You are on page 1of 2

Tantoyuca, Ver., a 27 de diciembre del 2010.

PRESIDENTE
COMISIÓN NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS

Bajo protesta de decir verdad, solicito la intervención de la Comisión Nacional


de Derechos Humanos a fin de que mi queja sea atendida, por considerar que
ha existido en mi perjuicio una violación a Derechos Humanos.

1.- Fabián flores Azuara, de veinte años de edad, soltero, por mi propio
derecho y señalando como domicilio para oir y recibir toda clase de
notificaciones el de mis padres los C. C. Raul Flores y María Azuara en las
calles de Hidalgo s/n, Col. El Llano de Platón Sánchez, municipio de
Tantoyuca, de éste Distrito Judicial en el Estado de Veracruz, actualmente
detenido en el CERESO de ésta ciudad y por medio de mi Abogado defensor el
Señor licenciado David Francisco Pastrana Rendón con cédula profesional
1222915 emitida por la Dirección General de profesiones de la secretaría de
Educación Pública, expongo que:

2.- Los hechos ocurrieron el veintiuno de diciembre del dos mil diez, al
vencimiento del Término Constitucional de setenta y dos horas mismo que fue
duplicado a mi solicitud para poder reunir pruebas de descargo de la
imputación que se me hizo por parte de la C. Agente del Ministerio Público, en
ése entonces adscrita al municipio de Platón Sánchez y en relación con los
actos imputados a mi persona.

3.- Los hechos que violan mis garantías individuales y humanas consagradas
por los artículos 16 y 19, de la Constitución Federal de la República ocurrieron
de la siguiente manera: “Estando presentes en la audiencia de fin de
término del periodo constitucional, tal y como ha quedado asentado la
SECRETARIA DE ACUERDOS HABILITADA EN LAS FUNCIONES DEL
JUEZ MIXTO DE PRIMERA INSTANCIA me dicta el auto de formal prisión
el día 21 de diciembre del 2010, en la causa penal número 80/2010-I en
obviedad de falta de pruebas, de que hubiere ocurrido señalamiento
directo en mi contra, de que se me hubiera visto participar en los hechos
generadores del delito, de que me hubiere resistido a declarar ante la
representación social en su oportunidad, de que siquiera hubiera
evaluado conforme a derecho las testimoniales de descargo ofrecidas, o
finalmente de que se hubieran cumplido con las formalidades del
procedimiento y de los artículos constitucionales arriba mencionados. En
el caso del artículo 19 que establece los requisitos para dictar auto de
formal prisión, en su fracción a.- Que la averiguación previa arroje datos
bastantes para comprobar el cuerpo del delito y, que, b) Haga probable la
responsabilidad del indiciado, no existieron ni existen datos suficientes
que permitan siquiera considerar que estaba presente en el lugar de los
hechos, como ha quedado demostrado con las testimoniales que fueron
ofrecidas por mi abogado defensor y que no fueron evaluadas por la
responsable, aduciendo que ése era su criterio, pero sin dar razones ni
jurídicas, ni lógicas, ni humanas de sentido común, por lo que solicité el
Amparo y Protección de la Justicia Federal para que se decrete la
suspensión definitiva del auto emitido.

4.- Es precisamente del Juzgado Mixto de Primera Instancia sito en Plaza


Hidalgo de Tantoyuca, en éste séptimo circuito de Veracruz, particularmente de
la Secretaria de Acuerdos la C. Licenciada (lo que no me consta), María Estela
Bustamante Rojas, Secretaria de Acuerdos del Juzgado Mixto de Primera
Instancia de éste Distrito Judicial, Encargada del despacho por
encontrarse el Titular disfrutando del segundo periodo vacacional, atento
a la circular número uno de fecha doce de enero del año en curso, emitida
por el Presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la
Judicatura del Estado, por ante la Ciudadana Reyna Guerrero Juárez,
secretaria habilitada para el efecto, de quien reclamo los actos que motivan
la presente queja.

5.- Es por ello que anexo a la presente queja los siguientes documentos:
A.- Copia del escrito de alegatos hechos por mi Abogado Defensor.
B.- Copia del Auto de Formal Prisión respectivo.

6.- Es propio de un Estado Totalitarista donde se han suspendido todas las


garantías, sea cual fuere el motivo, el que a un ciudadano como mi defendido
se le prive de su libertad, por el simple hecho de ir vestido de determinada
manera o color, no es más que prueba de la corrupción y falta de valores en la
que “sobrevivimos” puesto a que a esto ya no se le puede llamar vida, si
nuestras instituciones no proporcionan seguridad, ni justicia, ni bien común,
solo queda el hacerse justicia por propia mano, ¿Es esto lo que queremos,
para nuestros hijos, para México?.

ATENTAMENTE
LICENCIADO DAVID FRANCISCO PASTRANA RENDÓN
CÉDULA PROFESIONAL 1222915; UNAM.