La feria internacional de músicas del mundo, que naciera hace más de una década en Alemania, ha vuelto a celebrarse en Sevilla

con la asistencia de miles de profesionales del sector de los cinco continentes

¿Un encuentro musical?
RUBÉN CARAVACA FERNÁNDEZ Fotos: Lolo Vasco

Womex
l pasado 2 de noviembre, en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla (FIBES) se clausuraba la XIV Edición del Womex, la más importante feria internacional sobre las músicas del mundo. A la misma han acudido cerca de dos mil quinientos delegados de los cinco continentes, de los que cerca de cuatrocientos éramos españoles. Un número más que significativo ya que en otras ferias musicales recientemente celebradas en Europa, la presencia ha ido decayendo, aunque los datos no se pueden equiparar ya que estas últimas se dedicaban a otros géneros musicales, esencialmente pop y rock. Las razones de tan importante asistencia pueden ser varias, según quien lo explique te dará una versión u otra. Unos la achacan a un

E

presunto agotamiento de la música pop, donde no hay artistas realmente emergentes capaces de generar nuevas expectativas de negocio, lo que ha traído consigo que muchos de los promotores de este género intenten encontrar nuevos caminos en las llamadas músicas del mundo. Estos nuevos agregados acaban de descubrir que las músicas son cada vez más globales y todas se relacionan. Para otros el Womex es un encuentro donde se dan cita fundamentales promotores de música en directo, con una presencia reducida de discográficas, mientras que en otras ferias estas últimas tienen

mucho más peso, por tanto la crisis del sector y la difusión de la música grabada a través de nuevos formatos digitales ha traído consigo que muchas desaparezcan o se transformen radicalmente para adaptarse a los nuevos tiempos tecnológicos, no teniendo la necesidad de acudir a este tipo de encuentros. Por último están los que manifiestan que éste es un punto de encuentro igual de importante que otros, pero Sevilla tiene un atractivo que no poseen otros lugares. Womex tuvo su arranque en Alemania, a mediados de los 90, se ha celebrado cuatro años en la capital andaluza, a la que sucederá

Esta feria musical internacional ha contado con cerca de dos mil quinientos delegados llegados de todo el mundo, de los que cerca de cuatrocientos eran españoles
CAMBIO16 • 17 noviembre 2008 • Nº 1.928 • cambio16.info

58

cultura

Copenhague el próximo año. Durante cinco días se han realizado coloquios, debates, programas especiales en medios de comunicación, pase de películas y, sobre todo, conciertos. Estos son su base original, pero en los últimos años aquella filosofía se ha ido disolviendo convirtiéndose en un modelo comercial para beneficio casi exclusivos de sus organizadores y de los más próximos que buscan exclusivamente cierta rentabilidad inmediata.

Algunas críticas
Las condiciones impuestas para poder actuar hacen imposible que las propuestas más emergentes tengan cabida. Los grupos elegidos actúan sin recibir ningún tipo de remuneración teniendo que asumir todos los gastos de desplazamientos, hoteles, dietas… lo que hace que sólo aquellos que tengan un buen respaldo económico, discográfico o institucional pueden tener opciones reales para participar. Condiciones casi imposibles para los más jóvenes e independientes, en nuestra órbita, y prácticamente imposible para aquellos que proceden de países carentes de recursos, cuyos artistas sólo pueden acudir con el mecenazgo de alguien, normalmente una potente industria cultural. Para ser seleccionado hay que inscribirse previamente pasando, por supuesto, por caja. La cantidad abonada, si el grupo no es escogido, no sólo no se devuelve si no que, si nos estas pendiente, te vuelven a quitar una cuantía similar para la preselección de la edición siguiente, sin que nadie consulte al artista si le interesa volver a intentarlo. Lo anterior ha llevado a que calidad y nivel artístico cada año vaya bajando de manera considerable. Bastantes responsables de festivales, los más interesados en ver nuevos artistas para sus programaciones, acuden a la feria para en-

contrarse con sus compañeros de profesión pasando olímpicamente de las actuaciones, nada tiene de extraño este procedimiento. Cuando un profesional de cualquier otra rama económica acude a una feria internacional, lo hace para conocer las últimas novedades, no para encontrarse con propuestas que llevan años en el mercado. A la imposibilidad de ver algo innovador hay que

añadir las pésimas condiciones técnicas que suelen encontrarse los artistas, lo que impide mostrar su trabajo con garantías, después de los esfuerzos realizados para poder hacerlo. El público asistente se siente defraudado por las deficiencias técnicas, sobre todo los profesionales que saben percibir perfectamente ese tipo de carencias. La situación llega a límites de desfachatez cuando un grupo realiza proyecciones de imágenes, que suelen estar siempre adulteradas con la proyección permanente del logotipo de la feria de fondo, que se podría apagar con sólo apretar un botón y la voluntad por hacer bien el trabajo. La responsabilidad de que todo esto ocurra es muy extensa. En primer lugar las instituciones que permiten estas prácticas y las subvencionan. En la edición de este año además del Ayuntamiento sevillano y la Junta de Andalucía figura como patrocinador la Xunta de Galicia, apeándose del proyecto el Ministerio de Cultura. A todo ello hay que añadir el importante desembolso de las empresas españolas que han sufragado un buen número de stands y de páginas de publicidad en la guía oficial. A pesar de este esfuerzo los organizadores sólo han seleccionado a un artista español, Tomás De Perrate, propuesto por una empresa que no está instalada en ninguno de los territorios de las instituciones patrocinadoras, sino

cam-

cultura

en Aragón. El resto de los artistas nacionales participantes han sido impuestos por los patrocinadores. Todo ello ha traído consigo que De Perrate sea el único artista nacional incluido en el disco oficial del Womex. No sólo se desprecia la calidad de nuestros artistas, lo mismo se puede decir de nuestros profesionales de los medios, sólo una persona de nuestro país ha sido invitada a participar en los diversos debates planteados. Nadie ha valorado que nuestros festivales son de los mejores de Europa, los que menos han padecido la crisis de asistencia, que algunos de los más importantes artistas internacionales han surgido y se han desarrollado desde empresas españolas y, según los últimos datos conocidos, las grabaciones vendidas entre nosotros de las llamadas músicas del mundo, suponen el 21 por ciento de la cuota total de ventas discográficas de nuestro mercado.

Este encuentro ayuda a establecer contactos entre los distintos agentes del sector.

Sounds from Spain
Sin duda una de las mejores veladas del Womex fue la promovida por Sounds from Spain, en la que participaron el pianista sevillano Dorantes, un virtuoso que ha conseguido crear un estilo propio reconocido por todos. Invitó para la ocasión Arcángel, cantaor que cautivó al público que poco a poco iba llenado la carpa instalada junto al Teatro Lope de Vega. El duende flamenco dio paso a la fiesta con Peret. El maestro catalán de la rumba dio una muestra más de su buen hacer evidenciando que lo que le ocurre, profesionalmente, no es fruto de la casualidad sino del trabajo continuo bien realizado. Cerraba la sesión, ya con la carpa abarrotada, el madrileño Mastretta convirtiendo el escenario en un club donde escuchar las mejores melodías cinematográficas, incitando a todos al baile. Una magnífica velada que sólo fue posible por el patrocinio de la plataforma Sounds from Spain. La plataforma Sounds from Spain está promovida por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) y el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM) dependientes de Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y del Ministerio de Cultura, respectivamente. La Fundación Autor/ Sociedad General de Autores y Edi-

tores (SGAE), organismos dedicados a la exportación y la cultura de los gobiernos autonómicos de Madrid (PromoMadrid), Valencia (IVM, IVEX) y Canarias (Canarias Crea) y las organizaciones profesionales Asociación Española de Editores de Música (AEDEM), Asociación de Representantes y Técnicos del Espectáculo (ARTE), Productores de Música de España (Promusicae) y UFI (Unión Fonográfica Independiente). Es el primer intento para unir a la profesión y mostrar el papel relevante de nuestra música, no sólo desde el punto de vista creativo, también desde el económico, abriendo puertas y posibilidades para su internacionalización y exportación, estando presente en los encuentros musicales más interesantes, ayu-

dando y contribuyendo a la presencia de nuestros artistas en mercados como el americano, el europeo o el chino. Bajo su cobijo en un pabellón propio, cuarenta y nueve empresas y sociedades pudieron desarrollar sus actividades. Llama la atención que a la plataforma apoyada y promovida desde el gobierno de la nación, sólo se hayan sumado comunidades autónomas gestionadas por el PP, lo que pone de manifiesto la falta de un criterio cultural homogéneo del partido gobernante. Aragón, Galicia, Baleares, Cataluña o Andalucía, gobernadas por socialistas, solos o en coalición, han preferido presentarse diferenciadas, igual que Euskadi o Murcia, esta última regentada por el PP. Quizás

60

CAMBIO16 • 17 noviembre 2008 • Nº 1.928 • cambio16.info

cultura

La profesión conoce, y en privado denuncia, lo que ocurre. Pero nadie se atreve a plantar cara como se hizo en el año 2000 con la celebración del Strictly Mundial en Zaragoza. Los motivos, varios. Un cierto amiguismo de los más favorecidos que intentan evitar perder sus privilegios, la desunión existente y el medio a pronunciarse en contra de las actuaciones institucionales por temor a represalias. A ello hay que añadir un cansancio de nuestros profesionales más veteranos, curtidos ya en muchas batallas, sin que emerjan nuevas incorporaciones que den aire nuevo, empuje y una cierta transformación al sector. Renovación muy complicada si observamos lo que ocurre en el resto de Europa, donde aquellos emprendedores de la world music a los que todos admirábamos, se han anquilosado, en el mejor de los casos, y/o están al borde de la jubila-

ción, posiblemente más mental que física. Trayendo consigo un conservadurismo musical latente, un aburguesamiento innegable y un fomento del amiguismo evidente. Sólo hace falta echar un vistazo a

los últimos números de las revistas especializadas europeas donde aparecen casi los mismos artistas que lo hacían hace más de una década. Si así está la profesión poco se puede pedir a las instituciones, que en algunos lugares gozan de mucha mejor salud. Pero en el Womex también han habido actuaciones, aunque pocas, muy dignas y excelentes, como la protagonizada por los colombianos de La-33, la china Liu Fang o el hondureño Aurelio Martínez. Lo que viene a demostrar otra vez que el dinero estará en el norte pero la creación es sureña. También se han dado pasos para la creación de una asociación de promotores de festivales y los múltiples contactos y reuniones ayudarán a profundizar y desarrollar el trabajo de muchos profesionales que logran mantener a pesar de todo, y de todos, la vigencia de las músicas del mundo.■
www.rubencaravaca.blogspot.com

con los recortes de presupuesto que se prevén algunas más se sumen a la iniciativa. De no hacerlo evitarán estar presentes en algunas citas musicales imprescindibles, siendo los artistas y las empresas de sus comunida-

des los mayores perjudicados. Es importante su fortalecimiento y mostrar nuestras músicas de manera homogenizada, diversa y plural, reflejando la profesionalidad de artistas, empresas, promotores, productores, edito-

res e instituciones cuya importancia es mucho mayor que la que se nos reconoce internacionalmente. Asociaciones y colectivos profesionales lo tienen claro, sólo el trabajo común ayuda a conseguir resultados. Sería inte-

resante que los responsables políticos también lo pensaran así. Nuestras músicas, que no entienden de fronteras, son suficientemente pujantes y no están donde les corresponde. Mientras no se trabaje de manera conjunta, coherente y coordinada estaremos en inferioridad de condiciones para poder competir en un mercado tan global como el musical, participando en esa globalización desde la diversidad local, regional y nacional. De la desunión sólo salen beneficiados otros, para nada nuestros profesionales, que ocupan un papel que no les pertenece. Un estado descentralizado, incluso federal, no debe ni puede ser la excusa que impida el crecimiento de una profesión que tanto aporta a la economía e imagen del mismo. ■

cambio16.info • Nº 1.928 • 17 noviembre 2008 • CAMBIO16

61

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful