Las Resoluciones de la

EXCELENTÍSIMA CORTE SUPREMA DEL PARAGUAY
“La Crítica a los fallos es libre” (Art. 256, C. N.) Abog. Hans Otto Kroeger K. hokroeger@yahoo.com

Para quiénes acompañan mi caso, vuelvo a publicar una, digamos, “interesante” (para no “ofender” a nadie) resolución de la Corte Suprema de Justicia (Nº 2447/10), acompañada de los siguientes comentarios: En fecha 13 de Octubre de 2008 el Consejo de Superintendencia de la Corte Suprema de Justicia dicta la RESOLUCIÓN C.S.C.S.J. Nº 440, por la cual resuelve casar mi matrícula de abogado. En dicha Resolución deniega el derecho a defensa, bajo la siguiente excusa, expresa: “los fundamentos esgrimidos por el sumariado al ejercer la defensa, en los casos relacionados a cuestiones atinentes al ámbito jurisdiccional, no pueden ser estudiados dentro de un proceso disciplinario” Declara: “Que el Abogado Hans Otto es responsable de los hechos denunciados conforme a las probanzas agregadas en autos.” No da ninguna razón a tal conclusión, y tampoco especifica cuáles hechos definidos en concreto (tiempo, lugar, circunstancias) habrían sido probados, o cómo habrían sido probados. Lo único que alegaron en concreto, es que yo había tomado fotos, y realizado grabaciones de audiencias públicas, sin “autorización expresa” del juez. Declara que “...los actos mencionados y probados precedentemente constituyen faltas administrativas...”, sin que le sea posible mencionar alguna Ley, Reglamento o Acordada, que específicamente señale como falta tales hechos, mucho menos una disposición que la señale como falta grave sancionable con la casación de matrícula. Al final de su argumentación (carente de fundamentos) dispone: “corresponde la casación de la matrícula del profesional abogado sumariado circunstancia no definitiva debido a que la Corte Suprema de Justicia puede rever la casación una vez

que los hechos que motivaron esta resolución (comportamiento indecoroso) hayan sido modificadas” En base a tal declaración, empecé a coleccionar pruebas de que los supuestos hechos por los cuales se me sancionó, SON FALSOS, y en fecha 04 de Noviembre de 2009, presenté ante la Corte Suprema de Justicia, pedido de matriculación, en base a lo decidido por la propia Corte, y conforme al Art. 93 del Código de Organización Judicial (COJ). La Corte, en vez de considerar las pruebas arrimadas, se llama al silencio, siendo que su entonces Presidente (no voy a citar el nombre para que no se considere este escrito como una “grave ofensa a la investidura”, se limita a dictar providencia que dispone “Estese a lo resuelto en la Res. Nº440”. Considerando que dicha Resolución dice que la Corte puede volver a conceder la matrícula; que el Art. 93 del COJ dispone que el rechazo de la matrícula debe dictarse mediante “RESOLUCIÓN FUNDADA”, y por los Ministros de la Corte, no por uno sólo de sus integrantes (ver el caso de LINO OVIEDO) cuya libertad dispuesta por el Presidente Cubas Grau fue declarada inconstitucional, porque sólo informó uno de los Ministros de la Corte), en fecha 24 de Febrero del año 2010, presenté urgimiento para que se me tome nuevo juramento. Recién ahora el “faux pas” empieza a incomodar la Corte, que, supuestamente en sesión plenaria de fecha 2 de Marzo de 201 dicta el supuesto Acta Nº 1/10, por la cual supuestamente se “decide” que el Abog. “HANS OTTO KROEGER”, a efectos de su juramento, “deberá ocurrir por la vía pertinente, lo que implica solicitar el levantamiento de la casación de la matrícula de Abogado”. Tal supuesta resolución me es “notificada” vía Secretaría, pero sin jamás permitir que yo tenga acceso a la tal “Acta Nº 1”. Por lo que presenté pedido de aclaratoria, en 18 de Marzo de 2010, solicitando: 1. Acceso a la supuesta Acta Nº 1/10. 2. Si tiene validez providencia ambigua firmada tan sólo por el Presidente del Tribunal, a efectos de tener por rechazado pedido de matrícula, sin fundamento alguno, en violación a lo dispuesto por el Art. 93 del COJ.
3. Cual sería la “vía pertinente” a la cual hace referencia la supuesta “Acta Nº 1/10”

4. En que Ley, Acordada o Reglamento estaría prevista. 5. Ante qué autoridad debe ser accionada (ya que la Resolución Nº 440/08 se refiere a la Corte Suprema, y ahora pretenden que no sería la vía pertinente). 6. Requisitos del procedimiento (visto que aparentemente no existe norma alguna al respecto, siendo todo nada más que invento de la Corte).

7. Cómo debo “acreditar” (inversión de la carga de la prueba) “los presupuestos

enunciados” (según Cédula de Notificación de fecha 08 de Marzo). Dicho pedido de aclaratoria no es resuelto, sino que el Secretario de la Corte (cuyo nombre no mencionaré por los motivos ya citados, se limita a emitir nueva “notificación” donde pretende que “trascribe textualmente las partes pertinentes del Acta Nº 1 del 2 de marzo de 2010.”, sin acrecentar absolutamente nada, y nuevamente negando acceso al Acta Nº 1. Por lo que en fecha 16 de Agosto de 2010, presento escrito, firmado por varios abogados, informando que vuelvo a ejercer la profesión. Poco después aparece en la prensa un comunicado del Consejo de Superintendencia de la Corte, por el cual amenaza con pasar los antecedentes al Ministerio Público, para el caso de que yo insista en ejercer la profesión:
Consejo de Superintendencia de la Corte informa que continúa vigente sanción contra un abogado Por Ppn .com.py - 9/27/2010 - 11:20 El Consejo de Superintendencia de la Corte Suprema de Justicia emitió un comunicado informando a jueces y camaristas, que continúa vigente la casación de la matrícula perteneciente al abogado Hans Otto Kroeger Kaethler, medida que se halla a la fecha firme y ejecutoriada. Mediante una circular, el Consejo de Superintendencia de la Corte Suprema de Justicia comunica a los jueces y tribunales de la República, que se halla vigente la casación de la Matrícula N° 16.186, perteneciente al abogado Hans Otto Kroeger Kaethler, dispuesta por el referido órgano del Poder Judicial. Dicha medida fue confirmada conforme a la Resolución N° 2.447 de fecha 23 de marzo de 2010, del pleno de la Corte Suprema de Justicia, medida que haya firme y ejecutoriada. Asimismo, el Consejo de Superintendencia de la Corte Suprema de Justicia, recuerda que ante la inobservancia en cumplimiento de l dispuesto, remitirá los antecedentes al Ministerio Público.

Es donde igualmente se hace referencia a la Resolución Nº 2447/10 que nunca me había sido notificada, sino que me entero de su existencia por este medio, y que, por sus interesantes aristas, se exhibe a continuación, escaneada, para que nadie diga que yo me haya inventado algo:

Véase, que ya en la primera línea la Corte hace referencia de que se trata de una ACLARATORIA. La misma expresión repite en el punto primero del “Resuelve”. Dispone el Código Procesal Civil, aplicable al caso: Art. 387. Objeto de la aclaratoria. Las partes podrán... pedir aclaratoria, con el objeto de que: a) corrija cualquier error material; b) aclare alguna expresión oscura, sin alterar lo sustancial de la decisión; y c) supla cualquier omisión... En ningún caso se alterará lo sustancial de la decisión. Por lo tanto, cualquier tribunal, inclusive la Corte Suprema de Justicia, al resolver aclaratoria – NO PUEDE RESOLVER NADA, y las aclaratorias DEBEN LIMITARSE EXCLUSIVA y NECESARIAMENTE A LO SOLICITADO POR LAS PARTES (Art. 15, CPP) inc. “d”. Pues bien; yo había solicitado aclaratoria, sobre los siguientes puntos:
1. Acceso a la supuesta Acta Nº 1/10. (La Corte no aclara el punto). 2. Si tiene validez providencia ambigua firmada tan sólo por el Presidente del

Tribunal, a efectos de tener por rechazado pedido de matrícula, sin fundamento alguno, en violación a lo dispuesto por el Art. 93 del COJ. (La Corte no aclara el punto).
3. Cual sería la “vía pertinente” a la cual hace referencia la supuesta “Acta Nº 1/10”

(La Corte no aclara este punto).
4. En que Ley, Acordada o Reglamento estaría prevista. (La Corte no aclara el punto). 5. Ante qué autoridad debe ser accionada (ya que la Resolución Nº 440/08 se refiere

a la Corte Suprema, y ahora pretenden que no sería la vía pertinente). (La Corte alega no tener competencia, y que el pedido debió ser planteado ante el Consejo de Superintendencia; la Resolución Nº 440/08 de la Superintendencia, dispone con toda la claridad que el órgano competente sería la Corte; por lo tanto, uno de estos órganos está mintiendo.)
6. Requisitos del procedimiento (visto que aparentemente no existe norma alguna al

respecto, siendo todo nada más que invento de la Corte). (La Corte no aclara el punto).
7. Cómo debo “acreditar” (inversión de la carga de la prueba) “los presupuestos

enunciados” (según Cédula de Notificación de fecha 08 de Marzo).(La Corte no aclara el punto) Por lo tanto, la Corte, en vez de aclarar los puntos oscuros (imposibles de aclarar, pues es todo invento de la Corte, y no tiene como justificar), procede redacta una nueva resolución, donde concluye:

“La solicitud de nuevo juramento deviene improcedente, tal como ya se resolviera” (no existe resolución alguna que así lo disponga, mucho menos lo dispuso providencia de la Presidencia). “Efectivamente, el recurrente debió haber recurrido ante el Consejo de Superintendencia de la Corte” (con esa expresión la Corte desmiente trascripción de la Resolución del Consejo, hecha apenas 5 líneas más arriba). “acreditando la alteración en su actitud calificada como indecorosa” Se me pide probar algo en relación a una calificación genérica referida a mi persona, y con inversión de la carga de la prueba. Esto, en doctrina se conoce como “prueba diabólica”. “por Memorando de fecha 23 de marzo de 2010, la Abogada Karina Penoni... manifestando que... vienen soportando expresiones calumniosas...” (no dice cuáles serían las expresiones calumniosas”. “Se advierte que el Abogado Hans Otto... persiste en actitudes que no condicen con el respeto...” Se llegó a esta conclusión, en base a un supuesto memorándum recibido este mismo día, y sin dar la menor posibilidad de defensa al acusado de calumnioso, lo que no significa otra cosa sino el conocimiento de la falsedad de tal denuncia. “Corresponde disponer la vigencia de la sanción impuesta” (La Corte ya se había declarado incompetente para resolver cualquier cuestión al respecto; además, se trata de una simple aclaratoria, por lo tanto no puede resolver nada al respecto, mucho menos utilizar un simulado hecho posterior para intentar justificar abusos anteriores – y sin dar oportunidad de defensa.

No creo que falte agregar más algo; los hechos hablan de por sí. Quizás, para mejor comprensión, la definición de “prueba diabólica”: “La prueba diabólica (en latín, probatio diabolica) o prueba inquisitorial es una expresión del ámbito del Derecho que describe la práctica de exigir una prueba imposible. En una probatio diabolica el interpelado deberá, por ejemplo, demostrar que algo no ha ocurrido, la inexistencia de algo, o su propia inocencia en un proceso judicial, cuando lo correcto según el Derecho moderno es que la «carga de la prueba» corresponde a quien ha de probar la existencia de algo, o probar la culpabilidad.” (http://es.wikipedia.org/wiki/Prueba_diab%C3%B3lica). “No puede exigirse a la imputada la asunción de una carga procesal que no le corresponda, ni puede verse obligada a aportar al expediente disciplinario uno verdadera prueba diabólica. ... en tal sentido hemos dicho ya que la presunción de inocencia compone en el orden estricto sensu determinadas exigencias. Una primordial consiste en la carga de probar los hechos constitutivos de cada infracción que corresponde ineludiblemente a la Administración Pública actuante.” (“Formularios de Procedimiento Administrativo” - SALVADOR MARTIN VALDIVIA – Editorial Lex Nova – Valladolid – 2010 – Pg. 151)

En cuanto a la N.S. Nº 1917, publicada en TNPRESS de Ciudad del Este, fecha 03 de Febrero de 2011, cabe señalar que evita cuidadosamente referirse al pedido de matriculación de fecha 04 de Noviembre de 2011. La forma que la “dignísima” Corte Suprema de Justicia ha encontrado para evitar tener que hacer justicia, es la de callar los hechos que no le convienen, o sea, que ponen en evidencia la arbitrariedad.