10

LA OTRA CRONICA

EL MUNDO SÁBADO 22 ENERO 2011

‘EL REY NO ABDICA’, NUEVO LIBRO

AMIGOS. El Rey Juan Carlos con Jaime Peñafiel durante un viaje oficial a las Islas Galápagos (Ecuador) en abril de 1980. La relación entonces era muy buena. / ARCHIVO FAMILIAR

JAIME PEÑAFIEL

«¡QUÉ BUENA HEREDERA HUBIERA SIDO DOÑA ELENA!»
El periodista decano en la Casa Real, el mejor conocedor del Rey, publica un nuevo libro que será polémico. Sostiene que Don Juan Carlos reinará hasta que se muera y pide paciencia a todos...
PILAR EYRE

os del mediodía, lluvia y viento en las puertas de Telecinco. Un grupito de niñas con sus madres esgrimen papel y bolígrafo y se nos acercan con timidez cuando ven a Jaime Peñafiel: «Por favor, don Jaime, un autógrafo ¡usted es el único que se atreve a contarnos las verdades!». Jaime, vestido elegantemente de gris, con corbata de Hermés y un foulard de cashme-

D

re, firma con el estilo de un espadachín del siglo XVIII. Yo, a su lado, también con papel, bolígrafo y su nuevo libro debajo del brazo El rey no abdica, empiezo a tomar las notas de la entrevista que están ustedes a punto de leer. Pregunta.— Jaime Peñafiel ¿el rey no abdicará nunca? Respuesta.— ¡Jamás! Con palabras de Doña Sofía, «reinará hasta la muerte…». Aunque les pese a muchos, no pasará en vida el testigo a Felipe y Letizia, ya sabes, «el flotador de la monarquía», se-

gún ciertos cortesanos —aquí Peñafiel se pone irónico—. ¡Le queda mucho al Príncipe de Asturias para ser Felipe VI! Y yo desde aquí digo ¡larga vida a Su Majestad! P ¿Crees realmente que hay .— personas que están esperando ansiosamente que se produzca el relevo? R.— Tú lo has dicho, ansiosamente. Cuando a Don Juan Carlos lo operaron en Barcelona se puso en marcha una camarilla destinada a hacernos creer, por una parte, que el Rey estaba muy enfermo, incurable, y por otra, que ahora les tocaba a los Príncipes de Asturias asumir el mando. Y que estaban dispuestos porque el Príncipe es uno de los más preparados del mundo. ¡Yo demuestro en mi libro que lo está como el resto de los príncipes europeos e incluso menos que algunos! Son los mismos cobistas que dicen que Letizia es el mejor activo de la Corona española. Este grupo, que trabaja en la sombra, continúa difundiendo rumores interesados, su cerebro pienso incluso que vive en Zarzuela y que es un miembro del staff de Casa Real. Estamos ahora en maquillaje. Para Jaime, apenas un brochazo de polvos bronceadores y un poco de laca en el pelo. La operación se hace algo dificultosa ya que Jaime, con su cortesía habitual, se levanta cada vez que entra una señora en la sala. Yo voy apuntando: lleva una vieja moleskine en el bolsillo superior de la americana, no fuma, va con

mocasines… En el pasillo, debajo de las fotos de los grandes popes de la tele, proseguimos: «Cuando le operaron se puso P.— El pasaje en el que cuentas la opera- en marcha una camarilla ción de pulmón del Rey para hacernos creer que el es estremecedor, se lee Rey estaba muy enfermo» como un thriller. R.— ¡Nos engañaron como chinos! Nos dijeron que había pasado «Me recuerdan las cacerías perfectamente su che- con Franco cuando yo no he queo habitual, cuando cazado, y cuando yo tengo al final tuvo que ser intervenido de un tumor carné del PSOE desde 1982» que creían maligno. Pero para mí lo peor de todo no fue eso, sino la tremenda soledad del mente en la clínica Gil Vernet Rey en esos momentos tan difícidonde estaban depositados. En les. ¡Caray, ni un solo rostro famimi libro publico por primera vez liar rodeaba la camilla que lo lleel dictamen del magistrado que vaba al quirófano! ¿Y el postopejuzgó el asunto, en el que ya se ratorio? Esos 10 días en la clínica señalan todas las incongruencias Planas, solo rodeado de médicos y del caso. enfermeras ¡Ni el hombre más huP Tú insinúas que el robo pu.— milde sobre la tierra está tan solo! do ser alentado desde la misma Con todo el respeto del mundo, Zarzuela… me dio mucha pena. R.— ¡Es que el propio magisNuestra conversación se intetrado dice que hay que averiguar rrumpe a menudo con las llamaquién tenía interés en hacer desadas de las fuentes que le proporparecer esos informes! Ahí conscionan información y otros asuntaba una operación misteriosa del tos. Decidimos retirarnos a mi Rey, en 1985, en la que se le extir(modesto) camerino: pó un testículo, lo cual no tiene P.— Jaime, la salud del Rey es importancia, pues se puede seguir tema tabú. funcionando tranquilamente con R.— Yo detallo su mala salud el otro. Una intervención que se de hierro, todas las enfermedades quiso ocultar a toda costa a la faque ha sufrido. milia y a los propios médicos perP Pero los informes médicos .— sonales. desaparecieron. R.— Sí, los robaron misteriosaP.— ¿Jaime, podría ser que la

EL MUNDO SÁBADO 22 ENERO 2011

LA OTRA CRONICA 11

grandes amigas, también muy desgraciadas, Noor y Farah, son unas páginas muy emocio«Hay algunos que para las nantes, como todo el liobligaciones son príncipes bro... ¿Esperas críticas? R.— No me imporde nueve a dos, y para los sí estoy privilegios 24 horas diarias» tan… Aunque harto de dolorosamente que Enric Sopena me recuerde siempre mis «Belén se siente identificada cacerías con Franco, ¡cuando yo no he cazacon Letizia porque las dos do en mi vida! ¡Y cuanvienen de abajo y a las dos do tengo el carné del les han dado estopa» PSOE desde el año 82! Jaime duda y prosigue: «Tu amiga Carmen Rigalt también ha sido muy dura conmigo en Reina se entere de esta operación ocasiones… Aunque quizás yo de su marido por tu libro? también con ella». Jaime sonríe con algo de picarP Ahora te criticarán los que .— día: «Hombre, si fuera así sería tú llamas periodistas cortesanos, asombroso y alarmante». que se encienden cada vez que Nos vienen a buscar. En las esnombramos a Letizia. ¿Sabes, Jaicaleras, Jaime rememora: me, que cuando pones en Google «Yo fui el último periodista que el binomio Letizia-Jaime Peñafiel entrevistó al padre del Rey antes aparecen 29.700 resultados? de su renuncia, en una Villa GiralR.— [El periodista se echa a reda ya medio desmantelada… Don ír] ¿Sí? Pues todavía recuerdo la Juan, al que muchos llamaron primera vez que escribí sobre ella, Juan III, fue el gran perdedor y su el día en que se hizo público el mujer una mater dolorosa… Sí, él compromiso ¡le tuve que pedir abdicó, pero de una corona que perdón a Camilla y a Eva nunca tuvo. Fue un ejemplo de reSannum, a las que había criticado nuncia y sacrificio». durante años por su pasado! P Muy distinta su vida o la de .— La cámara viene a nosotros, Don Juan Carlos de la que ha tenos ponen un croma detrás con el nido Felipe según argumentas en Palacio Real, Jorge Javier tu libro, ¿no? Vázquez se instala en medio y R.— Hombre, hay algunos que empezamos nuestra sección. Hoy para las obligaciones son prínciestamos a punto de discutir porpes de nueve a dos y para los prique yo soy de la opinión de que vilegios 24 horas diarias… —susJaime se fía demasiado de sus piro profundo—. ¡Qué magnífica fuentes, pero él me da la razón y heredera hubiera sido Doña Eleterminamos, como siempre, sin na! contar la mitad de las cosas que Ya estamos en medio de la loqueríamos contar y habiendo excura de Sálvame, el programa de plicado otras sobre las que no teTelecinco en el que colaboramos níamos ninguna intención de exambos desde hace un año. Belén playarnos. Esteban se chupa las puntas de Salimos a la oscura noche malas trenzas como una niña pequedrileña. A mí me espera el coche ña. Nos ha saludado de lejos, a que debe llevarme al aeropuerto Jaime le trata de usted y de señor y, aunque Jaime tiene que ir a la Peñafiel. Cope, decide acompañarme para P Jaime, que a Belén le gusta .— que Sergio pueda hacernos las fomucho Doña Letizia. tografías. Nos enfadamos: ¡si me R.— Se siente identificada con sacan hablando con él salgo de ella porque las dos vienen de abaperfil y no es plan! ¡Si miro a la jo y a las dos les han dado estopa cámara él tiene que hacer una por todas partes. contorsión rara y se le ve una baP ¿Te sientes a gusto en este .— rriga que no tiene! Una señora programa? mete sin pudor la cabeza por la R.— ¡Mucho! ¡Me divierto! Miventanilla e inicia una recomenra, Sálvame es una de las páginas dación que se pierde al arrancar de un periódico… Yo no creo ni el coche: en la telebasura ni en el periodis«Dígale usted a Letizia de mi mo del corazón… Hay buenos y parte…» malos periodistas, hay periodismo Me lo pone a oeuf y le pregunde evasión. Si alguien quiere to a mi amigo antes de separarnos aprender, que vaya a la universicon un fuerte abrazo que le deja dad o a las bibliotecas… las solapas de la americana perdiP.— Se te ve siempre satisfedas con el maquillaje de mi cara: cho, llevas 50 años en la cima de P.— Es verdad, Jaime, ¿qué le la profesión, se te disputan los dirías ahora a Doña Letizia? diarios, las televisiones y las raR.— Lo mismo que digo en el dios… libro: ¡el futuro puede esperar, seR.— ¡Pero lo mejor de todo es ñora! mi mujer! Carmen es inteligentísiSe lo traga la oscuridad mienma y estamos muy unidos, cada tras a mi espalda ronronean los día enciende una vela a la hora de aviones como animales en celo. la cena. Y me dice: «Jaime, cuanLo último que veo es su mano pádo se apague esta vela, será que lida diciéndome algo se ha apagado en nuestras adiós. vidas…». Pero, a pesar de todo, PiEl Rey no abdica lar, lo cierto es que no hay día en (Editoral La Esfera), de que no se me aparezca mi hija Jaime Peñafiel, estará muerta, su rostro de niña, cuando en las tiendas a partir sonreía y era feliz… del martes 25 de enero. P.— En tu libro hablas de tus

EN LA ENTREVISTA. Pilar Eyre y Jaime Peñafiel, durante la charla que mantuvieron para LOC. / SERGIO ENRÍQUEZ

EL ROBO DEL HISTORIAL MÉDICO DEL REY
MISTERIO. Como Peñafiel relata a Pilar Eyre, el
historial médico del Rey fue robado como en una película de espías, el 6 de febrero de 2004, de la clínica Sant Josep (Barcelona). «Aunque todos los años se sometía a chequeos en la clínica del doctor Gil-Vernet en Barcelona, lo que más trascendía era un simple comunicado de un portavoz de palacio informando sobre las visitas periódicas del soberano al ilustre urólogo, quien, tras dejar de ocuparse de la salud del Rey, sin que se sepa por qué, llegó a sufrir un asalto a su consulta con la desaparición del historial médico de Su Majestad, robo nunca bien aclarado. Se especuló, incluso, con que fue la propia Zarzuela quien organizó tal operación ante el temor de que el historial médico del Rey pudiera caer en manos no deseadas». Peñafiel publica en su libro por primera vez los documentos de la denuncia de aquel robo, y las conclusiones que el magistrado del Tribunal Constitucional, Rafael de Mendizábal Allende, realizó en el dictámen sobre el misterio: «La desaparición del expediente que contenía la historia clínica de Su Majestad [...] se produjo en circunstancias insólitas que muy bien hubieran podido ser creadas para enmascarar la sustracción». Aquel día, la clínica del doctor GilVernet amaneció cubierta de pintadas («50 años sin pagar», «rata», «moroso») y con una cadena en la puerta de acceso a las dependencias. Lo único que faltaba era el historial clínico de Su Majestad. Sin embargo, la causa se sobreseyó y dejó de investigarse.

DOCUMENTOS. Las diligencias realizadas por la Policía para esclarecer el robo del historial del Rey.

OTTO DE HABSBURGO, AL TRONO DE ESPAÑA
FRANCO QUERÍA. En el nuevo libro de Jaime
Peñafiel, el periodista aborda las dudas de Franco para darle el trono a Juan Carlos, una vez descartado el conde de Barcelona. El caudillo y sus consejeros valoraron diferentes nombres. Alfonso de Borbón Dampierre, Carlos Hugo y... Otto de Habsburgo. Peñafiel se basa en una biografía del archiduque: Del imperio a la Unión Europea: la huella de Otto de Habsburgo en el siglo XX (Ediciones Rialp), de Ramón Pérez Maura, y en otros documentos. Al parecer, y según el autor, fue Martín Artajo, con el respaldo de Carrero Blanco y el General Muñoz Grandes, quien le planteó esta candidatura a Franco: «¿Usted, excelencia, ha pensado que en este descabezamiento y en este no entendimiento entre Don Juan y su excelencia podría haber otro candidato? [...] ¿Qué le parece éste?». Contestación de Franco: «Sin duda es el príncipe más preparado, el que más coincidiría con nuestro pensamiento, posiblemente el que más se podría identificar con los ideales que ha perseguido la cruzada». Pero Habsburgo fue leal a la corona española. «Yo tuve una conversación con él cuando intentó convencerme de que debía convertirme en rey de España, a lo que le respondí, con toda la claridad necesaria que, por mi parte, este problema no se daría jamás. Siendo la Monarquía indispensable para España, no había más que una persona que pudiera ser candidato al trono: el príncipe Juan Carlos». El autor recuerda que, en 1955, Otto de Habsburgo acudió al Palacio de El Pardo. Al parecer, durante la audiencia, «Franco hizo algunas alusiones a la sucesión a la Corona de España, pero el archiduque no entró en ningún momento en la conversación. Otto de Habsburgo no quiso, ni siquiera, discutir el asunto con su interlocutor, el general Franco».

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful