El refrán

En la lengua española, la denominación refrán ha conocido una gran difusión hasta el punto de arrinconar a proverbio que se asocia a una paremia culta como los proverbios bíblicos, frente al refrán, paremia popular o popularizada. Miguel de Cervantes, en Don Quijote de la Mancha, nos define lo que es un refrán: "los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos ancianos". Seguirá diciendo Don Quijote sobre la utilidad de los refranes: "cualquiera de los que has dicho [, Sancho,] basta para dar a entender tu pensamiento " (Segunda parte, capítulo XVII). Los refranes son sentencias breves, habitualmente, de autor desconocido. No obstante, muchas frases literarias y bíblicas ha pasado a formar parte del refranero popular. La mayoría de los refranes son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra. Su estructura suele ser pareada y recurren tanto a la prosa y verso como a figuras literarias (antítesis, elipsis o paralelismo) para facilitar su perpetuación oral. Paremiología La paremiología (del griego paroimía, proverbio + logos, tratado) es la ciencia que estudia los refranes, los proverbios y demás enunciados cuya intención es transmitir algún conocimiento tradicional basado en la experiencia. La paremiología comparada establece relaciones entre los refranes y demás enunciados sentenciosos de diferentes idiomas y culturas. La paremiología aprovecha para extraer de los proverbios la información acumulada a través de cientos de años de historia. Esta información puede ser de muchos tipos: sociológica, gastronómica, meteorológica, histórica, literaria, zoológica, cinegética, toponímica, lingüística, lexicográfica, religiosa, agronómica... Con frecuencia un refrán nace como condensación de un chascarrillo o cuentecillo tradicional, y expresa las creencias y supersticiones populares con más fidelidad que otras formas literarias. En otras ocasiones, por el contrario, posee un origen culto que deriva de los sermones que durante la Edad Media se pronunciaban en lengua vernácula. Posee una particular retórica, en la que se cruzan el ritmo, el paralelismo, la antítesis, la elipsis y los juegos de palabras.

A los refranes. Y tienen además rasgos de: Popularidad. debemos considerarlos por su "composición artística" ya sean simbólicos o metafóricos. breve. un hecho de experiencia. laboral. uno de los refraneros más antiguos que conservamos es Refranes que dicen las viejas tras el fuego. del Marqués de Santillana. un componente simbólico o metafórico.. muchas de las más importantes obras de los Siglos de Oro incorporan numerosos refranes: Libro de Buen Amor. que tienen una especial configuración temática y afectan al ser humano independientemente de sus condiciones concretas. sentenciosos. Hay refranes de características locales: aquellos que una comunidad genera adaptados a sus circunstancias particulares. ya que estas sentencias populares necesitan de autores cultos para transmitirse (especialmente en las épocas en las que son las personas cultas las que saben escribir). Los refranes no pertenecen a ningún autor. que componían refraneros. en su obra Don Quijote de la Mancha. En lengua castellana. Tal repertorio constituye el compendio de la sabiduría de un pueblo. social. si no que nacen de los decires del pueblo. ni institución. La Real Academia define al refrán como: "Dicho agudo y sentencioso de uso común". Todos los refranes poseen un contenido. De ahí que habitualmente se diga el refranero popular. Definición ésta que no abarca en toda su magnitud las características de estas expresiones idiomáticas. Así. Además. etc. a su ámbito geográfico. lenguas o temáticas. siendo un impagable legado de las generaciones pasadas. que puede indicar: Una enseñanza. concisa y ajustada. sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos sabios" (Segunda parte. ya sean en una o en varias lenguas de trabajo. comparativos o descriptivos. ni compilador. El lazarillo de Tormes. practicida y generalidad.Refranero Se denomina refranero a la colección de enunciados breves sentenciosos populares o popularizados. Miguel de Cervantes. una valoración general referente a un sinnúmero de temas posibles. Los refraneros se suelen clasificar por zonas geográficas. Existen otros de características generales. En los últimos decenios están publicándose muchos refraneros. y a él han de volver necesariamente como una forma de expresión lingüística que contiene toda la tradición del idioma. jocosos o irónicos. El Quijote. Algunos de . nos define lo que es un refrán: "los refranes son sentencias breves. El Corbacho.. Generalmente son de orden sentimental o moral. ha habido diversos recopiladores de estas paremias. Teniendo la característica de ofrecer de manera sintética. El refranero es empírico: nace de la experiencia y observación acumulada durante siglos en una comunidad o grupo social. un pensamiento. capítulo LXVII).

Hombre prevenido vale por dos. pero la glotonería sí.ellos formas literarias como la rima. El asno de Arcadia. Caracol estresado. comiénzalo por el fin. mientras que en los refranes la autoría es anónima o colectiva. Ejemplos Si un negocio te abruma por el principio. no pases por su lado. Generalmente los proverbios tienen carácter filosófico y autoría individual. Estar en ayunas no mata. La primera vez que me engañes la culpa será tuya. lleno de oro y come paja. . Los refranes y los proverbios pueden considerarse frases sentenciosas populares que cumplen generalmente con su función de sentencia. pecho. A lo hecho. la segunda vez. Más vale pájaro en mano que ciento volando. la culpa será mía. A mal tiempo buena cara. El que trabaja no come paja.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful