66

Introducción
En las explotaciones porcinas intensivas, y más aún bajo unas
condiciones complicadas de mercado, hay que tratar de implantar
en las granjas las pautas de manejo y las estrategias sanitarias que
mejor se adapten a nuestro sistema de producción. Por ello, se
ha de buscar entre todas las alternativas de las que se disponga,
aquellas que realmente demuestren ser eficientes y eficaces para
conseguir unos buenos resultados técnicos.
Actualmente, las líneas genéticas de cerdo blanco se selec-
cionan para expresar, entre otras cosas, unos máximos en lo refe-
rente a parámetros reproductivos y productivos lo suficientemente
amplios e interesantes, como para que resulte rentable explotar las
cerdas de manera industrial. De cómo se gestionen los recursos
medioambientales, alimenticios, medicamentosos, humanos y de
manejo, dependerá que los resultados que se obtengan se acerquen
a ese límite que determina la propia genética de los animales.
Uno de los puntos clave para obtener unos resultados
óptimos en las granjas de multiplicación de porcino es el manejo
reproductivo de los animales. El desarrollo y el uso rutinario de
técnicas como la inseminación artificial supusieron, y suponen hoy
en día, un punto de inflexión y un claro avance desde un enfoque
productivo y sanitario.
Dentro de esta técnica de la inseminación artificial se han
perfeccionado distintas alternativas y estrategias que ayudan a
mejorar, a veces de manera considerable, los resultados y, por
ende, los beneficios obtenidos. Los diferentes tipos de insemina-
ción artificial según el lugar de deposición de la dosis seminal y las
distintas experiencias consistentes en añadir diferentes sustancias
a las dosis de semen de verraco obtenido para ser utilizado en la
inseminación artificial, han resultado ser opciones muy intere-
santes por el incremento obtenido en los índices de prolificidad y
fertilidad de la explotación.
Adición de sustancias en las dosis
seminales de verraco
Para la elaboración de las dosis de semen destinadas a la
inseminación artificial de cerdas, y en el momento de la extracción
del semen, se recoge fundamentalmente la fracción espermática
del eyaculado del verraco (de un volumen que oscila entre los 70 y
El uso de aditivos en general y
de prostaglandinas en particular
en las dosis de semen de verraco
se ha de observar como un
“arma” a disposición del técnico
para optimizar e incrementar la
productividad de una explotación.
Comparativa
del uso de
prostaglandinas
como aditivos en
las dosis de semen
de verraco para
la inseminación
artificial.
Efectos sobre
los parámetros
productivos de la
cerda
Álvaro Aguarón Turrientes
Veterinario Técnico en Porcino. Especialista en
Reproducción
Camada.
Comparativa del uso de prostaglandinas como aditivos en las dosis de semen de verraco para la inseminación artificial
67
nº 20
150 cm
3
según la edad, raza, condiciones ambientales…), ya que
contiene entre el 80-90% de los espermatozoides. Por otra parte,
se desecha casi en su totalidad aquellas fracciones del eyaculado
muy contaminadas microbiológicamente y el plasma seminal pobre
en espermatozoides, ya que pueden comprometer de manera seria
la calidad y conservación de las dosis.
Los diluyentes del semen de verraco de los que se dispone
en el mercado, permiten obtener varias dosis seminales a partir de
un único eyaculado y nos aportan los nutrientes y las condiciones
físico-químicas necesarias para conseguir que dichas dosis semi-
nales sean viables y estables durante un cierto periodo de tiempo,
resistentes a los cambios sufridos durante la conservación en
condiciones de refrigeración y con una calidad microbiológica sufi-
ciente para asegurar unos óptimos resultados tras la inseminación.
En cierto modo, se puede afirmar que los diluyentes “sustituyen” a
esa fracción del eyaculado pobre en espermatozoides y que se ha
descartado durante la recogida del semen.
Al desechar en su mayor parte ese plasma seminal para la
elaboración de las dosis, se está reduciendo en gran medida la
concentración de una serie de sustancias que se pueden catalogar
como fundamentales para la fecundación y, por lo tanto, se está
comprometiendo la obtención de unos resultados reproductivos
óptimos. Con la adición exógena de distintas sustancias farmaco-
lógicas se intenta suplir esa carencia y emular en la medida de lo
posible parte lo que sería un eyaculado de verraco puro.
