You are on page 1of 43

Espíritu de Religión

&
El Abuso Espiritual
Dr. Luis Nazario
Espíritu de Religión & El Abuso Espiritual

Copyright © 2010 by Dr. Luis Nazario

All rights reserved. No part of this book may be reproduced


or transmitted in any form or by any means without written
permission of the author.
Prefacio

Cuando uso el término espíritu no me refiero a una posesión


espiritual. No es que una persona se comporta de una forma y
su comportamiento cambia por un espíritu como en el caso de
la posesión demoníaca. Mas bien uso el termino espíritu para
referirme a la actitud de un a persona. Por ejemplo, cuando se
dice que una persona tiene un espíritu trabajador, no se esta
diciendo que esa persona era perezosa y al un espíritu poseerla
se volvió trabajadora. No, lo que quiere decir es que esa
persona tiene una actitud trabajadora, le gusta trabajar.

Así mismo, al decir espíritu de religión me refiero a personas


con una actitud religiosa. No es que estén poseídas por un
espíritu llamado religión el cual les convierte en religiosos, sino
que son personas muy celosas con la religión. El problema con
este tipo de personas es que hay espíritus malignos los cuales
usan ese celo para manipularlos a actual en una forma que no
es saludable ni para ellos, ni para aquellos que les rodean.
Espíritus malignos que les convierten en cristianos tóxicos. Es
a estos a los cuales me refiero al decir “Espíritu de Religión.”
Tabla de Contenido

Un Espíritu Religioso .....................................................................1


Caracteristicas del Espiritu de Religion........................................7
Abuso Espiritual............................................................................15
Perfil de Abuso Espiritual............................................................21
No Toqueis a Mis Ungidos..........................................................27
Autoritarismo - Un Problema Serio ...........................................31
Pecado & Restauracion de la Iglesia Autoritaria.......................35
Un Espíritu Religioso

Cuando hablamos del Espíritu de Religión, estamos hablando de


espíritus que inspiran lealtad a ciertos conceptos religiosos y
prácticas. Prácticas las cuales se oponen y tuercen la obra del
Espíritu Santo en el creyente. Las personas por naturaleza son
religiosas. Y buscan algo que adorar. Esa adoración la convierten
en un culto, y ese culto se convierten religión.

Ahora bien, no es que haya nada malo con la religión ya que


Santiago, nos habla de la religión pura y sin mancha (Santiago
1:27). El problema existente, es que cuando hablamos de religión
no estamos hablando de algo puro o sin mancha. No estamos
hablando de la misma religión que Santiago menciona; una
religión expresada en "visitar a los huérfanos y las viudas en sus
tribulaciones, y guardarse sin mancha de este mundo." Santiago 1:128

Santiago no está alentando a que seamos religiosos. El da una


definición de religión que confronta a aquellas personas, que se
llaman cristianas pero su forma de vida es una religión vana.
Personas que quizás exteriormente se vea muy santas (y esto es el
énfasis de la religión), pero por dentro están llenas de ira, enojo,
chismes, acepción de personas, y otras cosas como éstas. El
capítulo 3 de Santiago define ese tipo de religión como una
mentira contra la verdad y una sabiduría diabólica.

"Pero si tenéis envidias amarga y contención en vuestros corazones, no os


gloriéis, ni seáis mentirosos contra la verdad: que esta sabiduría no es la que
desciende de lo alto, sino terrena, animal, diabólica.” Santiago 3:14-15
Como dije antes, somos seres religiosos de nacimiento. Satanás
sabe eso y trata de pervertir esos instintos religiosos para enga-
ñarnos. Todo engaño religioso nos aleja de glorificar y disfrutar
del Señor. Nos convierte en esclavos de un sistema que está
dominado por espíritus religiosos. Estos espíritus trabajan en
diferentes formas y con diferentes tácticas. El fin siempre es el
mismo, hacerte esclavo de un sistema.

El espíritu de religión opera en diferentes formas y tácticas. Se


pueden reconocer algunas de sus tácticas y ser engañados por
otras. Así que debemos entender la importancia del conocimien-
to bíblico y como dice el apóstol Pablo “conocemos sus tácticas” para
no caer en el engaño religioso.

La obra del espíritu de religión la vemos a todo nuestro alrede-


dor. Personas que adoran las rocas, la naturaleza, los animales, y
a hombres. Estatuas llorando sangre, vírgenes haciendo aparicio-
nes y toda clase de cosa para atraer al hombre a lo religioso. Hay
un espíritu de religión que opera en los hijos de desobediencia.
Efesios 2:2

Ahora bien, estos espíritus de religión no tan sólo operan fuera


de la Iglesia sino también dentro de ella. Como predicador
viajando diferentes iglesias puedo ver cuánto estos espíritus se
han infiltrado. He visto iglesias controladas por costumbres y
formas que no son otra cosa sino carnalísimo espiritual o espíritu
religioso.

Al considera las diferencias teológicas y la mala relación que


existe entre iglesias y aún entre los miembros de la misma
congregación local, vemos el espíritu de religión en operación. El
Señor Jesús dio mucho énfasis a la necesidad de amarnos unos a
otros, y a la unidad como señal de que somos sus discípulos
(Juan 13:34-35). Obviamente el poder detrás de los problemas de
unidad es el espíritu de religión.

2
El espíritu de religión también se manifiesta cuando un hombre
lleno de la revelación de Dios confronta a los religiosos con la
verdad. Los demonios religiosos comienzan a levantar ataques
maliciosos contra tales siervos de Dios.

El Señor no tuvo problemas al tratar con demonios que causa-


ban enfermedades en las personas. Pero cuando trataba con
espíritu de religión la oposición era muy fuerte. Un ejemplo de
esto lo encontramos en Lucas 13:11-17. El Señor estaba ense-
ñando en una sinagoga y había allí una mujer encorvada. Recor-
demos que era un día de reposo (un día religioso). Jesús sano
aquella mujer, desatándola de una ligadura que Satanás le había
puesto.

A esto, el principal de la sinagoga en vez de glorificar a Dios por


aquella obra, se enojo porque Jesús había hecho esto en el día
religioso. Las palabras de Jesús en el verso 15 denotan que
aquella sinagoga estaba llena de religiosos, Jesús los llama
hipócritas. El espíritu de religión había hecho su nido en aquella
sinagoga.

Fíjese, que no tan sólo Satanás había atado aquella mujer por 18
años, sino que la sinagoga completa había sido atada por la
religiosidad, incluyendo al pastor de esta. No muy diferente a
muchas sinagogas digo iglesias hoy en día.

Las personas que resistieron a Jesús no sabían que estaban


siendo controlados por espíritus de religión. Ellos creían estar
representando la religión del verdadero Dios, y se sentían muy
importantes y santos. El endurecimiento su corazones y el
orgullo espiritual era tal que aún el hijo de Dios no podía traerlos
a un acercamiento con Dios.

Estas personas eran los fariseos y escribas líderes religiosos


expertos en la ley. Fueron estos los que conspiraron para crucifi-

3
car al Señor. ¿Por qué odiaban cantó al Señor? La razón de su
odio era la palabra de Jesús. Cada vez que él hablaba removía la
plataforma de ellos.

La palabra de Jesús no hallaba cabida en ellos ya que estaban


llenos de orgullo, envidias y justicia propia (Juan 8:37). Aún
Cristo resucitando, no cambió la actitud religiosa de estas
personas. Ellos tomaron la resurrección como "una nueva
doctrina", y persiguieron y difamaron aquellos que la creían.

Se comete un error muy grande, al pensar que el espíritu religio-


so que influenció aquellos líderes del tiempo de Jesús no influen-
cia ha muchos líderes de nuestro tiempo. Los que piensan tal
cosa son los primeros en ser influenciado por ese espíritu.

Entienda, no soy ignorante en cuanto a la operación de religio-


sidad. Se como opera ya que yo también fui parte de ese sistema.
Un sistema que opera en temor, control, y cosas como éstas. Un
sistema donde ser santo significa no te pongas, no te cortes, y
obedecer estas reglas es sinónimo de ser pueblo de Dios. Como
veremos según continuamos con este estudio, esas cosas no son
otra cosa sino religiosidad carnal.

Como creyentes somos llamados primeramente, a ser libres de


estas ataduras religiosas (Juan 8:31-32). Segundo, somos llamados
a pelear la buena batalla de la fe lo cual incluye poner resistencia
a ese espíritu religioso que quiere esclavizarnos a un sistema. Si
no estamos resistiendo ese espíritu es por que quizás nos encon-
tramos muy cómodos en su campamento. Las escrituras dan
muchas claves para identificar la actividad del espíritu de religión,
y especialmente, es espíritu que operará tan cerca de la verdad,
haciéndole más difícil de detectar.

4
5
Características del Espíritu de Religión

Temor de no ser lo suficiente bueno: Cuando pensamos que


nuestra salvación depende en nosotros mismos, ese pensamiento
no mantiene en continuo temor no permitirá que gocemos de la
vida abundante prometida por el señor. Siempre estaremos
tropezando con los rudimentos, leyes, conciencia de pecado,
sentido de culpabilidad, y todas estas cosas que rigen el ámbito
religioso. Entienda, y a él una gran diferencia entre la convicción
del espíritu Santo sobre el pecado y la conciencia de pecado que
puede ser impuesta por líder.

Cuando hay algo fuera de lugar en nuestra vida y el espíritu Santo


nos trae y convicción acerca de ello, lo hace en una forma que se
recibe y se actúa para corregirlo, y esto sin dejar sentimiento de
condenación. Recuerda las palabras del apóstol Pablo en la
epístola a los romanos, "no hay ninguna condenación para los
que están en Cristo Jesús, aquellos que comandan en la carne
sino conforme al espíritu." Romanos 8:1

Cuando un líder no señala como que hay algo fuera de lugar en


nuestras vidas y no hemos recibido convicción del espíritu Santo
en cuanto a ello, la condenación toma lugar. Inmediatamente nos
sentimos como que no damos la medida para ser cristianos. La
razón es que nos estamos viviendo con la regla religiosa de ese
líder.

El resultado será, fracasó tras el fracaso. La Biblia nos enseña,


que Dios nos ha dado un espíritu de temor sino de poder, de
amor y de dominio propio (2 Timoteo 1:7). Cuando un creyente
camina lleno de temor (no reverencia Dios), si no miedo de no
ser lo suficientemente bueno, esto es muestra de estar en un
sistema que:
1. Demuestra un amor imperfecto, o sea, un amor basado
en sí haces o no haces. Yo le llamo la religión del perrito,
sin mover la colita te daré una galletita. O sea, eres ama-
do mientras hagas como quieren que hagas. El día que
no haya como ellos dicen se acaba el amor.
2. Castilla dando disciplina humana y no divina a sus segui-
dores. Es una religión donde se pone públicamente en
vergüenza a todo aquel que no mide de acuerdo a la regla
del líder. Cuando jóvenes se alegan de la iglesia por este
tipo de sistema.
3. La meta no es crecer en Cristo y el conocimiento de su
palabra, sino desarrollar una imagen que satisfaga a los
líderes de ese sistema religioso. La santidad no está basa-
da en otra cosa sino del disfraz que te pongas.
4. Divide el cuerpo de Cristo promoviendo aborrecer a
aquellos que no son como nosotros. Si somos pentecos-
tales no podemos asociando con el bautista, o con el
presbiteriano, o con los de la fe, y viceversa. La expre-
sión "falsa doctrina" aplicada a grupos cristianos es muy
común entre los líderes del sistema religioso. Esta expre-
sión la hacen a todo grupo que sea diferente a ellos en
sus rudimentos que no necesariamente teológicamente.
Recordemos que porque algo sea diferente no significa
que es erróneo.

Juan 4:17-21

Temor a las personas - Si usted siempre está preguntando:


¿qué pensaban los hermanos? Y no ¿qué pensará el señor Jesús?
Usted está atado por un espíritu religioso de agradar al hombre
antes que Dios. No somos llamados a ofender a las personas,
pero sí tenemos que escoger entre ofender al hombre o ofender
a Dios. Muchos se ofendían con Jesús.

8
Cuando todos nuestros movimientos y palabras son controlados
por el qué dirán, estamos siendo controlados. He visto como
personas a llegar al templo se transforman completamente.
También su forma de hablar, de caminar, y aún su forma de
peinarse. No estoy hablando de personas que acaban de ser
salvas y están cambiando su estilo de vida. Estoy hablando de
cristianos de tiempo.

Personas que no son la misma persona que usted encuentra la


casa, oficina, con escuela. Son personas que están más conscien-
tes era degradado hombre que agradar a Dios. Hágase la pregun-
ta, ¿cuando estudian la iglesia at tuvo en cierta forma porque
estoy más consciente de los hermanos que de Dios? ¿Dan son el
espíritu porque todos los demás lo hacen? ¿Hablan lenguas
porque todo lo demás lo hacen? ¿So y motivado por el hombre o
por el espíritu Santo? La contestación a estas preguntas le diera si
usted está influenciado por un espíritu de religión.

Recuerdo la iglesia donde me invitaron a predicar. Cuando llegué


al templo los hermanos estaban en posesión de la nación alrede-
dor del altar. Pero no estaban orando, uno conversaba con otros
pero no con Dios. El pastor estaba en la oficina y como unos
cinco minutos más tarde entró en la nave de la iglesia. Aquello
fue impresionante, milagroso, de repente la presencia del pastor
trajo un espíritu de oración sobre aquella congregación. Unos
cobraban en lenguas, otros estremecían… pura religiosidad.

Si usted en verdad teme a Dios más que a las personas, usted


tendría más cuidado sobre toda la basura que ven televisión, la
palabra que sale de su boca hacia sus hijos o compañero (a).
Usted sería una persona diferente donde quiera que esté. Viviría
libre del temor al hombre. La Biblia nos enseña que el temor al
hombre es una trampa (Proverbios 29:25). Son muchos los que
han caído en la trampa de la religiosidad y son esclavos de un

9
sistema religioso del cual Cristo quiere libertar. Han seguido a
líderes ciegos haciéndose esclavo de estos.

El evangelio de Juan capitulo 8 y verso 30, nos presenta un


grupo de personas que creyeron en Jesús. Entre estas personas
había judíos los cuales vivían conforme a una religión de ritos,
mandatos, y tradiciones. Quiero quemar la expresión "conoceréis
la verdad y la verdad os libertar." Esta presión no fue hecha para
todo el grupo que creyó en Jesús. Sino para los judíos que habían
creído en él. Estos judíos aunque eran el pueblo escogido por
Dios estaban atados por un espíritu religioso. Amaban el reco-
nocimiento dos hombres pero no el de Dios. El espíritu religioso
busca servir a Cristo siendo aprobado por hombre, nuestro sello
de aprobación debe ser la cruz de Jesucristo.

Juan 12:42-43

Énfasis en lo externo - Otra de las características del espíritu de


religión, es que trata de poner ropa nueva en el hombre. La
realidad es que Cristo pone un hombre nuevo en la ropa. Los
fariseos que eran los religioso más grandes del tiempo de Jesús (y
de este tiempo), hacían énfasis en lo externo mientras que el
interior era la casa del espíritu religioso.

Lucas 11:39

Una evangelista de la República Dominicana vino a predicar a


una iglesia la cual yo existía. Éste comento que iba de viaje en un
autobús de la AMA en Puerto Rico. Contaba que una muchacha
se puso en pies en el autobús y comenzó a predicarles a los
usuarios. ¿En el autobús? Si en el autobús.

El evangelista se escandalizó no de que la muchacha predicara en


el autobús, sino que esta estaba en pantalones. El pensó, "¿Se-

10
ñor, como se atreve a predicar en pantalones?" A lo que el Señor
le contestó, "ella está predicando en pantalones ¿y tú qué
haces?". Este es el problema de la religiosidad, juzga todo lo que
ve según las apariencias, según la idea que tiene de lo que es
correcto y no según la mente del Señor. Imponen cargas hasta
que la carga se hace muy pesada. Hasta que servir al Señor deja
de ser un gozo y se convierte en una carga.

Algunas de estas cargas son:

1. No comas
2. No te cases
3. Apariencia externa

A dos extremos, carnalidad o legalismo, los dos ponen énfasis en


lo externo.

Lucas 11:46

Énfasis en la tradición de los ancianos – “Esta es la forma


que siempre lo hemos hecho."

El espíritu de religión siempre ha querido limitar a Dios en como


se hacen las cosas. Esto contristar al espíritu Santo y es la razón
del por qué la gloria si ha ido. ICHABOD está escrito en la
puerta de muchas iglesias. Tenemos que entender que Dios no
está sujeto a los hombres y sus ideas. Vemos cómo se aplican
formas y estas formas no producen frutos en las vidas. Convier-
ten al creyente en cristianos formados.

"Le preguntaron, pues, los fariseos y los escribas: ¿por qué tus discípulos no
andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comentan, los
inmundos? Respondiendo él, les dijo: hipócritas, bien profetizó de vosotros
Isaías, como este escrito: Este pueblo de labios me honra, mas su corazón

11
está lejos de mí. Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas
mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Dios, os
aferraiz a la tradición de los hombres: los lavamientos de los jarros y de los
vasos de beber; y hacéis otras cosas semejantes.” (Marcos 7:5-8)

El espíritu religioso quita la mirada del mandamiento de Dios.


Este mandamiento dice que a Dios hay que amarle con todo
nuestro ser, corazón, alma, mente y fuerzas. El espíritu de
religión nos dice que es en el gualda en mandamientos de
hombres la forma como amamos a Dios.

Invalida el mandamiento de Dios - El espíritu religioso hace


otras cosas las cuales están entretejidas unas con otras. El
propósito de estas "otras cosas semejantes" es invalidar el
mandamiento de Dios.

Orgullo en sacrificios personales - Quizás hemos dejado muchas


cosas para servir al señor, oramos, ayunamos, damos ofrendas y
diezmos. Pero cuando buscamos y otros lo sepan para ganar la
admiración y aprobación hemos caído en la trampa del espíritu
religioso. Mateo 6:1

Falta de interés y misericordia a las necesidades de las


personas - Los fariseos sacaban el becerro del barranco en
sábado, pero se enojaban cuando Jesús sanaba en sábado. No les
interesaba suplir la necesidad de aquellos que les rodeaban,
solamente las suyas propias. (Lucas 12:10-16)

Amar el poder religioso, despreciando el poder del Espíritu


Santo - Los fariseos aborrecían a Jesús. Ellos creían que por
cuenta de el perdería la influencia que ejercían sobre el pueblo
(Juan 11:47-48). Estaba muy enojado por el poder del espíritu
Santo que se manifestaba a través de Jesús. Los fariseos pensa-
ban que si Jesús procedía de Dios les daría reconocimiento y
lugar de honor.

12
El espíritu religioso siempre anda buscando reconocimiento y
honor, le gusta que le digan cuál espiritual es, cuanto Dios le usa,
etc. A la verdad que no hay nada mal en dar al César lo que es
del César, pero el espíritu religioso no quieren honor del César
quiere ser el Cesar. O sea, Cesar recibe el honor que le otorga
Roma, pero el espíritu religioso quiero un honor que se otorga el
mismo y no Dios.

Desprecio a los que no son de la misma denominación - El


espíritu religioso hace sentir a la persona como que es mejor que
nadie. Cuanta denominaciones tienen las iglesias categorizadas
por la raza, color, un estado social. Cuantos predicadores deciden
a que iglesia van a predicar basado en cuanto ofrenda van a
recibir. Se les escucha decir "yo no voy a esa iglesia por los
hermanos son pobres." Esta era la actitud religiosa de los fariseos
"se creían mejor que cualquier otro." No sé por qué, pero
siempre que me encontrado con una persona "muy espiritual"
me encontrado con una persona llena de religiosidad. (Lacas
18:10-12)

Ceguera a la obra del espíritu Santo - El espíritu de religión


ciega a la persona de lo que Dios está siendo en la vida de los
hermanos. El religioso está tan interesado en que noten su
presencia en la iglesia, que le falte al respeto a la presencia del
espíritu Santo.

Recuerdo una iglesia donde me invitaron a predicar, el pastor


llegó tarde y comenzó a saludar a las personas banca por banca
mientras yo predicaba. Luego subía y bajaba del altar para
platicar con las personas se impone la menor atención a lo que el
espíritu Santo traía a la Iglesia.

Soy una persona muy sociable y amo platicar con mis hermanos,
pero detesto cuando alguien quiere platicar conmigo durante el

13
servicio. Yo quiero ver el al espíritu Santo en acción, quiero ver a
Jesús glorificarse; él es la persona más importante en la iglesia.

Una vez Jesús estaba en el templo que vinieron a él los ciegos y


los cojos y Jesús, los sano. Los principales sacerdotes y los
escribas se enojaron ya que toda la atención estaba puesta en
Jesús y no en ellos. Vieron a los muchachos aclamando a Jesús y
no a ellos, se indignaron. El espíritu religioso nos sedó de ver la
salida de los como de los ciegos. Esto no era importante para
ellos ya que estaban espiritualmente ciegos.

Mateo 21:14-15

Dios no necesita ni quiere gente influenciada por el espíritu


religioso. El quiere personas que le amen con todo su ser,
corazón, alma, mente y fuerza. Personas en los cuales la palabra
hallé cabida y sean libertados por esta. Personas que sean
imitadores de el como hijos amados. Persona que caminen en
amor y sean extensión de Jesús en esta tierra. Dios quiere
personas que sobrepasen las barreras denominaciónales y
manifiesten que somos un cuerpo, una familia aquí la tierra.

Dios quiere seguidores e imitadores de Cristo cristianos sinceros


religiosos.

14
Abuso Espiritual

"Yo amo a Dios y quiero servirle de todo corazón, pero he


perdido el deseo de ir a la iglesia. Cuando llegue el día del
servicio me siento atemorizada y no quisiera ir. No sé qué me
pasa." Con estas palabras Sandra (nombre ficticio), una joven
cristiana a la cual di consejería, me describía cómo se sentía en
relación a la Iglesia a la cual pertenecía. Tras una serie de pregun-
tas, pude determinar que Sandra era víctima de uno de los
problemas más serios que existe en la iglesia hoy en día.

De la misma forma que el abuso emocional afecta a la persona


emocionalmente, y el abuso causado o al cuerpo; el abuso
espiritual afecta a la persona espiritualmente. Abuso espiritual
resulta cuando un líder espiritual trata de ejercer control sobre
otra persona. El peligro de este tipo de abuso, el que busca el
temor como alma de control y el temor daña a la persona de por
vida.

El problema del abuso espiritual es algo tan antiguo como la


falsa religión, ya que una de las características de esta es el
control. Aunque la práctica es antigua, no ha sido hasta hace
unos años que se le dio el título "abuso espiritual." Este tipo de
abuso puede suceder en cualquier clase de estructura organiza-
cional, pero principalmente en aquellas de tendencia jerárquica.

La Biblia tiene bastantes referencias sobre el abuso espiritual. En


el libro del profeta Ezequiel encontramos el juicio pronunciado
por Dios contra los pastores de Israel, ya que éstos se aparenta-
ban y abusaban del pueblo (Ezequiel 34:1-10). Jesús sacó con
enojo a los mercaderes del templo que se aprovechaban del
pueblo de Dios para llenar sus alcas Mateo 21:12-13). Jesús no
estaba contento, con aquellos que estaban más interesados en
guardar leyes y regulaciones que en el sufrimiento humano
(Marcos 3:1-5).

En el libro de los Hechos, Esteban denunció a los líderes judíos


de abuso espiritual. Su testimonio vindico a Jesús, a quien ellos
abusaron y condenaron (Hechos 7:51-56). El apóstol Pablo
denunció a la iglesia en Galicia ya que estos querían implantar un
cristianismo basado en actuación. Esto, llevaría al legalismo y
consecuente al abuso espiritual. Son muchos más los ejemplos
bíblicos que podemos encontrar sobre este tipo de abuso.

Dos preguntas que vienen a lugar en este momento:

1. ¿Qué es abuso espiritual?


2. ¿Cuando sucede abuso espiritual?

Abuso espiritual es usar una posición de autoridad o poder para


alcanzar los intereses propios de una persona, y no el bienestar
de aquellos a quienes somos llamados a servir. Cuando con
palabras o acciones se desmoraliza a otro, o por medio de
ataques se debilita la posición cristiana de otra persona, con fines
de gratificar tu persona, tus creencias, por oposición, eso es
abuso espíritu.

El abuso espiritual ocurre cuando el líder usa su posición para


controlar o dominar el grupo. También ocurre, cuando la
espiritualidad es usada para forzar a otra persona a vivir de
acuerdo a un estandarte. Cuando la humillación es usada como
un medio para forzar a otra persona para respaldar una idea o
carencia, ocurre abuso espiritual. Cuando el líder busca satisfac-
ción a través de la actuación de las personas a las cuales se
supone que el Silva, ocurre abuso espiritual.

16
Hay ciertas preguntas las cuales nos pueden ayudar a identificar
si estamos en un ambiente de abuso espiritual:

1. ¿Demanda el liderazgo de su Iglesia y esta consulta con


ellos antes de hacer una decisión mayor o cualquier deci-
sión?
2. ¿Es usted confrontado periódicamente sobre su espiri-
tualidad, usando las palabras "no estás haciendo suficien-
te"?
3. ¿Se te dan mandatos y órdenes que no son bíblicas, co-
mo si éstas provinieran de Dios?
4. ¿Te prohíben ir de vacaciones, paseo, o se te prohíbe
hablar con ciertas personas?
5. ¿El gozo de la salvación se ha convertido en una pre-
ocupación sobre la actuación de tu hermano?
6. ¿Se te ha hecho hurtado a ser detective de tus hermanos
y reportar lo que veas a tu líder?

Si estas preguntas perturban tu persona hay una gran posibilidad


que te encuentras siendo víctima de abuso espiritual.

El problema que se encuentran al tratar de confrontar el abuso


espiritual, es que se te encajona en una sección de consejería
donde se evade el problema. O se te pone en posición donde
puede ser problema. Si no, no líderes abusivos envían sus
marionetas a acusarte de disensiónista y chismoso para poner
culpa en ti. Esto con la esperanza de poder someterte al redil.

El efecto del abuso espiritual sobre la persona es devastador.


Esto ya que la persona ha puesto gran confianza en su líder
espirituales. Se espera, esa confianza sea respetada. Y la violación
a esta causa una gran herida. El abuso espiritual quebranta el
corazón de la persona (Lucas 4:18). En muchos casos la persona
herida reincide de la fe, ya que pierde toda confianza aún en los
verdaderos líderes.

17
La persona herida se encuentra en una posición, donde ha sido
despersonificada y humillada a tal extremo que no puede relacio-
narse en forma abierta con otras personas. El temor de seguir
siendo herida causa que se edifique una coraza protectora, que
eventualmente lleva a la insolación. El resentimiento hacia Dios
comienza a tomar lugar. La pregunta que viene el corazón de la
persona herida es, "¿Dios cómo es posible que hayas permitido
que esto no ocurriera?" Cualquier mención de Dios, iglesia, o
líder espirituales he contestado con hostilidad. Una persona que
esté pasando por esta situación debe de salir de ese ambiente
inmediatamente.

La recuperación del abuso espiritual, toma tiempo pero necesaria


si la persona quiere vivir una vida saludable. Si entendemos que
la llave para una vida saludable en nuestra vida espiritual, enton-
ces entenderemos la necesidad de una recuperación total para
alcanzar esa salud.

Esta recuperación primeramente comienza, entendiendo lo que


está sucediendo y como está sucediendo. Abuso espiritual no es
algo que ocurre a ciertas personas únicamente. Recordamos a un
Jim Jones, o a un David Koresh que no sólo abusaron de sus
seguidores sino que aún los llevaron a la muerte. Cuando una
persona en la congregación está siendo usada espiritualmente,
toda la congregación está (1 Corintios 12:26).

Segundo, es importante reconocer la naturaleza de la gracia de


Dios, su amor y su perdón. El guardar resentimiento contra
aquel que nos ha abusado sólo conlleva a que este resentimiento
se convierta en una raíz de amargura. Esta raíz será estorbo para
una recuperación saludable.

Tercero, poder compartir experiencias con otros que están


pasando por esta es muy importante. De esta manera no tan sólo
estás ayudando a otros a través de tu experiencia, sino que la

18
satisfacción de ayudar a otros a reemplazara la despersonificación
causada por el abuso.

Dos cosas muy importantes a recordar:

1. No puedes cambiar una situación quedándote en ella.


2. El proceso de sanidad quizás no sea tan rápido como lo
deseas, pero vendrá.

19
Perfil de Abuso Espiritual

"Algo no está bien aquí" te dice esa voz interior cuando llegas a
la Iglesia. Miras alrededor y besa tus hermanos adorando al
señor, lágrimas rodando por sus mejillas. La música es inspirado-
ra y la palabra que desde el púlpito… pero… ahí está otra vez...
"algo está mal aquí" te repite esa voz.

No es el único, son muchos los que batallan en esa situación.


Hace un autoanálisis y está seguro que tu corazón está viendo
ante Dios. Conoces que tus hermanos en la congregación son
sinceros y que de todo corazón adoran a Dios. El Espíritu Santo
te da testimonio de que estás agradando a Dios en tu expresión
de amor y adoración... "pero algo está mal." No eres tú, no es la
congregación, algo está mal con el liderazgo… los métodos… la
actitud... y las ambiciones de estos.

¿Será posible que este sea el problema? Todo el tiempo pensaste


que eras tú, y que era la voz el diablo la que estabas escuchando
(eso te dijo el líder). Tantos testimonios que has oído de la
presencia de ángeles en el templo o como Dios ha sanado por la
oración del líder. "Mírenlo mucho trecho por esta iglesia" se
escucha una y otra vez al líder decir. Miras alrededor y ver do
monitor del edificio, la decoración... y te dices "no hay nada malo
todo está bien."

De momento te das cuenta, que de alguna forma comenzado a


perder el gozo de la salvación y su pasión por el señor. En un
deleite asistir a la iglesia pero ahora sientes es una carga. Te
gozabas en la alabanza y adoración, pero ahora es tan sólo una
forma sin ninguna emoción. Sentías el amor de Dios y su
presencia en ti, ahora sólo sientes culpabilidad y rechazo. Piensa
que nada que hagas es suficiente para agradar no a Dios sino al
líder. Escucha acusaciones de que lo que pasa es que tiene que
arrepentirte o reconciliarte con Dios.

Pero sabes, tú lo de la única persona que se siente así. Miras


alrededor y ves el mismo síntoma en otros. El altar siempre esta
lleno de las mismas personas (toda la iglesia), arrepintiéndose y
reconciliándose… todo menos del líder.

Este es el típico escenario en un ambiente de abuso espiritual.


¿Podría usted identificar abuso espiritual un lugar? ¿Podría usted
identificar un líder que ha pervertido la autoridad espiritual, que
se le ha conferido sobre la iglesia? Le voy a dar 11 señales de
autoridad pervertida:

1. Reclaman que sus enseñanzas vienen directamente de


Dios y no prueban estas por las escrituras. Son muchos
los que han puesto las "nuevas revelaciones" o "expe-
riencias’ sobre la palabra de Dios.
2. Siempre demandan sometimiento a ellos pero no quieren
servir a aquéllos de los cuales son ministros (ministrado-
res o servidores). Tienen la actitud de que ellos están ahí
para ser servidos y no para servir. "Al que no le guste
que no se lo coma" o "me importa un plin si te gusta o
no" son sus dichos.
3. El método de liderazgo es "orden al que se haya" y no
enseñar a hacer lo que es correcto.
4. Tienen un dominio a empujones y no enseñan depen-
dencia en Dios.
5. Te hacen sentir controlado y no respaldado.
6. Explotan sus dones personales haciendo a otros depen-
dientes de estos.
7. Son inflexibles, "no me cuestiones" o "no toques al un-
gido del Señor" en su defensa siempre.

22
8. Intimidan y son intocables. En "aura" alrededor de ellos
mantienen la congregación en asombro.
9. Edificar una organización alrededor de su persona y sus
énfasis personales, pero no alrededor de Cristo y su pa-
labra.
10. Cuando hay un reto a su persona inmediatamente contra
atacan con difamación, o usan el púlpito como campo de
batalla… "el espíritu Santo me revela."
11. Tienen más interés en mantener la estructura de autori-
dad tiene el cuidado de las personas.

De las 11 marcas, la demanda a someterse en la más visible en el


líder que abusa. Esto, ya que esta marca influencia directamente
el sistema en el cual operan. Esta sumisión se disfraza en tres
formas.

La primera la llamaremos "postura de poder" - El líder pasa más


tiempo enfocando su posición de autoridad y recordándole a
otros esa posición. En todo volante o pancartas de actividad su
nombre y título tienen que aparecer. Dicen que es para demos-
trar que como pastores están respaldando la actividad anunciada,
pero la realidad es otra. Quieren sentir que tienen el mando en
esa actividad. El necesario para ellos que la Iglesia vea que el ex
pastor aún de las actividades del iglesia.

Recuerdo un restaurante en el estado de Texas al cual fui a


comer. La mesera tomó mi orden y me dijo que su nombre era
Carolina. Un poco más después me trajo un vaso de agua y me
recordó que su nombre era Carolina. Al traerme la comida me
dijo que su nombre era Carolina. Esta insistencia sobre su
nombre llamó mi atención, a lo cual le pregunté a otra mesera
porque la existencia a repetir su nombre. La respuesta fue muy
lógica, Carolina no era una mujer sino un transformista. Ya que
no era una mujer real tenía la necesidad de sentirse que sí lo era,
así que lo enfatizaba a otros.

23
Los líderes que tienen una "postura de poder" demuestran con
esta que su liderazgo no es real o inseguridad como líderes. El
verdadero líder de muestra la credibilidad de su autoridad en la
forma que se relaciona con aquellos que guía. Romanos 13:1 nos
da la fuente de toda autoridad - "porque no hay autoridad sino de parte
de Dios." Es el elegido o empleado, el hablar al duro o gritar, es
brincar al mucho, o el dar mucho dinero y tiempo al iglesia no da
autoridad a nadie. Solamente Dios da autoridad.

Segundo - La "preocupación por actuación". Obediencia y


sumisión son muy importantes en la vida del creyente (Romanos
13:1; 1 Pedro 5:5; Hebreos 13:17), pero cuando éste obediencia y
sumisión están basadas en ganar favores con otra persona, eso
no es otra cosa sino actuación. El que demanda sumisión, crea
un sistema donde la transformación que la palabra de Dios
produce en el creyente es reemplazada por un conformismo. O
sea, que nuestro obediencia y sumisión ya no es algo lo cual
responde a la obra de Dios en nosotros a través de su palabra;
sino que es conformidad a lo que el líder está demandando.

Este tipo de liderazgo nos hace sentir que cualquier desobedien-


cia a las instrucciones del líder es una desobediencia a Dios.
¿Habrá momentos cuando la desobediencia al líder sea obedien-
cia a Dios? En el libro de los hechos 5:29 dice, "es necesario obedecer
a Dios antes que a los hombres." Fuera de contexto, la total obedien-
cia a los líderes suena bien. Pero cuando vamos al contexto
bíblico podemos entender, que la obediencia y sumisión al líder
está regulada por la palabra de Dios. Tenemos que preguntarnos
si lo que líder demanda es consistente con las escrituras, y eso sin
sacarlas del contexto. Muchos tuercen la escritura para forzar
obediencia.

24
Tercero – Las "reglas no dichas". Reglas no dichas son aquellas
que aunque el líder no ha establecido en papeles pero que
gobiernan el comportamiento de las personas. "Tú sabes que hay
que estar de acuerdo con todo lo que dice el pastor, si entras en
desacuerdo nunca podrás ministrar o tener posición en esta
iglesia." Esta regla dice, nunca estés en desacuerdo con el pastor
o se revelara tu infidelidad.

La razón de por qué estas reglas no se escriben es que son


ilógicas, no saludables y

Anti-biblicas. Así que el silencio se vuelve la fortaleza que


protege al líder de ser confrontado. Cualquier confrontación
recibe la acusación de haber "tocado ungido de Jehová."

25
No Toquéis a Mis Ungidos

Son muchos los líderes que se esconden detrás de estas palabras.


Ellos piensan que a llamarse los ungidos de Dios, tienen una
licencia especial para abusar y hacer lo que les parece con la
congregación.

Recién convertido al Evangelio come se asistirá una iglesia la cual


en su mayoría eran jóvenes. Esta iglesia era muy evangelistica, y
alardeaba de estar haciendo lo que otras iglesias no hacían. Según
el tiempo fue pasando note el pastor tenía una relación muy
estrecha con ciertas jóvenes de la iglesia. Una relación fuera de lo
común. Salíamos a evangelizar y el pastor se iba a cenar con una
hermana diferente en cada salida (nunca con su esposa). Esta
cena duraba unas tres horas y al ser preguntado adonde se había
ido la respuesta siempre era la misma, "no me pregunten yo soy
el pastor."

En una sección de consejería un tiempo más tarde, una de las


jóvenes me confesó haber tenido relaciones sexuales con el
pastor. Esta confesión me llevo entrevistado tras jóvenes de la
congregación y encontré que eran unas 17 jóvenes las que el
pastor había llevado diferentes moteles. Inmediatamente dio el
aviso a los ancianos de la iglesia y estos llamaron al pastor a
reunión. Claro esta reunión no sucedió hasta unos meses más
tarde da que no querían tocar "al ungido de Jehová." Esos meses
el "ungido de Jehová" seguía abusando de su autoridad.

Finalmente cuando los ancianos confrontaron al pastor, se


encontró que no tan sólo había abusado de su autoridad sino que
había violado la ética ministerial. Un cuadro triste ya que el
pastor rehusó recibir corrección, y fuimos acusados por el
superintendente de este grupo desea los rebeldes que habíamos
tocado al "ungido de Jehová." Meses más tarde aquel pastor
abandonó iglesia, abandonó su esposa y se llevo una de las
jóvenes de la iglesia.

Al término "ungido" significa autorizar o separar una persona


para un trabajo o servicio ministerial (Isaías 61:1). El nuevo
testamento es claro en cuanto a quiénes son ungidos (1 Juan
2:20; 2 Corintios 1:21). No hay un respaldo para la doctrina de
diferentes grados de unción, o una unción mayor basada en
posiciones o títulos. El origen de tales enseñanzas es una igno-
rancia sobre la relación entre el antiguo y el nuevo testamento.

Los proponentes de esta idea no enseñan que hay una diferencia


entre el profeta del antiguo testamento, sobre lo cual la unción se
posaba, y el creyente del nuevo testamento que es llamado a real
sacerdocio (1 Pedro 2:5-9). Ya la unción no reposa sobre sino
que mora dentro de los creyentes. Claro a diversidad de dones,
ministerios y operaciones pero el espíritu es el mismo (1 Corin-
tios 12:4-6). El verso siguiente (7) no dice que “a cada uno le es
dada a la manifestación del espíritu para provecho."

Muchos ministros aterrorizan a la congregación con "no toquéis


al ungido de Jehová". Esto para no ser confrontados por sus
enseñanzas. Bíblicamente cada creyente está llamado a un
ministerio del cuerpo (1 Corintios 12:7-11), y cada persona que
es llamada a un ministerio tiene la unción para ese ministerio.

Las organizaciones producen posiciones de autoridad organiza-


cional, pero no espiritual. El secreto de la autoridad espiritual
está la palabra de Jesús en el capítulo 10 del Evangelio de San
Marcos, a "sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones
se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. Pero no será
así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será
vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero será siervo de
todos." (Marcos 10:42-44)

28
Cuando creyentes son subordinados pensando que es el título el
que produce autoridad y unción, y no entienden que están
controlados por las actitudes y motivaciones del líder. Cualquiera
puede llamarse pastor, y comprar una credencial de ministerio.
Pero solamente una persona que me a las ovejas, las respete, y
esté dispuesto a lavar los pies de estas es un pastor ungido por
Dios. Esa clase de pastor tendrá todo respaldo no tan sólo de
Dios sino aún de la congregación de pastorea.

La enseñanza de "no toquéis al ungido de Jehová" está basada en


temor (miedo). El temor no es de Dios (1 Juan 4:18). Toda
enseñanza, o exhortación que lleve intimidación psicológica es
corrupta y engañosa. Todo líder que use intimidación para
justificar sus hechos es corrupto y engañoso.

La forma correcta de saber que espíritu está motivando al líder y


sus acciones es preguntándole. Un líder de Dios jamás se ofende-
rá de que le pregunten, o que su enseñanza será confrontada con
la escritura. Por el contrario, su nivel es arrogante y autoritario se
dará a conocer al ser confrontado. En 1 Pedro 5: 3, Pedro
amonesta a los ancianos (pastores y líderes espirituales de la
iglesia) a no ser dominantes (arrogantes, dictatoriales) sobre el
rebaño de Dios, si no hace el patrón y modelo de la vida cristiana
(1 Pedro 5: 3).

El líder que reclama ser "ungido de Jehová" muchas veces está


escondiendo su autoridad pervertida bajo ese reclamo. Son
muchos los ministros de nombre que han sido acusados de actos
inmorales en la televisión pública. Ministros y han tenido grandes
campañas, y grandes ministerios pero que hoy en día son una
mancha de vergüenza para el evangelio. Algo común en todos
estos es que reclamaban ser "el ungido de Jehová" por los
resultados de sus campañas.

29
Entienda que el que Dios se manifieste en las reuniones no es
sello de aprobación de que las acciones de los líderes sean
aprobadas por Dios. Dios comprobarse de su pueblo.

30
Autoritarismo - Un Problema Serio

Ya hemos visto lo que es abuso espiritual y como éste ocurre.


Ahora, vamos a mirar el resultado de una iglesia bajo un lideraz-
go abusivo. Le llamaremos autoritarismo.

Autoritarismo es un abuso de autoridad. En este caso a autoridad


dada por Cristo a través del espíritu Santo. Esta autoridad es
revelada por la palabra de Dios y los líderes de la iglesia son
llamados a ejercitarla. Pero esta autoridad cuando es abusada, es
pervertida en dos formas:

1. Cuando los líderes de la iglesia hablan como si "Dios ha


dicho" de cosas las cuales Dios hace silencio en su pala-
bra. Todo pastor o predicador, está llamado a usar la au-
toridad de Dios (así ha dicho Jehová, o la Biblia dice),
para denunciar el pecado o cualquier otra violación a los
preceptos de Dios. Hay de los que recortan la palabra
para acomodar sus doctrinas endulzadas. Ningún pastor
tiene respaldo de parte de Dios para usar la autoridad de
Dios en cosas las cuales Dios lo ha hablado.
2. Cuando los líderes de la iglesia usurpan el Señorío de
Cristo en la vida de los creyentes. Ellos mismos escogen
cuál es la voluntad de Dios para esos creyentes en cosas
las cuales Dios está silencioso. Decisiones como, con
quien te casas, a qué escuela asistes, que trabajo debes
buscar, donde debes vivir, y cosas así por el estilo. Se
convierten en deidades espirituales para los creyentes. Y
el problema es que a muchos les gusta este tipo de lide-
razgo.
La iglesia autoritaria está manchada por cinco pecados del líder y
tres de la congregación.

Cinco pecados del líder autoritario

1. Idolatría - El deseo de siempre estar en control, espe-


cialmente en control de la grey de Dios. Ellos quieren ser
vistos como dioses y encuentran a aquellos que así los
ven. Estos líderes toman una posición papal donde ellos
son infalibles, perfectos o como dicen en México "la úl-
tima Coca-Cola en el desierto." Estos líderes producen
congregaciones que tienen más temor en agradar al pas-
tor y agradar a Dios. Irónicamente, cuando el hombre
quiere ser dios para las personas pierden la unción y al
respaldo de Dios. Al encontrarse vacíos recurren al con-
trol de la carne por medio de la manipulación y la intimi-
dación. Diotrefes es un ejemplo bíblico de esta
condición (3 Juan 9-10).
2. Incredulidad - Muchos líderes creen las promesas de
Dios en su parte legal. Pero cuando viene a la parte vital
de estas no demuestran creerlas. Me explico, la falta de
legal es aquella que está escrita la Biblia. La parte vital es
aquello que nos apropiamos de lo que está escrito. Mu-
chos líderes predican que Jesús es el Señor de la Iglesia y
que Dios tienen todo bajo control. Predican que el Espí-
ritu Santo es el que hace la obra en los creyentes y que la
palabra de Dios transforma al hombre. Al mismo tiempo
tiene la actitud de "si no hago que se haga esto no se
hará" o "si no hago que se haga esto quién lo hará." En
este tipo de mentalidad no cree que el espíritu Santo es
poderoso para traer convicción al creyente cuando éste
anda fuera del paso. La escritura dice, "siempre en todas mis
oraciones rogando con gozo por todos vosotros, por vuestra comu-
nión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; estando per-
suadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la

32
perfeccionará hasta el día de Jesucristo." (Filipenses 1:4-6). Es
el Espíritu Santo el que perfecciona al creyente. La res-
ponsabilidad del líder es orar y estar persuadido (plena-
mente confiado) del Espíritu Santo está en operación en
el creyente. Tristemente, muchos líderes forman un tipo
de policía local para que les ayuden a perfeccionar la
grey. Esta policía local reporta cualquier tipo de desvío al
líder inmediatamente. El pastor debe reconocer la condi-
ción de la grey por el testimonio del Espíritu Santo y no
por medio de "soplones espirituales" que muchas veces
andan en mayor desorden que aquellos a los que acusan.
3. Falta de oración - Es más fácil fanfarronear a la con-
gregación para que se sujeten a las leyes del pastor, que
orar por ellos. Los líderes autoritarios no dependen en la
oración para que el espíritu Santo obre sus congregacio-
nes. "La vara y el callado" dicen ellos son las armas del
pastor. Esto debe pasar más tiempo golpeando con la
vara que dirigiendo. Quieren que la fuerza las personas
se sometan a sus estandartes. Jesús nuestro buen pastor y
modelo para todo lo demás pastores, pasó más tiempo
intercediendo por las ovejas para que la voluntad de
Dios fuese hecho en ellas (Juan 17). Santiago habla de
personas cuyas vidas eran un desastre y lo atribuye a la
falta de oración (Santiago 3:13).
4. Falta de amor por las ovejas - Los pastores en la anti-
gua Palestina caminaban al frente de sus rebaños. Eran
ellos los que dormían en la puerta de redil para proteger-
las de los invasores. Peleaban al oso, al León o cualquier
otro enemigo para proteger las ovejas. La llamaban por
nombre y cuando unas extraviaba salían a buscarla. Las
ovejas les seguían porque entendían que el pastor las
amaba. Hoy en día es diferente. Los pastores modernos
hacen uso de helicópteros y perros para guiar a las ove-
jas. El sonido de labor pastoral en la bocina desde el
helicóptero y la mordida de los perros las llevan entre

33
more todo el tiempo. Este tipo de pastorado se ha hecho
muy popular en la iglesia hoy en día. Muchos pastores no
conoce sus ovejas por nombre, y si será con alguna la
llaman por "esta" o "ésa" conociendo sus nombres (esto
para humillarlas). Otros pastores no tienen ni comunión
con sus ovejas. Para ellos el pastoral o un empleo sola-
mente. Son intocables manteniéndose lejos del contacto
personal de las ovejas. Pastores el domingo en iglesia y
más nada. Esta actitud divide la iglesia ya que el pastor
mismo escoge a aquellos que se pueden acercar a él y a
aquellos que no. A de la compasión del señor tenía por
las personas podemos ver qué tan lejos está en estos pas-
tores autoritarios de este ejemplo (Mateo 9:36; 14:14;
Marcos 1:40-1; 10:21).
5. Orgullo - Estos cuatro pecados mencionados tienen una
misma raíz "orgullo". Están basados en la imagen que el
líder se ha formado de sí mismo. Esta imagen contraria
al imagen bíblica donde el buen pastor es manso y
humilde de corazón (Mateo 11:29). El alardear del sabio
tratando los otros como que son menos, y el pasearse en
la plataforma común que este es señor, descubre una red
de orgullo en el líder. Expresiones tales como "entendie-
ron, pues complicado por ustedes", crean una imagen de
ignorantes en los oyentes; alimentando el orgullo del lí-
der. El orgullo de los líderes causa que éstos no puedan
ser cuestionados sobre algún asunto. La más mínima
pregunta les irrita y enoja. Un líder enojon es un líder
lleno de orgullo.

34
Pecado & Restauración de la Iglesia
Autoritaria

Autoritarismo en la iglesia, en parte es culpa de la iglesia misma.


El liderazgo dictatorial existe porque los subordinados lo han
permitido. Como dice el dicho popular, "los deja montar y
graves montados es difícil bajarlos." Es un poco difícil tratar de
detener el autoritarismo de un líder, sobre todo si éste ha creado
una imagen de Salvador de la iglesia. Para aunque es difícil no es
imposible. La palabra de comienzo es no!

Vamos a ver tres pecados de la congregación los cuales contribu-


yen al desarrollo de autoritarismo en la iglesia.

1. Idolatría - La naturaleza humana nunca está contenta


con la realidad de que hay un solo Dios. Siempre quiere
formar un ídolo que tome el umbral del Dios invisible.
Siempre quiere ser dirigido por un hombre que se pueda
ver y no por Dios al que no veamos (1 Reyes 8:1-18).
Iglesias autoritarias han puesto a sus líderes en la posi-
ción de Dios; poniendo las palabras de estos como "así
ha dicho Jehová." (Jeremías 5:30-31)
2. Temor al hombre - En una iglesia autoritaria, las per-
sonas le tienen más temor al hombre que a Dios. He no-
tado como comienzan a la vale y glorificar a Dios si el
pastor está presente. Pero si éste está ausente el servicio
es monótono. Se busca la aprobación del hombre olvi-
dándose de la aprobación de Dios que es la más impor-
tante. Proverbios 29:25 dice que el temor al hombre los
enlaza (hace prisioneros). La iglesia autoritaria se con-
vierte en un campo de concentración, donde el lavado
cerebral toma el lugar de la transformación por la pala-
bra. Las personas se esfuerzan a "hacer" más de lo que
Dios pide, por el temor a la ira del líder sino hacen. El
hacer les da un sentido de haber agradado a Dios ya que
agradaron al líder.
3. Incredulidad - La idea de que la dirección viene única-
mente por medio de una persona, es no creer en el mi-
nisterio del espíritu Santo. La Biblia enseña que el
Espíritu Santo da testimonio a nuestro espíritu (Roma-
nos 8:16), nos guía a toda verdad (Juan 16:13), es nuestra
ayuda (Romanos 8:26). Los líderes autoritarios han sem-
brado libre de que ellos son el guía de la congregación.
De esta forma manipulan las decisiones no tan sólo en la
iglesia sino los individuos en su vida privada. Cuando el
pastor dice "Dios me dice…" esto reemplaza el testimo-
nio que el Espíritu da al creyente. Si, creo que Dios habla
por medio de personas, pero cuando lo hace es para con-
firmar lo que ya ha puesto en nuestro corazón. O sea,
que Dios nunca dirigida por libre albedrío o tu decisión
por medio de otras personas. Eso se llama manipulación
lo cual es controlado por un espíritu de hechicería. (Je-
remías 5:30-31).

Restaurándose del autoritarismo

Así como el arrepentimiento lleva a la restauración, tiene que


haber por arrepentimiento de parte del líder que ha mal usado su
posición de autoridad. Tiene que haber arrepentimiento de parte
de la iglesia que ha permitido el abuso poniendo la mirada del
hombre y no en Dios.

Aquellos líderes que son culpables de autoritarismo, deben de


humillarse delante de Dios y meditar en esos pasajes que nos
enseña en de la misericordia en la vida del hombre de Dios. No
deben de tener temor en humillarse delante de Dios ya que éste
no desprecia un corazón contrito y humillado (Salmo 51:17).

36
El pueblo de Dios no despreciara a un hombre que el espíritu de
humildad reconoce haber obrado mal. Deben de tomar tiempo
para sanar las heridas que ellos mismos han causado. Es necesa-
rio que tomen tiempo para interceder por la grey que Dios ha
puesto al cuidado de ellos. Y sobre todo reconocer que esas
ovejas las cuales ellos pastorean son el pueblo de Dios, hijos de
Dios, y los pequeños del señor (Mateo 10:42; Lucas 17:2).

Un las ovejas que han permitido el autoritarismo deben de


reconocer que son el pueblo de Dios, un pueblo escogido (1
Pedro 2:9), y que ningún hombre tiene derecho a señorearse de
ellos. Decir el espíritu de perdón hacia el opresor debe ser
manifestado, entendiendo que el señor mismo perdono a los
líderes de Israel que abusaron de el (Lucas 33:34).

Un ambiente de restauración debe de ser cultivado no tan sólo


para los líderes sino para toda la iglesia. Recordemos que la
iglesia es un hospital para pecadores. Y a ella siempre vendrán
personas emocionalmente heridas y el sufrimiento, y como
Iglesia somos llamados a ser parte de la sanidad y recuperación
de esas vidas. Pero este hospital, tiene que tener un ambiente
saludable y sobre todo lleno de amor, para poder darlo a otros.
Permitamos que el Espíritu Santo nos use para hacer instrumen-
tos de sanidad donde el abuso espiritual ha tomado lugar.

37