You are on page 1of 38

Boletín 22

Í n d i c e
Por una vez el editorial no lo vamos a escribir nosotros, está escrito
desde hace muchos años.

Los más viejos, aquellos que están curtidos en muchas peleas, es prob-
able que lo conozcan. Los más jóvenes, seguramente ni lo hayan leído.

Tanto para unos como para otros, conocerlo o recordarlo no nos hará
ningún mal.

Cita de Bertolt Brecht ........................................................................2


Noticias Verdes
Carlos Fierro ......................................................................................3
La Biblioteca de ARBA ......................................................................5

Tela lerda..............................................................................................5

Asamblea en la carpintería
Cooperativa HEFAME ........................................................................6
Huerto urbano y contaminación atmosférica
Antonio Gabriel (Asociación GRAMA ..................................................7
Supongamos
Anónimo ............................................................................................8
La "salsa" de la montaña
Adolfo Gutiérrez..................................................................................9
En la sementera ................................................................................15
Anillos de crecimiento en los Quejigos
Pruden ..............................................................................................18
Origen de TEJEIRA ........................................................................21
Cinco mirtáceas para el jardín
Günter Kunkel ..................................................................................22
El amor al árbol y sus frutos
Raúl Garrido ....................................................................................28
Crónica de las excursiones de los encuentros de Arbas y Txirpiales
del 10 a 12 octubre 2009
Emilio Ezquerra Villasante ................................................................33
Boletín de ARBA
Número 22, junio 2010. Apodos o motes verdes en Malpartida de Plasencia,
Imprime: Gráficas Gil Sanz. Comarca Natural de "El Monfragüe"
ISSN 11338-0934 Álvaro Tejerina Gallardo ....................................................................35
Depósito legal: M-29302-1997
Diseño y maquetación:
Carlos Fierro.
Corrección: Ada Heredero Foto portada: Álvaro Tejerina Gallardo
Coordinación: Silvia Romero

1
Boletín 22

Frase

Hay hombres que luchan un


día y son buenos. Hay otros
que luchan un año y son mejo-
res. Hay quienes luchan muchos
años, y son muy buenos. Pero hay
los que luchan toda la vida,
esos son los imprescindibles.

Bertolt Brecht

2
Boletín 22

N o t i c i a s
v e r d e s
Recopilación y comentarios: Carlos Fierro

¿Nepenthes rajah, comedora de carne?


Las plantas carnívoras siempre han alimentado la imaginación humana. En
España, la modestia impera, con los géneros Drosera y Pinguicula, que sólo
son capaces de atrapar minúsculos insectos. En los trópicos las cosas se ponen
grandes e interesantes. Así, hace 150 años fue descubierta en Borneo,
“tree shrews” Foto: L.Chin
Nepenthes rajah, de un género muy parecido a Sarracenia, plantas bien cono-
cidas por sus tubos trampa, que pueden ser rastreros o levantados del suelo y hasta colgados.
Dichos tubos llenos de líquido atrapan insectos. Éstos son atraídos por un borde con néctar, cuan-
do caen dentro son incapaces de subir por la paredes resbaladizas. Parecía claro que la Nepenthes
rajah, con su tubo de dos litros de capacidad era una trampa no sólo para insectos y otros artrópodos,
sino también para mamíferos pequeños, léase roedores: ¡Por fin, una planta comedora de carne!
La imaginación del aventurero. Sin embargo, parece que los aguafiestas de los científicos están dis-
puestos a poner las cosas en su sitio. Concretamente el Dr. Charles Clarke que lleva estudiándo-
la desde 1987 (está afincado en Monash University’s Sunway en Selangor, Malasia) y nunca
ha visto restos de mamíferos dentro, pero lo que sí han visto su
colega Lijin Chin, de la universidad British Columbia de
Victoria, Canadá, y él son unos pequeños mamíferos “tree
shrews”, emparentados con los primates, comiendo el néctar
de una glándula que hay en la tapa del tubo que forma un
ángulo de 90º con éste. Hasta ahí la trampa es igual que para
los insectos, pero lo que hace la planta es obligar al animal
cuando quiere libar a agarrarse con pies y manos sobre la
apertura del borde. El animal defeca mientras come, y
dada su posición, lo hace dentro del tubo.
Realmente es de los pocos animales que caga
en un retrete. Son pues sus excremen-
tos y no su carne de lo que se
alimenta la planta.
Foto: Carlos Fierro

Más información: BBC News


Giant meat-eating plants prefer to eat tree shrew poo

Sarracenia sp.
i a s W E B
N o t i c
Un PDF de los paisajes y flora del Pais Vasco
http://www.etorkultura.com/capitulos/251.pdf

Naturaleza de Castilla Leon, con un Boletín electrónico nº 1 /Invierno 2009-2010


http://www.miespacionatural.es/
3
Boletín 22

Un adiós a ARMEN L. TAKHTAJAN (1910-2009)


El 13 de noviembre de 2009 murió, a los 99 años de edad, Armen
Leonovich Takhtajan uno de los más grandes botánicos de todos los tiempos.
Afortunadamente, para nosotros, pudo publicar unos meses antes el libro
Flowering Plants (Springer, 2009). Takhtajan, fue uno los autores de mayor prestigio en la clasifica-
ción de las plantas, con 60 años dedicados a su estudio. Su último legado (un regalo) es una
clasificación revisada de las plantas con flor, si bien su legado real son 20 libros
y más de 300 artículos, muchos de los cuales han sido fundamentales en nues-
tro conocimiento del reino vegetal.
Al margen de su valía como botánico, hay que destacar su valía como
humanista, promoviendo un dialogo
entre bloques, países y, sobre todo,
personas.

Exposición FLORA HUMILIS


de fotografías de Justino
Díez,
apoyadas por textos de Emilio Blanco
El día 16 de marzo de 2010, se inauguró la exposición FLORA HUMILIS con fotografías de
Justino Díez, apoyadas por textos de Emilio Blanco (socio fundador de ARBA), que la Fundación
Patrimonio Natural de Castilla y León ha traído al Real Jardín Botánico de Madrid.
Se clausuró 10 de mayo de 2010, y han sido 36691 personas las que han disfrutado de las 50 imá-
genes en gran formato y de los textos creados para la muestra.
En el año mundial de la Diversidad Biológica, FLORA HUMILIS ofreció un inusual recorrido
fotográfico por la naturaleza y la cultura de Castilla y León. Así se pudieron apreciar plantas de todos
los niveles taxonómicos, desde los helechos hasta los árboles y las plantas con flor. El factor humano
de la exposición lo integraron artistas y científicos junto con artesanos, juglares y jardineros: una repre-
sentación sorprendente de las múltiples relaciones del ayer y del hoy entre la humanidad y el reino
vegetal.
FLORA HUMILIS constituye el primer proyecto expositivo desarrollado íntegramente en el com-
plejo PRAE, equipamiento de educación ambiental de la Junta de Castilla y León, sede de la Fundación
Patrimonio Natural de Castilla y León, en Valladolid.
Foto: Carlos Fierro

Inaguración de la exposición Emilio Blanco

4
Boletín 22

En nuestra sede del Albergue Juvenil hay una biblioteca con un buen número de
ejemplares sobre Botánica, Ecología, Biodiversidad, etc… y durante muchos años
había una sección en el boletín en donde se hablaba de las novedades de ésta.
Quiero retomar esta sección haciendo un comentario sobre dos libros que han lle-
gado a nuestra biblioteca y están a disposición de todos. El primero: " Uso tradi-
cional de la plantas de Toledo, una contribución al estudio etnobotánico de la
provincia de Toledo" , uno de cuyos autores es Emilio Blanco Castro, es una
espléndida monografía sobre la diversidad de plantas de la provincia de Toledo,
perfectamente ilustrado, en donde aparecen por orden alfabético los nombres
vernáculos y los usos recogidos de todas las plantas de la provincia de Toledo..
Y el otro libro a reseñar: "La Naturaleza del Sureste de la Comunidad de
Madrid" , es una pequeña enciclopedia sobre la naturaleza que abarca temas
geográficos, geológicos, botánicos, etnobotánicos, ornitológicos… preparado en
forma de fichas para que los profesores de secundaria o bachillerato o cualquier
amante de la naturaleza aprenda con gran facilidad y amenidad de la naturaleza
del Sureste de la Comunidad de Madrid.
Te esperamos en la biblioteca…….

Carta de un socio
T e l a l e r d a .

No he podido vencer la tentación de transcribiros literalmente algo que acabo de leer en el EsIA de una
carretera (la variante de la M-614 en Guadarrama). Lo ha hecho una Ingeniero de Montes y una Ingeniero
de Caminos. Tela lo que afirman:
“La sierra de Guadarrama cuenta en sus laderas, en el piso alpino, con pastizales de alta montaña apro-
vechados por la ganadería extensiva. Debajo de estos, en los pisos subalpino y montano se hallan algu-
nos de los mejores pinares naturales de pino albar (Pinus sylvestris L.) que existen en España. Por deba-
jo de los pinares, el piso montano está cubierto por robledales de rebollo (Quercus pyrenaica L.), que en
ocasiones invaden la zona de pinar ocasionando problemas.”
Lo que está en negrita hace daño a la vista, pero es lo que hay. Resulta que ahora nuestros pinares son
naturales y los pobres robles que intentan ocupar su terreno original lo único que hacen es ocasionar pro-
blemas. Supongo que crean problemas a los que diseñan las repoblaciones en la Comunidad de Madrid,
de otra manera no habría ninguna contestación a la utilización generalizada de coníferas en las mismas.
No quiero adentrarme en más, porque no acabaría. Lo que está claro es que no tienen ni idea, los pisos
bioclimáticos de la sierra de Guadarrama son el crioro, oro, supra y mesomediterráneo, parece que para
estos estamos en los Alpes o en los Pirineos.
Un saludo

5
Boletín 22

A S A M B L E A E N L A C A R P I N T E R I A

Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña asamblea. Fue una reunión
de herramientas para arreglar sus diferencias.
El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó que tenía que renun-
ciar. ¿La causa? ¡ Hacía demasiado ruido! Y, además, se pasaba el tiempo golpeando.
El martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo; dijo
que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.
Ante el ataque, el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija.
Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.
Y la lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado el metro que siem-
pre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único per-
fecto.
En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo. Utilizo el martillo, la
lija, el metro y el tornillo. Finalmente, la tosca madera se convirtió en un fino mueble.
Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación.
Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho, y dijo:
-”Señores, Ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero tra-
baja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos
ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos bue-
nos”.
La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuer-
za, la lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era pre-
ciso y exacto.
Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad. Se sintieron
orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.
Ocurre lo mismo con los seres humanos. Cuando en cualquier empresa las perso-
nas buscan defectos en los demás, la situación se vuelve tensa y negativa. En cambio,
al tratar con sinceridad de percibir los puntos fuertes de los demás, es cuando florecen
los mejores logros humanos.
Es fácil encontrar defectos, cualquiera puede hacerlo. Pero debemos tender a
encontrar cualidades, esas capaces de inspirar todos los éxitos humanos.

