You are on page 1of 14

RESEÑAS

ca en tanto pone en cuestión la positividad y mismo sucede si cualquier universidad pre-


a la razón decidida en tanto ideas que se tende atender toda la demanda social que a
transforman en planes para la acción. ella se le requiere. Deberá discernir no sólo
Si decimos que la misión de la uni- cuáles son las más perentorias, sino funda-
versidad es profundizar y expandir la demo- mentalmente cuáles de ellas le competen y
cracia, no podemos atrincherarnos en la con cuáles puede colaborar a su solución. Norberto Ivancich
misión de la razón crítica puesto que pasa- Por ello, una de las tareas pendien-
ríamos a ser la “universidad trinchera”. tes de la universidad no es sólo investigar el Compromiso y reflexión
Debemos, si estamos decididos a profundi- porqué de las cosas, sino el cómo transfor-
zar la democracia y a colaborar en la resolu- marlas, participando en la elaboración de
Escritos y memoria de un intelectual del Peronismo
ción de los problemas nacionales y sociales, las decisiones. Existe una marcada brecha Buenos Aires, Cuadernos Argentina Reciente,
tener una agenda compartida con las insti- entre el político y el académico donde el aca- Número 2, Junio de 2006, 194 páginas
tuciones democráticas nacionales, no para démico utiliza el juicio analítico sobre lo que
sustituir sus funciones como las del Poder es y fue el producto de la construcción social
Ejecutivo, nacional, provincial o local, o al y el político usa el juicio intuitivo en la deci- El pasado 26 de julio se cumplió el dación y derrotero de los Montoneros, que
Poder Legislativo o Judicial, sino para ser úti- sión para actuar sobre la realidad. Superar primer aniversario del fallecimiento de fueron escritos también para Unidos. El aná-
les a nuestra democracia y a nuestra socie- dicha brecha debe ser el compromiso de la Norberto “Croqueta” Ivancich, quien fuera lisis retrospectivo de los años '70 realizado
dad, a través de la investigación y la docen- universidad que quiera servir al pueblo y a la un destacado militante e intelectual del por Ivancich aporta aún hoy al debate sobre
cia. Asimismo debemos colaborar en la pla- Nación. Y para asumirlo es necesario al fin, peronismo, docente universitario en varias una de las etapas centrales de nuestra histo-
nificación y proponer soluciones para la reconocer que esa tarea involucra la razón instituciones y, en la última etapa de su vida, ria política, a la vez que nos muestra sus posi-
transformación. crítica y la razón decidida. funcionario del gobierno nacional iniciado ciones concretas como militante de la época.
Desde la razón crítica, que es la Si, como dice Ortega y Gasset, quere- el 25 de mayo de 2003. Como militante de la Renovación
manera de hacer contracultura, la institu- mos de verdad reformar la universidad para Con el objeto de homenajear su figu- Peronista, en los años '80, fue uno de sus
ción no deja de hacer política, sus profeso- ponerla al servicio del pueblo y de la Nación,
UNIVERSIDAD

ra, pero además de rescatar la vigencia de su más lúcidos analistas y, por supuesto, la
res, sus docentes y estudiantes tienen el no sólo hay que pensar el país para cambiar- producción académica y de escritor vincula- derrota de Cafiero a manos de Menem en la
derecho y el deber moral de oponerse a las lo. También reflexionar acerca de la do a la historia del peronismo y a la política interna de 1988 fue uno de los aconteci-
acciones o políticas antidemocráticas, que Universidad, ya que ésta se ha convertido en de nuestro país, se ha editado el segundo mientos en los que su capacidad de análisis
restrinjan el acceso a los bienes socialmente un problema para nuestro país que amerita número de los cuadernos de Argentina estuvo a la altura de las circunstancias.
necesarios a la justicia, a la salud, etc. así que tengamos propuestas para su transfor- Reciente, presentado en la Biblioteca Vemos así cómo, en uno de los artículos res-
como a la toma de decisiones. mación y mejoramiento, a fin de poner a la Nacional con un panel integrado por catados en el Cuaderno, “Desdeño las
Pero razón crítica no implica pasivi- universidad en consonancia con las necesida- Alberto Fernández, Horacio González, Oscar romanzas de los tenores huecos” del año
dad ni razón puramente especulativa, ni ino- des y aspiraciones de un proyecto nacional. Valdovinos y el autor de este artículo. 1988, escribe: “con Menem y Cafiero se
cuidad social, ni beligerancia perpetua en Las reformas se deberían hacer En Ivancich rescatamos, fundamen- expresaron dos destinos distintos del pero-
una sociedad democrática. desde los gobiernos mismos de las universi- talmente, la fusión del intelectual con el mili- nismo. El del ghetto y el de la invocación
Poner en cuestión la positividad, dades para que cumplan con sus funciones tante político. Al decir de John William hacia una nueva formulación política... per-
saber que nuestra sociedad o nuestro de acuerdo a su misión de servicio público, Cooke, estamos ante uno de aquellos inte- sonajes como Julio Ramos (defendiendo el
mundo podría ser mejor y más justo y no dar para que la autonomía no sea un obstáculo lectuales militantes para los cuales la investi- salariazo), Paco Mayorga, Czyterpiller,
por sentado la realidad como acabada, nos para el estado democrático, sino un incenti- gación y la labor analítica “sólo tienen justi- Susana Giménez, se constituyen en posibles
obliga a investigar no sólo por qué las cosas vo para la creatividad. ficación en cuanto parte de ese conocimien- ampliaciones del espacio menemista”.
son así y no de otra manera, sino cuáles son Para ello, varias son las reformas to sea compartido por las masas y contribu- La crítica del menemismo se volvió
los caminos, los fines, las herramientas, los que se deberían hacer y que podríamos sin- yan a que éstas enriquezcan su conciencia el principal objetivo militante de muchos
obstáculos que hay que superar y los recur- tetizar: de la realidad”. La importancia histórica de peronistas en los primeros meses, y años,
sos existentes para alcanzar y construir esa 1. Dirigir la investigación hacia los este tipo de figuras para el movimiento del gobierno iniciado en 1989. En este senti-
sociedad más justa. grandes problemas nacionales, nacional y popular no puede ser exagerada do, La carpa y La traición de Alí Babá se con-
No podemos atrincherarnos en la regionales y locales con incentivos desde un presente en el cual la falta de com- virtieron en libros representativos del perío-
confrontación epistemológica de poner en claros a la investigación interdisci- promiso que se manifiesta en la vacuidad do, además de material de difusión política
cuestión la realidad, sin comprometernos y plinaria necesaria en áreas de ideológica y en la mercantilización del cono- del Grupo de los Ocho. Allí Ivancich denun-
decidir en nuestro quehacer cotidiano a vacancia. cimiento parecen configurar el predominio ció con claridad el travestismo político ope-
pasar del deseo a la práctica y el compromi- 2. Orientar la docencia hacia la forma- de las figuras del “técnico” y el “operador”. rado desde el poder y las complicidades
so, a entender, como Dewey, que las ideas ción de recursos humanos necesa- En este Cuaderno se rastrean y pre- encontradas en el propio campo peronista.
son hipótesis y planes de acción y de trabajo. rios para las nuevas necesidades del sentan las dos dimensiones principales de la Se rescatan textos de ese período, en los cua-
(...) país. Cada universidad debería producción de Ivancich. Por un lado, en la les podemos leer ideas tajantes y claras: “la
La propuesta de reconstrucción de hacerse responsable de no superpo- primera parte, los escritos de militancia nos identidad peronista de Menem crea cierta
la universidad implica la necesidad de pasar ner ofertas en la misma región, así muestran la obra de un peronista que carac- confusión en algunos sectores y en otros
de la problematización y crítica de lo exis- como discontinuar ofertas y ofrecer teriza las diferentes etapas y problemas por franca complicidad, lo que le permite llevar
tente a una actitud prospectiva de investiga- nuevas y necesarias carreras como los que atraviesa la compleja fuerza política adelante un ideario que tiene claras contra-
ción sobre la posibilidad de su modificación, para atender las necesidades actua- fundada por Perón. En esa sección, comen- dicciones con la tradición doctrinaria justi-
donde el conocimiento cumple su papel fun- les. zamos con la lectura de una primera carac- cialista: privatiza y mal, las empresas estata-
damental. 3. Modificar la mala distribución en el terización del peronismo como “revolución les, divide la CGT en dos fracciones, retro-
A través de la investigación se debe territorio de ciertos profesionales popular”, artículo aparecido en el primer trae las conquistas sociales a una etapa pre
pensar, analizar, reflexionar para transfor- como médicos, enfermeras, inge-
mar el país. A través de la docencia se debe- nieros, etc., a través de incentivos
número de la revista Unidos (mayo de
1983). Ivancich dice allí, por ejemplo, que
peronista, se alinea sin ningún pudor con los
EEUU”.
3
rán generar egresados que el país necesita y regionales que puedan brindar “para muchos, la idea estática que asocia Por otro lado, se publican artículos y
a través de la asistencia técnica y la coopera- dichas carreras en las universidades revolución y muerte, les impidió visualizar el textos académicos, en los cuales su rol como
ción se deberán privilegiar aquellas activida- que necesiten esos recursos huma- hecho de fondo de que el peronismo era intelectual se despliega claramente. El análi-
des que sean de interés perentorio referido a nos en su región. Por lo cual la plani- una revolución en marcha desde el poder de sis teórico de conceptos como el Estado, los
necesidades sociales y al interés público. ficación debería ser realizada a nivel las masas, del Estado y del gobierno sin partidos políticos, la burocracia, las corpora-
Sabemos que la demanda social es nacional. derramamiento de sangre”. ciones, el parlamento, nos muestran a un
infinita y los recursos materiales y humanos 4. Reducir las intrincadas y lentas reso- También se publican textos de análi- intelectual comprometido con el estudio
para satisfacerla siempre son escasos. Lo luciones tanto en la movilidad inte- sis histórico relativos al surgimiento, consoli- serio y riguroso en el seno de la vida acadé-
UNIVERSIDAD
mica. Del mismo modo, los textos produci- promiso y por convicción. Fue subsecretario rio. En sus considerandos sostiene que “el saberes de las “ciencias verticales” como las
dos por Ivancich para la función pública, en sólo en un gobierno que sentía propio. Fue engrandecimiento y auténtico progreso de llama Matus5, si la práctica no reconoce fron-
el marco de la Subsecretaría que ocupó en un profesor paciente y generoso con sus un pueblo estriba en gran parte en el grado teras disciplinares, es multidimensional, glo-
los dos primeros años del gobierno de conocimientos. Fue en lo fundamental fiel a de cultura que alcanza cada uno de los bal y la realizan sujetos poco objetivos, com-
Kirchner, presentan su concepción del Estado sí mismo, a sus elecciones y a sus valores. En miembros que la componen”, y que “como prometidos con sus proyectos, apasiona-
y la política en nuestro país luego de la crisis las páginas de este Cuaderno hemos inten- medida del buen gobierno, el Estado debe dos, con sus metas y creencias?; ¿cómo se
de 2001 y su caracterización de los cursos de tado trasmitir lo que ha sido lo más admira- prestar todo su apoyo a los jóvenes estu- crea e instituye una ciencia horizontal como
acción necesarios para relegitimar la política ble de su vida y el sostén de nuestra relación diantes que aspiren a contribuir al bienestar sostiene el autor?
y hacer del gobierno el instrumento indis- a través de los años: “Croqueta” fue lo que y prosperidad de la Nación, suprimiendo Si entendemos, como Matus, que la
pensable de los intereses populares, lesiona- quiso ser. La coherencia entre convicción y todo obstáculo que les impida o trabe el acción social no es una mera aplicación de la
dos durante tres décadas por los programas acción fue lo que le permitió elegir, en un cumplimiento de tan notable como legítima teoría y que entre la ciencia y la acción hay
de ajuste y desguace del sector público. sentido profundo, su curso biográfico. Ese vocación”. un vacío que tiende a resolverse a través del
Finalmente, se publican artículos es tal vez el rasgo destacado de su vida y es (...) juicio intuitivo, ya que carecemos de una teo-
que reseñan diversos aspectos de su vida y también su legado intelectual y político. En Sin embargo, a pesar de la tan men- ría que haga de puente entre la ciencia y la
militancia, escritos por amigos y compañe- medio de lo contingente y azaroso de este tada Reforma Universitaria de 1918 que tras- acción, ¿qué podemos aportar para confi-
ros: entre otros, Alberto Fernández, Roberto mundo, trazó una forma de vivir entroncada cendió las fronteras argentinas buscando gurar la teoría de la producción social que
Marafioti, Juan Pablo Cafiero, Hugo Barcia y en sus creencias más profundas. No es poco. servir al pueblo y no sólo a la dirigencia pro- nos propone, como una teoría horizontal
Marcelo Saín. En la etapa histórica en que le tocó vivir, veniente de los sectores económicos privile- básica para comprender el juego social y
Norberto Ivancich fue un analista luchar y pensar, vivió lo que eligió. giados, a casi un siglo, la universidad sigue apoyar u orientar su práctica? Aún más com-
agudo, un intelectual riguroso y a la vez empantanada en reglamentaciones buro- plejo es configurar una universidad que con-
orgánico, un cuadro del peronismo por com- Miguel Talento cráticas y modelos institucionales obsoletos temple la estructuración y organización del
que le impiden ponerse al servicio de las saber horizontalmente en torno a los pro-
grandes causas nacionales y de sus necesi- blemas, tanto en la enseñanza como en la
dades más acuciantes. investigación, así como en la articulación
Podemos también reflexionar sobre con otros saberes producidos socialmente
las propuestas universales con otros ojos y más allá de las fronteras del claustro y que
desde aquí, como sostenía Jauretche, para éste se resiste a legitimar.
insistir en una verdadera reforma para Sabemos que cometeremos
poner a la Universidad a la altura de los tiem- muchos errores, pero de ellos aprendere-
pos y al servicio del pueblo y de la Nación. mos. El dificultoso desafío lo asumimos al
(...) reconocer precisamente que abordar la com-
Raúl Alfonsín Ya hace tiempo que desde la socio- plejidad actual de la sociedad y sus proble-
logía del conocimiento se explica que la mas a través del enfoque disciplinario no
Memoria Política genealogía del saber se vincula siempre a la nos explica nada, ni nos facilita la compren-
Transición a la democracia y derechos humanos situación social e histórica en la cual nos sión de dicha complejidad. Menos aún cuan-
Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2004, 340 páginas situamos y que por último es la reconstruc- do la genealogía de la organización discipli-
ción conceptual de la construcción social de nar trasciende las fronteras históricas y
la realidad, o sea del ser social. Y ese ser situacionales donde se produjeron y preten-
No es tarea sencilla escribir sobre un ambas) estuvieron detrás de sus decisiones. social, esa forma de interacción social en un den ser omnicomprensivas y universales.
libro redactado por una persona que es la Conocer, en fin, las tramas más finas de un tiempo y espacio determinado, no es estáti- Preparar y formar a los jóvenes para
RESEÑAS

síntesis de la reciente historia argentina. Se proceso incorporando al habla de quien, de ca, se encuentra en un permanente cambio que sean protagonistas y decisores aquí y
mezclan en el intento los momentos de la otra forma, sólo es hablado por la historia”. que a la universidad le es difícil abordar, con ahora y no sólo analistas e intérpretes de la
propia vida, signada por ideas compartidas El Presidente Alfonsín nos habla la consiguiente desazón que provoca la dis- realidad y sus cambios, es el desafío que
que fueron la puerta hacia una nueva etapa desde su más sincera subjetividad de los tancia cada vez mayor entre el saber acadé- encaramos. Acompañar a los jóvenes en su
de la Historia Argentina. Estamos hablando acontecimientos fundamentales de la histo- mico y científico de las universidades y el proceso de formación para decidir con res-
del final de la impunidad, de la vergonzante ria política de los años ochenta que lo tuvie- quehacer cotidiano del proceso de cons- ponsabilidad en la resolución de problemas,
noche de las dictaduras y de la continuidad ron como protagonista. Enumera los hechos trucción y producción social que requieren implica superar la lógica intuitiva de la cual
democrática que hoy vivimos con una natu- en forma rigurosa. No deja ver en sus más de que esos saberes se orienten a facilitar la se valen generalmente los decisores, así
ralidad que no conocimos quienes transita- trescientas páginas ningún atisbo de autoin- decisión, la previsión y el control de situacio- como dejar de formar exégetas del pasado
mos por los oscuros pasillos de una historia dulgencia. Los sucesos son narrados en nes problemáticas. que sólo utilicen la lógica analítica, para pro-
oscurecida por el miedo y la decadencia ins- forma simple. Se podrán compartir o no sus (...) ducir conocimientos que permitan evaluar,
titucional. puntos de vista, pero en la medida en que se Para ello, habrá que buscar la forma planificar, decidir e intervenir en la construc-
El libro del Dr. Raúl Alfonsín es una avanza en la lectura de esta Memoria Política de superar la brecha que existe entre el polí- ción social de una sociedad alternativa, invi-
pieza única. En la tradición política argenti- se consolida la convicción de que el ex presi- tico que busca el cómo y el académico que tando a nuestros ciudadanos a comprome-
na no se encuentra otro presidente que dente no miente. No tergiversa los hechos busca el porqué, la división entre el pragma- ter su acción individual con la acción colecti-
tomara el riesgo y la responsabilidad históri- pensando en su propio destino político. Lo tismo y el academicismo, entre el juicio va de construir una sociedad mejor en una
ca de analizar su propio paso por el poder. impulsa la intención clara de la defensa irres- intuitivo de la decisión y la lógica y el juicio comunidad histórica particular en nuestra
Costumbre corriente entre los europeos y tricta de las instituciones de la República. analítico de la universidad, ya que la deci- Argentina.
los presidentes norteamericanos, entre El texto fue dividido en capítulos sión responsable requiere de ambas lógicas (...)
otros. Como dice Portantiero en el prólogo que toman las etapas más controvertidas de y aún así, nada garantiza la infalibilidad ni el ¿Qué papel juega la universidad en
de este libro: “Bienvenida sea la presencia su gestión y allí expone con claridad los yerro de la misma. la definición de la agenda social? ¿Qué
de la primera persona en los relatos de histo- temas más caros a su carrera política. El capí- Ahora bien, ¿cómo puede ser características tiene su participación en la
ria política. Y de ningún modo porque el tulo primero ubica su pensamiento después entonces que la mayoría de las universida- resolución de los problemas nacionales y
hecho de partir de la subjetividad del prota- de julio de 1989 y le da la perspectiva históri- des se organicen en torno a las disciplinas?; sociales?
gonista nos garantice la posesión de la ver- ca de su experiencia. Destaca algunos logros ¿cuál es el valor y el impacto sobre la reali- Es necesario salir de la falsa antino-
dad sobre los sucesos que narra, sino por- importantes, pero es en lo institucional dad y el proceso social del quehacer univer- mia planteada entre la razón crítica y la
que ese sesgo personal de los recuerdos donde se centra toda la fuerza del mensaje sitario, en tanto productor y distribuidor de razón decidida. Entendemos a la razón críti-
puede permitir a quien busque reconstruir que leyera ante la Asamblea Legislativa del
un momento histórico conocer también la 1° de mayo de 1989.
forma en que un actor principal vivió los “Construir las democracia, afianzar
la paz, iniciar la reforma del Estado y la eco- 5 Matus, Carlos: Teoría del Juego Social, Altadir, Caracas, 1999.
hechos, saber qué fuerzas o qué razones (o
RESEÑAS
nomía, fijar la agenda para la próxima déca- a la ley, y el escaso entusiasmo de reprimirlo
Universidad y Proyecto Nacional da y, mientras tanto, combatir la crisis y por parte de muchos de sus camaradas de
absorber los golpes. Esa fue la tarea que nos armas. (…) Acepto que pudo existir una cier-
impusimos y que, paso a paso, buscamos ta decepción en mucha gente que se había
“Yo no vengo a trabajar por la universidad, cumplir. En 1989 la Argentina había cambia- movilizado y esperaba que la rebelión fuera
do. Ya no era la del '83. Y nunca más volvería aplastada sin miramientos, aun en forma
sino a pedir que la Universidad trabaje para el pueblo.” a ser, afortunadamente, la Argentina ante- cruenta. Y a esta altura, muchos lectores
1
José Vasconcelos rior a 1983”, afirma al final de este capítulo. que tal vez recuerden con enojo aquel
En “La reconstrucción del Estado de desenlace podrán revisar su juicio y compar-
derecho (1983/1986)”, toma el punto de tir conmigo la conclusión de que la demo-
El jueves 29 de junio, Ana Jaramillo, Rectora de la Universidad Nacional de Lanús, más alto impacto político social y emocio- cracia salió finalmente fortalecida sin derra-
dictó una conferencia en la Sede Reconquista del Instituto de Altos Estudios Juan nal: el juicio a las juntas y la CONADEP. mamiento de sangre y con el mayor costo
Enuncia aquí una postura histórica al res- cargado sobre las espaldas de este presiden-
Perón. A continuación se transcriben algunos de los conceptos que formuló en esa
pecto: la condena de los principales actores, te que asumió la plena responsabilidad de
oportunidad, que además sirven de adelanto de un trabajo que próximamente por su responsabilidad de mando, quiebra sus actos y decisiones”.
publicará con este mismo título. una norma de nuestra historia: “Los críme- El libro trasunta toda la experiencia
nes de Estado eran amnistiados o quedaban y madurez de uno de los políticos con mayor
impunes”. predicamento en el exterior. Raúl Ricardo
Es realmente alarmante que, a pesar salir del claustro y abandonar el dominio cle- El capítulo 3 documenta los plan- Alfonsín es un hombre de enorme prestigio
de que la mayoría de la dirigencia política rical y del escolasticismo para servir al pue- teos y maniobras entre 1987 y 1989, y deta- político.
nacional, los legisladores y gran parte de la blo. Aníbal Ponce señalaba: “la universidad lla una rigurosa cronología de los hechos en Se alude con mucha frecuencia al
intelectualidad argentina sostengan enfáti- será la mejor escuela de civismo y ser refor- la que expone, con extrema sinceridad, valor de la memoria. Este aporte de Raúl
ca y reiteradamente que la universidad debe mista o no serlo implicará decidirse por tanto las debilidades como las fortalezas de Alfonsin a la memoria colectiva de los argen-
estar al servicio del pueblo y de la Nación, Mañana o por Ayer”2. la relación del gobierno con las fuerzas arma- tinos deberá valorarse en su enorme trascen-
UNIVERSIDAD

aún se utiliza muchas veces la autonomía Sin embargo, el ideario reformista das en los días que se definían los años por dencia, pues no hace otra cosa que ayudar-
para alejarse de los problemas nacionales quedó en lo discursivo. En un dossier edita- venir. Dice Alfonsín en la página 64: “El cua- nos a comprender los entretelones de una
más que para contribuir al desarrollo nacio- do por la Universidad de Buenos Aires a pro- dro que tenía frente a mí en ese momento época difícil que debimos transitar como
nal y construir una sociedad más justa desde pósito de su aniversario se reflexionaba: era estremecedor: por un lado, un grupo paso indispensable para tener hoy una demo-
sus específicas funciones. Más todavía cuan- “Las palabras heredadas producto de aque- alzado que parecía insensible a cualquier cracia estable en lo institucional, fuerte y sin
do las universidades públicas se sostienen llos sucesos: autonomía, extensión, cogo- intento de persuasión; por el otro, un ejérci- los oscuros horizontes de las décadas que
por el esfuerzo del conjunto de la sociedad a bierno, americanismo, ¿son hoy sólo con- to que no sabía si estaba en condiciones de tan bien se describen en este libro.
la que pertenecen. signas, más o menos hábilmente utilizadas, producir una acción represiva efectiva. Mi Quiero terminar con una referencia
También parecieran desconocerse con diferentes fines legitimadores y alejadas única fuerza de disuasión, en esa dramática que hace Elva Roulet, citando a Santiago
las problemáticas y las transformaciones de su concepción original, sin entender esto circunstancia, era la de aquella gigantesca y Kovadloff: “Por cierto el Radicalismo en el
sociales a partir del desarrollo científico tec- como evolución, sino como vaciamiento?”3. paciente muchedumbre (…) con otras gobierno ha realizado menos de lo que era
nológico y se continúa formando en las mis- Juan D. Perón durante su mandato muchedumbres que a la misma hora colma- necesario. Pero ha hecho, en varios aspec-
mas profesiones de hace un siglo, sin orien- presidencial sostuvo en 1952: “Cuando la ban otras plazas en decenas de ciudades tos, más de lo que parecía posible”.
tar la agenda de investigación y docencia ciencia se dedica a los progresos para exter- argentinas. A favor de Rico podía contarse la 5
hacia lo que la comunidad necesita en fun- minar la humanidad y no para servir a su feli- decisión de usar la fuerza, sin ningún apego Mario Alejandro Scholz
ción de una nueva morfología social, econó- cidad y su grandeza, estamos viendo que la
mica y política. ciencia también está en manos de malva-
Desde distintas variantes ideológi- dos. Lo que nosotros queremos, en esta
cas se cuestiona en forma constante que la nueva Argentina, es que la ciencia y la cultu-
autonomía universitaria (indiscutida) se uti- ra sean del pueblo y que el pueblo esté for-
lice más como un obstáculo frente a las nece- mado por hombres que amen a los hombres
sidades perentorias nacionales que como un y que no preparen su destrucción y desgra-
derecho a la creatividad intelectual para pro- cia”. Continúa diciendo: “El hecho de que
poner diversas perspectivas de solución a los una institución sea autónoma o autárquica
problemas que aquejan a la sociedad. no implica necesariamente que sea demo-
Algunas de las críticas y definiciones crática, porque son términos que no guar-
que se hicieron acerca del papel que debe- dan relación. Como tampoco el carácter
rían cumplir nuestras universidades públicas democrático se adquiere por la circunstan-
siguen siendo una expresión de deseos. cia de que la elección se hace por y entre un
Podemos comenzar con D. F. Sarmiento círculo cerrado o entre una clase determina-
cuando en 1845 en el Facundo dice: “Toda la da, el sistema lejos de ser democrático,
ciencia escolástica de la Edad Media es un resultará aristocrático, plutocrático, teocrá-
claustro que encierra la inteligencia. Córdo- tico y en términos generales, oligárquico. La
ba no sabe que existe en la Tierra otra cosa universidad debe estar al servicio de las gran-
que Córdoba”. des causas nacionales”4.
La Reforma Universitaria de El 22 de noviembre de 1949 Perón
Córdoba de 1918, cuyo espíritu apoyaba suprime por Decreto, por primera vez en
Hipólito Yrigoyen, también propugnaba nuestro país, el arancelamiento universita-

1 José Vasconcelos: Discurso de Asunción como Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México el 9
de junio de 1920.
2 En Genovesi, Alfredo: La reforma universitaria, Ediciones Mariátegui, Lanús, 2003.
3 “Reformar la reforma”, en Revista Espacios de crítica y producción, Facultad de Filosofía y Letras, UBA,
Buenos Aires, 1998.
4 Puiggrós, Rodolfo: La Universidad del Pueblo, Editorial Crisis, Buenos Aires, 1974.
dos políticos representados en el parlamen- Alfredo Gómez Morales. La nueva confor-
to -peronistas y radicales- y, por otro, el mación del poder en la Argentina volcó su
Pacto Social entre empresarios y sindicatos”. fuerza, entre otros factores, en la supresión
Se describe el estado de ánimo de de la oposición en los sindicatos.
los sindicalistas como “insatisfechos”, “lejos Era el momento para exigir a la pre-
del entusiasmo popular”, “solos” y “para sidenta el retorno de las negociaciones
Anahi Ballent
peor, están frente a la posibilidad de cuatros colectivas. De este modo el sindicalismo con-
Las huellas de la política años de gobierno peronista”. Según Torre, el sideraba que recuperaría el prestigio perdi-
triunfo de Cámpora trajo consigo la entroni- do durante la vigencia del pacto social.
Vivienda, ciudad, peronismo en Buenos Aires, zación de la “izquierda peronista” que, entre Sucedió el 5 de febrero de 1975.
1943-1955 otras políticas, desarrolló un fuerte cuestio- Torre describe luego los aconteci-
Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes y Prometeo, namiento hacia la “burocracia sindical” de la mientos que configuraron la “crisis política”
2005, 273 páginas mano de la creación de agrupaciones -entre que terminaría con el golpe militar del 24 de
las que destacaba la juventud trabajadora marzo de 1976. Entre ellos, analiza la renun-
peronista, brazo sindical de la tendencia cia de Gómez Morales, el nombramiento de
La primera idea que me suscita el Por su parte, las obras que directa o revolucionaria- y logró mayores niveles de Celestino Rodrigo con la devaluación de la
texto en rigor no pertenece a la interioridad indirectamente estuvieron bajo la tutela o la inserción en las estructuras de los sindicatos. tasa de cambio en 100%, el incremento de
del mismo, sino al campo en el que se ubica, inspiración de Eva Perón son de muy diversa Perón impulsó el pacto social y pro- los combustibles y de la electricidad y otros
o más precisamente al campo que su propia localización y escala. Pero su rasgo más gene- movió a José Gelbard como su arquitecto, reajustes que provocaron “estupor y alarma
presencia amplía. Porque el caso es que ral es que asumieron las problemáticas imponiendo su designación como ministro en la opinión pública”.
cuando se relacionan producciones sociales sociales rechazando los conceptos de dádi- de economía de Cámpora. Por otro lado, “El movimiento “resara
o culturales con la política, sea como en este va y los modelos con reminiscencias carcela- había logrado con José Ignacio Rucci la con- mba-172.3(lu)]172.1(ocaída)-172.1(DE)-172.3(la) 7primer de larz
vivienda y ciudad, o deporte, o cine, el rias u opresivas. solidación de la conducción del movimiento czo dua 1ol de
vínculo remite en la inmensa mayoría de los Puede decirse, con palabras que en obrero, dejando a un lado a quienes lo cues-
casos al peronismo. Notable relevancia de otro lugar del texto suscribe Anahi Ballent, tionaban.
esos diez años que, mirados con amor o con que consiguió “instalar la idea de 'derecho a Torre desarrolla aquí la teoría según
odio, con pretensión de objetividad científi- la vivienda' que el Estado ya no podría des- la cual el movimiento sindical osciló entre la
ca o con pasión ardorosa, siempre convocan conocer, aun con posterioridad al derroca- consideración de la CGT como eje de su
la mirada. Digamos que el peronismo es lo miento del peronismo”. representación y la creciente incidencia de
que no puede dejar de verse y eso ya lo saca Como criterio global que rige la las 62 organizaciones como expresión de la
de cualquier equivalencia con otros proyec- redacción del trabajo, Ballent declara: “El política del peronismo. Según el autor, esta
tos o modalidades de ejercicio de la política. vínculo que constituye nuestro interés batalla, luego del asesinato de Rucci y la
Pues bien, Anahi Ballent sigue esa puede ser desglosado en dos aspectos o designación de Adelino Romero en primer
huella en este libro editado por la niveles de análisis de la producción arquitec- lugar y Casildo Herreras luego, es volcada a
Universidad Nacional de Quilmes y esta refe- tónica y urbanística, que intentaremos rela- favor de las 62.
rencia no es meramente indicativa, sino que cionar: políticas estatales y estéticas arqui- El autor analiza en forma pormeno-
señala el carácter prolijamente académico tectónicas”. También: “El análisis… se rizada el papel de la CGT en las reuniones del
de su trabajo. En ese sentido, el texto es cla- enfrenta a un universo plural y se ve obliga- Pacto Social y la tirantez que produjo la ten-
ramente valioso, pues contiene copiosa y do a renunciar a toda búsqueda de una 'ar- sión entre los conflictos internos y los ata-
verificada información, mucha de ella des- quitectura peronista', entendida como un ques de los sectores radicalizados por un
conocida o no articulada en estudios previos único conjunto de formas expresivo de la lado, frente a la necesidad de acordar sala-
sobre la temática. Por cierto que la recopila- política”. Mucho permite ilusionarse tam- rios y precios -base técnica del pacto social-,
ción de datos nunca puede ser exhaustiva y bién cuando se dice: “El trabajo… intenta por otro. “En realidad, la firma del pacto
por tanto, aun trabajando con una impor- también ensayar una aproximación cultural social había sido todo menos una elección
tante cantidad de material, se verifica una de la arquitectura, capaz de comprenderla libre de los jefes sindicales”.
acertada selección de dos campos de pro- en términos de instrumento, pero también Sin embargo, “la operación política
ducción del hábitat bien diferenciados por de representación… se trata de construir que llevó a la defenestración del presidente
varias causas, pero que se pueden distinguir una aproximación integradora sobre las for- Cámpora fue un signo de los tiempos por
para un primer desglose por la presencia de mas del habitar”. venir”. Torre considera que a partir de allí se
la figura del ministro Juan Pistarini en un Sin embargo, a mi juicio, estos acer- produce el “reencuentro de Perón y los jefes
caso y por la de Eva Perón en el otro. Aunque tados criterios se empañan por la insuficien- sindicales” que se afianza luego del irracional
el texto aborda y analiza también otras cia de las categorías con que se los desarro- asesinato de Rucci, “el soldado de Perón”.
acciones y participantes -por ejemplo, las lla. Y son insuficientes porque acciones de Aún así, mientras la CGT lograba
ideas y la gestión del intendente de Buenos transformación del hábitat, emprendidas reformar la ley 14.250 que afianzaba su
Aires, arquitecto Jorge Sabaté-, es sobre por una conducción política tan decisiva y poder de control sobre las estructuras sindi-
aquellos dos grupos de acciones donde original como el peronismo, merecerían cales, se producían conflictos laborales,
recae el mayor interés. generar o reformular los propios principios cuya dinámica el autor la fundamenta en la
La construcción del aeropuerto de análisis. disputa abierta en el seno de las organiza-
internacional de Ezeiza implicó una opera- La exigencia de repensar a partir de ciones por la acción de los sectores de
ción de desarrollo territorial de gran enver- una construcción conceptual específica izquierda y el creciente enfrentamiento
gadura y múltiples sentidos. No sólo se trató estas cuestiones sólo puede desatenderse si entre los líderes de base y las conducciones
de una estación de aeronavegación, sino se acepta una penosa y resentida frase de sindicales: Philips, General Motors,
que estableció la problemática de los acce- Halperín Donghi que extrañamente la autora Terrabusi, Molinos Ríos de la Plata y Astarsa.
sos y arterias radiales a la Capital Federal y introduce cuando dice: “La fuerza adquirida En estos casos, Torre evoca como antece-
constituyó la planificación y concreción de por la representación puede explicarse a tra- dente la experiencia SITRAC-SITRAM en los
espacios de recreación a escala masiva, colo- vés de distintos elementos. Se debe en parte comienzos de los 70.
nias infantiles y conjuntos de viviendas (aun- a la concepción de la política de Perón, que La muerte de Perón luego del memo-
que Ciudad Evita, que es su manifestación como ha planteado Halperín Donghi, 'la redu- rable discurso del 12 de junio abrió un nuevo
más relevante, no formó parte del proyecto cía a una técnica para suscitar la obediencia', capítulo donde las pasiones y los enfrenta-
original) y la creación de las más importante privando 'de buena parte de su poder legiti- mientos se profundizaron. Más tarde, en
y elaborada área de forestación suburbana. mante al veredicto del sufragio popular'”. octubre, renunció Gelbard y fue designado
RESEÑAS
grandes cambios que originaron el surgi- vivió Perón. Cerca o lejos del líder, los sindi- En su beneficio, debe aceptarse que impulsada por Eva Perón o asociada a su
miento de una nueva estructura del partido calistas se referenciaron en su conducción. Ballent no cede a estas falacias y, entonces, figura. El capítulo V se titula precisa o dubi-
justicialista. Cuando él desapareció, se profundizó la lo más interesante de su libro es el perma- tativamente “El kitsch inolvidable” y allí rápi-
Si bien Torre -como buen sociólogo- decadencia por los cambios en el contexto nente titubeo entre principios apriorísticos damente Ballent sostiene que “la arquitec-
aplica al peronismo el concepto analítico de político y socioeconómico y por la debilidad que serían descalificadores o despectivos y tura que ha permanecido ligada a Eva Perón
movimiento de masas, su posición sobre las misma de la propia identidad y estructura el reconocimiento de la magnitud dimensio- se caracterizó por… lenguajes que en el
nuevas bases del partido dejan entrever el del sindicalismo. nal y de sentido de las transformaciones panorama estético del siglo XX responden al
rol principal que le asigna a la estructura- El libro desarrolla los siguientes capí- acaecidas en esos momentos. Testimonio de universo del kitsch, en dos variantes…
ción del partido como tal y no, como lo sos- tulos: ello es su valoración del rol “cumplido por el “kitsch de mercado” -aquel basado en las
tienen otros autores, a la naturaleza movi- ❏ Introducción. La trayectoria del sin- peronismo en la historia de las políticas de imágenes rústicas o excepcionalmente
mientista del peronismo plasmada en la doc- dicalismo peronista a partir de vivienda popular: el Estado inició la cons- afrancesadas- y “kitsch de la propaganda
trina que legó el General Perón. 1955. trucción masiva de viviendas y la magnitud política” -el centrado en una banalización
En el marco que mencionábamos ❏ Los sindicatos ante el gobierno de los planes emprendidos -tanto en accio- de las estéticas de lo sublime-” y más ade-
más arriba, se describe el proceso iniciado peronista. Mayo 1973-Septiembre nes directas (construcción de unidades) lante persevera sosteniendo: “cuanto más
por la corriente de la Renovación Peronista y 1973. como indirectas (asignación de créditos)- convencional y poco innovadora fuera esta
el tránsito del poder “corporativo” (así lo ❏ La presidencia de Perón. Octubre carecía de antecedentes en el país”, como arquitectura, mejor cumpliría su objetivo
llama Torre) al poder territorial, basado en la 1973-Julio 1974. así también que “fue el peronismo el que político”.
supremacía de gobernadores, intendentes y ❏ Bajo los sucesores de Perón. Julio hizo visible el Gran Buenos Aires”. Por otra parte, debe consignarse
legisladores sobre la dirigencia sindical. 1974-Marzo 1976. Por el contrario, la clasificación de una inteligente y sutil apreciación del cam-
El autor caracteriza el nuevo escena- ❏ Conclusión. las estéticas de las obras del período -según bio de sentido del espacio público y de la “es-
rio con dos factores concurrentes: las muta- ❏ Apéndice sobre “El proceso político una arquitectura rústica o pintoresca, un cenificación de la política” -para decirlo con
ciones en el contexto económico y la flexibi- interno de los sindicatos en la modernismo atenuado, el neoclasicismo y el sus propias palabras-, dando cuenta de una
lización del marco normativo de las relacio- Argentina”. modernismo radical- sólo permite resulta- ciudad que es apropiada por los sectores
nes laborales. En la Introducción, el autor analiza dos de naturaleza descriptiva, inhabilitando populares como gesta -reivindicada y cele-
Sobre el primer punto, la vía a las el papel del sindicalismo entre la caída del con su persistencia análisis más profundos. brada ritualmente- y como lugar de esparci-
reformas de mercado fueron ejecutadas por gobierno peronista en 1955 y los comienzos Donde se muestra de manera más miento y encuentro en la vida cotidiana.
un presidente que llegó al poder de la mano de los años 70, cuando el ambiente social y clara lo sesgado del enfoque, aunque el len-
del partido justicialista. Privatización de las político mostró que era imprescindible un guaje cuide adecuadamente las formas aca-
empresas públicas, apertura comercial, des- giro que contuviera a Perón en cualquier sali- démicas, es en el análisis de la arquitectura Roberto Doberti
trucción en gran escala de puestos de traba- da de la crisis argentina.
jo, recesión, entre otros factores, alteraron Allí, Torre analiza la definición del
en forma sustancial el relativo “equilibrio” perfil propio del sindicalismo en sus relacio-
del marcado del trabajo que Torre había con- nes con Perón, con sus propias bases y con
signado como una de las fuentes del poder las fuerzas sociales y políticas del país.
sindical hasta el advenimiento de la dictadu- Comienza describiendo la “desobediencia”
ra militar de 1976. al líder cuando la dictadura convoca a elec-
Por otra parte, las iniciativas puestas ciones internas en los sindicatos en 1957 y
en práctica a nivel legislativo, junto con el los gremialistas participan logrando el con-
alto nivel de desempleo, diezmaron las ven- trol de numerosos sindicatos industriales en Guido Indij, editor
tajas contenidas en los convenios colectivos contra de la voluntad de Perón. Aún así, el
RESEÑAS

y llevaron a la extender la precarización de jefe del peronismo termina reconociendo a Perón mediante
las condiciones de trabajo. esta nueva generación sindical que con Gráfica peronista del período clásico
Según Torre, el sindicalismo retro- poder propio se referencia como eje de su Buenos Aires, La marca, 2006, 240 páginas
cedió y concentró sus fuerzas en defender discurso en la identificación peronista.
sus “prerrogativas corporativas” (sic, con- Se describe, a nuestro criterio con
trol de los recursos económicos de las obras certeza, la persecución política del régimen
En la contratapa de este librito de un manera en que éstos se cristalizan en las dis-
sociales y predominio institucional en las instaurado en 1955 contra el peronismo y
formato de 15 por 15 centímetros se postula tintas gráficas populares con el fin de poner-
negociaciones colectivas), mostrando una las estructuras sindicales: proscripción, per-
que “el 'ser argentino' (la argentinidad) y el las en valor y otorgarles un sentido de per-
estrategia débil frente a la imagen de poder secución, destrucción. El sindicalismo fue
'ser peronista', dos condiciones de difícil defi- durabilidad”. Ahora presenta este libro con
que había ostentado en la vida política entonces el principal protagonista de lo que
nición, no parecen estar contingentemente fotos de diferentes aspectos de la gráfica
argentina. se llamó “la etapa de la resistencia”.
escindidos entre sí. El peronismo, convertido peronista “del período clásico”, demostran-
El autor afirma allí que el poder sin- “La estrategia de presión política
en sentimiento, trasciende la historia y la do un enorme talento para lograr que el cale-
dical, en realidad, guardaba en sí mismo el del sindicalismo descansaba, no obstante,
ideología. Desde el desprejuicio político, y fón luzca bien al lado de la Biblia.
germen de la decadencia y autodestrucción: en un delicado equilibrio porque, al desple-
como parte de nuestra política de recolec- Ese espíritu sincrético también se
cuando en 1973 debió enfrentar su regreso garse, su propia dinámica entregaba poder
ción sistemática de material gráfico, rescata- refleja en los textos iniciales de Horacio
al poder, acudió “desgarrado por profundos de regateo a los militares y con ello ponía en
mos aquí algunos cientos de muestras de lo González, Eduardo López y Daniel Santoro.
conflictos”, mostrando el perfil de “gigante peligro el propio sistema político del que
que podemos llamar la estética peronista en González destaca el discurso de los manua-
invertebrado”. extraía su eficacia”.
su estado de máxima pureza. ¡Disfrútelo, les escolares del primer peronismo, abona-
Nos hemos detenido en el prólogo Luego se analiza el papel oscilante -
compañero!” (sic). dos por un “gran potencial aforístico. En
porque el libro en cuestión, si bien es una según lo define el autor- que tuvo el sindica-
Guido Indij, quien editó en 2002 el todos los casos, se trataba de una enseñan-
descripción histórica del proceso político del lismo como factor de poder en la vida políti-
peronismo entre 1973 y 1976, con especial ca del país entre 1958 y 1973: presión,
Manual del niño peronista, inició hace cinco
años una singular colección de libros foto-
za que encontraba sus cánones inagotables
en las épicas operarias del siglo, en el poder
7
énfasis en el papel que le cupo al movimien- acuerdo, confrontación. Péndulo entre pla-
gráficos con Cartele, una antología de letre- de la técnica y en la felicidad comunitaria”.
to sindical en su relación con el poder, mues- nes de lucha y colaboracionismo. Cercanía y
ros insólitos fotografiados por aficionados. Pero ello “suponía una didáctica que en su
tra en esta parte la tesis del autor, que la ana- lejanía de la conducción de Perón.
La continuó con otros títulos: Mitogramas - momento reclamó las máximas realizacio-
liza en dos tiempos: cuando escribió su obra Torre considera que la estrategia de
del “diseño precolombino”-, una selección nes del diseño popular de imágenes y de las
y 25 años después. En ambos contextos Perón, al regresar al país y vencer a los milita-
de esténciles (impresos en las paredes) y El simbologías combatientes para la congre-
llega a la misma conclusión, aunque con res, estuvo basada en proponerle al frente
libro de los colectivos. Su objetivo es “esta- gación de almas. De la misma manera, se
diferencia de matices: el poder sindical pero- electoral dos acuerdos: “por un lado el
blecer un registro documental de los imagi- puede decir que, en este punto, el peronis-
nista en la Argentina sólo fue tal mientras acuerdo político entre los dos grandes parti-
narios locales de interés universal y de la mo es una de las estaciones más dramáticas
RESEÑAS
de la publicidad política cuando el núcleo de Daniel Santoro, por último, afirma buena medida que el librito caiga en manos yendo a muchos que siempre detestaron los
problemas a ser transmitidos se establece que La Nación Argentina. Justa, libre, sobe- temerarias. métodos de Perón.
en un encuentro fundamental: entre las ufa- rana -esa monumental obra editada en Sin embargo, en el volumen no El optimismo primordial y la subli-
nas aspiraciones del Estado, un ideal de pla- 1950, de 36 centímetros de alto y más de dejan de asombrar las recurrentes referen- mación de la doctrina nos han llegado de
cidez nacional y la vida cotidiana realizada 800 páginas repletas de afiches y gráficos cias gráficas a la doctrina peronista. Lo que una forma u otra. Eso explica que hasta los
como estampas de una niñez inmaculada, que describen logros categóricos en todas esta reincidencia permite ver es que la pro- peronistas que tenemos menos de 50 años
sin conflictos”. las áreas de gobierno y en cada una de las paganda de aquella época incluía realizacio- de edad podamos aún secretar nostalgia
Por eso la iconografía de aquellos provincias y territorios nacionales- “es un nes y efigies, pero también mencionaba con- por un tiempo que no vivimos. Y que poda-
manuales sorprende sólo a los novatos: “to- verdadero digesto visual de contundente tinuamente el rumbo elegido y la doctrina mos seguir siempre esperando mucho más
dos los que sabemos que el peronismo pro- efectividad”, pese a la variedad de estilos y que lo inspiraba. Así se popularizaron rápi- de nosotros mismos.
nunció las más severas palabras de la vida calidades que aquella obra tenía, que van damente principios que hoy sostiene la
política de un país, moviendo a miles y miles “desde las más solventes hasta las de un mar- mayor parte de la sociedad argentina, inclu- Mariano Fontela
de hombres bajo las banderas del drama del cado amateurismo, cercano a la incompe-
resarcimiento y la emancipación, tampoco tencia... resultando así un retrato algo inge-
podemos asombrarnos de cómo pensó una nuo de los variados aspectos de la vida de la
arcadia de símbolos definitorios de la comu- Nación”.
nidad radiante, como si ningún acecho o difi- Añadiría lo siguiente: quien hoy lea
cultad existiera”. esta obra -hay un ejemplar en nuestra
Agregaría por mi parte que a los ini- modesta Biblioteca de la Sede Reconquista-
ciados aún nos cuesta entenderlo, cuando se impresionará por dos cosas. En primer
apreciamos la beatitud de los afiches y los lugar, por el optimismo sólido que golpea a
libros ilustrados de aquella época y a la vez quien abre cada una de sus páginas y que se
descubrimos que Perón -por no hablar de distingue claramente de la austeridad de las
Evita- destinaba varios minutos de casi cifras de los documentos oficiales de las últi-
todos sus discursos a cargar contra la oligar- mas décadas. En segundo lugar, por la verifi- Juan Carlos Torre
quía o la oposición. Es cierto que él, al cación de que el Estado ha abandonado la
menos hasta junio de 1955, lo hacía con el vocación por resumir el destino proyectado
El gigante invertebrado
firme convencimiento de que para conven- en manuales de este tipo. En todo caso, lo Los sindicatos en el gobierno,
cerlos solamente necesitaba del tiempo. que suele verse son avisos de medios gráfi- Argentina 1973-1976
Horacio González concibe una cone- cos y audiovisuales que apabullan con datos
xión posible entre la iconografía escolar y el
Buenos Aires, Siglo XXI, 2004, 222 páginas
tan precisos como difíciles de retener para
conflicto social: “en alguna medida, aunque un ciudadano común, o memorias ministe-
no podían dejar de ser candorosos estos riales accesibles únicamente para quien bus-
libros de iniciación, contenían la semilla que información específica. Pero no hay ya El libro de Juan Carlos Torre fue poder en el sindicalismo argentino: el mer-
explosiva por la cual la Argentina vivía escin- intentos de traducir toda una gestión de escrito entre 1978 y 1979 y publicado en cado de trabajo relativamente equilibrado y
dida en distintas versiones de la vida social”. gobierno en un conjunto de realizaciones 1983. La presente edición (2004) es una la cohesión política de la clase obrera.
Por eso advierte en aquellos íconos y estam- fácilmente comprensibles y enmarcadas en reimpresión con un nuevo y sugerente título Su visión -25 años después- se modi-
pas, y aun en el cauce revulsivo que hoy les un objetivo descifrable y en lo posible verifi- y dos agregados: un apéndice sobre la deno- fica y plantea “cambios en las fuentes de
da la obra de Daniel Santoro, “un cofre a ser cable. minada “democracia interna” de los sindica- poder del sindicalismo argentino” que “pro-
tos y un prólogo que intenta re-contex- vocaron a la postre un debilitamiento del
RESEÑAS

revisto por el arte y la literatura para indagar Por otra parte, Santoro afirma que
en el fondo último de nuestros pensamien- “con la muerte de Eva Perón, su imagen se tualizar el estudio, 25 años después. poder sindical”.
tos sobre la beatitud y la guerra”. convierte en un ícono político-religioso. El objetivo del nuevo prólogo es Torre considera que la “democrati-
Eduardo López, por su parte, desta- Para los libros de texto infantiles, su figura demostrar que “los factores que explican el zación del sistema político y las reformas de
ca que es tardío el descubrimiento de las se mostrará como la imagen de un hada pro- poder de los sindicatos en el país… resulta- mercado” modificaron el modelo de desa-
investigaciones universitarias respecto de tectora (“El Hada Buena argentina”); para el ron ser… menos determinantes y más con- rrollo y, por lo tanto, la capacidad de presión
“las formas de hacer política a través de los uso oficial, sindicatos y organizaciones tingentes de lo que supusimos”. El autor del poder sindical que, por otra parte, per-
medios de comunicación. Ninguna nove- sociales, en cambio, será la figura severa y llega a esa conclusión a la luz del nuevo esce- dió cohesión política en tanto el peronismo
dad para el peronismo que desde 1945 los amable con el ceñido rodete y el traje sastre. nario histórico de los 80 y los 90. participó de la vida política.
utilizó para la construcción de poder. Ese Éste es el ícono de Evita que trascenderá el El fundamento de la apreciación El autor en varias partes de su libro
espacio simbólico, que a la distancia algu- tiempo, constituyendo una dimensión míti- que realiza el autor se basa en que, aún sostiene la tesis que el sindicalismo peronis-
nos leen como una ficción, donde se repre- ca comparable a la del Che Guevara, Lenin o luego de la caída del gobierno peronista - ta no supo estructurar un modelo basado en
sentaban los sueños, las esperanzas y las Mao”. Pese a este aserto, Santoro no da una donde emergió el movimiento sindical la participación en el poder, sino que se sin-
pasiones de los desheredados, generó un respuesta concluyente a la pregunta de “si como actor principal de la vida del país- tuvo tió más cómodo en la confrontación y en
formidable estilo gráfico, que es más un es cierto que el simple perfil de Eva Perón el sindicalismo un papel preponderante en ocasionales intervenciones que no lo com-
cruce de estilos”. dice más de la historia argentina que todo un contexto político y económico cambian- prometiesen con la marcha general del pro-
Con esta novedad esencial el pero- nuestro panteón de próceres”, aunque sí te y con reiterados quiebres y variaciones ceso político. Esta visión es aplicada por el
nismo se apropió de la experiencia de carica- certifica terminantemente que ese mismo sustantivas en el control del Estado. autor aun en los años que investiga con
turistas y trabajadores gráficos de distintos perfil constituye el vértice de la construc- Por otra parte, el autor considera mayor profundidad: 1973-1976.
sectores ideológicos. Así, el desprejuicio y el ción de un imaginario político donde “se que “en un país como el nuestro, con una Volvamos al prólogo. En las páginas
desenfado construyeron “un tono alejado dibujan algunos de los límites de nuestra clase obrera madura, tanto en un sentido donde Torre reinterpreta el papel del sindi-
de los cánones modernos, cuyo eclecticismo identidad”. sociocultural como en uno político, es espe- calismo a la luz de las transformaciones de
expresó -quizá mejor que nada- la naturale- Repasando las páginas del trabajo rable que el sindicalismo se constituya en un los 80 y los 90, sostiene que el simbolismo
za compleja del discurso peronista”. Los afi- editado por Indij, se confirma el desprejuicio hecho central de la vida política y social”. de la “designación del jefe de las 62 organi-
ches así sirvieron, tanto como la voz de que lo animó, aunque la agregación ordena- Para adjetivar como “madura” a la clase zaciones… Lorenzo Miguel, en el cargo
Perón en la radio, para desarrollar la identi- da exclusivamente por criterios estéticos obrera argentina, Juan Carlos Torre recurre clave de la vicepresidencia del Partido
dad peronista. Los datos estadísticos y los facilite la empresa de quienes sólo quieren al sociólogo inglés John Goldthorpe quien Justicialista… habría de ser… la última
gráficos que contenían permitieron al pue- ver en la gráfica peronista una muestra más caracteriza la madurez en dos dimensiones: expresión de la gravitación sindical”.
blo traducir la experiencia tangible del bie- de su omnipresente vocación manipulado- sociocultural y política. Partiendo del análisis “partidocráti-
nestar en un conocimiento amplio sobre el ra. Si bien es también posible que el trato de Según el autor -hasta 1979 que co”, el autor considera que luego de la
rumbo del país. “compañero” de la contratapa evite en escribe su libro- existen dos fuentes de derrota electoral de 1983 se produjeron
RESEÑAS
de la publicidad política cuando el núcleo de Daniel Santoro, por último, afirma buena medida que el librito caiga en manos yendo a muchos que siempre detestaron los
problemas a ser transmitidos se establece que La Nación Argentina. Justa, libre, sobe- temerarias. métodos de Perón.
en un encuentro fundamental: entre las ufa- rana -esa monumental obra editada en Sin embargo, en el volumen no El optimismo primordial y la subli-
nas aspiraciones del Estado, un ideal de pla- 1950, de 36 centímetros de alto y más de dejan de asombrar las recurrentes referen- mación de la doctrina nos han llegado de
cidez nacional y la vida cotidiana realizada 800 páginas repletas de afiches y gráficos cias gráficas a la doctrina peronista. Lo que una forma u otra. Eso explica que hasta los
como estampas de una niñez inmaculada, que describen logros categóricos en todas esta reincidencia permite ver es que la pro- peronistas que tenemos menos de 50 años
sin conflictos”. las áreas de gobierno y en cada una de las paganda de aquella época incluía realizacio- de edad podamos aún secretar nostalgia
Por eso la iconografía de aquellos provincias y territorios nacionales- “es un nes y efigies, pero también mencionaba con- por un tiempo que no vivimos. Y que poda-
manuales sorprende sólo a los novatos: “to- verdadero digesto visual de contundente tinuamente el rumbo elegido y la doctrina mos seguir siempre esperando mucho más
dos los que sabemos que el peronismo pro- efectividad”, pese a la variedad de estilos y que lo inspiraba. Así se popularizaron rápi- de nosotros mismos.
nunció las más severas palabras de la vida calidades que aquella obra tenía, que van damente principios que hoy sostiene la
política de un país, moviendo a miles y miles “desde las más solventes hasta las de un mar- mayor parte de la sociedad argentina, inclu- Mariano Fontela
de hombres bajo las banderas del drama del cado amateurismo, cercano a la incompe-
resarcimiento y la emancipación, tampoco tencia... resultando así un retrato algo inge-
podemos asombrarnos de cómo pensó una nuo de los variados aspectos de la vida de la
arcadia de símbolos definitorios de la comu- Nación”.
nidad radiante, como si ningún acecho o difi- Añadiría lo siguiente: quien hoy lea
cultad existiera”. esta obra -hay un ejemplar en nuestra
Agregaría por mi parte que a los ini- modesta Biblioteca de la Sede Reconquista-
ciados aún nos cuesta entenderlo, cuando se impresionará por dos cosas. En primer
apreciamos la beatitud de los afiches y los lugar, por el optimismo sólido que golpea a
libros ilustrados de aquella época y a la vez quien abre cada una de sus páginas y que se
descubrimos que Perón -por no hablar de distingue claramente de la austeridad de las
Evita- destinaba varios minutos de casi cifras de los documentos oficiales de las últi-
todos sus discursos a cargar contra la oligar- mas décadas. En segundo lugar, por la verifi- Juan Carlos Torre
quía o la oposición. Es cierto que él, al cación de que el Estado ha abandonado la
menos hasta junio de 1955, lo hacía con el vocación por resumir el destino proyectado
El gigante invertebrado
firme convencimiento de que para conven- en manuales de este tipo. En todo caso, lo Los sindicatos en el gobierno,
cerlos solamente necesitaba del tiempo. que suele verse son avisos de medios gráfi- Argentina 1973-1976
Horacio González concibe una cone- cos y audiovisuales que apabullan con datos
xión posible entre la iconografía escolar y el
Buenos Aires, Siglo XXI, 2004, 222 páginas
tan precisos como difíciles de retener para
conflicto social: “en alguna medida, aunque un ciudadano común, o memorias ministe-
no podían dejar de ser candorosos estos riales accesibles únicamente para quien bus-
libros de iniciación, contenían la semilla que información específica. Pero no hay ya El libro de Juan Carlos Torre fue poder en el sindicalismo argentino: el mer-
explosiva por la cual la Argentina vivía escin- intentos de traducir toda una gestión de escrito entre 1978 y 1979 y publicado en cado de trabajo relativamente equilibrado y
dida en distintas versiones de la vida social”. gobierno en un conjunto de realizaciones 1983. La presente edición (2004) es una la cohesión política de la clase obrera.
Por eso advierte en aquellos íconos y estam- fácilmente comprensibles y enmarcadas en reimpresión con un nuevo y sugerente título Su visión -25 años después- se modi-
pas, y aun en el cauce revulsivo que hoy les un objetivo descifrable y en lo posible verifi- y dos agregados: un apéndice sobre la deno- fica y plantea “cambios en las fuentes de
da la obra de Daniel Santoro, “un cofre a ser cable. minada “democracia interna” de los sindica- poder del sindicalismo argentino” que “pro-
tos y un prólogo que intenta re-contex- vocaron a la postre un debilitamiento del
RESEÑAS

revisto por el arte y la literatura para indagar Por otra parte, Santoro afirma que
en el fondo último de nuestros pensamien- “con la muerte de Eva Perón, su imagen se tualizar el estudio, 25 años después. poder sindical”.
tos sobre la beatitud y la guerra”. convierte en un ícono político-religioso. El objetivo del nuevo prólogo es Torre considera que la “democrati-
Eduardo López, por su parte, desta- Para los libros de texto infantiles, su figura demostrar que “los factores que explican el zación del sistema político y las reformas de
ca que es tardío el descubrimiento de las se mostrará como la imagen de un hada pro- poder de los sindicatos en el país… resulta- mercado” modificaron el modelo de desa-
investigaciones universitarias respecto de tectora (“El Hada Buena argentina”); para el ron ser… menos determinantes y más con- rrollo y, por lo tanto, la capacidad de presión
“las formas de hacer política a través de los uso oficial, sindicatos y organizaciones tingentes de lo que supusimos”. El autor del poder sindical que, por otra parte, per-
medios de comunicación. Ninguna nove- sociales, en cambio, será la figura severa y llega a esa conclusión a la luz del nuevo esce- dió cohesión política en tanto el peronismo
dad para el peronismo que desde 1945 los amable con el ceñido rodete y el traje sastre. nario histórico de los 80 y los 90. participó de la vida política.
utilizó para la construcción de poder. Ese Éste es el ícono de Evita que trascenderá el El fundamento de la apreciación El autor en varias partes de su libro
espacio simbólico, que a la distancia algu- tiempo, constituyendo una dimensión míti- que realiza el autor se basa en que, aún sostiene la tesis que el sindicalismo peronis-
nos leen como una ficción, donde se repre- ca comparable a la del Che Guevara, Lenin o luego de la caída del gobierno peronista - ta no supo estructurar un modelo basado en
sentaban los sueños, las esperanzas y las Mao”. Pese a este aserto, Santoro no da una donde emergió el movimiento sindical la participación en el poder, sino que se sin-
pasiones de los desheredados, generó un respuesta concluyente a la pregunta de “si como actor principal de la vida del país- tuvo tió más cómodo en la confrontación y en
formidable estilo gráfico, que es más un es cierto que el simple perfil de Eva Perón el sindicalismo un papel preponderante en ocasionales intervenciones que no lo com-
cruce de estilos”. dice más de la historia argentina que todo un contexto político y económico cambian- prometiesen con la marcha general del pro-
Con esta novedad esencial el pero- nuestro panteón de próceres”, aunque sí te y con reiterados quiebres y variaciones ceso político. Esta visión es aplicada por el
nismo se apropió de la experiencia de carica- certifica terminantemente que ese mismo sustantivas en el control del Estado. autor aun en los años que investiga con
turistas y trabajadores gráficos de distintos perfil constituye el vértice de la construc- Por otra parte, el autor considera mayor profundidad: 1973-1976.
sectores ideológicos. Así, el desprejuicio y el ción de un imaginario político donde “se que “en un país como el nuestro, con una Volvamos al prólogo. En las páginas
desenfado construyeron “un tono alejado dibujan algunos de los límites de nuestra clase obrera madura, tanto en un sentido donde Torre reinterpreta el papel del sindi-
de los cánones modernos, cuyo eclecticismo identidad”. sociocultural como en uno político, es espe- calismo a la luz de las transformaciones de
expresó -quizá mejor que nada- la naturale- Repasando las páginas del trabajo rable que el sindicalismo se constituya en un los 80 y los 90, sostiene que el simbolismo
za compleja del discurso peronista”. Los afi- editado por Indij, se confirma el desprejuicio hecho central de la vida política y social”. de la “designación del jefe de las 62 organi-
ches así sirvieron, tanto como la voz de que lo animó, aunque la agregación ordena- Para adjetivar como “madura” a la clase zaciones… Lorenzo Miguel, en el cargo
Perón en la radio, para desarrollar la identi- da exclusivamente por criterios estéticos obrera argentina, Juan Carlos Torre recurre clave de la vicepresidencia del Partido
dad peronista. Los datos estadísticos y los facilite la empresa de quienes sólo quieren al sociólogo inglés John Goldthorpe quien Justicialista… habría de ser… la última
gráficos que contenían permitieron al pue- ver en la gráfica peronista una muestra más caracteriza la madurez en dos dimensiones: expresión de la gravitación sindical”.
blo traducir la experiencia tangible del bie- de su omnipresente vocación manipulado- sociocultural y política. Partiendo del análisis “partidocráti-
nestar en un conocimiento amplio sobre el ra. Si bien es también posible que el trato de Según el autor -hasta 1979 que co”, el autor considera que luego de la
rumbo del país. “compañero” de la contratapa evite en escribe su libro- existen dos fuentes de derrota electoral de 1983 se produjeron
RESEÑAS
grandes cambios que originaron el surgi- vivió Perón. Cerca o lejos del líder, los sindi- En su beneficio, debe aceptarse que impulsada por Eva Perón o asociada a su
miento de una nueva estructura del partido calistas se referenciaron en su conducción. Ballent no cede a estas falacias y, entonces, figura. El capítulo V se titula precisa o dubi-
justicialista. Cuando él desapareció, se profundizó la lo más interesante de su libro es el perma- tativamente “El kitsch inolvidable” y allí rápi-
Si bien Torre -como buen sociólogo- decadencia por los cambios en el contexto nente titubeo entre principios apriorísticos damente Ballent sostiene que “la arquitec-
aplica al peronismo el concepto analítico de político y socioeconómico y por la debilidad que serían descalificadores o despectivos y tura que ha permanecido ligada a Eva Perón
movimiento de masas, su posición sobre las misma de la propia identidad y estructura el reconocimiento de la magnitud dimensio- se caracterizó por… lenguajes que en el
nuevas bases del partido dejan entrever el del sindicalismo. nal y de sentido de las transformaciones panorama estético del siglo XX responden al
rol principal que le asigna a la estructura- El libro desarrolla los siguientes capí- acaecidas en esos momentos. Testimonio de universo del kitsch, en dos variantes…
ción del partido como tal y no, como lo sos- tulos: ello es su valoración del rol “cumplido por el “kitsch de mercado” -aquel basado en las
tienen otros autores, a la naturaleza movi- ❏ Introducción. La trayectoria del sin- peronismo en la historia de las políticas de imágenes rústicas o excepcionalmente
mientista del peronismo plasmada en la doc- dicalismo peronista a partir de vivienda popular: el Estado inició la cons- afrancesadas- y “kitsch de la propaganda
trina que legó el General Perón. 1955. trucción masiva de viviendas y la magnitud política” -el centrado en una banalización
En el marco que mencionábamos ❏ Los sindicatos ante el gobierno de los planes emprendidos -tanto en accio- de las estéticas de lo sublime-” y más ade-
más arriba, se describe el proceso iniciado peronista. Mayo 1973-Septiembre nes directas (construcción de unidades) lante persevera sosteniendo: “cuanto más
por la corriente de la Renovación Peronista y 1973. como indirectas (asignación de créditos)- convencional y poco innovadora fuera esta
el tránsito del poder “corporativo” (así lo ❏ La presidencia de Perón. Octubre carecía de antecedentes en el país”, como arquitectura, mejor cumpliría su objetivo
llama Torre) al poder territorial, basado en la 1973-Julio 1974. así también que “fue el peronismo el que político”.
supremacía de gobernadores, intendentes y ❏ Bajo los sucesores de Perón. Julio hizo visible el Gran Buenos Aires”. Por otra parte, debe consignarse
legisladores sobre la dirigencia sindical. 1974-Marzo 1976. Por el contrario, la clasificación de una inteligente y sutil apreciación del cam-
El autor caracteriza el nuevo escena- ❏ Conclusión. las estéticas de las obras del período -según bio de sentido del espacio público y de la “es-
rio con dos factores concurrentes: las muta- ❏ Apéndice sobre “El proceso político una arquitectura rústica o pintoresca, un cenificación de la política” -para decirlo con
ciones en el contexto económico y la flexibi- interno de los sindicatos en la modernismo atenuado, el neoclasicismo y el sus propias palabras-, dando cuenta de una
lización del marco normativo de las relacio- Argentina”. modernismo radical- sólo permite resulta- ciudad que es apropiada por los sectores
nes laborales. En la Introducción, el autor analiza dos de naturaleza descriptiva, inhabilitando populares como gesta -reivindicada y cele-
Sobre el primer punto, la vía a las el papel del sindicalismo entre la caída del con su persistencia análisis más profundos. brada ritualmente- y como lugar de esparci-
reformas de mercado fueron ejecutadas por gobierno peronista en 1955 y los comienzos Donde se muestra de manera más miento y encuentro en la vida cotidiana.
un presidente que llegó al poder de la mano de los años 70, cuando el ambiente social y clara lo sesgado del enfoque, aunque el len-
del partido justicialista. Privatización de las político mostró que era imprescindible un guaje cuide adecuadamente las formas aca-
empresas públicas, apertura comercial, des- giro que contuviera a Perón en cualquier sali- démicas, es en el análisis de la arquitectura Roberto Doberti
trucción en gran escala de puestos de traba- da de la crisis argentina.
jo, recesión, entre otros factores, alteraron Allí, Torre analiza la definición del
en forma sustancial el relativo “equilibrio” perfil propio del sindicalismo en sus relacio-
del marcado del trabajo que Torre había con- nes con Perón, con sus propias bases y con
signado como una de las fuentes del poder las fuerzas sociales y políticas del país.
sindical hasta el advenimiento de la dictadu- Comienza describiendo la “desobediencia”
ra militar de 1976. al líder cuando la dictadura convoca a elec-
Por otra parte, las iniciativas puestas ciones internas en los sindicatos en 1957 y
en práctica a nivel legislativo, junto con el los gremialistas participan logrando el con-
alto nivel de desempleo, diezmaron las ven- trol de numerosos sindicatos industriales en Guido Indij, editor
tajas contenidas en los convenios colectivos contra de la voluntad de Perón. Aún así, el
RESEÑAS

y llevaron a la extender la precarización de jefe del peronismo termina reconociendo a Perón mediante
las condiciones de trabajo. esta nueva generación sindical que con Gráfica peronista del período clásico
Según Torre, el sindicalismo retro- poder propio se referencia como eje de su Buenos Aires, La marca, 2006, 240 páginas
cedió y concentró sus fuerzas en defender discurso en la identificación peronista.
sus “prerrogativas corporativas” (sic, con- Se describe, a nuestro criterio con
trol de los recursos económicos de las obras certeza, la persecución política del régimen
En la contratapa de este librito de un manera en que éstos se cristalizan en las dis-
sociales y predominio institucional en las instaurado en 1955 contra el peronismo y
formato de 15 por 15 centímetros se postula tintas gráficas populares con el fin de poner-
negociaciones colectivas), mostrando una las estructuras sindicales: proscripción, per-
que “el 'ser argentino' (la argentinidad) y el las en valor y otorgarles un sentido de per-
estrategia débil frente a la imagen de poder secución, destrucción. El sindicalismo fue
'ser peronista', dos condiciones de difícil defi- durabilidad”. Ahora presenta este libro con
que había ostentado en la vida política entonces el principal protagonista de lo que
nición, no parecen estar contingentemente fotos de diferentes aspectos de la gráfica
argentina. se llamó “la etapa de la resistencia”.
escindidos entre sí. El peronismo, convertido peronista “del período clásico”, demostran-
El autor afirma allí que el poder sin- “La estrategia de presión política
en sentimiento, trasciende la historia y la do un enorme talento para lograr que el cale-
dical, en realidad, guardaba en sí mismo el del sindicalismo descansaba, no obstante,
ideología. Desde el desprejuicio político, y fón luzca bien al lado de la Biblia.
germen de la decadencia y autodestrucción: en un delicado equilibrio porque, al desple-
como parte de nuestra política de recolec- Ese espíritu sincrético también se
cuando en 1973 debió enfrentar su regreso garse, su propia dinámica entregaba poder
ción sistemática de material gráfico, rescata- refleja en los textos iniciales de Horacio
al poder, acudió “desgarrado por profundos de regateo a los militares y con ello ponía en
mos aquí algunos cientos de muestras de lo González, Eduardo López y Daniel Santoro.
conflictos”, mostrando el perfil de “gigante peligro el propio sistema político del que
que podemos llamar la estética peronista en González destaca el discurso de los manua-
invertebrado”. extraía su eficacia”.
su estado de máxima pureza. ¡Disfrútelo, les escolares del primer peronismo, abona-
Nos hemos detenido en el prólogo Luego se analiza el papel oscilante -
compañero!” (sic). dos por un “gran potencial aforístico. En
porque el libro en cuestión, si bien es una según lo define el autor- que tuvo el sindica-
Guido Indij, quien editó en 2002 el todos los casos, se trataba de una enseñan-
descripción histórica del proceso político del lismo como factor de poder en la vida políti-
peronismo entre 1973 y 1976, con especial ca del país entre 1958 y 1973: presión,
Manual del niño peronista, inició hace cinco
años una singular colección de libros foto-
za que encontraba sus cánones inagotables
en las épicas operarias del siglo, en el poder
7
énfasis en el papel que le cupo al movimien- acuerdo, confrontación. Péndulo entre pla-
gráficos con Cartele, una antología de letre- de la técnica y en la felicidad comunitaria”.
to sindical en su relación con el poder, mues- nes de lucha y colaboracionismo. Cercanía y
ros insólitos fotografiados por aficionados. Pero ello “suponía una didáctica que en su
tra en esta parte la tesis del autor, que la ana- lejanía de la conducción de Perón.
La continuó con otros títulos: Mitogramas - momento reclamó las máximas realizacio-
liza en dos tiempos: cuando escribió su obra Torre considera que la estrategia de
del “diseño precolombino”-, una selección nes del diseño popular de imágenes y de las
y 25 años después. En ambos contextos Perón, al regresar al país y vencer a los milita-
de esténciles (impresos en las paredes) y El simbologías combatientes para la congre-
llega a la misma conclusión, aunque con res, estuvo basada en proponerle al frente
libro de los colectivos. Su objetivo es “esta- gación de almas. De la misma manera, se
diferencia de matices: el poder sindical pero- electoral dos acuerdos: “por un lado el
blecer un registro documental de los imagi- puede decir que, en este punto, el peronis-
nista en la Argentina sólo fue tal mientras acuerdo político entre los dos grandes parti-
narios locales de interés universal y de la mo es una de las estaciones más dramáticas
dos políticos representados en el parlamen- Alfredo Gómez Morales. La nueva confor-
to -peronistas y radicales- y, por otro, el mación del poder en la Argentina volcó su
Pacto Social entre empresarios y sindicatos”. fuerza, entre otros factores, en la supresión
Se describe el estado de ánimo de de la oposición en los sindicatos.
los sindicalistas como “insatisfechos”, “lejos Era el momento para exigir a la pre-
del entusiasmo popular”, “solos” y “para sidenta el retorno de las negociaciones
Anahi Ballent
peor, están frente a la posibilidad de cuatros colectivas. De este modo el sindicalismo con-
Las huellas de la política años de gobierno peronista”. Según Torre, el sideraba que recuperaría el prestigio perdi-
triunfo de Cámpora trajo consigo la entroni- do durante la vigencia del pacto social.
Vivienda, ciudad, peronismo en Buenos Aires, zación de la “izquierda peronista” que, entre Sucedió el 5 de febrero de 1975.
1943-1955 otras políticas, desarrolló un fuerte cuestio- Torre describe luego los aconteci-
Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes y Prometeo, namiento hacia la “burocracia sindical” de la mientos que configuraron la “crisis política”
2005, 273 páginas mano de la creación de agrupaciones -entre que terminaría con el golpe militar del 24 de
las que destacaba la juventud trabajadora marzo de 1976. Entre ellos, analiza la renun-
peronista, brazo sindical de la tendencia cia de Gómez Morales, el nombramiento de
La primera idea que me suscita el Por su parte, las obras que directa o revolucionaria- y logró mayores niveles de Celestino Rodrigo con la devaluación de la
texto en rigor no pertenece a la interioridad indirectamente estuvieron bajo la tutela o la inserción en las estructuras de los sindicatos. tasa de cambio en 100%, el incremento de
del mismo, sino al campo en el que se ubica, inspiración de Eva Perón son de muy diversa Perón impulsó el pacto social y pro- los combustibles y de la electricidad y otros
o más precisamente al campo que su propia localización y escala. Pero su rasgo más gene- movió a José Gelbard como su arquitecto, reajustes que provocaron “estupor y alarma
presencia amplía. Porque el caso es que ral es que asumieron las problemáticas imponiendo su designación como ministro en la opinión pública”.
cuando se relacionan producciones sociales sociales rechazando los conceptos de dádi- de economía de Cámpora. Por otro lado, “El movimiento “resara
o culturales con la política, sea como en este va y los modelos con reminiscencias carcela- había logrado con José Ignacio Rucci la con- mba-172.3(lu)]172.1(ocaída)-172.1(DE)-172.3(la) 7primer de larz
vivienda y ciudad, o deporte, o cine, el rias u opresivas. solidación de la conducción del movimiento czo dua 1ol de
vínculo remite en la inmensa mayoría de los Puede decirse, con palabras que en obrero, dejando a un lado a quienes lo cues-
casos al peronismo. Notable relevancia de otro lugar del texto suscribe Anahi Ballent, tionaban.
esos diez años que, mirados con amor o con que consiguió “instalar la idea de 'derecho a Torre desarrolla aquí la teoría según
odio, con pretensión de objetividad científi- la vivienda' que el Estado ya no podría des- la cual el movimiento sindical osciló entre la
ca o con pasión ardorosa, siempre convocan conocer, aun con posterioridad al derroca- consideración de la CGT como eje de su
la mirada. Digamos que el peronismo es lo miento del peronismo”. representación y la creciente incidencia de
que no puede dejar de verse y eso ya lo saca Como criterio global que rige la las 62 organizaciones como expresión de la
de cualquier equivalencia con otros proyec- redacción del trabajo, Ballent declara: “El política del peronismo. Según el autor, esta
tos o modalidades de ejercicio de la política. vínculo que constituye nuestro interés batalla, luego del asesinato de Rucci y la
Pues bien, Anahi Ballent sigue esa puede ser desglosado en dos aspectos o designación de Adelino Romero en primer
huella en este libro editado por la niveles de análisis de la producción arquitec- lugar y Casildo Herreras luego, es volcada a
Universidad Nacional de Quilmes y esta refe- tónica y urbanística, que intentaremos rela- favor de las 62.
rencia no es meramente indicativa, sino que cionar: políticas estatales y estéticas arqui- El autor analiza en forma pormeno-
señala el carácter prolijamente académico tectónicas”. También: “El análisis… se rizada el papel de la CGT en las reuniones del
de su trabajo. En ese sentido, el texto es cla- enfrenta a un universo plural y se ve obliga- Pacto Social y la tirantez que produjo la ten-
ramente valioso, pues contiene copiosa y do a renunciar a toda búsqueda de una 'ar- sión entre los conflictos internos y los ata-
verificada información, mucha de ella des- quitectura peronista', entendida como un ques de los sectores radicalizados por un
conocida o no articulada en estudios previos único conjunto de formas expresivo de la lado, frente a la necesidad de acordar sala-
sobre la temática. Por cierto que la recopila- política”. Mucho permite ilusionarse tam- rios y precios -base técnica del pacto social-,
ción de datos nunca puede ser exhaustiva y bién cuando se dice: “El trabajo… intenta por otro. “En realidad, la firma del pacto
por tanto, aun trabajando con una impor- también ensayar una aproximación cultural social había sido todo menos una elección
tante cantidad de material, se verifica una de la arquitectura, capaz de comprenderla libre de los jefes sindicales”.
acertada selección de dos campos de pro- en términos de instrumento, pero también Sin embargo, “la operación política
ducción del hábitat bien diferenciados por de representación… se trata de construir que llevó a la defenestración del presidente
varias causas, pero que se pueden distinguir una aproximación integradora sobre las for- Cámpora fue un signo de los tiempos por
para un primer desglose por la presencia de mas del habitar”. venir”. Torre considera que a partir de allí se
la figura del ministro Juan Pistarini en un Sin embargo, a mi juicio, estos acer- produce el “reencuentro de Perón y los jefes
caso y por la de Eva Perón en el otro. Aunque tados criterios se empañan por la insuficien- sindicales” que se afianza luego del irracional
el texto aborda y analiza también otras cia de las categorías con que se los desarro- asesinato de Rucci, “el soldado de Perón”.
acciones y participantes -por ejemplo, las lla. Y son insuficientes porque acciones de Aún así, mientras la CGT lograba
ideas y la gestión del intendente de Buenos transformación del hábitat, emprendidas reformar la ley 14.250 que afianzaba su
Aires, arquitecto Jorge Sabaté-, es sobre por una conducción política tan decisiva y poder de control sobre las estructuras sindi-
aquellos dos grupos de acciones donde original como el peronismo, merecerían cales, se producían conflictos laborales,
recae el mayor interés. generar o reformular los propios principios cuya dinámica el autor la fundamenta en la
La construcción del aeropuerto de análisis. disputa abierta en el seno de las organiza-
internacional de Ezeiza implicó una opera- La exigencia de repensar a partir de ciones por la acción de los sectores de
ción de desarrollo territorial de gran enver- una construcción conceptual específica izquierda y el creciente enfrentamiento
gadura y múltiples sentidos. No sólo se trató estas cuestiones sólo puede desatenderse si entre los líderes de base y las conducciones
de una estación de aeronavegación, sino se acepta una penosa y resentida frase de sindicales: Philips, General Motors,
que estableció la problemática de los acce- Halperín Donghi que extrañamente la autora Terrabusi, Molinos Ríos de la Plata y Astarsa.
sos y arterias radiales a la Capital Federal y introduce cuando dice: “La fuerza adquirida En estos casos, Torre evoca como antece-
constituyó la planificación y concreción de por la representación puede explicarse a tra- dente la experiencia SITRAC-SITRAM en los
espacios de recreación a escala masiva, colo- vés de distintos elementos. Se debe en parte comienzos de los 70.
nias infantiles y conjuntos de viviendas (aun- a la concepción de la política de Perón, que La muerte de Perón luego del memo-
que Ciudad Evita, que es su manifestación como ha planteado Halperín Donghi, 'la redu- rable discurso del 12 de junio abrió un nuevo
más relevante, no formó parte del proyecto cía a una técnica para suscitar la obediencia', capítulo donde las pasiones y los enfrenta-
original) y la creación de las más importante privando 'de buena parte de su poder legiti- mientos se profundizaron. Más tarde, en
y elaborada área de forestación suburbana. mante al veredicto del sufragio popular'”. octubre, renunció Gelbard y fue designado
RESEÑAS
nomía, fijar la agenda para la próxima déca- a la ley, y el escaso entusiasmo de reprimirlo
Universidad y Proyecto Nacional da y, mientras tanto, combatir la crisis y por parte de muchos de sus camaradas de
absorber los golpes. Esa fue la tarea que nos armas. (…) Acepto que pudo existir una cier-
impusimos y que, paso a paso, buscamos ta decepción en mucha gente que se había
“Yo no vengo a trabajar por la universidad, cumplir. En 1989 la Argentina había cambia- movilizado y esperaba que la rebelión fuera
do. Ya no era la del '83. Y nunca más volvería aplastada sin miramientos, aun en forma
sino a pedir que la Universidad trabaje para el pueblo.” a ser, afortunadamente, la Argentina ante- cruenta. Y a esta altura, muchos lectores
1
José Vasconcelos rior a 1983”, afirma al final de este capítulo. que tal vez recuerden con enojo aquel
En “La reconstrucción del Estado de desenlace podrán revisar su juicio y compar-
derecho (1983/1986)”, toma el punto de tir conmigo la conclusión de que la demo-
El jueves 29 de junio, Ana Jaramillo, Rectora de la Universidad Nacional de Lanús, más alto impacto político social y emocio- cracia salió finalmente fortalecida sin derra-
dictó una conferencia en la Sede Reconquista del Instituto de Altos Estudios Juan nal: el juicio a las juntas y la CONADEP. mamiento de sangre y con el mayor costo
Enuncia aquí una postura histórica al res- cargado sobre las espaldas de este presiden-
Perón. A continuación se transcriben algunos de los conceptos que formuló en esa
pecto: la condena de los principales actores, te que asumió la plena responsabilidad de
oportunidad, que además sirven de adelanto de un trabajo que próximamente por su responsabilidad de mando, quiebra sus actos y decisiones”.
publicará con este mismo título. una norma de nuestra historia: “Los críme- El libro trasunta toda la experiencia
nes de Estado eran amnistiados o quedaban y madurez de uno de los políticos con mayor
impunes”. predicamento en el exterior. Raúl Ricardo
Es realmente alarmante que, a pesar salir del claustro y abandonar el dominio cle- El capítulo 3 documenta los plan- Alfonsín es un hombre de enorme prestigio
de que la mayoría de la dirigencia política rical y del escolasticismo para servir al pue- teos y maniobras entre 1987 y 1989, y deta- político.
nacional, los legisladores y gran parte de la blo. Aníbal Ponce señalaba: “la universidad lla una rigurosa cronología de los hechos en Se alude con mucha frecuencia al
intelectualidad argentina sostengan enfáti- será la mejor escuela de civismo y ser refor- la que expone, con extrema sinceridad, valor de la memoria. Este aporte de Raúl
ca y reiteradamente que la universidad debe mista o no serlo implicará decidirse por tanto las debilidades como las fortalezas de Alfonsin a la memoria colectiva de los argen-
estar al servicio del pueblo y de la Nación, Mañana o por Ayer”2. la relación del gobierno con las fuerzas arma- tinos deberá valorarse en su enorme trascen-
UNIVERSIDAD

aún se utiliza muchas veces la autonomía Sin embargo, el ideario reformista das en los días que se definían los años por dencia, pues no hace otra cosa que ayudar-
para alejarse de los problemas nacionales quedó en lo discursivo. En un dossier edita- venir. Dice Alfonsín en la página 64: “El cua- nos a comprender los entretelones de una
más que para contribuir al desarrollo nacio- do por la Universidad de Buenos Aires a pro- dro que tenía frente a mí en ese momento época difícil que debimos transitar como
nal y construir una sociedad más justa desde pósito de su aniversario se reflexionaba: era estremecedor: por un lado, un grupo paso indispensable para tener hoy una demo-
sus específicas funciones. Más todavía cuan- “Las palabras heredadas producto de aque- alzado que parecía insensible a cualquier cracia estable en lo institucional, fuerte y sin
do las universidades públicas se sostienen llos sucesos: autonomía, extensión, cogo- intento de persuasión; por el otro, un ejérci- los oscuros horizontes de las décadas que
por el esfuerzo del conjunto de la sociedad a bierno, americanismo, ¿son hoy sólo con- to que no sabía si estaba en condiciones de tan bien se describen en este libro.
la que pertenecen. signas, más o menos hábilmente utilizadas, producir una acción represiva efectiva. Mi Quiero terminar con una referencia
También parecieran desconocerse con diferentes fines legitimadores y alejadas única fuerza de disuasión, en esa dramática que hace Elva Roulet, citando a Santiago
las problemáticas y las transformaciones de su concepción original, sin entender esto circunstancia, era la de aquella gigantesca y Kovadloff: “Por cierto el Radicalismo en el
sociales a partir del desarrollo científico tec- como evolución, sino como vaciamiento?”3. paciente muchedumbre (…) con otras gobierno ha realizado menos de lo que era
nológico y se continúa formando en las mis- Juan D. Perón durante su mandato muchedumbres que a la misma hora colma- necesario. Pero ha hecho, en varios aspec-
mas profesiones de hace un siglo, sin orien- presidencial sostuvo en 1952: “Cuando la ban otras plazas en decenas de ciudades tos, más de lo que parecía posible”.
tar la agenda de investigación y docencia ciencia se dedica a los progresos para exter- argentinas. A favor de Rico podía contarse la 5
hacia lo que la comunidad necesita en fun- minar la humanidad y no para servir a su feli- decisión de usar la fuerza, sin ningún apego Mario Alejandro Scholz
ción de una nueva morfología social, econó- cidad y su grandeza, estamos viendo que la
mica y política. ciencia también está en manos de malva-
Desde distintas variantes ideológi- dos. Lo que nosotros queremos, en esta
cas se cuestiona en forma constante que la nueva Argentina, es que la ciencia y la cultu-
autonomía universitaria (indiscutida) se uti- ra sean del pueblo y que el pueblo esté for-
lice más como un obstáculo frente a las nece- mado por hombres que amen a los hombres
sidades perentorias nacionales que como un y que no preparen su destrucción y desgra-
derecho a la creatividad intelectual para pro- cia”. Continúa diciendo: “El hecho de que
poner diversas perspectivas de solución a los una institución sea autónoma o autárquica
problemas que aquejan a la sociedad. no implica necesariamente que sea demo-
Algunas de las críticas y definiciones crática, porque son términos que no guar-
que se hicieron acerca del papel que debe- dan relación. Como tampoco el carácter
rían cumplir nuestras universidades públicas democrático se adquiere por la circunstan-
siguen siendo una expresión de deseos. cia de que la elección se hace por y entre un
Podemos comenzar con D. F. Sarmiento círculo cerrado o entre una clase determina-
cuando en 1845 en el Facundo dice: “Toda la da, el sistema lejos de ser democrático,
ciencia escolástica de la Edad Media es un resultará aristocrático, plutocrático, teocrá-
claustro que encierra la inteligencia. Córdo- tico y en términos generales, oligárquico. La
ba no sabe que existe en la Tierra otra cosa universidad debe estar al servicio de las gran-
que Córdoba”. des causas nacionales”4.
La Reforma Universitaria de El 22 de noviembre de 1949 Perón
Córdoba de 1918, cuyo espíritu apoyaba suprime por Decreto, por primera vez en
Hipólito Yrigoyen, también propugnaba nuestro país, el arancelamiento universita-

1 José Vasconcelos: Discurso de Asunción como Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México el 9
de junio de 1920.
2 En Genovesi, Alfredo: La reforma universitaria, Ediciones Mariátegui, Lanús, 2003.
3 “Reformar la reforma”, en Revista Espacios de crítica y producción, Facultad de Filosofía y Letras, UBA,
Buenos Aires, 1998.
4 Puiggrós, Rodolfo: La Universidad del Pueblo, Editorial Crisis, Buenos Aires, 1974.
UNIVERSIDAD
mica. Del mismo modo, los textos produci- promiso y por convicción. Fue subsecretario rio. En sus considerandos sostiene que “el saberes de las “ciencias verticales” como las
dos por Ivancich para la función pública, en sólo en un gobierno que sentía propio. Fue engrandecimiento y auténtico progreso de llama Matus5, si la práctica no reconoce fron-
el marco de la Subsecretaría que ocupó en un profesor paciente y generoso con sus un pueblo estriba en gran parte en el grado teras disciplinares, es multidimensional, glo-
los dos primeros años del gobierno de conocimientos. Fue en lo fundamental fiel a de cultura que alcanza cada uno de los bal y la realizan sujetos poco objetivos, com-
Kirchner, presentan su concepción del Estado sí mismo, a sus elecciones y a sus valores. En miembros que la componen”, y que “como prometidos con sus proyectos, apasiona-
y la política en nuestro país luego de la crisis las páginas de este Cuaderno hemos inten- medida del buen gobierno, el Estado debe dos, con sus metas y creencias?; ¿cómo se
de 2001 y su caracterización de los cursos de tado trasmitir lo que ha sido lo más admira- prestar todo su apoyo a los jóvenes estu- crea e instituye una ciencia horizontal como
acción necesarios para relegitimar la política ble de su vida y el sostén de nuestra relación diantes que aspiren a contribuir al bienestar sostiene el autor?
y hacer del gobierno el instrumento indis- a través de los años: “Croqueta” fue lo que y prosperidad de la Nación, suprimiendo Si entendemos, como Matus, que la
pensable de los intereses populares, lesiona- quiso ser. La coherencia entre convicción y todo obstáculo que les impida o trabe el acción social no es una mera aplicación de la
dos durante tres décadas por los programas acción fue lo que le permitió elegir, en un cumplimiento de tan notable como legítima teoría y que entre la ciencia y la acción hay
de ajuste y desguace del sector público. sentido profundo, su curso biográfico. Ese vocación”. un vacío que tiende a resolverse a través del
Finalmente, se publican artículos es tal vez el rasgo destacado de su vida y es (...) juicio intuitivo, ya que carecemos de una teo-
que reseñan diversos aspectos de su vida y también su legado intelectual y político. En Sin embargo, a pesar de la tan men- ría que haga de puente entre la ciencia y la
militancia, escritos por amigos y compañe- medio de lo contingente y azaroso de este tada Reforma Universitaria de 1918 que tras- acción, ¿qué podemos aportar para confi-
ros: entre otros, Alberto Fernández, Roberto mundo, trazó una forma de vivir entroncada cendió las fronteras argentinas buscando gurar la teoría de la producción social que
Marafioti, Juan Pablo Cafiero, Hugo Barcia y en sus creencias más profundas. No es poco. servir al pueblo y no sólo a la dirigencia pro- nos propone, como una teoría horizontal
Marcelo Saín. En la etapa histórica en que le tocó vivir, veniente de los sectores económicos privile- básica para comprender el juego social y
Norberto Ivancich fue un analista luchar y pensar, vivió lo que eligió. giados, a casi un siglo, la universidad sigue apoyar u orientar su práctica? Aún más com-
agudo, un intelectual riguroso y a la vez empantanada en reglamentaciones buro- plejo es configurar una universidad que con-
orgánico, un cuadro del peronismo por com- Miguel Talento cráticas y modelos institucionales obsoletos temple la estructuración y organización del
que le impiden ponerse al servicio de las saber horizontalmente en torno a los pro-
grandes causas nacionales y de sus necesi- blemas, tanto en la enseñanza como en la
dades más acuciantes. investigación, así como en la articulación
Podemos también reflexionar sobre con otros saberes producidos socialmente
las propuestas universales con otros ojos y más allá de las fronteras del claustro y que
desde aquí, como sostenía Jauretche, para éste se resiste a legitimar.
insistir en una verdadera reforma para Sabemos que cometeremos
poner a la Universidad a la altura de los tiem- muchos errores, pero de ellos aprendere-
pos y al servicio del pueblo y de la Nación. mos. El dificultoso desafío lo asumimos al
(...) reconocer precisamente que abordar la com-
Raúl Alfonsín Ya hace tiempo que desde la socio- plejidad actual de la sociedad y sus proble-
logía del conocimiento se explica que la mas a través del enfoque disciplinario no
Memoria Política genealogía del saber se vincula siempre a la nos explica nada, ni nos facilita la compren-
Transición a la democracia y derechos humanos situación social e histórica en la cual nos sión de dicha complejidad. Menos aún cuan-
Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2004, 340 páginas situamos y que por último es la reconstruc- do la genealogía de la organización discipli-
ción conceptual de la construcción social de nar trasciende las fronteras históricas y
la realidad, o sea del ser social. Y ese ser situacionales donde se produjeron y preten-
No es tarea sencilla escribir sobre un ambas) estuvieron detrás de sus decisiones. social, esa forma de interacción social en un den ser omnicomprensivas y universales.
libro redactado por una persona que es la Conocer, en fin, las tramas más finas de un tiempo y espacio determinado, no es estáti- Preparar y formar a los jóvenes para
RESEÑAS

síntesis de la reciente historia argentina. Se proceso incorporando al habla de quien, de ca, se encuentra en un permanente cambio que sean protagonistas y decisores aquí y
mezclan en el intento los momentos de la otra forma, sólo es hablado por la historia”. que a la universidad le es difícil abordar, con ahora y no sólo analistas e intérpretes de la
propia vida, signada por ideas compartidas El Presidente Alfonsín nos habla la consiguiente desazón que provoca la dis- realidad y sus cambios, es el desafío que
que fueron la puerta hacia una nueva etapa desde su más sincera subjetividad de los tancia cada vez mayor entre el saber acadé- encaramos. Acompañar a los jóvenes en su
de la Historia Argentina. Estamos hablando acontecimientos fundamentales de la histo- mico y científico de las universidades y el proceso de formación para decidir con res-
del final de la impunidad, de la vergonzante ria política de los años ochenta que lo tuvie- quehacer cotidiano del proceso de cons- ponsabilidad en la resolución de problemas,
noche de las dictaduras y de la continuidad ron como protagonista. Enumera los hechos trucción y producción social que requieren implica superar la lógica intuitiva de la cual
democrática que hoy vivimos con una natu- en forma rigurosa. No deja ver en sus más de que esos saberes se orienten a facilitar la se valen generalmente los decisores, así
ralidad que no conocimos quienes transita- trescientas páginas ningún atisbo de autoin- decisión, la previsión y el control de situacio- como dejar de formar exégetas del pasado
mos por los oscuros pasillos de una historia dulgencia. Los sucesos son narrados en nes problemáticas. que sólo utilicen la lógica analítica, para pro-
oscurecida por el miedo y la decadencia ins- forma simple. Se podrán compartir o no sus (...) ducir conocimientos que permitan evaluar,
titucional. puntos de vista, pero en la medida en que se Para ello, habrá que buscar la forma planificar, decidir e intervenir en la construc-
El libro del Dr. Raúl Alfonsín es una avanza en la lectura de esta Memoria Política de superar la brecha que existe entre el polí- ción social de una sociedad alternativa, invi-
pieza única. En la tradición política argenti- se consolida la convicción de que el ex presi- tico que busca el cómo y el académico que tando a nuestros ciudadanos a comprome-
na no se encuentra otro presidente que dente no miente. No tergiversa los hechos busca el porqué, la división entre el pragma- ter su acción individual con la acción colecti-
tomara el riesgo y la responsabilidad históri- pensando en su propio destino político. Lo tismo y el academicismo, entre el juicio va de construir una sociedad mejor en una
ca de analizar su propio paso por el poder. impulsa la intención clara de la defensa irres- intuitivo de la decisión y la lógica y el juicio comunidad histórica particular en nuestra
Costumbre corriente entre los europeos y tricta de las instituciones de la República. analítico de la universidad, ya que la deci- Argentina.
los presidentes norteamericanos, entre El texto fue dividido en capítulos sión responsable requiere de ambas lógicas (...)
otros. Como dice Portantiero en el prólogo que toman las etapas más controvertidas de y aún así, nada garantiza la infalibilidad ni el ¿Qué papel juega la universidad en
de este libro: “Bienvenida sea la presencia su gestión y allí expone con claridad los yerro de la misma. la definición de la agenda social? ¿Qué
de la primera persona en los relatos de histo- temas más caros a su carrera política. El capí- Ahora bien, ¿cómo puede ser características tiene su participación en la
ria política. Y de ningún modo porque el tulo primero ubica su pensamiento después entonces que la mayoría de las universida- resolución de los problemas nacionales y
hecho de partir de la subjetividad del prota- de julio de 1989 y le da la perspectiva históri- des se organicen en torno a las disciplinas?; sociales?
gonista nos garantice la posesión de la ver- ca de su experiencia. Destaca algunos logros ¿cuál es el valor y el impacto sobre la reali- Es necesario salir de la falsa antino-
dad sobre los sucesos que narra, sino por- importantes, pero es en lo institucional dad y el proceso social del quehacer univer- mia planteada entre la razón crítica y la
que ese sesgo personal de los recuerdos donde se centra toda la fuerza del mensaje sitario, en tanto productor y distribuidor de razón decidida. Entendemos a la razón críti-
puede permitir a quien busque reconstruir que leyera ante la Asamblea Legislativa del
un momento histórico conocer también la 1° de mayo de 1989.
forma en que un actor principal vivió los “Construir las democracia, afianzar
la paz, iniciar la reforma del Estado y la eco- 5 Matus, Carlos: Teoría del Juego Social, Altadir, Caracas, 1999.
hechos, saber qué fuerzas o qué razones (o
RESEÑAS
ca en tanto pone en cuestión la positividad y mismo sucede si cualquier universidad pre-
a la razón decidida en tanto ideas que se tende atender toda la demanda social que a
transforman en planes para la acción. ella se le requiere. Deberá discernir no sólo
Si decimos que la misión de la uni- cuáles son las más perentorias, sino funda-
versidad es profundizar y expandir la demo- mentalmente cuáles de ellas le competen y
cracia, no podemos atrincherarnos en la con cuáles puede colaborar a su solución. Norberto Ivancich
misión de la razón crítica puesto que pasa- Por ello, una de las tareas pendien-
ríamos a ser la “universidad trinchera”. tes de la universidad no es sólo investigar el Compromiso y reflexión
Debemos, si estamos decididos a profundi- porqué de las cosas, sino el cómo transfor-
zar la democracia y a colaborar en la resolu- marlas, participando en la elaboración de
Escritos y memoria de un intelectual del Peronismo
ción de los problemas nacionales y sociales, las decisiones. Existe una marcada brecha Buenos Aires, Cuadernos Argentina Reciente,
tener una agenda compartida con las insti- entre el político y el académico donde el aca- Número 2, Junio de 2006, 194 páginas
tuciones democráticas nacionales, no para démico utiliza el juicio analítico sobre lo que
sustituir sus funciones como las del Poder es y fue el producto de la construcción social
Ejecutivo, nacional, provincial o local, o al y el político usa el juicio intuitivo en la deci- El pasado 26 de julio se cumplió el dación y derrotero de los Montoneros, que
Poder Legislativo o Judicial, sino para ser úti- sión para actuar sobre la realidad. Superar primer aniversario del fallecimiento de fueron escritos también para Unidos. El aná-
les a nuestra democracia y a nuestra socie- dicha brecha debe ser el compromiso de la Norberto “Croqueta” Ivancich, quien fuera lisis retrospectivo de los años '70 realizado
dad, a través de la investigación y la docen- universidad que quiera servir al pueblo y a la un destacado militante e intelectual del por Ivancich aporta aún hoy al debate sobre
cia. Asimismo debemos colaborar en la pla- Nación. Y para asumirlo es necesario al fin, peronismo, docente universitario en varias una de las etapas centrales de nuestra histo-
nificación y proponer soluciones para la reconocer que esa tarea involucra la razón instituciones y, en la última etapa de su vida, ria política, a la vez que nos muestra sus posi-
transformación. crítica y la razón decidida. funcionario del gobierno nacional iniciado ciones concretas como militante de la época.
Desde la razón crítica, que es la Si, como dice Ortega y Gasset, quere- el 25 de mayo de 2003. Como militante de la Renovación
manera de hacer contracultura, la institu- mos de verdad reformar la universidad para Con el objeto de homenajear su figu- Peronista, en los años '80, fue uno de sus
ción no deja de hacer política, sus profeso- ponerla al servicio del pueblo y de la Nación,
UNIVERSIDAD

ra, pero además de rescatar la vigencia de su más lúcidos analistas y, por supuesto, la
res, sus docentes y estudiantes tienen el no sólo hay que pensar el país para cambiar- producción académica y de escritor vincula- derrota de Cafiero a manos de Menem en la
derecho y el deber moral de oponerse a las lo. También reflexionar acerca de la do a la historia del peronismo y a la política interna de 1988 fue uno de los aconteci-
acciones o políticas antidemocráticas, que Universidad, ya que ésta se ha convertido en de nuestro país, se ha editado el segundo mientos en los que su capacidad de análisis
restrinjan el acceso a los bienes socialmente un problema para nuestro país que amerita número de los cuadernos de Argentina estuvo a la altura de las circunstancias.
necesarios a la justicia, a la salud, etc. así que tengamos propuestas para su transfor- Reciente, presentado en la Biblioteca Vemos así cómo, en uno de los artículos res-
como a la toma de decisiones. mación y mejoramiento, a fin de poner a la Nacional con un panel integrado por catados en el Cuaderno, “Desdeño las
Pero razón crítica no implica pasivi- universidad en consonancia con las necesida- Alberto Fernández, Horacio González, Oscar romanzas de los tenores huecos” del año
dad ni razón puramente especulativa, ni ino- des y aspiraciones de un proyecto nacional. Valdovinos y el autor de este artículo. 1988, escribe: “con Menem y Cafiero se
cuidad social, ni beligerancia perpetua en Las reformas se deberían hacer En Ivancich rescatamos, fundamen- expresaron dos destinos distintos del pero-
una sociedad democrática. desde los gobiernos mismos de las universi- talmente, la fusión del intelectual con el mili- nismo. El del ghetto y el de la invocación
Poner en cuestión la positividad, dades para que cumplan con sus funciones tante político. Al decir de John William hacia una nueva formulación política... per-
saber que nuestra sociedad o nuestro de acuerdo a su misión de servicio público, Cooke, estamos ante uno de aquellos inte- sonajes como Julio Ramos (defendiendo el
mundo podría ser mejor y más justo y no dar para que la autonomía no sea un obstáculo lectuales militantes para los cuales la investi- salariazo), Paco Mayorga, Czyterpiller,
por sentado la realidad como acabada, nos para el estado democrático, sino un incenti- gación y la labor analítica “sólo tienen justi- Susana Giménez, se constituyen en posibles
obliga a investigar no sólo por qué las cosas vo para la creatividad. ficación en cuanto parte de ese conocimien- ampliaciones del espacio menemista”.
son así y no de otra manera, sino cuáles son Para ello, varias son las reformas to sea compartido por las masas y contribu- La crítica del menemismo se volvió
los caminos, los fines, las herramientas, los que se deberían hacer y que podríamos sin- yan a que éstas enriquezcan su conciencia el principal objetivo militante de muchos
obstáculos que hay que superar y los recur- tetizar: de la realidad”. La importancia histórica de peronistas en los primeros meses, y años,
sos existentes para alcanzar y construir esa 1. Dirigir la investigación hacia los este tipo de figuras para el movimiento del gobierno iniciado en 1989. En este senti-
sociedad más justa. grandes problemas nacionales, nacional y popular no puede ser exagerada do, La carpa y La traición de Alí Babá se con-
No podemos atrincherarnos en la regionales y locales con incentivos desde un presente en el cual la falta de com- virtieron en libros representativos del perío-
confrontación epistemológica de poner en claros a la investigación interdisci- promiso que se manifiesta en la vacuidad do, además de material de difusión política
cuestión la realidad, sin comprometernos y plinaria necesaria en áreas de ideológica y en la mercantilización del cono- del Grupo de los Ocho. Allí Ivancich denun-
decidir en nuestro quehacer cotidiano a vacancia. cimiento parecen configurar el predominio ció con claridad el travestismo político ope-
pasar del deseo a la práctica y el compromi- 2. Orientar la docencia hacia la forma- de las figuras del “técnico” y el “operador”. rado desde el poder y las complicidades
so, a entender, como Dewey, que las ideas ción de recursos humanos necesa- En este Cuaderno se rastrean y pre- encontradas en el propio campo peronista.
son hipótesis y planes de acción y de trabajo. rios para las nuevas necesidades del sentan las dos dimensiones principales de la Se rescatan textos de ese período, en los cua-
(...) país. Cada universidad debería producción de Ivancich. Por un lado, en la les podemos leer ideas tajantes y claras: “la
La propuesta de reconstrucción de hacerse responsable de no superpo- primera parte, los escritos de militancia nos identidad peronista de Menem crea cierta
la universidad implica la necesidad de pasar ner ofertas en la misma región, así muestran la obra de un peronista que carac- confusión en algunos sectores y en otros
de la problematización y crítica de lo exis- como discontinuar ofertas y ofrecer teriza las diferentes etapas y problemas por franca complicidad, lo que le permite llevar
tente a una actitud prospectiva de investiga- nuevas y necesarias carreras como los que atraviesa la compleja fuerza política adelante un ideario que tiene claras contra-
ción sobre la posibilidad de su modificación, para atender las necesidades actua- fundada por Perón. En esa sección, comen- dicciones con la tradición doctrinaria justi-
donde el conocimiento cumple su papel fun- les. zamos con la lectura de una primera carac- cialista: privatiza y mal, las empresas estata-
damental. 3. Modificar la mala distribución en el terización del peronismo como “revolución les, divide la CGT en dos fracciones, retro-
A través de la investigación se debe territorio de ciertos profesionales popular”, artículo aparecido en el primer trae las conquistas sociales a una etapa pre
pensar, analizar, reflexionar para transfor- como médicos, enfermeras, inge-
mar el país. A través de la docencia se debe- nieros, etc., a través de incentivos
número de la revista Unidos (mayo de
1983). Ivancich dice allí, por ejemplo, que
peronista, se alinea sin ningún pudor con los
EEUU”.
3
rán generar egresados que el país necesita y regionales que puedan brindar “para muchos, la idea estática que asocia Por otro lado, se publican artículos y
a través de la asistencia técnica y la coopera- dichas carreras en las universidades revolución y muerte, les impidió visualizar el textos académicos, en los cuales su rol como
ción se deberán privilegiar aquellas activida- que necesiten esos recursos huma- hecho de fondo de que el peronismo era intelectual se despliega claramente. El análi-
des que sean de interés perentorio referido a nos en su región. Por lo cual la plani- una revolución en marcha desde el poder de sis teórico de conceptos como el Estado, los
necesidades sociales y al interés público. ficación debería ser realizada a nivel las masas, del Estado y del gobierno sin partidos políticos, la burocracia, las corpora-
Sabemos que la demanda social es nacional. derramamiento de sangre”. ciones, el parlamento, nos muestran a un
infinita y los recursos materiales y humanos 4. Reducir las intrincadas y lentas reso- También se publican textos de análi- intelectual comprometido con el estudio
para satisfacerla siempre son escasos. Lo luciones tanto en la movilidad inte- sis histórico relativos al surgimiento, consoli- serio y riguroso en el seno de la vida acadé-
UNIVERSIDAD
runiversitaria a nivel nacional como 9. Implementar un Fondo de solidari-
internacional. dad intergeneracional para aumen-
5. Agilizar la puesta en marcha de tar en forma contundente la canti-
carreras nuevas que formen recur- dad de becas para aquellos estu-
sos humanos en áreas surgidas del diantes que tengan vocación y no
desarrollo científico tecnológico y tengan recursos. Con la gratuidad
del desarrollo socio-económico. no se alcanza el nivel de inclusión
6. Brindar títulos intermedios en deseado.
todas las carreras de grado de mane- 10.Seguir priorizando a las universida-
ra que si el estudiante, por razones des públicas para las necesidades de
diversas, no puede continuar sus asesoría técnica desde el Estado
estudios, pueda tener un título que Nacional, Provincial y Local.
lo ayude a entrar al mercado laboral 11.Conformar a las universidades
en vez de haber perdido dos o tres como efectores no sólo académi-
años de esfuerzo, y el Estado, dos o cos, sino culturales para cada comu-
tres años de recursos invertidos. nidad local, a fin de elevar el nivel en
7. Facilitar el tránsito no sólo en forma cada región.
horizontal entre universidades, sino 12.Asistir a la comunidad con cursos
entre los diversos niveles de ense- técnicos imprescindibles para las
ñanza con políticas permanentes de nuevas necesidades y articular con
articulación. el sector productivo en materia de
8. Instituir políticas de inclusión y formación profesional.
retención de todos aquellos que ten- 13.Constituir un espacio público de
gan vocación de estudio, como apli- permanente capacitación y actuali-
car el artículo séptimo de la Ley de zación para la comunidad tanto en
Educación Superior en todas las uni- lo científico tecnológico como en lo
versidades públicas nacionales, académico y cultural.
reformar y planificar un sistema de
becas a nivel nacional, etc. Ana Jaramillo

ANEXO

Buenos Aires, 22 de noviembre de 1949


CONSIDERANDO
Que el engrandecimiento y auténtico progreso de un pueblo estriba en gran parte en el
grado de cultura que alcanza cada uno de los miembros que lo componen;
Que por ello debe ser primordial preocupación del Estado disponer de todos los medios
a su alcance para cimentar las bases del saber, fomentando las ciencias, las artes y la técnica en
todas sus manifestaciones;
Que atendiendo al espíritu y a la letra de la nueva Constitución es función social del
Estado amparar la enseñanza universitaria a fin de que los jóvenes capaces y meritorios encau-
cen sus actividades siguiendo los impulsos de sus naturales aptitudes, en su propio beneficio y
en el de la Nación misma;
Que como medida de buen gobierno, el estado debe prestar todo su apoyo a los jóvenes
estudiantes que aspiren a contribuir al bienestar y prosperidad de la Nación, suprimiendo todo
obstáculo que les impida o trabe el cumplimiento de tan notable como legitima vocación;
Que dentro de la Nación y de acuerdo con la Misión específica que la ley les impone, son
las Universidades especialmente, las encargadas de difundir la cultura y formar la juventud;
Que una forma racional de propender al alcance de los fines expresados en el estableci-
miento de la enseñanza universitaria gratuita para todos los jóvenes que anhelen instruirse para
el bien del país;
Por ello y de acuerdo a lo aconsejado por el Sr. Ministro de Educación,
EL PRESIDENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA
DECRETA
Art. 1°. Suspéndase, con anterioridad al 20 de junio de 1949 el cobro de los aranceles
universitarios actualmente en vigor. El Ministerio de Educación propondrá a la consideración del
Poder Ejecutivo, dentro de los treinta (30) días de la fecha del presente decreto, con intervención
del Ministerio de Hacienda, las normas a las que se ajustará la aplicación del presente decreto
Art. 2°. Por el Ministerio de Educación se procederá a determinar la incidencia que finan-
cieramente tenga en cada organismo Universitario la medida a que se refiere el artículo anterior,
debiendo -en caso de que los menores derechos o derechos arancelarios no puedan ser com-
pensados con los recursos específicamente universitarios- proponer al Ministerio de Hacienda el
arbitrio que estime corresponder.
Art. 3°. El presente decreto será refrendado por los señores ministros secretarios de
Estado en los departamentos de Educación y de Hacienda de la Nación.
Art. 4°. Comuníquese, publíquese, anótese, dése a la Dirección General de Registro
Nacional y archívese.
Firmado: JUAN DOMINGO PERÓN - PRESIDENTE
El Instituto de Altos Estudios
Juan Perón anuncia el lanzamiento de
su Programa de Formación Política,
con el objetivo de brindar preparación,
en un marco de excelencia académica,
desde una perspectiva latinoamerica-
na y justicialista. Está destinado a
quienes desarrollan actividades
vinculadas con el quehacer político,
económico, cultural, social, universita-
rio, gremial, diplomático, judicial, de
defensa y seguridad, etc., o que
aspiran a ello. También está dirigido a
quienes desempeñan responsabilida-
des gubernamentales o administrati-
vas, sean ejecutivas o de asesoramien-
to, en el Estado Nacional, provincial o
municipal.
El Programa está dividido en
dos trimestres lectivos y conformado
por seis áreas de conocimiento, a
saber: filosofía y teoría política;
historia latinoamericana y argentina;
economía; relaciones internacionales;
sociedad, Estado y derecho; y cultura,
educación, ciencia y tecnología. El
primer trimestre dará comienzo el 28
de agosto y finalizará el 29 de noviem-
bre del corriente año. El segundo se
extenderá durante la primera mitad
del año 2007.
Las tres áreas a dictarse
durante el primer trimestre y el cuerpo
de profesores, integrado por prestigio-
sas personalidades del ámbito intelec-
tual, académico y político del justicia-
lismo o allegadas al mismo, son los
siguientes: Filosofía y teoría política:
Juan Manuel Abal Medina (h), Jorge
Bolívar, Mario Casalla, Julián Licastro,
Roberto Magliano, Silvio Maresca,