You are on page 1of 1

4/Rincon de la Poesia Poema para el Mes de la mujer

¿Cómo seria el mundo sin la mujer?
La humanidad no hubiera vivido, el amor no tendría razón de ser, sin ella la vida no tendría sentido. ¿Para que montañas, mar y lagunas? De nada serviría el cielo y las estrellas, tampoco podría regalar la luna. ¡Dios mió que haría si no estuviera ella! Mis días y mis noches no tendrían color ¿Junto a quien vería la puesta del sol? ¿De donde obtendría mi abrigo y calor? Seria triste mi vida y mi corazón. ¿Que haría el mundo sin su presencia? Todo estaría muerto, seria silencio, la casa, el jardín notarían su ausencia ya no habría vida, sería un desierto. ¡Por ti mujer se mueve mi universo! Sos lo mas perfecto de la creación por eso escribo poemas y versos, fuente inagotable de mi admiración. Si no contara yo con tu presencia, no tendría sentido la palabra amor. Agradezco a Dios por tu existencia, es por ti que late hoy mi corazón. Musa inspiradora de todos mis versos, bendita esta joya, creación de Dios. Si no existieras en el universo, solo habría tristeza y desolación. Todos los derechos reservados. Copyright © 4 de Marzo 2009 by Arjona Delia

Febrero, 2011 La Ultima Hora

La mujer perfecta
¿Quieres por fin saber cuál es el tipo acabado, el modelo y el dechado de la mujer perfecta? La que sabe conservar su honor puro y recogido, la que es honra del marido y alegría del hogar. La noble mujer cristiana de alma fuerte y generosa a quien da su fe piadosa fortaleza soberana. La de sus hijos fiel prenda y amorosa educadora; la sabia administradora de su casa y de su hacienda. La que adelante marchando lleva la cruz más pesada, y camina resignada dando ejemplo y valor dando. La que sabe padecer, la que a todos sabe amar. y sabe a todos llevar por la senda del deber. La que el hogar santifica la que martir debe ser y fe a todos debe dar y les enseña a creer. La que de esa fe a la luz y al impulso de su ejemplo erige en su casa un templo al trabajo y la virtud.
-Autor Desconocido-

La culminación
Mujer: tú eres la culminación de las maravillosas obras de Dios, pues al final de seis días de labor te creó a ti y luego descansó. Mujer, eres quien más importa, como la decoración de una rica torta. Eres linda, la belleza en persona, alma de reina, musa inspiradora. Mujer, eres como el moño en el regalo, como el doble compás al final del tango, como el diploma del universitario, como la cima de la montaña que escalo. Eres como el broche de oro de un discurso. La conclusión y el remate de un poema. Como el final excepcional de una película como la libertad al cumplir la condena. Contigo Dios coronó toda su obra, no hacía falta nada más en este mundo. Eres la culminación de su magnífico trabajo, que a la humanidad tantas bendiciones trajo. Todos los derechos reservados. Copyright © 4 Marzo 2007 by Ruben Sada

Por La Mujer
Hoy pensé que los hombres necesitan querer, pero no existe el amor, si no está la mujer. Hoy pensé que la vida es más bella que ayer, pero !ay ! de esa vida, si no está la mujer. Hoy pensé que las flores perfuman por placer, y entre todas las flores, se encuentra la mujer. Hoy pensé en muchas cosas que quisiera tener, y a mi mente me viene un cuerpo de mujer. Hoy pensé que soñando se pudiera hasta amar, Pero si no hay mujer, no se puede soñar. Hoy pensé en lo hermoso que me ofrece la vida, y que es la mujer lo que el hombre no olvida, Hoy pensé en el presente, radiante de locura, y me viene a la mente, su inmensa ternura. Hoy pensé que se puede respirar sin querer, pero el hombre no puede vivir sin la mujer. Y aunque existan algunas que te empañen el día, siempre te encuentras otra que te da su alegría. Hoy pensé en lo perfecto y en todo lo que encierra, el placer bendecido de tenerla en la tierra. y entre todas las cosas del hombre lo mejor, es tener la mujer para hacerle el amor. Autor: Juan Carlos Aguado Lorenzo

Mujercita
Sé amable, pero no fácil. Sé digna, pero no orgullosa. Ríe, pero no a carcajadas. Mira, pero con recato. Sé tierna, pero no flexible. Sé alegre, pero no frívola. Conversa, pero con mesura. Sé dulce, pero no empalagues. Ama, pero con cautela. Oye, pero no siempre creas. Sé mujer, pero no muñeca.