AFASIA Y MODALIDADES AUMENTATIVAS – ALTERNATIVAS PARA LA COMUNICACIÓN

POR: NÉSTOR ANTONIO PARDO R1. Terapeuta del Lenguaje / Fonoaudiólogo Graduado por la Universidad Nacional de Colombia nestorpardo2011@yahoo.com.co

INTRODUCCIÓN La modalidad de comunicación auditivo – oral (escucha y habla) constituye el principal medio de intercambio de información en nuestra sociedad. Así mismo, la familia y la comunidad son claves para el desarrollo de la identidad personal y la autonomía de sus integrantes. En las personas de la tercera edad se van perdiendo facultades, entre ellas la del lenguaje, debido al natural proceso de envejecimiento o a trastornos generados por accidentes o enfermedades. Entre los más frecuentes están los Traumas Encéfalo Craneales (TEC) – por golpes en la cabeza en razón de una caída o atropellamiento y los llamados “derrames cerebrales”, que técnicamente se llaman Accidentes Cerebro – Vasculares (ACV). Ambas situaciones pueden provocar la pérdida de la capacidad para comprender los mensajes, hablar o las dos a la vez. Pueden estar también comprometidos la lectura, la escritura, y la comunicación no verbal (gestualidad y expresiones faciales cotidianas). Este trastorno se llama Afasia y la mayor parte de las personas afectadas por tal trastorno tiene una edad promedio que varía entre 60 a 70 años, aunque teóricamente se puede presentar a cualquier edad. Además se pueden presentar alteraciones en su movimiento, comportamiento y control de las emociones, que generan consecuencias en su ocupación personal y profesional. Ello se debe a que el lenguaje es el instrumento estructurante del pensamiento y de la planificación de la acción, así como regulador de la personalidad y del comportamiento social.

1

Terapeuta del Lenguaje / Fonoaudiólogo, titulado por la Universidad Nacional de Colombia. 27 años de experiencia en los campos de Educación (regular, especial e inclusiva), Salud (prevención y rehabilitación), Promoción Comunitaria y Cooperación Internacional: 15 años en Colombia, en instituciones gubernamentales y privadas de nivel nacional, departamental y municipal y 12 años de experiencia internacional en Bolivia, Nicaragua y Perú. Ha sido Secretario de Educación Municipal, Asesor de Concejo Municipal en el tema de Educación, Creador de Programas de Educación Especial, Promotor de ONGs relacionadas con la temática de la Educación y Terapeuta del Lenguaje (sectores Público y Privado) en Colombia. Cooperante de la ONG de Cooperación Internacional Británica CIIR / Progressio en Nicaragua y del Servicio Internacional Británico en, Docente Universitario y Conferencista. Actualmente Maestrante de Educación Superior en la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca y de Gerencia Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Consultor del Programa Optimización Comunicativa para Niños y Niñas menores de 6 años. Alcaldía de Cobija, Bolivia.

Es típico que uno de nuestros abuelos o padres, que hasta ayer eran personas activas, conversadoras y que nos narraban sus bellas historias sobre tiempos pasados, se vean condenadas al silencio, con las correspondientes consecuencias para su autoestima, humor y deseo de vivir. Corresponde a la familia el establecimiento de unas relaciones reforzantes, la creación de un ambiente estimulante desde los primeros momentos que sea recibida la noticia. Esto repercutirá significativamente en la competencia social, salud, bienestar emocional, desempeño intelectual e independencia personal, entre otros. Las familias que tienen éxito en la adecuada estimulación del lenguaje y el habla de una persona con trastornos en su comunicación, seleccionan los niveles del discurso en función de la capacidad del individuo para entender el mensaje y no por su habilidad para producirlo. Un discurso demasiado simple no motiva a la persona con Afasia para re – aprender el vocabulario o las estructuras gramaticales. Y el discurso demasiado complejo es difícil de comprender. La emisión verbal ideal se compone de un 90% de palabras y estructuras gramaticales que conoce el individuo y un 10% de nuevas palabras o estructuras. Pero más allá de esto, también debemos reflexionar acerca del aislamiento social que sufren otros individuos de la tercera edad, que sin tener más dificultades que los típicos achaques de sus años, simplemente los dejamos de lado, pensando que ya son inútiles y desaprovechamos sus grandes riquezas espirituales. Este artículo intenta plantear el tema de la AFASIA desde la óptica del papel de la familia y la comunidad en la rehabilitación de la persona afectada por este desorden del lenguaje. No se tratará sobre sus causas, tipos y grados, pues en la red hay bastante información al respecto. Más bien se hará un intento por integrar conceptos sobre competencia, transdisciplinaridad, rehabilitación basada en la comunidad y las modalidades aumentativas - alternativas para la comunicación. De otro lado, es necesario comprender que los trastornos comunicativos no pueden seguir teniendo una connotación de enfermedades, sino de eventos que afectan el bienestar psico – social de la persona. Esto permite ubicar al Terapeuta del Lenguaje, Fonoaudiólogo o Logopeda como un profesional de las Ciencias Humanas y no en el campo médico o clínico – asistencialista.

AFASIA. LENGUAJE Y COMUNICACIÓN La afasia puede ser definida como un trastorno determinado por un daño cerebral de la capacidad para la comprensión y expresión del discurso. Pueden estar comprometidos uno o más de los siguientes aspectos: emisión y comprensión del discurso hablado, lectura, escritura, comunicación no verbal (gestualidad y expresiones faciales cotidianas). La mayor parte de las personas afectadas por la afasia tiene una edad promedio que varía entre 60 a 70 años, aunque teóricamente se puede presentar a cualquier edad. En todo caso, la afasia es un desorden que compromete las habilidades lingüísticas. El grado de compromiso en alguna de estas modalidades puede ser diferente. Por ejemplo algunas personas presentan un déficit severo en la comprensión del discurso hablado; otras pueden tener una capacidad mediana de comprensión, pero severas dificultades para expresarse; otros tienen la capacidad de comprender un mensaje, pero apenas logran decir el nombre de algunos objetos aisladamente, sin alcanzar a encadenar esas palabras para

formar una oración con sentido completo. Los casos más graves tienen comprometidas todas estas modalidades. Para la comunicación y la mayoría de las acciones diarias de la persona se requiere de las tres funciones neuropsicológicas más importantes del ser humano, como son: Praxias, Gnosias y Lenguaje. Para recibir información, la atención juega un papel clave. En la misma se distinguen tres factores básicos: a) el estado de activación, alerta o vigilia (encendido del sistema); b) la detección del estímulo (mecanismos por los cuales se identifica la entrada de una señal); y c) la orientación hacia él (respuesta motora en la búsqueda del estímulo). Después de la detección del estímulo, debemos reconocerlo y discriminarlo. Es decir, saber de dónde proviene, definir su tipo: gustativo, olfativo, auditivo, visual, propioceptivo, interioceptivo, etc. y comprenderlo. En esto consiste la Gnosia: es el reconocimiento del estímulo con base en la información que ya se tiene y el contraste con otros estímulos, para diferenciarlo. Así, se pueden definir Gnosias simples como el color y Gnosias complejas, como el reconocimiento de una palabra en un idioma determinado. La Gnosia puede ir al tiempo u ocasionar una Praxia. Es decir, la planificación de un movimiento coordinado desde el cerebro para realizar una acción determinada. Hay Praxias simples, como indicar o mover un dedo, hasta Praxias tan complejas como expresar una oración hablada o escrita. El Lenguaje, a su vez, necesita de Gnosias y Praxias para su realización. Como facultad de la mente humana implica la capacidad para codificar o descodificar un mensaje, mediante mecanismos que permitan transformar ideas, emociones y conceptos en Praxias, previo el reconocimiento de los estímulos internos y externos que nos inducen a la comunicación. Tal facultad se operacionaliza o implementa, mediante una estructura neuropsicológica conformada por una red de alta complejidad de mecanismos y centros nerviosos especializados genéticamente en:
• • •

la organización de la producción y el reconocimiento de las habla; las reglas que gobiernan el ordenamiento secuencial de las oraciones; y el sistema de significado que se adhiere a éstas, como experiencias cotidianas y la interacción social del individuo situaciones comunicativas

cadenas sonoras del palabras en frases y consecuencia de las en una variedad de

MODALIDADES ALTERNATIVAS Y AUMENTATIVAS El término modalidades alternativas / aumentativas para la comunicación se refiere a todas las formas de interacción que mejoran o complementan al habla y la escritura, aunque podría decirse que estas dos modalidades son alternativas entre sí. Quien no puede expresarse oralmente, bien puede utilizar la escritura en sus diversas presentaciones (lápiz y papel, máquina de escribir, computadora u ordenador, etc.) y viceversa. Las palabras aumentativa y alternativa se pueden combinar intencionalmente con el ánimo de ilustrar el concepto de que ambas pueden mejorar (aumentativa) y reemplazar (alternativa) las formas convencionales de expresión para quienes no pueden comunicarse

utilizando primordialmente la expresión fónica - oral. Incluye formas convencionales y no convencionales de transmitir información e ideas. Ha de notarse que no utilizamos el término "COMUNICACIÓN AUMENTATIVA- ALTERNATIVA", ya que la utilización de los sistemas no garantiza la comunicación, como proceso interactivo entre personas, de ida y vuelta. La comunicación por signos kinésicos (manuales - gestuales) y el deletreo digital son ejemplos de formas de comunicación no convencional, sin apoyo. Otras técnicas no convencionales incluyen dispositivos electrónicos o no electrónicos que complementan o reemplazan a la expresión fónica - oral, como tableros de comunicación con palabras, letras, y / o dibujos, al igual que sistemas de comunicación computarizados de alto rendimiento, como sintetizadores de voz. Los sistemas de comunicación alternativa / aumentativa involucran el uso de dispositivos o métodos personalizados para complementar la capacidad de una persona para comunicarse, que dependen de sus potencialidades o necesidades individuales. Los sistemas sin apoyo son los que no requieren de equipos adicionales. Estos incluyen el deletreo digital, la gesticulación, la pantomima, la indicación digital o la mirada dirigida hacia un objetivo específico. Los sistemas con apoyo incluyen algún tipo de dispositivo externo, que pueden ser de industria casera o de baja o alta tecnología. Generalmente involucran aparatos por medio de los cuales una persona selecciona símbolos convencionalizados para transmitir mensajes a otros. El uso de los diversos sistemas o modalidades alternativas / aumentativas para la comunicación depende de la evaluación realizada por un equipo transdisciplinario de profesionales calificados, acompañado por la familia y liderado por el Terapeuta del Lenguaje, Fonoaudiólogo o Logopeda. Este equipo está integrado por Educadores, Terapeutas Ocupacionales, Terapeutas Físicos (Fisioterapeutas), Psicólogos, Médicos y Trabajadores Sociales, entre otros, y tiene como finalidad explorar todas las opciones que permitan seleccionar los sistemas más apropiados. Lo importante es que, con el uso al máximo de sus potencialidades, la persona pueda: • • • • • • Iniciar interacciones comunicativas. Introducir temas de conversación. Mantener el tema. Terminar las interacciones cuando sea pertinente. Pedir lo que necesita. Proporcionar y compartir información. Utilizar las diversas modalidades comunicativas en los campos educativo y laboral.

Algunas maneras de abordar la comunicación con una persona que presenta afasia podrían ser:  COMUNICACIÓN DE ACCIONES BÁSICAS:

Algunos individuos con afasia severa presentan graves deficiencias cognitivo - lingüísticas que inciden sobre las diversas modalidades comunicativas. A menudo tienen severas dificultades para tomar la iniciativa y responder a los tópicos conversacionales, ni siquiera utilizando gestos no verbales, indicaciones manuales u otros movimientos del cuerpo.

La intervención terapéutica podría basarse en el uso de preguntas cerradas, del tipo sí o no. Durante la mañana mientras la persona se viste, por ejemplo, el interlocutor indica sobre una lámina, que puede estar en la pared, una figura referente al clima del momento y fotografías o dibujos representativos de diversos objetos o prendas de vestir. La persona con afasia puede identificar lo que piensa ponerse, asintiendo con la cabeza u otra parte de su cuerpo cuando el interlocutor lo señala. Esto mismo puede hacerse en las horas de alimentación, etc.  SITUACIONES CONTROLADAS DE COMUNICACIÓN:

Algunas personas con afasia no tienen la habilidad lingüística para iniciar una conversación, pero sí pueden espontáneamente indicar lo que necesitan. No obstante, corren el riesgo de aislarse socialmente. Estas personas tienen la posibilidad de participar en una serie de interacciones comunicativas estructuradas o conversaciones de rutina si los interlocutores utilizan elementos facilitadores, en situaciones cotidianas específicas, como por ejemplo, listas de palabras escritas (o con dibujos) con temas sobre los que se quiera conversar.

FONOAUDIOLOGÍA / TERAPIA DEL LENGUAJE Y AFASIA Holland (1994), citada por Cuervo (1999) argumenta que “importará poco que los fonoaudiólogos generen más conocimiento y amplíen el alcance y la sofisticación de sus habilidades clínicas para atender las poblaciones –tradicionales y nuevas – de personas con discapacidades de la comunicación, si no son capaces de lograr que los servicios lleguen a quienes los necesiten” El papel del Fonoaudiólogo consiste es diseñar y ejecutar programas de prevención, promoción, diagnóstico e intervención a personas con y sin desórdenes de comunicación (entre ellos la afasia), y asesorar a maestros y padres entre otros (Flórez 2004), en conjunto con un equipo transdisciplinario de apoyo. Esto contribuye a que los individuos puedan participar, tanto como les sea posible, en todos los aspectos de su vida educativa, social y vocacional; y los prepara para responder a las demandas comunicativas del mundo del trabajo en el siglo XXI (American Speech and Hearing Association – Asociación Estadounidense de Habla y Lenguaje). El Fonoaudiólogo, dentro de este contexto de las personas con afasia, busca la optimización de las competencias comunicativas en la familia y el medio. Para ello se requiere la ejecución de un programa individualizado de estimulación para la comunicación que debe ser diseñado sobre la base de una evaluación transdisciplinaria cuidadosa de cada persona. Es especialmente importante incluir a la familia como principal integrante del equipo estimulador.

TERAPEUTA OCUPACIONAL

FONOAUDIÓLOGO

TRABAJADOR SOCIAL

PSICÓLOGO

PERSONA CON AFASIA

FAMILIA

FISIOTERAPEUTA

EDUCADOR

Grafico 1. El Equipo Transdisciplinario de Apoyo El equipo de apoyo transdisciplinar evalúa las características y necesidades motoras, cognitivas, sensoriales, comportamentales y comunicativas de la persona con afasia. Posteriormente analiza la situación con base en el conocimiento compartido, y llega a una propuesta de atención en conjunto con el individuo afectado y su familia, con miras a una real inclusión social. Así se reconoce el protagonismo de la familia y la comunidad para promover el desarrollo de la persona a través de un sistema de atención adaptado a sus necesidades. Como el prefijo "trans" indica, la transdisciplinaridad trata con lo que está, al mismo tiempo, entre las disciplinas, a través de las diferentes disciplinas y más allá de todas las disciplinas. Su objetivo es la comprensión del mundo presente, y uno de los imperativos para eso es la unidad del conocimiento. Así, el intercambio dialógico entre profesionales y comunidad abre espacios de participación como un modelo de vida en el cual todos los miembros pueden expresarse, disentir o estar de acuerdo y crear una variedad de posibilidades frente al futuro del ser humano.

Sensibilizació n a la Comunidad sobre las Formas de Comunicació n

Uso de Modalidades Comunicativa s Alternativas en el Hogar y la Unidad Educativa

Capacitación de Docentes y Padres de Familia en el Uso de Modalidades Comunicativa s

FONOAUDIÓLOG O
Asesoría y Control sobre Condiciones Acústicas del Aula

Alternativas en el Hogar y la Unidad Educativa

Detección, Valoración, Descripción y Optimización de Característic as Comunicativa s

Gráfico 2. Papel del Fonoaudiólogo en la Atención de la Persona con Afasia El Terapeuta del Lenguaje o Fonoaudiólogo o asume por medio de este enfoque un papel provocador para el análisis de los potenciales cambios que debe asumir una persona que presente dificultades para comunicarse adecuadamente, teniendo como base las necesidades en la familia y el medio. También debe considerar las necesidades de la persona en relación con las actividades de la comunidad, tales como grupos religiosos y recreativos. Por este motivo el Fonoaudiólogo debe buscar el consenso con el equipo transdisciplinar de apoyo y la familia, para buscar la mejoría en la calidad de vida de las personas que presentan dificultades graves de comunicación, fomentando el conocimiento y uso de las modalidades tradicionales o las Modalidades Alternativas para la Comunicación. En este sentido, dentro del proceso de acercamiento a las necesidades y potencialidades del

individuo se acuerdan decisiones y estrategias conjuntas, con la finalidad de que tanto el sistema elegido como los elementos que lo componen concuerden con la realidad en la que éstas y sus familias se desenvuelven. CONCLUSIÓN La constitución de lo humano se da fundamentalmente gracias al lenguaje, pues ambos están indisolublemente unidos como las dos caras de una moneda. Así pues, lo humano sólo es posible en el ámbito de la cultura y no puede darse sin el lenguaje. Por su parte, la familia, como toda institución social, es un sistema de comunicación. El Terapeuta del Lenguaje o Fonoaudiólogo asume un papel provocador para el análisis de los potenciales cambios que debe asumir una persona que presente dificultades para comunicarse adecuadamente, teniendo como base las necesidades en la familia y el medio. También debe considerar las necesidades de la persona en relación con las actividades de la comunidad, tales como grupos religiosos y recreativos. El grado de compromiso en alguna de las modalidades comunicativas en la persona con afasia puede ser diferente. Por ejemplo algunas personas presentan un déficit severo en la comprensión del discurso hablado; otras pueden tener una capacidad mediana de comprensión, pero severas dificultades para expresarse; otros tienen la capacidad de comprender un mensaje, pero apenas logran decir el nombre de algunos objetos aisladamente, sin alcanzar a encadenar esas palabras para formar una oración con sentido completo. Los casos más graves tienen comprometidas todas estas modalidades. El uso de los diversos sistemas o modalidades alternativas / aumentativas para la comunicación depende de la evaluación realizada por un equipo transdisciplinario de profesionales calificados, acompañado por la familia y liderado por el Terapeuta del Lenguaje, Fonoaudiólogo o Logopeda. Ha de considerarse también que además de las alteraciones que se pueden presentar en su movimiento, comportamiento y control de las emociones, se generan consecuencias en su ocupación personal y profesional. Ello se debe a que el lenguaje es el instrumento estructurante del pensamiento y de la planificación de la acción, así como regulador de la personalidad y del comportamiento social. Por ello el Programa de Intervención Terapéutica no debe desarrollarse de manera aislada y fraccionada, como generalmente se hace, sino desde una Visión e Implementación Transdisciplinaria.
BIBLIOGRAFÍA

ARRIADA- MENDICOA N. y otros (1999): Conceptos actuales sobre cerebelo y cognición. Rev Neurol 1999; 29 (11): 1075- 82. BORDEN, G. y HARRIS, K. (1980): Speech science primer. Williams and Wilkins, Baltimore. BRUNER, J. (1983): El habla de la persona”. Paidós, Buenos Aires. CALDERÓN, G. (1981): "Salud Mental Comunitaria". Editorial Trillas, México. CRYSTAL, D. (1983): Patología del lenguaje. Editorial Cátedra, Madrid.

CUERVO, C. (1988): Nuevos modelos conceptuales de la comunicación humana: el modelo pragmático. Síntesis de la conferencia presentada ante la Asociación Colombiana de Fonoaudiología y Terapia del Lenguaje. Bogotá. DESJARLAIS, R. y otros. "Salud Mental en el mundo". OPS, Washington, 1995. GODED, J. (1976): Antología de la comunicación humana. Universidad Nacional Autónoma de México, México.. HABERMAS, J. (1989): Teoría de la acción comunicativa, complementos y estudios previos. Editorial Cátedra, Madrid. _________________. (1989): Teoría de la acción comunicativa. Taurus Ediciones, Buenos Aires. HALLIDAY, M. (1982): La interpretación social del hombre y el significado. Fondo de Cultura Económica, México. HINDE, R. (1977): Bases biológicas de la conducta social humana. Siglo XXI, México, 1977. LOPEZ, M. (1992): Evaluación de la institucionalización de los limitados sensoriales. Reformulación y prospectiva de una modalidad alternativa. U.P. N. - CINDE. Sabaneta (Antioquia), Colombia. LUCAS, E. (1980): Semantic and pragmatic language disorders. Aspen, Rockville, 1980. LURIA, A. (1978): Cerebro y lenguaje. Editorial Fontanella, Barcelona. ______________. (1979): El cerebro humano y los procesos psíquicos. Editorial Fontanella, Barcelona. ______________. (1979): El papel del lenguaje en el desarrollo de la conducta. Editorial Cartago, Buenos Aires. ______________. (1980): Lenguaje y pensamiento. Editorial Fontanella, Barcelona. ______________.Los procesos cognitivos. . (1980): Editorial Fontanella, Barcelona. ______________.Sensación y percepción. . (1981): Editorial Fontanella, Barcelona. McALLER, P. (2002). Cómo ayudar a las personas con problemas de lenguaje y auditivos. Aguilar, México. McGREGOR, G. (1986): Language for hearers. Pergamon Press, London.. MERANI, A. (1980): Psicología y pedagogía. Editorial Grijalbo, México. MILLER, G. y GILDEA, P. (1987): Cómo aprenden las palabras las personas. En: Investigación y Ciencia Nº 134. Prensa Científica, S.A., Barcelona. MILLER, G. (1979): Lenguaje y comunicación. Amorrortu Editores, Buenos Aires. PARDO, N. (2006): Comunicación e inclusión. Módulo para el diplomado en educación temprana y psicomotricidad. Cedepro, Trujillo, Perú.

PARDO, N. (1998): La Secretaría de Educación y Cultura de La Ceja: Hacia la Excelencia Educativa. Informe al Concejo. La Ceja, Colombia. PARDO, N. (2007): Papel del logopeda / terapeuta del lenguaje o fonoaudiólogo. Revista Atajo, Vol. 6 N. 1. Santo Domingo (Rep. Dominicana). ROSSI-LANDI, F. (1970): El lenguaje como trabajo y como mercado. Monte Avila Editores, Caracas. THE SPASTICS SOCIETY OF TAMILNADU. (2000): Towards inclusive communities. Chennai, India. TRANTHAM, C y PEDERSEN, J. (1977): Wilkins, Baltimore.. Normal language development. Williams and

TSVETKOVA, L. S. (1977): Reeducación del lenguaje, la lectura y la escritura. Editorial Fontanella, Barcelona. VERLEE, L. (1986): Aprender con todo el cerebro. Martínez Roca, Barcelona. VIGOTSKY, L. (1989): El desarrollo de los procesos psíquicos superiores. Editorial Crítica, Barcelona. _____________. (1977): Pensamiento y lenguaje. La Pléyade, Buenos Aires.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful