You are on page 1of 3

El sindicalismo en Egipto en el momento de la revolución de 2011

Alejandra Ortega, responsable Países Árabes, África y Asia (Secretaría Internacional,


Confederación Sindical de Comisiones Obreras)

A la hora de redactar esta nota, el presidente de EEUU Barack Obama pide el inicio de la
transición en Egipto que debe llevar a la formación de un gobierno que atienda a la
decisión del pueblo egipcio. Mubarak, aferrado aún al poder y sin seguir aún la senda de su
homólogo tunecino, declara que sólo la historia le juzgará y que morirá en suelo egipcio.
Como él, sí ha anunciado que no se presentará a las próximas elecciones. Pero el pueblo
egipcio sigue pidiendo la salida del país de un gobernante absolutamente alejado de la
realidad de las calles del Cairo, Alejandría, Suez y otras localidades emblemáticas de
Egipto donde se han manifestado los ciudadanos pidiendo un cambio necesario.

Egipto, que viene ejerciendo junto con Francia la co-presidencia de la Unión por el
Mediterráneo (UPM) está metida de lleno en un proceso de cambio de unas dimensiones
enormes y de una importancia política capital en la bisagra del Norte de África y los países
árabes asiáticos. También de las relaciones intra-mediterráneas. El rumbo de Egipto y de
su sociedad puede, sin duda, arrastrar y cambiar el panorama en la zona en un movimiento
único, que no nace de la nada ni repentinamente sino de largas desesperanzas entre sus
poblaciones que venían ya dando señales en años anteriores a su gobierno.

Puede decirse que la central sindical egipcia, Egyptian Trade Union Federation (ETUF) es
una de las organizaciones sindicales más grandes de entre los países árabes y, en general,
en el continente africano pero con una dirección y una estructura absolutamente ligada al
régimen de Hosni Mubarak aunque con cierta capacidad crítica en algunas federaciones.
Algunos Ministros de Trabajo egipcios han salido de la central sindical y numerosos
miembros de la dirección de ETUF son parlamentarios. Pero, no cabe duda, el papel de
ETUF está absolutamente cuestionado en su funcionamiento, independencia, reformas
internas, capacidad de sindicalización y su carácter absolutamente acrítico con el gobierno
egipcio. La participación sindical en la vida pública, además, está canalizada desde el
Ministerio de Trabajo, siendo hasta ahora Aisha Abdel Hady, Ministra de Trabajo y
Migración en Egipto la más fiel controladora de las actividades y comunicaciones públicas
de la organización sindical egipcia. Así, la central egipcia no ha hecho grandes esfuerzos
para desbloquear las situaciones que han afectado gravemente a los trabajadores y
trabajadoras en Egipto. Absolutamente paragubernamental, el sindicalismo egipcio se ha
caracterizado por una dirección muy centralizada en un contexto de una altísima
conflictividad laboral y con gravísimas dificultades para ejercer el derecho a la huelga, por
no decir, imposible su ejercicio.

ETUF, falto de vitalidad y democracia, con una crisis estructural a su interno y una pérdida
masiva de afiliación, se encuentra inmersa en una filosofía totalitaria, absolutamente
caduca. Alejada, como lo está el propio Mubarak, del lenguaje de la calle y de la renovación
de experiencias: sin capacidad para asegurar los derechos básicos de los trabajadores y
trabajadoras en el país y excluyendo, por su propia dinámica, a una parte considerable de
la clase trabajadora egipcia.

En este contexto, las violaciones de la libertad sindical en el país han sido sistemáticas y el
dominio del Ministerio de Trabajo y su directa supervisión una evidencia.

Sin embargo, otras iniciativas han tomado cuerpo en el escenario egipcio. CTUWS, Center
for Trade Union and Workers Services, ha trabajado duramente durante los últimos años
sin dejar de denunciar los abusos de las autoridades egipcias.
CTUWS, con su sede central en Helwan, inmensa barriada industrial de la ciudad del Cairo
y con buena implantación en el resto del país, es una organización independiente de la
sociedad civil egipcia cuyo objetivo es facilitar apoyo a los movimientos sindicales
independientes con capacidad para defender los derechos de los trabajadores, mejorar las
relaciones laborales, participar en el desarrollo democrático egipcio. CTUWS ha denunciado
continuamente las restricciones ilegales al ejercicio del sindicalismo libre en Egipto siendo
acusados gravemente de “poner en riesgo la estabilidad” y sometiendo a sus líderes a
severos procesos judiciales y encarcelamientos, persecución policial y movilizando en torno
a ellos, el apoyo de activistas de derechos humanos y organizaciones sindicales
extranjeras, entre las que se encuentran, CCOO. Durante años, CCOO ha denunciado y
apoyado las denuncias de CTUWS ante el Ministerio de Trabajo egipcio y la Embajada
egipcia en Madrid y ha apoyado las quejas presentadas por sus representantes ante la
Organización Internacional de Trabajo. Así como ha denunciado el encarcelamiento de sus
miembros, los juicios arbitrarios y los ataques a las sedes de la organización.

Denuncias ante los organismos internacionales respecto a las convenciones de Libertad de


Asociación y protección del derecho a la asociación, ratificadas por el gobierno de Egipto
han sido presentadas anualmente por CTUWS en la conferencia anual de la Organización
Internacional de Trabajo (OIT), año tras año.

Ya en los años ochenta, el movimiento sindical egipcio registró iniciativas fuera de la


central sindical oficial. La brecha se abría entre el movimiento sindical oficial de ETUF y el
movimiento obrero egipcio. Importantes huelgas en el año 86 y 89 en el sector metalúrgico
se consideraron eventos de gran magnitud por su número y por sus resultados sangrientos.
En ausencia de un movimiento activo independiente, sectores importantes de Egipto se
organizaron en torno a CTUWS, naciendo como organización estructurada en marzo de
1990. En 2007, las sedes de CTUWS fueron devastadas, se le denegó de nuevo el derecho
de asociación y se prohibió expresamente cualquier actividad sindical excepto la ejercida
por ETUF.

Tan solo hace unos días, el 29 de enero de 2011, CTUWS afirmaba en un comunicado
emitido desde Helwan (Cairo) la sorpresa infinita del pueblo egipcio ante las palabras del
primer discurso de Mubarak y afirmaban que la resistencia del Presidente a abandonar el
país no haría sino reforzar las movilizaciones en la calle y sus peticiones que pasan por la
caída del regimen actual, la disolución de la Asamblea del Pueblo y el Parlamento, un
gobierno de transición con todas las fuerzas políticas, una nueva constitución para
conseguir un nuevo estado que respete los derechos humanos, la liberación de los presos
políticos, la denuncia de la corrupción y la denuncia de quienes persigan a los
manifestantes.

Dos días más tarde, el 31 de enero de 2011, se comunicaba oficialmente la creación de la


nueva Federación Independiente de Sindicatos de Egipto. Los representantes del
movimiento sindical independiente, RETA (Real Estate Tax Authority Union – recaudadores
de impuestos), la federación de jubilados, la federación de sanitarios, la de profesores y
CTUWS lo anunciaron el día 30 de enero a las tres de la tarde en una rueda de prensa en la
plaza cairota del Tahrir. El comunicado recogía el momento histórico que atraviesa Egipto,
el coraje de sus gentes y la defensa del derecho a vivir una vida decente, el derecho a la
dignidad, la libertad y la justicia social. Los trabajadores egipcios manifiestan su total
rechazo a ser representados por la central sindical histórica y recuerdan el “famoso”
comunicado de ETUF del 27 de enero pasado llamando a oponerse a cualquier tipo de
acción o protesta durante este período.

Así las cosas, hemos asistido en estos últimos días al nacimiento de una nueva federación
independiente en Egipto, con las calles tomadas por las movilizaciones y Mubarak aún en
el poder, que entra de lleno en la convocatoria de una huelga general en su primer
comunicado y en las condiciones laborales del pueblo egipcio, la petición de un subsidio de
desempleo, un salario mínimo no inferior a 1200 libras egipcias, el derecho para todos los
ciudadanos egipcios a la seguridad social y la abolición de las restricciones a la libertad de
asociación y a la creación de organizaciones libres en el país y la liberación de los
detenidos después del 25 de enero. En su comunicado, Egypt Federation for Independent
Unions ha invitado a todos los trabajadores egipcios a crear comités civiles para defender
sus lugares de trabajo durante este tiempo de crisis y a organizar acciones y huelgas en los
lugares de trabajo para conseguir las reclamaciones del pueblo egipcio.

CSI señaló que se va a incrementar la presión a favor de auténticos cambios democráticos


y el respeto de los derechos humanos. Afirma que, como en Túnez, donde la UGTT, afiliada
a la CSI, ha sabido estar a la vanguardia del movimiento democrático, se ha de celebrar
igualmente el valor y la determinación de los trabajadores en Egipto, reunidos en torno a la
nueva federación, que han decidido encarar un régimen autocrático e ilegítimo.

Tan solo hace diez meses, CTUWS celebraba su vigésimo aniversario con un seminario en
El Cairo que contó también con la asistencia de CCOO (ver enlace) en nuestra última visita
a Egipto. Nada hacía presagiar en ese momento que los egipcios estaban a punto de
escribir de nuevo su historia.

http://www.ccoo.es/csccoo/menu.do?Areas:Internacional:Actualidad:76191