You are on page 1of 50

Pacto y Prueba

Desenmascarando el Negocio con la Palabra de Dios y el Desorden en las


Congregaciones.

(Incluye una guía para administrar finanzas personales)

Por Héctor A. Brea Gil

Edición Ampliada

1
Dedicatoria:

A mi Señor, Salvador y Redentor: Jesucristo. En quien todo lo puedo y me da


fortalezas.

Y mi Dios proveerá a todas sus necesidades, conforme a sus


riquezas en gloria en Cristo Jesús

(Filipenses 4:19)

2
Contenido

Introducción……………………………………………….Pag. 4

¿Qué es un Pacto?............................... ……………………Pag. 7

Necesidades reales y Necesidades Creadas………………Pag. 15

Adoradores Cristianos o Seculares………………………Pag. 21

Los Pactos Satánicos………………………………………Pag. 23

Nefilín Abordo: El Desorden en las Congregaciones…………Pag. 25

Los Pactos Bíblicos………………………………………...Pag. 31

Guía para Administrar sus Finanzas Personales……..…Pag. 46

Conclusión: Cómo Alcanzar la


Prosperidad…………………………………………………..Pag. 48

3
Introducción
10
porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se
extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores (1 Timoteo 6:7-11).

Cuando se tienen ideales firmes y positivos hay que defenderlos; y más si estos ideales
tienen un respaldo bíblico.

Este libro ha sido de mucha controversia en la comunidad evangélica internacional.


Muchas personas entienden que la ropa sucia se debe lavar en casa y que entre
bomberos no debemos pisarnos las mangueras, pero hay una realidad en la familia
cristiana evangélica y es que negociantes y extorsionadores se han metido entre el
pueblo santo, entre el linaje escogido, como cizaña sembrada por el Enemigo para
desenfocar la adoración a Dios, pero como a mi no me toca cortar la cizaña ni el trigo,
por lo menos Dios me ha dado la capacidad para saber diferenciar en algunos casos
especiales una del otro: El árbol de frutos buenos y el árbol de frutos malos. Un árbol de
manzana no puede dar higos y aunque este libro parezca un juicio, no soy juez, pero es
mi deber advertir lo que está mal para que cada quien ande según nos han enseñado en
las escrituras. Los evangélicos nos pasamos la vida señalando y juzgando las cosas
malas de las demás religiones, pero cuando nos sacan a relucir nuestros trapos sucios
nos ofendemos en sobremanera. Las reglas del juego están escritas en la Biblia: Usted
las sigue si quiere, con la desventaja de que quien juega a su manera no tiene garantía de
que será galardonado cuando el juego termine. Pacto y Prueba es un libro fuerte y mi
exhortación es: Si usted se siente aludido o atacado con este libro, revísese porque a
usted yo no lo conozco, así que no se lo tome personal.

Antes de venir a los pies de Cristo estaba en la incertidumbre de en cuál iglesia entraría.
Nací en un hogar católico, me formé con sacerdotes franciscanos y estuve al punto de
entrar al seminario capuchino. Luego empecé a leer la Biblia por mi cuenta cuando tenía
18 años de edad. Me empezaron a visitar los Testigos de Jehová y los mormones y no
me sentía a gusto con ellos, por lo tanto me dediqué a leer la Biblia, a evangelizar solo
por mi cuenta hasta que 16 años después me empiezo a congregar en la iglesia
Evangélica Pentecostal y hasta el día de hoy permanezco en ella. Después de 28 años
buscando a Dios y conociendo las diferentes doctrinas inventadas por hombres, haber
evangelizado en las zonas más peligrosas de Santo Domingo, haber realizado estudios
bíblicos y haber tenido encuentros espirituales fuertes, en la congregación me ponen la
etiqueta de Nuevo Creyente. Pero con obediencia y respeto me sometí.

Durante toda mi vida había escuchado a las personas hablar de los pastores evangélicos:
Los acusaban de ser negociantes y de extorsionar a las personas cobrándoles diezmos y
ofrendas especiales que no iban a la obra de Dios sino a sus bolsillos. Nunca me presté a
generalizar ni a acusar a nadie, todavía hoy en día sé que hay muchos negociantes con la
Palabra de Dios, pero no solo en la iglesia evangélica, también en las demás
denominaciones y religiones. Pero son más los pastores honestos y los que sienten
amor por las almas y contrario a lo que mucha gente piensa: Los pastores sí tienen
derecho a vivir de su trabajo evangelístico, pero con prudencia (1 Corintios 9:13-15).

Desde que decidí entrar a la iglesia evangélica siempre estuve atento a algo: A mi
batalla en contra de los predicadores de la prosperidad material y de los pactos
económicos, ya que ambas cosas desvían la verdadera adoración que debe ser a Dios,

4
que debe ser una adoración en espíritu y verdad, no una adoración en busca de ventaja
económica. En tal caso ya la búsqueda de Dios no será para adorarle sino para
enriquecerse a cuesta de El. En esta batalla tengo mucho tiempo y los que me conocen y
los que leen mis artículos dan testimonio de eso.

Cristianos: Debemos tomar esta comunión que hemos aceptado en serio. Seamos
como Jesús.

En los últimos años hemos visto como algunas congregaciones evangélicas han
volteado su vista de lo que debe ser su objetivo principal, la predicación del evangelio y
el ganar almas para Cristo, para irse detrás de la vanagloria humana y el dinero,
provocando que muchas personas llamadas a formar parte del Pueblo de Dios se
desvíen y caminen torcidos. La vanidad arropa grandes ministerios que más que iglesias
parecen clubes sociales, pasarelas de moda con alfombra roja incluida, donde muchos
miembros niegan la fe y se meten en préstamos y sacrificios económicos para ser vistos
como criaturas superiores frente a sus hermanos más humildes. Hay congregaciones que
se han convertido en centros de negocios y casas para buscar parejas, donde hay grupos
sociales y donde más que una familia unida en el amor de Cristo, cada grupo anda por
su lado, mirando el vestido del otro. Bien lo dice la revelación: Las casas grandes
separan a las familias.

Los Pactos Económicos, el Siembra y Cosecha, las Ofrendas Especiales, los Tele-Radio
Maratones y las ventas de agua del río Jordán y productos bendecidos por hombres, se
han convertido en una fuente grande de ingresos económicos para varios ministerios a
lo largo del mundo. Ministros auto proclamados Apóstoles, Pastores, líderes, Cantantes,
dueños de medios de comunicación cristianos se están haciendo millonarios manejando
inadecuadamente la Palabra de Dios, permitiendo que la apostasía entre a sus iglesias y
empresas, manipulando las necesidades de sus feligreses y justificando sus extorsiones
como sacrificios destinados a la obra de Dios. Dicen administrar los recursos captados
por la iglesia como manda la Biblia, ¿Pero de verdad hacen eso? Veamos que hacían
los apóstoles en la iglesia primitiva con las ofrendas y revisemos si en la iglesia a la que
usted va hacen eso:
44 45
Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y
vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de
cada uno (Hechos 2:44-45).

Se nos vende la idea de que las maldiciones se rompen con dinero y que nuestras
pruebas son el resultado de no ofrendar. Todo lo quieren resolver con dinero: Desde las
enfermedades hasta los problemas sentimentales. Todos los males los quieren resolver
con ofrendas. La mínima bendición tiene un precio. Lo triste del caso es que hay
personas que gastan sus recursos en ofrendas especiales y en pactos para romper
maldiciones y siguen igual de mal. Aquí no importa si el que pacta es adultero,
ladrón, fornicario, mentiroso o narcotraficante, lo que interesa es el dinero porque
hay una necesidad que hay que suplir.

Cabe aclarar que quien escribe está completamente de acuerdo en que es deber del
cristiano honrar a Dios con nuestras finanzas. Debemos ofrendar según sintamos en
nuestro corazón. Si su corazón siente dar el diezmo, hágalo, si siente ofrendar,
hágalo, déle a la obra de Dios los recursos para poder mantenerse. Dé por gracia,

5
parte de lo que por gracia ha recibido. Para hacer estas cosas se necesita creer en
Dios, amarlo y estar agradecido de El.

En este libro el lector conocerá los diferentes pactos establecidos en la Biblia y qué
sucedió después de cada pacto. A la vez que veremos que ningún pacto establecido por
Dios trajo consigo inmediatamente bendición económica y que los pactos fueron para
beneficiar a una colectividad. El material que van a leer es fruto de un trabajo de
investigación, tanto en la Biblia como en documentos fílmicos y estudios bíblicos
disponibles para todos. Da pena ver como los escándalos que arropan a nuestra
familia evangélica alrededor del mundo casi siempre están relacionados con
dinero. Dice la Palabra que un reino dividido contra si mismo no puede prevalecer,
pero también hay una gran desunión entre nosotros: Pentecostales atacan a Bautistas,
pastores se atacan entre ellos y se crean enemistades y contiendas entre congregaciones.
Y los no creyentes afuera mirando el espectáculo. Todas las denominaciones creen tener
la verdad absoluta y dicen ser la verdadera iglesia de Cristo, pero todas tienen algo en
común: Han sacado de contexto por lo menos un versículo de la Biblia para crear
su sello doctrinal y eso es un grave error.

Nada en la Biblia está de más y todo lo escrito en ella parece confirmarse a través de los
tiempos.
11
Sus jefes juzgan por cohecho, y sus sacerdotes enseñan por precio, y sus profetas
adivinan por dinero; y se apoyan en Jehová, diciendo: ¿No está Jehová entre
nosotros? No vendrá mal sobre nosotros. 12 Por tanto, a causa de vosotros Sión será
arada como campo, y Jerusalén vendrá a ser montones de ruinas, y el monte de la
casa como cumbres de bosque (Miqueas 3:11-12).

6
¿Qué es un Pacto?
13
Por tanto, mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo conocimiento; y su gloria
pereció de hambre, y su multitud se secó de sed (Isaías 5:13).

El diccionario Larousse de la Lengua Española define Pacto como un acuerdo o


concierto entre dos o más personas.

Desde el punto de vista legal, un pacto es un acuerdo firmado por dos o más partes en el
cual cada una de las partes se compromete a cumplir con una serie de condiciones
escritas y firmadas. En caso de que una de las partes viole el pacto firmado, este puede
ser anulado completa o parcialmente y ser penalizada la parte que violó lo acordado.

Un ejemplo de este tipo de acuerdo es el matrimonio; en el cual si una de las partes deja
de cumplir con sus deberes conyugales (comete adulterio) la relación puede terminar y
la parte afectada ser resarcida con una parte de los bienes adquiridos por la pareja, así
como por protección física especial (Mateo 5:31-32). Otro ejemplo de pacto es el
contrato de préstamo entre un banco y una institución o persona física. Cuando se firma
el documento, el banco pone sus reglas respecto a las cuotas a pagar, los cargos por
retrasos y las consecuencias de dejar de pagar. Al momento que el adquiriente del
préstamo firma el documento o contrato emitido por el banco se compromete a cumplir
con lo pactado, en caso de no cumplir puede ser sometido a la justicia por
incumplimiento de contrato, viéndose obligado a pagar todo lo adeudado y en el peor de
los casos puede perder sus propiedades hasta que pague el último centavo (Mateo 5:26).

Y así por el estilo vemos como los contratos entre seres humanos son muy estrictos en
el cumplimiento de sus cláusulas. Los pactos entre seres humanos han dividido a
familias, a amigos y hasta a sociedades comerciales y sociales por incumplimiento de
una de las partes.

También se hacen pactos entre naciones. A través de la historia algunas naciones han
firmado acuerdos multilaterales de protección, extradición y comercio. Algunos de estos
acuerdos se han abolido por incumplimiento de una de las partes y otros acuerdos han
llevado al mundo a la catástrofe y al genocidio, como fue el caso del Pacto de Acero
entre la Alemania Nazi de Hitler y la Italia fascista de Mussolini, que trajo consigo la
Segunda Guerra Mundial.

Otros pactos son los Pactos de Sangre que hacen algunos jóvenes para sellar su amistad,
que con el nuevo auge de las enfermedades de transmisión sanguínea ha
desencadenados brotes de SIDA y otros males. Y los negativamente famosos Pactos
Satánicos, de los cuales hablaremos más adelante.

7
Después de haber visto estas breves explicaciones de los pactos y de cómo los seres
humanos somos muy propensos a no cumplir lo que prometemos:

¿Cree usted que el Ser Humano puede hacer un pacto con Dios? ¿Si hacemos un
pacto y no somos complacidos por Dios qué hacemos? ¿Lo sometemos a la justicia?
¿A cuál domicilio enviamos la citación judicial? ¿Está dispuesto el líder que los
convenció de hacer el pacto a purgar una condena por incumplimiento de contrato
en representación de Dios? Por lo visto todo parece indicar que el pastor tiene
autoridad sobre Dios ya que él insiste en que el que pacta recibe la respuesta de su
pacto.

¿Qué dice la Biblia respecto a Dios?


32
Porque no es hombre como yo, para que yo le responda, Y vengamos juntamente a
juicio. 33 No hay entre nosotros árbitro Que ponga su mano sobre nosotros dos.
34
Quite de sobre mí su vara, Y su terror no me espante (Job 9:32-34).

Un texto usado para justificar los pactos económicos es el salmo 50:5 de la versión
Reina Valera que dice:
5
«Juntadme mis santos, los que hicieron conmigo pacto con sacrificio»

Pero este mismo Salmo en la traducción original católica dice:

5."Reúnan a mis fieles ante mí, que con un sacrificio sellaron mi alianza.

La traducción del Arameo Peshitta al español de este Salmo dice:

5. Reúnanse ante El sus elegidos, quienes han hecho su pacto con sacrifico.

¿Cuál pacto humano con Dios según la Biblia fue sellado con sacrificio? Ninguno.
El primer pacto con la humanidad sellado con sacrificio demandado de Dios fue el
pacto del Sinaí (Éxodo 24:1-8) y quien estableció el pacto fue Dios no los hombres. En
ninguna parte de la Biblia habla de pacto a cambio de prosperidad material. Ya está
bueno de engaños.

Pero vamos a usar la misma Reina Valera y sigamos leyendo y nos daremos cuenta
cómo Dios exige que se cumplan sus votos, no importa el tipo que sea, cosa que no
dicen los predicadores de la prosperidad que siempre se van al plano financiero:
6
¡Los cielos declararán su justicia,
porque Dios es el juez! Selah

7
«Oye, pueblo mío, y hablaré;
escucha, Israel, y testificaré contra ti:
Yo soy Dios, el Dios tuyo.

8
8
No te reprenderé por tus sacrificios
ni por tus holocaustos, que están continuamente delante de mí.

9
No tomaré de tu casa becerros
ni machos cabríos de tus apriscos,

10
porque mía es toda bestia del bosque
y los millares de animales en los collados.

11
Conozco todas las aves de los montes,
y todo lo que se mueve en los campos me pertenece.

12
Si yo tuviera hambre, no te lo diría a ti,
porque mío es el mundo y su plenitud.

13
¿He de comer yo carne de toros
o beber sangre de machos cabríos?

14
Sacrifica a Dios alabanza
y paga tus votos al Altísimo

Si leemos la Biblia nos encontramos con 7 pactos establecidos con Dios con el Pueblo
de Israel y la humanidad y una serie de promesas para los que obedecen sus
mandamientos y aceptan a su hijo Jesús como único Señor y Salvador personal. Dios
como creador del cielo, la tierra, las aguas y todo lo visible y lo invisible puede hacer un
pacto con la humanidad, puede ser juez, puede ser parte, cumple lo que promete y no
avergüenza a sus hijos, pero no olvidemos que El hace el pacto e impone las
condiciones. Un ser humano por mucho que quiera no puede imponerle cosas a Dios ni
obligarlo a cumplirle sus imposiciones.

Recuerdo cuando estaba recién integrado a la familia evangélica que una persona me
llamó y me dijo: “Pídele a Dios con claridad porque a El le gusta mucho que le pidan
casas, carros, pídele cosas materiales en abundancia”. No se puede esperar menos: Esa
persona forma parte de un ministerio famoso mundialmente por predicar la prosperidad
material.

9
Es en este punto donde un grupo de pastores, apóstoles y líderes de la iglesia cristiana
moderna están confundiendo a la gente que los sigue: les hacen creer que el Ser
Humano puede hacer pactos económicos con Dios. Generalmente los Pactos
Económicos fomentados por las iglesias modernas son motivados por necesidades
creadas por los líderes de la iglesia, que las justifican diciendo que Dios les habló y les
dio autoridad para negociar en su nombre. Los pactos económicos y la iglesia de la
prosperidad se han multiplicado en los últimos años debido a la crisis económica que
azota a la humanidad: La gente al verse presionada por sus déficits y situaciones
económicas especiales están acudiendo a Dios buscando ayuda y se encuentran con
unos ministros que les inculcan que sus problemas económicos son fruto de una
maldición por no honrar a Dios con dinero y se apoyan en el libro de Malaquías para
fomentar este engaño. Y muchas personas hacen sus pactos, dan sus ofrendas
especiales, venden sus propiedades, llevan todos sus recursos a la caja de ofrendas de la
iglesia, se quedan con nada y no ven la bendición que anhelaban, corrijo: la bendición
que le dijo el pastor que recibirían. Pero el que pacta es porque tiene una necesidad y
¿qué dice la Biblia respecto al que ofrenda por necesidad?:
7
Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque
Dios ama al dador alegre (2 Corintios 9:7).

Definitivamente el que cae en la trampa de hacer un pacto económico está en necesidad


y está triste, porque está atravesando por una mala situación, pues si ofrenda por
necesidad está violando un mandamiento bíblico. Pastores revisen sus biblias porque las
están leyendo al revés, o verifiquen si están leyendo una biblia en un idioma que pueden
entender. Miren el caso de Cornelio:
30
Entonces Cornelio dijo: --Hace cuatro días que a esta hora yo estaba en
ayunas; y a la hora novena, mientras oraba en mi casa, vi que se puso delante de mí
un varón con vestido resplandeciente, 31 y me dijo: "Cornelio, tu oración ha sido
oída, y tus limosnas han sido recordadas delante de Dios (Hechos 10:30-31).

Una confirmación más que para Dios lo más importante es la espiritualidad aunque las
ofrendas de amor también son importantes. ¿Y qué recibió Cornelio a cambio? ¿Un
carruaje tirado por 12 caballos árabes? No, recibió la visita del apóstol Pedro quien le
llenó del Espíritu Santo. Un pastor moderno de estos predicadores de la prosperidad te
da un testimonio diciendo que le regalaron un coche de lujo y una casa con vista al mar.
Pero también miren qué pasa cuando queremos hacer negocios con las cosas sagradas:
18
Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el
Espíritu Santo, les ofreció dinero, 19 diciendo: Dadme también a mí este poder, para
20
que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo.
Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de
Dios se obtiene con dinero. 21 No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu
corazón no es recto delante de Dios (Hechos 8:18-21).

10
En República Dominicana hay muchos testimonios de persona que han sido
sugestionadas por líderes cristianos a desprenderse de cosas que para ellos son valiosas
para entregárselas supuestamente a Dios. Han sabido entregar joyas, títulos de
propiedades, dinero, etc. Tengo el testimonio de un amigo a quien amo mucho, un
ejemplo de cómo Dios transforma vidas, lo sacó de lo más bajo de la corrupción y lo ha
convertido en un muchacho ejemplar; ese hermano me contaba que una vez fue
sugestionado a entregar un reloj y un brazalete que le había regalado un familiar muy
querido por él, en un culto de una iglesia de las que hablan mucho de prosperidad. Mi
amigo no fue bendecido a la medida de su ofrenda como el esperaba que iba a ser
bendecido, de por si es un muchacho muy pobre y se quejaba de que ese pastor es una
persona muy poco accesible.

Muchas veces la gente confunde promesa y voto con pacto, pero no es lo mismo. En su
ignorancia le dicen a Dios: ¡Hago Pacto contigo! Y eso no tiene sentido porque un pacto
trae consigo una confirmación de este; como leyeron unas líneas atrás, los pactos son
acuerdos entre dos o más partes en el cual hay una cláusula que sanciona al que no
cumple. Imagínese a un humano pactando con Dios: ¿Si no es la voluntad de Dios
complacerlo, qué va a hacer esa persona? ¿Va a someter a Dios a la justicia? ¿Qué
documento legal le van a llevar a un juez por incumplimiento de pacto? El único que
puede pactar es Dios porque es el único que puede ser juez y parte y ningún humano
puede condicionar a Dios a hacer nada y menos por dinero. Así que el que hace una
promesa de dinero a cambio de bendición, promete no pacta, pero qué dice la Biblia al
respecto:

21
Cuando haces voto a Jehová tu Dios, no tardes en pagarlo;(F) porque ciertamente lo
demandará Jehová tu Dios de ti, y sería pecado en ti. 22 Mas cuando te abstengas de
prometer, no habrá en ti pecado. 23 Pero lo que hubiere salido de tus labios, lo
guardarás y lo cumplirás, conforme lo prometiste a Jehová tu Dios, pagando la
ofrenda voluntaria que prometiste con tu boca (Deuteronomio 23: 21-23 VRV).

Dios escucha el clamor de sus hijos cuando le piden con fe y conoce sus corazones; por
eso en algunas ocasiones se mueve en misericordia y se glorifica en la vida de personas
que hacen sus votos y promesas, que no necesariamente son económicos (1 Samuel
1:11) pero es porque El sabe que esas personas le va a cumplir y tienen una necesidad
especial y confiaron en El, no fueron movidas por nadie a hacer su compromiso sino
que salió de sus corazones. No todos los que “pactan” o hacen voto reciben de Dios lo
que buscan, de ser así no hubiera gente pobre en el mundo, no hubiera delincuencia y
nadie trabajara, todo el mundo se dedicara a hacer pactos con Dios y prosperaran
(Génesis 3:19). ¿No crees? Pero la realidad es otra: Las iglesias están llenas de gente
muy pobre que apenas tienen con que cubrir sus necesidades básicas. Es aquí donde
interviene el verdadero líder siervo de Dios, dándoles palabras de consuelo y fortalezas,
enfocándose en mantener un alma fiel a Dios en espíritu y verdad y desprendiéndose de
parte de las finanzas de la iglesia para ayudar al prójimo necesitado.

Dios ama al dador alegre pero no solamente en el Nuevo Pacto sino que siempre ha sido
así. Veamos:
1
Jehová habló a Moisés, diciendo: 2 Di a los hijos de Israel que tomen para mí
ofrenda; de todo varón que la diere de su voluntad, de corazón, tomaréis mi ofrenda
(Éxodo 25:1-2).

11
21
Y vino todo varón a quien su corazón estimuló, y todo aquel a quien su espíritu le
dio voluntad, con ofrenda a Jehová para la obra del tabernáculo de reunión y para
toda su obra, y para las sagradas vestiduras. 22 Vinieron así hombres como mujeres,
todos los voluntarios de corazón, y trajeron cadenas y zarcillos, anillos y brazaletes y
toda clase de joyas de oro; y todos presentaban ofrenda de oro a Jehová. 23 Todo
hombre que tenía azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras, pieles de carneros
teñidas de rojo, o pieles de tejones, lo traía. 24 Todo el que ofrecía ofrenda de plata o
de bronce traía a Jehová la ofrenda; y todo el que tenía madera de acacia la traía
para toda la obra del servicio. 25 Además todas las mujeres sabias de corazón hilaban
con sus manos, y traían lo que habían hilado: azul, púrpura, carmesí o lino fino. 26 Y
todas las mujeres cuyo corazón las impulsó en sabiduría hilaron pelo de cabra. 27 Los
príncipes trajeron piedras de ónice, y las piedras de los engastes para el efod y el
pectoral, 28 y las especias aromáticas, y el aceite para el alumbrado, y para el aceite
de la unción, y para el incienso aromático. 29 De los hijos de Israel, así hombres como
mujeres, todos los que tuvieron corazón voluntario para traer para toda la obra, que
Jehová había mandado por medio de Moisés que hiciesen, trajeron ofrenda
voluntaria a Jehová (Éxodo 35:21-29).

Hay pastores que dicen que el Ser Humano está obligado a dar solamente el diezmo, que
si da menos de ahí roba y si da más no recibe bendición extra. Pero la Biblia dice:
Quien escasamente siembra escasamente cosechará y el que siembra generosamente,
cosechará generosamente (2 Corintios 9:6). Entonces: ¿A quién le creo: a ese Pastor o
a la Biblia? Yo prefiero creerle a la Biblia. Así que si quieres sembrar más del 10% de
tus ganancias tienes libertad de hacerlo y serás bendecido pero hazlo de corazón no por
necesidad ni obligación porque Dios ama al dador alegre. Recuerdo que mi pastor en
nuestra humilde iglesia que operaba en un garaje dijo en al momento de las ofrendas:
“Si van a dar tristes mejor quédense con su ofrenda”. Otro día me dijo: “Ojala y la
gente venga aunque no tenga un centavo, lo que yo quiero son almas para Cristo”.

El tema del diezmo es un tema espinoso e intocable dentro de algunas iglesias y muchas
personas tienen sus teorías al respecto. Recuerdo una vez que un líder me hablaba
mucho del diezmo, de la obligación de diezmar y que el que diezma está bajo constante
bendición (Estoy de acuerdo con él, pero siempre y cuando se viva en obediencia a
Dios). Días después me enteré que ese líder diezma de lo que le sobra, no de lo que gana
bruto. Entonces ahí hay un problema, no están predicando con el ejemplo.

Una vez estaba dictando la conferencia Tu Negocio en las Manos de Dios, en una
iglesia muy famosa de mi país y cuando toqué el tema del deber de diezmar y ofrendar
según sienta su corazón y con amor, salieron al descubierto las personas que han
convertido todo menos sus bolsillos. Yo nunca me imaginé que hablar de dinero fuera
tan controversial para la gente. Le calculan hasta el último centavo a Dios. Hermano su
dinero es suyo y ofrendar es algo que debe nacer de su corazón y hacerlo con amor
a Dios, El no lo va a dejar de amar porque usted ofrende mucho o poco, es por eso que
el Apóstol Pablo insiste: ¡Dé según sienta su corazón! Es para quitarle presión a la
gente. Les están enseñando a la gente un temor financiero hacia Dios, un temor en el
cual tus finanzas se verán afectadas y caerás en crisis, dejando de lado el temor
espiritual que es el verdadero temor (Gálatas 5:1-6).

Es una realidad: No todo el que diezma lo hace con amor y ahí hay un problema que
nace en el querer imponer cosas. Siempre el destino de las ofrendas es el principal

12
cuestionamiento que me hacen inclusive personas más ancianas que yo en la iglesia
evangélica. Cuando el Señor nos dice que se abrirán las ventanas del cielo, la gente
espera una lluvia de dinero y hay mil maneras del Señor bendecirte. Aquí les doy
algunos testimonios personales:

“Un día llegué a mi casa y mi par de zapatos favoritos estaba roto por la suela. Me
puse otro y a los pocos días también estaba roto. Me puse a calcular mis compromisos
y mi balance y llegué a la conclusión de que tal vez en dos meses me podría comprar un
par de zapatos económicos. Al otro día me llamó mi hermana Maggie quien había
venido desde Estados Unidos a vacacionar y me dijo que fuera a su hotel con una bolsa
para llevarme algunos zapatos. Cuando fui había 5 pares de zapatos y un par de
sandalias de marcas que no están al alcance de todo el mundo en este país. Cuando
salgo del hotel se me avería el carro, llego a la casa y me voy en bus a trabajar. Tengo
una camioneta en la cochera y necesitaba una batería, estaban carísimas, reviso mis
balances en una cooperativa de la empresa donde trabajo y compro la batería de mejor
calidad del mercado a un precio casi de regalado, vía cooperativa y sin tomar un peso
prestado. Mi carro mientras tanto tiene una avería grave en su motor, le cuento al
dueño de la empresa donde trabajo y me dice que deje eso en sus manos: Pues ordenó
que se me diera un cheque de casi 500 dólares para la reparación de mi carro.

Días antes se me averían los gabinetes bajos de la cocina, mi papá cotizó y salían muy
caros repararlos. Me puse a medirlos para ver si conseguía un descuento con amigo
carpintero. Pues mi amigo mandó un empleado suyo a mi casa, midieron, me hicieron
unos gabinetes nuevos, no me cobraron y además me regaló dos camisas de Lino muy
caras.

Un día necesitaba medicamentos para mi padre, los fui a buscar a crédito a la


cooperativa de la empresa donde trabajo y me dijeron que era la última orden que me
entregaban, que los créditos de medicamentos estaban suspendidos a todo el personal
de la empresa hasta nuevo aviso. Al otro día apareció un primo mío con una funda de
medicamentos de los que usa mi papá y precisamente de los más costosos.

Una vez mi padre enfermó y yo no tenia dinero, pero la noche anterior Dios me advirtió
en visión nocturna lo que venía, y de donde vendría el respaldo. Pues mi padre recibió
atención medica de primera y dos primas mías se encargaron de todos los gastos. Mi
situación económica era muy mala: Habían días que yo no tenia nada para comer, hoy
mi situación económica es sólida porque he creído en Dios y nunca he recibido ni
pedido ofrendas para mi ministerio, al contrario Dios suple todo para que este
ministerio funcione.

Un día me llamaron de un banco para decirme que tenía un préstamo que cancelar y
que me faltaba una cantidad de dinero equivalente a la mitad del monto de cancelación,
que previamente yo había depositado. Me pongo a orar porque era mucho dinero y
juntar el dinero para cancelar el préstamo fue un sacrificio de muchos meses y muchos
años esperando ese día y cuando voy al banco resulta que había dinero de más en mi
cuenta. Y nunca tuve que hacer un pacto económico con Dios ni enrostrarle que yo
ofrendo y diezmo y que a cambio El tiene que bendecirme. Solamente confié en sus
promesas de nunca desampararme”.

13
Más adelante hablaremos de la verdadera prosperidad y cómo se alcanza, pero les daré
un avance: Lean Josué 1:7-8. Pero si de verdad quieres prosperar en todos tus caminos
te recomiendo lo siguiente: Ama a Dios sobre todas las cosas, cumple sus
mandamientos, ama a tu prójimo como a ti mismo, pídele a Dios corazón entendido
para administrar tus bienes conforme a su voluntad. Pero nunca te olvides de tus
obligaciones de ofrendar según sienta tu corazón o como te hayas comprometido con tu
iglesia. No es lo mismo poner tus negocios en las manos de Dios, que querer hacer
negocios con Dios. Como tampoco es lo mismo hacer un pacto delante de Dios que
hacer un pacto con Dios.

Un pacto delante de Dios es un pacto entre humanos en el cual ponen a Dios como
testigo de lo acordado, un ejemplo en la Biblia fue el pacto de David y Jonathan (1
Samuel 20:1-20) y en la vida diaria el matrimonio. Hay iglesias que cuando reciben
nuevos miembros los ponen prácticamente a jurar delante de Dios que serán fieles a esa
iglesia con sus vidas, con sus finanzas y que estarán dispuestos a ayudar a sus hermanos
de congregación si se ven en aprietos y necesidades especiales. Pero el pastor no se
pone de pies a comprometer las finanzas de la iglesia en caso de que un hermano caiga
en desgracia. Lo que pasa es que hay iglesias que colectan millones y siempre están
en “déficit”.

14
Necesidades reales o necesidades creadas.
2
Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la
verdad será blasfemado, 3 y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras
fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición
no se duerme (2 Pedro 2: 2-3).

Robin Hood aunque robaba para darle a los pobres no dejaba ser un ladrón. En la vida
cristiana el fin no siempre justifica los medios.

La crisis económica de los últimos años está afectando inclusive a las Congregaciones
Cristianas. El dinero cada día le rinde menos a la gente por lo cual los aportes de
diezmos y ofrendas han mermado bastante. Los ministerios verdaderamente cristianos
se unen en oración para que Dios supla lo que les hace falta, pero otros ministerios que
han visto tambalear sus finanzas han acudido a una estrategia más rápida para captación
de recursos: Los Pactos Financieros.

Recuerdo una vez, antes de ser cristiano que vi por televisión a un famoso evangelista,
hoy apóstol que daba un testimonio de cómo fue bendecido por un pacto económico y
hacia un llamado a la gente a que pactara con Dios. A veces los llamados a los pactos
económicos son el resultado de una necesidad creada por la misma congregación, la
cual al no calcular bien los recursos con los que cuenta se meten en proyectos muy
ambiciosos los cuales están fuera de su alcance, los lideres se desesperan y en una
muestra de falta de fe hacen algo antibíblico: Un llamado a pactar con Dios. Personas
de todas partes de America Latina llamaban a ese programa inscribiendo sus pactos y
todavía hoy muchas personas cristianas creen que la enfermedad, el desempleo, hasta
las averías de sus carros son consecuencias de no ofrendarle a Dios. Apoyándose en el
hermoso pasaje de Malaquías 3:7-12 y sacándolo del contexto espiritual, para llevarlo
al contexto secular, algunas congregaciones evangélicas se han dedicado a manipular a
las personas, haciendo que su temor por Dios se condicionado al plano financiero no al
plano espiritual. Si usted presenta una dificultad en su casa, en su salud o en su hogar le
dicen que todo eso se rompe con una ofrenda especial. Ofrenda que se supone va a la
congregación y de la cual usted no puede cuestionar su uso final. Definitivamente un
negocio de muy mal gusto. Pero esta advertencia de Malaquías para los que no diezman
se las aplican a los feligreses pero en el libro de Hageo hay una para los líderes:
1
En el año segundo del rey Darío, en el mes sexto, en el primer día del mes, vino
palabra de Jehová por medio del profeta Hageo a Zorobabel hijo de Salatiel,
gobernador de Judá, y a Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, diciendo: 2 Así ha
hablado Jehová de los ejércitos, diciendo: Este pueblo dice: No ha llegado aún el
tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada. 3 Entonces vino palabra
de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: 4 ¿Es para vosotros tiempo, para
vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta? 5 Pues
así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. 6
Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis
satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en
saco roto. 7 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos.
8
Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi
voluntad, y seré glorificado, ha dicho Jehová. 9 Buscáis mucho, y halláis poco; y
encerráis en casa, y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? dice Jehová de los ejércitos.

15
Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa
(Hageo 1:1-9).

Hay personas que no tienen ni siquiera para alimentar a sus hijos y son motivados a dar
ofrendas especiales y a hacer pactos, en vez de ser ayudados por la iglesia, porque si la
iglesia cobra diezmos porque lo manda la Biblia pues como manda la Biblia debe
administrar los diezmos: Para mantenimiento del templo, para sostenimiento de los que
sirven en el templo incluyendo el pastor, para ayudar al pobre, a la viuda, al enfermo, al
preso, etc. (Deuteronomio 26:12). Hay iglesias que dicen que esas obras sociales les
corresponden al gobierno pero ellos ni lavan ni prestan la lavadora porque tampoco
hacen el trabajo evangelístico como debe ser. ¿En manos de quien dejan a los pobres
y a los indefensos? En manos de un sistema de gobierno público corrupto dirigido por
el propio Satanás. Yo entiendo que hay congregaciones a las cuales el dinero no les
alcanza ni para pagar la renta, pues esas muy poco pueden ayudar pero hay otras que les
sobra mucho dinero y lo que hacen es conciertos, encuentros de miembros; pues tal cual
como la parábola del rico y Lázaro les pasará a esas congregaciones (Lucas 16:19-31).

Pero alguien me puede ayudar: ¿En la Biblia habla de estos Pactos Financieros? Yo
la he leído dos veces en menos de un año buscando eso y no lo encuentro. ¿Habló
Jesús alguna vez de maldiciones por no ofrendar o diezmar o habló de amor y
misericordia? ¿En que parte de la Biblia el Apóstol Pablo llama a las iglesias a
romper maldiciones con dinero? ¿A quién le escribió Malaquías: a los ricos de
Israel o a los huérfanos, las viudas y los extranjeros? ¡Ayúdenme por favor porque
no encuentro los pactos económicos en la Biblia!

Pero Malaquías no solamente manda advertencias a los que no diezman, sino también a
los pastores. Veamos:
1
Ahora, pues, oh sacerdotes, para vosotros es este mandamiento 2 Si no oyereis, y si
no decidís de corazón dar gloria a mi nombre, ha dicho Jehová de los ejércitos,
enviaré maldición sobre vosotros, y maldeciré vuestras bendiciones; y aun las he
maldecido, porque no os habéis decidido de corazón. 3 He aquí, yo os dañaré la
sementera, y os echaré al rostro el estiércol, el estiércol de vuestros animales
sacrificados, y seréis arrojados juntamente con él (Malaquías 2:1-2).

La iglesia evangélica critica a otras denominaciones que no cobran diezmos pero que
están tiradas a la calle haciendo el trabajo evangelístico. Yo no sé en otras partes del
mundo pero en Santo Domingo los evangélicos casi no se ven en la calle evangelizando
y el último mandamiento de Jesús ni se menciona en los cultos: Id por el mundo y
predicad el evangelio. Un grupo muy reducido de personas están siendo movidas a
llevar la Palabra de Dios por las calles, a veces a espalda de sus pastores y líderes. Para
algunos es desobediencia, pero no hay desobediencia alguna en cumplir los
mandamientos de Dios. Hay iglesias con miles de miembros que no tienen un equipo
evangelístico (Santiago 2:14-26).

16
Dinero, dinero, dinero y más dinero, de eso se habla en estos días. Tanto en el plano
secular como en el religioso todo gira en torno al dinero. Las necesidades económicas y
las precariedades financieras de muchos hogares, están provocando la división; hasta en
los hogares cristianos se siente la recesión. Los que antes eran fieles diezmando hoy
solamente pueden ofrendar y al verse mermados los ingresos de las congregaciones los
lideres y pastores presionan y han encontrado en los pactos económicos una buena
salida. En vez de calzar a las personas con el Apresto del Evangelio de la Paz, les
están poniendo sandalias de goma. La misericordia, el amor, las visitas a las cárceles
y a los hospitales no se mencionan en los cultos. En algunas congregaciones ni siquiera
les dan el debido seguimiento a los Nuevos Convertidos. Y digo Nuevos Convertidos
porque hay personas catalogadas de Nuevos Creyentes que creen más en Cristo que
muchos que se sienten ancianos en la fe y son sus obras las que hablan por ellos.

¿En qué consiste un pacto económico? Un pacto económico consiste en que una
persona, influenciada por un líder eclesiástico, le presenta al Señor una necesidad
económica personal y le hace una promesa en caso de que su necesidad sea contestada.
Por ejemplo:

Una persona quiere vender una casa en un millón de pesos y va frente al líder y hace
una promesa de que si Dios le permite vender la casa en un millón de pesos, donará
cien mil para la iglesia (El 10%). Pero hay pastores astutos que si la casa se vende le
piden a la persona no 100 mil sino 200 mil: 100 mil por el pacto y 100 mil de diezmo,
ya que el diezmo, según ellos es aparte al pacto. Algunas personas venden la propiedad
y no se dejan ver de la iglesia, pues estas aunque hacen mal al escaparse y no dar la cara
a su compromiso, le roban a Dios al no dar su diezmo o una ofrenda según sientan en
su corazón. Pero también son acusadas por la congregación de ser espíritus de Ananías
y Safira. Pero aquí hay una diferencia: Ananías y Safira no fueron presionados ni
condicionados a pactar a cambio de una bendición económica, ellos se ofrecieron
voluntariamente delante de Dios y no cumplieron, prefirieron mentir. Si se hubieran
arrepentido y hubieran hablado la verdad no hubieran sido cortados (Hechos 5:1-11).
Con esto no justifico el pacto, sino que si usted acordó delante de Dios una suma, debe
cumplir con el pago de su voto, aunque el líder que le incitó a hacer el pacto siga en
pecado delante de Dios por extorsión. Estos líderes te exigen integridad mientras te
engañan. No sé con qué cara se atreven a darles de comer a sus hijos con dinero mal
habido.

Otro tipo de Pacto es aquel en el cual el líder hace un llamado a pactar con el
compromiso de que si pactas una cantidad esta te será multiplicada. En este tipo de
pacto se debe dar la ofrenda primero y este es el tipo más común de engaño. Si el que
pactó no recibe su bendición le dicen que no pactó con fe, que busque más dinero y
vuelva a pactar.

En el mejor de los casos la persona hace su compromiso en privado con Dios y


dependiendo de cómo Dios vea su corazón puede bendecir o no a esa persona; pero ya
dejaría de ser un pacto para convertirse en un voto. Hay personas que hacen
compromisos de dar un porcentaje del monto vendido para la obra de Dios pero que no
necesariamente va para la iglesia, sino que lo reparten entre los presos, los enfermos, los
huérfanos y personas necesitadas. Los líderes de las iglesias codiciosas dicen que eso no
vale, que ese dinero tiene que ir a la iglesia, que lo de fuera de ahí es ofrenda y que lo
que de verdad bendice es el diezmo. Me pregunto: ¿Entonces las denominaciones

17
cristianas que no pagan diezmos van para el infierno? ¿Qué dijo Jesús al respecto de la
salvación?:
15
Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. 16 El que
creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado (Marcos
16:15-16).

Porque por gracia sois salvos, por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de
Dios, no es por obras, para que nadie se gloríe (Efesios 2:8).
28
Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había
respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? 29 Jesús le
respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el
Señor uno es. 30 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma,
y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. 31 Y
el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro
mandamiento mayor que éstos. 32 Entonces el escriba le dijo: Bien, Maestro, verdad
has dicho, que uno es Dios, y no hay otro fuera de él; 33 y el amarle con todo el
corazón, con todo el entendimiento, con toda el alma, y con todas las fuerzas, y amar
al prójimo como a uno mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios. 34 Jesús
entonces, viendo que había respondido sabiamente, le dijo: No estás lejos del reino de
Dios. Y ya ninguno osaba preguntarle (Marcos 12:28-34).
18
Un hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna? 19 Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay
bueno, sino sólo Dios. 20 Los mandamientos sabes: No adulterarás; no matarás; no
hurtarás; no dirás falso testimonio; honra a tu padre y a tu madre. 21 Él dijo: Todo
esto lo he guardado desde mi juventud. 22 Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una
cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme (Lucas 18: 18-22).

Cree en Jesús y serás salvo tú y tu casa (Hechos 16:31).

Muchos líderes de la iglesia evangélica moderna están muy enfocados en la parte


financiera, en ver sus ministerios crecer, en tener templos llenos de personas y la fuerza
de un ministerio no la miden por la presencia de Dios, los buenos testimonios de sus
miembros y las manifestaciones espirituales santas, sino por la matricula de miembros y
quiénes son los miembros. Hay miembros especiales a los cuales se les guardan asientos
cerca del pastor, llegan hasta a ser discípulos queridos del pastor. Dentro de la iglesia
son santos y gente muy espirituales, pero en la calle la gente les corren, hasta los impíos
se cuidan de ellos: Son lobos feroces. ¿Cómo puede un líder que en lo poco no ha sido
fiel ser puesto sobre lo mucho?

Si yo voy a una iglesia de esas que predican la prosperidad y pregunto cuántos han sido
bendecidos por los pactos muchos levantarán sus manos: unos mintiendo para no hacer
quedar mal a su pastor y otros porque en realidad vieron un prodigio en sus vidas al
hacer un voto que ellos confunden con un pacto o por un testimonio de algún conocido.
Pero si voy a una iglesia católica como la Basílica Nuestra Señora de la Altagracia en
Higey, República Dominicana, y pregunto cuántas personas han sido sanadas tocando el
cuadro de la virgencita muchos levantaran la mano (Apocalipsis 16:13-14). Pero si

18
pregunto en la misma iglesia evangélica cuantos creen que el cuadro de la virgen sana,
ninguno levantará su mano y si pregunto en la basílica cuantos creen en los pactos
económicos, ninguno levantará la mano y la respuesta es una: Ni los milagros del
cuadro de la Virgen ni los pactos económicos están en la Biblia. Los espíritus de
mentira han tomado control de la gente que le han dado la espalda a la Palabra de Dios y
se han ido detrás de dinero y de enseñanzas de hombres (1 Reyes 22:17-23).

El Apóstol Pablo nos advierte algunas cosas que debemos tomar en cuenta en estos días
en los cuales aun hasta los escogidos pueden ser engañados con los predicadores de un
evangelio que le da la espaldas a Dios y el frente a las riquezas. Veamos:
3
Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la
apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, 4 el cual se
opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se
sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. 5 ¿No os acordáis
que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto? 6 Y ahora vosotros sabéis
lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. 7 Porque ya está en
acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta
que él a su vez sea quitado de en medio. 8 Y entonces se manifestará aquel inicuo, a
quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su
venida; 9 inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y
señales y prodigios mentirosos, 10 y con todo engaño de iniquidad para los que se
pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto
Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 12 a fin de que sean
condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la
injusticia (2 Tesalonicenses 2:3-12).

Y qué debemos hacer al respecto:


6
Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la
gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. 7 No que haya otro, sino que hay
algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. 8 Mas si aun
nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos
anunciado, sea anatema. 9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si
alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. 10 Pues,
¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los
hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo (Gálatas
1:6-10).

Pero no me sorprendería si alguien me para y me dice: “Usted está equivocado, los


pactos económicos si se pueden hacer”. Pero, la Biblia está llena de advertencias acerca
de las señales engañosas (Éxodo 7: 6-12). Bueno, yo le respondería a esa persona: “En
ninguna parte de la Biblia habla de los pactos económicos, ¿Por qué? Porque es obvio
que si una persona va a buscar de Dios porque simplemente está atravesando por
problemas financieros, cuando sus problemas sean resueltos abandonará a Dios y
volverá a su vida de pecado”. Por eso habló Jesús muy claro cuando dijo que no se
puede amar a Dios y a las riquezas (Mateo 6:24) y por eso la avaricia es considerada
idolatría (Colosenses 3:5). Quien mejor que al Apóstol Pablo para poder haber vivido
en abundancia, sin embargo pasó fuertes penurias económicas (Filipenses 4:10-13), al
igual que el propio Jesús y sus demás discípulos, entonces ¿Cómo los líderes modernos

19
pueden subirse a un pulpito y predicarle a la gente que la solución a sus problemas
materiales y espirituales se resuelven con dinero? Inclusive nuestro Señor Jesús habló
bien claro: Pidan y se les dará, llamen y se les abrirá (Mateo 7:7-11); todo lo que pidan
a mi Padre en mi nombre espérenlo que vendrá (Juan 16:23). Pero también advirtió que
en esta vida cristiana habrá aflicción pero que confiemos en El (Juan 16:33). Entonces
sigo sin entender: Qué afán hay en mercadear con Dios cuando El no acepta sobornos
(Deuteronomio 10:17).

Pero si nos fijamos en algo: Las iglesias en las cuales se ponen en practica los pactos
financieros y se predica la prosperidad material son iglesias cuyos lideres viven en la
opulencia, como verdaderos reyes, con coches de lujo y residencias suntuosas (Lucas
19:46). Son ministerios que crecen y posiblemente seguirán creciendo, pero cuando
estén tan altos como la Torre de Babel, de esa altura caerán y quedarán hechos polvo.
Pero si en una iglesia el único que está económicamente bien es el pastor: hay un
problema serio ahí.

Pero yo les hago un llamado a los lideres que han hecho que algunas personas hagan
pactos económicos: Si de verdad ustedes creen en Dios, por amor a Cristo humíllense
un día y hagan algo correcto:

Llamen a las personas que ustedes incitaron a hacer votos y promesas y no los han
pagado y oren por ellos, explíquenles las consecuencias de lo que han hecho y
asuman ustedes lo prometido por ellos, arrepiéntanse y páguenlo. Así librarán a esas
personas de condenación y se librarán ustedes de su castigo. Y para la próxima no
abusen de la ignorancia de la gente.

Yo creo en que Dios prospera a la gente, pero la primera prosperidad que la gente debe
buscar es la prosperidad espiritual y después Dios se encargará de la material.
25
Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué
habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el
alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26 Mirad las aves del cielo, que no
siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta.
¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho
que se afane, añadir a su estatura un codo? 28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis?
Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29 pero os digo,
que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. 30 Y si la
hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no
hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31 No os afanéis, pues, diciendo:
¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan
todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas
estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas
cosas os serán añadidas. 34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el
día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal (Mateo 6:25-34).

20
Adoradores Cristianos o Seculares.
15
Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos
nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas. 16 Profesan
conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes,
reprobados en cuanto a toda buena obra (Tito 1:15-16).

Quiero aclarar antes de continuar que tengo nada en contra de nadie, soy evangélico y
no cambio mi fe. Yo también he pagado diezmos y hay una gran satisfacción en aportar
a la obra de Dios y le pido a El fuerzas para seguir trabajando en su obra y Dios cumple
su promesa de suplirle al que ayuda a su obra y le abre las ventanas para que caigan
bendiciones. El me ha respaldado siempre en este ministerio (Lucas 22:35). Pero hay
otras bendiciones además de dinero como son salud, una familia unida, un trabajo
estable y la mejor de todas: paz.

Me llama mucho la atención el hecho de que hay cantantes cristianos que no mencionan
a Dios ni a Jesús en sus canciones y sus temas son cantados en las iglesias; usted no
sabe si le cantan a una mujer, a un marido o a Dios. Estos son Cristianos de la Secreta,
los que quieren entrar al mercado secular sin perder el mercado cristiano. Estos serán
vomitados por Dios (Lucas 9:25-27).

Antes de ser cristiano estaba desarrollando un proyecto musical secular. Estaba


preparado para ganar el mercado latinoamericano con un tipo de música que iba a
revolucionar el merengue y la cumbia. Cuando me convierto a Cristo no solamente me
convierto yo sino que también se convierte quien iba ser mi cantante principal.

Un amigo y hermano en la fe en esos días grabó su primera alabanza, una alabanza


preciosa que gracias a Dios suena en el mundo entero pero que hasta la fecha no ha
sonado en la radio local dominicana, ¿por qué? Porque hay emisoras cristianas que
cobran para difundir la música de alabanza. Recuerdo que una noche escuché esa
denuncia en un programa de televisión. A los pocos días me dirigí a una emisora
evangélica y pregunté qué debía hacer para sonar el tema de mi amigo y me dijeron que
tenían varias tarifas; otra emisora tiene una burocracia enorme y la otra casi no la
escucha la gente. El problema no era el tener que pagar, porque la difusión radial en
República Dominicana se paga, el problema era el monto que había que pagar. Una
estación de radio secular cobraba menos y valía más la pena porque los evangélicos ya
sabemos lo que tenemos que hacer para ser salvos, pero los inconversos necesitan esas
alabanzas en las emisoras seculares para ser traídos al camino. Hay emisoras seculares
que le están abriendo sus puertas a la música cristiana: una gran oportunidad para los
jóvenes salmistas.

Hasta ahí hay una injusticia y un abuso en ambos planos radiales: Los cantantes
extranjeros no pagan para sonar pero a los dominicanos los exprimen. Muchos jóvenes
han hecho grandes inversiones en grabar una o dos alabanzas y no encuentran apoyo
radial, porque las mismas emisoras cristianas se lo ponen difícil. ¿Qué nos enseña la
Biblia al respecto?:
9
No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no
desmayamos. 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y
mayormente a los de la familia de la fe (Gálatas 6:10).

21
Grabar una producción cristiana cuesta mucho dinero y muchas personas anhelan
cantarle a Cristo, subir a tarimas, a pulpitos y alabar y glorificar el nombre de Dios, pero
muchos se suben no a ministrar sino a ganarse una suma de dinero. Es cierto, hacer una
producción discográfica cuesta dinero, pero no abusen tampoco: A veces llegan al
extremo de vestir como los artistas seculares. Los hombres con pantalones vaqueros y
camisetas con detalles lejos de la santidad y las mujeres con vestidos llamativos, joyas y
peinados ostentosos.

Algunos artistas cristianos cobran unas tarifas por cantar que muy pocos artistas
seculares cobran. Si usted les quiere dar una ofrenda, ellos les dicen el mínimo a recibir
de ofrenda. Recuerdo que cuando me inicié en la vida cristiana quería llevar mi música
al plano espiritual y mientras buscaba cantantes me di cuenta que el interés de algunos
era más ser famosos que el ser adoradores, razón por la que desistí del proyecto.

El obrero es digno de su salario, pero Jesús nos mandó a comer lo que nos pusieran en
la mesa (Lucas 10:7). Muchas iglesias en las que la presencia de Dios baja como una
nube, quisieran llevar adoradores famosos a sus locales, pero las bendiciones
económicas que les pueden dar no llenan las expectativas del salmista y tienen que
conformarse con sus himnarios y sus panderos (Salmo 150).

Otra cosa que se ha puesto de moda son los cantantes seculares que le cantan al Señor.
Ya el pueblo Cristiano es visto como un buen mercado y algunos cantantes seculares
mezclan sus ritmos mundanos con letras cristianas, pero dejándoles su erotismo a cada
nota musical. Se han visto muchos testimonios de artistas que dicen ser cristianos, con
vidas transformadas por Dios pero que no dejan su mundo secular, siguen tocando en
discotecas y en lugares donde se practica la perdición y el vicio contamina. Algunos ni
siquiera han cambiado su forma de vestir y tienen bailarinas exóticas. Son tan
burladores de Dios que en medio de la bebentina y el morbo sacan un espacio para
cantar una canción cristiana o leer la Biblia. Vi un día un reportaje en televisión en el
cual entraban a una discoteca donde la gente bailaba un famoso merengue cristiano. Y
ni hablar de los que se llenan la boca con alabanzas pero mezclan lo pagano con lo
espiritual, justificándose con que de algo tienen que vivir. Es igual al narcotraficante
“arrepentido”, que va a un culto, acepta a Cristo, diezma, ofrenda, se bautiza pero sigue
vendiendo drogas. Ahí hay una deficiente dirección pastoral pues ellos mismos con sus
actos se convierten en voceros de sus congregaciones y si ven los demás que ellos lo
pueden hacer, pues los imitan.

Hay persona que tienen empresas, que dicen ser cristianos pero se comportan como los
comerciantes no creyentes y algunas de esas empresas tienen un letrero afuera que las
identifican como empresas cristianas. Es por eso que hay gente que dice que no negocia
con evangélicos porque no creen en ellos. Es duro pero es la realidad. Una vez durante
una actividad empresarial un compañero de trabajo nos estaba brindando cerveza a un
grupo de tres cristianos que no accedimos a beber, aparecieron otras personas y el señor
dijo: “Me han rodeado de evangélicos que no beben y este es el pastor (señalándome
a mí)”. Una de las personas que llegó dijo: “¡Ah pues este es el hombre del dinero!”.
Otras personas me dicen: “En poco tiempo te veré millonario”. Un día un empresario
destacado de mi país me dijo: ¡“Mira ese local que grande es…ideal para una iglesia!
Tú predicas y yo cobro el diezmo”. Me siento muy mal cuando me dicen eso pero es la
imagen que un grupo de aprovechadores están dando de nosotros los evangélicos.

22
Los Pactos Satánicos.
Mucho se ha escuchado respecto a personas que hacen pactos con Satanás (Jehová lo
reprenda), a cambio de fama, riqueza, el amor de una persona y otras ambiciones
humanas. Hacen pacto con el Enemigo porque él sí responde a sus ambiciones y les da
lo que quieren, pero no es de gratis, él se encarga luego de tomar posesión de sus almas
y de las de sus seres queridos. Tanto en la cultura Heavy Metal como en el Vudú se
practican los pactos con demonios.

Dios no nos da lo que queremos sino lo que nos conviene, porque Dios quiere nuestra
felicidad, preservar nuestra alma y bendecirnos en abundancia.

¿Pero es Dios un dios con el cual el Ser Humano puede hacer pactos o el dios de los
pactos es un dios pagano? ¿Qué dice la Biblia al respecto? Veamos:
33
Pero aconteció que cuando murió Gedeón, los hijos de Israel volvieron a
prostituirse yendo tras los baales, y escogieron por dios a Baal-berit. 34 No se
acordaron los hijos de Israel de Jehová, su Dios, que los había librado de todos los
enemigos de su alrededor (Jueces 8:33-34).

En hebreo la palabra Berit significa Pacto y los Baales eran dioses paganos, dioses
cananeos y babilónicos. Cuando el Pueblo de Israel hacía apostasía se inclinaban hacia
los Baales. Todo lo largo de la Biblia tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento
vemos como Dios mantiene su oposición a los Baales.
13
Y la castigaré por los días en que incensaba a los baales, y se adornaba de sus
zarcillos y de sus joyeles, y se iba tras sus amantes y se olvidaba de mí, dice Jehová.
14
Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón. 15
Y le daré sus viñas desde allí, y el valle de Acor por puerta de esperanza; y allí
cantará como en los tiempos de su juventud, y como en el día de su subida de la tierra
de Egipto. 16 En aquel tiempo, dice Jehová, me llamarás Ishi, y nunca más me
llamarás Baali. 17 Porque quitaré de su boca los nombres de los baales, y nunca más
se mencionarán sus nombres (Oseas 2:13-17).

¿Pero responden los Baales a los pactos? Veamos:

Mi pueblo a su madero pregunta, y su palo le responde: porque espíritu de


fornicaciones lo engañó, y fornicaron debajo de sus dioses (Oseas 4:12).

Entonces vemos que desde el punto de vista bíblico el dios de los pactos es un dios
pagano y que Jehová no se mezcla con los paganos. Así que cuando algún apóstol,
pastor, líder, evangelista o quien sea le diga que haga un pacto económico con Dios
sepa que su pacto será con un baal porque mi Dios, Jehová, no hace pactos
económicos. El nos ha dado muchas promesas en la Biblia de que nada nos faltará si lo
seguimos a El. Hay líderes que van a tener que volver a leer la Biblia porque o no la
leyeron completa o le pasaron por arriba solamente.

23
Pero esos líderes que mandan a hacer votos y promesas parecen que le han perdido el
temor a Dios. Porque poner a una persona a hacer un voto o una promesa para ellos
poder complacer una necesidad creada por ellos mismos es invitar a la gente a tropezar
(Mateo 18:6-7). No todo el mundo está en condiciones de cumplir una promesa y las
promesas y votos no necesariamente reciben retribución a cambio. Veamos:
21
Cuando haces voto a Jehová, tu Dios, no tardes en pagarlo; porque ciertamente lo
demandará Jehová, tu Dios de ti, y sería pecado en ti. 22 Mas cuando te abstengas de
prometer, no habrá en ti pecado. 23 Pero lo que hubiere salido de tus labios, lo
guardarás y lo cumplirás, conforme lo prometiste a Jehová tu Dios, pagando la
ofrenda voluntaria que prometiste con tu boca (Deuteronomio 23:21-23).

Así que si algún líder le pide que haga un voto o una promesa a Dios, porque usted será
retribuido con más dinero, dígale en su cara: ¡Falso! Eso no lo dice la Biblia, la ofrenda
de voto o promesa es voluntaria y lo voluntario no recibe nada a cambio. Peor aún, si no
la cumples se te tomará como pecado. Por lo tanto, si le has fallado a Dios en el
cumplimiento de alguna promesa estás a tiempo de arrepentirte de corazón y enderezar
tus caminos. El perdón de Dios es infinito. Veamos lo que nos dice Jesús:
31
Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas
la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada (Mateo 12:31).

En estos días de gran necesidad económica en las iglesias han surgido una nueva
generación de profetas, pero que solamente profetizan prosperidad material y a la gente
le gusta que le profeticen riqueza, ministerios y cosas buenas. El Diablo se ha levantado
vestido de ángel de luz, haciéndose pasar por profeta de Dios y hace unos prodigios
maravillosos que desvían a la gente de la verdadera adoración. Es que cuando se sirve a
dos señores se aborrece a uno y se ama al otro, y el que ama a las riquezas no ama a
Dios y el que no ama a Dios le deja el camino abierto al Diablo.

Recuerdo una vez, hace casi un año en este momento que escribo, que asistí a una
iglesia de esas que predican que las maldiciones se rompen con dinero y predican
prosperidad material. Había un profeta que nos profetizó a todos casa propia, dinero y
carro nuevo. Todavía estamos en espera a que se cumpla esa profecía, especialmente
uno de los asistentes que en estos momentos tiene su carro en el garaje, con las llantas
vacías y con el motor desarmado en el baúl. Y más lo debe estar esperando esa iglesia
porque estaban al punto de ser echados a la calle por tener varios meses sin pagar la
renta. Pero por amor a su pueblo Dios proveyó.

24
Nefilín Abordo: El Desorden en las Congregaciones.
1
Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la
tierra, y les nacieron hijas, 2 que viendo los hijos de Dios que las hijas de los
hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. 3 Y dijo
Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente
él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. 4 Había gigantes en la tierra en
aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los
hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad
fueron varones de renombre. 5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era
mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era
de continuo solamente el mal. 6 Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la
tierra, y le dolió en su corazón (Génesis 6:1-6).

Los gigantes bíblicos eran criaturas hibridas de Ángeles caídos y seres humanos. Estos
gigantes, científicamente conocidos como Nefilines o Nifilines tenían una conducta
desordenada y eran reconocidos por su maldad.

Cuando se mezclan las cosas espirituales con las cosas paganas se hacen unos híbridos
desastrosos. Nacen nefilines de doctrinas y ministerios. Las congregaciones son arcas
donde se resguardan las personas escogidas por Dios para ser salvas y las que aspiran a
ser escogidas, pero estas arcas tienen las puertas abiertas y es adentro donde serán
clasificados los que van a ser salvos y los que no. Pues como es un arca de puertas
abiertas, también se cuelan nefilines: Personas gigantes en conocimiento, prestigio y en
apariencia de piedad pero que pueden destruir todo el plan de salvación de un grupo.
Recuerde: lo híbrido da una apariencia hermosa y grande que engaña a la vista pero no
da frutos.

Mucho desorden hay en la iglesia actual: Hay congregaciones cristianas en las cuales el
libertinaje y el desorden comienzan desde la cabeza humana. Ministerios en manos de
comerciantes que han encontrado en la fe una fuente de riquezas, limitando sus
enseñanzas a buscar prosperidad material. Algunos hasta niegan una segunda venida de
Cristo e incitan a sus miembros a buscar dinero con la excusa de que los hijos de Dios
se merecen vivir bien y que ese es el plan de Dios, que la pobreza es una maldición y
que hay que disfrutar este pequeño paseo por la Tierra. Venden la doctrina que si
aceptaste a Jesús es suficiente para ser salvo, que la salvación como es por gracia no
demanda más que creer en Cristo. A esos líderes se les olvida que hasta los demonios
creen en Jesús y tiemblan.

Hay también ministerios dirigidos por mujeres denominadas Pastoras que ni siquiera
son casadas, otras son divorciadas, algunas viudas del pastor principal, algunas casadas
pero con maridos no creyentes y otras casadas pero que no quieren entender que el
marido es la cabeza de la familia y se enseñorean sobre sus esposos aún dentro de la
congregación. La excusa moderna es que Jesús emancipó a la mujer en la cruz pero eso
no figura en ningún lado de la Biblia, de haber sido así no hubiera esperado a morir y
en sus días en la Tierra hubiera ordenado a alguna mujer como apóstol, sin embargo sus
doce apóstoles eran todos hombres. Ni siquiera su madre María heredó apostolado o
sacerdocio. En vez de fomentar el amor y la sujeción de la mujer a su marido y a la
edificación del hogar están fomentando el feminismo negativo.

25
Jesús nos emancipó a todos de la esclavitud del pecado, tanto a varón como a
hembra, pero el ministerio pastoral según la Biblia en el libro de Timoteo es para
hombres, todo lo que se salga de ahí es doctrina humana.

Veamos:
1
Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. 2 Pero es necesario que
el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso,
hospedador, apto para enseñar; 3 no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de
ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; 4 que gobierne bien su casa,
que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad 5 (pues el que no sabe
gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); 6 no un neófito, no
sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. 7 También es necesario
que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo
del diablo (1 Timoteo 3:1-7).

Un líder me dijo un día: Tú estás mal, eso era antes, hay que ver el contexto histórico en
el que pasaba eso, los tiempos han cambiado, además esas cosas de Pablo están en
desuso. Si hay libros de la Biblia en desuso porque someten a disciplina a algunas
personas pues deben estar en desuso los que prometen bendiciones. En ambos casos
debemos entonces irnos al contexto. No quieran manipular más la Palabra de Dios:
Mantienen vigentes cosas de la Ley y anulan mandamientos del Nuevo Pacto porque no
convienen. Si leen bien en sus biblias dice que las cabezas de las congregaciones son los
varones, contrario al ministerio de diáconos que sí puede ser ejercido por mujeres (1
Timoteo 3: 8-13). Pero en el desorden actual que se ha permitido en las iglesias nos
topamos con mujeres que bajan a los hombres del púlpito, predican prosperidad
material, pactos económicos, no guardan los códigos de vestimentas (1 Timoteo 2:8-14)
y hasta abren ministerios donde ellas son ley, batuta y constitución. Imagínese: una
mujer desobediente dirigiendo un rebaño de ovejas de Dios. Las epístolas de Pablo son
confirmadas por Pedro:
15
Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como
también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha
escrito, 16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las
cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes
tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición (2 pedro 3:15-
16).

Muchas personas me dirán: ¡Usted está equivocado, hay mujeres que han hecho
grandes trabajos en la obra de Dios y si los hombres no hacen la obra Dios levanta
mujeres! Y yo les responderé con la Biblia en la mano: “Es verdad, Dios levanta
mujeres y la Biblia esta llena de ejemplos, empezando por Deborah, pero las
levanta para evangelizar, predicar, sembrar la palabra, interceder, para cantar,
para orientar a otras mujeres, para orientar niños, para visitar enfermos, para
visitar las cárceles, para discipular mujeres y para cientos de ministerios más,
algunos en los cuales los hombres no deben participar, pero no para pastorear
congregaciones”. Pero otros me dirán: “Eso era en la época del Apóstol Pablo, los
tiempos han cambiado y hay que adaptar la Biblia a los tiempos modernos”. Y yo
les responderé con la Biblia en la mano: “Pues no cobren diezmos porque eso fue

26
establecido para los levitas y usted no es levita usted es gentil”. Y entonces me dirán:
“El diezmo es un mandamiento de Dios”. Y yo les responderé con la Biblia en la
mano: “Y el obispado para hombres también es mandamiento de Dios”. Algunas
mujeres dirán que su ministerio pastoral les fue revelado por un sueño o por un Varón
que Dios usa mucho, pero hay que tener discernimiento, si un sueño o una profecía te
incita a romper el orden escrito y establecido por el Señor en la Biblia ese mensaje no es
de Dios. Pablo confirma el orden congregacional en la carta a Tito:
5
Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses
ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; 6 el que fuere irreprensible, marido
de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de
rebeldía. 7 Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador
de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de
ganancias deshonestas, 8 sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo,
dueño de sí mismo, 9 retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que
también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen. 10
Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores,
mayormente los de la circuncisión, 11 a los cuales es preciso tapar la boca; que
trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene
(Tito 1:7-11).

Mujeres perdóneme si las ofendí pero no lo digo yo, lo dice la Biblia, cualquier duda
preséntenla en oración (2 Timoteo 3:16). Pero en este capitulo no me refiero a las
grandes mujeres de la iglesia cristiana, me refiero a las que quieren imponerse por
encima de lo establecido por la Biblia. Yo estoy conciente que la mujer le pone a las
tareas cristianas muchas veces más corazón y fe que los hombres. Deborah es un
gran ejemplo de cómo Dios levanta a una mujer con propósito, cuando le había
asignado a un hombre ir a la guerra y este temió, pero cuando Deborah ayudó a Barak a
cumplir la misión encomendada por Dios no fue nombrada cabeza de nada, sino que
siguió siendo Deborah (Jueces 4). Hay mujeres súper valiosas que están haciendo un
trabajo muy bueno para la Gloria de Dios. Me encantan los libros cristianos escritos por
mujeres y algunos salmistas mujeres ministran con todo el corazón. Al lado de un gran
hombre de Dios hay una gran mujer ayudándolo, intercediendo, acompañándolo,
sirviéndole y siempre a su lado en todo momento. Una buena mujer es la mejor
bendición que cualquier hombre puede tener (Proverbios 14:1). Pero si una mujer va a
una iglesia y ve que la pastora está por encima de su marido ya tiene un testimonio más
que suficiente para querer también imponerse sobre el suyo y esto no se trata de quien
es más ni quien es menos esto se trata de amor (1 Timoteo 5:1-18). Si usted no está de
acuerdo con estos pasajes bíblicos su problema no es conmigo es con la Biblia
(Hechos 21:23-25).

Otro desorden que están armando los nefilines es que nos encontramos con pastores
divorciados, muy jóvenes o solteros. La biblia especifica que el encargado de la iglesia
debe ser casado con una sola mujer y con hijos sometidos. Un hombre soltero puede ser
evangelista, maestro pero no pastor. ¿Con cuál experiencia de vida en familia puede
aconsejar a un matrimonio? ¿Un hombre soltero no puede caer en lazo del Diablo si
alguna mujer se le acerca y está le atrae? ¿No puede usar su autoridad como arma para
captar el favor o el amor de alguna mujer en específico?

27
Pero también hay una situación especial: Hay pastores muy entregados a la obra de Dios
pero con hijos pervertidos, desobedientes y no creyentes. Un fallo en la crianza de los
hijos que afecta mucho sus testimonios. Me pregunto ahora: ¿Cuál es el afán que tiene
la gente en pastorear iglesias y hablar en un púlpito si bíblicamente no cumple con las
condiciones? Eso se llama Desorden. Usted le podrá llamar como quiera, pero eso se
llama Desorden.

Hay pastores que debieran tomarse una licencia y leer la Biblia otra vez porque se les
olvidó lo que leyeron o un ángel caído les está predicando otro evangelio.

Todos estamos llamados a predicar el evangelio: Hombres y mujeres, pero no todos


estamos llamados para ser pastores. El ministerio pastoral es una gran responsabilidad
ya que el pastor le responderá a Dios por él y por las ovejas del rebaño. Hay pastores
que no detienen la fuga de almas de sus iglesias: Dicen que si una persona se va, eso es
Cristo que la sacó. Puede ser así de verdad: Jesús sacando a su pueblo amado de ese
circo en el que se han convertido algunas congregaciones, que parecen discotecas y
donde la gente va a divertirse porque escuchan lo que desean sus oídos (2 Timoteo 4:3).

Pero los que están en situación más peligrosa son los jóvenes, ya que por su edad y sus
necesidades físicas y espirituales son los más propensos a cometer errores. Los jóvenes
de hoy son los futuros líderes y debemos formarlos para que sean tales, no usarlos como
sirvientes que nos cargan las maletas. Hay un gran riesgo entre los jóvenes y es por eso
que hay que formarlos para que no caigan en fornicación y esperen su momento para las
cosas.

Las mujeres tienden a tener un panorama de la vida más amplio que los varones de su
misma edad. Una jovencita de 20 años piensa como una de 25, un varón de 20 años
piensa como uno de 17, es por eso que vemos que las mujeres de esa edad tienen
especial predilección por los hombres de 30 años o más y si ese hombre es profesional,
económicamente realizado y varón de Dios, pues es como ganarse un trofeo para ellas.
Pero hay un detalle: A los hombres de esa edad les gustan las mujeres jóvenes ya que la
mayoría de esas jovencitas son solteras y comparadas con ellos, tienen menos
kilometraje recorrido. A los hombres maduros no les gustan las mujeres de su edad o
mayores, a esa altura del juego ya esas mujeres tienen hijos grandes y algunas nietos y
muchos de esos hombres no son padres aún y saben que con una mujer de 35 años o
más y que ya tenga hijos es difícil iniciar una familia desde cero, además de que
físicamente tampoco es igual. Aunque sean solteros los dos, estén en la iglesia y todo,
hay que darles un monitoreo especial porque la carne es débil. Hay que educar a los
jóvenes en lo que es la relación sentimental en yugo desigual y las consecuencias serias
que le pueden provocar a su vida espiritual el relacionarse con una persona de mayor
edad o no creyente.

También hay que orientarlos respecto al riesgo de una enfermedad de transmisión


sexual o un embarazo no deseado. Lo peor sería un embarazo entre jóvenes inmaduros,
siempre quien más pierde es el bebé. Los jóvenes deben ser orientados por adultos
casados no por jóvenes como ellos y con iguales necesidades: Policía no manda a
guardia. Los jóvenes menores de 25 años de edad y solteros deben estar en manos de
una persona de su sexo de por lo menos 30 años y casada.

28
Una pregunta pastor que me lee: ¿Cuántos grupos de evangelización integrado por
jóvenes tiene su congregación al día de hoy? ¿Cuántos jóvenes suyos asisten a
escuelas de formación de líderes? ¿Están sus jóvenes listos para actuar como
misioneros en caso de alguna emergencia? ¿Cuántas veces sus jóvenes han
visitados cárceles, hospitales o le han predicado a prostitutas o jóvenes en Hogares
Crea (Mateo 25:31-40)?

Formen lideres, preparen el relevo, pero prepárenlo con la Biblia en la mano, revisen
sus escuelas bíblicas y sus maestros. ¿Están los maestros de su escuela bíblica
formados con técnicas adecuadas para ser profesores? ¿Qué tanto conocen la
Biblia y la ponen en práctica? ¿Es su escuela Bíblica un instrumento de
manipulación para sembrar su doctrina personal o siembra la verdadera Palabra
de Dios?

Una vez fui a una iglesia y me invitaron a su escuela dominical y me dijeron: “Venga y
participe porque aquí hablamos brevemente de lo que va a hablar el pastor hoy”. Una
vez fui a esa escuela y las mujeres se enfocaban más en modelar sus vestidos que en la
clase. Es como una comida dominguera italiana: La entrada, el antipasto, la pasta, etc.
La escuela Bíblica era el antipasto, la pasta la tenia el pastor. Pero si el pastor predica
Pactos Económicos ya usted puede imaginarse de qué se habla en la escuela Bíblica.
Una vez estaba sentado en un parque y un hombre se me acercó y me dijo: ¿Usted lee la
Biblia por leerla o la lee como debe ser? Yo le pregunté: ¿Y cómo debe ser? Y él
me dijo: “Busque un tema en especifico, abra su Biblia y busque una enciclopedia”.

¿Suena raro verdad? Pues así es que debe estudiarse la Biblia, pero primero hay que
leerla completa por lo menos una sola vez y subrayar los versículos más importantes y
los que nos dejan un mensaje personal. Luego buscamos un tema en específico, por
ejemplo: La Segunda Venida de Cristo, estudiamos los versículos relacionados con eso,
y en una enciclopedia buscamos informaciones acerca de algunas dudas científicas o
históricas que se nos presenten.

Los ministerios de pareja también tienen una función especial. Recuerdo una amiga
Cristiana que junto a su esposo dirigen el ministerio de pareja de una congregación con
buen testimonio. Hicieron un retiro de parejas en un hermoso parque al aire libre y me
dijo mi amiga: “El principal motivo de ese retiro fue enseñarle a las mujeres a
someterse con amor al marido. Las mujeres de ahora no quieren someterse”. Es penoso
ver a veces a parejas entrar a la iglesia tomados de las manos, ambos vestidos de blanco
y con sus hijos vestidos de marinero; aparentando en la iglesia un amor y una unión que
en la casa no existe. Hay hombres que descargan sus frustraciones con mujeres
indefensas y estos casos los vemos aún dentro de la iglesia. Hay mujeres que son
sometidas a fuertes maltratos físicos de parte de sus maridos y hay pastores y líderes
que se quedan de brazos cruzados habiendo leyes que protegen la integridad física y
emocional de la mujer. Mujer si su esposo la golpea llame a la policía, no se deje matar
y si el líder de la iglesia la amonesta por eso considérelo cómplice de su marido y
enemigo suyo. El pastor debe estar muy atento a la situación de los matrimonios en su
congregación, bien atento. Las dificultades económicas y el stress del trabajo están
derribando estructuras familiares que una vez fueron muy sólidas, pues el pastor debe
estar atento: Asesorándolos a ambos con la Biblia en la mano. Yo nunca vi a mi papá y
a mi mamá peleando y mi hermana Maggie me confirma lo mismo, por tal razón mi

29
padre hizo un especial énfasis en mi en amar y respetar a las mujeres, viendo en cada
una de ellas a mi madre, a mis hermanas, a mis sobrinas y a mis abuelas.

El seguimiento a los Nuevos Creyentes y a los miembros que se han enfriado es vital.
Algunas congregaciones hacen alardes de que en sus cultos una gran cantidad de
personas han dado el paso de fe y se han acercado al Señor y llevan esa estadística para
decir a boca llena cuantas almas han ganado para Cristo. ¿Pero se puede considerar a
esas personas almas ganadas para Cristo? Usted no se convierte a Jesús cuando da el
paso de fe en un culto, movido por la emoción de un mensaje predicado con autoridad o
con elocuencia, usted se convierte a Cristo cuando se arrepiente de sus pecados, entrega
su vida a El y empieza a dar testimonios de una nueva forma de vivir en busca de la
santidad (2 Corintios 5:17). ¿Cuántas personas se han convertido en su iglesia? Eso es
fácil de calcular: Sume los miembros que han dado el paso de fe, reste los que usted ha
bautizado, reste los que se han quedado como miembros y reste los que dan buen
testimonio. Así usted sabrá cuantos se han convertido en su iglesia. Los que sobren
búsquelos y encamínelos de nuevo en el evangelio.

Controle el desorden en su iglesia. Hay congregaciones que para cuidarse de


contaminarse no aceptan nuevos miembros si ellos no presentan una carta de traslado de
su congregación anterior. Yo estoy de acuerdo con eso si el Espíritu mueve al pastor
advirtiéndole la posibilidad de que un espíritu contaminante va a entrar. Hay personas
que han armado desastres en una congregación y se van a hacer lo mismo a otras, por
eso los pastores deben darle seguimiento especial a los miembros con problemas de
disciplina, orar por ellos, disciplinarlos y si no entran en razón pues expulsarlos, pero
hay que agotar todos los recursos contando siempre con la ayuda de Dios (1 Corintios
5:8-13).

La obediencia al pastor y a la disciplina de la iglesia debe mantenerse a toda costa. Si el


Pastor es un hombre que predica la Palabra de Dios pura, sin alteraciones, sin doctrina
humana contaminante, pues es un buen guía, pero si el pastor predica Pactos
Económicos y justifica el desorden, pues váyase de esa iglesia. Aun y cuando usted
decida irse de esa iglesia, debe respetar al pastor como persona, no fomentar la rebeldía
entre los que se quedan y orar por esa congregación.

¿Usted sabe qué pasó con los Nefilines? Fueron destruidos por Dios (Génesis 7:22) y
sus espíritus llevados cautivos a las tinieblas (Judas 1:6).

30
Los Pactos Bíblicos.
Vamos a ver ahora que los pactos establecidos por Dios son para beneficiar a una
colectividad no a alguien en especial. También veremos que después del pacto, las
personas que fueron las que recibieron el pacto de parte de Dios pasaron por grandes
pruebas y necesidades y además veremos que ningún pacto fue hecho con el objetivo de
bendecir económicamente a nadie. Estos pactos no son inventados por mi, pueden
investigarlos libremente, yo también los investigué y los comparto con ustedes.

Primer Pacto: El Pacto del Edén.

Dios crea el planeta en el que vivimos. Separa las aguas, crea el cielo, la tierra y todo lo que
en ella habita (Génesis 1:1-20). Crea al Ser Humano del polvo de la tierra; varón lo hizo
primero (Génesis 1:26-31). Establecido el hombre vino una advertencia de parte de Dios:
15
Tomó, pues, Jehová Dios al hombre y lo puso en el huerto de Edén, para que lo
labrara y lo cuidara. 16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: «De todo árbol
del huerto podrás comer; 17 pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no
comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás» (Génesis 2:15-17
VRV).

De una costilla del varón saca a la mujer porque vio que todos los animales tenían una
pareja y el varón necesitaba una ayuda idónea (Génesis 2:18-25). Pero en la tierra creada
por Dios estaba merodeando la serpiente, el más astuto de los animales del campo, la
presencia del ángel desobediente llamado Satanás, que estaba lleno de envidia y dispuesto a
dañar la nueva creación de Dios; con astucia sedujo a la mujer para que ella comiera del
árbol prohibido por Dios. Veamos:
1
La serpiente era más astuta que todos los animales del campo que Jehová Dios
había hecho, y dijo a la mujer: --¿Conque Dios os ha dicho: "No comáis de ningún
árbol del huerto"? 2 La mujer respondió a la serpiente: --Del fruto de los árboles
del huerto podemos comer, 3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto
dijo Dios: "No comeréis de él, ni lo tocaréis, para que no muráis". 4 Entonces la
serpiente dijo a la mujer: --No moriréis. 5 Pero Dios sabe que el día que comáis de
él serán abiertos vuestros ojos y seréis como Dios, conocedores del bien y el mal. 6
Al ver la mujer que el árbol era bueno para comer, agradable a los ojos y deseable
para alcanzar la sabiduría, tomó de su fruto y comió; y dio también a su marido, el
cual comió al igual que ella. 7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos y se
dieron cuenta de que estaban desnudos. Cosieron, pues, hojas de higuera y se
hicieron delantales (Génesis 3:1-7 VRV).

31
Cuando Adán y Eva desobedecen a Dios y se le abren los ojos, se dan cuentas que están
desnudos, para cubrirse uno del otro se tapan con hojas de higuera, pero no logran cubrir su
pecado, se cubre el uno del otro físicamente pero no se cubren espiritualmente; eso pasa con
nosotros los humanos cuando queremos usar nuestros propios medios para buscar santidad
y justificarnos delante de Dios. Pero aún y con hojas de higuera y escondidos detrás de los
arbustos no se escapan de la vista de Dios. Veamos que sucedió:
8
Luego oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba por el huerto, al aire del día; y
el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles
9
del huerto. Pero Jehová Dios llamó al hombre, y le preguntó: --¿Dónde
10
estás? Él respondió: --Oí tu voz en el huerto y tuve miedo, porque estaba
desnudo; por eso me escondí. 11 Entonces Dios le preguntó: --¿Quién te enseñó
que estabas desnudo? ¿Acaso has comido del árbol del cual yo te mandé que no
comieras? 12 El hombre le respondió: --La mujer que me diste por compañera me
dio del árbol, y yo comí. 13 Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: --¿Qué es lo
que has hecho? Ella respondió: --La serpiente me engañó, y comí (Génesis 3:8-13
VRV).

Vemos como las vestiduras de higuera no son suficientes para tapar la desnudes de ellos
ante Dios. También vemos como Dios habla primero con el varón, por ser este la cabeza
en la tierra y de la mujer, ante la respuesta del varón Dios se dirige a la mujer y esta se
justifica acusando a la serpiente de haberla seducido y obligarla a pecar, haciéndola
comer del árbol del Conocimiento del Bien y el Mal. Es en ese momento en el cual
vemos la primera muestra de amor, misericordia y disciplina de parte de Dios para con
la humanidad, pese a que ya la humanidad había despreciado el don de la Vida Eterna
por el don del conocimiento del bien y el mal. Veamos:
14
Y Jehová Dios dijo a la serpiente: --Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre
todas las bestias y entre todos los animales del campo. Sobre tu vientre te
arrastrarás y polvo comerás todos los días de tu vida. 15 Pondré enemistad entre ti y
la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza, y tú la
herirás en el talón. 16 A la mujer dijo: --Multiplicaré en gran manera los dolores en
tus embarazos, con dolor darás a luz los hijos, tu deseo será para tu marido y él se
enseñoreará de ti. 17 Y al hombre dijo: --Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer
y comiste del árbol de que te mandé diciendo: "No comerás de él", maldita será la
tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida, 18 espinos y
cardos te producirá y comerás plantas del campo. 19 Con el sudor de tu rostro
comerás el pan, hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues
polvo eres y al polvo volverás. 20 A su mujer Adán le puso por nombre Eva, por
cuanto ella fue la madre de todos los vivientes. 21 Y Jehová Dios hizo para el hombre
y su mujer túnicas de pieles, y los vistió (Génesis 3:14-21 VRV).

32
. La desobediencia del Ser Humano trajo consigo un castigo de parte de Dios, quien
primero los viste y los echa del Jardín del Edén, dándoles una serie de mandamientos
que regirían sus vidas y que hasta hoy arrastra toda la humanidad. Fíjense que Dios les
hace trajes de pieles como muestra de misericordia y para esas ropas fueron sacrificados
animales, además de ser una señal de la misericordia de Dios y la señal del pacto,
también es una muestra de que las vestiduras de higuera hechas con manos humanas
para tapar el pecado no fueron suficientes para Dios y El creó las vestiduras con pieles
animales: Para que los seres humanos recibieran misericordia y una cobertura conforme
a la voluntad de Dios se sacrificaron animales, una señal de lo que vendría cientos de
años después: Derramamiento de sangre para el perdón de los pecados.

Después de Adán y Eva ser echados del Jardín del Edén son sometidos a duras pruebas
como castigo por su desobediencia. Adán tuvo que trabajar en el campo, Eva tuvo que
parir sus hijos con dolores, de la simiente de Eva nació Caín, también nació de su
vientre Abel y el mayor mató a su hermano por celos, lo que significa que fue tan
grande la prueba que en la familia de Adán hasta hubo derramamiento de sangre. La
Biblia no registra en ningún lado que Adán fuera prospero, rico hacendado, ni nada que
se parezca, al contrario, registra como ya hemos visto en versículos anteriores que fue
sentenciado a sufrir y a padecer por culpa de su desobediencia. Si Adán y Eva no
hubieran desobedecido a Dios hoy la humanidad no estuviera condenada a muerte ni
azotada por Satanás y sus servidores.

Aquí hemos visto brevemente un pacto entre Dios y la humanidad.: El primer pacto que
registra la Biblia y ahora le hago algunas preguntas: ¿Quién pactó? ¡Dios! ¿Hubo
riquezas inmediatamente? No. ¿Hubo pruebas? Sí.

Segundo Pacto: El Pacto con Noé.


5
Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo
designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. 6
Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. 7
Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el
hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de
haberlos hecho. 8 Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová (Génesis 6:5-8).

El mundo cae en una degeneración enorme. Tanto en lo moral como en lo espiritual.


Híbridos fruto de relaciones sexuales entre humanos y espíritus que tomaron forma de
hombres andaban por la tierra haciendo maldad. La perdición era tremenda y Dios se
arrepintió de haber creado la raza humana. Pero había un varón que halló gracia ante los
ojos de Dios: Noé.

Noé recibe de Dios el llamado especial que cambiaría la vida de él y su familia. Veamos:
13
Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de
violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra. 14 Hazte un
arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por
dentro y por fuera (Génesis 6:13-14).

33
El Señor le ordena a Noe construir un arca, que la cargue de una pareja de cada especie
animal que ande por la tierra y de cada ave del cielo, además siete parejas de animales
puros y le dice que entren al arca él y toda su familia incluyendo las esposas de sus
hijos, dándole cumplimiento a la promesa extensiva de la gracia: Cree en Dios y serás
salvo tú y tu casa (Hechos 16:31).
17
Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne
en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá. 18
Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer, y las
mujeres de tus hijos contigo. 19 Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada
especie meterás en el arca, para que tengan vida contigo; macho y hembra serán. 20
De las aves según su especie, y de las bestias según su especie, de todo reptil de la
tierra según su especie, dos de cada especie entrarán contigo, para que tengan vida.
21
Y toma contigo de todo alimento que se come, y almacénalo, y servirá de sustento
para ti y para ellos. 22 Y lo hizo así Noé; hizo conforme a todo lo que Dios le mandó
(Génesis 6:17-22).

Noé decide construir el arca confiando en un Dios que no puede ver con sus ojos, pero
movido por una fe enorme. ¿Lluvia? ¿Quién había visto lluvia caer a cantaros en ese
lugar? Noé construyó su arca ante la mirada atónita de todo el que pasaba, pero mientras
en la tierra, Noé y su familia cumplían con su misión, en el cielo Dios estaba listo para
mandar su castigo a las criaturas desobedientes de la tierra. Veamos:
1
Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto
justo delante de mí en esta generación. 2 De todo animal limpio tomarás siete
parejas, macho y su hembra; mas de los animales que no son limpios, una pareja, el
macho y su hembra. 3 También de las aves de los cielos, siete parejas, macho y
hembra, para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra. 4 Porque pasados
aún siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; y raeré
de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice. 5 E hizo Noé conforme a todo
lo que le mandó Jehová. 6 Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las
aguas vino sobre la tierra. 7 Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé al arca, y
con él sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos (Génesis 7:1-7).

Noé entra al arca y empieza a llover. ¿Qué habrán pensado las personas que veían a Noe
construyendo el arca? ¿Estaba Noé loco? De seguro pensaban eso, (Lo mismo que
piensan de nosotros, los que hemos decidido ser imitadores de Cristo, algunas personas
no creyentes, los ateos y algunos religiosos) pero estoy seguro que cambiaron de
opinión después. Veamos.
17
Y fue el diluvio cuarenta días sobre la tierra; y las aguas crecieron, y alzaron el
arca, y se elevó sobre la tierra. 18 Y subieron las aguas y crecieron en gran manera
sobre la tierra; y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas. 19 Y las aguas
subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los
cielos, fueron cubiertos. 20 Quince codos más altos subieron las aguas, después que
fueron cubiertos los montes. 21 Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra, así
de aves como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y
todo hombre. 22 Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo
que había en la tierra, murió. 23 Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de

34
la tierra, desde el hombre hasta la bestia, los reptiles, y las aves del cielo; y fueron
raídos de la tierra, y quedó solamente Noé, y los que con él estaban en el arca. 24 Y
prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días (Génesis 7:17-24).

Cuando Dios destruye el mundo con el Diluvio Universal tiene gracia en Noé y su familia
quienes son salvados tras resguardarse en un arca. Luego que las aguas bajan y salen del
arca, Dios hace un pacto con la humanidad, a través de Noé, de que la Tierra nunca más
será destruida con agua y como señal del pacto nos da el arco iris. Veamos:
8
Y habló Dios a Noé y a sus hijos con él, diciendo: 9 He aquí que yo establezco mi
pacto con vosotros, y con vuestros descendientes después de vosotros; 10 y con todo
ser viviente que está con vosotros; aves, animales y toda bestia de la tierra que está
con vosotros, desde todos los que salieron del arca hasta todo animal de la tierra. 11
Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminaré ya más toda carne con aguas de
diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra. 12 Y dijo Dios: Esta es la señal
del pacto que yo establezco entre mí y vosotros y todo ser viviente que está con
vosotros, por siglos perpetuos: 13 Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por
señal del pacto entre mí y la tierra (Génesis 9:8-13).

Pero ocurre algo y es que uno de los hijos de Noe, Cam específicamente, descubre la
desnudez de su padre y llama a sus hermanos, entonces Noé se enoja con él y lo
maldice. Luego los hijos de Noé son dispersados para poblar la tierra llevándose con
ellos los 7 Preceptos de la Humanidad que son:

1. No adorar a ídolos o falsas deidades (Bereshit / Génesis 9:6); A Adán se lo dice en (Bereshit /
Génesis 2:17).

Al ser el nuestro creador es infructuoso tener otras deidades.

2. No blasfemar (Bereshit / Génesis 9:1); A Adán se lo dice en (Bereshit / Génesis 1:28).

Si Dios bendijo a Noé y sus hijos (todos los hombres actuales) sus hijos no pueden pagar con
una blasfemia.

3. No asesinar (Bereshit
(Bereshit / Génesis 9:5).
4. No robar (Bereshit / Génesis 9:3); También se lo dice a Adán en (Bereshit / Génesis 2:17).

Todo lo que se desplaza y vive os servirá de alimento. Del mismo modo que las plantas, os lo
doy todo

5. No mantener relaciones sexuales ilícitas (Bereshit / Génesis 9:9); se lo dice a Adán en (Bereshit
/ Génesis 2:24).

Yo establezco Mi pacto con vosotros, con vuestros descendientes después de vosotros

6. No comer carne de animal con vida (Bereshit / Génesis 9:4).

No comeréis carne con su vida.

35
7. Establecer cortes de justicia (Bereshit / Génesis 9:9); también se asume de (Bereshit / Génesis
19:9) lo que garantiza que los pactos sean debidamente acordados y mantenidos son la justicia
y el juicio.

Yo establezco Mi pacto con vosotros

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Siete_preceptos_de_las_naciones

Si nos fijamos bien en estos preceptos nos damos cuenta el por qué en diferentes partes del
mundo y en diferentes culturas, lo que es pecado para los cristianos es una falta grave
para otras religiones, al punto tal que el adulterio es pecado tanto para judíos, como para
cristianos así como para los budistas y los no evangelizados de una tribu remota del
Amazonas. Los hijos de Noé se llevaron la ley grabadas en sus corazones. Estas leyes
tienen un gran parecido a la Ley oral (Éxodo 20).

Luego la descendencia de los hijos de Noé vuelve a caer en pecado, fruto de su iniquidad y
se levantan contra Dios llegando al extremo inclusive de construir una torre para
igualarse a El.

Pero independientemente de todo esto la Biblia no nos muestra que Noe fue rico y próspero,
aún y siendo el único sobre la tierra, pero si nos muestra que su descendencia paso por
momentos difíciles. Entonces pregunto: ¿Quién pactó? ¡Dios! ¿Hubo riquezas
inmediatamente? No. ¿Hubo pruebas? Sí.

Tercer Pacto: Pacto con Abraham.

De la descendencia de Sem hijo de Noé viene Abram mejor conocido como Abraham, el
padre de la fe. Dios tiene gracia en Abram y lo manda a salir de su casa y su parentela
para una tierra nueva. Le promete que de su descendencia hará una gran nación y en él
serán benditas todas las naciones. Veamos:
1
Jehová había dicho a Abram: «Vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu
padre, a la tierra que te mostraré. 2 Haré de ti una nación grande, te bendeciré,
engrandeceré tu nombre y serás bendición. 3 Bendeciré a los que te bendigan, y a los
que te maldigan maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra». 4 Se
fue Abram, como Jehová le dijo, y con él marchó Lot. Tenía Abram setenta y cinco
años de edad cuando salió de Harán. 5 Tomó, pues, Abram a Sarai, su mujer, y a Lot,
hijo de su hermano, y todos los bienes que habían ganado y las personas que habían
adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán (Génesis 12:1-5).

Abran sufrió las inclemencias del desierto, tuvo que fingir ser hermano de Sarai su mujer,
para proteger sus vidas (Génesis 12:10-19), fue a la guerra (Génesis 14:1-16), tuvo un
hijo con una esclava que se levantó contra su esposa (Génesis 16:1-6), pero Dios
cumplió su promesa de darle un hijo con su esposa anciana y darle una tierra buena y en
su simiente bendecir todas las naciones. Veamos:
18
Aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: --A tu descendencia daré
esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el Éufrates: 19 la tierra de los
ceneos, los cenezeos, los cadmoneos, 20 los heteos, los ferezeos, los refaítas, 21 los
amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos (Génesis 15: 17-21).

36
Y lo confirmó:
1
Abram tenía noventa y nueve años de edad cuando se le apareció Jehová y le dijo:
--Yo soy el Dios Todopoderoso. Anda delante de mí y sé perfecto. 2 Yo haré un pacto
contigo y te multiplicaré en gran manera. 3 Entonces Abram se postró sobre su
rostro, y Dios habló con él, diciendo: 4 --Este es mi pacto contigo: serás padre de
muchedumbre de gentes. 5 No te llamarás más Abram, sino que tu nombre será
Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes. 6 Te
multiplicaré en gran manera, y de ti saldrán naciones y reyes. 7 Estableceré un
pacto contigo y con tu descendencia después de ti, de generación en generación: un
pacto perpetuo, para ser tu Dios y el de tu descendencia después de ti. 8 Te daré a ti y
a tu descendencia después de ti la tierra en que habitas, toda la tierra de Canaán, en
heredad perpetua; y seré el Dios de ellos. 9 Dijo de nuevo Dios a Abraham: --En
cuanto a ti, guardarás mi pacto, tú y tu descendencia después de ti de generación en
generación. 10 Este es mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y tu descendencia
después de ti: Todo varón de entre vosotros será circuncidado. 11 Circuncidaréis la
carne de vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre mí y vosotros (Génesis
17:1-11).

La señal del pacto fue la circuncisión, pero antes del pacto ya Abraham había sido
prosperado. Aún así, la descendencia de Abraham, pasó duras pruebas, como es el caso
de Jacob quien pasó muchas necesidades, aún y después de haber recibido una promesa
de protección y prosperidad de parte de Dios y el haber hecho voto de Diezmo, duró 14
años trabajando sin paga a cambio de una mujer. Veamos:
10
Jacob, pues, salió de Beerseba y fue a Harán. 11 Llegó a un cierto lugar y durmió
allí, porque ya el sol se había puesto. De las piedras de aquel paraje tomó una para su
cabecera y se acostó en aquel lugar. 12 Y tuvo un sueño: Vio una escalera que estaba
apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo. Ángeles de Dios subían y
descendían por ella. 13 Jehová estaba en lo alto de ella y dijo: «Yo soy Jehová, el Dios
de Abraham, tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti
y a tu descendencia. 14 Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te
extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra
serán benditas en ti y en tu simiente, 15 pues yo estoy contigo, te guardaré
dondequiera que vayas y volveré a traerte a esta tierra, porque no te dejaré hasta que
haya hecho lo que te he dicho». 16 Cuando Jacob despertó de su sueño, dijo:
«Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía». 17 Entonces tuvo miedo y
exclamó: «¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios y puerta del
cielo». 18 Se levantó Jacob de mañana, y tomando la piedra que había puesto de
cabecera, la alzó por señal y derramó aceite encima de ella. 19 Y a aquel lugar le puso
por nombre Bet-el, aunque Luz era el nombre anterior de la ciudad. 20 Allí hizo voto
Jacob, diciendo: «Si va Dios conmigo y me guarda en este viaje en que estoy, si me da
21
pan para comer y vestido para vestir y si vuelvo en paz a casa de mi padre,
22
Jehová será mi Dios. Y esta piedra que he puesto por señal será casa de Dios; y de
todo lo que me des, el diezmo apartaré para ti» (Génesis 28:10-22).

Jacob después fue bendecido materialmente (Génesis 30:25-43), pero también sufrió los 7
años de hambruna que vaticinó su hijo José cuando fue vendido y llevado como esclavo
a la corte del faraón de Egipto (Génesis 37:25-30, Génesis 41:14-36, Génesis 42:1-2).

37
La descendencia de Jacob duró 400 años esclava en Egipto. Ahora pregunto: ¿Quién
pactó? ¡Dios! ¿Hubo riquezas inmediatamente? No. ¿Hubo pruebas? Sí.

Cuarto Pacto: El Pacto del Sinaí.

La descendencia de Jacob es libertada de la esclavitud en Egipto por Dios usando a Moisés


de la tribu de Levi como nuevo patriarca de su Pueblo Escogido. Veamos:
7
Dijo luego Jehová: --Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he
oído su clamor a causa de sus opresores, pues he conocido sus angustias. 8 Por eso
he descendido para librarlos de manos de los egipcios y sacarlos de aquella tierra a
una tierra buena y ancha, a una tierra que fluye leche y miel, a los lugares del
cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo. 9 El clamor,
pues, de los hijos de Israel ha llegado ante mí, y también he visto la opresión con que
los egipcios los oprimen. 10 Ven, por tanto, ahora, y te enviaré al faraón para que
saques de Egipto a mi pueblo, a los hijos de Israel. 11 Entonces Moisés respondió a
Dios: --¿Quién soy yo para que vaya al faraón y saque de Egipto a los hijos de
Israel? 12 Dios le respondió: --Yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo
te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este
monte (Éxodo 3:7-12).

Moisés obedece el mandato de Yahvé y se dirige al faraón de Egipto ordenándole que libere
al Pueblo de Israel; ante la negativa del faraón, Egipto es azotado por 10 plagas: Agua
convertida en sangre, invasión de ranas, invasión de piojos, invasión de insectos,
mortandad del ganado, ulceras, granizo, invasión de langostas, tinieblas y la muerte de
los primogénitos Egipcios. Con esta última plaga vemos una representación del
sacrificio de Jesús en la cruz ya que para que los primogénitos de los Israelitas no fueran
atacados por esta última plaga, se les ordenó que sacrificaran un cordero y colocaran la
sangre del cordero en el dintel de la casa, así el ángel de Dios al pasar no tocaría los
primogénitos que estuvieran bajo ese techo. Con el Nuevo Pacto, los que aceptamos el
sacrifico de Jesús en la cruz y estamos lavados con su sangre, estamos protegidos de la
muerte eterna, pues hemos pasado de muerte a vida.

Luego de esta última plaga, el faraón decide dejar ir al Pueblo de Israel, los cuales después
de cruzar el Mar Rojo se establecen cerca del Monte Sinaí en el desierto,
estableciéndose otro pacto. Veamos:
1
Al tercer mes de haber salido los hijos de Israel de la tierra de Egipto, ese mismo
día, llegaron al desierto de Sinaí. 2 Habían salido de Refidim, y al llegar al desierto de
Sinaí acamparon en el desierto. Israel acampó allí frente al monte, 3 y Moisés subió a
encontrarse con Dios. Jehová lo llamó desde el monte y le dijo: --Así dirás a la casa
de Jacob, y anunciarás a los hijos de Israel: 4 "Vosotros visteis lo que hice con los
egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águila y os he traído a mí. 5 Ahora, pues, si
dais oído a mi voz y guardáis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos
los pueblos, porque mía es toda la tierra. 6 Vosotros me seréis un reino de sacerdotes
y gente santa". Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel (Éxodo 19:1-6).

38
Las Palabras que Dios le dio a Moisés fueron las leyes orales que comúnmente conocemos
como los Diez Mandamientos. Moisés también recibió otras leyes que luego fueron
escritas y con las cuales es regido el Pueblo de Israel, nosotros los gentiles no estamos
sometidos a esa ley. Para la confirmación del pacto también hubo sacrifico (Éxodo
24:1-18) y Dios ordenó la construcción de un arca como testimonio y señal de su
alianza con Israel: El Arca del Pacto. Después de ese pacto el pueblo de Israel fue
sometido a muchos castigos fruto de su rebeldía, y los veremos más adelante. Pregunto:
¿Quién pactó? ¡Dios! ¿Hubo riquezas inmediatamente? No. ¿Hubo pruebas? Sí.

Quinto Pacto: El Pacto Levítico.

Cuando Moisés vuelve a apartarse con Dios, el pueblo de Israel se olvida de la grandeza de
Dios y en la ausencia de Moisés hace un becerro de oro y lo adoran como a un dios.
Veamos:
1
Viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron entonces
a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque
a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya
acontecido. 2 Y Aarón les dijo: Apartad los zarcillos de oro que están en las orejas de
vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traédmelos. 3 Entonces todo
el pueblo apartó los zarcillos de oro que tenían en sus orejas, y los trajeron a Aarón;
4
y él los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un
becerro de fundición. Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de
la tierra de Egipto. 5 Y viendo esto Aarón, edificó un altar delante del becerro; y
pregonó Aarón, y dijo: Mañana será fiesta para Jehová (Éxodo 32:1-5).

El pueblo estaba confiado, en que lo que hacían estaba bien, tal pareciera que ellos creían
que los milagros y los prodigios de Dios que ellos veían eran creados por y para
Moisés, pero mientras ellos estaban en su fiesta Dios los veía claramente. Veamos:
6
Y al día siguiente madrugaron, y ofrecieron holocaustos, y presentaron ofrendas
de paz; y se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a regocijarse. 7 Entonces
Jehová dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que sacaste de la tierra de
Egipto se ha corrompido. 8 Pronto se han apartado del camino que yo les mandé;
se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido sacrificios,
y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto (Éxodo
32:6-8).

39
Dios quiso cortar al Pueblo de Israel pero Moisés intercedió por ellos. Veamos:
9
Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de
dura cerviz. 10 Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y
de ti yo haré una nación grande. 11 Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su
Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo, que tú
sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte? 12 ¿Por qué han de
hablar los egipcios, diciendo: Para mal los sacó, para matarlos en los montes, y para
raerlos de sobre la faz de la tierra? Vuélvete del ardor de tu ira, y arrepiéntete de este
mal contra tu pueblo. 13 Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a
los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra
descendencia como las estrellas del cielo; y daré a vuestra descendencia toda esta
tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre. 14 Entonces Jehová
se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo (Éxodo 32:9-14).

Moisés entonces bajó del monte y se dirigió al Pueblo de Israel con mucho pesar por lo que
Dios le había comunicado y tomo medidas fuertes contra los que hicieron el becerro y
se inclinaron a adorarlo. Veamos:
15
Y volvió Moisés y descendió del monte, trayendo en su mano las dos tablas del
testimonio, las tablas escritas por ambos lados; de uno y otro lado estaban escritas.
16
Y las tablas eran obra de Dios, y la escritura era escritura de Dios grabada sobre
las tablas. 17 Cuando oyó Josué el clamor del pueblo que gritaba, dijo a Moisés:
Alarido de pelea hay en el campamento. 18 Y él respondió: No es voz de alaridos de
fuertes, ni voz de alaridos de débiles; voz de cantar oigo yo. 19 Y aconteció que
cuando él llegó al campamento, y vio el becerro y las danzas, ardió la ira de Moisés, y
arrojó las tablas de sus manos, y las quebró al pie del monte. 20 Y tomó el becerro
que habían hecho, y lo quemó en el fuego, y lo molió hasta reducirlo a polvo, que
esparció sobre las aguas, y lo dio a beber a los hijos de Israel (Éxodo 32:15-20).

Moisés se dirigió a Aarón muy triste por lo que su hermano había hecho, ya que Aarón fue
testigo e instrumento de Dios para la liberación del Pueblo de Israel de Egipto. Veamos:
21
Y dijo Moisés a Aarón: ¿Qué te ha hecho este pueblo, que has traído sobre él tan
gran pecado? 22 Y respondió Aarón: No se enoje mi señor; tú conoces al pueblo,
que es inclinado a mal. 23 Porque me dijeron: Haznos dioses que vayan delante de
nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no
sabemos qué le haya acontecido. 24 Y yo les respondí: ¿Quién tiene oro? Apartadlo. Y
me lo dieron, y lo eché en el fuego, y salió este becerro. 25 Y viendo Moisés que el
pueblo estaba desenfrenado, porque Aarón lo había permitido, para vergüenza entre
sus enemigos… (Éxodo 32:21-25).

40
Entonces viene el llamado de Moisés. Veamos:
26
se puso Moisés a la puerta del campamento, y dijo: ¿Quién está por Jehová?
Júntese conmigo. Y se juntaron con él todos los hijos de Leví. 27 Y él les dijo: Así
ha dicho Jehová, el Dios de Israel: Poned cada uno su espada sobre su muslo; pasad
y volved de puerta a puerta por el campamento, y matad cada uno a su hermano, y a
su amigo, y a su pariente. 28 Y los hijos de Leví lo hicieron conforme al dicho de
29
Moisés; y cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres. Entonces
Moisés dijo: Hoy os habéis consagrado a Jehová, pues cada uno se ha consagrado en
30
su hijo y en su hermano, para que él dé bendición hoy sobre vosotros. Y
aconteció que al día siguiente dijo Moisés al pueblo: Vosotros habéis cometido un
gran pecado, pero yo subiré ahora a Jehová; quizá le aplacaré acerca de vuestro
pecado. 31 Entonces volvió Moisés a Jehová, y dijo: Te ruego, pues este pueblo ha
cometido un gran pecado, porque se hicieron dioses de oro, 32 que perdones ahora
su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito. 33 Y Jehová respondió a
Moisés: Al que pecare contra mí, a éste raeré yo de mi libro. 34 Ve, pues, ahora,
lleva a este pueblo a donde te he dicho; he aquí mi ángel irá delante de ti; pero en el
día del castigo, yo castigaré en ellos su pecado. 35 Y Jehová hirió al pueblo, porque
habían hecho el becerro que formó Aarón (Éxodo 32:26-35).

Pero Dios en su misericordia perdona a Aarón y a su familia, les entrega el sacerdocio y


establece un Pacto con los descendientes de Leví. Veamos:
5
Y Jehová habló a Moisés, diciendo: 6 Haz que se acerque la tribu de Leví, y hazla
estar delante del sacerdote Aarón, para que le sirvan, 7 y desempeñen el encargo de
él, y el encargo de toda la congregación delante del tabernáculo de reunión para
8
servir en el ministerio del tabernáculo; y guarden todos los utensilios del
tabernáculo de reunión, y todo lo encargado a ellos por los hijos de Israel, y ministren
en el servicio del tabernáculo. 9 Y darás los levitas a Aarón y a sus hijos; le son
enteramente dados de entre los hijos de Israel. 10 Y constituirás a Aarón y a sus
hijos para que ejerzan su sacerdocio; y el extraño que se acercare, morirá. 11 Habló
además Jehová a Moisés, diciendo: 12 He aquí, yo he tomado a los levitas de entre
los hijos de Israel en lugar de todos los primogénitos, los primeros nacidos entre los
hijos de Israel; serán, pues, míos los levitas (Números 3:5-12).

El Señor establece un pacto con los levitas que ellos serán sus sacerdotes y harán el servicio
en su tabernáculo. Mientras existan tabernáculos, sinagogas y lugares Judíos de
adoración, este servicio debe estar en manos de descendientes de la tribu de Leví.

Pero hay un detalle que hay que tomar en cuenta en este pacto y es que aunque se estableció
un pacto con los levitas para el sacerdocio, ellos tuvieron que sufrir 40 años de prueba y
dolor en el desierto cuando fueron enviados 12 espías a ver la tierra prometida que
regresaron concientes de que habían visto una tierra hermosa y de donde emanaba leche
y miel, pero no se atrevieron a tomarla, dudando en su fe y en el respaldo que tendrían
de Dios (Números 13:1-33). Solamente Josué y Caleb se atrevieron a decir que
ganarían la batalla porque Dios iría delante de ellos, pero el resto del Pueblo de Israel
decidió hacerles caso a los 10 espías cobardes y vino entonces el castigo de parte de
Dios.

41
Veamos:

. 26 Y Jehová habló a Moisés y a Aarón, diciendo: 27 ¿Hasta cuándo oiré esta


depravada multitud que murmura contra mí, las querellas de los hijos de Israel, que
de mí se quejan? 28 Diles: Vivo yo, dice Jehová, que según habéis hablado a mis
oídos, así haré yo con vosotros. 29 En este desierto caerán vuestros cuerpos; todo el
número de los que fueron contados de entre vosotros, de veinte años arriba, los cuales
han murmurado contra mí. 30 Vosotros a la verdad no entraréis en la tierra, por la
cual alcé mi mano y juré que os haría habitar en ella; exceptuando a Caleb hijo de
Jefone, y a Josué hijo de Nun. 31 Pero a vuestros niños, de los cuales dijisteis que
serían por presa, yo los introduciré, y ellos conocerán la tierra que vosotros
despreciasteis. 32 En cuanto a vosotros, vuestros cuerpos caerán en este desierto.
33
Y vuestros hijos andarán pastoreando en el desierto cuarenta años, y ellos llevarán
vuestras rebeldías, hasta que vuestros cuerpos sean consumidos en el desierto. 34
Conforme al número de los días, de los cuarenta días en que reconocisteis la tierra,
llevaréis vuestras iniquidades cuarenta años, un año por cada día; y conoceréis mi
castigo. 35 Yo Jehová he hablado; así haré a toda esta multitud perversa que se ha
juntado contra mí; en este desierto serán consumidos, y ahí morirán. 36 Y los varones
que Moisés envió a reconocer la tierra, y que al volver habían hecho murmurar
contra él a toda la congregación, desacreditando aquel país, 37 aquellos varones que
habían hablado mal de la tierra, murieron de plaga delante de Jehová. 38 Pero
Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone quedaron con vida, de entre aquellos
hombres que habían ido a reconocer la tierra (Números 14:26-38).

Como pudieron ver, independientemente del pacto establecido por Dios con los levitas, eso
no evitó que ellos sufrieran pruebas en el desierto. A los levitas no se les dio heredad en
la Tierra Prometida, sino que se le dieron los diezmos anuales que los israelitas tenían
que presentar a Dios en el templo (Deuteronomio 14:29). Visto ahora el pacto levítico
pregunto: ¿Quién pactó? ¡Dios! ¿Hubo riquezas inmediatamente? No. ¿Hubo
pruebas? Sí.

42
Sexto Pacto: El Pacto Davídico.

Es el pacto que Dios hace con el Rey David que de su descendencia vendrá el Mesías que
salvará al mundo. Veamos:
4
Aconteció aquella noche, que vino palabra de Jehová a Natán, diciendo: 5 Ve y di a
mi siervo David: Así ha dicho Jehová: ¿Tú me has de edificar casa en que yo more?
6
Ciertamente no he habitado en casas desde el día en que saqué a los hijos de Israel
de Egipto hasta hoy, sino que he andado en tienda y en tabernáculo. 7 Y en todo
cuanto he andado con todos los hijos de Israel, ¿he hablado yo palabra a alguna de
las tribus de Israel, a quien haya mandado apacentar a mi pueblo de Israel, diciendo:
¿Por qué no me habéis edificado casa de cedro? 8 Ahora, pues, dirás así a mi siervo
David: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo te tomé del redil, de detrás de las
ovejas, para que fueses príncipe sobre mi pueblo, sobre Israel; 9 y he estado contigo
en todo cuanto has andado, y delante de ti he destruido a todos tus enemigos, y te he
dado nombre grande, como el nombre de los grandes que hay en la tierra. 10 Además,
yo fijaré lugar a mi pueblo Israel y lo plantaré, para que habite en su lugar y nunca
más sea removido, ni los inicuos le aflijan más, como al principio, 11 desde el día en
que puse jueces sobre mi pueblo Israel; y a ti te daré descanso de todos tus enemigos.
12
Asimismo Jehová te hace saber que él te hará casa. Y cuando tus días sean
cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el
cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. 13 El edificará casa a mi
nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. 14 Yo le seré a él padre, y él
me será a mí hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con
azotes de hijos de hombres; 15 pero mi misericordia no se apartará de él como la
aparté de Saúl, al cual quité de delante de ti. 16 Y será afirmada tu casa y tu reino
para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente. 17 Conforme
a todas estas palabras, y conforme a toda esta visión, así habló Natán a David
(2Samuel 7:4-17).

El Rey David fue considerado un hombre conforme al corazón de Dios. David fue
próspero antes del pacto porque heredó la corona de Saúl, pero aun así pasó por muchas
pruebas; situaciones producto de su desobediencia. Aún y cuando fue perdonado por
Dios por el mal que hizo, no se quedó sin su castigo. Veamos:
9
¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de
sus ojos? A Urías heteo heriste a espada, y tomaste por mujer a su mujer, y a él lo
mataste con la espada de los hijos de Amón. 10 Por lo cual ahora no se apartará jamás
de tu casa la espada, por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías
heteo para que fuese tu mujer. 11 Así ha dicho Jehová: He aquí yo haré levantar el
mal sobre ti de tu misma casa, y tomaré tus mujeres delante de tus ojos, y las daré a tu
prójimo, el cual yacerá con tus mujeres a la vista del sol. 12 Porque tú lo hiciste en
secreto; mas yo haré esto delante de todo Israel y a pleno sol. 13 Entonces dijo David
a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu
pecado; no morirás. 14 Mas por cuanto con este asunto hiciste blasfemar a los
enemigos de Jehová, el hijo que te ha nacido ciertamente morirá (2 Samuel 12: 9-14).

43
David fue perseguido por su hijo Absalón quien quería matarlo, sus mujeres fueron tomadas
en público, su nombre fue mancillado y humillado, en fin, pasó por muchas pruebas,
aunque fue bendecido. De su descendencia vino Salomón quien es considerado el rey
más prospero que ha tenido Israel, el cual fue bendecido por Dios sin hacer voto ni
promesa y mucho menos pacto. Veamos:
5
Y se le apareció Jehová a Salomón en Gabaón una noche en sueños, y le dijo Dios:
Pide lo que quieras que yo te dé. 6 Y Salomón dijo: Tú hiciste gran misericordia a tu
siervo David mi padre, porque él anduvo delante de ti en verdad, en justicia, y con
rectitud de corazón para contigo; y tú le has reservado esta tu gran misericordia, en
que le diste hijo que se sentase en su trono, como sucede en este día. 7 Ahora pues,
Jehová Dios mío, tú me has puesto a mí tu siervo por rey en lugar de David mi padre;
y yo soy joven, y no sé cómo entrar ni salir. 8 Y tu siervo está en medio de tu pueblo
al cual tú escogiste; un pueblo grande, que no se puede contar ni numerar por su
multitud. 9 Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para
discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan
grande? 10 Y agradó delante del Señor que Salomón pidiese esto. 11 Y le dijo Dios:
Porque has demandado esto, y no pediste para ti muchos días, ni pediste para ti
riquezas, ni pediste la vida de tus enemigos, sino que demandaste para ti inteligencia
para oír juicio, 12 he aquí lo he hecho conforme a tus palabras; he aquí que te he
dado corazón sabio y entendido, tanto que no ha habido antes de ti otro como tú, ni
después de ti se levantará otro como tú (1 Reyes 3: 5-12).

Pregunto ahora: ¿Quién pactó? ¡Dios! ¿Hubo riquezas inmediatamente? No. ¿Hubo
pruebas? Sí.

Séptimo y último Pacto. El Nuevo Pacto.

Es el pacto que Dios le comunicó al pueblo de Israel a través del profeta Jeremías y es el
que se inicia con la muerte de Cristo en la cruz. Veamos:
31
He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de
Israel y con la casa de Judá. 32 No como el pacto que hice con sus padres el día que
tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto,
aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová. 33 Pero este es el pacto que haré
con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente,
y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.
34
Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo:
Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el
más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más
de su pecado (Jeremías 31: 31-34).

44
Dios viene a la tierra encarnado en Jesús y nos traen un nuevo mensaje de amor,
misericordia y paz a toda la humanidad, ya la salvación y la vida eterna está al alcance
de todos aquellos que se arrepientan de sus pecados y reciban a Jesús como su Señor,
Salvador y Redentor. Jesús anuncia el Nuevo Pacto en la última Cena que tiene con sus
discípulos antes de ser entregado a morir. Veamos:
26
Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos,
y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. 27 Y tomando la copa, y habiendo dado
gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; 28 porque esto es mi sangre del nuevo
pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. 29 Y os digo que
desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba
nuevo con vosotros en el reino de mi Padre (Mateo 26:26-29).

En la época del sacerdocio levítico, en el templo había un velo detrás del cual el sumo
sacerdote entraba para estar en la presencia de Dios. Ese velo sagrado significaba
mucho para el Pueblo de Israel y para los levitas ya que detrás del velo estaba Dios y el
acceso a la presencia de Dios estaba reservado para el sumo sacerdote, quien era que
representaba al Pueblo ante Dios. Cuando Jesús muere, el velo del templo se raja en
dos partes, iniciándose así el Nuevo Pacto (Mateo 27:51-52). Con este nuevo pacto se
inicia la salvación por gracia y ya toda la humanidad tiene acceso directo a Dios, se
cambia el sumo sacerdocio Levítico por el sacerdocio de Jesús. Las personas que
recibieron a Jesús como su salvador, que con el paso del tiempo fueron llamados
cristianos, pasaron muchas precariedades económicas, fueron perseguidos, algunos
muertos brutalmente y otros, los sobrevivientes, dejaron todo y se dispersaron por el
mundo para predicar el evangelio. (Lea Hechos de los Apóstoles y las Epístolas de
Pablo). ¿Quién pactó? ¡Dios! ¿Hubo riquezas inmediatamente? No. ¿Hubo
pruebas? Sí.

Fuente: Los Siete Pactos, mensaje del Dr. David Diamond.

(El análisis de cada Pacto es responsabilidad de quien escribe H. Brea).

45
Guía para Administrar sus Finanzas Personales

"Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en
toda oración y ruego, con acción de gracias" (Filipenses 4:6)

Estamos viviendo tiempos difíciles y las finanzas inclusive de los cristianos se han visto
muy afectadas. En todas las iglesias del mundo hay personas con diferentes necesidades
económicas, hasta los ricos tienen necesidades económicas, pero en este momento les
voy a recomendar algunos tips que harán su situación financiera más manejable.

El dinero que recibimos de nuestro salario o nuestro sueldo por concepto de una labor
realizada durante un mes o una quincena es una bendición de Dios. Muchas personas en
el mundo sobreviven con menos de 1 dólar al día, pues si usted devenga un salario que
le permite cubrir sus necesidades básicas: agradézcale a Dios por ese privilegio.

Pues como el salario es una bendición, como bendición debe ser tratado, por lo tanto las
bendiciones no deben mezclarse con las cosas paganas. No demos invertir nuestro
dinero en cosas que no sean vitales. Al momento de cobrar debemos hacer una lista de
nuestros compromisos fijos: Ofrenda o diezmo, renta de la casa, servicios básicos,
alimentación, estudios y pago de deudas. Hay personas para las cuales las deudas
representan un buen porcentaje de su salario pero esos compromisos deben ser pagados.

Nunca debemos dejar a un lado nuestros compromisos con la obra de Dios y nuestra
iglesia. Si usted se congrega aporte en ese lugar según sienta en su corazón o como
voluntariamente haya convenido hacer. Recuerde que antes de ser cristiano usted
gastaba más de ahí en cosas improductivas y que lo llevaban directamente al juicio
eterno. Cuide su alimentación: Los pescados y los vegetales son económicos y más
saludables que las carnes y los enlatados. Si hay alguna ropa descolorida compre tintes
para ropa y tíñalas, lave usted mismo su carro y arréglese usted mismo las uñas y el
pelo. Cambie las bombillas incandescentes por bombillas fluorescentes de luz amarilla
para cuidar mejor sus ojos. Evite las llamadas costosas y no mueva su vehiculo si no es
necesario. Si puede ir a trabajar cómodamente en bus o en tren hágalo y economice
combustible. Si tiene un carro que consume mucha gasolina y puede cambiarlo por uno
que consuma menos y no tiene la necesidad de endeudarse en el cambio, hágalo.

No se meta en préstamos bancarios para cambiar cosas en su casa que no son vitales.
Evite endeudarse para cambiar un carro por uno más nuevo, si su carro no le está dando
problemas. No cambie su colchón si su cama está buena. Si es posible para usted reparar
algunas cosas de su casa hágalo, así le dará sustento a una persona que trabaja y se
ahorrará una buena cantidad de dinero. Evite los lujos, una vida cara implica hacer
sacrificios económicos y la situación actual del mundo no es como para estar mal
gastando el dinero. Si tiene algún talento explótelo y sáquele beneficio. Cualquier
entrada extra de dinero que le llegue inviértalo en el pago de sus deudas. Trate de honrar
todos sus compromisos, en especial con los bancos y nunca más se vuelva a endeudar,
aprenda a confiar en Dios como su proveedor y sustentador.

46
Programe sus pagos con bancos y prestamistas usureros, haga planes de pago de
acuerdo a sus ingresos y ore mucho, confíe en Dios y pongas sus finanzas y sus
negocios en manos de Dios y mi Señor le dará toda la sabiduría para administrarse
correctamente. Y recuerde algo:

La obra de Dios necesita tu ayuda: Ofrenda y diezma según hayas


convenido pero con el corazón agradecido y con felicidad, entonces así
serás bendecido.
7 8
porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así
que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto (1 Timoteo 6:7).

47
Conclusión.

Cómo alcanzar la Prosperidad


1
A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad
y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. 2 ¿Por qué gastáis el
dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente,
y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. 3 Inclinad vuestro oído, y
venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las
misericordias firmes a David (Isaías 55:1-3).

¿Entonces quienes son los bendecidos los que dan dinero o los que hacen el bien
ante los ojos de Dios? Yo creo en la Biblia porque toda Palabra escrita en ella es
inspirada por Dios (2 Timoteo 3: 16-17). El Señor nos habló bien claro en Isaías 55: 1-
3 que la gracia y la misericordia es gratis.

Debemos ofrendar generosamente para la obra de Dios. El templo donde vamos a


adorar al Señor necesita sostenerse. En una vida pasada gastábamos nuestro dinero en
vicios, pues ahora honremos a Dios con nuestras finanzas, cuidándonos siempre de no
faltarle el respeto.

Veamos que dice la Biblia sobre que debemos hacer para ser bendecidos, prosperados y
también algunas advertencias especiales:

Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre: pedid, y recibiréis, para que vuestro
gozo sea cumplido (Juan 16:24).
7
Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8 Porque todo aquel
que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 9 ¿Qué hombre
hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? 10 ¿O si le pide un
pescado, le dará una serpiente? 11 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas
dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará
buenas cosas a los que le pidan? (Mateo 7:7-11).
13
Si obedeciereis cuidadosamente a mis mandamientos que yo os prescribo hoy,
amando a Jehová vuestro Dios, y sirviéndole con todo vuestro corazón, y con toda
vuestra alma, 14 yo daré la lluvia de vuestra tierra a su tiempo, la temprana y la
tardía; y recogerás tu grano, tu vino y tu aceite. 15 Daré también hierba en tu campo
para tus ganados; y comerás, y te saciarás (Deuteronomio 11:13-15).
7
Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley
que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para
que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. 8 Nunca se apartará de tu
boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes
y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu
camino, y todo te saldrá bien. 9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente;
no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que
vayas (Josue 1: 7-9).

48
11
¿Para qué me sirve, dice Jehová, la multitud de vuestros sacrificios? Hastiado estoy
de holocaustos de carneros y de sebo de animales gordos; no quiero sangre de bueyes,
ni de ovejas, ni de machos cabríos. 12 ¿Quién demanda esto de vuestras manos,
cuando venís a presentaros delante de mí para hollar mis atrios? 13 No me traigáis
más vana ofrenda; el incienso me es abominación; luna nueva y día de reposo, el
convocar asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad vuestras fiestas solemnes. 14
Vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes las tiene aborrecidas mi alma; me
son gravosas; cansado estoy de soportarlas. 15 Cuando extendáis vuestras manos, yo
esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré;
llenas están de sangre vuestras manos. 16 Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de
vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; 17 aprended a hacer
el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a
la viuda. 18 Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren
como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí,
vendrán a ser como blanca lana (Isaías 1:11-18).
6
Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que
holocaustos (Oseas 6:6).
6
Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el
que siembra generosamente, generosamente también segará. 7 Cada uno dé como
propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador
alegre. 8 Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de
que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena
obra; (2 Corintios 9:6-8)

Este es un punto importante: Quien hace un pacto económico da por una necesidad, no
da con alegría y lo mismo pasa con los que ofrendan por imposición de la iglesia, lo
hacen por obligación y con tristeza. Debemos honrar a Dios con alegría.
23
!!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el
eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y
la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello (Mateo 23:23).
5
Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a
Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, 6 ya no ha de honrar a su padre o a su
7
madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición.
Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: 8 Este pueblo de labios
me honra; Mas su corazón está lejos de mí. 9 Pues en vano me honran, Enseñando
como doctrinas, mandamientos de hombres (Mateo 15:5-8).
1
Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo: 2 En la cátedra de
Moisés se sientan los escribas y los fariseos. 3 Así que, todo lo que os digan que
guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y
no hacen. 4 Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los
hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas (Mateo 23:1-4).
23
Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene
algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero
con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda (Mateo 5:23-24).

49
1
También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2
Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios,
blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3 sin afecto natural,
implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4
traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, 5 que
tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita (2
Timoteo 3:1-5).
7
porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 8 Así
que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 9 Porque los que quieren
enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que
hunden a los hombres en destrucción y perdición; 10 porque raíz de todos los males
es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron
traspasados de muchos dolores (1 Timoteo 6:7-11).
8
Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente,
misericordiosos, amigables; 9 no devolviendo mal por mal, ni maldición por
maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para
que heredaseis bendición (1 Pedro 3:8-9).

Cualquier comentario respecto a este libro es bienvenido siempre y cuando sea con
la Biblia en la mano. Tome en cuenta que lo hicimos no con la intención de dañar y
destruir sino de ayudar a nuestra familia evangélica. Si se sintió aludido por algo
escrito aquí pues revísese sino, ore por mí y por toda la familia evangélica del
mundo para que caminemos apegados a lo que dice la Biblia.

Muchas bendiciones, gracias por dedicarme parte de tu tiempo. Cristo viene pronto y
viene por un pueblo santo.

Héctor Antonio Brea Gil

Evangélico Pentecostal

Ministerio Cristiano Bíblico Planeta Tierra.

República Dominicana

hbreagil@walla.com

3/10/2010

50