COORDINADOR DE  SEGURIDAD Y SALUD 

LEGISLACIÓN   
Si  se  sigue  la  prevención  por  el  camino  expuesto,  se  logra  por  añadidura  y  a  priori,  un  mejor  control  económico  del  proyecto  de  ejecución,  porque  realmente se conoce todo lo necesario para realizar la  obra.       Quintana Delgado. Ramirez Molina. Ruiz Hermoso  16/05/2007   

ÍNDICE
INTRODUCCIÓN COORDINADOR EN MATERIA DE SEGURIDAD Y SALUD
• DIRECTIVA 92/057/CEE

3 3
3

• • • • •

OBLIGATORIEDAD DEL ESTUDIO DE SEGURIDAD Y SALUD EN LA OBRAS FUNCIONES DEL COORDINADOR LIBRO DE INCIDENCIAS PROPIEDADES TÉCNICAS: PROPIEDADES CULTURALES (Art 10.2,12.3, 13.2 de la LOE)

4 5 5 5 6

ARTÍCULOS AÑADIDOS SOBRE EL COORDINADOR DE SEGURIDAD Y SALUD A LA LEY DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES, LEY 31 DEL 8 DE NOVIEMBRE.
• TEXTO AÑADIDO POR LA LEY 54/2003 (ARTÍCULO 32 BIS Y DISPOSICIÓN ADICIONAL DECIMOCUARTA)

7
7

PASOS TÉCNICOS PARA LOGRAR UN PRODUCTO DE CALIDAD: EL ESTUDIO DE SEGURIDAD Y SALUD. • EJEMPLOS

8
9

EJEMPLO DE APLICACIÓN DE LA LEGISLACIÓN EXPUESTA
• • NTP 516: ANDAMIOS PERIMETRALES FIJOS NTP 208: GRÚA MOVIL

10
10 30

BIBLIOGRAFÍA COMPONENTES

42 42

2

COORDINADOR DE SEGURIDAD Y SALUD
INTRODUCCIÓN
En Europa contamos con una alta siniestralidad en la construcción, como consecuencia de ésta nació la Directiva 92/057/CEE, sobre obras temporales y móviles. La transposición de esta Directiva a la legislación española, establece la figura del coordinador de seguridad en fase de proyecto y de ejecución. La creación del Coordinador de Seguridad y Salud, se realiza a partir de los artículos 3,4,5 y 6 de la Directiva 92/057/CEE, Disposiciones mínimas de seguridad y salud que deben aplicarse a las obras de construcción temporales o móviles (Directiva de Construcción o Directiva de obras temporales).

COORDINADOR EN MATERIA DE SEGURIDAD Y SALUD
DIRECTIVA 92/057/CEE
El Coordinador en materia de Seguridad y Salud es cualquier persona física o jurídica designada por la propiedad y/o el director de la obra para llevar a cabo, durante la fase de proyecto de la obra, las tareas que se mencionan en el artículo 5. Añade, que Coordinador en materia de Seguridad y Salud durante la realización de la obra es, cualquier persona física o jurídica designada por la propiedad y/o el director de la obra para llevar a cabo, durante la realización de la obra, las tareas que se mencionan en el artículo 6. Las tareas que debe realizar durante la realización de la obra son: a) Coordinar que se incluyan en la ejecución de la obra durante la toma de decisiones, los principios generales de prevención contenidos en la Directiva 89/391/CEE. b) Coordinar la aplicación de la prevención pertinente garantizando que los empresarios y autónomos cumplan los siguientes principios: 1.- Mantenimiento de la obra en buen orden y en estado satisfactorio de salubridad. 2.- Elección del emplazamiento seguro de los puestos de trabajo, determinando las vías de circulación. 3.- Condiciones de manipulación segura de los distintos materiales. 4.- Control y mantenimiento antes de puesta en servicio y control periódico de las instalaciones y dispositivos para suprimir las deficiencias de seguridad que se puedan tener. 5.- Definición de lugares, delimitación y control de almacenamiento seguro, de los distintos materiales, en especial si son peligrosos. 6.- Definición y cumplimiento de las condiciones de retirada de los materiales peligrosos que se hayan utilizado. 7.- Definición de las formas de acopio y eliminación segura de los escombros y residuos. 8.- Adaptación permanente a la realidad, del plan de ejecución de la obra. 9.- Facilitar la cooperación entre los empresarios y los trabajadores autónomos. 10.- Coordinar las interacciones con cualquier otro tipo de actividad que se realice in situ o en la proximidad de la obra. c) Coordinarán la aplicación del plan de seguridad y salud. d) Adaptarán (o harán que se adapte) el plan de seguridad y salud más, el expediente a la realidad de la marcha de los trabajos y a las modificaciones que se realicen en obra.

3

e) Organizarán entre los empresarios que intervengan en la obra, la cooperación, coordinación de actividades e información mutua sobre los riesgos y su prevención. f) Coordinarán el control de la aplicación correcta de los métodos de trabajo. g) Adoptarán las medidas necesarias para que sólo las personas autorizadas puedan acceder a la obra. En cuanto a características del Coordinador podemos añadir lo siguiente: 1. El coordinador actúa durante la realización de la obra. 2. En cuanto a procedimiento, se trata de una dirección facultativa, esto garantiza su posible independencia dentro del proceso de construcción. Esta directiva fue tomada con sus particularidades por los países miembros. En España antes de la directiva ya existían Coordinadores de Seguridad y Salud, eran los llamados arquitectos técnicos, y actuaban basándose en la aplicación de los RR.DD 555/1986 y 84/1990. España fue quien inspiró la Directiva 92/057 y quien expuso como modelo a seguir el R.D: 555/86. Como es evidente que en el resto de los Estados Miembros este Real Decreto no podía aplicarse debido a las propias características legislativas de cada Estado, se compuso la Directiva ya mencionada a partir de la cual nacería el RD 1627/1997, de 24 de octubre (BOE num. 256 de 25 de octubre).

OBLIGATORIEDAD DEL ESTUDIO DE SEGURIDAD Y SALUD EN LA OBRAS
Según establece el artículo 4.1 del RD 1627/1997, el promotor está obligado a encargar a un técnico competente (que cuando exista un único proyectista puede ser el arquitecto redactor del proyecto u otro arquitecto, aparejador o titulado especialista en materia de seguridad y salud) la redacción de un “estudio de seguridad y salud” cuando se dé alguno de los supuestos siguientes: • • • • Presupuesto de contrata del proyecto igual o superior a 450.000 euros. Duración estimada de la obra superior a 30 días laborables, empleándose en algún momento a más de 20 trabajadores simultáneamente. Días de trabajo del total de los trabajadores de la obra superior a 500. Obras para la construcción de túneles, galerías, conducciones subterráneas y presas.

Según el artículo 3.2 del Real Decreto 1627/1997, cuando en la ejecución de la obra intervenga más de una empresa (por ejemplo, una empresa principal y otra o varias otras subcontratistas), o una empresa y trabajadores autónomos – todo ello muy habitual en la actividad de la construcción -, el promotor designará un coordinador en materia de seguridad y salud. Dicho coordinador deberá ser un técnico competente integrado en la dirección facultativa, por lo que podrá serlo tanto el arquitecto como el aparejador o arquitecto técnico directores de la obra, o bien cualquier otro técnico competente que, a estos efectos, se integrará en el referido equipo director. Cuando exista un coordinador durante el proyecto, corresponderá a éste elaborar o hacer que se elabore, bajo su responsabilidad, dicho estudio (artículo 5.1 del RD 1627/1997). El estudio contendrá, como mínimo, los siguientes documentos (artículo 5.2 del RD 1627/1997): • Memoria descriptiva de procedimientos, equipos y medios. • Pliego de condiciones particulares que recojan las normas legales y prescripciones. • Planos con gráficos y esquemas de medidas preventivas. • Mediciones de los elementos de seguridad y salud. • Presupuesto con valoración de gastos para su aplicación.

4

FUNCIONES DEL COORDINADOR
Las funciones del coordinador en materia de seguridad y salud durante la ejecución de la obra son, entre otras: • • • Coordinar la prevención y seguridad para la planificación de los trabajos. Coordinar la actuación de los distintos contratistas y subcontratistas. Aprobar el plan de seguridad y salud en el trabajo. Cada contratista elaborará un “plan de seguridad y salud en el trabajo” (artículo 7.1) en el que se desarrollen las previsiones contenidas en el estudio o estudio básico. Este documento deberá ser aprobado antes del inicio de la obra por el coordinador en materia de seguridad y salud durante la ejecución de la obra (artículo 7.2). En el caso de que no sea necesario este coordinador, sus funciones serán asumidas por la dirección facultativa, es decir, por el arquitecto y aparejador directores de la obra. El plan de seguridad estará en la obra a disposición permanente de la dirección facultativa (artículo 7.5), y esto no sólo será necesario cuando la dirección tenga que asumir la aprobación y seguimiento del plan por no ser necesaria la designación de coordinar, sino en todo caso. Adoptar las medidas necesarias para que solamente las personas autorizadas puedan acceder a la obra. La dirección facultativa asumirá esta función cuando no sea precios designar coordinador.

LIBRO DE INCIDENCIAS
Para el control y seguimiento del plan de seguridad y salud, en la obra deberá existir un “libro de incidencias” (artículo 13) que constará de hojas por duplicado y será facilitado por el Colegio profesional al que pertenezca el técnico que haya aprobado el citado plan de seguridad y salud. Dicho libro deberá mantenerse siempre en la obra y estará en poder del coordinador en materia de seguridad y salud durante la ejecución de la obra o, cuando no fuera necesaria la designación de coordinar, en poder de la dirección facultativa. Al libro tendrán acceso la dirección facultativa, los contratistas y subcontratistas, los trabajadores autónomos, los responsables de seguridad de las empresas intervinientes y los representantes de los trabajadores, de tal manera que todos ellos podrán hacer en él anotaciones relativas a los fines señalados más arriba. Una copia de tales anotaciones deberá ser remitida por el coordinador o, en su caos, por la dirección facultativa a la Inspección del Trabajo. El Coordinador de seguridad e higiene, deberá ser sin lugar a dudas, un especialista en prevención de riesgos laborales. En consecuencia, deberá reunir y poseer unas propiedades técnicas y culturales determinadas (debe ser distinto del proyectista porque coordinarse a sí mismo, es lo evidente)

PROPIEDADES TÉCNICAS:
1º. Evitar los riesgos laborales. 2º. Evaluar los riesgos que no puedan evitarse. 3º. Combatir los riesgos en su origen. 4º. Adaptar el trabajo a las personas. 5º. Considerar las ventajas preventivas que suponen los avances tecnológicos. 6º. Sustituir lo peligroso por aquello que no lo es, (o por algo que lo sea menos). 7º. Instalar prioritariamente protecciones colectivas, (la protección individual sólo cuando las anteriores no sean posibles). 8º. Integrar la prevención en un conjunto coherente de producción y organización. 9º. Velar por la comunicación de la prevención entre las empresas intervinientes. 10º. Fases de actuación: este Coordinador actúa como es evidente, durante la concreción del proyecto de obra.

5

PROPIEDADES CULTURALES (Art 10.2,12.3, 13.2 de la LOE)
Las titulaciones académicas y profesionales habilitantes para desempeñar la función de coordinador de seguridad y salud en obras de edificación, durante la elaboración del proyecto y la ejecución de la obra, serán las de arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero o ingeniero técnico, de acuerdo con sus competencias y especialidades. (Disposición adicional cuarta de la LOE) Cuando el proyecto a realizar tenga por objeto la construcción de edificios para los usos administrativo, sanitario, religioso, residencial en todas sus formas, docente y cultural, la titulación académica y profesional habilitante será la de arquitecto. Cuando el proyecto a realizar tenga por objeto la construcción de edificios para los usos aeronáutico; agropecuario; de la energía; de la hidráulica; minero; de telecomunicaciones (referido a la ingeniería de las telecomunicaciones); del transporte terrestre, marítimo, fluvial y aéreo; forestal; industrial; naval; de la ingeniería de saneamiento e higiene, y accesorio a las obras de ingeniería y su explotación, la titulación académica y profesional habilitante, con carácter general, será la de ingeniero, ingeniero técnico o arquitecto y vendrá determinada por las disposiciones legales vigentes para cada profesión, de acuerdo con sus respectivas especialidades y competencias específicas. Cuando el proyecto a realizar tenga por objeto la construcción de edificios cuyos usos no estén expresamente relacionados en los grupos anteriores, la titulación académica y profesional habilitante será la de arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero o ingeniero técnico y vendrá determinada por las disposiciones legales vigentes para cada profesión, de acuerdo con sus especialidades y competencias específicas. Idénticos criterios se seguirán respecto de los proyectos de obras de ampliación, modificación, reforma o rehabilitación que alteren la configuración arquitectónica de los edificios, entendiendo por tales las que tengan carácter de intervención total o las parciales que produzcan una variación esencial de la composición general exterior, la volumetría, o el conjunto del sistema estructural, o tengan por objeto cambiar los usos característicos del edificio y obras que tengan el carácter de intervención total en edificaciones catalogadas o que dispongan de algún tipo de protección de carácter ambiental o históricoartístico, regulada a través de norma legal o documento urbanístico y aquellas otras de carácter parcial que afecten a los elementos o partes objeto de protección.

6

ARTÍCULOS AÑADIDOS SOBRE EL COORDINADOR DE SEGURIDAD Y SALUD A LA LEY DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES, LEY 31 DEL 8 DE NOVIEMBRE.
TEXTO AÑADIDO POR LA LEY 54/2003 (ARTÍCULO 32 BIS Y DISPOSICIÓN ADICIONAL DECIMOCUARTA)
La presencia en el centro de trabajo de los recursos preventivos, cualquiera que sea la modalidad de organización de dichos recursos, será necesaria en los siguientes casos: a. Cuando los riesgos puedan verse agravados o modificados en el desarrollo del proceso o la actividad, por la concurrencia de operaciones diversas que se desarrollan sucesiva o simultáneamente y que hagan preciso el control de la correcta aplicación de los métodos de trabajo. b. Cuando se realicen actividades o procesos que reglamentariamente sean considerados como peligrosos o con riesgos especiales. c. Cuando la necesidad de dicha presencia sea requerida por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, si las circunstancias del caso así lo exigieran debido a las condiciones de trabajo detectadas.

Se consideran recursos preventivos, a los que el empresario podrá asignar la presencia, los siguientes: a. Uno o varios trabajadores designados de la empresa. b. Uno o varios miembros del servicio de prevención propio de la empresa. c. Uno o varios miembros del o los servicios de prevención ajenos concertados por la empresa. Cuando la presencia sea realizada por diferentes recursos preventivos éstos deberán colaborar entre sí. d. Los recursos preventivos a que se refiere el apartado anterior deberán tener la capacidad suficiente, disponer de los medios necesarios y ser suficientes en número para vigilar el cumplimiento de las actividades preventivas, debiendo permanecer en el centro de trabajo durante el tiempo en que se mantenga la situación que determine su presencia. e. No obstante lo señalado en los apartados anteriores, el empresario podrá asignar la presencia de forma expresa a uno o varios trabajadores de la empresa que, sin formar parte del servicio de prevención propio ni ser trabajadores designados, reúnan los conocimientos, la cualificación y la experiencia necesarios en las actividades o procesos a que se refiere el apartado 1 y cuenten con la formación preventiva correspondiente, como mínimo, a las funciones del nivel básico. En este supuesto, tales trabajadores deberán mantener la necesaria colaboración con los recursos preventivos del empresario.

7

PASOS TÉCNICOS PARA LOGRAR UN PRODUCTO CALIDAD: EL ESTUDIO DE SEGURIDAD Y SALUD.

DE

1. Ante los planos de un proyecto y mientras se van concretando, analizar los posibles métodos, tecnologías y materiales aplicables para su construcción. Informar al proyectista sobre los Principios Generales de Prevención contenidos en la Ley 31/1.995 de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales y sobre los posibles riesgos que comportan los diversos sistemas de ejecución adoptables, para que sean tenidos en cuenta durante la toma de decisiones necesaria para la elaboración del proyecto. Esta es ya una labor necesaria para poder definir los costos reales del proyecto, en teoría debe hacerse siempre si no se desea confeccionar un proyecto teórico. Lo único que hay que añadir al trabajo que ya se realiza de una forma más o menos automática es: el análisis y la evaluación inicial de los posibles peligros y riesgos del trabajo necesario para llevarlos a la práctica y sus alternativas preventivas para poder comentarlos con el proyectista antes de que este realice la toma de decisiones. 2. Durante el análisis precedente, en el que sin duda habrá tenido que intervenir el proyectista comentando los conceptos que ha plasmado en los planos, exponerle las ventajas e inconvenientes de adoptar las diversas: tecnologías, materiales etc., viables y decidir entre ambos aquellas que mejor rentabilicen la construcción segura. Esta es la novedad que aporta la coordinación de la seguridad e salud en el proyecto a la hora de la toma de las decisiones; es decir, cada uno desde su especialidad técnica, analizar conjuntamente la manera de construir de forma segura dentro de los límites de maniobra que permita el presupuesto del anteproyecto (único conocido en ese momento). La libertad de diseño del proyectista queda asegurada desde el punto en el que es él quien decide en su proyecto; la prevención queda condicionada a ese acto de la voluntad del proyectista. Estas dos acciones bien ejecutadas, permiten lograr lo siguiente: 1. Realizar un análisis y evaluación de los riesgos, previo al comienzo de los trabajos de construcción y definir la prevención necesaria de una forma coherente y en consecuencia viable durante las etapas de construcción. 2. Definir un plan de ejecución de obra real y viable que incorporará las partidas y maniobras para llevar a cabo la prevención de riesgos; sin él no es viable la prevención de riesgos laborales al no estar prevista de forma definida y detallada su posterior puesta en obra. 3. Adoptar tecnologías de construcción que por si mismas sean seguras o más seguras que las habituales. Se rompe así con el conservadurismo de los técnicos origen de muchas situaciones de riesgo; no olvidar: en la Unión Europea a doce, el 63 % de los accidentes mortales son debidos a decisiones tomadas antes de iniciar los trabajos de construcción o lo que es lo mismo: a decisiones de los técnicos, pues son los que actúan antes de empezar a construir.

8

EJEMPLOS
Ejemplo 1: elegir muros pantalla en vez de muros de trasdos, para evitar el riesgo de vuelco de tierras sobre los trabajadores; elegir forjados con encofrado continuo sobre otros tipos de forjado, para evitar o disminuir el riesgo de caída desde un nivel al inmediato inferior. Tomar decisiones de proyecto que por si mismas, supongan un mejor nivel de seguridad a la hora de construir. Ejemplo 2: Reconsideraciones de diseño por parte del proyectista que mejoren el nivel de seguridad de su construcción. Exigir el peldañeado directo de las losas de las escaleras en la fase de hormigonado; definir un encofrado deteminado de mayor seguridad durante su montaje para las personas; definir secuencias seguras de construcción o de montaje; definir el plano o planos de ordenación de la obra, etc. Permite definir la seguridad intrínseca a incorporar en elementos arriesgados o prefabricados. Ejemplo 3: incorporar en el proceso de prefabricación la seguridad necesaria para la construcción de un determinado prefabricado. Permite proyectar elementos de protección colectiva especiales para la construcción de ciertas unidades de obra muy especificas, que requieren tratamientos no estandarizados; es decir, permite vencer la inercia a dar por irresolubles muchos problemas de seguridad real. Permite concretar técnica y económicamente la prevención de riesgos laborales, sin miedo a la pretensión de aplicación de porcentajes teóricos u oportunistas, porque su diseño y valor quedan justificados técnicamente.

Si se sigue la prevención por el camino expuesto, se logra por añadidura y apriori, un mejor control económico del proyecto de ejecución, porque realmente se conoce todo lo necesario para realizar la obra.

9

EJEMPLO DE APLICACIÓN DE LA LEGISLACIÓN EXPUESTA
NTP 516: ANDAMIOS PERIMETRALES FIJOS
Échafaudages de pied fixes Metal scaffold Redactor: José Mª Tamborero del Pino Ingeniero Industrial CENTRO NACIONAL DE CONDICIONES DE TRABAJO Introducción El incremento espectacular de los trabajos de rehabilitación de fachadas de edificios de todo tipo, así como los ya habituales de acabados en edificios en construcción mediante la utilización de andamios con elementos prefabricados modulares, motiva la elaboración de esta NTP, que contempla los distintos aspectos de seguridad relacionados con su montaje, utilización y desmontaje. Además se contemplan las medidas necesarias para proteger de los riesgos a terceras personas o bienes ajenos a la obra; no debe olvidarse que este tipo de andamios se encuentra mayoritariamente en la vía pública ocupando aceras o incluso la calzada destinada a la circulación de vehículos. El objetivo de esta NTP es la prevención de los distintos riesgos laborales asociados al montaje, uso y desmontaje de los andamios fijos perimetrales así como los que puedan afectar a terceros; para ello se indican los factores de riesgo y las causas que los generan y las medidas de prevención y protección más idóneas. Definición. Clasificación y utilización Definición Los andamios fijos perimetrales de sistema modular son estructuras provisionales de una altura máxima habitual de 30 m, aunque en muchos casos es superada, que sirven para la sustentación de las distintas plataformas de trabajo situadas a distintas alturas; cumplen según los casos funciones de servicio, carga y protección. Las distintas partes que componen un andamio fijo prefabricado sistema modular se pueden ver en la Fig. 1.

10

Figura 1. Partes de un andamio fijo prefabricado sistema modular Clasificación y utilización Clasificación de andamios perimetrales Estos andamios se clasifican en seis clases teniendo en cuenta las cargas que deban soportar las plataformas de trabajo ya sean uniformemente repartidas o concentradas en una superficie determinada. (Norma UNE 76-502-90). Ver Tabla 1. Tabla 1. Clasificación de andamios en función de la carga a soportar Carga uniformemente repartida Clase 1 2 3 4 5 6 kN/m 2 0,75 1,50 2,00 3,00 4,50 6,00 kg/m 2 75 150 200 300 450 600 Carga concentrada S = 500 mm 2 kN 1,50 1,50 1,50 3,00 3,00 3,00

en kg 150 150 150 300 300 300

una

11

Tanto las plataformas como sus correspondientes soportes deben ser capaces de resistir las cargas especificadas en la Tabla 1 teniendo en cuenta además que ninguna plataforma debe tener una capacidad de resistencia inferior a la indicada para los andamios de clase 2 con las siguientes consideraciones: • • Su flecha máxima no debe exceder 1/100 de la separación entre apoyos cuando esté sometida a una carga concentrada en una superficie de 500 x 500 mm2. Si la separación entre apoyos es de 2 m o superior y una de ellas está sometida a una carga concentrada en una superficie de 500 x 500 mm2 , la diferencia máxima de nivel entre dos plataformas contiguas una cargada y otra no, no será superior a 20 mm.

Utilización En función de la clasificación dada los andamios de clase 1, 2 y 3 se utilizan para trabajos de limpieza, pintura, carpintería, tejadores, revestimientos de fachadas, saneamientos y en la industria en general para trabajos diversos en altura. Los andamios de clase 4, 5 y 6 son andamios de protección, aunque también se utilizan para trabajos en hormigón o en muros, rehabilitación de fachadas, construcciones industriales y en otros casos que exijan un andamio ancho de gran capacidad de carga. Riesgos y factores de riesgo Caídas a distinto nivel debido a: • • • • • • • • • • Montaje o desmontaje incorrecto de la estructura o de las plataformas de trabajo sin las correspondientes protecciones individuales. Anchura insuficiente de la plataforma de trabajo. Ausencia de barandillas de seguridad en todas o alguna de las plataformas de trabajo. Acceder a la zona de trabajo trepando por la estructura. Separación excesiva entre el andamio y la fachada. Deficiente sujeción de la plataforma de trabajo a la estructura que permite su movimiento incontrolado. Vuelco del andamio por estar incorrectamente apoyado en el suelo o por anclaje deficiente o inexistente del mismo al edificio. Derrumbe del andamio por distintas causas. Rotura de la plataforma de trabajo por sobrecarga, deterioro o mal uso de la misma. Mala utilización de las escaleras de acceso a las distintas plantas de la estructura del andamio.

Derrumbe de la estructura debido a: • • • • • • • • • Hundimiento o reblandecimiento de toda o parte de la superficie de apoyo. Apoyo del andamio sobre materiales poco resistentes. Deformación o rotura de uno o varios de los elementos constituyentes del andamio. Sujeciones a la fachada inexistentes, incompletas o insuficientes. Montaje incorrecto. Sobrecarga de las plataformas de trabajo respecto a su resistencia máxima permitida. Anclajes y amarres incorrectos. Arriostramientos incompletos de la propia estructura. Acción de las inclemencias atmosféricas, en especial el viento.

Caída de materiales sobre personas y/o bienes debido a: • • • Vuelco o hundimiento del andamio. Plataforma de trabajo desprotegida. Rotura de una plataforma de trabajo.

12

Contactos eléctricos directos o indirectos por proximidad a líneas eléctricas de AT y/o BT ya sean aéreas o en fachada. Caídas al mismo nivel por falta de orden y limpieza en la superficie de las plataformas de trabajo. Golpes contra objetos fijos, en especial la cabeza. Medidas de prevención y de protección Caídas de altura a distinto nivel y derrumbe de la estructura Los riesgos de caída de altura y/o derrumbe de la propia estructura se deben prevenir mediante un compendio de medidas que van desde un montaje correcto del andamio, utilización de materiales adecuado, instalación de protecciones laterales, uso seguro del mismo, etc. Materiales La estructura de los andamios debe estar formada por tubos de acero (pintados o galvanizados) o de aluminio. Las plataformas de trabajo deben ser de madera tratada o de aluminio. Los materiales deben estar exentos de cualquier anomalía que afecten a su comportamiento, como pueden ser deformaciones en los tubos, nudos mal cortados en la madera, etc. Dimensionado de los distintos elementos El dimensionado de los distintos elementos que componen el andamio se ajustará a lo indicado en la Norma UNE 76-502-90. Según ella los andamios deben tener unas dimensiones de circulación y de trabajo que se indican en la Tabla 2 y en la Fig. 2; asimismo las dimensiones del andamio y de las plataformas de trabajo según la clase se indican en la Tabla 3. Tabla 2. Dimensiones de circulación y de trabajo Altura libre mínima entre plataformas y travesaño del marco > 1,75 m Altura libre mínima entre plataformas Altura libre mínima entre superficies de las plataformas Anchura mínima 1,90 m 2,00 m 500 mm

Figura 2. Dimensiones de circulación y de trabajo Tabla 3. Dimensiones del andamio y de las plataformas de trabajo

13

según la clase del mismo CLASE 1 Anchura andamio Anchura plataforma Longitud Altura mínima 0,7 m 0,6 m 2 3 4 1m 0,9 5 6

De 1,5 a 3,00 m inclusive De 1,5 a 2,50 m inclusive aumentando a intervalos de aumentando a intervalos de 0,3 ó 0,5 m 0,3 ó 0,5 m 2 m

Protecciones perimetrales mediante barandillas de seguridad La barandilla de seguridad está compuesta por un pasamano tubular, una barra intermedia y un rodapié. Fig. 3.

Figura 3. Barandilla de seguridad. Dimensionado Los distintos elementos de las barandillas de seguridad no deben ser extraibles salvo por una acción directa intencionada. Las características dimensionales y de resistencia de las protecciones laterales se reflejan en la Tabla 4, teniendo en cuenta que todas las alturas mínimas están referenciadas respecto al nivel del piso.

14

Tabla 4. Protecciones laterales. Características dimensionales y de resistencia PANTALLA MÓDULO ENREJADO METÁLICO O

BARANDILLA DE SEGURIDAD

Altura pasamanos tubular 1000 mm mín. Altura barra intermedia Rodapié Resistencia 470 mm mín. 150 mm 1. Carga puntual de 30 kg sin flecha elástica > 35 mm 2. Carga puntual de 125 kg sin rotura o desmontaje y sin producir desplazamiento en cualquier punto de 200 mm con relación a la posición inicial 100 cm 2 excepto si el lado de la ranura < 50 mm 1000 mm

Orificios o ranuras

Altura del módulo

Las barandillas se deben instalar en los lados de la plataforma con riesgo de caída al vacío, excepto en los lados del paramento siempre que el andamio esté situado como máximo a 300 mm del mismo; en caso contrario se deben instalar las protecciones descritas. Pantallas o enrejados Las pantallas o módulos enrejados metálicos de protección sólo se instalarán en las zonas laterales o traseras con riesgo de caída excepto en los lados del paramento pues impedirían la realización de los trabajos. Fig. 4. Las características dimensionales más importantes se exponen en la Tabla 4.

Figura 4. Andamio protegido mediante pantalla o módulo enrejado metálico

15

Descripción y dimensiones de los marcos verticales Los marcos son los elementos básicos para la sustentación de los diferentes pisos de la andamiada ya que transmiten las cargas verticales; están compuestos por travesaños y montantes reforzados en sus respectivas esquinas por carteles o tirantes, e incluso crucetas de San Andrés. (Fig. 1) La anchura será de 700 mm para andamios de clase 1, 2 y 3 y de 1000 mm para los de clase 4, 5 y 6.; la altura del marco medio entre el larguero inferior y el superior para todas las clases es de 2000 mm. Escaleras y pasarelas de acceso El acceso a las plataformas de trabajo se debe realizar mediante escaleras en progresión vertical, inclinadas o desde las plantas del edificio mediante pasarelas. Las escaleras deben tener una anchura mínima de 40 cm aunque se recomienda que no sea inferior a 50 cm. Es aceptable utilizar plataformas con trampilla que permiten el acceso seguro a las distintas plantas y una vez utilizada se abate quedando la plataforma de trabajo como un conjunto único y uniforme. Lo ideal sería que las escaleras de acceso a los diferentes niveles no interfirieran a la propia superficie de las pasarelas de trabajo. En el caso de escaleras de acceso vertical, éstas deben estar provistas de guardacuerpos. Las pasarelas deben tener el piso unido y estarán instaladas de forma que no puedan bascular o deslizar. Por tanto deben permanecer solidarias a las estructuras portantes. Siempre que estén situadas a una altura de 2 m o más, deberán disponer de barandillas de seguridad a ambos lados (pasamano a 900 mm, barra intermedia a 450 mm y rodapié de 150 mm de altura respecto a la superficie de la propia pasarela). La resistencia de la pasarela será la adecuada para soportar el peso de las personas que la utilicen además de tener la superficie antideslizante. En cualquier caso se evitará la utilización simultánea por parte de dos o más trabajadores de las pasarelas o escaleras. Normas de seguridad en el montaje y utilización Normas previas al montaje Se ha de adecuar el tipo de andamio al trabajo que se va a realizar debiendo tener las dimensiones apropiadas para acceder a todos los puntos de trabajo. En ningún caso se utilizarán elementos de modelos o fabricantes diferentes. Los materiales utilizados han de ser de buena calidad, mantenidos y en buen estado. En el caso de plataformas de madera, éstas estarán exentas de nudos u otros defectos que comprometan su resistencia. Los tubos metálicos no deben haber sido utilizados para otros cometidos o estar deteriorados por la oxidación o corrosión.

16

Método operativo de montaje y desmontaje El montaje y desmontaje seguro de los andamios los deben hacer personas especializadas bajo una dirección técnica; se debe seguir una secuencia de operaciones de las que describimos las más importantes correspondientes al montaje. Las referentes al desmontaje son básicamente las inversas. • Colocar los husillos con placa en el terreno debidamente acondicionado empezando por el punto más alto y terminando en el punto más bajo. (Fig. 5)

Figura 5. Replanteamiento de los husillos • Introducir el soporte de iniciación en los husillos con placa. (Fig. 6)

Figura 6. Introducción del soporte de iniciación en los husillos con placa

17

Colocar la plataforma en los soportes de iniciación. (Fig. 7)

Figura 7. Colocación de la plataforma en los soportes de iniciación • Insertar el marco en los husillos con placa. (Fig. 8)

Figura 8. Inserción del marco en los husillos con placa • Colocar la diagonal con abrazadera en el ensamble. (Fig. 9)

18

Figura 9. Colocación de la diagonal con abrazadera en el ensamble • Colocar los arriostramientos horizontales diagonales para mantener la verticalidad del andamio. (Fig. 10)

Figura 10. Colocación de los arriostramientos horizontales diagonales • Colocar las barandillas y posicionar el siguiente suplemento. (Fig. 11)

Figura 11. Colocación de las barandillas y posicionamiento del siguiente suplemento

19

Continuar colocando las barandillas y seguir el encadenado del andamio. (Fig. 12)

Figura 12. Colocación de encadenamiento del andamio •

las

barandillas

y

el

Colocar la plataforma en el nivel superior situándose sobre la plataforma inferior y teniendo en cuenta que se debe colocar la escalera de acceso a la plataforma con trampilla en el lado de enganche de la diagonal. (Fig. 13)

Figura 13. Colocación Plataforma con trampilla •

de

la

plataforma

superior

Montar el encadenado del andamio y comprobar su separación de la fachada de acuerdo con las cotas indicadas en el proyecto, que no deben superar los 30 cm. (Fig. 14)

Figura 14. Encadenado del andamio y comprobación de la separación de la fachada

20

Una vez montado el primer cuerpo del andamio se debe verificar con un nivel de burbuja la nivelación vertical y horizontal, rectificando desniveles mediante los husillos. (Figs. 15 y 16)

Figura 15. Comprobación nivelación vertical •

de

la Figura 16. Comprobación nivelación horizontal

de

la

Proceder a la nivelación horizontal de las barandillas instaladas hasta ese momento. (Fig. 17)

Figura 17. Nivelación horizontal de las barandillas • Instalar la escalera de acceso al nivel superior en la plataforma de trabajo provista de trampilla. (Fig. 18)

Figura 18. Instalación de la escalera de acceso al nivel superior

21

Seguir montando el encadenado del andamio hasta llegar a la cota de altura máxima prevista. (Fig. 19)

Figura 19. Montaje del resto del andamio • Colocar los pasadores de seguridad en todos los niveles del andamio. (Fig. 20)

Figura 20. seguridad •

Colocación

de

pasadores

de

Colocar las barandillas esquinales. (Fig. 21)

Figura 21. Colocación de barandillas esquinales. • Colocar en la parte superior final del andamio los montantes de la barandilla, en todo el perímetro de las plataformas de trabajo y colocar el encadenado de las barandillas en la coronación del andamio: pasamanos, barras intermedias y rodapiés. (Fig. 22)

22

Figura 22. A: Coronación del andamio e instalación de elementos colectivos de seguridad. B: Instalación de rodapiés laterales • Comprobación final de la instalación correcta según el proyecto, rellenando y firma del acta de recepción del andamio.

Superficie de montaje Los andamios deben montarse sobre una superficie plana y compactada o en su defecto sobre tablas, tablones planos de reparto o durmientes y debe estar claveteado en la base de apoyo del andamio. No se debe permitir el apoyo sobre ladrillos, bovedillas, etc.;. (Fig. 23)

Figura 23. Apoyo correcto e incorrecto de los andamios

23

Amarres Los amarres del andamio a la fachada deben realizarse cuando la estructura alcance el nivel de amarre previsto en el proyecto. La disposición y el número de amarres deben estar definidos en el plano de montaje. Deben ser capaces de soportar las cargas horizontales, tanto perpendiculares como paralelas a la fachada, es decir, el amarre traslada al anclaje situado en la fachada todas las acciones horizontales que la estructura soporta. Como pautas a seguir se aconseja instalar un amarre cada 24 m 2 cuando hay red y cada 12 m 2 cuando no hay red. Existen distintos tipos de amarres según los casos; en la Fig. 24 se pueden observar tres tipos. En la instalación de los amarres se deben tomar las siguientes precauciones: • • • No dejar ninguna fila de pies sin amarrar. Amarrar siempre todos los pies del primer y último nivel. Colocar los amarres al tresbolillo.

Amarre Amarre a anclajes fijos del edificio Figura 24. Distintos tipos de amarres Utilización

Amarre de ventana Amarre Amarre a barra en marco metálico de ventana

con

puntal

Los andamios deben inspeccionarse antes de iniciar la jornada laboral o después de verse afectado por cualquier inclemencia atmosférica, en especial el viento. En la Tabla 5 se indica una lista de comprobación que facilita dicha inspección.

24

Tabla 5. Lista de comprobación 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. Los montantes están alineados Los montantes están verticales Los largueros están horizontales Los travesaños están horizontales Los elementos de arriostramiento horizontales y verticales están en buen estado Los anclajes de la fachada están en buen estado Los marcos con sus pasadores están correctamente ensamblados Las plataformas de trabajo están correctamente dispuestas y adecuadas a la estructura del andamio 9. Las barandillas, pasamanos, barras intermedias y rodapiés están correctamente dispuestas y en condiciones 10. Los accesos están en condiciones correctas

En caso de detectar cualquier anomalía se debe subsanar de inmediato o según su importancia clausurar la zona donde se encuentre pudiendo seguir trabajando en las zonas seguras. El acceso a la zona de trabajo por parte de los operarios se debe hacer siempre por las escaleras o pasarelas instaladas al efecto. Los operarios de montaje o desmontaje así como los que vayan a trabajar en el andamio montado deberán utilizar los elementos de protección individual que se indican en el apartado correspondiente de esta NTP Desmontaje El desmontaje del andamio debe realizarse en orden inverso al indicado para el montaje y en presencia de un técnico competente. Está totalmente prohibido lanzar desde cualquier altura los distintos elementos que componen el andamio. Se deben utilizar mecanismos de elevación o descenso convenientemente sujetos. Los distintos elementos del andamio deben acopiarse y retirarse lo más rápidamente posible al almacén. Otras normas Complementariamente es conveniente la instalación de redes o lonas en toda la zona de la estructura que dé a la calle desde las bases de nivelación hasta la cota más alta y desde un extremo a otro del andamio incluidos los laterales; las redes pueden ser de alto grado de permeabilidad al aire (60 gr/m 2 ), de menor permeabilidad pero mayor calidad (100 gr/m 2 ) e impermeables al aire (lonas). La utilización de los dos primeros tipos de redes es aconsejable pero se debe tener en cuenta que su utilización modifica la cantidad y/o tipo de amarre que llevará el andamio. Las lonas están totalmente desaconsejadas. Por otro lado se deberían instalar marquesinas protectoras en voladizo a la altura de la primera planta para la recogida de objetos o materiales caídos de forma incontrolada hacia el exterior del andamio. En el caso de instalación de lonas de protección se ha de tener en cuenta la salida del viento para evitar desplomes totales o parciales de la estructura. Cuando por problemas de espacio deban pasar personas propias o ajenas a la obra por debajo del andamio se deberán instalar bajo el mismo cualquier sistema de recogida de objetos o materiales de suficiente resistencia.

25

Riesgo de electrocución Para prevenir el riesgo de electrocución consideramos dos casos según se trate de líneas de AT o BT Líneas de AT Solicitar por escrito a la compañía eléctrica la descarga de la línea, su desvío o su elevación. Si no se pueden realizar alguna de las medidas anteriores, se deben establecer unas distancias mínimas de seguridad desde el punto más cercano del andamio a la línea de AT que según indica el Reglamento de Líneas Eléctricas de Alta Tensión son: • • Tensión < 66.000 V 3 m Tensión > 66.000 V 5 m

Líneas de BT Solicitar por escrito a la compañía eléctrica el desvío de la línea eléctrica. Si no se puede desviar la línea se deben colocar vainas aislantes sobre los conductores y caperuzas aislantes sobre los aisladores. Riesgo de caídas al mismo nivel Se debe evitar la acumulación de suciedad, objetos diversos y materiales innecesarios sobre las plataformas de trabajo. Todo el personal que trabaje sobre el andamio deberá estar adiestrado para que mantenga ordenada su zona de trabajo y deje libre el suelo de herramientas, cables, materiales, etc. utilizados para realizar su trabajo; para ello es conveniente disponer de cajas para depositar los útiles necesarios para realizar su trabajo. En cualquier caso una vez finalizada la jornada laboral se deben dejar libres todas las superficies de trabajo. Protecciones individuales La protección de varios de los riesgos relacionados se puede conseguir utilizando las siguientes elementos de protección individual: • • • Casco de seguridad clase N y botas de seguridad con puntera reforzada clase I para todos los trabajos. Guantes de cuero y lona en los trabajos de manipulación de elementos estructurales del andamio. Cinturón de seguridad de sujeción Clase A Tipo I con anclaje móvil. Su utilización correcta requiere la instalación previa de cables de vida situados estratégicamente en función del tipo de obra o edificio. En la Fig. 25 se pueden observar distintos casos de instalación de cables de vida en diferentes tipos de edificios.

Cualquier otro EPI a utilizar dependerá de las condiciones de trabajo de la zona donde esté instalado el andamio.

26

Fig. 25. Distintos casos de instalación de cables de vida en diferentes tipos de edificios Señalización En la señalización de seguridad se deben distinguir tres casos según se trate de seguridad laboral, seguridad viaria o seguridad peatonal. Seguridad laboral Los andamios deben tener señalizaciones de seguridad que indiquen la carga máxima admisible que puede soportar el andamio. Se deben utilizar las siguientes señales según los casos: obligación, protección obligatoria de la cabeza, protección obligatoria de las manos, protección obligatoria de los pies, protección individual obligatoria contra caídas, advertencia, caídas a distinto nivel, riesgo de tropezar, riesgo eléctrico, peligro en general, prohibición, prohibido pasar a los peatones, entrada prohibida a personas no autorizadas. Seguridad viaria Se deben utilizar las siguientes señales según los distintos casos en que el andamio invada más o menos la calzada: viarias (peligro obras, limitación de velocidad y estrechamiento de calzada); balizamiento mediante guirnaldas luminosas fijas e intermitentes.

27

Seguridad peatonal La seguridad de los peatones que puedan circular por debajo o en las proximidades de los andamios se asegurará señalizando los distintos elementos estructurales situados a nivel de calle mediante pintura reflectante a barras blancas y rojas impidiendo siempre que sea posible el paso por debajo de zonas donde se puedan golpear con alguna parte de la estructura. Para ello se pondrá la señal complementaria de prohibido pasar a los peatones. (Fig. 26)

Figura 26. Protección peatonal En el caso de que por motivos de seguridad los peatones no puedan pasar por debajo del andamio, se facilitará un paso alternativo debidamente protegido mediante vallas, señalizado y balizado sobre todo si se invade la calzada de circulación de vehículos. Por otro lado los accesos a locales públicos o portales se deben proteger especialmente mediante pórticos con protecciones horizontales y verticales. Legislación básica R.D. 1627/1997 de 24 de Octubre, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción (B.O.E. 25.X.1997) R.D. 485/1997 de 14 de Abril, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo (B.O.E. 23.IV.1997)

28

Convenio Colectivo General del Sector de Construcción. (B.O.E. 4.06.1998) Art. 15.2 Seguridad y Salud. Se aplica el Anexo II y el Cap. XVI excepto las secciones 1» y 2» de la Ordenanza General de la Construcción, Vidrio y Cerámica de 28 de Agosto de 1970 (B.B.O.O.E.E. de 5, 6, 7, 8 y 9 de Septiembre de 1970) siempre que no se opongan a la legislación vigente en cada momento Bibliografía a) Libros (1) NATIONAL SAFETY COUNCIL Manual de Prevención de Accidentes para Operaciones Industriales Madrid. Ed. MAPFRE S.A., 1977 (2) O.I.T. Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo. Vol. 1. Madrid. Centro de Publicaciones. Mº de Trabajo y Seguridad Social. 1989 (3) TRADE & TECHNICAL PRESS LTD Handbook of Industrial Safety and Health Mordem, Surrey, England.1980 (4) DIEGO ANDREONI La seguridad en la construcción de edificios Roma. E.N.P.I. 1967 (5) O.I.T. Convenios y recomendaciones internacionales del trabajo Prescripciones de seguridad (edificación), 1919-1984. Ginebra, 1985 (6) I.N.R.S. La sécurité dans l´entretien des batiments et des installations annexes des usines Paris, 1977 b) Normas Documento de armonización HD-1000 del CEN, 1988 (U.N.E. 76-502-90) Andamios de servicio y de trabajo, con elementos prefabricados A.E.N.O.R. Madrid Empresa colaboradora ULMA C y E, S. Coop. Ps. Otadui, 3 Apdo. 13 Oñati (Guipúzcoa)

29

NTP 208: GRÚA MOVIL
Grue mobile Mobile crane Redactor: Isidro Silos Millán Ingeniero Industrial GABINETE TÉCNICO PROVINCIAL DE CÁCERES Objetivo Exponer los riesgos específicos que se originan en los trabajos realizados con grúa móvil así como las medidas preventivas y sistemas de seguridad que han de adoptarse ante aquéllos. Descripción de la máquina En el más amplio sentido de su acepción denominaremos grúa móvil a todo conjunto formado por un vehículo portante, sobre ruedas o sobre orugas, dotado de sistemas de propulsión y dirección propios sobre cuyo chasis se acopla un aparato de elevación tipo pluma. Adoptada la anterior definición, se hace evidente que las numerosas posibilidades que se ofrecen para el acoplamiento de un vehículo y una grúa han de dar lugar a la existencia de una variada gama de modelos, que se extiende desde los destinados al remolque de otros vehículos hasta los que han sido concebidos exclusivamente para el movimiento de grandes cargas. Son a estos últimos a los que con la denominación concreta de grúa móvil nos referimos en la presente NTP y que en síntesis están constituidas por los siguientes componentes o grupos de elementos.

Fig. 1: 1) Chasis portante. 2) Plataforma base. 3) Corona de orientación. 4) Equipo de elevación. 5) Flecha telescópica. 6) Cabina de mando. 7) Estabilizadores

30

Chasis portante Estructura metálica sobre la que, además de los sistemas de propulsión y dirección, se fijan los restantes componentes. Superestructura Constituida por una plataforma base sobre corona de orientación que la une al chasis y permite el giro de 360º, la cual soporta la flecha o pluma que puede ser de celosía o telescópica, equipo de elevación, cabina de mando, y en algunos casos, contrapeso desplazable. Elementos de apoyo A través de los que se transmiten los esfuerzos al terreno, orugas, ruedas y estabilizadores u apoyos auxiliares que disponen las grúas móviles sobre ruedas y están constituidos por gatos hidráulicos montados en brazos extensibles, sobre los que se hace descansar totalmente la máquina lo cual permite aumentar la superficie del polígono de sustentación y mejorar el reparto de cargas sobre el terreno. Riesgos detectados Riesgos específicos Los que con mayor frecuencia se presentan en los trabajos realizados con grúas móviles, que consideramos específicos de esta máquina aunque también pueden serlo de otras, son los que siguen: Vuelco de la máquina Que puede producirse por nivelación defectuosa de la misma, por fallo del terreno donde se asienta, por sobrepasarse el máximo momento de carga admisible o por efecto del viento. Precipitación de la carga Por fallo en el circuito hidráulico, frenos, etc. por choque de las cargas o del extremo de la pluma contra un obstáculo, por rotura de cables o de otros elementos auxiliares (ganchos, poleas, etc.) y/ por enganche o estribado deficientemente realizados. Golpes Producidos por la carga durante la maniobra o por rotura de cables en tensión. Atrapamientos Entre elementos auxiliares (ganchos, eslingas, poleas, etc.) o por la propia carga. Contacto eléctrico Indirecto al entrar la pluma o los cables en contacto con una línea eléctrica. Riesgos generales A continuación se indican aquellos riesgos que también son comunes a la mayor parte de equipos e instalaciones o que se derivan de cualquier otro proceso productivo.

31

Atrapamientos Entre mecanismos u órganos en movimiento. Caídas a distinto nivel Durante el estribado o recepción de la carga cuando se realizan a diferentes niveles al que está situada la máquina. Caída a nivel Durante los desplazamientos requeridos para realizar el estribado de las cargas o dirigir la maniobra al gruista. Contacto con objetos cortantes o punzantes Durante la preparación o manejo de cargas. Caída de objetos Producido por desplome de las cargas mal apiladas. Choques Contra el material mal apilado. Proyección de partículas Dado que durante el movimiento de las cargas se desprenden partículas adheridas a las mismas. Sobreesfuerzos Originados por la utilización del esfuerzo muscular en la preparación de cargas. Quemaduras Por contacto con superficies calientes (escape de gases). Ruido Dado que el nivel sonoro puede alcanzar 96 dB en el interior de la cabina de mando. Intoxicación Por inhalación de los gases producidos por los motores de combustión especialmente cuando su reglaje es defectuoso.

32

Sistemas de seguridad Son medidas técnicas y equipos que anulan un riesgo o bien dan protección sin condicionar el proceso operativo. Entre los riesgos específicos originados en los trabajos con grúa móvil cabe destacar, por los graves daños en que puedan concretarse, el vuelco de la máquina, la precipitación de la carga y el contacto de la pluma con una línea eléctrica de A.T. Como se ha expuesto con anterioridad cada uno de estos riesgos tiene su origen en una o varias causas, algunas de las cuales pueden ser eliminadas mediante los sistemas de seguridad que se describen a continuación, por impedir que llegue a producirse la situación de peligro. Limitador del momento de carga Dispositivo automático de seguridad para grúas telescópicas de todo tipo, que previene contra los riesgos de sobrecarga o de vuelco por sobrepasarse el máximo momento de carga admisible. La finalidad de este dispositivo es impedir que se sobrepase la "curva de carga a seguir" indicada por el fabricante. Generalmente actúa emitiendo una señal de alarma, luminosa o sonora, cuando el momento de carga llega a ser el 75% del máximo admisible y bloqueando los circuitos hidráulicos al alcanzarse el 85% del valor de aquél. Válvulas de seguridad Sistema de válvulas que provocan el enclavamiento de las secciones de la pluma telescópicas al dejar bloqueados los circuitos hidráulicos cuando se producen fugas en los conductos de alimentación. Limitador de final de carrera del gancho Dispositivo eléctrico que corta automáticamente el suministro de fuerza cuando el gancho se encuentra a la distancia mínima admisible del extremo de la pluma. Pestillo de seguridad Dispositivo incorporado a los ganchos para evitar que los cables, estrobos o eslingas que soportan la carga puedan salirse de aquéllos. Existen diversos tipos entre los que cabe destacar los de resorte y los de contrapeso. Detector de tensión Dispositivo electrónico que emite una señal en la cabina de mando cuando la pluma se aproxima a una línea de alta tensión, al ser detectado el campo eléctrico por las sondas fijadas en el extremo de la flecha. Medidas preventivas Nos limitaremos a describir solamente las que han de adoptarse ante los riesgos específicos de los trabajos con grúa móvil, por entender que no corresponde tratar en este lugar las relativas a riesgos de tipo general.

33

Ante el riesgo de vuelco Se admite que una grúa es segura contra el riesgo de vuelco cuando, trabajando en la arista de vuelco más desfavorable, no vuelca en tanto se cumplen las condiciones impuestas por su constructor, entendiéndose por arista de vuelco más desfavorable aquélla de las líneas definidas por dos apoyos consecutivos cuya distancia a la vertical que pasa por el centro de gravedad de toda la máquina, es menor. Esta distancia, para cada posición y alcance de la pluma, es más pequeña cuanto mayor es el ángulo que forma el plano horizontal con el definido por la plataforma base de la grúa (Figura 2) y como el momento de vuelco tiene por valor el producto de dicha distancia por el peso total de la máquina, es de vital importancia que su nivelación sea adecuada para que el mínimo momento de vuelco que pueda resultar sobre la arista más desfavorable durante el giro de la pluma sea siempre superior al máximo momento de carga admisible, que en ningún caso deberá sobrepasarse.

Fig. 2: HH´) Plano horizontal. PP´) Plano de apoyo. a) ángulo entre ambos planos. CG) Centro de gravedad de la máquina. d) Distancia de la arista de trabajo a la vertical por CG. Es por ello por lo que ante este riesgo deberá procederse actuando como sigue: Sobre el terreno Se comprobará que el terreno tiene consistencia suficiente para que los apoyos (orugas, ruedas o estabilizadores) no se hundan en el mismo durante la ejecución de las maniobras. El emplazamiento de la máquina se efectuará evitando las irregularidades del terreno y explanando su superficie si fuera preciso (Figuras 3 y 4), al objeto de conseguir que la grúa quede perfectamente nivelada, nivelación que deberá ser verificada antes de iniciarse los trabajos que serán detenidos de forma inmediata si durante su ejecución se observa el hundimiento de algún apoyo.

34

Fig. 3

Fig. 4

Si la transmisión de la carga se realiza a través de estabilizadores y el terreno es de constitución arcillosa o no ofrece garantías, es preferible ampliar el reparto de carga sobre el mismo aumentando la superficie de apoyo mediante bases constituidas por una o más capas de traviesas de ferrocarril o tablones, de al menos 80 mm. de espesor y 1.000 mm. de longitud que se interpondrán entre terreno y estabilizadores cruzando ordenadamente, en el segundo supuesto, los tablones de cada capa sobre la anterior (Figura 5).

Fig. 5 Sobre los apoyos Al trabajar con grúa sobre ruedas transmitiendo los esfuerzos al terreno a través de los neumáticos, se tendrá presente que en estas condiciones los constructores recomiendan generalmente mayor presión de inflado que la que deberán tener circulando, por lo que antes de pasar de una situación a otra es de gran importancia la corrección de presión con el fin de que en todo momento se adecuen a las normas establecidas por el fabricante. Asimismo en casos de transmisión de cargas a través de neumáticos, la suspensión del vehículo portante debe ser bloqueada con el objeto de que, al mantenerse rígida, se conserve la horizontalidad de la plataforma base en cualquier posición que adopte la flecha y para evitar movimientos imprevistos de aquél, además de mantenerse en servicio y bloqueado al freno de mano, se calzarán las ruedas de forma adecuada. Cuando la grúa móvil trabaja sobre estabilizadores, que es lo recomendable aún cuando el peso de la carga a elevar permita hacerlo sobre neumáticos, los brazos soportes de aquéllos deberán encontrarse extendidos en su máxima longitud y, manteniéndose la correcta horizontalidad de la máquina, se darán a los gatos la elevación necesaria para que los neumáticos queden totalmente separados del suelo (Figura 6).

35

Fig. 6: Posicionamiento correcto En la maniobra La ejecución segura de una maniobra exige el conocimiento del peso de la carga por lo que, de no ser previamente conocido, deberá obtenerse una aproximación por exceso, cubicándola y aplicándole un peso específico entre 7,85 y 8 Kg/dm3 para aceros. Al peso de la carga se le sumará el de los elementos auxiliares (estrobos, grilletes, etc.). Conocido el peso de la carga, el gruista verificará en las tablas de trabajo, propias de cada grúa, que los ángulos de elevación y alcance de la flecha seleccionados son correctos, de no ser así deberá modificar alguno de dichos parámetros. En operaciones tales como rescate de vehículos accidentados, desmantelamiento de estructuras, etc., la maniobra debe realizarse poniendo en ella una gran atención pues si la carga está aprisionada y la tracción no se ejerce verticalmente, el propio ángulo de tiro puede ser causa de que sobre la arista de trabajo se produzca un momento de carga superior al máximo admisible. Por otra parte deben evitarse oscilaciones pendulares que, cuando la masa de la carga es grande, pueden adquirir amplitudes que pondrían en peligro la estabilidad de la máquina, por lo que en la ejecución de toda maniobra se adoptará como norma general que el movimiento de la carga a lo largo de aquella se realice de forma armoniosa, es decir sin movimientos bruscos pues la suavidad de movimientos o pasos que se siguen en su realización inciden más directamente en la estabilidad que la rapidez o lentitud con que se ejecuten. En cualquier caso, cuando el viento es excesivo el gruista interrumpirá temporalmente su trabajo y asegurará la flecha en posición de marcha del vehículo portante. Ante el riesgo de precipitación de la carga Generalmente la caída de la carga se produce por enganche o estribado defectuosos, por roturas de cables u otros elementos auxiliares (eslingas, ganchos, etc.) o como consecuencia del choque del extremo de la flecha o de la propia carga contra algún obstáculo por lo que para evitar que aquélla llegue a materializarse se adoptarán las siguientes medidas:

36

Respecto al estribado y elementos auxiliares El estribado se realizará de manera que el reparto de carga sea homogéneo para que la pieza suspendida quede en equilibrio estable, evitándose el contacto de estrobos con aristas vivas mediante la utilización de salvacables. El ángulo que forman los estrobos entre sí no superará en ningún caso 120º debiéndose procurar que sea inferior a 90º. En todo caso deberá comprobarse en las correspondientes tablas, que la carga útil para el ángulo formado, es superior a la real. Cada uno de los elementos auxiliares que se utilicen en las maniobras (eslingas, ganchos, grilletes, ranas, etc.) tendrán capacidad de carga suficiente para soportar, sin deformarse, las solicitaciones a las que estarán sometidos. Se desecharán aquellos cables cuyos hilos rotos, contados a lo largo de un tramo de cable de longitud inferior a ocho veces su diámetro, superen el 10% del total de los mismos. Respecto a la zona de maniobra Se entenderá por zona de maniobra todo el espacio que cubra la pluma en su giro o trayectoria, desde el punto de amarre de la carga hasta el de colocación. Esta zona deberá estar libre de obstáculos y previamente habrá sido señalizada y acotada para evitar el paso del personal, en tanto dure la maniobra. Si el paso de cargas suspendidas sobre las personas no pudiera evitarse, se emitirán señales previamente establecidas, generalmente sonoras, con el fin de que puedan ponerse a salvo de posibles desprendimientos de aquéllas. Cuando la maniobra se realiza en un lugar de acceso público, tal como una carretera, el vehículo-grúa dispondrá de luces intermitentes o giratorias de color amarillo-auto, situadas en su plano superior, que deberán permanecer encendidas únicamente durante el tiempo necesario para su ejecución y con el fin de hacerse visible a distancia, especialmente durante la noche. Respecto a la ejecución del trabajo En toda maniobra debe existir un encargado, con la formación y capacidad necesaria para poder dirigirla, que será responsable de su correcta ejecución, el cual podrá estar auxiliado por uno o varios ayudantes de maniobra, si su complejidad así lo requiere. El gruista solamente deberá obedecer las órdenes del encargado de maniobra y de los ayudantes, en su caso, quienes serán fácilmente identificables por distintivos o atuendos que los distingan de los restantes operarios. Las órdenes serán emitidas mediante un código de ademanes que deberán conocer perfectamente tanto el encargado de maniobra y sus ayudantes como el gruista, quién a su vez responderá por medio de señales acústicas o luminosas. Generalmente se utiliza el código de señales definido por la Norma UNE 003 (Figura 7).

37

Fig. 7

38

Durante el izado de la carga se evitará que el gancho alcance la mínima distancia admisible al extremo de la flecha, con el fin de reducir lo máximo posible la actuación del dispositivo de Fin de Carrera, evitando así el desgaste prematuro de contactos que puede originar averías y accidentes. Cuando la maniobra requiere el desplazamiento del vehículo-grúa con la carga suspendida, es necesario que los maquinistas estén muy atentos a las condiciones del recorrido (terreno no muy seguro o con desnivel, cercanías de líneas eléctricas), mantengan las cargas lo más bajas posible, den numerosas y eficaces señales a su paso y estén atentos a la combinación de los efectos de la fuerza de inercia que puede imprimir el balanceo o movimiento de péndulo de la carga. Ante el riesgo eléctrico En presencia de líneas eléctricas debe evitarse que el extremo de la pluma, cables o la propia carga se aproxime a los conductores a una distancia menor de 5 m. si la tensión es igual o superior a 50 Kv. y a menos de 3 m. para tensiones inferiores. Para mayor seguridad se solicitará de la Compañía Eléctrica el corte del servicio durante el tiempo que requieran los trabajos y, de no ser factible, se protegerá la línea mediante una pantalla de protección (Figura 8).

Fig. 8: D) Distancia entre traviesas igual a 0,5 m. d) Distancia de pantalla a L.E. de 5m. si la tensión es superior o igual a 50 Kv. y de 3 m. si es menor. En caso de contacto de la flecha o de cables con una línea eléctrica en tensión, como norma de seguridad el gruista deberá permanecer en la cabina hasta que la línea sea puesta fuera de servicio ya que en su interior no corre peligro de electrocución. No obstante si se viese absolutamente obligado a abandonarla, deberá hacerlo saltando con los pies juntos, lo más alejado posible de la máquina para evitar contacto simultaneo entre ésta y tierra. Mantenimiento preventivo El mantenimiento adecuado de todo equipo industrial tiene como consecuencia directa una considerable reducción de averías, lo cual a su vez hace disminuir en la misma proporción la probabilidad de que se produzcan accidentes provocados por aquéllas. Tiene por ello gran importancia realizar el mantenimiento preventivo tanto de la propia máquina como de los elementos auxiliares en los que, como mínimo, constará de las siguientes actuaciones:

39

De la máquina Además de seguir las instrucciones contenidas en el Manual de Mantenimiento en el que el constructor recomienda los tipos de aceites y líquidos hidráulicos que han de utilizarse y se indican las revisiones y plazos con que han de efectuarse, es de vital importancia revisar periódicamente los estabilizadores prestando particular atención a las partes soldadas por ser los puntos más débiles de estos elementos, que han de verse sometidos a esfuerzos de especial magnitud. De los elementos auxiliares Los elementos auxiliares tales como cables, cadenas y aparejos de elevación en uso deben ser examinados enteramente por persona competente por lo menos una vez cada seis meses. Con propósitos de identificación, de modo que puedan llevarse registros de tales exámenes, debe marcarse un número de referencia en cada elemento y en el caso de eslingas se fijará una marca o etiqueta de metal numerada. En el registro se indicará el número, distintivo o marca de cada cadena, cable o aparejo, la fecha y número del certificado de la prueba original, la fecha en que fue utilizado por primera vez, la fecha de cada examen así como las particularidades o defectos encontrados que afecten a la carga admisible de trabajo y las medidas tomadas para remediarlas. Protección personal Para la prevención de accidentes en las maniobras con camión-grúa, además de los dispositivos de seguridad y medidas preventivas descritas, se han de utilizar, según los riesgos de cada puesto de trabajo, los siguientes equipos de protección personal que deberán estar homologados según las Normas Técnicas Reglamentarias correspondientes: • • • • • • • • Ropa de trabajo adecuada. Casco de seguridad. Pantallas para la protección del rostro. Gafas protectoras para la protección de la vista. Auriculares, casquetes antirruido o similares para la protección de los oídos. Botas de seguridad con refuerzos metálicos. Guantes de seguridad. Cinturones de seguridad.

Comportamiento humano Actitudes psico-físicas Las maniobras de las grúas conllevan grandes responsabilidades por lo que solamente deben confiarse a personas capaces, exentas de contraindicaciones físicas (limitación de las capacidades visuales y auditivas, tendencia al vértigo, impedimentos físicos de otra naturaleza, etc.) dotadas de rapidez de decisión y de reacción y que posean los conocimientos técnicos precisos. Mediante un cuidadoso examen médico y psicotécnico es posible realizar una selección previa del personal apto, pero su especialización en maniobras con la grúa requiere también efectuar, con resultado positivo, un período de instrucción teórica y de enseñanza práctica como ayudante de maquinista calificado.

40

Aptitudes ergonómicas La óptima posición del cuerpo humano es la postura de sentado y en su defecto la de piesentado y por ello, en las máquinas que disponen de cabina de control y mando es esencial un asiento cómodo para el gruista, que debe estar situado de tal forma que permita la máxima visión de todas las operaciones de izado. La cabina de la grúa estará acondicionada contra las inclemencias del tiempo de manera que en su interior los factores temperatura y humedad se mantengan dentro de la zona de confort. Asimismo estará protegida contra ruidos y vibraciones. Los controles de la máquina deben quedar al alcance del gruista, de modo que puedan accionarse sin esfuerzos innecesarios.

41

BIBLIOGRAFÍA
LEYES Ley de ordenación edificatoria Ley de prevención de riesgos laborales Ley general de seguridad y salud Ley 54/2003 DIRECTIVAS EUROPEAS Directiva 92/057/CEE Directiva 89/391/CEE REALES DECRETOS RR.DD 555/1986 RR.DD 84/1990 RD 1627/1997 LIBRO Compendio de arquitectura legal Autor: García Erviti, Federico

COMPONENTES
Quintana Delgado, Eva María Ramírez Molina, María de Tiscar Ruiz Hermoso, Beatriz

42