You are on page 1of 12

MALLEUS MALEFICARUM: “EL MARTILLO DE LAS BRUJAS” 1

Germán ALLER MAISONNAVE 2

I. CONSIDERACIONES INICIALES
Desde el más lejano horizonte en la inmensa llanura de los tiempos puede
decirse que siempre han habido discursos autoritarios y liberales. Quizá
planteados de maneras a veces difusas o no fácilmente identificables, así como en
otras ha sido apabullante su notoriedad. La Ilustración y el Iluminismo del “Siglo
de las luces” fueron un verdadero icono de las ideas libertarias, pero mucho antes
el hombre —desde que ha querido librarse de opresiones— ha respondido al
sometimiento rechazando el yugo. Lógicamente, pese al empuje de ideas liberales
y de líneas como el krausismo, ello no significa que el éxito haya estado
prioritariamente del lado de quienes tuvieren ansias de libertad 3. Muy por el
contrario, aún en tiempos de democracias sólidas las personas se hallan
multitudinariamente sujetas a diversas formas de dominación en los más vastos
niveles del desenvolvimiento humano.
Por lo dicho, cobra relieve retroceder en el tiempo para revisar con la actual
idiosincrasia uno de los capítulos en que el oprobio campeaba en torno a las
formas de resolución de ciertos conflictos, que en realidad no eran tales, pues la
Inquisición se inició como una manera de enjuiciar a las mujeres herejes por ser
identificadas como demonizadas. Por supuesto que lo primero no tenía en absoluto
que relacionarse con lo segundo, pero el Santo Oficio lo que ejercía era una
poderosa instancia de control social formal punitivo y de claro carácter
selectivamente negativo. Algo sin duda altisonante era que el tribunal inquisidor
no representaba la voz de Dios en la tierra, sino que se reconocía el carácter
netamente pedestre de sus fallos. Sin embargo, el proceso era para establecer el
supuesto rango de desviación de las personas respecto de la divinidad, aun a
sabiendas de su falibilidad como instrumento humano.
Deviene importante remitirse a aquellos aparentemente lejanos siglos de la
Inquisición. Su lejanía es más calendaria que cualitativa. En efecto, no amerita
1
Extraído del capítulo IV del libro aún inédito de ALLER, Germán, Criminalidad del poder económico
(Ciencia y Praxis), Buenos Aires, BdeF, 2010. El texto ha sido adaptado, ampliado, reordenado y
publicado en AA. VV., Iter Criminis. Revista de Ciencias Penales, n.º 14, Cuarta Época, México,
Instituto de Ciencias Penales, 2010, pp. 141-152.
2
Doctor en Derecho y Ciencias Sociales por la Universidad de la República (Montevideo); Doctor en
Derecho por la UNED (Madrid); Profesor Adjunto de Derecho Penal y de Criminología (UDELAR);
Profesor de Derecho Penal de la Escuela Nacional de Policía; Profesor Colaborador Honorario del
Departamento de Medicina Legal de la Facultad de Medicina (UDELAR); Secretario del Instituto
Uruguayo de Derecho Penal (UDELAR).
3
KRAUSE, Karl Christian Friedrich, Ideal de la Humanidad para la vida [1811], trad. Julián Sanz del Río,
Madrid, Orbis S.A., 1985, pp. 177-178.

1
reparos sostener que la justicia penal contemporánea ha alcanzado importantes
logros tendientes a garantizar más y mejor los derechos individuales,
distanciándose notoriamente del juicio inquisitorial. Pero, sin perjuicio de esto,
tampoco escapa al razonamiento que ciertos aspectos de los procesos y
procedimientos penales mantienen ciertas connotaciones moralistas y hasta su
origen en el aquí tratado proceso contra las brujas.
Cuando en la actualidad se incrementan las presunciones de culpabilidad,
se invierte la carga probatoria, se diluyen principios como los de legalidad y
certeza jurídica, se legislan manifestaciones de un Derecho penal para enemigos y
de autor; cuando la selectividad penal va en aumento y la estigmatización social
campea, pues entonces se avizora que, más allá de expresiones netamente
semánticas, una rémora de la Inquisición continúa viva en aquellas personas que
—parafraseando a BECKER— se asumen como instigadores de la moral (Moral
Entrepreneurs) dispuestos a librar un combate, guerra, lucha o cruzada (Moral
Crusades) contra un enemigo elaborado y definido como tal por esos mismos
cruzados morales 4.

II. LOS AUTORES DEL MALLEUS MALEFICARUM Y SU OBRA


El Malleus Maleficarum o Der Hexenhammer o Martillo de las brujas, también
conocido como el Manual de la Inquisición, es una obra de 1486 escrita por dos
sacerdotes dominicos llamados Heinrich INSTITORIS y Jacobus SPRENGER
principalmente dirigida contra las mujeres y que es, en gran medida, el fruto de la
Bula del Papa Inocencio VIII del 5 de diciembre de 1484 5. Tiene el triste honor de
ser, junto a Mein Kampf (“Mi lucha”) de Adolf Hitler, uno de los libros que más
sangre ha hecho correr en la historia del hombre, así como también de los que más
se han vendido 6. En este Manual de la Inquisición se expone la misoginia de la
4
BECKER, Howard Saul, Outsiders. Studies in the Sociology of Deviance, Nueva York, The Free Press,
1963, pp. 147-163. Hay versión en español, Los extraños. Sociología de la desviación, trad. Juan Tubert,
Buenos Aires, Tiempo Contemporáneo, 1971, pp. 137-151.
5
KRÄMER, Heinrich (Institoris), y SPRENGER, Jacobus, Malleus Maleficarum [1487], Hildesheim, Georg
Olms Verlag, 1992. Esta es una edición facsímil de la original de 1487 escrita en latín. Hay varias
ediciones en español: Malleus Maleficarum (El martillo de los brujos), trad. Floreal Mazia, Buenos
Aires, Ediciones Orión, 1975; El martillo de las brujas. Para golpear a las brujas y sus herejías con poderosa
maza, 2.ª ed., trad. Miguel Jiménez Monteserín, Madrid, Felmar, 1976; El martillo de las brujas. Para
golpear a las brujas y sus herejías con poderosa maza. Malleus Maleficarum, trad. Miguel Jiménez
Monteserín, Valladolid, Maxtor, 2004; Malleus Maleficarum. El martillo de los brujos. El libro infame de
la Inquisición, trad. Edgardo D’Elio, Barcelona, Círculo Latino, 2005. En alemán, SPRENGER, Jakob, y
INSTITORIS, Heinrich, Der Hexenhammer. Malleus Maleficarum, trad. del latín por J. W. R. Schmidt,
Munich, Deutscher Taschenbuch Verlag, 1986. Hay además versiones en portugués, italiano,
francés, inglés, etc. El apellido Institoris se tradujo en varias ediciones como Krämer (o Kraemer),
que en alemán significa mercader.
6
ELLENBERGER, Henri F., « A propus du Malleus Maleficarum », en AA.VV., Revue suisse de Psychologie
pure et apliquée, vol. X, cuaderno 2, Berna, Edition Hans Huber, 1951, p. 136.

2
época, porque la fémina, cuyo origen etimológico era erróneamente atribuido a la
conjunción de las palabras fe y minus, significaba que ellas tenían menos capacidad
de fe que el hombre por provenir de una costilla curva de Adán en vez de la
rectitud del hombre, y por eso era considerada genéticamente inferior y más débil
7
. Desde esa falaz perspectiva, eso llevaba a las mujeres a abrazar la brujería y
conjuntarse con el demonio. Tal absurda conjetura era también un reflejo más de la
larga tradición de señalamiento sobre la mujer, destacando en su demérito a
personajes femeninos históricos como Eva, Dalila, Jezabel, Helena de Troya y
Cleopatra 8. Se consideraba a la mujer como enemiga secreta del hombre, al punto
de subrayarse que no fue Satán quien tentó a Adán (Adam), sino su mujer Eva, que
fue creada a partir de aquél 9.
SPRENGER era un prestigioso doctor en Teología y profesor en la Universidad
de Colonia, además de inquisidor de escasa actividad en la zona inferior del Rhin.
Por el contrario, el alsaciano INSTITORIS —también profesor de Teología— fue una
persona controvertida y desde 1479 un riguroso Inquisidor para toda la Germania
superior. Seguramente, ello llevase a que se ubicara a SPRENGER como único autor
inicial de la obra para así disipar posibles cuestionamientos, pero posiblemente fue
INSTITORIS —debido a su conocimiento y experiencia— el principal redactor del
libro, ya que la forma de redacción, las citas, lenguaje, método y ejemplos parecen
propios de éste y de su experiencia en la Germania superior. Su nombre como
coautor aparecería recién en la edición de 1490 y a partir de entonces figuraría
siempre en primer lugar 10. Las orientaciones preliminares al Malleus se encuentran
en la influyente obra del sacerdote dominico y decretalista español Raimundo de
Peñafort, autor del Manual de Inquisidores, y principalmente del dominico catalán
Nicolás EYMERIC autor del Directorio o Manual de los Inquisidores 11, así como en
Graciano, Enrique Hostiense y Godofredo de Trano. Sus fuentes fueron la Biblia
(tendenciosamente interpretada), obras de Aristóteles, la Escolástica, los
Sentenciarios de teólogos y Santos Padres, las obras de teólogos como San Isidoro
de Sevilla, San Gregorio el Grande, San Dionisio Aeropargita (supuestamente

7
Idem, p. 142. Cfr. ZAFFARONI, Eugenio Raúl; ALAGIA, Alejandro, y SLOKAR, Alejandro, Manual de
Derecho penal. Parte General, Buenos Aires, Ediar, 2005, p. 202.
8
ELLENBERGER, Henri F., « A propus du Malleus Maleficarum », en Revue suisse de Psychologie pure et
apliquée, p. 142.
9
Ibidem.
10
KRÄMER, Heinrich, y SPRENGER, Jakob, El martillo de las brujas. Para golpear a las brujas y sus herejías
con poderosa maza, pp. 21-24.
11
EYMERIC, Nicolás, El Manual de los Inquisidores [1358], trad. Amanda Forms de Gioa, Buenos Aires,
Rodolfo Alonso Editor, 1972, p. 15. El libro describe el procedimiento del Santo Oficio, analizando
la situación de los testigos, interrogatorios al acusado, la tortura a implementar, absolución, pena,
abjuración y las privaciones de todo empleo, oficio, beneficio, dignidad, poder y autoridad contra
las herejes y sus hijos. Comienza afirmando: En materia de herejía se procederá lisa y llanamente, sin
griterías de Abogados ni solemnidades en los juicios.

3
discípulo de San Pablo), Santo Tomás, San Agustín y Pedro Lombardo 12. Todos
estos textos fueron interpretados en forma discutible por INSTITORIS y SPRENGER.
La obra obedece al propósito por efectuar una cruzada interior en tiempo
del Imperio Cristiano y recopila las experiencias inquisitoriales de los dos siglos
anteriores, siendo una conjunción de aspectos político-criminales, procedimentales
y criminalísticos de alto contenido abusivo. Era una época de conquistas terrenales
por parte de la Iglesia, aspecto totalmente ajeno a la Filosofía, los principios y
valores de la fe cristiana que se centran en torno a la caridad, el amor al prójimo y
la paz, contrariamente a lo emergente de este libro que recopila las oprobiosas
prácticas procedimentales para la detección, obtención de prueba y tratamiento
punitivo de brujas y herejes, así como el análisis de los supuestos íncubos y súcubos
13
.
Como destaca ELLENBERGER en su comentario sobre una de las ediciones
francesas del Martillo de las brujas, la Inquisición se asemejó en parte a lo luego
pretendido por el Ku-Klux-Klan, imaginando una confabulación universal y
demoníaca que debía atacarse destruyendo a las personas definidas como
enemigas de la fe 14. En tal sentido, la presencia subyacente o llana de la brujería ha
sido una constante en la historia de la naturaleza humana, sin importar la región
del orbe, porque se ha dado en casi la totalidad de países y en todos los tiempos,
que recién comenzó a declinar —pero nunca desaparecer— con el advenimiento de
la Ciencia 15. La brujería provenía de la entonces llamada Demonología, que es una
doctrina judeo-oriental en su momento adoptada por el cristianismo medieval. En
medio de esa paranoia se creyó encontrar fundamento para esta barbarie contra las
brujas en la expresión de San Agustín citada en el Malleus Maleficarum en referencia
a la influencia del mal: Todas las artes ocultas proceden de la perniciosa colaboración de
los hombres y los demonios. Paulatinamente la Iglesia, debido al peso de su alto clero,
fue incorporando a la Demonología las prácticas y creencias supersticiosas de la
época, aunque de hecho no tuvieran nada que ver con el culto al demonio; y así se

12
KRÄMER, Heinrich, y SPRENGER, Jakob, El martillo de las brujas. Para golpear a las brujas y sus herejías
con poderosa maza, p. 27. Cfr. ELLENBERGER, Henri F., « A propus du Malleus Maleficarum », en Revue
suisse de Psychologie pure et apliquée, p. 140.
13
KRÄMER, Heinrich, y SPRENGER, Jakob, El martillo de las brujas. Para golpear a las brujas y sus herejías
con poderosa maza, p. 31. Los súcubos se supone que eran los demonios que adoptaban forma de
mujer para copular con hombres y recibir su semen. Luego, esos mismos demonios, actuando como
íncubos, trasmitían el semen endiablado a las brujas en las ceremonias orgiásticas, de manera de
engendrar una estirpe diabólica en el orden generativo. Ante ese supuesto peligro, el Santo Oficio
tenía la pretendida tarea de salvar al mundo de tal amenaza diabólica. Cfr. ELLENBERGER, Henri F.,
« A propus du Malleus Maleficarum », en Revue suisse de Psychologie pure et apliquée, pp. 138 y 140.
14
ELLENBERGER, Henri F., « A propus du Malleus Maleficarum », en Revue suisse de Psychologie pure et
apliquée, p. 138
15
Ibidem.

4
llegó a la conclusión de que toda brujería era inequívocamente herética 16. Con lo
cual, se amplió mucho más el campo de lucha de los inquisidores, que pasaron a
perseguir brutalmente también meras costumbres de corte supersticioso que eran
características de regiones rurales apartadas 17. En consecuencia, a la brujería se la
identificó con la herejía aun cuando no fuese ése el objeto de las supuestas brujas, y
las supersticiones siguieron igual derrotero 18. A la postre, progresivamente se forjó
el concepto acerca de la brujería como una suerte de enemigo sobrenatural de la
autoridad terrenal del alto clero, del Estado y de los hombres poderosos. Puede
concluirse que este combate a la brujería no se compartía en muy buena parte de la
población de los sectores socioeconómicos medianos y bajos, pero igualmente se
transformó en una estupenda excusa para el masivo sometimiento de los
pobladores y, de paso, librarse —acusación de herejía mediante— de cuanto
opositor político, religioso, comercial o ideológico hubiere. Quizá prueba de ello
fuese que se hablase de hierbas, plantas y demás sustancias adictivas como factores
esenciales y distintivos de la brujería (así como de la herejía), pero nunca fueron
cabalmente descritas, identificadas ni reveladas, dejando así convenientemente
librado al inquisidor el criterio sobre ellas 19. A la vez, ha de resaltarse que ni
siquiera aquellas conductas consideradas como maleficios fueron el meollo
inquisitivo, sino —como advierte ELLENBERGER— una verdadera neurosis sexual,
porque los maleficios pasaron a segundo orden, dejando en el primero a las
relaciones sexuales. Los maleficios sobre aspectos económicos o generales
perdieron pie frente a lo concerniente a provocar el amor carnal del hombre, por
supuesto que culpabilizando siempre a la mujer por ello y observando al hombre
como víctima 20.
Para reconocer si una persona estaba embrujada o no, utilizaban como test
que el juzgador posase sus manos sobre la cabeza de la acusada y pronunciase
palabras invocando a Jesucristo y a su madre la Virgen María, con el afán de
provocar una inhibición en la persona y, en tal caso, con ello obtener un signo
cierto de su culpabilidad 21.
El libro está dividido en tres partes: en la primera se discute la existencia de
brujas y su manifestación como agentes del mal o del Maligno en la tierra 22; en la

16
Idem, p. 141.
17
Idem, p. 138.
18
Ibidem.
19
Idem, p. 139.
20
Idem, p. 142.
21
Idem, p. 145.
22
KRÄMER, Heinrich, y SPRENGER, Jakob, El martillo de las brujas. Para golpear a las brujas y sus herejías
con poderosa maza, pp. 25-196.

5
segunda se relatan casos prácticos 23; y en la tercera se trata el aspecto jurídico
sugiriendo técnicas de interrogatorio y estableciendo el procedimiento inquisitorial
o judicial 24. El discurso de dominación y sometimiento preconizado contra el
supuesto peor pecado, la herejía, se plasma en el Martillo de las brujas, pidiendo ya
en su título que se las aplaste con poderosa maza: Maleficas et earum haeresim framea
conterens 25; y, según opina ZAFFARONI: El discurso criminológico en ese momento fue
elaborado por la Inquisición y se plasmó por primera vez en el ‘Malleus Maleficarum’
(Martillo de las brujas), que fue su manual oficial; en el cual se integraban
sistemáticamente el Derecho penal, el procesal penal, la Criminalística y la
Criminología de la época. En el mentado Manual no se distingue una teoría del
delito y una del autor, siendo al fin una singular versión del hoy considerado
Derecho penal de autor, cual extremo enemigo 26. Lo paradójico es que los
supuestos ofensores, que eran los herejes, fueron las reales víctimas de tamaña
construcción punicional. La psicosis colectiva ocasionada por la Inquisición no se
debió cabalmente al famoso Malleus Maleficarum, pero sí provocó su rápida
extensión y el agravamiento de la situación. Se gestaron múltiples victimizaciones
que comprendían torturas atroces, ejecuciones y señalamientos por doquier. Unos
se acusaban a otros con el propósito de salir de la embretada coyuntura, al extremo
de transformarse en un mecanismo de venganzas privadas. Resulta casi imposible
saber con certeza la cantidad de personas castigadas de esta forma, porque no se
llevaba un registro detallado y general, sino algunas anotaciones en tan sólo ciertas
ciudades 27. Por otra parte, el procedimiento inquisitivo fue adoptado por los
tribunales civiles y penales de la época, aunque desgraciadamente algunas de sus
manifestaciones perduran en la actualidad.

III. OTRA RESPUESTA: LOS LIBERALES


Sin embargo, en contrapartida, durante el tiempo de la Inquisición en
España y bajo la égida de la congregación dominica, el sacerdote también dominico
Antonio Montesinos en su afamado sermón en 1511, con el apoyo de su
comunidad religiosa reclamó que los indios americanos debían tener los mismos
derechos que los vasallos europeos, lo que equivalía a reconocerles la calidad de
persona. En virtud de este encendido y humanitario alegato liberal —de corte
crítico—, la Escuela Española de Derecho Natural y de Gentes de Salamanca

23
Idem, pp. 201-412.
24
Idem, pp. 415-597.
25
Idem, p. 19.
26
ZAFFARONI, Eugenio Raúl; ALAGIA, Alejandro, y SLOKAR, Alejandro, Manual de Derecho penal. Parte
General, pp. 127, 201 y 203.
27
ELLENBERGER, Henri F., « A propus du Malleus Maleficarum », en Revue suisse de Psychologie pure et
apliquée, pp. 145-146.

6
sistematizó la lucha en defensa de los oprimidos. A consecuencia de ello, poco
después la Reina Isabel la Católica decretó que los indígenas fuesen vasallos de la
corona y, por ende, deberían ser tratados como tales (admitiendo ser portadores de
alma) en vez de como objetos. Esto se cumplió parcialmente, pero aun así fue un
gran avance en relación a los primeros años de la conquista y también respecto de
los otros Estados europeos inmiscuidos entonces en América. A raíz de ese
reconocimiento, algunos conquistadores españoles que fueron captados y
enjuiciados por sus abusos a los nativos americanos fueron condenados 28.
En 1631, en pleno vigor de la Constitutio Criminalis Carolina (conocida como
la Carolina de Carlos V), un sacerdote jesuita alemán de cuarenta años de edad, de
aristocrático linaje y profesor de Teología moral, llamado Friedrich SPEE von
LANGENFELD (1591-1635), publicó en Frankfurt el libro Cautio Criminalis. Seu
Processibus contra Sagas Liber (Cautela Criminal. O proceso contra las brujas) como
respuesta y rechazo al Malleus Maleficarum, al que se refiere en su manuscrito en
diversas oportunidades 29.
A SPEE le había sido encomendado atender espiritualmente a las supuestas
brujas condenadas por la Inquisición y, con indignación, puso en tela de juicio que
la labor del Santo Oficio representase el sentir de la Iglesia del bajo clero y de los
feligreses, como asimismo que se librare verdaderamente una lucha contra
demonios, ya que pudo constatar personalmente que las condenadas eran personas
injustamente perseguidas 30. En realidad, no parece que SPEE creyese en la
existencia de brujas y más bien las percibió como víctimas 31. Fue el suyo un
pensamiento liberal inspirado en otros jesuitas, como Adam Tañer y Paul
Laymann, que habían criticado a la Inquisición. No es casual que la Compañía de
Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola (un ex soldado convertido en estudiante)
en 1534 en la Universidad de París y aprobada por el Papa Pablo III en 1540,
consagrada a salvar almas principalmente en los hospitales, prisiones y las colonias
del entonces Imperio, además de dedicarse al ámbito de la educación, contase con
un hombre como SPEE, porque ha sido históricamente una congregación de fuerte

28
Desagraciadamente, igual se cometieron abusos inexcusables y matanzas atroces. Además, en
virtud de la resistencia indígena a esclavizarse y la decisión de Isabel la Católica de reconocerlos
como vasallos, se optó por llevar negros de África para trabajar como esclavos, comenzado así otro
tremendo capítulo xenófobo de la Conquista de América.
29
SPEE VON LANGENFELD, Friedrich, Cautio Criminalis. Oder Rechtliches Bedenken wegen der Hexenprozesse
[1631], Munich, Deutscher Taschenbuch Verlag, 1985, passim. Versión en inglés, Cautio Criminalis.
Or a Book on Witch Trials, trad. Marcus Hellyer, Virginia, University of Virginia Press, 2003, passim.
Cfr. ELLENBERGER, Henri F., « A propus du Malleus Maleficarum », en Revue suisse de Psychologie pure
et apliquée, p. 146.
30
SPEE VON LANGENFELD, Friedrich, Cautio Criminalis. Oder Rechtliches Bedenken wegen der Hexenprozesse,
Introducción, pp. I-X.
31
SPEE VON LANGENFELD, Friedrich, Cautio Criminalis. Or a Book on Witch Trials, Introducción, p. XXIII y
Question XVII, pp. 58-63.

7
compromiso social, llegando en algunos pasajes a ser considerada contestataria
frente a las máximas autoridades eclesiásticas y recibir sanciones por ello 32. Tal
oposición significó a SPEE publicar su libro inicialmente en forma anónima, bajo la
expresión: autore incerto theologo romano, aunque inmediatamente fue identificado
como el autor 33. Razón por la cual, se procuró también enviarlo a la hoguera por
considerar a su obra —según dijese Johannes Pelcking (1631)— como el libro más
pestilente 34. Recién se utilizó por primera vez el nombre de SPEE en la edición en
latín publicada en Augsburg en 1731, cuando ya éste había fallecido. Fue entonces
que logró el éxito y difusión debidos, porque hasta allí SPEE fue conocido por ser
autor de poemas tales como Trutz–Nachtigall y el Güldenes Tugend-Buch (el “Libro
de oro de las virtudes”) que era un trabajo de catequesis para mujeres 35.
Cautio Criminalis fue un discurso plenamente garantista y fundamentado en
la razón y que influyó decididamente en Christian THOMASIUS 36, a pesar de éste
desconocer que el autor era SPEE y pensar que había sido escrito por algún
protestante; error que corregiría en 1712.
Explica WELZEL que THOMASIUS luchó denodadamente contra los procesos de
brujas, sintiéndose siempre un discípulo aventajado de von PUFENDORF 37, y en su
tesis de 1710 destruyó la argumentación del Malleus Maleficarum 38. También
SCHOPENHAUER resalta que THOMASIUS y algunos otros descartaron la magia con el fin
de eliminar todo cruel proceso contra las brujas 39.
Destaca ZAFFARONI con razón, que SPEE gestó un cambio de paradigma hacia
una postura crítica del poder punitivo de entonces y denunció la falsedad de los

32
Idem, pp. VIII y X.
33
Idem, p. VII.
34
Idem, p. XIII.
35
Idem, p. XI.
36
THOMASIUS, Christian, Institutiones Iurisprudentiae Divinae [1688] y Fundamenta Iuris Naturae et
Gentium [1705]. Al respecto, ZAFFARONI, Eugenio Raúl; ALAGIA, Alejandro, y SLOKAR, Alejandro,
Manual de Derecho penal. Parte General, pp. 206-207.
37
THOMASIUS, Christian, Fundamentos de Derecho Natural y de Gentes [1705], capítulo VII, §§ XXII, XXIV
y XVII-XIX, pp. 281-283. Thomasius utilizó el criterio de imputación presentado por von Pufendorf.
Sostuvo que imputar es decir que alguien es el autor de la acción, que el término significa tomar en
cuenta, que implica declarar que alguien es la causa moral y que la acción que se imputa debe ser
voluntaria. Ver WELZEL, Hans, “El nacimiento del moderno concepto del Derecho”, en Problemas
actuales de las Ciencias penales y la Filosofía del Derecho en Homenaje al profesor Luis Jiménez de Asúa,
trad. Enrique Bacigalupo Zapater, Buenos Aires, Pannedille, 1970, p. 75.
38
ZAFFARONI, Eugenio Raúl, Origen y evolución del discurso crítico en el Derecho penal, Buenos Aires,
Ediar, 2004, pp. 29-32 y 37-42. También del mismo autor con la colaboración de ALAGIA, Alejandro, y
SLOKAR, Alejandro, Derecho penal. Parte General, pp. 274-275.
39
SCHOPENHAUER, Arthur, Sobre la voluntad de la naturaleza, trad. Miguel de Unamuno, Barcelona,
Altaya, 1995, p. 158.

8
estigmas, la alta selectividad sistémica, la represión injustificada, las emergencias
punitivas y los aspectos procedimentales del tribunal inquisidor 40.

IV. SELECTIVIDAD PUNITIVA Y ESTIGMA


A pesar del pasaje del tiempo, ha quedado una vez más evidenciado en la
historia que las psicosis colectivas suelen transformarse en cruentas cruzadas que
cobran infinidad de vidas y someten al más profundo sufrimiento a un sinfín de
personas. En esos siglos mencionados fue la Inquisición, en otros momentos el
racismo, las obsesiones sexuales y religiosas, las purgas ideológicas y muchas otras
manifestaciones de delirantes persecuciones fundadas en supuestos complots
universales, por los cuales se han pretendido legitimar métodos de excepción
tendientes a la exterminación del hipotético enemigo 41.
Hace mucho que no hay casi nada nuevo en la imposición de estigmas
sociales negativos, ya que se siguen imponiendo a diario. La excepción es el gran
paso dado por la teoría del labelling approach al evidenciar la función criminológica
del estigma 42. Desnudar la hipocresía existente en los procesos de estigmatización
y criminalización es algo de suma importancia, pero se podrá hablar de novedades
significativas cuando se reviertan tales procesos.
Se podría suponer que los antedichos ejemplos concernientes a los
cristianos, los negros y las mujeres muestran que ha habido un progreso real, y
ciertamente así lo es en específico, pero no ha cambiado la estructura social en su
tendencia a señalar y excluir lo divergente o visto como distinto, además de que
esos logros mencionados fueron el resultado de arduas luchas en las que los
cambios tuvieron más sabor a victoria que a convencimiento. Esto significa un
múltiple fenómeno de estigmatización, porque se les señala por pertenecer a un
sector social paupérrimo y también se les tiende a ver como delincuentes,
precisamente, por hallarse en esos sectores de la sociedad. Paradójicamente, son
también al mismo tiempo las víctimas más vulnerables de la sociedad y
constituyen la mayor cantidad de personas victimizadas por la delincuencia
callejera. Contrariamente al estigma que se cierne sobre ellas, su inmensa mayoría
son personas honestas que estoicamente soportan el cruel castigo de intentar
sobrevivir en esas condiciones.
El Malleus Maleficarum es un fidedigno representante del proceso penal y la
estigmatización contra los diferentes o disidentes de todas las épocas. Traza líneas
político-criminales, procesales y de investigación criminalística que deben ser

40
ZAFFARONI, Eugenio Raúl, Origen y evolución del discurso crítico en el Derecho penal, pp. 274-275.
41
ELLENBERGER, Henri F., « A propus du Malleus Maleficarum », en Revue suisse de Psychologie pure et
apliquée, pp. 146-147.
42
CLINARD, Marshall B., y MEIER, Robert F., Sociology of Deviant Behavior, 8.ª ed., Florida, Holt,
Rinehart and Winston, 1992, pp. 105-111.

9
siempre censuradas desde el Derecho penal científico y la Criminología como
forma de respeto a la dignidad humana en tanto valor ético-social primordial en
toda sociedad que se precie de ser justa. Sin embargo, dicha obra no es la única ni
la última, pues esporádicamente emergen estas mismas tendencias aunque con
diversos ropajes jurídicos y semánticos que repiten el modelo punitivo autoritario.
Hay que estar atentos a ello desde la Academia para identificarlos, evidenciarlos y
someterlos con la fuerza de la razón jurídica propia del Estado liberal y
Constitucional de Derecho.

10
BIBLIOGRAFÍA

BECKER, Howard Saul, Outsiders. Studies in the Sociology of Deviance, Nueva York, The Free
Press, 1963.
— Los extraños. Sociología de la desviación, trad. Juan Tubert, Buenos Aires, Tiempo
Contemporáneo, 1971.
CLINARD, Marshall B., y MEIER, Robert F., Sociology of Deviant Behavior, 8.ª ed., Florida, Holt,
Rinehart and Winston, 1992.
ELLENBERGER, Henri F., « A propus du Malleus Maleficarum », en AA.VV., Revue suisse de
Psychologie pure et apliquée, vol. X, cuaderno 2, Berna, Edition Hans Huber, 1951.
EYMERIC, Nicolás, El Manual de los Inquisidores [1358], trad. Amanda Forms de Gioa, Buenos
Aires, Rodolfo Alonso Editor, 1972.
KRÄMER, Heinrich (Institoris), y SPRENGER, Jacobus, Malleus Maleficarum [1487], Hildesheim,
Georg Olms Verlag, 1992.
— Malleus Maleficarum (El martillo de los brujos), trad. Floreal Mazia, Buenos Aires,
Ediciones Orión, 1975.
— El martillo de las brujas. Para golpear a las brujas y sus herejías con poderosa maza, 2.ª
ed., trad. Miguel Jiménez Monteserín, Madrid, Felmar, 1976.
— El martillo de las brujas. Para golpear a las brujas y sus herejías con poderosa maza.
Malleus Maleficarum, trad. Miguel Jiménez Monteserín, Valladolid, Maxtor,
2004.
— Malleus Maleficarum. El martillo de los brujos. El libro infame de la Inquisición, trad.
Edgardo D’Elio, Barcelona, Círculo Latino, 2005.
— Der Hexenhammer. Malleus Maleficarum, trad. del latín por J. W. R. Schmidt,
Munich, Deutscher Taschenbuch Verlag, 1986.
KRAUSE, Karl Christian Friedrich, Ideal de la Humanidad para la vida [1811], trad. Julián Sanz
del Río, Madrid, Orbis S.A., 1985.
SCHOPENHAUER, Arthur, Sobre la voluntad de la naturaleza, trad. Miguel de Unamuno,
Barcelona, Altaya, 1995.
SPEE VONLANGENFELD, Friedrich, Cautio Criminalis. Oder Rechtliches Bedenken wegen der
Hexenprozesse [1631], Munich, Deutscher Taschenbuch Verlag, 1985.
— Cautio Criminalis. Or a Book on Witch Trials, trad. Marcus Hellyer, Virginia,
University of Virginia Press, 2003.
THOMASIUS, Christian, Fundamentos de Derecho Natural y de Gentes [1705], trads. Salvador
Rus Rufino y M.ª Asunción Sánchez Manzano, Madrid, Tecnos, 1994.

11
WELZEL, Hans, “El nacimiento del moderno concepto del Derecho”, en Problemas actuales
de las Ciencias penales y la Filosofía del Derecho en Homenaje al profesor Luis Jiménez de
Asúa, trad. Enrique Bacigalupo Zapater, Buenos Aires, Pannedille, 1970.
ZAFFARONI, Eugenio Raúl, Origen y evolución del discurso crítico en el Derecho penal, Buenos
Aires, Ediar, 2004.
ZAFFARONI, Eugenio Raúl; ALAGIA, Alejandro, y SLOKAR, Alejandro, Manual de Derecho penal.
Parte General, Buenos Aires, Ediar, 2005.

12