You are on page 1of 169

arce-mirapérez nuevas perspectivas arqueológicas

F. Rafael VARÓN HERNÁNDEZ NOVIEMBRE DE 2008

AGRADECIMIENTOS

El autor ha contraído deudas de gratitud, que no quedan saldadas con estas breves líneas, con las siguientes personas: Dr. Julio Núñez Marcén, Dr. François Didierjean, Dña. Cristina Etxebarria Zarranz, y, sobre todo, con la dirección y compañeros de Ondare Babesa, S.L.: D. Javier Fernández Bordegarai, D. Pedro Uribarrena Urionagena, D. F. Javier Ajamil Baños y D. José Ángel Fernández Carvajal.

1

2

ÍNDICE

1. INTRODUCCIÓN. .................................................................................................................7

2. EL MARCO GEOGRÁFICO EN EL QUE SE ENCUENTRA ARCE-MIRAPÉREZ: LA CUENCA DE MIRANDA DE EBRO. LAS FRONTERAS ADMINISTRATIVAS ACTUALES COMO PROBLEMA A LA HORA DE ENTENDER EL ESPACIO HISTÓRICO. ................9

2.1. El Marco Geográfico: la Cuenca de Miranda de Ebro. ...........................................9 2.2. El marco Administrativo. .......................................................................................12 2.3. Consecuencias de la compartimentación administrativa. .......................................13 2.4. Situación Geográfica y Administrativa del Yacimiento. .......................................17 2.4.1. Emplazamiento. .......................................................................................17 2.4.2. Situación Administrativa. ........................................................................19 Anexos ...................................................................................................20 Anexo I: Ficha del Inventario Arqueológico Provincial correspondiente a Arce-Mirapérez. .....................................................................................21 Anexo II: Ficha de Catálogo de Bienes Protegidos del PGOU de Miranda de Ebro antes de su revisión. Año 2004. ....................................................23 Anexo III: Ficha del Catálogo de Bienes Protegidos del PGOU de Miranda de Ebro en vigor desde 2005. .....................................................................24

3. ESTADO DE LA CUESTIÓN HISTORIOGRÁFICO. .......................................................25

3.1. El yacimiento de Arce-Mirapérez en la historiografía. ..........................................25 3.1.1. Edad del Hierro I. ....................................................................................25 3.1.2. Edad del Hierro II. ...................................................................................25 3.1.2.1. El Hábitat. .................................................................................25 3.1.2.2. Las Necrópolis. .........................................................................26 3.1.2.3. Los Autrigones y Deobriga. .....................................................27 3.1.3. La Romanización. ....................................................................................29
3

3.1.4. Deobriga y Segontia Paramica desde el punto de vista Lingüístico. .......33 3.2. Los modelos historiográficos propuestos para los actuales territorios de Burgos, Navarra y Álava. .........................................................................................................................34 3.2.1. Provincia de Burgos. ...............................................................................34 3.2.2. Comunidad Foral de Navarra. .................................................................36 3.2.3. El Territorio Histórico de Álava. .............................................................37 3.3. Valoración del Estado de la Cuestión. ...................................................................39

4. ACTIVIDADES ARQUEOLÓGICAS EN EL YACIMIENTO DE ARCE MIRAPÉREZ .41

4.1. Prospecciones y Excavaciones en Arce-Mirapérez. ...............................................41 4.1.1. De Sabios y Eruditos. De los siglos XVIII y XIX al último tercio del siglo XX. ...........................................................................................................................42 4.1.1.1. Diego Lorenzo del Prestamero (finales del siglo XVIII). ..............42 4.1.1.2. Remigio Salomón (1854). ..............................................................43 4.1.1.3. Teodoro Sáez (1892). .....................................................................44 4.1.2. Los años 70: Llanos/Agorreta, Solana y Abásolo. ..................................45 4.1.2.1. Llanos y Agorreta (1970). ..............................................................45 4.1.2.2. José María Solana (1973). ..............................................................45 4.1.2.3. José Antonio Abásolo (1974). ........................................................46 4.1.3. De 1989 a 2006: Entre la Arqueología de Investigación, las Denuncias por la destrucción del Patrimonio y la Arqueología de Gestión. .......................................47 4.1.3.1. Alvaro Arrizabalaga y Esther Pérez: Puente de Arce (1989). ........47 4.1.3.2. Jacinto Campillo (1996-1999). .......................................................48 4.1.3.3. F. Rafael Varón (1999). ..................................................................49 4.1.3.4. Álvaro Blanco (2000). ....................................................................52 4.1.3.5. Denuncia en el año 2000. ...............................................................54 4.1.3.6. Álvaro Blanco y Eva Vallejo (2001). .............................................55 4.1.3.7. Aratikos Arqueólogos, S.L. (2001—2002). ...................................57 4.1.3.8. Denuncia en Marzo de 2004. ..........................................................57 4.1.3.9. F. Rafael Varón-ONDARE BABESA, S.L. (2004, 2005 y 2006) .58 4.1.3.9.1 Descripción de las labores realizadas. ....................................59
4

4.1.3.9.2. Valoración de los resultados obtenidos: caracterización cronológica y funcional del emplazamiento. .............................................................61 4.1.3.9.2.1. La naturaleza de las intervenciones y los contextos detectados...................................................................................61 4.1.3.9.2.2. Los sondeos negativos. ...........................................63 4.1.3.9.2.3. Los sondeos positivos. ............................................67 4.1.3.9.2.4. Los materiales arqueológicos recuperados. Los materiales de construcción y la cerámica. ...................................................81 FASE 1: Época prerromana. ......................................................83 FASE 2: Mediados del siglo I d.C. ............................................90 FASE 3: Último cuarto del siglo I d.C.-mediados del II d.C. ....95 FASE 4: Finales del siglo III – principios del V d.C. ..............104 4.1.3.9.2.5. Fases cronológicas del yacimiento y su extensión física.

......................................................................................... 113
4.2. Fotointerpretación del Yacimiento.......................................................................116 4.2.1. Arce 2005. .............................................................................................116 4.2.1.1. Metodología y Objetivos. .......................................................116 4.2.1.2. Resultados. ..............................................................................117 4.2.2. Trabajos de F. Didierjean. .....................................................................125 4.2.3. Uso aplicaciones informáticas de acceso libre. ....................................128 4.2.3.1. Uso de Google Earth. ..............................................................128 4.2.3.2. Uso de SIGPAC. .....................................................................130 4.2.3.3. Uso de ortoimágenes derivadas del Proyecto PNOA. ............132 4.2.4. Conclusiones a la fotointerpretación del yacimiento. ...........................140

5. CONCLUSIONES Y PROPUESTAS DE INVESTIGACIÓN. .........................................143

5.1. Conclusiones Generales. ......................................................................................143 5.2. Propuestas de Investigación. ................................................................................148

BIBLIOGRAFÍA ....................................................................................................................151
5

6

1. INTRODUCCIÓN.

El yacimiento de Arce-Mirapérez, en Miranda de Ebro (Burgos) ha venido despertando una tímida curiosidad en la investigación arqueológica desde que Lorenzo Prestamero lo pusiese en la historiografía allá por el final del siglo XVIII. Pese a este temprano interés este sitio ha pasado por largos periodos de inactividad científica que han dificultado el aumento del conocimiento sobre sus características. La situación no ha cambiado mucho y lo que pretendemos con las páginas que se siguen es poner de manifiesto aquellas acciones positivas y negativas que ha sufrido este sitio describiendo cada una de ellas en una secuencia que esperamos resulte lógica. Para ello, y siguiendo el modelo clásico de presentación de resultados, expondremos de manera breve los condicionantes geográficos y administrativos –livianos los primeros, lastrantes los segundos- que presenta tanto el yacimiento como la Cuenca de Miranda. Desafortunadamente el tono de las páginas dedicadas a estas cuestiones debe tomar un cariz absolutamente crítico y reivindicativo de una realidad administrativa cicatera con el Patrimonio en general y con ArceMirapérez en particular. En un segundo momento, y teniendo un tono más ―académico‖ haremos un repaso al estado de la cuestión en lo que a la historiografía se refiere desglosando las teorías vertidas en los últimos treinta años de investigación y ofreciendo una valoración de ésta que dista mucho de ser la más adecuada debido al recurso fácil a algunos argumentos de autoridad escasamente asentados sobre principios arqueológicos prácticamente inexistentes, que serán repasados, de manera crítica en el apartado siguiente. Para ello hemos arrancado desde el propio Prestamero para seguir un discurso cronológico hasta llegar a las últimas intervenciones realizadas por nosotros tanto en lo que se refiere a la practica de la Arqueología bajo cota 0 integrando, además, las ventajas que nos ofrece tanto la fotografía aérea como las nuevas tecnologías en obtención de ortofotografía aérea que se han revelado, para este caso, como herramientas indispensables en la contextualización de los resultados obtenidos con los métodos tradicionales.

7

8

2. EL MARCO GEOGRÁFICO EN EL QUE SE ENCUENTRA ARCE-MIRAPÉREZ: LA CUENCA DE MIRANDA DE EBRO. LAS FRONTERAS ADMINISTRATIVAS ACTUALES COMO PROBLEMA A LA HORA DE ENTENDER EL ESPACIO HISTÓRICO. 2.1. El Marco Geográfico: la Cuenca de Miranda de Ebro1.

Geográficamente la denominada Depresión Ebro-Treviño contiene dos unidades parecidas, pero distintas, separadas por una línea de montes que comienza en su lado Norte en la confluencia entre los ríos Omecillo y Ebro, gira hacia el río Bayas, en el Paso de Subijana, desciende hacia el Zadorra, en las alturas situadas entre las alturas de San Formerio y la Sierra de Portilla-Toloño. Al NE de ésta línea que acabamos de trazar se encuentra una buena parte del Condado de Treviño y las estribaciones del municipio alavés de Ribera Alta, cuyos riachuelos desembocan en el Bayas y el Zadorra, y por dónde discurre el Ayuda (el antiguo Ibda), caracterizado por un relieve salpicado de múltiples colinas y pequeñas montañas. Al SW de ésta línea tenemos la Cuenca de Miranda, limitada por los Montes Obarenes entre Sobrón y los riscos de Bilibio, con un paisaje marcado por el trazado del Ebro, y los cursos de agua que en él desembocan (Omecillo, Oróncillo, Bayas, Zadorra –que recoge aguas del Ayuda y del Inglares-) en cuyas márgenes se extienden horizontalmente los depósitos cuaternarios, típicos de zonas aluviales, con una terraza de unos 10 metros constituida por cantos rodados, areniscas y gravas, sedimentados en el lecho del río (MARTÍNEZ DE SALINAS, 2003:31). La profundidad del Ebro es de 1,265 metros, superando en algunas ocasiones los 5 metros (MARTÍNEZ DE SALINAS, 2003:33; GARCÍA DE CORTAZAR, 2001:109). Estas características hidrográficas proporcionan en los sotos y en las zonas de arbolado de ribera una comunidad faunística, sobretodo en su variante avícola, muy rica y variada (MARTÍNEZ DE SALINAS, 2003:34).

1

Si bien los datos de índole geográfica que vamos a aportar, sobre todo los referidos a los regímenes biológicos, hidrológicos y climáticos, están elaborados a partir de estadísticas actuales (desde los años 40 en el caso más alejado), entendemos que pueden ser un buen indicador de cuales podían ser algunos de los condicionantes naturales en el cambio de era. Para la elaboración de estas notas hemos recurrido a dos trabajos: por un lado a lo publicado por el geógrafo R. Martínez de Salinas (2003) y por el medievalista F. García de Cortazar (2001), que llegan a conclusiones parecidas partiendo de fuentes distintas. 9

Ubicación de Arce-Mirapérez, a caballo entre la provincia de Burgos y el Territorio Histórico de Álava.

10

Por otro lado, y desde el punto de vista de la vegetación es bastante probable que en los momentos previos a la romanización el paisaje estuviese conformado por uniformes masas forestales de caducifolios que los cultivos se ocuparon de recortar deforestando las manchas de arbolado para procurar un espacio en el que el laboreo agrícola fuese el dominante, sin rechazar zonas para el aprovisionamiento maderero o los pastos ganaderos (MARTÍNEZ DE SALINAS, 2003:34-35; GARCÍA DE CORTAZAR, 2001:111). Desde el punto de vista climático cabe decir que, según la clasificación de Köppen estamos ante un clima Mediterráneo de interior o continental (Csb) caracterizado por una transición entre el cantábrico, húmedo y templado, y el de la meseta, seco y con contrastes termométricos. Esta mezcla proporciona aridez estival pero con rasgos de continentalización y con influencia de transición provocada por la cercanía al mar Cantábrico (MARTÍNEZ DE SALINAS, 2003:194). Y en lo que se refiere al régimen de lluvias tenemos que las primaveras son más lluviosas que los otoños, con veranos bastante secos (MARTÍNEZ DE SALINAS, 2003:194). Estos marcadores geográficos garantizan la presencia de nichos ecológicos adecuados para el desarrollo de las actividades humanas, proporcionando a las gentes que o bien pasaban por este espacio, o bien decidieron asentarse, las oportunidades básicas para garantizar su supervivencia, incluso más allá del falso tópico, existente todavía hoy día en numerosos estudios2, de que la presencia de elementos lagunares más o menos permanentes en el área que hemos definido, supuso un obstáculo insalvable para el asentamiento de comunidades humanas, sobre todo en época romana (GARCÍA, 2002:32-343). Entendemos que es más probable que constituyesen, en algunos casos,
2

Incluso nosotros mismos hemos caído en ese error (CAMPILLO, VARÓN, 2002:436) induciendo a otros a propagarlo en elementos de divulgación (TERRAZAS, 2007:3). 3 García propone el ejemplo de Cabriana, al que podríamos añadir el propio Arce-Mirapérez, amén de otros yacimientos de época romana situados en la cercanía de los cursos de agua. Dejando al margen aquellos que podrían necesitar de un cauce para ejercer sus funciones –por ejemplo una instalación de asentamiento molinero- es evidente que existen otra tipología de yacimientos que están próximos a los ríos. Un caso significativo nos parece el asentamiento de Uralde (en el Condado de Treviño y sobre el río Ayuda), al que la toponimia retrata a la perfección: en euskera Ur- = agua, -alde = al lado de. No obstante García de Cortazar (2001:120) propone que tanto la toponimia, como la geografía del espacio comprendido entre la desembocadura de los ríos Bayas y Zadorra, está repleta de ejemplos que testimonian la presencia de aguas ―detenidas o embalsadas‖ y que esto podría ser el resultado de un cambio en el curso del Ebro en época histórica. La demostración de esta afirmación se nos antoja complicada: los datos toponímicos que presenta para la Edad Media podrían no valer para la lectura del paisaje en época romana y no ofrece un contraste entre la toponimia existente en esta zona con otros lugares de similares características; del mismo modo no aporta una aclaración hidro-geológica a su propuesta del cambio de trazado del Ebro, que nos parece francamente díficil puesto que el espacio que detalla se encuentra sobreelevado con respecto al río Ebro sobre una potente placa caliza desde la que se domina el paisaje aguas arriba de la Cuenca, con lo que un cambio de curso hubiese dejado unas huellas suficientemente evidentes en el paisaje, que no están recogidas en los mapas geológicos al uso y que mostrarían exactamente lo contrario a lo que este autor 11

más una oportunidad, que un problema irresoluble (GARCÍA DE CORTAZAR, 2001:120), puesto que algunos de estos lagos han podido ser utilizados como espacios pesqueros en determinadas épocas del año o como abastecimiento de agua para regadío, incluso en época romana4.

2.2. El marco Administrativo.

No obstante, y lejos de responder a la realidad natural, el espacio está compartimentado en dos Comunidades Autónomas distintas: Castilla y León (Burgos) y País Vasco (Álava), y en varios municipios englobados en las dos provincias; incluso se da la circunstancia de que hay territorios burgaleses enclavados en el interior de Álava (Condado de Treviño) y en la comunidad autónoma de La Rioja (Granja Sajuela y Ternero, pertenecientes al termino municipal de Miranda). Además los partidos judiciales también registran esta múltiple división: el de Miranda incluye además del Condado de Treviño a pueblos situados en La Bureba, al SW de Los Montes Obarenes. Tampoco podemos olvidar que la divisoria entre la comunidad autónoma de La Rioja y el término municipal de Miranda y la Comunidad Autónoma del País Vasco se alternan en el Sur de la Cuenca entre el Ebro, la Sierra del Toloño y los Obarenes y en la que se encuentran lugares tan significativos como Cellórigo, Arce-Foncea y el conjunto de los Cerros de Bilibio-Buradón. Para complicar un poco más esta situación administrativa, y pasándonos ahora a lo religioso, la propia ciudad de Miranda ha pertenecido, históricamente, a dos obispados alternativos, hasta bien entrado el siglo XX: un año pertenecía al obispado de Burgos y otro al de Calahorra, en un paradójico final la orilla izquierda del Ebro perteneció al obispado de Logroño-Calahorra-La Calzada hasta los años 70 del siglo XX.

afirma, puesto que la zona de Arce-Mirapérez queda al margen de la extensión de aportes fluviales de los ríos Bayas, Zadorra y Ebro, Instituto Geológico y Minero de España, Hoja nº 137, Edición de 1946. 4 Por el momento carecemos tanto de fuentes históricas como arqueológicas para apoyar esta afirmación. No obstante, y adelantándonos al desarrollo de este trabajo, debemos indicar que la ingeniería para desecar espacios pantanosos y conducir aguas era una técnica conocida y empleada en época romana, utilizada en la propia evolución de la metrópoli – Vitrubio, Libro VIII, Capítulo VI-. Entendemos que si ante la entidad del yacimiento que vamos a presentar, los lagos cercanos al mismo hubiesen supuesto un problema en su época, hubiesen sido desecados sin mayores dificultades. Infraestructuras dedicadas a este fin ya han sido identificadas arqueológicamente en las cercanías del Ebro (FILLOY, 1998). 12

2.3. Consecuencias de la compartimentación administrativa.

Esta situación ha quedado, sorprendentemente, fijada en las investigaciones históricas del área funcionando el Ebro como muro insalvable más que como la tradicional frontera permeable que marcan los vados que lo cruzan5. De hecho las universidades en las que la zona se encuentra englobada, Universidad de Burgos, Universidad del País Vasco, e incluso por cercanía y vecindad, la Universidad de La Rioja, no parecen dedicar sus recursos investigadores a una zona que, en el caso de Burgos, parece estar demasiado lejos en lo que a la distancia física se refiere, y en los otros dos casos parece que la realidad administrativa impone un freno difícil de romper6. El marco geográfico-administrativo ha propiciado un curioso fenómeno en lo que se refiere a los estudios históricos con base local, y que no es otro que la aparición de dos revistas que promueven los estudios locales, por un lado López de Gámiz, editada por el Instituto Municipal de la Historia desde mediados de los años 80, y por otro Estudios Mirandeses, también comenzada a publicar desde 1980. No obstante la existencia de estas dos publicaciones en ambos casos se registra una ausencia cuasi total de estudios basados en los elementos arqueológicos que permiten reconstruir los periodos Pre y Protohistóricos, Antigüedad Clásica y Tardía y la Alta Edad Media y, por tanto estos no aparecen, prácticamente, en los estudios locales, a pesar de que parecía que iba a surgir un aumento de los artículos dedicados a esta temática a partir del final de los 90, con los artículos de J. Campillo7, F.R. Varón8, M. Moreno9, J.J. García10, R. Ojeda11, incluso con J.A.

5

JÍMENEZ HERREROS, J.: ―La Historia Medieval en Miranda, un balance historiográfico‖, en López de Gámiz, XXXIV, Instituto Municipal de la Historia, Miranda de Ebro, 2000, págs. 7-18.CAMPILLO, J.; VARON, F.R.: ―La Arqueología en la Cuenca de Miranda de Ebro‖ pág. 436, y VARÓN HERNÁNDEZ, F.R.: ―Miranda de Ebro en la Edad Media: Revisión Historiográfica‖, págs. 467 y 474-475, en Miranda de Ebro en la Edad Media, Ayuntamiento de Miranda de Ebro, Miranda de Ebro, 2002. 6 Es el caso de un clásico entre las publicaciones alavesas, y que no es otro que GONZÁLEZ DE SALAZAR, J.A.: Cuadernos de Toponimia 6. Toponimia Menor de Añana, Diputación Foral de Álava, 1989, que incluye el territorio mirandés de la orilla izquierda del Ebro en su estudio, dejando fuera la orilla derecha, ver págs. 210 y 211. 7 CAMPILLO CUEVA, J.: ―Las necrópolis medievales cristianas en la comarca mirandesa‖, en Kobie, 23, Diputación Foral de Bizkaia, Bilbao, 1996, págs. 111-139; CAMPILLO CUEVA, J.: ―La Arqueología de Cueva Vallojera (Ameyugo)‖, en Estudios Mirandeses, XV, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos, Miranda de Ebro, 1996, págs. 25-39, ; CAMPILLO CUEVA, J.: ―Hachas pulimentadas de la comarca mirandesa (Burgos)‖, en Kobie 25, Diputación Foral de Bizkaia, Bilbao, 1998-99, págs. 149-159. CAMPILLO CUEVA, J.: ―La romanización y la transición el medievo en la comarca mirandesa‖, en Estudios Mirandeses, XIX, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos, Miranda de Ebro, 1999, págs. 5-69; CAMPILLO CUEVA, J.: ―La importancia del desfiladero de Pancorbo (Burgos) durante la época campaniforme, Kobie 26, Diputación Foral de Bizkaia, Bilbao; CAMPILLO CUEVA, J.: ―Hallazgo de dos estelas medievales en Bozoo (Burgos)‖, Estudios Mirandeses, XXII, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos, Miranda de Ebro, 2002, págs. 38-47; CAMPILLO, J.; VARON, F.R.: ―La Arqueología en la Cuenca de Miranda de Ebro‖, en en Miranda de Ebro en la Edad Media, Ayuntamiento de Miranda de Ebro, Miranda de Ebro, 2002, págs. 435-457. 13

García de Cortazar12 en las citadas publicaciones locales y en otras de carácter más general, aunque pasan desapercibidas para el gran público más acostumbrado al consumo de los productos surgidos de las conmemoraciones y centenarios13 que en algunos casos han intentando aportar, e incluso solucionar, los aspectos historiográficos que están más descuidados, como el caso de la transición del mundo antiguo al medieval, y que han tenido la virtud de, al menos, abrir el debate (GARCÍA, 2002:29-128), mientras que otros se han limitado a mimetizar las pautas ya conocidas sin aportar ni elementos nuevos ni proponer líneas de investigación novedosas14. En lo que se refiere al aspecto administrativo de la práctica arqueológica tenemos también dos marcos distintos, tutelados por las administraciones autonómicas de Castilla y León y del País Vasco15.

8

VARÓN HERNÁNDEZ, F.R.: ―El área arqueológica romana del valle de Miranda de Ebro‖, en Estudios Mirandeses, XIX, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos, Miranda de Ebro, 1999, págs. 71-88; VARÓN HERNÁNDEZ, F.R.: ―Arqueología Mirandesa: Arce-Mirapérez‖, en Estudios Mirandeses, XXI, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos, Miranda de Ebro, 2001, págs. 5-22; VARÓN HERNÁNDEZ, F.R.: ―Notas sobre historia antigua y arqueología en el área mirandesa‖, en Estudios Mirandeses, XXII, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos, Miranda de Ebro, 2002, págs. 5-37; VARÓN HERNÁNDEZ, F.R.: ―Miranda de Ebro en la Edad Media: Revisión Historiográfica‖, en Miranda de Ebro en la Edad Media, Ayuntamiento de Miranda de Ebro, Miranda de Ebro, 2002, págs. 467 y 474-475; VARÓN HERNÁNDEZ, F.R.: ―Estela Discoidea de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora de Berantevilla‖; en Estudios de Arqueología Alavesa, vol. 21, Instituto Alavés de Arqueología, Vitoria—Gasteiz, 2005. 9 MORENO GALLO, M.: ―El vacío megalítico en el entorno de Miranda de Ebro: razones geográficas y prehistóricas‖, en Estudios Mirandeses, XXIII, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos, Miranda de Ebro, págs. 89-124. 10 GARCÍA GONZÁLEZ, J.J.: ―La cuenca de Miranda de Ebro en la transición de la Antigüedad a la Edad Media‖, en Historia Medieval de Miranda de Ebro, Ayuntamiento de Miranda de Ebro, Miranda de Ebro, 2002, págs. 29-128; GARCÍA GONZÁLEZ, J.J.: ―Valpuesta y su entorno en épocas tardoantigua y protomedieval‖, en Estudios Mirandeses, XXIV, MCC Aniversario del Obispado de Valpuesta, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos-Instituto de la Lengua Castellano y Leonés, Miranda de Ebro, 2004, págs. 25-212. 11 OJEDA SANMIGUEL, R.: ―Vascos y ferrerías de viento (haizeolak) en los alrededores de San Juan del Monte‖, en López de Gámiz, XXXVII, Instituto Municipal de la Historia, Miranda de Ebro, 2004, págs. 7-37. 12 GARCÍA DE CORTAZAR, J.A.: ―Medio Natural e Historia Medieval: Miranda de Ebro y su entorno (siglos VIIIXVI)‖, en CLEMENTE RAMOS, J. (Ed.): El Medio Natural en la España Medieval. Actas del I Congreso sobre ecohistoria e Historia Medieval, 2001, págs. 105-139. 13 Recientemente hemos celebrado el IX Centenario del Fuero de Miranda de Ebro, que propició la aparición del libro: VV.AA.: Historia de Miranda de Ebro, Ayuntamiento de Miranda de Ebro-Instituto Municipal de la Historia, Miranda de Ebro, 1999; JIMENEZ HERREROS, J.: ―El fuero de Miranda y su significación histórica‖ en López de Gámiz XXXIII, Instituto Municipal de la Historia, Miranda de Ebro, 1999; el ya mencionado PEÑA PÉREZ, J. (Coord.): Miranda de Ebro en la Edad Media, Ayuntamiento de Miranda de Ebro, Miranda de Ebro, 2002; y mucho más recientemente se ha conmemorado en Miranda el 1200 Aniversario del Obispo Juan de Valpuesta que ha dejado su rastro bibliográfico en el número monográfico Estudios Mirandeses XXIV: MCC Aniversario del Obispado de Valpuesta, 804-2004, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos-Instituto de la Lengua Castellano y Leonés, Miranda de Ebro, 2004. Aunque algunos de los títulos aquí citados se refieren específicamente a la Edad Media se aportan porque de manera directa se han abordado cuestiones relacionadas con la Protohistoria, la Romanización y el tránsito del mundo clásico al mundo medieval. 14 Sorprende el hecho de que en uno de los libros mencionados VV.AA.: Historia de Miranda de Ebro, las partes dedicadas a los periodos Prehistórico, Protohistórico, Antiguo y Medieval ocupen 65 páginas de un total de 409. 15 Podríamos tener 3, pero en esta ocasión vamos a dejar a la comunidad autónoma de La Rioja al margen de este trabajo. 14

Por orden cronológico debemos hacer mención al primer intento de acercarse a los inventarios arqueológicos en el trabajo de Abásolo con su Carta Arqueológica de Miranda de Ebro publicada en 1974. Este trabajo se ha visto continuado, al menos parcialmente, por Campillo, con sus salidas por el entorno castellano de Miranda de Ebro y que propició la localización de un buen número de asentamientos romanos y medievales –sobre todo en forma de necrópolis-. Ambos trabajos se hicieron desde un punto de vista del interés personal, con las limitaciones que ello conlleva, y no será hasta 2002-2003 cuando sea la Junta de Castilla y León la que encargue a Aratikos Arqueólogos la prospección de los términos municipales bajo su jurisdicción en la comarca mirandesa16, además de algunos otros estudios de carácter específico y reducido tamaño derivados de Estudios de Impacto Ambiental limitados a polígonos industriales y/o residenciales. En el caso de la parte alavesa de la cuenca contamos en la actualidad con dos elementos administrativos: por un lado la Carta Arqueológica de Álava, dirigida por Llanos en 1987, que es corregida (aumentada y disminuida) de manera continuada por la administración Foral; y por otro lado los trabajos encargados por el propio Gobierno Vasco encaminados a definir y categorizar las Zonas de Presunción Arqueológica para su correcta gestión y, que como en el caso de la Carta Arqueológica de Álava, estas ZPA son corregidas en la medida en que las investigaciones avanzan. Estas colecciones de ―arqueología administrativa‖ han obtenido resultados dispares: hay que calificar la realizada por Abásolo de seminal, el uso de la terminología empleada es, en determinadas ocasiones, demasiado general sin atender, en apariencia, a la especificidad funcional de los yacimientos. Las prospecciones de Campillo (CAMPILLO, 1999:5-69) han tenido un problema añadido basado en que no se han sometido a los parámetros establecidos por la administración autonómica y desconocemos de manera documental los sistemas de registro utilizados en lo que se refiere a la extensión de los yacimientos descritos y a los materiales recogidos17. Las prospecciones de Aratikos Arqueólogos cumplen con los parámetros establecidos por la Junta de Castilla y León lo que supone que los yacimientos detectados queden bien registrados, pero ―no están todos los que son‖ puesto que uno de los principales elementos

16

Miranda de Ebro, Santa Gadea del Cid, Encio-Moriana-Bozóo, Portilla y Villanueva de Soportilla, Pancorbo, La Puebla de Arganzón y el Condado de Treviño (aunque estos tres últimos no los vamos a tener en cuenta en este trabajo: Pancorbo merece un estudio completo por su posición geográfica a caballo entre la cuenca de Miranda y la Bureba, al igual que las dos localidades treviñesas, situadas en una unidad geográfica diferente). 17 Si bien sus actividades siempre han tenido reflejo bibliográfico. 15

utilizados para la detección de yacimientos es su aparición o no en la bibliografía y no el recorrido exhaustivo del territorio a definir18. Estas dos metodologías, trasladadas a cifras, nos dan un resultado suficientemente significativo de la evolución del potencial conocimiento del área propuesta como marco de estudio. Para la zona burgalesa de la Cuenca de Miranda19 se han registrado un total de 7 yacimientos de época romana20, en un área de 186,56 km2, lo que supone una densidad de yacimientos, de distinta funcionalidad y extensión, de 1 yacimiento cada 26,65 km2; sin embargo para el lado alavés de la cuenca21 tenemos un total de 33 yacimientos de cronología romana22 para 147,61 km2, lo que arroja un saldo de 1 emplazamiento cada 4,47 km2. La comparación es todavía más evidente si se hace con los dos municipios de mayor tamaño de la cuenca, cada uno en una administración provincial diferente, mientras Miranda de Ebro en Burgos, con 101,33 km2 de extensión cuenta con 27 fichas de yacimientos arqueológicos de cualquier época en su planeamiento urbanístico municipal23, el municipio de Lantarón en Álava, con 61,77 km2, contiene 155 elementos arqueológicos en su término24. Son muchas las consecuencias y lecturas que se pueden colegir de estos datos, sin embargo, centrándonos en la que aquí nos ocupa, debemos señalar que la disparidad presentada sólo puede deberse a los distintos sistemas de documentación arqueológica y no a un brusco cambio en el patrón de asentamiento de los yacimientos de la época. A modo de conclusión sobre este aspecto debemos decir que, en nuestra opinión, es mucho el trabajo que queda por hacer, del lado burgalés del río Ebro mejorar la calidad y la cantidad de las prospecciones y de las actividades arqueológicas a realizar, e incluso en la difusión de las mismas25;

18

Somos conscientes de que la brevedad de estas líneas no permite ponderar los esfuerzos realizados por todos los autores citados, muy superiores a los recursos de los que han podido disponer, incluso aquellos que han sido patrocinados por las administraciones públicas. 19 Municipios de Ameyugo, Bozoo, Bujedo, Santa Gadea del Cid y Miranda de Ebro. Agradecemos al Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León en Burgos su amabilidad y las facilidades ofrecidas para consultar su documentación. Consulta realizada en Marzo de 2008. 20 Sin distinguir cronologías para estos sitios. 21 Municipios de Armiñón, Berantevilla, Lantarón y Zambrana. Agradecemos al Centro de Patrimonio Cultural del Gobierno Vasco en Vitoria-Gasteiz su amabilidad y las facilidades ofrecidas para consultar sus bases de datos. Consulta realizada en Marzo de 2008. 22 Se ha dejado fuera del cálculo el conjunto de Salinillas de Buradón por estar situado en el municipio de Labastida, y que con bastante seguridad jugó un papel importante al interior de la cuenca de Miranda pese a estar situado en la Rioja Alavesa-Rioja Alta. 23 Fuente: PGOU de Miranda de Ebro, en vigor desde 2005. 24 Fuente: Consulta a Catálogo de Yacimientos del Centro de Patrimonio Cultural Vasco, Marzo de 2008. 25 El tan criticado modelo de Arkeoikuska, publicado todos los años, permite conocer de modo somero la mayoría de las actividades arqueológicas realizadas en el ámbito de la CAV, cosa que, por ejemplo, dejó de suceder en Castilla y León 16

del lado alavés nos parece que resta, al menos, afinar los trabajos ya realizados, concretando, en la medida de lo posible, espacios físicos, cronologías y funcionalidades. En ambas orillas es exigible un mayor control de las actividades que ocasionan la perdida de yacimientos y un mayor control de la propia práctica arqueológica para mejorar los mecanismos de registro científico.

2.4. Situación Geográfica y Administrativa del Yacimiento.

2.4.1. Emplazamiento.

El yacimiento se encuentra situado, como ya hemos mencionado, entre las desembocaduras de los ríos Zadorra y Bayas en el Ebro y limitado al sur por este curso de agua y al norte por las estribaciones del cerro Santa Marina. El origen del emplazamiento podría corresponderse a un asentamiento en Edad del Hierro II –tipo castro- sobre el cerro de El Infierno, defendido de manera natural por el trazado del Ebro y del Zadorra a modo de fosos. Su posición elevada sobre un vado del río lo convierte en un punto excelente dentro de la cuenca de Miranda para controlar ésta. El asentamiento de época romana, en el estado actual de los conocimientos, estaría situado a los pies del cerro El Infierno, descendiendo por la parte de su falda que tiene pendientes más suaves hasta alcanzar el fondo del valle existente entre los cerros de Santa Marina y el de El Infierno, presentando una orientación longitudinal Este-Oeste, que es la misma que mantiene el Cerro. En apariencia, se sitúa su lado Este sobre un hombro del río Zadorra que está por encima de la cota de inundación del río, y también está situado por encima de la cota de inundación del Ebro, que fluye ligeramente encajonado en este tramo.

ya que todavía hoy seguimos esperando la publicación del Nvmantia del año 1999, momento en que cesó la publicación, esperemos que de manera temporal. 17

Proyección de las zonas inundables por los ríos Ebro, Bayas y Zadorra hace 1000 años según la Confederación Hidrográfica del Ebro. Entendemos que estos datos son extrapolables al cambio de era, momento en el que el asentamiento romano empieza a funcionar. Cómo se puede apreciar en la imagen el desbordamiento de los ríos no pondría en peligro el núcleo urbano.

No obstante estos límites parece que podría haber una extensión del yacimiento al otro lado del Zadorra –Puente de Arce (ARRIZABALAGA:, A, PÉREZ, E.: 1994) y Vetrusa (LLANOS, A., 1987:341-342 y LLANOS, A.; AGORRETA, J.A.: 1972)- que consideramos están ligados a Arce de manera directa, el uno como parte de los basureros de época altoimperial romana que debieron existir en un espacio como el que vamos a definir, y el otro, Vetrusa, como necrópolis testigo de la ocupación indígena del espacio. El relieve que presenta el terreno es de planicie, salpicada de lomas que no dificultarían las tareas de cultivo. Este espacio presenta los restos de tres pequeñas lagunas al Norte del yacimiento, probablemente de origen endorreíco ya que las aguas procedentes de las vertientes de los cerros
18

cercanos vierten hacia el interior del fondo de valle que se forma entre el cerro de Santa Marina y el cerro de El Infierno.

2.4.2. Situación Administrativa.

El yacimiento de Arce-Mirapérez se encuentra incluido en el Inventario Arqueológico Provincial de Burgos, con el número 09-219-0001-01, cuya ficha actualizada en 2002-2003, a partir de la que realizamos nosotros en 1999, adjuntamos. El Plan General de Ordenación Urbana de Miranda de Ebro, vigente desde 200526, recogió esta inclusión y se permitió establecer las medidas de protección correspondientes conforme a los mecanismos articulados por el PGOU27.

26 27

Sitio web del PGOU en vigor: http://www.mirandadeebro.es/urbanismo/pgou/index.html No vamos a hacer aquí más que esta leve alusión a los intentos de la administración local, responsable en primera instancia de la protección y conservación de este tipo de bienes, de minimizar el potencial del yacimiento con el fin de construir un polígono industrial: aquellas personas interesadas en seguir aquel delirante proceso podrán acudir a los archivos del Ayuntamiento de Miranda de Ebro y consultar las planimetrías de la exposición del P.G.O.U. dónde el yacimiento no pasaba en su extensión de ser un ―punto gordo‖ con un diámetro de 100 metros alrededor de la cima del Cerro El Infierno –pese a que ya había una delimitación oficial de la Junta de Castilla y León- a en el 2004, ignorar los resultados que se estaban obteniendo en la valoración arqueológica del espacio, concediendo una catalogación del terreno que condenaba a la destrucción del mismo, a la situación actual vigente desde 2005, que dista mucho de ser la más adecuada y que presenta suficientes resquicios legales como para destruir, sin intervención arqueológica previa, partes importantes del yacimiento. Son destacables los esfuerzos del Servicio Territorial de Arqueología de Burgos en la defensa del yacimiento que, sin embargo, no nos han librado de actuaciones urbanísticas incontroladas sobre el mismo, que no han tenido la merecida respuesta jurídico legal. 19

Anexos Anexo I: Ficha del Inventario Arqueológico Provincial correspondiente a Arce-Mirapérez. Anexo II: Ficha de Catálogo de Bienes Protegidos del PGOU de Miranda de Ebro antes de su revisión. Año 2004. Anexo III: Ficha del Catálogo de Bienes Protegidos del PGOU de Miranda de Ebro en vigor desde 2005.

20

21

22

Ficha del PGOU de Miranda de Ebro referida a Arce-Mirapérez antes de su revisión. Cómo se puede observar la zona de aparición de hallazgos-estructuras aparece marcada como de ―entorno arqueológico‖, mientras que la zona al norte de la urbanización ―El Lago‖ aparece marcada como ―zona con restos arqueológicos‖, extremo este que no ha podido ser comprobado aún.

23

Ficha del PGOU en vigor desde 2005. Se amplía la zona con restos arqueológicos a todo el espacio que recoge la ficha del Inventario Arqueológico Provincial.

24

3. ESTADO DE LA CUESTIÓN HISTORIOGRÁFICO.

3.1. El yacimiento de Arce-Mirapérez en la historiografía.

3.1.1. Edad del Hierro I. El primer milenio antes de Cristo fue –probablemente- el origen de la ocupación humana del cerro de El Infierno. La parquedad de la investigación no ha detectado estructuras ni depósitos de materiales que permitan pasar esta afirmación del campo de la hipótesis al de la certeza. No obstante la aparición de algunos fragmentos cerámicos asociados a este largo periodo histórico nos hacen sospechar que pudo haber un asentamiento indígena en este lugar28. Además, y como hemos enunciado ya en algún momento, entendemos que el yacimiento se extiende por el pago de Vetrusa en el que se localizaron materiales asignados a la Edad del Hierro I (LLANOS, 1987:341-342).

3.1.2. Edad del Hierro II.

Una parte importante de la investigación se ha concentrado la hipotética existencia de un asentamiento de la IIª Edad del Hierro en el Cerro el Infierno y su entorno. Básicamente se ha referido a tres aspectos: por un lado el hábitat en castro registrado en el cerro; por otro las necrópolis que pudieron pertenecer al mismo; y el tercer aspecto, quizás el más importante y polémico, es la adscripción de este yacimiento a la tribu de los Autrigones y más en concreto a la identificación de este lugar con la civitas Deobriga.

3.1.2.1. El Hábitat.

La bibliografía revela que los primeros acercamientos a la idea de un castro situado en Arce—Mirapérez vienen de la mano del aumento de las investigaciones realizadas entre finales de
28

La ficha del Inventario Arqueológico Provincial de Burgos sobre este yacimiento considera probable una ocupación de 12 hectáreas en la Iª Edad del Hierro. Este hecho se recogió tanto en la ficha realizada en la prospección de 1999 (F. R. Varón Hernández) como en la de los años 2002—2003 (Aratikos Arqueólogos, S.L). 25

la década de los 60 y principios de los 70. Así será Abásolo (1973:44) quién identifica el lugar gracias al material cerámico- con un ―importante poblado desde la época celtibérica en una línea geográfica que comprende los de Pancorbo, Cellorigo y Foncea…‖ marcando una tendencia que seguirá Solana (1977:185) y que concretará en 1978 diciendo que el ―emplazamiento en espigón fluvial constituye un punto muy favorable para la función defensiva del castro‖ (y que en su opinión ―estas gentes [refiriéndose a los individuos incinerados en la cercana necrópolis] vivían en el cerro de Arce, es decir, aquí estuvo asentada,[…] la población celtibérica‖ SOLANA, 1978:419-420). Esta misma línea de investigación sobre el cerro había insistido Llanos describiendo las defensas del mismo como de concéntrico—alternantes (1974:109). Esta tendencia historiográfica se ha concretado más recientemente con San Vicente que califica de ―importante poblado‖ el yacimiento de Arce—Mirapérez (2000:24). Por el contrario Campillo (1999:13) defiende que el aporte de materiales de tipología celtibérica se produce de manera tardía y que el asentamiento de Arce—Mirapérez ―no constituyó nunca un verdadero castro, puesto que su cima no dispone de suficiente espacio habitable. Así, pues, se trataría de una fundación romana‖, además este autor hecha de menos entre los materiales cerámicos ―las típicas cerámicas indígenas fabricadas a mano‖29.

3.1.2.2. Las Necrópolis.

Dos parecen constituir las necrópolis del asentamiento de Arce—Mirapérez, una situada en el lado alavés y otra en el burgalés. La localizada en Álava, en la orilla izquierda del río Zadorra, es la ya mencionada de Vetrusa localizada en 1970 y que arrojó una necrópolis del tipo ―hoyos de incineración‖ asociada a materiales cerámicos realizados a mano, cerámica celtibérica, Terra Sigillata Hispánica, fragmentos de molinos y objetos metálicos realizados en hierro y bronce inidentificables (LLANOS y AGORRETA, 1972:99-112; LLANOS, 1987:341-342). La necrópolis ubicada en el término municipal de Miranda de Ebro fue detectada por Abásolo en 1970 recogiendo algunos materiales metálicos: fíbulas de caballito, torre y cazoleta, el
29

Los estudios de Jacinto Campillo sobre la Protohistoria, la Romanización y la Edad Media en la comarca de Miranda de Ebro son, sin duda ninguna, un instrumento de máximo valor para cualquiera que se acerque a estos momentos. No obstante sus esfuerzos se han visto mediatizados por la falta de medios y de continuidad en las investigaciones como es en el caso que nos ocupa ya que materiales realizados a mano han sido localizados en los trabajos realizados por nosotros en 2004 y 2005 -si bien representan un porcentaje muy pequeño, fragmentado y siempre sujetos a revisión- por lo que las ideas de Campillo a este respecto deberían ser corregidas. 26

enmangue de un cuchillo con el prótomo de un caballo y otras piezas menores (ABÁSOLO, 1973:44-45; ABÁSOLO y RUIZ, 1978:265-272). A esta panoplia se pudo añadir en el final de los años 80 un tahalí damasquinado analizado por Ruiz Vélez y Elorza (1991-92:579-586). La cronología y la tipología de esta necrópolis puede quedar recogida perfectamente en un artículo de Esparza que describe una de las piezas localizadas en ella (en concreto la fíbula de caballito, que es zoo—antropomorfa): ―Así pues, esta variante parece haberse desarrollado entre los siglos IV y I a.C. Debió de surgir en el foco broncista de La Bureba, en un momento todavía preceltibérico; después y como ocurrió con otras fíbulas, con el puñal de tipo Monte Bernorio, etc., habrían alcanzado una amplía difusión, siendo adoptadas por las diversas élites locales en el curso de la celtiberización‖ (1992:543). De la misma opinión se muestra Ruiz Vélez en el año 2001 en que dice que ―el contexto al que pertenecen estos materiales encaja perfectamente con el mundo que representan Miraveche, por un lado, y Villanueva de Teba, por otro‖ lo que según este autor se corresponde con una horquilla cronológica que abarca desde el segundo tercio del siglo IV a.C. (Miraveche) a la primera mitad del siglo I a.C. (Villanueva de Teba) (2001:114 y cuadro en 118) 30. Es nuevamente Campillo quién entiende que los materiales procedentes de la ―supuesta necrópolis‖ muestran que el asentamiento mirandés es ―periférico dentro del territorio autrigón‖ (2000:55 y 13) y que son el ejemplo de influencias ibéricas procedentes del Valle del Ebro en época tardía (2000:55). Desafortunadamente para la investigación y para la resolución de esta pequeña discrepancia el lugar dónde Abásolo sitúa la necrópolis ha sido parcial o totalmente destruido por la construcción del enlace del Polígono Industrial de ―Bayas‖ con la N-740 (Crta. de Logroño) sin que hubiese control arqueológico alguno.

3.1.2.3. Los Autrigones y Deobriga.

Situado el marco arqueológico y orientada la cuestión de una adscripción cronológico— cultural del yacimiento de Arce—Mirapérez en la IIª Edad del Hierro tenemos que incidir en como las distintas investigaciones han intentado encajar los datos obtenidos dentro del marco histórico general.

30

Incluso llega a encuadrar cronologicamente el tahalí recogido en Miranda entre los siglos IV-III a.C. junto con materiales similares recogidos en otros yacimientos (RUIZ VÉLEZ, 2005:28-29) 27

Parece que las hipótesis de trabajo más asentadas para esta área geográfica establecen que el territorio de la actual comarca administrativa de Miranda de Ebro31 perteneció al margen suroriental del territorio Autrigón, en una zona fronteriza entre los Caristios (que ocuparían la mayor parte de la Llanada Alavesa), los Várdulos (situados desde la zona de Berantevilla hacia Treviño), y los Berones (al otro lado de los Montes Obarenes)32 y las fronteras entre estos pueblos quedarían establecidas por los accidentes naturales tales como ríos y crestas montañosas, y que quedan recogidas por A. Llanos (2002:65-66). Por no caer en la exhaustividad expondremos de manera breve las líneas argumentales que los autores barajan para esta zona. La línea más habitual es la marcada por Solana (1978) en sus trabajos sobre el mundo indígena y la romanización del mismo. Para este autor la identificación del yacimiento de Arce—Miráperez con un asentamiento de tipo castreño, posteriormente romanizado, resulta evidente (SOLANA, 1978:423) y que se correspondería con la civitate autrigona de Antecvia (SOLANA, 1978:275), aunque con el paso del tiempo se ha convertido en Deobriga (SOLANA, 1994:75 y 82-83)33. La misma línea argumental sigue, en publicaciones más recientes, San Vicente quién establece que el oppidum de Deobriga se sitúa en Arce—Mirapérez (SOLANA, 2000:23-24; 2003:70-71). Ya hemos mostrado como esta teoría ha sido contestada por Campillo quién da pocas posibilidades a un asentamiento de cronología celtibérica temprana en el cerro ―El Infierno‖ (CAMPILLO, 2000:13). Nos quedaría por proponer la visión de García González que modifica las líneas fronterizas trazadas por Solana e incluye el territorio de Arce—Mirapérez dentro del espacio várdulo y al que posteriormente los romanos bautizarían como Segontia Parámica (GARCÍA GONZÁLEZ, 2002:56-57) aunque en momentos anteriores a la llegada de Roma este lugar habría sido ocupado por el asentamiento de Olcairun34.

31 32

Salvo el actual Condado de Treviño. Estas referencias geográficas deben tomarse solo a modo orientativo y generalizante. 33 El autor no argumenta los motivos por los que se ha producido la reubicación de Antecvia en el entorno de Pancorbo y de Deobriga en Arce—Mirapérez. 34 Esta noticia fue dada por J.J. García González en conferencia impartida en Miranda de Ebro el 1 de marzo de 2007 que llevó por título ―Fortalezas y fortificaciones de épocas antigua y medieval en el valle alto del Ebro‖. Manifestamos nuestra sorpresa al respecto, ya que la ubicación de Olcairun nunca ha sido establecida de manera fehaciente, pero está relacionada con hallazgos monetales de su ceca en las cercanías de Pamplona (Navarra), cuyos tipos y leyendas se corresponden, además, con otras cecas del entorno vascón (JUSUÉ, C.; RAMÍREZ, E., 1987:29; GARCÍA, 1997b:589; BURILLO, 1998:251 y 254), 28

3.1.3. La Romanización.

Como en el caso anterior varias son las líneas de trabajo que se siguen para este periodo y para este espacio: de una parte la romanización efectiva del territorio a través del estudio de los yacimientos y del contraste de los mismos con las fuentes clásicas; por otra parte el trazado viario romano, en concreto el paso de la Iter XXXIV del Itinerario de Antonino por la comarca de Miranda; y unido a los dos ya enunciados la situación de la, ahora, mansio romana de Deobriga en relación a los yacimientos existentes. La entrada en el imperio romano del territorio autrigón parece bien conocida en la investigación actual: los primeros contactos con Roma se pudieron producir con el paso de las legiones de Escipión en la última fase de la toma de Numancia al realizar operaciones de saqueo en su retaguardia35; pero del primer contacto que tenemos noticia es del apoyo de tropas y exploradores autrigones a Pompeyo en el transcurso de las Guerras Sertorianas en el año 76 a.C (BURILLO, 1998:314-315 recogiendo a Tito Livio). Las siguientes noticias se enmarcarán en otro escenario bélico que es el de las Guerras Cántabras (29—19 a.C.) y en el que los autrigones fueron uno de los casus belli argumentados por el recién nacido Imperio Romano para ocupar la franja cantábrica de la Península Ibérica (PRADALES, 2005:54-55). Desde ese momento la Historia de los autrigones se diluirá en la Hispania Romana y los autrigones quedarán administrativamente encuadradados en el Conventus Clvniensis, con sede en Clvnia (Coruña del Conde, Burgos) y dentro de la provincia romana Tarraconense (con capital en Tarraco, Tarragona) en algún momento de las administraciones de Claudio o Vespasiano (PRADALES, 2005:77). El siguiente hito administrativo más importante para la Hispania romana fue la concesión del Ius Latti. Para la cuenca de Miranda no habrá muchas más informaciones que la afecten directamente que vengan desde los textos clásicos o desde las investigaciones arqueológicas. La hipótesis de trabajo con la que nosotros nos movemos es que los modos de vida romanos se adosan36 al oppidum indígena extendiéndose por la llanura, cruzando incluso el río Zadorra. Esta situación se mantendría aproximadamente hasta el siglo III en que parece que el espacio habitado

35

No obstante ésta es una teoría que no cuenta con una apoyatura ni documental ni arqueológica para el paso de las tropas de Escipión por la Cuenca de Miranda. 36 Utilizando este término a la manera arqueológica. 29

durante el Alto Imperio se contrae llegando a su fin la cronología del yacimiento de Puente de Arce (Berantevilla, Álava)37. La localización geográfica del yacimiento, en medio de la cuenca mirandesa, junto a un vado, y el hallazgo de un miliario realizado por D.L. Prestamero en el siglo XVIII así como de fragmentos de calzadas romanas en la zona (Lacorzana, Álava, entre el límite de provincias Álava—Burgos) abogarían por el paso de una vía romana de cierta importancia por este yacimiento (GONZÁLEZ DE CHAVARRI, 1900:292; ABÁSOLO, LOZA y SAÉNZ DE BURUAGA, 1983:431-432). En líneas generales este sería el marco histórico simple que para la época romana se correspondería con el yacimiento mirandés; como ya ha quedado enunciado al principio de este apartado la cuestión se complica enormemente al intentar el encaje correspondiente entre los textos clásicos y la identificación de Deobriga, y el paso de la It. XXXIV por el yacimiento. Ambas cuestiones van cogidas de la mano y por tanto las abordaremos en un solo apartado. Además del clásico estudio sobre los autrigones de Solana (1978) existe otro no menos clásico sobre las red viaria romana a su paso por la actual provincia de Burgos realizado por Abásolo (1975) y un trabajo que resume exhaustivamente todas las posiciones en liza hasta la fecha de su publicación es el de De Miguel (1991-92)38. Ambos situarían Deobriga en las cercanías de Puentelarrá (Álava, en el límite de las provincias de Álava y Burgos y en la desembocadura del
37

¿Es ésta una expresión de la ―Crisis del Siglo III‖? La investigación sobre la zona norte de la Península entiende que la crisis no es tal al ser la economía de la zona de carácter ―autarquico‖ ver SAN VICENTE, I. (2003:79). En nuestra opinión no se debe asegurar que la concentración de materiales localizadas en Puente de Arce constituya un asentamiento poblacional ya que, si tomamos en consideración la posibilidad de que se trate de un basurero –a lo que se une la escasa extensión excavada- (ARRIZABALAGA y PÉREZ, 1994:119), podríamos deducir que este espacio cumplió con su función en el Alto Imperio y que no fue necesaria su prolongación en el Bajo Imperio sin que esto suponga un marcador cronotipológico como el sugerido por Filloy y Gil que adjudican a este yacimiento el carácter de asentamiento agrícola de pequeña entidad (2000:46). 38 Este trabajo recoge el amplío debate historiográfico producido sobre el paso de la Iter XXXIV sobre el Ebro desde que Prestamero estableció el mismo por Arce—Mirapérez en el final del siglo XVIII. Evidentemente no recoge líneas de investigación posteriores que han llegado desde La Rioja y que abogan por la ubicación de algunas localizaciones autrigonas y caristias en la actual comunidad autónoma de La Rioja abonando un debate que parecía ya estar resuelto en la historiografía riojana de época romana en lo que se refiere a la ubicación e identificación de las mansiones romanas y del trazado de las vías y que se puede seguir en algunos artículos de E. Ariño y M.A. Magallón (1983, 1991, 1992) o J.M. Pascual (2000). La teoría propuesta por J.L. Ramirez y M.P. Pascual (2000) instalaría Vindeleia, Deobriga y Veleia en el actual territorio de La Rioja, discurriendo la Iter XXXIV entre ellas, haciendo su entrada por San Millán de Yécora, pasando por Cihuri-Anguciana para cruzar el Ebro desde Haro entre Briones y San Vicente de la Sonsierra. A esta teoría cabría añadir, para la ubicación de Deobriga, algunos ensayos toponímicos que se apoyan en los cartularios medievales de San Millán y Leire que mencionan a las poblaciones de Dondon, que hubiese derivado del prefijo Deo-, y Bringas, equivalente de Briñas en la Alta Edad Media que derivaría del sufijo –briga (GARCÍA GAMARRA, 2004:31). Aunque sugerente este autor no presenta un análisis filológico que sustente sus posiciones, por lo que entendemos que su ensayo debe tomarse más como un apasionado divertimento -ejemplificando quizás las opiniones de A. Azkarate referidas a la diferencias entre ―el profesional y el ocioso que improvisa discursos históricos sin otra brida que la de sus fantasías o sus intereses‖ (AZKARATE, 2004:24)- que como un argumento sólido. 30

Omecillo en el Ebro) si bien Abásolo lo relacionaría con el yacimiento de Cabriana (ABÁSOLO, 1978:501)39. De Miguel, por su parte, se limita a marcar en un plano ambas posibilidades: Puentelarrá—Arce40 (DE MIGUEL, 1991-92:363), además su plano se completaría con el paso de otra vía/ruta que remontando el río Ebro desde La Rioja –desde el yacimiento de Vareia- conectaría en la cuenca de Miranda con un ramal que asciende el Ebro hacia el Omecillo y pasando por la Uxama Barca romana (yacimiento de Las Ermitas, Espejo41, Álava) conectaría con los puertos del Cantábrico. La ausencia de otros estudios nos hizo proponer, en 1999, una solución de compromiso optando por definir un ―entorno de Deobriga‖ para intentar salvar la situación42. Recientemente A. Sáez de Buruaga ha añadido argumentos al trazado de la It. XXXIV proponiendo que existen razones fundadas para apoyar que su discurrir entre Arce/Deobriga e Iruña/Veleia se produzca por el corredor del río Bayas (SAÉNZ DE BURUAGA, 2006:108-114) apoyando los ya expresados por Filloy y Gil (FILLOY y GIL, 2000: plano en pág. 62) y que, sin embargo, entran en conflicto con los autores que propugnan que el recorrido más factible siguiendo el curso del río Zadorra desde Arce-Mirapérez hacia el yacimiento de Iruña pasando por las actuales localidades de Lacorzana, Armiñón-Estavillo, La Puebla de Arganzón y Subijana (NÚÑEZ MARCÉN, 2003:36-37) Otro de los posibles puntos para cruzar el río Ebro sería Cabriana: excavado el yacimiento en los años 7043 la caracterización del mismo está siempre sujeta a una ulterior investigación aunque la última línea defendida por Filloy y Gil (2000:45 y nota a final nº 30) es que se trataría de la mansio Deobriga porque lo exhumado en las excavaciones, tanto de Prestamero como de Elorza, estaría hablando de los servicios termales que debiera ofrecer una mansio, además y frente a la reducción de Deobriga>Puentelarrá, aducen que no existen yacimientos en la zona de época romana y que la identificación de Deobriga>Arce—Mirapérez no es sostenible porque el yacimiento es muy pequeño y su cronología abarca solo el altoimperio mientras que Cabriana sí ofrecería los

39

Ya hemos hecho notar que este autor ha cambiado la ubicación con posterioridad en ABÁSOLO, 1975:102 y más recientemente ha apoyado su rectificación en los estudios de fotografía aérea que se están realizando sobre el trazado de la Vía Aquitana rechazando la opción de Puentelarrá en DIDIERJEAN, ABÁSOLO, 2007:398 y 426. 40 E incluso recoge aspectos ya desechados por la bibliografía más reciente como el paso de la calzada por el actual núcleo de Miranda de Ebro, situación de la que en el momento actual de la investigación arqueológica no hay testimonios. 41 Propuesta realizada por Filloy y Gil (2000:137-139). Aunque otros autores se decantan por una ubicación más cercana al topónimo de Osma de Valdegobía, en concreto en el yacimiento de El Manzanal (GARCÍA ALONSO, 2003:289 nota a pie nº 4 recogiendo a M.L. Albertos). 42 VARÓN, 1999:79 y 81. Somos conscientes de que estas soluciones no satisfacen a nadie, incluido el propio autor. 43 Y sin tener conocimiento de la memoria del responsable de la excavación. 31

mencionados servicios termales en un abanico cronológico muy amplio (FILLOY y GIL:63-64)44. El último autor que ha defendido esta posibilidad, sin adoptar posturas miméticas que nada aportan ya a la investigación45, es García González, ya que a su entender, Deobriga surge de la necesidad romana de reorganizar el territorio y de articular el paso de la It. XXXIV sobre el Ebro (GARCÍA GONZÁLEZ, 2002:56-5746) y que esa necesidad llevaría a una nueva fundación en época flavia llegando a constituirse en lo que este autor denomina ―enclave paraurbano‖ necesario para sostener la vía aquitana (GARCÍA GONZÁLEZ, 2002:74), no obstante algunos autores nos recuerdan que la toponimia terminada en –ana estaría hablando del propietario de una villa y no de un establecimiento de otro tipo (CEPEDA, 2001:2847) aunque García opine que, por el momento, no hay base para entender que exista una red vilicaria en la cuenca mirandesa (GARCÍA GONZÁLEZ, 2002:71) y que García de Cortazar sugiera que el fenómeno de los topónimos terminados en –ana y en –uri pueda arrancar en el entorno del siglo X (GARCÍA DE CORTAZAR, 2001:126). La situación de Deobriga en Arce—Mirapérez se ha visto así minimizada. Frente a los argumentos utilizados en los párrafos anteriores nos cabe decir que la interpretación más sencilla es la de establecer que el Ebro pudo servir, en la comarca de Miranda, como frontera entre los autrigones, caristios y várdulos, pero no de obstáculo insalvable: la existencia de vados en Antepardo (inmediaciones de Puentelarrá y Cabriana), la villa de Cabriana, asentada directamente sobre el Ebro, y el vado de Revenga (en Arce—Mirapérez) nos hacen ver el río como un lugar de paso relativamente sencillo la mayor parte del año.

44

No obstante señalan que el yacimiento sólo se conoce a través de la prospección sin tener en cuenta los datos ofrecidos por Solana en sus publicaciones sobre este lugar. 45 Y que llevan a lugares comunes basados en premisas poco contrastables desde el punto de vista arqueológico, es el caso de M. Gorbea quién en 2004:404-405 se decanta por la opción de situar Deobriga en Cabriana siguiendo a Filloy y Gil, o utilizando referencias a autores que han corregido sus posiciones con posterioridad a las referencias bibliográficas manejadas por Gorbea, como el caso de A. R. de Miguel, y no teniendo en cuenta que las excavaciones llevadas a cabo por Solana en los años 70 y por Blanco en el 2000, o nuestras prospecciones en el año 1999, estaban marcando una realidad arqueológica distinta de la expresada por la historiografía tradicional. Finalmente no entendemos muy bien cual es el manejo que hace este autor de las fuentes arqueológicas ya que en su ―Mapa de Euskadi en época romana‖, pág. 408, sitúa en la misma escala, es decir con la misma importancia, los yacimientos de Carasta (Caicedo Sopeña, Álava), Castros de Lastra (Valdegobía, Álava) y Santuste (Treviño, Burgos), castros indígenas de gran tamaño que cumpliría funciones de núcleos rectores de sus espacios circundantes, con otros de mucha menor entidad e indicativos de otras realidades distintas, como el caso de Atxa (Vitoria-Gasteiz, Álava) o en el de Vetrusa (Berantevilla, Álava). 46 Sorprende que la apoyatura para esta afirmación proceda de la inexpresiva ficha nº 3469 de la Carta Arqueológica de Álava cuyo uso como fuente arqueológica, en este caso, debería tomarse con muchas precauciones. 47 Y lo que nosotros pensábamos que era una especificidad local también podría reflejarse en otros lugares de Hispania, en concreto en la actual Andalucía: GARCÍA SAN JUAN, 2005:69, y además parece que la lingüística tiene registrado el fenómeno en Italia, Galia e Hispania ―a partir las postrimerías de la República‖ (DOLÇ, 1960:396). Agradezco a D. Roberto González de Viñaspre, filólogo y miembro de la Comisión de Onomástica de Euskaltzaindia, la orientación para localizar y contextualizar esta cita. 32

3.1.4. Deobriga y Segontia Paramica desde el punto de vista Lingüístico.

Por otra parte, y recurriendo a los estudios lingüísticos, parece un hecho aceptado por todas las líneas investigadoras la interpretación que M.L. Albertos hace de Deobriga: Deo- haría referencia al carácter divino o sagrado del nombre, mientras que –briga denotaría el carácter de fortaleza del mismo (SOLANA, 1978:335; SAN VICENTE, 1999:23); si bien para algunos autores este topónimo estaría denotando celticidad e incluso una preponderancia física con respecto a otros lugares que llevan este mismo nombre (Deobrigula entre los turmogos, Deobriga entre los vettones, e incluso entre los vadinienses de la actual provincia de León o quizás entre los cántabros 48) y también estaría dotando de antigüedad al emplazamiento (GARCÍA ALONSO, 2003: 293 y 461462), aunque otros autores han defendido que se trata de una denominación surgida en época flavia imitando el modelo de Iuliobriga (GARCÍA GONZÁLEZ, 2000:74). En el caso de Segontia Paramica las tendencias historiográficas recogidas por García González (2000:74 nota a pie nº 36) y García Alonso (2003:261) muestran las discrepancias entre los investigadores puesto que a falta de una identificación arqueológica efectiva se duda incluso de su adscripción a los várdulos puesto que las coordenadas geográficas que le asigna Ptolomeo la situarían en territorio autrigón, con lo que las propuestas varían entre la Llanada Oriental alavesa (Contrasta y Ocáriz, Álava) y Cigüenza del Páramo (Villarcayo, Burgos) o se extiende su territorio hasta Revenga49 (Arce-Mirapérez). Desde un punto de vista descriptivo ambos nombres podrían estar dando informaciones acerca de su morfología física: en el caso de Deobriga estimamos que el carácter de fortaleza estaría reflejando un terreno en el que establecer una posición defensiva adecuada –el Cerro de El Infierno en Arce-Mirapérez- o quizás, y tomándonos la libertad de interpretar a J.J. García González, estaríamos ante una descripción de la posible función religiosa del lugar de Cabriana 50, mientras que Paramica podría estar haciendo referencia a una zona llana de manera general (Vardulia/Llanada Alavesa) o a un amesetamiento que destacase en el terreno (Autrigonia/Cigüenza del Páramo) (GARCÍA ALONSO, 2003:261-262).

48 49

MANGAS y MARTINO, 1997. Tomado por García González como territorio várdulo. 50 GARCÍA GONZÁLEZ, 2000:74, nota a pie de página nº 36. 33

3.2. Los modelos historiográficos propuestos para los actuales territorios de Burgos, Navarra y Álava.

Una vez descritas las posiciones bibliográficas nos queda una interpretación de tipo histórico centrando la misma en el mundo romano. Para ello vamos a recurrir a los modelos historiográficos propuestos para las actuales provincias de Burgos y la Comunidad Foral de Navarra, que historiograficamente presentan una similitud prácticamente total, y para el Territorio Histórico de Álava en el que la historiografía plantea soluciones distintas.

3.2.1. Provincia de Burgos.

En el caso de la provincia de Burgos la bibliografía más reciente hace un fuerte hincapié en la expansión del modelo de organización municipal en los territorios controlados por la metrópoli buscando la integración de las élites locales en el engranaje romano y conseguir que sean servidores eficaces de Roma, y para ello va eliminando las distintas categorías existentes entre las distintas ciudades –amicitia, foedus, dediciti, etcétera- para ir extendiendo de manera paulatina el derecho, ésta conversión, patente desde el principio del siglo I se consolidará con la concesión del Edicto de Latinidad por parte de Vespasiano en el último cuarto del siglo I d.C. (PRADALES, 2005:80-83). Esta situación derivará en la creación de cargos municipales, repartidos entre los elementos socialmente más fuertes de los propios indígenas, y la existencia de un senado propio en cada municipio que decía la política sobre él (PRADALES, 2005:84-87), así como la asignación de un territorio sobre el que gobierna la ciudad y que parece dividirse en vicus (PRADALES, 2005:83). El actual territorio de la provincia de Burgos acogió a la capital del Convento Jurídico, el Cluniense, con sede en Clunia Sulpicia (Coruña del Conde, Burgos), que administrará, entre otros, el territorio autrigón en el que podríamos encuadrar el yacimiento de Arce-Mirapérez, y que aportaba un buen número de populi que se convertirán en civitates en el siglo I: Virovesca/Briviesca, Uxama Barca51, Segisamunculum/Cerezo de Río Tirón, Antequia52,

51

Cuya identificación está en debate, aunque parece que la opción preferida en estos últimos tiempos es el yacimiento de Las Ermitas/Barcabao en Espejo (Valdegobía, Álava) debido a los restos exhumados en este importante emplazamiento (FILLOY y GIL, 2000:39) 52 Situada tradicionalmente en el entorno de Santa María de Ribarredonda, aunque sin una ubicación precisa por el momento. 34

Vindeleia53, Salionca/Poza de la Sal, y Tritium Autrigonum/Monasterio de Rodilla. Estos emplazamientos, junto con otros, como los de Segisamo/Sasamón, Villavieja de Muñó, en el que se ha localizado una inscripción de tipo municipal en una teja, Lara de los Infantes –aunque con algunos problemas-, Deobrigula/Tardajos, Segisama/Castrogeriz, Rauda/Roa, y algunos otros lugares más, componen la nómina asentamientos urbanos que ya estarían funcionando en el siglo I en mayor o menor medida (PRADALES, 2005:104-108) y que se verán consolidados durante el siglo II aunque es posible que estos lugares más que presentar un urbanismo evolucionado lo que pueden estar ofreciendo es una mejor articulación administrativa del territorio y una fijación de la población en las diferentes circunscripciones (PRADALES, 2005:148) sin que se pueda ofrecer aún hoy una interpretación clara a la Crisis del Siglo III que no ofrece signos evidentes en la actual provincia burgalesa aunque se percibe una potenciación del mundo rural y una ocupación de territorios que presentaban vacíos poblacionales (PRADALES, 2005: 169-172). No obstante se ha ofrecido otra realidad organizativa para la relativamente compleja realidad fronteriza de los pueblos prerromanos en la cuenca de Miranda, expuesta por García González, y que pasaría por que caristios y várdulos estuviesen ocupando la orilla izquierda del Ebro, separados entre ellos el cresterío de la cuenca norte del río Ayuda, y que el territorio várdulo se extendiese al sur de los Montes Obarenes/Sierra del Toloño, controlando un espacio tradicionalmente considerado berón (GARCÍA GONZÁLEZ, 2002:56-57) y que desde esta fragmentación territorial se pasase, sin dificultades bélicas o sociales, al entramado administrativo romano (GARCÍA GONZÁLEZ, 2002:68) y con posterioridad a la división eclesiástica medieval (GARCÍA GONZÁLEZ, 2002:59, nota a pie nº 19, y 60 nota a pie nº 20). La llegada de Roma supuso, por medio de la creación de un gran eje de comunicaciones, la It. XXXIV, y la articulación de espacios centrales, no necesariamente herederos de la red castral anterior, la aparición de un buen número de civitates en la cuenca entre las que destacarían Antecuia/Peña Adrían-Anteña, Deobriga/Cabriana y Segontia Paramica/Revenga-Arce Mirapérez (GARCÍA GONZÁLEZ, 2002:70-74). El historiográficamente complicado siglo III, que pasa por ser de gran momento de crisis, no parece que ofrezca muchos problemas para los municipios romanos en la actual provincia de Burgos, aunque la arqueología no aporta mucho en este sentido debiéndose recurrir al silencio de las fuentes para entender que no existen excesivos problemas, aunque sí un posible cambio de tendencia (PRADALES, 2005: 167-169 y 172).

53

La bibliografía la tiende a situar en el área de Pancorbo (GARCÍA ALONSO, 2003:294). 35

El siglo IV sí que representará el momento de abandono del patrón urbano, empezando por la propia Clvnia y que se sentirá en el resto de los municipios que, pese a todo, en algunos casos sobreviven dando muestras de lujo, pero disminuyendo su espacio habitado y, por tanto, efectivos poblacionales en beneficio de las villas próximas (PRADALES, 2005: 182-184). No obstante, y según apunta García González, los problemas inherentes al modo romano de producción se dejarán sentir especialmente en la cuenca mirandesa, como prueban los enterramientos con armas de la necrópolis de Cabriana en el siglo IV para un posterior abandono del lugar en el siglo V (GARCÍA GONZÁLEZ, 2002:76-79). El modelo de ocupación del territorio propuesto por Pradales presenta, en sus planos de distribución, un vacío de lugares urbanizados en el norte de la provincia burgalesa en el que en que el único yacimiento que alcanza esa situación es Salionca/Poza de la Sal (PRADALES, 2005:112114) sin que se indique una razón específica para la ausencia de emplazamientos urbanos.

3.2.2. Comunidad Foral de Navarra.

Para el actual territorio de la Comunidad Foral de Navarra se han definido dos divisiones que englobarían a todo el espacio, y que son, por un lado las ciudades y por otro el poblamiento rural, en el que se pueden distinguir varios tipos (GARCÍA GARCÍA, 1997a:77). La practica arqueológica unida a la crítica textual y al análisis epigráfico y numismático de los hallazgos permite distinguir una red urbana extendida por la Navarra media y baja que ocupa nichos ecológicos favorables para la actividad humana (GARCÍA GARCÍA, 1997a:76 y 99) y que se ve complementada por la existencia de un buen número de villas y de asentamientos rurales de distinta funcionalidad y entidad que servirían como abastecedores de los núcleos urbanos (GARCÍA GARCÍA, 1997a:9954). A la evidencia de los restos arqueológicos, que en distintos lugares han permitido localizar restos indudablemente urbanos –trazado ortogonal del planeamiento urbanístico siguiendo los ejes cardo-decumano y definiendo insulae, amurallamiento del perímetro urbano- incluso en época temprana (NÚÑEZ, 2002:416), edificios públicos, tipo macellum en Pompaelo/Pamplona, obras públicas de entidad como el equipamiento hidráulico de Andelos- (GARCÍA GARCÍA, 1997a:7954

Es interesante la apreciación de la autora en lo que se refiere a la diferencia del número de asentamientos en torno a las distintas ciudades que se basa no en un patrón de asentamiento diferenciado por zonas sino por la intensidad de las actividades arqueológicas realizadas hasta el momento (GARCÍA GARCÍA, 1997a:100). 36

81) cabe sumar el status jurídico de las mismas, recogido por las fuentes y la numismática, que establece cuales fueron en algún momento estipendiarias, populi y municipium (GARCÍA

GARCÍA, 1997a:77; NÚÑEZ MARCÉN, 2002:413-44) y, además, la existencia de cargos municipales que nos ofrece la epigrafía: ediles en Andelos, duunviros en Pompaelo o sacerdotisas del culto imperial en Cara y Pompaelo (GARCÍA GARCÍA, 1997:78)55. En lo que se refiere al mundo rural se proponen para la actual Navarra varios tipos de emplazamientos que pasan por los vici, villae, granjas, refugios, estructuras militares, fuentes termales y cuevas (GARCÍA GARCÍA, 1997a:82-88). No dudamos que esta tipología irá creciendo –entendemos que habrá crecido ya- paralelamente al desarrollo de las actividades arqueológicas. La evolución de la población en época romana arranca en el siglo I a.C. con los episodios sertorianos. En este momento sólo parecen detectarse elementos romanos en los entornos urbanos ya existentes permaneciendo los entornos rurales ―libres‖ de la presencia romanizadora, al menos en lo que a sus registros arqueológicos se refiere, que se verá extendida y consolidada durante los siglos I y II d.C. en los que los núcleos urbanos alcanzarán su mayor esplendor, tanto en lo que al urbanismo como a los efectivos poblacionales se refiere, sin olvidar la aparición de un buen número de asentamientos rurales de todo tipo que van desde pequeñas propiedades a grandes villae (GARCÍA GARCÍA, 1997a:88-89; NÚÑEZ MARCÉN, 2002:427). El siglo III parece ser el comienzo de una larga decadencia que viene de la mano de las tensiones internas Imperio, crisis económica y actos violentos que provocará la reducción de los asentamientos rurales y el colapso de las ciudades durante los siglos IV y V que en palabras de Núñez Marcén, a excepción de Pamplona, ―tienden a languidecer, llegando a incluso a convertirse en meras aldeas asentadas sobre ruinas monumentales‖ (2002:428). No obstante, y a pesar del panorama de abandono que se presenta para las ciudades como la disminución de núcleos rurales los que de estos sobreviven añaden a sus estructuras elementos de gran lujo y refuerzan su seguridad con instalaciones defensivas (GARCÍA GARCÍA, 1997a:89-90).

55

Aunque quizás habría que calificar a estos cargos como de ―tipo municipal‖. 37

3.2.3. El Territorio Histórico de Álava. El caso alavés, representado en distintos trabajos de I. Filloy y E. Gil 56, pasaría por un acusado particularismo, y es la inexistencia de un tejido urbano que articule, cómo sucede en los otros ejemplos, la distribución de la población y de los asentamientos en el territorio57. Su propuesta más desarrollada establece que el patrón de asentamiento es el disperso, con yacimientos de pequeña extensión que no alcanzan el hecho urbano, salvo para el caso de Veleia, y que los siguientes emplazamientos en ―categoría‖, son las mansiones que jalonaban la It. XXXIV, que se diferencian de otros establecimientos por la oferta de servicios que los más pequeños no dan, proponiendo que las termas son uno de los elementos diferenciadores entre ellos. Así se plantearía un nivel de organización del territorio en el siguiente esquema: la ciudad – Veleia- controla administrativamente y económicamente todo su territorio, mientras que los emplazamientos inmediatamente inferiores son los centros dinamizadores de un pequeño territorio (FILLOY y GIL, 2000:42-44), aunque no tendrían el rango de ciudad, ni por prestaciones ni por habitantes, que estarían dispersos en sus alrededores; estos centros serian las mansiones (FILLOY y GIL, 2000:44-45). En ellas
58

se

incluirían

las

clásicas

de

Deobriga/Cabriana,

Suestatium/Salbatierrabide, Arkaia , Tullonium/Alegría-Dulantzi, Alba/Albeiurmendi y Uxama Barca/Las Emitas-Barcabao. Las características principales de estos yacimientos pasan por su largo arco cronológico, con nacimiento incluso en periodo prerromano –bien in situ, ex novo, o por traslado de población indígena-, y con finalización en el Bajo Imperio; y en la mayor parte de los casos presentan elementos atribuibles a termas. El resto del paisaje estaría salpicado por un plantel de asentamientos que van decreciendo en tamaño (FILLOY y GIL, 2000:45-47). El Bajo Imperio vería como, por causas estructurales y no violentas, se produce un decrecimiento de la población y, para el caso urbano, la disminución del espacio habitado de Veleia
56 57

Siguiendo la tendencia marcada por J. Santos en 1984. Aunque ya hemos visto que también ha sido propugnado posteriormente por García González en su descripción de la cuenca mirandesa (2000:70-74). 58 La cuestión de la ubicación de Suestatium en Salbatierrabide o en Arkaia parece que se está resolviendo a favor de este segundo lugar debido, en buena medida, a las conclusiones extraídas de la práctica arqueológica de gestión que se están llevando a cabo este yacimiento, y que son las que han podido hacer que Gil varíe su opinión al respecto entre 1997 (GIL, 1997:29, y nota 16 en la misma página) y 2002 (GIL, 2002:105); las conclusiones nacen con los trabajos de P. Saéz de Urturi (1996 y 1997) y se han visto corroboradas por trabajos de J. Niso y M. Loza (2006 y 2008), así como los realizados por nosotros (VARÓN, 2008). Un resumen de las posiciones en liza y de los distintos argumentos lo ofrecen J. Núñez y P. Saénz de Urturi decantándose por la ubicación de esta mansio en Arkaia a partir de la excavación de la mutatio de Mariturri (NÚÑEZ, SAÉNZ DE URTURI, 2005:199). 38

(FILLOY y GIL, 2000:48). Las mansiones aguantarían el tipo (2000:52) y, aunque sometidas a reformas, parecen vivir, en algunos casos, una época dorada (GIL, 2002:110-111, referido a Cabriana) y en otros una larga decadencia (GIL, 1997:42-43). Esta disminución de la población se vería reflejada, también, en los asentamientos de menor tamaño que, en buena medida, desaparecen (FILLOY y GIL, 2000:48). No obstante ya se han planteado divergencias a este planteamiento que darían más importancia a la creación de una red de lugares centrales que articulen el territorio y que se podrían clasificar como civitates, caso de Deobriga, frente a otras instalaciones de buen porte pero dedicadas a la explotación rural cómo podría ser el caso de Cabriana. Mientras que la una alcanzaría cierto rango administrativo, la otra sería la propiedad de un magnate que deja su nombre en su posesión y estaría incluida dentro del territorio de la civitas. De este modo, y para la actual Álava, los emplazamientos de los que conocemos sus nombres (Uxama Barca, Veleia, Svestativm, Tvllonivm, Alba y Geballa) serían los lugares centrales en los que se incluirían asentamientos menores como Cabriana (cuyo nombre deviene del propietario de la villa, Caprius). Este es el escenario que se hace J.J. Cepeda (2001:24-2859) y que compartiría las mismas características que para los casos burgalés y navarro.

3.3. Valoración del Estado de la Cuestión.

Examinados los distintos argumentos expresados cabe decir que nos sorprende, sobre todo, la falta de apoyo arqueológico sobre la que se sostienen gran parte de las teorías presentadas en las líneas anteriores, en un buen número de casos las generalidades que se han extrapolado de casos particulares, y creemos que Arce-Mirapérez es el mejor exponente, se sostienen con mucha dificultad. La escasez de registros arqueológicos, la más que discutible fiabilidad de los mismos y la ligereza con la que se toman algunos datos procedentes de las actividades arqueológicas no parece que sean la mejor manera de historiar la romanización de la Cuenca de Miranda y, por ende, de ningún otro sitio. En este sentido cabe decir que determinadas afirmaciones hechas entorno a las características arqueológicas tanto de Arce-Mirapérez, como de Cabriana, como de algunos otros

59

Aunque este argumento ha sido criticado, de manera general para la cuenca mirandesa por García González (2002:71 y nota a pie nº 35). 39

yacimientos utilizados por los autores para cimentar sus posiciones bibliográficas, carecen de una base investigadora real, en buena medida debido a los escasos recursos que se han dedicado a la investigación arqueológica por parte de las administraciones responsables, o porque las actuaciones realizadas provienen de la denominada arqueología de gestión que presenta unas limitaciones evidentes y que debe conjugar los intereses de la defensa del Patrimonio Cultural con los de los promotores de obras de todo tipo que alteran ese Patrimonio. Además conviene reseñar que algunos de los datos que se han venido utilizando como marcadores arqueológicos proceden de fuentes poco fiables, bien por demasiado antiguas, o bien porque se han realizado, en muchos casos, con más buena voluntad que con un criterio científico/profesional contrastado, habiendo pasado a la literatura arqueológica y de ésta a la histórica con demasiada ligereza. Este orden de cosas ha propiciado que el panorama de la romanización de la Cuenca de Miranda este todavía poco claro, sujeto siempre a una ulterior revisión de las fuentes arqueológicas, pero también de unas fuentes documentales que cada vez están más agotadas. Hemos visto como la situación de los yacimientos y la identificación y establecimiento de funcionalidades de estos no presenta conclusiones definitivas, lo que genera que los patrones de asentamiento, aparentemente bien estructurados y conocidos en zonas de las actuales Navarra y Burgos, siguen siendo objeto de debate en ésta zona.

40

4. ACTIVIDADES ARQUEOLÓGICAS EN EL YACIMIENTO DE ARCE MIRAPÉREZ

4.1. Prospecciones y Excavaciones en Arce-Mirapérez.

Intentaremos esbozar los esfuerzos arqueológicos realizados en el yacimiento y su entorno inmediato60 que se han realizado desde finales del siglo XVIII y que nos han llevado hasta el momento investigador actual, y lo vamos a hacer desde un modo crítico, resumiendo brevemente la intervención sobre el campo realizada, que van desde las salidas de Prestamero hasta las denuncias e intervenciones de urgencia llevadas a cabo en estos primeros años del siglo XXI, es decir, incluiremos las actividades que hoy conocemos como prospección y excavación arqueológicas en sus distintas facetas. Son tres los momentos investigadores por los que ha pasado este emplazamiento en lo que a labores de campo se refiere: un primero que arranca a finales del siglo XVIII y que se mantiene hasta finales del XIX, con tres actuaciones que podemos destacar; un segundo momento a principios de los años 70, marcado por las actuaciones de los hoy profesores Abásolo y Solana, y las relacionadas con el Instituto Alavés de Arqueología; y un tercer momento que comienza a mediados de los años 90 con las prospecciones de Campillo y que, de momento, tiene su punto en con la presentación de los resultados de nuestros trabajos, aunque esperemos que sea un punto y seguido. Evidentemente que debemos establecer una consideración previa, que es la comprensión hacia los métodos, los medios y los esfuerzos empleados por las personas, equipos y empresas privadas que han intervenido sobre este espacio y que, por muy recurrente que empiece a sonar, solo ―somos como enanos subidos a hombros de gigantes‖61, gigantes que tomaron la determinación de enfrentarse a muchas e interesantes preguntas que en algunos casos se pudieron contestar, pero que en la mayoría solo generaron muchos más interrogantes, todavía más interesantes que los anteriores62.

60 61

En concreto en los yacimientos de Vetrusa y Puente de Arce (Berantevilla, Álava). Bernardo de Chartres, Metalogicon, III, 4. 62 Y a no menos importantes retos económicos, burocráticos y de cerrazón mental que, desafortunadamente, parecen perpetuarse en el tiempo. 41

4.1.1. De Sabios y Eruditos. De los siglos XVIII y XIX al último tercio del siglo XX.

4.1.1.1. Diego Lorenzo del Prestamero (finales del siglo XVIII).

Es el ilustrado Diego Lorenzo Prestamero quién dará a conocer el yacimiento de Arce— Mirapérez a la incipiente comunidad científica del siglo XVIII. Miembro de las recién nacidas Real Academia de la Historia y de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País recorrió los espacios que conformaban la provincia de Álava extendiendo algunas de sus investigaciones a la vecina provincia de Burgos. Muestra de este afán ilustrado es su publicación Camino militar romano que pasaba por la Provincia de Álava63 en la que glosa los resultados obtenidos de su identificación y seguimiento de la Iter XXXIV del Itinerario de Antonino entre las mansiones de Virovesca (Briviesca, Burgos) y Alba (Albéniz o San Román de San Millán, Álava). A su paso por la comarca mirandesa reconoció el entonces barrio de Arce—Miráperez localizando que su ―superficie está cubierta de cascos de vajilla encarnada de Sagunto […] de muchas piedras de moler trigo á mano, de las que Plinio llama manuarias o versátiles‖., y en lo alto del Cerro el Infierno localizaba ―los cimientos de un fuertecillo‖. Además dejó testimonio escrito de la localización de un miliario del emperador Póstumo ―En el vado del Ebro que está allí cerca, por donde en ciertos tiempos se pasa fácilmente por la poco agua que lleva, hay un canal de pesca, y según dicen algunos vecinos de aquel pueblo se ven en el algunas piedras escritas; y en el año 1781 José Urbina, vecino de Hircio, sacó de allí una en forma de columna, de dos varas de alto y media de ancho…‖ (GONZÁLEZ DE ECHÁVARRI, 1900:291-292). Su identificación de los tramos de calzada que todavía existían en la época unido a los hallazgos de materiales cerámicos y epigráficos le hicieron afirmar que el trazado de la mencionada It. XXXIV pasaba por Arce—Mirapérez, en dónde situaba la mansio romana de Deobriga etapa intermedia entre las de Virovesca y Veleia (Trespuentes, Álava). Las ―piedras manuarias‖, o molinos de mano, completos o fragmentarios, siguen siendo una constante en los ítems recuperados en superficie de este yacimiento; no podemos decir nada de la existencia de un punto fortificado en concreto en el cerro que domina el Ebro y su llanura circundante, aunque ya en 1999 detectamos restos de muros en las terrazas que conforman este

63

GONZÁLEZ DE ECHAVÁRRI, V. (1900): Alaveses Ilustres. Imprenta de la Provincia, Vitoria. 42

elemento así como un posible cierre defensivo que partiría al cerro, longitudinalmente, en dos mitades, como explicaremos en el apartado dedicado a los trabajos de prospección realizados en 1999.

4.1.1.2. Remigio Salomón (1854).

La actuación de Remigio Salomón, recogida en el Seminario Pintoresco Español en 1854, fue más allá del simple reconocimiento del terreno en el que se localizaban ―sepulcros, de fragmentos infinitos de barro saguntino, de grandes ladrillos redondos y cuadrados, de utensilios de hierro y cobre y de otras antiguallas curiosas, viéndose todos los años los colonos del barrio disgustadísimos porque en una estensión de cerca de media legua apenas pueden introducir los arados, los cuales se embotan en las piedras labradas con que tropiezan, y en los largos y espesos cimientos que hallan casi á la superficie [y] partículas de cal‖ y decidió ―el proyecto de emprender á nuestra costa y espensas algunas excavaciones […] no sin que hayan dejado de darnos, en pocos dias, los resultados satisfactorios de descubrir entre restos de mosáico y de pavimentos de petrificada argamasa‖. Su esfuerzo anticuario se vio recompensado, además, con la exhumación de una pequeña estatua de bronce que, según su opinión, podía representar a Palas Atenea (SAN VICENTE, 1999:25). Si intentamos interpretar los resultados que nos transmite Salomón nos encontramos con que está atestiguando la presencia de elementos arqueológicos plenamente romanos: dejando al margen la cuestión de los sepulcros, de los que no nos da más detalles, nos quedan otros elementos como la presencia de Terra Sigillata Hispánica –el barro saguntino-, posibles ladrillos de habitaciones calefactadas por hypocaustum –ladrillos redondos y cuadrados-, algún pavimento musivo, y algunos otros de opus signinum –petrificada argamasa-, además de cimientos y piedras talladas –labradas-, a los que hay que sumar restos de posibles enlucidos de paredes y techos –partículas de cal- que como señala parecen un problema a la hora de cultivar. En principio no deberíamos dar por buena la longitud que ofrece sobre la extensión de los restos, media legua (unos 2.786 metros64), puesto que, como se explicará posteriormente, los registros arqueológicos actuales nos remiten a un espacio, para el núcleo romano, de unas 26 hectáreas, en un espacio más o menos rectangular de unos 500 por 500 metros. No obstante decimos

64

Según la edición en línea del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. 43

en principio puesto que el paisaje se ha modificado tanto, debido a la industrialización de los años 40 y 50 y la urbanización realizada en los años 80 y al continuo laboreo agrícola, que es posible que R. Salomón se encontrase con un yacimiento de mayor extensión del que podemos percibir hoy día, aunque este no presentase unas dimensiones regulares. Por otro lado no debemos olvidar que el contexto en el que ofrece esta información es de las quejas de los colonos que no extraen el rendimiento que ellos esperan de las tierras arrendadas, y la esto puede dar lugar a una exageración de la superficie afectada por el yacimiento. 4.1.1.3. Teodoro Sáez (1892) 65. Este erudito local informa de que: ―[Arce]… fue población romana; todo el pueblo romano enterraba los muertos en los extremos de los caminos, esto mismo sucede en este barrio, donde muchas veces se han encontrado á derecha é izquierda de uno de los caminos que existen hoy, restos humanos. Además tiene un acueducto que marcha a unirse al río; infinidad de monedas; la diosa palas, encontrada en este territorio, muchos pedazos de barro cocido, mezcla que según los inteligentes de las empleadas por los Romanos; prueban como hemos dicho su antigüedad […] y cuenta con una iglesia, en cuya entrada se ven perfectamente algunas sepulturas de aquellos remotos tiempos.‖ (SÁEZ, 1892:68). Una valoración de los términos que emplea Sáez nos lleva en las siguientes direcciones: en principio podría haber localizado dos necrópolis, una de características netamente romanas, al situar los enterramientos a izquierda y derecha de un camino, y otra probablemente cristiana relacionada con la iglesia local. Por otra parte nos habla de un camino que en sus tiempos todavía existe, y que probablemente estuvo en funcionamiento hasta bien entrado el siglo XX como trataremos en el apartado referido a la fotografía aérea y que fue recogido en planimetría militar del siglo XVIII; a esto hay que unir los recurrentes fragmentos de Terra Sigillata y un acueducto que marcha a unirse al río, que nos sugiere la posibilidad de que se trate de una de las cloacas que creemos debieron existir en este núcleo, aunque no debemos pasar por alto otras posibilidades menos ―romanas‖ pero igualmente arqueológicas e interesantes, como, por ejemplo, un ―caño viejo‖ para el saneamiento del terreno como los detectados en el entorno de Miranda (ALONSO y JÍMENEZ, 2005:183,
65

Insertamos a Teodoro Sáez aquí no tanto como ―arqueólogo‖ si no por que su testimonio resulta útil desde el punto de vista de la arqueología. No nos consta que este autor realizase más actividad arqueológica que la de pasear por ArceMirapérez dejando constancia de lo que de observa. 44

AJAMIL, 2007:12 y fotografía en página 14) o en otros yacimientos de época romana (FILLOY, 1999:208-211), y que tan difícil resultan de rastrear en la documentación medieval (GARCÍA DE CORTAZAR, 2001:127).

4.1.2. Los años 70: Llanos/Agorreta, Solana y Abásolo.

4.1.2.1. Llanos y Agorreta (1970).

El informe de un prospector local que relataba la localización de cerámica romana y fragmentos de huesos en el término de Vetrusa (Berantevilla, Álava), animó al reconocimiento de este espacio por parte de Llanos y Agorreta, y en vista de la abundancia de restos cerámicos, más abundantes los de tipo celtibérico que los romanos, se realizó una cata arqueológica en 1971 en la que se pudo exhumar un enterramiento del tipo ―hoyo de incineración‖ y recuperar algunos fragmentos cerámicos y huesos calcinados en un contexto de cenizas y carbones (LLANOS y AGORRETA, 1972:110-111). Si bien parece que en ese momento los resultados no animaron a los autores a establecer una cronología más o menos precisa de los restos recuperados, posteriormente se cifró la misma en torno a una horquilla que iba desde el Hierro I, Hierro II y la romanización, e incluso se planteó que el espacio de Vetrusa se podía corresponder a un ―emplazamiento en llano‖ de acuerdo a las tipologías establecidas por el propio Llanos (1974:104)66; no obstante relacionaba este emplazamiento con el próximo de Arce-Mirapérez (1987:341-342).

4.1.2.2. José María Solana (1973).

En 1973 se volvían a retomar las excavaciones arqueológicas en Arce—Miráperez de la mano de J.M. Solana. La apertura de catas en el entorno del núcleo urbano de Arce tuvo como objetivo ―localizar con precisión el sitio exacto del hábitat‖ (1977:184-185).

66

Esta actuación tuvo un epígono en 1992 en el marco de los trabajos de prospección arqueológica que el Instituto Alavés de Arqueología realizó en este entorno y cuyas conclusiones dicen que ―no se aprecia obra alguna que pudiera relacionarse con un acondicionamiento defensivo antiguo. Actualmente se localiza poco material arqueológico en las fincas donde antes se registraba en gran proporción, por lo que habría que remitirse a los datos cronológicos proporcionados por prospecciones anteriores‖ (INSTITUTO ALAVÉS DE ARQUEOLOGÍA, 1992:1-2). 45

La apertura de 5 áreas de excavación depararon la localización de restos de cimentaciones y edificaciones, suelos de tégula, cerámica celtibérica, cerámica sigillata y común romana, alto y bajo imperial, vidrios, escorias de fundición, monedas de época romana, entre los que se pudo identificar un tipo de Constancio II, fechada entre el 346-350 d.C. y un idolillo de plomo (SOLANA, 1977:184-185 y 1978:420-422). También se detectaban entonces ―restos de la vía al pie del cerro de Arce Mirapérez‖ (SOLANA, 1978:320). El estudio de los materiales reveló, gracias a las tipologías cerámicas y a la identificación del numerario, que el yacimiento presentaba una secuencia cronológica –al menos en su parte romana- situada entre la segunda mitad del siglo I d.C. y finales del siglo IV o principios del V (SOLANA, 1978:423). La principal conclusión que establece Solana en sus estudios de los años 70 es que el yacimiento se corresponde con el asentamiento romano de Antecuia citada por Claudio Ptolomeo y por el Anónimo de Ravena (SOLANA, 1977:185, 1978:275). No obstante el autor ha revisado esta teoría situando en esta estación arqueológica la mansio romana de Deobriga resituando Antecuia en las cercanías de Pancorbo (SOLANA, 1994:75 y 82-83). Desde el punto de vista metodológico de la intervención arqueológica podemos poner algún pero, por un lado que las áreas de excavación no están situadas en planimetría alguna, aunque Solana abrió dos de sus sectores en el cerro o en sus proximidades (SOLANA, 1978:42267), y por otro lado entendemos que también hubiese sido interesante ofrecer una descripción de la vía encontrada.

4.1.2.3. José Antonio Abásolo (1974).

No será hasta la década de los años 70 del pasado siglo cuando las investigaciones arqueológicas vuelvan a tomar cuerpo bibliográfico con la publicación de la Carta Arqueológica Provincial de Miranda de Ebro de J.A. Abásolo en la que se daban noticias de la prospección del lugar, en la que se descubría –siempre según el autor- la necrópolis celtibérica del poblado (ABÁSOLO y RUIZ, 1978:265), combinada con la apertura de una cata en la que se localizo un pavimento de opus signinum (ABÁSOLO, 1974:43-44) 68.

67

De los que concluye que se trata de ―un antiguo poblado de la edad del hierro […] posiblemente incendiados [en referencia a los niveles II, III, IV y V del Área III]‖. 68 A la panoplia recogida por Abásolo cabría añadir el hallazgo casual de un tahalí damasquinado en plata descrito por Ruiz Vélez y Elorza y situado cronológicamente entre los siglos III-II a.C. (1991-92:579-586). 46

Por otra parte conectaba el yacimiento mirandés con una necrópolis descubierta en el término de Vetrusa, junto al río Zadorra en el lado alavés del mismo y que hemos descrito más arriba. No conocemos más bibliografía al respecto de esta intervención que la citada en este epígrafe, por lo que ni podemos situar la cata ni podemos situar con exactitud la localización de los materiales de la necrópolis que relata Abásolo, algunos de ellos expuestos en el Museo de Burgos.

4.1.3. De 1989 a 2006: Entre la Arqueología de Investigación, las Denuncias por la destrucción del Patrimonio y la Arqueología de Gestión.

Tras las intervenciones arqueológicas realizadas en el comienzo de los años 70 se volverá a un periodo de inactividad investigadora en la zona que, sin embargo, no se verá acompañada por el ritmo de urbanización en los márgenes de la misma, afectando a zonas importantes del yacimiento sin que se produjese ningún tipo de control sobre los posibles daños causados al mismo. La creación de una carretera de enlace entre la N-740 y el Polígono Industrial de Bayas ha podido ser la causante de la desaparición de la necrópolis ya comentada, a lo que se suma la construcción de una urbanización paralela a la carretera y en el flanco norte del núcleo urbano de época romana. Además, y como describiremos en este apartado, se han producido otras agresiones en el yacimiento con el agravante de que ya se había inventariado y delimitado su área de protección e incluida ésta en los correspondientes instrumentos de ordenación urbanística local.

4.1.3.1. Alvaro Arrizabalaga y Esther Pérez: Puente de Arce (1989).

Dentro de los elementos propios de la arqueología de gestión está el seguimiento de las grandes obras lineales y, en este caso, se efectuaba el seguimiento del Oleoducto ZaragozaPamplona-Rivabellosa, que pasaba entre Vetrusa y Arce-Mirapérez. El control de la obra propició la localización y la excavación parcial de lo que parece un basurero de época altoimperial, centrado en la segunda mitad del siglo II, cronología establecida por los materiales cerámicos romanos recuperados y por la presencia de un elemento monetal datable entre los años 135/136 y 138 (ARRIZABALAGA y PÉREZ, 1989) y que el equipo arqueológico ponía en relación con un yacimiento de mayor entidad, en concreto Arce-Mirapérez, puesto que Vetrusa no coincidía cronológicamente con este nuevo sitio (ARRIZABALAGA y PÉREZ, 1994:119-120).
47

4.1.3.2. Jacinto Campillo (1996-1999). Si bien las investigaciones de Jacinto Campillo por la cuenca mirandesa –y por otras zonas de la provincia de Burgos- son bien conocidas debido al empeño de este autor por comunicar los resultados que obtiene mediante la publicación de los mismos, presentan un problema que consideramos grave y que no es otro que no ha realizado, en los casos que vamos a exponer aquí, sus actividades bajo el preceptivo control de la administración, lo que a efectos prácticos, y desde el punto de vista de la existencia de registros arqueológicos, supone que carecemos de proyectos y de informes técnicos que nos detallen las metodologías empleadas en la realización de sus trabajos, lo que viene a enturbiar un tanto los resultados obtenidos. En 1996 publicaba un interesante trabajo sobre las necrópolis medievales en el partido judicial de Miranda de Ebro y entre las localizadas/visitadas se hacía referencia a la situada en Arce-Mirapérez y glosada por distintos autores durante el siglo XIX, entre ellos T. Saéz, ya comentado más arriba. Su opinión al respecto de los comentarios de tanto del erudito mirandés, como de Amador de los Ríos, es que están describiendo enterramientos medievales cristianos relacionados, además, con cuatro tumbas detectadas en 1930 en el entorno de la iglesia de Santa María de Arce (CAMPILLO, 1996:116). Con posterioridad, en 1999, daba a conocer sus salidas de campo relacionadas con la Protohistoria, Romanización, Tardoantigüedad y Alta Edad Media en un artículo que trataba de explicar la transición entre el mundo romano y la Edad Media en la Cuenca de Miranda, tomando para ello como marco geográfico de referencia el partido judicial mirandés. En lo que se refiere al yacimiento de Arce-Revenga hace una presentación de las noticias sobre excavaciones y materiales recogidos durante los siglos XVIII, XIX y XX, además de relatar los recogidos por él mismo durante sus salidas de campo. Por sectores identifica la presencia de materiales cerámicos pintados de tradición indígena junto a otros de caracteres medievales en lo alto del Cerro del Infierno, zona en la que no ve inconvenientes en que hubiese sido la sede de ―una fortaleza o pequeño castillo‖ y en las que la T.S.H. es prácticamente inexistente (CAMPILLO, 1999:26-27). En lo que se refiere a las laderas del Cerro, y al Oeste del actual caserío la cerámica decorada celtibérica/tradición indígena desaparece en beneficio de la T.S.H. junto con algunos ejemplares de cerámica común y de almacenaje, aunque en menor proporción, a los que habría que sumar elementos constructivos como los juegos de tégulas e ímbrices (CAMPILLO, 1999:27).
48

Algunos de estos elementos se verán reforzados en el Bajo Imperio, en concreto las producciones de T.S.H.T. (CAMPILLO, 1999:29). Además cabría destacar la detección de teselas blancas (CAMPILLO, 1999:33). El reconocimiento efectuado por Campillo le lleva a enunciar algunas teorías al respecto de su evolución cronológica: la ausencia de materiales encuadrables en las fases más antiguas de la época celtibérica se explicaría porque esta zona es marginal dentro del espacio autrigón y la ocupación y articulación definitiva del espacio se produciría con la llegada de los romanos en el siglo I d.C. que crearían el asentamiento ex-novo, puesto que, además, el espacio disponible en el cerro de El Infierno es, para este autor, insuficiente (CAMPILLO, 1999:13). Así mismo explica que el dominio de materiales bajoimperiales en superficie, imaginamos que tanto en volumen como en extensión, es síntoma de una pujanza del emplazamiento en momentos en que en otros yacimientos se está produciendo su crisis y abandono (CAMPILLO, 1999:29). Este auge puede ser una de las causas que, en pleno colapso del Imperio, permanezcan efectivos poblacionales en este espacio que den lugar a la fortaleza de Revendeca bajo control visigodo y que será destruida por Alfonso I en torno al 750-752 una vez que se convirtió en asentamiento de tropas musulmanas (CAMPILLO, 1999:42-45).

4.1.3.3. F. Rafael Varón (1999).

Durante el otoño-invierno de 1999 realizamos una labor de prospección intensiva del entorno de Arce-Mirapérez69. Desde un punto de vista metodológico hemos de decir que nos atuvimos a la ―comodidad‖ de los parámetros exigidos por el pliego de prescripciones técnicas emanado de la Junta de Castilla y León, y, al menos desde el punto de vista administrativo, procuramos adaptarnos a aquellos planteamientos. El espacio a prospectar, alrededor de un millón de m2, fue decidido en base a las noticias recogidas en diversas publicaciones y a los condicionantes que el medio urbano y administrativo nos impusieron, quedando sin incluir en la prospección de superficie aquellas zonas que estaban en Álava –pertenecientes al término de Lacorzana-, a las cercanas a la planta papelera de Rottneros Miranda, S.A. –zonas de acopio de desechos, balsas de decantación, espacios industrializados-, y las alturas del Cerro de Santa Marina.

69

Financiada parcialmente por la Excelentísima Diputación Provincial de Burgos y autorizada por el Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León en Burgos. 49

Aunque en un principio el equipo de prospección se componía de una sola persona debemos hacer constar que se nos añadieron colegas de profesión, amigos, familiares y algún que otro aficionado a la Arqueología que nos facilitaron enormemente la labor70. En los casos en que la compañía fue más nutrida se procedió a la prospección sistemática de la superficie con las habituales líneas de prospectores recogiendo material arqueológico significativo71.

Desafortunadamente nuestra impericia nos llevó a no hacer un registro adecuado de estas recogidas, hoy comprendemos que debería haberse planteado una retícula en la que ubicar los hallazgos, entonces nos conformamos con asignar los materiales a las parcelas agrícolas en las que está dividido el terreno lo que, dado la heterogeneidad de las mismas, hace que los resultados sean poco significativos desde un punto de vista espacial. No obstante, y cómo ya se había detectado en anteriores ocasiones, los resultados más positivos, con el mayor número de materiales de todo tipo recuperados, incluidos los constructivos –inexistentes en el resto de áreas de prospección- se centraban entre la ladera norte del Cerro El Infierno y la N-740, siendo el número de materiales recuperados al norte de esta carretera muy escaso pero sí repartido por todo el área propuesto de prospección. La cronología del material era diversa: se recuperaron materiales de época protohistórica y cerámicas pintadas de tradición indígena, así como cerámica común romana, fragmentos de T.S.H. y de T.S.H.T. con decoración de grandes círculos72, algunos fragmentos de cerámica altomedieval/plenomedieval, alguna tesela, fragmentos de tégulas e ímbrices y fragmentos de molinos de mano. El número mayor de restos se correspondía con T.S.H. y, como ya hemos indicado, su mayor concentración se daba en la parcela que rodea al actual núcleo de ArceMirapérez. Además pudimos localizar y georeferenciar, mediante el uso de GPS, estratigrafías emergentes en el Cerro de El Infierno, y que consistieron en un paramento con aparejo de opus spicatum, localizado en el salto entre dos terrazas, y lo que parece ser un cierre defensivo que recorría la ladera del Cerro de norte a sur desde su punto más alto hasta la falda, partiendo el Cerro en dos mitades.

70 71

Con los que tenemos contraída una deuda de gratitud. Decoraciones, bordes, fondos, perfiles completos, fragmentos molinares y/o latericios de buen tamaño, etcétera, no recogiendo aquellos fragmentos informes que, por su inexpresividad, no aportasen informaciones útiles. 72 Un único fragmento, que podría estar situado entre los siglos V y VI en opinión de E. Gil y de I. Filloy que tuvieron la amabilidad de comprobar esta pieza para nosotros. 50

No pudimos obtener resultados positivos en la localización de la necrópolis de la que procedían los materiales recogidos por Abásolo, aunque creemos haber detectado el alomamiento al que hace referencia en sus publicaciones, desafortunadamente alterado por la construcción de una carretera de 4 carriles, en cuyos perfiles de obra no pudimos observar restos de ninguna actividad antrópica. De forma paralela a la realización de las salidas de campo se realizaron otras labores establecidas por el pliego de condiciones técnicas: se repasó la fotografía aérea existente, poco significativa en aquel momento, pero que permitió reconocer algunos elementos tales como un antiguo trazado del río Zadorra (VARÓN, 1999:7-9), se revisó la bibliografía existente (VARÓN, 1999:3-6), se recogió la toponimia de la zona a prospectar y se hizo una aproximación a su significado, se visitaron los Museos de Arqueología de Álava y el Provincial de Burgos 73, para comprobar los fondos depositados en ellos y se realizó una encuesta oral dividida en dos partes: por un lado a la población local –vecinos de Arce-Mirapérez- que además de constatar la aparición constante de restos muebles e inmuebles en el terreno nos advirtieron de la presencia, también constante, de furtivos en el yacimiento; y por otra parte se encuestó a investigadores que habían tenido relación con Arce-Mirapérez: ellos Jacinto Campillo, Armando Llanos, Nieves Urrutia, Esther Loyola y Josefina Andrío que, entre otras cosas, nos volvieron a confirmar la visita recurrente de furtivos. Quizás el dato más interesante aportado por la encuesta oral fue el facilitado por Josefina Andrío y Esther Loyola en relación con la ubicación de Revenga, de la que suponían haber visto cabeceras de su muros en la zona que hoy ocupan los vertederos y las balsas de decantación de la planta papelera y hasta dónde se estuvieron desplazando los vecinos de ArceMirapérez en los años 60 para celebrar la romería de la festividad de la virgen de Revenga. Otra de las prescripciones técnicas impuestas por la Junta de Castilla y León era establecer una secuencia cronológica del yacimiento que establecía un arco que abarcaba desde el primer milenio antes de Cristo74, pasaba por la Edad del Hierro II –sobre todo en el Cerro-, y que se extendía cronológica y físicamente de los siglos I al V/VI en la zona llana, y que podría haber tenido una continuación desde la Alta Edad Media como atestiguaban las fuentes documentales

73

Con depósitos de materiales realizados por C. Tricio, M. Valdizán y F. Murga, aunque desconocemos sí existen memorias entregadas junto a estos materiales. Pudimos ver el croquis del P. F. Murga al respecto de su recogida de materiales que localizaba la misma en las parcelas en las que se estaba construyendo la urbanización ―El Lago‖, en el lado norte de la N-740. 74 Algunos materiales cerámicos realizados a mano sugerían ese comienzo, aunque no dudamos que un análisis en profundidad de esas piezas podría suponer una asignación cronológica distinta de ellas. 51

medievales y nos ofrecían las cerámicas de aspecto altomedieval localizadas, con un fin en torno a los siglos XIII-XIV, al menos en lo que a Revenga se refería (VARÓN, 1999:18-20). La administración autonómica también exigía una propuesta de medidas de protección para la zona prospectada, y en ellas solicitábamos un aumento de las investigaciones, la limpieza y consolidación de las estratigrafías emergentes localizadas, y, desde un punto de vista totalizador, la incoación de expediente de declaración de Bien de Interés Cultural o, al menos, de Zona Arqueológica, del entorno prospectado, y ya advertíamos del peligro de la urbanización de la zona en lo referido a la construcción de un vial para conectar los polígonos de Bayas y de Ircio, así como de una estación depuradora de aguas residuales en el entorno del yacimiento. El último trabajo que establecía el pliego de condiciones técnicas era la cumplimentación de ficha del Inventario Arqueológico Provincial que recogía, de manera sintética, todas las informaciones recogidas en la memoria técnica. Si bien las consecuencias de esta prospección en el ámbito científico venían a corroborar lo ya expuesto en anteriores trabajos en lo administrativo superaban con creces lo realizado hasta el momento puesto que por primera vez se obtenía una delimitación del yacimiento en lo que a su extensión física se refiere, aunque se realizó con criterios de protección extensiva, incluyendo terrenos que arrojaron muy pocas evidencias materiales de ocupación histórica: algunos materiales recuperados presentaban un grado de ―rodaje‖ muy alto, estando en una posición muy secundaria respecto a su deposición original. La ficha realizada por nosotros incluía un área de delimitación de, aproximadamente, un millón de metros cuadrados, que a partir de ese momento gozaron de la teórica protección que les daba el pasar a formar parte del Inventario Arqueológico Provincial, con la categoría de yacimiento.

4.1.3.4. Álvaro Blanco (2000).

La intervención realizada por A. Blanco, pobremente financiada por el Ayuntamiento de Miranda de Ebro, tenía por objeto comprobar la pervivencia de las estructuras detectadas por J.M. Solana en los años 70 y así la campaña de excavaciones del año se saldó con la apertura de dos sectores, teóricamente en lugares cercanos a las áreas IIb y V de solana, y tres sondeos estratigráficos en la zona oeste del yacimiento en un terreno que había presentado coloraciones diferenciales en la primavera del año 2000 (BLANCO, 2000:2).
52

En el área IIb75 se abrió un sector de 9x3 metros que reveló la existencia del acceso a una vivienda, desde una calle probablemente porticada de la que se localizó el pavimento y un apoyo de poste, además de un fragmento de calzada. La cronología de este sector estaría centrada en el altoimperio. Este hallazgo llevó a Blanco a teorizar sobre la existencia de una ordenación viaria en esta parte del yacimiento y a establecer paralelos con modelos galo-romanos aquitanos (BLANCO, 2000:13-14). El área V, un sector de 12x6 metros, también proporcionó la exhumación de estructuras constructivas que el autor interpreta como necesarias para ―contrapesar dos soluciones de cubierta‖, aunque no se detalla el porqué de esta propuesta. Además se localizaron algunos agujeros de poste, pavimentos en muy mal estado de conservación y restos de muros que indicaban la compartimentación del espacio (BLANCO, 2000:26). Al igual que el sector anterior este también se fechaba en el alto imperio. Los sondeos estratigráficos, por su lado, revelaron solo en uno de ellos, la presencia de ―un nivel antrópico perceptible en la presencia de enripiado con argamasa‖, aunque el resultado animó a Blanco a afirmar que la extensión de estructuras se producía por toda la llanura localizada entre el Cerro y la N-740 (BLANCO, 2000:17 y 57). En lo que se refiere a los materiales muebles recuperados –alrededor de 2.000 piezas- cabe constatar la coherencia del material de época romana centrado en el alto imperio, al menos en lo que a la T.S.H. y a la cerámica de tradición indígena se refiere. De manera marginal se localizaron fragmentos de cerámica de época protohistórica y de la Alta Edad Media. Destaca, por su ausencia total, material relacionado con el bajo imperio. Hay algunos aspectos que nos han llamado la atención de la memoria técnica presentada por Blanco, entre ellos el complejo sistema de representación estratigráfica utilizado que hace muy difícil su comprensión. También cabe destacar la sorprendente manera de resolver las medidas a tomar sobre el yacimiento puesto que en poco más de una línea despacha la cuestión 76. A nuestro entender es tan necesaria la protección de este espacio que no comprendemos por qué ante unos resultados como los que presenta esta memoria el autor no propone unas medidas más acordes con los mismos.
75

Se mantiene, incomprensiblemente, la nomenclatura utilizada por el Dr. Solana, cuando, cómo ya hemos explicado con anterioridad, no se recogió planimétricamente la ubicación de sus áreas de excavación. En la excavación de Blanco se utilizo un GPS para determinar la posición de los sondeos. 76 Sobre las medidas a tomar: ―Las propias que las autoridades competentes estimen sobre un yacimiento de estas características‖, BLANCO, 2000:121. 53

4.1.3.5. Denuncia en el año 2000.

La memoria técnica de Blanco recogía que la apertura de un vial de acceso a la depuradora de aguas residuales afectó a los restos constructivos de lo que este autor calificó de paramento exterior de vivienda. Además se documentaron las coordenadas UTM de estos restos (BLANCO, 2000:61). Desafortunadamente, y aunque la noticia de esta afección, apareció reflejada en prensa, no nos consta que se tomasen medidas para la evaluación de los daños, la contextualización de los restos y/o el establecimiento de responsabilidades derivadas de esta afección al Patrimonio, toda vez que el lugar afectado contaba con la protección establecida por su inclusión en el Inventario Arqueológico Provincial.

Imagen que resume algunas de las actividades realizadas entre los años 1999 y 2006, entre ellas los elementos detectados en la prospección de 1999, los lugares de excavación de A. Blanco en 2000, y los puntos de afección al Patrimonio por actividades constructivas sin control arqueológico durante los años 2000, 2004 y 2006.

54

4.1.3.6. Álvaro Blanco y Eva Vallejo (2001).

Esta intervención se justificaba como actividad arqueológica de urgencia encaminada a paliar los daños provocados por la construcción de la Estación Depuradora de Aguas Residuales que se iba a construir en el sector denominado La Paúl y a comprobar la posible existencia de restos de lo que los autores habían identificado como una gran estructura en la fotografía aérea de esta zona. Para conseguir este objetivo se planteó la necesidad de abrir bandas estratigráficas que, finalmente, se convirtieron en cuatro sondeos estratigráficos de 2x2 metros (BLANCO y VALLEJO, 2001:2)77. El sondeo número 1 arrojó resultado positivo con la detección de un nivel de suelo elaborado con tierra prensada y con restos de tapial ―de probable procedencia constructiva‖ (BLANCO y VALLEJO, 2000:9), a lo que hay que sumar dos estructuras de mampostería y cantos rodados (BLANCO y VALLEJO, 2000:10-11). En cuanto a los sondeos negativos, números 2, 3 y 4, estos lo fueron porque no se exhumaron evidencias arqueológicas, detectándose, hasta dónde se profundizó, dos niveles de ―llanura aluvial‖. En lo que se refiere a la recuperación de materiales arqueológicos se recogieron fragmentos de material lítico –nódulos, lascas y restos de talla de sílex, así como un posible afilador de arenisca-, un fragmento de borde y dos galbos de cerámica de la Edad del Hierro I, fragmentos de T.S.H. y cerámica común romana, unida a una ficha, una tesela y algunos fragmentos de ladrillo y tégula, a lo que hay que sumar algunos galbos de cerámica altomedieval y bajomedieval. Todo el material fue recogido en superficie o en las unidades estratigráficas correspondientes a los aportes aluviales. Lamentablemente hemos de concluir que, en nuestra opinión, ni los materiales recuperados, en base a su posición estratigráfica secundaria, ni los restos identificados como constructivos (pavimento y estructuras murarias), nos parecen significativos, y ponemos en duda su pertenencia a ningún tipo de actividad antrópica, más bien nos parece que se corresponde con actividades naturales propias de la actividad hidráulica del río Zadorra y a la propia deposición, en estratos tabulares de distinta consistencia, de los aportes hídricos de los distintos trazados que ha tenido este río en su desembocadura y que se evidenciaban tanto en la fotografía aérea de 1985 como en la propuesta de lámina de inundación para hace 1.000 años que ha realizado la Confederación

77

Esta actividad fue financiada por el Ayuntamiento de Miranda de Ebro. 55

Hidrográfica del Ebro y en la que se aprecia un posible paleotrazado del río en la zona de realización de los sondeos. No podemos olvidar que el topónimo paúl está revelando una zona de concentración de aguas78.

Lámina de inundación de los ríos Ebro y Zadorra hace 1.000 años propuesta por la CHE. Se observa, en la parte inferior derecha de la imagen, el Sector La Paúl, inundable por las crecidas de ambos ríos, y un ramal del Zadorra que hoy día no discurre por la superficie pero que es perceptible en la fotografía aérea de 1985.

78

Edición en línea del Diccionario de la Real Academia de la Lengua, vigésima segunda edición y KNÖR, 1985:508514. 56

4.1.3.7. Aratikos Arqueólogos, S.L. (2001—2002).

La prospección realizada durante los años 2001—2002 por el equipo de Aratikos Arqueólogos S.L. formó parte de la realización del Inventario Arqueológico Provincial de Burgos. En la ficha correspondiente (09-219-0001-01) se volvía a incidir en los aspectos ya formulados en la actuación realizada en el año 1999 describiendo nuevamente las posibles estructuras defensivas y las amenazas que se cernían sobre la conservación del yacimiento. Como hecho más destacado cabe señalar la desafección como yacimiento arqueológico del pago de ―La Paúl‖79.

4.1.3.8. Denuncia en Marzo de 2004. En Marzo de 200480 denunciamos ante la Junta de Castilla y León la realización de obras en Arce-Mirapérez, en un punto muy cercano al que ya había sido denunciado en el año 2000. Pudimos comprobar que la introducción del sistema público de iluminación había cortado, en el lugar dónde se iba a instalar una arqueta para la unión de cables, parte de una estructura constructiva realizada en mampuestos y sillarejos calizos que discurría Este-Oeste asociada a material cerámico, en concreto fragmentos de T.S.H. En el resto de los lugares dónde se había removido tierra para la instalación de postes de iluminación, así como una zanja que cortaba la N-740, no pudimos comprobar afecciones al subsuelo puesto que ya se había cubierto. Se realizaron fotografías de aquel incidente y se tomó la correspondiente coordenada UTM recurriendo al uso de GPS. No tenemos, a fecha de hoy, noticias de la reacción del Servicio de Patrimonio de Cultura de la Junta de Castilla y León; sí pudimos ver la reacción de los responsables del Ayuntamiento de Miranda de Ebro, para nada interesados, una vez más, en la protección de este espacio e incumpliendo la normativa vigente sobre Patrimonio Arqueológico en la Comunidad de Castilla y León.

79

Se ha consultado la ficha correspondiente al Yacimiento de Arce—Mirapérez (Y-10) en el CD—ROM: Miranda de Ebro 2004. Adaptación del Plan General de Ordenación Urbana (Aprobación Provisional), editado por el Ayuntamiento de Miranda de Ebro. 80 En concreto del día 29 de Marzo de 2004, con número de entrada 3.448 en el registro del Punto de Información y Atención Al Ciudadano que la Junta de Castilla y León tiene en Miranda de Ebro. 57

4.1.3.9. F. Rafael Varón-ONDARE BABESA, S.L. (2004, 2005 y 2006).

Dado que las tres intervenciones que vamos a resumir han sido realizadas por el mismo equipo, participando todas del mismo esquema de trabajo, ofreceremos una reseña de las causas y las líneas principales de actuación llevadas a cabo en lo que al trabajo de campo se refiere, basadas en los principios teóricos y prácticos emanados de la excavación en área abierta81 aplicados al tipo concreto de las intervenciones llevadas a cabo, para realizar una contextualización conjunta de los resultados obtenidos y así intentar dar una visión más completa de estos.

Ejemplo del trabajo de campo y del modo de registrar los sondeos abiertos.

81

Y que no son otros que los volcados en HARRIS, 1991, CARANDINI, 1997, SPENCE, 1994, y ROSKAMS, 2003. 58

4.1.3.9.1 Descripción de las labores realizadas.

La inclusión del yacimiento tanto en el Inventario Arqueológico Provincial como en el Plan General de Ordenación Urbana de Miranda de Ebro establecía que ante cualquier remoción de tierras en el espacio protegido éstas deberían ser precedidas de una intervención arqueológica y este es el motivo del que parte la valoración arqueológica realizada en el año 2004, puesto que dos entidades privadas, Rottneros Miranda, S.A. y Miranda Logística, S.A. pretendían construir un polígono industrial de unas 26 hectáreas de extensión en la llanura situada entre la N-740 y el cerro El Infierno. El Ayuntamiento de Miranda de Ebro exigió el cumplimiento de la ley y la presentación y ejecución de un proyecto de valoración arqueológica sobre el terreno afectado82 que cumpliese con los objetivos de comprobar la entidad del yacimiento desde varios puntos de vista, entre los que se encontraban su extensión física y el estado de conservación del mismo, amén de obtener una secuencia cronológico-cultural del emplazamiento. La Junta de Castilla y León, a través de su Servicio Territorial de Cultura estableció unas exigencias altas en lo que al muestreo arqueológico se refería y el planteamiento de valoración trazó una malla de sondeos sobre la totalidad del terreno83, si bien una buena parte de ellos se realizarían, en principio, por metodología mecánica bajo estricta supervisión arqueológica, mientras que otro número considerable de sondeos manuales se realizaría en la zona dónde ya se había incidido con las anteriormente expresadas intervenciones arqueológicas. No obstante la fertilidad del yacimiento en lo que a restos estructurales se refiere, en un área estimada en unas 26 ha., hizo que se suspendieran las labores de muestreo quedando un importante espacio sin valorar arqueológicamente, aunque los resultados justificaron que la Consejería de Cultura de Castilla y León estableciese como principal medida correctora para permitir el desarrollo del entorno industrial la excavación en extensión de todas aquellas zonas en las que se fuese a rebajar el terreno más de 30 centímetros, lo que desbordó las previsiones económicas de los promotores de las obras que desistieron de la construcción del polígono.

En el año 2005 se realizaron nuevos trabajos que vinieron a completar a los llevados a cabo en 2004. La motivación de esta nueva intervención arqueológica fue comprobar que afección tendría sobre el yacimiento, en concreto su lado oeste, la construcción de un vial que va a unir dos
82

Decisión que cabe de calificar cómo sorprendente puesto que cómo ya hemos presentado en este mismo apartado en ocasiones anteriores esta legislación se había ignorado reiterándose esta tendencia con posterioridad a la intervención llevada a cabo en el año 2004. 83 El modelo de muestreo es el denominado cómo sistemático en RENFREW y BAHN, 2007:71. 59

polígonos industriales, uno ya construido, ―Bayas‖ y uno por construir, ―Ircio‖. El vial atraviesa de Norte a Sur el yacimiento para cruzar el río Ebro a la altura teórica del histórico vado de Revenga (CANTERA, 1998:89). El encargo nos fue realizado por la Junta de Castilla y León y las actividades arqueológicas estimadas necesarias comprendían 3 apartados: por una parte la prospección sistemática de todo el espacio objeto de construcción del vial, la realización de sondeos arqueológicos 84 que valorasen las posibles presencia y potencia del yacimiento en éste área y, por último, la realización de fotografía aérea sobre el espacio protegido. Las conclusiones principales de la prospección y de la práctica de sondeos incidieron en los resultados obtenidos en la intervención realizada en el año 2004: se localizaron restos de estructuras constructivas y pavimentaciones asociadas a materiales de época celtibérica tardía y romano altoimperial, con algunas piezas adscribibles a momentos medievales. Además, en estas dos primeras fases, se estableció –aunque de manera parcial- el límite del yacimiento en este flanco: tanto la desaparición de materiales en superficie, como los resultados estériles de algunos de los sondeos practicados indicaban una ruptura brusca del espacio arqueológico. Esta realidad nos fue confirmada por un directivo de Rottneros Miranda, S.A. quién nos relató que esta parte de la finca había sido utilizada como cantera de ocasión, así como de depósito de escombros, con motivo de la construcción de la factoría FEFASA en los años 40 y 50. Así mismo se pudo comprobar que, en el Cerro El Infierno, los aterrazamientos tenían origen antrópico, aunque se recuperaron muy pocos materiales, con carácter fragmentario, que impedían una caracterización cronológica precisa. No se pudo determinar, ni mediante la prospección ni la excavación de sondeos, la existencia del despoblado medieval de Revenga cuya ubicación proponen algunas fuentes en el lado Oeste del cerro de El Infierno (CANTERA, 1998:89)85. La tercera de las operaciones arqueológicas realizadas fue la fotointerpretación del yacimiento a través de la fotografía aérea realizada a tal efecto cómo se describirá en un apartado posterior.
84 85

Respondiendo a un modelo de muestreo sistemático estratificado: RENFREW y BAHN, 2007:71. Si bien parece que la historiografía al uso entendía que esta es una de las localizaciones devastadas por Alfonso I a mediados del siglo VIII han surgido otras ubicaciones, concretamente situando Revendeca en San Millán de San Zadornil y proponiendo que la Miranda que se menciona en ese listado se ubique en Arce-Mirapérez: MARTÍN VISO, I. (2003): ―Riflessioni sull’inscastellamento nella Penisola Iberica: La Castiglia dell’Ebro e la Transierra di Madrid‖, Archeologia Medievale, nº 28 (2001), Edizioni Cluf. Tomado de http://www.biblioarqueologia.com/autor.php?id=142, pág. 9 y nota nº 32 en página 18. 60

La finalización de las actividades arqueológicas motivó que las medidas correctoras estimasen necesario el mantenimiento de todas las cautelas arqueológicas posibles si el trazado no se podía desviar de su planteamiento inicial, incluyendo la excavación en extensión de aquellas zonas en las que se fuesen a remover tierras por debajo de 30 centímetros de profundidad.

Durante 2006 la realización de obras de construcción sin control arqueológico en la rotonda que da paso desde la BU-740 al polígono industrial ―Bayas‖ y la comprobación de que en una buena parte de las mismas se estaban produciendo daños al yacimiento provocó que se realizase una intervención arqueológica de urgencia86 que documentase científicamente los restos de la manera lo más rápido posible y propusiese medidas correctoras encaminadas a su conservación. De este modo se pudieron documentar dos sectores claramente diferenciados, por un lado un corte en el terreno, asociado a un pequeño canal, amortizado con tierra y escombros; y por otra parte los restos de un eje viario empedrado.

4.1.3.9.2. Valoración de los resultados obtenidos: caracterización cronológica y funcional del emplazamiento.

4.1.3.9.2.1. La naturaleza de las intervenciones y los contextos detectados.

Resumiendo las tres intervenciones cabe destacar que se abrieron casi una treintena de sondeos arqueológicos de entre 4 y 9 m2 de área, junto con un sector de 32 m2 y otro de unos 200 m2, que presentaban, en lo que se refiere a su práctica, un condicionamiento básico que pasaba por la protección de los restos excavados no perforando aquellos contextos arqueológicos susceptibles de poder ser excavados en extensión con posterioridad, no obstante, y para obtener una mejor caracterización cronoestratigráfica del yacimiento se tomo la decisión de alcanzar la mayor potencia posible en un porcentaje pequeño de los sondeos87. Esto ha propiciado que la complejidad estratigráfica que muestran las tres intervenciones realizadas por nosotros sea escasa ya que en su mayor parte los restos están inmediatamente bajo la tierra de labor y, en muchos casos, la detección de cepas de muros supuso la interrupción de los
86

Después de que presentásemos denuncia por destrucción del Patrimonio Arqueológico ante el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil. 87 Contenida en el proyecto de valoración arqueológica presentado en 2004 ante la Junta de Castilla y León. 61

trabajos sin intentar alcanzar pavimentaciones y/o niveles de uso o las cimentaciones de esos muros para evitar daños en las estratigrafías intactas.

Distribución de los sondeos abiertos durante los años 2004, 2005 y 2006, con distinción de los calificados como positivos (color rojo), negativos (blanco) y positivos pero no abiertos (amarillo)

62

4.1.3.9.2.2. Los sondeos negativos.

Cómo no puede ser de otra manera la razón por la que se han calificado los sondeos como negativos es la ausencia total de actividades antrópicas de épocas pasadas en ellos y hemos dado esa denominación a aquellos en los que no se han detectado ni estructuras, ni cortes/unidades estratigráficas negativas, ni depósitos de materiales arqueológicos significativos. En todos ellos se ha alcanzado el sustrato geológico local, los niveles de inundación del río Zadorra o aquellos en los que las alteraciones humanas de época reciente han destruido totalmente el registro arqueológico. Además hemos considerado como negativos aquellos sondeos que, aún marcados en el terreno, no se abrieron, pero que se encuentran situados entre los que se practicaron y arrojaron resultados arqueológicamente estériles. Sin embargo entendemos que los sondeos negativos nos pueden ayudar a reconstruir la historia del yacimiento y de su secuencia de ocupación física de igual modo que los nombrados como positivos puesto que algunos de ellos denotan condicionantes naturales coetáneos a los momentos de nacimiento y evolución de los distintos momentos del yacimiento y que no dudamos afectaron a la extensión, física y cronológica, de este. El principal condicionante natural –y suponemos que también propiciador- que pudo afectar al yacimiento es la presencia de los ríos que lo circundan, sobre todo los ríos Zadorra y Ebro 88, en la época que estamos intentando relatar –el período romanizador-. En ambos casos hemos obtenido, en sondeos negativos, secuencias estratigráficas que nos están hablando de crecidas de ambos cursos, con niveles de limos y arenas fluviales que nos han mostrado sobre el terreno la potencia hídrica de ellos. Esta capacidad de Zadorra y Ebro de desbordar sus orillas más habituales e inundar amplios espacios hubo de ser registrada ya desde antaño por parte de los habitantes del castro de época celtibérica que domina el emplazamiento y que tuvo que ser advertida también por los ingenieros al servicio de Roma que trazaron el nuevo asentamiento, limitando por los flancos este y sur las estructuras constructivas, dejando incluso un margen de seguridad entre estas y los dos ríos cómo explicaremos un poco más abajo. Sin embargo no nos resistimos a pensar que a pesar de suponer un problema para el establecimiento de estructuras constructivas duraderas no lo es tanto a la hora de establecer parcelas de cultivo de tipo huerta que se asentarían en un terreno enormemente fértil y
88

No dudamos que la presencia del río Bayas también supuso esta dualidad de factores a la hora de elegir este emplazamiento por parte de los primeros pobladores del entorno, pero esa circunstancia supera los márgenes cronológicos planteados en este trabajo. 63

cuyo registro arqueológico es demasiado efímero cómo para localizarlo, al menos con el tipo de trabajo llevado a cabo. De este modo cabe destacar que se han situado las líneas máximas de inundación y de uso del río Zadorra mediante el intercalado de una línea imaginaría entre los últimos sondeos negativos y los primeros positivos –que carecen de estructuras constructivas sólidas- y que vendría a coincidir con la estimación realizada por la Confederación Hidrográfica del Ebro y por los mapas del Instituto Geológico y Minero de España que muestran, en el segundo caso, la extensión máxima de los niveles fluviales cuaternarios sobre margas y areniscas del Oligoceno89 y que incluso se podría intuir en el plano de 1790 realizado por el ejército español que presenta un cortado en el flanco este del emplazamiento que es fácil de imaginar provocado por fuerza de las crecidas del Zadorra. La estratigrafía obtenida presenta, a simple vista, niveles tabulares compuestos en su mayor parte de sedimentos arcillosos y arcillo-limosos muy decantados que vendrían a indicar que la formación del depósito se ha formado por su acarreo en corrientes de baja energía. En lo que se refiere a los sondeos negativos realizados en zonas cercanas al Ebro, en la parte SW del emplazamiento, su estratigrafía muestra que la sedimentación producida sobre la roca natural es también tabular aunque la matriz del sedimento es arenosa, revelando su formación en corrientes de más alta energía que los anteriores90. Por último nos queda glosar los sondeos de carácter negativo localizados al oeste del emplazamiento. La estratigrafía presente en ellos, hasta alcanzar bien las arcillas naturales o bien niveles de inundación91 a más de 1,50 mts. de profundidad, está conformada por arena y cantos rodados, además de una buena porción de restos constructivos actuales –cemento, ladrillo- y de otros detritos –escorias de fundición, goma de neumático- procedentes del uso de este sector de cantera y basurero de oportunidad para la construcción en los años 50 de la planta papelera.

89 90

Instituto Geológico y Minero (1946), Hoja nº 137. Agradezco a D. Oskar Escribano, geólogo, y al Dr. D. Juan Rodriguez de Tembleque sus amables explicaciones sobre este respecto que esperamos haber entendido y transmitido con corrección. 91 Sin que podamos establecer una causa para este fenómeno. 64

65

Ejemplos de sondeos negativos.

66

4.1.3.9.2.3. Los sondeos positivos.

Por su parte hemos calificado de positivos a aquellos sondeos que han arrojado estructuras murarias, pavimentos, cortes/unidades estratigráficas negativas y/o depósitos de materiales arqueológicos de carácter significativo, incluso en aquellos casos en que las alteraciones antrópicas recientes han sido notables. Cómo ya hemos indicado con anterioridad se han respetado, de forma general, las estructuras y los depósitos arqueológicos detectados, incluso aquellos que podían parecer poco significativos para no generar en la estratigrafía subyacente daños que dificultasen interpretaciones en posteriores actuaciones, y esto conlleva que no podamos establecer con exactitud las funcionalidades de muchos elementos localizados teniendo que conformarnos con definiciones sintéticas de ellos -pavimentos, muros, depósitos de amortización, etcétera-. Pero estimamos que la cantidad de sondeos practicados y la extensión y coherencia de esos elementos diferenciadores nos ofrecen la posibilidad real de ofrecer una interpretación cronológica y funcional del emplazamiento mucho más cercana a su realidad histórica que las que teníamos hasta el momento. En el caso de los sondeos en los que hemos detectado estructuras murarias estas han respondido a un esquema constructivo básico en el que cabe destacar algunas variables; entre ellas, y en todos los casos, nos hemos encontrados con que la alineación de los muros responde a direcciones norte-sur y este-oeste92, con una fábrica relativamente sencilla a base de mampuestos y bloques calizos, levantados en alineaciones que buscan la horizontalidad y el mantenimiento de la hilada vertical. En planta presentan una doble hoja, relleno su interior de tierra y ripios calizos. Al menos en un caso hemos podido registrar que su asentamiento se hace mediante la instalación de una zanja de cimentación a la que se ajustan las piezas a saco (CARANDINI, 1997:192-193) y que presenta un desarrollo vertical bastante escaso colocando lajas calizas sobre las que se montan los mampuestos calizos. Dos casos se alejan de este planteamiento: El primero es el que presentan los sondeos S13, en el que el muro localizado está hecho de grandes bloques calizos, al igual que en el S40, para los que nos planteamos que podríamos estar en los muros perimetrales de sendos edificios, mientras que el S13 contiene un pavimento y un murete que se adosan al muro más potente, quizás formando un vano que facilitase la circulación interior del edificio, en el S40 se define una esquina con lo que

92

Sin entrar en el detalle de sus gradaciones geográficas y magnéticas. 67

podríamos establecer una relación interior-exterior. El segundo caso, en el S35 hemos detectado la existencia de un muro formado por sillarejos de buen tamaño cogidos con opus caementitium y que en una de sus caras presentan restos de argamasa muy compacta, probablemente relacionada con usos hidráulicos, que, además, rompe la alineación establecida creando, en planta, una arco de circunferencia y que pensamos que no sería descabellado poner en relación con la existencia de una instalación termal, aunque la técnica de muestreo utilizada no permita pasar de la mera hipótesis poco fundamentada.

68

Algunos aparejos detectados en los sondeos arqueológicos.
69

Fotografía y planta final del S24
70

Esquina de una construcción en S38.
71

Documentación del S35.
72

En lo que se refiere a las pavimentaciones caben destacar dos maneras constructivas distintas, por un lado tendríamos aquellos que es probable que, por su fábrica, estuviesen situados en el interior de recintos cerrados: pavimentos de cantos rodados de pequeño tamaño, cogidos con tierra (S13), y suelos realizados con arcilla apisonada, aunque en este segundo caso tenemos más incertidumbres que certezas puesto que su fragilidad unida a las prudencias arqueológicas utilizadas en esta intervención nos hicieron desistir de su excavación en aquellos casos en los que además de pavimentos nos encontrábamos con otros elementos constructivos que permitiesen asignar la calificación de positivo al sondeo. Además se han detectado pavimentos que podríamos pensar que, por sus características físicas, se corresponderían con suelos colocados en zonas abiertas de las edificaciones –patios, establos, etc.- localizados en los S03, S54, adosado este último a un muro. Sus características pasan por presentar superficies formadas por cantos rodados de tamaño variable –unos 20 centímetros en su longitud- cogidos con tierra. Por otra parte también parece que podemos asegurar la presencia de suelos exteriores que estarían dedicados al servicio público: en el caso del S58 parece que sobre una pavimentación como la anteriormente descrita se sitúa la base circular de un apoyo de poste/columna conformado por lajas calizas (VARÓN, 2006:14), lo que nos estaría remitiendo al uso de elementos portantes para sujetar bien segundos pisos en las edificaciones o la existencia de espacios porticados abiertos a los transeúntes93. Menos dudas sobre la utilidad pública de los suelos nos ofrecen los localizados en el S29 y en el S62. En ambos casos se ha podido definir –con más seguridad en el S62- un eje viario. Si bien las reducidas dimensiones del S29 podrían invitar a la prudencia en lo que su interpretación se refiere su estructura, realizada –desde arriba hacia abajo- de una banda de cantos de grano fino, bajo la que se coloca una banda de cantos rodados de mayor tamaño asentados sobre un nivel de arcillas aportadas para la sujeción de los cantos que a su vez asienta sobre otro lecho de cantos rodados que se superpone a un nivel de enlosado con grandes lajas calizas y que pasa por encima de lo que podría ser una conducción de agua transversal a la dirección de los empedrados, invita a pensar en que se trate de un eje viario. Por otra parte lo excavado en el S62 no deja lugar a dudas: en una superficie de más de 200 m2 hemos detectado lo que parece ser un eje viario formado por una capa de rodadura realizada con cantos rodados de muy pequeño tamaño, inferior a 5 cms., situada sobre

93

Cómo ya propuso Blanco en el año 2000 (BLANCO, 2000:13-14). 73

un estructura de cantos rodados de buen tamaño que se asienta –igual que en el S29- sobre una capa de tierra que a su vez se vuelve a colocar sobre otra capa de cantos rodados que se superpone a la roca natural. Además esta calle todavía conserva, como huella del tránsito, las rodadas de los carros que alguna vez la hollaron94. Sin embargo las intervenciones realizadas en 2004 y en 2006, que pusieron al descubierto estas pavimentaciones, no resolvieron el problema de si la creación de las estructuras descritas responden a un solo momento o si nos encontramos ante una reparación del sistema viario superponiendo calzada nueva sobre calzada en desuso.

94

La técnica de construcción y las marcas de rodadas son similares a las propuestas por J.P. Adam (1996:301-305) 74

Documentación gráfica y fotográfica del Sondeo 29.
75

Imágenes del eje viario localizado en el S62 durante la excavación de urgencia llevada a cabo en 2006.
76

En lo que a los cortes/unidades estratigráficas negativas se refiere nos vamos a centrar únicamente en tres aspectos, uno general, referido a los cortes de arrasamiento, sean estos horizontales o verticales, y dos específicos que nos podrían estar ofreciendo funcionalidades específicas del área en la que se encuentran. De los cortes de arrasamiento podemos decir, de modo general, que sirven como elemento clave a la hora de establecer las correctas relaciones de anteroposterioridad, pero los condicionantes técnicos exigidos a las intervenciones realizadas, centrados más en la dispersión de los restos físicos del yacimiento que en la funcionalidad de los mismos, nos han impedido examinar algunos de los cortes más clarificadores puesto que en pocas ocasiones se han alcanzado, por ejemplo, las zanjas de cimentación de los restos constructivos ni los depósitos adosados a los muros de los que extraer materiales muebles que sirviesen como indicadores cronológicos de los momentos de creación y abandono de las estructuras parcialmente exhumadas. Lo que sí hemos podido detectar es la creación de nuevos arrasamientos de cronología reciente y que no son otros que los que va generando el uso de arados unidos a tractores cada vez más potentes para los que algunas de estas estructuras no suponen un enemigo de importancia, su uso intensivo y recurrente, unido a la escasa profundidad a la que se encuentran los restos, hace que estemos perdiendo campaña agrícola tras campaña informaciones fundamentales para comprender el yacimiento. Volviendo a los cortes ―estrictamente arqueológicos‖ cabe poner dos ejemplos de su uso en un entorno concreto. La última banda de sondeos positivos del flanco este del emplazamiento contenía dos que no presentaban unidades estratigráficas emergentes, por un lado localizábamos en el S25 la existencia de un pavimento de pequeños cantos rodados cogidos con tierra limitado por una serie de cortes, de planta circular-oval, de pequeñas dimensiones que en un buen número presentaban series de 2 agujeros, uno más grande y profundo, con pequeñas piedras en alguno de sus flancos, colocadas a modo de cuña, e incluso en algún caso con fragmentos de recipientes cerámicos de cerámica común utilizados como calces. No creemos tener dudas en pensar que se tratan de juegos de agujeros de poste con un agujero más grande, en el que se introducía un elemento lignario más grueso, colocado en posición vertical que se apoyaba en otro madero de menores dimensiones y colocado en diagonal para reforzar al primero; las dimensiones de los

77

agujeros, así como la distancia entre ellos, nos inducen a pensar en la existencia de un cercado 95, probablemente para uso ganadero.

Sondeo 25

95

Agujeros dedicados a elementos sustentantes o portantes tendrían unas dimensiones en planta y en sección mucho más grandes que los aquí descritos. 78

El segundo sondeo positivo de esta banda, S34, que también carece de estructuras constructivas, y con dimensiones de 3x3 metros, presenta un total de 27 agujeros excavados en un depósito arcillo-limoso de coloración gris. Estratigrafícamente se encuentra situado bajo niveles inalterados por el arado. Las características físicas de los agujeros son: pequeño diámetro, poca profundidad, elementos únicos –no acompañados de otro agujero cercano que pudiese contener un apoyo- y por la disposición regular de estos, formando una retícula rectangular bien alineada, y la situación del sondeo, extramuros de la trama urbana que ha desvelado la fotografía aérea y en posible zona de inundación del río Zadorra, es decir, en zona regularmente fertilizada por las crecidas. Cómo hipótesis interpretativa para esta descripción nos planteamos que podríamos estar ante la huella de uso de un cultivo que necesite de la ayuda de una vara o de un palo vertical para crecer y soportar la planta.

Para finalizar con este epígrafe debemos hacer mención a que no se han calificado como positivos sondeos en los que se hubiesen detectado significativos depósitos de materiales muebles, como sucede en la cercana parcela de Puente de Arce (ARRIZABALAGA, PÉREZ, 1994:119) por la sencilla razón de que los materiales localizados se han exhumado bien en posiciones estratigráficas secundarias bien en contextos primarios relacionados con estructuras o cortes de algún tipo.

79

Documentación fotográfica y gráfica del S34
80

4.1.3.9.2.4. Los materiales arqueológicos recuperados. Los materiales de construcción y la cerámica.

Aunque los condicionantes expresados en este apartado siguen vigentes para este epígrafe entendemos que es nuestra obligación es tratar de ofrecer una contextualización coherente a los resultados obtenidos. Atendiendo a esta premisa podemos decir que la zona este del yacimiento presenta un grado de muestreo más alto -y por tanto más exacto- que lo realizado en el flanco oeste, pero el contraste de los resultados puede ser un indicador veraz de la secuencia funcional, diacrónica y de la extensión física de las distintas fases cronológicas por las que pasa el yacimiento. Para ello vamos a utilizar dos tipos de materiales arqueológicos recuperados en nuestras actuaciones, por una parte el material de construcción, a través del que podemos intentar discernir algunas de las actividades que se han desarrollado en él; y para obtener la secuencia de ocupación, tanto histórica cómo la realizada sobre el terreno vamos a exponer brevemente algunos de los materiales cerámicos recuperados.

Dentro de los materiales de construcción parece que parte de la bibliografía consultada al uso establece que algunos son determinantes para llegar a comprender el tipo de asentamiento que estamos estudiando. Para el caso concreto de los entornos urbanos o semiurbanos de época romana un elemento básico son los edificios dotados de termas y/o de habitaciones calefactadas, estableciendo que aquellos emplazamientos que gozan de estas instalaciones podrían ser, o estar cerca, de considerarse cómo urbanos, mientras que aquellos que no los tienen no pasarían de ser emplazamientos de una importancia menor (FILLOY, GIL, 2000:42, GORBEA, 2004:405). En el caso de Arce-Mirapérez varios han sido los materiales localizados, algunos en posición primaria, como es el caso que hemos descrito más arriba en lo referente al uso de posibles argamasas hidráulicas, y otros en posición secundaria, recuperados en superficie, pero indicativos inequívocos de su función. Nos estamos refiriendo a varias piezas imprescindibles en la creación de sistemas de calefacción de viviendas y algunos edificios públicos de época romana, en concreto a varios fragmentos de fija, algunos otros de ladrillos para concamerationes, y de un capitel de suspensura

81

que nos estarían confirmado la existencia de estos sistemas de protección contra el frío96 en ámbitos domésticos, o bien su uso en edificios termales, públicos o no.

Fragmento de fija (sup.) y varios fragmentos de ladrillos de concameración (inf.).

96

Además del grado de destrucción de algunos sectores del yacimiento, puesto que el capitel de suspensura es un elemento que, lógicamente, se encuentra soterrado por debajo de los niveles de uso. 82

El recurso a mencionar la presencia o no de este tipo de artefactos para establecer la funcionalidad de un yacimiento no debería ser único sino formar parte de un conjunto de variables que ayuden a establecer conclusiones más cercanas a la realidad histórico-arqueológica de los sitios97. En este sentido cabe destacar aquí que creemos haber aclarado que las operaciones arqueológicas llevadas a cabo en Arce-Mirapérez antes de las ejecutadas entre 2004 y 200698 habían sido lo suficientemente parciales o mal ponderadas cómo permitirse el lujo de afirmar de manera categórica el tipo de asentamiento ante el que nos encontramos.

En lo que se refiere a los materiales cerámicos vamos a basar nuestras propuestas en los estudios realizados por el Dr. Julio Núñez99 para los materiales recuperados en la intervención del año 2005100 y el realizado por Javier Niso y Miguel Loza101 para los años 2004 y 2006 siguiendo las fases cronológicas utilizadas por estos dos últimos en las que integraremos los resultados facilitados por el Dr. Núñez. Entendemos el concepto de fase ―cómo cada uno de los distintos estados sucesivos de un fenómeno […] histórico…‖ según la primera acepción del diccionario de la RAE. Además habría que tener en cuenta, para la determinación de estas fases lo descrito en la literatura arqueológica que nos aclara que materiales están ―en fase‖, son ―residuales‖ o están en un momento ―indeterminado‖ (SOLAUN, 2005:30-31).

FASE 1: Época prerromana.

En ella se incluyen todos los depósitos que han registrado restos materiales calificados como prerromanos. Estos restos han sido localizados en la gran mayoría de los sondeos positivos. En alguno de ellos sólo aparecen de forma descontextualizada mientras que en otros aparecen en contexto, en los sondeos 03, 07, 08, 29, 38, 40, 50, 51, 52, 54 y 61.

97 98

Un desarrollo conceptual de este párrafo se puede seguir en SÁNCHEZ, 2007:73-74. Sin que podamos calificar a las últimas como las más idóneas para el conocimiento exacto del yacimiento. 99 Área de Arqueología de la Universidad del País Vasco, Vitoria-Gasteiz. 100 VARÓN, 2005:19-21 y 78-86. 101 Ambos de Iterbide, S.C., autores también de los dibujos que acompañan a estas líneas. Presentamos, resumido, la mayor parte del texto preparado para su entrega junto a la memoria final de las intervenciones de 2004 y 2006, y recurrimos a la práctica literalidad de lo volcado en ese estudio. Cómo en otras ocasiones los seguros aciertos que contienen estas líneas son exclusivo mérito de J. Niso y M. Loza, reservando los errores a una mala interpretación hecha por nosotros. Dicho informe se encuentra depositado, junto con los materiales, en el Museo Provincial de Burgos además de en el Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León en Burgos. 83

Se trata de una fase definida por la total ausencia de evidencias materiales adscritas a la cultura romana. La cerámica es el resto material que aparece en mayor medida en estos depósitos. Dentro de ella, dos producciones son las documentadas, por un lado, la cerámica a mano, y por otro, la cerámica del tipo celtibérico. La cerámica a mano aparece escasamente representada en estos depósitos, aunque se debe valorar su alta presencia quizás porque este mayor porcentaje de cerámica a mano se debe a que los depósitos son más antiguos sin perder de vista que es posible que también pudiera ser debido a que estos estuviesen vinculados a usos de cocina. La primera propuesta parece más convincente, sobre todo, si se tiene en cuenta la aparición de un elemento decorativo como es un cordón con digitaciones que no aparece en ningún otro depósito. La detección de este tipo de cerámicas estaría abogando por la antigüedad de los contextos en los que aparece. En lo que a su datación se refiere la cerámica a mano no permite establecer una cronología específica. Se trata de una producción que prosigue con tradiciones anteriores sin presentar grandes diferencias entre un periodo u otro, lo que dificulta en gran medida establecer su evolución cronológica. Este tipo cerámico es más fácil datarlo en la medida que aparezca con otras producciones cuya cronología esté más definida. La cerámica del tipo celtibérico es, sin duda, la más representada en estos depósitos. Se trata de un tipo de producción muy característico que se define por estar elaborado a torno y por presentar unas pastas de arcilla muy decantada en las que no se aprecian ningún tipo de desgrasantes, duras y muy compactas. Las superficies están muy cuidadas, bien solamente alisadas o presentando algún tipo de engobe, con coloraciones que van desde tonos anaranjados o rojizos a algunos más marrones o pardos. Este tratamiento en su acabado se suele completar decorando sus paredes con motivos, generalmente geométricos, pintados en tonos marrones oscuros. La cerámica del tipo celtibérico documentada se puede situar dentro del momento ―pleno‖ o ―clásico‖ de esta producción (SACRISTÁN DE LAMA102, 1986:175-194). Esta afirmación responde a tres razones. En primer lugar, al tipo de motivos presentes en su decoración (semicírculos concéntricos y líneas rectas) y sobre todo, a la ausencia de otros más frecuentes en
102

Aunque somos conscientes de que se podrían haber utilizado otros elementos bibliográficos hemos recurrido a este autor porque la difusión de este texto sirve cómo referencia en un buen número de lugares. Un estudio más detallado de la cerámica de este momento recuperada en el yacimiento necesitará de elementos descriptivos bibliográficos más exhaustivos. En este sentido, y por ofrecer un contraste bibliográfico válido para esta área de estudio podemos proponer el de A. Castiella que recoge la mayor parte de las formas cerámicas presentadas en este apartado y que se encuentra con problemas a la hora de establecer la duración cronológica de los tipos de su clasificación (CASTIELLA, 1977:315318, 326-333, 354-359). 84

periodos más tardíos. En segundo lugar, a las coloraciones de estas piezas: para el periodo pleno o clásico los marrones pálidos o anaranjados son las más corrientes, existiendo alguna pieza excepcional con tonos grisáceos, mientras que los blanquecinos son residuales, siendo éstos más frecuentes en el periodo ―tardío‖ (SACRISTÁN DE LAMA, 1986:239-244). Por último, a las variantes formales documentadas que, aunque también se pueden encontrar en el momento ―tardío‖, son típicas de las producciones clásicas. El problema que se plantea, es que este periodo ―pleno‖ o ―clásico‖ se presenta en cada territorio en un momento determinado y que en este caso, se carece de un criterio para poder situarlo cronológicamente. Así, se pudiera situar en un momento que va desde la segunda mitad del siglo II a.C. al siglo I a.C o incluso los primeros años del siglo I d.C. ya que no aparece junto a ningún material de tipología romana que, como se verá más adelante, empiezan a ser habituales a mediados del siglo I d.C y porque las producciones celtibéricas adscritas a este periodo se implantan en otros lugares, en principio, con mayor influencia de la cultura celtibérica, en torno a los últimos momentos del siglo III a.C. siendo su época de mayor apogeo el siglo II o los comienzos del I a.C. Teniendo en cuenta que la mayoría de los depósitos estudiados aparecen sin solución de continuidad por debajo de contextos altoimperiales, parece más lógico situar esta fase en fechas no muy lejanas a esos momentos, quizás en los últimos años del siglo I a.C. o primeros del siguiente.

85

86

87

88

Sondeos positivos y negativos con material prerromano

89

FASE 2: Mediados del siglo I d.C.

La forman una serie de depósitos que vienen amortizando al hábitat prerromano y que a su vez se encuentran cubiertos por los rellenos de época plenamente romana. Así pues, estos depósitos pudieran pertenecer a un momento cronológico intermedio entre estas dos fases históricas, en el que conviven restos cerámicos de tradición indígena con alguna producción típicamente romana. La cerámica de tradición indígena sigue siendo la que aparece en mayor proporción. Esta fase sólo está formada por la cerámica del tipo celtibérico. Se han recuperado cerámicas destinadas tanto al servicio de almacén como al de mesa siendo el porcentaje de piezas relacionadas con el almacenaje es muy escaso. Únicamente se ha recogido alguna pieza que tanto por sus dimensiones como por su perfil se pudieran identificar con vasijas de almacenamiento. La cerámica del tipo celtibérico vinculada al servicio de mesa es la más abundante en este conjunto. Únicamente se ha registrado, aunque de forma descontextualizada, un ejemplar con suficiente perfil conservado para dar información sobre su forma. Se trata de una pátera de gran diámetro, con borde vertical y continuo, con labio bífido separado del cuerpo por una moldura y con decoración pintada consistente en 5 líneas verticales situadas en el borde (LÁMINA 4, fig.1) que se corresponde con una Forma 20103. Esta pieza imita a formas típicas de la Terra Sigillata Italica. El resto de piezas se tratan de fragmentos informes cuyos tamaños y grosores permiten vincularlas al servicio de mesa. Las características técnicas van a ser muy similares a las descritas para esta producción en la fase anterior. Realmente no se llegan a apreciar cambios técnicos que las vinculen al periodo ―tardío‖ de esta producción. La excepción se encuentra en el plato anteriormente descrito, cuya forma, imitando a producciones romanas, y pasta, recubierta por una especie de engobe blanquecino, son típicas de este periodo. La cronología de este tipo cerámico es complicada de precisar, ya que se trata de una producción que aparece en los distintos yacimientos de forma diacrónica. Distintos factores van a propiciar que en cada territorio la evolución de la cerámica del tipo celtibérico sea más rápida o más lenta. En este caso, se observa como apenas se dan variaciones con respecto a la de la fase anterior, siendo la principal diferencia su aparición con tipos cerámicos de tipología romana. No obstante, la

103

De las definidas en Conspectus Formarum Terrae Sigillatae Italico Modo Confectae, pág. 86. 90

presencia del plato imitando a formas de la Terra Sigillata Italica ofrece, por lo menos para este ejemplar, una datación posterior a la llegada de éstas a la zona, que pudiera ser del segundo cuarto del siglo I d.C. Los restos cerámicos de clara adscripción romana son poco abundantes en esta fase, si bien pertenecen a varias producciones. En primer lugar, se ha documentado un fragmento de base con pie anular de Terra Sigillata Gálica con sigillum incompleto en el que se lee nítidamente ―¿S?CLI‖ (LÁMINA 4, fig.2). Este sello, que se encuentra inserto en una cartela rectangular con los extremos redondeados, se identifica con el alfarero Masclus, ceramista del taller de La Graufesenque (BELTRÁN, 1990:93) y que se pudo producir en época de Nerón (FERNÁNDEZ et alli, 2005:79102).

91

En segundo lugar, se han recogido varios fragmentos de una botella de cerámica engobada del valle medio del Ebro. Se trata de una botella con un perfil muy estilizado, con cuello muy estrecho y cuerpo ovoide que se asemeja a formas de la vajilla de vidrio (LÁMINA 4, fig.3).

Por último, se han registrado varios fragmentos informes de cerámica común romana de almacén. Estas piezas presentan una arcilla similar a la de las pastas de las cerámicas celtibéricas, pero que a diferencia de éstas, posee un mayor número de desgrasantes, seguramente a causa de la función para la que fueron realizadas.

En resumen,

dentro de la cerámica romana se observa como en este contexto

las

producciones que aglutinan el mercado son fundamentalmente las procedentes del valle medio del Ebro. Junto a ellas, la cerámica de almacén que presenta unas características técnicas similares a la cerámica del tipo celtibérico y que también se pudo fabricar en esta misma zona alfarera. Para completar el repertorio cerámico se dan algunas importaciones, en este caso de sigillata gálica. Sin embargo, por el momento, no aparece la Terra Sigillata Hispánica producida en los cercanos talleres de Tritium Magallum. La cronología del conjunto cerámico de esta fase se puede situar a mediados del siglo I d.C. Esta fecha está bastante bien acotada por la presencia de la pátera de Forma imitando a piezas
92

itálicas y por el sello localizado en la pieza de Terra Sigillata Gallica. El resto de piezas documentadas no ofrece dataciones tan calibradas.

93

94

FASE 3: Ultimo cuarto del siglo I d.C.-mediados del II d.C.

Está compuesta por un gran número de depósitos con material de época romana altoimperial. En todos los sondeos se han registrado restos materiales correspondientes a este momento, en algunos casos descontextualizados, pero en otros muchos en fase. A diferencia de las fases anteriores, en ésta, la cerámica de clara adscripción romana es la que aparece más representada, siendo minoritaria la de tradición indígena. Se ha decidido marcar un arco cronológico tan amplio para esta fase para aglutinar gran parte del material arqueológico que se ha recogido en los distintos sondeos. Hay depósitos de una clara adscripción a momentos finales del siglo I d.C., debido a la proporción de algunos tipos formales de la Terra Sigillata Hispánica, sin embargo, la mayoría de ellos son algo más tardíos, principios del II d.C. o incluso de avanzado este siglo. El material cerámico que se puede observar en conjuntos de finales del siglo I d.C. difiere poco del que se puede encontrar en contextos del siglo II d.C., pues hay una continuidad de producción y únicamente en la T.S.H. se pueden observar cambios formales y decorativos. También hay tipos de lucernas que aparecen exclusivamente en contextos de finales de la primera centuria d.C. y desaparecen para la siguiente, como es el caso de las lucernas de volutas. La aparición de fragmentos de Terra Sigillata Galica en algunos depósitos nos está indicando también que se podría estar ante contextos de fines del I d.C. Los sondeos en los que se pueden encuadrar cronológicamente con claridad en está fase son: 03, 25, 29, 38, 53, 54, 58, 59, 60 y 61. Respecto a los materiales arqueológicos del siglo II d.C., hay que decir que se han documentado en contextos que, aunque la mayor parte del material parece estar en fase, presentan piezas residuales de cronologías más modernas. Se comenzará el estudio de los materiales de esta fase con la Terra Sigillata Galica. Se han recogido un total de 5 fragmentos de esta producción. Algunos de ellos han aparecido en contextos posteriores, pero la mayoría estaban en contextos de la fase en estudio. Se ha identificado un fragmento de la forma Drag. 29 decorado con guirnaldas, y uno de la Drag. 18 (LÁMINA 5, fig.1). El resto de fragmentos son galbos de formas indeterminadas. Lo que destaca desde el punto de vista comercial, es la procedencia de estas piezas, importadas tanto del taller de Montans como desde La Graufesenque. Esta producción es típica de contextos que se prolongan durante el siglo I d.C. territorio, siendo siempre minoría respecto a la T.S.H. La siguiente producción que se analizará será la Terra Sigillata Hispanica, el material cerámico que más se ha registrado en los depósitos de esta fase. El volumen de material es muy
95

amplio, así como su repertorio formal. Esta producción pasa, de no aparecer en los contextos estudiados anteriormente, a ser la recuperada en mayor medida. La práctica totalidad de las piezas encontradas proviene del gran centro alfarero del valle del Najerilla, Tritium Magallum, cuyos talleres comenzaron su actividad sobre el 60 d.C., copando el mercado del territorio en el que se encuentra Arce-Mirapérez pocos años después. Las piezas estudiadas provienen tanto de los contextos en fase como de otros depósitos descontextualizados pero con piezas interesantes para el estudio. Respecto a su repertorio formal, dentro de las formas lisas destacan los cuencos. La T.S.H.8 es el más representado con un total de 14 ejemplares (LÁMINA 5, fig.2), seguido por la T.S.H. 27, T.S.H.35 (LÁMINA 5, fig.3), y la T.S.H.44. Tras estos, los platos son la variante formal más documentada. La T.S.H.36 con 5 ejemplares es el más registrado, le siguen la T.S.H.18, T.S.H.4 (LÁMINA 6, fig.1), T.S.H.15/17 y la T.S.H.39. Junto a estas formas más frecuentes también se han encontrado variantes más singulares. En primer lugar, una copa, T.S.H.90, de la que se conserva buena parte de su perfil (LÁMINA 6, fig.2) y, en segundo lugar, una botella, T.S.H.54, de la que sólo se ha conservado la zona del borde Las formas decoradas son bastante abundantes aunque un buen número de las piezas son fragmentos informes que conservan parte de su decoración, pero no permiten adscribirlas a una variante formal específica aunque en algunos casos se ha conservado la zona del borde lo que permite encuadrarlas en una categoría concreta y, sin embargo, no aporta información sobre su decoración: la más abundante es la forma T.S.H.29, con un total de 21 ejemplares que se dejará de producir a finales del siglo I, por lo que suele usarse como límite para fechar contextos tempranos; junto a ésta, aparece la forma T.S.H.37, con 11 ejemplares cuya producción comienza en torno al 70 d.C. y se prolonga sin cambios importantes en su forma, no así en su decoración, hasta finales del siglo III. Por lo tanto, puede aparecer en contextos de finales del I d.C. y en los del siglo II d.C., siendo el tipo de decoración el mejor criterio para fecharlas en uno u otro momento siendo sus motivos más antiguos los metopados, para ir evolucionando a decoraciones más sencillas en las que sobresalen los círculos concéntricos. Sobre el resto de piezas, generalmente documentadas de forma descontextualizada, sólo se va a hacer una breve referencia a sus decoraciones, en los que se aprecia una evolución que desembocará en los motivos de transición. Así, se puede observar la aparición de piezas con motivos figurados y metopados de los últimos momentos del siglo I o comienzos del siguiente y
96

ejemplares con decoraciones seriadas de círculos de cronologías más avanzadas que pueden alcanzar el siglo III.

Merece la pena realizar una breve reflexión sobre la aparición de cerámica de tradición indígena en esta fase ya que aparece con bastante asiduidad. Estas piezas comparten características compositivas con las de las fases anteriores apreciándose únicamente un cambio en las coloraciones de las pastas de algunas piezas. Ahora aparecen pastas de tonalidad blanquecina, generalmente causada por un engobe aplicado al exterior de la pieza que, como ya se ha apuntando con anterioridad, está indicando su pertenencia al llamado periodo ―tardío‖ de la cerámica celtibérica. No obstante, hay que señalar que las pastas con tonalidades pardas o rojizas siguen siendo las predominantes. De todos modos, hay que pensar que las piezas con características técnicas similares a las de las fases anteriores son residuales y por lo tanto, la cerámica del tipo celtibérico de esta fase sería únicamente la formada por los ejemplares del estilo ―tardío‖. Esta explicación aclara el importante volumen de cerámica celtibérica documentada en esta fase, pudiéndose comprobar como la cerámica de tradición celtibérica en fase estaría representada en un porcentaje más acorde al que suele darse en otros yacimientos cercanos de esta cronología aunque no es descartable que un aumento de las investigaciones pusiese de manifiesto una realidad distinta a la planteada en este párrafo. El estudio de los restos cerámicos se va a finalizar con el repaso a las lucernas cuya tipología ayuda a fechar los depósitos donde aparecen aunque únicamente se ha registrado un ejemplar de este tipo cerámico que ha conservado gran parte de su perfil. Sin duda se trata de una lucerna de volutas que ha conservado el depósito, la base, el disco, la orla y la transición hacia el pico con las volutas (LÁMINA 8, fig.2). No es posible adscribirla a una tipología más concreta, ya que no ha conservado el pico que es la característica principal por el que se pueden distinguir las lucernas de esta tipología. La pasta y engobe son anaranjados, estando este último bastante perdido. Las características compositivas que presenta esta pieza, están indicando una posible procedencia de los talleres del valle del Ebro. La cronología de esta lucerna puede situarse en el último tercio del siglo I, normalmente no sobrepasando esta centuria. En resumen, podemos afirmar que este contexto pertenece a una etapa cultural plenamente romana. Los restos materiales recuperados indican un cambio con respecto a las fases anteriores, ya que, aunque se documentan restos materiales de tradición indígena, los típicamente romanos son mayoritarios. Cabe destacar la aparición de materiales como el vidrio o las lucernas como
97

elementos indicadores de esta ruptura con la etapa anterior. En cuanto a los restos cerámicos, especialmente significativo es el caso de la T.S.H. elaborada en los talleres del valle del Najerilla. Esta producción no aparecía dentro de la cerámica documentada en la fase inmediatamente anterior, sin embargo en este contexto, es la más frecuente. Además, se aprecia un importante aumento de producciones como la cerámica engobada o el surgimiento de otras como la cerámica común romana de mesa, la cerámica de paredes finas, los morteros o las ánforas. Junto a estas producciones, todavía se siguen registrando cerámica de tradición indígena, concretamente la del tipo celtibérico del periodo ―tardío‖, normalmente formando parte de la vajilla de almacenaje. Esta cerámica tiene una vida muy larga pudiéndose llegar a localizar en contextos de época tardía.

98

99

100

101

102

Sondeos con material cerámico altoimperial

103

FASE 4: Finales del siglo III – principios del V d.C.

Los materiales adscritos a esta fase se han encontrado mayoritariamente en dos de los sondeos, concretamente en el sondeo 28, y sobre todo, en el 36. En otros sondeos también se han hallado materiales de esta época, pero siempre en niveles superficiales y revueltos, como es el caso de los sondeos 3, 7, 8 y 24. Se trata de una fase muy amplia, con materiales típicamente tardíos, es decir, de la segunda mitad del siglo IV o principios del V d.C., y otros que, sin embargo, se encuentran en un momento de evolución hacia esas formas tardías, como es el caso de piezas en Terra Sigillata Hispanica Tardía, que posteriormente se explicarán. Por lo tanto, esta fase se podría dividir en dos. Una con materiales que pudieran pertenecer a niveles de la primera mitad del siglo IV y otra que englobaría a aquellas piezas tipológicamente adscritas a la segunda mitad del IV o incluso primera mitad del V d.C. No obstante, se ha preferido incluirlos en una fase amplia, debido a la escasa presencia de contextos cerrados que pudieran precisar sus cronologías. La cerámica es el elemento diferenciador de esta fase respecto a la anterior. La T.S.H. altoimperial de los talleres del Najerilla evoluciona a lo largo del siglo III hacia unos fondos con pies más bajos, un engobe de menor adherencia y más anaranjado y a unas formas y decoraciones distintas a las conocidas para los siglos I y II. Al resultado final de esta evolución se le denomina Terra Sigillata Hispanica Tardía y es la producción más abundante en los niveles de mediados del siglo IV y el V d.C. Se trata de una adaptación de los centros alfareros, que en este momento se multiplican, sobre todo por la Meseta Norte, a los nuevos gustos del momento, para hacer frente a la fuerte competencia que ofrecían los productos norteafricanos que habían copado el mercado mediterráneo. Será la TSHT la que permita precisar una cronología más o menos ajustada para esta fase, pues el resto de materiales cerámicos, a excepción de las ollas de borde triangular, mantienen unas formas y técnicas muy similares a las vistas en la fase anterior, y tan sólo, si el material aparece en niveles cerrados puede ser adscrito a este momento. Entre los ejemplares de TSHT estudiados en este yacimiento, se observa una clara evolución de algunas formas, sobre todo en el cuenco 37. Es un tema de discusión entre la historiografía moderna el de la evolución de esta forma, que surge a finales del siglo I d.C., como un cuenco de boca cerrada y continúa sin apenas modificaciones en su forma y decoraciones hasta mediados del siglo III, momento en el que se observa una evolución hacia el cuenco 37 plenamente tardío, que se
104

caracteriza por tener un borde más largo y abierto que el de su predecesor. Además de en la forma, la evolución se ve reflejada en su decoración. El denominado primer estilo tardío de López Rodríguez es una derivación de las decoraciones de los siglos II y III de la forma 37. Así, se pueden encontrar cuencos que poseen rasgos pretardíos, tanto en forma como en decoración (GARCÍA GUINEA, 2000:86-89). En Arce-Mirapérez se han recuperado dos cuencos de la forma 37 que muestran la evolución de la forma altoimperial a la tardía. Una de ellas sólo conserva el borde y cuello, pero la otra presenta el perfil completo, caracterizándose por tener un cuello corto, típico de producciones altoimperiales, pero exvasado y con labio muy engrosado característico de las tardías. La decoración se encuentra en dos frisos con una serie de círculos con roseta en interior y un elemento curvo como separación (LÁMINA 9, fig.1). Se trata de una pieza en claro proceso de transición hacia las formas tardías, con una tipología intermedia entre unas y otras, pero con una pasta y barniz ya característicos de este periodo. Esta pieza se puede encuadrar en momentos finales del siglo III o primer cuarto del siglo IV d.C. De este mismo momento son algunos fragmentos informes con decoración de círculos y rosetas en frisos que no pueden adscribirse ni a decoraciones típicamente altoimperiales ni a tardías. El resto de piezas de esta forma encontradas en el yacimiento muestran ya rasgos típicamente tardíos, aun así se observan diferencias entre algunas piezas que tipológicamente pertenecen a la forma 37 tardía, pero que su decoración se distribuye aun en frisos, como es el caso de una pieza con perfil completo con cuello largo y exvasado y labio muy engrosado. Su decoración es de rosetas, típicas tardías pero en dos frisos (LÁMINA 10, fig.1). Quizás esta pieza sea el último eslabón de la evolución hacia la TSHT 37. 18 son los cuencos de la forma 37 tardía reconocibles en este estudio y se trata de la forma más representada en Arce para esta fase. 4 de ellos poseen decoración reconocible del primer estilo tardío de López (LÁMINA 9, fig.2), consistente en rosetas y círculos combinados, y 8 de ellos decorados con motivos pertenecientes al tercer estilo de grandes círculos de López (LÓPEZ, 1988) (LÁMINA 9, fig.3)(LÁMINA 10, fig.2 y 3). Los primeros surgen en la primera mitad del IV y los segundos a finales del mismo, siendo mayoritarios en contextos del siglo V d.C.

105

Fragmentos de TSHT decorados correspondientes a las piezas 04.22.07.037 (sup.) y 04.22.36.044.

Además de estos cuencos, el repertorio formal en TSHT es relativamente amplio, destacando la presencia de cinco cuencos de la forma TSHT 8 de borde continuo. La siguiente forma genérica
106

representada es el plato con distintas formas conocidas, como dos ejemplares de la forma Paz Peralta 83 y uno de la forma Paz Peralta 82, que conserva en su borde el inicio de una impresión indeterminada y que es típica de la forma. Entre los platos destaca un ejemplar con perfil muy completo de la forma Palol 3 (LÁMINA 11, fig.1) que tradicionalmente se adscribe a contextos que van desde mediados del IV hasta finales del V d.C. Además, otros tres fragmentos han sido considerados platos sin conocerse su forma debido al pequeño tamaño de los mismos. Completan el repertorio, tres tapaderas de la forma TSHT 7, dos botellas y una jarra, además de una jarrita de la forma 26. Una producción típica en contextos de los siglos IV y V, sobre todo en el Mediterráneo, es la Terra Sigillata Africana. En Arce-Mirapérez se han rescatado dos fragmentos, uno es un borde de un plato con labio plano de Terra Sigillata Africana C, quizás de la forma Lamboglia 51-Hayes 59 (LÁMINA 11, fig.3), y un fragmento de fondo plano de un plato de Terra Sigillata Africana D. La primera aparece en contexto cerrado, UE.36004, fechado a mediados del siglo IV d.C. En la cerámica común romana de cocina se ve la aparición de una nueva forma que en la fase anterior no se registraba. Se trata de las ollas de borde plano y sección triangular. Estas piezas comienzan su producción en los siglos I y II pero será a partir del siglo III cuando se haga más numerosa su aparición, con continuación en los siglos IV y V. Una única pieza de esta forma se ha recogido, conserva estrías en el borde e impresiones tipo ungulaciones en el cuello (LÁMINA 11, fig.5). La presencia de un importante volumen de material de época bajoimperial, como son los abundantes fragmentos de TSHT, con decoración tanto del primer estilo como del tercero, la aparición de dos fragmentos de T.S.A. y de una olla de borde triangular, permite asegurar la continuidad de poblamiento en Arce-Mirapérez desde época altoimperial hasta, por lo menos, el siglo V d.C. El hallazgo de algunas piezas de la forma TSHT 37 en proceso de transición hacia formas típicamente tardías avala esta postura continuista.

107

108

109

110

Sondeos con material cerámico bajoimperial

111

4.1.3.9.2.5. Fases cronológicas del yacimiento y su extensión física.

Una lectura cómoda del registro arqueológico obtenido en estas tres últimas intervenciones arqueológicas nos llevaría a una conclusión rápida basada en una evolución clásica del emplazamiento. La posición castreña que proporciona el cerro de El Infierno ocasiona un asentamiento que arroja, en el llano, materiales que podrían arrancar en algún momento del siglo II a.C. en consonancia con los ítems localizados tanto en la necrópolis cercana al yacimiento, localizada por Abásolo, cómo en los recuperados en Vetrusa por Llanos y Agorreta –aunque está
112

cronología podría sufrir una revisión que establezca una antigüedad mayor-. Esta fase se podría limitar físicamente a un hábitat típicamente castreño, situado en posición fácilmente defendible que tiene, al menos en apariencia, dos sitios cercanos que le sirven de espacio cementerial. La dispersión de materiales por el llano respondería entonces a los típicos movimientos postdeposicionales originados bien por la acción de los movimientos erosivos, por la acción del arado o bien por una adecuada mezcla de ambos factores, lo que explicaría sin problemas la dispersión en abanico que presentan los materiales. Siguiendo a esta fase comenzaría un segundo momento de presencia de elementos romanos en los momentos del cambio de era, propiciada por el fin de las hostilidades entre Roma y los cantábros y astures, lo que dota de tranquilidad a un territorio que va adquiriendo el gusto por las nuevas costumbres y compra productos de consumo que proceden de espacios ya romanizados y que deben estar circulando por la red viaria romana, en concreto por la Iter XXXIV que para mediados del siglo I d.C. ya estaba en pleno funcionamiento en el entorno de Arce-Mirapérez, en concreto en la mutatio de Mariturri (Vitoria-Gasteiz, Álava)(NÚÑEZ, SAÉNZ DE URTURI, 2005:206)104, y va adaptando sus propias producciones a esa nueva moda. A esta fase le sucedería otra en la que la integración en los modos latinos es cuasi completa con presencia de materiales cerámicos procedentes del potente y cercano centro de producción de Tritium Magallum (Tricio, La Rioja) que suministrará la vajilla de mesa, aunque se sigan manteniendo algunas costumbres en determinados tipos cerámicos, de talleres desconocidos por el momento, que recuerdan a las producciones prerromanas. La extensión de estos elementos por todo el emplazamiento se hace evidente, pudiendo pensar que será a partir de la segunda mitad del siglo I a.C. cuando se produzca el crecimiento romanizador de este emplazamiento configurándose el espacio urbanizado que nos muestra la fotografía aérea. Este impulso se mantendrá hasta el siglo III en que parece que las cerámicas que se producen en este momento se reducen a zonas muy concretas del yacimiento desapareciendo de otros sectores salvo por pequeños ejemplos que vendrían a servir de excepción que confirma la regla, así vemos que los sondeos en lo que se recupera material en fase están situados en el entorno del actual pueblo de Arce-Mirapérez, mientras que en el oeste del yacimiento han desaparecido. Por tanto tendríamos una extensión física limitada al castro en época prerromana, con unas 12 ha. de área, una expansión en fase altoimperial que alcanzaría las 26 ha. de terreno en el que
104

E incluso en época augustea si seguimos las propuestas de Núñez basadas en las cronologías de la mansio de Losa en Las Landas francesas (NÚÑEZ, 2003:39-40). 113

aparecen materiales cerámicos asociados a estructuras constructivas de cualquier tipo, y una contracción bajo imperial que limitaría el espacio del núcleo romano a su flanco NE. No obstante hay que poner algunos peros de carácter metodológico en este análisis puesto que, por las características de los trabajos llevados a cabo, no hay un muestreo efectivo del 100% del terreno en su plano horizontal, mientras que en su verticalidad la secuencia se ha detenido demasiado pronto para tener una caracterización concreta de los puntos sondeados. En este sentido la comparación entre la dispersión de materiales de la Fase 3 y la Fase 4 se nos antoja como la constatación de estas líneas puesto que según los planos casi no habría presencia en época altoimperial en el sector Este del yacimiento, cuando sabemos que en los trabajos realizados por Blanco (2000) solo se recuperó material altoimperial. Por otra parte, y a la cronología expuesta, cabría añadir un segundo problema en lo que a la dispersión de restos de época prerromana se refiere ya que si bien consideramos normal la presencia de este tipo de materiales en torno al castro, bien por arrastre de los mismos, como puede suceder en los casos de los S50 y S51, bien por una ampliación del espacio castreño en el caso de los S38 y S40 que estuviese marcando momentos de superación del espacio protector del cerro para ir ganando espacio al llano. Sin embargo, y teniendo en cuenta los problemas que ya venimos explicando en todo el texto, nos sorprende la aparición de materiales adscribibles a esta época en sondeos que se van alejando del entorno montaraz, como los S07 y S08, y, sobre todo, el S29. Creemos que se puede apuntar la posibilidad, que deberá ser contrastada por el aumento de las labores arqueológicas, que el estrecho marco del castro fuese insuficiente para los habitantes del mismo en momentos incluso anteriores a la llegada efectiva de Roma a este entorno y que se hubiese superado este en beneficio de un nuevo emplazamiento en llano que respondiese a formas y modelos urbanos que se alejan de la típica posición defensiva. A favor de esta idea cabe decir que en otros emplazamientos cercanos, caso de Arkaia, este fenómeno se está mostrando en las últimas intervenciones llevadas a cabo pudiendo teorizar, con bastante fundamento, sobre un movimiento de gentes que procedentes del Castro de Kutxemendi (Olarizu, Vitoria-Gasteiz) se están trasladando a una posición más cómoda en la cercana Arkaia bastante antes de la llegada del impulso romanizador (NISO y LOZA, 2007: 268; VARÓN, 2007:271). Sin embargo, y si anulamos la premisa de ―comodidad‖ con la que hemos abierto este apartado, nos podríamos plantear algunas preguntas más en relación con el desarrollo del hábitat en el espacio valorado y el Cerro de El Infierno. La historiografía más habitual establece que los dos últimos siglos del Imperio Romano en Hispania son los de la construcción de potentes murallas
114

defensivas, como en Iruña/Veleia, el abandono de las ciudades, la vuelta al campo y de refugio en lugares que ofrecían ciertas seguridades naturales, y que en nuestro área geográfica vendrían avaladas por el crecimiento en lujo de la villa de Cabriana y por la ocupación de antiguos castros, cómo el cercano caso de Portilla105 (Zambrana, Álava). Es para este último caso para el que nos planteamos la cuestión de qué papel jugó el Cerro de El Infierno en el Bajo Imperio: ¿se reocupó parcialmente un espacio cercano con más posibilidades defensivas que una ciudad abierta?¿La posible ubicación de la Revenga de la Crónica de Alfonso I en el siglo VIII puede proceder de un momento casi cuatro siglos anterior? De momento estas preguntas carecen de respuesta basada en argumentos arqueológicos claros puesto que no disponemos de un registro estratigráfico del Cerro y han de quedarse sin solución.

105

Si bien, a nuestro juicio la ocupación de estos espacios montaraces poco tienen que ver con los asentamientos indígenas precedentes a la llegada de Roma. 115

4.2. Fotointerpretación del Yacimiento.

Si bien en algunos de los momentos puntuales de prospección y excavación por los que ha pasado el yacimiento se recurrió al uso de la fotografía aérea (VARÓN, 1999; BLANCO, 2001) no se habían tomado imágenes específicas del lugar y se utilizaron los habituales juegos de pares fotográficos del Instituto Geográfico Nacional, siendo sus resultados poco significativos a la hora de establecer conclusiones sobre el sitio de Arce-Mirapérez106. Esta circunstancia se ha superado gracias, por una parte, al interés de la administración autonómica y, por otro lado, al interés de las líneas de investigación abiertas por F. Didierjean y de sus vuelos sobre la zona. Finalmente debemos añadir que la difusión de determinadas aplicaciones informáticas de libre disposición ha permitido, para nuestro caso, la obtención de algunas informaciones que vamos a describir en el correspondiente apartado. En líneas generales podemos decir que los objetivos que se persiguen con la práctica de esta técnica arqueológica son sobradamente conocidos, y que para el caso de Arce-Mirapérez podemos cifrar en la teledetección de manifestaciones antrópicas sobre el terreno sin la alteración y/o destrucción que suponen otro tipo de actuaciones arqueológicas (VARÓN, 2005:22)107, además en el caso de Arce han servido, como se verá en los párrafos siguientes, para determinar uno de los tipos concretos de emplazamiento arqueológico con el que nos encontramos.

4.2.1. Arce 2005

4.2.1.1. Metodología y Objetivos

Como ya hemos referido en el apartado correspondiente a la valoración arqueológica llevada a cabo por nosotros en el año 2005 sobre el trazado de un vial que unirá dos polígonos industriales locales, la Junta de Castilla y León financió la realización de fotografías aéreas y nos encargó su interpretación como parte del resultado del trabajo a realizar.

106

Una nueva revisión de estas imágenes aéreas, a la luz de los resultados obtenidos por nosotros en 2005 y por F. Didierjean en 2004, 2005 y 2006, nos permite añadir que, al menos en nuestro caso, no supimos identificar parte de las estructuras visibles en trabajos posteriores, aunque sigue siendo muy difícil: Vuelo nacional del IGN, Abril 1985, Escala 1:30.000, hoja 137, fotogramas números 11 y 12. 107 Sin renunciar al resto de los objetivos enunciados por la bibliografía al uso sobre fotografía aérea y que han sido recopilados por L. García (2005:105-119). 116

La toma de fotografías se realizó mediante el recurso al globo-foto: un zeppelín cautivo dotado de una cámara digital de altas prestaciones y operada desde tierra obtuvo varios juegos de imágenes capturadas desde tres puntos distintos del yacimiento (VARÓN, 2005:22). El concurso del globo-foto se vio complementado con la realización de fotografías por parte del equipo arqueológico durante el trabajo de prospección y apertura de sondeos ya que la prospección, como hemos explicado, arrojaba un límite en lo que a la dispersión de materiales arqueológicos se refiere y tenía su plasmación gráfica en cambios de coloración diferencial en superficie que pudieron ser registrados planimétrica y gráficamente (VARÓN, 2005:26-27). Los objetivos concretos de esta operación, además del indicado más arriba, pasaban por la identificación probable de las manifestaciones antrópicas detectadas en las campañas de valoración arqueológica de 2004 y 2005 además de intentar una delimitación lo más exacta del yacimiento (VARÓN, 2005:23), una de las labores principales del encargo de la Junta de Castilla y León en esta intervención. Una vez obtenidas las imágenes se procedió a la selección de las que, a nuestro juicio, ofrecían unos resultados más significativos. Con estas, se realizaron montajes en los que se unía la tomada en bruto, junto con otras en las que, recurriendo a tratamiento digital, se había convertido a escala de grises y aumentado/disminuido la información de la gama de grises/blancos/negros resultantes obteniendo una visión más clara de las posibles estructuras subyacentes (VARÓN, 2005:23-24). Por último se interpretaron los resultados de las fotografías complementando esta interpretación con el uso de documentación planimétrica de distintas épocas, en concreto por dos planos militares, uno de finales del siglo XVIII y otro de 1953108 (VARÓN, 2005:27-30).

4.2.1.2. Resultados

El análisis de las fotos aéreas, conjugadas con las planimetrías históricas localizadas y los resultados de los sondeos arqueológicos practicados en 2004 y 2005, nos llevaron a proponer en la memoria de aquella intervención la existencia -bajo el subsuelo de Arce-Mirapérez- de los restos de un emplazamiento de tipo urbano que, al menos, ocupaba unas 26 hectáreas de extensión en los
108

Para el plano del siglo XVIII: SERVICIO GEOGRÁFICO DEL EJÉRCITO. SECCIÓN DE DOCUMENTACIÓN (1974): Cartoteca Histórica. Índice de Atlas Universales y Mapas y Planos Históricos de España, Madrid, pág. 86. Para el plano de 1953: SERVICIO GEOGRÁFICO DEL EJÉRCITO (1953): Serie 1:50.000, Hoja 137 ―Miranda de Ebro‖, 2ª Edición, Madrid. 117

espacios donde no se habían producido afecciones constructivas recientes, y que este límite se habría visto superado en época, aunque sin poder concretar en qué dimensiones, puesto que tanto la edificación de la fábrica papelera, como la generación de infraestructuras –carreteras, conducciones de gas- y creación de nuevos espacios residenciales habían afectado negativamente –y sin control alguno- a los restos arqueológicos existentes en la zona. Las fotografías mostraban lo que en ese momento interpretamos como cuatro ejes viarios, uno que recorría el espacio de Este a Oeste, y otros tres que, partiendo de este, tomaban dirección Norte-Sur dividiendo el espacio en grandes cuadrángulos. Por otro lado creíamos haber detectado alteraciones recientes, registradas por el plano de 1953, en forma de infraestructuras lineales subterráneas, en concreto un acueducto que daba servicio a la fábrica papelera. En este sentido enunciamos entonces que nos encontrábamos ante un eje de tipo decumano, de dirección este-oeste, del que partían tres cardos que articulaban el espacio en manzanas de tipo probablemente urbano. Identificábamos, además, este decumano con el camino existente en el plano del siglo XVIII que enlazaba Arce con Miranda de Ebro, que aparecía también en el plano de 1953 y en una fotografía tomada entorno a 1952 en el que camino se ve perfectamente 109, aunque ya cortado por las obras de construcción y que es el mismo que acompañamos en una imagen aérea de 1952. Además lo relacionamos con el resalte del terreno registrado en la campaña de valoración arqueológica del año 2004 y que fue georreferenciado e incluido en las planimetrías resultantes de aquella intervención Por otro lado entendimos en aquel momento que la interpretación de los resultados arqueológicos obtenidos por A. Blanco, que establecía la presencia de una calle porticada al sur de la retícula vista en la foto aérea, eran no solo válidos, sino también signos evidentes de que esta organización se extendía hacia el Cerro de El Infierno (BLANCO, 2000:13-14). La toma de fotografías aéreas combinada con las operaciones arqueológicas de superficie, encuesta etnográfica incluida, nos permitieron localizar el límite oeste del yacimiento y establecer las causas de esta limitación, que no fueron otras que la necesidad de establecer una cantera y escombrera de oportunidad a la hora de construir la papelera en las décadas de 1940 y 1950. El desmedido interés por una rápida industrialización de la comarca mirandesa acabó, en aquella

109

Agradecemos a Alberto Otal la cesión de la imagen y sus explicaciones sobre su fechación así como los esfuerzos de Daniel Alonso por intentar agrandarla para nosotros. La fotografía aparece editada sin data en ARRANZ FRAILE, J.(1980): Miranda de Ebro, hoy, Lifer, Miranda de Ebro, pág. 178. 118

época, con un sector del yacimiento de época romana, aunque no podamos llegar a cuantificar en qué extensión, tanto física como cronológica110. Son por tanto dos conclusiones las obtenidas con la aplicación de la fotografía aérea: por un lado el límite físico del yacimiento en su parte oeste, y por otro, la caracterización funcional que debíamos establecer para el emplazamiento que no es otra que la de núcleo urbanizado y trazado según una planificación ortogonal, con sus longitudinales en sentido este-oeste, mientras que los transversales siguen un sentido perpendicular norte-sur.

110

No podemos olvidar que en este flanco del cerro El Infierno se ha situado tradicionalmente el despoblado de Revenga y que pese a haberse localizado restos en los años 70-80 en la zona valorada en 2005. En esta ocasión no se han detectado ni estructuras, ni depósitos arqueológicos, ni estratigrafía negativa que nos permita establecer su posición, por lo que tememos que es posible que se sitúen bajo los basureros de la actual planta papelera (ANDRÍO, 1987:32). 119

Ubicación de los puntos desde dónde se obtuvieron las fotografías con el globo cautivo, y representación de algunos de los elementos localizados en las campañas de prospección de 1999 y los sondeos de 2005 así como los sondeos de 2004 localizados junto a la zona de valoración. Si en 2004 lo marcado como ―Resalte del Terreno ¿Calzada?‖ era una incógnita, hoy tenemos la certeza de que se trata de una de las calles del poblado reutilizada como camino hasta bien entrado el siglo XX.

120

Imagen obtenida desde la ladera del Cerro El Infierno que refleja la separación entre las zonas arqueológicamente fértil y estéril.

Límite Oeste del yacimiento desde el globo y el punto 3 de toma de fotografías. Se han situado los sondeos arqueológicos, en color rojo los que ofrecieron resultados positivos, en color azul los que dieron resultados negativos.

121

Trabajo con las fotografías obtenidas con el globo e interpretación de los resultados.

Detalle del plano del siglo XVIII. El camino que se aprecia en la imagen, y que discurre paralelo al cerro se corresponde con uno de los decumanos del asentamiento de Arce-Mirapérez. Plano cedido por el Servicio Geográfico del Ejército.
122

Detalle de la hoja 137 (Miranda de Ebro) de la popular serie 1:50.000 del Ejército, en una edición de 1953, en la que todavía el camino-decumano es todavía visible, y en el que se ve el acueducto subterráneo que da servicio a la papelera y que mencionamos en el texto.

123

Planta papelera (FEFASA-ENCE) hacia 1952. Junto a la chimenea todavía son visibles los árboles que flanqueaban el camino que partiendo de Arce-Mirapérez llegaba a Miranda y que creemos fue el fósil de uno de los decumanos del yacimiento romano.

124

4.2.2. Trabajos de F. Didierjean.

De manera paralela e independiente a la realización de los trabajos arqueológicos realizados por nosotros durante 2004, 2005 y 2006 F. Didierjean realizaba vuelos arqueológicos en este y en otros yacimientos relacionados con la Iter XXXIV del Itinerario de Antonino entre Burdeos (Francia) y Astorga (León, España). A su amabilidad debemos las fotografías, inéditas, que acompañan este texto y que nos ha cedido para la inclusión en el mismo111. La claridad expositiva de estas tomas es evidente, y supera, con mucho, las realizadas e interpretadas por nosotros en 2005, lo cual nos permite, en este momento, afinar mucho más los resultados obtenidos en aquel momento, así como los de las intervenciones de 2004 y 2005, y permiten disipar cualquier duda sobre la funcionalidad urbana del emplazamiento, teniendo en cuenta además que hay determinados fenómenos que se aprecian en las imágenes que, de no haber sido provocadas recientemente por el continuo laboreo agrícola o las actividades industriales actuales del sector en estudio, deberían tener un contraste arqueológico para proceder a su correcta contextualización. Las fotografías oblicuas obtenidas por Didierjean, en vuelos realizados en los meses de julio de 2004, 2005 y 2006, muestran una red ortogonal que se extiende –aproximadamente- desde el pueblo de Arce-Mirapérez hasta el límite establecido por nosotros en 2005, y que desde la actual N740 llega hasta las faldas del cerro de El Infierno. Esta red ortogonal estaría definiendo series de cardos y decumanos que están formando manzanas de dimensiones, en apariencia, similares, aunque entendemos que entre los equipamientos que debe haber en un emplazamiento urbano como el que nos encontramos, deberían existir parcelas con usos específicos –espacios públicos y/o especializados- que presenten dimensiones distintas a las que se ven en las imágenes. Por otra parte la visión de estas imágenes permitía corregir algunas de las afirmaciones realizadas por nosotros en 2005, sobre todo respecto al paso del acueducto cuya interpretación

111

Recurriendo al tópico de quedarnos sin palabras, no somos capaces de expresar hasta dónde llega nuestro agradecimiento por el grado de colaboración que nos ha proporcionado F. Didierjean. No sólo ha realizado un trabajo absolutamente clarificador sobre el yacimiento, sino que, además, se ha permitido reclamarnos la atención sobre la necesidad de protección del mismo en distintos actos académico-científicos celebrados recientemente en España y que fueron recogidos en la edición en papel y digital de el periódico El Correo, en su edición alavesa en fecha 30 de Noviembre de 2007. 125

proponíamos en base al plano de 1953 y que, tras examinar las nuevas fotografías aéreas, resultaba ser otro decumano.

Foto de conjunto tomada por F. Didierjean en 2006. Se observa en primer término el perfil del Cerro El Infierno, y bajo él, hacia el norte, la retícula ortogonal del yacimiento de ArceMirapérez.

126

Fotografía tomada por F. Didierjean en 2006: fosas en la falda del Cerro. No podemos ofrecer una interpretación de las mismas puesto que esta zona no ha sido objeto de trabajos arqueológicos.

Calles y construcciones en el yacimiento, en un fotografía de F. Didierjean en el año 2006.
127

4.2.3. Uso aplicaciones informáticas de acceso libre.

Orientados por los resultados ofrecidos por F. Didierjean pudimos hacer búsquedas en aplicaciones informáticas de acceso libre que se encuentran en Internet, en concreto el popular Google Earth, en su versión gratuita, y el no menos popular SIGPAC, estas búsquedas se han ampliado a servidores de información geográfica, en este caso derivados del proyecto PNOA. En todos los casos se presentan dificultades en lo que a la visualización se refiere. Ninguno de los sistemas que vamos a detallar tiene como fin hacer fotointerpretación de los yacimientos que se recogen, por tanto la elección de la época del año y de la hora del día, factores importantes a la hora de obtener las imágenes, no se han tenido en cuenta. Además estas aplicaciones presentan el problema añadido de que se renuevan constantemente: si bien para su propósito original esto es una ventaja, para la investigación arqueológica supone un problema ya que no se archivan las imágenes que podrían resultar interesantes desde nuestro punto de vista por lo que la información es volátil y obliga al investigador a permanecer atento a los cambios y generar sus propios archivos de imágenes al respecto112.

