16

l

l

EL COMERCIO lunes 7 de febrero del 2011

más, pero el cálculo no es difícil”, nos advirtió Tam. El BBVA y el Scotiabank también están fuera de alcance por sus propias estrategias globales de bancos transnacionales. Simplemente, en una coyuntura global y local como la actual, no tiene ningún sentido vender e irse. Sigamos. Si los bancos grandes están fuera de alcance por preciooestrategia,¿qué hay de comprar bancos más chicos? Castagnola piensa que está totalmente fuera de discusión pagar entre tres y cuatro veces valor libro por un banco con 2% de participación de mercado, pues “de todos modos hay que realizar una inversión adicional muy grande en términos de dinero y tiempo”. Tam agrega: “incluso hay que invertir en introducir la cultura del banco comprador en el banco adquirido y eso siempre es costoso y complicado (...) y es peor y más complicado y costoso comprar varios bancos chicos pensando en fusionarlos luego (...), por eso termina siendo mejor y más fácil empezar desde cero y esperar a que aparezca la oportunidad”. Es cierto, solo el costo de integración de las plataformas tecnológicas puede ser altísimo, como sucedió cuando el Banco Santander compró los bancos Interandino, Mercantil y Del Sur a finales de la década de los 90. Evidentemente, Tam se refiere al caso del HSBC, que entró al mercado en el 2006 y hoy,cincoañosdespués,tiene el 1,78% de las colocaciones. Pero como explicó en su momento su gerente general, Luis Felipe Mauger, ellos están “atentos a cualquier oportunidad que se presente”. Hoy, el Santander –que vino y se fue dos veces vendiéndole todo al BCP y perdiendo un platal en el proceso– está en el mismo plan: mirando qué compran, según nos comentó el superintendente.
¿ENTONCES?

Nunca van a haber 10 Interbank –lo que sería el escenario ideal de desconcentración y competencia– pero vamos a tener un mercado que va a ir

creciendo con la economía: al incorporar a más y más gente al mercado laboral, elevar el ingreso promedio y el consumo, más personas pasarán a engrosar las filas de la clase media. Esas son las personas que formarán el núcleo de la bancarización de aquí en más: los empleados de las hoy microempresas y pequeñas empresas, y los dueños de esos emprendimientos. Muchísima gente. Por eso hay que estar. Un ejemplo claro: la demanda por crédito se ha de multiplicar en los próximos meses o años simplemente porque ahora existe oferta de más bienes y servicios en lugares donde esta era bajísima o no existía: solo en el 2010 se abrieron cuatro grandes centros comerciales en provincias (tres en Arequipa), lo que supone inversiones que obedecen a la apuesta de que el consumo estará a la altura del reto. “Todas esas personas antes no tenían necesidad de tener una tarjeta de crédito porque no había nada que comprar o solo la tenían para veniraLima,peroahoralavan a tener”, afirma, sin atisbo de duda, Felipe Tam. Y es verdad, los bancos grandeslovieron(unpocotarde) y empezaron a comprar microfinancieras. Primero el BBVA a través de su Fundación (Caja Nuestra Gente), luego el Scotiabank (Banco del Trabajo, hoy financiera Crediscotia) y finalmente el BCP(financieraEdyficar).“Es un negocio tan especializado que en la práctica es incompatible con las plataformas y estructura de costos de los bancos”, como explica el presidente de la Fundación Microfinanzas BBVA, Manuel Méndez del Río. Como dice Bayly del BCP, “son pocos los países que tienen suficiente conocimiento de cómo operan las microfinanzas como para querer entrar en este segmento (...), en el Perú estamos muy cerca de tener mejores prácticas mundiales, por lo que son pocos los países que, creo, van a querer entrar”. En la lista de solicitudes de autorizaciones de fun-

ÓSCAR ROCA

¿IGUAL? UNA VISTA DEL DISTRITO FINANCIERO QUE QUIZÁ SE VERÁ MUY DISTINTA EN 10 AÑOS.

INGRESOS ESPAÑOLES

El 50% llegó de América Latina
De acuerdo con el superintendente de Banca, el 50% de los ingresos de los grandes bancos españoles provino de Latinoamérica. Los márgenes son altos, las operaciones limpias, los activos representan efectivamente la calidad de los bancos, la morosidad no es un problema estructural y la regulación suele ser bastante rígida (particularmente en el caso peruano), pero se está cómodo. Y da mucho dinero.

EXPECTATIVAS. MUCHOS BANCOS ESPERAN QUE LA CLASE MEDIA CREZCA CON LA INCLUSIÓN DE MÁS PERSONAS.

cionamiento y organización ante la SBS (en la infografía) es evidente: la gran mayoría son microfinancieras de grupos económicos locales o con ‘know how’ local como Incasur, Prisma o Cross Interamericana. Es preparándose para eso que vienen los bancos grandes: para repartirse la torta cuando vaya creciendo, a medida que las microfinancieras vayan graduando a más y más personas.Pues,comoasevera Tam: “ningún banco viene a hacer experimentos, sino lo

que acostumbra a hacer”. Porque, que el Banco Cencosud ya esté en el partidor para competir con Ripley y Saga casi de igual a igual desde el arranque en el segmento de crédito de consumo (800.000 tarjetas de crédito ya emitidas a través de la marca Metro) no quiere decir que las tasas se van a caer. No sustancialmente. Lo mismo se puede decir de los bancos que van entrando a mirar con una oficina de representación o una oferta de productos especializados, la cosa es tenerun pie adentro.

COLOFÓN

Seamos realistas, entró el Deutsche Bank, entró el Santander, entró el HSBC a hacer de todo, ha entrado el ICBC Limited y entrará el Itaú y el Bank of Tokio (este último a recuperar a sus antiguos clientes, particularmente empresas de la comunidad nikkéi, como Avícola San Fernando), pero las cuotas de mercado –es decir, la concentración– se mantuvieron, se mantienen y seguramente se mantendrán similares.

La competencia por nicho seguirá siendo brutal en microfinanzas con el ingreso de más microfinancieras, desgarrada y hasta temeraria en consumo, exasperante en el sector de ingresos medios y frustrante y lánguida en el sector corporativo, como muestra la reciente evolución de algunas tasas de interés. Como señala Castagnola de Apoyo, competencia hay, pero falta que los márgenes se reduzcan, pues, como hemos visto, es muy grande aún. Comparados con Chile –por poner un ejemplo cliché– el margen es brutal. Al respecto, Goldzsmidt dijo el año pasado: “Es que ese mercado está quemado, es superduro competir ahí”. Se nota. Sin embargo, es poco probable que la competencia existente se vaya a radicalizar mucho más. Al menos, no hasta que el crecimiento económico tan publicitado por los últimos gobiernos nos alcance a todos, pues la bancarización empezará por el lado de la demanda de productos financieros mucho antes de que vayan a reconfigurarse las actuales cuotas de mercado. Es probable que nunca antes en la historia del Perú la cantidad de recursos buscando rentabilizarse a través de actividades que persiguen financiamiento haya sido tan grande (ver En off, pág. 4). Así que los recursos están; el descalce está en los canales. En la medida en que crezca la demanda, gracias a un engrosamiento clave de la clase media, el mercado y la oferta –con una oferta más robusta y de angurria moderada– se incrementarán también. Luego, como producto de lacompetencia,losespectaculares ROE que vemos hoy se reducirány,entonces,entrary estar en el sistema financiero peruano se irá haciendo cada vez menos atractivo. A esto, seguirá una consolidación del sistema: algunos se querrán ir, algunos se quedarán peleándose por los márgenes cada vez más escuálidos y se comprarányfusionaránunos con otros. Y entonces, empezará el baile.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful