You are on page 1of 7

34-40 Patas Caballos 10/11/09 12:12 Página 34

Équidos
Sangrado de las Bandas
Coronarias en un Caballo
GALTIER VALLEJO, ROSARIO; GON-
ZÁLEZ ARGUEDAS, MARTA; DE LA
CALLE DEL BARRIO, JORGE.
Hospital Veterinario Sierra de
Madrid, S.L.
Ctra. M-104, Km 1200. San Agustín
de Guadalix. 28750 Madrid.
www.hvsmveterinario.com
Un caballo con una historia de
sangrado intermitente de las cuatro
coronas de tres meses de duración
fue tratado en el Hospital Veterina-
rio Sierra de Madrid. En el examen
físico presentaba una dermatitis
ulcerativa con secreción sanguino-
lenta de las bandas coronarias, con
afectación además de los espejuelos
34 y espolones.
Basándose en la historia, examen
físico, las diversas pruebas laborato-
riales y la evolución de las lesiones
tras el tratamiento se estableció como
diagnóstico más probable la forma pietario mas de tres años. En dicha
coronaria del pénfigo foliáceo. instalación hay cinco caballos más y
Palabras Claves: Banda corona-
“La displasia/ ninguno está afectado. El caballo
ria, caballo, pénfigo foliáceo, distro- distrofia presenta un plan de vacunación y
fia de la banda coronaria. desparasitación regular cada 6
de las bandas meses, y su alimentación se basa en
paja, alfalfa seca y avena.
Caso Clínico. coronarias es una
Se presenta en el Hospital Veteri-
enfermedad Examen Físico.
nario Sierra de Madrid, un caballo persistente y sin
cruzado de capa alazana, de 12 años A su llegada al hospital, el ani-
de edad y de 500 kg. de peso, con tratamiento eficaz mal presentaba todas las constantes
una historia de sangrado de las cua- vitales dentro de los valores norma-
tro bandas coronarias de 3 meses de reconocido; les, con una buena condición cor-
duración. poral (3,5 sobre 5).
En este tiempo el paciente no ha
habiéndose En el examen físico las constantes
recibido ningún tipo de tratamiento demostrado que la vitales se encontraban dentro de los
y las lesiones han evolucionado des- parámetros normales y en la evalua-
favorablemente. utilización de ción de los distintos sistemas corpo-
Unos días antes de la aparición rales solo se aprecian anormalidades
de las lesiones existe un episodio corticoides y a nivel tegumentario. Se advierte la
agudo de signos de debilidad tras un presencia de dermatitis ulcerativa de
gran sobreesfuerzo al ser usado
antibióticos no son las cuatro bandas coronarias con
como animal de carga. beneficiosos” zonas erosionadas, ulceradas e hiper-
En caballo lleva en la misma ins- queratinizadas distribuidas a lo largo
talación y a manos del mismo pro- de toda la banda coronaria. Las zonas
34-40 Patas Caballos 10/11/09 12:12 Página 35

Équidos
Figura 1 Figura 3

Figura 2

35

Aspecto de las lesiones durante el examen físico.

lesionadas presentaban secreción sanguinolenta (Ver Pruebas Diagnósticas.


Figura 1).
Las cernejas de las extremidades posteriores también Una vez concluido el examen físico se procedió a
presentaban zonas ulceradas y eritematosas (Ver Figura la toma de muestras para la realización de las corres-
2). Así mismo, los espejuelos de las extremidades ante- pondientes pruebas laboratoriales para poder descar-
riores también presentaban zonas de tar diversas patologías del diagnós-
enrojecimiento e hiperqueratosis (Ver tico diferencial.
Figura 3). Dichas lesiones no presen- “Sólo las biopsias Se tomó una muestra de sangre
taban cambios de pigmentación, no para hemograma sanguíneo, bioquí-
eran pruriginosas ni dolorosas a la pal-
superficiales mica sanguínea (panel hepático y
pación y el caballo no mostraba sig-
nos de cojera. El caballo no presenta-
obtenidas justo hasta renal) y panel de minerales (Zn, Cu,
Se). El hemograma sanguíneo y la
ba ninguna otra lesión corporal y el la dermis son las que bioquímica no revelaron ninguna
pelo y crines eran normales. anormalidad. El panel de minerales
En la Tabla 1 se detallan las diver- pueden realizarse sin estaba dentro de los parámetros
sas patologías que pueden cursar normales.
con afección de las bandas corona-
riesgo de lesionar la Se realizó un raspado cutá-
rias y en la cual basamos nuestro
diagnóstico diferencial.
banda coronaria” neo y una biopsia de la extremi-
dad anterior izquierda, en la zona
34-40 Patas Caballos 10/11/09 12:12 Página 36

Équidos
palmar a 2 cm. del borde corona- Diagnóstico Diferencial.
rio por encima de los talones, para
análisis microbiológico y anato- “El pénfigo foliáceo A continuación se explican los
mopatológico (ver Figura 4). En el diferentes aspectos que nos ayuda-
raspado cutáneo no se evidencia es una enfermedad ron a ir descartando algunas de las
la presencia de ácaros ni hifas. patologías del diagnostico diferen-
Dentro de la microbiología, el cul- autoinmune poco cial inicial hasta reducirlo única-
tivo de hongos fue negativo, no
siendo así para el cultivo bacteria-
frecuente en caballos mente a dos posibles etiologías.
Durante el examen físico deter-
no donde se observó crecimiento siendo la forma minados aspectos en la distribución
de bacilos Gram negativos (Pro- de las lesiones pueden ayudarnos
teus spp.). coronaria la más rara para descartar ciertas etiologías. La
En las muestras destinadas para afección de las cuatro coronas, cer-
la biopsia se observó en la parte más y desconocida” nejas/espejuelos y la ausencia de
superficial del epitelio vacuoliza- otros signos clínicos o lesiones en
ción y espongiosis del epitelio con otras partes del cuerpo permite des-
desprendimiento del mismo. Estas cartar la mayoría de las patologías
lesiones estaban asociadas a exocitosis de neutrófi- inicialmente incluidas en nuestro diagnóstico diferen-
los que formanban pequeñas costras serocelulares. cial. Según si las lesiones afectan a una sola extremi-
Existian además zonas epiteliales con disqueratosis y dad o a varias, si tienen un patrón regular y simétrico
vacuolización. Entre la queratina se observaron colo- o por el contrario afectan de forma irregular a la banda
nias bacterianas y formaciones hialínicas no identi- coronaria pueden guiarnos para decantarnos por una
ficables (compatibles con detritus o agentes micóti- u otra patología. Por ejemplo, lesiones debidas a trau-
cos). No se observaron lesiones en la dermis. Los matismos y procesos bacterianos, micóticos o parasi-
resultados de la biopsia fueron compatibles con una tarios no deberían afectar de forma simétrica y gene-
displasia de la corona y con una infección bacteria- ralizada a las cuatro extremidades incluyendo además
na superficial. La infección bacteriana fue conside- las excrecencias córneas, como en nuestro caso. Otro
rada secundaria al proceso primario debido a la proceso como la laminitis, que cursa con bastante
imposibilidad de que un proceso bacteriano prima- dolor y grado de cojera evidente, es descartado desde
rio afecte a las cuatro coronas, cernejas y espejue- un primer momento ya que el caballo nunca mostró
36 los en el mismo animal. cojera ni se mostró reticente a caminar.
En la siguiente tabla se resumen los resultados La deficiencia de vitamina A produce una distribu-
obtenidos con las diferentes pruebas realizadas: (Ver ción más amplia de las lesiones que en el caso que
Tabla 1) nos ocupa, con pelaje opaco progresando hacia alo-
34-40 Patas Caballos 10/11/09 12:12 Página 37

Équidos
pecia; cursa también con ceguera
nocturna, lagrimeo y problemas neu-
rológicos [4]. Además, casos clínicos
en caballos son extremadamente
raros y escasamente documentados
en la literatura científica.
El ergotismo es una micotoxico-
sis rara en caballos producida por
los alcaloides de Claviceps purpu-
rea, cursa con gangrena seca, pies
fríos y necrosis del casco [4].
La estomatitis vesicular es una
enfermedad vírica infecciosa zoo-
nótica del continente Americano y
no ha habido ningún caso reporta-
do en España, cursa con salivación
excesiva, vesículas en la cavidad
oral, labios, prepucio, etc. Así como
edema de la cabeza y ulceras de la
banda coronaria [4].
La epidermolisis ampollar es una
enfermedad perinatal hereditaria
que cursa con la formación de ampollas a causa de denes nutricionales de Zinc y Selenio y el síndrome
traumatismos triviales [4]. Cursa con úlceras delimita- hepatocutáneo.
das con collarín epidérmico, exudación y formación de Los raspados cutáneos pueden evidenciar la pre-
costras; depresión, caquexia progresiva y septicemia. sencia de ácaros como la especie Chorioptes, que se
La fotodermatitis es una dermatosis generalmente encuentra en la superficie cutánea, donde su locali-
causada por fototoxicidad o fotosensibilidad y está zación predilecta es la porción inferior de las patas
vinculada a áreas de piel clara y con poco pelo. Cursa traseras pudiendo diseminarse hacia los flancos y los
con dolor y prurito, pudiendo complicarse con con- hombros [4]. Los cultivos microbiológicos permiten
juntivitis, queratitis y edema de córnea [4]. Nuestro diagnosticar determinadas infecciones bacterianas o 37
paciente tenía tres de las extremidades calzadas, pero micóticas como sería el caso de la Dermatofilosis (una
la extremidad no calzada también se veía afectada. dermatitis infecciosa causada por Dermatophilus con-
La dermatitis eosinofílica es una dermatitis exfo- golensis, actinomiceto anaerobio facultativo gram
liativa con infiltración de los tejidos epiteliales con positivo) o la Dermatofitosis (una micosis superficial
eosinófilos y linfocitos [2], se presenta con descama- causada generalmente por los géneros Trichophyton
ción, formación de costras y exudado, y fisuras en las y Microsporum) [4]. En nuestro caso todos estos pro-
coronas y cascos. Es también una manifestación de cesos fueron descartados ya que no causan lesiones
un síndrome sistémico que suele manifestarse con pér- en cernejas/espejuelos ni lesiones tan simétricas en
dida de peso progresiva debido a malabsorción, las cuatro extremidades como en nuestro paciente.
pudiendo llegar a cursar con diarrea y fiebre. La biopsia es la técnica más útil en muchas oca-
La analítica sanguínea permitió también descartar siones para establecer un diagnóstico definitivo. Un
definitivamente diversas patologías como los desor- factor a tener en cuenta a la hora de realizar esta prue-
34-40 Patas Caballos 10/11/09 12:12 Página 38

Équidos
ba es que la biopsia de la banda coro- casos descritos donde también se
naria puede causar defectos de la
“Tras iniciar la han llegado a ver implicadas las
pared del casco. Por lo tanto, sólo las
biopsias superficiales obtenidas
administración de excrecencias córneas [5]. Una biop-
sia de la zona afectada mostraría
justo hasta la dermis son las que pue- corticoesteroides hiperqueratosis paraqueratosa mar-
den realizarse sin riesgo de lesionar cada y displasia epidérmica con
la banda coronaria [4]. La biopsia sistémicos se exocitosis neutrofílica y/o eosinofí-
nos permitió descartar distintas pato- lica [4].
logías que no podían ser eliminadas
consiguió El pénfigo foliáceo es una enfer-
definitivamente basándonos exclusi-
vamente en el examen físico.
rápidamente una medad autoinmune consistente en
un trastorno vesiculoampollar a pus-
La vasculitis es una enfermedad mejora progresiva tuloso de la piel caracterizado por
inmunomediada caracterizada por la pérdida de la cohesión entre que-
una reacción de hipersensibilidad hasta la regresión ratinocitos (acantolisis) [4]. Aunque
tipo III (por complejos inmunitarios) antiguamente se creía que la raza
donde las bandas coronarias pueden
total de las lesiones Appaloosa tenía mayor sensibilidad
verse muy afectadas, siendo a menu-
do dolorosas [1]. Los casos de vas-
a las dos semanas de [3], ahora se ha visto que no existe
predisposición racial [6, 7], y su apa-
culitis suelen presentar signos de haber iniciado el rición puede estar relacionada con
enfermedad sistémica como fiebre, situaciones de estrés, administración
depresión, reducción de apetito y tratamiento” de ciertos fármacos, presencia de
pérdida de peso [4]. La biopsia mos- neoplasias o hipersensibilidad a Culi-
traría una vasculitis neutrofílica (leucocitoclástica) o coides spp. [6, 7]. La distribución más común del pén-
eosinofílica, con necrosis de los anexos y grasa sub- figo foliáceo empieza por la zona de la cabeza y se
cutánea debido al compromiso vascular [4]. expande de forma generalizada por el resto del cuer-
La displasia o distrofia de la banda coronaria es po en cuestión de 1 a 3 meses [4], pero se han des-
una patología de etiología incierta, donde se aprecia crito algunos casos de pénfigo foliáceo centrado exclu-
un defecto en la queratinización del epitelio de la sivamente en las bandas coronarias de forma bastante
banda coronaria, y afecta de forma simétrica a las prolongada y sin llegar a expandirse por el resto de
cuatro extremidades de los caballos [4, 5]. Las cua- la superficie cutánea [7]. Su diagnóstico se fundamen-
38 tro bandas coronarias se presentan con un aspecto ta en la detección de anticuerpos mediante pruebas
anormal, escamosas, costrosas y con eritema varia- de inmunofluorescencia directa o inmunohistoquími-
ble; sin llegar a mostrar molestia evidente por parte ca, o mediante una biopsia, mostrando acantolisis
del animal. Cuando esta enfermedad se cronifica se intragranular o subcórnea con formación de hendidu-
produce la deformación de la pared del casco. Hay ras y vesículas o pústulas [4, 6, 7]. Los hallazgos de
34-40 Patas Caballos 10/11/09 12:12 Página 39

Équidos
una biopsia de piel pueden ser cuenta el riesgo de desarrollo de
diagnósticos o firmemente pre- laminitis secundaria a la admi-
suntivos cuando tratamos con un nistración de glucocorticoides,
pénfigo foliáceo; sin embargo, se pueden emplear otros fárma-
para observar los queratinocitos cos inmunomoduladores, como
acantolíticos debemos obtener es el caso de la crisoterapia (sales
una muestra de las vesículas de oro) o la azatioprina [6]. La
intactas, y estas lesiones son pri- luz ultravioleta puede exacerbar
marias, frágiles y transitorias. Por el pénfigo, por lo que se debe
está razón pueden ser necesarias recomendar la fotoprotección,
múltiples biopsias hasta encon- sobretodo entre las 8.00 y las
trar las lesiones histológicas 17.00 horas [4].
características del pénfigo foliá- En nuestro caso, y al tratarlo
ceo [4]. como una forma localizada de
pénfigo foliáceo, se decidió
empezar con un tratamiento
Diagnóstico Presuntivo. local de corticoesteroides para
ver como respondía el animal,
Basándose en la historia clí- antes de iniciar el tratamiento
nica, localización de la derma- sistémico. El paciente fue trata-
titis, examen físico general, ana- do inicialmente con la aplica-
lítica sanguínea, raspados Figura 4. ción diaria de una pomada con
cutáneos y la biopsia, se estable- antibióticos y corticoides (Pano-
ció como diagnóstico clínico log®). Inicialmente, el caballo
más probable una distrofia/displasia de la banda coro- respondió favorablemente, las lesiones no progresa-
naria o la forma coronaria del pénfigo foliáceo. Aun- ron y se fueron secando. También dejaron de apare-
que los resultados de la biopsia fueron compatibles cer nuevas úlceras aunque las lesiones no regresaron
con una displasia, la forma coronaria del pénfigo foliá- completamente. Tras cuatro semanas con este trata-
ceo no pudo ser descartada ya que es posible que la miento, las lesiones volvieron a empeorar, con lo cual
muestra biopsiada no contuviese las lesiones prima- el tratamiento tópico se sustituyó por corticoesteroi-
rias características de esta enfermedad. En la tabla 3 des sistémicos, administrando Dexametasona (0,04 39
se expone la razón principal por la cual se fueron des- mg/kg) por vía intramuscular cada 24 horas durante
cartando el resto de las diferentes patologías del diag- 7 días y bajando la dosis a la mitad (0,02 mg/kg) los
nóstico diferencial. siguientes 7 días. Tras esto se cambió a Prednisolona
(1 mg/kg) por vía oral cada 24 horas durante 2 sema-
Tratamiento. nas, bajando la frecuencia a cada 48 horas las 2 sema-
nas siguientes. Tras iniciar la administración de corti-
Tras depilar las zonas afectadas y limpiarlas/desin- coesteroides sistémicos se consiguió rápidamente una
fectarlas con clorhexidina jabonosa, se dio instruccio- mejora progresiva hasta la regresión total de las lesio-
nes al propietario de limpiar las coronas diariamente nes a las dos semanas de haber iniciado el tratamien-
con clorhexidina para tratar la infección bacteriana to (ver figura 5). (Tabla 4)
secundaria. Debido a que la displasia/distrofia de las
bandas coronarias es una enfermedad persistente y sin
tratamiento eficaz reconocido [5], se decidió también Seguimiento.
iniciar el tratamiento contra el pénfigo foliáceo. El tra-
tamiento del pénfigo suele basarse en la administra- A los tres meses de finalizar el tratamiento el pro-
ción sistémica de corticoesteroides, los cuales se pietario acude con el caballo a una romería donde
deben mantener durante períodos prolongados, inclu- se fuerza en exceso al animal y en la cual manifestó
so en ocasiones de por vida [4]. Cuando los glucocor- a su término signos de cólico y debilidad. Una sema-
ticoides no son eficaces o convenientes, teniendo en na después de la romería, el caballo vuelve a sangrar
34-40 Patas Caballos 10/11/09 12:12 Página 40

Équidos

Figura 5. Apariencia de las lesiones 3 semanas después de empezar el tratamiento


40 por las cuatro coronas y los espejuelos y espolones mente, la enfermedad generalmente progresa hasta
se vuelven eritematosos, aunque esta vez las lesio- que se deteriora la calidad del casco y las infecciones
nes son menos severas. Se inicia de nuevo el trata- secundarias resultan en cojera [3], o termina desarro-
miento con corticoesteroides: una dosis única de 20 llándose de forma sistémica. Actualmente no se cono-
mg. de Dexametasona por vía intramuscular; conti- ce cura para esta enfermedad y la remisión espontá-
nuando con 500 mg. de Prednisolona por vía oral, nea, aunque poco frecuente [7], es posible.
cada 24 horas durante 7 días y pasando a días alter-
nos (cada 48 horas) las siguientes dos semanas. Nue-
vamente durante este tratamiento las lesiones desa- Bibliografía.
parecieron completamente observándose signos de
mejoría ya a los pocos días de iniciarse el tratamien- [1] A. I. RISBERG, et. al.: Leucocytoclastic vasculitis
to. El caballo, al año y medio de ser evaluado en el associated with Staphylococcus intermiedius in the
Hospital Veterinario Sierra de Madrid, presenta unos pastern of a horse. Veterinary Record. 156: 740-743,
cascos normales y las coronas, cernejas y espejue- 2005.
los no presentan anormalidades. [2] D. A. PASS, et. Al. : Chronic eosinophilic gastro-
enteritis in horse. Vet. Pathol. 19: 486-496, 1982.
[3] D. KNOTTENBELT: Pemphigus: the body under
Conclusión. attack; a rare immune system disorder in horses
attacks the coronary band. Hoofcare & Lameness.
La displasia/distrofia de las bandas coronarias es Issue nº 77, 17-21.
una enfermedad persistente y sin tratamiento eficaz [4] D. W. SCOTT & W. H. MILLER: Dermatologia Equi-
reconocido; habiéndose demostrado que la utiliza- na. Ed. Intermédica. 1ª edición, 2004.
ción de corticoides y antibióticos no son beneficiosos [5] N. J. MENZIES-GOW, et. al.: Coronary band dys-
[5]. Debido a la remisión total de las lesiones en res- trophy in two horses. Veterinary Record. 150: 665-
puesta a los corticoesteroides y la morfología normal 668, 2002.
del casco, se establece como diagnóstico clínico en [6] S. I. J. CANDENABEELE, et. al.: Pemphigus folia-
este paciente la forma coronaria del pénfigo foliáceo. ceus in the horse: a retrospective study of 20 cases.
El pénfigo foliáceo es una enfermedad autoinmu- Veterinary Dermatology 2004. 15: 381-388, 2004.
ne poco frecuente en caballos siendo la forma coro- [7] S. ZABEL, et. al.: Review of 15 cases of pemphigus
naria la más rara y desconocida. Aunque muchos casos foliaceus in horses and a survey of the literature. Vete-
pueden ser manejados de forma satisfactoria inicial- rinary Record. 157: 505-509, 2005.