4.2.3.1. Uso de Google Earth.

Google Earth tiene cada vez más zonas de la geografía terrestre colgadas en una resolución muy alta (2 metros) para nuestra zona de estudio la resolución es sensiblemente menor y los resultados son muy parciales como muestra la siguiente imagen113:

112

Mientras redactábamos estas líneas se ha procedido por parte del Ministerio a la actualización de las ortofotos de la aplicación SIGPAC, que son de similares características a las que describimos en el punto dedicado al Proyecto PNOA, ejemplo evidente de lo que estamos comentando. 113 Extraída de Google Earth en Marzo de 2008. 128

En la imagen superior se ofrece la captura de pantalla en bruto, en la imagen inferior las líneas rojas indican los decumanos identificados en las fotografías aéreas de F. Didierjean y F.R. Varón entre 2004 y 2006. También se han destacado las fosas detectadas al pie del cerro.
129

4.2.3.2. Uso de SIGPAC.

La consulta a SIGPAC, el visor de parcelas agrícolas del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación114, nos ha permitido, dentro de las limitaciones ya expresadas más arriba, reconocer el cruce entre cardos y decumanos en el sector Oeste del yacimiento. Al ser la imagen una ortofotografía con base métrica y convenientemente escalada, y ofrecer las coordenadas en sistema UTM, también de base métrica, es relativamente sencillo volcar las imágenes a un programa de diseño asistido por ordenador, en nuestro caso AutoCAD, georreferenciarlas, reescalarlas, y poder realizar mediciones sobre ellas115.

114 115

http://sigpac.mapa.es/fega/visor/ No dudamos de que en los procesos de volcado de imágenes de un soporte a otro, y en las mediciones se han cometido errores de cálculo y/o apreciación, pero entendemos que los resultados obtenidos son, al menos, orientativos. 130

En la parte izquierda de la imagen superior se aprecian las alineaciones de los cardos y los decumanos, incluso con un cruce de calles, y su relación con el actual pueblo de Arce-Mirapérez. En la parte inferior se da un detalle de la zona en una de las máximas resoluciones que permite SIGPAC -20 metros-, que una vez volcado a AutoCAD nos ha permitido definir que una parcela en esta parte de la ciudad romana tiene unas dimensiones aproximadas de 41 por 26 metros (1066 m2).

131

4.2.3.3. Uso de ortoimágenes derivadas del Proyecto PNOA.

El Plan Nacional de Ortofotografía Aérea 2006-2007 (PNOA) ha sido el instrumento impulsor de la realización de nuevos vuelos ortofotográficos del territorio español, a excepción de la Comunidad Autónoma Vasca y de la Comunidad Foral Navarra que han realizado sus propios vuelos pero con la misma tecnología y herramientas, con lo que los resultados son los mismos. Esta iniciativa ha aprovechado las nuevas tecnologías digitales para mejorar los registros fotográficos aéreos existentes en la actualidad (como el explicitado SIGPAC) aumentando la calidad de las imágenes, la frecuencia de los trabajos y la renovación de las ortofotos en base a la mejor tecnología posible en ese momento116. Para el momento actual hemos podido obtener una ortoimagen de la cuenca de Miranda de Ebro que ofrece una visión bastante clara del yacimiento de Arce-Mirapérez117. Sin embargo, y como ya hemos explicado más arriba, está información, disponible en la actualidad en distintos servidores de aplicaciones geográficas en línea, incluidos los de Castilla y León, es perecedera. Afortunadamente la Administración Autonómica Vasca ofrece en sus servidores informáticos los distintos archivos que ha ido generando desde 1991118 adaptados a la nomenclatura de las hojas de los planos en los que está dividida la geografía española, por lo que nos ha sido relativamente sencillo comprobar distintas calidades de imagen eligiendo aquellas que más convenían a nuestros propósitos para poder situarlas sobre coordenadas reales en las planimetrías que habíamos elaborado para los distintos trabajos que hemos llevado a cabo en el yacimiento. La principal ventaja que ofrece el desarrollo de estos vuelos es que, como en el caso que nos ocupa, el volcado de estas imágenes a soportes CAD permite la georreferenciación en coordenadas reales de cada elemento detectado en ellas, y viceversa: cualquier resultado obtenido en campo se puede situar en su lugar correspondiente119. Es evidente que el uso de estas imágenes nos va a

116

Especificaciones técnicas del vuelo del País Vasco en: http://www1.euskadi.net/cartografia/visor/catalogo/catalogo.htm 117 Agradecemos a los Servicios Técnicos del área de Urbanismo del Ayuntamiento de Miranda de Ebro, así como al concejal de Medioambiente, D. Jesús Ángel Visa, sus comentarios al respecto, además de la cesión de una fotografía que nos ha puesto sobre la pista de la existencia de este proyecto y de las bases de datos cartográficas del Gobierno Vasco. 118 http://www1.euskadi.net/cartografia/visor/catalogo/catalogo.htm, hoja-ortofoto 137-4-d de escala 1:10.000 y del año 2005. 119 Al menos en teoría: la suma de errores entre aparatos de medición utilizados en campo –GPS de uso no profesional-, los que se generaron en la realización de los planos, y los que hemos generado en el volcado de las imágenes a las 132

permitir ofrecer nuevos e importantes matices a las páginas anteriores y que, en un futuro ideal, servirá para una optimización de recursos a la hora de realizar distintas actividades arqueológicas sobre el yacimiento, al menos en lo correspondiente a su cronología romana.

El resultado es el siguiente:

planimetrías, podría arrojar resultados discutibles. No obstante hemos de decir que una vez vistos los resultados nuestro grado de satisfacción es alto, aunque no total. 133

Vamos a proceder a un somero análisis de la interpretación que hacemos de esta ortoimagen. En primer lugar vamos a intentar situar elementos de época actual y otros que, por el momento, no podemos dar una explicación.

Son unos cuantos los elementos modernos que se encuentran sobre el yacimiento y que han afectado a las estratigrafías arqueológicas, casi todos relacionados con la evolución industrial de Miranda de Ebro en general y con la implantación de la factoría papelera de FEFASA-ENCE y de Genfibre en particular. Destacaremos los que, a nuestro juicio, han sido más agresivos con esta zona del yacimiento120, cómo son los casos del gasoducto que da servicio a la planta de Genfibre y que fue construido en la década de los 90121. El desarrollo de la planta papelera ha llevado consigo la creación de infraestructuras que afectan al yacimiento, como son el acueducto subterráneo contenido en el plano de 1952 –al que ya
120

Aunque no podemos obviar que hay otros tan o más graves que los que aquí enunciamos: desde la construcción de la N-740 que pasa por encima del yacimiento, el vial que da al polígono industrial ―Bayas‖ que ha podido destruir gran parte de la necrópolis de época celtibérica del yacimiento en los años 80, hasta la urbanización ―El Lago‖, que podría estar sobre parte del núcleo romano, también en los años 80. 121 Archivo Municipal de Miranda, Caja 2719, Documento 5. No cabe excusa posible para la no realización de un control arqueológico en la zona por parte de los implicados en la construcción del gasoducto: si bien no existía una norma municipal desarrollada que protegiese este espacio, la Ley de Patrimonio Histórico Español de 1985 exigía que los hallazgos casuales fuesen denunciados ante la administración competente, y la fotografía aérea muestra que debieron ser muchos estos ―hallazgos casuales‖. 134

hemos hecho referencia-, los caminos actuales que afectan tanto al yacimiento de época romana como a las distintas cronologías que se puedan localizar en el Cerro de El Infierno, así como la caseta y plataforma de tiro al plato construidas sobre una de las terrazas del Cerro, y el depósito de aguas situado en la cima de este monte, del que, además, parten y llegan conducciones que han afectado el subsuelo y algunos elementos emergentes –como el posible cierre defensivo-. En cuanto al vertedero actual sólo podemos decir que cabe la posibilidad, como ya hemos apuntado anteriormente, de que esté ocultando el asentamiento alto y pleno medieval de Revenga122. Entre los elementos que no hemos podido interpretar destacan la línea que partiendo del entorno del cerro desciende hacia el río Zadorra (número 1), una marca con forma de arco en la cara norte del cerro (2), las fosas paralelas al cerro y sitas en su falda (3), y un grupo de marcas irregulares situadas junto a la N-740 (4). Sin un contraste arqueológico o documental fiable no nos atrevemos a lanzar hipótesis de trabajo sobre estas cicatrices en el terreno.

En segundo lugar la fotointerpretación exige que analicemos lo que puede formar parte del asentamiento de época romana. Si bien las conclusiones que extraemos de la lectura de la imagen corroboran los resultados obtenidos por nosotros y por F. Didierjean, se pueden extraer algunas otras conclusiones que maticen o corrijan las explicaciones ofrecidas. En este sentido debemos volver a abrir la reflexión acerca del límite Oeste del yacimiento123. La información que nosotros manejamos en 2005 es que la zona oeste del emplazamiento podía haber sufrido la acción constructiva de la fábrica papelera al haberse utilizado el terreno como cantera de oportunidad, sin embargo, un examen de la fotografía parecería indicar que el límite urbanizado de la ciudad finaliza antes de que la acción de la cantera hubiese tenido lugar. Para sostener momentáneamente esta afirmación debemos acudir a los sondeos practicados en el año 2004 y 2005.

122

No obstante esta aseveración debe ser tomada con todas las precauciones posibles puesto que no tenemos constancia de que así sea, solo leves orientaciones bibliográficas. 123 Y aquí habría que entrar a discutir el término yacimiento, qué es y cuales son sus dimensiones reales, tanto físicas como cronológicas. Vamos a exponer en el texto principal que el límite físico del núcleo urbano puede no haberse visto afectado por las obras de construcción de la planta papelera en los años 40, pero ¿hasta dónde se ha visto afectado el espacio que ocupaban otras manifestaciones sincrónicas con ese núcleo urbano?¿qué existía fuera del entramado callejero: granjas, espacios horto-fruticolas, instalaciones de menor porte ―monumental‖ difícilmente detectables en el registro arqueológico pero que sirven para reconocer distintas variables histórico-culturales?¿Se situaban en la zona construida las tumbas detectadas por T. Sáez a finales del XIX (1892:7)? Un somero planteamiento metodológico de estas preguntas puede seguirse en Terrenato (2001:364-365) y Motta (2001:4). 135

En el año 2004 el sondeo 01 se califico como arqueológicamente estéril de manera provisional (VARÓN, 2004, ver anexo fotográfico S01), al igual que en el año 2005 el número 57 (VARÓN, 2005:13 y 58). Ambos presentan características comunes al estar inclusos en las zonas que arrojaban materiales arqueológicos en superficie, pero su excavación no deparó estructuras constructivas y sí la aparición de la roca natural entre 35 y 40 centímetros de profundidad. Para el caso del sondeo 57 concluíamos que ―esta situación podría estar hablándonos de un final de la parte urbana del yacimiento en época y que ésta fuese una zona de uso rural-agrícola, aunque no podemos asegurarlo debido a la actuación parcial‖ que habían supuesto las dos intervenciones arqueológicas (VARÓN, 2005:13) y ésta situación era extrapolable al sondeo 01 realizado en 2004 (VARÓN, 2005:16-17). Además hay que tener en cuenta que en las cercanías del sondeo 01 se localizaron otras estructuras arqueológicas en la intervención realizada por nosotros en 2006, destacando un gran corte sin funcionalidad definida por el momento y los restos de un eje viario este-oeste (VARÓN, 2006, sondeos 61 y 62). Sin embargo los sondeos 55 y 56 de la intervención de 2005, abiertos al oeste de la coloración diferencial presentaban una estratigrafía compuesta por cantos rodados bajo los que había planchones de cemento actual (VARÓN, 2005:12-13) fruto de la actividad de cantera/vertedero que había afectado esta área. Visto el resultado de la ortofotografía creemos que podemos estar ante el límite real de la parte urbana del asentamiento y que las afecciones sufridas por el entorno en los momentos de construcción de la fábrica en los años 40 y 50 podrían no haber alcanzado el perímetro urbanizado. No obstante esta afirmación debería ser confirmada, desmentida o corregida por futuras actuaciones en el yacimiento.

136

Sector oeste del yacimiento. Los números en verde son sondeos con resultados positivos (aparición de estructuras constructivas), los marcados en azul los sondeos con resultados negativos. En los casos 01 y 57 la roca natural apareció entre 35 y 40 cms. de profundidad, en los casos 55 y 56 la roca natural no fue alcanzada a pesar de profundizar en torno a 1,70 m.

Además, y como es apreciable en la fotografía, parece que el trazado urbano aquí se curva, lo que podría interpretarse como un cierre/muralla del núcleo urbano, paralelizable a los existentes en Segisama/Castrogeriz (Burgos) sí bien en este caso podría venir desde la Segunda Edad del Hierro (OLMO, 2006:325-326), Segisamunculum/Sasamón y Virovesca/Briviesca en relación con presencia de elementos militares en este territorio en el siglo I (PRADALES, 2005:70) o al localizado en Andelos ―al que se le ha supuesto una cronología altoimperial‖ (NÚÑEZ MARCÉN, 1998:128 recogiendo a M.A. Mezquíriz124) y una función no militar pero sí de prestigio (GARCÍA GARCÍA, 1997:80).

124

MEZQUÍRIZ, M.A. (1987): ―Andelos: Secuencia estratigráfica y evolución cronológica‖, en Primer Congreso General de Historia de Navarra, Príncipe de Viana, Anejo nº 7, Institución Príncipe de Viana, Pamplona, págs. 517530. 137

Entre los elementos detectados cabe destacar primeramente, y desde un aspecto general, la planta ortogonal que presenta el emplazamiento, que es evidente a todas luces y de la que hemos ofrecido ya algunos detalles, sin embargo ahora podemos ofrecer algunos otros matices significativos. La georreferenciación de la imagen nos permite extraer algunas medidas, que deberán ser tomadas de modo provisional, puesto que tienen que ser contrastadas con otros trabajos y a las que habría que añadir los sectores urbanos afectados en la parte norte por la N-740 y zona residencial actual, y es posible que algunos tramos en el área oeste. En principio nos encontraríamos que los decumanos tiene una longitud de unos 593 metros, mientras que los cardos rondarían 440 metros, lo que arrojaría una superficie, si la planta fuese un rectángulo perfecto, de 261.332 m2, un poco más de 26 hectáreas. Además, y en lo que los ejes viarios se refiere, encontramos serias diferencias ya que el más ancho de ellos tiene 6,28 metros, mientras que tanto el otro decumano localizado, como algunos cardus, arrojan medidas cercanas a los 4 metros. Esta circunstancia podría estar evidenciando que nos encontramos ante el decumano maximo de la ciudad, aunque no podemos localizar el cardo maximo, salvo que este sea excéntrico al planeamiento urbano y se trate de la calle sita al este del emplazamiento y que podría alcanzar una anchura cercana a los 8 metros125. Sobre el posible decumano maximo todavía queda añadir como particularidad que presenta una desviación en su parte más cercana al actual pueblo de Arce-Mirapérez, y que no está alineado con los ejes viarios de este pequeño núcleo marcados, probablemente, por la dirección de la iglesia de Sta. María. No podemos establecer las causas de este cambio de dirección, aunque nos parece bastante probable que se produjese con posterioridad a la perdida de entidad del yacimiento tras la época romana ya que la alineación de los cardos no parece cambiar, sugiriendo que el cambio de trazado es posterior al planeamiento del emplazamiento romano. En lo que se refiere a la descripción de las insulae resultantes llaman la atención varios aspectos. Por un lado el cambio de direcciones del lote que se produce de este a oeste: la modulación de las parcelas varía, ya que comienza con dos parcelas en la zona este, 1 y 8, que parecen más pequeñas y tendiendo hacia formas cuadrangulares, que las 4 siguientes en dirección este, 2, 3, 4 y 9, que presentan su lado mayor en dirección este-oeste, con cifras entre los 50 y los 60 metros, mientras que el lado menor, orientado norte-sur, estaría entre los 27 y los 32 metros

125

Aunque hemos de tomar esta observación con todas las precauciones posibles. 138

formando un forma rectangular. Pero hacia el lado oeste estas dimensiones varían de manera significativa, teniendo las parcelas su lado más largo en el eje norte-sur, rondando los 40 metros de longitud, mientras que su eje este-oeste plantea unas medidas que van entre los 30 y los 32 metros. Evidentemente esto provoca que las superficies de las parcelas sean distintas, las situadas en el sector este tienen las siguientes áreas: Parc. 1: 723 m2 Parc. 2: 1.469 m2 Parc. 3: 1.699 m2 Parc. 4: 1.703 m2 mientras que las situadas en dirección oeste miden: Parc. 5: 1.285 m2 Parc. 6: 1.207 m2

Otro de los aspectos destacables es que de las 6 parcelas que parecen completas, 5 de ellas son de planta rectangular, mientras que la Parcela 1, presenta planta cuadrangular si bien parece que en ella sobresale un pequeño ábside semicircular en su esquina noreste y con dirección este. Se podría estar así cumpliendo la tradición vitruviana que establece que los distintos tipos socioeconómicos deben tener casas diferenciadas, incluido el tamaño126, lo que afectaría también a las dimensiones del lote parcelario, sin que podamos descartar otras opciones, como las relacionadas con un posible uso público de este sector del emplazamiento que podría haber reservado parcelas más amplias para el desarrollo de actividades públicas. Para finalizar queremos destacar la alineación que se produce en el lado este del emplazamiento, con una amplia franja que va de norte a sur, desde el entorno del cerro hasta el actual Arce-Mirapérez –aunque podría continuar más hacia el norte- y que presenta una anchura de entre 7 y 8 metros y que, nos podría estar presentando el límite final, por su lado este, del emplazamiento urbano.

126

Vitruvio, Lib. I, Cap. II y Lib. VI, Cap. V. 139

4.2.4. Conclusiones a la fotointerpretación del yacimiento.

El uso de la técnica de la fotografía y la ortofotografía aéreas, incluso en el caso de las aplicaciones informáticas, de la teledetección por satélite, ha revelado la naturaleza ordenada – ortogonal- del yacimiento de Arce-Mirapérez, pudiendo concluir, en colaboración con otras técnicas arqueológicas, que se trata de un núcleo de tipo urbano perfectamente planificado, siguiendo los clásicos ejes Este-Oeste y Norte-Sur típicos del urbanismo romano. Por otra parte esta disciplina nos ha abierto algunos interrogantes más que, de momento, no hemos podido resolver: en nuestro caso hemos podido advertir alteraciones del subsuelo que no sabemos interpretar, y de los que tampoco podemos aventurar conjeturas puesto que carecemos de una base material –ni siquiera endeble- sobre las que articularlas. Del mismo modo también la parcialidad de esta técnica nos impide afirmar categóricamente que los elementos detectados sean los que hemos propuesto; además y desafortunadamente solo la fotografía aérea, incluso aunque mejoremos los resultados, no nos permite ni afinar cronologías, ni fases evolutivas de la ciudad,
140

incluso algunas funcionalidades de las que se aprecian en las imágenes, que deberán ser establecidas con una práctica arqueológica más exhaustiva. Sin embargo creemos que los resultados son lo suficientemente significativos para que, en unión de los obtenidos en las otras fases de trabajo realizadas sobre el yacimiento, podamos ofrecer algunas conclusiones bien fundamentadas que serán explicadas en el apartado correspondiente de este trabajo.

141

142

5. CONCLUSIONES Y PROPUESTAS DE INVESTIGACIÓN.

5.1. Conclusiones Generales.

A lo largo de estas páginas hemos repasado y confrontado algunas de las teorías que afectan al yacimiento de Arce-Mirapérez y expuesto los nuevos argumentos obtenidos con la aplicación de distintas técnicas arqueológicas y que se pueden resumir en los párrafos que se siguen. Sin embargo no hay que perder de vista el hecho de que la investigación sigue siendo incompleta y que, por tanto, al tiempo que hemos despejado algunas dudas –sobre todo en lo referido a la entidad y funcionalidad del yacimiento- se abren nuevos interrogantes que la investigación futura deberá tratar de solucionar si es que este espacio consigue reivindicarse ante la sociedad mirandesa en particular y ante la castellano y leonesa en general.

Para recopilar nuestras conclusiones vamos a intentar utilizar como herramienta descriptiva las propuestas realizadas por el procesualismo en lo que a los modelos de asentamiento se refiere (GUDI, 2001:243; GARCÍA SAN JUAN, 2005:183-203), buscando integrar tanto los argumentos arqueológicos cómo las interpretaciones históricas. De este modo propondremos las conclusiones en tres niveles: micro, semimicro, y macro.

A nivel micro, y dado el alcance de las intervenciones realizadas, solo nos podemos plantear hipótesis funcionales de los resultados obtenidos, quedándonos en un nivel de indefinición bastante alto en la interpretación ya que, al fin y al cabo, las áreas exhumadas son altamente significativas en su conjunto, pero a nivel individual, en la mayor parte de los casos, son solo expresivas de realidades generalizantes teniendo que recurrir a definiciones y descripciones poco ambiciosas ya que no podemos pasar de las categorías más básicas: muro, pavimento, agujero de poste, etcétera, que son síntomas claros de fenómenos más complejos y que se pueden corresponder con edificaciones127 de distintos tipos, de viviendas a almacenes, pasando por edificios públicos o privados, de mayor o menor entidad y de distintas características constructivas. Sí que tenemos indicios de que la ocupación constructiva en materiales pétreos parece encontrarse entre los límites urbanos marcados por la fotografía aérea, mientras que en otros casos
127

O restos de otros tipos, que no vamos a desglosar por no caer en una exhaustividad descriptiva tediosa y poco operativa. 143

hemos registrado sondeos en que los restos constructivos son de carácter perecedero y, en apariencia, situados en zonas de inundación del río Zadorra y que podrían responder a usos agrícolas y ganaderos, marcando una diferencia de funcionalidades entre la zona urbana, en la que es posible que la dedicación principal sea la residencia, la administración, el intercambio comercial y las actividades artesanales, y la extraurbana dedicada a las labores principalmente agrícolas.

A nivel semi no queda ninguna duda al respecto de la entidad del yacimiento debiendo abandonar las expresiones del tipo ―castro romanizado‖, ―asentamiento rural‖ y otras que minimizaban la caracterización del mismo ya que se ha puesto en evidencia una realidad distinta: un asentamiento de tipo urbano, con una retícula ortogonal bien definida que empezaría su andadura entre el final de las Guerras Cántabras y el cambio de era para eclosionar pasada la mitad del siglo I d.C., probablemente en relación con la proclamación del Edicto de Latinidad de Vespasiano y se mantendría en vigor, al menos en su etapa romana y en el área analizada, hasta el siglo V d.C., si bien no somos capaces, por el momento, de establecer las extensiones máximas y mínimas que alcanzó el asentamiento en según que periodos ya que las dispersiones de materiales obtenidas nos están proponiendo distintos escenarios posibles. Por un lado debemos cifrar nuestra sensación sobre la extensión del hábitat de época celtibérica a lo largo de la llanura de Arce-Mirapérez, que superaría con mucho el estrecho marco de habitación del Cerro El Infierno a juzgar por algunos de los materiales localizados en el entorno del actual núcleo habitado. Independientemente de que esta intuición se pueda contrastar o no y obtener una respuesta clara, el siguiente interrogante a considerar es como se produce la instalación del nuevo núcleo romano, entendiendo que nos podemos encontrar con las 2 posibilidades sin que el estado de nuestros conocimientos nos permita decantarnos por una u otra:  Una creación ex novo en llano que atraiga a distintos de población: latinos en búsqueda de nuevos destinos, militares veteranos que buscan su retiro, funcionarios imperiales encargados de las distintas administraciones públicas, población indígena que abandona el castro para adaptarse a los nuevos modos de vida, habitantes de pequeños núcleos rurales que son instalados en la nueva ciudad, etcétera, teniendo en cuenta que lo más lógico es que se produzca una mezcla de todas estas variables y algunas otras no enunciadas. Este sería el patrón clásico de asentamiento que hemos podido ver en el abandono de los castros de Carasta –sin que tengamos claro hacia dónde se desplaza la población (FILLOY, GIL, 2000:40)- o Castros de Lastra/Uxama Barca que podría haber repartido su población e
144

influencia entre los yacimientos de Las Ermitas (Espejo, Álava) (FILLOY, GIL, 2000:3940) u Osma de Valdegovía (GARCÍA ALONSO, 2003:289).  Un adosamiento, utilizando el término estratigráfico, de los modos latino-romanos a una realidad urbana indígena preexistente que ya ha abandonado, o se encuentra en el proceso de abandono del castro, con anterioridad a la llegada de Roma aumentando la superficie del emplazamiento con nuevos barrios y nuevos pobladores como parecen sugerir las intervenciones realizadas en el caso de Arkaia frente a la posición inicial de KutzemendiOlarizu (VARÓN, 2007:272-273; NISO, LOZA, 2007:268-269).

En cualquier caso se hace evidente que entre el cambio de era y el siglo III se creará el espacio urbano mostrado por la fotografía aérea y las distintas operaciones de excavación arqueológica, ocupando una superficie aproximada de 26 hectáreas en una distribución ortogonal clásica de las ciudades romanas y que podría estar albergando, si atendemos a otros cálculos para núcleos de esta época, unos efectivos humanos cifrados en 250 personas por ha. lo que arrojaría una población aproximada de 6.500 personas en el momento de mayor auge de la ciudad128. Estimamos más que posible que este espacio se redujese notablemente, aunque sin poder precisar cuanto, a partir del siglo III y hasta el siglo V. Las actividades arqueológicas llevadas a cabo en el terreno no permiten establecer con precisión la reducción del espacio, pero entendemos que los resultados obtenidos por Blanco en el 2000, en cuya campaña no se recogió ni un solo fragmento de cerámica de cronología bajoimperial129 y los obtenidos por nosotros entre 2004 y 2006, en que los materiales tardíos desaparecen del registro en la zona oeste del yacimiento, abogarían por esta contracción del espacio habitado en el Bajo Imperio, aunque debemos volver a insistir en lo parcial de todas estas actuaciones arqueológicas y que no podemos establecer cuales fueron los patrones de esta reducción ¿fue paulatina y en una sola dirección concentrándose la población en una sola zona, cómo en el caso de Iruña/Veleia (FILLOY, GIL, 2000:48-50)?¿se despoblaron sectores de la ciudad altoimperial y quedaron ―barrios‖ habitados salpicando el antiguo trazado?¿se ocupó el Cerro de El Infierno a la manera de otros lugares fácilmente defendibles cómo Portilla o Buradón?

128 129

Para los cálculos se han usado los modelos propuestos por NÚÑEZ HERNÁNDEZ, 2007: 121-122. Sin olvidar lo focalizado de su intervención. 145

Volviendo a las certezas derivadas del hecho urbano cabe intentar explicar ahora que papel jugó este emplazamiento en su entorno inmediato y en su entorno lejano, es decir, en su escala macro. Los tres modelos historiográficos propuestos más arriba para la provincia de Burgos, el Territorio Histórico de Álava y la Comunidad Foral de Navarra coinciden en que los emplazamientos urbanos sirven para articular a la población indígena precedente y organizar el territorio en base a estos núcleos, dotados de órganos administrativos locales y encastrados en la administración imperial. Pese a que, por el momento, no disponemos de hallazgos directos que evidencien esa relación –nos faltan los materiales epigráficos que atestigüen la actividad de magistraturas locales y cargos imperiales-, no nos parece arriesgado apostar por esta posibilidad toda vez que núcleos con la misma fisonomía que el que estamos tratando, tanto en la extensión física, en la cronológica y en la morfología, sí los presentan130. Estaríamos ante un lugar central que articula un territorio en los que estarían incluidos otros asentamientos de tamaño menor y funcionalidades distintas que serán subordinados de Arce-Mirapérez en los aspectos políticoadministrativo-religioso y económico. Recuperando las dudas entendemos que una de las cuestiones por explicar es que territorio es el que controla y administra esta ciudad. De momento no tenemos marcadores que nos lo expliciten puesto que la falta de determinación de la ubicación y la entidad del núcleo rector de esta zona131, ha podido ser la causa de que esta cuestión -planteada en la bibliografía (SANTOS, 1984:456-463)- no este desarrollada, aunque no nos cabe duda que la identificación de esta nueva ciudad y de su inclusión en las investigaciones sobre los modelos de asentamiento ayudarán a complementar, al menos, el panorama de la Romanización del Norte de Hispania. Es quizás en este momento cuando quepa volver a preguntarse por la cuestión Deobriga y algunos de los elementos que lleva aparejados, cómo su relación con la Iter XXXIV de Antonino. A lo largo del texto se han presentado argumentos a favor y en contra de la ubicación de este topónimo clásico en los que han primado distintos tipos de argumentos aunque destacan tres: el lingüístico, el recurso a las fuentes clásicas y el arqueológico. Entendemos que el recurso al análisis de la toponimia propuesto desde la lingüística hasta el momento no ha resuelto la cuestión y que se encuentra ya agotado.

130

Cómo en los casos de Villavieja de Muño, en la actual provincia de Burgos (PRADALES, 2005:105), Cascamtum, Andelos, Pompaelo o Cara (GARCÍA GARCÍA, 1997a: 77-78) en la Comunidad Foral de Navarra. 131 Extensible esta indeterminación a las otras localizaciones clásicas vecinas de Vindeleia, Uxama Barca e Iruña/Veleia de las que tenemos propuestas de su ubicación y extensión pero no del ámbito de su territorio concreto. 146

Los argumentos basados en las fuentes indicarían que en la zona existe, según Ptolomeo una civitate llamada Deobriga, que, sin embargo, en listas anteriores, como la de Plinio, ni siquiera aparecía, y según el Itinerario de Antonino una mansio, aunque el autor de este texto no diferencia en los tamaños entre ellas e idéntica denominación reciben Veleia o Virovesca, que pasan por ser amplios núcleos urbanos, que Suestatio o Deobrigula que presentan extensiones mucho más modestas. No obstante parece que, al menos en esta parte de Hispania, las mansiones son algo más que un lugar de servicio al viajero132 puesto que la realidad arqueológica de estas ubicaciones supera con mucho a las instalaciones que proporcionan las villas. El argumento arqueológico adolecía de un esfuerzo investigador suficiente para poder decantar la situación de Deobriga en cualquiera de los yacimientos cercanos al Ebro existentes en la Cuenca mirandesa. Evidentemente la nueva perspectiva que nos deja ver el incremento de las actividades arqueológicas en este sitio cambia el escenario propuesto por quienes sostienen que Deobriga se encontraba en Cabriana133 poniendo de manifiesto que estamos ante dos realidades bien distintas aunque en un nivel de conocimiento de ambas bastante estrecho. Si consideramos sólo las variables134 de extensión física (26 ha construidas/conservadas en Arce-Mirapérez, una extensión considerablemente menor en Cabriana –aunque nunca establecida con un criterio contrastable-), cronológica (materiales desde el Hierro II hasta el siglo V d.C. en Arce-Mirapérez, desde mediados del siglo I d.C. hasta el siglo V en Cabriana135) o funcional (núcleo urbano en ArceMirapérez, villa/ninfeo en Cabriana136) debemos colegir que lo más lógico es que el topónimo se corresponda con aquel asentamiento que presente mejores condiciones para acogerlo, en este caso Arce-Mirapérez.

132 133

Al igual que sucede en el caso de las existentes en el Valle Medio del Ebro (ARIÑO et alli, 1991:243-262). Estimamos innecesario referirnos ya a las propuestas que fijarían el topónimo bien en Puentelarrá (Álava) o Briñas (La Rioja). 134 Es evidente que se pueden recoger otras variables que deberían poder clarificar más el resultado, cómo la ubicación de algunos miliarios, pero parece que este recurso no sólo no clarifica sino que además complica la identificación puesto que aparecen en ambos asentamientos poniendo de manifiesto su importancia viaria pero no su utilidad para resolver esta cuestión. Debemos desechar también los argumentos procedentes de las distancias que dan los distintos itinerarios: es evidente que Deobriga, situada entre Veleia y Virovesca (con Vindeleia en un punto todavía por localizar) debe de estar en una posición cercana al Ebro pero la coincidencia de kilometrajes en las distintas propuestas de trazados no son un argumento válido para decantarse por una u otra opción. 135 Aunque en ambos casos existen posibles epígonos medievales: ermita de Cabriana, despoblado de Revenga y poblado de Arce-Mirapérez, entre otros (CANTERA, 1998:87 y 89). 136 FILLOY, GIL, 2000:126. 147

5.2. Propuestas de Investigación.

Siguiendo el mismo modelo que para las conclusiones podemos plantear varias líneas distintas de investigación para el futuro con objetivos diversos que pasan por aumentar el conocimiento del registro arqueológico local del yacimiento y la comprensión del espacio en el que este se encuentra. Por otra parte estas líneas de trabajo deberían ofrecer resultados que vayan más allá del propio aumento del puro conocimiento histórico sobre este sitio en particular y sobre la Cuenca de Miranda de Ebro en general, sino que deberían servir para obtener ―resultados prácticos‖ generando recursos de índole cultural que mejoren todos los aspectos vitales de las comunidades humanas que viven –y que vivirán- en este espacio, desde el incremento del interés por el estudio de la Historia o cualquier otra disciplina científica, hasta la creación de instrumentos económicos vinculados al desarrollo sostenible.

A escala micro nos encontraríamos que los trabajos efectuados hasta el momento en el yacimiento han pecado de parciales, mal organizados y, en muchos casos, alejados de una práctica arqueológica exhaustiva debido a la imposición de severos condicionantes económicos y temporales en la ejecución de los trabajos, ofreciendo a la investigación actual un registro arqueológico individual representativo pero escaso de lo que el yacimiento puede ofrecer. En este nivel las líneas de investigación que se pueden abrir deben suponer la mejora en la interpretación de las características estratigráficas del espacio y pasan por la apertura de más zonas de excavación con una metodología adecuada. En lo que se refiere a la escala semi, y partiendo del punto anterior, deberíamos ser capaces de entender el yacimiento en sus distintos momentos diacrónicos. No nos parece una exageración enunciar que en algunos lugares concretos de este sitio se ha producido un fenómeno de pluriestratificación que debe ser tenido en cuenta a la hora de plantear su documentación arqueológica. Entendemos que afrontar y resolver adecuadamente el reto que plantea esta situación puede responder a algunas cuestiones abiertas en el apartado precedente si se obtiene la correcta contextualización los distintos periodos por los que transita Arce-Mirapérez que posiblemente partan en la Edad del Hierro II y que se prolongan por la Romanización y pasan a la Alta y Plena Edad Media. En cualquiera de estos supuestos la metodología a emplear pasa, a priori, por la práctica de un mayor número de operaciones arqueológicas que, de manera secuenciada y precisa, permitan
148

poner de manifiesto la importancia monumental y científica de este emplazamiento. Esta es una decisión que deberá ser asumida por la sociedad mirandesa. Mientras tanto será obligación de los organismos competentes, tanto locales como autonómicos, el promover las normativas correspondientes para la correcta protección y preservación de este entorno arqueológico acudiendo a todo el desarrollo normativo existente hasta el momento y exigiendo su cumplimiento. Entendemos que este espacio debería pasar de ser un Bien Inventariado a obtener la calificación autonómica de Bien de Interés Cultural con la categoría de Zona Arqueológica al igual que ocurre en otros yacimientos de similares características en la provincia de Burgos, cómo por ejemplo Deobrigula/Tardajos. A escala macro pretendemos abrir una línea de investigación que sirva para comprender el territorio en el que se asienta Arce-Mirapérez al menos en los periodos de la Edad del Hierro II y la Romanización. Para ello proponemos el estudio del espacio desde una perspectiva arqueológica totalizadora que parta del análisis de la documentación administrativa existente criticando el modelo utilizado tanto en la comunidad de Castilla y León y en la Comunidad Autónoma del País Vasco, que presentan, a primera vista, una descompensación brutal entre las dos orillas del río Ebro como ya hemos mostrado en las páginas precedentes. A partir de este estudio proponemos la realización de comprobaciones sobre el terreno que actualicen el estado de nuestros conocimientos y corrijan, en la medida que eso sea necesario, las colecciones de arqueología administrativa, y, a partir de los resultados obtenidos y mediante el uso de técnicas basadas en Sistemas de Información Geográfica intentar obtener un primer modelo de la distribución de los yacimientos en la Cuenca Mirandesa para orientar una fase de prospecciones en la que se persigan dos objetivos: localizar yacimientos que vengan siendo invisibles para la investigación actual137 -y que en la actualidad carecerían de cualquier tipo de protección y por tanto están expuestos a su destrucción sin ningún control- y establecer una serie de variables que nos permitan atisbar la funcionalidad de cada uno de ellos. Entendemos que de esta manera se podría obtener una visión general del proceso de ocupación del espacio de la Cuenca de Miranda de Ebro en la Antigüedad que entendemos radicalmente distinta a la planteada hasta ahora en la historiografía al uso.

137

Debemos recordar las cifras de partida: 7 yacimientos para 186,56 km2 en el lado burgalés (1 cada 26,65 km2) de la Cuenca por 33 yacimientos en los 147,61 km2 del lado alavés (1 cada 4,47 km2). 149

150

BIBLIOGRAFÍA ABÁSOLO, J.A.; RUIZ, I. (1978): ―La necrópolis de Miranda de Ebro. Materiales para su estudio‖, en Estudios de Arqueología Alavesa, 9, Instituto Alavés de Arqueología, Vitoria-Gasteiz, págs. 265272. ABÁSOLO, J.A.; LOZA, L.R.; SÁENZ DE BURUGAGA, J.A. (1983): ―Columna miliaria de Errekaleor (Vitoria—Álava)‖, Estudios de Arqueología Alavesa, núm. 11, Instituto Alavés de Arqueología, Vitoria—Gasteiz. ABÁSOLO ÁLVAREZ, J.A. (1974): ―Carta Arqueológica de la provincia de Burgos I. Partidos judiciales de Belorado y Miranda de Ebro‖, en Studia Archaeologica, 33, Universidad de Valladolid, Valladolid.

ABÁSOLO ÁLVAREZ, J.A. (1975): Comunicaciones de la época romana en la provincia de Burgos, Burgos.

ADAM, J.P. (1996): La construcción romana. Materiales y Técnicas, Editorial de Los Oficios, León.

AJAMIL BAÑOS, F.J. (2007, Inéd.): Seguimiento de las obras de mejora de trazado y ampliación de la plataforma en la carretera A-2622 e intersección con la A-4319 (Tuesta, Álava). Memoria Final de Resultados. Ondare Babesa, S.L., Vitoria-Gasteiz. Memoria depositada en el Museo de Arqueología de Álava. ANDRÍO, J. (1987): ―El despoblado de La Quintanilla‖, en Estudios Mirandeses, 7¸ Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos, Miranda de Ebro, págs. 31-38.

ANDRÍO, J.; CANTERA, F. (1991): Historia Medieval de Miranda de Ebro, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos, Miranda de Ebro.

151

ALONSO, C.; JIMÉNEZ, J. (2005): ―Autovía A-I. Tramo: Condado de Treviño (Armiñón, Iruña de Oca, La Puebla de Arganzón, Condado de Treviño‖, en Arkeoikuska’04, Gobierno Vasco, VitoriaGasteiz, págs. 179-184. ARIÑO, E.; LANZAROTE, M.P.; MAGALLÓN, M.A.; MARTÍN-BUENO, M. (1991): ―Las vías de Italia in Hispanias y Ab Asturica Terracone: su influencia en el emplazamiento, catastros y desarrollo de algunas de las ciudades del valle medio del Ebro‖, en Bolskan: Revista de Arqueología del Instituto de Estudios Altoaragoneses, nº 8, Instituto de Estudios Altoaragonés, Huesca, págs. 243-262. ARIÑO GIL, E.; MAGALLÓN BOTAYA, M.A. (1992): ―Problemas de trazado de las vías romanas en la provincia de La Rioja‖, en Zephyrus, XLIV-XLV, Universidad de Salamanca, Salamanca, págs. 423-455. ARIÑO, E.; DIDIERJEAN, F.; LIZ, J.; SILLIÉRES, P. (2007): ―Albocela (Villalazán, Zamora). Interpretación de la ciudad romana a partir de la fotografía aérea y la prospección intensiva‖, NAVARRO, M.; PALAO, J.J.; MAGALLÓN, M.A.: Villes et Territoires dans le Bassin du Douro à l’époque romaine. Actes de la table-ronde internationale (Bordeaux, septembre 2004), SALDVIE et Conseil Régional d’Aquitanie, Bordeaux, págs. 171-193.

ARRIZABALAGA, A.; PÉREZ, E. (1989, Inéd.): Seguimiento Arqueológico del Oleoducto Zaragoza-Pamplona-Rivabellosa, Informe Final, Memoria depositada en el Museo de Arqueología de Álava, Vitoria-Gasteiz. ARRIZABALAGA, A.; PÉREZ, E. (1989, Inéd.): ―Oleoducto Zaragoza-Pamplona-Rivabellosa‖, en VV.AA.: Arqueología de Urgencia en Álava, 1989-1993, Diputación Foral de Álava, VitoriaGasteiz, págs. 113-120. AZKARATE GARAI-OLAUN, A (2004): ―El País Vasco en los siglos inmediatos a la desaparición del Imperio Romano‖, en BARRUSO, P.; LEMA, J.A. (Coords.): Historia del País Vasco, Hiria, San Sebastián, págs. 23-50.
152

BAHN, P; RENFREW, C. (2007): Arqueología. Teorías Métodos y Práctica, Akal, Madrid.

BELTRÁN, M. (1990): Guía de la cerámica romana, Libros Pórtico, Zaragoza.

BLANCO CALDERÓN, Á. (2000, inéd.): Excavaciones Arqueológicas en Arce-Mirapérez, Miranda de Ebro (Burgos), depositado en el Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León en Burgos.

BLANCO, Á.; VALLEJO, E.M. (2001, inéd.): Intervención arqueológica de urgencia en ArceMirapérez. Miranda de Ebro, Burgos. Agosto de 2001, depositado en el Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León en Burgos.

BURILLO MOZOTA, F. (1998): Los Celtíberos. Etnias y Estados, Crítica, Barcelona. CAMPILLO CUEVA, J. (1996): ―Las necrópolis medievales cristianas en la comarca mirandesa‖, en Kobie, 23, Diputación Foral de Bizkaia, Bilbao, págs. 111-139. CAMPILLO CUEVA, J. (1999): ―La romanización y la transición el medievo en la comarca mirandesa‖, en Estudios Mirandeses, XIX, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos, Miranda de Ebro, págs. 5-69. CAMPILLO, J.; VARÓN, F.R. (2002): ―La Arqueología en la Cuenca de Miranda de Ebro‖, en PEÑA PÉREZ (Coord.): Miranda de Ebro en la Edad Media, Ayuntamiento de Miranda de Ebro, Miranda de Ebro, págs. 436-457.

CANTERA BURGOS, F. (1998): Fuero de Miranda de Ebro, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos, Miranda de Ebro.

CARANDINI, A. (1997): Historias en la Tierra. Manual de Excavación Arqueológica, Crítica, Barcelona.

153

CARO BAROJA, J. (1980): Historia General del País Vasco. Álava del siglo VIII al siglo XIII: lucha de poderes y horizontes enemigos, Editorial La Gran Enciclopedia Vasca, Bilbao.

CASTIELLA RODRÍGUEZ, A. (1977): La Edad del Hierro en Navarra y Rioja, Diputación Foral de Navarra-Institución Príncipe de Viana, Pamplona, 1977.

CEPEDA OCAMPO, J.J. (2001): La Romanización de los Valles Cantábricos alaveses. El Yacimiento Arqueológico de Aloria¸ Diputación Foral de Álava, Vitoria-Gasteiz. DE MIGUEL DE HERMOSA, A.R. (1991-92): ―Las comunicaciones en época romana en Álava, Navarra y La Rioja‖, Trabajos de Arqueología Navarra, núm. 10, Institución Príncipe de Viana, Pamplona, págs. 337—363. DEL OLMO MARTÍN, J. (2006): ―Arqueología aérea de las ciudades romanas en la Meseta Norte. Algunos ejemplos de urbanismo de la Primera Edad del Hierro, Segunda Edad del Hierro y Romanización‖, en Nuevos Elementos de Ingeniería Romana. III Congreso de las Obras Públicas Romanas. Astorga 2006, Junta de Castilla y León-Colegio de Ingenieros T. de O.P., págs 313-340 http://traianus.rediris.es/astorga2006/12olmo.pdf DIDIERJEAN, F.; ABÁSOLO, J.A. (2007): ―La Vía Aquitana. Aportaciones de la fotografía aérea‖, NAVARRO, M.; PALAO, J.J.; MAGALLÓN, M.A.: Villes et Territoires dans le Bassin du Douro à l’époque romaine. Actes de la table-ronde internationale (Bordeaux, septembre 2004), SALDVIE et Conseil Régional d’Aquitanie, Bordeaux, págs. 395-427. DOLÇ, M. (1960): ―Antroponimia latina‖, ALVAR, M. et alli., Enciclopedia Lingüística Hispánica, I, CSIC, Madrid, 389-419. ESPARZA ARROYO, A. (1992): ―Cien años de ambigüedad: sobre un viejo tipo de fíbulas de la Edad del Hierro de la Meseta española‖, Zephyrus, XLIV—XLV, Universidad de Salamanca, Salamanca, págs. 537—552.

154

Estudios Mirandeses XXIV: MCC Aniversario del Obispado de Valpuesta, 804-2004, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos-Instituto de la Lengua Castellano y Leonés, Miranda de Ebro, 2004. ETTLINGER, E. Et alli. (1990): Conspectus Formarum Terrae Sigillatae Italico Modo Confectae, Bonn. FERNÁNDEZ, C. Et alli. (2005): ―La difusión de los talleres de la Graufesenque y Montans en el Cuadrante Noroccdiental de Hispania: materiales para un corpus de marcas de alfarero‖, en La difusió de la Terra Sigillata Sudgàllica al nord d'Hispania. Monografías 6. Museu d'Arqueologia de Catalunya, Barcelona, págs. 79-102. FERNÁNDEZ BORDEGARAI, J. (1992): ―El Castillo de Portilla (Zambrana)‖, en Arkeoikuska 91, Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz, págs. 62-64. FERNÁNDEZ BORDEGARAI, J. (1993): ―El Castillo de Portilla (Zambrana)‖, en Arkeoikuska 92, Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz, págs. 100-106. FERNÁNDEZ BORDEGARAI, J. (1994): ―El Castillo de Portilla (Zambrana)‖, en Arkeoikuska 93, Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz, págs. 84-91. FILLOY NIEVA, I. (1998): ―Viña Assa (Lanciego)‖, en Arkeoikuska, 1998, Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz, págs. 208-211.

FILLOY, I.; GIL, E. (2000): La Romanización, Museo de Arqueología de Álava, Vitoria—Gasteiz.

FRANCOVICH, R.; MANACORDA, D. (Eds.)(2001): Diccionario de Arqueología, Crítica Arqueología, Barcelona.

GARCÍA ALONSO, J.L. (2003): La Península Ibérica en la Geografía de Claudio Ptolomeo, Anejos de Veleia. Series Minor, 19, Universidad del País Vasco, Vitoria-Gasteiz.
155

GARCÍA DE CORTAZAR, J.A. (2001): ―Medio Natural e Historia Medieval: Miranda de Ebro y su entorno (siglos VIII-XVI)‖, en CLEMENTE RAMOS, J. (Ed.): El Medio Natural en la España Medieval. Actas del I Congreso sobre Ecohistoria e Historia Medieval, págs. 105-139. GARCÍA GAMARRA, J.A. (2004): ―¿Una pista toponímica para Deobriga?‖, en El Miliario Extravagante, nº 88, Febrero de 2004, pág. 31. GARCÍA GARCÍA, M.L. (1997a): ―El poblamiento en época romana en Navarra: sistemas de distribución y modelos de asentamientos‖, en Isturiz, 8. 1er Coloquio Internacional sobre la romanización en Euskal Herria‖, Eusko Ikaskuntza, Donostia, págs. 75-110. GARCÍA GARCÍA, M.L. (1997b): ―Aspectos sobre la cultura material de época romana en Navarra‖, en Isturiz, 9. 1er Coloquio Internacional sobre la romanización en Euskal Herria‖, Eusko Ikaskuntza, Donostia, págs. 579-593.

GARCÍA GUINEA, M.A. (Dir.)(2000): La villa romana de Quintanilla de la Cueza (Palencia). Memoria de las excavaciones 1970-1981. Diputación de Palencia, Palencia. GARCÍA GONZÁLEZ, J.J. (2002): ―La cuenca de Miranda de Ebro en la transición de la Antigüedad a la Edad Media‖, en PEÑA PÉREZ, J. (Coord.): Historia Medieval de Miranda de Ebro, Ayuntamiento de Miranda de Ebro, Miranda de Ebro, págs. 29-128. GARCÍA GONZÁLEZ, J.J. (2004): ―Valpuesta y su entorno en épocas tardoantigua y protomedieval‖, en Estudios Mirandeses, XXIV, MCC Aniversario del Obispado de Valpuesta, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos-Instituto de la Lengua Castellano y Leonés, Miranda de Ebro, págs. 25-212.

GARCÍA SAN JUAN, L. (2005): Introducción al Reconocimiento y Análisis Arqueológico del Territorio, Ariel Prehistoria, Barcelona.

156

GIL ZUBILLAGA, E. (1997): ―El poblamiento en el territorio alavés en época romana‖, en Isturiz 8, 1er. Coloquio Internacional sobre la Romanización de Euskal Herria, Eusko Ikaskuntza, San Sebastián, págs. 23-52. GIL ZUBILLAGA, E. (2002): ―De bestias míticas y montañas infranqueables… El largo proceso de ocupación de un territorio (Desde la Prehistoria al Final del Mundo Romano)‖, en BAZÁN, I (Dir.): De Túbal a Aitor. Historia de Vasconia, La Esfera de los Libros, págs. 21-159. GIL ZUBILLAGA, L. (2001): La necrópolis tardorromana, tardoantigua y altomedieval de San Miguele (Molinilla, Álava). Memoria de las excavaciones arqueológicas de 1998 (L. Gil Zubillaga) y de la intervención de urgencia de 1981 (P. Sáenz de Urturi), Memoria de Yacimientos Alaveses, vol. 7, Museo de Arqueología de Álava, Vitoria-Gasteiz. GONZÁLEZ DE ECHAVARRI, V. (1900): Alaveses Ilustres, Vitoria, 1900. GONZÁLEZ DE SALAZAR, J.A. (1989): Cuadernos de Toponimia 6. Toponimia Menor de Añana, Diputación Foral de Álava. GORBEA PÉREZ, M. (2004): ―Vías de comunicación en territorio Autrigón, Caristio y Várdulo‖, en KOBIE (Serie Anejos), nº 6, vol. I, Homenaje al Prof. Dr. J.Mª Apellániz, Diputación Foral de Bizkaia, Bilbao, págs. 403-410. GUDI, A. (2001): ―Modelos de Asentamiento‖, en FRANCOVICH, R.; MANACORDA, D. (Eds.)(2001): Diccionario de Arqueología, Crítica Arqueología, Barcelona, págs. 242-245.

HARRIS, E.C. (1991): Principios de Estratigrafía Arqueológica, Crítica, Barcelona.

INSTITUTO ALAVÉS DE ARQUEOLOGÍA (1992, Inéd.): Informe sobre el programa de prospecciones sobre yacimientos arqueológicos con evidencias de cronología protohistórica y romana en la provincia de Álava, Valles Occidentales y Llanada, Memoria depositada en el Museo de Arqueología de Álava, Vitoria-Gasteiz.

157

INSTITUTO GEOLÓGICO Y MINERO DE ESPAÑA (1946): Hoja nº 137, Edición de 1946.

JIMÉNEZ HERREROS, J. (2000): Catálogo documental de Miranda de Ebro y su tierra (10991500), Instituto Municipal de Historia, Miranda de Ebro. JUSUÉ SIMONENA, C.; RAMÍREZ VAQUERO, E. (1987): ―La moneda en Navarra‖, en Panorama, nº 9, Gobierno de Navarra-Institución Príncipe de Viana. KNÖR BORRÁS, E. (1985): ―Para una delimitación etno-lingüística de la Álava antigua. Ensayo de cartografía a partir de pruebas toponímicas‖, en VV.AA.: La Formación de Álava. 650 Aniversario del Pacto de Arriaga (1332-1982). Comunicaciones, I, Diputación Foral de Álava, Vitoria-Gasteiz, págs. 489-541. MAGALLÓN BOTAYA, M.A. (1983): ―La red viaria romana en La Rioja‖, en Cuadernos de Investigación: Historia, Tomo 9, Fasc. 1, Universidad de La Rioja, Logroño, págs. 153-166. MANGAS, J.; MARTINO, D. (1997): ―Princeps Cantabrorum en una nueva inscripción‖, en Gerión, nº 15, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, págs. 321-339.

MORENO GALLO, I. (2004): Vías Romanas. Ingeniería y Técnica Constructiva, Ministerio de Fomento, Madrid. MOTTA, L. (2001): ―Ambiental, arqueología‖, en FRANCOVICH, R.; MANACORDA, D. (Eds.)(2001): Diccionario de Arqueología, Crítica Arqueología, Barcelona, págs. 364-365. NISO, J.; LOZA, M. (2007): ―Arcaya, 13 (Vitoria-Gasteiz)‖, en Arkeoikuska’06, Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz, págs. 267-270. NÚNEZ HERNÁNDEZ, S.I. (2007): ―Arquitectura y urbanismo en las ciudades romanas del Valle del Duero: los grandes conjuntos monumentales‖, NAVARRO, M.; PALAO, J.J.; MAGALLÓN, M.A.: Villes et Territoires dans le Bassin du Douro à l’époque romaine. Actes de la table-ronde
158

internationale (Bordeaux, septembre 2004), SALDVIE et Conseil Régional d’Aquitanie, Bordeaux, págs. 99-124. NÚÑEZ MARCÉN. J: (1998): ―La arquitectura pública de época romana en el País Vasco y sus áreas geográficas limítrofes. Una aproximación crítica‖, en Iberia I, Universidad de La Rioja, Logroño, págs. 115-144. NÚÑEZ MARCÉN, J. (2002): ―El paisaje urbano de las ciudades romanas del área vascona‖, en IGLESIAS GIL, J.M. (Ed.): Cursos sobre el Patrimonio Histórico, 6. Actas de los XII Cursos Monográficos sobre el Patrimonio Histórico, Universidad de Cantabria-Ayuntamiento de Reinosa, Santander, págs. 413-432. NÚÑEZ MARCÉN, J. (2003): ―La calzada ―Astorga-Burdeos‖ (ab Asturica Burdigalam): elemento de articulación del territorio y de romanización‖, en PASTOR DÍAZ DE GARAYO (Coord.): La Llanada Oriental a través de la historia: claves desde el presente para comprender nuestro pasado, Diputación Foral de Álava, Vitoria-Gasteiz, págs. 35-42 NÚÑEZ, J.; SÁENZ DE URTURI, P. (2005): ―Una mutatio de la Vía Ab Asturica Burdigalam en Mariturri (Vitoria/Álava)‖, en Archivo Español de Arqueología, 78, Instituto de Historia del CSIC, Madrid, págs. 189-207.

LÓPEZ RODRÍGUEZ, J.R. (1988): Terra sigillata hispanica tardía decorada a molde de la Península Ibérica, Salamanca. LOZA, M.; NISO, J. (2006): ―Arcaya, 18 (Vitoria-Gasteiz)‖, en Arkeoikuska’05, Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz, págs. 270-276. LLANOS ORTIZ DE LANDALUCE, A. (1974): ―Urbanismo y Arquitectura en poblados alaveses de la Edad del Hierro‖, en Estudios de Arqueología Alavesa, Tomo VI, Consejo de Cultura de la Diputación Foral de Álava, Vitoria, págs. 101-146.

159

LLANOS ORTIZ DE LANDALUCE, A. (Dir.)(1987): Carta Arqueológica de Álava (hasta 1984), Diputación Foral de Álava, Vitoria—Gasteiz.

LLANOS ORTIZ DE LANDALUCE, A. (2002): Gentes del Hierro en privado. La Casa en la Edad del Hierro en Álava, Diputación Foral de Álava, Vitoria-Gasteiz. LLANOS, A.; AGORRETA, J.A. (1972): ―Nuevas sepulturas de hoyos de incineración en Álava‖, Estudios de Arqueología Alavesa, vol. V, Diputación Foral de Álava, Vitoria, págs. 99 a 112. OJEDA SANMIGUEL, R. (2004): ―Vascos y ferrerías de viento (haizeolak) en los alrededores de San Juan del Monte‖, en López de Gámiz, XXXVII, Instituto Municipal de la Historia, Miranda de Ebro, págs. 7-37. PASCUAL FERNÁNDEZ, J.M. (2000): ―Comunicaciones Terrestres y Fluviales durante la época romana‖, en La Rioja Tierra Abierta, versión digital en

http://www.geocities.com/urunuela31/iter/comunicaciones.htm.

PEÑA PÉREZ, J. (Coord.) (2002): Miranda de Ebro en la Edad Media, Ayuntamiento de Miranda de Ebro, Miranda de Ebro.

PRADALES CIPRÉS, D. (2005): La Romanización de la Meseta Norte, CajaCírculo, Burgos. QUIRÓS CASTILLO, J.A. (2003): ―La Llanada oriental entre la tardoantigüedad y el año mil, las transformaciones en la estructura del hábitat y del poblamiento rural‖, en PASTOR DÍAZ DE GARAYO (Coord.): La Llanada Oriental a través de la historia: claves desde el presente para comprender nuestro pasado, Diputación Foral de Álava, Vitoria-Gasteiz, págs.43-53. RÁMIREZ SÁDABA, J.L.; PASCUAL MAYORAL, M.P. (2000): ―La aportación de Roma a la Cultura‖, en La Rioja Tierra Abierta, versión digital en

http://www.geocities.com/urunuela31/roma/roma.htm.

ROSKAMS, S. (2003): Teoría y Práctica de la Excavación, Crítica Arqueología, Barcelona.
160

RUIZ VÉLEZ, I. (2001): El Ritual Funerario en las necrópolis burgalesas de la Edad del Hierro (discurso de ingreso del Académico Numerario Ilmo. Sr. 18 de Mayo de 2001, y Contestación del Ilmo. Sr. D. Juan Carlos Elorza Guinea, Institución Fernán González, Academia Burgense de Historia y Bellas Artes, Burgos. RUIZ VÉLEZ, I. (2005): ―La panoplia guerrera de la necrópolis de Villanueva de Teba (Burgos)‖, Gladius, XXV(1), Instituto de Historia, CSIC. Edición on-line:

http://gladius.revistas.csic.es/index.php/gladius/article/view/24/25 RUIZ VÉLEZ, J.C.; ELORZA GUINEA, J.C. (1991—92): ―Tahalí damasquinado en plata de Miranda de Ebro (Burgos)‖, Zephyrus, XLIV-XLV, Universidad de Salamanca, Salamanca, págs. 579—586.

SACRISTÁN DE LAMA, J.D. (1986): La Edad del Hierro en el valle medio del Duero, Rauda (Burgos), Universidad de Valladolid, Valladolid.

SÁEZ, T. (1892): Reseña Histórica de Miranda de Ebro, Imprenta de los Hijos de Pujol, Vitoria. SAÉNZ DE BURUAGA, A. (2006): ―Observaciones en torno al trazado de la vía Astorga-Burdeos por Álava a partir de los monumentos epigráficos‖, Estudios de Arqueología Alavesa, nº 23, Instituto Alavés de Arqueología, Vitoria-Gasteiz, págs. 101-126. SAÉNZ DE URTURI, P. (1996): ―Estudio del Yacimiento romano de Arkaia (Vitoria-Gasteiz)‖, en Arkeoikuska’06, Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz, págs. 17-22. SAÉNZ DE URTURI, P. (1997): ―Estudio del Yacimiento romano de Arkaia (Vitoria-Gasteiz)‖, en Arkeoikuska’07, Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz, págs. 42-45.

SÁNCHEZ ZUFIAURRE, L. (2007): Técnicas constructivas Medievales. Nuevos documentos arqueológicos para el estudio de la Alta Edad Media en Álava, Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz.
161

SANTOS YANGUAS, J. (1984): ―Conquista y ordenación del territorio de Álava por los romanos en época altoimperial‖, en VV.AA.: La Formación de Álava. 650 Aniversario de Pacto de Arriaga (1332-1982). Congreso de Estudios Históricos, Diputación Foral de Álava, Vitoria-Gasteiz, págs. 447-446. SAN VICENTE, I. (1999): ―Historia Antigua. Autrigones y Romanos‖, VV.AA.: Historia de Miranda de Ebro, Ayuntamiento de Miranda de Ebro-Instituto Municipal de la Historia, Miranda de Ebro, 1999, págs. 21-35. SAN VICENTE, I. (2003): ―La época romana‖, RIVERA, A. (dir.): Historia de Álava, Nerea, Donostia—San Sebastián. SOLANA, J.A. (1977): ―Excavaciones Arqueológicas en Arce Mirapérez, Miranda de Ebro (Burgos), Campaña 1973‖, en Noticiario Arqueológico Hispánico. Arqueología V, Madrid, págs. 183-185.

SOLANA, J.A. (1978): Autrigonia Romana. Zona de Contacto Castilla—Vasconia, Universidad de Valladolid. SOLANA, J.M. (1993): ―Los Autrigones: vida y costumbres‖, en XI Cursos de Verano en San Sebastián, IV Cursos Europeos. Indígenas y Romanos en el norte de la Península Ibérica, Universidad del País Vasco, Vitoria-Gasteiz, págs. 67-94.

SOLAUN BUSTINZA, J.L. (2005): La cerámica medieval en el País Vasco (Siglos VIII-XIII), Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz.

SPENCE (Ed.)(1994): Archaeological Site Manual, Museum of London, Londres. TERRENATO, N. (2001): ―Yacimiento/No Yacimiento‖, en FRANCOVICH, R.; MANACORDA, D. (Eds.)(2001): Diccionario de Arqueología, Crítica Arqueología, Barcelona, págs. 364-365.
162

TERRAZAS BARRÓN, A. (2007): ―El Puente de Miranda de Ebro‖, en Puente, nº 1, Diciembre de 2007, Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Miranda de Ebro, Miranda de Ebro, pág. 3. UNZUETA, M.; MARTÍNEZ, A. (1994): ―Proyecto de variante y túnel entre las conchas de Haro y el cruce de Briñas‖, en Arqueología de Urgencia en Álava, 1989-1993, Diputación Foral de Álava, Vitoria-Gasteiz, 1994, págs. 43-60. VARÓN HERNÁNDEZ, F.R. (1999): ―El área arqueológica romana del valle de Miranda de Ebro‖, en Estudios Mirandeses, 19, Fundación Cultural Profesor Cantera Brugos, Miranda de Ebro, págs. 71-88.

VARÓN HERNÁNDEZ F.R. (2000)(Inéd.): Proyecto Arce 1999, Memoria de la Campaña de Prospecciones en Arce-Mirapérez, depositada en el Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León en Burgos. VARÓN HERNÁNDEZ, F.R. (2001): ―Arqueología Mirandesa: Arce-Mirapérez‖, en Estudios Mirandeses, XXI, Fundación Cultural Profesor Cantera Burgos, Miranda de Ebro, págs. 5-22.

VARÓN HERNÁNDEZ, F.R. (ONDARE BABESA, S.L., Inéd.)(2004): Valoración Arqueológica del Polígono Industrial ―Rottneros‖. Arce-Mirapérez, Miranda de Ebro, depositado en Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León en Burgos.

VARÓN HERNÁNDEZ, F.R. (ONDARE BABESA, S.L.)(2005): Prospección Intensiva y Excavación de Sondeos Arqueológicos. Yacimiento de Arce-Mirapérez (Miranda de Ebro, Burgos). Memoria Final, http://www.ondarebabesa.com /esp/pdf/memoriafinal.pdf . VARÓN HERNÁNDEZ, F.R. (2007): ―Arcaya. Polígono 2007, Manzana 3.200 (Vitoria-Gasteiz)‖, en Arkeoikuska’06, Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz, págs. 271-273.

VARÓN HERNÁNDEZ, F.R. (ONDARE BABESA, S.L.); NISO, J. y LOZA, M. (Iterbide, S.C.)(2008, Inéd.): Valoración Arqueológica del Polígono Industrial ―Rottneros‖ y rotonda en N740. 2004 y 2006. Yacimiento de Arce-Mirapérez. Miranda de Ebro (Burgos). Estudio de
163

Materiales, depositado en el Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León en Burgos.

VV.AA.: Historia de Miranda de Ebro, Ayuntamiento de Miranda de Ebro-Instituto Municipal de la Historia, Miranda de Ebro, 1999.

164

165

Este texto se corresponde con la memoria para la obtención del Diploma de Estudios Avanzados en Arqueología y Territorio en Época Histórica, vinculado al área de Conocimiento de Arqueología. Fue realizado bajo la dirección del Profesor Doctor D. Julio Núñez Marcén, profesor titular del Departamento de Geografía, Prehistoria y Arqueología de la Facultad de Letras de Vitoria de la Universidad del País Vasco-Euskal Herriko Unibersitatea y presentado ante Tribunal el 26 de Noviembre de 2008 obteniendo la calificación de Apto. Se han hecho leves correcciones ortográficas y de estilo frente al original depositado en aquella ocasión. También se han atendido a las amables sugerencias y observaciones del Tribunal, sobre todo en lo referido a las cifras de población estimadas para el momento Altoimperial del yacimiento. No obstante estas dos circunstancias no han alterado el espíritu del contenido. Algunos de los contenidos, sin embargo, han podido quedar obsoletos al haberse producido importantes novedades provenientes de la excavación arqueológica sobre el yacimiento, sobre las que esperamos dar noticias en breve. Una parte de esta memoria de DEA se publicó en la revista Estudios Mirandeses en el año 2008: http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2770563

Miranda de Ebro, 7 de Febrero de 2011

Arce-Mirapérez. Nuevas Perspectivas Arqueológicas. por F. Rafael Varón Hernández se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercialSinObraDerivada 3.0 Unported.

166