You are on page 1of 17

Las Claves de la arquitectura

Perelló, Antonia María (1994).
http://www.almendron.com/arte/arquitectura/claves_arquitectura/clave
s_arquitectura.htm

Introducción:

La arquitectura se define comúnmente como el arte de proyectar y
construir edificios o espacios para el uso del hombre, siendo
considerada «arte» desde el momento en que conlleva una
búsqueda estética. No obstante, las definiciones de arquitectura son
tantas como teóricos y arquitectos las han intentado.

Ya Vitruvio, en De Architectura (siglo I a.C.), señalaba como características
de la arquitectura la firmitas, o seguridad a nivel técnico y constructivo, la
utilitas, o función a que se destina, y la venustas o belleza que posee. Por
su parte, Leon Battista Alberti, en De re aedificatoria (1450-1485), afirmaba
que la arquitectura consistía en la realización de una obra de manera que el
movimiento de los pesos o cargas y el conjunto de materiales elegidos,
fuese útil al servicio del hombre. En el siglo XIX, Eugène Viollet-le-Duc
consideraba que la arquitectura o arte de edificar constaba de dos partes
igualmente importantes: la teoría y la práctica. Mientras la teoría abarcaba
el arte, las reglas heredadas de la tradición y la ciencia que podía ser
demostrada por fórmulas invariables, la práctica era la perfecta adecuación
de la teoría a los materiales, al clima, a las necesidades que se pretendía
cubrir en cada caso. John Ruskin, el autor de Las siete lámparas de la
arquitectura (1849), especialmente preocupado por cuestiones
socioculturales y económicas, definía la arquitectura como el arte de
decorar y componer edificios cuya contemplación debía contribuir a la salud,
a la fuerza y al placer del espíritu humano. De una manera más práctica y
moderna, Sigfried Giedion definió la creación arquitectónica como la
correcta aplicación de los materiales y de los principios económicos a la
creación de espacios para el hombre. Dentro de esta variedad de
definiciones del hecho arquitectónico, sobre cuyas interpretaciones más
adelante nos extenderemos, no podemos dejar de mencionar la existencia
de otras basadas en el aspecto semántico de la arquitectura.

que nos lleva a CASA vivir en permanente contacto con ella. la de piedra. la del hormigón armado y. del nivel tecnológico que esa sociedad posea y de las necesidades que se pretendan cubrir en cada caso y que son. aptitud y belleza. la paradoja surge al comprobar que. obviamente. el más lejano para la mayoría de nosotros. La técnica constructiva de una sociedad depende. la de tierra cocida. Se deriva de estas definiciones que la BORROMINI arquitectura presenta ciertas peculiaridades que la diferencian de las demás artes. La arquitectura posee pues un sentido . Siguiendo a Alexandre Cirici. diremos que existe la arquitectura de madera. La técnica constructiva es aquella parte de la arquitectura que se ocupa de la correcta utilización de los materiales en función de sus cualidades y de su naturaleza. finalmente. de modo que cumplan satisfactoriamente las condiciones de solidez. La mayor dificultad radica en sus formas no figurativas. Sin embargo. la de ladrillo. entre otras cosas. el lenguaje FEILNER de la arquitectura parece ser el más desconocido. Las tecnologías con que cuenta la arquitectura son diversas y pueden darse solas o combinadas. a pesar de su funcionalidad. OLÍMPICO Que una arquitectura debe servir para aquello para lo que ha sido creada es evidente y será precisamente este aspecto funcional el que originará las múltiples tipologías de edificios según su finalidad. variables según las épocas y las culturas. por cuanto nos ha hecho comprender el valor intrínseco de las formas desnudas de significaciones figurativas. la metálica. en su abstracción. con las técnicas inherentes a cada una de ellas. En este aspecto. Un de ellas es la preponderancia de los aspectos materiales y técnicos. el aprendizaje al que nos ha sometido la pintura abstracta contemporánea resulta especialmente importante. la que utiliza el plástico y la fibra de vidrio. así como la textil. El aspecto funcional es otra de las TEATRO características diferenciadoras de la arquitectura.

y en que posea un lenguaje formal abstracto susceptible de ser interpretado. etc. en el desconocimiento generalizado que se tiene de ella. determina un volumen.. lógicamente. De es a posibilidad de un recorrido interior se desprende un nuevo factor: el temporal. Espacio interior que. que. diferenciándolo de las demás artes. CENTRE dibujos de fachadas. cortes transversales y longitudinales. no es en estos rasgos donde se halla su esencia. El elemento que verdaderamente caracteriza el fenómeno arquitectónico. Las publicaciones sobre arquitectura utilizan planos de plantas. populares. Los cortes transversales y longitudinales nos proporcionan informaciones parciales acerca de la . en que la preeminencia de los elementos materiales y técnicos y los valores funcionales sean características diferenciadoras. comunicativo. en el que se mezclan factores referenciales de todo tipo: religiosos. Así. resulta insuficientes para representar de manera satisfactoria el espacio e intentar sustituir la múltiple experiencia personal del edificio. perspectivas axonométricas. si bien constituyen poderosos auxiliares y cada uno de ellos posee reconocidos valores. es el espacio. SANT'IVO Estas características de la arquitectura conllevan DELLA graves problemas de representación y esto SAPIENZA repercute. POMPIDOU fotografías. pero quedan muchas incógnitas. políticos. el del tiempo invertido en la realización del mismo. Si no puede decirse que se conoce un edificio hasta que se ha experimentado su interior y analizado las relaciones de éste con el exterior. Pero aun conviniendo en que la arquitectura sea el arte de diseñar y construir edificios. etc. nos comunica datos sobre el sistema de cubrición utilizado. definido por unos límites físicos -muros-. la planta de un edificio es una de las informaciones ESCUELA más valiosas que podemos poseer para juzgarlo DE ARTE puesto que además de permitirnos conocer su forma. al tiempo que posibilita la función arquitectónica y el recorrido interior del edificio. es evidente que nuestra experiencia arquitectónica es reducida. históricos.

las bóvedas. donde nació el sistema de construcción abovedado. en ocasiones. ni la diversa incidencia de la luz sobre ellos. estores. con sus diversos aparejos y su estereotomía. pero engañosas respecto a la escala humana. distribución interior del edificio. por su parte. El cine. laminados o planchas. posiblemente una de las más antiguas. alfombras y entoldados. y la de plástico. la metálica. con el exterior. con el uso de cuerdas. Las maquetas son útiles en cuanto que reflejan las relaciones volumétricas existentes en el edificio. tal como ocurre con los dibujos de las fachadas. Estas representaciones frontales únicamente pueden reproducir dos magnitudes y no tienen posibilidad de representar de forma adecuada las diferentes cualidades de los materiales. obviamente. entre las más modernas. Otros medios de representación arquitectónica son las maquetas tridimensionales y el cine. como el ladrillo. pero siempre de una manera fragmentaria. con toda una tecnología derivada de los encofrados. en los templos chinos y japoneses de múltiples pisos. con sus sistemas de entramados y. puede suplir al ojo humano y sus recorridos. la latericia o de piezas de alfarería. la de hormigón. la textil. Elementos materiales y técnicos: La arquitectura cuenta con diferentes tecnologías que pueden darse aisladas o bien combinadas. enriquecen nuestro conocimiento de la arquitectura sujeto de estudio al darnos una visión volumétrica de la misma. Los instrumentos o herramientas a utilizar en cada momento dependerán. Como decíamos antes. la pétrea. la de tapia. los tabiques. una de las más comunes en Occidente y tal vez la más conocida por nosotros. tanto en su interior como. por su parte. existe una arquitectura en madera. con estructuras típicas como son los arcos. de la que tenemos muy buenos ejemplos en las construcciones orientales. Las perspectivas axonométricas. que dio lugar a las magníficas construcciones del Próximo Oriente. cualidades que fueron importantes para los arquitectos que las construyeron y que la fotografía sí tiene la potencionalidad de recoger. de la técnica constructiva a la que tengan que auxiliar y por ser demasiado prolija aquí su enumeración. de fango o tierra sin cocer. en el interior del edificio. con múltiples puntos de vista. entramados y armaduras de cubierta. haremos mención . de fundición. con una gran variedad de envigados. etc.

la forma se une a la materia sin la cual. Rudolf Arnheim. LA FORMA Y SUS LECTURAS La arquitectura. el arco. como dijimos anteriormente. frío y comportamiento muscular.. efecto derivado de sus intrínsecas cualidades expresivas: así. la primera no existiría. por lo que han de ser valoradas por ellas mismas.. Al modo en que cada uno de estos lenguajes arquitectónicos se articulan y se aplican podemos denominarlo estilo. sin cabida para la interpretación a base de identificadores con la realidad y la apariencia. etc. Las formas arquitectónicas constituyen. los dinteles. así como de los pensamientos y esfuerzos resultantes». salvo en el caso de elementos decorativos. la línea horizontal comunica estabilidad. a su vez. por ejemplo. presenta unas determinadas formas físicas plasmadas en diferentes materiales.. En definitiva. Todos ellos forman parte de sistemas constructivos determinados (adintelado. propone una análisis basado en la mera percepción: «Un edificio es en todos sus aspectos un hecho del espíritu humano. para Arnheim las formas tienen un determinado efecto psicológico sobre quien las contempla. CASA BATLLÓ Elementos formales y compositivos La forma es la apariencia sensible de las cosas y la forma artística es la que surge de las manos del artista creador. tacto y calor.de algunos de ellos al tratar de los correspondientes materiales. de la vista y del sonido. abovedado.) y. como las pictóricas o las escultóricas. El estudio de las formas arquitectónicas puede realizarse según métodos diversos. de lenguajes arquitectónicos concretos. Una experiencia de los sentidos. la vertical es símbolo de infinitud. En el proceso de creación. como todas las artes plásticas. En la arquitectura estas formas son puras. el pilar. de . la bóveda. no figurativas. las molduras. Los elementos formales básicos del lenguaje arquitectónico son la columna. como ocurre con determinadas tendencias de la pintura y la escultura. un lenguaje que contiene la posibilidad de transmitir mensajes.

obra de Peruzzi. evitando su aislamiento y contribuyendo a que la ordenación se dificulte y a que una ligera vibración parezca adueñarse de los muros. Munich). el círculo comunica equilibrio y dominio. dado que se trata de una profundidad estructurada en una serie de zonas. un tema absolutamente preeminente. flexibilidad. una voluta ascendente es alegre. estabilidad. La elipse. por su parte. siglo XVIII. En ellas. siglo V a. pluralidad-unidad. mientras que la esfera y la semiesfera (cúpulas) representan la perfección. mientras que la curva indica dinamismo. una decoración superficial que centra su interés . superficial-profundo. en el campo del análisis arquitectónico. por su parte. ascensión. multiplicando los bordes y complicando las formas. fuerza. forma cerrada-forma abierta. inestabilidad. La arquitectura superficial o plana es aquella que no ofrece sensación alguna de profundidad. Extrapolando estos conceptos a la arquitectura tendríamos que la arquitectura lineal es aquella cuyas superficies están dominadas por la línea. Las luces y las sombras se independizan de las formas. asimismo. por las formas de contornos limpios y precisos. obra de los hermanos Asam. Atenas) La arquitectura pictórica. claridad absoluta- claridad relativa..C. la forma cúbica representa la integridad. quien realiza el análisis de cualquier obra de arte a partir de cinco pares de conceptos opuestos. Existe. penetrando en los interiores. al contar con dos centros comunica inquietud. entremezclándose con autonomía del material constructivo. Este método ha sido también aplicado corrientemente a la pintura y a la escultura. A nivel tectónico poseen un volumen principal. aun cuando verdaderamente la posea. Veamos a continuación el significado y la aplicación que estos pares de conceptos tuvieron. la luz y la sombra están al servicio de la forma y sólo existen por su vinculación con ésta (Partenón. en su momento. siendo su uso menos habitual en manos de la crítica arquitectónica. Presenta muchos aspectos y no un tema preponderante. El estilo pictórico en arquitectura logra su mayor intensidad en los interiores (interior de la iglesia de San Juan Nepomuceno. Roma). Las parejas de conceptos mencionados son las siguientes: lineal-pictórico. la línea recta significa decisión. invalida la línea como limitadora. de diferentes planos situados simplemente unos tras otros (Villa Farnesina. mientras que si por el contrario es descendente comunica tristeza. siglo XVI. Otro sistema de análisis formal es el de la visibilidad pura de Heinrih Wölffin.

o de formas abiertas. transmiten la sensación de no estar colmadas. siglo XVII. por la imposibilidad absoluta de desplazamiento y por el uso de formas delimitadas. se caracteriza por la importancia dada a la estructura.. En oposición a la arquitectura superficial. quiere dar apariencia de libertad..en los paños de pared y en los motivos planos (decoraciones realizadas durante el Neoclasicismo por R. obra de Brunelleschi. Es propio de este tipo de arquitectura el elemento geométrico y proporcionado. analicemos ahora cuál es la impresión que producen. gozaba en comunicar. H. construida por Bernini. Adam). Si bien en un principio debemos convenir en que todas las arquitecturas son de formas cerradas o tectónicas porque eso está en su propia naturaleza. Florencia). de no estar saciadas. desprovistas de límites y que. Horta. existe siempre una cierta complicidad que les permite formar un conjunto. Juega con la irregularidad y disfruta ocultando la regla que la rige y que la arquitectura tectónica. Francia). su opuesta. Roma). J. cuál la imagen que dan. aun individualizadas. la arquitectura atectónica. Por el contrario. La arquitectura tectónica. Usa formas abiertas. Es obvio que entre las diversas formas. Son arquitecturas plurales la griega o la renacentista. henchidas por una nueva vida interior (son las formas del Modernismo: Gaudí. de satisfacción. utiliza la luz y las cesuras en los ritmos del trayecto (Scala Regia del Vaticano. siglo XVII. siglo XV. sin prescindir totalmente del orden. Todo ello produce una sensación de plenitud. Para acentuarlas. como denominaremos a partir de ahora a la definida por formas cerradas. en consecuencia. En la arquitectura plural cada forma se expresa con autonomía y su belleza se manifiesta con clara individualidad. es la que. formas que parecen haberse ablandado súbitamente. aparentemente inacabadas. al igual que las formas rígidas que les confieren impresión de quietud y reposo (Capilla de la familia Pizzi. bien cerradas. propio de lenguajes jóvenes que en sus primeras etapas sienten aún la necesidad de precisar uno a uno los signos de su código. podemos hablar de una arquitectura con profundidad que evita las impresiones planas y busca el efecto de relieve mediante la intensidad de las perspectivas. La decoración podrá tener profundidad con la ayuda de las pinturas ilusionistas y de los espejos que contribuyen a modificar la realidad física de los límites reales del espacio interior del edificio (Galería de los Espejos de Versalles. Son formas fluidas que parecen tomadas del mundo orgánico. según Wölfflin. Mansart. . Este fenómeno es.).

SANTA Ya en Oriente Próximo y en Egipto era práctica SOFIA habitual decorar los templos y las tumbas con relieves y pinturas murales. 1956-1959. el mosaico formaban parte fundamental de las decoraciones de los interiores . del conjunto o parcial (Teatro de la Residencia. Nueva York). 1751-1753. en el seno de la cual es difícil individualizarlas. de François Cuvilliés. Arte y Arquitectura os referirnos en este apartado a las relaciones que se establecen entre arte tectura a lo largo de la historia y de cuáles son los vínculos que se cen entre ellos. de inmediata comprensión. El concepto de claro debe aplicarse a aquella arquitectura en la cual la belleza es sinónimo de absoluta y comprensible visualidad. la escultura. por otra creemos fuera de duda. Este tipo de arquitectura tiende a acentuar algunas de sus partes. múltiples puntos de vista son algunas de sus características más destacadas. La forma se presenta de manera abierta. Las relaciones de la arquitectura con las otras FIGURA 1: artes plásticas tienen su origen en la Antigüedad. para ver rmente cómo ellas.L. No cuestionaremos aquí la artisticidad de la arquitectura que. entendiendo que trataremos de arte en el sentido de artes s. especialmente los interiores. en ocasiones. Se trata de una arquitectura indistinta de la que puede decirse que posee una claridad relativa. a su vez. obra de F. etc. Wright. Las diversas partes de la composición arquitectónica se funden en una sola masa. en la arquitectura. se sirven del fenómeno arquitectónico para r sus objetivos. sino que ésta sea global. Por el contrario. Trataremos en primer lugar del papel que eñan la pintura. en un contexto ordenado. formas complicadas. interrupciones. Munich. La diferencia entre lo claro y lo indistinto no radica en una mayor o menor comprensibilidad. Un ejemplo de este tipo de arquitectura nos los brinda aquella para la cual la belleza es sinónimo de aparente confusión formal.. En Grecia y en Roma la pintura mural y. de proporciones geométricas fácilmente aprehensibles. la arquitectura unitaria es aquella en la que prima el efecto de conjunto por encima de las formas singulares. Luz. como por ejemplo un elemento preferente al cual quedan subordinados los motivos restantes (Museo Guggenheim. Estos conceptos son equiparables a los de claro e indistinto que son los que Vamos a utilizar. sombra.

es una prolongación de la arquitectura real del comedor del convento. además de una función decorativa podían tener como objetivo paliar o disimular defectos de la arquitectura que las acogía. las enseñanzas de la doctrina para la que ha sido creada. En ellas se superan los límites físicos de la arquitectura real. la desempeñan durante el Gótico las FIGURA 2: vidrieras [FIGURA 2]. la época de esplendor de la pintura ilusionista. En la misma línea debemos situar las pinturas de Miguel Angel en los techos de la Capilla FIGURA 4: Sixtina. en ocasiones. arquitectónicos. Leonardo da Vinci «abrió» la pared del refectorio del Convento de Santa María de las Gracias. incorporan el poderoso y sugerente elemento formal que constituye la luz. es el Barroco. halla en las vidrieras un nuevo soporte para narrar las historias. Ellas permiten. en Milán. o pinturas FIGURA 3: ilusionistas [FIGURA 3] de perspectivas VILLA arquitectónicas surgidas durante el Renacimiento y PISANI llevadas a su perfección a lo largo del Barroco que. Andrea Magtegna prosigue esta práctica PABELLON con el óculo fingido de la Cámara de los Esposos BARCELONA del Palacio Ducal de la Mantua. No podemos dejar de citar las pinturas de Giovanni Battista Gaulli en las bóvedas de la iglesia del Gesú. por otra. Con los Cuatro Estilos de la pintura pompeyana se crean por primera vez ilusiones visuales en las que los muros parecen abrirse a profundas perspectivas. la representación de las escenas deseadas y. por una parte. en 1473. o las del padre jesuita Andrea del Pozzo para la iglesia de Sant'Ignazio en . No obstante. ampliando indefinidamente los espacios a través de perfeccionadas técnicas pictóricas y de perspectiva. al pintar una Santa Cena cuyo fondo arquitectónico. La función que en el Románico cumplen los ciclos de pinturas murales y en Bizancio los ricos mosaicos parietales [FIGURA 1]. Las pinturas ilusionistas pompeyanas tienen su continuación en las «quadrature». con tres ventanas. «trompe l'oeil» o trampantojo. Una arquitectura en la CATEDRAL que los muros se han reducido a la mínima REIMS expresión y en el que la luz es elemento fundamental. en Roma.

Refiriéndonos a la escultura [FIGURA 5] hemos de decir que gran parte de ella ha permanecido ligada a la arquitectura durante largos períodos históricos. En esta misma línea debemos situar las pinturas de Francisco de Goya para la cúpula de la iglesia de San Antonio de la Florida. Dentro de esta tendencia. de la importancia del artista autor de los mismos. son considerados en función de su valor intrínseco. podemos citar los ejemplos siguientes: las bóvedas de Albert Rafols Casamada para la Sala de las Cuatro Estaciones del Ayuntamiento de Barcelona (1982). por la relevancia de los pintores a los que se realizaron los encargos. que a su significación en el conjunto del edificio. el techo de Lucio Muñoz para la Casa del Cordón. la cúpula de Miquel Barceló para el Antic Mercat de les Flors de Barcelona (1986). es muy parecida a la desempeñada por la pintura ilusionista: crear un cierto grado de confusión acerca de los límites reales del espacio. y sin abandonar el marco español. las superficies antes destinadas a recibir decoración mural desaparecen casi por completo. LA GLORIA Fueron especialmente utilizados durante el Barroco y el Rococó. en Madrid. Con el advenimiento de los nuevos materiales industriales que propician un nuevo tipo de arquitectura. la misma ciudad. volumétricos y lumínicos han sustituido a los que dominaron en otros períodos [FIGURA 4]. o el de Antonio Saura para la Diputación Provincial de Huesca (1987). y su función. Nuevos valores espaciales. en Burgos (1986). especialmente hasta el . en la mayor parte de los casos. siendo sustituidas por grandes aberturas. con la repetición de unos mismos motivos decorativos reflejados y multiplicados hasta el infinito. amén de multiplicadora. de las verdaderas proporciones de un interior. en las que unos personajes se asoman a la falsa barandilla que la bordea. FIGURA 5: Una somera alusión a los espejos como PORTICO DE creadores de espacios de ilusión por antonomasia. Sólo en contadas ocasiones la arquitectura actual da cabida a murales o paneles que.

una jamba de un portal o un tímpano. en los templos románicos y góticos. aprovechando sus intrínsecas posibilidades de sugestión para transmitir mensajes o estados de ánimo determinados. que se limita a proporcionar claridad a un especio. incluso a definir de manera formal los límites del mismo. Otro elemento formal de gran importancia FIGURA 7: para la escultura y al que ya nos hemos referido KAISERSAAL someramente. que proporcionan un espacio para una escultura. . Estas características de la CAPILLA DEL luz han sido especialmente puestas de relieve en SANTO determinados períodos históricos como el Gótico o SUDARIO el Barroco. sea un capitel. los relieves y las esculturas decoran la arquitectura y llegan a someterse totalmente a ella. Las figuras representadas adoptan la postura que mejor se acomoda al marco que las de «contener». A lo largo de la Historia del Arte ERECTEION vemos como relieves y esculturas se acoplan a las formas arquitectónicas. por ejemplo. como factor simbólico. Renacimiento. a iluminar. Las hornacinas son excavaciones en forma de nicho practicadas en los muros del edificio. sustituyéndolas. La escultura. se independiza de ésta cuando consigue dominar el espacio. adoptando incluso en ocasiones su función. Una peculiar relación se establece con la arquitectura es el caso de las esculturas alojadas en hornacinas. en el pórtico del templo griego del Erecteión en la Acrópolis ateniense [FIGURA 6]. Éste es el caso de las cariátides o estatuas femeninas portantes que suplantan o sustituyen las columnas. arte que comparte su característica especial con la arquitectura. creando un cuerpo tridimensional. como factor capaz de FIGURA 8: crear escenografías. recubriéndolas. hasta el punto de ajustarse perfectamente al marco o la forma en la que deben situarse. en el que podemos decir que se FIGURA 6: independiza. La luz puede ser considerada desde varios aspectos: como factor funcional. con una carga significativa. al tiempo que lo ocupa y lo desplaza. es la luz. En la Edad Media.

es decir. incluso los espejos y la luz. pueden ir desde la simple utilización de la arquitectura como tema. Por ejemplo. como es el caso de los interiores de museos pintados por Miquel Barceló. de Gianlorenzo Bernini. pueden modificar la visión de una arquitectura [FIGURA 7]. la pintura. en la Scala Regia del Vaticano. que se denomina «entasis». Con este término nos referimos a aquellas modificaciones que se llevan FIGURA 9: a cabo en las líneas de un edificio con el objetivo SCALA REGIA de contrarrestar las deformaciones determinadas por la forma cóncava de nuestras córneas. tomándolo como soporte. en el que tanto la base o estereobato como la cubierta o entablamento están ligeramente combadas para evitar el efecto visual contrario que experimentaríamos en caso de tratarse de líneas totalmente rectas. presentan un ensanchamiento de sus diámetros hacia la mitad de su altura. Los modos son múltiples y. Los fustes de las columnas clásicas. o de las . y que tiene como misión proporcionar la ilusión de perfecta ortogonalidad. Si bien determinados elementos plásticos como la escultura. otros efectos proceden de ella misma [FIGURA 8]. En las últimas décadas asistimos a un fenómeno contrario al expuesto. entre otras posibilidades. en Roma. [FIGURA 9] Efecto semejante se obtiene en la galería del Palazzo Spada. de Francesco Borromini. como matera de trabajo y de experimentación. asimismo. del estudio de las proporciones de los elementos de la arquitectura pueden obtenerse efectos ópticos ilusionistas o engañosos. mediante una doble sucesión de columnas que disminuyen progresivamente de tamaño. Además de correcciones. a la utilización por parte del artista plástico del hecho arquitectónico en su beneficio. Es conocido el caso del templo griego del Partenón. se consigue que la escalera parezca más larga y majestuosa de lo que en realidad es. Correcciones del mismo tipo podemos encontrarlas en la fachada principal de San Pedro del Vaticano. Podemos hablar así de correcciones ópticas.

al que afecta al crear un volumen que lo ocupa. Son asimismo particularmente sinceras las arquitecturas románica y renacentista. arquitectura que hereda las tradiciones constructoras mediterráneas e islámicas caracterizadas por este mismo fenómeno [FIGURA 1]. modificándolo. Espacio: Nos hemos referido anteriormente al concepto de espacio como elemento que caracteriza y diferencia la arquitectura de las demás artes plásticas. A lo largo de la historia de la arquitectura podemos rastrear la presencia de volúmenes sinceros e insinceros. no siempre se ajusta a su forma real. adosados o superpuestos. formada por cuerpos prismáticos o maclas. Fernando Chueca Goitia encontró la en la teoría de la sinceridad de volúmenes uno de los denominados invariantes castizos de la arquitectura española. así como las arquitecturas del hierro. ya nos hemos referido. a cuyas características materiales y estilísticas. a la intervención en el espacio arquitectónico de una manera temporal. sincero reflejo de los espacios cúbicos que contienen [FIGURA 2]. por otra. La función primera de un edificio. y. Diríamos que un volumen es sincero con relación al espacio que contiene cuando lo refleja fielmente. servir para aquello para lo que ha sido creado. . es ante todo un lugar en el que los humanos desarrollamos parte de nuestra de actividad. que deberán ser consideradas en el análisis arquitectónico totalizador. a su verdadera dimensión. etc. que lo delimiten. recorrido que implica un vacío y una dimensión temporal. Para que el espacio pueda ser percibido. mientras que las barrocas. entre otras. necesita unos límites físicos que lo definan. al margen de consideraciones sobre sus valores estéticos o su significado. la posibilidad de un recorrido dentro del edificio. Este hecho es evidente desde el momento en que convenimos en que la arquitectura. para que pueda manifestarse. arquitecturas de sobrias columnatas de Anselm Kiefer. El espacio interior conlleva dos hechos: por una parte su lógica repercusión en el espacio exterior. La arquitectura popular es especialmente sensible en este aspecto: recordemos la arquitectura rural ibicenca. las modernistas. depende de la existencia de un espacio interior que posibilite esa función. El volumen. Entraríamos en el campo de los elementos formales. aun siendo siempre una manifestación externa de la existencia de un espacio interior.

