PAISAJES DE YESO

Ramiro Aznar Ballarín

ÍNDICE
• • • • • • • • • • • Roca de yeso Origen de los paisajes de yeso Suelos de yeso (gypsisoles) en el Mundo y en la Península Ibérica Paisajes de yeso I: lomas, vales y yardangs Paisajes de yeso II: Karst Vegetación gipsícola: fitosociología, patrones de distribución y  restauración Hábitat de interés comunitario Fauna característica: aves esteparias Uso tradicional: cultivos y construcción de casas Conclusiones Bibliografía

ROCA DE YESO
• Roca sedimentaria química de origen evaporítico • Yeso: sulfato cálcico hidratado (SO4Ca∙2H2O)

Alabastro

Rosa del desierto

ORIGEN DE LAS ROCAS EVAPORÍTICAS
• Antiguas cuencas sumergidas bajo brazos someros de mar. • Secuencia de precipitación en función de la solubilidad del mineral. • Fases:

SUELOS DE YESO (GYPSISOLES) EN EL MUNDO

SUELOS DE YESO (GYPSISOLES) EN  ESPAÑA

PAISAJES DE YESO I: lomas y vales

Zuera (Zaragoza)

PAISAJES DE YESO I: lomas y vales

PAISAJES DE YESO I: yardangs

PAISAJES DE YESO II: karst

Sorbas (Almería)

PAISAJES DE YESO II: evolución del karst

1. Se establece la red de drenaje

2. Comienza la disolución superficial del yeso

3. Se inicia la disolución subterránea

4. El karst se desarrolla

PAISAJES DE YESO II: evolución del karst

PAISAJES DE YESO II: paisaje exokárstico Lapiaces

PAISAJES DE YESO II: paisaje exokárstico Túmulos

PAISAJES DE YESO II: paisaje endokárstico Cuevas

VEGETACIÓN GIPÍSCOLA: fitosociología
• Formaciones constituidas casi  exclusivamente por pequeños  vegetales anuales propios de las  costras de yeso, que constituyen  la alianza Sedo‐Ctenopsion gysophilae del centro de España. Especies características:  Campanula fastigiata, Ctenopsis gypsophila, Clypeola eriocarpa,  Chaenorrhinum rubrifolium,  Erodium pulverulentum, Sedum gypsicola, Trisetaria loeflingiana,  Zizyphora hispanica. • Los tomillares, o matorrales  abiertos, formados por  numerosas plantas vivaces, en su  mayoría leñosas, que son las que  constituyen las comunidades  encuadrables en el orden  Gypsophiletalia. Especies características:  Helianthemum squamatum,  Herniaria fruticosa, Lepidium subulatum, Ononis tridentata,  Zollikoferia pumila, Zollikoferia resedifolia.

VEGETACIÓN GIPÍSCOLA: Gysophiletalia
La  vegetación  gipsícola de  España  comprende  un  orden  (Gypsophiletalia)  y  tres  alianzas (Lepidiion subulati, Thymo‐Teucrion verticillati, Gypsphilion hispanicae).

VEGETACIÓN GIPÍSCOLA: Gysophiletalia

Herniaria fruticosa

Lepidium subulatum

Helianthemum squamatum

VEGETACIÓN GIPÍSCOLA: Gysophiletalia

Zollikoferia pumila

Ononis tridentata

Zollikoferia resedifolia

HÁBITAT DE INTERÉS COMUNITARIO
1 Hábitat costeros y vegetación halófila
15 Estepas continentales halófilas y gipsófilas
1520 Vegetación gipsícola ibérica (Gypsophiletalia)*

• Vegetación de los suelos yesíferos de la Península Ibérica, extremadamente rica en elementos endémicos peninsulares o del Mediterráneo occidental.

Vegetación:  patrones de distribución I
Interacción entre los factores topográficos y la erosión del suelo. • La posición geomorfológica y secundariamente, la orientación en la ladera regulan  el patrón de distribución de las comunidades vegetales de los suelos de yeso en el  NE  de  España,  las  cuales  están  relacionadas  con  las  características  del  suelo  y  la  erosión, así como a algunos atributos de las plantas. • Las  herbáceas  perennes  con  elevada  talla  dominan  los  fondos  de  los  vales,  y  la  vegetación arbustiva las faldas y las posiciones más elevadas de las laderas.  • La disponibilidad de agua, la profundidad del suelo y el movimiento de partículas en sentido descendente son los principales factores que explican esta segregación.

Vegetación:  patrones de distribución II
Efecto del lavado de nutrientes sobre la distribución topográfica de la vegetación.

Vegetación:  patrones de distribución II
Efecto del lavado de nutrientes sobre la distribución topográfica de la vegetación.

• Las hojas de las especies presentes en la parte baja de la ladera tuvieron altas concentraciones de Na y N, pero bajo contenido en Ca. • El fuerte lavado de nutrientes y sales en los suelos alomados de yeso es una causa importante para la segregación de la vegetación observada a gran escala.

Vegetación:  restauración
• • Gipsófitos como  Gypsophila struthium pueden  ayudar  en  las  primeras  etapas  de  restauración debido a su alto potencial colonizador. Estos  hábitats presentan  extraordinarios  niveles  de  resiliencia tras  las  perturbaciones.  La  casi  total  ausencia  de  plantas  invasoras  es  una  de  las  más  destacables características durante la sucesión de la vegetación en suelos de yeso.  “Los suelos de yeso, debido a sus peculiares características ecológicas, deben ser  restaurados  con  especies  y  procedimientos  especialmente  confeccionados,  y  sobre  todo  no  “enterrar” el  yeso  bajo  capas  de  suelo  de  muy  diferente  composición edáfica”.

FAUNA CARACTERÍSTICA: aves esteparias I

FAUNA CARACTERÍSTICA: aves esteparias II

USO TRADICIONAL: cultivos
Montoncitos de yeso apilados en los bordes de los cultivos.

USO TRADICIONAL: construcción de casas
Formación de argamasa y ladrillos.

CONCLUSIONES
• Los  paisajes  de  yeso  presentan  una  gran  heterogeneidad  geológica  (lomas,  vales,  yardangs,  karst)  y  una  serie  de  elementos  biológicos  característicos  con  un  alto  valor  dentro  de  la  conservación (vegetación gipsófila, aves esteparias). • España  es  el  país  europeo  con  mayor  superficie  de  gypsisoles y  por  tanto  deben  preservarse  como  un  componente  importante  dentro  de  nuestro  patrimonio natural y cultural.

BIBLIOGRAFÍA
• Webs:  http://www.uclm.es/users/higueras/yymm/YM8.html (Rocas y yacimientos evaporíticos) http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/ (Junta de Andalucía, Consejería de Medio Ambiente) • Libros y artículos: Barlomolé, C., Álvarez, J., Vaquero, J., Costa, M., Casermeiro, M.A., Giraldo, J., Zamora, J. 2006. Los tipos de hábitat de interés  comunitario de España. Guía básica. Madrid. Dirección General de Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente. 287 pp. Calaforra, J. M., Pulido‐Bosch, A. 2003. Evolution of the gypsum karst of Sorbas (SE Spain). Geomorphology 50. 173‐ 180. Guerrero‐Campo,  J., Alberto, F., Hodson, J., García‐Ruiz, J. M., Montserrat‐Martí, G. 1999. Plant community patterns in a gysum area of NE Spain. I. Interactions with topographic factors and soil erosion. Journal of Arid Environments 41, 401‐410. Guerrero‐Campo,  J., Alberto, F., Hodson, J., García‐Ruiz, J. M., Montserrat‐Martí, G. 1999. Plant community patterns in a gysum area of NE Spain. II. Effects of ion washing on topographic distribution of vegetation. Journal of Arid Environments 41, 411‐ 419. Gutiérrez‐Elorza, M., Desir, G., Gutiérrez‐Santolalla. 2002. Yardangs in semiarid central sector of the Ebro Depression (NE Spain).  Geomorphology 44, 155‐170. Mota,  J.F.,  Sola,  A.J.,  Jiménez‐Sánchez,  Pérez‐García,  F.J.,  Merlo,  M.E.  2004.  Gypsicolous flora,  conservation and restoration of quarries in the southeast of the Iberian Peninsula. Biodiversity and Conservation 13, 1797‐1808. Rivas‐Martínez,  S.,  Costa,  M.  1970.  Comunidades  gipsícolas del  centro  de  España.  Anales del  Instituto Botánico,  Cavanilles (España) 27: 193‐224. Suárez, F., Sainz, H., Santos, T. y González Bernáldez, F. 1991. Las estepas ibéricas. MOPT. Madrid. 160 pp. Tarbuck, E. J., Lutgens, F.K. 2005. Ciencias de la Tierra. Una introducción a la geología física. 8ª Edición. Pearson – Prentice Hall,  709 pp.

FIN

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful