. en A. como el régimen de responsabilidad general o común del C. Eso sí. y R. prestando una especial atención al sistema diseñado por la Ley de 1984. E. VIII.101 a. cit..C. 803) por ser: “técnicamente imperfecta”. en su art. tanto a consumidores como a usuarios.. 72. 100 y ss.C. de 24 de julio de 1984.U. 22 y ss. concr.100 1.U. La L. asentada en los principios de defensa del consumidor/usuario y fuertemente influenciada por la normativa del mismo carácter de origen comunitario. de 19 de julio de 1984.C. y los profundos cambios que ha supuesto en nuestro ordenamiento. 1990. R. La ley general para la defensa de los consumidores y usuarios 32. pp.. “excesivamente reglamentista” y “con importantes lagunas”. recoge un criterio subjetivo de determinación de su ámbito de aplicación que nos obliga a concretar qué es lo que la Ley de 1984 entiende por consumidor/usuario.C. Es importante destacar como este Capítulo no se aplica en la actualidad a la responsabilidad civil por daños causados por productos defectuosos. n° 176. “La responsabilidad por los servicios: hacia una armonización de las legislaciones de los países miembros de la CEE”. pp.

también el art. Sentido que dependerá de la finalidad de la norma que contemplemos. 104 A.3 de la L.U. “Aspectos sustantivos de la protección de los consumidores en los contratos sobre servicios. op.”. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. el art. p. 27. 1 numerales 2 y 3. 141 y ss. cit. cit. se nos pueden plantear algunos problemas. 105 106 R.. pp. Madrid. R. ya que este precepto se refiere de forma general. op. p.. al sujeto responsable en referencia al prestador de servicios. al hacer que depende su aplicación de que el usuario merezca el atributo de “destinatario final”.104 A sensu contrario y en virtud de lo dispuesto en el art. p.). Comentarios a la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Por ejemplo..en su art. p. “Aspectos sustantivos.106 b.105 A pesar de la claridad del texto de la L.1 posee una gran importancia. “Ambito.”. E. sin volverlo a introducir en el mercado.. sin volver a introducirlo en el mercado. Sujeto disponible 34. op. 124. 103 R. CABANILLAS SANCHEZ. A. siempre que permanezcan localizados dentro de su ámbito personal. 235. con respecto a este supuesto. SALAS HERNANDEZ (eds.”. A.. “Ambito.). BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO.. familiar o doméstico. op. Así..U. introduce una regla de responsabilidad solidaria con respecto a todos cuantos concurran en la La doctrina diferencia entre la noción concreta y abstracta de consumidor. se ha decantado por denegar la condición de “destinatario final” a los mismos. 106 a 111. la posibilidad de que el adquirente de un servicio. 30.. podemos afirmar que no tendrán la acreditación de destinatarios finales de servicio. El propósito de la Ley no es sólo responsabilizar al prestador de servicios.. 1989. buscando una mayor protección para el usuario. R. 107 108 .C. Por otra parte. cit.. concr. cit. op.. del tenor de los arts. SALAS HERNANDEZ (eds. 26 incluye un amplia gama de prestadores. 144. haga uso del mismo dentro de un proceso de producción de servicios para el mercado. p.. quienes utilicen los servicios en el marco de una actividad empresarial. p. y por lo tanto quedarán fuera del ámbito de aplicación de la ley.C. puede desprenderse que vienen referidos a los empresarios prestadores de servicios.”. CABANILLAS SANCHEZ. A. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO y J. dado que la actividad que tales sujetos desempeñan es una actividad de carácter empresarial. se equipara al consumidor abstracto con el ciudadano en general como posible cliente. 25 y 28 (aunque sin indicar nada al respecto).. sino también a los participantes en la comercialización de los mismos. 31. según el ordenamiento español”. pp.. refiriéndose al consumidor concreto cuando se trata de atribuir a un sujeto derechos de ejercicio individual en su interés particular (consumidor final). Cívitas. cit. Sin embargo.. junto a los que se incluye a los profesionales independientes. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO y J. 108 Por su parte. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO.107 De esta manera. “La responsabilidad.103 Consideración que en materia de servicios viene referida a la persona que contrata la prestación de unos servicios para utilizarlos o consumirlos él mismo. 144. posee un carácter concreto. 1. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO.C.

). BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO y J. C. pp. 56) hace depender tales expectativas legítimas de la naturaleza y finalidad del servicio.C. SALAS HERNANDEZ (eds. Todo ello nos obliga. p.109 c..C.U. 2001.”. R.. cit... Hecho que coincide con la solución civilista ya afianzada en nuestra jurisprudencia.. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. ya que contempla la indemnización por cualquier daño derivado de la falta del nivel objetivo de eficacia o seguridad que legítimamente quepa esperar del servicio de acuerdo con su naturaleza y reglamentación. 228. p.”. Daños que comprende 35. concr.. No obstante.”. no tiene en cuenta si el daño se produce en el seno de una relación contractual o extracontractual. cit. op..114 Esta circunstancia origina serias disfunciones. p.. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO y J.113 No obstante. op.. “La responsabilidad. p. por lo inadecuado de aplicar el régimen común al establecido en la L. op.) op. op. se refiere a los daños derivados del consumo de servicios.. op. 238. al contemplar cualquier daño derivado de una relación de servicios..110 A esa misma conclusión podemos llegar por el tenor del art. “La responsabilidad.). «Art. cit. diseñando un régimen aplicable a ambos. CABANILLAS SANCHEZ. pp. 244. y otros (dirs. 718. optando parte de la doctrina por incluir únicamente los daños en el propio servicio prestado y consumido. no se extiende a los mismos..”. SALAS HERNANDEZ (eds. la interpretación del art. a acudir a las acciones generales de responsabilidad contractual o extracontractual para cubrir esas lagunas. cit. Naturaleza contractual o extracontractual de la responsabilidad 36. 1979 y ss.producción del daño. En cuanto a los denominados riesgos del desarrollo. QUINTANA CARLO (“La responsabilidad. PANTALEON PRIETO. op. PAZ-ARES. a la hora de entablar una reclamación. En este sentido.. ni sobre las acciones que puedan entablar los perjudicados. p.U. un examen de los mencionados preceptos demuestra su amplia cobertura. 109 Incluidos el lucro cesante y los daños morales. existe una gran confusión al determinar los servicios que deben producir tal perjuicio. conforme a los establecidos en sus arts. 111 112 R...”. Tomo II. 170 y 711. la doctrina considera que la L. cit. La L. Ibid. 25 y 26. cit. teniendo en cuenta que a pesar de la idéntica finalidad de ambas responsabilidades.112 d. 685 y 686. éstas se fundamentan en R. El C. cit. p. cit. fundamentalmente.C. 1902». medida especialmente oportuna para la protección del usuario.C.. 27 no es tan sencilla. F. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. VIII de la L. “Aspectos sustantivos.. Y ello. “La responsabilidad. ya que ni se manifiesta sobre el alcance que puedan tener las indemnizaciones.. 28. 228. BERCOVITZ RODRIGUEZCANO. A. 113 114 . como señala R. las normas que lo regulan y la información facilitada por el prestador. R.. pp. 110 I.111 Por otra parte.U.U. op. la Ley de 1984 no crea un régimen autosuficiente. p.

SALAS HERNANDEZ (eds.. identidad e idoneidad 115 F. de Barcelona consideró. varía de un artículo a otro. por el contagio de tétanos que sufrió un paciente en una clínica catalana. de Barcelona.”. sobre todo en aquellos supuestos en los que el demandante pudiera acudir a ambas acciones.J. A.) pp. 25. al planteársele la duda de cuál debería ejercer para obtener la indemnización que la Ley le reconoce. 28).. 60 y 67. CABANILLAS SANCHEZ. PARRA LUCAN. S. 1978. cit.. Por su parte. el art.”. 117 118 “La responsabilidad. op. Así.S. el primero de los mismos se considera como una norma de responsabilidad subjetiva (posibilitando la inversión de la carga de la prueba). en atención al citado precepto (así como al art. 689. como son las que suponen una ruptura del nexo causal.. de 25 de marzo de 1991). 56. cit. 72. la fuerza mayor y la culpa exclusiva de un tercero o de la propia víctima. que la responsabilidad en que se había incurrido era de tipo objetivo.”. Naturaleza objetiva o subjetiva de la responsabilidad 37.C. op.. 57. 26. en segundo lugar. siguiendo a un sector doctrinal. 72) el sistema general está contenido en el art. p. 1902 del C.). citada por la R. op. Universidad de Deusto.pretensiones distintas y presentan diferencias importantes. el régimen que establece dicho precepto es ventajoso para el usuario del servicio. No obstante. el art.. 25120 .116 contiene una regla de responsabilidad objetiva.”.... p. en un supuesto de responsabilidad médica. op. otros autores. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO y J. op. que junto al 27 forman lo que I. 27 se refiere a la responsabilidad por la falta de adecuación del servicio suministrado a las condiciones de “origen. PANTALEON PRIETO. p. forzando de algún modo su tenor liberal. op. Es decir. En primer lugar.118 Así. pudiendo eximir su responsabilidad cuando no exista el nexo causal. cit. siempre que se haya producido el daño.C. Sin embargo para Mª A. . 146. 411 y ss. p. Mª A..119 Sin embargo. La naturaleza de la responsabilidad que contempla la L. 1988 (2ª ed. estiman que el prestador responde por el servicio suministrado.U. cit. 116 El defecto puede consistir tanto en una acción como en una omisión (S. cit..T. QUINTANA CARLO.115 Esto podría dar lugar a serios problemas prácticos. esta responsabilidad queda oscurecida por los dispuesto en el art. R. cit. cit. Lecciones sobre responsabilidad civil. 26. ya que elimina las excepciones normalmente recogidas en las normas de responsabilidad objetiva. e.. pp. Bilbao. 1993. PARRA LUCAN (“La responsabilidad por los servicios. “Aspectos sustantivos”. de 4 de noviembre de 1992. cláusula general del sistema según I.. o nos encontremos ante una de las excepciones a la imputación objetiva recogidas en el art. op. QUINTANA CARLO denomina el sistema especial.c. “La responsabilidad. la Aud.. p.. Aud. DE ANGEL YAGÜEZ.. En este sentido la última jurisprudencia que interpreta el art. 119 120 R. p.117 Por consiguiente. p. “La responsabilidad por los servicios.

establece diferentes plazos de prescripción para el ejercicio de acciones basadas en uno u otro tipo de responsabilidad. Habrá de tenerse en cuenta. el art.. CABANILLAS SANCHEZ.U. cit. Así pues. no diferencia entre la responsabilidad contractual y la extracontractual.más largo el de origen contractual.. 168 y 169. op. p. tiene una naturaleza objetiva para algunos autores. p. 688. la posibilidad de interpretar ampliamente determinados casos de responsabilidad extracontractual. ha sido criticado por A. cit. Vid.”. referido a los daños originados en el correcto uso de los servicios. p.2) y 15 para la responsabilidad contractual (art. op. 1968. el análisis de la L.”. al igual que la mayoría de los países del área continental. op. dicho texto. CABANILLAS SANCHEZ. Estas circunstancias nos obligan a acudir al régimen común del C. aproximando así nuestro sistema a los desarrollos sufridos en el ordenamiento alemán.de los mismos. cit. CABANILLAS SANCHEZ. Prescripción de la acción 38. “La responsabilidad. Sin embargo. A. Esta norma constituye una excepción a las anteriores y tiene un ámbito de aplicación mayor al general. Mª A.. “desde el día en que pudieran ejercitarse” (art. pp... 57. R. establece. p.....125 f. p. En este sentido. 28. siendo -como en aquéllos. “Aspectos sustantivos. op.126 39.. al respecto. apartándose de esta manera de lo establecido en nuestro ordenamiento... QUINTANA CARLO. para I... 121 122 I. No obstante. 1968). BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO y J. QUINTANA CARLO. aplicando un plazo de 15 años. cit.U.”.122 Para finalizar. cit. 28. 123 124 A. ni establece un sistema completo de reclamaciones.121 mientras que sería subjetiva con inversión de la carga de la prueba para otros. “La protección. un subsistema frente al general y el especial. op. recientemente la citada Sentencia de la Aud. op.123 Este precepto obedece a un criterio de responsabilidad contractual y extracontractual de naturaleza objetiva124 Por ello.). Esta responsabilidad. 808. En primer lugar. p.. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO y J.. nos lleva a concluir lo siguiente. 125 1 año en materia de responsabilidad extracontractual (art. y en concreto su apartado segundo. 72) indica como nuestra jurisprudencia hoy en día no aplica la responsabilidad objetiva del art. 126 .”. Estos plazos habrán de ser considerados “desde que lo supo el agraviado” (art. cit.c. cit. 146..”. SALAS HERNANDEZ (eds. utilizando una fórmula muy amplia de los posibles beneficiarios de la misma. 146. SALAS HERNANDEZ (eds. cit. PARRA LUCAN (“La responsabilidad por servicios. 704. op. La L. consideramos que está pensando más en la responsabilidad derivada de productos R. 1964). de Barcelona reconoce tal posibilidad. Las obligaciones. tanto contractual como extracontractual y de carácter irrenunciable. de acuerdo con su naturaleza y finalidad y con las normas que lo regulan”. por considerar la responsabilidad objetiva la derivada de servicios sanitarios. 1969).. “Aspectos sustantivos.). p. op.C.. 28. marcando un límite de compensación propio (500 millones de pesetas). el art.C.

. sin que ello suponga. 1993. a pesar de que en la actualidad no se aplique a tales supuestos. 247. p. op. “La responsabilidad. PANTALEON PRIETO. p. “La responsabilidad.. 28. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. 1978 y 1979). mejorando la situación del usuario de servicios con respecto a la situación anterior a su promulgación.(fundamentalmente extracontractual y de naturaleza objetiva).. PARRA LUCAN. op. 22. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. 26 y 27.. no supone que agote la normativa reguladora de la responsabilidad por servicios en nuestro ordenamiento.”. 132 Sistema único que mostraba un gran número de insuficiencias. La responsabilidad contractual por servicios Esto se ve claramente. a pesar de las dificultades expuestas. hemos de analizar el régimen de responsabilidad concurrente y residual a la ley de 1984: el C. cit.. “La responsabilidad. 48). 156. Tratado de Responsabilidad civil. op. La aplicación prioritaria del régimen de responsabilidad establecido en la L. Aunque éste último sí reconozca la mejora del subsistema que crea el art. 127 R. “La responsabilidad.C. BERCOVITZ RODRIGUEZCANO. en buena lógica.. sobre todo en el sistema establecido por los arts. cit. A.U. cit. QUINTANA CARLO.) 133 El mismo guarda una gran similitud con el existente en la totalidad de los países del área continental y constituyen un mínimo común de protección del que no es posible privar a nadie.. Régimen general 40. SALAS HERNANDEZ (eds. . 128 129 R.c. p. 58 y 59. 25.”.”. op. p. Madrid. I.U.”.) op... Con los consiguientes problemas de traslación que eso supone.127 La segunda conclusión a la que llega la doctrina es la deficiente técnica utilizada por el legislador. op..131 Así.cit. cit.. 131 El usuario podrá acudir a uno u otro régimen de responsabilidad para fundamentar su reclamación (R. pp... Mª A. “Aspectos sustantivos.132 (normativa que conformaba el único sistema existente con anterioridad a la entrada en vigor. op....129 Sin embargo. p.. que en la de servicios (normalmente de naturaleza contractual y subjetiva o por negligencia)... Cívitas. como por no establecer un procedimiento judicial eficaz para viabilizar las reclamaciones. “La responsabilidad. p. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. 226 y 246. 677. R. 130 R. op.130 2. permitirle acumular indemnizaciones. op. pp. cit. Opción que ha sido admitida por la jurisprudencia (F.”. 133 134 Tal y como señala el Preámbulo de la L. cit. cit. pp. pp. CABANILLAS SANCHEZ observa una amplia protección de los usuarios consumidores de servicios.”. cit. Comentarios. cit.. tal y como indica R.C. op.134 a.... BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. y demostrando una vez más la subordinación en que se encuentra el sector servicios frente al sector productos. 246 y 247. R.”. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO y J. “La responsabilidad por los servicios. tanto por su redacción (resultando compleja su interpretación128 ). En contra. 72. DE ANGEL YAGÜEZ.. Realidad reconocida expresamente en su propio Preámbulo.

. respondiendo si no lo hizo así. 1184 y 1105 del C. En virtud del mismo. 90 y ss.S. YZQUIERDO TOLSADA. La responsabilidad civil del profesional liberal. Eso sí.T.. diferenciando entre los contratos de prestación de servicio de medios y de resultado. en virtud de la naturaleza de las obligaciones que de tales contratos se derivan. YZQUIERDO TOLSADA. I. siempre que el cumplimiento de la obligación no deviniera imposible.L. En este sentido ha ido la S. Responsabilidad contractual por servicios con obligaciones de actividad o medios 42. sino también los accesorios ligados a la naturaleza del contrato. p.. Además. lo que se comprueba claramente en el sector de la responsabilidad profesional. de 23 de marzo de 1988 (comentada por ibid. op. por lo que consideró al prestador contractualmente responsable del daño experimentado por el usuario.. op. cit. No obstante. 138 139 M. MONTES PENADES. Como son. CABANILLAS SANCHEZ. op. cuando entre el prestador y el usuario del servicio exista una relación contractual. p. 135 136 Ibid..135 Incumplimiento del que se deriva una lesión a los intereses del usuario del servicio. cit. A.c. por consiguiente. por ejemplo. de una responsabilidad por culpa o subjetiva. cit. 273. V. En primer término nos encontramos con la normativa que regula el arrendamiento de servicios. como disponen los arts. se M. op. pp. 114). Texto donde concurren normas de carácter general (arts. Reus. op. M. y normas que regulan la responsabilidad que pueda derivarse de algunos de los tipos contractuales que forman la categoría de los “contratos de servicio”. DIEZ-PICAZO y A. y 108 y ss.. YZQUIERDO TOLSADA. las obligaciones de seguridad de los servicios. 1101 a 1103). contrato tipo de los servicios que entrañan obligaciones de medios o actividad. Vol.c. cit.41. Esto es. siendo ésta válida por el incumplimiento de los deberes que se derivan del contrato de prestación de servicios subyacentes. Madrid.. La responsabilidad civil del profesional liberal. 1993. haremos referencia exclusivamente a aquellos supuestos de responsabilidad con origen en un contrato de servicios. Su análisis será llevado a cabo de igual forma que hicimos en el apartado consagrado al análisis comparado. Su puesta en funcionamiento se produce. cabe la posibilidad de que relaciones diferentes de las puramente contractuales den origen a dicha acción. p. p. el prestador se obliga a actuar diligentemente. 126. 480. . 146. Responsabilidad civil contractual y extracontractual. debido a no informar del estado de las pistas. GULLON. 139 No obstante. 137 L. Las obligaciones. la información o la buena fe frente al usuario. p.136 Los deberes incumplidos no son únicamente los estipulados en el contrato de prestación de servicios.137 La normativa reguladora de esta responsabilidad la encontramos básicamente en nuestro C. i.138 Se trata.. cit. en la mayoría de los casos. Este supuesto versaba sobre la responsabilidad civil del prestador por el accidente sufrido por un esquiador en una estación de esquí.

S. la responsabilidad del depositario. 124.155. derivándose de los mismos una responsabilidad de tipo objetivo. En segundo lugar.. 1766.145 Son varios los preceptos que regulan la responsabilidad que de ellos se pudiera derivar. el arrendamiento de obras (contrato tipo de los mismos). cit. op. p. CABANILLAS SANCHEZ. En estos casos. op. Como es el mandato.c. 1783 y 1784 del C. 125. 1767. p.está produciendo en nuestro país (al igual que en otros países de nuestro entorno) una objetivación de tales supuestos de responsabilidad. por lo que aplicaremos tales preceptos para determinar su régimen de responsabilidad específico.143 ii. a su vez. DIEZ-PICAZO y A. cit. cit.T. 475. Así. con el objetivo de proteger al usuario perjudicado. op. op.. LA CRUZ BERDEJO.. nos encontramos con regímenes específicos. Responsabilidad civil contractual y extracontractual. op. A. p. 146 .. cit.142 Sin embargo. 173. Regulación en la que no entraremos dada su especialidad y precisar de un estudio específico. Las obligaciones.. por lo que acudiremos a la normativa de carácter general en materia de responsabilidad contractual.T..S. 1183 C.146 Por último. Entre otras.L.. Junto a estos arts. L. la insatisfacción por parte del prestador del resultado pactado supone un incumplimiento contractual144. Las obligaciones. 143 A. el C.. cit. S. Así.. como la responsabilidad por razón de deber de custodia. YZQUIERDO TOLSADA. Responsabilidad contractual por servicios con obligaciones de resultado 43. M. regulan el caso de fondistas y mesoneros y en el art. “Aspectos sustantivos. permitiéndose en algunas ocasiones la inversión de la carga de la prueba de la negligencia al prestador del servicio.. YZQUIERDO TOLSADA.141 La regulación de dicha figura contractual no posee ninguna norma específica sobre la responsabilidad que de su incumplimiento pudiera derivarse.c.. 140 Y ello. GULLON. regulada por los arts.. Responsabilidad civil contractual y extracontractual.c. 141. En este sentido han ido numerosas sentencias de nuestro alto Tribunal en supuestos de responsabilidad médica. 1726 y 1729. CABANILLAS SANCHEZ..”. 1718. regulado en los arts. 331. el prestador demuestra que el incumplimiento se debe al caso fortuito o a la fuerza mayor. 167 y 168. 1769 y 1777 del C. pp. cit. p.. J. CABANILLAS SANCHEZ.. p. 1602 se encuentra la normativa referente al porteador. cit. 145 Habrá que tener presente. Ibid. p. pp. op.. 1589 a 1591 del C. CABANILLAS SANCHEZ. a tenor del art. p. 140 A. de 17 de julio de 1989.c. 141 142 A. los arts. M.c. nos encontramos con los contratos de prestación de servicios cuyo contenido esencial es la consecución de un resultado concreto. 153. la normativa aplicable en España en materia de transporte. op.. viene regulado por los arts. p. ibid. 144 Si no es que. regula algunos contratos que pertenecen a tal categoría. del 1 de diciembre de 1987 o la S.. 273 y ss.

La responsabilidad extracontractual es generalmente por culpa (subjetiva). S. cit. algunos casos de responsabilidad contractual pueden subsumirse en la responsabilidad extracontractual. CAVANILLAS MUGICA e I. como las normas reglamentadoras de la responsabilidad extracontractual en materia de transporte. op.E. pp. 147 148 Tratado... En aquéllos casos en los que el usuario busque ser indemnizado cuando los deberes incumplidos son diferentes a los derivados del contrato de servicio.. p. 2001.. Ed.154 También coexisten regímenes específicos de responsabilidad junto al general.. pp. 25. BERCOVITZ RODRIGUEZ-CANO. PANTALEON PRIETO. al invertir la carga de la prueba en material de culpa. 149 De entre los numerosos escritos sobre la diferencia ilícito penal/ilícito civil en nuestro ordenamiento. y su importancia al momento de calificar la acción. Lecciones. de 10 de junio de 1991. 224. 45.c.b.. R. Ramón Areces. cit.. cit. op.. tal y como indica el art. pp.. Vid. R. Op. cit.. p. DE ANGEL YAGÜEZ. La definición de culpa o negligencia extracontractual ha Con respecto a la dificultad de separar situaciones de responsabilidad contractual de otras de carácter extracontractual. nos encontramos con sectores que exigen una regulación específica dado su grado de especialidad.. F.. como señala S.149 Los supuestos de responsabilidad extracontractual por servicios cuentan en España con un régimen general recogido en los arts. así como los producidos por la actuación de terceros por los que se deba responder. Tratado. PANTALEON PRIETO. 1902 del C. cit. como señala R. por todos.. Ibid..p. p... 1902 a 1910 del C. al acentuar la diligencia exigible (“objetivando la responsabilidad. vid. op. cit. cit. 1996 y 1997... CABANILLAS MUGICA.”. 22 y 23.. 152 153 F. cit. 1992. así como 19 a 22 y 101 a 111 del C.. 1983. se excluirá la responsabilidad extracontractual cuando el hecho dañoso se realiza en la rigurosa órbita de lo pactado y como desarrollo del contenido negocial.. Lecciones. pp. 154 .151 En relación a esta normativa ha sido importante la labor de la jurisprudencia al facilitar la protección al consumidor y usuario.T.153 y al aplicar la solidaridad a todos los sujetos causantes del daño que haya que indemnizar. op. De ese modo.150 Estos preceptos prevén la reparación de los daños causados por culpa o dolo. 6 y ss. “La responsabilidad. op.147 Esto se debe a que .. 29. op. Hecho que se ha manifestado. tal y como establece la S. DE ANGEL YAGÜEZ. TAPIA FERNANDEZ. La concurrencia de responsabilidad contractual y extracontractual.c. 129 y ss.152). pp. p. De esta forma. cit.. DE ANGEL YAGÜEZ. 150 151 R. DE ANGEL YAGÜEZ la responsabilidad extracontractual puede también actuar cuando existe una relación previa.. op.S. C.148 Eso sí. id. Madrid.. 6 a 8. 68 y 69. op. p.. Lecciones.. podemos acudir a la vía extracontractual. La responsabilidad extracontractual por servicios 44. R. pp.

DE ANGEL YAGÜEZ. cit. a pesar de que el T. cit. como extracontractual. cit. R. p. op. DE ANGEL YAGÜEZ. No obstante. cit. la Sentencia del T.. haya empleado técnicas que flexibilizan esa concepción de la responsabilidad extracontractual en tales supuestos. Tratado.S.. p. cit. los supuestos de responsabilidad por servicios (básicamente la responsabilidad profesional) suelen quedar al margen de la inversión de la carga de la prueba. 60 y ss. de 13 de julio de 1987 (cit. p. 156 Por lo que en tales casos la responsabilidad extracontractual seguirá siendo por negligencia. Tratado. Con ello.. podrán ser aplicadas. Vid.).157 nuestra jurisprudencia se aleja de los desarrollos experimentados por otros ordenamientos (como el estadounidense o el alemán). ” En tales supuestos.S. 20 a 22. pp. Como acertadamente. DE ANGEL YAGÜEZ. Tratado. pp. En este sentido en un supuesto de responsabilidad médica. CAVANILLAS MUGICA. 203 y ss. por ibid). p.T..S. mediante el empleo de la prueba de presunciones que responsabilizan al prestador del servicio. encontramos una amplia zona de concurrencia de responsabilidades en un grupo importante de contratos: aquellos que producen obligaciones de hacer. DE ANGEL YAGÜEZ. op. ha supuesto que tradicionalmente nuestros tribunales determinarán que debía ser el demandante quien tenía que probar la falta de diligencia... “Puesto que ocupa el Derecho de daños en el Derecho de obligaciones”. c. Esta posibilidad se ha dado frecuentemente en supuestos de responsabilidad por servicios159. y en un supuesto de responsabilidad de arquitecto. 159 160 Como en supuestos de responsabilidad médica (SS.c. por lo que al presente estudio se refiere. DE ANGEL YAGÜEZ.. 203).. La concurrencia de responsabilidad y la exclusión de la responsabilidad por convenio i. Lecciones. del T. No obstante. señala S. la normativa reguladora. en una “[b]úsqueda de la indemnización a toda costa”.. p.. desde nuestro punto de vista. 24. tanto de la responsabilidad contractual. Ibid. 155 Op. op. 156.. 157 158 Op.155 Consecuentemente se aproxima a los desarrollos llevados a cabo en otros ordenamientos. Con posterioridad nuestra jurisprudencia ha invertido reiteradamente la carga de la prueba (iniciándose un proceso de objetivación). pp.. op.S. como señala S. Concurrencia de responsabilidades 46.sido abordada tan sólo tangencialmente en algunos preceptos sin encontrar una clara solución (como los arts.. por lo tanto. de 7 de febrero de . cit. ponencia presentada en el mencionado Congreso Internacional sobre la Reforma del Derecho contractual y la protección de los consumidores.. por R.. por lo que nuestro alto Tribunal se ha ocupado del problema que plantea la concurrencia de responsabilidades en tales casos. 1903 y 1726 del C. 156 Fundamentalmente. CAVANILLAS MUGICA: “Fuera del contrato de compraventa. 212. R. en los que la actividad del deudor tiene por objeto o entra habitualmente en contacto con la persona y/o bienes del acreedor. de 24 de mayo de 1990 (cit.. Y ello. la S... 15. R.160 158 R.

165 166 R. Suiza o Cuba. “Puesto que ocupa. op. 27 y ss. 165 Y ello. CAVANILLAS MUGICA.. Responsabilidad civil contractual y extracontractual. DIEZ-PICAZO. TAPIA FERNANDEZ.S. R. op. 162 163 Ibid. aunque con ciertas salvedades de justicia material debido a que su uso rígido puede llevar a que la víctima no encuentre resarcimiento alguno. del T. op. “El problema de la acumulación de la responsabilidad contractual y la responsabilidad delictual en el Derecho español”..166 por lo que la normativa que debe regularlas ha de ser también la misma. p. pp. p. Ante tales supuestos. 132 y 146 y ss. cit. Instituto de Derecho Comparado. Esta posibilidad ya goza de un reflejo legislativo en Derecho Comparado. S. cit. por lo que debemos enfrentarnos a las situaciones que merezcan esta doble consideración. op. DE ANGEL YAGÜEZ. cit. CAVANILLAS MUGICA e I. YZQUIERDO TOLSADA. Entre otros.. p. Con anterioridad. cit. 161 Así. PANTALEON. op. 1979 y ss. ya vimos como en Derecho Comparado las soluciones variaban de un país a otro. Responsabilidad civil contractual y extracontractual. pp. L. YZQUIERDO TOLSADA. de responsabilidad profesional diferentes a la médica (S.S.163 “el Tribunal Supremo atiende más a la solución equitativa del caso particular que a uniformar la interpretación judicial a través de la doctrina jurisprudencial”. la mayor parte de nuestra doctrina se manifiesta a favor de la teoría de la no-acumulación. ante la ausencia de una solución general. cit.167 y no cabe duda de que podría disponerse de una solución similar para nuestro ordenamiento. 122 a 125. 1962. La resolución de dicho problema es en nuestro ordenamiento. Entre otros. cit.. op. 7 de junio de 1991 o 10 de junio de 1991). No obstante. 82. concr.... 68 y 69. 27. una cuestión compleja que divide a la doctrina. mientras la SS. M. 127. de 7 de febrero de 1990 y 221 de febrero de 1991.161 Nuestra jurisprudencia al respecto tampoco es clarificadora. pp... S. como señala S. el resto la excluye decantándose en la mayoría de ocasiones (excepto en la S. 167 . de 17 de diciembre de 1990. de 10 de diciembre de 1990). TAPIA FERNANDEZ. Una exposición de la doctrina española la encontramos en. de daños producidos con ocasión de un contrato de transporte (SS. pp.. por lo que nada concluyente puede extraerse de su contenido. ponencia presentada en el VI Congreso Internacional de Derecho Comparado. del T.. cit. 47. de 10 de junio de 1991) por la responsabilidad contractual.T. dado que en aquellas situaciones en que la responsabilidad deriva de una obligación preexistente.... DE ANGEL YAGÜEZ.. pp. 118.164 48. pp. 164 Entre otros. 1990 ó 22 de febrero de 1991).. la doctrina propone la unificación de ambos regímenes.S. 9 y ss. F. permiten la concurrencia de responsabilidades.”. Barcelona. CAVANILLAS MUGICA e I.162 Al respecto. Para evitar los problemas que origina la existencia de un sistema doble de responsabilidad. Ed. 81 a 84.S.Es por ello. op. “Puesto que ocupa. Y los Proyectos polaco o argentino. pp. M.”.T. su naturaleza es la misma. con el objeto de darles solución.

podemos observar: En primer lugar el C.. los diferentes ordenamientos han respondido reglamentando tal posibilidad.168 Junto a ello. sobre cláusulas abusivas. en J.U. declara nulas en diferentes apartados las cláusulas exoneratorias de responsabilidad. Entre otros.). establecen mínimos de protección. en virtud del principio de autonomía de la voluntad de las partes (art. En este sentido. 1255 dispone unos límites para el ejercicio de la autonomía de la voluntad (moral y orden público). en contratos de prestación de servicios con obligaciones de medios y con obligaciones de resultado respectivamente. p. empero. Categoría que engloba una gran variedad de diferentes contratos cuyo objeto principal consiste en el suministro de un servicio.c. desde la perspectiva de determinados países europeos y el ordenamiento español. evitando la liberación del deudor en caso de dolo y falta grave. realizar una actividad. nos hemos aproximado. en primer lugar. no contiene una respuesta contundente al respecto. nos hemos enfrentado a tales supuestos diferenciando entre la responsabilidad contractual y extracontractual.c. francés).c. como criterio de base general. 168 Los arts. Por lo que atañe a la contractual.171 asegurando así una mayor protección de los usuarios.. al carecer de una solución general en nuestro ordenamiento. 145. De entre tales normas destacan. Al analizar la dispersa normativa reguladora de la responsabilidad civil por servicio. los números 3. Esto es. Nuestro ordenamiento. 51. concr.C. y. amén de encontrarse presente en la legislación de la mayoría de los países examinados. Cada vez es más frecuente que el prestador del servicio incluya cláusulas en el contrato. Por lo tanto. por lo tanto. 10 de la L. Resuelto ese extremo. por medio de las que excluye limita su responsabilidad. 1102 y 1103 del C. diferente del contrato de compraventa..ii. 169 170 A Cabanillas Sánchez.c. en razón de las obligaciones que de los mismos se deriven.” op. p.) pp. Tales contratos son susceptibles de ser clasificados.c. La elección de este criterio clasificatorio responde al propio objeto del presente estudio y posee una gran trascendencia práctica a la hora de fijar su régimen de responsabilidad. ésta G. aplicable también a supuestos de servicios170. “Aspectos sustantivos. E. 1255 C. GHESTIN (dir. GARCIA-CANTERO. establece cierto límite al establecimiento de cláusulas exonerables. que también influirán en su establecimiento. cit. nos encontramos con regímenes especiales que limitan tal posibilidad. CONCLUSIONES 50. en relación al presente estudio. “Droit espagnol”. la doctrina española reconoce su validez. con el objeto de evitar abusos por parte del suministrador del servicio. diferente a la trasmisión de una mercancía o producto. 217.169 No obstante junto a este principio general. las limitaciones dispuestas en el art.. A este respecto. guarda silencio al respecto (siguiendo el modelo del C. La exclusión de responsabilidad por convenio 49. 171 . Este precepto. nuestro C. el art. Junto a ello. 6 ó 10 del apartado 1 del precepto. al estudio de los “contratos de prestación de servicios”. 211 y ss.

aunque todavía carece de eco en algunos sectores de responsabilidad (como la profesional) en España.c. de 1984. permite la concurrencia de responsabilidades. * Doctor en Derecho y Profesor Ayudante de Derecho Internacional privado de la Universitat de València (España). . La solución a este problema varía de un país a otro. 52. No obstante. En segundo lugar. aunque habrá de estarse a las estipulaciones que contenga cada contrato.: la L. aunque dependerá de lo establecido en cada contrato en concreto. En relación a la responsabilidad extracontractual. el ordenamiento jurídico español presenta una especialidad frente a otros ordenamientos europeos. 53. Circunstancia que será determinada por medio de lex artis del miembro medio de la profesión. cuando el contrato contenga obligaciones de resultado. sin tener en consideración el comportamiento desarrollado por el prestador. junto al general contenido en el C. cuando las obligaciones derivadas del contrato tengan la consideración de medios. Además de lo dispuesto.U. junto al nexo existente entre el suministro del servicio y el daño sufrido. la falta de diligencia del prestador. al poseer un régimen especial protector del consumidor/usuario. por lo que el demandante debía probar.C. en este último sector se ha producido durante los últimos años una importante evolución jurisprudencial en Europa tendente a su objetivación (por medio de la inversión de la carga de la prueba). en primer lugar. ésta ha sido tradicionalmente considerada por culpa o subjetiva. En último lugar. en la actualidad cada vez son más los países que se van inclinando a favor de la teoría del non-cumul. será la insatisfacción objetiva del resultado pactado lo que devendrá causa de responsabilidad. el prestador responderá por su negligencia o falta de diligencia. sin embargo.vendrá condicionada por la naturaleza de las obligaciones que contenga el contrato de prestación de servicios en concreto. Así. la posibilidad de que un mismo supuesto de responsabilidad civil pueda regularse por ambos regímenes (contractual y extracontractual).