You are on page 1of 13

Introducción al proyecto

General:
El sistema nervioso es una red de tejidos altamente especializada, que tiene como
componente principal a las neuronas, células que se encuentran conectadas entre sí de
manera compleja y que tienen la propiedad de conducir, usando señales electroquímicas,
una gran variedad de estímulos dentro del tejido nervioso y hacia la mayoría del resto de
los tejidos, coordinando así múltiples funciones del organismo. En el caso del humano,
el sistema nervioso constituye el 70% del cuerpo, por lo general los nervios van
conectados desde ligamentos hasta pequeñísimas arterias y conexiones.
La neurona es la unidad funcional y estructural del sistema nervioso que produce y
transmite el impulso nervioso. Esta se encuentra formada por tres partes: El cuerpo
neuronal o soma, una prolongación larga y poco ramificada llamada axón y otras
prolongaciones muy ramificadas alrededor del soma llamadas dendritas.

La sinapsis (del griego


σύναψις, "enlace") es un
contacto, muy especializado, que se establece entre dos neuronas y a través del cual se
transmiten las señales nerviosas de unas células nerviosas a otras.
La mielina es un sistema de bicapas fosfolipídicas y proteínas que se encuentra en el
sistema nervioso, en concreto formando vainas alrededor de los axones de las neuronas
en seres vertebrados y permite la transmisión de los impulsos nerviosos entre distintas
partes del cuerpo gracias a su efecto aislante. En el sistema nervioso periférico, los
axones de nervios craneales y raquídeos están rodeados por vainas de mielina producida
por las células de Schwann. En cambio, la mielina que rodea los axones que se
encuentran en el sistema nervioso central es producida por las células llamadas
oligodendrocitos.

Nuestro estudio se centra en el SNP, por lo que ahora se informará sobre las células de
Schwann: son células gliales periféricas que se originan en la cresta neural embrionaria
y acompañan a la neurona durante su crecimiento y desarrollo. Recubren a las
prolongaciones (axones) de las neuronas formándoles una vaina aislante de mielina.
Según el diámetro del axón, la célula de Schwann desarrolla una estructura diferente:
Acompañando a los axones neuronales de pequeño diámetro, se encuentran las células
de Schwann no mielinizantes (sin mielina) y pueden alojar varios axones.
Por el contrario, los axones de mayor diámetro, son envueltos por células de Schwann
mielínizantes, es decir que sí poseen mielina. A lo largo de los axones, en su envoltura
mielínica se producen bandas circulares sin mielina, lo cual parece coincidir con el
límite entre las células de Schwann. Estas bandas sin mielina se llaman nodos de
Ranvier. La mielina se compone de capas concéntricas de la membrana de las células
de Schwann que rodean de manera espiralada al axón de la neurona.

La mielina, que envuelve al axón, provoca que la señal eléctrica que lo recorre no pierda
intensidad, facilitando que se produzca la denominada conducción saltatoria. El impulso
nervioso puede ir a una mayor velocidad gracias a estas vainas de mielina, ya que el
impulso va de nodo en nodo, salteándolos. De otra forma el impulso nervioso sería muy
lento y cada señal en el organismo llegaría muy tarde.
También las células de Schwann ayudan a guiar el crecimiento de los axones y en la
regeneración de las lesiones (neurapraxia y axonotmesis, pero no en la neurotmesis) de
los axones periféricos.
El nervio ciático es el nervio más ancho y largo del cuerpo. Comienza en la pelvis, va
hasta la parte superior de los muslos por los cuales continúa y se divide en dos pequeñas
ramas detrás de la rodillas que van hasta los pies. Este nervio del SNP, se caracteriza por
ser rico en mielina, es por ello que es utilizado como modelo de nervio periférico para el
estudio de los procesos de desmielinización-remielinización nerviosa.
Para los estudios en seres humanos, el sistema nervioso se puede dividir en dos partes:
el sistema nervioso central (SNC) y el sistema nervioso periférico (SNP). Nuestro
estudio específico se centra en el SNP: Ala vez el sistema nervioso periférico esta
compuesto por: El sistema nervioso somático (SNS) y el sistema nervioso autónomo.
El sistema nervioso somático está formado por neuronas sensitivas que llevan
información (por ejemplo, dolor) desde los receptores sensoriales (de los sentidos: piel,
ojos, etc.) -fundamentalmente ubicados en la cabeza, la superficie corporal y las
extremidades. Se encarga de obtener y transmitir la información detectada por los
sentidos y de enviar instrucciones que permiten el movimiento voluntario de los
músculos. El sistema nervioso autónomo, (también conocido como sistema nervioso
vegetativo), a diferencia del sistema nervioso somático, recibe la información de las
vísceras y del medio interno, para actuar sobre sus músculos, glándulas y vasos
sanguíneos. A diferencia del sistema nervioso somático y central, es involuntario
activándose principalmente por centros nerviosos situados en la médula espinal, tallo
cerebral e hipotálamo. También, algunas porciones de la corteza cerebral como la
corteza límbica, pueden transmitir impulsos a los centros inferiores y así, influir en el
control autónomo. El sistema nervioso autónomo es sobre todo un sistema eferente e
involuntario que transmite impulsos desde el sistema nervioso central hasta la periferia
estimulando los aparatos y sistemas de órganos periféricos. Estas acciones incluyen: el
control de la frecuencia cardiaca y la fuerza de contracción, la contracción y dilatación
de vasos sanguíneos, la contracción y relajación del músculo liso en varios órganos,
acomodación visual, tamaño pupilar y secreción de glándulas exocrinas y endocrinas,
regulando funciones tan importantes como la digestión, circulación sanguínea,
respiración y metabolismo.
A su vez el sistema nervioso somático esta compuesto por los nervios espinales y los
nervios craneales.
Los nervios espinales o también conocidos como nervios raquídeos son aquellos que se
prolongan desde la médula espinal y atraviesan los orificios vertebrales para distribuirse
en las distintas zonas del cuerpo. Se dividen en sensitivos y motores, los cuales entran y
emergen a la medula respectivamente; los sensitivos por la cara posterior de la médula y
los motores por la cara anterior de ésta y salen directamente de la sustancia gris que está
cubierta por la sustancia blanca de la médula, al juntarse se forma un nervio mixto el
cual tiene características de los dos tipos de fibras. Antes de formar el nervio la raíz
sensitiva posee un ganglio sensitivo que es una acumulación de células.
Los nervios craneales o pares craneales son los que envían información sensorial
procedente del cuello y la cabeza hacia el sistema nervioso central. Reciben órdenes
motoras para el control de la musculatura esquelética del cuello y la cabeza. Está
conformado por 12 pares de nervios.
El sistema nervioso autónomo esta dividido funcionalmente en:

• Sistema simpático: usa noradrenalina como neurotransmisor, y lo constituye una


cadena de ganglios. Está implicado en actividades que requieren gasto de
energía. También es llamado sistema adrenérgico o noradrenérgico.

• Sistema parasimpático: Lo forman los ganglios aislados y usa la acetilcolina.


Está encargado de almacenar y conservar la energía. Es llamado también sistema
colinérgico.

• Rama entérica: regula la actividad gastrointestinal y coordina los reflejos


peristálticos.

He aquí una imagen que representa al sistema nervioso autónomo:


Todos los tejidos y órganos de los animales vertebrados, incluyendo al hombre, regulan
su crecimiento y mantenimiento a través de moléculas de señalización difusibles.
Dichas señales son requeridas para la supervivencia de todas las células de los
organismos multicelulares, y su ausencia provoca la muerte celular. Esas moléculas son
los llamados factores tróficos. Estas proteínas ejercen su función a través de receptores
situados en los órganos blanco (sea tejido periférico o perteneciente al sistema nervioso
central). En muchos tejidos la expresión de estos factores es incrementada en respuesta
a trauma, inflamación, infección o crecimiento tumoral.
Existen fuertes evidencias que indican que la supervivencia de los precursores de las CS
es absolutamente dependiente de señales axonales mediadas por la β neuregulina. La
supervivencia de las CS, sin embargo, debe ser regulada de una manera diferente, desde
que la transección de un nervio adulto no lleva a la muerte de las CS (Grinspan y col
1996, Trachtenberg y col 1996). Las CS de la region distal de los nervios transectados
sobreviven un tiempo considerable en ausencia de axones, aunque el número disminuye
gradualmente y pierden algunas de las señales externas (Li y col 1998). Asimismo, las
CS sobreviven bien sin la presencia de neuronas in vitro bajo condiciones normales de
cultivo, por ejemplo cuando se siembran a una moderada y aún a alta densidad (Jessen y
col 1994). Estas observaciones indican que hay cambios en el desarrollo de las CS: la
supervivencia de precursores depende de señales axonales, mientras que la
supervivencia de la CS maduras es axón independiente.
La supervivencia de las CS en ausencia de axones es crítica en el contexto de la
regeneración nerviosa. Las CS se separan del axón en el segmento distal de la injuria
nerviosa. Para que la reparación sea exitosa, los axones deben entrar en este segmento y
crecer a través de él de manera de permitir el correcto direccionamiento a los blancos.
Numerosos estudios han mostrado que el crecimiento del axón depende de la presencia
de las CS existentes en el segmento distal del nervio injuriado, probablemente a raíz de
que los axones requieren interacciones con las moléculas de adhesión de las CS tal
como L1 y N-CAM, con moléculas de la matriz extracelular como laminina 2 y con
factores tróficos como NGF (factor de crecimiento nervioso), BDNF (factor nervioso
derivado del cerebro) y NT3 (neurotrofina 3) (Fawvett y col 1990, Nadim y col 1990).
Los factores tróficos necesarios para la supervivencia de las neuronas, se denominan
factores neurotróficos, dentro de los cuales existen varias familias. Las neurotrofinas
constituyen una de dichas familias. La supervivencia de la mayoría de las neuronas
parece depender no solamente de una única molécula, sino de múltiples factores de la
misma familia, o de distintas familias que pueden ser requeridos secuencialmente o
simultáneamente. Las neuronas normalmente pueden cambiar su dependencia de uno a
otro factor durante el desarrollo, y la ausencia de estos factores o de sus receptores,
producen la muerte de todas las neuronas que dependen de él. Frecuentemente distintas
poblaciones de neuronas responden al mismo factor de diversas formas, y la misma
neurona puede responder en forma diferente al mismo factor, dependiendo del estadio
del desarrollo en el que se encuentre. Como los neurotransmisores, los factores
tróficos actúan sobre distancias relativamente cortas como mensajeros químicos entre
células, y pueden causar cambios transitorios rápidos en la actividad sináptica, como así
también cambios a largo plazo en las neuronas.
Actualmente se ha adoptado el nombre de citokinas para incluir varias familias de
proteínas de secreción que median diversas respuestas biológicas, incluyendo cambios
en el sistema inmune (interleukinas), citotoxidad tumoral (TNF: tumor necrosis factor),
inhibidores de la replicación viral o del crecimiento celular (interferones), supervivencia
y diferenciación neuronal (neurotrofinas, dentro de las cuales están: NGF: nerve growth
factor, BDNF: brain derived neurotrophic factor, NT-3: neurotrofina 3, NT4/5:
neurotrofina 4/5, NT6: neurotrofina 6), proliferación y diferenciación celular en
diversos tejidos y órganos, y diferenciación de células IGFs: insulin-like growth factors,
GDNF: glial cell-line derived neurotrophic factor, TGF: transforming growth factor,
FGF: fibroblast growth factor, EGF: epidermal growth factor, etc).

La membrana de mielina
A medida que el sistema nervioso madura, la mielinización comienza primero en
ciertos sectores del SNP, luego la médula espinal y por último el cerebro. La mielina es
una membrana presente en el sistema nervioso de todos los vertebrados y su función es
facilitar la conducción del impulso nervioso en los axones. Se origina luego de una
modificación de la membrana plasmática de las células de Schwann (CS) en el SNP y de
los oligodendrocitos (OLG) en el SNC. Rodea a los axones en forma de espiral,
constituyendo alrededor del 50% de su peso seco.

Organización de la mielina en el SNP


Cada unidad CS-axón de una fibra mielinizada se llama internodo, esta región se
localiza entre dos nodos de Ranvier, que representan a segmentos de axón no
recubiertos por mielina. Así, el componente glial de cada nodo de Ranvier está formado
por regiones laterales no compactadas de dos CS adyacentes como se muestra en la
figura 5.
Fig. 5. Representación esquemática de un axón mielinizado (sección longitudinal).
La parte de la izquierda del diagrama muestra una ampliación de la región de la mielina
compacta para ilustrar la formación de la línea densa mayor y las líneas intraperiódicas.
Para simplificar el esquema las proteínas de la mielina se omitieron de la bicapa de la
membrana. (Garbay B, Progress in Neurobiology, 2000)
La formación de internodos consecutivos a través de la fibra mielinizada es la
clave de la propagación del impulso nervioso (Stampfli y col 1981, Ritchie y col 1984,
Waxman y col 1985, Ritchie y col 1987) que ocurre a través del proceso denominado
"conducción saltatoria". Tiene una ventaja sobre los sistemas invertebrados más
primitivos, con una rápida conducción basada en los axones más largos, ahorrando de
esta manera espacio y energía durante la propagación del impulso.
Los estudios por microscopía electrónica permiten visualizar a la mielina como
una superposición de diferentes capas de proteínas que aparecen como líneas alternadas
oscuras y menos oscuras, separadas por cadenas de lípidos, sin tinción. La línea menos
oscura o intraperiódica corresponde a las caras externas de la membrana
citoplasmática que están en aposición cercana (pero no fusionada) con las proteínas que
se encuentran insertas allí. La línea oscura o densa principal corresponde a las caras
internas de la membrana fusionadas (Figura 6). La distancia repetida observada de este
patrón de líneas densas e intraperiódica varía dependiendo de la especie a la que
pertenece la muestra y si la toma de material corresponde a SNC o SNP.

línea densa principal

línea intraperiódica

Fig 6: Microscopía electrónica de una membrana de mielina. (Basic


Neurochemistry, 6 edición, 1999)
Las incisuras de Schmidt-Lanterman son estructuras donde la superficie
citoplasmática de mielina no ha sido compactada para formar la línea densa, y en su
lugar contiene CS o citoplasma de células gliales. Estas regiones son comunes en SNP
pero raras en SNC.

La composición de la mielina
Una de las características que distingue a la mielina de otras membranas
biológicas es su alta concentración de lípidos y proteínas. La mielina aislada contiene
entre un 70 y 80% de lípidos y entre 20 y 30% de proteínas. La característica particular
que presentan los lípidos de la mielina, es que proveen la propiedad de insulación
eléctrica, requerida para la propagación por saltos del impulso nervioso:

Proteínas :
Las proteínas en el SNP representan entre el 20 y 30% de la mielina total. Una
de las características de las proteínas de la mielina del SNP es que por lo menos un 60%
son las glicoproteínas (estas se encuentran en mucha menor cantidad en el SNC), otro
20-30% lo representan las proteínas básicas y las restantes, 10-20%, incluyen diversas
proteínas, en donde cada una representa menos del 1% del total de las proteínas de la
mielina del SNP.

Fig 7: Esquema de la organización molecular de la mielina compacta en el SNP


(Basic Neurochemistry, 6 edición, 1999)

Glicoproteínas:
Hay 26 tipos distintos de glicoproteínas (4), pero de estas 26 glicoproteínas, sólo
4 pudieron ser visualizadas con Coomassie Blue o Silver Staining, indicando que las 22
restantes estaban presentes sólo en menor cantidad.
Las otras cuatro glicoproteínas son muy abundantes, estas son la P0 (o proteína
28-kDa) (5), La PMP22 (o 22-kDa glicoproteína o Pas II) (6), la Periaxina (o proteína
170-kDa) (7) y finalmente la MAG (glicoproteína asociada a mielina o 100-kDa) (8),
esta última fue descripta por primera vez en la mielina del SNC (9). La Periaxina y la
MAG se encuentran en menor cantidad que las otras dos. La cadherina epitelial fue
descubierta posteriormente, se encuentra en pequeña cantidad en la mielina del SNP.
(10).

P0:
Es la proteína mayoritaria en el SNP, representa entre el 50-70% del total de
proteínas de mielina (11). Junto con la MBP (proteína básica de mielina) están
involucradas en la formacion de la línea densa de la mielina.
El papel de la proteína P0 es participar en la adhesión de moléculas a la
membrana para promover y mantener compacta la estructura de la mielina a
través de interacciones homofílicas.

PMP22:
Representa entre el 2-5% de las proteínas de la mielina del SNP (12)

MAG:
Representa el 0.1% de las proteínas en la mielina del SNP (13), aunque algunas
evidencias indicarían que estas cifras pueden ser mas altas (14).
Está ubicada en la zona periaxonal de la membrana de la CS, en los mesaxones
internos y externos, en los nodos de Ranvier y las incisuras de Schmidt –Lanterman
(15).
Se cree que la MAG participa en el reconocimiento y en la adhesión axonal, en el
espaciamiento entre membranas, en la transducción de señales durante la
diferenciación de la célula glial y en el mantenimiento del axón mielinizado(16).
La MAG pesa aproximadamente 100 kDa, de los cuales el 30% corresponde a
glúcidos (17). También se propone que esta proteína juega un papel dinámico en el
proceso de mielinización y manteniendo la estructura integral de la membrana de
mielina.

Periaxina:
Esta proteína es específica del SNP, representa el 5% de las proteínas de la mielina
(18).

Cadherinas Epiteliales (E-CADHERINA).


Las cadherinas componen una superfamilia de proteínas de adhesión calcio
dependiente. Juegan un papel muy importante en las interacciones intercelulares, la
regulación de la morfología de la célula y la supresión de tumores.
Las E-cadherinas son consideradas las glicoproteínas adhesivas más presentes en las
regiones no compactadas de la banda de mielina.(19). En las CS, se encargan de
estabilizar las redes gliales requeridas para la buena formación de mielina.

Proteínas Básicas

Estas proteínas son el segundo grupo más abundante de la mielina del SNP. Hay dos
clases proteínas básicas, las proteínas básicas de la mielina (MBP) y la proteína P2.

La MBP:
Esta proteína se encuentra en el SNP y en el SNC. Representa entre el 20-30%
de las proteínas del SNP y se cree que junto con la glicoproteína P0 participan en la
manutención del sector más denso y en la compactación de la vaina de mielina del SNP.
P2:
Esta proteína sólo es expresada en el SN y esta ubicada en el lado citoplásmico de la
membrana de mielina (20). No pertenece a la familia de la MBP, sino que pertenece a
la familia de las proteínas ligadoras de ácidos grasos, con una gran afinidad por el
ácido oleico, ácido retinoico y el retinol (21).
A diferencia del resto de las proteínas de la mielina, la cantidad de P2 varía
considerablemente según la especie (en el ser humano es entre el 5-15%)(22). Esta
proteína no es detectada en todas las vainas de mielina del SNP.
El papel de la P2 es el de tomar y transportar los ácidos grasos hasta las organelas
intercelulares, dirigirlos hacia procesos metabólicos específicos y mantener la
acumulación intracelular de los ácidos grasos.

Las proteínas restantes:


Representan más de un 0.5% del total de las proteínas del SNP.

Proteína del proteo lípido (PLP):


Es la mayor proteína del SNC adulto, tiene una función estructural (23)

Degeneración – Regeneración de la mielina

Se sabe que para que la síntesis de mielina ocurra, se deben expresar sus genes
(96). Por esto, es de vital importancia el contacto, la comunicación, entre los axones y
sus CS.
La pérdida de este contacto, se debe a una injuria causada al nervio, que recibe el
nombre de Degeneración Walleriana ():
Los nervios ciáticos están unidos a unos ganglios en la médula espinal, que
contienen cuerpos neuronales. Estos cuerpos tienen factores de crecimiento y
maduración necesarios para que las CS expresen las proteínas de mielina (sin el
contacto, no mielinizan). Hay dos nervios que salen uno a la derecha y otro a la
izquierda de la médula espinal. Uno de ellos va a ser dañado, y se lo va a llamar Nervio
Ipsilateral. El nervio sano va a ser un control y se lo va a llamar Nervio Contralateral.
El nervio Ipsilateral luego de causarle la injuria, se va a dividir en dos fragmentos:
a) La parte Proximal: ésta zona, más próxima a los cuerpos de las neuronas en los
ganglios, puede sufrir cambios más lentamente ya que el contacto de las CS con los
cuerpos neuronales no se va a alterar; y b) La parte Distal: zona luego de la injuria,
lejana a los ganglios, si se va a ver afectada ya que no tiene más contacto. Esta
interrupción trae como consecuencia la degeneración axonal, la proliferación de las
células de Schwann (se desdiferencian y vuelven a un estado inmaduro) y la fagocitosis
de la vaina de mielina producida por las CS mielinizantes.
Figura 11
La degeneración Walleriana puede realizarse de dos maneras distintas:
- Ligadura del nervio (Degeneración Walleriana Permanente): Su realización
consiste en exponer uno de los nervios ciáticos y ligarlo totalmente. Luego se
deja vivir al animal por un tiempo (con el nervio ligado), y finalmente se lo
sacrifica, para extraerle ambos nervios ciáticos. Esta lesión es permanente, por
lo que el nervio no va a poder regenerarse posteriormente.
- Compresión del nervio (Degeneración Walleriana Reversible): Su realización
consiste en exponer el nervio ciático y comprimirlo durante 10 segundos. Así se
produce una degeneración pero luego de un tiempo va a ocurrir otro fenómeno
llamado Regeneración espontánea.

En ambos casos, la injuria interrumpe el contacto de las CS con el axón.


Por otro lado vamos a aclarar que hay otra forma de causar una degeneración axonal y
por ende la desdiferenciación de las células de Schwann, y es mediante la inyección de
una sustancia llamada Colchicina. Su función es evitar la polimerización de la red
microtubular.
El citoesqueleto del axón esta compuesto por polímeros llamados Microtúbulos, que
actúan favoreciendo la transmisión de las señales nerviosas. Si se evita la formación ó
mantenimiento de los mismos (debido a la presencia de la colchicina), se produce una
neuropatía que conlleva a la degeneración y alteración de los estímulos nerviosos ().
Una vez causado el daño, el nervio ciático tiene la característica de regenerarse
salvo que el contacto axonal haya estado interrumpido durante mucho tiempo como
pasa en el caso de la ligadura del nervio.
Cuando el nervio se degenera, la mielina que recubre al axón es fagocitada por
las CS y luego por macrófagos. Esto que parece algo “malo”, ya que sin mielina se
perjudica la transmisión de impulsos nerviosos, crea las condiciones favorables para una
Regeneración de mielina, porque para que la remielinización se realice, se necesita
tener la zona axonal 100% limpia de mielina. (1-5 B).
.
Frente a este tipo de degeneración en particular se observa el fenómeno de una
migración de células de medula ósea a la zona de la injuria unos días luego de haber
sido realizada.

Recientemente se a demostrado la presencia de ARNm de α−globina por ensayo de


protección de las RNAasas, northern blot y PCR en tiempo real en el nervio contra
lateral y en las zonas proximal y distal del nervio ipsilateral. Estos resultados sugieren la
presencia de células inmaduras de la serie hematopoyetica o de macrófagos en el nervio
ciática, cuyos niveles aumentan en el nervio injuriado. Se evaluó entonces la posibilidad
que las células estromales de medula ósea (CEMO) migren espontáneamente a la zona
injuriada. Estudios de inmunocitoquimica demuestran la presencia de ED1 (marcador de
macrófagos) en la zona proximal, ausente en el nervio contra lateral y de CD34
(marcador de células progenitoras) en la zona proximal y distal, siendo mayor el
número en esta ultima zona.
Los resultados descriptos podrían sugerir la migración espontánea de células de medula
ósea (CMO) a la zona de la injuria, con el objetivo de participar en el proceso de
regeneración. Los estudios hechos por nuestra investigadora, Patricia Setton-Avruj han
demostrado la migración espontánea de células mononucleares de medula ósea
(CMMO) exclusivamente al nervio ciático ligado junto con la migración de los
macrófagos. El hecho que las células mononucleares de medula ósea marcadas con un
fluoróforo inyectadas intraarterialmente migren solo a la zona de la ligadura, sin
instalarse en el nervio contra lateral, así como que en la inyección intraneural las
CMMO solo permanecen en al zona distal del nervio ipsilateral debe destacarse. la
migración de las CMMO a la zona distal del nervio ligado podría ser relevante para la
eliminación de los restos de mielina producidos durante la regeneración walleriana, ya
sea a través de una actividad fagocítica o eventualmente colaborando en la reparación
del nervio dañado.
Referencias de la literatura siempre reportan el efecto de células de medula ósea
trasplantadas en el nervio ciática lesionado o en ciertas zonas del sistema nervioso
central, mostrando la habilidad de dichas células par contribuir con la recuperación de la
funciono o en al remielinizacion de un área limitada. la realización de nuestro proyecto
junto con los resultado previos podría sugerir que las CMMO podrían también
participar en un mecanismo endógeno de defensa durante el proceso de DW que podría
actuar en la remoción de los restos de mielina. Mas un podrían participar en al
remielinizacion del área, a través de su transdiferenciacion a CS o su fusión con CS
preexistentes en la zonda distal del nervio lesionado.

Las CS son conocidas como gran soporte para la regeneración nerviosa tanto como el
SNP como en el SNC. La regeneración del SNP depende fundamentalmente de una serie
de reacciones producidas por el CS activadas, pero el SNC a pesar de su desfavorable
condición intrínseca para la regeneración muestra un nuevo crecimiento de fibras
nerviosas cuando son provistas de CS a través del transplante (Dezawa y col. Prog
Retin. Eye Res. 19:171-204, 2000). Para su uso en la clínica, sin embargo, es dificultoso
obtener un número elevado y suficiente de células. Una posibilidad sería favorecer la
diferenciación de otras células “in vitro” a CS y luego utilizar a éstas para el
transplante. Las CMMO representan una promisoria fuente de células para tal fin, a
juzgar por su fácil accesibilidad y su alto potencial de crecimiento, que podría ayudar a
que obtengan un fenotipo de CS y de esta forma actuar como soporte del nervio en
regeneración. A su vez, las CMMO se pueden expandir fácilmente en cultivo y de esta
forma realizar transplantes antólogos. Por lo tanto, las CMMO diferenciadas o
indiferenciadas son uno de los candidatos más fuertes para ser utilizados en el
transplante de células para la regeneración del sistema nervioso. Este punto es de
fundamental importancia porque hasta el momento no se han realizado experimentos de
ese tipo en el SNP y en general en el SNC y en el SNP se ha demostrado que las CMMO
inyectadas como tales en la zona de lesión o diferenciadas “in vitro” a CS tienen
capacidad de remielinizar la zona injuriada.
Durante el año 2007 nos dedicamos a buscar la ventana temporal en la que evidencia la
presencia de la α- globina en un modelo de degeneración Walleriana reversible como es
la compresión del nervio ciático, que en sus etapas tempranas manifiesta el proceso de
desmielinización seguido por el proceso de remielinizacion a sobrevidas más
prolongadas. En una segunda instancia se caracterizaron las CMMO recién aisladas o en
cultivo para identificar la población celular que migra a la zona dañada del nervio
ciático durante el proceso de degeneración Walleriana.

Estas características son coincidentes con las de las células que migran
espontáneamente a la zona proximal y distal del nervio ligado.
Resultados preliminares de transplante de CMMO marcadas con el fluoróforo 5-(y 6)-
(((4-clorometil) benzoil) amino) tetrametilrodamina a través de la vía arterial, muestran
la migración de dichas células a la zona distal del nervio ciático sometido a compresión.

En base a estos resultados se sugiere que aparte de los macrófagos, otras células
precursoras hematopoyéticas y/ o estromales migran hacia la zona distal del nervio
ciático sometido a compresión. La continuación del proyecto nos permitirá evaluar si su
participación es favoreciendo la remielinizacion a través de su transdiferenciacion a
células de Schwann.

Los objetivos específicos del proyecto son:


a) Evaluar la migración de células estromales de médulas ósea (CEMO) al nervio
lesionado.

b) Caracterizar los marcados de las CEMO con el objeto de observar si conservan


el fenotipo original o si han sufrido el fenómeno de transdiferenciacion.

c) Determinar la función de las CEMO en el nervio dañado para evaluar si


participan en la remoción de la mielina degradada y la posterior remielinizacion
del nervio lesionado o si quizás actúan exclusivamente como agentes fagocíticos
acelerando la degradación de la mielina y los axones degradados permitiendo de
esta forma la remielinizacion de la zona distal del nervio.

d) Determinar que tipo de población de las CEMO están involucradas en la


migración.

e) Determinar la/s señal/es biológicas involucradas en dicha migración e


instalación en la zona injuriada del nervio.