You are on page 1of 71

ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO

CAMARA DE REPRESENTANTES DE PUERTO RICO


COMISION DE LO JURIDICO Y DE ETICA

IDA?IA CO?ON ORTIZ,


SA? ADOR FABRE NIE ES
Querella Ética: [E-2010-008
[UERELLANTES

Vs.

?IS E. FARINACCI MORA?ES


[UERELLADO
c

RESOLUCION, INFORME y RECOMENDACIONES

A LA CAMARA DE REPRESENTANTES:

COMPARECE la Comisión de lo Jurídico y de Ética de la Cámara de

Representantes de Puerto Rico, la cual muy respetuosamente INFORMA y

RECOMIENDA:

I.c JURISDICCION:

?a Constitución del Estado ?ibre Asociado de Puerto Rico, en su Artículo III,

Sección 9, entre otras cosas, establece que ´[c]ada cámara será el único juez de la

capacidad legal de sus miembros,«;[y] adoptará reglas propias de cuerpos legislativos

para sus procedimientos y gobierno interno;«µ.

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

A tales efectos, la Decimosexta Asamblea ?egislativa de Puerto Rico, el 12 de

enero de 2009, aprobó la Resolución de la Cámara 118, Reglamento de la Cámara de

Representantes, y adoptó las nuevas reglas de procedimientos legislativos y de

gobierno interno de la Cámara de Representantes de Puerto Rico. Así también, el 18 de

enero de 2009, se aprobó la Resolución de la Cámara 500, estableciendo el Nuevo

Código de Ética de la Cámara de Representantes de Puerto Rico.

?a Resolución 500, dispuso sobre la organización, funciones y procedimientos de

la Comisión de Ética para emitir opiniones consultivas y considerar la investigación y

adjudicación de querellas por violación a las normas de conducta que deben observar

los Representantes.

De igual manera, el Artículo 2 del Código de Ética de la Cámara establece el

alcance de su jurisdicción al disponer que el Código reglamenta la conducta de los

miembros, funcionarios y jefes de dependencias de la Cámara.

II.c FUNCIONES, RESPONSABILIDADES Y PODERES DE LA COMISION DE

LO JURIDICO Y DE ETICA:

Conforme las disposiciones del Artículo 14 del Código de Ética de la Cámara de

Representantes y del Artículo I, sección 1.2 del Reglamento de la Comisión de Ética, la

Comisión tiene la facultad de ´[r]ecibir, considerar e investigar querellas presentadas

por violación a las normas de conducta que deben observar los Representantes«µ.

‰c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Además, podrá ´citar testigos, tomar juramentos y oír testimonios«µy ´requerir la

presentación para examen de cualesquiera libros y documentos relacionados con el

asunto ante su consideración.µ

III.c PROCEDIMIENTO ANTE LA COMISION

?os Artículos 11 y 16 del Código de Ética de la Cámara de Representantes

establecen los procedimientos ante la Comisión.

El Artículo 11 del Código dispone el mecanismo procesal que inicia el proceso

ante la Comisión, el cual comienza con la querella. Según el Artículo 11, deberá ser

radicada por escrito y bajo juramento, describiendo los hechos que a su juicio

constituyen una violación al Código. Ésta deberá presentarse ante la Comisión ´no más

tarde de treinta (30) días laborables siguientes a la fecha en que el querellante haya

adquirido conocimiento personal de los hechos que lo lleven a concluir que se han

violentado las normas aquí establecidas,«µ

Por su parte, el Artículo 16 establece la forma y manera en que se llevarán a cabo

los procedimientos, la responsabilidad de notificar inmediatamente, dentro del término

de cinco (5) días laborables con copia de la querella al querellado, así como, la

obligación del querellado de responder por escrito sobre los cargos que se le imputan en

la querella en un término de quince (15) días laborables, contados a partir de la fecha de


c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

recibo de la notificación de la querella. ?a Comisión de lo Jurídico y de Ética, a solicitud

del querellado, podrá conceder una prórroga por un término no mayor de quince (15)

días laborables adicionales, a partir de la fecha en que expire el término original. ?a

prórroga deberá solicitarse por escrito y contendrá las razones específicas que

justifiquen la extensión del término para contestar.

?a Comisión de lo Jurídico y Ética tendrá hasta un máximo de treinta (30) días

laborables, a partir de la fecha en que el querellado radique su contestación escrita a los

cargos imputados, o a partir del vencimiento de los quince (15) días laborables o de la

prórroga concedida, lo que ocurra primero, para examinar la querella y determinar si

corresponde la desestimación sumaria de la misma, o determinar que ésta cumple con

todos los requisitos de forma y contenido requeridos por este Código, determinar que

tiene jurisdicción sobre el asunto planteado y que existe causa probable para continuar con

la consideración en sus méritos en una vista evidenciaria. Cualquier determinación de la

Comisión deberá ser notificada por escrito al querellante y al querellado. En la

consideración en los méritos de dicha querella, la Comisión celebrará las reuniones y

vistas que estime necesarias, garantizando en todas y cada una de estas vistas, el debido

proceso de ley a todas las partes. Conforme a ellou deberá notificaru con no menos de diez

(10) días laborablesu la vista inicialu y no menos de cinco (5) días laborables toda vista

subsiguiente. ?a notificación de la vista inicial se hará por escrito y personalmente a la

parte querellada o persona autorizada por ésta a recibir documentos, informando los

ùc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

cargos o violaciones imputadas y una breve relación de hechosu así como los testigos a ser

presentados por la parte promovente. Toda otra citación de vista subsiguiente podrá ser

notificada verbalmente. Si el querellado intencionalmente evitara ser notificado, la

Presidenta de la Comisión podrá, mediante autorización previa de la Presidenta de la

Cámara, notificar al querellado durante la sesión legislativau al menos cinco (5) días

laborablesu con anterioridad a la vista.

Todos los procedimientos y la documentación respecto a querellas serán

confidenciales desde el momento de la radicación de éstas hasta la determinación o

resolución final de la Comisión.

Cuando la Comisión de lo Jurídico y Ética, luego de celebradas todas las vistas y

reuniones necesarias, determine que las alegaciones que se imputan a un Representante en

la querella son ciertas, pero que la naturaleza de la violación incurrida no constituye causa

suficiente para iniciar un proceso de expulsión, la Comisión podrá referir el asunto al

Cuerpo en Pleno, por conducto de la Secretaría. Si el informe de la Comisión fuera referido

al Cuerpo, la Presidenta de la Comisión, así como la persona querellada, tendrán la

oportunidad de hacer una exposición ante el Pleno sobre los hechos en cuestión.

El informe de la Comisión será tramitado de la misma manera que las mociones

privilegiadas comprendidas en el Reglamento de la Cámara.

Ëc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Si el Cuerpo no aprueba las recomendaciones dispuestas en el informe, se podráu en

ese momentou presentar otras recomendaciones, las cuales también se tramitarán según lo

dispuesto en el párrafo anterior.

Si la violación por parte de un Representante es de tal naturaleza que existe base

sustancial para instar un proceso de expulsión contra éste, la Comisión radicaráu en la

Secretaría de la Cámara, para la consideración por el Cuerpo, los cargos correspondientes.

El Cuerpo actuará de conformidad con lo dispuesto en las Secciones 9 y 21,

respectivamente, del Artículo III de la Constitución del Estado ?ibre Asociado de Puerto

Rico, en lo concerniente al proceso para decretar la expulsión de los miembros de la

Cámara, así como de cualquier otra disposición de ley o reglamento aplicable.

IV.c NORMAS GENERALES DE CONDUCTA

El Código de Ética de la Cámara de Representantes de Puerto Rico en su Artículo 4

establece las Normas Generales de Conducta, por las cuales los Representantes tienen el

deber de regir su conducta.

V.c SANCIONES

El Artículo 18 del Código de Ética de la Cámara de Representantes establece las

sanciones a las que se exponen los Representantes por violentar cualquiera de las

disposiciones del Código ´de acuerdo a la gravedad de la falta cometida y a la

discreción de la Cámara.µ
Vc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

?as sanciones a las que se enfrenta un Representante son:

1. Amonestación.

2. Reprimenda pública.

3. oto de censura.

4. Multa ascendente al equivalente de una (1) dieta y hasta un máximo de quince

(15) dietas, según la severidad de cada caso que lo amerite, a ser satisfechas por

el Representante, de los cheques de dietas prospectivos a la imposición de tal

sanción, que estuviera supuesto a recibir el Representante por su asistencia a

las sesiones o comisiones legislativas a que éste asista posterior a la imposición

de tal sanción.

5. Proceso de expulsión, a tenor con lo dispuesto en la Constitución del Estado

?ibre Asociado de Puerto Rico, en su Artículo III, Secciones 9 y 21,

respectivamente.

VI. AUTORIDAD

Conforme al Artículo 12 del Código de Ética de la Cámara de Representantes la

Comisión de lo Jurídico y de Ética tiene a su cargo el cumplimiento del Código, su

§c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

aplicación y la recomendación al Pleno de la Cámara de cualquiera de las sanciones

contenidas en el Artículo 18 de la misma, anteriormente señaladas.

VII.c FORO ADMINISTRATIVO O CUASI-JUDICIAL

Por disposición de la Constitución de Puerto Rico, Artículo III, Sección 9, la Cámara

de Representantes tiene la autoridad Constitucional de establecer ´«las reglas propias de

cuerpos legislativos para sus procedimientos y gobierno interno«µ. Esta misma

normativa constitucional le permite a la Cámara adjudicar formalmente y pasar juicio

sobre la capacidad legal de sus miembros. Por tal razón, la Cámara mediante la

aprobación de su Reglamento y con la aprobación del Código de Ética establece el proceso

por el cual resuelve y adjudica toda controversia relacionada a la conducta de sus

miembros.

Este proceso, el cual expusimos previamente en la Sección III de esta Resolución,

tiene características legales comparadas con los procedimientos administrativos con

funciones cuasi-judiciales. Por tal razón, es indispensable que el Código de Ética

salvaguarde el derecho de todas las partes en un proceso que es considerado como

adversativo.

?os derechos a los que hacemos referencia y que toman relevancia en la etapa de la

adjudicación de la querella, se enumeran de la siguiente manera:

I.c Que se le notifique oportunamente de los cargos o reclamaciones en su contra;

Îc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

II.c A presentar evidencia y contrainterrogar la prueba en su contra;

III.c Estar representado por abogado;

I .c A una adjudicación imparcial;

.c ?a decisión tiene que estar apoyada en la evidencia recibida;

I.c A recibir copia de toda evidencia sometida;

II.c n informe final sobre conclusiones de hechos y de derecho.

Estos derechos son parte del Debido Proceso de ?ey, el cual el Código de Ética y el

Reglamento de la Comisión de lo Jurídico y de Ética recogen en los artículos y secciones

detalladas en la Sección III de esta Resolución. De manera análoga al proceso, en la

Comisión de lo Jurídico y de Ética, en relación al debido proceso de ?ey en el foro

administrativo podemos mencionar la jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo en los

casos normativos: ?ugo v. Junta de Planificación 2003 TSPR 3; Henríquez v. CES, 120 DPR

80; ?ópez v. Asociación de Taxis, 142 DPR 1996, entre otros.

Con la aprobación del Código de Ética, este Cuerpo ?egislativo estableció un

procedimiento análogo al procedimiento administrativo con funciones cuasi-judiciales

para entender las querellas y referidos que ocupen a los Representantes referente a su

conducta y delegó la función de adjudicación de hechos y de determinaciones procesales a

la Comisión.

c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

VIII.c PROCESO FINAL DE ADJUDICACION

?a adjudicación en los méritos de la querella corresponde a la Comisión y la misma se

plasma en una Resolución final, por tanto, para efectos procesales evidenciarios y

adjudicativos, la decisión de la Comisión es una final y firme.

El derecho al debido proceso de ley se entronca en la Sección 7 del Artículo II de la

Constitución de Puerto Rico (1 ?.P.R.A sec. 247). Dicha sección establece que ´[n]inguna

persona será privada de su libertad o propiedad sin el debido proceso de ley.µ µEl debido

proceso de ley encara la esencia de nuestro sistema de justicia. Su prédica compendia

elevados principios y valores que reflejan nuestra vida en sociedad y el grado de

civilización alcanzado. Es herencia de nuestros antepasados, fruto de nuestro esfuerzo

colectivo y nuestra vocación democrática de pueblo.µ Amy v. Adm. Deporte Hípico, 116

D.P.R. 414, 420 (1984). éase, además, ?ópez y otros v. Asoc. De Taxis de Cayey, 142

D.P.R. 98, 113 (1996).

El debido proceso de ley se manifiesta en dos vertientes distintas: la sustantiva y la

procesal. Álvarez Elvira v. Arias Ferrer, 156 D. P. R. 352, 364 (2002); Rodríguez Rodríguez

v. E.?.A., 130 D. P.R. 562, 578 (1992); Rivera Santiago v. Srio. De Hacienda, supra, a la pág.

273.

· c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

?a jurisprudencia ha establecido una serie de requisitos con los que deben de

cumplir los procedimientos adversativos de forma cónsona con el debido proceso de ley,

en su disminución procesal. Estos son: a) notificación adecuada de la reclamación

presentada; b) proceso ante un juzgador imparcial; c) oportunidad de ser oído;

d) derecho a contrainterrogar testigos y examinar la evidencia presentada en su contra;

e) tener asistencia de abogado; y f) que la decisión se base en el récord. Álvarez Elvira,

’ .

Nuestro más Alto Foro reconoce que el    de prueba es parte del debido

proceso de ley. Respecto a esto expresa que: ´ como parte del debido proceso de ley, la

medida    de prueba, tiene como función primordial instruir al juzgador sobre el

grado de confianza que la sociedad requiere en la corrección de sus determinaciones de

hecho e importancia adherida a su decisión finalµ. Nogueras Cartagena v Rexach

Benítez, 141 DPR 610 (1996)c

Cuando se llevan a cabo procesos ante la Asamblea ?egislativa el    de

prueba requerido es que la prueba sea clara, robusta y convincente. c ’c ’c
c

 c c     c c  c    c c c   c  c


c   c  c ’c c c c

  c   c c c  c   cc’ c  c c cc’ c ’   c  c c

  c c c c c  c c  ’c c  c  c c c’c    ’c

  ’c’ c  c  ’ In re Bonilla Belingeri, 2009 TSPR 72.

··c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Según el Tribunal Supremo de Puerto Rico, este    de prueba ´ha sido

aplicado en casos que envuelven alegaciones de conducta cuasi-criminal o derechos

fundamentales del individuo,  cc  c c c  ’ucc cucc

u estimados más importantes que aquellos de litigación civil pura.µ Nogueras

Cartagena v Rexach Benítez, ’ c

Específicamente en cuanto a los procesos contra los legisladores, menciona el

Tribunal que: ´Aflora pues, que los trámites disciplinarios contra legisladores están

constitucionalmente enmarcados en un plano intermedio en cuanto a prueba se refiere.

Debemos exigir una medida de prueba ajustada a esa característica y la importancia que

la sociedad le atribuye a los intereses y derechos individuales-gubernamentales

envueltos. Al balancear la sustancialidad del interés que tienen los cuerpos legislativos

para dictar las pautas disciplinarias y garantizar a la sociedad que sus miembros

cumplan con los mandatos legales y éticos, concluimos que su naturaleza hace

imperativo que se adjudique con prueba robusta y convincente.µ Nogueras Cartagena v

Rexach Benítez, ’ 

?uego de la evaluación por la Comisión, es el Cuerpo ?egislativo, en su pleno, quien

ratifica, aprueba, enmienda o rechaza el informe sometido y toma una determinación final

sobre el futuro del querellado.

·‰c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

El inciso (e) del Artículo 16 dispone que ´[c]uando la Comisión de lo Jurídico y de

Ética, luego de celebradas todas las vistas y reuniones necesarias, determine que los cargos

que se imputan a un Representante en la querella son ciertos, pero que la naturaleza de la

violación incurrida no constituye causa suficiente para iniciar un proceso de expulsión, la

Comisión podrá referir el asunto al Cuerpo en Pleno, por conducto de la Secretaría. Si el

informe de la Comisión fuera referido al Cuerpo, la Presidenta de la Comisión, así como la

persona querellada, tendrán la oportunidad de hacer una exposición ante el Pleno sobre

los hechos en cuestión.

El informe de la Comisión será tramitado de la misma manera que las mociones

privilegiadas comprendidas en el Reglamento de la Cámara.

Si el Cuerpo no aprueba las recomendaciones dispuestas en el informe, se podrá, en

ese momento, presentar otras recomendaciones, las cuales también se tramitarán según lo

dispuesto en el párrafo anterior.

Si la violación por parte de un Representante es de tal naturaleza que existe base

sustancial para instar un proceso de expulsión contra éste, la Comisión radicará en la

Secretaría de la Cámara, para la consideración por el Cuerpo, los cargos correspondientes.

El Cuerpo actuará de conformidad con lo dispuesto en las Secciones 9 y 21,

respectivamente, del Artículo III de la Constitución del Estado ?ibre Asociado de Puerto

·c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Rico, en lo concerniente al proceso para decretar la expulsión de los miembros de la

Cámara, así como de cualquier otra disposición de ley o reglamento aplicable.µ

IX. ASPECTOS PROCESALES DE LA [UERELLA ETICA [E-2010-008

El 9 de septiembre de 2010, la Sra. Idalia Colón Ortiz, el Sr. Salvador Fabre Nieves y

el Sr. Eduardo ?uis Rivera presentaron ante la Comisión de lo Jurídico y de Ética de la

Cámara de Representantes una querella contra el Representante ?uis Eustaquio

Farinacci Morales. Dicha querella presenta alegadas violaciones a normas de conducta

del Código de Ética y conducta que podría ser constitutiva de delito.

Siguiendo estrictamente y cumpliendo a cabalidad las disposiciones establecidas en

el Código de Ética de la Cámara de Representantes y garantizando cada uno de los

elementos esenciales del debido proceso de ley, la Comisión de lo Jurídico y de Ética

llevó a cabo el siguiente trámite procesal para investigar los méritos de la querella

presentada contra el Representante Farinacci Morales:

2c 25 e arz e 2010: Para esta fecha todavía no habían ocurrido los hechos que
dieron base a esta querella. No obstante, la Comisión de lo Jurídico y de Ética
envió una comunicación a todos los Representantes expresando que los términos
procesales se computarán a base de días laborables. Es decir, que la jornada
laboral será de lunes a viernes, que no se computarán sábados, domingos y días
feriados. En el cómputo de dichos términos se entenderá interrumpido un plazo

·ùc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

por días de fin de semana, feriados u otorgados por la Cámara. El término se


reanudará el próximo día hábil laboral.  
 
2c 14 e juli e 2010: Alegado incidente que da base a la presentación de la
presente querella.
2c 8 e septiere e 2010: Se recibió la querella. Esta querella cumplió con los
requisitos establecidos en el Artículo 16, inciso (a) del Código de Ética de la
Cámara de Representantes: está juramentada, los hechos le constan a los
querellantes de directo, propio y personal conocimiento, y fue presentada en un
término no más tarde de treinta (30) días laborables siguientes a la fecha en que
los querellantes adquirieron conocimiento personal de los hechos.  
   El
término para presentar la presente querella vencía el 9 de septiembre de 2010.
2c 15 e septiere e 2010: Se le notificó la querella al Representante Farinacci
Morales, con copia de la misma, tal y como dispone el Código de Ética de la
Cámara de Representantes.  

2c 5 e cture e 2010: Se recibió contestación de la querella. ?a misma está suscrita
por la Representación ?egal del Representante Farinacci Morales, el ?cdo. Pedro
Ortiz Álvarez.  

2c V e cture e 2010: encía el término para que el querellado contestara la
querella.
2c 15 y 18 e cture e 2010: ?os miembros de la Comisión se reunieron y
determinaron unánimemente la existencia de Causa Probable para considerar en
sus méritos la querella radicada en contra del Representante Farinacci Morales.
Mc Este mismo día, se le notificó al querellado:
Uc ?a Comisión, tomando en consideración las alegaciones de la
querella así como la contestación a las mismas, determina Causa
Probable y toma jurisdicción para comenzar el proceso de
investigación de la querella presentada en su contra.

·Ëc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Uc Además, se le notifica la citación de la vista para el 29 de octubre de


2010, de manera que se pudiese comenzar el proceso evidenciario.
 

2c 22 e cture e 2010: Se le notificó al querellado:
Uc ?a determinación de la Comisión de consolidar los trámites
procesales en las querellas 2010-007 y 2010-008, por amabas versar
sobre los mismos hechos. Todo trámite ulterior se estaría realizando
bajo la querella 2010-008 ya que es la que cumple a cabalidad con los
requisitos establecidos en el Código de Ética.
Uc Además, se notificó el cambio de la vista del 29 de octubre de 2010
para el 2 de noviembre de 2010.  

2c 23 e cture e 2010: Se le notificó al querellado:
Uc na lista de testigos así como los actos imputados en la querella.
Uc Esta notificación se retrotrae a la fecha de la notificación original.
 

2c 2V e cture e 2010: Se recibió una comunicación de la representación legal del
Representante en la cual se reclama la jurisdicción de la Comisión en la querella y
solicitan que se explicaran los hechos que se le imputaban, además de reclamar
que se citen a todos los testigos estipulados en la contestación de la querella.
 

2c 28 e cture e 2010: Mediante dos notificaciones se le informó al Representante
Farinacci Morales de la contestación en relación a la carta del 26 de octubre:
Uc Aclarando la jurisdicción de la Comisión.  

Uc istas de citación de testigos para los días 5 y 8 de noviembre de 2010
(cumpliendo con el término establecido en el Código de Ética de 5
días laborables)  
 
Uc ?ista de testigos y orden en que se presentarían

·Vc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

2c 29 e cture e 2010: Primera vista evidenciaria estaba pautada para este día
pero fue cancelada y reprogramada para el día 2 de noviembre de 2010.  

2c 1 e  iere e 2010: Notificación:
Uc Cambio en el orden de testigos (Sra. Idalia Colón y Sr. Salvador
Fabre) por problemas de transportación.  

2c 2 e  iere e 2010:
Uc PRIMERA ISTA E IDENCIARIA. Asuntos procesales discutidos:
2c Se llegó a un acuerdo de que la Comisión solamente estaría
evaluando la querella por los actos ocurridos el 14 de julio de
2010, ante la alegación de falta de jurisdicción sobre el resto de
los asuntos planteados. (Esta determinación tuvo el efecto de
excluir del ámbito de la investigación la querella presentada
por el Sr. Eduardo ?uis Rivera.)
2c El querellado aceptó las enmiendas hechas a las notificaciones.
2c Carta de la Sra. ?iza Yahaira Rivera Colón pidiendo postergar
su testimonio hasta que culminase la vista preliminar del
proceso criminal que presentó contra el Representante.  


2c Carta del FEI solicitando a la Comisión que se detuviesen los
trabajos hasta tanto se terminara la vista preliminar del
proceso criminal.  
 
2c Como deferencia a la solicitud presentada por el FEI, se
determinó posponer la citación de la Sra. Rivera Colón.

2c 5 e  iere e 2010:
Uc SEGNDA ISTA E IDENCIARIA. Testificaron los querellantes:
Sra. Idalia Colón y Sr. Salvador Fabre

·§c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Uc Durante la vista se canceló la que estaba pautada para el 8 de


noviembre.
2c 10 e  iere e 2010: Notificación al Representante Farinacci sobre la decisión
de la Comisión de solamente pasar juicio sobre los hechos ocurridos el 14 de julio
de 2010, por lo que hizo un nuevo ofrecimiento de prueba. Además, se cita para
vista el 30 de noviembre o 1 de diciembre y se comunica la determinación de la
Comisión de citar a las siguientes personas para que testifiquen en vista
evidenciaria: Marilyn para el 12 de noviembre de 2010 y al Agente Edgardo
Márquez para el 13 de noviembre de 2010.  
 
2c 12 e  iere e 2010: Se recibió una carta del ?cdo. Pedro Ortiz Álvarez que
expresaba:
Uc Confirmación de la cancelación de la vista pautada para ese mismo
día y expresando su disponibilidad para el sábado, 13 de noviembre
de 2010. Asimismo, comunicó que no tenía necesidad de una
advertencia de notificación previa de 5 días, siempre y cuando se
confirmara su disponibilidad.  
 
2c 15 e  iere e 2010: Contestación a la notificación en la que la representación
legal del querellado solicitó que se le informaran los testigos que traería para el
incidente del 14 de julio, ya que los ofrecidos anteriormente no eran pertinentes.
 
 
2c 23 e  iere e 2010: Comunicación del ?cdo. Ortíz Álvarez para informar
que no le será posible asistir a vista en las fechas provistas por la Comisión para
los días 30 de noviembre y el 1ro. de diciembre de 2010. En esta misma
comunicación expresa su disponibilidad para después del 6 y de 7 de diciembre de
2010 para que el querellado presente su testimonio.  
 
2c 2 e iciere e 2010: Comunicación entre el ?cdo. Sánchez Acosta, Investigador
de la Comisión y el ?cdo. Ortiz Álvarez en la que acordaron que las vistas se

·Îc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

continuarían el 15 y 16 de diciembre, ya que son las fechas que el ?cdo. Ortiz


Álvarez tiene disponible.
2c 3 e iciere e 2010: Se llevó a cabo la continuación de la ista Preliminar, en
el Tribunal de Ponce. El resultado de ésta fue que se le determinó causa al
Representante ?uis E. Farinacci Morales y procede la radicación de cargos por
violaciones a la ´?ey 54µ en los Artículo 3.1 ´Maltratoµ y 3.3 ´Maltrato mediante
Amenazaµ en contra del Representante Farinacci Morales.
2c V e iciere e 2010: ?os miembros de la Comisión de lo Jurídico y de Ética se
reunieron en ista Ejecutiva y determinaron:
Mc Citar: el miércoles 8 de diciembre, a los agentes Rubén Díaz y Edgardo
Márquez Medina, ambos tuvieron conocimiento y entrevistaron a la víctima
en la noche de los hechos del 14 de julio de 2010. Ambos se citaron. 


Mc ?a mayoría de los miembros acordaron no citar a la Sra. ?iza Yahaira Rivera
Colón.
Mc Este mismo día, se recibieron dos comunicaciones del ?cdo. Pedro Ortiz
Álvarez. En la primera, expresó que el día 5 de diciembre de 2010, el
Representante Farinacci Morales hizo público su deseo de que se abriera al
escrutinio público lo que faltaba por realizarse del proceso de vistas
evidenciarias e insistieron sobre la petición de citar a la Sra. Rivera Colón.
 
  En la segunda comunicación, aceptó que es correcto que el 23 de
noviembre de 2010, le informó a esta Comisión que estaría disponible a
partir de los días 6 y 7 de diciembre. De igual forma, expresó que no tienen
dificultad en hacer arreglos el 8 de diciembre, para escuchar los testimonios
de los policías y que el Representante Farinacci Morales no podrá declarar.
Además, alegó que por la brevedad de tiempo, no tendría oportunidad de
citar testigos. Aej 21)

·c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

2c § e iciere e 2010: A las 4:30 de la tarde, llamó la Teniente Iris Colón de


Ponce para notificar que el Agente Rubén Díaz se encontraba en Costa Rica y
confirmó que el Agente Márquez Medina estaría disponible para la vista del 8 de
diciembre, a la cual fue citado.
2c 8 e iciere e 2010:
Mc ?a Comisión recibió comunicación del FEI en la cual informan la
disponibilidad de la Sra. ?iza Yahaira Rivera Colón para testificar ante la
Comisión dado que el proceso de la ista Preliminar había culminado.
 

Mc Se llevó a cabo la vista evidenciaria a la cual compareció el Agente Edgardo
Márquez. ?a Comisión determinó que procederían a citar a la Sra. ?iza
Yahaira Rivera Colón. Desistió de citar al Agente Rubén Díaz, quien no
intervino en los hechos del 14 de julio de 2010.
2c 9 e iciere e 2010: Se llevó a cabo una vista evidenciaria a la cual compareció
la Sra. ?iza Yahaira Rivera Colón, esposa del Representante ?uis E. Farinacci
Morales. Con dicho testimonio concluyó la prueba de cargo. Al terminar la vista
se acordó que los testigos de la parte querellada serían: la Sra. ilmary Díaz
Gastón (Mari ´?a Prietaµ), el Sr. Noel Farinacci y la Sra. Bárbara Farinacci. Todas
estas citaciones fueron entregadas al ?cdo. Pedro Ortiz Álvarez, ya que éste
solicitó que se le proveyeran las mismas para hacer el trámite de diligenciamiento.
2c 14 e iciere e 2010: Se llevó a cabo una vista evidenciaria a la cual
comparecieron como testigos de la parte querellada: la Sra. ilmary Díaz Gastón,
la Sra. Bárbara Farinacci Morales y el Sr. Noel Farinacci. No obstante, la parte
querellada desistió de presentar el testimonio de este último. ?a vista finalizó con
el testimonio del querellado, el Representante ?uis E. Farinacci Morales.
2c 12 e eer e 2011: Reunión ejecutiva de la Comisión para evaluar y tomar
determinación sobre la prueba y una determinación final en la querella.

‰ c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

X. PRUEBA PRESENTADA:

Como parte del proceso investigativo de la presente querella, esta Comisión


celebró las vistas evidenciarias antes mencionadas, así como solicitó y recibió prueba
documental. Todo con el fin de poder estar en posición de tomar una determinación
respecto a las alegaciones hechas en la querella.

a.c à :
i.c Testigos de la parte querellante
1.c Sra. Idalia Colón Ortiz: Querellante. Esta testigo es la madre de la aún
esposa del Representante ?uis E. Farinacci Morales. En su presencia
ocurrieron los hechos en los que se basa la presente querella.
2.c Sr. Salvador Fabre Nieves: Querellante. Este testigo es el padre de la aún
esposa del Representante ?uis E. Farinacci Morales. En su presencia
ocurrieron los hechos en los que se basa la presente querella
3.c Sra. ?iza Yahaira Rivera Colón:
?a esposa del Representante ?uis E. Farinacci Morales. Esta testificó
sobre el contenido de la llamada del querellado y los actos posteriores.
4. Agente Edgardo Márquez Medina, placa 12694:
Este agente de la Policía testificó sobre su participación en la toma de la
querella el 14 de julio de 2010.

c 
   
1.c Sra. ilmary Díaz Gastón: Intervino con el querellado y su esposa por vía
telefónica, el 14 de julio de 2010.

‰·c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

2.c Sra. Bárbara Farinacci Morales: Hermana del Representante; intervino


con el querellado y su esposa por vía telefónica, el 14 de julio de 2010.
3.c Sr. Noel Farinacci Oliveri: Este testigo fue ofrecido por la parte
querellada no obstante, decidió no presentarlo porque entendió que su
testimonio constituiría prueba acumulativa.
4.c Representante ?uis Farinacci Morales: Querellado. Testificó sobre su
versión de los hechos.

.c Pruea D cuetal:


1. Declaración Jurada prestada por la Sra. Idalia Colón Ortíz el 19 de agosto
de 2010.
2. Declaración Jurada prestada por el Sr. Salvador Fabre Nieves el 19 de
agosto de 2010.
3. Registro de llamadas del 14 de julio de 2010, de (787) ___-9923 perteneciente
a ?iza Y. Rivera Colón (a nombre de Idalia Colón Ortíz).
4. Registro de llamadas del 14 de julio de 2010, de (787) ___-4112
perteneciente al Representante ?uis Farinacci Morales.
5. Mensajes de texto del 14 de julio de 2010, de las 9:55pm y 9:57pm.
V. Planilla Informativa (Forma PPR-790-A) correspondiente al incidente núm.
2010-3-25804464.
§. Resolución de ista Preliminar, Regla 23 de Procedimiento Criminal.
8. Páginas 67-75 de la transcripción de vista preliminar (R. 23) del 18 de
noviembre de 2010.
9. Declaración Jurada (firmada) prestada por la Sra. ?iza Y. Rivera Colón el 15
de julio de 2010 (en cuanto a los hechos del 14 de julio de 2010).
10. Declaración Jurada (sin firma) prestada por la Sra. ?iza Y. Rivera Colón el
15 de julio de 2010 (en cuanto a los hechos del 14 de julio de 2010).

‰‰c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

11. Declaración Jurada prestada por la Sra. ?iza Y. Rivera Colón el 29 de


septiembre de 2010 (en cuanto a los hechos del 14 de julio de 2010).
12. Denuncia por Art. 3.1, ?ey 54 (hechos del 25 de julio de 2009).
13. Denuncia por Art. 3.1, ?ey 54 (hechos del 19 de septiembre de 2009).
14. Denuncia por Art. 3.3, ?ey 54 (hechos del 14 de julio de 2010).
15. Acusació p r Art 3.3, Ley 54
1V. Acusació p r Art. 3.1, Ley 54

XI. DETERMINACIONES DE XECXOS INCONTROVERTIBLES

1. El 14 de julio de 2010, a eso de las 9:36 pm, el Representante ?uis E. Farinacci

Morales llamó desde su celular a su esposa, la Sra. ?iza Y. Rivera Colón, al celular de

esta.

2. Al momento de llamar, el Representante se encontraba enel area

metropolitana, luego de haber pasado parte del día en una actividad de su partido..

3. Por su parte, la Sra. Rivera Colón se encontraba en el hogar de sus padres (los

querellantes, Idalia Colón y Salvador Fabre) en la rb. Alta ista, en Ponce, donde

reside desde septiembre del 2009, cuando se separó del Representante.

4. Durante la llamada, ambos discutieron pormenores relacionados a su

divorcio. Ella, al notar su lengua pesada y actitud extraña, le cuestionó si estaba

bebiendo o haciendo otra cosa, en referencia al alegado uso de sustancias controladas.

‰c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Esto exacerbó el ánimo del Representante, quien se tornó agresivo y le reclamó a su

esposa sobre su vida social pública, pues se vería muy mal que la vieran con ´otro

machoµ en la calle, según expresiones del propio Representante1. En ese momento

comenzó a increparle y a decirle que ella y su familia iban a tener que irse de Puerto

Rico, porque ´iban a conocer quién era ?uisito Farinacciµ. Más aún, que la iba a matar a

ella, al que esté con ella, a sus padres y a su hermano menor, que vive con ellos. Esta

expresión fue repetida en varias ocasiones.

5. Al escuchar esta expresión, la Sra. Rivera Colón se sintió muy inquieta,

alterada y asustada, por lo que bajó hasta la planta baja de la casa donde se encontraban

sus padres y puso el celular en altoparlante. De esta forma, los padres pudieron

escuchar la misma expresión donde el Representante repetía que iba a matarlos a ellos,

a su hijo menor, a su hija y al que estuviera con ella.

6. Termina la comunicación a eso de las 9:43 pm y la Sra. Idalia Colón, le pide a

su hija que llame al Representante. En ese momento la Sra. Colón tiene una breve

conversación con el Representante en la que le pide que deje a su hija tranquila y le

explica que ella también se quiere divorciar de él. Acto seguido y en su estado de

nervios y ansiedad, la Sra. ?iza Y. Rivera Colón le quita el teléfono celular y le dice que

no hable más y terminó la llamada.

ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc
cTestimonio del Representante Luis Farinacci Morales durante la vista evidenciaria, 14 de diciembre de 2010
·

‰ùc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

7. ?as expresiones del Representante alteraron la calma del hogar y provocaron

una gran ansiedad y temor a la Sra. Rivera Colón y a sus padres. Como consecuencia,

procedieron a llamar a la Policía. ?a Sra. Rivera Colón también llamó a la casa de sus

suegros para relatarles lo que había sucedido. Allí habló con la Sra. Bárbara Farinacci,

hermana del Representante, a quien le explicó lo sucedido. ?os padres querellantes no

hicieron gestiones adicionales, pues entendieron que el asunto se atendería con la

querella que radicaría su hija. No obstante, estaban convencidos de que el querellado

podría materializar su amenaza a través de terceras personas. ?a Sra. Rivera Colón

estaba atemorizada ante la severidad de esta amenaza de muerte, ya que ella asegura en

ocasiones anteriores se habían suscitado incidentes de violencia doméstica. Para su

protección en ese momento y en la eventualidad de concretarse esa amenaza, la Sra.

?iza Yahaira Rivera Colón procedió a realizar la querella ante la Policía de Puerto Rico

y a solicitar ante el foro judicial una orden de protección.

8. A eso de las 9:55pm el Representante le envió a la Sra. Rivera Colón un

mensaje de texto que lee de la siguiente manera: ´?amento las amenaZaz de tu mama y

papa Fabre!µÊ ccA lo que ella responde con otro mensaje de texto a eso de las 9:57pm

que leía: ´No me llames nunk Mas, t metiste con mi familia y eso si q no t lo voy a

perdonar. Yo no me meto contigo, dejame tranquila.µÊ cccccc

9. na vez recibe el mensaje de texto de su esposa, el Representante Farinacci

Morales intentó comunicarse con ella, pero ésta no le contestó. Acto seguido, el
‰Ëc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

comenzó a llamar a distintas personas para que intervinieran con la Sra. Rivera Colón y

la persuadieran para que no presentara querella contra él. Entre ellas, llamó al (787)

____-0325 (según el testimonio del querellado, éste número corresponde a un amigo

mutuo de nombre Jorge), a su primo Noel Farinacci (787) ____-4596) y a ilmary Díaz

Gastón (apodada Mary la prieta) (787) ____-2732, a quien conoce de ´toda la vidaµ

porque vive en el residencial público que está justo al frente de la residencia de los

padres del Representante. Esta última aseguró haberle mencionado al Representante

que su esposa le iba a radicar una querella ante la Policía. ?o que claramente contradice

el testimonio del propio Representante, quien aseguró que se enteró de que su esposa se

había querellado 2 ó 3 días después a través de internet.2

10. Cada una de estas personas procedió a llamar a la Sra. Rivera Colón3 para

convencerla de que no radicara la querella en contra del Representante.

11. Posteriormente, llegó la Policía a la residencia de los querellantes. Allí, el

Agente Edgardo Márquez tomó los datos preliminares de la querella, en este momento

la Sra. ?iza Yahaira Rivera Colon le hace saber al Agente sobre el mensaje de texto que

recibió de su esposo. A eso de las 10:10pm, el Agente Márquez procedió a llamar desde

su celular (787-____-8110) al Representante para que acudiera al cuartel ubicado en el

sector ´?a Playaµ de Ponce. A preguntas del Agente Marquez sobre dónde se

encontraba, el Representante respondió que la conversación estaba siendo grabada, que


ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc
2
Testimonio del Representante Luis Farinacci Morales , vista evidenciaria 14 de diciembre de 2010
3
Record de llamadas telefónicas del celular de la Sra. Rivera Colón.
‰Vc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

llamara a su abogado y que se encontraba entre ´?irios y Pámpanosµ, a pesar de que

realmente se encontraba en el área metropolitana.. De acuerdo al testimonio del agente

Márquez, el Representante sonaba con la ´lengua pesadaµ y se negó a acudir al cuartel.

12. El Agente Márquez le solicitó a la Sra. Rivera Colón que se trasladaran al

cuartel para culminar el proceso de la querella. Para su protección y comodidad la Sra.

Rivera Colón llamó a su cuñada Marilyn Ortíz, quien la recogió, llevó al cuartel y la

acompañó durante el proceso.

13. na vez en el cuartel, la Sra. Rivera Colón fue instruida para que completara

la Planilla Informativa correspondiente a los casos de violencia doméstica. Estando en el

cuartel, el Agente Márquez volvió a llamar al Representante, a eso de las 10:33pm, y

volvió a pedirle que se personara al cuartel, pero éste se negó nuevamente, sin decirle

que se encontraba en el área metropolitana.

14. En todo momento, el Representante mostró una actitud prepotente y

altanera, desafiando la autoridad del Agente y haciendo caso omiso a las alegaciones

tan serias sobre las cuales se le imputaría una querella en su contra.

15. No empece a las llamadas del agente Márquez, el Representante testificó que

se enteró de que se había radicado una querella en su contra varios días (2 ó 3) después

por medio de internet. Este testimonio fue contradicho por el vertido por la Sra.

‰§c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

ilmary Díaz Gastón, quien aseguró que le mencionó al Representante sobre la querella

presentada por su esposa durante su conversación telefónica del 14 de julio de 2010.

16. Al salir del cuartel, la Sra. Rivera Colón se dirigió al Tribunal de Primera

Instancia de Ponce para solicitar una Orden de Protección, la cual fue expedida de

forma provisional hasta el 20 de agosto de 2010, cuando se celebró la ista de

Ratificación de la Orden.

17. El 15 de julio de 2010, la Sra. Rivera Colón fue entrevistada por la Fiscalía de

Ponce.

18. El 21 de julio de 2010, se refirió la denuncia de la Sra. Rivera Colón a la

Oficina del Fiscal Especial Independiente.

19. El 15 de octubre de 2010, se presentaron contra el Representante tres

Denuncias. na, por violación al Artículo 3.1 de la ?ey Núm. 54 (Maltrato), por hechos

ocurridos el 25 de julio de 2009; otra, por violación al Artículo 3.1 de la ?ey Núm. 54

(Maltrato), por hechos ocurridos el 19 de septiembre de 2009; y otra por violación al

Artículo 3.3 de la ?ey Núm. 54 (Maltrato mediante amenaza), por los mismos hechos

del 14 de julio de 2010, que dan lugar a la presente querella.

18. El 15 de octubre de 2010, el Tribunal de Primera Instancia de Ponce encontró

Causa Probable para arrestar al Representante por los tres delitos imputados, bajo la

Regla 6 de Procedimiento Criminal. Se le impuso fianza de $5,000 en cada uno de ellos.


‰Îc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

19. Tras varios días de vista preliminar bajo la Regla 23 de Procedimiento

Criminal, el 3 de diciembre de 2010, el Tribunal de Primera Instancia de Ponce encontró

causa probable para acusar al Representante por uno de los cargos de violación al

Artículo 3.1 ´Maltratoµ de la ?ey Núm. 54 (por los hechos ocurridos el 25 de julio de

2009) donde el Representante agredió físicamente a su esposa la Sra. Rivera Colón y por

el cargo de violación al Artículo 3.3 ´Maltrato mediante amenazaµ de la ?ey Núm. 54

(por los hechos ocurridos el 14 de julio de 2010, que son los mismos hechos que dieron

lugar a la presente querella).

20. El acto de lectura de acusación se llevó a cabo el 11 de enero de 2011.

21. El juicio en su fondo fue señalado para el 28 de marzo de 2011.

Es ip rtate recalcar que es u hech ic tr ertile, que le Represetate

Fariacci M rales llaó ese su teléf  celular a su esp sa, a Sra. Riera C l  así

c  la relació e llaaas telefóicas que suceier  la  che e 14 e juli e

2010.

XII. ANALISIS E INTERPRETACION DE XECXOS

Basado en la prueba clara, robusta y convincente a la cual le brinda total

credibilidad, la Comisión de lo Jurídico y de Ética , hace la siguiente interpretación y

análisis de los hechos que dieron base a la presente querella.

‰c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

El Representante ?uis E. Farinacci Morales y su esposa ?iza Y. Rivera Colón se

encuentran separados desde septiembre del 2009. Para el 14 de julio de 2010, el

Representante participó de una actividad política del Partido Popular Democrático, al

cual pertenece, donde compartió con compañeros de su delegación. ?uego de terminar

este compartir, el Representante desde algún lugar del área metropolitana, se comunicó

por su teléfono celular con su esposa, a las 9:36pm4. Comenzaron hablando sobre su

divorcio. Al escuchar la forma en que hablaba el Representante, la Sra. Rivera Colón le

cuestionó si había ingerido bebidas alcohólicas o sustancias controladas. Éste, por su

parte, le increpó sobre su vida social y su preocupación de que la vieran a ella con otro

µmachoµ5. Evidentemente, demostrando su prepotencia y la forma controladora en la

cual el Representante regía su relación matrimonial. Esta expresión del Representante

fue evaluada por los miembros de la Comisión, quienes en su mayoría6 concluyeron que

al manifestarse de esta manera e increparle a su esposa, de la cual llevaba separado por

un periodo de alrededor de un año, sobre una relación sentimental nueva y la forma en

que lo hizo, es prueba clara robusta y convincente de que el Representante

acostumbraba a tener control sobre la vida de su esposa y que le molestaba

grandemente que ella estuviese con otra persona. Sin embargo él tenía la libertad total

de exhibirse públicamente con su pareja y ésto era permisible. Este acto autoritario es
ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc
4
Evidencia directa de la llamada realizada por el Representante a su esposa es el récord de llamadas telefónicas de ambos que
acompaña a este informe. El Representante, durante la vista del 14 de diciembre de 2010, alegó que estaba en su residencia en
Garden Hills Plaza en Guaynabo cuando realizó la llamada. Además alegó que se encontraba solo. Sin embargo a preguntas de la
prensa al salir de la vista evidenciaria, respondió que se encontraba con una amiga cuando realizó la llamada telefónica a su
esposa.
5
Testimonio de Representante Farinacci Morales durante la vista evidenciaria del 14 de diciembre de 2010.
V
cLos miembros de la mayoría en la Comisión de lo Jurídico y de Ética.
 c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

realizado con el propósito de intimidar, callar o infundir temor y miedo, clásico perfil

de la persona agresora en los casos de violencia doméstica. Evidencia directa de esto

es que hasta su propia hermana, a Sra. Barbará Farinacci expresa durante las vistas que

sentía miedo de decirle a su hermano que en ocasiones se comunicaba con su esposa.

Esta discusión exacerba los ánimos del querellado, quien de forma agresiva

amenazó de muerte a su esposa, a sus padres, hermano y cualquiera que esté con ella.

Ante la severidad que implica una amenaza de muerte, y la realidad que la Sra. Rivera

Colón asegura que había vivido durante su matrimonio con el Representante, donde

asegura que fue víctima de violencia doméstica, hecho que la lleva a concluir que en

efecto dicha amenaza puede concretizarse, acudió a sus padres sumamente alterada. En

ese momento, colocó el celular en altoparlante y sus padres escucharon como el

Representante amenazaba de muerte no sólo a ella, sino que también a la persona que

estuviera con ella, a sus hijos y a ellos. Esta llamada les alteró los ánimos y les provocó

ansiedad y temor, razón por la cual se comunicaron con la Policía. ?os miembros de la

Comisión indagaron sobre la posibilidad de que la amenaza se concretizara y mediante

prueba robusta, clara y convincente se probó que tanto el Sr. Salvador Fabre, la Sra.

Idalia Colón y la Sra. Rivera Colón creyeron posible que el Representante tuviera los

recursos para cumplir esta amenaza de muerte.

Posteriormente, el Representante se percató de la magnitud de sus expresiones, y

de que los padres de su esposa lo escucharon. Entonces trata de comunicarse con la Sra.

·c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Rivera Colón infructuosamente7. Al no obtener respuesta, decide enviarle un mensaje

de texto para disculparse (´lamento las amenaZaz de tu mama y papa Fabreµ,Ê ), a lo

cual ella responde con un mensaje que lee: ´no me llames nunk mas, t metistes con mi

familia y eso si q no te lo voy a perdonar. Yo no me meto contigo, dejame tranquila.µÊ .

Sugiere la parte querellada que el uso de la preposición ´deµ, en lugar de ´aµ, en

su mensaje de texto establece que la amenaza provino de los querellantes, y no de él.

No obstante, al evaluar la totalidad de las circunstancias la Comisión entiende probado

lo contrario. Entre los hallazgos tomados en consideración se encuentran los siguientes:

1. El Representante nunca presentó una querella contra los querellantes;

2. El Representante nunca le comunicó al Agente Márquez que los querellantes

fueron los que le habían amenazado, ni tampoco asistió al cuartel a aclarar la situación y

así evitar el proceso judicial que se lleva a cabo en su contra;

3. El mensaje de texto de la Sra. Rivera Colón, como respuesta al mensaje

recibido del Representante, evidencia que estaban refiriéndose a una amenaza que

provino del querellado;

4. El Representante nunca envió otro mensaje de texto corrigiendo a su esposa en

cuanto a que el amenazado había sido él;

5. El testimonio de la Sra. Rivera Colón fue corroborado por cada uno de los

querellantes por separado;

6. El testimonio de los querellantes fue corroborado por ellos de forma separada;


ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc
§
Esta evidencia surge del record de llamadas telefónicas del Representante y de su esposa.
‰c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

7. ?os querellantes no tenían motivación para amenazar a alguien que alega no

haber ofendido de forma alguna a su hija;

8. El querellado reconoció que a pesar de haber realizado múltiples expresiones

públicas, nunca había dicho públicamente que el amenazado fue él;

9. Dos jueces diferentes, independientes e imparciales, evaluaron la prueba ante

sí y encontraron tanto causa para arresto, como determinaron causa probable para

acusar al querellado por la referida amenaza.

Todas estas circunstancias, entre otras, hacen evidente para esta Comisión que se

trató de un mal uso de la preposición ´deµ por parte del querellado en su mensaje de

texto. n mero error gramatical no excluye de responsabilidad a una persona que

comete un acto delictivo.

Preocupado por la posibilidad de que le radicaran una querella por su amenaza,

el Representante inmediatamente llamó a tres personas entre ellas su hermana, la Sra.

Bárbara Farinacci y a su amiga de toda la vida la Sra. ilmary Díaz Gastón, conocida

como Mari la prieta, quien a su vez se encargo de la campaña eleccionaria del

Representante, para que persuadieran a su esposa de no radicarle un caso. Cabe

mencionar que los testigos del querellado, su hermana y su amiga de toda la vida,

testificaron que la llamada fue sólo para que se calmara, pero su testimonio no le

mereció credibilidad a la Comisión. Esto se debió a que el testimonio de éstas fue uno

planificado y ensayado. Tan es así, que ante preguntas inesperadas de los

c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

investigadores y miembros de la Comisión, ambos testimonios se llenaron de

contradicciones. También, surge de los interrogatorios de estas testigos, que ambas han

sido arrestadas y procesadas criminalmente. Otro punto sumamente importante para la

Comisión fue que estas personas alegan que se comunicaban con la esposa del

Representante constantemente, sin embargo a preguntas durante la vista evidenciaria

salió a relucir que a pesar de que ellas alegan que la Sra. Rivera Colón era su íntima

amiga, hacía varios meses que no había comunicación entre estos testigos y la esposa de

Representante. Tan es así que la hermana del Representante expresó en la vista que no

tenía conocimiento de cuál era el número de teléfono de la esposa del Representante.

En cuanto al incidente de la llamada telefónica, ambas expresaron que en ningún

momento el Representante les explicó qué había sucedido en la conversación telefónica

entre él y su esposa, pero les solicitó que intervinieran para calmarla porque estaba

como una ´locaµ.8 Ante estas expresiones esta Honorable Comisión consideró que

resulta poco creíble que ninguna de las personas que intervinieron telefónicamente, a

solicitud del Representante, tuviera conocimiento de lo sucedido. Es inverosímil que el

Representante no hubiese expresado nada a su hermana y su amiga sobre la amenaza

de muerte que hizo a su esposa y qué fue lo que provocó el desespero en la esposa del

Representante. Incluso, una de ellas (Díaz Gastón) reconoció haberle mencionado al

querellado que la Sra. Rivera Colón estaba ya en proceso de radicar la querella. Sin

ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc
Î
Testimonio de las testigos durante la vista evidenciaria del 14 de diciembre de 2010
ùc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

embargo, éste testificó que se enteró de que existía una querella en su contra por

internet unos dos o tres días después.

Por otro lado, la Comisión entendió que ante tanta contradicción en los

testimonios era necesario indagar en las motivaciones de las testigos en defender al

Representante al punto de llegar ante el foro legislativo a expresar un testimonio

ensayado y preparado. Ante las preguntas de la Comisión, salió a relucir que la

hermana del Representante tenía un interés particular por la carrera política de su

hermano, en específico expresó que eso era ´lo más importante para ellaµ. na vez

interviene la Policía, particularmente el Agente Márquez quien tomó la querella a la

esposa del Representante y le comunicó al Representante la severidad de la situación, se

le solicitó que compareciera al cuartel. Sin embargo, el Representante hizo caso omiso

a tal requerimiento y trató de justificar su incomparecencia alegando que ´no creyó que

la llamada proviniera de un agente realµ. No obstante, en la conversación telefónica

que tuvo con el Agente Márquez le mencionó que él se encontraba entre ?irios y

Pámpanos, dos barrios de Ponce. ?lama la atención de la Comisión el hecho de que el

querellado ig rara la re e c parecer al cuartel y le itiera al Agente sobre su

ubicación ya que de su propio testimonio se determinó que al momento de los hechos se

encontraba en el área metropolitana. Más aún, el querellado refirió al Agente a que se

comunicara con su abogado. No obstante, no le proporcionó el número o la forma de

comunicarse con abogado alguno.

Ëc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

?a amenaza de muerte que el Representante Farinacci Morales realizó a su

esposa fue escuchada por los padres de ésta. Ambos tuvieron la oportunidad de

escuchar de la propia voz del Representante cuando le indicaba a su esposa que la

mataría a ella, a su hermano, a quien estuviese con ella y a sus padres. Estos testimonios

uca fuer  ipuga s por la defensa, ni se pudo minar la credibilidad de los

mismos mediante las preguntas de la Comisión, de la Representación ?egal del

querellado ni de la prueba presentada por la parte querellada. Incluso la Comisión dio

total credibilidad al testimonio de los padres de la Sra. Rivera Colón ya que éstos

expresaron que nunca presenciaron otro incidente de violencia doméstica y que querían

al Representante ´como un hijoµ y que nunca antes habían tenido incidentes con él

directamente. Todo esto en conjunto con su comportamiento durante la vista demostró

mediante prueba clara, robusta y convincente que los querellantes dijeron la verdad y

que el Representante Farinacci Morales amenazó de muerte a su esposa.

De conformidad con lo antes expuesto, esta Comisión determinó que mediante

prueba clara, robusta y convincente quedó probado que el 14 de julio de 2010, el

Representante realizó las expresiones atribuidas. Esta apreciación está reforzada por la

determinación de causa probable hecha por el Tribunal de Primera Instancia de Ponce

el 3 de diciembre de 2010, por violaciones a la ?ey 54, ’ ucen específico los Artículos

3.1 ´Maltratoµ y 3.3 ´Maltrato mediante amenazaµ, que ciertamente robustece la prueba

desfilada ante la Comisión.

Vc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

XIII.c PO?TICA PÚB?ICA DE? GOBIERNO DE PERTO RICO EN CANTO A

?A IO?ENCIA DOMESTICA

El discrimen y el prejuicio contra las mujeres, realidad histórica que permea en

nuestra sociedad, se manifiestan a través de diversas formas. Reconocemos la lucha

continua en contra de estas manifestaciones, como lo son la agresión sexual, el

hostigamiento sexual en el empleo, la desigualdad salarial y la violencia doméstica,

entre otras. ?a lucha para combatir la violencia doméstica, o violencia machista, es una

amplia y persistente, pues esta expresión de violencia contra las mujeres continúa

siendo un grave problema social que atenta contra la dignidad de la mujer.

El Artículo I, Sección 1 de la Constitución del Estado ?ibre Asociado de Puerto

Rico dispone que la dignidad del ser humano es inviolable, que todas las personas son

iguales ante las leyes y prohíbe que se establezca discrimen alguno por razón de sexo,

entre otras. De ahí el fundamento constitucional para que la ?ey Núm. 54 de 15 agosto

de 1989, según enmendada, conocida como la ?ey para la Prevención e Intervención con

la iolencia Doméstica, establezca la Política Pública del Gobierno de Puerto Rico

expresando en su Art. 1.2 que:

0c   c c   c  c   c  c c    c ’ c ’c  c c  ’c


  ’c ’c  ’c
c  ’c  c 
 c  ’c ’  c c c
’  c c c   c ’  c ’ c ’  uc   ’c c 
’ ’c c   c ’c

§c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008


 ’c c’c’    ’c c   c ’ c ’ uc   c
c  ’c
c   ’ucc ’ c’ c    c
’ c
c  uc c’ c
’    c
c’c’ ’c ’c

c   c ’ c ’c c c’c


’  ’c’c  ’c c ’c
 ’c c
c    c c ’c    ’c  c   ’c
c   ’c ’c ’uc    ’c
c
 ’c ’     ’c c  c’c ’   ’c’  ’c ’cc
 ’  c
c c    c c   c c c    c ’ c
c ’ ’c ’  ’c
 ’c ’
 ’c c ’’c ’   ’c  c c 
 uc  ’ c
c
  c c ’ cc’ c   ’c
c c ’  ’c   ’cc

c   c c   c  c ’ c  
c c ’ c   ’ c ’  c c
   c c  uc c ’    c
c c   c c   ’c
c   ’c ’uc
  c  c c    c ’ c  c c c    c  ’c c c

  c
c c’ ’c  ’c
c ’ 
c c’  c ccc ’   c
ccc
 ’  c cc    c    c c ’ c  cc

  c  c uc!


 
à 
"
 # $
%

$#  c ’ c  c c  ’c   ’c c uc   c
c  ’  c
 c ’ c  c  c  cc ’c   ’uc’c
  ’c
cc    c
c   c c ’c c ’c   c  c ’ c   c c ’  uc
’   c
c
   c c   ’c
 ’c c
 c   c
c

c c ’c   ’uc   ’c c c     c c  ’c
’  ’c
c
’  ’ccc   c cc   c ’ cEfasis supli c

Asimismo, el Artículo I, Sección 16 de la Constitución del Estado ?ibre Asociado

de Puerto Rico reconoce el derecho de toda persona que trabaje a estar protegida de

riesgos para su salud o integridad personal en su trabajo. Es por esto que al amparo de

la autoridad conferida en la Sección 9, Artículo III de la Constitución de Puerto Rico y

en respuesta al mandato de la ?ey Núm. 217 de 29 de septiembre de 2009, la Cámara de

Representantes de Puerto Rico adoptó la Orden Administrativa Núm. 2010-06 para

promulgar el Protocolo para Manejar Situaciones de iolencia Doméstica en el ?ugar de

Îc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Trabajo, con ´el propósito de establecer la política pública para manejar situaciones de

violencia doméstica que impactan o puedan impactar el lugar de trabajoµ. Se establece

contundentemente en la misma, que la Cámara de Representantes de Puerto Rico

´repudia enérgicamente actos de violencia en todas sus manifestaciones. Esta política

abarca específicamente la ¶violencia doméstica· que ocurra en el trabajo y aquella que

ocurra fuera de las facilidades que comprende la Cámara de Representantes, pero que

impacta o tiene el potencial de impactar el lugar de trabajoµ.

?a ?ey Núm. 54,  , define la violencia doméstica como ´un patrón de

conducta constante de empleo de fuerza física o violencia psicológica, intimidación o

persecución contra una persona por parte de su cónyuge, ex cónyuge, una persona con

quien cohabita o haya cohabitado, con quien sostiene o haya sostenido una relación

consensual o una persona con quien se haya procreado una hija o un hijo, para causarle

daño físico a su persona, sus bienes o a la persona de otro o para causarle grave daño

emocionalµ. El problema es uno de raíces muy profundas en nuestra sociedad, que no

puede despacharse como mera incidencia de agresión o violencia, pues surge de la

crianza, los valores familiares y sociales, ejemplos de conducta aprendida y visiones

machistas de una sociedad fundamentada en el patriarcado. ?a visión discriminatoria

que proyecta a la mujer como propiedad del hombre y como objeto sexual, acompañada

de valores tradicionales respecto al matrimonio y la figura de la mujer, se conjuran para

c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

que el hombre configure un modelo psicológico y social en la relación de pareja a base

de poder y control sobre la mujer.

?as manifestaciones de violencia, según se definen en la ?ey Núm. 54,  , que

se reportan anualmente nos muestran la gravedad del problema. En el 2010, unas 18

mujeres murieron asesinadas, víctimas de su pareja o ex pareja; y el año anterior 2009,

fueron 16 las víctimas que perdieron su vida. En los primeros días del presente año

2011, lamentablemente dos mujeres ya fueron asesinadas a manos de sus parejas o ex

parejas y una tercera recibe tratamiento médico para sobrevivir. A diario, miles de

mujeres puertorriqueñas confrontan situaciones de maltrato, amenaza y violencia por

parte de su pareja o expareja. Así lo indican las estadísticas oficiales de la Policía de

Puerto Rico. En el 2009, se reportaron 19,124 incidentes de violencia doméstica; y

estadísticas preliminares para el 2010 reflejan 11,690 incidentes reportados.

Nuestro más alto foro judicial, el Tribunal Supremo de Puerto Rico, ha tenido

oportunidad de expresarse en torno a la violencia doméstica. En específico expresa que

para considerarse violencia doméstica no es necesario establecer que haya un patrón de

conducta, un solo incidente es suficiente. Sobre el particular expresa que:

El hecho de que en la ?ey se defina violencia doméstica como un patrón de


conducta constante, no significa que el Art. 3.1 requiera que la fuerza física
utilizada en un incidente particular sea parte de un patrón de conducta
relacionado. No es lo mismo el concepto violencia doméstica, que es lo que define
el Art. 1.3(k), que fuerza física como elemento del delito de maltrato tipificado en
el Art. 3.1 de la ?ey 54. ?a violencia domestica, como concepto, se manifiesta
generalmente en un patrón de conducta consistente en agresión, maltrato físico,
ù c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

verbal y psicológico. N sigifica est que el legisla r haya pretei , e


f ra algua, liitar la fuerza física que se requiere para c eter el elit e
altrat a que se pruee el patró e c ucta c state que, c  regla
geeral, iplica el c cept i lecia  estica. (Énfasis nuestro.) 9

Atei el pr pósit legislati ,  hay ua e que u s l act , auque  se use

fuerza física, puee casi ar grae añ sic lógic e ci al e ua pers a,

segú la aturaleza el act , la iteció el aut r y las c secuecias hacia la

íctia La ley pr cura saci ar cualquier c ucta que acarree añ físic

psic lógic a u ier e u et r  éstic p r tr (Énfasis suplido).10

Reconociendo la diversidad de maneras en que se puede manifestar la violencia

doméstica, los delitos comprendidos en el Artículo 3 de la ?ey Núm. 54,  u son los

siguientes:

0 cc cc c’ cc

 c  ’ c  c   c
c
’ c c    c ’  uc    c c
 ’ c c c  ’ c c ’ c 
 uc c 
 uc c c  ’ c c  c
 c c
c   uc cc ’ c c c’ ’   c c
c’ ’  c c
  c ’ ’ uc c c  ’ c c  c 
c    c c  c c  uc c
 ’ c  c
’ cc’ c ’ ucc ’c  ’c  ’c c’uc   c  ’c
 c    c     c c
’ uc c c c ’ c c  c c c  ’ c
 c  c  uc’ c’  c c c c  ’ c c c  c
c
c c c  ’ ’uc   c  c c  c  ’ ’c    ’c ’ c  c
 c c c   c  c   c c   c c  ’ ’c
c c  c  ’ ’c
 ’c c  ’ c’c  cc ’ ’cc

c  c c   cc c c ’  c ’c cc c c  ’ c
’ cc
ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc

à 
     , 154 D.P.R., a las págs. §26-§2§.
10
2010 PR App. LEXIS 2§1 (PR App. 2010)
ù·c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

cc c cc ’ cc

Ê c   c c c  ’ c c c  c


c c ’cc ’c  c cc
 ’ c c 
 uc c 
 c c cc ’ c c c’ c  c c’ c
c
  uc c c c’ c’ ’  c c
c’ ’  c c  c ’ ’ uc c
c c’ c
c   c c c c uc’ c’ c    c c c’ c
 
 c c ’c
uc  c c c’c c’c  ’ ’c’   ’cc

cÊ c   c cc  c cc ’ c c c c c  c ’c  c


c’ c
   cc uc c c ’ c c 
 ’c c   ’c  c’ ’c
’   c’  ’c c  c c  c c  c   c c ’ c c
c ’  cc c c’c ’c cc

c  c’ c 
  c c  c  ccc ’ c cc

 c  c’ c    c cc 
c c  ’ ’c c c  ’ ’ cc
  c cc c  c cc

 c  c’ c    c cc ’  c c   ’c c  c cc

 c  c’ c    c  c c c c  c c  c c ’  c


cc ’ c ’ c  c c   c cc  c c c cc


c’ c   uc   c c   ccc ’ cc  ’ c c’ ’ ’c
  ’uc c  c c’ ’ c c c c  cc   c cc
 ’ c cc   ’ c c  ’c   ’c cc

c  c’ c    c
c’     c’ c    c c c c c
  cc

c c  ’ ’c ’cc c


c ’ c c’ c   c
’c c  c c  cc ’c c c  ’ ’c   ’c c
’ c c’c c  c c ’cc ’cc

c  c c   cc c c ’  c ’c cc c c  ’ c
’ cc

ù‰c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

cc c  c cc c’ cc

 c ’ c c  cc’ c 


 uc c 
 uccc ’ c c c
 c c c c
c   c c c c’ ’  c c
c’ ’  c c
  c ’ ’ uc cc ’ c c c
c   c c c c uc c
 ’ c  c    cc’ c ’ ucc ’c  ’c  ’c c’uc   c
  ’c c   c    cc
’ uc ccc ’ c c  uc’ c
’  c c c c  ’ c c c  c
c c cc ’ ’uc   c
 c c c  ’ ’c   ’c’ c c cc c  c c  c
c  cc ’ ’c
c c c  ’ ’c ’c c  ’ c’c
 cc ’ ’cc

c  c c   cc c c ’  c ’c cc c c  ’ c
’ cc

cc c  c ’ c cc   cc c’ cc

 c ’ c c   c   c c    c cc ’ c c’ c 


 uc c

 uc cc ’ c c c  c c
c   uc c c c’ ’  c
c
c’ ’  c c  c ’ ’ uc cc ’ c c c
c   c
c c c uc c c   c   c c c c c c c c c’c ’ ’c
 ’c   ’c c c 
  c c
 c ucc ’  c’ c
   c c c    c cc  uc’ c’  c c c c  ’ c
 c c  c
c c ’cc ’c c c  ’ ’c ’cc c

c ’ c c’ c   c’c c  c c  cc ’c c
 c  ’ ’c   ’uc c’ c c’c c  c c ’cc
 ’cc

c  c c ’ cc c c ’  c ’c cc c c  ’ c
’ cc

cc  ’ c’  c 


cc c’ cc

Ê c   c c c  ’ c’ c’ c ’  c’c  cc c ’ c c


 c c c  c’  c c ’  c c’ c 
 c c c 
 uc c c
c ’ c c c   c c
c   uc c c c’ ’   c c
c

ùc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

’ ’  c c  c ’ ’ uc cc ’ c c c


c   c c c
 uc c  ’ c c’c  ’ ’c’   ’c

cÊ c’ cc   cc   c c  c’  c  c c  c c


uc
   uc    c c c c c c   c  c  c c

c’ c’ cc  c c ’  c’ ’   uc’ c’ c ’    uc’ c


  c c ’ ’  cc’c c ’c  ’uc  ’uc    ’c c
’   ’c c’ ’ ’c c ’c’   ’c c

 c’ c c 
  c c    c uc  c c   c ’   cc
 ’ c    cc   cc  c c  c c c   c c’ c
   c c

 c’ c’ c   c c   c  c c


 c   c’  cc 
 c
c   cc c c   ’ c c  c’  c c ’  c c
  ’c ’ ’c

c cc   ’ c c ’ c   uc   cc   cc c’ c


 c c  ’ c
c c ’c’ uc’ c c  ’ c c c  c
c c  cc ’c c
 c  ’ ’c ’ucc c
c ’ c c’ c   c
’c c  c c   cc ’c c c  ’ ’c   ’uc
 c ’ c’c c  c c cc ’c

c cc   ’ c cc   c c   cc c’ c


 c c  ’ cc c
’c’ c’ c c  ’ c c c  c
c c cc ’c c c
 ’ ’c ’ucc c
c ’ c c’ c   c’c c
  c c  cc ’c c c  ’ ’c   ’uc c’ c
 c’c c  c c  cc ’c

  cc   c c   c ’   c c c  ’ cc c ’c’ c’ c


   c ’c c  c c   c   c   cc c cc  c’ c
c ’    c c’c cc c ’c c
c ’  c  c ’   cc
  uc cc uc   c c c c ’   c c’ ’uc
c  c ’c

 ’c c   ’c ’   c’  ’c
c ’  c c   ’c
  ’c
c   c   c c c c c   ucc c c   c’ c c
  ’ c c c  c
c c’ ’ cc ’c c c  ’ ’c

ùùc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

 ’ucc c


c ’ c c’ c   c’c c  c c
  c
c  cc ’c c c  ’ ’c   ’uc c’ c
 c’c c  c c  cc ’c

c  c c   cc c c ’  c ’c cc c c  ’ c
’ c c  c c’c   ’c    c’  ’c

El análisis y la aplicación de la ?ey Núm. 54,  , debe de realizarse en relación a


lo estatuido en el Código Penal de Puerto Rico, ?ey Núm. 149 de 18 de junio de 2004,
según enmendado, que establece en su Título II, Capítulo I lo siguiente:

0 c  c

 c
c ’
 c
  cc
 c   c ’c c  c   c c   c c  c c
 c
c c c  c c  uc c ucc’ c  uc c c c
 c c’    c

  cc’
 c c ’c   ’c ’c   ’c’ c ’
c c  ’c ’c

c ’c

’c   c  ’c c c c c  c c     c c’c


 c cuc  ’c c  ’ c’c  cc ’c   c uc c
 ’c’c ’
  ’c c’ c ’
c’c  uc   c ’c ’c
’c   ’c

’c   c c c c  c c c c  ’ c


c c’ ’cc ’ ’c
c
 c’ cc c  ’   uc’ c ’
c c  c ’uc  c’  c

c  c c  c uc


c c ’c c  ’ c c  c
c  c
c ’c

c  c c’   c uc


c c c  ’ c
 c  c  cc
 ’c cc c
c  cc ’c

 c  c c  c uc
c c c  ’ c
 c  c ’cc
 ’c cc c
c  cc ’c

 c  c c  c uc


c c c  ’ c
 c  c’ ’cc
 ’ ’c c c
c ’cc ’c

ùËc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

 c ’ uc c ’c   ’c ’c


c c ’c   ’c  ’c ’c c   ’ c
 ’c  ’c c ’uc ’c cc  ’ c

 ’c   ’c ’c c’ c 
c c
’c ’  ’c  cc ’
 c c
 c
cc c  ’   c’ c  c c c c  ’ c
c c’ ’c
c ’ ’c c c
c c  c cuc  ’uc’ c c c
c’ c
’ c c ’c

 ’c   ’c  ’c ’c c’ c 


c c
’c ’  ’c  cc
’
 c c  ’c c
cc c  ’   c’ c  c c c c
 c  c c’ ’cc ’ ’c c c c c  c c  c cuc  ’uc c
’c ’c

  c!c   c’ c c ’ cÊ cc  c c  ’ c ’c  c   c



c c’ c ’ cc c  ’   ucc  c c  ’ c’ c  c  c
  c  ’c c

Ê cc  c c  ’ c ’c  c   c c


c c’ c ’ cc c
 ’   uc’ c c   cc c c   c c c  c c

De las clasificaciones de los delitos antes expuestas, se desprende que los

Artículos 3.2, 3.3, 3.4 y 3.5 de la ?ey Núm. 54,  , conllevan penas de reclusión

mayores a 6 meses. ?os delitos definidos en los Artículos 3.2, 3.3, 3.4 y 3.5 de la ?ey

Núm. 54,  , son pues delitos graves.

XIII. RADICACION DE CARGOS

Concluidos los Procedimientos ante la Comisión de lo Jurídico y de Ética y al

amparo de la Sección 9 del Artículo III, de la Constitución del Estado ?ibre Asociado de

Puerto Rico; la Resolución de la Cámara 118, aprobada el 12 de enero de 2009,

ùVc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Reglamento de la Cámara de Representantes de la Decimosexta Asamblea ?egislativa,

según enmendado; la Resolución de la Cámara 500, aprobada el 18 de enero de 2009,

Código de Ética, específicamente los Artículos 12, 13, 14 y 16 incisos (e) y (f) y la sección

4.15 del Reglamento de la Comisión; y a base de la adjudicación de credibilidad de los

testimonios, hechos probados y prueba obtenida durante el proceso investigativo y de

ista Evidenciaria, la Comisión de lo Jurídico y de Ética de la Cámara de

Representantes de Puerto Rico PRESENTA contra el Representante ?uis Farinacci las

DETERMINACIONES SOBRE LA CONDUCTA CONSTITUTIVA DE DELITO

GRAVE que adelante se desglosan.

a)c Vi lació al Artícul 3.3 e la Ley 54

Por los hechos planteados ante esta Comisión en la Querella 2010-008, hechos en los que

se reporta una amenaza, es indispensable que revisemos detenidamente la definición y

los elementos constitutivos de delito, según comprendidos en el Artículo 3.3 de ?ey

Núm. 54, ante, ´Maltrato mediante amenazaµ:

´ c ’ c c  cc’ c 


 uc c 
 uccc ’ c c c
 c c c  c 
c   c c c  c ’ ’  c c 
c ’ ’  c c
  c ’ ’ uc c c  ’ c c  c 
c    c c  c c  uc c
 ’ c  c    cc’ c ’ ucc ’c  ’c  ’c c’uc   c
  ’c c   c    cc
’ uc ccc ’ c c  c

Elementos indispensables para que se configure el delito de ¶maltrato mediante

amenaza· son:
ù§c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

1.c la expresión o manifestación de una amenaza por parte de una persona a

otra(s);

2.c que entre estas personas exista relación de pareja definida como entre

cónyuges o ex cónyuges«;

3.c la intención de causar daño;

4.c y que la intención de causar daño vaya dirigida a la persona objeto de la

amenaza, a sus bienes o a la persona de otro.

Típicamente, la comisión del delito de maltrato mediante amenaza ocurre

cuando la persona agresora dirige una o varias amenazas a la víctima de violencia

doméstica. Debido a que es una expresión de violencia psicológica, por lo general tiene

como propósito intimidar, callar o infundir temor y miedo en la persona a cambio de

causarse daño a sí mismo, a ella, a sus hijos e hijas y/o a sus seres queridos. Es por esto

que regularmente la amenaza se manifiesta directamente a la víctima, pues es a ésta a

quien se pretende mantener bajo el manto de poder y control típico de la conducta de

violencia doméstica. Ejemplos clásicos de esta conducta son amenazas de ´si me dejas,

me matoµ, ´si tratas de irte de la casa, jamás volverás a ver los niñosµ, ´si dices algo,

mato a tu madreµ, o ´si vas a la policía, te mato a ti y a tu familiaµ.

Es importante destacar que en este tipo de amenaza, que se da en la relación

entre parejas, no es requisito que exista un estado de intranquilidad y mucho menos de

miedo en la persona que la escucha. Esto se debe a que el propósito de la ?ey 54 es

ùÎc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

evitar cualquier conducta que pueda causar daño entre la pareja y la familia y reconocer

que por más mínimo que pueda entenderse que es el incidente, causa grave daño no

sólo a la víctima, sino que también al resto de la familia.

Según explica el Tribunal Apelativo11: ´Este delito de maltrato mediante

amenaza, como se desprende de la intención legislativa, contiene elementos del delito

de Amenaza, según tipificado en el actual Articulo 188 del Código Penal. No obstante,

es distinto en cuanto a las personas específicas que pretende proteger. imos que está

enmarcado en la política pública que proclama la ?ey Núm. 54, para garantizar el

desarrollo o establecimiento y fortalecimiento de remedios eficaces para ofrecer

protección y ayuda a las víctimas de violencia doméstica dentro del contexto de la

relación de pareja.µ ´?a política pública tras la ?ey 54 es lograr que las agresiones, ya

sean físicas o psicológicas, no importa la manera en que fueron realizadas, por

insignificantes que parezcan, no pasen desapercibidas y que no sean consideradas como

crímenes pequeños o de menor importancia.µ 12

Es importante destacar que como parte de la política pública de erradicar por

completo la violencia doméstica, nuestros tribunales han sido flexibles a la hora de

interpretar el alcance y la protección de esta ley. En particular, en el caso de la amenaza

no es necesario que la misma sea hecha a la persona que sostiene o sostuvo la relación

con el acusado ( o sea entre la pareja) el mero hecho de que la misma sea dirigida a
ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc
11
200Î PR App. LEXIS 4514, 20-22 (P.R. App. Ct. 200Î)
12
Pueblo v Carmen L. Figueroa Santana, 154 D.P.R. §1§
ùc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

cualquiera de las personas o bienes protegidos por el artículo 3.3 de la ?ey Núm. 54 y

que la misma sea de conocimiento del cónyuge, ex-cónyuge, o con quien se sostiene o

sostuvo una relación de pareja es suficiente.

  c  c c   c c  c   c  c  c ’ c 


 c ’ c c
 ’ c   c  c ’ c  c    c c c   uc    c  c ’ c
   c c c   c c c 
 c c c   cuc’ uc cc c
 ’  c ’  uc
c  c    c c  c ’c  c   c    c
  uc  cc’ c cc  c c ’  c cc
cc  c c

c c  c c    c ’ c c   c c  c ’ c 
 c
 cc cc’ c
 c
c c  c’ c  c c  c c c c’ c
 .13

?a violencia doméstica es uno de los problemas más graves y complejos que confronta

nuestra sociedad. A tal efecto, nuestro Tribunal Supremo ha reconocido que ´ la

violencia doméstica es un mal endémico y una infamia repudiable que aqueja a la

sociedad contemporánea. Si algo ha de quedar claro es la política pública en su contra,

consagrada en la ?ey para la Prevención e Intervención con la iolencia Doméstica«µ14

?a experiencia nos dicta que en situaciones de violencia doméstica, estas amenazas no

son meras palabras. Basta con examinar los casos de asesinato por violencia doméstica

reportados durante el presente año 2010, para reconocer el grado de realidad y el nivel

de peligrosidad de este tipo de amenaza. Casos reportados en que la mujer fue

asesinada a pesar de contar con una Orden de Protección, en que los menores de la

ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc
13
KLAN02005§6, En este caso el Tribunal Apelativo tuvo ante si una situación en la cual el agresor expresó su intención de
matar a su cónyuge a la madre de ésta. A pesar de que la amenaza no fue hecha directamente al cónyuge, el Tribunal Apelativo
encontró culpable del delito de maltrato mediante amenaza al acusado.
14
San Vicente v Policía de Puerto Rico, 142 D.P.R. 1,2 (16)
Ë c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

pareja fueron asesinados o fueron testigos presenciales del asesinato, y padres, madres

o familiares que igualmente recibieron golpes, cortaduras o tiros. Sin embargo, es

curioso que muchas víctimas de violencia doméstica informan que, a pesar de la

violencia experimentada por meses o años, no consideraban a su pareja capaz de

asesinato. El mismo fenómeno ocurre con familiares. Basta con observar reportajes

noticiosos en que se entrevistan a familiares para entender que muchas personas aún

entienden que la violencia doméstica es parte de los problemas típicos de pareja, pero

que jamás pensaron que podría terminar en asesinato.

?a radicación de cargos al amparo de delitos como el Art. 3.3 de la ?ey Núm. 54,

 , conlleva una consideración adicional que no podemos ignorar por ser una vivencia

de la realidad en nuestro sistema judicial. ?a litigación de casos de violencia doméstica

tiene dos vertientes procesales. Existe una variedad de acusaciones al amparo de la ?ey

Núm. 54,  , que por su propia naturaleza descansan principalmente en el testimonio

de la víctima y la corroboración pericial de profesionales de la salud. Estos casos son los

que podemos catalogar como obvios, por la existencia de marcas de golpes, moretones,

cortaduras u otra evidencia de heridas que por la gravedad de las mismas, se corrobora

con evidencia fotográfica, informes médicos o forenses y testimonios presenciales

contundentes.

?a otra vertiente de los casos, que pudieran ser los más numerosos en términos

cuantitativos, es de mayor controversia, pues no necesariamente se cuenta con


Ë·c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

evidencia clara y contundente de fácil corroboración. En ocasiones, esta segunda

categoría de casos requiere sostenerse por prueba testimonial casi exclusivamente, y en

muchísimas ocasiones, pueden no existir testigos ajenos a la pareja envuelta en la

situación de violencia. Surge pues, la controversia de credibilidad en torno a los

testimonios de la víctima y la persona agresora. Típicamente, es la credibilidad de la

víctima la que se cuestiona, pues es la víctima la que alega la comisión del delito y

sostiene con su testimonio la radicación de cargos criminales contra la persona agresora.

En litigios en que se acepta y se permite la presentación de prueba relativa a

credibilidad, mendacidad o reputación de la persona, lo que se pretende ciertamente es

establecer la validez del testimonio presentado. Esta práctica, que se presencia en casos

de violencia doméstica, agresión sexual y hostigamiento sexual en el empleo, a modo de

ejemplo, permite la presentación de evidencia respecto al historial de conducta

personal, familiar y laboral de la persona. En casos en que se utilizan estas técnicas

evidenciarias, observamos cómo se explota la visión tradicional de la mujer como objeto

sexual y figura inestable de emociones descontroladas. Interrogatorios dirigidos a

demostrar la existencia de conducta sexual impropia, de infidelidad, y hasta de

provocación, típicamente se centran en la figura de la mujer. Interrogatorios dirigidos a

demostrar la existencia de celos, depresión o altas y bajas emocionales, regularmente se

centran en la figura de la mujer para demostrar debilidad o inestabilidad emocional y/o

mental. En muy raras ocasiones se discute la conducta sexual del varón, las

ˉc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

infidelidades cometidas y la multiplicidad de parejas, en clara alusión a la aceptación

social relativa a la masculinidad. El resultado inevitable es que muchas mujeres,

intimidadas y atemorizadas por enfrentar un proceso judicial que las revictimiza, optan

por guardar silencio.

En los casos de violencia doméstica, tema que nos ocupa, observamos llamados

públicos dirigidos a la víctima para que busque ayuda y se querelle en contra de la

persona agresora. ?as exhortaciones a salir de la relación violenta rayan en ocasiones en

señalamientos con corte acusatorio contra la víctima, responsabilizándola de la

violencia que sufre por parte de su pareja o ex pareja. Nuevamente observamos cómo

estos llamados de expresión pública revictimizan a la sobreviviente de violencia.

Continuamos perpetuando el mito de que la mujer víctima de violencia doméstica

tolera la violencia porque ´le gustaµ, por ´disfrutarµ de una conveniencia económica,

por ´ignoranteµ, o más comúnmente, porque ´se lo buscóµ.

Ciertamente, las víctimas de violencia doméstica enfrentan múltiples retos en el

proceso de sobrevivir la relación abusiva, enfrentar a familiares y amistades, y lidiar con

la burocracia gubernamental y judicial. ?a visión tradicional del matrimonio, y de la

privacidad con la que se deben guardar los llamados ´problemasµ de pareja, continúan

perpetuando estereotipos y prejuicios en contra de la mujer víctima de violencia

doméstica. Con frecuencia escuchamos comentarios que censuran a la víctima de

violencia doméstica que se querella ante las autoridades con referencias claras a estos
Ëc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

estereotipos y prejuicios. Frases tales como: ´no supo atender adecuadamente a su

maridoµ, ´la mujer que quiere meter preso al padre de sus hijos lo que busca es

venganzaµ, ´no pudo controlar sus celos y ahora lo quiere arruinarµ, ´no supo ser mujer

para un hombre como élµ y ´nunca se quejó de nada y ahora quiere destruirloµ, se

escuchan a diario en nuestra sociedad y en los Tribunales de Justicia de Puerto Rico.

A modo de ejemplo, el viernes, 17 de diciembre de 2010, se reseñó en una nota

periodística cómo un actor reconocido en los Estados nidos fue sentenciado a cadena

perpetua por homicidio premeditado. El actor se presenció a la residencia de su ex

novia en agosto de 2008 y al encontrarla compartiendo una copa de vino con otro varón

la agredió y acuchilló 20 veces. ?a defensa argumentó que el actor se había

extralimitado, pero atacó la credibilidad de la sobreviviente aludiendo a que esta era

una mujer provocadora, que en varias ocasiones había compartido con otros hombres y

que esa conducta había llevado a su cliente a sentir celos extremos, pero que él nunca

tuvo intención de matarla. El jurado no ofreció credibilidad a la defensa y el hombre fue

encontrado culpable y sentenciado a cumplir cárcel. ?a situación es típica de casos de

violencia doméstica, pues se utilizan estereotipos sociales para pretender establecer que

una mujer se buscó o provocó de alguna manera la violencia de la cual fue objeto.

En casos en que la víctima de violencia no presenta cualidades aparentes de

sumisión, invalidez, indefensión o temor, la situación se torna aún más compleja. Hay

personas que por naturaleza de su proyección personal pueden inspirar empatía y


Ëùc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

simpatía. Otras, sin embargo, son personas que se presentan con personalidad asertiva,

fuerte y segura de sí misma. Esta segunda categoría, de ser la de una mujer víctima de

violencia doméstica, confronta otro reto adicional ante la familia, la sociedad y el

sistema de justicia. A la mayoría de la población se le hace más fácil reconocer a una

mujer como víctima cuando esta se presenta como humilde, sumisa, atemorizada y

sufrida, lo que muchos entenderían como una persona digna de compasión. No así la

víctima que se percibe como autosuficiente, fuerte y capaz de defenderse. A esta

generalmente se le atribuyen las cualidades negativas de mujer celosa, vengativa,

controladora y emocional. A esta se le censura su falta de simpatía y se le cuestionan sus

motivaciones sin misericordia.

?a consideración de todos estos prejuicios que observamos a diario son

pertinente a examinar casos de amenaza, pues la víctima que denuncia este tipo de

delito los enfrenta en todas las etapas del proceso de separación y de acudir en busca de

ayuda. Prejuicios que perpetuamos cuando reclamamos necesidad de palpar el temor,

la sumisión, y hasta la presencia de golpes, como requisito indispensable para creerle

que es víctima de violencia.

Aplicación a los hechos alegados en la querella

El día 14 de julio de 2010, el Representate Farinacci Morales llamó a su esposa, la

Sra. Rivera Colón, motivado por celos y coraje contra ésta, ya que ésta, a su entender

ËËc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

sostenía una relación sentimental con otra persona y comienza a discutir con ella. ?a

discusión termina cuando éste expresa su intención de matarla a ella, a su hermano, sus

padres y la persona que estuviese con ella. Esta amenaza fue escuchada por sus padres.

En este caso se probaron los elementos de delito de maltrato mediante amenaza:

1.c la expresión o manifestación de una amenaza por parte de una persona a otra(s): El

2c Representante ?uis Farinacci Morales, llamo a su esposa, ?a Sra. ?iza Rivera

Yahaira Colón y la amenazó de muerte.

2.c que entre estas personas exista relación de pareja definida como entre cónyuges o ex

cónyuges«:

2c El Representante Farinacci Morales esta actualmente casado con la Sra. ?iza

Yahaira Rivera Colón, aunque se encuentran en un proceso de divorcio.

3.c la intención de causar daño;

2c ?a intención de Representante ?uis Farinacci Morales en su expresión era de

ocasionar la muerte

4.c y que la intención de causar daño vaya dirigida a la persona objeto de la amenaza, a

sus bienes o a la persona de otro.

2c ?a intención de causar la muerte estaba dirigida a la persona de sus esposa,

quien se encontrase con ella, a sus padres y a su hermano.

ËVc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Evaluado los elementos del delito de amenaza y aquilatada la prueba esta

Comisión determinó mediante prueba clara, robusta y convincente, que queó

pr a que el Represetate Fariacci M rales la  che el 14 e juli e 2010

aeazó e uerte a su esp sa. Esta actuación fue constitutiva del delito de ´Maltrato

Mediante Amenazaµ estatuido en la ?ey 54, ’ cc

?a Comisión determinó que el hecho de que la Sra. Rivera Colón no expresara a

sus padres que era víctima de violencia doméstica y tampoco hubiese acudido antes a

buscar ayuda es el perfil clásico de lo que se considera una víctima de violencia

doméstica.

?a conducta de Representante también fue constitutiva de los delitos menos graves que

se desglosan a continuación.

.c Art. 188 el Cóig Peal e 2004

Aeazas

Toda persona que amenace a otra con causar a esa persona o a su familia,
un daño determinado a la integridad corporal, derechos, honor o
patrimonio, incurrirá en delito menos grave. 33 LPRA sec. 481V

?os elementos del delito de ´Amenazaµ, sancionado por el Art. 188 del Código

Penal son sustancialmente los mismos que los del ´Maltrato mediante amenazaµ

contenidos en el Art. 3.3 de la ?ey 54. ?a diferencia entre ambos consiste del sujeto

˧c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

contra quien se profiere la amenaza. na, busca proteger a la persona con quien se

mantiene o mantuvo una relación de pareja, y la otra busca proteger terceras personas.

Aplicación a los hechos alegados en la querella

En la querella que nos ocupa, es evidente que el querellado realizó una

manifestación expresa de hacerle daño a su esposa, así como a su familia (los

querellantes, entre otros). Más aún, la amenaza fue creída por todos los que la

escucharon, quienes testificaron que creen capaz al Representante de llevar a cabo su

amenaza, incluso con la utilización de terceras personas. Prueba de la inquietud y el

temor de que se concretizara la amenaza es que llaman a la policía para hacer una

querella. Como medida adicional, la Sra. Rivera Colón solicitó y obtuvo una Orden de

Protección la misma noche de los hechos. ?os querellantes sintieron que con las

medidas tomadas por su hija estarían protegidos.

?a prueba recibida por la Comisión fue clara, robusta y convincente para

establecer que la c ucta el Represetate c tra l s querellates est c figuraa

e el Art. 188 el Cóig Peal. Dicha prueba tuvo el efecto de enmendar cualquier

omisión de estos hechos en la notificación de cargos.

ËÎc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

c.c Art. 24§ Cóig Peal e 2004

Alteració a la paz

Incurrirá en delito menos grave toda persona que realice cualquiera de los
siguientes actos:

(a) Perturbe la paz o tranquilidad de una o varias personas con conducta


ofensiva, que afecte el derecho a la intimidad en su hogar, o en cualquier
otro lugar donde tenga una expectativa razonable de intimidad;

(b) perturbe la paz o tranquilidad de una o varias personas mediante


palabras o expresiones ofensivas o insultantes al proferirlas en un lugar
donde quien las oye tiene una expectativa razonable de intimidad, o

(c) perturbe la paz o tranquilidad de una o varias personas mediante


vituperios, oprobios, desafíos, provocaciones o palabras insultantes u
ofensivas que puedan provocar una reacción violenta o airosa en quien las
escucha. 33 LPRA sec. 48§5

?a Alteración a la Paz requiere de una manifestación que perturbe la paz o

tranquilidad de quien la escucha. En Pueblo v. Rosado Molina, 2009 TA 2351, el

Tribunal Supremo estableció que también se requiere del elemento subjetivo del efecto

que produce en la víctima. Es decir, que la Alteración a la Paz, contrario a los delitos de

amenaza antes discutidos, requiere demostrar que la manifestación produzca temor o

intranquilidad.

Ëc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Aplicación a los hechos alegados en la querella

?uego de escuchar la amenaza de muerte hecha por el Representante, tanto la

Sra. Rivera Colón como sus padres se encontraban ansiosos y nerviosos, tan es así que

llamaron a la policía.15 ?a prueba demostró de forma clara, robusta y convincente que el

querellado realizó la aifestació aeazate y que c  ella alteró el i e su

esp sa y l s querellates e f ra que se c figura el elit e ´Alteració a la pazµ

tipifica e el Artícul 24§ el Cóig Peal e Puert Ric . Dicha prueba tuvo el

efecto de enmendar cualquier omisión de estos hechos en la notificación de cargos.

XIV. VIOLACIONES AL CODIGO DE ETICA DE LA CAMARA DE

REPRESENTANTES

El Código de Ética de la Cámara de Representantes de Puerto Rico tiene el

propósito de regir la conducta de sus miembros, funcionarios y jefes de dependencia.

El Artículo 4 de este Código establece específicamente las normas generales de

conducta que éstos tienen que observar. Entre ellas, las siguientes:

(a) «

(b) «

ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc
15
Se desprende de los testimonios de cada uno de ellos en las vistas evidenciarias donde expresaron la inquietud, nerviosismo y
estado de alteración que sufrieron luego de escuchar al Representante amenazarlos de muerte.
V c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

(c) ?os Representantes observarán siempre una conducta decorosa que mantenga la

imagen apropiada y el respeto público que merece la Asamblea ?egislativa.

(d) Toda persona, incluyendo a todo legislador, correligionario o adversario, recibirá,

por parte de los Representantes, un trato cortés y digno.

(e) «

(f) Ningún Representante desacatará, ya sea actuando como servidor público o en su

carácter de ciudadano privado, las leyes, ni las citaciones u órdenes de los Tribunales de

Justicia, sin menoscabo de lo prescrito en el Artículo III, Sección 14 de la Constitución,

ni en las leyes correspondientes.

Indudablemente, las actuaciones del Representante Farinacci la noche del 14 de

julio de 2010, se distanciaron de las normas establecidas en el Código de Ética. El trato

dado a su esposa, así como a los padres de ésta, fue un trato, cuando menos, descortés,

indigno e inapropiado. Su conducta, no solamente es una constitutiva de delito, sino

que distó de ser decorosa y contribuyó a lacerar la imagen pública de la Asamblea

?egislativa. ?a prueba evaluada por la Comisión estableció que el Representante

amenazó de muerte a su esposa y a sus padres. Sus manifestaciones no sólo los

atemorizaron, sino que alteraron sus ánimos y crearon inquietud en el hogar.

Más aún, si bien el Representante no desacató una orden o citación formal de los

Tribunales de Justicia, su conducta frente al Agente policíaco Márquez, al hacer caso


V·c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

omiso al requerimiento para que compareciera al cuartel, también se distanció del

comportamiento esperado de todo ciudadano. Esto es particularmente cierto cuando se

trata de un funcionario público que debe ser, y usualmente es, modelo a seguir por

otros. El Agente Márquez le requirió al Representante su comparecencia en más de una

ocasión para que éste se presentara al cuartel a enfrentar las alegaciones de su esposa.

No obstante, éste deliberadamente hizo caso omiso al requerimiento de Agente. ?a

Policía es parte integral de nuestro sistema de justicia, con autoridad para citar. Se

espera de todo ciudadano el cumplimiento con sus citaciones y requerimientos. Máxime

cuando ese ciudadano es un miembro de la Asamblea ?egislativa.

De conformidad, la Comisión de lo Jurídico y de Ética concluye que el Representante

violó las normas generales de conducta contenidas en el Código de Ética, (R. de la C.

500). El propio Código, en su Artículo 18, establece las sanciones a imponerse en caso

de violación de estas normas, a discreción del Cuerpo en Pleno y conforme a la

gravedad de la falta cometida:

1) Amonestación

2) Reprimenda

3) oto de censura

4) Multa ascendiente al equivalente de una (1) dieta y hasta un máximo de quince

(15) dietas, según la severidad de cada caso que lo amerite,«


V‰c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

5) Proceso de expulsión, a tenor con lo dispuesto en la Constitución del Estado ?ibre

Asociado de Puerto Rico, en su Artículo III, Secciones 9 y 21, respectivamente.

XV. CONCLUSIÓN

?a Constitución del Estado ?ibre Asociado de Puerto Rico en su Artículo III ,

Sección 9, entre otras cosas establece que ´cada cámara será el único juez de la

capacidad legal de sus miembros«µy adoptara las reglas propias de cuerpos

legislativos para sus procedimientos y gobierno interno; y con la concurrencia de tres

cuartas partes del número total de los miembros de que se compone podrá decretar la

expulsión de cualquier de ellos por las mismas causas que se señalan para autorizar

juicios de residencia en la sección 21 de este Artículo«µ

De los hechos contenidos en este informe, probados mediante prueba clara,

robusta y convincente, se determinó que el Representante ?uis E. Farinacci Morales

incurrió en conducta constitutiva de Maltrat eiate Aeaza, segú tipifica e

el Art. 3.3 e la Ley Nú. 54 e 15 e ag st e 1989, segú eeaa, c  cia

c  la Ley para la Preeció e Itereció c  la Vi lecia D éstica.

En Puerto Rico, hasta la adopción de la Constitución en 1952, nuestro

ordenamiento carecía de una disposición que expresamente contemplara la expulsión

de legisladores. Nicolás Nogueras v. Rexach Benítez, et als., ’ .

Vc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

?o anteriormente expresado nos da un marco jurídico general del estado de

Derecho existente en Puerto Rico para ser aplicado cuando un cuerpo legislativo pasa

juicio sobre la capacidad de uno de sus miembros, como en el caso de marras.

Dice el Tribunal Supremo de Puerto Rico que ´por naturaleza del poder

constitucional de expulsión de sus miembros, como norma general, cada cámara es la

que puede evaluar si los hechos imputados configura uno de los delitos graves

estatuidos que impidan que el legislador pueda continuar ocupando el escaño.

C siera que se trata e u p er para asegurar la itegria e caa cuerp , la

eteriació caeral erece especial eferecia. Nicolás Nogueras v. Rexach

Benítez, et als., ’ . (Énfasis suplido)

Otro asunto que debemos destacar por ser de importancia extrema en el asunto

en cuestión es lo decidido por el Tribunal Supremo en el sentido de si hay que esperar

una convicción en el ámbito criminal para que la Cámara pueda proceder a enjuiciar a

uno de sus miembros contra quien se ha presentado una querella.

Señala el Tribunal Supremo que ´al igual que la Federal y la mayoría de las

estatales, nuestra Constitución no requiere una convicción previaµ. Así también se

dispone en los casos de residenciamiento, cuyas disposiciones constitucionales vistas de

forma integral son indicativas e la ausecia e u requisit e c icció.

Vùc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

En una parte de la Sec. 21 del Artículo III, se dispone que: ´?a persona

residenciada quedará expuesta y sujeta a acusación, juicio, sentencia y castigo conforme

a la leyµ. Este leguaje, al c teplar y aut rizar la celeració e u pr ces e

resieciaiet , claraete sup e que  es ecesaria la c icció preia. N.

Nogueras v. Rexach Benitez, et als., ’ .

Nuestra Constitución claramente establece las causas de expulsión de un

miembro de la Cámara ?egislativa. En la Sección 21 del Artículo III se especifica que las

mismas son: ´la traición, el soborno, otros delitos graves y aquellos menos graves que

impliquen depravación moralµ. Además, la Constitución no requiere una convicción

criminal previa para que se pueda llevar a cabo el proceso de expulsión. Respecto a esto

nuestro más alto foro ha explicado que ´en general, se parte de la premisa que en este

tipo de procedimiento cada cámara legislativa debe tener la facultad para hacer valer

los principios de integridad que suponen la ostentación de un cargo de legislador, aun

en casos que haya sido la decisión de las otras ramas de gobierno, no encausar o

condenar a la persona. Supeditar la acción parlamentaria a una convicción previa por

un tribunal puede también representar un problema de separación de poderes. Esta

conclusión conllevaría que el Poder ?egislativo, en efecto, tendría que siempre esperar

por la decisión del Poder Ejecutivo de encausar a una persona y por la adjudicación del

Poder Judicial, antes de expulsar a uno de sus miembros por haber incurrido en una

conducta que, a juicio de sus pares configuraba un delito estatuido de naturaleza grave

VËc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

y que afecta el prestigio, la integridad y el orden de los procedimientos del cuerpo

parlamentario correspondiente. ´16 Por lo que esta Comisión basándose en los estatuido

tanto por nuestra Constitución como las expresiones hechas por el tribunal Supremo de

Puerto Rico procedió a evaluar la conducta del Representante y determinó que la

misma era constitutiva de delito.

Es importante mencionar, que el Tribunal Supremo de Puerto Rico establece que

las causas de residenciamiento de un gobernador, o los procesos de expulsión de un

legislador no pueden ser solamente por delitos graves que atenten contra la función

pública. Seria caer en el absurdo de dejar impune conductas delictivas severas. Entre las

conductas delictivas incompatibles con la función de un legislador específicamente

encuentra la i lecia  éstica. 17

ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc
·V
cNogueras v Senado de Puerto Rico, 141 DPR 4§0c
·§
cNogueras v Senado de Puerto Rico, 141 DPR 4§0. En específico señala que:

³«Según esa tesis, se podría residenciar a un legislador o funcionario cuando incurra en un delito grave que atente contra la
función pública, pero no cuando el delito grave se configure contra una o varias personas particulares. Se devalúan y
menosprecian los delitos cuyos derechos tutelados son la protección de la vida humana y el patrimonio individual. Bajo este
estrecho supuesto, un Legislador, Gobernador, Contralor o Juez del Tribunal Supremo, estaría inmune de sufrir un juicio de
residenciamiento, aun habiendo cometido un delito grave distinto. 16 Nadie debería estar por encima de la Constitución y la
Ley.

16 Así podrían ser: Asesinato, Homicidio, Aborto, Agresión Agravada, Mutilación, Seducción, Sodomía, Bestialismo,
Actos Lascivos e Impúdicos, Incesto, Bigamia, Secuestro, Robo, Abandono de Menores, Apropiación Ilegal Agravada, Recibo de
Bienes Apropiados Ilegalmente, Escalamiento Agravado, Robo, Extorsión, Daño Agravado, Fraude, Incendio, Estragos, Soborno
de Testigos, Perjurio, Fuga, Amenaza Testigos, Destrucción Pruebas, Preparar o Presentar Escritos Falsos, Influir en un Jurado,
Emplear Violencia, Intimidación contra la Autoridad Pública, Motín, Conspiración, Encubrimiento, Falsificación de
Documentos, Posesión Ilegal de Armas, Portación Ilegal de Armas, Posesión de Sustancias Controladas, Uso Indebido de la
Tarjeta de Identificación Electoral, Alterar documentos electorales, Delitos relacionados con la ÿ  
.

VVc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

De la evidencia recopilada mediante el proceso investigativo de la presente

querella, se pudo demostrar con prueba clara, robusta y convincente que el

Representante ?uis Eustaquio Farinacci Morales, mediante sus actuaciones, llevó a cabo

actos y conductas constitutivas del delito de ´Maltrato Mediante Amenazaµ. Por lo que

mediante votación mayoritaria de los miembros de la Comisión, ya que los miembros

de la minoría entendieron que no hubo ningún tipo de conducta tan siquiera anti-ética

por parte del Representante, se determinó que la conducta del Representante cumplió

cada uno de los elementos requeridos para probar el dicho delito grave. Además se

probaron los elementos de los delitos de ´Amenazasµ y ´Alteración a la Pazµ tal y

como están estatuidos en el Codigo Penal de 2004

Esta Honorable Comisión, advino conocimiento de otras alegaciones e incidentes

por los cuales la Comisión no pasó juicio. Sin embargo, es sumamente importante

destacar los mismos.

El Representante Farinacci Morales enfrenta un juicio criminal por violaciones a

la ?ey 54, ’ c El mismo fue acusado en especifico por violaciones al Artículo 3.1

´Matratoµy 3.3 ´Maltrato Mediante Amenazaµ. Sin embargo se alega que estos

incidentes no han sido los únicos que se han suscitado entre la pareja. ?a Sra. ?iza

Yahaira Rivera asegura que ha sido víctima de violencia doméstica por un periodo de

alrededor de 10 años o más. Asegura haber sido agredida emocional y físicamente por

cccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc
c
V§c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

quien todavía es su esposo el Representante Farinacci Morales. Incluso en días recientes

han salido a relucir una serie de situaciones donde el Representante muestra su carácter

machista y prepotente y hostiga a empleadas del Cuerpo ?egislativo.

No se puede perder de perspectiva que en Puerto Rico han ocurrido un numero

extenso de casos de violencia domestica en lo últimos anos y que estos han ido en

aumento. El hecho de que el incidente no sea una agresión física no deja de ser uno

serio, delicado y de violencia doméstica. Ejemplo de esto es el caso más reciente donde

un esposo mata a su esposa y luego se suicida. A preguntas de la prensa los vecinos

comentan que no se imaginaron jamás que eso podía suceder porque eran una pareja

perfecta, pero que si habían escuchado al esposa amenazar a la esposa de que la iba a

matar. Estas amenazas se dieron en varias ocasiones, hasta que se hicieron realidad.

?os miembros de la Cámara de Representantes de Puerto Rico en esta

Decimosexta Asamblea ?egislativa hemos expresado y ratificado un compromiso serio

y contundente en contra de la violencia doméstica. En múltiples ocasiones, las mujeres

legisladoras de la Cámara de Representantes han unido esfuerzos, cruzando líneas

político-partidistas, para llevar un mensaje claro y diáfano a favor de la equidad y la

paz. alores que destacamos con la más alta prioridad, por la importancia de

promoverlos en una sociedad abatida por el discrimen y la violencia. alores que

debemos abrazar y representar cada día, y que todo legislador electo, conciente de que

VÎc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

como funcionarios públicos ocupan una posición privilegiada de servir a nuestro

Pueblo, deben proteger.

Cónsono a la política pública de la Cámara de Representantes, según establecida

en la OA 2010-06 y con la política pública de nuestro Gobierno, según establecida en la

?ey Núm. 54,  , esta expresión de compromiso se manifiesta con mayor precisión en

el entendimiento y comprensión de lo que significa representar a nuestro Pueblo y el

privilegio que se extendió por la ciudadanía al elegirnos a representarles. El privilegio

de ser electos a representar a nuestro Pueblo obliga a adoptar normas de conducta ética

a la altura que merece y exige la ciudadanía. El privilegio de ser electos a representar a

al Pueblo conlleva exigir a todos los legisladores, a cada compañera y compañero que

ocupa un escaño en la Cámara de Representantes, el fiel cumplimiento de nuestro

Código de Ética. Exige que se haga valer el juramento de servicio y de conducta ética,

irrespectivamente de estilos y personalidades propias de cada uno, y de la capacidad de

entendimiento y adherencia a estas normas que se puedan expresar a nivel individual.

Como miembros de la Comisión de Ética de la Cámara de Representantes de Puerto

Rico reconocemos la inmensa responsabilidad que recae sobre nuestro criterio, pues

está en nosotros el velar por ese fiel cumplimiento de la ética que rige nuestro

desempeño.

?os Miembros de la Comisión de lo Jurídico y de Ética de la Cámara de

Representantes de Puerto Rico tenemos la inmensa obligación de responder a reclamos


Vc

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

presentados ante nuestra consideración que ponen en duda la conducta ética y moral de

uno de nuestros compañeros legisladores. ?a conducta antisocial discriminatoria y

peligrosa que representa el maltrato a la mujer es inaceptable y nos corresponde ejercer

con dignidad la inmensa responsabilidad de compartir con el Pueblo de Puerto Rico el

mandato de cero tolerancia ante la violencia doméstica que nuestra ciudadanía espera y

merece. Esto, irrespectivamente de si evaluamos conducta de delito grave o menos

grave, de si una acusación criminal prevalece o no ante un Tribunal de Justicia. ?acerar

la imagen de cada compañero y compañera Representante por incurrir en conducta

antiética y mendaz, conducta antisocial y violenta que atenta contra la dignidad de la

mujer, es un atentado contra la dignidad del servicio público en la Cámara de

Representantes.

?os Miembros de la Comisión de lo Jurídico y de Ética, no van a permitir una

víctima más de violencia doméstica. No podemos permitir que ocurra lo mismo que

ocurrió en el lamentable caso a inicios del año que luego de él matarla salió a recluir que

la había amenazado de muerte anteriormente. Esta Asamblea ?egislativa no puede

esperar a que se concretice una amenaza de muerte para entonces actuar. En ese

momento ya sería muy tarde. No queremos lamentarnos de una víctima más. El no

actuar y dejar estos actos impunes es premiar al agresor y convertirnos en uno de ellos.

El que no aporta a la solución se convierte en parte del problema.

§ c

c
X . Liza M. Ferez R ríguez-à 
C isió e l Juríic y Ética
INFORME [E 2010-008

Por lo que los Miembros de la Comisión de lo Jurídico y de Ética de la Cámara de

Representantes de Puerto Rico, luego de haber garantizado el debido proceso de ley al

Representante ?uis Eustaquio Farinacci Morales y de un minucioso análisis de la

evidencia recopilada, y a base a las disposiciones constitucionales antes citadas y

conforme a la Resolución de la Cámara 500, ´Código de Ética de la Cámara de

Representantesµ y el Reglamento de la Comisión; a base de la adjudicaciones

credibilidad a los testimonios vertidos, de hechos probados y de prueba clara, robusta y

convincente obtenida durante el proceso investigativo y de istas Evidenciarias,

eiate  tació ay ritaria RECOMENDAMOS LA EXPULSIÓN el

Represetate Luis Fariacci ei a que la c ucta presetaa p r el

represetate c llea i laci es al Cóig e Ética e la Cara e Represetates

e Puert Ric y es, a su ez, c stitutia el elit grae e Maltrat eiate

Aeaza, segú tipifica e el Art. 3.3 e la Ley Nú. 54 e 15 ag st e 1989,

segú eeaa, c  cia c  la Ley para la Preeció e Itereció c  la

Vi lecia D éstica y c llea icha sació. Aes se hace referi e este

if re al Departaet e Justicia e Puert Ric .

En San Juan, Puerto Rico, hoy ____ de enero de 2011.

__________________________________

Hon. ?iza M. Fernández Rodríguez


Presidenta
Comisión de lo Jurídico y de Ética
§·c