You are on page 1of 5

APLICACIONES PRACTICAS.

El puente es una estructura que salva un obstáculo, sea río, foso, barranco o
vía de comunicación natural o artificial, y que permite el paso de peatones,
animales o vehículos. Todos los puentes se basan en modelos naturales, a los
que, conforme la tecnología ha ido avanzando, se han incorporado nuevas
formas de resolver los mismos problemas.
Tipos y materiales.
Los puentes pueden clasificarse en tres tipos fundamentales, de vigas rectas,
de arco o colgantes, si se atiende exclusivamente a la acción que ejercen sobre
el terreno en que se apoyan, que es consecuencia de la forma de trabajo de las
estructuras que lo componen.

El puente de arco

Un puente de arco es un puente con apoyos a los extremos de la luz, entre los
cuales se halla una estructura con forma de arco por donde se transmiten las
cargas. El tablero puede estar apoyado o colgado de esta estructura principal,
dando origen a distintos tipos de puentes.

Los puentes en arco trabajan transfiriendo el peso propio del puente y las
sobrecargas de uso hacia los apoyos mediante la compresión del arco, donde
se transforma en un empuje horizontal y una carga vertical. Normalmente la
esbeltez del arco (relación entre la flecha máxima y la luz) es alta, haciendo
que los esfuerzos horizontales sean mucho mayores que los verticales. Por
este motivo son adecuados en sitios capaces de proporcionar una buena
resistencia al empuje horizontal.

Cuando la distancia a salvar es grande pueden estar hechos con una serie de
arcos, aunque ahora es frecuente utilizar otras estructuras más económicas.
Las estructuras con múltiples arcos ya eran usadas por los antiguos romanos
para construir acueductos.
Este tipo de puentes fueron inventados por los antiguos griegos, quienes los
construyeron en piedra.

Más tarde los romanos usaron cemento en sus


puentes de arco. Los romanos usaron solamente
puentes de arco con forma semicircular, pero se
pueden construir puentes más largos y delgados
mediante figuras elípticas o de catenaria invertida.
Algunos de aquellos antiguos puentes siguen
estando en pie.
Puente de vigas rectas

Este tipo de puente es probablemente el más primitivo realizado por el hombre,


en su versión de una lose o un tronco tendido a través de un arroyo.
Entre los primeros medios pare aumentar el vano cubierto por un puente figura
el tramo compuesto de voladizos que se extienden desde los apoyos y que
soportan una viga suspendida entre ellos, formado el conocido puente en
voladizo (cantiléver). Los ejemplos más primitivos pueden contemplarse en el
Tibet o en Cachemira, construidos en madera.

A medida que aumenta la altura, va creciendo la longitud de los troncos


colocados transversalmente al río, lo que da origen a unos voladizos que
avanzan desde los pilares hacia las villas y hacia el centro del cauce. Los
primeros han de estar anclados sobre el terreno, a fin de resistir los esfuerzos
de elevación que actúan sobre ellos, pero los voladizos que avanzan hacia el
centro del cauce pueden prolongarse hasta que se encuentren, o bien se cierra
el espacio entre ellos colocando, de un voladizo a otro, troncos que forman el
tramo suspendido característico de los puentes cantiléver.

El tipo de puente mas empleado es, sin duda alguna, el de vigas rectas. La
acción de las cargas es soportada por las tensiones internas provocadas por la
flexión en el material. En el caso de una viga simplemente apoyada, que
descansa sobre dos apoyos (en sus extremos), cualquier carga de acción
vertical descendente hace trabajar a tracci6n la parte inferior de la viga, y a
compresi6n la parte superior, y estas tensiones dan origen a un momento
suficiente para contrarrestar el momento flector y soportar la carga.
PUENTE COLGANTE

Un puente colgante es un puente sostenido por un arco invertido formado por


numerosos cables de acero, del que se suspende el tablero del puente
mediante tirantes verticales. Desde la antigüedad este tipo de puentes han sido
utilizados por la humanidad para salvar obstáculos. A través de los siglos, con
la introducción y mejora de distintos materiales de construcción, este tipo de
puentes son capaces en la actualidad de soportar el tráfico rodado e incluso
líneas de ferrocarril ligeras.

Ventajas

El vano central puede ser muy largo en relación a la cantidad de material


empleado, permitiendo comunicar cañones o vías de agua muy anchos.
Pueden tener la plataforma a gran altura permitiendo el paso de barcos muy
altos.
No se necesitan apoyos centrales durante su construcción, permitiendo
construir sobre profundos cañones o cursos de agua muy ocupados por el
tráfico marítimo o de aguas muy turbulentas.
Siendo relativamente flexible, puede flexionar bajo vientos severos y
terremotos, donde un puente más rígido tendría que ser más fuerte y duro.

Los cables que constituyen el arco invertido de los puentes colgantes deben
estar anclados en cada extremo del puente ya que son los encargados de
transmitir una parte importante de la carga que tiene que soportar la estructura.
El tablero suele estar suspendido mediante tirantes verticales que conectan con
dichos cables.
Las fuerzas principales en un puente colgante son de tensión en los cables
principales y de compresión en los pilares. Todas las fuerzas en los pilares
deben ser casi verticales y hacia abajo, y son estabilizadas por los cables
principales, estos pueden ser muy delgados, como son, por ejemplo, en el
Puente de Severn, Inglaterra.
FORJADO
Se denomina forjado a un elemento estructural superficial capaz de transmitir
las cargas que soporta y su peso propio a los elementos verticales que lo
sostienen, dejando un espacio diáfano cubierto.
Se emplea para conformar las cubiertas y las diferentes plantas de las
edificaciones.

Tipos de forjados

Dependiendo de su comportamiento estructural se pueden distinguir dos tipos


de forjados:

* Forjados unidireccionales: presentan rigidez solamente en una dirección, por


lo que deben apoyar sobre elementos lineales tales como vigas o muros de
carga:
- de viguetas o solivas
- de placas alveolares
- de prelosas

* Forjados bidireccionales: presentan rigidez en ambas direcciones, por lo que


pueden apoyar sobre elementos puntuales, pilares, que no tienen por qué estar
dispuestos de forma ordenada:
- reticulares
- losas de hormigón

La elección de los materiales del forjado depende del tipo de cargas que tendrá
que soportar, la luz (separación entre apoyos), grado de exposición a
ambientes agresivos, resistencia al fuego exigida, disponibilidad de los
materiales, vida útil estimada, tiempo de ejecución, coste, etc.

Se utilizan varios tipos de forjados unidireccionales:


Forjados de hormigón armado
Los forjados de hormigón armado están conformados por vigas y viguetas de
hormigón, armadas, bovedillas, y capa de compresión de hormigón,
ligeramente armado.
Son los más extendidos, por la amplia y barata disponibilidad del material. Es el
más pesado de todos, pero también el más rígido. Puede soportar grandes
cargas, incluso con amplias luces, es monolítico, de gran resistencia al fuego y
aceptable aislante acústico.

Forjados mixtos de acero y hormigón


Los forjados de mixtos normalmente están conformados por vigas y viguetas de
acero, bovedillas, y capa de compresión de hormigón, ligeramente armada.
También se pueden componer de una chapa de acero recubierta con una capa
de compresión de hormigón.
Se emplean cuando la estructura principal es de acero y el forjado debe resistir
cargas medianas. Requiere las mismas protecciones que la cubierta de chapa
plegada, pero el aumento de resistencia que le confiere el hormigón permite su
empleo como forjados de poco espesor en plantas de edificios.

Forjados de madera
Antes de la revolución industrial, la madera era el material más utilizado para
construir vigas y viguetas de forjados, y con las bóvedas de piedra o ladrillo la
forma habitual de conformar plantas de edificaciones. Hoy en día, en los países
desarrollados, se emplea casi exclusivamente en viviendas unifamiliares y
edificaciones singulares.
Tiene una resistencia al fuego moderada, adecuadamente ignifugada, a pesar
de ser un material muy combustible. Es idóneo para luces y cargas pequeñas,
además de ser el más ligero. Sin embargo es más flexible y deformable que los
de acero u hormigón.