Por esta razón se han llevado a cabo experiencias enca-
minadas a paliar este problema que se plantea a la hora de la
elaboración de dosis de semen y que de forma somera se señalan
a continuación:
º Lz|s¦en es¦ud|os |n¦eresan¦es soure |a ad|c|on de es¦ro-
genos y oxitocina que concluyen que su incorporación a las dosis
seminales de verraco, reducen el tiempo de absorción en la primera
inseminación aunque el tamaño de camada no es significativa-
mente diferente. Al reducir el tiempo empleado en la inseminación,
el número de lechones producidos por unidad de tiempo de trabajo
es, lógicamente, mayor en las cerdas con semen tratado. (Fuente: J.
Peláez, J.A et al.)
º 0¦ras ezµer|enc|as d|cen uue anad|endo de 4 a - Ul de
oxitocina a una dosis de semen mejoramos la tasa de partos y el
tamaño de la camada; siendo este efecto más evidente en cerdas
multíparas que en primerizas. La oxitocina se añadía al semen con
una jeringuilla de insulina o introduciendo con una jeringuilla la
dosis de oxitocina en el catéter de inseminación antes de acoplar
el bote de semen. (Fuente: Levis, D. G.).
º !amu|en se |a ouservado uue e| uso de µ|asma sem|na|
sintético a un volumen de 30 cm
3
antes de inseminar las cerdas
tiene efectos positivos sobre la tasa de partos y el tamaño de la
camada. (Fuente: Lyczynski, A., et al)
Adición de prostaglandinas a las
dosis seminales de verraco
Pero tal vez los trabajos más interesantes en cuanto a resul-
tados obtenidos, se han basado en la incorporación a las dosis de
semen de prostaglandinas.
¿Por qué se trabajó en la hipótesis de que las prostaglandinas
añadidas al semen de verraco usado para inseminación artificial,
podrían incrementar las variables reproductivas en granjas de
multiplicación?
La respuesta se encuentra en el hecho de que el transporte
de esperma es una combinación de transporte activo y pasivo. El
transporte activo es el resultado del movimiento natural de los
espermatozoides, y el transporte pasivo viene dado por el flujo de
líquido provocado por la contracción de la musculatura lisa del
útero. Se planteó que la prostaglandina podría mejorar el trans-
porte pasivo ya que está demostrado, tanto en experiencias “in
vivo” como “in vitro”, la inducción de contracciones a nivel uterino
por parte de las prostaglandinas. Esto también podría amplificar el
transporte activo por aumento de la movilidad natural de células
de esperma ante dichas contracciones de la musculatura lisa del
tracto genital de la cerda.
En el caso de la monta natural, los estrógenos que contiene
el plasma seminal del verraco al llegar al útero provocan la secre-
ción de mediadores celulares, en concreto las prostaglandinas, que
actúan tanto a nivel del útero como de tejido ovárico, penetrando
en el folículo y mediatizando el efecto de la LH durante la ovulación
y favoreciendo indirectamente ésta.
En resumen, la acción de las prostaglandinas durante la
cubrición se puede enfocar bajo dos aspectos:
1. Acción sobre la musculatura lisa del útero, provocando con-
Primer paso. Segundo paso.
Tercer paso. Cuarto paso.
Sacando semen.
A guarón, A.
68
tracciones que ayudan al movimiento pasivo de los espermatozoides.
2. Acción sobre los folículos ováricos, induciendo la ovulación.
Las experiencias llevadas a cabo con la adición de prostaglan-
dina natural (PGF2α) de manera exógena a las dosis de semen de
verraco, han demostrado una mejoría sustancial en los resultados
reproductivos de la cerda. Se corroboraron incrementos tanto en la
mejora del tamaño de las camadas (prolificidad) como en el número
de cerdas preñadas tras la inseminación (fertilidad). (Fuente: Gil, J.
et al.)
También se disponen de estudios que corroboran un efecto
positivo de los análogos sintéticos de la PGF2α, en concreto del
cloprostenol, sobre el transporte del esperma de verraco y su efecto
positivo en la fertilidad de las cerdas. (Fuente: P. Langendijk et al.)
Hay que aclarar que el uso de aditivos en general y de pros-
taglandinas en particular en las dosis de semen de verraco se ha de
observar como un “arma” a disposición del técnico para optimizar e
incrementar la productividad de una explotación y en ningún caso
como una forma de enmascarar un mal manejo, unas malas condi-
ciones higiénico-sanitarias o, en definitiva, una mala gestión repro-
ductiva de los animales (mala detección de celo, uso de semen viejo,
inexperiencia del cubridor, mala técnica de inseminación, etc.).
Objetivo del estudio
Teniendo en cuenta lo expuesto hasta ahora, el objetivo del
estudio será analizar los registros reproductivos obtenidos tras
la inseminación de varios lotes de cerdas con dosis de semen de
verraco de un grupo control frente a grupos a los que se ha añadido
a las dosis de semen diferentes prostaglandinas de las que dispo-
nemos en el mercado.
Se han utilizado prostaglandina natural (PGF2α) y un análogo
sintético, el cloprostenol y dentro de ésta última opción, com-
probaremos las diferencias entre el uso de la mezcla racémica de
D-L cloprostenol (isómeros dextrógiro y levógiro) frente al uso del
isómero D (dextrógiro) exclusivamente.
Se normalizaron lo máximo posible las condiciones de todos
los grupos para que las variaciones en los resultados obtenidos
fuesen debidas en su mayor parte, sino en su totalidad, al efecto de
la adición de la prostaglandina a estudio en la dosis seminal y no
a factores externos.
Se han tenido en consideración los efectos que sobre los
resultados de fertilidad y prolificidad tienen una gran cantidad de
factores como el diagnóstico de celo, el momento de la insemina-
ción, el tipo de inseminación utilizada, la selección del verraco y el
procesado de las dosis seminales para hacer la prueba con semen
de máxima calidad.
Premisas y métodos del estudio
El estudio se ha llevado a cabo en una granja de 1,500 cerdas
híbridas (LD X LW), localizada en la provincia de A Coruña. Los datos
recogidos corresponden a inseminaciones realizadas durante todo
el año 2007.
Todas las cerdas de la explotación, y por supuesto las que
se incluyen en el trabajo, tienen las mismas condiciones de alo-
jamiento, pautas de vacunación, la misma alimentación y las
mismas directrices de manejo. Así, todos los grupos en los que se
ha dividido el estudio han sido perfectamente comparables desde
el principio.
Para estandarizar más los resultados, centrar más las con-
clusiones de la utilización de prostaglandinas añadidas a las dosis
seminales y evitar las alteraciones y características propias del
manejo de las cerdas nulíparas, repetidoras y cerdas viejas, se han
incluido sólo los animales más productivos de la granja.
Se han escogido para el estudio y posterior análisis de los
resultados únicamente cerdas de 2º a 6º parto (aproximadamente
el 75% del censo) cuyo último acontecimiento reproductivo ha sido
el destete. Se han seleccionado de éstas, aquellas con un intervalo
destete-celo (IDC) entre 4 y 7 días y que, obviamente, no han tenido
ningún tratamiento hormonal ni para la inducción del parto, ni en
el post-parto, ni en el momento del destete.
Conforme al historial de la granja, el tipo de manejo y a la
cualificación del personal disponible en la granja se opta por la
siguiente coordinación entre la recela y el momento óptimo de
inseminación:
º Las cerdas se rece|an µor |as mananas.
º Una vez uue es ev|den¦e e| re[|e|o de |nmov|||dad se
procede a inseminar las cerdas en ese mismo momento y cada 24
horas hasta que desaparezca totalmente dicho reflejo de inmovili-
dad frente al macho.
º La |nsem|nac|on se |a rea||zado con dos|s sem|na|es con
una concentración mínima de 3 millones de espermatozoides por
cm3 conservadas a 15ºC durante un periodo comprendido que osci-
ló entre 24-72 horas y precalentadas en baño maría a 35ºC antes de
ser utilizadas.
º L| ¦|µo de |nsem|nac|on u¦|||zado |a s|do |a |nsem|nac|on
cervical con material desechable de un solo uso y realizada en pre-
sencia del macho.
Se han utilizado verracos de raza Pietrain de 2 años de edad,
con calidad seminal contrastada, sanos y cuyo ritmo de extracción
de semen es de 2 veces a la semana.
Se han estudiado los resultados obtenidos de 720 cubriciones,
creando cuatro grupos en función del aditivo añadido a las dosis
seminales. Estos grupos son:
Inseminando.
nº 13
Comparativa del uso de prostaglandinas como aditivos en las dosis de semen de verraco para la inseminación artificial

nº 20
69
1. Grupo Control (GCON): Incluye 180 cerdas inseminadas
con dosis seminales a las que no se les ha añadido ningún tipo de
sustancia.
2. Grupo Natural (GPF2): Incluye 180 cerdas inseminadas
con dosis seminales a las que se les ha añadido, en el momento de
la inseminación, 5 mg de Prostaglandina F2α (dinoprost trometa-
mina).
3. Grupo D-L cloprostenol (GDLC): Incluye 180 cerdas inse-
minadas con dosis seminales a las que se ha añadido, durante la
elaboración de dichas dosis, 35 μg de una mezcla racémica de los
estereoisómeros dextrógiro (D) y levógiro (L) de cloprostenol sódi-
co.
4. Grupo D cloprostenol (GD-C): Incluye 180 cerdas inse-
minadas con dosis seminales a las que se ha añadido, durante la
elaboración de dichas dosis, 37,5 μg de D cloprostenol (isómero
dextrógiro de la molécula de cloprostenol).
GRUPO ADITIVO
UTILIZADO
DOSIS ADITIVO /
DOSIS SEMINAL
Nº CERDAS
INSEMINADAS
GCON Ninguno ------- 180
GPF2 Prostaglandina F2α 5 mg 180
GDLC D-L Cloprostenol 35 μg 180
GD-C D Cloprostenol 37,5 μg 180
El volumen de eyaculado obtenido de cada verraco individual
se dividía para cada uno de los cuatro grupos. Así aseguramos que
cada lote de cerdas es inseminado con dosis pareadas del mismo
macho, exactamente iguales en cuanto a concentración de esper-
matozoides por cm
3
y que sólo difieren en el aditivo utilizado.
Una vez incluida en uno de los grupos la cerda será cubierta
durante toda la duración del celo siempre con dosis pertenecientes
al mismo grupo objeto de estudio.
Las dosis de las prostaglandinas usadas se han establecido por
estudios previos existentes (Yeste, M. et al en el caso de la PF2α)
y por análisis propios (en el caso de las prostaglandinas sintéticas)
y son aquellas que no han alterado la calidad seminal respecto a
una dosis control en cuanto a parámetros de motilidad, tipo de
movimiento, aglutinación, morfología, integridad del acrosoma y
test de resistencia osmótica (ORT). Esta estabilidad se da tanto en el
momento de la incorporación de la prostaglandina como a lo largo
de su conservación.
La incorporación de la PGF2α se realiza en el momento de la
inseminación artificial inyectándola en la dosis antes de precalentar
ésta a 35ºC para su uso inmediato y así evitar un choque térmico
que comprometería la viabilidad de los espermatozoides de la dosis
seminal.
Por su parte, la incorporación del cloprostenol (tanto la
mezcla racémica como el isómero D) se realizó en el momento de
la elaboración de las dosis seminales y por lo tanto queda incor-
porado antes de su almacenaje y conservación en condiciones de
refrigeración.
Análisis de los resultados obtenidos
Los resultados obtenidos tras la inseminación artificial de las
cerdas se han agrupado en dos grandes apartados:
1. Índices de fertilidad: Reflejan la eficacia reproductiva
obtenida tras las inseminaciones estudiadas. Estos índices son el
número de inseminaciones por celo, el porcentaje de fertilidad,
la tasa de partos y, por su interés, se incluye en este apartado la
duración media de la gestación.
2. Índices de prolificidad: Revelan la eficiencia productiva
que determina la adición de las prostaglandinas a las dosis semi-
nales. Estos índices son el número de lechones nacidos totales por
parto y el porcentaje de camadas pequeñas (de ocho o menos
lechones nacidos totales).
Índices de fertilidad
º Nunc:o dc lA µo: cc|o. Cono sc concu¦o au¦c:|o:ncu¦c.
las cerdas detectadas en celo se cubrieron en ese mismo momento
de la detección y cada 24 horas mientras existiese el reflejo de
inmovilidad frente a la presencia del macho. Los datos obtenidos
se reflejan en número total de cubriciones realizadas y la media de
inseminaciones por celo que se han dado.
GRUPO Nº CERDAS
INSEMINADAS
Nº DE
CUBRICIONES
MEDIA
GCON 180 545 3.03 ± 0.49
GPF2 180 422 2.34 ± 0.51
GDLC 180 396 2.20 ± 0.43
GD-C 180 462 2.57 ± 0.63
Se observa, en general, que con la incorporación de prosta-
glandinas a las dosis de semen se reduce la duración del celo y por
lo tanto el número de inseminaciones. Esto es interesante porque
a pesar de suponer un gasto añadido la inclusión de cualquier adi-
tivo, al reducir el número de inseminaciones se obtiene un retorno
económico evidente.
º Po:ccu¦a|c dc íc:¦|||dad. Cc:das uuc :csu|¦au µos|¦|vas a|
diagnóstico de gestación (DG) realizado a los 24 días post-cubrición
con respecto a las cerdas cubiertas y expresado en tanto por cien-
to.
GRUPO Nº CERDAS
INSEMINADAS
CERDAS CON
DG(+) CON 24
DIAS
% FERTILIDAD
GCON 180 156 86.67%
GPF2 180 164 91.11%
GDLC 180 169 93.89%
GD-C 180 159 88.33%
º !asa dc µa:¦os. Cc:das uuc |au µa:|do dc cada 100 uuc
se han inseminado. Se considera parto válido aquel que supera los
110 días de gestación y que, por lo menos, ha traído un lechón
vivo.
A guarón, A.
70
GRUPO Nº CERDAS
INSEMINADAS
CERDAS
PARIDAS
TASA DE PARTOS
GCON 180 154 85.56%
GPF2 180 161 89.44%
GDLC 180 165 91.67%
GD-C 180 157 87.22%
Se percibe una mejora sustancial en el porcentaje de fertilidad
y en la tasa de partos con el uso de la PGF2α y con el D-L clopros-
tenol (debido a la similitud en la acción que tienen el L cloprostenol
y la PGF2α) por sus efectos más específicos en las estructuras uteri-
nas involucradas en el transporte pasivo de los espermatozoides.
º 0u:ac|ou dc |a ucs¦ac|ou. Cous|dc:audo cono d|a 0 c|
primer día que se insemina la cerda, se obtienen los días de ges-
tación. Se expresa en media aritmética más/menos la desviación
estándar de la serie de datos.
GRUPO DURACIÓN MEDIA DE LA GESTACIÓN
GCON 114.55 ± 1.27
GPF2 114.24 ± 0.70
GDLC 113.92 ± 0.53
GD-C 114.55 ± 0.78
Este dato es sumamente importante, no tanto en la media de
días sino en la desviación de esa media. Cuanta menos desviación
haya, más ajustada estará la duración media de la gestación. Esto
es crucial, por ejemplo, cuando se inducen y sincronizan partos
para evitar dispersiones en la hora de parto y evitar problemas de
inducciones prematuras.
Índices de prolificidad
º Lcc|oucs uac|dos ¦o¦a|cs µo: µa:¦o. Suna dc |os |cc|oucs
nacidos vivos más los lechones nacidos muertos del parto.
GRUPO LECHONES NACIDOS TOTALES MEDIA LNT
GCON 1901 12.34
GPF2 2134 13.25
GDLC 2355 14.27
GD-C 2245 14.30
º Po:ccu¦a|c dc canadas auo:na|ncu¦c µcuucuas. Nunc:o
de camadas que tienen 8 lechones totales o menos con respecto a
las camadas totales que se han tenido.
GRUPO PARTOS
Nº CAMADAS
DE 8 Ó MENOS
LECHONES
% CAMADAS
PEQUEÑAS
GCON 154 22 14.29%
GPF2 161 17 10.56%
GDLC 165 11 6.67%
GD-C 157 13 8.28%
La acción específica del D cloprostenol sobre el tejido ovárico
provoca una ovulación masiva y sincronizada que, al coincidir con
la presencia de espermatozoides en las tubas ováricas, origina una
fecundación de un mayor número de óvulos. Por esta razón los
resultados obtenidos por el semen con D-L y con D cloprostenol
son significativos en ambos parámetros de prolificidad frente al
grupo control y al grupo inseminado con PGF2α.
Conclusiones
El uso de prostaglandinas como aditivos seminales supone
una gran mejora en los índices reproductivos y productivos de las
cerdas. Por esta razón el retorno económico que podemos esperar
justifica su uso de manera rutinaria en las granjas de multiplicación
de porcino.
Bibliografía
- P. LANGENDIJK, E.G. BOUWMAN, A. KIDSON, N.M. SOEDE, B. KEMP AND R.N.
KIRKWOOD. EFFECT OF CLOPROSTENOL AND CLENBUTEROL ON SPERM TRANS-
PORT AND FERTILISATION IN SOWS.
- D.G.D. MAES, B. MATEUSEN, T. RIJSSELAERE, S. DE VLIEGHER, A. VAN SOOM, A. DE
KRUIF. MOTILITY CHARACTERISTICS OF BOAR SPERMATOZOA AFTER ADDITION OF
PROSTAGLANDIN F2 ALFA.
- C. BERETTA, M. CAVALLI. A SHEER PHARMACOLOGIC APPROACH TO COMPARE THE
CONTRACTILE EFFECTS OF PGF2A, DL-CLOPROSTENOL AND D-CLOPROSTENOL ON
ISOLATED UTERINE, TRACHEAL, ILEAL AND ARTERIAL SMOOTH MUSCLE PREPA-
RATIONS.
- M. YESTE, M. BRIZ, E. PINART, S. SANCHO, N. GARCIA-GIL, E. BADIA, J. BASSOLS, A.
PRUNEDA, E. BUSSALLEU, I. CASAS, S. BONET. BOAR SPERMATOZOA AND PROS-
TAGLANDIN F2·. QUALITY OF BOAR SPERM AFTER THE ADDITION OF PROSTA-
GLANDIN F2· TO THE SHORT-TERM EXTENDER OVER COOLING TIME.
- KIRKWOOD, R. N., AND P. A. THACKER. 1991. THE INFLUENCE OF ADDING ESTRA-
DIOL TO SEMEN ON PERFORMANCE OF SOWS. CANADIAN JOURNAL OF ANIMAL
SCIENCE 71:589-591.
- MARTIN RILLO, S., S. LAPUENTE, R. HERNANDEZ-GIL, J. A. CARCIA RUVALCABA, AND
C. GARCIA ARTIGA. 1996. IMPROVEMENT OF FERTILITY RESULTS BY MEANS OF
USAGE OF SYNTHETIC SEMINAL PLASMA BEFORE ARTIFICIAL INSEMINATION.
PROCEEDINGS 14TH INTERNATIONAL PIG VETERINARY SOCIETY CONGRESS.
BOLOGNA, ITALY. P 605 (ABSTRACT).
- GIL, J., J. CHICO, O. GIL, AND A. LOPEZ. 1998. INCREASING SWINE PROLIFICACY BY
ADDING DINOLYTIC® TO SEMEN DOSES. PROCEEDINGS 15TH INTERNATIONAL
PIG VETERINARY SOCIETY CONGRESS. BIRMINGHAM, ENGLAND. P 216
(ABSTRACT).
- LEVIS, D. G. 2000. THE EFFECT OF OXYTOCIN AT THE TIME OF INSEMINATION ON
REPRODUCTIVE PERFORMANCE - A REVIEW. 2000 NEBRASKA SWINE REPORT.
UNIVERSITY OF NEBRASKA COOPERATIVE EXTENSION EC 00-219-A, LINCOLN,
NEBRASKA, PP 11-17.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful