You are on page 1of 26

c 

   







Los órganos y tejidos participantes en la hematopoyesis se han dividido tradicionalmente en t.
mieloide, que comprende médula ósea y las células procedentes de ella, y t. linfoide,
compuesto por el timo, los ganglios linfáticos y el bazo.
No es posible dibujar líneas netas entre las enfermedades que afectan los t. mieloides y
linfoides. A causa de esta dificultad, se dividen las enfermedades de los tejidos
hematopoyéticos en 2 capítulos de forma arbitraria: en el primero las enfermedades de los
hematíes y las que afectan la hemostasia y en el segundo de las que afectan los leucocitos y los
trastornos que afectan primariamente al bazo él y timo.
a  
   
Las células de la sangre aparecen durante la tercera semana de desarrollo en el saco vitelino,
pero estas células proceden de unas células madre primitivas limitadas a la producción de
células mieloides.
Al tercer más de la embriogénesis estas células madre emigran al hígado, que representa el
primer lugar de formación de las células hasta poco antes del nacimiento.
A partir del cuarto mes de desarrollo, las células madre emigran a la médula ósea para
comenzar la hematopoyesis en este sitio.
En el momento del parto la médula representa la única fuente de células sanguíneas. En los
lactantes nacidos a término la hematopoyesis hepática cae con rapidez y solo persisten focos
pequeños dispersos, que se convierten en inactivos poco después del nacimiento.
Hasta la pubertad, la médula distribuida por el esqueleto permanece roja y
hematopoyéticamente activa. A los 18 años sólo las vértebras, las costillas, el esternón, la
pelvis y las regiones epifisiarias del húmero y el fémur conservan médula roja, la médula
restante se convierte en amarilla o inactiva.
En el lactante prematuro son frecuentes los focos de hematopoyesis apreciables en el hígado y
rara vez en el bazo, los ganglios linfáticos y el timo.
La hematopoyesis extra medular postembrionaria significativa es anormal en el lactante
nacido a término.
Al aumentar la demanda de células sanguíneas en el adulto, la médula grasa se puede
transformar en médula roja activa.
    

 
   

Los elementos formes de la sangre hematíes, granulocitos, monocitos plaquetas y linfocitos
tienen un origen común desde la células madre hematopoyéticas pluripotenciales que ocupan
el ápex de la jerarquía completa de progenitores. Esta célula da lugar a dos tipos de
progenitores multipotenciales: la célula madre linfoide común y la célula madre mieloide
común. A su vez, la célula madre linfoide común da lugar a precursores de las células T (pro-T),
de las células B (pro-B) y de las células natural killer (pro-NK).
De la célula madre mieloide común proceden al menos 3 tipos de células madre
comprometidas capaces de diferenciarse a lo largo de las vías eritroide/megacariocitica,
eosinofilica, y granulocítica-macrofágica.
A partir de las varias células madre comprometidas se originan estadios intermedios y, en el
último término, los precursores morfológicamente reconocibles de las células diferenciadas,
como proeritroblastos, mieloblastos, megacarioblastos, monoblastos, eosinoblastos, que a su
vez dan lugar a la progenie madura.
Puesto que los elementos sanguíneos maduros son células terminalmente diferenciadas, con
un período de finito, deben ser sustituidas constantemente. En consecuencia, las células
madre no sólo deben diferenciarse sino también autorrenovarse, una propiedad importante
de las células madre, y son las células madre pluripotenciales las que tienen mayor capacidad
de autorrenovación. Conforme progresa la diferenciación de las líneas particulares, la
capacidad de autorrenovación se limita.
Muchos trastornos de la médula, entre ellos la insuficiencia medular (anemias aplásicas) y las
neoplasias hematopoyéticas (leucemias) son causadas por disfunción de las células madre.
Las células madre derivadas de las médula ósea tiene un número de propiedades
sorprendente. Aunque residen principalmente en la médula, un subconjunto circula
normalmente por la sangre periférica.
La hematopoyesis ocurre en la médula debido a que su medio ambiente especializado
favorece el alojamiento, la supervivencia y la diferenciación de las células madre, y no porque
las células madre estén limitadas a este sitio. El alojamiento de las células madre, conlleva
moléculas de adhesión de superficie, hace posible el trasplante de médula ósea simplemente
infundiendo células madre donantes en la sangre periférica. Aún más notable, las células
madre circulantes pueden ¨sembrar¨ otros tejidos y transformarse también en células no
hematopoyéticas.
El mejor caracterizado y más ampliamente aceptado de estos destinos es la diferenciación de
en precursores de las células endoteliales (hemangioblastos), que a su vez dan lugar a células
endoteliales. De hecho, muchos genes participantes en el desarrollo de las células
hematopoyéticas participan también en el desarrollo de los vasos sanguíneos y las células
endoteliales.
   
La médula ósea proporciona un microambiente único para la proliferación ordenada, la
diferenciación y la liberación de células sanguíneas. Bajo el microscopio la cavidad medular es
una basta red de sinusoides de paredes finas tapizadas por una sola capa de células
endoteliales, sobre una capa discontinua de membrana basal y células adventiciales. Dentro
del intersticio habitan grupos de células hematopoyéticas y adipocitos.
Las células sanguíneas diferenciadas entran en los sinusoides mediante migración transcelular
entre las células endoteliales.
 
Aunque la morfología de las células hematopoyéticas dentro de la médula ósea se estudia
mejor en extensiones de los aspirados medulares, se obtiene información complementaria
adicional con los especímenes de biopsia de médula ósea. Por ej se obtiene una estimación de
razonable de la actividad medular mediante examen de la relación entre los adipocitos y los
elementos hematopoyéticos en las muestras de biopsias de médula ósea. En adultos normales,
esta relación es de 1:1, pero con hipoplasia medular (anemia aplásica) la proporción de los
adipocitos está muy aumentada, a la inversa los adipocitos pueden desaparecer por completo
en enfermedades caracterizadas por hematopoyésis aumentada (anemias hemolíticas).
Además ciertos trastornos que inducen a fibrosis medular local, que convierte a las células
lesionadas en ͞no aspirables͟, también en este caso, la biopsia es el examen de elección.
La proporción relativa de los precursores hematopoyéticos esta casi siempre alterada en las
enfermedades de la sangre y la médula ósea. La médula contiene normalmente alrededor del
65% de granulocitos y sus precursores, 25% de precursores de eritroides y un 10% de
linfocitos, monocitos y sus precursores.

 
La función de los hematíes es transportar oxigeno a los tejidos periféricos. La capacidad de
transporte de oxigeno reducida de la sangre suele ser resultado de una deficiencia dehematíes
o anemia definida como una reducción por debajo de los límites normales de la masa
eritrocitaria total circulante. En la práctica habitual la anemia se define como una reducción
por debajo de lo normal de volumen de hematíes concentrados, metido por el hematocrito o
una reducción de la concentración de hemoglobina de la sangre. La retención delíquidos
puede expandir el volumen plasmático, lo que crea anomalías.
Clasificaciones de la anemia:
Una de ellas basadas en los mecanismos subayacentes:
è      
ü Aguda: traumatismo.
ü Crónica: lesiones del tracto gastrointestinal, anomalías ginecológicas.
a 

     



ü Anomalías intrínsecas de los hematíes:
ü ¦  
- Trastornos de la membrana del hematíe.
- Trastornos del citoesqueleto de la membrana, esferocitosis, eliptocitosis.
- Trastornos de la síntesis de lípidos: aumento selectivo de la lectina de la membrana.
„ Deficiencias de enzimas de los hematíes.
- Enzimas glicoliticas: deficiencia de piruvato cinasa y hexocinasa.
- Enzimas del corto circuito de los monofosfato de hexosa.
„ Trastornos de la síntesis de la hemoglobina.
- Síntesis de globina deficiente, síndromes de talasemia
- Síntesis de la globina estructuralmente anormal (hemoglobinopatías): anemia
depranocítica, hemoglobinas inestables.
ü 

- Defecto de la membrana hemoglobinuria paroxística nocturna.
- Anomalías extrínsecas (extracorpusculares):
Medidas por anticuerpos
Isohemaglutininas: reacciones transfucionales, eritroblatosis fetal.
Autoanticuerpos: idiopática (primaria), asociada con fármacos, lupus eritematoso
sistémico, neoplasias malignas, infección por micoplasmas. Traumatismo mecánico de
los hematíes.
Anemias hemolíticas microangiopaticas: purpura trombótica trombocitopénica,
coagulación intravascular diseminada.
Anemia hemolítica traumática cardiaca. Infecciones: paludismo, uncinarias.
Lesión química: saturnismo.
Secuestro en el sistema fagocítico mononuclear: hiperesplenismo.
è

     


a Trastorno de la proliferación y la diferenciación de las células madre: anemia aplásica,
aplasia eritricitaria pura, anemia de la insuficiencia renal, anemia de los trastornos
endocrinos.
a Trastornos de la proliferación y la maduración de los eritoblastos.
a Síntesis defectuosa de ADN; deficiencia o uso alterado, vitamina B, y acido fólico
(anemias megaloblásticas).
a Síntesis de hemoglobina defectuosa
a Síntesis deficiente de hemo: deficiencia de hierro
a Síntesis deficiente de globina: talasemia.
a Mecanismos desconocidos o múltiples: anemia sideroblastica, anemia de las
infecciones crónicas, anemias mieloplasicas debidas a infiltración medular.
La segunda estrategia útil clasifica la anemia de acuerdo con las alteraciones en la morfología
de los hematíes, que muchas veces guarda relación con la causa de deficiencia de células rojas
o hematíes. Las características morfológicas que proporcionan indicios etiológicos comprenden
el tamaño de los hematíes (anemia normocítica, microcítica o macrocítica); el grado de
hemoglobinizacion, reflejado en el color hematíes (normocitica o hipocrómica).
Los índices eritrocitarios más útiles son:
´ Ë 
 
  volumen medio de una célula roja, expresado en
fentolitros (micrómetros cúbicos).
´ ¦    
  contenido (masa) medio de hemoglobina por
hematíe, expresado en picogramos.
´ ÿ        
  en un volumen determinado,
expresada en gramos por decilitro.
´  
 
      coeficiente de variación del volumen
celular eritrocitario.
La anemia conduce a ciertas manifestaciones clínicas cuando es suficientemente intensa. Los
pacientes aparecen pálidos, débiles, malestar en general y cansancio fácil. Aparece disnea por
la disminución del contenido de oxigeno en la sangre circulante, uñas frágiles, se vuelven
cóncavas, coiloquiales. La anoxia puede causar degeneración grasa en el hígado, miocardio
(puede causar insuficiencia cardiaca y complicarse la dificultad respiratoria causada por el
transporte de oxigeno reducido) y riñón. La hipoxia miocárdica puede manifestarse como
angina de pecho, si se complica con arteriopatía coronaria preexistente. La hipoxia del SNC
puede causar cefalea, visión nublada y desvanecimiento.

 
 
Las reacciones clínicas y morfológicas a la pérdida de sangre dependen de la velocidad de
hemorragia y de que ésta sea externa o interna. Los efectos de la pérdida de sangre aguda se
deben principalmente a la perdida de volumen intravascular, lo que puede conducir a un
colapso cardiovascular, shock y muerte. La reducción en la oxigenación de las células
yuxtaglomerulares renales desencadena una producción aumentadade eritropoyetina, que
estimula la proliferación de células madre eritroies comprometidas en la medula.
El hierro de la hemoglobina es recuperado en caso de hemorragia interno, por ejemplo la
cavidad peritoneal, pero la hemorragia externa conduce a pérdida de hierro y posible
ferropenia, que puede dificultar la restauración de fibras normales de los hematíes.
¦  


La perdida crónica de sangre solo induceanemia cuando la rapidez de la perdida supera la
capacidad regeneradora de la medula, o cuando las reservas de hiero están agotadas; la
anemia ferropenica, que tiene las mismas características con independencia de la causa
subayacente, por ej., hemorragia, desnutrición, estados de mal absorción.

  

ÿ
 

- Acortamiento de la vida de los hematíes
- Concentraciones elevadas de eritropoyetina y eritropoyesis
- Acumulación de productos del catabolismo de la hemoglobina
¦ 

Por lesión mecánica, fijación del complemento, infección por parásitos o factores tóxicos,
Lesión mecánica: valvulopatias cardiacas, trombos; Fijación del complemento: células se
recubren de ac durante transfusión sanguínea incompatible, Lesión toxica: sepsis por
clostridios; Se manifiesta por: hemoglobinemia, hemoglobinuria, ictericia y hemosidenuria,
La haptoglobina sérica es característica en hemolisis intravascular
¦  

Es la más común en anemias hemolíticas, Se da cuando los hematíes se convierten en
͞extraños͟ (menos deformables), dificultando su paso por los cordones esplénicos seguido de
fagocitosis, No se observa hemoglobinemia ni hemoglobinuria, se observa anemia e ictericia
 

 
- Trastornos hemolíticos intravascular y extravascular
- Destrucción de hematíes intrínseca o extrínseca; que a su vez se divide en
hereditaria y adquirida
c 
  
Causado por defectos intrínsecos en la membrana de las hematíes (de hematíes a esferoides),
Esferoides: menos deformables, fácil destrucción en el bazo, ¾ autosómicos dominantes, el
resto autosómico recesivo
è 

Componente proteínico principal de las hematíes: espectrina, Otras proteínas: anquirina,
banda 4.2, banda 3.1, La E.H es causado por mutaciones que afectan anquirina, banda 3,
espectrina, o banda 4.2, La causa más común de EH es la mutación de la anquirina, Cuando los
esferocitos son atrapados en el bazo, la circulación se estanca mas. Se acumula acido láctico y
disminuye el pH lo que inhiba la glucolisis. La incapacidad de generar ATP altera la capacidad
de los hematíes de expulsar Na, por lo tanto se produce lesión osmótica
ÿ 


Anemia, esplenomegalia e ictericia, EH al nacer es poco frecuente, 30% son asintomáticos por
compensación eritropoyetica, A veces se presenta crisis aplásicas por parvovirus que destruye
progenitores eritrocitarios, El diagnostico se basa en historia familiar, hallazgos hematológicos
y resultados de laboratorios, Esplenectomía suele ser beneficiosa

c    
   
  !
 
   
 
  
"#"   
Anomalías en las vías de hexosa monofosfato en el metabolismo de glutatión, El más
importante de los trastornos es la deficiencia hereditaria de G6PD, Dos clasificaciones: G6PD A
y G6DP mediterráneo, Ambas mutaciones caen con rapidez cuando las células rojas envejecen
hasta niveles inadecuados para proteger contra el estrés oxidativo, Se presenta más en
hombres
è 

:
1. Hemolisis después de la exposición a estrés oxidativo por ingestión de ciertos
fármacos como por ejemplo antipalúdicos y sulfamidas.
2. Hemolisis por habas (favismo)
La deficiencia de G6PD se presenta como ictericia neonatal o una anemia hemolítica, además
causa hemolisis episódica intravascular y extravascular, Formación de células mordidas
c    
 
 
La anemia drepanocítica es una hemoglobinopatía hereditaria importante, un tipo de
enfermedad que se caracteriza por la producción de hemoglobina defectuosa. La hemoglobina,
es una proteína tetramérica compuesta de dos como pares de cadenas de globina, cada una
con su propio grupo hemo. Las células normales adultas rojo contienen principalmente HbA
(alfa 2- Beta 2) junto con pequeñas cantidades de hemoglobina A2 (alfa 2- delta 2) y la
hemoglobina fetal (alfa 2 -gamma 2). El resultado de hemoglobinopatías es una mutación en el
gen B-globina. La anemia falciforme es causada por una mutación puntual en la sexta posición
de la cadena de globina B-que conduce a la sustitución de un residuo de valina por un residuo
de ácido glutámico. Las propiedades físico-químicas anormales de la hemoglobina que resulta
falciforme (HbS) son responsables de la enfermedad de células falciformes.
Si un individuo es homocigota para la mutación falciforme, casi todos los niveles de
hemoglobina en los glóbulos rojos es HbS. En los heterocigotos, sólo el 40% de la hemoglobina
es HbS, siendo el resto hemoglobinas normales.
è  
Cuando se pierde oxigeno, las moléculas de HbS experimentan agregación y polimerización.
Inicialmente, el citoplasma de la célula roja se convierte de un líquido muy fluido a un gel
viscoso con forme la HbS se agrega. Si se continúa perdiendo oxigeno, las moléculas de HbS se
ensamblan para formar las fibras largas como agujas dentro de los glóbulos rojos, produciendo
una hoz o semiluna en el hematíe.
La deformación de los glóbulos rojos es inicialmente un fenómeno reversible, con la
oxigenación, la HbS despolimeriza y normaliza la forma de la célula. Sin embargo, con
episodios repetidos de drepanocitosis, se produce daño de la membrana y las células se
convierten irreversiblemente en drepanocitos, incluso cuando está completamente oxigenada.
La precipitación de las fibras de HbS también causa daño oxidante, no sólo en las células
irreversiblemente falciformes, sino también en las células de apariencia normal. Con la lesión
de la membrana, los glóbulos rojos se cargan de calcio, que normalmente se excluyen de
forma rigurosa. Los iones de calcio activa un canal iónico de potasio, lo que produce el flujo de
salida de potasio y el agua, la deshidratación intracelular.
Un número de factores afectan la tasa y el grado de formación de células falciformes.
* La cantidad de HbS y su interacción con las cadenas de la hemoglobina en la célula. En los
heterocigotos, aproximadamente el 40% de la hemoglobina es HbS, y el resto se HbA, que
interactúa solo débilmente con HbS desoxigenada cuando. Tanto la concentración
relativamente baja de la HbS y la presencia de HbA tiende a prevenir la agregación y
polimerización de la HbS eficiente, y por lo tanto las células rojas en los individuos
heterocigotos no experimentan drepanocitosis, excepto bajo condiciones de hipoxia severa.
Estas personas tienen el rasgo de células falciformes, un estado de portador asintomático. Por
el contrario, los individuos homocigotos HbS tienen anemia drepanocítica completa.
Hemoglobinas distintas de HbA que influyen en la agregación y la polimerización de la HbS y
por lo tanto la severidad de la anemia de células falciformes profundamente. La hemoglobina
fetal (HbF), es un inhibidor de la polimerización de la HbS, y por lo tanto, los recién nacidos no
manifiestan la enfermedad hasta que tienen de 5 a 6 meses de edad, cuando la cantidad de
HbF en las células cae cerca de los niveles de adultos. Otro de hemoglobina modificadora del
efecto de la HbS es la HbC, que tiene una mutación puntual en la cadena de ɴ-globina conduce
a la sustitución de la lisina para el glutamato en la posición 6. La HbC tiene una mayor
tendencia a formar agregados con HbS desoxigenada que con la HbA. Como resultado, los
individuos con HbS y HbC tiene un trastorno de drepanocitosis sintomática (designado
enfermedad HbSC) que es generalmente más leves que la anemia de células falciformes.
*La tasa de polimerización de la HbS es fuertemente dependiente de la concentración de
hemoglobina por célula, es decir, la concentración de hemoglobina corpuscular media (CHCM).
Las concentraciones más altas HbS aumentan la probabilidad de que la agregación y la
polimerización que se producirá durante cualquier tiempo de desoxigenación. Por lo tanto, la
deshidratación intracelular, aumenta la CHCM. Por el contrario, las condiciones que
disminuyen la CHCM reducen la severidad de la enfermedad. Un ejemplo claro es cuando
homocigotos con anemia falciforme coexisten con la ɲ-talasemia. Estos pacientes tienen una
enfermedad más leve, porque reduce la síntesis de globina y limita la concentración de
hemoglobina por célula.
* Una disminución del pH reduce la afinidad por el oxígeno de la hemoglobina, lo que
aumenta la fracción de HbS desoxigenada y aumenta la tendencia a la formación de células
falciformes.
* El tiempo que los glóbulos rojos son expuestos a una baja tensión de oxígeno es una
variable importante. El tiempo normal de tránsito de los glóbulos rojos al pasar por los
capilares no es suficientes para la agregación significativa de HbS desoxigenada. Por lo tanto,
deformación de los glóbulos rojos se limita a los lechos microvasculares en el flujo sanguíneo
donde es lento. Este es normalmente el caso en el bazo y la médula ósea, que son lugares
destacados por la enfermedad de células falciformes.
Las manifestaciones clínicas de la enfermedad de células falciformes están dominados por la
hemólisis crónica y daño en los tejidos isquémicos como resultado de la oclusión de los vasos
sanguíneos pequeños. Las células irreversiblemente falciformes tienen membranas rígidas,
indeformables que dan lugar a dificultades en atravesar los sinusoides del bazo. Algunas
hemólisis intravasculares también pueden ocurrir debido a la fragilidad mecánica creciente de
las células dañadas gravemente. La patogenia de la oclusión microvascular, un componente de
importancia clínica de la anemia de células falciformes, es menos seguro. No existe una
correlación entre el número de células irreversiblemente falciformes y la frecuencia o
gravedad de los episodios isquémicos, lo que sugiere que las células falciformes reversibles
pueden iniciar la oclusión microvascular, sobre todo porque las células falciformes reversibles
tienden a provocar inflamación en la microvasculaura lenta, por lo que la adherencia de los
granulocitos, monocitos, células falciformes reversibles es más probable.

 
La médula ósea es hiperplásica, debido a una hiperplasia compensatoria de progenitores
eritroides. La expansión de la médula conduce a la reabsorción ósea y la formación de hueso
nuevo secundariamente, resultando en pómulos prominentes y los cambios en el cráneo
(cráneo en cepillo). La hematopoyesis extramedular también puede aparecer.
En los niños, durante la fase temprana de la enfermedad, el bazo suele agrandarse, hay una
marcada congestión de la pulpa roja, debido principalmente a la captura de los glóbulos rojos
falciformes en los senos del bazo. Este eritroestasis en el bazo da lugar a hipoxia tisular,
trombosis, infarto, y la fibrosis. La continua cicatrización provoca la contracción del bazo por lo
que en la adolescencia o edad adulta temprana queda sólo una pequeña muestra de tejido
fibroso; este proceso se llama autoesplenectomia. El infarto Secundario a la oclusión vascular
y a la anoxia puede ocurrir en muchos otros tejidos también, incluyendo los huesos, cerebro,
riñón, hígado, retina y los vasos pulmonares, estos últimos a veces produce el cor pulmonale.
ÿ ÿ

Los pacientes están sujetas a los problemas derivados de (1), anemia severa, (2)
complicaciones vaso-oclusivas, y (3) hiperbilirrubinemia crónica. Existe una aumento de la
susceptibilidad a la infección con los organismos encapsulados, tiene al menos dos causas. En
primer lugar, la función del bazo está gravemente afectada, en los niños debido a la congestión
y el flujo sanguíneo pobre, y en adultos a causa de un infarto y autoesplenectomia. En segundo
lugar, los defectos en la vía alternativa del complemento afectar opsonización de bacterias
encapsuladas como el neumococo y Haemophilus influenzae. La septicemia y la meningitis
causada por estos dos organismos son la causa más común de muerte en niños con anemia de
células falciformes. La hemólisis crónica moderada induce anemia severa (valores de
hematocrito entre 18% y 30%).
El curso prolongado es con frecuencia exacerbado por una variedad de "crisis". Las crisis vaso-
oclusivas, también llamada crisis de dolor, representan episodios de daño hipóxico y el infarto
asociado con dolor severo en la región afectada. Aunque la infección, deshidratación y acidosis
(todas ellas a favor formación de células falciformes) a veces actúan como detonante. Los
sitios más frecuentemente afectados son los huesos, pulmones, hígado, bazo, cerebro, y el
pene. En los niños, las crisis de dolor óseo son extremadamente comunes y, a menudo difíciles
de distinguir de la osteomielitis aguda. Especialmente peligrosas son las crisis vaso-oclusiva de
los pulmones, que normalmente se presentan con fiebre, tos, dolor de pecho, y un infiltrado
pulmonar. También conocido como síndrome torácico agudo, a veces son iniciados por una
infección pulmonar simple.
Las crisis de secuestro se presentan en niños con bazo intacto. El secuestro masivo de células
falciformes conduce a la esplenomegalia, hipovolemia y shock a veces. Tanto las crisis de
secuestro y el síndrome torácico agudo puede requerir tratamiento con transfusiones de
cambio si el paciente ha de sobrevivir. En las crisis aplásica, hay una cesación transitoria de
eritropoyesis en la médula ósea debido a una infección aguda de las células progenitoras
eritroides por el parvovirus B19.
Además de estas dramáticas crisis, la hipoxia tisular crónica también tiene un grave efecto sutil
pero importante. La hipoxia crónica es responsable de un deterioro generalizado de
crecimiento y desarrollo, así como daños en los órganos que afectan el bazo, el corazón, los
riñones y los pulmones. El daño a la médula renal conduce a hipostenuria (incapacidad para
concentrar la orina), lo que provoca una mayor propensión a la deshidratación y sus riesgos.
El diagnóstico se establece por los hallazgos clínicos y la presencia de forma irreversible las
células falciformes en frotis de sangre periférica y se confirma por varias pruebas de
hemoglobina falciformes. El diagnóstico prenatal es posible basarse en un análisis de ADN fetal
obtenido mediante amniocentesis o biopsia coriónica. El pronóstico para los pacientes con
anemia de células falciformes ha mejorado considerablemente.
   

ü Forman un grupo heterogéneo de trastorno hereditario causado por lesiones
genéticas, que conducen a síntesis disminuida de las cadenas de globina a o b de la
HbA (a2b2).
ü La talasemia b está causada por síntesis deficiente de la cadena b.
ü La talasemia a se debe a defectos en la síntesis de la cadena a.
ü Las consecuencias hematológicas de las síntesis disminuidas de una cadena de globina
procede no solo de la escasez de hemoglobina intracelular (hipocromía), sino también
de un exceso relativo de la cadena desapareada.
" 
ü La anomalía común en todas las talasemias b es la síntesis disminuida de cadenas de
globina b estructuralmente normales, junto con la síntesis de cadenas a desapareadas.
è 

ü La hemoglobina del adulto (HbA) es un tetrámero compuesto por dos cadenas a y dos
cadenas b codificadas por una pareja de genes de la globina a funcionales en el
cromosoma 16y un solo gen de la globina b en el cromosoma 11.
ü Los síndromes de b-talasemia se clasifican en dos categorías:
1. b0 -talasemia, caracterizada por ausencia total de cadenas de globina b en el estado
homocigoto.
2. b+ -talasemia caracterizada por síntesis reducida de globina b en el estado
homocigoto.
ü La mayoría de las mutaciones son puntuales; a diferencia de la talasemia a, las
deleciones genéticas son poco frecuentes en la b talasemia.

c  
 
       impiden la unión normal de la ARN polimerasa y
reducen la transcripción en un 75 a 80%. Se sintetiza algo de globina b normal, que
produce talasemia b+.
 
          dos tipos de mutaciones causan terminación
prematura de la traducción del ARNm. En ambos casos, la síntesis de globina b
funcionante es evitada por terminación prematura de la cadena, lo que conduce a
talasemia b0.
 
  
         las mutaciones que producen
empalmes de secuencia aberrante son la causa más frecuente de b- talasemia.
ü La síntesis alterada de globina b provoca anemia por dos mecanismos. El defecto de la
síntesis de HbA produce hematíes microcíticos hipocrómicos ͞subhemoglobinados͟,
con capacidad de transporte de oxigeno por debajo de lo normal.
ü Un factor más importante es la disminución de la supervivencia de los hematíes y sus
precursores, debido al desequilibrio en la síntesis de cadenas a y b.
ü Las cadenas a libres precipitan dentro de los normoblastos, y forman inclusiones
insolubles. Estas inclusiones causa una variedad de efectos indeseables.
ü En la talasemia b grave, la anemia intensa produce por eritropoyesis ineficaz y
hemolisis conduce a problemas adicionales.
ü La secreción de eritropoyetina en el contexto de anemia descompensada grave
conduce a hiperplasia eritroide masiva en la medula y en los sitios de hematopoyesis
extramedular.
ü Otra complicación desastrosa observada es la absorción excesiva de hierro de la dieta
  


ü Se basa en la gravedad de la anemia, que a su vez depende del tipo de defecto
genético y la dosis genética.
ü En general, los individuos homocigotos para los genes de b-talasemia sufren anemia
grave con necesidad de transfusiones, lo que se conoce como    
ü Los heterocigotos con un gen de b-talasemia y un gen normal tienen usualmente una
anemia microcítica leve que no causa síntomas y se conoce como   
ü Una tercera variante clínica con gravedad intermedia se conoce como 
   
 
ü Es más común en los países mediterráneos y en zonas de África y el sudeste asiático.
ü La anemia se manifiesta 6 a 9 meses después del nacimiento, cuando la síntesis de
hemoglobina cambia desde HbF hasta HbA.
  
ü Es mucho más común que la mayor, afecta los mismos grupos étnicos. La mayoría de
los pacientes son portadores heterocigotos de un gen b+ o b0.
ü El reconocimiento del rasgo de b-talasemiaes importante en 2 aspectos:
1. Diferenciación respecto a la anemia microcítica hipocrómica por deficiencia de hierro.
2. Consejo genético.
$ 
ü Se caracterizan por síntesis reducida o ausente de cadenas de globina a. La gravedad
de la a -talasemias varía mucho dependiendo del número de genes de la globina a
afectos.
ü Como en la b-talasemias, la anemia procede de la falta de hemoglobina adecuada y de
los efectos del exceso de cadenas no a desapareadas.
  


ü Son determinados y clasificados por el numero y la posición de los genes de la globina
a eliminados:
´ c      ocurre si se elimina un solo gen de globina a. Se asocia con
reducción apenas detectable de la síntesis de cadenas de a-globina, insuficiente para
producir anemia.
´ =   se debe a la deleción de dos genes de a-globina. Los dos genes
pueden pertenecer al mismo cromosoma, o puede delecionar un gen de globina a de
cada uno de los dos cromosomas.
´ c       ¦ está causada por la deleción de tres genes de
globina a.
´ ¦   es la forma más grave de talasemia y está causada por deleción de los
cuatro genes de la globina b.
¦   

 
ü Causada por un defecto intrínseco adquirido en la membrana celular.
ü Dos clases de proteínas de membrana: transmembrana y unida a glucosil fosfatidil
inositol (GPI).
ü No se puede sintetizar GPI; son deficientes 3 proteínas ligadas al GPI, que regulan la
actividad del complemento: CD55, CD59 y una proteína de unión al C8.
ü Una manifestación clínica es la trombosis episódica, que afecta con frecuencia las
venas hepáticas, portales o cerebrales.
ü La disfunción de las plaquetas por ausencia de ciertas proteínas relacionadas con el
GPI contribuye al estado protrombótico.
ü Experimentan riesgo aumentado de leucemia mieloide aguda.
  
   
ü Causadas por mecanismos extracorpusculares.
ü El diagnostico requiere detección de los anticuerpos o el complemento en los
hematíes del paciente. Prueba antiglobulina de Coombs.
Tipos:
½V è  
    
ü El anticuerpo es del tipo IgG, no suele fijar el complemento y se muestra activo a 37ºC.
ü Primaria (idiopática).
ü Secundaria.
Linfomas y leucemias.
Otras enfermedades neoplásicas.
Fármacos.
rV è 
    
  
ü Anticuerpos IgM que se unen con avidez a los hematíes y los aglutinan a temperaturas
bajas (0a 4ºC).
ü Los síntomas clínicos proceden de la unión de la IgM a los hematíes en zonas
corporales expuestas, como los dedos de las manos y los pies y las orejas, donde la
temperatura puede ser inferior a 30ºC.
ü Aguda (neumonía por micoplasmas y la mononucleosis infecciosa).
ü Crónica.
Idiopática.
Asociada con linfomas.
ºV è     
    
ü Los anticuerpos IgG se unen a los hematíes a temperatura baja, fijan el complemento y
causan hemólisis cuando la temperatura sube por encima de 30ºC.
  
    
ü Anemias hemolíticas causadas por prótesis valvulares cardiacas o por estenosis u
obstrucción de la microvasculatura.
ü Anemia hemolítica traumática grave se asocia más con válvulas mecánicas artificiales.
ü La hemólisis procede en ambos casos por el flujo sanguíneo turbulento y los gradientes
de presión anormales.
ü Anemia hemolítica microangiopática, ocurre cuando los hematíes son forzados a
través de vasos pequeños anormalmente estenosados.


 
   


En este grupo se incluyen las anemias por deficiencia de vitamina B12 y de folato
caracterizadas por síntesis defectuosa de ADN; y además las anemias por deficiencia de hierro,
en las que está alterada la síntesis de hemo.
  !

Grupo de entidades que tienen en común el trastorno de la síntesis de ADN y cambios
morfológicos distintivos en la sangre y la médula ósea. En esta los precursores eritroides y de
hematíes son anormalmente grandes debido a defectos en la maduración y la división
celulares. La vitamina B12 y el Folato son coenzimas necesarias para la síntesis de timidina, una
de las cuatro bases presentes en el ADN. La deficiencia de estas vitaminas o el trastorno de su
metabolismo conducen a una maduración nuclear defectuosa por síntesis alterada o
inadecuada de ADN.
 
El examen de sangre periférica suele revelar pancitopenia, existe una marcada variación en el
tamaño y la forma de los hematíes, muchos son macróciticos y ovales, el recuento de
reticulocitos es bajo y se encuentras células rojas nucleadas en sangre. Los neutrófilos son más
grandes e hipersegmentados. La medula suele ser hipercelular. La hiperplasia medular que
suele observarse es debido al aumento de los factores de crecimiento (eritropoyetina). La
mayoría de los precursores eritroides experimentan apoptosis en la médula.
a 
 
 %&' a 
 
 !
 

Disminución de la ingesta por una dieta inadecuada Alteración del uso por antagonistas del ácido fólico
Mala absorción por
a Deficiencia del factor intrínseco
Trastorno de la absorción
a Síndromes de malabsorción
a Estados de malabsorción
a Enfermedad intestina difusa
a Enfermedad intestinal intrínseca
a Resección ileal
a Anticonvulsivantes, anticonceptivos orales
a Captación parasitaria competitiva
a Sobrecrecimiento bacteriano en asas ciegas y
divertículos
Aumento de necesidades
Requerimientos aumentados
a Embarazo
a Embarazo
a Lactancia
a Hipertiroidismo
a Cáncer diseminado
a Cáncer
a Aumento marcado de la hematopoyesis
Aumento de pérdidas, hemodiálisis
Disminución de la ingesta
a Dieta inadecuada
a Alcoholismo
a Lactancia
  
 
 
 %&'
Forma específica de anemia megaloblástica, causada por gastritis atrófica y fracaso
consiguiente de la producción de factor intrínseco que conduce a la deficiencia de B12
  %&'

El ser humano depende de los productos animales de la dieta para cubrir sus necesidades de
B12. La absorción de la vitamina requiere del factor intrínseco, segregado por las células
parietales de la mucosa fúndica. Después la vitamina B12 en las células del ileón se asocia a la
transcobalamina II que es la que transporta la vitamina al hígado y a las otras células del
cuerpo que tienen proliferación rápida de la médula ósea y de las células gastrointestinales.
Funciones bioquímicas de la vitamina B12
Es necesaria para el correcto metabolismo del ácido fólico, además de ser importante en la
conversión del precursor inmediato del ADN
è 
Se cree que se debe a la destrucción de la mucosa gástrica por un mecanismo inmunológico. El
75% de los pacientes afectos presentan 3 tipos de anticuerpos:
anticuerpos tipo I los cuales bloquean la unión de la vitamina B12 al factor intrínseco y se
encuentran en el jugo gástrico y el plasma
anticuerpos tipo II evitan la unión del complejo factor intrínseco-vitamina B12 a su receptor
ileal.
Anticuerpos tipo III presentes en el 85 al 90% de los pacientes reconoce la subunidad ɲ y ɴ de
la bomba de protones gástrica.
Cuando la masa de células secretadoras del factor intrínseco cae por debajo del umbral, se
produce anemia
 
Los principales cambios se encuentran en la médula ósea, tubo digestivo (se encuentran
anomalías en la lengua que es brillante, lustrosa y carnosa; y en el estómago que aparece
como una gastritis crónica difusa, atrofia de las células fúndicas) y sistema nervioso central
(alteraciones de la médula espinal donde hay degeneración de la mielina en los fascículos
dorsal y lateral.
Curso clínico
Tiene un comienzo insidioso por lo que se diagnóstica ya en etapas avanzadas. El curso tiene
carácter progresivo.
Las alteraciones diagnóstica incluyen:
1. Anemia megaloblástica entre moderada e intensa
2. Leucopenia con granulocitos hipersegmentados
3. Trombocitopenia entre leve y moderada
4. Ictericia ligera por eritropoyesis ineficaz y hemólisis periférica de los hematíes
5. Alteraciones neurológicas relacionadas con la afección de de los fascículos espinales
posterolaterales
6. Aclorhidria incluso después de la estimulación con histamina
7. Incapacidad de absorber una dosis oral de cobalamina
8. Niveles séricos bajos de vitamina B12
9. Concentraciones altas de hemocisteína y ácido metilmalónico en el suero
10. Respuesta reticulocítica llamativa y mejoría de las cifras de hematocrito.
Los anticuerpos séricos contra el factor intrínseco son altamente específicos de la anemia
perniciosa y su presencia explica la causa de la deficiencia de vitamina B12
   
 
 (
La deficiencia de fólico produce una anemia megaloblástica con las mismas características de
la anemia por deficiencia de vitamina B12. Sin embargo no se producen las anomalías
neurológicas observadas en el déficit de B12. El ácido fólico actúa como intermediario en la
transferencia de unidades monocarbono en distintos procesos metabólicos como los son
1. La síntesis de purina
2. La conversión de hemocisteína en metionina
3. La síntesis de desoxitimidil monofosfato

c 
Los humanos dependen por completo de una fuente dietética para cubrir sus necesidades de
ácido fólico que van desde los 50 a 200 mg por día y las fuentes más ricas son los vegetales
verdes, fruta y productos animales. Las reservas de folato en el cuerpo son relativamente
modestas y se puede producir una deficiencia tras meses de balance negativo.
La inhibición del metabolismo del folato afecta a todas las células con crecimiento rápido lo
que conduce a lesiones ulceradas dentro del tracto gastrointestinal. Los fármacos
quimioterapéuticos también pueden dañar el ADN o afectar su síntesis a través de otros
mecanismos.
   

El déficit de hierro es uno de los trastornos nutricionales más comunes en el mundo, y es más
común entre los preescolares, las chicas adolecentes y las mujeres en edad fértil
   
El balance del hierro es mantenido en gran parte por la regulación en la absorción del hierro de
la dieta. La dieta normal contiene aprox. 10 a 20 mg de hierro, la mayor parte en forma hemo,
en los productos animales. Alrededor del 20% del hierro hemo es absorbido a diferencia del 1
a 2% del hierro no hemo que es absorbido. El contenido de hierro corporal total es de 2 g en
las mujeres y de 6 g en los hombres. Alrededor del 80% del hierro funcional se encuentra en la
hemoglobina; la mioglobina, las enzimas con hierro, la catalasa y el citocromo contienen el
resto. Las mujeres jóvenes sanas tienen reservas de hierro mucho menores que los hombre,
sobre todo debido a la pérdida de sangre durante la menstruación.
El hierro libre es altamente tóxico y el hierro almacenado esta unido a la ferritina, que es un
complejo proteína-hierro presente en todos los tejidos, pero sobre todo en hígado, bazo,
médula ósea y músculos esqueléticos. Si las reservas de hierro son normales solo se
encuentran reservas mínimas de hemosiderina en el cuerpo. En la deficiencia de hierro la
ferritina sérica siempre es inferior a 12ʅg/l, mientras que en la sobrecarga con hierro se
pueden encontrar valores de hasta 5000 ʅg/l. El hierro es transportado en el plasma por la
transferrina que es sintetizada en el hígado, en los individuos normales el 33% de la ferritina
está saturada de hierro.
La mayor parte del hierro se absorbe en el duodeno. El hierro no hemo atraviesa las
membranas apical y basolateral de los enterocitos a través de la acción de 2 transportadores
distintos. Después de la reducción del hierro ferroso la DMT1 mueve primero el hierro no
hemo a través de la membrana apical; después se necesitan 2 proteínas para latransferencia
basolateral del hierro a la tranferrina en el plasma: ferroportina y hefaestina. El hierro hemo
de la dieta es absorbido por un transportador diferente que todavía no se conoce bien.
En condiciones normales parte del hierro que entra a la célula es suministrado con rapidez a la
transferrina del plasma; la mayor parte sin embargo es depositada como ferritina, una parte es
transferida con más lentitud a la transferrina del plasma y parte se pierde con la exfoliación de
las células de la mucosa. La hepsina es una hormona reguladora del metabolismo del hierro
que inhibe la captación de hierro en el duodeno y la liberación de hierro desde los macrófagos.
c 
El requerimiento de hierro diario es de entre 7 a 20 mg por día en la persona adulta. El hierro
hemo es mucho más absorbible que el hierro inorgánico. El ácido ascórbico, el ácido cítrico, los
aminoácidos y los azúcares de la dieta potencian la absorción de hierro inorgánico, mientras
que los tanatos, los carbonatos, los oxalatos y los fosfatos inhiben su absorción. La deficiencia
de hierro se puede deber a:
1. Bajo aporte en la dieta
2. Trastorno de la absorción debido a esteatorrea intestinal, diarrea crónica, la
gastrectomía porque altera la absorción de hierro al disminuir el ácido clorhídrico y el
tiempo de transito a través del duodeno
3. Aumento de las necesidades
4. Pérdida de sangre crónica es la causa más común de ferropenia. Si la hemorragia
ocurre tejidos o cavidades del cuerpo el hierro puede ser recuperado y reciclado por
completo
Los grupos más afectados que pueden tener una dieta inadecuada son:
1. Los lactantes ya que la dieta láctea contiene cantidades muy pequeñas de hierro
2. Los niños experimentan necesidades aumentadas de hierro para cubrir las necesidades
del crecimiento, el desarrollo y la expansión del volumen sanguíneo
3. Las poblaciones pobres de cualquier edad
4. Los ancianos que reciben con frecuencia dietas restringidas
2        ! 
        
    )     
. La deficiencia de hierro
produce anemia microcítica hipocrómica, al mismo tiempo la depleción de enzimas esenciales
con hierro en las células de todo el cuerpo puede causar otras alteraciones como coloiniquia,
alopecia, lesiones atróficas en la lengua y en la mucosa gástrica y mala absorción intestinal.
 
La M.O revela un aumento entre leve y moderado de los progenitores eritroides, hay
desaparición del hierro teñible en las células fagocíticas mononucleares de la médula, los
hematíes son pequeños y pálidos, la hemoglobina solo se puede ver en el reborde periférico,
es característica la poiquilocitosis en forma de hematíes pequeños y alargados.
ÿ

Los signos y síntomas dominantes guardan relación muchas veces con la causa subyacente de
la anemia ya sea una enfermedad gastrointestinal o ginecológica, la malnutrición, el embarazo
y la malabsorción. El diagnóstico se basa en estudios de laboratorio, la hemoglobina y el
hematocrito están disminuidos, el hierro y la ferritina séricos son bajos y la capacidad total
plasmática para unir hierro es alta. La disminución de las reservas de hierro inhibe la síntesis
de hepcidina y caen sus niveles séricos.
      


En nuestro medio, es la causa más frecuente de anemia después de la ferropenia y las dos
tienen en común una alteración en el metabolismo del hierro. En la anemia ferropénica por su
carencia y en esta entidad por un bloqueo en su utilización. Pese a su frecuencia es una
entidad poco diagnosticada. Las causas más frecuentes de anemia de enfermedades crónicas
(AEC) son los procesos tumorales o inflamatorios crónicos de causa infecciosa o no, como
artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, enfermedad de Crohn, vasculitis, etc.
Las infecciones que dan anemia de este tipo son crónicas, duran un mes o más, que es el
tiempo que tarda en desarrollarse. Las más frecuentes son: tuberculosis, empiema y abscesos
pulmonares, bronquiectasias, osteomielitis, endocarditis bacteriana subaguda, infecciones
fúngicas crónicas e infección por el VIH. Pero no todas las anemias en el seno de una infección
pueden catalogarse de AEC o el mecanismo puede ser mixto. Se puede producir anemia por
hemólisis inmune (mycoplasma, virus de Epstein-Barr); hemólisis no inmune como en
endocarditis bacterianas, paludismo; hemólisis microangiopática como la infección por VIH o
por E. Coli O157; por infección de los progenitores hematopoyéticos: el parvovirus B19 y el VIH
y por hemofagocitosis en el caso de brucelosis, leishmaniasis e infecciones por virus del grupo
herpes y VIH. También algunos de los fármacos usados para el tratamiento de las infecciones
pueden producir anemia. Es una anemia moderada, en general no menor de 9g/dL de
hemoglobina y la clínica es consecuencia de la enfermedad de base. Su inicio es insidioso
durante un período de 3-4 semanas.
 !

La anemia aplásica idiopática resulta de una lesión a las células madre en la sangre, células
inmaduras en la médula ósea que dan origen a todos los otros tipos de células sanguíneas. La
lesión causa una reducción en el número de todo tipo de células sanguíneas en el cuerpo:
glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Los bajos conteos de glóbulos rojos, glóbulos
blancos y plaquetas corresponden a una afección denominada pancitopenia.
Idiopática significa que se desconoce la causa. Sin embargo, se cree que la anemia aplásica
ocurre cuando el cuerpo reacciona contra sus propias células. Esto se denomina trastorno
autoinmunitario.
La enfermedad puede ser aguda o crónica y puede empeorar lentamente. No existen factores
de riesgo conocidos.
La anemia aplásica también puede ser causada por ciertas afecciones médicas, como
embarazo o lupus, o exposición a algunas toxinas o drogas (incluyendo quimioterapia). Ver
también: anemia aplásica secundaria (adquirida).
En algunos casos, la anemia aplásica está asociada con otro trastorno sanguíneo, llamado
hemoglobinuria paroxística nocturna (HPN).
 

La aplasia eritrocitaria pura adquirida en la adultez es poco frecuente. Parece ser una
enfermedad auto inmunitaria mediada por linfocitos T o (con menor frecuencia) por un
anticuerpo IgG contra los precursores elitroides. En los adultos, la enfermedad por lo general
es idiopática. Sin embargo, se han presentado casos relacionados con lupus eritematoso
sistémico, leucemia linfocitico crónica, linfomas o timoma. Algunos fármacos (fenitoína,
cloranfenicol) pueden ocasionar aplasia de serie roja.

è
 
La policitemia o eritrocitosis, es una concentración anormalmente alta de hematíes con el
aumento correspondiente de hemoglobina, que puede ser relativa o absoluta.
La relativa se origina por cualquier causa de deshidratación, por falta de agua, vómitos
prolongados, diarrea, abuso de diuréticos. También asociado a un proceso de etiología
desconocida, policitemia de estrés o síndrome de Gaisbock. Los individuos afectos suelen ser
obesos, hipertensos y ansiosos.
La absoluta es primaria, cuando se debe a una anomalía intrínsecas de las células madre
mieloides, y secundaria cuando los progenitores eritroides responden a niveles elevados de
eritropoyetina
La policitemia vera es una de las neoplasia de las células madre mieloides. Además otra forma
de policitemia primaria menos común se debe a mutaciones en el receptor de Epo, causando
hiperrespuesta a la misma, policitemia congénita.
Las policitemias secundarias pueden estar causadas por un aumento apropiado
fisiológicamente por enf. pulmonar, vida en altitud, cardiopatía cianótica o inapropiado,
patológico como en tumores secretores de Epo.



 

  

La hemorragia excesiva se puede deber a:
1- Fragilidad de los vasos
2- Deficiencia o disfunción de las plaquetas
3- Alteración de la coagulación
4- Combinación de las anteriores
El estudio de los procesos hemorrágicos exige la realización de pruebas de laboratorio como
tiempo de hemorragia, recuento de plaquetas, tiempo de protrombina y trombina parcial,
entre otros analices especializados como por ejemplo, la concentración de los factores de
coagulación en plasma.
 ! 

    

 
Los trastornos debidos a la fragilidad vascular son bastante frecuentes, pero no suelen causar
hemorragias graves. Casi siempre son hemorragias petequiales o púrpuricas. La cifra de
plaquetas o tiempo de coagulación suelen ser normales aunque varia el tiempo de hemorragia.
Entre estos procesos se encuentran:
- Infecciones: especialmente meningococcemia y rickettsiosis, cuyos mecanismos
subyacentes son la vasculitis o el CID
- Reacciones farmacológicas: reacciones de hipersensibilidad a los fármacos medidas
por el depósito de inmunocomplejos en paredes vasculares que provocan vasculitis e
hipersensibilidad
- Debilidad de la pared vascular por:
*Menor formación de colágeno, como ocurre en el escorbuto y el síndrome de Ehlers-Danlos
* Pérdida de tejido perivascular de sostén como en el Síndrome de Cushing
- Purpura de Scholein ʹ Henoch: reacción de hipersensibilidad generalizada de causa
desconocida, caracterizada por purpura cutánea, dolores abdominales cólicos,
poliartralgias y glomerulonefritis aguda. Se acompaña de los depósitos de
inmunocomplejos en los vasos y el mesangio glomerular.
- Telengiectasia hemorrágica hereditaria: trastorno autosómico dominante que causa
vasos sanguíneos dilatados y tortuosos, con paredes finas, que sangran fácilmente,
más frecuente epistaxis, la lengua, boca ojos y TGI.
- Infiltración amiloide de los vasos sanguíneos: por amiloidosis sistémica que debilita las
paredes de los vasos
¦   
 
 
 *  ) 

 
La trombocitopenia es la disminución en el número de plaquetas y se caracteriza
principalmente, por hemorragias petequiales, que se producen sobre todo en vasos de la piel y
mucosas. Para que la tendencia a sangrar sea evidente la trombocitopenia debe ser intensa
como de 10 000 a 20 000 plaquetas/ mm3 ya que los límites normales son de 150 000 a 300
000/ mm3.
Entre las causas de trombocitopenia se halla:
1. Disminución de la producción de plaquetas: ocurre en enfermedades difusas de la
médula ósea que reducen el número de megacariocitos y también en la
megacariopoyesis ineficaz.
2. Supervivencia disminuida de las plaquetas: suele ser secundaria a su destrucción
inmunitaria, por fármacos o después de una infección, suele haber hiperplasia
compensadora de los megacariocitos medulares. También puede deberse a lesiones
mecánicas.
3. Secuestro de las plaquetas: cuando hay esplenomegalia 
4. Trombocitopenia de dilución: por trasfusiones masivas que disminuyen las plaquetas
circulantes porque las unidades de sangre conservadas de más de 24 horas no las
poseen.
5. Formas asociadas al VIH: multifactorial, por lesiones de inmunocomplejos, Ac
antiplquetarios e inhibición de megacariocitos inducida por el VIH
A continuación se describen las formas más frecuentes de trombocitopenia
è  
 
  è 
"è  !
: ocurre en ausencia de cualquier factor de riesgo conocido.

 : ocurre en el contexto de una variedad de procesos y exposiciones.
*Existen dos subtipos clínicos de PTI primaria:
-PTI agudo
-PTI crónico
è 
 ocurre en el contexto de una variedad de procesos y exposiciones entre ellas:
ü Lupus eritematoso sistémico
ü Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA9
ü Después de infecciones verídicas
ü Como una complicación del tratamiento farmacológico.
è 


Es causada por la formación de auto anticuerpos contra las glicoproteínas de la membrana de
las plaquetas.
Morfología:
-El bazo: de tamaño normal, congestión de sinusoides e hiperactividad y agrandamiento de los
folículos esplénicos.
-La medula ósea: aumento el # de megacariocitos, algunos inmaduros y otros con núcleo
únicos, grandes, no lobulados.
* La importancia de examen de M.O. radica en que si hubiera disminución de # de
megacariocitos se descarta la idea de PTI.
Manifestaciones clínicas:
-mujeres adultas, menores de 40 años.
-relación mujer: hombre es de 3:1
-comienzo insidioso y se caracteriza por hemorragia de la piel y mucosas. (Hemorragias de piel
puntiformes).
-hematomas fáciles, gingivorragia y hemorragias en tejidos blandos por traumatismos
relativamente banales.
-melenas, hematurias o flujo menstrual excesivo.
-esplenomegalia y linfadenopatias.
Diagnostico:
-se pueden demostrar anticuerpos reactivos contra glucoproteínas de la membrana en el
plasma y unidos en la superficie de las plaquetas. * Estas pruebas para auto anticuerpos contra
las plaquetas no se encuentran con facilidad, por esta razón el diagnostico se debe establecer
después de haber descartado otras causas de deficiencia paquetería. (Cuadro).
Tratamiento:
casi todos los pacientes responden a dosis inmunosupresoras de glucocorticoides, pero
muchos acaban por ser sometidos a esplenectomía. La mayoría de pacientes conservan cifras
paqueterías seguras después de la esplenectomía y no requieren más terapia.
Otras causas de deficiencia paquetería:
ÿ  
 

1. Producción disminuida de plaquetas:


2. Disminución de la vida media de plaquetas
3. Secuestro
4. Dilucional
è  
 
   
ü Al igual que la PTI crónica este proceso es causado por anticuerpos contra plaquetas
pero sus manifestaciones clínicas y su curso son distintos.
ü Se da en la niñez, con la misma frecuencia en ambos sexos.
ü Es de comienzo brusco y en muchos casos esta precedido por una enfermedadvíridica.
ü El intervalo entre infección y comienzo de purpura es de 2 semanas.
ü Esta enfermedad infantil es auto limitada y usualmente se resuelve de modo
espontaneo antes de 6 meses.
ü *el tratamiento esteroideo solo está indicado cundo la trombocitopenia es grave.

 
 !

La trombocitopenia se puede deber a la destrucción de las plaquetas después de la ingesta de
fármacos.
Fármacos más frecuentes:
ü ƒuinina
ü ƒuinidina
ü Sulfamidas
ü heparina

 
   ¦ La
heparina: es un anticoagulante de mucho uso y falta de un diagnostico correcto puede tener
consecuencias graves.

 &
ü Aparece con rapidez después del comienzo del tratamiento
ü Intensidad modesta
ü Poca importancia clínica
ü Se puede resolver aunque se continúe el tratamiento con heparina

 '
ü Ocurre de 5-14 días después de comenzar el tratamiento.
ü Puede conducir a trombosis venosa y arterial potencialmente letal.
ü Es más grave.
+La TIH es causada por una reacción inmune dirigida contra el complejo de heparina y factor
4 de las plaquetas, un componente normal de los gránulos plaquetarios que se unen
estrechamente a la heparina.

  
 
 , ¦ 
ü La trombocitopenia quizá sea la manifestación hematológica más común de la
infección por VIH., son responsables tanto en la alteración de producción como la
destrucción de plaquetas.
ü El CD4: receptor del VHI en las células T, y en los megacariocitos y permite que estas
células sean infectadas por el VHI.
ü Los megacariocitos infectados están predispuestos a la apoptosis y alterados en lo que
respecta a la producción de plaquetas.
ü También se ha encontrado en el suero de algunos pacientes anticuerpos contra
glucoproteinas de las plaquetas, lo que me produce una reacción cruzada con la gp120
y me va favorecer la fagocitosis de las plaquetas por los fagocitos esplénicos.

 

El termino microangiopatia trombotica abarca un espectro de síndromes clínicos, entre ellos
la PTT y el SHU. 
2è  

 
 se
caracteriza por la pentada de fiebre, anemia hemolítica microangiopatica, defectos
neurológicos transitorios e insuficiencia renal.
*los pacientes sintomáticos muchas veces presentan deficiencia de la enzima ADAMTS 13 y
esto favorece la formación de micro agregados de plaquetas en la micro circulación y conduce
a síntomas de PTT. Esta deficiencia de ADAMTS 13 puede ser heredada o adquirida.
2¦  ¦ 
"  
 
Anemia hemolítica microangiopatica, trombocitopenia, ausencia de síndromes neurológicos, la
prominencia de insuficiencia renal aguda y la afección frecuente en niños.
+una causa importante de SHU en niños y ancianos es la gastroenteritis infecciosa causada
E.Coli cepa 0157:H7 (60).
* se puede observar también en adultos después de exposiciones que producen daños de las
células endoteliales (Ej. Ciertos fármacos, radioterapia)
 ! 
 
 
 
  
) 
Los defectos cualitativos de la función de las plaquetas pueden ser congénitos o adquiridos.
Varios trastornos congénitos se han descrito y caracterizado por tiempo de prolongado y
recuento de plaquetas normal.
Los 
  de la función de las plaquetas se clasifican en tres grupos, sobre la
base de la anomalía funcional especifica:
1. Defectos de adherencia.
2. Defectos de la agregación.
3. Anomalías de la secreción desde las plaquetas (reacción de liberación).
La hemorragia originada por adherencia defectuosa de las plaquetas a la matriz subendotelial
es causado por un trastorno autosómico recesivo, el síndrome de Bernard-Soulier, causado por
una deficiencia hereditaria del complejo Ib-IX de glucoproteínas de la membrana de las
plaquetas. Esta glucoproteínas es un receptor para el FvW, y tiene una importancia esencial
para la adherencia de las plaquetas normales a la matriz subendotelial.
La hemorragia por agregación defectuosa de las plaquetas es causada por la trombastenia de
Glanzmann, que también es heredada como un rasgo autosómico recesivo. Las plaquetas
trombastenicas no se agregan en respuesta al ADP, al colágeno, a la adrenalina o a la
trombina, debido a la deficiencia o disfunción de la glucoproteína IIb-IIIa, un complejo
proteínico que participa en la formación de puentes entre las plaquetas mediante unión de
fibrinógeno y FvW.
Los trastornos de la secreción de plaquetas se caracterizan por agregación inicial normal con
colágeno o ADP, pero están alteradas las respuestas subsiguientes, como la secreción de
tromboxanos y la liberación de ADP unidos a los gránulos. Los defectos bioquímicos
subyacentes de estos llamados trastornos del compartimiento de almacenamiento son
variados, complejos y se sitúan más allá del ámbito de nuestra exposición.
Entre los defectos adquiridos de la función plaquetaria dos son clínicamente significativos. El
primero se debe a la ingestión de aspirina y otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos,
que prolongan de forma el tiempo de la hemorragia, la aspirina es un inhibidor potente e
irreversible de la enzima ciclo oxigenasa, necesaria para la síntesis de tromboxano A2 y
prostaglandinas. Dichos mediadores son importantes en la agregación plaquetaria. Los efectos
antiplaquetarios de la aspirina proporcionan la base para su uso en la profilaxis de la
trombosis. La uremia es la segunda condición que muestra un defecto adquirido en la función
plaquetarias.
a!  ! 
 
 
 
  

 

Se ha descrito una deficiencia de cada factor de la coagulación como causa de algún trastorno
hemorrágico, con la excepción de la deficiencia del factor XII, que no causa hemorragia. La
hemorragia por deficiencias de factores se diferencia con la deficiencia de plaquetas, en
cuanto a que las petequias o la purpura espontanea son poco frecuentes y por el contrario, la
hemorragia se manifiesta por grandes equimosis o hematomas postraumáticos o por una
hemorragia prolongada o por cualquier procedimiento quirúrgico. Es frecuente la hemorragia
en los tractos gastrointestinal y genitourinario, y particularmente en las articulaciones que
soportan el peso. Varios casos incluyen a pacientes con sangrados que duran días después de
una extracción dental, que desarrolla una hemartrosis después de un traumatismo en la
rodilla. Las anomalías adquiridas de la coagulación pueden aparecer en muchos procesos
diferentes.
Los trastornos adquiridos se caracterizan por múltiples anomalías de la coagulación. La
deficiencia de vitamina K conduce a trastorno de la síntesis de los factores II, VII, IX y X, y
proteína C. el hígado produce prácticamente todos los factores de la coagulación, por ello
varias enfermedades hepáticas parenquimatosas se pueden asociar con diátesis hemorrágica.
La coagulación intravascular diseminada (CID) produce una deficiencia de múltiples factores de
la coagulación. También se han identificado deficiencias hereditarias de cada uno de los
factores de la coagulación. Las deficiencias de factor VIII(hemofilia A) y de factor
IX(enfermedad de Christmas o hemofilia B) se transmiten como trastornos recesivos ligados al
cromosoma X y la mayoría de los demás trastornos tienen patrones autosómico de transmisión
y en este caso solo afecta a un factor de coagulación.
a 
 
 
 
, "(-
La hemofilia A y la enfermedad de von Willerbrand, son los trastornos hemorrágicos
hereditarios más comunes, están causados por defectos cualitativos o cuantitativos que
afectan al complejo factor VIII-FvW.
El complejo plasmático factor VIII-FvW está constituido por dos proteínas separadas que
pueden caracterizarse de acuerdo a criterios funcionales, bioquímicos e inmunológicos. La
proteína procoagulante factor VIII, o factor VIII es un componente de vía intrínseca requerido
para la activación del factor X. La deficiencia del factor VIII da lugar a la hemofilia A. este factor
esta unido de forma no covalente con multímeros FvW muy grandes, que contienen 100
subunidades. El FvW también interactúa con otras varias proteínas participantes en la
hemostasia, entre ellas están el colágeno, heparina y glucoproteínas de la membrana de las
plaquetas (Ib-IX y Ib-IIIa). La glucoproteína Ib-IX actúa como receptor principal para el FvW. La
función más importante del FvW in vivo es promocionar la adherencia de las plaquetas a la
matriz subendotelial, lo que se consigue de dos formas. Parte del FvW segregado por las
células endoteliales es depositado normalmente en la matriz subendotelial, donde favorece la
adherencia de las plaquetas si el tapizado endotelial esta alterado. Las células endoteliales y
las plaquetas también liberan FvW hacia la circulación, y en caso de una lesión vascular este
segundo compartimiento de FvW es absorbido a la matriz subendotelial expuesta y aumenta
todavía más la adherencia de las plaquetas. Los multímeros de FvW también pueden
promocionar la agregación plaquetaria mediante receptores de GpIIb/IIIa activados, esta
actividad puede tener una importancia particular bajo condiciones de fuerzas de arrastre
grades, como las existentes en los vasos de pequeño calibre.la importancia crucial de FvW para
el proceso de la hemostasia normal está apoyada por la existencia de una diátesis hemorrágica
conocida como enfermedad de von Willebrand causada por la deficiencia de este factor.
Los multímeros de FvW también actúan como portadores para el factor VIIIy son importantes
para su estabilidad. La semivida de este factor en circulación es de 12 horas si los niveles de
FvW son normales, pero sólo 2,4 horas si el FvW es deficiente o anormal.
El FvW se puede medir con la prueba de aglutinación con ristocetina.
Los dos componentes del complejo factor VIII-FvW están codificados por genes distintos y
sintetizados por células diferentes. El FvW está producido por células endoteliales y
megacariocitos, y puede ser demostrado en los gránulos ɲ de las plaquetas. Las células
endoteliales constituyen la principal fuente de FvW subendotelial y plasmático. El factor VIII es
fabricado en diversos tejidos, como en las células endoteliales sinusoidales y en las células de
Kupffer del hígado, las células epiteliales tubulares y glomerulares del riñón. Todo esto quiere
decir que los dos componentes del complejo factor VIII-FvW, son sintetizados por separado, se
unen y circulan en el plasma como una unidad que sirve para favorecer la coagulación, así
como las interacciones entre plaquetas y la pared vascular necesarias para asegurar la
hemostasia.
c   -  
Se cree que es uno de los trastornos hemorrágicos hereditarios más frecuentes en los seres
humanos.
ÿ

Hemorragias espontaneas en las mucosas, sangrado excesivo de las heridas, menorragia y
tiempo de hemorragia prolongado con recuento de plaquetas normal.
En la mayoría de casos se hereda con carácter autosómico dominante y raramente puede ser
una variante autosómica recesiva.
Las más de 20 variantes de la enfermedad se pueden agrupar en dos categorías principales:
È Los tipos 1 y 3 se asocian con una cantidad reducida de V circulante. El tipo 1,
autosómico dominante representa aproximadamente el 70% de los casos y es leve y
de clínica variada. El tipo 3 (autosómico recesivo) se asocia con niveles
extremadamente bajos de V  funcional tiene una clínica grave. Puesto que una
deficiencia intensa de V  tiene un efecto marcado sobre la estabilidad del factor VIII,
algunas de las características observadas recuerdan a la hemofilia. En algunos casos se
han encontrado mutaciones de sentido alterado (   ), en otros se sospecha que
los alelos pueden estar afectados por mutaciones distintas (heterocigotos
compuestos), lo que produce una herencia aparentemente dominante. La enfermedad
de tipo 3 se asocia con deleciones o mutaciones con cambio de pauta de lectura
( ).
È La enfermedad de tipo 2 presenta defectos cualitativos en el V  hay varios subtipos
de los cuales el más común es el 2A, se hereda con carácter autosómico dominante y
el V  es anormal conduciendo al ensamblado de multímeros defectuosos. Los
multímeros grandes e intermedios, los más activos del V  faltan en el plasma. El tipo
2 representa el 25% de los casos de esta enfermedad y se asocia con hemorragia de
leve a moderada.
Estos pacientes exhiben tiempo de hemorragia prolongado a pesar de un recuento normal de
plaquetas. El nivel plasmático de V activo, medido como        
 
  Debido a que el V  estabiliza el factor VIII al unirse a él, esta deficiencia da
lugar a una disminución secundaria de los niveles de factor VIII, descenso que se puede reflejar
por prolongación del TTP en esta enfermedad en los tipos 1 y 3.
Los pacientes con esta enfermedad tienen un defecto compuesto que afecta a la función de
las plaquetas y a la vía de la coagulación. Incluso en las familias en las que un solo alelo
defectuoso es segregado, existe con frecuencia una amplia variabilidad en la clínica de la
enfermedad, lo que puede deberse a factores genéticos adicionales que influyen en los niveles
de circulantes de V , que varían mucho en las poblaciones normales. Las complicaciones
adversas de la deficiencia de factor VIII, como las hemorragia articulares, son poco frecuentes
excepto en el tipo 3.
¦  
 
 
, 
Esta es la enfermedad hereditaria asociada con hemorragias graves más común. Se debe a la
reducción en la cantidad o en la actividad del factor VIII, que actúa como cofactor del factor IX
en la activación del factor X de la coagulación.
Se hereda con carácter recesivo ligado al cromosoma X por lo que se encuentra en varones y
en hembras homocigotas. Sin embargo se ha descrito hemorragia excesiva en mujeres
heterocigotas, probablemente debido a la desactivación del cromosoma X normal en la
mayoría de las células (lionización). El 30% de los pacientes no tienen historia familiar sino
mutaciones nuevas. La clínica de la enfermedad es muy variada, por la relación que guarda
con el factor VIII. Los individuos con menos del 1% de la actividad normal desarrollan
enfermedad grave, los niveles de entre el 2 y el 5% se asocian con enfermedad moderada y los
pacientes con el 6 al 50% de actividad tienen enfermedad leve. Los grados variables de
deficiencia de factor VIII se pueden explicar en gran parte por la heterogeneidad de las
mutaciones causales. Como en las ɴ-talasemias, se han documentado varias lesiones genéticas
(deleciones, mutaciones sin sentido que crean codones de parada, errores de empalme). Las
deficiencias más graves se deben a una inversión inusual del cromosoma X que abole por
completo la síntesis del factor VIII. La hemofilia A grave se asocia también con mutaciones
puntuales en el factor VIII que alteran la función de la proteína, en estos casos los niveles del
factor VIII parecen normales mediante inmunoanálisis. Las mutaciones que permiten la síntesis
de algo del factor VIII se asocian con enfermedad leve o moderada, casos en los que la
enfermedad puede ser modificada por otros factores genéticos que influyen en la síntesis del
factor VIII que varían ampliamente incluso en individuos normales.
Los síntomas tienden a ser hematomas fáciles y hemorragias masivas después de
traumatismos o cirugías. Son frecuentes las hemorragias ͞espontáneas͟ en zonas del cuerpo
expuestas a traumatismo, conocidos en las articulaciones como hemartrosis, lo que puede
conducir a deformidades progresivas que pueden causar invalidez. Es característica la
ausencia de petequias.
Estos pacientes tienen tiempo de hemorragia, niveles de plaquetas y el TP normales, con
prolongación del TTP. Esto apunta a una vía de coagulación intrínseca anómala. El diagnóstico
requiere análisis específicos para el factor VIII.
Siendo que la vía extrínseca de la coagulación está intacta en la hemofilia A, ¿Por qué sangran
estos pacientes? Algunos estudios sugieren que el principal papel de la vía extrínseca en la
hemostasia es producir un brote inicial limitado de activación de la trombina sobre la lesión
tisular, que es reforzado y amplificado por una vía de retroalimentación en la que la trombina
activa los factores IX y XI de la vía intrínseca. Además se requieren niveles altos de trombina
para activar el TAFI (inhibidor de la fibrinólisis activado por la trombina), que aumenta el
depósito de fibrina inhibiendo la fibrinólisis. Así, la coagulación inadecuada (fibrinogénesis) y la
inapropiada fibrinólisis contribuyen a la diátesis hemorrágica en la hemofilia.
Tratamiento: infusión del factor VIII recombinante. Alrededor del 15% de los pacientes con
factor VIII bajo o ausente desarrollan anticuerpos que se unen a él y lo inhiben, lo que es más
probable en pacientes con deficiencia grave del factor VIII porque la proteína e percibida como
extraña por el sistema inmune. El mayor peligro de la terapia sustitutiva es la transmisión de
enfermedades víricas (VIH), lo que se ha reducido con la introducción del factor VIII
recombinante.
¦ %c    ÿ. 
 
 
 
La deficiencia de este factor provoca un cuadro clínicamente indistinguible de la hemofilia A,
porque los factores VIII y IX activan juntos el factor X. En la hemofilia B hay muchas mutaciones
que afectan el gen del factor IX.
Semejanzas con la hemofilia A:
´ Se hereda con carácter recesivo ligado al cromosoma X
´ Tiene una clínica variable
´ Los pacientes tienen el factor IX pero no es funcional
´ TTP prolongado
´ TP y tiempo de hemorragia normales
Tratamiento: factor IX recombinante.
ÿ 

   ÿ a
Trastorno trombohemorrágico agudo, subagudo o crónico que ocurre como complicación de
algunas enfermedades.
Se caracteriza por formación de microtrombos en la microcirculación, difusa o en un órgano o
tejido especifico. ÿ  
      
 
 

      
  
        
    Así, la CID puede presentar signos y síntomas relacionados con
hipoxia tisular e infarto causados por los microtrombos o como un trastorno hemorrágico
relacionado con el agotamiento de los elementos necesarios para la hemostasia (por lo que se
denomina también ͞coagulopatía por consumo͟ a la CID)
Etiología y Patogenia: la CID ocurre en el curso de una variedad de trastornos clínicos.
Normalmente la coagulación puede ser iniciada por dos vías: la extrínseca (inicia con la
liberación del factor tisular o tromboplastina tisular) y la intrínseca (activación del factor XII
por contacto con colágeno u otras sustancias de carga negativa). Ambas vías conducen a la
generación de trombina, que convierte el fibrinógeno en fibrina. El exceso de trombina es
eliminado en los sitios de lesión y convertido en anticoagulante. Al unirse con la
trombomodulina, la trombina es capaz de activar la proteína C, que inhibe los factores
procoagulantes V y VIII. Otros factores inhibidores de la coagulación son la activación de la
fibrinólisis por la plasmina y la eliminación de los factores de la coagulación activados por el
sistema fagocítico mononuclear y el hígado. Estos y otros factores compensadores aseguran
que solo se produce coagulación en el sitio y momentos adecuados. De acuerdo con lo
anterior, la CID se puede deber a la activación patológica de las vías extrínseca e intrínseca o a
trastornos de los mecanismos compensadores.
La CID es activada por dos mecanismos principales:
1. Liberación de factor tisular o sustancias tromboplásticas hacia la circulación
procedentes de:
a. Placenta, en pacientes con complicaciones obstétricas.
b. Gránulos de células leucémicas, en leucemia promielocítica aguda.
c. Moco liberado por ciertos adenocarcinomas, que activa el factor X con
independencia del factor VII.
d. En sepsis por gramnegativos, las endotoxinas bacterianas hacen que los
monocitos activados liberen IL-1 y TNF, que aumentan la expresión de factor
tisular sobre las membranas de las células endoteliales y disminuyen la
expresión de trombomodulina. Resultando en procoagulación.
2. Lesión generalizada de las células endoteliales, favoreciendo la agregación de las
plaquetas y activando la vía intrínseca de la coagulación.
El TNF es un mediador extremadamente importante de la inflamación y lesión de las células
endoteliales en el shock séptico y produce la sobreexpresión de las moléculas de adhesión
sobre las células endoteliales y favorece la adherencia de los leucocitos, dañando el endotelio.
La lesión endotelial, incluso leve, puede desencadenar la actividad procoagulante por la
expresión aumentada del factor tisular. La lesión endotelial generalizada puede ser producida
por:
a Depósito de complejos antígeno-anticuerpo (LES) que activan la vía clásica del
complemento y secundariamente a las plaquetas y granulocitos.
a Temperaturas extremas (choque térmico o quemaduras).
a Microorganismos (meningococos o rikettsias). Las endotoxinas activan directamente
el factor XII y además inhiben la actividad anticoagulante de la proteína C al suprimir
la expresión de la trombomodulina sobre el endotelio.
Entre las neoplasias malignas la leucemia promielocítica aguda y los carcinomas de pulmón,
páncreas, colon y estómago, liberan factores tisulares, enzimas proteolíticas, mucina y otros
productos tumorales desconocidos.
Consecuencias de la CID:
Depósito generalizado de fibrina dentro de la microcirculación. Esto puede provocar
isquemia de los órganos más vulnerables y provocar    por
fragmentación de los hematíes cuando intentan pasar por la microvasculatura
estenosada (anemia hemolítica microangiopática).
Diátesis hemorrágica, por el consumo de plaquetas y factores de la coagulación así
como la activación del plasminógeno. La plasmina escinde la fibrina y digiere los
factores V y VIII, reduciendo sus concentraciones aun más.
La fibrinólisis conduce a la formación de productos de degradación de la fibrina que
inhiben la agregación plaquetaria y la polimerización de la fibrina y tienen actividad
antitrombina.
Todo lo anterior provoca el fracaso de la hemostasia observado en la CID.
Por orden descendente de frecuencia los trombos se encuentran en
´ encéfalo
´ corazón
´ pulmones
´ riñones
´ suprarrenales
´ bazo
´ hígado
ÿ

El comienzo puede ser fulminante (shock endotóxico o embolia de liquido amniótico) o
insidioso y crónico (carcinomatosis o retención de feto muerto). El 50% de los casos CID son
por complicaciones del embarazo, el 33% por carcinomatosis.
Algunos patrones comunes son la anemia hemolítica microangiopática, disnea, cianosis,
insuficiencia respiratoria, convulsiones, coma, oliguria e insuficiencia renal aguda e
insuficiencia circulatoria súbita o progresiva y shock.
La CID aguda (complicaciones obstétricas o traumatismo mayor) está dominada por diátesis
hemorrágica, mientras que la CID crónica (cáncer) presenta inicialmente complicaciones
trombóticas.
El diagnóstico requiere observación clínica exacta y estudios de laboratorio; monitorización
del fibrinógeno, las plaquetas el TTP, el TP y los productos de degradación de la fibrina.
El pronóstico depende del trastorno subyacente. El único tratamiento definitivo consiste en
eliminar o tratar la causa desencadenante.