Corrupción del sistema No es la forma de gobierno en España la misma que impera en Europa, aunque un día lo haya pretendido la Gaceta;

nuestro atraso en este respecto no es menor que en ciencia y cultura, que en industria, que en agricultura, que en milicia, que en administración pública. No es («) nuestra forma de gobierno un régimen parlamentario, viciado por corruptelas y abusos, según es uso entender, sino, al contrario, un régimen oligárquico, servido, que no moderado, por instituciones aparentemente parlamentarias. («) Con esto llegamos como por la mano a determinar los factores que integran esta forma de gobierno y la posición que cada uno ocupa respecto de los demás. Esos componentes exteriores son tres: 1º, los oligarcas (los llamados primates, prohombres o notables de cada bando que forman su ³plana mayor", residentes ordinariamente en el centro); 2º, los caciques, de primero, segundo o ulterior grado, diseminados por el territorio; 3º, el gobernador civil, que les sirve de órgano de comunicación y de instrumento. A esto se reduce fundamentalmente todo el artificio bajo cuya pesadumbre gime rendida y postrada la Nación. Oligarcas y caciques constituyen lo que solemos denominar clase directora o gobernante, distribuida o encasillada en ³partidos". Pero aunque se lo llamemos, no lo es; si lo fuese, formaría parte integrante de la Nación, sería orgánica representación de ella, y no es sino un cuerpo extraño, como pudiera serlo una facción de extranjeros apoderados por la fuerza de Ministerios, Capitanías, telégrafos, ferrocarriles, baterías y fortalezas para imponer tributos y cobrarlos. [...] En las elecciones [«] no es el pueblo, sino las clases conservadoras y gobernantes, quienes falsifican el sufragio y corrompen el sistema, abusando de su posición, de su riqueza, de los resortes de la autoridad y del poder que para dirigir desde él a las masas les había sido entregado. Joaquín COSTA: Oligarquía y caciquismo, colectivismo agrario y otros escritos, [Madrid, 1901],

El fraude electoral Es muy triste considerar cómo se han hecho las últimas elecciones, con el menor número posible de electores, con bastantes resurrecciones de muertos y no pocas violencias y atropellos. Ya es costumbre que sólo voten los que de una manera u otra sacan partido de las amistades y servicios políticos, y la inmensa mayoría de la nación, mirando tan importante acto con desdén, se abstiene de tomar parte en él, segura de no alcanzar por procedimientos representativos el remedio de sus males. Por esto vemos que no hay gobierno que no saque mayoría en el número y forma que más le cuadra y desde que un bando político, cualquiera que sea, se entroniza en el ministerio de la Gobernación, ya puede estar seguro de que el país le ha de agraciar con unas cámaras a su gusto. Resultado de este fraude político es que las elecciones las hace el ministro de la Gobernación y de aquella fábrica de votos salen también las minorías. No pudiendo marchar bien el sistema sin oposición, el gobierno la fabrica con el mismo celo que pone en la construcción de la mayoría. De antemano se sabe quiénes han de componer la minoría, que en ningún caso como en éste merece el gráfico nombre de oposición de S. M. ¡Si el gobierno la trae y la nombra poco menos que de real orden! («) No hay ni puede haber lucha en estas condiciones. Benito PÉREZ GALDÓS: ³Política española´. Antología de artículos. 1884.

1. 2. 3. 4.

Describir brevemente el tipo de fuente utilizada (1 punto) Exponer las ideas principales de la fuente, situándolas en su contexto histórico (2,5 puntos) Definir de manera sintética uno o dos conceptos referidos al tema en cuestión. (2 puntos) Desarrollar un aspecto significativo del núcleo temático, para lo cual las fuentes serán el punto de partida (4,5 puntos). Primera parte: desarrollar el contexto histórico en el que se insertan el texto o textos. (2,5 puntos)

-

Segunda parte: sacar conclusiones sobre el periodo histórico más amplio en el que se sitúa el texto o textos. (2 puntos)

1.-Clasificación del texto

Por su origen, son unas fuentes primarias, es decir, unos documentos de la época. No han sido transformados posteriormente y son cercanos a los hechos que relatan. Por su contenido, ambos textos son de carácter político. El primero es un ensayo, en el que su autor explica la corrupción del sistema político de la Restauración. El texto está escrito por Joaquín Costa, teórico del Regeneracionismo (movimiento de opinión que propone soluciones ante la crisis de la Restauración). El segundo es un artículo periodístico, que trata el tema del fraude electoral en el sistema de la Restauración y su autor es Benito Pérez Galdós , escritor del movimiento realista y naturalista de finales del siglo XIX español.
2.-Análisis

La idea más importante del primer texto es que el régimen político en España es un régimen oligárquico , controlado por oligarcas, caciques y gobernador es civiles. Estos caciques y oligarcas ocupan los dos grandes partidos, Conservador y Liberal, pero no para dirigir al pueblo sino para imponerle impuestos. En las elecciones no es el pueblo el que decide, sino estas clases oligárquicas, que practican el fraude electoral . En el segundo texto, Galdós describe los métodos utilizados por la oligarquía dominante para falsificar los resultados electorales ante la indiferencia general de la población, que no se siente representada. Denuncia el corrupto sistema de turno de partidos, que de antemano se sabe quién va a gobernar y quién va a ser la oposición, que no merece tal nombre porque no ejerce la crí tica necesaria a todo gobierno. Ambos textos se encuadran cronológicamente en el periodo de la Restauración (1874-1902) y más concretamente en la Regencia de María Cristina (1885-1902). Este periodo histórico pertenece a un momento histórico más amplio conocido como ³La construcción del Estado liberal ´ en una segunda fase tras la caída de Isabel II (1868-1898).