50

COLECCIONABU 70AÑOSDEABC

1959
ESPECIAL VALLE DE LOS CAÍDOS fl)

T>

A B C . 70 AA04

^9

L

A historia del Valle de ios Caídos comienza, no con un decreto, no con un ambicioso proyecto arquitectónico, no con la colocación de una primera, simbólica piedra. La historia de este singular monumento nace en la mente de Francisco Franco, cuando aún España es una trinchera, durante la guerra civil. Ya entonces, en tanto dirige la contienda, tiene en su mente el General una idea que ¡amas abandonaría: la construcción de una gran cruz de reconciliación, la erección de un singular monumento donde hallen reposo los restos de los caídos de uno y otro bando, de un gigantesco mausoleo para aquellos españoles que caían en defensa de su idea!. Apenas terminada la contienda, cuando el país se sumerge en la dura lucha diaria de salir de la dramática situación en que ha quedado, la idea no se ha perdido en la mente de Franco. El Caudillo encuentra siempre un momento que dedicar a su proyecto. Y así, durante casi un año, recorre acompañado del general Moscardó, la sierra cercana a Madrid.

A poco más de medio centenar de kilómetros de Madrid, en las estribaciones de Guadarrama, se levanta en poderosa verticalidad, a los ojos del viajero, una cruz gigantesca, cuya silueta se recorta sobre el cielo deVastilla. En las entrañas de la roca que le sirve de asiento, se abre una gran basílica, donde tienen su morada última los restos mortales de quien, durante cuatro décadas, rigió los destinos de España: el General Franco. Suya fue la idea de construir este singular mausoleo de reconciliación para unir en la eternidad a todos los que cayeron luchando por España. El Valle de los Caídos es ya símbolo inseparable de la historia del franquismo. El 1 de abril de 1959, en el vigésimo aniversario de la Victoria, Franco presidió la inauguración del monumento. Esta es la efeméride ahora conmemorada en estas páginas.

Durante más de un año, Franco recorrió la sierra de Madrid en busca del lugar idóneo para construir el gran monumento. Estas dos imágenes muestran la diferencia entre los primeros proyectos de la Basílica y su realidad actual. tado» publica un decreto de la Presidencia del Gobierno estableciendo la construcción del monumento. ABC, al día siguiente, lo reproducía íntegramente, bajo el título de «El grandioso monumento a nuestros muertos»: «La dimensión de nuestra Cruzada, los heroicos sacrificios que la Victoria encierra, y la trascendencia que ha tenido para el futuro de España esta epopeya, no pueden quedar perpetuados por los sencillos monumentos con los que suelen conmemorarse en villas y ciudades los hechos salientes de nuestra Historia y ¡os episodios gloriosos de sus hijos. »Es necesario que las piedras que se levanten tengan la grandeza de los monumentos antiguos, que desafíen al tiempo y al olvido y que constituyan lugar de meditación y de reposo en que las generaciones futuras rindan tributo de admiración a los que les legaron una España mejor. »A estos fines responde la elección de un lugar retirado, donde se levanta el templo grandioso de nuestros muertos en que por los siglos se ruegue por los que cayeron en el camino de Dios y de la Patria. Lugar perenne de Peregrinación en que lo grandioso de la Naturaleza ponga un digno marco al campo en que reposen los héroes y mártires de la Cruzada». A continuación, tres artículos disponían la construcción del monumento. Las visitas de Franco a las obras del monumento, acompañado generalmente de su esposa, eran frecuentes.

Desde La Cabrera hasta Gredos, en coche las menos veces, a pie las más, Franco busca la catedral de piedra soñada. Hasta que un día se produce el hallazgo esperado y presentido en el Risco de la Nava, cerca de Abantos, a pocos kilómetros de El Escorial.

UN DECRETO EN EL ANIVERSARIO DE LA VICTORIA El 1 de abril de 1940, cuando se cumple el primer aniversario de la Victoria, el «Boletín Oficial del Es-

LA tNAUGÜRACtOrj DE LAS OBFtAS

A q u e l mismo día Franco Ln^mgura fas obras. Por la mar^arra habla presidido en I re aclamaciones el primer Desfila do la Victoria, A útttma hora de la tarde se traslado a Guadarrama para a^i^ttr a la simlH^Lica inauguractún. ABC l o r e laló a i ( : -A las seis y cuarto de ÍB tarde llegó el CaudiUo. en sutomóvít esi r a d o , flcomiDflrífldo de su esposa-. Tras ser recibido por el G o bierno y pasar revisia a las luerífls QUE rendían honoreE, *ct}fn6nió s subir hacia la Ijase del risco Cuefgamuros, donde habla GÍdo íev^nted3 una tribuna, seguido del j é tfutla y personalidades. Una vez allí, ef co'on^i Gafaría^ sud^ecraPortAdB de A B C del 3 de abrtt de 1940. Franco lni>ugurú las o b r a s d e l Valle de los C a i d o s .

tarlo de la Jefatura def Bstado. dio lectura ai dñcreto del Caudillo QUB disponñ la consirucdúri de este gisnaio-^o monumBiio El mosnento fue de grsn emoción-. El vicarjo general de la diücesls b e n d4jo el lugar y re7Ó un responso par

ÜM EDITORIAL DE ABC

El jueves 4. ABC p j b l i c a un breve editorial sobre el Tema, en el que. entre airas cosas, afirma. -Al

El 1 de abril de 1940, al cumplirse el primer aniversario de la Victoria, un decreto de la Presidencia del Gobierno establece la construcción del monumento.
los caídos. Al terminar los acordes del -Cara al sol- y del Himno Nac i o n a l , -una gran explosión se produce¡unfo al gran mwBlIún del risco Cuelgsmuros. con cuyo terreno se inic/an simbúlicamenre fes octras*. modiíar sobre este propósito daf Jeta del f s í a d o , advertimos en seguida cómo se distingue de lados los parecidos monumentos esparcidos por el mundo para cifrar al recuerdo de grandes fiechosr Honrar a ios muertos y arnpsrer UJIH

obra con el signo de la Cruz, buicando el señorío de las cumbres, es el designio del Caudillo. En 9I centro ds España, Ingente como sus cimas y como la significación de la empfssa redentora, una lundación, al clásico m o d o español, diré cómo fue mística y militar ía obra que, sencida par ¡a Arquitectura y ¡odas las Artes, va a elevarse tan alio como los riscos del Atentos, atalaya y faro de la gran meseta, estrella lejana sobre le frente duB mira a Madrid^. Los trabajos de dirección y realización de disertos se conllan al enlonces director genqral üe Arquileclüra, d o n Pedro U u g u r u ^ a ÓTaño y comienzan los Iraüajos de la aclual Hospodüí(a y Cenlro de Estudios. Se suceden asimismo los intormes sobra la lormaciO geoidgica del l e : r a n o y la elLmato logia del lugar.

:0

Franco con su eapoAA en C u e l g a m u r e s Di dka 4 de o c t u b r e do 1940, l e s l i v l d a d de San Frarrclaco de Asis. D u r a n l o tos años que d u r a r o n lo3 o b r a s . Franco v i s i t a r l a n u m e r o s a s vocea el l u g a r

Cl c o ' o n e l G a l a n a , fee el tS9CTa\o q u e diBpons Ea erección del monumenro da Cualgamuros,

WMABCI
• " -

cLa construcción de la Cruz fue una pesadilla tanto para Franco como para m¡^>< afirmaría, una vez concluida la g i gantesca obra, el arquitecto'director, don Diego Méndez,

Fmaimenie, en fuljo d& 1941 se publica u n (Jecrelo creando el Consejo cJe O b r i s del M o n u m e n t o a tos Caldos.

LOS PRIMEROS PROYECTOS E U e f o d e i Estado confia los trabajos de dirección y rcaltíaciüri de di^efios al e n l o r c o s d i í p c l o r general cíe A r q u l t o t í i j r a , d o n Pedro Mugurujuí Qtaño. considerado por muchos c o m o e)pf linar a r q u i t e d o español de aquelta ¿poca El viernes 20 de lebrero de 1343 ABC SQ ocupa del tema d d c o n c u r s o do Rroyeclos para U c o n s trucción del monumonfo. Leemos: -La convoi::aiOTia det concurso tío anteproyectos para una gtan cruz monvf^ntaf a efeVBren pí Valle do ;os Cflídos señsía ÍÍT iníciacrón de u n pSan meditada por el Consefo qifgpreside e¡ excelentísimo señor mifi'^iro de (a Gobernaciün'. Y más ad&(dnle. -Rosponde este concurso también el propósito sbrigedo por la Dirección General de Aiqmtociüra de poner al alcance de IB técnicB cuantas ocasfonsT (íe destaque lo ofrezca ia reconsrruccfún moral y malenal de Espafla: estjmutar^do a la Arqulteclura ryacrana! a contribuir desde todos sus sectores, con Ideas y toj7cepcíone5 quo acusen sus cualidaúes y sirvan tanto a confírmer ios valoras ¡ncuesllonab*6S y rriconoC'doS como hacer re^allsr /os que as/Síen a una ¡uvenlud procesional asistida de fjnas BxcifpcionalES condiciones que cumple cultivar pera el me/oramiento de ia técnica espafioia*.

El ilustra arqurlecto don Pedro M ü g u r u í s , enlre tanío. d i n g e \o5 íraDa|05 de encavacíón del risco y de conslriicciün de la acrual Hospedería y Centro de Estudios, en is parte po&lenor del mismo. M u g u ruza. que no podría ver concluida la gran abra, fue autor de un proyecto, cuyas rnflquetas se conservan en el Museo del Valle de los Caldos, que puede observarse con deleite en las ímÉgencs que ilustran estas lineas Decía ABC -D^niJo Irente a fa cripta se va a construir una gran pi3za de Homenfl/fl, r^ue dominará íorffl 'a principad área dfft monumenfo- A suple, en un descenso r¡9turaldel terreno, a/ que habré de bajarse por una gran escalingta monuirjenral. se he trazado un lago^ en forma de cruz, en cuyo conlorno se simtjolizará el gran cementefla donde repasen los restos de nuestros húrr^es y mérfires. Posteriormgntealapeiie, existe una llenada de nivel muy superior, enlezando ffj íema central del monumento con los últimos nscos de la sierra. A! londo de esta llanada, donde nace el arroyo que surtiré ai lego, se elevara u n odUicio de linea sb-

593

A B C JO ANOS

Así pudo haber sido la Cruz del Valle de los Caídos. De izquierda a derecha, los proyectos de don Pedro Muguruza, el de los señores Moya, Huidobro y Thomas, y el de don Francisco Cabrero.

solutamente horizontal, destinado a pequeño monasterio». Al concurso de anteproyectos convocado por la Dirección General de Arquitectura se presentaron varios arquitectos —así don Luis Moya, don Enrique Huidobro, don Manuel Thomas, don Francisco Cabrero...-. Pero el concurso es declarado desierto. Ninguno de aquellos proyectos llegaría a convertirse en realidad.

DE PEDRO MUGURUZA A DIEGO MÉNDEZ

La complejidad del proyecto exige, desde los primeros momentos, una dedicación absoluta. El arquitecto-director, don Pedro Muguruza, se entrega a labor en cuerpo y alma. Muchas veces, y de ello quedan testimonios fotográfi-

cos, el Caudillo acudía con Muguruza a Cuelgamuros para seguir de cerca el desarrollo de las obras. Sin embargo, una penosa enfermedad va minando poco a poco la resistencia física del arquitecto, que se ve obligado a abandonar su puesto. Es entonces cuando Franco, tras varios intentos de colaboración técnica, encomienda la dirección de las obras a don Diego

Méndez González, que se hace cargo de las mismas en 1950, año en que concluye la construcción de la actual Residencia, obra de Muguruza. Diego Méndez, encargado en la Casa Civil del Jefe del Estado de las tareas arquitectónicas, es, en realidad, el artífice del monumento tal como ha quedado para . la Historia. Según él mismo ha declarado, no quiso, por elemental '

Así seria finalmente el monumento. Este dibujo ofrece una clara visión de la magnitud de la obra y de la situación de sus diferentes elementos. A B C 70 AROS 593

aeMcaaeza. presentarse al c o n curso de anleproyeclDS- S<ri e m tsargo, él Sftría el auTar de la m o numerildl cui CorrJaya. en (in, el año de 1950 y aún quedaban por resolver las dos partea lundamentalea del m o n u mento: La cripta y (a CTÜÍ.

>UNA PESADILLA DE FR^KCO Y M Í A -

pito, tanto del CBudlIlo como mía No en v$no. coiripañeras ¡lustres retrocedrsfOfJ anfe gS probfsn^a. P3-^3rori meses y no daba con la solucláris Un dta. as ntodo inesperado, miúiilras aguardaba que i i í s cinco cbiquillos se visueran para ¡f a mísa. sbíorlo. casi iluminado, casi instfumenro ps^n/o. el iépiz en la m a n o con ^1 que hada arabescos f-n un papel, sin d^rma cuenta dit^uiéeiai:.farueníe la Cruz tal como está albora en su marena clavada en la elevaaún p o d e rosa ¥ sst ea c o m o í e inicia un nuevo

capilulo del Valle de loa Caidos, bajo la mano expena de Diego M é n d e c Méndez Tue, al final de la guerra, el autor de la recoíxstrucciún de1 csi^iillo de Vifiue^as. que era propiedad del duque del Infantado Cuando Franco lo vio decidió encargarle la reslauraciOn de su residencia del Palacio de El Pardo Méndez también es autor -vale consignarlo en este breve pari^nteais b i o g r á f i c o - de La restauración del Palacio de la Zarzuela, residencia Ofl Sus Majestades l o i Beyes Don Juan C a r l o i y Dorta 50'ia.

OCHO AÑOS DÉ TRABAJOS SIN PAUSA
La gran c r u í empezó a cimentarse en Junio de 1950. A pariir de entonces, la^ obras adquirirían u n acelerado n t m o En 19^1 comienza a cQr>struirse fa cruz En 1952 se proyecta la explanada y so aprueba Ifl ampliación del hueco de la en pía. Mediante las excavaciones real l i a d as hasta entonces, se había iniciado un lunel rje once por once m&íros. Eslas son las d i -

Asi caliíicaria después Diego Méndez la c o n s l í u c d O n d ^ la c r u t E121 d e i u l i o d e 1957, c u a r i d o y a o l Vallo de los Cuidos espera su inauguración, ABC publica en sus págmas de huecograbado} una ir\lífCtiiantlUrnfl cnTrcvtaía do TomüD Borras con el arquitecto Este aílrma, onlre otras cosíS" -La Cfui tue nueslra psisdiita. PfeseiííBr una cruz en Ío gfto del nsca que trepa a /flj nuDsz sm que pai&ciera enana, vulgar de estilo y proporciones, ora 'a pe^aOiUa. teJ u n l f i k eatavI^neAS, la plañía do la B H i l I l c a s e g ú n el p r l m l ü v o p r o y e c t o de d o n Pedro M u g u r u i a . En t« p á g i n a «IgEttente, la planta dni templo »egün ha sido conalruldo. S94 A s e 70 AÑOS

>K

•-••

:

msnslonea que íienen los primeros espacios actuales de la cnpta. Pero de ahJ e n aüefanle c o m e n z ó ta perforación de la nave p r i n c p a l a una aiiura de veiniidós metros, exacta me n le el dobto Esto suponía, c o m o es evidente, un grave problema, puesto que sobre el monre vaciado habría de \t e\ enorme peso de ta cruzDuranle 1953 y 1954 prosiguen los trabajos de excavaciíin de ta naveprincipalv del crucero. Al año a g u ( e n t e - 1 9 5 5 - s e inicia el revestimiento de canTerl^ de la en pía, bóvedas, galerías y sacristías- Sa

realizan en 196€el c o r o v los altares laterales y ^e lleva a cabo la pavimenración En 1957 c o m i e n zan las obras del pórtico posterior, del gran claustra, del Monasterio y del Noviciado En 1959 la obra estaba termmada. A lo largo de estos casi nuevo afros de trabado ininterrumpido, el Generalísimo acudió numerosas veces a seguir de cerca la marcba de I a i obras. Mantenía viva trl General aquella casi obligación moral que s i n t i ó mucFio^ arlo3 a^rAs de construir el gran i n o n u m e n l o de homenaje a los caldos.

DOS MIL OPERARIOS

Unos do5 mil operario^ parficiparon, a lo largo de quince ai\05. en la erección del m o n u m e n t o Ochenta de ellos eran penados por diversos delitos, que de este modo redimieron sus condonas Según declaraciones del arquitecto seíior Méndez, sin ellos quizá no h u biera sido posible excavar la mortlaña -£/'03 - a l l r m a b a el ser^or M é n d e ¡ en una e n i í e v i s i 3 - h o r a daron e ' granito, sa subieron oan-

rjflrtiíos inverosímiles, manefaron /aóírtamíta.. Han ¡ugaífo. <Jia a din. con Sa muerte. Y (riunígao de e/Ja Merece la pena de^af constancia de que durante la construcción de la c r u í no se registro ni un solo accidente En cambici, entre los excavadores, hubo que lamentaf cuatro muertos. V también hay que de (a r constancia de que el Valle de los Caldos, en contra de lo que p u diera pensarse, no le costo m un céntimo al contribuyente esparto! Tampoco, naturalmente, al Eslado El costo de la giganieaca empresa lúe sufragado por el Generalísimo Franco mediante numerosos donativos que recibió durante la guerrü y que el cuidadosamente reservó para ello

FRANCO CReA LA FUNDACIÓN DE LA SANTA CRUZ DEL VALLE DE LOS CAÍDOS El 5 de septiembre de T957 apareció en ^i^&afsii/i Oficial dof f s í a d o - undecrelo-Iey déla Jefatura del Estado, en el quQ. entrp otras cosas, w dice -La ftr re'ig'osa ds n u e í ' r o pueO!o. el íoni/do profuridamenfe cstóiico do la Cruisda y ot Signo sociB¡ del n y e v o Esfado, nacida dff íií Vjcrof'a, ünjgen que o, Monuinonto f^aconal a los Caído na Sfií u n í \'mpl9 corjstrtJCCión
ABC 7 0 AÑOS S^S

10

mat^rlaí. sino también un ¡ugar OB oración y fJo estudio domlñ, a la UBI que se oírtucan sufrBgiüs por tas Bfrnas dB io5 quo dieron su vida por su ÍQ Y pof íu patria, so estudio y t s difunda ia docrrina socr^í catúHcn. inspiradora de ias r^aüiaclonas sociafes del Régimen" V más adelanle. "Paró BI logro de fa doble linalidad asignada al Monumento resuilaOa indisp«nsaO'e ífl calatorocón ríe una Orden roirgiosa que 5B ab'igaíe a matiiefiBi &f culto litúrgico y fos sufragios en el Valle de IOÍ Cflítfos. w / c o m o a sostener un centro da estudios sodaies- Af BtBClo.ie fian celebrado las oporrunas convensacones con la at}9dla do Silos, do Iñ gloriosa Ordon da Ssn flenJfo-. • f f l IfegadO si momentií -se Hi^Bde- lie crear una fundación que, colocada be/o el alto patronato del Jete del Estado. B/en» la titularidad dot Monumento con todos sus bienos y pertenencias, asegure su consenr-aciún. vele por ef cumplimiento de los tinaa religií>sos y soctBies a que está destinado y celebre e¡ oportuno convenio con la atyadié benedictina de Siloa." A coottnuacíún, di e l arliculos esiabieclan I B mencionada Fúnüaciün. Paía e l régimen de estudios se creaba u n ^ J u n l a integradla por los n u r i s l r o s suOsecrelarlo de la Presidencia, Jusiicia, Educaciún y Traba JÓ-

A lo Ixqule^da, \n maqueta d « la portada de I B B H 4 i l k a . i B g u n B\ p r o y o c i a dp M u g u h j i a , Debajo* uno Imagen actual de la minma- fve rvElIzada a n broncv por F e m a n d o C r u i SolJa. En l u i ' « l l o v a í , es cena a de l o i mlalsHon del Rosailo de les H e c h o i de los ApóíToles. dos a cada lado de \a carretera, en el acceso al Valle de los Caídos-tlenenunacurfcosa leyenda Juane10. si farfiQSQ relojero de Cario* V, autor del artificio que elevp la^ aguas del Tajo a Ja ciudad de Toledo, hizo construí rías, por orden del Rey, pera su ingeniosa fAbrica y desde las canteras de Fonseca lueron trasladadas tres de ellai^ hasta hambrona, d o n d e quedaron abandonadas. La cuarta no Jlegú ^ salir de las canleros. Según otros, la tradlciún afirma que J u a n e l o T u rrisno. Ingeniero mayor de Felipci 11, laDró estas piedras berroqueñas en las canleras de Orgaz para le^ vantar un grandioso artificio e n el Real Sitio de Araniuez (Otra *er. siün afirma que las piedras eraii traídas desde Sevllfa). Los escasos medios d e líansporíe de le época hicieron que ¡quedaran abandonadas en hambrona. Sobre este hecho quedo por aquella comarca toledana una copla popular que diCfl^-tnsí>D3;e£ííeJudnefo 'ya ^an andando i llegarán al Srtlo I sab^ Dios cuindO'£1 dicho popular era recordado en Toledo ai ver ei Ipnlo paso de los camiones Finalmente los mono Idos I regaron al Valle de los Cafdos. culminando a^l con éxito la operación de su traslado, realizada a las órdenes del coronel Senrei. )ele de obras del aeropuerto de 8ara|as

LOS J U A N E L O S : 2 l f i TONELADAS DE PIEDRA

S G acerca e l vigésimo aniversario de \a Victoria y l o d o esté l ^ t o en el Valle de los Caidos para su inauguFQcíánr Pero merece la penavo^verairísenelliempcppBra recordar un curioso capUiílo de Ta hisloria del irionumento: los Juanelos. Todo comienza diez ai^os antes, cuando Diego Méndez no s e ha hec^o cargo aún líe la dJrQcciún 'Jelasobras.E124de3eptffinhrede 1949 ABC publica una noticia en la que se anuncia que ^hoy ha comeniado el traslado da los r^uatro postea denomlnsdoa'de Jüqnefo' ríesfie el pueblo de hambrona (Toledo) a El Escorial, para ser- colocados, como portada, en eí MofFumenío r^adonala los Calaos, en Cueigamuros-. El paso de las mcnumeniales moles de piedra por U a d n a y ios pueblos que atraviesan las carreteras de Toledo y La Corui^a despe riú la curiosidad general Cada uno de IDB "Juanefos- pesa M t o neladas. M i d e n 11 meiroE de largo por 1,45 de difimetro. Eran trasladados, uno por uno, sobre enormes plataformas de VBinildíia ruedas. IdénncBs s las que llevaDan l u ^ lblidfMului«4eH-| bl Tftin üe otorrizRje La p l a l a l o r m ^ era arrastrada por u n camiOn *de entraordin^ria potencia' - d ^ i a n entonces los periódicos-, y en la parte posterior, c o m o aufiliar, otro del mís/nn iipo. cuya misión tundamental es la do ayudar y Iren^i en las cuesias'. Las ruedas lenlar que ser cambiados c o n írecuencia y la man:ha - d e siete u ocho hilúmotros p o f h o r a - s e hacía casi siempre de n o che para evitar accidentes si iss ruedas no resistían el calo^ solar. Estas enormes p i e d r a s - c o l o c a das hoy c o m o gigantesco pórtico. 5M A D C 7D AtKti

LA E f t t C C i O N DE LA NUEVA ABADÍA BENEDICTINA En junio de T95fl publicó el 'Boletín Oficial del Estado- u n d e creto que declaraba de reconocida urgencia y, por tanto, exceptuadas de subasta o concurso, Tas obras de la carretera de acceso ^1 Valle de los Caldos. La Jefatura de Obras Publicas de Madrid habla redactado el oportuno proyecto El 13 d e (ufio de 1958 publica ABC la noticia de la erección de la nueva ^ b i i d i a b e n e d í c l m a de Santa Cru? del Valle de los Caídos. Presidió el acto el subsecrelario do la Presidencia sertor Carrero Blanco Tros una misa y la lectura del brevB Pontificio se celebrú la invesHdura del nuevo Abad, fray Justo Pére2 de Urbel, que p r o n u n cio emocionadas palabras de agradecimiento. Componían \a nve^fl abadía veiniidús mondes, trece padres y siale hermanos legos. El 27 de octubre de 195a. Iray Justo Purez de Uibel celebra Cu primer ponlilicgl en la iglesia dql VaMe de los Caldos, Y de este modo se acerca la fecha de su solemne inauguración.

Más de una docena de artistas-entre escultores, ceramistas y pintores- colaboraron en la ornamentación del Valfe de los Caídos.

HACIA SU D E F m m V A MORADA El 30 de mayo de l95fl ASC p u bfica una ñola del Gobierno Civil

Sf la erección de la Cruz s u p u s o un dilicil proEilema a r q u l t « : l O n l c o , nn lo tue m e n o s la Instalación de las g l g a n l g ^ c a : e s c u l l u i B ) [)f> Juan Ü9 Avalo« que r e p r o s e n l a n a los cuatro Evangojlsias y ñ \as Virtudes CafdlnaCes. óe Madrid qu© dice. 'Uno rfe los pñiíc'pstiss linea ous delormin^ron IQ con$ffucc'ón dBl tAo¡\um&rfio N9Cion»>aíos Caídos, err e¡ Valla d& Cuelgamuros {Guadarríim a j . ruñeldodar^n él sepultura a quianas fusión sBCfH'Codo$ por Otos ypoi EspBña ya cuantos Cflyeion en oue^lra Cruzada, un distinción tíai campo on el Que c o m batifiron, sagun enige el espíritu cristiano que inspira aqueHa magna obra^ con taf pus fueran de nacionslirfad española y ds religión calól¡c3~ S P pon[a d e a p j e s en c o n o c i miento üe Todas los interesados que e n el plazo de quince días debían n a ni Íes lar por escrito dirigido al Gobierno Civil si desean o consienten el Traslado de lo$ resIos moríalas de sus ^amillares caldos al Valle da los Caldos. Y a partir de smonces se Irncian d e i d o los más diversos punios de Esparta los [laslados de resTos mortales de caldos en 19 guerra hacia s j ultima morada, en el grandioso m o n j m e n l o de la sierra madrileña Miles y miles de cadáveres son BJih Limados y llevados a Cuelgamjros UNA CARTA DE FftAMCO A LOS HERMANOS DEL FUNtíADOR DE FALANGE para acoger a los héroes y mA'tires de nue^tiB Cruzada, SB nos olrece como el lugar más aoecuado pifra Que en slla reciban st;pui:íira los rBsios de vuestro hgiiTiBno Jo^é AnSoino. on el tugar preíergnl*" que lo correspondo 9n!rg núes!ros gloriosos Caldos Aunque su señera y trascendenle ¡¡gura pertenece ya a 'a Hisíona Y Bl Mo\/rmiento. al gue lan generosamenTe se enírejjo. SJenoo sus dos hermanos sus más inmediatos allegados, es natural seáis vosotros los que déis vuestra conformidad para el iraslado de los restos, que raposarín allí en la rjiisma íoimg y d'SpOUC'On gue hasta hoy han tenido enaTMonanterio de El Escorial. Este es el oti¡eto de esta carta, ya que se aproxima el dia primero de

El 7 de marzo de í959. el JeTadel Estado dirige a los herrnanos de JoiO A n i o m o la siguiente caria

Dando escolta a la Cruz, ingrávidos junto a su basamento, los cuatro Evangelistas dirigen su mirada a los cuatro puntos cardinales.
Lo interrnlnable procesión lunebre concluye finalmente, pocos días ames de Ea inauguración del m o n u m e n l o , con la llegada de los reslos mortales de José AnTnnio P n m o da Rivera- E i r c m o i Sres. Pilar y Migue! Pnmo de fííverSr Madrid Queridos Pilar y KiiguBÍ: Terminada la grandioss Bssiíica del Valle da io^ Caldas. levanlsda

O

EJ p a s e de lijs J u a n e l o i por Madrid—en I* I m a g e n , Ta Gran Vti a l inlefea de numerosa» personaSr

Instalado? en la carretera de accesoT sirven hoy de grandioso pOnlco Al Valle de los Caldos ABC- 70 AAOS M7

Velnle años Befiaran «sias d o i I m i g e n c L L» primara fue tomada. Bfi 19S6, cuando aún no se habla larmlnado la conalrucclón de la Crui.

A la izquierda, la parla posterior del Risco, cuando se Iniciaba Ja parforacLón- A la derecha, la mlama parapectka en la acluaJIdad.

La gran explanada que l e abr* anle al monumanlo aparece en eftlett IrnAgenes. duranle las obraa y en La aclualldad. delda la baae da la Cnsx5» AttC. 70 Anos

La aabeftd alfueta de t i Cruz se recorta sobra al dalo de la meaaia castallana. E n l o i d l a i c l a r o a . es vlsltrla desda vahes kllómetfOB da dlatanda. abni. toñatado puro Iñ Inauguradon det monumenlo. Con esíe maJ'VO. muy ca^/^íaiamentfí os fscuerda Vuestro buen Franchco Franca-. la obra de nuestro hermano José Antonio. Levantada, como decís, la BaslUca del Valle de los Caídos, pars coger a los héroes y ios méflires de nuestra Cruzada. no3 parece /Uflío y non ttonra vuestro designio de depositar en ella tos ¡estos mortales de nuestro hermano. Creemos también interpretar así el deseo de José Antonio de reposar {'unto a sus camaradas y que ese mismo es el sentir de la Falange, que bato la Jefatura de V.^ tanleai sigue siendo a su rnemoria y a su idea. La Cruz as como una gigantesca cMmer^ea, En su inleflor, una escalera de caracol y un ascensor. Daíeariamoi que el traslado desde el Monssleno de El Escorial hasta ia dasllice dul Vello de /os Caldos tuviere, lo mispo^stble, carécter intimo y recogido, como está eíecruAndose el de todos aquellos que. de ahora en adefanTe. han de 3compB/\ar¡e y compartir con él sufragios y honores Reciba V.Er el respetuoso afecto de Miguel Primo de Hivera Pilar Prima de Rivera.loriio Pnmu de Rivera llegan al V Í He de ID5 Caldos Al dia oi^jienle publicó ABC ampMa inTormaclón del traslado. -El domingo a las siete de la tarde, en la Basílica del Monasterio de El Escorial, se ejihumaron los fastos mortales de José Amonio Primo de Rivera, que durante diecinueve a^os han reposado al pie del Bita/mayor. L& exhumación se efectuó con absoluto carécter intimo'. Añadía la intormadón de ABC . numerosos aetalln del l e v a n i a - r \ miento de fápida d e i r e s i o n e l a d i s i y ' La entrada a la Basílica, cuando estaban a punió de concluir las obres-

El 11 de marzo, Pilar y Miguel Primo de Rivera responden a \a carta del General; -Nuestro respetado gerieral: Tsnto P'lBf como yo agradecerrjos en iodo ^uvatorvuasrra cana, quB viene a mostrarnos hasia qué puntoguardáissrncero y profundo cariño y respeto hacia la persona y El coro de la BasiMca. iraa el crucero. durante las obras.

LOS RESTOS DE JOSÉ ANTOMIO. EN CUELGAMUROS
Y, en eíeclo, ef lune¿ 30 de marzo, losreslos mortale? do José An-

ABC (Madrid) - 09/05/1976, Página 165

Jl H C. 7D AUOS 599

mmiiliiiiiiiiii

Tpfm^íiada la grandiosa o b f a , fueron llegando a CuBfgamuros, desde t o d a s la 4 p'owlnclas españolaa, loa reatos morlBles de miles de c í i d o t en la g u e T B civil. En «3 • d u a l i d a d IDS « n i erra mí en tos superan Bt m e d i o c v M e n a r de m i l e s , V medtay de ÍB in^iaFación del lóf^ I r o e n l a s mismas andas en QUe fue traído desde Ahcariie /<] úia 5\' gUiQHto serla Irasl^dado al cercano CuelgamurDSr "Desds la-i pnfnerQí fioras tfe/fl madru^aüa de! ¡unei tas carreta ras g u e conducen sti Real Sitio ae Vieran repletas óv vehlcatoi de lodas c/sses". A hombros de l o i mmislros Solls, Arrase. ÍTurmendi y Carrero, el férelro f j e sacado al Palio de Reyes ^A continuBCKm se puso en matufia el conejo^ parlando e/ féfeiro mien^tras üe fa V¡e¡a Guardia de Madnd. Fíente de Juventudes. Guaídia de Franco y aTiiiad05 de ¡oda £^pa/ta ^ ' L f l (JisJarfciü qu^ separa Bf Eacoriel Oel Valle de hs Ca¡dos - s e guía diciendo A B C - fus cubierta por ía comtttVB a tirj promedio He ítes liUfrmeífoz por tiara. Le tctatided do los trece kilómetros $o reaH2Ó a pie.-Al liogar ai Valle de 11^ Caldos, el aspeclo qiie presentaba la gran explanada era impresionarle Miles de personas querían rendir u n nuevo homenaje a Fa memoria de J c í é Antonio. Uno vez en el inTenor. iruy J u ^ l u Pü\^^i üd UiLi-i i c i ú una misa de repuiem, antes de que fueran dclínilivarnentc inhumados los resio^ d e l fundador de Falange. Cuarenta y ocho horas mj^^ larde lendria lugar la soFemne inauguración del Moriumento A n tea de llegar 3 las orúnicas de aquella histórica jornada, merece la pena observar c 6 m o era. Iinalmenle. «l monumento ales caídos. M i g u e l Á n g e l FLORES (Reportaje grftrico Á n g e l CAR { V E N I L L A ) CQQ A B C 70 AHO%

El 30 de íTiaiio de 1^59 llegaron al V , I I I F de los Caídos lo^ r e c i o s moríales dv J o s é Anionlo. FÜQ deseo d « Franca qup SU dDliriPlkv t mar^idif Estuviera .mío eJ a l i a r mayor de la Basílica.