Bioética, Genes y Dioses

Por: Armando López Ramírez
e-mail: armlopez@uv.mx

La Bioética nace en 1971 por iniciativa de V.R. Potter, medico norteamericano preocupado por contribuir al futuro de la especie humana. Ante la incertidumbre del futuro de la humanidad la bioética constituye un puente entre las dos culturas predominantes – ciencias y humanidades- que desde su punto de vista existe poca o casi nula comunicación entre ellas. La humanidad requiere de conocimientos sobre como usar el conocimiento para mejorar la calidad de vida y sobre todo que asegure la supervivencia de la raza humana. Esto es un nuevo tipo de sabiduría adonde los valores eticos no se separen de los hechos biológicos, incluyendo además la mayoría de los elementos esenciales de las ciencias sociales y humanísticas La Bioética intenta relacionar nuestra naturaleza biológica y el conocimiento realista del mundo biológico con la formulación de políticas encaminadas a promover el bien social. Para Potter el siglo XXI será el siglo de la Bioética , ya que, en su más amplio sentido, la Bioética se refiere directamente al hombre mismo -ya sea a nivel individual, de población o de especie- o indirectamente cuando el problema bioético afecta a su entorno ecológico, tanto si se refiere a los seres vivos (plantas o animales) como a la naturaleza inanimada. La Bioética consiste, por tanto, en el diálogo interdisciplinar entre vida y ética.

LA NUEVA GENÉTICA. Cuando Watson y Crick propusieron su modelo estructural de la doble hélice, el progreso de la ciencia Genética fue continuo y acelerado, pasando de los abstractos "factores hereditarios" mendelianos a los genes tangibles y manipulables : los genes son fragmentos más o menos largos de ADN que se pueden identificar y aislar de entre toda la masa molecular de ADN que constituye el genoma de un organismo, se pueden caracterizar (es decir, conocer el mensaje genético que llevan), transferir de unas células a otras y de unos individuos a otros, sean o no de la misma especie.
Se trata, pues, de la manipulación genética, entendiendo el término "manipular" en el sentido que lo define la Real Academia Española en su Diccionario como "operar con las manos o con cualquier instrumento" y no en el otro sentido peyorativo posible. Las consecuencias básicas y aplicadas que se han derivado de la identificación del ADN como material hereditario son de tal envergadura que ha supuesto un cambio paradigmático pocas veces igualado en la historia de la Ciencia.

¿Estamos Jugando a ser Dios?. A menudo he visto esta aseveración en los
medios masivos de comunicación, por supuesto que depende del concepto que de dios se tenga, sin embargo creo que dios es algo tan grande e infinito que por cualquier forma que se le vea nos queda grandísimo ese termino, en cualquiera de las actividades que como simples mortales realizamos cotidianamente sea en el campo de la ciencia, de la genética o en el hogar. Para el vulgo seguramente los avances de la genética (como los de cualquier otra ciencia) están tan lejos de su alcance y son tan complejos (para el que no sabe) que se le hacen algo casi extraterreno. A menudo los ignorantes consideran el conocimiento algo relacionado con la divinidad, con los dioses y últimamente con los marcianos. Así cuando un ignorante ( y como hay de esos) cuando logra hacer algo se llegan a considerar dioses o semi-dioses,...que pena.