de las formas. la arquitectura símbolo ha estado al servicio del poder político y eclesiástico. A través de los espacios interiores de un edificio pueden transmitirse mensajes de contenido diverso: tal es el caso de las iglesias medievales en forma de cruz latina. según esta concepción. hoy en día la mayor parte de las construcciones existentes centran sus esfuerzos en la consecución de la función utilitaria. fotografía. En algunos casos la función simbólica de la construcción tiene tal trascendencia que el edificio carece de cualquier otro sentido fuera de ella. Arte y arquitectura Al comenzar este texto hacíamos referencia al funcionalismo. Nos proporciona un perfecto conocimiento del espacio desde múltiples puntos de vista. formales y compositivos. Su mayor o menor calidad depende. Como en todos los períodos históricos. el espacio es el elemento que caracteriza la arquitectura. La que algunos estudiosos . etc. símbolo de la pasión de Cristo. Ya vimos al comienzo de estas páginas cómo ningún medio de reproducción -dibujo. El recorrido conlleva una dimensión temporal. de la adecuación de los materiales.que los definen y le dan entidad. mientras que hoy son cada vez más numerosas las referencias al poder económico. No obstante. Podemos hablar de una arquitectura cuya función radica en ser símbolo. La función utilitaria de la arquitectura de la arquitectura se cumple desde el momento en que un edificio es habitable o se ajusta a la misión para la que ha sido creado. Nos referimos concretamente a una función cuyas características no se derivan de la perfecta adecuación material y formal. Pero además de la utilitaria existen otros tipos de función. cine. sino que va ligada a las significaciones simbólicas. junto a estas edificaciones se han venido dando otro tipo de arquitecturas para las que la función preponderante es la simbólica.- puede aportar la experiencia directa del espacio ni su temporalidad. la del tiempo invertido en él. Tradicionalmente.serían claros modelos de volúmenes arquitectónicos insinceros. El recorrido o experimentación directa del espacio interior de un edificio es una vivencia insustituible. teoría que considera que el fin último de la arquitectura es su utilidad. diríamos que más que arquitectura es monumento. que vienen dados por el movimiento. Así pues. a la vez que sintetiza todos aquellos factores -materiales. o de la sucesión interminable de salones en los palacios barrocos destinados a magnificar el poder de las monarquías absolutas europeas. a las necesidades de sus habitantes o usuarios.

en las que el arco de medio punto entre las torres que las formaban era la representación de la bóveda celeste. propias del Renacimiento [FIGURA 3]. También al medievo pertenece el símbolo de las grandes torres unidas a los edificios de los comuni italianos. símbolo subrayado por el uso de ladrillos vidriados en azul que recubrían toda la composición. como las puertas de acceso a las ciudades mesopotámicas. por ejemplo. al mismo tiempo que infundían seguridad. la romana expresaba la fuerza del imperio y el poder de sus emperadores mediante construcciones de inmensas proporciones como. su mensaje. mientras que las plantas circulares. Durante el Barroco. Como ocurría en la arquitectura egipcia. que tenían por finalidad comunicar que la ciudad que las había levantado era independiente. Es fácil pensar. se manifiesta a través del espacio. las gigantescas termas de Caracalla (111 d.C. las villas del Cinquecento revelan las características de los aristócratas comerciales que las idearon: refinadas residencias de recreo a la vez que efectivos y funcionales centros de trabajo agrícola en la Terra Ferma veneciana [FIGURA 4]. Durante la Edad Media. como señala Albert E. recordemos las torres del Palazzo Vecchio de Florencia o la torre de Mangia del Palazzo Comunale de Siena [FIGURA 1]. Así. a sus vasallos. Si los palacios florentinos. los símbolos pueden encontrarse también en las plantas utilizadas para sus construcciones: así. que hacían construir grandes castillos que abrumaban. sino que en algunos de ellos alcanza un mayor desarrollo. de los volúmenes y de las formas abstractas propias del lenguaje arquitectónico. las plantas medievales en forma de cruz son una alusión explícita a la Pasión de Cristo [FIGURA 2]. son una referencia a la perfección e infinitud el Universo. Otros símbolos derivan de composiciones formales. que de este modo se reafirmaba la divinidad de su condición. Elsen en la obra La arquitectura como símbolo de poder. los imponentes volúmenes característicos de los imperios de Próximo Oriente no eran sino la manifestación palpable del poder absoluto de sus gobernantes. En la arquitectura cristiana. con su austera y maciza rotundidad. Éste era el marco elegido por el soberano para sus apariciones públicas. nos hablan del poder de la clase social que los erigió.denominan «arquitectura de la autoridad» no se manifiesta por igual en todos los períodos históricos. El símbolo del arco pasó a Roma que lo adoptó en los arcos de triunfo. la arquitectura civil representativa estaba al servicio de los príncipes y grandes señores.) en Roma. las arquitecturas de la monarquía y de la iglesia alcanzaron uno de sus puntos más elevados en cuanto a valor . El significado de la arquitectura.

en la que una gigantesca estatua de Lenin. el de la Italia fascista de Mussolini y el de la Alemania del Tercer Reich. concretamente el Futurismo. por lo que resulta especialmente idóneo para interpretar en cada momento la retórica del mensaje deseado. como Versalles. En «estilo georgiano» se construyeron en América del Norte multitud de residencias que tienen como modelo las villas palladinas. La arquitectura como símbolo de poder se mantiene entre nosotros. La arquitectura del denominado Movimiento Moderno y la de la Nueva Tradición entraron en abierta confrontación a partir de 1927. cuya ley iguala a todos los ciudadanos. no servía para representar la ideología nacionalista y optó por un estilo clasicista que culminaría en la artificial EUR /1943). frente a la tradición clásica que se presentaba bajo dos versiones. El Neoclasicismo. A principios del siglo XX. denominada por H. . año en que fue convocado un concurso para la realización del edificio de la Sociedad de Naciones de Ginebra. al tiempo que los templos contrarreformistas anunciaban y vendían los ideales del Concilio de Trento. Iofan. ponían de manifiesto el inmenso poder del régimen absolutista. M. pero se impuso la retórica de la propuesta de B. Los tres momentos más significativos de la arquitectura símbolo del siglo XX son el el de la URSS de Stalin. erigida por voluntad expresa de Lincoln. Los grandes palacios europeos. la racionalista y la historicista. En la Italia fascista se dio el mismo fenómeno bipolar: la arquitectura del Movimiento Moderno. el leguaje que mejor se adapta a las exigencias de los mencionados regímenes es el clásico. Es un código que no presenta en sí ningún contenido ideológico. austero e intelectual. construyó edificios de muy diversa envergadura. surgió una corriente historicista. Podemos decir que. Hitchcock nueva tradición. poco adecuada para representar el poder y la ideología de Estado. convocado en 1931. El mismo conflicto se produjo en el concurso para el Palacio de los Soviets. a la que corresponden la mayor parte de los edificios símbolo de la primera mitad de nuestro siglo. tendiendo su mano al mundo. y coincidiendo con la arquitectura modernista. y utilizando el lenguaje neoclásico se construyó el Capitolio de Washington. se levantaba sobre una monumental torre de cuatrocientos cincuenta metros. por lo general.simbólico y propagandístico. Le Corbusier presentó un proyecto constructivista en el que no faltaban elementos simbólicos. El fascismo se dio cuenta que el Futurismo. R. es el símbolo de un gran estado. que como sabemos adoptó el lenguaje clásico. cuya enorme cúpula.

heredero de la denominada «Nueva Tradición». o el Carré d'Art de Nîmes [FIGURA 7]. fue aniquilado en 1933. «degenerado» y «cosmopolita». a través de sus imponentes edificios. Este es el caso de las arquitecturas de Oscar Niemeyer. como es el caso del Gran Louvre. por citar unos pocos ejemplos dentro de la abundantísima producción de las últimas décadas. La utilización mediática que puede hacerse de la cultura ha llevado a la proliferación de este tipo de centros. sino que hizo uso de diversidad de ellas.Alemania. de Ieoh Ming Pei [FIGURA 6]. Hemos visto algunas realizaciones retórico-simbólicas del lenguaje clásico en nuestro siglo. Hemos de mencionar aún algunos tipos particulares de arquitecturas símbolo en el siglo XX: por una parte. desean poner de manifiesto el poder y la solidez de sus fondos [FIGURA 5]. como es el caso de la ampliación de la Staatsgalerie de Stuttgart. reservándose para los edificios oficiales el lenguaje clásico de proporciones colosales. por Robert Venturi (1985). no optó por un solo tipo de arquitectura representativa. obra de Norman Foster (1984-1993). Otra tipología a menudo utilizada por el poder político es la de los museos o centros de arte y exposiciones. no obstante. del que los arquitectos Troost y Speer fueron los máximos cultivadores. Dentro de la tipología de los museos se han creado obras maestras de la arquitectura. una arquitectura de carácter pintoresco que representaba una vuelta a los orígenes rurales se usó para construir complejos de viviendas obreras. India. donde el racionalismo del Movimiento Moderno. y de las construcciones de Le Corbusier en Chadigarh. los lenguajes no clásicos de la arquitectura moderna son también susceptibles de ser utilizados como vehículos transmisores de mensajes de poder. la tipología creada por las grandes entidades crediticias que. adaptándolas a usos específicos: un cierto «racionalismo» se utilizó en la construcción de fábricas. en la ciudad de Brasilia. o la ampliación de la National Gallery de Londres. tanto por sus resultados estéticos como por la acertada adecuación del edificio a las necesidades propias del museo. bien sean edificios de nueva planta o espectaculares ampliaciones de instalaciones precedentes. . por James Stirling (1977-1984).