You are on page 1of 6

El mayordomo es el asesino!!!

…me dijeron para cargarme en la comisaría antes de


salir.
Por supuesto que absolutamente nunca el mayordomo es el asesino, salvo en las novelas
policiales inglesas, donde usan al mayordomo para conectar personajes y situaciones.
Pero lo increíble es que en este asesinato al menos HABIA un mayordomo en la casa.
Ese, es el verdadero motivo de que el mayordomo nunca es el asesino.
Es muy simple …NUNCA hay un mayordomo.
Si los hubiera no fumaría tanto en la investigación, ni tendría que dejar los particulares
30 por cigarrillos rubios para no sentirme tan embotado.
De todas maneras. En este caso. Además. No solo el mayordomo es el único que tiene
lo que lamamos una coartada…
Si no que si fuese solo UNO o dos los imputados calificados, no solo para una
investigación sino para un PROVADO proceso de prueba , culpabilidad y hasta
SENTENCIA agravada…ya los hubiese detenido y me hubiese ido a casa.
Pero el problema es que hay mas de uno y hasta incluso todos pueden haber sido juntos
o coordinadamente entre otras obvias causales por la herencia en libras que dejo la
duquesas en donde todos son herederos.
Y además.
La promiscuidad sexual del grupo familiar es tal que no existe ni la oportunidad de
perder el tiempo buscando un móvil.
Estoy en el bar de la esquina tomando un café y buscando que sea el ultimo.
El adiós a este caso.
Y el olvido de la comisaría y de las cargadas a la vuelta.
No. No González… no pude ser
Verifiqueló..
Estos son inocentes porque no son mayordomos
( ya e los imagino)
¿Sabrían ellos en la Comisaría que acá había un mayordomo?

Repasando las fotos veo claro que en la desnudez de la victima hay señas evidentes de
actividad sexual, aunque eso no me sirve como prueba de delito porque la Duquesa de
Rorchshire era mas promiscua que todos sus invitados.
Aunque escondiese en su flema inglesa y sus sombreros ridículos una actitud distante y
altanera, que hacia imposible imaginar su verdadera vida.
La casa era un palasette replica de la casa de huéspedes de su palacio en Yorkshire.
Traída piedra por piedra de Inglaterra y equipada hasta el mas mínimo detalle, desde la
mas oculta alfombra o el juego de porcelanas para tomar el te, no como, sino IGUAL a
su terruño.
Hasta la heladera estaba llena de comestibles que hablaban ingles.

La habitaban además de la Duquesa, Meredith Pontiac y su marido Yan ( de


ascendencia oriental pero Británico el también), sobrinos de la Duquesa, y Jane Irving
de Commonwell y Peter Melbours, dos amigos de la casa venidos a menos y
desocupados totalmente, viviendo solo de sus viejas glorias.
No había niños ni ese día ni por lo general nunca.
Pero había juegos para ellos, en el inmenso jardín de pasto bien cortado, también traído
del Viejo Continente, junto a la cancha de Criquet.
El caserón era inmenso, pero salvo para las fiestas el resto de las habitaciones estaban
desabitadas, y el único personal de servicio estable era el mayordomo.
El cual no tenia demasiado trabajo con los pocos habitantes de la mansión.
“Leticia..
je ne sabe pas…
Que la vie ne rien san tua”

Meredith y Yan habian pasado lo que podria llamarse “la hora perdida” haciendo el
amor.
Esa era su no coartada porque nadie los había visto ni irse ni volver ce la fiesta.
La hora perdida era la hora aproximada donde los peritos habían establecido que se
había perpetuado el homicidio.
Los Pontiac era muy particulares en el sexo.
El tenia una obsesión por el sexo oral.
Se ponía en la cama y con un movimiento lento y pausado ( que Meredith sabia bien
donde terminaba) hacia un semicírculo muy amplio con su brazo, para terminar
indicando con su índice su pene.
El le había hecho prometer en su casamiento que nunca le iba a tener que pedir de
practicarle sexo oral.
Por lo tanto no se lo pedía.
Se lo señalaba.
No solo cuando quería.
En medio de cualquier otra variante de acto sexual el se salía del todo y se ponía en la
cama.
Hacia ese gesto amplio, y terminaba señalando su pene.
Lo hacia así amplio, porque no le gustaba que se la besaran si no estaba parada .
Ella tenia que reaccionar antes de que la mano llegara a señalar el pene
Pero no demasiado antes.
Porque en ese tiempo tenia que esperar que se le parara.
Y a el se le paraba siempre, porque sabia que ella se la iba a chupar.
A veces, pocas veces, ella no respondía. . Y el la dejaba no responder.
Era cuando estaba muy cansada de tantos orgasmos.
En esos casos el se reía y se sentía orgulloso de su éxito como amante..
Incluso Yan , hacia el chiste de hacer el gesto amplio, en cualquier lado.
Claro que por su puesto, no llegaba a señalarse su pene.
Apenas alzaba su brazo Meredith sabia donde terminaba el gesto.
Y no solo usaba el gesto para el sexo oral.
Lo usaba como mensaje machista, para que Meredith callase o hiciese o dejase de hacer
algo.
En cualquier momento. Y en cualquier lugar
Con la compañía de quien sea.
Era como un SIT! Ordenado a un perro.
Pero Meredith y Yan se veia claramente que se amaban y que por ende ella se lo
chupaba gustosa y agradecida
Por eso el sabia que ella era feliz y que hacia en definitiva lo que a ella le gustaba.
Sobretodo porque… como decía….cuando ella estaba agotada de tanto placer… el se lo
hacia también de chiste.
Compartiendo la intimidad de un acuerdo completo.
Eran amigos, en definitiva.
Pero el cadáver mostraba signos evidentes de sexo oral y ellos eran los principales
herederos.
¿Se había negado la duquesa o se habrá negado ESA VEZ, a practicarle sexo oral a
Yan?
¿La habrían matado porque se indigno o se burlo de la actitud machista?
¿La habrá matado Meradith por sentirse ofendida por el rechazo?

Si hubiera sido otro caso, los hubiera detenido en el momento.


Con esa sexualidad y la sexualidda de la duquesa hubiese sido casi imposible que no
resultasen culpables incluso si fueran inocentes.
Pero…

“Je tes amurez de tua”

…quedaban Jane y Peter por entrevistar


Obviamente lo mas y casi lo único importante de la investigación, era su actividad
sexual y que habían hecho en la hora perdida.
Tampoco ellos tenían coartada porque tampoco a ellos los vieron ir ni volver de las
habitaciones, y también ellos estuvieron haciendo el amor.
Según contó Jane el se la metió por el culo…pero a ella no le dolió a pesar de que
mucho no le gustaba.
En primer lugar porque no se la metió toda.
Solo hasta sentirla entregada y suya y decirle:
Tu culo es mío.
Tengo razón?
Tengo razón que tu culo es mío?
El se la estaba cogiendo por atrás bastante fuerte pero no por el culo y la saco
ostentosamente y le avisó:
“ahora te cojo por el culo”
Asi en esa posición en cuatro patas como estaba Jane.
Se la metió muy despacio y sin problemas porque ella estaba muy excitada.
Le había dicho antes a Peter que la vagina y el ano y toda la zona entre ellos, se le
hacían una única cosa.
Que le gustaba que le acariciara o le hiciera lo que sea alli.
Allí cuando la escucho, fue done el se excitó y se le ocurrió la estrategia
La empezó a coger en cuatro patas, metiéndosela toda adentro, pero después lo empezó
a hacer mas despacito y solo con la puntita para de a ratos y siempre solo con la cabeza
del pene entrar y salir rapidísimo..
…Cuando ella estaba desesperada porque se la metiera toda adentro le pregunto:
“ la queres toda”?
“ la quieres toda ADENTRO mi amor”?
Ella pidió por favor casi suplicando y contorneándose..
Entonces el le dijo:
Te la voy a meter toda pero por el culo”
Ahora te rompo el culo”
La quieres igual”?
Toda?
Ah… ahora toda no te animas ( le dijo)
Los deje contarme todo, y la verdad no entendía porque me estaban contando tanto
detalle hasta que Jane me dijo: “evidentemente nosotros no pudimos haber sido porque
estuvimos muy ocupados”
Sin embargo Peter tenia manchas de sangre en el pene y había que esperar el informe de
laboratorio.

“Je taime”

Mientras esperábamos el informe forense, entreviste a los invitados dado que todos ellos
participaban de al menos una apequeña parte de la herencia.
Pequeña pero no insignificante a esta gente socios todos del Yoth Club Buenos Aires y
dos socios invitados del Yoth Club de Nueva Cork.

“Je taime”

Gwenett y Jannie eran una pareja de lesbianas bisexuales que habían estado esa hora
perdida junto con George ( a que llamaban Push por chiste a Bush y porque la tenia
increíblemente grande)
En realidad mas larga que ancha.
George no había estadio todo el tiempo con ellas, pero las había observado.
Se había excitado mirando y había terminado por participar de lo que antes solo
observaba.
De todas maneras el la tenia muy grande y a Gwnett y Jannie les gustaba el sexo dulce y
suave.
Decían que por eso eran lesbianas.
Además no se la chuparon con amor ni agradecimiento, porque su miembro no era lo
que a ella les producía placer.
Pero el contraste les gusto y se la chuparon mientras se besaban alternativamente.
De esa manera con el amor entre ellas, llegaron a excitarse y una de ella le pidió a
George que la penetrase al mis o tiempo que la otra se la chupaba .
George la tenia muy larga y entendiendo su sexualidad no se la metia toda y la metia y
la sacaba despacio.. Así que no estuvieron incómodos y los tres acabaron.
El la saco y masturbándose les acabo en las tetas y la cara, y ellas provaron el semen
que no les gusto.
“Las gotas de semen eterno…” estaban esparcidas por doquier en la escena del delito.
Así que este tipo de sexualidad, era la mas probable de haber acompañado el momento
del crimen.

“O mon amour je taime”

John fue un caso especial.


A el no le gustaba acabar. Ese era su secreto con las mujeres.
Podía estar horas haciendo el amor hasta que recién DECIDIA acabar.
Por ende las hacia acabar una y otra vez porque le gustaba sentir el placer del otro.
Incluso a veces acababa sin eyacular.
A veces las mujeres se sentían rechazadas y causales de su no acabar.
Pero el las callaba habiéndoles acabar de nuevo.
Por fin uno para descartar de los sospechosos.
Además, no era heredero de ni siquiera una parte.
“Mua non plus”

Por ultimo entreviste a los Smith Smith y ellos hicieron algo sorpresivo.
Se desnudaron enfrente mío y empezaron a hacer el amor.
No mostraban nada que pareciese necesario mostrar.
Lo hacían en forma tradicional en la posición del monje.
El se contorneaba todo el cuerpo mientras alternaba entre besarla ( mucho) y morderla a
veces ( muy poco pero bastante fuerte).
Mientras contorneaba su cuerpo como una serpienete o como una ola u onda que
recorria su cuerpo, se la metía cada vez mas adentro en cada ola.
A veces la sacaba y le metía solo la punta pero muy velozmente para alternar con
metérsela toda muy adentro y muy despacio dejándosela adentro quieto.
Solo cuando ella estaba completamente pero completamente entregada, le empezó a dar
unos como “golpes de entradas mas violentos que siempre alternaba con el serpenteado
mas lento y pacifico esta vez lateral como si quisiese abrirle la concha en diferentes
direcciones.
Parecía que el la sentía como si la conociese de memoria.
Cuando ella comenzó a acabar ( acabo dos veces) el la cogia despacio pero profundo
Muy extrañamente se la metía violentamente.
Era claro que sentía el orgasmo de su pareja
Solo en el ULTIMO momento de su orgasmo , la sacudio como un hombre coje a una
prostituta
Solo en el ultimo momento.
Allí ella al mismo tiempo suspiro y lloro de emoción enamorada.

Les pregunté porque habían hecho esa exhibición… me contestaron : porque era la
única manera de demostrarle que evidentemente nosotros no fuimos porque nos
amamos y no amamos la violencia.
Allí entendí todo.
No lo que ellos me decían. Que no tenia ningún sentido. Sino todo el caso.
Allí entendí todo.

“Tu etes toutte pour mua”

Evidentemente el asesino había sido el mayordomo.


No tenia un móvil ni una prueba para inculparlo ni sospechar de el.
Pero el era el único que pudo observar el movimiento de todos los demás y asesinar a la
duquesa si ser visto.
No tenia pruebas para condenarlo y ni siquiera para acusarlo pero sabia que había sido
el.
Además quería terminar mi trabajo y mi café que se había enfriado.
¿Cómo supe que fue el?
En realidad no lo se.
Y no me importa.
Tampoco me interesa demostrarlo.
No estoy escribiendo un cuento donde el lector se puede sentir defraudado.
Simplemente voy a mandar a mi ayudante que le tome la confesión.
Que los haga reunir a todos como os cuentos policiales ingleses y enfrente de todos le
pregunte:
¿Por qué?
Solo eso.
El mayordomo, seguro de estar entre muchos sospechosos y sorprendido por la certeza
de la acusación va a confesar el como, el cuando y el porque.
Caso cerrado
La verdad me pone contento.
Odio a la flema inglesa.
Y mucho más a sus entupidos e inútiles “próceres” de la literatura policial.
Como si escribir un policial necesitase mas de una hora de trabajo.
Y leerlo no sea mas que una hora perdida.

Además había ido a la cancha de Racing el domingo.


Nada menos que a la cancha de Racing.
Y habia cantado y bailado y saltado en la tribuna
“el que no salta es un ingles”
( y no había un solo ingles en esa cancha)