You are on page 1of 60

Diseño de tapa: Alejandra Getino

Ilustración de tapa: "La línea quebrada" de Paul Klee (detalle).
Diagramación y armado: MYS
ADVERTENCIAPREUMINAR
© Ediciones Colihue S.R.L.
Av. Díaz Vélez 5125
(1405) Buenos Aires - Argentina
I.s.B.N. 950-581-728-2
Hecho el depósito que marca la ley 11.723
IMPRESO EN LA ARGENTINA - PRINTED IN ARGENTINA

Ji:.'
: El extenso pasaje de la República -que ocupa la parte final del libro
t VI Yla mayoría del texto del libro Vll- en que leemos, sucesivamente,
las denominadas alegorías del Sol, de la Línea y de la Caverna, ha sido
declarado, casi por consenso general entre los helenistas, como el de
mayor relevancia en cuanto a la exposición del pensamiento platóni-
'v co, ªquel en que está expresada con mayor concisión la filosofía de la
,; madurez de Platón.
'$
t, Cierta
d
mente
d
, eslto nbo qUfie sea pasaje más cllarolni
menos entro e a o ra .e oso o atemense, aunque a a egona . e
" la Caverna, en su esquematismo más externo, sea a menudo tomada
l
1, como texto escolar. Ya el mismo hecho de que se trate de "alegorías"
!, indica que estamos frente a exposiciones indirectas de un'
t to que se vale de comparaciones para darse a conocer, aun cuando el
W,propio Platón, sobretodo en el caso de la Caverna, no escamotee una
general e incluso lo que podríamos denominar una
técnica" de la alegoría.
'•.,' Pero el hecho es que los tres relatos, y en particular el llamado "de
.lila Línea", han generado interpretaciones no solo diversas sino hasta
'c;ontrapuestas entre los estudiosos de Platón. Y esto no es casual, ya
la filosofía de Platón no es precisamente muy simple, sino suma-
JJ;qtente compleja, y su condensación en unas pocas carillas solo puede
;c cerse de dos modos: uno, que elude la cuestión y es antagónico del
íritu de Platón, que consistiría en presentar esquemáticamente los
v,:,picos en forma aparentemente clara, pero sin duda insuficiente y
grandes riesgos de distorsionamiento; otro, el que Platón ha elegi-
valiéndose de comparaciones que arrancan de una muy simple (la
Sol) hasta otra que, al menos desde el punto de vista anecdótico,
de gran complejidad (la de la Caverna). De ahí que el trabéYo del
sea menos fácil de lo que puede parecer a primera vista.
k",En primer lugar, está el problema de la conexión de las alegorías
"'.I' ...,.';I,',',',.,',.,tr" '. e SI', o,. si se prefiere, del contenido de cada una de, ellas con el de
:'¡ H otras dos. Como los tres relatos se suceden sin solución de continui-
. ""\', '
; ': d, el lector está tentado a interpretarlos como reiterativos uno del
("
5
EL SOL, LA lÍNEA YLA CAVERNA t

CONRAOO EGGERS LAN
otro. Esta posición ha sido frecuente entre los helenistas, muchos de
los cuales han entendido que 10 que hace Platón a 10 largo de este pa-
saje es exponer un mismo pensamiento de tres modos distintos, de
manera que el lector pueda penetrar,didácticamente conducido, en
una zona de especulaciones en sí abstractas, pero que se disciernen
más claramente a medida que se avanza en cada relato. En esta inter-
pretación se ve una suerte de paralelismo entre momentos sucesivos
de los tres relatos, de modo tal que, por ejemplo, si en la primera se
compara el mundo inteligible con el mundo sensible, una vez supera-
da la primera etapa esotérica se penetra en la segunda, en la cual (en
la Línea) se profundiza algo más en cada uno de esos mundos -hallan-
do en ellos sub-zonas-, especialmente en el mundo inteligible; y por
fin, en la tercera, se retorna al simplismo de la primera pero sumán-
dole una complejidad anecdótica cuya intención podría ser la de in-
troducir al hombre, sujeto de este proceso, en el paso de la rápida y
fácil visión de un mundo a la difícil comprensión del otro.
Hay un segundo tipo de interpretación, contrapuesto al primero,
según el cual en cada alegoría se está hablando de algo distinto de las
demás, y no hay paralelismo de ninguna especie, por 10 cual toda com-
paración de una alegoría con la otra es engañosa, salvo que se aprove-
che la comparación para advertir las diferencias. Así como la pluma
de Platón salta en las páginas de la República de un tema al otro con
suma'facilidad, no hay por qué pensar que acá se ha propuesto redac-
tar una suerte de breve tratado de filosofía suprema expuesto en for-
ma alegórica. En este sentido, quienes sostienen este tipo
tación difieren mucho a su vez en la forma en que ven el SIgnificado
de cada alegoría, por 10 cual tampoco hemos de profundiza,r en la
exposición de la misma. . .
Hay un tercer tipo de interpretación, que, con matIces de dIver-
gencia, suscribimos nosotros, y que constituye, por así so-
lución intermedia. Hay puntos comunes a las tres alegonas, y, por eJem-
plo, 10 descripto en la alegoría del Sol -bien que enriquecido en
demás,.... sirve de trasfondo a las otras dos. En nuestra manera de deCIr-
lo se trata de un trasfondo metafísico (término que preferimos, el
verá por qué, a "ontológico"). Sobre esa base, Platón avanza di-
dácticamente (como quieren los intérpretes del primer tipo, aunque
no siempre en forma paralela) sobre otro tema: cuáles las opera-
ciones mentales por medio de las cuales el alma puede Ir desde la
zona menos afortunada del'ámbito sensible hasta la cima del ámbito
inteligible. Por eso, y especialmente por el tratamiento del ámbito
1'" inteligible, la alegoría de la Línea no es metafísica ni ontológica, sino
kepistemológica. Por fin, y en base a la discriminación que hay que rea-
l:; Iizar para llegar a la cumbre -discriminación que se enriquecerá tam-
luego, y siempre sobre el trasfondo metafísico, cada vez más pro-
tfundizado-, Platón propone la pedagogía que permite al alma reali-
il zar aquellas operaciones mentales, y además explica para qué debe
llegar el filósofo hasta la cima. No es para quedarse en ella, sino para
•. ' saber lo que debe hacer en el Estado: aquí Platón, una vez más, es
'Wfilósofo político.
i. Es en esta tercera variante que nos movemos, convencidos de que
;; hay una unidad sustancial subyacente a las tres alegorías, pero que la
temática de cada una -aunque esté entrelazada de una a otra- es dis-
i; tinta, y acerca' así al punto que se había propuesto desde el principio
del intento de trazar un modelo de Polis, en el libro n.
:, Pero esto apenas lo discutiremos: preferimos dejar hablar a los tex-
tos, comentándolos, en lugar de librarnos a Una polémica erudita, que
¡' será eludida al máximo posible.
"::)'
'\; De todos modos no es el único problema, ya que, en rigor, ese es un
.•. problema de forma, y ya hemos avisado respecto de la complejidad
.. del contenido del pasaje. En cada uno de los temas hay diversidad de
interpretaciones.
Ji, El tema metafísico, que contiene en su núcleo la llamada teoría de
Ideas, nos enfrenta con uno de los temas permanentes de discu-
,} sión entre los platonistas de todas las épocas, y que en el presente
aparece casi soslayado, dándolo como discutido en otras opor-
'(!tunidades. Lo cierto es que en ningún diálogo Platón se explaya sufi-
4cientemente -a nuestro paladar, al menos- sobre él, pero quizás en el
(74 y ss., 96 Yss.) sea donde mejor se pueda comprender, sin
por eso las discrepancias entre intérpretes. Y se han escrito li-
zbros sobre el punto, de modo que aquí vamos a limitarnos -teniendo
ten cuenta que también diremos algo sobre el "dualismo de mundos" y
¡acerca de las "entidades matemáticas intermedias"-, además de pre-
el texto y comentarlo, a lo que del tema se hace imprescindible
entender las alegorías, ya que hemos dicho que lo metafísico es
Jel trasfondo común a las tres.
El tema epistemológico, que se comprende mejor si se complemen-
}tan algunas frases de la alegoría de la Línea con otras de la Caverna,
fha sido objeto de un tratamiento en equipo en la Universidad de Bue-
¡'nos Aires -posibilitado por subsidios acordados por la misma- bajo la
;'dirección del suscripto. De allí tomo parte de mi propia contribución
6
7
1
MITOS YALEGoRÍAS
1
Después de exponer las características del régimen político que
debe tener la mejor sociedad que podemos construir, Platón se ve
enfrentado, en la República, al problema de decir "por medio de qué
estudios" (mathémata, VI, 502d) se formará a los filósofos, esto es, alos
únicos que pueden llegar a poner en práctica correctamente el régi-
men descripto.
El estudio supremo, dice Platón, corresponde a la Idea del Bien
(505a). Pero estas son palaJ>ras mayores, y no solo da vueltas (desde
502d hasta 505a) hasta pronunciar tal afirmación, sino que el persona-
je que encarna su pensamiento -Sócrates- se muestra remiso a entrar
en más detalles, pues teme caer en el ridículo, y sabe que el tema se le
escapa. No obstante, se decide a recurrir a una comparac;ión con lo
califica de "vástago del Bien" (506a), a saber, el sol. El simbolismo
sol tiene una larga historia en la imaginería griega, que J. A. Noto-
pO'UlIDS· ha resumido entusiastamente, pero que aquí es peculiarmen-
te simple, aunque en las implicancias haya puntos donde la compara-
ción se torna paradójicamente oscura.
De todos modos, Platón no se da por satisfecho con su exposición, y
bien advierte que queda mucho por explicar (509a) prefiere acla-
rar con otra comparación distinta; una línea se divide en dos secciones
desiguales, cada una seccionada a su vez según la misma proporción.
paso de una comparación a otra implica un cambio de metodolo-
en la primera, en lugar del Bien, de las Ideas, de la Inteligencia y
Verdad, se hablaba del sol, las cosas que vemos, la vista y la luz. Solo
la explicación aparecían los dos términos de la comparación: el
ámlbit:o visible -gobernado por el sol-, objeto del relato en sí y el ámbi-
inteligible -gobernado por el Bien- que no aparece en el relato
El lector hallará bibliografía sobre el particular (hasta 1959) en el repertorio de H.
Platón 1950-1957 (Góttingen, Vandenhoeck-Ruprecht, 1960), apartado "Myth
anel Al'leg()ry", pp. 240-244.
symbolism oí the sun and light in the Republic oí Plato", en revista Classical
Philology, vol. XXXIX, 1844, N° 3, pp. 163-172 YN° 4, pp. 223-240.
para el desmenuzamiento de dicho tema a lo largo de los libros VI-VII
de la República. . .
El tema pedagógico-político es el menos susceptible de disputas,
dada la claridad con que se expresa Platón en frases-clave, que no son
siempre, empero, subrayadas debidamente, por lo que t:aba-
jo estará más en la traducción del texto que en el
de la cuestión en forma aparte, que de todos modos no sera
El núcleo del volumen lo constituye, sin duda, el texto platomco,
con nuestras notas. Posteriormente, van sendos capítulos sobre los te-
mas que acabamos de enumerar; y, previamente, una que
nos parece adecuada didácticamente -breve y poco erudlta-, sobre la
diferencia que hay entre lo que se da en llamar "alegoría" y lo que se
denomina habitualmente "mito".
Es nuestra esperanza la de hacer una contribución la
lectura de un texto difundido, sin tornarlo incomprensible a parur de
los problemas que hallamos en él, pero tampoco dejándolo envuelto
en la apariencia de una falsa claridad.
Carlos Casares, marzo de 1974.
CONRADO EGGERS 1.AN
9
CONRAOO EGGERS LAN
propiamente dicho sino en la interpretación del mismo. Al pasar al
segundo relato, la Línea parece tener en cuenta, en cambio, ambos
términos de la comparación anterior: ahora no se compara al sol con
el Bien ni el ámbito visible con el inteligible, sino a una línea seg-
Illentada con el recorrido mental que debe hacer el alma del filósofo
para pasar de un ámbito al otro. De este modo, cobra fuerza el papel
metodológico de la analogía.
Al comienzo del libro VII, y sin solución de continuidad con los dos
relatos anteriores, se nos ofrece un tercero, que recibe el nombre de
"alegoría" (o, para usar el término empleado por Platón, "imagen",
"representación", eikón). Es la célebre "alegoría de la Caverna". Oímos
hablar más de personas que de objetos; prisioneros amarrados en el
fondo de una caverna -con la cabeza forzadamente vuelta hacia ese
fondo- sobre el que se proyectan objetos que imitan a los reales, lleva-
dos en vilo por gente que no se ve (a raíz de un tabique que la oculta),
y que los prisioneros toman por reales. Se plantea la hipótesis de la
liberación de un prisionero, que es obligado a ir hasta la luz, donde
primeramente se enceguece, hasta que se habitúa y puede ver la rea-
lidad tal como es, e incluso llega a ver el sol, que es lo que confiere
(como en el relato del Sol) la existencia y la visibilidad a los objetos
reales. En este punto parecen confluir los otros relatos. Al volver a la
caverna sufre un enceguecimiento que le puede costar caro, debido a
las burlas de sus compañeros, pero Platón sugiere distinguir el
enceguecimiento del que llega a la luz y el del que vuelve a la caverna,
para que se pueda juzgar con más tino. Finalmente concluirá que, a
pesar de todo, hay que volver a la caverna, y persuadir a los demás
prisioneros respecto de dónde está la verdadera realidad: en una pa-
labra, liberarlos.
y luego explica el significado de la alegoría en términos parecidos a
la alegoría del Sol, aunque introduciendo una analogía semejante a la
de la Línea: el sol, en efecto, es el equivalente de la Idea del Bien, que
da la existencia y la posibilidad de conocimiento a los objetos (los obje-
tos del mundo fenoménico, en el relato alegórico; las cosas-en-sí, en
cuanto al significado aludido). Pero a su vez la caverna es un "sub-mun-
do" dentro del mundo fenoménico regido por el sol, con un "sub-sol':
por así decirlo, el fuego interior de la caverna, que es sucedáneo del sol
externo, y "sub-cosas", que son confusas imágenes de los objetos exter-
nos que el sol ilumina. Esta subdivisión es la que está presente en la
alegoría de la Línea. Pero aquí se hace presente otro elemento, de
índole ético-pedagógica y política: se nos dice qué es lo que hay que
10
EL SOL, LA ÚNEA y LA CAVERNA
hacer desde el punto de vista ético-pedagógico y por qué, y desde el
punto de vista ético-político. . < •
Ahora bien, si comparamos esta alegoría de la caverna con el Ihito
escatológico del final del Fedón, hallaremos no pocas similitudes.
Allí Fedón hace describir a Sócrates "lo que se narra" (légetai) que
sucede "después de que cada uno muere" (107a). El viaje del alma
más allá es muy complicado, pero le permite conocer la verdadera
índole de la Tierra, que nosotros estamos lejos de poder comprender.
"En efecto, hay en la tierra por doquier numerosas cavidades, del más
diverso aspecto y tamaño, en las cuales confluyen el agua, la niebla, y
el aire. En cuanto a la tierra-en-sí, en su pureza, se encuentra en el
cielo puro, en el cual están los astros, al cual la mayoría de los que
acostumbran hablar de estas cosas llaman 'éter' y del cual son un sedi-
mento aquellas cosas que) confluyen siempre hacia las cavidades. Nosfr
tros vivimos en las cavidades, pero sin darnos cuenta de ello, decimos que habi-
tamos encima de la tierra [... ] llamamos al aire (cielo), como si fuera el
cielo en que los astros se desplazan [...] si alguien llegara hasta su tope
[... ] tras asomar la cabeza se pondría a mirar [... ]. Y si su naturaleza
fuera capaz de soportar la contemplación, tomaría conocimiento de que
aquel es el verdadero cielo y la verdadera luz. y la verdadera tierra. Porque
esta tierra, las piedras y toda la región de aquí abajo están corrompidas
y corroídas [... ]. Pero a su vez aquellas cosas [de allí arriba] son m.uy
superiores a las que hay entre nosotros." "'Y si es bueno contar un mzto,
Simmias, vale la pena escuchar como son las cosas que hay en aquella
tierra que está bajo el cielo (109b-llOb)."g
Los propósitos de uno y otro relato son distintos, y el de la caverna
no tiene sin duda ningún rasgo escatológico. La similitud entre un
relato y otro, como dice Schuhl4, ha sido notada ya por Robin
5
, hasta
por lo menos, diríamos nosotros, FriedHinder
6
• Pero en todos estos
casos se advierterneramente la semejanza. Yo iría un poco más allá y
preguntaría: ¿por qué se califica a uno de "alegoría" y al otro de "mito"?
¿En qué se diferencian un "mito" de una "alegoría" para que hagamos
esta distinción?
5 Véase la descripción en el texto platónico y un gráfico de la misma en nuestra edición
crítica del Fedón (Eudeba, 1971), p. 216.
4 P. M. Schuhl, Études sur la jabulation platonicienne (París, Presses Universitaires, 1947),
p. 59yn. 2.
5 Platón, CEuvres Completes IV. 1. Phedon (4
a
ed., París, Les Belles Lettres, 1949), p. 51 n. 1.
6 Plato. An Introduction (trad. inglesa H. Meyerhoff, Londres, Routledge & Kegan Paul,
1958), p. 264. ¡ ~ ,
CONRADO EGGERS UN
Se supone que una alegoría es inventada por el que la expone:
allegoreúo significa "decir las cosas de otro modo" (o sea, con otras pala-
bras). En ese sentido, el Sol, la Línea y la Caverna son explícitamente
alegorías, comparaciones hechas ad hoc por Platón. En cambio, el mito
tiene una cierta tradición popular, un tanto impersonal: "se dice", "se
narra" (légetai) , es la fórmula-clave que Platón nos proporciona para
presentarnos un mito. (A veces la forma personal, referida a sacerdo-
tes o sacerdotistas: "dicen", Menón 81a·b.) Claro está que Platón nunca
da la impresión de atenerse estríctamentea lo que "se dice",·sino que
añade elementos que, o provienen de otras fuentes, o, las· más de las
veces, son indudablemente de su propio cuño. El mito escatológico
del final del Gorgias (que crónicamente Platón advierte que se lo pue-
de tomar como mythos, pero que es un lógos) ,
7
comienza por una refe-
rencia a Homero, en su versión del reparto del universo entre Zeus,
Poseidón y Plutón, y sigue por una alusión a la Isla de los Bienaventu-
rados -a la que por primera vez encontramos en Hesíodo, aunque
restringida en este antiguo poeta a la raza de los héroes-, en una ver-
sión probablemente "órfica" que contrapone el happy end del alma
justa al destino cruel que espera en el Tártaro al alma impía (523a-b).
Después se mezclan ambas tradiciones en una versión sin duda acuña·
da por Platón, pero con recursos tanto a Cronos como a los jueces
míticos de Asia, Minos y Radamanto (hermanos cretenses), y de Euro-
pa, Eaco (legendario rey de la isla de Egina). Otro tanto puede decir·
se de la geografía escatológica del final del Fedón, que, como vimos,
1 Sobre la contraposición que desde mediados del siglo Vse suele establecer entre "mito"
y"logos", segUn la cual este "es un modo de hablar én que se pone de relieve la referencia
a una realidad objetiva -y delimitada estructuralmente- que no se muestra a primera
vista", mientras "en el mito, en cambio, el sujeto se expresa más libremente: sus relatos
poseen ciertamente un lenguaje proposicional-contra lo que piensa Cassirer-, pero sin
que esto implique un encadenamiento en estructuras conceptuales precisas y mucho
menos argumentales"; véase mi trabajo "Sobre el problema del comienzo histórico de la
filosofía en Grecia", en Anales de filología clásica X, Buenos Aires, 1966-1967, pp. 16-17.
Los motivos que doy allí en lo que al mito concierne son de tres tipos: 1) "naturales o
espontáneos: cuando [oo.] se vive el asunto con una emotividad que no admite estructu-
ras rigurosas", 2) "epistemológicos: cuando se está convencido de algUn modo de que
las estructuras conceptuales de que se dispone no pueden encerrar adecuadamente la
experiencia vivida, que las desborda", y3) "pedagógicos: cuando se dirige a un público
que no está en condiciones de comprender las cosas si se las presentan encerradas en
estructuras más precisamente delimitadas [... ), por lo cual se prefiere un lenguaje que
suscite en ese público la vivencia más parecida posible a la experimentada por el autor".
12
EL SOL, lA LÍNEA YlA CAVERNA
comienza con un "se narra" para mezclar luego en ella tanto anécdo-
W;con personajes conocidos en mitologías diversa¡s, como descripcio-
rlés geográficas que contienen afirmaciones de carácter científico re-
ferente a la esfericidad de la tierra, en medio de una terminología
evidentemente mítica.
b'1\:hora bien, si el pasaje consagrado al Sol como "vástago de la Idea
es, con excepción de frases como la que precisamente aca-
l$ámos de entrecomillar, poco más que una metáfora, las páginas dedi-
eadas a la Caverna no son remitidas en momento alguno a una autori-
6ti ajena, sea en form.a personal o impersonal, ni se entremezclan en
eJ<telato nombres que tengan cabida en mitología alguna. En todo
fttomento Platón se hace cargo de que está comparando, y que lo que
df'recees una "imagen" (eikón), palabra precisamente empleada en la
Efnea para designar los objetos en tanto no poseen realidad propia
sino copiada de otra. Incluso nos éxplica su significado.
'YXPero esto no quita la semejanza profunda que guarda la narración
lIelfinal del Fedón con esta, y el hecho de que la estructura anecdótica
hallamos en ambos casos pertenece, eri definitiva, a Platón, aun-
14
be
la intención de uno y otro relato sea distinta. En efecto, si en el
1,,:Psdón comprobábamos que nos encontrábamos en unapseudo-tierra,
un pseudo-cielo, y que, según nuestra teníamos
al morir de llegar a ver tlerra y el
..cielo, e incluso, "los que se han por
de la filosofia [... ] llegan a moradas aun mas bellas que las antenores,
no es fácil describir ni alcanza ahora el tiempo" (114c), en el libro
,ji yu de la R4Jública solo 'íroriícamente se menóona 'la 1Sla ae
¡ ;lventurados: lo que cuenta es la forma en que podemos, en esta vtda,
salir de la pseudo-realidad para vivir lo más posible en la realidad, y no
en forma individual sino social.
( Si, entonces, aunque la intención sea distinta, la estructura anec-
dótica es similar en la República VII y en el final del Fedón, subsiste la
duda acerca no de qué es un "mito" y qué una "alegoría", en abstrac-
to, sino por qué cabe hablar de "alegoría" en la descripción de la ca-
verna de la República y de "mito" en la descripción de las cavidades en
el Fedón.
Tal vez haya cuando menos dos respuestas a este interrogante. La
primera proviene de nuestra· perspectiva histórica, aunque a la vez
podemos decir que no deja de tomar en cuenta la perspectiva del
tiempo de Platón y de otros tiem.pos. En otras palabras: e:n el fondo no
hay diferencia esencial en los casos que vernos. En ese sentido no hace
19
CONRADO EGGERS LAN
a la cuestión el llamarlas a ambas "alegorías" o a ambas "mitos", o a una
"alegoría"'ya la otra "mito". Lo cierto es que Platón, por motivos que
de variados órdenes,8 recurre en ambos casos a lo que en
la Repúblu:a IlI, 378b, llama hypónoifiJ o "significado encubierto" (dic-
cionario LiddeU-8cott). El hecho de que recurra en un caso a elemen-
tos que provienen de tradiciones diversas, y se apoye en la autoridad
de algunos conocidos o anónimos, y en el otro asuma por ente-
ro la responsablhdad del relato significativo no cambia fundamental-
mente las cosas.
Otra respuesta posible tendría en cuenta más bien la intención de
Platón, no por supuesto la que subyace en los relatos mencionados
sino en el diverso uso de los mismos. En ese sentido cabe señalar que
mayor parte de los principales mitos (propiamente dichos) son ubica-
dos al final de los diálogos, cuando ya se dan por acabados los argu-
mentos; no este por supuesto el caso del relato de la caverna, inser-
tado medIO de la y en cuya interpretación entran argumen-
tos en Jueg? Vale deCIr que, estilísticamente, y aún más que desde el
punto de VIsta meramente estilístico, en la perspectiva desde la cual
enfoca Platón la estructura de su obra, son dos funciones distintas las
que desempeñan en un caso el mito escatológico del Fedón, en el otro
la alegoría de la. caverna. o
Hechas estas aclaraciones dejaremos hablar a los textos.
8 Como los que citamos en la nota anterior.
9 Palabra que. Plutarco usa como sinónimo de alltgoria en el único paséYe clásico en que
aparece .e 1ge), refericlQ alienado de los mythot. en
.. i'í ..!!f .. '.) oo' .•. "o "explicación alegórica
• '. p.128).
n
TEXTOINTRODUCTORIOALAS ALEGoRÍAS
VI Llegados a este punto,lO queda por decir de qué modo tendre-
q02d mos quienes preserven el régimen de gobierno [que hemos pro-
. yectado], por medio de qué estudios y prácticas [se formarán], y
a qué edad se aplicarán a cada una de ellas.
-Digámoslo, entonces -dijo.
-No me ha resultado astuto -declaré por mi parte- el haber
dejado anteriormente de lado dificultades como las de la pose-
lOE} punto a que se ha arribado es básicamente el mejor concebible de politeía, o sea. de
régimen sociopolítico (República no es una traducóón afortunada de Polite!a-aunque
por razones obvias conservamos el uso para el título de la obra-, ya que el régimen que
W"0pone Platón no es republicano en ningún sentido). La obra comienza con Una con-
Versación trivial acerca de las desventajas de la vejez y el paliativo de una buena fortuna
•...•... hasta desembocar en una discusión sobre lajusticia, cuyos protagonistas en el libro 1son
t5,pnmeramente Polemarco yluego el sofista Trasímaco, ambos interlocutores de Sócrates,
¡"personaje que aparece como narrador de todo el diálogo, y por eso se menciona en
persona ("dije yo"). Aveces se ha pensado que este libro 1era un escritojuvenil
al cual algunos helenistas modernos como FriedHinder han bautizado
¡'¡"''''Ii:asímaco''. Naturalmente, esto es artificial, ya que ni Platón ni ningún otro filósofo o
antiguo hace referenciajamás a un diálogo de tal nombre; por lo demás, el tema
en el libro 11, incluso con Trasímaco. aunque Glaucón yAdimanto (en realidad
de Platón) desplazan poco a poco al sofista del papel de interlocutor principal.
que es seguro es que Platón ha ido escribiendo la obra a 10 largo de los años. pero en
sentido quizás hay más distancia en el tiempo entre los libros II yVI que entre los dos
[¡,.:pr,ímeros entre sí; con interrupciones en la redacción la obra entera ha de haber deman-
¿,(;clado a Platón más de diez años, entre el 390 y el 380 a.C., aproximadamente.
\;, en medio del libro 11 que se siente la necesidad de visualizar la justicia socialmente,
',como contrapartida de la injusticia. Así Platón imagina la génesis de una sociedad ideal
(en 11, 369b) , con un mínimo de necesidades, oficios. yuna vida comunitaria yarmoniosa
en. la cual no se menciona para nada la exigencia de gobierno alguno. Esa es la verdadera
utopía platónica. Solo cuando aparecen las necesidades superlluas (11,372,) Ycon ellas una
cantidad de oficios más, hasta llegar -con la necesidad de conquistar o defender territorio-
i,' a necesitar gente armada, aparece lo que entonces Platón denomina "Polis lujosa" -en
. contraposición a la segunda o "enferma" la primera es "sana"-. que Platón traza a lo
largo del resto de la obra, tratando de mejorarla lo más posible (sólo ensu última obra, las
Leyes V, 793a-e, la segunda aparece oscilando entre su realización perfecta, "lapólis me-
jor", ysu realización imperfecta). En ella los militares, que Platón denomina "guardianes",
adquieren la consiguiente importancia, ya que probablemente sean ellos los que gobier-

15
CONRADO EGGERS LAN
sión de las mujeres y la procreación,l1 así como la del estableci-
miento de los gobernantes, porque sabía cuán engorrosa y difi-
cil resultaría la verdad absoluta (panthelós alethés); pero no por
e eso ha llegado menos la hora de describirla. Es cierto que en lo
concerniente a las mujeres y a los niños hemos concluido, pero
en cuanto a los gobernantes es preciso retomar la cosa práctica.;
mente desde el comienzo.
12
503a Decíamos,13 si recuerdas, que debían mostrar su amor a laPolis,
poniéndose a prueba tanto en los placeres como en los dolores, sin
nen la Polis, y se plantea la necesidad de una educación adecuada de los mismos. Esta
educación tiene en cuenta ante todo las artes tradicionales de la nobleza, la gimnasia y la
música -que comprende poesía, melodía y ritmo-, en libros 11 y 111. Los guardianes
elegidos para gobernantes formarán una clase superior, distinguida tanto del resto de los
guardianes como de los artesanos ycampesinos. Esta superioridad, empero, no se traduce
en beneficios materiales, ya que no tendrán más que un magro salario y todos los bienes
en común (libros III yIV) . Lajusticia se hallará entonces en la armonía de las tres claSes,
que pueden ser comparadas a las partes del alma, por las que esta apetece, se enardece y
razona. En una larga digresión (libro V), Platón, tras hacer notar que las mujeres no
difieren esencialmente de los hombres yque pueden participar de todas las tareas, inclu-
so de las superiores, concibe una comunidad intersexual en la que incluso ningún hijo
sepa cuáles son sus padres yhermanos, de modo que pueda considerar a todos como de
su propia familia, sin egoísmos familiares o tribales. Así gobernarán con dulzura y sin
despotismo. Súbitamente aparece la duda acerca de la factibilidad de la realización de tal
sociedad: depende de que los gobernantes filosofen (V., 471c-473d). Para ello define al
filósofo como el que ama la verdad en su totalidad y realidad única, a diferencia del que
se deja embelesar por lo múltiple y aparente (475d y ss.). Pero es muy dificil al filósofo
gobernar, porque la gente desconfía de él, confundiéndolo con los sofistas; además, el
medio conspira contra laformación del filósofo (libroVI). Pero el filósofo puede educar-
se y educar a la gente (497d-500a). Así llegamos al punto presente, en que tenemos una
propuesta política, y enfrentamos su factibilidad a partir de la fonnación de hombres
capaces para llevarla a cabo.
11 Se la deja de lado en V, 449c-<1 (B. Jowett-L. Campbell, The Republic ofPlato, Oxford,
1894, vol. III, "Notes"). Ya en 423e se dice que los ciudadanos que hayan sido bien
formados darían cuenta fácilmente de estas cuestiones que "ahora nosotros dejamos
de lado", como "la posesión de las mujeres, los matrimonios yla procreación". Según].
Adam (The Republic ofPlato, 2
1
ed., 1963, reprod. de la ¡a de 1902, Cambridge, vol. 11,
"Books VI-X &Indexes"), la cuestión del "establecimiento de los gobernantes" se daría
a partir de V, 471c, cuando se plantea la posibilidad de re¡llización de la politeía proyec-
tada, como cuestión previa a la dilucidación de los otros detalles, yse llega a la respuesta
"si los filósofos reinan, etc.", 473c-d.
12 Anterionnente, se ha hablado de la educación gimnástica ymusical de los gobernan-
tes, pero, según hace notar Adam, no es esto lo que PlatÓn propone revisar. Elp1,1nto de
partida concierne ahora más a la educación intelectual.
13 SegúnJowett-Campbell, en m,.412c y ss. Adam precisa más: 412c-414b:selección de
los gobernantes entre los mejores de los guardianes. '
16
'-¡ ..
rechazar este principio
14
en medio de ningún esfuerzo, riesgo o
cambio de fortuna. Antes bien, aquel que se muestra incapaz de
ello debe ser excluido; y aquel que haya emergido puro en todo
sentido como el oro probado en el fuego, será erigido gobernante
y colmado de dones y premios tanto en vida como tras la muerte.
15
b Esto aproximadamente es lo que ha sido dicho, cuando el argu-
mento se desvió y se rodeó de un velo, en el temor de vérnosla
con lo que se presenta ahora.
-Lo que dices es exacto -respondió-; ahora me acuerdo.
-En efecto --eontinué- yo titubeaba, mi amigo, en aventu-rarme
a hacer las audaces declaraciones que acabo de hacer. Pero aho-
ra hemos de ser más audaces y decir que es necesario que los
guardianes perfectosl
6
sean filósofos.
-Que así sea.
-Ahora bien, debes pensar qué pocos probablemente serán. Por-
que las partes de la naturaleza que hemos descripto como necesa-
riamente presentes en ellos pocas veces confluyen en un mismo
[individuo], sino que la mayoría de las veces crecen dispersas.
c -¿Qué quieres decir?
-Los que tienen facilidad de aprender, memoria, seguridad,
vivacidad, etc., y otras [cualidades] a las que añade [el ser] vigo-
rosos y magnánimos de espíritu,l? sabes que no suelen estar na-
de "mostrar su amor a la Polis", principio (dógma) que en III, 413d-e, es formulado
el de consagrar la vida a la Polis, haciendo siempre lo que es útil a esta,jamás lo
no es útil. En ambos pasajes se usa la palabra dógma, que, aunque hemos traducido
por no resultar estilísticamente adecuada la mas literal "creencia", debe
/notarse que deriva, como dóxa, del verbo dokéo, "parecer", "opinar". Solo que en Platón
en Parménides- dóxa tiene un carácter más subjetivo, mientras que dógma tiene
de una "creencia con implicancias prácticas". '
Este carácter privilegiado ha sido fonnulado ya en III, 414a, yrefutado en IV, 419a yss.,
II propósito de la comunidad de bienes y de la vida austera de los gobernantes;
atlálogamente, en VII, 519d,la objeción de Glaucón sobre el privilegio del filósofo será
por Platón.
" 1$;Ya se vio (nota 10) que los gobernantes son elegidos entre los mejores guardianes, de
¡nodo que la presente es una reiteración del pensamiento de que los gobernantes
'deben ser filósofos (V, 473c-<1), solo que ahora se indicará el procedimiento educativo
'»ara que esto sea así. Como señala la palabra denota más bien
la idea aquí es de "perfecclOn ,y asl se ve por la sImIhtud con IV, 428d,
;';kf.Wnde la palabra griega es téleoi.
t, Damosa diánoia este significado general de "espíritu" (que en realidad redunda con
¡¡"magnánimo"), distinto de otros significados que emplea en la República yen especial a
acepción técnica que va a darle al final del libro VI, en la alegoría de la Línea.

17
CONRADO EGGERS LAN
turalmente combinadas con disposición a vivir de una manera
ordenada, con calma y constancia,18 sin que sean llevados azaro-
samente por su vivacidad, y se les escape lo constante.
-Hablas correctamente -dije.
d -Por otra parte, aquellos caracteres constantes y poco volubles,
en los cuales uno depositaría más su confianza, y que en la gue-
rra son pocosensibles a los temores, respecto a los estudios (mathé-
seis) les sucede lo mismo: se comportan insensiblemente y son
duros de aprender, como botarates, y se entregan al sueño y al
bostezo cuando se les exige que trabajen" en ese ámbito.
-Así es.
-¿Pero no decíamos que deben participar plenamente de am-
bos [tipos de cualidades], sin lo cual no gozarán de una educa-
ción perfecta ni se les dará el gobierno y el mando?
-Ciertamente.
-¿Y no crees que esa [participación en ambos tipos de cualida-
des] será rara?
-Claro que sí.
e -Hay que probarlos entonces en la forma en que decíamos en
su oportunidad,19 o sea, a través de trabajos, peligros y placeres,
y algo más que entonces pasamos por alto pero ahora decimos:
es necesario que se ejerciten en muchos estudios (mathémata) ,
para examinar si son capaces de llegar a los estudios supremos o
504a bien si se acobardan, como los que se acobardan en las compe-
tencias atléticas.
20
-Ciertamente conviene ese examen -dijo-. Pero ¿cuáles son
los estudios superiores a que te refieres?
18 Chambry sigue la lectura de los manuscritos (propuesta 1deJowett-Campbell), según
la cual la facilidad de aprender, memoria, sagaCidad yvivaCidad no se combinan natu-
ralmente con el "ser vigorosos" y "magnánimos de espíritu", y así capaces de vivir orde-
nadamente, etc. Por razones de comprensión, que son las que da Adam en el Apéndice
VI de su edición, vol. 11 libro VI (pp. 79-81), sigo la enmienda de Adam, que altera el
orden de la frase "el ser vigorosos y magnánimos de espíritu" y da la traducCión que he
puesto (coincidente con la propuesta 2 deJowett-Campbell, que no parten de enmien-
da alguna).
19 IV, 413c-<1.
20Jowett-Campbell prefieren la lectura de los manuscritos en toís állois, que traducen "en
otras clases de esfuerzo", con la aclaración "esto es, en otras que las intelectuales". Sigo
por mi parte con Adam la enlJ,lienda de Orelli en toís áthlois, con la traducción de Com-
ford y la de Chambry. "
18
EL SOL, lA ÚNEA y LA CAVERNA
-Sin duda recuerdas que tras haber dividido el alma en tres
aspectos
21
examinamos qué es la justicia y la (sophro-
syne) tanto como la valentía y la sabiduría (sophía).
-Si no me acordase de eso, no seríajusto que escuchara el resto.
-¿Ylo dicho antes de eso?
b -¿Qué cosa?
-Decíamos que para contemplarlas lo mejor posible tendríamos
[que recorrer] un circuito (periodos) más largo, tras recorrer el
cual se nos aparecerían claras, no obstante lo cual se podría apli-
car demostraciones como las que acompañan a las ya dichas,22 y
ustedes han dicho que bastaba y las cosas que dije entoIlces care-
cerían de rigor, según me pareció, pero si a ustedes les agradó, les
toca decirlo a ustedes.
-Amí me pareció mesurado -respondió-, pero también a los otros.
c -Pero, mi amigo, una medida de estas cosas que carece de algo
de verdad no puede llegar a ser mesuradaj pues nada imperfec-
to es medida de algo. Sin embargo, a veces a algunos les parece
que han alcanzado lo suficiente y no necesitan indagar más allá.
-Sí, con frecuencia les pasa eso a muchos por indolencia.
-Pues precisamente eso es 10 que menos conviene que pase a
un guardián de la Polis y de las leyes.
-Naturalmente.
d -Entonces, mi amigo, es el [circuito] más largo el que debe re-
correr, y no debe trabajar menos estudiando que practicando
gimnasia.
O sea, como acabamos de decirlo, jamás alcanzarán la meta del
estudio superior y que es el que más le conviene.
-Pero, ¿acaso no son lajusticia y las otras [virtudes] que hemos
descripto las superiores, sin que haya algo mayor?
-Mayor ciertamentej y de esas [virtudes] mismas no debemos
contemplar como hasta ahora un bosquejo, sino no pararnos hasta
[tener] un cuadro acabado.
2s
,1. IV, 436a y ss.: por medio de uno "aprendemos", por otro "nos enardecemos" y por el
tercero "apetecemos".
.•• Cf. IV, 435d, donde se satisface con lo dicho, en lugar de buscar un "camino más
largo". Jowett-Campbell: "Es decir, la argumentación que fue dada en el libro IVsobre
";"tajusticia, templanza, coraje y sabiduría era inexacta y popular. La verdadera naturale-
¡tiade estas solo se revelará parla deducción dialéctica en su relación con el Bien".
O sea, no solo hay un objeto de estudio más iJilportante que lajusticia, la templanza, la
yla sabiduría, sino que estas deben ser exhibidas ensu forma más perfecta. Según

19
CONRAOO EGGERS LAN
e ¿No sería ridículo que pusiésemos todos nuestros esfuerzos en
otras cosas de escaso valor, de modo que alcancen la mayor per-
fección y pureza posibles, y que no considerásemos dignas de la
máxima perfección precisamente a las cosas supremas?
-Efectivamente,24 pero en cuanto a lo que llamas el "estudio
supremo" y lo que trata, ¿te parece que podemos dejar pasar sin
preguntarte qué es?
-Por cierto que no, pero también tú puedes preguntar. Por lo
demás me has oíd0
25
hablar de eso no pocas veces, y ahora, o
505a bien no te acuerdas, o bien te propones traer cuestiones para
perturbarme. Es esto más bien 10 que creo, porque con frecuen-
cia me has oído [decir] .que la Idea del Bien (he toil agathoil
idéa) es el [objeto del] estudio supremo,26 a partir de la cual [las
cosas] justas y todas las demás que prestan utilidad se vuelven
útiles y valiosas.
y tal vez sabes que ahora voy a decir esto, y además que no lo
conocemos suficientemente. Pero bien sabes que, si no lo cono-
b cemos, por más conociéramos todas las demás cosas, sin aquél
nada nos sería de valor, como si poseemos algo sin el bien.
27
¿O
crees que es ventajoso poseer cualquier cosa, si no es buena,
comprender todas las demás cosas sin el Bien y no comprender
nada bello y bueno?
-Por Zeus, me parece que no.
se verá en la alegoría del Sol, lo que se dijo de eUas en su oportunidad ha sido meramente
como virtudes del alma, mientras que luego aparecerán en su esencia, en su Idea.
24 Mi traducción sigue el texto de Adam, que omite áxion to dianóema ("[la tuya es] una
consideración valiosa";jowett-Campbelllo vierten más libremente: "tu sentimiento es
realmente noble"), por entender que tales palabras no responden estrictamente a la
pregunta"¿no sería ridículo...?"
25 No se refiere a nada dicho en algún pasaje anterior de la obra, de modo que, o bien
es una ficción puramente literaria o alude a exposiciones ydiscusiones en la Academia;
acaso una combinación de ambas posibilidades resulte la más probable.
26 La palabra que traducimos por "estudio" es máthema (plural matMmata) cuyas otras
acepciones son "aprendizaje", "lección", "conocimiento". La frase dice que "la Idea del
Bien es el supremo máthema" pero hemos preferido intercalar "es objeto de" (el estudio
supremo), para mantener la palabra "estudio" de un modo que resulte comprensible
fácilmente al lector.
27 Aquí debe tratarse del beneficio o cualidad buena de algo, como se ve por lo que
sigue en el contexto. Además, no cabría hablar de poseer la Idea del Bien. En cambio,
en el pasaje anterior, el congcimiento cuya ausencia anula el valor de los otros conoci-
mientos es el de la Idea del Bien.
EL SOL, lA ÚNEA y lA CAVERNA
... -Pero en todo caso sabes que a la mayoría le parece que el
,*:f'}'Bien es el placer, mientras a los más exquisitqs, la inteligencia
"1; (phrónesis).
-Sin duda.
_y además, mi amigo, los que piensan esto último no pueden
mostrar qué es la inteligencia, y se ven forzados a concluir di-
ciendo que es la [inteligencia] del bien.
-Cierto -dijo-, y resulta ridículo. .
-Claro sobre todo si nos reprochan que no conocemos el BIen
y a su vez como si .10 supiesen;. dicen,que. es la intel.i-
gencia del Bien, como SI comprendlesemos que qUIeren deCIr
cuando pronuncian la palabra "el Bien".
-Es verdad.
-,-¿y los que definen el Bien como el placer? ¿Acaso están me-
nos incursos en error que los otros? ¿No están forzados a conve-
nir que hay placeres malos?
-Necesariamente.
-Pero entonces, creo, les sucede que deben convenir que las
mismas cosas son buenas y malas, ¿no es así?
-Así es.
-También es manifiesto que hay grandes e importantes dispu-
tas en torno a esto.
-Claro.
-Ahora bien, es manifiesto que con respecto a las cosas justas y
bellas, muchos se atienen a las apariencias, y, aunque no sean
[justas y bellas]; obran y poseen como si lo fueran; pero
to de las cosas buenas, nadie se conforma con poseer apanen-
cias; sino que buscan cosas reales (ta ónta) y rechazan las apa-
riencias (dóxa).
-Es frecuente.
e -Veamos: lo que toda alma persigue y en vista de lo cual. hace
todo, adivinando que existe (ti einaz) maneján?ose con. dificul-
tad y sin poder captar exactamente lo que es, sm recurnr a una
sólida creencia (Pístis) como respecto de otras cosas, a causa de
" lo cual pierde en las demás lo que haya de valioso: algo de
índole y magnitud, ¿diremos que debe quedar de ti-
nieblas para aquellos que son los mejores en la Pohs, con los cua-
les hemos de realizar nuestros intentos?
-De ningún modo. ,. .
-Me parece, en todo caso, que, si se desconoce en que sentido
20
\
.. " 21
CONRADO EGGERS LAN
las cosas justas y bellas [de la Polis]28 son buenas, no sirve de
mucho tener un guardián que ignore esto en ellas
29
; y presiento
que nadie conocerá adecuadamente [las cosas justas y bellas]
antes [de conocer en qué sentido son buenas].
-Presientes bien.
b -Pues entonces, nuestra Polis estará perfectamente organiza-
da, si el guardián que sobrevigila es alguien que posee el conoci-
miento de estas cosas. .
-Forzosamente -dijo Adimanto-. Pero tú, Sócrates, ¿qué dices
que es el bien? ¿Ciencia (epistéme), placer o alguna otra cosa?
-¡Hombrel -dije-, yo veo bien claro que no te contentarás con
lo que opinen otros acerca de este caso.
----Es que no me parece correcto, Sócrates, que haya que atenep
se a las opiniones de los otros y no a las de uno, tras haberse
ocupado tanto siempre de esos asuntos.·
c -Pero ¿es que acaso te parece correcto decir acerca de ellas
algo que no se sabe como si se supiera?
-Como si se supiera, de ningún modo, pero sí como quien está
dispuesto a hablar conociendo aquellas cosas que conoce.
-¿Y no percibes que las opiniones (dóxaz) sin ciencia (epistéme)
son todas lamentables? En el mejor de los casos son ciegas. ¿O.te
parece que se diferencian en algo los ciegos que hacen correc-
tamente su camino que los que conjeturan correctamente sin
comprensión (n()us) ?80
-En nada.
-¿Quieres entonces contemplar cosas lamentables, ciegas y tor-
d tuosas, en lugar de oír de otras cosas claras y bellas?
-Por Zeus -exclamó Glaucón-, no te vayas como si ya estuvieras
al final.
Nosotros, en efecto, estaremos satisfechos si del modo que dis-
curriste acerca de la justicia, la templanza, así también discurres
acerca del bien.
28 Añado "de la Polis" porque de eso se trata, sea de leyes y costumbres, como dice
Adam, o de instituciones y costumbres, como traduce Cornford.
29 O sea, que ignora en qué sentido son buenas las cosas justas y bellas. O en otras
palabras, cuál es la relación del Bien con todo lo justo y bello.
so En el Menón 97c-98a se valora la "opinión correcta" (orthédóxa) pero se diferencia los
momentos en que "por medio de un razonamiento causal" se convierte en "ciencia" de
los casos en que dichas <>1>iniones correctas son meramente aciertos casuales y
circunstanciales. .
22
ID
TEXTO DE lAALEGoRÍADELSOL
-yyo también, mi amigo, estaré muy satisfecho. Pero me temo
que no sea capaz, y que, por entusiasmarme, me desacredite y
vuelva ridículo.
8l
Más bien diría yo [sigan siendo] felices y deje-
e mos por ahora lo que es en sí el Bien; pues me parece demasia-
do como para que el presente impulso me permita alcanzarlo,
tal como pienso. Pero en cuanto a lo que parece un vástago del
Bien y lo qUe más se asemeja a este, estoy dispuesto. a hablar, si
les gusta a ustedes; si no, dejamos la cuestión.
-Habla, entonces, para otra oportunidad nos debes el relato
sobre el padre.
-Ojalá, dije, que pueda pagarlo y ustedes recibirlo; no, como
ahora, solo los intereses (tókoi). Por ahora reciban esta criatura
(tókOS)82 y vástago del Bien-en-sí
88
• Pues bien, cuídense de que
no los engañe involuntariamente de algún modo, rindiéndoles
cuenta fraudulenta del interés (tókos).
-Nos cuidaremos todo lo que podemos; tú habla sin cuidarte.
-Pero debemos ponernos de acuerdo, y recordar lo que he di-
cho antes y con frecuencia hemos hablado en otras oportunida-
des.
84
b -¿Cuáles?
-Hay muchas cosas bellas, muchas buenas, y así en cada caso de
cada [multiplicidad] (hékasta) decimos que existe y distinguimos
con el lenguaje (lógos).
-En efecto.
actitud testaruda de Sócrates, que parece hacerse rogar, tiende a amortiguar los
ctos de una descripción que de otro modo podría pasar por altisonante; y en el
mento en que se llega al clímax del relato, Glaucón se echa a reír, en 509c, ySócrates
recuerda que él no había querido llegar a eso.
Juego de palabras con dos significados de la palabra tókos: "interés· y
¡, 'Literalmente "el Bien mismo", pero usamos la fórmula corriente ("en-sr' es "en-sí
,'$mo", a diferencia de lo buena que puede ser cosa). .
,,;;,Algo semejante a lo que se dirá ahora se "ha dicho antes" en V, 476a; pero el "con
, cuencia hemos hablado en otras oportunidades" no se puede referir a la República ni
',diálogos anteriores. Ver nota 25 de pág. 20.
, ,
23
CoNRAD EGGERS 1.AN
-También decimos que hay algo Bello-en-sí y Bueno-en-sí y
análogamente, respecto a todas aquellas cosas que postulábamos
como múltiples, a la inversa a su vez las postulamos como siendo
una unidad, de acuerdo con una idea única, y llamamos a cada
una "aquello que es".
-Así es.
-yde unas decimos que son vistas pero no pensadas, mientras
c que a su vez, las ideas son pénsadas, pero no vistas.
35
-Indudablemente.
-Ahora bien, ¿por medio de qué vemos las cosas que se ven
(horómena) ?
-Por medio de la vista.
-Así es, y por medio del oído las que se oyen, y por los demás
sentidos todas las cosas sensibles. ¿Sí o no?
-Sí.
-¿Has advertido que el artesano (demiourgós)S6 de los sentidos
modelo (demioúrgesen) mucho más perfectamente la facultad
(djnamis) de ver y ser visto?
-No mucho.
-ysin embargo examina. ¿Hay algo de otro género que el oído
d necesita para oír y la voz para ser oída, de modo que si este ter-
cer [género] no se hace presente [uno] no oirá, o bien [la otra]
no se oirá?
-No hay nada.
55 Resulta paradójica esta evolución de la palabra idéa, que proviene del aoriSto ideindel
verbo horáo, "ver", usado precisamente en este pasaje. En Homero el vocablo (como su
sinónimo tidos) signific!l "figura", y a veces es contrapuesto con una cualidad interior:
así Alejandro Parises tachado por Héctor de cobarde, aunque bello en la figura (Ilíada
1,39-45), Pero también Platón usa la palabra en tales acepciones, no solo para referirse
a las hermosas figuras corporales de los jóvenes Lisis y Cármides en los diálogos
homónimos, sino en la misma República (TI, 380d) , para criticar la mitología homérica,
que hace que los dioses se metamorfoseen ante los hombres, y abandonen su propia
"figura" para aparecerse con "figuras varias", Tal vez el uso metafísico -que hace ya
Demócrito- proceda de la literatura hipoerateana, donde a veces, como han hecho
notar Taylor y Friedllinder, aparece la palabra en el sentido de "cuadro" de una enfer·
medad, como un conjunto de rasgos típicos aunque no sean siempre A
menudo el vocablo se usa en el sentido más trivial de "especie". Ver nota 87..
36 Hasta el Timeo no se hace explícito el mito del artesano o demiurgo hacedor del
mundo parte por parte, pero la idea ya se insinúa en el F,dMa 96 y ..., donde .. PQ$
cuenta lo que esperaba de la lectuI?- de Anaxágoru. Aquí por
mención, en pasajes que, como este, pueden ser de ftcd,ón literaria. o,ct.l....
fórico, pero la vemos reiterada en VII, 52ge.

EL SOL, lA LÍNEA YlA CAVERNA
-:Yo creo que .tampoco otras muchas [facultades], por no decir
mnguna, necesIta de nada de esa índole, ¿o decir alguna?
-Yana.
-:Pero a la [facultad] de lavista y del [ser] visible (horatón) ¿no
piensas que falta algo?
-¿Cómo?
-Si la vista presente en los ojos y lista para que se use de ella,
e yel color presente en las cosas; si no se añade un tercer gé-
nero eXIste por naturaleza específicamente para ello, sabes
que la VIsta no verá nada, y los colores serán invisibles.
-¿A qué te refieres?
-Alo que tú llamas luz.
-¡Es cierto!
el sentido de la vista y la capacidad de ser
,:sto están por un vínculo de una especie
37
nada peque-
na, de mayor esttma que los otros nexos, salvo que la luz no sea
estimable.
-Muy lejos está de no ser estimable.
-Pues bien, ¿a cuál de los dioses que [hay] en el cielo
s8
atribu-
la autoría de este [fenómeno] por el cual la luz hace que la
VIsta sea y que las cosas más hermosas que se ven sean vistas?
-Al mismo que tú y que cualquiera de los demás; púes es evi-
dente que preguntas por el sol.
-yla vista, ¿cómo es por naturaleza respecto de este dios?
-No sé.
b -La vista no es el sol ni aquello en lo cual se genera, a saber, lo
que llamamos ojo.
-No, claro.
-Pero es el más afín al sol, creo, de todos los órganos que con-
ciernen a los sentidos.
-Con mucho.
-y la facultad que posee ¿no es algo así como un fluido que
tiene dispensado por el sol?
--:Ciertamente.
-En tal caso, el sol no es la vista, pero siendo su causa, es visto
por ella.
57 Aqu! la palabra idéa es empleada en el sentido más trivial de la época.
5s
Plat
?n, como Aristóteles, participa de la creencia común de que los astros son dioses.
Ver Tzmeo40ay Metafísica XII, 8, 1074b, 1-10.
25
CoNRAD EGGERS LAN
parece.
c bien -dije-,. este [sol] pueden decirme que es el vástago
. t que el BIen ha engendrado análogo a sí mismo De

o. o, lo aquel lugar pensable (noeto tópo) del
mIento (nous) y de lo que . ( ,
sol] en el [lugar] visible esto es [el
ven (horórnena). e as cosas que se
Explícate mejor. .
ojos, tú sabes, cuando se los vuelve b .
colores ya no están'l . d . so re objetos cuyos
1umma os por la luz nocturna sin 1
resplandor de la luna S9 ven déb'l o por e
si no tuvieran en 1: y parecen casi ciegos,
es.
d .cuando el sol brilla sobre ellos, ven claramente ar
SI estos mismos ojos tuvieran [claridad]. ' y pece
duda.
mismo modo' ,
do fi' a . as! en lo que conviene al alma: cuan-
?bJetos .sobre los cuales brilla la verdad
ligencia (to on), lo pIensa, conoce y parece tener inte-
laosc 'd d
Us
. ero cuando [se vuelve] hacia lo sumergido en
d 'b'l un a nace y perece, entonces opina (doxázet) y ve
e 1mente opmIOnes (dóxas) que la hacen ir de aquí para allá
y parece no tener inteligencia. '
-Eso parece, en efecto.
e lo que apo ta 1 d d , r a ver a a las cosas éognoscibles y al
que conoce le otorga la facultad [de conocer] puedes d .
es la Idea del Bien. Y por ser causa de la ciencia ( . /¡:e
r
que
verdad, como cognoscible,40 y aun siendo
cosas -el conocImiento ( A') 1 m as gnoszs y a verdad-, para considerar co-
rrectamente [el asunto] .d
509 . 1 .. " conS1 eramos que [la Idea del Bien]
a es a go d1stmto y mas hermoso que ellas. Yasí como di'imos
era correcto tener a la luz y a la vista como afi 1 1!J
erróneo cre nes a so pero sena
er que son el sol, ahora es correcto considerar ue
ambas cosas, la verdad y el conocimiento son afines al B' q . , len pero
39 Phén t b" ge am len puede indicar resplandor dI' .
común alude a la luz de la lu e uces artIfiCIales, pero la acepción más
40 ' na.
AsI como en 508b se dijo que el sol aun siend .,
bien la vista es correlativa del nous o inteli nci o causa de la era VIsto por esta (si
sensible sería "ver"). a, no del conOCImIento, cuyo correlato
26
EL SOL, lA ÚNEA y LA CAVERNA
sería erróneo creer que una u otra fueran [el] Bien, ya que la
naturaleza (héxis)41 del Bien es mucho más digna de estima.
de una belleza extraordinaria, ya que produce la cien-
cia yla verdad, y además está por sobre ellas en cuanto a belleza.
Sin duda que no te refieres al placer.
-¡Dios nos libre! Más bien sigue examinandO' la comparación
(eikón) .
b -¿De qué
-Creo que puedes decir que el sol no sólo aporta a las cosas que
se ven la facultad de ser vistas, sino la generación (génesis), el
crecimiento (aúxe) y alimento (trophe), sin ser él mismo genera-
ción.
42
-Eso es cierto.
-y así dirás que a las cosas cognoscibles no solo les viene del
Bien el ser conocidas sino que también les llega de Él el existir
(to einai) y la esencia (ousía),4S aunque el Bien no sea esencia
(ousía), sino algo que se eleva más allá de la esencia (ousía) en
cuanto a dignidad y potencia (djnamis).44
Y Glaucón se echó a reír: -¡Apolo! -dijo-, ¡qué elevación mila-
grosa!45
c -Tú eres culpable -repliqué-, pues me has forzado a decir lo
que pensaba sobre ello.
4\ Más adecuado al lenguaje de nuestros días sería decir "el status del Bien".
42 En este pasaje ya está obrando de algún modo la contraposición génesis-ousía (devenir-
esencia) tal como aparecerá en el libro VII, 525e-526e, pero especialmente en 534a: lo
que la dóxa es a la génesis, la n6esis lo es a la ousía (ya en el libro V, 477 Yss. se había
advertido sobre algo intermedio entre el puro no-sery el puro ser, ysin denominarlo aún
"devenir" o "generación", se decía que era objeto de conocimiento de la dóxa). Claro
que el sol, por divino que sea, no es ousía en el sentido de la Idea, pero lo que Platón
quiere decir es, como se verá, que así como el sol produce génesis sin ser génesis, el Bien
produce ousía sin ser ousía.
43 Traduzco ousía por "esencia" (también podría verterse "ser" o "realidad"), Ydejo el
carácter existencial a cargo del verbo sustantivado en infinitivo ta einai (expresión nueva
en Grecia, ya que no se trata de un metalenguaje). .
44 Como las cosas cognoscibles en cuestión son las Ideas, aquí el Bien aparece como una
super-Idea, creadora de las demás como el "Dios" "hacedor de naturalezas" (phytourgós)
del libro X, 596b-697d. A la luz del Fedón 97c-99c se ve que, puesto que cada Idea es lo
mejor que podemos concebir algo, en todas las Ideas está presente el Bien, y es incluso
lo que las hace ser Ideas, en tanto unidades perfectas.
45 Ver nota 31 en la pág. 23.
27
e
510a
IV
TEXTO DE LAALEGoRÍADE lALÍNEA
-Está r
de
ningún modo te detengas, sino prosigue expli-
la slmlhtud respecto del sol, si es que queda algo [por ser
dlcho].46
-Bueno, es mucho lo que queda.
--Entonces no dejes de lado ni lo más mínimo. .
-Me que [dejaré de lado] mucho; no obstante lo que me
sea posible en este momento no lo omitiré.
-No, por favor.
d -Piensa como decíamos, quiénes son los que reinan:
uno el del genero y del lugar pensable (nottón), otro el del invisi-
ble y no digo el del cielo (ouranós) para que no creas
hago Juego de palabras. ¿Captas estas dos especies (eíde) la
ViSible, la pensable?
-Las capto.
-Toma ahora una dividida"en dos partes desiguales; divide
nuevamente cada seCClOn según la misma proporción, la del géne-
ro lo que se ve y otra la del de lo que se piensa
y clandad y oscuridad [de las secciones] en-
tre SI; en el [genero] de lo que se ve [tenemos primeramen-
te] una sección de imágenes. Llamo "imágenes" primeramente
a.las sombras, luego a en el agua y en todas [las superfi-
cies] que por su constituclOn son densas, lisas y brillantes, y a todo
lo de esa índole, ¿te das cuenta?
-Me doy cuenta.
-Por ahora la otra [sección] a la cual esta se asemeja, [a la que
corresponden] los que viven a nuestro alrededor, y todo
lo que crece y el genero entero de cosas fabricadas [por el hom-
bre].
46 aparente,mente pr?sigue la alegoría del Sol,j. E. Raven ("Sun, divided line
and cave, en p'lato s the making, Cambridge, 1965, pp. 141-142) hace notar
que .es un pas":J.
e
, de translClon hacia la alegoría de la Línea, y que resulta "vital para
una mterpretaclOn correcta de la analogíá que sigue". Por estar de acuerdo con Raven
hacemos comenzar aquí la nueva alegoría. '
28
EL SOL, lA LÍNEA Y lA CAVERNA
-Supongámoslo.
-¿Estás dispuesto a declarar que [la línea] ha quedado dividida
en cuanto a su verdad o no [verdad] de modo que lo opinable (to
doxastón) es a lo cognoscible (ro gnostón) como la copia es a aque-
llo de lo que es copiado?
b -Ciertamente.
.-Ahora bien, examina si no hay que dividir también la sección
del [género] pensable (noetón).
-¿Cómo?
-Ahí: en una [parte] de ella el alma, sirviéndose como imágenes
de las cosas antes imitadas, se ve forzada a buscara partir de su-
puestos (ex hypothéseon) , no marchando hasta un principio (arkhe)
sino hacia la conclusión (teleute). En la otra, en cambio, avanza
hasta un principio no-supuesto (arkhé anypóthetos) y [bien ha par-
tido] de supuestos (ex hypothéseos) , ysin [recurrir a] imágenes, como
en la otra, hace el camino (méthodos) con Ideas mismas y por me-
dio de ellas mismas.
47
-Esto que dices no lo he aprehendido suficientemente.
c -Pues veamos nuevamente, ya que será más fácil que entiendas si
te digo esto antes. Creo que sabes que los que se ocupan de la geo-
metría yel cálcUlo (logismós) y cosas de esa índole dan por supuesto
(hypothémen) lo par y lo impar, las figuras (skhémata) y tres especies
de ángulos y cosas afines, según cada camino de investigación
(méthodos). Como si las conocieran, las adoptan como supuestos
(hypothéseis) , y no estiman (axioUst) que deben dar cuenta (lógon
didónat)48 a nadie, ni a sí mismos ni a los demás, como si fueran
Es decir, entre una subsección y otra de la sección pensable existe esta diferencia: si
bien en ambas se parte de supuestos, en una se va hacia la conclusión (usando imáge-
sensibles) yen otra se asciende hasta el principio (sin usar imágenes sensibles). La
proporción entre los distintos segmentos de la línea ha sido tradicionalmente ilustra-
da por los intérpretes con el trazado de una línea horizontal, donde se marcan las
sec:ciOne¡1 yslubsiecc:iolrles. Raven (obra citada, p. 145) protesta contra tal horizontalidad,
dibuja verticalmente, de modo que el principio supremo quede arriba y se
en forma más adecuada el "ascenso" y "descenso", A nosotros no nos interesa
que la línea sea dibujada horizontal o verticalmente, sino que no se la conciba
como referida básicamente a objetos, especialmente en 10 concerniente a la sección
pensable, y sí, en cambio, como aludiendo a operaciones mentales y procedimientos
epistemológicos (usar supuestos, imágenes sensibles, etc.),
48 Lógon didónai es a veces traducido por "definir", En la sección 2 ('Hipótesis e imáge-
rtes sensibles') del capítulo VIII damos nuestras razones parajustificar nuestra traduc-
ción y rechazar, por inadecuada, la de "definir".
29
CONRAOO EGGERS 1.AN
d evidentes a cualquiera: antes bien, partiendo (arkhómenoz) de ellas
atraviesan el resto de modo consecuente (homologoúmenos) para
concluir en aquello que proponían al examen.
-Sí, esto lo sé.
-Por consiguiente, sabes que se sirven de figuras (eíde) 49 que se
ven (horómena) y hacen discursos (lógoz) acerca de ellas, aunque
no estén pensando en ellas, sino en aquellas [Ideas] a las cuales
estas se parecen. De este modo hacen discursos en vista al Cuadra-
do-en-sí ya la Diagonal-en-sí y no [en vista a la diagonal] que dibu-
e jan, y así con lo demás. De las cosas-en-sí que modelan y di-
5IIa bujan hay sombras, así como imágenes en el agua, y ellos las usan
como imágenes, buscando ver (idein) a aquellas cosas-en-sí que
no se podrán ver salvo por el pensamiento (diánoia). 50
-Es cierto lo que dices.
-Aesto aludía como laespecie pensable (noetón). Pero [como dije,
en esta primera sección de lo pensable] el alma se ve forzada a
servirse de supuestos (hypothéseis) en su búsqueda, sin avanzar hacia
un principio (ep'arkhén), por no poder remontarse por sobre los
supuestos. Y para eso usan como imágenes a los objetos que abajo
eran imitados, y que habían sido conjeturados y estimados como
claros respecto de aquellos [que eran sus imitaciones].
b -Comprendo que te refieres a la geometria ya las técnicas afines.
-Comprende entonces la otra sección de lo pensable, si digo que
la razón (lógos) misma aprehende por medio de la facultad
(djnamis) dialéctica (tóu. dialégesthai), y hace de los supuestos
(hypothéseis) no principios (arkhaí) sino realmente supuestos, los
que son como peldaños y trampolines hasta el principio del todo,
no supuesto (anypóthetos),51 y tras aferrarse a él, ateniéndose a las
49 Aquí tenemos el uso homérico de eidos, que en este pasaje resulta un tanto paradóji-
co, y revela que el vocablo seguía siendo usual, en esta acepción, en tiempos de escri-
bir esta obra. Pero como acaba de emplearse en el sentido metafísico de Ideas (y luego
en el más trivial de "especie") Platón añade, para evitar confusión, "que se ven", lo cual
en Homero habría sido redundante.
50 Raven asigna aquí adiánoia el significado técnico que tiene poco más abajo en 511c.d.
No es imposible, pero aún no se ha explicitado, yel verbo respectivo dianoein acaba de
ser empleado como "pensar", sin más. En todo caso, es interesante que se use el verbo
"ver" (en su aoristo, idein) para una operación no-sensible, lo que ilustra cómo siente
Platón el carácter visual de las cosas-en-sí (por algo las llama Ideas) .
51 Este pasaje es paralelo del VII, 532-534, donde se habla del método dialéctico, que,
a diferencia del habitual en matemáticas, marcha por encima de los supuestos hasta
30
EL SOL, lA LÍNEA Y lA CAVERNA
c cosas que de él dependen, desciende hasta una sin
servirse para nada de lo sensible, sino de Ideas Pqr medIO de ellas
y en dirección a estas, hasta concluir en Ideas.
-Comprendo, aunque no suficientemente, ya que me parece que
te refieres a una tarea enorme: quieres distinguir la [sección] del
ser y de lo pensable contemplado por la ciencia dialéctica como
más daro que lo [contemplado] por las llamadas técnicas, para
las cuales los supuestos son principios y los que los contemplan se
ven forzados a contemplarlos por medio del pensamiento
d discursivo (diánoia) pero no por los sentidos; pero a causa de no
hacer el examen avanzando hacia un principio sino a partir de
supuestos, te parece que no poseen inteligencia (noUs) acerca de
ellos, aunque sean inteligibles junto a un principio, y me parece
que llamas "pensamiento discursivo"
tal] (héxis) de los geómetras yafines, pero no mtehgencla (nous) ,
con lo que el "pensamiento discursivo" viene a ser algo interme-
dio entre la conjetura y la inteligencia.
-Entendiste más que suficientemente. Yahora aplica a las c.uatr?
secciones estas cuatro afecciones que generan en el alma: mteh-
gencia (nÓ8sis) a la suprema, pensamien.to (diánoia) a
la segunda; a la tercera asigna la creen.cla (pzstzs) ya la la
conjetura (eikasía) , y ordénalas proporcIOnadamente:
do que cuanto más participen de la verdad, tanto mas partiCIpan
de la claridad.
-Entiendo, y estoy de acuerdo en ordenarlas como dices.
arkhé que no se da por supuesta (es un principio evidente), que en 534e se dice
es el Bien-en-sí. . - - .
Co:mf,ord (The Republic o/Plato, Oxford, 1941), traduc; diánoia tecm-
>¡élll-<lUe es la que le confiere Platón en este pas":)e- PQr abstracClOn (tamblen Raven,
citada). Para nosotros se trata de una interpretación básicamente correcta, en l,a
en que entendemos que Platón piensa en una operación que debe Ir
¡>í¡Jtbstrayenclo de lo sensible la esencia pura. No obstante, este planteo Ideal es el que se
en el libro VII al hablar de cada disciplina matemática, por lo cual no
f1'leiltunOS de si tiene aplicación en este pasaje de 13;. alegoría la Línea, se dIce
es más oscura que el puro pensamiento o nomo Esta hace q';lelo
¡.¡illlnlllI{iIleIl[lOS como un pensamiento intuitivo, y por eso, a diferenCIa de el, tradUCImos
por "pensamiento discursivo", que razona.
31
V
TEXTO DE lAALEGoRÍA DE lACAVERNA
1) Relato alegórico
VII -Después de esto -dije- imagínate (apefkason) nuestra naturale-
514a za en esta condición, en lo que respecta a [su] educación (paidefa)
y falta de educación. Represéntate hombres en una morada sub-
terránea en forma de caverna,5S que tiene la entrada abierta, en
toda su extensión, a la luz; en ella desde niños están con las pier-
nas y el cuello encadenados, de modo que deben permanecer
b allí y mirar solo delante de sí, porque las cadenas les impiden
girar en derredor la cabeza. Más arriba y más lejos de ellos hay la
luz de un fuego que brilla detrás de ellos, y entre el fuego y los
prisioneros hay un camino más alto, junto al cual imagínate un
tabique construido de lado a lado, como el biombo que los titiri-
teros levantan delante del público para mostrar, por encima [del
biombo], los muñecos.
53 Cornford (The Republic ofPlato, p. 222) asocia la imaginería de la caverna a misterios
órficos, en los cuales un primer paso de la iniciación consistiría en conducir al catecú-
meno a cavernas o cámaras oscuras que representaran el mundo subterráneo o "infier-
no" para que le fueran revelados objetos sagrados a la luz de una hoguera. Cornford no
cita sus fuentes, pero hay muchos libros plagados de este tipo de fantasía, que hallan su
inspiración a veces en textos provenientes de los primeros tiempos del cristianismo yde
los ritos de los cristianos en las catacumbas de Roma. Lo cierto es que "en tiempos
primitivos se podía aproximar a las divinidades entrando en cavernas", según informa
H. W. Parke (Greek Orakles, Londres, 1967, p. 26), a propósito del hallazgo de grutas en
santuarios que han servido para oráculos apolíneos. Pero Apolo y Zeus solo se han
apropiado de santuarios que, al parecer, correspondían a la madre-Tierra, sin perder
por eso su carácter oracular (ver cap. 3, "The cavern and the Apolline Medium", y 4,
"Primitive Delphi"). Como comprenderá el lector del texto platónico, este no guarda
relación con ninguna de estas posibilidades. Alo sumo, si el hombre griego pre-homérico
buscaba la verdad de boca de la Diosa Tierra en grutas subterráneas, la caverna de esta
alegoría se presenta como una contrapartida, ya que hay que salir afuera de ella para ver
la verdad. En Leyes V, 727d-e, se usa la contraposición "hijo de la tierra" (gegenés)·"Olím-
pico" para contrastar al cuerpo con el alma, y aunque en sus últimas obras procuró dar
un lugar al elemento femenino-materialtn su cosmovisión religiosa, Platón siempre
vio la verdad en la luminosidad y en las alturas, lejos de la oscura tierra.
32
EL SOL, LA úNEA y LA CAVERNA
-Me lo represento.
c -Ahora imagínate que del otro lado del tabique pasan sombras
5I5a que llevan toda clase de utensilios yfigurillas de hombres, y otros
animales hechos en piedra ymadera yde todas clases
54
; y entre los
que pasan unos hablan y otros se callan.
-Extraña comparación (eikón) haces y extraños [son esos prisio-
neros].
-[Pero son] como nosotros.
55
Porque, en primer lugar, ¿crees
que han visto de sí mismos o unos de otros otra cosa que las som-
bras proyectadas por el fuego en la parte de la caverna que tienen
frente a ellos?
b -Claro que no, si toda su vida están forzados a no mover las
cabezas.
-ylo mismo de [los objetos que llevan] los que pasan [no pue-
den mirar más que lo proyectado por el fuego].
-Ciertamente.
-Pues bien, si dialogaran entre sí, ¿no crees que entenderían
que es a las cosas reales que están nombrando, tal como las ven?
-Necesariamente.
-ysi la prisión tuviera un eco desde el lado que tienen delante, y
alguno de los que pasan [del otro lado del tabique] hablase, ¿te
parece que creerán que lo que oyen [proviene] de otra cosa que
de la sombra que pasa delante de ellos?
-No, por Zeus.
c -¿ylos prisioneros no tendrán por real otra cosa que las sombras
de los objetos artificiales (skeuastá)?56
-Es de toda necesidad.
-Examina ahora qué les sucedería naturalmente
57
si se produje-
54 Como dice Adam, "los originales de la caverna (excepto los prisioneros mismos,
515a) son skeuastá", es decir, "utensilios artificiales".
55 En el Fedón se dice que "los hombres estamos en una especie de prisión" (62b) ,
aUllqtle la liberación corresponde a los dioses; y en el pasaje 67d se habla de liberarse
"del cuerpo como si se tratara de cadenas" precisamente porque, como en este pasaje,
nos impide la aproximación a la verdad. Cf. Gratilo 400c, donde se dice que la palabra
soma no solo significa "cuerpo" sino también "celda", y que, de hecho, el cuerpo enca-
dena al alma. Véase el final de la nota 53.
56 Ver nota 54.
57 Cuando dice "naturalmente" (physei) puede significar tanto un hecho que los devol-
viese a un estado natural desde otro antinatural, como es el estar alejado de la luz
(Adam), cuanto que la liberación o lo subsiguiente sea natural.
33
CoNRADO Eoous LAN
se una liberación de sus cadenas y una cu@ci6n de su ignorancia.
Si se liberase [a uno de ellos] y forzase a levantarse repentina-
mente ya volver el cuello y marchar mirando la luz, al hacer todo
esto sufriría ya causa del descubrimiento sería incapaz de ver aque-
d llas cosas cuyas sombras había visto antes. ¿Qué crees que respon-
dería si se le dijese que lo que ha visto hasta entonces eran tonte-
rías, y que, en cambio, ahora [está] más próximo a la verdad yvuel-
to hacia cosas más puras y mira correctamente? Y si se le mostrara
cada uno [de los hombres] que pasaban [del otro lado del tabique]
y se lo obligara a contestar a preguntas sobre lo que son, ¿no crees
que se sentirá en dificultades y que considerará las cosas que antes
veía como más verdaderas que las que se le muestran ahora?
-Mucho más verdaderas.
e-Pues bien, y si se lo forzara a mirar hacia la luz misma, ¿no le
dolerían los ojos y trataría de eludir [la luz] y volverse hacia aque-
llas cosas que podía mirar, considerando que esas son realmente
más claras que las que se le muestran?
-Así es.
-y si por la fuerza se lo hiciera arrastrar por una escarpada y
empinada cuesta, sin soltarlo antes de llevarlo hasta la del sol,
516a 'acaso no sufriría y se irritaría por ser arrastrado y despues de lle-
a la luz tendría los ojos llenos de fulgores que le impedirían
ver uno solo de los objetos que ahora decimos verdaderos?
-Ciertamente, si le sucede repentinamente.
-Tendría que acostumbrarse, para poder llegar a mirar las cosas
de arriba. Primeramente miraría con mayor facilidad las sombras,
y después las figuras (eídola) de los hombres y de las otras
reflejadas] en las aguas, luego [los hombres y las cosas]
En seguida, contemplaría de noche las [cosas que hay] en
b y el cielo mismo, mirando la luz de los astros y a la luna, mas facI1-
mente que durante el día el y la [luz] del sol.
-Claro está.
-Por fin, pienso, podría mirar el sol no en imágenes
en el agua ni en otros medios, sino en-sí y por-sí, en su propIa
región, y contemplar cómo es.
-Necesariamente.
_ydespués de esto, con respecto al [sol] concluiría que es lo que
produce las estaciones y años y que gobierna todo lo [hay]
c en el lugar, que se ve (horórttenos) , y que es causa, de algun modo,
de las cosas que ellos habían visto.
34
EL SOL, LA ÚNEA y LA CAVERNA
-Es evidente que llegaría a estas [conclusiones] después de todo
esto.
-Ahora bien, si él se acuerda de su primera morada, y de la sabidu-
ría que allí [se creía tener], así como de sus compañeros de cautive-
rio, ¿no crees que se sentiría feliz del cambio yse apiadaría de ellos?
-Ciertamente.
-Respecto de los honores y elogios que se daban unos a otros, y
de las recompensas para el que con mayor agudeza divisaba las
cosas que pasaban [detrás del tabique], yal que más se acordaba
d cuáles habían desfilado antes y cuáles después en forma habitual, y
a aquel de ellos que fuera más capaz de adivinar lo que iba a pasar,
¿te parece que estaría ansioso respecto a ellos y que envidiaría a los
más honrados y poderosos de aquellos? ¿O no le pasaría como el
[Aquiles] de Homero, y "preferiría ser un labrador que fuera sier-
vo de un hombre pobre" 58 o soportar cualquier cosa antes que
[volver] a su anterior modo de conjeturar y la vida de otrora?
e -yo también creo que padecería cualquier cosa antes que sopor-
tar la vida de otrora.
-yahora concibe esto. Si descendiera nuevamente y ocupara su
propio asiento [anterior] ¿no tendría los ojos ofuscados por tinie-
blas, al llegar repentinamente del sol?
58 Las palabras homéricas están en Odisea, XI, 489-90, cuando Aquiles rechaza el consue-
lo de Ulises por hallarse en el Hades. Tras haber dicho Ulises que Aquiles impera en el
Hades, Aquiles responde: "No quieras consolarme de la muerte, queridísimoUlises, /
pues preferiría ser un labrador que fuera siervo / de un hombre pobre, que no tuviera
muchos bienes / antes que enseñorearme sobre todos los muertos". Platón no cita en
forma versificada, ya que altera el modo, tiempo y persona de los verbos "preferiría" y
"ser" ("preferiría" es dicho por Aquiles, obviamente, en primera persona, mientras aquí
se alude, en tercera persona, al prisionero liberado), pero las otras palabras son textua-
les. Adam sigue a Bosanquet en la ponderación de la oportunidad de la cita, al expresar-
se en ella lo detestable del mundo de las sombras "en comparación con el mundo de la
vida humana". Cornford dice que la cita "sugiere que la Caverna es comparable con el
Hades", pero a esto habría que aclarar que sería con el Hades homérico, no con el Hades
platónico (no digo con el Hades de la época de Homero o de la de Platón, para no
cambiar o simplificar la riqueza de los respectivos ámbitos culturales). En efecto, en el
Hades homérico las figuras no tienen "vida mental" (llíada XXIII, 104; Od. 476; er. 218-
224). En Platón, en cambio, el Hades es un lugar -a veces final, generalmente de tránsi-
to- donde el alma liberada y separada respecto del cuerpo, puede contemplar las cosas-
en-sí mismas o Ideas (Fedón 66d-68a, er. Menón 81d, yen otro sentido el mito de Er en
Rep. X, 612b Yss.). Precisamente en el libro III se hace la misma cita que aquí, pero
rechazándola por referirse negativamente al Hades (386b-c). Aquí, en cambio, la cita
vale sin referencia al Hades, sino a un lugar sombrío, subterráneo o no.
35
CONRADO EGGERS LAN
-Claro que sí.
517a -ysi él tuviera que discriminar nuevamente aquellas sombras en
ardua competencia con aquellos que han tenido siempre cade-
nas, vería confusamente hasta que los ojos se reacomodaran a ese
estado yse acostumbraran [nuevamente], en un tiempo nada bre-
ve, ¿no se expondría al ridículo y a que se dijera de él que, por
haber subido hasta lo alto, se hubiese estropeado los ojos, y que ni
siquiera valía la pena intentar marchar arriba?59 Ysi intentara de-
satarlos y conducirlos [hasta arriba], si pudieran tenerlo en sus
manos y matarlo, ¿no lo matarían?60
-Seguramente.
2) Interpretación general de la alegoría
b -Pues bien, debemos aplicar esta alegoría (eikón) a las cosas que
anteriormente han sido dichas. Por un lado, comparamos la re-
gión que se muestra por medio de la vista a la morada-prisión, y la
luz del fuego [que hay]l en ella a la potencia del sol; por otro
lado, compara con el ascenso y contemplación de las cosas [que
hay] arriba, el camino del alma hacia el lugar pensable 61 (Bis ton iópon
noetón) y no te equivocarás en cuanto a lo que pienso, ya que es
eso lo que deseas oír. Dios sabe si esto es verdad en realidad; en
todo caso, lo que a mí me parece es que en lo cognoscible lo que
aparece al fi-
c nal, y con dificultad de la vista, es la Idea del Bien. Una vez perci-
bida, ha de concluir que es la causa de todas las cosas rectas y be-
llas que en el [lugar]visible ha engendrado la luz y es su señor, y
59 Aunque de algún modo esto puede conectarse con lo siguiente, que parece aludir a
Sócrates, nos trae más pronto a la memoria la anécdota que narra Hermipo (Diógenes
Laercio 1, 34) acerca de Tales: por observar las estrellas cayó en una zanja, lo que
provocó la risa de una anciana de su casa.
60 Por lo menos desde Adam los comentaristas ven aq\lí una alusión a la muerte de
Sócrates. Claro que luego Se hablará de que la vuelta a la caverna es necesaria, aunque
en un sentido algo distinto de lo que lo hizo Sócrates. En la interpretación no se habla-
rá ya del riesgo de muerte sino de la incomodidad de una situación inferior a la que se
ha alcanzado afuera, pero de las posibilidades de mitigarla y la necesidad de experi-
mentarla.
61 Subrayo lo que es una evidente reiteración de lo expresado en la alegoría de la
Línea, donde la línea no es tanto una imagen de dos mundos de objetos cuanto del
recorrido mental (epistemológico del alma).
36
EL SOL, LA ÚNEA y LA CAVERNA
que en el [lugar] pensable es señora y productora de la verdad y del
pensamiento
62
(noús) , y que es necesario verla para poder obrar con
sabiduría tanto privada como públicamente.
en la medida que pueda entenderte.
-Mira entonces también si convienes en esto, y no te asombres
d de que los que han llegado allí no estén dispuestos a ocuparse
de las cosas humanas, sino que las almas aspiran a pasar el tiem-
po arriba; lo cual es natural, si la alegoría (eikón) narrada tiene
vigencia.
-Muy natural.
-Tampoco sería extraño que alguien que. de contemplar las co-
sas divinas pasa a las humanas pasara vergüenza y pareciera ridí-
culo viendo confusamente; yno acostumbrado aún suficientemen-
te a las tinieblas presentes, se ve forzado, en los tribunales o en
cualquier otra parte, a disputar sobre sombras, o sobre figurillas
de las cuales [hay] sombras, respecto de lojusto, y a reñir en tor-
e no a esto, de un modo tal que esto es discutido por quienesjamás
han visto laJusticia-en-sí.
-De ningún modo sería extraño.
518a -Pero si alguien piensa un poco, recuerda que los ojos ven con-
fusamente por dos tipos de perturbaciones; uno al trasladarse de
la luz a la tiniebla y otro de la niebla a la luz. Yal considerar que
estas cosas suceden en lo que al alma respecta, cuando la ve per-
turbada e incapacitada de mirar algo, en lugar de reírse
irracionalmente, habría que examinar cuál de los dos casos es: si
b al salir de una vida brillante se ve confusamente por falta de hábi-
to, o si, viniendo de una mayor ignorancia hacia lo más brillante
es obnubilado por el resplandor de la luz. Así, en un caso, se feli-
citará de lo que le pasa y de la vida [a que arriba], o bien se apia-
dará, y si se quiere reír de él, la risa será menos absurda que si se
descarga sobre el [alma] que desciende desde la luz.
-Hablas mesuradamente.
-En tal caso, es necesario considerar, si todo esto es verdad, que
62 Subrayo lo que es una evidente reiteración de la alegoría del Sol, con lo cual pode-
mos advertir, en pocas líneas, la continuidad entre lastres alegorías y elementos co-
munes.
63 Los sofistas. Según Adam, el participio epangellómenoi es un término técnico para
referirse a la profesión de los sofistas, ycita, entre otros diálogos platónicos, Protágoras
3Iga y Gorgias 447e.
37
CONRADO EGGERS LAN
c la educación no es tal como proclaman algunos
63
que es. Dicen
que, al no estar la ciencia en el alma, ellos la ponen, como si se pu-
siera la vista en ojos ciegos.
-Ellos dicen eso, en efecto.
-Ahora bien, el presente relato (lógoS)64 quiere significar que el
alma de cualquiera tiene en sí el poder (djnamis) de aprender y el
instrumento (árganon) para ello, y que, así como el ojo no puede
volverse hacia la luz dejando las tinieblas si no [gira] con todo el
cuerpo, así es con toda el alma que hay que volverse desde 10 en-
gendrado, hasta que llegue a ser capaz de soportar el contemplar
d la realidad ( ta ón), Ylo más brillante de lo que es, que es 10 que lla-
mamos el Bien. ¿No es así?
-Así es.
-Por consiguiente, [la educación] es la técnica (tékhne) del volverse
(periagoge) del modo más fácil yla conversión del modo más comple-
to, pero no como si le infundiera el ver [a algo que no lo posee],
puesto que ya lo posee, sino que, en caso de que se vuelva incorrecta-
mente y mire lo que no se debe, posibilitar la conversión.
-Así parece en efecto. .
-Es cierto que en los demás casos de las llamadas virtudes del
alma
65
parecen estar cerca de las [cualidades] del cuerpo,66 y en
e efecto, si previamente ellas no están presentes [pueden] ser im-
plantadas por elhábito y el ejercicio. Pero la [virtud] de com-
prender
67
parecería corresponder más bien a algo por entero más
ti4 La alegoría de la Caverna. En el presente pasaje queda puntualizado el principal
motivo diferenciador de la misma respecto de las anteriores alegorías, a saber, su ca-
rácter pedagógico, que implica, como se ve, una teoría contrapuesta a la teoría
pedogógica implícita (o no) en la enseñanza de los sofistas. .
65 A1l1té puede ser traducida aquí por "virtud" (aunque Chambry prefiere deCir "facul-
tad" sobre la base de la corriente sinonimia con djnamis), dada la ostensible referencia
a la Justicia, la templanza, la valentía y la sabiduría (S04a). en el libro 1,
353d-e, se reconoce a lajusticia como a1l1té propia del alma (tal como la Vista lo es respec-
to de los ojos, por lo cual cabe la traducción "facultad", "cap¡lcidad"). ya
dicho (p. 15, nota 10) que la República ha sido escrita a lo largo de una decada, aprOlu-
madamente, y el texto del libro1 es anterior a la tripartición del alma que se efectúa en
N,436a (a la que alude en VI, 504a). a. el tratamiento de las cuatro virtudes cardinales
en N, 427e-433e.
titi Cualidades como agilidad, rapidez, etcétera.
ti7 En el pasaje citado al final de la nota 65 se menciona la presencia de las virtudes:
inclusive la sophía (428b-429a), en el cuerPo de los ciudadanos. Por eso no traduzco aquI
la facultad de aprender como "sabiduría" (wisdom, dicen Cornford y Raven).
38
EL SOL, IA ÚNEA y IA CAVERNA
5I9a divino: nunca pierde su potencia (djnamis) , y según adonde sea di-
rigida, es útil y provechosa, o bien inútil y peIjudicial, ¿o acaso no
te has percatado de que esos que son llamados malvados, pero [en
realidad son] astutos,68 tienen un alma diminuta que mira pene-
trantemente y ve con agudeza aquellas cosas a las que se dirige; por-
que no tiene la vista débil sino que está forzada a servir al mal, de
modo que, cuanto más agudamente mira,tanto más mal produce?
-Sí, en realidad es así.
-Sin embargo -dije-, si desde niño se arrancara lo que en esta na-
b turaleza es plomífero, afín a lo que deviene, y que por medio de
excesos en la mesa, placeres de esa índole y lujuria, que inclinan
hacia abajo la vista de alma,69 entonces, desembarazada de esos
[pesos] se volvería hacia las cosas verdaderas, y con este [poder]
en los mismos hombres verá del modo penetrante con que [ve]
las cosas a las cuales ahora está vuelta.
-Es muy probable.
-¿Yno es también probable, sino incluso necesario a partir de lo
ya dicho, que ni los [hombres] sin educación ni experiencia de la
c verdad podrán gobernar adecuadamente la Polis alguna vez, ni
tampoco los que se permitan pasar todo su tiempo en el estudio:
los primeros, porque no tienen vista en la vida la única cosa
70
a
que es necesario apuntar al obrar en todo lo que se hace privada
o públicamente; los segundos, porque no querrán actuar [en esas
cosas], considerándose como si ya en vida estuvieran residiendo
en la Isla de los Bienaventurados?7l
-Es cierto.
68 Tal cual se lee el pasaje (ver Liddell-Scott, Sophós I.2.a) parece contradecirse con la doctrina
del mal involuntario (que generalmente es atribuida a Sócrates, pero cuya autoría es más
probable que sea de origen platónico), ya que los malvados deberían ser ignorantes. Sin
embargo, el sentido de sopMs no indica aquí sabiduría, sino astucia: tienen mirada penetrante
pero mal dirigida, por lo cual su astucia no es incompatible con su ignorancia de fondo.
6!l Aquí, aunque metafóricamente, se atribuye "vista" al "alma" (como "espíritu"), y se mez-
clan alegoría y realidad.
70 La Idea del Bien, que, dice Adam en la nota respectiva, "es por consiguiente claramente
no solo un concepto metajUú:o sino ético; la meta de la conducta tanto como la causa última
del conocimiento y de la existencia" (subrayado mío).
71 ¿Cree Platón en una vida post mortem, con un posible final feliz en el cielo, como dice la
mitología moderna, o en la Isla de los Bienaventurados, como dice la mitología heroica tal vez
(si Píndaro es buen testigo de ello) reavivada por los órficos? En todo caso, aquí el pas¡ye está
teñido de ironía, lo mismo que en la otra referencia a dicha Isla (54Gb), Yel mito final, en el
libro X, no habla de un término feliz sino de una migración cíclica.
39
CONRADO EGGERS UN
-Claro que es una tarea de nosotros, los fundadores [de esta Po-
lis], obligar a [los hombres de] naturaleza. mejor dotados a em-
prender el estudio (máthema) que hemos dicho antes que era el
d supremo, contemplar el Bien y llevar a cabo aquel ascenso, y tras
haber ascendido y contemplado suficientemente, no permitirles
lo que ahora se les permite.
-¿Qué cosa?
-Permanecer allí y no estar dispuestos a descender junto a aque-
llos prisioneros, ni participar en sus trabajos y recompensas, sean
pobres o excelentes.
72
-Pero entonces ¿seremos injustos con ellos y los haremos vivir
mal cuando pueden [vivir] mejor?
e -Te olvidas nuevamente,73 amigo mío, que [la verdadera] ley no
atiende a que una sola clase (génos) la pase excepcionalmente bien
en la Polis, sino que se las compone para generar en la Polis ente-
ra esto: que se armonicen los ciudadanos, sea por la persuasión o
por la fuerza, haciendo que se presten entre sí los servicios, de
520a modo [que los de] cada [clase] sean capaces de beneficiar a la
comunidad (ta koinón).74 Ysi se fOIja a tales hombres [capaces de
con-templar el Bien] en la Polis no es para permitir que cada uno
se enderece hacia donde le da la gana, sino para utilizarlos para la
consolidación de la Polis.
-Es verdad; lo había olvidado, en efecto.
3) Consideraciones finales
-Podrás observar, Glaucón, que no seremos injustos con los filó-
sofos que hemos formado, sino que les hablaremos conjusticia, al
forzarlos a ocuparse ycuidarse de los demás. Les diremos, en efec-
7'l Este pasaje evidencia que se distorsiona el sentido de la alegoría de la Caverna si se la
hace tenninar antes (para Raven, por ejemplo, la alegoría concluye en 517a). En 516b-e,
en efecto, se ha denigrado por completo el regreso a la caverna, con sus trabajos y recom-
pensas (cf. 516c). Ahora, en cambio, se ve que todo resultauna quitnerasi los gobernantes
no aplican un sistema pedagógico que pennita ascender al mundo, y si ellos mismos no
son filósofos.
73 Ya en IV, 419a, el hennano de Glaucón, Adimanto, protesta porque los gobernantes
pueden disfrutar de bienes, a pesar de contar con el máximo poderío. La respuesta
de era similar a la presente: el proyecto esbozado no atiende a una sola clase
(Ith
nos
) sino a la Polisentera (420a). En el contexto siguiente leemos génos en lugar de
sentido es el mismo.. .
7. Arilenudo td Min6n" polis (ver mi versión del Critón, Eudeba, 1973, p. 195).
EL SOL, LA ÚNEA y LA CAVERNA
b to, que es natural que en otras Polis
75
los que hayan llegado a ser
[filósofos] no participen en los trabajos de la Pplis, porque se han
criado como espontáneamente, al margen de la voluntad del régi-
men (politeía) respectivo; y aquel que se ha criado solo sin deber
alimento a nadie, en buena justicia no tiene por qué poner celo
en compensar su alimento a nadie. Pero no es el caso con uste-
des.
76
A ustedes nosotros los hemos formado tanto para ustedes
como para la Polis, para ser conductores y reyes de los enjam-
c bres,77 los hemos educado mejor y más completamente que a los
[de otras Polis] ymás capaces departicipar en ambas cosas [o sea,
tanto en la filosofia como en la política]. .
Por consiguiente, cada uno a su turn0
78
debe descender hacia la
morada común a los demás y habituarse a contemplar las tinie-
blas. En efecto, una vez habituados verán mil veces mejor las cosas
de allí y conocerán cada una de las imágenes, de qué son [imáge-
nes] , por que ustedes habrán visto antes lo verdadero concerniente
a las cosas bellas, justas y buenas.
79
Yasí la Polis valdrá, para noso-
tros y para ustedes, como una realidad, no como un sueño, como
pasa actualmente en la mayoría [de las Polis], donde compiten
d entre sí como entre sombras Ydisputan en torno al gobierno, como
si fuera algo bueno y de enorme valor. Pero 10 cierto es que en la
Polis en la que menos anhelan gobernar los que tienen que ha-
cerlo, [el gobierno] es forzosamente el mejor y alejado de disen-
siones, mientras que [el gobierno] que experimente lo contrario
tendrá gobernantes contrarios [a lo que ellos mismos pretenden].
75 Las "otras Polis" son las sociedades existentes en ese tiempo, donde no había univer-
sidades que formaran filósofos, y menos aún a costa del Estado.
76 Platón no habla á Glaucón como si este fuera filósofo, sino que, dramatizando, se
representa la situación como si tuviera delante de sí a los filósofos recién sacados de la
caverna.
77 La comparación con abejas es socrático-platónica, tal como es evangélica la similitud
con ovejas.
78 En 540b, al retomar el símil de la Caverna, se vuelve a hablar del descenso "por
turno" o gobierno rotativo de los filósofos.
79 Aquí repetimos la observación hecha en nota 72 de p. 40: en 516e-517a se mostraba
sólo el movimiento del enceguecimiento del que regresa a la caverna desde la luz. Por
consiguiente, si la alegoría tenninara en 517a o poco más adelante, se perdería esta
fase posterior y de iinportancia fundamental: a la luz de las Ideas el hombre puede
moverse mejor en el mundo fenoménico (desde el punto de vista profético-evangélico
se diría que es capaz de ver "los signos de los tiempos", aunque Platón no podría
pensar en eso, por no poner para nada en juego el' tiempo histórico).
41
CONRADO EGGERS LAN
-Es muy cierto.
-¿V te parece que los que hemos formado se rehusarán a estas
cosas que hemos dicho, y no estarán dispuestos a compartir en la
Polis los trabajos cada uno por tumo, incluso residiendo la mayor
parte del tiempojuntos en [el ámbito de] lo puro?80
e -Imposible, porque estamos ordenando cosas justas a los justos,
y por sobre todo cada uno ha de gobernar por necesidad, al con-
trario de lo que sucede ahora a los que gobiernan en cada Polis.
521a -La cosa es así, mi amigo; si has hallado para los que van a gober-
nar un modo de vida (bíon) mejor que el gobernar, podrás obte-
ner una Polis bien gobernada. En efecto, solo en esa Polis gobier-
nan los que son ricos de verdad, porque no es en dinero que han
de ganar felicidad, sino en una vida virtuosa y sabia. No, en cam-
bio, donde los poco dotados yansiosos de bienes particulares mar-
chan sobre los asuntos públicos, convencidos de que ahí deben
apoderarse de lo bueno, ya que el gobierno se convierte en obje-
to de disputa, y esta guerra doméstica e intestina acaba con ellos y
con el resto de la Polis.
-Es verdad, sin duda.
b -¿Sabes acaso de algún otro modo de vida que el de la verdadera
filosofia que lleve a menospreciar el gobierno de las cosas de la
Polis?
-No, por Zeus.
-Ahora bien, es necesario que no tengan acceso al gobierno los
que están enamorados de él; si no, [surgirán] rivales [que los]
combatirán.
-Así es.
-En tal caso, ¿impondrás la vigilancia de la Polis a otros que,
además de ser los más inteligentes en lo que concierne al mejor
gobierno de la Polis, prefieran otros honores y un modo de vida
mejor que el del gobernante de la Polis (politikós)?
-Aotros de ningún modo.
80 El ámbito de lo puro no está en el más allá, como en el Fedón 67a-b, ya qUc:l, de lo
contrario, sería imposible alternar tales residencias (en el más allá) con la participa-
ción en el gobierno de la Polis: más bien debe consistir en la tranquila contemplación
de las Ideas y del Bien supremo, pero en vida. Es decir, como se dirá en 540b, "se
ocuparán la mayor parte [del tiempo] de la filosofia", alternativamente con sus debe-
res políticos durante el resto de su vida, tras lo cual, y habiendo formado a otros móso-
fos que los rc:lemplacen, "se marcharán-a habitar en la Isla de los Bienaventurados" y la
Polis los recordará con monumentos fúnebres, sacrificios públicos, etcétera.
VI
TEXTO DE lAINTERPRETACIÓN TÉCNICA
DE lAALEGoRÍA DE lACAVERNAs1
1) Presentación del problema
c -¿Quieres entonces que examinemos de qué modo se formarán
tales [hombres], y cómo se los ascenderá hacia la luz, como dicen
que algunos han ascendido desde el Hades hasta los dioses? 82
-¿Cómo no habría de quererlo?
-Pero esto, me parece, no es como un revóleo de cáscaras [en el
que, según del lado que caiga la cáscara, el bando de niños que ha
tomado como divisa la "noche" persigue al que ostenta la del "día",
o viceversaJ83 sino un volverse (periagogé)84 del alma desde un día
81 Decimos "interpretación técnica", porque ya desde 517b Platón ha brindado una
interpretación general de la alegoría mostrando cómo, sobre la base del camino
(descrito en la alegoría de la Línea) que el alma debe recorrer de un ámbito al otro,
se hace necesaria una técnica pedagógica con sentido ético-político. Pero a partir de
521c se extiende sobre los detalles de esta técnica pedagógica, en cuyo texto una y
otra vez vemOS que se está trabajando en base al ejemplo del ascenso de los prisione-
ros de la caverna hacia la luz (y el descenso posterior, aunque este sea ya político).
82 La última frase ("como dicen", etc.) no se compagina con nada que diga Platón en la
República, y apenas puede ser comparado al ascenso del mito escatológico del final del
Fed6n, de losjustos no desde el Hades sino desde elfondo de la cavidad que tienen por tierra hasta
la tierra verdadera, donde se verán con los dioses. Ni con Fedón 82b-d, que citanJowett-
Campbell, ya que allí no hay cuestión de tránsitos desde el Hades al "lugar puro" con los
dioses. Chambry interpreta el "dicen que algunos hombres" a laluz de Los trabajos y los
días de· Hesíodo (170 Yss.), donde tampoco se habla de ascensos. De este modo, o bien
se trata de una referencia a mitos como el del Gorgias (523 y ss.), donde se habla de
juicios post-mortem, que determinan que los justos vayan a la Isla de los Bienaventurados
y los injustos al Tártaro, o bien de una alusión a casos aislados como el de Escolapio, de
quien todavíaJustino Martir (en su Apología, a la que remite Adam) veía un anticipo del
ascenso de Jesús desde los infiernos hasta el cielo, formula que textualmente no perte-
nece a la época griega cláSica ni corresponde a este pasaje.
M Entre corchetes he añadido las palabras que hacen más comprensible el texto. Ver sobre
el juego de la ostrakínda el diccionario Liddell-Scott, y la nota en Adam: la cáscara tiene un
lado negro y otro blanco, que representan respectivamente a la: noche y al día. Un chico
grita "noche o día" y revolea la cáscara. Chambry dice: "Platón quiere decir que la educa-
ción no es unjuego sin consecuencias, sino una tarea cíentífica lenta y laboriosa".
84 Sobre la periagogé del alma ver el pasaje 518d.
43
45
86 ]owett-Campbell remiten a VI, 495d, donde se habla, de. la superlativa,situaci?n de la
filosofía más abandonada, en comparación con las tecmcas y artesamas seIVIles que
Platón juzga mutilan el cuerpo y degradan el alma. ,
87 Adam traduce "modos de pensamiento". En todo caso, estoy de acuerdo con el,
contra la sugerencia de ]owett-Campbell de que el vocablo diánoia esté. aquí en
el sentido técnico acordado en 51lc. El uso en plural supone una acepclOn mas vulgar.
86 Platón se burla de la leyenda (que es aludida en el fr. 180 Nauck de Esquilo y 582
Nauck de Eurípides, así como en la Apología de Palámedes, DK82BllA) que atribuye la
invención de la aritmética a un personaje mítico, sea Palámedes, O bien Prometeo
(como en Prometeo encadenado 459, de Esquilo). Cornford remite al Timeo 47a, donde
se atribuye la invención del número ala visión humana del día y la noche, los meses,
los períodos regulares de las estaciones, los equinoccios, los solsticios, etcétera.
ces? Porque en cuanto a las técnicas manuales (tékhnai bánausoz)
[ya hemos visto lo que] parecían ser todas [el!as].86
-Claro está, pero ¿qué otro estudio queda, si dejamos de lado la
música, la gimnasia y las técnicas?
-ybien, si no podemos tomar nada fuera de estas cosas, tome-
mos algo que se pueda extender sobre todas las cosas.
La aritmética
c -Por ejemplo, este [conocimiento] universal (koinón) que sirve
a todas las técnicas, operaciones intelectuales (diánoia) 87 y cien-
cias (epistemaz): aquel que hay que aprender al principio.
-¿Cuál?
-Algo simple, [que permite] distinguir el conocimiento del uno,
del dos y del tres: en una palabra, me refiero a aquello [que trata
del] número y cálculo. ¿No es acaso de tal modo que toda técnica
y toda ciencia están forzadas a ser partícipes de ello?
-Es cierto.
-¿Incluso el arte de la guerra?
-Necesariamente.
d -Pues Palámedes presenta a Agamemnón como bien ridículo ge-
neral en cada oportunidad, en las tragedias. ¿O no te has percata-
do de que [los tres grandes trágicos] dicen que [Palámedes] in-
ventó el número y [gracias a ello] ordenó las filas del ejército en
Troya y numeró las naves y todo 10 demás, como si antes nada
hubiera sido contado, y al parecer Agamemnónni siquiera sabía
cuantos pies tenía, ya que no sabía contar? ¿Qué piensas de seme-
jante general?88
CoNRAD EGGERS LAN
sombrío hasta un [día] verdadero; o sea, un camino de ascenso
hacia la realidad (to ón), [camino] al que correctamente llama-
mos filosofía.
-Con seguridad.
d -Habrá entonces que examinar qué estudios tienen este poder
(djnamis).
-Ciertamente.
-¿Yqué estudio, Glaucón, será el que arranque al alma desde lo
que deviene (tó gignómenon) hacia la realidad (to ón)? Al decirlo
pienso a la vez esto: ¿no hemos dicho que [los filósofos] debían ya
en sujuventud haberse ejercitado en [el arte] de la guerra?
-Lo hemos dicho, efectivamente. .
-Por consiguiente, el estudio que buscamos debe añadir otra cosa
a aquella.
-¿Cuál?
-No ser inútil a los hombres que combaten.
-Así debe ser, siempre que se pueda.
e -Ahora bien, en lo anterior
85
los educábamos por medio de la
gimnasia y de la música.
-En efecto.
-yla gimnasia de algún modo se ocupa de lo que se genera y
perece, ya que tiene a su cargo el crecimiento y corrupción del
cuerpo. .
--:-Parece que sí.
-No es este entonces el estudio que buscamos.
522a -No, efectivamente.
-¿Seráacaso la música tal como la hemos descrito anteriormente?
-No, porque, si te acuerdas, [la música] era la contrapartida de
la gimnasia. Por medio de hábitos educaba a los in-
culcándoles no un [verdadero] conocimiento (epistéme) sino acor-
des armoniosos y movimientos rítmicos; en cuanto a las palabras,
los dotaba de hábitos afines a aquellos, tratáranse de palabras míti-
b cas o más pero nada había en ella de un estudio que
conduj era hacia algo como lo que bUSCfiS ahora.
-Me haces acordar muyrninuciosamente; en efecto, no había en
realiaad nada de esto. Pero, excelente Glaucón, ¿qué será enton-
85 En el libro n, 376e y ss.Platól1 alude aquí a los pilares básicos de la educación
aristocrática tradicional: gimnasia y música (poesía y música propiamente dicha).
44
89 Logismós, en conexión con arithmós, lo más como
(522c), tal como logízesthai conectado con anthmem refendos a logtstzke. y
(525a), es decir, disciplinas del cálculo y del numero. En pasaje
loKlism/ín está más bien relacionado con logistikón, como la parte refleXiva -raCIOnal por
antonomasia- del alma (IV, 439d Yss.).
111 I I
-Que era muy extraño, si esto es cierto.
e -Por consiguiente, ¿impondremos necesariamente a un varón
guerrero el estudio que le permita calcular y contar?
-Más que cualquier otra cosa, si quiere entender en lo concer-
niente.al ordenamiento de un ejército, o, más bien, si por lo me-
nos qUIere ser un hombre.
-¿Te das cuenta en que consiste el estudio a que me refiero?
-No.
523a -Parecería que, aunque es de aquellos [estudios] que buscamos
por .naturaleza conducen [al ámbito] de la inteligencia
(noeszs) , nadIe lo usa correctamente pero es indudablemente algo
que atrae hacia la esencia (ousía).
-¿Qué quieres decir?
-Intentaré aclararte cómo me parece que es. A tal efecto dividiré
por mi parte las cosas que son conducentes [hacia la inteligencia
de la realidad] y las que no [lo son]; si las consideraras conmigo,
me darás tu asentimiento o te rehusarás, de modo que podremos
ver más claramente si es como presiento.
-Muéstramelo.
-Te puedo mostrar, si miras bien, que, mientras algunas [de las
b cosas presentan] en las percepciones no incitan a la inteli-
gencia al examen, por haberjuzgado suficientemente merced a la
p.ercepción, otras sin duda la estimulan a examinar, al no propor-
CIonar a la percepción nada digno de confianza.
-Es claro que te refieres a las cosas que aparecen a lo lejos o
con sombras pintadas [en escenarios para producir efectos arti-
ficiales].
-No, no has entendido a qué me refiero.
-¿Aqué te refieres, entonces?
-Las cosas que no incitan [a la inteligencia al examen] son las
c. que producen a la vez dos sensaciones contrarias. A las que pro-
ducen [a la vez dos sensaciones contrarias] las considero como
ya que la percepción no muestra más esto que lo
contrarIo, sea más cerca o más lejos que lleguen. Te lo diré de un
modo más claro. Estos tres decimos que son dedos: el meñique, el
índice y el mayor.
-Bien.
-Ahora piensa que hablo [de ellos] como viéndolos de cerca.
Después obsérvalos con!lligo de este modo.
46
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
-¿Cómo?
d -Cada uno de ellos aparece igualmente como un dedo, y en ese
sentido no importa si es visto en el medio o én el extremo, si es
blanco o negro, si es grueso o delgado, etcétera. En todos los ca-
sos el alma de la mayoría [de los hombres] no se ve forzada a pre-
guntar a la inteligencia (nóesis) qué es un dedo, porque de nin-
gún modo la vista le ha indicado que el dedo a la vez sea lo contra-
rio de un dedo.
-Claro que no.
e -Es natural entonces que semejante [percepción] no sea estimu-
lante de la inteligencia ni la despierte.
-Es natural. .
-Ahora bien, en cuanto a la grandeza o la pequeñez de los [de-
dos], ¿ve la vista suficientemente, Yle es indiferente que uno de
ellos esté en el medio o en el extremo? ¿Y del mismo modo [le
pasa a] el tacto con lo denso y lo delgado, lo blando y lo duro? Y
en general los demás sentidos no se muestran indigentes en lo
que hace a cada una de estas [cualidades]. Primeramente .el
sentido asignado a [percibir] lo duro ha sido forzado a ser aSIg-
nado a [percibir antes] lo blando, y transmite (parangéllei) al
alma el haber percibido una misma cosa como dura y como
blanda.
-Así es.
-¿Pero no es forzoso que en estos casos el alma sienta la dificul-
tad acerca de qué significa esta sensación por "duro" si de lo mis-
mo dice que es "blando"? Y lo mismo con la [sensación] lo
liviano y de lo pesado: qué es lo liviano y [qué lo] pesado, SI lo
pesado es liviano y lo liviano es pesado.
b -Yen efecto. son extrañas comunicaciones al alma, que recla-
man un examen.
-Es natural, en estos casos, que el alma apele a la reflexión (10-
gismós) 89 y a la inteligencia (nóesis) para intentar examinar prime-
ramente si cada cosa que se le transmite es una o dos.
-Claro está.
47
CoNRAD EooERS l..AN
-Así, si parecen dos cosas, cada una parecerá una distinta [de la
otra].
-Sí.
-ysi cada una de ellas [parece] una, y ambas [parecen] dos,
estando separadas [serán] dos para la inteligencia, pero si no es-
c tán separadas no serán pensadas como dos sino como una.
-Correcto.
-Pero decimos que la vista ha visto [algo] grande y pequeño, no
separadamente, sino como algo confundido. ¿No es así?
-Sí.
-Para aclarar esto la inteligencia (nóesis) está forzada a ver lo
grande y lo pequeño, no confundirlos sino discriminarlos, a la
inversa que la vista.
-Es cierto.
-¿No es acaso a raíz de eso que se nos ocurre preguntar primera-
mente qué es lo grande y qué lo pequeño?
-Sin duda.
-yde este modo era como hablábamos de lo pensable (noetón) ,
por un lado, y de lo visible, por otro.
d -Completamente cierto.
-ybien, esto es lo que intentaba decir ahora, cuando decía que
algunos objetos estimulaban al razonamiento (diánoia) ,90 otros no;
y que yo definía como estimulantes a aquellos que producían sen-
saciones contrarias a la vez, mientras los otros no despertaban a la
inteligencia (nóesis).
-Lo comprendo, y estoy de acuerdo contigo.
-Ahora bien, ¿en cuál de las dos [clases de objetos] te parece
que están el número y la unidad?
-No me doy cuenta.
e -Saca la conclusión de lo ya dicho. En efecto, si la unidad (to
hén) es vista tal como es o percibida por algún otro sentido, como
decíamos en el caso de un dedo, no será atrayente hacia la esencia
(ousía) . Pero si se la ve en alguna contradicción, de modo que no
parezca más unidad que lo contrario [de la unidad o sea multipli-
cidad] , se necesitará de unjuez, y el alma forzosamente estará en
dificultades y buscará, revolviendo en sí el pensamiento, pregun-
90 Como se ve, aquí tampoco diánlilia. es usado en el sentido técnico de 511c, ya que es
alineado con nóesis sin matices diferenciadbres.
48
EL SOL, lA ÚNEA y lA CAVERNA
tándose que es en sí la unidad. De este modo el aprendizaje (má-
thesis) de la unidad puede estar entre los que ~ í a n y dirigen [el
alma] a la contemplación de lo real (o ón).
-Ciertamente, la visión de la unidad alcanza en este punto el má-
ximo; en efecto, vemos una cosa como una y a la vez como infini-
tamente múltiple.
-Pero si es así con lo úno, ¿no pasará lo mismo con todo número?
-Claro que sí.
-yel arte de calcular (logistike') yla aritmética (arithmetike') entera
[tratan] del número.
-Sin duda.
b -Parecen entonces [artes] conductoras hacia la verdad.
-En forma maravillosa.
-Están entonces entre los estudios que buscamos; pues al gue-
rrero, para ordenar su ejército, le hace falta aprender estas cosas,
y el filósofo, para escapar del ámbito de lo que deviene (génesis),
debe aprehender la realidad, sin lo cual jamás llegará a ser un
[ser] racional
91
(logistikós) [por antonomasia].
-Así es.
-Claro que nuestro guardián es tanto guerrero como filósofo.
-Ciertamente.
-Sería conveniente establecer por ley este estudio, Glaucón, y
persuadir a los que van a participar en las supremas [funciones]
c de la Polis a aplicarse al arte del cálculo (logistike') , pero no como
quien hace cualquier cosa (idiotikos), sino hasta llegar a la con-
templación de la naturaleza de los números por medio de la inte-
ligencia (nóesis), y tampoco para hacerlo servir para compras y
ventas, como hacen negociantes y mercados, sino a fin de [utili-
zarlo] para la guerra y para la fácil conversión del alma desde el
ámbito del devenir (génesis) hacia la verdad y realidad (ousía).
-Es muy bello lo que dices.
d -yademás, pienso ahora tras lo dicho sobre el estudio que con-
cierne a los cálculos, qué ajustado y útil en muchos aspectos nos
91 Chambry traduce "un aritmético", pero aunque, como nota Adam -yCornford-
probablemente logistikós incluya unjuego de palabras entre el sentido que le damos en
la traducción (de acuerdo con la tripartición del alma) y el de "experto en cálculos", la
acepción más lógica nos parece ser la que damos, toda vez que Platón no usa arithmetikós,
y el doble sentido no es claro.
49
CONRAO EGGERS LAN
es respecto de 10 que queremos, con tal que se emplee para cono-
cer y no para comerciar.
92
-¿De qué modo?
-Así: este [estudio] del que estamos hablando eleva intensamen-
te el alma yla obliga a discurrir acerca de los Números-en-sí,93 sin
permitir jamás que alguien discurra proponiendo números que
cuentan con cuerpos visibles o tangibles.
94
En efecto, sabes sin du-
e da que los expertos en estas cosas, si alguien intenta cortar teóri-
camente la unidad, se ríen yno 10 aceptan, ysi tú la divides en par-
tes, ellos a su vez la multiplican, cuidando de que 10 uno no parez-
ca uno sino muchas partes.
-Es verdad 10 que dices.
526a -ysi les preguntan a ellos, Glaucón, "Admirables [sabios], ¿acer-
ca de qué números discurren, en los cuales la unidad -tal como
ustedes la consideran- es en todo igual a cualquier otra yno difie-
re ni en 10 más mínimo, ni tiene parte alguna en sí misma?", ¿qué
crees que responderían?
-Esto, creo: que [los números] acerca de los cuales hablan solo
es posible pensarlos, y no se puede tratar con ellos de ningún otro
modo.
b -Tú ves, amigo, que realmente este estudio ha de resultarnos
forzoso, puesto que obliga al alma a servirse de la inteligencia
(náesis) para [alcanzar] la verdad misma.
-Así procede, en efecto.
-Habrás observado esto: que los calculadores por naturaleza es-
tán dotados para todos los estudios, por así decirlo, rápidamente,
en tanto que los lentos, cuando son educados yejercitados en este
92 Como en la alegoría de la Línea, respecto de los geómetras, Platón tiene aquí por
meta una "fonnalización" de la aritmética que le pennita convertirse en ciencia, en
contraposición con el uso comercial, que es el que le ha dado origen e impulsado más
hasta entonces.
95 Dice Chambry, siguiendo a Adam: "Los números en-sí mismos son para Platón
números matemáticos individuales y nada más. Ocupan el medio entre los objetos
sensibles y las Ideas", Análogamente, ante la dificultad de hallarse en VI, 510d, fren-
te al "Cuadrado-en-sí" y a la "Diagonal-en-sí", Adam los toma como "entidades mate-
máticas" intermedias; cuando es evidente que se trata de la Idea del Cuadrado y de la
Idea de Diagonal (véase la 3
1
sección de nuestro capítulQVII). En cuanto a los núme-
ros, en el Fedón l04a-105b Platón habla de la Idea del Tres, del Dos, del Cinco, del
Cuatro, etcétera. ._
94 Se refiere a objetos que representan núineros en el comercio o en la enseñanza.
EL SOL, lA ÚNEA y LA CAVERNA
[estudio concerniente al cálculo], aunque no obtengan ningún
otro provecho, al menos aumentan todos en cuanto a llegar a ser
más rápidos. <
-Así es.
e -'Y, según me parece, no será fácil que encuentres muchas [disci-
plinas de estudio] que requieran más esfuerzo para aprender y
practicar.
-En efecto.
-Por todos estos motivos no hay que descuidar este estudio, sino
que los mejores deben educar sus naturalezas en él.
-Convengo, dijo.
-Queda entonces establecido para nosotros uno [de los estudios
buscados]. [Hay] un segundo que le sigue
95
y examinaremos si
nos conviene.
-¿Cuál? ¿Te refieres a la geometría?
-Precisamente -contesté.
d -En cuanto abarca los asuntosde la guerra, es evidente que con-
viene; porque en 10 referente a acampamientos, ocupación de re-
giones, concentraciones y despliegues de tropas y Cuantas formas
asuman los ejércitos tanto en las batallas como en las marchas,
hace mucha diferencia que el [guardián] mismo sea geómetra
(geornetrikós) y que no 10 sea.
En realidad -dije-, respecto de esas cosas es poco de geometría y de
e cálculos 10 que basta. Yendo mucho más allá de eso, debemos
minar si tiende a hacer contemplar más fácilmente la Idea del
Bien. Ya eso tiende todo aquello que fuerza al alma a girar hacia
el lugar en el cual está 10 más dichoso de la realidad (ta ón), que es
necesario ver (idein) a toda costa.
-Hablas correctamente.
inclino por la acepción C.3 de ékho en el (LiddeU.scott): "venir a continuación",
no referido a la posible "primera dimensión" que Adam piensa tendría la aritmé-
(remitiéndose a Leyes X, 894a,sobre la línea pitagórica como una colección de
cuando Platón, según Aristóteles en Metafísica 1.9, 992a, consideraba al punto
una creencia de los geómetras), sino a la secuencia didáctica-que, como el mis-
Adam señala, "era probablemente usual en los maestros", ayer como hoy. Aunque
:I.:nIOS()tr()S tendemos a ver la secuencia didáctica como una indicacion de Platón.
51
CONRAD EGGERS l..AN
EL SOL, lA ÚNEA y lA CAVERNA
53
d -¿Yahora? ¿Ponemos en tercer lugar la astronomía? ¿o no te pa-
rece?
-A mí, sí. En efecto, un buen conocimiento de las estaciones,
meses y años conviene no solo al labrador y al marino, sino tam-
bién al general.
-Me haces gracia, porque das .la impresión de temer que a la
muchedumbre le parezca que estás estableciendo estudios inúti-
les. Ahora bien, la cuestión es que, aunque resulta dificil creer, no
es insignificante [la utilidad que hay] en estos estudios, [sino que
hacen] que un órgan0
97
del alma de cada. [hombre] se purifique
e y reavive, (tratándose de un órgano) agoniza?te y
por las demás ocupaciones, pero que vale mas que mIl oJos, ya
que sólo con él se ve la verdad. Aquellos que están de acuerdo en
esto convendrán sin dificultad contigo, mientras que los que nun-
ca hayan percibido nada de esto naturalmente no estimarán lo
que digas, porque no ven otra ventaja digna de tener en cuenta
El problema del tercer estudio: la geometría sólida
Se refiere a la inteligencia (tomo la nota de Adam).
-Ella es entonces, noble amigo, algo que atrae al alma hacia la
verdad y que causa que el pensamiento del filósofo se eleve hacia
arriba [en procura de las cosas] a que ahora debemos seguir ha-
cia abajo.
-Ella es capaz al máximo para eso.
l"'· c -ysi es tan capaz, debe prescI1birse lo más posible que los [ciuda-
danos] de tu bella Polis de ningún modo descuiden la geometría.
Por lo demás, lo queproporciona en segundo lugar no es pequeño.
-¿Aqué te refieres?
-Lo que tú has mencionado: las cosas que conciernen a la guerra.
y respecto de todos los demás estudios [debes decir que con la
geometría] se los comprende mejor. Bien sabemos que hay una
total diferencia entre el que ha estudiado geometría y el que no
[la ha estudiado].
-¡Total, por Zeusl
-¿Ponemos entonces en segundo lugar este estudio para los jó-
venes?
-Pongámoslo.
-Entonces, si [la geometría] obliga a contemplar la esencia
(ousía), conviene: si [obliga a contemplar] lo que deviene (géne-
sis), no conviene.
-De acuerdo en que digamos eso.
527a --En esto hay algo que no nos discutirán aquellos que sean si-
quiera un poco expertos en geometría, y es que esta ciencia es
todo lo contrario de lo que dicen de ella los que tratan con ella.
-¿Cómo es eso?
-Hablan de un modo ridículo aunque forzoso (anankaíos) 96 , como
si estuvieran obrando (práttontas) o si todas sus palabras [apunta-
ran] a la acción (práxis): hablan de "cuadrar" (tetragonízein), "cons-
truir" [sobre una línea dada] (parateínein), "añadir" (prostithénei)
b y todas [las palabras] semejantes que pronuncian, pero la cuestión
es que todo este estudio es cultivado [apuntando] al conocimiento.
-Sin duda.
-¿No habremos de estar de acuerdo en algo más?
-¿En qué?
-En que [se la cultiva apuntando] al conocimiento de lo que es
siempre (aei ón), y no de lo que en un momento nace y parece.
-Lo hemos de acordar, porque el arte de la geometría es un co-
nocimiento de lo que es siempre.
52
96 Dice Shorey, al comentar este pasaje en su edición de la República para Classical
Loeb: "La palabra anankaíos ha sido diversamente malentendida y mal traducida. Sim-
plemente significa que los geómetras se ven compelidos a usar el lenguaje de la per-
cepción sensible aunque piensen en Ideas abstractas de las cuales lasimágenes sensi-
bles son solo aproximaciones". Yen la nota a los vocablos cuestionados por Platón,
Shorey acota: "Platón no prohíbe el uso de tales términos [a saber, tetragonízein, etc.]
sino que meramente reconoce su inadecuación para expresar la verdadera naturaleza
y propósito de la geometría". Y ya antes, al traducir geloíos por "ridículo", dice: "la
misma etimología de 'geometría' implica la concepción absurdamente práctica de la
ciencia. Cf. Epínomis990d geloion ónoma [nombre ridículo]". Fue el profesor H. Chemiss
quien, en 1971, me llamó la atención por primera vez hacia la nota de Shorey, para
corregir mi interpretación de que Platón formula aquí -como en la alegoría de la
Línea- una crítica a las matemáticas, a las que quiere enmendar. Sin embargo, en VII
533c, luego de decir que los matemáticos solo pueden soñar con el ser, nos dice algo
que parece demasiado chocante para la pretensión científica de un matemático: "si no
conocen el principio, y anudan la conclusión y [pasos] a
conocen, ¿qué artificio (mekhané) convertiría a semejante encadenam1ento en Clencra?
Dicho pasaje parece implicar que el método habitual de las matemáticas, en la medida
en que no llegan a un principio -al menos conscientemettte-, necesitaría de una mekhané
tan artificial y prodigiosa comb la de los escenarios de las tragedias para que ese enca-
denamiento se convierta en ciencia.
I 111I
CONRAD EGGERS LAN
en estos [estudios como no sea la utilidad práctica] . De modo que
528a examina por ti mismo 98 si discriminas entre las dos [clases de uti-
lidad]; o bien, si dejas de lado ambas, habla del mejor modo po-
sible para ti mismo, sin tener recelo de que algún otro pueda sa-
car provecho de ello.
-Eso es lo que elijo: decir lo mejor para mí mismo, tanto al pre-
guntar como al responder.
-Da entonces un paso atrás, porque aún no hemos tocado [el
estudio] que viene a continuación de la geometría.
-¿Cómo es eso?
b -Después de la superficie (epípedon) hemos tomado el sólido (ste-
reón) en movimiento, antes de captarlo en sí mismo.
99
Pero lo co-
rrecto es que a continuación de la segunda dimensión (aúxe) lOO se
trate la tercera, o sea lo que concierne a la dimensión de los astros
y [todo 10 que participa de la profundidad (báthos).
-Es cierto, Sócrates, pero me parece que eso no ha sido descu-
bierto aún.
-En efecto, y hay dos causas de ello. Una, porque ninguna Polis
le dispensa mucha estima, y, por ser difícil, se la investiga sin ma-
98 O sea, sin tener en cuenta las reacciones de un público posible que lo juzgue.
911 Vale decir, luego de hablar de'figuras planas (geometría plana), la conversación ha
enfocado la astronomía, lo cual implica hablar de s6lidos en movimiento, sin examinarlos
en sí mismos (o sea, en tanto sólidos, con abstracción de todo movimiento), lo que
requiere un estudio de la geometría del espacio, disciplina que, como veremos en segui-
da, estaba aún en pañales en época de Platón, careciendo incluso de nombre. En el
Epínomis (obra atribuida a Platón -es una suerte de apéndice de las Leyes, como su etimo-
logía lo indica-, pero que en general se piensa que ha sido escrita por su discípulo Filipo
de Opunte) 990dse lallama stereometría, nombre que también usa poco después Aristóteles
(Analitica Posteriora 1.13, 78by 38). Pero todavía en las LeyesVlI, 817e, mete en la bolsa de
un único máthema la medida tanto de magnitudes (primera dimensión), como de super-
ficies (segunda dimensión) y volúmenes (tercera dimensión) si bien poco después, en
819c-820a, ridiculiza el tratamiento vulgar que se hace de estos tres temas.
100 A'ÚXe significa, en principio, "crecimiento", y Adam prefiere esa traducción aquí,
más que nada porque ve el crecimiento a partir del punto. Pero en ningún momento,
niaquí ni en otro escrito, Platón plantea un crecimiento a partir del punto. En Leyes X,
894a, se habla de tres "crecimientos" o "dimensiones" a partir de un principio (arkhé);
pero sin duda que este .iprincipio", no es el punto; y la primera dimensión es indicada
en Leyes VII, 81ge, como la "longitud" (mikos), la segunda como la "superficie" (Plátos;
en &pública y Timeo Platón usa epípedos) y la tercera como "profundidad" (bálhos). La
secuencia mikos-plálos-bdthos aparece también en SofISta 235d. Lo curioso de Leyes 894a
es que, al llegar a la tercera dimensión, el objeto se torna "sensible a los sentidos".
Esto, como se ve en TiflfleO 53d, es porque, -no estando aún suficientemente diferencia-
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
yor esfuerzo; otra, porque los que investigan necesitan un super-
visor (epistátas) 101, sin lo cual no descubrirían [plUcho]. Yen pri-
mer lugar es dificil conseguir uno, y en segundo lugar si se lo
consigue, tal como están las cosas, no se persuadiría [fácilmente]
c a los que investigan esta [materia], [por ser] sumamente arrogan-
tes. Pero si la Polis entera colabora en la supervisión guiándolos
con la debida estima, aquellos se persuadirían y una investigación
continuada y vigorosa llegaría a algo debidamente claro. Yahora
mismo en que [esta investigación es] subestimada y mutilada por
muchos, incluso por investigadores que no se dan cuenta
d de su utilidad, a pesar de todo esto florece [su propio] encanto,
así que no sería asombroso que llegara a manifestarse.
-ysin duda que tiene un encanto que confiere distinción. Pero
explícame más claramente lo que deCÍas. En efecto, proclamabas
a la geometría como el tratamiento de la superficie.
-Sí.
-Acontinuación [pusiste] primeramente la astronomía después
de la [geometría plana], pero posteriormente volviste atrás.
-Es que en mi urgencia expuse todo tan rápido que me he de-
morado. 102 En efecto, a continuación [de la geometría] el camino
(méthodos) indicaba la dimensión de la profundidad, pero por el
estado ridículo de la investigaciónlO!! pase de la geometría a la as-
tronomía, que implica movimiento de volúmenes (báthos).
-Correcto.
fr',

j; la geometría del espacio de la física, del "sólido" al "cuerpo" no hay más que medio
paso. Aristóteles, antes físico que matemático, critica por eso la construcción del Timeo
generatione el corruplione, 1.2, 315b Yss.). '
,. 1 Evidentemente, dentro de la pequeña Polis que era la Academia, Platón ha tratado
• hacer de "supervisor" en ese sentido, y sin duda que, epistemológicamente al me-
la geometría del espacio le debe mucho. Ver capítulo VIII. No se trata, por su-
fuesto, de descubrirla ciencia en el sentido que hoy damos al vocablo, sino de funda-
orgánicamente todos los estudios que conciernen a su ámbito, de modo de
fundar la ciencia, y que esta se pueda así "manifestar".
Adam dice que ha de tratarse de un proverbio como el que en inglés dice "más
i,.uro, menor velocidad", que a nosotros nos recuerda el consejo que la anécdota
en boca de Napoleón, quien decía a su criado: "vísteme despacio, que estoy
!lPurado".
¡¡tvde hecho, no se ha hablado prácticamente nada sobre el papel de este estudi9 en
;:'1 camino hacia la Idea del Bien, sino que se lo ha mencionado en el orden epistemo-
.\lógico correspondiente.
.
55
I 111 ¡III
CONRAD EGGERS LAN
en estos [estudios como no sea la utilidad práctica]. De modo que
528a examina por ti mismo 98 si discriminas entre las dos [clases de uti-
lidad]; o bien, si dejas de lado ambas, habla del mejor modo po-
sible para ti mismo, sin tener recelo de que algún otro pueda sa-
car provecho de ello.
-Eso es lo que elijo: decir lo mejor para mí mismo, tanto al pre-
guntar como al responder.
-Da entonces un paso atrás, porque aún no hemos tocado [el
estudio] que viene a continuación de la geometría.
-¿Cómo es eso?
b -Después de la superficie (epípedon) hemos tomado el sólido (ste-
reón) en movimiento, antes de captarlo en sí mismo.
99
Pero lo co-
rrecto es que a continuación de la segunda dimensión (aúxe) 100 se
trate la tercera, o sea lo que concierne a la dimensión de los astros
y [todo lo que participa de la profundidad (báthos).
-Es cierto, Sócrates, pero me parece que eso no ha sido descu-
bierto aún.
-En efecto, y hay dos causas de ello. Una, porque ninguna Polis
le dispensa mucha estima, y, por ser difícil, se la investiga sin ma-
98 O sea, sin tener en cuenta las reacciones de un público posible que lo juzgue.
99 Vale decir, luego de hablar de figuras planas (geometría plana), la conversación ha
enfocado la astronomía, lo cual implica hablar de sólidos en movimiento, sin examinarlos
en sí mismos (o sea, en tanto sólidos, con abstracción de todo movimiento), lo que
requiere un estudio de la geometría del espacio, disciplina que, como veremos en segui-
da, estaba aún en pañales en época de Platón, careciendo incluso de nombre. En el
E.pínomis (obra atribuida a Platón -es una suerte de apéndice de las Leyes, como su etimo-
logía lo indica-, pero que en general se piensa que ha sido escrita por su discípulo Filipo
de Opunte) 990d se la llama stereametria, nombre que también usa poco después Aristóteles
(Analitica Posteriora 1.13, 78b y 38). Pero todavía en las Leyes VII, 817e, mete en la bolsa de
un único máthema la medida tanto de magnitudes (primera dimensión), como de super-
ficies (segunda dimensión) y volúmenes (tercera dimensión) si bien poco después, en
ridiculiza el tratamiento vulgar que se hace de estos tres temas.
](K¡ Aúxe significa, en principio, "crecimiento", y Adam prefiere esa traducción aquí,
más que nada porque ve el crecimiento a partir del punto. Pero en ningún momento,
ni aquí ni en otro escrito, Platón plantea un crecimiento a partir del punto. En Leyes X,
894a, se habla de tres "crecimientos" o "dimensiones" a partir de un principio (arkhe);
pero sin duda que este "principio" no es el punto; y la primera dimensión es indicada
en Leyes VII, 81ge, como la "longitud" (mekos), la segunda como la "superficie" (plátos;
en República y Timeo Platón usa epípedos) y la tercera como "profundidad" (báthos). La
secuencia mekos-plátos-bdthos aparece también en Sofista 235d. Lo curioso de Leyes 894a
es que, al llegar a la tercera dimepsión, el objeto se torna "sensible a los sentidos".
Esto, como se ve en Ti1'/fleO 53d, es porque, no estando aún suficientemente diferencia-
54
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
yor esfuerzo; otra, porque los que investigan necesitan un super-
visor (epistátas) 101, sin lo cual no descubrirían [mucho]. Yen pri-
mer lugar es difícil conseguir uno, y en segundo lugar si se lo
consigue, tal como están las cosas, no se persuadiría [fácilmente]
c a los que investigan esta [materia], [por ser] sumamente arrogan-
tes. Pero si la Polis entera colabora en la supervisión guiándolos
con la debida estima, aquellos se persuadirían y una investigación
continuada y vigorosa llegaría a algo debidamente claro. Yahora
mismo en que [esta investigación es] subestimada y mutilada por
muchos, incluso por investigadores que no se dan cuenta
d de su utilidad, a pesar de todo esto florece [su propio] encanto,
así que no sería asombroso que llegara a manifestarse.
-ysin duda que tiene un encanto que confiere distinción. Pero
explícame más claramente lo que decías. En efecto, proclamabas
a la geometría como el tratamiento de la superficie.
-Sí.
-Acontinuación [pusiste] primeramente la astronomía después
de la [geometría plana], pero posteriormente volviste atrás.
-Es que en mi urgencia expuse todo tan rápido que me he de-
morado. 102 En efecto, a continuación [de la geometría] el camino
(méthodos) indicaba la dimensión de la profundidad, pero por el
estado ridículo de la investigación103 pase de la geometría a la as-
tronomía, que implica movimiento de volúmenes (báthos).
-Correcto.
da la geometría del espacio de la física, del "sólido" al "cuerpo" no hay más que medio
paso. Aristóteles, antes físico que matemático, critica por eso la construcción del Timeo
(De generatione et corruptione, 1.2, 315b Yss.).
101 Evidentemente, dentro de la pequeña Polis que era la Academia, Platón ha tratado
de hacer de "supervisor" en ese sentido, y sin duda que, epistemológicamente al me-
nos, la geometría del espacio le debe mucho. Ver capítulo VIII. No se trata, por su-
puesto, de descubrir la ciencia en el sentido que hoy damos al vocablo, sino de funda-
mentar orgánicamente todos los estudios que conciernen a su ámbito, de modo de
poder fundar la ciencia, y que esta se pueda así "manifestar".
102 Adam dice que ha de tratarse de un proverbio como el que en inglés dice "más
apuro, menor velocidad", que a nosotros nos recuerda el consejo que la anécdota
pone en boca de Napoleón, quien decía a su criado: "vísteme despacio, que estoy
apurado".
103 y de hecho, no se ha hablado prácticamente nada sobre el papel de este estudio en
el camino hacia la Idea del Bien, sino que se lo ha mencionado en el orden epistemo-
lógico correspondiente.
55
CONRAD EGGERS LAN
5) La astronomía
-Coloquemos entonces como cuarto estudio la astron?mía [es-
perando] que [el estudio] que ahora dejamos de lado eXIsta cuan-
do la Polis se ocupe de él.
-Naturalmente. y ahora que puedo hacerlo, Sócrates, dado que
[antes] me has reprochado alabar la astronomía de un modo tan
529a vulgar, ahora la elogiaré de un modo que tú compartirás. En efec-
to, me parece que para cualquiera es evidente [la astrono=
mía] obliga al alma a mirar hacia arriba y a conducIrla desde aqm
hacia allí.
-Tal vez sea evidente para cualquiera, excepto para mí: porque a
mí no me parece que sea así.
-Pero ¿cómo?
h 1 1 fil
f' 104 ás
-Del modo que la tratan los que ay e evan a a lOSO la, m
bien hacen [a la astronomía] mirar hacia abajo.
-¿Qué quieres decir?
-Que me parece que no es innoble el modo de comprender, de
b tu parte, lo que es el estudio de las cosas de lo alto. En efecto, das
la impresión de creer que si alguien levantara la cabeza para con-
templar los adornos (poikílmata) del techo con-
sideraría con la inteligencia y no lo contemplana con los oJos. Tal
vez pienses bien, y yo absurdamente. En yo n? pue.do con-
cebir otro estudio que haga que el alma mIre haCIa arnba que
aquel que trata con el ser (to ón) y con lo invisible. Pero
instruirse acerca de cosas sensibles, ya sea [mirando] haCIa arnba
con la boca abierta o hacia abajo con la boca cerrada, digo que no
c ha de aprender nada; pues no obtendrá ci.encia esas :osas [sen-
sibles], y el alma no mirará hacia arriba S1110 haCIa aunque
Id
'
se estudie nadando de espa as en nerra o en mar.
-Hágase justicia: tu reproche es correcto. Pero ¿de qué modo
dices que se debe aprender astronomía en lugar\de la que ahora
104 Según Adam, Platón piensa aquí en gente como quien, en ,Antídosis 261-
262, reconoce a las disciplinas matemáticas un papel amahar de la para entre-
nar la mente, pero nunca -como quiere Platón- que ensenadas de modo
que su método vuelva realmente el ojo del alma haCla la"reahdad ..
lO" Los giros "con la boca cerrada" o ... en resultan mtraduClles en
versión libre. Sobre su sentido -por lo demas secundano, que no hace a la, ese.nCla del
pasaje- Adam se extiende en la ñata respectiva (vol. n, p. 1127) yen el apendice IX al
libro VII (vol. n, pp. 185-186).
56
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
se estudia, si es que el estudiarla nos será ventajoso para las cosas
que afirmamos?
-De este modo. Estos bordados (poikílmata) 106 [ que hay] en el
d cielo están bordados (pepoíkiltai) en lo visible, y aunque sean los
más bellos y perfectos de su índole, les falta mucho en relación
con los verdaderos; tanto en lo que hace a la rapidez real y a la
lentitud real, cuanto al verdadero número y todas las verdaderas
figuras, los movimientos de una [figura] en relación con otra, y
los que mueven lo que hay en [cada figura]: [estos verdaderos
bordados] son aprehensibles por la razón (lógos) y el pensamien-
to (diánoia) , mas no por la vista.
¿No crees?
-Absolutamente.
-En necesario, entonces, servirse de los bordados que hay en el
cielo como de paradigmas para el estudio de aquellos [otros ver-
daderos], en cierto modo como si se hallaran dibujos que se distin-
e guieran por lo excelentemente dibujados y bien trabajados, obra
de Dédalo o de algún otro artesano o pintor. Al verlos un experto
en geometría los consideraría sin duda muy bellos en cuanto a la
ejecución, pero [consideraría] ridículo examinarlos con esfuerzo
530a serio de modo de captar en ellos [la verdad absoluta de las relacio-
nes entre cantidades] iguales o dobles o de cualquier otra relación.
-Sin duda que le parecería ridículo.
-¿Yno crees que el verdadero astrónomo seguirá el mismo [cri-
terio] al observar los movimientos de los astros? Considerará que
el artesano (demiourgós) del cielo y de todo lo que [hay] en él lo
ha dispuesto todo con la máxima belleza con que es posible cons-
tituir tales obras. lO? Pero en cuanto a las relaciones de la noche
con el día, del día y de la noche con el mes, y del mes con el año,
106 Antes poikílmata significaba "adornos"; ahora deberíamos usar una palabra más téc-
nica, "constelaciones", pero prefiero un término intermedio entre ese y el usado an-
tes, para que el lector advierta la correlación conceptual que Platón establece entre
ambos casos.
107 Recuérdese nota 36 de p. 24 sobre el artesano (demiourgós) de los sentidos en gene-
ral, y de la vista en particular. Ahora bien, en el Timeo 30d-31a se habla sobre la creación
del cielo por Dios, un Dios que es llamado "artesano" (demiourgós). Nos describe luego
la organización de este cielo, con los días, los meses y las estaciones, como resultado del
surgimiento del tiempo, copia cambiante de la Eternidad del modelo (las Ideas) que ha
tenido presente el demiurgo y que ha dado lugar al nacimiento del sol, la luna y los
57
CONRAD EGGERS LAN
.;-
EL SOL, LA ÚNEA y LA CAVERNA
b Yde los demás astros respecto de estas cosas y entre sí, ¿no te
parece que considerará absurdo creer que transcurren siempre
del mismo modo y que no varían de ningún modo, aunque ten-
gan cuerpo y sean visibles, y tratar de encontrar en ellos la verdad
por todos los medios?
-Así me parece, ahora que me lo dices.
-Entonces nos serviremos de problemas en astronomía como lo
c hicimos en geometría, pero abandonaremos el cielo estrellado, si
queremos tomar parte de la astronomía realmente de modo de
volver útil la [parte que es] por naturaleza inteligente en el alma,
[sacándola] del estado de inutilidad.
-Es una tarea mucho mayor que la del que practica ahora astro-
nomía lo que le prescribes.
-Pues creo que en todas las demás debemos prescribir del mis-
mo modo, si es que debemos ser los legisladores más provechosos
posibles.
6) La armonía
-yahora, ¿puedes sugerir algún [otro] de los estudios que con-
vienen [a nuestro propósito]? '
-En este momento no.
d -Sin embargo, el movimiento no ofrece una forma única, sino
muchas, creo. Todas, quizá un sabio podrá mencionarlas. Pero
que nos sean manifiestas a nosotros, dos.
-¿Cuáles?
planetas o astros errantes (37a 38c). Pero luego pasa a creación de. los
nismos del alma por los cuales el hombre llega al conOCImIento de ese CIelo. Yasl,
en 47a nos dice que, gracias a la creación de la vista, el hombre ha podIdo ver los astros,
el sol y el cielo (pasaje al que hemos aludido al hablar de del número, en
nota 88 de pág. 45). Esto implica un cambio de metodologla de Platon respecto d.e!a
astronomía tal como es planteada en República, ya que, especialmente en 47l:H:, se sltua
el origen de nuestros conocimientos en la percepción los
tes, que nos lleva a pensar en los movimientos verdaderos y dlV1nos. Este ?a sld?
señalado por Adam y Heath. El ingeniero H. Steinmann, colaborador en la
gación del aporte de Platón y otros pensadores antiguos a las qUien me
hizo notar este cambio de metodología antes de leer yo la aluslOn en Adam, lleva el
cambio hasta las consecuenciá's de la estructuración matemática del mundo sensible
en el Timeo, al introducir en él la armonía y el orden inherentes a ellas.
68
-Además de aquel [o sea, el estudiado en astronomía], el que es
su contrapartida.
-¿Cuál es?
-Parecería que, así como los ojos han sido provistos para la
astronomía, los oídos han sido provistos para el movimiento ar-
mónico,108 y que estas son ciencias hermanas entre sí, como di-
cen los Pitagóricos, y nosotros, Glaucón, convendremos. ¿Lo ha-
remos?
-Sí.
e -Como se trata de una tarea de aliento, los seguiremos a ellos
[para ver] qué dicen acerca de estas cosas, y cualquier otra que se
aúada; pero en todos los casos guardaremos lo nuestro.
-¿Aqué te refieres?
-A cuidar que aquellos que hacemos estudiar no emprendan
nunca algo imperfecto, que les impida llegar al punto al que de-
ben llegar todos [los estudios]' como acabamos de decir acerca
531a de la astronomía. ¿O no sabes acaso que con la armonía hacen
algo similar? En efecto, se pasan escuchando acordes y midiendo
sonidos entre sí, con lo cual trabajan como los astrónomos, en
forma interminable.
-jYbien ridículo, por los dioses!, cuando hablan de "dos interva-
los de un cuarto de tono cada uno" (pyknómat'atta) 109 y paran sus
orejas como si trataran de captar murmullos de vecinos. Unos afir-
lOS La astronomía ha sido caracterizada en 528e como el "movimiento de los sólidos",
según nos recuerda Adam y apela alojo del mismo modo que el movimiento armónico
(o movimiento de acuerdo con las leyes de la armonía) apela al oído. Yaquí Adam se
remite a sus notas a Rep. III 398d Ye, donde dice que, en sentido lato, cualquier con-
cordancia de sonidos agudos y graves es una harmonía, pero de hecho esta palabra es
usada especialmente para ciertas escalas o "modos musicales" que difieren entre sí por
la composición de los intervalos, y por lo tanto, en tono (como nuestros "modo mayor"
y "menor").
'lO!! Como dice Adam, se trata de un término técnico, sobre cuya definición se remite al
tratado musical de Aristoxeno. Liddell-Scott indican también De música 1135b de
Plutarco, de cuya edición Loeb tomó la nota de Einarson-De Lacy, que me ayuda a
traducir la expresión. La nota dice así: "El tetracorde, que comprende el intervalo de
una cuarta, está dividido en tres intervalos, ligados por cuatro notas. Cuando los dos
intervalos más pequeños, sumados entre sí, son más pequeños que el intervalo restan-
te, son llamados un pyknon o 'condensación'. En un pyknon armónico los dos intervalos
son de un cuarto de tono cada uno, y el intervalo restante es un ditono o tercera
mayor". Como se ve, en mi traducción apenas recojo una frase que sugiera algo de lo
concerniente al asunto en cuestión.
59
CONRAD ECCERS UN
man que pueden percibir un sonido en medio [de otros dos] , que
da así el intervalo más pequeño, mientras otros discuten que [ese
b sonido] es similar [a uno de los otros]; pero unos y otros antepo-
nen los oídos a la inteligencia (nous).
-Tú te refieres -dije yo- a estos valientes [músicos] que provo-
can tormentos a las cuerdas y las torturan estirándolas sobre las
clavijas. Para no alargar este retrato acerca de los golpes que les
dan a las cuerdas con el plectro acusándolas sea de su negativa [a
emitir un sonido] o de su modo exagerado [de emitirlo], termino
con la descripción. En realidad, no es de ellos que hablo
lJO
sino
de aquellos a los cuales decía que debíamos interrogar acerca de
la armonía. En efecto, estos hacen lo mismo [en la armonía] que
c los [otros] en la astronomía, pues buscan números en los acordes
que se oyen, pero no se elevan a los problemas de examinar cuá-
les son los números armónicos y cuáles no y por qué en cada caso.
-Hablas de una empresa digna de los dioses.
-Más bien [diría que es una empresa] útil para la búsqueda de lo
Bello y de lo Bueno, e inútil si se lo persigue de otro modo.
-Probablemente.
7) La dialéctica
d -Ahora bien, si el camino que hemos recorrido [a través] de
todos estos [estudios] permite arribar a una relación y parentesco
de unos con otros, y a demostrar la afinidad que hay entre ellos,
llevaremos el asunto hacia el punto que queremos y no trabajare-
mos en vano; de otro modo, será en vano.
-Presiento que es así, Sócrates; pero la tarea a que te refieres es
enorme.
-¿[La que concierne] al preludio, o cual otra? ¿O no sabes que
e todo esto no es más que un preludio a la melodía que se debe
110 Según una nota que Adam ?el diccionari? .de Monr?, dos escu.elas riva-
les en teoría musical: "1) los Pltagoncos o matematicos, que Identifican cada
con una proporción, y 2) los 'músicos', que median todos intervalos como
pIes o fracciones del tono". Ob"iamente, Platón alude a los pero Glaucon h:
creído que hablaba de los segundos. Como no conozc? dlcClon.ano de .-y se
en cambio de las dificultades de investigar textos pitagoncos antenores a Platon-Igno-
ro las fuentes en que se basa; y si estas no residen precisamente en el pasaje que esta-
mos viendo.
60
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
aprender? ¿O acaso crees que los versados en aquellos [estudios]
son dialécticos?lll
-¡No, por Zeus! Con excepción de algunos pocos que he encon-
trado casualmente.
-Pero en tal caso, los que no sean capaces de dar razón o recibir-
la
l12
¿sabrán alguna vez lo que decimos que se debe saber?
-Nuevamente, no.
532a -Vamos a ver, Glaucón, si no es esta la melodía que la dialéctica
(to' dialégesthai) ejercita, y, aunque esta sea pensable (noetón), es
imitada por la capacidad de la vista cuando, como hemos dicho,
ensaya mirar primeramente a los seres vivos y luego a los astros, y
por fin al sol mismo. Del mismo modo, cuando se intenta por la
dialéctica llegar a lo que es en-sí cada cosa, sin [recurrir a] sensa-
b ción alguna y por medio de la razón (lógos) , y no detenerse antes
de captar por la inteligencia (nóesis) misma lo que es el Bien-en-sí,
llega al término de lo pensable como aquel [prisionero de la ale-
goría] al [término] de lo visible.
-Sin duda alguna.
-¿Ybien? ¿No es esta marcha la que llamas dialéctica (dialektiké)?
-Ciertamente.
-[Recuerda entonces] la liberación [de los prisioneros] de sus
cadenas y el volverse desde las sombras hacia las figurillas y la luz,
así como su ascenso desde su morada subterránea hacia el sol;
[recuerda luego] su incapacidad de mirar allí a los animales y
c plantas y a la luz del sol: [solo podían mirar] los divinos reflejos
en las aguas y las sombras de las cosas reales, pero no ya sombras
de figurillas proyectadas por otra luz que respecto del sol era como
una imagen. Pues bien, todo este tratamiento por medio de las técnicas
que hemos descripto tienen el mismo poder de elevar lo mejor [que hay] en
el alma hasta la contemplación del mejor de todos los seres,113 tal como
111 Dice Adam en este lugar: "Teodoro es en el Teeteto (l46b) un buen ejemplo, y cual-
quiera que conozca a personas que son matemáticos distinguidos pero nada más, esta-
rá muy de acuerdo con la enfática réplica de Glaucón: ¡No, por Zeus!"
112 "Dar razón (lógon didónai) y recibirla" es precisamente signo del dialéctico, lo que
en lo concerniente a la conversación sería equivalente a "responder y preguntar" (ver
Leyes IV, 720c, para las mismas palabras que aquí se dice que los médicos empíricos "no
dan ni reciben explicación alguna").
113 Este pasaje es la más clara y sintética evidencia de que la descripción de los estudios
matemáticos y la dialéctica constituyen una "explicación técnica" o "interpretación
técnica de la alegoría de la caverna".
61
• I II 1I1 I
CONRAD EGGERS UN
entonces [en nuestra alegoría se elevaba el órgano] más pene-
trante del cuerpo hacia la [contemplación] de lo más brillante
del lugar corpóreo y visible.
d -Lo admito aunque sin duda es algo difícil de admitir, pero por
otro lado es difícil no admitirlo.
1I4
No obstante -y puesto que no
solo en este momento presente hemos de discutirlo, sino que que-
dan muchas oportunidades para volver sobre él
1l5
_ démoslo por
ahora como admitido, y vayamos hacia la melodía para describir-
e la como hemos hecho con el preludio. Dime de qué modo es la
capacidad dialéctica, en qué tipos se divide y en qué caminos. Pues
me parece que [se trata] de caminos que conducen hacia aquel
punto, llegado al cual estaremos, como al fin de una travesía, en
reposo.
533a -Es que ya no serás capaz de seguirme, mi querido Glaucón. No
es que yo deje de mi parte nada de buena voluntad, pero no sería
ya una alegoría (efkon) como antes lo que verías, sino la verdad
misma.
Si es realmente así o no, no creo ya que podamos afirmarlo con-
fiadamente, pero sí podemos arriesgarnos a afirmar que hay algo
semejante que se puede ver. ¿No es así?
-Claro que sí.
-¿Y también que la facultad dialéctica solo se revelará a aquel
que sea experto en los [estudios] que hemos descripto, y que cual-
quier otro es incapaz?
-Sí, eso se puede afirmar con seguridad.
b -En todo caso, nadie nos discutirá esto: que hay otro método
[distinto al de los cinco estudios preliminares] 116 que en cada caso
de aprehender sistemáticamente (hod6) 117 y por sobre todo (peri
IH Dicen ]owett-Campbell: "Es difícil de captar por ser difícil de entender, pero es
difícil de no aceptar; porque, cuando se la entiende, aparece como autoevidente".
115 Dice Adam que estas palabras no deben ser interpretadas como una promesa de
tratamiento en diálogos futuros, sino como "solo un modo de indicar, antes de pasar a
otra cosa, que el asunto no ha sido agotado". Por mi parte, el pollakis (muchas veces u
oportunidades) me hace pensar en posibles tratamientos futuros en la Academia, como
antes (ver nota 34 en p. 23) ha aludido con el mismo adverbio a tratamientos anterio-
res de algún asunto.
116 Sigo la interpretación de Adam, que se atiene a los manuscritos. Chambry añade,
con Stephanus, un "no" previamente al "otro método", que no parece necesario para
la lectura; por las dudas, aclaramos el sentido de "otro" con la frase entre corchetes.
117 Con]owett-Campbell, y a la luz de Fedro 263b, traduzco hodó(i) por "sistemáticamente".
62
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
pantós) lo que es cada cosa. Todas las demás técnicas, o bien se
ocupan de las opiniones y deseos de los hombres o bien de la
creación y fabricación [de objetos], o bien del cuidado de las co-
sas creadas naturalmente o fabricadas artificialmente. En cuanto
c a las otras que dijimos que captan el ser, como la geometría y las
afines en ese sentido, nos hacen ver el ser como en sueños, pero en
estado de vigilia no se puede ver con ellas; mientras que se sirvan de
supuestos (hypothéseis) dejándolos inamovibles, no pueden dar razón
(lógon didónaz) de ellos. Ahora bien, si no conocen el principio (arkhe)
y anudan la conclusión (teleute) y los [pasos] intermedios (ta metaxy)
a algo que no conocen ¿qué artificio (mekhane) convertirá a semejan-
te encadenamiento (homología) en ciencia (epistéme)?
-Ninguno.
-Por consiguiente, el método dialéctico (he dialektiké méthodos) es
el único que marcha remontándose más allá (anairou.sa) liS de los
supuestos, ascendiendo hasta el principio mismo, a fin de consoli-
d darse [allí]. Y [dicho método] empuja poco a poco alojo del al-
ma, cuando está sumergido en el fango de la ignorancia, y lo eleva
a las alturas, utilizando como asistentes y auxiliares para esta con-
versión a las técnicas (tékhnai) que hemos descripto. A estas mu-
chas veces las hemos llamado "ciencias" (epistemai), por costum-
bre, pero habría que darles como nombre uno más claro que el de
"opinión" (dóxa) , pero más oscuro que el de "ciencia". En lo dicho
anteriormente
l19
lo hemos diferenciado como "pensamiento
discursivo" (diánoia) , pero no es cosa de disputar acerca del nom-
bre en materias tales como las que se nos presentan al examen.
e -No, en efecto.
-Entonces estaremos satisfechos, como antes,12Ü con llamar a la
534a primera porción (moira) "ciencia" (epistéme) , a la segunda "pensa-
miento discursivo" (diánoia), a la tercera "creencia" (Pfstis) ya la
cuarta "conjetura" (eikasfa) , y estas últimas dos en conjunto "opi-
118 Dicen]owett-Campbell que la habitual comparación del anairoúsa con el hegeliano
aufheben resulta forzada, y que las hypothéseis no son "suprimidas" sino vistas a la luz del
Bien (cf. VI, 511d). Yen verdad, ambos pasajes están estrechamente conectados, por
lo cual traduzco "remontándose más allá", aunque el verbo sea otro.
119 Ver V, 511d, donde hallamos el uso técnico del término diánoia.
120 Como se ve, se vuelve a la división de la Línea, según VI, 511d-e. La única diferencia
es que ahora se habla de epistéme y no de noús para la sección suprema, mientras noús
pasa a designar el conjunto de las dos secciones pensables.
63
CONRAD EGGERS UN
nión" (dóxa), mientras que a las primeras dos en conjunto "inteli-
gencia" (nóesis). Ylo que es la esencia (ousía) respecto del devenir
(génesis) [lo es] la inteligencia respecto de la opinión; y lo que es
la ciencia respecto de la creencia [lo es] el pensamiento discursivo
respecto de la conjetura. En cuanto a la proporción (analogía)
entre sí ya la división en dos de cada una de las cosas correspon-
dientes, sea de lo opinable (doxastón) como de lo pensable (noetón),
dejémoslo, Glaucón, para que no tengamos que vérnoslas con dis-
cursos mucho más largos que los pronunciados anteriormente.
b -Por mi parte estoy de acuerdo; en la medida en que puedo seguirte.
-¿Yllamas también "dialéctico" (dialektikós) al que alcanza la ra-
zón (lógos) de la esencia (ousía); yal que no puede por dar razón
(lógon... didónai) a sí mismo y a otros, en esa medida dirás que no
tiene inteligencia de estas cosas?
-¿Cómo habría de decirlo?
-ydel mismo modo con respecto al Bien: que no pueda diferen-
ciar (diorisasthaiY
21
con la razón (logo), abstrayéndola (aphelón) de
c las demás, la Idea del Bien; y no puede atravesar, como en una
batalla, todas las dificultades, sin aplicarse a esta búsqueda no se-
gún la apariencia (kata dóxan) 122 sino según la esencia (kat' ousían),
y sin recorrer con un argumento infalible todos estos lugares, no
dirás que [tal hombre] posee el conocimiento del Bien-en-sí ni de
ninguna otra cosa buena, sino que si alcanza una imagen de este
será por la opinión (dóxa), no por la ciencia (epistéme) , y que en su
d vida actual está soñando y durmiéndose, y que bajará al Hades an-
tes de poder despertar aquí, para acabar durmiendo perfectamente
[allí] .
121 Adam dice que el verbo diorízo sugiere el empleo de la diaíresis o "división", método
propio del dialéctico en obras posteriores de Platón, como el Sofista y el Político. Pero
quizá sea anacrónico adjudicar al Platón de la República (como hace por su parte
Cornford, también) un pensamiento que desarrollará más al contacto con las ciencias
naturales. En todo caso, lo menos adecuado sería traducir dicho verbo por "definir",
ni aun cuando esté, como aquí, seguido por lógos. Ya en 511c vimos que se usaba el
verbo al decir "quieres distinguir (diorízein) la [sección] del ser", donde no cabe en
absoluto traducir "definir".
122 En realidad, aquí dóxa no se refiere a la "opinión" ni a operación mental alguna,
sino a su objeto, que en 534a es caracterizado como génesis; pero, dado el uso platóni-
co (que de todos modos responde al verbo dokéo, "parecer"), lo traducimos por "apa-
riencia".
64
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
-Por Zeus que diré lo mismo que tú.
-Pero si alguna vez tuvieras que educar efectivamente (érgo) a
estos niños que educas y formas en [nuestras] palabras (lógo), no
permitirás -como [un matemático no permitiría] magnitudes
irracionales
l23
- [irracionales] gobernantes de la Polis yjueces irra-
cionales] de las [decisiones] supremas.
-Ciertamente que no.
-¿Yles prescribirás por ley que tomen parte al máximo de la edu-
cación que los haga capaces de preguntar y responder del modo
más versado?
e -Lo legislaré según lo que dices.
-¿Y no te parece que la dialéctica es el coronamiento supremo
de los estudios, por sobre el cual no cabe ya colocar correctamen-
535a te ningún otro, sino dar por terminado lo que conviene a los estu-
dios?
-De acuerdo.
123 Álogoi grámmai, según Adam, no debe traducirse literalmente "líneas irracionales",
sino "magnitudes irracionales" (raíces); ciertamente, así como nosotros entre corche-
tes añadimos, para facilitar la comprensión, "un matemático no permitiría" las álogoi
grámmai, podría suponerse, a la inversa, "un matemático permitiría", y, aunque rompe-
ría la simetría de la frase, no es imposible, y daría un sentido inverso en lo que concier-
ne a la posición de los matemáticos frente a la irracionalidad.
65
......... 111111111111
VII
PLATÓN, METAFÍSICO
1) Presentación del dualismo de mundos
Lo primero que debemos advertir al lector al iniciar este examen de
los tres temas -prometido en la advertencia preliminar- que dijimos
discriminaríamos en el contenido de las alegorías es que no hay una
correspondencia estricta ni mucho menos entre un tema y una alego-
ría. Con ello queda dicho que al hablar del "tema metafísico" no nos
limitaremos a la alegoría del Sol, ya que en los tres relatos hay elemen-
tos que enriquecen el examen, y que cuando hablemos del "tema
epistemológico" no nos referiremos exclusivamente a la alegoría de la
Línea, ya que hay pasajes de ella estrechamente conectados con la de la
Caverna. Algo similar sucede, aunque en menor grado, con el "tema
ético-político" o "pedagógico-político" y la alegoría de la Caverna.
Hecha esta aclaración, digamos que pocos trozos de la obra de Platón
dan tanto pie como el de estas tres alegorías para hablar de un tajante
dualismo de mundos en Platón. Ya en la advertencia preliminar hemos
visto cómo todo un tipo de interpretaciones encuentra en las tres alego-
rías tres formas, didácticamente ordenadas en cuanto a complejidad,
de enseñarnos la dualidad de mundos que se ofrece al hombre: uno
sensible y otro inteligible, o, como hemos preferido traducir, pensable.
Ahora que hemos presentado los textos, el lector habrá podido ~ b ­
servar por sí mismo que en ningún momento Platón usa la palabra "mun-
do" para designar una u otra esfera, si bien podría alegarse que cada
"ámbito" -o, como hemos traducido la palabra griega tópos con el pro-
pósito de no apartarnos excesivamente de la terminología habitual, "lu-
gar- constituye un mundo en sí mismo. Pero eso ya corre por cuenta
del intérprete, que echa a menudo mano para eso a mitos de otros diá-
logos en los cuales el contexto es diferente. Si hablamos de "este mun-
do", como se lo hace en la terminología moderna, mitológicamente o
no, estamos pensando en que si se habla de "otro mundo", ese "otro
mundo" está más allá, en un ámbito al cual se puede llegar sólo tras la
muerte. Respecto de la interpretación de este modo de hablar en el
Fedón, y la posible desmitologización de la manera mítica correspon-
66
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
diente, ya nos hemos detenido en otra ocasión,124 y acaso alguna vez lo
hagamos con el Fedro o algún otro diálogo. Mas si hablamos de estas tres
alegorías de la República y pretendemos encontrar en ellas el menciona-
do dualismo, no podremos hablar de "mundos" sino de "lugares", y esto
en un sentido que no permite suponer que uno de los "lugares" esté en
otro mundo que en el que vivimos.
Dejo la cuestión de que la palabra "lugar" o "ámbito" tiene que usar-
se metafóricamente si uno se refiere a algo de lo que se dice que no es
sensible y por tanto no ocupa lugar. Eso es secundario. El hecho de que, en
la alegoría de la Caverna, la interpretación del propio Platón nos habla
de un tránsito de un ámbito (la caverna) al otro (el mundo exterior) y
el regreso de este segundo ámbito al primero, para tomar parte en las
penas, trabajos y alegrías de los hombres comunes, y sobre todo para
aprovechar lo visto y poder gobernar la Polis, es muestra clara de que
no se trata de un viaje al más allá con regreso forzoso. Es un peligro usar
como argumento el Fedón, donde el filósofo -mitológicamente hablan-
do, a nuestro entender, y en flagrante contradicción con el diálogo con-
temporáneo Banquettr contempla las Ideas deslizado del cuerpo, tras la
muerte, en el Hades, y aquí sólo puede recordarlas al ver cosas pareci-
das a ellas. En la República no hay "reminiscencia", y en el Fedón no se
habla de gobernar la Polis. En el pasaje del libro VII 519c, el lector
habrá podido leer la ironía de los que llegan al estado de contempla-
ción y no quieren salir de allí y mezclarse en la política, "considerándo-
se como si ya en vida estuvieran residiendo en las Islas de los Bienaven-
turados", tras lo cual insiste en que no se les permitirá a los filósofos
quedarse contemplando el Bien, sino que se los forzará a volver a la
caverna, para gobernar (519d y ss.).
No es ciertamente el único lugar de la República en que aparece esta
mítica Isla de los Bienaventurados (aquí no tomamos en cuenta su figu-
ración en el mito escatológico del final del Gorgias, donde el contexto
es distinto, y que en todo caso contrasta con el mito escatológico del
final de la República, donde el alma, tras la muerte, va al Hades un rato,
pero no a ver Ideas como en el Fedón, sino a sufrir transitorios castigos o
recompensas y a elegir luego el modo de vida que adoptará en su futura
reencarnación): en el mismo libro VII, en un pas.ye que no hemos tra-
124 Apartados "La inmortalidad del alma: mito ylogos" (pp. 56-61), "Palingenesia yreminis-
cencia: el más allá" (pp. 61-62) Y"Desmitologización de la palingenesia" (pp. 63-65), etc"
en El Fedón de Platón (Eudeba, 1971).
67
CONRADO EGGERS LAN
ducido porque está más alejado de la alegoría, aunque sigue aludiendo
a la caverna (y que es paralelo del 52üb), vuelve a mencionarla. Es el
pasaje 54üb, donde se habla de que los filósofos, ya formados, deben
descender nuevamente a la caverna, donde, "por turno, se harán cargo
de las tareas políticas gobernando cada uno [a su tumo] la Polis", y
"tras haber educado a otros que ocupen su lugar como guardianes de la
Polis, se marcharán a residir en la Isla de los Bienaventurados; la Polis
les hará monumentos y sacrificios, etc.". Esta manera de referirse a la
marcha de la mítica Isla de los Bienaventurados -lugar tradicional, des-
de Hesíodo, para la residencia de los héroes, suerte de semidioses- sue-
na un poco a jubilación, y, en todo caso, no puedo dejar de percibir la
ironía platónica en el tratamiento de la cuestión. Pero haya ironía o no,
se habla de la Isla de los Bienaventurados como un lugar de descanso
final glorioso, dichoso, pero no del más allá en que están las Ideas.. Y
queda bien claro que si el filósofo sólo al morirYene a 1: anSIa-
da Isla, en vida debe alternarse con los otros filosofas, por turno ,en el
gobierno de la Polis, aclarándose que, mientras no gobierna, contem-
pla el Bien y las demás Ideas (cosa que Platón calcula el
número de filósofos, sin duda, por escaso que sea-le tomara la mayor
parte de la vida"), o sea, alterna su vida actual, sin moverse de este mundo,
entre el lugar sensible y el lugar pensable.
Tampoco en la alegoría de la Línea el tránsito del alma de un ámbito
al otro se opera por medio de la muerte: si en el Fedón 64b y ss. los
sentidos son un peso para la contemplación de las Ideas hasta el punto
de que a ella solo se llega merced a la separación d:l y del alma
por medio de la muerte (64c y 65c), en las alegonas del lIbro IV!
VII de la República Platón hace hincapié en la necesidad de
de las imágenes sensibles, pero nunca por el drástic? medio
sino por una vía epistemológica que debe formahzar las CIenCIas (las
matemáticas, es el caso) hasta llegar a ser "puras".
Está claro, pues, que en la República no hay un mundo inteligible,
lugar de residencia de las Ideas y situado en el más allá, al que se
tras la muerte. Los dos "lugares" están en este mundo. Por lo demas,
cuando en la alegoría del Sol se dice que el sol es, en el lugar visible
respecto de la vista y de las cosas visibles, lo que el Bien es, en lugar
pensable respecto del pensamiento y de las cosas pensables, esta claro
que se trata de una comparación, y en momento puede
que el sol es la imitación de la Idea del BIen, como cabe en cambIO
pensar, a la luz de las alegorías de la Línea y. sobre todo de la Caverna,
que las cosas justas que hallamos en la praXIS y las cosas bellas que ve-
68
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
mas son pobres imitaciones de las Ideas de loJusto y de lo Bello, respec-
tivamente.
De todas maneras, es patente ya desde la alegoría del Sol que hay un
dualismo, pero no es de mundos situados en espacios y/o tiempos dife-
rentes. Tampoco se trata de una mera distinción epistemológica, por-
que lo epistemológico está muy poco en juego en la alegoría del Sol.
Tal como se presentan literalmente las cosas en la alegoría del Sol,
de la comparación resulta simplemente que la Idea del Bien ejerce un
predominio sobre las demás Ideas que es equivalente al predominio
que ejerce el sol sobre las cosas que ilumina, aunque para nosotros,
científicamente hablando, la comparación no pueda ser estrictamente
válida en todos sus puntos. Y el Bien guarda una relación, respecto del
noús o "pensamiento", similar a la que el sol, en el ámbito visible, tiene
respecto de la vista. Esta comparación tiende, a mijuicio, a usar la figu-
ra del astro-rey (a veces, en tradiciones míticas propias del culto apolí-
neo, una encamación del mismísimo dios Apolo) para significar el puesto
supremo que ocupa el Bien entre las Ideas. Como cada Idea es la per-
fección con que podemos concebir algo -un objeto, una cualidad, una
relación-, cada Idea, para ser tal, debe ser buena, más que buena, lo
mejor (terminología usada en el Fedón 97c). Ciertamente que aquí no
se presenta a cada Idea diciendo que es buena, sino contraponiendo su
carácter unitario a las cosas múltiples (5ü7b), pero dicho pasaje, en el
cual se reprocha al interlocutor el no recordar lo dicho al respecto en
otras oportunidades, es en cierto modo paralelo al del libro V, 476a,
"donde, tras hacer referencia a la contraposición unidad-multiplicidad
(y a una cierta koinoníao "comunicación" de un tipo de cosas con el
otro), se establece una clara superioridad de las cosas-en-sí respecto de
las multiplicidades respectivas, de modo tal que denomina "filódoxo"
(amante de la opinión o conjetura) al que enfrenta la multiplicidad, en
tanto que filósofo (48üa) al que se dirige "al ser puro, incontaminado".
De este modo, nos encontramos con una estratificación ontológica: el
sol y los astros del cielo (que en las Leyes son considerados "divinos",
.. ".· pensamiento del que participa Aristóteles) es superior a las cosas te-
rrestres, pero el Bien es objeto del estudio supremo (VI, 5ü5a), Idea
"a partir de la cual las cosas justas y todas las demás que prestan utili-
dad se vuelven útiles y valiosas", con lo cual se establece una superiori-
dad del "género pensable" sobre el "género visible". Pero dentro de
ese género pensable, ya hemos visto, la superioridad de la Idea del
Bien sobre las demás es incuestionable. De modo que, dentro de esa
gradación, tenemos dos estrados fundamentales: el pensable, superior
69
CONRADO EGGERS UN
al visible. Por consiguiente, tópos no puede ser nunca "mundo", sino
"lugar" o "ámbito".
Claro está que puede plantearse si estos dos estratos no están en "lu-
gares" distintos. Por eso, si por "ontológico" se corre el riesgo de enten-
der referencias a objetos, preferiríamos hablar de una estratificación me-
tafísica, porque si bien en el género visible el sol es un objeto distinto de
las plantas y demás seres vivos que le deben su subsistencia, no es tan
claro que la Idea del Bien sea un "objeto" distinto de las Ideas, ni que
estas sean "objetos" distintos de las cosas que vemos.
En lo que toca a la relación del Bien con las demás Ideas, en el pasaje VI,
50gb, se nos llega a decir que la Idea del Bien "se eleva más allá de la esencia
(ousía) en cuanto a dignidad ypotencia". En otros pasajes del libroVII, como
el 526e, se nos dice simplemente que el Bien es "el más feliz de los seres", y
análogamente podríamos decir que en 50gb es "la más digna ypotente de las
esencias", de modo que lo que queda establecido es su superioridad pero no
su trascendencia insular. Como decimos, las Ideas son tales por estar en ellas
la Idea del Bien, que las hace ser lo mejor en su género; del mismo modo las
Ideas están presentes en las cosas que vemos. Ciertamente que la palabra
"presencia" no la encontramos aquí sino en el Fedón, pero encontramos en
cambio koinoníao, "comunidad" o "comunicación" entre las Ideas entre sí y
entre las Ideas y las co-sas sensibles, según el citado pas<'ye 476a, hasta el
punto, se nos dice, que nos confunden y "aparecen cada una como múlti-
ple". (Mezcladas incluso "con las acciones y los cuerpos", nos dice Platón)
Hay sin duda una trascendencia, pero que no puede concebirse
espacialmente, ni en términos de un más allá: en el caso de las Ideas el Bien
se nos aparece simplemente como la trascendencia que tiene el todo respec-
to de las partes.
Por eso decimos que hay una estratificación o unajerarquización me-
tafísica, que no supone lugares espacialmente distintos. "La armonía invi-
sible vale más que la visible" decía Heráclito, y también "a la naturaleza le
place ocultarse". Con ello Heráclito no nos hablaba de dos mundos, sino
de que lo que metafísicamente es más, es invisible: es pensable, dice Platón.
2) Idea y cosa
¿Qué es una "Idea" para Platón? Porque en lo anterior hemos habla-
do bastante de las Ideas pero poco sobre ellas, y lo cierto es que Platón
hace lo mismo. Siempre da por supuesta la Idea, como Cosa-en-sí en
relación con las cosas que reciben el mismo nombre; alude a conversa-
ciones anteriores, que posiblemente hayan sido sostenidas con discípu-
70
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
los de la Academia, pero no explicitadas, al menos suficientemente, en
los textos que le conocemos. No es que creamos, con gente como Taylor,
que Platón ha expuesto su doctrina en forma esotérica, a través de lo
que ocasionalmente Aristóteles llama ágrapha dógmata o "doctrinas no-
escritas", en tanto los diálogos son su manifestación exotérica, para el
gran público.
125
No, en primer lugar, porque de otro modo sus diálogos
serán más accesibles a ese gran público, y no nos acarrearían las dificul-
tades hermeneúticas que hallamos en el Fedón y la República, para no
hablar del Sofista, el Parménides y el Filebo.
Que ha existido ágrapha dógmata es indudable, a partir de la referen-
cia de Aristóteles en la Física (IV.2, 20gb) de que Platón habla en el
Timeo de lo "participante" (expresión en rigor no usada por Platón)
identificándolo con el "espacio" (afirmación falsa, si nos atenemos a la
versión que conocemos del Timeo) , pero que se expresa de otro modo
en sus "doctrinas no-escritas". Es indudable que, aun cuando se exprese
erróneamente acerca de lo dicho en el Timeo, Aristóteles tiene el re-
cuerdo de algunas "enseñanzas no-escritas" en las que habla del mismo
tema pero con conceptos en parte distintas. 126 Pero, dejando de lado el
problema de las ágrapha dógmata en la forma en que es abordado a me-
nudo, seguramente Platón habló de muchos otros temas en la Acade-
mia, y con probabilidad no escribió de todos esos temas. Y esto ha de
haber acontecido desde los inicios mismos de la Academia, y no solo al
fin de su vida, cuando, como dice Jaeger, Platón tendía más a la forma
discursiva que al diálogo.
127
Los diálogos que conocemos, especialmen-
te aquellos que son realmente diálogos y no monólogos discursivos, no
intentan sin duda reproducir las conversaciones sostenidas en la Acade-
mia, pero probablemente intentan recrear el clima y la temática de di-
chas conversaciones (o clases, si las había), al menos en sus aspectos
relevantes. Sin embargo, si no se reproducen temas que expliciten la
naturaleza de las Ideas en la forma que a nosotros nos gustaría para
poder entenderlo mejor, no ha de ser por la falta de relevancia de los
125 A. E. Taylor, Plato. The Man and his Work (Methuen, Londres, 1955), cap. n, p. 10 Yss.
J26 Por ello discrepo con H. F. Cherniss ( The Riddle ofthe Early Academy, Univ. of California,
1945, "Lecture 1", pp. 15-17) con un rechazo de todo el pasaje aristotélico sobre la ba-
se de la referencia errónea al Timeo. Recientemente J. Wippern ha hecho una recopi-
lación de importantes artículos -algunos de ellos, originariamente en inglés, traduci-
dos al alemán- sobre Das Problem der ungeschriebene Lekre Platons (Wissens. Buchg.
Darmstadt, 1972).
I2i W. Jaeger, Aristóteles (Trad. J. Caos, México, F.C.E., 1946), cap. 1, pp. 36-40.
71
! I
CONRADO EGGERS UN
temas, sino porque probablemente en las conversaciones muchas cosas
se entendían casi intuitivamente; en ese sentido, pienso que las Ideas
fueron muy probablemente poco menos que un dogma de fe -por eso,
cada vez que se habla de si existen, en los diálogos de la madurez, el
interlocutor responde sin vacilar que sí, como vemos en República V y
VI-, que se vio estremecido, cuando, alrededor de los sesenta años de
Platón, una generación menos religiosa y metafísica entró en la Acade-
mia, y sin duda promovió una discusión al respecto (cuyos reflejos se
notan ante todo en el Parménides y en el Sofista).
De modo que tenemos que valernos con nuestros propios medios
para interpretar lo que Platón dice de las Ideas. Ante todo, cuesta disi-
par un equívoco elemental, que identifica a la Idea con la "forma"
aristotélica (inclusive a menudo se habla de la teoría de las Formas).
Como se sabe, Aristóteles distingue cuatro causas en la generación de
las cosas: la materia, que es aquello de lo cual es hecha la cosa; el agente
(o causa eficiente), que es el que produce la cosa; la forma, que es la
disposición de la materia de tal modo que hace que llamemos con el
mismo nombre a todas las cosas que tienen tal disposición; y el fin, que
es aquello en vista de lo cual se hace la cosa. Por ejemplo, en una mesa
la materia puede ser la madera, el agente, el carpintero, el fin el servir
para colocar objetos en cima, y la forma la disposición de la madera que
hace que la llamemos "mesa" (y que es objeto de la definición; por ejem-
plo: "mueble compuesto por una tabla lisa sostenida por uno o varios
pies"). Esto en cuando a los objetos artificiales, hechos por el hombre.
En cuanto a los seres naturales, Aristóteles piensa que de hecho las cau-
sas se reducen a dos: materia y forma, porque esta absorbe a las dos
restantes. En efecto, el fin de un hombre es llegar a ser hombre, o sea,
lo que entra en su definición, su forma; y en definitiva un hombre -si
bien un hombre ya compuesto de materia y forma- es el que engendra
a otro hombre.
Desde este punto de vista y como la palabra griega que usa Aristóteles
para "forma" es la misma que Platón usaba para las cosas-en-sí, a saber,
idéa o su sinónimo eídos, objeta a Platón la existencia "separada" de "For-
mas" sin la materia correspondiente. Pero nosotros sabemos que el es-
quema causal para Platón era otro. Una cosa, nos dice en el. Fe,dón 98d,
es aquello sin lo cual Sócrates no puede hablar con sus dlSClpulos, a
saber, sushuesos y músculos, los ligamentos, las cuerdas vocales, etc. (o
sea, la conditio sine qua non), y otra cosa es lo que en el Fedón llama la
verdadera causa y en el Tirñeo denomina "causa primera", a saber, q ~ e ,
puesto que los atenienses lo han condenado, ha pensado que lo mejor
r
i
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
era quedarse y no huir, y conversar filosóficamente con sus discípulos
hasta el último minuto. Porque si fuera exclusivamente por los huesos y
músculos, ligamentos, etc., podría haberse escapado cuando se lo pro-
puso Critón. Lo habría hecho si hubiese considerado que eso era lo
mejor, pero ha considerado que lo mejor era proceder como ha procedi-
do. En una palabra, distingue entre "condición" y "sentido", que es lo
que en el Timeo 46d denomina respectivamente "causas segundas" y "pri-
meras". Y en ese mismo pasaje del Timeo considera a las Ideas como
"causas primeras" aunque no esté hablando de acciones humanas, como
en el Fedón, sino de la vista, que enfoca entonces, por así decirlo,
teleológicamente, aunque sin descuidar las causas segundas", es decir,
el mecanismo de la visión. Como se ve, el esquema causal es diferente al
de Aristóteles, porque, en el ejemplo del Fedón, está claro que la forma
habría sido la disposición dada a los huesos, músculos, ligamentos, cuer-
das vocales, etc., para que eso pudiera ser denominado una "conversa-
ción". Pero no es la Idea. Mientras la forma aristotélica es lo común a
todas las cosas de una misma especie, la Idea platónica es aquello a que
aspiran las cosas de una misma especie -sin lograrlo, de modo que mal
pueden tenerla en común: lo común es la aspiración a la Idea- y que las
hace parecerse entre sí, ciertamente, lo que da lugar al concepto
aristotélico de "forma", quizá más operativo, pero ajeno al deseo plató-
nico de mejorar el mundo y ante todo la sociedad (¡pobre justicia si
tuviera que reducirse a ser lo común a los actos humanosjustos en lugar
de constituir una suerte de ideal al que nunca se ajustan!).
Lo último explica la importancia que tienen las Ideas en ta República,
en especial la Idea del Bien, que es la que debe llegar a contemplar el
filósofo-guardián que va a gobernar la futura Polis.
Ahora bien, en la alegoría del Sol aparece, como hemos visto, la Idea
del Bien como aquello "a partir de lo cual las cosas justas y todas las
demás que prestan utilidad se vuelven útiles y valiosas". Pero conviene
aquí disipar otro equívoco, también de índole aristotélica y que tiene su
origen en el mismo concepto de "forma": la Idea no es un universal.
128
Sin embargo, hay una instancia que no siempre los helenistas distin-
guen, pero que tanto en el Fedón como en la República es claramente
discernible, y que sí posee la universalidad que erróneamente se adjudi-
ca a veces a la Idea. Leamos el pasaje siguiente de la República VI, S07b:
128 Cf. R. S. Bluck, "Platonic Forms: Are they Universals?" apéndice VII (p. 174 Yss.) a
su edición de Plato 's Phaedo (Routledge & Kegan Paul) , Londres, 1955.
73
CONRADO EGGERS UN
-Hay muchas cosas bellas, muchas buenas y así en cada caso de-
cimos que cada [multiplicidad] (hekastá) existe y la distinguimos
con ellengu<ye (lógos).
-En efecto.
-También decimos que hay algo Bello-en-sí, y Bueno-en-sí, y
análogamente, respecto a todas aquellas cosas que postulábamos
como múltiples, 1tI.s postulamos como siendo una unidad, de acuer-
do con una Idea única, y llamamos a cada una 'lo que es'.
En el pasaje citado tenemos tres instancias:
lo muchas cosas bellas
2° cada multiplicidad que distinguimos con el lenguaje
3° lo Bello-en-sí
Es en la segunda instancia donde hallamos la universalidad concep-
tualizada; es la "cosa", por así decirlo, que no es ninguna cosa en particu-
lar (las muchas cosas particulares están en la primera instancia) y gracias
al lenguaje provee de un nombre y una definición. Toda vez que se refie-
re a esta instancia Platón usa la expresión "cada multiplicidad" como aquí
yen el libro X, 596a (hékasta ta pollá) , pero más a menudo dice en singu-
lar "cada cosa" (hékaston) , lo que podría despistar, pero en realidad no se
está refiriendo a lo que cada cosa individualmente tiene como peculiari-
dad concreta, sino a la pluralidad de individuos que quedan aglutinados
bajo ese nombre, y que indica el "cada".129 Pero ousía en griego implica
tanto como respaldo financiero, y así lo usa Platón en la misma República
(1, 32ge) , y del léxico financiero Platón toma este vocablo para emplearlo
en un sentido metafísico: cada multiplicidad que distinguimos con el len-
guaje tiene un respaldo, tiene una ousía. Nosotros hemos traducido ousía
por "esencia" (en Aristóteles será preferiblemente "sustancia"), aunque
no por convencimiento total, sino por falta de vocablos adecuados, ya
que "realidad" no siempre se presta a ser la traducción correcta. En todo
caso, el "respaldo" de la "cosa" que mencionamos en el lenguaje es la
Idea. Viene a resultar un tanto extrai10 y quizás algo hegeliano esto de
que la "esencia" no esté en las cosas concretas individuales sino más allá
de ellas, respaldandola estructura lingüística que damos a "cada multipli-
cidad", pero es platónico.
130
Las cosas que vemos no son aún realmente,
aspiran a ser más, aspiran a su esencia.
129 Obra citada en nota 1, apartados "Ousía y cosa" y "Ousía e Idea", pp. 39-41.
130 Ídem, apartados "El conocimiento de la Idea como experiencia religiosa" y "Los dos
74
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
La discusión de este punto es extensa, pero consideramos suficiente
lo expuesto para los fines que perseguimos en este volumen.
3) El problema de los "entes matemáticos intermedios"
Dice Aristóteles, a propósito de Platón, en Metafísica A.6, 987b: "al
lado de las cosas sensibles y de Ideas, afirma que existen las cosas mate-
máticas, con entidades intermedias; diferentes, por una parte, de las
cosas sensibles, en que son eternas e inmóviles, y, por otra, de las Ideas,
en cuanto son una pluralidad de cosas semejantes, mientras para cada
cosa hay una sola Idea". Ross, en su comentario a la Metafísica, da una
lista de no menos de 16 lugares de la misma obra en que se dice algo
semejante respecto de esta extrai1a clase intermedia (metaxy) .131
Robin, sin acudir para nada a los textos de Platón sino manejándose
exclusivamente con la obra aristotélica, ha mostrado la inconsistencia de
semejante atribución, que puede corresponderse de algún modo con la
tripartición de las ciencias teoréticas en Aristóteles pero que encuentra
poco asidero en el pensamiento platónico.
132
No obstante, por lo menos
desde Adam se cree encontrar esta extrai1a doctrina en la alegoría de la Lí-
nea, en la primera sección correspondiente al género pensable. "Estas
mathematiká ", dice Adam, "ocupan una posición intermedia entre aisthetá
(doxastá) y las Ideas. Esto lo aprendemos 1) por su posición en la línea, 2)
por la afirmación de que la inteligencia matemática o diánoia que las co-
noce es metaxy ti dóxes te kai noú, 511d, 3) por la observación, repetida cons-
tantemente, de que tales estudios 'tienden a impulsarnos hacia el ser' [oo.],
4) del hecho de que, mientras aisthetáson perecederos y pollá, mathematiká
son pollá (526a) y aeí ónta (527b), en tanto que la Idea es aeí ón y hén".133
Ya hemos anunciado nuestra intención de no complicar demasiado
el panorama al lector con discusiones eruditas, siendo que este tema ha
tipos de lenguaje y la explicación filosófica", pp. 41-47. Véase la referencia de Marcuse
a Platón en general y a la alegoría de la caverna en particular en One-Dimensional Man
(Routledge & Kegan Paul, Londres, 1964; hay traducción española, El hombre
unidimensional), cap. V, p. 132 Ysu referencia a Hegel en el mismo capítulo, p. 140, Y
más extensamente en Reason and Revolution (2' ed., Londres, 1968, Routledge &Kegan
Paul; hay traducción española, Razón y revolución), cap. V, especialmente p. 131 Ys.
131 W. D. Ross, Aristotle's Metaphysics (Oxford, reimpr. 1953), vol. I, p. 166 Yss.
132 L. Robin, La Théorie platonicienne des Idées et des nombres d'apres Aristote (obra de 1908;
reprod. fotomec. G. Olms, Hildesheim 1963), p. 202 y ss.
133]. Adam, apéndice I al libro VII, vol. n, pp. 159-163.
75
CONRADO EGGERS UN
sido debatido hasta el cansancio; por otra parte, como la alegoría de la
Línea es para nosotros esencialmente epistemológica y no ontológica, y
en este problema entra enjuego sin dudas el problema epistemológico,
debería postergarse buena parte del estudio de la cuestión para el capí-
tulo siguiente. Empero, en la medida en que el núcleo del problema es
de índole metafísica, ya que a más del dualismo ontológico que de pla-
no hemos rechazado introduce un tercer elemento, corresponde decir
algo aquí, por mínimo que sea.
El argumento acerca de la posición en la línea se asienta sobre la
tesis de que la línea representa cuatro clases de objetos, dos de ellos,
según Adam, horatá sive doxastá (visibles o conjeturables) y dos de ellos
pensables, unos siendo lower noetá (pensables inferiores) y otros higher
noetá (pensables superiores; también en la zona visible hay dos seccio-
nes, como se sabe). Respecto de la sección visible, está claramente seña-
lada la referencia a objetos, cuando nos habla, por un lado, de "som-
bras y reflejos en el agua", y, por otro, de "animales que viven a nuestro
alrededor y todo lo que crece, etc." (VI. 51üa). Sin embargo, en la zona
de lo pensable no pasa lo mismo: "en una parte de ella, el alma, sirvién-
dose como de imágenes de las cosas antes imitadas, se ve forzada a bus-
car, a partir de supuestos, no marchando hasta el principio. En la otra,
en cambio, avanza hasta un principio no supuesto" (51üb).
Está claro que la descripción que hace Platón de la sección pensable es
puramente epistemológica, aunque se haga referencia, por un lado, a los
objetos sensibles que son usados como imágenes, y, por otro, a un principio
supremo que no es supuesto. Pero el proceder con imágenes y mediante
supuestos (hypothéseis) o sin imágenes yllegando hasta lo que no es supuesto
es evidentemente algo metodológico. Un supuesto (hypóthesis) no es un ob-
jeto, sino un procedimiento mental. Claro que se podría decir que los su-
puestos aluden a objetos: "lo par ylo impar, las figuras, tres clases de ángulos,
etc." (51Oc). Pero en 51üd se aclara que, por ejemplo en geometría, los
matemáticos se sirven de figuras que dibujan e incluso hablan de ellas, pero
en realidad están pensando en las Ideas correspondientes, como por ejem-
plo el Cuadrado-en-sí y la Diagonal-en-sí.
En un pasaje cuya autenticidad es controvertida (Carta VII, 342b-d),
Platón discierne cinco elementos en el proceso cognoscitivo, y pone
por ejemplo el caso del círculo. Lo-primero es el "nombre" (ónoma) , en
este caso "círculo"; lo segundo es la "definición" (lógos), compuesta de
nombres y verbos, en este caso "aquello cuyas extremidades están en
todo punto a igual distancia de un centro"; lo tercero es la "imagen
sensible" (eídolon) , en este caso el círculo que se dibuja, nace así y pere-
76
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
ce (es borrado); lo cuarto es la ciencia o inteligencia (epistéme, nous) , y
lo quinto, la "cosa-en-sí", en este caso "el círculo-en-sí". Sea o no de
cUllo platónico esta exposición, a mi juicio se corresponde perfecta-
mente con lo que Platón nos presenta como la primera sección pensable
de la Línea.
Por lo demás, el argumento de Adam de la posición intermedia de
esta sección dentro de la Línea vale tanto como darle a la segunda sec-
ción visible (aqúella en que ejemplifica con los animales y otros seres vi-
vos, inanimados, naturales o artificiales) carácter intermedio entre las
sombras (primera sección visible) y los supuestos matemáticos (primera
sección pensable). El argumento de que la diánoia o pensamiento dis-
cursivo (no exclusivamente matemático) es intermedia entre la opinión
(dóxa) yel pensamiento (nous) tiene sentido epistemológico, como le da-
mos nosotros, pero no avala ninguna ontologización correlativa. La ob-
servación repetida de que los estudios matemáticos deben tender (no "tien-
den ya") a impulsarnos hacia el ser no es un argumento de que existan
seres matemáticos diferentes. Y cuando en 527b se refiere a un apuntar
hacia "lo que es siempre" (aeí óntos) tampoco está hablando de otra cosa
que las Ideas. La alusión de Adam al pasaje 526a y la multiplicidad de los
seres matemáticos en contraposición a la unidad de la Idea es realmente
poco feliz, y el lector tiene más atrás el texto a mano para comprobarlo.
Nos queda, de todos modos, una duda. Hemos dicho que la diánoia
no es exclusivamente una "inteligencia matemática", como pretende
Adam, sino un "pensamiento discursivo". ¿Es que acaso puede hablarse
, en esta sección de otras Ideas que Ideas de Números y demás instancias
matemáticas?
La respuesta debe ser afirmativa, y extenderse a toda la sección de lo
pensable. Platón no habla de ninguna gradación, y dentro de la sección
suprema solojerarquiza el principio no-supuesto (arkhé anypóthetos) , que,
a la luz del respectivo pasaje del libro VII (523a-534a), se advierte clara-
mente que es la Idea del Bien. Pero fuera de esta diferencia de la Idea
suprema con las otras Ideas, no se establece ninguna gradación ni
jerarquización ni siquiera diferenciación metafísica alguna. La diferen-
cia de las dos secciones es estrictamente epistemológica: en una se parte
de supuestos como si fueran principios y se desciende haciendo uso de
imágenes sensibles; en la otra se parte de los supuestos pero se va por
encima de ellos, en busca del principio supremo, lo único que puede
tornar inteligibles los supuestos y todo lo demás.
En el Fedón se habla de dar por supuestas diversas Ideas, que no son
forzosamente matemáticas, y solo si no se siente satisfecho con ello, re-
77
CONRADO ECCERS UN
montarse en búsqueda de algo que sea suficiente (lüüb-lüle). No hay
un paralelismo estricto ni mucho menos entre ambos pasajes, pero de
todos modos podemos interpretar que el uso de la diánoia, entendida
como un pensamiento discursivo, intermedio entre la opinión y la inte-
ligencia, implica un pensamiento a partir de Ideas cuya existencia y/o
naturaleza se da por supuesta, sin buscar su conexión con la funda-
mentante Idea del Bien, sino discurriendo de modo tal que se hace ne-
cesario el empleo de imágenes sensibles. De esto hablaremos con un
poco más de detalle en el capítulo siguiente, pero aquí queremos dejar
sentada nuestra tesis de que, si en la primera sección de la Línea Platón
ejemplifica con matemáticos y con supuestos de tipo matemático, es
por dos razones básicas: a) porque es el caso típico del uso de supuestos
de un pensamiento que pretende ser científico; b) porque ya tiene en
vista Platón el estudio de las matemáticas -que examina en el libro VII-
como preliminar al estudio de la dialéctica, por lo cual, tratándose de
una alegoría de carácter epistemológico, los ejemplos matemáticos son
los que más convienen a los fines de su exposición alegórica.
Pero si hemos rechazado no solo el carácter presuntamente ontoló-
gico de la alegoría de la Línea y además una estricta diferenciación en-
tre objetos sensibles y objetos pensables (como si pertenecieran a mun-
dos distintos) con mucha más razón y mucho más énfasis rechazamos la
atribución a Platón de una tesis que quizá pueda haber sostenido algún
discípulo que le sucedió al frente de la Academia -como es el caso de
Espeusipo, o Jenócrates
I34
_, según la cual hay una especie intermedia
de entes matemáticos.
134 Cherniss, obra citada en nota 126, IU: The Riddle ... , pp. 75-78, Raven p. 155 YSS.,
Ross pp. 59-67.
78
VIII
PLATÓN, SUPERVISOR DE LAS CIENCIAS
1) Ciencias naturales y matemáticas
En su conocido libro sobre la "doctrina no-escrita" de Platón Konrad
Gais:r hace una recopilación de textos que comienzan por sección
destmada a proporcionar una imagen aproximada de la labor de ense-
ñanza e investigación en la Academia. Con el N° 6 clasifica un conocido
(el N° 11) del comediógrafo Epícrates, que, traducido, dice
aproxImadamente así: "¿Qué hacen Platón, Espeusipo y Menedemo? ¿En
qué pasan su tiempo? ¿Qué pensamientos, qué teorías son examinadas
por ellos? Por la Tierra, dime si has llegado a saber algo cierto de estas
cosas..." La respuesta dice: "Puedo hablar de estas cosas claramente: en
efecto, en las Panateneas he visto un grupo de muchachos... en los gimna-
sios de la Academia he oído palabras inefables, insólitas. Discernían acer-
ca de la naturaleza, separaban los animales según sus formas de vida, los
según su naturaleza y las legumbres según su género, y entre estas
mdagaban la calabaza, queriendo saber cuál es su género." El interlocu-
tor torna a preguntar: "¿Ycómo la definieron y a qué género dijeron que
la planta? Explícame, si lo sabes." Nueva respuesta: "Al princi-
pIO todos permanecían silenciosos, mientras la observaban inclinándose
sobre ella, reflexionando largo tiempo. Después, súbitamente, mientras
los muchachos seguían inclinados examinándola, uno dijo: 'es una le-
gumbre redonda', pero otro 'una hierba', y otro más: 'un árbol'. Al oír
estas cosas, un médico proveniente de Sicilia se tiró un pedo por las ton-
que decían." A lo que el otro comenta: "¡Cómo se habrán enojado
y gntado por tal burla! Pues es indecente hacer eso en medio de una
Pero la respuesta es: "Los muchachos no se preocuparon.
Platon, que estaba presente, con dulzura y sin inmutarse, les ordenó co-
menzar de nuevo con la calabaza, para discriminar cuál es su género; y
ellos, entonces, prosiguieron definiendo."135
, 135 K. Gaiser, Platons ungeschriebene Lehre (Stuttgart, E. K1ett, 1963), p. 450.

79
CONRADO EGGERS UN
Al margen Gaiser anota: "Clasificación biológica en la Academia (Ca-
ricatura de la enseñanza)". El lector comprenderá que lo de "caricatu-
ra" puede ser una advertencia para gente carente de sentido del humor,
pero que en realidad no hace falta. Además se percatará de que Gaiser
piensa que, detrás de la caricatura, existe una realidad objeto de la bur-
la. Y en eso estamos de acuerdo, porque aun en las Nubes Aristófanes
nos dice algo que, si no corresponde a Sócrates, es atribuible al común
de los sofistas, ya la vez que Sócrates era considerado, por quienes no lo
conocían íntimamente, como un sofista más. Con la diferencia de que
aquí parece más difícil que el comediógrafo se haya equivocado de es-
cuela al meter las narices, y por lo tanto más factible la aproximación a
la realidad.
Pero Auguste Dies, quien cita el mismo fragmento en su introduc-
ción a su edición del Político (para Les Belles Lettres), 136 hace sin duda
una mención más apropiada, al considerar que tal metodología clasifi-
catoria (yen relación con las ciencias naturales) pertenece a una época
tardía, como aquella en que fue escrito el Político, en la cual había ingre-
sado a la Academia gente de formación variada, inclusive con inquietu-
des por las ciencias naturales, como Aristóteles, hijo de médico.
Queremos decir que resulta impropio tomar el fragmento de
Epícrates como testimonio de cualquier momento de la vida escolar de
la Academia; para precisar más, diría que sería incorrecto pensar que
retrata una etapa anterior al 367 a.C. Con lo cual queda dicho que no
era así en los albores de la Academia, ni a lo largo de toda la redacción
de la República. Para Platón un científico era un matemático o un filóso-
fo; aunque a nosotros nos consta que los escritos hipocráticos revelan
un estado bastante avanzado de la teoría médica, para Platón un médi-
co era un "artesano", del cual sólo en las Leyes distinguirá aquel que es
meramente empírico del que obra científicamente. A esto tal vez po-
dría replicarse dos cosas: 1) que es notorio el influjo de terminología
hipocrática en escritos platónicos, como en los casos de los vocablos
eídos e idéa, aitía (causa) e hypóthesis (supuesto); 2) que también a las
matemáticas Platón llama "técnicas" (tékhnai) y concluye por negarles
el nombre de "ciencia" (epistéme, cf. Rep. VII, 533b-d).
Sin embargo, podemos contrarreplicar: 1) en primer lugar, es incier-
to el influjo de dichos vocablos en Platón; en el caso de aitía, en todo
caso, no se produciría hasta la obra de vejez, el Timeo-donde es patente
136 Le Politique (Paris 1935). "Notice", p. XXVI-XXX.
80
EL SOL, lA LÍNEA YlA CAVERNA
la de biológicas y físicas-, ya que en el Fedón,
podIdo ver, lo que para el autor "hipocrático" de La medi-
ana antzgua es causa, aitía (aquello que, al estar presente, provoca la
y al desaparecer da lugar a la salud), es para él la condi-
clan que requiere la verdadera "causa", en lo cual está polemizando
con un filósofo más vecino a las teorizaciones filosófico-naturales como
es Anaxágoras; y el Fedón es el diálogo más vecino a la República que
se trata de la causa; pero en segundo lugar, dejando de
lado polemlcas como la de Taylor-Gillespie
l37
sobre el uso hipocrateano
de. eidos e idéa y su influencia en Platón, o la diversidad de usos que
senala Lloyd sobre la palabra hypóthesis
138
y la posible vinculación entre
escrito y el Menón, por ejemplo, aunque hu-
bIera una mfluenCla explICIta -de todos modos no reconocida abierta-
mente por Platón- en cuanto a la terminología, eso no acredita que se
le confiera a la medicina carácter de ciencia,139 al menos no más que le
puede conferir Platón carácter de ciencia a la economía o a las teorías
fin.ancieras el empleo metafísico de un vocablo que más arriba hemos
senalado como de origen financiero, como es el caso de ousía. 2) La
un poco más de fundamento, en cuanto por
ejemplo la antmetlca -como señala Proclo- la han creado los fenicios
comerciar, y la geometría -aun etimológicamente, como se burla
Aristófanes, y también lo señala Proclo, seguramente sobre la base de
Herodoto- ha sido primordialmente "agrimensura", o sea, medición de
la tierra, etc., pero a las que precisamente Platón quie-
re dar el empuje deCISIVo para arrancar de su empleo exclusivamente
práctico y empírico y convertir en objeto de un estudio científico. Toda
la crítica que hace de dicho uso habitual está enderezada a esto último
y si en con la "dialéctica" dice que les corresponde
oscuro que el de 'ciencia' -aunque más claro que el de
opmlOn , y recuerda que en la alegoría de la Línea se ha empleado el
vocablo diánoia o "pensamiento discursivo" para distinguir la operación
137 A. E. Taylor, Varia Soeratiea (Oxford, First Series 1911), cap. V, "The words eidos idéa
in. pre-platonic literature", p. 180 Yss. C. M. Gillespie, "The use eidos and id¿a in
en revista '(he Quarterly VI, 1912, N° 3, pp. 179-203. Cf. el impor-
de K V. Fntz, Phzlosophie und spraehlieher Ausdruek bei Demokrit, Plato und
Anstoteles (reprad. fotom. Wissens. Buchg. Darmstadt 1963), especialmente pp. 40-77.
138 G. E. R. Lloyd, "Who is attacked in On Ancient Medicine?", en revista Phronesis, vol.
VIII, nO 2, 1963, pp. 108-126.
139 S?bre el, de Platón en relación con la medicina, véase J. Schumacher,
Antlke MedlZln (2° ed. ampliada, Berlín, W. de Gruyter, 1963), p. 212 Yss.
81
CONRADO EGGERS UN
mental que les corresponde, aunque en último término, aclara, no im-
porta los nombres-, es bien clara la separación que hace entre estos
estudios matemáticos y "las demás técnicas" (533b), a las que en general
llama técnicas "manuales" (bánausoi, 522 b). 140
Hecha esta aclaración, queda bien delimitado, entendemos, el cam-
po al que alude el título de este capítulo, al designar a Platón como:
"supervisor de las ciencias", en lo cual empleamos su propia terminolo-
gía (en 528 b), si bien a este papel nos referiremos más adelante. Aquí
hablaremos brevemente de las ciencias, en los términos que interesan
para dicha cuestión, es decir respecto de aquellos puntos en que el "su-
pervisor" Platón pretende enmendarles la plana a los científicos. Que-
da explicitado, pues, que al hablar de ciencias nos estamos refiriendo a
las matemáticas.
2) Hipótesis e imágenes sensibles
Un primer problema, que ha sido origen de numerosas interpreta-
ciones y sobre el cual hay una rica literatura que aquí sólo citaremos en
forma muy limitada
141
-guiados por la intención, siempre, de no con-
vertir esta exposición en una discusión erudita, lo cual queda posterga-
do para la oportunidad de otro trabajo en preparación- es el del impro-
piamente denominado "método hipotético", y al que aludiremos más
cautamente como "el concepto de hypóthesis en República VI-VII".
Este problema se plantea básicamente en la alegoría de la Línea,
donde hemos visto que, en la primera parte de la sección pensable, el
alma "se ve forzada a buscar a partir de supuestos (ex hypothéseon) , no
marchando hasta el principio sino hacia la conclusión; en la otra, en
cambio, avanza hasta un principio no-supuesto (arkhé anypóthetos) , y [si
bien ha partido] de supuestos (ex hypothéseos) , sin recurrir a imágenes,
como en la otra, hace el camino con Ideas mismas y por medio de ellas
mismas (VI, 51Ob). Como el lector advierte, traducimos hypóthesis por
"supuesto", y así también el verbo correspondiente, en el pasaje que
l ~ O Sobre el concepto de técnica en general (en Platón), véase]. Wild, "Plato's Theory
of Tekhne, a phaenomenological interpretation", en revista Philosophy and
phaenormenological research 1, 1940-1, pp. 255-293.
141 Entre los principales trabajos que hemos manejado pero que aquí no incluiremos
en la polémica, están ante todo los de G. Cambiano, "11 metodo ipotetico" (Rivista de
Filosofia LVIII, 1967, pp. 131-149)"y R. Robinson, Plato 's Earlier Dialectic (2' ed., Oxford,
1953), p. 93 Yss.
82
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
sigue, por "dar por supuesto": "los que se ocupan de la geometría, el
cálculo y cosas de esa índole, dan por supuesto (hypothémenoi) lo par y lo
impar, figuras, y tres clases de ángulos y cosas afines, según cada camino
de investigación; como si las conocieran, las adoptan como supuestos
(hypothéseis) , y no estiman que deban dar cuenta (lógon didónai) a nadie,
ni a sí mismos ni a los demás, como si fueran evidentes a cualquiera: an-
tes bien, partiendo (arkhómenoi) de ellas atraviesan el resto de modo con-
secuente para concluir en aquello que proponían al examen" (510c-d).
El helenista Lloyd distingue 4 significados principales del vocablo
hypóthesis:
1) propuesta o sugerencia (p.e. Jenofonte, Ciropedia V. 5, 13);
2) tema en discusión (a menudo en Isócrates, p.e. IV, 63);
3) tesis, o sea, una proposición que tiene que demostrarse (en el
pseudo-hipocrático De flatu, XV);
4) postulado, o sea, algo que no está probado pero que se usa como
base para inferencias (Menón, Fedón, República, etc.) .142
Dejando de lado el hecho de que no nos satisfaga del todo el cuadro
de Lloyd, la ejemplificación indiscriminada de diversos diálogos de
Platón para el cuarto uso del vocablo nos parece peligrosa y decidida-
mente inadecuada. Esta falta de discriminación no es exclusiva de Lloyd,
pero da lugar a aberraciones cuando se examina el pasaje de República
que acabamos de traducir.
Aunque en dicho texto nosotros hemos traducido dos veces "a partir
de supuestos" la palabra hypóthesis en genitivo antecedida por la prepo-
sición ex, el lector que sepa algo de griego podrá advertir, a pesar de la
trasliteración que exhibimos entre paréntesis pero también gracias a
ella, que en el primer caso el vocablo griego está en plural y en el segun-
do en singular. Nosotros no hemos hecho diferencias, porque no en-
contramos nada en el texto platónico que nos autorizara a pensar que,
en el caso del ascenso hacia la arkhé, se ha partido de un supuesto, mien-
tras que en el caso de los matemáticos se parte de varios. Como en el
Menón 86e se dice explícitamente que la expresión ex hypothéseos (en
singular, como se ve) es de uso habitual entre los geómetras, pienso que
el uso puede ser alternativo, o bien que, al hablar en el sentido en que
lo hace de los supuestos matemáticos, Platón está convencido de que
allí la expresión debe emplearse en plural, sin que me esté en claro por
142 Artículo citado en nota 138, p. 81.
83
CONRADO EGGERS UN
qué en el otro lo usa en singular. En todo caso, dejo la cuestión abierta,
y la cito por escrúpulo, a la vez que me sirve para conectar con el pasaje
del Menón, en donde se aplica el "método hipotético".
El interlocutor, Menón, quiere saber si la virtud es enseñable o no, y
el protagonista del diálogo, Sócrates, le pide que le deje examinar la
cuestión ex hipothéseos. ''Y lo de ex hypothéseos lo digo tal como hacen los
geómetras al examinar", aclara. Yenseguida ejemplifica: "cuando se les
pregunta, por ejemplo, a propósito de un área, si un triángulo dado
puede inscribirse en un círculo, [el geómetra] responderá: 'yo no sé si
esto es así, pero puedo servirme de una hipótesis como esta: si esta área
es tal que, cuando se ha aplicado [como rectángulo] a la línea [recta]
del círculo [= el diámetro] [en el círculo], es deficiente por una figura
[rectangular] tal como la aplicada, en tal caso creo que sí; si es imposi-
ble que lo dicho pase, no'" (86e-87a).
No se angustie el lector si no entiende demasiado este galimatías que
han reconstruido entre filólogos, lingüistas y matemáticos explicándolo
de modo más complicado aun -y sobre el que volveremos-; porque la
cuestión es entender el núcleo del método, que parece ser simplemen-
te este: la hipótesis es una condición de la verdad de la tesis que quiere
resolverse; si p (la hipótesis) es verdadera, q (la tesis) es verdadera; si p
es falsa, q es falsa. La tesis propuesta al geómetra es la posibilidad de
inscribir un triángulo dado en un círculo dado, a lo que el geómetra
responde poniendo una serie de condiciones (la o las hipótesis), que
son lo más difícil del ejemplo, tanto en griego como en matemáticas.
Pero lo concreto es que, si se cumplen las condiciones, es posible inscri-
bir el triángulo dado en el círculo dado, cosa que no es posible, en
cambio, si no se dan las condiciones exigidas en la hypóthesis. De acuer-
do con este ejemplo, Sócrates propone la suya para resolver la cuestión
de si la virtud es enseñable. ¿Es la virtud una ciencia? Si es una ciencia,
es enseñable, si no, no. Vale decir, la hipótesis es la de que la virtud sea
una ciencia.
A partir de este texto, y con la rápida comparación con el que hemos
vuelto a reproducir de la República VI, podrá advertir que no hay nin-
gún "método hipotético" común al Menón y a esta otra obra, y lo único
común en la palabra hypóthesis empleada en ambos textos es constituir
"supuestos". En un caso, en el diálogo más temprano, se trata de una
"hipótesis de trabajo", por así decirlo, una condición que puede cum-
plirse o no, pero de cuyo cumplimiento o no, en ese caso, depende la
verdad de una tesis que se 'está examinando. Este caso no parece estar
contemplado en ninguno de los cuatro usos que da Lloyd del vocablo.
84
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
En el segundo caso, en cambio, se asemeja a la cuarta acepción de Lloyd:
un o un axioma, del cual se parte para efectuar deducciones
u otro tIpo de argumentaciones. Es decir, la diferenciación que hace
entre "hipótesis relativa" (al alumno, como en ejemplos
de bIen ad hoc como en el caso del Menón) y
una hipotesIS que no es relatIva, smo una verdad básica", 143 o tenida al
por tal por quienes la sostienen, que es lo que ocurre en la Repú-
blzca, pero que Platón critica.
Como se habrá visto, censura el usar hypothéseis como si fueran arkhaí
"principios" (511 a-b) , sin remontarse a la arkhé. Pero básicamente
sura con ello el que da? por supuestas cosas como "lo par y lo impar,
figuras y tres clases de angulos y cosas afines [... ] y no estiman que de-
ban dar cuenta (lógon didónai) a nadie, ni a sí mismos ni a los demás,
como si fueran evidentes a cualquiera" (510c-d). R. M. Hare, al referirse
a este pasaje, traduce ellógon didónai, que nosotros hemos vertido como
"d t " "d fi ." 144 Y h
ar cuen a , por emIr. ay que decir que en esto coincide con
helenistas de nota.
Szabó, que en principio coincide con nosotros en la traducción de
este pasaje -en su obra principal sobre el tema
145
_, sobre todo al tradu-
cir lógon didónai por "dar cuenta" (Rechenschaft geben) , comenta sin em-
bargo el pasaje de un modo desconcertante: "Se ve entonces que Platón
habla, en este lugar, en sentido estricto, de los mismos principios o fun-
damentos (Grundlagen) de la matemática en general, que en Proclo habi-
tualmente s: Platón designa estos fundamentos con la pa-
labra hypothesezs. Pero es mteresante lo que pone como ejemplos de 'fun-
Menciona ante todo los conceptos 'número par' y 'número
. Uno sabe a que se refiere, a partir de las definiciones 6 y 7 del
lIbro VII de Elementos de Euclides. Del mismo modo son definidos en
'tres clases de ángulos' en las definiciones 10, 11 y 12 del
lIbro 1, mIentras las definiciones 15, 18, 19,20,21,22, etc., valen preci-
samente para las 'figuras geométricas' indicadas por Platón. Por ende,
en el mencionado pasaje de Platón se designa más claramente definicio-
nes que fundamentos matemáticos con la expresión hypothéseis; con otras
143 F. M. C?mford, and Dialectic in the RepublicVI-VII" (artículo publica-
do en Mznd en 1932, e mclUIdo en la recopilación de R. E. ABen, Studies in Plato 's
Metaphysics, Londres, Routledge & Kegan Paul, 1965), pp. 63-65.
144 R. M. Hare, "Plato and the Mathematicians", incluido en NewEssays on Plato andAristotle,
recopilados por R. Bambrough (Londres, Routledge & Kegan Paul, 1965), p. 22.
145 A. Szabó, Anfiinge der griechische Mathematik (Munich-Viena, Oldenbourg, 1969).
85
CONRADO EGGERS UN
palabras: Platón usa la designación técnica hypothéseis en dos significa-
dos distintos ('Fundamento' en general y 'Definición' en sentido espe-
cial) como Proclo mismo".146
En cuanto a haber traducido didónai lógon por "dar cuenta" (Rechens-
chaft geben) , Szabó no da mayores explicaciones, pero pienso que para
él "dar cuenta" y "definir" son sinónimos; al menos, se me ocurre a la
luz de que, cuando personalmente discutí tal significado al profesor
Cherniss, este me repuso que, de algún modo, "dar cuenta" (to give rea-
son, to give an account) era "definir", a lo cual yo en inglés no supe res:
ponder, y pensé que era una cuestión idiomática, pero luego razone
d
"d " d "d ta" es
que, si "definir" es un modo e ar cuenta, no to o ar cuen ,
forzosamente "definir"; "fundamentar", que es para mí lo que esta en
juego, es también "dar cuenta". , .
Pero veamos Euclides VII, definiciones 6 y 7, a partIr de las cuales dICe
Szabó que se entiende lo que quiere decir Platón: "6. Artios arithmós éstin
ho díkha diairoúmenos (par es el número divisible por dos); 7. Perissós de ho
me diairoúmenos díkha é [ho] monádi diaphéron artíou arithmou (impar es el
número no divisible por dos o que difiere del número par por una uni-
dad) ". Esta segunda definición del impar, aunque sea ingenua, es acaso
más compleja, pero por lo demás, no necesitamos recurrir a Eu-elides;
basta con ir a un diálogojuvenil de Platón como es el Eutifrón 12d: "Si me
preguntas qué parte del número es lo .diré que es ese que
no es skalenós sino isóskeles". Como la antmetlca y la geometna se separa-
ban poco por entonces, con el diccionario a Yun re-
paso de lo que son los triángulos escaleno e Isósceles, uno En su
edición del Eutifrón, de todos modos, R. E. ABen pasa reVista a algunas
interpretaciones y concluye así: "Los términos. y
en realidad simplemente metáforas, cuya exphcaclOn me ha Sido
mente sugerida por el profesor Cherniss: isóskeles significa 'de partes Igua-
les'; skalenós quiere decir impar, desigual, áspero, y está probablemente
relacionado con skoliós, desviado, torcido, retorcido. Los núm.eros pares
P
or s'er divisibles en dos partes iguales e íntegras son isóskeles; los números
, d' . 'bl d d "147
impares son escalenos en razon de no ser IVlSl es e ese mo o. , .
Como el lector ve, difícilmente Platón podía declarar en la Republzca
que los matemáticos no definen algo que ya en el Eutifrón es definido
146 Ob. cit., pp. 299-300.
147 R. E. AlIen, Plato 's Eutyphro (Londres, Rotledge & Kegan Paul,1970), p, 50.
86
EL SOL, lALÍNEA Y LA CAVERNA
con género próximo (número) y diferencia específica (isósceles), de
un modo que es análogo al euclideano (anterior a Euclides también es
la definición, más parecida a la de este en el léxico, dada en Leyes X,
895e). y era una definición seguramente conocida, porque ni el prota-
gonista Sócrates se explaya más ni pide asentimiento, ni su interlocutor
Eutifrón la discute.
Respecto de las "figuras geométricas", Szabó se remite a definiciones
dadas por Euclides (en el libro 1) respecto de diversas figuras, tales como
el círculo (def. 15), el semicírculo (def. 18), figuras rectilíneas (19),
figuras triláteras y cuadriláteras (20-22). Más arriba hemos leído una
definición del círculo en la Carta VII (342b) que es casi equivalente a la
euclideana. Pero, de todos modos, en la Línea no se habla de figuras
geométricas en particular como el círculo, sino de "figuras", skhémata,
en general, y en ese sentido es interesante que también antes de la Repú-
blica, en el Menón 76a, se define la figura (skhema) como "límite de un
sólido" (stereou péras). Como hace notar Bluck en su comentario a este
pasaje,148 las mismas palabras son usadas por Euclides para definir en
XI, 2 la superficie (epipháneia). A su vez, este concepto -según hace
notar J. K1ein en el comentario respectivo a dicho pasaje
l49
- aparece
conectado por Sócrates con el de sólido (aunque la palabra para "su-
perficie" no sea epipháneia sino epípedos, o sea, habla más bien de una
"superficie plana"; según Euclides 1, def. 7, epípedos es aquella epipháneia
que descansa ex ísou sobre sus líneas rectas, mientras en def. 5 epipháneia
es aquello que posee sólo longitud y ancho; como se ve, la definición de
epipháneia en Euclides difiere en los libros 1y XI en la medida en que en
un caso hace geometría plana y en el otro geometría del espacio).
En cualquier caso, es patente que la definición de "figura" en el Menón
es tomada de la geometría contemporánea, en la cual, como se ve en
Rep. VII 528, la geometría del espacio todavía no está consolidada como
para constituir lo que debe ser, y por tanto no ha sido "descubierta".
Pero por confundidas que estuviesen las dimensiones, también en este
caso se patentiza que no se trata de pedir definiciones de "figuras" en
general, y sin duda tampoco en particular, aunque por ejemplo Hare
piensa que se trataría de definir el "cuadrado" y otras cosas que se dan
por supuestas en la construcción de un cuadrado que tenga el doble del
148 R. S. BIuck, Plato 's Meno (Cambridge, 1961), p. 249.
14!1 J. KIein, A commentary on Plato's Meno (The University ofNorth Carolina Press, 1965),
pp,64-65.
87
CONRADO EGGERS UN
cuadrado dado, en el caso de Menón 82a y SS.150 Yo me permito dudar de
que los matemáticos no pudieran dar una definición del cuadrado por
el tiempo del Menón, si podían dar definiciones de "figura" como la
vista y hacer construcciones de la complicación que hemos visto más
arriba.
Creo que en el Menón, en 82a, o en el pasaje anteriormente examina-
do (86e y ss.), hay muchas cosas que se dan por supuestas, pero no es
definición 10 que en RepúblicaVI, 510-511, pide Platón. Para "dar cuen-
ta" de las hypothéseis hay que elevarse por sobre ellas hasta la arkhé solo a
la luz de esta aquellas son inteligibles (noetá, 511d). De este modo, el
"dar cuenta" de los "supuestos" equivale a "fundamentarlos", y ya vere-
mos más abajo en qué consiste esto según nuestra opinión. Pero en to-
do caso, el "dar cuenta" de las hypothéseis y el remontarse sobre ellas has-
ta la arkhé me parece que indican un mismo camino de pensamiento.
Vale la pena enfatizar una frase de Platón: dice que los geómetras y
colegas adoptan los supuestos "y no estiman que deban dar cuenta a
nadie, ni a sí mismos ni a los demás". Esto me hace pensar que Platón
exige incluso que sean explicitados los supuestos, una vez fundamentados
claro está. Con ello, el conjunto adquiere un carácter de axiomatización,
hace nacer así, por decirlo francamente, el verdadero teorema, ya que
no hay verdadero teorema si los supuestos no están explicitados (aque-
llos supuestos que, incluso sin fundamento platónico alguno, nos hacían
explicitar ya en la escuela primaria como "hipótesis" o "datos" del teore-
ma, que tenía luego una tesis que había que demostrar deductivamente,
según la geometría de Euclides). Con la diferencia de que si, lo que para
Euclides son axiomas o nociones comunes, postulados, etc., son ex-
plicitados, Platón exigía más: su fundamentación en el principio no-su-
puesto.
Pero vayamos a la otra crítica a los matemáticos: el uso de imágenes
sensibles. Ya hemos hablado del empeño de Platón en desligar a la aritmé-
tica del comercio, a la geometría de la agrimensura, etc., no para arruinar
estas actividades prácticas, sino para elevar al espíritu humano, indepen-
dientemente de que hubiera quienes comerciaran o midieran la tierra. En
ese sentido, podríamos decir que la geometría del Menón cae bajo la crítica
de la República. En el Teeteto 147d Yss. se nos presenta a Teodoro de Cirene,
matemático contemporáneo de Sócrates, como preocupado por la dificul-
tad de medir superficies de tres pies cuadrados, cinco pies, hasta diecisiete,
150 Artículo citado en nota 144, p. 25.
88
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
o sea, superficies cuya longitud no era mensurd.ble en pies. Teeteto, por su
parte, adjudica a los discípulos de Teodoro, y al mismo Teeteto, el haber
elaborado una teoría que abarcara no solo las superficies mencionadas,
sino todas las inconmensurables. Ahora bien, ¿por qué no habla de las
superficies de dos pies cuadrados? La respuesta generalmente es: eso ya
está en el Menón. Pero ¿qué está en el Menón? Allí se habla de duplicar un
cuadrado de dos pies cuadrados, y el esclavo sometido a la cruel prueba
fracasa en sus intentos de trazar sobre la arena primero un cuadrado que
tiene cuatro pies lineales de lado (y por consiguiente 16 pies cuadrados) y
luego otro de tres pies (superficie = 9 pies cuadrados). Empíricamente, sOVre
la arena, Sócrates le muestra cómo la diagonal del cuadrado inicial sirve de
lado para un cuadrado que, por su composición, puede verificarse como
doble del inicial. Esta diagonal no es mensurable por tanto en pies, ni Platón
da cifra alguna. ¿Debe pensar uno que no era el momento de hablar de
raíces cuadradas, aunque se la') conociese, y que la prueba empírica bas-
taba para mostrar el fenómeno de la reminiscencia? Pero entonces no ha-
bía que torturar tanto al esclavo, se podría haber buscado algo más simple.
Yo tiendo a pensar que tampoco en el caso del "método hipotético"
del Menón se conocía otra solución que no fuera empírica. El lector
puede consultar en Classical Loeb la solución de E. F. August YE. H.
Butcher, aceptada por T. Heath,151 de la cual solo pongo la última frase
(no hace falta el resto para darse cuenta de su complicación): si b
2
es
menor que 3-{3 . ~ 2 la hipérbola corta el círculo en dos partes, y hay dos
soluciones. Sin embargo, solo veinte años más tarde, en el Teeteto, habla
Platón de raíces cuadradas, aunque las adjudicara a Teodoro.
Otro problema es el de que el matemático tuviera que usar imágenes
sensibles porque partía de supuestos. Esto lo niega categóricamente
Cornford en contra de quienes lo sostienen, sobre la base de Rep. 510b,
511a. Incluso, dice Cornford, en 511c leemos que los matemáticos se
ven forzados a usar la diánoia y no los sentidos.
152
Pero este último pasa-
je es malinterpretado por Cornford, evidentemente. Si uno lo fuera a
interpretar literalmente, el matemático no usa los sentidos. Sin embar-
go, lo primero que nos dice de su alma es: "sirviéndose como imágenes
de las cosas antes imitadas [o sea de las cosas sensibles] se ve forzada a
buscar a partir de su puestos, no marchando hasta el principio, etc.". Es
1511. Thomas, Greek Mathematical Works 1 (Londres, 1957), pp. 396-397.
152 Cornford (ensayo citado en nota 143), p. 63, nota 2.
89
.J1I1rIII'mlll'
CONRADO EGGERS LAN
decir que en 511c lo que está haciendo simplemente es decir que la
diánoia no es lo mismo que la dóxa -enseguida dirá que es algo interme-
dio entre la dóxa y el noús-, y por consiguiente no se vale de los sentidos.
Pero que el alma del matemático usa la diánoia y echa mano a las cosas
sensibles, que las percibe con los sentidos, de eso no cabe duda.
Incluso el pasaje 511a no habla a favor de lo que sostiene Cornford:
"el alma se ve forzada a servirse de supuestos en su búsqueda, sin avan-
zar hacia un principio, por no poderse remontar por sobre los supues-
tos, y usando como imágenes a los objetos que abajo habían sido imita-
dos y objeto de conjeturas". Aquí no queda claro que el uso de imáge-
nes se deba al partir de supuestos, pero evidentemente hay una razón
de peso: si el alma marcha hacia el principio, no usa imágenes sino se
maneja con solo Ideas; si el alma no marcha hacia arriba sino desde las
hipótesis hacia abajo, se maneja con imágenes sensibles.
Cuando en 527a critica el lenguaje de los matemáticos que hablan de
"cuadrar", "construir", "añadir", como si apuntaran a la acción (praxis),
siendo que en realidad apuntan al conocimiento (gnosis), estamos ante
un problema común a las otras críticas (que yo he mencionado en la nota
a dicho pasaje 527a): ¿Son en realidad críticas? ¿No se trata de situaciones
forzosas? Porque además en 530b-c y en 531c habla de elevarse a proble-
mas, y en matemáticas hablar de problemas equivale a hablar de cons-
trucciones. Sin embargo, si se trata en astronomía de dejar de lado el
cielo estrellado y en armonía musical de prescindir de los sonidos y más
bien tratar de "examinar cuáles son los números armónicos y cuáles no y
por qué en cada caso", parece que al menos en esta etapa dogmática de la
República-en el Timeo cambia- todo lo que no sea teoría que abstraiga de
lo sensible rebaja las posibilidades de alcanzar la verdad por parte de
quien debe estudiarla. Sin duda que muchas de sus críticas son demasia-
do generales e imprecisas, o al menos no proporcionan una suficiente
propuesta afirmativa por la cual pueda caminar la ciencia. Pero eso no
invalida su principio general de luchar por una matemática pura, no for-
malizada en el sentido que se la entiende modernamente, ya que la arkhé
anypóthetos la va a proveer de un fuerte sentido ético-político, según vere-
mos, pero sí formalizada en cuanto se halla despojada, en lo posible, de
referencias a la práctica empírica.
Por lo demás, y aquí es cuando empalmamos con el último punto
que queremos tratar en este capítulo, no se trata de una matemática
apartada de la filosofía, sino supeditada a esta en la unidad del saber.
Por eso la investigación matemática requiere un supervisor, y ese super-
visor es el filósofo, Platón, en fin.
90
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
3) Fundamentación y unidad del saber
Precisamente el problema principal que, a mijuicio, presenta la ale-
goría de la Línea, al menos en cuanto a su tratamiento por los helenistas,
es el de la separación tajante que suelen encontrar estos allí entre las
matemáticas y la dialéctica. Incluso alguien que, como F. Solmsen, ha
definido la unidad del saber en Platón,153 declara en uno de sus princi-
pales ensayos sobre el tema: "si el pensamiento de Platón descansa en
última instancia en la dominante idea griega del valor, en el cual todas
las otras Ideas encuentran su fundamento y la plenitud de su esencia,
así lo consecuente es que las ciencias matemáticas, que se atienen a sus
conceptos básicos y no pueden emprender el ascenso a esta última, que-
dan desvalorizadas frente a la dialéctica, que realiza el ascenso".154 Más
unívoco y terminante es Kurt van Fritz: "con ello, naturalmente, Platón
no ha pensado que las matemáticas no poseyeran un valor muy alto o
que las matemáticas como matemáticas debieran ser impulsadas de otro
modo que como lo son, que es el descrito por Platón. Solo significa que
el modo de considerar filosófico-dialéctico, que conduce al inmediato
conocimiento de las Ideas, se ordena por sobre (übergeordnet ist) las ma-
temáticas, que alcanzan sus teoremas por medio de deducciones ló-
gicas".155
Es decir, en esta interpretación, el reproche de Platón a los matemá-
ticos no es más que una forma de mostrar que el lugar que corresponde
a las matemáticas en un ordenamiento epistemológico -y didáctico,
podríamos añadir mirando el currículum de Rep. VII- es inferior al de
la dialéctica. Pero está claro que, en tal método matemático, según la
interpretación mencionada, los puntos de partida son forzosamente las
hypothéseis (que hemos traducido como "supuestos") , por lo cual Solmsen
las equipara a la arkhé o "principio" de Analítica Posteriora A. 10, 76a31,
de Aristóteles: son indemostrables. 156 Por su parte, y con referencia al mis-
mo pasaje aristotélico, K. v. Fritz no solo dice que las arkhaí (principios)
de allí son idénticas a las hypothéseis, sino que, ya citando el pasaje de la
153 F. Solmsen, "Plato and the unity of science" (Philosophical Review XLIX, 1940,
pp. 566-571).
154 F. Solmsen, "Die Entwicklung der aristotelischen Logik und Rhetorik" en Neue
Philologische Untersuchungen, 1929, Heft 4, pp. 103-104.
1:,5 K. v. Fritz, "Die Arkhaíin der griechische Mathematik" (en Archivfür Begriffsgeschichte
1,1955), p. 39, nota 50.
151; Solmsen (artículo citado en nota 154), p. 93.
91
CONRADO ECCERS UN
línea en Rep. VI, dice que el filósofo parte de las hypothéseis, "desde las
cuales asciende, con ayuda del método dialéctico, hasta las verdaderas
arkhaí",157 donde el plural arkhaípara la meta del dialéctico, desde nues-
tro punto de vista, es un exceso injustificable por parte de Fritz.
Porque está claro que, en el ámbito matemático, el alma se ve obligada
a servirse de hypothéseis, y es en este punto donde el profesor Cherniss me
leyó la nota de Shorey a Rep. VII, 527b, que hemos reproducido en nues-
tra nota a dicho pasaje. Pero, como digo allí, las objeciones de Platón a las
matemáticas son demasiado fuertes como para tomarlas como irremedia-
bles, sobre todo si se trata de estudios que deben conducir al aprendiz de
gobernante, por medio de una abstracción cada vez mayor y más comple-
ja, "de Idea en Idea" hasta arribar a la arkhé suprema. "Si no conocen el
principio", dice en 533c, "y anudan la conclusión y los [pasos] interme-
dios a algo que no conocen, ¿qué artificio convertirá a semejante conca-
tenación en ciencia?" No he podido encontrar ningún comentario o alu-
sión que dé respuesta a este interrogante. Por mi parte interpreto dicho
pasaje como un indicio seguro de que el método habitual de los matemá-
ticos no era el que deseaba Platón para el aprendizaje de sus discípulos,
ya que no ofrecían ninguna concatenación fundada.
Ciertamente en VI, 510c-d, se afirma que los geómetras "dan por
supuesto (hypothémenoi) lo par y lo impar, las figuras, tres clases de ángu-
los y cosas afines, según cada investigación; como si las conocieran, las
adoptan como supuestos (hypothéseis) y no estiman que deban dar razón
de ellas ni a sí mismos ni a otros, por ser evidentes a todos, antes bien
partiendo (arkhómenoi) de ellos, atraviesan el resto en forma concatenada
(homologouménos) y concluyen en aquello que proponían al examen".
Esto parece la forma de un teorema escolar para nosotros: parten de
diversos datos axiomáticos, y en forma concatenada -o sea, deducti-
vamente, al menos como sugiere 533c, donde se habla de concatena-
ción entre principio, medios y conclusión-llegan a lo que, en nuestros
teoremas escolares, "se debía demostrar (hóper édei deixai, diría Euclides).
Esto probablemente satisfacía a los matemáticos y los siguió satisfacien-
do, aunque en Euclides, al comienzo de cada libro, hallemos al menos
explicitados los puntos de partida (si esto es parte -como dijimos más
arriba- de lo que Platón quería).
Pero adviértase una diferencia entre lo que hacían los geómetras,
según 510c-d, y lo que les critica Platón: no se trata de que meramente
157 Fritz (artículo citado en nota 155), p. 39.
92
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
expliciten los supuestos, sino que den razón (lógon didónai) de ellos gra
cias a la arkhé (511d). Quiero decir que el pasaje 533c no se puede inter
pretar como si la arkhé o principio que no conocen los geómetras -y a
que anudan los pasos medios y la conclusión- sean supuestos (expli
citados) como "lo par y lo impar, figuras, tres clases de ángulos, etc.'
Esto es importante, porque más de una vez Szabó y van Fritz, entr'
otros, alegremente dan por sentado que para Platón las hypothéseis Sal
las arkhaí de los matemáticos, cuando en 511b se dice bien clarament
que "por medio del poder dialéctico se hace de los supuestos (hypothéseis
no principios (arkhat) sino realmente supuestos, que son como peld¡:
ños y trampolines para avanzar hasta el principio (arkhe) de todo". Ye:
533c, antes del pasaje citado, se queja de que los matemáticos "deja]
inamovibles aquellos supuestos (hypothéseis) que usan, al no poder da
razón (lógon didónai) de ellos".
Con la dialéctica se llega a la arkhé. Pero aquí se nos plantean tn
cuestiones: 1) la arkhé que piensa en 533c, ¿es la arkhé anypóthetos (prir
cipio no-supuesto) de VI, 51üb y 5Ub? 2) Esta arkhé anypóthetos de 1
Línea, ¿es la Idea del Bien? 3) En caso de que el intérprete admita qu
también el matemático debe llegar a la arkhé, ¿es esta la misma que 1
del dialéctico?
1) En lo que toca a la primera pregunta, parece evidente que la arkJ
es una y la misma en ambas descripciones, dado que en ambos casos s
habla de la dialéctica como la que llega a la arkhé. Ciertamente, el epít
l
to anypóthetos no reaparece en el libro VII, pero la expresión tas hypothése
anairoilsa (que por comodidad hemos traducido "remontándose m,
allá de los supuestos", pero es un remontarse que, por lo mismo, impl
ca manejarse sin ellos) es equivalente; y todo el contexto revela allect<
que se trata de lo mismo.
2) Con respecto a la segunda cuestión, van Fritz niega que la arki
anypóthetos sea la Idea del Bien -y no es el único en hacerlo-, y pien:
más bien que la expresión alude a cada eidos objetivo, tal como en
Carta VII se ejemplifica con el "Círculo-en-sí".158 Sin embargo, en e ~
Fritz pasa por alto que en 51üd se ponen como ejemplos el Cuadrad,
en-sí y la Diagonal-en-sí, por sobre los cuales -y esclareciéndolos- está
arkhé anypóthetos. Además, en todo momento, en la descripción de 1:
158 K. v. Fritz, Platon, Theatet und die antike Mathematik (reimpresión del ensayo de 1 9 ~
con un apéndice; Dannstadt, Wiss. Buchges., 1969), p. 59 Yss.
CONRADO EGGERS UN
matemáticas y su frenarse en los supuestos de los cuales no puede darse
razón, está a la vista como meta la Idea del Bien, de la cual se dijo ya en
VI, 5ü7a, que se iba a hablar, y luego, por la dificultad, se recurre a la
alegoría del Sol, de la cual la alegoría de la Línea es una continuación,
como se dice explícitamente en 5ü9c-d, y finalmente, en el libro VII, a la
de la Caverna, de la cual el currículum de ciencias es parte de una inter-
pretación técnica que hace el propio Platón. El pasaje 532a-b es termi-
nante: "así, cuando alguien intenta, por la dialéctica, sin ninguna per-
cepción sensible, impulsarse por medio de lógos hasta lo que es en-sí
cada cosa, y no cesa hasta que capta con su propia inteligencia lo que es
el Bien-en-sí, llega así a la meta (télos) de lo inteligible". Yen seguida:
"toda la actividad de las ciencias (tékhnm) que hemos descrito tiene el
mismo poder, de ir conduciendo lo mejor del alma hasta la contempla-
ción de lo mejor que hay en los entes". Y remite con la palabra diánoia a la
alegoría de la Línea.
De todos modos, surge la objeción que en este punto me planteó el
profesor Cherniss: "¿y qué tiene que ver el Bien con las hypothéseis mate-
máticas?" Dejando de lado el hecho que hemos mencionado, a saber,
que los supuestos no implican solo referencia a Ideas matemáticas -aun-
que por comodidad se ejemplifique con ellas- sino a todo tipo de Ideas,
la pregunta podría hacerse respecto de la presencia del Bien en la alego-
ría del Sol: "¿cómo puede la Idea del Bien ser causa del ser y de la esen-
cia de las demás Ideas?"
Pero antes de hacer frente a esta última cuestión, que es decisiva,
mencionemos un artículo más tosco, el de R. Hare, que nos permite
responder más directamente a la cuestión. "¿Cuál era la relevancia de la
Idea del Bien para las matemáticas?" se pregunta Hare, y contesta tra-
tando de interpretar a Platón: "Si intentamos dibujar un círculo, alguien
puede decir 'ese no es un círculo muy bueno'. Por esto entiende que no
se trata de un círculo exactamente circular, o sea, que no es ese tipo de
círculo al que se referiría si deseara dar a alguien una idea de lo que es
el círculo. Aquí 'bueno' parece ser usado de tal modo que los criterios
para ser un buen círculo son idénticos a aquellos que determinan lo
que es (realmente) un círculo. Este uso de la palabra que (significa
aproximadamente 'un buen ejemplo de') debe ser distinguido, esto es
necesario señalarlo firmemente, de otros usos más relevantes a la filoso-
fía moral. Hay una larga línea de filósofos, que se extiende desde Platón,
pasando por Aristóteles y Santo Tomás hasta llegar a Geach, que, por
confusión en este punto, han pensado que podían descubrir qué era ser
un hombre bueno indagando qué era ser un hombre. Platón no distin-
94
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
guió este uso de 'bueno' de otros usos; en realidad, tal vez pensó que
este uso podía, por analogía, iluminar los otros".159
Hare sigue su argumentación, pero nosotros debemos detenernos,
pues es evidente que Hare no ha entendido a Platón ni el contexto his-
tórico-especulativo en que Platón se mueve, y su argumento tiene para
nosotros solo el interés de explicitar una cuestión que no suele expli-
citarse. Téngase en cuenta, por ejemplo, el manejo empírico de la geo-
metría que Platón critica, que lleva a dibujar las figuras y a hablar de
ellas como si se pensara en ellas, cuando en realidad se piensa en el
Cuadrado-en-sí, etc. (Rep. VI, 51üd). Todavía Aristóteles, para quien un
"círculo" es un "círculo", sin referencia a Ideas, habla del "mejor círcu-
lo que se genera" (o sea, que se dibuja) como "círculo perfecto" (Física
VII.3, 246a: kyklos téleios, hótan málista génetai kyklos kaz hótan béltistos) , lo
que da una idea de que en Grecia clásica el hablar de un "círculo" no
implicaba hablar del "círculo real" como un círculo perfecto, como piensa
anacrónicamente Hare, de modo que cabía la distinción entre un "cír-
culo sensible" (dibujado) y un "círculo-en-sí", perfecto.
Pero además el caso es que para Platón no hay una esfera moral
distinta de otra metafísica, física o matemática, como se va a plantear
desde Aristóteles en adelante. No mucho antes de escribir los libros VI-
VII de la República, en el Fedón, plantea su ansiedad en conocer si cada
cosa es lo mejor que puede ser, y por qué, y espera que Anaxágoras se lo
diga: "si alguien, pues, quisiera encontrar la causa de cómo cada cosa se
genera, nace o muere, sería necesario en su caso hallar de qué modo es
mejor para cada cosa ser, padecer o hacer algo (97c)"; "Anaxágoras me
haría comprender primeramente, una de dos, si la tierra es plana o
redonda, y, después de explicármelo, me expondría en detalle la causa
y la necesidad de que fuera así, diciéndome qué es lo mejor y por qué lo
mejor es de esa manera [... ] pensé que, dado que atribuía al intelecto la
causa, tanto para cada cosa como para todas en conjunto, me explicaría
en detalle lo que es lo mejor para cada una y lo bueno común a todas" (97d-e
y 98b). Pero sale desilusionado de Anaxágoras y pensadores análogos:
"no piensan que el Bien -que es también necesario- sea lo que en ver-
dad conecta y conserva todo" (96c) .160 Yasí va a parar a las Ideas, que es
159 Hare (artículo citado en nota 144), pp. 35-36.
160 Cf. R. S. Bluck, "Lagos andForms in Plato: a Reply to Professor Cross" (ensayo de
1956 incluido en el volumen que citamos en nota 143), p. 40. Y mi comentario en El
Fedón de Platón (Eudeba, 1971), p. 43 Yss.
95
_llllllill
CONRADO EGGERS UN
cada una lo mejor que puede ser concebida cada cosa (1OOb). Es paten-
te, a mi juicio, que en todo esto Platón no usa la palabra "bueno" en
analogía con una esfera moral que aún no se había escindido como tal,
sino con un contenido metafísico, por así decirlo, en la medida en que
hace referencia a una realización en plenitud. Y en matemáticas, aun-
que la plenitud no sea de una "realización metafísica", como ha sido el
caso probablemente para los pitagóricos, la referencia a objetos perfec-
tos ("Cuadrado-en-sí") indica una "bondad" que no tiene comparación
con la de los objetos o dibujos que vemos. Y las operaciones que hace
un verdadero matemático, para que valgan para más de un caso empíri-
co, y puedan tener la precisión exigida, sólo pueden hacerse en refe-
rencia a esos objetos concebidos en su perfección.
Cabe entonces la pregunta: cuando un matemático dibuja un cua-
drado pensando en el Cuadrado-en-sí, ¿no está ya cumpliendo el requi-
sito platónico? No, en la medida en que Platón pretende que, por un
lado, el supuesto sea explicitado (en cambio, "se sirven de figuras que
se ven y hacen discursos acerca de ellas", 510d; "hablan de un modo
ridículo", 527a), y, por otro, el supuesto esté fundamentado -a la luz del
Bien- por medio de Ideas y no de imágenes.
3) La tercera cuestión está interconectada con la segunda, y de he-
cho algunas cuestiones implicadas en ella ya han sido por ende tratadas.
De todos modos, queda en pie si las matemáticas y la dialéctica tienen
una misma arkhéen común, o principios distintos. Dice Solmsen: "Como
en la dialéctica, también en las matemáticas debe ser posible superar
(aujheben) cada una de las hypothéseis en una arkhé suprema, o sea dedu-
cirlas de esta.
161
Antes de esto, Solmsen ha dicho algo con lo que estoy
más de acuerdo: "las eíde, que ante todo poseen el carácter de hypothéseis,
alcanzan su fundamentación última en la Idea del Bien"162 (esto respon-
de plenamente a Rep. VI, 509b, Ycon mi interpretación del Fedón IOle,
en que sigo a Wilamowitz). Pero del primer pasaje citado se infiere que
Solmsen piensa que las matemáticas deben buscar su arkhé suprema,
que es distinta de la dialéctica. (En esto coincidiría con Cornford -se-
161 Solmsen (artículo citado en nota 154), p. 98.
162 Ídem, p. 97. Cf. otro trabajo de Solmsen de 1931, "Plato Einfluss auf die Bildung der
mathematischen Methode" (reimpreso en Das Platonbild, recopilación de K. Gaiser,
Hildesheim, 1969), p. 127 Yss. Véase también El Fedón de Platón, pp. 47-48, Ynota 32, y
nota 210 a la traducción.
96
EL SOL, LA LÍNEA Y LA CAVERNA
gún interpreta ROSS_163 quien ve lo Uno como principio de las matemá-
ticas, el Bien como principio de la dialéctica).
Pero esta interpretación de Solmsen choca no solo con la búsqueda
del filósofo o aprendiz de gobernante, que debe arribar al Bien, para
aplicar su conocimiento del mismo a la pólis (Rep. VII, 519c-e, 504a-b),
sino con lo citado más arriba: "Toda la actividad de las ciencias que he-
mos descrito tiene el mismo poder de ir conduciendo lo mejor del alma
hasta la contemplación de lo mejor que hay en los entes (532c)". Tal vez el
error de Solmsen se deba a su consideración de que lógon didónai respec-
to de las hypothéseis implica definirlas, lo cual lo hace pasible de la primera
_y solo de la primera- de las tres objeciones que le hace von Fritz: "Platón
no habría reconocido las definiciones de los conceptos matemáticos como
un lógon didónai en el sentido del libro VI de la República". 164
Pero entonces estamos enfrentados a un grave problema: está bien
lo de la unidad del saber, pero ¿debe aprender dialéctica el matemático
para ser matemático y matemáticas el filósofo para ser filósofo? Lo se-
gundo va de suyo, en la medida en que, al menos, este aprendiz de
filósofo sea un futuro gobernante: las matemáticas son la propedéutica.
Pero ¿y la recíproca?
Aquí debemos ir al pasaje 528c, donde se habla de la geometría del
espacio, y de donde hemos tomado el título de este capítulo: "los que
investigan [en matemáticas] necesitan un supervisor (epistátos) , sin lo cual
no descubrirían [mucho]. Yen primer lugar, es difícil conseguir uno, y
en segundo lugar, si se lo consigue, no se persuadiría [fácilmente] a los
que investigan [estas materias, por ser] sumamente arrogantes." ¡Si los
conocería Platón! En todo caso, es patente que el supervisor que está a la
vista en el texto de la obra es su autor, Platón; y luego, los filósofos que se
formen según su modelo. Está claro que un supervisor tal impediría al
máximo posible los defectos que Platón critica en las matemáticas, y ha-
ría que estas cumpliesen su cometido lo mejor posible. No quiere decir
eso que el dialéctico supla al matemático ni que este se convierta en
dialéctico; el dialéctico, simplemente, supervisa al matemático. Le hace
ver que las hypothéseis no son principios, arkhaí, sino solo supuestos,
hypothéseis, que deben ser esclarecidos a la luz de la arkhé anypóthetos o
principio no-supuesto (el Bien), yles muestra este. En realidad, es lo que
163 W. D. Ross, Plato's Theory o/Ideas (Oxford, 1953), pp. 54-55; Cornford, ensayo citado
en nota 143, p. 80 Yss.
164 Fritz (ensayo citado en nota 158), p. 39.
97
CONRADO EccERS LAN
hace, en líneas generales, en la RepúblicaVI-VII, aunque los matemáticos
que la lean se desentiendan (la mayoría de las veces no lo entienden'
otras, no lo aceptarían por ser "sumamente arrogantes").'
Se ha dIscutldo a veces si Platón ha sido un matemático (o un filóso-
fo que, de todos modos, ha hecho aportes matemáticos valiosos) o si,
por el contrario, ha sido simplemente un filósofo interesado en las ma-
temáticas, a las cuales no ha hecho aporte alguno.
165
Nosotros, como el
lector comprenderá, no admitimos ninguna de esas alternativas: para
nosotros, Platón ha hecho considerables aportes a las matemáticas, pero
no aportes de tipo matemático, sino meta-matemáticos, llamémoslos
o y ha pretendido incluso que su pen-
SamIe?to de profunda raíz ético-metafísica, supervisa-
ra las InvestIgacIOnes matemáticas.
165 Cf. H. Cherniss, "Plato as a Mathematician" (Review DI Metaphysics VIII, 31, 1955).
98
IX
PlATÓN, PEDAGOGO YPOLÍTICO
1) La técnica de aprender técnicas
En su propia interpretación de la alegoría de la Caverna, Platón afir-
ma que "la educación (paideía) no es tal como la proclaman algunos
que es. Dicen que, al no estar la ciencia en el alma, ellos la ponen, como
si se pusiera la vista en ojos ciegos". "El presente relato quiere significar
que el alma de cualquiera tiene en sí el poder (djnamis) de aprender y
el instrumento (órganon) para ello, y que así como el ojo no puede vol-
verse hacia la luz dejando las tinieblas si no [gira] con todo el cuerpo,
así es con el alma entera que hay que volverse desde lo que se genera, ,
hasta que llegue a ser capaz de soportar la contemplación de la reali-
dad, y 10 más brillante de la realidad, que es lo que llamamos el Bien".
"Por consiguiente, la educación es la técnica del volverse (thékhne tes
periagoges) del modo más fácil" "pero no [una técnica] del infundirle la
vista [a alguien que no la posee] sino de posibilitar la conversión de
alguien que ya la posee pero la usa incorrectamente y mira lo que no
debe" (VII, 518b-d).166
Y más adelante define su programa de educación del futuro filósofo-
gobernante como un "volverse (periagogé) del alma desde un día sombrío
hasta un [día] verdadero; o sea, un camino de ascenso hacia la realidad,
[camino] al que correctamente llamamos 'filosofía'" (521c). La última
palabra no significa todavía 10 que se entenderá más tarde por ella, y que
en las alegorías de la Línea y de la Caverna es designado con el nombre
de "dialéctica": abarca algo más amplio, un "amor por la sabiduría", para
decirlo siguiendo su etimología, solo que, como se ha visto desde el fin
del libro V, dirigido hacia las esencias y no hacia las apariencias. Pero
abarcando, en todo caso, en el programa educacional que presentará,
tanto a las cinco disciplinas matemáticas (aritmética, geometría plana y
del espacio, astronomía y armonía) cuanto a la dialéctica.
166 Cf. el apartado "Paideia como conversión", en W. Jaeger, Paideia II (trad. esp. W.
Roces, 2' ed. esp" México, FCE, 1946), p. 358 Yss.
99
CONRAD EGGERS UN
En primer lugar, el pasaje 518d nos plantea un pequeño problema,
al hablar de esta tékhne tes periagoges, que tanto ha atraído a Heidegger
como para querer atraerla hacia su propia filosofial
67
: ¿dónde ubicamos
esta técnica? Porque evidentemente no es una "técnica" del tipo de las
que en 511c, 532c y 533b -entre otros lugares- distingue de la dialécti-
ca, y que en definitiva son las cinco disciplinas matemáticas, a las cuales
tiene sus dudas en 533c-d en llamar "ciencias". Pero tampoco está in-
cluida en lo que en 522b denomina "técnicas manuales" (tékhnai bánau-
soi) , o en lo que en forma más amplia designa en 533b como "todas las
demás técnicas".
Aquí estamos hablando de algo ciertamente más importante para
Platón que las técnicas bánausoi y que, por los demás, se distingue de las
".técnicas" matemáticas y aun de la dialéctica en que constituye la posibi-
lIdad de aprenderlas. Yobservemos que está a cargo del mismo Platón,
ya que es Platón el que en todo momento traza el programa educativo.
Pero no exclusivamente de Platón, como autor de la obra, que se da el
llgo de fundar en teoría nada menos que una pólis, y por consiguiente
de educar en teoría a quienes gobernarán esa pólis. No, porque ya he-
mos visto que, hacia el final del libro VII (540b), nos dice que los filóso-
fos, tras alternarse entre sí en el gobierno del Estado y alternar su pro-
pia vida entre los momentos de actividad política y los largos momentos
de contemplación del Bien, se podrán morir tranquilos, e ir a parar a la
Isla de los Bienaventurados, "tras haber educado (paideiúsantas) sin ce-
sar a otros que ocupen su lugar de guardianes de la Polis".
Esto significa que el gobernante no se limita a la técnica de gobernar
sino que debe practicar esta técnica pedagógica, sin lo cual los años de
vida de la Polis están ya contados. Pero Platón no plantea esto como
gobernante sino como filósofo, de modo que más correcto parecería
decir que la tekhné tés periagogés es obra del filósofo, y del gobernante
sólo en tanto filósofo. Hasta el punto de que hoy se considera muy posi-
ble que el programa educacional de la República haya sido ensayado en
la Academia -primera universidad de Occidente- como programa de
estudios, y haya así servido posteriormente de base al programa de estu-
dios de las universidades medievales.
168
167 M. Heidegger, Platons Lehre von der Wahrheit (Berna, A. Francke, 1947).
168 Jaeger, Paideia 1 (trad, J. Xirau, 2' ed. esp., FCE, México, 1946, pp. 331-332), hace
retroceder el triviumy el cuadrivium medievales a tiempos anteriores a Platón, pero sin
aportar testimonios que 16 confirmen.
100
EL SOL, lA LÍNEA YlA CAVERNA
En todo caso, solo un filósofo podía trazar dicho programa educa-
cional por dos motivos fundamentales: porque solo quien conoce con-
templativamente la Idea del Bien puede armar un programa por el cual,
progresivamente, se conduzca hacia dicha meta, y considere -antes que
nada- que esa meta es la que merece ser tenida por tal, y en segundo
lugar, algo derivado del primer motivo y que hemos analizado en el
capítulo anterior, porque el filósofo es el "supervisor" de las demás cien-
cias, y, por ende, el que puede ordenar su estudio de modo que formen
un conjunto armonioso, en que cada una de las ciencias se una con las
demás en lo que tiene de afin (513c-d).
En rigor, el programa educativo ya había sido iniciado desde aquel
momento del libro II (376c) en que se plantea la necesidad de educar a
los guardianes para que se capaciten para el gobierno de la pólis. Pero
en ese momento la cuestión se limitaba al umbral inferior, a una educa-
ción (paideía) del cuerpo por medio de la gimnasia y del alma por me-
dio de la música (376e y ss.). Sin duda al escribir esto no tenía aún en
mente un programa de estudios científicos como el implicado en la
periagogé del libro VII, sino simplemente la educación tradicional de la
nobleza guerrera.
Pero ya a mediados del siglo V, o a lo sumo a comienzos del IV, se
habían conmovido estos pilares básicos de la educación tradicional al
menos como elementos exclusivos de la enseñanza, por obra y arte de
los sofistas. 169 Muchas otras nociones se habían hecho necesarias al ciu-
dadano común tanto como al aristócrata que aspirara a ocupar cargos
gubernamentales, y presumiblemente la asamblea se
en un torneo no solo de oratoria sino de competencIa en el conOCI-
miento, no de las técnicas bánausoi, sobre las que tenían la palabra los
artesanos, sino de diversos tópicos, tanto relativos al arte de la guerra
como de las virtudes ciudadanas. Así los sofistas difundían la enseñanza
tradicional de la gimnasia y la música, que los nobles encomendaban a
algún esclavo "pedagogo" o bien a algún amigo ilustre la
familia, y se convertían tan pronto en maestros de la retonca y la enstlca
o arte de la disputa, como en maestros de historia, de filosofía, y tO?O
cuanto sirviese para lucirse en las asambleas, deslumbrar a los concm-
dadanos y convencerlos de las propias virtudes para desempeñar un tal
cargo.
169 Ídem, apartado "La sofística como fenómeno de la historia de la educación", p. 303
Yss.
101
CONRAD EGGERS l.AN
La enseñanza de las matemáticas, en cambio, nuestro lector com-
prenderá que tenía otra finalidad. Ya en su principio no se trata de una
educación privada sino pública y oficial, algo desconocido en Atenas,
donde la enseñanza particular que recibían los hijos de los nobles había
sido extendida a un ámbito más amplio y más público por medio de los
sofistas, pero que Platón califica de mercenarios, no solo por cobrar
por las lecciones dadas sino por atender a su propio lucro antes que al
bien común (Rep. VI, 492a-493a). Si bien la Academia no ha sido una
institución pública ni oficial, la fortuna de Platón y de algún amigo le
ha permitido no hacer de ella un negocio y no tener por fin el lucro; de
todos modos, la educación que pretende deben recibir los aprendices
de filósofos-gobernantes es algo oficial, a cargo de la Polis, y por ello
esta está en condiciones de exigirles reciprocidad (51ge).
Pero hay algo más. En el diálogojuvenil Protágoras (313c y ss.), Platón
compara al sofista con un negociante cualquiera que vende un produc-
to adulterado, que se ingiere por vía bucal. Los alimentos uno los com-
pra y los lleva empaquetados, como diríamos hoy, en algún envase dis-
tinto al propio cuerpo, dice Platón. De este modo, antes de comerlos o
beberlos uno puede verificar, por sí mismo o con la ayuda de expertos,
si los alimentos están en buenas condiciones, y en caso contrario no
ingerirlos. Pero las enseñanzas que se recibe del sofista no se llevan en
envases aparte: "se recibe el estudio (rnáthema) dentro del alma, y, una
vez aprendido, se marcha uno con el beneficio o peIjuicio ya consuma-
dos" (314b).
Esta teoría de la educación que probablemente Platón la ha aprendi-
do de su maestro Sócrates, o bien de los mismos sofistas, es la que es
cuestionada en el pasaje 518b-d. Puede ser que eso suceda, dice Platón,
respecto de las llamadas "virtudes del alma", que, si no están presentes
en ella, pueden ser implantadas por el hábito y el ejercicio. Pero en
cuanto a la comprensión (phrónesis) siempre está presente su poder,
aunque sea en forma mínima, y aunque sea en forma deplorable. Pero
la educación puede periagogein el alma desde ese estado deplorable, y
acrecentar la comprensión desde su grado mínimo. Esto, que en los
diálogos Menón yFedón aparece bajo el mito de la "reminiscencia" (anám-
nesis), aparece como la sustancia del proceso educativo del currículum
de la República.
Según esta teoría, entonces, el estudio de las matemáticas, si está
bien conducido, puede llevar progresivamente al alma "desde lo que
es general" "hacia las cosas verdaderas" (519b), hacia el Bien, en defi-
nitiva.
102
EL SOL, LA LiNEA Y LA CAVERNA
Para concluir la exposición de este punto, cabe explicitar nuestro
total desacuerdo con las características que da Cornford al "programa
de investigación" en contraste -y a la vez en paralelo- con el "programa
de educación", tal como los interpreta en el contexto de las alegorías de
la Línea y de la Caverna tomados en conjunto.
170
Ciertamente, estamos
de acuerdo en que no es lo mismo "e1studiar" -para el aprendiz de go-
bernante- que "investigar" -para el científico-, ya que uno estudia lo
que el otro ha investigado, si bien más que esto debe estudiar lo que el
otro debería haber investigado, ya que hemos dicho que por ningún
motivo tenemos que pensar que Platón acepta el estado de las investiga-
ciones matemáticas de su tiempo como correcto, sino que se postula
como "supervisor" para corregir sus tremendos errores, sin los cuales
dichos estudios serían más bien peIjudiciales para el alumno que bené-
ficos. También estamos de acuerdo en que Platón habla de dos "ascen-
sos" y dos "descensos": no es lo mismo ascender hasta el "principio no-
supuesto" que salir de la caverna, no es lo mismo descender desde di-
cho principio hasta los "supuestos", fundamentándolos, que bajar a la
caverna.
Pero no hay tal cosa como una "dialéctica moral" cuyo objeto es lo
Uno -algo no mencionado en la República- y una "dialéctica moral"
-que busca "definir", cosa que vimos no está en cuestión, "la Idea del
Bien"- dentro de un "programa de investigación", y hablar también de
"dialéctica matemática" (?) y "dialéctica moral" en el "programa de edu-
cación". Yel descenso del filósofo en la caverna -que Cornford distin-
gue correctamente del descenso dialéctico- no es un acto que quepa
dentro de ningún "programa educacional", porque es un acto de natu-
raleza esencialmente política.
2) La meta política
No nos hemos detenido a hablar del "descenso dialéctico", en el ca-
pítulo sobre el tema epistemológico, porque eso está muy poco explíci-
to en Platón, porque este descenso es apenas mencionado en la alego-
ría de la Línea, 511b-c: "tras aferrarse a él [o sea, al principio no-supues-
to] , y ateniéndose a las cosas que de él dependen, desciende hasta una
conclusión, sin servirse para nada de lo sensible, sino de Ideas, por medio
de estas y en dirección a estas, hasta desembocar en Ideas". En el esque-
170 Cornford, "Mathematics and Dialectic in the RepublicVI-VII", p. 91.
103
CONRAD UN
ma de Cornford, esto implica un doble descenso, o, una doble posibili-
dad de descensos, según el campo que se trate: "deducción teorética de
todas las matemáticas puras" y "división teorética de todas las Ideas
morales". J7J Sí, lector, con tan pequeño texto, Cornford interpreta tan-
to. A nosotros nos parece abusivo. Respecto de la posibilidad de que el
método para el descenso dialéctico sea el de "división", usado en diálo-
gos tardíos como el Sofista y Político, nos hemos manifestado en contra,
en la nota a 534b, donde en rigor no se habla de descenso alguno, de
"diferenciar" (diorisasthai) el Bien. Apropósito de ese verbo es que Adam
dice que sugiere el empleo de la diaíresis o "división", cosa que a noso-
tros nos parece poco verosímil. En su versión del pasaje, Cornford tra-
duce distinguish, o sea, como nosotros, "distinguir", por lo que no es cla-
ro por qué habla tanto de "división" en "Ideas morales" cuanto de "de-
finir el Bien" en su ensayo, todo aparentemente a propósito de la mis-
ma cuestión. Nosotros, lo reiteramos, preferimos no extendernos sobre
el descenso dialéctico en la RepúblicaVI-VII, porque en estos pasajes no
aparece claro ni medianamente explícito, de modo que postergamos el
asunto para tratarlo en detalle a la luz de la relación entre las diversas
obras de las distintas etapas de la vida de Platón, pero aquí no, porque
corremos un grave peligro de distorsionar la interpretación.
Lo que cabe distinguir, sí, es tal descenso dialéctico del descenso
político, del filósofo ya formado y ya entrenado en la dialéctica, en la
caverna, o, para salirnos de la alegoría, en la sociedad que debe gober-
nar (520c y 53ge-540b). Porque cuando "desciende a la caverna", es
decir, cuando se pone a gobernar la Polis, ya ha hecho algo más que el
"descenso dialéctico": se ha entrenado la friolera de quince años en el
ejercicio de la dialéctica, y lo que hace ahora es bajar desde el ámbito
ideal de la dialéctica hasta el terreno más áspero del gobierno de la
Polis.
El ascenso dialéctico, en cambio, no es tan fácil de deslindar del as-
censo hacia afuera de la caverna, en el sentido de que, en ambos casos,
se sale de una esfera en que el enfrentamiento con lo sensible es poco
menos que forzoso, y, sobre todo, en que el término es uno solo: el
Bien. Ya hemos rechazado la tesis de dos principios, uno para las mate-
máticas y otro para la dialéctica, y diferenciaciones como la que hace
Cornford entre una esfera moral separada de otra, matemática, metafí-
sica o como se quiera.
171 Ídem, p. 77 Yss.
104
EL SOL, I.A ÚNEA y I.A CAVERNA
De lo que podemos tener la seguridad, a través .de las tres alego"!as, es
de que el Bien, principio supremo y no supuesto, tIene para Platon una
relevancia política fundamental.
172
El lector ya ha podido verlo, en el
texto que le hemos presentado. Desde VI, hasta yU: queda
bien en claro que el objeto de llegar hasta dicho es. poder
aplicar lajusticia en la Polis. Dice en "tras el
sí, se servirán de él para organizar a la Pohs, a los mdlVlduos y a SI mIS-
mos". ¿Cómo? Platón no se extiende sobre el punto.
Pero hay dos cosas al menos que sobre este punto debemos tener en
claro: el ascenso implica el rechazo de todo carácter neutral en lo
rente al ámbito ético-político para el estudio en general y para las .CIen-
cias matemáticas y la filosofía en particular. Si son dIchos
pasos cognoscitivos en vista al Bien, y los filósofos que se en
el estudio son descartados (518b-c), es obvio que la finahdad de dIchos
estudios es la capacitación política y el lúdico el. saber: La
otra se refiere a la relación de la SOCIedad con el Bien. Es .ImP?SIble
que la multitud sea filósofo" había declarado en 494a, lo que de
por sí la imposibilidad de recorrer el camino pensable hasta el BIen.
Pero eso en lo que se refiere a la contemplación del Bien. Ya en 501a se
presiente cómo modelará el filósofo la sociedad humana como
modelo el Bien. Tal como se anticipa en IV, 433e-434a, la prax'lS desem-
peñará el papel decisivo en la armonización de la socie,dad. los hom-
bres, guiados por el gobierno del filósofo, se acercaran al BIen por sus
acciones. Esa es la meta del político.
172 P. FriedHinder, Plato, An Intmduction, cap. 1, pp. 28-31.
105
ÍNDICE DE TEMAS
Academia, 20, 55, 71, 78, 79, 80
ágrapha dógmata, 71
aitía, 80
alegoría, 7, 39, 81
areté, 38 (ver virtudes)
mithmós, arithmeín, 47
aritmética, 45, 47, 49, 50, 51, 81,
85,87,90
arkhé, 31, 54, 83
arkhe anypóthetos, 77, 82, 90, 93
anankaíos, 52
aúxe, 54
causa, 72, 73, 76, 81
ciencia, 22, 50, 55, 68, 75, 77, 79
clase social, 40
cuerpo,33,38,55,67
definir, 29, 65, 76, 85, 86, 104
demiurgo, 24, 57
diaíresis, 64, 104
dialéctica, 60, 81, 99, 103, 104
diálogo,71
diánoia, 17, 30, 31, 45, 48, 63, 77,
78,81,89,90
didónai, ver lógos
dimensión, primera, segunda,
tercera, 51, 54
diorízo, 64
dios, 27
dóxa, 17, 22, 27, 64, 75,90
dualismo, 66
eidos, ver idéa, 30, 80, 81
einai,27
entidades matemáticas, 50, 75-78
epistéme, 63
física, 54, 81
fundamento, fundamentar, 91
génesis, 27, 64
geometría, 51, 52, 54, 55, 81, 83, 84
Hades, 35, 43, 67
harmonía, 59, 60
hypóthesis (ver supuesto), 63, 76, 80-88
Idea (ver idéa) , 27, 30, 39, 41, 42, 50,
70, 103
idéa, 24, 25, 80, 81
imagen, 10, 29, 39, 42, 43, 52, 67, 76,
78,89,90
isóskeles, 86
koinoníao, 69, 70
logismós, 29, 47
logistikós, 47, 49
lógos, 12,29, 61, 76, 83, 85, 93, 94
107
CONRAD EGGERS l.AN
ÍNDICE DE AUTORES MODERNOS
Los números remiten a las páginas en que se encuentran las notas
correspondientes. Los que aparecen en bastardilla indican la nota en
que figura la referencia bibliográfica completa.
mal involuntario, 39
matemáticas (ver entidades
matemáticas), 56, 75-78
máthema, 20, 102
medicina, 81
meta-matemáticas, 98
metaxy,75
misterios, 32
mito, 9
mundo, 66
música, 59, 60 (ver harmonía)
nóesis, 27, 48, 61
noús, 26, 31, 63,77
números, 50, 58, 75-78 (ver
arithmós)
oráculos, 32
ostrakinda,43
ousía, 27, 64, 74, 81
periagogé, 43, 99
pitagóricos, 60
postulado, 85
108
principio (ver arkhe')
pyknon,59
reminiscencia, 67, 102
skalenós, 86
skhema,87
sofistas, 37, 101
sólidos, 54
soma, 33
sophía, 38
sophós,39
stereometría, 54
superficie, 54, 87
supuesto, 29, 78, 83 (ver hypóthesis)
técnica, 45, 82, 99
tókos,23
tópos, 66
universal, 73
virtudes, 19
Adam,j., 16,17,18,20,22,33,35,
36,37,39,43,45,50,51,53,
55,56,58,59,60,61,62,64,
65, 75
Allen, RE., 85, 86
Bambrough, R, 85
Bluck, R S., 73,87,95
Cambiano, G. 82
Cornford, F. M., 18,22, 31, 32, 35,
38,45,64,85,89,103,104
Chambry, E. 18, 38, 43, 49, 50,62
Cherniss, H. F., 9,52, 71, 78, 86, 92,
94,98
Dies, A., 80
Eggers Lan, C., 11, 12, 40, 67,74,95,
96
Einarson • De Lacy, 59
FriedHinder, P., 11, 15,24, 105
Fritz, K. v., 81,91,92,93,97
Gaiser, K., 79,96
Gillespie, C. H., 81
Hare, R M., 85, 88, 95
Heath, T. L., 58
Heidegger, M., 100
Jaeger, w., 71, 99, 100, 101
Jowett-Campbell, 16,18,19,20,43,
45,62,63
KIein,j., 87
Liddell-Scott, 14, 39, 43,51,59,86
Lloyd, G. E. R, 81,83
Marcuse, H., 75
Nestle, w., 14
Notopoulos,j. A., 9
109
vUNRAD CGGERS LAN
,
Parke, H. w., 32
Raven,j. A, 28, 29, 30, 31, 38, 40
Robin, L., 11, 75
Robinson, R., 82
Ross, W. D., 75, 97
Schuhl, P. ·M., 11
Schumacher,j.,81
Shorey, P., 52, 92
no
Solmson, E, 91, 96
Szabó, A, 85, 86, 93
Taylor, A E., 24, 71, 81
Thomas, l., 89
Wilamowitz, U. v., 96
Wild,j.,82
Wippern,j.,71
ÍNDICE
ADVERTENCIAPRELIMINAR 5
1) MITOS YALEGORÍAS.............................................................................. 9
11) TEXTO INTRODUCTORIO A LAS ALEGORÍAS 15
III)TEXTO DE LA ALEGORÍA DEL SOL 23
IV) TEXTO DE LA ALEGORÍA DE LA LÍNEA 28
V) TEXTO DE LA ALEGORÍA DE LA CAVERNA 32
1) Relato alegórico............ 32
2) Interpretación general de la alegoría 36
3) Consideraciones finales 40
VI) TEXTO DE LA INTERPRETACIÓN TÉCNICA
DE LA ALEGORÍA DE LA CAVERNA 43
1) Presentación del problema 43
2) La aritmética 45
3) La geometría plana 51
4) El problema del tercer estudio: la geometría sólida 53
5) La astronomía 56
6) La armonía 58
7) La dialéctica.. 60
VII) PLATÓN, METAFÍSICO 66
1) Presentación del dualismo de mundos 66
2) Idea y cosa 70
3) El problema de los "entes matemáticos intermedios" 75
VIII) PLATÓN, SUPERVISOR DE LAS CIENCIAS 79
1) Ciencias naturales y matemáticas 79
2) Hipótesis e imágenes sensibles 82
3) Fundamentación y unidad del saber 91
IX) PLATÓN, PEDAGOGO YPOLÍTICO.................................................... 99
1) La técnica de aprender técnicas................................................ 99
2) La meta política 103
ÍNDICE DE TEMAS 107
ÍNDICE DE AUTORES MODERNOS 109
Impreso en A.B.R.N. Producciones Gráficas S.R.L.,
WencesJao ViJlafañe 468, Bueños Aires, Argentina, en julio de 2000.

.

si se prefiere. que elude la cuestión y es antagónico del íritu de Platón. y en particular el llamado "de . "e SI'. e " la Caverna. sobretodo en el caso de la Caverna. ya 'i(~lle la filosofía de Platón no es precisamente muy simple.:~. Diagramación y armado: MYS Ji:. ' (" 5 . aunque a a egona . '$ t. : El extenso pasaje de la República -que ocupa la parte final del libro t VI Y la mayoría del texto del libro Vll.B. sucesivamente. ªquel en que está expresada con mayor concisión la filosofía de la .'. indica que estamos frente a exposiciones indirectas de un' pensamien~ t to que se vale de comparaciones para darse a conocer. 950-581-728-2 Hecho el depósito que marca la ley 11.'. madurez de Platón.ontrapuestas entre los estudiosos de Platón. de la Línea y de la Caverna. ..e oso o atemense. no escamotee una I~(hlterpretación general e incluso lo que podríamos denominar una ~C"interpretacióntécnica" de la alegoría.Diseño de tapa: Alejandra Getino Ilustración de tapa: "La línea quebrada" de Paul Klee (detalle).' ADVERTENCIAPREUMINAR ~'.:.R. ~. De ahí que el trabéYo del i~iíri. han generado interpretaciones no solo diversas sino hasta 'c.\ de gran complejidad (la de la Caverna).. ': d.. como el de ~ mayor relevancia en cuanto a la exposición del pensamiento platóni'v co. como texto escolar.L. el que Platón ha elegi. ellas con el de otras dos. las denominadas alegorías del Sol. ""\'. Y esto no es casual...qtente compleja. Ya el mismo hecho de que se trate de "alegorías" !.propio Platón. k". que consistiría en presentar esquemáticamente los v. Ciertamente . Díaz Vélez 5125 (1405) Buenos Aires .' Pero el hecho es que los tres relatos. aun cuando el W.. ha sido declarado. está el problema de la conexión de las alegorías :'¡ ".N.lila Línea". sino sumaJJ. del contenido de cada una de.tr'.'. '•.I.. casi por consenso general entre los helenistas.~érprete sea menos fácil de lo que puede parecer a primera vista. eslto nbo sidgI?-lififilCl~ qUfie sea ~l pasaje más cllarolni m~chdo ~ menos d entro d e a o ra .En primer lugar.picos en forma aparentemente clara. valiéndose de comparaciones que arrancan de una muy simple (la ~'~1 Sol) hasta otra que. sea a menudo tomada l 1. al menos desde el punto de vista anecdótico. .c cerse de dos modos: uno.'. I ' H ~\ © Ediciones Colihue S. Como los tres relatos se suceden sin solución de continui. y su condensación en unas pocas carillas solo puede .'. Av. pero sin duda insuficiente y :i~~ grandes riesgos de distorsionamiento.¡}~..PRINTED IN ARGENTINA .Argentina I. otro.~q .en que leemos...723 IMPRESO EN LA ARGENTINA .' .s. el lector está tentado a interpretarlos como reiterativos uno del . o. en su esquematismo más externo.

Es en esta tercera variante que nos movemos. dándolo como discutido en otras opor'(!tunidades. ese es un ~~. Lo cierto es que en ningún diálogo Platón se explaya sufi4cientemente -a nuestro paladar.... por ejemplo.... 96 Y ss. muchos de los cuales han entendido que 10 que hace Platón a 10 largo de este pasaje es exponer un mismo pensamiento de tres modos distintos. y por fin.. sujeto de este proceso.:. comentándolos. especialmente en el mundo inteligible. sirve de trasfondo a las otras dos. en la cual (en la Línea) se profundiza algo más en cada uno de esos mundos -hallando en ellos sub-zonas-.:. un~ solución intermedia. Y se han escrito lizbros sobre el punto. . sin h~vitar por eso las discrepancias entre intérpretes.r en la exposición de la misma. pero quizás en el ~¡:Fedón (74 y ss... aunque no siempre en forma paralela) sobre otro tema: cuáles so~ las operaciones mentales por medio de las cuales el alma puede Ir desde la zona menos afortunada del'ámbito sensible hasta la cima del ámbito inteligible. que ¡' será eludida al máximo posible. una vez superada la primera etapa esotérica se penetra en la segunda. En esta interpretación se ve una suerte de paralelismo entre momentos sucesivos de los tres relatos. fha sido objeto de un tratamiento en equipo en la Universidad de Bue¡'nos Aires -posibilitado por subsidios acordados por la misma. De allí tomo parte de mi propia contribución "::)' 7 .. por 10 cual toda comparación de una alegoría con la otra es engañosa.::.bajo la . 10 descripto en la alegoría del Sol -bien que enriquecido en l~ demás. al menos. el le~tor verá por qué. salvo que se aproveche la comparación para advertir las diferencias.sobre él. sino para ~•. es 'Wfilósofo político. ' saber lo que debe hacer en el Estado: aquí Platón. de modo tal que. del contenido del pasaje. En nuestra manera de deCIrlo se trata de un trasfondo metafísico (término que preferimos. Pero esto apenas lo discutiremos: preferimos dejar hablar a los tex~ tos. no hay por qué pensar que acá se ha propuesto redactar una suerte de breve tratado de filosofía suprema expuesto en forma alegórica. una vez más.. En este sentido. de manera que el lector pueda penetrar. en la tercera. Iizar para llegar a la cumbre -discriminación que se enriquecerá tam- k epistemológica.) sea donde mejor se pueda comprender. con matIces de dIvergencia. '\. :. que contiene en su núcleo la llamada teoría de ~Jas Ideas. suscribimos nosotros. por 10 cual tampoco hemos de profundiza.} sión entre los platonistas de todas las épocas.:.didácticamente conducido. tinta. El tema metafísico. Por eso. en el libro n. sino ~bién luego. la alegoría de la Línea no es metafísica ni ontológica. No es para quedarse en ella. de modo que aquí vamos a limitarnos -teniendo ten cuenta que también diremos algo sobre el "dualismo de mundos" y ¡acerca de las "entidades matemáticas intermedias"-.. quienes sostienen este tipo d~ in~erpre­ tación difieren mucho a su vez en la forma en que ven el SIgnificado de cada alegoría.:. LA lÍNEA Y LA CAVERNA otro. según el cual en cada alegoría se está hablando de algo distinto de las demás. pero que se disciernen más claramente a medida que se avanza en cada relato. Ji. En cada uno de los temas hay diversidad de ~.:.es disi. a "ontológico").. y que constituye. y en base a la discriminación que hay que rea- inteligible..:::. hay una unidad sustancial subyacente a las tres alegorías. Sobre esa base. y.:~:. cada vez más protfundizado-. por así ~ecir1o. y siempre sobre el trasfondo metafísico. Hay puntos comunes a las tres alegonas. en el paso de la rápida y fácil visión de un mundo a la difícil comprensión del otro. y acerca' así al punto que se había propuesto desde el principio ~ del intento de trazar un modelo de Polis. por eJemplo. ya que. interpretaciones. De todos modos no es el único problema.• problema de forma. si en la primera se compara el mundo inteligible con el mundo sensible. y además explica para qué debe '~< llegar el filósofo hasta la cima. que.:-_----- EL SOL. que se comprende mejor si se complemen}tan algunas frases de la alegoría de la Línea con otras de la Caverna. y especialmente por el tratamiento del ámbito 6 1'" l:. convencidos de que . ya que hemos dicho que lo metafísico es Jel trasfondo común a las tres. .. y ya hemos avisado respecto de la complejidad ~. Platón propone la pedagogía que permite al alma realiil zar aquellas operaciones mentales. Hay un tercer tipo de interpretación. en lugar de librarnos a Una polémica erudita. El tema epistemológico. además de pre~entar el texto y comentarlo. i. y que en el presente í'''pas~e aparece casi soslayado. en una zona de especulaciones en sí abstractas. Platón avanza didácticamente (como quieren los intérpretes del primer tipo. a lo que del tema se hace imprescindible ~para entender las alegorías. pero que la temática de cada una -aunque esté entrelazada de una a otra. Hay un segundo tipo de interpretación. y no hay paralelismo de ninguna especie. se retorna al simplismo de la primera pero sumándole una complejidad anecdótica cuya intención podría ser la de introducir al hombre. Esta posición ha sido frecuente entre los helenistas. en rigor. nos enfrenta con uno de los temas permanentes de discu. contrapuesto al primero.'dirección del suscripto.CONRAOO EGGERS LAN t -------====::. Así como la pluma de Platón salta en las páginas de la República de un tema al otro con suma'facilidad. Por fin..

el texto platomco. la vista y la luz. que no son siempre. pp. de las Ideas. y sabe que el tema se le escapa.CONRADO EGGERS 1. dada la claridad con que se expresa Platón en frases-clave. una línea se divide en dos secciones desiguales. El simbolismo sol tiene una larga historia en la imaginería griega. Es nuestra esperanza la de hacer una contribución ~ enriquec~r la lectura de un texto difundido. vol.AN para el desmenuzamiento de dicho tema a lo largo de los libros VI-VII de la República. Solo la explicación aparecían los dos términos de la comparación: el ámlbit:o visible -gobernado por el sol-. 1950-1957 (Góttingen. pero tampoco dejándolo envuelto en la apariencia de una falsa claridad. 1844. Platón se ve enfrentado. 223-240. que nos parece adecuada didácticamente -breve y poco erudlta-. corresponde a la Idea del Bien (505a). dice Platón. VI. No obstante. una disq~isición.ión con lo califica de "vástago del Bien" (506a). y no solo da vueltas (desde 502d hasta 505a) hasta pronunciar tal afirmación. . alos únicos que pueden llegar a poner en práctica correctamente el régimen descripto. de la Inteligencia y Verdad. sin tornarlo incomprensible a parur de los problemas que hallamos en él. apartado "Myth anel Al'leg()ry". 1 MITOS Y ALEGoRÍAS 1 Después de exponer las características del régimen político que debe tener la mejor sociedad que podemos construir.se muestra remiso a entrar en más detalles. y bien advierte que queda mucho por explicar (509a) prefiere aclarar con otra comparación distinta. previamente. 1960). El tema pedagógico-político es el menos susceptible de disputas. se decide a recurrir a una comparac. 502d) se formará a los filósofos. van sendos capítulos sobre los temas que acabamos de enumerar. esto es. y. symbolism oí the sun and light in the Republic oí Plato". A. Posteriormente. . sobre la diferencia que hay entre lo que se da en llamar "alegoría" y lo que se denomina habitualmente "mito". por lo que nues~o t:abajo estará más en la traducción del texto que en el desentr~nam~ento de la cuestión en forma aparte. aunque en las implicancias haya puntos donde la comparación se torna paradójicamente oscura. paso de una comparación a otra implica un cambio de metodoloen la primera. objeto del relato en sí y el ámbiinteligible -gobernado por el Bien. empero. Platón El lector hallará bibliografía sobre el particular (hasta 1959) en el repertorio de H. 9 . pues teme caer en el ridículo. El estudio supremo. cada una seccionada a su vez según la misma proporción.que no aparece en el relato ¡(~:hel:nis. N° 3. Platón no se da por satisfecho con su exposición. marzo de 1974. 163-172 YN° 4. NotopO'UlIDS· ha resumido entusiastamente. Carlos Casares. las cosas que vemos. al problema de decir "por medio de qué estudios" (mathémata. el sol. XXXIX. con nuestras notas. pp. en lugar del Bien. 240-244. El núcleo del volumen lo constituye. en revista Classical Philology. De todos modos. a saber. Pero estas son palaJ>ras mayores. pero que aquí es peculiarmente simple. se hablaba del sol. sin duda. pp. sino que el personaje que encarna su pensamiento -Sócrates.s. que de todos modos no sera ob~a~a. en la República. Vandenhoeck-Ruprecht. que J. subrayadas debidamente.

CEuvres Completes IV. Simmias. 2. eikón). y "sub-cosas". . hasta que se habitúa y puede ver la realidad tal como es. Routledge & Kegan Paul. en cuanto al significado aludido). inglesa H. y el aire. tomaría conocimiento de que aquel es el verdadero cielo y la verdadera luz. En este punto parecen confluir los otros relatos. y persuadir a los demás prisioneros respecto de dónde está la verdadera realidad: en una palabra. hay en la tierra por doquier numerosas cavidades. la niebla.sobre el que se proyectan objetos que imitan a los reales. Phedon (4a ed. en cambio.. Al pasar al segundo relato. 264.. < • Ahora bien. p. como si fuera el cielo en que los astros se desplazan [. Finalmente concluirá que.]. y que los prisioneros toman por reales.. e incluso llega a ver el sol. hasta por lo menos. y la verdadera tierra.. al cual la mayoría de los que acostumbran hablar de estas cosas llaman 'éter' y del cual son un sedimento aquellas cosas que) confluyen siempre hacia las cavidades. con un "sub-sol': por así decirlo. ambos términos de la comparación anterior: ahora no se compara al sol con el Bien ni el ámbito visible con el inteligible. Nosfr tros vivimos en las cavidades. p.] llamamos al aire (cielo). hay que volver a la caverna. y el de la caverna no tiene sin duda ningún rasgo escatológico. en el cual están los astros. Es la célebre "alegoría de la Caverna". que son confusas imágenes de los objetos externos que el sol ilumina. se encuentra en el cielo puro... Oímos hablar más de personas que de objetos. La similitud entre un relato y otro... que da la existencia y la posibilidad de conocimiento a los objetos (los objetos del mundo fenoménico. Porque esta tierra. 5 Platón. Y si su naturaleza fuera capaz de soportar la contemplación. pero le permite conocer la verdadera índole de la Tierra. y luego explica el significado de la alegoría en términos parecidos a la alegoría del Sol. el fuego interior de la caverna. Presses Universitaires. se nos ofrece un tercero. llevados en vilo por gente que no se ve (a raíz de un tabique que la oculta). 6 Plato. que es lo que confiere (como en el relato del Sol) la existencia y la visibilidad a los objetos reales. Al comienzo del libro VII. En cuanto a la tierra-en-sí. El viaje del alma más allá es muy complicado. 4 P. las cosas-en-sí. 1971). . Meyerhoff. 1958). para usar el término empleado por Platón. y sin solución de continuidad con los dos relatos anteriores. ¡~.uy superiores a las que hay entre nosotros. p. pero Platón sugiere distinguir el enceguecimiento del que llega a la luz y el del que vuelve a la caverna. Yo iría un poco más allá y preguntaría: ¿por qué se califica a uno de "alegoría" y al otro de "mito"? ¿En qué se diferencian un "mito" de una "alegoría" para que hagamos esta distinción? 5 Véase la descripción en el texto platónico y un gráfico de la misma en nuestra edición crítica del Fedón (Eudeba." "'Y si es bueno contar un mzto. las piedras y toda la región de aquí abajo están corrompidas y corroídas [. 1947). "imagen". M. Al volver a la caverna sufre un enceguecimiento que le puede costar caro.. donde primeramente se enceguece. Les Belles Lettres. Pero a su vez la caverna es un "sub-mundo" dentro del mundo fenoménico regido por el sol. Pero aquí se hace presente otro elemento. Esta subdivisión es la que está presente en la alegoría de la Línea."g Los propósitos de uno y otro relato son distintos. como dice Schuhl4. diríamos nosotros. 216. 1.] si alguien llegara hasta su tope [. An Introduction (trad. en su pureza.]. pero sin darnos cuenta de ello. sino a una línea segIllentada con el recorrido mental que debe hacer el alma del filósofo para pasar de un ámbito al otro. cobra fuerza el papel metodológico de la analogía. 1949). ha sido notada ya por Robin 5 . 1. debido a las burlas de sus compañeros. liberarlos.CONRAOO EGGERS LAN EL SOL. p. Londres. si comparamos esta alegoría de la caverna con el Ihito escatológico del final del Fedón. hallaremos no pocas similitudes. a pesar de todo. vale la pena escuchar como son las cosas que hay en aquella tierra que está bajo el cielo (109b-llOb). que recibe el nombre de "alegoría" (o. y desde el punto de vista ético-político. en el relato alegórico. aunque introduciendo una analogía semejante a la de la Línea: el sol. 51 n. de índole ético-pedagógica y política: se nos dice qué es lo que hay que 10 hacer desde el punto de vista ético-pedagógico y por qué. Allí Fedón hace describir a Sócrates "lo que se narra" (légetai) que sucede "después de que cada uno muere" (107a). 59yn. para que se pueda juzgar con más tino. Se plantea la hipótesis de la liberación de un prisionero. París. "En efecto. Pero a su vez aquellas cosas [de allí arriba] son m. prisioneros amarrados en el fondo de una caverna -con la cabeza forzadamente vuelta hacia ese fondo. que nosotros estamos lejos de poder comprender. que es sucedáneo del sol externo. decimos que habitamos encima de la tierra [. que es obligado a ir hasta la luz. es el equivalente de la Idea del Bien. en efecto. la Línea parece tener en cuenta.. LA ÚNEA y LA CAVERNA propiamente dicho sino en la interpretación del mismo. Études sur la jabulation platonicienne (París.. Schuhl. De este modo. "representación". FriedHinder6 • Pero en todos estos casos se advierterneramente la semejanza.] tras asomar la cabeza se pondría a mirar [. del más diverso aspecto y tamaño. en las cuales confluyen el agua.

7 comienza por una referencia a Homero. el mito tiene una cierta tradición popular.(¡ue no es fácil describir ni alcanza ahora el tiempo" (114c).iposibilidad al morir de llegar a ver . y que lo que df'recees una "imagen" (eikón). teníamos ~. que.. 16-17. a Platón. Menón 81a·b. entonces. Los motivos que doy allí en lo que al mito concierne son de tres tipos: 1) "naturales o espontáneos: cuando [oo.laverdader~ tlerra y el verdade~o ~F .). el Sol..pos. aunbe la intención de uno y otro relato sea distinta.. En cambio. en abstracto. las páginas dedia la Caverna no son remitidas en momento alguno a una autori6ti ajena. "se narra" (légetai) . 'YXPero esto no quita la semejanza profunda que guarda la narración lIelfinal del Fedón con esta. sino por qué cabe hablar de "alegoría" en la descripción de la caverna de la República y de "mito" en la descripción de las cavidades en el Fedón. e incluso.) Claro está que Platón nunca da la impresión de atenerse estríctamentea lo que "se dice".] se vive el asunto con una emotividad que no admite estructuras rigurosas". Minos y Radamanto (hermanos cretenses). con otras palabras). y de Europa. la estructura anecdótica es similar en la República VII y en el final del Fedón.ji yu 12 19 . 2) "epistemológicos: cuando se está convencido de algUn modo de que las estructuras conceptuales de que se dispone no pueden encerrar adecuadamente la experiencia vivida. y sigue por una alusión a la Isla de los Bienaventurados -a la que por primera vez encontramos en Hesíodo.a personal o impersonal. en medio de una terminología evidentemente mítica. y 3) "pedagógicos: cuando se dirige a un público que no está en condiciones de comprender las cosas si se las presentan encerradas en estructuras más precisamente delimitadas [. en forma individual sino social.. ~§)~irando un pseudo-cielo. Incluso nos éxplica su significado. aunque restringida en este antiguo poeta a la raza de los héroes-. véase mi trabajo "Sobre el problema del comienzo histórico de la filosofía en Grecia". o. pero que es un lógos) . como descripciorlés geográficas que contienen afirmaciones de carácter científico referente a la esfericidad de la tierra. pero con recursos tanto a Cronos como a los jueces míticos de Asia. 1966-1967. por lo cual se prefiere un lenguaje que suscite en ese público la vivencia más parecida posible a la experimentada por el autor". referida a sacerdotes o sacerdotistas: "dicen". como vimos. Poseidón y Plutón. o provienen de otras fuentes. son indudablemente de su propio cuño. las· más de las veces.. mientras "en el mito. en el libro de la R4Jública solo 'íroriícamente se menóona 'la 1Sla ae 'lOs"nl~n­ . que las desborda". comparaciones hechas ad hoc por Platón. El mito escatológico del final del Gorgias (que crónicamente Platón advierte que se lo puede tomar como mythos. ~1.. ~:. Tal vez haya cuando menos dos respuestas a este interrogante. En otras palabras: e:n el fondo no hay diferencia esencial en los casos que vernos. (A veces la forma personal.:Psdón comprobábamos que nos encontrábamos en unapseudo-tierra.lventurados: lo que cuenta es la forma en que podemos. el sujeto se expresa más libremente: sus relatos poseen ciertamente un lenguaje proposicional-contra lo que piensa Cassirer-. de la filosofia [. Otro tanto puede decir· se de la geografía escatológica del final del Fedón. 1 Sobre la contraposición que desde mediados del siglo V se suele establecer entre "mito" y "logos". ( Si.con personajes conocidos en mitologías diversa¡s. en una versión probablemente "órfica" que contrapone el happy end del alma justa al destino cruel que espera en el Tártaro al alma impía (523a-b). y que. La primera proviene de nuestra· perspectiva histórica. palabra precisamente empleada en la Efnea para designar los objetos en tanto no poseen realidad propia sino copiada de otra.·sino que añade elementos que. Eaco (legendario rey de la isla de Egina). "los que se han punfi~ado ~uficlentementepor ~edlo . aunque la intención sea distinta. si en el 1. salir de la pseudo-realidad para vivir lo más posible en la realidad. ni se entremezclan en eJ<telato nombres que tengan cabida en mitología alguna.cielo.que no se muestra a primera vista". eri definitiva. En ese sentido no hace eadas 14 ¡ . es la fórmula-clave que Platón nos proporciona para presentarnos un mito. en Anales de filología clásica X. la Línea y la Caverna son explícitamente alegorías. pp. En ese sentido. subsiste la duda acerca no de qué es un "mito" y qué una "alegoría". Después se mezclan ambas tradiciones en una versión sin duda acuña· da por Platón. ~. en esta vtda.CONRADO EGGERS UN EL SOL. b'1\:hora bien. según nuestra ~onducta. aunque a la vez podemos decir que no deja de tomar en cuenta la perspectiva del tiempo de Platón y de otros tiem. En todo fttomento Platón se hace cargo de que está comparando. Buenos Aires. segUn la cual este "es un modo de hablar én que se pone de relieve la referencia a una realidad objetiva -y delimitada estructuralmente. sea en form. en su versión del reparto del universo entre Zeus. y el hecho de que la estructura anecdótica ~.] llegan a moradas aun mas bellas que las antenores. con excepción de frases como la que precisamente acal$ámos de entrecomillar. pero sin que esto implique un encadenamiento en estructuras conceptuales precisas y mucho menos argumentales". en cambio. poco más que una metáfora. un tanto impersonal: "se dice". comienza con un "se narra" para mezclar luego en ella tanto anécdoW. En efecto. y no ~. si el pasaje consagrado al Sol como "vástago de la Idea d~lBien" es.~e hallamos en ambos casos pertenece. lA LÍNEA Y lA CAVERNA Se supone que una alegoría es inventada por el que la expone: allegoreúo significa "decir las cosas de otro modo" (o sea.

.8 recurre en ambos casos a lo que en la Repúblu:a IlI. En ella los militares. esto es artificial. tratando de mejorarla lo más posible (sólo en su última obra. pero en ~~>ese sentido quizás hay más distancia en el tiempo entre los libros II yVI que entre los dos [¡. ~s en ~a 8 9 • '. •.CONRADO EGGERS LAN a la cuestión el llamarlas a ambas "alegorías" o a ambas "mitos".el haber dejado anteriormente de lado dificultades como las de la poselOE} punto a que se ha arribado es básicamente el mejor concebible de politeía. por lo demás. aproximadamente. Palabra que.'~. ya que probablemente sean ellos los que gobier- ~=~. refericlQ alienado de los mythot. 369b) .'."~.~. .~.372.pnmeramente Polemarco y luego el sofista Trasímaco.endeu~ng. que Platón denomina "guardianes". la segunda aparece oscilando entre su realización perfecta. Plutarco usa como sinónimo de alltgoria en el único paséYe clásico en que aparece . el tema ~~~Iprosigue en el libro 11. '.ímeros entre sí. estilísticamente. de régimen sociopolítico (República no es una traducóón afortunada de Polite!a-aunque por razones obvias conservamos el uso para el título de la obra-. y su realización imperfecta).) Ycon ellas una cantidad de oficios más. Esa es la verdadera utopía platónica.i:~¡~'r~Ct~. en el otro la alegoría de la. :~ ':" 15 .h. no por supuesto la que subyace en los relatos mencionados sino en el diverso uso de los mismos.' '. Así Platón imagina la génesis de una sociedad ideal (en 11.'. o sea. . ~~lLo que es seguro es que Platón ha ido escribiendo la obra a 10 largo de los años.~~". y a qué edad se aplicarán a cada una de ellas. y una vida comunitaria y armoniosa en. \. ¡"personaje que aparece como narrador de todo el diálogo.lfu~~e~... contraposición a la segunda o "enferma" la primera es "sana"-."o "explicación alegórica . yectado]. y en el otro asuma por entero la responsablhdad del relato significativo no cambia fundamentalmente las cosas. entre el 390 y el 380 a. 793a-e. llama hypónoifiJ o "significado encubierto" (diccionario LiddeU-8cott). p.' '.'i'í'. por motivos que puede~ s~r de variados órdenes. no e~ este por supuesto el caso del relato de la caverna. -No me ha resultado astuto -declaré por mi parte. "lapólis mejor". insertado e~ medIO de la ~bra. aunque Glaucón yAdimanto (en realidad t¡~!:.~ermanosde Platón) desplazan poco a poco al sofista del papel de interlocutor principal. y aún más que desde el punto de VIsta meramente estilístico. incluso con Trasímaco. con un mínimo de necesidades. Naturalmente. las Leyes V. y por eso se menciona en ~··. entonces -dijo. e MpQ~(t'ocablo(M~a1ge).:pr. oficios. caverna. hasta llegar -con la necesidad de conquistar o defender territorioi. Solo cuando aparecen las necesidades superlluas (11. Hechas estas aclaraciones dejaremos hablar a los textos.128). al cual algunos helenistas modernos como FriedHinder han bautizado ¡'¡"''''Ii:asímaco''. Aveces se ha pensado que este libro 1 era un escrito juvenil ~.•. Lo cierto es que Platón.'.' ~:. En ese sentido cabe señalar que l~ mayor parte de los principales mitos (propiamente dichos) son ubicados al final de los diálogos.C. El hecho de que recurra en un caso a elementos que provienen de tradiciones diversas. adquieren la consiguiente importancia.como contrapartida de la injusticia..lO queda por decir de qué modo tendreq02d mos quienes preserven el régimen de gobierno [que hemos pro. con interrupciones en la redacción la obra entera ha de haber deman¿. hasta desembocar en una discusión sobre lajusticia. o n TEXTO INTRODUCTORIO ALAS ALEGoRÍAS VI Llegados a este punto.~parado. en la perspectiva desde la cual enfoca Platón la estructura de su obra. o a una "alegoría"'ya la otra "mito". !. ambos interlocutores de Sócrates.1941. cuyos protagonistas en el libro 1son t5. Otra respuesta posible tendría en cuenta más bien la intención de Platón. ~ en medio del libro 11 que se siente la necesidad de visualizar la justicia socialmente. cuando ya se dan por acabados los argumentos. oo' . que Platón traza a lo largo del resto de la obra.~'. ya que ni Platón ni ningún otro filósofo o ¡q'l~ritor antiguo hace referenciajamás a un diálogo de tal nombre. La obra comienza con Una conVersación trivial acerca de las desventajas de la vejez y el paliativo de una buena fortuna •. son dos funciones distintas las que desempeñan en un caso el mito escatológico del Fedón.~. ya que el régimen que W"0pone Platón no es republicano en ningún sentido).' a necesitar gente armada. -Digámoslo.pJimerapersona ("dije yo"). por medio de qué estudios y prácticas [se formarán]. aparece lo que entonces Platón denomina "Polis lujosa" -en .clado a Platón más de diez años.~. y en cuya interpretación entran argumentos en Jueg? Vale deCIr que. y se apoye en la autoridad de algunos poe~ conocidos o anónimos.(.) . !f '.~fo. 378b.'~. la cual no se menciona para nada la exigencia de gobierno alguno. Como los que citamos en la nota anterior.

-Lo que dices es exacto -respondió-. y aquel que haya emergido puro en todo sentido como el oro probado en el fuego. memoria. 419a y ss... es formulado ¡~()mo el de consagrar la vida a la Polis. debes pensar qué pocos probablemente serán.:RN:. ' rechazar este principio 14 en medio de ningún esfuerzo.kf. " 1$. sino que la mayoría de las veces crecen dispersas. porque sabía cuán engorrosa y dificil resultaría la verdad absoluta (panthelós alethés). poniéndose a prueba tanto en los placeres como en los dolores. "parecer"... -Ahora bien. además. . Pero ahora hemos de ser más audaces y decir que es necesario que los guardianes perfectosl 6 sean filósofos.so:::. Según]. la gimnasia y la música -que comprende poesía.. 1963. se ha hablado de la educación gimnástica y musical de los gobernantes.. solo que ahora se indicará el procedimiento educativo '»ara que esto sea así. Así gobernarán con dulzura y sin despotismo. ~' 16 17 . Lajusticia se hallará entonces en la armonía de las tres claSes. 13 SegúnJowett-Campbell. en aventu-rarme a hacer las audaces declaraciones que acabo de hacer. en m. Platón. como cuestión previa a la dilucidación de los otros detalles. 473c-d.. según hace notar Adam. "Notes"). que pueden ser comparadas a las partes del alma. 449c-<1 (B.:E:::L:::.L:::'~lA~U~-::.". haciendo siempre lo que es útil a esta. mientras que dógma tiene ¡~~significado de una "creencia con implicancias prácticas". b Esto aproximadamente es lo que ha sido dicho. pero en cuanto a los gobernantes es preciso retomar la cosa práctica. Jowett-L. se enardece y razona. y otras [cualidades] a las que añade [el ser] vigorosos y magnánimos de espíritu.y. en la alegoría de la Línea. Es cierto que en lo concerniente a las mujeres y a los niños hemos concluido. que debían mostrar su amor a laPolis.). II propósito de la comunidad de bienes y de la vida austera de los gobernantes.:. confundiéndolo con los sofistas. III.la objeción de Glaucón sobre el privilegio del filósofo será ~. c -¿Qué quieres decir? -Los que tienen facilidad de aprender. J. incluso de las superiores.412c y ss. y se plantea la necesidad de una educación adecuada de los mismos.1nto de partida concierne ahora más a la educación intelectual. concibe una comunidad intersexual en la que incluso ningún hijo sepa cuáles son sus padres y hermanos. En ambos pasajes se usa la palabra dógma. de modo que pueda considerar a todos como de su propia familia.. Esta superioridad. en el temor de vérnosla con lo que se presenta ahora. en VII. Ya en 423e se dice que los ciudadanos que hayan sido bien formados darían cuenta fácilmente de estas cuestiones que "ahora nosotros dejamos de lado".l1 así como la del establecimiento de los gobernantes. vivacidad. -En efecto --eontinué. de ¡nodo que la presente es una reiteración del pensamiento de que los gobernantes 'deben ser filósofos (V. 414a. En una larga digresión (libro V). 473c-<1).'. Para ello define al filósofo como el que ama la verdad en su totalidad y realidad única. como "la posesión de las mujeres.. Elp1. melodía y ritmo-. etc. y refutado en IV.:::. Así llegamos al punto presente. por las que esta apetece.. del verbo dokéo. 21 ed. mente desde el comienzo. 428d.Ya se vio (nota 10) que los gobernantes son elegidos entre los mejores guardianes. Adam (The Republic ofPlato. Porque las partes de la naturaleza que hemos descripto como necesariamente presentes en ellos pocas veces confluyen en un mismo [individuo]. 11 Se la deja de lado en V. sin egoísmos familiares o tribales.13 si recuerdas. en que tenemos una propuesta política. pero no por e eso ha llegado menos la hora de describirla. ya que no tendrán más que un magro salario y todos los bienes en común (libros III y IV) .:. empero. porque la gente desconfía de él.yo titubeaba. aunque hemos traducido ¡~principio" por no resultar estilísticamente adecuada la mas literal "creencia". distinto de otros significados que emplea en la República y en especial a ~''la acepción técnica que va a darle al final del libro VI. que. no es esto lo que PlatÓn propone revisar.l? sabes que no suelen estar na~¡liEl de "mostrar su amor a la Polis". ' ~. los matrimonios y la procreación".:::. seguridad. Pero el filósofo puede educarse y educar a la gente (497d-500a). la cuestión del "establecimiento de los gobernantes" se daría a partir de V. atlálogamente.jamás lo ~e no es útil. :unq~e la palabra ~rib.. 12 Anterionnente. "Books VI-X & Indexes"). reprod. 413d-e. pero. Súbitamente aparece la duda acerca de la factibilidad de la realización de tal sociedad: depende de que los gobernantes filosofen (V. cuando el argumento se desvió y se rodeó de un velo.:. The Republic ofPlato. aquel que se muestra incapaz de ello debe ser excluido. riesgo o cambio de fortuna. mi amigo. en libros 11 y 111.:---------- sión de las mujeres y la procreación. como dóxa.y asl se ve por la sImIhtud con IV. 12 503a Decíamos. Los guardianes elegidos para gobernantes formarán una clase superior. Esta educación tiene en cuenta ante todo las artes tradicionales de la nobleza. será erigido gobernante 15 y colmado de dones y premios tanto en vida como tras la muerte. -Que así sea. y se llega a la respuesta "si los filósofos reinan. "opinar"..:N~EA:. distinguida tanto del resto de los guardianes como de los artesanos y campesinos. Como señala A~.. y enfrentamos su factibilidad a partir de la fonnación de hombres capaces para llevarla a cabo. Solo que en Platón f~omo en Parménides.Wnde la palabra griega es téleoi.::A:. t.é~ denota más bien \~~xactitud". a diferencia del que se deja embelesar por lo múltiple y aparente (475d y ss. Oxford. cuando se plantea la posibilidad de re¡llización de la politeía proyectada. de la ¡a de 1902. ahora me acuerdo. vol. debe /notarse que deriva. 471c.~ Damos a diánoia este significado general de "espíritu" (que en realidad redunda con ¡¡"magnánimo").::vE.sestimadapor Platón. 519d. Antes bien.:lA::. 11. Campbell. Pero es muy dificil al filósofo gobernar.CONRADO EGGERS LAN '-¡ . sin nen la Polis. Cambridge.:CA::::. 1894. principio (dógma) que en III. no se traduce en beneficios materiales.dóxa tiene un carácter más subjetivo. la idea aquí es de "perfecclOn ... vol. etc. tras hacer notar que las mujeres no difieren esencialmente de los hombres y que pueden participar de todas las tareas. 471c-473d). Este carácter privilegiado ha sido fonnulado ya en III. Adam precisa más: 412c-414b:selección de los gobernantes entre los mejores de los guardianes. el medio conspira contra la formación del filósofo (libro VI). .:.

en otras que las intelectuales". que altera el orden de la frase "el ser vigorosos y magnánimos de espíritu" y da la traducCión que he puesto (coincidente con la propuesta 2 deJowett-Campbell.• Cf.CONRADO EGGERS LAN EL SOL. pero también a los otros. les toca decirlo a ustedes. sigo la enmienda de Adam. una medida de estas cosas que carece de algo de verdad no puede llegar a ser mesuradaj pues nada imperfecto es medida de algo. en lugar de buscar un "camino más largo".1. con frecuencia les pasa eso a muchos por indolencia. lA ÚNEA y LA CAVERNA turalmente combinadas con disposición a vivir de una manera ordenada. templanza. Jowett-Campbell: "Es decir. " -Sin duda recuerdas que tras haber dividido el alma en tres aspectos 21 examinamos qué es la justicia y la t~mplanza (sophrosyne) tanto como la valentía y la sabiduría (sophía). Por razones de comprensión. -Pues precisamente eso es 10 que menos conviene que pase a un guardián de la Polis y de las leyes. -Así es. no solo hay un objeto de estudio más iJilportante que lajusticia.~ O sea. Sigo por mi parte con Adam la enlJ. 18 19 .22 y ustedes han dicho que bastaba y las cosas que dije entoIlces carecerían de rigor. d -Entonces. O sea. 11 libro VI (pp. aquellos caracteres constantes y poco volubles. es el [circuito] más largo el que debe recorrer.~. sagaCidad y vivaCidad no se combinan naturalmente con el "ser vigorosos" y "magnánimos de espíritu".:~. -¿Y lo dicho antes de eso? b -¿Qué cosa? -Decíamos que para contemplarlas lo mejor posible tendríamos [que recorrer] un circuito (periodos) más largo. la templanza. la ~'Vcllentíay la sabiduría. 413c-<1.18 sin que sean llevados azarosamente por su vivacidad. e -Hay que probarlos entonces en la forma en que decíamos en su oportunidad. y se entregan al sueño y al bostezo cuando se les exige que trabajen" en ese ámbito. a veces a algunos les parece que han alcanzado lo suficiente y no necesitan indagar más allá. 20 Jowett-Campbell prefieren la lectura de los manuscritos en toís állois. etc. sino no pararnos hasta [tener] un cuadro acabado."tajusticia. 435d. no obstante lo cual se podría aplicar demostraciones como las que acompañan a las ya dichas. según la cual la facilidad de aprender. tras recorrer el cual se nos aparecerían claras. respecto a los estudios (mathéseis) les sucede lo mismo: se comportan insensiblemente y son duros de aprender. d -Por otra parte. que traducen "en otras clases de esfuerzo". IV. con la aclaración "esto es. c -Pero. 79-81). según me pareció. 20 -Ciertamente conviene ese examen -dijo-. 2s . donde se satisface con lo dicho. como acabamos de decirlo. IV. -¿Y no crees que esa [participación en ambos tipos de cualidades] será rara? -Claro que sí. . Pero ¿cuáles son los estudios superiores a que te refieres? 18 Chambry sigue la lectura de los manuscritos (propuesta 1 deJowett-Campbell). y se les escape lo constante. Sin embargo. mi amigo. la argumentación que fue dada en el libro IV sobre ". -Hablas correctamente -dije. para examinar si son capaces de llegar a los estudios supremos o 504a bien si se acobardan. -Pero. vol. Según . con la traducción de Comford y la de Chambry. 19 IV. en los cuales uno depositaría más su confianza. -¿Pero no decíamos que deben participar plenamente de ambos [tipos de cualidades]. como botarates. que no parten de enmienda alguna). 436a y ss. ¿acaso no son lajusticia y las otras [virtudes] que hemos descripto las superiores. -Naturalmente.: por medio de uno "aprendemos".'\Y. como los que se acobardan en las competencias atléticas. peligros y placeres. a través de trabajos. y algo más que entonces pasamos por alto pero ahora decimos: es necesario que se ejerciten en muchos estudios (mathémata) . que son las que da Adam en el Apéndice VI de su edición. sino que estas deben ser exhibidas en su forma más perfecta.lienda de Orelli en toís áthlois. memoria. -Sí. coraje y sabiduría era inexacta y popular.19 o sea. sin que haya algo mayor? -Mayor ciertamentej y de esas [virtudes] mismas no debemos contemplar como hasta ahora un bosquejo. por otro "nos enardecemos" y por el tercero "apetecemos". . y que en la guerra son poco sensibles a los temores. jamás alcanzarán la meta del estudio superior y que es el que más le conviene. pero si a ustedes les agradó. con calma y constancia. -A mí me pareció mesurado -respondió-. mi amigo. La verdadera naturale¡tia de estas solo se revelará parla deducción dialéctica en su relación con el Bien". y no debe trabajar menos estudiando que practicando gimnasia. y así capaces de vivir ordenadamente. no seríajusto que escuchara el resto. -Si no me acordase de eso. sin lo cual no gozarán de una educación perfecta ni se les dará el gobierno y el mando? -Ciertamente.

y que no considerásemos dignas de la máxima perfección precisamente a las cosas supremas? -Efectivamente. _y además. -Claro. adivinando que existe (ti einaz) maneján?ose con. por más qu~ conociéramos todas las demás cosas. aunque no sean [justas y bellas]. de modo que alcancen la mayor perfección y pureza posibles. La frase dice que "la Idea del Bien es el supremo máthema" pero hemos preferido intercalar "es objeto de" (el estudio supremo).26 a partir de la cual [las cosas] justas y todas las demás que prestan utilidad se vuelven útiles y valiosas. mientras a los más exquisitqs. . como SI comprendlesemos que qUIeren deCIr cuando pronuncian la palabra "el Bien". 26 La palabra que traducimos por "estudio" es máthema (plural matMmata) cuyas otras acepciones son "aprendizaje". -Es verdad. ?" 25 No se refiere a nada dicho en algún pasaje anterior de la obra. a causa de " lo cual pierde en las demás lo que haya de valioso: algo de es~ ~06a índole y magnitud. lo que se dijo de eUas en su oportunidad ha sido meramente como virtudes del alma. . pero también tú puedes preguntar. "lección". -También es manifiesto que hay grandes e importantes disputas en torno a esto. -Me parece. "conocimiento". el congcimiento cuya ausencia anula el valor de los otros conocimientos es el de la Idea del Bien. lA ÚNEA y lA CAVERNA e ¿No sería ridículo que pusiésemos todos nuestros esfuerzos en otras cosas de escaso valor. hace todo. -Pero entonces. nadie se conforma con poseer apanencias. En cambio. acaso una combinación de ambas posibilidades resulte la más probable. -Claro sobre todo si nos reprochan que no conocemos el BIen y habla~ a su vez como si . -Pero en todo caso sabes que a la mayoría le parece que el .24 pero en cuanto a lo que llamas el "estudio supremo" y lo que trata. o 505a bien no te acuerdas. y ahora. Por lo demás me has oíd025 hablar de eso no pocas veces.*:f'}'Bien es el placer.-¿y los que definen el Bien como el placer? ¿Acaso están menos incursos en error que los otros? ¿No están forzados a convenir que hay placeres malos? -Necesariamente. sm recurnr a una sólida creencia (Pístis) como respecto de otras cosas. mi amigo.. se verá en la alegoría del Sol. obran y poseen como si lo fueran. y resulta ridículo. . que.CONRAOO EGGERS LAN EL SOL. si se desconoce en que sentido 20 . sin aquél nada nos sería de valor. . para mantener la palabra "estudio" de un modo que resulte comprensible fácilmente al lector. ¿diremos que debe quedar ~ubierto de tinieblas para aquellos que son los mejores en la Pohs. -. muchos se atienen a las apariencias. en su Idea. me parece que no. y tal vez sabes que ahora voy a decir esto. Pero bien sabes que. les sucede que deben convenir que las mismas cosas son buenas y malas. ¿no es así? -Así es. como si poseemos algo sin el bien. Es esto más bien 10 que creo. o bien es una ficción puramente literaria o alude a exposiciones y discusiones en la Academia. de modo que. " \ 21 . -Es frecuente. (phrónesis). como se ve por lo que sigue en el contexto. en el pasaje anterior.igencia del Bien. -Cierto -dijo-.es la intel. los que piensan esto último no pueden mostrar qué es la inteligencia.que la Idea del Bien (he toil agathoil idéa) es el [objeto del] estudio supremo. y además que no lo conocemos suficientemente. ~ues dicen. pero res~ec­ to de las cosas buenas. por entender que tales palabras no responden estrictamente a la pregunta"¿no sería ridículo. Además. si no lo conob cemos. sino que buscan cosas reales (ta ónta) y rechazan las apariencias (dóxa). 27 Aquí debe tratarse del beneficio o cualidad buena de algo. 24 Mi traducción sigue el texto de Adam. no cabría hablar de poseer la Idea del Bien. o bien te propones traer cuestiones para perturbarme. en todo caso.. ..jowett-Campbelllo vierten más libremente: "tu sentimiento es realmente noble"). -Sin duda. creo.. si no es buena. mientras que luego aparecerán en su esencia. es manifiesto que con respecto a las cosas justas y bellas. comprender todas las demás cosas sin el Bien y no comprender nada bello y bueno? -Por Zeus.que. ¿te parece que podemos dejar pasar sin preguntarte qué es? -Por cierto que no. 27 ¿O crees que es ventajoso poseer cualquier cosa. con los cuales hemos de realizar nuestros intentos? -De ningún modo.10 supiesen. dificultad y sin poder captar exactamente lo que es. y. y se ven forzados a concluir diciendo que es la [inteligencia] del bien. -Ahora bien. e -Veamos: lo que toda alma persigue y en vista de lo cual.. que omite áxion to dianóema ("[la tuya es] una consideración valiosa". la inteligencia "1. porque con frecuencia me has oído [decir] .

o de instituciones y costumbres. en 509c. solo los intereses (tókoi). no sirve de mucho tener un guardián que ignore esto en ellas29 . -Pero debemos ponernos de acuerdo. como ahora. Sócrates. para otra oportunidad nos debes el relato sobre el padre. entonces. pero el "con .Algo semejante a lo que se dirá ahora se "ha dicho antes" en V. so En el Menón 97c-98a se valora la "opinión correcta" (orthédóxa) pero se diferencia los momentos en que "por medio de un razonamiento causal" se convierte en "ciencia" de los casos en que dichas <>1>iniones correctas son meramente aciertos casuales y . pues me parece demasiado como para que el presente impulso me permita alcanzarlo. . Sócrates. -En efecto. en efecto. Por ahora reciban esta criatura (tókOS)82 y vástago del Bien-en-sí88 • Pues bien. y Sócrates recuerda que él no había querido llegar a eso. no. y presiento que nadie conocerá adecuadamente [las cosas justas y bellas] antes [de conocer en qué sentido son buenas]. Pero tú. O en otras palabras. me desacredite y vuelva ridículo. 29 O sea. la templanza. placer o alguna otra cosa? -¡Hombrel -dije-. dije.. ID TEXTO DE lA ALEGoRÍA DEL SOL -y yo también. ----Es que no me parece correcto. que pueda pagarlo y ustedes recibirlo. no te vayas como si ya estuvieras al final. pero usamos la fórmula corriente ("en-sr' es "en-sí . 22 23 . rindiéndoles cuenta fraudulenta del interés (tókos). ¿O. Nosotros. si el guardián que sobrevigila es alguien que posee el conocimiento de estas cosas. de ningún modo.· c -Pero ¿es que acaso te parece correcto decir acerca de ellas algo que no se sabe como si se supiera? -Como si se supiera. 8l Más bien diría yo [sigan siendo] felices y dejee mos por ahora lo que es en sí el Bien. en lugar de oír de otras cosas claras y bellas? -Por Zeus -exclamó Glaucón-. así también discurres acerca del bien. y recordar lo que he dicho antes y con frecuencia hemos hablado en otras oportunidades. circunstanciales. y así en cada caso de cada [multiplicidad] (hékasta) decimos que existe y distinguimos con el lenguaje (lógos). 28 Añado "de la Polis" porque de eso se trata. nuestra Polis estará perfectamente organizada. -Forzosamente -dijo Adimanto-. Ver nota 25 de pág.. 20. ¿qué dices que es el bien? ¿Ciencia (epistéme). ¡. 476a. a hablar. actitud testaruda de Sócrates. que haya que atenep se a las opiniones de los otros y no a las de uno. -Nos cuidaremos todo lo que podemos. cuencia hemos hablado en otras oportunidades" no se puede referir a la República ni '. . mi amigo. Pero en cuanto a lo que parece un vástago del Bien y lo qUe más se asemeja a este. . 84 b -¿Cuáles? -Hay muchas cosas bellas. a diferencia de lo buena que puede ser cualq~ier cosa). yo veo bien claro que no te contentarás con lo que opinen otros acerca de este caso.. Glaucón se echa a reír. y que. -Ojalá. sea de leyes y costumbres. cuídense de que no los engañe involuntariamente de algún modo. ciegas y tord tuosas. -¿Quieres entonces contemplar cosas lamentables. tal como pienso. -Presientes bien. -Habla. como dice Adam. -¿Y no percibes que las opiniones (dóxaz) sin ciencia (epistéme) son todas lamentables? En el mejor de los casos son ciegas. estoy dispuesto. Juego de palabras con dos significados de la palabra tókos: "interés· y ~riatura".CONRADO EGGERS LAN las cosas justas y bellas [de la Polis]28 son buenas. si les gusta a ustedes. estaremos satisfechos si del modo que discurriste acerca de la justicia. dejamos la cuestión. muchas buenas. . tiende a amortiguar los ctos de una descripción que de otro modo podría pasar por altisonante. y en el mento en que se llega al clímax del relato. si no.te parece que se diferencian en algo los ciegos que hacen correctamente su camino que los que conjeturan correctamente sin comprensión (n()us) ?80 -En nada. por entusiasmarme. estaré muy satisfecho.diálogos anteriores. 'Literalmente "el Bien mismo". que ignora en qué sentido son buenas las cosas justas y bellas. . pero sí como quien está dispuesto a hablar conociendo aquellas cosas que conoce. como traduce Cornford. que parece hacerse rogar. b -Pues entonces. tras haberse ocupado tanto siempre de esos asuntos.. Pero me temo que no sea capaz. tú habla sin cuidarte.'$mo". cuál es la relación del Bien con todo lo justo y bello.

púes es evidente que preguntas por el sol. -¿A qué te refieres? -A lo que tú llamas luz. y llamamos a cada una "aquello que es".. y por medio del oído las que se oyen.l. Aqu! la palabra idéa es empleada en el sentido más trivial de la época. A menudo el vocablo se usa en el sentido más trivial de "especie". como han hecho notar Taylor y Friedllinder. -Muy lejos está de no ser estimable. Tal vez el uso metafísico -que hace ya Demócrito. 25 .39-45). aunque bello en la figura (Ilíada 1. necesIta de nada de esa índole. e yel color es~ presente en las cosas.CoNRAD EGGERS 1. 36 Hasta el Timeo no se hace explícito el mito del artesano o demiurgo hacedor del mundo parte por parte. como Aristóteles. 55 Resulta paradójica esta evolución de la palabra idéa. 52ge. ¿a cuál de los dioses que [hay] en el cielos8 atribuy~s la autoría de este [fenómeno] por el cual la luz hace que la VIsta sea y que las cosas más hermosas que se ven sean vistas? -Al mismo que tú y que cualquiera de los demás. -En tal caso.ct.. -y sin embargo examina. no solo para referirse a las hermosas figuras corporales de los jóvenes Lisis y Cármides en los diálogos homónimos. -¿Has advertido que el artesano (demiourgós)S6 de los sentidos modelo (demioúrgesen) mucho más perfectamente la facultad (djnamis) de ver y ser visto? -No mucho.. pueden ser de ftcd. Aquí por ~:_'". participa de la creencia común de que los astros son dioses. de modo que si este tercer [género] no se hace presente [uno] no oirá. 1074b. ¿cómo es por naturaleza respecto de este dios? -No sé.. para criticar la mitología homérica. -Con mucho. por no decir mnguna. -No. usado precisamente en este pasaje. a la inversa a su vez las postulamos como siendo una unidad. Ver Tzmeo40ay Metafísica XII. creo. que proviene del aoriSto idein del verbo horáo.dMa 96 y . Pero también Platón usa la palabra en tales acepciones. 5s Plat ?n.. .proceda de la literatura hipoerateana. -Así es. 1-10.'~i$!i. o bien [la otra] no se oirá? -No hay nada. lA LÍNEA Y lA CAVERNA -También decimos que hay algo Bello-en-sí y Bueno-en-sí y análogamente. pero siendo su causa. lo que llamamos ojo. que hace que los dioses se metamorfoseen ante los hombres. ¿por medio de qué vemos las cosas que se ven (horómena) ? -Por medio de la vista. En Homero el vocablo (como su sinónimo tidos) signific!l "figura". -y la facultad que posee ¿no es algo así como un fluido que tiene dispensado por el sol? --:Ciertamente.iHd' -:Yo creo que .. las ideas son pénsadas. -¡Es cierto! ~Porc~nsi. sabes que la VIsta no verá nada. aparece la palabra en el sentido de "cuadro" de una enfer· medad. "JI. Ver nota 87. -y la vista.ón literaria.:sto están hgad~s por un vínculo de una especie37 nada pequena.-L'.de Anaxágoru. -Ahora bien.:d. donde .guiente el sentido de la vista y la capacidad de ser . a saber. mientras c que a su vez. PQ$ cuenta lo que esperaba de la lectuI?.. y los colores serán invisibles. respecto a todas aquellas cosas que postulábamos como múltiples. !~ fórico. 57 o. pero la idea ya se insinúa en el F. 380d) . -Pues bien. como este. es visto por ella.~~r.¡. pero la vemos reiterada en VII. pero no vistas. 8.'M.~ mención. ¿Sí o no? -Sí. "ver". donde a veces. claro. salvo que la luz no sea estimable.. ¿o pued~s decir alguna? -Yana. -:Pero a la [facultad] de lavista y del [ser] visible (horatón) ¿no piensas que falta algo? -¿Cómo? -Si la vista e~tá presente en los ojos y lista para que se use de ella. de mayor esttma que los otros nexos. si no se añade un tercer género q~e eXIste por naturaleza específicamente para ello. ¿Hay algo de otro género que el oído d necesita para oír y la voz para ser oída.tampoco otras muchas [facultades]. y por los demás sentidos todas las cosas sensibles. -Pero es el más afín al sol. de acuerdo con una idea única.~. como un conjunto de rasgos típicos aunque no sean siempre viauaJWü)~. y a veces es contrapuesto con una cualidad interior: así Alejandro Parises tachado por Héctor de cobarde. -y de unas decimos que son vistas pero no pensadas. sino en la misma República (TI. en pasajes que.. de todos los órganos que conciernen a los sentidos.AN EL SOL.. y abandonen su propia "figura" para aparecerse con "figuras varias". b -La vista no es el sol ni aquello en lo cual se genera. 35 -Indudablemente. el sol no es la vista. -Así es.

sino algo que se eleva más allá de la esencia (ousía) en cuanto a dignidad y potencia (djnamis). el Bien produce ousía sin ser ousía. lo pIensa. puesto que cada Idea es lo mejor que podemos concebir algo. " a es a go d1stmto y mas hermoso que ellas. e as cosas que se ~Así P sería erróneo creer que una u otra fueran [el] Bien. ( .44 Y Glaucón se echó a reír: -¡Apolo! -dijo-. lA ÚNEA y LA CAVERNA parece. ~ a. . conoce y parece tener intelaosc 'd dUs . -Eso parece. en todas las Ideas está presente el Bien. o. 44 Como las cosas cognoscibles en cuestión son las Ideas. -y así dirás que a las cosas cognoscibles no solo les viene del Bien el ser conocidas sino que también les llega de Él el existir (to einai) y la esencia (ousía).r es la Idea del Bien. este [sol] pueden decirme que es el vástago . y sin denominarlo aún "devenir" o "generación". entonces opina (doxázet) y ve e 1mente opmIOnes (dóxas) que la hacen ir de aquí para allá ' y parece no tener inteligencia.4S aunque el Bien no sea esencia (ousía). el crecimiento (aúxe) y alimento (trophe). a e ~Entonces . . esto es [el ven (horórnena). ahora es correcto considerar ue ambas cosas. so re objetos cuyos 1umma os por la luz nocturna sin 1 resplandor de la luna S9 ven déb'l o por e com~ si no tuvieran cl~ridad en ~:~~e y parecen casi ciegos. en tanto unidades perfectas. 45 Ver nota 31 en la pág.. as! en lo que conviene al alma: cuan(alét~a. 477 Yss. d . duda. se decía que era objeto de conocimiento de la dóxa). pues me has forzado a decir lo que pensaba sobre ello. se había advertido sobre algo intermedio entre el puro no-sery el puro ser. sino la generación (génesis). y es incluso lo que las hace ser Ideas. t 1e~ que el BIen ha engendrado análogo a sí mismo De e:~sma o. que así como el sol produce génesis sin ser génesis.1 .40 y aun siendo cosas -el conocImiento (gnoszs y 1 verdad-. no del conOCImIento.u ~~rr~~a e~ ?bJetos . como cognoscible. lo que apo r ta 1 verd ad a las cosas éognoscibles y al que conoce le otorga la facultad [de conocer] puedes d . 42 -Eso es cierto. sol] en el [lugar] visible respect~ed~1~::s:yoo:7a). 23. creadora de las demás como el "Dios" "hacedor de naturalezas" (phytourgós) del libro X. que verdad. 43 Traduzco ousía por "esencia" (también podría verterse "ser" o "realidad"). ~Hablas de una belleza extraordinaria. colores ya no están'l . ya que no se trata de un metalenguaje). la verdad y el conocimiento .l~ ~ue nace y perece. aquí el Bien aparece como una super-Idea. q ~Dela do fi' mismo. . AsI como en 508b se dijo que el sol aun siend .d 509 rrectamente [el asunto] conS1 eramos que [la Idea del Bien] . el sol brilla sobre ellos. pero la acepción más 40 ' na. -¡Dios nos libre! Más bien sigue examinandO' la comparación (eikón) . sin ser él mismo generación. común alude a la luz de la lu e uces artIfiCIales. ~Los ojos. 525e-526e. 39 Phénge t am b" len puede indicar resplandor d I ' . y además está por sobre ellas en cuanto a belleza. la n6esis lo es a la ousía (ya en el libro V. 596b-697d. En este pasaje ya está obrando de algún modo la contraposición génesis-ousía (deveniresencia) tal como aparecerá en el libro VII. A la luz del Fedón 97c-99c se ve que.cuando ~Sm co~o SI estos mismos ojos tuvieran [claridad]. tú sabes. cuyo correlato 27 26 . Y por ser causa de la ciencia ( . cuando se los vuelve b . c de~~~s bien -dije-.. ven claramente ar ' y pece d ~Pero . en efecto. 4\ 42 concíb~la ~las:' ~la q~e /¡:e Más adecuado al lenguaje de nuestros días sería decir "el status del Bien". para considerar coA') m as a . ya que la naturaleza (héxis)41 del Bien es mucho más digna de estima. como se verá.. bien la vista es correlativa del nous o inteli nci o causa de la VI~ta: era VIsto por esta (si sensible sería "ver"). 1: ~As1 es. Sin duda que no te refieres al placer. ¡qué elevación milagrosa!45 c -Tú eres culpable -repliqué-. ya que produce la ciencia y la verdad. Claro que el sol. por divino que sea. lo qu~ aquel lugar pensable (noeto tópo) respect~ del mIento (nous) y de lo que . pero especialmente en 534a: lo que la dóxa es a la génesis. modo' p1en~a b -¿De qué ~odo? -Creo que puedes decir que el sol no sólo aporta a las cosas que se ven la facultad de ser vistas.CoNRAD EGGERS LAN EL SOL. ero cuando [se vuelve] hacia lo sumergido en d 'b'l un a . son afines al B'len pero . pero lo que Platón quiere decir es.sobre los cuales brilla la verdad ligencia (~A) ~ (to on). Y así como di'imos era correcto tener a la luz y a la vista como afi 1 1!J erróneo cre nes a so pero sena er que son el sol. ~¿Cómo? Explícate mejor. Y dejo el carácter existencial a cargo del verbo sustantivado en infinitivo ta einai (expresión nueva en Grecia. no es ousía en el sentido de la Idea.

EL SOL, lA LÍNEA Y lA CAVERNA

IV
TEXTO DE LA ALEGoRÍA DE lA LÍNEA
-Está bie~, de ningún modo te detengas, sino prosigue explic~ndo la slmlhtud respecto del sol, si es que queda algo [por ser dlcho].46 -Bueno, es mucho lo que queda. --Entonces no dejes de lado ni lo más mínimo. . -Me t~mo que [dejaré de lado] mucho; no obstante lo que me sea posible en este momento no lo omitiré. -No, por favor. d -Piensa en~onces, como decíamos, quiénes son los que reinan: uno el del genero y del lugar pensable (nottón), otro el del invisible (horat~n), y no digo el del cielo (ouranós) para que no creas ~u.e hago Juego de palabras. ¿Captas estas dos especies (eíde) la ViSible, la pensable? -Las capto. -Toma ahora una lín.~a dividida"en dos partes desiguales; divide nuevamente cada seCClOn según la misma proporción, la del género d~ lo que se ve (~oró~on), y otra la del de lo que se piensa (noo~menon), y t~ndrás clandad y oscuridad [de las secciones] entre SI; en el [genero] de lo que se ve [tenemos primeramene te] una sección de imágenes. Llamo "imágenes" primeramente 510a a.las sombras, luego a ~os ~~flejos en el agua y en todas [las superficies] que por su constituclOn son densas, lisas y brillantes, y a todo lo de esa índole, ¿te das cuenta? -Me doy cuenta. -Por ahora la otra [sección] a la cual esta se asemeja, [a la que corresponden] los ~nimales que viven a nuestro alrededor, y todo lo que crece y el genero entero de cosas fabricadas [por el hombre].
46 Aunqu~ aparente,mente pr?sigue la alegoría del Sol,j. E. Raven ("Sun, divided line and cave, en p'lato s thou~h~!n the making, Cambridge, 1965, pp. 141-142) hace notar que .es un pas":J.e, de translClon hacia la alegoría de la Línea, y que resulta "vital para una mterpretaclOn correcta de la analogíá que sigue". Por estar de acuerdo con Raven hacemos comenzar aquí la nueva alegoría. '

r

-Supongámoslo. -¿Estás dispuesto a declarar que [la línea] ha quedado dividida en cuanto a su verdad o no [verdad] de modo que lo opinable (to doxastón) es a lo cognoscible (ro gnostón) como la copia es a aquello de lo que es copiado? b -Ciertamente. .-Ahora bien, examina si no hay que dividir también la sección del [género] pensable (noetón). -¿Cómo? -Ahí: en una [parte] de ella el alma, sirviéndose como imágenes de las cosas antes imitadas, se ve forzada a buscara partir de supuestos (ex hypothéseon) , no marchando hasta un principio (arkhe) sino hacia la conclusión (teleute). En la otra, en cambio, avanza hasta un principio no-supuesto (arkhé anypóthetos) y [bien ha partido] de supuestos (ex hypothéseos) , y sin [recurrir a] imágenes, como en la otra, hace el camino (méthodos) con Ideas mismas y por medio de ellas mismas. 47 -Esto que dices no lo he aprehendido suficientemente. c -Pues veamos nuevamente, ya que será más fácil que entiendas si te digo esto antes. Creo que sabes que los que se ocupan de la geometría y el cálcUlo (logismós) y cosas de esa índole dan por supuesto (hypothémen) lo par y lo impar, las figuras (skhémata) y tres especies de ángulos y cosas afines, según cada camino de investigación (méthodos). Como si las conocieran, las adoptan como supuestos (hypothéseis) , y no estiman (axioUst) que deben dar cuenta (lógon didónat)48 a nadie, ni a sí mismos ni a los demás, como si fueran
Es decir, entre una subsección y otra de la sección pensable existe esta diferencia: si bien en ambas se parte de supuestos, en una se va hacia la conclusión (usando imágesensibles) yen otra se asciende hasta el principio (sin usar imágenes sensibles). La proporción entre los distintos segmentos de la línea ha sido tradicionalmente ilustrada por los intérpretes con el trazado de una línea horizontal, donde se marcan las sec:ciOne¡1 y slubsiecc:iolrles. Raven (obra citada, p. 145) protesta contra tal horizontalidad, dibuja verticalmente, de modo que el principio supremo quede arriba y se en forma más adecuada el "ascenso" y "descenso", A nosotros no nos interesa que la línea sea dibujada horizontal o verticalmente, sino que no se la conciba como referida básicamente a objetos, especialmente en 10 concerniente a la sección pensable, y sí, en cambio, como aludiendo a operaciones mentales y procedimientos epistemológicos (usar supuestos, imágenes sensibles, etc.), 48 Lógon didónai es a veces traducido por "definir", En la sección 2 ('Hipótesis e imágertes sensibles') del capítulo VIII damos nuestras razones parajustificar nuestra traducción y rechazar, por inadecuada, la de "definir".

28
29

CONRAOO EGGERS

1.AN

EL SOL, lA LÍNEA Y lA CAVERNA

d evidentes a cualquiera: antes bien, partiendo (arkhómenoz) de ellas atraviesan el resto de modo consecuente (homologoúmenos) para concluir en aquello que proponían al examen. -Sí, esto lo sé. -Por consiguiente, sabes que se sirven de figuras (eíde) 49 que se ven (horómena) y hacen discursos (lógoz) acerca de ellas, aunque no estén pensando en ellas, sino en aquellas [Ideas] a las cuales estas se parecen. De este modo hacen discursos en vista al Cuadrado-en-sí y a la Diagonal-en-sí y no [en vista a la diagonal] que dibue jan, y así con lo demás. De las cosas-en-sí que modelan y di5IIa bujan hay sombras, así como imágenes en el agua, y ellos las usan como imágenes, buscando ver (idein) a aquellas cosas-en-sí que no se podrán ver salvo por el pensamiento (diánoia). 50 -Es cierto lo que dices. -A esto aludía como la especie pensable (noetón). Pero [como dije, en esta primera sección de lo pensable] el alma se ve forzada a servirse de supuestos (hypothéseis) en su búsqueda, sin avanzar hacia un principio (ep'arkhén), por no poder remontarse por sobre los supuestos. Y para eso usan como imágenes a los objetos que abajo eran imitados, y que habían sido conjeturados y estimados como claros respecto de aquellos [que eran sus imitaciones]. b -Comprendo que te refieres a la geometria y a las técnicas afines. -Comprende entonces la otra sección de lo pensable, si digo que la razón (lógos) misma aprehende por medio de la facultad (djnamis) dialéctica (tóu. dialégesthai), y hace de los supuestos (hypothéseis) no principios (arkhaí) sino realmente supuestos, los que son como peldaños y trampolines hasta el principio del todo, no supuesto (anypóthetos),51 y tras aferrarse a él, ateniéndose a las
Aquí tenemos el uso homérico de eidos, que en este pasaje resulta un tanto paradójico, y revela que el vocablo seguía siendo usual, en esta acepción, en tiempos de escribir esta obra. Pero como acaba de emplearse en el sentido metafísico de Ideas (y luego en el más trivial de "especie") Platón añade, para evitar confusión, "que se ven", lo cual en Homero habría sido redundante. 50 Raven asigna aquí adiánoia el significado técnico que tiene poco más abajo en 511c.d. No es imposible, pero aún no se ha explicitado, yel verbo respectivo dianoein acaba de ser empleado como "pensar", sin más. En todo caso, es interesante que se use el verbo "ver" (en su aoristo, idein) para una operación no-sensible, lo que ilustra cómo siente Platón el carácter visual de las cosas-en-sí (por algo las llama Ideas) . 51 Este pasaje es paralelo del VII, 532-534, donde se habla del método dialéctico, que, a diferencia del habitual en matemáticas, marcha por encima de los supuestos hasta
49

c cosas que de él dependen, desciende hasta una concl~sión, sin servirse para nada de lo sensible, sino de Ideas Pqr medIO de ellas y en dirección a estas, hasta concluir en Ideas. -Comprendo, aunque no suficientemente, ya que me parece que te refieres a una tarea enorme: quieres distinguir la [sección] del ser y de lo pensable contemplado por la ciencia dialéctica como más daro que lo [contemplado] por las llamadas técnicas, para las cuales los supuestos son principios y los que los contemplan se ven forzados a contemplarlos por medio del pensamiento d discursivo (diánoia) pero no por los sentidos; pero a causa de no hacer el examen avanzando hacia un principio sino a partir de supuestos, te parece que no poseen inteligencia (noUs) acerca de ellos, aunque sean inteligibles junto a un principio, y me parece que llamas "pensamiento discursivo" (diáno~~)52 ~les~d~ [m~n­ tal] (héxis) de los geómetras yafines, pero no mtehgencla (nous) , con lo que el "pensamiento discursivo" viene a ser algo intermedio entre la conjetura y la inteligencia. -Entendiste más que suficientemente. Yahora aplica a las c.uatr? secciones estas cuatro afecciones que generan en el alma: mtehgencia (nÓ8sis) a la suprema, pensamien.to di~c~rsivo (diánoia) a la segunda; a la tercera asigna la creen.cla (pzstzs) ya la c~arta la conjetura (eikasía) , y ordénalas proporcIOnadamente: consl~~ran­ do que cuanto más participen de la verdad, tanto mas partiCIpan de la claridad. -Entiendo, y estoy de acuerdo en ordenarlas como dices.

arkhé que no se da por supuesta (es un principio evidente), que en 534e se dice
es el Bien-en-sí. .- - . Co:mf,ord (The Republic o/Plato, Oxford, 1941), traduc; diánoia ,~n ~ aceP5~on tecm>¡élll-<lUe es la que le confiere Platón en este pas":)e- PQr abstracClOn (tamblen Raven, citada). Para nosotros se trata de una interpretación básicamente correcta, en l,a 'f<i~.iáedida en que entendemos que Platón piensa en una operación m~ntal que debe Ir ¡>í¡Jtbstrayenclo de lo sensible la esencia pura. No obstante, este planteo Ideal es el que se ~jbnnu'la en el libro VII al hablar de cada disciplina matemática, por lo cual no es~os f1'leiltunOS de si tiene aplicación en este pasaje de 13;. alegoría d~ la Línea, ~onde se dIce es más oscura que el puro pensamiento o nomo Esta cl'~l'1dad ~el n~ hace q';lelo ¡.¡illlnlllI{iIleIl[lOS como un pensamiento intuitivo, y por eso, a diferenCIa de el, tradUCImos por "pensamiento discursivo", que razona.

30

31

EL SOL, LA úNEA y LA CAVERNA

V TEXTO DE lA ALEGoRÍA DE lA CAVERNA
1) Relato alegórico

VII -Después de esto -dije- imagínate (apefkason) nuestra naturale514a za en esta condición, en lo que respecta a [su] educación (paidefa) y falta de educación. Represéntate hombres en una morada subterránea en forma de caverna,5S que tiene la entrada abierta, en toda su extensión, a la luz; en ella desde niños están con las piernas y el cuello encadenados, de modo que deben permanecer b allí y mirar solo delante de sí, porque las cadenas les impiden girar en derredor la cabeza. Más arriba y más lejos de ellos hay la luz de un fuego que brilla detrás de ellos, y entre el fuego y los prisioneros hay un camino más alto, junto al cual imagínate un tabique construido de lado a lado, como el biombo que los titiriteros levantan delante del público para mostrar, por encima [del biombo], los muñecos.
53 Cornford (The Republic ofPlato, p. 222) asocia la imaginería de la caverna a misterios órficos, en los cuales un primer paso de la iniciación consistiría en conducir al catecúmeno a cavernas o cámaras oscuras que representaran el mundo subterráneo o "infierno" para que le fueran revelados objetos sagrados a la luz de una hoguera. Cornford no cita sus fuentes, pero hay muchos libros plagados de este tipo de fantasía, que hallan su inspiración a veces en textos provenientes de los primeros tiempos del cristianismo y de los ritos de los cristianos en las catacumbas de Roma. Lo cierto es que "en tiempos primitivos se podía aproximar a las divinidades entrando en cavernas", según informa H. W. Parke (Greek Orakles, Londres, 1967, p. 26), a propósito del hallazgo de grutas en santuarios que han servido para oráculos apolíneos. Pero Apolo y Zeus solo se han apropiado de santuarios que, al parecer, correspondían a la madre-Tierra, sin perder por eso su carácter oracular (ver cap. 3, "The cavern and the Apolline Medium", y 4, "Primitive Delphi"). Como comprenderá el lector del texto platónico, este no guarda relación con ninguna de estas posibilidades. A lo sumo, si el hombre griego pre-homérico buscaba la verdad de boca de la Diosa Tierra en grutas subterráneas, la caverna de esta alegoría se presenta como una contrapartida, ya que hay que salir afuera de ella para ver la verdad. En Leyes V, 727d-e, se usa la contraposición "hijo de la tierra" (gegenés)·"Olímpico" para contrastar al cuerpo con el alma, y aunque en sus últimas obras procuró dar un lugar al elemento femenino-materialtn su cosmovisión religiosa, Platón siempre vio la verdad en la luminosidad y en las alturas, lejos de la oscura tierra.

-Me lo represento. c -Ahora imagínate que del otro lado del tabique pasan sombras 5I5a que llevan toda clase de utensilios y figurillas de hombres, y otros animales hechos en piedra y madera y de todas clases54; y entre los que pasan unos hablan y otros se callan. -Extraña comparación (eikón) haces y extraños [son esos prisioneros]. -[Pero son] como nosotros. 55 Porque, en primer lugar, ¿crees que han visto de sí mismos o unos de otros otra cosa que las sombras proyectadas por el fuego en la parte de la caverna que tienen frente a ellos? b -Claro que no, si toda su vida están forzados a no mover las cabezas. -y lo mismo de [los objetos que llevan] los que pasan [no pueden mirar más que lo proyectado por el fuego]. -Ciertamente. -Pues bien, si dialogaran entre sí, ¿no crees que entenderían que es a las cosas reales que están nombrando, tal como las ven? -Necesariamente. -y si la prisión tuviera un eco desde el lado que tienen delante, y alguno de los que pasan [del otro lado del tabique] hablase, ¿te parece que creerán que lo que oyen [proviene] de otra cosa que de la sombra que pasa delante de ellos? -No, por Zeus. c -¿y los prisioneros no tendrán por real otra cosa que las sombras de los objetos artificiales (skeuastá)?56 -Es de toda necesidad. -Examina ahora qué les sucedería naturalmente57 si se produje54 Como dice Adam, "los originales de la caverna (excepto los prisioneros mismos, 515a) son skeuastá", es decir, "utensilios artificiales". 55 En el Fedón se dice que "los hombres estamos en una especie de prisión" (62b) , aUllqtle la liberación corresponde a los dioses; y en el pasaje 67d se habla de liberarse "del cuerpo como si se tratara de cadenas" precisamente porque, como en este pasaje, nos impide la aproximación a la verdad. Cf. Gratilo 400c, donde se dice que la palabra soma no solo significa "cuerpo" sino también "celda", y que, de hecho, el cuerpo encadena al alma. Véase el final de la nota 53. 56 Ver nota 54. 57 Cuando dice "naturalmente" (physei) puede significar tanto un hecho que los devolviese a un estado natural desde otro antinatural, como es el estar alejado de la luz (Adam), cuanto que la liberación o lo subsiguiente sea natural.

32

33

subterráneo o no. en cambio. en tercera persona. la cita vale sin referencia al Hades. puede contemplar las cosasen-sí mismas o Ideas (Fedón 66d-68a. para poder llegar a mirar las cosas de arriba. er. ¿no crees que se sentiría feliz del cambio y se apiadaría de ellos? -Ciertamente. y a aquel de ellos que fuera más capaz de adivinar lo que iba a pasar. contemplaría de noche las [cosas que hay] en ~l c~e~o b y el cielo mismo. 34 -Es evidente que llegaría a estas [conclusiones] después de todo esto. queridísimoUlises. sino en-sí y por-sí. Primeramente miraría con mayor facilidad las sombras. si él se acuerda de su primera morada. al prisionero liberado). mirando la luz de los astros y a la luna. pero rechazándola por referirse negativamente al Hades (386b-c). Tras haber dicho Ulises que Aquiles impera en el Hades. / pues preferiría ser un labrador que fuera siervo / de un hombre pobre. y de las recompensas para el que con mayor agudeza divisaba las cosas que pasaban [detrás del tabique]. -y ahora concibe esto. er. obviamente. de las cosas que ellos habían visto. sino a un lugar sombrío. -Respecto de los honores y elogios que se daban unos a otros. yal que más se acordaba d cuáles habían desfilado antes y cuáles después en forma habitual. mas facI1mente que durante el día el s~l y la [luz] del sol. Od. yen otro sentido el mito de Er en Rep. Aquí. 58 35 . -Necesariamente. que se ve (horórttenos) . con respecto al [sol] concluiría que es lo que produce las estaciones y años y que gobierna todo lo ~ue [hay] c en el lugar. -Por fin. y que es causa. 612b Yss. 516a 'acaso no sufriría y se irritaría por ser arrastrado y despues de lle~ar a la luz tendría los ojos llenos de fulgores que le impedirían ver uno solo de los objetos que ahora decimos verdaderos? -Ciertamente. 104. y que. -Claro está. Aquiles responde: "No quieras consolarme de la muerte. 218224). Cornford dice que la cita "sugiere que la Caverna es comparable con el Hades". ya que altera el modo. e-Pues bien. -Tendría que acostumbrarse. podría mirar el sol no en imágenes (phantásmat~) en el agua ni en otros medios. LA ÚNEA y LA CAVERNA se una liberación de sus cadenas y una cu@ci6n de su ignorancia. pero las otras palabras son textuales. En Platón. luego [los hombres y las cosas] mls~as. en cambio. -y si por la fuerza se lo hiciera arrastrar por una escarpada y empinada cuesta. y "preferiría ser un labrador que fuera siervo de un hombre pobre" 58 o soportar cualquier cosa antes que [volver] a su anterior modo de conjeturar y la vida de otrora? e -yo también creo que padecería cualquier cosa antes que soportar la vida de otrora. si le sucede repentinamente. XI. en cambio. ¿Qué crees que respondería si se le dijese que lo que ha visto hasta entonces eran tonterías. Si se liberase [a uno de ellos] y forzase a levantarse repentinamente ya volver el cuello y marchar mirando la luz. Si descendiera nuevamente y ocupara su propio asiento [anterior] ¿no tendría los ojos ofuscados por tinieblas. en su propIa región. sin soltarlo antes de llevarlo hasta la lu~ del sol. 476. Menón 81d. ¿no crees que se sentirá en dificultades y que considerará las cosas que antes veía como más verdaderas que las que se le muestran ahora? -Mucho más verdaderas. no con el Hades platónico (no digo con el Hades de la época de Homero o de la de Platón. al hacer todo esto sufriría ya causa del descubrimiento sería incapaz de ver aqued llas cosas cuyas sombras había visto antes. de algun modo. En seguida. Platón no cita en forma versificada. y después las figuras (eídola) de los hombres y de las otras ~cosas reflejadas] en las aguas. pero a esto habría que aclarar que sería con el Hades homérico. que no tuviera muchos bienes / antes que enseñorearme sobre todos los muertos". así como de sus compañeros de cautiverio. cuando Aquiles rechaza el consuelo de Ulises por hallarse en el Hades. y si se lo forzara a mirar hacia la luz misma. en el Hades homérico las figuras no tienen "vida mental" (llíada XXIII. tiempo y persona de los verbos "preferiría" y "ser" ("preferiría" es dicho por Aquiles. al llegar repentinamente del sol? Las palabras homéricas están en Odisea. generalmente de tránsito. X. -Ahora bien. para no cambiar o simplificar la riqueza de los respectivos ámbitos culturales). Precisamente en el libro III se hace la misma cita que aquí. el Hades es un lugar -a veces final. pienso.). Adam sigue a Bosanquet en la ponderación de la oportunidad de la cita. ¿no le dolerían los ojos y trataría de eludir [la luz] y volverse hacia aquellas cosas que podía mirar. En efecto. considerando que esas son realmente más claras que las que se le muestran? -Así es. ¿te parece que estaría ansioso respecto a ellos y que envidiaría a los más honrados y poderosos de aquellos? ¿O no le pasaría como el [Aquiles] de Homero.donde el alma liberada y separada respecto del cuerpo. y de la sabiduría que allí [se creía tener]. y contemplar cómo es.CoNRADO Eoous LAN EL SOL. ahora [está] más próximo a la verdad yvuelto hacia cosas más puras y mira correctamente? Y si se le mostrara cada uno [de los hombres] que pasaban [del otro lado del tabique] y se lo obligara a contestar a preguntas sobre lo que son. 489-90. mientras aquí se alude. en primera persona. _y después de esto. al expresarse en ella lo detestable del mundo de las sombras "en comparación con el mundo de la vida humana".

el camino del alma hacia el lugar pensable 61 (Bis ton iópon noetón) y no te equivocarás en cuanto a lo que pienso. en los tribunales o en cualquier otra parte. compara con el ascenso y contemplación de las cosas [que hay] arriba. y que ni siquiera valía la pena intentar marchar arriba?59 Y si intentara desatarlos y conducirlos [hasta arriba]. comparamos la región que se muestra por medio de la vista a la morada-prisión. la continuidad entre lastres alegorías y elementos comunes. a disputar sobre sombras. Según Adam. por otro lado. Yal considerar que estas cosas suceden en lo que al alma respecta. nos trae más pronto a la memoria la anécdota que narra Hermipo (Diógenes Laercio 1. se felicitará de lo que le pasa y de la vida [a que arriba]. lo cual es natural. que 62 Subrayo lo que es una evidente reiteración de la alegoría del Sol. 63 Los sofistas. ya que es eso lo que deseas oír. 517a -y si él tuviera que discriminar nuevamente aquellas sombras en ardua competencia con aquellos que han tenido siempre cadenas. de contemplar las cosas divinas pasa a las humanas pasara vergüenza y pareciera ridículo viendo confusamente. y e 518a b 59 Aunque de algún modo esto puede conectarse con lo siguiente. -Hablas mesuradamente. Una vez percibida. si la alegoría (eikón) narrada tiene vigencia. en pocas líneas. 61 Subrayo lo que es una evidente reiteración de lo expresado en la alegoría de la Línea. Dios sabe si esto es verdad en realidad. pero de las posibilidades de mitigarla y la necesidad de experimentarla. En la interpretación no se hablará ya del riesgo de muerte sino de la incomodidad de una situación inferior a la que se ha alcanzado afuera. con lo cual podemos advertir. -De ningún modo sería extraño. que parece aludir a Sócrates. si todo esto es verdad.CONRADO EGGERS LAN EL SOL. o si. y la luz del fuego [que hay]l en ella a la potencia del sol. respecto de lo justo. habría que examinar cuál de los dos casos es: si al salir de una vida brillante se ve confusamente por falta de hábito. cuando la ve perturbada e incapacitada de mirar algo. lo que provocó la risa de una anciana de su casa. es necesario considerar. por haber subido hasta lo alto. si pudieran tenerlo en sus manos y matarlo. en un tiempo nada breve. -En tal caso. se hubiese estropeado los ojos. vería confusamente hasta que los ojos se reacomodaran a ese estado y se acostumbraran [nuevamente]. -Mira entonces también si convienes en esto. -Pero si alguien piensa un poco. ha de concluir que es la causa de todas las cosas rectas y bellas que en el [lugar]visible ha engendrado la luz y es su señor. y no te asombres de que los que han llegado allí no estén dispuestos a ocuparse de las cosas humanas. -Muy natural. la risa será menos absurda que si se descarga sobre el [alma] que desciende desde la luz. y que es necesario verla para poder obrar con sabiduría tanto privada como públicamente. ~Comprendo. y a reñir en torno a esto. de un modo tal que esto es discutido por quienes jamás han visto la Justicia-en-sí. el participio epangellómenoi es un término técnico para referirse a la profesión de los sofistas. en todo caso. o bien se apiadará. lo que a mí me parece es que en lo cognoscible lo que aparece al fic nal. LA ÚNEA y LA CAVERNA -Claro que sí. y cita. d 2) Interpretación general de la alegoría b -Pues bien. -Tampoco sería extraño que alguien que. debemos aplicar esta alegoría (eikón) a las cosas que anteriormente han sido dichas. Claro que luego Se hablará de que la vuelta a la caverna es necesaria. ¿no se expondría al ridículo y a que se dijera de él que. Protágoras 3Iga y Gorgias 447e. ¿no lo matarían?60 -Seguramente. en un caso. aunque en un sentido algo distinto de lo que lo hizo Sócrates. y si se quiere reír de él. en la medida que pueda entenderte. 60 Por lo menos desde Adam los comentaristas ven aq\lí una alusión a la muerte de Sócrates. 34) acerca de Tales: por observar las estrellas cayó en una zanja. en lugar de reírse irracionalmente. entre otros diálogos platónicos. se ve forzado. Así. Por un lado. donde la línea no es tanto una imagen de dos mundos de objetos cuanto del recorrido mental (epistemológico del alma). sino que las almas aspiran a pasar el tiempo arriba. uno al trasladarse de la luz a la tiniebla y otro de la niebla a la luz. y con dificultad de la vista. que en el [lugar] pensable es señora y productora de la verdad y del pensamiento62 (noús) . 36 37 . es la Idea del Bien. recuerda que los ojos ven confusamente por dos tipos de perturbaciones. viniendo de una mayor ignorancia hacia lo más brillante es obnubilado por el resplandor de la luz. y no acostumbrado aún suficientemente a las tinieblas presentes. o sobre figurillas de las cuales [hay] sombras.

ti7 En el pasaje citado al final de la nota 65 se menciona la presencia de las virtudes: inclusive la sophía (428b-429a). a. "cap¡lcidad").tanto más mal produce? -Sí. si desde niño se arrancara lo que en esta nab turaleza es plomífero. en el cuerPo de los ciudadanos. o bien inútil y peIjudicial. así como el ojo no puede volverse hacia la luz dejando las tinieblas si no [gira] con todo el cuerpo. [la educación] es la técnica (tékhne) del volverse (periagoge) del modo más fácil y la conversión del modo más completo. -Es cierto que en los demás casos de las llamadas virtudes del alma65 parecen estar cerca de las [cualidades] del cuerpo. . como dice la mitología heroica tal vez (si Píndaro es buen testigo de ello) reavivada por los órficos? En todo caso. nota 10) que la República ha sido escrita a lo largo de una decada. y según adonde sea dirigida. 38 39 . si previamente ellas no están presentes [pueden] ser implantadas por elhábito y el ejercicio. ni tampoco los que se permitan pasar todo su tiempo en el estudio: los primeros. que implica. titi Cualidades como agilidad. IA ÚNEA y IA CAVERNA c la educación no es tal como proclaman algunos63 que es. los segundos. en caso de que se vuelva incorrectamente y mire lo que no se debe. 65 A1l1té puede ser traducida aquí por "virtud" (aunque Chambry prefiere deCir "facultad" sobre la base de la corriente sinonimia con djnamis). y el texto del libro 1 es anterior a la tripartición del alma que se efectúa en N.69 entonces.CONRADO EGGERS LAN EL SOL. etcétera. 6!l Aquí. Ylo más brillante de lo que es. porque no querrán actuar [en esas cosas]. y que por medio de excesos en la mesa. Sin embargo. Pero la [virtud] de comprender67 parecería corresponder más bien a algo por entero más La alegoría de la Caverna. la valentía y la sabiduría (S04a). 353d-e. pero [en realidad son] astutos. ya que los malvados deberían ser ignorantes. 504a). cuanto más agudamente mira. puesto que ya lo posee. desembarazada de esos [pesos] se volvería hacia las cosas verdaderas. hasta que llegue a ser capaz de soportar el contemplar d la realidad ( ta ón). con un posible final feliz en el cielo. que es 10 que llamamos el Bien. y que. pero cuya autoría es más probable que sea de origen platónico). aquí el pas¡ye está teñido de ironía. -¿Y no es también probable. al no estar la ciencia en el alma. -Sin embargo -dije-. el tratamiento de las cuatro virtudes cardinales en N. dicen Cornford y Raven). Dicen que. como se ve. se reconoce a lajusticia como a1l1té propia del alma (tal como la Vista lo es respecto de los ojos. . 68 Tal ti4 cual se lee el pasaje (ver Liddell-Scott. placeres de esa índole y lujuria. -Es muy probable. por lo cual cabe la traducción "facultad". el sentido de sopMs no indica aquí sabiduría. y con este [poder] en los mismos hombres verá del modo penetrante con que [ve] las cosas a las cuales ahora está vuelta. afín a lo que deviene. P~ro ya hem~s dicho (p. ¿o acaso no te has percatado de que esos que son llamados malvados. porque no tiene la vista débil sino que está forzada a servir al mal. Yel mito final. por lo cual su astucia no es incompatible con su ignorancia de fondo. que inclinan hacia abajo la vista de alma. sino astucia: tienen mirada penetrante pero mal dirigida. rapidez. en efecto. y se mezclan alegoría y realidad. aunque metafóricamente. la meta de la conducta tanto como la causa última del conocimiento y de la existencia" (subrayado mío). se atribuye "vista" al "alma" (como "espíritu"). el presente relato (lógoS)64 quiere significar que el alma de cualquiera tiene en sí el poder (djnamis) de aprender y el instrumento (árganon) para ello. dada la ostensible referencia a la Justicia. -Así parece en efecto. -Ellos dicen eso. que ni los [hombres] sin educación ni experiencia de la c verdad podrán gobernar adecuadamente la Polis alguna vez. así es con toda el alma que hay que volverse desde 10 engendrado. aprOlumadamente. porque no tienen vista en la vida la única cosa70 a que es necesario apuntar al obrar en todo lo que se hace privada o públicamente. lo mismo que en la otra referencia a dicha Isla (54Gb). 427e-433e. Ciertamen~e en el libro 1. Por eso no traduzco aquI la facultad de aprender como "sabiduría" (wisdom. en el libro X. -Por consiguiente.436a (a la que alude en VI. a saber. En el presente pasaje queda puntualizado el principal motivo diferenciador de la misma respecto de las anteriores alegorías. considerándose como si ya en vida estuvieran residiendo en la Isla de los Bienaventurados?7l -Es cierto.2. ellos la ponen. su carácter pedagógico. es útil y provechosa. sino que.66 y en e efecto.68 tienen un alma diminuta que mira penetrantemente y ve con agudeza aquellas cosas a las que se dirige. no habla de un término feliz sino de una migración cíclica. 15. o en la Isla de los Bienaventurados. una teoría contrapuesta a la teoría pedogógica implícita (o no) en la enseñanza de los sofistas. pero no como si le infundiera el ver [a algo que no lo posee]. posibilitar la conversión.a) parece contradecirse con la doctrina del mal involuntario (que generalmente es atribuida a Sócrates. dice Adam en la nota respectiva. como dice la mitología moderna. 71 ¿Cree Platón en una vida post mortem. que. ¿No es así? -Así es. sino incluso necesario a partir de lo ya dicho. -Ahora bien. la templanza. de modo que. en realidad es así. "es por consiguiente claramente no solo un concepto metajUú:o sino ético. como si se pusiera la vista en ojos ciegos. 5I9a divino: nunca pierde su potencia (djnamis) . 70 La Idea del Bien. Sophós I.

se ha denigrado por completo el regreso a la caverna. protesta porque los gobernantes ~o pueden disfrutar de bienes. la alegoría concluye en 517a). cada uno a su turn0 78 debe descender hacia la morada común a los demás y habituarse a contemplar las tinieblas. por ejemplo.74 Y si se fOIja a tales hombres [capaces de con-templar el Bien] en la Polis no es para permitir que cada uno se enderece hacia donde le da la gana.77 los hemos educado mejor y más completamente que a los [de otras Polis] ymás capaces departicipar en ambas cosas [o sea. y menos aún a costa del Estado. Por consiguiente. lo había olvidado. -¿Qué cosa? -Permanecer allí y no estar dispuestos a descender junto a aquellos prisioneros. donde no había universidades que formaran filósofos. porque se han criado como espontáneamente. [el gobierno] es forzosamente el mejor y alejado de disensiones. 77 La comparación con abejas es socrático-platónica. 7'l b to. p. y aquel que se ha criado solo sin deber alimento a nadie. 78 En 540b. 40: en 516e-517a se mostraba sólo el movimiento del enceguecimiento del que regresa a la caverna desde la luz. 73 Ya en IV. se vuelve a hablar del descenso "por turno" o gobierno rotativo de los filósofos. al retomar el símil de la Caverna. justas y buenas. 72 -Pero entonces ¿seremos injustos con ellos y los haremos vivir mal cuando pueden [vivir] mejor? e -Te olvidas nuevamente. 79 Y así la Polis valdrá. obligar a [los hombres de] naturaleza. haciendo que se presten entre sí los servicios. tanto en la filosofia como en la política].~Pe'ro'~1 sentido es el m i s m o . Ahora. y tras haber ascendido y contemplado suficientemente. 79 Aquí repetimos la observación hecha en nota 72 de p. una vez habituados verán mil veces mejor las cosas de allí y conocerán cada una de las imágenes. En 516b-e. ni participar en sus trabajos y recompensas. al margen de la voluntad del régimen (politeía) respectivo. En efecto. 3) Consideraciones finales -Podrás observar. para nosotros y para ustedes. Eudeba. Adimanto. sea por la persuasión o por la fuerza. 516c). 41 . no permitirles lo que ahora se les permite. . Pero no es el caso con ustedes. y si ellos mismos no son filósofos. como pasa actualmente en la mayoría [de las Polis]. mejor dotados a emprender el estudio (máthema) que hemos dicho antes que era el d supremo. en cambio. se ve que todo resulta una quitnerasi los gobernantes no aplican un sistema pedagógico que pennita ascender al mundo. Pero 10 cierto es que en la Polis en la que menos anhelan gobernar los que tienen que hacerlo. que no seremos injustos con los filósofos que hemos formado. de 520a modo [que los de] cada [clase] sean capaces de beneficiar a la comunidad (ta koinón). de qué son [imágenes] . como si fuera algo bueno y de enorme valor. 76 Platón no habla á Glaucón como si este fuera filósofo. el hennano de Glaucón. que [la verdadera] ley no atiende a que una sola clase (génos) la pase excepcionalmente bien en la Polis. Glaucón. como una realidad. con sus trabajos y recompensas (cf. sino para utilizarlos para la consolidación de la Polis. a pesar de contar con el máximo poderío. que es natural que en otras Polis75 los que hayan llegado a ser [filósofos] no participen en los trabajos de la Pplis. 419a. donde compiten d entre sí como entre sombras Y disputan en torno al gobierno. mientras que [el gobierno] que experimente lo contrario tendrá gobernantes contrarios [a lo que ellos mismos pretenden]. por no poner para nada en juego el' tiempo histórico). 75 Las "otras Polis" son las sociedades existentes en ese tiempo. 1973. en efecEste pasaje evidencia que se distorsiona el sentido de la alegoría de la Caverna si se la hace tenninar antes (para Raven. Arilenudo td Min6n" polis (ver mi versión del Critón. 195). en buena justicia no tiene por qué poner celo en compensar su alimento a nadie. sino que les hablaremos conjusticia. sean pobres o excelentes. -Es verdad. en efecto. no como un sueño. si la alegoría tenninara en 517a o poco más adelante. en efecto. . 7. se representa la situación como si tuviera delante de sí a los filósofos recién sacados de la caverna. LA ÚNEA y LA CAVERNA -Claro que es una tarea de nosotros. En el contexto siguiente leemos génos en lugar de '''''~Q. sino que se las compone para generar en la Polis entera esto: que se armonicen los ciudadanos. 76 A ustedes nosotros los hemos formado tanto para ustedes como para la Polis. para ser conductores y reyes de los enjamc bres.73 amigo mío. al forzarlos a ocuparse y cuidarse de los demás. los fundadores [de esta Polis].CONRADO EGGERS UN EL SOL. sino que. Les diremos. tal como es evangélica la similitud con ovejas. contemplar el Bien y llevar a cabo aquel ascenso. dramatizando. . se perdería esta fase posterior y de iinportancia fundamental: a la luz de las Ideas el hombre puede moverse mejor en el mundo fenoménico (desde el punto de vista profético-evangélico se diría que es capaz de ver "los signos de los tiempos". Por consiguiente. aunque Platón no podría pensar en eso. La respuesta de Pl~t~n era similar a la presente: el proyecto esbozado no atiende a una sola clase (Ith nos) sino a la Polisentera (420a). por que ustedes habrán visto antes lo verdadero concerniente a las cosas bellas.

es necesario que no tengan acceso al gobierno los que están enamorados de él. donde los poco dotados y ansiosos de bienes particulares marchan sobre los asuntos públicos. y apenas puede ser comparado al ascenso del mito escatológico del final del Fed6n. no es como un revóleo de cáscaras [en el que. en cambio. según del lado que caiga la cáscara. Pero a partir de 521c se extiende sobre los detalles de esta técnica pedagógica. el bando de niños que ha tomado como divisa la "noche" persigue al que ostenta la del "día". como se dirá en 540b. "se ocuparán la mayor parte [del tiempo] de la filosofia". 521a -La cosa es así. que citanJowettCampbell. y la nota en Adam: la cáscara tiene un lado negro y otro blanco. de lo contrario. se hace necesaria una técnica pedagógica con sentido ético-político. de losjustos no desde el Hades sino desde elfondo de la cavidad que tienen por tierra hasta la tierra verdadera. ya qUc:l. tras lo cual. sino en una vida virtuosa y sabia. etc. además de ser los más inteligentes en lo que concierne al mejor gobierno de la Polis. porque ya desde 517b Platón ha brindado una interpretación general de la alegoría mostrando cómo. solo en esa Polis gobiernan los que son ricos de verdad. Es decir. o bien de una alusión a casos aislados como el de Escolapio. -En tal caso. como dicen que algunos han ascendido desde el Hades hasta los dioses? 82 -¿Cómo no habría de quererlo? -Pero esto. y por sobre todo cada uno ha de gobernar por necesidad. y cómo se los ascenderá hacia la luz. b -¿Sabes acaso de algún otro modo de vida que el de la verdadera filosofia que lleve a menospreciar el gobierno de las cosas de la Polis? -No. 84 Sobre la periagogé del alma ver el pasaje 518d. pero en vida. sobre la base del camino (descrito en la alegoría de la Línea) que el alma debe recorrer de un ámbito al otro. porque no es en dinero que han de ganar felicidad. o viceversaJ83 sino un volverse (periagogé)84 del alma desde un día Decimos "interpretación técnica".CONRADO EGGERS LAN -Es muy cierto. sino una tarea cíentífica lenta y laboriosa". -Ahora bien. convencidos de que ahí deben apoderarse de lo bueno. etcétera. sin duda. En efecto. No.). como en el Fedón 67a-b. Un chico grita "noche o día" y revolea la cáscara. al contrario de lo que sucede ahora a los que gobiernan en cada Polis. si has hallado para los que van a gobernar un modo de vida (bíon) mejor que el gobernar. porque estamos ordenando cosas justas a los justos. por Zeus. De este modo. ¿impondrás la vigilancia de la Polis a otros que. y habiendo formado a otros mósofos que los rc:lemplacen. mi amigo.). Chambry dice: "Platón quiere decir que la educación no es unjuego sin consecuencias. ya que el gobierno se convierte en objeto de disputa. 81 El ámbito de lo puro no está en el más allá. donde se habla de juicios post-mortem. 43 . y esta guerra doméstica e intestina acaba con ellos y con el resto de la Polis. si no. que determinan que los justos vayan a la Isla de los Bienaventurados y los injustos al Tártaro. a la que remite Adam) veía un anticipo del ascenso de Jesús desde los infiernos hasta el cielo. y no estarán dispuestos a compartir en la Polis los trabajos cada uno por tumo. -¿V te parece que los que hemos formado se rehusarán a estas cosas que hemos dicho. -Así es. sacrificios públicos. ya que allí no hay cuestión de tránsitos desde el Hades al "lugar puro" con los dioses. donde se verán con los dioses. en cuyo texto una y otra vez vemOS que se está trabajando en base al ejemplo del ascenso de los prisioneros de la caverna hacia la luz (y el descenso posterior. sería imposible alternar tales residencias (en el más allá) con la participación en el gobierno de la Polis: más bien debe consistir en la tranquila contemplación de las Ideas y del Bien supremo. que representan respectivamente a la: noche y al día.) no se compagina con nada que diga Platón en la República. o bien se trata de una referencia a mitos como el del Gorgias (523 y ss. prefieran otros honores y un modo de vida mejor que el del gobernante de la Polis (politikós)? -A otros de ningún modo. M Entre corchetes he añadido las palabras que hacen más comprensible el texto. alternativamente con sus deberes políticos durante el resto de su vida. aunque este sea ya político). de quien todavíaJustino Martir (en su Apología. podrás obtener una Polis bien gobernada. -Es verdad. "se marcharán-a habitar en la Isla de los Bienaventurados" y la Polis los recordará con monumentos fúnebres. incluso residiendo la mayor parte del tiempo juntos en [el ámbito de] lo puro?80 e -Imposible. Ver sobre eljuego de la ostrakínda el diccionario Liddell-Scott. 80 VI TEXTO DE lA INTERPRETACIÓN TÉCNICA DE lA ALEGoRÍA DE lA CAVERNAs1 1) Presentación del problema c -¿Quieres entonces que examinemos de qué modo se formarán tales [hombres]. 82 La última frase ("como dicen". me parece. Ni con Fedón 82b-d. formula que textualmente no pertenece a la época griega cláSica ni corresponde a este pasaje. Chambry interpreta el "dicen que algunos hombres" a laluz de Los trabajos y los días de· Hesíodo (170 Yss. donde tampoco se habla de ascensos. [surgirán] rivales [que los] combatirán.

DK 82BllA) que atribuye la invención de la aritmética a un personaje mítico. [la música] era la contrapartida de la gimnasia. donde se atribuye la invención del número ala visión humana del día y la noche. efectivamente.86 -Claro está.Platól1 alude aquí a los pilares básicos de la educación aristocrática tradicional: gimnasia y música (poesía y música propiamente dicha). en las tragedias. sombrío hasta un [día] verdadero. el estudio que buscamos debe añadir otra cosa a aquella. -En efecto. 376e y ss. la gimnasia y las técnicas? -y bien. así como en la Apología de Palámedes. donde se habla. estoy de acuerdo con el. . ~sad~ aquí en el sentido técnico acordado en 51lc. .situaci?n de la filosofía más abandonada. -¿Y qué estudio. e -Ahora bien. del dos y del tres: en una palabra. 180 Nauck de Esquilo y 582 Nauck de Eurípides. -No es este entonces el estudio que buscamos. en cuanto a las palabras. si te acuerdas. de. ¿No es acaso de tal modo que toda técnica y toda ciencia están forzadas a ser partícipes de ello? -Es cierto. -¿Cuál? -Algo simple. los dotaba de hábitos afines a aquellos. -Por consiguiente. Glaucón. los equinoccios. y al parecer Agamemnónni siquiera sabía cuantos pies tenía. --:-Parece que sí. tomemos algo que se pueda extender sobre todas las cosas. -¿Será acaso la música tal como la hemos descrito anteriormente? -No. 87 Adam traduce "modos de pensamiento". d -Habrá entonces que examinar qué estudios tienen este poder (djnamis). 495d. . los meses. siempre que se pueda. me refiero a aquello [que trata del] número y cálculo. sea Palámedes. como si antes nada hubiera sido contado. no había en realiaad nada de esto. excelente Glaucón. porque. -¿Cuál? -No ser inútil a los hombres que combaten. O bien Prometeo (como en Prometeo encadenado 459. tratáranse de palabras mítib cas o más verdad~ras. pero ¿qué otro estudio queda. ¿qué será enton85 En el libro n. -Ciertamente. si no podemos tomar nada fuera de estas cosas. d -Pues Palámedes presenta a Agamemnón como bien ridículo general en cada oportunidad. pero nada había en ella de un estudio que conduj era hacia algo como lo que bUSCfiS ahora. o sea. en comparación con las tecmcas y artesamas seIVIles que Platón juzga mutilan el cuerpo y degradan el alma. será el que arranque al alma desde lo que deviene (tó gignómenon) hacia la realidad (to ón)? Al decirlo pienso a la vez esto: ¿no hemos dicho que [los filósofos] debían ya en sujuventud haberse ejercitado en [el arte] de la guerra? -Lo hemos dicho. -Me haces acordar muyrninuciosamente. 522a -No. inculcándoles no un [verdadero] conocimiento (epistéme) sino acordes armoniosos y movimientos rítmicos. [que permite] distinguir el conocimiento del uno. los solsticios. -y la gimnasia de algún modo se ocupa de lo que se genera y perece. -Así debe ser. etcétera. [camino] al que correctamente llamamos filosofía. si dejamos de lado la música. 44 45 . -Con seguridad. operaciones intelectuales (diánoia) 87 y ciencias (epistemaz): aquel que hay que aprender al principio. ¿O no te has percatado de que [los tres grandes trágicos] dicen que [Palámedes] inventó el número y [gracias a ello] ordenó las filas del ejército en Troya y numeró las naves y todo 10 demás. El uso en plural supone una acepclOn mas vulgar. de Esquilo). un camino de ascenso hacia la realidad (to ón). Cornford remite al Timeo 47a. ya que no sabía contar? ¿Qué piensas de semejante general?88 86 ]owett-Campbell remiten a VI. La aritmética c -Por ejemplo. este [conocimiento] universal (koinón) que sirve a todas las técnicas. en lo anterior85 los educábamos por medio de la gimnasia y de la música. contra la sugerencia de ]owett-Campbell de que el vocablo diánoia esté. -¿Incluso el arte de la guerra? -Necesariamente. efectivamente. ya que tiene a su cargo el crecimiento y corrupción del cuerpo.CoNRAD EGGERS LAN ces? Porque en cuanto a las técnicas manuales (tékhnai bánausoz) [ya hemos visto lo que] parecían ser todas [el!as]. 86 Platón se burla de la leyenda (que es aludida en el fr. Por medio de hábitos educaba a los gu~rdianes. Pero.la superlativa. los períodos regulares de las estaciones. En todo caso. en efecto.

-¿A qué te refieres. al no proporCIonar a la percepción nada digno de confianza.del alma (IV. sea más cerca o más lejos que lleguen. -¿Cómo? d -Cada uno de ellos aparece igualmente como un dedo. en conexión con arithmós. -Te puedo mostrar. porque de ningún modo la vista le ha indicado que el dedo a la vez sea lo contrario de un dedo. A tal efecto dividiré por mi parte las cosas que son conducentes [hacia la inteligencia de la realidad] y las que no [lo son]. en cuanto a la grandeza o la pequeñez de los [dedos]. 523a -Parecería que. 46 111 I I 47 . -Claro está. el índice y el mayor. en estos casos. etcétera. Yle es indiferente que uno de ellos esté en el medio o en el extremo? ¿Y del mismo modo [le pasa a] el tacto con lo denso y lo delgado. si es blanco o negro. nadIe lo usa correctamente pero es indudablemente algo que atrae hacia la esencia (ousía). son extrañas comunicaciones al alma. -M uéstramelo. 439d Yss. si quiere entender en lo concerniente.lc~l?" (522c). -Bien. A las que producen [a la vez dos sensaciones contrarias] las considero como estimul~ntes. me darás tu asentimiento o te rehusarás. -Ahora bien.trad~cido más arrib~ como "cá. si es grueso o delgado. 89 Logismós. por haberjuzgado suficientemente merced a la p. -Es natural. que reclaman un examen. como la parte refleXiva -raCIOnal por antonomasia. tal como logízesthai conectado con anthmem (~22e). -Es natural. ¿ve la vista suficientemente. que el alma apele a la reflexión (10gismós) 89 y a la inteligencia (nóesis) para intentar examinar primeramente si cada cosa que se le transmite es una o dos. -Ahora piensa que hablo [de ellos] como viéndolos de cerca. lo hemos. Después obsérvalos con!lligo de este modo. b -Yen efecto. -¿Qué quieres decir? -Intentaré aclararte cómo me parece que es. SI lo pesado es liviano y lo liviano es pesado.ercepción. si las consideraras conmigo. Estos tres decimos que son dedos: el meñique. si esto es cierto. o. que producen a la vez dos sensaciones contrarias. En e~ prese~te pasaje loKlism/ín está más bien relacionado con logistikón.al ordenamiento de un ejército. lo blando y lo duro? Y en general los demás sentidos no se muestran indigentes en lo que hace a cada una de estas [cualidades]. e -Por consiguiente. y arit~hml1tiké (525a). otras sin duda la estimulan a examinar. y en ese sentido no importa si es visto en el medio o én el extremo. de modo que podremos ver más claramente si es como presiento.naturaleza conducen [al ámbito] de la inteligencia (noeszs) . entonces? -Las cosas que no incitan [a la inteligencia al examen] son las c. En todos los casos el alma de la mayoría [de los hombres] no se ve forzada a preguntar a la inteligencia (nóesis) qué es un dedo. . disciplinas del cálculo y del numero. no has entendido a qué me refiero. Primeramente . ¿impondremos necesariamente a un varón guerrero el estudio que le permita calcular y contar? -Más que cualquier otra cosa. mientras algunas [de las b cosas que~e presentan] en las percepciones no incitan a la inteligencia al examen. más bien.el sentido asignado a [percibir] lo duro ha sido forzado a ser aSIgnado a [percibir antes] lo blando. aunque es de aquellos [estudios] que buscamos po~q~e por . que. y transmite (parangéllei) al alma el haber percibido una misma cosa como dura y como blanda. -¿Pero no es forzoso que en estos casos el alma sienta la dificultad acerca de qué significa esta sensación por "duro" si de lo mismo dice que es "blando"? Y lo mismo con la [sensación] d~ lo liviano y de lo pesado: qué es lo liviano y [qué lo] pesado. -Claro que no. -¿Te das cuenta en que consiste el estudio a que me refiero? -No. -Es claro que te refieres a las cosas que aparecen a lo lejos o con sombras pintadas [en escenarios para producir efectos artificiales]. refendos a logtstzke. ya que la percepción no muestra más esto que lo contrarIo. es decir. LA LÍNEA Y LA CAVERNA -Que era muy extraño. e -Es natural entonces que semejante [percepción] no sea estimulante de la inteligencia ni la despierte. si por lo menos qUIere ser un hombre. -No.). Te lo diré de un modo más claro. -Así es.EL SOL. si miras bien.

sino hasta llegar a la contemplación de la naturaleza de los números por medio de la inteligencia (nóesis). -Están entonces entre los estudios que buscamos.. qué ajustado y útil en muchos aspectos nos 91 Chambry traduce "un aritmético". y el alma forzosamente estará en dificultades y buscará. De este modo el aprendizaje (máthesis) de la unidad puede estar entre los que ~ían y dirigen [el alma] a la contemplación de lo real (o ón). . en efecto. si la unidad (to hén) es vista tal como es o percibida por algún otro sentido. de modo que no parezca más unidad que lo contrario [de la unidad o sea multiplicidad] . -Pero decimos que la vista ha visto [algo] grande y pequeño. -Correcto. si parecen dos cosas. -y el arte de calcular (logistike') y la aritmética (arithmetike') entera [tratan] del número. -Ahora bien. no será atrayente hacia la esencia (ousía) . cuando decía que algunos objetos estimulaban al razonamiento (diánoia) . -Es cierto. y de lo visible. Pero si se la ve en alguna contradicción. pues al guerrero. ¿No es así? -Sí. y estoy de acuerdo contigo.CoNRAD EooERS l. e -Saca la conclusión de lo ya dicho. y que yo definía como estimulantes a aquellos que producían sensaciones contrarias a la vez.AN EL SOL. toda vez que Platón no usa arithmetikós. -Sería conveniente establecer por ley este estudio. -Sin duda. pero no como quien hace cualquier cosa (idiotikos). como nota Adam -yCornfordprobablemente logistikós incluya un juego de palabras entre el sentido que le damos en la traducción (de acuerdo con la tripartición del alma) y el de "experto en cálculos". -En forma maravillosa. a la inversa que la vista. -Ciertamente. vemos una cosa como una y a la vez como infinitamente múltiple. -¿No es acaso a raíz de eso que se nos ocurre preguntar primeramente qué es lo grande y qué lo pequeño? -Sin duda. lA ÚNEA y lA CAVERNA -Así. sin lo cual jamás llegará a ser un [ser] racional91 (logistikós) [por antonomasia]. pregun90 Como se ve. -y de este modo era como hablábamos de lo pensable (noetón) .y si cada una de ellas [parece] una. ya que es alineado con nóesis sin matices diferenciadbres. revolviendo en sí el pensamiento. -Así es. aquí tampoco diánlilia. esto es lo que intentaba decir ahora. le hace falta aprender estas cosas. pienso ahora tras lo dicho sobre el estudio que concierne a los cálculos. y persuadir a los que van a participar en las supremas [funciones] c de la Polis a aplicarse al arte del cálculo (logistike') . no confundirlos sino discriminarlos. -Claro que nuestro guardián es tanto guerrero como filósofo. por un lado. En efecto. para escapar del ámbito de lo que deviene (génesis). 48 49 . d -y además. por otro. como hacen negociantes y mercados. y el filósofo. -Sí. -Es muy bello lo que dices. -Para aclarar esto la inteligencia (nóesis) está forzada a ver lo grande y lo pequeño. estando separadas [serán] dos para la inteligencia. -Pero si es así con lo úno. y ambas [parecen] dos. debe aprehender la realidad. -Ciertamente. ¿en cuál de las dos [clases de objetos] te parece que están el número y la unidad? -No me doy cuenta. mientras los otros no despertaban a la inteligencia (nóesis). tándose que es en sí la unidad. no separadamente. la visión de la unidad alcanza en este punto el máximo. -y bien. sino a fin de [utilizarlo] para la guerra y para la fácil conversión del alma desde el ámbito del devenir (génesis) hacia la verdad y realidad (ousía). es usado en el sentido técnico de 511c. se necesitará de un juez. como decíamos en el caso de un dedo. -Lo comprendo. d -Completamente cierto. b -Parecen entonces [artes] conductoras hacia la verdad. Glaucón. sino como algo confundido. cada una parecerá una distinta [de la otra]. la acepción más lógica nos parece ser la que damos. y tampoco para hacerlo servir para compras y ventas. y el doble sentido no es claro. ¿no pasará lo mismo con todo número? -Claro que sí. pero si no esc tán separadas no serán pensadas como dos sino como una. pero aunque. para ordenar su ejército.90 otros no.

dijo. sino que los mejores deben educar sus naturalezas en él. ocupación de regiones. según Aristóteles en Metafísica 1. concentraciones y despliegues de tropas y Cuantas formas asuman los ejércitos tanto en las batallas como en las marchas.tl'l~nltos. Adam los toma como "entidades matemáticas" intermedias. y si tú la divides en partes. rápidamente. -Hablas correctamente. puesto que obliga al alma a servirse de la inteligencia (náesis) para [alcanzar] la verdad misma. es evidente que conviene. como el misAdam señala. [Hay] un segundo que le sigue95 y examinaremos si nos conviene. cuidando de que 10 uno no parezca uno sino muchas partes. si alguien intenta cortar teóricamente la unidad. en contraposición con el uso comercial. respecto de los geómetras. Glaucón. -Por todos estos motivos no hay que descuidar este estudio. cuando es evidente que se trata de la Idea del Cuadrado y de la Idea de Diagonal (véase la 31 sección de nuestro capítulQ VII). ellos a su vez la multiplican._ 94 Se refiere a objetos que representan núineros en el comercio o en la enseñanza. d -En cuanto abarca los asuntosde la guerra. porque en 10 referente a acampamientos. Ya eso tiende todo aquello que fuerza al alma a girar hacia el lugar en el cual está 10 más dichoso de la realidad (ta ón). en efecto. que realmente este estudio ha de resultarnos forzoso. consideraba al punto una creencia de los geómetras). que es necesario ver (idein) a toda costa. etcétera. según me parece. aunque no obtengan ningún otro provecho. 992a. Platón tiene aquí por meta una "fonnalización" de la aritmética que le pennita convertirse en ciencia. 510d. debemos exa~ minar si tiende a hacer contemplar más fácilmente la Idea del Bien. del Cinco.scott): "venir a continuación".93 sin permitir jamás que alguien discurra proponiendo números que cuentan con cuerpos visibles o tangibles. e -'Y.94 En efecto. no referido a la posible "primera dimensión" que Adam piensa tendría la aritmé(remitiéndose a Leyes X. inclino por la acepción C. lA ÚNEA y LA CAVERNA es respecto de 10 que queremos. creo: que [los números] acerca de los cuales hablan solo es posible pensarlos. ¿qué crees que responderían? -Esto. hace mucha diferencia que el [guardián] mismo sea geómetra (geornetrikós) y que no 10 sea. ayer como hoy. Aunque :I. del Cuatro. no será fácil que encuentres muchas [disciplinas de estudio] que requieran más esfuerzo para aprender y practicar. que es el que le ha dado origen e impulsado más hasta entonces. 51 . en tanto que los lentos.:nIOS()tr()S tendemos a ver la secuencia didáctica como una indicacion de Platón. sino a la secuencia didáctica-que. "Admirables [sabios]. "era probablemente usual en los maestros". -Habrás observado esto: que los calculadores por naturaleza están dotados para todos los estudios.3 de ékho en el (LiddeU. 95 Dice Chambry. 92 -¿De qué modo? -Así: este [estudio] del que estamos hablando eleva intensamente el alma y la obliga a discurrir acerca de los Números-en-sí. ante la dificultad de hallarse en VI. del Dos. sabes sin due da que los expertos en estas cosas. Ocupan el medio entre los objetos sensibles y las Ideas". frente al "Cuadrado-en-sí" y a la "Diagonal-en-sí". -¿Cuál? ¿Te refieres a la geometría? -Precisamente -contesté. En cuanto a los números. 92 -Queda entonces establecido para nosotros uno [de los estudios buscados]. en los cuales la unidad -tal como ustedes la consideran. b -Tú ves.sobre la línea pitagórica como una colección de l. ni tiene parte alguna en sí misma?". Yendo mucho más allá de eso. cuando son educados y ejercitados en este Como en la alegoría de la Línea. se ríen y no 10 aceptan. amigo. -Así procede. siguiendo a Adam: "Los números en-sí mismos son para Platón números matemáticos individuales y nada más. 526a -y si les preguntan a ellos. -Es verdad 10 que dices. cuando Platón. por así decirlo.CONRAO EGGERS LAN EL SOL. ¿acerca de qué números discurren. con tal que se emplee para conocer y no para comerciar. 894a.9. En realidad -dije-. y no se puede tratar con ellos de ningún otro modo. -En efecto. . -Convengo. respecto de esas cosas es poco de geometría y de e cálculos 10 que basta. Análogamente.es en todo igual a cualquier otra y no difiere ni en 10 más mínimo. al menos aumentan todos en cuanto a llegar a ser más rápidos. [estudio concerniente al cálculo]. < -Así es. en el Fedón l04a-105b Platón habla de la Idea del Tres.

la impresión de temer que a la muchedumbre le parezca que estás estableciendo estudios inútiles. en VII 533c. no es insignificante [la utilidad que hay] en estos estudios. conviene: si [obliga a contemplar] lo que deviene (génesis). debe prescI1birse lo más posible que los [ciudadanos] de tu bella Polis de ningún modo descuiden la geometría. porque no ven otra ventaja digna de tener en cuenta Se refiere a la inteligencia (tomo la nota de Adam). etc. Y ya antes. al traducir geloíos por "ridículo". mientras que los que nunca hayan percibido nada de esto naturalmente no estimarán lo que digas. lo que proporciona en segundo lugar no es pequeño.CONRAD EGGERS l. necesitaría de una mekhané tan artificial y prodigiosa comb la de los escenarios de las tragedias para que ese encadenamiento se convierta en ciencia. lA ÚNEA y lA CAVERNA -Entonces. 52 I 111I 53 . Yen la nota a los vocablos cuestionados por Platón. Por lo demás. sino también al general. El problema del tercer estudio: la geometría sólida d -¿Yahora? ¿Ponemos en tercer lugar la astronomía? ¿o no te parece? -A mí. [hombre] se purifique e y reavive. -Lo hemos de acordar. -¡Total. ya que sólo con él se ve la verdad. tetragonízein.] sino que meramente reconoce su inadecuación para expresar la verdadera naturaleza y propósito de la geometría". Sin embargo. Chemiss quien. -De acuerdo en que digamos eso. En efecto. pero la cuestión es que todo este estudio es cultivado [apuntando] al conocimiento. -¿No habremos de estar de acuerdo en algo más? -¿En qué? -En que [se la cultiva apuntando] al conocimiento de lo que es siempre (aei ón). en 1971. ¿qué artificio (mekhané) convertiría a semejante encadenam1ento en Clencra? Dicho pasaje parece implicar que el método habitual de las matemáticas. y anudan la conclusión y lo~ [pasos] interm~dios a a~ q~ n~ conocen. noble amigo. nos dice algo que parece demasiado chocante para la pretensión científica de un matemático: "si no conocen el principio. sí. c -y si es tan capaz. 527a --En esto hay algo que no nos discutirán aquellos que sean siquiera un poco expertos en geometría. Dice Shorey. al comentar este pasaje en su edición de la República para Classical Loeb: "La palabra anankaíos ha sido diversamente malentendida y mal traducida. meses y años conviene no solo al labrador y al marino. algo que atrae al alma hacia la verdad y que causa que el pensamiento del filósofo se eleve hacia arriba [en procura de las cosas] a que ahora debemos seguir hacia abajo. como si estuvieran obrando (práttontas) o si todas sus palabras [apuntaran] a la acción (práxis): hablan de "cuadrar" (tetragonízein). Epínomis990d geloion ónoma [nombre ridículo]". porque das . y respecto de todos los demás estudios [debes decir que con la geometría] se los comprende mejor. y es que esta ciencia es todo lo contrario de lo que dicen de ella los que tratan con ella. para corregir mi interpretación de que Platón formula aquí -como en la alegoría de la Línea. me llamó la atención por primera vez hacia la nota de Shorey.AN EL SOL. -¿Cómo es eso? -Hablan de un modo ridículo aunque forzoso (anankaíos) 96 . Bien sabemos que hay una total diferencia entre el que ha estudiado geometría y el que no [la ha estudiado]. por Zeusl -¿Ponemos entonces en segundo lugar este estudio para los jóvenes? -Pongámoslo. aunque resulta dificil creer.. -¿A qué te refieres? -Lo que tú has mencionado: las cosas que conciernen a la guerra. Fue el profesor H. dice: "la misma etimología de 'geometría' implica la concepción absurdamente práctica de la ciencia. Shorey acota: "Platón no prohíbe el uso de tales términos [a saber. -Me haces gracia. Cf. en la medida en que no llegan a un principio -al menos conscientemettte-. "añadir" (prostithénei) b y todas [las palabras] semejantes que pronuncian. (tratándose de un órgano) agoniza?te y en~e~ecido por las demás ocupaciones. -Ella es capaz al máximo para eso. Simplemente significa que los geómetras se ven compelidos a usar el lenguaje de la percepción sensible aunque piensen en Ideas abstractas de las cuales las imágenes sensibles son solo aproximaciones". si [la geometría] obliga a contemplar la esencia (ousía). un buen conocimiento de las estaciones. "construir" [sobre una línea dada] (parateínein). la cuestión es que. -Sin duda. 96 l"'· -Ella es entonces. porque el arte de la geometría es un conocimiento de lo que es siempre. [sino que hacen] que un órgan097 del alma de cada. y no de lo que en un momento nace y parece. luego de decir que los matemáticos solo pueden soñar con el ser. a las que quiere enmendar. Aquellos que están de acuerdo en esto convendrán sin dificultad contigo. pero que vale mas que mIl oJos.una crítica a las matemáticas. no conviene. Ahora bien.

. -A continuación [pusiste] primeramente la astronomía después de la [geometría plana]. antes de captarlo en sí mismo. critica por eso la construcción del Timeo 1. a pesar de todo esto florece [su propio] encanto. Una. dentro de la pequeña Polis que era la Academia. pero posteriormente volviste atrás. porque ninguna Polis le dispensa mucha estima. sin tener en cuenta las reacciones de un público posible que lo juzgue. al llegar a la tercera dimensión. nombre que también usa poco después Aristóteles (Analitica Posteriora 1. la conversación ha enfocado la astronomía. lo cual implica hablar de s6lidos en movimiento. estaba aún en pañales en época de Platón. disciplina que. antes físico que matemático. como la "longitud" (mikos). quien decía a su criado: "vísteme despacio. sin lo cual no descubrirían [plUcho]. y que esta se pueda así "manifestar". como veremos en seguida. 99 Pero lo correcto es que a continuación de la segunda dimensión (aúxe) lOO se trate la tercera. que implica movimiento de volúmenes (báthos). de modo de ~er fundar la ciencia. tal como están las cosas. LA LÍNEA Y LA CAVERNA en estos [estudios como no sea la utilidad práctica] .13. 78by 38). así que no sería asombroso que llegara a manifestarse. ~:. '~e generatione el corruplione.2. Pero todavía en las LeyesVlI.i~ Adam dice que ha de tratarse de un proverbio como el que en inglés dice "más i. La secuencia mikos-plálos-bdthos aparece también en SofISta 235d. si dejas de lado ambas.uro. proclamabas a la geometría como el tratamiento de la superficie. sino que se lo ha mencionado en el orden epistemo. -Correcto. Yen primer lugar es dificil conseguir uno. 817e. ' . y hay dos causas de ello. -y sin duda que tiene un encanto que confiere distinción. Vale decir. no es el punto. incluso por investigadores que no se dan cuenta d de su utilidad. En efecto. j. se la investiga sin ma98 911 O sea.CONRAD EGGERS LAN EL SOL. como se ve en TiflfleO 53d. y Adam prefiere esa traducción aquí. en &pública y Timeo Platón usa epípedos) y la tercera como "profundidad" (bálhos). por ser difícil. -Sí. Pero explícame más claramente lo que deCÍas. con abstracción de todo movimiento). Sócrates. mete en la bolsa de un único máthema la medida tanto de magnitudes (primera dimensión). 315b Y ss. en tanto sólidos. o bien. Esto. de descubrirla ciencia en el sentido que hoy damos al vocablo. No se trata. Y ahora mismo en que [esta investigación es] subestimada y mutilada por muchos. ¡¡tv de hecho. no se persuadiría [fácilmente] c a los que investigan esta [materia]. el objeto se torna "sensible a los sentidos". Platón ha tratado • hacer de "supervisor" en ese sentido. la segunda como la "superficie" (Plátos. En el Epínomis (obra atribuida a Platón -es una suerte de apéndice de las Leyes. a continuación [de la geometría] el camino (méthodos) indicaba la dimensión de la profundidad. luego de hablar de 'figuras planas (geometría plana). -¿Cómo es eso? b -Después de la superficie (epípedon) hemos tomado el sólido (stereón) en movimiento. en 819c-820a. 1 Evidentemente. 102 En efecto. 894a. sin tener recelo de que algún otro pueda sacar provecho de ello. 81ge. 55 .\lógico correspondiente. como de superficies (segunda dimensión) y volúmenes (tercera dimensión) si bien poco después. pero sin duda que este . ridiculiza el tratamiento vulgar que se hace de estos tres temas. y. por sufuesto.). del "sólido" al "cuerpo" no hay más que medio . es porque. sin examinarlos en sí mismos (o sea. Aristóteles. -En efecto. porque aún no hemos tocado [el estudio] que viene a continuación de la geometría. -Da entonces un paso atrás. En Leyes X. [por ser] sumamente arrogantes. aquellos se persuadirían y una investigación continuada y vigorosa llegaría a algo debidamente claro.iprincipio". Pero si la Polis entera colabora en la supervisión guiándolos con la debida estima. menor velocidad". o sea lo que concierne a la dimensión de los astros y [todo 10 que participa de la profundidad (báthos).:'1 ':~ . "crecimiento". -Eso es lo que elijo: decir lo mejor para mí mismo. porque los que investigan necesitan un supervisor (epistátas) 101. niaquí ni en otro escrito. pero que en general se piensa que ha sido escrita por su discípulo Filipo de Opunte) 990d se la llama stereometría. -Es que en mi urgencia expuse todo tan rápido que me he demorado. Pero en ningún momento. 100 A'ÚXe significa. careciendo incluso de nombre. Lo curioso de Leyes 894a es que. Platón plantea un crecimiento a partir del punto. y la primera dimensión es indicada en Leyes VII. lo que requiere un estudio de la geometría del espacio. y sin duda que.i:' yor esfuerzo. otra. Ver capítulo VIII. habla del mejor modo posible para ti mismo. se habla de tres "crecimientos" o "dimensiones" a partir de un principio (arkhé). que estoy !lPurado". . paso. epistemológicamente al me~~. -Es cierto.. en principio. la geometría del espacio de la física. sino de funda-~entar orgánicamente todos los estudios que conciernen a su ámbito. más que nada porque ve el crecimiento a partir del punto. no se ha hablado prácticamente nada sobre el papel de este estudi9 en camino hacia la Idea del Bien. como su etimología lo indica-. pero por el estado ridículo de la investigación lO!! pase de la geometría a la astronomía. la geometría del espacio le debe mucho. De modo que 528a examina por ti mismo 98 si discriminas entre las dos [clases de utilidad]. tanto al preguntar como al responder. -no estando aún suficientemente diferencia- fr'. que a nosotros nos recuerda el consejo que la anécdota ~p>ne en boca de Napoleón. y en segundo lugar si se lo consigue. pero me parece que eso no ha sido descubierto aún.

101 Evidentemente. quien decía a su criado: "vísteme despacio. lo cual implica hablar de sólidos en movimiento. en tanto sólidos. porque los que investigan necesitan un supervisor (epistátas) 101. con abstracción de todo movimiento). -Es que en mi urgencia expuse todo tan rápido que me he demorado. -¿Cómo es eso? b -Después de la superficie (epípedon) hemos tomado el sólido (stereón) en movimiento.y sin duda que tiene un encanto que confiere distinción. Esto. como su etimología lo indica-.pínomis (obra atribuida a Platón -es una suerte de apéndice de las Leyes. Una.CONRAD EGGERS LAN EL SOL. -Da entonces un paso atrás. la conversación ha enfocado la astronomía. proclamabas a la geometría como el tratamiento de la superficie. No se trata. y que esta se pueda así "manifestar". 102 Adam dice que ha de tratarse de un proverbio como el que en inglés dice "más apuro. En Leyes X. pero que en general se piensa que ha sido escrita por su discípulo Filipo de Opunte) 990d se la llama stereametria. Pero en ningún momento. De modo que 528a examina por ti mismo 98 si discriminas entre las dos [clases de utilidad].13. lo que requiere un estudio de la geometría del espacio. 894a. y la primera dimensión es indicada en Leyes VII. sino que se lo ha mencionado en el orden epistemológico correspondiente. no estando aún suficientemente diferencia98 99 yor esfuerzo. y Adam prefiere esa traducción aquí. sin tener recelo de que algún otro pueda sacar provecho de ello. 102 En efecto. [por ser] sumamente arrogantes. como se ve en Ti1'/fleO 53d. así que no sería asombroso que llegara a manifestarse. en 819c~20a. o sea lo que concierne a la dimensión de los astros y [todo lo que participa de la profundidad (báthos). como de superficies (segunda dimensión) y volúmenes (tercera dimensión) si bien poco después. de descubrir la ciencia en el sentido que hoy damos al vocablo. antes físico que matemático. a pesar de todo esto florece [su propio] encanto. Sócrates. luego de hablar de figuras planas (geometría plana). disciplina que. -En efecto. es porque. dentro de la pequeña Polis que era la Academia. La secuencia mekos-plátos-bdthos aparece también en Sofista 235d. Aristóteles. que a nosotros nos recuerda el consejo que la anécdota pone en boca de Napoleón. Ver capítulo VIII. otra.2. 81ge. incluso por investigadores que no se dan cuenta d de su utilidad. Lo curioso de Leyes 894a es que. Y ahora mismo en que [esta investigación es] subestimada y mutilada por muchos. o bien. que implica movimiento de volúmenes (báthos). Platón plantea un crecimiento a partir del punto. 99 Pero lo correcto es que a continuación de la segunda dimensión (aúxe) 100 se trate la tercera. En el E. se habla de tres "crecimientos" o "dimensiones" a partir de un principio (arkhe). como veremos en seguida. 54 I 111 55 ¡III . antes de captarlo en sí mismo. si dejas de lado ambas. Pero todavía en las Leyes VII.). estaba aún en pañales en época de Platón. da la geometría del espacio de la física. pero posteriormente volviste atrás. epistemológicamente al menos. como la "longitud" (mekos). critica por eso la construcción del Timeo (De generatione et corruptione. ](K¡ Aúxe significa. ni aquí ni en otro escrito. sin examinarlos en sí mismos (o sea. . de modo de poder fundar la ciencia. pero sin duda que este "principio" no es el punto. mete en la bolsa de un único máthema la medida tanto de magnitudes (primera dimensión). se la investiga sin maO sea. por supuesto. 817e. y hay dos causas de ello. sino de fundamentar orgánicamente todos los estudios que conciernen a su ámbito. y. en República y Timeo Platón usa epípedos) y la tercera como "profundidad" (báthos). 103 y de hecho. tanto al preguntar como al responder. al llegar a la tercera dimepsión. del "sólido" al "cuerpo" no hay más que medio paso. -Correcto. aquellos se persuadirían y una investigación continuada y vigorosa llegaría a algo debidamente claro. y en segundo lugar si se lo consigue. que estoy apurado". no se persuadiría [fácilmente] c a los que investigan esta [materia]. 1. 78b y 38). porque aún no hemos tocado [el estudio] que viene a continuación de la geometría. -A continuación [pusiste] primeramente la astronomía después de la [geometría plana]. más que nada porque ve el crecimiento a partir del punto. menor velocidad". la segunda como la "superficie" (plátos. LA LÍNEA Y LA CAVERNA en estos [estudios como no sea la utilidad práctica]. la geometría del espacio le debe mucho. por ser difícil. Yen primer lugar es difícil conseguir uno. en principio. Vale decir. -Es cierto. no se ha hablado prácticamente nada sobre el papel de este estudio en el camino hacia la Idea del Bien. pero por el estado ridículo de la investigación 103 pase de la geometría a la astronomía. "crecimiento". y sin duda que. a continuación [de la geometría] el camino (méthodos) indicaba la dimensión de la profundidad. porque ninguna Polis le dispensa mucha estima. En efecto. sin lo cual no descubrirían [mucho]. 315b Yss. pero me parece que eso no ha sido descubierto aún. tal como están las cosas. Platón ha tratado de hacer de "supervisor" en ese sentido. habla del mejor modo posible para ti mismo. ridiculiza el tratamiento vulgar que se hace de estos tres temas. -Sí. Pero si la Polis entera colabora en la supervisión guiándolos con la debida estima. sin tener en cuenta las reacciones de un público posible que lo juzgue. -Eso es lo que elijo: decir lo mejor para mí mismo. nombre que también usa poco después Aristóteles (Analitica Posteriora 1. careciendo incluso de nombre. el objeto se torna "sensible a los sentidos". Pero explícame más claramente lo que decías.

pero prefiero un término intermedio entre ese y el usado antes. -Naturalmente. ~o consideraría con la inteligencia y no lo contemplana con los oJos. y ahora que puedo hacerlo. das la impresión de creer que si alguien levantara la cabeza para contemplar los adornos (poikílmata) del techo obs~rvándolo. Pero s~ inte~ta instruirse acerca de cosas sensibles. en cierto modo como si se hallaran dibujos que se distine guieran por lo excelentemente dibujados y bien trabajados. como resultado del surgimiento del tiempo. Platón piensa aquí en gente como Isóc:~tes. n. n. 106 Antes poikílmata significaba "adornos". en . los meses y las estaciones. en tier~a resultan mtraduClles a~n en versión libre. me parece que para cualquiera es evidente q~e [la astrono= mía] obliga al alma a mirar hacia arriba y a conducIrla desde aqm hacia allí.nCla del pasaje. -Pero ¿cómo? -Del modo que la tratan los que h ay e1evan a 1a fil lOSO f' 104 m ás la. En efecto.Antídosis 261262. servirse de los bordados que hay en el cielo como de paradigmas para el estudio de aquellos [otros verdaderos]. entonces. los movimientos de una [figura] en relación con otra. 185-186). lo que es el estudio de las cosas de lo alto. ahora la elogiaré de un modo que tú compartirás. 107 Recuérdese nota 36 de p.ese. en el Timeo 30d-31a se habla sobre la creación del cielo por Dios. y los que mueven lo que hay en [cada figura]: [estos verdaderos bordados] son aprehensibles por la razón (lógos) y el pensamiento (diánoia) . y el alma no mirará hacia arriba S1110 haCIa a~aJo. yo n? pue. Según Adam. mas no por la vista. En efecto. 24 sobre el artesano (demiourgós) de los sentidos en general. tanto en lo que hace a la rapidez real y a la lentitud real. cuanto al verdadero número y todas las verdaderas figuras. Sócrates. que no hace a la. Nos describe luego la organización de este cielo. copia cambiante de la Eternidad del modelo (las Ideas) que ha tenido presente el demiurgo y que ha dado lugar al nacimiento del sol. pero nunca -como quiere Platón. con los días. pues no obtendrá ci. p. En efec~o. pp. para entrenar la mente. la luna y los 56 57 . del día y de la noche con el mes. quien. obra de Dédalo o de algún otro artesano o pintor. Al verlos un experto en geometría los consideraría sin duda muy bellos en cuanto a la ejecución.encia d~ esas :osas [sensibles].do concebir otro estudio que haga que el alma mIre haCIa arnba que aquel que trata con el ser (to ón) y con lo invisible. lO" Los giros "con la boca cerrada" o "nadan~o . -Sin duda que le parecería ridículo. ya sea [mirando] haCIa arnba con la boca abierta o hacia abajo con la boca cerrada. -Tal vez sea evidente para cualquiera. de b tu parte. Pero ¿de qué modo dices que se debe aprender astronomía en lugar\de la que ahora 104 se estudia. Estos bordados (poikílmata) 106 [ que hay] en el d cielo están bordados (pepoíkiltai) en lo visible. y de la vista en particular. dado que [antes] me has reprochado alabar la astronomía de un modo tan 529a vulgar. digo que no c ha de aprender nada. -Hágase justicia: tu reproche es correcto. -En necesario. -¿Qué quieres decir? -Que me parece que no es innoble el modo de comprender.p~ra que s~an ensenadas de modo que su método vuelva realmente el ojo del alma haCla la"reahdad ~uprema.Adam se extiende en la ñata respectiva (vol. para que el lector advierta la correlación conceptual que Platón establece entre ambos casos. aunque ' 10~ se estudie nadando de espaIdas en nerra o en mar. les falta mucho en relación con los verdaderos. 1127) yen el apendice IX al libro VII (vol. Ahora bien. "constelaciones". Tal vez pienses bien. bien hacen [a la astronomía] mirar hacia abajo. si es que el estudiarla nos será ventajoso para las cosas que afirmamos? -De este modo. pero [consideraría] ridículo examinarlos con esfuerzo 530a serio de modo de captar en ellos [la verdad absoluta de las relaciones entre cantidades] iguales o dobles o de cualquier otra relación. un Dios que es llamado "artesano" (demiourgós). excepto para mí: porque a mí no me parece que sea así.CONRAD EGGERS LAN EL SOL. lO? Pero en cuanto a las relaciones de la noche con el día. y yo absurdamente.. y del mes con el año.. y aunque sean los más bellos y perfectos de su índole. reconoce a las disciplinas matemáticas un papel amahar de la filos~f¡a. ¿No crees? -Absolutamente. LA LÍNEA Y LA CAVERNA 5) La astronomía -Coloquemos entonces como cuarto estudio la astron?mía [esperando] que [el estudio] que ahora dejamos de lado eXIsta cuando la Polis se ocupe de él. -¿Y no crees que el verdadero astrónomo seguirá el mismo [criterio] al observar los movimientos de los astros? Considerará que el artesano (demiourgós) del cielo y de todo lo que [hay] en él lo ha dispuesto todo con la máxima belleza con que es posible constituir tales obras. Sobre su sentido -por lo demas secundano. ahora deberíamos usar una palabra más técnica.

qUien me hizo notar este cambio de metodología antes de leer yo la aluslOn en Adam. Steinmann. como dicen los Pitagóricos. y tratar de encontrar en ellos la verdad por todos los medios? -Así me parece. el estudiado en astronomía]. y nosotros.. que comprende el intervalo de una cuarta. gracias a la creación de la vista. quizá un sabio podrá mencionarlas. lleva el cambio hasta las consecuenciá's de la estructuración matemática del mundo sensible en el Timeo. los mec~­ nismos del alma por los cuales el hombre llega al conOCImIento de to~o ese CIelo. al introducir en él la armonía y el orden inherentes a ellas. que nos lleva a pensar en los movimientos verdaderos y dlV1nos. con lo cual trabajan como los astrónomos. el sol y el cielo (pasaje al que hemos aludido al hablar de la. convendremos. cualquier concordancia de sonidos agudos y graves es una harmonía.- EL SOL. en nota 88 de pág. III 398d Ye. ahora que me lo dices. Yasl. así como los ojos han sido provistos para la astronomía. y cualquier otra que se aúada. por los dioses!. -¿Cuál es? -Parecería que. se pasan escuchando acordes y midiendo sonidos entre sí. e -Como se trata de una tarea de aliento. -¿A qué te refieres? -A cuidar que aquellos que hacemos estudiar no emprendan nunca algo imperfecto. si es que debemos ser los legisladores más provechosos posibles. el hombre ha podIdo ver los astros. -¿Cuáles? -Además de aquel [o sea. Y aquí Adam se remite a sus notas a Rep. pero de hecho esta palabra es usada especialmente para ciertas escalas o "modos musicales" que difieren entre sí por la composición de los intervalos. creo. donde dice que. [sacándola] del estado de inutilidad. ¿no te parece que considerará absurdo creer que transcurren siempre del mismo modo y que no varían de ningún modo. pero en todos los casos guardaremos lo nuestro. Pero que nos sean manifiestas a nosotros. sino muchas. 45). ligados por cuatro notas. El ingeniero H. son llamados un pyknon o 'condensación'. -Es una tarea mucho mayor que la del que practica ahora astronomía lo que le prescribes. cuando hablan de "dos intervalos de un cuarto de tono cada uno" (pyknómat'atta) 109 y paran sus orejas como si trataran de captar murmullos de vecinos. Esto implica un cambio de metodologla de Platon respecto d. Glaucón.e!a astronomía tal como es planteada en República. en mi traducción apenas recojo una frase que sugiera algo de lo concerniente al asunto en cuestión. que les impida llegar al punto al que deben llegar todos [los estudios]' como acabamos de decir acerca 531a de la astronomía. los oídos han sido provistos para el movimiento armónico. -Pues creo que en todas las demás debemos prescribir del mismo modo. según nos recuerda Adam y apela alojo del mismo modo que el movimiento armónico (o movimiento de acuerdo con las leyes de la armonía) apela al oído. si queremos tomar parte de la astronomía realmente de modo de volver útil la [parte que es] por naturaleza inteligente en el alma. Liddell-Scott indican también De música 1135b de Plutarco. ya que. son más pequeños que el intervalo restante. se trata de un término técnico. ¿Lo haremos? -Sí. que me ayuda a traducir la expresión. el que es su contrapartida. pero abandonaremos el cielo estrellado. en tono (como nuestros "modo mayor" y "menor"). Cuando los dos intervalos más pequeños. LA ÚNEA y LA CAVERNA b Y de los demás astros respecto de estas cosas y entre sí. en sentido lato. colaborador ~~o en la ~nvestl­ gación del aporte de Platón y otros pensadores antiguos a las ~~tematlcas. 'lO!! Como dice Adam. Como se ve.CONRAD EGGERS LAN . -jYbien ridículo. el movimiento no ofrece una forma única. de cuya edición Loeb tomó la nota de Einarson-De Lacy. Pero luego pasa a e~p~icarla creación de. especialmente en 47l:H:. -Entonces nos serviremos de problemas en astronomía como lo c hicimos en geometría. dos. d -Sin embargo. Todas. lOS La astronomía ha sido caracterizada en 528e como el "movimiento de los sólidos". está dividido en tres intervalos. en 47a nos dice que. ¿O no sabes acaso que con la armonía hacen algo similar? En efecto. en forma interminable.108 y que estas son ciencias hermanas entre sí. ¿puedes sugerir algún [otro] de los estudios que convienen [a nuestro propósito]? ' -En este momento no. La nota dice así: "El tetracorde. y el intervalo restante es un ditono o tercera mayor".invenció~ del número. los seguiremos a ellos [para ver] qué dicen acerca de estas cosas. aunque tengan cuerpo y sean visibles. y por lo tanto. 6) La armonía -y ahora. sumados entre sí. se sltua el origen de nuestros conocimientos en la percepción visua~ ~e los movimie~tos ce~es­ tes. 68 59 . Este ~amblo ?a sld? señalado por Adam y Heath. Unos afir- planetas o astros errantes (37a 38c). En un pyknon armónico los dos intervalos son de un cuarto de tono cada uno. sobre cuya definición se remite al tratado musical de Aristoxeno.

estos hacen lo mismo [en la armonía] que c los [otros] en la astronomía. por Zeus! Con excepción de algunos pocos que he encontrado casualmente. Platón alude a los p.-y se en cambio de las dificultades de investigar textos pitagoncos antenores a Platon-Ignoro las fuentes en que se basa. 7) La dialéctica d -Ahora bien. Como no conozc? ~l dlcClon. LA LÍNEA Y LA CAVERNA man que pueden percibir un sonido en medio [de otros dos] . [recuerda luego] su incapacidad de mirar allí a los animales y c plantas y a la luz del sol: [solo podían mirar] los divinos reflejos en las aguas y las sombras de las cosas reales. no. como hemos dicho. 110 Según una nota que Adam ~om~ ?el diccionari? . no es de ellos que hablo lJO sino de aquellos a los cuales decía que debíamos interrogar acerca de la armonía. En realidad. es imitada por la capacidad de la vista cuando. ha~ía dos escu. si no es esta la melodía que la dialéctica (to' dialégesthai) ejercita. que Identifican cada mter~al? con una proporción. los que no sean capaces de dar razón o recibirla l12 ¿sabrán alguna vez lo que decimos que se debe saber? -Nuevamente. cuando se intenta por la dialéctica llegar a lo que es en-sí cada cosa. si el camino que hemos recorrido [a través] de todos estos [estudios] permite arribar a una relación y parentesco de unos con otros. ensaya mirar primeramente a los seres vivos y luego a los astros. mientras otros discuten que [ese b sonido] es similar [a uno de los otros]. -Probablemente. 60 61 . y por fin al sol mismo.elas rivales en teoría musical: "1) los Pltagoncos o matematicos. que da así el intervalo más pequeño. Pues bien. pero no se elevan a los problemas de examinar cuáles son los números armónicos y cuáles no y por qué en cada caso. llevaremos el asunto hacia el punto que queremos y no trabajaremos en vano. y. o cual otra? ¿O no sabes que e todo esto no es más que un preludio a la melodía que se debe aprender? ¿O acaso crees que los versados en aquellos [estudios] son dialécticos?lll -¡No. -Sin duda alguna. será en vano.113 tal como 111 Dice Adam en este lugar: "Teodoro es en el Teeteto (l46b) un buen ejemplo. aunque esta sea pensable (noetón).CONRAD ECCERS UN EL SOL. así como su ascenso desde su morada subterránea hacia el sol. -¿Y bien? ¿No es esta marcha la que llamas dialéctica (dialektiké)? -Ciertamente. pues buscan números en los acordes que se oyen. -Presiento que es así. todo este tratamiento por medio de las técnicas que hemos descripto tienen el mismo poder de elevar lo mejor [que hay] en el alma hasta la contemplación del mejor de todos los seres. y no detenerse antes de captar por la inteligencia (nóesis) misma lo que es el Bien-en-sí. 720c.a estos valientes [músicos] que provocan tormentos a las cuerdas y las torturan estirándolas sobre las clavijas. de otro modo.de Monr?. -Hablas de una empresa digna de los dioses. 113 Este pasaje es la más clara y sintética evidencia de que la descripción de los estudios matemáticos y la dialéctica constituyen una "explicación técnica" o "interpretación técnica de la alegoría de la caverna". Ob"iamente. En efecto. pero no ya sombras de figurillas proyectadas por otra luz que respecto del sol era como una imagen. Glaucón. y 2) los 'músicos'. lo que en lo concerniente a la conversación sería equivalente a "responder y preguntar" (ver Leyes IV.ano de Mo~ro . y a demostrar la afinidad que hay entre ellos. pero unos y otros anteponen los oídos a la inteligencia (nous). estará muy de acuerdo con la enfática réplica de Glaucón: ¡No. que median todos l~s intervalos como ~Ultl­ pIes o fracciones del tono". llega al término de lo pensable como aquel [prisionero de la alegoría] al [término] de lo visible. y si estas no residen precisamente en el pasaje que estamos viendo. 532a -Vamos a ver. pero la tarea a que te refieres es enorme. Para no alargar este retrato acerca de los golpes que les dan a las cuerdas con el plectro acusándolas sea de su negativa [a emitir un sonido] o de su modo exagerado [de emitirlo]. e inútil si se lo persigue de otro modo. termino con la descripción. -Más bien [diría que es una empresa] útil para la búsqueda de lo Bello y de lo Bueno.n~eros: pero Glaucon h: creído que hablaba de los segundos. y cualquiera que conozca a personas que son matemáticos distinguidos pero nada más. Sócrates. Del mismo modo. para las mismas palabras que aquí se dice que los médicos empíricos "no dan ni reciben explicación alguna"). -[Recuerda entonces] la liberación [de los prisioneros] de sus cadenas y el volverse desde las sombras hacia las figurillas y la luz. -Pero en tal caso. -¿[La que concierne] al preludio. sin [recurrir a] sensab ción alguna y por medio de la razón (lógos) . -Tú te refieres -dije yo. por Zeus!" 112 "Dar razón (lógon didónai) y recibirla" es precisamente signo del dialéctico.

con Stephanus. antes de pasar a otra cosa. a la tercera "creencia" (Pfstis) ya la cuarta "conjetura" (eikasfa) . A estas muchas veces las hemos llamado "ciencias" (epistemai). -En todo caso. según VI. utilizando como asistentes y auxiliares para esta conversión a las técnicas (tékhnai) que hemos descripto. eso se puede afirmar con seguridad. no creo ya que podamos afirmarlo confiadamente. por costumbre. pero más oscuro que el de "ciencia". mientras noús pasa a designar el conjunto de las dos secciones pensables. pero es difícil de no aceptar. sino como "solo un modo de indicar. donde hallamos el uso técnico del término diánoia. el método dialéctico (he dialektiké méthodos) es el único que marcha remontándose más allá (anairou. o bien del cuidado de las cosas creadas naturalmente o fabricadas artificialmente. que no parece necesario para la lectura.12Ü con llamar a la primera porción (moira) "ciencia" (epistéme) . 120 Como se ve. un "no" previamente al "otro método". Y [dicho método] empuja poco a poco alojo del alma.sa) liS de los supuestos. por las dudas. 119 Ver V. no pueden dar razón (lógon didónaz) de ellos. y que cualquier otro es incapaz? -Sí. ambos pasajes están estrechamente conectados. que se atiene a los manuscritos. Por mi parte. traduzco hodó(i) por "sistemáticamente". nadie nos discutirá esto: que hay otro método [distinto al de los cinco estudios preliminares] 116 que en cada caso de aprehender sistemáticamente (hod6) 117 y por sobre todo (peri c d e 534a IH Dicen ]owett-Campbell: "Es difícil de captar por ser difícil de entender. sino la verdad misma. a fin de consolidarse [allí]. llegado al cual estaremos. 115 Dice Adam que estas palabras no deben ser interpretadas como una promesa de tratamiento en diálogos futuros. y vayamos hacia la melodía para describirla como hemos hecho con el preludio. sino que quedan muchas oportunidades para volver sobre él 1l5_ démoslo por ahora como admitido. Ahora bien. mientras que se sirvan de supuestos (hypothéseis) dejándolos inamovibles. o bien se ocupan de las opiniones y deseos de los hombres o bien de la creación y fabricación [de objetos]. 1I4 No obstante -y puesto que no solo en este momento presente hemos de discutirlo. pero en estado de vigilia no se puede ver con ellas. pantós) lo que es cada cosa. ¿No es así? -Claro que sí. LA LÍNEA Y LA CAVERNA d e 533a b entonces [en nuestra alegoría se elevaba el órgano] más penetrante del cuerpo hacia la [contemplación] de lo más brillante del lugar corpóreo y visible. y lo eleva a las alturas. 23) ha aludido con el mismo adverbio a tratamientos anteriores de algún asunto. -No. -Es que ya no serás capaz de seguirme. Dime de qué modo es la capacidad dialéctica. si no conocen el principio (arkhe) y anudan la conclusión (teleute) y los [pasos] intermedios (ta metaxy) a algo que no conocen ¿qué artificio (mekhane) convertirá a semejante encadenamiento (homología) en ciencia (epistéme)? -Ninguno. pero por otro lado es difícil no admitirlo. porque. Si es realmente así o no. Todas las demás técnicas. 118 62 I II 1I1 I 63 • . En cuanto a las otras que dijimos que captan el ser. nos hacen ver el ser como en sueños. -Por consiguiente. como al fin de una travesía. pero no sería ya una alegoría (efkon) como antes lo que verías.CONRAD EGGERS UN EL SOL. VI. como antes (ver nota 34 en p. No es que yo deje de mi parte nada de buena voluntad. 116 Sigo la interpretación de Adam. 511d-e. Pues me parece que [se trata] de caminos que conducen hacia aquel punto. 117 Con]owett-Campbell. En lo dicho anteriormente l19 lo hemos diferenciado como "pensamiento discursivo" (diánoia) . pero habría que darles como nombre uno más claro que el de "opinión" (dóxa) . cuando está sumergido en el fango de la ignorancia. se vuelve a la división de la Línea. -¿Y también que la facultad dialéctica solo se revelará a aquel que sea experto en los [estudios] que hemos descripto. en reposo. ascendiendo hasta el principio mismo. el pollakis (muchas veces u oportunidades) me hace pensar en posibles tratamientos futuros en la Academia. en efecto. 511d. como la geometría y las afines en ese sentido. -Lo admito aunque sin duda es algo difícil de admitir. pero no es cosa de disputar acerca del nombre en materias tales como las que se nos presentan al examen. y a la luz de Fedro 263b. Chambry añade. aparece como autoevidente". que el asunto no ha sido agotado". cuando se la entiende. y estas últimas dos en conjunto "opi- Dicen]owett-Campbell que la habitual comparación del anairoúsa con el hegeliano aufheben resulta forzada. como antes. aunque el verbo sea otro. mi querido Glaucón. -Entonces estaremos satisfechos. aclaramos el sentido de "otro" con la frase entre corchetes. 511d). a la segunda "pensamiento discursivo" (diánoia). y que las hypothéseis no son "suprimidas" sino vistas a la luz del Bien (cf. La única diferencia es que ahora se habla de epistéme y no de noús para la sección suprema. en qué tipos se divide y en qué caminos. pero sí podemos arriesgarnos a afirmar que hay algo semejante que se puede ver. Yen verdad. por lo cual traduzco "remontándose más allá".

ciertamente.[irracionales] gobernantes de la Polis yjueces irracionales] de las [decisiones] supremas. mientras que a las primeras dos en conjunto "inteligencia" (nóesis). 64 65 .y del mismo modo con respecto al Bien: que no pueda diferenciar (diorisasthaiY 21 con la razón (logo). Ya en 511c vimos que se usaba el verbo al decir "quieres distinguir (diorízein) la [sección] del ser". como el Sofista y el Político. -¿Y llamas también "dialéctico" (dialektikós) al que alcanza la razón (lógos) de la esencia (ousía). no por la ciencia (epistéme) . lo menos adecuado sería traducir dicho verbo por "definir". todas las dificultades. 121 Adam dice que el verbo diorízo sugiere el empleo de la diaíresis o "división". método propio del dialéctico en obras posteriores de Platón. para que no tengamos que vérnoslas con discursos mucho más largos que los pronunciados anteriormente. en esa medida dirás que no tiene inteligencia de estas cosas? -¿Cómo habría de decirlo? . dejémoslo. sino "magnitudes irracionales" (raíces). podría suponerse. y lo que es la ciencia respecto de la creencia [lo es] el pensamiento discursivo respecto de la conjetura. "un matemático no permitiría" las álogoi grámmai. En todo caso.CONRAD EGGERS UN EL SOL. dado el uso platónico (que de todos modos responde al verbo dokéo. -Por Zeus que diré lo mismo que tú. -Pero si alguna vez tuvieras que educar efectivamente (érgo) a estos niños que educas y formas en [nuestras] palabras (lógo). sino a su objeto. didónai) a sí mismo y a otros. y no puede atravesar. pero. y. para facilitar la comprensión. "un matemático permitiría". como en una batalla. no es imposible. En cuanto a la proporción (analogía) entre sí ya la división en dos de cada una de las cosas correspondientes. no debe traducirse literalmente "líneas irracionales". Ylo que es la esencia (ousía) respecto del devenir (génesis) [lo es] la inteligencia respecto de la opinión. yal que no puede por dar razón (lógon. como aquí. también) un pensamiento que desarrollará más al contacto con las ciencias naturales. -Ciertamente que no. Glaucón.. en la medida en que puedo seguirte. LA LÍNEA Y LA CAVERNA nión" (dóxa). -¿Y no te parece que la dialéctica es el coronamiento supremo de los estudios. que en 534a es caracterizado como génesis. lo traducimos por "apariencia". sin aplicarse a esta búsqueda no según la apariencia (kata dóxan) 122 sino según la esencia (kat' ousían). -¿Y les prescribirás por ley que tomen parte al máximo de la educación que los haga capaces de preguntar y responder del modo más versado? e -Lo legislaré según lo que dices. 123 Álogoi grámmai. 122 En realidad. aunque rompería la simetría de la frase. sino dar por terminado lo que conviene a los estudios? -De acuerdo. y daría un sentido inverso en lo que concierne a la posición de los matemáticos frente a la irracionalidad. para acabar durmiendo perfectamente [allí] . "parecer"). según Adam. abstrayéndola (aphelón) de c las demás. la Idea del Bien. y que en su d vida actual está soñando y durmiéndose. donde no cabe en absoluto traducir "definir". b -Por mi parte estoy de acuerdo.. no permitirás -como [un matemático no permitiría] magnitudes irracionales l23. por sobre el cual no cabe ya colocar correctamen535a te ningún otro. sea de lo opinable (doxastón) como de lo pensable (noetón). y sin recorrer con un argumento infalible todos estos lugares. y que bajará al Hades antes de poder despertar aquí. no dirás que [tal hombre] posee el conocimiento del Bien-en-sí ni de ninguna otra cosa buena. a la inversa. seguido por lógos. aquí dóxa no se refiere a la "opinión" ni a operación mental alguna. ni aun cuando esté. así como nosotros entre corchetes añadimos. Pero quizá sea anacrónico adjudicar al Platón de la República (como hace por su parte Cornford. sino que si alcanza una imagen de este será por la opinión (dóxa).

tras la muerte.124 y acaso alguna vez lo hagamos con el Fedro o algún otro diálogo. no podremos hablar de "mundos" sino de "lugares". sino que se los forzará a volver a la caverna. 63-65). para gobernar (519d y ss. y en flagrante contradicción con el diálogo contemporáneo Banquettr contempla las Ideas deslizado del cuerpo.EL SOL. 56-61). con el "tema ético-político" o "pedagógico-político" y la alegoría de la Caverna. que echa a menudo mano para eso a mitos de otros diálogos en los cuales el contexto es diferente. "Palingenesia y reminiscencia: el más allá" (pp. y sobre todo para aprovechar lo visto y poder gobernar la Polis.. y que cuando hablemos del "tema epistemológico" no nos referiremos exclusivamente a la alegoría de la Línea. o. etc" en El Fedón de Platón (Eudeba. Si hablamos de "este mundo". en un pas. Pero eso ya corre por cuenta del intérprete. Respecto de la interpretación de este modo de hablar en el Fedón. como hemos traducido la palabra griega tópos con el propósito de no apartarnos excesivamente de la terminología habitual. didácticamente ordenadas en cuanto a complejidad. como hemos preferido traducir...ye que no hemos tra- 124 Apartados "La inmortalidad del alma: mito y logos" (pp. a nuestro entender. Ya en la advertencia preliminar hemos visto cómo todo un tipo de interpretaciones encuentra en las tres alegorías tres formas. ese "otro mundo" está más allá. y que en todo caso contrasta con el mito escatológico del final de la República. Hecha esta aclaración. como se lo hace en la terminología moderna. y la posible desmitologización de la manera mítica correspon- diente. No es ciertamente el único lugar de la República en que aparece esta mítica Isla de los Bienaventurados (aquí no tomamos en cuenta su figuración en el mito escatológico del final del Gorgias..que dijimos discriminaríamos en el contenido de las alegorías es que no hay una correspondencia estricta ni mucho menos entre un tema y una alegoría. sino a sufrir transitorios castigos o recompensas y a elegir luego el modo de vida que adoptará en su futura reencarnación): en el mismo libro VII. es muestra clara de que no se trata de un viaje al más allá con regreso forzoso. tras la muerte. en la alegoría de la Caverna. 1971). Dejo la cuestión de que la palabra "lugar" o "ámbito" tiene que usarse metafóricamente si uno se refiere a algo de lo que se dice que no es sensible y por tanto no ocupa lugar. 111111111111 . Es un peligro usar como argumento el Fedón. y en el Fedón no se habla de gobernar la Polis. y aquí sólo puede recordarlas al ver cosas parecidas a ellas. aunque en menor grado. donde el contexto es distinto.. ya que en los tres relatos hay elementos que enriquecen el examen. Algo similar sucede. "considerándose como si ya en vida estuvieran residiendo en las Islas de los Bienaventurados". ya que hay pasajes de ella estrechamente conectados con la de la Caverna.. de enseñarnos la dualidad de mundos que se ofrece al hombre: uno sensible y otro inteligible. "lugar. En el pasaje del libro VII 519c. el lector habrá podido ~b­ servar por sí mismo que en ningún momento Platón usa la palabra "mundo" para designar una u otra esfera. y esto en un sentido que no permite suponer que uno de los "lugares" esté en otro mundo que en el que vivimos. va al Hades un rato. trabajos y alegrías de los hombres comunes. el lector habrá podido leer la ironía de los que llegan al estado de contemplación y no quieren salir de allí y mezclarse en la política. ya nos hemos detenido en otra ocasión. pero no a ver Ideas como en el Fedón. para tomar parte en las penas..constituye un mundo en sí mismo. METAFÍSICO 1) Presentación del dualismo de mundos Lo primero que debemos advertir al lector al iniciar este examen de los tres temas -prometido en la advertencia preliminar. Con ello queda dicho que al hablar del "tema metafísico" no nos limitaremos a la alegoría del Sol. 61-62) Y"Desmitologización de la palingenesia" (pp.. 66 67 . en un ámbito al cual se puede llegar sólo tras la muerte. El hecho de que. En la República no hay "reminiscencia". si bien podría alegarse que cada "ámbito" -o. mitológicamente o no. la interpretación del propio Platón nos habla de un tránsito de un ámbito (la caverna) al otro (el mundo exterior) y el regreso de este segundo ámbito al primero. donde el alma. Eso es secundario. estamos pensando en que si se habla de "otro mundo". LA LÍNEA Y LA CAVERNA VII PLATÓN. Ahora que hemos presentado los textos. Mas si hablamos de estas tres alegorías de la República y pretendemos encontrar en ellas el mencionado dualismo. digamos que pocos trozos de la obra de Platón dan tanto pie como el de estas tres alegorías para hablar de un tajante dualismo de mundos en Platón.). pensable. donde el filósofo -mitológicamente hablando. tras lo cual insiste en que no se les permitirá a los filósofos quedarse contemplando el Bien. en el Hades.

en tradiciones míticas propias del culto apolíneo. suerte de semidioses. y. sobre todo de la Caverna. se establece una clara superioridad de las cosas-en-sí respecto de las multiplicidades respectivas. ". una encamación del mismísimo dios Apolo) para significar el puesto supremo que ocupa el Bien entre las Ideas. LA LÍNEA Y LA CAVERNA ducido porque está más alejado de la alegoría. una relación-. la comparación no pueda ser estrictamente válida en todos sus puntos. Y queda bien claro que si el filósofo sólo al morirYene ~~recho a 1: anSIada Isla. la superioridad de la Idea del Bien sobre las demás es incuestionable. pero el Bien es objeto del estudio supremo (VI. que en la República no hay un mundo inteligible. tras hacer referencia a la contraposición unidad-multiplicidad (y a una cierta koinoníao "comunicación" de un tipo de cosas con el otro). en e~ lugar pensable respecto del pensamiento y de las cosas pensables. contempla el Bien y las demás Ideas (cosa que Platón calcula qu~ . pero no es de mundos situados en espacios y/o tiempos diferentes. donde. en las alegonas del lIbro IV! d~l VII de la República Platón hace hincapié en la necesidad de prescI~dlr de las imágenes sensibles. lo mejor (terminología usada en el Fedón 97c). para ser tal. vuelve a mencionarla. Tampoco en la alegoría de la Línea el tránsito del alma de un ámbito al otro se opera por medio de la muerte: si en el Fedón 64b y ss.". en vida debe alternarse con los otros filosofas. porque lo epistemológico está muy poco en juego en la alegoría del Sol. o sea. en el ámbito visible.· pensamiento del que participa Aristóteles) es superior a las cosas te. respectivamente. Pero haya ironía o no. y "tras haber educado a otros que ocupen su lugar como guardianes de la Polis. pues.. al que se lle~a tras la muerte. es patente ya desde la alegoría del Sol que hay un dualismo. la Polis les hará monumentos y sacrificios. los sentidos son un peso para la contemplación de las Ideas hasta el punto de que a ella solo se llega merced a la separación d:l cuer~o y del alma por medio de la muerte (64c y 65c). cuando en la alegoría del Sol se dice que el sol es. pero no del más allá en que están las Ideas. es en cierto modo paralelo al del libro V. una cualidad. Pero dentro de ese género pensable. Esta manera de referirse a la marcha de la mítica Isla de los Bienaventurados -lugar tradicional. es el caso) hasta llegar a ser "puras". Ciertamente que aquí no se presenta a cada Idea diciendo que es buena. cada Idea. Y el Bien guarda una relación. etc. Como cada Idea es la perfección con que podemos concebir algo -un objeto. nos encontramos con una estratificación ontológica: el sol y los astros del cielo (que en las Leyes son considerados "divinos". donde se habla de que los filósofos.~dado el número de filósofos. De este modo. tiene respecto de la vista. en el lugar visible respecto de la vista y de las cosas visibles. ya hemos visto. con lo cual se establece una superioridad del "género pensable" sobre el "género visible". como cabe en cambIO pensar. pero nunca por el drástic? medio ~e ~onrse. debe ser buena. Idea "a partir de la cual las cosas justas y todas las demás que prestan utilidad se vuelven útiles y valiosas". mientras no gobierna. a la luz de las alegorías de la Línea y. se habla de la Isla de los Bienaventurados como un lugar de descanso final glorioso. en tanto que filósofo (48üa) al que se dirige "al ser puro. lo que el Bien es. en todo caso. dentro de esa gradación. a mijuicio. lugar de residencia de las Ideas y situado en el más allá. Es el pasaje 54üb. esta claro que se trata de una comparación. superior 69 . para la residencia de los héroes.. 5ü5a). Los dos "lugares" están en este mundo. aunque sigue aludiendo a la caverna (y que es paralelo del 52üb). por turno . a usar la figura del astro-rey (a veces. aclarándose que. desde Hesíodo. y en ningú~ momento puede pensar~e que el sol es la imitación de la Idea del BIen. de modo tal que denomina "filódoxo" (amante de la opinión o conjetura) al que enfrenta la multiplicidad.suena un poco a jubilación. no puedo dejar de percibir la ironía platónica en el tratamiento de la cuestión. tenemos dos estrados fundamentales: el pensable. Por lo demas. incontaminado". más que buena. De todas maneras. que las cosas justas que hallamos en la praXIS y las cosas bellas que ve68 mas son pobres imitaciones de las Ideas de lo Justo y de lo Bello. Tal como se presentan literalmente las cosas en la alegoría del Sol. Tampoco se trata de una mera distinción epistemológica. científicamente hablando. similar a la que el sol. De modo que. sino por una vía epistemológica que debe formahzar las CIenCIas (las matemáticas.en el gobierno de la Polis. entre el lugar sensible y el lugar pensable. deben descender nuevamente a la caverna. Está claro. se harán cargo de las tareas políticas gobernando cada uno [a su tumo] la Polis". i~. sin duda.~' rrestres. "por turno. en el cual se reprocha al interlocutor el no recordar lo dicho al respecto en otras oportunidades.CONRADO EGGERS LAN EL SOL. sin moverse de este mundo. se marcharán a residir en la Isla de los Bienaventurados. pero dicho pasaje. aunque para nosotros. de la comparación resulta simplemente que la Idea del Bien ejerce un predominio sobre las demás Ideas que es equivalente al predominio que ejerce el sol sobre las cosas que ilumina. por escaso que sea-le tomara la mayor parte de la vida"). sino contraponiendo su carácter unitario a las cosas múltiples (5ü7b). alterna su vida actual. Esta comparación tiende. respecto del noús o "pensamiento". "donde. dichoso. ya formados. 476a.

Y esto ha de haber acontecido desde los inicios mismos de la Academia. no ha de ser por la falta de relevancia de los A. 50gb. Como decimos. Claro está que puede plantearse si estos dos estratos no están en "lugares" distintos. seguramente Platón habló de muchos otros temas en la Academia. "La armonía invisible vale más que la visible" decía Heráclito. con gente como Taylor. cuando. según el citado pas<'ye 476a. 36-40.. Jaeger. aun cuando se exprese erróneamente acerca de lo dicho en el Timeo. del mismo modo las Ideas están presentes en las cosas que vemos. nos dice Platón) Hay sin duda una trascendencia. E. y análogamente podríamos decir que en 50gb es "la más digna y potente de las esencias". al menos en sus aspectos relevantes. 15-17) con un rechazo de todo el pasaje aristotélico sobre la base de la referencia errónea al Timeo. pp. Por consiguiente. para el gran público. como dice Jaeger. dejando de lado el problema de las ágrapha dógmata en la forma en que es abordado a menudo. preferiríamos hablar de una estratificación metafísica. los de la Academia. Cherniss ( The Riddle ofthe Early Academy. que posiblemente hayan sido sostenidas con discípu70 71 . especialmente aquellos que son realmente diálogos y no monólogos discursivos. México. se nos dice. y también "a la naturaleza le place ocultarse". que no supone lugares espacialmente distintos. como el 526e. ni en términos de un más allá: en el caso de las Ideas el Bien se nos aparece simplemente como la trascendencia que tiene el todo respecto de las partes. Que ha existido ágrapha dógmata es indudable. 125 J26 2) Idea y cosa ¿Qué es una "Idea" para Platón? Porque en lo anterior hemos hablado bastante de las Ideas pero poco sobre ellas. Univ. Aristóteles tiene el recuerdo de algunas "enseñanzas no-escritas" en las que habla del mismo tema pero con conceptos en parte distintas. 1945. 1946). traducidos al alemán. 1. en primer lugar. 127 Los diálogos que conocemos. se nos llega a decir que la Idea del Bien "se eleva más allá de la esencia (ousía) en cuanto a dignidad y potencia". no es tan claro que la Idea del Bien sea un "objeto" distinto de las Ideas. pero encontramos en cambio koinoníao. pero que no puede concebirse espacialmente. "Lecture 1". dice Platón. En otros pasajes del libro VII. Ciertamente que la palabra "presencia" no la encontramos aquí sino en el Fedón. a través de lo que ocasionalmente Aristóteles llama ágrapha dógmata o "doctrinas noescritas". para no hablar del Sofista. de modo que lo que queda establecido es su superioridad pero no su trascendencia insular. pero que se expresa de otro modo en sus "doctrinas no-escritas". 126 Pero. pero probablemente intentan recrear el clima y la temática de dichas conversaciones (o clases. al menos suficientemente. si no se reproducen temas que expliciten la naturaleza de las Ideas en la forma que a nosotros nos gustaría para poder entenderlo mejor. Plato. sino "lugar" o "ámbito". que las hace ser lo mejor en su género. hasta el punto. J. Recientemente J. que Platón ha expuesto su doctrina en forma esotérica. Por eso decimos que hay una estratificación o una jerarquización metafísica.sobre Das Problem der ungeschriebene Lekre Platons (Wissens. si por "ontológico" se corre el riesgo de entender referencias a objetos. p. cap. Con ello Heráclito no nos hablaba de dos mundos. LA LÍNEA Y LA CAVERNA al visible. n. Taylor. pp. F. porque si bien en el género visible el sol es un objeto distinto de las plantas y demás seres vivos que le deben su subsistencia. y no nos acarrearían las dificultades hermeneúticas que hallamos en el Fedón y la República. originariamente en inglés. Por ello discrepo con H.E. si nos atenemos a la versión que conocemos del Timeo) . Buchg. Es indudable que. "comunidad" o "comunicación" entre las Ideas entre sí y entre las Ideas y las co-sas sensibles. que nos confunden y "aparecen cada una como múltiple". (Mezcladas incluso "con las acciones y los cuerpos". si las había). porque de otro modo sus diálogos serán más accesibles a ese gran público. F. y lo cierto es que Platón hace lo mismo. no intentan sin duda reproducir las conversaciones sostenidas en la Academia. Siempre da por supuesta la Idea. En lo que toca a la relación del Bien con las demás Ideas. of California.CONRADO EGGERS UN EL SOL. sino de que lo que metafísicamente es más. en los textos que le conocemos. en tanto los diálogos son su manifestación exotérica. Aristóteles (Trad. el Parménides y el Filebo. alude a conversaciones anteriores. 1972). y con probabilidad no escribió de todos esos temas. I2i W. 20gb) de que Platón habla en el Timeo de lo "participante" (expresión en rigor no usada por Platón) identificándolo con el "espacio" (afirmación falsa. tópos no puede ser nunca "mundo". y no solo al fin de su vida. es invisible: es pensable.2. pero no explicitadas. como Cosa-en-sí en relación con las cosas que reciben el mismo nombre. ni que estas sean "objetos" distintos de las cosas que vemos. Platón tendía más a la forma discursiva que al diálogo. Sin embargo. en el pasaje VI. Darmstadt. 10 Yss. Caos. se nos dice simplemente que el Bien es "el más feliz de los seres". The Man and his Work (Methuen. a partir de la referencia de Aristóteles en la Física (IV. 125 No.C. Por eso. No es que creamos. Londres. 1955). las Ideas son tales por estar en ellas la Idea del Bien. cap. Wippern ha hecho una recopilación de importantes artículos -algunos de ellos.

Fe. Ahora bien. músculos. el mecanismo de la visión.CONRADO EGGERS UN EL SOL. hechos por el hombre. que es aquello de lo cual es hecha la cosa. la Idea platónica es aquello a que aspiran las cosas de una misma especie -sin lograrlo. En cuanto a los seres naturales. pero ajeno al deseo platónico de mejorar el mundo y ante todo la sociedad (¡pobre justicia si tuviera que reducirse a ser lo común a los actos humanos justos en lugar de constituir una suerte de ideal al que nunca se ajustan!). lo que entra en su definición. Pero no es la Idea. que identifica a la Idea con la "forma" aristotélica (inclusive a menudo se habla de la teoría de las Formas). idéa o su sinónimo eídos. Mientras la forma aristotélica es lo común a todas las cosas de una misma especie. cuesta disipar un equívoco elemental. en ese sentido. sino porque probablemente en las conversaciones muchas cosas se entendían casi intuitivamente. porque esta absorbe a las dos restantes. que es el que produce la cosa. pienso que las Ideas fueron muy probablemente poco menos que un dogma de fe -por eso. Lo habría hecho si hubiese considerado que eso era lo mejor. nos dice en el. y conversar filosóficamente con sus discípulos hasta el último minuto. Por ejemplo. puesto que los atenienses lo han condenado. Esto en cuando a los objetos artificiales. la conditio sine qua non). Aristóteles distingue cuatro causas en la generación de las cosas: la materia. la Idea del Bien como aquello "a partir de lo cual las cosas justas y todas las demás que prestan utilidad se vuelven útiles y valiosas". sino de la vista. LA LÍNEA Y LA CAVERNA ! temas. S. teleológicamente. por ejemplo: "mueble compuesto por una tabla lisa sostenida por uno o varios pies"). el esquema causal es diferente al de Aristóteles. 1955. es aquello sin lo cual Sócrates no puede hablar con sus dlSClpulos. ha pensado que lo mejor I r i era quedarse y no huir. podría haberse escapado cuando se lo propuso Critón. hay una instancia que no siempre los helenistas distinguen. Pero nosotros sabemos que el esquema causal para Platón era otro. en el ejemplo del Fedón. 73 . Una cosa. R. "Platonic Forms: Are they Universals?" apéndice VII (p. etc. S07b: 128 Cf.y que las hace parecerse entre sí. quizá más operativo. que es la disposición de la materia de tal modo que hace que llamemos con el mismo nombre a todas las cosas que tienen tal disposición. en la alegoría del Sol aparece. 128 Sin embargo. como en el Fedón. En efecto. a saber. En una palabra. su forma. distingue entre "condición" y "sentido". cuando. que es la que debe llegar a contemplar el filósofo-guardián que va a gobernar la futura Polis. el fin de un hombre es llegar a ser hombre. pero ha considerado que lo mejor era proceder como ha procedido.es el que engendra a otro hombre. Leamos el pasaje siguiente de la República VI.. (o sea. cada vez que se habla de si existen. Ante todo. como vemos en República V y VI-. el agente. el interlocutor responde sin vacilar que sí. que es lo que en el Timeo 46d denomina respectivamente "causas segundas" y "primeras". el carpintero. el fin el servir para colocar objetos en cima. y sin duda promovió una discusión al respecto (cuyos reflejos se notan ante todo en el Parménides y en el Sofista). Lo último explica la importancia que tienen las Ideas en ta República. pero que tanto en el Fedón como en la República es claramente discernible. también de índole aristotélica y que tiene su origen en el mismo concepto de "forma": la Idea no es un universal. alrededor de los sesenta años de Platón. Desde este punto de vista y como la palabra griega que usa Aristóteles para "forma" es la misma que Platón usaba para las cosas-en-sí. Como se ve. está claro que la forma habría sido la disposición dada a los huesos.) a su edición de Plato 's Phaedo (Routledge & Kegan Paul) . etc. Bluck. y la forma la disposición de la madera que hace que la llamemos "mesa" (y que es objeto de la definición. que enfoca entonces. Porque si fuera exclusivamente por los huesos y músculos.dón 98d. porque. a saber. Aristóteles piensa que de hecho las causas se reducen a dos: materia y forma. que es aquello en vista de lo cual se hace la cosa. como hemos visto. objeta a Platón la existencia "separada" de "Formas" sin la materia correspondiente. etc. de modo que mal pueden tenerla en común: lo común es la aspiración a la Idea. Londres. en una mesa la materia puede ser la madera. ligamentos. De modo que tenemos que valernos con nuestros propios medios para interpretar lo que Platón dice de las Ideas. Pero conviene aquí disipar otro equívoco. una generación menos religiosa y metafísica entró en la Academia. en los diálogos de la madurez. q~e. cuerdas vocales. por así decirlo. a saber. el agente (o causa eficiente). que se vio estremecido. lo que da lugar al concepto aristotélico de "forma". y otra cosa es lo que en el Fedón llama la verdadera causa y en el Tirñeo denomina "causa primera". en especial la Idea del Bien. aunque sin descuidar las causas segundas". y en definitiva un hombre -si bien un hombre ya compuesto de materia y forma. Y en ese mismo pasaje del Timeo considera a las Ideas como "causas primeras" aunque no esté hablando de acciones humanas. los ligamentos. y que sí posee la universalidad que erróneamente se adjudica a veces a la Idea. ciertamente. ligamentos.. sushuesos y músculos. o sea. es decir. 174 Yss. las cuerdas vocales. Como se sabe. para que eso pudiera ser denominado una "conversación". y el fin. la forma.

Y más extensamente en Reason and Revolution (2' ed. y. mientras para cada cosa hay una sola Idea". 1tI. p. n.. 1968. Obra citada en nota 1. 4) del hecho de que. Robin. cap. pp. Toda vez que se refiere a esta instancia Platón usa la expresión "cada multiplicidad" como aquí yen el libro X. Razón y revolución). 131 Ys. sino por falta de vocablos adecuados. mientras aisthetáson perecederos y pollá. 596a (hékasta ta pollá) . muchas buenas y así en cada caso decimos que cada [multiplicidad] (hekastá) existe y la distinguimos con ellengu<ye (lógos). En todo caso. 132 Ysu referencia a Hegel en el mismo capítulo. ya que "realidad" no siempre se presta a ser la traducción correcta. -En efecto. I. En el pasaje citado tenemos tres instancias: lo muchas cosas bellas 2° cada multiplicidad que distinguimos con el lenguaje 3° lo Bello-en-sí La discusión de este punto es extensa.131 Robin.]. vol. fotomec. apartados "El conocimiento de la Idea como experiencia religiosa" y "Los dos 129 130 tipos de lenguaje y la explicación filosófica". a propósito de Platón. por lo menos desde Adam se cree encontrar esta extrai1a doctrina en la alegoría de la Línea. Ross. 987b: "al lado de las cosas sensibles y de Ideas. Aristotle's Metaphysics (Oxford. 1953). de que tales estudios 'tienden a impulsarnos hacia el ser' [oo. tiene una ousía. mathematiká son pollá (526a) y aeí ónta (527b). en la primera sección correspondiente al género pensable. La Théorie platonicienne des Idées et des nombres d'apres Aristote (obra de 1908. 3) El problema de los "entes matemáticos intermedios" Dice Aristóteles. repetida constantemente. Véase la referencia de Marcuse a Platón en general y a la alegoría de la caverna en particular en One-Dimensional Man (Routledge & Kegan Paul. y Bueno-en-sí. que no es ninguna cosa en particular (las muchas cosas particulares están en la primera instancia) y gracias al lenguaje provee de un nombre y una definición. Londres. diferentes. que puede corresponderse de algún modo con la tripartición de las ciencias teoréticas en Aristóteles pero que encuentra poco asidero en el pensamiento platónico. pp. 3) por la observación. hay traducción española. pero más a menudo dice en singular "cada cosa" (hékaston) . 41-47. reprod. El hombre unidimensional). especialmente p. Adam. "ocupan una posición intermedia entre aisthetá (doxastá) y las Ideas. pero en realidad no se está refiriendo a lo que cada cosa individualmente tiene como peculiaridad concreta. con entidades intermedias. apéndice I al libro VII. hay traducción española. 133]. aspiran a su esencia. 32ge) . 39-41. 132 L. el "respaldo" de la "cosa" que mencionamos en el lenguaje es la Idea. Hildesheim 1963). ha mostrado la inconsistencia de semejante atribución. pero consideramos suficiente lo expuesto para los fines que perseguimos en este volumen. LA LÍNEA Y LA CAVERNA -Hay muchas cosas bellas. Nosotros hemos traducido ousía por "esencia" (en Aristóteles será preferiblemente "sustancia"). V. Ross. p. dice Adam. cap.CONRADO EGGERS UN EL SOL. por una parte. p. apartados "Ousía y cosa" y "Ousía e Idea". Londres. 74 75 . de las Ideas. 159-163. y análogamente. en cuanto son una pluralidad de cosas semejantes.6.133 Ya hemos anunciado nuestra intención de no complicar demasiado el panorama al lector con discusiones eruditas. pero es platónico. 2) por la afirmación de que la inteligencia matemática o diánoia que las conoce es metaxy ti dóxes te kai noú. 140. sino a la pluralidad de individuos que quedan aglutinados bajo ese nombre. 131 W. 202 y ss. por así decirlo. aunque no por convencimiento total. lo que podría despistar. Olms. en Metafísica A. respaldandola estructura lingüística que damos a "cada multiplicidad". y del léxico financiero Platón toma este vocablo para emplearlo en un sentido metafísico: cada multiplicidad que distinguimos con el lenguaje tiene un respaldo. 1964. D. 166 Yss. Routledge & Kegan Paul. Esto lo aprendemos 1) por su posición en la línea. pp. aspiran a ser más. de acuerdo con una Idea única. en su comentario a la Metafísica. y llamamos a cada una 'lo que es'. G. en que son eternas e inmóviles. p. reimpr. V. por otra. da una lista de no menos de 16 lugares de la misma obra en que se dice algo semejante respecto de esta extrai1a clase intermedia (metaxy) . vol. 130 Las cosas que vemos no son aún realmente. -También decimos que hay algo Bello-en-sí. siendo que este tema ha Es en la segunda instancia donde hallamos la universalidad conceptualizada. "Estas mathematiká ". en tanto que la Idea es aeí ón y hén". es la "cosa". Ídem.s postulamos como siendo una unidad. y que indica el "cada". respecto a todas aquellas cosas que postulábamos como múltiples. Viene a resultar un tanto extrai10 y quizás algo hegeliano esto de que la "esencia" no esté en las cosas concretas individuales sino más allá de ellas. y así lo usa Platón en la misma República (1. afirma que existen las cosas matemáticas. 511d. sin acudir para nada a los textos de Platón sino manejándose exclusivamente con la obra aristotélica. 132 No obstante. de las cosas sensibles.129 Pero ousía en griego implica tanto como respaldo financiero.

y lo quinto. por otro. compuesta de nombres y verbos. LA LÍNEA Y LA CAVERNA sido debatido hasta el cansancio. aunque se haga referencia. ya que a más del dualismo ontológico que de plano hemos rechazado introduce un tercer elemento. como le damos nosotros. debería postergarse buena parte del estudio de la cuestión para el capítulo siguiente. Claro que se podría decir que los supuestos aluden a objetos: "lo par y lo impar. el alma. de todos modos. y solo si no se siente satisfecho con ello. unos siendo lower noetá (pensables inferiores) y otros higher noetá (pensables superiores. según Adam. por otra parte. en cambio. sino un "pensamiento discursivo". pero no avala ninguna ontologización correlativa. no se establece ninguna gradación ni jerarquización ni siquiera diferenciación metafísica alguna. lo cuarto es la ciencia o inteligencia (epistéme. la "cosa-en-sí". El argumento de que la diánoia o pensamiento discursivo (no exclusivamente matemático) es intermedia entre la opinión (dóxa) yel pensamiento (nous) tiene sentido epistemológico. Está claro que la descripción que hace Platón de la sección pensable es puramente epistemológica. se ve forzada a buscar." (51Oc). Hemos dicho que la diánoia no es exclusivamente una "inteligencia matemática". por un lado. nace así y pere76 ce (es borrado). en este caso "el círculo-en-sí". La alusión de Adam al pasaje 526a y la multiplicidad de los seres matemáticos en contraposición a la unidad de la Idea es realmente poco feliz. como pretende Adam. a los objetos sensibles que son usados como imágenes. no marchando hasta el principio. también en la zona visible hay dos secciones. Platón no habla de ninguna gradación. y dentro de la sección suprema solo jerarquiza el principio no-supuesto (arkhé anypóthetos) . lo único que puede tornar inteligibles los supuestos y todo lo demás. en la medida en que el núcleo del problema es de índole metafísica. y el lector tiene más atrás el texto a mano para comprobarlo. dos de ellos. Platón discierne cinco elementos en el proceso cognoscitivo. por otro. que. en busca del principio supremo. está claramente señalada la referencia a objetos. inanimados. Pero fuera de esta diferencia de la Idea suprema con las otras Ideas. nous) . y extenderse a toda la sección de lo pensable. sirviéndose como de imágenes de las cosas antes imitadas. los matemáticos se sirven de figuras que dibujan e incluso hablan de ellas. y." (VI. a un principio supremo que no es supuesto. cuando nos habla. 51üa). en la zona de lo pensable no pasa lo mismo: "en una parte de ella. como la alegoría de la Línea es para nosotros esencialmente epistemológica y no ontológica. Sin embargo. por un lado. el argumento de Adam de la posición intermedia de esta sección dentro de la Línea vale tanto como darle a la segunda sección visible (aqúella en que ejemplifica con los animales y otros seres vivos. como por ejemplo el Cuadrado-en-sí y la Diagonal-en-sí. se advierte claramente que es la Idea del Bien. etc. en este caso el círculo que se dibuja. Lo-primero es el "nombre" (ónoma) . a partir de supuestos. tres clases de ángulos.CONRADO EGGERS UN EL SOL. por ejemplo en geometría. en esta sección de otras Ideas que Ideas de Números y demás instancias matemáticas? La respuesta debe ser afirmativa. las figuras. Sea o no de cUllo platónico esta exposición. En la otra. horatá sive doxastá (visibles o conjeturables) y dos de ellos pensables. Por lo demás. sino un procedimiento mental. Y cuando en 527b se refiere a un apuntar hacia "lo que es siempre" (aeí óntos) tampoco está hablando de otra cosa que las Ideas. Respecto de la sección visible. en este caso "aquello cuyas extremidades están en todo punto a igual distancia de un centro". a mi juicio se corresponde perfectamente con lo que Platón nos presenta como la primera sección pensable de la Línea. En un pasaje cuya autenticidad es controvertida (Carta VII. de "animales que viven a nuestro alrededor y todo lo que crece. re77 . en este caso "círculo". a la luz del respectivo pasaje del libro VII (523a-534a). por mínimo que sea. lo tercero es la "imagen sensible" (eídolon) . Un supuesto (hypóthesis) no es un objeto. La observación repetida de que los estudios matemáticos deben tender (no "tienden ya") a impulsarnos hacia el ser no es un argumento de que existan seres matemáticos diferentes. avanza hasta un principio no supuesto" (51üb). etc. que no son forzosamente matemáticas. corresponde decir algo aquí. En el Fedón se habla de dar por supuestas diversas Ideas. El argumento acerca de la posición en la línea se asienta sobre la tesis de que la línea representa cuatro clases de objetos. como se sabe). lo segundo es la "definición" (lógos). 342b-d). y pone por ejemplo el caso del círculo. naturales o artificiales) carácter intermedio entre las sombras (primera sección visible) y los supuestos matemáticos (primera sección pensable). y en este problema entra enjuego sin dudas el problema epistemológico. y. una duda. ¿Es que acaso puede hablarse . Empero. de "sombras y reflejos en el agua". La diferencia de las dos secciones es estrictamente epistemológica: en una se parte de supuestos como si fueran principios y se desciende haciendo uso de imágenes sensibles. Pero en 51üd se aclara que. Nos queda. Pero el proceder con imágenes y mediante supuestos (hypothéseis) o sin imágenes y llegando hasta lo que no es supuesto es evidentemente algo metodológico. pero en realidad están pensando en las Ideas correspondientes. en la otra se parte de los supuestos pero se va por encima de ellos.

Platons ungeschriebene Lehre (Stuttgart. 135 K. súbitamente. sino discurriendo de modo tal que se hace necesario el empleo de imágenes sensibles."Pero la respuesta es: "Los muchachos no se preocuparon. Con el N° 6 clasifica un conocido fragm~nto (el N° 11) del comediógrafo Epícrates. es por dos razones básicas: a) porque es el caso típico del uso de supuestos de un pensamiento que pretende ser científico. Raven p. Pero si hemos rechazado no solo el carácter presuntamente ontológico de la alegoría de la Línea y además una estricta diferenciación entre objetos sensibles y objetos pensables (como si pertenecieran a mundos distintos) con mucha más razón y mucho más énfasis rechazamos la atribución a Platón de una tesis que quizá pueda haber sostenido algún discípulo que le sucedió al frente de la Academia -como es el caso de Espeusipo. p. Platon. 450. un médico proveniente de Sicilia se tiró un pedo por las tonterí~ que decían. si lo sabes. y entre estas mdagaban la calabaza. 59-67. para discriminar cuál es su género. entonces. prosiguieron definiendo. sin buscar su conexión con la fundamentante Idea del Bien. tratándose de una alegoría de carácter epistemológico. VIII PLATÓN. o Jenócrates I34_. obra citada en nota 126. si en la primera sección de la Línea Platón ejemplifica con matemáticos y con supuestos de tipo matemático. traducido. 155 Y SS. SUPERVISOR DE LAS CIENCIAS 1) Ciencias naturales y matemáticas En su conocido libro sobre la "doctrina no-escrita" de Platón Konrad Gais:r hace una recopilación de textos que comienzan por un~ sección destmada a proporcionar una imagen aproximada de la labor de enseñanza e investigación en la Academia. 75-78. con dulzura y sin inmutarse. E. pero otro 'una hierba'. pero de todos modos podemos interpretar que el uso de la diánoia. y ellos. y otro más: 'un árbol'.. intermedio entre la opinión y la inteligencia. Discernían acerca de la naturaleza." El interlocutor torna a preguntar: "¿Y cómo la definieron y a qué género dijeron que p~rtenecía la planta? Explícame. mientras la observaban inclinándose sobre ella. los ~rboles según su naturaleza y las legumbres según su género.. implica un pensamiento a partir de Ideas cuya existencia y/o naturaleza se da por supuesta." La respuesta dice: "Puedo hablar de estas cosas claramente: en efecto. dime si has llegado a saber algo cierto de estas cosas. pero aquí queremos dejar sentada nuestra tesis de que. los ejemplos matemáticos son los que más convienen a los fines de su exposición alegórica. según la cual hay una especie intermedia de entes matemáticos. que. qué teorías son examinadas por ellos? Por la Tierra. Al oír estas cosas. Ross pp. 1963). separaban los animales según sus formas de vida. De esto hablaremos con un poco más de detalle en el capítulo siguiente. les ordenó comenzar de nuevo con la calabaza. K1ett. uno dijo: 'es una legumbre redonda'. entendida como un pensamiento discursivo. IU: The Riddle . en los gimnasios de la Academia he oído palabras inefables.. Gaiser.. ." Nueva respuesta: "Al principIO todos permanecían silenciosos. pp.CONRADO ECCERS UN montarse en búsqueda de algo que sea suficiente (lüüb-lüle). que estaba presente. b) porque ya tiene en vista Platón el estudio de las matemáticas -que examina en el libro VIIcomo preliminar al estudio de la dialéctica. Después. 78 !~' 79 ... insólitas. . Espeusipo y Menedemo? ¿En qué pasan su tiempo? ¿Qué pensamientos. dice aproxImadamente así: "¿Qué hacen Platón. reflexionando largo tiempo." A lo que el otro comenta: "¡Cómo se habrán enojado y gntado por tal burla! Pues es indecente hacer eso en medio de una con~ersación. mientras los muchachos seguían inclinados examinándola. No hay un paralelismo estricto ni mucho menos entre ambos pasajes. por lo cual. queriendo saber cuál es su género.."135 134 Cherniss. en las Panateneas he visto un grupo de muchachos.

1963. C. quien cita el mismo fragmento en su introducción a su edición del Político (para Les Belles Lettres). Plato und Anstoteles (reprad. 212 Yss. pp. "The words eidos idéa in. 136 Le Politique (Paris 1935). si no corresponde a Sócrates.en cuanto a la terminología.. al considerar que tal metodología clasificatoria (yen relación con las ciencias naturales) pertenece a una época tardía. al estar presente. R. es atribuible al común de los sofistas. y recuerda que en la alegoría de la Línea se ha empleado el vocablo diánoia o "pensamiento discursivo" para distinguir la operación 137 A. y la geometría -aun etimológicamente. El lector comprenderá que lo de "caricatura" puede ser una advertencia para gente carente de sentido del humor. pre-platonic literature". ya que en el Fedón. 533b-d). 80 81 . para precisar más. p. pp. aitía (causa) e hypóthesis (supuesto). o la diversidad de usos que senala Lloyd sobre la palabra hypóthesis138 y la posible vinculación entre e~ escrito ~ipocráti~o me~c~onado y el Menón. como es el caso de ousía.136 hace sin duda una mención más apropiada. 139 S?bre el. Pero Auguste Dies. "Notice". Wissens.t~cnicas. y también lo señala Proclo. Además se percatará de que Gaiser piensa que. provoca la e~fermedad. dejando de lado polemlcas como la de Taylor-Gillespie l37 sobre el uso hipocrateano de. y el Fedón es el diálogo más vecino a la República ~n que se trata ~l ~roblema de la causa. existe una realidad objeto de la burla. pero en segundo lugar. ampliada. XXVI-XXX. en todo caso. 108-126. VIII. porque aun en las Nubes Aristófanes nos dice algo que.decir. VII. p. Rep. por quienes no lo conocían íntimamente. como se burla Aristófanes. Para Platón un científico era un matemático o un filósofo. p. pero a las que precisamente Platón quiere dar el empuje deCISIVo para arrancar de su empleo exclusivamente práctico y empírico y convertir en objeto de un estudio científico. 2) La s~gunda obje~ió~ ~endría un poco más de fundamento. especialmente pp.C. como aquella en que fue escrito el Político. como en los casos de los vocablos eídos e idéa. fotom. vol. lA LÍNEA Y lA CAVERNA Al margen Gaiser anota: "Clasificación biológica en la Academia (Caricatura de la enseñanza)". 2) que también a las matemáticas Platón llama "técnicas" (tékhnai) y concluye por negarles el nombre de "ciencia" (epistéme. W. Varia Soeratiea (Oxford. el Timeo-donde es patente la i~fluencia de i~vestigacionesbiológicas y físicas-.la han creado los fenicios pa~a comerciar. véase J. Queremos decir que resulta impropio tomar el fragmento de Epícrates como testimonio de cualquier momento de la vida escolar de la Academia. el importa~te trab~o de K V. Cf. cf. Taylor. y al desaparecer da lugar a la salud). First Series 1911). aitía (aquello que. Y en eso estamos de acuerdo. para Platón un médico era un "artesano". 1912. Lloyd. N° 3. podemos contrarreplicar: 1) en primer lugar. Schumacher. Buchg. medición de la tierra.ha sido primordialmente "agrimensura". en revista Phronesis.ancieras el empleo metafísico de un vocablo que más arriba hemos senalado como de origen financiero. detrás de la caricatura. seguramente sobre la base de Herodoto. M. Fntz. Sin embargo. Con lo cual queda dicho que no era así en los albores de la Academia. en la cual había ingresado a la Academia gente de formación variada. Con la diferencia de que aquí parece más difícil que el comediógrafo se haya equivocado de escuela al meter las narices. Darmstadt 1963). inclusive con inquietudes por las ciencias naturales. 1963). E. eidos e idéa y su influencia en Platón. E. s~gun h~mos podIdo ver. 179-203. Antlke MedlZln (2° ed. A esto tal vez podría replicarse dos cosas: 1) que es notorio el influjo de terminología hipocrática en escritos platónicos. es incierto el influjo de dichos vocablos en Platón. Gillespie. del cual sólo en las Leyes distinguirá aquel que es meramente empírico del que obra científicamente. no se produciría hasta la obra de vejez. aunque hubIera una mfluenCla explICIta -de todos modos no reconocida abiertamente por Platón. en lo cual está polemizando con un filósofo más vecino a las teorizaciones filosófico-naturales como es Anaxágoras. o sea. "Who is attacked in On Ancient Medicine?". eso no acredita que se le confiera a la medicina carácter de ciencia. lo que para el autor "hipocrático" de La mediana antzgua es causa.CONRADO EGGERS UN EL SOL. Toda la crítica que hace de dicho uso habitual está enderezada a esto último y si en co~paración con la "dialéctica" dice que les corresponde u~ ~on:~r: ~as oscuro que el de 'ciencia' -aunque más claro que el de opmlOn . "The use eidos and id¿a in Hlppocrat~s". Phzlosophie und spraehlieher Ausdruek bei Demokrit. es para él la condiclan que requiere la verdadera "causa".139 al menos no más que le puede conferir Platón carácter de ciencia a la economía o a las teorías fin. V. ni a lo largo de toda la redacción de la República. diría que sería incorrecto pensar que retrata una etapa anterior al 367 a. Berlín. 180 Y ss. ~ensamiento de Platón en relación con la medicina. es. ya la vez que Sócrates era considerado. en el caso de aitía. de Gruyter. pero que en realidad no hace falta.. en cuanto por ejemplo la antmetlca -como señala Proclo. hijo de médico. por ejemplo.en revista '(he Cl~ssical Quarterly VI. como Aristóteles. cap. 138 G. etc. y por lo tanto más factible la aproximación a la realidad. 40-77. como un sofista más. aunque a nosotros nos consta que los escritos hipocráticos revelan un estado bastante avanzado de la teoría médica. nO 2.

Este problema se plantea básicamente en la alegoría de la Línea. algo que no está probado pero que se usa como base para inferencias (Menón. ni a sí mismos ni a los demás. si bien a este papel nos referiremos más adelante. Oxford. aunque en último término. siempre. 141 Entre los principales trabajos que hemos manejado pero que aquí no incluiremos en la polémica. 81. p. véase]. no marchando hasta el principio sino hacia la conclusión. lo cual queda postergado para la oportunidad de otro trabajo en preparación. traducimos hypóthesis por "supuesto". p. no importa los nombres-. mientras que en el caso de los matemáticos se parte de varios. el campo al que alude el título de este capítulo. o sea. 1953). 255-293. Nosotros no hemos hecho diferencias. Aunque en dicho texto nosotros hemos traducido dos veces "a partir de supuestos" la palabra hypóthesis en genitivo antecedida por la preposición ex. como se ve) es de uso habitual entre los geómetras. Plato 's Earlier Dialectic (2' ed. figuras. 3) tesis. en el caso del ascenso hacia la arkhé. en lo cual empleamos su propia terminología (en 528 b). y no estiman que deban dar cuenta (lógon didónai) a nadie.. de no convertir esta exposición en una discusión erudita. El helenista Lloyd distingue 4 significados principales del vocablo hypóthesis: 1) propuesta o sugerencia (p. 13). sigue. la ejemplificación indiscriminada de diversos diálogos de Platón para el cuarto uso del vocablo nos parece peligrosa y decididamen te inadecuada. 2) tema en discusión (a menudo en Isócrates. Cambiano. 4) postulado. que ha sido origen de numerosas interpretaciones y sobre el cual hay una rica literatura que aquí sólo citaremos en forma muy limitada 141 -guiados por la intención. se ha partido de un supuesto. "Plato's Theory of Tekhne. etc. Aquí hablaremos brevemente de las ciencias. partiendo (arkhómenoi) de ellas atraviesan el resto de modo consecuente para concluir en aquello que proponían al examen" (510c-d). es decir respecto de aquellos puntos en que el "supervisor" Platón pretende enmendarles la plana a los científicos. hace el camino con Ideas mismas y por medio de ellas mismas (VI. en la primera parte de la sección pensable.CONRADO EGGERS UN EL SOL. sin recurrir a imágenes. en cambio. 140 Hecha esta aclaración.e. Ciropedia V. las adoptan como supuestos (hypothéseis) . 1940-1. o bien que. y tres clases de ángulos y cosas afines. dan por supuesto (hypothémenoi) lo par y lo impar. 142 82 83 . Wild. en revista Philosophy and phaenormenological research 1. LA LÍNEA Y LA CAVERNA mental que les corresponde. 5. 93 Yss.) . según cada camino de investigación. en los términos que interesan para dicha cuestión. pp. el lector que sepa algo de griego podrá advertir.e. o sea. que en el primer caso el vocablo griego está en plural y en el segundo en singular. como si fueran evidentes a cualquiera: antes bien. a phaenomenological interpretation". 131-149)"y R. una proposición que tiene que demostrarse (en el pseudo-hipocrático De flatu. pp.es el del impropiamente denominado "método hipotético". 63).142 Dejando de lado el hecho de que no nos satisfaga del todo el cuadro de Lloyd. como en la otra. Platón está convencido de que allí la expresión debe emplearse en plural. porque no encontramos nada en el texto platónico que nos autorizara a pensar que. Como el lector advierte. como si las conocieran. al hablar en el sentido en que lo hace de los supuestos matemáticos. Queda explicitado. Esta falta de discriminación no es exclusiva de Lloyd. en la otra. Fedón. p. y así también el verbo correspondiente. y al que aludiremos más cautamente como "el concepto de hypóthesis en República VI-VII". en el pasaje que l~O Sobre el concepto de técnica en general (en Platón). el cálculo y cosas de esa índole. 522 b). y [si bien ha partido] de supuestos (ex hypothéseos) . por "dar por supuesto": "los que se ocupan de la geometría. sin que me esté en claro por Artículo citado en nota 138. al designar a Platón como: "supervisor de las ciencias". que al hablar de ciencias nos estamos refiriendo a las matemáticas. aclara. entendemos. pues. 2) Hipótesis e imágenes sensibles Un primer problema. pienso que el uso puede ser alternativo. pero da lugar a aberraciones cuando se examina el pasaje de República que acabamos de traducir. IV. 1967. donde hemos visto que. el alma "se ve forzada a buscar a partir de supuestos (ex hypothéseon) . Como en el Menón 86e se dice explícitamente que la expresión ex hypothéseos (en singular. es bien clara la separación que hace entre estos estudios matemáticos y "las demás técnicas" (533b). a las que en general llama técnicas "manuales" (bánausoi. avanza hasta un principio no-supuesto (arkhé anypóthetos) . "11 metodo ipotetico" (Rivista de Filosofia LVIII. Jenofonte. República. queda bien delimitado. están ante todo los de G. Robinson. XV). a pesar de la trasliteración que exhibimos entre paréntesis pero también gracias a ella. 51 Ob).

145 A. pero de cuyo cumplimiento o no. la diferenciación que hace Corn~or~ entre u~a "hipótesis relativa" (al alumno. tanto en griego como en matemáticas. traduce ellógon didónai. En todo caso. cosa que no es posible. etc. figuras y tres clases de angulos y cosas afines [. en tal caso creo que sí.21.o bIen ad hoc si~ple.CONRADO EGGERS UN EL SOL. en donde se aplica el "método hipotético". 63-65. Bambrough (Londres. 144 Y h ay que decir que en esto coincide con fi . Studies in Plato 's Metaphysics. 18. en cambio. 1965). y con la rápida comparación con el que hemos vuelto a reproducir de la República VI. Pero es mteresante lo que pone como ejemplos de 'fun~ame~tos'. y la cito por escrúpulo. Es decir. y lo único común en la palabra hypóthesis empleada en ambos textos es constituir "supuestos". A partir de este texto. que en Proclo habitualmente s: l~ama arkh~í. en el mencionado pasaje de Platón se designa más claramente definiciones que fundamentos matemáticos con la expresión hypothéseis. Uno sabe a que se refiere." helenistas de nota. De acuerdo con este ejemplo. Pero lo concreto es que. lingüistas y matemáticos explicándolo de modo más complicado aun -y sobre el que volveremos-. Londres. ni a sí mismos ni a los demás. en el diálogo más temprano. por así decirlo. Szabó. sin remontarse a la arkhé. pero que Platón critica. como en ejemplos de Ari. a propósito de un área. que es lo que ocurre en la Repúblzca. 19. a lo que el geómetra responde poniendo una serie de condiciones (la o las hipótesis). si se cumplen las condiciones. ABen. se trata de una "hipótesis de trabajo". quiere saber si la virtud es enseñable o no.. en ese caso. sobre todo al traducir lógon didónai por "dar cuenta" (Rechenschaft geben) . Vale decir. una condición que puede cumplirse o no. pero puedo servirme de una hipótesis como esta: si esta área es tal que. y el protagonista del diálogo. Routledge & Kegan Paul.. no. p. En el segundo caso. depende la verdad de una tesis que se 'está examinando. si es imposible que lo dicho pase.. ] y no estiman que deban dar cuenta (lógon didónai) a nadie. si p es falsa. si no se dan las condiciones exigidas en la hypóthesis. smo una verdad básica". M. No se angustie el lector si no entiende demasiado este galimatías que han reconstruido entre filólogos. en cambio. Platón designa estos fundamentos con la palabra hypothesezs. 11 y 12 del lIbro 1. se asemeja a la cuarta acepción de Lloyd: un post~lado o un axioma. cuando se ha aplicado [como rectángulo] a la línea [recta] del círculo [= el diámetro] [en el círculo].. que nosotros hemos vertido como "dar cuen t a " .mente como en el caso del Menón) y una hipotesIS que no es relatIva. E. Oldenbourg. del cual se parte para efectuar deducciones u otro tIpo de argumentaciones. le pide que le deje examinar la cuestión ex hipothéseos. Este caso no parece estar contemplado en ninguno de los cuatro usos que da Lloyd del vocablo. comenta sin embargo el pasaje de un modo desconcertante: "Se ve entonces que Platón habla. recopilados por R. R. si un triángulo dado puede inscribirse en un círculo. M. por ejemplo. como si fueran evidentes a cualquiera" (510c-d).. dejo la cuestión abierta. al referirse a este pasaje. a partir de las definiciones 6 y 7 del lIbro VII de Elementos de Euclides. Menón. ¿Es la virtud una ciencia? Si es una ciencia. e mclUIdo en la recopilación de R. M. con otras 143 F. Sócrates. En un caso. ''Y lo de ex hypothéseos lo digo tal como hacen los geómetras al examinar". a la vez que me sirve para conectar con el pasaje del Menón. LA LÍNEA Y LA CAVERNA qué en el otro lo usa en singular. es enseñable. de los mismos principios o fundamentos (Grundlagen) de la matemática en general. es deficiente por una figura [rectangular] tal como la aplicada. 1969). Por ende. la hipótesis es la de que la virtud sea una ciencia. Sócrates propone la suya para resolver la cuestión de si la virtud es enseñable. si p (la hipótesis) es verdadera. mIentras las definiciones 15. pp. q (la tesis) es verdadera. 22. que son lo más difícil del ejemplo. 84 85 . es posible inscribir el triángulo dado en el círculo dado. Pero básicamente cen~ sura con ello el que da? por supuestas cosas como "lo par y lo impar. 143 o tenida al m~nos por tal por quienes la sostienen. Routledge & Kegan Paul. Hare. censura el usar hypothéseis como si fueran arkhaí "principios" (511 a-b) . en sentido estricto. 144 R. que en principio coincide con nosotros en la traducción de este pasaje -en su obra principal sobre el tema 145_. aclara. por "d emIr. no'" (86e-87a). "Plato and the Mathematicians". Hare. que parece ser simplemente este: la hipótesis es una condición de la verdad de la tesis que quiere resolverse. en este lugar.20. si no. podrá advertir que no hay ningún "método hipotético" común al Menón y a esta otra obra. C?mford. "Math~mat~csand Dialectic in the Republic VI-VII" (artículo publicado en Mznd en 1932. [el geómetra] responderá: 'yo no sé si esto es así. q es falsa. porque la cuestión es entender el núcleo del método. La tesis propuesta al geómetra es la posibilidad de inscribir un triángulo dado en un círculo dado. Como se habrá visto.22. Menciona ante todo los conceptos 'número par' y 'número I~par . Y enseguida ejemplifica: "cuando se les pregunta. valen precisamente para las 'figuras geométricas' indicadas por Platón. 1965). incluido en New Essays on Plato andAristotle. El interlocutor. Szabó.st~tel~s. Anfiinge der griechische Mathematik (Munich-Viena. Del mismo modo son definidos en ~uclides ~as 'tres clases de ángulos' en las definiciones 10.

y está probablemente relacionado con skoliós. la geometría del espacio todavía no está consolidada como para constituir lo que debe ser. . A su vez.1970). epípedos es aquella epipháneia que descansa ex ísou sobre sus líneas rectas. Ob. Esta segunda definición del impar. . se me ocurre a la luz de que.CONRADO EGGERS UN EL SOL. Como hace notar Bluck en su comentario a este pasaje. y por tanto no ha sido "descubierta". 18). de todos modos. los números P . VII 528. figuras rectilíneas (19). al menos.s~eles' y 'sk~lenós' S~)l1 en realidad simplemente metáforas. 249. desigual. o sea. y sin duda tampoco en particular. porque ni el protagonista Sócrates se explaya más ni pide asentimiento. 50. 895e). . Perissós de ho me diairoúmenos díkha é [ho] monádi diaphéron artíou arithmou (impar es el número no divisible por dos o que difiere del número par por una unidad) ". pero por lo demás. tales como el círculo (def. y era una definición seguramente conocida. . retorcido. se define la figura (skhema) como "límite de un sólido" (stereou péras). 87 pp. en general. aunque sea ingenua. en la Línea no se habla de figuras geométricas en particular como el círculo. 86 . difícilmente Platón podía declarar en la Republzca que los matemáticos no definen algo que ya en el Eutifrón es definido con género próximo (número) y diferencia específica (isósceles). AlIen. Como el lector ve. la definición de epipháneia en Euclides difiere en los libros 1 y XI en la medida en que en un caso hace geometría plana y en el otro geometría del espacio). este me repuso que.diré que es ese ~úmero que no es skalenós sino isóskeles". de algún modo. def. dada en Leyes X. Como la antmetlca y la geometna se separaban poco por entonces. "147 impares son escalenos en razon de no ser d'IVlSl'bl es d e ese mo d o. de todos modos. este concepto -según hace notar J. pp. como se ve en Rep. Pero veamos Euclides VII. Szabó no da mayores explicaciones.146 En cuanto a haber traducido didónai lógon por "dar cuenta" (Rechenschaft geben) . Plato 's Eutyphro (Londres. 1965). es también "dar cuenta". en el Menón 76a. no necesitamos recurrir a Eu-elides. en la cual. Rotledge & Kegan Paul. 15). el semicírculo (def.aparece conectado por Sócrates con el de sólido (aunque la palabra para "superficie" no sea epipháneia sino epípedos. desviado. Pero. cit. figuras triláteras y cuadriláteras (20-22). ni su interlocutor Eutifrón la discute. Pero por confundidas que estuviesen las dimensiones. Plato 's Meno (Cambridge. E. aunque por ejemplo Hare piensa que se trataría de definir el "cuadrado" y otras cosas que se dan por supuestas en la construcción de un cuadrado que tenga el doble del 148 146 147 R. según Euclides 1. Los núm. S. de un modo que es análogo al euclideano (anterior a Euclides también es la definición. ABen pasa reVista a algunas interpretaciones y concluye así: "Los términos. p. Respecto de las "figuras geométricas". 5 epipháneia es aquello que posee sólo longitud y ancho. más parecida a la de este en el léxico. En su edición del Eutifrón. 1961). es patente que la definición de "figura" en el Menón es tomada de la geometría contemporánea. que es para mí lo que esta en juego. 299-300. a lo cual yo en inglés no supe res: ponder.eros pares or s'er divisibles en dos partes iguales e íntegras son isóskeles. y en ese sentido es interesante que también antes de la República. to give an account) era "definir". con el diccionario ~iddell-Scott a m~no Y un repaso de lo que son los triángulos escaleno e Isósceles. habla más bien de una "superficie plana". y pensé que era una cuestión idiomática. 14!1 J.148 las mismas palabras son usadas por Euclides para definir en XI. mientras en def. skalenós quiere decir impar. si "definir" es un modo d e "dar cuenta. forzosamente "definir". basta con ir a un diálogo juvenil de Platón como es el Eutifrón 12d: "Si me preguntas qué parte del número es lo p~r. definiciones 6 y 7. E. sino de "figuras". p. . BIuck. En cualquier caso. no to d o "dar cuen ta" es . Más arriba hemos leído una definición del círculo en la Carta VII (342b) que es casi equivalente a la euclideana. áspero. KIein. uno e~tIende.64-65. skhémata. cuando personalmente discutí tal significado al profesor Cherniss. lA LÍNEA Y LA CAVERNA palabras: Platón usa la designación técnica hypothéseis en dos significados distintos ('Fundamento' en general y 'Definición' en sentido especial) como Proclo mismo". 'isó. K1ein en el comentario respectivo a dicho pasaje l49. pero pienso que para él "dar cuenta" y "definir" son sinónimos. 7. "fundamentar". 2 la superficie (epipháneia). t~ . como se ve.. pero luego razone " que. 7. Szabó se remite a definiciones dadas por Euclides (en el libro 1) respecto de diversas figuras. R. también en este caso se patentiza que no se trata de pedir definiciones de "figuras" en general. "dar cuenta" (to give reason. Artios arithmós éstin ho díkha diairoúmenos (par es el número divisible por dos). es acaso más compleja. cuya exphcaclOn me ha Sido co~dlal­ mente sugerida por el profesor Cherniss: isóskeles significa 'de partes Iguales'. a partIr de las cuales dICe Szabó que se entiende lo que quiere decir Platón: "6. torcido. R. A commentary on Plato 's Meno (The University ofNorth Carolina Press.

y hay dos soluciones. el matemático no usa los sentidos. Con la diferencia de que si. aunque se la') conociese. se nos presenta a Teodoro de Cirene. son explicitados. ya que no hay verdadero teorema si los supuestos no están explicitados (aquellos supuestos que. Esta diagonal no es mensurable por tanto en pies.ble en pies. el haber elaborado una teoría que abarcara no solo las superficies mencionadas. 152 Pero este último pasaje es malinterpretado por Cornford. 88 89 . 510b. una vez fundamentados claro está. nota 2. si podían dar definiciones de "figura" como la vista y hacer construcciones de la complicación que hemos visto más arriba. Ahora bien.CONRADO EGGERS UN EL SOL. pp. dice Cornford. sino todas las inconmensurables. adjudica a los discípulos de Teodoro. postulados. Vale la pena enfatizar una frase de Platón: dice que los geómetras y colegas adoptan los supuestos "y no estiman que deban dar cuenta a nadie.. según la geometría de Euclides). aceptada por T. y al mismo Teeteto. Heath. Greek Mathematical Works 1 (Londres. 1957). Artículo citado en nota 144. el "dar cuenta" de las hypothéseis y el remontarse sobre ellas hasta la arkhé me parece que indican un mismo camino de pensamiento. solo veinte años más tarde. ~2 la hipérbola corta el círculo en dos partes. hasta diecisiete. matemático contemporáneo de Sócrates. Esto lo niega categóricamente Cornford en contra de quienes lo sostienen. pero no es definición 10 que en RepúblicaVI. por su parte.150 Yo me permito dudar de que los matemáticos no pudieran dar una definición del cuadrado por el tiempo del Menón. Sócrates le muestra cómo la diagonal del cuadrado inicial sirve de lado para un cuadrado que. a la geometría de la agrimensura. Empíricamente. Platón exigía más: su fundamentación en el principio no-supuesto.. habla Platón de raíces cuadradas. Incluso. El lector puede consultar en Classical Loeb la solución de E. o sea. Cornford (ensayo citado en nota 143). Sin embargo. y ya veremos más abajo en qué consiste esto según nuestra opinión. Si uno lo fuera a interpretar literalmente. incluso sin fundamento platónico alguno. 150 152 Thomas. independientemente de que hubiera quienes comerciaran o midieran la tierra. y que la prueba empírica bastaba para mostrar el fenómeno de la reminiscencia? Pero entonces no había que torturar tanto al esclavo. Teeteto. ni a sí mismos ni a los demás". ¿por qué no habla de las superficies de dos pies cuadrados? La respuesta generalmente es: eso ya está en el Menón. etc. Pero en todo caso. como preocupado por la dificultad de medir superficies de tres pies cuadrados. p. que tenía luego una tesis que había que demostrar deductivamente. p. aunque las adjudicara a Teodoro. en el caso de Menón 82a y SS. sino para elevar al espíritu humano. sOVre la arena. cinco pies. Para "dar cuenta" de las hypothéseis hay que elevarse por sobre ellas hasta la arkhé solo a la luz de esta aquellas son inteligibles (noetá. Yo tiendo a pensar que tampoco en el caso del "método hipotético" del Menón se conocía otra solución que no fuera empírica. puede verificarse como doble del inicial. Esto me hace pensar que Platón exige incluso que sean explicitados los supuestos. ni Platón da cifra alguna. LA LÍNEA Y LA CAVERNA cuadrado dado. y el esclavo sometido a la cruel prueba fracasa en sus intentos de trazar sobre la arena primero un cuadrado que tiene cuatro pies lineales de lado (y por consiguiente 16 pies cuadrados) y luego otro de tres pies (superficie = 9 pies cuadrados).). evidentemente. ¿Debe pensar uno que no era el momento de hablar de raíces cuadradas. lo primero que nos dice de su alma es: "sirviéndose como imágenes de las cosas antes imitadas [o sea de las cosas sensibles] se ve forzada a buscar a partir de su puestos. el verdadero teorema. Sin embargo. 25. August Y E. no marchando hasta el principio. se podría haber buscado algo más simple. Ya hemos hablado del empeño de Platón en desligar a la aritmética del comercio. 396-397. sobre la base de Rep. pide Platón. Butcher. H. Otro problema es el de que el matemático tuviera que usar imágenes sensibles porque partía de supuestos. el conjunto adquiere un carácter de axiomatización. hace nacer así. 511d). Con ello. 510-511. etc. En ese sentido. en el Teeteto. 511a. por decirlo francamente. podríamos decir que la geometría del Menón cae bajo la crítica de la República. 63. F. En el Teeteto 147d Yss. en 82a. hay muchas cosas que se dan por supuestas.". el "dar cuenta" de los "supuestos" equivale a "fundamentarlos". Pero vayamos a la otra crítica a los matemáticos: el uso de imágenes sensibles. Es 1511. De este modo. superficies cuya longitud no era mensurd. o en el pasaje anteriormente examinado (86e y ss. etc. no para arruinar estas actividades prácticas. por su composición. nos hacían explicitar ya en la escuela primaria como "hipótesis" o "datos" del teorema. Pero ¿qué está en el Menón? Allí se habla de duplicar un cuadrado de dos pies cuadrados. lo que para Euclides son axiomas o nociones comunes.151 de la cual solo pongo la última frase (no hace falta el resto para darse cuenta de su complicación): si b 2 es menor que 3-{3 . en 511c leemos que los matemáticos se ven forzados a usar la diánoia y no los sentidos. Creo que en el Menón.

y ese supervisor es el filósofo. y aquí es cuando empalmamos con el último punto que queremos tratar en este capítulo. Por lo demás.es inferior al de la dialéctica. ya citando el pasaje de la 153 F. como F. 93. "construir". "Die Entwicklung der aristotelischen Logik und Rhetorik" en Neue Philologische Untersuchungen. quedan desvalorizadas frente a la dialéctica. sino que. estamos ante un problema común a las otras críticas (que yo he mencionado en la nota a dicho pasaje 527a): ¿Son en realidad críticas? ¿No se trata de situaciones forzosas? Porque además en 530b-c y en 531c habla de elevarse a problemas. naturalmente.todo lo que no sea teoría que abstraiga de lo sensible rebaja las posibilidades de alcanzar la verdad por parte de quien debe estudiarla. no se trata de una matemática apartada de la filosofía. Solmsen. Aquí no queda claro que el uso de imágenes se deba al partir de supuestos. Incluso el pasaje 511a no habla a favor de lo que sostiene Cornford: "el alma se ve forzada a servirse de supuestos en su búsqueda. no usa imágenes sino se maneja con solo Ideas. Pero que el alma del matemático usa la diánoia y echa mano a las cosas sensibles. sin avanzar hacia un principio. a mijuicio. pero evidentemente hay una razón de peso: si el alma marcha hacia el principio. Fritz. así lo consecuente es que las ciencias matemáticas.J1I1rIII'mlll' CONRADO EGGERS LAN EL SOL. siendo que en realidad apuntan al conocimiento (gnosis).. Pero está claro que. en esta interpretación. 1929. por no poderse remontar por sobre los supuestos. que las percibe con los sentidos. y con referencia al mismo pasaje aristotélico. sino supeditada a esta en la unidad del saber. VII. 151. "añadir".1955). Solmsen (artículo citado en nota 154). ha definido la unidad del saber en Platón. K. en tal método matemático. Incluso alguien que. Fritz no solo dice que las arkhaí (principios) de allí son idénticas a las hypothéseis.5 K. en fin. que realiza el ascenso". parece que al menos en esta etapa dogmática de la República -en el Timeo cambia. nota 50. 103-104. Sin duda que muchas de sus críticas son demasiado generales e imprecisas. pp. si el alma no marcha hacia arriba sino desde las hipótesis hacia abajo. "Die Arkhaíin der griechische Mathematik" (en Archivfür Begriffsgeschichte 1. y en matemáticas hablar de problemas equivale a hablar de construcciones. en el cual todas las otras Ideas encuentran su fundamento y la plenitud de su esencia. 76a31. que conduce al inmediato conocimiento de las Ideas. de referencias a la práctica empírica. Sin embargo. Cuando en 527a critica el lenguaje de los matemáticos que hablan de "cuadrar". 1:. Pero eso no invalida su principio general de luchar por una matemática pura. si se trata en astronomía de dejar de lado el cielo estrellado y en armonía musical de prescindir de los sonidos y más bien tratar de "examinar cuáles son los números armónicos y cuáles no y por qué en cada caso". pero sí formalizada en cuanto se halla despojada. que es el descrito por Platón. Por eso la investigación matemática requiere un supervisor. v. y por consiguiente no se vale de los sentidos. de Aristóteles: son indemostrables. 90 91 . los puntos de partida son forzosamente las hypothéseis (que hemos traducido como "supuestos") . que se atienen a sus conceptos básicos y no pueden emprender el ascenso a esta última. v. Solmsen.153 declara en uno de sus principales ensayos sobre el tema: "si el pensamiento de Platón descansa en última instancia en la dominante idea griega del valor. p. Heft 4. en lo posible. es el de la separación tajante que suelen encontrar estos allí entre las matemáticas y la dialéctica. de eso no cabe duda. y usando como imágenes a los objetos que abajo habían sido imitados y objeto de conjeturas". LA LÍNEA Y LA CAVERNA decir que en 511c lo que está haciendo simplemente es decir que la diánoia no es lo mismo que la dóxa -enseguida dirá que es algo intermedio entre la dóxa y el noús-.154 Más unívoco y terminante es Kurt van Fritz: "con ello. según la interpretación mencionada. "Plato and the unity of science" (Philosophical Review XLIX. podríamos añadir mirando el currículum de Rep. 3) Fundamentación y unidad del saber Precisamente el problema principal que. como si apuntaran a la acción (praxis). 39. p. 154 F. se ordena por sobre (übergeordnet ist) las matemáticas. Solmsen. no formalizada en el sentido que se la entiende modernamente. según veremos. al menos en cuanto a su tratamiento por los helenistas. 10. el reproche de Platón a los matemáticos no es más que una forma de mostrar que el lugar que corresponde a las matemáticas en un ordenamiento epistemológico -y didáctico. 566-571). por lo cual Solmsen las equipara a la arkhé o "principio" de Analítica Posteriora A. 156 Por su parte. que alcanzan sus teoremas por medio de deducciones lógicas". Platón no ha pensado que las matemáticas no poseyeran un valor muy alto o que las matemáticas como matemáticas debieran ser impulsadas de otro modo que como lo son. 1940.155 Es decir. presenta la alegoría de la Línea. Solo significa que el modo de considerar filosófico-dialéctico. o al menos no proporcionan una suficiente propuesta afirmativa por la cual pueda caminar la ciencia. Platón. pp. se maneja con imágenes sensibles. ya que la arkhé anypóthetos la va a proveer de un fuerte sentido ético-político.

Porque está claro que. con ayuda del método dialéctico. se queja de que los matemáticos "deja] inamovibles aquellos supuestos (hypothéseis) que usan. allá de los supuestos".sean supuestos (expli citados) como "lo par y lo impar. ¿qué artificio convertirá a semejante concatenación en ciencia?" No he podido encontrar ningún comentario o alusión que dé respuesta a este interrogante. Esto probablemente satisfacía a los matemáticos y los siguió satisfaciendo. etc. Pero adviértase una diferencia entre lo que hacían los geómetras. por sobre los cuales -y esclareciéndolos. según cada investigación. desde nuestro punto de vista. VI. Wiss. Además. al comienzo de cada libro.CONRADO ECCERS UN EL SOL. al no poder da razón (lógon didónai) de ellos". y es en este punto donde el profesor Cherniss me leyó la nota de Shorey a Rep. van Fritz niega que la arki anypóthetos sea la Idea del Bien -y no es el único en hacerlo-. que hemos reproducido en nuestra nota a dicho pasaje. como digo allí. antes bien partiendo (arkhómenoi) de ellos. entr' otros. el epítl to anypóthetos no reaparece en el libro VII. Pero. "se debía demostrar (hóper édei deixai. 1969). 527b. en nuestros teoremas escolares. "de Idea en Idea" hasta arribar a la arkhé suprema. Dannstadt. 51üb y 5Ub? 2) Esta arkhé anypóthetos de 1 Línea.está arkhé anypóthetos. dado que en ambos casos s habla de la dialéctica como la que llega a la arkhé. "desde las cuales asciende. "Si no conocen el principio". Con la dialéctica se llega a la arkhé. Quiero decir que el pasaje 533c no se puede inter pretar como si la arkhé o principio que no conocen los geómetras -y a que anudan los pasos medios y la conclusión. como si las conocieran. y todo el contexto revela allect< que se trata de lo mismo. parece evidente que la arkJ es una y la misma en ambas descripciones. VII. ya que no ofrecían ninguna concatenación fundada. dice que el filósofo parte de las hypothéseis.. 39. Buchges. y lo que les critica Platón: no se trata de que meramente Fritz (artículo citado en nota 155). por medio de una abstracción cada vez mayor y más compleja. Y e: 533c. Por mi parte interpreto dicho pasaje como un indicio seguro de que el método habitual de los matemáticos no era el que deseaba Platón para el aprendizaje de sus discípulos. tal como en Carta VII se ejemplifica con el "Círculo-en-sí". LA LÍNEA Y LA CAVERNA línea en Rep. ¿es la arkhé anypóthetos (prir cipio no-supuesto) de VI. 92 . "y anudan la conclusión y los [pasos] intermedios a algo que no conocen. tres clases de ángulos. v. Ciertamente. al menos como sugiere 533c.158 Sin embargo. 59 Yss. cuando en 511 b se dice bien clarament que "por medio del poder dialéctico se hace de los supuestos (hypothéseis no principios (arkhat) sino realmente supuestos. porque más de una vez Szabó y van Fritz. por lo mismo. según 510c-d. diría Euclides). deductivamente. y pien: más bien que la expresión alude a cada eidos objetivo. que son como peld¡: ños y trampolines para avanzar hasta el principio (arkhe) de todo".' Esto es importante. impl ca manejarse sin ellos) es equivalente.157 donde el plural arkhaípara la meta del dialéctico. p. sobre todo si se trata de estudios que deben conducir al aprendiz de gobernante. en-sí y la Diagonal-en-sí. aunque en Euclides. las objeciones de Platón a las matemáticas son demasiado fuertes como para tomarlas como irremediables. atraviesan el resto en forma concatenada (homologouménos) y concluyen en aquello que proponían al examen". ¿es esta la misma que 1 del dialéctico? 1) En lo que toca a la primera pregunta. Ciertamente en VI. el alma se ve obligada a servirse de hypothéseis. las figuras. pero es un remontarse que. Platon. y en forma concatenada -o sea. figuras. ¿es la Idea del Bien? 3) En caso de que el intérprete admita qu también el matemático debe llegar a la arkhé. hasta las verdaderas arkhaí". antes del pasaje citado. es un exceso injustificable por parte de Fritz. donde se habla de concatenación entre principio. tres clases de ángulos y cosas afines. sino que den razón (lógon didónai) de ellos gra cias a la arkhé (511d). dice en 533c. pero la expresión tas hypothése anairoilsa (que por comodidad hemos traducido "remontándose m. las adoptan como supuestos (hypothéseis) y no estiman que deban dar razón de ellas ni a sí mismos ni a otros. expliciten los supuestos.de lo que Platón quería). Esto parece la forma de un teorema escolar para nosotros: parten de diversos datos axiomáticos. hallemos al menos explicitados los puntos de partida (si esto es parte -como dijimos más arriba. en el ámbito matemático. Pero aquí se nos plantean tn cuestiones: 1) la arkhé que piensa en 533c. Fritz. en la descripción de 1: 158 157 K. medios y conclusión-llegan a lo que. p. por ser evidentes a todos. Theatet und die antike Mathematik (reimpresión del ensayo de 19~ con un apéndice. 510c-d. en e~ Fritz pasa por alto que en 51üd se ponen como ejemplos el Cuadrad. en todo momento. alegremente dan por sentado que para Platón las hypothéseis Sal las arkhaí de los matemáticos. se afirma que los geómetras "dan por supuesto (hypothémenoi) lo par y lo impar. 2) Con respecto a la segunda cuestión.

tal vez pensó que este uso podía. y contesta tratando de interpretar a Platón: "Si intentamos dibujar un círculo. Y remite con la palabra diánoia a la alegoría de la Línea. cuando alguien intenta. por confusión en este punto. a saber. iluminar los otros" . lo que da una idea de que en Grecia clásica el hablar de un "círculo" no implicaba hablar del "círculo real" como un círculo perfecto. Téngase en cuenta.sino a todo tipo de Ideas. y finalmente. y luego. me expondría en detalle la causa y la necesidad de que fuera así.CONRADO EGGERS UN EL SOL. que se extiende desde Platón. por la dialéctica.sea lo que en verdad conecta y conserva todo" (96c) . como se va a plantear desde Aristóteles en adelante. nace o muere. pero nosotros debemos detenernos. de la cual la alegoría de la Línea es una continuación. la pregunta podría hacerse respecto de la presencia del Bien en la alegoría del Sol: "¿cómo puede la Idea del Bien ser causa del ser y de la esencia de las demás Ideas?" Pero antes de hacer frente a esta última cuestión. pues.160 Y así va a parar a las Ideas. que se iba a hablar. o sea. Pero sale desilusionado de Anaxágoras y pensadores análogos: "no piensan que el Bien -que es también necesario. y por qué. para quien un "círculo" es un "círculo". de ir conduciendo lo mejor del alma hasta la contemplación de lo mejor que hay en los entes". como se dice explícitamente en 5ü9c-d. llega así a la meta (télos) de lo inteligible". R. a la de la Caverna. 159 160 95 . ] pensé que. p. el manejo empírico de la geometría que Platón critica. Bluck. Hare. Cf.. habla del "mejor círculo que se genera" (o sea. VI. Platón no distin94 guió este uso de 'bueno' de otros usos. dado que atribuía al intelecto la causa. "¿Cuál era la relevancia de la Idea del Bien para las matemáticas?" se pregunta Hare. perfecto.3. sería necesario en su caso hallar de qué modo es mejor para cada cosa ser. mencionemos un artículo más tosco. que es Hare (artículo citado en nota 144). física o matemática. hótan málista génetai kyklos kaz hótan béltistos) . De todos modos.159 Hare sigue su argumentación. Aquí 'bueno' parece ser usado de tal modo que los criterios para ser un buen círculo son idénticos a aquellos que determinan lo que es (realmente) un círculo. LA LÍNEA Y LA CAVERNA matemáticas y su frenarse en los supuestos de los cuales no puede darse razón. y no cesa hasta que capta con su propia inteligencia lo que es el Bien-en-sí. pasando por Aristóteles y Santo Tomás hasta llegar a Geach. que se dibuja) como "círculo perfecto" (Física VII. 40. en realidad. como piensa anacrónicamente Hare. de la cual el currículum de ciencias es parte de una interpretación técnica que hace el propio Platón. el de R. padecer o hacer algo (97c)". Yen seguida: "toda la actividad de las ciencias (tékhnm) que hemos descrito tiene el mismo poder. por ejemplo. quisiera encontrar la causa de cómo cada cosa se genera. por analogía. etc. impulsarse por medio de lógos hasta lo que es en-sí cada cosa. 5ü7a. p. en el Fedón. pues es evidente que Hare no ha entendido a Platón ni el contexto histórico-especulativo en que Platón se mueve. tanto para cada cosa como para todas en conjunto. que. si la tierra es plana o redonda. plantea su ansiedad en conocer si cada cosa es lo mejor que puede ser. y su argumento tiene para nosotros solo el interés de explicitar una cuestión que no suele explicitarse. y. han pensado que podían descubrir qué era ser un hombre bueno indagando qué era ser un hombre. por la dificultad. después de explicármelo. que es decisiva. que lleva a dibujar las figuras y a hablar de ellas como si se pensara en ellas. Y mi comentario en El Fedón de Platón (Eudeba. Hay una larga línea de filósofos. 1971). de la cual se dijo ya en VI. que los supuestos no implican solo referencia a Ideas matemáticas -aunque por comodidad se ejemplifique con ellas. "Anaxágoras me haría comprender primeramente. 246a: kyklos téleios. Este uso de la palabra que (significa aproximadamente 'un buen ejemplo de') debe ser distinguido. 35-36. de modo que cabía la distinción entre un "círculo sensible" (dibujado) y un "círculo-en-sí". Por esto entiende que no se trata de un círculo exactamente circular. diciéndome qué es lo mejor y por qué lo mejor es de esa manera [. surge la objeción que en este punto me planteó el profesor Cherniss: "¿y qué tiene que ver el Bien con las hypothéseis matemáticas?" Dejando de lado el hecho que hemos mencionado. que nos permite responder más directamente a la cuestión. en el libro VII.. Todavía Aristóteles. se recurre a la alegoría del Sol. El pasaje 532a-b es terminante: "así. y espera que Anaxágoras se lo diga: "si alguien. alguien puede decir 'ese no es un círculo muy bueno'. 43 Yss. me explicaría en detalle lo que es lo mejor para cada una y lo bueno común a todas" (97d-e y 98b). esto es necesario señalarlo firmemente. pp. Pero además el caso es que para Platón no hay una esfera moral distinta de otra metafísica. "Lagos andForms in Plato: a Reply to Professor Cross" (ensayo de 1956 incluido en el volumen que citamos en nota 143). No mucho antes de escribir los libros VIVII de la República. 51üd). que no es ese tipo de círculo al que se referiría si deseara dar a alguien una idea de lo que es el círculo. de otros usos más relevantes a la filosofía moral. cuando en realidad se piensa en el Cuadrado-en-sí. (Rep. sin referencia a Ideas. está a la vista como meta la Idea del Bien. S. una de dos. sin ninguna percepción sensible.

504a-b). que ante todo poseen el carácter de hypothéseis. p. Gaiser. 164 Fritz (ensayo citado en nota 158). p. Ycon mi interpretación del Fedón IOle. en la medida en que. que en todo esto Platón no usa la palabra "bueno" en analogía con una esfera moral que aún no se había escindido como tal. Solmsen ha dicho algo con lo que estoy más de acuerdo: "las eíde. Plato's Theory o/Ideas (Oxford. Yen primer lugar. si se lo consigue. "se sirven de figuras que se ven y hacen discursos acerca de ellas". Cabe entonces la pregunta: cuando un matemático dibuja un cuadrado pensando en el Cuadrado-en-sí. VII. que debe arribar al Bien. ensayo citado en nota 143. 161 Antes de esto. como ha sido el caso probablemente para los pitagóricos. Y las operaciones que hace un verdadero matemático. por un lado. para que valgan para más de un caso empírico. Cornford.por medio de Ideas y no de imágenes. 527a). el dialéctico. y les muestra este. De todos modos. Tal vez el error de Solmsen se deba a su consideración de que lógon didónai respecto de las hypothéseis implica definirlas. Dice Solmsen: "Como en la dialéctica. arkhaí. pp. la referencia a objetos perfectos ("Cuadrado-en-sí") indica una "bondad" que no tiene comparación con la de los objetos o dibujos que vemos. Y en matemáticas. 161 162 163 W. sino solo supuestos. 1953). Platón. o sea deducirlas de esta. el Bien como principio de la dialéctica). 519c-e. p. Ross. por así decirlo. para aplicar su conocimiento del mismo a la pólis (Rep. LA LÍNEA Y LA CAVERNA cada una lo mejor que puede ser concebida cada cosa (1 OOb). p. Pero esta interpretación de Solmsen choca no solo con la búsqueda del filósofo o aprendiz de gobernante. 54-55. que deben ser esclarecidos a la luz de la arkhé anypóthetos o principio no-supuesto (el Bien). En realidad. sino con lo citado más arriba: "Toda la actividad de las ciencias que hemos descrito tiene el mismo poder de ir conduciendo lo mejor del alma hasta la contemplación de lo mejor que hay en los entes (532c)". sino con un contenido metafísico. alcanzan su fundamentación última en la Idea del Bien"162 (esto responde plenamente a Rep. y de hecho algunas cuestiones implicadas en ella ya han sido por ende tratadas.CONRADO EGGERS UN EL SOL. p. no se persuadiría [fácilmente] a los que investigan [estas materias. Pero del primer pasaje citado se infiere que Solmsen piensa que las matemáticas deben buscar su arkhé suprema. 510d. 3) La tercera cuestión está interconectada con la segunda. y. es difícil conseguir uno. aunque la plenitud no sea de una "realización metafísica". No quiere decir eso que el dialéctico supla al matemático ni que este se convierta en dialéctico. donde se habla de la geometría del espacio. a mi juicio." ¡Si los conocería Platón! En todo caso. Es patente. también en las matemáticas debe ser posible superar (aujheben) cada una de las hypothéseis en una arkhé suprema. sólo pueden hacerse en referencia a esos objetos concebidos en su perfección. 1969). y haría que estas cumpliesen su cometido lo mejor posible. los filósofos que se formen según su modelo. el supuesto sea explicitado (en cambio. Está claro que un supervisor tal impediría al máximo posible los defectos que Platón critica en las matemáticas. 80 Yss. Ídem. 98. otro trabajo de Solmsen de 1931. pero ¿debe aprender dialéctica el matemático para ser matemático y matemáticas el filósofo para ser filósofo? Lo segundo va de suyo. y puedan tener la precisión exigida. y luego. sin lo cual no descubrirían [mucho]. por ser] sumamente arrogantes. lo cual lo hace pasible de la primera _y solo de la primera. Cf. que es distinta de la dialéctica. 96 _llllllill 97 . Véase también El Fedón de Platón. es lo que Solmsen (artículo citado en nota 154). supervisa al matemático. por otro. queda en pie si las matemáticas y la dialéctica tienen una misma arkhéen común. hypothéseis. pp. "Plato Einfluss auf die Bildung der mathematischen Methode" (reimpreso en Das Platonbild. 509b. este aprendiz de filósofo sea un futuro gobernante: las matemáticas son la propedéutica. es patente que el supervisor que está a la vista en el texto de la obra es su autor. al menos. y en segundo lugar. Pero ¿y la recíproca? Aquí debemos ir al pasaje 528c. "hablan de un modo ridículo". y de donde hemos tomado el título de este capítulo: "los que investigan [en matemáticas] necesitan un supervisor (epistátos) . y nota 210 a la traducción. en la medida en que hace referencia a una realización en plenitud. o principios distintos. Hildesheim. D. 47-48. 127 Yss.de las tres objeciones que le hace von Fritz: "Platón no habría reconocido las definiciones de los conceptos matemáticos como un lógon didónai en el sentido del libro VI de la República". 164 Pero entonces estamos enfrentados a un grave problema: está bien lo de la unidad del saber. 97. 39. simplemente. VI. en que sigo a Wilamowitz). recopilación de K. Le hace ver que las hypothéseis no son principios. el supuesto esté fundamentado -a la luz del Bien. ¿no está ya cumpliendo el requisito platónico? No. (En esto coincidiría con Cornford -se- gún interpreta ROSS_163 quien ve lo Uno como principio de las matemáticas. Ynota 32. en la medida en que Platón pretende que.

un camino de ascenso hacia la realidad. W. Roces. el apartado "Paideia como conversión". y que en las alegorías de la Línea y de la Caverna es designado con el nombre de "dialéctica": abarca algo más amplio. 98 99 . 1955). al no estar la ciencia en el alma. en líneas generales. hasta que llegue a ser capaz de soportar la contemplación de la realidad.' Se ha dIscutldo a veces si Platón ha sido un matemático (o un filósofo que. Platón afirma que "la educación (paideía) no es tal como la proclaman algunos que es. en W. en todo caso. en el programa educacional que presentará. geometría plana y del espacio. un "amor por la sabiduría". solo que. 165 Nosotros. Jaeger. por el contrario. supervisara las InvestIgacIOnes matemáticas. como el lector comprenderá. dirigido hacia las esencias y no hacia las apariencias. H. y que así como el ojo no puede volverse hacia la luz dejando las tinieblas si no [gira] con todo el cuerpo. 166 Cf. IX PlATÓN.CONRADO EccERS LAN hace. no admitimos ninguna de esas alternativas: para nosotros. en la República VI-VII. "Plato as a Mathematician" (Review DI Metaphysics VIII. ha sido simplemente un filósofo interesado en las matemáticas. Dicen que. esp. de profunda raíz ético-metafísica. a las cuales no ha hecho aporte alguno. Pero abarcando.166 Y más adelante define su programa de educación del futuro filósofogobernante como un "volverse (periagogé) del alma desde un día sombrío hasta un [día] verdadero. p. Paideia II (trad. aunque los matemáticos que la lean se desentiendan (la mayoría de las veces no lo entienden' otras. y ha pretendido incluso que su penSamIe?to e~Iste~ologlCo. . llamémoslos met~dológic. ha hecho aportes matemáticos valiosos) o si. [camino] al que correctamente llamamos 'filosofía'" (521c). Platón ha hecho considerables aportes a las matemáticas. La última palabra no significa todavía 10 que se entenderá más tarde por ella.os o ep~st~mológicos. FCE. o sea. 358 Yss. para decirlo siguiendo su etimología. astronomía y armonía) cuanto a la dialéctica. "Por consiguiente. como se ha visto desde el fin del libro V. pero no aportes de tipo matemático. como si se pusiera la vista en ojos ciegos". Cherniss. sino meta-matemáticos. PEDAGOGO Y POLÍTICO 1) La técnica de aprender técnicas En su propia interpretación de la alegoría de la Caverna. esp" México. y 10 más brillante de la realidad. tanto a las cinco disciplinas matemáticas (aritmética. 2' ed. que es lo que llamamos el Bien". 518b-d). la educación es la técnica del volverse (thékhne tes periagoges) del modo más fácil" "pero no [una técnica] del infundirle la vista [a alguien que no la posee] sino de posibilitar la conversión de alguien que ya la posee pero la usa incorrectamente y mira lo que no debe" (VII. "El presente relato quiere significar que el alma de cualquiera tiene en sí el poder (djnamis) de aprender y el instrumento (órganon) para ello. así es con el alma entera que hay que volverse desde lo que se genera. 1946). 165 Cf. 31. ellos la ponen. de todos modos. sim~lem~nte no lo aceptarían por ser "sumamente arrogantes").

el programa educativo ya había sido iniciado desde aquel momento del libro II (376c) en que se plantea la necesidad de educar a los guardianes para que se capaciten para el gobierno de la pólis. Francke. y en segundo lugar. de filosofía.técnicas" matemáticas y aun de la dialéctica en que constituye la posibilIdad de aprenderlas. y tO?O cuanto sirviese para lucirse en las asambleas. se distingue de las ". se habían conmovido estos pilares básicos de la educación tradicional al menos como elementos exclusivos de la enseñanza. lA LÍNEA Y lA CAVERNA En primer lugar. 1946. Sin duda al escribir esto no tenía aún en mente un programa de estudios científicos como el implicado en la periagogé del libro VII. Pero ya a mediados del siglo V. 169 Muchas otras nociones se habían hecho necesarias al ciudadano común tanto como al aristócrata que aspirara a ocupar cargos gubernamentales. y que en definitiva son las cinco disciplinas matemáticas. 1947). el pasaje 518d nos plantea un pequeño problema. 100 101 . por ende. al hablar de esta tékhne tes periagoges. progresivamente. y considere -antes que nada.como programa de estudios. hace retroceder el triviumy el cuadrivium medievales a tiempos anteriores a Platón. p. como en maestros de historia.que esa meta es la que merece ser tenida por tal. esp. que se da el llgo de fundar en teoría nada menos que una pólis. tanto relativos al arte de la guerra como de las virtudes ciudadanas. o a lo sumo a comienzos del IV. porque el filósofo es el "supervisor" de las demás ciencias. se podrán morir tranquilos. Hasta el punto de que hoy se considera muy posible que el programa educacional de la República haya sido ensayado en la Academia -primera universidad de Occidente. Paideia 1 (trad. que los nobles encomendaban a algún esclavo "pedagogo" o bien a algún amigo ilustre ~ ~lustrado ~~ la familia. hacia el final del libro VII (540b). porque ya hemos visto que. Aquí estamos hablando de algo ciertamente más importante para Platón que las técnicas bánausoi y que. a una educación (paideía) del cuerpo por medio de la gimnasia y del alma por medio de la música (376e y ss.distingue de la dialéctica. Así los sofistas difundían la enseñanza tradicional de la gimnasia y la música. y haya así servido posteriormente de base al programa de estudios de las universidades medievales. el que puede ordenar su estudio de modo que formen un conjunto armonioso.CONRAD EGGERS UN EL SOL. y. o en lo que en forma más amplia designa en 533b como "todas las demás técnicas". solo un filósofo podía trazar dicho programa educacional por dos motivos fundamentales: porque solo quien conoce contemplativamente la Idea del Bien puede armar un programa por el cual. algo derivado del primer motivo y que hemos analizado en el capítulo anterior. pero sin aportar testimonios que 16 confirmen. ya que es Platón el que en todo momento traza el programa educativo. sino simplemente la educación tradicional de la nobleza guerrera. 331-332). J. Platons Lehre von der Wahrheit (Berna. En rigor. México. por obra y arte de los sofistas. M. apartado "La sofística como fenómeno de la historia de la educación". Xirau. deslumbrar a los concmdadanos y convencerlos de las propias virtudes para desempeñar un tal cargo. 532c y 533b -entre otros lugares.). y presumiblemente la asamblea púb~ica se convertí~ en un torneo no solo de oratoria sino de competencIa en el conOCImiento. y del gobernante sólo en tanto filósofo. 303 Yss. sobre las que tenían la palabra los artesanos. pp. sin lo cual los años de vida de la Polis están ya contados. Pero Platón no plantea esto como gobernante sino como filósofo. Pero en ese momento la cuestión se limitaba al umbral inferior. se conduzca hacia dicha meta. y se convertían tan pronto en maestros de la retonca y la enstlca o arte de la disputa. Pero tampoco está incluida en lo que en 522b denomina "técnicas manuales" (tékhnai bánausoi) . 167 168 169 Ídem. y por consiguiente de educar en teoría a quienes gobernarán esa pólis. no de las técnicas bánausoi. 2' ed. de modo que más correcto parecería decir que la tekhné tés periagogés es obra del filósofo. A. tras alternarse entre sí en el gobierno del Estado y alternar su propia vida entre los momentos de actividad política y los largos momentos de contemplación del Bien. en que cada una de las ciencias se una con las demás en lo que tiene de afin (513c-d). "tras haber educado (paideiúsantas) sin cesar a otros que ocupen su lugar de guardianes de la Polis". que tanto ha atraído a Heidegger como para querer atraerla hacia su propia filosofial 67 : ¿dónde ubicamos esta técnica? Porque evidentemente no es una "técnica" del tipo de las que en 511c. Heidegger. FCE. nos dice que los filósofos. como autor de la obra.. 168 En todo caso. No. por los demás. Esto significa que el gobernante no se limita a la técnica de gobernar sino que debe practicar esta técnica pedagógica. Pero no exclusivamente de Platón. Y observemos que está a cargo del mismo Platón. a las cuales tiene sus dudas en 533c-d en llamar "ciencias". sino de diversos tópicos. Jaeger. e ir a parar a la Isla de los Bienaventurados.

y acrecentar la comprensión desde su grado mínimo. dice Platón. Si bien la Academia no ha sido una institución pública ni oficial. fundamentándolos. ya que uno estudia lo que el otro ha investigado. 170 103 . estamos de acuerdo en que no es lo mismo "e1studiar" -para el aprendiz de gobernante. En el esqueCornford. si los alimentos están en buenas condiciones. pueden ser implantadas por el hábito y el ejercicio. "Mathematics and Dialectic in the RepublicVI-VII". no es lo mismo descender desde dicho principio hasta los "supuestos". nuestro lector comprenderá que tenía otra finalidad. Yel descenso del filósofo en la caverna -que Cornford distingue correctamente del descenso dialéctico. por medio de estas y en dirección a estas. Pero las enseñanzas que se recibe del sofista no se llevan en envases aparte: "se recibe el estudio (rnáthema) dentro del alma. Ya en su principio no se trata de una educación privada sino pública y oficial. 91. 2) La meta política No nos hemos detenido a hablar del "descenso dialéctico". la fortuna de Platón y de algún amigo le ha permitido no hacer de ella un negocio y no tener por fin el lucro. por sí mismo o con la ayuda de expertos. respecto de las llamadas "virtudes del alma". al principio no-supuesto] . no solo por cobrar por las lecciones dadas sino por atender a su propio lucro antes que al bien común (Rep. aparece como la sustancia del proceso educativo del currículum de la República. Según esta teoría. sin los cuales dichos estudios serían más bien peIjudiciales para el alumno que benéficos. Pero hay algo más.CONRAD EGGERS l. En el diálogo juvenil Protágoras (313c y ss. sino que se postula como "supervisor" para corregir sus tremendos errores. y en caso contrario no ingerirlos. Puede ser que eso suceda. p. entonces. porque este descenso es apenas mencionado en la alegoría de la Línea. dice Platón. porque eso está muy poco explícito en Platón. 102 Para concluir la exposición de este punto. tal como los interpreta en el contexto de las alegorías de la Línea y de la Caverna tomados en conjunto.).que "investigar" -para el científico-. Pero no hay tal cosa como una "dialéctica moral" cuyo objeto es lo Uno -algo no mencionado en la República. Los alimentos uno los compra y los lleva empaquetados. 170 Ciertamente. Esta teoría de la educación que probablemente Platón la ha aprendido de su maestro Sócrates. y aunque sea en forma deplorable.AN EL SOL. ya que hemos dicho que por ningún motivo tenemos que pensar que Platón acepta el estado de las investigaciones matemáticas de su tiempo como correcto. si no están presentes en ella. aunque sea en forma mínima. sino de Ideas. donde la enseñanza particular que recibían los hijos de los nobles había sido extendida a un ámbito más amplio y más público por medio de los sofistas. a cargo de la Polis. VI. desciende hasta una conclusión. sin servirse para nada de lo sensible. si bien más que esto debe estudiar lo que el otro debería haber investigado. se marcha uno con el beneficio o peIjuicio ya consumados" (314b). en definitiva. y ateniéndose a las cosas que de él dependen. También estamos de acuerdo en que Platón habla de dos "ascensos" y dos "descensos": no es lo mismo ascender hasta el "principio nosupuesto" que salir de la caverna. porque es un acto de naturaleza esencialmente política. LA LiNEA Y LA CAVERNA La enseñanza de las matemáticas. si está bien conducido. cosa que vimos no está en cuestión. en algún envase distinto al propio cuerpo. 492a-493a).no es un acto que quepa dentro de ningún "programa educacional". o bien de los mismos sofistas. De este modo. antes de comerlos o beberlos uno puede verificar. Pero la educación puede periagogein el alma desde ese estado deplorable. el estudio de las matemáticas. Platón compara al sofista con un negociante cualquiera que vende un producto adulterado. que en los diálogos Menón y Fedón aparece bajo el mito de la "reminiscencia" (anámnesis).con el "programa de educación". algo desconocido en Atenas. como diríamos hoy. cabe explicitar nuestro total desacuerdo con las características que da Cornford al "programa de investigación" en contraste -y a la vez en paralelo. y hablar también de "dialéctica matemática" (?) y "dialéctica moral" en el "programa de educación". hacia el Bien. pero que Platón califica de mercenarios. Pero en cuanto a la comprensión (phrónesis) siempre está presente su poder. que bajar a la caverna.dentro de un "programa de investigación". que se ingiere por vía bucal. Esto. hasta desembocar en Ideas". es la que es cuestionada en el pasaje 518b-d. en cambio. 511 b-c: "tras aferrarse a él [o sea. y por ello esta está en condiciones de exigirles reciprocidad (51ge). "la Idea del Bien". y. una vez aprendido.y una "dialéctica moral" -que busca "definir". que. puede llevar progresivamente al alma "desde lo que es general" "hacia las cosas verdaderas" (519b). de todos modos. en el capítulo sobre el tema epistemológico. la educación que pretende deben recibir los aprendices de filósofos-gobernantes es algo oficial.

matemática. o sea. 28-31. una doble posibilidad de descensos. para salirnos de la alegoría. lo que Imphc~de por sí la imposibilidad de recorrer el camino pensable hasta el BIen. poder aplicar lajusticia en la Polis. es de que el Bien. es obvio que la finahdad de dIchos estudios es la capacitación política y ~o el lúdico sab~r p~r el. En su versión del pasaje. Ya hemos rechazado la tesis de dos principios. 1. en que el término es uno solo: el Bien. sobre todo. Tal como se anticipa en IV. A nosotros nos parece abusivo. usado en diálogos tardíos como el Sofista y Político. "distinguir". guiados por el gobierno del filósofo.r ~sto el BIe~-e~­ sí. de "diferenciar" (diorisasthai) el Bien.ImP?SIble que la multitud sea filósofo" había declarado en 494a. ~í. se sale de una esfera en que el enfrentamiento con lo sensible es poco menos que forzoso. o. cosa que a nosotros nos parece poco verosímil. pero aquí no. saber: La otra se refiere a la relación de la SOCIedad con el Bien. Lo que cabe distinguir. en la caverna. uno para las matemáticas y otro para la dialéctica. 171 172 P. y lo que hace ahora es bajar desde el ámbito ideal de la dialéctica hasta el terreno más áspero del gobierno de la Polis. nos hemos manifestado en contra. los hombres. Si son efectuad~s dIchos pasos cognoscitivos en vista al Bien. hasta yU: ~04b. según el campo que se trate: "deducción teorética de todas las matemáticas puras" y "división teorética de todas las Ideas morales". 433e-434a. en cambio. cuando se pone a gobernar la Polis. queda bien en claro que el objeto de llegar hasta dicho pnn~IplO es. se acercaran al BIen por sus acciones. lector. sí. A propósito de ese verbo es que Adam dice que sugiere el empleo de la diaíresis o "división". Porque cuando "desciende a la caverna". y los filósofos que se ~ntretlen~n en el estudio son descartados (518b-c). o. en ambos casos. J7J Sí. pp. preferimos no extendernos sobre el descenso dialéctico en la República VI-VII. como nosotros. Pero hay dos cosas al menos que sobre este punto debemos tener en claro: el ascenso implica el rechazo de todo carácter neutral en lo r~fe­ rente al ámbito ético-político para el estudio en general y para las . en la sociedad que debe gobernar (520c y 53ge-540b). An Intmduction. cap. por lo que no es claro por qué habla tanto de "división" en "Ideas morales" cuanto de "definir el Bien" en su ensayo. porque corremos un grave peligro de distorsionar la interpretación. ¿Cómo? Platón no se extiende sobre el punto. Respecto de la posibilidad de que el método para el descenso dialéctico sea el de "división". Ya en 501a se presiente cómo modelará el filósofo la sociedad humana tom~n?o como modelo el Bien. De lo que podemos tener la seguridad. donde en rigor no se habla de descenso alguno. con tan pequeño texto. 77 Yss. en el sentido de que. en el texto que le hemos presentado. lo reiteramos. del filósofo ya formado y ya entrenado en la dialéctica. a través . en la nota a 534b. El ascenso dialéctico.A ÚNEA y I. porque en estos pasajes no aparece claro ni medianamente explícito. no es tan fácil de deslindar del ascenso hacia afuera de la caverna.dad. Desde VI. Cornford traduce distinguish. FriedHinder. de modo que postergamos el asunto para tratarlo en detalle a la luz de la relación entre las diversas obras de las distintas etapas de la vida de Platón. p.CONRAD EGGE~ UN EL SOL. ya ha hecho algo más que el "descenso dialéctico": se ha entrenado la friolera de quince años en el ejercicio de la dialéctica.CIencias matemáticas y la filosofía en particular. Esa es la meta del político. y.de las tres alego"!as. se servirán de él para organizar a la Pohs. metafísica o como se quiera. Cornford interpreta tanto. I. es tal descenso dialéctico del descenso político. todo aparentemente a propósito de la misma cuestión. Plato. 172 El lector ya ha podido verlo. Dice en 540a-~: "tras h~be. Pero eso en lo que se refiere a la contemplación del Bien. es decir. Ídem.A CAVERNA ma de Cornford. 505~. esto implica un doble descenso. Nosotros. y diferenciaciones como la que hace Cornford entre una esfera moral separada de otra. 104 105 . la prax'lS desempeñará el papel decisivo en la armonización de la socie. Es . a los mdlVlduos y a SI mISmos". tIene para Platon una relevancia política fundamental. principio supremo y no supuesto.

90 isóskeles. 80 alegoría. 104 dialéctica. 86. 10. 24. 48. 83. 50. 70. 71 aitía. 60. 50. 52.38. 50. 63. 85. 54. 85. 55. 76. ver idéa. 51. 83. 64. 43. 65. 104 demiurgo. tercera. 69. 20. 52 aúxe.55. 93 anankaíos. 25. 80. 38 (ver virtudes) mithmós. 51. 103 idéa. 75. 64 dios. arithmeín. 52. 27. 54 dualismo. 30. 49. 42. 45. 91 génesis. 72. 17. 43. 39.90 Hades.29. fundamentar. 29. 59. 81 ciencia. 81 imagen. 86 koinoníao.90 didónai. 81 einai. 61. 22. 94 107 . 47 logistikós. 27. 81 fundamento. 70 logismós. 39. 39. 79 clase social. 24. 80. 27 dóxa. 54. 103. 84 causa. 30.81. 76. 78. 51. 31. 83 arkhe anypóthetos. 81. segunda. 42. 75-78 epistéme. 29. 76. 81. 90.27 entidades matemáticas. ver lógos dimensión. 63. 41.71 diánoia. 50. 40 cuerpo. 60 hypóthesis (ver supuesto). 47 aritmética. 47. 27. 66 eidos.87. 76. 35. 12. 81. 67. 85. 78. 81 areté.89.89. 93. 71. 104 diálogo.ÍNDICE DE TEMAS Academia. 22. 54.33. 57 diaíresis. 76. 67 harmonía. 75. 55. 80-88 Idea (ver idéa) . 49 lógos. 45. 82. 79. 63 física. 64. 68. 17. 80 ágrapha dógmata. 77.90 arkhé. 55. 30. 54 diorízo. 47. primera. 77. 99. 77.67 definir. 7. 64 geometría. 78. 73. 29. 31.

81 Hare.63 KIein.. 55. 14. E. H. 75-78 máthema. 9 mundo.43 ousía.97 Gaiser. 92. 71.62. v.45. 100 Jaeger.22. 99 tókos. C.56.j.87 sofistas. 38.. 50.59 reminiscencia. 14 Notopoulos. 83 (ver hypóthesis) técnica. 71.CONRAD EGGERS l. 54. C. 74. 32 mito.39.95 Cambiano. A. 66 universal. 18. 65. 75-78 (ver arithmós) oráculos. R S. 43. 98 metaxy.60..86 Lloyd.. 96 Einarson • De Lacy. R.33. 54 soma.45.77 números. 85. 27. 67. T. 79. Los que aparecen en bastardilla indican la nota en que figura la referencia bibliográfica completa.18. 85 Eggers Lan.92. R M. 59 FriedHinder. 48. 58. 58 Heidegger. 45. 32 ostrakinda.59. 39 matemáticas (ver entidades matemáticas). 37.. 102 medicina.. 9. 81.98 Dies. 86 skhema. 45. 99. 66 música. 67. 86. 39. M.75 misterios. 101 Jowett-Campbell. 88.39 stereometría. 82.95. 105 108 109 . 85 Bluck. 32.58. H. 43.35. 73. 12. 40. L. 49. 81 skalenós. A. 86 Bambrough.62 Cherniss. 73 virtudes.17.. 35. w. RE. H.j.103. 16. F. M.74.43. 50. 80 Fritz.20. 15..85.. 78.104 Chambry. K. 87 Liddell-Scott.61. 81 meta-matemáticas.87. E. 20. G. Adam. 31. 60 (ver harmonía) principio (ver arkhe') pyknon.19. 38 sophós.62. 75 Allen. 64..64. 56.51.43. 100.18. 27. 60 postulado. 11. 36.20.53. 87 supuesto..AN mal involuntario. 61 noús. 85.64. 29. P. 59. 18. 11.22.50.51.89. 81. R. 9 periagogé. 101 sólidos.... F. 43.24.. w. 99 pitagóricos. 16.52. 102 nóesis.83 Marcuse. 31. 38. 63.59. 95 Heath.23 tópos. 82 Cornford. 54 superficie.96 Gillespie..91. 75 Nestle. 94... G. K. 78. 33 sophía.93. 26..j.37. 19 ÍNDICE DE AUTORES MODERNOS Los números remiten a las páginas en que se encuentran las notas correspondientes.

...... W. 30.........j. 96 ADVERTENCIA PRELIMINAR ÍNDICE 5 9 1) MITOS Y ALEGORÍAS.... 93 Taylor. A.. 85..82 Wippern..... 31. 38. D. 75 Robinson....81 Shorey.j.... VII) PLATÓN.. 29. 2) Interpretación general de la alegoría 3) Consideraciones finales VI) TEXTO DE LA INTERPRETACIÓN TÉCNICA DE LA ALEGORÍA DE LA CAVERNA 1) Presentación del problema 2) La aritmética 3) La geometría plana 4) El problema del tercer estudio: la geometría sólida 5) La astronomía 6) La armonía 7) La dialéctica.. 71.. 40 Robin... 96 Szabó... 11) TEXTO INTRODUCTORIO A LAS ALEGORÍAS III)TEXTO DE LA ALEGORÍA DEL SOL IV) TEXTO DE LA ALEGORÍA DE LA LÍNEA V) TEXTO DE LA ALEGORÍA DE LA CAVERNA 15 23 28 32 32 36 40 43 43 45 51 53 56 58 60 66 66 70 75 79 79 1) Relato alegórico.... 81 Thomas. .. 92 v.... 82 Ross. U. l. Wild... 97 Schuhl....... w.... R. 11 Schumacher. P...j....... 75.. 11.71 Raven........ 86...vUNRAD CGGERS LAN Parke. E...... A E... 24.. SUPERVISOR DE LAS CIENCIAS 1) Ciencias naturales y matemáticas no . A. 91. H.. 52. METAFÍSICO 1) Presentación del dualismo de mundos 2) Idea y cosa 3) El problema de los "entes matemáticos intermedios" VIII) PLATÓN... L...... 89 Wilamowitz. P.. 28.. 32 Solmson.... ·M.......j...

...... 82 91 99 99 1) La técnica de aprender técnicas..R........N....L....... 2) La meta política 103 ÍNDICE DE TEMAS ÍNDICE DE AUTORES MODERNOS 107 109 Impreso en A. Bueños Aires...........R.2) Hipótesis e imágenes sensibles 3) Fundamentación y unidad del saber IX) PLATÓN.................... ........................ PEDAGOGO Y POLÍTICO. Argentina..... en julio de 2000........ WencesJao ViJlafañe 468.......... Producciones Gráficas S....B..