86

OX IGENO Enero 2011

Entre el extremo de la segunda barrera coralina más grande del mundo y la fosa de las Caimán, el Caribe hace de sí un cofre para guardar un rico muestrario del 90% de las especies marinas que habitan sus aguas. No es de extrañar, por tanto, que las Islas de la Bahía sean hoy un nido de buceadores como ayer lo fueran de piratas. Y de este archipiélago hondureño es Roatán la joya de la corona.
Texto: Óscar Álvarez / Fotos: Luis Aguilar

Roatán
La isla del tesoro

OXIGENO

87

A

Roatán
hora que me pongo a recordar West End, las imágenes se amontonan sin mucho sentido pero dolorosamente seductoras. Veo las lanchas buscando los canales que les permiten salvar el arrecife y abandonar la bahía turquesa hacia un horizonte índigo. Veo una procesión de hombres rana que, aletas en mano, camina en fila india sobre la calle polvorienta mientras otro grupo, aún seco, les cede el paso y la gente en los cafés contempla el atasco sin mover una ceja. A un pulpo cambiar de color según el coral por el que se escabulle, la silueta de un barco silencioso entre cuyos hierros retorcidos abren sus bocas las morenas, a la izquierda una mantarraya que cruza, a la derecha una tortuga, y ese mero enorme que se acerca con todo el descaro del mundo. Y, cómo no, el inevitable cardúmen de cirujanos azules o el arco de piedra de Hole in the Wall -visible apenas se mete la cabeza en el agua- invitando a traspasar su umbral y el límite de los 40 metros de profundidad. También veo los gloriosos atardeceres en Half Moon Bay contra un telón de cielo inflamado y cocoteros... hasta puedo escuchar casi el ritmo hipnótico de los tambores garífunas y oler el aroma salino del Caribe. Todo lo cual, en una mañana gris de diciembre madrileño, empieza a ser demasiado cruel. Pasemos a los datos, a ver si así se me hace más tolerable regresar a aquellos meses en el paraíso en los que la vida se resumía a bucear y tomar el sol. Roatán tiene, vista desde el cielo, el aspecto de un lagarto, verde y alargada como es: alcanza los 60 km de longitud por una anchura máxima de 8 km. Un espinazo montañoso la recorre de Este a Oeste y se halla totalmente rodeada por un arrecife coralino que en el litoral norte se separa más de la costa y forma una laguna paralela a su contorno. Las playas no son abundantes, aunque sí las bahías y las ensenadas angostas que ofrecen buenos puertos naturales. Junto con Guanaja y Utila forma el archipiélago de las Islas de la Bahía, una parte de Honduras que poco se parece a sus regiones continentales. Ni a ninguna otra isla del Caribe, en realidad.

Los 7 Magníficos
Aunque los sitios se suceden en toda la isla, la mayoría de las inmersiones se realizan dentro de la reserva marina, una franja de 20 kms bajo la vigilancia de los guardas del parque. De esta selección de imprescindibles sólo los dos últimos se ubican fuera de la reserva.

» Odissey
es el nombre de uno de los naufragios intencionales más grandes de Roatán. Antiguo carguero de 100 metros de eslora, el Odissey mantiene erguida su proa, pero la popa se inclina 30º y la sección central está colapsada debido a la fuerza de varios nortes (frentes fríos). Ofrece epacios amplios que permiten una penetración con poco peligro. Profundidad: casco, 36 metros; superestructura, 20 metros. Nivel: Avanzado. Con penetración: especialidad en pecios.

» HOle iN tHe WAll
es difícil distinguir la narcosis de la simple euforia mientras se desciende en el azul hasta el arco de piedra. Al cruzarlo se alcanza la profundidad recreativa máxima, aunque el fondo sigue sin verse. Mientras se descomprime, las profundidades menores 12-7 metros, invitan a explorar sus túneles y cañones. existe también una gran cueva. Profundidad: 6 a 40 metros. Nivel: Avanzado.

» West eNd WAll-texAs
es posible completar estos dos sitios como un buceo de corriente. el muro está lleno de vida y va mejorando conforme se llega al extremo de la isla y la corriente empieza a hacerse notoria. texas se rerconoce por el fondo arenoso que semeja una llanura salpicada por corales en notable buen estado. Profundidad: de 5 a 30 metros. Nivel: Experto.

» sPOOky CHANNel
el canal consiste en una brecha en el lecho marino que se va estrechando a medida que se desciende. el gigantesco portal de piedra que la enmarca y la poca luz que entra crean un escenario imponente. si, pasado una especie de sala amplia y abierta, se sigue el canal se puede descender hasta el spooky Hole, sólo apto para el buceo técnico. Por tanto, la inmersión finaliza ascendiendo por el coral. la parada de seguridad se ameniza con la presencia de numerosos meros, péces ángel, loro, globo, langostas y, a veces, rayas. Profundidad: 3-35 metros Nivel: Avanzado

» Un par de tibias y una calavera
Por fuerza, una tierra así tuvo que atraer los deseos de los hombres. Los primeros asentamientos corresponden a los payas, etnia mesoamericana que comerciaba con sus vecinos mayas y que poblaba Roatán cuando Cristóbal Colón la avistó en 1502. Los colonos españoles explotarían años más tarde algunos yacimientos mineros aunque, fundamentalmente, usaron la isla como granja ganadera. Las relaciones con los indígenas debieron ser
88

» BeAR’s deN
sus peculiaridades son un muro lleno de hoquedades, un túnel de 33 metros de longitud ( a 26 metros) que desemboca en un cañón y una cueva. se llega a la cueva nadando unos cinco minutos de la boya en dirección este y a 13 metros de profundidad. en ocasiones un grupo de meros negros da la bienvenida a los buceadores a su entrada. Con el sol alto, la luz entra por los agujeros del techo, pero conviene llevar linterna y seguir los procedimientos de buceo en espacios cerrados. Profundidad: 10-135 metros Nivel: Experto.

OX IGENO Enero 2011

» MARy’s PlACe
tras permitir que el coral se recuperase durante dos años ha sido reabierto recientemente, aunque sólo se autoriza una inmersión por buceador y estancia. será necesario desplazarse hasta Coxen Hole o French Harbour, pero bien merece la pena conocer el sitio más famoso de la isla. la actividad volcánica en tiempos prehistóricos desgajó un bloque del arrecife que está atravesado por innumerable grietas y pasajes formando un paisaje onírico. tiburones nodriza, coral negro, varias especies de esponjas. Profundidad: 6-30 metros. Nivel: avanzado, con buen control de la flotabilidad.

» CARA A CARA
las actividades que modifican la actitud de los animales no son aconsejables. Pero a quien bucear con tiburones le resulte demasiado tentador, puede probar la experiencia. se desciende agarrado por el cabo de la boya debido a que el sitio está a 2 millas y media de la costa y suele haber fuertes corrientes. en el fondo el grupo, rodillas en la arena, protege su espalda con un muro de coral y observa el espectáculo al frente. durante cuarto de hora una media de 20 tiburones grises hembra (de 2 a 3 metros) estará rondando la cubeta con pescado con la que el dive master los mantiene interesados. Cuando la suelta y los tiburones han tomado lo que pudieron y dan las últimas vueltas es el momento en el que los buceadores pueden moverse entre ellos. Profundidad: 15-21 metros Nivel: Buceador Nitrox (EANx 36).

todo lo pacíficas que permitía la época hasta que, entrado el siglo XVII, los barcos piratas comenzaron a infestar el Caribe. Los franceses y los holandeses se dedicaron a asaltar pequeñas poblaciones indefensas de indios y españoles, algunas de un modo tan sanguinario como el ataque de Van Horne en 1639. Pero fueron los ingleses quienes le pondrían un celo especial al asunto. Bajo la aparente legalidad que tanto encaja con su hipocresíaa un tal William Claibourne, de Virginia, la Providence Company le expidió una patente para colonizar- fundaron la primera Port Royal en el extremo suroriental, llenaron la isla de “hermanos de la costa” y se dedicaron a robar sistemáticamente las ciudades del istmo y acechar los barcos que pudieran transportar cualquier carga valiosa. En 1650, harto de sus correrías, Francisco Villalba de

OXIGENO

89

Roatán
Toledo, con una armada de cuatro barcos, tomó Port Royal, hizo prisioneros a sus habitantes, demolió las construcciones y mandó trasladar a la población indígena a Guatemala, de modo que los ingleses no pudieran usarla para su provecho. A partir de entonces, la era de la piratería local entró en declive, pero su romántico recuerdo sigue siendo una de las señas de identidad de Roatán, donde se ven banderas negras aquí y allá. Y es que no hay isla en el Caribe que cumpla mejor con todos los tópicos, que haya albergado la mayor concentración de piratas (5,000 en su apogeo) y que guarde aún tesoros enterrados. No son leyendas: en la década de 1930 el arqueólogo Mitchell Hedges descubrió los cuatro primeros cofres llenos de doblones de oro. Hoy el oro está en la especulación inmobiliaria del occidente isleño, donde la construcción de viviendas lujosas va en aumento. Tanto como el número de estadounidenses que compran parcelas, a precios cada vez más altos, con la idea de venderlas aún más caras. La historia nos resulta conocida y su moraleja es que Roatán, hasta hace nada el mejor secreto del Caribe, empieza a colocarse en el mapa turístico. Así la población nativa – compuesta por negros garífunas, y negros traídos de las islas Caimán en el siglo XIX junto con los “caracoles”, europeos más o menos mestizados – se enfrentan en la actualidad a piratas mucho más peligrosos y sofisticados. Y sí, claro, en medio de todo eso estamos los buceadores. Pero nuestros tesoros están bajo las aguas y vamos a tener cuidado de que allí permanezcan. un lecho arenoso. Aquí crecen las algas que hacen de pulmón al sistema arrecifal y sirven de guardería para los juveniles de muchas especies -barracudas, peces mariposa, peces ángel, langostas- a salvo de muchos peligros del competitivo coral hasta que alcanzan la madurez. Es territorio propicio para el encuentro con jardines de anguilas y rayas águila en busca de crustáceos. En la cresta o rompiente, donde el coral aflora, las olas suponen un reto para la supervivencia y las diversas especies deben desarrollan sus propias estrategias. Es frecuente ver a las gorgonias abanico mecerse al capricho del mar, mientras los corales duros -como el asta de ciervo- ramifican su estructura para resistir. Esta zona, con cabezas dispersas y grandes parches de arena, culmina en el frente del arrecife, donde se concentra la vida y, obviamente, los sitios de buceo. Las cotas van desde los 5 a los 20 metros, lo que permite que penetre suficiente luz y puedan apreciarse muy bien los colores. Y en el límite que marcan los cardúmenes de peces

» el arrecife

La fama se la llevan Cozumel y el Cayo Ambergris de Belice, pero lo cierto es que la mayor barrera coralina del hemisferio norte tiene mucho que ofrecer en Roatán. La visibilidad oscila entre los 30 y los 20 metros, la media de la temperatura del agua es de 28º, las corrientes son suaves (salvo puntos concretos) y hay inmersiones para todos los niveles. Es decir, se trata de una excelente opción tanto para quiene deseen aprender a bucear como para los buceadores técnicos. Oficialmente se cuentan 82 sitios aptos para principiantes, 72 de avanzados, 12 de expertos y 10 para “tekies”. No existen las aglomeraciones, la topografía submarina deja con la boca abierta, son varias las oportunidades de explorar pecios y el Parque Marino de Roatán se encarga de que el la práctica del buceo sea respetuosa con el medio ambiente y contribuya con sus ingresos a protegerlo. ¿Es posible pedir más? El arrecife costero se divide en cuatro zonas. La primera, que comienza apenas se ponen los pies en el agua, suele estar compuesta por
90

tropicales y las tortugas, comienza el muro que cae a plomo hacia el abismo. Aquí, en la parte inferior de la cara del arrecife, Roatán sabe impresionarnos con una topografía plenamente disfrutable si se tiene buen control de la flotabilidad: cañones, arcos, cárcavas, túneles y cuevas forman un laberinto particularmente sugestivo.Conviene, además, estar preparado para el encuentro con pelágicos como barracudas, grandes meros, mantas y – si tenemos el día de suerte- algún tiburón curioso.

OX IGENO Enero 2011

Guía práctica
Cuidando el coral
El Parque Marino se encarga de vigilar la pesca clandestina y la extracción de coral negro. También ha habilitado boyas en cada sitio de buceo para evitar los desastres que ocasionan las anclas. A pesar de todo, la contaminación y la tala de manglares suponen otros problemas a los que cabe añadir los malos buceadores. Pongamos de nuestra parte: si no confiamos mucho en nuestras habilidades oxidadas o usamos equipo que no nos sea familiar, es mejor tomar un “reciclado”, junto a un curso de control de la flotabilidad.

• Cómo ir. DSin duda la mejor temporada va de enero a abril.
La estación lluviosa dura de septiembre a diciembre y es desaconsejable para bucear. Mayo y junio son meses en los que el tiempo es variable, aunque tiene la ventaja de que hay menos gente.

• PreCios Por inmersión. Comúnmente son 25 dólares. En paquetes de diez suele salir a 20$. • orientaCión. Coxen Hole, la capital, y French Harbour, ambas en la costa sur, son las ciudades más importantes. Aquí se concentran los bancos, los supermercados y otros servicios. Cerca de Coxen Hole está el aeropuerto, la terminal de transporte público isleño y el muelle donde arriban los transbordadores de La Ceiba. Los centros turísticos de West Bay y West End se encuentran -como anuncian sus nombres- en el extremo occidental. La primera posee la mejor playa isleña y en torno a ella existe un desarrollo turístico más convencional (sin torres, afortunadamente), en tanto que West End se caracteriza por un ambiente más informal. • Cómo moverse. Los taxis son la mejor opción. Basta con esperar en la carretera y levantar la mano al paso del primero. Son compartidos, así que si no está lleno, parará. Las carreras “express” o chárter cuestan más caras. Alquilar un coche cuesta entre 50 y 100 dólares diarios. El de un ciclomotor 20 o 25.

Se habla español
La mayoría de los centros de buceo están operados por estadounidenses y canadienses. Sin embargo, dos españolas, Nuria y Mari Paz, poseen sus propios negocios y sabrán entendernos perfectamente. octopus Dive school. En Sandy Bay. www.roatan-octopusdiveschool.com anemona Divers. En West Bay. www.anemonadivers.com

Dónde dormir
Ü Morgan. En West Bay. Un toque europeo Henry
caracteriza a este grupo de cabañas entre buganvilias. www.hmresorts.com/henrymorgan/ nífica brisa. www.lasrocasresort.com

Ü Rocas. Bungalows de estratégica ubicación y magLas Ü Bahía. Las “barbacoas tejanas” de Kent (su dueño) Blue
son famosas en todo Sandy Bay. www.bluebahiaresort.com

OXIGENO

91

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful