You are on page 1of 49

El paradigma de la homogeneidad

Mónica Quijada*

El éxito en la difusión del multiculturalismo nos ha acostumbrado a percibir con


prevención cualquier referencia a la homogeneidad cultural en el seno de los grandes
Estados nacionales. Esta visión, sin embargo, constituye un desarrollo relativamente
reciente. En su famoso libro Nations and Nationalism (1983) afirmaba uno de los más
influyentes teóricos de la nación, Ernest Gellner: “No entendemos propiamente todas
las opciones de que dispone la sociedad industrial, y a lo mejor nunca lo hagamos,
pero entendemos algunas de sus características esenciales. El tipo de homogeneidad
cultural requerida por el nacionalismo es una de ellas, y sería mejor que hiciéramos las
paces con ella. No es que el nacionalismo imponga la homogeneidad, sino que una
homogeneidad impuesta por un imperativo objetivo e ineludible aflora eventualmente
en la forma de nacionalismo”.1 La conexión que establece Gellner entre homogeneidad
y nacionalismo no es casual, ya que la primera fue asumida como una materia de
preocupación central de los Estados a partir de su vinculación a la legitimidad política.
Es decir, según el modelo de Gellner, ese proceso tuvo lugar cuando las condiciones
sociales favorecieron la existencia de altas culturas, homogéneas y centralmente
sostenidas, que permearon no sólo élites minoritarias sino poblaciones enteras, las
cuales se identificaron voluntaria y a menudo ardientemente con esa cultura unificada,
bien definida y educacionalmente sancionada. Dicha cultura se convirtió entonces en
el único repositorio de la legitimidad política, produciéndose la convergencia de
voluntad, cultura y unidad política.2 De tal forma el nacionalismo, que implica una
nueva forma de organización social, basada en culturas hondamente internalizadas y
dependientes de la educación, cada una protegida por su propio estado es la
manifestación externa de un profundo ajuste en la relación entre política y cultura. Las
condiciones sociales que favorecieron el surgimiento de este sistema corresponden
según este autor al desarrollo de la sociedad que no llegó simultáneamente a todas las
partes del mundo ni de la misma manera. Se trata de un proceso secular que llevó al

*
En: Quijada, Mónica, Bernand, Carmen y Schneider, Arnol. Homogeneidad y Nación con un estudio de
caso: Argentina siglos XIX y XX, Capítulo I, CSIC, Madrid, 2000. pp. 15-55.
1
Ernest Gellner: Nations and Nationalism, Cornell University Press, 1983, p.39.
2
Idem. P.5

1
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

establecimiento de una sociedad anónima, impersonal, con individuos unidos por una
cultura compartida formando una población móvil alfabeta, educacionalmente
estandarizada, con mandatarios y mandados culturalmente similares, en lugar de una
compleja estructura previa de grupos locales sostenidos por culturas reproducidas in
situ por los propios microgrupos y en la que las altas culturas imponían su autoridad,
no definían los límites de una unidad política.3

De tal forma el modelo de Gellner plantea la homogeneidad como una


necesidad objetiva surgida de un proceso de modernización. Esto tiene la ventaja de
proporcionar un marco que favorece la visión de la nación y de la uniformidad cultural
como un constructo, perseguible en el tiempo y desprovisto de toda aspiración
esencialista. Sin embargo, es insuficiente para explicar el proceso histórico que
queremos comprender. No tiene en cuenta algunos aspectos que son relevantes para
nuestro tema. Por un lado y como ya señaló John Rex, en el proceso de
modernización la política y la economía son liberadas de su subordinación a
instituciones comunales y a la cultura de la etnia. En lugar de ello pasan a ejercer una
dominación sobre estas últimas o erosionan la misma base de su existencia. En este
proceso es la política la que es dominante. Ella regula y administra el conjunto de su
territorio dado y, al hacerlo, coloca bajo su control a la economía, la lengua y la
religión.4 Por otro, la nación moderna raramente se contenta con la vinculación
individual de sus miembros; por el contrario, necesita crear un sentimiento de amor
patrio y un sentido de pertenencia a la nación y para ello recurre a elementos
premodernos. Finalmente, existe un vínculo estrecho del Estado-nación y la
construcción moderna del concepto de “ciudadanía” que se origina en el proceso de
configuración de las “naciones de ciudadanos” desde la segunda mitad del siglo XVIII,
cuando las antiguas lealtades al señor o al monarca fueron reemplazadas por la
lealtad a la nación.

La Irrupción de una nueva forma de ciudadanía

“Ciudadanía” y “ciudadano” son términos arcaicos, cuyo contenido ha ido a lo


largo de la historia. En la Antigüedad florecieron como conceptos clave en el
pensamiento político y legal en ámbitos geográficamente limitados y abarcando solo a
una minoría de la población que era políticamente activa y culturalmente monolítica en

3
Idem, p. 57 y 50
4
John Rex: “The nature of etnicity in the project of migration”, en Montserrat Guibernau y John Rex: The
Ethnicity Reader Nationalism, Multiculturalism and Migration. Polity Press, Cambridge, 1997. pp. 269-283.

2
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

tanto que los individuos que la integraban tenían conocimiento directo de sus
conciudadanos. Esta manera de entender la ciudadanía se mantuvo en términos
generales hasta que se consolidó una nueva forma institucional basada en el
nacimiento -o residencia específica en un estado territorial, que aspiró a “ciudadanizar”
a todos sus miembros y en el que era imposible la política de contacto personal.
Basado en esta diferenciación Peter Riesenberg distingue entre una “primera” y una
“segunda” forma de ciudadanía5.

La segunda forma de ciudadanía -que correspondería grosso modo acodo a la


“comunidad imaginada”, según la exitosa conceptualización de Benedict Anderson es
reciente y no se remonta más allá de promediado el siglo XVIII. Con anterioridad a
ello, en la edad moderna y durante un período de más de dos siglos la ciudadanía dejó
de ser un eje de preocupación del pensamiento político, que tendió a centrarse en
temas tales como el constitucionalismo, el vínculo entre el individuo -percibido como
“súbdito”- y su rey, la relación de los monarcas con los parlamentos y los estados y la
eficacia administrativa. Pero en el pasaje del Antiguo Régimen al republicanismo los
conceptos de “ciudadano” y “ciudadanía” crecieron en centralidad e importancia Los
pensadores de la Ilustración encontraron en “ciudadano” una palabra que poseía la
autoridad de un origen clásico y era al propio tiempo un término legal familiar, que
podía adaptarse a las necesidades tanto de la tradición absolutista como la
republicana. Sin embargo, cuando en la década de 1750 Diderot escribió sobre la
ciudadanía en la Encyclopédie, presentó la institución en términos de la antigua
ciudad-estado. También Rousseau vio el modelo de su sociedad moral en la
idealizada comunidad alpina de la Ginebra de su juventud. La visión que se tenía era
la de la polis, con su pequeña superficie, su población reducida y orgánicamente
ordenada, religión única, cultura política única y modelo único y globalmente aceptado
del buen ciudadano. Un mundo a pequeña escala. Los observadores políticos todavía
encontraban difícil pensar en las implicaciones de la ciudadanía para un pueblo y un
territorio más grande que la polis.6 Sin embargo, ya Rousseau, como Montesquieu y
otros críticos comenzaron a discutir sobre el problema de crear instituciones y
sentimientos que pudieran funcionar en ámbitos amplios.

Cuando la Revolución hubo derrocado a la monarquía, constituyendo en breve


lapso la república, la ciudadanía se volvió importante y el “ciudadano” apareció en

5
Peter Riesenberg: Citizenship in the Western Tradition. Plato to Rousseau, The University of North
Carolina Press, Chapel Hill and London, 1992.
6
Idem, pp. 153-155.

3
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

todas las bocas, convirtiéndose en una proclamación de lealtad a una nueva forma de
organización política. Había habido muy poca preparación para la nueva realidad
republicana, y durante un período se siguió considerando a las virtudes ciudadanas tal
como se derivaban en un sentido tradicional del mundo antiguo, o mediadas por la
experiencia italiana, especialmente según los análisis de Maquiavelo.7 Sin embargo, la
nueva percepción de la ciudadanía tenía lugar en un contexto condicionante que
imponía el tránsito del ciudadano virtuoso al ciudadano libre, racional y responsable.
Se trataba, fundamentalmente, del traslado de la legitimidad política desde el monarca
o la dinastía, al pueblo soberano, que se convirtió en sinónimo de “la nación”. La
legitimidad y, por tanto, la soberanía, ya no residían en una forma institucional
personalizada que unificaba entre sí lealtades distintas y heterogéneas. Ahora se
vinculaban a un abstracto, una entelequia -el “pueblo”, la “nación”- que carecía de
corporización.

Al igual que la primera forma de ciudadanía, esta segunda configuración que


vinculaba la legitimidad política con la soberanía popular constituía un sistema de
privilegio y selección, y por tanto de exclusión. Una de las principales funciones de la
ciudadanía ha sido siempre la de actuar como agente o principio de discriminación que
privilegia a los ciudadanos y segrega a los que no lo son, favoreciendo a “algunos”
frente a “todos”.8 Esto pone en primer plano el problema de la homogeneidad, ya que
la barrera entre lo homogéneo hacia el interior y lo heterogéneo hacia fuera coincide
con los límites de la inclusión y la exclusión.

En el sistema de polis funcionaba una suerte de homogeneidad natural,


vinculada a los límites estrechos de la ciudadanía que solía incluir sólo a una minoría
de la población. A lo largo de los siglos XVI, XVII y parte del XVIII, el desarrollo de la
política de Estado sobre poblaciones extensas implicó una macro construcción sobre
unas bases demográficas heterogéneas. Ello favoreció la búsqueda de la
homogeneidad en ciertos aspectos que eran particularmente importantes en el ámbito
de las preocupaciones de los Estados, como la religión. En los Estados modernos se
toleraba la diversidad de lenguas y culturas, pero las luchas por la imposición de la
uniformidad religiosa fueron extremas y sangrientas, y la fe se asumió como el
elemento de unidad. La construcción estatal de la edad moderna aplicó también otros
mecanismos de homogeneización, como la eliminación de las soberanías rivales

7
Idem, pp. 153-154.
8
Idem., p. xvii.

4
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

dentro de un territorio dado, el establecimiento de burocracias permanentes y ejércitos


en armas, o la abolición de jurisdicciones en competencia con el poder monárquico,
como las de la Iglesia o las aristocracias territoriales.

Pero el advenimiento de la segunda forma de ciudadanía dio lugar a un


proceso inédito: se hizo necesario corporizar una abstracción -el “pueblo”- para
asentar la legitimidad política en un sistema referencial colectivo. Ello suponía redefinir
los términos de la inclusión en la nueva comunidad, decidir cuáles eran los referentes
comunes que habían de ser colectivamente reverenciados y crear instituciones que,
por un lado, permitieran la participación individual y, por otro, atrajeran la atención de
hombres apartados entre sí por distancias de cientos y miles de kilómetros, hacia
cuestiones de interés común vinculadas al bienestar general. Para ello debía existir un
modelo ideológico de unidad que anticipara esa configuración, que fuese al mismo
tiempo un fenómeno de masas y un fenómeno de individuación, y que actuase
mediante la relativización y la subordinación de la diversidad, de tal forma que lo que
se impusiese y se viviese como irreductible fuera la diferencia simbólica entre
“nosotros” y “ellos”, entre “los nacionales” y “los extranjeros”. Ese modelo ideológico,
que en algunos casos se llamó patriotismo y en otros nacionalismos,9 tenía por objeto
traducir un sentimiento cívico altamente emocional desde el nivel de la polis al del
estado territorial. No en todos los casos es tan visible este salto conceptual como en
los Federalistas de la Independencia norteamericana, que en fecha tan temprana
como 1787 afirman:

“Providence has been pleased to give this one connected country, to one united people,
a people descended from the same ancestors, speaking the same language, professing
the same religion, attached to the same principies of government, very similar in their
manners and customs (...) This country and this people seem to have been made for
each other, and it appears as if it was the design of Providence, that an inheritance so
proper and convenient for a band of brethren, united to each other by the strongest ties,
should never be split into a number of unsocial, jealous and alien sovereignties”10

En otras palabras, los Federalistas ya imaginaban la existencia de una


personalidad colectiva interna y duradera, presente en cada individuo y detentada en

9
Cfr. Etienne Balibar: “The Nation Form: History and Ideology”, p.138. En Geoff Eley y Ronald Grigor
Suny: Becoming National, Oxford University Press, New York-Oxford, 1996, pp. 132-149.
10
The Federalist Papers by Alexander Hamilton, James Madison and John Jay. With an introduction and
commentary by Garry Willis, Bantam Books, Toronto-New York, 1982, p.7.

5
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

común, preservada por una frontera externa que actúa como una proyección y
protección de la misma.

En las construcciones nacionales occidentales este modelo ideológico tendió a


enunciar y asumir teóricamente la existencia del “pueblo”, pero no bastaba con ello:
este último había de ser producido; más aún, debía producirse y reproducirse a sí
mismo como una comunidad nacional. Para ello había que crear el efecto de unidad
en virtud del cual el colectivo -la nación de ciudadanos- quisiera aparecer, a los ojos
de todos, como la base y el origen del poder político. Y, a medida que las formaciones
sociales eran nacionalizadas, las poblaciones que las integraban se etnicizaban,11 es
decir, eran representadas en el pasado y en el futuro como si formasen una
comunidad natural, en posesión de una identidad de orígenes, cultura e intereses que
trascendía a los individuos y a las condiciones sociales.

En el caso de los condicionamientos sociales, no se trata de que éstos se


diluyesen sino que, como ha dicho Benedict Anderson, el vínculo “fraternal” que une a
la comunidad nacional es alcanzado con independencia de las prácticas de dominio
existentes; es decir, la nación siempre se concibe como una camaradería profunda y
horizontal, sin tener en cuenta la desigualdad y explotación que pueden existir en
ella.12 Extremando esta propuesta, podría agregarse que el movimiento hacia la
homogeneización propio del nacionalismo fue desigualador por antonomasia, porque
tendió a traducir en desniveles sociales la diversidad cultural y étnica. En efecto, el
proceso de homogenización implicó eliminar cualquier forma de diversidad que no
fuera traducible en términos sociales. A medida que se definían las líneas verticales de
distinción entre “los incluidos” y “los excluidos” (“nosotros” y “los otros”, los
“nacionales” y los “extranjeros”), es decir, a medida que se afirmaba la homogeneidad
interna en contraposición a lo heterogéneo representado por lo externo, en el interior
de cada sociedad se negaban las solidaridades verticales (étnicas) y se enfatizaban
las solidaridades horizontales de clase. En el proceso de superación de la diversidad
simbólica, estamental y étnica, la heterogeneidad debía circunscribirse a una
diferenciación exclusivamente socioeconómica y a partir de un entramado social
caracterizado por la existencia de una capacidad de movilidad interna.

11
El concepto de etnización de la polity fue acuñado por R.D. Grillo en Nation and State in Europe:
anthropological perspectives, Academic Press, London, 1980. Véase también Louis-Jean Calvet:
Linguistique e colonialisme. Petit traité de glottophagie, Éditions Payot, París, 1974, p.169.
12
Benedict Anderson: Imagined communities. Reflections on the Origin and Spread of Nationalism. Verso,
London-New York, 1983, p.16.

6
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

Cuando a la diversidad cultural se agregaban las diferencias fenotípicas -lo que


fue característico de los procesos americanos- una parte de la acción
homogeneizadora estuvo destinada a resolver esa forma de heterogeneidad,
extremadamente visible y que no podía solventarse apelando a la dicotomía “nacional
vs extranjero”, ya que las diferencias “raciales” eran compatibles con la pertenencia
original a un mismo territorio. En el siglo XIX, una manera de resolver esa
heterogeneidad “interna” fue acentuando la categorización fenotípica (o “racial”) y
poniendo en marcha un sistema de segregación que marginara del cuerpo de la
nación a alguna o algunas de las categorías. Esta forma de tratamiento de la
diversidad fue característica de la construcción norteamericana en algunos momentos
de su historia. Como veremos más adelante en estas páginas, el caso argentino fue
distinto y constituye un ejemplo interesante de traducción de la diferencia étnica en
jerarquización social. En ese país se articuló un sistema que favoreció la inclusión
física, en la sociedad mayoritaria, de todos aquellos que portaban rasgos de
diferenciación fenotípica, al tiempo que esa integración se producía en los estratos
más bajos de la jerarquía social y era acompañada de una negación simbólica de la
diferencia. En otras palabras, tuvo lugar un ocultamiento de la diferenciación fenotípica
en tanto categoría “racial”, pero esa diferencia fue traducida en jerarquización social.
De tal forma, el color de la piel fue considerado un rasgo de estratificación social, pero
no una categoría étnica o “racial”.

El proceso de “etnización” de la nación de ciudadanos fue en parte una


construcción consciente y colectiva. Un territorio común, una lengua o una cultura
pueden proveer las bases para una identidad o conciencia compartida, pero para que
esa conciencia se convierta en “nacional” (es decir, no religiosa, regional o étnica) se
requiere algo más: es imprescindible la intervención política. En otras palabras, se
precisa la acción política creativa para transformar una población segmentada y
desunida en una nación homogénea y coherente.13 De ahí la importancia que tuvo la
acción de una parte de las élites identificada con la intelligentsia. Políticos, ensayistas,
escritores, funcionarios, maestros, historiadores -que en muchos casos combinaron
dos o más roles-tejieron el entramado de la homogeneidad mediante la definición de
líneas verticales de distinción entre “nosotros” y “los otros”, precisando las fronteras y
los contenidos de la autonomía cultural. Sin embargo, sería muy limitador ver el
nacionalismo como una mera protesta de grupos de élite contrapuesta a una
movilización social frustrada. La potencia del nacionalismo surgió de la resonancia que

13
Cfr. Geoff Eley y Ronald Grigor Suny: “Introduction: From the Moment of Social History to the Work of
Cultural Representation”, en Idem: Becoming National, op.cit., pp.3-38.

7
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

tuvo el discurso más allá de sus primeras articulaciones.14 Aunque es fundamental la


habilidad del liderazgo para conducir y manipular los significados culturales, las
naciones, como ha dicho Eric Hobsbawm, “are dual phenomena, constructed
essentially from above, but which cannot be understood unless also analysed from
below, that is in terms of the assumptions, hopes, needs, longings and interests of
ordinary people, which are not necessarily national and still less nationalist”.15 Ambos
niveles se precisan para que se produzca el pasaje de un tipo de historia (de
dispersión y heterogeneidad) a otra (de unificación y solidaridades colectivas). En este
pasaje fue fundamental el papel desempeñado por los cambios que trajo consigo la
segunda forma de ciudadanía y, con ella, la expansión del sistema representativo.

Como afirma T. Pérez Vejo, “acostumbrados a vivir en sociedades que ya han


sufrido la acción uniformadora del Estado (...) nos resulta difícil hacernos idea de hasta
qué punto las sociedades europeas previas al desarrollo del Estado-nación eran
sociedades heterogéneas, de compartimentos estancos, en las que la diferenciación
cultural y/o racial era la norma y no la excepción”.16 En el Antiguo Régimen la sociedad
estaba organizada en cuerpos sociales y éstos se vinculaban entre sí por relaciones
que no eran ni públicas ni políticas; los cuerpos sociales simplemente eran, y porque
eran, hacían ser al individuo, que alcanzaba existencia por y en su estado.17 No existía
la libertad del individuo, sino las libertades corporativas, en las que la desigualdad
natural fundamentaba la desigualdad legal, concretada en privilegios. Esta forma de
concebir la sociedad como parte de la misma naturaleza humana, sin momento
constituyente, basada en un conjunto de cuerpos desiguales y diferentes,18 cuya
referencia común se situaba en la cabeza corporizada por la figura del rey, conllevaba
un sistema de heterogeneidades perfectamente compatibles con un ordenamiento
social que se autoconsideraba como formando parte de la naturalidad de las cosas.
Con la segunda forma de ciudadanía irrumpe un orden político que ya no es natural
sino artificial y que consagra un sistema organizado en torno al individuo,
produciéndose el paso de una sociedad basada en un conjunto de cuerpos
heterogéneos a otra integrada por individuos idealmente iguales por naturaleza y ante
la ley, con el surgimiento de la idea de derechos individuales fundada en el principio de

14
Cfr.. Idem, p.15.
15
Eric Hobsbawm: Nations and Nationalism since 1780. Programrne, myth, reality, Cambridge University
Press, Cambridge-New York-Port Chester-Melbourne-Sidney, 1990, p.10.
16
Tomás Pérez Vejo: Nación, identidad nacional y otros mitos nacionalistas, Ediciones Nobel, Oviedo,
1999, pp.95-96.
17
Bartolomé Clavero: Razón de Estado, razón de individuo, razón de historia, Centro de Estudios
Constitucionales, Madrid, 1991, p.42.

8
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

igualdad universal, que conduce a la abolición de los estatutos particulares. Individuos


que son los titulares de la soberanía y que, en tanto ciudadanos, se mueven en un
ámbito de participación activa cuya principal manifestación es la expansión del ideal
representativo.19 Aunque la centralización del Estado en la edad moderna produjo,
como hemos visto, una cierta homogeneización, esta forma de homogeneidad no dejó
de darse en un ámbito fundamentalmente corporativo. Hasta el triunfo del concepto de
sociedad basada en la sumatoria de individuos libres e iguales el hombre podía tener
varias lealtades; en el siglo XIX sólo se aceptaría la lealtad a la nación representada
en el Estado. Es precisamente la consagración de este sistema lo que conlleva la
necesidad de crear una retícula que incorpore a los individuos a una totalidad.20 Esa
retícula es lo que hemos llamado, siguiendo a R. D. Grillo, la etnización de la polity,
que consagra una construcción artificial conducente a la homogeneización de la
sumatoria de individualidades para convertirla en una unidad cohesionada: el pueblo
soberano. Esto es lo que explica que la homogeneización de las poblaciones aparezca
como una referencia temprana en el pensamiento ilustrado (véase por ejemplo
Rousseau, verdadero heraldo de la segunda forma de ciudadanía)21 y se convierta en
una reivindicación constante del liberalismo decimonónico.

Los liberales del siglo pasado pensaban que la libertad individual se vinculaba
de manera importante a la pertenencia a un grupo nacional. En palabras de John
Stuart Mill,

“En un pueblo sin sentimientos de comunidad, especialmente si lee y habla lenguas


distintas, no puede existir la opinión pública unificada necesaria para el trabajo de las
instituciones representativas (...) En general es una condición necesaria de las
instituciones libres que los límites de los gobiernos coincidan en términos generales
con los límites de la nación.22

18
Ibidem
19
“Its bloody outcome [of the Puritan Revolution sealed the supremacy of Parliament over the king, and
led in time -gradually, and unevenly- to the establishment of the representative state as the ideal form of
constitution, an ideal which still holds sway today”. Norberto Bobbio: Liberalism and Democracy, Verso,
London-New York, 1988, p.46.
20
Sonia Alda Mejías: Indígenas y política en Guatemala en el siglo XIX: Conflicto y participación en la
administración local. Tesis doctoral presentada a la Universidad Autónoma de Madrid, 1999, p. 33.
21
Como afirma T. Pérez Vejo (Nación, identidad nacional y otros mitos nacionales, op.cit.): “Al fin y al
cabo, para el pensador ginebrino la auténtica democracia política sólo sería posible en un pueblo con una
cultura y una tradición comunes, incluso un carácter nacional, véase si no su Proyecto de Constitución
para Córcega” (p.180).
22
Citado por Will Kymlicka: “Ethnicity in the USA”; en Geoff Eley y Ronald Grigor Suny (eds.): Becoming
National: a Reader, Oxford University Press, New York-Oxford, 1996, pp.229-247 (cita en p.231).

9
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

Como recuerda W. Kymlicka, para los liberales como Mill la democracia era el
gobierno “por el pueblo”, pero la autodeterminación no era posible si “el pueblo” no era
“un pueblo”. Los miembros de una democracia debían compartir un sentido de
compromiso político, y la pertenencia común a una identidad nacional se consideraba
una precondición de ese compromiso.23 Por eso algunos liberales decimonónicos
apoyaron la independencia para las naciones grandes, pero la asimilación coercitiva
para las nacionalidades pequeñas, y el llamado a una identidad nacional común se
vinculó a menudo a una denigración de grupos nacionales más pequeños. Las
grandes naciones eran vistas como civilizadas y como portadoras de desarrollo
histórico. Las nacionalidades pequeñas eran consideradas primitivas y estancadas,
incapaces de desarrollo social y cultural. De tal forma, Mill insistió en que era
indudablemente mejor para un Highlander escocés ser parte de Gran Bretaña “que
amohinarse en sus propias rocas como una reliquia semisalvaje del pasado”. Los
socialistas decimonónicos también compartieron esta visión, que en general se
invocaba para justificar la asimilación de pueblos indígenas en el Imperio Británico.24

La vinculación de heterogeneidad a primitivismo o salvajismo es la


contrapartida de la que unía a homogeneización con progreso. La homogeneización
no sólo era un problema de occidentalización -ya que el occidente incluía diversos
grados de evolución- sino el afán de uniformización a partir de un grado de desarrollo
cultural determinado, en concreto el representado por las naciones que ocupaban los
puestos de cabeza en el proceso de expansión europea y avance tecnológico, es
decir, las que según el paradigma de la época detentaban una mayor capacidad para
el progreso. La identificación de este grado de desarrollo cultural con un grupo
humano, la raza blanca en su versión indoeuropea, favoreció en los ámbitos
multiétnicos versiones particularmente racializadas del afán de homogeneización. En
otras palabras, la historia de los últimos cuatro siglos se había asociado a una
expansión unidireccional (la del occidente europeo sobre el resto del mundo), que
conllevó una dominación étnica también unidireccional (la del hombre blanco de origen
europeo sobe el resto de los grupos humanos). La idea de la división racial de la
humanidad, de la jerarquización de las razas humanas vinculada a su percepción
fenotípica y, finalmente, de la inferioridad biológica innata de ciertos grupos humanos y
de la selección natural que condena a la extinción a aquéllos que no detentan el
mismo grado de evolución, fue una consecuencia de ese proceso de expansión

23
Idem, p.231.
24
Idem., pp232-233.

10
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

unidireccional. Por ello en Europa, a lo largo del siglo XIX el proceso de


homogeneización de las poblaciones fue menos traumático que en las áreas de
expansión, con bases demográficas característicamente multiétnicas, en particular
cuando esa multietnicidad implicaba marcadas diferencias fenotípicas entendidas
como diversidad racial.25 El afán por lograr una forma de homogeneización que
entrañaba una occidentalización de la cultura y un “blanqueamiento” de la raza no fue
tanto una manifestación perversa de las elites, como el resultado de un proceso
secular que condujo a una contradicción histórica de incalculables consecuencias: la
que hizo que fueran estrictamente contemporáneas la consagración de los derechos
universales del individuo y la asimilación de una parte de la humanidad a criterios de
inferioridad biológica. En otras palabras, no es tanto el racialismo lo que caracteriza a
las relaciones interétnicas en el siglo XIX, como el tipo de contradicción representada
por un mismo Alexis de Tocqueville escribiendo La democracia en América -la
observación admirativa de una nueva forma de organización sociopolítica basada en la
libertad y la igualdad de oportunidades- y De la colonie en Algérie - un panfleto
laudatorio de la acción colonizadora, justificada en nombre de la civilización, del
interés nacionalista y de la desigualdad entre las personas manifiesta en la inferioridad
cultural del pueblo sojuzgado.26

Este tipo de contradicciones influyó a la hora de construir identidades


homogéneas en el proceso de etnización de la polity, es decir, de conversión de
grupos heterogéneos en una entidad única, que había de ser representada en el
pasado y en el futuro como si formase una comunidad natural, en posesión de una
identidad de orígenes, cultura e intereses que trascendía a los individuos y a las
condiciones sociales. Y esa influencia fue unidireccional porque, como hemos dicho
ya, el proceso de homogeneización sólo operó en vinculación con un único modelo
ideal: el del progreso, cuya llave estaba en manos de la cultura occidental y de la raza
blanca indoeuropea. El Estado fue un agente de primer orden en la marcha hacia la
etnización de la polity, pero también lo fueron los propios procesos desencadenados
por una sumatoria de cambios sociopolíticos que culminarían con la consagración del
sistema liberal y representativo.

25
Aunque también hubo procesos de “racialización” de las relaciones interétnicas en el seno de
poblaciones supuestamente “blancas”. Un caso paradigmático es el de la “inferiorización racial” al que
fueron sometidos los irlandeses en la Gran Bretaña. Cfr. Mary Cowling: The Artist as Anthropology. The
representation of type and character in Victorian Art. Cambridge University Press, Cambridge-New York,
1989.
26
Alexis de Tocqueville: De la colonie en Algérie, Présentation de Tzvetan Todorov, Éditions Complexe,
París, 1988.

11
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

La etnización de la Polito

La expansión del sistema representativo fue primordial para la configuración de


una imagen de pueblo soberano en la que los individuos, en su condición de electores,
estuvieran unidos por una comunidad de ideas e intereses. Sólo con una población
uniformada en el marco de la civilización y del progreso era posible que fuese el
pueblo el responsable último de conceder la autoridad representativa. Y el modo de
alcanzar ese estado de homogeneidad orientada al progreso era la ilustración de las
masas. Por ello fue primordial el proceso secular hacia la generalización del acceso a
la educación primaria, que de monopolio de la Iglesia pasó a ser una cuestión de
Estado. La Ilustración había visto en la educación la clave para la solución de todos los
problemas que pesaban sobre la sociedad. Ya que los hombres eran iguales por la
razón, todos debían tener los mismos derechos y la misma libertad frente a la
opresión, la explotación y la ignorancia. Para que el pueblo alcanzara ese estado de
conciencia social era necesario ilustrarle en el ejercicio de la razón, y esto podía
hacerse a través de la educación.27 Pero esta última no debía ser una vía de acceso a
un estatus más elevado sino un medio de adquirir conciencia de su dignidad propia,
facilitando la mejor realización del trabajo que a cada uno le correspondiera según su
adscripción a un cuerpo social. En consonancia con esto los ilustrados no llevaron a
cabo planes de alfabetización general ni de educación popular. Por ello, aunque la
Ilustración desarrolló propuestas de homogeneización plasmadas en el interés por
llevar al pueblo el uso correcto de la razón a través de la instrucción, con anterioridad
a la expansión del sistema representativo el imaginario no perdió su vinculación básica
a una heterogeneidad fundamentada en la desigualdad natural.28

Pero la irrupción de la segunda forma de ciudadanía llevaría al paradigma de la


alfabetización universal. La educación de las masas se consideró un medio
imprescindible para hacer ciudadanos responsables y conscientes.29 Y esto último era

27
Elsa Cecilia Frost: La educación y la Ilustración en Europa. Antología preparada por..., Sep Cultura-
Ediciones El Caballito, México. 1986, pp.14-15.
28
Es conocido el plan de instrucción pública redactado por Jovellanos para la isla de Mallorca, en el que
se proponía la creación de un sistema de escuelas de primeras letras que pudieran “facilitar a todos y a
cada uno de los individuos de un Estado aquella suma de instrucción que su condición o profesión
requiere”. Idem, p.17.
29
Compárese con el concepto de educación en la antigua polis: Platón consideraba a la educación “como
aquello que desde la infancia ejercita al hombre en la virtud y le inspira el vivo deseo de llegar a ser un
ciudadano perfecto que sepa gobernar y ser gobernado de acuerdo con la recta justicia”. Concepción

12
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

condición fundamental para la creación de un entramado por el cual la sumatoria de


individuos se cohesionara en una totalidad, ya que una república representativa sólo
podía serlo si estaba integrada por ciudadanos homogéneos e ilustrados. Por ello,
existe una estrecha correlación histórica entre la formación de las “naciones de
ciudadanos” y el desarrollo de las escuelas como instituciones “populares”, no
limitadas a la educación especializada o a la cultura de elite. La expansión de la
educación fue condición del desarrollo del nacionalismo, en tanto que este último creó
comunidades capaces de sostener un sistema educacional nacional. Según el modelo
de Gellner, el acceso a la educación es una de las tres premisas sobre las que se
basa el moderno concepto de nación siendo las otras dos la identidad de cultura y el
acceso al poder.30 Pero la identidad cultural es también un producto de la expansión
educativa, en tanto que el acceso al poder fue a la vez consecuencia y causa del
acceso universal a la educación. La creación de una cultura homogénea,
estandarizada, sobrepuesta a las culturas de los diferentes estratos étnicos y sociales
fue principalmente obra de la universalización del sistema educativo, que hizo
extensible la cultura de un grupo y de una clase social a toda la comunidad.

Uno de los pilares dila expansión educativa –y una de las vías principales de
etnización de la sociedad- fue la lengua y su homogeneización. La lengua es menos
un determinante de la nacionalidad que parte de un complejo proceso de innovación
cultural que incluye una intensa labor ideológica, propaganda cuidadosa e imaginación
creativa. Los diccionarios se encuentran entre los primeros y más importantes
artefactos de una tradición nacional,31 como lo demuestran las tempranas
construcciones de estados modernos en la Europa occidental. Sin embargo, desde
una perspectiva de cuestión de Estado, en los siglos XVI y XVII la lengua tenía una
importancia específica y limitada. La burocracia estatal y la corte empleaban una única
lengua (la “lengua del Rey”, que era al mismo tiempo la lengua literaria y la lengua
impresa), y cualquiera que se moviese en esos círculos necesitaba ser competente en
su utilización. Pero no se trataba de una política de Estado, y menos aún lo era la
lengua o lenguas habladas por la gran masa de la población. Como dijera en el siglo
XVI el canciller francés Michel de I’ Hôpital, las divisiones lingüísticas no eran un
peligro para el reino ya que, bajo la monarquía, los factores de unidad eran “una fe,

Naval: Educar ciudadanos. La polémica liberal-comunitarista en educación. Eunsa. Ediciones Universidad


de Navarra. Pamplona. 1995, p.31.
30
Ernest Gellner, op.cit.. p. 96.
31
George Eley y Ronald Grigor Suny. op.cit., pp.7-8.

13
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

una ley, un rey “.32 Sin embargo -como lo ha analizado Benedict Anderson- la
expansión de la lengua impresa sentó las bases para el desarrollo de la conciencia
nacional mediante la creación de ámbitos unificados de comunicación e intercambio, la
fijación lingüística mediante lo que él llama print-capitalism, y la creación de lenguas
de poder que se diferenciaban de otras formas de expresión -dialectos- por su
identificación con la lengua impresa.33 Pero no fue hasta la segunda mitad del siglo
XVIII que la homogeneización del lenguaje se convirtió en una cuestión de Estado
cuyo vehículo fue la educación.34

Es común recurrir a Herder para situar el origen de la concepción de la lengua


como “the criterion by means of which a groups' s identity as a homogeneous unit can
be established”.35 Sin embargo, el filósofo alemán dista mucho de ser el único padre
de la criatura. Las experiencias revolucionarias del XVIII concedieron un lugar
privilegiado al símbolo de la lengua y asociaron estrechamente unidad política y
uniformidad lingüística. Ya hemos visto que los Founding Fathers de la Revolución
norteamericana identificaban la uniformidad lingüística como una de las
precondiciones de la unidad de las Trece Colonias. En la Revolución Francesa la
lengua pasó a ser un objeto de la acción política. Los revolucionarios se apropiaron de
la lengua del Estado, de la corte y de la literatura y le atribuyeron un carácter
“nacional”, a partir de la nueva percepción que se tenía de “la nación” como “pueblo
soberano”. Es bien conocido el llamado a la unificación lingüística hecho por el Abbé
Grégoire en 1794, en el sentido de que una República “una e indivisible” debía tener
una lengua “única e invariable”, que en el contexto revolucionario se identificaba con
“la lengua de la libertad”. Los fundamentos que daba Grégoire para la unificación
lingüística -“parte integral de la Revolución”- constituían un completo programa
nacionalizador. Dicha unificación era necesaria para “desarrollar todas las verdades,
todos los talentos, todas las virtudes, fundir a todos los ciudadanos en la masa
nacional, simplificar el mecanismo y facilitar el juego de la maquinaria política”; para
que todos los ciudadanos pudiesen comunicar sus pensamientos entre sí; para que
cualquier miembro del pueblo soberano pudiese ocupar puestos públicos (es decir, ya
no se trataba de la adscripción de un grupo a la burocracia estatal, sino de la posible

32
R.D. Grillo: Dominant languages. Language and Hierarchy in Britain and France, Cambridge University
Press, Cambridge-New York-Port Chester-Melbourne-Sydney, 1989, p.22.
33
Benedict Anderson: Imagined Communities, op. cit., pp.47-48.
34
Cfr. R.D. Grillo: Dominant languages, op.cit. Michel de Certeau, Dominique Julia y Jacques Revel: Une
politique de la langue. La Révolution francaise et les patois. Éditions Gallimard, París, 1975.
35
Citado por Clare Mar-Molinero: “The role of Language in Spanish Nation-Building”, en Clare Mar-
Molinero and Angel Smith: Nationalism and the Nation in the Iberian Peninsula. Competing and Conflicting
Identities, Berg, Oxford-Washington D.C., 1996, pp.69-88 (cita en p. 71).

14
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

participación de cualquier ciudadano en el gobierno del estado); para que el pueblo


soberano conociese las leyes, tanto para sancionarlas como para obedecerlas; para
favorecer la “amalgama política” y la unidad nacional por encima de las
particularidades regionales36. El Informe Grégoire, que se tradujo en la orden de
confeccionar una nueva gramática y un nuevo vocabulario para la lengua francesa,
estaba estrechamente vinculado a la propuesta de universalización de un sistema
educativo gratuito y obligatorio, y no es casual que la misma persona defendiera
ardientemente ambos supuestos. Para los revolucionarios franceses, la unificación
lingüística implicaba eliminar las barreras de la comunicación, abrir las puertas de la
instrucción universal y, en última instancia, moldear ciudadanos informados, capaces
de participar en el proceso político.

Lo mismo que ocurriría con las razas humanas, las lenguas se ajustaron a una
jerarquía que era una proyección del ordenamiento social. Y, tal como hemos visto con
respecto a los condicionamientos sociales, a la negación de las particularidades
lingüísticas de carácter regional o étnico correspondió una acentuación de la
diferenciación de orden social. Hubo una separación creciente de la lengua en
variedades fundadas en clase y estatus: los hablantes de los patois regionales se
incorporaron a la lengua de la comunidad sobre una base clasista.37 En consonancia
con ello, en los altos niveles sociales se consolidó una versión de la variedad
lingüística de la elite, que era la lengua escrita del Estado y la literatura. Como afirma
R.D. Grillo, “in many respects it is this latter development which has been the most
important. It is that language -or rather that set of linguistic and communicative
practices- which has been the principal concern of proponents of homogeneity and
universalisation.38 En los ámbitos multiétnicos, la jerarquización de las razas y las
culturas llevó a que en el XIX se recuperase la interpretación ilustrada de que las
lenguas indígenas no podían expresar el pensamiento abstracto, por lo que no
operaban como vehículos de progreso. Por ello la escolarización tendió a hacerse en
una única lengua, la lengua del Estado, y ésta fue un medio de primer orden para
expandir una cultura única, la cultura de la elite.

36
Abbé Grégoire: “Convention Nationale. Instruction Publique. Rapport sur la nécessité et les moyens d'
anéantir le patois et d' universaliser l' usage de la langue francais” . En M. de Certau, D. Julia y J. Revel:
Une politique de la langue, op.cit, pp.300-317. Véase también R.D. Grillo: Dominant languages, op.cit.,
pp.23-34.
37
R. D. Grillo: Dominant Languages…, op. cit., p.6.
38
lbidem.

15
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

La lengua y la educación actuaron a su vez de transmisores de otra vía


fundamental para la homogeneización de la sociedad: la construcción de la memoria
histórica como elemento básico de identificación grupal. Memoria que debía ser el
fundamento y medida del común destino: por un lado, unificaba las lealtades de
elementos heterogéneos, animados por disímiles intereses inmediatos; por otro, daba
la medida del porvenir, ya que “en el genio del pasado se realiza el genio de la
comunidad, y en su creatividad reside la creatividad de la comunidad.39 Por ello, la
identificación y articulación de la “memoria común” fue un tema crítico ubicado en la
base misma de la identidad grupal, que implicaba tanto la recreación como la
mistificación.

La permeación del conjunto social por la cultura de un grupo entraña, como


diría Renan, muchos recuerdos y muchos olvidos. Y pocas veces la recurrencia a
fragmentos de la memoria es tan activa como cuando un grupo humano se aboca a la
construcción de un nuevo orden social, llámese Revolución Francesa, independencias
americanas o movimientos de liberación. La ruptura implica la destrucción de raíces
(étnicas, culturales, religiosas, convivenciales), y es necesario encontrar un sucedáneo
simbólico que sustituya al orden quebrantado o, como dirían los nacionalistas, a la
identidad perdida.40 La búsqueda de la continuidad se vuelve entonces imprescindible.
Por un lado, la consciencia de un pasado compartido es un elemento fundamental de
vinculación entre los individuos. Por otro, las imágenes del pasado actúan como medio
de legitimación del orden social propuesto, y el control de la memoria condiciona la
jerarquía de poder, ya que la experiencia del presente depende en gran parte de la
percepción que se tiene del pasado. Ese condicionamiento es fundamental para la
expansión de unas costumbres y de un imaginario desde un grupo al conjunto, para
crear el entramado que ha de convertir la particularidad en generalidad.

En la configuración de la memoria histórica de la sociedad influyen las acciones


individuales de los que estudian y narran la historia, que participan en la formación de
una identidad política y dan forma a la memoria de una cultura específica. Paul
Connerton ha establecido una útil diferencia entre reconstrucción histórica y memoria
social. La primera no depende de la segunda y a menudo es construida contra ella. Sin
embargo, la reconstrucción histórica puede ser impulsada por la memoria social, y

39
Anthony D. Smith: “History and liberty: dilemmas of loyalty in Western democracies”, Ethnic and Racial
Studies, 9, 1. 1986, pp.43-65.
40
T. Pérez Vejo, op. cit., p.79.

16
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

ciertamente ayuda a configurarla.41 Asimismo, en la construcción de la memoria


común desempeña un papel fundamental la definición de una serie de rituales
colectivos, como ceremonias conmemorativas, el culto a los héroes42 y los mitos y
narraciones transmitidos de generación en generación. Esas actuaciones rituales son
básicas para el sostenimiento y transferencia de las imágenes del pasado, y en ellas
es fundamental la repetición regular -que implica la continuidad entre el antes, el ahora
y el mañana- para configurar y transmitir la memoria social.43 Las tradiciones, como
han demostrado Hobsbawm y Ranger, se inventan; pero la tradición inventada sólo se
convierte en cierta y verdadera en la medida en que sea aceptada por la comunidad,
ritualizada y convertida en historia.44

Si la construcción y difusión de una memoria histórica unificada fue


fundamental en el pasaje de un universo integrado por cuerpos heterogéneos a un
entramado percibido y vivido como una totalidad, la homogeneización del imaginario
se vinculó estrecha y primordialmente a la expansión de las prácticas asociativas que
se inició durante la Ilustración. Como afirma Habermas, “las sociedades ilustradas, las
asociaciones culturales, las logias secretas masónicas y las órdenes de iluminados
fueron asociaciones que se constituyeron a través de las decisiones libres, o sea
privadas, de sus socios fundadores. Tales asociaciones estuvieron integradas por
miembros voluntarios y practicaron internamente formas de sociabilidad igualitarias, la
libertad de discusión, las decisiones por mayoría, etc. (...) En estas sociedades
pudieron ensayarse las normas de igualdad política de una sociedad futura”.45 Estas
prácticas asociativas alcanzaron un extraordinario desarrollo a lo largo del siglo XIX, y
su diversificación ayudó a densificar y complejizar los vínculos sociales, lo que resultó
en la diferenciación de la vida política y la formación de la sociedad civil. Esto provocó
una transformación en la sociabilidad y las prácticas comunicativas tanto de la elite
como de las clases populares. Las asociaciones proporcionaban a los individuos un
lugar para el debate crítico sobre temas de interés común. La práctica de razonar
colectivamente, de utilizar normas universales para solucionar las disputas, son la

41
Paul Connerton: How societies remember, Cambridge University Press, Cambridge-New York. 1989,
pp. 13-15.
42
“In the cult of these great men, is reflected the attachment to the nation. Through the great of the past,
the past of the community lives most fully and vividly”. A.D. Smith: “History and liberty”, Ethnic and Racial
Studies, vol. 9, No. 1, 1986, pp.43-65 (cita en p. 56).
43
Con respecto a los rituales, es útil la definición de S. Lukes (citada por Connerton, op. cit., p. 44) según
la cual ritual es “a rule-governed activity of a symbolic character which draws the attention of its
participants to objects of thought and feeling which they hold to be of special significance”.
44
T. Pérez Vejo, op. cit., p.115.
45
J. Habermas: Historia y crítica de la opinión pública. La transformación estructural de la vida pública,
Ediciones G.Gili S.A., México, 1994, p.4.

17
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

fuente y origen de la opinión pública y el ámbito del cual surgió la “esfera pública”.46 Y
la formación de la opinión pública es uno de los campos donde se manifiesta el
proceso de consolidación de esa nueva unidad que es el pueblo soberano. En
palabras de Pilar González Bernaldo, “al introducir el debate político como fundamento
de la relación se opera en ellas la metamorfosis del interés particular o corporativo en
Interés General y de la simple opinión en Opinión General, instituyendo el espacio
público político a partir del cual se define el nuevo sujeto soberano”.47 Las prácticas
asociativas inducían comportamientos relacionales a través de los cuales se
generaban nuevos valores y códigos de conducta que definían la pertenencia a la
colectividad. El papel pedagógico de las asociaciones abarcaba el aprendizaje de las
prácticas de igualdad, de la opinión y del consenso, en suma el aprendizaje de la
soberanía.48 Por ello, las prácticas asociativas fueron tanto un medio como una
expresión de la expansión de una sociedad homogénea.

En tanto aprendizaje de la democracia, la expansión de las prácticas


asociativas se vinculó estrechamente al que se convertiría en el más importante ritual
del ejercicio de la soberanía: la consolidación de un sistema representativo basado en
la elección periódica de los representantes. Las elecciones, que otorgaban legitimidad
al sistema político, implicaban establecer la noción de que el conjunto de la ciudadanía
estaría representado por los candidatos electos, para lo cual era necesario que un
número muy amplio de personas votase.49 Se trataba además de eventos
caracterizados por la ritualidad, con vastas implicaciones sociales y políticas.50 A
través de las prácticas eleccionarias para el nombramiento de representantes se
consolidaba un cuerpo colectivo, el “pueblo”, que ejercía las funciones que el conjunto
de los ciudadanos había asumido en las repúblicas antiguas: la elaboración de las
leyes por la colectividad y el control del gobierno. La homogeneidad que en aquéllas
surgía del conocimiento personal de sus integrantes, se configura en los sistemas

46
Carlos Forment: “La sociedad civil en el Perú del siglo XIX: democrática o disciplinaria”, en Hilda Sábato
(coord.): Ciudadanía política y formación de las naciones. Perspectivas históricas de América Latina,
Fondo de Cultura Económica, México, 1999, pp. 202-230
47
Pilar González Bernaldo: “Pedagogía societaria y aprendizaje de la Nación en el Río de la Plata”, en
Antonio Annino, Luis Castro Leiva y Francois-Xavier Guerra: De los Imperios a las Naciones:
Iberoamérica, Ibercaja, Zaragoza, 1994, pp. 451-469 (cita en p. 455).
48
Idem, pp.453 y 457.
49
Carlos Malamud: “Introducción”, en Carlos Malamud, Marisa González de Oleaga y Marta Irurozqui:
Partidos políticos y elecciones en América Latina y la Península Ibérica, 1830-1930, Papeles de Trabajo
del Instituto Universitario Ortega y Gasset, 1995, pp.5-7.
50
Sobre la creación de una “cultura electoral” véase Frank O' Gorman: “The culture of elections in
England: from the Glorious Revolution to the First World War, 1688-1914”, en Eduardo Posada-Carbó:
Elections before Democracy. The History of Elections in Europe and Latin America, Institute of Latin
American Studies Series, Macmillan Press Ltd., London, 1996, pp.17-31.

18
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

modernos por obra de la representación, a través de la cual se constituye un pueblo


simbólico, “la reunión de todas las voluntades hacia los objetos de utilidad común y del
bien de la patria”.51 Ninguna acción colectiva ejerció un papel tan determinante en la
unificación de los universos simbólicos como las prácticas electorales. Incluso el
sistema censitario típico del siglo XIX y la deformación de los procedimientos como el
fraude y la violencia formaron parte, como ha demostrado Marta Irurozqui, de la
pedagogía cívica, del aprendizaje de la democracia y de la uniformización de los
imaginarios. Los llamados “vicios electorales” fueron consustanciales a las elecciones,
así como elementos fundamentales en la constitución de una cultura electoral
democrática y su progresiva interiorización por parte de la población. Las elecciones
ampliaban la participación porque, al congregar a un público numerosísimo, se
constituían en una forma de disciplinamiento del conocimiento de lo político y de lo
público. Por ello, “Sin la generalización del fraude y la violencia electorales no hubieran
tenido acceso a las urnas la mayor parte de los sectores populares, artesanos y
pequeños comerciantes mestizos urbanos y comunitarios y colonos indígenas (...) La
ilegalidad favoreció que los comicios se convirtieran en un espacio de intervención
generalizada de la población, siendo precisamente esa participación la que les
permitió aprender el sentido de la representatividad y la soberanía popular”.52

Educación universal, uniformización lingüística, unificación de la memoria


histórica, expansión de las prácticas asociativas y consolidación del sistema
eleccionario fueron cinco vías fundamentales -que no únicas- para la construcción de
la homogeneidad. Se trató en algunos casos de reivindicaciones colectivas y en otros
de imposiciones coercitivas en términos sobre todo ideológicos. Pero las sociedades
no dudaron en recurrir también a medios físicos para imponer la uniformización
cuando la percepción de la diferencia étnica y el rechazo de la diversidad fenotípica
pusieron en marcha mecanismos extremos de exclusión. La etnización de la polity fue
un objetivo complejo y plagado de claroscuros. Por un lado. la homogeneización de las
poblaciones fue identificada por varias generaciones como el medio más idóneo para
mejorar su forma de vida y sus expectativas de futuro, y por ende como una necesidad

51
Francois-Xavier Guerra: Modernidad e independencias. Colecciones Mapfre, Madrid, 1992, p. 260.
52
Marta Irurozqui: “A bala, piedra y palo”. La construcción de la ciudadanía política en Bolivia, 1826-1953.
Diputación de Sevilla, Sevilla, 2000. Véase también de la misma autora: “Ebrios, vagos y analfabetos. El
sufragio restringido en Bolivia, 1826-1952”, Revista de Indias, Vol. LVI, No. 208, septiembre-diciembre
1996, pp.697-742; “¡Que vienen los mazorqueros! Usos y abusos discursivos de la corrupción y la
violencia en las elecciones bolivianas, 1884-1925”, en Hilda Sábato (coord.): Ciudadanía política y
formación de las naciones. Perspectivas históricas de América Latina, Fondo de Cultura Económica,
México, 1999, pp. 295-320.

19
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

social enraizada en la consolidación de un sistema representativo, liberal e igualitario.


Implicó un conjunto de valores y también de sueños y utopías. Por otro, puso en
marcha sistemas de exclusión que pudieron alcanzar extremos de gran brutalidad.

Dicho de otra manera, la nación de ciudadanos fue un modelo social inclusivo,


basado en la incorporación del mayor número posible en ese colectivo desmido como
el pueblo soberano. Y, como en todo modelo social, el principio de inclusión implicó la
definición de un margen, de una exclusión. El pueblo soberano debía ser portador de
una misma cultura, participar de un único universo simbólico. Esa cultura y ese
universo simbólico formaban parte de un mismo paradigma el que establecía que las
sociedades debían estar idealmente orientadas hacia el progreso. Según los
parámetros de la época, no todas las sociedades ni todos los grupos entraban en esa
categorización y por ello quedaban como un resto negativo del otro lado de una
frontera a partir de la cual no había posibilidad de formar parte de la nación de
ciudadanos.53

Más allá de los fragmentos cuya reunión contribuye a explicar la voluntad de


construir sociedades homogéneas cohesionadas y cada una de ellas simbólicamente
unificada en una totalidad, importa insistir en que ese proceso fue percibido por las
elites del siglo XIX y del XX -hasta fechas relativamente recientes- como un
imperativo irrenunciable. La convicción de que toda sociedad debía estar
necesariamente orientada hacia el progreso, y que este último sólo era alcanzable a
partir de poblaciones acompactadas, con intensos ideales colectivos, cuyo grado de
desarrollo cultural y asimilación étnica estuviese definido por los peldaños más altos
de una jerarquización construida al ritmo de la expansión occidental, no fue puesta en
cuestión por un largísimo período. Sólo la ruptura del paradigma de la jerarquía
cúlturo-racial ha permitido la difusión del nuevo ideal multiculturalista, proceso que
hunde sus raíces en el período de entreguerras, recibe un impulso importante en la
segunda guerra mundial -cuando el mundo fue sacudido por la percepción de los
extremos a que podía conducir la intolerancia étnica- y se consolida en las décadas
posteriores, al ritmo del avance de la descolonización. Ello no quiere decir que los
márgenes hayan desaparecido, sino que se han multiplicado: cada grupo étnico, cada
pequeña nacionalidad define sus fronteras, es decir, homogeneiza hacia adentro y
heterogeneiza hacia afuera. En eso consiste la ruptura del paradigma decimonónico.

53
Para este aspecto del estudio me he basado en Claude Lévi-Strauss, Las estructuras elementales del
parentesco. Agradezco a Jesús Bustamante el haberme señalado la pertinencia de las teorías del
maestro francés para mi perspectiva de análisis.

20
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

Con anterioridad a esa cisura. la expansión de la homogeneidad se ligó estrechamente


a la noción fundamental de pueblo soberano, fuente única de la legitimidad de cada
Estado, y por ello la tendencia homogeneizadora -que buscaba la conversión de una
sumatoria de individualidades en un “pueblo” cohesionado- fue intrínseca a los
procesos de construcción nacional vinculados a un estado territorial. Sólo a partir de
esta noción general es posible adentrarse en las particularidades de cada experiencia
histórica.

La construcción de la homogeneidad en América Latina

En una iniciativa sin precedentes, Benedict Anderson atribuyó a las elites


criollas hispanoamericanas -que desempeñaron un papel fundamental en la
construcción de sus respectivas repúblicas- el carácter de pioneras en la formulación
del nacionalismo moderno, que impuso una relación inequívoca entre el estado-nación
y el vínculo de ciudadanía que ligó a todos los nacidos dentro del territorio nacional.54
Esta conceptualización de una unidad horizontal e indiferenciada entre la gente que
comparte el lugar de nacimiento en un determinado territorio delimitado por fronteras,
es lo que proporcionó los parámetros de lo que Anderson define como “una comunidad
política imaginada”.55 La condición pionera de los comportamientos
hispanoamericanos en el conjunto del ámbito occidental, señalada por Anderson,
asume particular interés cuando se analizan los procesos de homogeneización de las
poblaciones, ya que si bien ellos fueron comunes a todo el occidente, los casos
americanos agregaron la dificultad especial de tratarse de ámbitos de una
extraordinaria multietnicidad expresada en una gran variedad fenotípica y en la
diversidad de universos simbólicos.

En el mundo hispánico, la piedra de toque que anunció el paso de una


sociedad heterogénea, fundada en cuerpos diferentes y desiguales, a otra cimentada
en una sumatoria de individuos pretendidamente iguales por naturaleza y ante la ley,
fue el momento institucional conocido como las Cortes de Cádiz. Estas últimas, cuyos
debates cristalizaron en la Constitución de 1812, implicaron el establecimiento de un
nuevo diseño de sociedad, concretado en la creación de un sistema social en el que
individuos iguales en derechos establecen relaciones libres entre ellos, gracias a la
desaparición del sistema de estatutos diferenciales propios de la sociedad estamental

54
Benedict Anderson: lmagined Communities, op. cit., cap. 4.
55
Julie Skurski: “The Ambiguities of Authenticity: Doña Bárbara and the Construction of National Identity”,
Poetics Today, Vol. 15, No.4, 1994, pp.605-642.

21
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

y a la correlativa uniformización de las condiciones jurídicas de las poblaciones.56 Las


Cortes de Cádiz constituyeron una profunda revolución social, que intentó sustituir la
anterior sociedad estamental por una nueva sociedad regida por el principio de la
igualdad. Frente a una situación basada en los privilegios, los reformadores gaditanos
defendieron la igualdad, al tiempo que frente al vasallo enarbolaban la bandera del
ciudadano y sus derechos57. El régimen que van a intentar construir corresponde a
una lógica representativa, basada en la soberanía del pueblo ejercida por sus
representantes. El corpus doctrinal del liberalismo que triunfa en Cádiz concibe a la
nación como una asociación voluntaria de individuos iguales, sin ninguna distinción de
pertenencias a estamentos y cuerpos de la antigua sociedad, que pierden para
siempre el derecho a su representación. De ahí en más la base de la representación
sería el individuo.58 La Constitución instaura la separación de poderes, las libertades
individuales, la abolición de los cuerpos y estatutos privilegiados, la igualdad jurídica
de las localidades y el carácter electivo de la mayor parte de los cargos públicos.59

El traslado a América de las propuestas gaditanas tuvo algunas lecturas


específicas con respecto a la matriz española. En primer lugar, al avanzar el proceso
independentista la reivindicación de una monarquía constitucional se transformó en
una construcción republicana. La expansión de la idea de las “repúblicas de
ciudadanos” puso en primer término la definición de los alcances y los límites del
“pueblo soberano” y la problemática de la cohesión interna de las poblaciones. Por
otra parte, en la proyección ultramarina del imperio hispánico la nación no fue una
entidad cultural preexistente a la que se apelaba, sino el resultado de la conclusión de
un pacto entre los pueblos. Esto le dio a la dimensión americana de las propuestas de
Cádiz un fundamento esencialmente político60 y acentuó, al mismo tiempo, el carácter
específicamente territorial de la construcción nacional, en el sentido de su vinculación
estrecha y fundacional con el territorio. En una sociedad tan característicamente
multiétnica como la hispanoamericana, la identificación territorial era la única capaz de
imponerse con la fuerza de un elemento externo y previo a la demografía. La potencia
del territorio en la construcción nacional americana sería un elemento fundamental

56
Manuel Pérez Ledesma: “Las Cortes de Cádiz y la sociedad española”, Ayer, 1, 1991, pp. 167-206.
57
Idem., p.174.
58
Francois-Xavier Guerra: “La desintegración de la Monarquía hispánica: revolución e independencias”,
en Antonio Annino, Luis Castro Leiva y Francois-Xavier Guerra: De los Imperios a las Naciones:
Iberoamérica, Ibercaja. Zaragoza, 1994, pp. 195-928.
59
Idem., p.221.
60
“El fundamento de la nación no será, pues, cultural sino esencialmente político, es decir se fundará,
como en la Francia revolucionaria, en una unión de voluntades. Pero, a diferencia de Francia, no se trata
aquí de voluntades individuales, sino de voluntades de los ‘pueblos’...”. Idem., p.224.

22
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

para enraizar la idea de la homogeneización de unas poblaciones característicamente


heterogéneas.

Finalmente en América, ámbito donde, como se ha dicho, a la heterogeneidad


estamental se unía la diversificación por líneas “raciales”, las normas gaditanas
implicaron socavar el estatuto diferencial de la población indígena y los fundamentos
de la sociedad de castas. Hay autores que consideran que en la América hispana el
pasaje de la condición de súbdito a ciudadano se inició incluso con anterioridad a
Cádiz, en concreto, con las transformaciones económicas, políticas y sociales que
tuvieron lugar en la segunda mitad del siglo XVIII. Serían estas transformaciones las
que habrían empujado a la población mestiza, india y mulata a procurarse un nuevo
status jurídico y social que reconociera su condición de vecino, necesaria para poder
acceder a mayores privilegios dentro del orden estamental.61 De tal forma, “el pasaje
de súbdito a ciudadano sucede en virtud de mecanismos que son al mismo tiempo
tradicionales y nuevos. Tradicionales en cuanto se refieren a reivindicaciones de
actores sociales que se plantean al interior del cauce social y jurídico propio de la
organización estamental. Nuevos porque esas mismas reivindicaciones introducen un
primer elemento de igualdad en el status de los actores sociales. Ese primer elemento
de igualdad se expresa en la reivindicación de la condición de vecino”.62 A su vez el
vecino, el antiguo habitante de las ciudades ibéricas y americanas, sería el
fundamento del ciudadano de las Cortes de Cádiz, y estas últimas extenderían la
vecindad a los indígenas, con lo que éstos entraron en la lógica de la igualdad liberal y
de las prácticas representativas.63 Esto último implicó la irrupción de electores
heterogéneos en el mundo idealmente homogéneo de la representación moderna. En
palabras de A. Annino, “si la idea de nación moderna, liberal, apunta a la construcción
de una monoidentidad colectiva, el desafío latinoamericano está en la fuerza de las
poliidentidades que por tres siglos vivieron a la sombra de una monarquía imperial y
católica”.64 Esas poliidentidades y la problemática a ellas asociada atrajeron la
atención de los reformadores desde los primeros momentos del movimiento

61
Marcello Carmagnani y Alicia Hernández Chávez: “La ciudadanía orgánica mexicana, 1850-1910”, en
Hilda Sábato (coord.): Ciudadanía política y construcción de las naciones. Perspectivas históricas
latinoamericanas, Fondo de Cultura Económica, México, 1999, pp.371-404.
62
Idem., pp. 372-373.
63
Antonio Annino: “Ciudadanía y gobernabilidad republicana: el desliz municipalista en México”, en Hilda
Sábato (coord.): Ciudadanía política y construcción de las naciones. Perspectivas históricas
latinoamericanas, Fondo de Cultura Económica, México, 1999, pp. 62-93. Según este autor, el indio
americano logró el status de ciudadano liberal porque los fisiocráticos y los jansenistas le habían
otorgado, treinta años antes de Cádiz, el status de homo aeconomicus (p.69).

23
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

independentista, y la supresión de los estatutos diferenciales fue una preocupación


temprana de los libertadores. En ese contexto, la abolición de la república de indios y
el estatuto indígena colonial fue parte constitutiva tanto de las propuestas de Cádiz
como del ideario independentista.

Igualmente importante para la expansión de la “nación de ciudadanos” fue la


extensión notable del sistema representativo, con el que se buscaba crear una nueva
comunidad política igualitaria y soberana, una nueva sociedad regida por principios
nuevos.65 La investigación ha demostrado que en la América hispana, desde las cortes
gaditanas en adelante, las prácticas eleccionarias fueron precoces y de una amplitud
no alcanzada en muchos casos por sus homólogas europeas.66 Las primeras
elecciones generales tuvieron lugar en 1809 y 1810 y se extendieron desde el norte de
México hasta Chile, dando lugar a una extraordinaria movilización política a través del
continente que abarcó a amplios sectores sociales.67 Bien es cierto que la
incorporación de una lógica individualista a un sistema representativo no fue inmediata
y que, durante algún tiempo, se mantuvo a horcajadas entre un imaginario “moderno” y
una forma “antigua” basada en la primacía de la colectividad sobre los derechos
individuales. No obstante ello, mientras que en la mayor parte de los países
occidentales las elites tuvieron que experimentar una difusión paulatina del voto y una
expansión de la ciudadanía, en América Launa desde el primer momento el cuerpo
electoral fue muy amplio.68

La cuestión étnica estuvo presente desde el principio. A. Annino y S. Alda


Mejías han demostrado que, lejos de la interpretación tradicional según la cual el
inmovilismo y el aislamiento habrían sido la característica fundamental de la presencia
indígena durante la primera mitad del siglo XIX, desde los inicios de las prácticas
eleccionarias las comunidades tomaron parte en ellas, lo que contribuyó a la
permeación de sus imaginarios por el universo representado por la simbología

64
A. Annino, op.cit.. Sobre la participación electoral indígena en los países hispanoamericanos durante
los primeros años después de la independencia véase ídem y sobre todo Sonia Alda Mejías, Indígenas y
política en Guatemala..., op. cit., especialmente cap.6.
65
Cfr. Francois-Xavier Guerra: “El soberano y su reino. Reflexiones sobre la génesis del ciudadano en
América Launa”, en Hilda Sábato (coord.): ciudadanía política y construcción de las naciones.
Perspectivas históricas latinoamericanas, Fondo de Cultura Económica, México, 1999, pp.33-61.
66
Antonio Annino (coord.): Historia de las elecciones en Iberoamérica, siglo XIX, Fondo de Cultura
Económica, Buenos Aires, 1995, passim. Francois-Xavier Guerra: Modernidad e independencias, op.cit.,
especialmente pp. 177-226. Eduardo Posada Carbó: “Introduction”, en Idem (ed.): Elections before
Democracy. op. cit., pp.1-15.
67
Cfr. F.-X. Guerra: “El soberano v su reino...” op.cit.
68
Antonio Annino: “Introducción”, en Idem (coord.): Historia de las elecciones en Iberoamérica, op.cit.,
p.13.

24
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

liberal.69 Más aún, dado que la carta gaditana otorgó a cada pueblo con 500
habitantes, e incluso menos, el derecho de constituirse en ayuntamiento electivo,
muchas repúblicas de indios se transformaron en municipios, de tal forma que los
indígenas tuvieron acceso también a todos los cargos locales. De hecho, la difusión de
la ciudadanía y del voto municipal se dio principalmente en las áreas indígenas, y las
comunidades asumieron con rapidez la nueva terminología y el conocimiento de
aquellos aspectos de la constitución de Cádiz que las afectaban directamente. Es
decir, que la llegada del constitucionalismo liberal no dejó a las comunidades en una
actitud indiferente o pasiva, sino que hubo una interacción muy fuerte entre éstas y la
carta gaditana. Al mismo tiempo, es importante señalar que la incorporación de la
lógica representativa no siempre implicó, en el caso de las comunidades indígenas, la
interiorización de una concepción individualista ni la pérdida de la identidad
comunitaria, sino la incorporación de un imaginario que permitía a los indígenas
asumir la condición ciudadana como forma legítima de defender sus derechos.70

En el caso de la población mezclada integrada en la denominación genérica de


“castas”, los diputados americanos en las Cortes de Cádiz no lograron que se les
extendiera la ciudadanía, pero más tarde volvieron a plantear el debate para incluirlas
en el censo electoral. Las primeras expresiones institucionales de los nuevos países
proclamaron la ciudadanía de todos los grupos étnicos,71 aunque las normas
electorales no siempre fueron tan generosas. La población de ascendencia africana,
cuyo origen servil creó una situación más equívoca y problemática que en el caso de
otros colectivos, fue sujeta a prácticas más o menos restrictivas según las
localidades.72 Pero a medida que la esclavitud desaparecía al ritmo desigual de los
procesos abolicionistas, los elementos de origen africano -como ocurriera con las
castas en general- se fueron integrando en las capas más bajas de la sociedad y su
participación o no en el sistema representativo dependió en cada caso de las prácticas
electorales locales.

69
Antonio Annino: “The ballot, land and sovereignty: Cádiz and the origins of Mexican local government,
1812-1820”, en Eduardo Posada Carbó (ed.): Elections before Democracy, op. cit., pp.61-86. Sonia Alda
Mejías: Indígenas y política en Guatemala..., op. cit.
70
A. Annino, idem, p.82. S. Alda Mejías: Indígenas y política en Guatemala.... op. cit., p.161. A. Annino:
“Ciudadanía y gobernabilidad republicana...”, op. cit. En el caso de las comunidades indígenas de
Guatemala, incluso las mujeres se apropiaron de la condición ciudadana, aunque esto no estaba previsto
en la carta gaditana. S. Alda, op. cit. p.162.
71
Como ejemplo el Plan de Iguala, de 1821, establecía que “todos los habitantes de la Nueva España sin
distinción alguna entre europeos, africanos ni indios, son ciudadanos de esta monarquía [se refiere al
imperio de Agustín de Iturbide] con opción de todo empleo, según su mérito y virtudes”.
72
Posada-Carbó: Elections before Democracy..., op. cit., pp.5-6.

25
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

Un tema particularmente interesante es el de los artesanos, conformados en


gran parte por población mestiza. En algunos países, como México, formaron un
sector importante de la base electoral. Lo mismo ocurría en Buenos Aires, donde el
sufragio masculino universal fue una normativa precoz. En otros casos más
restrictivos, como lo demuestra el ejemplo de Bolivia estudiado por M. Irurozqui, este
sector defendió su participación electoral sin cuestionar el sistema vigente de voto
cualificado y basando su argumentación en que reunían todas las condiciones para ser
incorporados como ciudadanos activos y electores de pleno derecho. Y a pesar de las
normas restrictivas, la generalización del fraude y la violencia favoreció la participación
masiva en los actos electorales no sólo de artesanos, sino también de obreros,
mineros y peones de hacienda.73

De tal forma, a través del sistema representativo un amplio espectro de la


población, multisocial y multiétnico, incorporó una cultura política compuesta por
prácticas e imaginarios que participaban de un mismo universo simbólico. El sistema
electoral vinculado a la expansión de la ciudadanía, al integrar la diversidad antes
estamental en una lógica diferente basada en el ejercicio de la soberanía, formó parte
de un proceso de homogenización que contextualizó las reivindicaciones de los
distintos grupos en una única cultura política.

La expansión del sistema representativo vinculado al concepto de nación


soberana implicó para las elites asumir un imperativo: el que establecía que el pueblo
que tenía la responsabilidad de elegir a sus representantes debía estar integrado por
masas ilustradas y alfabetizadas. En toda la América hispana los poderes públicos
asumieron una responsabilidad que hasta entonces había estado en manos de la
Iglesia y las corporaciones. En el período ilustrado, estas últimas habían realizado un
esfuerzo importante en la creación de establecimientos educativos y, en general,
desde mediados del siglo XVIII el consumo de educación había ido en aumento en
toda Hispanaomérica, siendo cada vez más común el funcionamiento de escuelas
gratuitas en los establecimientos religiosos, que atendían a niños de origen humilde,
entre los que se contaban mestizos y mulatos.74 Pero cuando el Estado tomó el testigo

73
M. Irurozqui: “Ebrios, vagos y analfabetos...”, op. cit.; Idem: “¡Que vienen los mazorqueros! Usos y
abusos del fraude y la violencia electorales en las elecciones bolivianas, 1914-1925”. en Hilda Sábato
(coord.): Ciudadanía política y formación de las naciones. Perspectivas históricas de América Latina,
Fondo de Cultura Económica. México, 1999, pp. 295-317.
74
Carlos Newland: Buenos Aires no es pampa. La educación elemental porteña 1830-1860, Grupo Editor
latinoamericano, Buenos Aires, 1992, pp.59-60 y 92. En el último cuarto de siglo XVIII diversos informes
señalaban la existencia de numerosos establecimientos “poblados de alumnos” en la ciudad de Buenos
Aires. En la Nueva España, a finales del siglo las escuelas sobrepasaban el millar. En el valle de México
existían alrededor de -1.000 alumnos para una población de 25.000 habitantes, y se calcula que en la

26
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

tanto los objetivos como los métodos experimentaron cambios importantes. En


concordancia con su espíritu liberal, la Constitución de Cádiz de 1812 había ordenado
que en todos los pueblos de la Monarquía se establecieran escuelas de primeras
letras, y esta normativa estuvo detrás de numerosos decretos que las instituciones
surgidas de las luchas independentistas sancionaron para poner en práctica la
voluntad de expandir la educación elemental. La primera generación de gobernantes
de las nuevas repúblicas se impuso la obligación de contribuir a crear una red de
establecimientos públicos destinados a cubrir las necesidades de todo el espectro
social. La mayor cantidad de niños debía asistir a las escuelas públicas, sin importar
su situación económica familiar. La voluntad de masificación de la educación
elemental se puso de manifiesto con la expansión, en toda la América hispana, del
método lancasteriano, propagado por los ingleses Lancaster y Bell para mejorar la
educación de las clases populares, sobre bases utilitaristas y benthamianas.75

A diferencia del espíritu ilustrado, cuya voluntad educativa buscaba sobre todo
llevar al pueblo el uso correcto de la razón y la conciencia de su dignidad propia,
facilitando la mejor realización del trabajo según la adscripción de cada uno a un
cuerpo social, en la independencia y los años sucesivos el objetivo fue formar
“ciudadanos ilustrados y felices”, para configurar una base demográfica unificada en
sus costumbres y orientada al bien común. Por ello, los informes oficiales de la época
establecían que la educación financiada por el gobierno había de ser no sólo pública,
gratuita y abierta a todos los ciudadanos, sino además uniforme.76 La expansión de la
educación no alcanzó sólo a las clases más desfavorecidas, sino que se extendió a la
formación de las niñas.77

La vinculación entre sistema representativo y expansión de la educación no


sólo fue estrecha sino consciente. Los diputados americanos a las cortes de Cádiz

ciudad de México estaba escolarizado entre el 481-1 y el 62% de los niños. Las escuelas eran
mantenidas por las parroquias y otras instituciones eclesiásticas, los gremios de artesanos y las
haciendas, y también por diversas comunidades indígenas. F.X. Guerra: Modernidad e Independencias,
op. cit. pp. 278-279.
75
Según este método, un único maestro, asistido por los alumnos más aventajados, podía atender a 600
alumnos. En pleno fragor de las luchas por la independencia Bolívar invitó a la Sociedad Lancasteriana a
Colombia, y de allí el sistema se propagó por todo el continente. Fue adoptado casi obligatoriamente en
toda Hispanoamérica, recibiendo el apoyo de personalidades como San Martín, O' Higgins y Santander.
En Bogotá había en 1825 once escuelas lancasterianas. En México se fundó la Compañía Lancasteriana
en 1822 con dos escuelas, y veinte años más tarde su número había ascendido a 106. C. Newland.
op.cit.. pp. 84-86. Historia General de México, El Colegio de México, México, 1976, vol, 3, pp.67-68.
Manual de Historia de Colombia, Instituto Colombiano de Cultura, vol. 3, pp. 256-257.
76
C. Newland, op. cit., p.65.
77
Por ejemplo, a mediados del siglo XIX, el 50% de los establecimientos escolares de Buenos Aires
estaban destinados a niñas. C. Newland, op. cit.

27
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

mostraron un extraordinario optimismo al afirmar que para 1830 no podrían ejercer sus
derechos electorales los ciudadanos analfabetos, con lo que expresaban no una
voluntad restrictiva sino el convencimiento de que la alfabetización se propagaría con
enorme rapidez por todo el territorio, mediante la sola voluntad de crear escuelas. En
México, a partir de 1821 la gran mayoría de las constituciones estatales señalaron
límites de 1830 a 1850 para que los ciudadanos analfabetos pudieran votar. Todos
hablaban de la necesidad de tener “buenos ciudadanos” para que las repúblicas
“funcionaran bien”, y esa expresión era sinónimo de “pueblo ilustrado”, poniendo de
manifiesto la profunda fe de la época en el poder transformador de la educación.

La voluntad educativa incluyó también a las comunidades indígenas. En toda


Hispanoamérica se ordenó la apertura de escuelas en los pueblos de indios, para que
pudieran salir “del embrutecimiento y la condición servil a que por tantos años han
estado sujetos”.78 La constitución de Cádiz había extendido la ciudadanía a la
población de este origen, integrándola en una sociedad basada en la igualdad frente a
la ley mediante la supresión de los estatutos diferenciales. Pero no bastaba con la
eliminación de la “república de indios”: al incorporarse el indígena al principio de
igualdad universal, era necesario borrar los síntomas de la diferencia, ya que la
ciudadanía y la condición de elector tenían como exigencia implícita la adscripción a
una única forma cultural basada en los patrones occidentales. Este objetivo se
inscribió en una categoría cultural que había gozado de gran prestigio en el período
ilustrado: se habló de “civilización”. Los indígenas debían ser “civilizados” y de esa
manera integrados en el gran cauce del progreso universal. En palabras de un
protagonista de la época, se aspiraba a “una población uniformada y unida por la
comunidad de ideas e intereses, y la civilización extendiendo su pacífico imperio hasta
nuestros más remotos pueblos. He aquí un cuadro que todos, poco más o menos,
hemos trazado en nuestro espíritu”.79 Ese estado de civilización sólo podía alcanzarse
mediante la expansión de la educación a todo el espectro social y étnico. En tanto la
capacidad de elección de los representantes se había extendido a la clase indígena,
se consideraba que sólo la “ilustración” de esta última podía evitar el reinado “de las
tinieblas”.80 De ahí la insistencia en llevar a las comunidades las prácticas educativas
y, con ellas, unas costumbres y un imaginario integrados en el universo simbólico de la

78
Así reza el decreto de 1820 promulgado en Bogotá por el libertador Santander. Manual de Historia de
Colombia, op. cit., p. 256.
79
Citado en S. Alda Mejías: Indígenas y política en Guatemala...”, op. cit., p.113.
80
Idem, p.111.

28
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

sociedad mayoritaria.81 Si esto era así en el ámbito de las comunidades indígenas,


donde la población de este origen formaba la mayor parte de la masa campesina, el
avance militar sobre las zonas de frontera que se fue afirmando a lo largo del siglo
aplicó el sistema de ir abriendo escuelas en las regiones ocupadas, en el perímetro de
los propios fortines, y de incorporar a los niños indígenas recientemente sometidos a
las clases allí impartidas.82

Esta voluntad de expansión educativa en el contexto de un objetivo de


homogeneización hizo que aquélla se vinculara a una única lengua: el castellano.
Educación fue sinónimo de castellanización. Esta propuesta no era nueva. La
dominación imperial había implicado la expansión e imposición de la lengua castellana
a las poblaciones nativas a lo largo de todo el periodo colonial. Sin embargo, esta
tendencia había sido acompañada por otra que obligaba al conocimiento de las
lenguas locales, que fueron utilizadas como instrumento de dominación e influencia
sobre las poblaciones sometidas. De tal forma, las lenguas nativas no sólo se
conservaron sino que incluso en ciertos casos fueron fomentadas y favorecida su
difusión como una forma de reducir la enorme heterogeneidad de las hablas
indígenas.83 Tal es lo que ocurrió con el quechua y el nahuatl, que durante el reinado
de Felipe II fueron convertidos en lenguas oficiales, imponiéndose normas para su
propagación entre el mayor número de poblaciones indígenas. Más aún, las
principales lenguas indias se convirtieron de hecho en un objeto privilegiado de estudio
por parte de los súbditos de la Corona española a lo largo de la Edad Moderna,
estudio que llegó a institucionalizarse y a conformar “una verdadera tradición
científica”.84 En 1570 se fundaron por decreto cátedras de lenguas indígenas en las
universidades americanas, la primera de las cuales fue la de quechua en el Perú.
Estas cátedras “perduraron hasta la Independencia, tuvieron una importante
productividad y constituyeron la vertebración institucionalizadora -dentro de lo

81
A pesar de la voluntad de expandir la educación y el alfabetismo a los distintos grupos étnicos, ello no
implica que esto se lograra de forma igualitaria en todos los casos. Ejemplo de ello es un informe de 1852
elaborado en Buenos Aires a partir de una encuesta entre los miembros de la milicia urbana. Según este
informe el alfabetismo promedio masculino dentro del grupo se elevaba al 73%, pero había grandes
diferencias según las líneas étnicas. El conjunto indicaba que cuanto más claro era el color de la piel,
mayor el alfabetismo: 83% entre los blancos, 63% entre los trigueños y 33% entre los pardos. C. Newland:
Buenos Aires no es pampa..., op. cit., p. 184.
82
Véase el capítulo 2 de este mismo volumen.
83
Jesús Bustamante: “Asimilación europea de las lenguas indígenas americanas”, en Antonio La Fuente y
José Sala Catalá: Ciencia colonial en América, Alianza Universidad, Madrid, 1992, pp.45-77. Véase
también Humberto Triana y Antorveza: Las lenguas indígenas en la Historia Social del Nuevo Reino de
Granada, Instituto Caro y Cuervo, Bogotá, 1987.
84
Bustamante, ídem, p.48.

29
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

académico- de este tipo de estudios”.85 Este interés y aplicación práctica de las


lenguas indígenas convivió con la tendencia hacia la castellanización, que recibió un
nuevo impulso en el período ilustrado cuando el Estado se planteó como objetivo
imponer la lengua del Imperio como medio único de comunicación de los indígenas.86

La tendencia homogeneizadora del período de Carlos III continuó después de


la independencia, en la que todo el espectro político -tanto liberales como
conservadores- vio en la lengua un instrumento de unificación política y social. En la
mayoría de los territorios hispanoamericanos las nuevas normativas estipularon que
todas las lecciones de nivel elemental habían dé impartirse en español. Se afirmaba
que para quien era “ignorante de su propia lengua nacional, los valiosos derechos de
la ciudadanía [eran] de hecho inoperantes”.87 Las pocas voces que se alzaron en
defensa de mantener un sistema de enseñanza elemental en las lenguas vernáculas
tuvieron escaso eco.88

Esto no significa que se propusiera la eliminación de las lenguas indígenas,


pero el mantenimiento de éstas a nivel educativo se supeditó a las propias
necesidades de expansión del castellano y a consideraciones de tipo académico
independientes de la realidad social representada por varios millones de hablantes.
Así, en los primeros años de la República el liberal mexicano José María Luis Mora
propició en los colegios de enseñanza media el aprendizaje del náhuatl, el tarasco y el
otomí junto con el latín, con la idea de que se trataba de lenguas clásicas de la
civilización mexicana que serían útiles a los estudiantes, “más por instrucción que por
el uso que se haga de ellas en un país donde la lengua castellana es común a todos
los miembros de la sociedad”.89 A lo largo del siglo XIX hubo quienes intercedieron en
favor de que los maestros de primeras letras conocieran las lenguas locales, pero no
como vehículos de cultura sino como un medio de facilitar el aprendizaje del castellano
por parte de los niños indios. Como afirmaba el positivista Justo Sierra: “enseñarlos
[los idiomas indígenas] a los maestros de los indios tiene para nosotros el objeto
capital de destruirlos, de enseñar a todos el idioma castellano y de suprimir esa

85
Idem, p.52.
86
Idem, p. 53; F.-X. Guerra: Modernización e Independencias, op. cit., pp.277-278.
87
Reforma educativa de Santa Anna estableciendo un sistema público de educación primaria, México,
1842. Citado en Shirley Brice Heath: La política del lenguaje en México: de la colonia a la nación, Instituto
Nacional Indigenista, México, 1986, p.108.
88
Tal fue el caso de Ignacio Ramírez, gobernador del Estado de México durante el periodo de Benito
Juárez, que propuso un plan de educación bilingüe en castellano y en las lenguas locales para las
escuelas situadas dentro de las regiones indias. Idem, pp. 111-114.
89
Citado en ídem, pp.105-106.

30
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

barrera formidable opuesta a la unificación del pueblo mexicano”.90 Y abundaba: “La


poliglosia de nuestro país es un obstáculo a la propagación de la cultura y a la
formación plena de la conciencia de la patria, y sólo la escuela obligatoria generalizada
en la nación entera, puede salvar tamaño escollo [...] Llamamos al castellano lengua
nacional, no sólo porque es la lengua que habló desde su infancia la actual sociedad
mexicana, y porque fue luego la herencia de la nación, sino porque siendo la sola
lengua escolar, llegará a atrofiar y destruir los idiomas locales y así la unificación del
habla nacional, vehículo inapreciable de la unificación social, será un hecho”.

En cuanto a las cátedras de lenguas indígenas que se habían extendido


durante el período colonial, tendieron a desaparecer en consonancia con los avatares
de las universidades, algunas de las cuales fueron cerradas, como la de México en
1833. Cuando en la segunda mitad del siglo revivió en diversos países
hispanoamericanos el interés por las lenguas indígenas, éste se vinculó más a una
preocupación anticuarista y clasicista que a su condición de medio vivo de
comunicación. En pleno período positivista, en diversos países se afirmó la necesidad
de estudiar científicamente las antiguas culturas indígenas, pero al propio tiempo se
ratificaba el imperativo de la unificación cultural por medio de la enseñanza de y en la
“lengua nacional”.91 Se consideraba que los idiomas vernáculos encerraban a los
indígenas en el aislamiento mental y condenaban al fracaso los intentos de integración
social. Las lenguas indígenas no debían ser consideradas sino como “simples
documentos arqueológicos”, ya que “no tenían influencia alguna sobre los destinos de
la nación”.92

El afán unificador y diferenciador, que implica la acentuación de las fronteras


con lo heterogéneo representado por lo externo, llevaría asimismo a una iniciativa
tanto filológica como política sobre el castellano mismo, con la reforma ortográfica
propuesta por el venezolano Andrés Bello -y llevada a su extremo americanizante por
el argentino Domingo F. Sarmiento- o la primera gramática científica del siglo XIX
también formulada por Bello, que mantenía los usos y ejemplos locales, introduciendo
una terminología gramatical que era típicamente hispanoamericana. Estas iniciativas
reformistas -incluso las propuestas clasicistas de Bello- se dieron en el contexto de
polémicas románticas que presentaban a la lengua en términos tales como “La

90
Citado en ídem, p.125.
91
Justo Sierra: “Discurso pronunciado el día 13 de septiembre del año de 1902, con motivo de la
inauguración del Consejo Superior de Educación Pública”, Discursos, México, 1919, p.191.
92
Citado en S. Brice Heath: La política del lenguaje en México, op. cit., pp. 124-125.

31
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

soberanía del pueblo tiene todo su valor y su predominio en el idioma”,93 o “La


Revolución estallada, o consumada más bien, en la lengua que habla nuestro país, es
una faz nueva de la revolución social de 1810 que le sigue por lógica indestructible.94
La tendencia a la normalización diferenciada por países se reforzaría en la segunda
mitad del siglo con el interés en los particularismos regionales de la lengua y las
propuestas de afirmación académica de esas variantes, que llevó por ejemplo al
estudio del lenguaje bogotano por Rufino José Cuervo o a la defensa de las
diferencias regionales del “español mexicano” y la invitación, por parte de Joaquín
García Icazbalceta, a realizar una recopilación de mexicanismos.

Si la tendencia en favor de la unificación lingüística fue un mecanismo


recurrente en unas sociedades caracterizadas por la extrema heterogeneidad, desde
muy temprano se insistió en la definición de lugares comunes de la memoria.
Siguiendo la tradición de los revolucionarios franceses, los patriotas se abocaron a la
fijación de símbolos y fiestas celebratorias. La imagen, el rito y la pedagogía política
concurrieron a configurar un sistema de símbolos que autorizaba el reconocimiento
colectivo.95 Símbolos en parte tomados de la acción revolucionaria francesa -como el
gorro frigio- que reflejaban la voluntad libertadora, pero que aparecían vinculados a
imágenes enraizadas en la propia tierra americana, tales como cóndores; águilas,
nopales, o el sol que anunciaba la aurora de una nueva época asociado al “Inti”
incaico. A su vez, las fiestas en honor de las victorias patriotas articulaban nuevas
formas de identificación colectiva, superpuestas a -y alimentándose de- memorias y
espacios tradicionales. Su fijación en un “calendario cívico” promovía la regularidad del
rito celebratorio, asegurando en su repetición periódica la continuidad de aquella inicial
apropiación colectiva. De tal forma, esas imágenes y esos fastos se ofrecían como un
ámbito simbólico en el que las élites y el pueblo llano unificaban las lealtades
aunándose en el culto común de la patria.

A esas formas compartidas de identificación cívica se sumó a lo largo del siglo


XIX la configuración de un panteón de próceres, proceso particularmente significativo,
ya que el culto a los “muertos gloriosos” en quienes encarnar simbólicamente las
glorias del colectivo es una condición importante de la construcción del imaginario

93
Domingo F. Sarmiento, citado en Emir Rodríguez Monegal: El otro Andrés Bello, Monte Avila Editores,
Caracas, 1969, p.261.
94
Juan Bautista Alberdi, citado en José A. Barbón Rodríguez: “La Independencia Lingüística”, Jahrbuch
für Geschichte vota Staat, Wirtschaft und Gesellschaft Lateinamerikas, vol. 12, 1975, pp. 210-229 (cita en
p. 218).

32
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

popular. De tal forma en la personalidad de bronce de los héroes hacedores de la


nacionalidad, las élites hispanoamericanas reflejaron virtudes éticas y cívicas y las
brindaron al imaginario colectivo como una suerte de espejo sobre el que forjar las
“virtudes nacionales”. Ese proceso no estuvo libre de conflictos y muchas veces
entrañó una auténtica “guerra de próceres”, ya fuera por la asociación de éstos, en
vida, a posturas ideológicas o acciones políticas contrapuestas (Hidalgo o Iturbide),
por la selección de orígenes diversos de la nacionalidad (Cuauhtémoc o Cortés), o
bien porque un mismo héroe era compartido por dos o más países, como es el caso
del culto cuasi religioso a la figura de Simón Bolívar.

Los conflictos en torno a la fijación del “panteón” nacional se relacionan con un


tipo de construcciones que actúan como factor fundamental en los procesos de
homogeneización de los colectivos hacia el interior y de singularización hacia afuera:
la definición de los mitos de origen, puesto que no hay propósito colectivo sin mito.96
En esta perspectiva se inscribe la reivindicación y apropiación simbólica, por el
discurso independentista, de la imagen idealizada de los pobladores autóctonos de
cada territorio, así como de sus antiguas culturas (como el caso, entre otros, de
México y Perú), o bien de sus valores (como los araucanos en Chile). Estas
referencias asumieron características distintas según el ámbito territorial del que
partieran, pero en todos los casos debían cumplir una función múltiple de
reforzamiento de la identidad colectiva. En primer lugar, la diversidad de la población
nativa era un factor de singularización, es decir, de profundización de la identificación
nacional en cada nueva república, frente al patrimonio común de la “patria americana”,
fundado este último en el origen hispánico y los elementos culturales de él derivados,
principalmente la lengua y la religión. Asimismo, el reconocimiento de esa continuidad
brindaba “espesor temporal” a las nuevas naciones, retrotrayendo sus orígenes a
épocas inmemoriales; es decir, las dotaba de “atemporalidad”. Finalmente, podían
tender un puente simbólico entre el grupo “blanco” y la sociedad indígena, al proponer
un punto de encuentro basado en la reivindicación de un común origen. Pero estas y
otras definiciones no fueron nunca unívocas. Por el contrario, si algo caracteriza el
proceso de selección de la memoria histórica en Hispanoamérica es el hecho de
haberse desarrollado a partir de una dinámica oscilante que buscaba la continuidad en
la ruptura, incluyendo y excluyendo alternativamente segmentos del pasado. Aunque

95
George Lomné: “Revolution frangaise et rites bolivariens: examen d'une transposition de la symbolique
républicaine”, Cahiers des Amériques Latines, vol. 10, 1990, pp. 159-176.
96
Anthony D. Smith: “The myth of the "Modern Nation" and the myths of nations”, Ethnic and Racial
Studies, vol. 11, No. 1, 1988, pp. 1-26.

33
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

con distintos ritmos según los países, dos binomios fundamentales articularon esa
dialéctica segmentadora: sustrato indígena/sustrato hispánico, y
liberalismo/antiliberalismo. El primero de ellos es particularmente importante, porque
afecta a la definición de los mitos de origen, que a su vez simbolizan en el imaginario
colectivo las potencialidades y limitaciones del porvenir de la comunidad; el segundo
actúa como un espejo en el que los desencuentros del pasado se proyectan sobre el
presente, y viceversa.

Sin embargo, la fuerza simbólica del territorio en la construcción nacional


hispanoamericana favorecería a lo largo del XIX el surgimiento de elaboraciones con
gran poder de permeación de los imaginarios colectivos que, al elevar a la nación a
protagonista única del proceso histórico, permitían subordinar la diversidad de sujetos
a una sola línea continua, desarrollada a partir del sustrato unificador del territorio, en
la que el pasado contenía la promesa cierta de un brillante futuro. Ejemplo de ello es la
obra de Sebastián Lorente (1860-1871), destinada a mostrar la medida del grandioso
porvenir al que podían aspirar los peruanos, ya que “por la grandeza pasada
presentiremos la futura”.97 Dos líneas argumentales interdependientes formaban la
médula del discurso de Lorente. En primer lugar, el seguimiento en el tiempo de la
“nacionalidad peruana”, desde los remotos orígenes que anunciaran su advenimiento,
pasando por los “sólidos cimientos” sentados por el Imperio Incaico, la consolidación
del “alma nacional” en los tiempos coloniales -sobre el mestizaje de dos razas y el
sincretismo de dos culturas- hasta el Perú independiente de su propia época, que
“avanza sólidamente hacia el progreso”. De tal forma, para Lorente la historia del Perú
era una larga secuencia no jerarquizada de diferentes momentos que habían ido
construyendo la actual nacionalidad peruana. Por ello, no podía comprenderse a la
República sin tener en cuenta a la Colonia, ésta sin el Imperio incaico, y este último sin
la cultura primitiva.98 La segunda línea argumental llevaba a reivindicar el componente
indígena de la nacionalidad, no sólo por las grandezas del Imperio de los Incas, sino
por las propias virtudes de sus descendientes. Lorente veía en los indios actuales
muchos de los defectos que condenaba la sociedad criolla, pero afirmaba que esos
defectos no eran innatos, no legitimaban su marginación de la nacionalidad, ni mucho
menos implicaban un factor retardatario para el progreso del Perú.99

97
Mónica Quijada: “De la Colonia a la República: inclusión, exclusión y memoria histórica en el Perú”.
Historica, vol. 18, No. 2, diciembre de 1994, pp. 365-382.
98
Idem, p. 378.
99
Ibidem.

34
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

Es posible que pocos casos de integración del pasado en una única línea
continua predestinada al progreso sean tan característicos, ni hayan tenido tanto éxito
en su capacidad de influir sobre el imaginario nacional, como el del argentino
Bartolomé Mitre quien, en palabras de T. Halperín Dongui, “tiene quizás mejores títulos
que nadie para ser reconocido en el papel de padre de la Argentina moderna, [y]
fundador de una nueva historiografía argentina, caracterizada por una seriedad erudita
y objetividad científica hasta entonces ausentes”.100 Frente a las visiones duales de
sus predecesores, como Sarmiento o Alberdi, Mitre se negó a identificarse con las
posiciones de cualquiera de los actores individuales y colectivos que dominaron la
escena histórica, al tiempo que estructuraba la narración a partir de un punto de vista
preciso: el de la progresiva institucionalización del Estado como único protagonista de
la historia. En la construcción de Mitre, la Argentina surge de un origen en el que los
distintos grupos no constituyen una sociedad dividida verticalmente por fronteras
étnicas entre conquistadores y conquistados, sino precozmente unificada en torno a
“una nueva raza destinada a ser la dominadora en el país”. Este conjunto inicial,
caracterizado por la igualación en un mismo nivel de pobreza, “resultaba en una suerte
de igualdad o equilibrio social, que entrañaba desde muy temprano los gérmenes de
una sociedad libre”.101 Por ello, en la narración de Mitre la Argentina está predestinada
a un rumbo histórico constantemente ascendente, rastreable ya, pese a las
apariencias, en sus poco brillantes primeros tramos".102 Es decir, el historiador
convertido en constructor de su nación ofrece a la memoria colectiva un proceso
histórico en el que el pasado contiene ya la promesa cierta de un brillante futuro, y en
el que la ruptura del orden colonial significa que el país ha asumido “de modo
irrevocable esa vocación democrática que sin que lo supiera ha sido ya la suya desde
los orígenes”.103 De tal forma, esa inicial forma democrática igualitaria que describe
Mitre le permite inscribir a la sociabilidad Argentina en el contexto de los valores que
hacen a la civilización occidental, valores en los que asienta el fundamento básico de
la identidad nacional.

La vocación homogenizadora de los constructores de la memoria nacional


asumió a veces un cariz decididamente “racial”, especialmente en el contexto
ideológico del darwinismo social. Tal fue el caso de Vicente Riva Palacio, quien dio un

100
Tulio Halperín Donghi: “Mitre y la formulación de una historia nacional para la Argentina”, Anuario del
IEHS (Tandil), vol. 11, 1996, pp.57-69 (cita en p.57).
101
Citado en ídem, p.63.
102
ldem, p.59
103
ldem, p.69.

35
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

avance importante a la elaboración del principio identitario del México mestizo en una
obra que desde muy pronto fue considerada la historia nacional clásica: México a
través de los siglos (1884). Riva Palacio buscaba la creación de un pueblo único,
iniciado en la colonia con el cruzamiento del español y el indígena que había de llevar
a la fusión en “una nueva raza para formar una nacionalidad mexicana”.104 Dicha
fusión había cristalizado a lo largo de la colonia y a ella se había debido la posibilidad
de la independencia, ya que la armonía y la fortaleza que daba la cohesión patriótica
sólo había sido posible porque los individuos de la sociedad estaban sujetos “a las
mismas vicisitudes morfológicas y funcionales”, es decir, pertenecían ya a una única
raza. En el contexto jerarquizador del pensamiento racial decimonónico, Riva Palacio
hubo de contrarrestar la aducida preeminencia de la raza blanca propia de la época
con la afirmación de que, desde una perspectiva antropológica y “juzgado conforme a
los principios de la escuela evolucionista”, el componente racial indígena era portador
de rasgos físicos superiores a los europeos; superioridad que, por cierto, no hizo
extensiva a las formas culturales.105 Como afirma A. Basave Benítez, en la perspectiva
de Riva Palacio los vicios se repartían entre los progenitores del mestizo, en tanto que
sus virtudes se acumulaban en él: “El mestizo ya no es un medio sino un fin; es un ser
que se vuelve deseable no por su cercanía al blanco sino en la medida en que se
asemeja a sí mismo”.106 El mestizo no sólo tenía la exclusividad de la nacionalidad
mexicana y por ello era el único que podía sentir a México como una patria, sino que,
como en los casos que antes hemos reseñado, llevaba en sí desde sus inicios el
germen del progreso futuro, al producirse la fusión racial en vinculación estrecha a un
territorio que “estaba destinado a ser el asiento de una nación importante en el
continente americano”.107

Educadores, lingüistas, historiadores, ideólogos en general configuraron la


punta del iceberg de una sociedad civil en constante expansión, diferenciada y al
mismo tiempo extendiéndose al ritmo de la constitución del Estado, y avanzando hacia
la configuración de una retícula destinada a incorporar a los individuos en una
totalidad. En tal contexto se produjo el desarrollo progresivo de un entramado de
prácticas asociativas, cuya diversificación ayudó a densificar y complejizar los vínculos
sociales, contribuyendo a la diferenciación de la vida política y provocando una

104
Citado en Agustín Basave Benítez: México mestizo. Análisis del nacionalismo mexicano en torno a la
mestizofilia de Andrés Molina Enríquez, Fondo de Cultura Económica, México, 1992, p.30.
105
lbidem.
106
ldem, p. 32.
107
Citado en lbidem.

36
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

transformación en la sociabilidad y las prácticas comunicativas tanto de la élite como


de las clases populares. En tal contexto, las prácticas asociativas desempeñaron un
papel de primer orden en la unificación de los imaginarios y en la permeación del
colectivo por unas costumbres inscritas en un único universo simbólico.

En el territorio hispanoamericano la expansión de las prácticas asociativas


hunde sus raíces en el período ilustrado, con el surgimiento de las Sociedades de
Amigos del País y las Sociedades Patrióticas, a las que se agregarían las expresiones
locales de las logias masónicas. Durante el período revolucionario, como ha estudiado
P. González Bernaldo, las actividades asociativas funcionaron “como instrumento de
acción pedagógica a través del cual el aprendizaje de la nueva moral cívica modifica la
naturaleza del hombre esclavo en hombre virtuoso y libre”108. A partir de la
independencia las prácticas asociativas, en continuo crecimiento, se vincularon a la
idea de que eran el auténtico germen de una sociedad libre y republicana, y caldo de
cultivo de los valores de la igualdad y la fraternidad".109 Tales prácticas, cuya función
pedagógica estaba vinculada a la necesidad de crear al nuevo ciudadano,
prefiguraban, definían y difundían la nueva representación de la colectividad. Más aún,
al introducir un tipo de vínculos revocables en el universo relacional comunitario,
socavaban la estructura de la sociedad tradicional, basada en los nexos “naturales”.
Expandiendo los vínculos secundarios y contractuales, las asociaciones modernas
contribuían a la construcción de la representación de la colectividad y a sentar las
bases de una nueva legitimidad política.110

Hacia mediados de siglo Hispanoamérica experimentó un auténtico


florecimiento de la actividad asociativa: sociedades de ayuda mutua, clubes sociales y
culturales, círculos literarios, logias masónicas, asociaciones profesionales,
agrupaciones festivas y recreativas, organismos preocupados por los derechos civiles
como las sociedades de amigos de los indígenas, organizaciones educativas, gremios
de artesanos, grupos patrióticos y protonacionalistas. En tal contexto, era inevitable su
inscripción en el gran paradigma de la época: como se afirmaba desde una sociedad
gremial, “la asociación es la idea que marcha a la vanguardia de la civilización

108
Pilar González Bernaldo: “Pedagogía societaria y aprendizaje de la nación en el Río de la Plata”, op.
cit., p. 456.
109
Hilda Sábato: La política en las calles. Entre el voto y la movilización, Buenos Aires, 1862-1880,
Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1998, p.51.
110
P. González Bernaldo, op. cit., p. 469.

37
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

universal”.111 En términos generales, existía un consenso en torno al carácter


civilizador de ciertos códigos relacionales que las prácticas asociativas difundían en la
sociedad.112

La tendencia a la formación de asociaciones cubría casi todo el espectro social


y penetraba en los diversos grupos étnicos. Comenzó siendo privativa de un grupo
restringido de la elite, para extenderse rápidamente a toda la llamada “gente decente”
y finalmente a otros niveles sociales. A lo largo del siglo una serie de actividades,
como la ayuda mutua, los gremios o las sociedades recreativas se expandieron en el
seno de las diversas etnias, tanto en el caso de los grupos inmigratorios -en los
territorios donde éstos eran numéricamente importantes, como el Río de la Plata-
como de las poblaciones de origen africano.113 Estas asociaciones, si bien por un lado
reforzaban los vínculos étnicos, por otro contribuían a la homogeneización de los
comportamientos y de los imaginarios, ya que la difusión de las prácticas asociativas
tenía un único origen y una única construcción simbólica: la cultura de la élite
propuesta y progresivamente asumida como cultura de la sociedad en su conjunto.114

En toda Hispanoamérica, las nuevas naciones se definieron en relación a su


pertenencia a la civilización universal, asociada ésta a la expansión del Occidente. La
civilización como fundamento y manifestación de la identidad nacional llevó a las elites
a extender sus formas de sociabilidad a los restantes grupos sociales, a proponer su
cultura como única posibilidad de inscripción en el camino del progreso, a negar la
viabilidad de las formas no compatibles, fueran éstas manifestaciones de “barbarie”
rural o de diferencia étnica. En Hispanoamérica la definición de las naciones de
ciudadanos fue, como en todo el mundo occidental, un modelo de inclusión que en
tanto tal generó sus propios márgenes, sus exclusiones. La frontera a partir de la cual
se establecía la exclusión no fue diferente de la del resto del mundo occidental. Esa
frontera estuvo definida por unas formas culturales intrínsecas a las expandidas por el
Occidente y supuestamente inscritas en el camino del progreso, y la jerarquización

111
Palabras del presidente de la Sociedad Tipográfica bonaerense, 1862, citadas en H. Sábato, op. cit.,
p.51.
112
P. González Bernaldo, op. cit., p. 463.

113
Véase el capítulo 3 de este libro. Cfr. también Pilar González Bernaldo de Quirós: Civilité et politique
aux origines de la nation argentine. Les sociabilités á Buenos Aires, 1829-1862, Publications de la
Sorbonne, Paris, 1999, pp. 96-109.
114
En Buenos Aires, el censo de 1887 registraba 61 sociedades. “cifras que sin duda subestiman la
actividad de este tipo de instituciones en la ciudad”, H. Sábato, op. cit., p. 52. Por su parte, Carlos
Forment ha contabilizado el surgimiento de al menos 600 asociaciones en el Perú, entre los años de 1830
y 1879. C. Forment: “La sociedad civil en el Perú...”, op. cit.

38
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

impuesta a la diversidad de los grupos humanos que establecía la superioridad de la


raza blanca. En tal contexto, la definición de los márgenes tuvo en Hispanoamérica la
dificultad agregada de la extraordinaria heterogeneidad cultural y fenotípica heredada
dula sociedad colonial, que hizo más complejo y arriesgado el proceso de
homogeneización vinculado a la noción de pueblo soberano. El imaginario occidental
decimonónico no dejaba ningún resquicio a cualquier forma de relativismo. La
posibilidad de acción no oscilaba entre dos polos distendidos entre la inclusión o la
exclusión de las diversas formas culturales que no se ajustaban al modelo social, sino
entre la inclusión física de los elementos portadores de diferencias fenotípicas y
culturales, a costa de una total exclusión de sus costumbres, creencias, lenguas -en
definitiva, de sus culturas-, y su exclusión física, ya fuera mediante la segregación o el
genocidio.

Esta dualidad alimenta todo el proceso homogenizador que se expandió al


afianzarse la noción de “naciones de ciudadanos” como forma óptima de organización
sociopolítica. En eso Hispanoamérica no ofrece un modelo excepcional, sino en todo
caso una arena donde el estudio de la construcción de la homogeneidad como un
proceso de inclusión/exclusión intrínseco a la expansión del concepto de pueblo
soberano presenta el interés de su condición temprana en el tiempo, y el hecho de
darse en el contexto de una base demográfica caracterizada por una heterogeneidad
extrema.

Ambas características -procesos tempranos y extrema heterogeneidad-


desempeñaron un papel importante en los esfuerzos por la homogeneización de las
poblaciones, que no fueron de ninguna manera constantes y unimórficos sino que
estuvieron sujetos a ritmos desiguales y a variaciones de contenido. A ello nos
referiremos en el próximo y último apartado de este capítulo.

Los ritmos de la homogeneización

La consolidación de la noción de pueblo soberano, fuente única de la


legitimidad del Estado, vinculó inicialmente muchas de sus percepciones a una noción
abstracta y utópica de la ciudadanía y el ciudadano. La meta de una sociedad
integrada por individuos ilustrados y felices, conscientes de sus responsabilidades
cívicas, pobló el imaginario de los primeros liberales. Al mismo tiempo, depositarios de
una herencia de familiaridad con un vocabulario político de antigua prosapia,
consideraron que los integrantes del pueblo soberano debían corresponder al antiguo

39
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

modelo del ciudadano virtuoso. Pero herederos también de muchos siglos de


cristianismo, esa virtud no era la virtud política de los antiguos griegos, sino la que se
asociaba a una moral rigurosa. Por ello, el ciudadano de las Cortes de Cádiz, el
ciudadano de las primeras décadas del siglo, era el padre de familia virtuoso que
encauzaba su vida por los derroteros de una estricta moral. A la inversa, la
incapacidad moral y la conducta viciada podían conducir a la pérdida de la condición
de ciudadano.115

Esta concepción inicial de la ciudadanía, en la que no entraban aún desarrollos


como el censitario o los requisitos de alfabetización, es una visión amplia, abstracta y
utópica. No hay en ella consideraciones de carácter étnico, sencillamente ignora la
heterogeneidad. Y es normativa: no se plantea lo que existe, sino lo que debe ser. No
es que sus formuladores desconozcan que para la construcción de su nuevo modelo
social deben contar con unas bases demográficas heterogéneas. Pero tienen una fe
infinita en la automaticidad de los cambios, que habrían de sobrevenir de la mano de
un conjunto de instituciones y leyes avanzadas y orientadas al bien común. El
despotismo había generado siervos; la nueva libertad generaría ciudadanos virtuosos
y en tanto tal libres, iguales en derechos, artífices del progreso de la comunidad.
Libres e iguales en derechos lo serían todos: los criollos, los indígenas y las castas,
que de esa manera se integrarían en un nivel superior y universal por el cual dejarían
de ser criollos, indígenas y castas para pasar a convertirse en una totalidad: la nación
de ciudadanos. Es decir: no es que se desconociera la heterogeneidad de partida,
pero había el convencimiento de que la expansión de unas benéficas instituciones y
una educación orientada al progreso acabarían subsumiendo las diferencias.
Siguiendo los postulados ilustrados, la civilización y el progreso eran el futuro al que
estaban abocadas necesariamente las poblaciones, y por eso los cambios no eran
contingentes sino ineludibles. Bastaba con proporcionar las herramientas
institucionales, que constituían tanto un medio como un fin.

En el imaginario de la emancipación, por ende, la nación de ciudadanos


aparecía como una construcción incluyente, en la que la heterogeneidad y la ausencia
de cohesión se irían esfumando paulatinamente por obra de unas benéficas
instituciones y una educación orientada a la formación de los ciudadanos. Por otra
parte, los cambios previstos en la marcha hacia una ciudadanía cohesionada no
hacían referencia a la percepción de la diferencia fenotípica ni a las costumbres

115
Sobre la incapacidad moral como causa de restricción de la ciudadanía en Centroamérica véase S.
Alda Mejías, op. cit., capítulo 3.

40
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

cotidianas, sino a aquellos elementos de sociabilidad tradicional que impidieran la


construcción de repúblicas de ciudadanos ilustrados y felices, iguales en derechos, es
decir, “el modelo utilitarista del individuo industrioso e ilustrado que persigue sus
propios intereses y cuya máxima fidelidad como ciudadano virtuoso sería el Estado
civil”.116 La igualdad de derechos no eliminaba la jerarquización, pero esta última debía
ceñirse estrictamente a su dimensión social. Ya no debía haber distintos estratos
raciales o culturales, sino una nación configurada por diferentes niveles
socioeconómicos -permeables entre sí-, y culturalmente integrada.117 En este modelo
particularmente incluyente, los márgenes estaban definidos por un único elemento: el
territorio. Este último, que se asociaba a la concepción liberal de la patria como tierra
de la libertad,118 era el único principio previo a la demografía y por tanto más potente
que la propia heterogeneidad. Sólo el territorio, por ende, definía las fronteras de la
inclusión.

Con el tiempo fue desapareciendo la figura del ciudadano virtuoso e ilustrado


como base de la construcción nacional, y paralelamente se fue infiltrando una
concepción binaria que alcanzaría su más lograda expresión en la metáfora
“civilización o barbarie”.119 La categoría ilustrada de civilización adquirió una
proyección corporizada, palpable. Civilización era lo urbano y lo europeo, fueran
personas, ideas o sistemas sociales. Barbarie era el resto. “De eso se trata, de ser o
no salvaje”.120 Todo lo que no era “civilizado” era “bárbaro” o “salvaje”. Por ello, el
ciudadano virtuoso se difuminó como base del pueblo soberano, para ser reemplazado
por una nueva categoría, la del ciudadano capaz de civilización… Y, junto con la
expansión de esta imagen, se produjo un proceso de categorización consciente, o
visibilización, de las diferencias culturales y raciales. Se culpabilizó a esas diferencias
por la lentitud y las múltiples dificultades que se oponían a la homogeneización del

116
Charles Hale: El liberalismo mexicano en la época de Mora, 1821-1853, Siglo XXI, México, 1977,
p.177.
117
En otro lugar he denominado a esta caracterización o fase en la construcción de la homogeneidad,
“nación cívica”. Véase Mónica Quijada: “¿Qué nación? Dinámicas y dicotomías de la nación en el
imaginario hispanoamericano del siglo XIX”, en Francois-Xavier Guerra y Mónica Quijada: Imaginar la
nación, número monográfico de los Cuadernos de Historia Latinoamericana, AHILA, Münster-Hamburg,
No. 2, 1994, pp.15-54.
118
En la tradición española el concepto de patria tiene siempre una connotación territorial: patria es la
tierra donde se ha nacido. Al mismo tiempo la tradición francesa que alimentó el proceso revolucionario
asoció patria a libertad. Véase M. Quijada, ídem, y J. Godechot: “Nation, patrie, nationalisme et
patriotisme en France au XVIIIe siécle”, Annales historiques de la Revolution Francaise, vol. 63, 1971, pp.
481-501.
119
Como es bien sabido, esta metáfora fue propuesta por el argentino Domingo Faustino Sarmiento. Sin
embargo, su extraordinario éxito se debió a que en realidad recogía una visión compartida ya por todas
las elites de la época.
120
Domingo Faustino Sarmiento, citado en M. Quijada, ídem, p.44.

41
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

pueblo soberano, a la construcción de la “nación de ciudadanos” orientada hacia el


progreso que había sido el objetivo de la generación emancipadora. Se consideró que
la construcción de la “nación de ciudadanos” se veía obstaculizada por “la abyección
de muchos siglos”, así como por el carácter diferencial y el apego a sus costumbres de
los elementos que era necesario “ciudadanizar”.121

No desapareció la conceptualización básica del territorio como definición última


de los límites de la ciudadanía, pero se reconoció al interior del mismo la existencia de
márgenes de exclusión, identificados con todo aquello que no era capaz de
civilización. Márgenes sobre los que era necesario operar a través de procesos
conscientes, voluntaristas. Lo que subyacía a esta enunciación no era tanto la pérdida
de la fe en la fuerza modificadora de las instituciones y de la educación, como en el
automatismo y celeridad de su influencia.

Los términos de la exclusión no fueron ni mucho menos uniformes. En primer


lugar, en el imaginario liberal se fue imponiendo como instrumento fundamental para la
construcción de naciones orientadas al progreso, la conveniencia de atraer
contingentes de inmigración europea con el objetivo, en unos casos, de fundir la
población nativa con elementos capaces de aportar rasgos que el imaginario de las
elites asociaba a la civilización; en otros, para que se superpusieran al elemento nativo
hasta constituir poblaciones en las que sólo fueran visibles la “raza blanca” y la cultura
europea.122

Este concepto de “exclusión por fusión” o por “superación numérica” convivió


con perspectivas más drásticas. La paulatina proyección del poder central sobre las
áreas periféricas dio paso, por primera vez, a la vinculación del concepto de
“civilización” con el de “exterminio”, aunque propuesto únicamente como alternativa
extrema a la acción “civilizadora”. En las áreas periféricas de distintos países, como
México, Chile o Argentina, los ejércitos centrales redujeron militarmente a las
consideradas “pervivencias bárbaras” y sometieron a los sobrevivientes a un proceso
extremo y apresurado de modificación de sus costumbres e iniciación en las prácticas
“civilizadas”. En las áreas de población indígena nuclear, donde las posibilidades de
acción eran más complejas ya que implicaban operar sobre la gran masa de la

121
José María Luis Mora, citado en ídem, p.44.
122
En ídem he definido esta fase de la construcción nacional con la categoría de “nación civilizada”.

42
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

población campesina, se produjo un proceso acelerado de contracción de la “nación


de ciudadanos” mediante la aplicación de medidas crecientemente segregacionistas.

Este proceso fue acompañado por una acentuación de la retórica


homogeneizadora. Afirmaciones tales como que sin una población homogénea no hay
nacionalidad, o que el progreso de un país depende “de la unidad y la uniformidad de
los elementos que concurren a mantener la vida y animación del cuerpo social”,123 y la
atribución de toda responsabilidad en el atraso del país respectivo a la “disparidad
racial”, se hicieron recurrentes en discursos, escritos, ensayos, panfletos y medios de
comunicación. La población indígena y, en segundo lugar, las amplias capas
mezcladas que integraban los estratos bajos de las sociedades, se convirtieron en las
grandes cabezas de turno del imperativo homogeneizador. En muchos puntos de
Hispanoamérica fueron surgiendo cláusulas que obligaban al alfabetismo para poder
ejercer el derecho al voto, lo que marginaba a amplias capas de la población de las
prácticas representativas.

La imagen del indio se hizo sinónimo de atraso, ignorancia y animadversión


hacia la sociedad mayoritaria. La amenaza del “reino de las tinieblas” y el temor a la
“guerra de razas” atravesaron el continente. El discurso de la “guerra de razas” tuvo
dos caras: “la del "indio criminal", mediante la que se justificaba una conducta opresiva
hacia ellos por ser "criminales sanguinarios en continuo acecho de la raza blanca" y la
del "indio víctima", incapaz de subvertir sus instintos por los años de opresión y tiranía
ejercida durante la colonia y la época de los caudillos”.124 Fuera por criminal o por
víctima, se consideró que el indígena no estaba preparado para entender el sistema
representativo y para ejercer sus deberes y derechos como ciudadano.125 En una
palabra, no estaba capacitado para el progreso, no era capaz de civilización. De tal
forma, a partir de la segunda mitad del siglo hubo una tendencia a segregar a los
indígenas de los derechos de la ciudadanía y la representación, y a considerarlos
inaptos para contribuir a la construcción de la nacionalidad respectiva. En algún caso
se produjo el regreso al estatuto diferencial de la colonia, como ocurrió en Guatemala
en 1839, cuando se consideró que la extensión de la “nación de ciudadanos” a todos
los sectores de la población había fracasado, y se impuso la reformulación de la
república de indios no como fin sino como medio idóneo para lograr la ilustración de
los indígenas y convertirles en ciudadanos capaces de civilización. En 1871 fue

123
Citado en M. Irurozqui: A bala, piedra y palo..., op.cit., p.77.
124
Idem, p. 81.
125
Ibidem.

43
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

abolida la república de indios, pero no se le volvió a reconocer a la población nativa la


categoría ciudadana de que habían disfrutado en la primera época liberal. “Sin
derechos de ciudadanía, ni estatuto de menor, los indígenas quedaron inmersos en
una "vacío constitucional".126

Estas tendencias no implicaron el aislamiento del indígena o su sujeción a una


actitud pasiva. M. Irurozqui ha señalado que en el caso boliviano por ella estudiado -y
que puede ser extensible a otros ámbitos hispanoamericanos- la “barbarización” del
indio en el discurso oficial fue contemporánea al desarrollo de acciones organizativas
por parte de la población indígena en demanda de la restitución de las tierras de
comunidad y de reivindicaciones que alcanzaban al derecho a la instrucción en
castellano y a la participación política.127 Estas iniciativas, a su vez, alimentaban el
temor a la guerra de razas y acentuaban la imagen del indio como criminal o como
víctima, reforzando los márgenes de la exclusión. Todos los países soñaban con una
construcción homogéneamente blanca en el color y occidentalizada en las
costumbres.

Esta acentuación de los márgenes de la exclusión no fue ajena a la expansión


de las corrientes del pensamiento europeo y norteamericano que desde principios de
siglo venían consolidando la noción de una escala jerárquica “biológica” de las razas;
covencimiento que tendió a desplazar del imaginario occidental la percepción ilustrada
de la diferencia como fruto de las influencias del clima, ambiente o educación. Estas
concepciones, prestigiadas por su carácter de “pensamiento científico”, al actuar sobre
el sustrato de antiguos prejuicios vinculados a formas tradicionales y jerárquicas de
relaciones interétnicas, fueron adaptadas e instrumentalizadas en aras de aquellos
intereses como factor múltiple de legitimación. De tal forma, la idea de una escala
biológicamente determinista de las razas humanas sirvió para justificar la pervivencia
de brutales prácticas de dominio. así como la relegación de amplias capas de la
población a la categoría pretendidamente inamovible de “pueblo inconsciente”,
excluido de la ciudadanía, de la identidad colectiva y de los beneficios de la nación.

126
S. Alda Mejías: Indígenas y política en Guatemala. op.cit.. pp.96-114. Sobre la inclusión y exclusión de
los indígenas en el proyecto nacional guatemalteco del siglo XIX y principios del XX, desde una
perspectiva de historia de las ideas, véase Marta Casáus Arzú: “Los proyectos de integración social del
indio y el imaginario nacional de las elites intelectuales guatemaltecas, siglos XIX y XX”, Revista de
Indias, 1999, vol. LIX, núm.217, pp. 775-813. Desde una óptica diferente es interesante el trabajo de
Víctor Peralta Ruiz sobre los avatares de una institución característicamente colonial, como el tributo
indígena, en el Perú republicano: En pos del tributo. Burocracia estatal, elite regional y comunidades
indígenas en el Cusco rural, 1826-1854, Centro de Estudios Regionales Andinos “Bartolomé de las
Casas”, Cusco, 1991.
127
M. Irurozqui: A bala, piedra y palo, op. cit., p.87.

44
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

En Hispanoamérica, la recepción de las corrientes más extremas y biologicistas


del pensamiento racial nunca fue incontestada. Por el contrario, en todo momento
convivió con concepciones que defendían la capacidad de la población “no blanca”
para la civilización y denunciaban las condiciones de vida y la carencia de educación
como la causa última de las diferencias entre los grupos humanos. Sin embargo, las
connotaciones racialistas de la ciencia decimonónica, elevadas en todo el occidente a
la condición de paradigma, no podían dejar de actuar como importantes
condicionamientos en el contexto de las tendencias que abogaban por homogeneizar
a las poblaciones para consolidar el pueblo soberano, fuente última de legitimación de
los Estados. La sociedad occidental, extasiada por sus propios logros, había ido
creando espejos que le devolvían su imagen aumentada y engrandecida. De tal forma,
la invención decimonónica de la “sociedad primitiva” fue el reverso de la medalla de la
sociedad moderna definida por el estado territorial, la familia monógama y la propiedad
privada. La sociedad primitiva, por contraposición, tenía que ser nómada, organizada
por lazos de sangre y tendente a la propiedad comunal.128 Para los franceses, ingleses
o alemanes la sociedad primitiva era una construcción hacia afuera, vinculada a sus
encuentros con culturas no europeas en el contexto de su expansión colonial. Pero los
hispanoamericanos no podían dejar de ver a esas “sociedades primitivas” en el seno
de sus propios Estados, fueran los indómitos indios de frontera o los pacíficos
indígenas de comunidad. El problema al que se enfrentaban las elites era que todos
ellos eran nativos del territorio nacional, es decir, el principio último que definía los
límites de la inclusión. Por otra parte, aunque Darwin había afirmado que la evolución
no implicaba dirección o progreso ni seguía ningún plan establecido, la mayoría de los
sabios de la época era más tendente a creer, con Spencer, que la historia humana era
una historia de progreso, y que todas las sociedades vivas podían asociarse a una
única escala evolutiva. Y también participaban de las ideas lamarckianas según las
cuales el cambio evolutivo tomaba la forma de saltos revolucionarios entre un estadio
de desarrollo y otro, y que los rasgos adquiridos se transmitían por herencia''.129
¿Cómo crear naciones de ciudadanos idealmente orientadas al progreso, delimitadas
por las fronteras del territorio nacional, cuando una parte de la población estaba
constituida -y era difícil controvertir las “verdades” proclamadas por la ciencia- por
grupos primitivos y vinculados a estadios inferiores en la escala evolutiva? Por eso, el
discurso homogeneizador presentaba dos niveles que se excluían mutuamente.

128
Adam Kuper: The Invention of Primitive Society. Transformations of an Illusion, Routledge, London and
New York, 1988, pp. 4-5.
129
Idem, pp. 2-3.

45
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

Partiendo ambos de la heterogeneidad étnica como explicación última de los males de


la sociedad, se afirmaba por un lado que la causa de esa heterogeneidad era la
lentitud y la dificultad en la asimilación. Por otro, se negaba toda posibilidad de
asimilación. Era una contradicción no resuelta, que condenaba al pesimismo la
percepción de los destinos nacionales, a menos que se definieran niveles superiores
de integración de los elementos contradictorios.130

La percepción social que reclamaba la búsqueda de la cohesión vinculada a la


exclusión de los elementos no asimilables y biológicamente “inferiores” convivió con
conceptualizaciones que rechazaban la posibilidad de esa construcción excluyente, y
que reclamaban la constitución de un tejido social unificado sobre la base del derecho
de toda la población a participar de los beneficios de la nación. Esta última imagen,
tímida y minoritaria durante varias décadas, se haría más insistente hacia finales de
siglo y sobre todo al iniciarse el siguiente, cuando se multiplicaron las alusiones
públicas sobre los dudosos éxitos alcanzados en la construcción de las respectiva
naciones. Por primera vez se estableció una diferencia entre la construcción del
Estado y la de la nación. En diversos países las élites políticas e intelectuales
compartían la convicción de que sus respectivos Estados eran no sólo una realidad
geográfica e histórica, sino un éxito en su propio haber y en el de las generaciones
que les precedieran, desde la gesta heroica de la Independencia. Lo que definía a
esos Estados era la consolidación de la unidad política sobre un territorio
geográficamente delimitado. En algunos países, como México o Argentina, se sumaba
el convencimiento de haber alcanzado un orden cívico y un bienestar económico que
ejercían de aglutinantes del organismo social. No obstante, existían dudas de que eso
bastara para considerar que se habían consolidado las naciones.131 Y se afirmó por
primera vez que uno y otra no eran intercambiables: la nación era mucho más que un
Estado ejerciendo el poder en nombre de un pueblo soberano, sobre un territorio
geográficamente delimitado. La nación era la patria, es decir, el país donde uno ha
nacido y donde está la tumba de nuestros padres. Pero era, además, el “alma
nacional”, complejo intangible en el que coinciden la emoción del paisaje, la conciencia
de una tradición, los hombres unidos por “la posesión en común de un rico legado de
recuerdos” y “por la voluntad de continuar haciendo valer la herencia que se ha

130
Sobre las políticas llevadas a cabo con los indígenas en diversos países de Hispanoamérica y el
mundo anglosajón, véase el conjunto de trabajos publicados en Mónica Quijada (coord.): Estado y política
indígena. Hispanoamérica, Estados Unidos y Australia, Siglos XVI-XX, Número monográfico de Revista
de Indias, Madrid, 1999, vol. LIX, núm. 17.
131
Sobre esto véase Mónica Quijada: “La Nación Reformulada: México, Perú, Argentina, 1900-1930”, en
Antonio Annino, Luis Castro Leiva y Francois-Xavier Guerra: De los Imperios a las Naciones.
Iberoamérica, Ibercaja, Zaragoza, 1994, pp. 567-590.

46
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

recibido indivisa”. Renan se impuso a Herder porque, al inmanentismo del segundo, el


pensador francés había opuesto el concepto de construcción en el tiempo, basado en
la idea de la nación como un acto de consentimiento. Posibilidad de construcción
consciente que aparecía como imprescindible para una sociedad caracterizada por ser
-en palabras del mexicano Manuel Gamio- “heterogénea y disímbola”.

En el marco de esta nueva perspectiva, se atribuyó a las generaciones


anteriores un fracaso: el de haber consolidado la “exclusión” y la “dualidad”, lo que
había impedido la integración de los elementos heterogéneos que componían los
pueblos en un único colectivo homogéneo. Lograr la integración hasta entonces fallida,
convertir una aglutinación de heterogeneidades en una identidad homogénea,
extender los límites de la nación hasta que coincidieran idealmente con los del Estado
territorial, fue el imperativo al que se abocaron los hispanoamericanos en las primeras
décadas del nuevo siglo.132 De tal forma, se produjo un retorno al ideal de una
construcción incluyente, en la que no hubiera otros márgenes de exclusión que los
definidos por el territorio nacional. Pero los fundamentos de la inclusión no eran ya los
que poblaran el imaginario liberal de las primeras décadas del siglo. No se trataba de
una nación de ciudadanos configurada naturalmente por influjo de la renovación
institucional y una educación de contenido cívico, sino de una comunidad amalgamada
en la unidad de los ideales y por la afirmación de una personalidad colectiva
homogénea: “Un pueblo, una sociedad, o un Estado, no llegarán a ser en conjunto una
patria, sino hasta que entre todos los grupos exista la unidad de ideal”.133 El paradigma
del progreso, siempre presente, fue redefinido: la nación con mayores probabilidades
de alcanzar ese objetivo común no era “la más rica”, sino la que tenía “un ideal
colectivo más intenso”. De tal manera, la imagen inicial de una nación integrada por
individuos virtuosos e industriosos, cohesionados en su lealtad al Estado civil, se
desplazaba a la de una comunidad en la que lo individual se subsumía en lo colectivo,
y la unificación de las lealtades se vinculaba a la homogeneización de los universos
simbólicos. Los procesos no eran automáticos y naturales, sino que precisaban de la
intervención consciente de las instituciones, para alcanzar la esfumación de la
heterogeneidad en la consolidación de un “yo” colectivo, en un mismo y único “espíritu
nacional” que integrara en una totalidad al conjunto de la población sujeta a un mismo
gobierno y habitando un mismo territorio.

132
En mi artículo “¿Qué nación? Dinámicas y dicotomías de la nación en el imaginario hispanoamericano
del siglo XIX”, op. cit., he categorizado a esta fase del proceso de construcción de la homogeneidad como
“nación homogénea”. No obstante, la marcha de la investigación me ha llevado a pensar que, para evitar
confusiones, sería más apropiado llamarla “nación integrada”.
133
Andrés Molina Enríquez, citado en M. Quijada, “La Nación Reformulada...”, op. cit., p. 569.

47
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

Desde una perspectiva de la problemática de la homogeneización del pueblo


soberano, lo importante de este último proyecto es que bajo su influjo se buscó
incorporar en un nivel superior de integración los elementos contradictorios que se
oponían a la expansión de la homogeneidad, a la cohesión del conjunto en una misma
y única totalidad. Frente a la persistencia de la heterogeneidad de los grupos y de sus
culturas, y frente a la dificultad de eliminar en la vida cotidiana los márgenes de la
exclusión, se propuso al colectivo un nivel simbólico de encuentro y de integración. En
el ámbito del imaginario nacional, esta propuesta tuvo éxito en algunos casos: se llamó
“nación mestiza” en México, “café con leche” en Venezuela, o “nación de raza blanca y
cultura europea” en la Argentina. Con ello el proyecto de “etnización de la polity”
alcanzaba su expresión más acabada, y era asumido por una parte de la población
como la manifestación de la existencia de un colectivo cohesionado cuyos límites
coincidían idealmente con los del Estado territorial. Era una perspectiva virtual que,
desde un posicionamiento específico, permitía percibir una parcialidad como si fuese
una totalidad.

La expansión del Occidente, que se inició con múltiples encuentros -y


colisiones- entre culturas diversas, culminó en el siglo XIX y buena parte del XX con la
asunción de la homogeneidad de las poblaciones como un objetivo necesario para la
afirmación de la democracia y las formas representativas en el contexto de los estados
nacionales de base territorial, es decir, el sistema sociopolítico que se consideraba el
más idóneo para lograr la felicidad del ser humano. La construcción de la
homogeneidad buscó superar la condición heterogénea de una sumatoria de
individuos y grupos desiguales y diferentes mediante su integración en una totalidad,
un colectivo cohesionado a partir de un movimiento incluyente que conllevaba la
definición inevitable de márgenes de exclusión. No fue el desarrollo perverso de una
elaboración ideológica, sino el resultado de un modelo social que afirmó que las
sociedades debían estar constituidas por naciones de ciudadanos iguales en
derechos, partícipes de un mismo universo simbólico e idealmente orientados al
progreso. Fue tan inocente -o tan culpable- de las formas que asumió como la fisión
del átomo lo es de la bomba atómica.

Con la consolidación del multiculturalismo como un valor asumido por la


sociedad se ha producido una tendencia opuesta, manifiesta en la firme irrupción de la
conciencia de heterogeneidad, que sin embargo no ha logrado borrar la tendencia
homogeneizadora. Y ello es así porque el multiculturalismo, que aboga por la

48
www.cholonautas.edu.pe / Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales

tolerancia hacia las diferencias, no puede modificar el hecho de que toda inclusión
impone márgenes de exclusión. Los límites se han desplazado y se han multiplicado,
porque cada grupo que defiende su hecho diferencial se percibe a sí mismo como un
colectivo homogéneo, autoasumiéndose como una comunidad que define sus propias
fronteras.

Hallar nuevas y viables formas de tratar con esta contradicción es el reto del
nuevo siglo.

49