You are on page 1of 5

             

El  libro  de  Dan  Coyle,  “Las  claves  del  talento”  está  basado  en  revolucionarios 
descubrimientos  científicos,  entre  los  que  se  cuenta  un  aislador  neural  llamado  mielina,  que 
algunos neurólogos consideran el santo grial de la adquisición  de habilidades. La razón es que 
toda habilidad humana proviene de una cadena de fibras nerviosas que transmite un diminuto 
impulso  eléctrico  que  viaja  a  través  de  un  circuito.  La  mielina  rodea  esas  fibras  nerviosas  del 
mismo modo que un aislamiento de goma envuelve un alambre de cobre: hace que la señal sea 
más  veloz  y  fuerte,  impide  que  se  escapen  los  impulsos  eléctricos.    Cuando  encendemos 
nuestros  circuitos  de  la  manera  correcta,  nuestra  mielina  responde  cubriendo  el  circuito 
neuronal y añadiendo, en cada nueva capa, un poco más de habilidad y velocidad. Cuanto mayor 
sea  la  capa  de  mielina,  mayor  será  su  capacidad  de  aislamiento,  de  manera  que  nuestros 
movimientos y pensamientos se volverán más veloces y precisos.  

George  Bartozkis,  neurólogo  investigador  sobre  la  mielina  (Univ.  California)  “Todas  las 
habilidades,  todo  el  lenguaje,  toda  la  música,  todos  los  movimientos  están  hechos  de  circuitos 
vivos; y todos los circuitos crecen según determinadas reglas” 

La idea  de  que todas las  habilidades  crecen a partir del  mismo  mecanismo celular parece 


extraña y sorprendente, ya que el abanico de habilidades posibles es increíblemente amplio. Por 
otra parte, toda la variedad de este planeta se construye a partir de mecanismos compartidos y 
adaptables; la evolución no podría haberse producido de otra manera. La mente de los recién 
nacidos  llega  sin  saber  lo  que  va  a  aprender.  Los  jugadores  de  tenis,  cantantes  y  pintores  no 
tienen muchas cosas en común, pero todos aumentan su rendimiento y mejoran gradualmente 
el ritmo, la velocidad y la precisión. Pulen el circuito neural, obedeciendo las leyes de las claves 
del talento.  

Las claves están formadas por tres elementos básicos, que Coyle denomina:  

‐ Práctica intensa 
‐ Ignición (motivación) 
‐ Maestro instructor 
 
Paradoja  de  la  práctica  intensa:  el  hecho  de  esforzarte  de  determinadas  maneras  para 
conseguir  objetivos  específicos  (permitiéndote  cometer  errores  y  hacer  un  poco  el  ridículo)  te 
vuelve  más  inteligente.  O,  por  decirlo  de  otro  modo,  aquellas  experiencias  en  las  que  te  ves 
obligado a ir más despacio, a cometer errores y enmendarlos acaban por volverte más ágil sin 
que te des cuenta de ello. (Importancia que tienen los errores en el proceso de aprendizaje)  

Cuando  practicas  intensamente,  las  reglas  por  las  que  habitualmente  se  rige  el  mundo 
quedan  suspendidas.  El  tiempo  se  utiliza  de  una  manera  más  eficaz;  los  esfuerzos  pequeños 
producen  resultados  importantes  y  duraderos.  Es  un  momento  de  poder,  donde  el  fallo  es 
capturado  y  convertido  en  una  habilidad.  El  truco  consiste  en  elegir  un  objetivo  que  esté  más 
allá de tus habilidades actuales, en concretar la lucha. Moverse a ciegas no ayuda; llegar sí. Se 

1   Práctica intensa.  “Las claves del talento” de Dan Coyle 
 
             
trataría de encontrar el “punto dulce”, la brecha entre lo que uno sabe y lo que está tratando de 
hacer. Cuando se encuentra el punto dulce, el aprendizaje despega.  

LA CELULA DE LA PRÁCTICA INTENSA 

El  hecho  de  que  un  esfuerzo  orientado  pueda  aumentar  diez  veces  la  velocidad  de 
aprendizaje recuerda a la clase de cosas que uno lee en un cuento de hadas.  

La mielina es la clave para hablar, leer y desarrollar las habilidades del aprendizaje, ser un 
ser humano. 

La mayoría de personas pensamos que la clave para ser considerado un ser humano residía 
en nuestras famosas neuronas, en esa red titilante  de fibras nerviosas interconectadas y  en la 
sinapsis  por  medio  de  la  cual  se  unen  y  comunican,  pero,  según  Fields,  Bartozkis  y  otros,  la 
cosmovisión  centrada  en  la  neurona  se  está  viendo  superada  por  una  nueva  idea  basada  en 
este aislamiento neuronal. Esta nueva teoría se basa en tres hechos simples y demostrables:  

1. Todo  movimiento,  pensamiento  o  sentimiento  humano  es  una  diminuta  señal 


eléctrica, precisamente cronometrada, que se transmite a través de una cadena de 
neuronas, de un circuito de fibras nerviosas  
2. La mielina es una capa aislante que envuelve esas fibras nerviosas y que aumenta la 
fuerza, la velocidad y la precisión de la señal.  
3. Cuanto más activamos un circuito determinado, mayor es la cantidad de mielina que 
optimiza  ese  circuito,  de  modo  que  nuestros  movimientos  y  pensamientos  se 
vuelven más fuertes, rápidos y precisos.  
 

Llegar a ser brillante tocando el piano, jugando al ajedrez o al baloncesto requiere mucho 
tiempo, y para eso la mielina es fantástica.  

Lo que hacen los buenos deportistas cuando entrenan es enviar, a través de los circuitos, 
impulsos  precisos  que  dan  la  orden  de  mielinizar  ese  circuito.  Tras  mucho  entrenamiento, 
consiguen  crear  un  circuito  colosal:  tienen  un  notable  ancho  de  banda.  Es  lo  que  los  hace 
diferentes del resto de nosotros.  

Los investigadores sobre este tema se sienten atraídos por la mielina porque ésta promete 
proporcionar  una  explicación  acerca  de  las  raíces  biológicas  del  aprendizaje  y  acerca  de  los 
desórdenes  cognitivos.  La  mielinización  explica  la  complejidad  del  mundo  con  un  mecanismo 
simple  y  elegante.  La  habilidad  es  el  aislamiento  de  mielina  que  envuelve  los  circuitos 
neuronales y se desarrolla de acuerdo con determinadas señales. La historia de la habilidad y el 
talento es, por tanto, la historia de la mielina.  

Dos principios que apuntalan la comprensión de la mielina y la habilidad:  

2   Práctica intensa.  “Las claves del talento” de Dan Coyle 
 
             
1. HABILIDADES  COMO  CIRCUITOS  CEREBRALES:  Todas  las  acciones  son  en  realidad  el 
resultado de impulsos que se transmiten por medio de fibras nerviosas. Cada vez que hacemos 
algo  (cantar  una  melodía,  mover  un  palo  de  golf,  leer  esta  frase)  en  la  mente  se  activa  un 
circuito  diferente  y  altamente  específico.  La  habilidad  más  sencilla  implica  la  activación  de  un 
circuito  constituido  por  cientos  de  miles  de  fibras  nerviosas  y  de  la  sinapsis.    La  entrada  de 
energía  es  todo  aquello  que  sucede  antes  de  que  pongamos  en  práctica  una  habilidad:  ver  la 
pelota, sentir la posición de la raqueta en la mano, tomar la decisión de actuar. La energía de 
salida  es  la  acción  en  sí:  las  señales  que  avisan  a  los  músculos  de  que  deben  de  moverse  en 
secuencia. Cuando ejecutamos una acción, un impulso eléctrico viaja a través de esas fibras, de 
mismo  modo  que  la  electricidad  viaja  a  través  de  un  cable,  haciendo  que  las  otras  fibras  se 
activen.  La  cuestión  es  que  esos  circuitos,  y  no  nuestros  músculos,  obedientes  e  irreflexivos, 
representan  el  verdadero  centro  de  control  de  cada  movimiento,  pensamiento  y  habilidad 
humanos. A un nivel profundo, el circuito es el movimiento. Un circuito perezoso y poco fiable 
equivale a un movimiento perezoso y poco fiable; por el contrario, un circuito veloz y sincrónico 
implica la existencia de un movimiento veloz y sincrónico.  Por sí mismos, nuestros músculos y 
huesos son tan útiles como una marioneta sin hilos. Como dice el doctor Fields: la habilidad se 
encuentra en nuestra cabeza.  
2. AUTOMATICIDAD:  Cuanto  más  desarrollamos  un  circuito  de  habilidades,  menos 
conscientes  somos  de  que  lo  estamos  utilizando.  Estamos  diseñados  para  que  las  habilidades 
sean automáticas, para que se alojen en nuestra mente inconsciente. Este proceso, que se llama 
automaticidad, existe por poderosas razones evolutivas (cuantas más cosas seamos capaces de 
procesar  en  nuestra  mente  inconsciente,  más  posibilidades  habrá  de  que  estemos  atentos  a 
otros  peligros).  Además,  la  habilidad,  una  vez  adquirida,  se  percibe  con  algo  natural,  como  si 
estuviésemos expresando algo que siempre hemos tenido.  
 

Estas  dos  percepciones  forman  una  combinación  paradójica:  siempre  estamos  creando 
circuitos  enormes  e  intrincados  que  se  encienden  como  luces  de  Navidad  y, al  mismo  tiempo, 
olvidamos que los hemos creado. Aquí es donde interviene la mielina.  

Las  neuronas  y  la  sinapsis  pueden  explicar  casi  toda  clase  de  fenómenos  mentales: 
memoria, emoción, control muscular, percepción sensorial, etc. Hay una pregunta clave que las 
neuronas no pueden explicar: ¿Por qué lleva tanto tiempo adquirir habilidades complejas? 

Hasta  no  hace  mucho  tiempo  (aproximadamente  hasta  año  2000)  los  investigadores  de 
neurología  estaban  centrados  en  las  neuronas  y  la  sinapsis,  pero    la  llegada  de  una  nueva 
tecnología (imagen por difusión de la tensión) permitió a los neurólogos medir y trazar un mapa 
de  la  mielina  en  el  interior  de  sujetos  vivos,  lo  que  permitió  relacionar  la  deficiencias 
estructurales  de  mielina  con  una  variedad  de  enfermedades  (dislexia,  trastorno  por  déficit  de 
atención, mentira patológica), pero también otro grupo de investigadores se mostró interesado 
en el papel que podría desempeñar tal sustancia en los individuos normales, incluso en aquellos 
que  muestran  un  elevado  rendimiento.    Durante  los  años  siguientes  se  llega  a  asociar  un 
incremento del coeficiente intelectual con un incremento en la organización y densidad de la 
mielina.  

3   Práctica intensa.  “Las claves del talento” de Dan Coyle 
 
             
 

Los  mecanismos  a  través  del  cual  se  producen  incrementos  de  mielina:  cuanto  más  se 
activa el nervio, mayor es la cantidad de mielina que lo envuelve. Cuanto mayor es la cantidad 
de mielina que lo envuelve, mayor es la velocidad de las señales, aumentando hasta cien veces 
más que en el caso de una fibra que no haya sido aislada.  

Aunque no se conoce todavía cuál es el mecanismo preciso de optimización, el panorama 
sería  el  siguiente:  el  encendido  nervioso  cultiva  la  mielina,  la  mielina  controla  la  velocidad  del 
impulso y la velocidad del impulso es la habilidad.  

El esfuerzo no es opcional. De hecho es un requerimiento neurológico: para conseguir que 
el  circuito  de  habilidad  se  active  de  un  modo  óptimo,  uno  debe,  por  definición,  disparar  el 
circuito de un modo subóptimo; debe cometer errores y prestarles atención; debe instruir su 
circuito  y  seguir  activándolo  (es  decir,  practicando)  a  fin  de  que  la  mielina  continúe 
funcionando adecuadamente. Después de todo, la mielina es tejido vivo.  

Hay unos cuantos principios fundamentales:  

1. La  activación  del  circuito  es  fundamental.  Este  mecanismo  se  construye  para 
responder  a  acciones  concretas.  Estado  en  el  que  estamos  atentos,  hambrientos, 
concentrados.  
2. La  mielina  es  universal.  A  la  mielina  no  le  importa  quién  eres,  le  importa  lo  que 
haces.  
3. La mielina envuelve, no desenvuelve. Se produce en una sola dirección. Esta es la 
razón  por  la  cual  los  hábitos  resultan  difíciles  de  romper.  La  única  manera  de 
cambiarlos  es  construir  hábitos  nuevos  a  través  de  la  repetición  de  nuevos 
comportamientos. 
4. La edad es importante.  En los niños, la mielina llega en una serie de oleadas, hasta 
aproximadamente los 30 años y se crean períodos críticos en los que el cerebro se 
muestra  extraordinariamente  receptivo  al  aprendizaje  de  nuevas  habilidades. 
Aproximadamente  hasta  los  50  continuamos  experimentando  “ganancia  neta”, 
después  vamos  perdiendo,  aunque  se  conserva  la  capacidad  de  producir  mielina 
durante  toda  la  vida  (cuesta  más  tiempo  y  esfuerzo  construir  los  circuitos 
necesarios)  
 

Comenzar a pensar en la habilidad como en un músculo requiere un gran esfuerzo; es como 
si  tuviéramos  que  construir  un  nuevo  circuito  de  comprensión.  Este  nuevo  modelo  triunfa 
porque lo que Dan Coyle denomina semilleros de talento se triunfa no porque sus alumnos lo 
intenten  con  más  ganas  que  otros,  sino  porque  lo  intentan  con  más  ganas  que  otros  y  de  la 
manera correcta: practican con intensidad y generan más mielina. 

4   Práctica intensa.  “Las claves del talento” de Dan Coyle 
 
             
Las  situaciones  en  que  nos  vemos  obligados  a  enfrentarnos  a  nuevos  retos  (cometer 
errores, prestar atención, practicar intensamente) tienden a aumentar la reserva cognitiva 

La práctica intensa realizada con energía, pasión y compromiso; con motivación, junto con 
la admiración por los maestros y la integración de los errores como parte del aprendizaje, son 
las claves que he visto repetirse a lo largo de mi investigación en los variopintos semilleros de 
talentos. 

Practica intensa: Al límite de nuestras habilidades, el objetivo debe estar siempre un poco 
más allá de lo que damos de sí. 

5   Práctica intensa.  “Las claves del talento” de Dan Coyle