Cooperativa HEFAME

6
Boletín 22

Huerto urbano y
contaminación
atmosférica Antonio Gabriel
Asociación GRAMA

Son muchas las ciudades donde se han Programa Life. El programa trata de evaluar la
implantando los huertos urbanos y los conocidos calidad del aire de distintas ciudades europeas y
cómo "balcones comestibles". San Petersburgo, sus principales contaminantes, utilizando bioin-
barrios urbanos de Londres, Barcelona, París, dicadores: cultivos. El proyecto muestra con
Tokio… con exitosos resultados. mucha exactitud cuáles son los efectos de deter-
minados contaminantes en las plantas.
Estos espacios verdes urbanos son un recur-
so ambiental de innumerables ventajas: posibili- Una de las claves de la investigación es el
dad de empleo de horticultor urbano, aprove- estudio de los efectos en plantas en contacto
chamiento de espacio, actividades de educación directamente con el tráfico y plantas en áreas
ambiental, incremento de áreas verdes… ajardinadas, donde la contaminación es menor
Además, cómo comenta Maria Sandoval, "pro- (contaminación de fondo). El estudio se centra
mueven el consumo de alimentos frescos, y en los efectos visuales en la hojas causados por
conciencia sobre la calidad de los alimentos que las concentraciones de ozono (necrosis en la
consumimos normalmente. Aumenta la oferta hojas), posibles contaminantes mutagénicos del
de productos ecológicos y evita la presión y ADN de bencenos, dioxinas y metales pesados.
subida que ejercen los intermediarios" y tam- Pero también estudia la posibilidad de bioacu-
bién el transporte. mulación en las hojas de azufre, hidrocarburos
aromáticos policíclicos y metales pesados.
Pero el mayor obstáculo que presentan este
tipo de proyectos, y que ha frenado mucho su Las plantas siempre van a absorber y acu-
proyección, es el incremento de contaminación mular determinados contaminantes, seguramen-
atmosférica en las ciudades. te se darán capítulos importantes de concentra-
ción que pueden dañar sus hojas o reducir su
Si hacemos un repaso de los contaminantes
crecimiento, como ya se ha descrito en jardines
más relevantes que suelen mencionarse en las
botánicos. Pero no se observan problemas que
áreas urbanas (y que coinciden para el caso de la
afecten de manera importante a su desarrollo.
Comunidad de Madrid. Informes de 2001-2005
En cuanto al consumo de determinados produc-
de la Consejería de Medio Ambiente), los más
tos procedentes de estos cultivos urbanos,
importantes son los óxidos de nitrógeno y azu-
debemos plantearnos que a diario los ciudada-
fre, el ozono, COV, y aerosoles. Otros contami-
nos están expuestos a los mismos contaminan-
nantes son los metales pesados procedentes de
tes, y no existen grandes concentraciones de
catalizadores.
contaminantes que puedan producir bioacumu-
Dentro de todos ellos los informes de la lación como el caso del fluor y metales pesados.
Consejería de Medio Ambiente de Madrid des-
En cualquier caso, la "azotea comestible" y
tacan el ozono, que llega a concentraciones que
los huertos urbanos, proyectan el peligro de la
superan el umbral de información y protección
contaminación atmosférica en nuestras ciuda-
de la vegetación.
des, y son pieza clave dentro del ansiado desa-
Pero, ¿cómo afectan a las plantas?. rrollo sostenible. Son una herramienta para
Actualmente existen un proyecto conocido fomentar la reducción del uso del automóvil y
como Eurobionet (http://www.ceam.es/eurobio- abogar por una movilidad sostenible en el
net/index.htm) financiado por la UE a través del centro de nuestra ciudad.
7
Boletín 22

os
Supongam
Supongamos que hoy he estado en el interior de una caseta de vigilancia de incendios
forestales. No nos queda más remedio que suponerlo porque el acceso estaba prohibido a toda
persona ajena al servicio de vigilancia y, si yo afirmara por escrito que he estado dentro, sería
tanto como reconocer que soy un delincuente. Así que supongamos que he estado. Supongamos
que la puerta estaba cerrada, pero una ventana estaba abierta. Supongamos que yo he entrado
por esa ventana. Pero supongamos que hacía mucho frío y nevaba y no tenía otro sitio en el que
resguardarme para comer. Todo esto “un suponer”.
Supongamos que ha sido allí dentro donde he encontrado un escrito que me parece muy diverti-
do. Tanto que quiero compartirlo con vosotros. Después de reírme un rato, me he quedado pen-
sando que, por otro lado, es un claro ejemplo de la idiosincrasia de nuestro pueblo.
Para disfrutar por completo del texto es recomendable que os pongáis en situación. Suponed
que dentro de la caseta no faltaba un envase de crema protectora solar ni una sombrilla. Es
indiscutible que en verano hace allí un sol abrasador, pero, por favor, intentad imaginar al vigi-
lante leyendo este texto a la sombra de su sombrilla y bien bronceado. Gana mucho la lectura.
Es una circular firmada por el Jefe de Servicio de Incendios Forestales y por el Jefe del Cuerpo
de Bomberos de la Comunidad de Madrid. Está fechada en Las Rozas a 23 de julio de 2007 y
dirigida a los Auxiliares de Control y Encargados II de la Red de Vigilancia de Incendios
Forestales. Dice aí:
“A pesar de haber sido un año favorable meteorológicarnente para el inicio y pro-
pagación de incendios forestales en la Comunidad de Madrid, a partir de mediados
del mes de junio y debido al aumento de las temperaturas y al descenso en el estado
de humedad del combustible vegetal, se están produciendo desde la fecha reseñada
un alto número de incendios forestales, encontrándose todo el territorio de la
Comunidad de Madrid en máxima alerta de incendios forestales.
Además se está detectando por los responsables de la red de vigilancia de incendios
forestales en el CECOP el hecho de que un gran número de incendios de vegetación
o bien columnas de humo provocadas por estos incendios se reciben en el CECOP
por medios ajenos a la red de vigilancia de incendios forestales. Incluso incendios de
vegetación o columnas de humos que se inician a escasos metros de puestos ocupa-
dos por vigilantes de incendios son recibidos en CECOP por otros medios distintos a
los de la red de vigilancia, siendo por tanto muy bajo el porcentaje de incendios fores-
tales detectados por los vigilantes fijos de la red de vigilancia.
Por ello se solicita a todos los vigilantes de incendios forestales (Auxiliares de Control
e Información) de la red de vigilancia del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de
Madrid extremen las labores de vigilancia y detección de incendios forestales en
todo el territorio de la Comunidad de Madrid. Así mismo, estos trabajadores deben
recordar que deben obedecer y respetar la figura del Encargado II, personal que tiene
a su cargo entre otras las labores de control, inspección y seguimiento del personal
que cubre diariamente los puestos de la red de vigilancia de incendios forestales de la
Comunidad de Madrid.”
¿Es buena, eh?
Anónimo.

8
Boletín 22

LA "SALSA" DE LA
MONTAÑA.
Adolfo Gutiérrez.
Infografía: Pruden y David

Roba un poco de tiempo. Unos minutos Riaño. Núcleo central de operaciones de los
valiosos de tu ajetreada existencia. Sumérgete pasajeros a la felicidad abajo inmortalizados.
en el contenido de este artículo. Pon música, Adoptado por el movimiento ecologista, hace
afrocubana es recomendable. Bucea en tu ima- veintidós años, como bandera de lucha contra
ginación por una comarca de la montaña leone- una política hidráulica desmedida y faraónica.
sa, donde el urogallo rasga el silencio con su Un embalse que inundó una superficie cercana a
descarnado canto amoroso. Para él, lo mismo las dos mil hectáreas entre las cotas 1.020 y
que para la osa que cobija a sus pequeños inde- 1.100 m.s.n.m. La mayor parte eran prados de
fensos en un bosque de hayas en pleno esplen- siega en torno a los ríos y sotos. Representaba
dor primaveral, lo mismo que para ti, inmerso una unidad paisajística de gran importancia para
en esta lectura, la sombra hercúlea que propaga la fauna y la ecología en general. Además, ane-
el valle se convierte en un recuerdo cercano. El garon las zonas de bosque autóctono y matorral,
resultado: suculentas ganancias netas de aledañas al fondo del valle con graves repercu-
Biodiversidad. siones en la flora, especialmente para catorce
endemismos vegetales cántabro-pirenaicos y
“El hecho de que un mito se desvanezca en para tres especies de animales: el oso, el uroga-
la niebla de nuestras ilusiones no impide que llo y el pico mediano.
todos empecemos a colaborar en un nuevo
borrador de utopía”. Todo sea por el progreso. Como lo menciona
en un texto publicado en un diario de tirada
Mario Benedetti nacional, el escritor leonés, Julio Llamazares:

9
Boletín 22
“Agresión en nombre del progreso, como sistente. Y una pequeña sorpresa. Según nos
siempre ¿Qué progreso después de haber con- comentó el agente forestal, había restos de
tribuido a él? Amenaza a convertir la montaña esqueletos de venados y ungulados. Señal de
de León en la del olvido, y no sólo en el sentido que el lobo aúlla todavía por estos valles, deli-
metafórico”. mitando su territorio.

Por eso como auténticos jornaleros de la glo- El día no daba para más. Era necesario repes-
ria, nos convertimos en testigos privilegiados de car al resto de los valientes que se sumaron al
lo que allí se esconde. No olvidemos que se trata grupo. Raudos y veloces, nos dirigimos, serpen-
de una zona donde convergen tres figuras teando por la carretera del pantano, al albergue
importantes de protección: Reserva de Caza, de Riaño, morada de los expedicionarios. Una
Parque Nacional y Parque Regional de Picos de cena, en el reconstruido pueblo montañes,
Europa. supusó la segunda toma de contacto con la gas-
tronomía local. Entre plato y plato, nuestras
Nuestra primera parada fue el pueblo de palabras crecían como la hiedra hacia lo hondo
Casasuertes. Pequeño enclave de montaña, con sin que supiéramos la savia que las nutre, propi-
su antiguo molino y sus casas preparadas para ciando una entretenida tertulia, antesala de
soportar el rigor del invierno. Elvira nos guió nuestra siguiente jornada en Lois.
por sus recovecos y encantos. Un pequeño
paseo vespertino en dirección a los dos refugios Tras un toque de diana madrugador y un
que circundan el pueblo resultó suficiente para buen desayuno reconstituyente, incluidas las
acumular las primeras monedas verdes de espe- deliciosas galletas de hierro aportadas por
ranzas. Las hayas en pleno esplendor primave- Pedro, consultamos los planos y mapas para
ral, los robles con su porte erguido y con- decidir la ruta a seguir. Optamos por una tra-
10
Boletín 22
vesía circular, con origen y destino en el pueblo un porte parecido a las orquídeas, pero con
que alberga la catedral y la cátedra de la mon- pétalos hacia abajo), pedecularis comosa, saxí-
taña. fraga de flor blanca, narcisos, verónica de flo-

El cielo encapotado, cubierto de nubes, no res espigadas, valeriana, tomillo rastrero, lino
barruntaba una jornada exenta de lluvia. Con azul. Y algunas se nos escaparon, por no dispo-
nuestras mochilas cargadas de ilusiones y los ner de la información adecuada para contrastar-
sentidos preparados para adentrarnos en la natu- la.
raleza en estado puro, iniciamos la jornada.
Pero lo más interesante estaba por llegar. Al
El roble albar, el majuelo, las pequeñas man- final de la prolongada bajada desde la collada,
chas de hayas formando bosques, además de en una pequeña pradera, las orquídeas brotaban
otros arbustos, enebro y acebo por citar alguno, por doquier. Un verdadero curso en plena natu-
figuran entre las especies más comunes que raleza. Principalmente del género orchis, aun-
vamos descubriendo según avanza la ruta hacia que en otras partes del recorrido descubrimos
la collada de Lois. otras ophrys como la archiconocida del hombre
ahorcado.
Nuestros botánicos de guardia, Alicia y
Andrés, nos descubren las primeras flores a Antes de llegar a la bifurcación que regresa a
ambos lados del camino. Daboecia cantábrica, Lois, resaltaba la presencia de una vetusta
luzula, ranunculus de flor blanca, flitillaria. En explotación minera. Un antiguo cargadero de
otras paradas observábamos, pedecularis (con mineral. También los romanos intentaron
11
Boletín 22
robar los secretos a las montañas abriendo en Nos consta que en el siglo XVII la llamada
ellas minas de cobre o de cinabrio. Cuando rea- iglesia vieja de Lois, que algunos la sitúan en el
nudaron los trabajos los operarios de la lugar de la Capilla, se encontraba ya en estado
Sociedad Minera de Mercurio, en la Mina de lamentable, al igual que otras de la Montaña,
Llorada, apareció un caldero de bronce utilizado debido a lo malos que eran los materiales de su
por los romanos para la extracción del mercurio. construcción y a los rigurosos temporales del
Se conserva ahora en el Museo de Prehistoria de invierno.
Santander.(5)
Don Antonio Álvarez Acevedo, prior de San
El hambre retorcía nuestros estómagos, agra- Marcos y obispo de Fusibilia dejó en su testa-
decidos por los tesoros descubiertos. Una frater- mento fechado en 1711, 11.000 ducados “para
nal comida de traje (yo traje filetes rusos, tú la Iglesia que se proyectaba en Lois”. (26). La
trajiste pan de molde, él trajo salchichón, noso- iniciativa, no obstante, parece que partió de Don
tros trajimos queso, etc.) El bizcocho casero Francisco Rodríguez Castañón, obispo de
regado con unas gotas de ron puso la guinda a Orense y Calahorra, que en el año 1668 ya tiene
tan variopinta comilona. proyectos para hacer la nueva iglesia, fundando
memorias y
Abandonamos el parapeto de las
hayas y alzamos la vista hacia las
rocas de la montaña que nos observa-
ba. Dos rebecos campan a sus anchas
ajenos al ajetreo de estos intrusos. El
regreso se hace apresuradamente, la
lluvia se convierte en un invitado sor-
presa uniéndose a la comitiva en el
regreso a Lois.

Por la importancia que tiene en


toda la montaña, son necesarios unos
breves apuntes sobre la Historia de
este municipio:

Vamos a intentar desentrañar el


significado de la palabra Lois. Para
ello hay que partir del supuesto de
que en los documentos de la Edad
Media este pueblo es conocido como
“Loides”, que viene del vocablo latino “lutum”
obras pías y tramitando el expediente de
o lodo. A este pueblo, por lo tanto, se le
patronazgo sobre la iglesia parroquial de Lois
impondría este nombre por estar situado junto a
(27). D.Jerónimo Rodríguez Castañón, sobrino
un lodazal. Por esta razón Don José González lo
del anterior, capellán de reyes de Toledo y fun-
llama muchas veces “Lutosa” (l).
dador de la Cátedra de Lois, cumpliendo los
J. Canal, que con frecuencia busca origen deseos de su tío el obispo, encarga los planos de
euskérico para nuestros topónimos, lo deriva de la nueva iglesia al Arquitecto toledano don
“loi-di”, que significa “lugar de barro”(2). Fabián Cabezas (28).

También se ha encontrado allí un pico para Fue don Juan Manuel Rodríguez Castañón,
remover el mineral de cobre. J. Miranda atribu- natural de Lois, quien siendo obispo de Tuy se
ye estos hallazgos a la Edad de Bronce y los encargó de llevar a efecto la construcción de la
sitúa 700 años antes de Cristo (6). nueva iglesia de Lois, que ni los dos obispos

12
Boletín 22
anteriores ni don Jerónimo pudieron realizar ambiciosa: le hubiera gustado establecer en
debido a lo ambicioso del proyecto y a carecer Burón una Comunidad de Franciscanos para
de los suficientes medios económicos. Los que se dedicasen a la predicación popular y a la
materiales empleados fueron nobles, pues para enseñanza de latín, pero los franciscanos se
ello se aprovecharon unas canteras de mármol asustaron ante la dureza del clima, aunque reco-
rojo abiertas para construcciones anteriores. nocían que la “tierra les parecía cristiana y a
También apareció mármol blanco y de jaspe propósito para la obra proyectada” (36).
negro, que se emplea para adornos, cornisas y
complementos. Para hacer el mortero se fabrica El edificio de la Cátedra se inició en 1740
la cal en los caleros del pueblo y la madera dos años después de ser redactado el testamento
necesaria se consigue de los hermosísimos del fundador y en él se contienen las cláusulas
ejemplares de roble albar que abundaban en los de la fundación. Se terminó en 1742 poco des-
bosques de Lois. La construcción de la iglesia se pués de la muerte de don Jerónimo y comenzó a
inició en el año 1755 y se finalizó en 1764, sien- funcionar en 1744. La obra supuso un desem-
do consagrada por el donante don Juan Manuel bolso de 16.000 reales, sin contar solar, madera
el día 8 de septiembre del mismo año con gran y arreos que corrieron a cargo del pueblo. Se
asistencia de sacerdotes y fieles invirtieron otros 200 reales para la compra de
libros con destino a niños pobres.
Los estudiantes de Lois y Maraña
tienen acceso gratuito desde el prin-
cipio y los de Ciguera desde el año
1826. Al principio funcionó como
un patronato familiar, pero luego
quedó bajo el patronato del obispo
de León (37).

La labor docente y cultural de la


Cátedra o Preceptoría de Lois ha
sido impresionante a través de sus
dos largos siglos de existencia.

El día 5 de mayo de 1994 el pue-


blo fue declarado conjunto de
interés cultural, no sólo por su
Iglesia parroquial, renacentista y
herreriana. En el pasado, había tres
En Lois también existía la Escuela de
molinos en sus arroyos. También existían cuatro
Estudiantes Pobres que había sido fundada en
Mayorazgos, en los que se ubicaban soberbias
1709 por don Pedro Rodríguez Castañón,
casas solariegas o palacios con escudos nobilia-
Penitenciario de Valladolid y primo de Don
rios, tales como el palacio Grande o de los
Jerónimo a la cual concurrían niños de otros
Castañones, la casa de los Álvarez, el palacio de
pueblos y que no se debe confundir con la Obra
los Álvarez Acevedo y el palacio de los Álvarez
Pía de Estudiantes o Cátedra de Lois, que fundó
Reyero.
don Jerónimo R. Castañón en 1742. La razón
que alegaba es que los niños de este país, por ser
muy estrecho, no pueden salir a León a estudiar.
En la Cédula de Fundación de Felipe V se dice Antes de encerrarnos en un restaurante de
que se crea “por carecer de ella en más de seis Las Salas a disfrutar de otra gratificante jorna-
leguas en contorno”. Parece ser que la idea de da gastronómica, nos adentramos por una empi-
don Jerónimo en principio fue mucho más nada peña en busca de las sabinas. Observamos
el rastro apenas imperceptible para unos
13
Boletín 22
cuantos. El roce de la cuerna del ciervo contra
un pequeño tronco nos alerta de su presencia en
la zona. Anteriormente, alguien obtuvo una
recompensa inesperada, al toparse con la muda
de una cuerna de corzo. Además de la primulá-
cea rosa, cefalentera longifolia, agracejo, mat-
hilela alhelí, en este corto paseo descubrimos el
cerezo de Santa Lucía o Mahoma. Parapetados
a su vera, entre dos peñascos, vislumbramos
nuestro camino de vuelta. NOTAS: del libro “Un viaje histórico por
el alto Esla” de Julio de Prado Reyero,
El domingo por la mañana, nos desplazamos
hasta Lario, para realizar un corto itinerario págs. 311-322.
hasta el Monte Ranedo. Partimos del Centro de 1.- R. DE MIGUEL. Ob. cit. , ver
Interpretación de la localidad en dirección a LUTUM. J. COROMINAS. Ob. cit., p. 365.
Polvoredo. Por la carreta descubrimos los res- J. GONZÁLEZ.
tos de un topo y topillo muertos Cruzamos un
extenso pastizal de uso comunal limitado por Casta de Astures, pp. 160 Y ss. Lazo de
espinos albares, manchas de genistas, espinosas, almas, p. 51. Memorias de un médico rural
piornales y bosque. Al coronar el monte, en una (inédito) pp.
pradera encontramos una reconstrucción de un
chozo de pastores, de los que tanto abundaban 227-228.
en estos montes. Atravesamos un hayedo para ir
2.- J. CANAL. Riaño: cinco villas, p. 151.
bajando progresivamente. Estábamos ya en el
valle de Pedroya. Descendimos por su divisoria, 5 .- J. CANAL. Riaño: cinco villas, p.
avanzamos entre quercus petraea. En uno de sus 153. J. MIRANDA. Ob. cit., l. p. 30.
troncos, un avispado explorador descubre los
zarpazos del oso, notablemente marcados, en 6.- Ibid., p. 30.
busca quizás de satisfacer sus picores corpora-
26 .- J. CANAL. Riaño: cinco villas. p.
les. Bonito colofón para tan impagable fin de
157 Y J. GONZÁLEZ en el Diario de León
semana.
recogido por don Salvador Alonso en su
colección. Lois, pp. 61 y ss.

“Todos necesitamos alguna vez un cómplice, 27.- J. Mª FDEZ. CATÓN. Cat. AHDL.
alguien que nos ayude a usar el corazón, que 11, nQ 830, p. 147.
nos espere ufano en los viejos desvanes, que
28.- AHD. de León. Testamento de Don
desnude el pasado y desarme el dolor “.
Jerónimo. R. Castañón. D.José González en
Mario Benedetti el Diario de León, igualmente recogido por
don Salvador Alonso. p. 61.

36.- J. GONZÁLEZ. Mis impresiones en


Lois en el Diario de León. Lois, p. 53.

37.- J GONZÁLEZ. Lois, pp. 20 y ss.

14
Boletín 22

En la sementera
Muchas de las actividades que realiza la asociación se quedan en el tintero, o en el mejor
de los casos, la memoria de aquellos que la realizaron o participaron en ellas, sin que trascienda
al resto. No es que sea muy importante lo que hacemos, pero si, al menos, es importante compar-
tirlo y dejarlo escrito, por si el día de mañana queremos recordar lo realizado.

Pedro Morala ARBA - VA plantación, encabezados por José Luis y caemos


Os envío unas impresiones sobre la estupen- ingenuamente en la trampa quieta y alevosa de
da plantación de este pasado domingo en un camino embarrado y salpicado de charcos. El
Villalán con descargas de adrenalina y conduc- típico camino que se extiende delante del
ción extrema incluidas. Al lío: parabrisas con cara de buen chico, en apariencia
La llegada al vivero a una temprana hora bastante seco para seguir por él sin peligro.
permite comprobar que ha llovido durante la ¡Ay!, las apariencias: las ruedas patinan, giran y
noche lo que favorece a la planta que llevare- giran sin avanzar si tienen la mala suerte de caer
mos para Villalán, un pueblito de la provincia de en una rodera trazada por los que te preceden y
Valladolid que tiene su propio recorrido de por segunda plantación consecutiva debemos
Street View en Google mapas o Google earth. pedir el auxilio y colaboración de la siempre
Poco a poco llegan los arberos madrugados dispuesta ARBA Extrema.
en domingo y se cargan en los coches los alve- Hay que bajarse de los coches y empujar a
olos, guantes, azadas y otras herramientas. los que el antipático barro atrapa y no suelta.
También llevamos unos elegantes chalecos de Afortunadamente, los coches responden y con
alta visibilidad con la imagen de ARBA linda- más o menos pericia llegamos al terreno, se
mente estampada, aunque luego apenas se hará descarga la planta y la herramienta e incluso una
uso de ellos. disolución de diez litros de agua con Pisolithus
Enfilamos la carretera de León y la ruta hacia tinctorius para micorrizar a algunas plantas
destino, una tierra que nos permiten plantar e "isleñas". Acordamos llevar los coches hasta
"islear" según los planes de José Luis, inspirado lugar seguro para evitar quedar atrapados en
en el proyecto de "islas forestales" en esta caso de lluvia. Nos espera otro tramo de camino
ocasión dentro del mar de Tierra de Campos. traicionero, pero esta vez, somos más hábiles y,
Navegando, navegando, llegamos a Villalán a pesar de una subida y charcos apostados en el
y a su bar, donde el personal socializa entre el camino que disparan los nervios y provocan la
humo de la nicotina. clavada de uñas en la tapicería por parte de
Allí se une la gente del pueblo y voluntarios algún copiloto, logramos llegar a la salvadora
de la Caixa que colaboran con la gran familia carretera, dejando en ella nuestra firma de barro.
arbera. Y lo de familia no es una mera frase Esta vez, no hemos tenido que pedir la ayuda
hecha, Raúl y José Luis se han traído a todos los de tractores o del todoterreno que hay en el
suyos. pueblo para salir del barro. Pero amablemente,
Por otra parte se está convirtiendo en habitu- después de aparcar en las calles de Villalán por
al ver a niños en las plantaciones, un buen signo segunda vez, el todoterreno nos devuelve a la
para el futuro. plantación obrándose un milagro al estilo de los
El viento sopla con intensidad cuando un panes y los peces: ¡nueve personas en este
grupo de coches nos adelantamos al lugar de vehículo! sí, sí, unos sentados encima de

15
Boletín 22
otros, otros con una pala por "silla", volvemos el rico vino de Goyo y otras gentes fluyen por
al terreno donde ya han ido llegando voluntarios nuestras gargantas agradecidas.
y lugareños a los que Efrén explica la forma de El bar está al lado y mientras unos toman
llevar a cabo la plantación, siendo secundado café otros optan por revisar las plantaciones de
por Raúl e Ignacio con su magnífico verbo. otros años cercanas al pueblo.
Raúl cuenta más de 70 personas hormiguean- Remoloneamos antes de partir. ¡Para eso es
do de actividad en la parcela. Comprobamos domingo! y finalmente, un grupito decidimos
que han sobrevivido encinas, rosales y espinos parar, de camino a Valladolid, en Medina de
de años anteriores. Ahora les ofrecemos la com- Rioseco y degustar unos pasteles de Marina,
pañía de quejigos, rosales, encinas, almendros y dulces de fama de esta localidad a la que llaman
así hasta casi la decena de especies. ciudad de los Almirantes, aunque nunca me he
Paz e Isabel se vuelcan ofreciendo explica- preocupado de preguntar por qué. Allí entramos
ciones, plantando y ayudando a plantar a niños anocheciendo y nos ocupamos de mover la
y no tan niños en un ambiente casi diría que fes- mandíbula batiendo el dulce para pasear
tivo. Carlos planta y en ratos de descanso fuma, seguidamente por calles tranquilas y soportales
rememorando tal vez la zozobra producida por cuyas columnas, Raúl nos descubre, están
el barro al tiempo que Álvaro se multiplica hechas con troncos de olmo. En una de estas
afanando en la zona acotada de la isla, donde columnas nos indica una argolla "para atar al
José Luis abrumado por el número de colabo- burro" e Ignacio busca en sus techos unos hue-
radores trata de poner orden y concierto botáni- cos cuadrados por los que se arrojaba antaño las
co. Ignacio se transforma de explicador en jefe llaves y se echaba un ojo a ver quien llamaba.
de la "cadena de producción" de las protec- Estos huecos también se pueden observar en los
ciones: se cortan los faldones inferiores, que soportales de la Plaza Mayor de Valladolid. Los
sean de diez centímetros y luego se insertan las soportales nos reservan una última sorpresa des-
cañas por aquí de esta manera así y así. Pilar cubierta por Ana. Se trata de lápidas del siglo
planta y luego pasa al grupo que prepara las pro- XVII usadas como pavimento.
tecciones cosiendo con maña los protectores Continuamos el paseo por un jardín, donde
con cortes para los faldones demasiado largos. nos esperan tres olmos que no han sido vencidos
Leonor, encapuchada, planta y planta. por la grafiosis, cerca del lugar donde una de las
Las plantas ya están todas en su sitio cuando pequeñas locomotoras del tren burra descansa
se vierten sendos chupitos de Pisolithus tincto- como testimonio de una época pasada. Visto su
rius sobre los Quercus de la isla para rematar escaso tamaño comparado con las actuales no
con esta micorrización el trabajo realizado. A sorprende la afirmación ( aunque quizá parece
continuación, con azadas, alveolos, etc., exagerada ) de que en las cuestas a veces había
emprendemos el regreso al pueblo empujados que apearse para empujarla.
por el intenso viento que no cesa. Otra plantación de regocijo que ARBA VA se
Llega la hora de la satisfacción por el curro apunta en su libreta de campo. ¿Qué ocurrirá en
realizado y, cómo no, de reponer fuerzas en el la próxima? Si continúa la saga aventurera y
local polivalente al lado del bar. Allí los volun- ARBA Extrema vuelve a aparecer, quién sabe...
tarios de la Caixa han extendido en las mesas
platos con papas fritas, embutidos y dos Verde de ARBA, por supuesto.
empanadas gigantes a las que se suman las tor- Estuvimos en Hontoria de Valdearados, ben-
tillas de Leonor (riquísima, doy fe), el sabroso decidos por un tiempo sin aire. Así lo vi y
polllo empanado y deshuesado de Raúl y famil- “asín” se lo cuento.
ia y las viandas traídas por Soraya y Efrén, coci- Hoy nos desplazamos a plantar hasta
nadas por su abuela, una gran cazuela con Hontoria de Valdearados al sur de la provincia
entonadoras sopas de ajo calentitas, pollo asado de Burgos. Mientras cargamos aperos y demás
y la siempre socorrida tortilla de patata. surge alguna duda a causa del mal tiempo, ¿se
También hay que hidratarse y los refrescos y suspenderá la plantación? Esteban telefonea a

16
Boletín 22
Julián y todo sigue adelante. disfrutadas. En sus ojos, iluminados, asoma el
Llevamos dos alveolos de rosales para inter- deleite botánico mientras desgrana sin premura
cambiar y dos especies de Salix a raíz desnuda y de forma precisa, gozosamente, la maravilla
provenientes de la parcelita de Inea entresaca- particular de estos árboles. Hay colores hermo-
dos ayer viernes 19 de febrero de 2010 por José sos no percibidos en la distancia ni de manera
Luis y algún arbero más. evidente, colores que hay que buscar de cerca y
Distribuidos en dos furgonetas, tomamos el con la atención “encendida”.
camino a Soria. El recorrido es largo hasta A estos momentos gratos suceden otros. Un
Aranda de Duero y menudean a ambos lados de grupo se acerca hasta el vivero de Hontoria (me
la carretera las bodegas y haciendas de origen lo llevo preguntando un buen rato y al final
vinícola. De Aranda a destino nos quedan unos tengo que formularlo: ¿Cómo se llaman a sí
quince kilómetros de carretera solitaria y encan- mismos los habitantes de esta población?) mien-
tadora. Al llegar encontramos a Juliañ con su tras otros permanecemos fascinados al lado del
tupido bigote y su agradable rostro sonriendo al fuego de sarmientos húmedos con la vista atra-
saludar. pada por el baile irregular de las llamas al tiem-
También aparece Misael, guarda forestal que po que extendemos agradecidos las manos hacia
se pone manos a la obra junto a aproximada- el calor.
mente dos docenas de personas reunidas en Nadie salta las brasas y Graciano coloca
torno a azadones, alveolos, estacas de marcado, material de barbacoa en las parrillas untadas
protectores y, cómo no, la planta: enebros, previamente con sebo, detalle experto para que
romeros, salix, jaras,... no se pegue la carne.
La tierra, cercana a un arroyo caudaloso, está En un ratito nos reunimos todos en torno a
muy blanda —ha llovido y llueve mucho este alargadas mesas provisionales dentro de un edi-
año— y se trabaja francamente bien, salvo ficio que cuenta con un salón de actos-teatro de
cuando se encuentran restos de la tejera que apreciable aforo. Tengo la sensación de que
Misael no se cansa de afirmar existía a tiro de todo el pueblo cabría dentro perfectamente.
piedra de nuestros bienintencionados agujeros. Mascamos y bebemos en porrón o en vaso
Topar con restos de teja es un fastidio pero la echando en falta únicamente el roble sagrado
buena tierra blanda se pone de nuestro lado alrededor del cual en las noches de luna llena o
agradeciendo con su facilidad el esfuerzo colec- en ocasiones especiales banquetean los habitan-
tivo de arberos y simpatizantes. tes de una pequeña aldea gala eternamente resis-
En unas horitas que se me hacen breves y tente al invasor romano. Ya sabéis...
amenas ya hemos puesto a ras unas ciento trein- Fuego y viandas, buena compañía y comen-
ta criaturas de raíz. A esta sensación grata, con- tarios más animados a medida que el rojizo de
tribuye el tiempo, nublado y fresco pero sin los porrones se convierte en transparente se
viento. Si no recuerdo mal, ésta es la primera suceden.
plantación de esta temporada otoño-invierno sin Y si adoráis lo que está vivo y crece, tomad
la compañía indeseada y constante del aire. descanso de vuestras ocupaciones, silbad alguna
El paisaje está salpicado de sabinas, encinas melodía preferida para relajar la mente inquieta
y quejigos ya sin hoja, y comentamos el favora- y alejad las preocupaciones, esos murciélagos
ble contraste con la desolada Tierra de Campos. de alas oscuras y uníos a nosotros en la próxima
Efrén observa como a partir de una zona cerca- luna llena bajo las antiguas, sagradas y acoge-
na a Peñafiel los árboles y la vegetación natural doras ramas del roble. Así sea.
asoma con timidez, paulatinamente con más Saludos de Pedro y arbazos a diestro y sinies-
fuerza y presencia a medida que nos acercamos tro.
a Hontoria. Burgos es, sin duda, más verde.
Con expresión sonriente, Pruden me detalla No hay nada tan increíble que la oratoria no pueda
la variedad y el contraste cromático de las volverlo aceptable.
diversas especies de Salix y de una de sus flores
durante una de sus explicaciones mutuamente -- Cicerón
17
Boletín 22

Anillos de
crecimiento en los
Quejigos
Pruden

Llevaba ya tiempo queriendo verificar el Es la primera vez que hago esta operación,
asunto de los anillos de crecimiento de los árbo- por lo que puede ser el método no sea el más
les de forma práctica. Después de recibir fórmu- ortodoxo, sobre todo que no cuento con una
las de cálculo, informaciones sobre este tema, y rodaja completa del tronco para la exactitud de
con la debida prudencia con la que hay que las medidas. Creo no obstante que con unos
tomar estos asuntos, aprovechando que recien- pequeños cálculos se pueda suplir algo lo ante-
temente recogí del “lugar del crimen” que se rior.
está cometiendo con los quejigos de las obras
Procedimientos empleados y resultados obte-
de la N-601 KM-212, una cuña de las que se
nidos:
hacen para facilitar la orientación de caída de
La muestra recogida pertenece a un roble
los árboles que se apean, me he puesto manos a
quejigo del lugar citado y del que adjunto la
la obra.
fotografía 012.
El diámetro de este tronco es de 450 mm /225
mm de radio y la sección de la muestra:140mm.
La sección que falta hasta el centro equivale
entonces a 85 mm.
En la cuña se ha lijado la superficie y pulido
aún más la zona central para resaltar los anillos
de crecimiento.
Se han contado 31 anillos de crecimiento en
los 140 mm de la muestra (Sólo se cuentan 1 de
cada 2, y yo he contado los anillos blancos de
la subida de la savia, o “savia bruta”, pero coin-
ciden lógicamente con los anillos oscuros del
retorno de savia o “savia elaborada”.
Con una regla de tres obtenemos que si :para
140 mm henos contado 31 anillos, para 225 mm
tendremos: 31 / 140 = x / 225; x=49.8 anillos
= /aprox 50 años.
Esto se puede ver con las fotografías adjuntas
nº 45 y 46.
Por la misma regla, para uno de los Quejigos
más voluminosos que en estas obras han apea-
do. y que medía 940 mm de diámetro(470mm
de radio) medidos a 1.30m del suelo, el resulta-
do sería de: 31 / 140 = x / 470; x= 104 años.

18
Boletín 22
Como se puede observar la apreciación forman el leño (la madera) mientras que la savia
humana de la edad de un árbol puede ser muy elaborada baja por la corteza, por unos vasos
subjetiva. Yo mismo antes de hacer estos que están en contacto inmediato con los vasos
pequeños cálculos estimaba una edad mucho leñosos y que se van separando con el creci-
mayor a este quejigo de 94 cm de diámetro al miento del árbol.
que creía varias veces centenario. Lógicamente, Entre medias de ambos es donde está el cam-
la equivalencia que se ha hecho no será total- bium que es tejido que tiene ese color verde
mente exacta pero al estar los dos árboles muy vivo que aparece cuando arañamos la corteza y
cerca, en las mismas condiciones puede ser bas- que es el encargado de formar ambos tipos de
tante aproximado, creo, aunque hay muchos vasos, los leñosos (células muertas) hacia el
factores a considerar. Sobre todo que esto sólo interior del tronco y los cribosos (células vivas)
vale para este caso, los demás árboles pueden hacia el exterior, hacia la corteza. Por esto cuan-
tener un ritmo de crecimiento diferente. do se anilla un árbol quitándole la corteza, el
Probablemente, tejos y encinas tengan un ritmo árbol muere, porque a pesar de que la savia
más lento, pero nunca se sabe. bruta puede seguir subiendo, la elaborada no
puede bajar y consecuentemente las raíces que-
Con lo cual, tomemos con mucha cautela
dan sin alimento y mueren.
todos los datos, porque nos
podemos llevar muchas sorpre-
sas con el tema “la edad de los
árboles”
Bueno esto no es más que un
poco de grasa para la maquina-
ria, pero facilita el camino,
sobre todo después de la sesión
botánica de ayer.
Esteban.
Muy interesante la práctica
hecha y los resultados obteni-
dos, sobre todo por aquilatar
esa tendencia que tenemos a
ponerles años de mas a muchos
árboles. Completamente de
acuerdo en la subjetividad a la
hora de apreciar edades en los
árboles, sobre todo por la dis-
tinta velocidad de crecimiento
entre especies, entre localida- Todos los árboles (al menos en las zonas en que
des, e incluso entre los distintos periodos de la hay estaciones) tienen dos etapas de crecimien-
vida de cada árbol individual. to anual, la primera es en la primavera, cuando
Y un par de puntualizaciones respecto al correo el árbol pone en marcha la totalidad de las reser-
de Esteban. vas para alcanzar en poco días su velocidad
Primero - Los anillos claros y oscuros no son metabólica máxima, o sea de 0 a 100 en poco
como dice Esteban los de subida de la savia más de una semana; en ese momento en nuestra
bruta y bajada de la elaborada, sino los del cre- zona climática, hay (suele haber) disponibilidad
cimiento de primavera y el crecimiento de vera- de agua en el suelo, lo que unido a la urgencia
no, o sea dos anillos por año. de completar una copa llena de hojas, hace que
La savia bruta siempre sube por los vasos que se formen numerosos vasos conductores (tra-

19
Boletín 22
Cuanta más agua
se dispone duran-
te la primavera,
más ancho será el
anillo y mas
estrecho cuanto
más seca sea la
primavera, siem-
pre que otros
condicionante
como luz y/o
temperatura
estén en márge-
nes óptimos.
Pero además,
estos anillos tien-
den a ser más
anchos en el lado
en donde menos
pega el sol en el
tronco y más
queidas) anchos con un diámetro importante estrechos en las zonas más soleadas, más cálidas
(pero siempre microscópico) que acaban dando o más secas, de forma que es frecuente ver cor-
lugar a una banda de madera ancha y clara, tes de troncos en los que el corazón de los ani-
debido a la gran proporción de espacio vacío llos no está en el centro sino desplazado hacia
frente al ocupado por las paredes lignificadas de alguno de los bordes.
esos mismos vasos.
Y un detalle más. Si tenemos un corte de un
La segunda etapa de crecimiento se da al tronco de estos, con los anillos desplazados, no
principio del verano y supone la inversión en seamos osados y digamos: “el lado de anillos
hojas de la energía ahorrada el año anterior que más anchos es el norte” Este principio clásico
no ha sido gastada en floración o en foliación de boy-scout, que es el mismo que dice que en
primaveral. Este crecimiento es siempre mucho el lado norte de los troncos es donde aparecen
menor que el primaveral y para permitirlo es los musgos, es más falso que un gato de escayo-
cuando se forma el segundo anillo de células la y, aunque en muchos casos, puede ser cierto,
conductoras, mucho más estrecho y con mucho en otros tantos, será falso (el arroyo puede pasar
menor diámetro y mucha mayor densidad, lo al sur del árbol y ser este lado en donde se for-
que a simple vista se traduce en una línea oscu- man los musgos, o el viento dominante puede
ra que separa los anillos más claros. dar por el norte y desecar mucho más ese lado
Segundo: - al hilo de la foto 45 en la que que el sur... y los cambios en otras veinte condi-
Esteban se ha tomado el trabajo de ir marcando ciones más darían otros veinte resultados nue-
y numerando los diferentes anillos, se puede ver vos...)
la diferencia de anchura que tienen unos y otros;
Es una pena que no esté el corte de todo el tron- Y vale ya de rollo...
co completo, porque se podría ver que un
mismo anillo tiene distintos grosores en las dife-
rentes orientaciones del tronco.
Estas diferencias están en relación con diversos
factores ambientales, básicamente con la dispo-
nibilidad de agua y de humedad ambiental.

20
Boletín 22

Origen de TEJEIRA
En estos tiempos en que el vino cuanto más añejo mejor (salvo los cielos de Vilela claro, que es bueno
desde el primer año, como recientemente se ha podido comprobar) y cuando para los pueblos el haber alo-
jado gente antes que los demás es un grado, voy a contar una leyenda que presuntamente ocurrió lo menos
hace quince siglos y que de ser cierta demostraría que Teixeira sería más antigua que Villafranca e incluso
que Vilela. Claro que, de todos modos sería aventurado, o cuando menos prematuro el reinvindicar para los
teixaregos cualquier derecho prevalente sobre el resto de pueblos vecinos. Creo.
Nunhas Alzadas do que no presente chámase Ancares o rey cántabro
-Sinando , da poderosa familia dos Liuva, taba facendo a festa de cada
ano na súa casa reial, cuando de repente oíuse un forte berrido. Taba por
eilí o Druida conselleiro do reino quen dixo , mentras palpaba a barriga
da Telva, a muller do bardo reial, e que taba encinta:
-O berro foi feito por Gelvira(os Druidas eran magos que viñan das
antiguas tribus dos Castros e sabíano todo: que sería nina e que se cha-
maría Gelvira) e a nina será o fin da saga dos Corvos Roxos. Os Reis
lutiarán entre eles pola nina que será a mais feitiña e guapa que nunca se
vira por estas terras.
En sentir esto houbo mutos que pedían a súa morte, mais o rey
Sinando, prendado das gracias que tería a encantadora nina, decidíu que
cuando nacera a levaran a Nuestoso (onde tá ahora S. Cosme) e a retu-
veran escondida nun hórreo hasta que se fixese muller pois quería casar-
se con ela.
A niniña foi crecendo crecendo e Arlette, a moza que a cuidaba, un
día confesóulle que Sinando pensaba de facela reina. Gelvira entris-
tecéuse muto , hasta que unha mañá cuando saíu o monte cercano como
o facía cada día, víu unha bandada de gayos e un déles chega voando e
póusase no sou brazo.
A ela recoudóulle a un mozo co que unha vez se vira en sonos . Pasóu o tempo e no inverno sentíu
un día voces e víu a unhos cazadores que viñan cara a donde ela taba.
Entre éles taba o mozo do sono que dixo chamarse Gundisalvo da tribu dos Altos Taxóis . Acercóuse onde
taba él, falaron e namoráronse. Escaparon xuntos polo que hoy é a Serra de Paradiña, travesaron o Cúa
pola Veiga e chegaron o valle de Fornela onde viviron un tempo escondidos e felices .
Xa taba encinta de meses cuando o rey Sinando averiguóu o sitio por medio da magia do Druida e
mandóu decir que podían volver os Ancares que nadie lles faría mal. Ela non quería pois tuvera outro
sono onde volveran e foran desgraciados e morreran. Mais o Gundisalvo mal aconsellado polos sous
irmáus non a escoitóu e volveron pros Ancares nativos. Entonces o rey mandóu matá-los irmáus e levá-
ronos a enterrar a Murteira cercana o pé do que hoy é Pena Rubia. E polo que fai a ela mandóu encerra-
la no palleiro reial para que non se lle escapara con naide hasta o día da boda.
Mais ela non pudendo resistir a falta do sou Gundisalvo e non querendo casarse co rey , o día antes
da boda morreu de pena. Sendo levada a enterrar xunto do sou querido Gundisalvo. E os poucos meses
naceran no sitio dous teixos entrelazados…
Inspirado en una leyenda celta y adaptado con el habla y paisaje ancareses.

21
Boletín 22

Cinco mirtáceas
para el jardín

Günter Kunkel el texto y Mary Anne Kunkel dibujos


(Velez-Rubio, Almería)

Viendo sus jardines, la mayoría de los continente de muchas proteáceas tan


jardineros (tanto los profesionales como apreciadas (p. ej. el género Grevillea,
los simplemente aficionados) no se pre- con unas 150 especies), de las casua-
guntan acerca del origen de lo que están rináceas (unas 70 especies) acostumbra-
cultivando, excepto si lo han comprado das a nosotros, y de una gran multitud
en el mercado o si “la tía Fefa les había de mirtáceas, con unos 75 géneros y
regalado un esqueje”. Lo que parece más de 1500 especies en aquel conti-
natural, porque estas plantas siempre nente. En cuanto a esta última familia
han crecido en estos jardines, del área botánica vale mencionar el género
que sea, por ejemplo. Melaleuca (150 especies), Callistemon
(20 especies) y Eucalyptus (con más de
Sin embargo, un gran minero de estas 500 especies).
especies apenas se conocían hace dos-
cientos años o poco más. Fueron encon- Otro género importantísimo en par-
tradas en tierras lejanas, y entraron en ques y jardines de esta región medi-
nuestra región por vía de los diversos terránea es Acacia, genero que reúne
jardines botánicos y/o los grandes vive- unas 1200 especies, de las cuales más
ros y sus expedicionarios respectivos. Y de 700 son de origen australiano. Pero
los territorios más “jóvenes” (para también otros taxones tan conocidos
exploradores y para colonos de raza corno son Ficus macrophylla, Albizia
blanca) encontraron en Australia. - lophantha, Macadamia ternifolia,
Australia, tan lejos, y tan generosa que Cassia sturtii etc. oriundan en aquella
ha sida, por fuerza o casi voluntaria- misma región. Cinco de estos vegetales,
mente... mirtáceas todas y aún poco conocidas
en nuestros jardines, se presentan a con-
Hablando de la botánica y de los jar- tinuación, invitándoles para que aumen-
dines y su floricultura: Australia es el ten la biodiversidad hortícola.
22
Boletín 22

Fig. 1: Callistemon rigidus R.Br. - “Escobillo”


Arbusto denso o arbolillo de 4 a 7 metros de altura. Follaje persistente; hojas line-
ares, coriáceas, verde-obscuras, de hasta 15 cm de largo. Inflorescencias de forma
de “cepillo limpia-botellas”, de 8 s 12 cm de largo, con numerosos estambres suma-
mente vistosos. Fructificación densa y leñosa.
Multiplicación por semillas y por medio de esquejes tiernos, para cultivos en jar-
dines protegidos.
23
Boletín 22

Fig. 2: Eucalyptus cornuta Labill. - “Eucalipto cornudo”


Arbolillo do inedia altura, con tronco pronunciado, y que difiere de la especie que
sigue, sobre todo, por su hábito y por sus hojas lanceoladas y pecioladas, de hasta
12 (14) cm de largo. Capullos cornudos, aglomerados de entre 8 a 15-
Inflorescencias densas, con estambres blanco-verdosos. Fructificación también
leñosa, persistente y aglomerada. Multiplicación por semillas. Arbolillo callejero y
para jardines abiertos.

24
Boletín 22

Fig. 3: Eucalyptus lehmannii (Preiss ex Schauer) Bentham


Eucalipto que se diferencia de la especie anterior por su hábito generalmente
arbustivo, su copa densa, sus ramas torcidas y sus hojas elongadas, de hasta 7 cm de
largo. Flores verdosas; capullos de entre 15 a 20 por “cabeza”. Multiplicación por
semillas; para jardines de la zona del sublitoral.

25
Boletín 22

Fig. 4: Eucalyptus ficifolia F.v. Mueller


Especie arbórea (de hasta 15 m de altura) que tampoco ha adquirido un nombre
local. - Vegetal para las calles y los parques de las ciudades; hojas de 8 a 12 era de
largo y de 3,5 a 5 cm de ancho. Flores (estambres) de color rojo o más bien escar-
lata, en “cabezas” que forman una especie de umbela muy vistosa. - También se
conoce una variedad con flores pálidas.

26
Boletín 22

Fig. 5: Melaleuca armillaris (Sol. ex Gaertn.) Smith


Arbusto, o pequeño árbol con copa densa bastante ancha. Hojas lineares, rígidas,
hasta 2 cm de largo. Inflorescencias cilíndricas (hasta 5 cm de largo), con estambres
blancos.

27
Boletín 22

1898. EL AMOR AL ARBOL Y SUS FRUTOS.


Los cien metros lisos tienen su inicio con un pistoletazo de salida. Por suerte, la acti-
vidad de los Amigos de la Fiesta del Árbol de Barcelona duró algo más que segun-
dos, pero tuvo en su origen un pistoletazo provocador de tal proceso creativo, cons-
tructivo y altruista.
Incluso hoy nos resultaría muy llamativo y poco probable que un artículo de prensa
pudiera tener la repercusión que tuvo entre la burguesía barcelonesa en septiembre de
1898 la propuesta de Rafael Puig y Valls.
Se trata del año 1898, en septiembre ya habían capitulado Santiago de Cuba, Puerto
Rico y Manila (15 de julio, 25 de julio y 14 de agosto respectivamente), aunque el tra-
tado de París se firmaría el 10 de diciembre haciendo oficial la cesión de los tres terri-
torios de ultramar y Guam a Estados Unidos.
Esta guerra fue apoyada por la prensa y los partidos burgueses con la excepción de
los republicanos federalistas de Pi y Margall. Los partidos obreros, el partido socialista
de Pablo Iglesias y los sindicatos anarquistas, estaban en contra y se podía palpar como
nunca la fractura entre la sociedad real y la sociedad legal.
Ese fue un año de grandes perdidas humanas y materiales, pero nos dejó una gene-
ración literaria magnífica (Azorín, Baroja, Benavente, Blasco Ibáñez, los hermanos
Álvarez Quintero y los Machado…). Unamuno, crítico con la guerra escribía: “El emprés-
tito gestionado por el estado español para sostener la guerra es un negocio estupendo
para los vociferantes patrioteros que ganan el 6 % sin mover un dedo y se libran, de
paso, de llevar a sus hijos a la guerra pagando las 1.500 pesetas correspondientes (tres
a cuatro años de trabajo para un campesino de entonces)”.
La derrota, la pérdida y el duelo, desde todas sus perspectivas (humana, económi-
ca, espiritual) provocó una crisis en la sociedad de entonces que, inmersa en el desá-
nimo, la depresión y la impotencia, asistía a la tremenda bofetada de realidad que
situaba en la segunda fila de los países europeos a un lamentable imperio que en 1887
tenía una tasa de analfabetismo del 68,01 %.
Ese verano del desastre acaba por fin.
Barcelona se despierta el primer día de otoño como un día cualquiera, nadie podía
imaginar que la cosecha de ese otoño esperanzador sería más rica que la de los ante-
riores. El más adelantado de sus frutos maduró esa mañana en las páginas de la
Vanguardia.
Las consecuencias de esa maduración temprana fueron la celebración anual de la
Fiesta del Árbol, la constitución de la Asociación de sus Amigos y la publicación tardía
de la “Cartilla Forestal” premiada.
Si algo nos une a las arbas y txirpiales con esta asociación barcelonesa es sin duda
el amor al árbol.
Con amor. Raúl Garrido, de ARBA Valladolid.

28
Boletín 22

LA VANGUARDIA, 21 de septiembre de 1898, página nº 4.

L A PAT R I A Y E L Á R B O L .
Síntesis de un proyecto y de su inmediata ejecución.
Un español que ha llegado de Filipinas somos responsables del crimen de lesa
hace pocas semanas, contó, en mi presen- patria”.
cia, una escena de canibalismo en que inter- Y porque esta responsabilidad me
vinieron unos quinientos tagalos y dos alcanza, como a los demás españoles, llega-
españoles muy conocidos en aquel archi- da la hora del arrepentimiento y de la expia-
piélago. ción, pídole a Dios que me ilumine para
Como la ropa sucia conviene lavarla en ayudar a los que dediquen todas las fuerzas
casa, no mentaré la calidad de los españo- de su voluntad a restañar las heridas inferi-
les; baste saber que su conducta no estaba das a la patria por la ruin maldad de los
muy ajustada a su carácter, y que llamados unos, los más pocos, y la punible indiferen-
a capítulo por el Capitán General de las cia de los restantes.
islas y el Arzobispo de Manila, al volver a Mas como hasta ahora, y lo digo con
sus puestos iban con la molesta carga de la profunda pena, no he visto a nadie proponer
conminación que bastara quizá a corregir- cosa alguna práctica y con tendencias, no
les. ya a romper los antiguos moldes, sino ni
Los tagalos opinaron, sin embargo, que siquiera a modificarlos, dando modesto
la conminación no era castigo apropiado a ejemplo a los que pueden más que yo, por
las faltas cometidas, y al tener noticia del su mejor inteligencia y mayor caudal, voy a
regreso de los amonestados a la cabecera de exponer a las gentes de buena voluntad el
la provincia, reunidos en número de qui- pensamiento que he concebido para lle-
nientos y en lugar propicio al crimen, se var a la obra de la regeneración patria
lanzaron sobre los desdichados, y los una pequeña piedra, tan pequeña que
machetearon, ensañándose de tal manera basta mi solo esfuerzo para llevarla y depo-
con los vencidos, que la pluma se resiste a sitarla ante el altar de la patria, confiado en
escribir los detalles sangrientos que dan a que, aún con ser tan insignificante, nadie
aquella escena tonos horripilantes de trage- desdeñara su empleo, si se juzga digna de
dia. figurar, aunque sea en lugar modesto, en el
Cuando las autoridades se presentaron edificio que cobijará algún día las glorias
ante los sediciosos para averiguar el nom- patrias.
bre del actor del crimen y exigirle la res- El pensamiento me parece bueno por-
ponsabilidad de aquel cruento sacrificio, los que es sencillo y práctico; y se limita a
tagalos contestaban como un solo hombre: favorecer el desarrollo de la vegetación en
“Todos, todos somos, señor, autores del cri- las zonas forestales de la península, mirado
men”. bajo el punto de vista de la protección de la
En España, por lo visto, en estos últi- agricultura, del aprovechamiento racional
mos tiempos nadie quiere ser responsable de las aguas, de la conservación del suelo
de las desdichas de la patria, cuando, en mi nacional, y del fomento de la riqueza
concepto, deberíamos lamentarnos como española.
los tagalos, y puesta la ceniza en la frente, No hay agricultura posible sin montes,
decir: “Señor, castíganos; todos, todos ni montes sin el amor de los pueblos a los

29
Boletín 22
arbolados. la Junta de profesores, y las ganancias o sea
Por esto quien sepa inspirar a las gene- su derecho a la cuarta parte servirá para
raciones del porvenir, el amor al árbol, fomentar la biblioteca o las colecciones de
habrá hecho a España un beneficio incalcu- la Escuela, a juicio de aquella Junta.
lable. La parte de de cartilla dedicada a afo-
Mi proyecto, pues, que espero realizar, rismos, se insertará en un encerado especial
con la ayuda de Dios, no tiene más mira que en cada escuela municipal, con carácter de
despertar el amor a los arbolados, en los perpetuidad; y se escribirá en lengua caste-
hijos de España. llana, catalana y vascuence o en el dialecto
Para conseguirlo ofrezco quinientas propio de la provincia o región en que esté
pesetas al autor de la mejor Cartilla fundada la escuela.
Forestal, escrita en castellano, que conten- Si el Gobierno lo considera procedente
ga dos partes; una, compuesta de diez afo- y útil, podría ordenar que los aforismos se
rismos, encaminados a exponer, en brevísi- escribieran, con carácter de perpetuidad
ma forma axiomática, los beneficios que también, en un cuadro de grandes dimen-
reporta el hombre de la conservación y el siones clavado en uno de los paramentos
fomento de los montes, y el delito que del consistorio de cada pueblo, y en sitio
comete contra las generaciones presentes y muy visible para que fuera continuamente
futuras el que tala furtivamente árboles de recordado por los encargados de adminis-
monte, delito que la naturaleza tarda a trar los intereses de los pueblos.
veces siglos en borrar de la superficie de la Los maestros de escuela, como testi-
tierra; y otra que deberá satisfacer las con- monio de consideración y adhesión al pen-
diciones del programa redactado por un samiento, deberían cuidar de la celebración
Jurado idóneo, y cuyo espíritu estará inspi- anual de la “fiesta del árbol” en cada pue-
rado en la necesidad y la conveniencia de blo, instaurando la fiesta como se ha hecho
conservar y fomentar los arbolados, dando en Madrid, de manera que, acompañados
reglas concisas, precisas y prácticas para los niños por las autoridades civiles y ecle-
conseguirlo, puestas al alcance de los niños siásticas, subieran al monte y allí, en el
que vayan a las escuelas comunales. rodal llamado “de la escuela” se ejercitaran
La cartilla premiada, si llega a ser en plantar uno o varios árboles de monte,
declarada obra de texto, podrá ser editada dando a los niños el aliciente de un día de
por su autor, pues yo le cedo todos mis campo, de merienda comunal y de respeto y
derechos, con tal que el reparto de benefi- consideración al bosque que es, y debe ser
cios quede distribuido en la siguiente siempre, la mejor garantía de la existencia
forma: una cuarta parte para el autor de la de los pueblos forestales de la nación.
obra deducidos los gastos de impresión, El rodal de la escuela sería sagrado
durante diez años, y las tres cuartas partes para los pueblos ¿quién, si no fuera un mal-
restantes para los maestros de primera vado, atentaría a la existencia, de la obra de
enseñanza que dediquen dos meses del año los niños?
a la explicación y enseñanza de la Cartilla Después, convertido el niño en adoles-
Forestal. cente, en hombre maduro, el respeto al
Pasados los diez años a que me refiero árbol plantado por sus manos, por asocia-
en el párrafo anterior, si la Escuela de ción de ideas le llevaría a respetar a la que
Ingenieros de Montes acepta el encargo, la es su hacienda y la de todos los que viven y
edición de la cartilla correrá a cargo de han de vivir a perpetuidad en la patria
30
Boletín 22
pequeña, transformándose así lentamente y to de respeto y consideración debida a los
con ayuda de aquellos aforismos, que han que dedican sus vigilias a la importante
de ser como un decálogo forestal, las cos- tarea de levantar el nivel intelectual de
tumbres destructoras de los pobladores de nuestra patria.
nuestros campos y montañas, víctimas pro- Y si alguien creyera, después de leer
piciatorias hoy de la ignorancia, la miseria este proyecto, que el autor del pensamiento
y el abandono de la nación. nada guarda para sí, yo he de exponer aquí
Para realizar este proyecto, no pido a con sinceridad, que me guardo la mejor
nadie cosa alguna; ni a los gobiernos, ni a parte, la que no se puede comprar con todo
los pueblos, ni a los particulares. Al autor el oro del mundo, la del goce de la hermosa
de la cartilla le ofrezco una cantidad que me recompensa de asociar a mi nombre a la
parece remuneración decorosa del tiempo y reconquista de nuestras montañas abando-
del trabajo empleados en meditarla y escri- nadas, sin que cueste a la nación una lágri-
birla; si la obra fuera declarada de texto, la ma, ni una gota de sangre. Si yo lograra este
remuneración que cedo al autor, tratándose resultado, mi paso por el mundo no habría
de una nación que cuenta los municipios sido estéril, porque dejaría un surco labra-
por millares, aún vendiéndose la cartilla a do, con mi pensamiento, en todas las mon-
precio bajísimo, podría proporcionarle una tañas españolas.
pequeña fortuna; a los maestros de escuela, RAFAEL PUIG Y VALLS.
tan desatendidos y maltratados, les ofrezco Suplico la reproducción de este artículo en
las tres cuartas partes de la venta de la car- todos los diarios y periódicos de España e islas
tilla, cantidad que doy gustoso como tribu- adyacentes.

31
Boletín 22

DECÁLOGO FORESTAL
I
La cultura de un pueblo está en razón directa de su protección al árbol.
II
Repoblando las cabeceras de un torrente
se le transforma en benéfico arroyuelo.
III
Los montes son el alma de la Agricultura:
hay que conservar aquellos para que no desaparezca el cultivo agrario.
IV
Los manantiales solamente se forman en los montes:
fomentando el arbolado aumentaremos el caudal de agua de nuestros ríos.
V
Las dunas, formadas por arenas voladoras, causan verdaderas catástrofes
en su constante movimiento de avance; si las fijamos por medio de
plantaciones de árboles, habremos transformado el desierto en alegre oasis.
VI
Es tan directa la acción del arbolado sobre el clima, y en la formación
y distribución de las lluvias, y son tan necesarios los productos forestales,
que la destrucción de los montes, constituye un verdadero peligro mundial.
VII
Solamente la repoblación forestal puede sanear
y hacer habitables los terrenos pantanosos.
VIII
La majestuosa belleza de los montes,
es suficiente para justificar su existencia.
IX
Los montes constituyen grandes depósitos de aire no viciado,
son productores de oxigeno, y en tal concepto es necesaria su conservación.
X
El que planta un árbol ejecuta una obra buena,
el que lo destruye sin necesidad, es un ignorante y un malvado.

SANTIAGO PÉREZ ARGEMÍ. Cartilla Forestal, elementos de Selvicultura.


Talleres gráficos de J. Casamajó. Barcelona, 1910.
Obra premiada por la Asociación de Amigos de la Fiesta del Árbol, en
Barcelona, en el concurso de 1907.

32
Boletín 22

Crónica de las excursiones


de los encuentros de
Arbas y Txirpiales
del 10 a 12 octubre 2009

Emilio Ezquerra Villasante

Sábado 10 de octubre bién realizaron otras excursiones antes de


la comida como los pucelanos que dieron
Antes de los encuentros programados
un paseo por el río Oca en Oña, sur de Las
para después de la comida, los arberos
Merindades, en su singladura hacia
madrugadores realizamos una breve
Espinosa.
excursión de dos horas. Salimos en coche
del albergue de Espinosa de los Monteros Por la tarde, tuvo lugar un breve y enjun-
hacia el mirador natural de Montija, debajo dioso encuentro donde todas y todos
del alto de Cuestahedo, también llamado arberos opinamos y mostramos nuestras
pico de Bedón o de las antenas, donde se impresiones sobre por dónde van nuestras
inician las siete cuestas calizas del arbas y txirpiales.
Monumento Natural de Ojo Guareña.
Domingo 11 de octubre de 2009
Pudimos divisar el valle en el que se inser-
ta el municipio de la Merindad de Montija. Salimos en coche desde el albergue de
Espinosa de los Monteros en dirección al
Luego nos dirigimos hacia Bercedo de
barrio de la Estación de Bercedo de
Montija, el primer pueblo que inicia la
Montija. Iniciamos el camino sobre las once
meseta castellana por su parte este, y en
horas aunque el día no quería acom-
su iglesia con portada románica nos reuni-
pañarnos en lo climatológico, pues empezó
mos con los txirpialeros que venían de
a lloviznar tras posar para la foto de grupo.
Bilbao. Ya en el camino forestal de Santa
Por tanto, tuvimos que improvisar y alterar
Marina, torcimos a la izquierda para diri-
el plan de la excursión.
girnos hacia el otoñal hayedo viejo de
Leciñana, cuyas hayas fueron podadas Primeramente, atravesamos el río
para alimentar la decena de carboneras Cerneja por unas piedras pasaderas y
existentes debajo del calizo de los Montes anduvimos por antiguos caminos amplios y
de La Peña, en pleno LIC de los Bosques sendas cerradas de vegetación hacia el
de Valle de Mena. Por el camino recogimos pueblo de San Pelayo. Pudimos apreciar el
algunos "coprinus comatus" incluso alguna singular y antiguo paisaje montijano mode-
seta de abril o perrochico. Retrocedimos lado para conseguir un auténtico pastizal
hacia el lugar de partida nada más ver las ganadero. Pero, ante la insistencia de la llu-
vías del centenario tren hullero de La Robla via y de la niebla, sobre todo, en el Monte
(hoy FEVE Bilbao a León) que fue el tren de Zalama y en la Canal de Ordunte, que
de vía estrecha más largo de Europa. era nuestro objetivo, torcimos hacia la
derecha por el Monte de El Cabrio.
Hay que recordar que otros arberos tam-
Observamos, además de un chozo de
33
Boletín 22
pastor, las secuelas del incendio que sufrió Monumento Natural de Ojo Guareña, la
esta zona hace cuatro años ocasionado por mayor red de cavidades de España con
una tormenta seca junto a la línea de alta 110 kilómetros hasta julio de este año en
tensión. que el sistema kárstico de Mortillano del
cántabro Valle de Soba lo ha superado por
En el horizonte, teníamos a primera vista
4 kilómetros.
el otoñal hayedo de Leciñana de Mena,
debajo de los Montes de La Peña donde el El objetivo era ver el encinar mediterrá-
panorama parecía más abierto. Por el neo. Primero subimos al Pico Cuerno. Una
camino de la antigua ermita de Santa senda de escasos 600 metros nos llevó al
Marina, ya inexistente, nos dirigimos hacia mirador del norte del valle de Sotoscueva.
la reciente cantera de Corosma. Allí, con Después nos adentramos por el sendero
los primeros rayos de sol, procedimos a de pequeño recorrido de El Ventanón.
comer, y algunos arberos extremos Aunque no llegamos al final, sí apreciamos
trepamos hacia su cima para ver primero el un par de simas valladas, ganado caballar,
ventano y la sima aledaña y, después de , setas del tiempo, mariposas,… y en el
una pequeña trepada, penetrar por el culti- horizonte vimos el pueblo de Villamartín e
vo de pinos silvestres y acercarnos a la intuimos el barranco escondido del Dulla.
cueva de los italianos, vestigio de la guerra
Al final, despedida y vuelta a casa tras la
civil.
agradecida comida.
Regresamos al punto de partida, bajan-
do hacia el pueblo montijano de Quintanilla
de Sopeña por el cauce seco del río
Cerneja, insólito río que da a dos mares, el
natural del Mediterráneo por ser afluente
del Ebro y al mar Cantábrico tras ser
derivado por un canal de 1961 al pantano
de Ordunte propiedad del Ayuntamiento de
Bilbao y primer trasvase del río Ebro, una
idea de 1900 que consumó el dictador
Primo de Rivera.
Algunos dimos un poco más de vuelta
pasando por parte del viejo robledal de
rebollos de Villasante de Montija con más
de 500 ejemplares bicentenarios.
Tras la cena, algunos visionaron una
película en el albergue y otros arberos
observamos las estrellas.
Lunes 12 de octubre de 2009
Al igual que el día anterior, tuvimos que
cambiar de los planes previstos y dejar
para otra ocasión nuestra inmersión en los
Montes de Valnera pertenecientes a
Espinosa de los Monteros.
Pues bien, nos dirigimos hacia el Alto
Concha encima de la Cueva y Ermita de
San Bernabé, en pleno corazón del
34
Boletín 22

Apodos o motes
verdes en
Malpartida de Plasencia,
Comarca Natural de "El
Monfragüe"
Texto y fotografías:
Álvaro Tejerina Gallardo (naturalista, delegado de ARBA Extremadura)

Estos sobrenombres llegaron a ser para la amigos o familiares, en temas tan diversos
gente, y aún así sigue siendo para la mayoría, como el linaje, clase social, origen natal, consi-
tan importantes o más como el propio nombre y deración moral, el comportamiento y la educa-
apellidos de la persona en cuestión, o al menos ción, posición económica, oficio, características
más utilizados, eficaces y mejor conocidos por físicas, etc.
todos.
Normalmente, ese apodo o mote se creaba
Esto es así, porque de alguna manera los apo- por una cuestión personal única, distinta y sin-
dos o motes desempeñaban, aunque a algunos gular, fuera de lo normal, de este modo se indi-
no les guste ni lo reconozcan, una cierta función vidualizaba a la persona por ese aspecto desta-
de sanción moral de los paisanos, compadres, cado. Así, ese individuo y sus descendientes
más directos pasaban a tener
mote, aunque éstos ya no
tuvieran ninguna relación con
la circunstancia que originó el
apodo, lo heredaban sin más, a
no ser que les pusieran otro.
La denominación de la
gente más mayor (que no más
vieja) en la Comarca Natural
de “El Monfragüe” en general
(Malpartida de Plasencia,
Toril, Serrejón, Casas de
Miravete, Jaraicejo, Torrejón el
Rubio y Serradilla con
Lugarnuevo o Villarreal de San
Carlos como pedanía), pasa
por emplear el sustantivo tío o
Amapola, inspiración para otro mote tía, nombre particular de

35
Boletín 22
cada cual y apodo o mote. Por poner un ejem- la Asociación para la Recuperación del Bosque
plo: “Tío Eusebio el Porquerero” o “Tía Autóctono, para desde estas humildes páginas
Pastora la Salvaora”, sin ir más lejos mis rendir un merecido homenaje a todos los hom-
padres y por ende mis motes y “…a mucha bres y mujeres de “El Monfragüe”, auténticas
honra”, es decir, los apodos de quien suscribe enciclopedias de lo vivo. Por ello, seguiré bus-
estas líneas. cando lo que aún no está en los libros, puede
que sólo quede ya en los recuerdos floridos de
Algunos autores opinan que dentro del ámbi-
los más ancianos, pasado aún presente en su
to idiomático del castellano, el uso de estos
memoria y en un lugar del corazón, cual espe-
motes o apodos resulta ser una de las peculiari-
jismos atrapados en la mente. Información
dades lingüísticas más destacables y de mayor
directa de campo sobre la gente del campo, pla-
eficacia en la comunicación hablada especial-
cer sensorial para los sentidos, efluvios de vida.
mente en los ambientes rurales
como el que nos ocupa. Aunque
debemos anotar aquí, que poco
a poco, se están dejando de uti-
lizar estas denominaciones per-
sonales tan comunes en un
pasado muy reciente, con
aspectos sociolingüísticos tan
llamativos como olvidados.
Pasemos ahora a enumerar
mediante dos cuadros de texto o
tablas, algunos de los apodos o
motes “verdes” de uno de los
núcleos habitados de la
Comarca Natural de “El
Monfragüe”, en concreto
Malpartida de Plasencia.
Apodos o motes “verdes”, es Bellota, un ejemplo de apodo (ni más ni menos)
decir, los relacionados con las
plantas, con la vegetación, recopilados en una Trataré de ser cronista de lo vivo, coleccionista
investigación etnobotánica en la que me de emociones, de lo verde que se acantona a
encuentro sumergido desde hace ya siete años y nuestro derredor, paseando murmullos que se
donde este pequeño artículo, esta pequeña apor- alejan, pues pronto será demasiado tarde para
tación para el Boletín de ARBA, no es más que conocer uno de esos últimos bastiones sobre las
una gota dentro del mar de la sabiduría que ate- plantas en la cultura popular.
soran nuestros mayores.
Por cierto, la Etnobotánica es la ciencia que
mezcla la Antropología como tratado sobre el
hombre y la Botánica como estudio de las plan-
tas, para analizar los saberes que surgen de la
relación hombre-planta a lo largo de la historia
y los usos que en casi todos los ámbitos de la
vida se han dado a dichas plantas tradicional-
mente.
Ya por último, no quiero dejar pasar la opor-
tunidad que se me brinda desde el Boletín de Estampa curiosa de chinatos y chinatas

36
Boletín 22

Tabla con los apodos o motes verdes recopilados en Malpartida de Plasencia, muni-
cipio de la Comarca Natural de "El Monfragüe" y su caracterización botánica

37
Boletín 22

Apodos, motes verdes en Malpartida de Plasencia,


sin especificar la especie de planta:

Carbonera (-lugar donde se elabora el carbón o combustible vegetal-)


Flor de ambrona
Forestal (-relacionado con los árboles y con aprovechamientos de leñas y pastos-)
Manojo (-haz de Hierbas o Espárragos, por ejemplo-)
Molineros (-personas que trabajaban en la molienda de productos vegetales-)
Matas (-plantas arbustivas-)
Pajalarga (-pajas como tallitos de plantas herbáceas-)
Piconero (-persona que trabajaba con plantas combusti-
bles para elaborar picón como recurso energético-)
Pinche y Pinchote (-de pincho vegetal-)
Puentepalo (-palo o rama vegetal seca-)
Ramos (-conjunto de ramas vegetales cortadas con
plantas de ornamento en floración normalmente-)
Tarmas y Tarmeras (-gavillas o jaces de ramas-)
Tizo (-rama vegetal carbonizada cuando se elabora
carbón o picón-)

Malpartida de Plasencia y su derredor

Mamauvas, Parral, Parrao,


Notas de interés o aclaratorias. Parrete, Pinchauvas, Vinagre.
Motes en base a una planta, a
1. El presente texto para el Boletín de ARBA es un retazo de un apartado un cultivo tradicional
concreto que pertenece a una investigación Enobotánica en Extremadura
por publicar y que al ser utilizado debe citarse como: TEJERINA
GALLARDO, A. (-sin publicar-). Usos y saberes sobre las plantas de
Monfragüe. Etnobotánica de la Comarca Natural. Edita: itomonfragüe.
Cáceres.

2. Abreviaturas utilizadas en este artículo:


(MP) Malpartida de Plasencia
(T) Toril
(SJ) Serrejón
(CM) Casas de Miravete
(J) Jaraicejo
(TR) Torrejón el Rubio
(SD) Serradilla con Lugarnuevo o Villarreal de San Carlos como
pedanía.

38